Está en la página 1de 182

hola

Guías prácticas del


Instituto C ervantes

Guía práctica
de ESCRITURA
y REDACCIÓN

C ata lin a F uentes R o d ríg u ez

-Ti-
In s t l t u t o
ES PASA Corva ntes

hola
© Catalina Fuentes Rodríguez. 2 0 1 1
© Instituto Cervantes. 2011
© De esta edición: Espasa Libros. S. L. U., 2011

D iseño de inte rior y maquetación: Elena Costa Kramer


D iseño de cubierta: Jesús Sanz

Impreso en España / Printed in Spain


Impresión: Unigraf, S.L.

Editorial Espasa Libros, S.L.U.


Madrid

El papel utilizado para la im presión de este libro es cien por cien libre de cloro
y está calificado com o papel ecológico.

hola
índice

P ró lo g o 9

Parte I. Prelim inares.


¿Q ué es un texto? 13

1 . C ó m o c o m u n ic a rs e p o r e s c rito : e l te x to 14
1.1 El texto com o com unicación 14
1.2 Un nuevo código que hay que d o m in a r 15
2 . ¿ P ara q u é e s c rib ir b ie n ? 17

3 . ¿Q ué e s un te x to ? 21
3.1 E structura 21
3 .2 A decuación al contexto 26

P arte II. ¿C óm o escribir?


C onsejos generales de escritura
y redacción 31

1 . A n te s d e e m p e z a r 32
1.1 H acer acopio de ideas 32
1.2 R elacionar las ideas 33
1.3 Planificación del texto 34
1.4 Redacción 35
1.5 Revisión 36
2 . La co n s tru c c ió n d e la fra s e 38
2.1 L ongitud de la frase 39
2 .2 E structura de la frase 40
2 .3 O rd e n de los elem entos 4 9
2 .4 Inform ación principal y su b o rd in ad a 54
2 .5 Léxico 65

hola
P arte III. ¿C ó m o co n stru ir un te x to ? 77

1 . La o rg a n iza c ió n d e l p á rra fo 78
1.1 Su estru c tu ra 78
1.2 Relaciones de los párrafos. M edios de cohesión 90
1.2.1 R epeticiones 93
1.2.2 M edios léxicos 96
1.2.3 Los p ro n o m b re s y la correferencia 100
1.2.4 Elipsis 102
1.2.5 Los conecto res 102
2 . ¿ Q u é tip o d e te x to ? 113
2.1 T ipos y form atos discursivos 113
2 .2 La n arració n 122
2 .3 La descripción y la exposición 130
2.3.1 La descripción 131
2 .3 .2 La exposición 136
2 .4 La instrucción 142
2 .5 Lo transversal: la argu m en tació n 148
2 .6 R esum en. C aracterísticas de cada
secuencia textual 163
3 . T a lle r d e te x to s 165
3.1 La carta 165
3.1.1 La carta com ercial 166
3.1.2 La carta adm inistrativa 168
3.1.3 El correo electrónico 169
3.1.4 O tro s fo rm ato s electrónicos
de com un icació n personal: el SMS 17 1
3.2 La instancia 172
3.3 El acta 173
3 .4 La n o ta biográfica 175
3.5 El an u n cio p u blicitario 176
3 .6 La instrucción 179
3.7 El resum en 180
3 .8 Los textos electrónicos 183

hola
P rólogo

El Instituto Cervantes, en consonancia con sus objetivos


d e prom oción de la lengua española y difusión de la cu ltu ra de
España y de los países de habla hispana, lleva a cabo iniciativas
diversas de carácter divulgativo para p o n e r a disposición d e los
hispanohablantes de to d o el m u n d o recursos eficientes que faciliten
el uso correcto de nuestro idiom a.

La colección G u í a s p r á c t i c a s d e l I n s t i t u t o C e r v a n t e s es
u n o de esos recursos en constante desarrollo, com o viene a m os­
tra r este nuevo título, Guía práctica de escritura y redacción. C om o
los tres anteriores, esta ob ra bebe de las últim as teorías d e la lin ­
güística y divulga la m ás reciente actualización de la n o rm a culta
panhispánica, en esta ocasión con el fin de o rien tar al usuario no
especializado en una correcta expresión escrita.

Redactar un escrito es una tarea que tenem os que afro n tar con
frecuencia. Para hacerlo no basta con conocer la lengua. Hay que
organizar las ideas, disponerlas de form a com prensible y utilizar
una presentación adecuada. El escrito debe progresar de form a flui­
da para que nuestro lector entienda claram ente nuestro propósito.
Ayudar a conseguirlo, de form a fácil y accesible a todo el m un d o , es
el objetivo de esta Guía práctica de escritura y redacción.

El principio rector que la anim a es el m ism o que ha guiado la


creación de los anteriores títulos de la colección: ofrecer al u su a­
rio del español u n instrum ento eficaz p ara conocer y hacer suyo
el idiom a. La obra, en concreto, presenta las bases necesarias para
co m p o n er textos correctos en español. M ás aún: textos correctos,
apropiados, adecuados y eficaces desde el p u n to de vista co m u n i­
cativo. La corrección es necesaria, pero no se lim ita a la palabra, al
sonido o al uso de u n m ecanism o gram atical, sino que se extiende
a aspectos m ás globales: a la organización y estructuración de todo
el m aterial lingüístico, para que transm ita con éxito nuestra in te n ­
ción com unicativa.
hola
Este nuevo título participa tam bién de los principios de clari­
dad, concisión y precisión expositivas que caracterizaban los tres
prim eros. Esto se logra con un lenguaje llano y sencillo, por una
parte, y con una exposición claram ente estructurada, por otra.
Partiendo del carácter com unicativo de todo texto escrito, la obra
analiza cóm o organizar y desarrollar las ideas e inform aciones que
se quieren transm itir, teniendo en cuenta el contexto lingüístico.
C on num erosos ejem plos procedentes de textos reales, se van se­
ñalando los errores de com posición y redacción m ás frecuentes y
se ofrecen propuestas para solventarlos, m ientras se profundiza en
la form ación de las frases, los párrafos, el léxico q u e debe utilizar­
se, la elección del tipo textual adecuado a cada situación...

La obra se organiza en tres bloques. En el prim ero se ofrecen


unos criterios generales sobre qué es el texto, cuál es su fin y cómo
debe adaptarse a la situación com unicativa en que se produce (cohe­
rencia). En el segundo se describe la estructura del texto: cuáles
son sus partes, cóm o se organizan sus párrafos, q u é elem entos de
relación hay que usar, cóm o organizar las ideas y darles form a para
que surja un producto que exprese la intención del emisor.

En el tercero, p o r últim o, se analizan los distintos tipos de tex­


tos. Cada form ato discursivo supone un m odo de llegar al receptor,
al que ofrece una determ inada visión de la inform ación. Y exige,
claro está, unas estrategias diferentes. Todo ello se aborda en este
tercer bloque desde dos perspectivas: u n a descriptiva, en la que se
analizan las características y los com ponentes de cada tip o textual,
y o tra práctica, productiva, en la que se propone un taller de tex­
tos, para producir los escritos m ás frecuentes que se em plean en la
vida cotidiana. Para ello se m uestran estrategias eficaces y algunos
trucos para conseguirlo. De form a paralela, se exponen com unica­
ciones inadecuadas, erróneas, aunque frecuentes, indicando, ade­
más, qué inform ación transm iten nuestros errores.

Esta obra acerca, de m anera sencilla y a to d o tipo de público, la


investigación más avanzada en análisis del discurso. D e esta m an e­
ra la reflexión m etodológica y el estudio em pírico se dan la m ano
para llegar a la práctica y ofrecer unas técnicas de com posición
que perm iten conocer desde dentro el proceso de creación textual,
sus secretos y m ecanism os, para poderlos em plear en nuestro pro­
pio beneficio. Todo ello se explica en un lenguaje accesible y con
una gran cantidad de ejem plos y textos reales, procedentes de las
10 fuentes m ás diversas.
hola
La buena construcción, correcta, coherente y fluida es la línea
m aestra de toda com posición. Al cuidado del lenguaje se une el
cuidado del producto visual, pero tam bién de la imagen del recep­
tor, que exige adecuar el léxico a las circunstancias sociocultura-
les y personales de este. Al m ism o tiem po, el texto es un producto
histórico que surge en un m om ento determ inado y se ve influido
p o r la situación que lo rodea. Este com ponente tam bién afecta a la
redacción.

Esta nueva guía del Instituto Cervantes se une a las tres ya p u ­


blicadas, Ortografía práctica del español, Gramática práctica del es­
pañol y Guía práctica del español correcto. Las com pleta y rem ite a
ellas a todos los interesados que deseen resolver dudas sobre ele­
m entos concretos de nuestra lengua. De este m odo el lector ad q u i­
rirá, sin duda, una enriquecedora visión de conjunto. Confiam os
en que esta Guía práctica de escritura y redacción sea de utilidad a
todos aquellos que deseen m ejorar su expresión escrita para con­
vertirla en vehículo de expresión verdadero y eficaz de sus ideas,
intereses, em ociones y sentim ientos.
C a r m e n C affa r e l

D ire c to ra del In s titu to C ervantes

hola
I
P re lim in a re s.

¿Qué e s u n t e x t o ?

Guía práctica de escritura y redacción

HH
Instituto Corvantss

hola
Cómo comunicarse por escrito:
el texto
m El texto com o comunicación
m En m uchas ocasiones tenem os que com unicarnos p o r escrito, ya
sea con u n a persona o con un ente público. Esto obliga a recurrir a
fórm ulas, pasar a o tro código, a o tro m undo que tiene sus propias
reglas. U sar las m ism as q u e en la conversación diaria es un error,
que puede llegar a tener graves consecuencias.
■ G eneralm ente optam os por:
• Escribir tal com o hablam os.
• In ten tar adaptarnos al estilo «libresco», im itando expresiones
y construcciones que hem os oíd o y que no nos son naturales.
■ El efecto, en uno y otro caso, no es positivo. N ecesitam os, pues,
conocer las estrategias q u e el m edio escrito im pone, teniendo en
cuenta unos principios básicos:
• Es una co m unicación. Es decir, pretendem os que el o tro re­
ciba una inform ación lo m ás adaptada posible a nuestra inten­
ción. Por tanto, debem os volcar nuestros pensam ientos d e for­
m a exacta. El escrito debe ser un reflejo fiel de lo que querem os
decir, com o si nos leyeran la mente.
• N o hay que olvidar que el escrito p erm anece: puede volver a
leerse. Esto tiene una ventaja y un inconveniente. Ventaja: nos da
la o p o rtu n id ad de corregir y revisar, antes de enviarlo. Inconve­
niente: tam bién el receptor puede releerlo varias veces. Nos in ­
teresa, p o r tanto, que n o lleve «errores» o «tics» que puedan ser
descubiertos en u n a segunda lectura, aunque en la p rim era se
pasaran p o r alto, porque eso puede dar u n a imagen negativa de
nosotros.
• El escrito es un o b je to visual. Es, prim ero, u n a im agen q u e se
percibe globalm ente y luego se procesa (se lee) el contenido. Lo
saben m uy bien los publicistas. Todos debem os ser com o ellos
y d o m in a r el espacio en la página, «dibujar» lo que querem os
decir. Esto va a condicionar nuestra configuración del escrito, la
disposición de los párrafos, etc.
■ Un ejem plo concreto nos ayudará a entenderlo. C om probad la
diferencia entre la exposición que acabo de hacer de estas caracte­
rísticas, con esta otra:
hola
EL ESCRITO:
C O M U N IC A C IÓ N » reflejo fíeI de¡ pensamiento
P E R M A N E N C IA - puedo corregir. PERO ¡ojo con los errores!
O B J E T O V IS U A L - dibuja tu pensamiento

O usando un diagram a:

Son recursos distintos fiara fines y tipos de texto tam bién d is­
tintos.

Un nuevo código que hay que dominar


■ Este tip o de com unicación tiene, p o r tanto, un código algo d i­
ferente al habla diaria. ¿Por qué? Porque sus circunstancias son
distintas. C uando hablam os necesitam os hacerlo sobre la m archa,
titubeam os, tenem os q u e rellenar los silencios, pensar al m ism o
tiem p o y, por tanto, usam os elem entos de «relleno», muletillas.
Tam bién nos corregim os, aclaram os, especificam os, hasta llegar a
lo que pretendíam os. El texto escrito n o tiene esos condicionantes
y debe ofrecer el pro d u cto final. N o es un boceto, sino un cuadro
term inado. Aprovechemos, pues, esta o p o rtu n id ad para usarla en
n uestro beneficio. P odem os hacerlo.
■ M uchos se ven ante el escrito com o coartados porque no co­
nocen las reglas y se sienten dentro de un corsé que les im pide
com unicarse. ¿C óm o solucionar esto? Evidentem ente, exige en tre­
nam iento y aprendizaje, conocer una serie de reglas, que in ten ta­
rem os m o strar de form a clara, sobre:

hola
• La construcción de los enunciados, de las frases: qué térm inos
debem os usar y en qué orden, qué palabras evitar, qué registro
elegir, etc.
• La construcción de los párrafos: cóm o construirlos y cóm o
ligarlos hasta obtener el texto. Q ué extensión deben tener, qué
m ecanism os relacionantes debem os usar, etc.
• La elección del tipo de texto: qué diferencia los distintos for­
m atos, cóm o adecuar la estructura y el lenguaje al m olde elegi­
do, etc.
■ Por últim o, tenem os que ponernos a ejercer, con paciencia, esta
habilidad hasta dom inarla. Al principio, lo harem os con recetas
sencillas, que nos perm itan ser correctos y adecuados. Este libro va
dirigido al público en general, no al estudiante que tiene que escri­
bir su tesis doctoral y al que se le presupone un alto nivel de espe-
cialización, ni para el político que construye su discurso, sino para
cada uno de nosotros cuando tenem os que com unicarnos con una
persona o entidad para «conseguir» algo.

hola
■ B ¿Para qué escribir bien?
■ La palabra «conseguir» aparece entre comillas porque siem pre
buscam os algo cuando escribimos: disculparnos, ser amables, con­
seguir o reforzar la am istad con alguien, protestar, conseguir que
nos devuelvan lo que nos han quitado, reclamar unos servicios
que no nos han prestado, etc.

■ C om o vemos, todo es relación con otro, y to d o es buscar algo de


ese otro. Por tanto, to d o es persuasión, y búsqueda de un beneficio.
Siem pre argumentamos, buscam os c o n v e n c e r .

■ La lengua, en este caso nuestro escrito, es un medio de relación


con la o tra persona. Debemos, pues, tener en cuenta quién es ese
otro, qué es lo adecuado para él. Y ello nos va a llevar a las estrate­
gias de cortesía.
Pero tam bién es una presentación de nosotros m ism os, es nues­
tra tarjeta de visita, el traje con el que aparecem os. No olvidemos
esto nunca: la form a en que escribam os algo proyecta una imagen
«■>
sobre nosotros: nuestro carácter, si som os inseguros o autosufi-
cientes, nuestro nivel de form ación académ ica, nuestra cultura,
nuestro origen geográfico, hasta nuestra pulcritud o desaliño, y,
según algunos, nuestra situación m ental del m om ento: confusión,
claridad, mezcla de ideas...

■ Algunos piensan que se conoce la form ación y el nivel socio-


cultural y económ ico de una persona por su form a de com uni­
carse. Tenemos que conseguir, pues, que todos podam os redactar
un escrito con propiedad, de m anera que no se nos tilde d e tener
un «nivel bajo» cuando no lo somos, aunque nuestra situación
socioeconóm ica sea precaria. La lengua es gratis, se nos da a todos
y podem os utilizarla cuantas veces queram os. Así que practique­
m os y lleguemos al m áxim o nivel. Nadie puede quitarnos el dere­
cho a ello.

■ Para estar en igualdad de condiciones necesitam os adquirir unas


estrategias, unas sencillas recetas para tener éxito en esta empresa.
El objetivo es que el o tro sepa qué querem os, y hacerlo de form a
adecuada. Hay unos patrones que debem os respetar, pero sin caer
en sus redes, para que se entienda lo que querem os decir. Es un d i­
fícil equilibrio, que en la realidad no siem pre se cum ple, pero que
puede adquirirse.

hola
■ En sum a, ¿para q u é escribir bien?
• Para conseguir nuestro objetivo com unicativo. Es decir, para
que nos entienda el o tro y conseguir el fin que nos hem os tra ­
zado: si es u n texto adm inistrativo, que se realicen los trám ites.
Si es u n a declaración de am or, que el o tro se sienta m ovido a
aceptarla.
• Para d a r una buena imagen.
• Para inform ar de algo.
• Para influir en el interlocutor.
• Para expresarnos.
■ El texto es u n espejo de lo que som os; p o r tanto, debem os, al
principio, decidir qué pretendem os hacer con él. El texto refleja:
• N uestra cultura.
• N uestro dom inio del lenguaje.
• N uestro origen social.
• El lugar d onde nacim os y/o vivimos.
• N uestra ideología.
• N uestra psicología.
• N uestras costum bres.
Pero tam bién nos perm ite crear un personaje, o tro yo que oculte
aquellos «defectos» que n o nos gustan. Esto es m ás difícil en el h a ­
bla, pero fácil en lo escrito.
■ Im aginem os que querem os prom ocionar nu estro negocio. Aca­
bam os de m o n tar u n a juguetería y p o nem os u n anu n cio en el
periódico local, hacem os carteles que pegam os y repartim os por
n uestro barrio. Y lo diseñam os así:
ALONDRA

Nueva jugetería
Si quieres que tus niños tengan en Nabidad el ojeto que quieren,
Ben akí,

Tenemos los mejores precios


Y un gran surtido que les encantará
Alondra
C / del pez, n. I 5.
Tu jugetería

hola
■ ¿Qué ocurre con este texto? ¿Qué cambiarías?
• Aciertos:
• T iene toda la inform ación.
• N o repite.
• N o tiene d atos innecesarios.
• La form a de arg u m en tar para atraer es convincente. Pero,
¿por qué no nos gusta?
• Defectos:
• Hay errores ortográficos m uy graves, q u e nos llevan a p e n ­
sar que el d ueño es inculto: jugetería, Nabidad, ojeto, ben, akí.
• Podríam os jugar con los tipos de letra, esto ayudaría en el
diseño.
■ De igual m odo, nos podem os en co n trar grandes vallas publici­
tarias en la carretera q u e pongan:
Si buscas un sofá, siga por esta carretera y en 10 minutos
encontrará ei Gran Centro Del Sofá.

Pasam os del tú (buscas) al usted (encontrará). E ntendem os el


m ensaje, pero la im presión es negativa, sobre to d o si lo com pa­
ram o s con las características de este género, q u e es m uy cuidado
y elaborado.
■ O tras veces el error viene de elegir el registro o tipo de texto in a­
d ecuado al fin que se quiere conseguir. P or ejem plo, en un correo
electrónico a un am igo, podem os encontrar:
Estimado Sr:

Dado que la reunión de Departamento tiene lugar a las 9 horas


de la mañana y considerando que a esa hora tengo clase

Le ruego que excuse mi presencia por motivos académicos


justificados, es decir, dar clases.

O en u n a publicidad:
Hay cosas mejores que otras. Por ejemplo, la empresa Y sue­
le tener los precios altos, tiene mucha gente para entender, si.
es verdad, tienen muchos empleados. También es verdad que
tienen todos el mismo uniforme. Que huele a limpio en los ser­
vicios. Y que. bueno, parece que sus tiendas tienen un buen
decorador, pero en fin, nosotros somos más baratos. Así que.
nada, señores, vengan a comprar a mi tienda.

hola
C orrijam os:
• C om unicación personal:
Querido compañero: siento no poder asistir a la reunión de
Departamento de mañana porque me coincide con ciases. Un
saludo.

• Publicidad:
Compre en X.
Los mejores precios del mercado.

hola
I ¿Qué es un texto?

Estructura
■ Un texto es una com un icació n com pleta. Es lo que producim os
en lo escrito cada vez q u e transm itim os una inform ación a un
lector.
■ El texto, p o r tanto, tiene q u e tener una u n id a d in te rn a . No p u e­
d e estar form ado de cosas sueltas a m odo de collage, sino que debe
ten er un hilo co n d u cto r que le dé form a a todo. Si presentam os
u n a mezcla de cosas q u e no tienen nada que ver la una con la otra,
el receptor entiende que:
• Estam os confusos y no sabem os q u é decim os, o necesitam os
ir al psiquiatra.
• N o d o m inam os en absoluto la lengua ni la escritura; nuestro
nivel es casi de analfabeto.
• Q uerem os confundir a nuestro destinatario, o hacerle perder
el tiem po.
■ En to d o s estos casos, transm itim os u n a im agen de nosotros
m ism os bastante penosa. Para evitar esto debem os entender que:
• Todo texto tiene u n a idea base, que es el objetivo que yo, com o
escritor, quiero trasladar al otro, y que se convierte en el tem a
del texto.
• Esa idea se desarrolla en diferentes inform aciones q u e la co n ­
cretan, la apoyan, etc. Y se convierte en el hilo conducto r de
to d o ello, en el tronco del árbol cuyas ram as serían estas nuevas
aportaciones:
iDr A BASF

Id e a 1 Idea 2 Id e a 3

• El fin a l del texto tiene que estar m uy marcado. Es decir, debe


q u ed ar claro q u e hem os dado p o r concluida nuestra co m u n i­
cación. Esto suele hacerse con una conclusión o resum en que
recoge el tem a base y las ideas m ás im portantes, para que el
receptor lo entienda sin dificultad.
■ Cada una de las condiciones anteriores tiene una contrapartida,
q u e conduce a la creación d e un texto poco adecuado o incorrecto:
hola
• Q ue aparezcan varias ideas mezcladas.
• Q ue solo repitam os lo m ism o y no lo desarrollem os.
• Q ue introduzcam os tantas inform aciones superfluas que el re­
ceptor se confunda y no sepa cuál es el objetivo que se pretende.
• Q ue el texto aparezca com o una enum eración de cosas sin fi­
nal, con lo que el que lee no sabe si falta algo del texto.
Analicemos el siguiente texto:
La Pablo de Olavide celebra su tercera
Feria Virtual de Empleo
J U A N PAREJO

La Universidad Pablo de Olavide celebrará del 2 4 de noviem­


bre al 1 de diciembre la tercera Feria Virtual de Empleo, un en­
cuentro que tiene como objetivo orincipal poner en contacto a
los egresados de la UPO con diferentes empresas y administra­
ciones para tratar de encontrar una salida laboral a los alumnos.
I a Feria se celebra en un entorno totalmente interactivo en el
que cada empresa tiene su propio stand. Pinchando en los lo­
gotipo (sic) se accede al menú de cada una de las empresas.
El alumno puede, además de introducir su currículum, chatear
en tiempo real con los responsables de Recursos Humanos de
cada una de las organizaciones. «Al acceder, los alumnos tie­
nen que rellenar un cuestionario y el sistema los difiere a los
sitios que mejor se ajusten a su perfil», explica Manuel Alejandro
Cardenete. vicepresidente ejecutivo de la Fundación Universidad-
Sociedad de la Universidad Pablo de Olavide.
Entre las ventajas que ofrece ia Feria Virtual de Empleo desta­
ca su versatilidad horaria, ya que cada alumno se puede conectar
cuando más le convenga. En la primera, cita hace dps (sic) años,
se produjeron 12 0 0 0 visitas a los 2 3 stands que se concitaron
en el espacio virtual de la UPO. En los días que se celebró el
encuentro se registraron un total de 2 4 6 2 currículums, siendo
el tiempo medio de cada visita de 10 .58 minutos. En total, se
ofrecieron 8 8 ofertas a las que se apuntaron 3 12 3 personas.
El stand más visitado fue ei de la Consejería de Empleo con
3 8 0 3 visitas.
En la feria del año pasado participaron 2 5 entidades que ofer
taron 8 2 empleos. Se produjeron 18 3 6 5 visitas, siendo, al igual
que en la edición anterior, el stand de la Consejería de empleo
el más visitado, con 5 106 visitas. El tiem po medio de estancia

hola
aumentó hasta los 11.06 minutos. Se recogieron 3 0 8 6 currícu
lums y se produjeron 5 8 5 4 inscripciones en ofertas.
Para la edición de este año 2 0 1 0 ya han confirmado su presen
d a organizaciones com o Andalucía Emprende, la Confederación
de Empresarios de Andalucía (CEA), la Confederación Empresarial
Sevillana (CES). la Cámara de Comercio, además de otras orga
nizaciones. Cardenete también recuerda que para las empresas
participar en este tip o de ferias «supone mucho menos coste,
mientras que el objetivo final es el mismo que el de cualquier
otro certamen similar».
[Saber. 9-1 1 -2 0 1 0 . pág. 9)

• El tem a es la Feria V irtual de Em pleo de la UPO.


• Se desarrolla en diversas partes. Estas serían las ideas secunda­
rias:
• C uándo se celebra.
• Objetivos.
• Características.
• Ventajas:
- visitas el año 2008
- visitas el año 2009
• Previsiones para el añ o 2010.
• Está m arcado el final, al seguir una enum eración tem poral.
• Su estructura es correcta y adecuada al desarrollo del tema. Se
observan dos pequeñas erratas, una tipográfica (dps, en lugar de
dos) y o tra de puntuación: «En la prim era, cita hace dps años,
[ .. .] » la com a situada detrás de primera debería ir situada detrás
de cita).
■ Im aginem os ahora el siguiente escrito:
Estimado Sr:

El otro día me encontré que en la puerta de mi garaje, se


ñalizado debidamente con la placa correspondiente, había un
vehículo aparcado. Resulta que esta costumbre es muy habitual
últimamente. Yo pago mis impuestos y pago mi placa. Puede
usted mirar que estoy al día de mis tributos. Mis colegas sue­
len bromearme en el trabajo porque pago los impuestos. Efios,
¿sabe usted?, lo dejan en cualquier sitio. Me refiero al coche. El
otro día. sin ir más lejos. Bernardo, el de Finanzas, se quejaba
hola
de que no le arrancaba el coche y que tenía un roce. O sea. le
habrían dado un golpe. Es que, hay que ver cóm o está la cosa.
Yo no sé si será p o r la crisis, pero vamos.
Atentamente.
Fulanito de Tal

• S upongam os q u e al A yuntam iento llega sem ejante texto.


¿C óm o debería in te rp re tarlo el fu n cio n ario de turno?:
• ¿Es u n a d enuncia d e ap arcam iento in d eb id o en su plaza de
garaje? Al p rin cip io parece q u e sí. Pero resulta confusa: n o ha
desarrollado claram en te la ¡dea principal, n o aclara q u é pide
o solicita al A yuntam iento, y sobra m u ch a in fo rm ació n acce­
soria.
• ¿Es sencillam ente un texto p ara c o n ta rn o s las peripecias del
día? Entonces debería h ab e r sido d irig id o a u n am igo, com o
desahogo.
• ¿Es adecuado en su expresión? E videntem ente, es m u y c o ­
loquial. H ay expresiones del habla d irec ta, com o ¿sabe usted?,
colega, pero vamos, es que, hay que ver, etc., o recuperaciones
com o M e refiero al coche, im propias de u n escrito.
• ¿Cuál sería entonces la fo rm a correcta? T endríam o s q u e a ñ a ­
d ir u n a conclusión, ex p o n ien d o claram en te q u é deseam os, y eli­
m in a r todas las inform aciones superfluas, q u e nada tien en q u e
ver con el tem a y q u e reflejan u n to n o de confianza im p ro p io d e
un escrito d irig id o a un o rganism o oficial (el otro al q u e tene­
m os q u e ten er en cu e n ta ). El nuevo texto p o d ría ser algo así:
Estimado Sr.:
El o tro día me encontré en la puerta de mi garaje, señalizado
debidam ente con la placa correspondiente, un vehículo aparca­
do. Resulta que esta costum bre es muy habitual últimamente.
Yo pago mis im puestos y pago mi placa. Por tanto, ruego a ese
Ayuntam iento tom e las medidas oportunas para que esto no
vuelva a ocurrir, porque lesiona gravem ente mis derechos.

Atentamente.
Fulonito de Tal

• Esta com un icació n es precisa, expone claram ente lo q u e q u e ­


rem os, lo decim os de form a directa, no hay ningún tem a super-
fluo, pero aú n g uarda aspectos coloquiales, co m o resulta q u e...
Es correcto, pero m u y directo, no form al. D aríam os, pues, la im ­

hola
p resión d e q u e no d o m in a m o s co m p letam en te el tip o de d isc u r­
so q u e estam os usando: el de la denuncia.
U na co m un icació n m ás form al sería:
Estimado Sr:
El otro día me encontré en la puerta de mi garaje, señalizado
debidam ente con la placa correspondiente, un vehículo apar­
cado. Este hecho no es aisiado. lo que me ocasiona un grave
perjuicio al no poder disponer de mi coche para trasladarme
al trabajo. Yo pago mis impuestos y pago mi placa. Por tanto,
ruego a ese Ayuntam iento tome las medidas oportunas para
que esto no vuelva a ocurrir, porque lesiona gravemente mis
derechos.
Atentamente.
Fulonito d e Tai

• ¿Q ué h em o s hecho?: hem o s elegido un tipo de texto, la recla­


m ación adm in istrativ a, q u e lleva asociadas d eterm in a d as carac­
terísticas:

T ip o d e t e x t o : r e c l a m a c ió n a d m in is t r a t iv a

• Texto claro y conciso.


• Lenguaje culto y abstracto.
• Ideas ordenadas: hecho acaecido —» circunstancias —» solicitud
al organismo.
• Inicio y fin de rituales, con fórmulas prefijadas de apertura (Esti­
m ado Sr.) y cierre (Atentam ente).

• P odríam os h ab e r utilizado el m odelo de instancia oficial, y


ento n ces pasam os ya a la com unicación im personal:
D. Fulanito de Tal. DNI n ° xxxxxxxx. dom iciliado en e l Águilas.
18 0. de Pueblo (Ciudad).
H ace saber que v ie n e s ie n d o fre cu e n te e n su plaza d e garaje
el a p a rc a m ie n to d e vehículos q u e le im p id e n utilizarlo, h e ch o
q u e le o ca sio n a un g ra ve perjuicio.

S olici i a de ese A yuntamiento q u e s e to m e n las m ed id a s o p o r­


tu n as para q u e se respete la legalidad y p ueda usar su garaje.

Sevilla, a I 5 de enero de 2011

Firmado: Fulanito de Tal

hola
• Sin em bargo, si el texto q u e estam os escribiendo es un co rreo
electrónico a un am igo, p o dem os divagar y su m a r in fo rm acio ­
nes q u e solo tienen en co m ú n el ser el relato de los aco n teci­
m ien to s del día o de los p ropios pensam ientos. En sum a, una
fo rm a de cotilleo. El registro será coloquial, y no im p o rta rá la
acum ulación de elem entos orales. Pero sí tienen que desapare­
cer expresiones com o Estim ado Sr. y o tro s elem en to s form ales.
Hola, Paco, ¿qué tal todo? ¡Hay que ver la cara que tiene la
gente!
El o tro día m e encontré que en la puerta de mi garaje, se­
ñalizado debidam ente con la placa correspondiente, había un
coche aparcado. Resulta que esta costum bre es muy habitual
últimamente. Estoy hasta las narices. Yo pago mis impuestos
y pago mi placa, y el Ayuntam iento no hace nada. Protesto y
com o si oyeran llover. Mis colegas suelen bromear en el tra­
bajo porque pago los impuestos. Ellos, ¿sabes?, lo dejan en
cualquier sitio. M e refiero al coche. El o tro dia. sin ir más lejos,
Bernardo, el de Finanzas, se quejaba de que no le arrancaba
el coche y que tenia un roce. 0 sea, le habrían dado un golpe.
Es que. hay que ver cóm o está la cosa. Yo no sé si será por la
crisis, pero vamos. Así que nada, a aguantarse.
Fulanito

E i R ecu erd a

Los ingredientes secretos para construir un buen escrito son:


► Un hilo conductor, una idea base.
► Desarrollo de ideas subordinadas.
► Relacionar todas ellas con un hilo conductor para mantener la
unidad del texto (medios cohesión).
► Progresión temática (coherencia).
► Conclusión que refuerce el objetivo que se pretende o tópico
textual.
► Adecuación al receptor.
► Adecuación al tipo discursivo.

Adecuación al contexto
■ D e có m o organizar las ideas principales y sub o rd in ad as n o s va­
m os a o cu p a r m ás adelante, y tam bién de lo q u e exige cada tip o
discursivo, p ero hay algo de lo que no hem o s hablado: un texto
hola
debe ser relevante, adecuado a la situación com unicativ a en se n ti­
d o am plio. F,s decir, p ara que se interp rete de fo rm a correcta tiene
que co n ta r con el m o m e n to histórico-cultural en q u e se produce,
co n las circunstancias q u e se viven, con el espacio físico incluso, y,
p o r supuesto, con las características psicosociales y culturales del
receptor.
■ Pensem os q u e cu a n d o recibim os algo lo in co rp o ram o s a nuestra
«base d e datos» (léase cerebro, m e m o ria), q u e ya está llena. Llena
d e conocim ientos, em ociones, estereotipos, etc., q u e nuestra socie­
dad h a ido instalando. Por ello, com etem os errores si cream os un
texto q u e necesita u n a serie de co nocim ientos históricos previos
q u e el receptor no tiene. D e ah í q u e n o en ten d a m o s algunos chis­
tes, o nos resulte difícil in te rp re tar inform aciones en o tra lengua,
au n q u e la d om inem os, p o rq u e nos falta inform ación extralingüís-
tica p ara ello.
■ P or ejem plo, en el siguiente chiste necesitam os conocer bien la
lengua y la realidad histórica española para interpretarla. U n es­
tu d ia n te de español del nivel inicial podría no en tend erlo si no
consigue asociar los dos significados de la palabra m ovim iento con
los q u e se está jugando: el literal (a c c ió n de m overse’) y la form a
elíptica de referirse al «M ovim iento N acional», sistem a totalitario
liderado p o r Franco d u ra n te su dictadura:
En Suecia quieren darle a Franco el Nobel de Física... por­
que después de inventarse el movimiento lleva veinticinco años
con España inmovilizada.
(A. M. Vigaiía y J. García: «Sexo, política y subversión. El chiste popular en la
época franquista». Clac. n.° 27. 2 0 0 6 , pág. 2 1 )

■ Los cam bios socioculturales exigen que adaptem os nu estro dis­


curso. Pero algunas veces llegam os hasta extrem os poco rentables.
Sacrificam os la claridad a estas im posiciones y prod u cim o s m e n ­
sajes po líticam ente correctos com o el siguiente:

Plataforma de Organización de Mujeres


por la Abolición de la Prostitución
MANIFIESTO CONTRA LA EXPLOTACIÓN SEXUAL
DE LAS MUJERES

Tradicionalmente la prostitución ha sido definida com o una


práctica femenina consistente en sum inistrar servicios sexuales
a cambio de dinero. Sin embargo, esta definición om ite e invisi-
biliza a los actores principales del sistema prostitucional: prosti-
hola
tuidores y proxenetas, sin cuya participación no habría mujeres
en situación de prostitución.

DENUNCIAMOS: [...]
4. Que los prostituidores provocan con su demanda la exis­
tencia de un mercado organizado de mujeres y niñas para su
utilización com o objetos sexuales.

5. Que el mercado prostitucional incluye a todas las personas y


actividades, que dentro y fuera de la legalidad, obtienen beneficios
de la explotación sexual de las mujeres: los proveedores de espacios
físicos com o locales, pisos u hoteles para el uso sexual de las
mujeres: los proveedores de espacios publicitarios para la oferta
de cuerpos fem eninos en periódicos, revistas, y otros medios:
los traficantes de mujeres y niñas que forman parte de las redes
de control, vigilancia y extorsión de mujeres en los países de
destino.

POR TODO ELLO.


EXPRESAMOS nuestro rechazo a cualquier política reglamen-
tarista ya que ello equivale a legitim ar y norm alizar el uso de
las mujeres com o mercancía sexual, e
INSTAMOS A LOS PODERES PÚBLICOS A:

• Reforzar las políticas de igualdad de oportunidades y a crear


condiciones laborales que eviten que las mujeres sin recursos
se vean abocadas a form ar parte de la población prostituida.

• Incrementar suficientem ente los recursos destinados al des-


m antelam iento de las redes de prostitución que operan en nues­
tro país con mujeres traficadas [...].
(Plataforma d e organizaciones de mujeres, lunio 2 0 0 5
Regular la prostitución es legitimar la violencia contra ios mujeres, en
wwv.aboliciondelaprostitucion.org/publicidad_estatal_pap.htm 1 6 -0 9 -2 0 0 9 )

• Se elige un lenguaje q u e utiliza té rm in o s abstractos, e n te n ­


d iendo la p ro stitu c ió n com o un negocio y d escrib ién d o lo en
térm in o s económ icos. Se habla de actores principales del sistema
prostitucional, objetos sexuales, mercado prostitucional, el uso de
las mujeres como mercancía sexual, población prostituida, mujeres
traficadas.
• Las razones de ello son:
• Estam os ante u n tem a tabú, q u e su p o n e u n a vergüenza en
u n a sociedad avanzada. No se sabe có m o afrontarlo.
hola
• Se intenta, p o r to d o s los m edios, proteger la im agen d e la
mujer.
• Se aleja, con la expresión, el tem a y se recurre a un lenguaje
abstracto.
• Pero de este m o d o se ob tien e un m anifiesto q u e resulta c o n ­
fuso p ara el h o m b re de la calle. Su intención qued a oculta con
tan to s térm in o s abstractos. Y, adem ás, al situarse en el ám b ito
del intercam bio económ ico, aparte de rebajar la im agen d e la
m u jer a m eros cuerpos consum idos com o m ercancía, tam bién
legitim a la in terp retació n de q u e esto es u n trabajo m ás, que
deb e ser regulado com o cualquier otro: es decir, deben cotizar
a la S eguridad Social, pagar sus im puestos y te n e r su convenio
laboral. Así lo in terp retaro n algunos in te rn au ta s q u e dejaron sus
co m en tarios. Si el proxeneta ahora es a d o r principal del sistema
prostitucional, pu ed e verse legitim ado.
Es com plicado, com o vem os, cu an d o en tra m o s e n tem as m uy
delicados desde el p u n to de vista social.
■ M ás sencilla de in te rp re ta r es esta o tra inform ación, publicada
p o r u n ayuntam iento:
Para la concesión de una vivienda de protección oficial se te n ­
drá en cuenta el nivel socioeconóm ico del solicitante. Tendrán
prioridad las rentas más bajas y aquellas personas afectadas de
manera más acentuada por la crisis: por ejemplo, los desem ­
pleados de larga duración y los mayores de 5 5 años que no
cobren prestación.

Sus receptores son los ciudadanos que vayan a solicitar u n a vi­


vienda d e protección oficial. D ada la situación económ ica actual
(co n el im p acto de la crisis) se intenta evitar los té rm in o s parados
y pobres. Se buscan o tro s eufem ism os p ara represen tar situaciones
d e precariedad extrem a q u e resultan incóm odas p ara la A dm inis-
tración.
• C u an d o recu rrim o s a expresiones eufem ísticas m o stram o s el
tab ú . Es decir, tran sm itim o s una serie de inform aciones no d i­
chas y provocam os m uchas inferencias (significados deducidos).
En este caso, p o r ejem plo, el lector d ed u cirá tam bién que:
• El lenguaje político suele ser envolvente y oscuro.
• In ten ta alejarnos de la realidad, ocultarla, cu an d o no es de
su agrado.
• Puede llegar a la m anipulación.

hola
• N uestra sociedad está llena de estos eufem ism os: discapa­
citados o personas con m ovilidad reducida, con discapacidad
visual o con lim itación en su capacidad intelectiva o, co m o
en u n a propuesta de ley, afrodescendientes para referirse a la
población de raza negra. N osotros deb em o s h u ir de to d o eso,
p orque son p alabras (o cartas) m arcadas. Se vuelven co n tra el
qu e las utiliza.

E i R ecu erda
► El receptor tiene que conocer los datos socioculturales e históri­
cos necesarios para poder interpretar el texto.
► Debemos tener cuidado con los términos tabúes o que aluden a
realidades socialmente «sensibles».

hola
II
¿ C Ó M O ESCRIBIR?

C o n se jo s g en er a les

DE E S C R IT U R A Y RED A CC IÓ N

Guía práctica de escritura y redacción

H h
Instituto Cervantss

hola
M I Antes de em pezar
■ La com posición de u n escrito exige una serie de pasos para co n ­
cretar el proceso creativo:
• H acer acopio de ideas.
• Establecer las relaciones en tre ellas, m ediante un esquem a.
• Planificar el texto:
• Finalidad del escrito.
• E nfoque q u e vam os a utilizar (im personal, subjetivo, obje­
tivo).
• D estinatario.
• M odalidad textual, género.
• Tono, lenguaje y estilo.
• Extensión del texto.
• Redactar.
• Revisar.

H acer acopio de ideas


■ D ebem os an o tar todas aquellas ideas q u e se nos ocu rren en rela­
ción con el tem a q u e querem os tratar. Este p rim e r m o m en to será
m ás largo cuan to m ás com plejo sea el escrito. Evidentem ente, no es
lo m ism o redactar u n a n o ta de pésam e o un anuncio p o r palabras
q u e un artículo científico, una novela o una colum na de opinión.
A co n tin u ac ió n , dispongám oslas de m o d o q u e qu ed e resalta­
d a la idea p rincipal. P ara ello, p o d em o s d estacarla con m ay ú scu ­
las, rodearla de u n círculo, enlazarla co n flechas hacia el resto d e
ideas, etc.
■ Por ejem plo, en el an u n cio de u n a juguetería q u e veíam os antes,
p o d ríam o s p artir de este esquem a:

A N U N C IA R JU G U ETER ÍA

—» lugar
—* m ucho surtido
—» precios baratos
—* aludir a la Navidad
—* ser directo

hola
■ Pero si q uerem os hacer un artículo sobre la situación económ ica II.
d e un país, el proceso es m ás com plejo:

C r is is e c o n ó m ic a :

• Paro
• Inmigración
• Bancos
• Bolsa
• Presión internacional
• Lspeculaclón
• Ladrillo
• Política:
• gobierno/oposición
• huelga general
• líderes d e los dos partidos
• sindicatos
• funcionarios
• Postura:
la crisis es g lob al/no saldremos de ella/exige un
cambio de g o b ie rn o ...

Relacionar las ideas


■ Todo lo que hem os ido an o tan d o debe jerarquizarse y conec­
tarse. Podem os hacerlo visualm ente, en u n esquem a con flechas,
d ibujos, líneas, etc. Esto nos ayudará en la redacción.
■ Por ejem plo, en el caso del artículo sobre la crisis económ ica,
p o d em o s establecer la siguiente jerarquización:

C r is is e c o n ó m ic a :

I I Efectos:
Paro
Problemas con la inmigración —* posturas gobierno/oposición
Postura de los sindicatos —» huelga general
1 1 Causas:
Ladrillo
Bancos
Mala gestión política
Valoración de los líderes políticos
Actuación del presidente del gobierno
-» Conclusión: cam bio de gobierno

hola
Este planteam iento p ro d u cirá un texto a favor de unas eleccio­
nes anticipadas y m u estra u n a postura afín a las posiciones d e la
oposición. A unque n o seam os m ilitantes de esa línea ideológica,
h em o s tom ado su m ism a argum entación y el receptor nos va a
ad scribir a ella. Porque, recordem os, un texto se produce en un
m o m e n to histórico concreto, d o n d e co n fro n tam o s lo q u e se nos
dice con lo q u e conocem os ya.
■ Sin em bargo, si nuestra postura no ap u n ta a esa conclusión, el
orden y la selección de los argum entos será otro:

C r is is e c o n ó m ic a g l o b a l :

1 1 Efectos:
Paro
Problemas con la inm igración —» posturas gobierno/oposición
Postura de los sindicatos —> huelga general
| i Causas:
Ladrillo
Bancos
—> Conclusión: unión de partidos y colaboración go bierno -op o­
sición

C on los m ism os m ateriales, hem os p ro d u c id o u n texto d iferen ­


te, q u e a p u n ta a o tra p o stu ra ideológica.

Planificación del texto


En la planificación del texto debem os decidir:
■ La fin alid ad del escrito: cuál es el objetivo q u e pretende cubrir:
• tra n sm itir u n a inform ación nueva.
• convencer al lector de algo.
• d a r instrucciones p ara realizar u n acto.
• expresar la subjetividad del hablante.
■ El e n fo q u e q u e vam os a utilizar: si el texto es objetivo, subjetivo
o si vam os a ad o p tar un to n o im personal. Esto está co n ectad o con
el fin discursivo, pero nos ofrece opciones. U na receta d e cocina
puede estar ofrecida co m o u n texto objetivo, con un to n o im p e r­
sonal:
hola
Batir 5 huevos. Poner harina en un bol. Fs necesario que los
huevos sean frescos.

O bien ad o p tar un to n o subjetivo:


Utiliza 5 huevos, que estén frescos. Recuerda que esto siem­
pre es una gran ventaja. Te saldrán m ucho m ejor tus platos y tu
familia te lo agradecerá.

E m plear u n a opción u o tra dependerá de los o tro s factores im ­


plicados.
■ El d estin a ta rio : en concreto, el receptor al q u e va dirig id o c o n ­
d iciona el enfoque, com o tam bién el resto de características. Si
q uerem os crear em patia con el lector, convencerlo, persuadirlo con
arg u m en to s q u e apelan a la em oción, usarem os el enfoque su b je­
tivo. Si querem os p lantearlo com o algo m ás inam ovible, «cientí­
fico», recurrirem os a la objetividad.
■ La m o d a lid a d o tip o textual: si vam os a em p lear u n a conversa­
ción, un texto publicitario, si vam os a re c u rrir a secuencias n a rra ­
tivas, la descripción o sim plem ente la argum entación.

■ El to n o , el le n g u aje y el estilo irán p red eterm in ad o s p o r el tip o


de texto, y tam bién p o r la intención, el enfoque y el destinatario.
Así, u n enfoque subjetivo lleva a u n to n o inform al, co lo q u ial...,
m ien tras q u e lo objetivo pued e ap u n ta r m ás a lo serio, a lo m enos
directo.
■ La ex ten sió n del texto.

Redacción
Ya p o dem os p o n ern o s m anos a la obra. D ebem os seguir el es­
q u em a y hacerlo ten ien d o en cuenta lo siguiente:
■ Q u é tip o de te x to vam os a elegir: es decir, ¿qué escribirem os, un
artícu lo de o p in ió n , un inform e, u n a carta al director, u n ensayo
científico...?

Esto im plicará una serie de elecciones y va a condicio n ar los


p u n to s siguientes:
• O rganizar según el tipo de discurso el texto en p árrafo s y
enunciados: ver la longitud de los m ism os, cóm o conectarlos,
d ecidir si usar conectores explícitos o rec u rrir a la relación m e­
ram en te léxica.

hola
• A justar la co nstru cción de la frase al tip o de discurso elegido.
D ependerá de él q u e el to n o sea m ás culto, m ás didáctico, co­
loquial, etc. Esto afectará a la elección de los térm in o s, d e las
estru c tu ras sintácticas, de la com plejidad o sim plicidad d e la
frase, etc.
• Elegir las palabras precisas y com binarlas adecuadam ente. I.a
precisión y propiedad sem ánticas son fundam entales. A sim ism o,
d ebem os ser correctos gram atical y ortográficam ente, y utilizar
u n estilo fluido, rico y variado.
■ A q u é re c e p to r va dirigido.
■ Q u é to n o , estilo o r e g is tro querem os utilizar: un discurso d i­
recto, coloquial, fam iliar, o, p o r el co n trario , u n registro form al,
o u san d o u n a m ezcla de ellos. Tam bién tend rem o s que elegir si
d am o s en tra d a a variantes dialectales o no. Si lo hacem os en to n o
objetivo o usam os la subjetividad. A veces esta actúa com o un m e ­
can ism o argum entativo.

