Está en la página 1de 271

; \

;
2
11
It¡

,,

!.\

:
:

.l
.t\

dr .\ i\
!i

L
i
l¡Y I

l
ü1
tr
ir
rt I

I
Philipp Richter i
1.
1 ;ii
I
r' i 7
Eric Hebgen
I
t.
t-
.i
It, Il

q
:l
I
ll
!l

It
I
Puntos gatillo y
cadenas musculares
funcionales
en osteopatiay en terapia manual

Philipp Richter
Eric Hebgen
t¡léxico
E8potu
tugs ina Edituial Paidotho Méxi@
Eútorial Paidotitu Lago Viedma, 81
Les Gu¡xeres Editühl Paldoübo Argc ñíM Col.Argeñina
g de la Energía,l S2l Adotfo Alsina, 1 537 11270 Delegación M¡guel Hidalgo
0891 5 Badalom fi m8 AAM Buenos Ares México D.F.
Tel.: 00 34 93 323 33 11 Tel.r 00 54 '11 4383 Bl 54 Tel.: 00 52 55 55 23 96 70
Falc O0 34 93 453 50 33 hx 00 54 tl 4383 64 54 Fax 00 52 55 55 23 96 70
wwwpa¡dotribo.com wwwpaidofibo.mm.ar www pa¡dotribo.corn.mx
paldof ¡bo@po¡dotribo.corn p8¡dotñbo.argentina@paidotribo.mm paldoÍibo.mex¡co@paidotibo.com

Tltulo origina.l: ?flggerpunkte


und. Muskelfunktionsketten in der Osteopathie ufld
Manuellefl Therap ie, 2 I e
Copyright de la edición original @ 2007 Hippokates Verlag in MVS Medizinverlage
Stuttgart GmbH & Co.KG, Alemania

Autores: Philippe Richter


Eric Hebgen

Traducción: Gemma Perramón

Diseño cubierta: Daüd Carretero

@ 2012 Editorial Paidotribo


ks Guixeres
Cl delaBrcrgi¡ L9-21
0891 5 Badalona (España)
Tel.:93 323 33 l l- Fax 93 453 50 33
http://wwwpaidotribo.com
http://www.paidotribo-ebooks.com
E-mail paidotribo@paidotribo.com

1'reimpresión de la 1" edición


ISBN: 978-84-991 0-022-7

Fotocomposición: Editor Service, S.L.


Di€onal, 299 - 08013 Barcelona
\ ¡ww.editorservice.net

Impreso en España por Impulso Global Solutions

Quedan rigurosamente prohibidas, sin la autorización escrita de los titulares del copTright,
bajo las saaciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de est" obrulo,
cualquier medio o procedimiento, comprendidos la reprograffa y el tratamiento informá_
tico, y la distribución de ejemplares de ella mediante alquiler o préstamo prlblicos.

Cualqúer forma de reproducción, distribución, comunicación piblica o trürsformación de es-


ta obra sólo puede ser realizada con la autorizacióir de sus ütr¡lares, salvo excepción prevista
por la ley. Dirljase a CEDRO (Centro Espaáol de Derechos Reprofficos, www.cedrá.org) si
necesita fotocopiar o escanear algún fragmento de esta obra.(wwwcorüicencia.com; 91 702 19
701932720447).
lndice

Prefacio ...............,..........rx

Las fascias.........,....,.
A Cadenas musculares
funcionales.. .........1
Función de las fascias
Manifestaciones de las alteraciones fasciales..........40
Philipp Richter
Valoración de las tensiones fasciaIes.......................41
Causas de las disfunciones
1 lntroducción......................................3 musculoesqueléticas...................................................41
Génesis de los trastornos miofasciales....................41
2 Modelos de las cadenas Patrones del dolor .....................42
miofasciales... .........15
Herman Kabat 1950: facilitación Inervación vegetativa de los órganos,............,...43
neuromuscular propioceptiva t7
Patrones motores t7 Irvin M. Korr...... ....................,14
Importancia de las disfunciones somáticas de la
columna para el con.iunto del organismo...............44
Importancia de la médula espinal............................44
Importancia del sistema neryioso autónomo.........45
Importancia de los nervios para el trofismo..........45

Si¡ Cha¡les Sherrington.......................,............,.45


Thomas W. Myers lnhibición de los antagonistas o inervación
"Anatomy Trains". Me¡idianos miofasciales...........22 recíproca (o inhibición)
Cadenas miofasciales según T. Myers ..............-.....-22 Relajación posisométrica
Sumación temporal y local, sumación espacial .....46
Leopold Busquet Inducción sucesiva
Cadenas musculares,.................,....,...., ..,..,..,..........,..25
Cadenas miofasciales según 8usquet......................26 Harrison H. Fryette....,......,.................................46
Funciones de las cadenas musculares Las leves de Lovett 47
miofasciales........... .-.-.--..--.--...32 Las leyes de Fryette 47

Paul Chauffou¡: 'Le lien mécanique" La marcha como patrón molor


enosteopatia....... ..............,....,32 global y frrncional ......,........,,..,18
Cadenas biomecánicas de Paul ChauffoEr .............32 Análisis de la marcha.................................................49
Actividad muscular durante la marcha...................52
Resumen de los diferentes modelos Resumen.-........,..... ..,.....,.......,..,,54
de cadenas miofasciales ......................................33
4 Modelo craneosacro......................,55
3 Fisiología ................35 I{illiam G. Sutherland..........................,........,.,..57
Componentes del teiido conectivo...,.......,.,.,,.,.,37
37 Biomecánica del sistema craneosacro........,..,.,..58
Sustancia intercelular 37
Movimientos y disfunciones
del mecenismo craneosacro 61
Flexión -extensión ól

Inclinación lateral-rotación ......................................64


Vertícalstrain y \atera\strain............................-........65 7 PatronesdeZink.,...,,.................,...89
Disfunción por compresión de ta SEB ....................65 Composición de los patrones de Zink................92
Disfunciones intraóseas,.....................,..,...,....,..,.......66 Compleio occipital-atlas-axis (OAA)......................92
Disfunciones del sacro...............................................68 Abertu¡a to¡ácica superior....................................,,.,93
Abertura to¡ácica inferior......... 93
Influencia de las disfunciones craneales y de
las posiciones incorrectas sobre la periferia ......69

5 Modelo biomecánico de fohn Martin


Littleiohn.
hn. La mecánica
mecán de
la colirmna vertebral .,.,.........,........7 |
Historia 73

"Mec¡ínica de la columna vertebral"


y las lineas de fuerza del cuerpo
Línea de fuerza central (central gravity line) ..........74
Línea anterio¡ del cuerpo (anterior body line) .......74
Línea anteroposterior. 75
Dos líneas posteroanteriores ..,.............,..,.............,..7 6

Polígono de fuerzas 76 flexoras v extensoras .........-.-., to7

Arcos, puntos de rotación y arcos dobles.,,,,.,....77 Cadena extensora. 108


4rcos.,...,...,..,..,.,.. 77
Puntos de rotación .-.....-...-.............77 Torsión......... l08

Particularidades de algunos músculos o


Specific Ailjusting Technique- SAT segin grupos musculares ............,..............................109
Dummer M. esternocleidomastoideo. 109
Histo¡ia ...........................................7 9 Mm escalenos..... ll0
Diafragma............ 110
Las t¡es unidades..,..........,.. 80 M. psoasilíaco I l4

6 Músculos posturales, músculos


fásicos y pátrones posturales
cruzados......... .........81 Zonas charnela,............. 119
Estática ..............................83
Postu¡a 120
Motricidad...,...... ....,...............83
Diferencia en la longitud de las piernas ...........122
Fibras musculares posturales (fibras rojas) .......84 Modificaciones estáticas de la pelvis y de Ia
columna vertebral en Ias diferencias de longitud
Fibras musculares fásicas (fibras blancas) .........84 de las piernas .,..........,....,.. 1)7
Consecuencias para el sistema
Músculos con tendencia al acortamiento...........84 musculoesquelético y síntomas de la
diferencia de longitud de Ias piernas.....................123
Músculos con tendencia al debilitamiento.....,...84 Diagnóstico de una diferencia de longitud
de las piernas........ ...............-...123
Patrones posturales cru2ados........,....................86 ¿Se debe equilibrar la diferencia de longitud
Patrón postural cruzado superior............................86 piernas?.......
de las ...................124
Patrón postura¡ cruzado inferior..............-..............86 Resumen................ ...................125

Consecuencias prácticas .....................................86 l0 Diagnóstico ,,,..,....127


Anamnesis .......... ,,,,,.,,,,.,,,,.,.129
Exploración M. temporal 184
Observación M. pterigoideo lateral _.. .........._.._..._.185

Palpación M. pterigoideo medial 186


Pruebas de rnovilidad M. digástrico 186
M. orbicular de los ojos, m. cigomático mayor,
platisma t87
M. occipitofrontal 189
Mm. esplenios de la cabeza y del cuello .......'.......190
Mm. semiespinosos de la cabeza y del cuello,
Indicaciones y contraindicaciones.........................138
mm. multífi dos (mm. transversoespinosos) ........ 192
Condiciones para una aplicación óptima
Mm. rectos posteriores mayor y menor de la
de las TEM 138
cabeza, mm. oblicuos inferior y superior de
Condiciones técnicas y auxiliares para
la cabeza
la aplicación de las TEM 138
Va¡iantes de las TEM 139
Músculos del dolor de la parte superior
Principios fisiológicos..............................................139
del tórax y de la región del hombro-btazo '..,...194
M. elevador de la escápula i 94
Técnicas de relajación miofascial .....'...'.......'..'140 I 94
Mm- escalenos
Realización de la técnica I41
M. supraespinoso t96
M. infraespinoso 198
I&nic¿s neuromusculares (TNM) .-..........,,....141
M. redondo meno¡ 198
Realización de la técnica t42
M. redondo mayor
M. dorsal ancho )oo
Técnica de relajación miofascial con
compresión isquémica 142
Procedimiento t42 ')o)

B Puntos satillo v su
tratamiEnto....i................. .....143
Eric Hebgen . .

12 Definición. ............145 Músculos del dolor del codo


y de los dedos ,NR
13 Clasificación de los puntos Mm. braquiorradial y extensores de la muñeca ..208
gatillo 149 Mm. extensor de los dedos y del índice................21I
M. supinador 2t3
14 Fisiopatolog ía de los'puntos M. palmar largo 213
gatillo........., r53 Mm. flexo¡es radial y cubital del carpo, flexores
superficial y profundo de los dedos, flexor
15 Diagnóstico 159 largo del pulgar y pronador redondo....................215
Mm. aductor y oponente del pulgar......................217
16 Tratamiento de los puntos gatillo...165 M. abductor del dedo meñique..............................220
Mm. interóseos 22t
17 Factores oue mantienen los
puntos ga'tillo............,......... 169 Mrlsculos del dolor de la parte
superior del tronco..,.................,....,.....,..,......,..223
l8 Segmento facilitado.,......,..,.,........173 M. pectoral mayor ))1

19 Puntos gatillo 177

M. serrato posterior inferior


M. esternocleidomastoideo I 80 M. serrato anterior ).).4
M- masetero 82 M. erector de la columna........................................229
M. recto del abdomen, mm. oblicuos interno Mhsculos del dolor de la pierna,
y enterno del abdomen, m. transverso del tobillo y del pie ,,.........,,,,254
del abdomen, m. piramidal.....................................231 M. tibial anterior.. .................,,.2
Mrlsculos del dolor de la parte M. tibial posterior ....................254
inferior del t¡onco ...,..,......,,.234 Mm. peroneo largo, corto y tercer peroneo.........255
M. cuadrado lumba¡................................................234 M. gastrocnemio .. ...................258
,,7,4
M. psoasillaco M. sóleo y m. plantar...............................................259
Músculos del suelo pélvico.......-...........,,,.,.............237 Mm. extensor largo de los dedos y extensor
M. glúteo mayor ,1e largo del dedo gordo 26r
Mm. flexor largo de los dedos y flexor largo
del dedo gordo...... ...................261
Músculos intrínsecos superficia.les del pie............263
Músculos intrínsecos profundos del pie.........-.....268

20 Bibliografía 271

2l Refe¡encias de las imrígene§ -.......277

M. cuádriceps femoral...........................,,,,,,............245 22 Abreviaturas ..... 281


M. grácil, mm. aductores largo, corto y mayor....246
M. bíceps femoral, m. semitendinoso, m.
semimembranoso. ....................250
M. popliteo '»<)
Prefacio

La idea de elabora¡ este libro empezó a gestionarse hace muchos años. Las experiencias prácticas, la lectura
de bibliografía especializada, la asistencia a cursos de formación ylas conversaciones sobre este oficio con com-
pañeros y con especialistas de ot¡as disciplinas nos han mostrado aspectos cadavez más novedosos sobre la im-
portancia y el significado del aparato locomotor.
La práctica diaria nos ha demost¡ado en el transcurso de Ios años que frecuentemente aparecen los mismos
patrones lesionales. Tras intensas observaciones y exploraciones realizadas durante años, unidas a profundas in-
vestigaciones bibliográficas, tenemos la certidumbre de que nuestras observaciones se corresponden con la re-
alidad y que no son fruto de nuestros deseos.
Tanto los osteópatas como los posturólogos y los terapeutas manuales hablan de patrones de movimien-
to, aunque existen diversos modelos explicativos para la formación de dichos patrones. En un curso de téc-
nicas de energla muscular, tanto el Dr. F.L. Mitchell jr- como el Dr. Ph. Greenmanhablaban de un patrón (paf-
úenr) universal. Ambos eran de la opinión de que debe existir un patrón general, pues, cuando se producen
disfunciones del apa¡ato locomotor,las demás regiones del cuerpo siempre se adaptan siguiendo un mismo
patrón. En el ámbito de la fisiología el conjunto del organismo también sigue un patrón determinado; como
ejemplos podemos mencionar patrones de movimiento como la marcha o la respiración. El origen embrio-
lógico común de todos los tejidos, las uniones de teiido conectivo y el organismo como sistema hidroneu-
mático hablan a favor de esta teoría. El sistema endocrino también es un buen ejemplo de este comportamiento
global.
El principio de globalidad, tan valorado por los osteópatas, así como las bases embriológicas, fisiológicas y
neurológicas nos proporcionan explicaciones válidas para la aparición de determinados patrones.
Según nuestta opinión, desempeñan un papel muy importante el sistema nervioso como organizador y las
est¡ucturas miofasciales como órgano ejecutor.
Hemos comparado diversos modelos de cadenas musculares y también dive¡sos modelos de pensamiento
osteopáticos y hemos intentado buscar sus aspectos comunes. En este eiercicio hemos comprendido que, en el
fondo, todos estos modelos hablan de la misma cosa, aunque considerada desde diferentes puntos de üsta.
En este libro presentamos un modelo de cadenas musculares basado en los dos patrones de movimiento de
la osteopatía craneal, la flexión y la extensión. Puesto que el organismo está constituido por dos hemicuerpos,
existirán también dos cadenas de flexión y dos cadenas de extensión.
Nos hemos inspirado en el modelo de Littlejohn sobrela" mecánica de la columna vertebral" y e nlos "Zink-
Pattem" del osteópata. amer\cano Gordon Zink, DO, para diüdir el esqueleto del tronco en unidades de movi-
miento. No fue menor nuestra sorpresa cuando constatamos que esta diüsión en unidades de movimiento se
correspondía enormemente con la clasificación de la inervación de determinados órganos y músculos.
Hemos atribuido varios músculos a ambas cadenas, conscientes de que esta acción puede ser incompleta y
teórica. Pedimos al lector que lo tenga en cuenta. Puesto que el organismo sólo conoce patrones de movimien-
to y no músculos aislados, este hecho no será tan importante.
En la segunda parte del libro presentamos algunos métodos de tratamiento de las estructuras miofasciales.
El tratamiento mediante los puntos gatillo será descrito rnuy detalladamente, puesto que tiene un valor in-
calculable para la práctica.
Nos hemos limitado conscientemente a ofrecer una representación de los aspectos mecánicos de la osteo-
patía puesto que es importante para la postura y puede ser utilizada para el diagnóstico.
Hemos intentado explicar las disfunciones craneales fisiológicas a través de un modelo mecánico. Pero he-
mos renunciado a ofrecer una representación detallada de las disfunciones üscerales, aunque en este lib¡o tam-
bién se ofrecen claras indicaciones sobre el comportamiento de estos patrones. Los trastornos orgánicos se ma-
nifiestan a trayés de posturas incorrectas causadas por tracciones fasciales directas, y especialmente mediante
los reflejos viscerosomáticos. En un sentido de globalidad los órganos se adaptan a su "continente", el aparato
locomotor, del mismo modo que las alteraciones estáticas influyen en la posición y la función de los órganos (adap-
tación de la función a la estructura).
Nuestro modelo de cadenas muscula¡es es tan sólo un modelo de pensamiento como muchos otros; no Pre-
tendemos que sea un modelo exclusivo. Pero en la práctica hemos comprobado que tanto el diagnóstico como
el tratamiento del paciente son mucho más racionales y efecüvos si tenemos en cuenta este punto de üsta. Esto
será especialmente importante para los casos crónicos y resistentes a la terapia.

Philipp Richter
Eric Hebgen
Cadenas
musculares
funcionales

Philipp Richter
lmportancia de las cadenas sobre las estructuras implicadas. Muchas lesiones
muscu lares fu ncionales deportivas o la presencia de dolor en el aparato loco-
motor son consecuencia de un mal funcionamiento
en el organismo
de alguna parte de las cadenas miofasciales. La iden-
El aparato locomotor, y especialmente las cade- tificación y el conocimiento de las relaciones mio-
nas musculares funcionales (abreviado: cadenas fasciales nos permiten efectuar un diagnóstico y
musculares), son el principal foco de atención de este llevar a cabo el tratamiento correspondiente. El mo-
libro. Las estructuras miofasciales participan en to- delo de pensamiento osteopático nos proporciona
das las funciones del cuerpo: los estados emocionales una interesante explicación sobre los mecanismos
se expresan a través de las tensiones musculares. La que intervienen en el origen de la enfermedad y su
actividad muscular es necesaria para realizar cual- tratamiento.
quier trabajo físico, pero el sistema circulatorio, la
respiración y la digestión también necesitan un apa-
rato locomotor intacto. La osteopatía del Dr. Still
El terapeuta manual, ya sea fisioterapeuta, quiro-
práctico, osteópata o terapeuta de Rolfing, explora y Cuando Still, en una fase de rechazo de la medici-
trata el aparato locomotor de formas diferentes y por na practicada en su época, presentó su filosofía de un
diferentes motivos. Mientras que los fisioterapeutas y método de curación, la denominó osteopatía, a sa-
los terapeutas de la técnica de Rolfing tratan el siste- biendas de que este término tenía otro significado en
ma musculoesquelético con el principal objetivo de el ámbito especializado. En su anhelo por regresar a
eliminar las dolencias (dolor, deformaciones, etc.) en los orígenes de la medicina, es decir, de colocar de
una determinada parte del cuerpo, los quiroprácti- nuevo al hombre en el centro y de recuperar la consi-
cos, y especialmente los osteópatas, consideran el sis- deración de las leyes de la naturaleza, el término os-
tema miofascial como una parte del organismo que teopatía era el más adecuado para dejar claro que
puede ser tanto la causa como la consecuencia de la enfermedad (el pathos) era la consecuencia de la
disfunciones o patologías de otros sistemas corpora- existencia de disfunciones orgánicas. Para é1, el apa-
les. rato locomotor, y especialmente la columna verte-
Otros grupos profesionales como los podólogos o bral, desempeñaba un papel central. Still se dio cuen-
los posturólogos, tal como se los denomina en los paí- ta de que todas las enfermedades y los trastornos
ses francófonos, son conscientes de las negativas con- funcionales iban asociados a limitaciones del movi-
secuencias e influencias que pueden tener mínimos miento de la columna vertebral. Osteopatía significa
desequilibrios en las transferencias de peso o la in- "patos" del "osteo" [140].
correcta posición de los pies. Por su experiencia, Still sabía que el tratamiento
Todas las funciones corporales dependen del de los síntomas no conseguía la curación real. Esto
buen funcionamiento de las estructuras miofasciales. solamente se conseguía tratando la causa de forma
El sistema nervioso desempeña un papel de coordi- específica. Para Still no cabía duda de que la enfer-
nación y de control. Con tal de que no se produzca medad se iniciaba con los trastornos circulatorios, y
una sobrecarga cortical, muchas actividades serán que la causa de ello debía buscarse en el tejido conec-
reguladas mediante los reflejos subcorticales y los tivo [82, 140].
patrones posturales. Actualmente también están es- El sistema nervioso y el líquido que lo rodea, el lí-
tudiados científicamente los denominados reflejos quido cefalorraquídeo, todaüa superan en impor-
üscerosomáticos y somatoviscerales, que destacan la tancia al tejido conectivo. El sistema nervioso, como
importancia de los desequilibrios musculares, espe- centro de conmutación o de sinapsis y como órgano
cialmente de los músculos paravertebrales l79,ll2l. regulador, es responsable de todos los mecanismos de
El organismo humano funciona en base a patro- adaptación entre cada uno de los sistemas corporales.
nes de movimiento y posturales en los que participa Éste inicia y coordina todas las funciones del conjunto
Ia totalidad del organismo, del mismo modo que to- del organismo y es responsable de todos los mecanis-
das las actividades físicas son siempre el resultado de mos de adaptación y de compensación.
interacciones de todos los sistemas corporales. Este El líquido cefalorraquídeo (LCR) es considera-
hecho es utilizado especialmente por todos los osteó- do por Still como el elemento conocido posiblemente
patas y quiroprácticos a nivel tanto diagnóstico como más importante (the highest known element) de todo
terapéutico. el organismo. Por su composición se parece al suero
La inervación segmentaria de todas las estructu- de la sangre y de la linfa, Se comunica con ambos lí-
ras del cuerpo, así como los mecanismos de adap- quidos; con la sangre a través de los plexos coroideos
tación según los patrones, nos proporcionan datos y con la linfa a través de los nervios periféricos en el
intersticio. Además de sus funciones de protección y do, con la diferencia de que valoran los ritmos del or-
de nutrición del sistema nervioso central, Still, y es- ganismo tanto para el diagnóstlco como para el trata-
pecialmente su discípulo Sutherland, atribuyeron miento [8, 9, 72].
una importancia especial al LCR 154,140,142,1431 En este contefo es interesante destacar una afirma -
el "aliento vítal" llega a todas las células del cuerpo ción de Viola Fryman (Formación continua 2000).
conjuntamente con el líquido cefalorraquídeo. En aquella ocasión afirmó que el mecanismo de la
Las experiencias y vivencias por las que pasó Still respiración primaria (MRP) se manifresta claramen-
en sus años de juventud probablemente fueron deter- te en el tejido sano. Si existen disfunciones, la fue¡za
minantes para el origen de la osteopatía. Como mé- de la expresión del MRP se verá alterada, es decir, el
dico, creyente e hijo de un predicador metodista, Still MRP puede ser valorado tanto para el diagnóstico
mantenía una estrecha relación con la religión y con como para la terapia. Este fenómeno es utilizado por
Dios. Esto queda reflejado en todos sus escritos. Dios los biodinámicos. Con sus manos proporcionan un
ha concedido la salud al hombre; Ia enfermedad es lo fulcro al te;ido 18, 72, 1351. Al cabo de un cierto
anormal. Para Still, la tarea del osteópata consiste en tiempo, el MRP se manifiesta con sus diferentes rit-
buscar la salud en el organismo del paciente. mos, lo que es una indicación de que el tejido ha re-
En la búsqueda de la verdadera medicina, Still se cuperado su función.
inspiró en dos fuentes de hecho opuestas: los sanado- La osteopatía craneal clásica se diferencia de la
res espirituales y los manipuladores de huesos. EI sa- orientación biodinámica en que explora el te;ido pa-
nador espiritual se personifica en el terapeuta creyen- ra sentir el moyimiento y sus restricciones, con el ob-
te, que escucha al tejido y focaliza su energía sobre la jetivo de conducir la estructura tratada hacia la di-
región patológica a través de sus manos. El "aliento vi- rección de moyimiento libre y mantener allí el teiido
tal" (Sutherland) será entonces el responsable de ma- para que el mecanismo de la respiración primaria
terializar la curación. Po¡ otro lado los manipuladores pueda desarrollarse libremente sin tensiones y alcan-
de huesos (bonesetter) son los que tienen éxito apli- zar así un efecto terapéutico.
cando las manipulaciones. Los movimientos de la sincondrosis esfenobasilar
En sus tratamientos osteopáticos Still consigue (SEB) palpados y descritos por Sutherland se corres-
unificar estas dos tendencias. Un conocimiento exac- ponden con los movimientos de Ia cabeza en los lres
to de la homeopatía y un excelente sentido del tacto, planos del espacio además de las traslaciones en el
junto con la fe en las fuerzas de autocuración y la in- plano sagital (up y down-strain) y en el plano hori-
tención de ayudar, hicieron de él un terapeuta espe- zontal (lateralstrain). Las técnicas funcionales apli
cial. Sus conocimientos de anatomía y de fisiología Ie cadas al aparato locomoto¡ funcionan según el mis-
permitían tener una visión exacta de las estructuras. mo principio. Se busca un punto de equilibrio en
Su sentido del tacto le permitía sentir las tensiones de todos los planos (stacking) y se mantiene el teiido en
los tejidos y aplica¡ las técnicas adecuadas para cada Ia posición de relajación hasta que se produce una ¡ela-
caso. jación automática. Aquí podemos ver cómo los prin-
En el osteópata Still se unía el sanador con el ma- cipios aplicados en la osteopatía craneal son idénti-
nipulador de huesos. Comparaba el organismo hu- cos a aquellos válidos para el resto del cuerpo.
mano con una máquina y al osteópata con el mecáni- Existen diferentes opiniones sobre cuál es el me-
co que efectúa la puesta a punto de la mecánica de la canismo responsable de que se produzca finalmente
máquina [140]. la relajación del teiido. Los biomecánicos son de la
Una característica de la osteopatía de Still era que opinión de que se trata de un efecto reflejo que pro-
reunía la biodinámica y Ia biomecánica. Actual- cede de Ios receptores del tejido. Los biodinámicos
mente parece como si alguno de sus sucesores pre- creen en el efecto del MRP
tendiera separar esta dualidad. Algunos osteópatas En sus tratamientos Still aplicó una combinación
son puros "mecánicos" y manipulan con técnicas de las técnicas denominadas directas con técnicas in-
más o menos suaves la totalidad del organismo, atd- directas. Las técnicas directas manipulan el segmen-
buyendo valor a las leyes de Ia anatomía y de la filo- to que hay que tratar en la dirección de la corrección,
sofía. Éstos representan Ia dirección biomecánica de mientras que las técnicas indi¡ectas consisten en mo-
la osteopatía. ver el segmento en la dirección de la disfunción.
Y por otro lado están los biodinámicos, que atri- Van Buskirk [23] llevó a cabo investigaciones pa-
buyen menos valor a la biomecánica y atribuyen por ra descubrir cómo trataba Still. Para hacerlo interro-
ello más valor a su sentido del tacto y a las fuerzas de gó a personas mayores que durante su infancia o su
autocuración del organismo. .juventud habían sido tratadas por osteópatas para sa-
Al igual que los sanadores espirituales, éstos in- ber si comprendían las técnicas que habían sido utili-
tentan activar las fue¡zas de autocuración en el teii- zadas. Algunas de ellas todavía eran capaces de des-
cribir las técnicas, y, para su sorpresa, Van Buskirk ganismo llevar a cabo ajustes espontáneos ante la
constató que pocas de ellas se parecían a las técnicas aparición de necesidades súbitas.
descritas por Still. Korr proporcionó explicaciones neurofisiológicas
También existe una corta secuencia de vídeo en la para muchos fenómenos que ya habían sido constata-
que puede verse a Still efectuando el tratamiento de dos clínicamente. Acuñó los términos "segmento fa-
una costilla. Este vídeo, así como las declaraciones cilitado" y foco neurológico (neurologic lens). El seg-
de Ios pacientes y el poco material escrito por Still so- mento facilitado es un segmento medular en el que el
bre sus técnicas, dejan claros los aspectos siguientes: umbral sensitivo de todos los núcleos está disminuido
tras realizar un diagnóstico extenso, el segmento que como consecuencia de la aplicación de estímulos repe-
hay que tratar es colocado en la posición de la lesión titivos o debido a un comportamiento erróneo del seg
hasta que se relaja la musculatura contraída. A conti- mento provocado por una estimulación crónica. La
nuación se mueve el segmento hacia Ia posición de Ia consecuencia es que un estímulo subliminal será sufi-
corrección efectuando una ligera presión que está fo- ciente para excitar los núcleos, y que la estimulación
calizada sobre Ia a¡ticulación bloqueada durante la del segmento facilitado suele desencadenar una reac-
totalidad del movimiento. ción desproporcionada. Como ejemplo pondremos la
tortícolis aguda causada por una corriente de aire.
Con el término "foco neurológico" se designa el
Bases científicas fenómeno siguiente: si un segmento medular es esti-
mulado de forma crónica, será sensible o susceptible
Tal como ya hemos mencionado, el sistema ner- a estímulos que normalmente sólo estimularían seg-
vioso desempeñaba un papel central para Still. Es el mentos alejados de é1. Este segmento "atrae los estí-
material de unión entre los sistemas visceral, parietal mulos'l
r craneal. La importancia del sistema nervioso cen- A través de la experimentación el equipo de in-
tral, y especialmente de la médula espinal en la géne- vestigación de Korr comprobó otros fenómenos muy
sis de las disfunciones y de las patologías, quedó de- interesantes:
mostrada científicamente tras los trabajos de Korr,
Sato, Patterson 9, 81, 11.2). El aumento del tono simpático (de forma local o
17

Estos científicos pudie¡on demostrar, tras la expe-


general) disminuye el umbral sensitivo del seg-
rimentación, la importancia de la columna vertebral mento afectado y aumenta el tono muscular de
para la formación y el mantenimiento de los estados Ios músculos inervados por este segmento.
El bloqueo de algunas vértebras aumenta el tono
patológicos ya defrnida por Still y otros terapeutas
manuales, y conlirmar de esta forma el papel regula-
simpático de los segmentos y disminuye el um-
bral sensitivo.
dor central de la médula espinal. Especialmente Korr
Cualquier tipo de estrés aumenta el tono muscu
i791, consiguió demostrarcientíficamente fenómenos
lar especialmente en los "segmentos facilitados'i
generalmente aceptados de forma experimental. De-
Los desequilibrios posturales influyen en el tono
signaba el aparato locomotor como la máquina más
muscular de los músculos paravertebrales y de los
rmportante de la üda (the primary machinery of life).
músculos inervados por Ios segmentos facilitados.
Según Kor¡ los demás sistemas (sistema digestivo,
La reducción del tono muscular de los músculos
sistema endocrino, sistema cardiocirculatorio) están
paravertebrales disminuye el tono simpático en
al serücio del aparato locomotor
estos segmentos,
En este sentido, el sistema neryioso vegetativo
desempeña un papel especialmente importante. Al-
De todos los resultados de las investigaciones han
gunas partes del sistema nervioso autónomo no son
quedado claras dos cosas:
:'1 antagónicas, sino complementarias. Expresado de
:-- torma simple, el parasimpático sirve para la regene- El sistema musculoesquelético es uno de los agen-
¡ación del organismo. Además, desempeña un papel tes principales en Ia aparición y especialmente en el
regulador en los procesos de larga duración. El sim- mantenimiento de las disfunciones somáticas.
pático, en cambio, adapta Ia función de los diferentes La médula espinal, como órgano de sinapsis y co-
sistemas corporales a los requerimientos del momen- mo organizador, cumple una importante función
_i to. Interviene en Ia regulación del aporte sanguíneo en 1a génesis de estados patológicos.
!l' para los músculos activos, reduciendo por ejemplo el
iu aporte sanguíneo del tubo digestivo para llevarlo a Entonces, Ia idea de Korr de designar el aparato
los músculos durante la realización de una actiüdad locomotor como la máquina ütal más importante
ñsica, y aumenta simultáneamente la frecuencia car- (primary machinery of life) no es por lo tanto una
díaca y respiratoria, etc. El simpático Ie permite al or- exageración.
Las estructuras miofasciales desempeñan un pa- gicos" (the spinal cortl as organisator oJ disease proce-
pel esencial en todas las funciones corporales impor- sses) 1791.
tantes, ya sea la respiración (respiración torácica y La metamerización embriológica de Ia médula
respiración celular), la circulación (diafragma y múscu- espinal determina la pertenencia segmentaria de de-
los como bomba venosa y linfática), la digestión (co- te¡minados músculos, órganos, vasos, zonas cutá-
mo movilización de los órganos) o como medio de neas, huesos y articulaciones, La estimulación de una
expresión de las emociones. El aparato locomotor de estas estructuras influencia Ia función de las de-
permite el desplazamiento, la comunicación con los más pertenecientes a este segmento.
demás, la ingestión de alimentos, etc. Puesto que los segmentos colindantes están uni-
La importancia del aparato musculoesquelético dos entre sí a través de las interneuronas, esta facilita-
es destacada por el hecho de que más del 80% de las ción será viilida para varios segmentos. La inervación
aferencias provienen del aparato locomotor 179,112, plurisegmentaria de los órganos y de los músculos
158]. La extrema sensibilidad de los husos muscula- también va en este sentido. Según nuestra opinión, es
res (un gramo de t¡acción y un estiramiento de una falso asociar un órgano o una función a un solo seg-
micra desencadenan una reacción del huso muscular mento medular Tanto más cuando sabemos que el
[79]) hace que el aparato locomotor sea un órgano cerebro no conoce músculos aislados sino patrones
muy sensitivo. Esta característica permite que se pro- de movimiento. En este sentido serán tan importan-
duzcan reacciones rápidas, pero aumenta simultá- tes los patrones congénitos innatos como los adqui-
neamente la predisposición a sufrir disfunciones, 1o ridos.
que tendrá como consecuencia ia aparición de con- En lo que hace referencia al sistema digestivo, de-
tracturas, deformaciones y alteraciones de la coordi- bemos constatar que éste goza de cierta autonomia
nación. debido a la existencia del sistema nervioso entérico,
Irvin [en 155] y Kuchera [82] escriben que una pero aun así está sometido a la función global del or-
oblicuidad de la base del sacro de I 1,5 mm es sufi- ganismo. En este caso el sistema endocrino y el siste-
ciente para modificar el tono de los músculos para- ma neurovegetativo desempeñan también una fun-
vertebrales. Korr describió las consecuencias que ción reguladora.
esto tendría para el simpático y con ello para el con- Debemos suponer que tanto aquí como en el apa-
junto del organismo. Pe¡o la médula espinal como rato locomotor podemos encontrar patrones de com-
central de conmutación y de organización no recibe portamiento tanto congénitos como adquiridos. Estos
solamente la influencia de estímulos externos. patrones deberían cor¡elacionarse con los del aparato
El estado emocional de la persona es muy impor- locomotor dando un tipo determinado [151].
tante para la génesis de disfunciones y de posibles pa-
tologías. En este sentido, el sistema límbjco desem-
peña un papel decisivo [158]. Como memoria del
Movilidad y estabilidad
organismo, este sistema valora todos los estímulos y
Ias percepciones sensoriales como positivos o negati- El aparato locomotor está formado por músculos
vos para la persona en base a las experiencias previas. y huesos. Debe cumplir dos funciones en sí contra-
Si un estímulo es percibido como agradable, se consi- dictorias: por un lado debe procurar mantener la es-
g)e il Íeedback positivo; si un estímulo es percibido tabilidad y por otro lado debe permitir los movi-
como perjudiciaf, s e produce Dn feedback negativo. mientos.
A través del eje hipotalamohipofisosuprarrenal se El cerebelo y los órganos del equilibrio permiten
controla el sistema neuroendocrino, es decir, la se, la ejecución de estas dos funciones. Ambos ¡eciben la
creción hormonal y el sistema neurovegetativo. Los información de los receptores, localizados principal-
segmentos facilitados se verán especialmente afecta- mente en Ias estructuras miofasciales.
dos por estímulos emocionales positivos y negativos Los músculos son órganos ejecutores para ambas
(ver migraña del fin de semana, úlcera por estrés). funciones. La existencia de un tono básico adecuado,
Cuando están sometidos a una estimulación mante- de una capacidad de reacción rápida y de una buena
nida en el tiempo, los segmentos con un umbral sen- coordinación de las tensiones musculares permite
sitivo bajo permanecerán con una "excitación cróni- realizar moümientos armónicos y aiustes adaptados
ca'l Para influir terapéuticamente en este estado y sutiles para garantizar el equilibrio de Ia forma más
debemos tratar la globalidad del patrón lesional económica posible.
con el fin de eliminar la impregnación de los patro- Inteligente como Ia naturaleza (o como el Creador),
nes patológicos a nivel del sistema nervioso cen- también ha solucionado este problema de una forma
tral. En este contexto Korr hablaba de la médula simple. La fuerza centrífuga (la fuerza expansiva de los
espinal como "organizador de los procesos patoló órganos) es controlada por una fuerza de implosión
(la tensión inherente del músculo) de los músculos. La los músculos, no solamente a la musculatura de la
extraordinaria sensibilidad de los músculos permite, respiración; los órganos de Ia digestión son moüliza-
con Ia a¡rda de una coordinación precisa a cargo del dos en base a un patrón determinado, y el sistema
sistema nerüoso, una estabilización óptima y por lo circulatorio es ayrrdado por los mtlsculos.
tanto económica del aparato locomotor. Este procedimiento tiene lugar siempre siguiendo
Para llevar a cabo moümientos armónicos, los un proceso determinado: durante la inspiración la
músculos necesitan un punto de frjación estable, un totalidad del aparato locomotor, incluida la cabeza,
órgano central que coordine Ia actiüdad (el sistema sigue un patrón motor determinado, que Sutherland
nerüoso) y estructuras que garanticen el aporte san- denominaba de'flexión-rotación externa-abduc-
gulneo y la inervación (metabolismo). La regulación ción". La espiración sigue el patrón inverso: "exten-
de estas actividades es responsabilidad del sistema sión-rotación interna-aduccióni
nervioso. Este activa a los agonistas y a los sinergistas Durante la marcha ocurre algo similar: la marcha
e inhibe a los antagonistas en la iusta medida necesa- también es un patrón de movimiento armónico que
ria para realizar movimientos armónicos. abarca desde la punta del dedo gordo hasta la raíz de
La mayor parte de los moümientos son realiza- la nariz y que sigue siempre la misma forma y el mis-
dos de forma ínconsciente. Para hacerlos se implica mo patrón repetitivo. Puesto que el comportamiento
una serie de reflejos espinales. Esto es necesario para global sigue unos patrones determinados, éstos tam-
que el hombre actúe con preüsión. El cerebro necesi- bién son reproducidos en los estados patológicos.
ta libertad para elegir El desarrollo embrionario del hombre es la mejor
La médula espinal asume el papel de central de muestra de un comportamiento global: la fecunda-
conmutación para la realización de cualquier actiü- ción de un ónrlo por un espermatozoide produce la
dad física. Los er¡ores funcionales pueden tener con-
división del ón¡lo en dos células que poseen el mis-
mo código genético. Este proceso de diüsión conti-
secuencias desastrosas. Todas las aferencias prove-
núa hasta que las células finalmente se agruPan en
nientes del aparato locomotor llegan a la médula
complejos celulares para formar órganos, músculos,
espinal, todas las eferencias que van hacia los múscu-
huesos, sistema nervioso, etc.
los salen de aquí. Es aquí donde se desarrollan los pa-
Este origen conjunto de todas las células del orga-
trones de moümiento y de sostén.
nismo nos permite concluir que todas las células ¡e-
En los años 1950, Sherrington describió una serie
accionan también coniuntamente en una situación
de actMdades refleias que explican este patrón [en 21
determinada. Y en esta reacción el sistema nervioso
y en 160]. Los músculos mismos están proüstos de
parece tener de nuevo una función especial como
diferentes fibras musculares con diferentes caracte-
cent¡o de coordinación y de control.
rísticas. Mientras que las fibras blarcas (fast-twitch)
Sutherland explica la globalidad del ser humano
son adecuadas para efectuar contracciones rápidas, a partir del sistema de membranas y la fluctuación
las fibras rojas (slow-twitch) permiten efectuar con-
del líquido cefalorraquídeo [101, 102, 142, 143).
tracciones de más larga duración. Ambas presentan Cuando habla de membranas de tensión recíproca
s diferentes tendencias patológicas. Las fibras blancas quiere decir que la tracción en un punto de inser-
L-
tienden a presentar debi.lidad y atrofia, y las rojas tien- ción del sistema membranoso influencia todas las
den a sufrir contracturas y acortamientos. demás inserciones. Las membranas de tensión recí-
t- Estas características deben ser tenidas en cuenta proca están formadas por la duramadre craneal y
en el momento del tratamiento 140,41,86,871. espinal.
:n
Sutherland describe los siguientes Puntos de in-
la
serción para el sistema dural:
ú-
El organismo como una un¡dad
Crista galli en la parte anterior
,45 En el inicio de esta introducción ya hemos desta- Apófisis clinoides
lo, cado que el organismo siempre reacciona de forma Porción petrosa izquierda y derecha
na global. No es nuestra intención reproducir aquí la to- Parte posterior del inión
ite talidad de las bases del pensamiento osteopático, si- Agujero magno
los no sólo las ideas necesarias para la comprensión de C2
rás los capítuJos que siguen. Sac¡o
Nuestro organismo se comporta siemPre como
rr), una unidad, tanto en sus posibles estados fisiológicos Las consecuencias prácticas de este fenómeno
ma como en los estados patológicos. El conjunto d,el son que la modificación de la posición del sacro, por
Ios cuerpo está implicado en todos los procesos fisioló- ejemplo, modifica automáticamente la posición del
¡ón gicos. La respiración, por ejemplo, implica a todos complejo OAA y la de los huesos del cráneo.
El sistema dural está lleno de masa nerviosa y de La forma más clara de explicar esta dependencia
líquido (LCR), y a través de las vainas tendinosas es de la mano del ejemplo de una articulación: para
continúa hacia el intersticio, que a su vez también se que no aumente la rigidez de una articulación, ésta
encuentra en un espacio relleno de líquido. En otras debe mantenerse móüI. Si una articulación no puede
palabras: las modificaciones del sistema dural ejercen moverse, lamembrana sinovial produce menos líqui-
presión sobre el líquido del tubo dural. Esta modifi- do, el déficit de compresión y descompresión del car-
cación de Ia presión es distribuida por el conjunto del tílago reduce su irrigación, y la cápsula articular y el
líquido intersticial y con ello por todo el cuerpo. cartílago se hacen más quebradizos. El resultado será
El mecanismo de la respiración primaria una reducción de la movilidad articular que puede
(MRP), según Sutherland formado por una fase de llegar hasta Ia artrosis o hasta una anquilosis. La ar-
flexión y de extensión, provoca una modificación de trosis es el resultado de un mal funcionamiento arti-
la presión en el conjunto del sistema dural y en el teji- cular provocado por la razón que sea.
do intercelular a un ¡itmo determinado y en una di- Esta adaptación de la estructura a la función se ve
rección y amplitud propias de cada tejido. Las direc- de forma especialmente clara en el aparato locomo-
ciones de movimiento se corresponden con las de la tor. Las alteraciones funcionales de los músculos pro-
respiración torácica, de modo que la flexión craneal vocan modificaciones estructurales. Este proceso
se corresponde con la inspiración y Ia extensión cra- aparece de forma sorprendentemente rápida 12, 461,
neal lo hace con la espiración. pero por suerte es en parte reversible. Transcurridos
Otra prueba de la globalidad es la que nos brinda la 30 días, los trastornos funcionales provocan modifi-
anatomía de las fascias. Embriológicamente, el conjun- caciones estructurales [41, 82].
to del tejido conectivo provenía del mesodermo. Los A1 mismo tiempo, la estructura está al serücio de
diferentes planos son de hecho una única tunica que la función. Por ejemplo, determinadas modificacio-
divide todo el organismo, que enwelve órganos y mús- nes articulares modifican Ia marcha y alte¡an el fun-
culos y que forma la piel del cuerpo. Las tres capas de cionamiento normal de otras estructuras. Todos los
fascia del cuerpo están unidas entre sí. Esta continui- osteópatas que se ocupan en el ámbito de la pediatría
dad tiene como consecuencia que las modificaciones son muy conscientes de lo importante que es la es-
en un punto, la tensión o Ia tracción, se manifestar¡ín a tructura para la función. Still ya escribió sobre la irn-
través de todo el tejido. Esta característica recíproca de portancia del tratamiento osteopático en el recién
las fascias es lo que las hace tan extraordinariamente nacido [140]. Sutherland 1142, 1431, Magoun [101,
importantes para la estática, para el moyimiento y para 1021, Fryman [57] y Arbuckle [4] describen más de-
la respuesta física al estrés mecánico [111]. talles sobre este tema.
La continuidad de las fascias, la continuidad de Las modificaciones estructurales de la base del
los líquidos y el origen coniunto son signos de uni- cráneo en el recién nacido provocadas por complica-
dad m¡ás cuando todas las células poseen el mismo ciones perinatales son el punto de partida de alte¡a-
ADN. ciones funcionales de los nervios craneales (X, XI,
El conjunto del cuerpo reaccionará siempre como XII) y de la aparición de alteraciones estáticas de la
una unidad tanto a nivel fisiológico como patológico. columna verteb¡al (escoliosis, cifolordosis). Magoun
Una disfunción orgánica influirá en los músculos y en explica este fenómeno a través de las uniones craneo.
las articulaciones relacionadas con ellos. La continui- sacras y de la afectación del crecimiento provocada
dad del tejido miofascial modifica las relaciones de por las tensiones membranosas [101], una teoría que
compresión y de tra cción en el cofljunto del organisrno será confirmada por Korr [79].
y a través del sistema du¡al en el cráneo. La estática se Obseryación: Still había afirmado exactamente lo
adapta siguiendo un patrón determinado, exactamen- mismo 50 años antes, cuando preconizaba que las al-
te igual que el cráneo o los órganos. El cuerpo preten- teraciones de la circulación son el inicio de la enfer-
de mantener intactas las funciones del conjunto del medad [140]. Cuando hablaba de circulación se refe-
organismo el miiximo tiempo posible. ría tanto a la bomba venosa y linfática como a la
circulación arterial y a la circulación de los impulsos
nerviosos. Las modificaciones estructurales tienen
!nterrelación entre que ver con las leyes mecánicas.
la estructura y Ia función Serán importantes:

Todos los osteópatas conocen bien la interrela- La fuerza de la gravedad


ción entre la estructura y Ia función. Del mismo mo- Otras fuerzas externas
do que la estructura condiciona la función,la estruc- La formay el estado de las superficies articulares
tura depende también de la función. Las tensiones musculares existentes [107]

I
Biomecánica de la columna de adaptación, son el elemento más importante.
Las escoliosis ylas cifolordosis no solamente afec-
vertebral y del aparato locomotor
tan a la columna vertebral; la cabeza, el tórax y las ex-
Nadie ha analizado de forma tan detallada la bio- tremidades se verán afectados exactamente igual. El
mecánica de la columna vertebral como Littlejohn conjunto de.l cuerpo se ve implicado en este proceso
Í53,96,95,97,98, 1261y Fryette [56, entre otros as- [101]. La continuidad miofascial y el sistema hid¡áu-
pectos]. Mientras que Littlejohn considera la colum- lico formado por el LCR y el líquido intersticial son
na verteb¡al de forma global e intenta dar una expli- garantes de un comportamiento global. La estructura
cación mecánica para las disfunciones que aparecen se adapta a la función de forma global Para garanti
con regularidad, Fryette describe el comportamiento zar la homeostasis.
de cada vérteb¡a durante los movimientos y en el ca-
so de existir determinadas disfunciones. Littlejohn
proporciona explicaciones mecánicas para el com- lmportancia de la homeostasis
portamiento de la columna vertebral (globalidad).
El comportamiento de la columna vertebral y del La homeostasis es el mantenimiento de un medio
aparato locomotor en general lo dirigen leyes mecá- inte¡no relativamente constante o de un equilibrio en
nicas. La columna vertebral, formada por arcos ante- el organismo con la ayuda de circuitos reguladores
roposteriores, y las articulaciones, cuyos moümien- entre el hipotiílamo, el sistema hormonal y el sistema
tos üenen dictados por los ligamentos, los múscu.los nerüoso [115].
ylas superficies articulares, se comportan ante la car- Su objetivo es la optimización de todas las funcio-
ga (tracción o compresión) siguiendo su propio pa- nes corporales para mantener la salud. No se trata de
trón de movimiento, lo que tendrá como consecuen- un estado estático, sino de un proceso de cambio per-
cia la respectiva adaptación del resto del aparato manent€ entre los procedimientos de adaptación a
locomotor. los cambios internos y a las condiciones exte¡nas.
a La columna vertebral está formada por dos arcos Los procesos mecánicos, electrofisiológicos y quími-
de concavidad anterior (CT y sacro) y dos arcos de cos regulan las funciones corporales. Los gradientes
concavidad posterior (CC y CL). Las cifolordosis se de presión, las polaridades, las diferencias de tempe-
n han desarrollado en el transcurso del c¡ecimiento ba- ratura y los gradientes de concentración garantizan
t, jo la influencia de las fuerzas actuantes sobre el orga- el funcionamiento metabólico.
t- nismo. No debemos olvidar la influencia tanto de los El líquido ext¡acelular es el medio en el que tie-
factores congénitos como de los adquiridos, nada nen lugar todos estos procesos, y el tejido conectivo
el despreciable [25,86, 141]. Los traumatismos perina- proporciona el marco para ello. El tejido conectivo de-
a- tales [4, 57, 1O2,142,143] ylos traumatismos ocurri- sempeña un papel principal en la homeostasis. Cada
e- dos durante la infancia (caída sobre los ghiteos) pue- célula participa en la homeostasis y se aprovecha si-
l, den influi¡ €n este proceso y causar tanto escoliosis mult¡íneamente de ella II11]. Esta reciprocidad Per-
la como aumento de las cifolordosis. mite regular automáticamente todas las funciones cor-
JN Las escoliosis se desa¡rollan normalmente en for- porales.
o- ma de curvatu¡as en S [4, 82, 145]. Es como si la tota- Cuando se produce una disfunción, el líquido ex-
da lidad de la columna vertebral rea.lizara una rotación tracelula¡ reacciona a ello para corregir el problema.
ue alrededor de un eje vertical en un plano horizontal. Si esto no es posible, cada vez se ven afectados más
La horizontalidad de la base del sacro desempeñará sistemas que no estarán en condiciones de contribui¡
lo aquí un papel decisivo. Una inclinación de 1- 1,5 mm a la homeostasis. Este es el inicio de la enfermedad.
al- en el plano frontal tiene una influencia escoliotizante Las modificaciones del teiido miofascial son el
er- sobre la columna verteb¡al. La ext¡emada sensibili- primer signo de la existencia de trastornos funcio-
:tt- dad de }os husos musculares es responsable de que nales, puesto que el proceso de enfermar tiene lu-
rla esto sea así [82, 155]. gar aquí. Los refleios viscerosomáticos provocan Ia
sos modificación de las estructuras miofasciales, espe-
Parece que en la primera fase de oblicuidad de la
1en
base del sacro la columna se adapta adoptando una cialmente de los músculos paravertebrales, incluso
forma escoliótica global en C. Por razones de estática, ante la existencia del más mínimo trastorno orgá-
los músculos se activa¡án para transformar esta for- nico [111]. Esto se ha demostrado científicamente
ma en S lo más rápidamente posible. El modelo de la I I l2]. Estos reflejos neuromusculoesqueléticos es-
mecánica de la columna vertebral de Litdejohn da pa- tán basados en el desarrollo embriológico. Para la
ra ello una explicación mecánica [36, 96,97]. Además terapéutica es importante que las fuerzas de auto-
de las características mecánicas de las articulaciones, curación del cuerpo sean capaces de restablecer la
los músculos, como órgano eiecutor de los procesos homeostasis.
Los refleios somatoyiscerales, documentados por como los fisioterapeutas o los osteópatas han descrito
Sato [en i12,82], pueden ser utilizados terapéutica- cadenas muscula¡es. EI hecho de que estas cadenas no
mente para actuar sobre las disfunciones orgánicas. coincidan proviene del hecho de que, además de dife-
Por otro lado, estos reflejos destacan la magnitud de rentes opiniones, también existen diferentes puntos
los desequilibrios musculares de las alteraciones es- de vista terapéuticos. El terapeuta de Rolfing no atri-
táticas. buye la mráxima importancia de su tratamiento a los
La hipertonía de los músculos paravertebrales no mismos puntos que el osteópata o el fisioterapeuta.
es sólo un signo de Ia facilitación segmentaria, sino El modelo que presentamos en el capítulo 8 está
que también puede actuar como origen, causando basado en la teoria de Sutherland que preconi¿a que
trastornos o alteraciones visce¡ales. Además de las le- existen dos patrones motores:
siones producidas por accidentes (accidentes depor-
Fleúón-abducción-rotación exte¡na
tivos o laborales...) y la realización de actividades fi- Extensión-aducción-rotación interna
sicas asimétricas, la diferencia de longitud de las
piernas es la razón más frecuente de la existencia de
Sutherland no describió cadenas musculares, pe-
hipertonía paravertebral. ro sí el comportamiento de los segmentos en ambos
patrones. Lo interesante en su modelo es que se corres-
ponde con los movimientos de la respiración y de la
El sistema nefvioso como marcha.
central de conmutación Puesto que partimos de un principio de globali-
dad en la fisiología y en la patología, estamos conven-
La "máquinaütal más importante" [79] es activa-
cidos de que los patrones craneales tienen continui-
da por los músculos. Los músculos son el órgano
dad en el aparato locomotor y en el iímbito üsceral y
del aparato locomotor y el sistema nervioso es el
üceversa,
centro de control. Para ejecutar movimientos armó-
Los factores anteriormente descritos (líquidos,
nicos, los músculos deben trabajar conjuntamente.
membranas, continuidad del tejido conectivo) son la
Esto lo consiguen trabaiando en cadenas, de forma
garantía de que esto sea así. Las leyes físicas y mecá-
que una unidad motora (ver pág. 102) proporcione
nicas son también responsables de que las articula-
sustento a otra.
ciones del conjunto del aparato locomotor (incluidas
Ejemplo:Para que el bíceps braquial pueda flexio- las suturas c¡aneales) procuren que este patrón abar-
nar el codo, algo debe eütar que el hombro sea trac- que el conjunto del sistema musculoesquelético. Esto
cionado anteriormente. Esta tarea será ejecutada por es así independientemente de si el desencadenante de
los extensores del homb¡o y por los estabilizado¡es un patrón es una vértebra, el ilion, un órgano o un
de la escápula.
hueso del cráneo.
De esta forma se c¡ean cadenas en forma de lazos,
Para que el cuerpo funcione de la fo¡ma más ópti-
los denominados lemniscos. Puesto que Ia mayoría ma y sin dolor, todo el organismo se adapta a los ele-
de músculos presentan una disposición diagonal o mentos disfuncionales patógenos. Esto provoca la
están dispuestos en forma de abanico, estos lemnis- disminución de las tensiones, armoniza las relacio-
cos existen tanto en el plano sagital como en el plano nes de presión y mantiene la ci¡culación.
frontal. Esto es necesario para que las fuerzas de autocu-
El reclutamiento de músculos para la ejecución ración del organismo puedan ejecutar su trabajo. Se-
de las secuencias motoras es una tarea del sistema gún la teoría de Ia osteopatía craneosacra, de esta for-
nervioso. Los refleios innatos facilitan este trabajo al ma se mantiene el mecanismo de la respiración
organismo. Los receptores localizados en los múscu- primaria, que permitirá que el "breath of lfe" o
los, en los tendones, en las fascias yen el sistema arti- "aliento vital" alcance las células.
cular informan sobre los movimientos y permiten,
conjuntamente con los centros de la motricidad, ¡ea-
lizar movimientos de coordinación frna y adaptarse a
En este libro
las modificaciones del equilibrio.
En la primera parte del libro presentaremos bre-
vemente al inicio algunos modelos de cadenas mio-
Diferentes modelos de cadenas fasciales (capítulo 2) antes de presentar las bases fi-
siológicas del comportamiento del aparato locomotor
musculares funcionales (capítulo 3).
Cada vez hay más modelos de cadenas miofascia- En el capítulo siguiente (capítulo 4) presentamos
les (ver capítulo 8). Tanto los terapeutas de Rolfing el concepto craneal de Sutherland, limitándonos al

l-.
aspecto biomecánico. Describimos los moümientos modelo craneosacro de Sutherland. En este modelo
fisiológicos de la sincondrosis esfenobasilar y las con- se producen moümientos de sentidos opuestos en-
secuencias que esto tiene para la colurnna vertebral y tre dos unidades motoras consecutivas. Eso explica
para el aparato locomotor. las cifolordosis y las escoliosis, así como las rotacio-
La posición del occipital sobre el atlas determina- nes contrarias entre las unidades (ver la posición del
rá la posición del sacro. Esto también condicionará la pie, de la rodilla y de la cadera en piernas en valgo o
posición de la columna verteb¡al, de las extremida- en varo).
des y del tórax. Para nosotros serán flexores los músculos de las
El capítulo 5 se ocupa de la mecánica de la columna concaüdades y extensores los músculos de las con-
vertebral, en base a la üsión de Litdejohn. El modelo vexidades del aparato locomotor La dominancia de
de pensamiento de Littlejohn es un modelo funcional la cadena flexora provoca automáticamente un au-
proveniente de su experiencia. Explica el comporta- mento de las curvaturas yla dominancia de la cadena
miento de cada uno de los segmentos de la columna extensora provoca una extensión del esqueleto. Pues-
vertebral entre sí. El modelo S1^T (Specifc Adjusting to que embriológicamente el organismo está forma-
Technique) [51,52, 531, desarrollado por Bradbury y do por dos mitades, existe una cadena flexora y una
ampliado por Dummer, es una transformación lógi cadena extensora para cada mitad. La coordinación
ca, práctica y muy válida del modelo de Littleiohn. entre los dos lados corre a cargo delsistema nerüoso.
En el próximo capítulo (capítulo 6) presentamos En esta parte del libro describimos las cadenas mus-
algunos descubrimientos interesantes y las ideas de culares y explicamos la formación de los trastornos
Janda, que tienen una relevancia básicamente prácti- estáticos. En este punto queremos destacar que nues-
ca. tro modelo no es el único válido y solamente es un
El capítulo 7 se ocupa esencialmente de una forma intento para explicar fenómenos observados en la
)-
de diagnóstico simple y racional, los patrones de práctica cotidiana. Las profundas investigaciones lle-
Zink Se trata de la exploración de los patrones de tor- vadas a cabo en la bibliografía especializada y la asis-
a sión miofasciales en las zonas de transición o cha¡ne- tencia a cursos y seminarios nos han proporcionado
las de la columna vertebral. Utilizamos este modelo respuestas a muchas preguntas y nos han brindado la
t- para determinar cuiíl es la región dominante (ver pa¡- ocasión de escribir un trabajo sobre este tema tan in-
§ te práctica). En esta misma parte presentamos la teresante.
f- comparación entre los modelos de Littlejohn, de Zink La segunda parte del libro se ocupa de la práctica;
:o y los fenómenos neurofisiológicos y anatómicos. En aquí presentamos un modelo de diagnóstico y algu-
le este caso es visible que los modelos de Zink y de Lit- nos métodos de tratamiento. Para la exploración nos
tn tlejohn pueden ser proyectados uno en el otro y que basamos en los "patrones de Zink" (ver capítulo 7) y
existen fenómenos neurofisiológicos que nos ayudan en simples pruebas de tracción que nos permiten en-
il- a comprender estos fenómenos. Esto d€staca las in- contrar muy rápidamente la estructura dominante.
e- ter¡elaciones funcionales y estructurales, En este apartado nos limitamos a la presentación de
la Finalmente, en el capítulo 8 presentamos un mo- tratamientos de las estructuras miofasciales. Es eü-
o- delo de cadenas musculares basado en los dos patro- dente que las alte¡aciones orgánicas y las disfuncio-
nes de Sutherland. Describimos el comportamiento nes craneales se aborda¡án con los métodos de tra-
u- de las diferentes unidades motoras del cuerpo y la tamiento adecuados. En esta parte presentamos el
ie- formación de cifolordosis y de escoliosis con los diagnóstico y el tratamiento de los puntos gatillo. Es
)r- músculos implicados. Este modelo se diferencia de una forma de terapia que proporciona una sedación
ón los demás en algunos puntos esenciales. del dolor en muy poco tiempo ante la existencia de
o Opinamos que el conjunto de unidades motoras dolencias agudas o crónicas al tiempo que normaliza
se comporta siguiendo el principio de la rueda den- las modifcaciones estructurales en las unidades mio-
tada, de forma similar a los huesos del cráneo en el fasciales.

rre-
rio-
;fi-

nos
,S al
Herman Kabat 1950: Elevación posterior
Descenso posterior
facilitación neuromuscular
propioceptiva r Para la extremidad superior
El fundador del concepto FNP (o PNF en inglés) Flexión-abducción-rotación externa
fue el Dr Herman Kabat en los años 40 del siglo pa- Extensión-aducción-rotación interna
sado. Desarrolló este método para el tratamiento de Fleión- aducción-rotación externa
pacientes afectados de poliomielitis y recibió el apo- Extensión-abducción-rotación interna
yo de Margaret Knott y Do¡othy Voss, quienes publi-
caron el primer libro sobre FNP en el año 1956. A
partir de entonces este método continuó siendo des-
r Para la extremidad inferior
arrollado y aplicado con éxito en pacientes con otro Flexión-abducción-rotación interna
tipo de cuadro sintomático. Extensión-aducción-rotación externa
El concepto FNP está basado en los conocimien- Flexión-aducción-rotación externa
tos de neuroñsiología de Sir Charles Sherrington [2], Extensión-abducción-rotación interna
1601.

