Está en la página 1de 451

OceanofPDF.

com
OceanofPDF.com
DEDICACIÓN

a mis padres, a mis amigos, a mí, ya ti

OceanofPDF.com
MAPA

OceanofPDF.com
CONTENIDO

Cubierta de la
página de título
Dedicación Mapa

Uno Dos Tres


Cuatro Cinco
Seis Siete
Ocho Nueve
Diez Once
Doce Trece
Catorce
Quince
Dieciséis
Diecisiete
Dieciocho
Diecinueve
Veinte

Veintiuno
Veintidós
Veintitrés
Veinticuatro
veinticinco
Veintiséis
Veintisiete
veintiocho veinte
y nueve y media
Treinta y uno de
treinta y dos treinta
y tres treinta y
cuatro y treinta y
cinco treinta y seis y
treinta y siete
Epílogo

Agradecimientos
Sobre el autor
Libros de Victoria Aveyard Volver
Anuncios Derechos de Autor

Acerca del Editor

OceanofPDF.com
OceanofPDF.com
UNO
Yegua

Nos ahogamos en silencio durante un largo momento.


bostezos Corvium que nos rodea, lleno de gente, pero se siente vacío.
Divide y conquistaras.
Las implicaciones son claras, las líneas fuertemente atraídos. Farley y Davidson me miran con la
misma intensidad, y me miran hacia ellos.
Supongo que Cal no tiene ni idea, ni idea, que la Guardia Escarlata y Montfort no tienen
absolutamente ninguna intención de dejar a mantenerlo lo trono gana. Supongo que se preocupa más
por la corona que aproximadamente lo piensa cualquier Rojo. Y supongo que no le Cal debería llamar
más.
Tiberias Calore. Rey Tiberíades. Tiberias la Séptima.
Es el nombre con que nació, el nombre que llevaba cuando me encontré con él.
Ladrón, me llamó entonces. Ese era mi nombre.
Me gustaría poder olvidar la última hora. Caer hacia atrás un poco. Desfallecer. Tropezón. Disfrutar
de un segundo más de ese lugar extrañamente dichosa donde lo único que sentía era el dolor de los
músculos cansados ​y huesos reparados. El vacío después de la adrenalina de la batalla. La certeza de
su amor y apoyo. E incluso a través de la angustia, no puedo encontrar en mí mismo para odiarlo por su
elección. La rabia vendrá más tarde.

La preocupación cruza la cara de Farley. Parece extraño en ella. Estoy más acostumbrado a la
determinación fría o la ira rojo de Diana Farley. Ella nota mi mirada con una contracción de su boca llena
de cicatrices.
“Voy a transmito la decisión de Cal al resto del sistema,” dice ella, rompiendo la tensión
silenciosa. Sus palabras son bajos y medido. “ Sólo Mando. Ada llevará el mensaje “.

El premier Montfort patos barbilla de acuerdo. "Bueno. Creo Generales El batería y


Swan pueden tener una idea de estos desarrollos ya. Han estado vigilando a la reina
Lerolan desde que entró en el juego “.

“Anabel Lerolan estaba en la corte de Maven tiempo suficiente, por lo menos un par de semanas”, le contesto.
De alguna manera, mi voz no tiembla. Las palabras salen de manera uniforme, lleno de fuerza. Tengo que mirar fuerte,
incluso si yo no lo siento en este momento. Es una mentira, pero una buena mentira. “Ella probablemente tiene más
información de lo que nunca te di.”

“Probablemente,” dice Davidson con una sacudida de la cabeza reflexivo. Se limita a los ojos en el
suelo. No buscar, pero el enfoque. Un plan de espiral fuera delante de él. El camino por delante no
será fácil. Un niño sabría que. “Es por eso que tengo que volver allí”, añade, casi a modo de disculpa.
Como si pudiera estar enfadado con él por hacer lo que debe. “Los oídos y los ojos abiertos, sí?”
“Los oídos y los ojos abiertos”, Farley y que responden al unísono, sorprendiendo entre sí.

Da un paso de distancia de nosotros, dar marcha atrás en el callejón. El sol destellos en su


cabello gris brillante. Tuvo cuidado de limpiar después de la batalla, lavar el sudor y cenizas, en
sustitución de su uniforme manchado de sangre con una nueva. Todo para presentar su habitual
calma, recogido, y el comportamiento extrañamente ordinaria. Una sabia decisión. Platas dedican
tanta energía a su apariencia, al falso orgullo de la fuerza y ​el poder visible. Y ninguno tanto como el
rey de Samos y su familia en la torre por encima de nosotros. Al lado de Volo, Evangeline, Ptolemus,
y el silbido reina Viper, Davidson apenas se nota. Podía mezclar en las paredes si quería. No van a ver
lo que viene. No nos verán venir.

Tomo una respiración inestable y tragar, obligando a la siguiente pensamiento. Cal y tampoco lo hará.

Tiberíades, Me SNAP al mismo. Un puño aprieta, la excavación de las uñas en la carne con una picadura
satisfactoria. Llámalo Tiberíades.
Las paredes negras de Corvium sienten extrañamente silencioso y desnudo sin el asedio. Me aparto de la
forma en retirada de Davidson a los ojos de los parapetos que rodeaban el patio interior de la fortaleza de la
ciudad. La tormenta de nieve atacar escalofrío se ha ido, la oscuridad levantó, y todo aquí parece más pequeño
ahora. Menos imponente. soldados rojos se utilizan para ser conducidos a través de esta ciudad, la mayor parte
en la marcha a la muerte inevitable en una zanja. Ahora Rojos patrulla las paredes, las calles, de las puertas.
Rojos sientan junto a los reyes de plata y hablan de la guerra. Unos pocos soldados con pañuelos de color
carmesí a pie de ida y vuelta, sus ojos como dardos, armas muy usadas lista en la mano. La Guardia Escarlata no
será tomado por sorpresa, aunque tienen pocas razones para ser tan nervioso. Por ahora, de todos modos. Los
ejércitos de Maven se han retirado. Y ni siquiera Volo Samos es lo suficientemente audaz para intentar un ataque
desde el interior de Corvium. No cuando él necesita la Guardia, necesidades Montfort, nos necesita. Y sobre todo
no con Cal- Tiberíades, idiota -y toda su discurso vacío de la igualdad. Al igual que nosotros, Volo lo necesita.
Necesita su nombre, las necesidades de su corona, y necesita su maldita mano en ese maldito matrimonio con su
maldita hija.

Mi cara se quema caliente. Siento vergüenza por el penacho de los celos se levanta dentro de mí.

Perderlo debe ser el menor de mis preocupaciones. Perderlo no debe doler tanto como la posibilidad de morir,

de perder nuestra guerra, de dejar que todo lo que hemos trabajado en vano. Pero lo hace. Todo lo que puedo

hacer es tratar de soportarlo. ¿Por qué no decir que sí?

Me alejé de su oferta. De él. Me fue destrozado por la traición de otra traición-Cal, sino también la
mía. te amo Es una promesa que ambos hicimos, y los dos nos separamos. Que debe significar Te elijo
por encima de todo. Te quiero más. Siempre te necesito. No puedo vivir sin ti. Voy a hacer cualquier
cosa para mantener nuestras vidas de la despedida.

Pero él no lo haría. Y no lo hará.


Estoy menos de su corona, y él es menos de mi causa. Y menos, mucho menos, que el miedo a
otra jaula. Consorte, dijo, ofreciéndome una corona imposible. Me haría una reina, si Evangeline podría
ser empujado a un lado de nuevo. Ya sé lo que se ve el mundo de la mano derecha de un rey. No me
importa vivir que la vida de nuevo. A pesar de que Cal no se Maven, el trono sigue siendo el mismo.
Se cambia a las personas, los corrompe.

Qué extraño destino que habría sido. Cal con su corona y su reina Samos y yo. A pesar de mí
mismo, una pequeña parte de mí desea que había dicho que sí. Hubiera sido fácil. Una probabilidad de
dejar ir, dar un paso atrás, ganar -y disfrutar de un mundo que nunca podría haber imaginado. Darle a mi
familia la mejor vida posible. mantener a todos a salvo. Y quedarse con él. De pie al lado de Cal, una
niña de rojo con un rey de plata en su brazo. Con el poder de cambiar el mundo. Para matar Maven.
Para dormir sin pesadillas, y vivir sin miedo.

Me muerdo el labio fuertemente para ahuyentar la falta. Seduce, y casi me entiende su elección.
Incluso desgarrado, que adaptarse a cada otra.
Farley se desplaza en voz alta, mi atención. Ella suspira mientras la coloca de nuevo a la pared del
callejón, con los brazos cruzados sobre el pecho. A diferencia de Davidson, que no se ha molestado en
cambiarse de uniforme con sangre. La suya no es tan desagradable como la mía, libre de barro y suciedad. Hay
plata sangre en ella, por supuesto, ahora seca negro. Sólo han pasado unos meses desde que Clara nació, y
lleva el peso persistente alrededor de sus caderas con orgullo. Cualquiera que sea la simpatía que tenía
desaparece, sustituido por una rabia que provocó en sus ojos azules. No dirigida a mí, sin embargo. Ella mira
hacia el cielo, en la torre por encima de nosotros. Cuando el extraño consejo de plata y rojos ahora trata de
decidir nuestro destino.

“Ese era él en ese país.” Ella no esperó a que le pregunte quién. “Pelo de plata, cuello grueso, armaduras
ridícula. Y de alguna manera todavía respirando, a pesar de que le puso una hoja a través del corazón de Shade “.

Mis uñas cavar más profundo en el pensamiento de Ptolemus Samos. Príncipe de la grieta. asesino de mi
hermano. Al igual que Farley, siento una rabia repentina también. Y una explosión igual de vergüenza.

"Sí."
“Debido a que hizo un trato con su hermana. Su libertad por su vida “.‘Para mi
venganza,’murmuro en la admisión. “Y sí, le di mi palabra Evangeline.”

Farley descubre sus dientes, su disgusto evidente. “Usted le dio una de plata tu palabra. Esa promesa es menor
que la ceniza “.
“Pero sigue siendo una promesa.”
Ella hace un sonido gutural profundo de su garganta, como un gruñido. Sus anchos hombros cuadrados
y vuelve su cuerpo para hacer frente a la torre completamente. Me pregunto cuánto restricción que está
tomando para que deje de marchar hacia atrás hasta allí para rasgar los ojos de Ptolemus de su cráneo. No la
dejaría si pudiera. De hecho, me coge una silla y observo.
Dejé que mi puño se abren un poco, desechando el trozo de dolor. En silencio, tomo un paso hacia
adelante, cerrando el espacio entre nosotros. Después de un segundo de vacilación, puse una mano en su
brazo. "Una promesa yo hecho. No tú. Nadie más “.
Farley alambiques un poco, y su rugido se convierte en una sonrisa. Se da la vuelta para mirarme de frente, con
los ojos brillantes azul como se captura un rayo de sol. “Creo que podría ser más adecuado para la política que con la
guerra, Mare Barrow.”
Ofrezco una sonrisa dolorida. “Son lo mismo.” Una lección dura creo que por fin he aprendido.
"¿Usted cree que puede hacerlo? ¿Mátalo?"
Una vez, me la habría esperado a burlarse y audazmente burlarse de la implicación que no
podía. Farley es una mujer dura con una cáscara dura. Es lo que tiene que ser. Pero algo de
sombra-probablemente, Clara sin duda, el vínculo que ahora me reparto deja entrever pasado pétrea
del general y seguro de exterior. Ella vacila, su sonrisa desapareciendo un poco.

“No sé”, murmura. “Pero nunca voy a ser capaz de mirar a mí mismo, mirar a Clara, si no lo
intento.”
“Y yo tampoco, si te dejo morir en el intento.” Mi agarre se aprieta en su brazo. “Por favor, no
seas estúpido acerca de esto.”
Al igual que el toque de un interruptor, su sonrisa vuelve con toda su fuerza. Ella incluso guiños. “Desde cuando
soy estúpida, Mare Barrow?”
Mirando hacia ella envía una punzada a través de las cicatrices en la parte de atrás de mi cuello, cicatrices
casi me olvido de. El dolor de ellos parece pequeña en comparación con todo lo demás. “Me pregunto dónde va
a terminar,” murmuro, con la esperanza de hacerle entender.

Ella niega con la cabeza. “No puedo responder a una pregunta con muchas respuestas.”

"Quiero decir . . . con sombra. Ptolemus. Si lo matas, y luego qué? Evangeline te mata? Mata a
Clara? Mato Evangeline? Una y otra vez, sin un final?”No soy ajeno a la muerte, pero esto se siente
extrañamente diferente. terminaciones calculados. Se siente como algo Maven haría, no nosotros. A
pesar de que Farley marcado Ptolemus para la muerte mucho antes, cuando se hacían pasar por
Mareena Titanos, que era para la Guardia. Por una causa, por algo más que la venganza ciega y
sangrienta.

Sus ojos se abren, vibrante e imposible. “¿Quieres que me dejó vivir?” “Por supuesto que
no,” Casi me rompo. “No sé lo que quiero. No sé lo que estoy hablando.”Las palabras caen una
sobre otra. “Pero todavía puedo preguntar, Farley. Yo sé lo que la venganza y la ira pueden
hacer a una persona, a las personas que le rodean. Y, por supuesto, no quiero Clara a crecer
sin su madre “.

Ella se da la vuelta bruscamente, ocultando su rostro. Pero no lo suficientemente rápido para ocultar un aumento
repentino de las lágrimas. Ellos nunca caen. Con un movimiento de su hombro, ella me encoge de distancia.

Empujo adelante. Tengo que. Ella tiene que escuchar esto. “Ella ya perdió la sombra, y si
dada la posibilidad de elegir entre una venganza por su padre y una madre viva-Yo sé lo que
elegiría “.
“Hablando de opciones”, se muele a cabo, todavía sin mirarme. “Estoy orgulloso de la persona que ha
realizado.”
“Farley, no cambie el sujeto-”
“¿Me has oído, chica rayo?” Ella huele y fuerza una sonrisa, dar marcha atrás en torno a revelar
una cara ahora muy rojo y con manchas. “He dicho que estoy orgulloso de ti. Apunta eso.
Memorizarlo. Probablemente no va a escuchar de nuevo.”

A pesar de mí mismo, me río oscuro. "Multa. Orgulloso de lo que exactamente?”‘Bueno, además de su


sentido de la moda’-se saca el polvo de mi hombro, apartando un poco a la suciedad sangrienta“y por
supuesto, su tipo y disposición tranquila. . “.
Otra risa.
“. . . Estoy orgulloso de ti, porque sé lo que se siente al perder a la persona que amas.”Esta vez ella me
toma del brazo, probablemente, así que no puedo huir de una conversación que no creo que estoy preparado
para tener.
Mare, elíjame. Las palabras son sólo una hora de edad. Ellos me persiguen con tanta facilidad.

“Se sintió como una traición”, le susurro.


Me centrarse en la barbilla de Farley, así que no tengo que mirar a los ojos. La cicatriz en la esquina
izquierda de su boca es profundo, tirando de sus labios a un lado un poco. Un lastre limpio. trabajo cuchillo. No
tuvo que cuando vi por primera vez, a la luz de una vela azul en el carro viejo de Will silbato.

"¿De él? Por supuesto-"


"No. No es de él.”Una nube cruza el cielo sobre su cabeza, enviando sombras cambiantes a
través de los dos. La brisa de verano sopla extrañamente frío. Me estremezco en contra de ella. Como
si en el instinto, deseo de Cal y su cálida presencia. Nunca me deja frío. Mi estómago se tambalea
ante la idea, enfermo de pensar en lo que ambos nos fuimos a. “Él hizo promesas a mí”, continúo,
“pero me hizo promesas a él también. Me quebrélas. Y tiene otras promesas que cumplir. A sí mismo,
a su padre muerto. Amaba la corona antes de que me quería, lo sepa o no. Y al final, él piensa que
está haciendo lo correcto para nosotros, para todo el mundo. ¿Cómo puedo realmente culparlo por
eso?”

Con una voluntad, me encuentro con los ojos y la búsqueda de Farley. Ella no tiene una respuesta para
mí, al menos no uno que quisiera. Sus dientes se preocupan de su labio, reprimiendo lo que quiere decir. No
trabaja.
Ella se burla, tratando de ser su versión de suave. Como espinoso como siempre. “No me disculpo
por él y lo que es.”
"No soy."
“Ciertamente suena como esto”, suspira, exasperada. “Un rey es diferente
todavía un rey. Él podría ser un ladrillo, pero sabe que mucho “.
“Tal vez podría haber sido lo correcto para mí también. Por los Rojos. Quien
sabe lo que es una reina roja podría haber hecho?”
“Muy poco, Mare. Si nada en absoluto “, dice ella con fiador fría. “Cualquier cambio que pueda
provenir de poner una corona en la cabeza sería demasiado lento, demasiado pequeño.” Su voz se
suaviza. “Y con demasiada facilidad deshecho. Que no duraría. Lo que hemos logrado moriría
contigo. No tome a mal, pero el mundo que queremos construir nos tiene que sobrevivir “.

Para los que vienen después.


Los ojos de Farley se clavaron en mí, con su intenso enfoque casi inhumano. Clara tiene los ojos de
sombra, no Farley. Miel, no océano. Me pregunto qué partes de ella algún día pertenecer a Farley oa la
sombra.
La brisa cruje cabello recién esquilada de Farley, oro oscuro en la sombra de las nubes. Por debajo de
las cicatrices, ella es todavía joven, más que otro niño de la guerra y la ruina. Ella ha visto peor que yo, hacer
más de lo que tengo. Sacrificado y sufrido más también. Su madre, su hermana, mi hermano y su amor. El
que ella soñaba con ser cuando era una niña. Todo se ha ido. Si ella puede seguir empujando hacia adelante,
sigue creyendo en lo que estamos haciendo, por lo que puedo I. Por tanto como nosotros los cabezazos,
confío Farley. Y sus palabras son una comodidad desconocida, pero es necesario. Ya he pasado tanto tiempo
en mi propia cabeza, con el argumento de mí mismo, que estoy empezando a enfermar de la misma.

“Tienes razón.” Algo dentro de mí suelta, permitiendo que el extraño sueño de la oferta de Cal en una espiral
hacia la oscuridad. Para no volver jamás.
No voy a ser una reina roja.
Farley da mi hombro un apretón casi doloroso. A pesar de los curadores, todavía estoy
dolorida, y todavía tiene un agarre fuerte con malicia. “Además”, añade, “sería no estar en el
trono. La reina y el rey Lerolan del Rift eran muy claras. Sería ella, la chica Samos “.

Resoplo de la idea. Evangeline Samos hizo sus intenciones obvias suficientemente atrás en la
sala del consejo. Me sorprende Farley no se dio cuenta. “No si puedo evitarlo.”

“Hmm?” Su mirada se agudiza y encogimiento de hombros.


“Usted vio lo que hacía allí, cómo se provocó.” Los frescos destellos de memoria. Evangeline de
requerir a un sirviente Rojo delante de todos, rompiendo una copa, lo que obligó a los pobres de
limpieza para limpiarlo, simplemente por el gusto de hacerlo. Para cada persona la ira de sangre roja en
la habitación. No es difícil entender por qué lo hizo, o lo que esperaba lograr. “Ella no quiere ser parte
de esta alianza, no cuando significa que tiene que casarse. . . Tiberias “.

Por una vez, Farley parece atrapado con la guardia baja. Ella parpadea, perplejo. Aunque intrigado. “Pero
ella está de vuelta donde empezó. Pensé, quiero decir, yo no pretendo entender el comportamiento de plata en
absoluto, pero todavía-”
“Evangeline es una princesa en su propio derecho ahora, con todo lo que siempre quiso. No
creo que ella quiere volver a ser otra persona. Eso es todo su compromiso fue siempre con ella.
Y él,”agrego, con una punzada de dolor.
“Una disposición para poder. Poder que ya tiene ahora, o”palabras -mis flaquean un
poco-‘poder que no quiere más.’Pienso en Evangeline, en el tiempo que pasé con ella en
Whitefire. Se sintió aliviada cuando Maven se casó con Iris Cygnet en lugar de ella. Y no
sólo porque era un monstruo. Creo que debido. . . había otra persona que le importaba
más. Más de sí misma o de Maven corona.

Elane Haven. Después de que su casa se rebeló contra él, lo recuerdo Maven llama puta de su
Evangeline. No me di cuenta Elane en el consejo, pero gran parte de la casa refugio está detrás de
Casa Samos, aliado a ellos. Sombras todos, capaz de desaparecer a voluntad. Supongo Elane
podría haber estado allí todo el tiempo y ni siquiera lo sabría.

“Usted piensa que intentaría deshacer El trabajo de su padre? Si pudiera?”Farley se parece mucho a un
gato que acaba de coger un ratón especial de grasa para la cena. "Si alguien . . . ayudado ¿su?"

Cal no negó la corona por amor. Pero sería Evangeline? Algo me dice que podría. Toda
su maniobra, la resistencia tranquila, a poca filo de una navaja.

“Es posible.” Las palabras adquieren un nuevo significado a los dos. Nueva peso. “Ella
tiene motivaciones propias. Y creo que eso nos da un poco de ventaja “.

curva de los labios de Farley, teniendo en la sombra de una sonrisa verdadera. A pesar de todo lo que he
aprendido, me siento un repentino estallido de esperanza. Ella me golpea en el brazo, su sonrisa se propague.

“Bien, Barrow, lo escriba de nuevo. Estoy muy orgulloso de ti.”‘Lo hago ser
útil de vez en cuando.’
Ella ladra una risa y pasos, haciendo un gesto para que la siguiera. La avenida fuera del callejón
señas, sus losas brillantes como el último de la nieve se derrite bajo el sol del verano. Vacilo, reacios a
dejar este rincón de la seguridad oscuro. El mundo más allá de este espacio estrecho todavía parece
demasiado grande. El patio interior de Corvium telares, y la torre central se sitúa en el centro de todo. Con
un suspiro tembloroso, me obligo a moverse. Los primeros dolores paso. Lo mismo ocurre con el segundo.

“Usted no tiene que volver a subir”, murmura Farley, cayendo en a mi lado. Ella mira a la
torre. “Me dejaré saber cómo se sacude. Davidson y puedo manejarlo “.

La idea de volver a la sala del consejo, sentado en silencio como Tiberíades lanza todo lo que
he hecho en mi cara no sé si puedo soportarlo. Pero tengo que. Me he dado cuenta cosas que los
otros no pueden. Saben lo que otros no lo hacen. Tengo que volver. Por la causa.

Y para él.
No puedo negar lo mucho que quiero ir a por él.
“Quiero saber todo lo que sabes”, le susurro a Farley. "Todo
Davidson ha planeado. No voy a ninguna otra cosa a ciegas “.
Ella está de acuerdo rápidamente. Casi demasiado rápido. “Por supuesto.” “Soy
tuya a utilizar. De cualquier manera. Con una condición “.‘Que sea.’

Mis pasos lentos, y coincide con mi ritmo. "El Vive. Al final de todo esto “.

Como un perro confundido, consejos ella la cabeza.


“Break su corona, romper su trono, rasgar su monarquía aparte.” Miro hacia ella con toda la
fuerza que pueda reunir. El rayo en mi sangre responde con fervor, pidiendo a agrietarse suelto.
“Pero Tiberíades vive.”
Farley chupa el aliento abrasador, irguiéndose en toda su estatura, formidable. Se siente como
si ella puede ver a través de mí. A mi corazón imperfecto. Aguanto la tierra. Me he ganado el
derecho.
Su voz titubea. “No puedo hacer esa promesa. Pero lo intentaré. Voy a dejar de probar, Mare “.

Al menos ella no me mientas.


Me siento cortado en dos, dividida en diferentes direcciones. Una pregunta obvia cuelga en mi mente.
Otra opción que puede ser que tenga que hacer. Su vida o nuestra victoria? No sé qué lado podría elegir, si
alguna vez es necesario. ¿De qué lado podría entregar. El cuchillo de ese conocimiento se adentra, y
sangrar en el que nadie más puede ver.

Supongo que esto es lo que el vidente estaba hablando. Jon habló muy poco, pero todo lo que dijo
había calculado significado. Por mucho que yo no quiero, supongo que tengo que aceptar el destino que él
predijo.
Levantar.
Y elevarse solo.
Las losas rodar por debajo de mí, que pasa con cada paso. La brisa se empiece a levantar de
nuevo, que sopla desde el oeste este momento. Que lleva consigo el inconfundible aroma de la sangre.
Yo contra el impulso de vomitar, ya que todo viene corriendo hacia atrás. El asedio. Los cuerpos. La
sangre en ambos colores. Mi muñeca romperse limpio en las garras de una piel pétrea. Cuellos rotos,
cofres borrados en ráfagas de carne, órganos, brillantes y hueso con pinchos. En la batalla, era fácil de
separar de tal horror. Es necesario, incluso. El miedo sólo me maten. Ya no. Mi ritmo cardíaco se triplica
en velocidad y sudor frío se rompe a través de mi cuerpo. A pesar de que hemos sobrevivido y won, el
terror de la pérdida arrancó cañones abiertos dentro de mí.

Todavía puedo sentir. Los nervios, los caminos eléctricos mi rayo trazados en cada persona que maté.
Como ramas delgadas y brillantes, cada una diferente, pero también es el mismo. Demasiados para contar.
En uniformes rojos y azules, y Nortan Lakelander. Todos los Silvers.

Espero.
La posibilidad me golpea como un puñetazo en el estómago. Maven ha utilizado para los Rojos
carne de cañón antes, o como escudos humanos. Ni siquiera pienso en ello. Ninguno de nosotros lo hizo, o
tal vez los demás no le importaba. Davidson, Cal, tal vez incluso Farley, si pensaba que el resultado valió la
pena el costo.
“Hey,” murmura, tomando mi muñeca. Su piel sobre la mía me hace saltar, con los dedos dando vueltas como un
grillete. Rompo su agarre con fuerza, torsión de distancia con lo que suena como un gruñido. Me pongo colorada,
avergonzada de que todavía reacciono de esta manera.
Ella tira hacia atrás, con las palmas hacia arriba, los ojos muy abiertos. Pero hay temor, ni juicio. piedad ni siquiera.
Es eso comprensión Veo en ella? “Lo siento,” dice ella rápidamente. “Me había olvidado de las muñecas.”

Apenas bob la cabeza, empujando mis manos en los bolsillos para ocultar las chispas de color púrpura
a mi alcance. "Está bien. Eso no es incluso-”
“Lo sé, Mare. Esto ocurre cuando vamos más despacio. El cuerpo comienza a procesar más nuevo. A
veces es demasiado, y no hay vergüenza en ello.”Consejos Farley su cabeza, haciendo un gesto de la
torre. “No hay vergüenza en conseguir algún tiempo bastidor tampoco. El cuartel son-”

“¿Hubo Reds por ahí?” Me gesto inexpresivo, hacia el campo de batalla y las paredes rotas
ahora-de Corvium. “¿De Maven y los Lakelanders enviar soldados rojos con el resto?”

parpadea Farley, verdaderamente sorprendidos. “No que yo sepa,” ella finalmente responde, y
escucho el malestar en ella. Ella no sabe tampoco. Ella no lo hace
querer a saber, y yo tampoco no puedo soportarlo.
Me giro sobre mis talones, obligándola a seguir con mi ritmo de una vez. El silencio cae de nuevo,
esta vez lleno de ira y vergüenza en la misma medida. Me apoyo en ella, torturarme. Para recordar
este disgusto y dolor. Más batallas vendrán. Más gente va a morir, no importa el color de la sangre.
Así es la guerra. Eso es revolución. Y otros serán atrapados en el fuego cruzado. Olvidar es condenar
a ellos de nuevo, y condenar a otros a venir.

En el ascenso de los escalones de la torre, guardo mis manos firmemente en puños en los
bolsillos. El pinchazo de un pendiente pica mi carne, la cálida piedra roja contra mi mano. Debería tirar
por una ventana. Si hay una cosa que debería olvidar, es él.

Sin embargo, la pendiente se mantiene.


Al lado del otro, se entra en la sala del consejo de nuevo. Los bordes de mi visión borrosa y tratar
de caer en un lugar familiar. Observar. Memorizar. Busque grietas en las palabras habladas, encontrar
secretos y mentiras en lo que dejan sin decir. Es un objetivo tanto como una distracción. Y me doy
cuenta por qué estaba tan interesado en volver aquí, aun cuando tenía todo el derecho a huir.

No porque esto es importante. No porque yo puedo ser de utilidad. Pero debido a que soy egoísta, débil, y con
miedo. No puedo estar solo conmigo mismo, ahora no, todavía no.

Así que me siento y escucho y observo. Y a


pesar de todo, siento sus ojos.
OceanofPDF.com
DOS
Evangeline

Sería fácil matarla.


Husillos de la rosa de la armadura de oro entre las joyas rojo, negro, naranja y el cuello de Anabel
Lerolan. Un tic y podría cortar la yugular del olvido. Desangrarse su cuerpo y su esquema. Poner fin a su
vida y de su compromiso frente a todos en la sala. Mi madre, mi padre, Cal-por no hablar de los criminales
rojos y los fanáticos extranjeros que nos encontramos atados a. No Barrow, sin embargo. Ella no ha
regresado todavía. Probablemente todavía se lamenta sobre su príncipe perdido.

Esto significaría otra guerra, por supuesto, rompiendo una alianza ya spiderwebbed con grietas. Que
podía hacer una cosa con el comercio, mi lealtad para la felicidad? Se siente vergüenza sólo para hacer la
pregunta, incluso en la seguridad de mi propia cabeza.

La anciana se debe sentir mi mirada. Sus ojos película para mí por un segundo, la sonrisa en los labios
inconfundibles mientras se instala de nuevo en su silla, resplandeciente en rojo, negro y naranja.

Esos son los colores Calore, no sólo Lerolan. Sus lealtades son abrasiva clara.

Escalofríos, se me cae la mirada y me concentro en mis manos en su lugar. Una de las uñas está
agrietada horrible. Roto en la batalla. Con una respiración, me moldee una de mis anillos de titanio en forma
de garra, dibujo sobre mi dedo en una garra. Haga clic en él contra el brazo de mi trono, aunque sólo sea
para molestar a la madre. Ella me mira por el rabillo del ojo, la única evidencia de su desdén.

Fantaseo con matar Anabel un poco demasiado largo, perdiendo la noción del consejo, ya que en sus
miserables esquema de círculos. Nuestros números han disminuido, dejando sólo los líderes recogidos de
nuestras facciones apresuradamente unidos. Los generales, señores, capitanes, y los derechos. El líder
Montfort habla, entonces el Padre, a continuación, Anabel, una y otra vez. Todo en tonos sobrios, forzando
sonrisas falsas y promesas vacías.

Deseo Elane estuviera aquí. Debería haber traído ella. Ella pidió que viniera. En verdad, ella rogó. Elane
siempre ha querido mantener estrecha, incluso en la cara del peligro letal. Trato de no pensar en nuestros
últimos momentos juntos, su cuerpo en mis brazos. Ella es más delgada que yo, pero más suave. Ptolemus
esperó fuera de mi puerta,
asegurándose de que no nos molestó.
“Déjame ir contigo,” susurró en mi oído, una docena de veces, cien veces. Sin embargo, su padre
y el mío lo prohibieron.
Suficiente, Evangeline.
Maldigo a mí mismo ahora. Ellos nunca han conocido en el medio del caos. Elane es una sombra,
después de todo, y una niña invisible es fácil para el contrabando. Tolly habría ayudado. No se detendría a
su esposa de venir a lo largo, no se si me pedí su ayuda. Pero no pude. Hubo una batalla que se ganó en
primer lugar, una batalla que no sabía si podíamos ganar. Y yo no estaba dispuesto a correr ese riesgo
con ella. Que tiene talento, pero Elane Haven es un guerrero. Y en medio de ella, ella sólo sería una
distracción y una preocupación para mí. Me podía permitir ni entonces. Pero ahora . . .

Para.
Mis dedos se enroscan en contra de los brazos de mi trono, pidiendo a tallar el hierro en trozos
irregulares. En casa, las galerías de metal de Ridge House hicieron para la terapia fácil. Podría destruir en paz.
Canalizar cualquier rabia fresco en constante cambio estatuas, sin tener que preocuparse de lo que nadie
podría pensar. Me pregunto si puedo encontrar algo de privacidad aquí en Corvium para hacer precisamente
eso. La promesa de tal liberación me mantiene cuerdo. Me rasco el anillo de garras en mi silla, metal contra
metal. lo suficientemente suave que sólo la madre escucha. Ella no me puede regañar por ello, no delante del
resto de nuestra extraña consejo. Si tengo que estar en la pantalla, que también podría disfrutar de las pocas
ventajas.

Finalmente, llave de mis pensamientos lejos de cuello vulnerables de Anabel y la ausencia de Elane.
Si voy a encontrar una salida del plan de mi padre, tengo que pagar al menos la atención.

“Su ejército está en retirada. las fuerzas del rey Maven no se puede permitir el tiempo para
reagruparse,”Padre dice con frialdad. Detrás de él, las altas ventanas de la torre muestran el sol
comienza su descenso en las nubes persistentes en el horizonte occidental. El paisaje borrado
todavía fuma. “Él está lamiendo sus heridas.”

“El niño ya está en el estrangulador,” Reina Anabel es rápido para responder. El chico. Ella se refiere
a Maven como si no es su nieto. Supongo que ella no va a reconocer que nunca más. No después de que
ayudó a matar a su hijo, el rey Tiberíades. Maven no es su sangre, pero Elara de Elara y de solo.

Anabel se inclina hacia delante sobre los codos, juntando las manos arrugadas juntos. Su anillo de
bodas de edad, maltratadas, pero brillante, guiños en un dedo. Cuando ella nos llevó a todos por sorpresa
en el Ridge House, anunciando su intención de respaldar a su nieto, que llevaba ningún metal que hablar.
Para ocultar de nuestros sentidos magnetrón. Ahora ella usa abiertamente, nos atreverse a usar su
corona o sus joyas en su contra. Cada parte de ella es una elección calculada. Y ella no está exenta de
armas de su propio. Anabel era un guerrero antes de que ella era una reina, un oficial en la parte
delantera Lakelander. Ella es un olvido, y su tacto es mortal,
capaz de destruir y explotar algo, o alguien.
Si no me gusta lo que me está obligando a, yo respetaría su dedicación por lo menos.

“Y a esta hora, la mayor parte de sus fuerzas habrá más allá de Maiden Falls y en la
frontera”, añade. “Están en los lagos de ahora”.
“El ejército Lakelander es herido también, tan vulnerables. Debemos atacar mientras podamos,
aunque sólo fuera para recoger a los rezagados.”Mi padre mira a Anabel a uno de nuestros señores
de plata. “La flota Laris puede estar listo dentro de la hora, no?”

Señor general Laris agudiza bajo la mirada de mi padre. Su frasco está vacío ahora, dejándolo a
disfrutar de la borrachera de la victoria. Tose, aclarándose la garganta. Puedo oler el alcohol en su
aliento desde el otro lado de la cámara. “Se puede, Su Majestad. Sólo es necesario dar la orden “.

Una voz baja lo interrumpe. “Me opondré que si lo hace.”


Las primeras palabras de Cal desde que regresó de su disputa con Barrow Mare luego, no se desperdician.
Al igual que su abuela, que viste de negro con adornos de color rojo, que tiene desde hace mucho tiempo
descarta el uniforme prestado que llevaba en la batalla. Se mueve en su asiento junto a Anabel, tomando su
posición asignada como su causa y rey. Su tío, Julian de la casa Jacos, sostiene a su izquierda, mientras que la
reina Lerolan tiene a su derecha. Flanqueada por ambos, platea de sangre noble y de gran alcance, que
presenta un frente unido. Un rey digno para nosotros campeón.

Lo odio por él.


Cal podría haber terminado mi miseria, roto nuestro compromiso, rechazado la oferta de la mano del
Padre. Pero por la corona, arrojó Mare de distancia. Para la corona, que me atrapó.

“¿Qué?” Dice que todo es Padre. Es un hombre de pocas palabras, e incluso menos preguntas. Sólo para
escuchar lo pidan es inquietante, y tensa a pesar de mí mismo.
Cal se retira de sus hombros, en voz baja difusión de su amplio marco. Él se apoya la barbilla en los nudillos, las
cejas fruncidas juntos en el pensamiento. Se parece más grande, más viejo, más inteligente. En el mismo campo de
juego como el rey de la grieta.
“Yo dije que iba a oponerse a una orden para enviar el aire de la flota, o cualquier desprendimiento
de nuestra coalición, para dar caza a un territorio hostil,” Cal responde de manera constante. Tengo que
admitir que, incluso sin una corona, que tiene una forma real de él. Un aire que llama la atención, si no
respetar. No es de extrañar, ya que fue entrenado para esto, y Cal no es más que un estudiante muy
obediente. Su abuela frunce los labios en una sonrisa tensa pero real. Ella está orgullosa de él. “El
Estrangulador sigue siendo un campo de minas literal, y tenemos muy poca inteligencia que nos guía en
el otro lado de las cataratas. Podría ser una trampa. No arriesgaré soldados en él “.

“Cada pieza de esta guerra es el riesgo”, escucho Ptolemus decir desde el otro lado de mi padre.
Flexiona igual que Cal, irguiéndose en toda su estatura en su trono. El sol poniente le da al cabello de
Tolly un tinte rojizo, haciendo su aceitado
cerraduras de plata brillan por debajo de la corona de su príncipe. La misma luz baña Cal en sus colores de la casa, de
color rojo en sus ojos mientras que las sombras se alargan negro detrás de él. La pareja se mantenga la mirada de uno
al otro en la extraña forma en que hacen los hombres. Todo es una competición, Me burlo de mí mismo.

“Tal visión, Prince Ptolemus,” Anabel dice, su tono seco. “Pero Su Majestad, el rey de Norta, es
muy consciente de lo que es la guerra. Y estoy de acuerdo con su evaluación “.

Ya ella le llama rey. No soy el único en notar su elección de palabras.

Cal baja los ojos, aturdido. Se recupera rápidamente, mandíbula apretada en la resolución. Su
elección ya está hecha. No hay vuelta atrás, Calore.
El premier Montfort, Davidson, asiente con la cabeza de su asiento en su propia mesa. Sin el
comandante de la Guardia Escarlata y Mare Barrow, es fácil pasar por alto. Casi me olvido de él por
completo.
“Estoy de acuerdo”, dice. Incluso su voz es suave, sin inflexiones o acento. “Nuestros ejércitos necesitan tiempo
para recuperarse también, y esto coalición necesita tiempo para encontrar. . .”Se detiene, pensando. Todavía no puedo
leer su expresión, y eso me molesta a ningún extremo. Me pregunto si siquiera un susurro podía deslizarse más allá de
sus escudos mentales. "Equilibrar."

Madre no es tan estoico como mi padre, y ella se fija en el líder newblood con su ardiente mirada
negro. Su serpiente imita su acción, parpadeando en el primer nivel. “Entonces, ¿hay ninguna
inteligencia, ¿no hay espías través de la frontera? Perdóneme, señor, pero yo tenía la impresión de
que la Guardia Escarlata”-se casi escupe OUT-“tuvo una complicada red de espías en tanto Norta y
los lagos de. Ciertamente que pueden ser de utilidad, a menos que los Rojos de tergiversar sí
mismos y su fuerza. ”El asco gotea de sus palabras como el veneno de los colmillos.

“Nuestros operarios están en orden, Su Majestad.”


El general de Red, la mujer rubia con la burla permanente, empuja a la habitación con la yegua
en sus talones. Tanto el tallo de la puerta en el borde de la cámara, cruzando la sala del consejo para
sentarse con Davidson. Se mueven con rapidez y en silencio, como si de alguna manera se podrían
evitar ser visto por toda la habitación.

Mientras ella se acomoda en su silla, Mare mantiene sus ojos hacia adelante, encerrado en mí, de todas las
personas. Para mi sorpresa, me siento una extraña emoción por debajo de su mirada.
Podría ser esta vergüenza? No, no es posible. Aun así, el calor se eleva en mis mejillas. Yo espero no estar
rubor, ya sea en la ira o vergüenza. Tanto churn dentro de mí, y por buenas razones. Aparto la mirada,
girando sobre Cal, aunque sólo sea para distraerme con la única persona más miserable que me siento.

Desde luego, intentos mirar afectada por su presencia, pero Cal no es su hermano. A diferencia de Maven, Cal
tiene poca habilidad para enmascarar sus emociones. Una plata rubor flores debajo de su piel, coloreando sus
mejillas, el cuello, e incluso la parte superior de
sus orejas. La temperatura de la habitación se eleva un poco, ondulante con cualquier emoción que
está luchando. Qué tonto, Me burlo de mi cabeza. Usted ha hecho su elección, Calore. Nos tanto
condenado. Al menos puede pretender mantener juntos. Si alguien va a perder su mente a la angustia,
debería ser yo.
Casi me esperaba que empezara a maullando como un gatito perdido. En su lugar, parpadea
furiosamente, arrancando los ojos de la chica rayo. Un puño aprieta el brazo de la silla, y el brazalete en
la muñeca flamemaker se ilumina en rojo con el sol moribundo. Se mantiene en jaque. Que no se
enciende, y tampoco lo hace él. Mare es una piedra en comparación con Cal. Rígida, inflexible e
insensible. Ni siquiera una chispa. Ella sólo sigue mirándome. Es desconcertante, pero no un desafío.
Sus ojos son extrañamente desprovista de su habitual ira. Desde luego, no son amables, por supuesto,
pero no están llenos de disgusto tampoco. Supongo que la chica rayo tiene pocas razones para
odiarme ahora. Mi pecho se aprieta-sabe ella no era mi elección? Ella debe.

“Buena de que vuelvas, señorita Barrow,” le digo, y lo digo en serio. Ella está siempre garantizada una
distracción para los príncipes Calore.
Ella no responde, solamente cruzando los brazos.
Su compañero, el general de la Guardia Escarlata, no es tan inclinado al silencio. Desafortunadamente. Ella
frunce el ceño a mi madre, tentar al destino. “Nuestros operarios se encuentran actualmente en el relé, el
seguimiento ejército del rey de Maven a medida que se retiran. Hemos recibido noticias de que sus tropas están
en una marcha difícil Detraon, moviéndose con velocidad. Maven a sí mismo, y algunos de sus generales,
abordaron barcos en el lago Eris. Supuestamente con destino a Detraon también. Se habla de un funeral por el
rey Lakelander. Y tienen mucho más sanadores que nosotros. El que sobrevivió a la batalla estará de nuevo a la
lucha contra la forma más rápida de lo que lo hará “.

Anabel frunce el ceño, cortando una mirada al Padre. “Sí, Casa Skonos sigue siendo dividida entre
nuestras facciones, y la mayoría se mantiene fiel al usurpador.”
Como si eso es culpa nuestra. Hicimos lo que pudimos, convencido de que hemos podido. “Por no hablar de los lagos de
la piel tienen casas-sanador de su propia cuenta.”
Con una mano de barrido y una sonrisa tensa, Davidson se inclina la cabeza. Las arrugas se forman en la esquina
de sus ojos, que marca su edad. Sospecho que tiene cuarenta años más o menos, pero es difícil decir con seguridad.

Él toca sus dedos a la frente en algún tipo de extraña saludo o promesa. “Montfort va a dar. Tengo
la intención de presentar una petición para más sanadores, tanto de plata y ardiente “.

“Petición?” Burlas padre. Los otros Silvers coinciden con su confusión, y me encuentro mirando hacia
abajo nuestra línea para cumplir con el ojo de Tolly. Él frunce el ceño. Él no sabe lo que significa Davidson. Mi
estómago fracasos un poco, y me muerdo el labio contra la sensación. Por lo general, todo lo que uno de
nosotros le falta, el otro proporciona. Pero en esto, los dos estamos en el mar. Y también lo es el Padre. Enojado
como yo estoy con él, esto me asusta más que cualquier otra cosa. Padre no puede protegernos de lo
que no entiende.
Yegua no entiende bien, arrugando la nariz en la confusión. Estas personas, Maldigo a mí mismo.
Me pregunto si incluso el ceño fruncido, con cicatrices mujer sabe lo que significa Davidson.

El primer ministro es quien da a una pequeña risa. El anciano está disfrutando de esto.
Baja los ojos, dejando oscuras pestañas rozan las mejillas. Si quería, podía ser guapo. Supongo que
no sirve cualquier programa que tiene. “No soy un rey, como todos ustedes saben.” Él mira hacia atrás
y vuelve su mirada sobre el Padre, a continuación, Cal, a continuación, Anabel. “Me servir a la
voluntad de mi pueblo y mi pueblo tener otros políticos elegidos para representar sus intereses.
Tienen que estar de acuerdo. Cuando vuelva a Montfort para solicitar más troops-”

"¿Regreso?" Cal hace eco, y Davidson detiene corto. “¿Cuándo va a decirnos esto?”

Después de un momento, Davidson se encoge de hombros. "Ahora."


los labios giro de yegua. La lucha contra el ceño fruncido o una sonrisa, no puedo decir. Pero probablemente el
último.
No soy el único en notar. de Cal ojos parpadeo, mirando entre ella y el primer ministro con una
creciente sospecha. “¿Y qué vamos a hacer en su ausencia, el primer ministro?”, Le exige.
"¿Espere? O luchar con una mano atada a la espalda?”

“Su Majestad, me siento halagado se tiene en cuenta Montfort tan vital para su causa,” dice
Davidson, sonriendo. “Lo siento, pero las leyes de mi país no se puede romper, ni siquiera en la guerra.
No traicionaré los principios de Montfort, y yo de pie por los derechos de mi pueblo. Después de todo,
son algunas de las personas que le ayudarán a recuperar su propio país.”La advertencia en sus
palabras es tan clara como la sonrisa fácil todavía pegada en su rostro.

Padre es mejor en esto que Cal. Él se pone una sonrisa de vacío de su propia. “Nosotros nunca pedir una
regla para activar su propia nación, señor.”
“Por supuesto que no”, el rojo de la mujer con cicatrices añade secamente. Padre lleva a su falta de respeto
con calma, pero sólo por el bien de la coalición. Si no fuera por nuestra alianza, sospecho que la mataría, para
enseñar a todos una lección de decoro.
Cal se calma un poco, haciendo todo lo posible para mantener la cabeza. “¿Cuánto tiempo va a estar fuera, el
primer ministro?”
“Depende de mi gobierno, pero no espero mucho debate”, dice Davidson.

Reina Anabel aplaude con diversión. Ella se ríe, la profundización de las arrugas de su
cara. “Qué interesante, señor. Y lo que hace su gobierno, un largo debate?”

En este punto, me siento como si estuviera viendo una obra dirigida por actores mediocres. Ninguno de
ellos-Padre, Anabel, Davidson-A confía en el aliento de los demás.
“Oh, años.” Davidson suspiros, igualando su humor forzado. “La democracia es una cosa divertida. No es que
ninguno de ustedes saben que todavía “.
La vacuna final se refería a la picadura, y lo hace. La sonrisa de Anabel convierte helada. Ella gire una mano
contra la mesa, otra advertencia. Su capacidad puede destruir con facilidad. Al igual que el resto de nosotros.
Todo mortal, todos con nuestros propios motivos en juego. No sé cuánto tiempo más podré soportarlo.

“Estoy emocionado de verlo por mí mismo.”


La temperatura se eleva antes de que las palabras son apenas sale de la boca de yegua. Ella es la única
que no lo hace mirar a Cal. Él mira a ella, ardor en los ojos, mientras que los dientes se preocupan de su labio.
Ella se mantiene firme, con una expresión en blanco gratamente. Creo que está tomando una página del libro
de Davidson.
Rápidamente, puse una mano a la boca, ahogando una risita sorprendida. Mare Barrow es tal maldad
talento cuando se trata de molestar a los hombres Calore. En este punto, me pregunto si ella lo planea. Se
encuentra despierto en la noche y esquemas sobre la mejor manera de confundir o distraer Maven Cal.

Sin embargo, ¿verdad? Podría?


Por instinto, trato de sofocar la chispa de la esperanza de que irrumpe en el pecho. A continuación, te dejo
florecer.
Lo hizo a Maven. Lo mantuvo ocupado. lo mantuvo fuera de equilibrio. lo mantuvo alejado de usted. Por
qué no puede hacer lo mismo con Cal?
“Entonces usted será un buen enviado por Norta en su lugar.” Trato de sonar aburrido, desinteresado. No
ansiosos. No quiero que nadie se da cuenta de que estoy tirando el hueso lejos, sabiendo que el cachorro va a
seguir. Los ojos de yegua se ajustan a mí, sus cejas subiendo un centímetro. Vamos, Mare. Me alegro de que nadie
aquí puede leer mi mente.
“No, no lo hará, Evangeline,” Cal dice rápidamente, obligando a las palabras con los dientes apretados. “Me
refiero sin faltarle el respeto, el primer ministro, pero no sé lo suficiente acerca de su nación”

Parpadeo hacia mi prometida, inclinando la cabeza. pinzas para el pelo de plata a través de la armadura
escalado en mi clavícula. El poder que tengo en este momento, aunque sea pequeña, se ajusta a través de los
nervios. “Y qué mejor manera de saber? Ella va a ser bien recibido, un héroe. Montfort es un país de newbloods.
Su presencia ayudará a nuestra causa. No es así, el primer ministro?”

