Está en la página 1de 46

1.

Introducción

El autismo es un trastorno caracterizado por la alteración social, verbal y no


verbal. Es un trastorno psicológico que se caracteriza por una intensa
concentración de una persona en su propio mundo interior y la progresiva pérdida
del contacto con la realidad

La palabra Autismo en su historia fue utilizada por primera vez en 1943. Hablando
de Autismo dentro de este mismo se encuentra una gama de diferentes
padecimientos como son el Síndrome de Asperger y el Síndrome de Tourette.

Los cuales son trastornos que tienen un conjunto de problemas mentales o


conductas diferentes a las de un niño relativamente normal. Es un trastorno que
aparece en los primeros 18 meses a los 3 años de vida de un niño y afecta el
desarrollo cerebral normal de las habilidades sociales y de comunicación.

Hay muchas hipótesis sobre la causa de este síndrome pero aun los expertos no
coinciden en una sola causa. Pero si existen características que todos los
afectados tienen. Como sus habilidades de interacción comparadas con la de una
persona normal son muy distintas. En algunos casos estos pueden presentar un
aislamiento social y no manifiestan ningún interés por relacionarse con los demás
y si lo intentan es de formas muy extrañas.

Estas personas siguen desarrollándose a lo largo de toda su vida y las


características que los definen no cambian en la vida adulta y la vida de sus
familias va estar influida por las condiciones que esta les presta para hacer
posible sus interacciones y que se puedan adaptar de la mejor manera posible al
entorno social y que maximicen sus oportunidades de aprendizaje y desarrollo
personal.

El propósito de este estudio es informar a los estudiantes sobre los trastornos del
espectro autista y tratar de concientizar a la población estudiantil acerca de estos y
para enseñarles que no deben discriminar a aquellos que lo padecen.

Síndrome de Asperger y Tourette. 1


2. Problema de Investigación

¿Cómo se describen los trastornos pertenecientes al espectro Autista, como el


Síndrome de Asperger y el Síndrome de Tourette?

Síndrome de Asperger y Tourette. 2


3. Objetivos

3.1. Objetivo General

 Describir los trastornos del autismo que se descubren en la infancia.

3.2. Objetivos Específicos

 Explicar cómo se desarrolla el Síndrome de Asperger y el Síndrome de


Tourette.

 Comparar las afectaciones del Síndrome de Asperger y Tourette en la vida


de los niños que la padecen.

 Analizar su desarrollo en su entorno Social y Familiar.

Síndrome de Asperger y Tourette. 3


4. Justificación

Esta investigación pretende informar sobre el Autismo y los diferentes trastornos


que este padecimiento conlleva a lo largo de su desarrollo en la etapa infantil. Por
lo cual se describirá el padecimiento, su cuadro clínico, los síntomas y
afectaciones que los trastornos conllevan tanto en la persona afectada como en
los que lo rodean.

Tratar de romper con ciertos mitos y dudas sobre este tema de investigación
(Síndrome de Asperger y Tourette) y alcanzar a conocer e inculcar conocimientos
acerca de las personas que padecen de este síndrome.

Se van a abarcar temas de interés a conocer la forma de vida que tienen este tipo
de personas, el periodo de tiempo desde el descubrimiento de este síndrome,
alteraciones sociales, discriminación, etc. ya que no es un tema muy justificado ni
demandado, aprovecharemos la idea de hablar acerca de este tema.

Y por medio de este trabajo también crear conciencia a los demás e instarlos a no
discriminar a este tipo de personas que padecen esta condición especial.

Síndrome de Asperger y Tourette. 4


5. Antecedentes

Nuestro estudio en el centro escolar no posee ningún trabajo que sea sobre el
mismo tema o se le relacione por lo que es el primero en su rama.

Por otro lado a nivel de indagación nos dimos cuenta que en la UNAN-MANAGUA
se encontraron dos estudios monográficos relacionados con el tema los cuales
eran: Estudio de las “Técnicas Psicoterapéuticas” realizado por las Br. Francisca
Zambrana y la Br. María Taleno en el año 2008. El otro Estudio era enfocado a la
“Utilidad Psicológica y aplicabilidad de algunas terapias alternativas como
herramientas de tratamiento con personas con capacidades especiales en Centro
Pedagógico “Los Pipitos” en el 2007.

A nivel internacional se han hecho muchos estudios comenzando por el Manual


Diagnostico y Estadístico de los Trastornos Mentales hecho por la Asociación
Estadounidense de Psiquiatría en 1978. Así como también muchas organizaciones
que se han encargado de seguir estudiando atraves de los años estos trastornos
como la Asociación del Síndrome de Tourette, Asociación Sevillana de Asperger,
El Instituto Nacional De Salud de los Estados Unidos y así como estas un sin
número más de instituciones.

Síndrome de Asperger y Tourette. 5


6. Marco Teórico

6.1. El Autismo

El autismo (del griego auto- αὐ τός “que actúa sobre sí mismo o por sí mismo” e
ismos proceso patológico’) es un trastorno del neuro desarrollo caracterizado por
alteración de la interacción social, la comunicación verbal y no verbal y el
comportamiento restringido y repetitivo. Los padres generalmente notan signos en
los dos primeros años de vida de su hijo. Estos generalmente se desarrollan
gradualmente, pero algunos niños con autismo alcanzan sus hitos del desarrollo a
un ritmo normal y luego sufren regresión.

La palabra autismo fue utilizada por primera vez en 1912 por el psiquiatra suizo
Eugene Bleuler, en un artículo publicado en el American Journal of Insanity.

La clasificación médica del autismo no ocurrió hasta 1943, cuando el Dr. Leo
Kanner, del Hospital Johns Hopkins, estudió a un grupo de once niños e introdujo
la caracterización autismo infantil temprano. Al mismo tiempo un científico
austríaco, el Dr. Hans Asperger, utilizó coincidentemente el término psicopatía
autista en niños que exhibían características similares. El trabajo del Dr. Asperger,
sin embargo, no fue reconocido hasta 1981 (por medio de Lorna Wing), debido
principalmente a que fue escrito en alemán.

Las interpretaciones del comportamiento de los grupos observados por Kanner y


Asperger fueron distintas. Kanner reportó que tres de los once niños no hablaban
y los demás no utilizaban las capacidades lingüísticas que poseían.

También notó un comportamiento auto-estimulatorio y "extraños" movimientos en


aquellos niños. Por su lado, Asperger notó, más bien, sus intereses intensos e
inusuales, su repetitividad de rutinas y su apego a ciertos objetos, lo cual era muy
diferente al autismo de alto rendimiento, ya que en el experimento de Asperger

Síndrome de Asperger y Tourette. 6


todos hablaban. Indicó que algunos de estos niños hablaban como "pequeños
profesores" acerca de su área de interés, y propuso la teoría de que para tener
éxito en las ciencias y el arte uno debía tener cierto nivel de autismo. (Cohen,
2010)

Aunque tanto Hans Asperger como Leo Kanner posiblemente observaron la


misma condición, sus diferentes interpretaciones llevaron a la formulación del
síndrome de Asperger (término utilizado por Lorna Wing en una publicación en
1981), lo que lo diferenciaba al autismo de Kanner.

El autismo es altamente heredable, pero la causa incluye tanto factores


ambientales como susceptibilidad genética. En casos raros, el autismo está
fuertemente asociado con agentes que causan defectos de nacimiento.

Las controversias rodean a las otras causas ambientales propuestas; por ejemplo,
las hipótesis de vacuna son biológicamente implausibles y han sido refutadas por
estudios científicos. Las causas del autismo se desconocen en una generalidad de
los casos, pero muchos investigadores creen que es el resultado de algún factor
ambiental que interactúa con una susceptibilidad genética.

La evidencia científica sugiere que en la mayoría de los casos el autismo es un


desorden heredable. De hecho, es uno de los desórdenes neurológicos con mayor
influencia genética que existen. Es tan heredable como la personalidad o el
cociente intelectual. (Service., 2011)

Los estudios en gemelos idénticos han encontrado que si uno de los gemelos es
autista, la probabilidad de que el otro también lo sea es de un 60 %, pero de
alrededor de 92 % si se considera un espectro más amplio. Incluso hay un estudio
que encontró una concordancia de 95,7 % en gemelos idénticos. La probabilidad
en el caso de mellizos o hermanos que no son gemelos es de un 2 a 4 % para el
autismo clásico y de un 10 a 20 % para un espectro amplio. No se han encontrado
diferencias significativas entre los resultados de estudios de mellizos y los de
hermanos. Sin embargo, no se ha demostrado que las diferencias genéticas

Síndrome de Asperger y Tourette. 7


observadas, aunque resultan en una neurología atípica y un comportamiento
considerado anormal, sean el origen patológico.