■ Esta últim a tarea n o pued e olvidarse. En la revisión debem os


volver a tener en cu en ta to d o lo previo:
• Si la intención u o b je tiv o del texto se ha cum plido.
• Si hem os elegido el tip o de te x to adecuado.
• Si el re g istro em pleado es el correcto.
■ En cuan to a la o rg a n iz a c ió n del escrito:
• Si la distribución en párrafos es adecuada a la intención y tip o
d e discurso. Hay textos q u e no perm iten párrafos largos (p. ej. la
p ublicidad) o cortos (p. ej. u n ensayo).
• Si las ideas están conectadas, si los párrafos están orden ad o s
siguiendo la estru c tu ra lógica del pensam iento.
• Si el texto está cerrado, si su organización es visible: tiene u n a
in tro d u cció n claram ente m arcada y u n final con u n a co n clu ­
sión.
• Si la form a de disposición del texto (m árgenes, d istrib u ció n
d e los párrafos, tip o de le tra ...) es la adecuada.
• Si es coherente con la situación.
■ En lo referente a la in fo rm ac ió n :
• Si las inform aciones principales están suficientem ente d esta­
cadas.
hola
• Si n o hay u n exceso de elem entos superfluos.
• Si la argum entación está bien construida.
• Si la inform ación q u e dam os es veraz y relevante.
■ T o n o y estilo: si la presencia del hablante, su subjetividad, es la
adecuada a este tip o de discurso.
■ C o n stru c ció n :
• Si nuestra construcción de la frase es la adecuada y se ad ap ta a
las reglas de n u estra lengua.
• Si el léxico y la sintaxis son las idóneas para la inten ció n c o ­
m unicativa y el registro em pleado, o com etem os incorrecciones.
D ebem os prestar especial atención a los siguientes factores:
• O rden en el desarrollo de las ideas.
• A decuación.
• Falta de cohesión y discordancias.
• O rd e n de los elem entos oracionales.
• Repeticiones e im precisiones.
• Uso incorrecto de las m ayúsculas y signos de p untu ació n .

E i R ecu erd a

Un buen escrito implica:


► Un conjunto de ideas bien cohesionadas.
► Planificar el orden de exposición.
► Elegir el tipo de texto adecuado.
► Escribir con corrección.
► Revisar siempre al final.

hola
La construcción de la frase
■ P ara c u m p lir n u e s tro objetivo al redactar, deb em o s u tilizar los
m edios m ás adecuados. P ara ello, p rim e ro deb em o s co n o cer con
q u é trabajam os.
■ La m ayoría de las veces el e rro r en los escritos se d eb e a u n d es­
co n o c im ien to d e los m ateriales e in stru m e n to s q u e te n em o s a
n u estro alcance c o m o hablantes. N o es necesario e stu d ia r g ra m á ti­
ca avanzada, sino sim p lem en te p a ra rse a co n sid erar que:
• La vía p ara llegar al recep to r es el lenguaje.
• N uestros m ed io s son:
• Palabras q u e tie n en u n significado q u e va a v ariar según
aquellas con las q u e se com bina.
• Palabras q u e se c o n ta m in a n de los uso s q u e les d am o s y de
la sociedad q u e las em plea: deb em o s evitarlas, p o rq u e están
d em asiad o m arcadas.
• S onidos: las p alabras son elem en to s fónicos q u e p ro v o can
sensaciones auditivas. Así, cu a n d o u n im o s té rm in o s q u e e m ­
p lean las m ism as secuencias fónicas p ro v o cam o s efectos no
deseados.
• E lem entos q u e sirven para relacionar las palabras.
• U nas «reglas com b in ato rias» básicas q u e establecen có m o
deb en relacionarse e n tre sí las p alabras p ara c o n stru ir frases.
C u a n d o ya estem o s fam iliarizados co n ellas p o d rem o s c o m ­
plicarlas y pasar a u n nivel superior.
• U nos criterio s básicos p ara o rg an iz ar la in fo rm ac ió n que
se q uiere trasm itir: u n cam bio d e o rd e n su p o n e ta m b ié n un
cam b io en la in fo rm ació n trasm itid a.
• U nos elem entos de estru c tu rac ió n , las pausas, q u e deben
ser bien em pleadas p o rq u e ca m b ian igu alm en te el significado
de las frases.
• Este lenguaje q u e utilizam o s es de todos, ya ha sido u sad o , y,
p o r tanto, a veces g u ard a el eco de cierto s em pleos. H uy am o s de
esas co m b in ato ria s evidentes y previsibles.
■ Hay q u e a ten d e r a los siguientes pu n to s:
• L ongitud de la frase.
• E stru ctu ra de la m ism a.

hola
• O rd e n de los elem entos.
• D istrib u ció n de la in fo rm ac ió n y p u n tu a ció n .
• Selección del léxico.

■ Y siem p re b u scan d o la claridad, precisión y sencillez en la ex p re­


sión. S o n las tres reglas de o ro de u n a b u en a com unicació n .

Longitud de la frase
■ D eb em o s d istrib u ir la in fo rm ació n en fra se s c o rta s. Las frases
m u y largas exigen m u c h o esfuerzo ta n to en la co n stru c ció n com o
en la in te rp re tac ió n . H uy am o s de ellas p o rq u e p u ed en ser un p eli­
gro p ara el p rin cip ian te. V eam os los d o s ejem plos siguientes:
O tro dom inio contextual con una presencia im portante en los
m edios es la Economía, de la cual no solo se habla en los cua­
dernillos adjuntos que aparecen sem analm ente o en la sección
diaria habilitada a tal efecto en los periódicos que analizamos,
sino tam bién en las noticias principales tan to internacionales y
nacionales com o regionales y locales, de bido en parte a la co­
yuntura actual d e crisis económica.

Por ahora podem os afirmar, puesto que no en todos los te x­


tos com entados los adjetivos marcan directam ente el carácter
argum entativo (solo sucede en 1 2 4 ), que este hecho está re­
lacionado con el carácter expositivo de estos textos, ya que las
características sintáctico-semánticas de los adjetivos favorecen
este em pleo al ser unidades lingüísticas que contribuyen a la
caracterización tan to de objetos com o de conceptos o ideas.

■ En am b o s casos la co m p ren sió n es realm ente difícil. Podríam os


solucionarlo d istribuyendo la inform ación en en u nciados m enores,
separándolos co n pausas. Por ejem plo, en este ú ltim o frag m en to se
an tep o n e u n a o ración su b o rd in ad a ro m p ie n d o la relación verbo-
com plem ento directo. P o d ríam o s decir, en cam bio:
Hem os com probado que no en tod os los textos comentados
los adjetivos marcan directam ente el carácter argumentativo. Este
hecho está relacionado con el carácter expositivo de los textos.
Efectivamente, las características sintáctico-sem ánticas d e estas
unidades favorecen este empleo, ya que contribuyen a la carac­
terización de objetos, conceptos o ideas.
hola
M ejor, ¿verdad? T endam os siem pre hacia la co n stru cció n m ás
sim ple. Eso d ará relevancia a lo q u e d ec im o s y n o caerem os en
co m plicaciones innecesarias.

Estructura de la frase
H ay algunas reglas básicas q u e deb em o s resp etar p ara q u e n u e s­
tra redacción gane en clarid ad y rentabilidad:
■ Evitar las frases pasivas. I,as frases activas so n m ás claras, se e n ­
tien d en m e jo r las relaciones y su co n stru cció n es m ás fácil.
El informe sobre el estado del edificio h a sido realizado por la
empresa SC Consulting a petición de la comunidad de vecinos.

Es preferible:
SC Consulting ha realizado el inform e sobre el estado del edi­
ficio. a petición de la comunidad de vecinos.

■ Evitar las frases elíp tic as. La frase elíptica es d em asiad o co lo ­


quial. E n el lenguaje escrito es conveniente explicitar el verbo.
Esta noche se va a estrenar en el Teatro I ope de Vega la «ópera
prima» del cirector andaluz, M ario X. El martes, la d e Juan Z.

M ejor:
El martes será el turno de la de Juan Z.

• La frase elíptica sí es adecuada en los titulares periodísticos,


d o n d e se prefiere u n a expresión co rta y apelativa, q u e exija al
oyente u sa r su capacidad de deducción:
El Plan Bolonia, a debate

O bsérvese q u e resu lta m u c h o m ás efectivo que: «El P lan Bolo­


nia será so m e tid o a debate».
■ H u ir del in fin itiv o n a rra tiv o , es decir, del uso de esta form a
co m o núcleo de la o ració n , sin verbo con ju g ad o del q u e d e p e n ­
der. Así, co m en z ar con: Decir solo que. .., Com unicarle q u e... n o es
co rrecto. Parece u n gu ión:
Estimado Sr:
Comunicarle que a fecha de hoy hemos adeudado en su cuen­
ta la cantidad abajo reseñada.

D ebem os c o n s tru ir u n a frase com pleta co n el v erb o conjugado:


hola
Estimado Sr:
Le com unicamos que a fecha de hoy hem os adeudado en su
cuenta la cantidad abajo reseñada.

■ H u ir del g e ru n d io d e p o s te rio rid a d , q u e in tro d u c e u n a co n se­


cuencia. P odem os su stitu irlo p o r u n a co n ju n ció n y u n a oración
com pleta:
La bolsa sigue bajando, perdiendo activos, llegando así a una
situación cercana al desplome total.

S ustituyám oslo por:


La bolsa sigue bajando y perdiendo activos. Está llegando a una si­
tuación cercana al desplome total.

O por:
La bolsa sigue bajando y perdiendo activos: p o r io tanto, se acerca al
desplome total.

■ Evitar el d e q u e ísm o , el uso in co rrecto de la preposición de tras


verbos q u e se con stru y en co n que: pienso de que, es recomendable
de q u e ...
En esta empresa recomendamos de q u e se tomen medidas
para reducir los gastos en material fungióle.
Es lamentable de q u e se hayan tom ado decisiones tan arries­
gadas en este momento.
Lo co rrecto es:
En esta em presa recomendamos que se tom en medidas para
reducir los gastos en material fungióle.
Es lamentable que se hayan tom ado decisiones tan arriesga­
das en este momento.
P ara saber cu án d o deb em o s p o n e r d e q u e rec u rram o s a co n ju ­
gar el v erb o co n un su stan tiv o com p lem en to . Así, decim os: Reco­
m iendo la adopción de m edidas y n o *Recom iendo de la adopción
d e medidas; Lam ento tu decisión y n o *L am ento de tu decisión, o
Pienso m uchas cosas y no *Pienso de m uchas cosas. En caso de d u d a,
siem p re p o d em o s a c u d ir al diccionario.
■ Evitar igualm ente el q u e ísm o , el e rro r inverso: o m itir u n a p re ­
p o sició n delante de la co n ju n ció n que, cu a n d o es necesaria. Es lo
q u e o c u rre con verbos q u e exigen la prep o sició n d elan te del c o m ­
plem ento:
*
Estoy seguro que llegará a tiem po al aeropuerto.

hola
'A cuérdate que tenem os reunión mañana a las 7.
‘ Confío que llegues a tiempo.

La co nstrucción es estar seguro de algo, acordarse de algo, confiar


en algo:
Estoy seguro de que llegará a tiem po al aeropuerto.
Acuérdate de que tenem os reunión mañana a las 7.
Confío en que llegues a tiempo.

P o dem os utilizar el m ism o p ro ce d im ie n to a n terio r: c o n s tru ir


el v erbo seguido de u n sustantivo. D ecim os: Estoy seguro de tu lle­
gada, y no "Estoy seguro tu llegada, o Acuérdate de la reunión y no
*Acuérdate la reunión; Confío en tu p u n tu a lid a d y n o *Confío tu
puntualidad.
■ H u ir del q u e s u ism o , es decir, el uso incorrecto de la c o m b in a ­
ció n que + su en lugar del relativo cuyo:
Entonces llegó Ricardo, q u e su herm ano trabaja en el mismo
banco...

Lo co rrecto sería:
Entonces llegó Ricardo, cuyo herm ano trabaja en el mismo
banco...

O bservem os q u e la co n ju n ció n que n o tie n e anteced en te en la


o rac ió n a n te rio r co n el q u e enlazar. Cuyo enlaza las frases y, al m is­
m o tiem p o , es el q u e m u e stra la relación e n tre Ricardo y herm ano.
■ P restar m u ch a aten ció n a la co n c o rd a n c ia . Los casos m ás c o m ­
p licados afectan a las im personales y a los sustantivos colectivos.
• Por ejem plo, n o es co rrecto escribir:
La mayoría d e los votantes han elegido la opción conserva­
dora.

El conjunto de los ciudadanos han m anifestado su desa­


cuerdo.

Lo co rrecto sería:
La mayoría de los votantes ha elegido la opción conserva­
dora.
El conjunto de los ciudadanos ha manifestado su desacuerdo.

El sustantivo núcleo del sujeto es m ayoría o conjunto, singular,


a u n q u e su co n ten id o sea plural.

hola
• Igualm ente, deb em o s evitar:
H abernos cuatro personas que opinam os así.
y decir:
Éramos tres las personas que com partíam os esa opinión.

La form a verbal h a y es im p erso n al y n o pu ed e concordarse


co n el sujeto.
■ Evitar los c o m o d in e s, los tics expresivos y las repeticiones, que
u tilizam o s co m o apoyo en la lengua h ab lad a pero q u e no d eb en
aparecer en la escrita.
• N o sería apro p iad o , p o r tanto, p o n e r en un texto escrito:
Para que su texto, ¿ n o ? sea tram itado con rapidez, ¿no?,
debe ser presentado en el registro general antes del I 2 de
noviembre.

E n vez de:
Presente la docum entación en el Registro General antes del
día 1 5 de noviembre.

• T am poco sería ad ecu ad a u n a fo rm u lació n co m o la siguiente:


Los docum entos tienen que llegar con tiempo, p o r lo que es
recomendable que si se quiere conseguir que se haga llegar al
Departam ento de que se trate, ya sea Investigación, Financiación
o Nóminas, por ejemplo, se debe poner tod o claramente. Se debe
presentar, ya digo, en el Registro General. Y. por supuesto, hay
una fecha tope, claro. Esa fecha, antes de la cual debe estar la
documentación entregada y no después, es el 15 de noviembre.
Podem os co m p ro b a r q u e la segunda p ro p u esta, m ás breve, es
m ás rentable y consigue m ejo r su objetivo q u e esta últim a.
• T am poco sería válido com o escrito el siguiente ejem plo, acep ­
table, en cam bio, co m o com unicación oral:
[ . . . ] Yo por ejem plo c o n ... M ila soy compañera, eeee. ha
habido m om entos pues pues un m om ento muy crucial en mi vida,
y o hice una fiestaa. Yyyyy y los que estaban invitados erann Kiko
y Mila, pero bueno, con Mila no teng. no he te n id o ... eill roce tan
inn- tan especial que he tenido con Kiko. Entonces yo a Kiko le he
respetadoo, nos hem os contado de todo, nunca he contado nada
de Kiko. siempre siem pre y tee es un personaje además, m uy muy,
o sea que tod o el MUNDO, cuando em pezó Kiko. tod o el m undo
pedía, y yo sie m pre... Entonces, lo que no puedo entender es si

hola
tiene un mal roilo. que coja y me diga, M ira Marisa, estoy enfadado
por esto por esto por e s to ... Vámonos a cenar que te n g o ... pero,
que me io dijese ayer en platóoo, yyyy tal. Él tam bién m e ha dicho
cosas en plato y luego me he reído [ ...].
(Intervención de I ydia Lozano en Sálvame Diario. 3-2- 2 0 1 0 )

■ Evitar c irc u n lo q u io s y ro d e o s. Valga el ejem plo a n te rio r d e «Los


d o cu m en to s tienen q u e llegar con tiem po», en q u e nos p erd em o s
en detalles inútiles y reiteraciones poco productivas.
■ Evitar re p e tic io n e s innecesarias, r e d u n d a n c ia s y p le o n asm o s.
P or ejem plo:
El día anterior hablé por teléfono con Marisa y m e dijo que me
había enviado ya el artículo. Yo le dije que lo corregiría, que ya
le había dicho a Gema que se lo mandaría con los errores que
advirtiera.

P odem os su stitu ir el verbo decir p o r variantes co m o responder,


informar, com unicar...
El día anterior hablé por teléfono con Marisa y me dijo que
me había enviado ya el artículo. Yo le respondí que lo corregi­
ría. que ya le había com unicado a Gema que se lo remitiría con
¡os errores que advirtiera.

■ L im itar la utilización de la fo rm a el m ism o p ara evitar u n a re ­


p etición. A veces sustituye a u n posesivo. Incluso la m era elipsis es
m ás correcta:
Abra el envase y vacíe el contenido del mismo.
En el prospecto que se adjunta, lea las instrucciones que
aparecen en el mismo.

M ejor:
Abra el envase y vacíe su contenido.
Lea las instrucciones que aparecen en el prospecto que se
adjunta.

■ Evitar la a c u m u la c ió n de fo rm a s d e m a sia d o s o n o ra s (esd rú ju -


las, adverbios en -m e n te o de superlativos e n -ísim o) en u n a m ism a
frase:
En la próxim a reunión tendrem os que tom ar medidas proble­
máticas pero que generarán una rápida mejora del tejido pro­
ductivo.

hola
Han realizado la exploración concienzudamente, rigurosamen­
te y de una manera extraordinariam ente discreta.
Muchísim as gracias por este estupendísim o foro. Hemos he­
cho grandísim os am igos a través de él.
M ás adecuado sería:
Fn la próxima reunión tendrem os que tom ar medidas con­
trovertidas pero que mejorarán en poco tiem po el tejido p ro ­
ductivo.
Han realizado la exploración de form a concienzuda, rigurosa
y discreta.
Muchas gradas por este estupendo foro. Hemos hecho gran­
des amigos por medio de él.

■ Evitar el uso excesivo de las fo rm a s negativas. En la m ayoría de


los casos es m ás eficaz expresar de form a directa y explícita lo que
querem os. D ecir lo q u e n o es im plica d ejar q u e el receptor deduzca
lo q u e es. Por ejem plo, en u n a carta de queja a u n a em presa, n o tiene
sentido escribir:
Los usuarios de este servicio no estam os contentos, no esta­
m os satisfechos. No pretendem os...

Esto sugiere u n a pregunta: «¿Y q u é quieren?». Para ser rentables


hay q u e ser directos, explícitos:
Denunciamos la escasa atención que se ha prestado a nues­
tra reclamación. Exigimos el cum plim iento del acuerdo y la apli­
cación de las tarifas aprobadas en el Consejo.

■ En la co nstrucción de o ra c io n e s co m p lejas conviene te n e r en


cuenta u nas sencillas instrucciones que hacen m ás fácil la lectu ra y
co m p ren sió n del escrito. Así n o llevarem os a engaño al receptor.
• Las o ra c io n e s d e re la tiv o d eben estar siem pre ju n to a su an te­
cedente. De o tro m o d o provocarem os u n a g ran am bigüedad:
Los am igos de mi hermano que han estado largo tiem po es
perando una disculpa del director del centro se fian quedado
estupefactos.

A yudaría u n a com a para q u e en ten d ié ra m o s claram en te que


el antecedente de que es amigos y no herm ano, au n q u e la c o n ­
co rdancia sea aq u í un rasgo determ in an te.
Marisa ha vivido largo tiem po en Bombay, en un piso sin as
censor, donde ha conocido a músicos de m uchos países.

hola
¿D ónde ha co n o cid o a los m úsicos, en B om bay o en el piso?
Por coherencia p en sam o s q u e en Bom bay, p ero estaría bien
ca m b ia r el orden:
Marisa ha vivido largo tiem po en un piso sin ascensor en Bombay.
d o nde ha con ocido a m úsicos d e m u chos países.

• Las oraciones s u b o rd in a d a s te m p o ra le s establecen las cir­


cu nstancias en las q u e o c u rre la acción. P ara ello d e b e n aparecer
p o spuestas al verbo:
Debe tom ar Omeprazol cuando haga una com ida copiosa.

Si las an tep o n e m o s in d ican el m arco en el q u e o cu rren varias


acciones:
Cuando ingiera una comida copiosa, asegúrese de tom ar Ome-
prazol. realizar alguna actividad física menor, com o dar un paseo
y pasarse algunas horas sin ingerir alimentos.

• Las s u b o rd in a d a s ca u sa les y c o n se c u tiv a s nos sirven p ara


establecer causas y efectos, necesarios p a ra u n razo n am ien to
lógico y u n a b u e n a argum entación:
Reserve sus vacaciones con antelación. Así podrá conseguir
ahorrar hasta un 1 0 % en su viaje.
No tendrá que ocultar su rostro, porque su piel lucirá joven y
brillante.

• Las s u b o rd in a d a s c o n d ic io n a le s establecen el m arco h ip o té ­


tico, el universo de discurso. N os llevan a o tro plano. Son fu n d a ­
m entales en publicidad:
Si tienes una idea, nosotros te la financiamos.

Su rentab ilid ad es no tab le en un texto dem ostrativo:


Si tenem os en cuenta los datos ofrecidos por la Agencia
Nacional y las previsiones que los expertos en el tem a realizan,
no deberíamos ten er problemas en los próxim os meses.

• N o es aconsejable acu m u lar m ás de dos subordinad as en el m is­


m o enunciado. Esto pu ed e hacerlo pesado y difícil de entender.
Frente a las críticas que venim os recibiendo p o r parte de
otras organizaciones sindicales en relación con estas iniciativas
— más pendientes de enredarse en complejas consideraciones
jurídicas que en pronunciarse a favor o en contra del objetivo
que persigue la iniciativa sindical— frente a la paradoja que
podría producirse de que algún sindicato acabara «alegrán­
hola
dose» de que no prosperen las enm iendas — cuando debería
ocurrir exactam ente lo contrario CC. 0 0 . seguirá trabajando
en la dirección de garantizar la convergencia y la ampliación
de derechos del personal laboral y el blindaje de la condición
de funcionario sea a través de I ey. con iniciativas com plem en­
tarias en el ám b ito parlam entario e institucional y en el marco
de una negociación colectiva que cada día que pasa se hace
más necesaria.

(www.fsc.cccm.es/webfscpostal/rnenu.cio?Actualidad:Correos:
Actualidad:! 1 0 7 5 7 )

U n a redacción m e jo r sería:
Venim os recibiendo críticas p o r parte de otras organizaciones
sindicales en relación con estas iniciativas. Estas parecen estar
más pendientes de enredarse en com plejas consideraciones
jurídicas que en pronunciarse a favor o en contra del objetivo
que persigue la iniciativa sindical. Incluso podría producirse la
paradoja de que algún sindicato acabara «alegrándose» d e que
no prosperen las enmiendas, cuando debería ocurrir exacta­
m ente lo contrario. Pese a todo. CC.OO. seguirá trabajando en
la dirección de garantizar la convergencia y que la ampliación
de derechos del personal laboral y el blindaje de la condición
de funcionario sea a través de Ley, con iniciativas com plem en­
tarias en el ám b ito parlam entario e institucional y en el marco
de una negociación colectiva que cada día que pasa se hace
más necesaria.

■ Evitar calcos s in tá c tic o s del francés, co m o el uso de es por eso


que, es p o r ello q u e ... c o m o in tro d u c ció n a u n a conclusión. Este
tip o d e estru c tu ras se ha hech o b astan te frecuente en el lenguaje
pseudocientífico. En español, lo correcto es u sar conectores com o
por eso, p o r ello.

La Química es una ciencia de gran importancia, presente en


tod os los ám bitos de nuestra sociedad, y con m últiples aplica­
ciones en otras áreas científicas.

Es por e s o q u e nos com prom etem os a un gran desafío:


transm itirles nuestro entusiasm o y conocim ientos para que pue­
dan lograr las com petencias y estrategias necesarias que les
permitan poder desarrollarse com o verdaderos profesionales en
beneficio de toda la sociedad.

(w w w .uniu.edu.ar/~qgeneral/guiauno.pdf)

hola
■ T am poco so n co rrec to s los g iro s q u e utilizam o s para resaltar un
seg m en to sin variar el relativo:
’ Ha sido Rabal q u e ha afirm ado que la gestión del g o ­
bierno en este asunto ha sido impecable.
*Ha sido en la rueda de prensa del Real Madrid q u e M ourinho
ha hablado explícitam ente de su malestar con el árbitro.
Las co n stru ccio n es g ram aticalm en te idóneas son:
Ha sido Rabal quien ha afirm ado que la gestión del g o ­
bierno en este asunto ha sido impecable.
Ha sido en la rueda de prensa del Real Madrid donde M ourinho
ha hablado explícitam ente d e su malestar con el árbitro.

■ E vitar el u so de a + in fin itiv o , in co rrecto pero m u y frecu en te en


tex to s expositivos:
Asimismo y com o sea que, a diferencia d e la tan denosta­
da por algunos Ley Postal del 9 8 . la nueva L e y suprim e en
su articulado cualquier referencia a la naturaleza y régimen del
personal funcionario de Correos, se hace indispensable, para
CC.OO.. dotar de seguridad jurídica al personal funcionario a
través de una enm ienda que garantice sus derechos y despeje
incertidumbres, com o se hizo en la Ley del 9 8 . com o se hizo
en la Ley d e transformación de Correos en Sociedad Estatal y
como, creemos, se debe hacer en la actual. Más aún o espe­
cialmente cuando, en el actual contexto de crisis, se multiplican
las voces que pretenden dem onizar al colectivo d e funcionarios
com o una carga excesiva o com o un «colectivo parásito» a batir.
(w ww.fsc.ccoo.es/webfscpostal/m eou.do9Actuaiidad:Correos:
A ctualidad:11 0 7 5 7 )

En este caso, ad em ás, se p ro d u ce u n a co nfusión e n tre batir y


abatir, este ú ltim o m ás adecuado.
Es frecuente e n c o n tra r esta c o n stru c ció n en textos ad m in istra ­
tivos y m u ch o s la consid eran , e rró n ea m en te, propia del lenguaje
expositivo:
Incentivos a conceder.
Instrucciones a seguir.
Consideraciones a ten er en cuenta.

■ H u ir de la expresión a nivel de, m u y ex ten d id a en el á m b ito p e ­


rio d ístico p o r la falsa creencia de q u e a p o rta u n to n o «técnico» al
texto. Es m ejo r su stitu irla p o r en o entre:

hola
A nivel d e C a s tilla , e l p a ro h a s u b id o u n 3 p o r c ie n to ,
A nivel d e alumnado, se detecta un ascenso en los impagos
y redamaciones
M ejor:
En Castilla el paro ha subido un 3 por ciento.
Entre el alum nado se detecta un ascenso en los impagos y
reclamaciones.
El m ism o caso es el de en base a, expresión incorrecta q u e ha
llen ad o n u estros escritos:
En b a se a las últim as encuestas, los españoles consideran
que sus preocupaciones fundam entales son el paro, el terroris­
m o y la subida d e la luz. por este orden.
M ás correcto:
Según las últimas encuestas, los españoles consideran que
sus preocupaciones fundamentales son el paro, el terrorism o y
la subida de la luz, p o r este orden.

■ O tro s aspectos co n stru c tiv o s q u e deb em o s o b serv ar son:


• E vitar las expresiones cacofónicas.
• U sar correctam ente los pronom bres y partículas interrogativas.
• U sar co rrec tam en te las preposiciones tras el verbo.
• E m p lear ad e cu a d am en te los nexos coordinados.
• N o iniciar un p árrafo con u n a cifra en núm ero.
• R ecordar q u e el adjetivo y el artículo deb en c o n c o rd ar co n el
n o m b re en género y n ú m ero .
• T ener cu id ad o co n los tiem pos verbales a la h o ra d e c o n stru ir
o racio n es com plejas, co m o las co ndicionales o las finales, p o r
ejem plo:
*S¡ vendrás el lunes, iré a recoger la carta.
*L o llam ó para que vendrá mañana.
*N os sentamos todos a com er antes de que vino Francisco.
In fo rm aciones m á s detalladas p u ed en consultarse en la Guía
práctica del español correcto, en esta m ism a colección.

B l O rden de los elem entos


El o rd en es m uy im p o rta n te , ya q u e influye en la in fo rm ació n
q u e tran sm itim o s. H ay m uchas posibilidades a la h ora de o rg a ­
hola
n izar la frase. A c o n tin u a c ió n te p rese n tam o s varias «fórm ulas»
organizativas.
■ F ó rm u la 1: estru c tu ra básica. Existe u n o rd en no m arcado de los
elem entos de la frase q u e hace m ás inteligible el mensaje: agente -
acción - circunstancias. F.s la expresión m ás sencilla, un valor seguro
p o r el q u e apostar. S intácticam ente es la co nstrucción m ás estándar:
sujeto - verbo - adverbio tie m p o - co m plem ento circunstancial de
lugar, en este caso:
[ . . . ] Una avioneta se estrelló ayer en el valle de Baztán
(Navarra). Sus tres ocupantes fallecieron en el accidente. Habían
salido de la localidad francesa de Marsella y se dirigían a
Madrid [ ...].
{¿0 minutos, ecl Sevilla. 1 3 -1 0 -2 0 1 0 . páy. 8 )

Pero si ya hem os a d q u irid o un nivel su p e rio r en la redacción,


p o d em o s p ro b ar o tra s opcio n es y n o lim ita rn o s a esta estru c tu ra
sim ple. Podem os co m b in a r su uso con o tras m ás com plejas.
■ F ó rm u la 2 : c o o rd in a oraciones. P odem os co m en z ar c o n s tru ­
y endo en u n c ia d o s m ás com plejos. Así, el ejem plo a n te rio r p o d ría
fo rm u larse así:
Una avioneta se estrelló ayer en el valle de Baztán (Navarra) y
sus tres ocupantes fallecieron en el accidente. Habían salido de la
localidad francesa de Marsella y se dirigían a Madrid.
■ F ó rm u la 3: a ñ a d e u n a o rac ió n de relativo q u e m o d ifiq u e a un
n o m b re. De esta m a n era, conseguim os u n nivel m ayor d e in te g ra­
ción de la inform ación.
Una avioneta que había salido de ¡a localidad francesa de
Marsella y se dirigía a Madrid se estrelló ayer en el valle
de Baztán (Navarra) con tres ocupantes, que fallecieron en el
accidente.

■ F ó rm u la 4: añ a d e u n a circunstancia en p rim e ra p o sición, e n ­


m arc an d o todo lo q u e sigue. Lo afirm ado se en tien d e d e n tro de
ese ám bito: de ese tie m p o , lugar, razón o ca m p o de referencia.
En el plano económico, debem os destacar las medidas que han
sido adoptadas esta semana durante el Consejo de M inistros y
que van encam inadas a conseguir una «reactivación del consu­
mo». según resaltó el portavoz del Gobierno.

■ F ó rm u la 5 (nivel m ás com plejo): inserta diversas o rac io n es s u ­


b o rd in ad as, u n a tras otra.
hola
Este ú ltim o nivel no solo es el m ás elaborado, sin o ta m b ié n d ifí­
cil d e m a n eja r para el escritor, p o rq u e hay q u e relacionar m uchas
ideas. N o siem pre es adecuado, p o rq u e provoca u n a sensación de
pesadez. A dem ás, al lector pu ed e resultarle difícil seguir el hilo
del razo nam iento. Es p ro p io de textos argu m en tativ o s, discursos,
in fo rm es, etc. El abuso de este p ro ce d im ie n to pu ed e hacer q u e el
lector ab a n d o n e la lectura. Por ejem plo:
[ . . . ] Formalizadas las salidas d e Chevantón y Lolo. y con la
duda de si José Carlos se marchará finalm ente cedido, ya que
ayer fue Incluido en la convocatoria de Álvarez para medirse al
Braga, el único descarte que aún no ha encontrado acom odo
es Aldo Pedro Duscher [ ...].
(Estadio Deportivo. 2 4 -8 -2 0 1 0 . pág. 1 3)

M ejor:
Formalizadas las salidas de Chevantón y Lolo, el único des­
carte sin acom odar es Aldo Pedro Duscher. Aún no sabernos
si José Carlos se marchará finalm ente cedido, ya que ayer fue
incluido en la convocatoria de Álvarez para medirse al Braga.

El m ism o p ro b lem a organizativo aparece en este ejem plo:


l ... j No en vano, no es de extrañar que con solo un año más
de contrato y después de haberse entrenado en las tres últi­
mas semanas al margen del equipo, el ex de! Deportivo ó g re la
carta de libertad p o r parte del club cié Nervión, al igual que el
resto de descartes d e Álvarez [ ...].
(Es iodo Deoortivo. 2 4 -8 -2 0 1 0 . pág. 13)

M ejor:
Es posible que el ex del deportivo logre la carta de libertad
p o r parte del clu b de Nervión, a pesar d e que solo tiene un año
más de contrato y de que en las últimas tres semanas no ha
entrenado con el equipo. Correría, así. la m ism a suerte que el
resto de descartes de Álvarez.

V eám oslo ah o ra al co n tra rio :


[. . . ] Después de años de desencuentra por primera vez la pro­
puesta del Gobierno para reformar el mercado laboral se acerca a
lo que piden ios empresarios en un in te nto de facilitar la creación
de empleo. Los sindicatos, por su parte, no aceptan la propuesta
de extender la indemnización por despido d e 3 3 días [ ...].
(Qvé. 1 4 -4 -2 0 1 0 . ed Sevilla, pág. 1)
hola
Este es el texto original. Usa oraciones subordinad as y utiliza
una circunstancia tem poral al principio. Es u n a inform ación des­
tacada, m uy relevante según el periodista. Así nos lo presenta. Si
uniéram os los dos enunciados en u no solo o b ten d ríam o s lo si­
guiente:
Mientras, después de años de desencuentro, la propuesta del
Gobierno para reformar el mercado laboral se acerca a lo que
piden los empresarios en un intento de facilitar la creación de
empleo, ¡os sindicatos no aceptan la propuesta de extender la
indemnización por despido de 33 días.
La construcción es realm ente confusa y oscura. N os exige gran
esfuerzo. N o vem os claro q u é pro p o n e cada cual. En la redacción
originaria, se separa cada lado del conflicto en un enunciado. Es
visual, y la pausa nos deja tiem po p ara asim ilar y asegurar la in ­
form ación.
El proceso, com o podem os deducir, consiste en co m enzar con
estru ctu ras m ás sim ples y com plicarlas progresivam ente. Pode­
m os expresarnos al principio con oraciones coordinadas y con
relativas.
Por ejem plo, si tenem os que enviar un correo electrónico para
avisar a alguien de u n a reunión, p o d em o s hacerlo de form a m uy
sim ple:
La reunión del g rupo de Investigación será en el aula 1 1 5 el
lunes 2 5 a las 11 horas. En ella hablaremos de las necesidades
de Infraestructura y del nuevo congreso.
O con estructuras m ás com plejas:
Querido amigo:
El próximo 2 5 a las 11 horas tendrá lugar en el aula 11 5
una reunión del gru po de Investigación, en la que hablaremos
sobre las necesidades de Infraestructura y del nuevo congreso.

Querido amigo:
Te escribo para comunicarte que la reunión del grupo de inves­
tigación tendrá lugar en el aula ! I 5. Nos veremos el lunes 2 5
a las I I fioras. Para que vayas pensando propuestas, te avanzo
que trataremos de las necesidades de infraestructura y del nuevo
congreso.
| ■ F ó rm u la 6: enfatiza los datos q u e consideres relevantes. A la
52 h o ra de organizar la inform ación p o dem os destacar algunos seg

hola
m en to s en los q u e querem os q u e el receptor centre su atención.
Para ello p o dem os utilizar las pausas, y p o n e r en tre com as el ele­
m e n to q u e q ueram os enfatizar:
(...) Afortunadamente mi maestro estaba allí cerca, para in
fundirme confianza e inspirarme alientos (...).
(Octavio Paz. Arenes movedizas. Alianza Editorial. 19 94. pág. 3 7 )

El a u to r destaca el com plem ento de finalidad. Y esto ha tenido


tam bién u n a consecuencia inform ativa: p rim ero com unica que el
m aestro estaba cerca, y luego añade que estaba para p ro p o rcio n ar­
m e confianza y ánim os. Sin la pausa, quedaría reducido a u n a sola
in fo rm ación, la segunda: «estaba allí cerca p ara proporcio n arm e
confianza y ánimos».
O tras veces destacam os u n a acción q u e caracteriza al sujeto. Es
el m o d o d e co n c en tra r en un solo térm in o to d a u n a predicación:
(...) Lmbriagado, corrí hacia delante con los brazos abiertos
y saltando | ... ].
(O c tavio P a z , obra c ita d a , pág. 3 7 )

N o olvidem os q u e algunos segm entos deben ir en tre com as p o r­


que, d e lo contrario, provocam os efectos de sentido diferentes. Así,
los adverbios de m odalidad (los m arcadores de la subjetividad del
hablante) y los conectores (elem entos de unión):
Cada uno puede definir la felicidad lógicamente.

Cada uno puede definir la felicidad, lógicamente.

En el p rim e r enunciado, lógicamente es adverbio de m o d o d e la


acción de definir: realizam os la definición en té rm in o s lógicos. En
la segunda, se califica dicha acción com o evidente y conocida de
todos. Los conectores con frecuencia aparecen sin alguna de sus
pausas, com o se observa en este fragm ento:
(...) Pero sin duda la presencia de Frank Lacy merece una
mención especial, y es que está que se sale: un músico en ple­
nitud de sus facultades, con una claridad y una limpieza en la
ejecución encomiables. Por su p arte Germán Kucich pone pu-o
lirism o en sus intervenciones y. claro. Miguel .Angel Chastang
sostiene tod o el andam iaje con una pulsión tan firm e com o
lírica (...].

(Variaciones L>8. mayo 2 0 1 0 , pág. 4 6 )

En este caso falta la com a tras Por su parte.


hola
Inform ación principal y subordinada
F.s im p o rta n te jerarq u izar la in form ación q u e se ofrece, sepa­
ra n d o lo fun d am en tal de lo accesorio. A co n tin u ac ió n , indicam os
u n o s recursos básicos p ara conseguirlo.
■ Sitúa la in fo rm a c ió n re le v a n te al principio de la frase:
¡...] En un patio d e un barrio d e Yaundé, capital de
Camerún, todavía deben de quedar enterrados pelos rubios, casi
blancos, de Calvin W emegne Kamdem, un vecino de Alcobendas
(en las afueras de M adrid). C uando era niño, en su país, siem
pre iba a la peluquería acompañado de un amigo. Al acabar
recogían entre los dos el pelo de Calvin y este se lo llevaba
a casa. Solía cavar un hoyo en el patio y dejarlo ahí tapado, o
tirarlo en la fosa séptica que com partía el vecindario [ ...].
(vvwiv.elpais.com/artlculo/madricl/Negros/color/blanco/
e lp e piesp m ad/2010122 7elpmad_5/Tes)

El periodista coloca en p rim e ra p osición En un palio de un ba­


rrio de Yaundé, q u e sitúa lo dicho en un espacio, d ato im p o rta n te
p ara el narrad o r. Igual o c u rre con la situación tem poral: Catando
era niño lim ita lo dicho a u n m o m e n to del tiem po. A m bas ap are­
cen en p rim era posición, destacadas co n com as.
■ Utiliza breves frases rec a p itu la to ria s:
| ... ] La m editación es. básicamente, un m étodo para la trans­
formación positiva de la mente y la m utación saludable de la
psique. No hay yoga mental sin meditación: esto es, sin el ejer-
citam iento mental y psíquico que nos perm ita acceder a una
m ente más clara, equilibrada, firm e y ecuánime; en sum a, con
más sabiduría [ ...].
(R a m iro A . C a . i p: Yoga pora una vida sano. Temas de Hoy. pág. 6 1 ) .

■ Sírvete de in c iso s y p a ré n te sis p ara in tro d u c ir explicaciones,


d ato s m arginales, acotaciones, etc., q u e refuerzan la idea principal
o p ueden d a r paso a la ironía o a co m en tario s lúdicos, en un d e s­
d o b le polifónico del hablante. Esto es fu n d am en tal en los textos de
o p in ión:
( . . . ] Desde los años cincuenta del siglo pasado, EE.UU. tie­
ne desplegadas bom bas atómicas tácticas (pensadas para ser
usad as en situaciones de batalla, no para arrasar ciudades
enteras) en cinco Estados de la OTAN sin arsenal nuclear pro­
54 pio (Alemania, Bélgica, Italia, Holanda y Turquía). Cualquier
'v ' hola
función m ilitar de ese arm am ento es inconcebible en el con­
texto actual — tan inconcebible com o una invasión por tierra
a gran escala para las que fueron diseñadas — y queda más
que cubierta por la combinación de fuerzas convencionales y
armas nucleares estratégicas (... J.
('Aww.elpais.com/articuIo/internadonal/arma/debites/etpepiopi/
2 0 1 0 1 228elpepi¡nt_7/Tes)

■ N o abuses de la re p e tic ió n . Este recurso es efectivo cu an d o sirve


p ara reforzar las ideas principales, pero su uso inadecuado hace la
lectura pesada, com o p o d em o s ver en el frag m en to siguiente:
[ . . . ] Habrá im portantes premios para los jugadores, consis­
tentes en diferente material deportivo, y se celebrará un gran
sorteo de regalos y premios durante el cocktail de entrega de
galardones, que s e celebrará en la Terraza Océano Playabar. si­
tuada en primera línea de la playa en Punta Umbría. Obtendrán
premios los diez primeros clasificados de cada categoría, aun­
que habrá también premios adicionales [...).
(Estadio Deportivo. 6 -8 -2 0 1 0 . pág. 8 )

Sin em bargo, en este o tro párrafo sí es necesaria para q u e la in­


form ació n quede clara. R epetim os de la tarde para q u e n o lleve a
engaño al lector.
[..•I La inscripción se cerrará mañana sábado a partir de las
tres de la tarde, y el orden de salida, que será de jugadores
con hándicap bajo primero, estará previsto para las seis d e la
tarde [...].
(Estadio Deportivo. ídem)

O tras veces está justificado su em pleo p ara n o p ro d u c ir a m b i­


güedad, porque el té rm in o tiene diversos sentidos.
(...) El lenguaje cotidiano está lleno de salidas airosas, deses­
peradas. imprudentes, de salidas de tono, de salidas de em er­
gencia. com o la que se aprecia en la fo to [ ...].
(J. J. M il l a s , en w ww. El PAÍS_COm rnht)

■ Utiliza la tip o g ra fía co m o m apa señalizador para m arcar la je-


rarquización inform ativa del texto. El ta m a ñ o de la letra, el em pleo
d e negrita o cursiva, así co m o la posición en la página o rien tan la
in terp retación del lector y la hacen m ás rica.
Por ejem plo, en el siguiente texto publicitario, pertenecien te a
u n a cam p añ a de fom ento a la lectura del M inisterio de Educación,
hola
se juega con el tip o y ta m añ o de letra p a ra a tra e r la aten ció n del
in te rn au ta . La expresión noticia destacada aparece com o si e s tu ­
viera escrita a m ano, en u n a hojilla suelta:

N oticia destacada

LISTO
EL QUE
LO LEA
2010-2011
EXPOSICIÓN DE LO S TRABAJO S DE LO S JÓVENES
CREATIVOS PARA EL CENTRO VIRTUAL W W W .LEER.ES

Leer tiene premio

Leer tiene premio


¡¡¡¡Ya tenem os ganadores!!!!
El 15 de diciem bre se sortearon en la BNE
10 lotes de notebooks y fbros.
Consulta aquí
(http://leer.es/leer-tiene-premio-2/)

■ Usa correctam en te los sig n o s d e p u n tu a c ió n p ara p o d e r jerar­


qu izar las in form aciones. Para ello, ten en cu en ta las siguientes
claves de su funcionam iento:

Coma Indica pausa oreve

Une informaciones completas pero que forman una


P u n to y coma
unidad de sentido

Punto Separa enunciados, informaciones completas

Punto y aparte Separa párrafos

Dan paso a una enumeración, una lista de ejemplos


D os puntos
c un discurso directo

Guión y paréntesis Introducen informaciones marginales

A co n tin u ac ió n , te p ro p o n em o s u n o s sencillos consejos para


q u e les saques el m áx im o partido:
hola
• I.a com a. Este signo indica pausa breve, pero no hay q u e id en ­
tificar la com a con cada m o m e n to en q u e p aram o s para respirar.
Sobre todo, no se deben separar elem entos ligados estrech am en ­
te e n tre sí, com o sujeto y verbo, artícu lo y n o m b re o adjetivo y
sustantivo. Por ejem plo, n o p o dem os decir:
El Informe del Ayuntamiento, Indica que hay una deficiencia
grave en el área d e . ..
El informe del Ayuntam iento indica, que hay una, deficiencia
grave en el área d e . ..
Ni:
El Informe del Ayuntam iento indica que hay una deficiencia)
grave en el área d e . ..
En el ejem plo a n te rio r se ha separad o inco rrectam en te el a d ­
jetivo del sustantivo al q u e com plem enta.
La pausa in dicada p o r la com a provoca u n a m ayor relevancia
inform ativa al segm ento afectado. Así, en el ejem plo siguiente
enfatizam os la suficiencia del proyecto con el m odificad o r con
creces:
El proyectado presentado por usted supera, con creces, todo
lo exigido por el organism o convocante.
P or eso se em plea p ara in tro d u c ir aclaraciones de cu alq u ier
tipo, ya sea una o ración de relativo explicativa (p rim e r ejem ­
p lo ), o u n a aposición (segundo ejem plo):
Nos encontram os en el bar. donde m uchas veces ahogamos
nuestra soledad.
Ei doctor Benftez, el nuevo contratado de Amalia, se incorporó
en teoria hace unos meses, pero aún no le hemos visto la cara.
Es m arca ta m b ié n de la elipsis de u n a predicación, uso m uy
frecuente en los titu lares periodísticos:
Eminem, favorito en los premios AMA
Javier Bardem, ¿m inero en Chile7
í ? 0 miemos. 1 3 -1 0 -2 0 1 0 . pág. 16 )

Sin em bargo, no siem pre se d o m in a este recu rso gráfico en los


textos escritos. M ira el siguiente texto de p o rtad a. ¿Percibes al­
g ú n error?:
El Suprem o acusado d e tortura s en tre aplausos de la iz ­
quierda.
(E l Mundo. 1 4 -4 -2 0 1 0 , pág. 1)

hola
Sí, falta u n a com a tras El Supremo. Es un enu n ciad o nom inal,
falta el verbo, pero en los titu lares se sup le con la pausa.
O en este an u n cio publicitario:
ANDALUCÍA. SABF
Elige nuestro saber y sabor cada día.
Calidad Certificada
distingue a los alimentos
andaluces de calidad,
para que puedas elegirlos, cada día.
CAL.DAD CERTIFICADA.
JUNTA DE ANDALUCÍA.
CONSEJERÍA DE AGRICULTURA Y PESCA.
(Poisojes . n.° 2 3 8 . 2 0 1 0 . pág. 9 1 )

H ay u n a com a innecesaria, incorrecta, en tre el sujeto (A n d a ­


lucía) y el verbo (sabe).
• El p u n to y co m a es el signo gráfico m ás com plejo del español.
U ne d o s oraciones m uy relacionadas e n tre sí, au n q u e cada u n a
ap o rte un significado com pleto. H ay m uchos textos q u e lo evitan,
y, si no estam os m u y seguros de su valor, es aconsejable sustituirlo
p o r p u n to y seguido. V eam os algunos ejem plos de su em pleo:
Los mineros protestaban, se reunían, hablaban de encierros;
no estaban preparados aún para la reconversión.
Los mineros salieron, por fin, de su encierro tras haber pacta­
do con los sindicatos; sus mujeres siguieron con la protesta.
En a m b o s casos es posible — y tam b ién m ás frecuente y m e ­
n o s arriesgado— u tilizar el p u n to en lu g ar del p u n to y com a.
• El p u n to y com a indica que las acciones representadas a
cada lado del signo gráfico están relacionadas en tre sí:
Los mineros protestaban, se reunían, hablaban de encierros,
porque no estaban preparados aún para la reconversión (efec­
to-causa).
Los mineros salieron, p o r fin, de su encierro tras haber pacta­
do con los sindicatos, pero sus mujeres siguieron con la protes­
ta (contraposición).
• P ongam os ah o ra u n ejem plo de u n a o b ra literaria:
Moraima vivía en m edio del terror; cada mañana me suplica­
ba que no saliera del palacio.
(A ntonio Gala. E l manuscrito carm es. RBA M itones. 1 9 9 2 . pág. 2 9 7 )
hola
En este últim o caso u n im o s u n a afirm ación y la p ru eb a de
II
lo q u e decim os. N ecesitaríam os un co n ecto r com o de hecho, o
prueba de ello es q u e ... p ara m an ten er este m ism o sentido:
Moraima vivía en m edio de! terror. D e hecho, cada mañana
m e suplicaba que no saliera del palacio.

