Está en la página 1de 7

En el segundo trimestre se incorpora a su centro y aula un niño de origen magrebí.

a) Indique pautas que favorezcan su adaptación e integración al centro.


b) Señale estrategias de adaptación al aula.
c) Proponga pautas de colaboración con la familia.
d) Implicación curricular.

Nota: el supuesto resuelto tiene un contenido muy similar a uno de los propuestos
en el procedimiento selectivo para el ingreso en el Cuerpo de Maestros.
Educación Infantil. Junta de Andalucía. 2005.

Actualmente España se enfrenta a una nueva situación: debe aprender a afrontar


una realidad intercultural procedente de la fuerte inmigración que va creando
colectivos cada vez más numerosos de inmigrantes de diferentes culturas. Pensamos
que dada la experiencia de mestizaje de la historia española (África, América
Latina, Filipinas, comunidad gitana...) y la propia como emigrante, esta situación
suponga un mutuo enriquecimiento, así como un ejemplo de solidaridad y generosidad
española.
La realidad de nuestro país se refleja en nuestros centros y aulas. Cada vez es
más común la llegada de alumnos de otros países, siendo especialmente significativo
el hecho de que entren unos o se marchen otros una vez empezado el curso
escolar.
Para dar respuesta a esta situación la LOCE incorpora una serie de novedades
en el ámbito de la atención a la diversidad. En este sentido se dice: “Las
Administraciones Educativas favorecerán la incorporación al sistema educativo de los
alumnos procedentes de países extranjeros.”

Con la Ley 9/1999, de 18 de noviembre, de Solidaridad en la Educación, la


Junta de Andalucía pretende potenciar la asunción de valores inherentes en la
interculturalidad
que permitan desarrollar en la comunidad educativa actitudes de
respeto y tolerancia hacia los grupos minoritarios.
a) Medidas que favorezcan la adaptación e integración al centro
Un centro que siente interés por las minorías y respeto por las diferencias es aquel
que:
– Contempla la existencia de espacio y tiempo común para todas las culturas,
favoreciendo, además del contacto, el encuentro.
– Promueve el conocimiento de distintas culturas aceptando las diferencias
como algo positivo.
– Considera a las minorías junto a la mayoría e incide en las discriminaciones
personales, familiares…
– Estimula la toma de conciencia de un mundo global e interdependiente,
accediendo a las claves de la desigualdad económica y a la necesidad de
paliar la desventaja.
– Enseña la manera de afrontar los conflictos de forma positiva aunque sin
negarlo, insistiendo en utilizarlo como motor de cambio.
– Se cuestiona los contenidos que se enseñan y que se trasmiten desde una
cultura dominante a través de actitudes como:
* Competitividad.
* Relativismo.
* Discriminaciones encubiertas.
* Economicismo.
* Monetarismo.
– Las actitudes mencionadas se deben transformar en valores que ayuden a
comprender el mundo y a enfrentarse a sus desafíos, como:
* Solidaridad.
* Tolerancia.
* Cooperación.
* Justicia.
* Igualdad..
* Generosidad
* Amabilidad.

Estos principios deberán recogerse en el proyecto de centro y se concretarán


en las siguientes medidas:
– Actuación conforme a un protocolo de acogida en el centro y que incluye
la realización de actividades orientadas a conocer las dependencias, hábitos,
normas, costumbres del aula y centro.
– Programar actividades que mejoren la acción educativa a favor de la
interculturalidad:
* Hacer la semana de los saludos, insistiendo en las fórmulas de cortesía.
Pueden realizarse las siguientes actividades:
• Mostrando un mural que recoja fotos de saludos y despedidas en
distintas culturas.
• Exponer en el centro carteles con caras sonrientes.
• Mural con saludos y despedidas en cualquier idioma que conozcamos.
• Se recordará el uso de las fórmulas “por favor” y “gracias”.
* Recopilar canciones, música y bailes de las culturas presentes en el
centro.
* Exposición de fotografías o vídeos de paisajes y lugares de origen de
las minorías que hay en el centro.
* Exposición de artesanía, orfebrería, arte...
* Realización de juegos cooperativos.
* Elaborar un libro/catálogo de juegos cooperativos.
* Ágape/degustación de especialidades gastronómicas por parte de padres,
profesores y alumnos.
* Diálogo en las aulas sobre el origen de nuestras familias.
* Invitar a las ONGs presentes en nuestro entorno.
b) Estrategias de adaptación al aula
Un niño extranjero no es necesariamente un alumno con dificultades intelectuales,
si suele estar en desventaja cultural, lo que significa que podemos esperar
un avance en su capacidad de relación social y una incorporación a los niveles
mínimos exigibles a cualquier otro alumno. Debemos tener en cuenta que es un
portador de una cultura y ello le dota de una riqueza increíble y, por tanto, de una
experiencias para él mismo y para compartir con los demás.

