Está en la página 1de 5

EXPEDIENTE Nº: 481-2017-81

ESP. LEGAL. : AMADO ARTEAGA


ESC. Nº:
PLANTEA Y FUNDAMENTA RECURSO DE APELACION.

SEÑORA JUEZ DEL CUARTO JUZGADO PENAL UNIPERSONAL DE TRUJILLO:

JOSE MANUEL TORIBIO VINCES, Abogado Defensor del


sentenciado Pedro Manuel Asmad Montejo, en los seguidos en
su contra por el delito de Actos contrarios al pudor, en presunto
agravio de D.A.C.M., a Usted digo:

I.- PETITORIO:
De conformidad con lo prescrito en el artículo 416 del Código Procesal Penal y dentro del plazo
establecido en el artículo 414 inciso b del mismo cuerpo legal; recurro a su honorable despacho con la
finalidad de PLANTEAR Y FUNDAMENTAR EL RECURSO DE APELACION contra la Resolución Número
VEINTE de fecha diecinueve de diciembre del año dos mil dieciocho que contiene la sentencia mediante
la cual se falla CONDENANDO a mi patrocinado PEDRO MANUEL ASMAD MONTEJO como autor del
delito de Actos contrarios al Pudor; y como tal se le impone Seis años de pena privativa de libertad
efectiva y el pago de una reparación civil de S/.7,000.00 (Siete Mil Soles); donde espero que luego del
REEXAMEN de la resolución impugnada, sea REVOCADA; y, REFORMANDOLA se ABSUELVA A MI
PATROCINADO DE LA ACUSACION FISCAL.

II.- PROCEDENCIA DEL RECURSO:


El presente recurso se interpone en virtud a lo establecido por el artículo 416 inciso a, del Código
Procesal Penal, que establece: “El recurso de apelación procederá contra: Las sentencias”.

III. MOTIVO QUE JUSTIFICAN EL RECURSO DE APELACIÓN:


1. Que, nuestra Constitución Política en el art. 139.6 señala que son principios y derecho de la
función jurisdiccional: La pluralidad de instancias; que tiene por objeto garantizar que todo
justiciable “tenga la oportunidad de que lo resuelto por un órgano jurisdiccional sea revisado
por un órgano superior de la misma naturaleza, siempre que se haya hecho uso de los
medios impugnatorios pertinentes, formulados dentro del plazo legal” [Expediente N.°
03261-2005-AA/TC].

2. En efecto, siendo el recurso impugnatorio de apelación, un medio por el cual la parte que se
considera agraviada por una resolución judicial que estima injusta o ilegal, la ataca para
provocar su eliminación o un nuevo examen de la cuestión resuelta y obtener otro
pronunciamiento que le sea favorable; es que hacemos derecho del referido derecho
constitucional a fin de obtener una sentencia con las debidas garantías procesales y
constitucionales a fin de obtener un juicio justo en concordancia con el debido proceso.

IV.- CAUSAS PARA LA FORMULACION DEL RECURSO:

La resolución que es objeto del presente recurso de apelación, se cuestiona por las siguientes causas:
ATENTADO AL DEBIDO PROCESO, INDEBIDA VALORACION DE LOS MEDIOS PROBATORIOS
ACTUADOS EN EL JUICIO, INDEBIDA MOTIVACION DE LA SENTENCIA, INOBSERVANCIA DE LOS
PRINCIPIOS DE INMEDIACION, CONTRADICCION Y ORALIDAD., puesto que el Juzgado Unipersonal ha
sustentado la sentencia condenatoria en contra de mi patrocinado, omitiendo valorar información
importante que fue vertida en audiencia de manera formal, siendo sesgada por parte del juzgador al
momento de emitir su decisión final.