• Pero tam bién e n c o n tram o s m u c h o s usos incorrectos, p re ­


cisam ente p o r la dificultad q u e encierra este signo de p u n tu a ­
ción:
[. . . ] Con Just like a lady cabe preguntarse sí se está ante un
disco de jazz, que sí. o si es más bien un álbum de pop; que
también, al m enos conceptualmente [ ...].
(J. M. Pérez Rey, Variaciones. 58. pág. 4 6 )

H ubiera sido m ás correcta u n a com a tras álbum de pop, de


form a paralela al o tro segm ento de la disyuntiva. A dem ás,
aq u í no hay esa conexión en tre las inform aciones que justifi­
q u e el em pleo del p u n to y com a.

• El p u n to y se g u id o separa en u nciados com pletos, in fo rm acio ­


nes consideradas suficientes. Será el escritor el q u e decida cóm o
p resen tar los hechos. G eneralm ente los m an u ales de redacción
reco m iendan no c o n stru ir las oracio n es su b o rd in ad a s com o H h
en u n ciad o s in d epend ientes, es decir, e n tre p u n to y p u n to , sin
o rac ió n principal. C o m o consejo p ara p rin cip ian te s está bien,
p e ro todos sabem os q u e eso n o es lo q u e o c u rre en textos m ás
elaborados.
Es habitual en textos publicitarios, co m o el siguiente:

DEJA QUE TE CUIDEMOS!


Con las bonificaciones por no siniestralidad más altas del
mercado, para que sigas ahorrando:

HASTA un 6 5 % en pólizas a Todo Riesgo.

Y hasta un 6 0 % a Terceros.

Con toda la garantía de una sólida compañía com o Génesis,


con más de 1 5 años en el mercado y m ás de medio m illón de
clientes.

Y con el m ejor servicio, porque si te pasas a Génesis, tendrás


a tod o un equipo de profesionales altam ente cualificado cuidan
d o de ti.
(Anuncio d e Génesis Seguros, contraportada d e Qué. 14 -3 2 0 1 0 ) 59
hola
D eb em o s te n e re n c u e n ta q u e la p u b lic id a d re c u rre a un tip o
d e tex to d o n d e los m e n sajes so n m u y d ire c to s, p ersu asiv o s,
b u sc a n la no v ed ad , y p o r ello c o n s tru y e n así. El se g u n d o
p á rra fo carece d e v erbo. Está fo rm a d o p o r u n c o m p le m e n ­
to circ u n sta n c ia l, con las bonificaciones, y u n a o ra c ió n final,
para q u e sigas ahorrando. Lo m ism o sucede con los d o s
ú ltim o s p árrafo s: ta m p o c o so n o ra c io n e s co m p letas. D e
este m o d o se p re te n d e resaltar la in fo rm a c ió n . P ero es u n a
c o n s tru c c ió n q u e n o d e b e m o s im ita r e n o tr o tip o d e d is­
curso.
• El p u n to y a p a rte separa párrafos. Señala, pues, u n a división
tem ática. Cada p árrafo expresa u n a p a rte del tem a, según ha
segm entado el escritor.
® V eam os u n ejem plo:
La perversión de las lenguas
A . V lL LA G Ó M EZ

En las vísperas de la fie s ta pasada supim os que el


Tribunal Suprem o acababa de dictar una im portante sentencia
sobre el régim en jurídico-adm inistrativo de la enseñanza en
Cataluña. Una sentencia en la que se censura que el caste­
llano sea allí objeto, en palabras de los jueces del Supremo,
de una «exclusión que pervierte» la Constitución y. en conse­
cuencia. el fallo obligue a que tan to la lengua española c o ­
m o su vertiente catalana, deban ten er la misma presencia en
las aulas, a tod os los efectos. La más alta autoridad judicial
de la nación con esta sentencia que se une a otras an te­
riores— viene así ha (sic) confirm ar la doctrina del Tribunal
Constitucional sobre la necesidad d e replantear las relaciones
entre las lenguas cooficiales en sus zonas respectivas, y el
castellano, qu e es lengua com ún de tod os los ciudadanos
españoles. Que. a partir de la declaración constitucional de
cooficialidad, el castellano haya prácticam ente desaparecido
de algunos territorios com o lengua vehicular de la enseñan­
za. solo puede obedecer, com o bien ha apuntado el profesor
Blanco Valdes. a «una com binación del sectarism o lingüístico
de los nacionalistas y la falta de coraje de los no nacionalis
tas». Un preciso análisis de Roberto, al que. por mi parte, solo
añado que esta política equivocada y su desviada ordenación
legal, ha conducido a una perversión del sistem a lingüístico
establecido constitucionalm ente a través de la im plem enta-
hola
ción antijurídica de la llamada inm ersión que. a tenor de estas
resoluciones judiciales, constituye, p o r tanto, una violación o b ­
via y flagrante del principio de cooficialidad tal y com o ha sido
establecido en nuestra Constitución

La consecuencia a que jurídica y políticamente obliga este muy


reciente y trascendental pronunciam iento del Iribunal Supremo
no puede ser otra que. en las comunidades donde existe el siste­
ma de inmersión com o todavía es el caso de Galicia, se reformen
las leyes que lo regulan para proceder a derogarlo.

(wwwxornal.com/op¡nions/?010 /1 2/26/Opinton/
perversion-lenguas/2010 1 2 2 6 1 9293800606.htm l)

En este texto los párrafo s tienen diferen te extensión. El


p rim e ro , m ás largo, ex p o n e los hechos y la in te rp re tac ió n
del co lu m n ista, y el seg u n d o , m u c h o m ás breve, in tro d u c e
la conclusión o co nsecuencia ju ríd ic o -p o lític a del h ech o c o ­
m e n tad o . P o r ello, este últim o, co m o vem os, está fo rm ad o
p o r u n solo e n u n c ia d o . Esto es m u y frecuente en las co lu m ­
nas de o p in ió n , q u e a veces, al ser textos m ás corto s, n o sep a­
ra n párrafos. Prefieren d a r u n a im p resió n de arg u m e n tac ió n
en bloque.
• Veamos ahora, com o contraste, u n a noticia periodística:

A la Fundación Síndrome de Down


la Roja dona los 5 0 .0 0 0 euros del premio

La S elecció n E sp a ñ o la d e F ú tb o l, g a n a d o ra d e l M u n ­
d ia l d e S u d á frica , ha d o n a d o lo s 5 0 . 0 0 0 e u ro s d e l Pre­
m io d e lo s D e p o rte s a la F u n d a ció n
S ín d ro m e d e D o w n d e M a d rid (FSDM ), co n lo s q u e se
fin a n c ia rá la c o n s tru c c ió n d e un c e n tro p a ra a d u lto s con
d is c a p a c id a d .

28 Didembre 1C - Madrid - Efe


Con su entrenador. Vicente del Bosque, al frente, recogieron
en el Teatro Cam poam or de manos del presidente este
prestigioso galardón concedido por unanimidad del jurado.

Con la donación del importe económico del premio, la Selección


Española de Fútbol, destaca la FSDM, «ha m ostrado una v e / más
su Implicación en acciones solidarias, aportando su granito de
arena para promover, desarrollar y potenciar la plena Integración
hola
de las personas con síndrome de Dovvn y otras discapacidades
intelectuales».
Ubicado en el m adrileño distrito de ruencarral-E! Pardo, el cen­
tro ¡ntegra! para adultos con discapacidad intelectual y sus fami
lias que construirá la Fundación con el donativo de la Roja tendrá
II. ¿Cómo escribir? Consejos g e n e r a le s

un centro de día, o tro residencial y un tercero ocupacional.


En él se atenderá a personas adultas con discapacidad intelec­
tual desde que cumplan 1 8 años hasta la tercera edad, cubriendo
una variedad de necesidades diversas y cambiantes a lo largo
del tiempo.

El centro se construirá en colaboración con la Obra Social de


Caja Madrid en una parcela de 1 2 .0 0 0 m etros cuadrados cedida
por el Ayuntam iento de Madrid.
( www.Iarazon.es/noticia/804-la-roja-dona-el-principe-de-astu rias-a-
la-fundacion-sindrome-de-down)

Casi todos los párrafo s tienen la m ism a extensión. Están


form ados p o r u n solo enun ciad o y expresan u n a sola idea.
Van avanzando la inform ación del siguiente m odo:
J

El p rim e r p árrafo presenta el h echo de la recepción del


galardón en el T eatro C am poam or.

En el segundo se recogen las declaraciones de la FSDM s o ­


y re d a c c ió n

bre la solidaridad de la Roja al d o n a r el prem io. Este hecho


había sido an u n c ia d o en el titular.
En los tres párrafos restantes se habla del ce n tro q u e se rea­
lizará con esta d o n ac ió n (había sido a n u n c ia d o en la en tra d i-
11a). El tercer p árrafo describe su localización y estru ctu ra. El
e s c r it u r a

cu arto , las aplicaciones del centro, y el q u in to , las entidades


q u e colaboran e n su construcción.
El tipo de texto (periodístico) obliga a esta segm entación de
de

idea p o r párrafo, y, en este caso, de e n u n c ia d o p o r párrafo.


G uía p r á c t i c a

• P ara term in ar, acu d am o s a o tro fo rm a to expositivo: u n li­


bro de los d en o m in ad o s de «autoayuda». En él las in fo rm a­
ciones aparecen de m an era suelta, lo q u e les p ro p o rc io n a más
énfasis.
[ ... ] Es mi decisión y nadie puede tom arla por mí.

Sobre todo porque no resulta [... J.


(J. S ucay, £7 camino d e la feliddod. Random House
Mondadon. 2 0 0 6 . pág. 160)
hola
La relación efecto-causa aparece expresada en dos líneas.
P odría estar fo rm a n d o un solo co n ju n to , pero entonces p e r­
d ería fuerza inform ativa. En la m ism a o b ra, u n poco después,
e n c o n tram o s tam bién:
(. .. ) Y una vez que decidan cuál es su propósito, por favor,
sean capaces de dar su vida por él.
Sean capaces de encolum nar su cam ino tras ese propósito, y
no dejen que nada los distraiga.

No se dejen distraer por lo que otros dicen que debería ser,


por lo que otros dicen que es mejor.
No se dejen convencer de que hay propósitos más elevados,
más nobles, mejores que otros [ ...].
(J. Bucay, obra citada, pág, • 61)

La disposición de las frases cada u n a en u n párrafo, con una


línea en blanco en tre cada g ru p o de dos, im plica u n a d isp o si­
ción visual q u e cu m p le la función q u e p rete n d e el au to r: que
el recep to r se centre m u c h o en esas inform aciones, n o se vea
agobiado p o r u n a gran cantidad de texto, sin o q u e tenga tie m ­
p o para p o d e r pensar. N o olvidem os q u e es u n libro d o n d e se
ofrecen consejos de c ó m o vivir m ás feliz. Se intenta ser claro y
conciso: tra n sm itir to d a la in form ación útil de m an era rápida
y útil y con pocas palabras.
Es lo m ism o q u e nos o cu rrirá con los textos digitales. En una
presentación en Powerpoint, form ato digital frecuente hoy en
los escritos científicos y técnicos, la im agen es fundam ental, ya
q u e estos textos electrónicos se presentan co m o im ágenes y es
im p o rtan te q u e atraigan la atención del receptor. E ntenderem os
m ejo r si aparece la inform ación ordenada, jerarquizada y con
los elem entos m ás im p o rtan tes destacados tipográficam ente.
Las pausas (o blancos) son fundam entales p ara provocar
u n a im presión de texto asequible y n o pesado.
• D o s p u n to s. Se usan precediendo a u n a en u m erac ió n , o a una
cita directa:
[ . . . ] Los docum entos que debe aportar son: DNl, certificado
de empadronam iento y ficha técnica del vehículo.
M e dirigí prim ero al alguacil mayor.
— Tú. D ilo tú ( . . . ] .
(A n t o n io G a l * , o b r a c ita d a , p á g , 3 6 2 )

hola
• Pueden ir seguidos de u n a ejem plificado!! o de u n a oración
q u e actú a co m o conclusión de lo precedente:
Leimos varios libros sobre la época, buscamos en archivos
históricos, consultam os a expertos sin éxito: habíamos fraca­
sado en nuestro intento de aclarar ios móviles de aquella ac
tuadón.

• Y p ara explicitar lo an u n c ia d o p o r catafóricos co m o eso, lo


siguiente:
Esto es lo que quiero: que me dejes en paz.

• G u io n e s y p a ré n te sis. A m bos signos de p u n tu a c ió n se u tili­


zan p a ra señalar inform aciones q u e se co nsideran m arginales.
• El g uión. En el siguiente ejem plo verem os algunos usos de
este signo:
[...] ¿Vienes, madre? —Estaba pálida, desencajada, casi in­
visible bajo su decepción . ¿Vienes, madre? — repetí | ... j .

(A n t o n io G a l a , o b r a c ita d a , p á q 3 6 3 ) .

El p rim ero (¿Vienes, madre?) in tro d u ce la interv en ció n de


u n personaje. Indica un cam bio de locutor: ya no habla el n a ­
r ra d o r sino un perso n aje concreto de la historia. El segundo
(estaba p á lid a ...) in tro d u c e un inciso co n un co m en tario ,
co m o acotación escénica. El tercero (repetí) intro d u ce el ver­
bo de habla del d iscurso d irecto em pleado p o r el n arrad o r.
Se utiliza tam b ién en el discurso m o n o lo g a d o p ara hacer un
a p arte, u n a aclaración o u n com entario:
í ... ] E¡ 19. m uertos sus defensores. Gibralfaro cayó. Al Zegrí.
encadenado sea para él la gloria , se le m andó a una mise­
rable m azm orra de Carmona [...).
( A n t o n io G a l a , o b r a c ita d a , p á g . 2 9 6 )

En estos ap a rtes el escrito r juega a desdoblarse en d o s voces:


u n a q u e n a rra y o tra q u e co m en ta su p ro p io discurso. Esto
im plica gran reelaboración y es p ro p io de textos d e op in ió n .
• Eos parén tesis se utilizan generalm ente para in se rtar una
aclaración:
[ . . . ] La consejera, p o r ú!timo. defendió que. cuando los diri­
gentes del Partido Popular andaluz denuncian lo que está cos­
tando mantener el sector público andaluz ( 5 0 0 0 m illo n e s d e
e u ro s ) , tienen una manera «demagógica» e inaceptable de reie-

hola
rirse a él, el cual en m odo alguno se puede «demonizar» porque
es «muy eficaz» en la prestación de servidos [ ...].
f E> M u n d o . h - 5 - 2 0 1 0 . p á g . 2 5 )

En este caso co ncreta el segm ento an terio r: lo que está cos­


tando.
G eneralm ente, los paréntesis engloban un segm ento d e tex­
to no m uy largo. Por tanto, una estru c tu ra co m o la siguiente
parece inadecuada:
[ . . . ] La idea de la Junta es suprim ir algunas empresas por la
vía de la concentración, y elim inar cargos directivos sim plifican­
do la estructura periférica de algunas entidades y buscando una
m ejor gobernanza (en definitiva, calcar nuevam ente la aus­
te rid a d pre go nad a p o r el G ob iern o q u e hace c in co días
se cargaba de un plum azo 2 9 em presas p ú blicas estatales
y 3 2 alto s cargos) [ ...].
(E i Mundo. 5-5-20! 0. ídem)

En el caso del léxico deb em o s ten er en c u e n ta algunos consejos


prácticos y seleccionar las palabras adecuadas y precisas:
■ Es necesario elegir las palabras que tengan relación con el tem a
tra ta d o (p a la b ra s especializad as). Así, en u n artícu lo científico
u tilizarem os té rm in o s ab stracto s y técnicos, y en u n artícu lo p e­
rio d ístico p o dem os o p ta r p o r té rm in o s m ás coloquiales, ev itan d o
cu ltism o s o tecnicism os. En el lenguaje publicitario, p o r el c o n tra ­
rio, se utilizan estos p ara d arle un toque de veracidad y cientificis­
m o al producto:

PULEVA CALCIO CON ISOFLAVONAS DE SOJA


PULEVA, en su línea de ofrecer alim entos lácteos que ayuden
a m antener una dieta sana y equilibrada, ha desarrollado PULEVA
CALCIO con Isoflavonas de Soja, leches serriclesnatada y desna-
tada enriquecidas en calcio, extracto de soja y vitaminas A y D.
PULEVA CALCIO con Isoflavonas d e soja es una leche fu n ­
cional desarrollada especialmente para ayudar a la mujer a mili
gar los síntomas de la menopausia a partir de los 4 0 años.
Y todo ello, conservando todo el sabor de la leche PULEVA
CALCIO de siempre.
( w \ w . p u le v a .e s /p f /p r o d u c to 5/ 50 ja /in c le x _ s o ja .h trn l)

hola
En el siguiente aparece u n a creación term inológica: Bifidus Acti-
Regularis.
ACTIVIA de DANONE es un alim ento lácteo ferm entado con
B ifidus ActiRegularis: un ingrediente exclusivo de DANONE
que ayuda a regular el tiem po de tránsito intestinal en sólo dos
sem anas.

(www. ciao.es/Danone_Activia_Desnatado_Natural_0 1053528)

■ D ebem os ser co herentes co n el to n o d e l te x to : didáctico, té cn i­


co, objetivo, h istó ric o ... Así, n o debem os u n ir té rm in o s m u y colo­
quiales con o tro s form ales o técnicos, o in clu ir aspectos subjetivos
en u n texto científico o d e to n o objetivo:
[ . . . ] Pero el trazo grueso del discurso de Rajoy ha sido ade­
lantado p o r Soraya S áe nz, quien este martes, en
rueda de prensa tras la Junta de Portavoces, ha adelantado que
estarán «atentos» a las explicaciones de Zapatero sobre cóm o ha
gestionado la crisis, pero no solo estos últim os días sino tam ­
bién, «los dos últim os años», y actuarán «en consecuencia». El
dedo acusador se dirigirá sobre tod o contra el m inisterio de Fo­
mento. José B lanco, por ser «el directam ente implicado».
El PR en este sentido, anda con la “ m osca de trá s d e la o re ­
ja " al ver que ahora parece que Blanco está dando un paso atrás
en relación con aplicar sanciones o exigir las responsabilidades
que había anunciado contra los huelguistas. Y es que el m inistro
ha dicho que hay que distinguir entre «los cabecillas» que dirigen
el sindicato de la USCA y los que se sintieron «coaccionados»
para no acudir a sus puestos de trabajo. Sáenz
explicó que su partido quiere que «se aplique la Ley en toda su
extensión sobre quien haya incurrido en un ilícito (sic) de tipo
adm inistrativo o penal». [ .. . ]

(www. diariocritico.eom /2010/D iciem bre/nacional/24 2071


/zp-controladores-parlam entoprint. h t m l)

En esta noticia perio d ística de te m a político, llam a la aten ció n la


expresión andar con la mosca detrás de la oreja, q u e es coloquial y
p oco ad ecu ad a al to n o del texto, au n q u e , evidentem en te, llega m ás
al receptor.
En u n texto n a rra tiv o p o d em o s m ezclar estilos diferentes, pues,
p o r lo general, la caracterización de los personajes lo perm ite.
■ Es aconsejable evitar n eo lo g ism o s, p ré sta m o s o calcos, siendo
preferible decantarse en general p o r el té rm in o español equivalente.
hola
Por ejem plo, usar cam arero en lugar de «barm an», consorcio en lugar
d e «h o ld in g », p a tro c in a d o r y n o «sponsor», e n tra d a y n o «inp ut»,
a p arca m ien to y no «parking», au toservicio en lugar de «selfse rvice »,
exceso de reservas y n o «overbooking»...

2 8 años de la expropiación del holding Rumasa a Ruiz Mateos


( w w w r t v e . e s / r t v e / 2 0 l 1 0 2 ? 1 /r u r r a s a - 2 8 - a n o s - d e s p u e s /4 0 9 9 0 5 . r , h t m l)

• Sin em bargo, en u n a p erso n a con gran d o m in io del lenguaje,


el neologism o p u ed e ser u n a m u estra de ingenio. V eám oslo en
este frag m en to de crítica de cine sobre la película E l escritor f a n ­
tasm a:
Pero hay algunos elem entos que me chirriaron y que p o r tanto
han lastrado mi manera de recordarla. En primer lugar, no se
entiende que para afirmar el carácter m afioso (o cioso, de la CIA)
de determ inados elem entos im portantes de la tram a el escritor
fantasma acuda a Googic, y no lo haya hecho el (supuesto) cri
mina! prim er m inistro que le ha em pleado para que escriba, com o
negro, sus memorias.
(J uan C s j z . e n w w w .e lp a is .c o m .3 - /l - 2 0 10 )

El a u to r ha creado el térm in o cioso, derivado de CIA, en p a ra ­


lelism o con m afioso, derivado de m afia . Esto provoca u n a co rre­
lación de significados, u n a asociación de ideas n o explícitas, p ero
q u e el receptor pu ed e inferir p o r asociación: es decir, los p ro ced i­
m ien to s de la CIA son com parables a los de la m afia.
• C on v iene ev itar expresiones m arcadas p o r la m o d a o p o r usos
afectados. V eam os este texto:
RENTRÉE
Tiempos, ay. dolor, aún tan ajenos al to w cost, aquel vivir sin
Red. tan pausado, apacible, en ios que la voz vacación, casi lexi­
cográficamente inexistente. Ni «rentrée», ese retom o se m p ite r­
no (gobiernos, afanes, aulas, term óm etros), solo para aquellos
privilegiados escasísimos, sus prolongados, gozosos, visco ntia-
nos «veraneos». Sic transit. Hogaño: en tal tiem p o apresurado,
pura exhalación, Proust, largos párrafos de asmático, su mag
dalena parsimoniosa, hoy im posibles l'terarios. Adiós estío, ya
siem pre es «rentrée». Bienhallados.
(E ra s m o . en «Conjeturas». B Mundo, i -8 -2 0 1 0, pág. 3)

E v identem ente, este texto no es posible en u n a com unicació n


h ab itu al. I.a in fo rm ac ió n no llegaría al rec ep to r ta n to p o r el léxi­
co em p leado (m ezcla de extranjerism os, latinism os, té rm in o s
hola
arcaicos co m o h o g a ñ o ...) co m o p o r ciertas libertad es sin tác ti­
cas del texto (en la p rim e ra frase falta el verbo). Sí se en tien d e
en el contexto de esta sección del periódico, titu lad a Conjeturas,
cuya estru c tu ra sin táctica anóm ala indica q u e la in fo rm ació n
está co n stru id a a p a rtir de jirones, p ara q u e no so tro s, lectores
— p resu n ta m e n te— inteligentes, las relacionem os y lleguem os a
d e d u c ir la idea q u e q u ie re tra n sm itir el autor. D e este m o d o , se
dice m u c h o sin hacerlo explícitam ente.
O bservem os este o tro fragm ento:
(...) Y lejos de defender la honorabilidad de la primera dama'
francesa, p o r aquí hem os establecido un debate sordo sobre si
el currículum am oroso de la antojadiza Carla no es más que la
hoja de servidos de una prostituta high class. (...)

(Paco Reyero, en w w w .larazon.es/noticia/1054-el-honor-de-francla)

E n e s p a ñ o l existe la e x p re sió n p ro stitu ta de lujo, q u e se


c o rre sp o n d e con la fo rm a inglesa q u e aparece en el texto. ¿Por
q u é utilizar esta, pues? P osiblem ente p o r el alejam ien to q u e s u ­
p o n e u sa r u n códig o d istin to . F.I lecto r n o llega tan d irectam en te
a él, y q u ita fuerza a la calificación negativa. O tra o p ció n es el
m e ro esnobism o.
• Si v am o s a utilizar extran jerism o s d eb e m o s hacerlo d e fo rm a
ad ecu ad a. Así, es m u y frecuente q u e utilicem o s en textos té cn i­
cos y en discursos la expresión grosso m odo, p ero d e fo rm a in ­
co rrecta: *a grosso modo. Lo m ism o o c u rre con *de m otu propio,
co n stru cció n inco rrecta. El latinism o es m o tu proprio ('p o r in i­
ciativa propia’).
• C u an d o los té rm in o s ya se h an castellanizado, hay q u e tener
cu id ad o con no m ezclar: así si usam o s currículo o currículum,
té rm in o s ya castellanos, n o debem os a ñ a d ir vitae. O usam os el
latinism o com pleto, curriculum vitae, o lo dejam os en currículo o
currículum. C uidado con standard, térm in o inglés, del q u e e n c o n ­
tra m o s variantes co m o *standar, *standares, *estándard. . ., to d as
ellas incorrectas. En español ya es co rrecto estándar. Su p lu ral es
estándares.
m D ebem os h u ir de los d ia le c ta lism o s, m o d is m o s o elem en to s
pertenecientes a u n registro m u y m arcado. P odem os usarlos, p ero
conscientes de q u e el to n o del texto va a cam biar, y q u e n o son
ad ecu ad o s en u n registro form al. Es decir, n o p u ed e n ap arecer en
textos adm inistrativos, académ icos, etc.
hola
N o p o d e m o s reclam ar p o r escrito al ay u n tam ien to u n a plaza de
ap a rcam ien to «para m e te r el buga», ni solicitar u n a vivienda de
p ro tección oficial in d ic an d o en la instancia «N o tengo choza, y ya
está b ien de ir de pringao».
T am p o co sería a d e cu a d o q u e p u siéram o s un an u n c io so licitan ­
d o trab a jo en estos térm inos:

Se ofrece manitas para cualquier curro que salga. Soy m uy


apañao y valgo tan to para un roto com o para un descosido.

■ N o co nviene utilizar e x p re sio n e s se x ista s o x en ó fo b as, té rm i­


n o s d iscrim in ato rio s, ni expresiones de c o n te n id o negativo, con
carga desagradable o m alsonantes. R aras veces pu ed e ad m itirse
esto en un escrito.
Estimado Sr. director de la televisión privada x: no suelo ver
m ucho la televisión a mediodía, pero cuando lo hago m e siento
muy ofendida p o r el conjunto de personajillos que encuentro
en los program as de su cadena: marujas. chulillos y algún que
o tro g a y

N o d eb em o s usarlos en d iscursos públicos, sobre todo . E viden­


tem en te, en u n a conversación privada, en u n m ensaje d irig id o a
u n a p erso n a de gran confianza, p o d em o s, bajo n u e stra resp o n sa­
b ilid ad , d a r rien d a suelta a nuestras em ociones. Pero incluso ahí
está m al visto socialm ente. Por eso, en textos p eriodísticos, cu a n d o
se recogen, se p o n en en boca d e o tro s personajes:
Los problem as de Ciutat Vella
«Hay muchas más robos que nunca»
El restaurador Xefo Guasch se queja de que «la policía brilla
por su ausencia»
{vvww.elpais.com /articulo/cataluna/Hay/muchas/
putas/el pepi es p c a t/2 0 0 9 0 9 0 1 eipcat_3/Tes)

Ig u alm ente, es p o co a d e cu a d o este titular:


«Ojalá no se la metan doblada»
(E l Mundo, !- 9 - 2 0 ! O. pág. b)

q u e es u n a cita puesta en boca de un político: «O jalá no se la m e ­


tan d o b lad a, com o se la m etiero n el añ o pasado».

■ C onviene p rescindir de las acotaciones personales, del exceso d e


e m o c ió n o de elem entos subjetivos. Así, e n c o n tra m o s en la página
w eb d e un hotel los siguientes com entarios:
hola
«E stupendísim o hotel, un cua tro estrellas d e ve rd a d para
Vereda»
Hotel a La Comm edia
El hotel está perfecto es to ta lm e n te nuevo, está en el centro
al la d ito del puente (Je Rialto, nosotros estuvim os en la habita­
ción 2 0 1 y es una m aravilla, la cam a principal grande con una
especie de dosel y la otra es el sofá-cama, de esos sofás-cama-
itallano con colchón bueno de 1.4 0 por 2 que com o cam a son
estu p e n d o s (yo tengo un o), el baño im p ecab le con bañera y
con dos lavabos, un e sp e jito d e sú p e r aum ento y detalles de
aseo. Caja fuerte en la habitación, minibar. aire acondicionado, o
sea to d o lo q u e tien e que te n e r un 4 *.

«Un sueño»
Hotel a La Commedia
U r hotel encantador, pequeño y acogedor, con un personal
ate n tísim o y unas habitaciones que parecían sacadas de una pelí­
cula: no muy grandes pero decoradas c o r m uchísim o gusto, muy
céntrico. Casi al lado del puente de Rialto. con dos paradas de
Vaporetto cerquísim a y la plaza de Marcos a poca distancia,
a la que se llega siguiendo calles con varios restaurantes estupen­
dos. El precio es a lgo elevado pero lo vale co n creces, sobretodo
(sic) si vas (com o nosotros) unos pocos días en una escapada
con tu m ujer y quieres sentir un toque de exclusividad.
(vwfwtripadvisor.es/ShowUserReviews-g18 7 8 7 0 -d 6 1 4 3 6 1 -(6 2 2 6 8 8 1 2
-Hotel_a_La_Commedia-Venice_\/eneto.htm!)

En estos fragm entos hay m u ch o s elem entos evaluativos:


• intensificaciones: estupendísim o, de verdad, totalm ente nuevo, al
ladito, súper aum ento, atentísimo, m uchísim o, m uy, cerquísima, con
creces,
• léxico valorativo: estupendísim o, m aravilla, bueno, estupendos,
impecable, exclusividad,
• aliteración: encantador, acogedor,
• variantes sino n ím icas: pequeño/no m u y grandes, cerquísim a/a
poca distancia.
Estos textos in te n ta n p e rsu a d irn o s de q u e reservem os en este
hotel, pero la a c u m u la ció n pu ed e resu ltar co n tra p ro d u c e n te y lle­
v arn o s a p en sar q u e n o so n co m en tario s reales de visitantes, sino
a u to p ro p a g a n d a del m ism o establecim iento.
hola
■ Es preferible p rac tica r la a m a b ilid a d y la co rte sía con el d e stin a ­
ta rio del m ensaje. Evitem os té rm in o s agresivos, c o n m in a to rio s o
q u e p u ed a n h e rir su sensibilidad. N o a c u m u le m o s expresiones de
obligación o de m a n d ato . Si n o so m o s am ables co n el recep to r 110
conseg u irem os n ad a de él. Esto lo saben m u y b ien los publicistas.
Así, en el siguiente aviso q u e aparece al final de los m ensajes de
A trápalo, u n b u sc ad o r de hoteles y viajes, en c o n tram o s:

Ayúdanos a llegar siempre a tu bandeja de entrada. Guarda


nuestra dirección de correo no-reply@ boletin.atrapalo.com en tu
libreta de direcciones para que tu ge stor de correo no nos envíe
a la carpeta de SRAM,

¿Quieres dejar de recibir este e-m ail? Pulsa aquí.

A ctu a lm e n te está s su scrito a este bo le tín con la cuenta


aaa@ uu.com. Si quieres que te enviemos este e-mail a otra cuen­
ta de correo, modifica tus datos.

Por favor, no respondas a este e-mail.

Si tienes cualquier pregunta o sugerencia dirígete al Centro


de Ayuda.

E ste m en saje p u b lic ita rio tra ta al rec ep to r co n am ab ilid ad ,


incluso co n com plicidad. Recaba su co lab o ració n (Ayúdanos), a te ­
n ú a las fó rm u las im p e rativ a s (Por favor), re c u rre a fó rm u las in ­
terro g ativ as p ara m o tiv ar u n a acción (¿Quieres dejar de recibir este
e-mail?). Así involucra al rec ep to r en el m ensaje.

■ D eb em os buscar, an te to d o , la c la rid a d . Evitem os la am b ig ü e­


d ad , a n o ser q u e la utilicem os conscientem ente co m o m ecanism o
arg u m en tativ o , pero en to n ces necesitarem os g ran fin u ra en la re ­
d acción. U tilicem os u n lenguaje preciso y variado. Esto en riq u e ce­
rá al texto y conseguirá ca p ta r m ejo r la atención del receptor. Un
ejem plo p ara ilu stra rlo p u ed e ser el frag m en to siguiente de una
co lu m n a de o p in ió n . En ella se hace u n a crítica teatral con gran
riqueza y precisión léxicas:

Nuria Espert es un tesoro nacional: una energía, una tradición


cultural de respeto al texto, de creatividad y de potencia. El m o ­
nó lo go que pone en pie en la sala pequeña del Teatro Español,
en Madrid, es una lección de contención dramática: a partir de
un texto preñado de metáforas, La violación de Lucrecia, de
William Shakespeare, la actriz que hizo Yermo de t orca o que
hizo Las criadas de Genet, edifica un personaje múltiple, es una
hola
mujer, es hombres, expresa ternura, indefensión, violencia, co­
bardía, se m anifiesta sobre el amor, la muerte, el odio, explica
los sím bolos del tiempo, y tod o lo hace cam biando los registros
en décimas de segundo

(Ju a n C r u z , e n w M N v .b lo g s .e lp a is .r.o m /ju a n _ c ru z )

■ H u y am o s d e m u le tilla s y té rm in o s vacíos d e co n ten id o : cosa,


asunto, objeto, tem a, cuestión, bueno, vale, entonces, ¿m e e n tie n ­
des?. .. E n tra n a q u í ta m b ié n los clichés o frases hechas, q u e restan
riq u ez a al texto: ven ir com o anillo al dedo, p o n er un broche d e oro
a ..., m ás bueno q u e el p a n , m anso com o un cordero... P erten ecen
a la len g u a co lo q u ial y so n p o c o o rig in ales. Im a g in e m o s el si­
g u ie n te fra g m e n to en u n a c a rta d e re c o m e n d a c ió n , c la ra m e n te
in a d ecu ad o :

En relación con la solicitud de información acerca d e don


Fulano de Tal. que ha solicitado un puesto de director técnico
en su empresa, le inform o de que es más buen o qu e el pan.
Su trabajo es excelente. Es una persona seria y trabajadora y
con grandes do tes de mando.

■ Se ha hecho frecuente re c u rrir a p e rífra sis , que, en su origen,


p rete n d en o c u lta r un té rm in o q u e se co n sid era poco ad ecu ad o a
la situ ac ió n co m unicativa. G eneralm en te tie n en u n fin atenuativo.
Así faltar a la verdad, en lugar de m entir, interrupción voluntaria
del em barazo en lugar de aborto, o prestación social de desem pleo en
lu g ar de paro.

• E n el lenguaje a d m in istra tiv o , el p o lítico y el m e d iático es


frecu en te re c u rrir a exp resio n es q u e b ie n p o d ría n sim p lificar­
se. D e esta fo rm a d ila ta m o s el d iscu rso , re c u rrim o s a fo rm a s
am p u lo sa s, g e n e ra lm e n te co n té rm in o s ab stra c to s, y p en sam o s
q u e d a m o s u n to q u e «intelectual» al len g u aje, c u a n d o en reali­
d a d estam o s u sá n d o lo d e fo rm a in a d ec u ad a . D eb em o s s u s titu ir
hacer entrega p o r entregar; hacer m ención p o r m encionar; hacer
público p o r inform ar, divulgar o publicar; proceder a la id en tifi­
cación de p o r identificar a; proceder a la apertura d e ... p o r abrir;
dar com ienzo p o r c o m en za r...

M otril hace e n tre g a de 5 becas d e apoyo educativo para


personas con discapacidad.
(w w w .im otril.es/actualidad/rnotrll/1769-m otril-hace-entrega-
d e - 5 - b e c .a s - d e a p o y o - e d u c a t iv o - p a r a p e r s o n a s - c o r - d is c a p a c id a d )
hola
Llegan a M éxico los familiares de los desaparecidos para
p ro ce d e r a la id e n tifica ció n de los cadáveres. Podrían ser ne­
cesarias pruebas d e ADN para identificar a la segunda victima
( v A w / . e lm u n d o . e s / e lm u n d o / 2 0 l0 / 0 8 / 0 1 / b a r c e l o n a / l 2 8 0 6 8 3 0 5 6 . h i m l )

• C onviene igu alm en te ev itar los p leonasm os, es decir, el e m ­


p leo de té rm in o s re d u n d a n tes: sube para arriba, verlo con los
ojos, entrar para adentro, volver a reiterar, m ás mayor.
m H ay q u e b u sc ar siem p re la se n cillez y ev itar la am p u lo sid ad y la
afectación, h u y en d o de la exageración, la h ip é rb o le y las in ten sifi­
caciones abusivas. P o r ejem plo, n o co n sid eraría m o s a d e cu a d o q u e
u n em p lea d o se d irig ie ra a n o so tro s, en u n a entrevista d e trab ajo ,
del siguiente m odo:
Estimado señor director: sería para mí un honor, una gra cia
q u e no e sp era ba conseguir, que usted y su empresa, en su
in fin ita m agnanim idad, se dignaran conceder un puesto a este
su h u m ild e servidor.

T am p oco sería a d e cu a d o el siguiente in fo rm e, cu a n d o la policía


n o s p id e q u e relatem os p o r escrito las circ u n stan cias d e un acci­
dente:
El accidente se produjo cuando el coche invadió la calzada a
2 0 0 por hora, llevándose p o r delante to d o lo que había. Provocó
un estruendo que nos destrozó los oídos y que rom pió cristales,
coches, etc. El tío iba tan bebido que le salía el alcohol p o r los
ojos. Vamos, c o m o u n a cuba, que se le preguntaba y no decía
ni mu. Z u m b a o perdió.

En este caso la oralid ad lleva a usar co m p aracio n es exageradas,


q u e lim itan la precisión del texto.
■ D eb em os te n e r cu id ad o co n n o c o n fu n d ir p alabras p a ró n im a s
(sem ejantes fón icam en te) u h o m ó n im a s (idénticas fó n icam en te
p e ro d e co n ten id o d istin to ):
*S e prevee un aum ento de la tem peratura en los próximos
días.

Lo co rrec to es: Se prevé un a u m e n to ... Frente a: Lo provee de lo


necesario para pasar el frío invierno.
• Existen cierto s té rm in o s p aró n im o s q u e p u ed en p ro v o car
equívocos. N os referim o s a parejas com o:
• accesible ('d e fácil acceso’) / asequible (‘q u e p u ed e co n se­
g uirse’)
hola
• acto (‘acción’) / apto (‘idóneo, h áb il’)
• destornillarse (‘desconcertarse h ab lan d o sin seso’) / desterni­
llarse (‘reírse m u c h o ’)
• especie (‘c o n ju n to de cosas sem ejantes’) / especia (‘sustancia
vegetal usada co m o co n d im en to ’)
• espirar (‘exhalar’) / expirar (‘m o rir’)
• fragante (‘p erfu m ad o ’) / flagrante (‘evidente’)
• infestar (‘cau sar estragos’) / infectar (‘p ro d u c ir o tra n sm itir
u n a infección’)
• infringir (‘violar u n a n o rm a, q u e b ra n ta r’) / infligir (‘im p o ­
n e r castigo’)
• prejuicio (‘ten er u n juicio previo’) / perjuicio (‘d añ o ’).

■ H ay q u e utilizar las d e riv a cio n e s de fo rm a correcta: poner no


posicionar (a u n q u e este ya esté ad m itid o ), rentabilidad y no reti-
tabilización, culpar en lugar de culpabilizar, desalojo y n o desaloja­
m iento, comparencia en lugar de comparecimiento, q u e n o existe,
pifia o pifiar y no picia o piciar.
D ebem os evitar las incorrecciones sem ánticas: concienciar y con­
vencer no son sinónim os. Así, n o p o dem os decir:
Mi hijo me concienció para que dejara de fumar.

Sino:
Me convenció de que dejara de fumar.

Me concienció de lo perjudicial que era el tabaco y de las


muchas enfermedades que provocaba.

T am poco debem os decir:


El presidente dim itió al ministro.

Sino:

I
EI presidente cesó al m inistro/EI m inistro dim itió de su cargo.

Igualm ente in co rrecto es p ro m o cio n ar u n a cerveza p o rq u e está


exenta de alcohol, co m o carente de alcohol. El significado d e exen­
to es ‘libre, desem barazado de algo’ q u e le su p o n e u n perjuicio.

& ■• sem ántico del francés ju g a r u n p a ­


M uy extendido está el calcohola
E i R ecu er d a
B u sc a la c la rid a d , p re c isió n , se n c ille z y re n ta b ilid a d e n la e x p re sió n .
P a r a ello:
^ D osifica la inform ación.
p- E m p le a la s p a u s a s d e fo rm a a d e c u a d a a t u in te n c ió n c o m u n ic a ­
tiv a .
p J e ra rq u iz a la in fo rm a ció n e n p rin cip al y s u b o rd in a d a .
^ D e s ta c a los s e g m e n to s m ás re le v a n te s.
p U tiliza e l léxico c o n p r o p ie d a d , h u y e n d o d e la a m p u lo s id a d , los
e x tra n je ris m o s y la s c o n s tru c c io n e s a m b ig u a s .

hola
III
¿ C Ó M O C O N STR U IR
U N TEXTO?

G uía práctica de escritura y redacción

In s titu to Cervantes

hola
La organización del párrafo
La u n ió n de oraciones constituye un párrafo. Aparece m arcado
en la escritura con el signo gráfico del p u n to y aparte, q u e es in ­
terp retad o p o r el receptor com o un: «Haz u n a pausa, descansa y
piensa». Este respiro nos p erm ite asim ilar la inform ación an terio r
y n o s dispone para recibir u n a nueva. Tenem os q u e dosificar esas
pausas en relación con nuestra intención.

I I Su estructura
■ N unca debem os olvidar que en la com unicación escrita el texto
es el único m edio p ara hacer llegar a o tra persona el contenido
q u e querem os transm itir. Es nuestra ú nica vía de expresión y debe
recoger toda nuestra intención. Esto es difícil p orque de la m ente
al papel o al o rd en a d o r hay un largo recorrido. En la lengua oral
co n tam o s con los gestos, la m irada, la expresión corporal, com o
apoyos, y p o dem os corregir sobre la m archa. En la lengua escrita
d ebem os revisar.
■ La estru c tu ra del texto nos va a ayudar si la usam os bien, o va
a ac tu a r co n tra n o so tro s si no la controlam os. Para ello, tenem os
q u e recordar unas reglas sencillas, que ya expusim os al principio
del libro:
• El texto se define p o r su u n id a d te m ática . Es decir, to d o gira
en to rn o a u n a sola idea principal y básica. Si no, tendrem os más
d e un texto. Al m ism o tiem po, la inform ación tiene que ir p ro ­
g resando a lo largo de sus párrafos. C ada u n o de ellos expresa
p arte del tem a o tópico textual.
• T iene que presentar u n a e s tru c tu r a definida. Hay que señalar
claram ente:
» El inicio o la introducción.
• El final del texto.
• La división en párrafos, de m anera q u e sea m uy visible para
el lector.
H ay textos «abiertos»: su final no está m arcado, en teoría p o ­
d rían continuarse y actú an com o una invitación al receptor para
q u e com plete él la inform ación, ap o rte su propia experiencia y
lo continúe. Así, ten d ríam o s en potencia tan to s textos co m o lee-

hola
tores. Sin em bargo, esto exige u n a gran pericia. Lo habitual, y es |
la recom endación m ás útil que debem os seguir para escribir, es |
m arcar claram ente el cierre del texto.
• Sus partes tienen q u e estar relacionadas en tre sí. Para ello se
usan los m ed io s de cohesión.

■ Pero de su organización pueden deducirse diferentes conclusiones.


Im aginem os que vam os a escribir un p equeño artículo sobre un
acontecim iento concreto, la huelga general en España. Tendrem os
que:
• In tro d u c ir el tem a, an u n ciar de qué vam os a hablar.
• E xponer contenidos com o:
• Causas.
• Incidencia de la huelga.
• Interpretación de los sindicatos.
• Interpretación del gobierno.
• Interpretación de la ciudadanía.
• Incidentes ocurridos.
• Interpretación de los m ism os p o r parte de los distintos
colectivos im plicados, así com o p o r p a rte de los m edios de co­
m unicación.
• E laborar unas conclusiones.

■ ¿Q ué hacem os? Lo m ás sencillo es redactar un párrafo p o r cada


u n o d e estos puntos. T endríam os, pues, nueve párrafos (P). Si son
m uy breves, podem os u n ir los q u e tienen algún p u n to en com ún.
Por ejem plo, la in terpretación de sindicatos, gobierno y ciu d ad a­
nía, o los incidentes y su interpretación. Es decir, el esquem a p o ­
d ría ser:
• P l: introducción,
• P2: causas,
• P3: incidencia,
• P4: in terpretación de sindicatos, gobierno, ciudadanía,
• P5: incidentes e in terpretación de los m ism os,
• P6: conclusiones.
Si, p o r el co n trario , los un im o s del m o d o siguiente:
• P l: introducción y causas,

hola
• P2: incidencia e in terp retació n de sindicatos,
• P3: interp retació n de gob iern o y ciudadanía,
• P4: incidentes,
• P5: interp retació n de los m ism os,
• P6: conclusiones,
estam os separando la p o stu ra de los sindicatos, de la del gobier­
no y la ciudadanía, q u e parecen presentarse co n ju n tam en te, en un
m ism o grupo.
Esto, com o vem os, tra n sm ite u n a p o stu ra ideológica. ¿Es lo que
pretendem os? Perfecto. Pero si lo hacem os p o r erro r, d am o s una
im agen de nuestra posición ideológica q u e pu ed e no co rresp o n ­
derse con la realidad, o con lo q u e n o s interesa tra n sm itir a d e te r­
m in ad o s receptores.
■ La razón de ello es que to d o lo que aparece en un párrafo se pre­
senta com o ligado en tre sí. Son inform aciones relacionadas que for­
m an p arte del m ism o paquete. P or tanto, organicem os los paquetes
antes de em pezar y luego, al final, cuando lo term inem os, volvam os
a resu m ir las ideas de cada párrafo y m irem os si tienen el orden
correcto y si están relacionados los aspectos que querem os.
Es un e rro r alterar el o rd en , porque n o se correspo n d e co n lo
q u e el lector tiene en su m ente. Recordem os q u e cu a n d o hab lam o s
no tran sm itim o s in fo rm ació n a una m ente en blanco, sino q u e el
lector tiene u n a serie d e conocim ientos, presupuestos, ideas, se n ti­
m ientos, etc. C ada u n o in te rp re ta lo que lee según su ideología, ac­
titu d es, form ación y según los conocim ientos q u e tiene en su base
d e d atos m ental. El lector conserva en su m e m o ria cierto «orden
n atural» d e las cosas. Si no lo respetam os, provocam os confusión.
■ U tilizando el ejem plo anterio r, im aginem os u n a redacción o rg a­
nizada del siguiente m odo:
• P l: introducción,
• P2: incidencia de la huelga,
• P3: in terpretación de los sindicatos,
• P4: causas,
• P5: interpretación del gobierno,
• P6: incidentes,
• P7: in terpretación de la huelga p o r p arte de los ciu d ad an o s +
in terpretación de los incidentes. C onclusión.
hola
El lector se ve con fu n d id o , y no capta to d a la inform ació n , a p a r­
te d e in ferir u n a p o stu ra poco o rdenada de nuestro cerebro y p o r
ta n to , poco creíble.
P or las m ism as razones antes expuestas, cu a n d o leem os un texto
so b re u n tem a q u e n o nos es com pletam ente nuevo, un im o s esto
a lo q u e ya conocem os y esperam os q u e se traten ciertos asuntos.
Por ejem plo, si en la inform ación a n terio r no se alude a los in ci­
dentes y solo aparece la in terpretación de u n a parte, sabem os que
es u n texto ideológico. Esto puede ser peligroso, y, al m enos, no
respeta n u estra intención.
P or ta n to , cuidado con q u é decim os y q u é callam os, y cóm o
organ izam os la inform ación. Solo tenem os ese escrito com o d e ­
fensa.
■ En la segm entación del texto en párrafos hay ciertas no rm as b á­
sicas q u e debem os recordar:
• E v itar el p á rra fo -te x to , es decir, el p árrafo m onolítico d o n d e
la in form ación aparece sin fragm entar, en un único bloque: to d o
está relacionado y n o d am o s espacio al lector para descansar.
• Im aginem os un texto com o el siguiente:
Estira la pasta quebrada y hornéala unos 10 m inutos a 180°.
Saca la pasta del horno y coloca sobre ella la crema pastelera,
el plátano en rodajas y e n cin a las uvas peladas hasta cubrirlo
todo. Extiende la mermelada por encima y m ete la tarta en el
ho m o a 1 6 0 ° unos 2 0 minutos. Mientras, haz merengue m on­
tando las claras y añadiendo el azúcar, y decora con él la tarta
una vez fuera del horno. Por último, gratinala un m inuto y ador­
na con las guindas y las almendras fileteadas.