Inervación o inhibición recíproca (reciprocal in-


I Nuca
ner or inhibition )
y ation Flexión hacia la izquierda-extensión hacia la de-
Sumación espacial ,local (spatial summotion) recha y viceversa
Ampliación de la respuesta d,el estírnulo (tempo- Flexión-flexión lateral izquierda-rotación izquier-
ral summation) da y üceversa
Sumación sucesiva temporal (successit'e induc- Extensión-flexión lateral de¡echa-rotación dere-
tion) cha yviceversa
Irradiación (excitabilidad)
Relajación posisométrica (after discharge) I Tronco
Kabat desarrolló una técnica de tratamiento en la Flexión de tronco-flexión lateral-rotación iz-
que los músculos debilitados son integrados en una quierda (o derecha)
cadena muscular. Mediante la aplicación de estímu- Extensión del tronco-flexión lateral-rotación de-
los dirigidos se activa la cadena muscular (mediante recha (o izquierda)
la aplicación de estímulos visuales, auditivos y tácti-
les). Para hacerlo se gestionan de forma óptima las Para los patrones de las extremidades, las direc-
características de los nerüos y de los músculos des- ciones de movimiento mencionadas se refreren a las
critas por Sh€rrington con el objetivo de integrar el articulaciones más próximas al tronco, el hombro y
músculo debilitado (del grupo muscular) de forma la cade¡a. Dos patrones motores antagonistas consti-
óptima en el patrón motor. tuyen una diagonal.
Se estimula la capacidad propioceptiva del apara-
to locomotor para fortalecer los músculos debilita-
dos y para coordinar las secuencias motoras. El obje- Modalidades de aplicación
iivo consiste en proporcionar irpurs positivos al
sistema nervioso central pata facilitar patrones mo- La posición de partida del paciente puede variar
tores normales a través de los ci¡cuitos reguladores (decúbito supino, prono, lateral, sedestación, bi-
centrales. Por esto se aplica el mismo patrón motor pedestación).
de forma continuada. El segmento que debe ser tratado se coloca en po-
sición de estiramiento preüo, de forma que todos
los músculos implicados en este patrón motor
(agonistas y sinergistas) sean estirados.
Patrones motores
Tanto el estiramiento previo como la eiecución del
Se estimulan los siguientes patrones motores: movimiento deben ser completamente indolo¡os.
Se deben corregir las posibles desviaciones del
moümiento.
Para la escápula y Ia pelvis
El terapeuta pide al paciente que se mueva en la di-
Elevación anterior rección deseada y estimula la dirección del moü-
Descenso anterior miento mediante el contacto táctil y la resistencia.
En la posición final del moümiento, los agonistas mento (ver Piret y M .M. Béziers: La coordination mo-
y los sinergistas del patrón motor están acortados frice, Masson 1971). En otras palabras: Ia forma del
de forma óptima y sus antagonistas están estira- cuerpo viene determinada por los patrones motores,
dos. que reflejan a su vez el estado de ánimo de lapersona.
El moümiento empieza normalrnente en las arti- Es aquí donde aparece el componente psiquico, tan
culaciones distales del segmento y continúa hacia importante para la Sra. Struyf-Denys.
proximal. El método Méziéres es una reestructuración del
Se pone una atención especial en los componen- aparato locomotor. Se consideran causas de las defor-
tes de rotación, puesto que éstos son muy impor- maciones los trastornos de coordinación del sistema
tantes para el patrón. mioesquelético. Según Méziéres, la psique no tiene
Las a¡ticulaciones intermedias (codo o rodilla) ningún tipo de influencia. Lo original de este método
pueden quedarse o ser llevadas a la extensión o a fue en su tiempo (años 1960) la ruptura con el trata-
la flexión según las necesidades que surjan du- miento tradicional de la columna vertebral, en el que
rante el moümiento. Las articulaciones proxima- se pretendía enderezar la columna fortaleciendo los
les (hombro o cadera) y las articulaciones distales músculos de la espalda.
realizan en cambio los mismos moümientos. Para Méziéres, las cifosis, las lordosis y las esco-
Los patrones pueden combinarse. liosis no son consecuencia de una insuficiencia mus-
Se tend¡án en cuenta los diferentes principios de culat sino de la existencia de tensiones en la cadena
Sherrington. muscular dorsal. La hipertonía de la cadena muscu-
la¡ dorsal es también la causa de una debilidad de los
músculos abdominales y de Ia aparición de trastor-
nos de la coordinación. El tratamiento debe consis-
Constataciones
tir, por tanto, únicamente en una destonificación de
1. Kabat da mucho valor a los movimientos de las la cadena muscular posterior, desde la cabeza hasta
cadenas musculares y no a los componentes mo- los pies.
tores de cada músculo por separado. Struf-Denys recogió de Kabat el principio de las
2. Del mismo modo que Sherrington considera el cadenas musculares, y de Méziéres el principio del
sistema nerüoso como una unidad, Kabat consi- estiramiento como tratamiento. Piret y Béziers con-
dera los músculos como una unidad. tribuyeron al conjunto con Ia nota psíquica. Y de to-
3. Kabat describe diferentes patrones para la extre- do ello se originó el primer modelo de cadenas mus-
midad superior y para la extremidad inferior. culares global.
En los patrones de la enremidad superior se aso- Struf-Denys describe diez cadenas muscula¡es,
cian la flexión y la rotación externa y la extensión cinco en cada hemicuerpo. Normalmente, estas ca-
y la rotación interna. denas funcionan de fo¡ma coordinada para eiecutar
En los patrones para las extremidades inferiores movimientos en forma de espiral. En estos movi-
se asocian la abducción y la rotación interna y la mientos, en la mayoría de los casos domina una de
aducción y la rotación externa. las cadenas miofasciales.
La cadena dominante proporciona al cuerpo su
forma y una gestualidad especial a cada persona. Pa-
ra Strul.f-Denys es sin duda imposible neutralizar
Godelieve Struyf-Denys completamente la cadena dominante. Esto sería co-
mo intentar modificar completamente el tipo de una
Godelieve Struyf-Denys, una fisioterapeuta bel-
ga formada en osteopatía (ESO-London), fue la pri- Persona.
En cualquier caso, Io que sí podemos intentar es
mera que habló de cadenas muscula¡es propiamente
restablece¡ el equilibrio cuando existe una cadena
lr4l l. muy dominante que provoca un desequilibrio, de
Conocía el principio del FNP de Kabat y la terapia
forma que nos permita realizar movimientos coordi-
para la columna vertebral de Méziéres. Su trabajo
nados y que evitemos las deformaciones.
también estaba muy influenciado por Piret y por Bé-
Existen tres causas que pueden originar desequi-
ziers, para quienes el movimiento depende de la fo¡-
lib¡ios muscula¡es. Para Struyf-Denys son las si-
ma de las superficies articulares y de la disposición
guientes:
de los músculos, especialmente de los músculos plu-
riarticulares. La causa principal es la psique: Ia postura,los ges-
Estos dos factores, según Piret y Béziers, dan lu- tos y la morfología de una persona son en gran
gar a movimientos espirales. Esto causa tensiones parte el reflejo del estado psíquico que esta perso-
que proporcionan la forma y la estructura del seg- na vive.
La segunda causa es el estilo de vida: los hábitos t Las cadenas musculares
de trabajo, el deporte y también el déficit de fundamentales o verticales
movimiento provocan cargas incorrectas de los
músculos y tensiones musculares desequilibra- Cadena anteromediana
das.
El tercer factor influye en las estructuras miofas- Porción primaria:
ciales a través del circuito regulador central. Musculatura ventral del tronco
Músculos del suelo pélüco
El estrés, la rabia, las preocupaciones, la pena y
M. recto del abdomen
otros facto¡es emocionales son capaces de modificar
Porción inferior y media del m. pectoral mayor
de forma pasajera o permanente el tono de determi-
M. transverso del tórax
nadas cadenas musculares.
Músculos intercostales (porción medial)
M. subclavio
M. escaleno anterior
Organización de las cinco Porción esternal del m. esternocleidomastoideo
cadenas musculares Musculatura hioidea

Las cinco cadenas musculares de cada hemicuer- Porción secundaria:


po están compuestas por los elementos siguientes: Extremidad inferior
T¡es cadenas musculares fundamentales o ¡¡erti- M. piramidal del abdomen
cales que abarcan el tronco y la cabeza. Músculos aductores
Dos cadenas muscula¡es complementarias u ho- M. grácil (recto interno)
rizontales, que comprenden las extremidades su- Porción medial del m. gastrocnemio
periores e inferiores. M. aductor largo del dedo gordo

Son cadenas relacionales que comunican al hom-


Extremidad superior
bre con su entorno.
Estas cinco cadenas musculares se corresponden Porción anterior del m. deltoides
con cinco constituciones psíquicas, que se diüden a M. braquial
su vez en tres constituciones fundamentales y dos " M. supinador
constituciones complementarias. Abductores del pulgar
Es interesante saber que Struf-Denys relaciona
cada una de las cadenas v€rticales fundamentales
Cadena posteromediana
con una región del cráneo. La forma (abombamien-
to, aplanamiento...) de cada una de estas regiones del Porción primaria:
cráneo nos proporcionará indicaciones sobre la do-
Músculos e¡ectores del tronco
minancia de una determinada predisposición o ten-
dencia psíquica. Las cadenas verticales presentan
' Extensor largo del cuello
prolongaciones musculares en las extremidades, del
Porción secundaria:
mismo modo que las cadenas muscu.lares horizonta-
les están unidas con el eje esquelético y por lo tanto Extremidad inferior
con las cadenas verticales a través de los músculos M. semimembranoso
del tronco. M. semitendinoso
A continuación mencionaremos solamente los M. sóleo
componentes musculares de las cinco cadenas mus- Flexores de los dedos del pie
culares. Para obtene¡ más info¡mación, el lector pue-
de leer la obra original [40]. Extremidad superior
. M. dorsal ancho
Porción ascendente del m. trapecio
, M. infraespinoso
M. redondo menor
n Porción posterior del m. deltoides
Porción larga del m. tríceps braquial
Flexo¡es de los dedos
Pronadores
figut a 2.1 Cadena anteromed iana segú n Struyf- Denys Figur a 2.2 Cadena posteromed iana segú n Struf- Denys

Cadena posteroanterior-anteroposterior Porción medial del m. tríceps braquial


(PA-AP) Ertensores de los dedos

Porción primaria:

Músculos paravertebrales autóctonos o profundos Cadenas musculares horizontales


Músculos de la respiración o complementar¡as
Mm. esplenios de la cabezay del cuello
Mm. escalenos Cadena posterolateral (PL)
M. psoasilíacos
Extremidad inferior
Porción secundaria: M. glúteo medio
Extremidad inferior M. bíceps femoral
M. vasto externo
M. vasto medial Mm. peroneos
M. recto femoral M. gastrocnemio lateral
Extensores de los dedos del pie M. plantar
Porción lateral del m. abductor
Extremidad superior
Extremidad superior
M. pectoral menor
M. coracobraquial Porción horizontal y descendente del m. trapecio
Porción corta del m. bíceps braquial M. supraespinoso
Figura 2.3 a, b Cadena
poste roanterior-anteroposterior
según Struyf-Denys

Porción media del m. deltoides Extremidad superior


Porción lateral del m. tríceps braquial
Porción clavicular de los mm. esternocleidomas-
M. ancóneo toideo, pectoral menor y deltoides
M. extensor cubital del carpo
M. flexor cubital del carpo M. redondo mayor
M. abductor del meñique M. dorsal ancho
M. subescapular
Porción larga del m. bíceps braquial
Cadena anterolateral (At) Porción superficial del m. supinador
Ertremidad inferior M. braquiorradial
Mm. extensores radiales corto y largo del carpo
M. glúteo medio M. palmarlargo
M. tensor de la fascia lata Musculatura tenar
M. tibial anterior Mm. lumbricales e interóseos palmares
M. tibial posterior M. flexor radial del carpo
Mm. interóseos plantares
Mm. lumbricales
figw a 2.4 Cadena posterolateral segú n Struyf-Denys Figura 2.5 Cadena anterolateral según Struyf-Denys

denominadas estaciones de relevo (las estaciones) de


modo que adquieren una importancia especial.
Los meridianos miofasciales permiten efectuar
"Anatomy Trains un análisis global de la estática corporal y el terapeu-
Meridianos m iofasciales ta puede tratar de forma dirigida los meridianos
acortados.
Tom Myers, terapeuta registrado de la técnica de Myers describe siete meridianos miofasciales, que
Rolf y docente en el Instituto Rolf, describe en su li- representaremos aquí de forma muy limitada.
bro Anatomy Tiains II08l una serie de cadenas mio-
fasciales en un lenguaje propio de esta técnica. Para
la representación de las cadenas utiliza metiiforas co-
Cadenas miofasciales según T. Myers
mo üas, rafles, trenes exprés, etc. Mediante la utiliza-
ción de estas metáforas, las complejas cadenas pre-
sentadas adquieren una forma plástica yüsible.
r Línea dorsal superficial
Los acoplamientos miofasciales son representa- Fascia plantar
dos de forma simple y comprensible; dominan la glo- M. tríceps sural
balidad y la continuidad miofascial. Los tractos fas- Mm. isquiotibiales
ciales tienen continuidad por todo el cuerpo, y las Ligamento sacrotuberoso
líneas de tracción (o meridianos miofasciales) se ex- M. erector de la columna
tienden siguiendo la misma dirección. Las insercio- Mm. suboccipitales
nes óseas de los músculos o de las fascias forman las Galea aponeurótica
Línea dorsal superfici¿l (LDS)

Figura 2.6 Cadenas miofasciales según Myers. Línea dorsal superficial

I Línea frontal superficial Esta línea rodea el tórax e induce una torsión de
la caja torácica.
Músculos del compartimento anterior
Ligamento infrarrotuliano y cuádriceps
M. recto del abdomen I Líneas de los brazos
M. esternal y m. pectoral mayor
M. esternocleidomastoideo (ECM) Existen cuatro líneas de los brazos, una para cada
Iado del brazo, desde el tórax o el occipucio hasta los
de dedos:
Líneas Iaterales
¡ar Línea profunda frontal del brazo
tu- Planta del pie y mm. peroneos Línea superficial frontal del brazo
ros
Tracto iliotibial, m. tensor de la fascia lata y m. Línea profunda posterior del brazo
glúteo mayor Línea superficial posterior del brazo
Mm. oblicuos y m. cuadrado lumbar
lue
Músculos intercostales
M. esplenio y m. esternocleidomastoideo r Líneas funcionales
Las líneas funcionales son prolongaciones diago-
's I Línea espiral nales de las líneas del brazo hacia la pelvis del lado
contrario. Unen los dos hemicuerpos.
M. esplenio de la cabeza
M. romboides y m. serrato anterior del otro lado Línea dorsal funcional
Mm. oblicuos Línea frontal funcional
M. tensor de la fascia lata y tracto iliotibial
M. tibial anterior
M. peroneo largo
r Línea profunda frontal
M. biceps femoral Planta del pie
Lig. sacrotuberoso Músculos del compartimento dorsal
M. e¡ecto¡ de la columna hasta su punto de origen Aductores de la cadera
Línea frontal 5upeficial (LFS) Línea lateral

Figura 2.7 a-e Cadenas miofasciales según Myers. (a) Línea frontal superficial. (b) Línea lateral. (c, d, e) Líneas espirales
figura 2.8 a, b Cadenas miofasciales
según Myers. (a) Líneas donales del
brazo. (b) Líneas frontales del brazo

M. psoasilíacos Además, Leopold Busquet ha escrito dos libros


Ligamento longitudinal anterior más sobre osteopatía craneal. Es digno de mención
Diafragma que, en lo que concierne a algunos puntos de üsta,
Mediastino y pericardio manifiesta conceptos opuestos a los de Sutherland y
Pleura los demás expertos craneales angloamericanos. En
Mm. escalenos este sentido, describe por ejemplo los signos paliati-
Mm. hioideos vos de la torsión craneal y la inclinación lateral-rota-
Músculos de la masticación ción, contrariamente a lo que dice Sutherland [102].
Son interesantes las relaciones que establece Bus-
Aunque estas cadenas sean muy teóricas y no siem- quet entre las disfunciones orgánicas (y las patologías)
pre comPrensibles, muchas veces nos Proporcionan y la estática. El autor describe dos grupos de disfun-
una explicación para las manifestaciones sintomáticás. ciones orgánicas y las respectivas consecuencias Para
el aparato locomotor.

Alteraciones de órganos invasivas de espacio (p.


Leopold Busquet ei., congestión hepática), que exigen a los múscu-
los que dejen suficiente espacio para el órgano
Cadenas musculares Procesos de retracción o dolorosos, en los que se
solicita a los músculos para proporcionar meior
El osteópata francés Leopold Busquet ha escrito
sostén al órgano o para relajar el tejido doloroso y
una serie de libros sobre el tema de las cadenas mus-
conseguir así un efecto Paliativo del dolor (posi-
culares [25-30]. En los cuatro primeros libros descri-
ción antálgica en un proceso inflamatorio del ab-
be las cadenas musculares del tronco y de las extre-
domen).
midades. El quinto tomo se ocupa de las relaciones
craneales de las cadenas musculares del tronco. El úl-
timo libro de la serie describe las relaciones üscera- La presencia de trastornos viscerales Puede ser Ia
Ies de los órganos abdominales a través del apatato causa de deformaciones estáticas como escoliosis, ci-
suspensor (mesos, ligamentos, epiplones) y del peri- folordosis, pie cavo o plano, así como el punto de ini-
toneo con el tronco. cio de lesiones musculares, tendinosas o articulares.
;

fl
Figura 2.9 a, b "Tendencia a la apertura" en procesos Figura 2.10 a, b "Tendencia al cierre" (enrollamiento) en
invasivos en el abdomen procesos que requieren sujeción y cuando hay espasmos
en el abdomen

Cadenas miofasciales según Busquet


Busquet describe cinco cadenas en el tronco, que
se continúan en las extremidades:
1 Cadena posterior estática
2. Cadena de flexión o cadena recta anterior
J. Cadena de extensión o cadena recta posterior
4. Cadena diagonal posterior o "cadena de apertu-
ra"
5. Cadena diagonal anterior o "cadena de cierre"

r Cadena posterior estática


En posición de bipedestación la fuerza de la grave-
dad tiene tendencia a inclinar el cuerpo hacia delante.
Hay dos meca¡rismos pasivos (es decir, que consumen
poca energía) que actúan contra esta fierza. Estos son,
por un lado, los espacios pleural y peritoneal, que ejer-
cen una fuerza expansiva, ypor el otro, la presencia de
una cadena ligamentaria y fascial que se extiende desde
el hueso frontal hasta el sacro.
En las extremidades se continúa en la cara exter-
na de las piernas y hasta los pies. Esto tiene una razón
de ser: durante la marcha la fuerza dela gravedad tie-

Figura 2.1 1 a, b Cadena posterior estática según Busquet


Figura2.12 a-c Cadena de
flexión o cadena recta anterior
según Busquet

ne tendencia a inclinar el peso del cuerpo hacia la Cadena de flexión o


pierna de oscilación. cadena recta anterior
Observación: La filogénesis nos proporciona otra
erplicación de este fenómeno. En el transcurso del Busquet atribuye a esta cadena las funciones si-
desarrollo se ha producido una rotación interna de guientes:
Ias extremidades inferiores (posteriores) que ha pro- La flexión
r-ocado que los músculos dorsales de la pierna aca- La cifosis global del tronco
ben colocados en la parte lateral. En este proceso, la El "enrollamiento" físico y psíquico
rodilla y el pie se han desplazado de modo que su La introversión
plano de movimiento se ha orientado en el plano del
desplazamiento. Para hacerlo, las estructuras dorsa- Y está compuesta por los músculos siguientes:
Ies de la pierna se han desplazado externamente. En
este caso, la historia del desarrollo nos proporciona
un claro ejemplo de cómo la estructura se adapta a la En el tronco:
función. Mm. intercostales anteriores
La cadena estática posterior está compuesta de las M. recto del abdomen
estructuras siguientes, de craneal a caudal: Músculos del suelo pélvico
Hoz del cerebro y cerebelo
Aparato ligamentario del arco vertebral Unión con la escápula
Fascia toracolumbar
M. transverso del tórax
Lig. sacrotuberoso y sacroespinoso
M. pectoral menor
Fascia de los mm. piriforme y obturadores
Porción descendente del m. trapecio
Tensor de la fascia lata (constituye la unión con la columna vertebral)
Peroné y membrana interósea
Fascia plantar
Unión con la parte superior del brazo Flexión de la rodilla
M. pectoral mayor M. semimembranoso
M. redondo mayor M. poplíteo
M. romboides
Extensión dorsal del pie
Unión con la columna vertebral cervical
M. extensor largo de los dedos
M. escaleno
M. esplenio del cuello Flexión plantar de los dedos del pie y aumento
de la bóveda del pie
Unión con la cabeza
M. cuadrado plantar
M. subclavio M. flexor corto del dedo gordo
M. ECM M. flexor corto del quinto dedo
M. esplenio delacabeza Mm.lumbricales

Unión con la extremidad inferior


r Cadena de extensión o
M. psoasilíaco cadena recta posterior
La cadena extensora cumple las funciones si-
En Ia extremidad superior: guientes:
Según Busquet, en las extremidades superiores Extensión
no se produce Ia inversión regular de flexión y exten- Lordotización global del tronco
sión. La cadena de los flexores de la extremidad supe- ' Apertura hacia fuera
rior está formada por lo tanto por los músculos ante- Comunicación con el entorno
riores.

Porción anterior del m. deltoides Está compuesta por los siguientes elementos:
M. coracobraquial
M. bíceps braquial
.,. M. braquial
Mm. flexores de la mano y de los dedos

En Ia extremidad inferior:
Los moyimientos siguientes son el resultado de una
activación de la cadena de los flexores de la pierna:

Rotación del ilion hacia dorsal


Flexión de la cadera
Flexión de la rodilla
Extensión dorsal en la articulación del tobillo
Aumento de la bóveda plantar

La cadena flexora de la pierna está compuesta por


los músculos siguientes:

Rotación posterior del ilion


M. recto del abdomen
M. psoas menor
M. semimembranoso

Flexión de la cadera
M. psoasilíaco Figura 2.13 a, b Cadena extensora o cadena recta
Mm. obturadores interno y externo posterior según Busquet

l.-
En el tronco: Extensión de la cade¡a

Plano profundo M. glúteo mayor


M. cuadrado femoral
Músculos autóctonos
M. e¡ecto¡ del tronco
Extensión de la rodilla
Po¡ción iliosacra del m. cuad¡ado lumbar
M. vasto intermedio del cuádriceps
Plano medio M. flexor plantar del pie
M. plantar
Mm. serratos posteriores superior e inferior
Extensión del antepié
Unión con la escápula
M. flexor corto de los dedos
Porción horizontal y descendente del m. trapecio
M. pectoral menor
Extensión cle los dedos del pie
M. transverso del tórax
Mm. interóseos
Unión con el brazo M. extensor corto de los dedos
M. extensor corto del dedo gordo
M. dorsal ancho
sl- M. redondo mayor
M. pectoral mayor
r Cadena diagonal posterior
Unión con la columna vertebral cervical o "cadena de apertura"
M. esplenio del cuello
Mm. escalenos Las cadenas diagonales provocan la torsión del
Mm. paravertebrales espinotransversos tronco. Las cadenas diagonales anteriores efectúan
una torsión hacia delante y las posteriores una tor-
Lnión con la cabeza sión hacia atrás. Cuando dominan las dos cadenas
diagonales, los dos hombros y los huesos ilíacos son
M. esplenio de la cabeza traccionados hacia anterior y medial. Las dos cade-
Porción ascendente del m. trapecio nas diagonales dorsales traccionan los hombros y los
M. ECM huesos iliacos hacia atrás. En las extremidades infe-
riores tienen un efecto similar Las cadenas diagona-
Unión con la ext¡emidad inferior les dorsales causan una abducción y rotación €xterna
en la pierna, mientras que las cadenas anteriores
M. glúteo mayor
oblicuas provocan una aducción y una rotación in-
terna en la pierna.
En la ext¡emidad superior: Composición de la cadena diagonal posterior:
Los extenso¡es de Ia extremidad superior son los
Observación: Busquet denomina las cade-
músculos posteriores:
nas diagonales según su origen en el ilion.
Porción posterior del m. deltoides La cadena diagonal derecha une el ilion de-
M. tríceps braquial recho con el hombro izquierdo,
Mm. extenso¡es de la mano y de los dedos
Cadena de apertura diagonal derecha
En Ia ext¡emidad inferior:
En el tronco
La cadena de los extensores gira el hueso ilíaco
Fibras iliolumbares de los mm. paravertebrales
hacia delante, extiende la cadera y la rodilla, efectúa
derechos
una flexión plantar en la a¡ticulación del tobillo y
Fibras iliolumbares del m. cuadrado lumbar de¡e-
desciende la bóveda plantar.
cho
Fibras iliosac¡as del m. cuadrado lumbar izquier-
Rotación anterior del ilion
do
M. cuadrado lumbar Mm. intercostales internos izquierdos
M. cuadrado femoral M. serrato posteroinferior izquierdo
figura2.14 a-e cadena diagonal posterior o "cadena de apertura,, según Busquet

Unión con el hombro izquierdo Unión con el brazo izquierdo


Porción ascendente del m. trapecio izquierdo M. dorsal ancho izquierdo
M. pectoral menor izquierdo M. redondo mayor izquierdo
M. transverso del tórax izquierdo M. pectoral mayor izquierdo
Unión con la columna vertebral cervical Abclucción y rotación externa de la cadera
M. esplenio del cuello izquierdo M. piriforme
Mm. escalenos izquierdos Mm. glúteos mayor y medio

Unión con Ia cabeza Rotación externa y varo de la rodilla


M. esplenio de la cabeza izquierdo M. bíceps femoral
M. ECM izquierdo M. vasto lateral
M. trapecio izquierdo
Varo de la parte posterior del pie y supinación
Unión con la pierna derecha
M. tibial anterior
Porción superficial del m. glúteo mayor M. tibial posterior
M. extensor largo del dedo gordo
En esta cadena el ilion efectúa un outJlare,la ca-
dera una abducción y una rotación externa, la rodilla
se coloca en posición vara y el pie en supinación.
n Cadena diagonal anterior
Se activan los siguientes músculos de la extremi-
dad inferior:
o "cadena de cierre"
Como ejemplo pondremos la cadena diagonal
Outflare del ilion anterior izquierda (del ilion izquierdo hasta el hom-
bro derecho).
M. elevador del ano
M. isquiococcígeo
En el tronco
M. sartorio
M. tensor de la fascia lata (TFL) Plano profundo: m. oblicuo interno izquierdo
Mm. glúteos Plano superflcial: m. oblicuo externo derecho

Fieura 2.15 a-c Cadena diagonal anterior o "cadena de cierre" según Busquet
4d Mm. intercostales externos derechos , Las dos cadenas rectas anteriores efectúan una
iirM. serrato posterior superior derecho flexión.
., Las dos cadenas rectas posteriores efectúan una
Unión con el hombro de¡echo extensión.

t, M. transverso del tórax derecho


t La cadena derecha anterior y la recta posterior
efectuan una inclinación lateral derecha.
;' M. pectoral menor derecho ' La cadena izquierda anterior y la recta posterior
'r, Porción ascendente del m. trapecio derecho
efectuan una inclinación lateral izquierda.
+ M. serrato anterior derecho . La cadena diagonal anterior izquierda efectúa
+ M. romboides derecho
una torsión anterior izquierda del tronco.
.'r La cadena diagonal anterior derecha efectúa una
Unión con el brazo derecho torsión anterior derecha del tronco.
§r M. pectoral mayor derecho ., La cadena diagonal posterior izquierda efectúa
+ M. redondo mayor derecho una torsión posterior izquierda del tronco.
.i M. romboides derecho 'r La cadena diagonal posterior derecha efechia una
torsión posterior derecha del tronco.
Unión con la columna cervical r La cadena diagonal anterior derecha y la cadena
diagonal posterior izquierda efectúan una rota-
c¡ Mm. escalenos derechos ción derecha del tronco.
o M. esplenio del cuello izquierdo , La cadena diagonal anterior izquierda y la cadena
diagonal posterior derecha efectúan una rotación
Unión con la cabeza izquierda del tronco.
* M. subclaüo derecho
' La cadena diagonal anterior izquierda y la poste-
,:i: M. ECM derecho rior izquierda efectúan una traslación izquierda.
m M. esplenio de la cabeza izquierdo
: Las dos cadenas diagonales ante¡iores "cierran el
+ Porción descendente del m. trapecio izquierdo
'.
cuerpoi
Las dos cadenas diagonales posteriores 'abren el
cuerpo'1
Unión con la extremidad inferio¡
e M. piramidal del abdomen
tt
Cuando existe una dominancia de esta cadena Paul Chauffour2 Le lien (enlace)
muscular en la pierna se produce un inJlare delllion, mécaniqud' en osteopatía
una rotación interna y una abducción de la cadera,
un valgo de rodilla y del retropié, una pronación del
Cadenas biomecánicas
pie y un hallux valgus.
de Paul Chauffour
Los músculos implicados son:
PauI Chauffour, un osteópata francés, describe
* Inflare delilion: m. oblicuo interno en su libro Le lien mécanique en osteopathie l45l la
,!¡ Aducción y rotación interna del fémur: aducto- topografía de las fascias y de sus puntos de inser-
res, m. pectíneo ción en el esqueleto de forma muy clara, así como
Rotación interna de la tibia: m. grácil, m. semi- sus funciones. Además, en un capítulo denominado
tendinoso, m. vasto medial "biomecánica osteofascial" presenta las cadenas
a Valgo de la rodilla: m. gastrocnemio lateral miofasciales para los cuatro moyimientos principa-
Valgo del calcíneo y pronación del pie: mm. pe- les del cuerpo:
roneos, m. abductor del quinto dedo, m. abductor
¡, Flexión = enrollamiento
largo del dedo gordo
i: Extensión
.1. Torsión hacia anterior

Funciones de las cadenas


' Torsión hacia posterior

muscu¡ares miofasciales En esta obra expone de fo¡ma muy detallada los


procedimientos biomecánicos en cada una de las re-
Las cinco cadenas musculares son responsables giones de la columna vertebral, del tórax, de las ex-
de todos los movimientos del tronco. tremidades y del oráneo.
Chauffour establece una interesante relación I Torsión hacia anterior
entre la biomecánica craneal y la biomecilnica pa-
rietal. C6: Para Chauffour, C7 se comporta como una
En otra parte del libro, Chauffour describe su for- vértebra torácica, C6 como una vértebra cerücal.
ma de proceder al realizar el diagnóstico y para reali- Las rotaciones contrapuestas que tienen lugar al
zar el tratamiento. Son tests de tracción y de compre-
realizar la torsión causan estrés entre C6 y C7.
C7: No presenta ninguna unión articular con la 1"
sión fascial muy suaves.
Trata mediante una especie de impulso reflejo costilla y por lo tanto está poco estabilizada.
T4: El tendón central llega hasta T4 y frena la ro-
después de que el osteópata haya llevado a cabo una
exploración completa. Para el impulso, el terapeuta tación de la parte superior de la CT al realizar la
busca [a mayor resistencia del segmento que hay que
torsión del tronco.
lratar en todos los planos del espacio, efectúa una li- T6: La aponeurosis del m. dorsal ancho presenta
gera puesta en tensión y aplica el impulso.
una inserción en T7, lo que hará que T6 sufra
más.
En este modelo son interesantes las explicaciones
miofasciales que explican la formación de las disfun- T10: La décima costilla estabiliza T10, algo que ya
lna no ocurre con T11 y T12.
ciones.
En los párrafos siguientes no representaremos La torsión se hará notar especialmente entre T10
ana y T11.
cada una de las cadenas, sino que nos Iimitaremos a
)ta- T11: T12 es el centro de la torsión y por lo tanto se
exponer las explicaciones de Chauffour para la for-
mación de disfunciones de cada uno de los segmen- mueve muy poco durante la torsión. Ello provoca
ena estrés en Tl1.
tos. Las cadenas miofasciales de Chauffou¡ son, en
:ton L2: Los pilares del diafragma se llevan a L2 hacta
términos generales, idénticas a las de Leopold Bus-
quet. la torsión.
)ste-
da.
¡n el Patrones de flexión r Torsión hacia posterior
C1: El diente del axis impide la flexión de Cl.
C1: Se ve sometida a estrés puesto que la inclina-
en el ción lateral entre Cl y C2 es contraria.
C2: Está sometida a un estrés especial puesto que
C6: Lo mismo es válido para C6 y C7.
C1 y la parte infe¡ior de la CC se flexionan muy
poco. T6: La fascia toracolumbar eierce más tracción
C7: Ya no está estabilizada por las costillas y está
sobre la parte inferior de la columna vertebral,
hasta T7 incluida. De ello puede resultar un con-
ce) sometida a Ia tracción fascial ejercida por los ten-
dones centrales.
flicto entre T6 y T7.
T4: Es la vértebra más inferior sometida a la trac-
T10: T11 se gira más que T10, lo que provoca un
estrés entre T10 y T11.
ción fascial ejercida por el tendón central.
La porción horizontal del m. trapecio finaliza en T12: El m. trapecio presenta una inserción hasta
T4 y la porción ascendente empieza en T5.
T12, lo que hace que esta vértebra sea más trac-
T6: La fascia toracolumbar presenta una inser- cionada hacia la torsión que Ll.
scribe ción fija en T7 a través del m. dorsal ancho. Esto
1)l la provoca una carga de T6 al realizar la flexión.
inser- T12: Es traccionada hacia caudal por el psoas.
como Ll y L2: El pilar del diafragma ejerce tracción so- Resumen de los diferentes
rinado breLl y L2. modelos de cadenas
¿denas
incipa-
miofasciales
Patrones de extensión
Según nuestros conocimientos, Kabat fue el pri-
La región Tl-T2 es comprimida hacia arriba por
mero en destacar Ia importancia de las cadenas mus-
Ia tracción del m. trapecio y hacia abajo por la
culares en el tratamiento de músculos debilitados. Lo
t¡acción del m. dorsal ancho.
razonó con el argumento de que el cerebro solamente
Esto colocará a T7 es una situación de especial
conoce secuencias motoras y no músculos aislados.
debilidad.
En consecuencia, Kabat definió una serie de pa-
El motivo que acabamos de exponer ejercerá
lada los trones motores, sin deñnir cadenas continuas desde
también una compresión especial sobre T11.
r¿ las re- la mano hasta el pie. Sus métodos de tratamiento es-
L2 está sometida a la tracción del diafragma.
¿ las ex- taban basados en conocimientos neurofisiológicos
que más tarde también fue¡on la base de otras técni- Los dos osteópatas franceses, Paul Chauffour y
cas de energía muscular. Leopold Busquet, han presentado modelos intere-
La primera en hablar de cadenas musculares que santes. Paul Chauffour describe de fo¡ma muy deta-
abarcaban todo el cuerpo fue Godelieve Struf- llada la biomecánica del aparato locomotor y del crá-
Denys. Para ella, los factores psíquicos son la razón neo en diferentes patrones motores, Son interesantes
principal de la aparición y desarrollo de cadenas sus patrones motores globales, que incluyen los mo-
musculares dominantes, La forma externa del cuer- ümientos craneales. Leopold Busquet aborda las ca-
po es influenciada por factores internos. La función denas musculares concretando más en los músculos.
determina la estructura. Las cadenas musculares des- Él también las relaciona con el sistema craneal, sin
critas por Struf-Denys presentan una continuidad explicar las disfunciones descritas por Sutherland de
en el cráneo. La forma del cráneo es influenciada por forma explícita a través de las cadenas musculares. É,1
las cadenas musculares. Puesto que existen causas explica las causas üscerales para las deformaciones
genéticas para la dominancia de las cadenas muscu- parietales a través de las uniones fasciales, es decit a
lares, es imposible eliminar una cadena dominante. través del aparato suspensor de los órganos. Según el
El terapeuta podrá alcanza¡ solamente "un equilibrio tipo de disfunción orgánica se programan los múscu-
dentro del desequilibrio'l los de modo que consigan un entorno lo más óptimo
Thomas Myers presenta el sistema de cadenas posible para cumplir su función. Las deformaciones
muscula¡es más complejo. En este sistema es difícil de la columna vertebral, así como Ias disfunciones y
identificar patrones motores. En este caso debemos las patologías articulares y de las estructuras periarti-
tener en cuenta que los terapeutas de la técnica de culares, se explican claramente a través de los des-
Rolf consideran muy importantes otros puntos dife- equilibrios.
rentes de los de los osteópatas.
Para la práctica es importante que el terapeuta pue- r Sustancia básica
da efectuar un diagnóstico lo más exacto posible sobre
elestado deltejido que hay que tratar. Debe conocer las
Mucopolisacáridos: la sustancia básica está for-
;aracterísticas de los componentes del tejido para po-
mada por proteoglucanos y glucosaminoglucanos
que unen el colágeno con las 6bras elásticas y se unen
der actuar terapéuticamente con un obietivo claro.
así al agua. Estabilizan el teiido conectivo y propor-
cionan elasticidad al tejido. Absorben parte de las
fuerzas actuantes sobre el tejido y procuran que el te-
Componentes del jido recupere su forma original después de ser some-
tido a una carga. Mediante la unión de los proteoglu-
tejido conectivo canos con los glucosaminoglucanos se forma un
campo de tensión en el teiido.
El teiido conectivo se desarrolla embriológica- Las modificaciones de las relaciones de presión
¡ente del mesodermo y forma grandes mallas de en el tejido provocan que las células absorban o des-
;omplejos celulares con sustancia intercelular. prendan agua. De esta forma, en el tejido se forman
oscilaciones de tensión que son denominadas actiü-
dad piezoeléctrica. La actividad piezoeléctrica esti-
Las células mula las células para que sinteticen y organicen las
moléculas de colágeno. Ésta es una característica que
Constituyen células fijas, células de tejido conec- será utilizada en las técnicas de tratamiento fascial
::ro y células móviles.
ll l 11.

r Células fijas r Las fibras


Fibroblastos y fi brocitos Dividimos las fibras en:
Células reticulares
Células grasas Fibras de colágeno
Condroblastos y condrocitos Fibras elásticas o reticulares
Osteoblastos y osteocitos Proteínas no colágenas

¡ Células móviles Fibras de colágeno o fibrillas


Colágeno significa aglutinador. Las fibras de co-
En contraposición a las células fijas, provenientes
lágeno proporcionan el color blanco al tejido. Ade-
iel mesénquima, las células móviles provienen de cé-
más del agua, son el segundo componente más im-
.ulas de la médula ósea (células embrionarias hema-
portante del tejido conectivo. Están compuestas por
:opoyéticas).
fibras entrelazadas y de disposición espiral que pue-
Entre ellas están:
den adoptar diferentes formas según el tipo de carga
Macrófagos a Ia que se vean sometidas (compresión o tracción).
Monocitos Encontramos fibras de colágeno en los ligamentos,
Histiocitos las cápsulas, los tendones, las aponeurosis, los tabi-
Mastocitos ques musculares, el cartílago y los discos interverte-
Granulocitos brales.
Linfocitos
Funciones:
Las células móviles desempeñan un importante
EI colágeno proporciona elasticidad al teiido.
:apel en los mecanismos de defensa celular.
Abso¡be fuerzas de t¡acción.
Actúa contra las fuerzas de compresión.

Sustancia intercelular
Caracteríslicas:
La sustancia intercelular, también denominada El colágeno tiene una gran capacidad de resisten-
matriz, está compuesta por todos los componentes cia a la tracción.
¿rtracelulares del tejido conectivo. Además de agua, Las moléculas se ordenan siguiendo la di¡ección
:ontiene componentes que son producidos por las de las fuerzas de tracción o de compresión para
.elulas de tejido conectivo. poder actuar contra ellas. Cuando se mantiene la
dirección de la tracción, las fibras se orientan pa- Funciones:
ralelamente entre sí (tendones, ligamentos). Si la
Tienen la función de unir entre sí los componen-
dirección de la tracción varía, se forman fibras en
tes extracelulares del tejido conectivo. De ellos se
todas las direcciones (aponeurosis).
forma una red que permite que el tejido conectivo
El grosor y la estabilidad de la hbra de colágeno
cumpla su función.
dependeriin de la carga a la que esté sometida. El
Participan en procesos metabólicos, permitiendo
entrenamiento dirigido y la carga aumentarán el
el transporte de sustancias a través del teiido co-
grosor yla resistencia de las fibras de colágeno.
nectivo e influenciar la polaridad de las células.
El turnoyer (recambio) de las fibras de colágeno
Forman puentes de unión entre los proteogluca-
dura unos 300-500 días.
nos y las cadenas de ácido hialurónico, de forma
que se puede aglutinar agua en el tejido y éste
Fibras elásticas puede cumplir su función de abso¡ción.

Las encontramos principalmente en el te¡ido co-


nectivo laxo: en la piel, en los vasos, en el cartílago r Agua
elástico, y también en tendones y ligamentos. Las fi-
Aproximadamente un 607o de nuestro peso cor-
bras elásticas contienen una sustancia denominada
poral está formado por agua. De ella, un 707o es in-
elastina que presenta una coloración amarillenta. En
tracelular y un 30% extracelular.
los vasos el porcentaje de fibras elásticas es un 50%;
En el espacio extracelular el agua se distribuye en
en Ia piel y en los tendones es un 5% aprox.
las regiones siguientes:
El ligamento amarillo está compuesto principal-
mente de fibras elásticas, de aquí su coloración ama- Como líquido intersticial en el tejido intercelular.
rillenta. Como componente de la sangre en los vasos san-
guíneos.
Funciones: Como componente del líquido cefalorraquídeo.
Como líquido axoplasmático en los nervios.
Las fibras elásticas proporcionan elasticidad y
movilidad al teiido.
Funciones:
En Ios tendones y en los ligamentos permiten que
las fib¡as de colágeno mantengan su estructura Transporte y dilución.
ondulada. El agua proporciona volumen y forma al tejido.
Las fue¡zas de compresión y de tracción son ab- Función amortiguadora.
sorbidas primero por las fibras elásticas y trans- Desempeña un papel importante en la termorre-
mitidas después de forma regular entre las fibras gulación.
de colágeno. EI agua permite desarrollar Ios procedimientos
metabólicos.
Características:
Las fibras elásticas están formadas por una masa
de elastina amorfa que está rodeada de microfi-
brillas. Las microñbrillas elásticas están muy ra- Vascularización del
milicadas y poseen muchas uniones entre sí. tejido conectivo
Se forma de este modo una red muy elástica. Las
fibras elásticas pueden ser esti¡adas más del 15070. Los vasos capilares llevan los nutrientes y el oxí-
La resistencia a la rotura de las fibras elásticas es geno altejido. Las sustancias de desecho son alejadas
de unos 300 N/cm2. del inte¡sticio a través de las venas y de los vasos lin-
La resistencia a la t¡acción de las fibras elásticas fáticos. En el tejido mismo las células son nutridas
aumenta con el estiramiento. La resistencia es ca- por difusión y por osmosis.
da vez mayor

Proteínas no colágenos Difusión


Se trata de proteínas de unión o de enlace que Se trata del movimiento de una sustancia hacia el
aparecen en todo el tejido conectivo. punto en el que su concentración es más baja. La can-
Pueden ser producidas por todas las células del tidad de sustancia difundida dependerá del gradiente
tejido conectivo. de concentración, del tamaño de las partículas, de la
.uperficie de difusión, de la viscosidad del tejido y de mentos de actina y los de miosina, que proporcio-
,adistancia que deben recorrer las partículas. nan al músculo su forma estriada ca¡acterística. Las
mioffbrillas se agrupan en haces de 100-200 y for-
man las células del músculo esquelético o las fibras
Osmosis musculares. Éstas tienen un diámetro medio de 10-
100 ¡rm.
J
Es una forma de difusión en la que una sustancia La memb¡ana celular de la fibra muscula¡ se de-
:s transportada hacia el punto de máxima concentra- nomina sarcolema y, además de las miofibrillas,
;ión a través de una membrana semipermeable. Las comprende el sarcoplasma, varios núcleos celulares,
a fartículas formadas por Ia sustancia de alta concen- mitocondrias, lisosomas, granulocitos de glucógeno
:e
:¡ación son demasiado grandes para atravesar los po- y corpúsculos de grasa. Las fibras musculares están
:os de la membrana. Las partículas más pequeñas di- unidas a su vez en haces de fibras (100-1.000 ¡rm).
:unden hacia las partículas más grandes hasta que se Están rodeadas por una membrana que se iunta con
:roduce un equilibrio en la concentración. la membrana de otro haz de fibras que se continúa en
El sistema nervioso vegetativo desempeña un pa- el tendón del músculo.

r- :el importante para la permeabilidad. Las células Distinguimos dos tipos de músculos;
t- ren iosas liberan neurotransmisores que aumentan
Músculo liso
.a permeabiiidad de la pared celular. Además, los
Músculo est¡iado
3n
:reuropéptidos estimulan la síntesis de adrenalina,
roradrenalina y acetilcolina, así como la libe¡ación
EI músculo liso se diferencia del músculo estriado
ie sustancias del dolor, de inmunoglobulinas y de por las características siguientes:
tr. listamina.
n- Para la formación y el mantenimiento del teji- 1. No contiene estrías. Está compuesto por actina y
do conectivo se requieren unas condiciones fisio- miosina, pero faltan los filamentos gruesos y tam-
lógicas determinadas [12]. Los músculos, los ten- poco tiene sarcómeras.
dones y los ligamentos deben tensarse y estirarse 2. La estimulación del músculo liso es autónoma:
correctamente. El cartíIago y los discos deben ser
estimulados mediante la compresión y la descom-
- A través de uniones intercelulares (gap junc-
rions), como es el caso de la mayoría de órganos.
presión.
La contracción de estos músculos es muy inde-
El moümiento mejora la irrigación general del
pendiente de los impulsos nerviosos externos.
:eiido y favorece la actiüdad piezoeléctrica. Ambos
EI estiramiento del músculo provoca una des-
contribuyen a la síntesis celular. Es im- polarización y aumenta de esta forma el tono
=nómenos
lortante que los liganentos y los tendones sean estira-
muscular = tono miógeno.
los dos en sentido longitudinal para estimular la o¡ienta-
- O el estímulo proviene de los nervios vegetati-
:ión de las fibras de colágeno.
vos. Ejempln: iris, conductos seminales, vasos
sanguíneos (aunque éstos también tienen un to-
no miógeno).

Fenómeno creep
El creep lo caxa la deformación de la red de colá-
Las fascias
aeno y de las fibrillas de colágeno. En este proceso se
oxl-
exprime líquido del tejido. Puesto que éste es un pro-
rdas Las fascias son parte del teiido conectivo. Además
Iin ;edimiento largo, la duración de la carga será un fac-
de las fascias, hay otros tejidos que forman parte de1
idas :or decisivo. En este proceso se pierde flexibilidad del
teiido conectivo: teiido subcutáneo, piel, músculos,
:elido porque el contenido en líquidos del tejido es
tendones, ligamentos, etc.
:esponsable de la deformabilidad.
El tejido conectivo contiene colágeno, ffbras re-
ticulares y elásticas, células musculares, tejido óseo
y células cartilaginosas. Está formado por fibro-
blastos, fibroglia, fibras de colágeno y fibras elás-
:ia el El músculo ticas.
can- Todas las células del cuerpo están rodeadas por
iente EI mínimo componente del músculo es la mio- fascias. Las fascias unen las células entre sí; propor-
de Ia :lb¡illa, de la que se describen dos partes: los fila- cionan sustento y forma al cuerpo.
Función de las fascias importante en todos los procedimientos metabóli-
cos. Como el tejido conectivo da su forma a los órga-
Las funciones de ]as fascias desc¡itas a continua- nos y glándulas (hígado, hipófisis, suprarrenales), y
ción se denominan "las 4 P" [82], del inglés Packa- forma vesículas que contienen enzimas y hormonas
ging Protection, Posture y Passageway. (vesícula biliar, ganglios linfáticos), las tensiones de
Ias fascias pueden influenciar la función de los órga-
nos y también el metabolismo.
Packaging (embalaje) La homeostasis delorganismo depende de mane-
Las fascias forman envoltorios para todas las es- ra decisiva del estado del tejido conectivo.
tructuras corporales. Separan y unen al mismo tiem-
po las estructuras ent¡e sí. Su fue¡za de ¡esistencia las
mantiene en su espacio y caracteriza su moülidad. Manifestaciones de las alterac¡ones
fasciales LAO, 41 ,82, 111 ,1137
Protection (fu nción protectora)
Por el hecho de envolver todos los órganos, las Disfunciones somáticas
fascias proporcionan sustento y protección a las es- Debido a la influencia que ejercen sobre los re-
tructuras. Las diferentes densidades del tejido pro- ceptores, los vasos y los nerüos, las tensiones fascia-
porcionan al mismo tiempo fuerza de resistencia a les son el desencadenante de lesiones osteopáticas.
las estructuras, las mantienen en su sitio y caracteri-
zan su movilidad.
Alteraciones metabólicas
Las tensiones alteran la circulación en el intersti-
Postare (función de sostén)
cio y con ello el metabolismo de los tejidos. Esto pro-
La postura y la estática están determinadas por el voca una serie de modificaciones tisulares percepti-
aparato locomotor. Los propioceptores están situa- bles (puntos gatillo, intumescencias, fibrosis).
dos en las estructuras fasciales del cuerpo. Los husos
musculares y los receptores tendinosos de Golgi en
los músculos; los corpúsculos de Pacini y de Golgi de
Disfunciones fasciales
los ligamentos y las cápsulas mantienen el tono pos- Pueden identificarse a través de la presencia de
tural y las necesarias adaptaciones a las modificacio- tumefacción. Algunas zonas están especialmente afec-
nes posturales inducidas externamente. Los múscu- tadas: triángulo supraclavicular, cavidad axilar, in-
los desempeñan en este caso un papelactivo, mientras gles, hueco poplíteo y epigastrio.
que las fascias son un elemento de unión.
Las terminaciones ne¡viosas libres como los ¡e-
ceptores del dolor son muy numerosas en las fascias.
Modificación de [a respiración
Algunos autores (Becker [8], Upledger [148]) otor- Las tensiones miofasciales modilican tanto la es-
gan una función de memoria a los tejidos. Suponen tática como las relaciones de presión en el abdomen y
que determinados patrones motores, traumatismos y en el tórax. Ello influye directamente en la función de
lesiones ocurridos a nivel de las fascias son memori- la bomba torácica.
zados.
Todavía no se ha explicado cómo tendría lugar
este fenómeno. Se supone que existen una serie de
Alteraciones estát¡cas
procedimientos bioquímicos, físicos y energéticos La estática es un compromiso entre la estabilidad
que actuarían como facto¡es desencadenantes. y lamoülidad en el que las cadenas miofasciales des-
El teiido conectivo almacena la energía de Ia lesión empeñan una función de generador. Las cargas in-
en forma de "quistes de energía'l El terapeuta puede correctas proyocan deformaciones y alteraciones fun-
sentir estas modiñcaciones del tejido ytratarlas. cionales.