Se han encontrado dos genes relacionados con el autismo que también están
relacionados con la epilepsia, el SNC1A causante del síndrome de Dravet y el
PCDH19 que provoca el síndrome EFMR también llamado Juberg Hellman.
También se han encontrado depleciones de pérdida de PCDH 10 que han sido
relacionadas directamente con trastornos del espectro autista "Autism Spectrum
Disorders" (ASD).

Recientemente se ha descubierto otro gen más implicado en el desarrollo del


autismo y la asociación entre la epilepsia y el autismo, ya se conocen dos genes,
en 2001 se encontró el SNC1A, en 2009 se descubrió la relación con el PCDH19 y
en abril de 2011 se ha encontrado el SYN1 en una familia canadiense.

Otras investigaciones han descubierto que la hormona oxitocina podría jugar papel
relevante en la aparición del autismo. En el cerebro, la hormona oxitocina parece
estar involucrada en el reconocimiento y establecimiento de relaciones sociales y
podría estar involucrada en la formación de relaciones de confianza y generosidad

Otros estudios sugieren que las personas autistas tienen diferencias en la


producción de serotonina y otros neurotransmisores en el cerebro.

Los estudios de personas autistas han encontrado diferencias en algunas regiones


del cerebro, incluyendo el cerebelo, la amígdala, el hipocampo, el septo y los
cuerpos mamilares. En particular, la amígdala e hipocampo parecen estar
densamente poblados de neuronas, las cuales son más pequeñas de lo normal y
tienen fibras nerviosas subdesarrolladas. Estas últimas pueden interferir con las
señales nerviosas.

Otra de las características encontradas es que el niño diagnosticado con autismo


puede presentar un subdesarrollo de "las neuronas espejo", incluso algunos
expertos afirman que carecen de ella, dicha ausencia o subdesarrollo provoca un
descenso metabólico y funcional en el lóbulo frontal, provocando un descenso

Síndrome de Asperger y Tourette. 8


estructural particularmente en la zona donde se halla "la teoría de la mente".
(Cohen, 2010)

También se ha encontrado que el cerebro de un autista es más grande y pesado


que el cerebro promedio. Estas diferencias sugieren que el autismo resulta de un
desarrollo atípico del cerebro durante el desarrollo fetal, y habiendo diversos
cambios también en el cerebelo, en concreto en la vermis número. Sin embargo,
cabe notar que muchos de estos estudios no se han duplicado y no explican una
generalidad de los casos.

A pesar de que los estudios de gemelos indican que el autismo es sumamente


heredable, parecen también indicar que el nivel de funcionamiento de las personas
autistas puede ser afectado por algún factor ambiental, al menos en una porción
de los casos.

Una posibilidad es que muchas personas diagnosticadas con autismo en realidad


padecen de una condición desconocida parecida al autismo causada por factores
ambientales, o sea, una fenocopia. De hecho, algunos investigadores han
postulado que no existe el "autismo" en sí, sino una gran cantidad de condiciones
desconocidas que se manifiestan de una manera similar.

De todas formas, se han propuesto varios factores ambientales que podrían


afectar el desarrollo de una persona genéticamente predispuesta al autismo:

El Debate de las vacunas.

Factores Obstétricos.

Estrés.

Ácido Fólico.

Crianza.

6.1.1. Cuadro Clínico

Síndrome de Asperger y Tourette. 9


Los criterios de diagnóstico requieren que los síntomas se hagan evidentes en la
primera infancia, típicamente antes de los tres años. El autismo afecta el
procesamiento de información en el cerebro alterando cómo las células nerviosas
y sus sinapsis se conectan y organizan; cómo ocurre esto, no está bien
esclarecido.

Es uno de los tres trastornos del espectro autista (TEA); los otros dos son el
síndrome de Asperger, que carece de retrasos en el desarrollo cognitivo y del
lenguaje, y el trastorno generalizado del desarrollo no especificado (TGD-NE), que
se diagnostica cuando no se cumplen la totalidad de los criterios para el autismo o
el síndrome de Asperger.

Las intervenciones tempranas de conducta, cognición y habla pueden ayudar a los


niños con autismo a ganar habilidades de autocuidado, sociales y comunicativas.
A pesar de que no existe una cura conocida, existen casos de niños que se han
recuperado. No hay muchos niños autistas que vivan de forma independiente
después de alcanzar la edad adulta, aunque algunos llegan a tener éxito. Se ha
desarrollado una cultura autista, en la que algunos individuos buscan una cura y
otros creen que el autismo debería aceptarse como una diferencia y no tratarse
como un trastorno. (Cohen, 2010)

Alrededor del 75% de los pacientes diagnosticados de autismo presentan algún


grado de retraso mental. Se da la circunstancia de que a medida que aumenta el
grado de retraso mental, aumenta también la prevalencia del autismo. Puede
decirse que resulta difícil establecer los límites entre el autismo y el retraso mental
en aquellos casos en los que la deficiencia mental es muy severa. No obstante,
uno de los problemas de esta determinación es que se basa en una medición del
cociente intelectual (CI) que no es factible ni fiable en ciertas circunstancias.

También se ha propuesto que puede haber individuos sumamente autistas que sin
embargo son muy inteligentes y por lo tanto, capaces de eludir un diagnóstico de
autismo. Esto hace que sea imposible hacer una determinación exacta y
generalizada acerca de las características cognitivas del fenotipo autista. Sin
embargo, se sabe que los niños superdotados tienen características que se

Síndrome de Asperger y Tourette. 10


asemejan a las del autismo, tales como la introversión y la propensión a las
alergias.

Se ha documentado también el hecho de que los niños autistas, en promedio,


tienen una cantidad desproporcionada de familiares cercanos que son ingenieros
o científicos. Todo esto se suma a la especulación controvertida de que figuras
históricas como Albert Einstein e Isaac Newton, al igual que figuras
contemporáneas como Bill Gates, tengan posiblemente síndrome de Asperger.
Observaciones de esta naturaleza han llevado a la escritora autista Temple
Grandin, entre otros, a especular que ser genio en sí "puede ser una
anormalidad".

Hay quienes proponen que el fenotipo autista es independiente de la inteligencia.


Es decir, se pueden encontrar autistas con cualquier nivel de inteligencia. Aquellos
con inteligencia por debajo de lo normal serían los que tienden a ser
diagnosticados. Aquellos con inteligencia normal o superior serían los que ganan
notoriedad, según este punto de vista.

Rimland (1978) encontró que el 10% de los autistas tienen "talentos


extraordinarios" en campos específicos (comparado con un 0,5% de la población
general). Brown y Pilvang (2000) han propuesto el concepto del "niño que esconde
conocimiento" y han demostrado por medio de cambios en las pruebas de
inteligencia que los niños autistas tienen un potencial que se esconde detrás de su
comportamiento.41 Argumentan también que la falta de optimismo que promueve
gran parte de la literatura científica sobre el tema puede empeorar la situación del
individuo autista. Dawson (2005), una investigadora autista, ha realizado
comparaciones cognitivas entre individuos autistas y no autistas; encontró que su
rendimiento relativo en las pruebas de Wechsler y RPM es inversos. Un estudio de
la Universidad Estatal de Ohio encontró que los autistas tienen mejor rendimiento
en pruebas de memoria falsa. Happe (2001) hizo pruebas a hermanos y padres de
niños autistas y propuso que el autismo puede incluir un "estilo cognitivo"
(coherencia central débil) que confiere ventajas en el procesamiento de
información.

Síndrome de Asperger y Tourette. 11


En la actualidad la neuropsicología clínica está llevando a cabo terapias cognitivas
y evaluaciones e investigaciones sobre la implicación del lóbulo frontal en el
autismo, planteando unas posibilidades terapéuticas muy interesantes. Por tanto,
el tratamiento neuropsicológico se plantea como necesario, siempre y cuando se
pueda obtener efectividad.