Davidson me mira con los ojos en blanco. Siento su mirada pasa por mí.
Mira todo lo que quiera, Rojo. "Indudablemente."
“Usted confía en ella para informar de lo que encuentra allí? Sin adornos u omisión?”Anabel se burla
con incredulidad. “No se equivoquen, la princesa Evangeline, la niña no tiene ninguna lealtad a cualquier
persona con la sangre de plata.”
Tanto Cal y Mare bajan sus ojos en el mismo momento, como si la lucha contra el no mirar el uno al
otro.
Me encojo de hombros. “A continuación, enviar una plata con ella. Quizás Señor Jacos?”El hombre mayor,
delgado en sus ropas amarillas, parece sorprendido por el sonido de su propio nombre. Él tiene un aspecto
deshilachado, como un pedazo de tela desgastada. “Si no recuerdo mal, eres un experto, ¿verdad?”

“Yo soy”, murmura.


La cabeza de la yegua no deja escapar. Sus mejillas son de color rojo, pero el resto de su parece
compuestas. “Enviar a quien quieras con nosotros. Voy a ir a Montfort, y ningún rey tiene derecho a detenerme.
Pero que sin duda puede tratar “.
Excelente. Calore aprieta en su silla. Su abuela se cierne cerca, más pequeño en comparación
con él. Pero su parecido es todavía clara. ojos mismos de bronce, hombros anchos, nariz recta. Lo
mismo corazón de soldado. Y, en última instancia, la misma ambición. Ella lo mira mientras habla,
cuidado con su respuesta. “Entonces, Señor Jacos y Mare Barrow representarán el verdadero rey
de Norta alongside-”

Su brazalete de chispas, dar a luz a una pequeña llama roja. Se camina a lo largo de sus nudillos lentamente.

“El verdadero rey representará a sí mismo,” Cal dice, con los ojos en el fuego. Al otro lado de la habitación, Mare
aprieta los dientes. Se necesita toda mi moderación para permanecer en silencio en mi asiento, pero en su interior,
animo y la danza. Tan fácilmente hecho.
“Tiberias,” sisea Anabel. Él no se molestó en responder. Y ella no lo puede presionar. Usted
hizo esto para ti, vieja estúpida. Usted lo nombró rey. Ahora obedecer.

“Lo admito, tengo algunos de tío-Julian's y mi curiosidad de la Madre-natural”, dice Cal. Se


ablanda ante la mención y la memoria de su madre. Es cierto, yo no sé mucho acerca de ella.
Coriane Jacos no era un tema Queen Elara bien tolerado. “Quiero visitar esta República libre, y
descubrir si todas las historias son ciertas.” Entonces su voz disminuye. Él mira a Mare con tal
intensidad, como si ella puede querer volver a su mirada. Ella no lo hace. “Me gusta ver las cosas
por mí mismo.”

Davidson asiente con un destello en sus ojos, su máscara en blanco deslizarse un poco, sólo por un
segundo. “Ustedes son bienvenidos, Su Majestad.”
“Bueno.” Cal guiños el fuego antes de rap con los nudillos en la mesa. “Entonces está decidido.”

Su abuela frunce los labios, dándole la apariencia de haber comido algo amargo. “Colocado?”
Ella se burla. “Nada está arreglado. Es necesario para plantar su bandera en Delphie, anunciar su
capital de; que necesita para ganar territorio, ganar recursos, ganar el gente, balancearse más alta
de la Casa a su lado-”
Cal no se deja intimidar. “Yo necesito recursos, abuela. Soldados. Montfort los tiene “.

“Eres muy bien”, dice el padre, su voz un profundo estruendo que pone un viejo temor en mi corazón.

Está enojado conmigo para empujar esto? O está a su antojo? Como un niño, aprendí lo que era
cruzar Volo Samos. Usted se convirtió en un fantasma. Ignorado, no deseado. Hasta que ganó su camino
de regreso a su amor con el rendimiento y la inteligencia.

Por el rabillo del ojo, miro a mi padre. El rey del Rift se sienta en su trono alto, pálido y
perfecto. Debajo de su meticulosamente
barba, veo a una sonrisa. Y respiro una pequeña vista, en silencio de alivio.
“Una declaración del legítimo rey de sí mismo Norta llegará lejos con el gobierno del primer
ministro,” Padre continúa. “Y no hará sino reforzar esta alianza de los nuestros. Por lo que es justo
que envío un enviado de la mía, para representar al Reino de los Rift así “.

No Tolly-no! mi mente grita. Mare Barrow prometió que no lo mataran, pero apenas confiar en su
palabra, especialmente en tales circunstancias oportunas. Ya puedo verlo. Un accidente de tontos
que sería todo lo contrario. Y Elane tendrá que ir demasiado, su obediente esposa a su lado. Si Padre
envía Tolly, nos pondremos en contacto un cadáver.

“Evangeline irá contigo.” Las náuseas elimina el alivio


en un latido del corazón.
Estoy dividido entre pidiendo otra copa de vino y vómitos todo con mis propios pies. Voces
gritan en mi cabeza, cada uno diciendo lo mismo.
Usted hizo esto a ti mismo, estúpida niña.

OceanofPDF.com
TRES
Yegua

Mi risa resuena a los muros este y en los campos oscuros. Hago doble, con las manos apretadas contra el
parapeto lisa, sin aliento. No puedo controlarlo. Es cierto que la risa, el tipo profundo de la boca del estómago,
se hace cargo. El ruido es hueco, duro y polvoriento por falta de uso. Mis cicatrices muerden, escozor a lo
largo de mi cuello y la columna vertebral, pero no pueden detenerlo. Me río hasta que mis dolían las costillas y
tengo que sentarse, poner la espalda contra la piedra fría. No se detiene, e incluso cuando me muerdo los
labios cerrados, pequeños estallidos todavía lo hacen a través.

Nadie me pero las patrullas puede oír, y dudo que se preocupan por una sola niña riendo solo en la oscuridad.

Me he ganado el derecho a reír o llorar o gritar como lo crea conveniente. Pequeñas piezas de mí quieren hacer las

tres cosas. Pero la risa gana out.I sonido trastornado, y tal vez yo soy. Ciertamente tengo una excusa, después de

hoy. La gente todavía se están limpiando los cuerpos desde el otro lado de Corvium. Cal eligió la corona encima de

todo lo que pensaba que estábamos luchando. En ambos casos aún sin heridas sangrantes sanador puede

arreglar. Las heridas que tengo que ignoran en este momento, para mi propia cordura. La única cosa que puedo

hacer es poner la cara entre las manos, apretar los dientes y luchar contra mi risa infernal, idiota.

Esto es una locura completa y total.


Evangeline, Cal, y yo, todo dirigido a Montfort. Lo que es una excelente broma.
Se lo dije en mi mensaje a Kilorn, todavía seguro de vuelta en Piedmont. Él querría saber de
todo, todo lo que pude decir. Después de que lo convenció de quedarse atrás, que es justo para
mantenerlo en el bucle. Y, por supuesto, querer él en el bucle. Quiero a alguien más para reír
conmigo, y la maldición sobre lo que está por venir.

Me río oscuro de nuevo, inclinando la cabeza hacia atrás contra la piedra. Las estrellas por encima de mí
son pinchazos, atenuadas por las luces de la ciudad de Corvium, así como la luna creciente. Las estrellas
parecen ver, mirando hacia abajo a la ciudad fortaleza. Me pregunto si los dioses de Iris Cygnet se ríen
conmigo. Si es que existen.
Me pregunto si Jon está riendo también.
La idea de que él me hiela la sangre, matando a cualquiera que sea risa maníaca me queda. Ese
desgraciado, newblood profetizando está ahí fuera en alguna parte, teniendo
Nos escapado. Pero para hacer qué? Sentarse en una colina y ver? Dejó que sus ojos rojos garrapata hacia atrás y
adelante como todos matamos unos a otros? ¿Es una especie de director de juego, el contenido nos llaman la atención
en su posición y jugar cualquiera que sea el futuro que elige? Si fuera remotamente posible, me gustaría tratar de
encontrarlo. obligarlo a protegernos de destino letal. Pero eso es absurdo. Se dará cuenta de que me viene. Sólo
podemos encontrar Jon si él quiere ser encontrado.

Frustrada, frote mis dedos sobre la cara y el cuero cabelludo, dejando que mis uñas arrastran a través de
mi piel. La sensación aguda me lleva de vuelta a la realidad, poco a poco. Lo mismo ocurre con el frío. La
piedra debajo de mi cuerpo pierde calor mientras la noche avanza. La tela delgada de mi uniforme hace poco
para que deje de temblar, mientras que los bordes afilados y sólidas de la pared son poco confortables. Aún así,
no me muevo.

medios de movimiento de sueño, pero también significa volver a bajar. Para los otros, a los cuarteles.
Incluso si yo no mi mejor ceño fruncido y corro, voy a tener que hacer frente a los Rojos y newbloods y Silvers
también. Julián, sin duda. Sólo le puedo imaginar esperando en mi cuna, listo con otra conferencia. Lo que
posiblemente podría decir, no sé.
Él va del lado de Cal, creo. Al final de todo esto. Cuando se hace evidente que no vamos a dejar
Cal mantener su trono. Platas son nada si no es fiel a la sangre. Y Julian es nada si no es leal a su
hermana muerta. Cal es la última pieza de su izquierda. Él no va a dar la espalda a que, incluso a pesar
de su charla de la revolución y de la historia. No se irá Cal solo.

Tiberíades. Llamada. Él. Tiberíades.


Incluso se duele pensar en el nombre. Su nombre real. Su futuro. Tiberias Calore la Séptima,
Rey de Norta, Llama del Norte. Me lo imagino en el trono de su hermano, caja de seguridad en una
jaula de Silent piedra. O él alargar el infierno diamondglass su padre se sentó? Destruye cada
fragmento de Maven, lo borrar de la historia? Él va a reconstruir el palacio de su padre. El Reino de
Norta volverá a ser como era. Excepto por el rey de Samos en el Rift, todo va a volver a lo que
estaba destinado a ser el día caí en la arena.

Hacer todo lo que ha ocurrido desde aquel día para nada. Me niego a permitir que
eso ocurra.
Y, por suerte, no estoy solo en este esfuerzo.
La luz de la luna brilla sobre la piedra negro, por lo que los detalles en oro de todas las torres
y plata brillo parapeto. Patrullas de viento por debajo de mí, guardias con uniformes rojos y verdes
que vigilan. Escarlata de la Guardia y Montfort. Sus homólogos, se platea en colores de la casa,
son menos frecuentes, y se agrupan. Laris amarillo, negro Haven, rojo y azul Iral, rojo y naranja
Lerolan. Sin colores Samos. Son real ahora, gracias a la ambición y la oportunidad de Volo. No es
necesario gastar su tiempo en algo tan común como las rondas nocturnas.

Me pregunto qué piensa de que Maven. Se fija en Tiberias tanto, sólo puedo imaginar
el peso de otro rey rival como Volo. todo giraba
alrededor de su hermano, a pesar de que Maven aparentemente tenía todo lo que pueda desear. La
corona, el trono, yo. Todavía se sentía esa sombra. obra de Elara. Ella enrolló y lo curvó en lo que
necesitaba, cortando y se acumule en la misma medida. Su obsesión ayudó a alimentar su necesidad
de poder, y activar su cuenta. Va a extenderse a Rey Volo? O son los deseos más oscuros y peligrosos
de Maven restringidos a nosotros? Matar a Tiberíades, mantenerme?

Sólo el tiempo dirá. Cuando él ataca de nuevo, y él, lo sabré. Sólo espero que
estemos listos.
Las tropas de Davidson, la Guardia Escarlata y la difusión de nuestra infiltration- somos lo suficientemente.
Tenemos que ser.
Pero eso no significa que no pueda tomar precauciones. "¿Cuándo

nos vamos?"
Tomó un poco de interacción social temida, pero me las arreglé para hacer a mi manera de cuartos de
Davidson. El manda unas oficinas más grandes en el sector administrativo, formando un conjunto actualmente
lleno de Montfort latón. Y Scarlet Guardia también, aunque Farley no está aquí. Los agentes toman mi entrada
con calma, dando paso a la persona a la que todavía llaman chica rayo. La mayoría se ocupan con el embalaje.
Papeles, carpetas, cuadros, en su mayoría. Nada de lo que en realidad pertenece a nadie aquí. Inteligencia
para la gente más inteligente que yo para devorar. Probablemente sobrante de lo que los oficiales de plata
usado este espacio pasada.

Ada, una de mis reclutas newblood, está en el centro de la actividad. Sus ojos se extienden sobre cada
trozo de papel antes de que alguien los paquetes a la basura. Ella memorizarlo todo, el uso de su capacidad de
memoria perfecta. Me mirarla a los ojos mientras paso, y compartimos un movimiento de cabeza. Cuando
vamos a Montfort, Ada será enviado a las órdenes del mando a Farley. No creo que vuelva a ver de nuevo por
un largo tiempo.

Davidson levanta la vista de su escritorio desnudo. Las comisuras de los ojos ángulo arruga, el
único indicador de una sonrisa. A pesar de la dura luz, implacable de la oficina, se ve guapo como
siempre. Distinguido. Intimidante. Un rey en el poder si no título. Cuando me olas más, Trago saliva,
recordando lo que parecía en el sitio. Sangrienta, exhausto, con miedo. Y determinado. Al igual que
el resto de nosotros. Se me tranquiliza un poco.

“Has hecho bien allí, Barrow,” dice. Con un movimiento de la cabeza, hace un gesto en la
dirección vaga de la torre central.
Parpadeo, andando. “¿Quiere decir que mantuve la boca cerrada.”
En la ventana, alguien se ríe. Echo un vistazo para ver Tyton apoyada en el cristal, con los brazos
cruzados, su bloqueo habitual de caída de pelo blanco sobre un ojo. Él tiene un uniforme de color verde
bosque limpio también, aunque un poco corto en las muñecas y las piernas. Sin insignias rayo a lo
señalan como lo que es: un electricon como yo. Porque no es uniforme. La última vez que lo vi, estaba
pintado las cejas a los tobillos en la sangre de plata. Él tamborilea con los dedos sobre el brazo,
blandiendo ellos como las armas que son.
“¿Es eso posible?”, Dice sin mirarme, su voz profunda. Davidson me encuestas, moviendo la
cabeza un poco. “En realidad, estoy contento con lo que dijo a los otros, Mare. Acerca de que me
acompaña a casa “.
“Como dije, tengo curiosidad sobre-”
El premier levanta la mano con la palma hacia fuera, que dejara de corto. “Guardarlo. Creo Señor
Jacos es la única persona que hace algo por el mero hecho de la curiosidad “. Bueno, no está mal. “¿Qué
es lo que realmente quiere de Montfort?”
En la ventana, los ojos de Tyton parpadeo en la luz como él finalmente se digna mirarme.

Levanto la barbilla. “Sólo lo que prometió.”


“El reasentamiento?” Por una vez, Davidson se ve realmente sorprendido. “¿Quieres a-” “Quiero que mi
familia segura”. Mi voz nunca flaquea. Empujo un poco de lo que recuerdo de una de plata muerta y su etiqueta
de reglas en mi comportamiento. Columna recta, los hombros cuadrados. Mantenga el contacto visual.

“Estamos realmente en guerra”, digo. “Norta, Piedmont, los lagos de, y su República también. En
ningún lugar es seguro, desde cualquier lado. Pero eres lo más lejos posible, y parece ser el más fuerte, o
al menos el más defendido. Creo que va a ser mejor si puedo llevar a mi familia a mí mismo. Antes de
volver a terminar lo que empezaron mejores personas “.

“La promesa era para newbloods, señorita Barrow,” Davidson dice en voz baja. La ráfaga de
actividad alrededor de nosotros casi lo ahoga.
Me encoge el estómago, pero se endurecen mi expresión. “Yo no lo creo, el primer ministro.”

Él saca esa sonrisa de su anodino, retirándose tras su máscara habitual. “Realmente, usted piensa de mí
tan cruel?” Una extraña broma, pero Davidson no es más que un hombre extraño. Él le muestra los dientes
pares. “Por supuesto, su familia es bienvenida. Montfort estaría orgulloso de aceptarlos como ciudadanos.
Ibarem, una palabra?”, Añade, llamando por encima del hombro.

Un hombre en un hervidero de una de las habitaciones contiguas, y no puedo dejar de saltar. Es la


viva imagen de Rash y Tahir, los gemelos newblood. Si no lo sabía Tahir estaba todavía en Piamonte y
Rash incrustado en Archeon, tanto la transmisión de la información de la causa, yo creo que él estaba uno
de los gemelos.
trillizos, Rápidamente me di cuenta, y una amargura llena mi boca. No me gustan las sorpresas.

Al igual que sus hermanos, Ibarem tiene la piel de color marrón oscuro, pelo negro, y una barba bien cuidada. Yo
sólo puedo vislumbrar una cicatriz debajo del pelo en la barbilla, una sola línea blanca de la carne levantada. Ha
marcado también, cortado por un señor de plata hace mucho tiempo para distinguirlo de sus hermanos idénticos.

“Encantado de conocerte,” murmuro, estrechando los ojos en el Davidson. Tiene la sensación de mi


malestar. “Ah, sí, esto sería el hermano de Rash y Tahir.”
“No podría decir:” Yo replico con sequedad.
Los labios de Ibarem la torcedura en una pequeña sonrisa mientras se mueve la cabeza en señal de
saludo. “Encantado de conocerla por fin, señorita Barrow.” Luego se vuelve a la Premier, expectante. “¿Qué
necesitas, Premier?”
Davidson ojos de él. “Enviar a Tahir palabra. Haga que informar a la familia de Barrow
que su hija les recogerá mañana. Para el reasentamiento en Montfort “.

“Sí, señor”, responde. Sus ojos vidriosos por un momento, ya que el mensaje viaja desde el cerebro a
la de su hermano. Sólo se tarda un segundo, a pesar de los cientos de millas entre ellos. Se agacha la
cabeza de nuevo. “Retransmisión, señor. Tahir dice felicitaciones y bienvenida, la señorita Barrow “.

Sólo espero que mis padres acepten la oferta. No es que no lo haría. Gisa quiere ir, y
mamá va a seguir su ejemplo. Bree y Tramy seguirán mamá. Pero papá, no estoy seguro. No si
él sabe que no va a permanecer con ellos.
Por favor, vete. Por favor, te voy a dar esto.
“Dile gracias,” murmuro, todavía desconcertado por él. “Retransmisión”, dice Ibarem nuevo. “Tahir
dice que eres muy bienvenido.” “Gracias a ambos,” Davidson corta, y por una buena razón. Los
hermanos pueden ir y venir con una velocidad enloquecedora, aunque es peor cuando sus cerebros
están vinculados al lado del otro. Ibarem asiente, teniendo el despido, antes de barajar distancia para
continuar su trabajo en otros lugares.

“¿Hay más de ellos desea hablarme?” Siseo, inclinándose hacia delante para apretar los
dientes en el primer nivel.
Toma mi molestia con calma. “No, aunque me gustaría que tuviera más de sus semejantes a mi disposición”,
suspira. “Es curioso, aquellos hermanos. Normalmente se Ardents tienen homólogos de plata, pero nunca he visto sus
semejantes más allá de nuestra sangre “.
“Su cerebro se siente diferente a cualquier otro”, murmura Tyton. Me ojo le bruscamente. “La forma
en que dicen que es muy desconcertante.” Tyton sólo se encoge de hombros.

Me vuelvo a Davidson, aún dolido, pero no puede hacer caso omiso de lo que es un regalo que
me ha dado. "Gracias por hacer esto. Sé que dirigir el país, y puede que no parezca mucho, pero
esto significa mucho para mí.”
“Por supuesto que sí”, responde. “Y espero que hagan lo mismo para otras familias como la suya, tan
pronto como nos sea posible. Mi gobierno está debatiendo actualmente cómo hacer frente a lo que se está
convirtiendo rápidamente en una crisis de refugiados, así como la forma de moverse Rojos y newbloods
desplazados ya. Pero para usted, por lo que han hecho y siguen haciendo, se pueden hacer excepciones “.

“Y lo que he hecho? ¿En serio?”Las palabras se escapan antes de que pueda morder de nuevo. El calor se
propaga a través de mis mejillas.
“Usted ha hecho grietas en el impenetrable.” Davidson habla como él señala lo obvio. “Poner
abolladuras en la armadura. Aflojados el frasco proverbial, la señorita Barrow. Rompamos
abierta.”Su sonrisa es cierto, ancho y blanco y
extensión. Me recuerda a un gato. “Y no es cosa pequeña que, gracias a ti, un aspirante al
trono de Norta va a venir a la República.”
Eso envía una sacudida a través de mí. ¿Es eso una amenaza? Me muevo rápido, apoyándose sobre su escritorio,
palmas de las manos apoyadas en la madera, mi voz baja, en señal de advertencia. “Quiero tu palabra de que no se verá
perjudicado.”
No duda. “Usted lo tiene”, dice, a juego mi tono. “No voy a tocar un pelo en la cabeza.
Tampoco lo hará nadie más, no mientras Calore está en mi país. Tienes mi promesa
solemne. Eso no es cómo actúo “.
“Bueno”, le contesto. “Porque sería ridículamente estúpida para eliminar el tampón entre nuestra
alianza y Maven Calore. Y usted no es una persona estúpida, ¿verdad, Premier?”

Ese gato sonrisa se ensancha. El asiente.


“¿No sería bueno para el principito para ver algo diferente?” Davidson ladea una ceja
gris muy cuidado. “Un país sin un rey?”
Ver que es posible. Que la corona, el trono no son su deber. Él no tiene que ser un rey
o un príncipe. No si no quiere ser.
Pero creo que él quiere ser.
“Sí” es todo lo que puedo decir. Y todo lo que puedo esperar. Después de todo, no me conocen por primera vez
Tiberíades en una taberna oscura, en la que se hizo pasar por otra persona para que pudiera ver lo que el mundo
realmente se parecía? Ver lo que debería cambiar?
Davidson se inclina hacia atrás, claramente terminado conmigo. Yo hago lo mismo. “Consideramos su solicitud
concedida”, dice. “Y considérese afortunado tenemos que volver a Piedmont primero de todos modos, o de lo
contrario podría no ser tan susceptible a la recuperación de una tonelada métrica de Barrows.”

Casi guiños. Casi


me sonrío.

A mitad de camino al cuartel, me doy cuenta de que me están siguiendo a través de la ciudad fortaleza. Pasos
rastro de cerca, ágil e incluso a lo largo de la calle sinuoso. Las luces fluorescentes echaron dos sombras, las
minas y de otra persona. Me tenso, incómodo, pero no tiene miedo. Corvium está plagado de soldados de la
coalición, y si alguno de ellos son lo suficientemente estúpidos como para mí desear el mal, están invitados a
probar. Puedo protegerme. Sparks ondulación debajo de mi piel, fácil de desatar. Listo para perder.

Enciendo el tacón de la bota, con la esperanza de atrapar a quien sea con la guardia baja. No trabaja.

Evangeline detiene sin problemas, expectante, con los brazos cruzados y cejas perfectas, plantearon oscuros.
Ella todavía lleva su armadura opulento, el tipo más adecuado a la corte de un rey de un campo de batalla. Sin
corona, sin embargo. Ella solía pasar su tiempo libre para la configuración de tiaras y diademas de lo que sea de
metal que pudiera tener en sus manos. Pero ahora, cuando tiene todo el derecho a usar uno, la cabeza es
desnuda.
“Te arrastré a través de dos sectores de la ciudad, Barrow,” dice ella, echando la cabeza hacia atrás.
“Pensé que se suponía que ser una especie de ladrón?”
Mi incesante risa de remolcadores anteriores de nuevo, y no puedo evitar sonreír, resoplando un
suspiro. Su picadura es familiar, y algo familiar se siente como el confort en este momento. “Nunca
cambie, Evangeline.”
Sus destellos rápidos sonrisa, como un cuchillo. "Por supuesto no. ¿Por qué cambiar la perfección?”

“Bueno, por favor, no me dejó a evitar que su vida perfecta, Su Alteza,” le digo. Todavía
sonriendo, me paso al costado, despejando el camino para ella. Llamando a su farol. Evangeline
Samos no me buscaban a insultos comercio. Su comportamiento en la sala del consejo hizo sus
motivos muy claro.
Ella parpadea, y un poco de su audacia se derrite. “Mare”, dice ella, suave ahora. Alegato.
Pero su orgullo no le permite hacer mucho más que casi mendigar. Esa maldita columna de plata.
Ella no sabe cómo doblar. Nadie le enseñó, y nadie iba a permitir que ella intentó.

A pesar de todo entre nosotros, una astilla de flechas compasión a través de mi corazón. Evangeline se
crió en la corte de plata, nacido con el esquema y subir, hecho para luchar tan ferozmente como ella guarda
su mente. Pero su máscara está lejos de ser perfecto, especialmente en comparación con Maven de.
Después de meses de lectura de sombras en los ojos, veo pensamientos de Evangeline reflejan en ella claro
como la luz del día. El dolor se irradia de ella. Anhelo. Ella tiene la sensación de un depredador en una jaula,
sin posibilidad de escapar. Una parte de mí quiere dejarla atrapada. Deja que ella se da cuenta exactamente
qué tipo de vida que solía desear. Quiero creer que no soy tan cruel. Y no soy estúpida. Evangeline Samos
tendría un poderoso aliado, y si tengo que comprar ella con lo que quiera, que así sea.

“Si usted está buscando la simpatía, seguir caminando,” murmuro, señalando de nuevo a la calle
vacía. Una amenaza inútil, pero de todas formas cerdas. Sus ojos, ya negro, se oscurecen. La pulla
funciona, empujándola en una esquina, obligándola a hablar.

“No quiero una pulgada de ella de usted,” encaje Evangeline. Los bordes de la aguja de su
armadura se agudizan con su ira. “Y sé que no lo merezco tampoco.”
“Definitivamente no”, me resoplido. “Así que usted quiere ayudar, entonces? Una excusa para no ir a Montfort con
el resto de nuestro equipo feliz?”
La cara de Evangeline tuerce en otra sonrisa mordaz. “Estoy apenas suficiente para que deber nada
idiota. No, estoy hablando de un comercio “.
Mantengo mi cara todavía, mis ojos se clavaron en los de ella. Canalizo un poco de serena
inexpresividad de Davidson, insondable. "Pensé que podría ser."
“Es bueno saber que usted no es tan densa como la gente cree.” “Entonces, ¿qué tienes?”, Pregunto, con
ganas de darse prisa a lo largo de este. Estamos dejando de Piedmont, y luego Montfort, mañana. No tenemos
el lujo de nuestras barbas habituales. "Qué es lo que tú ¿querer? ”

Las palabras se pegan en su garganta. Ella arrastra sus dientes en sus labios, raspar un poco de
la mancha púrpura. A la luz implacable de la calle Corvium, su maquillaje parece duro, más como
pintura de guerra. Supongo que es. El morado
sombras debajo de los pómulos, la intención de esculpir sus características en la nitidez imposible,
parece enfermiza en la oscuridad. Incluso el reluciente polvo blanco en su piel, alisando su tez rayo de
luna, tiene defectos. rastros de lágrimas. Ella trató de ocultarlos, pero la evidencia es todavía allí. color
desigual, un toque de pintura negro de sus pestañas sigue dejando su huella. Sus paredes de belleza y
magnificencia letal tienen grietas profundas.

“Pero eso es fácil, ¿verdad?” Contesto mi propia pregunta, dando un paso más cerca. Casi se estremece.
“Durante todo este tiempo, todas sus maquinaciones. Tiene Tiberíades. Usted tiene un tercero oportunidad de
casarse con un rey Calore. Convertido en reina de Norta. Lograr todo lo que siempre has trabajado “.

Sus sacudidas de la garganta, tragando una respuesta probablemente grosero. No tenemos mucha práctica
siendo civiles entre sí.
“Y que quiere”, le susurro. “Usted no quiere ser lo que usted nació para. ¿Por qué la
repentina revelación? ¿Por qué tirar lo que se utiliza para querer tanto?”

Su moderación rompe. “Yo no tengo que dar explicaciones o mis razones a ti.”

“Su razón tiene el pelo rojo y respuestas a Elane Haven.”


Evangeline tensa, apretando los puños, y las escalas de su armadura apriete, respondiendo a sus
emociones repentinas. “No hablar de ella”, encaje, dejando al descubierto su debilidad, el apalancamiento
fácil que podemos utilizar.
Ella cierra la distancia entre nosotros. Evangeline es varias pulgadas más alto que yo, y ella maneja
bien esta ventaja delgada. Con las manos en las caderas, los ojos brillantes, sus hombros escuadra contra
las luces de la ciudad, estoy totalmente en su sombra.

Parpadeo hacia ella, inclinando la cabeza. “Así que usted quiere volver a ella. Y qué, crees que puedo
dejar de Tiberíades se case con usted?”
“No te hagas ilusiones,” que vuelva a encajar, rodando los ojos. “Eres una buena distracción para
reyes Calore, sí. Pero no estoy delirante. Cal no romper nuestro compromiso. Maven, tal vez. Por
supuesto que influyó en su decisión de dejar de lado mi “.

“Como si alguna vez De Verdad va a casar con Maven,”Yo digo Evangeline lentamente. Vi más de lo que
se da cuenta, de nuevo en la corte de Maven. Su familia tomó la ligera monumental demasiado bien. El Reino
de la grieta fue planeado mucho antes de que un codazo Maven en cualquier dirección.

Evangeline se encoge de hombros. “Nunca iba a ser su reina después de Elara murió. Disculpe, después
de que la mató “, dice ella rápidamente. “Ella podía sostener su correa, por lo menos. mantenerlo bajo control. No
creo que nadie vivo puede hacer eso ahora, ni siquiera tú “.

Asiento con la cabeza de acuerdo. No hay ningún control de Maven Calore. Aunque sin duda lo
intentara. se eleva la bilis en la garganta al recordar, mis intentos de manipular el rey niño, jugando
en su debilidad para mí. Y
Maven luego negocian Casa Samos por la paz, por los lagos de, por una princesa tan mortal y
probablemente dos veces tan astuto como Evangeline. Me pregunto si conoció a su partido en el iris
Cygnet, la tranquilidad, ninfa cálculo.
Trato de imaginar ahora, huyendo de los lagos de Corvium. Su cara blanca por encima de un
uniforme de ojos negro y rojo, azul chispas de furia tranquila. Retirándose a un extraño reino y un
tribunal extraño, sin la protección de su silencioso de piedra. Sin nada que mostrar, pero el cadáver
del rey de los lagos de. Me consuela un poco, para saber que falló tan espectacularmente. Tal vez
la reina de los lagos de lo matará pura y simple, para castigarlo por desperdiciar la vida de su
marido en el sitio.

No podía ahogar Maven cuando tuve la oportunidad. Quizás ella lo hará. “Y no se puede mandar
Cal tampoco. No en cualquier forma que pueda lograr lo que quiero.”Empuja Evangeline en sus
palabras un cuchillo de torsión. “No me va a dejar a un lado para usted, no si la corona pende de un
hilo. Lo sentimos, Barrow. Él no es el tipo abdicar “.

“Sé qué tipo es,” Me desprecian espalda, sintiendo su jab tan agudamente como se siente la mía. Si
mi vida continúa de esta manera, con casi todo lo que hago hurgando en la herida, lo dudo nunca tendrá
tiempo para sanar.
“Él ha hecho su elección,” dice ella. Tanto para castigarme y para hacer un punto. “Cuando gana
la espalda Norta, y él será, Me casaré con él. Cimentar una alianza, garantizar la grieta sobrevive.
Continuar con el legado de Volo Samos y sus reyes de acero “. Evangeline se ve más allá de mí, por la
calle oscura. Una patrulla recorre la avenida contigua a diez yardas de distancia, en voz baja e incluso
como sus pasos. Escarlata de la Guardia, a juzgar por los uniformes de color rojizo. La mayoría están
Reutilizado de los uniformes rojos del ejército Nortan, sus insignias estafado. Dudo avisos Evangeline.
Sus ojos vidriosos, y ella piensa en algo lejano. Algo que no le gusta en absoluto, a juzgar por su
mandíbula apretar.

“Y si no se casa con él?” Me Prod, traerla de vuelta. Es lo más fácil, obvia la pregunta, pero
palidece, perplejo por la sugerencia. Sus ojos se abren, dejando caer su boca abierta en estado de
shock. “Imposible”, que se burla. “No hay manera de evitarlo. Corto de huir a Tiraxes o Ciron o lo que
sea remanso mi padre no puede invadir “, añade, riendo oscuramente en la idea. “A pesar de que no va
a funcionar. Me encontrará dondequiera que vaya, me arrastra hacia atrás, y me use como yo estaba
destinado a ser utilizado. El único supuesto que ver, la única opción que tengo, es muy simple “.

Por supuesto, es, Evangeline.


Nuestros objetivos son los mismos, aunque nuestras motivaciones difieren. La dejé hablar, poner en cola
exactamente lo que quiero oír. Las cosas van a ser más fácil si ella piensa que todo esto es una idea propia.

“No habrá matrimonio si falla Cal.” Evangeline se queda mirando a través de mí. Se obliga a las
palabras. Son una traición, de su casa, de sus colores, de su padre, de su sangre. Se corta el hueso de
profundidad. “Si él no es el rey de Norta, mi
padre no lo hará residuos yo en él. Y si pierde su guerra por la corona, si nosotros
perder, el padre será demasiado distraído mantener su propio trono de venderme a otra persona. O por lo
menos me venden en algún lugar lejano “.
De Elane. Su significado es claro.
“¿Así que quieres que deje de Cal de recuperar su reino?” Ella se burla, dando un paso atrás. “Usted
ha aprendido muchas cosas en los tribunales de plata, Mare Barrow. Que eres más inteligente de lo que
parece. No voy a subestimar nunca más, y es mejor que no me subestime.”Mientras habla, sus skitters
armadura, re-formar y girando a lo largo de sus extremidades. Las escalas se encogen y se arrastran. Al
igual que los errores de control de de su madre, cada uno de ellos un punto brillante de color negro y plata.
Ella vuelve a formar su ropa en algo más sustancial, menos grande. armadura real, significó para la batalla
y nada más. “Cuando digo que quiero tú

para detener Cal, me refiero a su pequeño círculo. Aunque no sé cómo 'pequeño' tanto Montfort y la Guardia
Escarlata pueden ser considerados. Después de todo, en realidad no pueden significar para apuntalar a otro
reino de plata. No sin algunas cuerdas graves asociadas “.

“Ah.” Mi corazón se deja caer un poco. Hay una tarjeta mostrada, uno me hubiera gustado mantener
oculto.
"Si bien. No hace falta ser un genio político para saber que una coalición rojo y plata estará lleno de
traición. Estoy seguro de que todos los líderes saben que no deben confiar unos en otros.”Sus ojos brillan,
como se vuelve, lo que significa para mí dejar atrás. “A excepción de tal vez un aspirante a rey”, añade por
encima del hombro.
Un hecho que sé demasiado bien. Tiberias es tan confiado como un nuevo cachorro, fácilmente
dirigido por las personas que ama. Me, su abuela, y sobre todo su padre muerto. Se persigue la
corona para que el hombre, para servir un lazo que no se ha roto. Mientras que su confianza, su valor,
y su enfoque tenaz le hacen fuerte, también hacen lo ciego todas partes, pero el campo de batalla.
Puede predecir creciente ejércitos, pero no intrigante personas. No va a ver o no puede ver las
maniobras en torno a él. No lo hizo antes, y no lo hará de nuevo.

“Él ciertamente no experta,” murmuro, aunque sólo sea para mí.


Tengo eco de Evangeline todo lo mismo, rebotando en las paredes de piedra de Corvium.

“Ciertamente no es”, responde ella. En su voz, escucho


las mismas cosas que siento. Alivio. Y pesar.

OceanofPDF.com
LAS CUATRO
Iris

Las vueltas de la bahía de mis tobillos desnudos, refrescante, renovando. Hace frío antes del amanecer,
pero apenas se siente el frío. Encuentro santuario en la simple sensación. Sé que estas aguas, así como
sé que mi propia cara. Puedo sentir mucho más allá de mis pies, el pulso de la corriente más suave, la
más pequeña ondulación del río alimentar la bahía, y la bahía de alimentación del lago. La llegada luz del
amanecer sangra a través de la superficie lisa. La imagen en el espejo distorsiona en rayas de color rosa
pálido, azul y rosa. Tal calma deja que me olvide de lo que soy, pero no por mucho tiempo. Soy Iris
Cygnet, una princesa nacida, una reina hecha. No tengo el lujo de olvidar nada, no importa cuánto puedo
querer.

Esperamos juntos, mi madre, mi hermana y yo, nuestra atención se fija en el horizonte del sur. Niebla
cuelga bajo a través de la estrecha boca de Clear Bay, obstruyendo la península salpicada de torres de
vigilancia, así como el lago más allá de Eris. Unas luces de las torres brillan a través de la niebla, como
estrellas que cuelgan bajo. Como los cambios de niebla, moviéndose con el viento en el lago, más y más
torres de salir a la luz. estructuras de piedra alta, mejorados y reconstruyeron un centenar de veces a lo
largo de cientos de años. Las torres han visto más guerra y la ruina que incluso los historiadores pueden
decir. Sus luces de bengala, demasiadas llamas tan cerca del amanecer. Pero las balizas se mantendrá
durante todo el día, hachas de fuego y luces eléctricas radiante. Las banderas de streaming en la brisa
son diferentes de la norma habitual de los lagos de. Cada torre vuela azul de cobalto recortó con negro.
En honor a tantos muertos en Corvium,

Decir adiós a nuestro rey.


He derramado lágrimas ya, en las horas dedicadas a llorar anoche. Yo no debería tener más lágrimas
para dar, pero aún por venir. Mi hermana, Tiora, mantiene a sí misma en una mejor verificación. Ella
levanta la barbilla, una corona diadema guiño por la frente. Es una trenza de zafiro oscuro y azabache,
estaba baja por la frente. A pesar de que soy una reina ahora, mi corona es más simple, apenas un collar
de diamantes azules salpicados de gemas rojas para simbolizar Norta.

Tenemos la misma, piel fría bronce, la misma cara, pómulos y las cejas fuertemente arqueadas,
pero sus ojos caoba profundas pertenecen a nuestra madre. Tengo gris del padre. Tiora tiene veintitrés
años, cuatro años mayor que yo, y el heredero
el trono de los lagos de. Solía ​decir que nació sombrío y silencioso, reacio a llorar, incapaz de reírse. Su
naturaleza seria su sirve bien como heredera de mi madre. Ella tiene mucha más habilidad en el control de sus
emociones, aunque hago todo lo posible para mantener inmóvil como los lagos. Tiora bloquea su mirada hacia
el frente, la espalda recta con el orgullo ni siquiera un funeral puede romper. A pesar de su naturaleza estoica,
incluso llora por padre perdido. Sus lágrimas son menos evidentes, cayendo rápidamente en la bahía que gira
alrededor de nuestros pies. Ella es una ninfa como el resto de nuestra familia, y usa su habilidad de lanzar las
lágrimas y no dejar nada de ellos atrás. Yo haría lo mismo si tuviera la fuerza, pero no puedo convocar a nada
en este momento.

No así para nuestra madre, Cenra, la reina reinante de los lagos de. Sus lágrimas flotar en el aire, una
nube de gotas de cristal para captar la luz difusión del amanecer. Una a una, la nube crece y las lágrimas
girar de manera constante, intermitente en el tiempo, el envío de un arco iris débiles arqueadas a través de
su piel morena. Los diamantes nacidos de su corazón roto.

Ella se pone delante de nosotros, hasta las rodillas en el agua, su vestido de luto flotando detrás de ella. Al
igual que Tiora y yo, la madre lleva en su mayoría negro recortó con nuestra regia azul. El vestido está finamente
hecho en intrincadas capas de seda fina, pero es sin forma, colgando de ella como una ocurrencia tardía.
Mientras Tiora tuvo cuidado de asegurarse de que los dos estábamos preparados para el entierro, la elección de
joyas y vestidos para adaptarse, la madre no hizo tal cosa. Ella parece sencillo, su pelo despeinado en una pista
lisa de Raven y tormenta. No hay pulseras, pendientes, no hay ninguna corona. Una reina sólo en cojinete. Y
eso es suficiente. Tengo la tentación de aferrarse a sus faldas como lo hice cuando era un niño. Podría aferrarse
a ella y nunca dejar ir. Nunca deje a casa otra vez. Nunca regrese a un tribunal cayendo a pedazos en torno a un
rey ya roto.

La idea de que mi marido me convierte en frío. Y resuelta. Las lágrimas se secan


en las mejillas.
Maven Calore es un niño que juega con un arma cargada. Sea o no sabe cómo disparar
queda por ver. Pero sin duda tengo objetivos en mente, la gente le punto en el. La plata que
mató a mi padre, por supuesto. Algunos Señor Iral. Se cortó la garganta. lo atacó desde atrás
como un perro sin honor. Pero Iral sirvió otro rey. Samos. Volo. Otro sin ninguna pretensión de
honor o la dignidad. Se rebeló para una pequeña corona, para poco más que el derecho a
llamarse a sí mismo maestro de alguna esquina insignificante del mundo. Y no está solo. Otras
familias NORTAN están con él, listo para reemplazar a Maven con el otro hermano Calore, el
exilio. Antes de que mi padre murió, no me habría importado que había Maven, quien tras una
depuesto o muerto. Si la paz y Nortan Lakelander a cabo, lo que sería la diferencia para mí?
Pero no ahora. Orrec Cygnet se ha ido. Mi padre murió a causa de hombres como Volo Samos y
Tiberíades Calore. Lo que haría para alinearlos y ahogarlos con mi furia.

Qué haré.
Barcos rompen a través de la niebla, moviéndose en silencio. Los tres oficios son familiares, sus arcos pintados de
plata y azul. Sólo una sola baraja a cada uno. Dawnboats no están construidos para la guerra, pero para la velocidad, el
silencio y la voluntad de las ninfas de gran alcance. Sus cascos están especialmente ranurados para captar corrientes
forzadas como lo hacen ahora.
Fue mi idea enviar los barcos. No podía soportar la idea del cuerpo del Padre arrastrado en la
larga marcha de Mour, la tierra los Nortans llaman el estrangulador. Tendría que pasar por muchas
ciudades en el camino, la noticia de su muerte las carreras por delante de ese desfile espantosa. No,
quería que volviera a casa, así que podría decir adiós primero.

Y así no perder los nervios.


Ninfas en Lakelander azul, nuestros primos de la Línea Cygnet, se amontonan en la cubierta del
dawnboat plomo. El dolor sombras oscuras de sus caras, cada una de duelo y como somos. Padre fue
muy querido entre nuestra línea, a pesar de que provenía de una rama menor de la familia. Madre es la
real, descendiente de un largo linaje, ininterrumpida de reyes. Como tal, no se le permite cruzar las
fronteras de nuestro país, excepto en el más grave de necesidad. Tiora no se le permite salir en absoluto,
incluso en la guerra, para preservar la línea de sucesión.

Al menos nunca compartirán el destino del Padre, a morir en la batalla. O la mía, a vivir mi día
tan lejos de casa.
Mi marido no es difícil de detectar en contra de los uniformes de color azul oscuro. Cuatro centinelas le protegen,
sus ropas en llamas intercambiados por equipo táctico. Pero todavía tienen sus máscaras sembrado de piedras
preciosas oscuros, a la vez hermoso y horripilantes. Maven lleva su habitual negro, destacándose fuertemente a pesar de
su falta de medallas, corona, o insignia. Ningún monarca es lo suficientemente estúpida para marchar a la batalla con
ese tipo de objetivo pintada en su cuerpo. No es que yo creo que él luchó en absoluto. Maven no es un guerrero-no en el
campo de batalla, por lo menos. Se ve tan pequeña junto a sus soldados y la mía. Débiles. Pensé lo mismo cuando nos
encontramos por primera vez, mirando el uno al otro a través del pabellón en el medio de un campo de minas. Es todavía
un adolescente, poco más que un niño, un año más joven que yo. Sin embargo, él sabe cómo usar su aspecto a su favor.
Él juega a esos supuestos. Funciona en su país, la gente alimentados con cuchara sus mentiras y pintadas sobre la
inocencia. Rojos y plateados fuera de su corte lamen los cuentos de su hermano, el príncipe de oro seducir por un espía
y conducido al asesinato. Una jugosa historia, una bella pieza de chismes para que la gente aferrarse a. Emparejado con
Maven de poner fin a la guerra entre nuestros países, hace que Maven mucho más atractivo. Y lo pone en una posición
extraña. Es un rey con el apoyo de su pueblo, pero no los más cercanos a él. No los nobles todavía se aferran a sus
talones. Permanecen porque lo necesitan para preservar un reino ahora delicada. Emparejado con Maven de poner fin a
la guerra entre nuestros países, hace que Maven mucho más atractivo. Y lo pone en una posición extraña. Es un rey con
el apoyo de su pueblo, pero no los más cercanos a él. No los nobles todavía se aferran a sus talones. Permanecen
porque lo necesitan para preservar un reino ahora delicada. Emparejado con Maven de poner fin a la guerra entre
nuestros países, hace que Maven mucho más atractivo. Y lo pone en una posición extraña. Es un rey con el apoyo de su
pueblo, pero no los más cercanos a él. No los nobles todavía se aferran a sus talones. Permanecen porque lo necesitan para preservar un re
Y, como soy reacio a admitirlo, porque Maven es un intrigante corte especializada. Se equilibra
los nobles así, jugando casas el uno del otro. Todo ello manteniendo un férreo control sobre el resto
de la nación.
La corte real de Norta es un tribunal de serpientes, ahora más que nunca.
maquinaciones de Maven nunca funcionará en mí, sin embargo. Yo sé que no debía
subestimar. Especialmente ahora, cuando sus obsesiones parecen descartar. Su mente es tan
astillada como su país. Haciéndole más peligroso.
El primer barco se desliza hasta la orilla, su proyecto de poca profundidad que la playa un par de yardas de
la madre. Las ninfas pasan en primer lugar, saltando en el agua. El lago salta lejos de sus pies, permitiendo que
los primos de pie sobre lecho de lago seco. No es por su bien, sino por Maven de.

Se sigue de cerca, saltando hacia abajo para obtener en tierra firme tan pronto como le sea posible.
Quemadores como él tienen ningún amor por el agua, y los ojos de las paredes líquidas de la vía con recelo.
No espero ninguna simpatía mientras camina junto a mí, su centinelas a su paso, y recibo ninguna. Ni
siquiera un vistazo. Para alguien llamado la Llama del Norte, su corazón es brutalmente frío.

Los primos Cygnet se mantienen por el barco y liberan su agarre en las aguas de la bahía. Se precipitan y se
hinchan antes de subir hacia arriba, como una criatura que aumenta su cabeza. O un padre llegar a los lleve a un
niño.
Los soldados levantan un tablero de la cubierta, revelando una imagen familiar. No soy un bebé. He visto
cadáveres antes. Mi país ha estado en guerra desde hace más de un siglo, y como la hija más joven, el
segundo hijo, soy libre para caminar por las líneas de batalla. Estoy entrenado para luchar, no para gobernar.
Es mi deber apoyar a mi hermana como Padre hizo mi madre, de la manera que ella necesita.

Tiora ahoga un sollozo rara. Tomo su mano.


“Aún así como los lagos, Ti”, le susurro a ella. Ella aprieta la mano en respuesta. Sus rasgos se tensan en
una máscara en blanco.
Las ninfas Cygnet levantan los brazos y el agua espejos su acción, abultamiento hacia arriba. Poco a
poco, los soldados baje la placa y el cadáver envuelto en una sola hoja blanco. Que flota en la superficie,
lo que facilita abajo desde el barco.
Madre da unos pasos hacia delante, moviéndose más profundamente en la bahía. Ella se detiene
cuando se sumergen sus muñecas, y coger el sutil movimiento de sus dedos arremolinadas. El cuerpo de mi
padre se desliza sobre la superficie hacia ella, como si se tira por hilos invisibles. Nuestros primos marchan
junto al rey, lo que flanquea incluso en la muerte. Dos de ellos están llorando.