Passageway (vías de conducción) Formación de patrones fasciales


Las fascias constituyen una estructura de paso Tanto en las personas sanas como en las enfermas
para nerüos, arterias, venas yvasos linfáticos. El teii- encontramos unos patrones fasciales determinados.
do conectiyo forma canales secretores y excretores. Se desconocen las causas de su presencia (congénitas
Por Io tanto, las fascias desempeñan un papel muy o adquiridas).
En las personas asintomáticas encontramos trac- Hábitos de üda, estrés: trabaio-reposo
:os fasciales alternos. Deformaciones congénitas: diferencia de longi-
O.{A derecha + izquierda tud de las piernas, escoliosis
s
CCT izquierda + derecha Traumatismos perinatales
e
;
CTL derecha izquierda Factores de est¡és emocionales: introvertido-ex-
CLS izquierda > derecha trovertido
Estiramientos repetitivos, distensiones en el tra-
Zink observó este patrón en el 807o de los casos. bajo o en las actividades de ocio
En eI 20Vo restante los fascículos o tractos fasciales Articulaciones hipo o hipermóviles, modificacio-
.staban dispuestos en di¡ección inversa. nes reumáticas
En las personas con disfunciones no se observa Traumatismos, procesos infl amatorios
iita alternancia en los fascículos. En ellas se observa Infecciones
el mismo tracto fascial en dos zonas de transición Enfermedades
:onsecutivas. Inmoülización
Trastornos metabólicos, alimentación incorrecta
(el déficit de ütarnina C modifica la estructura de
rlod ificaciones sistém¡cas las fibras de colágeno del teiido)
e
a La tensión de los tejidos modifica Ia vasculariza- Lesiones nerviosas por alteraciones de la función
-ión del tejido y por lo tanto la función de Ias estruc- trófica de los nervios
:uras, de lo que resultan lesiones funcionales y es-
::ucturales.
Génesis de los trastornos
miofasciales
to- Valoración de las tensiones fasciales
)ti- Las disfunciones bioquímicas, biomecánicas y
La anamnesis nos proporciona indicaciones so- psíquicas pueden provocar una situación de estrés
:¡e las tensiones fasciales. La observación de Ia pos- para las estructuras miofasciales.
:]ra: las tensiones fasciales se manifiestan mediante Para Leon Chaitow [40], las alteraciones podrían
:etbrmaciones (en los tres planos de moümiento). tener lugar de la forma siguiente:
de Test de las preferencias fasciales en las zonas de
tec- ::ansición: allí donde se puede sentir una rotación 1. Una alteración funcional del organismo tiene co-
tn- ;nás clara es donde reside la disfunción dominante. mo consecuencia un aumento del tono muscular
Palpación del tejido después de suftir contractu- local.
'as, fibrosis y tumefacción. 2. Este aumento del tono muscular p¡ovoca una re-
Movilización de las extremidades para poner de ducción de la eliminación de las sustancias de
:elieve los desequilibrios musculares comparafiva- desecho y un déficit del aporte local de oxígeno,
I ES- :rente. lo que provoca a su vez una isquemia (ésta depen-
eny derá del esfuerzo realizado por el músculo).
nde Observación: El diafragma desempeña un 3. El aumento de tono puede provocar un edema lo-
papel esencial en las cadenas miofasciales, cal.
pues actúa como un factor activo tanto para 4. Estos factores (sustancias de desecho, isquemia,
los músculos como para la ci¡culación. Es tumefacción) causan tensiones y dolor.
además el princ¡pal regulador de las relacio- 5. El dolor y las tensiones producen o aumentan el
lidad nes de presión en todas las cavidades del hipertono.
des- cuefPo. 6. De ello puede resultar una inflamación o como
s in- mínimo una irritación crónica.
fun- 7. Se produce una facilitación segmentaria a nivel
Causas de las disfunciones medula¡.
8. Se activan los macrófagos y los fibroblastos.
m usculoesqueléticas
9. Aumenta Ia producción de tejido conectivo con la

Los facto¡es siguientes pueden causar modifica-


fo¡mación de los denominados "llnks", lo que
:rmas provoca induraciones y acortamientos.
.-iones miofasciales (el orden de la enumeración no
rados. 10. Debido a la continuidad de las fascias, se forman
¿uarda relación con su importancia):
énitas tensiones en otros puntos del organismo con in-
Desequilibrios posturales fluencia de la circulación linfática y sanguínea.
1t. El tejido muscular se hace fibrótico a causa de los Patrones del dolor
trastornos vasculares.
12. Por una reacción en cadena se produce el acorta- El dolor que indica una persona en una región cor-
miento de los músculos de la postura y una debi- poral determinada puede ser la manifestación de una
lidad de los músculos fásicos. serie de fenómenos: dolor radicular, síndrome del
13. Los acortamientos musculares provocan tensio- dolor referido, dolor pseudorradicular, puntos gatillo
nes de los tendones, con dolor del periostio. míofasciales, tenderpoirlrs o refl ejos üscerosomáticos.
14. Los desequilibrios musculares causan en conse-
cuencia trastornos de la coordinación del movi-
miento. Dolor radicular
15. De ellos resultan disfunciones articulares y otras Una zona dolorosa se corresponde con las áreas
modifi caciones fasciales. de piel inervadas por el segmento.
16. La facilitación segmentaria a nivel medula¡ avan- Trastornos sensitivos en las á¡eas inervadas,
za paso a paso y en los músculos se forman pun- A veces disminución de fuerza de Ios músculos
tos gatillo. inervados por el segmento, pudiendo llegar hasta
17. Las contracturas musculares producen una pér- una atrofia,
dida de energía. Debilitación de los reflejos lendinosos.
18. Otros sistemas corporales sufren por la existencia
de hipertonías, por ejemplo la respiración y la di-
Refe r r e d - p a i n -syn d ro m
gestión,
(síndrome del dolor irradiado)
19. A la larga, la hipertonía, los acortamientos mus-
culares y Ia facilitación nerüosa ocasionan un au- Expresión para el dolor de origen no radicula¡,
mento del tono simpático y u n feedback negativo proyectado, por eiemplo zonas de Head.
en el SNC. De ello derivan angustia e irritabili-
dad, factores ambos que aumentan todavÍa más la
tensión.
Dolor pseudorradicular
20. En este estadio pueden aparecer otros trastornos En determinadas áreas de la piel se produce un do-
funcionales. lor irradiado por irritación de un nerüo periférico, por
21. Tras esta evolución est¡ín abiertas las puertas a po- ejemplo neuralgia femoralpor contractura del psoas.
sibles patologías agudas. La persona ya no es capaz
de salir por sí sola de esta situación deplorable.
Tender points
En este proceso la presencia de dolor se explica Son puntos dolorosos a la presión (endureci-
por la liberación de hormonas tisula¡es. La bradicini- mientos) en determinados lugares del aparato loco-
na, la histamina, la serotonina y la prostaglandina ex- motor. Un punto de partida para la formación de es-
citan las fibras alfa, delta y C. Además, en este caso el tos puntos lo constituirían posibles distensiones,
sistema límbico y los lóbulos frontales del cerebro estiramientos, situaciones de estrés del aparato loco-
desempeñan un papel muy importante. motor [40, 43, 82, 145, 156]. Los puntos no están lo-
La percepción del dolor es muy distinta de una calizados siempre en Ia zona en la que el paciente
persona a otra y también varía según la situación. Di- siente el dolor Estos puntos sirven para efectuar un
versos estudios 12, 40, 41,79, 1131 demostraron que diagnóstico y como indicador para el efecto de un
las situaciones de estrés emocional disminuyen el tratamiento.
umbral del dolor, al igual que las infecciones.
Cuando el organismo es sometido de forma pro-
Reflejos viscerosomáticos
gresiva a una serie de microtraumatismos, el umbral
del dolor aurnenta. Los traumatismos agudos, en 182, 3s, 46, 79, 1561
cambio, lo disminuyen. Esto es así porque el cuerpo Las disfunciones somáticas de los órganos envían
intenta mantener ineficientes los estímulos nocicep- impulsos aferentes hacia el asta posterio¡ de la médu-
tivos (liberación de hormonas tisulares, inflamación, Ia espinal, donde establecen contacto con |as inter-
liberación de macrófagos, fibrosis, etc.) durante el neuronas. Estos estímulos son conducidos desde
máximo de tiempo posible debido a su efecto perju- aquí hacia los músculos, la piel y los vasos a través de
dicial. En este contexto también debemos mencionar las frbras simpáticas y motoras.
que las vías del dolor son üas de conducción rápidas Estas estimulaciones anormales pueden provocar
y las vías que transportan los impulsos provenientes hiperestesia de la piel, vasoconstricción y aumento
de las articulaciones son üas lentas. de la seudomotricidad. Simultáneamente se puede
.rriginar una hipertonía de los músculos ine¡vados Determinados músculos (p. ej- el m. trapecio, el
:or el segmento. m. pectoral, el m. piriforme) están más frecuente-
Esta actividad refleja üscerosomática ya existe nor- mente afectados por los puntos gatillo.
:nalmente antes de que el órgano manifieste síntomas El tratamiento es muy variado:
:onscientes. Las ¡nodificaciones de la piel, de la pro-
:ucción de sudor y [a hipefonía de los músculos para- - Inyecciones
iertebrales son muy importantes para eI diagnóstico. - Agu.ias de acupuntura

Cuando esta patología entra en un estado c¡ónico se - Spray refrigerante


rroducen reestructuraciones tisulares: Ia piel se ruelve - Fricciones,acupresión
'r¿sposa", los músculos tienden a fibrotizarse. - Relajaciónmiofascial
La claridad de estos síntomas está directamente re-
_ TEM
-¡.-ionada con la intensidad de la patología orgánica.
- Método strain-counterstÍairt
Normalmente, cuando la causa es un reflejo üs- - Técnica positional-release (relajación por posi-
cionamiento)
:e¡osomático, existe una limitación de la moülidad
:€ §arios segmentos.
Expondremos de forma más detallada algunas de
estas técnicas de tratamiento más adelante.
Pu ntos gatillo 138,40,43,82, 145,1561
Un punto gatillo es una masa palpable en el tejido
ruscular y dolorosa a la presión. El dolor es local e
-:-dia hacia un área preüsible, y esto en todas las per- lnervación vegetat¡va
r''nas. Los puntos gatillo son parecidos a los segmentos
'.-ertebrales de zonas "facilitadas" en los músculos, es
de los órganos
:e.-ir, suelen ser excitables mediante la aplicación de En este capítulo proporcionamos una breve ü-
-timulos subliminales. sión de la inervación segmentaria de los órganos. A
Normalmente, los puntos gatillo están localiza- través de los reflejos somáticos, los trastornos orgá-
ios en fibras tensas del músculo afectado, en general nicos pueden ser el punto de partida de desequili-
:n Ia proximidad de la inserción muscular. Podemos brios estáticos y de limitaciones de moümiento.
;oger las fibras musculares con los dedos como las
:uerdas de una guitarra.
Ojos: T1-f4
Obse¡vación: Algunas histerias que cursan Lágrimas y glándulas salivales: T1-14
con trastornos del campo de la visión, altera-
Senos paranasales: T1_T4
ciones de la respiración o pérd¡das motoras
como las disestesias pueden ser originadas Seno y cuerpo carotfdeos: T1_T4
por impulsos que surten de los puntos gati- Clándula tiro¡des: f1-T4
$
llo: el hecho es que las personas histéricas
)- Tráquea: T1-T6
suelen tener puntos gatillo.
)' Bronquios: T1.T6
te
Otro fenómeno consiste en que }os puntos gatillo Esófago: T1-T6
m
rti1'os causan la aparición de otros puntos gatillo mu-
tn Cardias: T5_T6
:os o latentes en los músculos de la región hacia la
:ue el punto activo irradia. Esto explicaría el efecto Clándulas mamarias: T1_T6
dud que tiene lugar en determinados síndromes do- Aorta: T1.T6
.\rrOSOS.
Observaciones:
Corazón: tl-T6
Pulmones: T1_T6
a¡ Según Melzack y Wall, t80% de todos los puntos
de acupuntura son puntos gatillo activos e inactj- Estómago: T6_T9
Lu-
:r- vos [38,40]. Píloro: T9
,de Para muchos autore s,los tender points de Lawrence
Hígado: T5_T9
de Jones no son otra cosa que puntos gatillo inacti-
vos [40, 145]. Vesfcula biliar y vías biliares: T6_T9

car Los factores emocion¿les son el estímulo más po- Bazo: T6-T9
nto tente para la formación yla activación de los pun-
Páncreas: T6-T10
:de tos gatillo.
Ouodeno, parte superior: T6-T9 .. Provoca una hipertonía de los músculos paraver-
tebrales alrededor del segmento afectado.
- parte inferior: T10-T11
- Provoca una simpaticotonía del segmento.
lntest¡no delgado: T9-T1i Influye en la capacidad conductora de los ner-
"
Conjunto del intef¡no grueso: T10-12 l¡ios.
q Disminuye el umbral de estimulación de todos
C¡ego: T1 1-T12
los receptores dependientes de este segmento.
Colon descendente: T1 1-11

Colon ascendente: L1-12 Korr acuñó los términos "segmento facilitado" y


"foco neurológico" (neurologic lens).
Suprarrenales: T10-T1 1

Riñones: T10-T11
Segmento facilitado
Uréter: T11-11
Lapresencia de una disfunción somática de la co-
Vejiga urinaria: T12-L2
lumna vertebral provoca una disminución del um-
Próst"ta: f12-L2 bral de estimulación de todos los núcleos del seg-
Colon sigmoide: L't-L2 mento afectado.
Recto: Ll_12
útero, T12JJ Foco neurológico (neurologic lens)
O\r'ar¡o§: T10-T1i La disminución del umbral de estimulación de
los receptores hace que el segmento facilitado se vea
Testículos: T10-T11
afectado por estímulos más débiles. Esto tiene dos
Extremidad super¡or: T2-T8 consecuencias:
Extremidad inferior: T9-t2 , Los irnpulsos cerebrales (emociones, estrés, mie-
do, rabia) alcanzan más fácilmente el umbral sen-
sitivo de estos segmentos y desencadenan por lo
lrvin M. Korr tanto más riípidamente síntomas en este punto
(ver dolor de estómago cuando hay estrés).
Si la osteopatía está en deuda con una persona no Los estímulos que normalmente sólo alcanzaúan
osteópata, lo está sin duda alguna con Irvin M. Korr. los segmentos próximos podrán influir también
Además de Louisa Burns y fohn Stedman Denslow, en el segmento facütado.
Korr, con sus trabaios de investigación, contribuÉ
en los años 1950 a sentar las bases científicas de las
causas y las consecuencias de las lesiones osteopáti- lmportancia de la médula esp¡nal
cas. Es gran parte mérito suyo el que actualmente se
considere un bloqueo vertebral como una disfunción
neuromuscular y no como un mero bloqueo articu- r La médula espinal como central
lar. de información y de s¡napsis
En el marco de este libro resulta completamente A los segmentos de la médula espinal les llegan
imposible proporcionar una yisión amplia del traba- informaciones tanto del cerebro como de la periferia,
jo de Korr. Por lo tanto nos limitaremos a los resulta-
del mismo modo que salen üas desde la médula espi -
dos de sus investigaciones que son tema de este libro.
nal hacia el cerebro y hacia las estructuras periféri-
A los lectores interesados podemos aconsejarles la cas. A nivel de la médula espinal todos los núcleos es-
lectura de The collected papers of lrvin M. Korr,voLl-
tán conectados a través de las interneuronas. Todos
[tl7el. los iflprús se estimulan o se inhiben mutuamente pa-
ra dar el output adaptado a las necesidades del mo-
mento.
lmportancia de las disfunciones La médula espinal es la parte del sistema nervioso
somát¡cas de la columna vertebral central a la que llegan la mayoría de las aferencias.
para el conjunto del organismo Las aferencias que llegan a un segmento de la médula
espinal también están conectadas con los segmentos
La existencia de una disfunción somática de la colindantes a través de las interneuronas. Esto es im- I

columna vertebral: portante por ejemplo para eiecutar moümientos ar- I


::1onicos. De esta forma será posible activar simultá- táticos del simpático pueden excitar la columna ver-
<amente los agonistas, los sinergistas y los estabili- tebral en determinadas regiones. Una hora después
:¿dores e inhibir sus antagonistas. de Ia aparición del desequi.librio ya se constataban las
primeras manifestaciones yeBetativas.
¡ La médula espinal También es importante retener el fenómeno de la
como centro reflejo extrema sensibilidad del huso muscular. Un huso
muscular reacciona a una tracción de un gramo y a
Una gran cantidad de refleios de importancia vital un estiramiento de I/1.000 milímetros. Por lo tanto,
-rn refleios espinales (reflejo de flexión, reflejo efensor el huso muscular es uno de los órganos más sensibles
-:uzado, reflejo tendinoso, etc.). Éstos forman parte de del cuerpo humano.
¡i patrones motores plásticos de la vida diaria (correr, Otros investigadores también han trabajado so-
:eilar, nadar, etc.). Con ello se evita que se cargue el bre el tema de las "disfunciones somáticas":
-erebro. J.S. Denslow [2] demostró que los músculos para-
vertebrales son más excitables en los segmentos blo-
queados y que, por lo tanto, reaccionan a estímulos
r El segmento de la médula menores. Estos músculos reaccionan con una con-
espinal como punto de tracción más importante a un mismo estímulo.
partida de las funciones Louisa Bu¡ns [2] estudió las consecuencias de las
disfunciones somáticas en músculos y órganos, y ya
Para poder ejecutar un movimiento,los músculos
comprobó modificaciones tisulares microscópicas al
:eben ser activados en correspondencia y estar sufi-
cabo de 96 horas.
e -rentemente vascularizados. Esto se combina en un pla-
a
Michael Patte¡son [112] explicó que la facilita-
:.o multisegmentario.
s
ción mantenida provoca lesiones crónicas.
Akio Sato [82, 112] mostró vías reflejas somato-
viscerales de forma experimental. Las disfunciones
:- lmportancia del sistema somáticas causan trastornos funcionales orgiínicos,
l- nerv¡oso autónomo De forma resumida podemos afirmar que estos
lo investigadores demostra¡on que las disfunciones so-
IO
De la mano de una se¡ie de experimentos, Korr máticas de la columna vertebra.l producen una dis-
lemostró la influencia negativa de una simpaticoto- minución del umbral sensitivo en los segmentos y
tn :':¡a mantenida sobre la salud humana. que ello provoca la excitación del simpático, lo que a
in su vez puede determinar, entre otros fenómenos, la
El simpático aumenta la fuerza muscular y dismi- aparición de trastornos funcionales viscerales. Si este
nuye la fatiga muscular. estado de facilitación se mantiene durante mucho
Elsimpático aumenta la sensibilidad de los recep- tiempo, se puede producir una cronificación del pro-
tores y disminuye el umbral sensitivo. blema. Debido a la sensibilidad de los husos muscu-
El simpático influencia la excitación neuronal y la lares,los músculos desempeñarán en este caso un pa-
actividad del cerebro. pel muy importante.
El simpático modula el metabolismo: se estimu- Queda clara por lo tanto la importancia del siste-
lan el crecimiento óseo,la lipólisis y la eritropoye- ma nervioso como órgano de conmutación y de co-
sis. o¡dinación. El sistema nerüoso central coordina to-
lan El conjunto del sistema endocrino está influido das las funciones del conjunto del organismo y todas
ria,
por el simpático. las adaptaciones que se deben realizar en caso de dis-
,pi-
función. Por [o tanto Ia columna vertebral tiene un
ltt-
papel central tanto en el diagnóstico como en el tra-
es-
dos
lmportancia de los tamiento.

Pa-
nervios para el trofismo
no-
Además del impulso nerüoso, los nerüos tam-
bién son vías de conducción para los péptidos, nece- Sir Charles Sherrington
]as. sarios para el crecimiento de los tejidos. Korr demos-
lula tró de forma experimental que la denervación conduce Sir Cha¡les Sherrington fue un neurofisiólogo
ntos a la atrofia. que publicó una serie de resultados de investigacio-
im- En otros experimentos el equipo de Korr pudo nes interesantes a mediados del siglo XX Q9a7) Qhe
s ar- demostrar la rapidez con la que los desequilibrios es- integrative action of the nervous systen. Yale Univer-
sity Press, New Haven). Sus descubrimientos no so- sensitivo y que provocan un impulso o un efecto que
lamente contribuyeron a la comprensión del origen no podría provocar la aplicación de sólo uno de di-
de los patrones de moümiento, sino que a él debe- chos estímulos por separado.
mos agradecer las explicaciones neurofisiológicas
sobre la efectividad de dete¡minadas técnicas mus-
culares. lnducción suces¡va
La excitabilidad del antagonista aumenta inme-
lnhibición de los antagonistas o diatamente después de la contracción del agonista,
inervación recíproca (o inhibición) Éstas son sólo algunas de las constataciones fisiológi-
cas realizadas por Sherrington que se tienen en cuenta
El estímulo de los agonistas provoca al mismo para la aplicación de las técnicas musculares.
tiempo una inhibición de los antagonistas y una acti- Otro principio fisiológico desempeña un papel
vación de los sinergistas. fundamental en los patrones posturales y motores: el
reflejo de extensión cruzado.
Es un reflejo de protección o de huida. Si se esti-

Relalación posisométrica mula por ejemplo la planta del pie derecho mediante
un estímulo doloroso, se produce una flexión de Ia
Después de la contracción, las fibras musculares cadera, la rodilla y el pie. Simultáneamente se excita
pueden relajarse más fácilmente y ser más fácilmente rán los extensores de la pierna izquierda a través de
las interneuronas.
estiradas. Esta fase de relajación puede durar hasta
Se observa el mismo fenómeno en determinados
15 segundos.
patrones motores como por ejemplo el de la marcha.
Mitchell iunior describe un fenómeno similar en las
disfunciones somáticas [ 107].
Sumación temporal y Ejemplo: En un ilion derecho anteriorizado domi-
local, sumación espacial nan los músculos del lado derecho que rotan el ilion
hacia anterio¡. EI ¡eflejo de extensión cruzado provo-
Sumación temporal o local de varios estímulos ca que se activen los músculos de la izquierda que ro-
aislados de intensidad infe¡ior o superior al umbral tan el ilion hacia dorsal. Esto acentúa todal-ía más la
defo¡mación.

Harrison H. Fryette
156, 121, 125)
Harrison H, Fryette, uno de los alumnos más bri-
llantes de Still, es conocido en el mundo de los osteó-
patas por sus análisis de Ia biomecánica de la columna
Mú5cúr6 \ ll,í,,, fñie/ M
vertebral. Desde su publicación en los años 1920, las
ú{ruo rriares
zquierdos
\ ll.á; // r".",jiJ.."¡. leyes de Fryette son el modelo explicativo de la fisio-
) lfff:{ \ .;";n; logía de la columna vertebral por antonomasia. A pe-
sar de que la exactitud de las "leyes de Fryette" es
cuestionada por muchas autoridades del ámbito de la
terapia manual, hay que reconocer que Fryette pre-
sentó un modelo explicativo de la formación de las
Iesiones osteopáticas que funciona en Ia práctica. Su
mérito es todayía mayor si tenemos en cuenta que en
su época no disponía de procedimíentos establecidos
para sus estudios.
Las disfunciones osteopáticas son fenómenos
muy complejos en los que, además de los factores
mecánicos, también son importantes otras causas. Se
FiBura 3,1 Comunicación refleja entre los músculos trata por lo tanto de tejido vivo que tiene unas carac-

l.
:erísticas específicas (plasticidad, características hi- lumna vertebral y la orientación de las superficies ar-
iroliticas, piezoelectricidad). Esto, y el que todos ticulares.
.os movimientos sean tridimensionales, teniendo
en cuenta además que las amplitudes del moümien-
:o pueden ser diferentes en cada uno de los planos, Columna lumbar
iacen que sea complicado establecer unos patrones La CL es cóncava en su parte posterior.
Je comportamiento fijos. Pero el mode.lo de Fryette Las carillas presentan una disposición práctica-
;ontinúa siendo un modelo de gran ayuda en la prác- mente vertical en el plano sagital.
:rca, como mínimo desde el punto de üsta puramen-
:e mecánico, La rotación yla inclinación lateral aisladas, por lo
En la exploración de nuestros pacientes encontra- tanto, serán posibles de forma limitada, y se produce
¡os disfunciones segmentarias y lesiones grupa.les muy rápidamente un contacto de las carillas articula-
:l '¿l como las describió el Dr. Fryette. Al realiza¡ tests res.
t de moülidad podemos palpar el comportamiento de La flexión de la CL provoca el contacto de las su-
-¿svértebras e identificar las 'leyes de Fryette". Nos perñcies articulares. AI realiza¡ la extensión, en cam-
l- :a¡ece normal que a veces esto no sea posible, pues bio, el contacto se produce relativamente tarde.
te :ambién es frecuente Ia presencia de anomalías con-
la eénitas o adquiridas o de traumatismos.
a-
Columna torácica
le La CT es convexa eD su parte posterior.
Las leyes de Lovett Las carillas están orientadas hacia atrás y hacia
os fuera y están situadas prácticamente en un plano
l& En el año 1907 otro médico, el Dr. Robert A. Lo- frontal.
las r-ett, publicó un trabajo en el que describió la frsiolo-
¿¡a de la columna vertebral. Para realizar sus estu- Debido a la posición de las carillas y a Ia cifosis de
0r- Jios, Lovett separó los arcos vertebrales de los la CT,la erensión será el parámetro que provocará el
on ;uerpos vertebrales y analizó el comportamiento de contacto de las carillas.
io- -¿s dos columnas bajo carga y dedujo las reglas si-
ro- cuientes:
ila Columna cervical
CL: cuando llevamos la columna lumbar a una
La CC es lo¡dótica.
posición de inclinación lateral, las vértebras efec-
túan una rotación hacia la concavidad. Las carillas están orientadas hacia atrás y hacia
fuera y su posición estará influida por la lordosis.
CT: si la columna torácica efectúa una inclina-
ción lateral, entonces las yérteb¡as torácicas giran En la parte inferior de la CC (C5-C7) presentan
siempre hacia la convexidad. una disposición muy vertical; en las partes rnedia
y superio¡ mucho menos vertical.
CC: la inclinación lateral de la columna cerrical
provoca una rotación hacia la concaüdad. Las apófisis unciformes y la forma selar del plati-
bri- llo tibial solamente permiten a las vértebras cerü-
teó- Puesto que estas reglas no podían ser confirma- cales realizar la rotación y la inclinación lateral
flna das en la práctica, Fryette inyestigó la mecánica de la hacia el mismo lado.
r,las ;olumna vertebral de otra forma. El complejo OAA presenta una fisiología propia
isio- (vértebras atípicas).
Comprobó que el comportamiento de las vér-
! Pe- tebras variaba en fi¡nción de si las carillas de los ar-
:" es ios vertebrales estaban en contacto o no. Concluyó
de la que el coniunto de la columna vertebral, por debajo Las leyes de Fryette
Pre- de C2, efectuaba una inclinación lateral y rotación
Le las hacia el mismo lado cuando las carillas articulares
1q ley: posición neutra-inclinación
a. Su astaban en contacto. Si no hay contacto, las vérte-
üe en lateral-rotación (NlR)
bras efectúan una rotación e inclinación lateral con-
cidos t ranas, Fryette denominaba a la posición nertra "easy-
Para la posición de partida con vistas a efectuar el Jlexion". Con ello quería designar el arco de movi-
renos moümiento, es decisivo si las superficies articulares miento, en un plano sagital, entre los puntos en los
:tores de las articulaciones del arco vertebral se tocan o no. que en flexión y en extensión se produce el contacto
as. Se Igualmente decisiras serán las cu¡vaturas de la co- de las carillas.
:afac-
2a ley: flexión o extensión-rotación-
inclinación lateral (F(E)Rl)
Cuando la columna vertebral efectua una inclina-
ción lateral desde una posición de flexión o extensión
en la que las carillas están en contacto, las vértebras
deben efectuar una rotación hacia el mismo lado. La
orientación del plano articular es responsable de ello.
Este movimiento puede ser realizado por un grupo
de vértebras pero también de fo¡ma aislada.
Los siguientes son moümientos fisiológicos de la
columna vertebral que efectuamos a diario:

{¡ Con cada paso que efectuamos, la CL y la CT


efectúan movimientos de NIR y la CC efectúa
moümientos de ERI.
+ Cada vez que efectuamos un moümiento de in-
clinación lateral desde la posición de flexión, hay
como mínimo una vértebra que efectúa un movi-
miento de FRI.

Del mismo modo habní también como mínimo


una vértebra que realizará un movimiento de ERI al
efectuar una extensión de tronco con inclinación la-
teral o con rotación.

La marcha como patrón motor


Figura 3.2 Comportamiento de la columna lumbar en
una inclinación lateral desde la posición neutra (NlR)- global y funcional
Curvatura lumbar adaptat¡va
Puede que la marcha sea el ejemplo más impre-
sionante de una actiüdad física global. En este caso
queda claramente reflejado cómo el conjunto del
Cuando la columna vertebral efectúa una inclina- aparato locomotor se comporta siguiendo un patrón
ción lateral desde la posición neutra, las vértebras gi- deferminado (motor pattern) [10, 19, 63, f07].
ran hacia la convexidad que se ha formado de nuevo. El conjunto de las estructuras miofasciales y to-
Se trata de varias vértebras. das las articulaciones se comportan tanto como órga-

Figura 3.3 Posic¡ón de las carillas en flexión y en extensión


no propulsor como a modo de absorbente de cho- Análisis de la marcha
ques.
EI enrollamiento y el desenrollamiento fisiológi- A continuación reproducimos una descripción
a-
cos de las piernas y de} tronco tienen lugar siguiendo del ciclo de Ia marcha tal y como la exponen la mayo-
:l-
: i::ón especial. En este proceso de avance hacia
-: ría de las personas especializadas.
il
que se produce con la ma¡cha hay una con- El ciclo de la marcha puede ser dividido en varias
:¡ =¿-:.
.- : de la energia química formada por la acti- fases. Nos limitaremos a la descripción en dos fases:
h -.-: :'luscula¡ en energía cinética que propulsa el
9. --- hacia delante [155]. Este patrón motor se Fase de impulso
r:..:< .omparar con un muelle que se desenrolla en Fase de apoyo

-¡:¡ :r.e de impulso y que se melve a enrollar cuan- Ambas fases tienen lugar de forma simultánea;
: il reso recae de nuevo sobre el talón. El impulso cuando una pierna actúa como pierna de apoyo, la
CT :-:r-.:e Ia marcha empieza cuando el talón entra en
otra actúa como pierna de impulso. El peso del cuer-
E . r-:ito con el suelo, el peso se desplaza hacia delan-
po es balanceado sobre la pierna de apoyo para que la
= s músculos de las piernas transmiten el movi-
otra pierna pueda ser propulsada hacia delante.
ln- - .:ro a través de Ia pelvjs en dirección a Ia columna Mediante Ia oscilación anterior de una pierna la
h")' ..
ertebral.
pelvis rota hacia el lado de la pierna de apoyo. En la
l\i- El hecho de que casi todas las articulaciones per-
zona de t¡ansición toracolumbar se produce una ro-
nitan efectuar movimientos tridimensionales, la su- tación contraria hacia el lado de la pierna de oscila-
;esión de lordosis y cifosis desde la planta del pie has-
ción. Esto se puede identifrcar en los moümientos de
rmo :¡ la raíz de la nariz y la ordenación de los músculos los brazos, contrarios a los movimientos de Ias pier-
Jal .n Lemniscos permiten un desplazamiento armónico nas.
rla- , económico. Queda claro que la función depende
Durante la fase de impulso se flexiona la cadera y
de la estructura.
se efectúa una extensión dorsal del pie; en cambio, la
Observación: En un interesante artículo Grace- rodilla es flexionada en la primera mitad y extendida
,etsky [en 155] expresa la hipótesis de que las curvas en la segunda, antes de que el talón entre en contacto
:nteroposteriores de la columna vertebral no son só- con el suelo.
.o una adaptación a la fuerza de la gravedad, sino que En la fase de bipedestación se extiende la cadera.
:¡mbién sirven para configurar un movimi€nto de Primero se flexiona ligeramente Ia rodilla antes de
:esplazamiento más económico. Las cifolordosis ac- efenderla completamente. La fase de apoyo empieza
:Jan como un muelle de láminas anteroposterior, en el momento en que el talón toca el suelo. A partir
Pre-
.:ue se comprinen alpisarlas y que se expanden en la de ese momento se produce un apoyo sucesivo del
;aso
:rse de impulso. pie desde el talón hasta el dedo gordo.
del
trón Howard l. Dananberg, posturólogo y director de En esta fase la articulación inferior del tobillo
.a \\ralking Clinic en New Hampshire, USA, en un ar- desempeña un papel muy importante. Una disfun-
to- :rculo denominado Lower back pain as a gaitreloted ción de esta articulación cambiará por completo el
rga- '¿Petitiye notioni jury len l55l describe de forma ciclo de la marcha. Los movimientos contrapuestos
:mpresionante cómo eI déficit de extensión de la arti- entre la pelvis y la cintura escapular hacen que la ca-
;ulación MTF del dedo gordo puede ser el punto de beza se mueva muy poco y que la mirada se pueda
origen de una lumbalgia. mantener recta.
El déficit de extensión del dedo gordo impide el Durante la marcha la columna vertebral efectúa
;ompleto desarrollo de la fase de propulsión del un movimiento de serpenteo o "escoliótico", de for-
¡ie durante Ia marcha. Esto lo compensa el ofga- ma que la columna lumbar será convexa en el lado de
rismo con un aumento de la extensión do¡sal del la pierna de impulso y la columna torácica será con-
¡ie, una flexión de la rodilla y una flexión de la ca' vexa en el lado de la pierna de apoyo.
dera. De ello ¡esulta un desequilibrio entre los fle- De forma globd, Ia pelüs efectúa una rotación
rores y los extensores de la cadera, lo que provoca hacia el lado de la pierna de apoyo y una ligera incli-
a su vez un acortamiento de la longitud del paso. nación hacia el lado del impulso. En lapelvis también
Los mm. psoasilíacos y cuadrado lumbar equilibran se producen modificaciones entre el sacro y el ilion
de nuevo esta situación aumentando la rotación de durante el ciclo de la marcha. En esta región la sínli-
la pelvis. sis púbica desempeña el papel de un eje de rotación
Este ejemplo muestra cómo una lesión del pie semimóvil. En la misma sínfisis se producen ¡otacio-
puede ser compensada por una determinada cadena nes de acuerdo con las rotaciones del ilion.
muscular, lo que puede conducirnos a una lesión Tomemos como ejemplo la fase de impulso de la
previsible. pierna derecha: este ciclo empieza en el momento en el
Figura 3,4 a-f Biomecánica y
movimientos de la pelvis durante

\ry\ cada una de las fases de la marcha

al

I
: 13 el talón izquierdo entra en contacto con el suelo yel neutra con inclinación lateral izquierda y rotación
::Jo gordo derecho abandona este mismo contacto. En derecha (NIR según Fryette). El sacro, situado por de-
:-:e momento el ilion izquierdo está rotado hacia dorsal bajo, efectúa una rotación izquierda alrededor de un
:. rlion derecho está rotado hacia ventral. El sacro está eje diagonal izquierdo (según Mitchell [107]). Los
. ::ado en posición neutra entre ambos huesos ilíacos. huesos ilíacos rotan coniuntamente con la columna
-. :añir del momento en que el pie derecho abandona vertebral, de modo que se garantiza la existencia de
, .:relo, el peso del cuerpo descansa sobre la pierna iz- una tens¡ón lig¿menlaria constante.
- -:erda, lo que produce un bloqueo ligamentario (y Durante la fase de impulso de la pierna derecha y
-:scular) de la articulación sacroilíaca izquierda (ASI) la fase de propulsión de la pierna izquierda, los ilía-
- -: contribuye ala estabilización. cos rotan en direcciones opuestas. El ilion derecho
Para transmitir el peso a la pierna izquierda,la CL gira hacia atrás, mientras que el izquierdo lo hace ha-
:-:;túa una inclinación lateral izquierda, lo que pro- cia delante. Este movimiento es iniciado por múscu-
;a el desplazamiento de la presión sobre la rama los y finalizado por el impulso del movimiento (se
-:a de la ASI izquierda. Se produce al mismo tiem- pone de manifiesto la ley de la economía).
una caída de la pelvis (de 5" según Schiowitz [49]) Obseryqción: El sacro se mueve con los ilíacos,
'.;r¿ la derecha. EI polo inferior de la ASI derecha es efectúa la misma rotación e inclinación lateral, pero
rprimido por el peso de la pierna derecha y por la más lentamente. De esta forma asume la función de
..:ión muscular resultante. De ello resulta un eje un cojinete de bolas que debe mantener las líneas de
: :gonal izquierdo. La CL queda situada en posición fuerza entre la columna vertebraly Ios dos ilíacos.

: gura 3,5 a-€ Distribución dcl peso duran[e las fases de la marcha

--1
Actividad muscular durante Ia marcha la rodilla en el plano sagital. Los mrlsculos de la pata
de ganso impiden que se forme un valgo de rodilla.
Por razones comprensibles no podemos repre- El tracto tibial está tenso puesto que el m. tensor de la
sentar aquí de forma detallada el trabajo muscular. fascia lata ayuda a impedir la aducción de la cadera.
Por un lado, los datos que constan en la bibliograffa
especializada en cuanto a la actiüdad de cada uno de
los músculos son muy variados. Por otro lado, y se-
r Fase de impulso
gún nuestra opinión,las caden¿s musculares son más Al inicio de la fase de impulso cuando el dedo gor-
importantes que la aaividad aislada de los músculos. do pierde el contacto con el suelo, el m. psoasilfaco y el
Y además, el análisis se ve dificultado por el hecho de recto femoral florional la cadera, y los isquiotibiales
que determinadas articulaciones deben ser estabili flexionan la rodilla. El m. tibial anterior lwaata el pie
zadas en varios planos y los movimientos se desarro- juntamente con los extensores de los dedos del pie. Al
llan de forma tridimensional. En la 2¡ parte del libro, final de la hse de impulsq el m. cu,ádriceps extiende la
cuando tratemos los puntos gatillo, se describirán las rodilla. |usto antes y en el mismo momento en que el
funciones de cada músculo. talón entra en contacto con el suelo,los estabilizadores
Un ejemplo clásico de actiüdad muscular es la ar- de la rodilla son activados (ver arriba). La fase de im-
ticulación de la rodilla al inicio de la fase de apoyo. pulso está formada, pues, por una activación de los fle-
Los mm. isquiotibiales y el m. cuádriceps estabilizan xores de la pierila.

l
Figura 3.5 d-f D¡stribución del peso durante las fases de la marcha
Í
z r Fase de apoyo varo del pie lo limitan los mm. peroneos. Esta cadena
es conducida hacia craneal a través de los mm. glúteos
¡-
Esta fase empieza en el momento en que el t¿lón
h y el m. dorsal ancho del lado contrario.
Gtablece contacto con el suelo. Lacadera está situada La parte supedor del cuerpo se mueve hacia de-
en posición de flexión, la rodilla está extendida y el lante gracias a la extensión de la cadera, la rodilla y el
pie y los dedos del pie est¡ín en posición de extensión pie. Los músculos responsables de este movimiento
dorsal. son principalmente el m. glúteo mayor, el m. cuádri-
La pierna de apoyo tiene dos funciones: ceps, el m. tríceps sural y el m. tibial posterior, los
f-
d a Mantener la estabilidad de la pierna y de la pelvis mrn. peroneos y los flexores de los dedos.
€s (abductores). Es interesante constatar que los músculos que se
ie a Propulsar la parte superior del cuerpo hacia de- activan en una fase del moümiento se sitúan de
A1 lante (extensores). forma óptima en la fase anteriot es decir, en una po-
'le sición de estiramiento. La rotación contraria de la
,el La estabilidad de la pelüs está garantizada por los cintura pélüca y la cintura escapular, así como el mo-
Í€s mm. glúteos, el m. tensor de la fascia lata y el tracto yimiento contrario de los brazos y de las piernas po-
m- tibial. El valgo de la rodilla lo garantizan los mriscu- nen claramente de manifiesto este fenómeno. Cuan-
le- los de la pata de ganso y la cadena muscular m. glú- do el m. psoasilíaco derecho ha de llevar la cadera
t€o mayor-m. vasto late¡al-retináculo de la rótula. El derecha hacia delante, el m. do¡sal ancho izquierdo

Étura 3.5 g-i D¡stribución del peso durante las fases de la marcha
tracciona el brazo izquierdo hacia atrás y estabiliza de la columna ve¡tebral (torsión contraria de la cin-
de este modo la columna vertebral, de modo que el tura pélvica y la cintura escapular). Desde un punto
m. psoas recibe una inserción estable. de vista craneosacro, de ello resultan torsiones de la
En su libro Les Piyotes ostéopathiques, Ceccaldi y SEB.
Fawe [36] presentan la marcha como un juego con- Es condición previa para que se produzcan se-
junto de las diferentes cadenas musculares. El con- cuencias motoras armónicas que las estructuras fun-
junto del aparato locomotor se comporta siguiendo cionen con normalidad. Tanto la hipo como la hiper-
un patrón siempre igual, que se repite con cada paso. movilidad modifican el patrón motor. Se producen
La pelvis y la columna verteb¡al efectúan determina- comportamientos erróneos tanto en la estática como
dos movimientos alrededor de los puntos de rotación en la motricidad. (Ejemplo: una disfunción del pri-
descritos por J.M. Littlejohn (pivotes). Ambos auto- mer metatarsiano hacia craneal o del astrágalo hacia
res extienden el modelo de Littleiohn a las extremi- anterior impiden el correcto desarrollo de la fase de
dades y describen otros puntos de torsión en la arti- apoyo del pie, lo que a la larga tendrá como conse-
culación esternocostoclavicular, en la articulación de cuencia una posición en flexión de la extremidad in-
la rodilla y en la articulación inferior de la ¡odilla. ferio¡. El acortamiento del m. psoas que de ello deriva
Tal como ya hemos mencionado, la columna ver- no dejará de tener consecuencias sob¡e el conjunto
tebral efectúa un movimiento escoliótico cuando Ia de la columna vertebral.)
pelvis efectúa una inclinación lateral durante la fase El patrón motor que el terapeuta encuentra en
de impulso. Al hacerlo, las vértebras lumbares giran su paciente se corresponde con el patrón de adap-
hacia el lado de la pierna de impulso y las vértebras tación de la totalidad del organismo a su disfun-
torácicas giran hacia el lado de la pierna de apoyo, ción.
con los respectivos vértices de las curvaturas L3 y T6. Este fenómeno se corresponde con la ley de la
La columna cerücal realiza una traslación hacia el la- economía y libre de dolor, así como con las leyes de la
do de la pierna de impulso con rotación hacia el lado globalidad.
contrario (Fryette II). Obseryaciones:
Este comportamiento puede ser observado me-
Vleeming y col. [155] sospechan que la razón real
diante el test hipdrop. En esta prueba se imita el ciclo
de la aparición de una fatiga precoz en la marcha
de la marcha. El comportamiento de las extremida-
lenta, como la que se produce por ejemplo al ca-
des se describirá en el apartado de las cadenas mus-
minar por la ciudad mirando escaparates, reside
culares (ver pág. 100 y ss.).
en que al llevar a cabo esta actiüdad no se cumple
Si consideramos el modelo craneosacro de WG.
el principio del muelle.
Sutherland podemos deduci¡ cuáles son los moü-
Ello provoca un plus de trabajo de los músculos
mientos que efectúa la SEB y por lo tanto el coniunto
y especialmente de los que ya están sobrecarga-
del cráneo al dar cada paso.
dos por posiciones incorrectas y por las disfun-
ciones.
H.J. Dananberg expone ideas interesantes en un
Resumen a¡tículo sobre Ia marcha [en 155]. La marcha es
una actividad cotidiana. Si partimos de la base de
La marcha es una función ñsiológica del conjunto
que una persona camina una media de 80 minu-
del aparato locomotor. Para cumplir esta función, el tos diarios, realiza unos 2.500 pasos todos los dias.
organismo se comporta como un muelle. La disposi- Esto significa un millón de pasos al año.
ción contrapuesta de las lordosis y las cifosis desde la Determinadas profesiones o actividades deporti-
planta del pie hasta Ia cabeza y la elasticidad de los li-
vas pueden doblar o triplicar estas cantidades.
gamentos, los tendones y las fascias permiten liberar Por lo tanto, el más pequeño desequilibrio podrá
la energía obtenida durante la fase de apoyo para la causar síntomas dolorosos.
fase de impulso. Esto garantiza el cumplimiento de la
En otro artículo Ien 155], Gracovetsky presenta la
ley de la economía. hipótesis de que el motivo de la existencia de una
Durante la ma¡cha se pueden ver los dos patro- biomecánica especial de la columna vertebral
nes motores. La flexión y la extensión se alternan (Fryette II) residiría en que la columna cervical
de forma ritmic¿. neutraliza la rotación de la cintura escapular de
Mientras que en un lado está activa la cadena de modo que la mirada permanezca orientada hacia
los extensores, en la otra domina la cadena flexora delante.
(Sherrington II). Esto provoca un patrón de torsión
:-
l-
r-
n
to
i-
ia
le
e-
n-
va
rto

CN

P-
m-

la
lla

eal
cha
ca-
;ide
rple

rlos
rga-
un-

lun
Ées
ede
lnu-
días.

ortl-
¡des.
odrá

rta Ia
: una
ebral
¡rical
a¡ de
hacia
\Villiam G. Sutherland Esto era un aspecto muy importante en la forma de
',54,89,101, 1O2, 136, 142, tratamiento de Sutherland.
En el transcurso de su actividad osteopática, Su-
143, 1441 therland llevó a cabo un desarrollo sorprendente.
Originariamente, en sus tratamientos dominaba cla-
Entre los osteópatas no es necesario presentar a ramente el aspecto biomecánico. Esto se pone de
\\'illiam G. Sutherland. Los demás terapeutas que utili- manifiesto en que consideraba las lesiones cranea-
zan la osteopatía craneal en sus tratamientos también les como deformaciones mecánicas y las trataba en
ran tenido que oír hablar de é1. No queremos presen- correspondencia. En este sentido desarrolló una es-
:ar aquí la vida ni la obra de Sutherland, sino sólo lo pecie de turbante o casco para influir en determina-
que de ello atañe aI tema de este libro. das regiones del cráneo con un objetivo claro. Tam-
William G. Sutherland fue probablemente el dis- bién comparó los huesos de la base del cráneo con
;ipulo de Still que más se asemejaba a él por su forma vértebras. Comparó la bóveda craneal con las apófisis
le actuar. Por un lado conocía la importancia de la transversas y espinosas de las vértebras.
-.iomecánica y la anatomía respecto a la formación y Del mismo modo que según la posición de las
:l tratamiento de las disfunciones, y por otro lado apófisis espinosas y las apófisis transversas se puede
:ambién era consciente de que había algo más que efectuar una afirmación sobre la posición del cuerpo
:rascendía estos aspectos y ejercía cierta influencia vertebral, la bóveda craneal puede proporcionarnos
¡obre la salud. Exactamente igual que Still, Suther- indicaciones sobre la posición del esfenoides y del
.and era creyente y este aspecto también quedaba re- occipital.
letado en sus tratamientos. El breqth of life, tal como Embriológicamente podemos considerar el crá-
el io llamaba, se extiende por todo el cuerpo median- neo como una composición de tres vértebras modifi-
-e el líquido cefalorraquídeo y el líquido intersticial. cadas, en la que el occipital, el esfenoides y el prees-

tur.r 4.1 (a) Vértebra "craneal". (b) lnclinación derecha del hueso esfenoides. (c) Rotación derecha del hueso esfenoides
fenoides prolongan la columna vertebral hacia cra- respecto 137, 54, 57, 67, 89, 90, 9 1, 10 1, 102, ll7, 142,
neal. El occipital y el esfenoides forman una curva- 143,144,148, 150]. Aunque algunos aspectos deben
tura de concavidad anterior comparable a la cifosis ser explicados con más exactitud para comprender
de la CT. mejor esta teoría.
Para la terminología de los movimientos, Suther- Mientras que la movilidad del sistema nervioso y
land utilizaba los mismos términos para la columna la fluctuación del líquido cefalorraquídeo son muy
vertebral que para el cráneo (flexión, extensión, tor- probablemente responsables de parte del movimien-
sión, inclinación lateral-rotación), aunque la inclina- to del sistema craneosacro, es decir, que actúan casi
ción lateral-rotación puede corresponderse con ERI como motores, las membranas y los huesos que están
o FRL unidos entre sí son decisivos para la armonía del pa-
El desarrollo embrionario del cerebro y de la ca- trón motor.
beza es responsable de que los planos de moümiento La hoja parietal de la duramadre craneal se inser-
de la rotación y la inclinación lateral de la SEB sean ta en la cara interna de los huesos del cráneo y está
distintos. Durante la fi lo génesis, la cab eza ha efectua- unida al periostio mediante las suturas, mientras que
do una inclinación anterior para orientar la mirada la hoja yisceral, despegada en algunos puntos de la
hacia delante en la posición erguida. hoja parietal, forma las membranas cerebrales. Éstas,
Mientras que la rotación del hueso esfenoides y a su vez, presentan tal disposición que los huesos del
del hueso occipital tienen lugar en un plano frontal, cráneo se ven obligados a efectuar determinados mo-
al efectuar la inclinación lateral-rotación se inclinan vimientos durante el impulso craneal.
alrededor de un eje vertical en el plano transversal. La hoz del cerebro y la hoz del cerebelo forman
La flexión y la extensión tienen lugar en el plano sagi- una hoz vertical en el plano sagital que se extiende
tal. desde la crista galli del hueso etmoides, siguiendo
La experiencia de muchos años yla experimenta- la sutura metópica y la sutura sagital hasta llegar a la
ción condujeron a Sutherland a modificar sus méto- protuberancia occipital interna, y desde allí conti-
dos de tratamiento en el transcurso del tiempo, apli- núa hasta el agujero magno. Forman una pared se-
cando tratamientos cada vez más suaves. De este paradora entre los dos hemisferios cerebrales y en-
modo constató por ejemplo que también se pueden tre los hemisferios cerebelosos. Lahoz une entre sí
tratar las disfunciones de forma indirecta, colocando el hueso etmoides, el frontal, los dos parietales y el
la articulación o el hueso que hay que tratar en la po- occipital.
sición lo más relajada posible y dejando que el mis- La tienda del cerebelo se extiende desde la apófi-
mo cuerpo efectúe el trabajo de corrección. sis clinoides, siguiendo el borde superior del peñasco
Al flnal de su carrera, Sutherland utilizaba el lí- del temporal y la cara interna del asterión, y conti-
quido cefalorraquídeo -o tide- con finalidades tera- núa después por el occipital hasta llegar a la pro-
péuticas, dirigiendo este líquido y utilizando la respi- tuberancia occipital interna. La tienda del cerebelo
ración y los movimientos de las extremidades como separa, por decirlo de alguna forma, el cerebro del
ayuda para hacerlo.

Biomecánica del
sistema craneosacro
La teoría del mecanismo craneosacro está basada
en cinco elementos:

1. La motilidad del sistema nervioso


2. Lafhtctuación del LCR
3. Las membranas de tensión recíproca de la hoz, la
tienda y la duramadre espinal (Fig. a.2)
4. La movilidad de los huesos del cráneo
5. La movilidad involuntaria del sacro entre los hue-
sos ilíacos

No queremos representar aquí con todo detalle


estos cinco componentes de la osteopatía craneosa-
cra, sino que citamos la bibliografía especializada al Figura 4.2 Membranas intracraneales: hoz y tienda
a

Hoz del cerebro

Seno recto

Hoz del cerebelo

Lig. nucal

Hueso temporal

Apófis¡s mastoides
Escama
Lig. longitudinal anterlor
Lig. nucal

Aticulación atlanto-
axial-lateral

L¡9. interespinoso

Apófisis espinosa de
C7 (vértebra
prominente)

Lig. supraesptnoso

Figura 4.1) a, b Ligamento nucal como prolongación de la hoz

o
J
cerebelo. El borde libre de la hoz del cerebro y del ce- Por lo tanto, el ligamento nucal es, fuera del crá-
de la hoz' Y la fascia de los mm'
rebelo está en contacto con el cuerpo calloso para la
hoz y con el mesencéfalo para la tienda. La tienda gación de la tienda'
une ios huesos esfenoides, temporales, parietales y
lo tiene una inserción fija en el
occipital entre sí.
Et -uy importante el hecho de que las membra-
nas intracraneales forman los senos venosos del cere-
bro. La tensión de estas membranas influyen en el
tlujo venoso dela cabeza. Tanto la hoz como la tienda
se reúnen en el seno recto, también denominado ful-
cro de Sutherland. presenta inserciones fijas en determinados puntos de
Es remarcable que la protuberancia occipital ex- las vértebras.
terna, en la cara externa del occipital, que se corres- En su porción craneal, está fijada al agujero mag-
ponde con la protuberancia occipital interna en el in- no y a la segunda vértebra cervical, para presentar
terior del cráneo, proporcione inserción al ligamento después una inserción fija en la región sacra, a nivel
nucal. de S1/S2.
Del mismo modo, el seno transYerso, formado La duramadre espinal envuelve la médula espinal
por la tienda del cerebelo en la cara interna del occi- y acompaña a los nervios periféricos hasta el agujero
pital, se encuentra en la misma línea con la línea nu- intervertebral, donde se continúa en la vaina externa
ial superior, que Proporciona inserción a los mm' de los nervios. En el agujero intervertebral también
trapecios. está fijada al hueso.
--!r-

Existen además fijaciones relativas en los cuerpos


vertebrales a través de los ligamentos denticulados.
La duramadre es la vaina externa de las tres me-
ninges que envuelven el sistema nervioso central.
Mientras que la piamadre descansa sobre la masa
nerviosa, la aracnoides llena el espacio existente en-
tra la pía y la duramadre, el denominado espacio
subaracnoideo. Éste está lleno de líquido cefalorra-
quídeo y forma prácticamente una cama de agua pa-
ra el cerebro y la médula espinal.
El espacio subaracnoideo comunica con los ven-
trículos cerebrales, en los que se produce líquido ce-
falorraquídeo (plexos coroideos). Un95o/o de la reab-
sorción del líquido tiene lugar en las granulaciones
aracnoideas del seno venoso. El 5% restante es reab-
sorbido por el sistema linfático.
El hecho de que el sistema dural sea una membra-
na muy resistente que presenta inserciones en deter-
minados puntos y que constituye un tubo relleno de
líquido (LCR) y de masa nerviosa hace comprensi-
ble que la presión o la tensión que pueda ser ejercida
en un punto tenga consecuencias en todo el sistema.
Figura 4.4 Fascia de los mm. trapecios como
Esto puede ser comparado con un globo comprimi-
prolongación de la tienda
do en un punto. La presión a la que está sometido
puede ser sentida en todos los puntos del globo. En
total, el sistema dural presenta cinco puntos de inser-
ción, cuyo anclaje común constituye el fulcro de Su-
therland:
Delante la crista galli y la apófisis clinoides
Crista
Lateralmente los dos huesos temporales galli
En la parte posterior el hueso occipital Apótisis
En la parte inferior el sacro clinoides

Porción petrosa
del hueso
Es de importancia práctica el que la tracción en temporal
uno de estos puntos mediante el fulcro de Sutherland
influya también a los demás. En otras palabras: una
posición incorrecta del sacro influirá en el complejo
OAA exactamente de la misma forma que pueden
hacerlo los huesos temporales o el hueso esfenoides.
Esto tendrá consecuencias todavía mayores para la
columna vertebral, puesto que aquí los husos muscu-
lares sensitivos tienen un efecto potenciador.
Si bien las suturas craneales no son propiamente
móviles, tal como entendemos la movilidad de las ex-
tremidades o de la columna vertebral, sí permiten
cierta deformidad. En los movimientos del impulso
craneosacro no se produce una modificación del vo- Figura .1..5 a, b "Membranas de tensión recíproca" con
lumen del cráneo, sino solamente una deformidad rnsercrones
del conjunto del sistema hidráulico, incluida la co-
lumna vertebral y la pelvis. Puesto que estos movi- provocará adaptaciones de las estructuras, lo que fi-
mientos se desarrollan de forma armónica, las res- nalmente causará también modificaciones estructu-
tricciones en un punto del sistema se manifestarán rales y cambios de posición. Éste es el significado del
en todas partes. término "membranas de tensión recíprocas'1
Si el trastorno es suficientemente importante, to- Obseryación: No existe total acuerdo sobre l<¡s me-
do el sistema se adaptará para poder funcionar. Esto canismos desencadenantes del movimiento craneo- 1

f
¿¡:o. De forma general se supone que las fluctua- porque, para é1, el centro del movimiento era la sin-
. :es del líquido cefalorraquídeo provocan tensio- condrosis esfenobasilar. De acuerdo con la nomen-
:.: del líquido del sistema dural que acaban afectan- clatura, la flexión de la SEB corresponde a una dis-
:, a\ hueso. La anatomía especial de las suturas minución del ángulo existente entre la porción
-:¿:reales y las inserciones de la duramadre son res- basilar del occipital y el cuerpo del esfenoides. La
:,.:^sables de que se presenten patrones motores es- extensión corresponderá a un aumento de este án-
:--:iales. gulo.

Flexión
rlovimientos y disfunciones El hueso occipital efectúa una rotación hacia pos-
I el mecanismo craneosacro terior y el hueso esfenoides una rotación anterior, de
modo que la SEB asciende. Globalmente, ambos hue-
Para la descripción detallada remitimos una vez sos efectúan un movimiento hacia anterior. Esto es
-:¡; a la bibliografiaespecializada. Aquí sólo presen- importante para la relación entre el occipital y el
'j--emos lo que es importante para la comprensión. atlas. En la flexión craneal el hueso occipital se
desplaza hacia delante por encima del atlas. Esto
corresponde a una extensión mecánica del occipital.
: erión-extensión El hueso etmoides, situado delante del hueso esfenoi-
des, efectúa la misma rotación que el hueso occipital.
Cuando Sutherland definió las dos fases del rit- Los huesos pares o periféricos efectúan una rotación
: r craneosacro las denominó flexión y extensión, externa en la flexión.

'- \rdn Craneal Plano de la SEB


Extensión craneal
:\tensión del Plano de la SEB
occipital (vértex-gnalión) Flexión del
occipit¿l

Extens ión
columna
vertebla I

Flexión del sacro

:fi-
fu-
del

me- , iura 4.6 (a) Biomecánica de la flexión craneal: movimiento del occipital por enclma del atlas. (b) Biomecánica de la
leo- .rtensión craneal: movimiento del occipital por encima del atlas

1
El moümiento de desplazamiento anterior del Torsión
hueso occipital y el movimiento de desplazamiento
anterior de la porción basilar desplazan el agujero La torsión es, al igual que la flexión y la extensión,
magno hacia delante. un movimiento fisiológico. En este moümiento el
De ello resulta una tracción de la duramadre en occipital y el esfenoides rotan en sentidos opuestos
dirección craneal. La consecuencia será una tracción alrededor de un eje anteroposterior. El movimiento
hacia arriba de la base del sacro, de modo que el sa- se nombra según la rotación del hueso esfenoides
cro realizará entonces un movimiento de extensión y (del mismo modo que en la columna vertebral se de-
se extenderá la columna vertebral. nomina el movimiento según la rotación de la vérte-
bra craneal).
Tomemos el ejemplo de una torsión derecha. El
Extensión
hueso esfenoides gira hacia la derecha, el ala mayor
Al efectuar la extensión del mecanismo craneosa- derecha se mueye hacia arriba. Puesto que las super-
cro se produce un movimiento en la dirección opues- ficies articulares de la SEB no son verticales, sino que
ta. La SEB desciende, el occipital gira hacia delante y están dispuestas en un plano oblicuo que se extiende
el hueso esfenoides hacia atrás. La porción basilar aprox. por el vértex y el gnatión, ambos componentes
y el agujero magno se mueven hacia atrás. Esto se articulares efectúan un movimiento en este plano
corresponde con una flexión del occipital desde un oblicuo. La consecuencia será que al efectuar una
punto de vista mecánico. torsión derecha, la parte derecha de la porción basi-
El tubo dural desciende y el sacro se mueve hacia lar del occipital se mueve hacia delante y hacia abajo,
delante, hacia la nutación. El etmoides gira también el cuerpo del esfenoides se moverá hacia arriba y hacia
hacia delante, igual que el occipital. Los huesos peri- atrás, ylaparte izquierda, en direcciones inversas.
féricos efectúan una rotación interna. Esto tiene consecuencias para la articulación AO:
Además de los movimientos fisiológicos de fle- en el lado derecho el occipital se mueye hacia de-
xión y extensión, inducidos por las fuerzas inheren- lante y en el lado izquierdo se mueve hacia atrás. El
tes del organismo, es decir, el MRP, Sutherland des- occipital queda colocado por lo tanto en rotación
cribió otros movimientos (torsión, inclinación izquierda e inclinación derecha por encima del
lateral-rotación, verticalstrain, lateralstrain) que ex- atlas.
plicaremos a continuación.

Vértex

Flexión

Rotación
externa

figura 4.7 (a) Torsión craneal. (b) Flexión craneal


Ala mayor alta
\ a mayor baia

2rrción basilar alta Porción basilar baja

Occipital posterior

Posición del
sacro en
rotación
derecha : R/D

' - ,'.r J.B a, b Torsión derecha e influencia sobre la


-^1na vertebral y sobre el sacro. (c) Torsión derecha

Puesto que los huesos periféricos siguen a los


-
-=sos centrales en su moyimiento, en caso de pro-
: --irse una torsión derecha encontramos:
la parte derecha y su relajación relativa en la parte iz-
Porción basilar derecha anterior y profunda: tem-
quierda, lo que provoca a su vez un descenso de la
roral derecho en rotación externa (= cuadrante base del sacro a la izquierda y un ascenso en la pafie
Jerecho posterior en rotación externa).
derecha. Esta posición corresponde a una torsión de-
Porción basilar izquierda posterior y alta: tempo-
recha alrededor de un eje derecho según el modelo
:al izquierdo en rotación interna (= cuadrante iz-
de Mitchell.
quierdo posterior en rotación interna).
Observqción: En la época de Sutherland las disfun-
Cuerpo esfenoidal y ala mayor derecha altos: cua-
ciones no eran nombradas según el modelo de Mitchell
Jrante derecho anterior en rotación externa.
[ 107] [ I 56]. Se utilizaba la terminología siguiente:
Cuerpo esfenoidal y ala mayor izquierda profun-
Jos: cuadrante izquierdo anterior en rotación in- 1. Sacro en flexión.
:erna. Base anterior - AIL posterior.
2. Sacro en extensión.
Base posterior - AIL anterior.
- ,nsecuencias para Ia pelvis
3. Torsión.
En una torsión derecha del cráneo la porción ba- Base y AIL del mismo lado anterior o posterior
- -- del occipital está situada en flexión a la derecha, 4. Inclinación lateral - Rotación.
- jecir, anteriorizada, y posteriorizada a la izquier- Base anterior y AIL posterior en un lado y girado
:, esto es, en extensión (desde un punto de vista cra- en el otro lado. Esto corresponde al sacro anterior
-.:,sacro). Esto causa la tracción de la duramadre en o posterior unilateral.
La parte posterior de la base del sacro proporcio- izquierdo", lo que tendrá consecuencias sobre la po-
na la rotación; el AIL profundo, la inclinación lateral. sición del occipital respecto al atlas.
En el lado izquierdo el hueso occipital se desliza
hacia atrás.
I ncl i nación lateral-rotación En el lado derecho es traccionado hacia delante
por la inclinación lateral.
Según Sutherland la inclinación lateral-rotación El occipital queda colocado, por tanto, en rota-
también es un movimiento fisiológico de la sincon- ción izquierda y en inclinación derecha por encima
drosis esfenobasilar. En ella el hueso esfenoides efec- del atlas (de modo que se recupera la horizontali-
túa una inclinación lateral sobre el occipital -hacia dad).
un lado- y ambos huesos giran conjuntamente hacia El descenso de la SEB en el lado izquierdo se
el mismo lado. El movimiento se denomina según el equilibra por la inclinación lateral derecha del occi-
lado en el que el ala mayor esté situada más profun- pital.
da. Los huesos periféricos del cráneo se adaptan de la
emplo: Inclinación lateral-rotación izquierda.
Ej forma siguiente:
Mediante la inclinación lateral el esfenoides y el Porción basilar izquierda profunda: temporal iz-
occipital se aproximan en el lado derecho. La rota- quierdo en rotación externa = cuadrante posterior
ción izquierda hace que el cuerpo del esfenoides y la derecho en rotación externa.
porción basilar se inclinen hacia la izquierda. La bó- Porción basilar derecha alta: temporal derecho en
veda craneal adopta de este modo una forma caracte- rotación interna = cuadrante posterior derecho en
rística. rotación interna.
Cuanto más corta y recta sea la cara derecha del Ala mayor izquierda profunda = cuadrante ante-
volumen de la cabeza, más larga o más redonda será rior izquierdo en rotación interna.
la cara izquierda. La inclinación lateral derecha de la Ala mayor derecha alta = cuadrante anterior de-
SEB provoca la "apertura de la articulación en el lado
recho en rotación externa.

Figura 4.9 a, b lnclinación lateral-


rotación derecha
Del mismo modo que los huesos del cráneo se nivel de agua) ylos ojos han de permanecer en la ho-
'=n obligados a adaptarse para buscar la armonía, la rizontal. Los ojos deben encontrarse además todavía
: -'lumna vertebral y el resto del organismo deben ha- en el mismo plano frontal, para que sus músculos no
:er lo mismo. La rotación izquierda-inclinación late- sufran una sobrecarga. La zona de adaptación por
-i derecha del occipital por encima del atlas influye excelencia son las articulaciones atlantooccipitales.
*:. el complejo OAA y la duramadre espinal, así co-
€n la zonade transición lumbosacra.
=-r-¡
EI occipital posterior izquierda corresponde al Vertical strai n y lateralstrain
-c5pital en posición de extensión en el plano craneo-
\:;fO. Además de los cuatro movimientos fisiológicos
EI tubo dural se ve relajado a la izquierda, lo que anteriormente descritos, existen también los movi-
:,-ede provocar el desplazamiento de la parte iz- mientos denominados afisiológicos de la SEB.
---:erda de la base del cráneo hacia abajo y hacia de- En el verticqlstrqin se produce un desplazamiento
.:te. En la parte derecha el occipital está anteriori- craneal-caudal de la SEB. El cuerpo del esfenoides se
:,io, es decir, en posición de flexión desde una desplaza hacia arriba o hacia abajo en relación con la
:<:spectiva craneal. El tubo dural se relajay la base porción basilar del occipital. Esto tendrá consecuen-
:c- sacro se mantiene craneal-posterior. El sacro cias para el esqueleto de la cara ylo paru la columna
:-*;túa una rotación derecha. Esto se corresponde vertebral yla pelvis (posición de flexión-rotación ex-
-: ii una rotación derecha del occipital y del esfenoi- terna o extensión-rotación interna).
-<s en la inclinación lateral-rotación izquierda.
En el lqteralstrain el occipital y el esfenoides se
Observación: Para garantizar la funcionalidad de desplazan en el plano horizontal. En este caso no
,-: órganos del equilibrio, éstos (comparables a un existen consecuencias claramente visibles para la co-
lumna vertebral.
El strain va normalmente asociado a la presencia
de otras disfunciones del cráneo como la flexión, la
Inclinación lateral-rotación izquierda
= sacro anterior izquierda extensión, la torsión o la inclinación lateral-rotación.
\la mayor baja Ala mayor alta
Normalmente son de naturalezatraumática o conse-

;-rrción basilar baja


t cuencia de tensiones mantenidas en el área de in-
Porción basilar alta fluencia del esfenoides y del occipital.

Caídas sobre los glúteos, golpes sobre el occipital


o tensiones sobre la duramadre cargan el occipi-
Occipital anterior
tal.
Los traumatismos de la cara o las tracciones fas-
ciales ventrales mantenidas afectan al hueso esfe-
noides y provocan ttn strain de este hueso.