V. HECHOS EN LOS QUE FUNDAMENTO MÍ RECURSO IMPUGNATORIO:


1. En principio cabe hacer un resumen de la tesis acusatoria del Ministerio Público, sostiene que
el día 3 de Junio del 2016 Pedro Manuel Asmad Montejo fue contratado por Ángel Homero
Cerna Llajaruna para brindar servicio de movilidad para su menor hija de iniciales D.A.C.M. (de
siete años de edad), para que la traslade desde la Campiña de Moche; pero es el caso que la
menor agraviada el día 19 de Junio del 2018 le contó a su abuela Evelyn Maribel Montes Cuadra
que “el Pedro” (chofer de su movilidad) le dice que vaya en el asiento de adelante y que éste
le preguntaba dónde queda tu vagina y la menor le dijo que le enseñaba su falda, y él le dice
“¿Vagina es tu falda?” y ella le dice que “no”, indicándole la menor a su abuela materna que
“el Pedro” no sabía qué era vagina. La denunciante Evelyn Maribel Montes Cuadra manifestó
que le preguntó a su menor hija qué es lo que ha hecho “el Pedro” le dice que le ha levantado
la falda y ha metido la mano debajo de su trusa y le ha cogido su vagina, además comenta que
“el Pedro” le dice que no diga nada porque si no se va a poner triste y la denunciante le
preguntó por qué no le había contado antes y la menor respondió que pensó que “el Pedro”
ya no lo iba a volver a hacer y le pidió que le cambie la movilidad. Así mismo, indicó que esta
persona (Pedro) también le hace la movilidad a su sobrina de aproximadamente diez años,
quien estudia en el Colegio Narváez ubicado en la Av. Juan Pablo, y el investigado podía dejar
primero dejar a su hija en el Colegio Claretiano por ser una ruta más directa y corta y luego al
final dejar a su sobrina; sin embargo, él no lo hace así, puesto que primero la deja a su sobrina
haciendo un recorrido más largo y la final a su hija, suponiendo que tiene más tiempo para
aprovecharse de la menor. Así mismo, refiere la denunciante Evelyn Maribel Montes Cuadra
que su mamá Melva Cuadra de Montes el día 19 de Junio del 2016 le comentó que su nieta la
menor agraviada le pidió que le dijera al chofer de la movilidad que primero la deje a ella y
después a su sobrina, o que mejor le cambie de movilidad y es por eso que la mamá de la
denunciante le preguntó a la menor por qué le pedía eso y la menor agraviada le ha contado
que el pedro quería que vaya en el asiento de adelante para que puedan tocarse, ante lo
sucedido la abuela se preocupó y no le siguió preguntando hasta que llegaron a su colegio y el
conductor las dejó y ella le preguntó a su nieta si era verdad lo que le decía, ella le respondió
que sí y que también le había tocado su vagina; sin embargo, como la madre de la menor se
encontraba de viaje, no le pudo contar hasta el día que realizó la presente denuncia. El 26 de
Julio de 2016 la menor agraviada identificada con iniciales D.A.C.M. en su entrevista única
refirió que el investigado Pedro Manuel Asmad Montejo al trasladarla a su colegio aprovecho
para tocarle su vagina con su mano y lo hizo en seis oportunidades, mientas se encontraban
en la combi en la cual se trasladaba. Así mismo, cuando le preguntaron, para que diga con sus
palabras, que parte de su cuerpo le tocó, la menor indicó que le ha tocado en la vulva con su
mano y le decía que no cuente a nadie y que lo que pasaba es sólo para ellos y también indicó
que este señor le ha dado dulces y galletas.
2. Incurre en error el Juzgador al fundamentar y/o motivar el punto 2.1 al 2.13 de la sentencia
impugnada, respecto a la verosimilitud de la declaración de la agraviada y los testigos.

Refiere el juzgador que la declaración de la agraviada es verosímil, pues, se encuentra rodeada