Un criterio común para la distinción entre autismo de alto y de bajo funcionamiento


es un cociente intelectual de más de 70-80 para aquellos que se dice que son de
alto funcionamiento, y de menos de 70-80 para aquellos que se dice que son de
bajo funcionamiento. (Service., 2011)

Este criterio tiene varios problemas:

Se cree que las pruebas de cociente intelectual son inadecuadas para medir la
inteligencia de una persona autista, ya que están diseñadas para personas típicas.
Es decir, estas pruebas asumen que existe interés, entendimiento, conocimientos
lingüísticos, motivación, habilidad motriz, etc. Se conocen casos de personas
autistas cuyo cociente intelectual cambia drásticamente dentro de un periodo
relativamente corto, lo cual probablemente no indica un cambio real en el nivel de
inteligencia.

La percepción de "bajo funcionamiento" por lo general se refiere a carencia de


habla, incapacidad para cuidarse de sí mismo, falta de interacción social, etc. Esto
no siempre coincide con el criterio del cociente intelectual. Existen personas
autistas que carecen de habla (aunque se pueden comunicar por escrito) con un
cociente intelectual alto. Por otro lado, autistas con un cociente intelectual bajo
podrían poseer la capacidad del habla.

Los autistas varían extremadamente en sus capacidades. Una misma persona


puede mostrar características de "alto funcionamiento" y otras de "bajo
funcionamiento." Por lo tanto estas etiquetas son uní-dimensionales y su
descriptividad deficiente.

Las personas autistas que son de "bajo funcionamiento" en algún área pueden
desarrollarse y volverse de "alto funcionamiento" en esa misma área. Alguien

Síndrome de Asperger y Tourette. 12


diagnosticado autista puede volverse indistinguible de alguien diagnosticado con
Síndrome de Asperger. (Cohen, 2010)

6.2. Síntomas

Los síntomas son la falta de interacción social (muestran dificultad para


relacionarse con otros niños de la misma edad, poco o nulo contacto visual, evitan
el contacto físico, no responden al ser llamados por su nombre, no tienen lenguaje
y si lo tienen presenta alteraciones), las estereotipias (movimientos repetitivos),
poca tolerancia a la frustración, risas o llantos sin motivo aparente, presentan
hiperactividad o son muy pasivos, no hay juego simbólico, carecen de juego
creativo. La mayoría de estos síntomas pueden aparecer al año y medio de edad,
comenzando con retrocesos en el desarrollo del niño.

Una característica que se reporta comúnmente, pero que no es necesaria para un


diagnóstico, es la de déficits sensoriales o hipersensibilidad sensorial. Por
ejemplo, a una persona autista puede molestarle un ruido que para una persona
no autista pasa inadvertido. En muchos casos la molestia puede ser extrema,
hasta el punto de llevar a comportamientos violentos. Por otro lado, un autista
puede tener una gran tolerancia al dolor. Algunos aseguran que no se percatan del
hambre o de otras necesidades biológicas.

En algunos casos (no se conocen cifras exactas), puede haber un comportamiento


auto-dañino, por ejemplo, el de golpearse la cabeza contra una pared. Otros
comportamientos típicamente descritos son los de dar vueltas constantemente y
aletear con las manos.

Otros desórdenes, incluyendo el síndrome de Tourette, impedimentos en el


aprendizaje y el trastorno de déficit de atención, a menudo concurren con el
autismo. Debido a razones aún desconocidas, alrededor del 20% al 30% de las
personas con autismo también tienen ataques epilépticos durante la adolescencia.
En un estudio retrospectivo de 2008, se encontró una prevalencia de enfermedad
celíaca tres veces superior entre niños autistas en comparación con la población

Síndrome de Asperger y Tourette. 13


pediátrica general, por lo que los investigadores sugirieron que todos los niños con
trastornos del espectro autista deberían ser evaluados en busca de una
enfermedad celíaca subyacente, independientemente de la presencia o no de
problemas gastrointestinales.

Algunos autistas consideran que el autismo les da ciertas ventajas. Éste es el caso
del Premio Nobel de Economía Vernon Smith, quien dice que el autismo es una
"ventaja selectiva", ya que le proporciona la habilidad para hiperconcentrarse (una
habilidad también apuntada por personas con TDAH).

La creencia común de que los autistas no tienen sentimientos no tiene una base
real. De hecho los autistas parecen ser bastante sensibles en muchos sentidos. La
dificultad se presenta en la expresión de los sentimientos, que se interpreta como
una falta de los mismos.

Los autistas suelen referirse a sus características obsesivas como


"perseverancias", y en algunos casos las consideran ventajosas. Algunos autistas
cambian sus "perseverancias" con regularidad y otros tienen una sola
"perseverancia" principal de por vida.

Entre algunas características de las ya mencionadas los niños autistas poseen


lenguaje nulo, limitado o lo tenía y dejó de hablar, repiten lo mismo que oyen
(frases o palabras). En algunas ocasiones parece sordo, tienen una gran obsesión
por los objetos, por ejemplo, le gusta traer en la mano un montón de legos sin
razón alguna, no poseen interés por juguetes, evitan algún contacto físico o de
contacto visual, caminan en puntitas, se aíslan, aleteo en las manos, son
hiperactivos, no responde cuando se les llama, son hipersensibles a los sonidos,
se enojan mucho y tienen rabietas sin razón alguna, giran o se mecen, no pueden
estar quietos en un solo lugar. (Cohen, 2010)

6.2.1. Diagnóstico Diferencial

Síndrome de Asperger y Tourette. 14


El autismo infantil produce alteraciones intelectuales que a menudo son muy
difíciles de diferenciar del retraso mental. Sus principales características son:

• Ausencia de interacción social

• Alteraciones profundas en el lenguaje, no acorde con las capacidades


intelectuales

• Insistencia en comportamientos estereotipados

• Aparece antes de los 30 meses de edad

• Resistencia al cambio

• Incapacidad para anticipar el peligro

Su cociente intelectual suele ser bajo, correlacionándose en forma directa con los
defectos lingüísticos. En pruebas psicométricas, el perfil de inteligencia del niño
autista (al contrario del menor con retraso mental) con frecuencia muestra:

• Disociación entre los CI verbal y no verbal, con una superioridad por parte
de las habilidades no verbales

• El desarrollo del lenguaje no sigue las etapas normales

• Regresiones espontáneas en el proceso de desarrollo comunicativo

• Disociaciones claras entre la forma y el contenido del lenguaje y su uso en


forma inapropiada

Los menores que padecen retraso mental suelen exhibir un retraso en el


desarrollo lingüístico, pero siguen las mismas etapas del niño normal. El autismo
infantil y el retraso mental llegan a estar relacionados y, de hecho, se ha
considerado que aproximadamente tres cuartas partes de niños autistas funcionan
como adultos con retraso mental. (Cohen, 2010)

6.3. Tipos de Autismo


6.3.1. Síndrome de Asperger

Síndrome de Asperger y Tourette. 15


El síndrome de Asperger es un trastorno generalizado del desarrollo, por lo que se
caracteriza por la presencia de un conjunto de síntomas relacionados, más que
por la de un único síntoma aislado. Entre sus características habituales se
encuentra la presencia de un deterioro cualitativo en la interacción social, así
como de patrones estereotipados y restringidos de comportamientos, actividades e
intereses. No se observa un retraso clínicamente significativo en el desarrollo
cognitivo, y tampoco se producen retrasos en la adquisición del lenguaje.

También resulta habitual la presencia de preocupaciones intensas acerca de algún


tema concreto, verborrea unidireccional, una restricción de la prosodia o cierto
grado de torpeza física, pero estos síntomas no son requisitos indispensables para
que pueda realizarse el diagnóstico.

El síndrome de Asperger se manifiesta de diferente forma en cada individuo pero


todos tienen en común las dificultades para la interacción social, alteraciones de
los patrones de comunicación verbal y no-verbal, intereses restringidos,
inflexibilidad cognitiva y comportamental, dificultades para la abstracción de
conceptos, coherencia central débil en beneficio del procesamiento de los detalles,
interpretación literal del lenguaje, dificultades en las funciones ejecutivas y de
planificación, la interpretación de los sentimientos y emociones ajenos y propios.
(Montero., 2013)

Principales características:

Interacción social y afectividad:

Egocentrismo inusual, con muy poca preocupación por los demás y falta la
conciencia del punto de vista de los otros.

Falta de empatía y poca sensibilidad hacia los demás.

No sabe demostrar cuándo le interesa una persona.

Relaciones sociales muy limitadas, en los niños o adolescentes torpe interacción


con sus compañeros.

Ingenuidad y credulidad.

Síndrome de Asperger y Tourette. 16


Intereses restringidos y repetitivos:

Intereses e inquietudes muy acotados o circunscriptos que persigue


obsesivamente pero en soledad, como por ejemplo, la recolección de datos o
cifras obsesivamente sin ningún valor práctico o social.