Disfunción por compresión de Ia SEB


La disfunción por compresión no tiene conse-
cuencias significativas para la columna vertebral o
para los demás huesos en el sentido de que no pro-
voca deformaciones. Pero sí tiene efectos muy ne-
gativos sobre la dinámica del MRP y debe ser trata-
Posición del da en primer lugar si está presente. Se trata de una
sacro con la SEB lesión traumática en la que se produce una clara li-
en inclinación
lateral. Rotación mitación del movimiento del occipital y del esfe-
izquierda : noides.
u n i lateral
anterior Las causas pueden ser caídas sobre la región glú-
izquierda tea o golpes recibidos en el occipital, en la glabela o
en el nasión.
Las compresiones se originan frecuentemente
durante el parto, cuando la cabeza queda bloqueada
::ra -1.10 lnclinación lateral-rotación izquierda y en el canal del parto y el bebé es sometido a la com-
-.ecuencias para la columna vertebral y la pelvis presión generada por las contracciones.
Disfunciones i ntraóseas ros o tensiones de las membranas. No debe-
mos olvidar que la duramadre acompaña a
Lesiones intraóseas de la bóveda craneal los nerüos craneales hasta los agujeros in-
Puesto que los huesos crecen desde los puntos de tervertebrales, donde presenta una inserción
osificación hacia la periferia, las compresiones de las fija.
suturas son las causas más probables del origen de las - Trastornos de vascularización: el 95o/o de la
lesiones intraóseas de la bóveda craneal. Las tensio- sangre venosa abandona la cabeza a través de
nes de las membranas encefálicas también son una los agujeros yugulares. Los desplazamientos
posible causa. de la porción condilar o basilar pueden mo-
Los factores intrauterinos y perinatales son res- dificar estas aberturas. Por otro lado, las in-
ponsables principalmente de las compresiones de las correctas posiciones de la base del cráneo
suturas. Es evidente que estas lesiones, tal como son provocarán lesiones de la SEB, que causarán
entendidas en el sentido osteopático, sólo aparecen tensiones en las membranas. Esto puede pro-
durante el crecimiento. vocar la afectación de los senos venosos, lo
que tendrá influencia a su vez sobre la vascu-
lar ización del cerebro.
Lesiones intraóseas de la base del cráneo
- La modificación de la luz del agujero magno
De forma parecida a lo que ocurre con los huesos puede determinar una compresión en el tron-
de las extremidades, la influencia de traumatismos, co del encéfalo y tener consecuencias más am-
compresiones o tensiones mantenidas sobre las sínfi- plias. La médula y el puente descansan sobre
sis de crecimiento también puede causar malfor- la porción basilar del occipital y sobre la SEB.
maciones de los huesos del cráneo. Esto puede ser Las lesiones de las üas piramidales son una
especialmente dramático si se afectan los huesos es- causa frecuente de los estados espásticos en las
fenoides, temporal, occipital o sacro. parálisis cerebrales. Las posiciones incorrec-
En el momento del nacimiento, todos estos hue- tas en la región de la porción basilar podrían
sos están formados por varios componentes, que no desempeñar un papel en este fenómeno.
se fusionan definitivamente hasta la edad de 8-12
años. Las malformaciones de estos huesos pueden Observación: Para que se produzcan trastornos de
conllevar posiciones incorrectas de la SEB y delazo- la función nerviosa no es imprescindible que se pro-
na de transición craneocervical e influir por tanto en duzca una compresión de la masa nerviosa; es sufi-
el aparato locomotor. ciente que exista una alteración del aporte vascular. La
Las lesiones intraóseas de estos huesos pueden presencia de compresión o de tensiones membranosas
causar perjuicios específicos en determinadas regio- puede afectar a los vasos que irrigan a los nerüos.
nes del cuerpo: Como ya hemos mencionado, las tensiones exis-
tentes en un punto de las membranas encefálicas se
Las lesiones entre el preesfenoides y el posesfe-
transmiten al conjunto del sistema dural. Puesto que
noides tienen consecuencias para el esqueleto de
la duramadre tiene inserciones fijas en el agujero
la cara (especialmente para los ojos).
magno y en 52, las deformaciones en alguna de estas
Las lesiones del hueso temporal pueden influir
regiones no dejará sin consecuencias al conjunto del
negativamente en el sistema auditivo, los órganos
aparato de sostén. Ésta es larazónpor la que analiza-
del equilibrio y la articulación temporomandibu-
remos más detalladamente las lesiones intraóseas del
lar.
occipital.
Las lesiones intraóseas del sacro pueden tener
una influencia negativa sobre la estática y la mo-
tricidad de la columna vertebral y de las extremi- Lesiones intraóseas del occipital
dades inferiores.
Recordemos una yez más que la base del cráneo
Las consecuencias más amplias, no solamente pa-
es de origen cartilaginosoy la bóveda craneal es de
ra la estática, serán las provocadas por las lesiones
origen membranoso. La bóveda craneal tiene por Io
en la región occipital-atlas.
tanto más capacidad de adaptación que la base.
Sutherland atribuye la responsabilidad de una se-
Durante el nacimiento y en la primera infancia,
rie de dolencias a las deformaciones presentes en
las membranas son más resistentes que los huesos.
la región de la porción basilar y de la porción con-
Las membranas mantienen juntos los huesos com-
dilar [101,102]:
puestos de varias partes.
- Trastornos de los nervios craneales VI-XII Los traumatismos perinatales o las tensiones,
por compresiones en la región de los aguje- igual que los accidentes ocurridos durante la primera
:---cia, pueden afectar por lo tanto a las sínfisis de Los ejes longitudinales de ambas articulaciones
--=::miento de los huesos y manifestarse inmediata- convergen en la parte anterior en un punto situado
:€:-:e o, como es más frecuente, más tarde, durante por debajo de la SEB. Forman entre sí un ángulo de
.-s lrotes de crecimiento (escoliosis, cifolordosis, +30. Los movimientos forzados de flexión y de ex-
'::::5uloversión). tensión pueden tener como consecuencia compre-
:n
el momento del nacimiento, el occipital está siones de las sínfisis de crecimiento debido a que los
':r=ado por cuatro huesos, que se mantienen juntos cóndilos "amenazan con descarrilar".
ri-:as a la duramadre y al pericráneo. Lo más frecuente y probable es que se produzca
una deformación de la base del cráneo en el curso del
Escama occipital
parto.
- Las dos masas laterales o porciones condilares
En un parto natural normal la cabeza del bebé es
: lJem 2
comprimida al atravesar el canal del parto según un
. Porción basilar
patrón determinado. Se produce además una rota-
: Estas cuatro partes forman el borde del agujero
ción y un movimiento de flexión-extensión de la co-
nagno
lumna vertebral. Cuando por diversas razones el ca-
nal del parto es demasiado estrecho para la cabeza
Los dos cóndilos occipitales todavía no están
del niño, las contracciones de la madre pueden ejer-
:, =pletamente desarrollados en el momento del na-
cer una compresión de tal magnitud sobre la zona de
-i:rento y están formados en sus dos tercios por la transición cervicooccipital que las estructuras blan-
:., ::ión condilar y en un tercio por la porción basilar.
: ::las está formado también por varias partes.
das se vean obligadas a ceder. Según la posición en la
que se encuentra la cabeza en este momento, las fuer-
En contraposición al occipital, en este caso las ca-
zas se focalizarán sobre un punto determinado, lo
--1i se forman más precozmente. Además, los arcos
que provocará unas lesiones características.
-- atlas son estabilizados por el potente ligamento Las compresiones sufridas en el plano sagital
r::sverso del atlas. Éste es el motivo por el que se
(compresión simétrica sobre el supraoccipital) pue-
--rlucen más frecuentemente deformaciones de los den presionar los cóndilos hacia delante con dema-
: -:dilos occipitales y del agujero magno que modi-
siada fuerza, lo que puede modificar la posición de
: -;iones del atlas. Es importante el hecho de que
las porciones condilares.
,.¡ cóndilos occipitales y las carillas del atlas están
La luz del agujero magno, así como la de los agu-
. i-.¡ntados hacia anterior y medial.
jeros yugulares, pueden ver cómo su tamaño se redu-
ce. De ello talvez resulte una compresión de las suturas
entre el occipital y el temporal. Pero Ia compresión
también desplaza a veces la porción basilar. Esto puede
hacer que se formen verticalstrains (desplazamiento
de la porción basilar hacia caudal).
El terapeuta puede sentir esta posición según la
forma del supraoccipucio y la posición del inión. Si
se produce una compresión diagonal sobre el occipi-
tal cuando la cabeza está situada en posición de rota-
ción por encima del atlas, puede ocurrir que el cón-
dilo se vea comprimido hacia delante. Este cóndilo
será entonces desplazado hacia anterior y medial y el
cóndilo del otro lado hacia lateral. Como consecuen-
cias para la SEB pueden producirse torsiones, incli-
nación lateral-rotación o lqteralstrains (desplaza-
miento de la porción basilar hacia lateral).

Figura 4.11 (a) Hueso occipital.


(b) Atlas y axis en el recién nacido
El agujero magno y los agujeros yugulares se pue- Los resultados de las investigaciones de I. Kor: .
den modificar. Las suturas entre el occipital ylos M. Patterson dejan entrever claramente la supos:-
temporales pueden ser comprimidas. Esta posición ción de que las tensiones miofasciales mantenid¿-.
incorrecta puede ser identificada por el terapeuta en y los desequilibrios estructurales provocan mod:-
la relación existente entre el occipital y la masa lateral frcaciones f79, ll2).
del atlas, así como en la comparación de las partes iz- Es interesante observar que el clivus y el plano d<
quierda y derecha de la línea nucal (o del supraocci- la SEB presentan la misma inclinación hacia l¿
pucio). En ambos casos se influencian la estática de vertical que el eje longitudinal y el promontonc
la columna vertebral y el tono muscular. del sacro.
La posición de los cóndilos influye en la tensión
del tubo dural hasta el sacro y hacia anterior, ha-
cia la crista galli. Disfunciones del sacro
Las posiciones incorrectas simétricas se manifies-
tan por un aumento de la posición de flexión o de Las disfunciones del sacro reciben la influencia de
extensión. la duramadre espinal, el"corelink", a través del meca-
Las posiciones asimétricas de los cóndilos occipi- nismo craneosacro.
tales provocan una torsión del tubo dural que ten- 1. Nutación del sacro-extensión craneal
drá como consecuencia una torsión de la pelvis. 2. Contranutación del sacro flexión-craneal
Los músculos suboccipitales desempeñan un pa- 3. Torsión del sacro-torsión de la SEB
pel especial en el tono muscular. 4. Flexión unilateral del sacro-inclinación lateral-
La gran sensibilidad del huso muscular y la rica rotación
vascularización de los músculos cortos de la nuca
con huso muscular en la región suboccipital ha- Los desencadenantes de las disfunciones sacras
cen que esta región sea muy importante para la pueden ser traumatismos, posiciones incorrectas
regulación de la tensión muscular en general y de mantenidas, disfunciones de la CL o trastornos vis-
forma especial para la estática. cerales. No deberíamos olvidar que los niños peque-
ños caen muchas veces sobre los glúteos.
Observaciones: Si seguimos en la línea de este pensamiento de la
Mediante la realización de experimentos en los asimetría de las tensiones membranosas y de los
que se medía la distribución del peso en ambos correspondientes desequilibrios musculares, llegare-
pies, los posturólogos demostraron que la mani- mos a la conclusión de que si esta problemática per-
pulación de C2 tenía como consecuencia una manece sin tratamiento, ésta puede ser por sí sola
relajación de la hoz, o que el tratamiento de las una explicación para la presencia de escoliosis y otras
articulaciones temporomandibulares tenía como asimetrías.
consecuencia una clara mejora de la distribución Algunos autores, entre los que se encuentra Ha-
del peso [153, 154]. Todos los osteópatas deberían rold Magoun, sospechan que las tensiones durales
conocer la relación de estas tres estructuras con asimétricas tienen un efecto negativo sobre el creci-
los músculos cortos de la nuca. miento. Parece como si la diferencia de longitud de
En una serie de investigaciones microscópicas las piernas presente en el niño y en el joven no des-
efectuadas con los músculos de la nuca se demos- apareciera del todo en el adulto (Travell y Simons
tró que éstos contienen +6 veces más husos mus- [145]). Si tenemos en cuenta que además de impul-
culares que los músculos glúteos (por cm3 de ma- sos nerviosos los nervios también transportan molé-
sa muscular). culas de importancia vital para el trofismo de las es-
De la mano de una colección de cráneos, Viola tructuras inervadas, entonces es posible que las
Fryrnan demostró que las deformaciones de la tensiones fasciales o membranosas influencien sin
base del cráneo son frecuentes y que las deforma- más el trofismo de los tejidos durante las fases de cre-
ciones y las posiciones incorrectas de los cóndi- cimiento, de forma que se creen asimetrías.
los, así como las modificaciones del agujero mag-
no, de los agujeros yugulares y del conducto del Como conclusión de todo lo que acabamos
hipogloso, suelen aparecer conjuntamente 1571. de explicar solamente podemos decir que
En la mayoría de los casos también aparecen asi- habría que llevar a cabo una exploración os-
metrías de la bóveda craneal. Si la escoliosis cra- teopática de todos los bebés recién nacidos
neal es üsible, es que también existe la parietal. y, si fuera necesario, deberían ser tratados pa-
Su intensidad dependerá de las posibilidades de ra sentar las bases de un desarrollo armónico.
adaptación del organismo.
Influencia de las Esto es de fácil comprensión mediante un simple
experimento, comparando la inspiración con los bra-
disfunciones craneales y de zos y las piernas completamente rotados interna-
las posiciones incorrectas mente y la inspiración con los brazos y las piernas en
sobre la periferia posición de total rotación externa (RE). La inspira-
ción es mucho más profunda cuando tenemos las ex-
Las disfunciones craneales no solamente harán tremidades en rotación externa.
sufrir al esqueleto axial, sino también a las extremi- Para la descripción de las cadenas musculares
dades. Incluso los órganos se verán afectados por (ver capítulo 8, pá9. 100), nos hemos basado en el
ello. Sutherland fue un osteópata extraordinario en modelo de Sutherland. Estamos convencidos de que
todos los aspectos. Integró como nadie el pensa- en cada hemicuerpo hay dos cadenas miofasciales:
miento de Still y fue además un fantástico observa- Una cadena de flexión
dor. Una cadena de extensión
Gracias a su sentido de la observación, su sentido
del tacto y su curiosidad por experimentar, no sola- Cuando existe una dominancia bilateral de la ca-
mente consiguió "sacar la clave" del mecanismo cra- dena extensora, la columna vertebral está extendida
neosacro, sino que reconoció además la influencia y la cabeza y las extremidades están situadas en fle-
que este mecanismo craneosacro tenía para el resto xión y RE (y abducción para las extremidades).
del cuerpo. Constató que todo el organismo se com- Cuando existen dominancias asimétricas, un he-
¡orta de forma análoga al mecanismo craneosacro. micuerpo se comporta como en un patrón de flexión
Al efectuar una inspiración torácica, el cráneo se y el otro como en un patrón de extensión. En el capí-
ensancha como en la fase de flexión craneal; la espi- tulo sobre cadenas musculares describimos de forma
:ación tendrá como consecuencia un movimiento detallada cómo se comportan los huesos y las articu-
;omo en Ia fase de extensión. Sutherland también laciones en la dominancia de una cadena. Estas ex-
;omprobó que en la inspiración torácica, así como plicaciones permiten comprender las disfunciones
durante la fase de flexión craneal, todo el cuerpo que pueden llegar a aparecer.
et-ectuaba una rotación externa, y en la fase inversa, Los desencadenantes de la dominancia de una ca-
::na rotación interna. De ello concluyó que existían dena muscular son tanto las extremidades como los
3os patrones motores: órganos o la base del cráneo. En cualquier caso en-
Un patrón de flexión al que van asociadas la rota- contraremos una posición determinada de la SEB,
ción externa y la abducción. una posición del complejo OAA en correspondencia
Un patrón de extensión al que pertenecen la rota- y una posición determinada de la zona de transición
ción interna y la aducción. lumbosacra.
&udti{
f.,1J,t.§ 'r
H istoria importancia decisiva en lo que respecta a la forma-
ción y al tratamiento de las enfermedades. Como fi-
siólogo entusiasta, Littlejohn recurrió a las leyes físi-
)ohn Martin Littlejohn emigró en 1892 de Gran
3retaña a Norteamérica por motivos de salud. Pade- cas para explicar la biomecánica de la columna
-:a una faringopatía supuestamente incurable. Una vertebral.
'. ¿z llegado a los Estados Unidos, escuchó hablar
de Lo que él presenta en su obra The mechanics of the
. s increíbles éxitos de un médico llamado Still y de- sPine es un interesante modelo de pensamiento en el
::dió ir avisitarlo. que las líneas de fierza, los puntos de torsión, las
Still no sólo consiguió liberarlo de sus molestias, curvaturas de la columna vertebral, las curvas y los
::ro que además consiguió que Littlejohn quedara arcos proporcionan explicaciones para las disfuncio-
:-:.n tascinado por la osteopatía que iniciara su forma- nes y para los patrones posturales.
::.rn en Kirksville. Littlejohn permaneció algunos
-.os con Still y actuó también como docente y deca-
:.-. en American School of Osteopathy. Al principio
:: los años 1920 fundó el American College of Oste- "Mecánica de la columna
:athy and Surgery en Chicago junto con dos her- vertebral" y las líneas de
,-_3¡OS SUyOS. fuerza del cuerpo
Después de finalizar sus estudios de medicina en
,:-icago y de obtener el título de doctor, regresó a In- En física, las fuerzas de tracción y de compresión
: f,terra. En l9l7 fundó la British School of Osteo- desempeñan un papel importante. No se trata de otra
:::h1'. fohn Martin Littlejohn no fue el primer os- cosa que de fisiología humana. El metabolismo de la
-.-rpato que fue de Norteamérica a Europa. Antes
célula depende de las relaciones de tensión (ver for-
: -e él ya había algunos osteópatas que habían lle- mación de artrosis, irrigación de los discos y del car-
¡..1o a Gran Bretaña y habían fundado la British tílago, etc.).
-.:eopathy Association. Fueron los Sres. Dunham,
Kapandji [74] escribe sobre la importancia de las
."':ilard-Walker y Horn. Aun así, cabe decir que la curvaturas de la columna vertebral para su estabili-
i:eopatía llegó a Europa de la mano de Littlejohn, dad (R = N2 + l; R = resistencia; N = número de cur-
: -es en definitiva fueron sus teorías sobre la biomecá- vaturas).
- -a de la columna vertebral las que marcaron du- Existe otra ley física que enuncia que un arco que
-:.::te décadas la osteopatía inglesa (y la europea).
doblamos hacia un lado presenta una tendencia a ro-
Littlejohn era considerado el mecánico de la os- tar con el lado conyexo hacia la nueva convexidad
'.','patía por antonomasia. Es cierto que su forma de
formada (ver NIR).
.: Ia función de la columna vertebral es muy mecá- Observación: Es interesante comprobar que nues-
- :a, pero en ella también dominan la funcionalidad tro tronco está formado por dos cavidades que tienen
.: globalidad. Para é1, la columna vertebral (y con ambas una fuerza expansiva. Tanto los pulmones co-
: -: el aparato locomotor) es una unidad sometida a mo los intestinos contienen aire y presentan una ten-
:::erminadas leyes mecánicas. La columna vertebral dencia a ensancharse. La caja torácica y la cavidad
>: encuentra sometida, por ejemplo, a la constante abdominal están rodeadas por músculos que ejercen
-:-uencia de la fuerza de la gravedad. Los diferentes una fuerza orientada internamente.
-<=mentos de la columna vertebral no se comportan Los músculos presentan la característica de man-
1:rpoco de forma aislada, sino que todo el tronco tener la misma tensión básica en cada posición. Nor-
-==;ciona como una unidad a las influencias externas
malmente, ambas fuerzas se neutralizan.
: -ltetl]?S. Este fenómeno es comparable al tubo dural que se
El, como muchos otros osteópatas, se dio cuenta convierte en una columna de agua gracias al líquido
:: .lue en los pacientes identificaba siempre unos pa- cefalorraquídeo y funciona como una unidad. El
: . res determinados que se repetían, las mismas re- tronco se comporta como un conjunto.
i nes en disfunción y frecuentemente también los Littlejohn describió seis líneas de fuerza median-
-.>mos síntomas. Esto lo impulsó a buscar una ex- te las cuales intentó explicar el comportamiento de la
: .:ación mecánica para la existencia de tal patrón. columna yertebral bajo la carga delafuerza de la gra-
--:--¡i debemos mencionar que en los primeros años vedad y la formación de disfunciones en los patrones
- . se conocía ni la osteopatía craneosacra ni la osteo- recurrentes.
:::ia r"isceral tal como se conoce actualmente en Eu-
-, l¿.
Tanto Still como Littlejohn estaban convencidos
:: ;lue se debe atribuir a la columna vertebral una
Línea de fuerza central Son líneas móviles que pueden modificar su re-
(central gravity line) corrido para adaptarsea la postura.

En realidad se trata de dos líneas: una línea


quierda y una línea derecha. Su recorrido es el Línea anterior del
guiente: cuerpo (anterior body line)
+1 cm por detrás de la silla turca
Es paralela a las líneas de fierza centrales y se ex-
+1 cm por delante de las carillas del atlas
tiende desde la sínfisis mentoniana hasta la sínfisis
por el centro de las apófisis transversas de C3-C6
púbica. Su recorrido dependerá de las relaciones de
por delante del cuerpo vertebral T4
presión existentes en el tórax y en el abdomen. Es
a través de las articulaciones costovertebrales
una muestra de la interrelación existente entre la es-
Co2-Co10
tática y las relaciones de presión en las caüdades.
a través de los cuerpos vertebrales de L3
Cuando se modifica la estática, las relaciones de
a nivel de L3 las dos líneas se separan para exten-
presión de la caja torácica y de la cavidad abdominal
derse atravesando las piernas hasta llegar al me-
se adaptan.
sopié

C3
c4
C5
c6

Figura 5.1 a, b Recorrido de la línea de fuerza central


Figura 5.2 a, b Recorrido de la
línea anterior del cuerpo

Tubérculos púbicos

Por ejemplo, un aumento de la presión en el ab- I-a línea anterior del cuerpo cae por detrás
:omen modifica el recorrido de la línea anterior del de la sínfisis púbica
:rerpo y con ello también el de la línea de fuerza cen-
La presión abdominal se desplaza posteriormen-
::al.
te, sobre los órganos de la región hipogástrica y
Puesto que los diafragmas son importantes para el
sobre la aorta y los vasos ilíacos
=quilibrio de la presión en las cavidades, la línea cor- Extensión de la CC y mentón entrado
:oral anterior está en relación con ellos. La tensión
Cifosis de la CT y tensiones entre las escápulas
:e la pared abdominal está en relación con la ten-
Hombros colgantes
.:on del diafragma. Se pueden encontrar los dos es-
Tendencia a la hiperlordosis lumbar
:.narios siguientes:
Tóraxplano
Tendencia al descenso de los órganos
L¡ línea corporal anterior cae Tensiones en la región sacroilíaca
cor delante de Ia sínfisis púbica Flexum de rodilla
Tracción sobre los músculos isquiotibiales
Aumenta la presión sobre la pared torácica Transmisión del peso a los talones
La tensión sobre el ligamento inguinal aumenta,
lo que puede provocar hernias inguinales
La lordosis de la CC aumenta Línea anteroposterior
La barbilla se extiende hacia delante y hacia arri-
ba Empieza en el opistión, se extiende a través del
Tensiones en las zonas de transición cervicotorá- tubérculo anterior del atlas, discurre a través de los
cica, toracolumbar y lumbosacra cuerpos vertebrales de T11 yTl2,y, a través de las ar-
Recurvatum de las rodillas ticulaciones de los arcos vertebrales de L4-L5, atra-
Predisposición a sufrir problemas de ORL viesa 51 parafinalizar en la punta del cóccix.
Esta línea hace que el conjunto de la columna ver-
tebral sea una unidad y que T1 | y T12 sean vértebras
clave para el equilibrio anteroposterior y para las tor-
siones del tronco. Las cargas asimétricas de los bra-
zos y de las piernas, las torsiones del tronco o el ende-
rezamiento de la columna vertebral cargan T11 y
Tl2. Estas vértebras también desempeñan un papel
importante en la vascularización del abdomen.

Dos líneas posteroanteriores


Ambas líneas discurren desde el borde posterior
del agujero magno atravesando la 2" costilla,y atra-
viesan los cuerpos vertebrales deL2y L3 para finali-
zar en las articulaciones de la cadera. Igual que la lí-
nea anteroposterior, discurren por delante de T4.
Ambas líneas unen las articulaciones AO con la
2" costilla yT2 y garantizan de esta forma una distri-
bución regular de la tensión en Ia CC. Dirigen la dis-
tribución de la compresión hacia las articulaciones
de las caderas en posición de bipedestación y hacia
las tuberosidades isquiáticas en posición de sedesta-
ción. La función principal de estas líneas es el mante-
nimiento de una relación de tensión óptima entre la
nuca, el tronco y las piernas, por un lado, y entre el
abdomen y el tórax, por otro.
La línea anteroposterior y las dos líneas postero-
anteriores forman el denominado polígono de fuer-
ZAS.

Polígono de fuerzas
Está formado por dos pirámides triangulares cu- Fig,ura 5..i a, b Prolongación anteroposterior de la línea
yas puntas se unen por delante del cuerpo de T4. Las anterior del cuerpo
dos líneas posteroanteriores y la línea anteroposte-
rior se equilibran mutuamente y se cruzan por delan-
te de T4. La resultante de las tres líneas mencionadas
es proporcionada por la línea de fuerza central, que
discurre a través de L3. la izquierda. La línea de firerza central une L3 con las
La pirámide inferior tiene una base sólida, forma- articulaciones de la cadera.
da por las articulaciones de las caderas y el cóccix. La La línea anteroposterior une eI atlas con el cóccix
base de la pirámide superior es el agujero magno. Es atravesando L3. De ello resulta una tercera pirámide,
estabilizada por estructuras miofasciales. Las disfun- que también tiene la pelvis como base sólida y el vér-
ciones de la pelvis, así como las lesiones de la AAO tice en L3.
afectarán a T3-T4. Las tres pirámides dependen de las relaciones de
Al rotar, las pirámides giran en sentidos contra- presión que se formen en las cayidades, las dos infe-
rios. Esto puede observarse en los moümientos in- riores de forma directa y la superior indirectamente a
versos de los brazos y de las piernas. través de las tensiones miofasciales.
Cuando la pierna de apoyo es la izquierda y la La inspiración y la espiración no sólo modifican
pierna de impulso es la derecha, la pirámide inferior la presión en el tórax y en el abdomen, sino que tam-
forma una convexidad con rotación hacia la derecha bién provocan una extensión de la columna vertebral
yla pirámide superior una convexidad con rotación a durante la inspiración.
Figura 5.4 a, b Recorrido de la
línea anteroposterior y de las
dos líneas posteroanterlores que
forman el polígono de fuerzas

{rcos, puntos de Puntos de rotación


rotación y arcos dobles Existen puntos de rotación anatómicos, fisiológi-
cos y funcionales.
\rcos Los puntos de rotación anatómicos son vérte-
bras atípicas. Debido a sus formas anatómicas espe-
Desde un punto de vista anatómico la columna ciales fuerzan a los segmentos vertebrales a mostrar
l¿s '.'ertebral está formada por 4 arcos:
un comportamiento especial. Los puntos de rotación
Cervical: atlas-Tl anatómicos son: C2-L5-sacro.
cú Torácico: T2-T12 Para Littlejohn, el atlas pertenece a la cabeza y
de, por lo tanto no será un punto de rotación.
Lumbar: L1-L5
ü- Sacro: sacro-cóccix Los puntos de rotación fisiológicos están situa-
dos entre las curvaturas, es decir, en los puntos en
d€ los que la lordosis pasa a formar una cifosis: C5-T9-
Esta clasificación en arcos funcionales permite
úe- L5.
:epresentar cómo se comportan los distintos seg-
tea Los pivotes funcionales son vértebras que tienen
:entos de la columna vertebral entre sí. La acepta-
::on del modelo de Littlejohn de las líneas defuerzay una importancia especial por su función mecánica.
(?n Son C2-T4-L3:
.:. comprensión del efecto de cada uno de los grupos
lm-
:rusculares, así como de las particularidades de cada C2 es un punto de rotación para la cabeza. Los
bral
-na de las vértebras, nos permite aceptar determina- músculos suboccipitales, extremadamente sensi-
:¿s vértebras como puntos de rotación. bles, unen el complejo AAO.
Arcos
C1-C4
C6.T8
T1 0-14
Sacro

cl -

@
@
T3

@
T11

r12

@
@

Figura 5.5 Polígono de fuerzas según Littlejohn Figura 5.6 Arcos, arcos dobles y vértebras de rotación

T4 es un punto de rotación porque la rotación de Arcos dobles


la cabeza alcanza hasta T4-T5. Además, T4 es un
punto de cruce importante para las líneas de fuer- Littlejohn describió dos arcos dobles:
za de Littlejohn.
L3 es la vértebra lumbar más inferior que ya no El arco posterior superior: C7-T8
está directamente unida a la pelvis a través de li- El arco anterior inferior: Tl0-sacro
gamentos.
Desde un punto de vista mecánico es interesante
Puesto que están unidas a ella a través de los liga- observar que el arco posterosuperior recibe la carga
mentos iüolumbares, L4 y L5 pertenecen a la pelvis del peso de la cabeza, del tórax y de las extremidades
(del mismo modo que Cl y C2 pertenecen a la cabe- superiores y lo desplaza hacia dorsal de forma que
za). Además, para Littlejohn, L3 es el centro de la fuer- sea equilibrado por el arco anteroinferior y dirigido
za de gravedad para todo el cuerpo. Encontramos fre- en dirección a las caderas.
cuentemente disfunciones de esta vértebra pivote. El vértice de los arcos está situado a nivel deT4-
Rara vez se manipulan aisladamente. Se las ha de tra- T5 para el arco superior y a nivel deL2-L3 para el ar-
tar siernpre conjuntamente con los respectivos arcos. co inferior. Estos dos segmentos son muy sensibles a
sufrir disfunciones. Para Littlejohn, los puntos si- Specific adj usting technique
guientes son los puntos débiles de este sistema: C7, 5u
costilla, T9, T11, T12,L2,L3.
(técnica de ajuste
C7 está situada en la zona de transición entre un
específico) o SAT según
segmento vertebral móvil y uno rígido. Dummer [53, 58]
T9 es un punto de rotación funcional entre dos
arcos y entre un doble arco anterior y uno poste- Historia
rror.
T ll y T 12 son el centro de torsión de la columna Todo parece indicar que el azar tuvo mucho que
vertebral. ver con el origen de la SAT: durante una epidemia de
La 5u costilla está situada en una zona de transi- gripe que se produjo en los años 50 del siglo pasado,
ción entre la parte superior del tórax y la CC, y la el osteópata y quiropráctico Parnall Bradbury fue el
parte inferior del tórax y la CL. único terapeuta de servicio en su clínica. Puesto que
L2 y L3 son el punto más débil de toda la columna el número de pacientes era enorme) Bradbury tenía
vertebral, puesto que la totalidad del peso del poco tiempo para cada tratamiento, de forma que de-
cuerpo se manifiesta aquí: el peso del cuerpo em- cidió manipular solamente en cada paciente el seg-
puja desde arriba y las extremidades inferiores mento más afectado.
empujan hacia abajo durante la marcha. Tuvo tanto éxito que continuó analizando el mé-
En caso de existir desequilibrios estáticos, en es- todo. Tuvieron un éxito especial los tratamientos en
tos puntos débiles de la columna vertebral se or- los que había manipulado la vértebra atipica. Parnall
ganizan frecuentemente comp ens aciones. Bradbury había sido discípulo de Littlejohn y cono-
En sus escritos Littlejohn, y más tarde también cía por lo tanto su modelo de líneas de fuerza. En su
sus discípulos |ohn Wernham y T.E. Hall, descri- formación de quiropráctica aprendió la manipula-
be la relación existente entre los órganos, el siste- ción de la parte superior de la CC = Whole in one.
ma neuroyegetativo y el sistema endocrino. Tam- Por otro lado, el tratamiento de un segmento, de
bién describe y razona la forma de proceder en el la lesión clave, era fiel al principio de Still: Find it, fix
tratamiento. Por razones comprensibles nos he- it and leave it alone.
mos limitado a reproducir los aspectos que se Conjuntamente con el médico Dudley Tee llevó a
adaptan al contexto de esta obra. cabo una serie de investigaciones para analizar la
El posterior desarrollo de este modelo condujo fi- efectividad de las manipulaciones de las lesiones cla-
nalmente a la creación de un método de trata- ve y presentó este métódo en su líbro Spinology. En
miento osteopático interesante: la SAT (Specific este libro define el término "lesiones posicionales".
adjusting technique). Este método será represen- Son en gran parte bloqueos traumáticos de la vérte-
tado en el capítulo siguiente. bra atípica, como los que aparecen por ejemplo en un
traumatismo por sacudida brusca. Según Bradbury,
esta vértebra debe ser recolocada mediante una téc-

Figura 5.7 a, b (a) Modelo de


BC Base del cráneo Littlejohn. Los puntos de
A Borde anterior del rotación entre curvas son C5, T9
Occipital
aSuJero maSno y 15, las vértebras atípicas son
occipital C1 , C2, C3 y L5lS1. (b)
B, C lateralmente ai Polígono de fuerzas según
borde posterior del Littlejohn que muestra las
aSuJero maSno
occipital relaciones mecánicas y las
funciones de la columna
A-HC Línea
anteroposter¡or vertebral
Puntos de
equilibrio de B-AC Línea
los triángulos posteroanterior

C-AC Línea
Punta del posteroanterior
triángu lo
inferior AC Articulación de la
cadera

HC Hueso cóccix
nica de impulso, de forma que el impulso se ejerza en práctico, puesto que es lógico tanto desde un punto
una dirección totalmente contraria a la del vector de de vista neurológico como mecánico. Las tres unida-
fiierza que ha causado el bloqueo. Tias la muerte de des resultan de las tres pirámides del polígono de
Bradbur¡ su discípulo Tom Dummer continuó des- fuerzas.
arrollando este método y lo perfeccionó. No se aplica
sólo en lesiones traumáticas.
Según la localización de la "lesión primaria" (cer-
Unidad 1

vical o sacra), se sigue un orden determinado en la Extremidades inferiores, pelvis yparte inferior de
manipulación de los segmentos clave. Solamente se la CL, a partir de L3.
manipula un segmento en cada tratamiento.
Esta unidad es para el desplazamiento.

Procedimiento Unidad 2
El terapeuta busca el segmento clave que hay que Cráneo, CC, parte superior de la CT hasta T4,
tratar diüdiendo el aparato locomotor en tres unidades. hombros y brazos, parte superior del tórax.
Existe una serie de pruebas específicas para cada uni-
dad, cuyo objetivo es encontrarla unidad dominante. Funciones vegetativas de la cabeza, del cuello y
En cada unidad existen determinadas vértebras del tórax.
que tienen una importancia especial. Son los puntos
de rotación o pivotes del modelo de Littlejohn: Cl, Unidad 3
c2,c3, c5, T3, T4,T9, T1r, T12, L3, L5, sacro.
Parte inferior del tórax, yértebras T4-L3.
Observaciones:
Funciones vegetativas del abdomen.
En función de si es un caso traumático o adaptati-
vo, pueden estar afectados diferentes pivotes.
Observación: Es interesante constatar que estas
Existen diferentes opiniones sobre si se deben ma-
tres unidades concuerdan de forma básica con las
nipular las vértebras de los puntos de rotación o
tres regiones charnela inferiores del modelo de Zink.
no.
En el modelo de Littlejohn falta la zonade transición
cervicooccipital como unidad aislada. Ésta se incluye
Un pivote es siempre un punto de rotación para
en la zona de transición cervicotorácica como uni-
un grupo de vértebras. Por esto siempre se aconseja
dad2.
tratar conjuntamente este grupo de vértebras, para lo
Debido a sus particularidades (vértebra atípica,
cual son adecuadas las técnicas suaves.
zona parasimpática), según nuestra opinión, ésta
puede ser considerada como unidad propia que tiene
Las tres unidades una importancia especial para el sistema craneosa-
cro.
La división del organismo en tres unidades es, se-
gún el modelo de Littlejohn, muy concluyente y
Además de otras funciones, el aparato locomotor El dolor desempeña un papel muy importante.
--:ene dosfunciones importantes: Dependerá del umbral de dolor el que la alteración
de la función muscular conduzca a enfermedades
Estabilidad = estática manifiestas. Desde el momento en que esto ocurra, el
Movilidad = motricidad, movimiento conjunto del aparato locomotor intentará adaptar y
compensar para que el estado sea soportable y para
mantener al máximo la capacidad de funcionamien-
to del organismo.
Estática Se ha demostrado cómo se ha producido la inhi-
bición muscular de determinados músculos en ca-
EI mantenimiento del equilibrio es una de las so de parálisis espásticas cuando éstos no estaban
:¡nciones más nobles del aparato locomotor. Para paralizados. Encontramos el mismo fenómeno en
:'lmplir esta tarea, el organismo relaciona una gran los puntos gatillo. El dolor provoca una debilidad del
::¡tidad de informaciones de los receptores de todo músculo, lo que a su vez determina deformaciones
:, organismo. posturales.
Además de los órganos del equilibrio, también Vladimir fanda, un médico checo, llevó a cabo in-
i-¡n muy importantes los propioceptores situados en teresantes estudios en el ámbito de la medicina ma-
tendones, fascias y articulaciones. La vista nual y especialmente en el rímbito de las funciones
=.úsculos,
. el oído también desempeñan un papel muy impor- musculares. Algunas de sus observaciones son muy
':nte, Es menos sabido que las articulaciones tempo- interesantes para el tratamiento de disfunciones del
:.-'mandibulares y los órganos influencian la muscu- aparato locomotor. En este sentido observó que los
.-¿x¡ra, y de este modo también la estática y la pacientes con malos estereotipos motores y con
indirectamente. desequilibrios musculares también presentaban dé-
=otricidad
ficits neurológicos: los movimientos estaban mal
coordinados y eran torpes. Los trastornos de la sensi-
bilidad, especialmente de los propioceptores, y una
\lotricidad mala adaptación a las situaciones de estrés daban lu-
gar a un comportamiento incontrolado. |anda en-
La motricidad sirve para satisfacer las necesida- contró estos signos tanto en niños como en adultos,
:¿s humanas. Es ejecutada por los músculos. Una ac-
con la única diferencia de que en los adultos también
-'.idad muscular óptima requiere la existencia de un aparecían trastornos vertebrales funcionales y dolor.
:.:en equilibrio y de coordinación entre cada uno de La identificación de los estereotipos motores y de
,.--i grupos musculares (inhibición de los antagonis-
la función de cada músculo en relación con un grupo
--¿s, coactivación de los sinergistas). Ambas funcio- muscular permite al terapeuta actuar de forma más
::s son reguladas por el sistema nervioso central. En precisa sobre el patrón patológico.
-'.a función desempeñan también un papel muy im- Ejemplo: El cuádriceps y los músculos isquiotibia-
rlrrtante determinados patrones motores y postura- les son antagonistas para la extensión y el movimien-
.<-- adquiridos en el transcurso de la ontogénesis.
to de la rodilla. Pero son sinergistas parala estabili-
l¿mbién son denominados estereotipos motores o zación de la rodilla durante la marcha. Durante la
-otor Patterns. marcha, los músculos que levantan el pie, los flexores
Un ejemplo de ello lo constituyen la forma de an- de la rodilla y los flexores de la cadera trabajan juntos
.:-i¡ o Ia postura características de una persona. Las
sinérgicamente.
r:eraciones del equübrio entre cada uno de los grupos Las sinergias de las actividades musculares todavía
::usculares, es decir, las modificaciones o variacio- son más claras en los estados patológicos. Es más im-
:s de los patrones de movimiento óptimos suelen portante considerar un músculo como un elemento
:esarrollarse ya en la primera infancia (probable- integrado en un patrón motor que verlo aisladamente.
:-ente muchos de influencia perinatal). Otra constatación interesante de |anda es que la
Los micro y los macrotraumatismos, así como los relación entre los músculos debilitados y los acorta-
:áitos de vida, contribuyen a la formación de los dos (contracturados) no es una cuestión de azar, sino
-;ttor Patterns. Los patrones que presentan alteracio- que responde a unas leyes determinadas.
:s estáticas y de la coordinación provocan desequi- Investigaciones microscópicas y electrofi siológi-
-'rrios musculares con sobrecargas. Por su lado, cual- cas han demostrado que desde un punto de üsta fun-
:-¡ier alteración funcional de las articulaciones cional existen dos formas diferentes de fibras muscu-
:rcrocará tensiones musculares reflejas, lo que a su lares estriadas: las rojas y las blancas. En todos los
;<z alterará de nuevo los patrones posturales y moto-
músculos podemos ver los dos tipos de fibras muscu-
-. lares representadas, pero en cantidades distintas. El
comportamiento de los músculos vendrá marcado Existen controvertidas denominaciones para los
por la cantidad de fibras musculares de un tipo deter- dos tipos musculares, pero utilizaremos la termino-
minado. logía de |anda, que denomina músculos posturales a
A continuación describiremos las características los músculos que contienen mayoritariamente fibras
de los dos tipos de fibras musculares. rojas y músculos fásicos a los músculos que contie-
nen mayoría de fibras blancas.
En sus investigaciones fanda observó que en la
mayoría de las personas determinados músculos pre-
Fibras musculares sentan siempre una tendencia al acortamiento y otros
posturales (fibras rojas) presentan siempre una tendencia a la debilidad.

Fibras de tipo I (slow twitch fibres)


Dirímetro de +50 nanómetros Músculos con tendencia
Alto contenido en mioglobina (color rojo) al acortamiento
Discos Z gruesos
Bien provistos de mitocondrias Músculos extensores cortos de las articulaciones
Ricos en grasas neutras AO y atlantoaxial
Mayoritariamente metabolismo oxidativo M. elevador deJa escápula
Actividad glucogenolítica y glucolítica baja Porción media y superior del m. trapecio
Alta actividad enzimática mitocondrial Porción lumbar del m. erector de la columna
Velocidad de contracción lenta M. cuadrado lumbar
Adecuadas para rendimientos de resistencia y Músculos de la masticación
función de sostén M. esternocleidomastoideo
Tendencia al acortamiento
Mm. escalenos
Tratamiento: estiramiento
M. subescapular
Mm. pectoral menor y mayor
Mm. abdominales oblicuos
Mm. isquiotibiales
Fibras musculares
M. recto femoral
fásicas (fibras blancas) M. tensor de la fascia lata
M. psoasilíaco
Fibras de tipo ll (fast twítch fíbres) Mm. aductores cortos de la cadera
M. tríceps sural
Dirimetro de 80-100 nanómetros Músculos flexores de la extremidad superior
Retículo sarcoplasmático muy desarrollado
Discos Zfrnos
Contienen menos mitocondrias, lípidos y glucó-
geno
Gran actiüdad de la miosina y de la actomiosina- Músculos con tendencia
ATPasa al debilitamiento
Dominan los procesos metabólicos anaeróbicos
Alto consumo de glucógeno M. deltoides
Útiles para acciones rápidas y breves Porción inferior del m. trapecio
El aumento de fircrza es obtenido por el aumento M. serrato anterior
de la frecuencia de los impulsos Mm. glúteos
Tendencia a la debilidad M. recto del abdomen
Tratamiento: fortalecimiento Músculos flexores profundos del cuello
Músculos del suelo de la boca
Los músculos que contienen mayoritariamente Mm. vastos
fibras rojas presentan una tendencia a la hiperactivi- M. tibial anterior
dad, a la contracción, al acortamiento y a la hiperto- Músculos extensores de los dedos del pie
nía. Los músculos compuestos mayoritariamente por Mm. peroneos
fibras musculares blancas presentan más bien una Músculos extensores de la extremidad superior
tendencia a la debilidad y a la flacidez.
Dorsal ancho
Sacroespinoso
Cuadrado
lumbar

Psoasilíaco

¡€{to Aductor largo


Aductor
roral mayor
Bíceps femoral
€r¡ior Semimem-
> ¿ ¡ascta
branoso
a-¿ Semitendinoso

Sóleo

Castrocnemio

;:gura 6.1 a, b Músculos posturales y fásicos según Janda

La función de la fibra muscular, sea postural o fá- trabajo) encontramos características musculares
5a, no parece estar determinada genéticamente, si- distintas.
m que se relaciona con la actividad que debe realizar Para algunos músculos, la clasificación en múscu-
C músculo. los posturales y fásicos es cuestionable. Esto es válido
Chris Norris [en 41], un fisioterapeuta inglés, es- para los mm. escalenos, los mm. abdominales obli-
libe que un entrenamiento dirigido a uno de los dos cuos, los mm. glúteos y los músculos profundos de la
oüietivos determina el número de fibras musculares nuca, así como paralos mm. peroneos.
i§cas o posturales. También es de destacar que los músculos postu-
Lin y col. [en 41] demostraron que la característi- rales se encuentran en las concavidades de la colum-
¿ postural fásica de un músculo depende de su iner- na vertebral y de las extremidades.
rrión (o de los impulsos que recibe el músculo). Es- De craneal a caudal:
rr se pudo demostrar trasplantando el nervio de un
Músculos extensores de la nuca
¡usculo fásico a un músculo postural.
Mm. pectoral mayor y menor
Ésta es probablemente también la explicación de
Porción lumbar del m. erector de la columna
¡r qué en caso de posición incorrecta (p. e¡., por
M. psoasilíaco parala cadera
¡¡a diferencia de longitud de la pierna) o por la so- Mm. isquiotibiales para la rodilla
-ecarga de determinados grupos musculares (por Mm. peroneos para el pie
c-. al ejecutar patrones motores monótonos en el
Músculos flexores de la extremidad superior
La explicación de Janda del origen de estos motor Patrón postural cruzado inferior
Patterns está condicionada por la historia del des-
arrollo. Se trata mayoritariamente de músculos que Anteversión de la pelvis
cumplen una función de sostén en el ciclo de la mar- Flexión de la cadera
cha. Lordosis de la CL
Para Waddell [en 41] son músculos posturales L5-S1 -estrés
los que cumplen una función de sostén. Se trata de
músculos de la estática. Son músculos capaces de man- Están implicados los músculos siguientes:
tener la contracción. Los músculos fásicos son más
bien dinámicos, responsables de los movimientos. Músculos hipertónicos
Para Waddell (ver arriba), los músculos posturales y
los músculos fásicos son antagonistas. M. psoasilíaco
Esto nos lleva a otra de las constataciones de |an- M. recto femoral
da, los síndromes cruzados. M. tensor de la fascia lata
Aductores
M. erector de la columna de la CL

Patrones Músculos hipotónicos


posturales cruzados Mm. abdominales
Mm. glúteos
La cintura escapular y la cintura pélüca presen-
tan frecuentemente un patrón postural muy espe- Ambos síndromes juntos dan una columna verte-
cial. bral cifolordótica.
Observación: Este "síndrome cruzado" puede ser
transmitido a todos los demás planos.
Patrón postural cruzado super¡or Ejemplo: La hipertonía de los músculos isquioti-
biales y de los músculos que levantan el pie, con hi-
Occipital y Cl-C2 en hiperextensión potonía del m. cuádriceps y del m. tríceps sural, aca-
Mentón en protracción ba dando una postura en flexión de la rodilla. La
Región inferior de la CC y superior de la CT bajo hipertonía de los aductores cortos y del m. cuadrado
tensión lumbar, con hipotonía de los abductores y del m. bí-
Rotación y abducción de las escápulas ceps femoral, tiene como consecuencia una trasla-
La cavidad glenoidea de la escápula está orienta- ción de la pelüs.
da hacia delante
El m. elevador de la escápula y la porción descen-
dente del m. trapecio levantan el hombro
Consecuencias prácticas
Están implicados los músculos siguientes:
Algunos músculos tienden a la hipertonía y al
Músculos hipertónicos acortamiento; sus antagonistas funcionales, en cam-
bio, tienden a la hipotoníay ala debilidad. Esto pro-
Mm. pectoral mayor y menor voca deformaciones. Un análisis de la estática nos
Porción descendente del m. trapecio puede proporcionar indicaciones sobre los músculos
M. elevador de la escápula hipertónicos e hipotónicos.
M. esternocleidomastoideo Antes de fortalecer los músculos hipotónicos, se
deben destonificar y estirar los hipertónicos median-
Músculos hipotónicos te un tratamiento adecuado. Hemos de pensar más
Porción ascendente del m. trapecio en grupos musculares y en patrones motores que en
M. serrato anterior músculos y movimientos aislados. Agonistas y anta-
M. romboides gonistas dependen del patrón motor.
Las características del músculo (postural o fásico)
De ello resultan tensiones en la CC y dolor del pueden ser influenciadas mediante un tratamiento
hombro y del brazo. adecuado. El número de fibras rojas o blancas depen-
derá de la función.
M. trapecio y m. elevador
de la escápula hipertónicos

M. glúteo mayor
Mm. romboides y
hipotónico
m. serrato anter¡or
hipotónicos

F{ura 6.2 a, b Patrones cruzados superior e inferior según Janda

Los estereotipos o rnotor Patterns se desarrollan La inactividad mantenida durante mucho tiempo
ra durante la infancia. Los traumatismos, el estrés ff- puede transformar fibras musculares fásicas en fibras
oro )¡ los hábitos de vida contribuyen a su creación. musculares posturales.
f. Gordon Zinlq osteópata americano y docente Entendemos por patrón fascial la facilidad con
durante muchos años en el Departamento de Osteo- que una región permite avanzar hacialarctación (ea-
patía de la Universidad de Moines, Iowa, ha dedicado se-bind). Esto es al mismo tiempo un indicio para los
una gran parte de su vida al estudio de las fascias y a tractos fasciales en dirección al movimiento libre.
los efectos de los desequilibrios fasciales sobre la pos- En el 80% de la población que no padecía moles-
tura y la circulación. tias encontró el patrón siguiente:
Según Michael Kuchera (formación continua,
OAA: torsión izquierda
mayo 2004 en Berlín), que tuvo el placer de trabajar
Abertura torácica superior: torsión derecha
con Zink al final de su carrera, Zinkera conocido co-
Abertura torácica inferior: torsión izquierda
mo un osteópata que efectuaba tratamientos cortos y
Pelvis: torsión derecha
que obtenía éxitos muy rápidos.
Había desarrollado un procedimiento diagnósti-
Puesto que éste era el patrón fascial más frecuente
.o que le permitía diagnosticar la región disfuncio-
en las personas sanas, Zirtk lo denominó common
nal con pocas maniobras y constatar también rápida-
comp ensatory p atter n (CCP).
mente el fruto de sus tratamientos.
Los puntos esenciales de los trabajos de investiga-
En el 20o/o restante de personas asintomáticas
encontró el patrón inyerso:
ción de Zink eran la postura, las tensiones fasciales y
especialmente el efecto sobre la circulación linfática. OAA: torsión derecha
De esta forma comprobó que determinados patrones Abertura torácica superior: torsión izquierda
posturales están determinados por patrones de ten- Abertura torácica inferior: torsión derecha
sión fascial especiales. Utilizaba este fenómeno tanto Pelvis: torsión izquierda
¡ara el diagnóstico como para la terapia.
Para sus investigaciones exploraba a personas sin Este patrón se denomina uncommon compensa-
molestias y a personas con alguna dolencia y pudo tory pattern (UCCP). Cuando los tractos fasciales
-iegar a conclusiones interesantes: incluso en perso- cambian respectivamente en las zonas de transición,
:ras que se consideraban totalmente sanas y rró i.rdi- significa que estas personas han encontrado una
;aban padecer ningún tipo de molestia, Zink en- adaptación postural homeostásica. El organismo po-
;ontraba un patrón de torsión fascial. Las personas dría compensar con éxito aunque no sería capaz de
;in patrón de torsión fascial son extremadamente adoptar el patrón de adaptación "ideal" sin torsiones.
:aras. En los pacientes, es decir, en personas con moles-
En todas las demás personas "asimétricas" Zink tias, no encontramos ninguno de estos tres patrones.
:ncontró un patrón de torsión especial. Se dio cuenta Las personas que no presentan el patrón fascial ideal
je que en las zonas de transición funcionales de la ni ninguno de los dos patrones de torsión compensa-
:olumna vertebral OAA, cervicotorácica, toracolum- torios (CCP o UCCP) tienen frecuentemente prefe-
:ar y lumbosacra se invertía el patrón fascial. rencias fasciales en la misma dirección en dos o más

Patrón compensado Patrón no compensado

-ura 7.1 a-d Patrones de Zink


zonas de transición. Hablamos entonces de patrones trones de torsión y los segmentos que desempeñan
fasciales descompensados (NCP). un papel en dicho patrón.
La causa de esta incapacidad del organismo pa-
ra adaptarse reside, según Zink, en los micro y ma-
crotraumatismos que impiden al cuerpo adaptarse Complejo occipital-atlas-axis (OAA)
a lasfuerzas de la gravedad.
Hay dos hechos notables en este modelo: Vértebras

La inversión de los tractos fasciales tiene lugar en Occipital


regiones en las que encontramos diafragmas Atlas
(anatómicos o funcionales). Como ya sabemos, Axis
éstos desempeñan un papel destacado en la circu-
lación venolinfática como bomba activa. Músculos responsables
Las regiones de inversión son también aquellas en
las que la lordosis cambia a iniciar una cifosis o Mm. rectos superio¡ inferior, lateral y anterior de
viceversa. Se trata igualmente de regiones de in- lacabeza
versión de las curvaturas escolióticas. Mm. oblicuos menor y mayor
M. esternocleidomastoideo y la porción superior
Observación: Si seguimos estos pensamientos de del m. trapecio
diafragma y de zonas de transición, no podremos
eludir la SEB y la tienda del cerebelo. De todos es co- El m. esternocleidomastoideo pertenece con toda
nocida la importancia de la tienda para la vasculari- seguridad, según nuestra opinión, al grupo de los
zación dela cabeza. De la osteopatía craneal conoce- músculos que desempeñan una función importante
mos la importancia de la SEB para la adaptación a la sobre las articulaciones AO, puesto que su función
estática. Si este aspecto no ha quedado todavía sufi- principal afecta a la cabeza.
cientemente claro según lo explicado hasta el mo- El m. trapecio desempeña una función importan-
mento, esperamos que lo quedará en los capítulos si- te para ambas regiones, la art. AO y la abertura supe-
guientes. rior del tórax.
La abertura torácica superior o diafragma cer-
vicotorácico es un diafragma funcional. El denomi- Segmentos
nado thoracic inlet está formado por la bifurcación
del esternón, las dos primeras costillas yTl.Elthora- Plexo cenrical
cic inlet funcional también es el thoracic inlet clinico
y está formado por el manubrio del esternón, el án- Particularidades desde un
gulo de Louis, las dos primeras costillas a ambos la-
punto de vista osteopático
dos y las cuatro primeras vértebras torácicas. En esta
abertura del tórax encontramos los dos vértices pul- es la base parala cabeza. Todos los proble-
El atlas
monares, así como vasos, nervios, la tráquea y el esó- mas craneales tienen influencia sobre el complejo
fago, que forman el mediastino superior. Estas es- OAA yviceversa.
tructuras están envueltas por la fascia de Sibson. La La región OAA es importante para el parasimpá-
fascia de Sibson provenía de la fascia de los dos mm. tico craneal.
largos del cuello (que llegan hasta T4-T5) y Ia hoja Los músculos suboccipitales en general y el m. es-
üsceral de la vaina de los escalenos. Cubre los vértices ternocleidomastoideo, debido a su inserción en la
de los pulmones y se inserta en los troncos vasculares sutura, son capaces de irritar la sutura occipito-
del thoracic inlet, para adherirse a la cúpula pleural. mastoidea (OM).
Esta fascia de Sibson es de hecho el diafragma cerü- Las hipertonías pueden influir en el agujero yu-
cotorácico propiamente dicho. gular. Además, el ganglio nodoso (inferior) del va-
go está envuelto por fascias entre la masa lateral
del atlas y el agujero yugular.
Además de la zona de transición lumbosacra y la
Composición de los articulación inferior del tobillo, el complejo OAA
patrones de Zink es la zona de adaptación más importante para la
estática.
Con el afán de comparar los distintos modelos de Los músculos suboccipitales están muy bien pro-
pensamiento y de encontrar analogías, describire- vistos de husos musculares y por lo tanto son ex-
mos los grupos musculares responsables de los pa- tremadamente importantes para la estática.
tigura 7.2 Componentes
miofasciales y segmentos
vertebrales de los patrones de
Zink
OAA: occipital-atlas-axis
ATS: abertura torácica superior
ATI: abertura torácica inferior
PE: pelvis

{bertura torácica superior El ganglio estrellado está situado por delante de la


cabeza costal de la primera costilla.
\'értebras
La inervación simpática de todos los órganos de
c3-T4 (Ts) la cabeza y del tórax proviene de los segmentos
T1-Ts.
Existe una relación funcional entre la región su-
§lúsculos
perior de la CT yla columna cerücal.
Músculos largos de la nuca La zona de transición cervicotorácica es el paso
Los 3-4 músculos intercostales superiores de una zona poco móvil a una zona móvil.
Mm. escalenos Interrelación entre la extremidad superior ylazo-
Músculos de la escápula na de transición ceryicotorácica.

Segmentos
Abertura torácica inferior
Plexo braquial
Segmentos torácicos T1-T5
Vértebras
T6-L3
Particu laridades osteopáticas
La abertura torácica superior es la puerta para la
Músculos
circulación venolinfática. Las fascias del cuello Diafragma
envuelven la totalidad de los vasos en la abertura Músculos abdominales
torácica superior. Siete últimos músculos intercostales
Segmentos Músculos
: T6-T9: esplácnico mayor M. psoasilíaco
,: T9-T12: esplácnico menor Mm. glúteos
' Esplácnico pélüco . Músculos del suelo pélvico

Reflexiones osteopáticas sobre esta región Segmentos


l: Importancia del diafragma para la respiración to- L4-S4
rácica, la circulación, la función orgánica y la es- Plexo lumbosacro
tática. Parasimpático sacro
, Unidad funcional entre el diafragma, el m. cua-
drado lumbar y el m. psoasilíaco.
:¡ Inervación simpática del conjunto de los órganos
Algunas reflexiones osteopáticas
abdominales. *r Del mismo modo que el complejo OAA y la arti-
; Unión con la CC nerüo frénico, que
a través del culación del tobillo, lazona de transición lumbo-
proviene de los segmentos C3, Cay C5. sacra también es una zona charnela para la estáti-
El diafragma desempeña un papel decisivo en las ca.
relaciones de presión en el abdomen y en el tórax á Desde un punto de üsta funcional, L4yL5 perte-
y por lo tanto sobre todas las funciones corpo- necen a la pelvis. Sú comportamiento está acopla-
rales. do al del ilion y el sacro a través de los ligamentos
Ejemplo: El aumento de la presión abdominal des- iliolumbares.
plaza el diafragma hacia arriba para mantener el { La estabilidad de la zona de transición lumbosa-
gradiente de presión constante entre las cavidades cra depende de la integridad de todas las articula-
torácica y abdominal. Esto hará aumentar la pre- ciones de la pelvis.
sión en el tórax, lo que a largo plazo sobrecargará !, Las articulaciones sacroilíacas son muy propen-
la respiración y el sistema circulatorio. Al efectuar sas a padecer disfunciones traumáticas. Una caí-
esfuerzos fisicos mayores habrá que activar más da mal amortiguada sobre una o sobre las dos
los músculos auxiliares de la respiración. Ambos piernas tras un salto o una caída sobre la espalda
factores, tanto la modificación de las relaciones de o sobre los glúteos (niños pequeños) suelen ser
presión como la sobrecarga de los músculos auxi- frecuentemente el inicio de posiciones incorrec-
liares de la respiración, modificarán la estática de tas que se van instalando y de disfunciones.
la columna vertebral. Si el diafragma funciona , La diferencia de longitud de las piernas conduce
durante un período prolongado en una posición tarde o temprano a torsiones de la pelvis (!70o/o
de elevación, se modificarán los ejes de movi- de la población presenta una diferencia de longi-
miento de los órganos, además de la dirección de tud de las piernas).
la presión ocasionada por los moümientos respi- La unión craneosacra se expone en otro capítulo
ratorios del diafragma, lo que conllevará la mo- (ver pág. 57 y ss.). En este contexto queremos
dificación de la movilización de los órganos que mencionar que, para Chapman (reflejos de Chap-
depende directamente de la respiración. man), cuando existen trastornos endocrinos la
El m. psoasiliaco y el m. cuadrado lumbar son pelvis será una región clave.
músculos muy importantes para la estática de la Las uniones con los órganos están formadas, por
pelüs y de la CL. Su inervación proviene de la parte un lado, por las inserciones fasciales y, por otro
superior de la CL. lado, mediante las uniones nerviosas a través del
. La zona de transición toracolumbar es una re- parasimpático sacro.
gión clave en las torsiones de la columna verte-
bral.

