Está en la página 1de 8

Unidad Nº 1 - "¿Quién es el verdadero

Autor de la Sagrada Escritura?"

Los incentivo a visitar nuestro espacio de encuentro: el "Foro de Consultas" y "la Cafetería" que
espero se transforme en un lugar de diálogo y de trabajo.

Concretamente, abajo en este Sway encontrarán un video y una clase explicativos de la Unidad Nº
1:¿Quién es el verdadero Autor de la Sagrada Escritura. Los aliento a consultar el material que les
proporcionamos a continuación, el cual, estoy seguro que, aumentará el deseo de leer, escuchar y
gustar internamente lo que Dios tiene que decirnos en lo más íntimo de nuestros corazones!

!
Lic. Juan Pablo Saju

Los estaré acompañando durante la cursada y en toda la etapa de finalización de sus estudios.

En la Sección Inicial del Aula encontrarán mi presentación personal y aquí les adelanto mi dirección
de mail para que la tengan en cuenta.
juanpablosaju@ufasta.edu.ar

Video: ¡Dios a través de su palabra nos habla al corazón!

"Dios se muestra a través de su Palabra"

Queridos Alumnos:

Queridos estudiantes, nos preparamos para adentrarnos al estudio de la “Palabra de Dios”.


En los primeros tiempos del cristianismo, nuestros hermanos llamaban así a la “Biblia". Ellos eran
conscientes de que, indistintamente de quién había escrito cada libro, de las sagradas letras, era Dios
el que les había inspirado su palabra. O sea, los primeros que siguieron a Jesús sabían que el escritor
principal de la Biblia era Dios mismo.

A la Palabra de Dios también la llamamos Sagrada Escritura. Por dos razones también podemos
llamar a Jesús la “Palabra de Dios”. La primera es porque como sabemos que Cristo es la Palabra (el
Verbo) que se ha hecho hombre, también podemos decir que Él es la Palabra de Dios. La otra razón
por la cual podemos llamar a Jesús Palabra de Dios es porque toda la Biblia habla de Jesucristo. El
Antiguo Testamento pre-anuncia la Venida del Mesías (el Cristo) y en el Nuevo Jesús se hace
presente en persona y por sus obras.

Dios se revela o se muestra a los hombres

• Revelación tiene distintos significados los cuales algunos nos sirven para entender que
significa que Dios se reveló a los hombres. Y Así, en vez de decir que Dios se revela, podemos
remplazar la palabra por, El Señor se muestra o se manifiesta. También se puede que
revelarse es quitar el velo que cubre nuestros ojos y que impedía que viéramos a Dios a
través de la Fe.
Dios se muestra o se revela de dos modos 1) De modo natural o a través de las cosas naturales: A
Dios lo podemos descubrir a través de las cosas que Él creó. Por ejemplo: viendo la belleza de los
campos, las montañas, los lagos, etc, nos lleva a pensar que alguien superior (Dios) las hizo.

Y 2) de modo sobrenatural o por encima del mundo conocido: es cuando Dios nos muestra verdades
que están por encima de nuestra capacidad intelectual y que solo las podemos conocer si Dios nos
las enseña. Así, el Señor, por una gracia especial, les habla a los hombres diciéndoles quién es Él y
cuales sus misterios, y nos comunica el plan de salvación que tiene sobre nosotros. Es así que a
través de la fe nosotros podemos saber que Dios es Padre, Hijo y Espíritu Santo, que Jesús está
presente en la Eucaristía y tantos otros misterios que están presentes en el depósito de las verdades
reveladas sobrenaturalmente, y que se contienen y manifiestan en la Sagrada Escritura, en la
Sagrada Tradición y en el Magisterio.
Dios, autor de la Sagrada Escritura

Dios les da a los escritores sagrados una gracia para que ellos puedan entender el mensaje que el
Señor quiere transmitir y ellos lo ponen por escrito. Dios hace esto porque de aquellas cosas que
Cristo dijo a sus discípulos, algunas no entendieron y de otras no se acordaban: Por esto dijo el
Señor: `Aquél (el Espíritu Santo) os enseñará todo lo que no podéis entender ahora, y os sugerirá
cuantas cosas no retenéis ahora en la memoria'. Es por eso que gracias a la ayuda del Espíritu Santo
el Apóstol San Juan se acordó, después de 40 años, todo lo que escribió en el Evangelio. Sin esa
ayuda especial (gracia) de Dios, el discípulo amado no podría haberse acordado de todo lo que nos
dejó por escrito.

Del hecho de que es Dios el que le recuerda todo lo que los e scritores sagrados tienen que escribir,
se desprenden tres conclusiones importantes.

1) Que la "Palabra de Dios", donada por el Espíritu Santo, no puede contener nada falso, ni en lo
que se refiere a las costumbres que debemos cumplir ni en cuanto a la doctrina que debemos cree.
A esto se le llama inerrancia bíblica.

2) Que a pesar de que los escritores sagrados sean varios y distintos los libros, el mensaje que Dios
trasmite, tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento, es uno y el mismo. A esto se le llama
Unidad de la Biblia. Es así que el Autor humano escribe libremente todo y solo lo que Dios quiere
que se revele.
1 - La Unidad de la Biblia

2 - La Santidad de la Biblia

Y 3) Como el Espíritu Santo es el que dice qué hay que escribir, y Él es Santo, la Palabra de Dios
plasmada en las Sagradas Escrituras es también Santa.

3 - Inspiración

Así, ya estamos en condiciones de concluir explicando sencillamente que inspiración es la gracia o el


don de Dios que hace posible que, como dice San Pedro en su segunda carta “que hombres
(escritores sagrados), movidos por el Espíritu Santo, han hablado de parte de Dios.” (2 P 1.20–21).
O sea, dicho de otro modo, esa acción que mueve a los profetas y escritores sagrados
(también llamados hagiógrafos) a hablar o dejar por escrito lo que Dios quiere, es lo que llamamos
“inspiración”.

¡Un gran saludo!

Nos mantenemos comunicados mediante los foros de cada unidad y la mensajería privada, y
unidos en la oración. También quedo a su disposición desde mi mail:

juanpablosaju@ufasta.edu.ar

¡Unidos en Cristo!

Lic. Juan Pablo Saju