Se tra ta de u n a receta de cocina. P odría quedarse así, ¿ver­


dad? Pero si lo dispusiéram os de o tro m o d o quedaría m ás cla­
ro. ¿C óm o nos guiaríam os? E fectivam ente, p o r los conectores.
Veamos ah o ra el texto original:
[ . . . ] Estira la pasta quebrada y hornéala unos 1 0 minutos
a 180°. Saca la pasta del horno y coloca sobre ella la crema
pastelera, el plátano en rodajas y encima las uvas peladas hasta
cubrirlo todo. Extiende la mermelada por encima y m ete la tarta
en el horno a 16 0 ° unos 2 0 minutos.

Mientras, haz merengue m ontando las claras y añadiendo e!


azúcar, y decora con él la tarta una vez fuera del horno.

hola
Por último, gratínala un m inuto y adorna con ias guindas y las
almendras fileteadas | ... ],
( í 0 6 9 recatos. A s e g a rc e D e b a te , 1 9 9 6 , p á g 6 9 0 )

• Esta presentación en u n solo b loque es frecuente en algunas


colum nas de o p in ió n , d o n d e se busca una m ayor co n d en sa­
ción inform ativa:
EL QUINTO PINO
«AYUNAMIENTO»
C ésar L umbreras

En este curso político que acaba de comenzar toca elegir a


los que regirán nuestros Ayuntamientos, m ejor dicho, nuestros
«ayunamientos». porque asi es com o se encuentran en líneas
generales estas corporaciones de derecho público, «ayunas» d i­
nero. con las arcas vacías, y debiendo hasta de pagar sus deudas.
Creo que no som os conscientes todavía de la situación real en
la que se encuentran cada uno de nuestros «ayunamientos». sin
un euro para cum plir con su personal de plantilla, los autóno­
mos y las pequeñas, medianas y grandes sociedades que les
prestan servicios. Y m ucho me tem o que eso se va a tener que
notar más tarde que temprano. Ya aparecen noticias que anun­
cian que una determ inada empresa deja de recoger la basura,
por ejemplo, ante el «ayuno» económico al que se ve sometida por
parte de un «ayunamiento» concreto. La cosa irá a más porque
estas entidades se han quedado sin ingresos, o con estos m ucho
más reducidos, p o r el hundim iento de la construcción, la menor
actividad económica y el recorte en el dinero que reciben de las
arcas estatales en virtud de la normativa vigente. Una de las so-
luciones, consistente en aumentar su nivel de endeudamiento, no
va a ser posible si se cumplen los proyectos de Zapatero. Total,
que nos pongamos com o nos pongamos, m e parece que no van
a tener más remedio que recurrir a la subida de los impuestos y
las tasas municipales. No envidio a los alcaldes y concejales que
salgan de las próximas elecciones, acorralados por las deudas y
la necesidad acuciante de tom ar medidas drásticas e impopulares
para hacer frente a la situación de cada «ayunamiento». Me tem o
que nos van a adelgazar nuestros bolsillos.
(Lo Razó' i. 2 - 9 -2 0 1 0 . pág. 12 )

Este co m en tario sobre la situación de en d eu d am ien to d e los


ay u n tam ien to s presenta todas las ideas fo rm a n d o un solo p a ­
q uete, se m uestran los hechos relacionados en tre sí.

hola
Si h ubiéram os segm entado el texto, la atención del receptor
descansaría en cada aspecto, y el ren d im ien to inform ativo se­
ría mayor. A dem ás, se ven las inform aciones al m ism o nivel,
con el m ism o peso, n o com o relacionadas o d epend ien tes de
u n a idea principal. La form ulación p o d ría ser:
En este curso político que acaba de com enzar toca elegir a los
que regirán nuestros Ayuntamientos, m ejor dicho, nuestros «ayu-
namientos», porque así es com o se encuentran en lineas genera­
les estas corporaciones de derecho público, «ayunas» de dinero,
con las arcas vacías, y debiendo hasta de pagar sus deudas.
Creo que no som os conscientes todavía de la situación real
en la que se encuentran cada uno de nuestros «ayunamlentos»,
sin un euro para cum plir con su personal de plantilla, los autó­
nomos y las pequeñas, medianas y grandes sociedades que les
prestan servicios. Y m ucho me tem o que eso se va a tener que
notar más tarde que temprano.
Ya aparecen noticias que anuncian que una determinada em ­
presa deja de recoger la basura, por ejemplo, ante el «ayuno»
económico al que se ve som etida por parte de un «ayunamien-
to» concreto. La cosa irá a más porque estas entidades se han
quedado sin ingresos, o con estos m ucho más reducidos, por el
hundim iento de la construcción, la m enor actividad económica
y el recorte en el dinero que reciben de las arcas estatales en
virtud de la normativa vigente.
Una de las soluciones, consistente en aumentar su nivel de
endeudamiento, no va a ser posible si se cumplen los proyectos
de Zapatero. Total, que nos pongamos com o nos pongamos,
me parece que no van a tener más remedio que recurrir a la
subida de los Impuestos y las tasas municipales. N o envidio a
los alcaldes y concejales que salgan de las próximas elecciones,
acorralados por las deudas y la necesidad acuciante de tom ar
medidas drásticas e impopulares para hacer frente a la situa­
ción de cada «ayunamiento». Me temo que nos van a adelgazar
nuestros bolsillos.

C om ienza exponiendo el tem a, sigue su o p in ió n so b re la


gravedad del m ism o, y en los dos últim os párrafos se exponen
los d atos sobre dicha situación y la posible (o im posible) sali­
d a de la m ism a.
• La construcción «m onolítica» no siem pre es un defecto, sino
que puede ser u n rasgo d e estilo q u e persigue un efecto p rem e­
hola
d itad o . Es lo que hace J. Saram ago en El viaje del elefante, co n s­
tru id o sin u n solo p u n to y ap a rte y con u n em pleo personal de
los o tro s signos de p u n tu a ció n . R om pe, así, lo esperado en una
novela y obliga al lecto r a particip ar en la p ro p ia interpretación
del texto.

( . . . ] Por más incongruente que le pueda parecer a quien


no ande al tan to de la im portancia de las alcobas, sean estas
sacramentadas, laicas o irregulares, en el buen funcionamiento
de las adm inistraciones públicas, el prim er paso del extraordi­
nario viaje de un elefante a Austria que nos proponem os narrar
fue dado en los reales aposentos de la corte portuguesa, más
o m enos a la hora de irse a la cama. Quede ya registrado que
no es obra de la sim ple casualidad que hayan sido aquí utili­
zadas estas imprecisas palabras, más o menos. De este modo,
quedam os dispensados, con m anifiesta elegancia, de entrar en
porm enores de orden físico y fisiológico algo sórdidos, y casi
siem pre ridículos, que. puestos tal que así sobre el papel, ofen­
derían el catolicism o estricto de don juan, el tercero, rey de
portugal y de los algarbes, y de doña catalina de Austria, su es­
posa y futura abuela de aquel don Sebastián que irá a pelear a
alcácer-quivir y allí m orirá en el prim er envite, o en el segundo,
aunque no falta quien afirm e que feneció p o r enferm edad en la
víspera de la batalla. Con ceñuda expresión, he aquí lo que el
rey com enzó diciéndole a la reina, Estoy dudando, señora. Qué.
mi señor. El regalo que le hicimos al prim o maximiliano. cuando
su boda, hace cuatro años, siempre m e ha parecido indigno de
su linaje y méritos, y ahora que lo tenem os aquí tan cerca, en
valladolid. com o regente de españa, a un tiro de piedra por así
decir, me gustaría ofrecerle algo más valioso, algo que llamara
la atención, a vos qué os parece, señora. Una custodia estaría
bien, señor, he observado que, tal vez por la virtud conjunta
de su valor material con su significado espiritual, una custodia
es siempre bien recibida por el obsequiado. Nuestra iglesia no
apreciaría tal liberalidad, todavía tendrá presente en su infalible
memoria las confesas simpatías del prim o maximiliano p o r la
reforma de los protestantes luteranos, luteranos o calvinistas,
nunca lo supe seguro [...).

(José S a ra m a g o . B viaje del elefante. A lfa g u a ra . 2 0 0 8 . pág s. 1 1 - 1 2 )

• I.a publicidad prefiere, p o r el co n trario , los párrafos m uy


cortos:
hola
Living Nebrija Nebrija Universidad
Living Universidad La Universidad en Vivo

La Universidad con mayor porcentaje de dobles titulaciones,


titulaciones bilingües y nuevas carreras de futuro. vwAv.nebrija.com
(El Mundo. 5-5-2010}

• La d iv isió n d e b e e s ta r a ju sta d a al te m a , y no alterar estru c tu ­


ras sintácticas. V eam os la siguiente noticia periodística:

DIRECTIVA PROMETIÓ QUE LA CONVOCARÍA

Falta 1 día para la convocatoria de la Junta.

Mañana es el 'Día D ' para el futuro del club.

D e n tro d e 2 4 ho ras, el c o n s e jo d e a d m in is tra c ió n se


p ro n u n c ia rá s o b re la o rg a n iz a c ió n d e la Jun ta q u e p id e n
lo s a d m in is tra d o re s d e Farusa.

J. Ju liá n F ern án d ez - S e v illa

El beticismo vive hoy la víspera de la que puede ser una jor­


nada trascendental para el futuro inmediato de la entidad de las
trece barras. D entro de 2 4 horas, se sabrá definitivam ente si el
consejo de administración heliopolitano respeta la promesa que
hizo a los adm inistradores judiciales de las acciones de Farusa
y convoca una Junta General Extraordinaria de Accionistas.

La cita tendrá lugar mañana, cuando los consejeros ver­


diblancos se reúnan en la planta noble del Ruiz de Lopera y
decidan sobre la pertinencia de organizar la asamblea de com­
promisarios y ¡a fecha en la que tendría lugar. En este sentido,
la mayoría de los m iembros de la cúpula declsional bétlca ha
manifestado públicam ente que votará a favor de la celebración
de la misma, aunque existen dudas al respecto de que esto
term ine ocurriendo.

Sobre todo, por dos motivos. El prim ero es que hace menos
de un mes. el m ism o consejo anuló la Junta que estaba prevista
para el pasado día 20. Pero es que, además, la promesa que
hizo el club a los interventores judiciales del paquete mayorita-
rio de colaborar con ellos pareció caer en saco roto la pasada
semana. Y es que tanto Gordillo com o G óm ez Porrúa denun­
ciaron que no se les estaba facilitando la documentación que
habían pedido.

hola
Con este panoram a, tod as las dudas se despejarán en
2 4 horas. Entonces se sabrá si los adm inistradores logran uno
de los principales objetivos para los que fueron designados
p o r M ercedes Alaya, En caso contrario, acudirán al Juzgado
M ercantil para solicitar la convocatoria d e la Junta. Incluso, no
sería descartadle que se decretara la intervención judicial de
la entidad.
( Esiadio D eportivo. 2 4 8 - 2 0 1 0 . p á g . 2 1 )

E ntre el segundo y el tercer p árrafo se p ro d u ce u n a se p ara­


ción gram aticalm ente incorrecta. C om ienza el tercero co n una
estru c tu ra elíptica q u e p resu p o n e lo an terio r: Sobre todo, por dos
m otivos. .. D ebería fo rm a r p a rte del m ism o p árrafo , o bien u tili­
zar u n a frase com pleta: «Los m otivos de esta situació n so n dos».
• La e x te n sió n de lo s p á rra fo s d eb e s e r e q u ilib ra d a . La co n fi­
g u ració n de los párrafo s debe seguir dos p a u ta s fundam entales:
• D ebem os ev itar los párrafo s excesivam ente largos. C u an d o
un párrafo ocu p a u n a página da u n a im presión d e pesad ez y
n o invita a la lectura.
• C om o n o rm a general, conviene evitar tam bién la coexistencia
de párrafos m uy largos co n o tro s excesivam ente co rto s, p o rq u e
la im presión visual q u e producen es de desequilibrio. Esto no
im pide q u e en un texto arg u m en tativ o en el q u e q uerem os
d estacar u n a idea o la conclusión utilicem os delib erad am en te
u n p árrafo m ás corto. Así hacem os saber al lector q u e la in fo r­
m ació n que ah í está conten id a es altam en te relevante. El lector
se detiene m ás en ella.
Veam os u n frag m en to de u n a novela:
j ... ] Los oficiales romanos permanecían perplejos en cubierta.
Y alguno decidió que se habían equivocado de ciudad o los ale­
jandrinos de barco.
— Extraña manera de recibir a los derrotados — com entó
Enobarbo.
Pero Antonio no contestó. Allí, en m edio de la m ultitud, presi­
diéndola con los más fulgurantes destellos que jam ás despidie­
se hembra alguna, estaba eila.
¡Cleopatra, al fin: La estrella que iluminaba el final de sus
caminos.
N o vestía el traje ceremonial. No fingía ser Isis, ni cualquier otra
de las divinidades oficiales que tanto prestigio dan a cualquier
hola
ceremonia. Vestía un m anto azul que le cubría la cabeza al m odo
d e las castas esposas anhelantes de recibir en su regazo el últi­
m o aliento del guerrero. Y en la distancia dljérase Penélope que
acababa de abandonar su tapiz por unas horas.
Mientras avanzaba irada la reina, vio Antonio que estaba ro­
deada por sus íntim os y que tam poco ellos iban vestidos a la
manera oficial. M ás allá, ju nto al fiel Sosígenes. se encontraba el
heredero del trono. Cesarión. con sus frondosos y negros rizos
parecidos a los del propio Antonio. Junto al muchacho, un joven
sacerdote de Isis. según daba a entender la cabeza afeitada. Y
aun dentro del aturdim iento que le dominaba. Marco Antonio
pudo pensar: «Este debe de ser el violado». Pero no tuvo tiem po
de ir más allá, pues acababa de descubrir a sus propios hijos,
a los dos gemelos, y ju n to a ellos, a una robusta nodriza que
sostenía en sus brazos al más pequeño de todos: el reciente
Tolomeo Filadelfo.
Y. por fin. ella. Por fin sus ojos profundos, sus labios hinchados
en un sesgo de éxtasis que ni siquiera había conocido en los
m om entos de máximo placer. Todo su rostro contraído en una
expresión de entrega absoluta, en una sonrisa que la hacía pare­
cer la representación misma de la serenidad [ ... j .
(tFRENO M ax. No digas que fue un sueño. Paneta.
1 9 8 6 . pág. 2 5 5 )

En este fragm ento hay párrafo s m ás cortos. ¿Por qué? Para


resaltar la in form ación y tra n sm itir u n a sensación, la em o ció n
del en c u en tro co n C leopatra. U no de ellos está fo rm ad o p o r
u n a exclam ación seguida de u n a e stru c tu ra n om inal, sin ver­
bo. Toda la atención del receptor se co n c en tra en ella:
¡Cleopatra. al fin! La estrella que iluminaba el final de sus
caminos.

Este efecto se refuerza con la sintaxis. En ese p á rra fo y el


ú ltim o (Y, por fin, ella) n o hay o ra c io n e s co n verbo, sino
sin tag m a s resa lta n d o to d a s esas características q u e describe.
O b serv em o s, asim ism o , q u e ella n o tie n e ce rcan o su referen ­
te. Es decir, C le o p a tra n o aparece n o m b ra d a en el p árrafo
an te rio r, sin o al inicio: la reina. Sin em b arg o , la disp o sició n
sin tác tica , la exclam ación a n te rio r (¡Cleopatra.1) dejan claro
el referente, n o d u d a m o s d e q u ié n es ella. Este p ro n o m b re
a d q u ie re to d a la co n c reció n de u n n o m b re p ro p io , un id en -
tificad o r claro.

hola
A ntes había dicho:
Allí, en medio de la multitud, presidiéndola con los más ful­
gurantes destellos que jamás despidiese hem bra alguna, estaba
ella.

Seguida de la identificación:
jC leopatra, al fin! i a estrella que iluminaba el final de sus
caminos.

Y tras d o s párrafos q u e describen la escena, vuelve: Y, por


fin , ella, en un en unciado, con la variación: al fin , por fin .
C om o vem os, perfectam ente cerrado.
• Si los párrafos tienen diferente extensión tiene q u e estar
m u y justificado ya sea tem áticam ente o p o r el tipo d e texto.
En la siguiente colum na de opinión se resalta u n a in fo rm a­
ción q u e aparece o c u p a n d o el p árrafo final, com o conclusión
que invita a u n a acción:
El dedo en la llaga
J a v ie r O r t i z

El p u ñ o y la p a t a d a f á c i le s

Me disgustan las discotecas. Entre varios cientos de razones,


porque me aturde su ambiente de luces sincopadas, porque ni
sé bailar ni me Interesa hacerlo, porque la música que escupen
a todo trapo sus potentísim os altavoces no me interesa - de
hecho, nunca he conseguido saber si ponen muchas canciones
o si siempre es la misma— y porque es imposible m antener en
ellas una conversación que no sea a gritos, con la consiguiente
afonía posterior. Claro que todo va con gustos y. si están llenas,
por algo será.
De todos modos, p o r las obligaciones que impone la vida so­
cial. en media docena de ocasiones me ha caído en desgracia
pisar alguna, incluyendo un par de la famosa marca Pacha, aho­
ra tan en boga debido a su interés por contribuir al crecimiento
de los pechos juveniles y. otro par más de las recién cerradas
en Madrid. No es una experiencia com o para hacer estadísticas
pero, con ser pocas, me ha tocado presenciar varias escenas
estupefacientes. Contaré una: en cierta ocasión, una periodis­
ta accedió con un fotógrafo a hacer un pequeño reportaje en
una de esas discotecas gloriosas, en el centro de Madrid. Un
portero-arm ario de los habituales les puso dificultades para en

hola
trar. porque nad:e le había advertido de la visita, y ella se puso
tirando a faltona e impertinente, e r plan «Usted no sabe con *
quién está hablando». Ante lo cual, el portero, tras declarar en­
fáticamente que él jamás pegaría a una m ujer... ¡le arreó un 1
tremendo puñetazo al fotógrafo, que no había abierto ia boca!
Es un personal que da miedo. Del m ism o m odo que en el
Salvaje Oeste había matones que tenían el gatillo fácil, esta
gente tiene el puño y la patada demasiado fáciles.
Algo debería hacer el sheriff.
(http://blogs.publico.es/eldedoenlallaga/424
/el-puno-y la patada-faciles/)

• El tip o de texto tam b ién im p o n e cierta segm entación. Así,


es frecuente en publicidad q u e cada p árrafo esté form ado p o r
u n a sola frase, au n q u e esto no sea m uy recom endable para
o tro tipo de discursos. La inform ación aparece m uy suelta,
p o co cohesionada y el lector tiene q u e h acer m ucho esfuerzo
en reconstruirla. Esto es precisam ente lo q u e se busca en un
an u ncio: obten er la atención del receptor y q u e se concentre
en pocas inform aciones:
La evaporación que genera
Un solo árbol puede
REFRESCAR
Tanto com o dos aparatos
De Aire Acondicionado

En el Año Internacional de la Biodiversidad


HABLA DE BIODIVERSIDAD
Porque algo pasa a ser im portante cuando empiezas a hablar
de ello
www. habladebiodiversidad. com

Feader
Fundación Biodiversidad
Encuéntranos en facebook.com
(Paisajes. n.° 2 3 8 . 2 0 1 0 . pág. 73)

• Las id eas d e ca d a p á r r a f o d e b e n i r e n p ro g re sió n y n o se r


re p e titiv a s. Es decir, n o debem os c o n stru ir párrafos q u e vuel­
van a incidir en lo m ism o que el precedente:
hola
1 0 0 euros por ir a más de
1 1 0 kilómetros/hora
[ . . . ] La reducción d e velocidad ya es una realidad, y los co­
ches no podrán circular a más de 1 1 0 kiló m etros p o r hora.
De hacerlo, se verán multados con 1 0 0 euros, siempre que no
superen los 141 kiló m etros p o r hora, que tendrán una san­
ción mayor. No se retirarán sin em bargo puntos del carné, a
no ser que se sobrepasen los 1 5 1 , en cuyo caso el conductor
será sancionado con una m ulta de 3 0 0 eu ros y la retirada de
d o s puntos. El Real Decreto aprobado p o r el Gobierno justifica
la medida señalando que «razones diferentes a las relacionadas
con la siniestralidad pueden exigir el establecimiento de determ i­
nados límites de velocidad».

Las autovías y autopistas españolas ultim aron este fin de se­


mana su puesta a pu nto para la tan com entada reducción de
velocidad, que se finalizó durante la madrugada del domingo.
Pero las señales no son las únicas que cambian con la medi­
da del Gobierno. Las m ultas de trá fico tam bién han sufrido
m odificaciones. Así. conducir entre 111 y 1 4 0 kilóm etros por
h o ra se multará con una sanción económ ica de 1 0 0 euros,
sin retirada de puntos, m ientras que un exceso de velocidad de
141 a 1 6 0 kiló m etros p o r hora, se multará con 3 0 0 euros.
Únicamente en caso de que se superen los 151 kiló m etros por
h o ra se retirarán d o s pu ntos del carné, además de la corres­
pondiente multa de 3 0 0 euros. Se m antiene con ello el lim ite de
velocidad a parte del cual se pierden puntos, aunque las multas
económicas cambian por la nueva medida del Gobierno [ ...].

(viM iw .diariodesevilla.es/article/sociedad/920701/euros/por/ir/m as/


kilornetroshora.himl. 7-3 2 0 1 1 )

El segundo p árrafo de este fragm ento repite las m ultas ya a n u n ­


ciadas en el prim ero.

Relaciones de los párrafos.


Medios de cohesión
■ C ada p árrafo a p o rta u n segm ento de in fo rm ació n nueva que
hace avanzar el tem a (progresión tem ática) y debe estar u n id o al
resto de párrafos para p ro p o rc io n ar una sensación d e u n id ad . De
lo c o n tra rio , el recep to r pued e creer q u e está ante dos textos d is­
tintos.
¡I hola
■ Para asegurar la u n id a d y conexión en tre las d istin ta s p artes
de u n texto, se utilizan los m edios de cohesión. Veámoslo en esta
noticia periodística:
Sirte, el símbolo deseado por los rebeldes
en su batalla contra Gadafi
La ciudad d e S irte se ha convertido en uno de los puntos
calientes de las revueltas en Libia. A m itad de camino entre Trí­
poli y Bengasi, el lu g a r dond e nació M uam ar Gadafi ha sido y
sigue siendo un feudo del dictador, pero los revolucionarios se
han marcado com o objetivo hacerse con él y avanzan decididos
para conquistarlo.

A la importancia estratégica de S irte, que acoge una enorm e


base m ilitar y varias instalaciones petroleras, hay que sum ar el
valor simbólico que alberga para el régimen de Gadafi.

La cun a d e l líd e r lib io se transformó con su llegada al po­


der en 19 69 . Su decadencia y oscurantismo dejaron paso a la
fastuosidad que ha caracterizado al d icta d o r quien, en algunos
m om entos de su mandato, intentó trasladar la capital del país a
este punto.

No lo hizo, pero sí consiguió que gran parte de las institucio­


nes gubernamentales más im portantes establecieran en S irte
sus sedes, así com o varios de los m inisterios del Gobierno.

Golpe psicológico
Conseguir la victoria rebelde en esta plaza supondría asestar
un im portante golpe psicológico a los leales al dicta do r y tener
el control de una ciu dad con nom bre p ro p io en el panoram a
internacional, especialmente en el ám bito de las relaciones p o ­
líticas africanas.

La localidad acogió la firm a del «Pacto de Sirte» en 1999 . una


declaración que dio origen a la Unión Africana (inspirada en la
Unión Europea), en sustitución de la Organización para la Unidad
Africana. También, coincidencia del destino, se estableció en ella
la sede del Fondo de las Naciones Unidas para la Democracia
(UNDEF).

S irte cuenta, adem ás, con un im ponente Palacio de Congre­


sos -el más grande del norte de Á frica- construido con mármol.
En su interior se han celebrado numerosas cumbres y reuniones
a las que han asistido lideres de todos los puntos del mundo.
hola
Señala la agencia Reuters que cientos de soldados custodian los
alrededores de la ciu d a d cada vez que acoge un evento de
estas características. El tráfico queda interrum pido durante ho­
ras y docenas de policías escoltan la com itiva oficial del líd er a
caballo de sus Harley Davidson.
Esos m ism os soldados se repliegan ahora por toda la ciudad
para tratar de frenar el avance de los g ru p o s revolucionarios,
que en los últimos días han tom ado el control de puntos del este
tan Importantes com o Bin Jawad. el puerto de Sedra. Ras Lanuf
o Ben Yauad, a unos 1 0 0 kilómetros de Sirte.
Los peores pronósticos hacen tem er que la ciudad se con­
vierta en el escenario de una cruenta batalla entre partidarios y
detractores del líder. Si estos últim os se hicieran con la victoria,
el camino hacia Trípoli quedaría despejado.
(M a r ía H e r n á n d e z , e n v Y w w .e lm u n d o .e s /e lm u n d o /2 0 1 1 / 0 3 / 0 7
/ in te r n a c io n a l/ 1 2 9 9 4 5 9 5 5 2 . h t m l)

Esta noticia sobre la situación en Libia se en c u en tra cohesiona­


d a del siguiente m odo:
• Uso de té rm in o s y expresiones referidos a Sirte (la ciudad
de Sirte, el lugar donde nació M u a m a r Gadafi, Sirte, la cuna del
líder libio, la ciudad, esta plaza, una ciudad con nom bre propio
en el panoram a internacional, la localidad, la ciudad), a Gadafi
(Gadafi, M uam ar Gadafi, el dictador, el líder libio, el líder), o a la
o posición (los rebeldes, las revueltas, los revolucionarios, los g ru ­
pos revolucionarios).
• Uso de p ro n o m b re s o deícticos: con él, conquistarlo, su, lo,
quien, estas, esos mismos, estos últimos.
• Algún conector: tam bién, además.
F.s decir, ta n to las variantes sinoním icas co m o el perten ecer el
m ism o cam p o sem ántico o referencial sirven de nexo d e unión.
Im aginem os q u e intercaláram os u n a inform ación sobre los in g re­
dientes de u n a tortilla de patatas. Resultaría im procedente y ro m ­
pería la coherencia del texto.
A parte, el léxico está ligado al conflicto: rebelde, batalla, puntos
calientes, revueltas, revolucionarios, conquistarlo, poder, base m ili­
tar, soldados, avance, control...
■ Los m ecanism os de cohesión son:
- Repeticiones.
- M edios léxicos.
- P ronom bres.
hola
- Elipsis.
- C onectores.

fWWl R e p e tic io n e s

■ La repetición es u n m edio de cohesión fu erte que, usado d e for­


m a inteligente, da u nidad al texto. Sin em bargo, tam bién puede
ser u n a m uestra de nuestra escasez léxica y n u estra incapacidad de
redacción: debem os usarla co n m esura, n o de m anera excesiva.
P uede afectar a todos los niveles:
- Repetición de palabras.
- Repetición de sonidos.
- Repetición de estructuras sintácticas, en orden paralelo (an á­
fora) o inverso (quiasm o).
- Repetición de contenidos.
• R ep etició n d e p alab ras. La repetición del m ism o té rm in o es
m ás frecuente en textos poco elaborados o en la conversación
coloquial. Recordem os las recom endaciones q u e se suelen hacer
so b re n o repetir térm in o s en un escrito. Pero, curiosam ente, en ­
co n tra m o s estas reiteraciones en textos literarios de fo rm a c o n s­
ciente, cu an d o se p reten d e conseguir u n efecto de estilo y renta-
bilizar m ás la inform ación ofrecida. T iene un efecto de refuerzo
de la inform ación, q u e perm anece, así, en la m ente del receptor.
P or ejemplo:
[ . . . ] Recuerdo mis amores, mis pláticas, mis amistades. Lo
recuerdo todo, lo veo todo, veo a todos [ ...].

(O ctavio Paz . obra citada, pág. 32 )

Tam bién lo en c o n tram o s en publicidad, com o en la siguiente


cam p añ a de la D irección G eneral de Tráfico:
Porque si tienes un accidente no te dejas la mandíbula
en el salpicadero.
Porque a 5 0 km por hora un accidente puede ser mortal.
Porque puede ser la diferencia entre seguir vivo o no.
Porque has hecho planes.
Porque tienes entradas para un concierto.
Por los puntos que te quitan.
Porque acabar tu vida en una carretera no mola nada.
Porque no encuentras una buena razón para no usarlo.

hola
Para que no tengan que am putarte una pierna.
Porque en m arzo te dan tu bonita casa.
( w w w .d g t.e s )

El texto se constru y e sobre la repetición de estru c tu ras en c a ­


bezadas con Para q u e ... y Porque... El efecto p reten d id o es el
d e acu m u lació n , com o u n a letanía, p ara conseguir convencer al
recep to r de lo q u e indica su eslogan: H ay m uchas razones para
ponerse el cinturón de seguridad. Elige la tuya y hazlo. P or tan to ,
el p ro p io co n ten id o y la estru c tu ra del texto justifican su uso.
Este uso consciente de la repetición pu ed e resultar m uy eficaz
desde el p u n to de vista com unicativo, p o r su valor enfático y com o
refuerzo expresivo. Veámoslo ahora en u n texto periodístico:

El escritor fantasma
He ¡do a ver E l escritor fantasm a y d e bo decir que la vi en las
mejores circunstancias: un cine cómodo, una visión perfecta, un
sonido espectacular. En Cuatro Caminos. La experiencia de ver
cine no es com o la experiencia de ver cine en la televisión. De
eso hablaba anoche Stephen Fry en TCM: cuando veía cine con
su madre, en casa, por la televisión, los dos sabían que estaban
haciendo otra cosa que ver cine, veían televisión. Así que vi cine
de veras, y cuando vea esa película en televisión, dentro de un
año o dos. que es lo que suelen tardar, veré otra cosa, una película
de televisión. En tod o caso, fui al cine, disfruté del espectáculo,
pero en cuanto a la película debo decir algunas cosas [...].
(J j a n C r u z , e n v A w .e lp a is . c o m , 3 - 4 - 2 0 1 0 )

Se tra ta , co m o vem os, de un recurso poderoso, p ero u n uso


p oco ap ro p iad o o d escu id ad o del m ism o p u ed e resultar c o n tra ­
p ro ducente.
• R ep etició n de so n id o s. A veces la repetición con ciern e a los
sonidos: recordem o s el texto a n te rio r de C ésar L um breras d o n ­
d e se juega con los té rm in o s ayuntam iento, ayunam iento, ayuno.
Esta repetición fónica refuerza, asim ism o, la m etáfora sobre ia
q u e está co n stru id o el m ensaje del texto.
T am bién p o d em o s verlo en los siguientes anuncio s:
Este mes unimos p ara unir.
Tarifa plana para hablar y navegar
por 14 . 95 € /m e s hasta 2 0 1 2
Vente a Vodafone
(www.vodatone.es/partlculares/)

hola
¿Necesitas Internet? Instanet.
( w v w iin s ta n e t .e s )

• R ep etició n d e e s tru c tu r a s sin tác tica s. Las p o dem os en c o n trar


en el m ism o o rd en sintáctico (paralelism o) o en o rd en inverso
(q u iasm o ). Así las e stru c tu ra s causales ( porque ) y finales ( para
que) del a n te rio r texto de la DGT. Su e stru c tu ra es: co n ju n ció n +
verbo + sintagm a nom inal (Porque has hecho planes, porque tienes
entradas para un concierto). Solo en algunos casos se an tep o n e un
co m p lem en to a! verbo (Porque en m arzo te dan tu bonita casa).
T am bién aparece en el siguiente texto de O ctavio Faz:
(...] Recuerdo mis amores, mis pláticas, mis amistades. Lo
recuerdo todo, lo veo todo, veo a todos. Con melancolía, pero sin
nostalgia. Y sobre todo, sin esperanza. Ya sé que es inm orta1
'y
que, si som os algo, som os esperanza de algo. A mí ya me gastó
la espera. Abandono el no obstante, el aún, el a pesar de todo,
las moratorias, las disculpas y los exculpantes. Conozco el me­
canismo de las trampas de la moral y el poder adormecedor de
ciertas palabras. He perdido la fe en todas estas construcciones
de piedra, ideas, cifras. Cedo mi puesto. Yo ya no defiendo esta
torre cuarteada. Y, en silencio, espero el acontecim iento (...j.
(O ctavio Paz . obra citada, pág. 32 )

Repite estru c tu ras verbo + co m p lem en to (recuerdo m is am o­


res... A bandono el no obstante... Conozco el m ecanism o... He
perdido la fe ... Cedo m i puesto. Yo ya no defiendo esta torre... es­
pero el acontecim iento). Y juega con los co m p lem en to s circu n s­
tanciales: con melancolía, pero sin nostalgia (con/sin).
U n caso de quiasm o, repetición cruzada, lo e n c o n tram o s en:
( . . . ] Y ya no quisiera recordarlo más, ahora que tan to lo re­
cuerdo [...].
(O c ta v io Paz. « R e c o g e d e s a v o z » , e n ! os p e r a s dei olmo.
S e ix B a rra l. ' 9 7 1 . p á g . 1 7 9 )

• R e p etició n d e c o n te n id o s. Es lo q u e co n ocem os com o cohe­


sión léxica, q u e tra ta m o s a con tin u ació n . T enem os u n ejem plo
en el m ism o texto an terio r, d o n d e e n c o n tram o s las variantes es­
peranza, espera, espero en diferente posición sintáctica.
[ . . . ] Y sobre todo, sin esperanza. Ya sé que es inmortal y
que, si som os algo, som os esperanza de algo. A mí ya me gas­
tó la espera... Y. en silencio, espero el acontecim iento [...].
(O c tavio Pa z , o b r a c ita d a , p á g . 3 2 )

hola
U H H M e d io s lé x ic o s

■ El caso m ás sencillo de cohesión léxica es q u e los térm inos d e un


párrafo pertenezcan al m ism o cam po sem ántico (o referencial), es
decir, q u e hablen de lo m ism o. Así, cada p árrafo trataría un tem a.
Esto daría lugar al esquem a m ás sim ple, pero m ás claro y ren ta­
ble: u n a introducción advirtiendo del contenido del texto, varios
párrafos de desarrollo, cada u n o de un aspecto del tem a, y un cierre
o conclusiones.
P or ejem plo, si q uerem os hablar de la g ripe, tend rem o s que
ab rir el tem a, situarlo en tre las enferm edades, hablar d e los sín to ­
m as, curas posibles o tratam ie n to s, estadísticas de la incidencia en
la p o b lación, prevención y cierre. C ada p u n to ocuparía u n párrafo
y los té rm in o s pertenecerían a cam pos sem ánticos distintos.
Esta sería la estru c tu ra recom endada p ara u n princip ian te: ele­
g ir u n p árrafo p o r cada subtem a y variar de cam p o sem án tico o
su b cam p o s sem ánticos. Para ello es b u en o h acer u n esquem a con
u n árb o l, con la idea base en el centro y las secundarias en las ra ­
m ificaciones:

■ V eám oslo en el siguiente fragm ento, u n texto expositivo:

ESTILOS DE EXPLICAR
«No hay n a da q u e la g e n te n o p u e d a in g e n iá rse la s para
e logiar, re p ro b a r o e n c o n tra r u n a ju s tific a c ió n a co rd e con
sus in clina cio nes, p re ju ic io s y creencias».

M o lie r e , E l m isántropo, 1 6 6 6

Los seres humanos sentimos una irresistible necesidad de


explicar las cosas que nos pasan. Solo en raras ocasiones nos
agarramos a la incómoda noción de la ignorancia o del misterio.
hola
Según el psicólogo M artin Seligman, nuestra form a habitual de
explicar las situaciones, tanto adversas com o favorables, refleja
nuestro talante optim ista o pesimista. Seligman analizó las expli­
caciones de acuerdo con tres valoraciones: la permanencia o la
duración que le dam os al impacto de los sucesos que nos afec­
tan: la penetrabilidad o la extensión que asignamos a los efectos
de estos acontecim ientos sobre nosotros, y la personalización o
el grado de responsabilidad personal que hacemos recaer sobre
nosotros por lo ocurrido.
Lo normal es que los infortunios nos hagan a todos sentir­
nos desilusionados o frustrados, ai menos temporalmente. Sin
embargo, las personas optimistas, cuando son golpeadas por
alguna adversidad, suelen pensar que se trata de una desven­
tura pasajera o de un contratiem po transitorio del que se re­
cuperarán. Por el contrario, las personas pesimistas tienden a
considerar que los efectos de las calamidades son irreversibles y
los daños permanentes.
Por ejemplo, una mujer optim ista lim ita su explicación de la
discusión que tuvo con su pareja después de que él llegase
malhumorado e irritable a casa del trabajo a una circunstancia
concreta y eventual. «Algo le ha debido de ocurrir a Luis en la
oficina para que esté hoy de tan mal humor». Una interpretación
pesimista de la misma situación hubiera tenido un matiz más
permanente: «Esta discusión con Luis es una prueba más de su
mal carácter y de que nunca cambiará».
Ante las situaciones dichosas ocurre justam ente lo opuesto.
Los optim istas son propensos a creer que la «buena fortuna»
es la regla y perdura, mientras que los pesimistas tienden a
considerarla una casualidad fugaz. Después de tener una bue­
na entrevista con el jefe y de recibir ur. aum ento de sueldo, el
em pleado optim ista se dice: «No me extraña la decisión, pues
estoy bien preparado, soy maduro, creativo, y me lo merezco». El
pesimista piensa: «En esta ocasión tuve suerte y no me fue mal.
aunque dudo de que esto me vuelva a suceder».
(Luis Roías Marcos. L o fuerza dei optimismo. RBA. 2 0 0 7 . págs. 7 1 -72)

El texto com ienza co n u n a cita de apoyo. El título del capítulo,


Estilos de explicar, está relacionado con el té rm in o justificación, de
esta cita. A contin u ació n , el a u to r expone sus ideas en diferentes
p árrafo s q u e p o d rían organizarse así:
- P l: N ecesidad de explicar lo que nos pasa.

hola
- P2: La explicación m uestra el talan te pesim ista u o p tim ista de
u n a persona.
- P3: Explicaciones ante la adversidad.
- P4: Ejemplo.
- P5: A ctitud ante las situaciones dichosas.
Las palabras q u e constituyen cada u n o de ellos están relaciona­
das con estas ideas. Por ejem plo, en el p árrafo 3 (explicaciones ante
la adversidad) encontram os: infortunios, desilusionados, frustrados,
adversidad, desventura, contratiempo, calamidad, daños.
U na redacción m ás experta nos llevará a utilizar recursos com o:
- S inónim os (palabras q u e significan lo m ism o).
- A ntó n im o s (palabras de significado co n trario ).
- Elem entos genéricos y específicos (hiper e hiponim ia).
- M ezclar diversos cam pos sem ánticos.
- Figuras retóricas: la m etáfora, la iro n ía ...

■ Veamos ahora la siguiente noticia:

Nadie quiere quedarse sin iPad


La ta b le ta d e A p p le lle g a h o y a las tie n d a s e s ta d o u n id e n ­
ses. Los e x p e rto s calculan qu e se p o d ría n lle g a r a ve n d e r
m ás d e 1 2 0 .0 0 0 un id a d e s s o lo el p rim e r d ía

El viernes, algunos establecim ientos ya estaban registrando incipientes


coias / AFP

D ó n d e ,c u á n d o y c u á n to
Las ventas del nuevo iPad han com enzado a las nueve de la
mañana de este sábado tan to en las 2 2 1 tie n d a s especializa­
das de Apple en Estados Unidos com o en la cadena Best Buy.
Eí viernes, algunos e sta ble cim ien to s ya estaban registrando
incipientes colas aunque tendrán preferencia los clientes que
han formalizado p e d id o s con antelación. A finales de abril lle­
gará a Europa. La estructura de precios fijada para el m ercado
americano es de 4 9 9 dólares para los m odelos básicos con
1 6 gigabytes, 5 9 9 dólares para los de 3 2 GB y 6 9 9 dólares
para los de 6 4 GB.

AGENCIAS | MADRID
Actualizado Sábado, 0 3 -0 4 -1 0 a las 13:52

hola
E! nuevo ord en ado r tab la de A pple, el iPad, llega hoy a las
tiendas estadounidenses en medio de una gran expectación de 1
los consum idores que han realizado cientos de miles de pedí
dos por adelantado en las últimas semanas.
El ¡Pad que estará disponible hoy tiene conexión w i-fi. Se es­
pera que la versión con conexión 3G aparezca a finales de mes.
Apple ha confirm ado que las dos versiones de su nuevo
pro du cto estrella estaran disponibles en fspaña, Reino Unido.
Francia, Alemania. Italia, Suiza. Japón. Canadá y Australia tam ­
bién a anales de abril, pero se desconoce cuándo aparecerá en
el resto del mundo.
Desde 4 9 9 dólares. Según estimaciones de los expertos.
Apple ha recibido ya unos 2 4 0 .0 0 0 pe did os de la nueva com ­
putadora en las últimas dos semanas, 1 2 0 .0 0 0 solo el primer
día. y se calcula que venderá entre una y cinco millones de uni­
dades el primer año.
El ta b le t de A pp le se puede com prar a un precio de 4 9 9 d ó ­
lares, aunque con 1 6 GB de m em oria y únicamente con Wifi.
Quienes quieran co n e xió n 3G. tienen que gastar al menos
6 2 9 dólares. Subiendo de m em oria (3 2 o 6 4 GB), el precio
tam bién lo hace.

Los analistas calculan que A pp le podría distribuir entre


3 0 0 .0 0 0 y 4 0 0 .0 0 0 tabletas en este fin de semana de lanza­
miento. A finales de septiembre podría haber vendido más de
dos millones, aunque los cálculos más optim istas hablan de una
expectativa de ventas para este periodo de seis millones de ta­
bletas.
(v y w v v .a b c .e s /Z 0 1 0 0 4 0 3 /c ie n c ia te c n o lo g ia -te c n o lo g ia - g a d g e ts
/ p h o n e d e a - e s 2 0 1 0 0 4 0 3 1 2 5 9 h tm l)

El tem a, evidentem ente, es la aparición del iPad, un nuevo in stru ­


m en to tecnológico que pretende desbancar el iP hone. Para unir los
párrafos encontram os em pleados los siguientes m edios léxicos:
• Sinónim os: iPod, tablet, tableta, ordenador, clientes-consumi­
dores, tiendas-establecimientos...
• T érm in o s del cam p o sem ántico de la inform ática: iPod, Apple,
tableta, tablet, analistas, 16 C¡B m em oria, wifi, conexión 3G, com ­
putadora, versión, modelos básicos.
• T érm in o s del cam p o sem ántico del negocio: ventas, calados,
dólares, precio, consumidores, pedidos, tiendas, mercado, clientes.
hola
Todo esto proporciona u n id a d a la noticia y la presenta com o
u n texto coherente.

K H E L o s p r o n o m b r e s y la c o r r e fe r e n c ia

■ O tro m ecanism o m u y utilizado para conectar las partes d e un


texto es recurrir a:
• Expresiones distintas alusivas al m ism o referente. Es lo que
conocem os co m o correferencia. Así, llam am os a alguien «Luis» o
«el chico que vive con M arta».
• P ronom bres que sustituyen lo an terio r (anafóricos) o poste­
rio r (catafóricos).
■ De esta m an era evitam os la repetición en la den o m in ació n y h a­
cem os avanzar el tem a. Son procedim ientos m uy em pleados en los
textos, sobre todo en los periodísticos y adm inistrativos:

ATLAS DE PUEBLOS INDÍGENAS


EN AMÉRICA LATINA
UNíCEF España, la Fundación para la Educación en Contex­
tos de Multilingüismo y Pluriculturalidad (FUNPROEiB Andes) y
la Agencia Española de Cooperación Internacional para el De­
sarrollo (AECID) han presentado el A tlas sociolingüístico de
pueblos indígenas en Am érica Latina, cuyo principal objetivo
es poner de manifiesto la diversidad étnica, cultural y lingüística
de la región.

La publicación contiene información de 21 países y la des­


cripción de 5 2 2 pueblos indígenas en América Latina, lo que
la convierte en un valioso instrum ento para el diseño e ¡m-
plem entación de políticas públicas qu e tengan en cuenta la
riqueza y la com plejidad sociolingüística del subcontinente
americano.

I os datos cualitativos y cuantitativos del A tlas servirán para


orientar a planificadores gubernamentales y a organizaciones
internacionales que trabajen con poblaciones Adígenas. Así, se
logrará un desarrollo más eficaz de políticas educativas y sanita­
rias. entre otras.

El Atlas sociolingüístico de pueblos indígenas en América


Latina, disponible en www.unicef.es, pretende ser además un
instrum ento central en la consecución de una plena Educación
Intercultural y Bilingüe (EIB).

hola
Esta iniciativa s e e n m a rc a d e n tro d e l P ro g ra m a R e g io n a l s o b re
D e re c h o s d e la N iñ e z y A d o le s c e n c ia In d íg e n a e n A m é ric a L a tin a
(P R O N A ), d e s a rro lla d o d e s d e 2 0 0 6 p o r IJN IC E F c o n e l a p o y o
fin a n c ie ro d e la AECID.

(Unic.et. 2 1 0 . d ic ie m b r e d e 2 0 1 0 . p á g . 2 2 )

Para referirse a la publicación, el periodista utiliza expresiones


correferentes (Atlas sociolingüístico de pueblos indígenas en América
Latina, la publicación, el Atlas, esta iniciativa) y tam bién p ro n o m ­
bres (cuyo principal objetivo, la convierte). Estos recursos c o n tri­
buyen a d a r u nidad al texto y a q u e el lector com prenda que todo
alude al m ism o tema.
■ En el siguiente fragm ento se em plean fundam entalm en te p ro ­
n o m b res personales (él, se Ies olvida, le), adjetivos posesivos (su
restaurante, su indum entaria, su m esa) y dem ostrativo (esta) o cuan-
tificadores (cuatro o cinco):

(. .. ) Ha puesto a Copenhague en el mapa del universo gas­


tronómico. Su restaurante ha desbancado a El Cénit del primer
puesto en la lista W orld's 5 0 Best Restaurants, el ranking anual
de los mejores destinos gastronómicos del mundo, votado por
8 0 6 chefs, cronistas y consumados gourm eis internacionales.
René Redzepi. de 3 3 años, es apacible en el gesto, algo enigmá­
tico en la mirada y de palabra fácil y matizada. I uce una aseada
barba de un par de días y su indumentaria es idéntica a la de to ­
dos sus empleados, de 17 nacionalidades diferentes. Dinamarca
se enorgullece de él, pero ningún m iembro de la familia real más
antigua del m undo ha logrado sentarse a su mesa: se les olvida
que deben reservar con tres meses de antelación. Esta es una
de las cuatro entrevistas que concede cada mes. pues de acep­
tar las cua tro o cin co que le proponen diariamente no tendría
tiempo para otra cosa [...].
(Paisajes. n .° 2 3 8 . 2 0 1 0 . p á g . 4 9 )

■ En el siguiente ensayo se recurre a los m ism os procedim ientos: 8 ¡3 E |b

(...) Según señalan las pensadoras feministas, la sociedad i m S


masculina extrae buen provecho (se aprovecha, vaya) de la inte- |
ligencia y capacidad profesional de las mujeres, puesto que habi- 1
tualmente ellas están en situación de desolación, sin redes entre 1
ellas, sin pactos de ayuda mutua. Esta es una de las muchas ra- ¡
zones por la que resulta tan importante, rentable, enriquecedor |
y psicológicamente terapéutico que las mujeres, especialmente, . 101

hola
las mujeres que pertenecen a grupos femeninos de «porcentajes
bajos», com o lo son claramente las directivas, formen redes con
otras mujeres en la misma situación. (...]
(E. MontoüO. Estrategias de comunicación para mujeres directivas. Dirección
General d e Igualdad de Oportunidades en el Trabajo. 2 0 1 0 . pág. 51)

E ncontram os ellas en relación con mujeres, y Esta apu n ta a to d o


el enunciado precedente.

