Está en la página 1de 1

Patada a la escalera

El libre comercio es considerado como la clave de prosperidad de la teoría neoliberal, misma


que apoya la globalización de la economía a través de la cual se promueve la supresión de
barreras al flujo exterior de bienes, capital y trabajo, y estabilidad macroeconómica, nacional e
internacional.

Ciertas potencias mundiales a nivel económico, como Estados Unidos y Gran Bretaña para llegar
a ese punto optaron por ciertas medidas que nada se apegan al libre comercio ya que dentro de
sus antecedentes históricos se indica que para estabilizar su sistema económico, optaron por
un sistema proteccionista. Sin embargo, una vez alcanzado el éxito; han comenzado a plantear
estrategias para los países en vías de desarrollo, basadas en el libre comercio, al cual un día
marginaron para poder posicionarse en la actualidad como potencias mundiales, dando así “la
patada a la escalera” que un día utilizaron para alcanzar dicho fin. (Tapia, 2013). El término
anterior de la “patada a la escalera” fue acuñado por el Dr. Ha-Joon Chang, profesor de economía
en Cambridge, para referirse a lo que anteriormente se describe en este párrafo.

En la actualidad, estos países desarrollados han expandido sus capitales hacia otros países,
según Smith (2003) en poco más de 20 años los flujos anuales de inversión extranjera directa de
las compañías multinacionales se multiplicaron más de 12 veces y, además, crecieron más
rápidamente que los del comercio tradicional. En este sentido, en los países en desarrollo sería
de suma importancia controlar este flujo de inversión extranjera, dado que limita a la economía
nacional de poderse desarrollar; por un lado, estas potencias mundiales disponen de tecnología
de punta que facilita y disminuye los costos de producción y por otro, el hecho de pagar bajas
tasas arancelarias y/o a veces estar exenta de éstas; hace que los países en vías de desarrollo
sigan siendo los afectados con este modelo económico de libre comercio. (Smith, 2003)

Economistas del mundo entero, han señalado como equívocos los planteamientos del Dr. Chang
en cuanto a que “el libre comercio no existe” entre ellos: el economista Carlos Rodríguez Braun,
doctor en Ciencias Económicas por la Universidad Complutense de Madrid y Catedrático de
Historia del Pensamiento Económico en la misma Universidad. Al respecto, El Dr. Rodríguez
(2012), señala que todos los mercados tienen sus propias normas y regulaciones, y que el
problema esencialmente radica esencialmente en el fin para el cual se establecen (Rodríguez,
2012). En este último caso de las normas y regulaciones están implicados diversos entes
reguladores de los intercambios comerciales, mismos que

Basado en nuestra realidad, se puede concluir que: la penetración del capital extranjero debilita
la economía nacional y que su hegemonía manipula la creación de políticas a su favor; siendo
necesario plantear estrategias para fortalecer nuestra economía.