Está en la página 1de 3

BASES FILOSOFICAS

La alquimia hermética se originó en Egipto Antiguo, como un arte hermético, y durante la Edad
Media dominó las otras ramas de ciencias Astrología y Teúrgia. Este arte y la Astrología son
conocidos como las dos ciencias más antiguas del mundo.

Hermes Trismegisto, la tradición dice que vivió en Egipto y es el nombre griego de un personaje
mítico que se asoció a un sincretismo del dios egipcio Dyehuty (Thot en griego) y el dios heleno
Hermes (el dios de la sabiduría), contemporáneo de Abraham bíblico. Trismegisto significa en
griego “tres veces grande”.

El Kybalión es un libro que contiene las enseñanzas de Hermes Trismegisto, del que se dice es un
sabio ocultista y alquimista que creó una serie de principios universales. En mi opinión, los
misterios de su procedencia generan ciertas dudas sobre su origen; sin embargo, éstos principios
resultan ser cuestiones que aplicamos cotidianamente, pero de forma inconciente, situación que
los hace actuales, con independencia de la época en la que haya sido creados.

Por otra parte la lectura de este libro, es complicada, no por su forma sino por el razonamiento
que implica cada uno de sus principios, máximas y axiomas. En este sentido, al tratarse de
comprender cada uno de las explicaciones y ejemplos, requiere detenerse a meditar para
entender el significado de cada uno de los múltiples conceptos que se manejan.

Desde mi punto de vista, estas leyes encuentran una explicación razonable a todo los que nos
rodea, llámese mental, material y espiritual, o al menos así entendí los siete principios del
Kybalión:

Principio del Mentalismo. “El Todo es mente; el universo es mental”. En la mente es donde se
generan y existen todos los universos, y con la ayuda del principio de reciprocidad podemos
advertir que todo lo que existe en la mente existe físicamente. De ahí el poder del pensamiento,
pues con él creamos todo lo que deseamos si somos capaces de llegar a comprender su
mecanismo. De ahí que se diga que nosotros somos Dios, o dioses a pequeña escala.

Principio de Reciprocidad. “Como es arriba, es abajo; como es abajo, es arriba”. Afirma que este
principio se manifiesta en los tres Grandes Planos: El Físico, El Mental y El Espiritual. Así todo lo
que existe en el Universo tiene su correspondencia en cada uno de los planos. Todo esta
conectado entre sí. De esta manera todos los planos están interrelacionados de manera que lo que
le afecte a uno le afectará a los de abajo y viceversa.
Principio de Vibración. “Nada está inmóvil; todo se mueve; todo vibra”. Todo en el universo está
en constante movimiento, desde la partícula más pequeña a hasta lo que no podemos ver a simple
vista. Existen tipos de vibraciones positivas y negativas, y todo lo que hacemos o pensamos lo
transmitimos, así aquellos individuos negativos sólo encontrarán gente negativa, mientras que
aquellos individuos positivos estarán rodeados de gente positiva.

Principio de Polaridad. “Todo es dual, todo tiene dos polos; todo, su par de opuestos: los
semejantes y los antagónicos son lo mismo; los opuestos son idénticos en naturaleza, pero
diferentes en grado; los extremos se tocan; todas las verdades son medias verdades, todas las
paradojas pueden reconciliarse”.

Principio de Ritmo. “Todo fluye y refluye; todo tiene sus períodos de avance y retroceso, todo
asciende y desciende; todo se mueve como un péndulo; la medida de su movimiento hacia la
derecha, es la misma que la de su movimiento hacia la izquierda; el ritmo es el equilibrio”. En el
universo existe un necesario equilibrio, el día le sigue la noche y a la noche el día. Si no existiera la
ley de compensación no habría un orden lógico. Al ser humano le sucede en sus planos físicos,
mentales y espirituales.

Principio de Causa y Efecto. “Toda causa tiene su efecto; todo efecto tiene su causa; todo sucede
de acuerdo a la ley; la suerte o azar no es más que el nombre que se le da a la ley no reconocida;
hay muchos planos de causalidad, pero nada escapa a la Ley”. Todo lo que hagamos tendrá un
efecto y ese efecto su recompensa, ya sea positiva o negativa.

Principio de Genero. “El género existe por doquier; todo tiene su principio masculino y femenino;
el género se manifiesta en todos los planos”. En el plano físico es la sexualidad. En el plano mental
el principio femenino es la que nos permite desenvolvernos como personas y el principio
masculino son los pensamientos, ideas, sentimientos, que son los que nos llevan hacer lo que
queremos.

Estos principios en la práctica, se encuentran interrelacionados, ya que el estado metal se modifica


mediante vibraciones; un grado de vibración no deseado se modifica concentrándose en el polo
opuesto de la vibración; la polarización puede modificarse mediante el cambio de vibración
mental para cambiar así el efecto de determinada causa y así para transmutarse en dominado a
dominante.

En mi opinión las 7 leyes universales de El Kybalión, constituyen un conjunto de conocimientos


ancestrales que no pierden vigencia y que aplicamos de manera inconciente, pero con los axiomas
que se encuentran al final del libro se complementan, ya que nos explican de manera más práctica
su utilidad y así ser conciente de cómo la mente puede encontrar una explicación a cada
fenómeno que se conozca.

COMENTARIO SOBRE EL LIBRO: "EL KYBALIÓN.


ESTUDIO SOBRE LA FILOSOFÍA HERMÉTICA DEL
ANTIGUO EGIPTO Y GRECIA"
A mi punto de vista, "El Kybalión" es un libro en cierta medida interesante que nos deja una serie
de reflexiones internas que se relacionan con la filosofía hermética de Egipto y Grecia. En esa
instancia manifiesto expresamente mi agrado por el libro, en particular, por dos principios que a mi
gusto, considero muy importantes que son: (1) El principio del Mentalismo y (2) El principio de
Correspondencia. A decir verdad, el resto de los principíos ya había escuchado antes con otros
filósofos precisamente del mundo occidental.

El primer principio me resulta muy interesante puesto que como bien lo dice la referencia en el
libro: 'El TODO es Mente; el universo es mental'. En ese sentido, yo estoy de acuerdo con el
principio porque en realidad el conocimiento mental y psíquico influye para conocer el cómo y el
porqué de todas las cosas que se encuentran subordinadas a la mente. En cuando al segundo
principio que me llamó la atención, me es verdaderamente interesante, entre varias cosas, por la
frase "Como arriba es abajo; como abajo es arriba", en cierto modo, nos dice que todo anverso
tiene un reverso y a su vez se relaciona un poco con el principio de polaridad.

Sin lugar a dudas, la frase que más me impacto y me gustó del libro es en relación a la propia
filosofía hermética ["Los labios de la sabiduría permanecen cerrados, excepto para el oído capaz
de comprender"]. En algunos capítulos se pierde un poco la relación con los principios, sobre todo
en algunos ejemplos como el caso del capítulo VI. 'La Paradoja Divina'.

En conclusión, en lo personal es un buen libro con un contenido filosófico muy interesante que
recomendaría a cualquier persona que le interese este tipo de filosofía o que pretenda realizar una
reflexión interna en cuanto a su vida.