El individuo con SA se convierte en un excéntrico cuya vida se caracteriza por una


rutina rígida, sistemática y cuyo mundo se podría reducir, por ejemplo, a los
horarios de los trenes o la colección de sellos.

Lenguaje y discurso:

Lenguaje formal, pomposo o pedante, con dificultades para captar un significado


que no sea literal.

Problemas de comunicación con los demás, poca preocupación por la respuesta


del otro,

Falta de comunicación no verbal, impasividad, evitar mirar a los ojos del


interlocutor.

Hablar con una voz extraña, monótona o de volumen no usual.

Falta de conocimiento de los límites y de las normas sociales.

Actos ritualizados:

Rutinas y rituales muy poco usuales que no soportan el menor cambio pues esto
genera inmediatamente una ansiedad insoportable.

Cualquier desarrollo de un interés, a diferencia del resto de la población, se


disfruta exclusivamente en soledad. El síndrome puede llegar a distorsionar de tal
manera las relaciones sociales de la persona con SA y sus compañeros o familia
que éstos pueden sentirse enfurecidos por estar frente a una persona insensible,
centrada en sí misma y con una rigidez inflexible. (Cohen, 2010)

6.4. Cuadro Clínico

Síndrome de Asperger y Tourette. 17


Los criterios estándar de diagnóstico requieren la presencia de un deterioro en la
interacción social y patrones repetitivos y estereotipados de comportamiento,
actividades e intereses, sin retraso significativo en el lenguaje o el desarrollo
cognitivo. A diferencia de la norma internacional, los criterios de los Estados
Unidos también requieren de un deterioro significativo en el funcionamiento del día
a día. Otros conjuntos de criterios diagnósticos han sido propuestos por Szatmari y
por Gilbert y Gilbert.

Lo más habitual es que el diagnóstico tenga lugar entre los cuatro y los once años.
Una evaluación completa incluye un equipo multidisciplinario, que observa a través
de múltiples ajustes, e incluye la evaluación neurológica y genética, así como
pruebas para la cognición, la función psicomotriz, las fortalezas y debilidades
verbales y no verbales, el estilo de aprendizaje y las habilidades para la vida
independiente. Los criterios de referencia a la hora de diagnosticar un trastorno del
espectro autista combinan el juicio clínico con las pruebas ADI-R (Entrevista para
el Diagnóstico del Autismo Revisada),una entrevista semiestructurada dirigida a
los padres; y ADOS (Escala de Observación para el Diagnóstico del Autismo),una
conversación y entrevista con el niño basada en el juego.

Los diagnósticos erróneos o tardíos pueden ser muy perjudiciales para los
pacientes y sus familias, y un diagnóstico inadecuado podría conducir a la
prescripción de ciertos medicamentos que podrían empeorar los síntomas
comportamentales. Por ejemplo, muchos niños con SA son inicialmente
diagnosticados de forma errónea con Trastorno por déficit de atención con
hiperactividad (TDAH).

Debido a que los criterios diagnósticos están diseñados para niños, y a que los
síntomas del SA van variando con la edad, el diagnóstico en adultos presenta
mayores dificultades. El diagnóstico en adultos requiere un examen clínico
minucioso y una meticulosa revisión de la historia médica, a partir de los datos
obtenidos tanto del paciente como de sus allegados, y centrándose en las
conductas de la infancia. El diagnóstico diferencial debe descartar otros trastornos
del espectro autista, trastornos del espectro esquizofrénico, TDAH, trastorno

Síndrome de Asperger y Tourette. 18


obsesivo-compulsivo, trastorno depresivo mayor, trastorno semántico pragmático,
trastorno del aprendizaje no verbal, síndrome de Tourette, trastorno de
movimientos estereotipados y trastorno bipolar. En casos límite puede haber
problemas de infra diagnóstico o sobre diagnóstico, y el coste y la dificultad de la
detección y la evaluación puede retrasar el diagnóstico. En cambio, la creciente
popularidad de los tratamientos farmacológicos y el aumento de los beneficios
asociados han conducido a que se puedan producir casos de sobre diagnóstico de
trastornos del espectro autista. Existen indicadores que sugieren que el SA se ha
diagnosticado de manera más frecuente en los últimos años, en parte en aquellos
casos de diagnósticos residuales de niños de inteligencia normal que no padecen
autismo pero presentan dificultades sociales. Se ha señalado que el 2006 ha sido
el año en que más ha aumentado el diagnóstico psiquiátrico entre los niños de
Silicón Valley, y también podría existir cierta tendencia entre los adultos a auto
diagnosticarse con el síndrome.

Han surgido dudas respecto de la validez externa de los diagnósticos de SA, y


sobre si existen beneficios prácticos en distinguir el SA del autismo de alto
funcionamiento (AAF) o de otros trastornos generalizados del desarrollo no
especificados. De este modo, un mismo niño podría recibir un diagnóstico
diferente dependiendo de las herramientas de detección utilizadas. El debate
acerca de la distinción entre el SA y el AAF se debe en parte a un problema
tautológico: los trastornos se definen en función de la severidad del deterioro, por
lo que se espera que los estudios confirmen la existencia de estas diferencias en
función de la severidad.

El Cociente de Espectro Autista, publicado en 2001 por Simón Barón-Cohen, es


una herramienta de diagnóstico en forma de cuestionario que ayuda a determinar
el grado en que un adulto presenta los rasgos típicamente asociados al Espectro
Autista. En el caso de arrojar bajas puntuaciones, puede contemplarse la
posibilidad de descartar el SA. (Montero., 2013)

6.5. Síntomas

Síndrome de Asperger y Tourette. 19


Las personas con síndrome de Asperger suelen mostrar conductas, intereses y
actividades restringidas y repetitivas, en ocasiones de forma anormalmente
intensa o focalizada. Pueden verse atrapados en rutinas inflexibles, realizar
movimientos repetitivos o estereotipados, o mostrar una gran preocupación o
interés por determinados componentes de algunos objetos.

Una de las características más llamativas del SA es la fijación por determinadas


áreas de interés específicas y muy concretas. Por ejemplo, pueden recopilar
grandes cantidades de información sobre un tema relativamente concreto, como
los datos meteorológicos o los nombres de más interés. (Montero., 2013)

Así, un niño puede presentar estrellas, sin que exista necesariamente una
auténtica comprensión global del interés en memorizar números de serie de
modelos de cámaras fotográficas sin que exista en él un interés por la fotografía.
Este comportamiento suele manifestarse en la edad escolar, normalmente a los 5
o 6 años según estudios realizados en Estados Unidos.

Aunque estos intereses pueden variar, suelen hacerse más inusuales y


centralizados con el tiempo, de forma que a menudo pueden llegar a dominar las
interacciones sociales hasta el punto de que la familia cercana del niño acabe
involucrándose en ellos. Dado que resulta frecuente que los niños desarrollen
algún tipo de interés sobre un tema muy concreto, es posible que estos síntomas
sean pasados por alto.

Las conductas motrices estereotipadas y repetitivas son una parte esencial del
diagnóstico de SA y otros trastornos del espectro autista. Aquí se incluyen desde
algunos movimientos con las manos, como aleteos o giros, hasta movimientos
complejos que involucran a todo el cuerpo.

Estos movimientos suelen parecer más voluntarios o ritualizados que los tics, que
por lo general son más rápidos, menos rítmicos, y a menudo, menos simétricos.

De acuerdo con la prueba diagnóstica denominada «Evaluador de Asperger en


Adultos» (Adult Asperger Assessment), resulta habitual en los adultos con SA una

Síndrome de Asperger y Tourette. 20


falta de interés en la ficción, hallándose una mayor preferencia por los aspectos de
la realidad. (Cohen, 2010)

6.6. Tratamiento

El tratamiento del síndrome de Asperger está orientado al manejo de la


sintomatología estresante, así como a la enseñanza de las habilidades sociales,
comunicativas y profesionales apropiadas para la edad que no han sido adquiridas
de forma natural durante el desarrollo, a través de una intervención ajustada a las
necesidades concretas de cada caso, establecidas a partir de una evaluación
multidisciplinar. Aunque se han hecho progresos, no abundan los datos que
apoyen la eficacia de alguna intervención en concreto.

No existe un fármaco que trate directamente los síntomas del SA. Aunque las
investigaciones al respecto de la eficacia del tratamiento farmacológico del SA son
escasas, es de gran importancia diagnosticar y tratar la comorbilidad asociada.
Los problemas a la hora de identificar las emociones propias, o al interpretar los
efectos de la conducta propia en los demás, pueden hacer que a las personas con
SA les resulte difícil entender por qué puede ser necesario someterse a un
tratamiento de tipo farmacológico.