Aplicaciones prácticas
Pelvis de los patrones de Zink
Vértebras
El patrón de Zink puede ser utilizado tanto para
L4,L5 fines diagnósticos como terapéuticos. Veremos más
.,r Articulaciones sacroilíacas al respecto en la parte práctica del libro (ver,pág.129
y ss.).
Todas las zonas de transición (OAA; CCT; dia- problema dominante en un órgano del tórax tam-
fragma y pelvis) tienen una importancia especial pa- bién irritará el diafragma y con él los segmentos
ra una región determinada. correspondientes.
Pero, con algunas excepciones, el test para la
abertura torácica superior será mucho más claro.
Complejo occipital-atlas-axis (OAA)
Cabeza Abertura torácica inferior
Los problemas craneales dominantes provocan
tensiones suboccipitales y disfunciones (p. ej., Segmentos vertebrales T 6-L2
problemas de la articulación temporomandibu- Últimas 6 costillas
lar, senos paranasales, ojos, etc.). Órganos abdominales epigástricos
Obseryqción: Renunciamos conscientemente a CC - segmentos C3-C5 (frénico)
utilizar los términos "lesión primaria o disfun- Observación: Debemos tener en cuenta la misma
ción primaria" porque pensamos que todas las observación que para la abertura torácica supe-
personas han adoptado un patrón determinado rior. Debido a su importancia funcional para todo
como muy tarde durante la infancia, lo que con- el organismo, el diafragma estará frecuentemente
llevará una predisposición a padecer determi- afectado. El test de rotación permite comparar el
nadas disfunciones. Estas ideas también están patrón de torsión en las diferentes zonas de tran-
presentes en la tipología (Vannier) y en la homeo- sición.
patía. Si se obtiene un test dominante en la abertura to-
rácica inferior se podrá suponer que las estructu-
ras arriba mencionadas desempeñan un papel
Abertura torácica su per¡or principal en este proceso patológico.

Región inferior de la CC
Extremidades superiores Pelvis
Región superior de la CT y costillas
Órganos torácicos y órganos del cuello Vértebras TI2-L5
Observación: Es eüdente que la existencia de un ASI, sínfisis

Figura 7.3 a, b Torsión de la


abertura torácica superior
Extremidades inferiores forma espontánea si sentía una sensación de calo:
Órganos hipogástricos que se extendía desde la región cervical hacia abar.
atravesando la columna vertebral, y/o indicar dóndt
Observación: Los mm. cuadrado lumbar y psoa- finalizaba esta sensación de calor. El punto en el quc
silíaco constituyen la unión entre la zona de transi- el calor se detenía era la región que debía ser trata<L
ción toracolumbar y la pelvis. Estas dos regiones se a continuación.
influyen mutuamente del mismo modo que lo hacen Este test se basa en el efecto de que, cuando se
la región superior de la CC y la región del complejo provoca un aumento de la presión intraabdominal-
OAA. la sangre venosa se congestiona en dirección al sis-
Conociendo la importancia de los diafragmas pa- tema ácigos y a los plexos venosos de la columna
ra la circulación, valdrá la pena tratarlos cuando exis- vertebral. Ello provoca una ligera congestión en la-.
tan tensiones con la finalidad de modificar las rela- regiones más vascularizadas. El aumento del tono
ciones de presión en las caüdades y de mejorar la muscular y el bloqueo en la columna vertebral fre-
circulación venolinfática. nan la irrigación y con ello el calentamiento de los
Para obtener un efecto permanente es necesario tejidos.
tratar la(s) estructura(s) correspondiente(s) de cada Para nosotros, los patrones de Zink representan
región que impiden el buen funcionamiento del dia- un interesante método de diagnóstico. Permiten en-
fragma. Muchas veces es suficiente con manipular contrar el segmento vertebral afectado y nos propor-
una vértebra o con tratar un complejo orgánico. cionan indicaciones adicionales sobre la cadena
Además de las investigaciones de los patrones de muscular dominante.
torsión, Zink desarrolló un procedimiento de explo- Ejemplo: En una rotación derecha de la abertura
ración propio que le permitía controlar la eficiencia torácica superio¡ el hombro izquierdo está anteriori-
del tratamiento. Después de tratar una región corpo- zado y el derecho posteriorizado. Si, comparando los
ral determinada, ejercía una presión con una mano dos lados, el hombro izquierdo se puede empujar
sobre el abdomen del paciente, situado en posición más hacia atrás que el derecho hacia delante, cabe de-
de bipedestación. Éste debía contestarle entonces de cir que domina la cadena anterior izquierda.
Como ya hemos mencionado en la introducción Las tres capas miofasciales ventrales y las tres
r.según nuestra opinión, los músculos, como órgano dorsales son capaces de equilibrar la columna verte-
de las cadenas miofasciales, desempeñan un papel bral (el mástil). Si existe una hipertonía en un lado, el
importante en todas las funciones del cuerpo. Puede otro lado cede un poco. Entonces el mástil estará un
que sus funciones principales residan en la locomo- poco torcido, pero estable. Aquí encontramos de
ción y en el mantenimiento del equilibrio, pero aun nuevo el juego entre agonistas y antagonistas. En el
así no debemos menospreciar su contribución a las plano frontal podemos aplicar el mismo modelo. Las
demás funciones vitales. Son importantes para la res- estructuras miofasciales de un lado deben adaptarse
piración, para la digestión y para la circulación. Su a las tensiones del otro lado para estabilizar la colum-
importancia es clara en las disfunciones. na vertebral.
Still decía que las fascias son eI punto en el que Cuando se trata del equilibrio, y especialmente
deben buscarse las causas de la enfermedad y en el cuando se trata de mantener una posición durante
que también debe empezar el tratamiento, afirma- más tiempo, estamos convencidos de que el organis-
ción que acentúa todavía más su importancia [140]. mo aplicará de la forma más económica posible to-
El tejido miofascial forma parte del tejido conec- dos los medios de los que dispone para perjudicar el
:ivo y contiene las fascias subcutáneas y las fascias mínimo posible todas las demás funciones corpora-
profundas, así como la piel, los músculos, los tendo- les. La respiración torácica y la respiración celular, así
res y los ligamentos. como la circulación venolinfática, deben continuar
Schultz y Feitis designan el sistema fascial como funcionando.
una red infinita que lo une todo [132]. Las curvaturas de la columna vertebral contribu-
Las uniones fasciales no son casuales o anárqui- yen a que ésta mantenga su estabilidad. Se supone
;as, sino que están organizadas de forma funcional. que las vértebras se comportan de forma que puedan
La columna vertebral desempeña en este caso un pa- situar la columna vertebral en una posición en la que
:el especial. Sirve de punto de inserción a casi todas las curvaturas fisiológicas sean capaces de actuar
-as uniones fasciales, se puede comparar con el mástil venciendo la compresión a la que se ven sometidas
le un barco al que están sujetas las amarras. Éstas es- cuando se aplica una carga. Cuando se aplican cargas
:abilizan el mástil, pero el mástil sujeta las velas. asimétricas (p. ej., peso en una mano), se proyoca
-\lientras las amarras estén tensas y el mástil esté bien una postura escoliótica.
:iiado, las velas funcionarán. Nuestro tronco está Cada uno de los segmentos de la columna verte-
:ompuesto por varios planos fasciales que están uni- bral se mueve alrededor de la vértebra del punto de
ios a la columna vertebral y que se equilibran mu- rotación o vértebra pivote de Littlejohn (ver capítulo
:uamente. 5, pág. 73 y ss.). Las vértebras pivote pueden estar si-
En el tronco podemos diferenciar tres capas fas- tuadas a veces un segmento más arriba o más abajo.
;iales (musculares) ventrales y tres capas dorsales: Normalmente son C2, C5,T4,T9,L3, L5lS1.
Para que los músculos puedan trabajar de forma
Un plano externo con el m. dorsal ancho y el m. óptima necesitan una sujeción estable. Ésta quedará
trapecio en la parte posterior, los mm. pectorales garanfizada por otros músculos, lo que conlleva la
y el m. serrato anterior en la parte ventral. formación de cadenas musculares.
Éstos son los músculos cuya función principal re- En posición de bipedestación los pies son el pun-
side en la movilización de los brazos. to frjo para las cadenas musculares, por lo que aqué-
La capa intermedia está compuesta por los múscu- llos adquieren una importancia especialpara la está-
ios paravertebrales y por los dos serratos poste- tica.
riores en la cara posterio¡ el largo del cuello, los Otro factor que contribuye a la estabilidad permi-
músculos intercostales, los músculos abdomina- tiendo al mismo tiempo la realización de movimien-
les y el m. psoas en la cara ventral. tos armónicos en todos los planos es la disposición
Estos músculos tienen influencia directa sobre la de los músculos en forma de lemniscos.
columna vertebral (aunque los mm. intercostales Según Wahrig, un lemnisco es "un orden" con
y los músculos abdominales utilicen las costillas forma de 8 horizontal.
como palanca). De hecho, a excepción del m. recto del abdomen,
El plano profundo está formado por estructuras todos los músculos presentan una disposición más o
fasciales: en la parte dorsal el ligamento nucal y el menos diagonal. Los músculos se continúan uno con
aparato ligamentario de los arcos vertebrales y en otro formando cadenas, de forma que de esta unión
la parte ventral el tendón central con la serosa de deriva una serie de lazos que pasan de un plano a
los órganos. otro de manera armónica.
Los pivotes de Littlejohn y las articulaciones de el mecanismo de la respiración primaria (MRP) se
las extremidades están situados más o menos exacta- desarrolle lo más libre de tensiones posible.
mente en los puntos de entrecruzamiento de los lem- Ésta es la explicación por la que en los tratamien-
niscos o justo en el centro de un lazo. Aquí podemos tos con las técnicas de Sutherland se coloca el seg-
ver cómo el modelo de Littlejohn no solamente es es- mento o el cráneo en el patrón lesional. Esto permite
tructural, sino también muy funcional. una flexión o una extensión del MRP lo más libre po-
La disposición de los músculos en lemniscos per- sible.
mite realizar movimientos fluidos en todos los pla- El modelo de cadenas musculares que propone-
nos de manera económica energéticamente ha- mos difiere de los demás modelos en dos puntos
blando. Es posible transformar energía potencial en esenciales:
energía cinética y utllizar la elasticidad del aparato 1. Nosotros estamos convencidos de que en la co-
locomotor. Esto crea el efecto de una espiral o de un lumna vertebral y en la extremidad superior, la
muelle (ver análisis de la marcha, capítulo 3, pág. flexión y la extensión cambian como en la extre-
4e). midad inferior.
Como ventaja adicional se crea una disminución La definición de una flexión es la aproximación
de la presión en los vasos, así como en el tórax y en el de los extremos de un arco; la extensión es el ale-
abdomen. jamiento de los extremos de un arco.
Obseryqción: Cuanto mayor sea la carga que de-
bemos mover, mayor será el esfuerzo muscular, pues-
to que ya no podremos utilizar el impulso del movi-
miento. Simultáneamente aumentará la carga para
las articulaciones, la respiración y el sistema circula-
torio. Las contracturas musculares y los bloqueos ar-
ticulares tendrán el mismo efecto.

Cadenas musculares
En los capítulos precedentes hemos representado
varios modelos de cadenas musculares. Mientras que
algunos de ellos presentan ciertas similitudes (Bus-
quet y Chauffour provienen ambos de la escuela
francesa), otros son muy especiales (Myers, Struyf-
Denys). Cada uno de los autores ha descrito su mo-
delo desde una perspectiva determinada.
Para el terapeuta de la técnica Rolf predominan
¿ t

aspectos diferentes que para el osteópata o el fisiote- 1///il|1


UU"
rapeuta. Se han descrito además el aspecto mecánico
de la osteopatía craneosacra, el patrón de Zink y el
modelo de Littlejohn de la columna vertebral.
También hemos constatado que una de las fun-
ciones principales del aparato locomotor, la marcha,
reproduce el comportamiento de Ia columna verte-
bral y de la pelüs, algo que Sutherland, Zink y Little-
john describen en sus modelos.
Para nosotros es evidente que son los músculos
los que hacen estos patrones. Esta afirmación no pre-
tende ser en ningún caso una contradicción de la teo-
ría craneosacra de Sutherland. Independientemente
de que sean planteados como desencadenantes de un
patrón del cráneo, del tronco o de las extremidades,
el resto del cuerpo adoptará el mismo patrón (por ra-
zones de economía, para no cargar el cerebro). Desde
el punto de vista craneosacro es importante para que Filura ll.l Unidades de movimiento
La columna vertebral está formada por tres arcos,
dos de los cuales son cóncavos en su parte poste-
rior y uno lo es en la parte anterior.
En correspondencia, la flexión de la CC consiste
en una flexión posterior; la de la CT, en una fle-
xión anterior, y la de la CL, de nuevo en una fle-
xión posterior.
Esta forma de considerar la flexión y la extensión
de la columna vertebral es interesante puesto que
concuerda con el modelo de Sutherland. La fle-
xión craneal se corresponde con una extensión de
la columna vertebral, es decir, una extensión de
los tres arcos.
La extensión craneal es lo contrario.
En la extremidad superior también encontramos
una inversión regular de la flexión y de la exten-
sión (brazo en extensión, codo flexionado, puño
extendido y dedos flexionados; ver posición del
brazo al escribir).
Somos de la opinión de que la posición neutra del
antebrazo es una ligera flexión del codo y una po-
sición media entre lapro- yla supinación.
2. Según nuestro concepto, solamente existen dos
cadenas musculares en cada hemicuerpo:

una cadena de flexión


una cadena de extensión

Como lo describió Sutherland, la rotación exter-


na y la abducción van asociadas a la flexión y a la ro-
tación interna y la aducción a la extensión.
Esto nos permite efectuar las combinaciones si-
guientes:

flexión + abducción + rotación externa


extensión + aducción + rotación interna

Observación; Queremos destacar una vez Figura 8.2 Comportamiento de cada una de las unidades de
más que la flexión craneal se corresponde movimiento en la dominancia de un patrón de flexión (rojo
con una extensión en el plano parietal. claro) o de un patrón de extensión (rojo oscuro)

La disposición de los músculos en forma de


Cráneo
lemniscos permite una continuidad de las
cadenas miofasciales entre cada uno de Ios Esfenoides con los huesos de la cara y el hueso
segmentos de la columna vertebral y forma frontal.
por lo tanto uniones entre !a izquierda y la Occipital con los huesos temporales y parietales y
derecha. Lo mismo será válido para las extre- con la mandíbula.
midades.
Columna vertebral
La inhibición de los antagonistas y el reflejo de
extensión cruzado constituyen las bases neurológicas Atlas + axis
para la formación de los patrones de torsión. C3-T4
Antes de describir las cadenas musculares, des- T4-T12
cribiremos las unidades motoras funcionales del es- TT2-L5
queleto: Sacro
Extremidad inferior Cada unidad funciona conjuntamente con las
otras siguiendo el principio de la rueda dentada.
Ilion
Antes de concretar qué músculos forman parte de
Muslo
las cadenas musculares queremos destacar una yez
Pierna
más que el cerebro no conoce cada uno de los múscu-
Articulación superior del tobillo
los aisladamente, sino que solamente tiene en cuenta
Articulación inferior del tobillo y pie
sus funciones. Estos moümientos son realizados por
grupos musculares (agonistas y sinergistas).
Extremidad superior Al efectuar movimientos que no transcurren en
un plano invariable, los músculos implicados pueden
Escápula
ser modificados. También es posible que participe
Brazo
sólo una porción de un músculo. La inervación poli-
Antebrazo
segmentaria del músculo hace que esto sea posible.
Muñeca
Dedos |ustamente en las extremidades, y especialmente en
las regiones distales del brazo y de la pierna es difícil
clasificar cada uno de los músculos según su función,
Si la exploración visual no es suficiente, el terapeuta
debe palpar a veces cada uno de los compartimentos
y comparar.
En la parte práctica yeremos que podemos en-
contrar la cadena muscular dominante mediante la
aplicación de pruebas simples.

Cadena flexora

La dominancia de la cadena flexora se presenta


conjuntamente con un mecanismo craneal en exten-
sión (rotación interna).

Cráneo
Occipital posterior
SEB baja
( Esfenoides: cuerpo bajo
1 Alas mayores posteriores y mediales
Huesos perifericos en rotación interna
I

\
Columna vertebral
I

i\ OAA: occipital en flexión, atlas relativamente an-


teriorizado.
Músculos responsables: m. recto anterior de la ca-
beza lm.largo de lacabeza.
Observación: El tendón central también es capaz
de atraer la SEB en extensión. No es un músculo,
pero el peso de los órganos puede ejercer una
tracción hacia caudal. Éste es el caso en este pa-
trón, puesto que aquí el tórax se encuentra en po-
sición de espiración y no puede a¡rdar a elevar
los órganos.
C3-T4t en extensión, lalordosis ha aumentado de
forma global.
Figura 8.3 Cadena flexora (rojo oscuro) y cadena Músculos responsables: músculos paravertebra-
extensora (rojo claro) les profundos entre C3 y T4, m. semiespinoso de
la cabeza, m. longísimo dela cabeza, m. esplenio va con el mismo patrón motor. Una tracción
de la cabeza, m. esplenio del cuello. del m. vasto externo estabiliza de forma adi-
T4-Tl2z las vértebras torácicas están en flexión y cional el m. glúteo mayor.
las costillas en posición de espiración. - La rotación del hueso ilíaco hacia atrás eleva la
Músculos responsables: mm. intercostales, múscu- rama del pubis, lo que provocará un estira-
los abdominales. miento de los aductores. Éstos recuperarán la
Observación: Puede que algunos lectores se sor- longitud perdida en el otro extremo, es decir,
prendan de que consideremos los músculos abdo- en el fémur. Al efectuar una rotación del ilion
minales como músculos torácicos. Embriológica- hacia atrás, los aductores traccionan la pierna
mente pertenecen a los segmentos torácicos, por hacia la aducción y hacia la rotación interna.
los que también son inervados (T5-L1). Debido a De ello resulta una posición de extensión +
su unión con las siete últimas costillas llevan el aducción + rotación interna para la extremi-
tórax hacia la flexión. dad inferior.
Tl2-L5; se extiende la columna lumbar.
Músculos responsables: músculos paravertebra- Rodilla: la rodilla está extendida.
les lumbares, m. cuadrado lumbar. Músculos responsables: m. cuádriceps.
Observación: La continuidad de la cadena está Articulación superior del tobillo: la articulación
garantizada por el m. cuadrado lumba¡ unido superior del tobillo está colocada en flexión plan-
a la duodécima costillay a las fascias abdomi- tar, el astrágalo es empujado hacia delante entre la
nales. pinza maleolar y el calcáneo.
Sacro: el sacro efectúa una nutación. La base se Músculos responsables: m. tríceps sural, flexores.
mueve hacia delante y hacia abajo y el cóccix ha- Articulación inferior del tobillo y pie: cuando
cia atrás y hacia abajo. existe una dominancia de la cadena flexora se
Músculos responsables: mm. multífidos en la re- produce una eversión del pie con un hundimien-
gión lumbosacra. to de la bóveda plantar. El astrágalo asume enton-
Observación: La fascia toracolumbar también par- ces una función principal. Libre como está de
ticipa en este mecanismo. Su hoja profunda pro- inserciones musculares, será empujado hacia de-
porciona inserción a los mm. multífidos y al m. lante y hacia medial por la compresión que llega
cuadrado lumbar. de la pinza maleolar. Esto desplazará el peso sobre
el borde interno del pie. El hueso cuboides efec-
túa una rotación externa y el hueso escafoides
Extremidad inferior una rotación interna.
Ilion: el ilion efectúa una rotación dorsal bajo la Músculos responsables: m. flexor largo de los de-
tracción simultánea de los músculos abdominales dos, m. tibial anterior, m. extensor largo del dedo
ylos glúteos. gordo, m. extensor largo de los dedos.
Músculos responsables: músculos abdominales,
mm. glúteos, m. tensor de la fascia lata. Extremidad super¡or
Cadera: se extiende la cadera.
Músculos responsables: mm. glúteos.
Escápula: la escápula está situada en abducción,
Observación: Tenemos una cadena que continúa
la fosa glenoidea está orientada hacia delante y
por un lado entre los músculos abdominales y los hacia fuera. Esto proporciona la imagen de los
glúteos, pasando por la cresta ilíaca, y por otro la-
hombros enrollados (síndrome cruzado superior
de fanda).
do a través de la fascia toracolumbar, con el m.
cuadrado lumbar y los glúteos. Músculos responsables: porción descendente del
Para que los glúteos puedan girar el ilion haciq dor-
m. trapecio, m. pectoral menor.
Según el tipo de tracción muscular que domine,
sql, deben obtener una sujeción estable en el fé-
el hombro se encontrará caído o levantado.
mur. Esta sujeción la proporcionan dos meca-
nismos. Brazo: el brazo está en aducción-rotación interna
y extensión. El m. pectoral mayor se ve sometido
- El m. glúteo mayor está unido con el m. tensor a tracción puesto que el tórax está situado en po-
de la fascia lata a través del tracto iliotibial. sición de espiración. Éste recuperará la longitud
El m. tensor de la fascia lata impide la rotación perdida moviendo el brazo en aducción y rota-
externa de la cadera, lo que ofrece la posibili- ción interna. El hombro anteriorizado pone en
dad al m. glúteo mayor de ejercer tracción en tensión el m. dorsal ancho. Éste intenta entonces
el ilion. La capa profunda del m. glúteo mayor recuperar su longitud normal extendiendo el
está unida con el m. vasto externo, que se acti- hombro.
Cadena flexora Cadena extensora

Recto
Recto anterior de la cabeza oblicuo Recto anter¡or de la cabeza
Largo de la cabeza de la Largo de Ia cabeza
cabeza

Paravertebrales
ceruicales Largo del Paravertebrales
cuello ceruicales

I ntercostales

Paravertebrales
torác¡cos

Músculo
abdominal

Cuadrado
lumbar, Cuadrado
paravertebrales lumbar,
lumbares paravertebrales
lumbares

Cuádriceps

Tríceps sural Tríceps sural

Flexores de los
dedos del pie

tigura 8.4 Visión ventral: Visión dorsal:


- Cadena flexora: hemicuerpo derecho -Cadena flexora: hemicuerpo derecho
- Cadena extensora: hemicuerpo izquierdo -Cadena extensora: hemicuerpo izquierdo

Músculos responsables: m. pectoral mayor, m. Aquí encontramos la inversión de flexión y ex-


dorsal ancho, m. redondo mayor, m. subescapular. tensión, así como la dominancia de los componentes
Brazoz el codo está flexionado y el antebrazo está de extensión-aducción-rotación interna. Pero con-
colocado en pronación. trariamente a lo que ocurre en la extremidad infe-
Músculos responsables: m. bíceps braquial, m. rior, donde vemos una extensión global, encontra-
braquial, mm. pronadores. mos aquí un comportamiento en flexión. Esto se
Mano: la muñeca está situada en extensión. entiende como un vestigio de los reflejos arcaicos,
Músculos responsables: extensores de la muñeca. tal como los conocemos también en las hemiplejías
Dedos: los dedos están flexionados. espásticas.
Músculos responsables: flexores de los dedos.
a b
Cadena flexora Cadena extensora Cadena extensora de la Cadena flexora de la
ext¡emidad superior ext¡emidad superior

Recto ant./lat.
de la cabeza Recto Trapecio
Largo de la cabeza poster¡or Porción
de la cabeza descendente
Oblicuo
de la cabeza

Larso del Deltoides


-
.r"jl. Porción dorsal

Romboides
Dorsal ancho
Vúsculos
Redondo mavor
¿bdominales
Serrato anter¡or Bíceps
braquial
Cuadrado Tríceps
'umbar &
paravertebrales
Flexores
umbares Extensores -de la mano
de la mano
Psoasilíaco
Flexores
de los
dedos

Clúteos
Extensor largo
de los dedos
Cuádriceps
lsquiotibiales
Aductores

Tibial anterior

Tríceps sural
Peroneos

Extensores de
lo,s dedos del
Pre

Músculos ventrales
f
Músculos dorsales

tiq,ura 8.5 a Visión ventral: b Visión ventral:


cf-
rB - Cadena flexora izquierda - Cadena extensora de la extremidad superior izquierda
- Cadena extensora derecha - Cadena flexora de la extremidad superior derecha
rn-
É
ln-
DSC
ic,
ú¡-
Cráneo
c
Occipital anterior
Cadena flexora de la Cadena extensora de
SEB subida
extremidad superior la extremidad superior
Esfenoides; cuerpo subido
Alas mayores anteriores y laterales
Trapecio Romboides Huesos craneales periféricos en rotación externa
Porción
descendente
Trapecio
Pectoral Porción Columna vertebral
mayor & horizontal &
menor ascendente OAA: occipital en extensión, atlas relativamente
Delto¡des postedor.
Dorsa
Porción Músculos responsables: mm. rectos posteriores
media ancho
mayor y menor dela cabeza, mm. oblicuos supe-
rior e inferior de la cabeza, m. esternocleidomas-
Tríceps
Bíceps toideo.
braquial
braquial
Observación: La porción descendente del m. trape-
Flexores de
la cio es capaz de mover el occipital hacia la extensión.
Su función principal se focaliza en el hombro.
C3-C4: se extiende la columna cervical. Múscu-
los responsables: m. largo del cuello.
T4-Tl2: se endereza la columna vertebral ceryical.
Músculos responsables: músculos paravertebra-
les torácicos, mm. serrato posterior superior e in-
ferior y fascia torácica.
Observación: El enderezamiento de la columna
Extensores
de la mano vertebral torácica coloca el tórax en posición de
inspiración. Esto es posible por la inhibición recí-
proca de los músculos abdominales. Esto hará
que el diafragma quede situado en una posición
de elevación, de modo que estará en una mejor
posición de trabajo.
Tl2-L5: la columna vertebral lumbar se deslor-
dotiza.
Músculos responsables: m. psoasilíaco (yer pág.
114).
Sacro: el sacro efectúa una contranutación. La base
se mueye hacia atrás y el cóccix hacia delante.
Músculos responsables: músculos del suelo pélvico
Observación: El suelo pélvico se eleya y por lo
tanto será más funcional.
Músculos ventrales

Músculos dorsales
Extremidad inferior
Ilion: en Ia ASI se produce una rotación anterior
Figura 8.5 c Visión dorsal: del ilion. Músculos responsables: m. psoasilíaco,
- Cadena extensora de la extremidad superior derecha m. sartorio, m. recto femoral, aductores.
- Cadena flexora de la extremidad superior izquierda Cadera: se flexiona la cadera. Músculos respon-
sables: m. recto femoral, m. sartorio, aductores
(excepto el aductor mayor), m. psoasilíaco.
Observación: La rotación del ilion hacia delante y
la flexión de la cadera colocan el m. glúteo mayor
Cadena extensora en posición de estiramiento. Éste compensa au-
mentando la abducción y la rotación externa.
La cadena extensora se presenta conjuntamente El m. piriforme ayuda al sacro a girar hacia dor-
con un patrón de flexión craneal. sal, pero rota simultáneamente el muslo hacia
fuera. La consecuencia de todo ello es una flexión mm. pectoral menor y mayor ayudan a traccio-
con rotación externa y abducción de la pierna, de nar las costillas hacia arriba. El m. dorsal ancho
acuerdo con el modelo de flexión craneal tal co- estará relativamente relajado por la posteriori-
mo fue descrito por Sutherland. zación del hombro, lo que provocará que el m.
Rodilla: se flexiona la rodilla. Músculos respon- pectoral mayor pueda traccionar hacia delante
sables: mm. isquiotibiales. La rotación anterior elbrazo conjuntamente con la porción anterior
del hueso ilíaco desplaza la tuberosidad isquiática del m. deltoides y el m. coracobraquial. La orien-
hacia dorsal, de modo que los mm. isquiotibiales tación de la cavidad glenoidea de la escápula
son sometidos a tensión que podrá ser reducida hacia lateral proporciona una posición en rota-
flexionando la rodilla. ción externa del brazo. Si el m. deltoides añade
Observación: En posición de bipedestación,la fle- un poco más de aducción, se adopta la posición si-
xión de la rodilla suele ser imperceptible; la rodi- guiente: fl exión- abducción-rotación externa.
lla suele estar incluso muchas veces en recurya- Antebrazo: el codo es extendido y el antebrazo
tum. Esto es consecuencia de la relativa relajación supinado. Músculos responsables: m. tríceps bra-
de los ligamentos sacrotuberosos debido a la rota- quial, m. supinador, m. braquiorradial.
ción contraria del ilion y del sacro. A causa de Mano: se flexiona la muñeca (o no está tan exten-
ello, la totalidad de la pelüs presentará una ten- dida). Músculos responsables: flexores de la ma-
dencia a la anteversión. El cuerpo equilibra este no y de los dedos.
aspecto desplazando los glúteos hacia atrás. Los Dedos de la mano: los dedos están extendidos.
pacientes se presentan entonces con una "hiper- Músculos responsables: los extensores de los de-
)ordosis fdsa". La región inferior de )a co)umna dos.
lumbar está en flexíón y la región inferior de la
CT lo compensa mediante una lordotización.lJn
ejemplo típico de ello son las mujeres embaraza-
das o los hombres que tienen mucha barriga. Resumen y conclusiones
Articulación superior del tobillo: el pie esiá situa- de las cadenas flexoras
do en extensión dorsal. El astrágilo es empuiado
hacia atrás entre la pinza maleolar y el calcáneo.
y de fas cadenas
Músculos responsables: tibial anterior, extensores extensoras
dorsales de los dedos del pie.
Articulación inferior del tobillo y pie: el pie Cadena flexora
efectúa una inversión. Los músculos de la planta
del pie acentúan la bóveda del pie. Los dedos son Este patrón puede presentarse en dominancia
flexionados. Según cuáles sean los flexores que unilateral o bilateral. Cuando tenemos un patrón bi-
dominen aparecerán dedos en martillo o hallux lateral se presenta una postura cifolordótica con las
flexus. Músculos responsables: flexores, mm. pe- piernas extendidas y tendencia a pies planos. Los
roneos, m. tibial posterior. hombros están caídos hacia delante y los brazos fle-
xionados y en rotación interna. El tórax está caído y
el abdomen es más o menos prominente a pesar de
Ertremidad super¡or
que la pared abdominal está tensa.
Escápula; la escápula está colocada en aducción y A nivel craneal encontramos un patrón en exten-
descansa encima de las costillas. El hombro es sión según Sutherland, con una SEB en extensión y
traccionado hacia atrás y la fosa glenoidea está los huesos perifericos en rotación interna. Los senos
orientada hacia lateral. Músculos responsables: paranasales son estrechos. La tienda del cerebelo está
m. trapecio, m. romboides, m. serrato anterior. más oblicua. La cabeza es más estrecha y la cara más
Observación: La posición de inspiración de la caja alargada.
torácica y el enderezamiento de la CT contribu- La posición baja del tórax desciende el diafragma.
yen a crear esta imagen. Esto provoca una tracción del tendón central que au-
Brazo: el brazo está situado en flexión, o como menta la posición de extensión del cráneo.
mínimo sin tanta extensión como en el patrón de La posición baja del diafragma proporciona una
flexión. Músculos responsables: porción clavi- menor sujeción a los órganos abdominales, lo que fa-
cular del m. pectoral mayor, m. deltoides, m. vorece su descenso,
coracobraquial. Es remarcable que esta postura es la que se corres-
Observación: Cuando el hombro es estabilizado ponde a la postura del tipo asténico y pasivo. AIgu-
hacia atrás por los fijadores de la escápula, los nos autores designan la fase de extensión del meca-
nismo craneosacro como una fase pasiva, Se trata del miento de un patrón de torsión que tendrá como
retorno de la fase de flexión activa. La posición en consecuencia una posición escoliótica.
flexión se corresponde con la "posición de relaja- Si esto ocurre en la edad infantil, entonces se for-
ción'l Es la postura que impone lafuerza de la grave- ma una gran curvatura en forma de C,ya que las lor-
dad al organismo. dosis todavía no están completamente desarrolladas.
Las curvaturas de la columna vertebral aumen- La disposición diagonal de las fibras musculares y la
tan, lo que provoca tensiones ligamentarias. La nuta- continuidad de los planos fasciales entre los dos he-
ción del sacro y la rotación dorsal de los huesos ilía- micuerpos simplifican las torsiones. Esto puede ob-
cos tensan los ligamentos de la zona de transición servarse claramente en el tronco, donde tenemos por
lumbosacra. La rotación de la pelvis hacia dorsal y la ejemplo una misma disposición de las fibras del m.
extensión de la cadera tensan el aparato ligamentario dorsal ancho y del m. glúteo mayor en la espalda y
ventral de la articulación de la cadera. del m. pectoral mayor y el m. oblicuo externo en la
La extensión de la rodilla bloquea esta misma arti- cara ventral.
culación a través de los ligamentos cruzados. Sola- Esta disposición de las fibras surge de los requeri-
mente el pie queda "desbloqueado" yserá el punto dé- mientos funcionales. Tal como ya hemos menciona-
bil conjuntamente con los diafragmas. El autobloqueo do, durante la marcha la cintura pélvica y la cintura
fisiológico de la columna vertebral y de las extremida- escapular se mueven en sentidos contrarios. De ello
des inferiores requiere menos actividad muscular para resulta una torsióñ del tronco. La estructura se ha
la estabilización. Esta podría ser la explicación de la adaptado a la función. Es más fácil seguir las cadenas
existencia de un tono muscular flácido y del tipo asté- diagonales en las extremidades.
nico. Por ejemplo, se puede seguir la cadena dorsal a
través del m. dorsal ancho y del m. glúteo mayor ha-
cia caudal y continuar a través del m. vasto externo,
Cadena extensora que llega hasta la cara medial de la rodilla pasando
por el retináculo de la rótula. En este caso tenemos
Este patrón puede estar presente uni o bilateral- una cadena dorsal que se continúa en una cadena
mente. En el patrón de extensión (flexión craneal), la ventral.
columna vertebral está extendida y las extremidades Se puede describir de forma similar otra cadena
están flexionadas. El organismo está listo parala ac- ventral: si partimos por ejemplo del m. pectoral ma-
ción o se encuentra en acción. La flexión craneal es la yor izquierdo, llegamos hasta el hueso ilíaco derecho
fase activa del ritmo craneosacro MRP. a través del m. oblicuo externo derecho.
La SEB está en flexión (alta) ylos huesos periféri- Los aductores derechos constituyen la continui-
cos del cráneo están en rotación externa. Los orifi- dad hacia la pierna derecha. La cabeza corta del m.
cios del cráneo están abiertos y los senos venosos bíceps femoral prolonga la porción media del m.
ensanchados. Todo está preparado para que la circu- aductor mayor hasta lacabezadel peroné.
lación sea óptima. La prolongación ventral del m. aductor mayor es
La tienda del cerebelo está elevada, igual que el el m. vasto medial, que, de forma similar al m. vasto
diafragma y el diafragma pélvico. Hasta la aponeuro- lateral, constituye la unión hacia el otro lado de la
sis plantar está abombada, preparada para la fase de pierna. Desde aquí, la cadena puede continuar a tra-
propulsión de la marcha. vés del m. tibial anterior o de los mm. peroneos.
La posición de inspiración de la caja torácica y Las uniones entre cada uno de los músculos y la
la posición alta del diafragma sujetan los órganos continuidad permanente de un lado al otro y de la
abdominales y protegen la región hipogástrica de cara posterior a la cara anterior conforman una red
una presión excesiva. La posición alta del diafrag- en forma de lazo comparable a los lemniscos.
ma disminuye la tracción que recibe el tendón cen- Tanto la escoliosis como las posturas escolióticas
tral, lo que permite a la SEB moverse hacia la fle- son un proceso global que tiene lugar en los tres pla-
xión. nos del cuerpo.
Las curvaturas anteroposteriores del esqueleto
son respetadas. Es como si la totalidad del tronco hu-
biera efectuado una rotación alrededor de un eje ver-
Torsión tical mientras los pies permanecen fijados. Con toda
probabilidad, la mecánica de la columna vertebral y
Se presenta un patrón de torsión cuando se esta- la sensibilidad de los músculos desempeñan un papel
blece una cadena dominante en un lado. El "reflejo importante en la génesis de la escoliosis y otras cur-
de extensión crtzado" conduce entonces al estableci- vaturas vertebrales. Éste es un problema global con
implicación (también puede ser la causa) del sistema
nervioso y del sistema orgánico.
Hueso temporal
Sutherland da una explicación craneosacra pata
h formación de las curvaturas vertebrales. Busquet y
otros añaden además una teoría visceral. Para los
posnrrólogos será el aparato locomotor, y especial-
mente los pies, los que desempeñarán un papel des- Hueso
¡acado. Probablemente todos tengan razón. occipital
El terapeuta debería ponderar todos los puntos de
sista y tenerlos en cuenta en su tratamiento. No olvi-
demos que en todo este proceso los músculos desem-
peñan siempre un papel activo. Segrin la ley de fun-
ción y de estructura, los mrlsculos se adaptarán a
hs circunstancias.
Louisa Burns y otros investigadores han demos-
Clavícula
trado que este proceso empieza muy pronto. Por lo
tanto, en caso de escoliosis, en el momento de buscar Esternón
nna causa no deberíamos dejar de lado el tratamien-
m de las cadenas miofasciales.
Lo mismo será vríüido para todas las deformacio-
D€s, ya sean consecuencia de un traumatismo o de
sobrecargas o posiciones incorrectas de la üda coti-
Figura 8.6 M. esternocleidomastoideo
diana.

Funciones
Particularidades de Bilateral
algunos músculos o Los dos ECM juntos flexionan la CC aproximan-
gruPos musculares do el mentón al tórax.
Cuando la cabeza se encuentra en posición de hi-
No efectuaremos una representación detallada de perextensión, llevan el mentón hacia delante o
¡natomía, sino que nos concentraremos en lo esen- ayudan a los músculos de la nuca a efectuar la ex-
t,al y en las posibles particularidades de los múscu- tensión.
Ios y grupos musculares siguientes: Impiden la hiperextensión de la CC cuando se
produce una tracción súbita desde atrás, por
M. esternocleidomastoideo
ejemplo en un traumatismo producido por una
Mm. escalenos
sacudida brusca.
Diafragma
Son músculos de la inspiración.
M. psoasilíaco Son importantes para la orientación en el espacio.
Músculos rotadores de la cadera

Unilateral
V. esternocleidomastoideo
Cuando se contraen unilateralmente inclinan la
El m. esternocleidomastoideo (ECM) lo forman cabezayla giran hacia el lado contrario, de forma
dos porciones musculares que se insertan caudal- que se eleva el mentón.
mente en el manubrio del esternón y en la claücula y Conjuntamente con el m. trapecio, el músculo
cranealmente en la línea nucal superior. Su inserción ECM efectúa una inclinación lateral pura.
raneal está localizada encima de la sutura occipito- Cuando hay escoliosis, el músculo ECM endereza
mastoidea, localización muy importante para la mo- 7a cabeza conjuntamente con el m. trapecio.
rüdad craneal según Sutherland. Las restricciones
& la sutura OM limitan los movimientos del MRP.
Por lo tanto el m. esternocleidomastoideo adquiere lnervación
una importancia especial.
Nervio accesorio
Segmentos Cl-C3 de la CC
El ECM es un músculo con tendencia al acorta- Finalmente, el m. escaleno menor se inserta cra-
miento (músculo postural); debido a su recorrido y a nealmente en los tubérculos anteriores de las dos úl-
las múltiples posibilidades de adaptación de que dis- timas vértebras cervicales y se extiende hacia la cú-
pone es difícil comparar la longitud de los ECM. Se pula pleural. Los mm. escalenos tienen tendencia al
lleva a cabo la exploración palpando el músculo para espasmo, aunque también se pueden frbrotizar y
encontrar puntos gatillo o endurecimientos. acortar. Dependerá de su función. Los puntos gatillo
pueden imitar los síntomas de una neuralgia del ner-
vio mediano. Los mm. escalenos son para la columna
Mm" escalenos vertebral cervical lo mismo que el m. psoasilíaco es
para la CL. Primariamente son flexores de la colum-
Los mm. escalenos están compuestos normal- na cervical, pero pueden contribuir a lordotizarla si
mente por tres músculos: los mm. escalenos anterior, es necesario. Esta función ambivalente explica pro-
medio y posterior. A veces existe un cuarto músculo, bablemente su tendencia a sufrir espasmos.
el m. escaleno menor. En la mayoría de los casos éste Conjuntamente con el m. largo de la cabeza y el
no está presente y es sustituido por ligamentos verte- m. largo del cuello, los mm. escalenos pertenecen al
bropleurales. El m. escaleno anterior se origina en las grupo de los músculos prevertebrales. Están emuel-
apófisis transversas de C3-C6 y se inserta en la lu tos por la fascia profunda del cuello y por parte de la
costilla, en el tubérculo del escaleno anterior. fascia de Sibson, que forma el diafragma torácico su-
perior.
Por lo tanto presentan una unión con el tendón
central y con el compartimento üsceral.

Funciones
Eilateral

Los mm. escalenos anteriores pueden flexionar


la CC.
funtos estabilizan la CC en el plano frontal.
Son importantes músculos inspiradores. Los es-
tudios electromiográficos han mostrado que se
activan simultáneamente con el diafragma. Pues-
to que traccionan hacia arriba la abertura torácica
superior, y por lo tanto la cúpula pleural, impiden
que el diafragma traccione los pulmones hacia
caudal durante la inspiración.
Son responsables de la respiración torácica alta.

Unilateral
Unilateralmente, los escalenos inclinan lateral-
mente la CC.
Figura fl.7 Mm. escalenos

lnervaci6n
El m. escaleno medio se origina en las apófisis
transversas de C2-C7 para insertarse también cau- C3-C8
dalmente en la lu costilla.
Entre estos dos mm. escalenos encontramos el
triángulo interescalénico o thoracic inlet, por el que Diafragrna
atraviesan la arteria subclavia y el plexo braquial. El
espasmo de los mm. escalenos puede irritar esta es- Still afirmaba sobre el diafragma: "Vivimos y mo-
tructura. rimos gracias a ti" (biografía de Still) [140]. Esta afir-
El m. escaleno posterior se inserta en los tubércu- mación es todavía más acertada si tenemos en cuenta
los posteriores de las apófisis transversas de C4-C6 y que, de hecho, el diafragma influye en todas las fun-
se extiende hasta la 2'costi-lla. ciones vitales.
El intercambio gaseoso que tiene lugar en los pul- Una porción muscular periférica responsable del
mones es regulado por las variaciones de presión movimiento.
que se producen durante la ins- y la espiración. El La porción muscular presenta inserciones en las 5
metabolismo celular también es activado por las últimas costillas y en las 3 primeras vértebras. Los
modificaciones de presión inducidas por la respi- nervios, los vasos y los órganos pasan a través de
ración. Durante la inspiración se produce una los orificios del diafragma.
presión centrífuga que actúa contra los músculos Las fibras musculares presentan a grandes rasgos
periféricos, de modo que se producen modifica- un recorrido de craneal medial a caudal lateral,
ciones de presión rítmicas que influencian la di- desde el centro tendinoso hacia la periferia.
fusión yla osmosis. La inspiración aspira la sangre
en dirección al tórax. Se comprimen los órganos
abdominales y los senos yenosos del cráneo y las
!nervación
venas se ensanchan. Motora: los dos nerüos frénicos [C3-C4-(C5)].
El movimiento de ascenso y descenso del diafrag- Sensitiva: el centro tendinoso está inervado por
ma moviliza la totalidad de los órganos de forma los dos nervios frénicos igual que la parte dorsal
rítmica alrededor de los ejes de moümiento fisio- de la porción muscular.
lógicos de los órganos. La porción muscular lateral recibe la inervación
Si es necesario, el diafragma ayuda en aspectos es- sensitiva de los segmentos T7 hasta T10.
táticos. Las modificaciones de las relaciones de
presión en el abdomen y en la caja torácica pue-
den modular la estática de la columna vertebral.
De esta forma se puede procurar por la estabili-
I El movimiento resp¡ratorio
y su influencia sobre
dad del tronco simplificando al mismo tiempo los
movimientos de las extremidades.
el aparato locomotor
No debemos olüdar todas las estructuras vascu- Los músculos siguientes participan en la respira-
lares y nerviosas que se extienden atravesando el ción:
diafragma.

Debido a las múltiples funciones que cumple, el


lnspiración
üafragma está en disfunción en todos los pacientes. Músculos inspiradores primarios:
Este músculo separa la caüdad torácica de la cavidad
¿Mominal y está formado por dos partes: - Diafragma
- Mm. escalenos
Una porción fibrosa, el centro tendinoso en el que
se insertan los órganos.

Fiqura B.B a, b Diafragma


Durante la respiración en reposo, normalmente ello en la pared abdominal. Estas modificaciones son
sólo están activos estos dos músculos. proporcionales a la profundidad de la inspiración.
Músculos auxiliares de la respiración: El centro tendinoso es movido hacia abajo hasta
que lo frena la presión del abdomen. Después, las fi-
- M. esternocleidomastoideo
bras costales del diafragma elevan las costillas. El tó-
- M. trapecio
rax se eleva, con el esternón incluido. El diafragma es
- M. pectoral mayor
ayudado por los mm. escalenos. Los músculos inter-
- M. pectoral menor
costales estabilizan las costillas. Cuando se realiza una
- M. cuadrado lumbar
inspiración profunda también se activan los demás
- M. psoasilíaco
músculos inspiradores.
- M. serrato anterior
Para que estos músculos puedan levantar la caja
- M. romboides
torácica y ensanchar las costillas, la columna yerte-
- Extensores largos de la columna
bral debe ser estabilizada. Esto corre a cargo del m.
- Músculosintercostales
psoasilíaco y del m. cuadrado lumbar en la CL y de
los extensores largos de la columna en la región to-
El reclutamiento de estos músculos depende de la
rácica.
profundidad de la inspiración. Primero se reclutan
El m. cuadrado lumbar y el m. psoasilíaco estabi-
los músculos intercostales, de craneal a caudal.
lizan además las dos últimas costillas y la parte supe-
Durante la inspiración, el pilar del diafragma
rior de la CL, lo que proporciona una sujeción estable
tracciona el centro tendinoso hacia abajo. Esto pro-
para el pilar del diafragma.
voca una disminución de la presión en la caja toráci-
Los fijadores de la escápula la estabilizan y pro-
ca, de forma que tiene lugar la entrada de aire. Simul-
porcionan al m. serrato anterior y a los mm. pectora-
táneamente aumenta la presión en el abdomen y con
les la posibilidad de elevar las costillas.

OrG
(J I

Figura 8.9 a, b Movimientos de los huesos periféricos durante la inspiración. (c) Movimientos del esqueleto del tronco
durante la inspiración
Los mm. escalenos extienden la columna cervi- Espiración
cal Al final de la inspiración profunda se activa el m.
La fase de espiración en reposo es normalmente
esternocleidomastoideo. Éste eleva el manubrio es-
un proceso pasivo en el que la elasticidad del te¡i-
ternal y evita una flexión del occipital de forma que la
do recoloca las estructuras en la posición de par-
mirada pueda mantener su orientación recta.
tida.
Los músculos abdominales trabajan excéntrica-
En la inspiración profunda los músculos más ac-
mente. Controlan el descenso de los órganos abdo-
tivos son los músculos abdominales. Para algunos
minales.
autores, los mm. intercostales internos son múscu-
¿Qué ocurre durante Ia inspiración con Ia pelvis, los de la espiración, igual que el m. transverso to-
d cráneo y las extremidades? El movimiento de re-
rácico (Basmajian).
t¡oceso del centro tendinoso empuja los órganos ab-
dominales hacia abajo y hacia delante.
El diafragma y los mm. escalenos se relajan, igual
Esto hace que se ejerza presión sobre el suelo pél-
que los músculos auxiliares de la respiración, si es que
sico y sobre los músculos abdominales. La presión
fueron activados durante una inspiración profunda.
:obre el suelo pélvico tracciona las ramas del pubis
Al efectuar una espiración profunda se activan los
hacia atrás, el vértice del sacro y el cóccix hacia de-
músculos abdominales. El contenido abdominal es
Iante y la tuberosidad isquiática hacia medial. Ello
comprimido y empujado hacia arriba, al tiempo que
provoca el desplazamiento de las alas del ilion hacia
la caja torácica es traccionada hacia caudal.
¡nterior y hacia fuera. La tracción del suelo pélvico
En la ASI tiene lugar una rotación posterior del
c¡ el sacro moviliza la base del sacro hacia dorsal, lle-
rándolo en contranutación. Colabora en estos movi-
ilion con un inflare. Las extremidades efectúan una
rotación interna. La posición de espiración de la caja
mientos el m. psoasilíaco, que conduce la CL hacia Ia
torácica lleva la parte superior de la CT hacia la fle-
ilstión y empuja las ramas del pubis hacia atrás.
xión a través de las costillas, y la CL hacia la lordosis.
La pelvis efectúa un movimiento como el que he-
Los huesos del cráneo regresan a su posición de par-
mos descrito en el patrón de extensión. Éste se corres-
tida.
¡rcnde con el movimiento de flexión del ritmo crane-
osacro,
Las extremidades inferiores efectúan un moü-
miento de fleión-rotación externa-abducción. La
extensión de la columna torácica y la aducción de las
escápulas rotan la articulación del hombro hacia fue-
ra Se facilita la flexión-abducción-rotación externa
de los hombros.
Durante la inspiración la abertura torácica supe-
rior se eleva. Las fascias del cuello son tensadas co-
mo si fueran el techo de una tienda de campaña. Es-
to provoca la tracción de los hu'esos temporales hacia M. psoas mayor
la rotación externa. Los mm. esternocleidomastoi-
deos y los mm. trapecios llevan al occipital hacia la
extensión, lo que corresponde a una flexión craneo-
5acra.
El ligamento nucal colabora pasivamente en este
efecto. La extensión de la columna ceryical lo tensa.
Una posibilidad para escapar a esta tracción consiste
er traccionar el occipital hacia abajo y hacia delante,
es decir, hacia la flexión craneal.
El movimiento de retroceso del diafragma y la
tensión que de ello se deriva sobre el tendón cen-
tral se neutralizan mediante la elevación de la caja
torácica. Esto permitirá que la SEB se mueva hacia
rTan€al.
La inspiración se corresponde por lo tanto com-
pletamente con el patrón de flexión del MRP tal co-
mo fue descrito por Sutherland. La fase de flexión es,
igual que la inspiración, una fase activa. La espira-
ción es la fase inversa. Figura 8.10 M. psoasilíaco
En comparación con la posición durante la inspi- gina en el vientre muscular del m. psoas mayor y tie-
ración, la espiración se corresponderá a una exten- ne su inserción caudal en la cresta pectínea y en el li-
sión-rotación interna. La posición del occipital se co- gamento inguinal.
rresponde a la del sacro. El psoasilíaco está envuelto por una fascia tensa,
Observación. Debemos tener presente que tanto la fascia ilíaca. Ésta es una prolongación caudal de la
durante la inspiración como durante la espiración la fascia del diafragma. La fascia ilíaca está unida con el
cabeza se mantiene en la horizontal. Esto es, según ligamento inguinal en la pelvis.
nuestra opinión, fruto de una acción conjunta entre Este músculo actúa como rafl de deslizamiento
los mm. esternocleidomastoideos, mm. trapecios y para los riñones ytambién está en contacto con otros
músculos suboccipitales. órganos. Su disposición es de dorsal-medial-craneal
a caudal-ventral-lateral. A la altura de la cresta pectí-
nea, las fibras cambian su dirección y se extienden
M. psoasilíaco hacia dorsal-lateral.
Se extiende por delante de la articulación de la ca-
Puede que los mm. psoasilíaco sean los músculos dera, de la que está separada por una bolsa sinovial.
más interesantes del conjunto del aparato miofascial. Este cambio en la dirección de las fi.bras en la rama
Son con toda seguridad los músculos cuya función púbica proyoca que el músculo gire el hueso ilíaco
más se discute. Mediante sus inserciones, y especial- hacia ventral cuando se tensa. De esta forma, el m.
mente mediante su recorrido, pueden adaptar la po- psoas colabora en la tracción del m. ilíaco.
sición de la cadera, de la pelvis y de la columna lum-
bar entre sí. Funciones
Para Basmajian son los músculos más importan-
tes de todo el cuerpo para la estática. Son capaces de Bilateral
adaptar la columna vertebral y la pelvis tanto en el Los dos músculos psoasilíacos son los flexores de
plano frontal como en el plano sagital. la cadera más potentes del cuerpo. Cuando las
Lewitt escribe que el psoas provoca frecuente- piernas están fijas giran las alas ilíacas hacia de-
mente dolor abdominal en la fosa ilíaca o imita cóli- lante efectuando una anteversión de la pelvis.
cos biliares o nefríticos: el psoas está directamente
implicado en la respiración debido a su origen en Son flexores de las vértebras lumbares cuando se
Tl2y en el arco posterior del diafragma. impide que lapelüs bascule hacia delante.
Bogduk [14] dice que el espasmo del psoas carga
enormemente los discos intervertebrales lumbares. Unilateral
Fryette [56], KucheralS2l, Di Giovanna [49] y otros
describen el síndrome del psoas como la principal Son inclinadores laterales ipsolaterales de la CL.
razón del lumbago agudo. Si la columna vertebral se puede lordotizar (en-
El psoas se considera un músculo de la postura, es contrarse en posición de "easy flexion" según
decir, un músculo con componente mayoritario de Fryette), las vértebras giran hacia la convexidad.
fibras de tipo L Es verdad que se detectan frecuente- Si la pelvis no puede bascular hacia delante
mente psoasilíacos acortados, aunque también lo (adaptación de los músculos abdominales o de los
es que se encuentran psoasilíacos espásticos exacta- del suelo pélvico), el psoas efectúa una flexión, in-
mente con la misma frecuencia. Según Lewitt [86], la clinación lateral y rotación ipsolateral con la CL.
contractura del psoas provoca dolor en la zona de
transición toracolumbar y la contractura del ilíaco lnervación
provoca dolor en la ASI.
La hipertonía del psoas es capaz de causar irrita- Segmentos lumbares LL,L2 (L3)
ciones nerviosas del plexo lumbar. El psoas presenta
orígenes en los cuerpos vertebrales de T12-t4 (L5) y
en los discos intervertebrales localizados entre estas Rotadores de la cadera
estructuras, así como en las apófisis transversas de
Ll-L4. Por entre los dos vientres musculares atravie- El grupo muscular de los rotadores de la cadera
sa el plexo lumbar. El m. ilíaco tiene su origen en la está formado por los músculos piriforme, gemelo,
fosa ilíaca. obturador interno y obturador externo. Son múscu-
Ambos músculos se unen y se extienden por de- los muy próximos a la articulación, cuyo brazo de
bajo del ligamento inguinal para dirigirse hacia el palanca es muy corto, para efectuar movimientos po-
trocánter menor del fémur. El m. psoas menor se ori- tentes.
ción de la cadera. Son rotadores externos de la cadera
y abductores, así como ligeros extensores. Cuando la
flexión de cadera es más de 60', el m. piriforme se
transforma en un rotador interno de la cadera.
Podríamos continuar largamente con la lista de
4 B' músculos interesantes y grupos musculares, pero lo
@ @ dejaremos aquí.
@ @ Antes de finalizar este capítulo, queremos dedicar
unas líneas a los músculos ventrales:
s @-'
Los músculos hioideos desempeñan un papel to-
talmente secundario como movilizadores de la
columna vertebral cervical. Son activados princi-
palmente en los movimientos de la mandíbula
(abren la boca), de forma que los músculos hioi-
deos inferiores estabilizan el hueso hioides. Des-
empeñan un papel importante al tragar, al boste-
zar, al hablar y al respirar.
Su función principal consiste probablemente en
impedir un colapso de la tráquea y del esófago
durante los movimientos de lacabezay del cuello.
tura 8.1 1 Rotadores de la cadera Para actuar como flexores del cuello, la boca debe
ser cerrada por los músculos de la masticación.
Como flexores de la columna cervical actúan
principalmente los músculos prevertebrales y el
Por esto cumplen más bien una función propio- m. esternocleidomastoideo (cuando la cabeza es-
:eptiva parala articulación de la cadera. Adaptan la tá flexionada).
:otación del fémur a la rotación del hueso ilíaco con Los músculos intercostales estabilizan el tronco y
:1 objetivo de centrar la cabeza del fémur de la forma contribuyen a las rotaciones del tronco. En esta
rás óptima posible en el acetábulo de la cadera. función los sinergistas son los músculos abdomi-
-onjuntamente con los músculos del suelo pélvico nales oblicuos.
:orman una especie de hamaca paralapelvis. Su función principal consiste en asistir alos múscu-
Durante la fase de apoyo del ciclo de la marcha y los de la respiración.
=n
la posición de apoyo unipodal, el músculo pirifor- Esta característica también domina mientras
ne y el músculo glúteo mayor estabilizan el eje dia- efectúan una función de sujeción.
=onal del sacro. El m. piriforme es un músculo pos- Los músculos abdominales, y especialmente el m.
:ural con tendencia al acortamiento. Abandona la recto del abdomen, son antagonistas del m. longí-
:elvis a través de la incisura isquiática mayor. Aquí simo torácico, lo que destaca su pertenencia a los
=stá íntimamente relacionado con los nervios glú- músculos torácicos.
:eos, el nervio pudendo, el nervio ciático y los vasos Son activos en casi todos los movimientos del
iue vascularizan el suelo pélvico. Una contractura tronco y de las extremidades inferiores. Pero son
lel músculo piriforme puede irritar estas estructuras menos activos como movilizadores que como es-
r causar pseudoneuralgias y alteraciones funcionales tabilizadores del tronco, puesto que comprimen
Jel perineo. La pierna estará entonces en rotación ex- los órganos abdominales y el tórax, proporcio-
:erna y más corta. La irradiación del dolor afectará a nando sujeción a la columna vertebral.
-a ASI, la región glútea y la cara posterior del muslo. Los músculos abdominales y los mm. multífidos
trn raros casos, el dolor alcanzará hasta más abajo del lumbares se actiyan antes que los músculos de las
.-rueco poplíteo. La sedestación prolongada y la posi- extremidades inferiores durante la marcha (el m.
:ión en cuclillas con las rodillas juntas causará dolor, transverso del abdomen es el primero).
ruesto que provocará el estiramiento del m. pirifor-
ne (en caso de una lesión del piriforme). A excepción de los rotadores de la cadera, to-
dos los demás músculos presentados (esternocleido-
mastoideo, escalenos, diafragma y psoasilíaco) tie-
Fu nciones
nen la posibilidad de ayudar a otros músculos ya sea
Como ya hemos mencionado, estos músculos en la flexión o en la extensión de la columna verte-
:umplen una función propioceptiva para la articula- bral.
El m. esternocleidomastoideo extiende la parte Los rotadores de la cadera son músculos cuya im-
superior de la columna cervical y la flexiona portancia se infravalora.
cuando la región inferior de la CC está en flexión. Durante la marcha se produce una transferencia
Los mm. escalenos son flexores de la CC. Cuan- de peso desde el plano sagital al plano frontal; de una
do los músculos paravertebrales de la nuca lor- flefón-extensión de la columna vertebral, el movi-
dotizan la CC, los mm. escalenos modifican su miento de la pelvis pasa de una abducción a una
función y colaboran con los músculos paraverte- aducción (para mantener el equilibrio). Los rotado-
brales. res de la cadera ayudan a estabilizar la pelvis y garat-
El diafragma puede flexionar o extender la zona tizan una buena congruencia de la cabeza del femur
de transición toracolumbar según sea necesario. en el acetábulo. Por lo tanto, esos músculos estarán
El m. psoasilíaco puede lordotizarlaCL o colabo- frecuentemente sobrecargados cuando existan dis-
rar en la extensión. funciones pélvicas.
Cuando los músculos abdominales y el suelo pél-
üco efectúan una retroversión de la pelvis, los
psoas cifosan la CL.
Zonas charnela tomía y en la biomecánica de estas regiones corpora-
les.
Los osteópatas, los quiroprácticos y los posturó- Tanto el complejo OAA como la zona de transi-
-ogos están de acuerdo en la importancia de la estáti-
ción iliolumbosacra o la parte posterior del pie tie-
:a para la salud del organismo. Estos tres grupos pro- nen dos aspectos comunes muy importantes:
tienen varias explicaciones sobre las causas 1. En las tres regiones encontramos un hueso cu-
=sionales
:-ue provocan las deformidades y el mismo número yos movimientos están condicionados por la presión
:e enfoques para el tratamiento. Conocen la impor- a la que están sometidos. Su movilización directa a
:¡ncia de la columna vertebral, pero encuentran la través de los músculos es de naturaleza secundaria.
:ausa principal de los desequilibrios en las diferentes
. esiones corporales. El éxito que obtienen en los tra-
El atlas se comporta como un menisco entre el
.:mientos dalarazón a su método. occipital y el axis.
Nos hemos preguntado por qué la pelvis (y el Globalmente se comporta contrariamente al oc-
:-rmplejo OAA) es tan importante para el osteópata, cipitaly aC2.
:or qué lo es el atlas para el quiropráctico y por qué El sacro efectúa movimientos relativamente con-
. -. son los pies para el posturólogo. ¿Qué tienen en
trarios a los de la columna vertebral y a los de los
:.',mún estas tres regiones para influir tanto sobre la huesos ilíacos. La compresión procedente de la
: )tática? columna vertebral condiciona el comportamien-
No ha sido una gran sorpresa encontrar una posi- to del sacro.
:.e respuesta interesante a estas cuestiones en la ana- El astrágalo no tiene inserciones musculares. Su
comportamiento depende exclusivamente de la
compresión a la que se vea sometido. La orienta-
ción de la horquilla maleolar yla posición del cal-
cáneo fuerzan las direcciones de movimiento del
astrágalo.
Se puede comparar el comportamiento de estos
tres huesos con el de una bola en un cojinete.
La bola permite efectuar movimientos armónicos
y distribuir la presión en otra dirección.