Cuando llega a la hoja, que reprimir el impulso de cerrar los ojos. Quiero preservar los recuerdos que
tengo de mi padre, no todos ellos corruptos con la vista de su cadáver. Pero yo lo lamentaría un día.
Respirando lentamente, me concentro en mantener algo de calma. Las aguas se agitan alrededor de los
tobillos, una suave, arremolinándose actual para que coincida con la náusea en la boca del estómago. Me
concentro en él, trazando círculos perezosos con mi mente para detener la peor de mi dolor se extienda.
Tengo los dientes apretados, la barbilla alta. Las lágrimas no han regresado.

Su cara es extraño, drenado de color, así como la vida. Su piel marrón suave, casi sin arrugas pesar
de su edad, tiene un tono pálido, el tipo enfermizo. Me gustaría que sólo estaban enfermos, no muerto.
Madre pone sus manos a cada lado de su rostro, la mirada fija en él con una fuerza que no puedo
comprender. Sus lágrimas siguen
flotar como un enjambre de insectos brillante. Después de un largo momento, ella besa sus párpados cerrados,
los dedos se arrastra a través de su largo cabello gris. Entonces ella tazas de sus manos sobre su cara,
formando un cuenco. Las lágrimas recogen, que fluye en sus dedos. Finalmente, se deja ir.

Casi me esperaba que él se inmutó. Pero el padre no se mueve. No puedo más. Tiora sigue, usando sus
manos para recoger el agua de la bahía y rastrear en su rostro. Ella se detiene, estudiándolo. Ella siempre
estaba más cerca de nuestra madre, ya que sus demandas de posición. Esto no disminuye su dolor, sin
embargo. Sus vacila la compostura y se da la vuelta, levantando una mano para ocultar su rostro.

El mundo parece encogerse mientras me muevo a través del agua, mis extremidades lenta y distante. Madre
se sitúa, con una mano en la hoja que cubre el resto del cuerpo. Ella me mira a través de él, con el rostro aún y
vacío. Conozco esa mirada. Yo lo uso yo cada vez que necesito para enmascarar la tormenta de emociones que
había debajo. Me lo puse en mi día de la boda. Pero entonces yo estaba escondido miedo, no el dolor.

Así no.
Copio Tiora, verter el agua sobre mi padre. Las gotas salen de su nariz aguileña y abajo de los
pómulos, la puesta en común en el pelo debajo de su cabeza. Me cepillo de distancia un mechón de color
gris, de repente deseando poder cortar una cerradura para mí. De vuelta en Archeon, tengo un templo-un
pequeño santuario, más que nada, lleno de velas y emblemas gastadas de los dioses sin nombre.
Estrecha que sea, la esquina pequeña del palacio es el único punto me siento. Me gustaría mantenerlo
conmigo allí.

Un deseo imposible.
Cuando me tire hacia atrás, la madre se adelanta de nuevo. Ella pone sus manos a la tabla de madera,
palmas de las manos. Tiora y siguen su ejemplo. Nunca he hecho esto antes, y me gustaría no tenga que
hacerlo. Pero es que el comando dioses. Regreso,
que haga una oferta. Para lo que son, a su capacidad. Enterrar a un greenwarden. Entomb una pétrea en
mármol y granito. Ahogar a una ninfa.
Si estoy vivo cuando Maven muera, se me permita quemar su cadáver?
Empujamos, bajando el tablero con nuestras manos y nuestra capacidad. Usando nuestros propios músculos y
el peso de nuestra actual al hundirse el cuerpo. Incluso en las aguas poco profundas, el agua distorsiona su rostro.
Llega el amanecer a mi izquierda, la salida del sol sobre las colinas bajas. Parpadea en la superficie, cegándome
por un momento.
Cerré los ojos y recuerdo Padre como él. Regresa a
los brazos de agua.

Detraon es una ciudad de los canales, cortados ninfa en la roca en el extremo oeste de Clear Bay. La ciudad
antigua que solía sentarse aquí no es más, arrastrados por las inundaciones hace más de mil años. Todavía
hay campos masivos de escombros río abajo, ahogada por las ruinas podridas de otro tiempo. polvo de
hierro-óxido comido convierte la roja tierra para el día de hoy, y magnetrones cosechar aquellos tramos como
hacen los agricultores de trigo. Cuando las aguas se retiraron, aquí la tierra seguía siendo la perfecta
punto de nuestra capital, así sentado al lado del lago Eris, con fácil acceso al lago Neron través de un
corto estrecho, y el resto de los lagos más allá. De Detraon, sobre ambos cursos de agua naturales y
ninfa-hecho, podemos llegar rápidamente a casi todos los rincones de nuestro reino. Durante todo el
camino desde el Hud en el norte hasta las fronteras en disputa a lo largo del gran río en el oeste y el
Ohius en el sur. No señor ninfa pudo resistir, y aquí nos quedamos, la fuerza que nos y la seguridad de
las aguas.

Los canales facilitan la división, el corte de la ciudad en sectores cuartos que rodean nuestros templos
centrales. La mayoría de los Rojos viven en el sureste, más alejado de la línea de costa de felicidad, mientras
que el palacio trimestre y trimestre noble se sientan en la misma bahía, con vistas a las aguas que aman tan
bien. El cuarto Bañera de hidromasaje, como se le conoce comúnmente, ocupa el noreste, donde ambos Rojos
ricos y Silvers menos importantes viven en las proximidades. Es comerciantes, en su mayoría, hombres de
negocios, reducir los oficiales y soldados, los estudiantes pobres de la universidad en el barrio noble. Así como
los rojos de calidad y la necesidad. trabajadores- experto independiente, por lo general. Sirvientes ricos o lo
suficientemente importantes para vivir en hogares de plata, no es la suya. gobierno de la ciudad no es mi punto
fuerte, y mejor izquierda a Tiora, pero haré lo que pueda dar a conocer a mí mismo con este tipo de cosas.
Incluso si me aburren, tengo que saber, por lo menos. La ignorancia es una carga no tengo la intención de llevar.

No utilizamos los canales hoy en día, como el palacio es lo suficientemente cerca de la frente a la
bahía. Bueno, Creo, disfrutando del paseo familiar. Arcos abarcan las paredes de color turquesa y oro del
sector noble, tan fluidos y suaves que sólo puede ser obra de platea. casas de familia que conozco de
memoria se asoman a lo largo de las paredes, las ventanas abiertas lanzado a la mañana, colores
dinásticos streaming de orgullo en la brisa. La bandera de color rojo sangre de la Línea Renarde, verde de
jade de la sin par, la antigua línea de tormenta de Sielle-I nombrar cada uno en la cabeza. Sus hijos e hijas
luchaban por la nueva alianza. ¿Cuántos murieron junto con el Padre? ¿Cuántos que sabía?

Parece ser un día hermoso, con el sol a través de un cielo de nubes dispersas. El viento de Eris
continúa, pateando por el pelo con los dedos de luz. Espero que el olor a descomposición, destrucción,
derrota a salir de este. Pero todo lo que el olfato son las aguas del lago, húmedas y verdes con el verano.
No hay señales de que el ejército cojeando hacia nosotros, su sangre pasó en las paredes de Corvium.

Nuestros fans fuera de escolta, soldados de sílex de ojos de los lagos de pareados con propio
contingente de Maven. La mayor parte de sus nobles todavía están con el ejército, se mueve más rápido
que el resto se lo permita. Pero todavía tiene sus guardias Sentinel. Se cuelgan cerca, al igual que dos de
sus generales de alto rango, cada uno con ayudantes y guardias de los suyos. El general supremo de la
Casa Greco es canoso, engañosamente magra para un strongarm, pero no hay duda de emblema amarillo
y azul estridente en su hombro. Tiora se aseguró de que memoricé las grandes líneas de Norta, su casas, hasta
que los conocía, así como la nuestra. La otra, Señor
Macanthos general de color azul y gris-es joven, con el pelo rubio y los ojos nerviosos. Demasiado joven para su
posición. Sospecho que su rango es nuevo, y que sustituye a un pariente que murió recientemente.

Maven es lo suficientemente inteligente como para dar mi deferencia madre en su propio país, y camina
unos pasos detrás de ella. Hago lo que se espera, la adaptación a su lado. No tocamos. Ni siquiera el enlace
inofensiva de los brazos o las manos. Es su regla, no la mía. Él no me va a tocar, no desde el día en que perdió
su agarre sobre el Mare Barrow. La última vez que sentimos el uno del otro era un beso frío debajo de una
tormenta que se avecina.

Por eso estoy en silencio agradecido. Yo sé cuál es mi deber como la plata, como una reina, como un
puente entre nuestros países. Es su deber también, una carga que se supone que soportar tanto. Pero si él
no empujará el tema de herederos, estoy seguro que va a. Por un lado, estoy sólo tiene diecinueve años. De
la edad, sin duda, pero tengo un montón de tiempo. Y por otro lado, si falla Maven, si gana su hermano de
vuelta de la corona, no voy a tener una razón para quedarse. Sin hijos, seré libre para volver a casa. No
quiero ningún tipo de anclaje a Norta si yo no lo necesito.

Nuestros vestidos Trail, dejando caminos húmedos a lo largo de la ancha calle colindante borde del
agua. La luz del sol brilla fuera de la piedra blanca. Mis ojos revolotean de ida y vuelta, teniendo a la vista de
un día de verano en mi antigua capital. Me gustaría poder dejar como antes. Posarse en el bajo muro que
divide la avenida de la bahía. Practicar mis habilidades con la atención perezoso. Tal vez incluso tentar a
Tiora en una competencia amistosa. Pero no hay tiempo ni oportunidad. No sé cuánto tiempo nos
quedaremos, o el tiempo que tengo con lo que queda de mi familia. Todo lo que puedo hacer es estirar los
momentos. Memorizarlas. Tatuar ellos en mi mente como las olas arremolinadas en tinta en la espalda.

“Soy el primer rey Nortan a poner un pie aquí en un siglo”.


La voz del experto es baja, el frío, la amenaza de rotura de invierno en primavera. Después de tantas
semanas en su corte, estoy empezando a aprender sus estados de ánimo, estudiándolo como lo hice su país. El
rey de Norta no es un tipo de criatura, y al mismo tiempo es necesario para nuestra alianza mi supervivencia, mi
consuelo, probablemente no lo es. Trato de estar en su gracia, y hasta ahora parece bastante fácil. Él no me
maltratan. De hecho, él no me trata con mucho de nada en absoluto. El permanecer fuera de su camino necesita
poco esfuerzo en la expansión de Whitefire Palace.

“Más de un siglo, si mi memoria no me falla,” contesto, ocultando mi sorpresa al ser hablado. “Tiberias El
segundo fue el último rey Calore para hacer una visita de Estado. Antes de que sus antepasados ​y la mía
comenzó la guerra “.
Sisea en el nombre. Tiberíades. Los resentimientos entre hermanos no son desconocidos para mí.
Hay muchas cosas que envidiar Tiora. Pero nunca he experimentado nada parecido a la profunda y
global celos Maven siente hacia su hermano exiliado. Se ejecuta hasta los huesos. Cada mención de
él, incluso en calidad oficial, al igual que lo provoca el pinchazo de un cuchillo. Supongo que el
nombre ancestral es una cosa más para que él codiciaba. Una marca de más de un cierto
rey que nunca poseerá.
Tal vez por eso se persigue Mare Barrow con tal enfoque perseguido. Las historias parecen
bastante cierto. Yo he visto la prueba de ellos yo mismo. Ella no es sólo un newblood potente, el
extraño tipo de rojo con habilidades como el nuestro, pero el príncipe exiliado la ama. Una niña de
rojo. Haberla conocido, casi puedo entender por qué. Incluso en prisión, ella luchó. Ella se resistió. Ella
era un enigma que me hubiera gustado unir las piezas. Y, al parecer, ella es un trofeo para los
hermanos Calore a desguazar más. Nada comparado con la corona, pero todavía algo por celos, niños
enemistadas a tirar adelante y atrás como los perros con un hueso.

“Puedo arreglar un recorrido por la capital, si Su Majestad le gustaría,” continúo. A


pesar de pasar más tiempo de lo que debe con Maven es casi ideales, significaría más
tiempo en la ciudad. “Los templos son famosos en todo el reino por su esplendor. Su
presencia, sin duda, honrar a los dioses “.

Alimentar su ego no funciona, como suele suceder con los nobles y cortesanos. Sus rizos de labios. “Trato de
mantener mi enfoque en las cosas que existen realmente, Iris. Al igual que la guerra que los dos estamos tratando de
ganar “.
Como quiera. Me trago la respuesta con desprendimiento fresco. Los no creyentes no son mi problema. No
puedo abrir los ojos, y no es mi trabajo para hacerlo. Deja que cumple con los dioses en la muerte y ver lo
equivocado que estaba antes de entrar en un infierno de su propia creación. Ellos lo ahogan por la eternidad. Ese
es el castigo por quemadores en la otra vida. Del mismo modo que las llamas serían mi propia condenación.

“Por supuesto.” Meto la cabeza, sintiendo las joyas frías en la frente. “El ejército irá a la
Ciudadela de los lagos cuando llegan, para la curación y el rearme. Debemos estar allí para
reunirse con ellos “.
El asiente. "Deberíamos."
“Y hay que considerar Piedmont,” agrego. Yo no estaba en Norta cuando los señores leales al príncipe Bracken
buscó la ayuda de Maven. Nuestros países todavía estaban en guerra entonces. Pero los informes de inteligencia eran
lo suficientemente clara.
plumas de un músculo de la mejilla de Maven. “Príncipe Bracken no va a luchar contra Montfort, no
mientras esos bastardos tienen su hijos como rehenes.” Habla como si fuera una especie de tonto.

Puedo mantener mi temperamento bajo control, sumergiendo la cabeza. “Por supuesto”, le


contesto. “Pero si una alianza podría ganarse en secreto? Montfort perdería su base, en el sur, todos los
recursos Bracken ha cedido a ellos, y se ganaría un poderoso enemigo. Otro reino de plata para ellos
para luchar “.
Sus pasos resuenan, fuerte e incluso sobre la pasarela. Puedo escuchar su respiración, exhalando
suspiros, en el zumbido de baja, mientras espero alguna respuesta. A pesar de que estamos casi a la misma
altura y probablemente pesan tanto como lo hace, si no más, me siento pequeño al lado de Maven. Pequeña
y vulnerable. Un pájaro en alianza con un gato. No me gusta la sensación.
“Recuperación de los hijos de Bracken podría ser una búsqueda inútil. No sabemos dónde
están, o lo bien protegido que sean. Podrían estar en el otro lado del continente. Podrían estar
muerto, por lo que sabemos,”murmura Maven. “Nuestro enfoque debe estar en mi hermano.
Cuando se ha ido, van a tener nadie para estar detrás “.

Trato de no mirar decepcionado, pero me siento mis caer los hombros de todos modos. Necesitamos
Piedmont. Sé que hacemos. Dejándolos a Montfort es un error, que podría terminar en nuestra muerte y la ruina. Así
que lo intento de nuevo.
“Las manos de Prince Bracken están atadas. No puede intentar un rescate de sus hijos, incluso si sabía
dónde estaban,”murmuro, dejando caer mi voz. “El riesgo de fracaso es demasiado grande. Sin embargo, es
posible que alguien más hacerlo por él?”
“¿Estás ofreciendo a sí mismo para el trabajo, Iris?”, Se clips, mirando hacia abajo en la nariz a mí.

Aprieto a una idea tan tonta. “Soy una reina y una princesa, no un perro jugando obtención de información.”

“Por supuesto que no es un perro, querida.” Maven ofrece una mueca, sin romper su paso. “Los
perros obedecen.”
En lugar de retroceso, me cepillo fuera del insulto desnudo con un suspiro. “Supongo que tienes
razón, mi rey.” Mi última carta para jugar es una buena. “Después de todo, usted tiene experiencia en
rehenes se refiere.”
llamaradas de calor a mi lado, tan cerca que un sudor instantánea rompe a lo largo de mi cuerpo. Recordando
a Maven de la Mare-y cómo él perdió su-es una manera fácil de encender su temperamento.

“Si no se encuentran los niños,” gruñe “entonces tal vez algo se puede arreglar.”

Eso es todo lo que recibo de parte del rey Calore. Considero que es una conversación con éxito.

Las paredes cambian de dorado pulido y pintura turquesa al brillante mármol, que marca el final del
sector noble y el comienzo del palacio real. Arcos todavía lanzan el camino, pero que están cerrada y
vigilada, un soldado Lakelander en azul en cada estoico. Más caminar a lo largo de la pared, mirando
hacia abajo a su reina como ella pasa. ritmo de la madre se acelera ligeramente. Ella está ansioso por
estar en el interior, lejos de miradas indiscretas. A solas con nosotros. Tiora sigue a sus talones, no para
estar cerca de la madre, sino para mantener su distancia de Maven. Él le perturba, como lo hace la
mayoría de la gente. Algo sobre la intensidad de sus ojos eléctricos. Parece mal en alguien tan joven.
Artificial, incluso. Plantado.

Con una madre como la suya, que podría muy bien ser.
Si estuviera viva, ella no estaría permitido en Detraon, y mucho menos a corta distancia de la
familia real. En los lagos de, su tipo de Silvers, de control mental susurros, no son de fiar. Tampoco
existen más. La Línea Servon se extinguió hace mucho tiempo, y por buenas razones. En cuanto a
Norta, tengo una sensación Casa Merandus pronto podría correr la misma suerte. Todavía tengo
que
hablar con un susurro desde que llegué a Whitefire, y después de la prima de Maven murió en nuestra boda, creo que
debe ser mantener el resto de la prole de su madre de distancia, si es que todavía están viviendo en absoluto.

El Royelle, nuestro palacio, espirales a través de los vastos terrenos de su sector. Tiene canales y
acueductos propios, sus aguas se derraman hacia fuera en las fuentes y caídas. Algunos arco sobre nuestro
camino, lleva a la bahía, mientras que otros se ejecutan bajo la pasarela. En invierno, la mayoría de ellos se
congelan, la decoración de la ruta en esculturas de hielo ninguna mano humana podría crear. Sacerdotes de los
templos leerán el hielo, en los días festivos y los días festivos, para comunicar la voluntad de los dioses. Ellos
hablan con acertijos, por lo general, escribir sus palabras en la tierra y lagos por sólo la bendita para ver, y pocos
de entender.

Hay que tener valor para un rey quemador de una nación poco hostil para entrar en la fortaleza de
los lagos de, y Maven hace sin pestañear. Otro podría pensar que no tiene la capacidad para temer. Que
su madre retira algo tan débil. Pero eso no es cierto. Veo miedo en todo lo que hace. El miedo de su
hermano, en su mayoría. El miedo porque esa chica Barrow se ha ido y fuera de su alcance. Y al igual
que todos los demás en nuestro mundo, que es un miedo mortal de perder su poder. Es por eso que está
aquí. ¿Por qué se casó conmigo. Él hará cualquier cosa para mantener su corona.

Tal dedicación. Es a la vez su mayor fortaleza y su mayor debilidad. Nos acercamos a los grandes
portones que se abren en la bahía, flanqueados ambos por los guardias y cascadas. Los hombres se
inclinan a la madre mientras ella pasa, e incluso el agua ondula un poco, tiró por su inmensa capacidad.
Dentro de las puertas de la bahía es mi patio favorita: una amplia revuelta, cuidado de flores azules de
todo tipo. Rosas, lirios, hortensias, tulipanes, Hibiscus-pétalos en tonos de bígaro para índigo profundo.
Por lo menos, deben ser de color azul. Pero al igual que las banderas, como mi familia, las flores lloran.

Sus pétalos son de color negro.


“Su Majestad, ¿puedo pedir la presencia de mi hija en nuestro santuario? Como es nuestra tradición?”

Es la primera vez que he oído hablar de la madre esta mañana. Ella usa su tono de corte, así
como el lenguaje de la Norta por lo Maven no tiene ninguna excusa para malinterpretar su petición.
Su acento es mejor que la mía, casi imperceptible. Cenra Cygnet es una mujer inteligente, con un
oído para los idiomas y un ojo para la diplomacia.

Ella se detiene a examinar Maven, girando para enfrentarse a él en un alarde de cortesía. No sería
bueno para mostrar un rey su espalda mientras se le pide algo de él. Incluso si la solicitud es para mí, su
hija, una persona que vive con una voluntad propia, Creo que como un sabor amargo en la boca se eleva. Pero
no realmente. Él te supera. Eres su objeto ahora, no de ella. Haces lo que él desea.

En el exterior, por lo menos.


No tengo ninguna intención de ser una reina con una correa.
Afortunadamente, Maven es menos despectiva de la religión frente a mi madre. Se ofrece una
sonrisa tensa y un arco de poca profundidad. Al lado de la madre, con su pelo canoso y patas de gallo,
parece más joven. Nuevo. Inexperto. Él es todo lo contrario. “Hay que respetar la tradición”, dice. “Incluso
en tiempos caóticos como estos. Ni tampoco los lagos de Norta pueden olvidar lo que son. Puede ser lo
que nos salva, al final, Tu Majestad."

Habla bien, las palabras suaves como jarabe.


La madre muestra sus dientes, pero la sonrisa no cumple con sus ojos. “Es cierto que puede. Ven, Iris
“, añade, haciendo señas a mí.
Si tuviera ninguna restricción, me gustaría tener la mano y correr. Pero tengo la moderación en espadas,
y guardo un ritmo aún más. Casi demasiado lento, como yo sigo a mi madre y hermana a través de las flores
negras, los pasillos azules con dibujos, y en el suelo sagrado que es el templo personal de la reina en el
Royelle.
Junto a los apartamentos reales del monarca, el templo aislada es sencilla, escondido entre los salones y
dormitorios. La tradición se encuentra en las trampas habituales. Una fuente de gorgoteo, altura de la cintura,
burbujas de distancia en el centro de la pequeña cámara. rostros desgastados y blandos en sus
características, tanto extraño y familiar, miran hacia abajo desde el techo y las paredes. Nuestros dioses no
tienen nombres, hay una jerarquía. Sus bendiciones son al azar, sus palabras escasa, sus castigos imposibles
de predecir. Sin embargo, existen en todas las cosas. Ellos se hacen sentir en todo momento. Busco mi
favorito, una cara vagamente femenina, con los ojos vacíos y gris, que se distingue únicamente por un
capricho de los labios que podría ser una falla en la piedra. Ella parece sonreír a sabiendas. Ella me consuela,
incluso ahora, a la sombra del funeral de mi padre. Todo estará bien, Creo que ella dice.

La habitación no es tan grande como el otro templo palacio, el que usamos para los servicios judiciales, o tan
grande como los templos masivos en el centro de Detraon. No hay altares de oro con piedras preciosas o libros de
la ley celestial. Nuestros dioses requieren poco más de fe para hacer conocer su presencia.

Pongo una mano contra una ventana conocida, a la espera. El sol se filtra a través de crecientes débilmente
diamondglass de espesor, los paneles dispuestos como una espiral olas. Sólo cuando las puertas del santuario
cerca detrás de nosotros, con el bloqueo en nadie más que a los dioses y entre sí, puedo respirar mínima suspiro de
alivio. Antes de que mis ojos se acostumbraran a la penumbra, la madre toma la cara entre sus manos calientes, y
no puedo dejar de estremecerse.

“No es necesario volver”, susurra la madre. Nunca he


oído suplicar. Es un sonido extraño. Mi voz se pega.
"¿Qué?"
“Por favor, mi más apreciada.” Ella cambia hábilmente volver a Lakelander, favoreciendo nuestra
lengua materna. Sus ojos se agudizan, más oscuro en las sombras de la habitación estrecha. Son pozos
profundos que pudiera caer en y nunca a salir de la. “La alianza puede sobrevivir sin que lo mantiene
unido.”
Ella no soltó mi cara, sus pulgares corriendo sobre mis pómulos.
Durante un largo momento, me quedo. Veo la floración de esperanza en sus ojos, y yo aprieto los párpados cerrados.
Poco a poco, puse mis manos sobre su propia y tire a la basura.
“Sabemos que no es cierto en absoluto”, le digo a mi madre, obligándome a mirar hacia atrás en su cara.

Ella aprieta su mandíbula, el endurecimiento. Una reina no está acostumbrado a la negación. “No me
diga lo que hago o no lo sé.”
Pero yo soy una reina también.
“Que los dioses te ha dicho lo contrario?”, Pregunto. “¿Usted habla por ellos?” Una blasfemia. Se puede oír
a los dioses en su corazón, pero sólo los sacerdotes pueden difundir sus palabras.

Incluso la reina de los lagos de está sujeto a dichos bonos. Ella mira lejos, vergüenza, antes de
pasar a Tiora. Mi hermana no dice nada, y se ve más sombrío que nunca. Toda una hazaña.

“¿Habla de la corona?” Prosigo, poniendo distancia entre nosotros.


Madre debe entender. “¿Es esto lo que va a ayudar a nuestro país?”
Una vez más, el silencio. Madre no responderá. En lugar de eso aceros sí misma, cambiando a su
persona real ante mis ojos. Ella parece endurecerse y crecer más alto. Casi me esperaba que ella a su vez a la
piedra. Ella no va a mentir.
“¿O es que habla por sí mismo, Madre? Como mujer de duelo? Usted acaba de perder
Padre, y no quiere perder mí-”
“No puedo negar que te quiero aquí”, dice con firmeza, y yo reconocer la voz de un soberano. El
que ella utiliza en las sentencias judiciales. "Seguro. Protegidos de monstruos como él. ”

“Puedo manejar Maven. He sido, desde hace meses. Ya lo sabes.”Como ella, miro a
Tiora por algún tipo de apoyo. Su cara no cambia, mantener la neutralidad. Observador,
tranquilo, y el cálculo, como una reina en espera debe ser.

“Oh, leí sus cartas, sí.” Olas madre una mano, desdeñosas. Sus dedos han sido siempre tan
delgada, tan arrugada, por lo ¿antiguo? Estoy impresionado por la vista. Tanto es gris, Medito,
observándola mientras se pasea. Su pelo brilla en la penumbra. Mucho más gris de lo que recuerdo.

“Recibo tanto su correspondencia oficial y los informes secretos que envíe, Iris”, dice la
madre. “Ni me llena de confianza. Y lo vemos ahora. . .”Ella da un suspiro irregular, pensando.
La reina cruza a la ventana opuesta, trazando los remolinos de diamondglass. “Ese chico es
todo bordes afilados y el vacío. No hay alma a él. Mató a su propio padre, trató de hacer lo
mismo con el hermano exiliado. Cualquiera que sea su madre demonio DID ha maldecido al rey
de Norta a una vida de tormento. No voy a maldecir a la misma. No voy a dejar que pierda su
vida a su lado. Es sólo cuestión de tiempo antes de su corte lo devora, o que lo devora “.

Comparto que el miedo con ella, pero no sirve de nada lamentarse opciones ya realizadas. Puertas ya
abiertas. Caminos ya adoptadas. “Si tan sólo me lo había contado
antes “, me burlo. “Podría haber dejado que se muere cuando los Rojos atacaron nuestra boda. Entonces el
padre todavía estaría vivo “.
“Sí”, murmullos madre. Ella estudia la ventana como una pintura fina, por lo que no tiene
que mirar a sus hijas.
“Y luego, si estuviera muerto. . .”Bajo mi voz, tratando de sonar tan fuerte como ella lo hace. Al igual
que la madre, al igual que Tiora. Una reina nació. Poco a poco, me mudo a lado de mi madre, se puso las
manos en sus hombros estrechos. Siempre ha sido más delgado que yo. “Nos gustaría estar luchando
una guerra en dos frentes. Contra un nuevo rey en Norta y la rebelión rojo que parece hervir en todo el
mundo “. En mi propio país, Maldigo en mi cabeza. La rebelión comenzó en Red nuestra

fronteras, bajo nuestra narices. Dejamos que su propagación putrefacción.


las pestañas de la madre aleteo, oscura contra las mejillas de color marrón. Su mano se cubre la mía. “Pero
tendría dos. Todavía estaríamos juntos “.
“¿Por cuánto tiempo?” Le pregunta a mi hermana.
Tiora es más alto que nosotros, y examina a lo largo de la nariz arqueada. Ella se cruza de
brazos, haciendo crujir la seda azul y negro. En el pequeño templo de clausura,, parece escultural,
que se eleva junto a los mismos dioses.
"Quien lo dirá ese camino no termina en la muerte más?”, dice. “En todos nuestros cuerpos en la parte
inferior de la bahía? Usted piensa que la Guardia Escarlata nos dejaría vivir si derrocaron nuestro reino? Yo
no."
“Ni yo,” murmuro, por la que mi frente contra el hombro de nuestra madre. "¿Madre?"

Su cuerpo se pone rígido debajo de mi tacto, músculos bobinado apretado. “Se puede hacer”, dice
rotundamente. “Este nudo puede ser desenredado. Todavía se puede quedarse con nosotros. Pero debe ser su
elección, monamora. ”
Mi amor.
Si pudiera pedir una cosa de la madre, sería elegir para mí. Para hacer lo que ha hecho por mí
tantas miles de veces. Use esto, comer, que, a decir lo que le digo. Me begrudged su sabiduría a
continuación, cómo ella o mi padre tomaría la responsabilidad de mí. Ahora me gustaría poder
desecharla. Poner mi destino en manos de las personas a las que confío. Si yo fuera todavía un niño, y
esto fuera un mal sueño.

Miro por encima de mi hombro, en busca de mi hermana. Ella me frunce el ceño, dolorido, y no ofrece
ninguna fuga.
“Me volvería a alojar si pudiera.” Trato de sonar como una reina, pero las palabras tiemblo.
"Tú lo sabes. Y usted sabe, en el fondo, que lo que pide es imposible. Una traición de su corona.
¿Qué es lo que solía decirnos?”
Tiora respuestas como se estremece madre. “El deber primero. Honrar siempre.”La memoria calienta mi
interior. Lo que queda por delante no es fácil, pero es lo que debo hacer. Tengo el propósito de que, por lo
menos.
“Mi deber es proteger los lagos de tan bien como tú”, les digo. “Mi matrimonio con Maven
puede no ganar la guerra, pero nos da una oportunidad. Pone una
muro entre nosotros y los lobos en la puerta. En cuanto a mi honor, no tengo ninguno hasta que se vengó
Padre “.
“De acuerdo,” gruñe Tiora.
“De acuerdo”, susurros madre, su voz una sombra.
Miro por encima del hombro, en el rostro del dios sonriendo. Me sacar fuerzas de su sonrisa, su
confianza. Ella me asegura. “Maven, su reino, son un escudo, una espada, pero también. Tenemos
que utilizar, a pesar de que es un peligro para todos nosotros “.

Madre se burla. “Sobre todo usted.” “Sí,


sobre todo a mí”.
“No debería haber acordado,” sisea. “Fue idea de tu padre.” “Lo sé, y que era una
buena. Yo no lo culpo “. Yo no lo culpo.
¿Cuántas noches me paso solo en Whitefire Palace, despierto y diciendo a mí mismo me sentí ningún remordimiento?
No se enojo por haber sido vendido como una mascota o un acre de tierra? Era una mentira entonces, y ahora una
mentira. Pero mi ira contra este tipo de cosas con mi padre murió.

“Cuando todo esto es excesivo”, dice la madre. Tiora su corta. “ Si ganamos-" " Cuando ganamos,”dice
la madre, girando sobre sus talones. Su flash de los ojos, la captura de una lentejuela de la luz. En el
centro de la cámara templo, la fuente de curling ralentiza sus movimientos, la caída constante de la
flexibilización del agua en su recorrido. “Cuando su padre es bañada por la sangre de sus asesinos,
cuando la Guardia Escarlata es exterminado como tantos cubierto ratas “-las paradas de agua,
suspendido por su fervor-“habrá pocas razones para dejar en Norta. Y menos aún para dejar un rey
no aptos inestable en el trono en Archeon. Especialmente uno que es tan tonto con la sangre de su
propio pueblo, y la nuestra “.

“De acuerdo,” mi hermana y le susurro al unísono.


Incluso con el movimiento, la madre vuelve la cabeza a la fuente helada, dando forma al líquido
a su gusto. Forma un arco en el aire, como una complejidad vidrio. La luz juega fuera del agua,
dividiéndose en prismas de todos los colores. La madre no se inmuta, sin parpadear contra el
destello de sol. “Los lagos de lavar se limpia aquellas naciones sin Dios. Conquistar Norta. Y el Rift
también. Roen el uno al otro ya, sacrificando su propia para tales rivalidades. No pasará mucho
tiempo hasta que se gasta su fuerza. No habrá escape de la furia de la línea de Cygnet “.

Siempre he estado orgullosa de mi madre, incluso cuando era un niño. Ella es una gran mujer, deber y
el honor personificado. De ojos claros, inflexible. Una madre con todo su reino, así como a sus hijos. Ahora
me doy cuenta que no sabía ni la mitad. La determinación debajo de su superficie todavía, tan fuerte como
cualquier tormenta. Y lo que una tormenta será.

“Que se enfrentan a la inundación,” digo, una vieja promesa de juicio. El que usamos para castigar a los
traidores. Y enemigos de todo tipo.
“¿Cuál de los rojos? Los que tienen habilidades, en el país de la montaña? Tienen espías que
se ejecutan a través de nuestro propio reino.”Tiora frunce el ceño, el corte de un cañón en su piel.
Quiero suavizar sus infinitos cuidados, pero está bien.

La gente como Mare Barrow deben tenerse en cuenta. Son parte de esto también. Estamos luchando contra ellos
también.
“Utilizamos Maven contra ellos”, le digo a Tiora. “Él tiene una obsesión con newbloods,
especialmente la chica rayo. Él va a perseguir a los confines de la tierra si es necesario, y pasar
toda su fuerza haciendo “.
Madre asiente con la cabeza en señal de aprobación sombrío. “Y Piedmont?”
“Hice lo que usted ha dicho.” Poco a poco, me enderezo, orgulloso de mí mismo. “Que se planta la semilla.
Maven necesita Bracken tanto como lo hacemos. Él va a tratar de rescatar a los niños. Si podemos ganar Bracken
a nuestro lado, utilizar sus ejércitos en lugar del nuestro. . “.

Mi hermana acaba para mí. “Lakeland puede ser preservado. Nuestra fuerza se reunieron y
esperando. Bracken incluso podría hacerse a volverse contra Maven “.
"Sí, lo digo. “Si tenemos suerte, todos ellos se matan unos a otros mucho antes mostramos nuestro verdadero
yo.”
Tiora chasquea la lengua. “Pongo poco de caldo de suerte cuando su vida pende de un hilo, petasorre.
” Hermanita.
A pesar de que dice la palabra de amor, es decir, sin faltar el respeto, todavía me hace
incómodo. No porque ella es la heredera, la mayor, la hija destinado a gobernar. Pero ya que
muestra lo mucho que se preocupa y lo mucho que va a sacrificar por mí. Algo que no quiero de
ella, o de mi madre. Mi familia ha dado suficiente.

“Debe ser usted el que rescata a niños de Bracken,” dice mi madre, su voz triste y frío.
Sus ojos se ajustan a su tono. “Una hija de Cygnet. Maven enviará a sus Silvers, pero que
no irá a sí mismo. Él no tiene la habilidad o el estómago para esas cosas. Pero si vas con
sus soldados, si regresa a Prince Bracken con sus hijos en sus brazos. . “.

Trago saliva. No soy un perro jugando obtención de información. Le dije a Maven que hace sólo unos
minutos, y casi digo lo mismo a mi madre real.
“Es demasiado peligroso”, dice Tiora rápidamente, casi dando un paso entre nosotros. Madre
sostiene a su tierra, firme como siempre. “ Tú no puede salir de nuestras fronteras, Ti. Y si se Bracken
a ser influido, a nosotros y nos solos, debemos ser los que le ayuden. Tal es el camino de
Piedmont.”Ella aprieta los dientes. “¿O más bien Maven hacerlo y ganar a sí mismo un firme aliado?
Ese chico es bastante peligroso solo. No le des otra espada de manejar “.

A pesar de que las heridas mí, tanto mi orgullo y mi resolución, no veo la razón en sus palabras. Si
Maven es la de conducir, o para pedir un rescate de los niños, a continuación, Maven sin duda va a ganar la
lealtad de Bracken. Eso no se puede permitir.
“Por supuesto que no,” contesto lentamente. “Me debe ser, entonces. De algun modo."
Tiora concede también. Ella parece encogerse. “Voy a tener mis diplomáticos hacen contacto.
Discretamente como sea posible. ¿Que más necesitas?"
Asiento con la cabeza, sintiendo un hormigueo en los dedos. Rescatar a los niños de Bracken. Ni siquiera sé por
dónde empezar.
Los segundos arrastran a su paso, más difícil de ignorar.
Si nos quedamos aquí mucho más tiempo, los Nortans sospechará, Creo que, mordiéndome los labios. Maven,
sobre todo, si no lo está ya. Mis piernas se vuelven a conducir como yo hacia atrás lejos de la madre, mis manos
repentinamente frío sin su calor.
Al pasar la fuente, Paso los dedos en el agua arco, mojando las puntas. Dibujo el líquido sobre
mis párpados, que se corra el maquillaje oscuro en las pestañas. lágrimas falsas ruedan por mis
mejillas, negro como las flores de duelo.
“Oren, Ti,” le digo a mi hermana. “Confía en los dioses si no va a confiar en la suerte.” “Mi confianza en ellos es
absoluta”, responde ella, mecánico, automático. “Voy a orar por todos nosotros”.

Me consumo en la puerta, con una mano en el pomo simple. “Como yo también” Entonces saco, haciendo estallar
la burbuja que nos rodea, poniendo fin a lo que podría ser nuestros últimos momentos de la seguridad en los años
venideros. En voz baja, murmuro a mí mismo: “¿Funcionará?”

De alguna manera, la madre me escucha. Ella mira hacia arriba, con los ojos ineludible ya que retroceda.

“Sólo los dioses saben.”

OceanofPDF.com
CINCO
Yegua

El dropjet siente lento en el aire, más pesado de lo habitual. Me balanceo en contra de mis dispositivos de
seguridad, los ojos tapados. El movimiento de la nave junto con el zumbido reconfortante de la electricidad
me tiene medio dormido. Los motores traquetea con calma, a pesar del peso extra. Más carga, Lo sé. La
bodega está llena hasta el borde con el botín de Corvium. Municiones, armas, explosivos, armas de todo
tipo. uniformes militares, raciones, combustible, baterías. Incluso los cordones de las botas. La mitad va a
Piedmont ahora, y el resto está en otro avión, volviendo a las montañas de Davidson.

Montfort y la Guardia Escarlata no son un desperdicio en sus esfuerzos. Ellos hicieron lo mismo
después del ataque Whitefire, despojando a lo que pudiera del palacio en tal tiempo limitado. Dinero, sobre
todo, arrastrado por el tesoro una vez aclarado Maven estaba fuera de nuestro alcance. Sucedió en
Piedmont también. Es la razón por la base meridional parece vacío, en los alojamientos, en los edificios
administrativos, una vez destinados a los consejos de guerra grandes. No hay pinturas, estatuas, no hay ni
platos ni cubiertos finos. Ninguno de los adornos grandes requieren Silvers. Nada más que lo necesario. El
resto se retiró aparte, vendidos, reutilizados. Las guerras no son baratos. Sólo podemos mantener lo que es
útil.

Es por eso que se desmorona Corvium detrás de nosotros. Debido Corvium ya no es útil.

Davidson sostuvo que dejando una guarnición de soldados era tonto, un desperdicio. La ciudad
fortaleza fue construida para canalizar soldados a la estrangulación para luchar Lakelanders. Con que la
guerra terminó, tiene poco efecto. Ningún río para proteger, no hay recursos estratégicos. Sólo uno de
muchos caminos a los lagos de. Corvium había convertido en poco más que una distracción. Y mientras
llevamos a cabo la ciudad, que era en medio del territorio de Maven, y demasiado cerca de la frontera.
Lakeland podría barrer a través, sin previo aviso, o Maven podría volver en vigor. Podríamos ganar de
nuevo, pero más morirían. Para nada más que algunas paredes en el medio de la nada.

Los Silvers oponen. Naturalmente. Creo que debe ser obligado por su honor no estar de acuerdo con
cualquier cosa que alguien con sangre roja dice. Anabel argumentó el
óptica.
“¿Cuántos muertos, la cantidad de sangre gastados en estas paredes, y que desea abandonar la
ciudad? Vamos a ver como tontos!”Se burló, mirando a través de la cámara del consejo. La anciana mirado
Davidson como si tuviera dos cabezas. “La primera victoria de Cal, su bandera resucitó, el”

“No veo su bandera en cualquier lugar,” interrumpió Farley, seco como un hueso. Pero Anabel le hizo caso.
Ella siguió adelante, pareciendo como si pudiera borrar la tabla de debajo de sus dedos. Cal se sentó en
silencio a su lado, con los ojos en llamas mientras miraba a sus manos. “Se parece a la debilidad de abandonar
la ciudad”, dijo la vieja reina.

“Me importa muy poco de cómo aparecen las cosas, sólo por la forma en que son, Su Majestad,”contestó
Davidson. “Usted es muy agradable para dejar una guarnición de su propia para mantener Corvium, pero ningún
soldado de Montfort o de la Guardia Escarlata permanecerá aquí.”

Su labio se curvó en eso, pero cualquier réplica murió en su garganta. Anabel no tenía ninguna intención de
perder su propio ejército de tal manera. Ella se deslizó hacia atrás en su asiento y se alejó de Davidson, sus ojos
revoloteando hacia Volo Samos. Pero no se ofreciera a sus propios soldados tampoco. Se mantuvo en silencio.

“Si dejamos la ciudad, lo dejamos en ruinas.” Tiberias apretó el puño sobre la mesa. Recuerdo que a
todas luces, los nudillos de color hueso debajo de su piel. Todavía había suciedad debajo de las uñas, y,
probablemente, la sangre también. Me he centrado en sus manos para no tener que mirar a la cara. Sus
emociones se leen con demasiada facilidad, y todavía no quieren saber nada de ellos. “Contingentes
especiales de cada ejército,” dijo. “olvidos Lerolan, los gravitrones newblood y bombarderos. Cualquiera que
pueda destruir. Despojar a la ciudad de los recursos, a continuación, convertirlo en cenizas y lava lo que
quede. No dejar nada Maven o los lagos de puede utilizar.”

Él no levantó la vista mientras hablaba, incapaz de sostener cualquier mirada. Debe haber sido difícil de
ordenar la destrucción de una de sus propias ciudades. Un lugar que conocía, un lugar que su padre había
protegido, y su abuelo antes que él. Tiberias valora deber tanto como la tradición, ambos ideales plantados hasta
los huesos. Pero tenía poco de piedad para él entonces, y aún menos ahora que nos lanzan hacia Piedmont.

Corvium no era más que la puerta de un cementerio rojo. Me alegro de que se haya ido.

Aún así, me siento un profundo malestar en la boca del estómago. Corvium todavía arde detrás de mis
párpados, sus paredes se desmoronan, desgarradas por ráfagas explosivas, los edificios arrancados por
gravedad manipulado, las puertas metálicas de torsión en nudos serpenteantes. Fumar carreras por las calles.
Ella, una electricon como yo, usó su propia tormenta para golpear la torre central, piedra azul grietas rayo
furioso. ninfas Montfort, newbloods de gran potencia, utilizan las corrientes cercanas y hasta un río para barrer
los escombros hacia el lago lejano. Ninguna parte de Corvium escapó. Algunos de los que incluso se hundió,
colapsando en los túneles debajo de la ciudad. El resto fue dejado en la advertencia, al igual que los antiguos
monolitos de piedra erosionadas por miles de años en lugar de unas pocas horas.
¿Cuántas otras ciudades compartirán el mismo destino?
En primer lugar creo que de los zancos.
No he visto el lugar donde crecí en casi un año. No desde que mi nombre era Mareena, y yo
estaba en la cubierta de un barco real, mirando las orillas del río de Capital con un fantasma a mi
lado. Elara estaba vivo entonces, y el rey también. Me obligaron a ver como nos pasó a mi
pueblo, sus personas se reunieron en la orilla del agua bajo la amenaza abierta de un latigazo o
una célula. Mi familia estaba entre ellos. Me concentré en sus caras, no en el lugar. El zancos
nunca fue mi casa. Son.

Qué me importa ahora si el pueblo desapareció? Si nadie se hizo daño, pero los palafitos,
el mercado, la escuela, la arena -si fue destruido? Quemados, inundada, o simplemente ido?

Realmente no puedo decir.


Pero sin duda hay lugares que deberían unirse a Corvium en ruinas. Nombro a los que quiero
destruir, maldecirlos.
Grey Town, Ciudad Feliz, New Town. Y todo el resto de sus semejantes.
Los barrios pobres techie me recuerdan a Cameron. Ella duerme frente a mí, se empujaban en sus
cinturones de retención. Su cabeza pende, su ronquido casi indistinguibles sobre el sonido de los
motores a reacción. Por debajo de su cuello, su tatuaje se asoma. negro de tinta sobre la piel de color
marrón oscuro. Ella fue marcado con su profesión, o más bien su prisión, hace mucho tiempo. Sólo vi
una ciudad tecnología a distancia, y el recuerdo todavía me hace vomitar. No me puedo imaginar que
crece en una, con destino a una vida en el humo.

Los barrios pobres rojas deben terminar. Sus


paredes deben quemar también.

Aterrizamos en la base de Piedmont en un aguacero de media mañana. Estoy empapada después de tres pasos
a través de la pista de aterrizaje, en dirección a la línea de transportes de espera. Farley me supera con facilidad,
ansioso por volver a Clara. Ella tiene una mente para poco más, sin pasar por el Coronel y el resto de sus
soldados a medida que avanzan a saludarnos. Yo trabajo para mantener a sus talones, obligados a moverse a un
trote incómodo. Trato de no mirar hacia atrás en la otra reacción, el de plata. Los escucho sobre la lluvia, en
tropel a la cancha pavimentada en toda su estilo. La lluvia oscurece sus colores, enturbiando naranja Lerolan,
Jacos amarillo, rojo Calore, Samos y plata. Evangeline abandonó inteligentemente su armadura. ropa de metal no
son exactamente seguro en una tormenta eléctrica.

Al menos el rey Volo y el resto de sus señores de plata no nos han seguido hasta aquí.
Están en el camino de vuelta al Reino de los Rift, si no han llegado ya. Sólo los Silvers de
pasar a Montfort mañana hicieron el viaje a Piamonte. Anabel, Julian, sus diversas guardias
y asesores-así como Evangeline y, por supuesto, de Tiberias.

Cuando llego a mi transporte, deslizándose en el interior seco, cojo una


vislumbre de él, rumiando como una nube de tormenta. Tiberias se distingue, el único de los versados
​en la base de Piedmont. Anabel debe haber traído la ropa más corteses para él. Es la única
explicación para su larga capa y las botas pulidas, y las galas debajo. A esta distancia, no puedo decir
si él tiene una corona. A pesar de la ropa real, nadie podría confundirlo con Maven. Los colores de
Tiberias se invierten. El manto es de color rojo sangre, al igual que su ropa, todo adornado con plata y
negro real. Él brilla a través de la lluvia, brillante como una llama. Y mira fijamente, oscuras cejas
fruncidas, sin moverse mientras la tormenta se abre por encima de nosotros.

Siento la primera grieta de un rayo antes de dividirse a través del cielo. Ella sostenía que volver a
dejar la tierra chorros. Ella debe tener dejó ir.
Me aparto de la ventana de transporte y apoyarse en el cristal. A medida que la velocidad de salida, trato de
dejar de lado algo.

La casa de la fila cedido a mi familia tiene el mismo aspecto que tenía cuando me fui hace unos días, aunque
muy húmeda. La lluvia azota las ventanas, ahogando las flores en sus cajas de la ventana. Tramy no le va a
gustar. Él adora a esas flores.
Que puede crecer tanto como a él le gusta en Montfort. Se puede plantar un jardín entero, y
pasar su vida viendo florecer.
Farley sale del transporte antes de que se detenga completamente, sus botas chapoteando en un
charco. Dudo, por muchas razones.
Por supuesto que tengo que hablar con mi familia sobre Montfort. Y espero que se comprometen a permanecer
allí, incluso cuando me vaya de nuevo. Deberíamos estar acostumbrados a ella por ahora, pero alejarse nunca se
vuelve más fácil. No pueden dejar de hacerlo, pero no puedo dejar de ellos tampoco. Si se niegan a ir. Me estremezco
de solo pensarlo. Sabiendo que están a salvo es el único santuario que me queda.