Ü 1 E I E lip s is

A veces la relación en tre las inform aciones de un texto se m ani­


fiesta a través de la elim inación de alguna de las expresiones (elip ­
sis). C u an d o el contexto perm ite in te rp re tar el referente, porque
está explícito an terio rm en te, elim inam os su expresión. Esto es casi
obligatorio en español en el caso de los sujetos oracionales porque
las m arcas van en el verbo. Así en todas las acciones referidas al
p rotagonista del texto, Redzepi: ha sido, abrió, dirigió:
René Redzepi
El alumno supera al maestro
René Redzepi ( 1 9 7 7 ) n a dó en Copenhague, de padre musul­
mán em igrado de la antigua Yugoslavia y madre danesa.
Ha sido discípulo de Laly en El Cénit y de
Keller en el French Laudry de California. Abrió Coma hace siete
años, fue distinguido con su primera estrella Micheiín en 2 0 0 8
y, al año siguiente, con la segunda. La documentada página w eb
Trip Advisor anticipó a Coma la condición de m ejor restaurante
del mundo hace dos años, y el congreso Lo m ejor de la gosfro-
nomío de California le nom bró chef del año 2 0 0 8 . Este
año dirigió la sesión de cocina nórdica Naturaleza y Diseño en
Madrid-Fusión y ha sido jurado del Premio Bocuse [...].
(L u is C epeda . Paisajes. n .° 2 3 8 . 2 0 1 0 . p á g . 4 0 )

l i f l L o s c o n e c to re s

■ Los conectores son pistas que nos indican las relaciones de c o n ­


tenido. Si querem os q u e to d o quede claro, usarem os estos m edios
para establecer la conclusión, ilustrar la exposición con ejem plos,
u n ir arg u m en to s o datos q u e están en el m ism o plano (además,
por otra parte, asim ismo), o contrarios (sin embargo, ahora (bien),
pero, no obstante...). Sin ellos, las relaciones quedan al arb itrio del
que interpreta.

hola
■ Así, dos inform aciones vinculadas a u n m ism o sujeto, co m o «El
n ovio d e M arisa está m uy bien relacionado'* y «El novio d e M arisa
form a p arte de la Junta Directiva de Endesa», pueden in te rp re tar­
se d e form a distinta según las relaciones q u e establezcam os entre
ellos p o r m edio de conectores:
• Asociados en relación de igualdad, com o dos hechos d e igual
im portancia:
El novio de Marisa está muy bien relacionado. Y forma parte
de la Junta Directiva de Endesa.

• Relacionados com o efecto-causa:


El novio de Marisa está muy bien relacionado porque forma
parte de la Junta Directiva de Endesa.

• O en oposición, revelando una actitud del hablante so rp re n ­


dida an te el segundo hecho:
El novio de Marisa está muy bien relacionado, aunque forma
parte de la Junta Directiva de Endesa.

N ecesitam os, pues, un conector para q u e quede claro qué q u ere­


m os decir.
■ Estos elem entos, ju n to con las conjunciones, sirven p ara u n ir
enunciados y párrafos. Es su función específica y, p o r ello, d eb e­
m os conocerlos y ap ren d er a usarlos. Son los elem entos m ás claros
d e la conexión, los q u e orien tan claram ente la interpretación. Al
m ism o tiem po, establecen un juego de presuposiciones y d e infor­
m ación subjetiva y m arcan la jerarquización q u e hace el hablante
d e lo q u e está diciendo.
D ebem os conocer sus condiciones de em pleo, su distrib u ció n en
la frase y el valor m odal o enunciativo q u e ap o rta n al texto. Estos
elem entos no solo relacionan, sino q u e tran sm ite n inform ación
acerca del que habla. Tam bién a veces inform an del registro: hay
conectores m ás p ropios de la lengua culta V o tro s m ás coloquiales,
o p red o m in an tem en te orales. C on ellos el hablante puede indicar
relaciones para las q u e no tenem os conjunciones.

■ A co ntinuación, presentam os los principales conectores o rg an i­


zados p o r las funciones o estrategias expresivas a las que sirven
(a pud C. Fuentes, Diccionario de conectores y operadores del espa­
ñol, Arco Libros, 2009):
• U nen dos inform aciones que se presentan al m ism o nivel:
además, asimismo, al m ism o tiempo, de igual form a, de igual m a ­

hola
ñera, de igual modo, de la m ism a forma, de la m ism a manera, de
otra parle, de otro lado, del m ism o modo, igualmente, lo mismo,
p or lo demás, por otra parte, por otro lado.
• Son específicos de textos cultos: es más, m ás aún, todavía
más.
• A ñaden un paralelism o: paralelamente, p o r su parte, a su
vez.
• Expresan una inform ación m arginal, recordada en el m o ­
m ento (digresión), pero relevante y relacionada en algún sen­
tid o con lo anterior: por cierto, a propósito, a todo esto. Tam bién
se pueden usar para intercalar inform aciones com prom etidas.
• U nen dos inform aciones que se encu en tran en posición
gradual o escalar, es decir, elem entos en diferente nivel arg u ­
m entativo: introducen el hecho m ás alto (e n cim a ) o m enos
esperado (incluso, inclusive, p o r si fu e ra poco).
• U nen hechos n o relacionados: aparte.
• O rd en an secuencialm ente la inform ación:
• Para iniciar el discurso: de entrada, para em pezar...
• Para cerrar el discurso: bien, bueno, en fin, en resumen, en
últim o lugar, para terminar, por lo dem ás... Etcétera cierra una
en um eración, y cordialm ente o atentam ente u n a carta. Y tal,
y punto, y eso, y ya está son coloquiales, no adecuados en un
escrito form al.
• Para enum erar: en p rim er lugar, en segundo lugar, prim ero /
segundo, por una parte / por otra...
• Para m an ten er ligado el discurso, tras un titubeo, u n a d i­
gresión, una expresión m uy larga, una pausa para p e n sa r... o
u n a in terru p ció n de otro: pues, qué sé yo, ya te digo, yo qué sé,
pues nada, a lo que iba, entonces... Estos elem entos son poco
ap ropiados en el texto escrito.
C u an d o in tro d u c im o s un fragm ento de diálogo en una
n arración, debem os rec u rrir a estos o tro s conectores:
• Para iniciar la intervención y responder al interlocutor:
- com o organizador de la respuesta: bien, bueno, verá(s)...
- com o llam ada de atención al receptor: mira, m ire (usted),
oye, venga...
• Para apelar al receptor: chico/-a, hijo/-a, hombre, mujer,
tío !-a ...

hola
• Para asegurarse de q u e le están oyendo: ¿comprendes?, ¿en­
tiendes?, ¿no?, ¿sabes?, ¿verdad?, ya m e entiendes, ya ve(s)...
• In troducen u n a conclusión q u e cierra to d o lo an terio r: en
conclusión, en definitiva, en resumidas cuentas, en sum a, en tal
caso, entonces, total. Este últim o es el m ás coloquial.
• Introducen el efecto provocado p o r u n a causa. De ellos los
m ás frecuentes son por lo tanto, entonces.
• Relacionan elem entos contrarios. P odem os en c o n trar los si­
guientes casos:
• U na posibilidad en contra, equivalente a ‘si no’: en caso con­
trario.
• U na oposición de dos hechos sin m ás: ahora bien, ahora,
(que), bien al contrario, en todo caso... Si en tre ellos hay un
paralelism o em pleam os en cambio, por el contrario. Para in ­
tro d u cir u n a objeción: eso sí, solo que,
• Para in tro d u cir un efecto q u e se produce a pesar del obs­
táculo señalado en la oración an terio r se utilizan los concesi­
vos. El argum ento an terio r es un obstáculo para la realización
d e la principal, pero el hablante no lo tiene en cuenta. De to ­
dos ellos, los m ás usados son de todas form as, de todas m ane­
ras, de todos modos.
• Introducen un nuevo enunciado q u e m odifica lo an terior, ya
sea u n a explicación (o sea, es decir...), u n a corrección (bueno,
m ejor dich o ...), o u n caso concreto que ilustra u n a afirm ación
general: en concreto, en especial en particular. Entre ellos, ver­
bigracia es culto y libresco. Sin ir m ás lejos es m uy coloquial.
El elem ento m ás genérico para todas estas funciones es o sea,
vamos o es decir, este m ás adecuado en escritos.
• Presentan un ejem plo q u e ilustra lo anterior: así, pongamos,
pongamos por caso, por ejemplo (el m ás em pleado), un ejemplo,
un poner (coloquial, casi vulgar).
• O rdenan los hechos cronológicam ente: a continuación, des­
pués, entonces, entretanto, finalm ente, m ientras tanto, por último,
primero, por fin ...

■ ¿C óm o se utilizan en u n texto? Estos elem entos no suelen a p a ­


recer en los textos publicitarios, para d ejar libre la interp retació n .
Así, en el siguiente, solo e n c o n tram o s dos conjunciones: porque
e )'■
hola
Nuevo Imagenio Videoclub
Su ADSL le trae ahora tod o el cine a su hogar.
Porque puede disponer en su televisor de los mejores estre­
nos. documentales, series, contenidos infantiles y mucho más.
Imagenio Videoclub le ofrece:
• Un reproductor multimedia HD Wi-FI para vislonar todos los
contenidos digitales.
• Alquiler de contenidos desde su televisor.
• Pagar únicamente por los contenidos que vea.
• Acceso a sus vídeos, fotos y música a través del reproduc­
tor.
• Reproductor multimedia: 3 9 .9 0 € * en propiedad.
• Alquiler desde 1,5 0 € " por película.
• Alta gratis.
• Sin cuotas mensuales.
Y ahora 2 películas gratis al darse de alta.
10 04
Tiendas MoviStar
www.movistar.es/videoclub
‘ Impuestos no inclu dos. Válido para clientes de ADSL.
( F o lle to In fo r m a tiv o d e M o v is ta r)

• Son m ás frecuentes en textos argum entativos:


[ . . . ] No es preciso decir que hay mujeres para las que te ­
ner que usar este tipo de estrategias comunicativas para crear
ambiente de equipo les parece un procedim iento satisfactorio;
pero hay también directivas a quienes les parecen una farrago­
sa carga «extra». I a cuestión es que. se sientan o no absoluta­
m ente cóm odas con la relación de implicación personal con las
colaboradoras y subordinadas, parece que. en cua lqu ie r caso,
las mujeres con cargos directivos no pueden desconsiderar la
existencia y expectabllidad de dicho tip o de patrones com uni­
cativos.
Es preciso no perder de vista, con tod o, que a pesar de que
algunos estudios muestran que tratar sobre cuestiones perso­
nales en el trabajo puede ser un medio para crear relaciones
horizontales próximas y leales, en ocasiones, también puede
crear problemas en las organizaciones. Las relaciones laborales

hola
construidas con un com ponente im portante de lazos de tipo
personal pueden llegar a generar confusas relaciones de poder y
solidaridad. Asim ism o, algunos Interlocutores pueden Interpretar
ese tipo de relación com o una táctica de manipulación y una
intrusión, que. adem ás, puede tener consecuencias negativas, ya
que la persona que revela sus problemas expone sus debilidades.
De hecho, investigaciones recientes realizadas en nuestro
país sobre las prácticas comunicativas utilizadas en el ám bito
laboral exponen una situación parecida a ia que se acaba de
presentar, pero que provoca, aún. una desazón mayor [. ..].
(E str e lla M o n - o ú o . o b r a c ita d a , p á g s . 8 5 - 8 6 ) .

En este texto encontram os los siguientes conectores: en cual­


quier caso (concesivo), con lodo (concesivo), asim ismo (adición),
adem ás (adición), de hecho (justificativo).
A través de ellos se proporciona la siguiente inform ación:
• C on en c u a lq u ie r caso hem os obviado la inform ación prece­
den te sobre la com odidad o incom odidad q u e sienten las m u ­
jeres directivas y q u e p o d ría haber llevado a una conclusión
co n traria. A firm am os que, a pesar de ello, se producen dichos
patrones com unicativos.
• Con todo in tro d u ce u n a consecuencia tam poco esperada, y
q u e va en u n a línea contraria a la del párrafo anterior. A hora
se anuncian los problem as que un trato com unicativo cercano
puede provocar en la em presa.
• Asim ism o añade un argum ento en la m ism a línea que el que
precede:
- las relaciones personales en lo laboral pueden generar
confusas relaciones de p o d er y solidaridad,
- alguien pu ed e in terpretarlo com o m anipulación o in tru ­
sión.
• Adem ás añade a esta últim a inform ación otra: puede tener
consecuencias negativas.
• Por últim o, de hecho aporta un arg u m en to q u e apoya lo que
acabam os de decir: investigaciones recientes lo dem uestran.
• E videntem ente, este texto es culto y p o r ello em plea conec­
tores d e este tipo. Esto no significa q u e no se em pleen con fre­
cuencia en o tras com unicaciones. V eam os una com unicación de
pro m o ción bancaria, q u e em plea u n registro estándar:

hola
Diciembre 2 0 10

¿QUIERES SER EL PRIMERO EN TENERLO?


Estimada...
Como sabes, en el Santander, solo por ser funcionario, puedes
acceder a productos financieros en condiciones especiales.
Por eso ahora queremos que seas el primero en tener la nue­
va Consola Xbox 3 6 0 4GB con Kinect, con ella no encontrarás
limites, no tendrás cables, ni siquiera mando, porque ahora, tú
eres el mando.
Conviértete en el protagonista, muévete, gira, salta, Kinect
transforma el m odo en que conectas y juegas con todos tus
am igos y familia.
Solicita el S u p e rc ré d ito N ó m in a C o le ctivo s para Funciona­
rios por un im porte igual o superior a 10 .0 0 0 € y al formalizarlo
te podrás llevar el Pack Santander Kinect. que incluye consola
Xbox 3 6 0 4Gb y sensor Kinect más 5 juegos. Asi de fácil.
¡Date prisa! No dejes pasar esta'oportunidad.
Y si adem ás quieres conocer todas las ventajas que tienes
por ser funcionario, acércate a cualquier oficina Santander e
identifícate com o miem bro del colectivo. Estaremos encantados
de atenderte.
Recibe un cordial saludo.
(C a r ta c o m e rc ia l d e l B a n c o d e S a n ta n d e r )

En el texto en c o n tram o s por eso in tro d u c ien d o u n a conse­


cuencia: el ofrecim iento consiguiente de u n regalo, la nueva
consola Xbox 360 4G b con K inect. Esto se presenta derivado de
u n a causa: las ventajas de ser funcionario.
Al final del texto se añ a d e una nueva conclusión: N o dejes p a ­
sar esa oportunidad. Y si adem ás quieres conocer...
Son dos conectores habituales, m u y frecuentes, q u e em plea­
ríam os en cualquier com unicación form al.
• Im agina ahora un correo electrónico de inform ación com o el
q u e sigue:
Estimados colegas:
Como coordinador del máster X os envío algunas informacio­
nes que serán de vuestro interés:
En p rim e r lugar, os inform o de que el plazo de matriculacion
ha concluido y hemos superado las expectativas iniciales. Se han

hola
mairicuiado 3 5 alumnos, el máximo oue perm ite la Universidad. Ifj
y han quedado en lista de espera 20. Además, estos alumnos
provienen de universidades españolas, europeas y asiáticas. Sis S i'il
En segundo lugar, todas las optativas tienen alumnos sufi­
i
cientes para ser impartidas. Por tanto, el cronogram a está com ­
pleto y no podremos realizar ningún cam bio de horario
Por último, os envío ei calendario de las defensas de proyec­
to s fin de máster.
Aprovecho la ocasión para agradeceros todo el trabajo que
estáis haciendo para que esta primera edición salga adelante
con los menores problemas.
Un saludo cordial.

En el texto se han utilizado los siguienes conectores: en prim er


lugar, en segundo lugar, además, por tanto, por último. De esta form a,
queda explícita la relación en tre las oraciones.
■ Todos los m ecanism os de cohesión presentados (conectores,
elipsis, cohesión léxica, correferencia y p ronom bres) se em plean
com binados en el texto.
Podem os co m probarlo p rim e ro en esta co lu m n a de o p in ió n p u ­
blicada en un periódico digital:

LA IMAGEN
Un desorden ordenado

f e estos tiempos se necesita crear más entradas que salidas.


Cuando nadie se ocupa de fabricarlas, los mismos trabajadores |
cambian el uso a una señalización de emergencia. 109

hola
Toda e sa g e n te , pese a lo q u e re za el ca rte l co lo ca do s o b re la
puerta, no sale co n angustia, sin o q u e e n tra co n prisas (a m e ­
n o s q u e c o rra n hacia atrás, lo q u e n o es p ro b a b le ). C uriosam en­
te. n o h a y un s o lo c a rte l so b re nin g un a p u e rta del u n ive rso m u n ­
d o d o n d e p o n ga Entrada de emergencia. ¿ A caso n o necesitaría­
m os Ingresar c o rrie n d o en m ás d e un s itio 7 Por su p u e sto q u e
si. De hecho, s o n m ás las veces q u e n o s apre m ia la necesidad
d e entrar q u e la d e sa lir P ese a ello, n o s m uestran con m ayor
insistencia las zo n a s d e evacuación q u e las d e ingreso. Podría­
m o s decir q u e vivim o s en la cu ltu ra d e la salida. Recapaciten, si
no, s o b re e sta s frase s d e la vid a diaria: ¿ C uántas salidas tie n e
D erecho, cuántas H isto ria de l A rte, cuántas M edicina? ¿S ales a
ce n a r e ste sá b a d o ? ¿C o n tinú a s saliendo co n Fulano?

El lenguaje c o tid ia n o está lleno d esalidas airosas, desespera­


das. Im prudentes, d e salidas de tono, d e salidas de em ergencia,
c o m o la que se aprecia en la foto. Todo el tiem po, en fin, se nos
invita a salir (el despido p o r «causas objetivas» es, m ás q u e una
invitación, una patada) cu a n d o lo q u e necesitam os ahora es en ­
trar. E ntrar en el m u n d o del trabajo, de la cultura, de la investiga­
ción, de la justicia, d e la s e n s a te z ... Si nadie se o cu p a de fabricar
entradas, y parece q u e no, te n d re m o s q u e utilizar las salidas. Es
lo q u e hicieron esto s em p le a d o s de l m etro de M adrid (ninguna
mujer, por cierto) en el ya lejano m es d e ju lio de 2 0 1 0 . Entraron
p o r la salida de e m ergencia para reunirse en asam blea. Tal d e ­
sorden a p a re n te m etaforizaba en realidad un regreso al orden.

en www.elpals.com/artlculo/portada/desorden
(I. J. M illa s ,
/ordenado/elpepusoceps/2010 1 1 07elpepspor_3/Tes)

E num erem os los recursos utilizados en el texto:


• C onectores: de hecho, pese a ello, en fin , por cierto.
• P ronom bres y adjetivos determ inativos: estos tiempos, toda
esa gente, pese a ello, tal desorden.
• Elipsis: si no, la necesidad de entrar que la de salir, ¿cuántas
Medicina?, la que se aprecia, que las de ingreso, entraron.
• R epetición: entrada-entrar-entra-entraron, salida-salir-sale-
sales-saliendo.
• M edios léxicos:
- antó n im o s: entradas-salidas, desorden-orden
- sin ó n im o s y cuasisinónim os: entrar-ingresar, entrada-
ingreso, salida-evacuación, salida-patada-despido.

hola
• Veamos ah o ra u n fragm ento de un texto literario. ¿C óm o ha
organ izado el a u to r los párrafos? ¿Qué m ecanism os de cohesión
h a utilizado?
[ . . . ] R ecuerdo m is am ores, m is pláticas, m is am istades. Lo
recu e rd o to d o, lo v e o to d o, v e o a to d os. C on m elancolía, pero
sin n ostalgia, Y s o b re to d o, sin esperanza. Ya s é q u e es in ­
m o rta l y que. si s o m o s algo, s o m o s e sp e ra n za d e algo. A m í
ya m e g a s tó la espera. A b a n d o n o el n o o b sta n te , el aún, el a
pe sa r d e todo, las m oratorias, las discu lpa s y lo s exculpantes.
C o n o zco el m eca n ism o d e las tra m p a s d e la m o ra l y el p o d er
a d o rm e c e d o r de c ie rta s palabras. He p e rd id o la fe en to d a s
e sta s c o n stru ccio n e s de piedra, ideas, cifras. C edo mi puesto.
Yo y a no d e fie n d o e s ta to rre cua rte a d a . Y. en silencio, espero
el aconte cim ie n to .

S o plará un v ie n te cillo a p enas helado. L o s p e rió d ico s hablarán


de u n a o n d a fría. Las g e n te s se alzarán d e h o m b ro s y co n tin u a ­
rán la vida d e siem pre. L o s p rim e ros m u e rto s a p enas h incharán
un p o c o m ás la c ifra co tid ia n a y nadie en lo s se rvicio s d e es­
ta d ística s a d v e rtirá ese c e ro d e más. Pero al ca b o de l tie m p o
to d o s em pezarán a m irarse y p reguntarse: ¿ qué pasa? Porque
d u ra n te m eses van a te m b la r p u e rta s y ventanas, van a crujir
m ue b le s y árboles. D u ra n te a ñ o s h a b rá te m b la d e ra d e huesos
y e n tre c h o c a r d e dientes, esca lo frío y ca rn e d e gallina, D u ran te
a ñ o s aullarán las chim eneas, los p ro fe ta s y los jefes. La niebla
q u e cabecea en los esta nq u e s po d rid o s ve n d rá a pasearse a la
ciudad. Y al m ed io d ía bajo el sol equívoco, el vie n tecillo a rras­
trará el o lo r de la sa n g re seca de un m a ta d e ro a b a n d o n a d o ya
ha sta p o r las m osca s [ . . . J.

(Octavio Paz. obra citada, págs. 32-33)

• En p rim e r lugar, observam os que los dos párrafo s están cla­


ram en te diferenciados. El p rim ero tiene co m o referencia los
sen tim ien to s del que escribe; aparece en p rim e ra persona. El
seg undo pasa a la tercera persona, y su te m a son los cam bios
de la naturaleza. Los cam pos sem ánticos en cada p árrafo son
tam bién distintos.
En el p rim e r párrafo se em plean té rm in o s relativos a los
sen tim ientos (amores, pláticas, amistades, recuerdo, veo, m e­
lancolía, nostalgia, esperanza, disculpas, moral, poder adorm e­
cedor, fe, ideas, silencio) y al ab a ndono (a m í ya m e gastó la
espera, abandono, cedo, he perdido la fe).
hola
En el segundo, los protagonistas so n la naturaleza (viente-
cilio, soplar, onda fría, niebla, estanques podridos, sol equívoco,
mediodía, moscas) y sus efectos negativos (mirarse, alzarse de
hombros, muertos, tem blar puertas y ventanas, crujir muebles y
árboles, tembladera de huesos, entrechocar de dientes, escalofrío,
carne de gallina, aullar las chimeneas, los profetas y los jefes,
matadero).
En el p rim e r p árrafo ( P 1) hay frases cortas, enum eraciones,
pocos conectores: y. En el segundo (P2) enco n tram o s pero o
porque. Pero la gran diferencia es q u e el p rim ero habla del yo,
en presente fundam entalm ente, con algún pasado (gastó, he
perdido): expresa los sentim ientos del escritor. En el segundo,
p o r el contrario, do m in a la tercera p ersona y el fu tu ro para
n arrar los hechos q u e van a suceder. El elem ento d e u n ió n e n ­
tre esos dos m undos, el presente y el futuro, es la últim a frase
del p rim e r párrafo: espero el acontecimiento. Desde el ahora
(presente) espero lo que ha de suceder (fu tu ro ), q u e se narra
en el siguiente párrafo.
Esta organización es aparentem ente sencilla, m uy visible,
m uy clara, pero difícil de construir.
• ¿Q ue o tro s m edios de cohesión em plea para u n ir todas las
inform aciones?:
- Repetición de:
• palabras: recuerdo, todo,
• estructuras con sin (sin nostalgia, sin esperanza...) y su
opuesto (con melancolía).
• de contenidos: esperanza, espera, espero.
- Sinónim os: abandono, cedo, he perdido la fe.

E i R ecu erda

Para c o n se g u ir un te x to b ien fo rm a d o y c o h e re n te e s n ecesario:


► D istribuir la inform ación e n p á rra fo s d e form a eq u ilib rad a.
► R elacionarlos y c o h e s io n a rlo s e n tre sí u tilizan d o los sig u ien te s
m ecanism os:
▼ rep eticio n es,
▼ m ed io s léxicos,
▼ p ro n o m b res y correferencia,
▼ elipsis,
▼ conectores.

hola
m.
¿Qué tipo de texto?

Tipos y form atos discursivos


■ C u an d o ya tenem os claro el tem a del que querem os h ab lar y
nuestro objetivo, es decir, q u é pretendem os con el texto, debem os
realizar o tra elección: ¿qué fo rm ato vam os a utilizar? ¿Una carta,
una n arración, u n a instancia adm inistrativa?
■ ¿De q u é dependerá? De nuevo de los factores anteriores (tem a,
o b je tiv o ...) pero tam b ién del tipo de receptor. A dem ás, hay una
larga trad ició n de géneros textuales: cada u no de ellos se ha espe­
cializado en vehicular u n tip o de contenidos.
■ Pero antes de seguir, debem os saber que los textos rara vez sue­
len ser p uros en su estru ctu ra. G eneralm ente usan mezclas d e fo r­
m atos expresivos o secuencias, lo que nos obliga a conocerlas por
separado, ya q u e cada u n a de ellas tiene sus propias no rm as cons­
tructivas.
Los textos pueden estar com puestos p o r alguno de los tres tipos
de secuencias básicas, que debem os elegir:
• N arración.
• D escripción, exposición.
• Instrucción.
Es decir, debem os d ecidir si querem os tra n sm itir nuestra infor­
m ación a través de u n a historia, describirla en sus elem entos in te­
grantes, o bien dar instrucciones o no rm as p ara realizar algo. De
en trad a, hay tem as m ás proclives para u n o u otro:
• In fo rm ar sobre hechos acaecidos en el pasado —> narrar.
• In fo rm ar sobre las características de:
• Un objeto (u n cuadro, u n a viv ien d a...) o u n a persona —>
describir.
• U na idea -> exponer.
• A yudar a realizar algo —> dar instrucciones.
Claro está que podem os co n stru ir un texto m ezclando estas se­
cuencias expresivas, y, así, es m uy frecuente que enco n trem o s ju n ­
to a la n arración, descripciones de los personajes, del p aisaje...,
y tam b ién ju n to a las instrucciones de em pleo de un objeto, des­ 113

hola
crip cio n es del m ism o. A con tin u ació n , verem os algunas de estas
com binaciones.
■ E n este fragm ento del horóscopo p ublicado en u n a revista e n ­
c o n tra m o s u n a p rim e ra p arte de descripción del carácter d e la
p ersona que nace b ajo ese signo (le g u sta ...), seguida d e u n a in s­
tru cció n argum entativa (cuidado co n ..., in ten te...):
TAURO
21 ab ril-2 0 mayo:
Le g u s ta m an te n e r b a jo c o n tro l to d o s los a sp e cto s de su vida
y esa es su m e jo r b aza para co n se g u ir to d o a q u ello q u e se p ro ­
p o n g a . Pero c u id a d o co n llegar a s e r d e m a sia d o p o se sivo con
las personas q u e le im p o rta n , tam b ié n n ecesitan su espacio. In­
te n te d a r c o n s e jo s s ó lo si s e los piden.

(F. Saralegui. Paisajes. n.° 328. 2010. pág. 88)

■ En este o tro , perteneciente a la web de M édicos sin Fronteras,


e n c o n tram o s los tres tip o s de secuencias:
CONECTA C O N PERSONAS QUE PIENSAN C O M O TÚ

¡Ú nete a MSF!

C onócenos

En 1 9 7 1 , un p e q u e ñ o g ru p o d e m éd ico s y p e rio d ista s fu n d ó


M é d ic o s Sin F ro n te ra s en París.

S o m o s una d e la s m ayo re s o rg a n iza cio n e s h u m a n ita ria s in ­


d e p e n d ie n te s de l m undo, p e ro n u e stra m isió n sigue sie n d o la
m ism a: d a r asistencia a po b lacio n e s en situ a cio n e s d e crisis, sin
discrim in a ción p o r raza, religión o ide o lo g ía política.

¿QUIERES CO NO CERNOS?

B o le tín MSF

S u scríb e te y recib e p e rió d ica m e n te n u e stra s ú ltim a s noticias.


(www.msf.es/trabaja-con-msf)

El texto com ienza con u n a p a rte instructiva m arcada p o r ios


im perativos: conecta, únete, conócenos. Sigue u n a m inisecuencia
narrativa: fu n d ó , y la descripción de la organización: som os... Ter­
m in a con o tra instru cció n (suscríbete y recibe), u n a apelación para
co nseguir el objetivo fun d am en tal del texto: ten er nuevos socios.
■ C on los dos textos anteriores podem os ilu strar los m o d o s de
u n ió n de las secuencias. Pueden estar coordinadas, es decir, las dos
al m ism o nivel. Es lo que o cu rre en el horóscopo. El objetivo del

hola
texto es describir y a la vez d a r algunos consejos. Frente a eso, el
d e M édicos sin F ronteras ilustra el o tro m ecanism o: u n a d e las se­
cuencias d o m in a a las otras. ¿Cuál? P recisam ente la q u e co n tien e
el fin com unicativo del texto, q u e es apelar al ciu d ad a n o para que
colabore. La instrucción es lo principal, y al servicio de ella, s u ­
b o rd in ad as, están tan to la descripción de la organización co m o la
p eq u eñ a narració n sobre su origen.

■ Por tanto, a la h o ra de escribir debem os elegir en tre hacer un


texto h o m ogéneo, consistente en u n a secuencia única:
• N arración.
• D escripción/exposición.
• Instrucción.
O co n stru irlo m ezclando distintas secuencias, relacionadas e n ­
tre sí m ediante:
• C o ordinación.
• S ubordinación.

■ N os q u ed an d o s decisiones más:
• D ebem os d ecidir si vam os a utilizar la argum entación, in te n ­
ta n d o convencer al receptor de algo, o no. ¿Q ué n o s puede m o ­
tiv ar a hacer esto? D em o strar lo q u e ex ponem os y conseguir la
aceptación del interlocutor. D e esta form a, no nos im ponem os,
sino q u e, p o r el co n trario , o btenem os la com plicidad de este. La
arg u m en tació n pu ed e ser em pleada en cualquier tipo d e texto,
sea narrativo, descriptivo o instructivo.
• En segundo lugar, deb em o s d ecidir si co n stru im o s u n m o n ó ­
logo o u n diálogo, d ep en d ien d o de si habla solo el escritor, o
se in tro d u cen personajes para d a r m ayor d in a m ism o al texto y
tran sm itir, así, diferentes p u n to s de vista. O tras veces estos otros
p u n to s de vista aparecen d e n tro de n u estra p ro p ia redacción, no
en boca de o tro s personajes. Es u n recurso m u y frecuente en las
n oticias periodísticas, q u e generalm ente giran en to rn o a las d e ­
claraciones de alguna persona im p o rtan te. Y tam b ién es la for­
m a d e n o hacernos responsables de d eterm in a d as afirm aciones,
q u e p o n em o s en boca de otros.

■ F ijém onos en este p eq u e ñ o fragm ento de u n a com unicación


e n tre colegas, u n correo electrónico enviado a los particip an tes en
u n hom enaje:

hola
Hoia. A ntonio. En respuesta a tu p re g u n ta , te n g o q u e d e cirte
q u e el a rtícu lo n o d e b e te n e r m ás de 1 5 páginas. En la editorial
m e han d ic h o q u e si n o s pasam os no p o d rá n publicarlo. C om o
sabrás, en el h om enaje colaboran m ás de 5 0 personas y el
vo lu m e n sobrepasa, co n creces, lo proyectado.

Es u n texto descriptivo-instructivo, ya que pretend e que el re­


cep tor acepte u n a obligación (debe tener) en la extensión d e su a r­
tículo, pero la persona q u e escribe no quiere ser im positiva y en lu ­
gar de decir «No m e m andes m ás de 15 páginas», argu m en ta «Hay
m ás de 50 colaboraciones, nos pasam os del presupuesto» y recurre
a o tra voz, la de la editorial, a quien responsabiliza d e la m edida.
En este contexto es un argum ento de au toridad, o tro enunciador,
al q u e culpabilizar de lo desagradable de esta restricción.
C om o p o dem os d ed u cir a p a rtir de este ejem plo, esta mezcla
que hem os hecho de m ecanism os se debe a la naturaleza arg u m en ­
tativa del texto. El incluir o tra voz se utiliza com o u n arg u m en to
más. Todos lo usam os con frecuencia en nuestras com unicaciones
habituales.
■ De fo rm a esquem ática, nuestras opciones de form ato textual
son las siguientes:

S e c u e n c ia s D im en sio n e s V oces
■ Narración ■ Argumentativo / ■ Monólogo: una voz /
■ Descripción- no argumentativo varias voces
exposición ■ Dálogo
■ nstrucción

D ebem os decidir:
• Si usam os u no o varios tipos de secuencias com binadas.
• Si el texto será argum entativo o no.
• Si dam os en trad a a o tras voces d istintas a la del escritor.
■ V eam os algunos ejem plos:
• T e x to a r g u m e n t a t i v o , m o n o l o g a l (au n q u e con varias voces),
f o r m a d o p o r u n a n a r r a c i ó n s e g u i d a d e u n a d e s c r i p c ió n :

Las piedras «pequeñas y sucias» de Naomi


La H aya/ La m odelo británica afirm a d e sco n o c er la p ro ­
ced en cia d e u n o s «diam antes d e sangre» q u e ap areciero n
en su habitación tr a s ce n ar h ace 1 3 a ñ o s con el d ictad o r
d e Liberia C harles Taylor. Por M acarena Lora

hola
Érase una vez. hace 1 3 años, una cena. A llí estaba Naom i
Cam pbell al lado de su anfitrió n . Nelson M ándela. A su aire-
dedor. una p a ndilla d e se le ctos invitados e n tre los q u e se en­
contraban la a c triz M ia Farrow, el m úsico Q u ln cy Jones y un tal
Charles Taylor. q u e presidía una tal U beria. D e lo d o ello, qué
cosas, la s u p e rm o d e lo no recuerda a b so lu ta m e n te nada. 0 m uy
poco. La com parecencia a ye r de la estrella a n te el tribunal q u e
ju z g a a C harles Taylor p o r o n ce crím enes, in clu id o s asesinatos,
violaciones y e n ro la m ie n to de n iños soldados, g iró e n to rn o (sic)
al «hace m u c n o tie m p o q u e e s to ocurrió». N o o b stan te , la te s tig o
lo g ró h ila r su te s tim o n io y n a rra r el rela to de unos diam antes
q u e la Fiscalía s o sp e cha p odrían estar m a n ch a d o s de sangre.
He a q u í la h isto ria d e las piedras d e la discordia d e sd e q u e ca­
ye ro n en m an o s de N aom i Cam pbell ha sta a u e la m o d e lo se
d e sp re n d ió de ellas. Seis horas de m utu a co m p a ñ ía e n tre una
m u je r y un p u ñ a d o de diam antes.
De beige. según unos, o d e blanco, se g ú n otros, lo q u e q u e dó
c la ro es que N aom i Cam pbell se p re se n tó ayer en La H aya de
m orros. «Yo rto q u e ría e sta r aquí», s e sin ce ró la te s tig o n ada m ás
co m e n z a r la vista. «No q u ie ro te n er n ada a u e ve r con esto, no
q u ie ro problem as para m i familia», a se g u ró a n te s d e c o m e n za r a
responder p re g u n ta s d e la fiscal. B renda Hollis. y de la defensa
de C harles Taylor. el a b o g a d o C o u rtn e y Griffith.
Cam pbell pudo, quizá, e vitar q u e la fo to gra fia ra n lle g an d o
(ta rd e ) al trib u n a l g ra d a s a las e stricta s m edidas de seguridad
exigidas p o r su abogado. Pero n o p u d o e sq u ivar al batallón de
m e d io s in ternacionales q u e seguía la vista d e sd e la tribuna del
p ú b lico y p o r una p a n talla d e sd e la sala adyacente. En unas g ra ­
das habitu a lm e nte vacías d e sd e q u e e m p e z ó el ju icio de Taylor
en e n e ro de 2 0 0 8 . había casi un c e n te n a r de periodistas p e n ­
d ie n te s d el reco rrido d e las piedras «pequeñas y sucias», co m o
las d e scrib ió C am pbell. C uándo y c ó m o llegaron a su p o d e r los
diam antes, q u é h izo c o n ellos, y a q u ién le co n fió su existencia
eran retra n sm itid o s casi in sta n tá n e a m e n te a to d as las redaccio­
nes de los m edios o ccid e nta le s a n te la ausencia to ta l d e prensa
africana.
(t:l Mundo. 6 - 8 - 2 0 1 0 . p á g . 1. V e ra n o )

En este texto hay secuencias narrativas y descriptivas coo rd in a­


das. La periodista u n e la descripción (la m odelo, los personajes que
acudieron a la cena, los periodistas que están esperándola...) con la
narració n de los hechos. Hay una intención argum entativa, aunque
hola
m uy poco m arcada. La periodista pretende ser objetiva, pero deja
entrever su postura — poco favorable a la m odelo— por m edio de
ciertas insinuaciones, im precisiones (un tal Charles Taylor, una tal
Liberia), el com entario qué cosas, o el añadido ante la ausencia total
de prensa africana. El texto está cuidadosam ente escrito, p o r tanto,
con reelaboración (aunque se utiliza erróneam ente entorno p o r en
torno). A unque no hay diálogo sí aparecen m últiples voces: la de
la periodista, la de la propia N aom i C am pbell (afirma desconocer)
cuyas declaraciones, adem ás, se recogen com o citas literales en tre­
com illadas («hace m ucho tiem po que esto ocurrió«, «piedras pequeñas
y sucias»...)
• T e x to n o a r g u m e n t a t i v o , m o n o lo g a l , s i n r e e l a b o r a c i ó n f o r ­
m a l , f o r m a d o p o r u n a p a r t e d e s c r i p t i v a ( la in ic i a l ) y u n a i n s ­
tru c c ió n :
Ingredientes p ara p reparar b ran d a d a d e bacalao (cremosa)
■ 5 0 0 g r de bacalao desalado (sin piel ni espinas).
■ 1 p a tata grande.
■ Leche.
■ 1 5 0 m i nata.
■ 2 ajos.
■ A ce ite de oliva.
■ Pimienta.
■ N uez m oscada.
■ Sal.

Cómo p reparar b ran d ad a d e bacalao (cremosa)


Colocar el baca lao desalado en un cazo y cu b rirlo d e leche.
P oner al fu e g o y dejar h e rvir de 4 a 5 m inutos. Escurrir la leche.
H e rvir la p a tata y a ñadirla al cazo de l bacalao. B a tir el bacalao,
la p a tata y los a jo s co n la batidora. M a n te n e r a fu e g o le n to e ir
a ñ a diendo la nata, un p o co de sal. nuez m oscada, la pim ienta
y el aceite p o c o a p o co sin pa ra r de b a tir co n la b a tid o ra hasta
q u e q u e de una m asa fina. Poner unos m in u to s al gril para grati-
nar. S e rvir con rebanadas de pan tostado.

(wiMv.recetarlo-cocina.com/receta/brandada-de-bacalao-cremosa)

En la p rim e ra p arte se en um eran los ingredientes necesarios


para p rep a ra r este plato (descripción). La segunda p arte («C óm o
p reparar b ran d a d a de bacalao») recoge las instrucciones, los p a ­
sos q u e debem os seguir para elaborarlo. A parecen estas norm as
en infinitivo. N o es un texto argum entativo (no pretende c o n ­
vencer de nada), y su registro es estándar.
hola
• I n s t r u c c i ó n c o n d e s c r i p c i ó n , a r g u m e n t a t i v a , m o n o lo g a ! :

¿H ablam o s ?
DETENER EL VIH E S R ESPO N SAB ILID AD DE TODOS

IN F Ó R M A T E Y C O M P A R T E
L O Q U E S A B E S S O B R E E L V IH

www.cruzroja.es
900111 000

Una nueva acción inform ativa q u e q u ie re c o n trib u ir a prevenir


el Vi H y o tra s infecciones de tran sm isió n sexual e n la población
inm igrante. La situ a ció n de la ep id em ia en personas inm igrantes
n o es m o tiv o d e especial preocupación p e ro sí presentan una
m a y o r vulnerabilidad fre n te a la infección p o r VIH.

La cam paña q u ie re invitar a to d as las p e rso n a s Inm igrantes


a q u e se inform en s o b re ei VIH y a q u e co m p a rta n d icha infor­
m ación co n su fam ilia, su s a m istades y su e n to rn o m ás cercano.
Para e llo se h a rea liza d o un CO M INC a d a p ta d o cultural y lin g üís­
tica m e n te a los diferentes colectivos y re co g e la heterogeneidad
d e la población in m ig ra n te para q u e e sta se sie n ta lo m ás repre­
se n tad a posible.

¿Hablam os? Infórm ate y com parte lo que sabes sobre


el VIH.
Conoce su historia [...]
Daniela, m ujer latina. Su pais d e o rig e n es C olom bia. Enfer­
m era en su pais. e stu d ia para convalidar su titu lació n [ . . . ]
Carmen, m uje r española. Convive co n el VIH y co la b ora en
u n a ONG.

Iryna, m u je r d e E uropa de l Este. Su pais de o rig e n es Ucrania.


I ¡ene trab a jo d e sd e hace una a ñ o [... |
Ibrahima, h o m b re subsahariano. Su pais de o rig e n es Sene-
gal. M ú sico en su pais. se d e d ica a la ve n ta d e artesanía africana
[...]
Luis Alberto, h o m b re latino. Su país d e o rig e n es Ecuador.
Lleva 1 8 m eses trab a ja n d o en un resta u ra nte d e cam arero ¡ . . .j

hola
Miguel, h o m b re español. C o m pa ñ e ro d e p iso d e D aniela y
Luis Alberto. Trabaja en el m ism o resta u ra nte q u e este ú ltim o
[...]
María, m u je r e sp a ño la . C o m pa ñ e ra d e tra b a jo y a m ig a de
Iryna [ . . . ]
(v A v w .m s p s .e s /c a m p a n n a s /c a m p a n a s l0 /in m ig r a n te s 1 0 .h tm )

Este fragm ento, perteneciente a u n a ca m p a ñ a del M inisterio


de Sanidad y Política Social, utiliza tam bién la heterogeneidad
p ara conseguir su objetivo. Pensem os que u n a construcción m ás
sim ple sería el sim ple m andato: «Infórm ate sobre el V IH », pero
no resultaría tan rentable. Al ciudadano hay que convencerlo, y
p ara ello hay q u e utilizar la argum entación. T am bién hay que
atra erlo y p o r ello la presentación tiene que ser interesante y
cu idada. La im agen, la tipografía, la disposición en la página,
to d o contribuye a darle atractivo.
T extualm ente, ha utilizado una descripción de la cam paña: a
qu ién va dirigida, cuál es su objetivo, y o tra con descripciones de
personas q u e lo sufren, ya sean inm igrantes o españolas. A ctúan
a m o d o de ejem plos, com o argum entos que apoyan la tesis de
que pu ed e afectar a todos.
Intercalada aparece la instrucción, m eta final del texto: Infór­
m ate y comparte lo que sabes sobre V IH , q u e es el lem a d e la ca m ­
paña, ju n to a ese ¿Hablamos?, que parece u n a invitación.
En este caso el texto es m onologal: hay una sola voz, la del
M inisterio.

■ Los textos son, pues, heterogéneos y com binan los tip o s d e se­
cuencias para conseguir su objetivo com unicativo. El fin arg u ­
m entativo explica q u e intro d u zcam o s una descripción del carácter
de un personaje en una narración.

• Im aginad q u e estoy co n tan d o u n hecho q u e revela el c o m p o r­


ta m ie n to inadecuado de u n a persona. M i objetivo es q u e el o tro
llegue a la conclusión de q u e esta n o es de fiar:
Ten cuid a do co n Fulanito. q u e se las g a sta regular. El o tro día
e n una reunión e sta ba h a b lan d o p e ste s de Pepa y lu e g o s e la
p re s e n tó a unos co legas c o m o su m a n o derecha. Es frío, calcu­
lador. y su sonrisa es m ás pe ligro sa q u e u n a puñalada.

A quí la narración de un hecho es u n ejem plo q u e sirve d e a r­


g u m e n to para sostener su tesis.

hola
• Veamos o tro caso d o n d e la descripción actúa com o arg u m e n ­
to p ara la invitación (instrucción):
He tra íd o h o y unos lan g ostin o s exquisitos. Tienen una pinta
q u e se co m e n solos. A sí q u e qué da te a comer, q u e no te vas a
arrepentir.

■ Tam bién la reelaboración form al sirve para el fin arg u m e n tati­


vo. Así lo hace la publicidad. Y las diferentes voces ap o rta n riqueza
al texto y se usan com o arg u m en to s de fuerza. La intención c o m u ­
nicativa es fundam ental p ara elegir el tip o de secuencias. Veamos
algunos casos.
• F.1 siguiente pertenece a un libro sobre yoga:
( . .. ) En una o ca sió n, un d iscíp ulo a cu d ió a un avanzado m aes­
tro para p e d irle q u e le ayudase a liberarse. Y el m ae stro le dijo:

— Q uerido mío. ¿ q u ién te a ta sin o tu m ente?

La m e n te es un p ro b le m a para casi to d o s los seres humanos.


Puede s e r a m ig a o enem iga, paraíso o infierno, fábrica d e m e n ­
ción o de m aldición. La m en te n o s p ro p o rcio n a m uch o s p ro b le ­
m as co n su p e n s a m ie n to descontrolado, su m em o ria ne g ativa y
sus fantasías, alim entando, en ocasiones, te m o re s infundados.
En la m e n te h a y ira. odio, m alevolencia, a batim iento, co n flic to y
fricción [ . . . ] .

(R . A C a í i í . o b r a c ita d a , p á g . 5 7 )

La ob ra pretende d a r inform ación y recom endaciones para


m e jo rar la vida a través del yoga. El a u to r tiene una intención
práctica, no solo teórica. Para ello tiene q u e ser claro y directo.
La p rim era p arte es u n a n arració n q u e da paso a un diálogo
en tre el m aestro y el discípulo. Este se presenta com o arg u m e n ­
to-ejem plo, a p a rtir del cual desarrollar u n a descripción d e la
m ente. Usa la voz del personaje, el diálogo fingido p ara ilu strar
su tesis (la m ente es nuestro problem a) y convencer. Todo tie­
n e u n fin argum entativo. S eguidam ente se describe y desarrolla:
«La m ente es un p ro b lem a...»
La tesis se deduce de la intervención del m aestro. La parte n a rra ­
tiva presenta form as en pasado (acudió, dijo), circunstancias te m ­
porales (en una ocasión). Además, los verbos son de acción: acudió,
dijo, pedir, ayudar, liberar. H abla el m aestro, n o el narrador.
En el o tro párrafo pasam os a la descripción de la m ente. Los
verbos son estáticos (es, puede, proporciona, hay) y están en pre-
hola
sente. El núcleo inform ativo está en las predicaciones (un pro­
blema, am iga o enemiga, paraíso o infierno, muchos problemas,
ira, odio). En los sustantivos, en sum a.
El fin del texto, argum entativo y casi didáctico, pide esta m ez­
cla, esta reelaboración, q u e es bastante rentable.
• C onfrontém oslo con una narració n que com pusiéram o s n o ­
sotros:
Te v o y a c o n tar u n a h istoria. I la b ia una ve z un discíp ulo q u e va
y ie d ic e a un m a e stro q u e había m uy im p o rta n te . Fue para pedir­
le q u e le 'ibrara d e su s problem as, p o rq u e él te n ía un m o n tó n de
pro b le m as y e sta ba m u y angustiado. Sus n e g o cio s n o iban bien,
te n ía pro b le m as e n casa y no sé cu á n ta s cosas más. En fin, que
e sta ba el p o b re un p o c o m al. El m aestro, entonces, le dice:

— H om bre. A lfredo, no tie n es razón para e sta r así. Tam poco


s o n ta n graves ios problem as. Lo q u e d e verdad te tiene a ti en
esa situación, co m p le ta m e n te atado, es tu p ro p ia m ente.