2. En las tres regiones se produce una redistribu-


ción de las relaciones de compresión.
El peso dela cabeza es distribuido entre los cuerpos
vertebrales y las articulaciones de los arcos verte-
brales de C2 a través del atlas (Mitchell: las carillas
de la CC cumplen una función de soporte de peso).
En la zona de transición lumbosacra la fuerza de
la gravedad es desplazada a otro plano.
Se efectúa una transferencia de peso desde el pro-
montorio sacro en dirección a las dos articulacio-
nes de la cadera.
En bipedestación y durante la marcha, el astrága-
lo distribuye el peso del cuerpo sobre la tuberosi-
dad del calcáneo y en dirección al cuboides y al
escafoides, es decir, hacia el borde externo o bor-
de interno del pie.

Observación: En las tres regiones tiene lugar la


transferencia del peso en diferentes planos.

OAA: en el plano sagital: carillas y cuerpos verte-


brales de C2.
Zona de transición lumbosacra: en el plano fron-
',r 9.1 a, b Transmlsión de peso desde la cabeza
tal: en dirección a las dos articulaciones de la ca-
. los cuerpos vertebrales y hacia las carillas articulares dera.
:',is (en el plano sagital)
Pie: en el plano horizontal: desde el astrágalo has- lidad del aparato locomotor y la aparición de otro pa-
ta el calcáneo, y hasta el cuboides o el hueso esca- trón postural.
foides.

En este ejemplo queda patente una vez más la


adaptación de la estructura a la función. Durante la Postura
marcha se produce una transferencia de peso poste-
roanterior en la columna vertebral, de derecha a iz- La postura es el resultado de los esfuerzos muscu-
quierda y viceversa en la pelvis y desde el calcáneo loesqueléticos para actuar contra las influencias de la
hacia las cabezas de los metatarsianos V y I en el pie. fuerza de la gravedad. Cualquier desviación de la
Las disfunciones o las modificaciones estructura- postura ideal irá asociada a un aumento del estrés
les en estas regiones provocan una desviación en la mecánico para todo el organismo.
transmisión de estas fuerzas, de lo que resulta otra Kappler (1982) define la postura perfecta como I

carga de los músculos. Con el tiempo esto causa el un estado en el que las masas corporales están distri-
desarrollo de tracciones musculares distintas que buidas de tal forma que los músculos mantienen su :
tendrán como consecuencia Ia adaptación de la tota- tono normal y las tensiones ligamentarias neutrali-
zan el efecto de la gravedad.
En una persona en bipedestación la postura de- a
penderá básicamente de tres factores:
§
1. De la regularidad o irregularidad de la superficie :
:
J
de apoyo sobre la que se encuentra la persona.
2. Del estado de los pies como punto de contacto I

con el suelo. )
3. De la base del sacro como zócalo para la columna :t
vertebral que mantiene los órganos del equilibrio :
iI
en la línea de la gravedad.
l
¡L
Obseryación: Esto es así si tenemos en cuenta que
una posición incorrecta del complejo OAA tiene co- {
mo consecuencia una adaptación del sacro. Si la base :
del sacro está horizontal, el complejo OAA estará =
forzosamente equilibrado. Dado que las disfunciones
craneales también pueden ser primarias, nos inclina- ii
mos a considerar el complejo OAA como 40 factor. E
Las tres bóvedas del pie deben estar correcta- ¡
Figura 9.2 Transmisión del peso en el plano frontal, desde mente equilibradas, y a los dos lados. Lo ideal sería
¡t
la columna vertebral hacia las dos articulaciones de la :ri
cadera

Figura 9.,! a, b Distribución del


peso en el plano horizontal en la
articulación inferior del tob¡llo

5
¡,
-l-
que la tibia estuviera situada verticalmente encima lado; la rotación hacia atrás la desciende en el
del pie (en el plano frontal) para que el peso fuera mismo lado.
distribuido armónicamente sobre las tres bóvedas. Diferencia en la longitud de las piernas: anatómi-
De esta forma se produciría una óptima transmi- ca o adquirida por traumatismos, operaciones y
sión de fuerzas en dirección a la pelvis. Aquí se po- posiciones incorrectas de los pies.
ne de manifiesto cuáles serán las consecuencias de
las tracciones miofasciales desequilibradas sobre la Las adaptaciones de la columna vertebral a la po-
postura. sición oblicua de la base del sacro son siempre tridi-
Lazona de transición iliolumbosacra está forma- mensionales. La consecuencia puede ser una escolio-
da porla zona de transición lumbosacra y las dos ar- sis en forma de C (más bien rara) o en forma de S. La
ticulaciones sacroilíacas. La estabilidad queda garan- adaptación mediante una curvatura en forma de S es
tizada por la configuración de las articulaciones, por también la más económica. Facilita el mantenimien-
los ligamentos y los músculos. Si las fuerzas están to del equilibrio de la forma más simple. En el recién
orientadas de forma óptima, las articulaciones son nacido y en los niños pequeños sólo encontramos es-
comprimidas de forma que no se requiere trabajo coliosis en forma de C.
muscular para estabilizar la pelvis. La rotación y la inclinación lateral siempre son
El tono básico de los músculos y los ligamentos contrarias en las escoliosis y en las posturas esco-
procuran que las superficies articulares sean con- lióticas (NIR según Fryette). Una escoliosis fun-
gruentes. Las tres fuerzas que se encuentran en la zo- cional (postura escoliótica) puede evolucionar hacia
na de transición lumbosacra se neutralizan.Lafuerza una escoliosis estructural (adaptación estructura-
Je la gravedad, que actúa sobre la base del sacro, es función).
reutralizada por las dos fuerzas ascendentes desde El organismo intenta compensar una alteración
-as piernas. Este mecanismo funciona solamente si la estática adaptando el segmento corporal situado por
,.ase del sacro es horizontal. La más mínima inclina- encima y por debajo del campo perturbador en di-
--ión del promontorio modifica la línea de fuerza y pro- rección contraria. Aparecen entonces rotaciones-in-
','oca inestabilidad. Entonces se reclutan los músculos clinaciones laterales alternas. Se producen estos cam-
:lecesarios para procurar estabilidad, de forma que bios en las zonas de transición [82].
:utomáticamente queda implicado el conjunto del Los patrones de Zink son un ejemplo de este fe-
-aparato locomotor. La posición de la pelvis se verá nómeno: el modelo de Littlejohn sobre labiomecáni-
nodificada y con ella la columna vertebral y las ex- ca de la columna vertebral nos proporciona la expli-
:remidades inferiores. cación mecánica.
Robert Irvin constató en un estudio que las per- El tratamiento de una escoliosis o de una cifolor-
:onas con molestias de espalda crónicas, sometidas a dosis dependerá de si las curvaturas son funcionales
:n tratamiento osteopático clásico sin éxito manteni- o estructurales. En las curyaturas funcionales o cur-
:o, notaban una mejora sintomática del70o/o si se ni- vaturas no fijadas el objetivo será una mejora de la
;elaba la base del sacro mediante la aplicación de estática, de la postura. En caso de deformaciones es-
:lantillas. tructurales se trata esencialmente de disminuir el do-
Las deformidades más frecuentemente detecta- lor y de permitir el funcionamiento óptimo de todas
:as son: las estructuras y sistemas.
En cualquier caso, hay que considerar también las
Pie plano
posibles causas de la deformación:
Valgo de la parte posterior del pie (pie valgo)
Inclinación lateral de la base del sacro Ojos
Órganos del equilibrio
Las tres deformidades pueden ser corregidas me-
Cráneo y complejo OAA
::ante la aplicación de plantillas. En un estudio ra- Articulaciones temporomandibulares
:iológico Irvin descubrió que el98o/o de las personas órganos
: las que se había hecho una radiografía presentaban Columna vertebral-pelvis
-¡a inclinación de la base del sacro en el plano fron- Pies
:=l de 1,2 mm de media.
La posición oblicua de la base del sacro (en el pla-
Las fibrosis, las retracciones y las adherencias de-
:-o frontal) puede tener múltiples causas:
ben ser tratadas de forma especial y durante más
Disfunción sacra: una base del sacro anterioriza- tiempo. Las plantillas din¿ímicas suelen ser muy efec-
da está también más baja. tivas, puesto que son capaces de estimular de forma
Disfunciones del ilion: la rotación del hueso ilíaco específica las cadenas musculares que son hipoacti-
hacia delante eleva la base del sacro en el mismo vas y tienen además la capacidad de imitar la transfe-
rencia de peso que es influenciada a través de las vías Modificaciones estáticas de la pelvis
vestibuloespinales.
y de Ia columna vertebral en las
Muchas veces es necesario, cuando se han pro-
ducido modificaciones estructurales del pie, estabili-
diferencias de longitud de las piernas
zar la bóveda del pie mediante una plantilla estática
El ilion del lado de la pierna más larga gira hacia
para evitar los reflejos nociceptivos causados por
atrás y el del lado de la pierna más corta gira ha-
una sobrecarga muscular. Las diferencias en la lon-
cia delante.
gitud de las piernas, sean anatómicas o adquiridas,
La cresta pélüca del lado de la pierna larga está
han de ser normalizadas si son mayores de 3 mm
más alta.
[81].
El conjunto de la pelvis está inclinado hacia la pier-
na corta y girado en dirección a la pierna larga.
La base del sacro está inclinada hacia la pierna
corta.
Diferencia en la El conjunto de la pelvis está anteriorizado.
(
longitud de las piernas La lordosis de la CL aumenta en la mayoría de I
los casos, especialmente en la zona de transición I
Las diferencias reales en la longitud de las piernas lumbosacra.
son frecuentes: En la mayoría de los casos, la CL efectúa una NIR
El 10% de las personas presenta diferencias de con rotación hacia la pierna corta, la CT una t
longitud de las piernas de más de 1 cm Ii45]. NIR hacia la pierna largay la CC una traslación t
Friberg [en 145] exploró radiológicamente a 359 hacia el lado de la pierna corta. t
soldados asintomáticos y observó que: El hombro está más bajo en el lado de la pierna l
- el presentaba diferencias de longitud de
larga, exceptuando los casos en los que la diferen- I
560/o cia de longitud de las piernas supere los 1,5-2 cm. (
0-4mm. La cabeza está inclinada hacia el lado de la pierna t
- el3}o/o presentaba diferencias de 5-9 mm. corta. i
- el l4o/o presentaba diferencias de I cm. La pelvis efectúa una traslación hacia la pierna
larga, de forma que el triángulo de la cintura es G
Dos de cada tres personas que padecían lumbal-
gias presentaban diferencias de longitud de las
mayor en el lado de la pierna corta. t
a
piernas radiológicamente comprobadas. Observaciones: I
Las diferencias de longitud de las piernas provo- 1. En +8070 de los casos la CL efectúa una inclina- t
¿
can la oblicuidad de la base del sacro con una com- ción lateral hacia la pierna larga con un aumento
de la lordosis. En el resto de los casos no efectúa
t
pensación del conjunto de la columna vertebral (ro- t
ningún tipo de inclinación lateral o una inclina-
toscoliosis). Por otro lado,la oblicuidad de la base del
cráneo comportará siempre, independientemente de ción lateral hacia la pierna corta. Esto ocurre cuan-
t
la causa que la provoque, una rotación del ilion que do la presencia de lesiones estructurales le impi-
provocará igualmente la modificación de la longitud den inclinarse hacia la pierna larga. ¡
2. La alfura de los hombros es influenciada eviden-
o
de la pierna. Hablamos entonces de una diferencia de d
temente por el estado de tensión del m. trapecio y
longitud funcional. L
del m. elevador de la escápula. Un problema en la
Antes de equilibrar la diferencia de longitud con ci
CC puede modificar la posición del hombro.
una plantilla, se debe investigar si se trata de una di-
3. Una disfunción del ilion modifica la longitud de
¡
ferencia estructural o de una diferencia funcional. El I
las piernas (diferencia de longitud funcional) y la
único método fiable para saber esto es efectuando
una exploración radiológica después de haber trata-
posición de las crestas ilíacas, así como de la EIPS IÉ
y de la EIAS en bipedestación.
do todas las disfunciones somáticas del organismo. h
Esto es importante porque la rotación del ilion tiene - Cuando existe una diferencia de longitud de f¡
como consecuencia una modificación de la posición las piernas real, la cresta ilíaca está más alta, F
de las piernas, de modo que la longitud de las piernas pero la EIPS está más baja (dependerá de la di- d
puede variar hasta I cm[291. Para hacer la explora- ferencia de longitud) y posterior, y la EIAS, É
ción, se debe efectuar la radiografía con la pelvis y las más alta y posterior (rotación dorsal del hueso g

dos piernas en bipedestación. El margen de error en ilíaco).


la medición de las imágenes radiográficas es 1-5 mm - En la disfunción anterior del ilion, la cresta es- I
[82]. tá más alta, la EIPS más alta que en el otro la- h
do y la EIAS más baja y anterior en compara- corta o una torsión del sacro hacia delante con rota-
ción con el otro lado. ción hacia la pierna larga, así como una disfunción
en ERI de L4 o de L5.
-i'. En un primer estadio, la columna vertebral se En una torsión sacra posterior, la base del sacro
adapta formando una escoliosis global en forma suele estar posteriorizada en el lado de la pierna lar-
de C, con inclinación hacia la pierna larga. El ga. La pierna larga será la que se verá mecánicamente
conjunto del sistema musculoesquelético reaccio- más sobrecargada, lo que provocará la aparición de
nará muy rápidamente estableciendo una curva- artrosis, gonartrosis (platillo tibial lateral) y estrés
tura en forma de s, de modo que se distribuirá el muscular de los aductores, del psoas y de los glúteos.
estrés y se mantendrán la mirada y los órganos Las ciatalgias son más frecuentes en el lado de la pier-
del equilibrio en posición horizontal. na larga (60Vo).
Cuando existe una diferencia de longitud de las
piernas, normalmente encontramos una posición de
Consecuencias para el sistema pronación con valgo del retropié en la pierna largay
musculoesquelét¡co y síntomas de la una rotación interna de la pierna. En la pierna corta
encontramos frecuentemente una supinación del pie.
diferencia de longitud de |as p¡ernas
Ésta es la explicación de por qué los pacientes des-
gastan la parte externa de la suela delzapato en el la-
La mayoría de las diferencias de longitud de las
do de la pierna corta.
:iernas permanecen asintomáticas hasta que un
Estos fenómenos han sido demostrados en diyer-
:raumatismo o una sobrecarga causan síntomas do-
sos estudios (todos en [145]):
-orosos. Aun entonces, en la mayoría de los casos so-
-amente se percibirán las diferencias muy claras. Al- Taillard y Morscher (1965): aumenta la actiüdad
zunos pacientes explican que se han dado cuenta de EMG en el m. erector de la columna, glúteo ma-
que tienen la "pelvis torcida" o de que ya en las revi- yor ytríceps sural del lado de la pierna corta.
.iones médicas escolares el médico les había dicho Strong (1966) detectó un aumento de la actiüdad
que tenían una curvatura en la columna. en el EMG en los músculos de Ia concavidad de
Las diferencias de Iongitud no corregidas provo- una escoliosis causada por una diferencia de lon-
;a¡ tensiones miofasciales en el conjunto del aparato gitud de las piernas y en los músculos posturales
.ocomotor. La zona de transición lumbosacra es la re- de la pierna larga.
gión en la que suelen manifestarse primero los sínto- Bopp (1971) describe la presencia de dolor en el
nas. Después, la columna vertebral está afectada hasta trocánter mayor, en el trocánter menor y en las
'-a
cabeza. El tejido miofascial se acorta en las concavi- apófisis transversas de la columna lumbar y en el
Jades y se estira en las convexidades. Según el estrés pubis del lado de la pierna larga.
adicional que actúe sobre una región corporal deter- Mahar y col. (1985): en un estudio radiológico
ninada se desencadenará dolor en este punto cuando constataron que la prolongación artificial de una
.os mecanismos de adaptación se hayan agotado. pierna provocaba un claro desplazamiento de la
En la zona de transición lumbosacra se estiran los pelvis hacia el lado de la pierna larga.
.igamentos iliolumbares en el lado convexo (pierna Wiburg (1983, 1984) describe la influencia de una
;orta). Esto desencadena dolor irradiado a lo largo pierna larga sobre la articulación de la cadera. El
de la cresta ilíaca y en la ingle, dolor que puede llegar desplazamiento hacia el lado de la pierna larga
hasta la cara interna del muslo. En el punto de inser- disminuye la superficie de compresión en la arti-
ción de los ligamentos en la cresta ilíaca o en las apó- culación de la cadera, lo que causará un aumento
isis transversas de L4 o L5 se localiza frecuentemen- de la compresión en el hueso.
:e un punto de dolor a la presión delimitado. Los Gofton y Trueman (197I) descubrieron en su es-
iigamentos iliosacros del mismo lado también están tudio que el 81% de los pacientes que padecían
:recuentemente sometidos a estrés. Además del dolor una artrosis de cadera también presentaban dife-
iocal también pueden provocar dolor en la parte late- rencias en la longitud de las piernas, siendo la
ral del muslo. Muchas veces se presentan también pierna más larga la afectada.
puntos gatillo dolorosos del m. cuadrado lumbar en
el lado de la concavidad de la CL. Según Lewitt exis-
:irá entonces una hipertonicidad de los músculos es- Diagnóstico de una diferenc¡a
calenos en el mismo lado. de longitud de las p¡ernas
Algunas de las disfunciones más frecuentes en la
zona de transición lumbosacra son la disfunción uni- Para efectuar un diagnóstico seguro de una dife-
lateral del sacro hacia anterior en el lado de la pierna rencia de longitud de las piernas inferior a 1,5 cm de
diferencia de altura de las crestas ilíacas se requiere 1 cm, podemos suponer que hay una diferencia de
la exploración radiológica. Se aconseja tratar antes longitud de las piernas. La sospecha será corrobora-
osteopáticamente al paciente, es decir, normalizar da si pedimos al paciente que camine y observamos
las limitaciones de movimiento y tratar adecuada- que en el lado de la supuesta pierna larga se eleva la
mente las estructuras miofasciales para evitar que pelvis durante la fase de impulso y la flexión de cade-
estas disfunciones falsifiquen la imagen. Aun así, ra es más notable que en el otro lado.
los errores diagnósticos continúan siendo conside-
rables.
Kuchera y Kuchera [82] aconsejan por lo tanto iSe debe equilibrar la diferencia
restar un 25o/o de la diferencia medida. La palpación y de longitud de las piernas?
la exploración visual también pueden proporcionar-
nos claras indicaciones sobre la diferencia de longi- Kuchera escribe [82] que existen nuevos estudios
tud de las piernas. que demuestran que una posición oblicua del sacro
Los siguientes signos clínicos son indicadores de de 1,5 mm modifica el tono muscular de los múscu-
la existencia de una diferencia de longitud de las los de la CL yproduce lumbalgias.
piernas cuando se presentan conjuntamente: Klein, Radler y Lowman (1. Am. Osteopath. As-
Cresta ilíaca ytrocánter mayor del mismo lado al- soc. 1968) hicieron un estudio interesante: en 7 de 11
tos. niños de edades comprendidas entre 1,5 y 11 años, la
EIPS y EIAS más altas en el lado de la cresta ilíaca diferencia de longitud de las piernas quedó comple-
alta. tamente normalizada tras una equilibración del cal-
EIPS dorsal y EIAS superior y dorsal en el lado de zado mantenida durante 3-7 meses. Las diferencias
la cresta alta. de longitud de estos casos eran 1,3 a 1,9 cm.
En los pies colocados de lado encontramos una Irvin (1991) [en 155] escribe que la compensa-
traslación hacia el lado de la pierna larga. ción total de la diferencia de longitud de las piernas,
El pliegue glúteo horizontal está más alto en el la- hasta que la base del sacro quede situada horizontal,
do de la pierna larga. normaliza en un tercio las denominadas escoliosis
El triángulo de la cintura es mayor en el lado de la idiopáticas.
pierna corta. Estos hechos no indican que el uso de alzas sea
El hombro del lado de la pierna corta está más al- aconsejable cuando haya una diferencia de longitud
to. En este caso se aconseja palpar el ángulo esca- real (congénita o adquirida). De forma paralela, el
pular inferior. paciente debe recibir tratamiento de terapia manual
para facilitar la adaptación del organismo.
Posición en pronación del pie en la pierna largay
posición de supinación en la pierna corta. Las diferencias inferiores a 3 mm no suelen ser
La posición de relajación en las diferencias de equilibradas. Las diferencias mayores son equilibra-
das progresivamente. Irün aconseja una primera al-
longitud de las piernas es una transferencia de pe-
za de un máximo de 3 mm. Dos semanas más tarde
so sobre la pierna corta con una ligera abducción
se continúa con un aumento de 2 mm más. Se sigue
y flexión de rodilla de la pierna larga. Estas perso-
de esta forma aumentando 2 mm cada 14 días hasta
nas presentan frecuentemente una posición de bi-
alcanzar el completo equilibrio de la oblicuidad de la
pedestación con las piernas separadas.
base del sacro medida.
En flexión de tronco miíxima se encuentra un
AIL más alto en el lado de la pierna larga.
Al final de todo este procedimiento se efectúa
de nuevo una radiografía de la pelvis y se emprende-
rán las posibles correcciones necesarias. Los sín-
La exploración en posición tendida también nos
tomas dolorosos desaparecerán progresivamente,
puede proporcionar indicadores:
empezando por la pelvis y avanzando en dirección
En posición de decúbito supino y con las piernas craneal.
flexionadas, la pierna estará más alta en el lado de Si el equilibrio que hay que realizar es superior a
la pierna larga. 8 mm, se debe reducir la altura de la suela en la pier-
En posición de decúbito prono y con las piernas na larga, puesto que un equilibrio unilateral muy alto
flexionadas, el muslo será más largo (la rodilla es- modificará demasiado el ciclo de la marcha y podrá
tará más caudal) y/o la pierna será más larga (ta- causar complicaciones.
lón más alto) en el lado de la pierna larga. Kuchera [82] aconseja corregir las diferencias de
longitud de las piernas de más de 5 mm mediante la
Cuando existen gran parte de estos signos y las utilización de una plantilla en el zapato. Si la diferen-
crestas ilíacas presentan una diferencia de altura de cia todavía es mayor, se debe equilibrar la posición
torcida de la base del cráneo mediante una plantilla o Rotación pélvica entre 5 y 10 mm: empezar con
un alza en el zapato en un 50-75o/o de la diferencia un aumento de 3 mm debajo del antepiéycontinuar
medida radiológicamente (puesto que podemos su- con un ritmo de dos semanas aumentando 3 mm
poner que los posibles errores de medición llegan a cadavez.
tn 25o/o). En todo este procedimiento se debe consi- Rotación pélvica de más de 10 mm: corregir
derar el estado general del paciente y la duración del primero la rotación de la pelvis mediante la co-
desequilibrio. locación de una plantilla y continuar aumentan-
En pacientes que tienen huesos osteoporóticos o
do 3 mm respectivamente en el talón y el ante-
artríticos, o en pacientes lábiles, debemos empe- Pié.
zar con alzas de 2 mm y continuar añadiendo 2
Observaciones:
mm cada 2 semanas.
En pacientes cuyo sistema musculoesquelético no
En los niños es aconsejable corregir la diferencia
de longitud de las piernas mediante la colocación de
esté muy afectado se podrá empezar con un au-
mento de 4 mm y continuar después igualmente una plantilla, puesto que esto aumentará la compre-
con 2 mm cada2 semanas. sión sobre la pierna y se estimulará el crecimiento
Cuando haya acortamientos de la pierna provoca- longitudinal de los huesos.
dos por traumatismos o por operaciones (próte- Los niños deberían llevar la plantilla hasta que la
sis), se equilibrará la diferencia de una sola vez. longitud de las piernas se hubiera equilibrado. Los
adultos deberían llevar la plantilla con la máxima re-
Las plantillas no deben ser más gruesas de 0,5 cm,
gularidad posible.
puesto que, si no, será incómodo llevar el zapato. Si Las formas de proceder que acabamos de presen-
se necesita más altura, se puede colocar un alza en el
tar son válidas en general, pero pueden ser alteradas
zapato o disminuir la suela del zapato de la pierna según las necesidades.
iarga.
Puesto que la colocación de un alza únicamente
en Ia parte del talón provoca una rotación de la pelvis Resumen
hacia el otro lado, es aconsejable colocar el alza en to-
da la suela a partir de una altura de 1,2 cm. Si se colo- Las diferencias de longitud de las piernas son
ca un alza solamente en el talón o en la parte anterior muy frecuentes. En la bibliografía especializada se
del pie, se causa una rotación de la pelvis ¡ dado que habla de que un 50-70o/o de la población presenta
la diferencia de longitud de la pierna con la posición piernas de longitudes diferentes. Los estudios reali-
oblicua del sacro suele ir acompañada de una rota- zados en pacientes con lumbalgias crónicas mues-
ción de la pelvis (mayoritariamente hacia el lado de tran que en estos casos las diferencias de longitud de
la pierna larga), suele ser necesario integrar este as- las piernas son todavía más frecuentes. Y sobre todo
pecto en la adaptación de la altura delzapato. en estos casos hay diferencias de 5 mm y más.
La razón está clara: la rotación de la pelvis tiene Las nuevas investigaciones parecen demostrar
aomo consecuencia una escoliosis de la columna ver- que la oblicuidad de 1,5 mm en la base del sacro pue-
tebral. de modificar el tono muscular de la región lumbar y
desencadenar lumbalgias. La mejora sintomática de
La colocación de un alzaenel talón provoca la ro-
hasta el807o (Kuchera [82]) obtenida mediante la co-
tación de la pelvis hacia el otro lado.
rrección de la longitud de las piernas habla por sí so-
La colocación de un alza en el antepié rota la pel-
la.
vis hacia el mismo lado.
Estos hechos destacan la importancia de la estáti-
La colocación de un alza en todo el pie gira la pel-
ca ante la presencia de dolencias de la espalda. Los
vis hacia el mismo lado debido a que el alza colo-
bloqueos y los traumatismos provocan una posición
cada en el antepié tiene un mayor efecto que el al-
incorrecta de la base del sacro con consecuencias
zacolocada en el talón.
previsibles para el conjunto del aparato locomotor.
La rápida adaptación del telldo miofascial provoca
En caso de que exista una diferencia de longitud
modificaciones estructurales de forma relativamente
de las piernas con una rotación de la pelvis, serán vá-
rápida, de forma que se ve alterada la función del
iidas las reglas siguientes si se quiere nivelar la base
conjunto del organismo. Se deberá aplicar entonces
del sacro:
un tratamiento osteopático en consecuencia y tratar
Rotación de la pelüs de menos de 5 mm: alzado adecuadamente el tejido miofascial. Un terapeuta
clásico del zapato según los principios antes des- que conozca la fisiología y la fisiopatología del tejido
critos. miofascial y las cadenas musculares podrá tratar al
paciente con claras intenciones y proporcionar indi- en cuenta que hay que priorizar el estiramiento de los
caciones claras sobre cuáles son los grupos muscula- músculos acortados al fortalecimiento de sus antago-
res que debe estirar y cuáles debe fortalecer, teniendo nistas.
Antes de tratar a un paciente, el terapeuta debe Palpación
realizar una anamnesis y exploración correctas.
La palpación proporcionará al terapeuta, por un
lado, indicaciones sobre la posición de las estructuras
y, por otro lado, sobre el estado de los tejidos. Ade-
Anamnesis más de las observaciones de la postura en bipedesta-
ción y en posición tendida, la palpación puede pro-
La anamnesis sirve para excluir aspectos del diag-
porcionarnos indicaciones sobre la cadena muscular
nóstico y debe proporcionar indicaciones al terapeu-
dominante y la posición de los componentes articu-
ta que pueden ser muy útiles para el tratamiento. Se
lares. Permite además diferenciar entre los procesos
ha de preguntar sobre posibles traumatismos, opera-
agudos y los procesos crónicos. Estos hallazgos serán
ciones, enfermedades y tratamientos realizados, y corroborados mediante la realización de los tests de
también cuestiones como el tipo, la duración y la for-
movilidad.
ma de aparición de los síntomas. El terapeuta tam-
bién debe poder hacerse una imagen sobre el estado
vegetativo del paciente.
Pruebas de movilidad

Larealización de tests de moülidad globales ser-


Exploración virá para destacar las regiones corporales con una
mayor limitación de la movilidad. Se observará el
La exploración comprende: desarrollo armónico del movimiento al efectuar la
flexión del tronco y la inclinación lateral. Si se obser-
Observación van interrupciones o desviaciones del movimiento,
Palpación éstas serán examinadas más exactamente.
Test de moülidad Esta región será tratada mediante tests segmenta-
Test diferencial rios y la palpación de restricciones segmentarias
musculares. De la mano de pruebas de diferencia-
ción se intentará descubrir si son los componentes
Observación viscerales, los craneales o los parietales los que domi-
nan en la problemática del paciente. La parte de una
Se observa la posición del paciente en bipedesta- región corporal identificada como dominante en la
ción y en posición de decúbito supino. Se registrarán exploración será tratada entonces mediante la técni-
asimetrías en la postura, tensiones musculares y alte- ca adecuada.
raciones tisulares. En posición de bipedestación se Queremos presentar una forma de exploración
puede realizar una serie de tests de movilidad globa- un poco diferente, aunque muy racional. Está basada
les para cada una de las regiones del cuerpo y se pue- en los patrones de Zink y en un test de tracción en la
den distinguir las posibles anomalías. cabeza, en la pelvis y en las piernas.
Es interesante observar cómo se coloca el pacien- Después de haber observado la posición del pa-
te de forma natural y observar su postura con los pies ciente en bipedestación y haber registrado las des-
iuntos. Al reducir su base equilibradora le forzamos a viaciones más importantes, pedimos al paciente
mostrar más claramente su patrón postural. que flexione el tronco hacia delante y efectuamos el
En posición de decúbito supino eliminamos la test de hip-drop o un test de traslación en la pelvis.
fuerza de la gravedad. El patrón motor que vemos Esto nos proporciona indicaciones sobre la posi-
entonces es la manifestación de la existencia de des- ción y la movilidad del sacro y de la columna lum-
equilibrios musculares consecuencia de üsfunciones bar, así como sobre una posible cadena muscular
(o de modificaciones estructurales). dominante.
Observación; No somos grandes defensores de Si observamos alguna particularidad en las extre-
realizar un análisis de la marcha con mucha profun- midades inferiores, le pediremos que efectúe la prue-
didad. Normalmente, la amplitud de la consulta no ba de apoyo unipodal. Al hacerlo observaremos el
lo permite y requerirá mucho tiempo en relación comportamiento de la pelvis, de las rodillas y de los
con las indicaciones que nos procura, frecuente- pies. Los trastornos neuromusculares de los músculos
mente escasas. Preferimos analizar el comporta- de las piernas se manifiestan con asimetrías estáti-
miento de la marcha mediante el test de hip-drop, el cas debido a los desequilibrios musculares y a los
test de apoyo unipodal y los movimientos de los diferentes comportamientos de los receptores como
hombros. consecuencia de la "facilitación" segmentaria.
l5i--iñ-.-

lcst de inr'linación l¿lcral para la columna lumbar

I
t,s

Tesl rlc flexiórr

El test de flexión puede proporcionar indicacio-


nes sobre una cadena dorninante en la pierna y en Ia
columna vertebral. El test de hip-drop y el test de
traslación nos proporcionan información sobre la
posici<in del sacro y de Ia parte inferior de l¿r CL.
En posición de decúbito supino observamos la
ri.
rotaci(rn de las piernas, de la pelvis 1, de las aberturas
torácicas inferior y superior, antes de testar los patro-
nes de Zínk. A continuación se hace un test de trac-
ción en la cabeza y en la pelvis (o en las piernas) que
nos permitirá encontrar el lado dominante. Además,
este tesl nos ayudará a localizar la restricción princi-
^C.
lest cle rotirr:ión de l¡ t adera c'n
corrpa ración bi l.rtur a I
Test rle rotación para la Jtelvis Test dc rotar:ión para la abertura torácica
in[erior
-:.al
y Ia diferenciación entre una cadena ascendente y
,:na cadena descendente.
Cuanto antes aparezca la resistencia al efectuar la
.:acción, más próxima estará la limitación de la mo-
ilidad dominante de Ia mano de la tracción [148,
)7).
En los patrones de Zink no sólo testamos las tor-
-rones en las zonas de transición para saber dónde no
-: alternan, sino que intentamos sobre todo descu-
.rir en qué zona de transición se manifiesta más cla-
'¡mente el patrón de torsión, es decir, dónde se di-
:¡rencia la rotación derecha más claramente de la
otación izquierda. A continuación solamente dife-
'cnciaremos si son los músculos dorsales o ventrales
,rs que hacen el patrón de torsió¡r.

Test de rotaciírn para la abcrtura


ráci<:asupcrior. Variante
--...-r-

t
,

Test dc rotar ión dc las arricular.ioncs rle la Tersl rle lr¿slacirin cle la artit r-rlacií>n clel atlas
r ¿hcz¿ iart AC))

q
B
1I
¡t
!
r
.1

-lcst par.r los rnúscukrs isquiotibialcs


(hanrstrings). A l,r izcluicrda los músculr¡s isqr:iotibi:rIc's
están acort¿dos, kr clLrc prov(xra r¡n¡ elerv.rr:ión tle la
tuhc.rr¡sid¡rlisquiática Varianlt,

1'- .ijf

lcst rlcl m l)ecrtor¿l Tesl rlei nr. dors¡l anr.lrtr


Cada zona de transición se corresponde a una de-
terminada zona del cuerpo. Estas correspondencias
se han presentado en el capltulo anterior. Existen
tanto factores anatómicos (músculos) como factores
neurológicos que lo determinan. A continuación
presentamos de nuevo un breve resumen:

Articulación AO
Músculos suboccipitales
Segmentos C1-C3

Abertura torácica superior


Fascia de Sibson
Segmentos C4-T4 Figura 10.12 La rotación derecha de la abertura torácica
superior puede estar causada por músculos ventrales
izquierdos o por músculos dorsales derechos
Abertura torácica inferior
Diafragma, músculos abdominales y costillas VI-
)u
Segmentos T5-Tl2

Pelvis
Psoas, suelo pélvico
Segmentos Ll-S4
Si ya hemos encontradoun patrón dominante, a patia empezó a prestar atención a este método des-
-ontinuación trataremos de explorar exactamente pués de que Mitchell sénior hubiera escrito dos artí-
:odas las estructuras que tienen una relación seg- culos que causaron sensación (1948, 1958) sobre el
(nerviosa) con él para aplicar una terapia lo tratamiento de disfunciones mecánicas de la pelvis
=entaria
::rás exacta posible, siguiendo el lema: Find it, fix it con manipulación mediante las TEM. El mismo Mit-
;nd leave it alone. chell había recibido la influencia del trabajo de otros
En nuestra forma de consideración osteopática, osteópatas durante el desarrollo de su método (T.|.
-¿s estructuras miofasciales desempeñan un papel muy Rudd¡ 1874-1964,y Carl Kettler). Se remitía además
.:nportante: a Still, quien había afi.rmado que intentar restablecer

En casos agudos y dolorosos encontramos nor- la integridad articular antes de haber normalizado
músculos y ligamentos era lo mismo que empezar la
malmente puntos gatillo activos. Éstos provocan
casa por el tejado.
frecuentemente las denominadas "pseudoneural-
gias".
En el transcurso de los años, las técnicas de ener-
gía muscular han sido perfeccionadas, después de
haber analizado su eliciencia de la mano de varios es-
Ejemplo:
tudios y de haber considerado las características neu-
Los puntos gatillo en los músculos escalenos imi-
'rn una neuralgia del nervio mediano. Los puntos rofi siológicas de las estructuras miofasciales.
Debemos suponer que otros grupos profesionales
=atillo del glúteo menor causan unos síntomas como (fisioterapeutas, quiroprácticos) han trabajado para-
.¡s de una ciatalgia de L4.
lelamente a los osteópatas en el desarrollo de técnicas
Los denominados "puntos gatillo mudos" modi- musculares. Es de destacar que actualmente tiene lu-
fican el comportamiento normal de los músculos gar una lluvia de intercambios entre los corifeos de
y causan desequilibrios musculares. los diferentes grupos de terapeutas. Pertenecen a
Las retracciones y las fibrosis musculares suelen ellos terapeutas como Mitchell júnior, Stiles, Green-
ser desencadenantes de recidivas. man, Liebenson, Lewitt, |anda, Grieve y Norris, por
mencionar solamente a algunos de ellos. En este fe-
Cuando el terapeuta ha encontrado y tratado la nómeno podría residir larazón del desarrollo cientí-
:rsfunción dominante (visceral, parietal o craneal) y fico que ha tenido lugar en esta materia.
.ra tratado además los puntos gatillo en un caso agu-
io o ha normalizado los músculos acortados en la
,¿dena muscular afectada en un caso crónico, enton-
:es habrá muchas posibilidades de que el estado do-
.¡rroso ceda rápidamente y el riesgo de sufrir recidi-
Definición
','¿: será pequeño.
Las técnicas de energía muscular se definen como
una forma de tratamiento osteopático en la que se pi-
de al paciente que efectúe una puesta en tensión mus-
Técnicas de energía cular desde una posición exactamente controlada
venciendo una resistencia precisa ejercida por el tera-
muscular (TEM) peuta para dirigirse hacia una dirección específica.
Se utilizarán TEM para:
Las técnicas de energía muscular gozan de gran
:ceptación entre los terapeutas manuales. Ya se trate Tratar restricciones de movimiento de las articu-
Je fisioterapeutas, de quiroprácticos, de osteópatas o laciones.
je terapeutas manuales, todos utilizan técnicas de Estirar músculos contracturados y fascias.
:nergía muscular (TEM) o variaciones de ellas para Estimular la circulación local, modificar el tono
jescontracturar músculos, movilizar articulaciones muscular mediante la utilización de mecanismos
,. estirar fascias. Puede que estas técnicas sean tan neuromusculares.
:preciadas porque no son peligrosas y también son
:tectivas aunque no sean aplicadas con máxima Las TEM requieren la cooperación del paciente
:-ractitud. Es posible que Kabat fuera el primer tera- para tensar músculos, para inspirar o espirar o para
reuta que trató los espasmos y los acortamientos moyer los componentes articulares en una dirección
:nusculares con técnicas musculares. determinada. Por lo tanto esta forma de terapia no
Los osteópatas adjudican a Mitchell sénior el des- puede ser aplicada en personas en estado de coma,
¿rrollo de las técnicas musculares como tratamiento personas no cooperadoras o pacientes incapaces de
Je las disfunciones articulares. El mundo de la osteo- seguir indicaciones terapéuticas.
I ndicaciones y contraindicaciones - Hipertonía o espasmo como reacción a una
sobrecarga estática o funcional debida a un
Las indicaciones ylas contraindicaciones son de- acortamiento de otros grupos musculares.
ducibles de la definición.
Lafocalización del tratamiento y Ia elección de la
técnica de energía muscular serán diferentes para ca-
lndicaciones da una de las causas.
Las indicaciones son múltiples. La enumeración Una extensión de cadera limitada puede
que sigue no corresponde a una ponderación deter-
minada: - provenir del aparato ligamentario de la cadera
(artrosis incipiente o avanzada),
Inhibir músculos hipertónicos, espásticos. - ser consecuencia de un psoasilíaco con acor-
Tonificar músculos hipertónicos y débiles. tamiento crónico,
Estirar fibrosis y acortamientos. - ser consecuencia de un psoasilíaco acortado
Liberar adherencias. espástico (con molestias en la CL).
Normalizar disfunciones articulares.
Estimular la circulación venolinfática local. Un diagnóstico preciso mostrará al terapeuta si el
Disminuir el dolor. problema principal reside en el músculo, en la fascia
Influenciar positivamente los patrones motores y o en la articulación (o cuál de los tres componentes
posturales. domina, puesto que frecuentemente estarán presen-
Romper un círculo vicioso inductor de dolor. tes los tres).
Para que un tratamiento sea lo más eficiente posi-
ble deberá actuar de forma dirigida sobre el elemento
Contraindicaciones
que desencadena el mecanismo patológico. Esto es
Además de las contraindicaciones clásicas para vrílido tanto para las técnicas de exploración como
un tratamiento osteopático, en este caso deben aña- para los tratamientos.
dirse:
2. Es importante valorar correctamente el estado
Problemas de coordinación y de comprensión en- neurovegetativo del paciente. Son ejemplos típi-
tre el terapeuta y el paciente. cos pacientes afectados de fibromialgia, personas
Lesiones óseas o musculares todavía no curadas con tendencia depresiva y pacientes con síntomas
en los segmentos que haya que tratar. dolorosos agudos. En estos casos serán decisiyas
para el desarrollo de la terapia las dosis correctas
en el momento correcto y aplicadas en la región
corporal correcta.
Condiciones para una 3. Es importante la elección de la técnica de trata-
aplicación óptima de Ias TEM miento. La técnica debe poder influir de forma
concreta en el mecanismo lesional; debe estar
l. Una de las condiciones más importantes es reali- adaptada al estado neurovegetativo del paciente;
zar tn diagnóstico correcto. no puede ser dolorosa y debería conseguir un éxi-
El terapeuta debe ser capaz de detectar qué es lo to medible lo más rápidamente posible.
que desencadena el dolor, lo que limita el moü- 4. Precisión de la intervención.
miento o cuál es la causa del desequilibrio o de Para que se cumplan las exigencias que acabamos
que el patrón motor no sea correcto. de enumerar, la técnica de tratamiento debe influir
exactamente en la articulación que hay que tratary
Ejemplo: en la medida correcta, o relajar las fibras muscula-
res que presentan hipertono o espasticidad, o esti-
Una región hombro-escápula dolorosa puede te-
rar la fascia acortada en la dirección correcta.
ner muchas causas, pero todas ellas comportan
modifi caciones musculares.

- Bloqueo articular de la CC. Condiciones técnicas y


- Puntos gatillo. auxiliares (enhancer) para
- Problemas con los discos intervertebrales. la aplicación de las TEM
- Dolor reflejo.
- Dolor ligamentario después de sufrir un trau- Del terapeuta se exige un buen sentido del tacto y
matismo. capacidad para diferenciar las disfunciones agudas
de las disfunciones crónicas. Debe ser capaz de sentir Contracción isométrica
las fibras musculares afectadas en un músculo hiper-
La distancia entre el origen y la inserción de un
tónico. Debe sentir la dirección en la que ha de esti-
músculo no varía al contraerlo. Las fuerzas del tera-
r¿¡ el músculo y cuándo reaccionan estas fibras mus-
peuta y del paciente se neutralizan.
culares al estiramiento.
Para el tratamiento articular con la TEM es im-
portante que el terapeuta sienta las barreras en los Tensión concéntr¡ca isotónica
tres planos del movimiento y que seacapaz de colo-
El músculo se acorta al contraerse. El paciente su-
;ar los componentes articulares en la posición correcta
pera la resistencia ejercida por el terapeuta.
sin estirar los músculos que hay que tratar (evitar el
reflejo de estiramiento). Para ello es muy importante
rntir la barrera muscular. Ésta se alcanzará antes Contracción excéntrica isotónica
que la barrera articular y antes que la barrera fascial.
La longitud del músculo aumenta a pesar de ejercer
Normalmente deshacemos los bloqueos articula-
una contracción. Las fibras musculares son estiradas.
lEs antes de tratar los músculos o las fascias. Esto es
ráüdo cuando el bloqueo articular es el desencade-
oante de la hipertonía muscular. En los demás casos
Principios fisiológicos
cs necesario destonificar primero los músculos antes
de poder tratar la articulación.
Se aplican los principios fisiológicos siguientes:
El paciente debe poder seguir los requerimientos
del terapeuta. Ha de ser capaz especialmente de rela-
rarse y de sentir la diferencia entre contracción y rela- Relajación posisométrica
qción. El paciente debería ser capaz de tensar en el
Después de efectuar una contracción, el músculo
grado deseado.
se relaja mejor. Durante la fase de relajación es más
Podemos ayudarnos de la respiración, de los mo-
fácil estirar las fibras que antes se han contraído. La
rimientos de los ojos y de la visualización.
fase de relajación no es equiparable con el tiempo de
latencia, que es mucho más corto.
Respiración Se sospecha que se produce una acüvación del apa-
rato tendinoso de Golgi, que provoca una inhibición de
La inspiración facilita la puesta en tensión y la es-
10-15 segundos. Durante esta fase de relajación el gru-
piración la suelta.
po muscular es estirado hasta que se tensa de nuevo.
Es de gran ayuda que el paciente "inspire hacia la
región" que es tratada.
La inspiración debe tener lugar de forma lenta y Inervación recíproca o inhibición
progresiva. antagonista
Primero el paciente debe tgnsar los músculos an-
La contracción de los agonistas relaja sus antago-
tes de inspirar.
nistas (de este patrón motor).
Este fenómeno constituye la base de las diferentes
\lovimientos de los ojos variantes de las TEM:

Son especialmente importantes para el trata-


miento de la columna cervical. En general, el pa- Musculación
ciente debe mirar en la dirección hacia la que Se efectúa una contracción isocinética durante +4
contrae. segundos en una amplitud del movimiento que se
corresponda lo más posible al patrón motor. La con-
\isualización tracción debe ser casi máxima.
Se realizan tanto contracciones concéntricas co-
La representación mental del movimiento facilita mo contracciones excéntricas. Se preferirán series
al paciente la contracción y la relajación. cortas de contracciones a las repeticiones frecuentes.

\hriantes de las TEM TEM isolítica


Esta forma de TEM se aplica cuando se quiere es-
Antes de describir las distintas formas de las TEM tirar un músculo o liberar adherencias. Es una con-
queremos presentar brevemente algunos términos: tracción excéntrica isotónica.
Para obtener un efecto óptimo desfibrotizador tónicos. Janda explica este fenómeno con el principio
sobre el mayor número posible de fibras musculares, de la inhibición antagonista.
la tensión muscular debe ser de una magnitud ade-
cuada. Esto requiere bastante esfuerzo por parte del
terapeuta, puesto que éste deberá estirar el músculo
que se contrae primero. En este caso se aconseja esti- Técnicas de
rar previamente el músculo hasta sentir la tensión en relajación miofascial a
las fibras que se quieren tratar. De esta forma, cuando I
pidamos que se contraiga, requerirá menos empleo Paula Sciarti y Dennis f. Dowling denominan I
defuerza. también myofascial-tendon-ligament-osseous-viscera- a

techniques a las técnicas de relajación miofascial. Ésta a

es una indicación de las interrelaciones que establece I


TEM para eliminar espasmos o hipertonías
el te;ido conectivo entre cada uno de los sistemas.
Para ello, lo más adecuado serán las contraccio- De los escritos de Still destaca que ha atribuido I
nes isométricas. Se puede aplicar la relajación posiso- una gran importancia al te;ido conectivo. Según pare- (
métrica (RPI) y la inhibición de los antagonistas. ce, él también aplicó técnicas de relajación miofascial. (
También se pueden combinar ambos métodos. Es Las técnicas de Still que enseña Van Buskirk son la
{
importante estirar el músculo o el grupo de músculos mejor prueba de ello. Las técnicas de relajación mio-
I
solamente hasta la barrera muscular. La tensión re- fascial tienen por objetivo relajar el tejido conectivo.
querida no debe superar e\ 20o/o de la contracción Si pensamos que el tejido conectivo está com-
máxima. puesto de músculos, piel, fascias, tendones, ligamen-
La contracción óptima será aquella que apenas se tos, cápsulas, serosa, mesos, etc., entonces el trata-
siente en las fibras hipertónicas. Son las fibras hiper- miento adquiere una forma de globalidad.
tónicas en un músculo las que se contraen primero al Los términos loose-tight, y directo-indirecto, así
tensarlo. La decisión de llevar a cabo una RPI o una como la tridimensionalidad, son importantes tanto
inhibición de los antagonistas dependerá del dolor para el diagnóstico como para el tratamiento.
de los músculos hipertónicos.
Si se utiliza el principio de la inhibición de los an-
Loo se -ti gh tl laxo-ten so
tagonistas, se puede efectuar una contracción mayor. I
El efecto decisivo de esta técnica tiene lugar en el es- Estos términos describen los dos estados extre- I
tiramiento pasivo, que debe ser completamente in- mos del tejido. Ambos son patológicos y contribuyen I
doloro. a que se formen desequilibrios. Si un músculo o un a

grupo de músculos están hipertónicos o acortados, I


entonces el telido está tenso. Sus antagonistas suelen I
Normalización articular mediante la TEM
estar entonces hipotónicos y flácidos. I
De nuevo se pueden aplicar ambos métodos. Mien- La técnica de relajación miofascial va dirigida a t
tras que las lesiones del ilion son tratadas principal- establecer un equilibrio a través de los reflejos neuro- ¡
mente mediante la inhibición de los antagonistas, las musculares y mecánicos para colaborar con las fun-
disfunciones de la columna vertebral son corregidas ciones fisiológicas. a

mayoritariamente mediante el principio de la RPI. {

En cualquier caso son preferibles las contracciones I


Directo-indirecto
isométricas. I

Puesto que aquí pretendemos inhibir mayorita- Estos términos son importantes para el trata- I

riamente fibras musculares posturales (tipo I), se miento. En el tratamiento directo el telido tenso to-
aconseja hacer mantener una contracción ligera du- davía se tensa un poco más. De esta forma se acti- I
rante un poco más de tiempo (5-7 segundos). van los receptores del te;ido que provocan una I

Los tratamientos con técnicas de energía muscu- relajación. El otro método consiste en aproximar el .l
lar pueden causar una ligera sensación de entumeci- tejido tenso de forma que se reduzcan las tensiones i

miento durante poco tiempo y durante +24 horas en y se tranquilicen los receptores. En ambos casos se I

la región tratada. Todo indica que esta sensación es- requiere un buen sentido del tacto. La mayoría de I

taría provocada por la liberación de sustancias de las fascias están formadas por tejidos en los que las I

desecho en el tejido. fibras no están orientadas en una sola dirección, si- 1

Cuando existan desequilibrios musculares se de- no en varias. (

berá estirar los músculos hipertónicos o demasiado En el tratamiento directo se palpa constantemen- I

cortos antes de fortalecer los músculos débiles hipo- te en qué dirección se manifiesta la tensión. En la for- (
ma de tratamiento indirecta se siguen las "relajacio- Existen una serie de otros métodos de tratamiento
nes" en el transcurso del tratamiento. basados en los mismos principios que la técnica de rela-
jación miofascial. A continuación sólo enulneraremos
estos métodos sin describirlos detalladamente:
Tridimensional
Strain-counterstrain
Tanto para el tratamiento como para la explora-
F a cilit at e d p o siti on
al r eI e a s e
ción se sondea la capacidad de desplazamiento del
Functional techniques
tejido o la movilidad del tejido en los tres planos. Se-
B alqnced ligam entous release
gún la variante de tratamiento se apilarán las relaja-
Unwinding
ciones (ease) y las tension es (bind) una encima de la
Osteopatía craneal
otra (stacking). Las dos manos del terapeuta son acti-
ras para valorar y parafratar
Para el tratamiento se aconseja ttllizar los deno-
) minados enhancer (auxiliares). Técnicas neuromusculares
La respiración
(TNM)
l-
Los movimientos de las extremidades
I Los movimientos de los ojos Las TNM son un método interesante de tratamien-

Combinaciones de estos tres auxiliares to miofascial. Consisten en un masaje profundo de los


músculos que es realizado con uno o varios dedos o
Según el tipo de variante de tratamiento elegido con el borde de la mano. Esta técnica fue desarrollada
seutilizarán los auxiliares de forma que éstos refuer- en los años 40 del siglo pasado por Stanley Lief, quien
F
cen la técnica directa o la técnica indirecta.
de hecho quería desarrollar un método para tratar el
tejido antes de efectuar una manipulación.
¡ Lief era quiropráctico y osteópata y estaba con-
o vencido de que los problemas articulares sólo eran
Realización de la técnica una parte de la causa de las enfermedades, neuralgias
y trastornos circulatorios, como lo creían los quiro-
El paciente está sentado o tendido de espaldas o prácticos en aquel tiempo. También tenía claro que
de barriga. El terapeuta establece contacto con ambas los bloqueos de la columna vertebral suelen ser fre-
> manos con la región que haya que tratar. Valora la ca- cuentemente la consecuencia de endurecimientos
¡ pacidad de desplazamiento o la movilidad del tejido del telido paravertebral. De modo que empezó a ma-
E ;on ambas manos, así como la tensión entre las dos sajear los músculos con sensibilidad y ejerciendo una
a manos en todos los planos. Si ha sentido que había presión de estiramiento cada vez más profunda. Al
! iensiones, deberá decidirse por una variante de trata- hacerlo intentaba detectar los nudos, sentir las tiran-
miento. Para el tratamiento indirecto mueve las ma- teces, los entumecimientos y las resistencias en el
¡ nos en las direcciones de movimiento libres para desplazamiento de los tejidos.
aproximar el tejido. No quedó menos sorprendido al descubrir que
D. En el transcurso del tratamiento las direcciones mediante este tratamiento neuromuscular, tal como
del movimiento varían. El terapeuta seguirá la direc- él denominaba a su método, no solamente eliminaba
;ión respectiva. Si se debe tratar las fascias directa- Ias restricciones de moülidad, sino que también ac-
mente, se crea tensión entre las manos de modo que tuaba a distancia. Denominó esta técnica "tratamien-
:as dos manos palpan las tracciones fasciales en los to neuromuscular" porque con ella podía tratar los
a- :res planos de moümiento. músculos y actuar también de forma refleja influyen-
(> Se mantiene el tejido en tensión durante el tiem- do en otras patologías a través de los nerüos, como
r- po necesario hasta que el terapeuta sienta un moü- decía é1.

E¡ miento craneocaudal armónico o hasta que pueda Realmente, el éxito obtenido parecia ser de natu-
ci sentir claramente la respiración bajo sus manos. La raleza principalmente refleja. Este método de trata-
ct inspiración y el movimiento de las extremidades miento permite tratar con éxito tanto los puntos ga-
s. pueden a¡rdar a aumentar progresivamente la ten- tillo como las zonas reflejas de Chapman u otros
dÉ sión. Es interesante que el paciente "inspire" en la re- puntos reflejos. Por otro lado, es posible influir en el
¡t qión que tratamos. Si el paciente efectúa movimien- tejido conectivo de forma dirigida a través del masa-
s¡- tos de las extremidades, el terapeuta debe decirle je, estimular la circulación local y activar a través de
cuáles son los movimientos que reducen y cuáles los ello el metabolismo. Este tratamiento se puede apli-
t}. que aumentan la tensión, y aquél ha de aplicarlos en car en todo el cuerpo o solamente en determinadas
r- correspondencia. regiones.
Realización de la técnica Técnica de relajación
El paciente se coloca sentado o tendido lo más có-
miofascial con
modamente posible. compresión isquémica
Se presiona con el dedo en el tejido hasta sentir
una ligera resistencia, sin desencadenar dolor. Es un interesante tratamiento de los endureci-
A continuación movemos el dedo a unavelocidad mientos musculares y de los puntos gatillo.
de +2-3 cm/s.