A partir de aquí podemos adoptar las siguientes estrategias desde el aula:


– Valorar las necesidades del alumno mediante una evaluación inicial.
– Analizar materiales físicos y curriculares, valorando:
* Si dan protagonismo a los alumnos.
* Favorecen los agrupamientos y el trabajo cooperativo.
* Se plantean recursos del entorno.
* Si las actividades y el resto del material favorecen el desarrollo de
diferencias, la autoestima...
– Adoptar las medidas de tipo curricular pertinentes.
– Contactar con el Equipo y con el profesor de apoyo, si se estima necesario,
para que reciba cuanto antes los apoyos que necesita para acceder al currículo
correspondiente a su edad y nivel.
– Si desconoce el idioma ha de ser prioritario el aprendizaje de la lengua vehicular
con el fin de evitar posibles retrasos escolares que lleven al alumno
al fracaso escolar. Andalucía, para paliar este déficit, ha puesto en marcha
las Aulas Temporales de Adaptación Lingüística (ATAL).
– Favorecer el entendimiento mediante elementos no verbales (gestos faciales,
movimientos, miradas...).
– Situar al alumno inicialmente con aquellos compañeros que sean más receptivos
o abiertos.
– Realizar actividades que favorezcan el conocimiento entre los niños y la
integración afectiva en el aula.
– Poner en el corcho fotografías de su país (paisajes, casas...).
– Incorporar a la biblioteca del aula cuentos, libros de imágenes, literatura y
música de su cultura.
– Crear el rincón de nuevos amigos.
– Elaborar Unidades Didácticas con contenido intercultural.
Entre sus elementos pueden estar presentes los siguientes aspectos:
* Título: “Conocernos mejor”.

* Algunos objetivos:
• Favorecer el autoconocimiento y autoestima.
• Descubrir otras formas de ser y vivir.
• Favorecer una integración rica y plural.

* Contenidos:
• Nombres y apellidos.
• Composición familiar.
• Entorno.
• Su casa.
• Partes del cuerpo.
• Características físicas:
¤ Rubio, castaño, moreno, pelirrojo...
¤ Alto/bajo.
Gordo/flaco.
¤ Rizado/liso.
¤ Grande/pequeño.
• Semejanzas y diferencias de nuestro cuerpo y el de los otros.
• Respeto y valoración de las diferencias.

* Actividades:
• Leer, explicar o representar cuentos con contenido intercultural.
• Observarse en el espejo: cara, cuello, pelos, ojos...
• Dibujar a su familia.
• Taller de idioma.
• Pasar la pelota, quién habla, quién es.
• Juego de identificación con los ojos cerrados.
• Aprovechar los conflictos que surjan en el aula para favorecer
la interculturalidad: reflexionando sobre ellos, dramatizándolos,
buscando soluciones…
• Reflexionar sobre la tolerancia; para ello podemos hacer un recital
de pequeñas poesías de Gloria Fuertes y otros autores infantiles.
c) Colaboración con la familia
Suele ser bastante común entre la población inmigrante la poca o nula implicación
familiar en las tareas escolares. Desde este punto de vista entendemos que
es un desafío profesional para el educador buscar procedimientos que establezcan
y potencien esta relación.
Podemos establecer varios apartados en los que contemplar un tipo de relación
entre la institución escolar y la familia:

– Comunicaciones informativas. La base de una buena relación comienza


con una colaboración informativa. Cuidaremos la información que se les de,
intentando que sea lo más explícita posible respecto a normas de funcionamiento
de centro y aula, servicios, formas de colaboración con el centro y aula, etc.

– Participación en la gestión educativa. Les invitaremos a participar en


experiencias
de clase, talleres, actividades extraescolares...
d) Implicación curricular:
Gimeno Sacristán dice que un currículo que responda a la interculturalidad
debe ser fruto de la reflexión sobre la representatividad de los contenidos
seleccionados, de forma que los alumnos se identifiquen con ellos y se establezcan
conexiones con sus vivencias. Como consecuencia de esta labor debemos reformular,
adaptar y contextualizar.
Teniendo en cuenta lo anterior nosotros presentamos objetivos, contenidos,
así como orientaciones metodológicas que deberán incluirse en los distintos niveles
de concreción curricular.

– Objetivos:
* Conocer y respetar costumbres alimenticias y normas de otras culturas.
* Conocer y participar en fiestas de diferentes culturas.

– Contenidos:
* Fiestas, tradiciones y costumbres locales y de otros países.
* Costumbres y estilos de vida referentes a la propia cultura y otras.
* Interés y respeto por otras lenguas y culturas.
* Interés por aprender y conocer canciones y danzas andaluzas y de otros países.

– Estrategias metodológicas:
* Enfoques cooperativos: favorecen la ayuda y cohesión grupal.
* Enfoques socioafectivos: contribuyen a la adquisición de competencias
sociales. Trabajan el refuerzo, la autoestima y mejora de la vida del aula.
* Enfoques comunicativos: favorecen la comunicación e interacción.