de ciertas corroboraciones periféricas consistente en declaraciones de testigos – descritos
cada uno en dichos fundamentos - ; pues, si bien es cierto, ha valorado las declaraciones de
testigos, dichos órganos de prueba solo refieren haber escuchado a la menor contarles lo que
supuestamente había sucedido, como la Sra. Melva Beatriz Cuadra Ruiz, quien habría tomado
conocimiento directo por parte de la menor agraviada, sin embargo no supo explicar las
circunstancias en que había concurrido al domicilio de la menor agraviada para concurrir al
centro educativo ya que como ha referido trabaja en el Hospital Regional y justo en las horas
que acudió dijo que estaba de licencia o día de descanso, por lo que la licencia laboral se otorga
por motivo de fuerza mayor y la testigo no ha manifestado ninguna y siendo el caso de
encontrarse justificada su licencia ello implicaría reposo y no dirigirse hasta Moche a visitar a
su familia; el día que llegó su hija le cuenta lo sucedido no tomando acciones inmediatas sobre
la versión que le había dado su nieta esperando hasta cuatro días después que su hija regrese
de viaje; la testigo Evelyn Maribel Montes Cuadra, que básicamente refiere lo que le dijo su
madre (abuela de la menor), manifiesta también que no corroboró junto a su esposo se
cumplía el acuerdo del traslado de su hija, asimismo manifiesta que era la nana la persona
encargada de entregar a su hija a la movilidad, además el Juzgador no toma en cuenta que la
madre, ante lo ocurrido, no toma acciones inmediatas contra mi patrocinado, siendo una
reacción natural increparle o consultarle respecto de lo que se había enterado cuando llegó
de viaje; el Sr. Ángel Homero Cerna Llajaruna, manifiesta que se entera por la abuela de la
menor, afirma que llega a un acuerdo verbal con el acusado sin embargo no puede acreditar
que dicho acuerdo haya sido llevar primero a su hija y luego a la sobrina de mi patrocinado,
además asegura que su suegra le cuenta a su esposa sobre los hechos un día domingo, es decir
hasta cuatro días después de enterada; siendo así, no se ha podido corroborar la versión de
la menor con ningún otro elemento periférico que coadyuve para llegar a dicha conclusión;
pues los testigos nunca han referido que han visto que el sentenciado ha tocado la vagina la
supuesta agraviada; por tanto, no existe medio probatorio que corrobore la incriminación de
la supuesta agraviada.
Asimismo, el juzgador no toma en cuenta la declaración testimonial de la menor Ayaba
Esmeralda Isabel Asmad Rojas, sobrina de mi patrocinado, quien ha manifestado que las dos
siempre iban en el asiento de atrás de mi patrocinado y que la niña era traviesa e inquieta.
De igual manera, el juzgador no ha tomado en cuenta el acta de verificación fiscal del 28 de
Octubre del 2016, en donde no se toma en cuenta que la duración desde el Colegio Narváez
Cadenillas hasta el colegio Claretiano es de 4 minutos, siendo un recorrido de bastante tráfico
automovilístico y con dificultad para desplazarse, por lo que resulta falsa la versión que
durante ese trayecto de hayan realizado los tocamientos, por el tiempo de duración del
recorrido y la afluencia tanto de público como de vehículos.
No toma en cuenta el juzgador las contradicciones en que incurren la supuesta agraviada,
cuando señala en su declaración testimonial en juicio, al señalar que – punto 2.19 - : “quien de
manera persistente ha manifestado que le tocó su vulva (en una clara alusión a su vagina)”….
Asimismo, señala que “Los tocamientos han sido en el auto de la movilidad escolar…” y “Que
el acusado le tocó la vagina debajo de su calzón”. Sin embargo, cuando concurre ante el
Médico Legista manifiesta que el episodio se repitió todos los días que era transportada esto
es incongruente respecto a la información brindada tanto en Cámara Gesell, así como también
en su examen psicológico, por lo que no existe verosimilitud en su declaración.
El Ministerio Público basa su teoría del caso en los tocamientos en la vagina realizados por el
sentenciado a la menor; sin embargo, dicha versión para que sea verosímil no ha sido
corroborado con otro medio probatorio, máxime si su propia versión ha sido variada conforme
lo señaló ante el médico legista.
Por consiguiente es erróneo la conclusión arribada por el juzgador en aplicación a lo dispuesto
en el Recurso de Nulidad N° 2172-2015-Lima que se refiere a el criterio de verosimilitud en la
declaración del agraviado.
3. Incurre en error el Juzgador al fundamentar el punto 2.20 respecto de lo que se considera
actos libidinosos contrarios al pudor

El carácter de “libidinoso” de los tocamientos que contrarían el pudor de la supuesta agraviada,


deben ser determinados en relación con el deseo lúbrico, de carácter sexual del agente; sin
embargo a lo largo del juicio oral, no se ha podido acreditar que la conducta del sentenciado
esté dirigida a realizar actos libidinosos contra la supuesta víctima, máxime si Ministerio
Público ha ofrecido pericia psicológica de mi patrocinado, a fin de que se demuestre alguna
desviación sexual de su conducta, sin embargo, presenta un estado mental conservado, sin
indicadores de alteración, y en el área psicosexual está asociada a su personalidad, es decir,
no existe alteración alguna por lo que no se ha llegado alcanzar el grado de certeza para
condenar al sentenciado.

4. Se ha incurrido en una errónea motivación de la sentencia


Que, conforme lo antes expuesto, ante la errónea valoración de los medios probatorios actuados
en juicio, se puede señalar que el órgano jurisdiccional ha incurrido en error al condenar a mi
patrocinado debiendo absolverlo por insuficiencia probatoria.

V.- FUNDAMENTACIÓN JURIDICA:


Artículos 401, 414 y 416 del Código Procesal Penal, así como los artículos II y IX del Título Preliminar
del mismo cuerpo legal.
Artículos 139, incisos 3 y 5 de la Constitución Política del Perú.

VI.- NATURALEZA DEL AGRAVIO:


La resolución recurrida causa un mayúsculo perjuicio esencialmente PROCESAL, con innegable
repercusión SUSTANTIVA, pues existen razones jurídicas válidas para un pronunciamiento
distinto, además que se está violentando la libertad personal del sentenciado.

VII.- SUSTENTO DE LA PRETENSIÓN IMPUGNATORIA.


La apelación persigue que la Ad-Quem luego del REEXAMEN de la resolución impugnada, se REVOQUE;
y, REFORMANDOLA se ABSUELVA A MI PATROCINADO DE LA ACUSACION FISCAL.

Por lo expuesto: A Usted señor Juez del Juzgado


Unipersonal pido eleve los actuados al superior jerárquico conforme a Ley.

Trujillo, 11 de Enero del 2019.