La medicación puede resultar efectiva, en combinación con intervenciones


ambientales y comportamentales, a la hora de tratar síntomas concomitantes con
el SA, como el trastorno de ansiedad, el trastorno depresivo mayor, la falta de
atención o la agresividad. Los antipsicóticos atípicos, como la risperidona o la
olanzapina, han demostrado ser eficaces reduciendo la sintomatología asociada al
SA; la risperidona puede reducir las conductas repetitivas o auto líticas, así como
los accesos de agresividad e impulsividad, y puede suponer una mejora en los
patrones de comportamiento y relaciones sociales. Los inhibidores selectivos de la
recaptación de serotonina (ISRS), como la fluoxetina, la fluvoxamina y la sertralina
se han mostrado eficaces para el tratamiento de los comportamientos e intereses
repetitivos y restringidos.

Síndrome de Asperger y Tourette. 21


Se debe tener cuidado con el uso de fármacos, ya que los efectos secundarios
pueden ser más frecuentes y más difíciles de detectar en los casos de SA. Se ha
señalado la posibilidad de desarrollar anormalidades en el metabolismo o en el
sistema de conducción eléctrica del corazón, así como un incremento en el riesgo
de desarrollar diabetes mellitus tipo 2 con este tipo de medicaciones, así como
severos efectos secundarios de tipo neurológico a largo plazo. Los ISRS pueden
provocar manifestaciones de activación conductual como impulsividad, agresividad
y trastornos del sueño. La risperidona puede provocar aumento de peso y fatiga,
así como un aumento del riesgo de aparición de sintomatología extra piramidal,
como inquietud y distonías, así como un incremento en los niveles de prolactina.
La sedación y el aumento de peso son más comunes con la olanzapina, que
también se ha asociado a la diabetes. Los efectos secundarios relacionados con la
sedación en niños en edad escolar pueden tener repercusiones en el aprendizaje

Las personas con SA pueden ser incapaces de identificar y comunicar a los


demás sus estados de ánimo o emociones internas, o de tolerar algunos efectos
secundarios que para la mayor parte de la gente no serían problemáticos. (Cohen,
2010)

6.7. Síndrome de Tourette

Aunque la causa del TS sea desconocida, la investigación actual señala las


anormalidades en ciertas regiones cerebrales (incluyendo los ganglios basales,
lóbulos frontales y la corteza), los circuitos que interconectan estas regiones, y los
neurotransmisores (dopamina, serotonina, y norepinefrina) responsables de la
comunicación entre las células nerviosas.

Dada la frecuente presentación compleja del TS, es probable que la causa del
trastorno sea igualmente compleja. Muchos individuos con TS experimentan
problemas adicionales neuroconductuales que a menudo causan más deterioro
que los mismos tics.

Síndrome de Asperger y Tourette. 22


Estos incluyen falta de atención, hiperactividad e impulsividad (trastorno de
hiperactividad y déficit de atención— ADHD); problemas con la lectura, escritura y
aritmética; y síntomas obsesivo-compulsivos como pensamientos/preocupaciones
intrusivos y conductas repetitivas. Por ejemplo, las preocupaciones sobre suciedad
y gérmenes puede asociarse con el lavado de manos repetitivo, y las inquietudes
de que pasen cosas malas pueden asociarse con conductas ritualistas como
contar, repetir, u ordenar y reordenar.

Las personas con TS también informaron sobre problemas con trastornos de


depresión o ansiedad, al igual que otras dificultades de vida que pueden o no estar
directamente relacionadas con TS. Además, aunque la mayoría de los individuos
con TS experimenta una disminución significativa en los tics motores y vocales en
la adolescencia tardía y como adultos jóvenes, podrían persistir las afecciones
neuroconductuales asociadas. (Tourette Syndrome Asociation, 2012)

Dado el rango de complicaciones posibles, las personas con TS estarían mejor


atendidas recibiendo atención médica que proporcione un plan de tratamiento
integral.

El síndrome de Tourette (TS, siglas en inglés) es un trastorno neurológico


caracterizado por movimientos repetitivos, estereotipados e involuntarios y
vocalizaciones denominadas tics. El trastorno recibe su nombre del Dr. Georges
Gilles de la Tourette, el neurólogo pionero francés quien en 1885 describió por
primera vez la afección en un noble francés de 86 años de edad.

Los síntomas precoces de TS típicamente se notan por primera vez en la infancia,


con el inicio promedio entre los 3 y 9 años de edad. El TS aparece en personas de
todos los grupos étnicos; los varones se ven afectados con una frecuencia de
alrededor de 3 a 4 veces más que las mujeres. Se estima que 200,000
estadounidenses tienen la forma más grave de TS, y que uno de cada 100 exhibe
síntomas más leves y menos complejos como tics vocales o motores crónicos.
Aunque el TS puede ser una afección crónica con síntomas que duran toda la
vida, la mayoría de las personas con la afección tiene sus peores síntomas de tic
en la adolescencia temprana, con mejoría que se produce al final de la

Síndrome de Asperger y Tourette. 23


adolescencia y que continúa a la edad adulta. (Tourette Syndrome Asociation,
2012)

6.8. Cuadro Clínico

Desde la primera descripción del síndrome, Hans Asperger notó la semejanza que
existía entre los niños afectados y sus padres. Desde entonces se ha reconocido
el carácter genético de la condición, aunque se desconocen los mecanismos
básicos. Aunque aún no se ha identificado ningún gen específico responsable, se
cree que hay múltiples factores que desempeñan un papel en la expresión génica
del autismo, dada la variabilidad genética observada en los niños con SA.

Se ha observado una alta incidencia de síntomas similares a los del SA, aunque
más atenuados, entre familiares de personas diagnosticadas con Asperger. Aquí
se incluirían dificultades leves en la interacción social, el lenguaje o la lectura. La
mayoría de las investigaciones sugieren que todos los trastornos del espectro
autista comparten los mismos mecanismos genéticos, pero en el caso del SA, este
componente genético puede ser mayor. Probablemente existe un grupo común de
genes en los que determinados alelos predisponen a una vulnerabilidad individual
para desarrollar el SA. Si este fuera el caso, cada combinación concreta de estos
alelos podría determinar la gravedad de los síntomas en cada caso.

Se han asociado algunos casos de trastornos del espectro autista con una
exposición a agentes teratógenos (agentes que provocan enfermedades
congénitas) durante las ocho primeras semanas de gestación. Aunque esto no
excluye la posibilidad de que los trastornos del espectro autista puedan comenzar
más adelante, existen evidencias firmes de que el síndrome hace su aparición en
fases tempranas del desarrollo. Se ha hipotetizado la influencia de muchos
factores ambientales tras el nacimiento, pero ninguna investigación científica ha
podido confirmar estas hipótesis.

Haciendo un análisis de los datos recolectados hasta el momento es muy probable


que se trate de una condición poli génica, en la cual la posesión de los alelos

Síndrome de Asperger y Tourette. 24


menos favorecidos de un conjunto de genes funcionalmente relacionados llevaría
a la expresión del síndrome. Los genes probablemente involucrados están
asociados con la neurotransmisión monoaminérgica en la región prefrontal y/o las
proteínas de "andamiaje sináptico" asociadas a la constitución de circuitos
estables durante el proceso del desarrollo neural (como la neurexina). Justamente
el carácter poli génico explicaría tanto su variabilidad clínica (lo que se ha dado en
llamar el "espectro Asperger") como la comorbilidad frecuente con el trastorno por
déficit de atención con hiperactividad, el síndrome de Tourette, el trastorno
obsesivo compulsivo y, probablemente, el trastorno bipolar. (Tourette Syndrome
Asociation, 2012)

6.9. Síntomas

Los tics se clasifican como simples o complejos. Algunos tics están precedidos por
una urgencia o sensación en el grupo muscular afectado, comúnmente llamado
urgencia premonitoria.

Algunas personas con TS describirán la necesidad de completar un tic de una


cierta manera o Los tics motores simples son movimientos súbitos, breves y
repetitivos que involucran a un número limitado de grupos musculares. Algunos de
los tics simples más comunes incluyen el parpadeo de los ojos y otros
movimientos de los ojos, muecas faciales, encogimiento de los hombros, y
sacudidas de la cabeza y el hombro.

