Está en la página 1de 8

FILOSOFOS ORADORES DE LA HISTORIA

1. Tales de Mileto (624-548 a.C.)

Considerado el primer filósofo de la cultura occidental, fue uno de los primeros


en dar una explicación racional a los fenómenos del mundo. Propuso que el
agua es el elemento que da origen a todo lo viviente y por la mismo la relaciona
con el alma, el movimiento y la divinidad.
Se considera como uno de los primeros astrólogos de la historia occidental y se le
atribuyen las obras El solsticio y El equinoccio, aunque ha sido difícil comprobar si
efectivamente escribió las escribió él.

2. Heráclito (563-470 a.C.)

También conocido como El oscuro de Éfeso, acostumbraba a llevar una vida


solitaria y es reconocido como uno de los inauguradores de la metafísica.
Criticaba algunos conceptos religiosos de su época y consideraba que el fuego era
el principal elemento de la vida. Fue uno de los primeros en utilizar el concepto de
“devenir” como una realidad básica que subyace a todo lo que existe.

3. Anaxímenes (588-524 a.C.)

Anaxímenes explicó algunos procesos que se retomaron posteriormente por la


física moderna, que son los de condensación y rarefacción. También fue uno de
los primeros en dividir los días según la geometría de las sombras, por lo que
se le atribuye haber inventado el reloj.

Junto con Tales y Anaximandro de Mileto, es reconocido como uno de los


primeros astrónomos y fundadores de la filosofía jónica, que se estudiaba el
estado atmosférico y los movimientos de los cuerpos celestes.

4. Pitágoras (569-475 a.C.)


Filósofo y matemático griego, su pensamiento es uno de los antecedentes más
antiguos e importantes de la matemáticas, la geometría analítica y la filosofía
racional moderna.
Es recordado por haber desarrollado el teorema de Pitágoras que se utiliza para
medir la longitud y ángulos del triángulo rectangular, y obras como La armonía de
las esferas. De hecho, en algunos contextos se le conoce como el filósofo del
número.

5. Demócrito (460-370 a.C.)

Uno de los primeros en defender que todo lo que existe está formado por átomos
(incluso el alma, que es donde se encuentra la verdadera felicidad), por lo que se
le ha ubicado en el grupo de los filósofos atomistas.
Sostiene que la ética y la virtud se alcanzan por el equilibrio de las pasiones, lo
que a su vez se alcanza mediante el saber y la prudencia. Su teoría incluye
tanto libros poéticos, como físicos, matemáticos, filológicos y técnicos.

6. Sócrates (469-399 a.C.)


Sócrates es reconocido como el pensador que transformó la dirección de la
filosofía europea y el más sabio de los filósofos griegos. Sus obras están escritas
en la forma de diálogos y fueron transmitidos por sus discípulos.
La base de su filosofía es la idea de la virtud como fundamento del conocimiento y
la sabiduría. Por eso se reconoce como una teoría moral que se basa en el
reconocimiento del bien y la justicia.

7. Platón (427-348 a.C.)

Una de las teorías más estudiadas de Platón es la teoría de las ideas, con la
que defiende la existencia de dos mundos opuestos: el de las ideas (la realidad
universal que es inamovible), y el mundo sensible (la realidad particular que puede
modificarse).
Platón estuvo fuertemente influenciado por la filosofía de Sócrates, pero también
por los pluralistas, los pitagóricos y otros filósofos presocráticos. Fue también uno
de los primeros en estudiar al cuerpo como un ente separado del alma,
insistió en la forma y el orden eterno, en la transitoriedad de las cosas sensibles, y
en utilizar un razonamiento lógico basado en las matemáticas y la astronomía.
Todo esto ha hecho de este pensador uno de los filósofos más importantes de la
historia, en especial dentro del ámbito de la Antigua Grecia.
8. Aristóteles (384-322 a.C.)

Alumno más reconocido de Platón, buscaba la esencia última del ser


humano. Tenía un gran interés por la biología y su pensamiento tuvo una
herencia médica importante que fue retomada en los inicios de la ciencia moderna.
También le interesaba el estudio de la lógica, la metafísica, la ética, la filosofía
política, la psicología y la estética, y se le atribuye el establecimiento de las
grandes divisiones de la filosofía. Es una de las figuras más representativas de La
Academia, la escuela filosófica fundada por Platón, y posteriormente, fundó su
propia escuela: El Liceo.

9. Epicuro (341-270 a.C.)

Filósofo que inaugura la escuela del epicureísmo, donde los elementos centrales
son el el hedonismo racional y el atomismo.
Defendía la búsqueda del placer dirigida a la prudencia. Rechazó la idea de
destino y también la idea de fatalidad que era muy recurrente de la literatura
griega.

10. San Agustín (354-430)

Un filósofo-teólogo, miembro destacado de la escuela de La Patrística, cuya obra


más recordada es La ciudad de Dios, donde trataba de contrarrestar el ataque de
quienes pensaban o vivían de manera contraria al cristianismo.
Entre sus reflexiones destacadas están, en primer lugar Dios, después el alma y
finalmente el mundo. Defendió la existencia de verdades lógicas, que para él
residían en los casos en los que los enunciados se corresponden con la realidad
externa; y verdades ontológicas, que se refieren al ser.

11. Averroes (1126-1198)


Averroes fue un filósofo de origen andaluz que se consideraba uno de los más
importantes maestros de la filosofía y las leyes islámicas, pero también de la
medicina y la astronomía.
Su pensamiento influyó tanto las sociedades occidentales como la filosofía
islámica y es reconocido como un filósofo y teólogo que cuestionaba la
relación entre la religión y la ciencia, la fe y la razón, y con su filosofía buscaba
validar ambas.

12. Tomás de Aquino (1225-1274)

Filósofo y teólogo de la escuela escolástica, cuya filosofía es fundamentalmente


realista y concreta, pero basada en la exploración de la idea de que existe lo
divino. Para describir la realidad toma como punto de partida el mundo existente,
por lo que una parte de su pensamiento se centra en la idea de la Existencia
Suprema.
Reconoció dos dimensiones del conocimiento que en ambos casos proceden de
Dios, por lo que son colaborativos y dan origen a la teología: el conocimiento
natural, que se refiere a la razón y la lógica; y conocimiento el sobrenatural, que se
refiere a la fe.