- Si se encuentran endurecimientos, nudos o re- Procedimiento


sistencia, el movimiento del dedo será más
lento, pero sin modificar la presión ejercida. El paciente está sentado o tendido en posición re-
- Normalmente se dibujan líneas de 5-10 cm de lajada.
longitud. El terapeuta busca endurecimientos en los múscu-
- En las regiones con endurecimientos se dibu- los, 6.bras contracturadas o puntos gatillo,
jan varias líneas hasta que el tejido se hace El punto encontrado, normalmente muy doloro-
más blando. so (a la presión), será comprimido con el codo o
- Cuando hay nudos se pueden hacer fricciones con un nudillo de la mano.
o presión intermitente. El paciente debe entonces efectuar movimientos
- Las líneas pueden ser dibujadas paralela o para movilizar las fibras musculares afectadas de-
transversalmente a las fibras musculares. bajo del nudillo o del codo.
- Normalmente los puntos gatillo deben ser tra- Se mantiene el contacto hasta que ceda claramen-
tados especialmente (ver puntos gatillo). te el dolor en el punto afectado.
A continuación se estirarán pasivamente varias
veces el músculo tratado o el grupo muscular tra-
tado.
Puntos
gatillo y su
tratamiento
Un punto gatillo (PG) o trigger point (TP) es También existen puntos gatillo en otros tejidos,
una región muy irritada dentro de un fascículo mus- como por ejemplo en la piel, en el te;ido graso, en los
cular hipertónico en un músculo esquelético o en tendones, en los ligamentos, en las cápsulas articula-
una fascia muscular. El punto gatillo es doloroso a la res o en el periostio. Pero estos puntos gatillo no son
palpación y puede provocar dolor irradiado específi- siempre tan constantes como los puntos gatillo mio-
co de los puntos gatillo, tensiones musculares (tam- fasciales ni tienen siempre la misma localización;
bién en otros músculos) o reacciones vegetativas. además, tampoco producen dolor irradiado.
Puntos gatillo activos y latentes o en general después de un período de inactividad.
Son ejemplos típicos de ellos larigidez matutina o el
Diferenciamos entre puntos gatillo activos y laten- dolor muscular que se siente tras un largo período de
tes.Un punto gatillo activo provoca dolor, tanto en re- sedestación.
poso como durante la actividad muscular. En cambio, La expresión de los síntomas y la sensibilidad a la
un punto gatillo latente puede manifestar todos los palpación de los puntos gatillo activos puede variar
signos diagnósticos de un punto gatillo activo (ver en unas horas y de un día al otro.
abajo) y generar dolor, pero solamente a la palpación. Los síntomas de la actiüdad de los puntos gatillo
Los puntos gatillo activos pueden transformarse perduran en parte durante mucho tiempo después de
en puntos gatillo latentes, especialmente si faltan los haber eliminado el punto desencadenante.
lhctores que mantienen los puntos gatillo o si el mús- Otros síntomas que pueden ser desencadenados
;ulo es suficientemente estirado durante la actividad por los puntos gatillo son:
;otidiana normal. Modificaciones vegetativas en la zona del dolor
Y al revés, los puntos gatillo latentes pueden per- irradiado, como por ejemplo vasoconstricción lo-
manecer durante años mudos en un músculo y ser
cal, sudoración, lagrimeo, aumento de las secre-
:ransformados en puntos gatillo activos. Los factores
ciones nasales, aumento de la actividad pilomoto-
que favorecerán una transformación de este tipo son
ra (piel de gallina).
:or ejemplo un sobreestiramiento o una actividad Trastornos de la sensibilidad profunda.
:nusual del músculo, es decir, en el sentido más am-
Trastornos del equilibrio y mareos.
:lio, las disfunciones musculares por sobrecarga. Modificación de la actividad de las motoneuronas
con un aumento de la irritabilidad.
Empeoramiento de la coordinación muscular.
Síntomas

Los síntomas siguientes nos indican la existencia Facto res favo recedores
Je puntos gatillo activos o latentes:

Restricción de la movilidad activa y/o pasiva en Los factores que favorecen la aparición de puntos
estiramiento y acortamiento del músculo afecta- gatillo son:
do. Se impone una rigidez de la sensación de mo-
Sobrecargas musculares agudas.
vimiento.
Sobrecargas crónicas con sobreagotamiento del
Debilidad del músculo afectado. músculo.
Dolor irradiado siguiendo un patrón característi- Traumatismo directo.
co definido para cada músculo. En los puntos ga-
Enfriamiento (actividad muscular sin calenta-
tillo activos, el dolor irradiado aparece cuando miento previo).
hay actiüdad, en reposo o a la palpación del pun-
Otros puntos gatillo.
to gatillo. Los puntos gatillo latentes producen el Enfermedad de los órganos internos.
patrón característico solamente cuando se lleva a Articulaciones artríticas.
cabo la palpación diagnóstica.
Disfunción segmentaria refleja (ver segmento fa-
cilitado, pág.173).
La rigidez muscular y la debilidad se ponen de Estrés negativo (distrés).
ranifiesto especialmente tras largas fases de reposo
Aumento local de la tensión del de un órgano interno pasa a una interneurona
punto gatillo, dolor irradiado responsable de las dos aferencias, antes de que es-
ta neurona haga de nuevo sinapsis con la eferen-
El aumento local de la tensión del punto gatillo lo cia para la respuesta del estímulo.
origina una modificación, es decir, un aumento, de la Las aferencias de la piel, de los músculos o de las
sensibilidad de las fibras nerviosas del grupo 3 y del vísceras comparten un trayecto final común antes
grupo 4. Estos nervios forman los nociceptores en el de que el estímulo sea conducido hacia la eferencia.
músculo en forma de terminaciones nerviosas libres.
Si una de estas fibras nerviosas es más sensible a los Las informaciones aferentes no solamente son
estímulos, significa que incluso los estímulos más pe- conducidas hacia la respuesta al estímulo en la efe-
queños, en este caso estímulos dolorosos, provocan rencia, sino que también pasan al SNC a través del
una mayor reacción del cuerpo. Esta reacción puede tracto espinotalámico. El sistema nervioso central
desembocar por ejemplo en una mayor percepción recibe un flujo de estímulos aferentes y en las dos
del dolor o en reacciones vegetativas más marcadas. posibilidades de la elaboración segmentaria de estí-
De forma general, la mayor reacción de las fibras ner- mulos, al SNC le resulta imposible diferenciar si el
riosas nociceptivas aferentes puede originar un estí- impulso nociceptivo proviene de la piel/músculo o
mulo para las respuestas eferentes en los nervios, que de un órgano interno. Dado que nuestro cuerpo y
no reaccionarían en circunstancias normales. La ela- nuestro SNC han aprendido en el transcurso de la
boración de la información para estos fenómenos vida que los estímulos nociceptivos, es decir, los estí-
tiene lugar a nivel medular segmentario. mulos perjudiciales suelen provenir del exterior del
Las sustancias que sabemos que provocan una cuerpo, estos estímulos son interpretados como pro-
mayor sensibilidad de las fibras del grupo 3 y del gru- venientes de la piel o de un músculo: un estímulo
po 4 son la bradicinina, la serotonina, la prostaglan- doloroso para la percepción consciente conducido a
dina o la histamina. través del tracto espinotalámico es captado como
Los impulsos aferentes de las fibras nociceptivas dolor irradiado en la piel correspondiente al seg-
del grupo 3 o del grupo 4 también pueden ser res- mento.
ponsables de que el cerebro "malinterprete" estos im- La actividad de impulsos aferentes proveniente de
rulsos y responda con dolor irradiado o con un au- un punto gatillo es tratada por el sistema nervioso
mento de la tensión. Los mecanismos responsables central de forma similar a una aferencia nociceptiva
de ello son: proveniente de un órgano interno: la percepción del
dolor tiene lugar en la piel, es decir, en la zona de re-
ferencia que le corresponde según la ordenación seg-
Proyección de convergencia mentaria.
Existen dos alternativas de sinapsis posibles en la
nédula espinal,en las que las aferencias pasan a la neu- Facilitación de convergenc¡a
:ona eferente:
Muchos nervios aferentes poseen una actividad
En la médula espinal, un impulso nociceptivo de fondo. Se puede decir que generan una especie de
aferente proveniente de la piel, de un músculo o ruido de fondo, una actividad de impulsos que no

Figura 14.1 Vías del dolor


irradiado
Tracto
Raíz posterior espinotalámico Raíz poster¡or

comun¡cante Neruio visceral


blanco Rafz anterior
Vísceras
parte de estímulos externos (o internos), sino que I Los estiramientos musculares
neurofisiológicamente se explica como un descenso actúan sobre el metabolismo
del umbral sensitivo provocado por modificaciones
muscular
en los canales de iones, lo que facilitará el desencade-
namiento de los potenciales de acción. Si las sarcómeras contraídas (ver abajo) se colo-
Esto puede considerar como un mecanismo de
se can en posición de máxima elongación mediante d
protección respecto a los estímulos nociceptivos, que estiramiento, habrá consecuencias inmediatas para
de este modo podrán ser identificados y respondidos el músculo: por un lado, se reducirá el consumo de
más rápidamente. ATP y se normalizará el metabolismo y, por otro la-
Si una de estas actividades de fondo de una zona do, la tensión muscular disminuirá.
de la piel es reforzada por una serie de estímulos no- Si debido al trastorno metabólico se han liberado
ciceptivos aferentes provenientes de un órgano inter- en el músculo sustancias (p. ej., prostaglandinas) que
no o de un punto gatillo (facilitado de modo conyer- pueden activar diferentes mecanismos patógenos re-
gente) y conducida a una neurona del tracto levantes para los puntos gatillo, con la normalizacióo
espinotalímico en el SNC (ver proyección de conver- del metabolismo su concentración disminuirá. Tam-
gencia), el dolor en esta zona de la piel será percibido bién se sospecha que la excitabilidad de las fibras
con mucha intensidad. neryiosas nociceptivas aferentes se verá normalizada
con un metabolismo equilibrado.

¡ Ramificación de los axones


I Cordón muscular
Las dendritas de un nervio aferente pueden dar hipertónico palpable
diferentes r¿unas, de forma que habrá diferentes re-
giones del cuerpo que serán inervadas por este ner- Un cordón muscular hipertónico palpable es un
vio sensitivo. Esto puede tener como consecuencia segmento muscular en forma de cuerda localizado
una interpretación errónea del flujo de estímulos afe- alrededor del punto gatillo y de l-4 mm de grosor,
rentes por parte del SNC: no es posible diferenciar que destaca a la palpación por su gran rigidez en
cada una de las regiones corporales a partir del cono comparación con su entorno. Esta cuerda o cordón
del axón, y, en consecuencia, el dolor será percibido impresiona por sus características hiperestésicas pu-
como proyeniente de toda la zona de inervación de la diendo llegar a ser muy doloroso. La forma más fácil
neurona. de palpar este cordón muscular hipertónico es colo-
cando sus fibras musculares en estiramiento, al tiem-
po que las fibras no integradas en este cordón perma-
I Nervios simpáticos necen relajadas.
Mediante el estiramiento, efectuando una impor-
Podría ser que estos nervios mantuvieran el dolor
tante contracción del cordón o ejerciendo presión en
irradiado liberando sustancias que sensibilizan adi-
el punto gatillo dentro del cordón muscular, se puede
cionalmente las aferencias nociceptivas de la región
desencadenar dolor local y con cierto tiempo de la-
dolorosa disminuyendo su umbral sensitivo. Tam-
tencia también dolor irradiado.
bién sería posible que, debido a la inervación simpá- Las frbras musculares de un músculo normal po-
tica, se redujera la vascularización de las aferencias seen sarcómeras que presentan todas la misma longi-
procedentes de la región dolorosa. tud. Están dispuestas en la longitud que permite el
m¡íximo desarrollo de la fierza en el músculo. Para
I Trastorno metabólico conseguirlo, los fi.lamentos de actina y de miosina
deben estar superpuestos en una relación determina-
La región del punto gatillo es una región muscu- da. Si están demasiado o insuficientemente super-
lar marcada por un trastorno metabólico. En este puestos, lafuerza del músculo se yerá reducida.
punto encontramos una combinación de un gran re- Las fibras musculares del cordón muscular hiper-
querimiento energético simultáneamente con un dé- tónico se diferencian histológicamente del músculo.
ficit de oxígeno y de energía. Esto resulta probable- La longitud de las sarcómeras dentro del cordón
mente de la reducción de la vascularización de esta varía, de forma que las sarcómeras situadas alrede-
región. Se crea entonces un círculo vicioso que da lu- dor del punto gatillo están acortadas sin mostrar acti-
gar a que la región muscular con el déficit de aporte vidad electromiográfica, están contraídas. De modo
energético desarrolle puntos gatillo. Del mismo mo- compensatorio, encontramos sarcómeras prolonga-
do, los puntos gatillo ya existentes pueden ser mante- dos en los extremos del cordón muscular en la proxi-
nidos por este trastorno metabólico. midad de la zona de transición musculotendinosa.
Haz de fibras Fibras musculares

Músculo estlrado

.l
,;ura 4.2 Estructura y mecanismo de contracción de un músculo esquelético normal. El músculo esLá compuesto por
j '
^aces de fibras musculares formados por células o fibras musculares de disposición transversa. Una sola fibra contiene
¡ - rrmalmente unas 1.000 miofibrillas. Cada miofibrilla está rodeada por un plexo con estructura en forma de saco, el
i¡ -:tícu lo sarcoplasmático.
F :.npliación del corte: el adenosintrifosfato (ATP) y el calcio libre (Ca**) activan los puentes cruzados de miosina de forma

rntráctil, de forma que el músculo se acorta. Los segmentos de los filamentos de actina, que no contienen filamentos de
-iosina en ninguno de los dos lados de un disco Z, forman la banda l. La banda A corresponde a la longitud de los
' amentos de miosina. Si solamente existe una banda A y ninguna banda l, el músculo está acortado al máximo.
E

lo
t- Esta particularidad explica por qué un músculo to (sarcómeras contraídas) como una disminución del
;on un cordón muscular palpable hipertónico presenta desarrollo de su fuerza (sarcómeras acortadas y pro-
:r.nto una disminución de su capacidad de estiramien- longadas-sarcómeras fuera de la longitud óptima).
Figura 14.3 Tensión muscular
isométrica dependiente de la longitud
100
o de la sarcómera
'iE
80
E

E
n 60
ñ
'- 40
\o
E
o
.2
c 20
.o
,a
co
F 0

Actina Miosina
¡- Sarcómera+

Longitud de la sarcómera [pm]

Cordón muscular hipertónico


Figura 1 4.4 Comparación entre
sarcómeras de la misma longitud en
un músculo normal y las sarcómeras
modificadas en su longitud de un
¡- Región del punto gatillo
músculo con puntos gatillo. Las
+
sarcómeras acortadas en la región del
PC aumentan la tensión en la región

Sarcómeras
ftacortadas Sarcómeras alargadas
del cordón muscular hipertónico y
reducen la capacidad de estiramiento
de este músculo

.:: Debilidad muscular y fatiga rápida ción de la circulación y a la hipoxia que de ello se de-
riYa en el músculo afectado.
Estos síntomas están presentes en pacientes con
puntos gatillo probablemente debido a una reduc-
!t
t

E
Para diagnosticar los puntos gatillo es de gran Si el dolor está presente no solamente al moverse,
aluda proceder siguiendo los pasos siguientes: sino también en reposo, significa que existe una ma-
yor afectación de los puntos gatillo.
Además del dolor, el punto gatillo también pue-
Anamnesis detallada de provocar disestesias de la sensibilidad superficial
y profunda en las áreas de piel específicas de cada
Para identificar los músculos en los que se han músculo. También pueden aparecer síntomas vegeta-
originado puntos gatillo y que han provocado el cua- tivos concomitantes en esta región, por ejemplo un
dro sintomático actual es necesario llevar a cabo una aumento de la actividad vasomotora con palidez cu-
anamnesis exacta: tánea durante la estimulación del punto gatillo e hipe-
remia refleja después de la estimulación, piel de gallina
¿Ha habido algún traumatismo que haya causado y un aumento de la secreción de los ojos ylanariz.
las dolencias actuales? ¿Realizó algún esfuerzo im-
portante al inicio de la aparición del dolor o sufrió
alguna caída que provocara las molestias actuales?
¿En qué posición o en qué moümiento apareció
Explorar músculos en actividad
el dolor por primera vez?
Los músculos determinados anteriormente serán
¿Existen disfunciones segmentarias, por ejemplo
bloqueos articulares o hernias discales que hayan explorados ahora en actividad. Prestaremos atención
podido facilitar la totalidad del segmento? a las posibles posturas y/o partes del movimiento que
desencadenan dolor durante la totalidad del recorri-
¿Existen disfunciones viscerales que hayan podi-
do actuar como un reflejo viscerosomático faci- do activo del movimiento. También se explorará el
litando los músculos inervados por el mismo músculo pasiva y activamente hasta la posición de
segmento provocando en ellos un hipertono y máximo estiramiento. Se observarán tanto el dolor
favoreciendo la formación de puntos gatillo? local en la región del punto gatillo como el patrón de
dolor irradiado.
Cuando existen puntos gatillo es posible efectuar
los siguientes hallazgos:
Dibujar el patrón de dolor
La fierza máxima de un músculo afectado se ve
Puede ser de gran ayuda dibujar el patrón doloro- reducida al efectuar el test de resistencia activo,
so en el esquema de un cuerpo para ayudar a identifi- sin presentar atrofia.
car los patrones típicos atribuidos a distintos múscu- Los patrones de dolor típicos pueden aparecer o
-os aisladamente. Los patrones deben ser clasificados aumentar cuando hacemos trabajar al músculo
en base a su aparición histórica. No es raro que los isométrica o excéntricamente.
f atrones se superpongan. Hemos de intentar respon- El estiramiento activo y pasivo también desenca-
Jer a las preguntas siguientes: dena dolor irradiado.
posible configurar un orden de aparición del La capacidad de estiramiento del músculo está
¿Es
dolor a pesar de que haya diferentes patrones su- restringida activa y pasivamente.
perpuestos? ¿Es posible aislar áreas musculares
específicas?
¿Existen aspectos comunes en los patrones que se Buscar los puntos gatillo
superponen, por ejemplo la misma ineryación
segmentaria, que puedan indicarnos la existencia Buscamos puntos gatillo en los músculos que pue-
de una disfunción en el ámbito de la función vis- den ser explorados aisladamente. Se lleva a cabo la
ceral o estructural? exploración en posición neutra: las fibras musculares
afectadas no deben ser aproximadas ni esüradas. Con la
El dolor (y también el aumento de la tensión) cau- punta de los dedos palpamos los músculos superficiales
udo por la existencia de un punto gatillo suele ser pro- verticalmente al eje longitudinal del tejido (palpación
'..estado y percibido a cierta distancia del punto de lo- plana). Si damos con una región de tacto tendinoso que
:alización del punto gatillo. También deberíamos tener presente un claro aumento de tensión, habremos en-
in cuenta que el cuadro sintomático puede variar mu- contrado el cordón muscular hipertónico con el punto
:ho en función de las posturas desencadenantes del gatillo esperado. Dentro del cordón buscamos el pun-
:olor o de la actiüdad muscular. Por lo tanto, es posi- to más sensible; hemos encontrado el punto gatillo.
:ie que las molestias varíen mucho en el transcurso de Ejerciendo presión sobre el punto gatillo podemos
-r mismo día o de un día al otro. generar un claro dolor local, y manteniendo la presión
Figura 15.1 a-f (a-c) Corte transversal qu=
muestra la palpación plana de un haz de
fibras musculares tensas (anillo negro) y s-
punto gatillo. Se efectuará la palpación
plana en músculos que solamente son
accesibles por un lado, como por ejempl
el m. infraespinoso. (a) Al inicio de la
palpación desplazamos la piel. (b) La
punta de los dedos se desliza por encima
de las fibras musculares. Se puede
identificar un haz de fibras tenso en su
textura de cordón. (c) Finalmente se
desliza la piel hacia el otro lado. El mism,
movimiento es denominado palpación
rápida cuando se realiza más rápidament=
(d-0 Corte transversal que representa la
palpación con la pinza de un haz de fibra;
musculares contracturadas (anillo negrot
en el punto gatillo. La palpación con la
presa de la pinza es adecuada para
músculos que pueden ser abarcados con
los dedos. Esto será válido por ej. para lo.
m m. esternocleidomastoideo, pectora I

mayor y dorsal ancho, (d) Fibras


musculares entre la pinza formada por el
pulgar y los dedos. (e) Se puede sentir
claramente la rigidez del haz de fibras
tenso cuando rodamos con los dedos.
Modificando el ángulo de posición de las
falanges distales de los dedos se puede
efectuar un movimiento de balanceo que
nos permitirá identificar mejor los detalle.
(fl El borde palpable del haz de fibras
tenso desciende claramente cuando se
escapa de las puntas de los dedos.
Frecuentemente se prod uce
simultáneamente una reacción de
contracción local

podemos generar la aparición de dolor irradiado. El Durante la palpación del cordón muscular en la
dolor local puede aparecer de forma tan intensa, aguda proximidad del punto gatillo o al efectuar la palpa-
y espontánea que el paciente reaccione con un sobre- ción directa del punto gatillo se puede observar fre-
salto (signo de )ump): el paciente se estremece, expre- cuentemente una contracción breve de las fibras
sa ruidosamente su dolor o se aparta del terapeuta. musculares del cordón. El terapeuta percibe esta re-
En los músculos profundos, la búsqueda del cor- acción muscular de forma visible o palpable como un
dón muscular hipertónico puede verse dificultada espasmo. Esta contracción del músculo, de localiza-
por las estructuras situadas por encima de él o llegar ción limitada, será especialmente perceptible al efec-
a ser incluso totalmente imposible. En este caso utili- tuar la palpación transversal del cordón muscular; al
zaremos la palpación con presión directa en la pro- efectuar este movimiento dejamos suelto el cordón
fundidad del te¡ido paralocalizar los puntos gatillo. muscular del mismo modo que soltamos la cuerda de
En los músculos que pueden ser abarcados entre una guitarra. La reacción de contracción local es tí-
dos dedos (p. ej., el trapecio) será de gran a¡:da utilizar pica de los puntos gatillo.
la pinza: enrollamos una zona del vientre muscular en- Para asegurarse completamente de la localización
tre los dedos pulgar e índice y los movemos buscando del punto gatillo repetiremos la palpación: si existe
el cordón muscular hipertónico. Dentro del cordón un punto gatillo activo, los resultados serán reprodu-
buscaremos el punto gatillo utilizando la misma presa. cibles.
Figura 15.2 a, ll Representación de un haz
Haz de fibras musculares tensas (palpable)
de fibras tenso, de puntos gatillo
miofasciales y de una reacción de
contracción local en el corte longitudinal
efectuado a través del músculo. (a)
Palpación de un haz de fibras tenso (línea
recta) rodeado de fibras musculares
flácidas y relajadas (líneas onduladas). La
Haz de
fibras
densidad de los puntos reproduce el grado
tensas de sensibilidad a la presión del haz de
fibras contracturado. El punto gatillo es el
punto más sensible a la presión del haz de
--¡ fibras. (b) Enrollando rápidamente el haz
Fibras de fibras bajo las puntas de los dedos en la
.-f\-
muscu lares localización del punto gatillo (palpación
-s relajadas
rá pida) desencadenaremos
arc
frecuentemente una reacción de
contracción local que se muestra más
Reacción de conrracción local
claramente como un movimiento de la
piel entre el punto gatillo y el punto de
inserción de las fibras musculares

'a Contracción
local de un haz
de fíbras
-r
-s

El dolor que se or¡gina en cf músculo debe


ser difcrenciado del doior de orisen:
a
ncurológico
rcumático
E tumoral
psicógeno
: inflamatorio
¡-
vascular
L
El dolor inducido por un músculo aparece y
tr
desaparece de fornra típica con la activación
ra
clel músr-ulo afectado nrediante el movi-
miento o cuando se adoptan posiciones de
carq¿I.
Además de las diversas técnicas con las que se lajación refleja, se puede pedir al paciente que espire
:uede tratar un punto gatillo, hay dos cosas que son lentamente y mire hacia abajo durante la fase de esti-
nuy importantes en el tratamiento: ramiento.
-. Los factores que mantienen los puntos gatillo
provocarán la próxima y regular reactivación de Estiramiento act¡vo
los puntos gatillo, y por lo tanto de las molestias, a
pesar de obtener buen resultado inmediatamente
La amplitud del movimiento alcanzada pasiva-
mente tras la aplicación del estiramiento y del spray
después del tratamiento. Por esto la eliminación
debe ser practicada ahora de forma activa.
de estos factores es como mínimo igual de impor-
Es importante destacar una vez más que la apli-
tante que el tratamiento del músculo.
cación del spray es una maniobra de despiste a ni-
l. El paciente debe ser implicado en el tratamiento.
vel de la médula espinal; el tratamiento es el estira-
Se trata de su cuerpo, por lo tanto debe colaborar.
miento.
Nos referimos tanto a una sensibilización en or-
den a las posturas y movimientos que provocan
sobrecarga, como al establecimiento de un pro- Relajación pos¡sométrica/técnica de
grama de estiramientos propio de los músculos
energía m uscu lar/relajación
afectados o de grupos musculares enteros.
miofascial
Se coloca el músculo que hay que estirar en miíxi-
Técnica de estiramiento ma posición de estiramiento hasta que la tensión im-
y spray de enfriamiento pida continuar con el estiramiento.
El objetivo de esta técnica es desactivar el punto Se le pide al paciente que contraiga el músculo
qatillo colocando al músculo en posición de máximo intentando vencer la resistencia ejercida por el tera-
estiramiento sin que esto provoque una contracción peuta. El terapeuta ejerce una resistencia tridimen-
:efleja ni dolor significativo. sional (aprox. el 25o/o delafuerza máxima) en la di-
rección del acortamiento del músculo sin permitir
que se produzca moümiento (tensión isométrica).
\plicar spray de enfriamiento Esta resistencia se mantiene durante unos 3-7 se-
El spray de enfriamiento se aplica en líneas para- gundos.
El paciente debe relajarse, el terapeuta continúa
^elas sobre la piel en la superficie de proyección cutá-
nea del músculo que hay que tratar. No se puede for- estirando el músculo pasivamente hasta encontrar la
mar hielo. El spray debe provocar únicamente una nueva barrera de moümiento. Llegados a este punto
:rritación de la piel que tendrá como consecuencia se repite el mismo procedimiento.

un flujo de estímulos aferentes de "despiste" que cau- Cuando ya se ha alcanzado una longitud muscu-
sará un bloqueo del hipertono/espasmo reflejo en el lar normal se practica la nueva amplitud del movi-
músculo tratado a nivel de la médula espinal. miento activamente.
El spray se aplica a una velocidad de 10 cm/s en También se puede aumentar la efectividad de esta
toda la longitud del músculo a una distancia de unos técnica pidiéndole al paciente que acompañe el mo-
-15 cm y un ángulo de 30' respecto a la superficie. vimiento con una espiración lenta y mirando hacia el
También se incluirá lazona del dolor irradiado. En suelo.
ias extremidades se procederá de proximal a distal y
en el tronco de craneal a caudal.
Compresión isquémica/
inhibición manual
Estiramiento pasivo
En esta técnica se ejerce presión sobre el punto
Tras llevar a cabo las 2-3 primeras pulverizacio- gatillo de forma manual. El dolor que esto provoca
nes se empieza con el estiramiento pasivo del múscu- debe ser bien tolerado y sirve como fenómeno de
lo. Lentamente, observando la barrera de tensión control. Cuando al cabo de un rato (de 15 s a 1 min)
correspondiente, se conduce el músculo hacia su po- el dolor desaparece, se aumenta la presión hasta al-
sición de máximo estiramiento. En el transcurso de canzar la próxima barrrera de dolor y se repite la
la fase de estiramiento se continúa aplicando el spray. compresión hasta que el punto gatillo ya no sea dolo-
El spray provoca una disminución refleja del tono roso.
de forma que el estiramiento puede ser realizado fá- A continuación se practica activamente la nueva
cilmente sin dolor. Para favorecer todavía más la re- amplitud del movimiento adquirida.
I Masaje de fricción Esta técnica es dolorosa al principio, pero el dolor
profunda (deep friction) debe ser tolerable para el paciente. Se continúa el es-
tiramiento hasta que haya desaparecido el dolor (2-3
Se efectúa un estiramiento transversal del cordón min). A continuación se practica la nueva amplitud
muscular hipertónico con el punto gatillo. Se trabaja del movimiento adquirida con el paciente.
todo el cordón de fibras a una velocidad constante.
Los factores que mantienen los puntos gatillo ¡ Factores mecán¡cos
pueden hacer que el tratamiento llevado a cabo libere
a la persona de sus molestias de forma únicamente Diferencia de longitud de las piernas
temporal. Sólo se alcanzará la desaparición perdura- Posturas incorrectas en sedestación o en bipedes-
ble del dolor cuando se hayan identificado yelimina- tación
do estos factores. Curvaturas de la columna vertebral
Es posible que después de una caída o una sobrecar- Tortícolis
gabreve se desarrolle un punto gatillo en el músculo. Escápula alada
Si este punto gatillo es eliminado en un período pró-
l Torsión pélvica (disfunciones del ilion o del sa-
ximo al momento del traumatismo, tiene lugar la cro)
restitución y la integración. Este tipo de resultados Posiciones incorrectas del hueso cóccix
exitosos se ven normalmente en el mundo de los de- Diferencias de longitud de los brazos
Potres, pues los atletas profesionales están constante-
mente bajo el control de terapeutas. I Factores sistémicos
Pero si no se lleva a cabo un tratamiento inmedia-
Entendemos por factores sistémicos todos los que
tamente después del traumatismo, el cuerpo tiene pueden ejercer una influencia perturbadora sobre la
üempo de desarrollar posturas antrílgicas y deforma-
energía del músculo. La reducción del aporte energé-
ciones que intentan proteger al músculo lesionado de
tico al músculo favorece el origen y el mantenimien-
posibles nuevas sobrecargas. Estos mecanismos de
to de puntos gatillo.
compensación sólo pueden provocar de nuevo so- Pueden ser factores sistémicos:
brecargas en otros ligamentos, articulaciones, etc. y
desencadenar nuevas molestias. El traumatismo ori- Defrciencia de ütamina A
ginal queda relegado entonces como telón de fondo y Alteraciones de los electrólitos (p. ej., calcio, co-
d miembro más débil de la cadena antálgica protesta. bre, magnesio, hierro)
Si tras una e4ploración clínica se descubren y se tra- Gota
tan los puntos gatillo originales sin tener en cuenta Anemia
los mecanismos antálgicos que se han desarrollado Hipoglucemia
posteriormente, el resultado del tratamiento no será . Infecciones crónicas
ni duradero ni satisfactorio. r' Debilidad del sistema inmunitario
A continuación presentamos una lista de factores ," Estrés psíquico
que mantienen los puntos gatillo, a sabiendas de que
no es en ningún caso una lista exhaustiva.
La inervación de un segmento medular tiene mu- La elaboración de estos impulsos puede implicar
chas facetas. Los sistemas neryiosos animal y autóno- todas las zonas de inervación del segmento, y la res-
mo parten de este punto. Por un lado, las fibras ner- puesta eferente también puede ser múltiple.
viosas aferentes llegan a la médula espinal pasando a Un ejemplo: una persona tiene una úlcera duode-
través del asta posterior y, por otro lado, las eferencias nal. La información sobre la lesión de la mucosa es
abandonan el segmento a través del asta anterior. En- conducida hacia la médula espinal a través de las afe-
tre estos dos pasos se producen multiples sinapsis de rencias viscerales. La respuesta a esta información
estas estructuras neryiosas en la misma médula espi- afectará a todo el segmento. Por un lado puede reac-
nal. Mediante la conducción de la corriente de impul- cionar el yiscerotoma: el músculo liso estará hipertó-
sos aferentes hacia las interneuronas, se ofrecen di- nico -se producirá un espasmo de la pared intestinal.
versas posibilidades de modulación para el impulso A través de las sinapsis medulares también sería de
nervioso original se pueden intensificar los impulsos, esperar una respuesta en el dermatoma: las regiones
pero también pueden ser debilitados. Los mecanismos cutáneas segmentarias podrían presentar hipereste-
que consiguen estos efectos residen parcialmente a sias, alteraciones de la circulación (palidez o enroje-
nivel segmentario, aunque también influyen facto- cimiento) o actividad pilomotora. El esclerotoma
res facilitadores o inhibidores procedentes de centros reacciona con una contracción fascial de la región
craneales, por ejemplo a través del sistema extrapira- afectada de forma que se produce la inmovilización
midal. de los segmentos intestinales inflamados, o se des-
Si observamos solamente las aferencias por sepa- arrollan bloqueos articulares segmentarios en el pa-
rado, podemos dividir el segmento medular en va- trón motor fisiológico. Y finalmente también se pue-
rios compartimentos. Encontramos neryios aferen- den formar puntos gatillo en el miotoma, es decir, en
tes provenientes del esclerotoma. Con ello no sólo los músculos abdominales.
nos referimos a la inervación de los huesos, sino Esta reacción segmentaria compleja tiene por ob-
también de las articulaciones (con el cartílago inclui- jetivo la regeneración y la autocuración del cuerpo:
do), las cápsulas articulares, las fascias, sinovias ylos todos los segmentos corporales irabajan para elimi-
ligamentos. La percepción de la sensibilidad profun- nar la úlcera en el duodeno.
da y del dolor está sometida a estas neuronas-escle- Cuando ya se ha alcanzado la curación, hay dos
rotoma. regiones reactivas especialmente que pueden mante-
Los músculos también están inervados de forma ner su estado de inmovilización, aunque esto ya no
segmentaria, el miotoma. Los músculos, con sus fi- sería necesario: las fascias y los músculos.
bras y sus sensores tendinosos proporcionan asimis- En lo que concierne a los músculos, podemos de-
mo información sobre la sensibilidad profunda y el cir que la actividad de los puntos gatillo debe ser eli-
dolor. minada mediante el tratamiento, pues si no perma-
Una región cutánea determinada está exclusiva- nece una restricción de moyimientos que podría ser
mente inervadapor un segmento medular, el derma- el punto de partida de una nueva patología.
toma. La sensibilidad superficial es captada por las Lo mismo ocurre para la tensión fascial.
aferencias.
Lailtimazona de inervación de un segmento que En este libro se presentan los órganos aso-
debemos mencionar es el viscerotoma. Las informa- ciados a cada músculo, pues la cadena reac-
ciones aferentes sobre el dolor o sobre agentes perju- tiva también puede actuar en sent¡do inver-
diciales en general son conducidas hacia la médula so.
espinal. Si encontramos puntos gatillo en un múscu-
Lo que es válido para las aferencias lo es tam- lo, debemos observar también los órganos
bién para las eferencias. La zona de inervación es segmentar¡os asociados y comprobar si exis-
controlada igualmente por las eferencias provenientes te una disfunción allí y tratarla. Si solamente
de la médula espinal así es como tiene lugar la inerva- eliminamos los puntos gatillo y no identifica-
ción motora de las fascias, de los músculos, de la mos la disfunción visceral, no conseguire-
piel, de los órganos internos o de los músculos es- mos eliminar completamente Ias molestias
queléticos. musculares o aparecerán recidivas.
Esto constituye, por decirlo de alguna manera, el
hardware de un segmento. El sofiware es lo que en- El "segmento facilitado" obliga al terapeuta a aban-
tendemos por "segmento facilitado". Las corrientes donar el pensamiento unidimensional, a recurrir a la
de estímulos aferentes se elaboran y modulan a ni- neuroanatomía y a establecer un cuadro sintomático
vel medular y se responden en forma de impulso efe- en un contexto segmentario más amplio. Ningún te-
rente. rapeuta debe limitarse exclusivamente a tratar un pun-
to gatillo para eliminar, por ejemplo, un moümiento sar obtendrá resultados mejores y más duraderos etr
doloroso del hombro. La complejidad de nuestro cuer- sus tratamientos.
po merece algo más. Quien adopte esta forma de pen-
Músculos del dolor de Con Ia escápula fijada: extensión y flexión lateral
de la CC
la cabeza y de la nuca
Cuando existen puntos gatillo activos, los múscu- Inervación
los de este capítulo provocan dolor en la región de la
N. accesorio
cabezay de la nuca que pueden ser erróneamente in-
Fibras propioceptivas de C3 I 4
terpretados como:

Migraña
Artrosis de la articulación temporomandibular
localización de los puntos gatillo
Sinusitis Los puntos gatillo (PG) del m. trapecio están lo-
Faringitis calizados por todo el músculo:
Laringitis
Patologías dentales
PG 1 Palpable en el borde libre de la porción
descendente como cordón hipertónico
Neuralgia del trigémino, etc.
PG 2 Posterior a PG I y por encima de la espina
de la escápula, aproximadamente en el me-
dio de la espina
M. trapecio (Figs. 19.1-19.4) PG 3 En la región del borde lateral de la porción
ascendente, cerca del borde medial de la
Origen escápula

Tercio medial de la línea nucal superior


PG 4 En la porción ascendente, directamente
por debajo de la espina de la escápula, cer-
Lig. nucal
ca del borde medial de la escápula
Apófisis espinosa y lig. supraespinoso hasta el
cuerpo deTl2
PG 5 En la porción horizontal, aprox. 1 cm me-
dialmente a la inserción del m. elevador de
la escápula en la escápula
!nserción PG 6 En la fosa supraespinosa de la escápula,
cerca del acromion
Tercio externo del borde posterior de la clavícula
Porción medial del acromion
Borde superior de la espina de la escápula Dolor irradiado
PG 1 En la parte posterolateral de la región del cue-
Función llo y de la nuca, hasta la apófisis mastoides
En la parte lateral de la cabeza, especialmente
Rotación externa del hombro
en la región de los temporales y de la cavidad
Elevación de la escápula
ocular, y ángulo mandibular
Retracción de la escápula hacia la columna verte-
bral

M. trapecio, porción descendente

Zona tend¡nosa del m- trapec¡o


PCI
PC2 M. trapecio, porción transversa

Espina de la escápula
PC5
M. delto¡des
PC6
PC del m. do¡sal ancho
PC4
M. romboides mavor
M. dorsal ancho
M. trapecio, porción ascendente
PC3
Fascia toracolumbar

.t
Fígura 9.1
{

P
'.li
i;'

i i;rlt,¡ I'l -1
f [i.'ur.r l',..i
{

PG 2 Apófisis mastoides y parte superior de la CC


(posterolateral)
PG 3 Apófisis mastoides y parte superior de la CC
(posterolateral) y en la región del acromion
PG 4 A Io largo del borde medial de la escápula
PG 5 Paravertebral entre el cuerpo de C7 y PG 5
PG 6 Techo de Ia escápula, acromion

Órganos internos asociados


Hígado
Vesícula biliar
Estómago

,1i.,.:g í,"r l íti x lr); rlr)r!";"ts [oirieG

Origen
Ventrocraneal en el manubrio del esternón
Borde superior del tercio clavicular medial
Inserción provocan dolor en la cara que puede ser fácilmente
confundido con una neuralgia del trigémino.
o Superficie externa de Ia apófisis mastoides
o Mitad lateral de la línea nucal superior
Puntos gatillo en la porción esternal
Función o Manubrio del esternón
o Flexión ipsolateral y rotación contralateral de la
c Región supraorbitaria y órbita

CC
o Mejilla
o Contracción bilateral: extensión de la CC con
o Meato acústico externo

traslación ventral
o Región de la articulación temporomandibular
o Faringe ylengua
3 Occipital, región posterior a la apófisis mastoides
lnervación
N. accesorio Puntos gatillo en la porción clavicular
C Frente, puede ser bilateralmente
localización de los puntos gatillo o Conducto auditivo externo
Encontramos puntos gatillo en la porción ester-
o Inmediatamente detrás de la oreja
nal y claücular, en toda la longitud del músculo.
Órganos internos asociados
Dolor irradiado o Hígado
Los puntos gatillo del m. esternocleidomastoideo
$ Vesícula biliar
o Estómago

Figura 19.5

M. milohioideo

M. estilohioideo
M. digástrico (vientre
posterior)

M. tirohioideo
M. omohioideo

esternocleidomastoideo

M. esternohioideo
M. trapec¡o

omohioideo

Cabeza
tiroides clavicula Del m.
Cabeza esternocleidomastoideo
esternal
Figtrr¿r 1().{r [-i]Lu .r !1] l

,,\,{. nrasetero (F¡gs. 1!}.[J, i Lr]) Función


Elevación de la mandíbula (cierre de la boca)
Origen
Dos tercios anteriores del arco cigomático lnervación
Apófisis cigomática del maxilar
N. mandibular (n. trigémino)

lnserción
Superficie externa del ángulo de la mandíbula
Porción inferior de la rama mandibular

M Lernpor¿l
l'( , del nr tcnrp,,¡ ¡l

Arco cigomático

a
\a
Cápsula arlicu ar
H uc5o c gom;li( o

Ligamento lateral
(

a Aprif i:is estilo¡des


l)(, drl nr

M mase[ero (porción
o ' profunda)
M masetero (porción super{icial)
I i!(r!',i I r) il
_._j
"x

L*ca[i¿aciém de §os pumt«rs gatillcs Mandíbula


Conducto auditivo externo
Encontramos puntos gatillo distribuidos por to-
do el músculo.
A veces, los puntos gatillo en el m. masetero cau-
san tinnitus.
D::nmr i¿'¡'acliaetr*

Maxilar y molares superiores ünganos !¡-:terr¡os as0cta{ies


Iv{andíbula y molares inferiores
Ninguno
Desde las sienes hasta por encima de las cejas
I
I

i
o
c!
o

I
-c
o.
d

0)
E
d

0)

(d

0)
!(!

z,a
b q€
'-, f^ id
'1cr*
';; ü

É
o
H
q
¿

6
!
o
9"
'c) P

,d'-'
(d
q)
re
:il
.-,
6)
!

^^
-'L|
'_ - u

'--')
,.
':
rG
u!
P.r
I

FdCJ
-. =ól
iJ \!).
É.ñ -:-
B'Jqr v
'-u
¡1
\¿ d

a rua\¡aH¡lt'.!&-i E- ^
Función M. pterigoideo lateral
Elevación y retracción de la mandíbula (Figs. 19.11,19.12)

Inervación Origen
N. mandibular (n. trigémino) Superficie inferior del ala mayor del esfenoides
Superficie externa de la lámina lateral de la apófi-
sis pterigoides
localización de los puntos gatillo
PG 1-3 están localizados por encima de la apófisis Inserción
cigomática
PG 4 está lo calizado por encima de la oreja Fosa pterigoidea, por debajo de la apófisis condi-
(ver también Fig. 19.8 delapág.182) lar de la mandíbula
Disco articular de la mandíbula

Dolor irradiado
Función
Por delante de la sien extendiéndose hacia el pa-
rietal Apertura de la boca (tracción de la mandíbula ha-
Por encima de las cejas cia delante de modo que el disco también es traccio-
Fila dental superior nado hacia anterior).
Detrás del ojo
lnervación
Oganos internos asociados N. pterigoideo lateral del n. mandibular (n. trigé-
Ninguno mino)

Localización de los puntos gatillo


Los puntos gatillo de este corto músculo pueden
ser localizados mediante la palpación intraoral apro-
ximadamente en medio delvientre muscular.

PG del m.

M.
pter¡go deo
lateral

pterigoideo
medial

PC del m.

medial
M.
masetero

Figura 19.1 1 Figura 19.12


Dolor irradiado
Articulación temporomandibular
Maxilar

Órganos internos asociados


Ninguno

M. pterigoideo medial (Figura 19.13)

Origen
Superficie interna de la Límina lateral de la apófi-
sis pterigoides
Fosa pterigoidea
Tuberosidad maxilar
Apófisis piramidal del hueso palatino
Laringe
Articulación temporomandibular

lnserción Figura 19.13


Cara interna del ángulo mandibular

M. digástrico (Figs. 19.14,19.15)


Función
Movimiento de Ia mandíbula hacia delante, hacia Origen
arriba y lateralmente (masticación)
Cabeza ventral: fosa digástrica en la superficie
posterior de la sínfisis mentoniana
lnervación Cabeza dorsal: incisura mastoidea en la apófisis
mastoides
N. pterigoideo medial del n. mandibular (n. trigé-
mino)
lnserción
tocalización de los puntos gatillo En el tendón intermedio que se inserta en la parte
lateral del hueso hioides
Los puntos gatillo de este corto músculo son loca-
lizables mediante palpación intraoral aproximada-
mente en el centro del üentre muscular (ver también Función
Fig. 19.11).
Elevación del hueso hioides
Tracción anterior de la mandíbula
Dolor irradiado Colabora en el acto de la deglución
Lengua
Faringe lnervación
Laringe
Articulación temporomandibular Cabezaventral: n. mandibular (n. trigémino)
Cab eza dorsal: n. facial

Órganos internos asociados


localización de los puntos gatillo
Ninguno
Se pueden palpar los puntos gatillo como puntos
hipersensibles a 1o largo del recorrido del músculo
medial al m. esternocleidomastoideo.
Figura 1 9.1.1
Línea milohioidea

M. genihioideo
(translúcido)

Apófisis mastoides

M. milohioideo
tiroides
Hueso hioides
-
Tráquea M. tirohíoideo
M. omohioideo con
M. esternot¡roideo tendón intermedio
M esternohioideo
z-Clavlcola
--/.. .- Acromion
--'_/_ --=-1-:.
Manubrío .¿'-
esternal
.\-===--
lncisur¿
Escápula - \- 1c cost¡lla es<apular

Cabeza ventral: incisivos inferiores y la parte de la


mandíbula en la que se insertan

Órganos internos asoc¡ados


Ninguno

M. orbicular del ojo, m. cigomático


N-<
mayor, platisma (Figura 19.16)

ú.s M. orbicular del ojo


Origen
Borde orbitario medial, tabique del saco lagrimal

lnserción
Lig. palpebral

Función
Fiqura 19.15
Cierre de los párpados, colabora en el lagrimeo

M. cigomático mayor
Dolor irradiado
Cabezadorsal: Origen

En la región superior del m. esternocleidomastoi- Superficie anterior del hueso cigomático


deo
Occipital lnserción
Región del cuello, en la proximidad de la mandí-
bula Lateralmente al ángulo de la boca
l-:-,:
Calea
aponeurótica

M. depresor M. occipitofrontal (vientre


de las ce.las frontal)

PG del m.
M. orbicular del ojo occipitofrontal
(porción lagrimal)

M. procero
PC del m, M. corrugador de las
orbicular del ojo celas

M. orbicular del ojo M. orbicular del ojo


(porción orbitaria) (porción palpebral)

M. nasal
M. elevador del
labio superior y de
las alas de Ia nariz

M. elevador del
labio superior
M. cigomáüco
mayor M. elevador del
ángulo de la boca
Conducto
PG del m. parotídeo
cigomático

buccinador

M. depresor del labio M. orbicular de


la boca
inferior
(porción labial)
M. depresor del
ángulo de la boca
M. masetero

M. orbicular
de la boca
(porción
marginal)

PC del m. platisma

M. esternocleidomastoideo

Figura 19.16

Función r Platisma
Traccionar el ángulo de la boca hacia atrás y hacia
arriba Origen
Piel de la región inferior del cuello y de la región
superoexterna del tórax
lnserción Dolor irradiado
Borde inferior de la mandíbula, piel de la región M. orbicular del ojo:
inferior de la boca, ángulo de la boca
Dorso delanaúz
Labio superior
Función
Traccionar hacia abajo la piel de la región inferior M. cigomático mayor:
de la cara, de la región de la boca y de la mandíbula Partiendo desde el punto gatillo, lateralmente a la
nariz y medialmente al ojo extendiéndose hacia la
lnervación frente (medial)

N. facial Platisma:
Mandíbula
Localización de los puntos gatillo Mejilla
,V. orbicular clel ojo: Mentón

Por encima de los párpados, inmediatamente por


debajo de las cejas Órganos internos asociados
Ninguno
V. cigomático mayor:
En la región próxima a la inserción del músculo,
en dirección craneolateral al ángulo de la boca M. occipitofrontal (Figs. 19.17, 1 9.1 B)

Platisma: Origen
Unos 2 cm por encima de la clavícula, en el punto Línea nucal suprema, apófisis mastoides
de entrecruzamiento con el m. esternocleidomastoi- Irradiación en las fibras de los músculos superio-
deo res de la cara

¡u ra 1 9..1 7 Fig,ura 1 9.1 B


lnserción Dolor irradiado
Galea aponeuróüca Se extiende desde la órbita y pasa por la mitad ipso-
lateral del cráneo siguiendo el recorrido del músculo.

Función
Órganos internos asoc¡ados
a Fijación de la galea aponeurótica
a Fruncimiento de la frente Ninguno

lnervación
Mm. esplen¡os de la cabeza
N. facial y del cuello (Figs. 19.19,19.20)

Localización de los puntos gatillo oilgen


o Frontat por encima del sctremo medial de las ce- o M. esplenio de la cabeza: lig. nucal y apófisis espi-
jas
nosas yligs. supraespinosos de los cuerpos verte-
o Occipital: por encima de la línea nucal superior y brales de T1-T3
unos 4 cm lateralmente a la línea medial (ver o M. esplenio del cuello: apófisisespinosas y ligs.
también Fig. 19.16) supraespinosos de los cuerpos vertebrales de T3-
T6

PC3

PC2

PG1 FG del m. esplenio de la


cabeza
M. semiespinoso de M. esplenio de
la cabeza la cabeza

M. longísimo de PG del m. esplenio


la cabeza del cuello
M. esplenio
del cuello

M. iliocostal cervical
M. sem¡espinoso
del orello
M. iliocostal torácico
Tórax con mrlsculos
intercostales M. espinoso torác¡co
Mm.
interespinoos
M. semiespinoso
del tórax M. ¡liocostal
lumbar

Tendón de origen del m.


longísimo

Mm. in@rtransversos M. oblicuo interno


del aMomen

Fascia
Cresta illaca
toracolumbar

M. glúteo medío
M. multlfido lumbar

M. glfteo mayor

Figura 19.19
Fisur¡ l(l.l(i

/
lnserción lnervación
M. esplenio de la cabeza: entre el lig. nucal supe- M. esplenio de la cabeza: nerüos espinales C3l4
rior e inferior (lateralmente al occipital) (ramos dorsales)
M. esplenio del cuello: tubérculos posteriores de M. esplenio del cuello: nervios espinales C5l6
los cuerpos vertebrales de Cl-C3 (ramos dorsales)

Fu nción Localización de los puntos gatillo


Extensión y rotación ipsolateral de la CC M. esplenio dela cabeza: en el vientre muscular,
aprox. a la altura de la apófisis espinosa del axis
M. esplenio del cuello: a la altura de la zona de transi- M. multífido: lámina del arco vertebral
ción del hombro a la nuca, y un poco por encima de
éste existe un segundo punto gatillo cerca de la inser-
la-rserción
ción muscular, a nivel del cuerpo vertebril de C2l3
M. semiespinoso: apófisis espinosas (aprox. ser:
Para la palpación se debe deslizar el dedo entre el vértebras cranealmente al origen)
m. trapecio y el m. elevador de la escápula. M. multífido: apófisis espinosas (unas 2-3 vérte-
bras por encima de su origen)

f,]olor irradiado
Estos músculos se extienden aproximadamente
M. esplenio dela cabeza: en el vértice del cráneo, entre el cuerpo de T6 y la línea nucal superior/infe-
ipsolateral rior.
M. esplenio del cuello: través del cráneo y hasta
a
detrás del ojo, a veces también en el occipital, zo-
Función
na de transición entre el hombro y el cuello y su-
biendo por la nuca en el lado ipsolateral Extensión y flexión lateral ipsolateral de la CV

ürga,ros internq¡s asociadc§ lr¡ervacién


Hígado Ramos dorsales de los nervios espinales segmen-
Vesícula biliar tarios

lvtrn. sen-¡iespinosos t{e la catleza Loca[ización de l<¡s puntos gatiE§o


r{el cur:tr§c¡ rr}r"!-¡. nluItíficle¡s (nrim" PG 1 En la base de la nuca, a la altura del cuerpo de
t ¡".rm sve rsoesfl i nüsrts)
c4t5
{Figs. '19"21 ,1d}.22)
PG 2 2-4 cm por debajo del occipital
PG 3 Inmediatamente por encima de Ia línea nucal
superior (ver también Fig. 19.19)
ünigen
M. semiespinosos: apófisis transversas

/
Fi,,¡¡rr !rr ;:
Dolor irradiado Inserción
PG I Siguiendo la nuca hasta llegar a la región sub- M. recto posterior mayor de la cabeza: mitad ex-
occipital y también hacia caudal hasta el borde terna de la línea nucal inferior
medial de la escápula M. recto posterior menor de la cabeza: mitad me-
PG 2 Desde el occipital en dirección al vértice dial de la línea nucal inferior
PG 3 Cordón doloroso lateralmente por encima del M. oblicuo inferior de la cabeza: masa lateral del
cráneo hasta la región de las sienes atlas
M. oblicuo superior delacabeza: mitad lateral de
la línea nucal inferior
Organos internos asoc¡ados
Corazón
Función
Pulmones/bronquios
M. recto posterior mayor de la cabeza: extensión
de la cabeza y rotación ipsolateral en la articula-
Mm. rectos posteriores mayor y ción atlantooccipital
menor de la cabeza, mm. oblicuos M. recto posterior menor de la cabeza: extensión
de la cabeza
inferior y super¡or de la cabeza M. oblicuo inferior de la cabeza: rotación ipsola-
(Figs. 19.23,19.24) teral en la articulación occipitoatloidea
M. oblicuo superior de la cabeza: inclinación late-
Origen ral de la cabeza

M. recto posterior mayor de la cabeza: apófisis es-


pinosa del cuerpo de C2 lnervación
I M. recto posterior menor de la cabeza: tubérculo N. suboccipital (ramo dorsal de Cl)
posterior del atlas
M. oblicuo inferior de la cabeza: apófisis espino-
sas de C2 Localización de los puntos gatillo
M. oblicuo superior de la cabeza: masa lateral del
En el yientre muscular solamente se puede palpar
atlas
una tensión general y no se puede definir un punto
gatillo.

M. semiespinoso de M. recto poster¡or M. recto posterior M oblicuo superior de


la cabeza

PCi

Aoóf¡sis
mastoid",
Membrana
atlantooccipital posterior
td d. vetreurdt

Lig amarillo _-_---


Tubérculo posterior
del atlas

M oblicuo inferior
de la cabeza Mrn. ¡nterespinosos del cuello

3e vértebra ceruical

Fiqur¡ 19.211
Dolor irradiado Extensión (contracción bilateral) y rotación ipso-
lateral de la CC
Desde el occipital hasta la órbita y la frente pasan-
do por la región de las sienes (ispolateral). No es po-
sible localizar el dolor de forma exacta y clara. lnervación
N. dorsal escapular (C5) y ramos ventrales de los
Órganos internos asociados nervios espinales de C3-4
Ninguno
Localización de los puntos gatillo
PG 1 Zonadetransición hombro-nuca, palpable
desplazando el m. trapecio hacia posterior
PG 2 Aprox. 1,3 cm por encima del ángulo supe-
rior de la escápula

Dolor irradiado
Zona de transición de los hombros a la nuca
Borde medial de la escápula
R"gió. dorsal del hombro

.
Organos internos asociados
Hígado
Vesícula biliar
Estómago
Corazón

Mm. escalenos (Figs. 19.27-19.29)

figwa19.24 Origen
M. escaleno anterior: tubérculos anteriores de los
Músculos del dolor de Ia cuerpos de C3-6
parte superior del tórax y M. escaleno medio; tubérculos posteriores de los
cuerpos deC2-7
de Ia región del M. escaleno posterior: tubérculos posteriores de
hombro -brazo los cuerpos de C4-6
M. escaleno menor: tubérculo anterior del cuerpo
M. elevador de la escápula deCT
(Figs. 19.25,19.26)
Inserción
Origen
M. escaleno anterior: tubérculo de los músculos
Tubérculos posteriores de los cuerpos de C1-4 escalenos, anterior a la primera costilla
M. escaleno medio: borde superior de la primera
Inserción costilla (cerca del cuello costal)
M. escaleno posterior: superficie posterolateral
Borde medial de la escápula (craneal) externa de la segunda costilla
M. escaleno menor: tensa la cúpula pleural
Función
Rotación del ángulo caudal de la escápula hacia Función
medial y elevación del ángulo craneal de la escá-
pula hacia craneomedial Musculatura inspiradora
M. elevador de la escápula

M. romboides menor

M. romboides mayor

PGl Clavícula
PG2 Espina de la escápula
M. deltoides,
M supraespinoso
segmento
posterior
M. infraespinoso
M. supraespinoso

M. redondo PG M redondo
redondo menor
menor
menof
M. infraespinoso
M. redondo
mayor

Redondo M. redondo
mayor mayor

M. dorsal ancho

M. elevador de la escápula

M. romboides menor

M. romboides mayor

P'G del m.