Las vocalizaciones simples pueden incluir aclararse la garganta repetidamente, el


olfateo o gruñidos. Los tics complejos son patrones de movimientos diferenciados
y coordinados que involucran a diversos grupos musculares.

Los tics motores complejos pueden incluir las muecas faciales combinadas con
una torsión de la cabeza y un encogimiento del hombro. Otros tics motores
complejos pueden parecer realmente intencionales, incluyendo olfatear o tocar
objetos, brincar, saltar, doblarse o contorsionarse.

Síndrome de Asperger y Tourette. 25


Los tics vocales simples pueden ser aclararse la garganta, olfatear/ resoplar,
gruñir o ladrar. Los tics vocales más complejos incluyen palabras o frases.
Probablemente los tics más dramáticos y incapacitantes incluyen movimientos
motores que producen daño auto-infligido como golpearse uno mismo en la cara o
tics vocales que incluyen coprolalia (balbucear palabras socialmente inapropiadas
tales como decir palabrotas) o ecolalia (repetir las palabras un cierto número de
veces con el fin de aliviar la urgencia o disminuir la sensación. (Tourette Syndrome
Asociation, 2012)

A menudo los tics empeoran con la excitación o la ansiedad y mejoran durante


actividades calmas y enfocadas. Ciertas experiencias físicas pueden
desencadenar o empeorar los tics, por ejemplo los cuellos ajustados pueden
desencadenar tics en el cuello, o escuchar a otra persona olfatear o aclararse la
garganta puede desencadenar sonidos similares. Los tics no desaparecen durante
el sueño pero a menudo disminuyen significativamente.

Los tics vienen y se van con el correr del tiempo, variando en tipo, frecuencia,
ubicación y gravedad. Los primeros síntomas generalmente aparecen en el área
de la cabeza y el cuello y pueden evolucionar hasta incluir músculos del tronco y
las extremidades.

Generalmente los tics motores preceden al desarrollo de tics vocales y los tics
simples a menudo preceden a los tics complejos. La mayoría de los pacientes
experimenta intensidad máxima de tics antes de los años de la adolescencia
media, con mejoría para la mayoría de los pacientes en los años de la
adolescencia tardía y del adulto joven. Aproximadamente 10-15 por ciento de los
afectados tiene un curso progresivo o incapacitante que dura en la edad adulta.

Aunque los síntomas de TS son involuntarios, a veces algunas personas pueden


suprimir, esconder o por otra parte controlar sus tics esforzándose para minimizar
su impacto sobre el funcionamiento. Sin embargo, a menudo las personas con TS
informan sobre una acumulación sustancial en la tensión cuando suprimen sus tics
hasta el punto en el que sienten que deben expresar el tic. Los tics en respuesta a

Síndrome de Asperger y Tourette. 26


un desencadenante ambiental parecen ser voluntarios o intencionales pero no lo
son. (Tourette Syndrome Asociation, 2012)

6.10. Tratamiento

TS es un diagnóstico que hacen los médicos después de verificar que el paciente


haya tenido tics motores y vocales durante al menos 1 año. La existencia de otras
enfermedades neurológicas o psiquiátricas también puede ayudar a los médicos a
llegar al diagnóstico.

No es frecuente que los tics sean erróneamente diagnosticados por médicos


experimentados. Sin embargo, los síntomas o presentaciones atípicas (por
ejemplo, el inicio de los síntomas en la edad adulta) pueden requerir la experiencia
de la especialidad para hacer el diagnóstico. No se necesitan análisis de sangre,
laboratorio, o pruebas con imágenes para hacer el diagnóstico.

En casos raros, pueden usarse estudios con neuroimágenes, como imágenes de


resonancia magnética (IRM) o tomografía computarizada (CT),
electroencefalogramas (EEG), o ciertos análisis de sangre para descartar otras
afecciones que puedan ser confundidas con TS cuando los antecedentes o el
examen clínico sean atípicos. No es infrecuente que los pacientes obtengan un
diagnóstico formal de TS solamente después de que los síntomas hayan estado
presentes por algún tiempo.

Las razones de esto son muchas. Para las familias y médicos no familiarizados
con TS, los síntomas leves o hasta moderados de tic pueden ser considerados
inconsecuentes, parte de una fase de desarrollo, o el resultado de otra afección.
Por ejemplo, los padres pueden pensar que parpadear los ojos está relacionado
con problemas de la vista o que olfatear está relacionado con alergias de
temporada. Muchos pacientes se auto diagnostican después que ellos, sus
padres, otros parientes o amigos leen o escuchan sobre TS de otros. (Service.,
2011)

Síndrome de Asperger y Tourette. 27


Debido a que con frecuencia los síntomas de tic no causan deterioro, la mayoría
de las personas con TS no requiere medicamentos para la supresión de los tics.
Sin embargo, se dispone de medicamentos eficaces para aquellos en quienes los
síntomas interfieren con el funcionamiento.

Los neurolépticos (medicamentos que pueden usarse para tratar los trastornos
psicóticos y no psicóticos) son uniformemente los medicamentos más útiles para
la supresión de los tics; se dispone de una cantidad pero algunos son más
eficaces que otros (por ejemplo, haloperidol y pimozida).

Desgraciadamente, no hay un medicamento que sea útil en todas las personas


con TS, ni un medicamento que elimine completamente los síntomas. Además,
todos los medicamentos tienen efectos secundarios. Muchos efectos secundarios
de los neurolépticos pueden manejarse iniciando el tratamiento lentamente y
reduciendo la dosis cuando aparecen los efectos secundarios. Los efectos
secundarios más comunes de los neurolépticos incluyen sedación, aumento de
peso, y lentitud cognitiva.

Los efectos secundarios neurológicos como temblor, reacciones diatónicas


(movimientos o posturas de torsión), síntomas de tipo parkinsoniano, y otros
movimientos dicinéticos (involuntarios) son menos comunes y se manejan
rápidamente con la reducción de la dosis. (Service., 2011)

La suspensión de los neurolépticos después del uso a largo plazo debe hacerse
lentamente para evitar los aumentos de los tics de rebote y las disquinesias de la
abstinencia. Una forma de disquinesia denominada disquinesia tardía es un
trastorno del movimiento distinto del TS que puede resultar del uso crónico de los
neurolépticos. El riesgo de este efecto secundario puede reducirse usando dosis
más bajas de neurolépticos durante períodos más cortos de tiempo. (Service.,
2011)

Otros medicamentos también pueden ser útiles para reducir la gravedad de los
tics, pero la mayoría no ha sido extensamente estudiada o ha mostrado ser
uniformemente útil como los neurolépticos. Los medicamentos adicionales con

Síndrome de Asperger y Tourette. 28


eficacia demostrada incluyen los agonistas alfa-adrenérgicos como Clonidina y
Guanfacina. Estos medicamentos se usan principalmente para la hipertensión
pero también en el tratamiento de los tics. El efecto secundario más común de
estos medicamentos que impide su uso es la sedación. Sin embargo, dado el bajo
riesgo de efectos secundarios asociado con estos medicamentos, a menudo se
usan como agentes de primera línea antes de proceder al tratamiento con
neurolépticos.

También se dispone de medicamentos eficaces para tratar algunos de los


trastornos neuroconductuales asociado que pueden presentarse en los pacientes
con TS. La investigación reciente muestra que medicamentos estimulantes como
el metilfenidato y la dextro anfetamina pueden reducir los síntomas de ADHD en
las personas con TS sin causar que los tics empeoren. Sin embargo, la etiqueta de
producto de los estimulantes actualmente contraindica el uso de estos
medicamentos en los niños con tics/TS y en aquellos con antecedentes familiares
de tics. Los científicos esperan que estudios futuros incluyan una discusión
detallada de los riesgos y beneficios de los estimulantes en las personas con TS o
antecedentes familiares de TS que aclare el tema.

Para los síntomas obsesivo-compulsivos que interrumpen significativamente el


funcionamiento diario, los inhibidores de re captación de la serotonina
(clomipramina, fluoxetina, fluvoxamina, paroxetina, y sertralina) han demostrado
ser eficaces en algunos pacientes. (Cohen, 2010)

Los tratamientos conductuales tales como el entrenamiento de la toma de


conciencia y de respuesta a la competencia también pueden ser usados para
reducir los tics. Un estudio de control reciente patrocinado por NIH, multicéntrico,
aleatorio, denominado Intervención Conductual Cognitiva para Tics, o CBIT,
demostró que el entrenamiento para moverse voluntariamente en respuesta a una
urgencia premonitoria puede reducir los síntomas de tic.