Pero ese argumento inevitable es un sueño comparado con lo que tengo que admitir.

Cal eligió la corona. Yo no. Nosotros no. Diciendo


que lo hace real.
El charco fuera del transporte es más profunda de lo que pensaba, salpicando los lados de las botas
cortas, enviando un escalofrío sobre mis piernas. Doy la bienvenida a la distracción, y sigo Farley por las
escaleras hasta una puerta de apertura.
Un borrón de Barrows me tira adentro. Mamá, Gisa, Tramy, y Bree torbellino alrededor de mí. Mi viejo
amigo Kilorn se une a la mezcla también, interviniendo para darme un corto pero firme apretón. Siento una
ráfaga de alivio a la vista de él. No estaba preparado para luchar en Corvium, y todavía estoy contento de que
accedió a quedarse atrás.
Papá se queda atrás de nuevo, esperando a abrazarme correctamente sin ningún otro tratamiento
antiparasitario. Él podría tener que esperar mucho tiempo, ya que mamá no parece demasiado preocupado
por dejarme ir. Ella cortinas un brazo sobre mis hombros, tirando de mí cerca. Su ropa olor fresco, limpio,
como una mañana húmeda y jabón. No hay nada como el hogar en el zancos. Mi estado en el ejército, lo que
sea, permite
mi familia un nivel de lujo que nunca estaban acostumbrados a antes. La casa propia fila, Cuarto de un ex
oficial, es opulento en comparación con la antigua casa de zancos. A pesar de que está escasamente
decorada, lo esencial están finamente hechas y bien cuidados.

Farley sólo tiene ojos para Clara. Mientras estoy apenas a través de la puerta principal, Farley ya
posee Clara contra su pecho, dejando que la niña tenga en la cabeza en su hombro. Bostezos, Clara
acaricia, tratando de volver a su siesta interrumpida. Cuando piensa que nadie está mirando, Farley
sumerge su cuello, presionando su nariz contra la pequeña cabeza de pelo castaño de Clara. Ella cierra los
ojos e inhala.
Mientras tanto, mamá planta otro de una docena de besos en la sien, sonriendo. “De nuevo
en casa”, murmura.
“Así que realmente lo hicieron”, dice papá. “Corvium se ha ido.” Me desenredar a mí mismo de mamá
el tiempo suficiente para darle un abrazo adecuada. Todavía estamos acostumbrados a tocar de esta
manera, sin mi padre acurrucado en su silla de ruedas. A pesar de sus largos meses de recuperación con
la ayuda de Sara Skonos, así como los sanadores y enfermeras del ejército Montfort, nada puede borrar los
años que todos recordamos. El dolor sigue ahí, sentado en su cerebro. Y supongo que debería. El olvido no
se siente bien.

Se inclina sobre mí, no es tan fuerte como antes, y lo llevó a la sala de estar. Compartimos una
sonrisa amarga, una privada que pasa sólo entre nosotros. Mi padre era un soldado vez demasiado, ya
que cualquiera de nosotros. Él entiende lo que es ver la muerte y volver de ella. Trato de imaginar quién
era, por debajo de las arrugas y los bigotes ralos desvaneciéndose en gris, detrás de los ojos. Tuvimos
algunas fotografías en casa. No sé cuántos lo hizo hasta el refugio en la isla de Meta, y luego a la otra
base en Finlandia, y luego aquí. Uno de ellos sobresale en mi memoria. Un viejo trozo de una imagen,
desgastado en los bordes difusos, y se desvaneció en la imagen. Mi madre y mi padre posaron para él
hace mucho tiempo, antes de nacer, incluso Bree. Eran adolescentes, niños de los zancos como yo. Papá
no debe haber sido dieciocho años. No fue reclutado sin embargo, y mamá era sólo un aprendiz. Papá
solía parecerse tanto a Bree, mi hermano mayor. Misma sonrisa, con la boca casi demasiado amplia,
enmarcada por los hoyuelos. Gruesas, cejas rectas a través de la frente alta. Las orejas que podría ser un
poco demasiado grande. Trato de no pensar en mis hermanos envejecimiento como mi padre ha,
sometida a los mismos dolores y preocupaciones. Puedo asegurar que no comparten el destino, o de
nuestro padre de Shade.

Bree fracasos en un sillón cerca de nosotros, cruzando los pies descalzos sobre la alfombra sencilla. Yo me
arrugan la nariz. Los hombres no tienen pies preciosos.
“¡Que se vayan a ese montón”, dice Bree, maldiciendo Corvium. Tramy balancea su cabeza en el
acuerdo. La barba de color marrón oscuro sigue rellenar. “No se lo pierda,” él está de acuerdo. Ambos
fueron reclutados como papá. Ambos saben la fortaleza suficiente como para odiar a su memoria. Que el
comercio sonrisas, como si han ganado algún tipo de juego.
Papá es menor de celebración. Se facilita a sí mismo hacia abajo en otra silla, estirando su pierna
vuelto a crecer. “Silvers se acaba de construir otra. Es su manera. No cambian.”Sus ojos brillan, la búsqueda
de la mía. Me encoge el estómago cuando me di cuenta de lo que está tratando de decir. Mis mejillas arden
a la implicación. "¿Ellos?"
Avergonzado, miro hacia atrás en Gisa, buscando en su rapidez. Sus hombros se inclinan y ella suspira,
apenas asintiendo. Ella recoge en la manga de su camisa, evitando mis ojos.

“Así que has oído,” digo, mi voz plana y vacía.


“No todo”, responde ella. Su ojos se mueven a Kilorn, y estoy dispuesto a apostar que inclinó a todos sus
compañeros, la transmisión de las partes menos dolorosos de mi mensaje anoche. Nervioso, Gisa tuerce un
mechón de pelo alrededor de su dedo. Las hebras de color rojo oscuro brillan. “Pero lo suficiente para
averiguarlo. Algo sobre otra reina, un nuevo rey, y Montfort, por supuesto. Siempre Montfort “.

los labios de giro Kilorn, frunciendo juntos. Se pasa la mano por el pelo rubio revuelto, lo que refleja el
malestar de Gisa. Hay rabia también. Se hierve a fuego lento en él, iluminando sus ojos verdes. “No puedo
creer que él dijo que sí.”
Sólo puedo asentir.
“Coward,” encaje Kilorn. Aprieta el puño. “Cobarde idiota. Derrochador, en mal estado mocoso bastardo.
Debería romper la mandíbula “.
“Yo te ayudaré”, murmura Gisa.
Nadie les regaña. Ni siquiera yo, aunque sin duda Kilorn lo espera. Él mira a mi manera,
sorprendido por mi silencio. Sostengo su mirada, tratando de hablar sin decir el nombre. Shade dio su
vida por nuestra causa, y Tiberíades ni siquiera se puede renunciar a la corona.

Me pregunto si Kilorn conoce mi corazón se rompe en dos. Él debe.


Es esto lo que se siente, cuando empujé Kilorn de distancia? Cuando le dije que no me sentía lo
mismo? Que yo no podía darle lo que quería?
Su mirada se suaviza con lástima. Espero que no sabe lo que se siente. Espero que no lo puse
en tanto dolor. No se trata sólo de que me encanta, dijo una vez. Ahora me gustaría que no fuera
cierto. Deseo que los dos podía salvar de esta agonía.

Afortunadamente, mamá pone una mano en el brazo. Un toque ligero, pero lo suficiente como
para guiar a la larga sofá. Ella no dice nada sobre el príncipe Calore, y el resplandor se dispara por la
habitación comunica su punto. Suficiente.
“Tenemos tu mensaje,” dice ella, con voz un poco demasiado fuerte y brillante como ella obliga al
cambio de tema. “A partir de ese otro newblood, con la barba
- “‘Tahir,’Gisa ofrece como ella se sienta a mi lado. Kilorn se sitúa detrás de los dos. “Usted ha decidido
sobre el reasentamiento para nosotros.” A pesar de que es lo que quería, que no se pierda los bordes

afilados a su tono. Mi hermana parpadea a mí, con una ceja levantada.

Suspiro en voz alta. “Bueno, no estoy haciendo decisiones por usted. Pero si quieres
Vamos, hay un lugar para todos ustedes. El primer ministro dijo que le dio la bienvenida con los brazos abiertos “.

“¿Qué pasa con todos los demás?”, Se pregunta Tramy. Se limita a los ojos mientras se posa en el
brazo de la silla de Bree. “No somos los únicos evacuados aquí.”
Él coge un codo en el costado y se dobla como risitas Bree. “Pensando en ese
empleado? Cómo-se-llame, con el pelo rizado “.
“No”, se queja Tramy atrás, sus mejillas doradas llamas debajo de la barba. Bree trata de meter a
la cara enrojecida, pero se golpeó de distancia. Mis hermanos tienen un talento excelente para actuar
como niños. Solía ​molestarme, pero ya no. La normalidad de ellos es calmante.

“Va a tomar tiempo.” Sólo puedo encogerse de hombros. “Pero para nosotros. . .”Gisa se burla en voz alta. Ella
deja caer hacia atrás la cabeza, exasperada. "Por tú, Yegua. No somos lo suficientemente tonto para pensar el líder
de la República quiere hacer nos un favor. ¿Qué es lo que obtiene a cambio?”Con dedos ágiles, me agarra la mano,
apretando su agarre. “¿Qué es lo que obtiene de usted?”

“Davidson no es de plata,” digo. “Lo que él quiere, estoy dispuesto a dar.” “Y cuando se llega a
parar dando cosas?”se vuelva a encajar. "¿Cuando mueras? Al terminar como sombra?”

El nombre cae un silencio sobre la habitación. En la puerta, Farley vuelve la cara, ocultando en la sombra.

Me quedo mirando Gisa, buscando la cara bonita de mi hermana. Tiene quince años ahora,
acomodándose en sí misma. Su cara solía ser más redondo, sus pecas menos numerosas. Y ella no tenía los
cuidados que tiene ahora. Sólo las preocupaciones habituales. Lo que solía ser poco Gisa nos basamos en. Su
habilidad, su talento. Su capacidad de guardar nuestra familia. Ya no. Ella no envidio la pérdida de ese peso.
Pero su preocupación es clara. Ella no quiere que sea en mis hombros.

Demasiado tarde.
“Gisa,” dice mamá, su voz una advertencia baja.
Recupero lo mejor que pueda, tirando de mi mano. Mi columna se convierte en acero. “Tenemos que pedir
más tropas, y el gobierno del primer ministro Davidson tiene que aprobar antes de que puedan ser enviados.
Voy a ayudar a presentar nuestra coalición, mostrarles lo que todos somos. Brindar un argumento convincente
para la guerra contra Norta y los lagos de “.

Mi hermana no está convencido. “Sé que eres bueno en el argumento, pero no eres
ese bueno."
“No, pero yo soy el cruce,” digo, bailando alrededor de la verdad de ella. “Entre la Guardia Escarlata,
los tribunales de plata, los newbloods y rojos también.” No estoy mintiendo, por lo menos. “Y yo he tenido
bastante práctica que pone en un buen espectáculo.”

Farley equilibra su bebé en un brazo, poniendo su otra mano en la cadera. Ella tambores de un
dedo contra la funda de la pistola pegada a su lado. “Mare está tratando de decir que es una buena
distracción. Donde ella va, Cal sigue. Incluso ahora,
cuando él está tratando de recuperar su trono. Él viene con nosotros a Montfort, y también lo es su nueva
prometida.”
Detrás de mí, escucho Kilorn aspirar una bocanada de aire silbante. GISA es tan disgustado. "Solamente ellos pararía
para arreglar matrimonios en medio de una guerra “.

“Por otra alianza, ¿verdad?” Se burla Kilorn. “Maven lo hizo ya. Encerrado los lagos de. Cal tiene
que hacer lo mismo. Entonces, ¿quién es? Una chica de Piedmont? Realmente Cemento lo que
estamos haciendo aquí abajo?”
“No importa quién es.” Mi puño se cierra en mi regazo mientras me doy cuenta de que soy suerte es
Evangeline. Una chica que no quiere tener nada que ver con él. Otra grieta en su armadura en llamas.

“Y sólo vamos a permitir que esto suceda?” Kilorn pasea por detrás del sofá, sus largas
extremidades, incluso haciendo progresos. Él mira entre Farley y yo. “No, perdón, vas a ¿ayuda? Ayudar
a Cal lucha por una corona Ninguno
¿debería tener? Después de todo lo que hemos hecho?”Él es tan molesto, casi me esperaba que escupió
en el suelo. Mantengo mi cara todavía, impasible, dejándole humos. No puedo recordar lo nunca ser tan
decepcionado de mí. Enojado, sí, pero no de esta manera. Su pecho sube y baja rápidamente mientras
espera a mi explicación.
Farley lo hace por mí. “Montfort y la Guardia Escarlata no van a luchar dos guerras”, dice de manera
uniforme, con énfasis en las palabras. Transmitir un mensaje. “Tenemos que tomar en nuestros
enemigos a la vez. ¿Lo entiendes?"
Mi familia parece apriete al unísono, sus ojos oscurecerse. Papá especial. Corre un pulgar a lo
largo de su mandíbula, pensativo, como su prensa labios en una fina línea. Kilorn es menos tenue.
fuego verde chispas detrás de sus ojos. “Oh”, murmura, casi sonriendo. "Ya veo."

Bree parpadea. “Uh, no lo hago?”


“Nadie se sorprendió,” Tramy murmura en voz baja.
Me inclino hacia delante, ansioso por hacer que todos entienden. “No vamos a dar el trono a otro
rey de plata. Al menos no por mucho tiempo. Los hermanos Calore están en guerra, gastando sus
fuerzas luchando entre sí. Cuando el polvo se asiente. . “.

Papá deja caer su mano sobre la rodilla. No echo de menos el temblor en los dedos. Lo siento en el mío
también. “Será más fácil tratar con el vencedor.”
“No más reyes,” respira Farley. “No más reinos.” No tengo idea de lo que el mundo
podría ser similar. Pero podría pronto, si Montfort es todo lo que han prometido.

Si tan sólo yo todavía creía en las promesas.

No se moleste en tratar de escaparse. Mamá y papá roncan como los trenes, y mis hermanos saben que
no deben dejar de mí. La lluvia no ha cesado, pero Kilorn y no me importa. Caminamos por la calle fila
de la casa sin hablar, el único ruido que viene de nuestros pies chapoteando en los charcos como los
estruendos de tormenta
en la distancia. Apenas puedo sentirlo más, como el relámpago y el trueno espiral de distancia hacia
la costa. No es que el frío, y la base bien iluminado mantiene fuera de la oscuridad. No tenemos
ningún destino real. Sin dirección, sino hacia adelante.

“Es un cobarde,” murmura Kilorn. Da una patada a una piedra suelta. Se mueve rápidamente lejos, la difusión de
las ondas a través de la calle mojada.
“Usted dijo que ya”, le contesto. “Junto con algunas otras cosas.” “Bueno, lo dije en
serio.” “Se merece cada palabra.”

El silencio arrastra sobre nosotros como una pesada cortina. Los dos sabemos que esto es
extraño territorio. Mis enredos románticos no son exactamente su tema favorito, y yo no quieren infligir
más dolor del que ya tengo en mi mejor amigo.
“No tenemos que hablar-”
Él me interrumpe, poniendo una mano sobre el brazo. Su tacto es firme pero amable. Las líneas
entre nosotros están claramente dibujados, y Kilorn me valora lo suficiente como para no cruzarlas. Ni
siquiera se puede sentir lo mismo que lo hizo antes. He cambiado mucho en los últimos meses. Es
posible que la niña pensó que amaba se ha ido. Yo sé lo que es eso también, amar a alguien que en
realidad no existe.

“Lo siento”, dice. “Yo sé lo que significa para usted.”


“Significado” Gruño, tratando de empujar más allá de él.
Pero su agarre se aprieta. “No, no hice un error. Él todavía significa algo para usted,
incluso si no va a admitir que “.
No vale la pena el argumento. "Multa. Lo admito,”fuerzo con los dientes apretados. Es lo
suficientemente oscuro para que no notar la cara girando escarlata. “Le pregunté al ministro,”
murmuro. Kilorn va a entender. Él tiene que entender.
“Pregunté a mantenerlo vivo. Cuando llegue el momento, cuando nos dirigimos. Es que la debilidad?”

La cara de Kilorn cae. Las farolas duras le iluminan por detrás, dándole un halo. Es un
chico guapo, si no está ya considerado un hombre. Si tan sólo mi corazón cayó a él en lugar
de otra persona.
“No lo creo”, dice. “El amor puede ser explotado, supongo, usado para manipular. Es
apalancamiento. Pero nunca llamaría amar a otra persona una debilidad. Creo que vivir sin amor
en absoluto, ningún tipo de amor, es la debilidad. Y la peor especie de oscuridad “.

Me trago grueso. Las lágrimas no se sienten tan inmediata más. “Cuando se hizo usted tan
sabio?”
Él sonríe, metiéndose las manos en los bolsillos. “He leído libros ahora.”
“¿Tienen fotos?”
Ladrando una risa, él comienza a caminar de nuevo. “Usted es una persona muy amable.” Me igualar su ritmo.
“Eso es lo que he oído,” contesto, levantando la vista hacia su figura desgarbada. Su cabello está empapado
ahora, más oscuro en mojado. Casi marrón.
Kilorn podría ser sombra si Bizqueé. De pronto me olvido de mi hermano tanto que apenas puedo respirar.

No voy a perder a nadie más la forma en que perdí la sombra. Es una promesa vacía, sin garantías.
Pero necesito algún tipo de esperanza. Necesito algún tipo de esperanza, por pequeña que sea.

“¿Quieres venir a Montfort?” Las palabras dejan escapar de mí, y no puede morder de
nuevo. Es una petición egoísta. Kilorn no tiene que seguirme a todas partes. Y no es mi
lugar de exigir nada de él. Pero yo no quiero dejarlo atrás de nuevo.

Su sonrisa se borra responder cualquier inquietud que pueda tener. "¿Estoy permitido? Pensó que era
algún tipo de misión “.
"Es. Y estoy permitiendo “.
“Debido a que es seguro”, responde, mirándome de soslayo. Aprieto los labios, buscando una respuesta
que podría aceptar. Sí, es seguro. O lo más cercano que tenemos a salvo. No es malo el deseo de él fuera
de peligro.
Kilorn cepillos de mi brazo. “Lo entiendo”, continúa. “Escucha, no estoy a punto de irrumpir en una
ciudad o disparar chorros del cielo. Yo sé cuales son mis limitaciones, y cuántos he comparado con el resto
de ustedes “.
“El hecho de que no se puede matar a alguien con un chasquido de los dedos no te hace menos que
nadie,” Me devolver el fuego, casi electrificada de indignación súbita. Me gustaría poder enumerar todas las
cosas maravillosas acerca de Kilorn. Todos
importante cosas que es.
Su expresión se deteriora. “No me lo recuerdes.”
Agarro su brazo, uñas en la tela húmeda. No deja de caminar. “Estoy hablando en serio,
Kilorn,” digo. “Así que vendrás?”
“Voy a comprobar mi agenda.”
Cavo el codo en su costado y él salta lejos, forzando un gesto exagerado.

"Para. Ya sabes, Me avergüenzo como un melocotón “.


Le codo de nuevo por si acaso, los dos riendo tanto como nos atrevemos.

Seguimos en silencio, caer en un fácil silencio. Esta vez no es tan sofocante. Mis preocupaciones
habituales se derriten, o por lo menos un paso atrás durante un largo rato. Kilorn es mi casa también,
tanto como mi familia. Su presencia es un bolsillo de tiempo, un lugar estrecho donde podemos existir sin
consecuencias. Nada de lo anterior, nada después.

Al final de la calle, una cifra parece materializarse de la lluvia, derramando gotas de luz y
oscuridad. Me reconocer la silueta antes de que mi cuerpo tiene tiempo de reaccionar.

Julian.
La Plata desgarbado vacila cuando nos ve, sólo por un segundo, pero es tiempo suficiente
para que yo sepa. Su lado se elige, y no es la mía.
Sangra fría a través de mí, de los dedos a los pies. Incluso Julian.
Mientras se acerca, Kilorn me empuja.
“Puedo volver”, susurra.
Echo un vistazo a él brevemente, sacando fuerzas de él. “Por favor, no.” Sus cejas se con
preocupación, pero él asiente con la cabeza cortante.
Mi viejo tutor todavía usa su larga túnica, a pesar de la lluvia, y se sacude el agua de los pliegues de
la ropa de color amarillo descolorido. No se utilizan en ella. La lluvia sigue a cántaros, suavizando los
ligeros rizos de su pelo gris rayada.
“Tenía la esperanza de que la captura en casa”, que él llama el aguacero siseo. “Bueno, honestamente,
yo estaba esperando atraparte indispuesto por lo que podía hacer esto por la mañana. En lugar de salir de
este infernal mojado.”Julian mueve la cabeza como un perro y empuja el pelo de los ojos.

“Di lo que has venido a decir, Julian.” Cruzo los brazos. A medida que cae la noche, también lo
hace la temperatura. Podría coger un frío, incluso aquí en vapor de Piedmont.

Julian no responde. En cambio, su mirada recorra para Kilorn, con una ceja levantada en la pregunta
silenciosa. “Está bien,” digo, respondiendo antes de que pueda preguntar. “Habla antes de que todos ahogar aquí.”

Mi tono agudiza, y lo mismo ocurre con Julian. Él no es un tonto. Su cara se cae, la lectura de la
decepción grabada en mí. “Sé que se sienten abandonados,” comienza, escogiendo las palabras con
cuidado enloquecedor.
No puedo dejar de cerdas. “Se adhieren a la historia. No voy a dejar que me conferencia sobre lo que me
permite tener “.
Sólo parpadea, tomando mi respuesta con calma. Una vez más se detiene, el tiempo suficiente
para permitir que una gota de lluvia rodar por la nariz recta. Lo hace a mí calibrar, medir, estudiar. Por
primera vez, su forma paciente me dan ganas de agarrarlo por los hombros y sacudirla algunas
palabras impulsivas de él.
“Muy bien”, dice, en voz baja y heridos. “Entonces, en el interés de la historia, o lo harán muy
pronto ser la historia, todavía estoy acompañando a mi sobrino en su viaje hacia el oeste. Me
gustaría ver a la República libre para mí, y creo que puedo ser de utilidad para Cal allí.”Julián
comienza a dar un paso hacia adelante, hacia mí, pero lo piensa mejor. Él mantiene su distancia.

“¿Tiene Tiberíades tienen algún interés en la historia oscura que yo no sepa?” Me burlo, las
palabras que salen más dura de lo habitual.
Se ve desgarrado; eso está muy claro. Apenas me puede mirar a los ojos. La lluvia yesos su pelo
en la frente, se aferra a sus pestañas, tira de él con los dedos pequeños. Se le suaviza de alguna
manera, como si lavando sus días. Julian parece más joven que cuando lo conocí, hace casi un año.
Menos seguro de sí mismo. Llena de preocupación y duda.

“No”, reconoce. “Mientras que normalmente animo a mi sobrino para seguir todo el conocimiento que
puede, hay algunas cosas que me gustaría que le alejarse de. Algunas piedras no deben perder el tiempo
tratando de revertir “.
Alzo una ceja. "¿Qué quieres decir?"
frunce el ceño Julián. “Asumo mencionó sus esperanzas de Maven. Antes de. ”Antes de elegir la corona
por encima de mí. “Lo hizo”, le susurro, sonando pequeña. “Él piensa que podría haber alguna manera de
arreglar su hermano. Curar las heridas de Elara Merandus.”Poco a poco, Julian niega con la cabeza. “Pero
no hay completar un rompecabezas con piezas que faltan. O poner un panel de vidrio roto de nuevo juntos
“.

Mi estómago se retuerce, tensando con lo que ya sé. Lo que he visto de primera mano. "Es
imposible."
Julian asiente con la cabeza. “Imposible, y sin esperanza. Una búsqueda condenada, uno que sólo se romperá el
corazón de mi hijo “.
“¿Qué te hace pensar que todavía se preocupan por su corazón?” Me burlo, saboreando el amargo mentira.

Julian da un paso cauteloso hacia adelante. “Ir fácil en él”, murmura. Me cerrarse de nuevo sin
parpadear. “¿Cómo te atreves a decir eso a mí?” “Mare, ¿recuerdas lo que has encontrado en esos
libros?”, Se pregunta, tirando de su túnica apretada alrededor de sí mismo. Su voz adquiere un borde
suplicante. "¿Recuerdas las palabras?"

Me estremezco, y no es culpa de la lluvia. “ 'No es un dios de elegidos, sino de un dios maldito.'”

“Sí”, responde, moviendo la cabeza, junto con ferviente movimiento. Me recuerda a la forma en que utiliza para
enseñar, y se preparan para una conferencia. “Esto no es un concepto nuevo, Mare. Los hombres y las mujeres se
han sentido así, de alguna manera, desde hace miles de años. Elegido o maldecido, predestinado o condenado.
Desde los albores de la capacidad de sentir, sospecho, y mucho antes de plata y rojo o cualquier tipo de capacidad.
¿Sabías reyes y políticos y gobernantes de todo tipo utilizados para pensar que fueron bendecidos por los dioses?
Ordenado a su lugar en el mundo? Muchos pensaron a sí mismos escogidos, sólo unos pocos, por supuesto, vio el
deber como una maldición “.

A mi lado, inhalaciones Kilorn fuera mínima burlan. Estoy más obvia, poniendo los ojos en Julian.
Cuando cambio, también lo hace el cuello de la camisa, el envío de un goteo constante de agua de lluvia por
la espalda. Aprieto los puños para no pestañear.
“¿Estás diciendo que su sobrino se maldijo a su corona?” Me burlo. Julián se endurece, y me siento
un tinte de pesar por ser tan insensible. Él niega con la cabeza hacia mí, como si fuera un niño que lo
regañen. “Obligado a elegir entre la mujer que ama y lo que él cree que es correcto? Lo que cree que
debe hacer, porque de todo lo que ha sido enseñado a ser? ¿Qué más se puede llamar a eso?”

“Yo lo llamo una decisión fácil”, gruñe Kilorn.


Muerdo con fuerza en el interior de la mejilla, tratando de roer volver una docena de respuestas groseras.
"Tuviste De Verdad venido aquí a defender lo que hizo? Porque yo desde luego no estoy de humor para ello “.

“No, por supuesto que no, Mare”, responde Julián. “Pero para explicar, si puedo.” Mi estómago se agita
ante la idea de Julian de todas las personas explicando su
El corazón de sobrino a mí. Con sus disecciones y reflexiones. Va a reducirlo a simple ciencia? Una
ecuación para mostrar que la corona y no son iguales en los ojos del príncipe? Simplemente no puedo
soportarlo.
“Ahorre su respiración, Julian,” escupir. “Vuelve a tu rey. Estoy a su lado.”Le miro a los
ojos. Así que sabe que no miento. “Y mantenerlo a salvo.”

Él ve la oferta por lo que es. La única cosa que puedo hacer.


Julian Jacos reverencias. Se barre su túnica remojo en un intento de manera cortés. Por un
segundo, podríamos estar de vuelta en Summerton, él y yo en un aula con montones de libros. En
aquel entonces, vivía en el terror, obligado a hacerse pasar por otra persona. Julian era uno de mis
únicos refugios en ese lugar. Junto a Cal y Maven. Mis únicos santuarios. Los hermanos Calore se
han ido. Creo que Julian podría ser demasiado.

“Yo quiero, Mare”, me dice. “Con mi vida, si es preciso.” “Espero que


no llegue a eso.” “Yo también.”

Nuestras palabras son advertencias a la otra. Y su voz suena como una semana de descanso bueno-.

Creo que Bree mantiene sus ojos cerrados durante todo el vuelo. No dormir. Él realmente desprecia volar, hasta el
punto de que casi no puede mirar a sus propios pies, y mucho menos mirar por la ventana. Él ni siquiera responde
a las burlas de Gisa suave y Tramy de. Se sientan a cada lado de él, contenido a meter y productos. susurros Gisa
etapa- a Tramy, inclinándose sobre Bree decir algo sobre jet se estrella o mal funcionamiento del motor. No me uno
a. Yo sé lo que es un accidente de avión se siente, o al menos cerca de ella. Pero no voy a arruinar su diversión
tampoco. Estamos tan poco de él en estos días. Bree mantiene todavía en su asiento, con los brazos cruzados con
fuerza, sus párpados pegados cerrada. Con el tiempo la cabeza pende hacia adelante, con la barbilla apoyada en
su pecho, y él duerme el resto del camino.

Es un logro pequeño por su parte, teniendo en cuenta la ruta de la base de Piedmont a la República
Libre de Montfort es uno de los vuelos más largos que he tomado nunca. Seis horas de vuelo por lo menos.
Demasiado tiempo para un viaje de un dropjet, por lo que estamos en un portador más grande, un transporte
más como el Blackrun. Pero este no es el mismo oficio, por suerte. El Blackrun fue desgarrado el año pasado,
por un contingente de guerreros y Samos propia furia de Maven.

Echo un vistazo al fuselaje a las siluetas de dos pilotos que trabajan el chorro. Hombres de
Montfort. No sé ninguno de ellos. Kilorn cuelga en la espalda, mirando volar.

Al igual que Bree, mamá no está interesado en el vuelo, pero giros papá con la frente pegada al cristal,
los ojos en la tierra, ya que se extiende a continuación. El resto de la escolta de Montfort-Davidson y sus
asesores-pasan el tiempo durmiendo. Ellos deben tener la intención de comenzar a ejecutar cuando llegan a
casa. Farley duerme demasiado,
su cara presionada contra su asiento. Tomó un lugar sin una ventana. Todavía hace volar su mala.

Ella es el único representante de la Guardia Escarlata. Incluso en el sueño, se enrosca sus brazos
alrededor de Clara, meciéndose con el movimiento del chorro de mantenerla asentado. El Coronel está de
vuelta en la base, y probablemente en éxtasis al respecto. Con Farley ha ido, él es el miembro de más alto
rango de la Guardia Escarlata dejado atrás. Se pueden reproducir todos los comandos que le gusta, mientras
que su hija transmite la información a la organización.

En la planta, el verde verde de Piedmont, trenzado con ríos fangosos y colinas, da constantemente a
lo largo de la llanura de inundación del río Grande. Las tierras en disputa línea ambos bancos, sus fronteras
extraña y siempre cambiante. Sé muy poco acerca de ellos, a excepción de lo obvio. Lakeland, Piedmont,
pradera, e incluso más Tiraxes luchar sur sobre este tramo de barro, pantano, colina, y el árbol. Para el
control del río, en su mayoría. Espero. Platas luchan por nada la mayor parte del tiempo, derramando sangre
roja por menos de la suciedad. Controlan esta tierra también, pero no con tanta fuerza como lo hacen Norta
y los lagos de.

Se puede volar adelante, en dirección oeste sobre las praderas planas y suaves colinas de la pradera.
Algunos es tierra de cultivo. brotes de trigo en las ondas de oro, Patchworked con maíz en filas interminables.
El resto parece paisaje abierto, salpicada por el bosque ocasional o lago. Prairie no tiene reyes, que yo sepa,
no hay ninguna reinas, príncipes. Su señores regla por la derecha del poder, no la sangre. Cuando un padre
se cae, su hijo no siempre tiene su lugar. Es otro país nunca pensé que vería, pero aquí estoy, mirando hacia
abajo a ella.

Nunca se va, esta extraña sensación de que burbujea desde la brecha extraña entre lo que yo era
antes y lo que soy ahora. Una chica de los zancos, de barro familiar, atrapado en un pequeño lugar hasta
que el destino del servicio militar obligatorio. Mi futuro era tan vacío entonces, pero era más fácil que esto?
Me siento distante de esa vida, hace un millón de millas, y mil años.

Julian no está en nuestra compañía, o de lo contrario podría tener la tentación de preguntar acerca de los países
por debajo de nosotros. Él está en el otro chorro de aire, el chorro Laris rayas de color amarillo, con el resto de los
representantes Calore y Samos, así como sus guardias. Por no hablar de su equipaje. Al parecer, un aspirante a rey y
una princesa requieren una buena cantidad de ropa. Ellos se arrastran detrás de nosotros, visible desde las ventanas del
lado izquierdo, alas de metal intermitente a medida que perseguir al sol.

Ella me dijo que venía de las tierras de la pradera antes de Montfort. Las dunas. país Raider. Más términos
que no entiendo muy bien. Ella no está aquí para explicar, dejado atrás en la base de Piedmont con Rafe. Tyton
es la única electricon viene con nosotros. Además de mí, por supuesto. Es Montfort-nacido. Sospecho que tiene
una familia a visitar, y amigos también. Se sienta cerca de la parte trasera del avión, se extendía a través de dos
asientos vacíos, con la nariz enterrada en un libro hecho jirones. Cuando miro a él, se siente mi mirada, y se
encuentra con los ojos por un breve segundo. Él parpadea, orbes grises cálculo. Me pregunto si es capaz de
sentir los pequeños impulsos de electricidad en
mi cerebro. ¿Sabe lo que cada uno quiere decir? ¿Puede distinguir entre ráfagas de miedo o la
excitación?
Podría yo, un día?
Apenas conozco la profundidad de mis propias habilidades. Es lo mismo para todos los newbloods que he
conocido y el tren ayudado. Pero tal vez no en Montfort. Tal vez ellos entienden lo que somos, y lo mucho que
pueden hacer.
Lo siguiente que sé, alguien empuja mi brazo, sacudiendo a partir de un sueño intranquilo. Padre apunta
a la ventana redondeada entre nosotros, puesto sobre la pared curva detrás de nuestros asientos.

“Nunca pensé que vería nada de eso”, dice, golpeando el vidrio grueso.

“¿Qué?” Pregunto, ajustando a mí mismo. Se ajusta la hebilla en mis cinturones, y me dio el rango de
movimiento para girar y mirar hacia fuera.
He visto montañas antes. En los Greatwoods, de la muesca. gamas de verde desvaneciéndose en
el fuego del otoño y luego enfriar estéril, con hueso ramificada de invierno. En el Rift, donde las crestas
encorvadas ondulación en el horizonte, subiendo y bajando como las olas de hoja. En Piedmont,
profundo en el campo, sus pendientes de cambiar a azul y distante púrpura, vislumbrado sólo de las
ventanas de un chorro. Todos ellos eran parte de la Allacias, la larga fila de antiguas montañas que
marchan desde Norta al interior de Piedmont. Pero nunca he visto montañas como las que se nos
presentan. No creo que incluso pueden ser llamados montañas en absoluto.

Mi mandíbula se cuelga abiertos, los ojos fijos en el horizonte como los arcos de chorro hacia el norte. Las tierras
planas Prairie terminar abruptamente, su borde occidental perforado por la pared de un vasto y enorme gama de
montaña, más grande que cualquier cosa que he visto nunca. Las pendientes se elevan como cuchillas, demasiado
fuerte, demasiado alto, filas y filas de dientes afilados, gigantescos. Algunos de los picos están desnudos, sin árboles.
Como si los árboles no pueden crecer hasta allí. Unas montañas en la distancia son un tope en blanco.

Nieve. A pesar de que es verano.


Yo una respiración inestable. ¿Qué tipo de país hemos llegado? Hacer regla de plata y Ardents tan
completamente, con la suficiente fuerza para construir una tierra imposible de esta manera? Las
montañas pusieron un temor en mí, pero un poco de emoción también. Incluso desde el aire, este país
se siente diferente. La República Libre de Montfort se mueve algo en la sangre y la médula.

Junto a mí, papá pone la mano en el cristal. Sus dedos rozan sobre la silueta de la gama, la
localización de los picos. “Beautiful”, murmura, tan baja que sólo yo puedo oír. “Espero que este lugar es
bueno para nosotros.”
Es cruel para dar esperanza donde no debería estar.
Mi padre dice que una vez, a la sombra de una casa sobre pilotes. Se sentó en una silla, falta una
pierna. Yo solía pensar que estaba roto. Yo sé mejor ahora. Papá está sana como el resto de nosotros,
y siempre lo ha sido. Él sólo quería protegernos del dolor de querer lo que no podíamos tener. Los
futuros que nunca serían
permitido. Nuestros destinos han sido muy diferentes. Y parece que mi padre ha cambiado con ellos. Se
puede esperar.
Con una respiración profunda, me doy cuenta de la misma. Incluso después de Maven, mis largos meses de
prisión, toda la muerte y destrucción que he visto o causado. Mi corazón roto, aún sangrando dentro de mí. El temor
incesante de la gente que quiero, y las personas con las que desea guardar. Todo sigue siendo, un peso constante.
Pero no voy a dejar que me ahogue.

Todavía puedo esperar demasiado.

OceanofPDF.com
SEIS
Evangeline

El aire es extraño. Delgado. Por extraño que limpia, como si retira del resto del mundo.

Lo huelo en torno a los bordes de mi hierro, mi plata, mi cromo. Y por supuesto el sabor metálico de
los chorros, sus motores aún calientes del viaje. La sensación de ellos es abrumadora, incluso después de
largas horas apretados en el vientre de un portador de Laris. Tantas placas y tubos y tornillos. En el vuelo,
pasé más tiempo que quisiera admitir contando remaches y el rastreo de las costuras de metal. Si
Arranqué allí, o no, o no, podría enviar Cal o Anabel o cualquier persona que deseó caída en picado a su
muerte. Incluso a mí mismo. Tenía que sentarse cerca de un señor refugio para gran parte del viaje, y su
ronquido rivalizado con truenos. Saltar de un avión casi parecía una opción mejor.

A pesar de la época del año, el aire es más frío de lo que esperaba, y la piel de gallina se elevan por
debajo de la pura seda drapeado alrededor de mis hombros. Me ocupé de vestirse como una princesa debería,
a pesar de que ahora sufro el frío por ello. Esta es la primera visita de estado, tanto como representante del Rift
y como la futura reina de Norta. Si ese futuro maldito llega a pasar, debo buscar la pieza, impresionante y
formidable hacia abajo a mis dedos de los pies pintadas. Tengo que estar preparado. Soy mucho más allá de los
límites del mundo entiendo. Aspiro nuevo, chupando una respiración poco profunda extraña. Incluso la
respiración aquí es desconocida.

No es lo suficientemente tarde para la puesta de sol, pero las montañas son tan altos, y ya se desvanece la
luz. carrera larga sombras a través del campo de aterrizaje cortó profundamente en el valle. Siento como si
pudiera tocar el cielo. Ejecutar mis garras de joyas a través de las nubes y hacer que la luz de las estrellas del
cielo sangra rojo. En lugar guardo mis manos a los lados, mis muchos anillos y pulseras ocultos bajo los pliegues
de la falda y las mangas. Decoración única. ,, cosas inútiles silenciosas bonitas. Al igual que mis padres quieren
que sea.

En el otro extremo de la pista de chorro, la tierra cae lejos en un acantilado. Los bordes tallados de las
laderas de las montañas enmarcan el horizonte como una ventana. Cal alza silueta, mirando hacia el este,
donde cae la tarde en tonos de color púrpura nebuloso. La cordillera proyecta sombras de su propia, y todo el
mundo parece desvanecerse en una oscuridad de la toma de Montfort.
Cal no está solo. Su tío, el señor infinitamente extraña Jacos, se encuentra a su lado. Anota algo en un
cuaderno, que se mueve con la energía excitado, nervioso de un pájaro pequeño. Dos guardias, uno en
colores Lerolan, naranja y rojo, con la otra en Laris amarillo, que flanquean a una distancia respetuosa. El
príncipe exiliado mira fijamente hacia fuera, todavía, pero por el viento en la capa escarlata. Revirtiendo sus
colores de la casa fue una decisión inteligente, para distanciarse de todo lo que es el rey de Maven.

Me estremezco al recordar que la cara blanca, los ojos azules, como cada parte de él parecía
arder con una llama que todo lo consume. No hay nada en Maven pero el hambre.

Cal no gira alrededor hasta Mare está fuera de su jet con su familia, empujó a un escolta de espera de
los asistentes de Montfort. El voces Barrows' rebotan en los muros de piedra del valle de alta montaña. Esa
familia es bastante. . . vocal. Y para alguien tan corto y compacto, Mare tiene hermanos sorprendentemente
altos. La vista de su hermana menor me revuelve el estómago. La niña tiene el pelo rojo. Más oscuro que
Elane de, sin ningún tipo de su destello brillante. Su piel no se ilumina, no con la capacidad o algo de encanto
interior que no puedo explicar. Ella no es pálido o seductora tampoco. Su rostro es claramente bastante, más
dorado, una especie media de la belleza. Común. Rojo. Elane es singular, en la apariencia y la mente. Ella no
tiene igual en mis ojos. Pero aún así, la chica Barrow me recuerda a la persona más que quiero, la persona
nunca puede realmente tener.

Elane no está aquí, y tampoco lo es mi hermano. Ese es el precio. Para su seguridad, por su vida. Farley
general sin duda matarlo si se les da la oportunidad, y no tengo la intención de dejar que lo tienen. Ni siquiera
por mi propio corazón.
Cal se da la vuelta para ver desaparecer Mare, con los ojos en la espalda como los escoltas ella
y su familia se alejan. Mi labio enrosca en su idiotez. Está justo en frente de él, y él todavía empuja a
la chica con las dos manos. Para algo tan frágil y voluble como una corona. Aun así, lo envidio.
Todavía podía elegir ella si quería. Me gustaría tener la oportunidad de hacer lo mismo.

“Usted cree que mi nieto es un tonto, ¿verdad?”


Me vuelvo para ver Anabel Lerolan observándome, sus dedos letales de punto delante de ella, una diadema de
oro rosa guiño en su cabeza. Al igual que el resto de nosotros, se hizo un esfuerzo para lucir lo mejor posible.

Apretando los dientes, me baño en una reverencia profunda, pero perfecto.


“No tengo idea de lo que quiere decir, Su Majestad.” No me molesto tratando de sonar convincente. Veo
poca importancia para él, para bien o para mal. No hace ninguna diferencia lo que piensa de mí. Ella controla
mi vida de cualquier manera.
“Usted está conectado a la chica Haven, ¿verdad? La hija de Jerald.”Anabel da un paso audaz
más cerca de mí. Quiero cortar la cara de Elane derecho de la cabeza. “Si no me equivoco, está
casada con tu hermano, una futura reina todo lo que eres.”

La amenaza cordones a través de sus palabras como una de las serpientes de mi madre. Fuerzo
una risa. “Mis fantasías de cruce no son su negocio.”
Uno de sus dedos garrapatas, golpeando contra un nudillo arrugada. Ella frunce los labios y las arrugas
alrededor de la boca profundizar. “Son mucho mi negocio. Especialmente cuando se acuesta con tanta
rapidez para mantener Elane asilo de cualquier tipo de escrutinio. Un pase de fantasía? Difícilmente,
Evangeline. Usted está claramente herido.”Ella entrecierra los ojos. “Creo que usted encontrará que usted y
yo tenemos más en común de lo que crees.”

Yo sonrisa en su rostro, mostrando los dientes en una mueca velada. “Sé de edad chismes de la corte tanto
como cualquier otra persona. Usted habla de consortes. Su marido tenía uno, un hombre llamado Robert, y usted
piensa que lo que nos da una comprensión-?”
“Me casé con un rey Calore y se sentó a su lado mientras él amaba a otro. Creo que sé cómo
este”-se baila dos dedos delante de mí-“podría funcionar. Y déjeme decirle, funciona mejor cuando
todas las partes involucradas están de acuerdo, y
en el saber. Te guste o no, y mi nieto que ser aliados en todas las cosas. Es la mejor
manera de sobrevivir “.
“Sobrevivir en su sombra, que quiere decir,” que cierre, no puede evitarlo. Anabel parpadea a mí, su
cara tiró en raras confusión. Luego sonríe y se sumerge su cabeza. “Queens proyectan sombras
también.”
Su comportamiento cambia en un instante. “Ah, el primer ministro.” Se vuelve hacia mi izquierda, hacia el hombre
que estaba detrás de mí.
Yo hago lo mismo, viendo como Davidson da un paso adelante. Él asiente con la cabeza en dos,
aunque nunca rompe su mirada. Sus ojos en ángulo, curiosamente, dardo de oro de Anabel a mí. Ellos son
la única parte de él que parece vivo. El resto, de sus vacíos expresiones y blandos a sus dedos aún, parece
instruido por la moderación.
“Su Majestad, Alteza,” dice Davidson, moviendo la cabeza de nuevo. Por encima del hombro,
Echo un vistazo a sus guardias Montfort en verde, así como sus oficiales y soldados con sus
insignias. Hay docenas de ellos. Algunos le acompañaron de Piedmont, pero la mayoría ya están
aquí estaban esperando su llegada.

¿Siempre tiene tantos guardias en la espalda? Tantas armas? Siento que las balas en sus cámaras.
Cuento a retirarse, una fuerza de la costumbre, y espesar las piscinas de hierro en mi vestido, tapándome
los órganos más sensibles.
El premier gestos con una mano, barriendo su brazo. “Tenía la esperanza de que ambos escolta en nuestra
capital, y ser el primero en hacer una oferta le dan la bienvenida a la República Libre de Montfort.” A pesar de que
todavía hace todo lo posible para permanecer sin emociones, siento un orgullo en él. Orgullo en su casa, su país.
Entiendo que, por lo menos.
Anabel le examina con una mirada capaz de nivelar Silvers nobles, hombres y mujeres de poder terrible
y aún peor arrogancia. El primer ministro ni siquiera se inmuta. “Esto”, que olfatea, mirando a los acantilados
desnudos a ambos lados de nosotros “es su República?”

“Esto”, Davidson responde: “es una pista de aterrizaje privada.”


Me giro un anillo en mi dedo, distrayendo a mí mismo con la trenza de las joyas para no
reírse.
Botones brillan en el borde de mi conciencia. hierro pesado, bien formado, forjada en la
semejanza de la llama. Se acercan, sujeta a la ropa de mi prometida. Se detiene a mi lado,
irradiando a fuego lento pero constante.
Cal no me dice nada, y me alegro por ello. No realmente hemos hablado en meses. No desde que
escapó de la muerte en el Tazón de los Huesos. Antes, cuando era mi prometida por primera vez,
nuestras conversaciones eran pocos y sin brillo. Cal tiene una mente para la batalla y Mare Barrow. Ni
me interesa mucho.
Yo echar un vistazo a él y puedo decir que su abuela ha visto a su aspecto también. Se ha
ido el pelo áspero y cortado la barba desigual en la mandíbula. Sus mejillas son suaves, con el
pelo negro limpio y brillante, peinado hacia atrás de la frente. Cal parece que acaba de salir de
Whitefire, listo para su coronación, en lugar de un vuelo de seis horas en un soporte de chorro con
un sitio detrás de él. Pero sus ojos son de bronce opaco, duro, y no lleva una corona. De cualquier
Anabel no podía adquirir una para él, o él se negó a ponérselo. Asumo este último.

“Una pista privada?” Cal pregunta, mirando hacia abajo en el Davidson. El primer ministro no parece estar
preocupado por la discrepancia de altura. A lo mejor es, sin la preocupación masculina con el tamaño
infinitamente.
“Sí”, dice Davidson. “Este campo de aviación está a mayor altura, y cuenta con un acceso más fácil a la
ciudad de Ascendente de los campos en las llanuras o valles más profundos los en las montañas. Pensé que
sería mejor que nos lleve aquí, a pesar de la subida del Este hasta el Hawkway se considera una vista
espléndida “.
“Cuando la guerra ha terminado, me gustaría verlo” Cal responde, tratando de ser educado. Hace poco para ocultar
su falta de interés desnudo.
Davidson no parece a la mente. “Cuando la guerra ha terminado,” se hace eco, sus ojos brillantes.

“Bueno, no queremos hacerte tarde a su dirección a su gobierno.” Anabel pone su


brazo a través de Cal, cada vez que la abuela cariñosa. Ella se inclina sobre él más de lo
que necesita. Una imagen apropiado y calculado.

“Yo no me preocuparía por eso,” dice Davidson con una de sus sonrisas fáciles y lánguidos. “Estoy
programado para hablar ante la asamblea Montfort por la mañana. Voy a hacer nuestro caso, entonces “.

Cal sacudidas. "¿Mañana por la mañana? Señor, sabes tan bien como yo que el tiempo-”“La asamblea se
reúne en la mañana. Esta noche espero que se unan a mí para la cena,”dice Davidson plácidamente.

“Premier-” Cal comienza, apretando los dientes.