M. supraespinoso supraesprnoso

M. infraespinoso infraespinoso

M. redondo
M. redondo menor menor

M. redondo
M redondo mayor mayor
PG del m.
infraespinoso

Figura 19.25 a-d


M. recto lateral M. recto anter¡or
de la cabeza de la cabeza
'l¿
vértebra cervical
M. largo de M. largo
la cabeza del cuello

Columna
vetebral
Costillas

Figura 19.27

Figura 19.26 Organos internos asoc¡ados


Ver m. redondo mayor (pág. 199)

M. escaleno anterior: colabora además con la in-


clinación lateral de la CVC con la costilla fija
M. escaleno menor: tensa la cúpula pleural M. supraespinoso (Figs. 19.30, 1 9.31 )

lnervación Origen
Fosa supraespinosa de la escápula
Ramos ventrales de los nervios espinales:
Espina de la escápula
M. escaleno anterior: C5-6
M. escaleno medio: C3-8
M. escaleno posterior: C6-8 lnserción
M. escaleno menor: C7 Tubérculo mayor del húmero (cara proximal)
Cápsula de la articulación del hombro
localización de los puntos gatillo
Se buscan los mm. escalenos en la fosa supracla-
Función
vicular y son parcialmente comprimidos contra las Abducción del brazo
apófisis transversas de las vértebras cervicales. Los Estabilizador de la articulación del hombro
puntos gatillo están localizados distribuidos en los
músculos a distintas alturas.
lnervación
N. supraescapular (C5-6)
Dolor irradiado
Región del tórax
Parte radial ventral y dorsal del brazo y del ante- Localización de los puntos gatillo
brazo Ambos puntos gatillo pueden palparse bien en la
Pulgar e índice desde dorsal (m. escaleno menor: fosa supraespinosa de la escápula.
todo el dorso de la mano)
Borde medial de la escápula
Dolor irradiado
Este dolor irradiado puede ser confundido con el Región deltoidea lateral
patrón doloroso de un infarto de rniocardio Epicóndilo lateral
.l
Figura 19.28 Fi¡¡ura 9.29

h 2
,/,"t
FiuLrr¡ 'l ()..i.1
Región-lateral del brazo
y del antebrazo
Techo del homb¡o localización de los puntos
gatillo

Organos internos asociados


Ver m. redondo mayor (pág.
t9O)

M. infraesp¡noso (Figs. Dolor irradiado


7g.J2,1 9.33)
hombro
Origen al del brazo y del
antebrazo
Ia palma y del aorro
Fosa infraespinosa
de Ia escápula **o
a. iu

lnserción Organos internos asociados


Ver m. redondo mayor
Tubérculo mayor del (pág. 199)
húmero (cara medial)
Cápsula de la árticutación
del hombro
M. redondo menor (Figura
Función 19.34)
Rotación externa del brazo Origen I
Estabilizador de la articulación
del hombro Borde lateral de la escápula (tercio I
encima del m. redondo medio), po¡
lnervación mayor
a

N. supraescapular (C5_6)
lnserción Órganos internos asociados
Tubérculo mayor del húmero (cara inferior) Ver m. redondo mayor (a continuación)
Cápsula de la articulación del hombro

Función M. redondo mayor (Figura 19.35)


Rotación externa del brazo
Estabilizador de la articulación del hombro Origen
Tercio distal del borde lateral de la escápula (por
lnervación debajo delm. redondo menor)
rfugulo inferior de la escápula
N. axilar (C5-6)

lnserción
Localización del punto gatillo
Cresta del tubérculo menor del húmero
Lateralmente al borde lateral de la escápula, entre
el m. infraespinoso y el m. redondo mayor
Función

Dolor irradiado Rotación interna


Aducción
Región deltoidea posterio¡ algo por encima de la Estabilizador del hombro
inserción del m. deltoides
Parte posterior del brazo
lnervación
N. subescapular (C5-6)

Figura 19.34
Localización de los puntos gatillo Región dorsal del hombro
Parte dorsomedial del brazo y del antebrazo,
PG t En la región del ángulo inferior de la escápula
cluidos los dedos 4 y 5
PG 2 Lateralmente al vientre muscular, en el plie-
gue axilar posterior (ver también Fig.19.25)
Organos internos asociados
Dolor irradiado Ninguno
Región deltoidea dorsal
A lo largo de la cabeza larga del bíceps
Parte dorsal del antebrazo M. subescapular (Figs. 19.37, 1 9.38)

Organos internos asociados Origen


Los mm. escalenos, supraespinoso, infraespinoso, Fosa subescapular
redondos mayor y menor y deltoides desarrollan
frecuentemente puntos gatillo como consecuen- lnserción
cia de hernias discales cervicales (C415,516,617)
Corazón Tubérculo menor del húmero
Cresta del tubérculo menor (proximal)
Cápsula de la articulación del hombro
M. dorsal ancho (Figura 19.36)

Origen
Apófisis espinosas y ligs. supraespinosos de todas
las vértebras torácicas, lumbares y sacras a partir
deTT y en sentido descendente
Fascia toracolumbar
Cresta ilíaca (tercio posterior)
Costillas 9-12
Ángulo inferior de la escápula

lnserción
Cresta del tubérculo menor del húmero

Función
Extensión, rotación interna y aducción del brazo
Inspiración profunda y espiración forzada

lnervación
N. toracodorsal (C6-8)

Localización de los puntos gatillo


En el borde libre del pliegue axilar posterio¡
aprox. a la altura del centro del borde lateral de la es-
cápula (ver también Fig. 19.1)

Dolor irradiado
Ángulo inferior de la escápula y a su alrededor
Figura 19.36
Función
Rotación interna
Estabilizador de la articulación del hombro

lnervación
N. subescapular (C6-7)

Localización de los puntos gatillo


En la proximidad del borde lateral de la escápula,
en la fosa subescapular
También encontramos puntos gatillo en la fosa
subescapular, más medialmente, en dirección al
ángulo superior de la escápula

tigura 19.38

I Apófisis espinosas y ligs. supraespinosos de C7-


T5

lnserción
Borde medial de la escápula
figura 19.37

Función
Dolor irradiado Retracción de la escápula
Región posterior del hombro
Superficie global de la escápula
lnervación
Región dorsal del brazo hasta el codo
Articulación de la muñeca (dorsal y palmar) N. dorsal escapular (C5)

Organos internos asoc¡ados Localización de los puntos gatillo


Ninguno A lo largo y en la proximidad del borde medial de
la escápula (ver también Fig. 19.25)

M. romboides (Figura 19.39) Dolor irradiado


: Siguiendo el borde medial de la escápula, entre la
Origen escápula y los músculos paravertebrales
Lig. nucal Fosa supraespinosa de la escápula
Organos internos asociados
Corazón

M. deltoides (Figs. 19.40-19.42)


Origen
Claücula (tercio lateral)
.,, Acromion
Espina de la escápula

lnserción
Ti¡berosidad deltoidea

Función
.' Abducción del brazo
¡ Porción ventral: flexión, rotación interna
Porción dorsal: extensión, rotación externa

lnervación
N. axilar (C5-6)
Figura 19.39

M. coracobraquial

PC del m.
deltoides

PC del m.
coracobraquial
M. bíceps braquial, PG1
Cabeza corta M. tríceps
braquial,
Cabeza larga
M. bíceps braquial,
Cabeza larga

PC del m. bíceps
braquial
M. tríceps braquial,
M pronador Cabeza medial
redondo PG del m. pronador
redondo
PC del m.
ancóneo
M. braquiorradial

Figura 19.40
Localización de Ios puntos gatillo lnserción I
e Puntos gatillo ventrales: en el tercio superior del Superficie medial del húmero (mitad proximal)
vientre muscular, delante de la articulación gle- ¡
nohumeral y en la profmidad de sus límites an-
Función
teriores
o Puntos gatillo dorsales: a lo largo del borde poste- Flexión, aducción del brazo
rior del vientre musculat en su mitad inferior I
1

lnervación
Dolor irradiado
N. musculocutáneo (C5-7)
o Puntos gatillo ventrales: región anterior y lateral
del deltoides ybrazo
c Puntos gatillo dorsales: región posterior y lateral
Localización de los puntos gatillo
del deltoides ybrazo Palpamos en la axila, entre el m. deltoides y el m.
pectoral mayor y empujamos el músculo en su por-
ción craneal contra el húmero.
Órganos internos asoc¡ados
Ver m. redondo mayor (pág. 199)
Dolor irradiado
o Aspecto anterior del deltoides
M. coracobraquial (Figura 19.43) i En una línea interrumpida en partes del brazo,
del antebrazo y del dorso de la mano

Origen
Órganos internos asociados
Apófisis coracoides de la escápula
Ninguno

Figura 19.43
M. bíceps braquial (Figura 19.44) Localización de los puntos gatillo
En el tercio distal del músculo (ver Fig. 19.40)
Origen
Cabeza larga: tubérculo supraglenoideo de la es- Dolor irradiado
cápula Región ventral del deltoides
Cabezacorta: apófisis coracoides de la escápula Región ventral del brazo, siguiendo el recorrido
delmúsculo
lnserción Pliegue del codo
Región supraescapular
Tuberosidad radial
Lacertus fibrosus
Órganos internos asociados

Función Ninguno

Flexión del brazo


Flexión del codo
M. braquial (Figs. 19.45-19.47)
Supinación del antebrazo

Origen
lnervación
Superficie anterior del húmero (mitad distal)
N. musculocutáneo (C5-6)

Figura 19.44
lnserción
M. pectoral
ó
menor
Tuberosidad del cúbito
M trapecio
Apófisis coronoides subescapu lar

M- deltoides

Función
Cabeza corta del
m. bíceps
I
Flexión de la articulación del codo
braquial
M.
tt
M. serrato
supraesprnoso
anterior

lnervación
Tendón de la
cabeza larga
del m- bíceós
o
braqulal
Cabeza larga del m
a
N. musculocutáneo (C5-6) M. dorsal ancho bíceps braquial
N. radial (C7)
M. pectoral M. redondo mayor
mayor M.
PC2 coracobraquial
Localización de los puntos gatillo M deltoides
M. oronador
M. braquial PC3
redbndo
PG t Unos pocos centímetros por encima del plie- M. extensor
radial corto Cabeza
gue del codo del carpo común de
los flexores
PG 2 En la mitad superior del vientre del músculo Cabeza común
de los extensores M. flexor
supelicial de
los dedos
¡
M. supinador
Dolor irradiado
(cabeza cubital)
o
M. bfceps braquial M. oronador
redbndo
o
Dorso de la mano, en la región de la lu articula- (cabeza cubital)
ción carpometacarpiana y la base del pulgar
Pliegue del codo fr
Figura 19.45
Región ventral del brazo y región deltoidea a
a

Fígura 19.46 tigwa 19.47


Órganos internos asociados Localización de los puntos gatillo
Ninguno PG 1 En la cabeza larga, unos centímetros distal del
punto de entrecruzamiento del m. redondo
mayor y de \a cabezalarga del tríceps
\4. ta'íce¡rs hrac¡uial (E:igs" !9".+8, PG 2 En la cabeza medial, unos 4-6 cm por encima
i 9.,{.q,l del epicóndilo lateral, en el borde lateral del
músculo
PG 3 En la cabeza lateral, en el borde lateral del
Origen músculo, aprox. en el medio del brazo, es de-
cir, a la altura del punto de palpación del n. ra-
Cabezalarga: tubérculo infraglenoideo de la escá-
pula dial, sobre la región dorsal del brazo
Cabeza lateral: superficie posterior del húmero
PG 4 En la cabeza medial, un poco por encima del
(mitadproximal) olécranon
Cabeza medial: superficie posterior del húmero
PG 5 En el borde medial de la cabeza medial, un
(mitad distal), inferomedial al surco del nervio poco por encima del epicóndilo medial
radial
Dolor irradiado
lnsercién PG 1 Regióndorsal delbrazo
Olécranon Región dorsal del hombro hasta la nuca
Región dorsal del antebrazo hasta el dorso de
Cápsula articular del codo
la mano
(excepto el codo)
Función PG 2 Epicóndilo lateral
Región radial del antebrazo
Extensión en la articulación del codo
Estabilizador de la articulación del hombro
PG 3 Región dorsal del brazo
Región dorsal del antebrazo
4'y 5' dedos (dorsal)
Inervación PG 4 Olécranon
N. radial (C7-8)
PG 5 Epicóndilo medial
Región ventromedial del antebrazo
4a y 5o dedos
Órganos internos asociados Dolor irradiado
Ninguno Epicóndilo lateral

Figura 19.49 Figura 19.50

M. ancóneo (Figura 19.50) Órganos internos asociados


Ninguno
Origen
Epicóndilo lateral del húmero (superficie dorsal)
Músculos del dolor
lnserción del codo y de los dedos
Cápsula de la articulación del codo
Mm. braquiorradial
y extensores de la muñeca
Función
Tensor de la cápsula articular (impide el pinza- r M. braquiorradial
miento de la cápsula articular durante la extensión (Figs. 19.51 ,19.52)
del codo)
Origen
lnervación Cresta supracondilar del húmero (dos tercios su-
periores)
N. radial (C6-8)
Tabique intermuscular lateral

Localización de los puntos gatillo


Un poco distal del lig. anular del radio (ver tam-
bién Fig. 19.40)
lnserción Órganos internos asoc¡ados
Apófisis estiloides del radio Ninguno

Función r M. extensor radial largo del carpo


," Flexión en la articulación del codo (Fig. 1e.53)
. Coloca el antebrazo en posición media entre la
supinación y la pronación Origen
*, Cresta supracondilar lateral del húmero (tercio
lnervación distal)
tt Tabique intermuscular lateral
N. radial (C5-6)

lnserción
Localización de los puntos gatillo
Base del 2emetacarpiano (cara extensora)
l-2 cm distal a Ia cabeza del radio, en el lado ra-
dial del antebrazo, aprox. a la mitad del vientre mus-
cular Función
Extensión dorsal y abducción radial en la articu-
Dolor irradiado lación de la muñeca

r', Dorso de la mano, en la región entre la articula-


ción selar del pulgar y la articulación metacarpo- lnervación
falángica del dedo índice N. radial (C6-7)
¡ Epicóndilo lateral
; Región radial del antebrazo

M. braquial
M. pronador redondo

FG del m. oalmar
PC del m. largo
braquiorradial
M. braquiorradial
PC del m. flexor PC del m. flexo¡
radial del carpo cubital del radio

M. palmar largo
M. flexor radial
del carpo

M. flexor cubital
del carpo
M. flexor
suoerlicial de los
deidos

Aponeurosis
paimar

Figura 19.51 Figura 19.52


Figura 19.53 a-c

Localización de los puntos gatillo lnervación


l-2 cm distal a la cabeza del radio, aprox. a la altu- N. radial (C7-8)
ra del punto gatillo del m. braquiorradial, pero más
cubital
localización de los puntos gatillo
Unos 5-6 cm distal alacabezadel radio (aprox. en
Dolor irradiado
medio del vientre muscular), ver Fig. 19.53
I Epicóndilo lateral
o Mitad radial de la articulación
de la muñeca, en la
Dolor irradiado
región de los huesos metacarpianos 1-3
Región medial de la articulación de la muñeca y
del dorso de la mano
Órganos internos asociados
Ninguno
Órganos internos asociados
Ninguno
I M. extensor radial corto del carpo
Origen r M. extensor cubital del carpo
Epicóndilo lateral del húmero (superficie ventral)
Origen
Epicóndilo lateral del húmero (superficie ventral)
lnserción
Base del 3" metacarpiano (lado extensor)
lnserción
Base del 50 metacarpiano
Función
Extensión dorsal y abducción radial en la articu-
lación de la muñeca
Función Dolor irradiado
Extensión dorsal y abducción cubital en la articu- ¡l Epicóndilo lateral (implicado a veces, cuando es-
lación de la muñeca tán afectados los dedos anular o meñique)
r Región dorsal del antebrazo
¿r Articulación de la muñeca
!nervación
"r Dorso de la mano
N. radial (C7-8) ; Dedos, excepto la falange distal

Localización de los puntos gatillo


Unos 7-8 cm del epicóndilo lateral (ver Figs.
19.53y 19.55)

Dolor irradiado
Mitad cubital de la articulación de la muñeca

Órganos internos asociados


Ninguno

Mm. extensor de los dedos y extensor


del índice
r M. extensor de los dedos
(Figs. 19.54, 19.55)

Origen
a
Epicóndilo lateral del húmero (superfrcie ventral)
Figura 19.54

lnserción
Falanges medias y distales de los dedos 2-5 (indi- La irradiación del dolor es percibida en otro de-
rectamente a través de los Cuatro tendones radiados do, según dónde esté localizado el punto gatillo.
en la aponeurosis dorsal)

Órganos internos asociados


Función
Ninguno
Extensión de las articulaciones de los dedos

lnervación r M. extensor del índice (Fig. 19.56)


N. radial (C7-8) Origen
r:, Cara posterior del cúbito (segmento distal)
localización de los puntos gatillo Membrana interósea
Punto gatillo para el dedo medio: 3-4 cm distal y
un poco do¡sal alacabezadel ¡adio lnserción
Los puntos gatillo para los dedos anular y meñi-
que están situados un poco más lejos, en la profundi- Mediante fibras radiantes hacia la aponeurosis
dad del vientre muscular dorsal del dedo índice
Figura 19.55 a-c

M. extensor largo radial


PC del m. extensor del carpo
radial largo del carpo PG del m. extensor
de los dedos

PG del m. extensol M. extensor radial corto


radial corto del carpo del carpo
M. supinador
M. extensor cubital
PC del m, extensor del carpo
cubital del carpo M. extensor largo
del pulgar

M. abductor largo
M. extensor del meñ¡que del pulgar

M. extensor del índice

M. extensor de los dedos M- extensor corto


del pulgar

PG del m. extensor
Retináculo extensor
del índice

Figura 19.56
Función C Dorso de la mano, entre el primer y el segundo
metacarpianos
Extensión del índice
o Región dorsal de la falange proximal del pulgar

lnervación
Órganos internos asociados
N. radial (C7-8)
Ninguno

Localización de los puntos gatillo


En la mitad distal del músculo, en la mitad del an-
tebrazo, entre el radio y el cúbito (ver Fig. 19.55)
Cabw
comrln
- de los
Dolor irradiado flexores

Cara radial de la articulación de la muñeca y del M. bíceps


braquial
dorso de la mano
PG del m.
supinador

órganos internos asociados M. pronador


redondo

Ninguno PG del m.
f,qor
superfkial de
los dedm

M. supinador (Figs. 19.57-19.59) M flexor


largo del
pulgar

Origen
M. pronador
ts Cresta supinadora del cúbito cuadrado

i Epicóndilo lateral del húmero M. braquiorradial

t Lig. colateralradial
M flexor
c Lig. anulardelradio M. flqor cubital del
radial del carpo
Grpo

Inserción
Cuello y cuerpo del radio (entre la tuberosidad
del radio y la inserción del m. pronador redondo)

Función
Supinación del antebrazo

lnervación
Figura 19.57
N. radial (Cs-6)

Localización de los puntos gatillo


Un poco lateral y distal del tendón del bíceps, en
M. palmar largo (Figura 19.60)
la porción superficial del músculo, en la cara ventral
del radio Origen
Epicóndilo medial del húmero
Dolor irradiado
I Epicóndilo lateral y región lateral del codo lnserción
s Retináculo flexor
Figura 19.58 Figura 19.59

Aponeurosis palmar

Función
Tensor de la aponeurosis palmar

lnervación
N. medial (C7-8)

Localización de los puntos gatillo


En la zona de transición entre el tercio proximal y
medio de la región ventral del antebrazo

Dolor irradiado
Superficie de la mano
Mitad distal de la superficie anterior del antebra-
zo

Órganos internos asociados


Ninguno Figura f 9.60
Mm. flexores radial y cubital del ' Gancho delhueso ganchoso
carpo, flexores superficial y profundo , Base del quinto metacarpiano a través de los ligs.
de los dedos, flexor largo del pulgar y pisiganchoso y pisimetacarpiano
pronador redondo
Función
r M. flexor radial del carpo ' Flexión palmar
(Fig. 1e.61) Abducción cubital

Origen
Epicóndilo medial del húmero

lnserción
Base del segundo y tercer metacarpianos PG del m. PG del m.
flexor flexor
Hueso escafoides del carpo cubital del
carpo

Función
Flexión palmar
' Abducción radial

lnervación
N. mediano (C6-7)

Localización de los puntos gatillo


En el centro del vientre muscular (en el centro de
la región ventral del antebrazo, en la mitad proximal)

Dolor irradiado
Región ventral de la muñeca, entre la eminencia
tenar y la hipotenar
Mitad proximal de la superficie de la mano
'' Línea estrecha en la mitad distal del antebrazo

PG del m, flexor
superficial de los
Organos internos asociados dedos

Ninguno

r M. flexor cub¡tal del carpo

- - Origen
Epicóndilo medial del húmero
Olécranon
Borde posterior del cúbito
Fascia del antebrazo

Inserción
-, Hueso pisiforme Figura 19.61
lnervación Inserción
N. cubital (c6-7) Falange distal de los dedos 2-5

Localización de los puntos gatillo Función


En el centro del vientre muscular, en el borde cu- Flexión de todas las articulaciones de los dedos
bital de la región ventral del antebrazo, en la mitad Flexión de la muñeca
proximal (ver Figs. 19.51 y 19.61)
lnervación
Dolor irradiado
N. mediano (C6-7)
Región ventral de la articulación de la muñeca, en la N. cubital (C7-8)
región del borde cubital de la eminencia hipotenar
Mitad proximal de la palma de la mano (región
Localización de los puntos
hipotenar)
Línea estrecha en la mitad distal del antebrazo gatillo para ambos músculos
(región hipotenar) Región ventral del antebrazo en la mitad proximal,
sobre una linea con los puntos gatillo del m. flexor
Órganos internos asociados radial y cubital del carpo (ver Fig. 19.61)

Ninguno
Dolor irradiado para ambos músculos
M. flexor superficial de los dedos Superficie palmar de los dedos 3-5 (también pue-
den doler por separado)
Origen
Epicóndilo medial del húmero (hasta los ligs. co- Organos internos asociados para ambos
laterales mediales del codo) músculos
Apófisis coronoides del cúbito (borde medial)
Cuerda oblicua Ninguno
Cara anterior del radio, a lo largo de la línea obli-
cua
M. flexor largo del pulgar
(Fig. 1e.62)
Inserción
Lateralmente en la falange media de los dedos 2-5
Origen
Cara anterior del radio (distalmente a la línea
oblicua)
Función
Membrana interósea
Flexión de las articulaciones MCF e IFP de los de-
dos 2-5
Flexión de la muñeca
!nserción
Base de la falange distal del pulgar

lnervación
Función
N. mediano (C7-8)
(ver Fig. 19.57) Flexión de la falange distal del pulgar

M. flexor profundo de los dedos lnervación


N. mediano (C7-8)
Origen
Olécranon (medial)
Localización de los puntos gatillo
Cara anterior y medial del cúbito
Membrana interósea Un poco proximal a la articulación de la muñeca
y radial a la línea media del antebrazo
Dolor irradiado
Superficie ventral del pulgar

Órganos internos asociados NN


Ninguno

r M. pronador redondo (Fig. 19.63) PC del m. flexor


profundo de los
dedos
Origen
M. flexor largo
Epicóndilo medial del húmero del pulgar

Tabique intermuscular de la región medial del M. flexor profundo


de los dedos
brazo
Apófisis coronoides del cúbito
PG del m. flexor
largo del pulgar
lnserción
Tuberosidad pronadora

Función
' Pronación del antebrazo
Flexión en la articulación del codo figwa19.62

lnervación
N. mediano (C6-7)

Localización de los puntos gatillo


Cerca del pliegue del codo, cubitalmente al lacer-
tus fibrosus del m. bíceps braquial (ver Fig. 19.40)

Dolor irradiado
Regiónventral radial de la art*iculación de la muñeca
Mitad radial ventral del antebrazo

Órganos internos asociados


Ninguno

Mm. aductor y oponente del pulgar


r M. aductor del pulgar Figura 19.63
(Figs. 19.64,19.65a)

Origen lnserción
Base del segundo y tercer metacarpianos ,,, Sesamoideo cubital
Hueso trapezoide , Falange proximal del pulgar (superficie cubital)
' Hueso grande Tendón del m. extensor largo del pulgar
Cuerpo del tercer metacarpiano
Mm. lumbricales

Ligs. palmares
M. flexor largo
M. flexor del meñique del pulgar

M. abductor del meñique

Lig. metacarpiano transverso


profundo
M. abductor
corto del pulgar

M. oponente del meñique

M. flexor del meñ¡que

M. oponente
del pulgar
M. abductor del meñique
Retináculo flexor

Tendón del m. flexor


cubital del carpo Tendón del m.
flexor radial del
carpo

Canal carpiano

Figura 19.64

Función Dolor irradiado


Aducción del pulgar G Cara radial de la articulación metacarpofaLíngica
del pulgar hasta la articulación selar del pulgar
¡3 Tenar
lnervación
s Dorso de la mano, en la región del pulgar
N. cubital (T1)
Órganos asociados
l-ocalización de los puntos gatillo
Ninguno
Se puede palpar cerca del pliegue cutáneo que se
forma entre el pulgar y el índice, en el vientre muscu-
lar efectuando la presa depinza.
Figura 19.65

r M. oponente del pulgar N. cubital (Tl)


(Fig. 1e.65b)
Localización de los puntos gatillo
Origen
En el vientre muscular, cerca de la articulación de
Retináculo flexor la muñeca
Tubérculo del hueso trapecio

Dolor irradiado
!nserción ' Superficie palmar del pulgar
Primer metacarpiano Mitad radial y plantarde la articulación de la mu-
ñeca
Función
Oposición del pulgar Órganos internos asociados
Ninguno
lnervación
N. mediano (C8-T1)
M. abductor del dedo meñique Función
(Figs. 19.66,19.67) o Flexión y abducción en la articulación metacar-
pofalángica del dedo meñique
Origen O Extensión de las articulaciones interfalángie
proximales y distales
Hueso pisiforme

Inervación
lnserción
o N. cubital (c8-T1)
Base cubital de la falange proximal y aponeurosis
dorsal del quinto dedo

Tendones del m. fle-rr


profundo de los deda

Tendones del m. flexor


supeficial de los dedos

Tendón del
m. flexor largo
del pulgar

Mm. lumbricales
M. aductor del pulgar

M. abductor del meñique

rto
M. flexor del meñ¡que

M. oponente del meñique

PG del m. abductor del meñique

eil

Tendones del m. flexor Retináculo flexor


profundo de los dedos
Tendón del m
flexor radial
del carpo

Tendón del m-
Tendón del m. flexor
flexor largo del
cubital del carpo
pulgar

tigura 19.66
Figwa19.67

localización de los puntos gatillo Mm. interóseos (Figura 19.68)


En el üentre muscular, cerca de la base del quinto
metacarpiano r Mm. interóseos dorsales
Origen
Dolor irradiado
Superficies internas de todos los huesos metacar-
Cara cubital del meñique pianos

Órganos internos asociados lnserción


Ninguno Base de las falanges proximales correspondientes
Aponeurosis dorsal de los dedos 2-4
./

tr

Ligs. palmares

M. aductor del
Mm. lumbricales pulgar, Cabeza
transversa
Mm. interóseos dorsales l-lV
M. aductor del
pulgar, Cabeza
M. abductor del meñ¡que oblicua
M. flexor corto del
pulgar, Cabeza
M. flexor del meñique supelicial
M. abductor corto
M. oponente del meñique del pulgar
M. flexor corto del
pulgar, Cabeza
Mm. interóseos palmares l-lll profunda
M. flexor corto del
pulgar, Cabeza
M. oponente del meñique superficial
M. oponente del pulgar

M. flexor del meñique M. abductor cofto


del pulgar
Retináculo flexor del mrisculo
M. abductor del meñique (lig. transverso del carpo)

Tendón del m. flexor cubital del carpo Tendón del m. abductor largo
del pulgar

Canal del carpo (trlnel carpiano) M. extensor corto del pulgar

Tendón del m. flexor radial del carpo

Figura 19.68 De: Prometheus-LernAtlas der Anatomie. Thieme, Stuttgart 2005


Función Músculos del dolor de la
Abducción de los dedos 2-4 parte superior del tronco
Flexión de las articulaciones metacarpofalángicas
con extensión de las articulaciones interfalángi- M. pectoral mayor (Figura 19.69 a-d)
cas proximales y distales

Origen
lnervación
Porción claücular: claücula (mitad esternal)
N. cubital (T1) Porción esternocostal: lateralmente al manubrio
y al cuerpo del esternón
Mm. interóseos palmares Cartílago costal 1-6
Aponeurosis del m. oblicuo externo del abdomen
Origen
Huesos metacarpianos II, IV y V lnserción
Cresta del tubérculo menor del húmero
Inserción Tuberosidad deltoidea (ventral)

Base de las falanges proximales correspondientes


Radiación en los tendones de la aponeurosis dor- Función
sal de los dedos 2, 4 y 5 Porción claücular: flexión, aducción en la articu-
Sesamoideo cubital del pulgar lación del hombro
Porción esternocostal: aducción y rotación inter-
Función na en la articulación del hombro, músculo inspi-
rador
Aducción de los dedos 2,4y 5
Flexión de las articulaciones metacarpofakingicas
de los dedos con extensión de las articulaciones lnervación
interfalángicas proximales y distales Nn. pectorales medial ylateral (C6-8)

lnervación Localización de los puntos gatillo


N. cubital (Tl) Los puntos gatillo están distribuidos por todo el
músculo. Los puntos gatillo próximos al pliegue axi-
Localización de los puntos gatillo lar y más bien laterales son de fáclllocalización me-
diante la presa de pinza.
Entre los huesos de la mano (ver Fig. 19.67) Los puntos situados más esternalmente son fácil-
mente detectables a través de la palpación plana.
Dolor irradiado Punto gatillo de la "alteración del ritmo cardía-
co": en el medio entre dos líneas verticales, de las
Dedo índice (con un punto álgido en el lado ra- cuales una se extiende a través de las mamas y la otra
dial) y dorso de la mano (punto gatillo del m. in- se extiende por el borde lateral del esternón; busca-
teróseo dorsal del índice, un punto gatillo muy mos el punto gatillo en el espacio intercostal, entre la
frecuente) quinta y la sexta costillas, en el lado derecho.
Caras radiales de los dedos

Dolor irradiado
Órganos internos asociados
Puntos gatillo de la porción clavicular:
Ninguno
Región deltoidea ventral
La misma porción clavicular
Figura 19.69 a-d

Puntos gatillo de la porción esternocostal, lateral:


Región torácica ventral Este punto gatillo aparece cuando existen arrit-
Cara interna del brazo mias cardíacas sin producir dolor
Epicóndilo medial
Región ventral del antebrazo Organos internos asoc¡ados
Borde cubital de la mano
Superficie palmar de los dedos 3-5 Corazón

Puntos gatillo de la porción esternocostal, medial:

Esternón (sin cruzar la línea media) y región to-


M. pectoral menor (Figura 19.70)
rácica colindante
Origen
Puntos gatillo de la porción esternocostal, caudal:
De la tercera a la quinta costillas
Región torácica ventral con hipersensibilidad de
las mamas y eventualmente de todo el pecho (es-
pecialmente en mujeres)
lnsercién
Apófisis coracoides de la escápula (craneal-me-
Puntos gatillo de las "alteraciones del ritmo car- dial)
díaco":
lnervación
Nn. pectorales medial y lateral (C6-8)

Localización de los puntos gatillo


PG 1 Cerca del origen del músculo, en la cuarta cos-
tilla
PG 2 En lazonade transición delvientre muscular al
tendón, algo caudal a la apófisis coracoides de
la escápula

lrradiación del dolor


o Regióndeltoideaventral
o Regiónpectoral
+ Lado cubital del brazo, codo y antebrazo
* Superficie palmar de los dedos 3-5
El patrón de dolor irradiado es muy parecido al del
m. pectoral mayor.

Órganos internos asociados


Corazón

Figura 19.70
M. subclavio (Figs. 19.71, 19.72)
Función
Origen
+ Conduce la escápula en dirección anteroinferior
,* Músculo inspirador con la escápula fijada Primera costilla (límite osteocartilaginoso)

PG del m. subclavio - proyectado


en el m. pectoral mayor Clavlcula
M. deltoides, porción
clavicular

M. dehoides, porción
ac¡omial

M. subclavio

+ PGdel m, oecto¡al
mayof

M. pectoral mayor

M. pectoral menor

PG del "corazón" del m.

Figura 19.71
lnserción El hígado
Tercio medial de la clavícula, en la cara inferior ' La vesícula biliar

Función M. esternal (Figura 19.73)


Tracciona la clavícula hacia abajo Solamente presente en una de cada 20 personas.

lnervación Origen
N. subclavio (C5-6) Uni- o bilateralmente en la fascia pectoral o en l¡
fascia del m. esternocleidomastoideo con posibles
orígenes en la región craneal del esternón
Localización de los puntos gatillo
Cerca de la inserción muscular lnserción
Gran variabilidad con posibles inserciones entre
Dolor irradiado el tercero y el séptimo cartílagos costales, la fascia
Región ventral del hombro y del brazo pectoral o la fascia del m. recto del abdomen
": Cararadialdelantebrazo
Superficie palmar y dorsal de la mano en la región Función
de los dedos 1-3
Desconocida, probablemente tensor de la fascia

Órganos internos asociados


lnervación
El m. subclavio es frecuentemente inervado por
un ramo del n. frénico. De ello resultan conexiones M. pectoral medial (C6-8) o nn. intercostales
con:
Localización de los puntos gatillo
Los puntos gatillo pueden estar presentes en todo
el vientre muscular, mayoritariamente en la región
medial del esternón.

Figura19.72 Íigura 19.73


Dolor irradiado Inervación
Conjunto del esternón, eventualmente también Ramos ventrales de los nervios espinales T2-5
subesternal
Región lor ácica superior
Región ventral del brazo y codo
l-ocalización de los puntos gatillo
En posición neutra, el punto gatillo se proyecta a
Este dolor irradiado es similar al dolor de un in- nivel de la fosa supraespinosa de la escápula, cerca de
farto o una angina de pecho. la espina de la escápula en la pared dorsal del tronco.
Para la palpación se debe retraer el hombro para libe-
rarlo.
Órganos internos asociados
Corazón
Dolor irradiado
Debajo de la escápula, en su mitad superior
fut. serr¿rto pcster¡or supi-,riü!' Región deltoidea
(Figs. 1t).7il, tr 9"75) Parte superior del brazo
Cara cubital del antebrazo
Codo, dorsal
On!gen Superficie ventral y dorsal de la palma de la ma-
Apófisis espinosa y ligs. supraespinosos de C7 -T2 no, en la región de la eminencia hipotenar y del
quinto dedo
Región pectoral
Inserción
Superficie externa de las costillas 2-5 (posterior) érganos internos asoc¡ados
Corazón
Función Pulmón
Músculo inspirador en la inspiración profunda

l'(i ilt,i rn st,rr¡lo


prrstt'rirlr :ru¡rcrirrr
M. serrato posterior inferior localización de los puntos gatillo
(Figura 19.76) En el vientre muscular, cerca de la inserción en las
costillas (ver Fig. 19.74)
Origen
Apófisis espinosas yligs. supraespinosos de T11 yL2 Dolor irradiado
En la región del músculo, alrededor de las costillas
lnserción
Superficies externas de las costillas 9-12 (posterior) Órganos internos asociados
Riñones
Función Duodeno
Páncreas
Músculo de la espiración durante la espiración
Ye¡rno, íIeon
profunda
Colon
útero
lnervación
Ramos ventrales de los nervios espinales T9- 12
M. serrato anter¡or (Figs. 19.77-19.80)

Origen
De la 1" a la 9'costillas y espacios intercostales en
la región de la línea medioclavicular

M. trapecio lnsercién
M. romboides menor
Borde medial de la escápula
M romboides mayor

PG del m. serrato
posterior superior Función
M. serrato posterior Tracciona la escápula hacia ventrolateral
supeflor
Músculo auxiliar de la inspiración
Tórax con músculos
i n te rcosta es
I

Escápula
Músculos autóctonos de M. serrato
I la espalda con fascia anterior, parte
I toracolumbar super¡or

M. setrato
M. serrato inferior anterior, parte
posterior horizontal

PC del m. serrato
poslerior inferior

Aponeurosis de origen
del m. dorsal ancho

M. oblicuo abdominal
externo

Cresta ilíaca

M. glúteo medio

Fascia toracolumbar y tendón


de origen del m. dorsal ancho

M. glúteo mayor
M. serrato anterior, pafte inferior

iigura 19,76 Figura 19.77


Figura 19.80

lnervación
N. torácico largo (C5-7)
Nervios intercostales

Localización de los puntos gatillo


Figura 19.78 En la radiación muscular que se origina en la
quinta o la sexta costillas, cerca de la línea axilar me-
dial

Dolor irradiado
Anterolateral en la región torácica media
Medial al ángulo inferior de la escápula
Parte medial delbrazn y del antebrazo
Superficie palmar de la mano y de los dedos 4 y 5

La respiración profunda, por ejemplo al practicar


deporte, puede originar dolor en forma de punzadas
en el costado.

Órganos internos asoc¡ados


Corazón

M. erector de la columna
(Figs. 19.81-19.83)

r M. iliocostal
Origen
Hueso sacro
Cresta ilíaca
Figwa 19.79 Apófisis espinosas de la CL
Figura 19.81 Figura 19.82

Fascia toracolumbar
Angulo costal

lnserción
Craneal y caudal a las apófisis transversas de la re-
gión medial de la CC o iíngulos costales para las re-
giones torácica y lumbar

Función
Flexión lateral de la CV
Extensión de la CV

lnervación
Ramos dorsales de los nervios espinales segmen-
tarios

r M. longísimo
Origen Figura 19.83

Apófisis transversas
Hueso sacro
Apófisis mastoides
Cresta ilíaca
Apófisis costales y accesorias de las costillas 2- 12
Apófisis espinosas ymamilares de la CL

Función
lnserción
Extensión de la CV
Apófisis transversas situadas cranealmente al origen
I lnervación Utero
Ramos dorsales de los nervios espinales segmen- Oyarios
tarios Próstata

M. espinoso M. recto del abdomen, mm. oblicuos


interno y externo del abdomen,
Origen m. transverso del abdomen, m.
piramidal (Figs. 1 9.84-1 9.87)
Apófisis espinosas de la CV
M. recto del abdomen
lnserción
Apófisis espinosas de las 6 vértebras situadas di-
Origen
rectamente cranealmente por encima del origen
D Cresta púbica
Sínfisis púbica
Función
§
Flexión lateral de la CV
lnserción
Del quinto al séptimo cartílagos costales
lnervación
Arco costal, región medial
Ramos dorsales de los nervios espinales segmen- Apófi sis xifoides, superfi cie posterior
tarios
Función
Localización de los puntos gatillo
Flexión del tronco
Los puntos gatillo pueden estar distribuidos por Prensa abdominal
todo el músculo erector de la columna. puede sei de Espiración forzada
gran a¡.uda para buscar los puntos saber que las apó-
fisis espinosas tal vez estén hipersensibles al nivel del
lnervación
músculo en el que los puntos gatillo están activos.
Ramos ventrales de los neryios espinales T7-12

Dolor irradiado
Puntos gatillo en el m. iliocostal, región torácica
medial hacia craneal en la región del hombro yhacia
la pared torácica lateral
Puntos gatillo en el m. iliocostal, región torácica in-

I ferior: hacia craneal a través de la escápula, hacia de-


lante hacia el abdomen y en la región superior de la CL
Puntos gatillo en el m. iliocostal, porción lumbar:
hacia caudal en la región glútea media
Puntos gatillo en el m. longísimo: en la región
glútea y en la región SI
Puntos gatillo en el m. espinal: el dolor se concen-
tra alrededor del punto gatillo

Organos internos asociados


Ye¡rno, íleon
Colon
Riñones
Vejiga urinaria
Figura 19.84
Figura 19.85

lnserción
Arco costal
Lámina anterior y posterior de la vaina del recto
Tendón hacia la cresta púbica y hacia la línea pec-
tínea

Función
Inclinación lateral del tronco
Rotación ipsolateral del tronco (conjuntamente
con el músculo contralateral)
Prensa abdominal
Espiración forzada
Fortalecimiento del conducto inguinal

lnervación
Ramos ventrales de los nerüos espinales T7-12

ffi M. oblicuo externo del abdomen


Figura 19.86
Origen
Superficie ventral externa de las costillas 5-12
:sr M. oblicuo interno del abdomen
lnserción
Origen
Cresta ilíaca
Fascia toracolumbar Lig. inguinal
Dos tercios anteriores de la cresta ilíaca Tubérculo púbico
Dos tercios laterales del lig. inguinal Cresta púbica
Línea alba lnervación
N. subcostal (T12)
Funcién
Inclinación lateral del tronco Músculos abdominales
Rotación contralateral del tronco (conjuntamente
con el músculo contralateral) Localización de los puntos gatillo
Prensa abdominal
Encontramos puntos gatillo distribuidos por to-
Espiración forzada
dos los músculos abdominales. Las imágenes mues-
tran una selección de las localizaciones más frecuen-
Inervación tes de puntos gatillo.

Ramos ventrales de los nervios espinales T7-12


Dolor irradiado
M. transverso del abdomen De forma general, se comprueba que puede haber
múltiples puntos gatillo en los músculos abdomina-
Origen les cuyo aspecto común es generar dolor localmente
alrededor del punto gatillo. Además,Ios puntos gati-
Superficie interna de las costillas inferiores llo también causan algunos síntomas viscerales en los
Fascia toracolumbar músculos abdominales, como mareo, vómitos o dis-
!

Dos tercios anteriores de la cresta ilíaca menorrea. Otra particularidad que caracteriza los {
Mitad externa del lig. inguinal puntos gatillo de los músculos abdominales es que el :l
dolor irradiado atraviesa la línea media. q
Sin embargo podemos definir algunos patrones !
lnserción
dolorosos típicos de los músculos abdominales:
¡
Lámina anterior y posterior de la vaina del recto Puntos gatillo del m. externo del abdomen, por-
Cresta púbica ción costal: I

Pecten del hueso pubis


"Dolor cardíaco"
Síntomas parecidos a los de una hernia de hiato
Función Dolor epigástrico que alcanza otras regiones ab-
1

dominales
Prensa abdominal
Espiración forzada
Fortalecimiento del conducto inguinal

lnervación
Ramos ventrales de los nervios espinales T7-12

M. piramidal
Origen
Cresta púbica, ventral a la inserción del m. recto
del abdomen

lnserción
Línea alba, distal tr
t *
,'t*
Fu nción
Fortalecimiento de la vaina del recto
Figura ().87
.l
Puntos gatillo de la pared abdominal inferior Utero
(todos los músculos de la pared abdominal): Ovario
Dolor en la ingle y en los testículos o en los labios
El abdomen agudo se presenta con tensión y du-
Otros segmentos abdominales
rczade la pared abdominal. Esto puede ser explicado
Puntos gatillo a lo largo del borde superior del como reflejo viscerosomático: los músculos abdomi-
nales reaccionan a la estimulación peritoneal del ór-
hueso pubis y mitad lateral del ligamento inguinal
(m. interno y m. recto del abdomen): gano segmentario correspondiente con un hipertono
que obliga al reposo.
Dolor o espasmos en la región de la vejiga urina- Tras la curación de la patología orgánica normal-
ria mente los puntos gatillo permanecen en el músculo.
Dolor inguinal
Retención de orina

Puntos gatillo del m. transyerso del abdomen,


Músculos del dolor de la parte
cerca de la inserción costal:
inferior del tronco
Región superior del abdomen, entre los arcos cos-
tales
M. cuadrado lumbar
(Figs. 19.88-19.90)
Puntos gatillo del m. recto del abdomen, por en-
cima del ombligo:
Origen
Banda dolorosa transversal por encima de la es-
palda a la altura de la zona de transición toraco- Borde inferior de la duodécima costilla
lumbar
lnserción
Puntos gatillo del m. recto del abdomen, a nivel
del ombligo, en el borde lateral del músculo: Apófisis costales deLl-4
Lig. iliolumbar
Calambres abdominales y dolor cólico
Tercio posterior de la cresta ilíaca
Dolor en la pared abdominal ventral sin patrón
fijo
Función
Puntos gatillo en el m. recto del abdomen, por
F1exión lateral del tronco
debajo del ombligo:
Fijación de la duodécima costilla durante la respi-
Dismenorrea ración
Ligamento doloroso que atraviesa la espalda a la
altura del sacro
Inervación
Punto gatillo en el m. piramidal: Ramos ventrales de los nervios espinales Tl2-I3
Entre la sínfisis y el ombligo, cerca de la línea me-
dia Localización de los puntos gatillo
Para hacer más fácil la palpación colocamos al
Órganos internos asoc¡ados paciente sobre el lado contralateral, con una toalla
enrollada colocada debajo de la cintura, de forma
Hígado que se produzca una inclinación lateral de la colum-
Vesícula biliar na vertebral en la región del músculo que hay que
Estómago palpar. El brazo situado en la parte superior se coloca
Páncreas en posición de máxima abducción y la pierna supe-
Bazo rior queda extendida, mientras que la pierna inferior
Duodeno queda ligeramente flexionada. Aumentará así la in-
Yeyrno, íleon clinación lateral deseada.
Colon Para buscar los puntos gatillo palpamos las si-
Riñones guientes regiones del músculo:
F
b
;
f-
D

+
I

Figura 19.88 Figura 19.89

Encontramos los puntos gatillo superficiales en


las regiones laterales del músculo, por debajo de la
duodécima costilla y por encima de la cresta ilíaca.
Los puntos gatillo profundos pueden encontrarse
por encima de la cresta ilíaca, entre las apófisis costa-
les de la cuarta y quinta vértebras lumbares y a la al-
tura de las apófisis costales de la tercera vértebra
lumbar en las regiones mediales del músculo.

F Dolor irradiado
Punto gatillo craneal superficial: a lo largo de la
cresta ilíaca, a veces hasta en la ingle y en la re-
gión inferolateral del abdomen
Punto gatillo caudal superficial: alrededor del tro-
cánter, se extienden en parte hacia la parte lateral
del muslo
Punto gatillo craneal profundo: en la región de la
¡¿ articulación sacroilíaca
¡ Punto caudal profundo: región caudal del glúteo
I
D Fig,ura 19.90
Organos internos asoc¡ados
F Yeyuno, íleon
E
Colon
F
r- En el ángulo por encima de la cresta ilíaca y late- Riñones
Vejiga urinaria
i ralmente al m. erector de la columna
A lo largo de la cresta ilíaca Útero, anexos, próstata
] En el ángulo formado entre la duodécima costilla
y el m. erector de la columna
M. psoasilíaco (Figs. 19.91-1 9.93) Función
Flexión del tronco (débil)
M. ilíaco
Origen lnervación
Fosa ilíaca Ramo ventral de los nervios espinales de Ll

lnserción Localización de los puntos gatillo


Trocánter menor del femur PG 1 Límite lateral del triángulo femoral
PG2 En la fosa ilíaca, a niyel de la EIAS
PG 3 Lateral al m. recto del abdomen y por debarc
Funcién del ombligo, se palpa primero con cuidadc
Flexión de la articulación de la cadera hacia posterior y después hacia medial para
Rotación externa e interna de la articulación de la comprimir el m. psoas mayor contra la co-
cadera lumna vertebral

lnervación Dolor irradiado


N. femoral (L2-3) Principalmente en la región ipsolateral de la CL
siguiendo la columna vertebral hasta la articula-
ción sacroilíaca y hasta la región glútea supero-
M. psoas mayor medial
Ingle y parte anteromedial del muslo
Origen
Apófisis transYersas de Ll-5
Cuerpos vertebrales deTl2-L5 y los discos inter-
vertebrales situados por debajo deTl2

lnserción
Trocánter menor del fémur

Función
Flexión en la articulación de la cadera
Columna
Rotación externa e interna de la articulación de la vertebral
cadera M. psoas marc
Abducción en la articulación de la cadera ' \- M. ilíacc
Ligamento
Extensión y flexión lateral de la CL
," inguinal

Sínfisis

lnervación
Ramos ventrales de los nervios espinales L1-2

M. psoas menor
Origen
Cuerpos vertebrales de T12-L1, con los discos
vertebrales incluidos

Inserción
Figura 19.91
Fascia ilíaca
Figura 19.92 Figura 19.93

Órganos internos asoc¡ados I M. esfínter externo del ano


o Colon
o Riñones Origen
o Vejiga urinaria Esffnter
e IJtero, anexos, próstata

lnserción
Músculos del suelo pélvico Perianal en el tejido conjuntivo subcutáneo, su-
(Figs. 19.94,19.95) perficial yprofundo

r M. obturador interno Función

Origen Cierre del conducto anal (continencia fecal)

o Superficie interna de la membrana obturatriz


o Borde óseo mediocaudal del agujero obturador !nervación
N. pudendo (S2-4)
lnserción
Fosa trocantérea r M. elevador del ano
Origen
Función
o Superfrcie posterior del hueso pubis
o Estabilización de la articulación de la cadera o Arco tendinoso del músculo elevador del ano
o Rotación externa en la articulación de la cadera o Espina isquiática

lnervación lnserción
N. obturador (L5-S2) + Lig. anococcígeo
* Ansiforme hacia el recto
lnserción
t, Lig. anococcígeo
s Hueso cóccix

Función
Fortalecimiento del suelo pélvico

lnervación
Ramos ventrales de los nervios espinales S4-5

Localización de los puntos gatillo


Se pueden encontrar los puntos gatillo mediante
la palpación rectal, vaginal o del suelo pélvico.

Figura 19.94 Dolor irradiado


*, Hueso cóccix
¡, Región caudal del sacro
'; Región del ano
: Región dorsal del muslo (m. obturador interno)

Organos internos asociados


Recto
Vejiga urinaria
Útero, anexos, próstata

M. glúteo mayor (Figs. 19.96,19.97)

Origen
; Superficie externa del ala del ilion, por detrás de
la línea glútea posterior
Figura 19.95 .: Tercio posterior de la cresta ilíaca
::r Fasciatoracolumbar
tii Hueso sacro
Función ;r Lig. sacrotuberoso
*; Fortalecimiento del suelo pélvico ' Hueso cóccix
.i, Mantenimiento de la continencia
lnserción
lnervación , Tuberosidad glútea del femur
Ramos espinales de los nervios espinales S3-4
,"¡ Tracto tibial (se extiende hacia eI cóndilo lateral
de la tibia)

r M. coccígeo
Función
Origen , Extensión en la articulación de Ia cadera
;, Lig. sacroespinal
Rotación externa en la articulación de la cadera

', Espina isquiática


lnervación Organos internos asoc¡ados
N. glúteo inferior (L5-S2) Ninguno

Localización de los puntos gatillo


M. glúteo medio (Figs. 19.98-19.100)
Se consigue una buena palpación de los puntos
gatillo si el paciente se coloca en posición de decúbi-
to lateral, de forma que el lado que hay que palpar Origen
quede situado arriba, y con las piernas ligeramente Superficie externa del hueso ilion (entre la línea
flexionadas. glútea anterior y posterior)

PG 1 Aproximadamente en el extremo superior del


pliegue glúteo, no lejos de la inserción del lnserción
músculo en el sacro Trocánter mayor (dorsolateral)
PG 2 Un poco craneal a la tuberosidad isquiática
PG 3 En el límite mediocaudal del músculo -en el
extremo caudal del pliegue glúteo- palpable Función
con la presa de pinza ,. Abducción en la articulación de la cadera
{: Rotación interna en la articulación de la cadera
Dolor irradiado (porción ventral y lateral)
' Rotación externa en la articulación de la cadera
PG 1 Desde la articulación sacroilíaca, siguiendo el (porción dorsal y medial)
pliegue glúteo en Ia región muscular caudal y Estabilización horizontal de la pelvis en la fase de
en el inicio de la parte posterior del muslo la pierna libre durante la marcha
PG 2 Por todo el músculo, especialmente sobre la
región caudal del sacro, la región lateral situa-
da por debajo de la cresta ilíaca y la región Inervación
glútea caudal: parte del dolor es sentido en N. glúteo superior (L4-S1)
profundidad, como si los glúteos menores do-
lieran. Se produce una pequeña irradiación
del dolor en el cóccix
PG 3 Hueso cóccixyregión muscular mediocaudal

Figura 19.96 Figura 19.97


Fascia toracolumbar

Cresta ilíaca

M. glúteo mayor
M. tensor de la fascia lata
Tracto t¡bial

M. glúteo medio

M. glúteo mayor

'"1
Pc2r M. glúteo medio
PC 1l

Figura 19.98

Localización de los puntos gatillo PG 2 Inmediatamente por debajo de la cresta ilíaca,


aprox. a mitad de su recorrido
Se pueden palpar los puntos gatillo en posición
de decúbito lateral sobre el lado contrario y con las
PG 3 También se encuentra inmediatamente por
debajo de la cresta ilíaca, aunque algo más le-
piernas flexionadas.
jos ventralmente, en la proximidad de la EIAS
PG 1 En la parte posterior del vientre muscular, cer-
ca y por debajo de la cresta ilíaca y en la proxi-
midad de la articulación sacroilíaca

Figura 19.99 Figura 19.100


Dolor irradiado lnserción
PG I El dolor irradia desde la región posterior de la Trocánter mayor (ventral)
cresta ilíaca, a través de la articulación sacroi-
líacay del sacro, hacia toda la región glútea
Función
PG2 La proyección del dolor se extiende por la re-
gión glútea lateral y medial hasta la región Abducción de la articulación de la cadera
posterior lateral y proximal del muslo Rotación interna de la articulación de la cadera
PG 3 El dolor irradia siguiendo la cresta ilíaca y la (porción ventral y lateral)
región lumbar inferior, especialmente en el sa- Estabilización horizontal de la pelvis en la fase de
cro Ia pierna libre durante la marcha

Onganos internos a§0ciad0s !nervación


Ninguno N. glúteo superior (L4-S1)

Localización de los puntos gatillo


&4. g!úteo ffi1enor (Figs. 19.101, 1q.1ü:¿)
Puntos gatillo anteriores: están localizados a nivel
de la EIAS, pero un poco más por debajo de la cresta
Origen ilíaca respecto a los puntos para el m. glúteo medio
Superficie externa del ilion (entre la línea glútea Puntos gatillo posteriores: los encontramos en to-
anterior y la línea posterior) do el músculo, en el borde superior de su origen

!:ii'r:i',r íti ii12


Dolor irradiado M. glúteo Cresta ilíaca
mayor
Puntos gatillo anteriores: el dolor es proyectado M. tensor
de la fascia
hacia la región inferolateral del glúteo, la región late- lata

ral del muslo, la rodilla yla pierna Hueso


PG del m.
glúteo
Puntos gatillo posteriores: por todo el glúteo, es- sacro menor
pecialmente caudal y medial, y continúa en la región M. piriforme
M. glúteo
menor
posterior del muslo, el hueco poplíteo y el tercio pro-
Mm. PC del m.
ximal de lapierna gémrnos piriforme
M. cuadrado
femoral
L¡s.
Órganos internos asociados sacrotuberom M vasto
late ral

Ninguno M. obturador M. ghfteo


interno mayor

M. aductor M. vasto
mayor
intermedio

M. piriforme (Figs. 19.103, 19.104) M. grácil


M. aductor
mayof
M. bícep6
femoral
Origen (cabez¿
corta)
Cara pélvica del hueso sacro, en la región de los
M. bíceps
agujeros sacros 2-4 femoral
(cabeza
larga)

lnserción
Trocánter mayor

Función M. gastrocnemio

a Rotación externa en la articulación de la cadera


a Rotación interna en la articulación de la cadera
Figura 19.103
con la cadera flexionada 90"
* Abducción en la articulación de la cadera con la
caderaflexionada 90o

lnervación
Ramos ventrales de los nervios espinales S1-2

Localización de los puntos gatillo


Para a¡rdarnos a localizar los puntos gatillo uni-
mos el extremo proximal del trocánter mayor con el
punto del sacro que se corresponde con el ilion. El
borde superior del m. piriforme queda situado en es-
ta línea.

PG 1 Si partimos la línea descrita en tercios, debe-


mos buscar este punto gatillo un poco lateral a
lazona de transición entre el tercio medial y el
tercio lateral
PG 2 En el extremo medial de la línea imaginaria
irazada

Dolor irradiado
¡x Articulaciónsacroilíaca Figura 19.104
$ Conjunto de la región glútea M. sartorio (Figs. 19.106,19.107)
. Dos tercios dorsales del muslo

Origen
Órganos internos asociados
Un poco por debajo de la EIAS
§ Vejiga urinaria
la Sigmoide
& Recto
lnserción
.'* Útero, ovarios, anexos, próstata Tuberosidad tibial, borde medial

Función
Músculos del dolor
s Flexión en la articulación de la cadera
de la cadera, del muslo w Abducción en la articulación de la cadera
y de Ia rodilla n¡ Rotación externa en la articulación de la cadera
qr Flexión en la articulación de la rodilla
M. tensor de la fascia lata u¡ Rotación interna en la articulación de la rodilla
(Figura 19.105)
lnervación
Origen N. femoral (L3-4)
Cresta ilíaca, entre el tubérculo ilíaco y la EIAS
(superficie externa)
Localización de los puntos gatillo
PG 1-3 estrin situados en el recorrido del músculo
lnserción de proúmal a distal
A través del tracto tibial en la superficie anterior
del cóndilo lateral de la tibia Dolor irradiado
Región ventral y medial del muslo (en el recorri-
Función do delmúsculo)
t* Abducción de la articulación de la cadera
e Estabilización de la rodilla en extensión

Inervación
N. glúteo superior (L4-5)

Localización de los puntos gatillo


En el borde anterior del músculo, en el tercio pro-
ximal

Dolor irradiado
Articulación de la cadera
' Región anterolateral del muslo, a veces hasta la
rodilla

Órganos internos asociados


Ninguno

Figura 19.105
Cresta ilíaca M. psoas
M. psoas mayor mayor

M. sartorio

PC del m. tensor
M. tensor de M. piriforme
M. piriforme de la fascia lata
la fascia lata Hueso sacro
M- recto Lig. sacroespinoso Lig.
femoral sacroesprnoSo
Lig. sacrotuberoso M. tensor de
M. psoasilíaco Ia fascia lata M. psoasillaco
M. pectíneo M. pectíneo

Tracto PG del m, M. sartorio


ilio¡ihial aductor largo M. aductor largo
PC del m.
PG del m. M. aductor
¡ecto
vasto largo
femoral M. grácil
intermedio

PC del m. M. recto femoral PG del m.


grácil pectíneo

Tracto iliotibial
M. grácil

M. vasto M. aductor M. vasto lateral M. vasto medid


intermedio mayor
o
E
o M. vasto Tendón de
medial inserción del m.
o PC del m. sarto¡io cuádriceps femord
.E M. vasto
§) lateral
M. recto
¿ femoral

PGI del m.
Lig. rotuliano
vasto medial

M. bíceps
femoral
Cabeza
del
peroné

Figura 19.106

Organos internos asoc¡ados Función


Ninguno g Flexión en la articulación de la cadera
ü Aducción de la articulación de la cadera
* Rotación interna de la cadera
M. pectíneo
lnervación
Origen o N. femoral(L2-3)
Línea pectínea del pubis o A veces también n. obturador (L2-3)

lnserción Localización del punto gatillo


Línea pectínea, por debajo del troc¿ínter mayor Distal a la rama superior del hueso pubis (ver Fig.
19.t07)
Figura 19.'107 a-d

Dolor irradiado Ilion, cranealmente al acetábulo


Dolor inguinal profundo inmediatamente por
debajo del lig. inguinal r M. vasto lateral

Órganos internos asociados Origen


Vejiga urinaria Segmento superior de la línea intertrocantérea
Útero, anexos, próstata Trocánter mayor
Labio lateral de la línea áspera
Línea supracondílea lateral
Tabique intermuscular lateral del fémur
M. cuádriceps femoral
(Figs. 19.108-19.1 10)
r M. vasto medial
I M. recto femoral
Origen
Origen Segmento inferior de la línea intertrocantérea
EIAI Labio medial de la línea áspera
lnervación
N. femoral (L3-4)

Localización de los puntos gatillo


Punto gatillo del m. recto femoral: un poco cau-
dal ala EIAI
Punto gatillo del m. vasto medial: lo encontramos
en el borde medial del músculo, el PG 1 está situado
un poco más distal, un poco por encima de la rótula
y el PG 2 justo en el medio del muslo
Punto gatillo del m. vasto intermedio: es difícil
palpar los puntos gatillo, puesto que, debido a su pro-
fundidad, es difícil llevar a cabo una palpación con
los dedos. Los puntos gatillo están situados próximos
al vientre muscular, pero más distales que los puntos
gatillo del m. recto femoral. Se puede acceder a estos
puntos gatillo mediante la palpación proximal del
borde lateral del m. recto femoral y la palpación des-
de aquí hacia la profundidad del muslo
Punto gatillo del m. vasto lateral: debido a su pro-
fundidad en el muslo es muy difícil palpar los puntos
gatillo. Están distribuidos por todo el músculo y sólo
muestran la irradiación típica del dolor cuando se
comprime el músculo sobre el fémur
Figura 19.108 (ver también Fig. 19.106)

Dolor irradiado
Punto gatillo del m. recto femoral:
Línea espiral
Tabique intermuscular medial del fémur Articulación de la rodilla
Alrededor de la rótula
Región medial del muslo
r M. vasto intermedio
Punto gatillo del m. vasto medial: región ventro-
Origen medial de la rodilla (PG 1) y región del muslo (PG 2)
Punto gatillo del m. vasto intermedio: en toda la
Superficie anterior y superficie externa del fémur
región ventral del muslo, con el máximo en el centro
(hasta aprox. un palmo por encima de los cóndilos)
delmuslo
Punto gatillo del m. vasto lateral: región lateral
I M. recto femoral, m. vasto lateral, del muslo yregión de la rodilla
m. vasto medial, m. vasto
intermedio Órganos internos asociados
Ninguno
lnserción
A través del tendón del cuádriceps en la rótula
A través del lig. rotuliano en la tuberosidad de la M. grácil, mm. aductores
tibia largo, corto y mayor

Función r M. grácil (recto interno) (Fig. 19.1 1 1)


Extensión de la articulación de la rodilla
Origen
El m. recto femoral también flexiona la cadera
Rama inferior del hueso pubis (superficie externa)
Figura 19.109 a-c

.19.110
Figura a-e PC del m. vasto lateral
lnserción i:. Próstata
Superficie anterior de la tibia (por debajo del m.
; Vejiga urinaria
sartorio)
r M. aductor Iargo
Función
Origen
s Aducción en la articulación de la cadera
it Flexión en la rodilla e Cuerpo delpubis
u Rotación interna en la rodilla (con la rodilla fle- e Tubérculo púbico (por debajo y en el medio)
xionada)
lnserción
lnervación Labio medial de la línea áspera (dos tercios dista-
N. obturador (L2-3) les)

Localización del punto gatillo Función

En el tercio medio del vientre muscular *. Aducción en la articulación de la cadera


* Rotación interna en la articulación de la cadera

Dolor irradiado
lnervación
Cara interna del muslo
N. obturador (L2-3)

Órganos internos asoc¡ados


+¡ Útero, anexos
r M. aductor corto (Fig. 19.112)
Origen
Rama inferior y cuerpo del pubis

lnserción
Línea áspera (tercio proximal)

Función
Aducción en la articulación de la cadera

lnervación
N. obturador (L2-3)

Localización de los puntos gatillo


Se pueden palpar bien los puntos gatillo ponien-
do los músculos en tensión mediante la flexión y la
abducción de la cadera. Para hacerlo, el paciente está
situado en posición de decúbito supino. Los puntos
gatillo estiin situados en la mitad proximal de los
músculos.

Dolor irradiado
* Ingle
Figura 19.11 1 Región ventromedial del muslo
Región suprarrotuliana Próstata
A lo largo del borde anterior de la tibia Vejiga urinaria

Organos internos asociados


útero, anexos
Próstata
Testículos
Vejiga urinaria

kl. aductor mayor (Fig. 19.1 X 3)


0rigen
Rama del isquion
Rama inferior del pubis
Tuberosidad isquiática

PC del nr
lnserción i':aductor nr,tr ilr

Línea áspera hasta la tuberosidad glútea


Tübérculo aductor del femur

Función
Extensión de la articulación de la cadera
Aducción de la articulación de la cadera
Rotación interna de la articulación de la cadera

!nervación
N. obturador (L2-4)
N. tibial (L4-S3)

Localización cle los puntos gatillo


PG 1 En el medio del músculo, cerca de la inserción
en la línea áspera
PG 2 Cerca del origen, en el isquion y el pubis (ver
Fig. 19.112)

Dolor irradiado
PG 1 Ingle y región ventromedial del muslo, sin lle-
gar alarodilla
PG 2 Hueso pubis, vagina, recto, vejiga urinaria u
\¡ otro tipo de dolor difuso en la pelvis menor
Figura 19.112

Órganos internos asociados


útero, anexo
M. glúteo M. glúteo
mayor medio

M. tensor de M- ilíaco M. psoas mayor


la fascia lata M. sartorio
Cuerpo de L5
M- sartorio M. glúteo medio
PG 2 del m. M- recto femoral M. piriforme
aductor mayor
M. recto femoral M. sacroespinoso
M. piriforme
Mm. géminos M. sacrotuberoso
Mm. ghrteos M. piriforme
Lig. medio y menor M glúteo menor M. pectíneo
sacrotuberoso M. cuádriceps
femoral M aductor largo
M. obturador
M. psoasilíaco M. vasto lateral
interno M. obturador externo
M. vasto lateral
M. bfceps
femoral M. psoasilíaco
(cabeza larga) M. gltiteo mayor M. aductor corto
+m. M. vasto medial
semitendinoso M. vasto íntermedio
M' aductor largo M. aductor mayor
M. bíceps
semimembranoso femoral (cabeza
PG del m.
corta)
aducto¡ corto
M. aductor M. vasto intermed¡o
mayor

Hiato tendinoso M. vasto media¡ M. grácil


M. articular
del aductor
de la rodilla
M. plantar
M. gastrocnemio M. Bastrocnemio
(cabeza medial) (cabeza lateral) M.
semimembranoso
Tracto iliotibial
M
semimembranoso
M. bfceps femoral M. bíceps femoral
PG 1 del m.
aductor mayor M. semitendinoso

M. cuádriceps
femoral

Figura 19.113

M. bíceps femoral, m. semitendinoso, Función


m. semimembranoso q§ Extensión enlaarticulación delacadera
s Flexión en la articulación de la rodilla
r M. bíceps femoral (Fig. 19.114) e Rotación externa de la rodilla

Origen
Inervación
o Tuberosidad isquiática (superficie posterior)
N. tibial y n. peroneo (L4-S3)
r Labio lateral de la línea áspera (tercio medial)

lnserción Localización de los puntos gatillo


En el tercio medio de la parte posterolateral del
| Vértice delacabezadel peroné
muslo encontramos varios puntos gatillo.
o Línea supracondflea lateral del fémur
e Lig. colaterallateral
ó Cóndilo lateral de la tibia
Dolor irradiado Localización de |os puntos gatillo
' Hueco poplíteo (dolor principal) Encontramos varios puntos gatillo en el
, Región proximal posterolateral de la pierna medio de laparte posteromedial del muslo.
, Región posterolateral del muslo, sin llegar hasta el
pliegue glúteo
Dolor irradiado

Órganos internos asoc¡ados


i, Extremo caudal de los glúteos y pliegue ghiteo
(dolor principal)
Ninguno + Región posteromedial del muslo
Mitad medial del hueco popHteo yde la pantorrilla

r M. semitendinoso (Fig. 19.115)


Órganos internos asociados
Origen Ninguno
Tuberosidad isquiática (superficie posterior)

lnserción
Superficie medial de la tibia (por debajo del m.
grácil)

Función
, , Extensión en la articulación de la cadera
,: Flexión en la articulación de la rodilla
'.' Rotación interna en la articulación de la rodilla

lnervación
N. tibial (Ls-S1)

r M. semimembranoso
Origen
Tuberosidad isquiática (superficie posterior)

lnserción
Cóndilo medial de la tibia
, Lig.poplíteo oblicuo
" Fascia del m. poplíteo

Función
Extensión en la articulación de la cadera
Flexión en la articulación de la rodilla
Rotación interna en la articulación de la rodilla

lnervación
N. tibial (Ls-S1)
M. glúteo mayor Cresta illaca M. glúteo
Cresta illaca
mayor
M. tensor de M. tensor de
la fasicia lata la fascia lata

M.
Hueso sacro ,- HUeSO
q¡UrcO
"menor sac¡o
M. M. glúteo menor
M. piriforme

Mm. gém¡no6

M. cuadrado femo