Otras terapias conductuales, como la biorretroalimentación o la terapia de apoyo,


no han demostrado que reduzcan los síntomas de tic. Sin embargo, la terapia de

Síndrome de Asperger y Tourette. 29


apoyo puede ayudar a una persona con TS a enfrentar mejor el trastorno y a lidiar
con los problemas sociales y emocionales secundarios que a veces aparecen.

Aunque no existe cura para el TS, en muchos individuos la afección mejora en la


adolescencia tardía y en el comienzo de la década de los 20. Como resultado,
algunos realmente podrían estar libres de síntomas o ya no necesitar
medicamentos para la supresión de los tics.

Aunque el trastorno generalmente es crónico y dura toda la vida, no es una


enfermedad degenerativa. Los individuos con TS tienen una expectativa de vida
normal. El TS no deteriora la inteligencia. Aunque los síntomas de tic tienden a
disminuir con la edad, es posible que los trastornos neuroconductuales como
ADHD, OCD, (trastorno obsesivo-compulsivo), la depresión, ansiedad
generalizada, ataques de pánico, y cambios de humor puedan persistir y causar
deterioro en la vida adulta. (Service., 2011)

6.11. Afectaciones en el Medio Social


6.11.1. Discriminación

Debido a su ingenuidad social, los niños y niñas con SA son un blanco fácil de
acoso, burlas y bromas. No las entienden, tienen respuestas extrañas y llamativas
ante las provocaciones de los otros. Los acosadores ágiles pueden manipular
fácilmente a los niños con SA para que actúen de manera inapropiada sin
comprender las consecuencias sociales de su comportamiento. Además, a los
alumnos con SA, les faltan los recursos para saber defenderse y delatarlos.

El acoso incluye un desequilibrio de poder, y para los niños con SA, este
desequilibrio es a menudo extremo, debido a su déficit en las habilidades de
interacción social. Si no estamos muy atentos, es fácil que nos pase desapercibida
esta situación. De hecho a menudo, cuando oímos los primeros indicios, tendemos
a quitarle importancia viéndolo como cosas de niños que han pasado toda la vida.
(Montero., 2013)

Síndrome de Asperger y Tourette. 30


La falta de formación tanto sobre el SA como sobre el acoso escolar, ayuda a que
nuestra respuesta se posponga o incluso no se dé. Incluso es posible que
observemos las conductas explosivas o de enfado del alumno/a con SA antes que
la de los acosadores.

Habitualmente, los alumnos y alumnas que realizan el acoso sí que cuentan con
buenas habilidades sociales y saben manejar la visión que los adultos tienen de
ellos. Saben llevar a los chicos al límite hasta que estallan. Entonces el castigo y
las consecuencias son para el alumno/a con SA, al que se le empieza a etiquetar
de violento o demasiado intransigente. Esta situación, es frustrante y angustiosa
para la persona con SA y para su familia, a la que se suele acusar de exagerada y
sobreprotectora si insiste en denunciar el caso. (Montero., 2013)

6.12. Afectaciones Psicológicas

Su manejo de las emociones es muy básico y rudimentario. Las ajenas no las


detectan ni las entienden. Las propias difícilmente las identifican en sí mismos de
manera adecuada. Aun cuando son capaces de hacerlo, les desbordan. Se
mueven en los extremos, de manera que cuando les ocurre algo negativo es lo
peor que les ha ocurrido nunca.

Y si hay algo que les agobia pueden llegar a la explosión o la crisis de ansiedad.
Estas reacciones son reales para las personas con SA. Ciertamente ellos lo viven
así. No lo exageran ni se lo inventan. Aunque para nosotros pueda parecer
desproporcionado, su vivencia interna es así de intensa.

Es un error pensar que se lo están inventando para ser el centro de atención o


para evitar alguna consecuencia. Que sufren por parte de los iguales, de que no
son como los demás y Para ellos es real y como tal debemos actuar. El hecho de
que su inteligencia se mueva entorno a la media o superior, hace que sus

Síndrome de Asperger y Tourette. 31


dificultades y sus diferencias propias no les pasen desapercibidas. Son
conscientes del rechazo que hay cosas que le cuestan mucho trabajo, aunque no
entienden bien por qué. Esta conciencia suele hacer mella en su autoestima y auto
concepto. (Montero., 2013)

A menudo está dañado y se perciben como personas que no sirven para nada,
que todo se les da mal y que meten siempre la pata. Tal como dijimos antes se
mueven en los extremos emocionales por lo que pueden pasar de esta visión a
una falsa autoestima inflada en la que se vean como superiores a los demás en
todo y en posesión de la razón siempre, llegando al desprecio de los compañeros.
Como vemos, elaboran su auto concepto en términos absolutos de todo (todo se
da mal o son mejores en todo), nada (no sirvo para nada) y siempre (siempre meto
la pata).

La frustración suele ser una de las sensaciones que con más frecuencia
experimentan. Entran en ella con facilidad y después les cuesta muchísimo volver
a la calma. Llegan al bloqueo. Gestionar este desbordamiento emocional tiene un
gran coste para ellos y sus familias. Por otra parte, la ansiedad también está
presente de manera frecuente en su vida diaria. Tienen una ansiedad de base
mayor que la de los chicos de su edad. Esto ocurre especialmente en las niñas, en
quienes el desbordamiento emocional es todavía mayor. Si a esta ansiedad
elevada de base, añadimos la cantidad de retos y exigencias a los que se
enfrentan cada día, nos podemos hacer una idea de los niveles de estrés diarios
con los que viven estos chicos.

Estos niveles son reales y biológicamente medibles. En muchos casos llegan a


necesitar medicación para ello. Insistimos en que no es algo que se inventen las
familias ni que utilicen para llamar la atención en clase.

Tienen dificultades para generar alternativas diferentes de manera espontánea.


Por esta razón las rutinas y ambientes predecibles les dan seguridad y
tranquilidad. Suelen tener poca imaginación y creatividad en cuanto a los juegos.
Prefieren juegos mecánicos. Terminan desarrollando igual que sus compañeros el
juego simbólico aunque más tarde. Cuando han entendido el funcionamiento de un

Síndrome de Asperger y Tourette. 32


juego o tarea se vuelven rutinarios y repetitivos, queriendo jugar siempre del
mismo modo y aplicando las reglas con inflexibilidad. (Montero., 2013)

Suelen tener un tema de interés inusual en su contenido o intensidad. Les gusta


coleccionar elementos o información sobre este tema de interés del que pueden
convertirse en verdaderos expertos.

Además de las tres áreas descritas, las personas con SA presentan muy a
menudo afectada el área de la coordinación motriz tanto gruesa como fina. Esto se
manifiesta en rutinas y praxias de precisión como la escritura, trabajos manuales,
aprendizaje de instrumentos musicales, abrocharse botones, cremalleras o
hacerse el nudo de los zapatos. En cuanto a la gruesa observamos una torpeza
motriz generalizada, una costosa coordinación general, formas peculiares para
andar o correr y pocas habilidades deportivas en general.

Síndrome de Asperger y Tourette. 33


7. Hipótesis y Preguntas Directrices

7.1. Hipótesis

Las personas hoy en día no tienen cierta capacidad para determinar la


discriminación con las personas que padecen este síndrome. La promoción del
trastorno de autismo y la ayuda de la familia, escuela, comunidad, permite que las
personas con esta condición tengan una mejor calidad de vida.

7.2. Preguntas Directrices

¿Qué síntomas presentan las personas con Síndrome de Asperger y


Tourette?

¿Qué diferentes afectaciones pueden provocar el Síndrome de Asperger y


Tourette?

¿A qué edad las personas con estos síndromes empiezan a mostrar


síntomas?

Síndrome de Asperger y Tourette. 34


8. Diseño Metodológico

8.1. Tipo de investigación

De acuerdo al tipo de estudio y objetivos que se persiguen es de carácter


cualitativo con un enfoque de participación e inclusión. De esta forma se describe
porque es un problema en el que se necesita la participación de médicos. Es
explicativa porque por medio del estudio se dará respuestas a las interrogantes.

Este estudio se realizó en un tiempo determinado segundo semestre 2015. La


investigación documental porque tiene una base teóricas en documentos escritos
existentes como libros impresos o digitales.

8.2. Universo, Población y Muestra

8.2.1. Universo

Con universo de 125 niños de entre las edades de 5 a 12 Años de edad que se
encontraban en el Hogar de protección “Pajarito Azul” de los cuales presentaban
el trastorno generalizado del espectro autista y sintomatología autista.