Pero el newblood es contundente y severa, aunque sea como disculpa mientras que puede ser. “Mis colegas
ya acordaron celebrar una sesión especial, fuera de temporada. Te aseguro que estoy haciendo lo que pueda
dentro de los límites de las leyes de mi país “.
Leyes. Pueden existir incluso en un país como este? Sin trono, sin corona, sin nadie que
tome la decisión final, mientras que todo el resto disputa sobre
detalles? ¿Cómo puede esperar sobrevivir Montfort? ¿Cómo pueden esperar para seguir adelante con
tantos tirando en direcciones diferentes?
Pero si Montfort no puede moverse, si no puede ganar Davidson Cal más tropas, entonces esta guerra puede
terminar como yo quiero. Se puede terminar antes de lo que pensaba.
“Para Ascendente, entonces?” Pregunto, con la esperanza de salir de la fría sedimentación. Cal y obtener más
cerca de toda la distracción este lugar puede dar. Como ya se ha cobrado Anabel Cal, ofrezco mi brazo a Davidson en
su lugar. Él lo toma con una ligera inclinación de cabeza, con la mano una pluma en mi muñeca.

“De esta manera, Alteza”, responde.


Estoy sorprendido de encontrar que el toque de un newblood no es tan repugnante como el toque de mi
prometida. Se establece un buen ritmo, que nos lleva lejos de los aviones y en los caminos que conducen al
Ascendente.
La ciudad está en lo alto en el borde oriental del macizo montañoso, mirando por encima de los picos más
bajos y por encima de las fronteras. Prairie se desvanece en el horizonte, sus bordes conocidos como país
Raider, donde las bandas errantes de Silvers alineados a ninguna presa nación sobre todos los que se cruzan. El
resto es simple vacío, empañado sólo por los restos de cráteres de lo que fue una ciudad, hace mucho tiempo.
No sé su nombre.

Ascendente parece nacido de las mismas montañas, construidos sobre laderas y en los valles, arroyos
arco sobre borbotones y el río más grande recogiendo su camino de regreso al este a través de cañones
serpenteantes. El túnel pocos caminos y transportes tejen dentro y fuera de la vista. Tiene que haber más
debajo de la superficie, tallado en los corazones de roca de estas montañas.

La mayoría de los edificios de la ciudad Ascendente se extraen de piedra de granito, mármol y roca de cuarzo
de corte y esculpido en losas imposiblemente lisas de color blanco y gris. pinos, algunos más altos que brotan
agujas, entre los edificios, sus agujas del mismo verde oscuro como la bandera de Montfort. La puesta del sol y las
montañas lavar la ciudad en la alternancia de rayas de color rosa oscuro y más oscuro púrpura, la luz y la sombra.
Por encima de nosotros, que marcha en la distancia occidental, picos nevados de pie triunfante bajo un cielo que
parece demasiado grande y demasiado cerca. Unas primeras estrellas pinchazo del atardecer. Ellos están
familiarizados, formando patrones que conozco.

Nunca he visto una ciudad como ésta, y eso me preocupa. No me gustan las sorpresas, ni me
gusta estar impresionado. Esto significa que algo es mejor que yo, o mi sangre o mi tierra.

Pero Ascendente, Montfort, Davidson, que lo han hecho. No puedo dejar de estar
impresionado por este extraño y bello lugar.
Es menos de una milla de la ciudad, pero los muchos pasos que hacen que parezca más largo. Creo que el primer
ministro quiere mostrar, por lo que en lugar de todos nosotros meter en los medios de transporte, que nos obliga a
caminar y ver la ciudad por completo.
Si tengo que volver a la corte de un rey Calore con algún otro noble en el brazo, no me molestaría hacer
conversación. La presencia de Casa Samos es de buena reputación. ¿Pero aquí? Tengo que probarme a mí
mismo. Suspiro, aprieto los dientes y busca
a Davidson a mi lado.
“Tengo entendido que eras elegido a su posición.”La palabra es extraño para mí, rodando alrededor
de mi boca como una piedra lisa.
Davidson no puede evitar reírse, una pequeña grieta en su máscara inescrutable. “Sí, en efecto. Hace
dos años. La nación votó. Y en el tercer año, la próxima primavera, lo hacemos de nuevo “.

“¿Quién votó, precisamente?”


Su boca se tensa. “Todas las clases, si es eso lo que quiere decir. Rojo, plata, ardiente. Un voto
es daltónico “.
“Así que tienes Silvers aquí.” Ellos dijeron tanto antes, pero dudaba cualquier Plata condescendiera a una
vida junto con cualquier Red, y mucho menos para ser gobernado por una. Incluso un newblood. Aún así, me
intriga. ¿Por qué vivir aquí como un igual cuando podrían vivir en otro lugar como un dios?

Davidson mete la barbilla. “Tenemos muchos.” “Y simplemente permitir esto?”se burlan, sin molestarse
en mantener mi lengua. Yo sólo hago que alrededor de mis padres, y ellos no están aquí, haberme tirado
a estos lobos rojos de sangre.

“Permitir nuestra existencia igual, que quiere decir.” La voz de la Premier adquiere un borde más afilado,
silbidos a través del aire de la montaña.
Sus ojos se clavaron en los míos, oro en gris carbón. Seguimos caminando, ambos segura a través
de los muchos pasos. Él quiere que me disculpe. Yo no.
Finalmente llegamos a un rellano, una terraza de mármol con vistas a un amplio jardín en plena floración.
flores desconocidas, púrpura y naranja y azul pálido, espiral delante de nosotros, salvaje y fragante. Algunos
yardas por delante, Mare Barrow y su familia escoger su camino a través del jardín, dirigido por sus propios
escoltas Montfort. Uno de sus hermanos se inclina para inspeccionar las flores más de cerca.

Mientras que el resto de nuestro grupo tiene en la expansión del jardín, Davidson se acerca a
mí, sus labios casi rozando mi oreja. Me resisto el impulso de cortar en dos.

“Perdóname por mi brusquedad, princesa Evangeline”, susurra, “pero usted tiene un amante
femenino, ¿verdad? Y se le prohíbe casarse con ella “.
Juro que voy a cortar las lenguas de las bocas de todos los presentes. Hay sagrado secreto?

“No sé lo que quiere decir,” gruñí a través de una mandíbula apretada. "Por supuesto que sí.
Está casada con tu hermano. Parte de un acuerdo, sí?”

Mis manos se aprietan alrededor de una barandilla de piedra. La suavidad fresco no hace nada para
calmar mí. Cavo en mis dedos, y las piedras preciosas, los puntos agudos de mis garras decorativos rasguño
profundo. Davidson sigue, sus palabras un tumulto, bajo y rápido e imposible de ignorar.

“Si todos fueran como usted deseaba, si no eran moneda de cambio en una corona, y ella no se
casaron, se puede casar con ella? Bajo las mejores circunstancias,
sería la platea de Norta permitir que lo que deseo?”
Me vuelvo hacia él, mostrando los dientes. El primer nivel es demasiado estrecha. Él no se inmuta, o un paso
atrás. Puedo ver las pequeñas imperfecciones de la piel. Arrugas, cicatrices, incluso los poros. Podría arañar sus ojos a
la derecha de la cabeza si quería.
“El matrimonio no tiene nada que ver con el deseo,” Me romperse. “El matrimonio es para herederos y nada más.”

Por razones que no puedo entender, sus ojos dorados se ablandan. Veo piedad. Veo pesar. Lo odio.
“Entonces se le niega lo que quiera, porque de lo que eres. Una elección que nunca se ha hecho, una parte
de sí mismo que no puede cambiar, y no quieren cambiar “.

"YO-"
“Mirar hacia abajo en mi país todo lo que quiera”, murmura, y veo una sombra del genio que trabaja
para mantener oculto. “Pregunta cómo son las cosas. Tal vez las respuestas serán de su agrado.”A
continuación, da un paso atrás un poco, volviendo a la imagen de un político. Un hombre común de
encanto ordinaria. “Por supuesto, espero que disfruten de una cena esta noche. Mi marido, Carmadon,
ha sido lo suficientemente ocupado preparándose para todos vosotros “.

¿Qué? Sólo puedo parpadear. Por supuesto no. Me oído mal. Mis mejillas a ras con el calor, se vuelve gris
con la vergüenza. No puedo negar que mi corazón saltó en el pecho, una explosión de adrenalina corriendo a
través de mí sólo para morir en un instante. Es inútil desear cosas imposibles.

Pero el primer ministro mueve la cabeza, la más ligera inclinación de cabeza. No mishear y él no
misspeak. “Otra cosa pequeña que permitir aquí en Montfort, princesa Evangeline.”Se deja caer el brazo sin
ceremonia, acelerando el paso para poner algo de distancia entre nosotros. Siento que mi martillo de
corazón en el pecho. Está mintiendo? Es lo que ha dicho incluso posible? Para mi asombro, las lágrimas
pinchazo agudo en los ojos y aprieta el pecho.

“La diplomacia nunca fue su punto fuerte.”


Cal glowers en mi hombro, su abuela colgando de nuevo a susurrar con uno de los
señores iral.
Giro la cabeza, ocultando por un momento en una cortina de pelo de plata. Sólo el tiempo suficiente para
recuperar cierta apariencia de control. Por suerte él está ocupado con decididamente mirando después Mare, el
seguimiento de sus movimientos de deseo lamentable.
“Entonces, ¿por qué me recoja?” Finalmente me burlo devolvió la mirada, con la esperanza de que siente cada
onza de mi rabia y dolor. “¿Por qué hacer alguien como yo, una reina cuando todo lo que seré es una espina en su
lado?”
“Hacerse el tonto no es su punto fuerte sea, Evangeline. Ya sabes cómo funciona esto “.

“Yo sabía que tenía una opción, Calore. Dos caminos. Y eligió la que conduce a la derecha a través
de mí “.
"Elección," él ladra. “Usted niñas amas esa palabra.”
Mis ojos se ponen en mi cráneo. “Bueno, parece ser un extraño para ella. Culpar a todos y todo
lo demás para una decisión tú hecho."
“Una decisión que tenía que hacer.” Se vuelve hacia mí, los ojos brillantes. "¿O que? Usted
piensa Anabel y su padre y el resto habría aliado con los Rojos de todos modos? Sin conseguir algo
en el trato? Usted piensa que no encontrarían otra persona con espalda, alguien ¿peor? Al menos, si
soy yo, puedo-”
Doy un paso limpiamente delante de él, que nos sitúa en el pecho a pecho. Mis hombros cuadrados,
listos para la batalla. Toda una vida de Formación endurece debajo de mi piel. "¿Qué? Mejorar las cosas?
Cuando se hace todo el combate, piensa que puede sentarse en su nuevo trono y agitar las llamas
estúpidos y cambiar la forma en que el mundo es?”Con una mueca, le tamaño hasta, mis ojos rasga un
camino desde sus botas a la frente . “No me hagas reír, Tiberias Calore. Eres un títere que tanto como yo,
pero al menos tuvo la oportunidad de cortar sus cadenas.”

“Y no lo hace?”
“Me gustaría, si pudiera,” susurro, y creo que lo digo en serio. Si Elane estuviera aquí, si hubiera alguna manera de
que pudiéramos quedarnos. . .
“Cuando-cuando llegue el momento, cuando tenemos que casar. . .”Se tropieza con las palabras. No es como
un Calore a balbucear. “Voy a tratar de hacer las cosas lo más fácil posible. visitas de estado, las reuniones. Usted
y Elane puede hacer lo que quieras “.
Un escalofrío me recorre. “Siempre y cuando tengo a mi parte del trato.” La perspectiva
nos disgusta tanto, y estamos lejos unos de otros. “No voy a hacer nada sin su
consentimiento”, murmura.
A pesar de que no me sorprende, una pequeña explosión de flores de alivio en mi corazón. “Me corté
algo de si se trató.”
Cal ofrece una risa débil, poco más que una expulsión de aire. “Qué desastre”, murmura, tan bajo
que no podría esperar que yo escucho. Me chupan en un suspiro tembloroso. “Todavía puede
elegir ella.” Las palabras flotaran en el aire, torturarnos ambos.

Él no contesta, ahora mirando a sus pies calzados con botas. En el jardín, Mare mantiene de espaldas a
él, siguiendo de cerca a los talones de su hermana. A pesar de sus diferentes colores de pelo, veo el parecido.
Se mueven de la misma manera. Cuidado, tranquila, deliberada, como los ratones. La hermana recoge una flor
a medida que avanzan, una floración de color verde pálido con pétalos vibrantes, y luego lo mete en su cabello.
A medida que observo, el muchacho rojo alto, el Mare insiste en arrastrando todas partes, hace lo mismo. La
flor parece tonto detrás de la oreja, y dos hermanas Barrow doblarse. Se hace eco de sus risas sobre nosotros,
una burla más que nada.

Son rojos. Son menor. Y son felices. ¿Cómo puede ser esto?
“Deja abatido, Calore,” Me moler a cabo con los dientes apretados. El consejo es para los dos. “Usted
forjó esta corona a sí mismo, ahora lo use. O no lo hacen. ”

OceanofPDF.com
SIETE
Iris

Las orillas del Ohius son altos. Fue una primavera húmeda, con las granjas del sur de los lagos de casi
inundando muchas veces. Tiora fue aquí, en las zonas fronterizas inestables hace tan sólo unas
semanas, para ayudar a salvar los nuevos cultivos tanto como ella estaba a sonreír y saludar. Ella,
sonrisa rara pequeña nos ganó algún favor aquí, pero no lo suficiente. Informes a la corona Rojos
dicen que todavía están huyendo, atravesando las colinas en el Rift al este. Son tontos si creen que el
rey de plata no les va a ofrecer una vida mejor. Los más listos cruzan la Ohius en los territorios en
disputa, donde no hay reglas king o queen. Pero tienen que arriesgar el caos de un viaje así, frente a
rojo y de plata por igual entre los lagos de Piamonte y el norte.

El aumento por encima del río ofrece una vista imponente del valle. Un buen lugar para esperar.
Miro al sur, en el bosque de oro brillantes bajo la luz menguante de la tarde. Hoy ha sido fácil, llena
de viajes en todo el maíz y el trigo. Maven y tuvo la amabilidad de llevar su propio medio de
transporte, lo que me permite largas horas de paz mientras rodábamos sur. El viaje fue casi un alivio,
incluso si eso significa dejar a mi madre y hermana atrás. Están de vuelta en la capital. No puedo
decir cuando voy a ver de nuevo. Si alguna vez lo hago.

A pesar de la agradable brisa y el aire caliente, Maven elige a esperar en su vehículo. Por
ahora. Sin duda va a tratar de hacer algún tipo de entrada cuando los piamontesa llegan.

“Es tarde”, los viejos murmura mujer a mi lado.


A pesar de las circunstancias, me siento un rincón de mi ascensor boca. “La paciencia, Jidansa.”

“Mi, cómo el actual ha cambiado, Su Majestad,” ella se ríe, las arrugas en su cara morena
profundización como ella sonríe. “Recuerdo que le da el mismo consejo más de una vez. Por lo general,
en lo que se refiere a la alimentación “.
Rompo mi vigilia, mirando lejos del horizonte a mirarla. “En eso, la corriente sigue siendo
cierto.”
Su risa se profundiza polvo, haciendo eco a través del río.
Jidansa de la Línea Merin ha sido un amigo de la familia durante todo el tiempo que puedo
recordar, más cerca que una tía y cariñoso como niñera. Usó su telky
capacidad para divertir a Ti y me como los niños, haciendo malabares con nuestros zapatos o juguetes con su mente.
A pesar de su cara arrugada, pelo blanco, y la disposición de matrona, Jidansa es un adversario temible, un telky
talento allá de la medida, uno de los mejores de nuestro país.

Me gustaría pedirle que regrese conmigo a Norta, si yo no fuera tan insensible. Ella estaría de
acuerdo, pero sé mejor que para hacer tal petición. La mayor parte de su familia murieron en la
guerra. Viviendo entre Nortans sería un castigo que no se merece.

Su presencia es calmante. Incluso si estamos en Finlandia, todavía me siento malestar en todo


Maven.
El resto de mis fans de escolta detrás de mí, lo que permite una distancia respetuosa. Los satélites
Sentinel deben hacer que me siento seguro, pero nunca puede sentirse a gusto bajo la mirada de piedras
preciosas. Que me matarían si mi marido lo mandó. O intentar, por lo menos.

Doblo mis brazos frente a mí, sintiendo los bordes de la chaqueta azul de viaje. A pesar de que
estoy a punto de conocer a un príncipe de Piamonte, el decisión
príncipe, miro tristemente mal vestido. Es de esperar que no es tan dedicada a la apariencia como la mayoría de
Silvers que conozco.
No tengo que esperar mucho más tiempo para averiguarlo.
Desde nuestro punto de vista, podemos ver su convoy escoger su camino a través de los territorios en
disputa. La tierra es de otra manera indistinguible de los bosques de los lagos de sur. No hay paredes, ni
puertas, no hay caminos para marcar esta parte de la frontera. Nuestras propias patrullas están bien ocultos por
ahora, y dio instrucciones para que el príncipe de Piamonte pasar sin obstáculos.

Su convoy es pequeño, incluso en comparación con nuestro magro grupo de seis transportes y medio
centenar de guardias. Veo a sólo dos transportes, máquinas rápidas y ágiles, lagrimeo baja a través de los bordes
más dispersos del bosque. Están pintados de camuflaje, de un verde enfermizo para que coincida con el paisaje. A
medida que se acercan, puedo ver las estrellas amarillas, blancas y púrpuras salpican sus lados.

Helecho.
Detrás de mí, gemidos metálicos y Maven se baja de su transporte. Se cruza la hierba
aplastada en unos pocos pasos rápidos, deteniéndose a mi lado, incluso con gracia. Lentamente, se
cruza de brazos. Su piel blanca se ve más dorado en esta luz. Casi podía parecer humano.

“No me tomo Príncipe Bracken ser un hombre de confianza. Él es un tonto “, dice, señalando a la
fiesta pequeña del príncipe.
“La desesperación hace que los tontos de la mayoría,” contesto fríamente.
Maven ladra a cabo una sola risa. Sus ojos se arrastran sobre mí de una manera casi perezoso. "No
tú."
No, yo no.
Esta aguja debe ser roscado suavemente. Al igual que Maven, doblo mis manos, proyectando
una imagen de fuerza. Determinación. Acero.
Los hijos de Bracken han desaparecido durante meses, presos y usados ​como palanca. Cada
momento que se han ido es otro poco de Piedmont sangró de distancia. Montfort ya les ha costado millones
de coronas, utilizando cualquier cosa que tener en sus manos. Cañones, aviones, tiendas de comida. La
base militar en el Lowcountry fue despojado, con gran parte de sus contenidos enviados de nuevo a las
montañas. Las langostas son Montfortans, alimentándose de todo lo que pueda. Todos los recursos
Bracken ha dejado son casi gastado.

La costa transportes a un alto algunas yardas de distancia, manteniendo una distancia segura de nuestro propio
convoy. Cuando se abren, una tropa docena de guardias a cabo, resplandeciente de color morado oscuro ribeteados en
oro. Llevan espadas y armas de fuego, aunque algunos parecen favorecer martillos de guerra o ejes en lugar de
cuchillas.
Bracken no porta armas en absoluto.
Él es alto, de piel negro, con un cutis suave, labios gruesos y ojos como dos piedras pulidas de chorro.
Donde Maven está envuelto en su capa, sus medallas y su corona, Bracken parece menos dependiente de estilo.
Sus ropas están hechas finamente, de color púrpura oscuro ribeteados en oro para que coincida con sus guardias,
pero no veo la corona, no hay pieles, no hay joyas. Este hombre está aquí en una misión desesperada y no tiene
ningún motivo de boato.

Las torres de nosotros imperiosamente tanto, con la constitución muscular de un strongarm, aunque sé que es

un hecho que Bracken es un mímico. Si tuviera que me toque, él sería capaz de usar mis habilidades ninfa, aunque

sea sólo por un tiempo, y en menor medida. Lo mismo ocurre con cualquier Plata. Tal vez incluso newbloods

también. “Me gustaría que nuestro primer encuentro fuera en mejores circunstancias”, dice con una voz retumbante

de profundidad. Como es costumbre, se mete en un arco de poca profundidad, la observación de ambos nuestras

filas. Podría gobernar Piedmont, pero su país no puede competir con los nuestros.

“Al igual que nosotros, Alteza,” contesto, ofreciendo un movimiento de mi propia. copias de Maven mis
movimientos, pero con demasiada rapidez. Como si él quiere que esto termine con la mayor brevedad posible. “¿Qué
tienes para nosotros?”
Me estremezco ante la falta de tacto. Por instinto, abro la boca, lista para suavizar las
asperezas de una conversación tan precaria. Pero para mi sorpresa, Bracken sonríe.

“No me gusta perder el tiempo, ya sea”, responde, su sonrisa teniendo en un borde duro. Por encima
del hombro, uno de sus guardias se acerca, llevando un folio encuadernado en cuero en la mano. “No
cuando mis hijos están en juego.”
“Este es su inteligencia sobre Montfort?” Pregunto, mirando los papeles como el guardia les pasa
a su príncipe. “Sacaste esto juntos tan rápidamente.”
“El príncipe ha estado buscando a sus hijos, y para las personas que ayudan en su esfuerzo,
durante meses,” drawls Maven. “Recuerdo sus enviados, los príncipes y Alexandret Daraeus. Lo
siento, no podía ser de cualquier. . . ayudar a ellos “.

Casi me resoplido en voz alta. Uno de los príncipes murieron en el palacio Archeon, matado
en un fallido golpe de Estado para derrocar a sí mismo Maven. Y el otro es muerto también, por lo que yo sé.

Bracken rechaza la disculpa con un gesto de una mano grande. “Sabían los riesgos, al igual que
todos en mi servicio. He perdido decenas a la búsqueda de mi hijo y su hija.”No hay verdadero dolor
en sus palabras, atado debajo de la ira.
“Esperemos que no perdamos más”, murmuro, pensando en mí mismo. Y lo que dijo mi
madre. Debe ser usted.
Maven levanta la barbilla, con los ojos brillantes entre Bracken y el folio. Tiene que estar lleno de
información sobre Montfort, sus misteriosas ciudades, sus montañas, sus ejércitos. Información que
necesitamos.
“Estamos preparados para hacer lo que no se puede, Bracken,” dice. Maven es una persona
calificada, y sus palabras capas con la cantidad justa de simpatía. Si se les da la oportunidad, el joven
rey podría atraer a Bracken a su lado antes de que yo tuve la oportunidad de jugar la mano. “Entiendo
que, si bien los Montfortans mantienen a sus hijos, no se puede mover en contra de ellos. La misión de
rescate más pequeño podría poner en peligro sus vidas “.

“Sí, exactamente cierto.” Bracken asiente rápidamente. Se está comiendo todo lo Maven le da.
“Incluso la recolección de inteligencia era casi demasiado peligroso.”
El rey Nortan levanta una ceja. "¿Y?"
“Hemos sido capaces de realizar un seguimiento de los niños a su capital, Ascendente,” las ofertas príncipe. Él
extiende su mano, extendiendo el folio a nosotros. “Es lo profundo de las montañas, protegido por un valle. Nuestros
mapas de la ciudad son viejas, pero utilizable “.
Tomo la información antes de que uno de los centinelas posible, con un peso del folio. Es pesado,
vale su pesar en oro.
“¿Ha podido encontrar donde están llevando a cabo?” Pregunto, con ganas de abrir una grieta en las páginas y
ponerse a trabajar.
Bracken sumerge su cabeza. "Eso creo. Con un gran costo “.
Cruzo los brazos, sosteniendo el libro sustancial a mi pecho. “No voy a desperdiciarla.” El príncipe

de Piamonte me mira de arriba abajo, con la cara tirado en la confusión respetuosa. Maven es menos

obvio. Él no se mueve y su expresión no cambia. La temperatura no se eleva por un solo grado. Pero

puedo oler la sospecha que salen de él. Y la advertencia. Es lo suficientemente inteligente como para

mantener la boca cerrada frente al príncipe, incapaz de detenerme de hacer girar mi web.

“Estoy llevando al equipo a mí mismo,” Me ofrecer, fijando Bracken con mi mirada más decidido. Él
no parpadea, firme como una estatua. examinarme, me pesa. La ropa sencilla fue una buena elección
por mi parte. Miro más como un guerrero que una reina. “Voy a usar soldados y soldados de los lagos de
NORTAN, una fuerza lo suficientemente pequeñas para pasar a través desapercibido. Tenga la
seguridad, hemos estado trabajando duro desde ayer “.

A pesar de que hace que mi piel de gallina, puse una mano en el brazo de Maven. Su carne es frío por debajo
de la manga. No puedo verlo, pero me siento el temblor más pequeño en
él. Mi sonrisa se ensancha.
“Maven le ocurrió un plan brillante”.
Él desliza su mano sobre la mía, con los dedos como el hielo. Una amenaza claro como el agua. “De hecho lo
hice,” Maven dice, tirando de sus labios en una sonrisa salvaje para que coincida con la mía.

Bracken sólo ve la oferta, y la posibilidad, de rescate de sus hijos. Yo no lo culpo. Sólo


puedo imaginar lo que mi madre haría, si Tiora y yo estábamos en la misma posición.

El príncipe respira un largo suspiro de alivio. “Magnífico”, que ofrece, inclinando la cabeza una vez más.
“Y a cambio, puedo prometer de mantener la alianza que hemos tenido durante décadas. Hasta los
monstruos de sangre decidieron intervenir.”Endurece Bracken. "Pero no más. Aguas turbulentas de hoy “.

Siento sus palabras tan fuerte como yo siento el río abajo, que fluye en su curso. Irrompible.
Imparable.
“Aguas turbulentas de hoy,” Me eco, el folio apretada en la mano.

Esta vez, Maven se mete en mi transporte después de mí, y estoy tentado de darle una patada de vuelta en la
hierba. En lugar Me retiro a la esquina más alejada de mi asiento, la inteligencia de Bracken colocar a través
de mis rodillas. Maven mantiene sus ojos en mí mientras se sienta. Su manera tranquila casi me hace sudar.

Espero que él hablara, igualando su mirada helada con la mía. Interiormente, Maldigo su presencia.
Quiero romper en los papeles y empezar a llenar los vacíos en mi plan de rescate, pero no puedo comenzar
con Maven burlándose de mí. Y él lo sabe. Está disfrutando de esto, ya que siempre le gusta molestar a la
gente. Creo que lo hace sentirse mejor acerca de sus propios demonios, para que los demonios para todos
los demás.

Sólo después de que el transporte se está moviendo, a toda velocidad fuera de las fronteras a alta velocidad,
qué habla.
“¿Qué estás haciendo exactamente?”, Se pregunta, su voz suave y carente de toda emoción. Es su táctica
favorita, sin dar ninguna indicación en cuanto a su estado de ánimo. Es inútil buscar sus ojos o la cara de
cualquier sentimiento, para tratar de leer como lo haría cualquier otra persona. Es demasiado experto para eso.

Contesto simplemente, la cabeza en alto. “Ganar Piedmont para nosotros.”


Nos.
Maven hmm s profundo de su garganta, antes de volver para el largo viaje. “Muy bien”,
dice, y no habla más.

OceanofPDF.com
OCHO
Yegua

Los conductores de escolta Montfort Estados Unidos hacia un compuesto palacio en lo alto de una cresta que
domina el valle central, donde el resto del Ascendente se aferra a las pistas. En todas partes, las banderas de
color verde oscuro a la deriva en el viento de la tarde dulce, que lleva la marca del triángulo blanco. Una
montaña, Me di cuenta, sintiéndose tonta por no haber descubierto su símbolo más pronto. Sus uniformes
tienen la misma marca.

Mi propia ropa son claras, ni siquiera un uniforme, a sólo artículos improvisado de tiendas en tanto
Corvium y Piemonte. Probablemente propiedad de una de plata, a juzgar por el maquillaje fino de la
chaqueta, pantalones, botas y camisa. Farley tromps lo largo de su versión de un uniforme, con Clara
envuelto en la cadera. Lleva rojo por todas partes, con tres plazas de metal en su cuello. La marca de un
general del sistema.

Los Silvers detrás de nosotros son más ostentoso, y espero nada menos de su especie. Cortaron un
arco iris de colores vibrantes y nítidas contra las pasarelas blancas del Ascendente que serpentean a
través de la ciudad. Cal es difícil de ignorar en su capa roja ardiendo, pero desde luego tratar. Camina
con Evangeline, y yo medio esperaba que empujarlo fuera una de las terrazas más traicionero o
escaleras.
Guardo cerca de parte de mi padre, escuchando a respirar. Los pasos del Ascendente son muchos, y
él es un anciano con una pierna vuelto a crecer, por no hablar de su pulmón reparado. El aire no puede ser
ya sea ayudando.
Él trabaja duro para no tropezar, con la cara roja el único indicio de la cantidad de esfuerzo esta toma. Mamá
lo flanquea a la izquierda, compartiendo mis pensamientos. Sus manos rastro detrás de él, extendió los dedos para
ayudarlo si él vacila.
Apelo a una cierta clase de ayuda, un strongarm tal vez, o incluso sólo Bree y Tramy, si papá se le
preguntó. Pero sé que no lo hará. Él sigue adelante, tocando el brazo una o dos veces. Agradecido por mi
presencia, e igualmente agradecido por mi moderación.

Los pasos de nivel con el tiempo, que nos lleva a través de un arco tallado para parecerse a los troncos de
árboles y hojas. Pasamos a través de en una plaza central, su piedra una espiral de cuadros de granito verde y
piedra caliza labrada lechosa. Pines de todas las líneas de clase de los arcos que delimita el lugar, algunos de
ellos altos como torres y justo
tan grueso. Estoy sorprendido por el oleaje abrumadora de los pájaros, chillando contra el cielo Purpled.

Detrás de mí, Kilorn deja escapar un silbido. Se queda mirando a través de los árboles a un edificio
largo, con pilares y puesto en la cuesta crestería. Es una extraña mezcla de piedra en tambor, como el
fondo de un río, con la madera lacada y detalles de mármol. Balcones salpican sus muchas alas,
algunas llena de flores silvestres. Todos ellos se enfrentan al valle, para vigilar Ascendente.

Esta es la casa del primer ministro, estoy seguro de ello. Un palacio en todo menos en el nombre. Me hace
incómodo, mientras que el resto de mi familia es deslumbrado por derecho. Ya he tenido suficiente de los palacios para
saber que no debería confiar en lo que permanece detrás de la belleza esculpida y ventanas relucientes.

No hay paredes alrededor del palacio, y no hay puertas. No parece haber ninguna rodea Ascendente
tampoco. O al menos no del tipo que puedo ver. Tengo la sensación de la geografía de esta ciudad, este país,
es su propio tipo de límite. Montfort es lo suficientemente fuerte como para no necesitar paredes. O lo
suficientemente estúpido como para no construirlas. A juzgar por Davidson, no creo que este último mucho.

Farley debe estar pensando lo mismo. Sus ojos pasan por encima de los arcos, los pinos, el palacio, tomando
nota de cada uno de ellos con una precisión enfocada. Luego mira hacia atrás en los Silvers, ya que las tropas
después de nosotros, todos ellos tratando de no parecer impresionada por la casa de Davidson.

El primer nivel sólo nos olas hacia adelante, cada vez más en el corazón de su país.

Al igual que en Piedmont, la familia Barrow se da vivienda mucho mejor de lo que estamos acostumbrados. Los
apartamentos dentro de la casa de Davidson son muy amplias, lo suficientemente grande como para dar cada uno
de nosotros nuestra propia habitación. Kilorn y Gisa ocupan en la exploración, hurgando las distintas habitaciones.
Bree es menos inclinado a moverse, hacerse cargo de uno de los sofás de terciopelo en el largo salón de belleza.
Puedo oír roncar ahora, desde mi punto de vista en la terraza. Esto es temporal, hasta que haya más alojamiento
permanente puede ser adquirido en la ciudad.

Todo el mundo me deja solo, ya sea sin saberlo oa propósito. No me importa de cualquier manera.

Ascendente escarcha continuación, una constelación en la ladera de la montaña. Puedo sentir la


electricidad en ella, distante y constante, que guiña en las muchas luces. Todo se ve como un reflejo del cielo
arriba. Las estrellas parecen imposiblemente claro aquí, lo suficientemente cerca para tocar. Respiro profundo,
chupando en la frescura salvaje de las montañas. Este es un buen lugar para salir de ellas. El mejor lugar que
podría pedir.
A lo largo del borde balcón, flores florecen de ollas y cajas, en todos los colores. Las de antes de mí

son púrpura y de forma extraña, con pétalos de extrañas como una cola. “Los llaman flores de elefante”.

Tramy furtivamente a mi lado, la plantación de un codo en la barandilla. Se inclina hacia


mirar a la ciudad a sus pies. A pesar de la temporada, un escalofrío de profundidad se asienta con la noche. Debo estar
temblando, porque ofrece un chal con una mano.
Como lo tomo, envolviendo la tela tejida alrededor de mis hombros, que frunce el
ceño. “No sé lo elefante medio."
La palabra suena una campana distante, pero me sacudo la cabeza y encogimiento de hombros. "Tampoco
I. Podría ser un animal, creo. Julián lo sabría.”Hablo su nombre sin pensar, y casi una mueca
de dolor. Una punzada de dolor encaje en el pecho.
“Se le puede pedir esta noche en la cena,” mi hermano dice, pensativo mientras se pasa la mano
por la barba rasposa.
Me encojo de hombros, tratando de sacudir toda mención de Julian Jacos. “Es necesario que afeitarse,
Tramy,” Yo risita. Inhalar el dulce aire de nuevo, me vuelvo hacia las luces de la ciudad. “Y pedir Julian mismo en la
cena de esta noche.”
"No."
Algo en su voz me da que pensar, la mínima temblor de la determinación. Audacia. Tramy no es el tipo de
rechazar cualquiera de nosotros. Es demasiado acostumbrados a seguir Bree alrededor, o suavizar los problemas
familiares. Él es un constructor de paz, lejos de la especie a plantar sus pies y cavar en.

Miro hacia él, esperando una explicación.


Se aprieta la mandíbula, los ojos marrones oscuros clavados en los míos. Tiene los ojos de mamá, como yo. “No
es un lugar para nosotros.”
Nos.
Su significado es claro. Esto es por lo que vamos. Los Barrows no son políticos o guerreros. No
tienen ninguna razón para compartir el centro de atención, o el peligro Vivo con. Pero la perspectiva
de pie por sí sola, sin ellos, el miedo es interminable y egoísta y repentina.

“Puede ser,” digo con demasiada rapidez, tomando su muñeca. Tramy cubre rápidamente mi mano
con la suya. “Debe ser su lugar. Todos ustedes. Eres mi familia-”
A puerta cruje se abren a la terraza, a continuación, cierra detrás de Gisa y Kilorn. Mi hermana
encuestas nos, los ojos brillantes. “¿Cuántas personas tienen poder no deberían simplemente porque su
familia le da a ellos?”, Se pregunta.
Ella significa los Silvers. La familia real y los nobles que entreguen el poder a sus hijos, no importa
cuán inadecuadas que sean. La obsesión por la sangre, la dinastía, es la razón Maven está en el trono
en el primer lugar. Un niño rey trenzado gobernar un país cuando ni siquiera puede gobernar su propia
mente.
“Eso es diferente”, murmuro volver, aunque mi réplica es a medias. “Usted no es como ellos.”

GISA se acerca a mí, ajustando mi chal. Ella adora a mí como una hermana mayor debería, aunque
estoy años mayor. La flor todavía está escondido detrás de la oreja, pálido como el amanecer. Poco a poco,
toco los pétalos, a continuación, ejecute un mechón de su pelo entre los dedos. La flor se adapte a ella. Se
Montfort?
“Al igual que Tramy dijo,” ella responde “, sus reuniones, sus consejos, la guerra que está
luchando, que hay lugar para nosotros. Y no queremos que sea.”Gisa
me devuelve la mirada, cara a cara. Somos la misma altura por ahora, pero espero que mantenga en
crecimiento. Ella no se merece ver el mundo como yo.
“Está bien”, que respiro, acercándola. “Está bien.” “Ellos están
de acuerdo”, murmura contra mí.
Mamá. E incluso papá.
Algo en mí se libera, soltando un gran peso. Pero, ¿es un ancla tirando de mí hacia abajo,
o un ancla que me mantiene estable? Podría ser a la vez en la misma medida. Sin mis padres
o hermanos en la cuerda floja, que voy a ser?

¿Quién debo.
Con la cabeza metida en el hombro de Gisa, es difícil no mirar a Kilorn pie detrás de ella. Su cara es
oscura, una nube de tormenta cuando los dos relojes. Cerramos los ojos cuando siente mi mirada, y yo
vemos la determinación en él. Se unió a la Guardia Escarlata hace mucho tiempo, y no va a tener la
oportunidad de romper esa promesa. Ni siquiera para estar aquí, en la seguridad, con la única familia que
sabe.
“Ahora”, dice Gisa, tirando hacia atrás. “Vamos a ayudarle a prepararse para este lío de una cena.”

Meses de vida en las bases rebeldes sólo ha afilado ojo de mi hermana para el color, la tela, y la moda. De
alguna manera se asusta a algunos equipos diferentes desde el palacio para elegir, todos ellos relajado
pero formal, en una gama de estilos. Ninguna de las monstruosidades Gemmed la Nortan Silvers desgaste,
por supuesto, pero aún así adecuada para una mesa de reyes y líderes. Tengo que admitir, me gusta
vestirse de esta manera. Pasando los dedos sobre el algodón o seda. La decisión de cómo llevar el cabello.
Es una buena distracción. Y necesario.

Tiberias sin duda estar sentado en la mesa conmigo, el ceño fruncido en su ropa de color carmesí. Que
pone mala cara porque yo sostuve a mis principios, mientras que escupió en ellos. Vamos a ver exactamente lo
que le dio la espalda, y quién. Consigo un enfermo, pero satisfactorio, el placer del pensamiento.

Aunque Gisa favorece la más compleja trajes para mí, que eventualmente se depositan en un vestido tanto
nos gusta. Simple, una ciruela de color rojo oscuro, de manga larga con una falda de arrastre. Sin joyería, pero mis
pendientes. Rosa para Bree, rojo para Tramy, púrpura para Shade, verde para Kilorn. La última piedra roja,
escarlata como la sangre fresca, está escondido en mis cosas. No voy a usar los Tiberias pendiente me dieron,
pero no puedo tirar a la basura tampoco. Se sienta, sin ser molestado, pero no olvidado.

Gisa cose rápidamente algunos trenza de oro, una pieza compleja de bordado ya hecha, al
manguito de cada manga. No sé donde ella se pasó un kit de costura de, o si el personal de Davidson
sabía que dejarla uno. Sus dedos ágiles son igualmente hábil en la fijación de mi pelo, retorciendo mis
cerraduras de barro marrón en algo así como una corona. Se esconde mi gris termina muy bien, a
pesar de que hemos extendido tanto. La tensión de los días sin duda ha hecho mella en mí, algo que
no se pierda en el espejo. Me parecen eliminados, hundidas, los ojos
rodeada de sombras similares a hematomas. Tengo cicatrices de todo tipo, desde la marca de Maven, de
las heridas no sanó adecuadamente, de mi propio rayo. Pero no soy una ruina. Aún no.

El palacio del primer nivel es enorme, pero el diseño es bastante simple, y se necesita poco tiempo para mí para
descender a la planta baja, donde las habitaciones son públicas. Con el tiempo que sólo puede seguir el olor de la
comida, dejando que me llevan a través de una habitación tras otra de los grandes salones y galerías. Paso un
comedor del tamaño de un salón de baile, dominado por una mesa lo suficientemente grande para cuarenta años, así
como una chimenea de piedra. Sin embargo, la tabla está vacía y no hay llama crepita en la chimenea.

“Señorita Barrow, ¿verdad?”


Me vuelvo a la voz amable, la búsqueda de una cara aun más amable. Un hombre hace señas desde una de las
muchas puertas con arcos que dan a otra terraza. Él es perfectamente calvo, con la piel de la medianoche, casi púrpura
en el tono, y sus destellos sonrisa como una media luna blanca por encima de un traje de seda aún más blanco.

“Sí”, le contesto de manera uniforme.


Él sonríe más amplio. "Muy bien. Estaremos comiendo aquí, bajo las estrellas. Pensé que lo mejor para
hacerlo, en su primera visita.”
Los hombre de gestos y siguen, cruzando el gran comedor para encontrarse con él. Con movimientos
suaves, toma mi brazo, el codo de bloqueo con la mía mientras me conduce hacia el aire fresco de la
noche. El olor de la comida se intensifica, haciendo la boca agua.

“Por lo tanto tensa”, se ríe, moviendo el brazo un poco para contrastar mis propios músculos tensos.
Su aire es fácil, tanto es así que quiero desconfiar de él. “Estoy Carmadon, y yo cocinaba la cena. Así
que si usted tiene alguna queja, mantenerlos a ti mismo “.

Me muerdo el labio, tratando de ocultar una sonrisa. “Voy a hacer mi mejor


esfuerzo.” Lo único que golpea ligeramente la nariz en respuesta.
Las arañas vasculares en los ojos son de color gris, de ramificación a través del blanco. Su sangre es de plata. Me
trago en torno a un repentino nudo en la garganta.
“¿Puedo preguntar qué capacidad que poseen, Carmadon?”
Su respuesta es una sonrisa delgada. “¿No es obvio?” Hace un gesto a las muchas plantas y
flores, tanto en la terraza y colgando de los muchos balcones y ventanas. “No soy más que un humilde
greenwarden, señorita Barrow.”
Por el bien de la apariencia, fuerzo una sonrisa de mi propia. Humilde. He visto cadáveres con las raíces de
curling de los ojos y la boca. No hay tal cosa como una humilde de plata, o un ser inofensivo. Todos ellos tienen la
capacidad de matar. Pero entonces, supongo, por lo que hacemos. Lo mismo ocurre con todos los seres humanos en
la tierra.
Caminamos a través de la terraza, hacia el olor y las luces suaves y el bajo murmullo de las
conversaciones rebuscado. Esta parte del palacio sobresale sobre la cresta, lo que permite una vista sin
obstáculos sobre los pinos, el valle y los picos nevados en la distancia. Ellos parecen brillar bajo la luz de
una luna creciente.
Trato de no mirar ansioso o interesados ​o incluso enojado. Nada hacer alusión a mis emociones. Aún así, siento
que mi corazón saltar, bombeo de adrenalina, a la vista de la silueta familiar de Tiberíades. De nuevo se queda
mirando el paisaje, incapaz de hacer frente a cualquier otra persona a su alrededor. Siento que mi rizo de labios con
disgusto. ¿Desde cuándo es usted un cobarde, Tiberias Calore?

Farley se pasea algunas yardas de distancia, todavía con su uniforme de comando. Su cabello ha sido
recién lavado, y que brilla debajo de las lámparas colgadas sobre la mesa de la terraza. Ella me da una
inclinación de cabeza antes de pasar a sentarse.
Evangeline y Anabel ya están en sus sillas, a ambos lados de un extremo de la mesa. Ellos deben
tener la intención de flanquear Cal y trompeta su importancia a su derecha e izquierda. Mientras Anabel
parece cómodo en su vestido de anterior, el de seda rojo y naranja pesada, Evangeline acaricia en un
cuello de piel de zorro negro liso. Ella me mira como me acerco a la mesa, con los ojos brillantes como
dos estrellas tortuosos. Cuando me siento, tomando mi lugar en diagonal de ella, lo más lejos posible del
príncipe exiliado, sus labios giro en lo que podría ser una sonrisa.

no parece darse cuenta de Carmadon ni le importa que sus invitados a la cena están doblados demonios-
odiando el uno al otro. Se sienta con gracia en la silla frente a la mía, en la parte derecha de donde Asumo
Davidson será. A resortes criado desde las sombras para llenar su copa de vino intrincadamente grabada.

Miro con los ojos entrecerrados. El sirviente tiene sangre de color rojo, a juzgar por el rubor en sus
mejillas. Ella es viejo ni joven, pero ella sonríe mientras trabaja. Nunca he visto a un servidor Red sonrisa
como la que, a menos ordenado.
“Se les paga, y un pago justo”, dice Farley, sentándose junto a nuestro anfitrión. “Ya he
comprobado.”
Carmadon remolinos del vino en su copa. “Meter y productos en lo que quiera, el general Farley.
Compruebe detrás de las cortinas, por lo que me importa. No hay esclavos en mi casa “, dice, su voz
adquirió un borde de popa.
“No hemos sido introducido correctamente,” digo, sintiéndose más grosero de lo habitual. “Su
nombre es Carmadon, pero-”
“Por supuesto, disculpa mis modales, señorita Barrow. Premier Davidson es mi marido, y en este
momento está muy avanzada. Me disculpo si la cena va frío esperando por él”olas -HE una mano en
la mesa de comida cerca, la celebración de nuestro primer supuesto-‘pero su puntualidad es ni mi
culpa ni mi problema.’
Sus palabras son duras, pero su manera amistosa y abierta. Si Davidson es difícil de leer, su marido
es un libro abierto. Y también lo es Evangeline en este momento.
Ella se queda mirando al hombre con tal envidia desnuda Creo que puede girar verde. Y no es de extrañar.
Sus vidas, un matrimonio como el presente, son imposibles en nuestro país. Prohibido. Considerado una
pérdida de sangre de plata. Pero no aquí.
Doblo mis manos en mi regazo, tratando de no inquietarse a pesar de la sedimentación energía
nerviosa sobre la mesa. Anabel no ha hablado, ya sea porque se desaprueba Carmadon o porque
desaprueba comer junto Rojos. Podría ser a la vez.
Farley apenas asiente con la cabeza en señal de agradecimiento cuando Carmadon llena el vaso con vino rico,
casi negro. Ella bebe profunda.
Me quedo con agua helada, manchado con rodajas de limón brillante. El último que necesito es un
cabezal de hilar y pensamientos borrosos con Tiberíades Calore en ningún lado. Echo un vistazo a él
cuando entra, pasando mis ojos sobre los hombros familiares de par en par por debajo de los bordes de
una capa roja. Parece más como una llama en las cálidas luces de la terraza.

Cuando se da la vuelta, se me cae la mirada. Sólo puedo escuchar cuando se acerca, su fuerte
presencia en el aire. A hierro forjado raspaduras silla contra la terraza de piedra, su movimiento
extremadamente lento y deliberado. Casi me sacuda cuando me di cuenta exactamente donde ha decidido
sentarse.
Su mina de cepillos de brazo, sólo por un segundo, y su calor se instala alrededor de mí. Maldigo la comodidad
familiar de ella, sobre todo para protegerse del frío de la montaña.
Por último, me atrevo a mirar hacia arriba, sólo para encontrar Carmadon con la cabeza inclinada, con la barbilla
apoyada en un puño. Parece infinitamente divertida. A su lado, Farley se parece más inclinado a vomitar. Y yo no tengo
que ver la cara de Anabel saber que está con el ceño fruncido.

Cierro mis manos debajo de la mesa, tejer los dedos con tanta fuerza que los nudillos se
vuelven blancos. No con temor, pero con rabia. A mi lado, Tiberias se inclina, un codo en el brazo
de la silla más cercana a mí. Poder susurrarle al oído si quería. Aprieto los dientes, resistiendo el
instinto de escupir.
Al otro lado de la mesa, Evangeline casi ronronea a sí misma. Se pasa la mano por sus pieles,
sus garras decorativos reluciente. “¿Cuántos cursos no tienen esta comida, mi señor Carmadon?”

El marido de Davidson no se ve lejos de mí, y sus labios de contracción en lo que podría ser una
sonrisa. "Seis."
Con el ceño fruncido, Farley empuja de nuevo hacia el resto de su vino.
Muecas, gestos Carmadon a los sirvientes en las sombras. “Dane y el señor Julian pueden ponerse
al día”, dice, llamando para el primer curso con un movimiento de sus dedos. "Espero que disfrutes.
Hemos tomado gran cuidado para preparar algunos platos Montfort “.

El servicio es rápido y suave, tan eficiente, pero menos formal que he visto en los palacios de los reyes
de plata. Carmadon preside como pequeños platos de porcelana china elegante se colocan delante de
nosotros. Miro hacia abajo en una rebanada de color rosa de peces del tamaño de mi pulgar, rematado con
algún tipo de queso cremoso y espárragos.

