Está en la página 1de 3

Lectura comprensiva:

Es conocida como una acción de lectura acompañada de una interpretación


correcta. Hará que sea más fácil mantenerse actualizado sobre cualquier tema
implica saber leer, pensar e identificar las ideas principales, entender lo que
dice el texto y poder analizarlo de manera activa y crítica. Es importante
recalcar que la lectura en el proceso cognitivo de cada ser humano es de
verdadera importancia, porque gracias a que podemos integrar nueva
información en la estructura mental.

Ideas principales:
¿Qué es ideas principales?
Es aquella que explica o desarrolla el tema defendido por el autor y da
sentido a las demás ideas. Si se suprime el texto no tiene sentido. A veces se
explicita mediante marcadores como “lo más importante” o “se puede
destacar”.

1) Primera lectura rápida: Leer el texto en forma agresiva y sin


detenerte, esto hará que tu cerebro se concentre al máximo y tenga mayor
capacidad de retención.

2) Realizar una segunda lectura lenta y detallista: Leer


detenidamente cada párrafo analizando y relacionando cada palabra.

3) Cuéntate a ti mismo de que se trata el texto: Hablar contigo


mismo y explicártelo a ti mismo.

4) Subrayar las ideas principales: Tomar un lápiz y subrayar las


palabras o frases más importantes de cada párrafo. Estas palabras o frases
tienen que ser las que le dan sentido al párrafo, son las que tienen que estar
allí para que a ti te llegue el mensaje.

Ideas secundarias:
¿Qué es ideas secundarias?
Ayudan a corroborar, ejemplificar y demostrar. Dependen de la idea principal.
Permiten comprender mejor el texto, pero no son imprescindibles. Explican el
contenido de la idea principal. Aportan detalles, ejemplos, datos, anécdotas y
otros aspectos que complementan la idea principal. Sirven para dar
argumentos a favor o en contra de la idea principal del texto.

1) La motivación: Es lo que nos lleva a iniciar la lectura.

2) El interés: Esto es el motivo por el cual debes leer y comprender.


3) Concentración: Una vez que te sientes impulsado a la lectura y ya
sabes que quieres obtener de ella, debes disponerte a enfocar toda tu
atención y concentración en la lectura.

4) La perseverancia: significa que nunca debes bajar los brazos, no tienes


que darte por vencido.

5) Seleccionar bien el texto que vas a leer: este último punto tiene
una importancia muy significativa.

Métodos de comunicación:

Comunicación expresiva: Se refiere a la forma en la cual alguien


expresa sus pensamientos. Entre los métodos de la comunicación expresiva
se incluyen hablar, usar el lenguaje de señas, hacer gestos, señalar o llorar.

Comunicación receptiva: Se refiere a la forma en la cual alguien


interpreta o entiende la comunicación de un emisor. Escuchar y leer son
ejemplos de comunicación receptiva.

Comunicación pre-simbólica o no simbólica: Se refiere a la


comunicación que no usa símbolos tales como palabras o señas. Durante la
primera infancia, los niños usan comunicación pre-simbólica cuando lloran,
se ríen, tratan de alcanzar algo, o señalan algo como una forma de
transmitir sus pensamientos y el receptor tiene que adivinar el significado de
sus mensajes.

Comunicación simbólica: Se refiere a la comunicación que implica un


mensaje compartido entre el emisor y el receptor. Entre los ejemplos de
comunicación simbólica, se puede incluir el lenguaje, el lenguaje de señas,
la escritura…

Lenguaje de señas: se refiere a los signos que se hacen con una o las
dos manos con un significado específico y que pueden representar palabras
o ideas.

Sistemas de símbolos: pueden incluir ilustraciones, objetos u otros


símbolos táctiles como método de comunicación. Cada uno de ellos tiene
un significado. Por ejemplo, una taza (ya sea un dibujo o una taza real)
puede representar "Quiero algo para beber".

Carteles o libros de comunicación: Son dos tipos de sistemas de


símbolos. Estos están en un cartel para que tu hijo los señale o pueden
estar organizados como páginas de un libro.