¿Q ué falta aquí? Evidentem ente, la reelaboración form al y la


concisión.
La coloquialidad y el uso de elem entos innecesarios hacen
q u e se pierda la fuerza de la frase sentenciosa, q u e en el texto
o riginal funciona co m o tesis de una argum en tació n que se va
a desarrollar a lo largo del libro sin darse u n o cuenta. Siguen
descripciones, exposiciones, pero sin im p o n e r las conclusiones,
sino dejándolas fluir, con lo cual el receptor se siente convencido
ya d e en tra d a. Se pasa de u n a situación concreta a la d em o stra­
ción general, con una acum ulación de características d e la m en ­
te q u e actú an a m o d o de razones para sostener esa idea: el poder
d e la p ro p ia m ente.

La narración
Las características de u n a narració n son:
• el p red o m in io de la acción: una serie de hechos.
• la situación espacial y tem poral.
• u n cam b io tem poral en el desarrollo de estas acciones.
• una serie de personajes.
,
La perspectiva del texto es dinám ica. El h ablante es n arrad o r
122 d e un suceso, situ ad o en o tro espacio/tiem po. Los personajes, las
hola
acciones y las circunstancias van cam b ian d o y progresando a lo
largo d e su transcurso. Esto hace que p red o m in en los verbos, en
diferentes form as, generalm ente del pasado, y m uchas referencias
tem p o rales y espaciales.
■ N ecesitam os, pues, esos ingredientes:
• u n o s hechos, orden ad o s en sucesión.
• un espacio.
• u n tiem po.
• u n o s personajes.
■ D ebem os elegir la perspectiva desde la q u e narram o s, es decir,
el papel q u e va a desem peñar el h ab lan te-n arrad o r: si va a ser una
narració n autobiográfica (p red o m in io del yo, p rim era p ersona),
de n a rra d o r om nisciente, de narrador-testigo, objetivo, o de en fo ­
q u e m últiple (tercera p e rso n a )... Y tam bién hay q u e decidir si v a­
m os a utilizar personajes, y si introducirem os diálogo en tre ellos.
■ La expresión debe ser sencilla y variada, y el ritm o del texto flui­
do. Los hechos deben estar presentados co n verosim ilitud, y los
personajes caracterizados en consonancia con el am biente y la rea­
lidad q u e los envuelve.
■ Veamos u n ejem plo:

Los Príncipes de Asturias presiden


la presentación de la O rto g ra fía
de la le n g u a e sp a ñ o la
En una sesión co n ju nta del p leno d e la Real A cadem ia Española
(RAE) y d e la A sociación de A cadem ias de la L e ngua Española
(ASA LE), se ha p re se n ta d o h o y la nueva edición d e la
Ortografía de la lengua española.
la últim a o b ra fru to de la política panhispánica q u e llevan a cabo
las v e in tid ó s A cadem ias de España, A m é rica y Filipinas.
A b rió la sesión el D ire cto r de la RAE y p re sid e n te d e la Espa­
ñ o la ASALE, d o n V ícto r García, quien, al final d e su
in tervención, h iz o e n tre g a d e un ejem plar d e ia Ortografía.

En n o m b re d e la Academ ia Chilena d e la Lengua h a b ló su d i­


rector. d o n A lfre d o M atus. y co m o rep re se n ta n te d e la Academ ia
M exicana de la Lengua lo hizo el d ire c to r d e esta corporación,
d o n José M oreno.

hola
Fambién participó, con un saludo g ra b a d o en vídeo, d o n M ario
Vargas I losa, académ ico y Prem io Nobel de Literatura en 2 0 1 0 .

Por su parte, el aca d ém ico co o rd in a d o r d e la obra, d o n Salva­


d o r G utiérrez O rdó ñ e z, e xp licó los a sp e cto s esenciales d e esta
n ueva edición d e la O rto g ra fía .

1 7 de d icie m b re de 2 0 1 0

(www rae.es/rae/gestores/gespub000011 nsf/voTodosporld/3FE38EB51 DO)

En esta noticia sobre la presentación de la nueva Ortografía d e la


RAE, se ha elegido un fo rm ato de narración, com o secuencia d o ­
m inante, ju n to a u n a pequeña secuencia descriptiva en el prim er
párrafo p ara explicar q u é es la Ortografía: la últim a obra fru to de
la política panhispánica que llevan a cabo las veintidós Academias
de España, América y Filipinas. En el resto se sigue u n a ordenación
cronológica: se ha presentado hoy, abrió la sesión, habló su direc­
tor, lo hizo, tam bién participó, por su p arte... explicó, fin a lm en te...
clausuró. P redom inan, com o vem os, los verbos en pasado.

■ En u n texto narrativo los hechos tienen que estar orden ad o s


tem poralm ente. Podem os hacerlo:

• Siguiendo el orden cronológico lineal. Es el m o d o m ás senci­


llo. Un ejem plo es la noticia q u e acabam os de transcribir.
• En u n a restrospectiva (de atrás hacia delante), es decir, em p e­
zan d o p o r el resultado o desenlace de los hechos y term in an d o
p o r el inicio o causa de los m ism os.
• In m edia res: iniciar el relato desde un acontecim iento central
e ir hacia atrás, indicando los precedentes, y luego adelante, refi­
riendo las consecuencias.
■ En la narración la presencia de la subjetividad n o está m uy bien
vista. Debe ser una crónica objetiva de hechos acaecidos, aunque
sean los hechos autobiográficos, que se presentan con una aparente
objetividad para el que escribe. Veamos, por ejem plo, este relato.
X fu e e m b a ja d o r en París d e sd e 1 9 9 5 a 2 0 0 4 . Allí lle g ó des­
d e M adrid, d o n de h a bía co m e n za d o a e n se ña r en 1 9 8 7 . Lo
llam aron para d e sem peñar u n o d e los cargos m ás im p o rta n te s
y com p ro m e tid o s. A llí co m e n zó su relación con el e scrito r Y,
fru to d e la cual so n los excelentes a rtícu lo s q u e leem os hoy
co n fruición.

hola
H a sla 2 0 0 4 realizó una la b o r m eritoria, pero una en ferm e
dad le hizo a b a n d o n a r la vida a ctiva y se dedicó, cu ando se lo i
perm itía su e sta do d e salud, a e scrib ir rela to s y artícu lo s p e rio ­
dísticos.

Este texto com ienza la narración de los hechos in m edia res.


Utiliza m uchos verbos en pasado: fue, llegó, había comenzado, lla­
maron, comenzó, han sido, realizó, hizo, dedicó... Estos están je ra r­
q uizados en diferentes m om entos del tiem po. Así el uso de había
com enzado o han sido.
Los hechos progresan cronológicam ente, com o lo m arcan los
segm entos tem porales: desde 1995 a 2004, enl987, hasta 2004. Asi­
m ism o , se sitúa espacialm ente: en París, desde M adrid.
La adjetivación se lim ita a excelentes y meritoria.
El texto es objetivo, no aparece el h ablante narrador, to d o está
en tercera persona, a excepción de leemos, un plural genérico, que
lo liga al ahora. Es u n a fo rm a de anclaje, de m o stra r la rep ercu ­
sión y el interés del tem a, y, al m ism o tiem po, sitúa claram ente la
n arració n en un pasado q u e tiene u n a influencia en el presente. Es
u n a m uestra de la argum entación subyacente q u e en con tram o s, y
q u e se m anifiesta tam bién en estos adjetivos q u e n o s tran sm iten
u n a visión positiva del personaje.
Es un texto lingüísticam ente cuidado y perfectam ente cohesio­
nado, a través de las referencias tem porales o deícticos co m o allí.
■ En el siguiente fragm ento se in te rru m p e la narración cro n o ló g i­
ca d e los hechos para in tro d u c ir un hecho anterior. La narració n
está en presente, y el hecho an terio r en pasado. Tam bién en c o n tra­
m o s aq u í la presencia d e u n diálogo:
( . . . ] C on ch irria r d e candalizas, seis m arineros izan la cha lu pa
y la trincan en cu b ie rta , ch o rre a n d o agua. Pepe L o b o tira la colilla
de l c ig a rro y se a p a rta de l coronam iento.
— ¿ B uena presa, en ton ce s?
Tose M araña, llevándose a los labios el pañ ue lo q u e saca de
la m anga d e la casaca, y lo guarda tra s m ira r in d iferente las sal­
picaduras d e saliva roja.
— Las hice peores.
Cam bian una so n risa cóm p lice los d o s marinos. D etrás de l es­
cribano. q u e tra e tam b ié n la patente, el roí y el c o n o cim ie n to de
carga de la presa, su b e a cub ie rta el p a tró n d e la tartana: un su­
je to grueso, d e patillas blancas, te z rojiza y cie rta edad, con cara

hola
de habérsele hundido el m undo bajo los pies. Es español com o
¡a mayor parte de sus tripulantes, entre los que no hay ningún
francés. Maraña le perm itió m eter sus cosas en un pequeño co­
fre de camarote que han traído los del trozo de abordaje, y que
ahora, abandonado en la cubierta, acentúa su estampa patética.
— Lamento verme obligado a retener su barco — le dice Pepe
Lobo, tocándose el sombrero— . Será conducido con su carga y
documentación, pues lo considero buena presa [...].
(A. Pérez Reverte, obra citada, pág. 2 3 6 )

■ G en eralm ente, una n arrac ió n p u ra consiste en la en um eración


cronológica de hechos. Suele com binarse con o tras form as para
m an ten er el interés. Al público le gusta conocer el p o rq u é d e los
acontecim ientos, y los sentim ien to s an te los m ism os. Para ello se
usa la descripción. T am bién p ara enm arcar.
• V eám oslo en el siguiente texto:
[ .. . ] Quise acom pañar a Rodrigo en su última batalla contra
la indiada mapuche, pero él no me lo permitió.
«Estás muy vieja para eso. Inés», se
rió. «Tanto com o tú», respondí, aunque no era cierto, porque él
tenía varios años menos que yo. Creíamos que no volveríamos
a vernos, pero nos despedimos sin lágrimas, seguros de que
nos reuniríamos en la otra vida» [ ...].
(I. A llende. Inés del alm a mío. Random House Mondadori.
2 0 0 8 . pág. 1 5)
En este fragm ento la au to ra com bina narració n y descripción.
A sim ism o, aparecen diversas voces, la de la p rotagon ista n a rra ­
d o ra y la del personaje, en u n diálogo retom ado. Esta o b ra está
escrita en p rim e ra persona, com o u n a autobiografía, au n q u e se
trata de u n a ficción literaria.
• Lo m ism o o cu rre en el siguiente texto de Elvira Lindo. Este
p ro cedim iento acerca el texto al receptor, le da verosim ilitud:
[ .. . ] El o tro día. la sita Asunción entró en clase con una no­
ticia m uy grande que darnos. Se lo notam os nada más verla
porque en vez de mandarnos callar a grito s com o hace siem ­
pre, se sentó mientras nosotros term inábamos el recreo y se
nos quedó mirando fijamente, la tía. Nos cuesta bastante acabar
con el recreo, llegamos del patio a clase y todavía se nos han
quedado unas cuantas collejas en el tinte ro para darle a nuestro
compañero más querido y algunas sardinlllas. Sardinilla es una

hola
torta rápida, com o un latigazo, que se le da a un enem igo o, en i
su defecto, amigo, en esa parte dei cuerpo llamada culo. La sar- |
III.
dinilla tiene un efecto quemador, y el que sufre la sardinilla se lle­
va la m ano a esa parte del cuerpo llamada culo y dice «aichss»:
pero luego se recupera y sale corriendo detrás de ti. y más vale
que te vayas al otro lado del Planeta Tierra, porque la sardinilla
vengadora es terrible [ ...].
(E. Lindo, Monolito tiene un secreto. Alfaguara. 2 0 0 3 . pág. 1 3 )

A quí están perfectam ente separadas n arrac ió n y descripción.


Esta ú ltim a sirve a la narración: se tra ta de explicarnos q u é es
u n a sardinilla.
• Esta intercalación de secuencias tiene u n fin argum entativo,
generalm ente. N os sirve para conocer a los personajes, tan to fí­
sicam en te — co m o veíam os en el texto de Isabel Allende— com o
en lo relativo a su co m p o rtam ie n to , lo q u e sirve p ara explicar las
acciones q u e van a o c u rrir a lo largo de la historia.
■ Pero o tras veces la n arrac ió n no es lo d o m in a n te , sino que está
su b o rd in ad a a o tro objetivo com unicativo. El texto puede ser p re ­
d o m in a n te m en te descriptivo o p red o m in an tem en te instructivo, y
la secuencia narrativa se usa com o un arg u m en to p ara convencer­
n o s d e algo. Por ejem plo:
[ .. . ] La habilidad para camuflar la realidad con el fin de me­
jorar las posibilidades de sobrevivir abunda en el reino animal.
Por ejemplo, algunas serpientes inofensivas exhiben la pigmen­
tación de culebras venenosas y reciben un respeto inmerecido
po r parte de sus rivales. Los zorros en peligro simulan estar
m uertos para despistar al agresor, y los chimpancés cojean vi­
siblemente en presencia de un m acho dom inante para salvar
el pellejo. En el caso de los seres humanos, la habilidad para
transform ar la realidad y protegernos es especialmente útil a la
hora de mantener nuestra autoestima y estabilidad emocional.
Sigmund Freud. a pesar de su inclinación al fatalism o y de no
hacer ni una sola mención al optim ism o en su extensa obra,
contribuyó al entendim iento de ios trucos que inconscientemen­
te utilizam os los seres humanos para escapar de ia angustia y
la desesperación. En una ocasión incluso interpretó las fanta­
sías de poder y el hum or negro que a menudo expresan los
atemorizados reos antes de ser ajusticiados en la horca como
«una defensa victoriosa de su invulnerabilidad» ( ...].
(L. Roías M arcos, obra citada, pág. 3 5 )

hola
C o n ta r experim entos de Freud sirve a Rojas M arcos co m o a p o ­
yo argum entativo de la exposición.
■ ¿Para q u é tipo de textos elegirem os la narración?
• Para u n a novela, un cuen to o u n a noticia de sucesos. En estos
casos lo d o m in a n te es la n arración. Un ejem plo es el fragm ento
de Pérez Reverte a n terio rm en te citado.
• C o m o p arte su b o rd in ad a a o tro texto:
• En una exposición: un ejem plo ilustrativo es la exposición
de Rojas M arcos q u e acabam os de ver.
• Para justificar una descripción (está así p o rq u e ..., hechos
ocurridos).
• Para justificar u n a instrucción.
Estos dos últim os casos pueden verse en el texto publicitario
siguiente: aquí la narración es u n a secuencia sub o rd in ad a a la
descripción y a la instrucción. El objetivo es incitar a viajar a
ese lugar. El p equeño dato histórico sirve com o arg u m en to para
convencernos: vam os a un lugar que es p atrim o n io cultural.
V illes W allones
V ille s d e C o eu r
B ruselas C h a r l e r o i. P o r trayecto ,

DESOE 1O € IN C L U Y E T A S A S E IM P U E S T O S

Ciudades valonas, ciudades de corazón, tan cercanas, tan di­


ferentes. ..
A lo largo de los siglos, la Valonia se ha forjado un patrim onio
cultural de ios más atípicos: las ocupaciones sucesivas de las
potencias del viejo continente dejaron su huella en la cultura,
la gastronomía o las artes, mientras que. en sus ciudades, que
atraen a los artistas y creadores más en boga, el modernismo,
el o rí deco. los falansterios y las catedrales industriales se de­
sarrollan a porfía.
De Tournai a Lieja. de M ons a Namur pasando por Charleroi,
la Valonia de hoy en día vela por esta herencia. Le invitamos a
descubrir nuestras ciudades flechazo, sin moderación.
vwwv.belgica-turismo.es
Para viajar entre septiembre y noviembre

RYANAIR
Reservas hasta el 0 2 .0 9 .1 0 . Sujeto a disponibilidad. Sujeto a
términos y condiciones, visita Ryanair.com para más información.

hola
La tarifa no incluye recargos ni costes opcionales. Vuelos desde
Madrid.
(ABC. 1-9 2 0 1 0 . pág. 9)

■ La n arració n n o se lim ita, com o hem os p o d id o com p ro b ar, a


novelas y relatos, sino que puede aparecer en ensayos, en p u b lici­
d ad y tam bién en noticias periodísticas com o la siguiente:
R anking d e actores
El «transformador» más rentable de Hollywood
La revista Forbes ha ratificado por segundo año consecutivo
al protagonista de la película Transforméis. Shia Lebouf. com o
el más rentable para la industria cinem atográfica de Hollywood,
después de que los estudios que le contrataron hayan ingre­
sado 81 dólares - unos 6 4 euros— por cada dólar que se le
pagó com o sueldo. Tranform éis ganó 661 millones de euros
en tod o el mundo, y 6 2 2 o tra película. Indiana Iones y el reino
de lo calavera d e cristal, en la que Lebouf. de 2 4 años [ .. . ]
Interpreta al hijo del m ítico arqueólogo. La lista la com pletan
Dani Radcliffe (61 dólares por dólar). Robert Downey (3 3 ) y
Cate Blanchett (2 7 ).
(ABC. 1-9-20 10. pág. 9)

■ O incluso en discursos políticos. En el siguiente fragm ento, per­


teneciente a un debate parlam entario, el presidente del G obierno
in serta u n a narració n de hechos pasados referidos al líder d e la
oposición para desm ontar su argum entación:
[ . . . ] Nosotros llevamos en nuestro program a una medida
concreta para contener la subida de los precios: es un obser­
vatorio que compara los precios de los distintos proveedores
y que estimulará la competencia. Una medida similar acaba de
tomarse en Francia. Ustedes solo saben hacer demagogia con los
precios. Los precios han subido lo mismo de media en su etapa
de Gobierno que con nosotros, hay productos que suben más
ahora, y otros m uchos que suben menos o que incluso bajan.
El pan. la leche y el pollo han subido, en efecto, pero vayamos a
otros productos del mercado. Los huevos con ustedes subieron
tres veces más, las frutas subieron tres veces más con ustedes, y
las patatas subieron veintidós veces más con su Gobierno.
H ay p ro d u cto s q u e co n su G o b iern o su b ía n d e p re cio y ahora
incluso han bajado, c o m o el ve stid o o los electrodom ésticos.
Hace poco usted viajó a Alemania a hacer campaña electoral
y afirm ó que queria ser presidente para que la leche costara en

hola
España menos que en Alemania. No hace falta señor Rajoy; es
más barata en España. Ese m ism o día el G obierno alemán había
anunciado que los productos de primera necesidad habían sufrido
la m ayor subida de los últim os veintiséis años, también está en
el libro por si alguien lo quiere comprobar.
(Intervención de J. L. Rodríguez Zapatero, debate
Zapatero/Rajoy. 4-3-Z008. en www.elpais.com)

La descripción y la exposición
■ D escripción y exposición co m parten la m ism a estru ctu ra, a u n ­
q u e la descripción se lim ita a objetos m ateriales o personas, y la
exposición se especializa en las ideas. En am b o s casos es una ca­
racterización de un todo, a través del análisis de sus partes.
■ A m bas constituyen secuencias en las q u e p red o m in a u n a visión
estática. N o hay una organización cronológica, sin o espacial: p r o ­
piedades, características y relación con la situación. Se describen
las características de un objeto, te m a ..., q u e se percibe d e form a
estática. D e ah í que el m ecanism o cohesivo básico sea la cohesión
léxica. Y pu ed e caber lo em otivo.
■ No hay cam bio te m p o ral, no hay proceso, no hay acciones, sino
u n análisis en partes, u n a disección.
• D esc rip ció n : un objeto, un personaje (características físicas o
psicológicas), un paisaje, un estado de á n im o ...
• O bjeto: sus partes físicas.
• Paisaje: to d o lo q u e en c o n tram o s en él, caracterizado y va­
lorado.
• U na persona: su aspecto físico, sus características psicoló­
gicas, su carácter, su c o m p o rta m ie n to ...
• E xposición: desarrollo de las características de u n a idea, co n ­
cepto o pensam iento, en q u é consiste, partes d e q u e consta,
antecedentes, consecuencias...
En todos los casos se analizan las propiedades de un todo. Por
ello, las form as lingüísticas q u e em plearem os serán, p red o m in an ­
tem ente, sustantivos, adjetivos y verbos con escaso co n ten id o de
acción, verbos de estado.
■ En la descripción pu ed e haber subjetividad, n o así en la expo-
: sición, q u e debe ser objetiva, sin ceder a la valoración. En esta,
sin em bargo, es m uy frecuente la presencia de la argum entación.

hola
G en eralm ente ex ponem os u n a idea para co m p artirla con el recep­
tor, p ara convencerlo. D e form a esquem ática:

D e s c rip c ió n E x p o sic ió n

■ Objetos, p e rsona s animales ■ Ideas


E sp e c ífic o
■ Tipos: objetiva y subjetiva ■ T pos: objetiva

■ Partes de un lodo
C om ún ■ Estat smo
■ Sustantivos, adjetivos, verbos de estado

E*SI La descripción
■ La descripción aparece com o texto hom ogéneo en reseñas de
eventos co m o el siguiente:
Estreno de la biografía del Fénix

Lope, literatura de cine


El 3 de septiembre se estrena en los cines españoles la película
Lope, una cinta biográfica de la pluma más prolífica de la literatura
española de todos los tiempos, cuya obra es, por lo general, mu­
cho más conocida que su intensa vida. La película, dirigida por el
joven brasileño Andrucha Waddington, está protagonizada por
el actor argentino Alberto Ammann, y ha sido seleccionada para
ser proyectada — aunque fuera de concurso - en ei prestigioso
Festival de Cine de Venecia y en el Festival de Toronto | ... ].
(ABC. Cultura. 1-9-2010, Enfoque, pág. 8)

• El texto describe u n a película, y p ara ello recurre a las siguien­


tes m enciones:
• el objeto de la descripción: una cinta biográfica de Lope,
• el a u to r del m ism o, a quien se caracteriza com o la plum a
m ás prolífica de la literatura española de todos los tiempos, cuya
obra es, por lo general, m ucho m ás conocida que su intensa
vida,
• el d irec to r de la película: dirigida por el joven brasileño A n ­
drucha Waddington,
• el p rotagonista de la m ism a: protagonizada por el actor ar­
gentino Alberto A m m ann,
• las actrices participantes: Leonor W atling y Pilar López de
Ayala, ,3 ,
hola
• el festival en el que se proyecta: en el prestigioso Festival de
Cine de Venecia y en el Festival de Toronto.
• N o hay acción. F.l objetivo es sim plem ente an u n ciar ese estre­
no y caracterizar la película.
■ Es m u y frecuente la aparición de secuencias descriptivas en textos
narrativos, com o caracterización de los personajes o el am biente.
Veámoslo en el siguiente texto:
A pesar de su considerable volumen y su trato algo brus­
co. Angie era muy coqueta. Se vestía con túnicas floreadas, se
adornaba con pesadas joyas étnicas adquiridas en ferias a rte ­
sanales y solía pintarse los labios de un llamativo color rosado.
Luda un elaborado peinado de docenas de trenzas salpicadas
de cuentas de colores Í...1.
(I A. i i N D f, obra c ita d a , pág. 32 )

Las claves inform ativas se organizan en sustantivos y ad jeti­


vos, en una relación atributiva:
• volum en ■*- considerable
• trato <- algo brusco
• A ngie *—m uy coqueta
• túnicas <—floreadas
» joyas étnicas *- pesadas, adquiridas en ferias artesanales
• la b io s« - llam ativo color rosado
• peinado «— elaborado, docenas de trenzas <h- salpicadas de

En ellos la subjetividad aparece con frecuencia, com o p o d e­


m os ver p o r los adjetivos llam ativo o brusco.
• T am bién en el siguiente párrafo, inicio de El asedio, d e Pérez
Reverte:
[ .. . ] Al decimosexto golpe, el hombre atado sobre la mesa se
desmaya. Su piei se fia vuelto amarilla, casi traslúcida, y la cabeza
cuelga inmóvil en el borde del tablero. La luz del candil de aceite
colgado en la pared insinúa surcos de lágrimas en sus mejillas su­
da s y un hiio de sangre que gotea de la nariz. El que lo golpeaba
se queda quieto un instante, indeciso, el vergajo en una mano y
la otra quitándose de las cejas el sudor que también le empapa la
W B m camisa. Después se vuelve hacia un tercero que está de pie a su
132 espalda, en penumbra, apoyado en la puerta. El del vergajo tiene

hola
ahora la mirada de un perro de presa que se disculpara ante su
amo. Un mastín grande, brutal y torpe [ ...].
(A. Pérez Rrvt iri- obra citada, pág. 17)

■ A veces se describen los pensam ientos de u n personaje, algo im ­


p o rta n te para justificar el desarrollo posterio r de la tram a:
[...) Todos tenem os un punto de ruptura, piensa. Pero no lo
expresa en voz alta. N o ante su estólido auditorio. Los hombres
se quiebran por el punto exacto si se les sabe llevar a él. Todo
es cuestión de rinura en el matiz. De saber cuándo parar, y
cómo. Un gram o más en la balanza, y tod o se va al diablo. Se
rompe. Trabajo perdido, en suma. Tiempo, esfuerzo. Palos de
ciego mientras el verdadero objetivo se aleja. Sudor Inútil, com o
el del esbirro que sigue enjugándose las cejas con el vergajo en
la otra mano, atento a la orden de seguir o no [...].
(A. P é iíe z R everte , obra citada, pág. 17)

■ La descripción puede aparecer tam bién en textos técnicos, para


indicar las características de un producto — en este caso un servicio
financiero— , pudiendo ser utilizada tam bién argum entativam ente:
Nuevos productos y servicios financieros
Junto a los créditos, préstamos y descuento comercial, las em ­
presas pueden hacer uso de otros productos financieros a la ñora
de buscar los recursos necesarios para desarrollar su actividad.
Entre ellos se encuentran:
■ Leasing: es una operación en la que una entidad financiera
especializada compra un bien y lo pone a disposición del cliente
(normalmente una empresa) durante un tiem po pactado a cam­
bio de una cuota de alquiler. Al final de este periodo, la empresa
podrá ejercer la opción de comprarlo por el valor resicual pactado,
o devolverlo a la sociedad de leasing.
m R enting: es una operación consistente en que la sociedad
de renting com pra un bien y lo pone a disposición del empresa­
rio durante un período de tiempo determinado, a cambio de una
renta que incluye los gastos ligados al funcionamiento del bien.
Un ejem plo muy habitual es el renting de vehículos, en el cual
la sociedad de renting se ocupa de las tareas de mantenimiento
del mismo, de sus reparaciones, etc.
■ F actoring: es un tipo de financiación aplicada a las ventas
a crédito, mediante el cual una empresa cede los recibos que ha
de cobrar a sus clientes a una compañía de factoring para que

hola
esta haga las gestiones de cobro a su vencim iento y, en su caso,
adelante una parte dei im porte de los recibos cedidos. Si la en­
tidad financiera asume el riesgo de impago de los clientes de ia
empresa, nos encontraremos ante un «factoring sin recurso». En
caso contrario, se tratará de un «factoring con recurso».
■ C onfírm ing: es un servicio, ofrecido por las entidades fi­
nancieras, consistente en gestionar los pagos de una empresa
a sus proveedores, ofreciendo la posibilidad a estos últimos de
adelantar el cobro, a cambio dei cobro de un interés. En de­
finitiva. es un instrum ento que permite al vendedor garantizar
el cobro de las ventas, y al comprador simplificar ia gestión de
pago de las compras.
Por lo que concierne a las entidades financieras, cabe reseñar
un particular recurso de financiación: la tituüzación de activos.
Esta operación consiste en transformar activos no negociables
en activos susceptibles de ser negociados e r un mercado se­
cundario. a través del uso del correspondiente vehículo «societa­
rio» (fondo de titulización).
Hnalmente. y si bien existen multitud de productos en el mer­
cado adecuados a distintas finalidades, una de las pos'bilidades
más extendidas es la compraventa de derivados financieros, esto
es. de instrum entos financieros (futuros, opciones, etc.) referen-
dados a activos subyacentes (los activos que sirven de soporte
al derivado financiero).
Proyecto de Educación Financiera «Edufinet* (www.edufinet.com)

■ La argum entación va unida a la descripción a través d e la valo­


ración que añad im o s a los objetos que describim os. Esta evalua­
ción n o s o rien ta hacia la o p in ió n que le m erece al escritor.
■ Sirve perfectam ente para fines didácticos. Por ello, es usada en
textos hum anísticos y divulgativos.
¿Qué es el ADN?
El ADN es ia sustancia química donde se almacenan las ins­
trucciones que dirigen el desarrollo de un huevo hasta formar un
organismo adulto, que mantienen su funcionamiento y que perm i­
te la herencia. Es una molécula de longitud gigantesca, que está
formada por agregación de tres tipos de sustancias: azúcares,
llamados desoxirribosas, el ácido fosfórico, y bases nitrogenadas
de cuatro tipos, ia adenina, la guanina, la timina y la citosina.
Los azúcares y los ácidos fosfóricos se unen lineal y alternati­
vamente. formando dos largas cadenas que se enrollan en héli-

hola
ce. Las bases nitrogenadas se encuentran en el interior de esta j J J J
doble hélice y forman una estructura similar a los peldaños de
una escalera. Se unen a las cadenas mediante un enlace con los
azúcares. Cada peldaño está form ado por la unión de dos bases,
form ando ios pares de bases anteriorm ente mencionados; pero
estos emparejamientos solo pueden darse entre la adenlna y
la tim ina o entre la cltoslna y la guanina. Las secuencias — el
orden en que se van poniendo— que forman adenina. timina.
citosina y guanina a lo largo de la cadena de ADN es lo que
determina las Instrucciones biológicas que contiene.
(www.casaciencias.org/domus/genetica/html/adn h tm l)

■ ¿D ónde en c o n tram o s em pleada esta secuencia?


- Partes de las novelas, relatos, etc., para caracterizar a los per­
sonajes o al paisaje.
- C rónicas periodísticas culturales: u n libro, u n disco, un es­
p ectácu lo ...
- Parte de u n a carta, una com unicación personal, una in stru c­
ció n ...
- Publicidad: para describir las características de un producto.

• Veamos u n ejem plo:

JUST LIKE A LADY — M in a A gossi — Naíve


En la ya amplia nómina de cantantes de ja z z europeas la fran­
cesa Mina Agossi ha sido una de las que más expectación e in­
terés despertó por su desenfadada propuesta donde se mezcla
ban libremente el jazz, el blues o las músicas étnicas, producto
todo ello de la misma personalidad y de la propia biografía de la
cantante. Con Just likc a iody cabe preguntarse si se está ante
un disco de jazz, que sí, o si es más bien un álbum de pop; que
también, al menos conceptualmente. Y ese es el riesgo de este
disco; el de quedarse en terreno de nadie y no gustar ni a uno ni
a otros. Posiblemente a los puristas del ja zz el disco les repatee
y los poperos lo vean com o demasiado sesudo y poco divertido.
En cualquier caso hay que alabar el riesgo y la valentía de esta
mujer. Con ella están en esta aventura sus fieles Eric la cot al
contrabajo e Ichiro Onoe a la batería y hay que resaltar la pre
senda de Andy Narell, uno de los mejores intérpretes de «steel
pan» y un nombre de referencia en el llamado «smooth jazz».

(JOSÉ Mandé; P fR r/ Rey. Variaciones. r .° 58 . pág. ¿6)

hola “
En este caso se trata de la crítica a un disco de jazz. O bserva­
m os en este fragm ento lo siguiente:
• La inform ación fundam ental recae en sustantivos y ad jeti­
vos: disco de jazz, álbum de pop, disco, demasiado sesudo, poco
divertido, riesgo, puristas, poperos, valentía, aventura, mejores
intérpretes, un nom bre de referencia, Steel pan, sm o o th jazz.
Y en u m era los m úsicos que colaboran con M ina Agossi: Eric
Jacto, lchiro Onoe, contrabajo y batería, ju n to a A n d y Narell.
C on estos elem entos p o dem os reco n stru ir to d o lo expuesto
en el texto. Los verbos son estáticos, no ap o rta n inform ación
y están en presente: cabe preguntarse, está, es, quedarse, gustar,
repatee, vean, hay que alabar, están, hay que resaltar.
• Es claram ente argum entativo, ya q u e nos ofrece u n a valo­
ración del disco (riesgo, valentía) pero tam b ién diversas o p i­
n iones (demasiado sesudo, poco divertido, según los poperos y
rechazado por los puristas del jazz). Hay, pues, varias voces. El
crítico se decanta p o r alabar la valentía de la artista y la de
sus acom pañantes en la aventura. Por tanto, d educim o s que es
novedoso, u n a apuesta, au n q u e fuera de las líneas establecidas
para este tipo de m úsica.
* Se utiliza un registro bastante coloquial (repatear, popero).
* El texto presenta algunos errores de p u n tu a ció n (en cual­
quier caso sin com a, uso incorrecto del p u n to y com a).

nw w La exposición
■ La exposición utiliza los m ism os m ecanism os q u e la descrip­
ción, solo q u e lo q u e analiza es u n a idea, q u e va desarrollando en
su com plejidad.
■ P redom ina, p o r tanto, u n a visión lógica, y suele preferir u n es­
quem a co n introducción, desarrollo y conclusión, para que las
ideas p uedan ser captadas sin esfuerzo. Si en la descripción el o r­
d en p u ed e ser espacial (las partes de un objeto, lugar o persona),
en la exposición es un o rd en m ental, en el q u e seguim os u n a lógi­
ca inductiva o deductiva: de la idea general a sus partes, o d e sus
m anifestaciones particulares o indicios al todo, a la conclusión.
• Por ejem plo, en este fragm ento de J. A. M arina, partim o s de
una en u m eració n de co m p o rtam ie n to s h u m a n o s y anim ales
para llegar a u n a generalización sobre el innatism o:
[...) Ni .'os animales ni los humanos nacemos siendo páginas
en blanco en las que la experiencia irá escribiendo las individua­

hola
les biografías. A ustedes y a rrí nos parieron con m ucho texto |
ya escrito en nuestros organismos, escritura que. com o un pa- s
limpsesto. podríamos descubrir a la luz adecuada. Si el conejo ,
no naciera con alguna habilidad innata para reconocer al hal­
cón que quiere matarlo, y así poder huir al verlo, la especie se
habría extinguido hace milenios. Los patitos se lanzan al agua
nada más nacer, aunque hayan sido incubados por una gallina
y no hayan podido aprender tan arriesgada conducta. Todos los
animales nacen con mecanismos preprogramados para realizar
movimientos, para aprender unas cosas con más rapidez que
otras, para detectar estímulos especiales y responder a ellos de
una manera rígidamente establecida. Sin saberlo, ios seres vivos
desarrollan una incesante actividad — interna y externa— para
resolver dos grandes problemas: sobrevivir y reproducirse. Todo
parece indicar que, salvo en el ser hum ano — o acaso en algún
o tro primate , esos empeños se realizan de forma no cons­
ciente. O m ejor dicho, la conciencia acompaña desde fuera al
acto, com o un testigo notarial, mientras que en nuestro caso
habita el acto desde dentro, com o un conductor su automóvil.
Cuando mi perro, después de olisquear a la hembra, la monta,
con una agitación ansiosa — y un poco ridicula por «sobreac-
tuada»— . que la perra aguanta resignada y aburrida, no sabe
que está colaborando a la pervlvencia de su especie. Una señal
ha disparado en ellos unos mecanismos amartillados previa­
mente. Son marionetas sin dueño conocido. El maestro Eckhart
escribió: «Si preguntaras a la vida durante mil años por qué vive,
te respondería: Vivo porque vivo». La realidad entera, menos el
hombre, es una gran tautología.
Así pues, todos los organismos nacen con dispositivos — sen­
cillos o sofisticados— diseñados para resolver automáticamente
los problemas básicos de la vida, que son:
- Encontrar alimentos, es decir, fuentes de energía.
- Mantener un equilibrio químico Interno, la famosa homeos-
tasis de la que ya hablaremos.
- Conservar la estructura del organismo, luchando contra
agentes dañinos interiores o exteriores.
Reproducirse ( ...].

(). A. M a r in a . L a a rq u ite c tu ra d d deseo. Cátedra. 2 0 0 7 . págs. 37-38)

El texto es estático, ab u n d a n los sustantivos, y los verbos 110


im plican acción ni progreso tem poral. Tiene una dim ensión
hola
arg um entativa, algo frecuente en los ensayos, p o rq u e busca
d efender u n a tesis, n o s quiere llevar a u n a conclusión. Incluso
h a rec u rrid o a arg u m en to s de au to rid ad : el de E ckhart. De este
m o d o hem os in tro d u c id o o tra voz en el texto, q u e apoya sus
conclusiones.
• En este o tro aparece co n claridad el análisis en partes, la disec­
ción, en este caso de los efectos de la m editación:
La m e d ita c ió n c o m o m é to d o d e tra n s fo rm a c ió n y salud
m ental

[ .. . ] Aunque una persona no crea en absoluto en los efectos


de la meditación, si medita, esta le transforma. La meditación es.
básicamente, un m étodo para la transformación positiva de la
m ente y la mutación saludable de la psique. N o hay yoga mental
sin meditación: esto es, sin el ejercltamiento mental y psíquico
que nos perm ita acceder a una mente más clara, equilibrada,
firm e y ecuánime: en suma, con más sabiduría. Com o el mero
deseo de cambio interior o el propósito no bastan (aunque en
principio sean necesarios), se requiere un m étodo o praxis — un
vehículo— para hacer posible esa m utación interior. Este es uno
de los im portantes objetos de la meditación. Mediante la prác­
tica de la misma llegam os a desarrollar una nueva manera de
percibir, enfocar, sentir, experimentar, pensar y proceder [ ...].

(R. A. Calle, obra citada, pág. 6 1 ).

Este fragm ento viene precedido del títu lo «La m editación


co m o m é to d o de tran sfo rm ació n y salud m ental», q u e ya nos
predispone a q u e es u n a exposición. Hay arg u m en tació n porque
se n o s d an razones p ara convencernos de la tesis del au to r. En un
lenguaje excelente, se acum ulan inform aciones p ara sustentarla.
E nco n tram o s definiciones, conceptos, m uchos sustantivos
ab stractos, m uchos adjetivos, té rm in o s técnicos (psique, praxis),
y la acum ulación en enum eraciones.
Pero ¿cóm o está cohesionado?
Hay repeticiones de m editación, dispuestas en cierto o rd en , lo
q u e evita la sensación de pesadez. A dem ás, nos sirve p ara sus­
te n ta r las o piniones, ya q u e es un tem a com plejo y necesitam os
q u e nos dejen claras las ideas. Sí tenem os u n p ro n o m b re : de la
misma.
Los conectores em pleados so n los básicos y, al ser una exposi­
ción argum entativa, se in te n ta d em o strar u n a idea y convencer
hola
al rec ep to r de ella. Por tanto, e n c o n tram o s estru c tu ras cau sati­
vas (co m o... + conclusión), se n tan d o la causa com o u n a p re ­
misa, necesaria, lo q u e evita su discusión. Esto es in tro d u ce una
refo rm u lación p ara acercar lo com plejo o abstracto. Y en sum a
es u n recapitulativo q u e reduce la en u m eració n previa a u n ele­
m e n to genérico.
■ En la exposición p u ed e aparecer la subjetividad tam bién, co m o
en la descripción, pero aq u í debem os ten er cu id ad o en no exce­
dern o s, p o rq u e resta credibilidad.
■ La exposición de u n a idea, cuando aparece con u n a dim ensión
argum entativa, puede ir apoyada p o r o tras secuencias, com o ocurre
en el siguiente caso. La au to ra reflexiona sobre la indiferencia ante
el m al ajeno y lo hace incluyendo ejem plos, casos concretos y situ a­
ciones pasadas q u e o cu p an pequeños fragm entos narrativos:
Indiferencia
R o s a M o n ter o 2 8 /1 2 /2 0 1 0

Hoy es una fecha perfecta para hablar


del m altrato Infantil, esa otra violencia dom éstica que casi nadie
menciona, aunque me tem o que es más habitual que las agre­
siones a las mujeres. Claro que hay o tro pavoroso rincón de la
cotidianidad aún más silenciado, el de los abusos contra los an­
cianos, que son unas víctimas comodísimas para los verdugos:
no pueden defenderse y muchas veces ni siquiera moverse, no
denuncian, no votan y al poco tiem po se acaban muriendo. Pero
esto lo dejaremos para o tro día.
De cuando en cuando el horror subterráneo asoma por un
m om ento la cabeza, com o en el caso de César, ese niño de
nueve años cuyo cadáver apareció en Menorca en una maleta y
que fue (supuestam ente) ahogado p o r su madre. Y lo más es-
trem ecedor no es ya su asesinato, sino el abandono de un crío
tan pequeño por parte de todos. A nadie im portó, nadie le echó
en falta: me pregunto cuántos niños más habrá en este pais
que. sin llegar a morir, viven en la crueldad y la desdicha ante el
desinterés general.
La puerta del vecino puede ocultar un infierno doméstico,
pero preferim os no enterarnos. M altratos y abusos:
espanta pensar que solo salen a la luz los casos ex­
tremos. Com o el de esa niña de 14 años secuestrada por unos
rum anos. La cria estaba «muy débil, delgada y asustada» y

hola
parecía «de 12 años», dijo el policía que la salvó. Pero entre sus
clientes se supone qu e estaban un ju ez de paz y un ex conce­
jal que se ha suicidado. Es un pueblo pequeño y era un secreto
a voces. Esos vecinos que presenciaron todo, ¿no advirtieron
la edad, la indefensión, el abuso? ¿Se puede m irar sin ver y
ser inocente? Creian que la niña era rumana, dicen algunos a
m od o de justificación espeluznante. Lo peor es la indiferencia
de los testigos.
(www.elpais.com/articulo/ultima/lndiferencia/
e lp e p iu lt/2 0 1 0 1 228elpep¡ult_2/Tes?print= 1)

La p arte expositiva va en presente: son, menciona, es, pueden, d e­


nuncian, votan, se acaban m uriendo. Y la narrativ a en pasado:
apareció, importó, echó en falta, prostituyeron, salvó, se ha suici­
dado, presenciaron, advirtieron.
■ Este texto es heterogéneo, d o m in a n te m en te expositivo, arg u ­
m entativo, reelaborado, con u n a secuencia narrativ a q u e está
su b o rd in ad a , encargada de m o stra r argum entos, ejem plos, casos
concretos, para defender la tesis general.
■ La exposición aparece, com o hem os p o d id o com p ro b ar, en:
- A rtículos de o p in ió n , editoriales.
- Ensayos.
- A rtículos científicos.
- D iscursos.
• Existen varios tip o s de exposición:
• C ientífica: te m a especializado. Exige o rd en , rigor y preci­
sión.
• D idáctica: tem as de conocim iento. O rd en , claridad y exacti­
tu d .
• Divulgativa: dirigida a un público extenso. Tema d e interés
y estilo sencillo.
• H um anística: exige análisis reflexivo, o rd en , clarid ad y d e ­
sarrollo dialéctico.
• Periodística: d o m in a la objetividad, claridad y exactitud en
la inform ación.
■ H em os visto ejem plos de la periodística (R osa M o n tero ), la d i­
vulgativa (R. A. Calle) y p o dem os te rm in a r con u n ejem plo d e ex ­
posición científica.
hola
B. - Tratamiento preventivo convencional. Aunque en pacien­
III.
tes con CAA algunos autores recomiendan esperar a utilizar tra­
tam iento preventivo solo en los casos en los que la cefalea no
cede tras la desintoxicación, nosotros pensamos que en los pa­
cientes con CAA el tratam iento preventivo está indicado desde
el inicio.
En los pacientes con CTC el tratam iento preventivo de elec­
ción es la amitriptilina, a dosis bajas (2 0 -5 0 m g/dia en toma
única nocturna). En el caso de la MC existen varias opciones
para el tratam iento preventivo (tabla 6 ) 19. 2 2 . Hemos de indi­
vidualizar el tratam iento teniendo en cuenta por un lado el perfil
del paciente y por o tro las contraindicaciones y los efectos se­
cundarios.
Como puede observarse en la figura 1, el tratam iento preven­
tivo de elección en estos pacientes son los beta-bloqueantes o
el topiramato. En caso de no respuesta a estos fármacos, puede
emplearse la fiunarizina. si bien hemos de tener en cuenta que
este fármaco puede inducir depresión y sobrepeso, hechos que
frecuentemente impiden su utilización en este grupo de pacien­
tes formado mayoritariamente por mujeres de edad media de
la vida. La siguiente opción es el ácido valproico. fárm aco con
eficacia demostrada, aunque puede tener efectos secundarios
serios, pues es teratógeno y su uso nos obliga al control analí­
tico de transaminasas. Recientemente se ha dem ostrado que la
utilización de tratam iento com binado con un beta-bloqueante y
un antiepiléptico (topiram ato o ácido valproico) añade un plus
de eficacia probablemente por su efecto sinérglco al ser medica­
ciones con mecanismos de acción complementarios.
Finalmente, la infiltración pericraneal con toxina botulínica
tip o A ha dem ostrado tam bién cierta eficacia com o tratamiento
coadyuvante en pacientes con OVA. Este tratam iento ha de ad­
ministrarse cada 3 meses y tiene ia ventaja de no tener efectos
secundarios «centrales», por lo que es una excelente opción para
pacientes con pobre tolerabilidad a los otros fármacos.
(N. Fontanilla. ct al.. «Cefalea crónica diaria...»
Revista clínica medicina familiar 2 0 0 9 : 2 (8 ): págs. 4 0 5 -4 0 6 )

En este texto en c o n tram o s té rm in o s técnicos (a m itr ip tilin a , be-


tabloqueantes, to p ira m a to , fiu n a r iz in a , ácido v a lp ro ic o ...), siglas
(C A A , CTC, M C ), q u e dificultan su co m prensión p o r parte d e un
p ú b lico general. Está, evidentem ente, dirigido a los expertos en la
m ateria.
hola
La instrucción
■ Este tip o d e secuencia es m en o s frecuente, o así lo p ercibim os,
e n tre o tra s cosas p o rq u e 110 es lo m ás «cortés» en n u es tra so cie­
dad . En u n a p an talla electró n ica de u n a a d m in istra c ió n p o d ría ­
m os e n c o n tra r:

Aquellas personas que vayan a solicitar p o r primera ve z la


tarjeta sanitaria, diríjanse a la ventanilla núm ero 3. Deben llevar
toda la docum entación requerida: DNI o tarjeta de residencia,
certificado de em padronam iento y una foto.

■ Sin em b arg o , en el á m b ito com ercial sí es h ab itu al, ya q u e es lo


p re d o m in a n te en folletos q u e a c o m p a ñ an a ap a rato s, en recetas de
cocina, o e n los escritos q u e e n c o n tra m o s e n los o rg an ism o s ofi­
ciales: reco m en d acio n es d e san id ad , m e d io am b ien te, prev en ció n
d e la drogad icció n , a c titu d a n te el m a ltrato , an te la trata, etc.
E stam os ac o stu m b ra d o s a ver en los ta b lo n es de an u n cio s, o en
las p an tallas electrónicas ah o ra , las instru ccio n es q u e d eb e m o s se­
g u ir en n u e stro s trá m ite s adm in istrativ o s: tráfico, ay u n tam ien to ,
reg istro civil...
H l- V eam os u n caso de in fo rm ac ió n en la w eb de Tráfico:
In fo rm a c ió n p rá ctica

© Pago de m ultas en Internet

© Información sobre otros sitios en donde puede pagar multas

© Pago con reducción del 3 0 o del 5 0 %

P ag o d e m u lta s en In te rn e t

Puede pagar p o r Internet las m ultas qu e se encuentren en


período voluntarlo con las tarjetas de crédito o dé bito más co
m únm ente utilizadas ( ’ ). Para ello se requiere ten er activada en
el navegador la opción que le perm ita aceptar «cookies». Todos
los trám ites se deben realizar a través de la Sede Electrónica.
Los enlaces que se m uestran a continuación le dirigen a la Sede
Electrónica.
Existen dos opciones:

a) Sin necesidad de disponer de certificado digital ni DNI elec­


trónico.