“Recién pescado salmón, desde el río Calum en el oeste,” Carmadon explica, antes de hacer
estallar toda la cosa en la boca. Farley sigue rápidamente su ejemplo. “El Calum drena a la costa
occidental, en el océano.”
En mi cabeza Trato de imaginar lo que está hablando, pero mi conocimiento de sus tierras es pobre en el
mejor. Hay otro océano, sí, bordeando el borde occidental del continente, pero eso es todo lo que puedo
entender en este momento.
“Mi tío Julián estará deseoso de aprender más de su país”, responde Tiberíades. Habla
lentamente, con convicción. Le una década edades. “Sospecho que sus preguntas son las que retrasar
tanto él y el primer ministro ahora”.
"Quizás. Mi Dane se deleita en su biblioteca “.
Y también lo haría Julian. Me pregunto si el primer ministro está tratando de formar lazos de su propia, tal vez
crea un aliado de un amistoso Nortan de plata. O tal vez simplemente se Davidson disfrutando el tiempo con otro
experto, deseosos de compartir la noticia de su país.
Después de que el salmón viene una sopa de verduras caliente, vapor en el aire frío, y luego una
ensalada de verduras frescas y de arándanos silvestres que crecen en esta misma montaña. Carmadon no
parece a la mente que nadie está hablando. Se llena el silencio con su propia charla, confortable y
acogedor como él detalla cada parte de la comida que prepara. Los detalles de un aderezo para ensaladas,
el mejor momento para recoger bayas, cuánto tiempo las verduras se deben cocinar, el tamaño de su
jardín personal, y así sucesivamente. Dudo Evangeline, Tiberíades, o Anabel nunca ha cocinado un día en
su vida, y me pregunto si alguna vez comido de Farley que no fue robado o racionada.

Hago todo lo posible para parecer amable, aunque no tengo mucho que decir. Especialmente con
Tiberíades tan cerca, inhalando todo en su plato. Lo miro aquí y allá, acaparando breves destellos de su
cara. Con la mandíbula apretada, su trabajo garganta. Nunca se afeitó tan estrechamente antes. Si no
tuviera mi orgullo o la condena, podría correr mis nudillos por la mejilla, cerca contra la piel suave.

Esta vez, él me llama la atención antes de que pueda desviar la mirada.


Mi instinto es a parpadear, romper la mirada. Dar marcha atrás a mi plato o incluso excusarme de la
mesa. Pero tengo mi tierra. Si el aspirante a rey quiere que me meta en el borde, me golpee sobre los
talones, entonces está bien. Yo puedo hacer eso también. Me puse mis hombros, enderezar la columna
vertebral, y, lo más importante de todo, recuerda respirar. Tiberias es sólo una de plata más que dejará mi
pueblo esclavizado, no importa lo que predica. Él es un obstáculo y un escudo. Un delicado equilibrio
debe mantenerse.

Él parpadea primero, volviendo a su comida. Yo hago lo


mismo.
Se quema a estar cerca de él, tan cerca de una persona que solía confiar. Un cuerpo que conozco
tan bien. Una opción, una palabra, y las cosas serían muy diferentes. Esta cena se gastaría miradas de
negociación, la comunicación en nuestro camino sobre Evangeline o Anabel o ausencia de Davidson. O
ellos no estarían aquí en absoluto. Nos sería en esta terraza, bajo las estrellas, rodeado de un nuevo tipo
de país. Una imperfecta, tal vez, pero un objetivo de la misma. Carmadon es de plata, su marido un
newblood Rojo. Los servidores no son esclavos. He visto muy poco de Montfort, pero lo suficiente para
saber que este lugar podría ser diferente. Y podríamos ser diferente en ella. Si tan sólo nos permitió.

Tiberias todavía no lleva corona, pero yo lo veo en él de la misma manera. En sus hombros,
en sus ojos, en su forma lenta y firme. Es un rey tanto como
cualquiera puede ser. Para la sangre. Hasta el hueso.
Cuando los criados recoger los platos de ensalada, Carmadon mira a la puerta, como si esperara que
Davidson se una a nosotros. Frunce el ceño un poco cuando nadie aparece, pero los gestos para el próximo curso
de todos modos. “Este es un regalo especial Montfortan”, dice con una sonrisa pegada.

Una placa se desliza sobre la mesa frente a mí. Parece un corte particularmente gruesa y jugosa de
filete, flanqueado por las patatas fritas de oro y champiñones, cebollas y verduras de hoja verde cocidas en
salsa. En una palabra, delicioso.
“Bistec?” Anabel pide, inclinándose hacia adelante con una sonrisa desagradable. “Te prometo, mi señor
Carmadon, tenemos carne en nuestro país.”
Pero nuestro anfitrión garrapatas un dedo oscuro. Se inciensa la vieja reina tanto como su desconocimiento de
títulos hace. "De lo contrario. Usted tiene ganado. Este es el bisonte “.
“¿Cuál es el bisonte?” Pregunto, con ganas de probarlo para mí.
Su cuchillo raspa la placa mientras se rebana un corte. “Una especie diferente, aunque estrecha en
relación con el ganado que conoces. Más grande, con mucho, mejor en sabor. Mucho más fuerte y más
resistente, con cuernos y abrigos peludos y suficiente músculo para golpear sobre un transporte si así lo
desean. La mayoría aquí son salvajes, aunque existen algunas granjas. Ellos recorren el valle del paraíso, las
colinas y las llanuras también. Se desarrollan incluso en los inviernos que podrían matar a hombres y animales.
Nunca lo ves un bisonte en directo en la cara y llama a su ganado, que les puedo asegurar.”Miro, fascinado,
como sus cuchilla corta a través de esta carne extraña. Jugo rojo sangra a través de su comida, manchando el
blanco de China. “Una cosa interesante, el bisonte y la vaca. Muy similar. Dos ramas de un mismo árbol,
aunque totalmente diferentes el uno del otro. Y por separado, ya que son, divididos como las dos especies
pueden ser, que pueden vivir uno junto al otro bien sólo. Mezclar sus rebaños. Incluso pueden reproducirse “.

A mi lado, Tiberias tose, casi ahogarse con un pedazo de comida. Mis mejillas se llama
caliente.
Evangeline se ríe en su mano. Farley
termina la botella de vino.
“¿He dicho algo impertinente?” Carmadon miradas entre nosotros, su ojos negro bailando.
Él sabe exactamente lo que dijo y lo que significa.
Anabel corta antes de cualquier otra persona puede, con el pretexto de aliviar la incomodidad de su
nieto. Se examina el palacio sobre el borde de la copa. “Lo avanzado de su esposo es bastante
desagradable, mi señor.”
El Carmadon la sonrisa no se pierda el ritmo. "Estoy de acuerdo contigo. Me aseguraré de que su castigo
es rápido “.
El bisonte es magra y Carmadon es correcto. Mejor que la carne de res. No me molesto con los modales, como
Carmadon parece bastante a gusto comiendo patatas con las manos. Sólo se tarda un minuto para mí para devorar la
mitad de la carne de bisonte, y todas las cebollas estén doradas. Estoy tan concentrado en la limpieza de mi plato con
el tenedor, raspando juntos la mordida perfecta, que apenas noto la puerta abierta de nuevo detrás de nosotros.
“Disculpas, por supuesto,” dice Davidson, su ritmo aún más rápido, pero, a medida que camina hacia la
mesa. Julián le arrastra cerca. Al lado del otro, me sorprende la similitud de Julian y Davidson se ven. En el
aire, no la apariencia. Ambos tienen un hambre sobre ellos, la clase intelectual. De otra manera no podrían
ser más diferentes. Julian es demasiado delgada, su adelgazamiento del cabello canoso y ralo, con los ojos
llorosos y marrón. Davidson es una imagen de la salud, con el pelo gris bien cortado y brillante, ya pesar de
su edad, él es todo músculo magro. “Lo que hemos perdido?”, Se pregunta, teniendo el asiento al lado de su
marido.

Con algunas miradas incómodas, Julian examina la mesa y se afirma que el único asiento libre. El
uno destinado a Tiberias, Tiberias, si no eran tan empeñado en que me molesta.

Carmadon olfatea. “La discusión de la carta, los hábitos de cría de bisonte, y su falta de
puntualidad.”
La risa de la Premier está abierto, honesto. O bien no siente la necesidad de realizar o se lleva a cabo a la
perfección en su propia casa. “Conversación de la cena normal, entonces.”
En el otro extremo de la mesa, Julian se inclina hacia delante, mirando tímida. “La culpa es mía, me
temo.”
“La biblioteca?” Ofrece a su sobrino con una sonrisa de complicidad. “Hemos oído.” Mi corazón se retuerce en
la calidez en la voz de Tiberíades. Él ama a su tío, y cualquier recordatorio de la persona Tiberíades está por
debajo de sus malas decisiones me hace doler.

Una esquina de la boca de Julian levanta. “Soy el tipo predecible, ¿verdad?” “Prefiero predecible”, murmuro.
Pero lo suficientemente alto como para que la mesa para escuchar. Farley sonríe a su plato. Tiberíades y frunce
el ceño, volviéndose hacia mí con un movimiento rápido, incluso, de su cuello. abre la boca, como si estuviera a
punto de decir algo imprudente y estúpida.

Su abuela habla antes de que pueda, con ganas de protegerlo de sí mismo. “Y lo que hace que
esta biblioteca para. . . interesante?”, pregunta ella, su desdén evidente.

No puedo evitarlo. “Es probable que los libros”.


Farley ladra a cabo una risa con poca consideración, mientras que Julian intenta ocultar una sonrisa en
su servilleta. El resto son más recatada. Pero bajo la risa de Tiberíades me impide frío. Lo miro a ver él
sonriendo, los ojos se arrugaron en las esquinas mientras mira hacia abajo en mí. Soy consciente de que,
por un momento, se ha olvidado de dónde estamos y quien estamos. Su risa muere en un instante, su rostro
volver a caer en una expresión más neutra.

“Ah sí,” empuja Julian adelante, aunque sólo sea para distraer a todos nosotros. “Los volúmenes son bastante
extensas. No sólo con respecto a la ciencia, pero la historia también. Me temo que hemos perdido noción de nosotros
mismos.”Él menea la cabeza y las muestras de vino. Entonces él quita el vaso hacia Davidson. “O el premier me obligó,
por lo menos.”
Davidson levanta su copa en la respuesta. Un reloj de garrapatas en su muñeca. “Siempre dispuestos a compartir
los libros. El conocimiento es una marea creciente. Levanta todos los barcos, por así decirlo “.
“Usted debe visitar las bóvedas de Vale,” pone en Carmadon. “O incluso Cuerno de la montaña.”

“No tenemos la intención de estar aquí el tiempo suficiente para Turismo, ”Anabel dice con un resoplido.
Poco a poco se pone los cubiertos en el plato de comida a medio comer. Indicando cómo sumamente terminó
ella está con todo esto.
En sus pieles, Evangeline levanta la cabeza. Como un gato, se examina la vieja reina. Con un peso algo.
“Estoy de acuerdo”, dice ella. “Cuanto más pronto estamos en condiciones de volver, mejor.”

Regreso a alguien, ella quiere decir.


“Bueno, eso no depende de nosotros, ¿verdad? Perdone,”Farley añade mientras se inclina sobre la
mesa. Los ojos de Anabel casi de errores fuera de su cabeza mientras observa a un rebelde rojo agarrar
el plato abandonado y raspar las sobras sobre su propia. Con manos seguras, rebanadas Farley hasta el
corte extra de bisonte, el cuchillo bailando a través de la carne. He visto hacer peor a la carne humana.
“Todo depende de que el gobierno Montfort,” dice ella, “y si son o no decidir darnos más soldados. Eh,
Premier?”

“De hecho”, dice Davidson. “Las guerras no se pueden ganar más caras conocidas solo. No importa lo
brillante de la bandera, cuán alta sea la norma.”Su mirada parpadea de Tiberias a mí. Lo que quiere decir es
clara. “Necesitamos ejércitos.”
Tiberias asiente con la cabeza. “Y vamos a llegar ellos. Si no es de Montfort, a continuación, desde cualquier lugar
que pueda. El Alto Casas de Norta puede ser influido “.
“Casa Samos intentó.” Gestos Evangeline más vino con un toque perezoso, familiar de sus
dedos. “Estamos alineados que pudimos, pero el resto? Yo no confiar en ellos “.

Tiberias palidece. “Usted piensa que permanecerán fieles a Maven cuando-” “cuando tienen que
elegir?” La princesa Samos se burla, interrumpiéndolo con una mirada imperiosa. “Mis queridos
Tiberíades, podían haber escogido hace meses. Pero a los ojos de muchos, aún eres un traidor “.

Frente a mí, Farley frunce el ceño. “Son sus nobles tan estúpida como para pensar todavía Tiberíades mató a su
propio padre?”
Niego con la cabeza, el cuchillo en la mano. “Ella quiere decir porque es con nosotros. Aliado a los Rojos.”Las
rodajas de hoja a través del resto de la carne en mi plato. Corté con fuerza vicioso, saboreando la amargura en la
boca. “Tratando desesperadamente de encontrar el equilibrio entre nuestros pueblos.”

“Eso es lo que espero hacer”, dice Tiberíades, su voz extrañamente suave. Me pongo mi mirada de la carne
cocinada a mirarlo de nuevo. Sus ojos se encuentran con los míos, ancho y desagradablemente suave. Me
endurezco mismo a sus encantos.
“Usted tiene una interesante forma de demostrarlo,” Me burlarse. Anabel es rápido, ladrando una retorta.
“Basta, los dos.” Mi mandíbula se tensa, y mirar más allá de Tiberíades a su abuela, ahora mirándome. Me
encuentro con su mirada con igual fuego. “Esta es la fuerza de Maven, uno de sus

muchos fortalezas,”me dicen. “Divide tan fácilmente, sin siquiera intentarlo. Él lo hace
a sus enemigos, ya sus aliados “.
A la cabeza de la tabla, Davidson campanarios dedos. Me encuestas sobre los nudillos, sin
parpadear en su enfoque. "Seguir."
“Al igual que Evangeline dijo, hay familias nobles que no lo abandonará nunca, porque no va a
cambiar las cosas como son. Y él es bueno al gobernante, ganando sobre sus súbditos, manteniendo
los nobles saciadas. Poner fin a la Guerra Lakelander le ganó un gran respeto entre la gente,”señalo,
recordando cómo incluso Rojos lo vitorearon cuando recorrió el campo. Todavía me revuelve el
estómago. “Él juega en la que el amor, al igual que él juega en el miedo. Cuando era su prisionero,
tuvo cuidado de mantener a muchos niños en la corte, herederos de diferentes casas, rehenes en todo
menos en el nombre. Es una manera fácil de controlar a una persona, agarrando lo que tienen más
querido “.

Sé de primera mano.
“Y encima de todo lo demás,” agrego, tragando el nudo en la garganta, “no hay ninguna
predicción de Maven Calore. Su madre aún susurra en su cabeza, tirando de sus cadenas, a
pesar de que está muerto y frío “.
Una corriente baja de calor ondula a mi lado. Tiberias queda mirando el tablero de la mesa, mirando como si fuera
a hacer un agujero a través de su plato. Sus mejillas se drenan del color ahora, pálida como el hueso.

Con los ojos todavía en mí, viendo devorarme los últimos bocados de carne, Anabel espirales su
labio. “Príncipe Bracken en Piedmont está bajo nuestro control”, dice ella. “Él nos dará todo lo que
necesitamos.”
Helecho. Otro de los esquemas de Montfort. El príncipe reinante de Piedmont está bajo
nuestro pulgar, siempre y cuando Montfort todavía mantiene cautiva a su hijo y la hija. Me
pregunto dónde están, quiénes son. Son jóvenes? ¿Son sólo niños? ¿Son inocente en todo esto?

La temperatura comienza a elevarse, un pequeño pero constante aumento. A mi lado, Tiberias


aprieta. Él fija su abuela con una mirada firme. “No quiero que los soldados que no han accedido a
luchar por mí. Especialmente Silvers de Bracken. Que no se puede confiar. Y no las puede “.

“Tenemos sus hijos”, dice Farley. "Eso debería ser suficiente." " Montfort tiene a sus hijos “,
responde Tiberíades, su voz más grave. Antes, en la base, que era fácil de pasar por alto el precio
pagado a alguien. Los males hecho por buenas razones. Miro a Davidson, que echa un vistazo a su
reloj.
Esto es la guerra, dijo una vez, tratando de justificar lo que debe hacerse.
“Si ellos fueron devueltos, podríamos convencer a Piamonte a un lado?”, Pregunto. “Permanecer
neutral?”
El primer ministro vuelve la copa vacía vueltas en sus manos, dejando que las múltiples
facetas atrapan la suave luz de las linternas. Creo que veo pesar en él. "Lo dudo mucho."

“¿Están aquí?” Anabel hace la pregunta con una calma de manera forzada Casi me esperaba que ella para que
aparezca una vena en el cuello. “Los niños de Bracken?”
Davidson no responde, moviendo sólo para volver a llenar el vaso.
Los viejos consejos reina un dedo, con los ojos brillantes. “Ah. Son “. Sus diferenciales sonrisa. “Buena
apalancamiento. Podemos negociar para obtener más de los soldados de Bracken. todo un ejército si deseamos “.

Miro la servilleta en mi regazo, manchado con huellas de grasa y trozos de barra de labios se limpió. Podrían
estar en este palacio. Mirando hacia abajo en nosotros en este momento. Los niños en la ventana, atrapados
detrás de una puerta cerrada con llave. ¿Son lo suficientemente fuerte como para requerir silenciosos
guardianes, o incluso la tortura de cadenas como los que solía usar? Yo sé lo que es especie de prisión
similares. Debajo de la mesa, toco mis dos muñecas, sintiendo la piel vacía allí. La carne en lugar de grilletes.
Electricidad en lugar de silencio.

Tiberias cierra de repente un puño cerrado sobre la mesa, por lo que los platos y cristalería salto. Me
sacuda demasiado, sorprendido. “Vamos a hacer tal cosa,” gruñe. “Los recursos son suficientes.”

Su abuela le frunce el ceño, la profundización de las líneas de su rostro. “Es necesario cuerpos para ganar las
guerras, de Tiberias.”
“La discusión de Bracken ha terminado” es todo lo que dice en la respuesta. Con la finalidad, se corta el
último trozo de carne en dos, con su cuchillo aserrado. Anabel se burla, mostrando los dientes, pero no dice
nada. Él es su nieto, sino también un rey por su propia declaración. Ella ha pasado de largo la línea de lo que
es verdadero debate con un soberano.

“Así que debemos pedir mañana”, murmuré. “Es la única opción que queda.” Frustrado, dé la señal para
una copa de vino de la mía, y no pierden tiempo tragando hacia abajo. El rojo dulce calma suficiente como
para que casi puedo ignorar la sensación de ojos en la cara. ojos de bronce.

“Supongo que se podría llamar así,” dice Davidson, su mirada lejana. Él mira hacia abajo, por primera
vez en su reloj de nuevo, luego de soslayo a Carmadon. Su mirada dice mucho no puedo comprender. Me
hace envidioso, y de nuevo me encuentro deseando que las cosas eran diferentes.

“¿Qué posibilidades tenemos?” Tiberias es contundente, contundente y directa. Todas las cosas que han
enseñado un rey debe ser.
“Para una implementación completa de todos los soldados de nuestro ejército?” Davidson niega con la cabeza. “No
hay posibilidad en absoluto. Tenemos fronteras de nuestra propia para protegerse. Pero la mitad? ¿Un poco más? Podía
ver las escalas de inflexión en nuestro favor. Si."
Si. Odio esa palabra.
Me preparo en mi asiento, de repente más en el borde de lo habitual. Siento que podría
derrumbarse la terraza debajo de mí y nos sumergen en el valle enviar.
La cara de Farley refleja mi miedo. Ella mantiene su cuchillo en la mano, cuidado con nuestro aliado. "¿Si que?"

Las campanas suenan antes Davidson puede responder. Y mientras que el resto de nosotros salto, sobresaltado
por el ruido, que no se mueve. Está acostumbrado a ella.
O lo esperaba.
Esto no es un carillón para marcar las horas en un reloj. Estas campanas anillo profundo y bajo,
su voz temblando por la ladera de la montaña, haciendo eco a través Ascendente, llamando a otras
campanas en toda la ciudad. El estruendo se propaga como una onda, corriendo por esta pendiente y una
copia de seguridad del otro. Luces separadas con el ruido. Brillantes, luces duras. Los reflectores. Las luces
de seguridad. La alarma que sigue es mecánico, lloriqueo. Se rompe el valle de montaña tranquilo con su
llanto.
Tiberias pone en pie, Capa girando alrededor de sus hombros. Se libera una mano, dedos de
ancho, la pulsera que brillaba flamemaker debajo de la manga. Si llama al fuego, que vendrá.
Evangeline y Anabel hacen lo mismo, ambos letal. Tampoco se ve miedo, determinado
únicamente para protegerse.
Siento que el rayo en mí se levantan de la misma manera, y mis pensamientos volar a mi familia en el palacio
detrás de nosotros. No es seguro. Ni siquiera está aquí. Pero no tenemos tiempo para uno más de mis angustias.

Farley se destaca también, apoyándose con fuerza en sus manos. Ella mira a Davidson. "¿Si que?" se ajusta de
nuevo, gritando sobre la alarma.
Él la mira, extrañamente serena entre el caos. Soldados sustituyen a los funcionarios en las sombras,
flanqueando a nuestra mesa. Me tensa, apretando los puños a los lados.

“Si Montfort peleará por vosotros”, dice el primer ministro, volviendo sus ojos en Tiberíades, “también debe
luchar por nosotros.”
Carmadon no parece sorprendido por las campanas. Sólo mira hacia el palacio antes de
suspirar en lo que podría ser molesto. “Raiders” Frunce el ceño. “Cada vez que intento hacer una
fiesta de la cena.”
“Eso no es cierto.” Grietas Davidson una sonrisa, aunque nunca rompe su mirada. Sus ojos
permanecen en Tiberíades, un reto más que nada.
“Bueno, se siente cierto”, dice Carmadon, haciendo un puchero.
Como las luces de seguridad arden a nuestro alrededor, las llamas mirada de oro de Davidson. Tiberias de Burns
Red.
“Te llaman la Llama del Norte, Su Majestad. Nos muestran el fuego.”A continuación, el primer
ministro me mira. “Y nos muestran la tormenta.”

OceanofPDF.com
NUEVE
Yegua

“No dije nada más sorpresas,”Me silban a Davidson, siguiendo de cerca a sus talones como él nos conduce a
través de su palacio. Farley marcha junto a él, con la mano apoyada en la pistola en su cadera, como si se espera
a los invasores empiezan a saltar fuera de los armarios.

Los miembros de plata de nuestro partido son igual de nerviosa. Anabel mantiene sus filas apretadas.
Ella frena repetidamente Tiberíades, empujándolo hacia atrás detrás de un muro de protección de guardias
leales de Casa Lerolan. Evangeline es mejor para ocultar su miedo, su rostro el giro habitual entre mueca y
sonrisa. Ella tiene dos escoltas de sus propios primos-Samos, creo. Sus cambios de vestido rápidamente,
vuelva a formar en la armadura de escamas como tejemos por los pasillos del palacio Montfort.

El primer ministro se ve por encima del hombro cuando hablo y me examina con una mirada fulminante. Las
campanas de alarma y se hacen eco de forma extraña en la sala, bailando alrededor de sus palabras. “Mare, casi no
puede controlar los caprichos de los invasores, y no programar sus ataques, frecuentes a medida que se encuentren.”

Sostengo su mirada y acelerar mi ritmo, la ira caliente pulsando a través de mis venas. “¿No?”
No me sorprendería. He visto a los reyes les va peor a su propio pueblo a cambio de poder.

Davidson se vuelve inflexible y presiona sus labios en una línea sombría. Un repentino rubor
propaga a través de sus anchos pómulos. Su voz se reduce a un susurro. “Tuvimos la advertencia, sí.
Sabíamos que venían. Y hemos tenido suficiente tiempo para asegurarse de que la periferia estaban
protegidos. Pero me molesta la implicación que iba a derramar la sangre de mi propio pueblo, arriesgar
sus vidas, ¿para qué? efecto dramático?”susurra, su voz mortal como el filo de un cuchillo. “Sí, esto
presenta una oportunidad para que la Guardia Escarlata y para Calore para defender sus extremos de
la ganga, y para probar algo antes de ir a mi gobierno y Beg. Pero no es un oficio que estoy feliz de
hacer,”que encaje. “Prefiero estar sentado en la terraza conseguir borracho gratamente con mi marido,
ver a los niños de exceso de potencia burlan el uno al otro, de hacer esto.”

Me siento regañé, pero también aliviada. Davidson me mira, el fuego ardiendo en sus ojos dorados. Él es
generalmente tan sereno, imperturbable, imposible de discernir. Su
fuerza no radica simplemente en la capacidad o carisma, pero en un ambiente tranquilo buena la que pocos
pueden ver más allá. Ahora no. La mera sugerencia de cualquier traición, por pequeño que sea, a su país le ha
indignado. Yo entiendo que tipo de lealtad. Lo respeto. Puedo incluso casi confiar en ella.

“Entonces, ¿qué vamos a hacer?”, Pregunto, satisfecho por el momento. El premier se desacelera,
entonces se detiene, dando la espalda a la pared. Para que pueda ver todos nosotros. Se detiene todo el
mundo corta, desplazando el amplio pasillo con los Rojos de espera y la platea. Incluso la reina Anabel se ve
en Davidson con gran atención.

“Nuestras patrullas informaron asaltantes de cruzar la frontera hace una hora”, dice. “Por lo general, se
dirigen a las ciudades en la llanura, o para la propia ciudad.”
Pienso en mis padres, mis hermanos y Kilorn. Ya sea para dormir con el ruido o cuestionarlo.
Yo no quiero pelear, no si eso significa dejarlos atrás y en peligro. Farley me llama la atención, y no
veo el mismo miedo en ella. Clara está arriba también, escondido en una cuna.

Davidson hace todo lo posible para mitigar. “Las alarmas son de advertencia, y nuestros ciudadanos lo
saben”, dice. “Ascendente está bien defendido de los ataques. Las montañas solas proporcionan suficiente
protección para mantener la mayoría de los asaltos a las llanuras o baja en las laderas orientales. Que tendrían que
subir en nuestros propios dientes para conseguir una corta distancia de la ciudad “.

“¿Son los asaltantes particularmente estúpida, entonces?” Farley pregunta, tratando de bravatas lado su
preocupación. Ella no toma la mano de su arma.
Una esquina de la boca de Davidson levanta, y creo que escucho Carmadon tos
sí en su mano.
“No”, responde el premier. “Pero ellos están muy interesados ​en la óptica. Atacar la capital Montfort es
algo así como un hábito para ellos. Se gana adeptos entre los suyos, así como los señores de la pradera “.

Tiberias levanta la barbilla. Se mueve lentamente, superando en frente de uno de sus guardias. Puedo
decir por la tensión en sus hombros que él odia ser cercado por el estilo. Odia estar en cualquier lugar, pero
la línea del frente. No es en Tiberias Calore a pedir a otro a hacer lo que no será, a enfrentar el peligro si no
lo hace. “¿Y quiénes son
ellos exactamente?”, se pregunta.
“Todos ustedes han preguntará sobre Silvers en Montfort,” dice Davidson, su voz lo suficientemente fuerte
como para llevar a lo largo de los señales de advertencia. “Uno se pregunta cómo viven esta manera. ¿Cómo
cambiamos las cosas hace décadas. Algunos Silvers accedió a la libertad, a la democracia. Muchos, debería
decir. Más. ”Aprieta la mandíbula. “Ellos vieron lo que el mundo debería ser. O que veían el mundo más allá, y
decidió que era mejor quedarse, más fáciles de ajustar.”

Sus ojos se posan en Evangeline, y por alguna razón por la que los rubores bajo su escrutinio, casi
ocultando su rostro.
“Algunos no lo hicieron. Silvers edad, miembros de la realeza, nobles que no podía soportar nuestro nuevo
país. Huyeron o se abrieron paso a las fronteras. Norte, sur, oeste. A
al este, en las colinas vacías entre las montañas y la pradera, formaron bandas. Los intentos de sus
propias tierras y señoríos. Siempre luchando, que roe el uno al otro y nosotros. Viven como sanguijuelas,
se alimentan de lo que encuentran. No crecen nada; no construyen. Ellos tienen poco que los mantienen
unidos, pero la ira y el orgullo de morir. Ellos atacan a los medios de transporte, granjas, ciudades, tanto en
la pradera y Montfort. Se centran en las ciudades y pueblos rojas sobre todo, en aquellos que no pueden
defenderse de los embates de plata. Ellos mueven; golpean; se mueven de nuevo. Y así los llamamos los
asaltantes “.

Carmadon tsks voz alta. Se pasa la mano por la reluciente cráneo púrpura-negro. “En lo que va a caer
por mi plata parientes. Para nada más que el orgullo “.
“Y por lo que creen que es el poder”, añade Davidson. Sus ojos se posan en Tiberíades. El príncipe
exiliado endereza, el establecimiento de la mandíbula. “Por lo que piensan que se merecen. Ellos prefieren
perder todo lo que vivir debajo de las personas que creen que son menos “.

“Idiotas,” Maldigo.
“La historia se vio empañado con gente como esa,” Julian ofrece. "Resistente al cambio."

“Pero los que hacen complaciente para cambiar aún más heroica, ¿verdad?”, respondo, dejando que las
palabras tierra como deberían.
Tiberíades no mordió el anzuelo. “¿Dónde van a atacar?”, Dice, sin mover los ojos del
rostro de Davidson.
El premier sonríe oscuro.
“Hemos recibido la palabra de uno de los pueblos en la llanura. Raiders están cerca “, dice. “Su
Majestad, creo que yo pueda llegar a lograr que los Hawkway después de todo.”

Sin palacio es completa sin un arsenal.


guardias de Davidson ya están allí, satisfaciendo a lo largo de la larga habitación equipada
con armamento y equipo. No tire de los monos verdes, los uniformes me he acostumbrado a, pero
apretado traje negro y botas altas. Bueno para la defensa contra un ataque nocturno. Me
recuerdan a lo que solía usar en el entrenamiento, mi equipo púrpura y rayas, plata y me marcan
como un hijo de la casa Titanos. A Silver través de y. Una mentira.

En la puerta, Anabel pone una mano sobre el brazo de Cal. Se ruega a los ojos, pero él se mueve más allá de
ella, suavemente pero con firmeza apartándola. Sus dedos se arrastran a lo largo del borde de su capa roja,
dejando correr el brocado negro a través de sus dedos mientras se escapa de su alcance.

“Necesito hacer esto”, le oigo murmurar. "El tiene razón. Tengo que luchar por ellos si van a
luchar por mí “.
Nadie más habla, y el silencio cae grueso como una nube baja. Todo lo que escucho es la confusión de la ropa. Mi
vestido charcos alrededor de los tobillos mientras saco rápidamente la demanda a lo largo de mi ropa interior. Como me
muevo, me muevo, y mis ojos se encuentran en
músculos familiares.
Tiberias da la espalda a mí también, con la camisa descartado, el traje apretado alrededor de su cintura. Trazo de
la longitud de la columna vertebral, teniendo en cuenta las pocas cicatrices de la piel a lo largo de otra manera suave y
esculpida. Son viejo, más viejo que la mía. Ganado en el entrenamiento en un palacio y en un frente de guerra que ya
no existe. A pesar de que el toque de un sanador podría borrar rápidamente, que los guarda, recogida de cicatrices
como otra sería medallas o insignias.

Va a ganar más cicatrices hoy? Davidson va a cumplir su promesa?


Una parte de mí se pregunta si esto es una trampa para el verdadero rey Calore. Un asesinato fácil
disfrazada como una amenaza real. Pero incluso si Davidson mintió acerca de no dañar a Tiberíades, que
no es un idiota. La eliminación de la mayor Calore sólo debilitarnos, destruyendo un escudo vital entre
Montfort y la Guardia Escarlata, y Maven.

Sigo mirando, incapaz de detener a mí mismo. Las cicatrices pueden ser viejo, pero no la marca casi
púrpura, morado-como donde su cuello se une con el hombro. Eso es nuevo. Sólo unos pocos días de edad. Eso
es mio, Creo que, tragando en torno a una memoria a la vez cerca e infinitamente lejos.

Alguien tropieza con mi hombro, sacudiendo fuera de la arena movediza que es Tiberíades Calore.

“Aquí,” Farley dice bruscamente, una advertencia. Ella no ha descartado su uniforme de color rojo oscuro de
mando, y ella se queda mirando hacia mí, ojos azules muy abiertos. "Permítame."
Sus dedos zip hasta el fondo de mi traje con velocidad, apretando el conjunto alrededor de mi cuadro.
Barajo un poco, el ajuste de la tela gruesa tejida de mis demasiado largas mangas. Cualquier cosa para
mantener mi atención del príncipe exiliado actualmente metiendo sus brazos a su propio traje.

“No hay nada en su tamaño, Barrow?”


acento profundo de tyton ofrece una distracción muy necesario. Se inclina hacia arriba junto a nosotros, de
nuevo apoyado contra la pared con una larga pierna estirada. Su traje es el mismo que el mío, aunque más
adaptadas a su forma de ajuste. Sin insignias rayo. Sin marcas. No hay indicación de lo mortal que un hombre este
es newblood. Con su alrededor, me doy cuenta de Davidson no tiene necesidad de disponer de utilidad accidentes para
eliminar oponentes. Él sólo necesita Tyton. El pensamiento escalofriante es de alguna manera un bálsamo. Esta no
es una trampa, por lo menos. No tiene por qué ser.

Me deslizo en mis botas, sonriendo. “Voy a tener palabras con el sastre cuando volvamos.”

Al otro lado de la habitación, Tiberias rollos de sus mangas, dejando al descubierto su brazalete flamemaker.
Evangeline se ve casi aburrido a su lado, sus pieles arrojadas al suelo para revelar toda la armadura que cubría su
alcance a partir de los dedos del pie. Ella me llama la mirada y sostiene mi mirada.

No espero que saque la cara por nadie más que Elane Haven, y sin embargo me siento más seguro con su
alrededor. Ella me ha salvado dos veces antes. Y todavía estoy de valor para ella. Nuestro acuerdo sigue en pie.
Tiberíades no debe ganar el trono.
La habitación limpia, mientras nos preparamos, moviéndose desde el área de cambio de las filas y
filas de brazos en la parte posterior de la habitación. Farley se pesa abajo con municiones, poniendo una
pistola en la otra cadera y una ametralladora chata través de su espalda. Asumo que ya tiene sus cuchillos
escondido. No tomo ningún tipo de armas, pero Tyton agarra un cinturón, pistola, y la funda de la rejilla,
empujándolos hacia mí.

“No, gracias”, me quejo, de mala gana. No me gustan las armas de fuego o balas. No me fío de ellos. Y yo
no los necesito. No puedo controlar cualquiera de ellos la forma en que puedo controlar mi rayo.

“Algunos asaltantes son mudas”, responde con una voz mínima latigazo. Sólo la idea me revuelve las
tripas. Conozco la sensación de Silent Piedra demasiado bien. No es una sensación me gustaría tener de
nuevo, no por ninguna razón.
Sin previo aviso, Tyton abrocha el cinturón de la pistola a la cintura, con los ojos y los dedos rápida en
las hebillas. La pistola se desliza dentro de su funda, sensación de pesadez y desconocido a mi lado. “Si
pierde su capacidad”, añade, “es mejor tener una copia de seguridad.”

Detrás de nosotros, la temperatura se eleva, a fuego ondulante que sólo puede significar una cosa. Miro hacia

arriba justo a tiempo para ver Tiberíades hombro por, manteniendo su distancia, furiosamente la intención de mirando

al suelo a medida que avanza. Tratando de ignorar me.He, como si llevase un signo alrededor de su cuello.

“Cuidado con esas manos, Tyton,” gruñe por encima del hombro. “Se muerde”.

Tyton simplemente se ríe oscuro. Él no tiene que responder, y no intenta. Sólo se


inciensa Tiberíades más.
Por una vez, no me importa el color escarlata calentando mis mejillas. Yo paso de Tyton, que
todavía se está riendo.
Tiberias me observa como ponerse al día con él, con los ojos encendidos de bronce algo más que su fuego de
costumbre. La energía eléctrica pulsa a través de mis extremidades. Lo guardo en el cheque y lo utiliza para alimentar mi
resolución.
“No seas un culo tan posesivo,” chasqueo, conduciendo mi codo en las costillas, como por Acecho. Es
como golpear una pared. “Si insiste en llamar a sí mismo un rey, al menos puede actuar como tal.”

Detrás de mí, él suelta algo entre un gruñido y un suspiro de frustración. No respondo, no mirar
hacia atrás, y no se detienen hasta que haya seguido la corriente constante de soldados fuera a la plaza
central, donde llegamos por primera vez hace horas. transportes negro y verde bosque se amontonan
en la piedra, los vehículos se dispersaron de manera uniforme. Davidson espera por el plomo,
Carmadon a su lado. Se abrazan rápidamente, tocando la frente y los besos, antes Carmadon
retrocede. Ninguno de los dos parece molestado por la inminente escaramuza. Esto debe ser una
ocurrencia común, o son muy buenos en enmascarar su miedo. Podria
ser a la vez.
El palacio tiene vistas al creciente número de soldados, y las sombras se mueven en los balcones.
Servidores y clientes por igual. Yo entrecerrar los ojos, tratando de encontrar mi familia entre las siluetas. El
cabello de GISA debe destacarse, pero me detectar papá por primera vez. Él se encoge sobre una barandilla,
asomándose a ver. Cuando me ve, se inclina su cabeza, pero sólo un poco. Quiero saludar, pero se siente
tonta. Y cuando los transportes rev a la vida, sus motores un gruñido a través de los pinos, sé que llamar a
ellos sirve de nada tampoco.

Encuentro Farley en el transporte de plomo, a la espera junto a Davidson. Ella se encarama en el


interior, izando a sí misma y en el vehículo levantado. Estos transportes son diferentes a las que estoy
acostumbrado. Las ruedas son mucho más grandes, casi de mi altura, con profundas bandas de rodadura
para el terreno de la montaña rocosa e irregular. El resto del cuerpo se refuerza, hilo con el acero, y
decorado con muchos asideros, puntos de apoyo, y las correas que cuelgan, para propósito obvio.

Tyton salta hacia arriba, luchando en la parte posterior de la cabeza. Se une a sí mismo en el bastidor junto
a otro soldado Montfort. Las correas se conectan a la cintura, dándoles suficiente holgura para apoyarse, pero no
lo suficiente como para hacer rebotar. Otros soldados, con todo tipo de sangre, hacen lo mismo a través de los
medios de transporte. Sin sus insignias, no puedo decir con certeza, pero supongo que son las mejores tomas,
con las dos balas y capacidad.

Premier Davidson sostiene la puerta, esperando a que me uniera a él en el interior del transporte.
Algo salvaje hambre y me vuelve a hacer lo contrario.
Me subo al lado de Tyton, atando a mí mismo en su derecha. Una esquina de su boca ascensores, el
único reconocimiento de mi elección.
El transporte detrás de nosotros es de Tiberias y Evangeline, sus guardias flanquean el vehículo en
colores inconfundibles. Miro mientras Evangeline se detiene, con un pie en el escalón más arriba. Ella se ve,
no a mí, sino en el palacio. En Carmadon esperando por la puerta grande, con los brazos cruzados, su traje
blanco brillante en los focos. Anabel se encuentra cerca, a pocos pies de distancia. En el borde de mala
educación. Ella levanta la barbilla cuando aparezca Tiberíades, caminando por la plaza con pasos largos.

Sin sus colores, que parece que todo el resto. Un soldado con órdenes para responder a. Adecuado.
Eso es lo que él cree que es. Sólo otra persona bajo el mando de su padre, la obediencia a la voluntad de
una persona muerta. De nuevo cerramos los ojos, y algo en los dos quemaduras.

A pesar de todo, su presencia se siente como la seguridad. No importa qué, que ahuyenta cualquier temor
que tengo para mí mismo.
Por supuesto, eso sólo deja el miedo de la gente que quiero. Para Farley,
para mi familia. Y aún así, siempre, para él.

Un asentamiento en la llanura está en riesgo, pidiendo ayuda en el otro lado de


la montaña. No hay tiempo para ir por la pendiente y el viento alrededor a través del valle. Así que nos vamos
sobre ella.
Hay caminos por encima del palacio, tejiendo alta en los pinos. Gritamos sobre el paisaje escarpado, por
debajo de las ramas tan apretado que oscurecen las estrellas. Me apoyo plana para el transporte, miedo de ser
discontinua en una rama que sobresale. Pronto los árboles han desaparecido por completo, y la tierra bajo
nuestros transportes se vuelve rocoso. Mi cabeza se aprieta, mis oídos apareciendo como lo hacen durante los
despegues de chorro. pústulas nieve del terreno en pendiente, se reunieron en huecos al principio, hasta que
tapiza el pico final. Mi cara expuesta pone roja por el frío, pero los trajes se hacen especial-, me mantiene
caliente. Aún así, mi charla dientes, y me pregunto exactamente lo que me poseía a montar en la parte trasera del
transporte en lugar de en su interior.

La punta de la montaña por encima de telares, un cuchillo blanco contra un cielo pinpricked con las estrellas
resplandecientes. Me apoyo en lo que me atrevo. La vista me hace sentir pequeña.

El equilibrio se desplaza, que marca el descenso. aerosoles de nieve en nuestra estela, a continuación, rocas y
tierra, levantando una nube de escombros que siguen los transportes por la pendiente oriental. Mi estómago se
desploma cuando nos acercamos a la línea de árboles de nuevo. La llanura se extiende más allá de los pinos,
interminables y oscuros como un océano. Siento como si pudiera ver a través de mil millas. Volver a la región
lacustre, a Norta. Para Maven y todo lo que tiene reservado para nosotros. Otra martillo caerá, y pronto. ¿Pero
donde? ¿En quién? Ninguno de nosotros puede decir todavía.

Nos sumergimos en los árboles, el transporte rebotando sobre las raíces y cantos rodados. No hay caminos de
este lado, sólo caminos apenas alcanzaba a través de las ramas arqueadas. Mis dientes sonajero con cada bache, y
los sistemas de retención están ciertamente hematomas mis caderas.

“Llamar a ella,” Tyton gruñe, empujando contra mí, así que le puedo oír por encima del ruido de los
motores y el aullido del viento. "Estar listo."
Asiento con la cabeza, preparándose a mí mismo. El repiqueteo de la electricidad es fácil de lograr. Me
aseguro de no sacar de los motores a mi alrededor, pero por el rayo sólo yo puedo invocar. Púrpura y
peligroso, truena bajo mi piel.
Los pinos enormes delgadas, y vislumbrar la luz estelar entre sus agujas. No por encima, pero más allá.
Fuera. Adelante.
Yo chillo, presionándome contra el transporte, ya que patina, girando un disco a la izquierda por un camino de
repente, sin problemas a lo largo del borde del acantilado. Por un momento aterrador, creo que podríamos hacer girar a
la derecha de la montaña y la plomada en la oscuridad a continuación. Pero el vehículo se mantiene firme, neumáticos
para controlar el camino, como uno a uno los otros transportes siguen, a la deriva dura sobre el camino pavimentado.

“Fácil”, dice Tyton, ojos parpadeando sobre mi cuerpo.


chispas de color púrpura se están ejecutando arriba y abajo de mi piel, respondiendo a mi miedo. Se queman sin
causar daño, el parpadeo en la oscuridad.
“No había una mejor manera de hacer eso?”, Murmuro. Apenas se encoge
de hombros.
arcos de piedra tallados sobre la carretera a intervalos, las estructuras suaves de corte, en las
curvas de mármol y piedra caliza alterna. Cada uno está coronada con un par de alas talladas, las
plumas grabadas en la roca que rodean ardiente luces que iluminan el camino.

“El Hawkway,” yo respiro en voz alta. Un buen nombre para el camino tan alto como halcones y águilas
vuelan. En la luz del día, debe ser asombroso.
El camino zigzaguea hacia atrás y adelante por la ladera del acantilado casi similar, precaria con
curvas afiladas. Esta debe ser la forma más rápida a la llanura, y también el más loco. Sin embargo, los
conductores de transporte son infinitamente experto, golpeando cada esquina afilada con precisión. Tal
vez todos ellos son sedas o un equivalente newblood, su agilidad traducir a las máquinas que conducen.
Trato de permanecer vigilantes a medida que derribar los Hawkway, en la búsqueda de Silvers hostiles
que se esconden en las rocas y los árboles nudosos. Luces en las llanuras estarán en la mira. Las pocas
ciudades Davidson menciona salpican el paisaje. Parecen pacífica, sin tocar. Y vulnerable.

Estamos redondeo otro giro en zigzag cuando algo como un grito perfora la noche. El sonido de metal
desgarrado, la fragmentación en las costuras, chilla que nos rodea. Miro hacia arriba para ver un transporte
caída, vuelco y otra vez, eliminado de su lugar a medio camino de la línea. Todo parece disminuir a medida
que entra en el foco cegador, mis sentidos estrechamiento al transporte en espiral en el aire. Los soldados
Montfort a bordo de luchar con sus restricciones, con la esperanza de vencer la gravedad. Otro, un
strongarm, agarra el borde de la carretera. Se desliza entre los dedos, el agrietamiento del pavimento bajo
su toque. El transporte sigue cayendo, girando sobre su eje. No puede ser un accidente. La trayectoria es
demasiado perfecto.

Se nos va a aplanarse.
Apenas tengo tiempo para pato mientras mi propio medio de transporte se tambalea por debajo de mí, nuestros
frenos chillando, tratando de parar a tiempo. quemaduras humo de los neumáticos como los frenos se bloquean.

El camino salta cuando el transporte se estrella abajo, y estrellarse contra ella. Tyton agarra la parte posterior
de mi traje, me tirando hacia arriba, mientras que cierre mis brazos sobre mis limitaciones, usando mi energía
eléctrica para cortar a través de la gruesa armadura. Nos revolvemos adelante como Tiberias y de Evangeline
rompe transporte en nuestra retaguardia, nos quedar atrapado entre el vehículo caído y la de ellos.

Más frenos de griterío y accidentes resonantes eco detrás de nosotros, uno tras otro, una reacción en
cadena de motores retorcidos y quemados de goma. Sólo los últimos transportes en la línea, seis o menos,
se guardan de la embestida. Son capaces de frenar a tiempo para salvar a su maquinaria.

Yo no miro hacia atrás y hacia delante, por delante y por detrás, seguro de dónde ir. El transporte caído yace
sobre su espalda, una tortuga volcada. Davidson ya está fuera de la cabeza, tropezando hacia los soldados aplastados
debajo del vehículo. Farley se mueve con él, arma lista en la mano. Ella deja caer sobre una rodilla, la formación de su
mirada en los acantilados por encima de nosotros.
“Magnetrones!” Rugidos Davidson, una mano levantada para la ayuda. Empuja a cabo una palma, formando
un escudo azul a lo largo del borde de la carretera mortal.
De alguna manera Evangeline ya está a su lado, con las manos bailando. Sisea mientras se eleva el
transporte pesado fuera de la carretera, revelando ramas retorcidas y algunos cráneos aplastados filtran cerebro
como las uvas aparecido fugas jugo. Davidson no pierde el tiempo, dando tumbos hacia adelante para tirar de
los sobrevivientes de debajo del transporte flotante.

Moviéndose lentamente, Evangeline reduce el transporte de nuevo. Con una contracción de sus dedos, ella arranca
una de las puertas, permitiendo que los que están dentro cayera a cabo. Los soldados están llenas de sangre y
desorientada, pero viviendo.
“Sal del camino!” Que encaje, agitando de nuevo desde el transporte. Cuando lo hacen, cojeando
fuera de su camino, ella golpea sus palmas de las manos en un aplauso rotundo.

El transporte hace lo que quiere, de trituración en una bola densa e irregular del tamaño de una de sus
puertas. Ella deja caer con una grieta. Sólo el vidrio y los neumáticos vuelan en todas direcciones, más allá del
control metálico de Evangeline. Un neumático de rueda por la carretera una imagen extraña.

Me doy cuenta de que estoy de pie en mi transporte clavado. Evangeline se da la vuelta, su armadura
que refleja la luz de las estrellas. A pesar de Tyton a mi lado, me siento expuesto. Un blanco fácil.

“Obtener los curadores hasta aquí!”, Grito, mirando hacia atrás a lo largo de la línea de vehículos aplastados
apilados debajo de los arcos. “Y conseguir un poco más de luz en el camino!”
Por encima de nosotros, algo bengalas, un haz ascendente como el sol. El trabajo de sombras, sin duda,
manipuladores de la luz. Se envía la iluminación fuerte y más dura oscuridad bailando a través de todos nosotros.
Entorno los ojos y me aprieto el puño, lo que generó algo de electricidad de mi propia alrededor de mis nudillos. Al igual
que Farley, guardo mis ojos en los salientes rocosos que se alzan por todas partes. Si los invasores de alguna manera
tienen la tierra alta, si están por encima de nosotros, entonces perder una gran ventaja.