8.2.2. Población

Una población de 32 internos del Hogar de protección “Pajarito Azul”

8.2.3. Muestra

Se trabajó con una muestra total de 4 Casos.

8.3. Métodos

8.3.1. Métodos Teóricos

El método utilizado para llevar a cabo este estudio fue el método hipotético-
deductivo porque utiliza los procedimientos lógicos y mentales en toda
investigación, análisis, deducción e inducción.

Síndrome de Asperger y Tourette. 35


8.3.1.1. Método deductivo e inductivo

Este método deductivo nos permite poder analizar la información recopilada,


interpretarla y analizarla para poder llegar a conclusiones admisibles y resultados
creíbles. El método inductivo se caracteriza por la recopilación de información ya
existente para plantear nuevos conocimientos.

8.3.2. Métodos Empíricos

8.3.2.1. Observación

Para la realización de este estudio se aplicó la observación a diferentes


pacientes que presentaban los trastornos del Espectro Autista. De las cuales
obtuvimos los siguientes resultados:

Los sujetos son niños internos del hogar de protecciones “Pajarito Azul” de los
cuales presentaban trastornos del espectro autista y la sintomatología autista. Se
observó a 4 niños de entre las edades de 5 a 10 años; dos de estos del sexo
femenino y dos del sexo masculino.

Todos los niños observados presentaban retraso mental y conductas autísticas


diagnosticadas según el DSM IV; en sus antecedentes patológicos familiares una
de las madres tenía problemas de aprendizaje y otro de los niños presento hipoxia
al nacer; tres de los niños se encontraban en situación de abandono y una estaba
en el centro por protección ya que en su familia se le daba maltrato.

Todos los niños presentaban características propias del espectro autista como:
Nivel escolar de tres de ellos era de habilidades prácticas. Alteraciones de la
comunicación y de la interacción social, dos de ellos eran algo inquieto y no se
quedaban mucho tiempo sentados, uno de los niños hacia sonidos tipo balbuceos
y se mantenía cabizbajo, otra conducta que presentaron fue el no contacto visual
de parte de la mayoría y el balanceo de su cuerpo en dos niños y también una
característica singular en todos los niños con autismo el aleteo de manos.

Síndrome de Asperger y Tourette. 36


9. Análisis de Resultados.

Grafico # 1

Características de los niños con TEA

Nivel Educativo.
3,5
3
2,5
2
1,5
1
0,5
0
Habilidades Practicas. Sin Habilidades. Abandono Proteccion.

Nivel academico. Porque se encuentra en el centro.

Grafico # 2

Características de los niños con TEA

2,5

1,5

0,5

0
si no

alteracion del habla alteracion de la interaccion social.

Síndrome de Asperger y Tourette. 37


Grafico # 3

Características de los niños con TEA

Conductas Inadecuadas.
3,5

2,5

1,5

0,5

0
si no

Se Mantiene sentado. Contacto visual. emite sonidos. conductas repetitivas y estereotipadas

Grafico # 4

Características de los niños con TEA

Movimientos Caracteristicos.
3,5

2,5

1,5

0,5

0
Si. No.

Balanceo Aleteo de manos. posicion cabizbaja. Boca Abierta

Síndrome de Asperger y Tourette. 38


10. Conclusiones

Nosotros los autores de este estudio llegamos a las siguientes conclusiones:

 Que este tema en nuestro país es muy poco conocido.


 Nos dimos cuenta que existen muy pocos centros especializados que traten
y ayuden a los niños que padecen cualquiera de los trastornos del espectro
autista.
 Existen mucha discriminación contra las personas que padecen los
trastornos.
 Otra de las conclusiones que obtuvimos es que todos los pacientes que
padecen el síndrome presentan características muy similares en cuanto a
sintomatología.
 Y que también se necesitan más especialistas con más conocimientos para
brindar una atención más especializada e integral.

Síndrome de Asperger y Tourette. 39


11. Recomendaciones

Después de haber concluido este estudio recomendamos lo siguiente:

A los Médicos:

 Hacer más estudios médicos especializados y enfocado a mejorar la


atención a los pacientes.
 Brindar mejor atención y más especializada a los pacientes.

A los Padres de familia:

 Recomendamos de ser más pacientes con los niños que padecen


cualquiera de los trastornos del espectro autista, ya que la visita al centro
“Pajarito Azul” se encuentran varios niños en situación de abandono.
 No tomar la decisión de Abandonarlos.
 Brindar a sus hijos la atención necesaria y no aislarlos del mundo solo por
ser diferentes.

A las Instituciones Gubernamentales y no gubernamentales:

 Construir más centros especializados en la atención de los niños que tienen


el síndrome.
 Brindar más apoyo a las organizaciones ya existente.
 Hacer más campañas para informar y concientizar a nuestra sociedad.

A los centros educativos:

 Tratar de erradicar la discriminación a los niños afectados.


 No infringirles ningún tipo de maltrato ni físico ni psicológico por su
condición.
 Capacitar a los maestros de los centros educativos para saber cómo lidiar
con un niño y darle el trato correcto.
 Brindar charlas a los estudiantes para que estén informados y conozcan
más sobre este trastorno.

Síndrome de Asperger y Tourette. 40


12. Bibliografía.

Montero; Margarita Coto

Síndrome de asperger. Guía Práctica para la intervención en el ámbito escolar;


(2013)

Cohen; Baron-

Autismo y Síndrome de Asperger; (2010)

U.S Department of Health and Human Service. Public Health and Human service.
National Institute of Health. Bethesda, Maryland.

www.ninds.nih.gov

Tourette syndrome association. Bayside, New York.

http://tsa.usa.org

Asociación Estadounidense de Psiquiatría.

Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales.. (1978)

Síndrome de Asperger y Tourette. 41


13. Anexos
13.1 Cronograma

CRONOGRAMA DE TRABAJO DE LA INVESTIGACIÓN DOCUMENTAL 2015

Nº Aspecto Fecha de entrega Observaciones


1. Tema general y tema 20 de julio
delimitado
2. Objetivo general y objetivos
específicos
3. Problema de Investigación 20 de julio
4. Justificación
5. Antecedentes 20 de julio
6. Esquema del Marco teórico 20 de julio
7. Fichas Bibliográficas y
hemerográficas
Fichas de Contenido
8. Marco Teórico 26 de octubre
9. Hipótesis/ Preguntas
Directrices
10. Diseño Metodológico 26 de octubre
11 Instrumentos (encuesta o 27 de octubre
entrevista)
12. Aplicación de Instrumentos 28 de octubre
13. Tabulación de los resultados 28 de octubre
14. Redacción del Análisis de 30 de octubre
Resultados
15. Conclusiones 31 de octubre
16. Recomendaciones 31 de octubre
17. Introducción 27 de octubre
18. Bibliografía 30 de octubre
19. Anexos 31 de octubre
20. Redacción de Preliminares
21. Entrega del Borrador de
Investigación
22. Revisión y Corrección
23. Entrega del trabajo Final de
investigación
24. Defensa del trabajo de
Investigación

Síndrome de Asperger y Tourette. 42


13.2 Instrumentos de Recolección de Datos.

Preguntas al expediente:

¿Cuál es el nivel académico del niño?

¿Por qué se encuentra en el centro?

Diagnostico según el expediente.

Guía para Observación:

Edad:

Sexo:

¿Qué tipo de alteración presenta el niño?

Alteración de la comunicación: Si.___ No.___

Alteración de la interacción Social: Si.___ No.___

Acciones repetitivas y Estereotipadas: Si.____ No.___

Conductas Inadecuadas:

Se mantiene sentado: Si.____ No.____

Se mantiene quieto: Si.____ No.____

Contacto visual: Si.____ No._____

Movimientos Característicos:

Balanceo: Si.____ No.____

Aleteo de manos. Si.____ No.____

Posición cabizbaja. Si.____ No.____

Boca Abierta: Si.____ No.____

Emite Sonidos: Si.____ No.____

Síndrome de Asperger y Tourette. 43


Niños con autismo en clases especializadas.

Síndrome de Asperger y Tourette. 44


Niños con autismo

recibiendo clases especiales.

Pintar es una de las

mejores técnicas para que los niños aprendan a desarrollarse.

Síndrome de Asperger y Tourette. 45


Las clases de hablas ayudan a que los niños aprendan a articular

mejor el habla y aprendan a expresarce mejor.

Síndrome de Asperger y Tourette. 46