© Pago de m ultas (sin certificado d igital ni DNI electrónico)


hola
b) Utilizando un certificado digital legalm ente reconocido p o r '$
la Adm inistración o m ediante su DNI electrónico (podrá obtener 1
una relación de todas sus m ultas pendientes d e pago).
® Pago de m ultas (con certificado digital o con DNI electro- 1
nico)

En cualquier caso, si con posterioridad necesita un duplicado 1


del recibo, puede o b tene rlo a través del siguiente enlace:
© Solicitud duplicado d e recibo de pago
(* ) VISA, M aster Card y Maestro
(w v A v .d g t.e s /p o rta l/e s /o iic in a _ v irtu a l
/m u lta s /pa go_ m ulta /?tit= P ago % 20 de% 20 niijltas% 2 0en % 20 lnternet)

■ In clu so la p ublicidad suele in clu ir algunas d e estas in stru c cio ­


nes. Así pues, ap a ren te m en te tie n en p o ca represen tativ id ad , p ero
en realidad sa tu ra n n u e stro s escritos:
N O LEAS ESTE A N U N C IO
SI TE GUSTA TIRAR EL D IN E R O C O N TU ACTUAL
O P E R A D O R M Ó V IL

Lo hem os conseguido. Tenemos la tarifa m ás económ ica del


mercado. ¿Te vas a quedar sin poder hablar cuando quieras y
con quien quieras por tan sólo 6 cts/m in?

Infórmate gratis en el 9 0 0 9 0 0 7 0 0 o en
vvww. msmovi I,es/20m inutos

MÁS Móvil .es

■ ¿Q u é caracteriza a u n tex to instructivo?

• U n h ab lan te establece u n a s indicaciones p ara la realización d e


u n acto.

• Se su p o n e q u e este h a b la n te tiene a u to rid a d o co n o c im ien to s


suficientes p ara realizarlo.
• Las in stru ccio n es d e b e n ser claras y concisas.
• Se utiliza fre cu e n tem en te la en u m erac ió n .
• L in g ü ísticam ente, p red o m in a n las fo rm a s apelativas: im p e ra ­
tivos, fo rm as de o bligación m as o m e n o s a te n u a d a s ...
• Los v erb o s so n d e acción, pero g en e ralm e n te aparecen e n in fi­
nitiv o o im perativo, a veces en presente. La acción n o se e n m a r­
ca te m p o ra lm e n te , sin o q u e se presenta co m o atem p o ral, válida
p a ra c u a lq u ie r situ ac ió n o m o m e n to histórico.
hola
• A veces aparece claram ente la apelación al tú , al receptor.
■ En este tip o de textos es im p o rta n te el g rad o de cortesía. Así,
algunos usarán el usted de respeto y distancia:
La p o s tu ra d e l sastre
Técnico
m Tome asiento en el suelo, con las piernas juntas y estira­
das.
« Doble la pierna izquierda y sitúe el pie izquierdo debajo de
la pierna derecha.
■ Flexione la pierna derecha y coloque el pie bajo la pierna
izquierda, dejando las piernas cruzadas.
■ Coloque las m anos en las rodillas respectivas y mantenga
el tronco y la cabeza erguidos.
(R. A. C a lle , obra citada, págs. 74-75)

• O tro s utilizarán el tú d e solid arid ad p a ra crear em p atia con


el receptor, y llegar al m á x im o n ú m e ro d e clientes, co m o en
este a n u n c io d o n d e se p u b licita u n n uevo tip o d e tarjeta b an -
caria:
PARA QUE TU TARJETA SEA AÚN MÁS SEGURA
CAMBIA EL CHIP

• Y en o tro s casos, en lugar de im perativos utilizarem os ex p re­


siones de obligatoriedad o form as m ás corteses co m o la posibili­
dad: puedes llamar, puedes descargarte:
[ . . . ] También incluim os la M e m o ria re s u m id a d e a c tiv i­
d a d e s 2 0 0 9 . Si quieres conocer al detalle todas nuestras ac­
tividades en 2 0 0 9 . puedes descargarte la Mem oria com pleta
en www.anesvad.org o solicitarla en el núm ero de teléfono
902118800.
(Carta de Anesvad)

C om o se observa tam bién en el texto an terio r, a veces recurre


a la n egrita y o tro s recursos tipográficos p ara resaltar la infor­
m ación.
■ A m en u d o se com bina con secuencias narrativas y, sobre todo,
descriptivas. Así, el siguiente an u n cio de Endesa utiliza la descrip
ción del prod u cto y los descuentos para captar nu estro interés y
convencernos. La descripción está usada argum entativ am en te para
144 la instrucción.
hola
Nuevas Ofertas de Luz
P a ra p o te n c ia s g 1 0 k W ____ Para p o te n c ia s > 10 kW
Hasta un Hasta un

o/o
6
0/0
de descuento
en tu consum o 17 de descuento
en tu consumo

En Endesa querem os que disfrutes siem pre de las m ejores


c on dicion es, asesorándote en cada m om ento y ofreciéndote
las m e jo re s ventajas.
Porque sabem os que tu ho ga r es m ucho más que el lugar
do nd e vives, te ofrecemos las ofertas que m ejor se adaptan a ti,
para que empieces a ahorrar desde el primer dia.
Rellena los siguientes campos y con tra ta la tarifa q u e m ejor
se ad ap ta a tu s necesidades.
¿Tienes ya contratada la luz con una compañía?*
Sí O No O
Provincia*
Potencia
Enviar.
(www.endesaonlre.com/ES/Hcgares/teofrece/ofertas_luz/index asp)

• El texto tiene u n a d im e n sió n argum entativa clara. Intenta


v en d er el co n tra to con Endesa y ofrece descuentos según las
diferentes situaciones de los consum idores. U tiliza el m arcad o r
hasta para establecer el nivel m ás alto, q u e es el que pu ed e c o n ­
vencer m ás al ciudadano. M uestra en negrita arg u m en to s com o
mejores condiciones y mejores ventajas. A sim ism o, establece una
m o tivación p ara ello: porque sabemos que tu hogar es m ucho más
que el lugar donde vives.
• Los arg u m en to s son:
• descuentos,
• m ejores condiciones,
• m ás ventajas,
• a h o rra r desde el p rim e r día,
• tu hogar es m ás q u e el lugar d o n d e vives.
• La instrucción es contrata la tarifa que m ejor se adapta a tus
necesidades. I.a e n c o n tram o s tam b ién en rellena, enviar, o en la
p regunta: ¿Tienes ya contratada... ?
hola
■ A parte de la publicidad, son los textos adm inistrativos los que
m ás frecuentem ente utilizan la instrucción. F.n ellos la claridad es
fundam ental. Por ello recurren a la enum eración, la tipografía (n e ­
gritas, m ayúsculas...) y la disposición visual en la página:
Domiciliación de recibos
El sistema de pago de tributos m ediante domiciliación en
cuenta abierta en entidades financieras es un derecho del contri­
buyente. que garantiza el pago de sus im puestos en periodo v o ­
luntario. evita desplazamientos a Oficinas de! OPAEF o entidades
financieras para realizar el pago, y le ahorra tiem po y molestias
Le adjuntamos orden de domiciliación bancaria con los tribu­
tos incluidos en este envío que figuran a su nombre. Si desea
domiciliarlos deberá cum plimentar ios datos bancarios: número
de cuenta (2 0 dígitos). DNI. nombre, apellidos y firm a del titular
y remitirla a cualquier oficina del OPAEF.

Señale los que desee domiciliar: si no marca ninguno se en­


tenderá que quiere dom iciliar todos los consignados.

En el m om ento de efectuar el pago de su recibo a través de


su entidad financiera, puede solicitar de esta que proceda a tra­
m itar su domiciliación ante el OPAEF para vencimientos poste­
riores, proceso que se realizará de forma automática.

También puede dom iciliar sus tributos directamente en cual­


quier oficina del OPAEF o a través de www.opaef.es.

Las cuotas domiciliadas se cargarán en cuenta al inicio del


segundo mes del periodo de pago.
La orden de domiciliación deberá constar expresamente en
el OPAEF al menos dos meses a n tes de iniciarse ei periodo de

c o b ro . En o tro caso, surtirá efecto a partir del periodo siguiente


(art. 25 .2 del R. D. 9 3 9 /2 0 0 5 . de 2 9 de julio, por el que se
aprueba el Reglamento General de Recaudación).
(Diputación de Sevilla OPAEF)

■ T am bién aparece en textos institucionales q u e buscan prom over


ciertos co m p o rtam ie n to s cívicos, con claridad, p ara llegar al m áxi­
m o n ú m e ro de personas:
Higiene personal
Lavabo
0 Mientras te lavas, ¡no dejes correr el agua!, mejor coloca un
146 tapón en el lavabo y llénalo. Si quieres agua tibia, tam poco dejes

hola
correr el agua mientras se va calentando; debes colocar el tapón
y comenzar a llenar el lavabo con el agua que al principio sale
fría; cuando ya salga caliente, ambas tem peraturas se mezclarán
y el agua se templará, sin desperdicio.

O Usa un cepillo, estropajo o tu mano, para remover partículas


de mugre al lavar, en lugar de un chorro de agua. No esperes
que solo la fuerza del agua haga el trabajo.

© Cierra la llave del agua mientras te cepillas los dientes; de


esta manera, una familia de 5 personas puede ahorrar hasta 401
de agua al día.

© Enjuaga y limpia tu navaja de afeitar en un recipiente. No lo


hagas con agua corriente [ ...].
(SEMARNAT. Recomendaciones p a ta ahorrar agua. vV W vv.co n a g u a g o b . r n x /

CONAGUA07/Notic¡as/Recomendaciones_para_ahorrar_agua. pdf)

■ Las form as lingüísticas m ás rentables en los textos instructivos


son los im perativos, las fórm ulas de obligación o la sim ple e n u m e ­
ración de sustantivos o acciones en infinitivos. Así, p o r ejem plo,
en el texto an terio r aparecen im perativos (usa, cierra, enjuaga, lim ­
p ia ) y la expresión negativa del m an d ato en subjuntivo (no itejes,
no esperes, no lo hagas).

• La in stru cción es d o m in a n te en textos com o recetarios d e coci­


na, libros de los d en o m in ad o s de «autoayuda», horóscopos o c o n ­
sejos en general. Suelen estar dirigidos a to d o el público, p o r lo
q u e su lenguaje es m uy d irecto y sencillo.
■ Tam bién la enco n tram o s en la inform ación q u e antecede a los
prospectos de m edicam entos:

Lea todo el prospecto detenidamente antes de em pezar a


tom ar el medicamento.

Conserve este prospecto: puede tener que volver a leerlo.

- SI tiene alguna duda, consulte a su m éolco o farmacéutico.

Este medicamento se le ha recetado a Ud. personalmen­


te y no debe darlo a otras personas. Puede perjudicarles, aun
cuando sus síntomas sean los mismos que los suyos.

■ Por últim o, p o dem os e n c o n trar algún fragm ento instructivo en


cualquier texto argum entativo com o apelación al receptor para
que co m p ru eb e la validez de u n a tesis o reaccione ante u n a situ a­
ción. Veamos un ejem plo:

hola
El último pilar es la comunicación
(...) Para que el sallo sea posible, es necesaria una comuni­
cación honesta y permanente.
Ningún tem a ha sido más tratado por los libros de psicología
com o el de la comunicación. Leánlos en pareja, discútanlo con
su s hijos, chárlenlos entre todos con el televisor ap ag ad o ...
Esta es una manera de fortalecer la comunicación, pero no es
la más importante. La fundamental es aquella que empieza con
las preguntas dichas desde el corazón: ¿Cómo estás? ¿Cómo
pasaste el día? ¿Querés que charlem os?...
Y sobre este pilar, exclusivamente sobre este pilar, se apoya la
posibilidad de reparar ¡os demás pilares [ ...].
(,. Bucay. E l ca m in o de! encuentro. Randorn House Mondatíori.
2002. pág. 1 22 ¡

). Bucay ilustra su exposición sobre la im po rtan cia de la co m u ­


nicación en la pareja con instrucciones expresas: léanlos en pareja,
discútanlo con sus hijos, chárlenlos entre todos con el televisor apagado.

■ Lo transversal: la argum entación


■ C ualquiera de las secuencias an terio rm en te vistas p u ed e tener
u n a dim ensión argum entativa.
• ¿En q u é consiste?; en p ersu ad ir al receptor de algo, conven­
cerlo.
• ¿D ónde aparece?: en cualquier tip o de texto q u e tenga este
objetivo. P uede ser u n a novela, un escrito adm inistrativ o o una
conversación coloquial.
• ¿Cuáles son sus elem entos básicos?; argum entos —* conclusión.
■ Lo im prescindible es que existan hechos o datos (argum entos)
q u e lleven al receptor a o tra inform ación q u e se presenta com o
consecuencia o conclusión de ellos. Por tanto, existe una relación
en tre los hechos o d atos q u e tiene q u e ser conocida o ad m itid a por
el receptor y/o p o r los m iem bros de la com unidad. En caso c o n ­
trario, el oyente no llega a in te rp re tar la intención del emisor.
■ Pongam os un caso concreto:
Vivo muy lejos del centro y estoy enfermo, convaleciente de
í0 í:f.íi
una operación. Por tanto, no puedo acudir mañana a su oficina
148 a resolver ese asunto.

hola
Tengo zapatos azules. Por tanto, no puedo acudir mañana a
esa oficina a resolver ese asunto.
¿Por q u é entendem os el p rim e r texto y no el segundo? Porque
existe u n a conciencia colectiva según la cual se adm ite que estar
en ferm o y convaleciente im pide m overse. Pero no ten er zapatos
azules. A esa in form ación q u e todos co m p artim o s y q u e perm ite la
concatenación de hechos se le llam a topos.
■ F ijém onos en lo q u e hace la publicidad. N um erosas veces nos
quieren convencer de q u e tenem os u n a necesidad p ara p o d er ven­
d e r su producto. Para ello apelan a nuestras debilidades o nuestros
deseos y n o s im p o n en u nas reglas com o secuencias obligatorias
que antes no teníam os.
Veamos tres posibles anu n cio s para un coche:
Este coche es distinto de tod o lo que has visto, por tanto
cómpralo.
Topos: es novedoso.
Compra este coche con todas estas prestaciones por solo
9 9 0 0 euros.
Topos: es barato.
No puedo com prar este coche porque solo vale 4 0 0 0 0 euros
y no puedo gastar tan poco.
Topos: es exclusivo, solo al alcance de algunos. El arg u m en to es
justo el opuesto al anterio r, pero bien enfocado p ara el público al
q u e se dirige (personas de alto estatus).
■ En u n a conocida m arca de cosm éticos, q u e an uncian actrices fa­
m osas y cotizadas, se rec u rre a un argum ento-eslogan:
Porque yo lo valgo. Porque tú So vales.

Se equipara a la actriz con la m u jer corriente, de la calle, conce­


d ién d ole el m ism o valor q u e a la p rim e ra y, p o r tanto , el derecho
a estar guapa.
C on Porque yo lo valgo, se iguala el gasto económ ico, que es m uy
alto, con la valía de la persona. Es com o decir: «Yo m e m erezco este
p ro d u cto , m e m erezco gastarm e ese dinero». Pero, claro, en una
ac triz de prestigio es no rm al. Esto puede hacer q u e solo se identifi­
quen con ella las m ujeres q u e tengan alta autoestim a.
P ara extenderlo a o tro público, a la m u jer m edia, se desplaza el
arg u m en to hacia el tú: Porque tú lo vales. E ntonces tiene el valor
persuasivo de «Tú vales m ucho, así q u e có m p rate el producto».

hola
■ P o r tanto, los elem entos son:
Argumentos —* Conclusión
í Topos
m Si el topos es conocido p o r todos, p u ed e n aparecer arg u m e n to s y
conclusión, o solo u n o de ellos.
• En u n a entrevista con u n a persona q u e nos reclam a u n pago
le decim os: «No tengo dinero», en lugar de indicar la conclusión
(«N o p u ed o pagarte»).

• La conclusión está tam b ién im plícita en el siguiente texto. Se


trata del an u n cio de u n a em presa sevillana q u e ofrece sus servi­
cios profesionales.
1. SACAMOS A LA CALLE SU CONTENEDOR INDIVIDUAL DE
BASURA CADA NOCHE EN EL HORARIO REGLAMENTARIO.
DE 8 DE LA TARDE A 11 DE LA NOCHE.

2. RETIRAMOS SU CONTENEDOR DE LA CALLE ANTES DE


LAS 10 DE LA MAÑANA.

Más información en: www.sevillaalcubo.com. O contacte con


nosotros. Tlf: 6 1 7 4 8 4 8 7 3 . Email: info@sevillaalcubo.com
La oferta está adecuada al contexto y a la situación concreta en
que se produce: en el casco histó rico de Sevilla, la n o rm ativ a m u ­
nicipal obliga a usar contenedores individuales p ara la basura. Los
c iu d ad an o s afectados d eben sacar su co n ten e d o r cada noche a la
calle y volverlos a recoger p o r la m añana. Los receptores del m e n ­
saje en tien d e n claram ente la conclusión: «C ontrátenos, p o rq u e so ­
lu cio nam os su problem a, cu b rim o s su necesidad».

■ Si no conocem os la relación arg u m en to -co n clu sió n hay q u e ex-


plicitarla. Así en el conocido eslogan de V odafone:
La vida es móvil. Móvil es Vodafone.

La p rim e ra p arte es la base argum entativa o explicitación del


topos. El an u n c io pretende decirnos: «Vente a V odafone p o rq u e es
m óvil, adaptable». Topos: «La vida es m óvil, cuan to m ás m óvil seas
m ás fácil será tu vida».

■ En o tro s casos se juega co n la am b ig ü ed ad y la so rp re sa q u e


s u p o n e la n o existencia de u n topos, q u e el le c to r in te n ta rec o m ­
poner, tra s la inicial ex trañeza. E n el a n u n c io de la D G T H ay m u ­
chas razones para ponerte el casco. Elige la tuya y hazlo, e n c o n tra ­
m os:

hola
Por las acampadas.
Por las partidas de mus.
El lector repone u n a secuencia argum entativa: «Si te pones el a_ B |_
casco, vives, y si vives, puedes realizar tu s actividades favoritas: ir §
d e acam p ada o a las p artid as de mus».
■ Para co n stru ir correctam en te un texto argum entativo es aconse­
jable ten er en cu en ta algunas recom endaciones:
• En los textos argum entativos escritos debe estar claro el topos
(la r e l a c i ó n a r g u m e n t o - c o n c l u s i ó n ) , deben orden arse c o rrec ta­
m e n te los elem entos y em p lear conectores q u e orien ten de fo r­
m a no am bigua la relación. Es necesario, pues, ser m u y claros.
Las relaciones m ás evidentes y fáciles son:
• C ausa-efecto: p o d em o s m arcarla de diversos m odos:
- U sando el o rd en de palabras y n o p o n ie n d o conector, o
bien solo la conju n ció n y. En estos casos debe ser conocida
la relación e n tre los hechos:
Consiguió un buen puesto de trabajo y se com pró un piso.

U n b u en puesto de trabajo su p o n e g an ar m ás dinero, y g a­


n a r m ás d in ero se asocia en n u estra m ente a u n efecto, co m ­
prarse u n piso. El o rd en lógico es causa-efecto.
- U sando u n co n ecto r causal:
Como consiguió un buen puesto de trabajo, se com pró un
piso

Se com pró un piso porque consiguió un buen puesto de tra­


bajo.

E m pleam os como an tep u esto si la relación es conocida, y


porque pospuesto si es nueva.

- U sando u n co n ecto r consecutivo, m arc an d o la co n se­


cuencia:
Consiguió un buen puesto de trabajo, así qu e se com pró un
piso.

• O posición: explicar los arg u m en to s u tilizando parejas de


hechos opuestos, p o stu ra s contrarias:
Contagiar risas. Nada com o el hum or com partido para m ejo­
rar la convivencia. Por el contrario, una atmósfera triste, agota.

(Mujerhoy.com. 22-1 -201 1. pág. 42)

hola
• E jem plificación. La fo rm a m ás asequible de la arg u m e n ta­
ción consiste en rec u rrir a casos concretos q u e ilustran la tesis
q u e q uerem os dem o strar. Es un raz o n am ien to a p a rtir d e lo
particular. Es m ás p ro p io de la divulgación, de la conversación
coloquial, o incluso de la publicidad, q u e usa a portavoces, a
personas anó n im as o fam osas com o ejem plo de lo que están
tran sm itie n d o o in te n ta n d o vender. De este m o d o , el receptor
se identifica con el caso presentado, u n a circunstan cia concre­
ta q u e responde a la vida cotidiana. V eám oslo en un an u n cio
d estin ad o a prevenir los incendios forestales:
Padre: Pablo, corre que nos vamos.
N iño: Papá, que nos dejam os esto (señala un botellín de cer­
veza) .
Padre: Total, por un botellín.

N arrador (en off): Total: 2 2 0 0 0 incendios destruyen cada


año 5 0 0 0 0 hectáreas de superficie arbolada en España, aca­
bando c o r cientos de especies, y agravando la sequía y la de-
sertización.

En todos está invertir este proceso

EL TOTAL ES LO QUE CUENTA


M inisterio de M edio Am biente y M edio Rural y Marino.
Gobierno de España
(vwvw.mma.es/secciones/total/biodiversidad.htm)

El an u n c io n o s presenta u n a situación com unicativa vero­


sím il, u n m o m e n to co tid ian o en el q u e p o dem os in c u rrir en
u n a de las conductas irresponsables que el an u n cio pretende
reconducir (dejar tiradas botellas de cristal en el bosque). Esta
cotidianeidad provoca la identificación necesaria p ara q u e re­
sultem os «convencidos» o «afectados» p o r la inform ación.
• En textos en los q u e p retendem os ser m uy explícitos d eb e­
m os m arcar claram ente la c o n c l u s i ó n . Para ello p o d em o s usar
conectores con en conclusión, en resumen, en sum a, etc. Esto es
tan to m ás necesario en los textos expositivos, co m o se observa
en este fragm ento:

Todos somos semejantes


Siempre he creído que todos somos iguales, seres humanos
en proceso de volvernos personas, al decir de Cari Rogers. Pero
es cierto que cuando ponem os el acento en nuestras diferencias.

hola
aparecen algunos obstáculos y la comunicación corre riesgo de
terminar en desencuentros.
Claro que hay grandes diferencias entre nosotros: el bagaje
cultural, el estilo de vida, las discrepancias en nuestra íe y hasta
el color de nuestra piel.
Y sin em bargo... tenem os básicamente la misma estructura
física, la misma naturaleza emocional y en gran medida —si
despreciamos algunos matices —. más o menos la misma his­
toria biográfica.
En s u m a , nos pasan, nos han pasado y nos seguirán pasando
a todos las mismas cosas, que por o tra parte - sostengo son
las mismas que les han pasado a nuestros abuelos y los abuelos
de nuestros abuelos por los tiempos de los tiempos.

(J. Bucay. £ ' camino efe ia feiidead pag. 4 0 )

O podem os dejarla im plícita, com o hem os visto antes (en el


texto de Sevillaalcubo), si querem os q u e el lector la deduzca sin
co m p ro m etern o s excesivamente.
• P odem os seguir un o r d e n in d u ctiv o (e stru c tu ra arg u m e n ­
to ^ conclusión):
[ .. . ] Parte de una premisa que parece de Perogrullo: no se
puede crecer ilim itadam ente por m ucho que pretendan los se­
ñores de la economía liberal. Nada crece siempre, ni siquiera
el universo. Por eso el sentido común está impulsando esta
corriente sobre el «decrecimiento», que no pretende más que
recuperar los equilibrios y la sostenioiiidad del planeta, el uso
responsable y controlado de los recu'sos. ia contención en el
consum o [ ...].

(«Decrecimiento», en Fl Mundo. 4-8-2010, H2)

O deductivo (estru c tu ra conclusión —>argum ento ):


Tú no puedes. N o estás a dieta.
( B io m a r á n P ro )

• Las e x p l i c a c io n e s suelen ser un in stru m e n to rentable para re­


forzar la inform ación. Los conectores para m arcarlo son es decir,
o seo, bueno, vamos.
[...j lo que sucede es que dichos recursos — que son nues­
tros— deben desarrollarse temprano, es decir, no en ese m o­
mento. cuando ya estamos inmersos en la situación: pues alii
puede ser tarde para encontrar la m ejor respuesta.

hola
En o tra s p a la b ra s: un árbol con raíces fuertes puede resistir
una torm enta muy violenta, pero ningún árbol puede empezar
a desarrollar esas raíces cuando la torm enta aparece en el ho­
rizonte [ ...].
(J. B ucay, E l ca m in o de lo felicidad, pág. 141)

Todo esto crea u n a doble presencia de la persona que escri­


be. Es decir, el autor, p o r una parte, tran sm ite inform aciones, y,
al m ism o tiem po, explica o rectifica. Esta acción de desdoblarse
en d o s figuras narrativas exige m ucho co n tro l sobre la com uni-
cacion.
• Hay u n a serie de e l e m e n t o s que ayudan en la argum entación:
• U tilizar m odificadores de m odalidad:
- Para d a r fuerza a la tesis o a los argum entos: obviamente,
naturalm ente...
- Para reforzar la conclusión: evidentem ente, p o r supues­
to ...
- Para sugerir, y no asum ir la responsabilidad: supuesta­
mente, al parecer, aparentemente, dicen qu e... según fu e n ­
tes. ..
- Para establecer grados: como mucho, solo, al m enos...
Veámoslo con un ejem plo. N o tiene la m ism a fuerza el si­
g uiente argum ento:
Su nivel profesional es. p o r s u p u e s to , m uy elevado.

Que:
Su nivel profesional es. al parecer, muy elevado.

O estos otros:
Cuesta diez mil euros.
Cuesta s o lo diez mil euros.
Cuesta, c o m o m ín im o , diez mil euros.

• Establecer u n m arco argum entativo d e n tro del cual e n te n ­


d e r las afirm aciones o la tesis.
Teniendo en cuento...
Hablando en términos policiales...
S i nos restringimos a i aspecto puram ente económ ico...
Si eos ponemos en el lugar de esta m u je r...
Si tenemos en cuenta el creciente ambiente de inseguridad...

hola
En el m undo islám ico ...
En el ambiente de la noche..
A partir de los 5 5 años, el porcentaje de bienestar disminuye ¡
1 5 puntos, situándose en el 55 % .
(«Más deporte y menos estrés».
Mujerhoy.com. 22 t 2 0 1 1 . pág 4 1 )

• R ecurrir a o tras voces, distintas a las del em isor, para soste­


ner los argum entos. Esto puede ser usad o com o el arg u m en to
d e au to rid ad , para reforzar lo q u e pensam os. Así, en la ca m ­
paña de la D G T p ara an im ar a los jóvenes a ponerse el casco,
se pued e recurrir a u n a persona de prestigio:
Porque Pedrosa siempre io lleva.

Al co n ju n to de la com unidad, el conocim iento co m partido:


C la ro que los bomberos van a ir a la huelga. ¡Si llevan cuatro
meses sin cobrar!

O bien com o m o d o de atrib u ir la responsabilidad a o tro


agente, sobre to d o an te inform aciones com prom etidas:
Según fuentes bien informadas, el entrenador ha puesto su
cargo a disposición de la Junta directiva.

Es m uy rentable tam bién reto m ar los argum ento s del co n ­


trin c an te para justificar los propios.
Dice usted en su escrito que no ha podido justificar la ayuda
en el plazo convenido porque no estaba disponible la aplicación
en Internet. Precisamente, revisamos cada dia dicha aplicación
para que no suceda esto, y en los controles de ese mes el re­
sultado era óptimo.

O tro procedim iento rentable es fo rm u lar u n a pregunta


cuya respuesta conduzca a la tesis q u e preten d em o s d esarro ­
llar. A ctúa com o leit motiv. Es m u y apelativo, atrae la atención
del receptor.
¿Cansada de estar cansada? Floradix.
{Mujerhoy.com, 22-1 -2 0 1 1 . pág. 4 1 )

• A daptar el texto al tipo de lector, protegiendo siem pre


su «imagen social». D ebem os u sa r la cortesía y no invadir su
territo rio : ser am able, no im poner, ofrecer opciones, a d o p ta n ­
do siem pre u n a p o stu ra respetuosa con el o tro . Este co m p o r­
tam ien to proyecta una im agen positiva del q u e escribe y esto

hola
contribuye a que su argum entación sea aceptada. Veamos el
siguiente texto:

ANESVAD. Seguim os creyendo q u e e s posible


Estim ado/a amigo/a:
En primer lugar queremos darte las gracias por confiar en
nuestro trabajo por lograr que el acceso a la Salud sea un Dere­
cho para todas las personas.

Junto con esta carta, te enviamos una Invitación e Información so­


bre el Día Internacional contra la Explotación Sexual y el Tráfico
d e Mujeres, Niños y Niñas. La Fundación Anesvad conmemora el
2 3 d e S eptiem bre dicha fecha y para ello hemos organizado la
conferencia-exposición «DI no a la trata» con Sompop Jontraka y
Terri Ly. dos importantes activistas del sudeste asiático contra la
Trata de Seres Humanos, cuya labor cuenta con amplio prestigio
y reconocimiento internacional.

También incluimos la Memoria resumida de actividades 2 0 0 9 .


Si quieres conocer al detalle todas nuestras actividades en 20 09 .
puedes descargarte la Memoria completa en www.anesvad.org
o solicitarla en el número de teléfono 9 0 2 1 1 8 8 0 0 .

Recibe un cordial saludo.

[Firma]

Es u n texto claram ente argum entativo. Se utiliza p ara re ­


forzar la relación con la persona que realiza donativos en esta
O N G . P ara ello, agradece su ayuda y le invita a u n a serie de
actividades. A djunta in form ación sobre el trabajo realizado.
Pero, ¿cóm o lo hace?
- E xpone u n a serie de inform aciones (es fu n d am e n talm en ­
te expositivo): agradecim iento, la celebración del D ía In ter­
nacional, los actos p ara tal acontecim iento, y el resum en de
actividades realizadas d u ra n te el añ o 2009.
- A ñade u n a p arte instructiva al final, indican d o dónde
p ued e consultarse la m em oria.
- C uida la im agen social del receptor, la alaba:
• le da las gracias, p o r confiar en su trabajo,
• le indica q u e está haciendo algo m uy im portan te: lograr
que el acceso a la Salud sea un Derecho para todos. Refuerza
la im po rtan cia de esta co n trib u ció n aplicando m ayúscu-

hola
las (antinorm ativam ente) a los té rm in o s Salud y Derecho, [J
para enfatizarlos y darles un valor superior.
Al m ism o tiem po, la organización A nesvad se presenta a sí
m ism a com o u n colectivo de personas m u y activas, p o r la ex- |
tensión de su tarca y su im portancia:
- Se o cu p an de luchar contra u n problem a universal, que
toca m ucho a la o p in ió n pública: la Explotación Sexual y el
'Deifico de Mujeres, Niños y Niñas. A parecen todos los sus- |
tantivos en m ayúscula y negrita. Incluyen los dos sexos en 1
los niños, n o en los adultos.
- O rganizan m uchos eventos.
- Atraen a im p o rta n tes activistas, de gran prestigio y reco- :
n ocim iento internacional, arg u m en to s estos que le d an m ás ;|
fuerza a los conferenciantes. F uncionan com o autoridad.
- Son transparentes: nos envían la m em o ria de activida- 1
des, pero tam bién la tenem os accesible en la web, nosotros
y cualquier usuario, lo que im plica claridad y transparencia, |
en contra de las acusaciones de fraude que an terio rm en te
h abían sufrido. Esto pertenece al conocim iento histórico- 1
social com partido.
- Tam bién se nos presentan com o personas que están en
la actualidad, y q u e se h an in c o rp o rad o a las nuevas tecno- |

- T ratan al lector com o amigo, no co m o co laborad o r o be- I


n efa cto r... Sirve p ara crear una cercanía, ju n to con el trato í
d e tú , au n q u e ch oquen contra esto o tras expresiones m ás
form ales com o estimado, o recibe un cordial saludo. Estas |
fórm ulas de com ienzo y despedida im plican distancia, no
conocim iento, m ientras que amigo indica todo lo co n trario . |
Sería, pues, u n e rro r claro en su argum entación, au n q u e sea jj
un recurso frecuente hoy en la com unicación com ercial.
O bservem os tam b ién có m o se ha organ izad o el texto:
- Párrafos claram ente separados p o r u n espacio en b lan ­
co, lo q u e facilita su lectura. N o son párrafos m u y largos.
N o tienen todos la m ism a extensión. Están separados clara­
m ente p o r los tem as que se ab o rd an en cada uno:
• P l: agradecim iento
• P2: actividades
• P3: m em oria de 2009.

hola
El p rim e ro ( P l) com ienza con En prim er lugar, q u e en este
caso no actú a co m o enum erativo, sin o com o elem en to d e ini­
cio y, al m ism o tiem po, un co n ecto r con m a rcad o co n ten id o
argum entativo, ya q u e jerarquiza la in form ación en o rden de
im po rtan cia p ara el hablante: com ienza con lo que considera
m ás destacable. Esto refuerza el carácter persuasivo del texto.
Les interesa asegurar la em patia con el receptor, y reforzar los
lazos con este.
- ¿Y la estru c tu ra de las frases? D e nuevo m u y claras. E n­
co n tra m o s oracio n es sim ples, coordinadas con y, o bien
apoyam os co n oraciones de relativo (segundo p árrafo ) o
condicionales (tercer párrafo).
C o m o vem os, la organización del texto está pensada hasta
en los m ín im o s detalles, bien estru c tu rad a p ara co nseguir in ­
form ar, pero, sobre todo, persuadir. Y ofrece u n a buena im a­
gen de su autor.
■ ¿Q ué debem os evitar en u n a argum entación? F u n d am en tal­
m en te deb em o s h u ir de tres rasgos q u e actualm ente llenan las a r­
gum entaciones y q u e son negativos para n u estra im agen:
• La subjetividad.
• Los ataques personales al otro.
• Las afirm aciones categóricas, sin dem o strar, o basadas en r u ­
m ores.
Estas características constituyen las falsas a rg u m e n ta c io n e s (fa­
lacias de la retórica clásica). Se trata de convencer al lector, p ero a
través de recursos poco justificados desde el p u n to de vista lógico
o ético. Los m ás frecuentes son:
• D esacreditar al in terlocutor:
En una empresa hay que ajustarse a las necesidades. Si hay
que trabajar algo más durante un tiempo, se hace. Es la form a
de que todo marche. Además, no sé para qué me m olesto en
hablar contigo. Tú no sabes qué es trabajar. Siempre has vivido
del cuento.
• C itar u n a fuente co m o au to rid ad , que no está reconocida:
Com o dice Vodafone, la vida es móvil.
• C onvencer al lector p o r m edio de u n a am enaza:
Yo, que tú. me pensaría lo de presentar un recurso. Ten en
cuenta que puedes enfadar a gente im portante y eso te puede
afectar en el futuro.

hola
• R ecurrir a la co m p asió n p ara q u e el lecto r acepte el a rg u m e n ­
to:
Apruébalo, hombre, que está muy enfermo.

• A poyarse en la ventaja de u n gru p o sobre otro:


Prueba el cham pú X. Miles de clientes satisfechos no pueden
estar equivocados.

• Juzgar u n a tesis p o r las consecuencias q u e pued a provocar:


I o de la ley antitabaco es una barbaridad. Va a dejar a m u­
chos hosteleros sin trabajo.

• D efender u n a tesis basándose en la ausencia de arg u m en to s


en contra:
Lo de la ley antitabaco es una barbaridad. De hecho, aún no
he oído a nadie que la defienda.

• P resentar com o d em o strad o lo q u e se debe d em ostrar:


Televisión... La cadena más vista en 2 0 10 .

Floradix es el com plem ento alim enticio rico en hierro y vita­


minas más natural y de m ejor tolerancia y sabor.
(■nujerhoy.com, 22-1 -2 0 1 1 . pág. 41 )

• U tilizar la secuencia tem p o ral com o secuencia lógica: si una


cosa sigue a o tra, es su consecuencia:
Usted. Sr. X, es el causante de que España vaya mal. Hasta
que ustedes no subieron al gobierno España crecía y teníamos
un Estado de bienestar, que ustedes han destruido.

• Em plear u n a tesis y arg u m e n to s válidos, p ero sin u n a regla ge­


neral q u e justifique la relación.
Luis se va de vacaciones pero no va a descansar. Fs dem a­
siado orgulloso.

F.1 in te rlo cu to r p reguntaría q u é conexión hay. Falta in fo rm a­


ción: Luis es dem asiado orgulloso p ara reconocer q u e está e n ­
ferm o y necesita reposo.
■ En resu m en , p a ra c o n s tru ir u n a a rg u m e n ta c ió n v erd a d era y
ética:
• N o uses la subjetividad, tu o p in ió n , co m o argum ento .
• N o recurras a la em o ció n (p o r ejem plo, ped ir u n a ayuda al
A yuntam iento d icien d o q u e te en cu en tras m u y depresivo).
hola
• No debes descalificar al adversario com o a rg u m e n to p ara le­
g itim ar tus ideas o conclusiones.
• N o em plees u n a conexión argum en to -co n clu sió n q u e no e n ­
tiende o no co m p arte la com unidad.
• N o presentes com o algo evidente, conocido p o r todos, lo que
d ebe dem ostrarse.
• N o seas am biguo, y evita las frases am pulosas que no llevan
n in g ú n significado. Es esta u n a form a de co n fu n d ir e in ten tar
convencer al o tro con u n lenguaje envolvente y vacío.
■ Todas estas «falsas argum entaciones» q u e la retórica clásica no
con sideraba aceptable se utilizan de form a consciente cu an d o se
quiere vencer en el en fren tam ien to sin im p o rta r el cóm o. Con ello
pasam os de la argum en tació n a la m anipulación.
■ ¿D ónde se en c u en tra la argum entación? C o m o hem os dicho, en
cu alquier tip o de discurso. Es u n a dim en sió n q u e pu ed e afectar a
cualquiera de ellos.
Algunos form atos discursivos lo son de fo rm a inm anente. Así,
los textos de o p in ió n (ensayos, cartas al director, colum nas p erio ­
dísticas), la publicidad, los discursos, o las reclam aciones y d e n u n ­
cias adm inistrativas. N o suelen serlo las noticias de periódicos, ni
los cuentos (pero puede o cu rrir).
■ V eam os el siguiente texto. Es u n a carta al director, d o n d e un lec­
to r asiduo del periódico expone sus ideas sobre u n tem a de actu a­
lidad, o sobre alguna noticia publicada días antes. El fo rm ato exige
brevedad, lo q u e n o s p erm ite ver claram ente sus com ponentes:

4 0 millones de adolescentes ciudadanos


A n a M a S e g o v ia F e r n á n d e z - C i u d a d R e a l - 1 0 / 0 1 / 2 0 1 1

Decía hace poco un paisano Iras la muerte de un niño arrastrado por


ia riada de un arroyo, que «es que los cam inos no tienen puen­
tes». es decir que «alguien» debería hacer un puente en cada uno
de los arroyos de este país para evitarnos riesgos. También los
vecinos a los que se les han inundado sus casas por las crecidas
de ríos dicen que «alguien» debió decirles que allí no se pooía
construir. Los afectados por ia estafa de Afinsa pedían que el Es­
tado les devolviera el dinero que ellos en su afán de cobrar más
habían invertido en juegos poco seguros. Los ciudadanos que
ven cóm o embargan sus casas después de haberse hipotecado
Irresponsablemente, se quejan de la especulación y de que los
intereses tan bajos les han llevado a esta situación. Los empre-
hola
sanos españoles que han amasado fortunas con la corrupción,
especulación y arruinando empresas dicen que fian perdido sus
negocios por culpa del Gobierno. Cuando las jóvenes se quedan
embarazadas sin desearlo se habla de que las instituciones no
les informan. Los honrados padres de este pais dejaron que sus
hijos abandonaran la formación para trabajar en puestos tem po­
rales y no cualificados y ahora están en paro.
Es decir, los españoles no sabemos si debemos o no cruzar un
arroyo con una fuerte corriente, o si es seguro hacer una casa en
la ribera de un río. o si es conveniente invertir nuestro dinero
en negocios oscuros, o si debemos hipotecarnos hasta los ojos,
o si tenem os que ser empresarios honrados, o si debem os o no
usar preservativo y, p o r supuesto, nosotros, los padres de familia
de España, no podem os saber si es bueno que nuestros hijos
estudien y se form en para que tengan un futuro mejor.
Evidentemente, somos ciudadanos adolescentes sin ninguna
responsabilidad de nuestros actos.

(www.elpais.com /articulo/opinion/m illones/adolescentes/dudadanos/


elpepiopi/R 01 ' 0 1 10elpep¡opi_6/Tes?print=1)

El texto es argum entativo. Intenta llevarnos a la conclusión


siguiente: som os ciudadanos adolescentes e irresponsables.
Este m ensaje aparece en el título y en el últim o párrafo del texto.
El título tiene aquí la finalidad de indicar el tem a del texto d e form a
clara, al m ism o tiem po q u e con u n a intención apelativa: llam ar la
aten ció n del lector. De ahí cierta am bigüedad, p o rq u e n o sabem os
si se refiere a los españoles o a o tro colectivo.
La estructura es m uy clara: está form ado p o r tres párrafos de d i­
ferente extensión. El p rim ero p arte de situaciones concretas que se
cu en tan com o ejem plos a p artir de los cuales se establece una d ed u c­
ción general, contenida en el segundo párrafo. El últim o, form ado
p o r un solo enunciado, establece la conclusión clara. El proceso es
inductivo: casos particulares —> consecuencia general -► conclu­
sión. H em os pasado de hechos concretos a una generalización en el
segundo párrafo, «los españoles», y eso lo hacem os a través de un
conector explicativo-conclusivo com o es decir.
La conclusión, p o r su parte, está reforzada p o r un adverbio, :
evidentem ente, que da fuerza a lo dicho: es u n a conclusión que se
deduce de fo rm a clara, «evidente», que to d o s p o dem os recono­
cer, a p a rtir de esos hechos. Y esta evidencia, aparte de reforzar
la conclusión, evita u n a posible acusación o recrim inació n al que

hola
escribe. A na M .a Segovia ha realizado la ded u cció n q u e cualquiera
h aría, p o r ta n to nadie debe m olestarse ni ver atacada su im agen.
Se basa en el topos fo rm u lad o en form a de silogism o:
Los españoles necesitan q u e les digan q u é hacer.

I
Los adolescentes necesitan q u e les digan q u é hacer.

i
Los españoles son adolescentes.
Se tra ta de u n a e stra te g ia falaz, ya q u e generaliza a p a rtir
d e casos concretos, p e ro la e n u m e ra c ió n extensa de casos le da
fuerza p o r acu m u la ció n . En el p rim e r p árrafo recoge los sig u ien ­
tes casos:
- V íctim as de un atro p ello m ortal.
- V íctim as de inundaciones.
- V íctim as d e estafas.
- V íctim as de em bargo.
- E m presarios víctim as de la especulación.
- Jóvenes em barazadas.
- Padres con hijos jóvenes en paro.
La arg u m en tació n de la escritora se basa en q u e to d o s estos h e ­
ch o s sufridos, com o víctim as, p rovenían de u n a decisión personal,
de u n hecho del q u e eran responsables, que es precisam ente lo que
señala en el segundo párrafo:
- C ru za r u n arroyo co n u n a fuerte corriente.
- C o n s tru ir en la ribera de u n río.
- Invertir en negocios oscuros.
- H ipotecarse hasta los ojos.
- U sar preservativo.
- R ecom endar a n u estro s hijos q u e estudien para ten er u n fu ­
tu ro m ejor.
O p o n e dos argum entaciones:
• La de las víctim as (nadie nos advirtió del peligro —* no somos
responsables). El topos q u e funciona p ara ellos sería: el gobierno,
u o tra au to rid a d , debe d ec irn o s qué deb em o s hacer.
hola
• La de la escritora (hem os tom ado decisiones peligrosas —>somos
responsables), basada en u n topos im plícito q u e la justifica:
- N o hay q u e cru z ar u n arroyo.
- N o hay q u e c o n s tru ir en la rib era de u n río.
- N o hay q u e invertir en negocios oscuros.
- N o hay q u e hipotecarse en exceso.
- H ay q u e prevenir em barazos.
- H ay q u e form arse p ara el futuro.
Lo q u e se plantea es q u e si estos topoi, o reglas generales, que
p ertenecen al sentido co m ú n , n o h an operad o en estas perso n as es
p o rq u e les falta ese sen tid o co m ú n . P or ta n to , n o son adultas, sino
irresponsables o adolescentes.

E l Resum en.
C aracterísticas de cada secuencia textual

■ NARRACIÓN
• O bjetivo: relata hechos, reales, im aginarios o ficticios.
• E lem entos: espacio, tiem p o , personajes.
• D inam ism o: lo im p o rta n te es la acción. La organización del
relato: de m o d o lineal, inverso, o in m edia res.
• P redom inan: verbos de acción, m arcadores tem p o rales en
progresión.
• Tipos: autobiográfica o en tercera persona.

■ D ESC RIPCIÓ N
• O bjetivo: presen ta características de objetos, del paisaje, p e r­
sonas y anim ales (relación to d o -p arte).
• C aracterísticas: m inuciosidad y detalle.
• E statism o.
• P redom inan: sustantivos y adjetivos, verb o s estáticos. N o im ­
p o rta la progresión tem poral.
• T ipos: pu ed e ser objetiva o subjetiva, literaria o técnica.

■ EX PO SICIÓ N

• O bjetivo: Explicación de un tem a para ser co m pren d id o .


hola
• Características: orden (inductivo o deductivo), precisión y
claridad.
• Estatism o.
• P redom inan: sustantivos y adjetivos, verbos estáticos. N o im ­
p o rta la progresión tem poral.
• Tipos: siem pre debe ser objetiva.

■ INSTRUCCIÓN
• O bjetivo: indicaciones p ara realizar u n a acción.
• Características: claridad, brevedad.
• Uso de la cortesía: fórm ulas de tratam ie n to y atenuación.
• P redom inan: form as apelativas, verbos en im perativo, p erí­
frasis de obligación o infinitivo. Tam bién la enum eració n de
sustantivos.
■ ARGUM ENTACIÓN
• O bjetivo: ofrecer razones p ara defender las ideas p ropuestas y
c o n tra rrestar las ajenas.
• Elem entos básicos: argum entos-conclusión y la regla en la que
se sostiene: el topos, q u e debe ser conocido p o r el receptor.
• P uede ir u n id a a cualquier secuencia.
• P uede llevar elem entos de fuerza, q u e apoyan la arg u m e n ta­
ción, com o los m odales.

hola
s
3 Taller de textos
Nos vam os a cen trar ah o ra en el aspecto productivo. E labora­
rem os algunas indicaciones sobre los textos m ás frecuentes que
tenem os que co m p o n er en la vida diaria.