Tiberíades ya se sabe. “Ojos para arriba, lugares de interés en los acantilados!”, grita, de espaldas a su transporte.
Él también tiene una pistola en una mano, mientras que las llamas se retuercen alrededor de los dedos de la otra. No es
que los soldados necesitan tal instrucción. Cualquier persona con una pistola ha planteado que, dedos listo en
disparadores. Sólo tenemos un objetivo.

Pero el Hawkway es extrañamente silencioso, tranquilo excepto por el grito ocasional y echo a medida que pasan
las órdenes a lo largo de la línea.
Una docena de soldados Montfort se abren camino en el camino zag, siluetas en sus trajes
negros. Se detienen en cada transporte, utilizando sus habilidades para tratar de separar los
vehículos puré. Los magnetrones y strongarms, o las versiones newblood de cada uno.

Evangeline y sus primos pisar fuerte por abajo, centrándose en sacar a mi el transporte de la de
ellos.
“¿Se puede arreglar?” Llamo abajo.
Ella sólo se burla mientras se fuerza el metal retorcido a deslizarse aparte. “Soy un magnetrón, no un
mecánico”, que gruñe, asumiendo entre los restos de naufragios.
De repente deseo de Cameron y su cinturón de herramientas. Pero ella está muy lejos, fuera de peligro con su
hermano de vuelta en el Piamonte. Me muerdo el labio, zumbidos cerebro. Esto es una trampa flagrante, una tarea fácil,
dejándonos vulnerables en la ladera de la montaña. O simplemente pegado aquí, mientras que los asaltantes causan
estragos en las ciudades más abajo, si no la ciudad detrás de nosotros.

Tiberias está pensando la misma cosa. Se apresura a la orilla de la carretera, mirando hacia abajo en la
oscuridad. “¿Puede usted de radio sus asentamientos? Tienen que ser advertido “.

“Por delante de usted,” Davidson ladra espalda. Se agacha sobre uno de los soldados heridos, sosteniendo
su brazo mientras que un sanador trabaja en fractura en la pierna del hombre. Al lado de la Premier, un oficial
habla rápidamente en su equipo de comunicaciones.

Tiberias frunce el ceño, girando desde el acantilado de nuevo a la carnicería. “Y enviar la palabra de nuevo a
la ciudad. Llamar a un segundo desprendimiento. Dropjets si pueden llegar a tiempo “.

Davidson apenas asiente con la cabeza. Tengo la sensación de que ya ha hecho eso también, pero se muerde la
lengua, manteniendo su enfoque en el soldado debajo de él. Sanadores, media docena o así, trabajan con diligencia en
la línea, que tiende a cualquier persona lesionada en el accidente masivo.

"¿Qué pasa con nosotros? No podemos quedarnos aquí por mucho tiempo.”Me deslizo fuera de mi vehículo,
aterrizando suavemente. Se siente mejor estar en tierra firme. “Algo que el transporte inclinado.”

Aún en el techo, se prepara Tyton las manos en las caderas. Él mira a la carretera zag anteriormente, la
investigación de la mancha por lo demás vacío el primer transporte se redujo de. “Podría ser una mina pequeña
carga. Detonada en el momento oportuno, podría voltear un vehículo “.

“Demasiado limpio”, gruñe Tiberíades. Camina a lo largo del camino, todo su cuerpo en el borde. Sus
guardias Lerolan le siguen un poco demasiado de cerca, casi la captura de sus talones. "Coordinado. Alguien está
aquí con nosotros. Tenemos que bajar antes de que ataquen de nuevo. Estamos sentados patos “.

“Sentado patos en el borde de una acantilado, ”Evangeline añade. Ella golpea a su propio medio de transporte en
la frustración, poner una abolladura en la parte delantera sólida ya arrugado. “Podemos obtener transporta el trabajo en
la delantera. Cargarlos tanto como podamos “.
Tiberias niega con la cabeza. “No es suficiente”. “Es alguna
cosa, ”Chasqueo en él.
“Estamos a sólo unos pocos miles de pies hasta ahora. Algunos del regimiento puede empezar a
correr, llegar a la tierra “, dice Davidson, ayudar a uno de los soldados cojera lejos de la cabeza de la línea.
Su responsable de comunicación sigue, sigue parloteando en su radio. “El puesto de avanzada en
Goldengrove tiene transportes. No está lejos de los pies de la montaña “.
Sobre el terreno, Farley arremolina, bajando la pistola en su prisa. “¿Quieres que nos separamos?”

“No por mucho tiempo”, responde Davidson.


Ella palidece, poniéndose de pie. “Pero el tiempo suficiente si-” “Si?”, Se
pregunta.
“Si esto es una trampa. Una finta. Tienes la palabra de los pueblos que los invasores estaban cerca. Pero
¿dónde está el ataque?”Hace un gesto hacia el horizonte negro. “No hay una sola. No es por ahí “.

frunce el ceño Davidson, ojos cambiantes. "Aún no."


“O no planearon atacar en absoluto. Nos querían sacar de la ciudad “, dice Farley. “Cójanos en los
acantilados. Usted mismo ha dicho, luchan por su soberbia. Y la ciudad está muy bien defendida. Esto
es un infierno de manera de conseguir los objetivos valiosos a la intemperie “.

El premier pasos hacia ella, con el rostro sombrío y severo. Luego se pone una mano en el
hombro, apretando un poco. Un agradable si el gesto de disculpa. “No voy a dejar a mi gente por ahí
solo porque podría estar en peligro. No puedo hacer eso, el general Farley. Sé que entender mi
posición “, suspira.
Me esperaba más de una pelea de Farley, pero se le cae la barbilla, casi asintiendo. Ella se
muerde el labio y no dice nada más.
Satisfecho, Davidson se ve por encima del hombro. “Capitán Highcloud, capitán Viya,” que llama.
Dos agentes en sus trajes negros paso adelante, listos para sus pedidos. “Tome sus unidades hacia
abajo. dura marcha, toda la velocidad. Cita en Goldengrove “.

Saludan en respuesta, volviéndose a reunir a sus soldados. Como el grupo dos unidades cerca de la
cabeza de la línea, Tiberias estremece. Se apresura a la Premier, juntando su brazo. No es para amenazarlo,
pero a mendigar.
Yo sé lo que el miedo se parece en Tiberias Calore, y lo veo en él ahora. “Deja las gravitrones,
al menos,” suplica. “En caso de que decidan nos volar fuera de la montaña. . “.

Después de un breve momento de reflexión, Davidson hace clic en sus dientes. “Bien”, dice. “Y
Alteza, si no le importa”, añade, volviéndose hacia Evangeline, “esos transportes no van a pasar por
encima de este lío sin ayuda. Utilice los gravitrones también. Van a hacer un trabajo rápido para
usted “.
Ella los ojos de él con disgusto de acero, que no están acostumbrados a recibir órdenes de nadie más que a su
padre. Sin embargo, ella suspira y trota fuera a hacer lo que él quiere.
“¿Y yo?”, Pregunto, la plantación de mí mismo entre Tiberíades y Davidson. Ambos sacudida,
olvidando que era incluso aquí, para empezar.
“Manténgase alerta” es todas las ofertas Davidson, encogiéndose de hombros. “A menos que usted puede levantar
un transporte fuera de la tierra, no hay mucho cualquiera de nosotros puede hacer en este momento.”
Servicial, Gruño en mi cabeza. Pero la frustración es conmigo mismo. Mi capacidad está destinado a destruir. No
tiene ningún propósito en este momento. Soy un inútil, por el momento.
Así es Tiberíades.
Él observa Davidson tallo lejos, su oficial de comunicaciones en el remolque, lo que nos deja por sí
solo, de espaldas a la mole destrozado de mi transporte. La adrenalina y la electricidad todavía curso a
través de mí. Tengo que apoyarse en el metal, mis dedos anudados juntos para evitar espasmos.

“No me gusta esto”, murmura Tiberias.


Me burlo, raspaduras mis botas nuevas en el camino. “Atrapado en un acantilado, la mitad de los soldados
pasados, transportes arruinado, ataque corsario inminente, y que no llegó a terminar mi cena. ¿Que es no
gustar?"
A pesar de nuestras circunstancias, sonríe, su sonrisa torcida y familiar. Cruzo los brazos, esperando que no
me puede ver al ras en la penumbra. Me mira, sus ojos una intención, la quema de bronce, ya que trazan la cara.
Poco a poco, sus labios se caen y la sonrisa se desvanece cuando se acuerda de nuestras decisiones. Nuestras
elecciones. Pero su mirada se mantiene, y me siento subida fuego dentro de mí. La rabia y el querer y pesar en la
misma medida.

“No me mire así que, de Tiberias.”


“No me llame Tiberíades,” tira hacia atrás, dejando caer su mirada. Me río con
amargura. “Es el nombre que ha elegido.”
Para que no tiene respuesta, y caer en un silencio incómodo. El grito o gemido metálico de vez en
cuando se hace eco a través de la ladera de la montaña, el único sonido en la oscuridad vacía.

En el camino zag por encima de nosotros, Evangeline, sus primos y los gravitrones LeapFrog
lentamente los vehículos todo terreno, mover los restos detrás de los transportes que puede seguir
funcionando. Davidson debe haberle dicho a preservar todos los restos que pudo, o de lo contrario ella sólo
podría aplastar a todos a polvo y dejó que el resto a través.

“Siento lo de antes, en el arsenal”, dice después de un largo momento. Él mantiene sus ojos en el
suelo, con la cabeza inclinada en la sombra. Pero no lo suficiente para ocultar el rubor en sus mejillas fría.
“No debería haber dicho eso.”
“No me importa lo que dijo. Me importa la intención detrás de él,”le digo, sacudiendo la
cabeza. “No pertenezco a ti.”
“Creo que cualquiera que tenga ojos puede ver eso.”
“¿Puede ¿tú? ”Me pregunto bruscamente.
Exhala lentamente, como si la recopilación de sí mismo por una pelea. En su lugar, gira la cabeza
para mirar a mí. Las luces brillantes de la Hawkway proyectan sombras irregulares en su rostro, haciendo
hincapié en sus pómulos. Se le da un aspecto viejo y cansado, un rey durante años en lugar de días. “Sí,
Yegua,” dice finalmente, su voz un ruido sordo. “Pero recuerde que no era sólo yo.”

Parpadeo. "¿Qué?"
“Usted eligió algo más de mí también”, suspira. “Muchas cosas.” La Guardia Escarlata. El amanecer rojo.
La esperanza de un futuro mejor para la gente que quiero. Me muerdo el labio, masticando mi propia carne.
No tengo nada que negar. Tiberíades no está mal.
“Si dos terminado,” Tyton dice en voz alta, se inclina hacia abajo desde su punto de vista sobre el
transporte, “Creo que dos estarían interesados ​en saber que hay gente en los árboles.”

Me chupan en un soplo, tenso. Tiberias pone una mano rápidamente, tocando el brazo en señal de
advertencia de luz. “No asuste”, dice. “Supongo que nos han apuntado.”

Gime de metal, y saltar por debajo de los dedos de Tiberias. Su agarre se aprieta. Pero es sólo los medios de
transporte que se mueven.
“¿Cuántos?”, Pregunto con los dientes apretados, haciendo mi mejor esfuerzo para enmascarar el
miedo. Tyton me mira, los ojos brillantes. Su cabello blanco brilla a la luz artificial que ilumina el Hawkway.
“Cuatro, dos a cada lado. A una buena distancia, pero yo sólo puedo sentir sus cerebros.”A mi lado, frunce el
ceño Tiberias, las comisuras de los labios se curvan hacia abajo con disgusto. “Cincuenta yardas, tal vez.”

Miro más allá de Tiberíades, y se ve más allá de mí, los dos búsquedas en las sombra de pinos tan
furtivamente como podamos. No puedo ver nada más allá de nuestro círculo de luz. No es el brillo de los ojos
o el destello de acero abajo de un cañón de la pistola. Nada.

No puedo sentir ellos tampoco. Mi capacidad no es tan fuerte o tan centrado como Tyton de.

Farley me llama la atención y se acerca con una mano en la cadera, la otra sin soltar la pistola. “Ustedes
tres Parece que hayas visto un fantasma,” dice ella, barriendo su mirada hacia atrás y adelante. “Los
francotiradores en los árboles?” Ella ofrece, como si estuviera preguntando sobre el tiempo.

“¿Los ves?” Respira Tyton.


“No” Ella niega con la cabeza. “Pero es lo que haría.”
“Usted puede dejar ellos, ¿verdad?” Pregunto, empujando la bota de Tyton. Recuerdo los electricons me
enseñaron acerca de su habilidad. Rayos del cerebro. Tyton puede afectar a la electricidad en el cuerpo de una
persona, las pequeñas chispas dentro de nuestro cerebro. Él puede matar sin que nadie lo sepa. Sin ningún rastro.

Frunce el ceño y frunce sus cejas oscuras, un agudo contraste con su cabello teñido. “Yo podría ser
capaz de, a partir de esta distancia. Pero sólo uno a la vez “, dice. "Y solo Si que son los invasores “.

Tiberias frunce el ceño. “¿Quién si no iban a estar aquí?”


“No me gusta matar gente sin causa, Calore”, responde Tyton. “Y he vivido en estas
montañas toda mi vida.”
“Así que tienes que esperar para que nos disparan?” El príncipe se desplaza ligeramente, cuadrando los hombros
de manera que estoy protegida en un lado.
Tyton no se mueve. Mientras habla, una brisa juega arriba, llevando consigo la fuerte marcadamente dulce
aroma de pino,. “Voy a esperar para su princesa magnetrón que me diga si están armados con rifles de
francotirador o no.”
Por un lado, estoy de acuerdo con Tiberíades. Estamos expuestos hasta aquí, y quién más estaría
esperando en los árboles, observando nos revolvemos? Pero yo entiendo
Tyton también. Yo sé lo que es verter un rayo en una persona, para intuir sus nervios desencadenando
y morir. Se siente como una pequeña muerte de su cuenta, un final nunca se puede olvidar.

“Obtener Evangeline,” murmuro. “Y dirá Davidson. Tenemos que estar seguros.”A mi lado,
Tiberias huffs. Pero él no discute. Se empuja el transporte, con la intención de tallo después de
Evangeline.
La brisa fortalece, jugando en mi cara. Las agujas de pino cepillar mi piel, suave como
arrastrando los dedos. Trato de coger uno, pero baila apagado en el viento creciente.

Y brota ante mis ojos, un árbol que crece en el aire. Se lanzas un soldado antes que cualquiera de nosotros
puede reaccionar.
El ataque no es la tormenta de balas que esperábamos, pero el spray de agujas de pino voladura de un
fuerte vendaval, repentina. Se llama Tyton de frente, arrojándolo fuera el transporte destrozado. Que rueda
sobre la carretera, golpeando la cabeza contra el pavimento. Se tropieza con una rodilla, luego cae, por extraño
que pierda el equilibrio. Vomito un brazo para proteger los ojos y caer sobre una rodilla como agujas rascan a
través de mi piel expuesta. Cuando aterrizan, raíces y troncos brotan en el curling, explosiones viviente. El
Hawkway grietas y transporta tirón, sacudido por el bosque que crece ante nuestros ojos. Mi equilibrio se
desplaza con la carretera, y luchar para mantener en posición vertical, apoyándose contra el transporte
rompieron en mi espalda.

Tiberias reacciona sin pensar. Se lanza una bola de fuego, la carbonización de los pinos que brotan a nuestro
alrededor tan rápido como puedan crecer. La ceniza remolinos en el viento creciente, oscureciendo las luces de
carretera, haciendo que mi ojos de agua.
El aire se estremece con el sonido de trituración de metal y cristales rotos. Evangeline y su equipo
se hacen perder el tiempo. Se aplanan los restos que quedan en el camino, reduciéndolos a charcos
sólidas de hierro y acero. Los transportes que aún funcionan rugido, acelerando sus motores, ya que
sacudirse hacia adelante, luchando por pulsante raíces y ramas rasga. Evangeline salta a través del aire
cargado de humo, subiendo sobre un marco de transporte. Disparos resuenan, pero las balas caerán por
el camino, arrojó fuera de su capacidad.

escudos azules vienen a la vida en cada extremo de la Hawkway, alto y etérea contra el humo y la ceniza.
Davidson controla cada uno con un puño de outthrust. Más disparos suenan, ondeando sobre el escudo. Ellos
no pueden penetrar. Las armas no pueden llegar hasta nosotros.

“Tyton!” Yo grito, en busca de la electricon. “Tyton, los mata!” Se iza puso de pie, tambaleándose mientras se
mueve la cabeza hacia atrás y hacia adelante. Tratando de sacudirse el aturdimiento. Utilizando el transporte más
cercana, que los apoyos a sí mismo, apoyándose con fuerza.

“Dame un segundo!”, Grita hacia atrás, moviendo la cabeza de nuevo. Todavía no podemos ver a los asaltantes, a
salvo de sus nidos en los árboles. Tiene que haber greenwardens, por lo menos. llamas de Tiberias extendieron por
todo el aumento de los pinos en la carretera, retorciéndose como una serpiente, tratando de devorar cada nuevo árbol,
ya que
coles. Sus guardias Lerolan corren entre los troncos, que pone las manos sobre cada uno. Explotan a su
tacto, astillando en nubes de la corteza y la floración fuego.
“Obtener en los transportes!” Davidson ruge sobre el caos. Que aún mantiene los escudos,
defendiéndonos de una lluvia de balas. “Tenemos que bajar de la montaña!”

Me chupan en una respiración profunda, preparándose a mí mismo. Atención. En la oscuridad, no puedo ver las
nubes recopilación de encima, pero puedo sentir. nubes de tormenta, nubes de tormenta. Creciendo a mi mando, lista
para atacar.
Alguien tira Tyton en la transportadora que se acerca, le pandeo. En el camino, Tiberias dirige su
infierno a través del bosque letal tratando de atraparnos en el acantilado o empujarnos fuera de él. El resto de
nuestro desprendimiento hace todo lo posible para esquivar los árboles o destruirlos, despejando el camino
para los transportes y nuestro escape.

Mi corazón truena contra mi caja torácica, la adrenalina de carga en mi sangre. Se eleva hasta que me
siento como si pudiera estallar. Tomo una respiración más, más profundo que antes, y levantar las manos,
palmas de las manos. Mi tormenta rompe la cabeza, tornillos gemelos de un rayo destrozando abajo en los
árboles a ambos lados de la Hawkway. Los pinos se agrietan. Brasas llamarada. Troncos se deslizan y delgado
antes de chocar contra la maleza. Fuego brota entre las ramas, pequeños al principio. Entonces gigantesca.
Impulsado por la fuerza de un príncipe Calore.

Las balas en nuestra parada izquierda lo suficiente para que Davidson Para excluir a un escudo y trepan
hacia el transporte detrás de Evangeline. Los seis vehículos de cerdas con soldados, conocidos y
desconocidos. En sus trajes negros que parecen insectos, desplazando por el espacio en una piedra en medio
de un río revuelto.
Tyton cuelga del lado de transporte de Evangeline, con un brazo en bucle a través de un conjunto de
correas. Mientras conducen pasado Tiberíades, sigue luchando, Tyton extiende una mano. El príncipe lleva sin
lugar a dudas, balanceándose hacia arriba en el transporte con facilidad. Soy el próximo.

Me tierra dura, escondido entre Tiberíades y Tyton, con Evangeline en posición vertical por encima de nosotros.
Se fusiona sus botas de metal para el cuerpo del transporte, lo que permite a ponerse de pie con confianza a pesar de
nuestra velocidad de crecimiento. Aprieta el puño, dejando libre el último naufragio de nuestro camino, golpeando contra
el lado del acantilado. Vidrio rocía el aire como la lluvia irregular.

escudo final Davidson desciende, pasando de los árboles por delante para el transporte de plomo. Pero en
ese breve instante, otra tormenta de balas pimientos nuestro convoy. Algunos golpeó peligrosamente, ping en el
metal por mi cabeza. Adrenalina come mi miedo. Me concentro en mantener mi agarre sobre el transporte, los
dedos apretados en las tomas improvisadas, mi cuerpo presionados contra el frío acero. Llama persigue a
nuestro lado, que flanquea el borde del acantilado del transporte. Tiberias mantiene el asimiento de él,
arrastrando el remolino de fuego con nosotros, carbonización nada en nuestro camino. Gritamos sobre la
carretera, tomar las curvas con velocidad cegadora.

“Más en los árboles,” Tyton gruñe, con los dientes apretados contra el viento. Él
entrecierra los ojos en la oscuridad, con los ojos entrecerrados a rendijas. Yo sé lo que está haciendo, incluso si no
puedo hacerlo yo mismo. Tyton llega a los cerebros, sintiendo como me siento la tormenta. Él parpadea una vez, dos
veces. Matando a cualquier persona dentro de su alcance, la nivelación de ellos con una furia de electricidad en sus
cráneos. Imagino asaltantes que caen al suelo del bosque, sus cuerpos se retorcían a través de un ataque mortal antes
de que finalmente permanecer quieto.

Me llueven rayo en los pinos, más pernos llamativos través de troncos y ramas. Los destellos
cegadores iluminan el bosque por un momento, lo suficiente para ver las siluetas de la caída de árboles y
huyendo figuras. Una docena por lo menos.
Los niveles Hawkway para la última milla a medida que salen de las esquinas agudas y acantilados atrás.
Los transportes rugen por debajo de nosotros, comiendo hasta la recta en una loca carrera a los pies de la
montaña. Fuego y tormenta correr con nosotros, dos guardianes en las alas mortales.

Más motores de bengala en el borde de mi conciencia. No es tan fuerte como los transportes, pero igual de
rápido, y moviéndose hacia nosotros con una velocidad furiosa.
El primer ciclo gruñe fuera de la línea de árboles, su único faro cegadora. El Raider en él es pequeño, con
extremidades delgadas, armaduras y gafas. También es estúpida valentía, la conducción del ciclo hacia arriba y
fuera de una roca, que envía el propio arco sobre la carretera.

Por encima de mí, Evangeline rebana sus manos a través del aire. Los jirones de ciclo a sus
órdenes, radios y tuberías pelar aparte.
Pero no es el único magnetrón aquí.
El Raider mantiene su asiento, y el ciclo se teje de nuevo juntos bajo su cuerpo, continuando con su
salto sobre el capó del transporte. A medida que vaya, arroja algo. Los reflejos de acero en la penumbra,
rápido como cualquier bala.
Cuchillos navegan a través del aire, sus bordes de afeitar cortar el viento. Nos pato juntos, Tiberias,
Tyton, e I. Una roza mi hombro. El traje me salva de lo peor de todo, pero todavía me siento el aguijón. Me
muerdo el labio con fuerza, haciendo retroceder un grito de dolor.

El Raider ciclismo golpea el otro lado de la carretera pavimentada, ruedas de arrastre a través de la
suciedad mientras círculos para hacer otro pase. En su lugar, los crujidos en una pared azul fina, el ciclo
arrugando debajo de él mientras cae hacia atrás, chorreando sangre.

Davidson mueve los escudos con nosotros, tratando de bloquear el escupir otros ciclos de entre los árboles.
Algunos de los jinetes caer, sus cuerpos espasmos, como Tyton se apodera de ellos. El resto de nuestra atención
se centra en conseguir a la llanura, a la luz pública. Para el puesto de avanzada, nuestros refuerzos, y la
seguridad. Los newbloods Montfort defienden el convoy, haciendo retroceder los ataques raider con todo lo que
tienen. El fuego de Tiberíades se propaga a través de los árboles, la ceniza que cae alrededor de nosotros como
la nieve, nos recubrimiento en blanco y gris. Dejé que mi grieta relámpago a través del cielo, el sonido y la fuerza
de ella lo suficiente como para enviar a los atacantes corriendo entre los árboles.
En la oscuridad, es difícil discernir sus sombras. Ellos no se parecen a los Silvers que estoy
acostumbrado, con ropas finas, pulidas armaduras y joyas relucientes. Ellos no tienen ni siquiera la
gravedad ordenada de ropa de entrenamiento y uniformes. Estos Silvers son diferentes, sus ropas un
mosaico, sus armas y equipo que no coinciden. Me recuerda, más que nada, de la Guardia Escarlata
en sus trozos de rojo, unidos sólo por un color y una causa.

Los ciclos desaparecen en la maleza llena de humo, sus faros flotando y el tejido fuera de la vista.
Llego a los motores, tratando de agarrar antes de que pasen más allá de mi alcance. Sin embargo, otro
rumor me hace una pausa, un repiqueteo golpeando bandazos cerca.

Puedo sentirlo en mis dientes.


Los monstruos ráfaga de la ceniza, sus cabezas shaggy masiva, cuernos bajaron, pezuñas de
estampado. Decenas de ellos, resoplando y rebuznando en filas descomunal. La estampida pummels en el
convoy, golpeando sobre cada transporte aun y cuando cumplan con las balas y fuego y relámpagos y
cuchillos. Los monstruos son demasiado fuertes, demasiado extraño. Su piel gruesa, los músculos más
gruesos, con el hueso como una armadura viviente. Miro una pega un tiro en la frente y sigo embestida,
cuernos rasgando a través del metal como el papel. Apenas tengo los medios para gritar.

Nuestros consejos de transporte por debajo de nosotros, llamaron a la carretera por la carga
monstruosa. Nos Topple con él. Llegué a la dura tierra y el sabor de la sangre. Alguien me sujeta, su
mano en mi cuello. A través de mi pelo, vislumbro el transporte, ya que navega sobre nosotros.
Evangeline se recorta contra la vista, con los brazos extendidos, los puños apretados. Ella se balancea,
utilizando el transporte como un ariete, y la arroja a la estampida de temibles criaturas. Rodean y carga
de nuevo, sus ojos muy abiertos y furioso, claramente bajo el control de un animos de plata.

Yo trepar, usando el brazo de Tiberíades para aprovechar mi peso y ponerse nuevamente de pie. Algunos
yardas de distancia, Farley dispara su arma de una rodilla. Sus balas no tienen efecto sobre las bestias, ya que correr,
cerrando la distancia rápidamente.
Apretando los dientes, me muevo y difusión, el tejido de la iluminación de color púrpura-blanco en su
camino. Las bestias traseros en el terror, aún a pesar de los animales quien los está controlando. Algunos
intento de ejecutar a través. Gritan en el dolor, colapsando en montones de espasmos ocultar y lanzando
cuernos.
Trato de ignorar el terrible sonido y reducir mis ojos, entrecerrando los ojos a través de la
penumbra como el miedo deja paso al instinto. Mis movimientos vienen sin pensamiento, cada paso y
barrido de mis brazos inmediatos. En mi enfoque, casi no noto la sensación de hormigueo, el peso
pesado que cae sobre los hombros. La prensa es suave al principio, fácil de confundir con el
agotamiento.
Pero mi rayo se desvanece, no tan brillante como antes. No es tan fácil de controlar. Parpadea, lo que provocó
débilmente mientras me cepillo a un lado otra Raider. Se cae pero se hace una copia de seguridad de forma rápida, un
puño cerrado en mi dirección.
La fuerza de su capacidad me envía a mis rodillas, y yo pierde toda sensación de
electricidad. Como una vela apagada, incapaz de chispa y la quema.
No puedo respirar. No se me ocurre. No
puedo luchar.
Silencio, una voz grita en mí. Un familiar dolor y el miedo familiar me nivel de nuevo, me
agacharse.
Mis manos inútiles golpean el suelo, rozando la tierra fría. Jadeo débilmente, casi sin poder moverse, y
mucho menos defenderme. El miedo me envía en espiral, mi visión va negro por un segundo. Siento grilletes de
nuevo, silencioso de piedra alrededor de mis muñecas y los tobillos, me mantiene prisionero detrás de una puerta
cerrada con llave. amarrándome a un rey falso, me condenando a una vida de muerte lenta y perder.

La Plata acecha hacia mí, sus pasos atronadores en mis oídos. Escucho el canto de metales áspera
mientras dibuja un cuchillo, con la intención de hacer el trabajo rápido de la garganta. Parpadea en la noche, lo
que refleja las llamas con un brillo rojo. Él me sonríe, su rostro sin sangre y blanco como él agarra el pelo,
forzando la cabeza hacia atrás. Quiero luchar contra él. Debería alcanzar el arma en mi cadera, aún
enfundada. Pero mis miembros no se moverán. Incluso mi latido del corazón se siente lento. Ni siquiera puedo
gritar.

La combinación de aplastar el silencio y el miedo me mantiene todavía. Todo lo que puedo hacer es
reloj. La hoja bordes de mi piel, casi me quema con su frío.
Él leers hacia mí, su cabello graso debajo de la bufanda alrededor de su frente. No puedo
decir de qué color es la tela, si significa algo. Una cosa inútil preguntarse en este momento.

Entonces su cara explota; fragmentos de hueso y carne desgarrada de arco hacia adelante. Su cuerpo
sigue el impulso, cayendo sobre mí, y el toque de trueno de la electricidad vuelve tan pronto como él se cae.
Me apresuro, sin pensar, deslizarme por debajo cadáver del Silencio incluso mientras su sangre caliente y la
captura de los dientes astillado en mi pelo.

Alguien me agarra por debajo el brazo, me arrastró a través de la suciedad. Yo los dejo, todavía en
estado de shock, todavía paralizada por el miedo, incapaz de hacer mucho más que una patada débilmente en
el suelo. A lo lejos, Farley me mira con una expresión asesina, la pistola todavía levantado y dirigido a un
hombre ya muerto.
“Soy yo”, dice una voz profunda, yo el que se establecen algunas yardas de distancia. O, más bien,
dejándome caer. Tiberias está espalda, los ojos muy abiertos y casi brillante en la penumbra. Su aliento viene en
bocanadas rápidas mientras me mira.
Levántate, Me digo a mí mismo. Volver sobre sus pies.
Si tan sólo pudiera. Si sólo la memoria de Silent piedra eran tan fáciles de tirar. Poco a poco, me
lavo las manos, llamando chispas a mi piel. Tengo que verlos. Tengo que saber que no se han ido de
nuevo.
Luego toco mi garganta, mis dedos procedentes de distancia mancha con mi propia sangre.

Tiberias observa en silencio, sin parpadear.


Miro hacia atrás hasta que se da la vuelta, poniendo distancia entre nosotros reacios.
Cuando consigo orientarme, me doy cuenta de que estoy un tanto defendí. Él me dejó junto a los medios de
transporte, utilizando los restos de la cubierta. A mi alrededor, los soldados de Montfort se vuelven a formar a
lo largo de la línea. tallos Davidson Entre ellos, un hilo de sangre en su rostro. Se ve disgustado consigo
mismo y con los asaltantes.
Inestable, subo a mis pies, utilizando el vehículo pesado por encima de mí para el apoyo. La batalla aún
continúa ante nosotros, y las bestias monstruosas bufar y sello, en contradicción con su propia naturaleza y
sus amos de plata.
Una red de formas de rayos blancos por delante de ellos, como una cerca para contenerlas. Que tirar
sus cabezas en la pantalla, asustado más allá del sentido. Conozco la sensación.

“Pobrecitos,” escucho Tyton murmullo mientras se detiene junto a mí. Se queda mirando las bestias,
extrañamente triste. Cuando uno trata de cargar, que parpadea, y se cae, su arrugado cuerpo masivo.

Los asaltantes regresan para otro pase, sus ciclos gruñendo y saltando a través de los árboles
de adelgazamiento. Evangeline y sus primos luchan con los otros magnetrones, luchando por el
dominio de los ciclos.
Con una mano en el pecho, las uñas aferrándose a mi traje, trato de agarrar un ciclo, ya que salta por
encima de la carretera. Flagrante, trazo de las líneas de la electricidad en su motor. Con un gran empuje de la
determinación, me siento morir en rápida sucesión, una explosión repentina y luego nada.

Los giros jinete, sorprendidos, ya que falla su máquina. Respirando con dificultad, hago lo mismo a la
siguiente. Caen uno a uno, ya sea por inercia hasta detenerse o derribo en el aire.

Nuestros propios soldados descienden sobre los asaltantes. Deben tener órdenes de capturar, no
matar. Davidson a sí mismo encierra una en una jaula de escudos, dejando que la libra Raider inútilmente su
prisión azul.
Evangeline persigue uno de los pequeños magnetrones raider, él corriendo hacia abajo sobre la tierra.
Se trata de un duelo ella, remolinos de hojas gemelas que sangran entre la espada y el látigo. Ella es más
rápido y más mortal. Sus espadas no pueden competir con sus cuchillos, ya que la pimienta de su piel, su
capacidad muy fuerte para que él supere. Evangeline Samos debe ninguna lealtad a Davidson, y ella no tiene
su merced. Se corta el Raider aparte, haciéndole sangrar de plata bajo la luz de las estrellas.

Entre la sangre y la ceniza, las estribaciones bajas olor y sabor parecido a la muerte. Me tragar el aire
desgraciado de todos modos, tratando de recuperar el aliento.
Los asaltantes restantes conocen la batalla está perdida, y sus motores comienzan a decaer,
tratando de escapar al desierto. Ya que desaparecen, también lo hace su influencia, y la manada de
bestias calma. Convierten, la carga de distancia en el bosque, dejando sólo cadáveres y pisoteados
maleza atrás.
“Es que lo que se llama un bisonte?” Jadeo, echando un vistazo a Davidson. Él asiente con gravedad y me
trago todo lo irónico. Todavía puedo sentir el hogar bistec en el estómago, pesado como una piedra.

En la distancia, de alguna manera por la carretera, faros ensanchan de la


llanura. Aprieto un puño, tensando para una segunda oleada.
Pero Tyton pone una mano en el brazo. Él me mira con los ojos brillantes. “Es
transporta el Goldengrove. Refuerzos “.
El alivio me inunda y me deje caer los hombros, exhalando. El movimiento envía una punzada a través del
corte en la espalda. Siseo, haciendo una mueca, y levantó la mano para sentir el daño. El corte es larga, pero no
tan profundo.
Unas pocas yardas de distancia, Tiberias me observa un balance de las heridas. Él salta cuando me encuentro con
su mirada y hace girar sobre sus talones. “Te daré un sanador,” dice entre dientes, el acecho fuera.

“Si ya está llorando por los recortes de papel, que podría utilizar un poco de ayuda.” Aún en el suelo,
gestos Farley con una mano, con los dientes apretados con fuerza. Su arma se encuentra en el suelo, rodeado
de casquillos de balas usadas. Uno de ellos me salvaron la vida.

Ella se inclina hacia un lado, con cuidado de no mover la pierna derecha. Debido a
que su rodilla está. . . incorrecto.
Mi visión nada por un segundo. He visto a muchas formas de lesión, pero la forma en que sus giros
de rodilla, la mitad inferior de su pierna fuera de posición, algo sobre él me revuelve el estómago.
Inmediatamente me olvido el dolor en mis músculos, la sangre en el hombro, incluso el toque de silencio,
y la prisa a su lado.
“No te muevas”, me oigo decir.
“No me digas,” gruñe hacia atrás, sus manos apretado en la mía.

OceanofPDF.com
DIEZ
Iris

Las montañas son empinadas y peligroso, guardando las ciudades del valle de asedio o ataque de un ejército. Los
gruesos pinos hacen de obstáculos peligrosos a cualquier transporte que se atreve a apagar sus caminos
defendido. Y la elevación por sí solo es un elemento de disuasión, lo que debilita cualquiera que pudiera aspirar a
subir su camino hacia arriba en las fauces de la ciudad. Se creen seguros en su fortaleza de acantilado y el cielo.
No ven ningún peligro, porque ningún ejército podía esperar para marchar a su puerta. Pero que se hacen a
menudo débil por lo que también nos hace fuertes.

Montfort no es una excepción.


Aterrizamos en el este fuera de sus fronteras, dentro de los límites de la pradera. Nuestra dropjet
no está marcado, recién pintado en la pradera de oro para guardar las apariencias. Se mezcla bien con
la hierba alta, ya que se balancea como las olas bajo la luz de la mañana. Nadie se da cuenta de
nuestra llegada, en las llanuras distantes. Volamos con cuidado, primero a través de la selva de los
lagos de antes de cruzar el paisaje abierto y vacío. Los señores de la pradera son vasto, sus tierras
demasiado vasto y extenso para patrullar adecuadamente. Y están preocupados por sus propias
acciones. Ellos no saben que cruzamos sus tierras. Nadie sabe que estamos aquí.

Excepto los asaltantes, por supuesto.


Su participación es necesaria, para atraer a todos los que nos pueda sacar de Ascendente. Con un
poco de suerte, Tiberias Calore será uno de ellos. De acuerdo con Maven, su hermano nunca se dejaría
pasar una oportunidad de luchar. Para mostrar,
agregó, frunciendo el ceño ante la idea cuando discutimos esto. No sé el príncipe exiliado. Nunca he
conocido a Tiberíades Calore. Pero los lagos de un país no es ciego. Hemos recogido información de
inteligencia sobre él y toda la familia real. Ellos fueron nuestros enemigos durante más de un siglo,
después de todo. Los informes revelaron un príncipe totalmente predecible. Educado para ser un líder
militar como su padre. Martillado por el deber y la expectativa. Formado en una persona que valora la
corona por encima de todo. Los hermanos tienen eso en común, creo que, junto con una niña de rojo muy
peculiar.

Estoy de acuerdo con la evaluación de Maven. Si Tiberíades realmente está aquí para negociar con
Montfort, para fortalecer su alianza, que será sin duda tratar de
probarse a sí mismo y ganar su lealtad. ¿Qué mejor manera de luchar por ellos?
Los asaltantes se nos presentan a la acordada ubicación, lo que permite un aumento de la vista del
paisaje circundante. Ellos están enmascarados y velados, sentado a horcajadas de humo escupir, ciclos
pasados ​de moda, incluso con sus ojos oscurecidos por montar gafas. Platas, todos ellos. Exiliado de sus
propias tierras que los reinos cayó montaña. Despojados de sus propios derechos de nacimiento como
señores y gobernantes. Nos superan en número, pero me siento poco de miedo. Soy un guerrero de
nacimiento, criado por las ninfas más fuertes de mi reino. Y mis cinco acompañantes son sólo el mismo:
fuerte, noble y útil.

Jidansa sigue conmigo, dispuestos a servir, así como de protección. Ella es cuidadosa a posicionarse
entre mí y cualquier raider que podrían acercarse demasiado.
Puedo mantener mi cabeza hacia abajo, mi propio rostro ensombrecido. Los asaltantes son una especie
aislada, y que probablemente no sabrían una princesa de los lagos de la reina o de Norta a la vista, pero es
mejor de esta manera. Los otros hablan por mí, repasando la disposición.

Nuestro equipo de seis personas es fácil de transportar, cada uno de nosotros se aferra a uno de los asaltantes, ya
que nos transbordador a través de la llanura. Ellos saben que esta tierra mejor que cualquiera de nosotros, y ni siquiera
es necesario utilizar nuestra sombra de la casa refugio para ocultar nuestro viaje. Aún no.

Las montañas en la distancia telar más estrecha con cada segundo que pasaba. Se parecen más a una
pared de cualquier montaña que he visto nunca. El miedo trata de comer en mi resolución, pero no se deja.
En lugar Entrecierro ojos y enfocar mi atención en la tarea a mano, dejando poco espacio para cualquier otra
cosa.
A medida que las horas sangran juntos, que se extienden sobre el plan en mi cabeza. Cada obstáculo que hay que
superar.
Cruzar la frontera.
Esto se hace fácilmente. Los asaltantes conocen sus caminos y saben los puntos ciegos de Montfort.
Siguen una corriente a través del bosque de pino apretado, denso, y sólo cuando empezamos a subir en
las estribaciones me doy cuenta de que estamos en el otro lado de la línea divisoria invisible entre la
pradera y Montfort.
Pagar por su pasaje.
La cadena de joyas es mía. Zafiro, plata y diamantes. Yo les entrego a punta de pistola. Nuestra
sombra Haven, un joven, fornido centinela en préstamo de mi marido real, renuncia a la pieza más
valiosa de la ganga. Su propia casa está dividida, dividida en dos por la guerra civil en erupción a
través Norta. La cabeza de su casa lucha por Tiberíades, pero la mayoría de sus parientes
permanecen al lado de Maven. Una cosa admirable, para ser fiel a país y rey ​de la familia. Incluso si
ese rey es Maven Calore.

No lleva su máscara Sentinel, dejando la tradición negro-enjoyado atrás. Sin ella, parece
humano. ojos azules, pelo rojo brillante en la luz del sol. Sentinel asilo da a los atacantes la
ubicación de nuestra gota de recursos algunas millas al norte. Cajas de alimentos, monedas,
baterías, así como las armas y
municiones para alimentar a sus esfuerzos. Los asaltantes no pierden el tiempo que nos deja en la ladera
oriental, tan alto como podían montar. Nunca veo sus caras. Pero por lo menos uno tiene el pelo rubio, unas
hebras de que sea visible bajo sus cubiertas para la cabeza envueltos.

Escalada.
Las cataratas son bastante simples. Actúan como escaleras móviles, y que utilizan el agua para tirar
hacia arriba y sobre un gran número de acantilados. I finalmente pierde la cuenta de ellos. Seguimos la
corriente hacia atrás, contra la corriente, con poca dificultad. Entre mi capacidad y la de otra ninfa, Laeron
de los NORTAN Casa Osanos, los seis de nosotros logra entrar en el valle alto como las estrellas pinchan
a los gastos generales de vida. Aún así, el camino es áspero. El aire se adelgaza y mi respiración se
vuelve superficial, haciendo mis pasos más difícil con cada pulgada de la ascensión. Pero no soy ajeno al
esfuerzo físico. Me formé en la Ciudadela de los Lagos desde la infancia.

El hombre asilo mantiene las manos libres, retorciéndose los dedos de vez en cuando. Nos mantas en
la invisibilidad, que nos permite mover a través de los pinos no se ven. Es una cosa extraña, al mirar hacia
abajo en sus propios pies y ver nada más que la maleza. Por lo menos yo no tengo que mirar a Rydal, la
strongarm Rhambos. En el camino, su mayor fue distorsionado por los dos cuerpos atados sobre los
hombros como una manada. Otra parte de mi propio plan. Una parte sangrienta.

Una vez más, me aparto un escalofrío de miedo.


Comenzamos nuestro ascenso más al norte de la ciudad, lo que nos obliga a recortar el sur hasta llegar al río.
Se represado aguas abajo, en el valle donde la mentira ascendente, creando un lago torcido. Siento una cierta
elevación de peso cuando se llega al agua, sus bancos tranquila y vacía. En conjunto, los seis de nosotros
descienden por debajo de su superficie, sin dejar rastro de nosotros mismos atrás.

Me vuelvo mi atención sobre la corriente, la creación de un canal de agua que fluye a lo largo del lecho del
río. Laeron hace como habíamos planeado. Las burbujas se forman alrededor de la cabeza, dando a cada uno de
nosotros un escudo de aire respirable. Es un viejo truco de la ninfa, algo que un niño podría hacerlo. Y por lo que
pase en secreto a lo largo de la vía acuática, montando la corriente a través de las vueltas del valle. Es casi negro
como la pez, pero confío en el agua. Las últimas millas pasan en silencio forzado, llena sólo con el sonido de mi
propia respiración y latidos de mi corazón golpes. El lago de la ciudad Ascendente es profundo y lleno de peces.
Una o dos veces, salto en el cepillo de escalas en la oscuridad mientras navegamos a la orilla del agua. Me omiso
de la sensación, centrándose en el siguiente paso en mi plan. Varios estados finas tienen muelles en el lago, y
que los utilizan como cobertura. Yo primera superficie, levantando los ojos justo por encima de la línea de
flotación. Después de horas en el desierto y bajo el agua, incluso las luces suaves de la ciudad son evidentes. No
pestañear ni se inmutó. Fuerzo mi vista para ajustar lo más rápido que pueda. Tenemos un horario que cumplir.

No hay alarmas todavía. No hay señales de advertencia. Bueno.


Sentinel refugio nos envuelve una vez más a medida que dejamos el agua, pero incluso él no puede ocultar las
huellas húmedas que nos arrastran a través de los callejones. Lo que queda por Laeron y yo. Nosotros nos escurra
seca con algunos giros, utilizando nuestra capacidad de exprimir hasta la última gota. Me condensar los charcos
resultantes, fundición orbes de distancia flotantes de agua en la planta o alcantarilla más cercana. Sin dejar rastro.

Pasé el vuelo a Prairie memorizar la disposición del Ascendente, utilizando el mapa de Bracken.
Me perturba a saber tanto de mi plan se basa en el trabajo de otro. Tengo que confiar en la información
que se le dio, incluso si una pieza equivocada podría significar el fracaso. Aunque la capital Montfort es
confuso, una red irregular de calles y medidas a lo largo de ambos lados del fondo del valle, yo era
capaz de trazar la ruta más rápida desde el lago embalsado hasta donde están detenidos los hijos de
Bracken.

No en el palacio, de acuerdo con los espías Piedmont, pero en un observatorio. Desde la seguridad de un
callejón oscuro y silencioso, Echo un vistazo por las laderas escalonadas a la alta cúpula basándose en la
ladera de la montaña.
Mis piernas tiemblan ante la idea de escalar otros pocos miles de pies. Pero me empuje hacia
adelante sin hacer ruido, la escolarización aliento a un ritmo bajo, incluso. En través de la nariz, por la
boca, en conjunto con mis pasos.
El strongarm tiene problemas con las escaleras, a pesar del exceso de peso de su carga. Y el Puerto
Sentinel es mejor entrenados que cualquiera de nosotros; levantado para defender el rey y su familia, que
está en forma física privilegiada. Lo mismo puede decirse de Laeron. Soy reacio a confiar en un Nortan, por
no hablar de tres a mi lado, pero no se pudo evitar. Se requiere una representación incluso por causa
política.
Jidansa es la única compañía de mi entera confianza. El otro Lakelander con nosotros establece los
dientes en el borde. Aborrezco Niro de la Línea Eskariol, pero él y su talento necesito. Él es un sanador piel,
una extraña. Una persona dotada de la capacidad de salvar la vida no debe disfrutar de tomar tanto como él
lo hace.
Puedo escuchar su respiración, inhalar y exhalar rápidamente a medida que se asciende. Aunque estoy
contento de tener un sanador tanto talento como él está en la espalda, me gustaría que no fuera necesario. Niro lleva
demasiado placer en lo que debe hacer antes de que termine la noche.

“Con suerte, no se notará hasta el mediodía”, susurra. “Mi trabajo será perfecto.” Su voz es suave
y sedosa. Niro viene de una larga lista de diplomáticos tan adeptos a la curación de las alianzas
políticas, ya que se encuentran en la fijación de huesos rotos.

“Calla,” murmuro a su vez. El fantasma de su presencia es de alguna manera más fría que el
aire de la montaña.
Ascendente no está indefensa. puestos de vigilancia y patrullas salpican el camino, aunque mucho menos
de lo que he visto en los lagos de la capital o Nortan. Estos Montfortans tontos piensan que sus montañas y sus
secretos son suficientes para mantenerlos a salvo.

Echo un vistazo por encima del hombro, en el otro lado del valle. Siento el silbido
de mi trenza de negro, pero no puede verlo. ¿Cuál debe ser el palacio del premier extiende a través de la altura
frente a nosotros, con otras propiedades y edificios gubernamentales que recubren sus bordes. En que des
blanca en la luz de las estrellas, con muchas luces brillantes de los balcones, ventanas y terrazas.

Mare Barrow está ahí. La chica rayo con una habilidad especial para la supervivencia.
Le pareció una curiosidad agradable en Archeon. La muchacha roja con correa a un rey de plata
que parecía tan atrapado por ella como ella por él. No pretenderé a entender por qué ella hechiza
Maven de tal manera, pero debe ser obra de su madre. Ninguna persona en su sano juicio presentados
con tal obsesión. Y no puede ser amor. Ninguna persona capaz de amor actúa como lo hace.

Nunca pensé que iba a casarse con el amor. No soy ingenua suficiente para este tipo de sueños. Mis
padres crecieron a amar y respetar a los demás a través de su arreglo, y que esperaba que por lo menos. Por
supuesto, Maven hace que la esperanza imposible. He tenido solamente pequeños destellos en su corazón, y
son lo suficiente para saber que su corazón está muerto.

Si los niños Bracken no eran nuestro objetivo, si realmente esperaba para mantener mi corona
Nortan, podría considerar la idea de matar a Mare Barrow. No para pesar, pero es de esperar que darle un
poco de claridad Maven. Ella es ahora una motivación, una zanahoria para que la siguiera, pero ella es
una debilidad también. Y lo necesito débil. Necesito distraído.

Como dijo la madre, Maven Calore se enfrentará a la inundación. Todos ellos


voluntad.