La carta
■ Podem os en co n trarn o s con la necesidad de com u n icarn o s por
escrito directam ente con alguien para tran sm itirle u n a in fo rm a­
ción. Esta com unicación puede ad o p tar la form a de carta (p erso ­
nal, com ercial, a d m in istra tiv a ...) o tam b ién p o dem o s rec u rrir al
co rreo electrónico, q u e es la versión digital de la prim era.
m Veamos sus rasgos fundam entales:
• Juega con la p rim era persona (escritor presente) y con la se­
g u nda p ersona (lector ausente).
• Según la relación del escritor con el lector, y el g rado de c o n ­
fianza q u e exista en tre am bos, se elegirá u n a form a de tra ta ­
m iento u o tra (tú /usted).
• Suele ser expositiva y generalm ente argum entativa.
Sus partes son: m em brete, lugar y fecha, encabezam iento, saludo,
in tro d u cció n al cuerpo del texto, cuerpo en fo rm a epistolar, des­
ped ida, firm a del rem itente. A veces lleva u n a posdata.
S eg u ro s CajaSur Don Jesús Pérez Pérez

r"Asuñto"i— , L - t m s é s í i c/Alh-ndiga:2a 3B
1 | -------------- 1 4 1 0 0 /Sevilla
N° Póliza: AP0000000 D ire c c ió n d e s t i n a t a r i o *

¡" E n c a b e z a m ie n to - ¡ Córdoba, martes. 14 de septiembre de 2010

Muy Sr/a. nuestro/a: ‘~ I Lugar y fecha I


Le informamos que, una vez reclamado el pago de/ios recibo/s
¡mpagado/s de la póliza que figura en la cabecera de esta carta
sin obtener resultado positivo, hemos procedido a la anulación
definitiva de su póliza.
Quedamos a su disposición ante cualquier duda o aclaración
que nos solicite.
Sin otro particular, les saluda atentamente. •*— Despedida J
F ir m a | > CAIASUR ENTIDAD DE SEGUROS Y REASEGUROS S.A.
Departamento de Tesorería

hola
H ay diversos tip o s de carta:
• Personal: se caracteriza p o r su to n o directo.
• C om ercial: se caracteriza p o r su brevedad y el trato cortés.
Suele te n e r una estru c tu ra fija. D estacan las de negocios y las
ban cadas. Un tipo concreto es la circular.
• A dm inistrativa: es el vehículo para la com unicació n oficial de
acuerdos, citaciones, convocatorias, etc., y m uy especialm ente
para in fo rm ar de trám ites diversos relacionados con las a d m i­
nistraciones públicas.
• Literaria: refleja los se n tim ien to s y sensaciones estéticas del
autor.
• «Social»: se utiliza p ara in v itar a algún acto social (p resen ta­
ción de libros, celebraciones, fiestas...).
A co n tin u ació n exam inarem os los m ás com unes.

EOO La carta comercial


En este tipo de escrito, utilizado para com unicaciones con fin a­
lidad com ercial, es m u y im p o rta n te q u e el em isor (em presa, ins­
titu c ió n ...) proyecte u n a im agen positiva de sí m ism o, p o r lo que
debe cu id ar especialm ente la presentación.
La carta com ercial está fuertem ente estereotipada, lo q u e hace que
cu an d o alguien recibe una, la lea de fo rm a selectiva, es decir, se salte
el encabezam iento, el final y vaya al centro para ver cuál es el mensaje
concreto. Por tanto, la inform ación debe estar m uy bien dispuesta en
los párrafos y ofrecerse de form a m arcada. Para ello puede recurrirse
a distintos resaltes tipográficos (negrita, cursiva, etc.) o sim plem ente
utilizar u n a disposición en párrafos cortos.

La expresión debe h u ir de la am pulosidad a la q u e n o s tiene


ac o stu m b rad o s este género. D ebem os ser m ás originales y darle
u n to q u e personal a la m ism a. G eneralm ente se escribe p ara p re ­
se n tar u n a oferta, u n p ro d u c to nuevo, una nueva finan ciació n ...
C onseguim os m ejor n uestro objetivo si expresam os claram en te la
in ten ció n com unicativa, con un to n o personal y directo, huyendo
d e las fórm ulas.
El to n o es m uy cortés, y siem pre se enfatiza q u e lo q u e ofrece­
m os le va a su p o n e r un gran beneficio a ese destinatario . El tra ­
tam ien to p u ed e variar desde la distancia y el respeto (usted) a la
166 em p atia y acercam iento (tú).
f ? - §f§ hola
■ V eam os un ejem plo, una com unicación de una en tid ad b an caria :
a sus clientes:
CAJASOL
Sevilla, octubre de 2 0 1 0
Estim ado/a cliente:
Su tarjeta Cajasol le ofrece ahora m ayor seguridad, ya que in­
corpora un m icrochip con el nuevo estándar europeo EMV. que
garantiza su autenticidad, y que será de gran ayuda para evitar
su duplicación y uso fraudulento.

Por ello, siempre que sea posible, le recomendamos que pague


sus com pras y gastos con su tarjeta de Cajasol. pues evita­
rá comisiones, ganará seguridad y le perm itirá poder consultar
posteriorm ente los pagos realizados en el extracto mensual,
obteniendo un m ejor control de sus gastos.
También le recordamos que tiene a su disposición el Pro­
gram a de Descuentos Privilegios Euro 6 0 0 0 , dond e podrá ac­
ceder a ofertas muy interesantes que puede consultar en la
w e b vw w .p rivlleg iose uro6 00 0.com . o si lo prefiere, en nuestra
propia w e b www.cajasol.es.

Finalmente, en el dorso de esta carta, le Indicamos la Tarifa


en vigor para operaciones con tarjeta en cajeros automáticos
y ventanillas de oficinas, así com o las modificaciones de condi­
ciones y comisiones que estarán en vigor a partir del día 1 de
enero de 2 0 1 1 .

Reciba un cordial saludo.

(Firma)

Subdirector General Comercial


Oficina telefónica 901 21 4 8 4 8
www.cajasol.es

¿Q ué observam os?
• Se utiliza la n egrita p ara destacar lo novedoso, de m an era que
el cliente pu ed e ir ráp id am en te a esa in fo rm ació n para saber el
o b jeto de la carta, q u e raras veces se lee desde el principio.
• La inform ación aparece d istrib u id a en párrafo s breves y sepa­
rad os p o r am plios espacios en blanco.
• La disposición en la página es m u y clara, de m a n era q u e n o d a |
sensación de u n texto largo, q u e exija un esfuerzo al leerlo.
hola
• I.as fórm ulas son corteses y convencionales: E stim ada/o clien­
te (con el orden p rim ero fem enino, luego m asculino, m ás acor­
de a las nuevas indicaciones sobre sexism o lingüístico, au n q u e
lingüísticam ente red u n d a n te), y u n a despedida tam bién cortés,
p ero no am pulosa: Reciba un cordial saludo.
• Las secuencias son fundam en talm en te expositivas, au n q u e
tam bién, en algún m om ento, pued e insertarse u n a narració n
que apoye lo que se está exponiendo.

R I E La carta adm inistrativa


■ Un esquem a sim ilar sigue la ca rta adm inistrativa, utilizada para
la co m unicación con fines burocráticos e n tre entidad es (públicas
o privadas) y particulares. El lenguaje suele ser genérico, cortés,
a veces u n poco am p uloso y distante. Se co m p o n e de secuencias
descriptivas e instructivas.
■ Veamos u n ejem plo:
Se comunica al Personal Docente Universitario y Personal
de Administración y Servicios que desde el día 11 de enero de
20 11 está abierto el plazo de inscripción para form ar parte del
Tribunal Único de la Prueba de Acceso a la Universidad 201 I .
convocatorias ordinaria y extraordinaria.
La fecha límite será el 18 de febrero de 2 0 1 1 .
La solicitud puede presentarla por alguna de las siguientes
vías:
a Telemática
Aquellos solicitantes que posean certificado digital de la FNMT
o DNI electrónico podrán presentar su solicitud de form a tele­
mática a través de ESTELA (Escritorio de Tramitación Electró­
nica de la Universidad de Sevilla), al que podrán acceder en la
dirección http://estela.us.es/portal. Según el tipo de solicitante,
cliquear en las pestañas «PAS». «PDI» u «Otros» (para Profesores
de Secundaria). Nombre del procedimiento «SOLICITUD PARTI­
CIPACIÓN EN TRIBUNAL PRUEBA DE ACCESO»,
s Presencial
En el Registro General o Registro General Auxiliar.
Los impresos se han enviado a todos los centros universitarios
y servicios. De cualquier modo, puede descargar los impresos y
convocatoria en la siguiente página http://saus.us.es/11 .htrn
Por favor, no responda a este correo.
(Secretariado d e Acceso. 1 4 -2 -2 0 1 1 )

hola
E stam os an te u n a circular, enviada p o r correo electrónico. No
lleva encabezam iento y el estilo es im personal. N o ha utilizado el
estilo personal («E stim ad o ...» ), p o rq u e va dirigida a varios cu er­
p o s universitarios.
Las recom endaciones p ara q u e este tipo de escrito resulte efi­
caz desde el p u n to de vista com unicativo so n las m ism as q u e en el
caso a n te rio r de la carta com ercial: exposición clara y visible, con
frases no m uy largas y uso de la cortesía (en este caso con fórm ulas
de distancia).
■ Veamos ah o ra el caso contrario: u n a com unicación enviada p o r
u n p articu lar a u n a instancia adm inistrativa. Im aginem os que
ten em o s q u e notificar a la O ficina del C atastro el cam bio de titu ­
larid ad de u n inm ueble. En la p arte su p e rio r izquierda debem os
p o n e r n uestros d atos y a la derecha los del d estinatario (en este
caso la O ficina del C atastro). En el cuerpo del texto debem os ser
form ales y breves, con claridad en la exposición:
Fulanito de Tal Gerencia Regional del Catastro
c / Málaga. 44 de Andalucía
2 1 0 0 4 Eluelva Av. Innovación S/N. Edificio Convención
4 1 0 7 1 Sevilla

Estimado Sr:
En referencia al inmueble xxxxxxxxxxxxx situado en la Avda.
Blanco Blanco número 14, de Eluelva. cuya referencia catastral es
xxxxxxxxxxxxxxxxx,
Solicito un cam bio de titular, debido al fallecimiento de la per­
sona que hasta ahora aparecía com o propietario de esa finca.
Para ello, adjunto la documentación requerida (fotocopia del cer­
tificado de defunción, certificado de últimas voluntades, mi DNI.
e informe de la notaría).
En Huelva. a 7 del 7 de 2 0 0 0
Fuianito de Tai

flW El correo electrónico


■ La variante digital actual de la carta es el m ensaje de c o rre o elec­
tró n ic o . T iene la ventaja de la inm ediatez, p o r lo q u e las co m u n i­
caciones personales, institucionales y sociales se realizan cada vez
m ás en este form ato. Tam bién las instructivas y com erciales.
■ Pero el fo rm ato electrónico ha tra íd o algunas m odificaciones
sobre el m odelo tradicional de carta. La rapidez q u e im plica y el

hola
elevado n ú m e ro de m ensajes q u e recibim os y tenem os q u e enviar
ha llevado a descuidar su redacción, algo q u e deb em o s evitar.
■ Si la com unicación es com ercial, institucional o social suele in ­
clu ir lo siguiente:
• Saludo inicial y despedida final.
• In form ación expuesta de fo rm a directa, co n los d ato s m uy
claros (a veces de m an era esquem ática).
• U n d o cu m en to anexo o u n enlace electrónico (link) q u e p e r­
m ite acceder a inform ación com p lem en taria situ ad a en o tra d i­
rección electrónica.
• En algunos casos incluye tam b ién u n a advertencia o in stru c­
ción p o r si la persona q uiere ser elim inada de la lista d e correos
y n o recibir m ás m ensajes de la m ism a procedencia.
Estimado cliente.
En breve Rente lanzará su nuevo program a de fidelización
que sustituirá a la actual Tarjeta Club AVE. Con este programa
premiamos la fidelidad de nuestros clientes que com o Vd. con­
fían en un servicio que garantiza la calidad y la puntualidad, un
programa que a través de su Tarjeta Tempo distingue a nuestros
clientes con un trato diferenciado, otorgándoles una mayor ex­
clusividad y personalización.
■ Tres c a te g o ría s d e tarje ta s, tre s m aneras d e ag rad ecer
su fid e lid a d :
l a n e r a T e m p o E s p e c ia l T a rje ta T e m p o M á x im a

■ D is fru te d e las N uevas V entajas:

Obtención de puntos en todos los productos AVE - Larga


Distancia.
- Redención en todos los productos de Media Distancia y próxi­
m amente en Cercanías para tarjeta Tempo Especial y Máxima.
- Si Vd. es poseedor de nuestra Tarjeta Rente Visa podrá
disfrutar de sus Europuntos en una única cuenta del programa
Renfe Tempo.
- Con sus puntos podrá abonar además del tren, servicios
distintos, estancias en Paradores, alquiler de coches...

hola
EN BREVE RECIBIRÁ LA NUEVA TARJETA F INFORMACIÓN
DE SUS VEN TAIAS
para más Información pinche aquí

E n este caso falta la desp ed id a. F.l texto es cu id ad o , p o rq u e


c o rresp o n d e a u n a circular d irigida a to d o s los clientes q u e d isp o ­
n e n d e la tarjeta.
■ U na versión m u c h o m ás directa de la carta com ercial seria este
co rreo electrónico:
Con la cercanía de la festividad, es el m om ento p e r­
fecto para anticipar sus compras online. Le presentamos una
selección de productos. Asegúrese de que su pedido llega a
tiem po y disfrute de las mejores ofertas.
V e r novedades
(wva'V.flamenco-worId.com)

Incluye u n enlace a u n a selección de sus p ro d u cto s, los m ás re ­


cientes. N o hay encabezam iento ni cierre. Es directa e instructiva,
co n clara dim en sió n argum entativa: m arco argum entativ o (cerca­
n ía d e la festividad), arg u m en to s fuertes (ofertas, llegar a
tiem p o , com pras on-lin e, facilidad y c o m o d id a d ...).
■ C u a n d o se tra ta de u n m ensaje personal, el escrito es m u ch o
m ás directo, breve, y suele llevar algún elem ento subjetivo:
Hola, Raquel:
Perdona que no te haya respondido antes. He tenido dem a­
siado trabajo y no he podido mirar el artículo hasta hoy. Aquí te
lo envío en anexo. Revísalo, por favor, e indícame las modificacio­
nes que te parezcan necesarias.
Nos vemos mañana. Un ab ra zo ...

E n este m ensaje el rem iten te se disculpa, se dirige al o tro con


té rm in o s corteses (por favor) y se despide d e form a cercana y c a ri­
ñ o sa (un abrazo).

ü l Otros form atos electrónicos de comunicación


personal: el SMS
■ El SMS, m ensaje breve enviado a través del teléfono m óvil, es
m u c h o m ás directo e in m ed iato q u e el correo electrónico, pero su
extensión está lim itada a u n reducido n ú m e ro de caracteres. Esto
lleva a q u e no sólo se elim inen partes in tro d u c to rias (saludo) o
d e cierre (despedida), sino q u e tam b ién se prescinda d e elem en-

hola
III, tus gráficos auxiliares (com o la tilde o los signos de p u n tu a ció n ) o
que se abrevien las palabras.
■ Veamos algunos ejem plos:
• U n SMS personal:
Estoy en Skype. Conéctate.
La de inglés me ha mandado un email con cuando (sic) em ­
pezamos. pero nada del essay. Entrego este y ya está, no?

• U no com ercial:
Cajasol Informa que su clave de acceso a la Banca Electrónica
Cajasol Directo es xxxxxxxxx. Podrá m odificarla desde «Utili­
dades».

C o m o p o dem os observar, contienen solo la inform ación básica.


S on textos directos y concisos.
Pero tam bién deben ser com prensibles y, adem ás, hay q u e tener
cuid ad o con los errores ortográficos p o rq u e luego tienen trascen ­
dencia en n u estra escritura. Podem os acortar, u sar abreviaturas,
pero n o co n fu n d ir grafías, ya q u e la escritura es un proceso de
m em o ria visual y las «licencias» q u e se utilizan en los SMS están
c o n tam in an d o la escritura de o tro s textos, provocando u n a redac­
ción incorrecta y con m uchos errores. El q u e escribe n o lo percibe,
p o rq u e su im agen visual está viciada p o r la frecuencia creciente
con que se recurre a este tipo de m ensajes.

La instancia
e s c r it u r a

■ Es el m odelo de d o cu m en to adm inistrativo p o r excelencia, al


q u e m uchas veces tenem os q u e rec u rrir p ara cursar u n a solicitud
o realizar cualquier trám ite. Su estru c tu ra es la siguiente:
de

• E ncabezam iento, dirigido al responsable adm inistrativ o ante


p r á c t ic a

el q u e se realiza el trám ite.


• D atos del solicitante.
• M otivos de la solicitud ( e x p o n e ...).
G uía

• Petición q u e se cursa ante el organism o ( so l ic it a ...).


• D espedida: fórm ulas de cortesía y saludos protocolarios.
• Lugar, fecha, firma.
• D atos del organism o al q u e va dirigida, en mayúsculas.

hola
■ Es d ecir:
EXCMO. /ILMO. Sr./Sra. (director, presidente...)
(Nombre y apellidos), nacido en (población), el d ía .... con
DNI... y domicilio e n ....
EXPONE: q u e ... (m otivos de la solicitud)
SOLICITA: q u e ... (petición concreta que se hace a ese orga­
nismo)
Lugar, fecha

Firma
ORGANISMO, UNIDAD, INSTITUCIÓN o AUTORIDAD

■ V eam os u n ejem plo:


limo. Sr. Concejal de Urbanismo

Antonio Jiménez Castro, nacido en Madrid, con DNI 0 0 0 0 0 0 -Y


y domicilio en Calle de la Esquina, número 20.
EXPONE: que anejo a su edificio se están realizando obras
desde hace un mes. Estas obras no cumplen con las mínimas
medidas de seguridad. Invaden la acera, lo que impide el paso
de los peatones que tienen que bajarse de la misma, invadien­
d o la calzada. Esto supone un grave riesgo para su seguridad.
Todos los vecinos estamos afectados y no ha habido ninguna
actuación del Ayuntamiento en este sentido.
SOLICITA: que sea supervisada por esa Concejalía dicha obra
y se les obligue a habilitar un espacio para el tránsito de los
peatones.
Madrid, 14 de enero de 20 10 .

ILMO. SR. CONCEJAL DE URBANISMO. AYUNTAMIENTO DE


MADRID

La solicitud está expuesta con claridad, y tam b ién están bien a r­


g u m entadas tan to su necesidad com o su o p o rtu n id a d .

■ C o m o m iem bro de u n a com unidad de vecinos, o de u n g ru p o


profesional, nos vem os a veces en la necesidad de levantar acta de
u n a reu n ió n . Es decir, redactar u n escrito q u e d o cu m en te lo su ­
cedido en u n acto de u n gru p o social establecido, ya sea una co ­
m u n id a d de vecinos, una asociación, u n a em p re sa... El encargado

hola
de redactarla es el secretario designado al efecto. P uede hacerse
en folios independientes, q u e luego se ad ju n tan al acta oficial. Si
hay anexos, deben ir num erados. D ebe recogerse to d o lo tratad o
siguiendo un orden lógico.
■ Se tra ta de u n texto con u n a estru c tu ra prefijada:
• Título.
• D atos de la sesión: lugar, fecha y hora.
• Asistencia (relación de asistentes, ausentes y representados).
• O rden del día, p resentado en form a de lista.
• D esarrollo: tem as tratad o s, acuerdos tom ados.
• C ierre (Sin m ás asuntos que tratar, el presidente levanta la
sesión de la que, como secretario, doy fe).
• F irm as del presidente y del secretario.
■ V eam os u n ejem plo:

ACTA DE LA JUNTA GENERAL ORDINARIA


CELEBRADA EL D IA 2 3 DE FEBRERO DE 2 0 1 0
En la ciudad de Sevilla a veintitrés de febrero de dos mil diez
en el portal de entrada del propio edificio y siendo las 2 0 .0 0
horas, en segunda convocatoria, se reúne en Junta General Or­
dinaria. la comunidad de propietarios calle x, n.° 0 0 . convocada
por la presidenta de la misma, D.a XY.
Asisten a la Junta General (lista de asistentes, ausentes y re­
presentados)
El resto de los copropietarios han sido convocados a la pre­
sente Junta mediante el envío de la convocatoria por correo ordi­
nario o electrónico, sin que hayan justificado su falta de asisten­
cia ni delegado su vo to en cualquier o tro copropietario.
Abierta la Junta, se da lectura al Orden del Dia de la misma,
que es el siguiente:

1 , [•-■]
2 , [...]
3- [ • ■■]
Prim ero. Toma la palabra el Sr. AB en relación con el esta­
do de cuentas correspondiente al cuarto trimestre del ejercicio
2 0 0 9 . Da por reproducido el mismo y conocido por los vecinos.
Ante la ausencia de objeciones, se da por aprobado. Se presu-

hola
puesta un incremento del 5% en las cuentas para atender las 1 .
necesidades surgidas en relación con la electricidad.

Segundo. En relación con el m antenimiento de las plantas


del interior del edificio y com o quiera que este tema ya se ha
tratado en Juntas Generales anteriores, el Sr. AB indica, siguien­
do el criterio de la mayoría de los asistentes, que sería necesario
que todos los propietarios colaboren con esta tarea. Se decide
el siguiente turno: xxx.

Tercero. [...]

Y no habiendo más asuntos que tratar, se da por terminada


la Junta, siendo las 2 1 .0 0 horas de la noche, de la que como
secretario-administrador doy fe.

La nota biográfica
■ O tro texto q u e a veces necesitam os elab o rar en nuestra activi- . <
d ad laboral es la n o ta biográfica — o autobiográfica, en el caso d e í;
q u e co ntenga in form ación sobre n osotros m ism os— . Se requiere -f'
en u n a entrevista, en la presentación de u n a persona o de un tra - - Uj
bajo realizado (un libro, u n disco, un proyecto, una exposición, un m W
c o n c ie rto ...) , com o ejercicio escolar, etc. Su extensión varía según W S S ^k
el d estin o al q u e va d irigida dicha nota.
■ Este tip o de texto consiste en una descripción de la historia per-
sonal o profesional de u n a persona, p o r lo q u e m ezclará narració n
y descripción. Podem os hacer q u e do m in e una u otra.

Puede seguir un orden cronológico:


Juan XX empieza a tocar el piano a los 5 años en casa de su
abuelo, el prestigioso Fran XY. Estudia en el Conservatorio de
su ciudad natal con el conocido concertista Genaro Z. Gana el
prem io Paloma con 18 años y eso lo consagra com o
concertista. A partir de este m om ento su vida transarme entre | | r a E 9
aeropuertos y auditorios internacionales, donde ha conseguido B a
los mayores éxitos de público. Ha publicado ya 5 Cds y proyec-
ta con Deutsche Gramophon una integral de Beethoven.

O presentarse com o u n a descripción de cualidades, títulos, ca- |


pacidades, o enum eración de logros y m éritos, cargos o tareas p ro ­
fesionales desem peñados, etc.: 175

hola
II] Fulanito de Tal es el principal icono de la moda española de
vanguardia. Sus creaciones llenan las pasarelas de Milán, Nueva
York y París, y son disputadas por las actrices más famosas del
momento. La revista Vogue lo Incluyó entre los cien personajes
más influyentes del mundo. Su página w e b es continuamente
consultada y m uchos imitan, o intentan imitar, sus prendas más
famosas: los trajes de baño. Vive atrapado p o r la necesidad de
afrontar continuos desafíos, guiado por su intuición y una inte­
ligencia natural. Es el m ejor em bajador de España en el plano
creativo.

■ Lo im p o rta n te es la claridad en la exposición. T engam os en


cuenta q u e nu estro fin es q u e el lector qued e perfectam en te infor­
m a d o de las capacidades de la p ersona aludida. Para ello, es aco n ­
sejable utilizar la enu m eració n , hacer pausas, n o c o n s tru ir frases
m uy largas, y d a r solo la inform ación esencial, co n los d ato s m uy
seleccionados y concretos. T engam os cu id ad o de resaltar aquello
q u e n o s interesa más. Para ello, pongám oslo en lugar destacado.
Por ejem plo, si es p ara u n trabajo en u n a em presa priv ad a, convie­
ne resaltar la experiencia en el m u n d o laboral. Si es p ara la U ni­
versidad, es m ejo r detenerse en la experiencia investigadora.
V eam os la siguiente «bionota» presentada p o r u n p erio d ista que
accede a u n puesto de trabajo en u n a gran em presa de co m u n ica­
ción:
Felipe XX es licenciado en Ciencias de la Comunicación desde
.

el año 2 0 0 4 . Su formación es altamente especializada, y con


y red

experiencia internacional. Ha estudiado en España, pero tam ­


bién ha realizado un máster en EEUU. Ha trabajado de la mano
e s c r it u r a

de periodistas prestigiosos en TVE, El País y la BBC. Muchos de


sus reportajes han recibido premios internacionales y ha sido
considerado com o «un periodista sagaz, y una promesa de la
comunicación», p o r la prestigiosa revista AAA.
de
p r á c t ic a

El anuncio publicitario
■ E videntem ente, n o sotros no som os publicistas, n o so m o s exper­
to s en la m ateria, pero hay una serie de n o rm as q u e caracterizan
G uía

la redacción de este tipo de texto y deb em o s co n o cer si vam os a


c o m p o n er u n an u n c io p ara p ro m o cio n ar n u estra em presa u o fre­
cer n uestros servicios:
• P oner solo la in form ación fundam ental. P or tanto , concisión.

hola
• O rd e n a r las inform aciones según un criterio de novedad y
atractivo para el oyente. D ebem os ofrecer al princip io lo m ás
destacado, lo m ás sugerente o el a rg u m e n to m ás fuerte.
• Jugar con los tip o s de letra, insertar im ágenes.
• U sar la subjetividad: la em o ció n (con oraciones exclam ativas),
la apelación al receptor (con oraciones interrogativas).
• Focalizar ciertas inform aciones. Para ello, se usan a veces
elem entos com o solo, hasta, incluso, precisamente, justam ente,
ju sto . ..
• R ecurrir a la novedad: ahora, y a ...
• M arcar claram ente la conclusión a la q u e q uerem o s llevar al
receptor, ya sea con la disposición en la página o con conec-
tores.
• A decuar el lenguaje al tip o de recep to r al q u e va dirigido. U sar
la cortesía adecuada y el registro o p o rtu n o . Por ejem plo, para
crem as antiarru g as quizás no sea b u en o el tra ta r de usted, sino
enfatizar lo juvenil.
• Evitar los topoi y los estereotipos que se invocan. P ueden ser
inadecuados, incluso resultar ofensivos.

■ C o m p o n g am o s un anuncio. E m pecem os p o r algo sencillo, un


«anuncio p o r palabras«. Este tip o de textos tiene lim itada la ex ten ­
sió n , p o r lo q u e debem os elegir m uy bien los té rm in o s. S upo n g a­
m os q u e quiero v ender m i piso y o b te n er u n b u en precio:

M agnifico piso en el centro de la ciudad. Aparcam iento pri­


vado. Mucha luz. Lugar tranquilo y buen ambiente.

H em os o p ta d o p o r evaluaciones positivas en posición antepuesta,


fundam entalm ente.
■ Pero tam bién pued e ser q u e q u era m o s p ro m o cio n ar n u estro
n egocio rec u rrien d o a m edios m ás elaborados:
M ujer: Este dom ingo m e apetece com er fuera.

H ombre: Pero estam os un poco ju stito s...

M ujer: N o importa, conozco un sitio estupendo que acaban de


inaugurar. Podemos ir con la familia y com em os por menos
de 6 euros. ¿Fantástico, eh? Me lo han dicho en la oficina.
Marisa suele ir con su gente.
Hombre: Bueno, probemos.

hola
En pleno centro de la ciudad
Comida casera, variada
Buen ambiente
Mejores precios
No cocine hoy. Nosotros lo hacemos por usted
EL ASADOR
c / Alcoba. 17
E! texto se ab re con una secuencia dialogada, con personajes,
com o ejem plo de u n a situación com unicativa con la q u e el recep­
to r p u ed e sentirse identificado. Es la voz de o tro s la q u e recrea una
situación. Se trata, p o r ta n to , de u n texto m u y elaborado. F orm al­
m en te pued e estar pen sad o p ara ser representado m ediante viñe­
tas, o bien p ara ser utilizado com o guión para u n a cuñ a d e rad io o
un spot publicitario.
F.n este diálogo hay descripción, argum en tació n (un poco justi-
tos q u e lleva a la conclusión «N o podem os ir»). Y m e apetece, un
sitio estupendo, podem os ir con la fam ilia, m enos de 6 euros, q u e son
arg u m en to s a favor de ir. Un arg u m en to de au to rid ad : m e lo han
dicho en la oficina, y M arisa suele ir.
La secuencia dialogada va seguida de una secuencia descriptiva en
la q u e se presentan las características del restaurante evaluadas posi­
tivam ente, es decir, m ediante u n a orientación argum entativa clara:
pleno (centro), (com ida) casera, variada, buen (am biente), mejores
(precios). Y una m inisecuencia instruccional: N o cocine hoy.
Se tra ta de un texto tipo. F.1 receptor sería u n a fam ilia trad icio ­
nal. Si q uerem os ser m ás innovadores deberem os cam biar a los
personajes (pareja heterosexual convencional) y usar o tro m odelo
d e fam ilia. Todo d epende de nu estro objetivo de marketing.
■ Si el fo rm ato n o n o s p erm ite in clu ir la secuencia dialogada, ten ­
d rem o s q u e reducir el an u n c io a la segunda parte. En este caso
h abría q u e in tro d u c ir el m ensaje m ediante u n a frase interrogativa
que plantee el m arco argum entativo y sirva de reclamo:
¿Estás harto (harta) de cocinar?
¿Te apetece salir fuera, hacer algo distinto?
O bien:
No te quedes hoy en la cocina.
Ven a pasar un rato agradable con tu familia, por un precio
de risa (jm enos de 6 euros por persona!).

hola
La instrucción
■ Puedo elab o rar u n texto sencillo com o instrucciones cotidianas
p ara m i cónyuge, algún fam iliar que conviva conm igo, la asistenta
o la persona que cuida a u n o de nuestros mayores, algo m uy fre­
cuente ah o ra. El objetivo es que el m ensaje resulte m u y claro para
q u e la persona que debe realizar la tarea en cuestión lo haga d e la
form a m ás satisfactoria posible. P retendem os q u e el d estin atario
siga al pie de la letra lo indicado. D ebem os, pues, ser m u y co n ci­
sos, breves y claros y no d ejar espacio para la am bigüedad.
■ El to n o variará según n u estra relación con el receptor. U sarem os
im perativos si estam os en u n a relación de p o d er o d e gran co n ­
fianza, y form as m enos directas con el consejo, la recom endación,
o el ruego, si hay distancia con el receptor p ero no jerarq u ía de
poder.

■ Podem os o p ta r p o r u n a fórm ula interm edia, com o una en u m e­


ración o «lista de tareas», u san d o el infinitivo:
- Lavarlo en la cama y secarlo con cuidado. Poner crema hi­
dratante.
Cambiar toda la ropa de cama.
- Levantarlo a las 9 .3 0 de la mañana.
- Preparar un desayuno compuesto de:

- Un zum o natural, con naranjas recién exprimidas (hay


en el armario de la derecha).
Un tazón de leche con un poco de café descafeioado.
Una cucharada de azúcar.
Una magdalena, cortada en pequeños trozos.
Ayudarlo a comer. Sin prisas. Que se tom e su tiempo.
Retirar el servicio y poner en el lavaplatos.
Arreglar su habitación y dejar que se airee durante, al me­
nos, una hora.

- Sacado a dar un paseo durante unos 4 0 m inutos si está


bien el tiempo. Abrigarlo suficientemente. Puede(s) coger una
manta del cajón derecho del armario, para las piernas, si hace
aire o un poco de frío.

■ Si, p o r el co n trario , nuestro m ensaje es breve e inm ediato, nos


bastará con u n a n o ta pegada en el frigorífico o en el televisor:

hola
Llama a Telefónica y soluciona lo del ADSL. La comida está
en el horno.

Este texto es instructivo no argum entativo. Pero si n u estro lec­


to r n o suele obedecer nuestras peticiones ten d rem o s q u e recurrir
a la argu m en tació n y convencerlo. Entonces añadirem o s algún a r ­
gum ento:
Llama a Telefónica y soluciona lo del ADSL: Esta tarde tengo
que term inar el trabajo. Hay que entregarlo mañana sin falta.
Por favor, insísteles. a ver si vienen pronto o lo arreglan desde
la central.
La comida está en el horno.
Un beso. Gracias por ser tan bueno.
El últim o arg u m en to es sublim inal, utiliza la em o ció n para c o n ­
vencer.

El resumen
■ Son diversas las situaciones en que tenem os que hacer un resu­
m en de u n a conferencia, de u n proyecto, de un tra b a jo ... Para ela­
b orarlo debem os ten er en cu en ta algo clave: debe ser breve, claro y
objetivo. D ebe reunir las ideas fundam entales, los arg u m en to s b á ­
sicos y la conclusión. Si se tra ta de u n producto, debem os incluir
sus características fundam entales, si es u n a idea, las novedades de
la m ism a. Si es u n a película, la tram a y los actores y director. Si es
u n libro o un espectáculo, de q u é trata y cuáles son los personajes
o partes principales.
■ Por ejem plo, el resum en de u n artículo científico deb e co n ten er
las ideas básicas, la m etodología aplicada y los resu ltad o s o b te ­
nidos:
En los últimos años, el m edio televisivo, movido por el deseo
de obtener una mayor rentabilidad económica, ha potenciado el
empleo de un discurso caracterizado por su mayor coloquialidad
y por la presencia de un mayor número de elementos verba
les descorteses. Las leyes del mercado dictan que los mensajes
em itidos se moldeen de forma que puedan ser comprendidos
por una amplia capa de la sociedad y que, además, capten la
atención del telespectador por medio de la transgresión de lo
considerado socialm ente adecuado. Nuestro objetivo, a lo largo
de estas páginas, consiste en indagar en el segundo de estos

hola
aspectos, es decir, en las causas y posibles consecuencias que
posee este aum ento de la descortesía y violencia verbal en tele­
visión. medio de comunicación de masas convertido en m odelo
idiomático para millones de hablantes. Para ello, nos centramos
en el análisis de un género determinado, las tertulias, y. más
concretamente, en el estudio de la evolución que ha sufrido una
de las figuras que participan en él: el rol del moderador.

Palabras clave: descortesía verbal, violencia verbal, discurso


televisivo, moderador.
(E. Brenes Peña. «Violencia verbal y discurso televisivo. Análisis
pragmalingüístico de la figura del moderador-excitador». Discurso
y Sociedad. 4 /4 , 2 0 1 0 . pág. 7 0 6 )

■ El resum en de un libro contiene la tram a básica y una valo ra­


ción del escritor:
Entre los grandes escritores dei siglo xix. Lev Nicoláievich
Tolstói (1 8 2 8 -1 9 1 0 ) ha sido calificado com o «genio único, sin
equivalente en ningún o tro país». Aparecida en su versión defini­
tiva en 18 77 . Ana Karenina es la obra más ambiciosa y de ma­
yo r trascendencia del escritor ruso, una novela de corte realista
y psicológico que describe con enorme agudeza ia sociedad
rusa de la época a la vez que plantea una feroz crítica hacia la
aristocracia en declive, su falta de valores y la cruel hipocresía
imperante.
La culpa, la redención, la búsqueda del bien y la caida en el
pecado, el rechazo social y el trastorno interno que dicho recha­
zo provoca en quien lo padece... Todos estos temas aparecen
magistralmente engarzados en Ana Karenina. una obra clave de
la literatura universal cuya lectura sigue siendo imprescindible.
(Contracubierta de Ana Kareruno. ríe L. N. T o ls tó i.
Austral, edición conmemorativa. 2 0 1 0 )

■ O tro m odelo textual es la reseña crítica, en la q u e al resum en a n ­


te rio r hay que añ a d ir la evaluación q u e nos merece. Pero tam bién
debe estar expresada con claridad, sin léxico com plejo, ni frases
am pulosas. Un ejem plo de ello pu ed e ser la siguiente reseña de la
película Obsesión criminal.

Obsesión criminal (Anamorph) - Reseña crítica S j f l


Reseña c rític a p o r José U b illu s
Willem Dafoe es garantía de actuación en cualquier obra cine- .m jó c ;
matográfica y seguramente su figuración en un reparto atrae al V j s i

hola
cinefilo y m ucho más cuando es el protagonista principal, pero
lamentablemente ni siquiera su participación com o el detective
Stan en Obsesión Criminal salva este aparente film policiaco.
A pesar que desde el inicio se intenta crear la intriga y el
suspenso propios de este género, los vacíos arguméntales de
Anamorph (título original de la película) no lo permiten. Además
las actuaciones, guión y fotografía son muy limitados y tal vez el
térm ino adecuado para ellos sean m odestos sin contar que su
desarrollo es lento y el final, débil.
Stan es un detective que cree haber resuelto el caso de un
asesino en serie, quien con su m ente perturbada se considera
artista. A través de pinturas, pantógrafos, perspectivas y llama­
das telefónicas, desea dem ostrar que se encuentra vigente para
continuar con su cadena de víctim as y su estilo d e macabro
carnicero.
El director. Henry S. Miller, presenta un rom pecabezas con
hechos tan confusos com o los restos humanos que se encuen­
tran. La cinta se vuelve m onótona y no atrapa al público que
espera algo de acción inusitada o mayor claridad de la histo­
ria. pero todo se diluye com o los recuerdos del atorm entado
detective que se ayuda con licor para intentar solucionar sus
perturbaciones.
Generosamente se puede calificar esta película com o m edio­
cre en tod o aspecto y lo deseable es que pronto sea eliminada
de cartelera para no seguir defraudando a más espectadores.
[...]

S inopsis
Stan Aubrey es un policía veterano que investiga a un asesi­
no en serie que podría ser un imitador de o tro famoso asesino
que Stan m ató hace cinco años. A medida que los asesinatos
continúan, su compañero Cari Unger comienza a sospechar que
quizás Stan no hizo bien su trabajo.

(J o s é U s i l l u s . e n w w w . c i n e v i s t a b l o g . c o m /

o b s e s io n - c r im in a l- a n a m o r p h - r e s e n a - c r itic a / )

■ En la reseña científica, p o r su parte, hay u n a estru c tu ra prefija­


da: an otación bibliográfica, resum en detallado de lo q u e trata cada
artícu lo, con u n a evaluación final de lo q u e su p o n e en la historia
d e la ciencia, o de la m etodología en la que se inscribe la o b ra co ­
m entada. D ebem os situarla d e n tro de la p roducción bibliográfica

hola
de su a u to r y d en tro de la m ateria en la q u e se inscribe. Su exten- m .
sión suele oscilar en tre dos y cu a tro páginas.

Los textos electrónicos


■ H oy en día toda la gestión se hace p o r vía electrónica. Se nos
pide q u e enviem os nuestras reclam aciones, q u e realicem os n u es­
tro s trám ites a través de la página web. Esto nos plantea el gran
reto d e adap tar n uestros escritos al nuevo m edio.
■ Incluso en nuestro trabajo, en las com unicaciones a congresos,
en las intervenciones en nuestra em presa, hem os pasado de dejar
un in form e escrito q u e el jefe lee, a hacer u n a presentación digital,
q u e explicam os o leem os. Pero originalm ente es un texto escrito.
■ La pantalla, lo visual, n o s ofrece u nas posibilidades que el texto
están d a r escrito n o tiene. D ebem os aprovecharlas y no caer en los
erro res o tram p as que el escaso d o m in io de la tecnología pueda
provocar. La situación actual es confusa, estam os en u n m o m en to
d e tran sició n , de adaptación al nuevo m edio. Esto provoca cierta
inseguridad, y genera textos no totalm ente correctos, d o n d e el hi-
b rid ism o desdibuja sus límites.
■ U no de los fo rm a to s m ás utilizados es la presen tació n en
Pow erPoint, m edio preferido hoy p ara los textos técnicos, y ta m ­
bién científicos y adm inistrativos. G eneralm ente viene a ser un
apoyo en pantalla p ara u n a exposición oral. En realidad se trata
del resum en de u n texto escrito, p resentado de fo rm a didáctica
para ser seguido p o r los oyentes/asistentes a la presentación.
• D ebem os ten er en cu en ta que es un guió n , un resum en de
las ideas clave q u e se van a exp o n er y co m en tar a lo largo de
la exposición. N unca hem os de lim itarn o s a leerlo, sino q u e la
lab o r del lo cu to r consiste en co n stru ir su presentación sobre los
p u n to s que aparecen expuestos en la pantalla. La im agen d e lo
escrito sirve a m o d o de apoyo p ara el o rad o r, y de esquem a y
recuerdo visual de los principales p u n to s de la exposición para
los asistentes a la m ism a.
• P lantearlo com o un resum en-guion significa q u e debe c o n ­
tener los datos fundam entales, pero de form a esquem ática. La
presentación debe ser visualm ente agradable, con sep aracio ­
nes suficientes, para q u e cada párrafo contenga u n fragm ento
de in form ación pequeño. N o debe haber térm in o s superfluos,
ni conectores innecesarios, solo las palabras clave. Sí p o d em o s

hola
in c o rp o rar citas q u e considerem os im p o rta n tes para d a r in fo r­
m ación sobre la trascendencia de lo dicho, sobre el o rigen de las
afirm aciones, o para presen tarlo co m o a rg u m e n to de au to rid ad ,
q u e respalde nuestras afirm aciones.
• F.s b u e n o utilizar guiones, flechas, sím bolos visuales q u e esta­
blezcan el o rd en y la función en la arg u m en tació n . Tam bién es
aconsejable co m b in ar diferentes tip o s de letra. Este fo rm ato nos
perm ite, asim ism o, in c o rp o rar im ágenes, lo q u e re d u n d a en la
co m p reh en sió n y atractivo del m ism o.
• Todos estos recursos deben usarse de form a didáctica, con
m esura, lo q u e red u n d a rá en beneficio del receptor, y h ará de
n u estra presentación u n éxito.

R e c u r s o s l i n g ü í s t i c o s u t i l i z a d o s e n la
e x p r e s ió n d e a m e n a z a s
□ C om o

■ S í no

□ D is y u n tiv a s
3%
a C uando

ák
S nm
32%
■ In te r r o g a tiv a s

o
to ta te s
¿A que ?

■ E s u s p e n d id o s

uI r
3% O P re s e n te d e
I n d i c a t iv o
■ P e r í fr a s is in c o a tiv a

-5 % xa F 'u t u t o d o i n d i c a t i v o

(E. Brenls. "Expresiones amenazantes en el lenguaje juvenil», II International


Conterence Spanish a t w ork. Swansea, Gales, m arzo ?008»)

En esta diapositiva, E. Arenes presenta en u n d iag ram a los d i­


ferentes recursos lingüísticos em pleados en su corp u s p ara ex ­
presar am enazas. Al m ism o tiem p o , los porcentajes o b ten id o s
nos in d ican su representatividad. V isualm ente es atractiv o y se
cap ta ráp id am en te la inform ación.
■ T am bién p o dem os red actar escritos aprovechando las o p o rtu n i­
dades q u e nos ofrece la w eb: insertar en u n trabajo textos visuales,
audiovisuales, a través del enlace a u n a página web, q u e se c o n ­
vierte en u n a base de d atos m agnífica...
■ O tra opción es redactar un blog, d o n d e debem os org an izar el
espacio, hacerlo atractivo. U sar colores, im ágenes, sim ultaneidad de
inform aciones, con u n índice claro, desplegable y accesible. Véase, por
ejem plo: http ://b lo g s.2 0 m in u to s.es/n ilib ren io cu p ad o /2 0 0 7 /11/27/
n ilibreniocupado-segaan-juan-josao-m illaas/.
hola
■ P or últim o, solem os intervenir en diversas páginas a través de
c o m e n ta rio s. H oy son m u y frecuentes en las páginas d e p e rió d i­
cos, co m en tan d o las noticias, en los blogs, o en las páginas co m er­
ciales. F.stos co m en tario s sirven a la propia em presa, co m o form a
de evaluación de su oferta o de sus p ro d u cto s, pero tam bién co m o
in fo rm ación para o tro s clientes y, p o r ta n to , com o publicidad. En
este tip o de textos ab u n d a n las form as evaluativas, ta n to positivas
co m o negativas.
Veamos algunos ejem plos.
• El p rim ero es u n co m en ta rio sobre un hotel, incluido en la
p ág in a web de u n a conocida cadena hotelera:
«H ab ita ció n e stu p e n d a , u n g ra n 4 estrellas»
Se trata de un hotel que visto por fuera parece poco apeteci­
ble, porque parece un edifico viejo, pero la verdad es que inte­
riorm ente es com pletam ente nuevo y muy bonito.
Las habitaciones son amplísimas y comodisimas. nosotros es­
tuvim os en la basica y teníamos una supercama de 2 x 2 . Ade­
mas tienen doble puerta que separa la habitación de la entrada,
para que resulten mas silenciosas.
El servicio es muy bueno.
El desayuno y parking correctos.
Como inconveniente le pondría que el aislamiento de las ven­
tanas es malo, nosotros estábamos en un piso alto y se oia un
poco el camión de la recogida de basuras . asi que m e imagino
que en los pisos bajos es peor.
(w w w .trlpadvisor.es/S how U serR eview s-g187443-d236135-r92S 68207
-Mel¡a_Sevilla-Sevllle_Andalusia.html#CHECK_RATES_CONT)

Este texto incluye u n a p arte narrativ a (nosotros estuvim os en la


básica y teníam os una supercama de 2 x 2), d e n tro de la d escrip ­
ción, q u e es lo p red o m in an te . A dem ás, to d o el texto tiene u n fin
persuasivo, ya q u e p reten d e convencernos de q u e nos alojem os
en ese hotel.
• El siguiente es u n co m en tario a u n a noticia periodística p u b li­
cada en un perió d ico digital:
x x x -2 9 - 0 1 -2 0 1 1 - 0 9 :2 9 :0 2 h
El derecho a tener arm as en EEUU esta en la constitución de
su país. Por tanto Obama tiene poco que hacer en ese terreno.
Tendría que modificar la constitución de su país para poder lim i­
tar el derecho a tener un arma, cosa que se me antoja im posi­

hola
ble, en un país donde cualquier enmienda a la constitución tiene
un proceso m uy complicado hasta su aprobación. Lo que está
bastante claro que si no tienes un arma será m ucho más difícil
com eter crímenes en masa com o Columbine y otras matanzas
habidas en EEUU.
(wwwelpais.com/artiajlo/internadonal/Casa/Blanca/pretende/endurecer/
control/armas/elpepuint/20110129elpepuint_4/ les)

N o son textos cuidados. En am bos ejem plos la redacción es


algo deficiente: observam os algunos errores gráficos, erratas, fal­
tas de acentos, etc, q u e deberían solventarse.

E i Para concluir, recuerda estos consejos, o hábitos saludables:


► El texto debe cumplir el objetivo comunicativo que te has pro­
puesto.
► Ten en cuenta al receptor. Una vez escrito, perdemos el control del
texto y es el lector el que se hace dueño de él.
► Sé claro.
► Utiliza la lengua con propiedad, emplea todos sus mecanismos.
Todo se puede escribir, pero debemos asumir la responsabilidad de
cada afirmación.
► Divide el texto en párrafos, para que llegue toda la información y
adécualo al formato discursivo que hayas elegido.
► Recuerda que el escrito es un objeto visual: cuida la presentación
en la página.
► Revisa siempre: léelo en voz alta o déjaselo a algún compañero
para que lo haga.

hola
Guía práctica
de ESCRITURA
y REDACCIÓN
Las Guías prácticas del Instituto Cervantes nacen con la
in te nció n de fa c ilita r el co n o c im ie n to d e l español m ed ian te
unas obras d e c o n te n id o riguroso y s e n c illo m anejo, avaladas
por el prestigio de esta in s titu c ió n .

Esta Guía práctica de escritura y redacción, cu a rto títu lo


de la co le cció n , ofrece consejos y propone té c n ic a s para
establecer una re lació n e s tim u la n te , en riquecedora
y pro du ctiva con la escritu ra.

Son m uchas las circ u n s ta n c ia s en qu e ten em os que


com unicarnos por escrito, ya sea co n una persona o con
un en te p ú b lico . Esto obliga a re c u rrir a fó rm u la s , pasar
a otro código, a o tro m u n d o co n reglas propias que
necesitam os conocer para q u e el te x to p ro d u cid o re fle je
claram ente nuestra in te n c ió n . Es de cir, qu e sea adecuado,
correcto y e fica z desde el p u n to de vista co m u n ica tivo .

Ayudar a con seg uirlo , de form a fá c il y acce sible a tod o


el m undo, es el o b je tiv o de la Guía p rá ctica de escritura
y redacción. En ella encontrarem os no solo las reglas básicas
de expresión, sin o ta m b ié n cóm o c o m p o n e r un te x to y cóm o
elegir el m odelo de escrito adecuado a cada situ a ció n .

hola