El contingente militar se fue hace diez minutos, sus transportes gritando a la montaña. Todavía puedo
oír los ecos bajando la pendiente, resonando a través de las calles y aliados de la capital Montfort. El
resto de la ciudad resuena con las campanas de alarma y señales de advertencia. Justo como se
planeó. Parpadeo, todavía envuelto en la sombra impenetrable de Sentinel Haven.

Los guardias observatorio abandonaron sus puestos para ayudar a la ciudad, dejando tras de sí un cambio
esqueleto de dos soldados Montfort. Por la noche, sus uniformes verdes parecen negro. Se destacan en contra
de las columnas de piedra de luna pulida que sostienen la cúpula de lentejuelas de vidrio de color.

Sin un cantante o un susurro de borrar los recuerdos de los dos guardias, no tenemos más remedio que
escapar por ellos en su lugar. No es difícil, pero me contengo la respiración como lo hacemos, tejido a través de
las columnas del observatorio.
Que flanquean la entrada, siendo constante y, acostumbrado a las alarmas que hace ruido. ataques Raider
son comunes, según me han dicho, y de poca amenaza para la capital.
“En la llanura?”, Uno le dice al otro, girando su cara.
Su compatriota niega con la cabeza. "En las laderas. Que lleguen a las llanuras dos veces el mes pasado “.

El guardia de sexo masculino sonríe, empujando su mano en el bolsillo. "Llanura. Te apuesto diez monedas de
cobre “.
“¿No se cansa de perder su dinero a mí?”, Responde ella. Mientras ríen, muecas de ancho, presiono mi
mano a la cerradura de la puerta. Con la otra mano, Flick abrir la cantina enfundada a mi lado. Bajo el poder
de Sentinel Haven, no puedo ver lo que estoy haciendo, y por lo tanto deben confiar en contacto. Se
complica las cosas, pero sólo lo suficiente como para reducir la velocidad.

El agua se arremolina alrededor de la muñeca, besar a mi piel, antes de desparasitación entre los dedos y
en el ojo de la cerradura. Se ajusta al mecanismo, llenando el espacio como I exhalación. A través del agua,
prosigo a lo largo de los vasos de la cerradura, tocando cada uno, formando una clave de mi propia creación.

Me empujo hacia los lados con el pie, tratando de alcanzar Jidansa. Ella empuja hacia atrás. Algunos yardas de
distancia, una rama de árbol grietas debajo de su capacidad, estrellarse contra el empedrado. Perfectamente
enmascarar el sonido de una cerradura de inflexión.
“En busca de la ciudad?”, la mujer guardia dice, su risa reemplazado por el pánico.

“No se apuesta,” responde el hombre.


Se precipitan a investigar, que nos deja caer en el observatorio sin ser detectado, sin ser visto,
inesperada para.
Cuidado con cualquier tipo de cámaras de seguridad, Sentinel refugio nos mantiene protegida a medida que
entramos.
“Laeron, a través de”, susurra la ninfa Nortan. En que el sonido fuera a su vez, no puede ver
entre sí.
“Jidansa.”
“Rydal.”
“Niro.” “Iris”.

“Delos”, dice el refugio Sentinel. Sonriendo, me aliviar la puerta


se cerró detrás de nosotros.
Infiltrarse en la prisión observatorio. Hecho.
No permito a mí mismo un suspiro de alivio. Eso no va a venir hasta que estoy en el suelo en casa, con
los niños regresaron con seguridad de Bracken. E incluso que es prematuro. Como diría la madre, no sirve
durmiendo mientras hay guerras que se ganó. Y ciertamente tenemos una guerra explosión que nos rodea.

Los pasos de Jidansa eco ligeramente mientras redondea el ambiente. Su búsqueda lleva varios minutos,
lo suficiente para ponernos en el borde. La tensión trinquetes con el paso de los segundos, hasta que regrese.
Puedo oír la sonrisa en su voz.
“Son realmente tonta”, dice ella. "No Cámaras. Ni uno solo.”‘¿Cómo puede
ser?’Escucho Laeron Mutter.
Mis dientes se aprietan juntos. “Tal vez no quieren un registro de los niños de estar aquí”, le
contesto, dando la única explicación que se me ocurre. No me debería afectar. horribles cosas se
hacen en la guerra, incluso a Silvers. Sé de primera mano. “O lo que han hecho a ellos.”

La realización se asienta sobre nosotros, otra cortina de temor sobre el montón.


Levanto la barbilla, alisando mi pelo no se ve, metiendo las piezas detrás de las orejas. “Sentinel
Haven, que puede cesar.”
“Sí, Su Majestad.” Puedo oírle arco, y luego verlo. Sangramos en la visión, todos a la vez, como si
una ventana de repente se ha limpiado. La mayoría vistazo a sus propios miembros, el examen de sí
mismos, pero Niro me está mirando. Se ve más pálido en el filtrado de la luz tenue a través de la cúpula
de cristal, que Dapples su cara en verde enfermizo. Su mirada se siente como un reto o tal vez una
diversión. No me gusta una u otra opción.

“De esta manera,” les digo, centrándose en la tarea en cuestión. Se pueden clasificar en línea, incluso
Niro, y estoy feliz de tener Jidansa sobre los talones. El Sentinel también. Soy la reina de Norta, y él ha
jurado protegerme, así como Maven.
Redondeamos un enorme telescopio, señaló el techo abovedado, hecha de tubos de latón y vidrio
accesorios. Un desperdicio, Creo. Las estrellas son mucho más allá del alcance de cualquier persona, incluso
Silvers. Ellos son el reino de los dioses y los dioses por sí solos. No son para nosotros de entender. Para intentar
es desperdiciar tiempo, recursos y energía.

Varias cámaras conducen fuera de la sala central de todo el año, pero los ignoran. En lugar cruzo el suelo,
buscando el mármol debajo de mis pies en busca de grietas visibles. No espero que lo hay, y suelta la cantina de
nuevo. Con un movimiento de cabeza en Laeron, tengo que haga lo mismo.

Nuestra agua se extiende a nuestros pies y en todo el mármol, la expansión de la más delgada de
las tapas. Se empuja y charcos sobre la piedra, trabajando en las ranuras y juntas entre las losas.

“Aquí,” dice Laeron, dando unos pasos hacia la pared. Su propia agua se agrupa como una gota
gigante. Como me acerco, parpadeando, puedo ver pequeñas burbujas de aire de salida a través del
agua.
Hay un espacio abierto a continuación.
Jidansa hace el trabajo rápido de la losa, su elaboración y fuera de lugar con un movimiento de sus
dedos. Debajo, la oscuridad se cierne, pero no oscuridad. Hay luces en la cámara por debajo de la
observatorio, en algún lugar más abajo en el pasaje. Suficiente para ver, pero no a sangrar a través de
las pequeñas costuras de la losa trampilla.

Las escaleras conducen hacia abajo, como señas.


Rydal va en primer lugar, de acuerdo con nuestro plan, con Niro detrás, con una mano en su arma enfundada debe
RYDAL se encuentran oposición. Sentinel asilo sigue. Me he dado cuenta de que sus manos parecen oscurecer, la
puesta en común con la sombra como el humo que se encrespa. Sigo de cerca a sus talones, con Jidansa a mi lado y
Laeron cerrando la marcha.
Esta es la parte facil, Me digo a mí mismo. Y yo estoy bien.
Las curvas de paso, siguiendo a continuación el observatorio y más allá de sus límites. No hay
guardias, no hay cámaras. Nada más que las luces tenues y el eco de nuestros propios pies.

Me pregunto si este lugar se hizo específicamente para niños de Prince Bracken.


De alguna manera lo dudo. La piedra es viejo, aunque las paredes están recién pintadas el color cálido de la
mantequilla. Tiene un efecto extraño, calmante yo no esperaría para prisioneros enemigos.

Los Montfortans son realmente extraño.


Alrededor de un centenar de yardas, el paso se ensancha en una especie de cámara de recepción de
paredes por una hilera de ventanas. Yo se resisten a ellos, con vistas a la luz tenue de la ciudad. Las
ventanas deben ser gruesas, porque no puedo oír las alarmas, aunque sigo sin ver las luces de ellas
intermitente y Ascendente hacia abajo.
Puedo intercambiar una mirada confundida con Jidansa, que parece tan desconcertado como me siento. Se
encoge de hombros y sacude la barbilla a la derecha, cuando la Sala de callejones sin salida en una sola puerta.

Es corriente, ni siquiera reforzada que puedo ver.


Cuando caiga mi palma contra el bloqueo, con la intención que introducirlos abrir de nuevo, me di cuenta por qué.

“Silent Stone,” siseo, retrocediendo como si se hubiera quemado. Sólo el dolor distante del arma
habilidad-sofocando hace que mi piel de gallina. “bastardos tortura.”
Jidansa hace un sonido de disgusto profundo de su garganta. “Esos niños pobres. Ha sido meses “.

Los otros se hacen eco de su sentimiento.


Todos menos uno.
“Malo para ellos, bueno para nosotros,” dice Niro y sin ningún tipo de simpatía. Me redonda sobre él,
burlón.
“¿Qué se supone que significa eso?” Gruñí.
“Silent Piedra habrá hecho letárgico, somnoliento. Nadie se dará cuenta cuando estos dos no se
mueven por la mañana,”dice, hurgando en la mayor parte de cubierta en la espalda de Rydal. Sus dedos del
grifo contra la carne humana con poco sentido.
Justo como lo puede ser, todavía ceño. “Vamos a sacarlos,” digo, rompiendo los dedos.
“Sentinel Haven, su ayuda, por favor. Y Niro, estará listo para curarlos. Ellos lo necesitan “.

Sé lo que una prisión de Silent Piedra hace a una persona. Lo vi de primera mano en Barrow. Las
mejillas hundidas y los ojos apagados. La forma en que sus huesos sobresalían, su piel fría veteado de la
enfermedad. Y ella era un demonio obstinada, se alimentan de la furia para mantenerse sano, con una causa
de aferrarse a, aunque sea una tontería uno, condenado. hijos del príncipe Bracken son jóvenes, sólo diez y
ocho años de edad. Platas nacer, depende de su capacidad, sin memoria de la vida sin él. No quiero saber lo
que la piedra silenciosa ha hecho a ellos, pero no tengo otra opción.

Debo mirar a la cara de los horrores de la guerra y nunca abrir y cerrar. Mi padre no lo hizo. Mi madre y su
hermana no lo hacen. Tengo que mantener los ojos abiertos si alguna vez puedo esperar ganar.

Ganar y volver a casa.


Laeron abre esta puerta, usando su propia cantimplora para formar una clave acuoso. Le toma un poco más de
tiempo, luchando contra los bordes de Silent piedra.
Por último, se balancea abrir la puerta y pasos hacia atrás, permitiendo que entrara primero. Me
estremezco como me paso dentro, preparándose a mí mismo contra la sensación no natural. Es más
uniforme que luchar con un silencio. Sus capacidades pulso con el corazón y la concentración. Esta es
constante. Inflexible. Trago saliva en contra de la sensación no natural feo.

A pesar de mi equipo en la espalda, a la espera en la seguridad del pasaje de felicidad, me siento más
vulnerable que nunca, un bebé recién nacido expuesto en un acantilado.
Los niños duermen profundamente, cada uno metido en una cama muy bien hecha. Echo un vistazo
alrededor, esperando algún tipo de guardia en las sombras. No hay nada, pero las siluetas oscuras de una
habitación bien amueblada y ventanas con cortinas. Al igual que en el paso, se ven a través de los pinos y
hacia abajo en el valle de la ciudad. Otra tortura. Para ver el mundo más allá de su alcance.

“Ayúdame a llevarlas a cabo,” murmuro, deseosos de librarse de este lugar. Alcanzo el niño de pelo
oscuro en la cama más cercana a mí, poniendo una mano a la cara. Listo para sujetar los dedos sobre
su boca, ella debe gritar. La hija de helechos se desplaza en mi tacto, pero no se despierta. En la
penumbra, su piel es el color de chorro de pulido.

“Despierta, Charlotta,” murmuro. Mi ritmo cardíaco se duplica. Tenemos que irnos.


Sentinel asilo no es tan estable con Prince Michael. Se desliza un brazo detrás de los hombros
y otro debajo de sus rodillas delante de él recogiendo. Al igual que su hermana, el niño es
despertar lento. Aturdido, lento. La piedra silenciosa ha causado estragos sobre ambos.

"Quien . . . ?”los murmullos niño, sus ojos revoloteando abierto y cerrado. Debajo de mí, sus hermanas se
agita, despertaron como Niego sus hombros suavemente. Ella parpadea hacia mí, con las cejas tejer en la
confusión. “¿Es hora de nuestro paseo?”, Pregunta ella, su voz alta y entrecortada. “No vamos a quejarse,
promesa.”
“Sí”, le digo rápidamente, aprovechando la oportunidad. “Vamos a ir a dar un paseo de la piedra.
Pero ambos tienen que ser muy tranquilo, y haga exactamente lo que decimos “.

No es una mentira, y que da energía a ambos tanto como sea posible. Charlotta incluso envuelve sus
brazos alrededor de mi cuello, lo que me permite levantarla. Es más ligero de lo que esperaba, más como un
pájaro que una niña. Ella huele a fresco y limpio. Yo creo que los niños bien tratados si no fuera por la piedra
silenciosa.
Michael enrosca en los brazos de Sentinel Haven. “Usted es nuevo”, dice a la Sentinel.

No puedo salir de la habitación lo suficientemente rápido, y aspirar una bocanada de curación a medida que
avanzamos de nuevo en el paso. Los niños de ambos exhalan, y Charlotta relaja en mis brazos.

“Recuerde, como se dice,” digo entre dientes, evitando los ojos de lo que Rydal y Niro han
preparado.
El niño asiente con la cabeza, sin palabras, pero la chica me mira con una mirada penetrante que no se
puede esperar de un niño. “¿Nos está rescatando?”, Susurra.
No veo ninguna razón para mentir. Las palabras se pegan todos modos. Porque podría fallar. Puede que me los
mataron. Yo podría morir en el intento. “Sí”, me fuerzo a cabo.
"Déjame verlos."
Niro no pierde el tiempo, el parpadeo de una luz en sus rostros que sorprende incluso a mí. “Silencio”,
murmuro cuando Michael grita. Me reflejo en Niro sobre la cabeza de la chica pero me ignora, volviendo su atención
en ellos. Sus ojos se mueven hacia atrás y adelante como una especie de tic-tac de la máquina mientras se
memoriza sus características.
Cuando se da la vuelta al paquete en el suelo, no puedo mirar hacia otro lado con la suficiente rapidez.
Aún así, cojo la vista de ellos. Los dos cuerpos rojos.
Ellos todavía están respirando. Fuertemente drogado, ya se ha ido demasiado lejos para despertar sin ayuda. Pero
todavía respirando.
Niro necesita carne viva para hacer su trabajo.
Sentinel asilo me llama la atención, y se vuelve como yo, que pone de espaldas a la piel y sanador de los
Rojos. No podemos dejar que los niños vean lo que se está haciendo para ellos. Y nosotros no queremos ver
que suceda.
Debilidad, algo susurra en mi cuando me estremezco ante el sonido de una hoja de canto de su
vaina. Mantener los ojos abiertos, Iris Cygnet.
“Tal arte,” escucho Niro dice él mismo, su voz de lobo y lleno de alegría. Su trabajo es en su mayoría en
silencio. Principalmente.

OceanofPDF.com
ONCE
Yegua

Yo casi no dormimos, a pesar mi cansancio. Nos llevó casi hasta el amanecer para volver al Ascendente, los
curadores trabajando en nosotros en el camino. Cuando llegamos, que sólo tenía unas pocas horas hasta
que la dirección planificada de Davidson a su gobierno montado. Traté de dormir, pero por el momento la
adrenalina de la batalla Raider se disipó, me devanaba con nervios para la próxima reunión. Pasé lo que
quedaba de la noche mirando en los bordes de las cortinas, observando la luz azul de crecer antes del
amanecer. Ahora apenas puedo permanecer sentado mientras espero en la terraza inferior, quejarse con
los bordes de mi vestido. Es un vestido duro, un profundo y lentejuelas de color púrpura con cinturón de oro
en la cintura, con mangas en globo recogidos en las muñecas. El collar se hunde, mostrando el borde de la
marca de Maven, y he trenzó el pelo hacia atrás de mi cara. Me muestran con orgullo las cicatrices de
ramificación en la nuca. Mi idea, no Gisa de. Quiero mostrar a los políticos Montfort lo mucho que ya se han
sacrificado. Y yo quiero parecer como gran parte de la chica rayo que pueda, incluso si esa persona no es
real. Puedo sacar fuerzas de ella, ya que sacar fuerzas de Mareena también. Pueden ser versiones falsas
de mí mismo, sino que también son piezas de una persona real, sin embargo pequeña.

El amanecer es extraña en las montañas. Se extiende detrás de mí, enviando rayos de luz
irregulares y más de los picos. Lenta pero constantemente, la oscuridad sangra desde el valle, huyendo
con la niebla de la mañana a lo largo de las laderas de la ciudad. Ascendente parece despertar con la
luz, y el zumbido de la actividad vibra hasta el palacio.

Reina Anabel no es uno a llegar tarde, especialmente para algo tan importante como esto. Ella desciende
desde la entrada del palacio, su nieto y sus guardias a la mano. Julian cuelga un poco hacia atrás, los brazos
cruzados en sus largos, batas de oro. Se encuentra con mi mirada y asiente con la cabeza en señal de saludo.
Regrese el gesto. Yo no podría estar de acuerdo con su elección de hacer una copia de su sobrino, pero entiendo
la elección. Entiendo que el apoyo a la familia sobre todo lo demás.

En sus colores Lerolan, rojo y naranja llameantes, Anabel parece más a un centinela
protegiendo su rey de su abuela. Ella es tan mortal. No lleva un vestido, pero un abrigo de brocado
con una túnica a juego y mallas negras por debajo, sus dobladillos establece con el bronce
brillando como piezas de armadura.
Anabel Lerolan está listo para el tipo de batalla no librada en el campo. Su sonrisa a mí, al otro lado
de la terraza, no cumple con sus ojos.
“Su Majestad”, le digo, su saludo con una inclinación de cabeza. “Tiberias,” agrego, mis ojos
agitando a él.
Él sonríe a sí mismo, oscuramente divertido por mi negativa a llamar a cualquier otra cosa. No es su
apodo. Ni siquiera su título.
“Buenos días”, responde. Se ve guapo como siempre. Tal vez más. La batalla Raider
cuelga de él, y casi puedo oler la ceniza pasó la noche lavado de distancia. Tal vez no pensar
en él de baño, Yo Ajustar a mí mismo.
El amanecer se adapte al príncipe de fuego, en su capa escarlata y la ropa interior de seda cuervo. Él
tiene su corona en la ordenada pelo, negro. Magnetrón-hecho, apuesto. Otra de las creaciones de
Evangeline. Le queda demasiado. No hay joyas, sin complejidades. Sólo una simple banda de hierro en
bruto esculpido como una trenza de llama. Trazo con mis ojos, centrándose en una cosa tan pequeña que él
ama tanto.
Aunque todavía hay una tensión silbante entre nosotros, no me siento la misma ira o la rabia que hice
ayer. Nuestras palabras en la montaña, pocos como eran, tenían algún efecto calmante. Me hubiera
gustado tener más tiempo para llegar a algún tipo de entendimiento.

Pero lo que el entendimiento puede haber?


Mucho que lo intentaba, no puedo acabar con la esperanza sigue ardiendo en mi corazón. Todavía
quiero que me elija. Y todavía lo perdonaría si admitía su error. Esa esperanza se niega a morir, estúpida,
ya que podría ser.
aparición de Farley me choca más que nada. No porque su pierna está curada, como nuevo. Que
yo esperaba. Ella sigue la inmaculada Premier Davidson a cabo, y al principio no me reconoció. Se ha
ido el uniforme maltratada, su mono rojo oscuro manchadas por el uso y usados ​por batalla. Se trata de
un uniforme de gala en cambio, más parecido a algo que he visto Tiberíades o Maven desgaste. Nunca
Farley.

Parpadeo hacia ella, mirándola ajustar las mangas de la capa carmesí cómodo, íntimamente
adaptados a su forma. insignias de Su generales se sujetan en el cuello, tres cuadrados de hierro
establecidos en el tejido. Hay otros en su pecho, medallas y honores, tanto de metal y la cinta. Dudo que
son reales, pero ellos la hacen lucir impresionante. Claramente Davidson y Carmadon la ayudó a vestirse
para la reunión, trabajando para legitimar la Guardia Escarlata través de ella. A esto se añade la cicatriz
en la comisura de la boca y el disco de acero de sus ojos azules, y me pregunto cómo los políticos
pueden negar lo que ella pide.

“General Farley,” digo, ofreciéndole una sonrisa torcida. “Equipo agradable.” “Cuidado, Barrow, antes de ser
obligado a uno de ellos también”, se queja, la lucha contra las mangas de nuevo. “Apenas puedo mover en esta
cosa.” La chaqueta es más firmemente a través de sus hombros, perfectamente encajadas. Pero no lo suficiente para
permitir que el tipo de movimiento que está acostumbrada. El tipo de movimiento requerido en una pelea.

Echo un vistazo a las caderas, cómodamente en pantalones igualmente adaptadas dentro de sus botas. "No
¿pistola?"
Farley frunce el ceño. “No me lo recuerdes.”
Para sorpresa de nadie, Evangeline Samos llega pasado. Ella se desliza a través de las puertas grandes de
roble, sus primos Samos flanqueándola en la adecuación de las capas de color gris y negro de corte. El vestido de
Evangeline está cegando desvanecimiento blanco al negro profundo, como la tinta en las mangas y larga cola. A
medida que crece más cerca, me di cuenta de que la seda de su vestido no se tiñe, pero modelada con las virutas
de metal brillante resplandeciente en un cambio perfecto desde el blanco nacarado a gris acero al hierro negro. Ella
se acerca con un propósito, dejando que el vestido se extendió detrás de ella, silbando sobre las piedras verdes y
blancas.

“Si tan sólo pudiéramos replicar esa entrada en la galería de las personas,” Davidson murmura a
Farley y yo. Él mira enfoque Evangeline. Ella cuadrados de sus hombros, dejando que la baqueta de la
determinación de marcar sus pasos.
El primer ministro mantiene a sí mismo a su sencilla pero espléndida personaje, vestido con un traje de color verde
oscuro con botones de esmalte blanco. Su pelo gris destellos, peinado hacia atrás contra su cabeza.

“¿Vamos?”, Dice, señalando a los arcos que conducen lejos del palacio. En nuestros diferentes
colores y diferentes grados de preparación, lo seguimos por las escaleras sinuosas en la ciudad.

Me gustaría que el paseo fuera más largo, pero Galería Popular, el edificio donde todo el gobierno
Montfort reúne para asuntos como este, no está lejos. Sólo unos pocos cientos de yardas por la pendiente,
establecen en más terrazas cortadas por debajo de la casa del primer ministro. Una vez más, no hay paredes
para defender un lugar tan importante. Solamente los arcos de piedra blanca y terrazas panorámicas rodean
el edificio en forma de cúpula con vistas Ascendente y el valle. El sol sigue aumentando, reluciente de
descuento en la cúpula de vidrio verde cientos de pies de ancho. El vidrio es demasiado imperfecto a ser de
plata hecha, pero es más hermoso para las espirales y curvas de la imperfección, que capturan la luz en
formas más interesantes que los paneles planos, meticulosos de vidrio puro. álamos de plata de corteza con
hojas de oro brotan a intervalos regulares, que recubre la estructura como columnas que viven. Aquellos son

el trabajo de platea. Greenwardens, sin duda.


Soldados flanquean cada árbol, todavía en sus verdes oscuros. Orgulloso, inflexible. Cruzamos la larga,
pasarela de mármol a las puertas abiertos de la Galería.
Tomo aire, preparándose a mí mismo. Esto no debería ser difícil. Montfort no es nuestro enemigo. Y
nuestro objetivo es claro. Adquirir un ejército, tanto como podamos. Derrocar a un rey loco y sus aliados,
todos ellos empeñados en mantener su poder a costa de la Red y la vida newblood. Ponerse de acuerdo
para ayudar debe ser fácil para la República Libre de Montfort. no es la igualdad de lo que representan?

O eso es lo que me han dicho.


Apretando los dientes, me Llegar y agarrar la mano de Farley. Aprieto los dedos callosos,
sólo por un segundo. Sin dudar, ella aprieta hacia atrás.
La primera sala está a cromatografía en columna, adornado con sedas verdes y blancos recogidos con
plata y lazos rojos. Los colores de Montfort y los colores de los dos tipos de sangre. La luz del sol emite
abajo de claraboyas, llenando el espacio con un brillo etéreo. Muchas cámaras se ramifican, visible a través
de arcos entre las columnas o encerrados detrás de las puertas de roble pulido. Y por supuesto que hay
gente en la sala, agrupados, sus ojos sobre todos nosotros a medida que pasamos. Los hombres y las
mujeres, rojo y plata, su piel una amplia gama de tonalidades que van desde la porcelana hasta la
medianoche. Trato de sentir blindado en mi piel, protegido de la mirada.

Delante de mí, Tiberias mantiene la cabeza en alto, su abuela en su brazo derecho, mientras
Evangeline toma izquierda. Ella tiene cuidado de mantener el paso con su larga zancada. Sin hija de
Samos Casa camina detrás. tren de su vestido obliga Farley y yo para mantener nuestra distancia. No es
que me importe.
Julián camina detrás de los dos. Puedo oír murmurar para sí mismo mientras mira hacia atrás y hacia
adelante. Me sorprende que no toma notas.
Galería Popular es bien llamado. A medida que nos acercamos a la entrada de la cámara,
escucho el murmullo de cientos de voces. Se eleva rápidamente hasta que ahoga a todo, pero el
estruendo de mi propio pulso en los oídos.
puertas masivas de esmalte blanco y verde se deslizan abierto sobre bisagras engrasadas, como si
inclinarse ante la voluntad de Premier Davidson. Él entra al ruido en cascada de aplausos. Se propaga a
medida que seguimos en el anfiteatro que es la Galería.
Cientos llenan las muchas plazas que rodean la habitación, la mayoría de ellos con trajes como el de
Davidson, en distintos tonos de verde y blanco. Algunos son militares, claramente marcada por vestir uniformes
e insignias. Todos de pie cuando entramos, sus manos aplaudiendo juntos para celebrar. . . ¿nos? O el primer
ministro?
No lo sé.
Algunos no aplaudir, pero siguen en pie. Fuera de ya sea el respeto o la tradición. Los pasos
por el tazón del anfiteatro son poco profundas. Podría correr con los ojos cerrados. Aún así, sigo
mi enfoque en los pies y en los pliegues de mi vestido brillante.

Davidson alcanza el suelo de la cámara, para hacer su propio asiento en el centro, flanqueado por los
políticos aún en pie. Hay sillas vacías para nosotros también, cada uno marcado por un paño de tela de
colores. Naranja para Anabel, la plata para Evangeline, púrpura para mí, escarlata para Farley, y así
sucesivamente. Mientras Davidson saluda a los hombres y las mujeres en el suelo, dando la mano con
una sonrisa abierta, carismático, tomamos a nuestras sillas.

No importa cuántas veces la gente me pusieron en un desfile, nunca me acostumbre a ella. No así para

Evangeline. Se sienta a mi lado, la organización de los pliegues que caen de su vestido con un movimiento de

sus manos. Ella levanta una ceja, imperiosa, una pintura viviente. Ella nació para momentos como este, y si

ella tiene miedo de ellos, nunca se demostró.

“Matar a esa chica miedo, relámpago,” murmura para mí, clavándome una mirada eléctrica. “No
es como usted no ha hecho esto antes.”
“Es cierto,” susurro hacia atrás, recordando Maven y su trono, y todas las cosas viles dije a su
lado. Esto será fácil en comparación. Esto no me va a destrozar.

Davidson no se sienta, mirando como los demás en la sala tomen sus asientos al unísono
atronadores.
Junta las manos delante de él, inclinando la cabeza. Un mechón de pelo gris cae sobre los ojos.
“Antes de comenzar, me gustaría observar un minuto de silencio por los que cayeron anoche,
defendiendo a nuestro pueblo de ataque corsario. Ellos serán recordados “.

Por toda la habitación, sus políticos y funcionarios asienten con aprobación antes de bajar sus
propias cabezas. Algunos cierran los ojos. No estoy seguro de que es apropiado, por lo que imitan la
Premier, tejer los dedos juntos y sumergir la barbilla.

Después de lo que se siente como una eternidad, Davidson levanta la cabeza de nuevo. “Mis
compatriotas”, dice, su voz lleva a través del anfiteatro con facilidad. Algo sobre la habitación,
sospecho, construido para maximizar la acústica. "Me gustaría agradecerte. Tanto por haber
accedido a esta sesión especial de la Asamblea Popular de galería y por presentarse “.

Hace una pausa, sonriendo a la ola de responder de la risa amable. La broma insípida es una
herramienta fácil. Me puede seleccionar exactamente que sus seguidores son, simplemente por lo mucho
que reír o sonreír. Unos políticos siguen siendo estoico. Para mi sorpresa, los dos son rojo y plata, a juzgar
por los matices de su piel.
Davidson empuja en, el ritmo mientras habla. “Como todos somos conscientes, nuestra nación es un
joven, construido por nuestras propias manos en las últimas dos décadas. No soy más que la tercera
Premier, y muchos de ustedes están en sus primeros términos de la oficina. Juntos representamos la
voluntad de nuestras diversas personas, y sus intereses, y por supuesto, trabajamos para proveer a su
seguridad. En los últimos meses, he hecho lo que he pensado es necesario para defender lo que es nuestro
país, y para salvaguardar lo que nuestro país se esfuerza por ser.”Su cara se vuelve severa, las líneas en la
frente profundización. “Un modelo de libertad. Una esperanza. Una luz en la oscuridad que nos rodea.
Montfort es un país, el único en este continente, donde el color de la sangre no descarta. Donde el rojo y
plata, y ardiente, el trabajo en conjunto, de la mano, para construir un futuro mejor para todas de nuestros hijos
“.

Mis nudillos se vuelven blancos en mi regazo mientras Aprieto mis manos. El país habla de
Davidson, lo que representa, podría ser realmente posible? Hace un año, Mare Barrow, hasta las
rodillas en el barro de los zancos, no habría creído. No se pudo tener. Me vi obligado tanto por lo
que me enseñaron y por el único mundo se me permitió ver. Mi vida estaba limitada a los límites de
la obra o el servicio militar obligatorio. Cada una especie diferente de la fatalidad. Ambas vidas ya
vividas por miles, millones. No tenía el sueño de que la vida podría ser diferente. Sólo sería romper
un corazón roto ya.

Es cruel para dar esperanza donde no debería estar. Mi padre me dijo eso. Y
incluso él nunca diría de nuevo. No ahora, cuando hemos visto que la esperanza es real.
Y este lugar, este paso hacia un mundo mejor, es de alguna manera real también. Lo veo ante mis ojos.
representantes de color rojo con sus rubores en flor junto a la plata. Un líder newblood caminar el suelo delante
de nosotros. Farley, su color rojo sangre como el amanecer, sentado tan cerca de un rey de plata. E incluso me.
Yo también estoy aquí. Mi voz importa. Mi esperanza asuntos.

Echo un vistazo a través de Evangeline al verdadero rey de Norta. Él me siguió hasta aquí porque todavía
me ama, una chica de rojo. Y porque realmente no tratar de ver las cosas por sí mismo.

Espero que ve lo que veo aquí. Y si lo hace tomar el trono, si no somos capaces de detenerlo, espero
que oiga lo que el primer ministro está diciendo.
Se mira las manos, los dedos se clavaron en los brazos de su asiento. Los nudillos son tan
blanca como la mía.
“Y, sin embargo no se puede decir para ser libres, no podemos afirmar que cualquier tipo de faro, si
permitimos atrocidad en nuestras fronteras”, Davidson continúa. Él acecha hacia los asientos más bajos,
mirando el uno al político en turno. “Si podemos mirar el horizonte y saber que hay Rojos viven como
esclavos, Ardents sacrificados, vidas aplastadas bajo los pies de los señores de plata.”

Los Silvers reales con nosotros no se inmutaron. Pero no hacen nada para negar lo que el primer ministro
está diciendo tampoco. Anabel, Tiberíades, y Evangeline mantienen sus ojos hacia adelante, sus expresiones
bloqueado en su lugar.
Davidson camina de un lado, completando un círculo de la planta. “Hace un año, hice la petición de la
capacidad de interferir. Para utilizar una fracción de nuestros ejércitos para ayudar a la Guardia Escarlata en
su infiltración en Norta, los lagos de, y Piamonte, todos los reinos construidas sobre la tiranía. Era un riesgo.
Se expone nuestra nación, que había estado creciendo en secreto. Pero usted aceptó amablemente.”Él
campanarios de sus dedos, medio inclinándose a la Galería. “Y por lo que pido de nuevo. Para más
soldados, más dinero. Para la capacidad de derrocar regímenes asesinos, y por el derecho a mirarnos a la
cara. Así que podemos decir a nuestros hijos que no esperar y ver a los niños como ellos fueron asesinados
o condenados. Es nuestro deber dar testimonio, y para luchar ahora que podemos “.

En los asientos de la galería, uno de los políticos gradas. Un hombre de plata, con el pelo ralo rubio,
piel blanca como el hueso, y los trajes de color verde esmeralda profundo. Sus uñas son extrañamente
largo y pulido a un alto brillo. “Usted habla de derrocar a un régimen, el primer ministro”, dice. “Pero veo su
lado un joven con la sangre de plata y una corona sobre su cabeza. No veo otra coronas en esta sala. Y
usted sabe, así como yo, las coronas tuvimos que destruir para forjar nuestro país. ¿Cuánto tuvimos que
quemar a resurgir de las cenizas “.

El político toca su propia frente. Su significado es claro. Una de las coronas renunciado a su
propia era. Aprieto los dientes, luchando contra el impulso de mirar Tiberíades. Quiero gritarle, ¿Ver?
Se puede hacer.
Davidson ofrece una profunda inclinación de cabeza. “Muy cierto, Radis Representante.
La República Libre es una nación hecha de guerra, de sacrificio, y por encima de todas las cosas de
oportunidad. Antes nos alzamos, las montañas eran un mosaico de pequeños reinos y peor aún, luchando
por el dominio. No había unidad. Era fácil de gusano de nosotros mismos en las grietas y romper aparte
de lo que ya estaba rompiendo.”Hace una pausa, los ojos encendidos. “Veo una oportunidad similar
ahora, en los reinos de plata del este. Habitación para cambiar las cosas en Norta. Para rehacer las cosas
para mejor “.

Otro político se encuentra entre las filas Gallery, una mujer de rojo con la piel lisa de cobre,
cabello negro muy corto, y una bata blanca cruzada con una hoja de olivo. “¿Está de acuerdo Su
Majestad?”, Se pregunta, fijando sus ojos en Tiberíades.

Duda, sorprendido por su carácter directo. Tiberíades no es tan rápido con sus palabras como su
hermano maldito. “Norta está en un estado de guerra civil”, responde, su voz vacilante. “Más de un tercio
de la nación se ha separado, algunos prometiendo lealtad al Reino de los Rift. Donde el padre de mi
prometida es el rey.”Apretando la mandíbula, hace un gesto a Evangeline junto a él. Ella no reacciona.
“El resto se comprometió a mí. Para ponerme de nuevo en el trono de mi propio padre, y echando un
vistazo a mi hermano.”Un músculo salta en la mejilla. “¿Quién mató a su manera de ella.”

Tiberias baja los ojos lentamente. Puedo ver su pecho subiendo y bajando rápidamente por
debajo de los pliegues de su capa roja. La idea de Maven todavía nos hiere tanto, Tiberias aún más
que yo. Yo estaba allí cuando Maven y Elara lo obligaron a matar a su propio padre, el viejo rey. Veo
ese terrible momento escrita en su rostro sombrío, claro como letras en un libro.

El representante no está satisfecho. Ella ladea la cabeza, con lo que los largos dedos juntos. “Los
informes dicen que el rey Maven es amado entre las personas. Los que aún leales a él, quiero decir “,
añade. “Curioso, que la población Red de Norta se cuenta en ese sentido.”

Una baja corriente de ondas de calor a través de mi piel expuesta. No mucho, pero lo suficiente como para
comunicar el malestar de Tiberíades. Me hundo mis dedos en un puño, hablando antes de que él se ve obligado a.

“Rey Maven es en gran medida el experto en la manipulación,” Le digo a la mujer. “Fácilmente se


utiliza su propia imagen, el niño rey obligado al trono, y trucos cualquiera que verdaderamente no lo
conocen.”
E incluso a veces los que hacer. Tiberíades, la mayor parte de todos. Una vez me dijo que estaba
buscando susurros newblood, más fuerte que la reina Elara, quizá capaz de arreglar lo que se rompió
en su hermano. Un deseo imposible, un sueño terrible. He visto Maven sin sus maquinaciones. Ella está
muerta, y él sigue siendo el monstruo que lo obligó a ser.

El político se vuelve sus ojos en mí, y me siguen. “Él negoció la alianza Lakeland, poniendo fin
a una guerra de mi pueblo fueron enviados a luchar. Él levantó las restricciones a su padre hizo en
sus vidas. No es difícil entender por qué
tiene soporte. Es fácil para ganar el favor de las personas con las que alimentar.”Mientras hablo, pienso en mí
mismo, a mi familia. El zancos. Cameron y los pueblos de tugurios llenos de Rojos atrapados a sus vidas.
¿Dónde estaríamos, si alguien no se había roto a través de la pared que nos rodea? nos ha mostrado cómo
el mundo realmente debería ser? “Especialmente cuando usted controla lo que se les da, tanto en la mesa y
en la pantalla de vídeo.”

Ella me sonríe, mostrando los dientes con huecos. “Usted ha sido una espina en su costado, Mare Barrow.
Y una gran ayuda para él también. Hemos visto vídeos de su captura. Sus palabras balancearon las personas a
él también “.
El calor que siento al lado no es de Tiberias, pero desde mi propia vergüenza. Se garras sobre mi
cara, calentando mis mejillas. "Sí. Y me avergüenzo de ello “, le digo sin rodeos.

A mi izquierda, Farley aprieta un puño en el asiento de la silla. Se inclina hacia delante. “No puedes echarle la
culpa por cosas que se dicen al final del negocio de un arma de fuego.”
El rojo de la mujer aprieta. “Yo no, por supuesto. Pero su cara y su voz se han utilizado
tantas veces, la señorita Barrow. Va a ser poco útil para tratar de influir en su propia gente de
vuelta en Norta. Y, lo siento, pero lo hace difícil confiar en lo que dice ahora, y que se habla
de “.
“Entonces me habla”, Farley encaje, y su voz resonó en toda la galería. Mi ras retrocede,
ahuyentado por un fresco alivio. Yo mirada de soslayo, más agradecido por Farley que nunca. Ella
mantiene su temperamento bajo control, utilizando como combustible. “Soy un general de la
Guardia Escarlata, un alto oficial del Comando. Mi organización ha estado trabajando en las
sombras durante años, de las orillas congeladas del HUD para las tierras bajas Piedmont, y por
todas partes. Hemos hecho mucho con muy poco. Imagínese lo que podemos hacer con más “.

En el lado opuesto de la cámara, otro de los representantes Montfort pone una mano guiño
con anillos de oro. Es rojo, su sonrisa afilada y pulida. “Mucho, dice usted? Perdóname, mi
general. Pero antes de empezar a trabajar con nosotros, su Guardia Escarlata era poco más que
una red de criminales aliados. Contrabandistas. Ladrones. Asesinos, incluso “.

Farley simplemente huele. “Hicimos lo que teníamos que hacerlo. El primer ministro habla de trabajar a
través de grietas, que les hizo. Y transportamos miles fuera de peligro. Rojos que necesitaban nuestra ayuda.
Newbloods también. Su propio premier es Nortan-nacido, no es verdad?”Ella señala la barbilla en el
Davidson, que tiene su mirada. “Casi ejecutada por el delito de lo que nació como. Hemos salvado a gente
como él todos los días “.

El hombre astuto se encoge de hombros. “Nuestro punto es que no se puede hacer esto por sí solo, el
general,” dice. “Y mientras que su causa es justa, deben hacerse accordances. Usted es un grupo con ninguna
nación, no hay ciudadanos para responder a. Sus métodos son allá de los límites habituales de la guerra. Tenemos
nuestro propio pensar “.
“Respondemos a todos, señor”, Farley responde con frialdad. Vuelve la cabeza
sólo así, dejando que el lado marcado con una cicatriz de su boca atrapar la luz de la cabeza de cúpula.
“Especialmente los que piensan que nadie está escuchando. Nosotros están escuchando, y lo estamos haciendo, y
vamos a seguir luchando. Para el último estertor de nuestro último aliento, la Guardia Escarlata hará lo que pueda
para arreglar lo que está roto. Con o sin su ayuda “.

Aún así el ritmo, Davidson pasa por ella. Él le dispara una mirada que no puedo descifrar, los labios
apretados en una línea neutra, con los ojos fijos en su rostro. No puedo decir si está satisfecho o enfureció.

El representante de plata llamado Radis se encuentra de nuevo. Él no parece tener más de treinta y
cinco años, y que tenga edad suficiente para recordar lo que este país era antes de Montfort. Es nos ojos.
“Así que usted propone apoyamos otro monarca de plata y le ayudan a un trono.”

A mi derecha, Evangeline sonríe, y puedo ver que coronó su colmillos de plata en punta. Horrible, Pienso
para mí. Y un mensaje como el resto de su imagen. Ella va a morder a cabo el corazón de cualquier persona
en su camino. Incluyendo todos nosotros.
“Dos, en realidad,” dice ella, proyectando su voz a través del anfiteatro. “Mi padre, el rey
del Rift, también debe reconocerse como un gobernante legítimo.”

Un rincón de contracciones nerviosas de la boca de Tiberias, y Anabel frunce los labios. Al igual que antes en
Corvium, Evangeline hace todo lo posible para desviar cualquier avance su prometido podría hacer.

Radis se burla hacia ella, los ojos grises de parpadear. “Pero a medida que nosotros, el primer ministro
dijo,” él dice, “la República Libre fue construido a partir de estos reinos. Sabemos lo que son, lo que se
vuelven.”Su mirada garrapatas de Evangeline a Tiberíades. “No importa lo noble, cómo es verdad, cómo
honorable rey o una reina.”
máscara en blanco del premier Davidson amenaza con deslizarse, traicionando el ceño fruncido. Se
inclina un poco la cabeza, reconociendo el punto de Radis. Otros murmuran por la habitación, rumiando en
el mismo defecto en esta alianza. Por supuesto, Davidson y la Guardia tienen un juego más largo, sin la
intención de apuntalar más reyes y reinas, pero no podemos afirmar con exactitud que frente a los Silvers.

La mentira viene fácil para mí, ya que no es del todo falsa. “Dijiste algo más antes, el primer
ministro,” digo rápidamente, empujando de la silla. “Antes de la segunda batalla de Corvium,
cuando todavía estábamos en Piedmont.”

Davidson arremolina a mí, una ceja levantada.


“pulgadas de millas,” Me explico, afilando cada letra en mi lengua. Toda la fuerza de la atención de la
galería me hace temblar de desesperación. Ellos deben estar de acuerdo. Necesitamos su apoyo si
vamos a acabar con el reino de Maven y dejar de Tiberíades de recoger la corona que deja tras de sí. “El
cambio puede ser rápido, o puede ser lento. Pero el movimiento debe ser siempre hacia adelante. Sé
que algunos de ustedes ven en el King Tiberíades, en el Queen Anabel y la princesa Evangeline, y la
maravilla, en qué se diferencian? ¿Cómo se está extendiendo
su propia sangre para darles un trono mejor que mantenerse con vida y dejar que Maven mantener su?”

Radis mira hacia abajo su larga nariz en mí. “Debido a que usted reclama Maven Calore es un monstruo.
Un niño díscolo sin correa “.
Me muevo la cabeza, agitando la trenza por encima del hombro. Al igual que Farley, dejo que mis cicatrices
cuentan su propia historia. los METRO en mis cocineros clavícula debajo de un centenar de pares de ojos. “Debido
a Maven Calore es, sin lugar a dudas, sin discusión, la peor opción,” digo, dirigiendo mis palabras a todos ellos.
“No sólo nunca mover su país adelante, sino que también va a arrastrar Norta hacia atrás. Él no tiene ninguna
consideración por la vida Rojo, o incluso de plata. No hay pensamientos de igualdad. Ni siquiera un atisbo de algo
más allá de su círculo roto de la venganza y el deseo de ser amado. Y a diferencia de Tiberíades, a diferencia de
rey Volo en el Rift, a diferencia quizás cualquier monarca de plata respirar hoy, él está dispuesto a hacer cualquier
cosa para mantener su corona “.

Poco a poco, se sienta Radis. Hace un gesto con una mano blanca, que me pide que continúe. No es que necesite
su permiso. Aún así, el orgullo sobretensiones en mí.
“Sí”, les digo. “En la mayoría de las circunstancias, sería mejor que se queden aquí, protegido
por sus montañas, con aislamiento contra el mundo. Si se puede encontrar en sus estómagos para
ignorar las atrocidades de Norta y sus aliados.”Algunos de ellos se retuercen en sus sillas. "Pero
no ahora. No con los lagos de de su lado. Usted puede tomar su tiempo para decidir si nos dan
más ayuda, pero ya que la campana ha sonado. Usted votó a ayudarnos antes. Sus soldados
estaban allí cuando fui librado de la Whitefire Palace. Su ejército ayudó Mantengamos las paredes
de Corvium. Y Maven Calore nunca olvidará lo que hiciste. Nunca olvidará cómo me robó de él “.

Eres como Thomas era, Maven me dijo una vez. Lo escucho murmurando en mi cabeza. Usted es la
única persona que me importa, la única persona que me recuerda que estoy vivo. No vacío. Y no está
solo.
Era un monstruo entonces, me mantiene atrapado en su palacio, atrapado dentro de mi propia piel. Me
pregunto qué clase de bestia que es ahora, sin nada y nadie más que las piezas astilladas en la cabeza.

Aprieto los dientes, tratando de imaginar sus próximos movimientos. No en los próximos días, pero
meses a partir de ahora. Años. “Un día, sus ejércitos estarán a su puerta. Los Nortans, los
Lakelanders.”Nadan delante de mis ojos, las casas altas en sus colores, los Lakelanders en su azul
real. “Todos ellos con toda su furia, que marcha detrás de un escudo de soldados rojos se le obligó a
matar. Es posible ganar, pero muchos de su propio va a morir con ellos. ¿Cuántos, no puedo decir.
Sólo te puedo asegurar, que será más “.

La mujer de rojo con puntas de pelo negro la mano, llamando la atención. Ella se ve más allá de
mí, a Farley todavía en su asiento. “¿Está de acuerdo, general?”, Se pregunta, y luego puntos de
Tiberíades. "Será esta Silver King sea mejor que el que está en el trono?”
Farley se burla, pero poniendo los ojos. “Señora, me importa muy poco para Tiberias Calore”, responde
ella. No puedo evitar una mueca de dolor, silbidos escapar un suspiro.
Farley.
Pero ella no está terminado. “Así que usted puede creerme cuando digo que va a ser.” El
representante balancea la cabeza, satisfecho con esa respuesta. Ella no es la única. Muchos de los
políticos de todo el ambiente, tanto rojo y plata, susurros de cambio. “Bueno, Su Majestad?”, Añade
la mujer, volviendo su atención en Tiberíades.

Se mueve en su silla. A su derecha, Anabel toca el brazo con los dedos fugaces. Tengo bastante

experiencia con las madres de plata de saber que la reina Anabel sería considerado excesivamente

maternal, demasiado suave, demasiado cariñosa con su kin.I sentarse mientras se levanta, dando un paso

hacia el suelo. Davidson se allana, finalmente tomar su propia silla para dejar Tiberias están solos. Se corta

una vista magnífica sobre el mármol y el granito blanco, y la cúpula verde que rota sobre nuestras cabezas.

El rojo de su capa parece una llama lívido, una franja de sangre fresca.

Tiberias levanta la barbilla. “He pasado casi un año en el exilio, traicionado por mi hermano. Pero
fui traicionado por mi. . .”Hace una pausa, masticando las palabras. “Mi padre también. Él me crió para
ser un rey como todo rey antes. Inflexible, inmutable. Atado al pasado. Encerrado en una guerra sin fin,
casado con la tradición.”Por primera vez, Evangeline se estremece, sus uñas como garras de curling en
los brazos de su asiento.

El verdadero rey empuja. “La verdad es Norta se dividió en dos mucho antes de que se mató a
mi padre. señores de plata, con rojos por debajo. Yo sabía que fuera mal, como todos sabemos, en
los lugares más profundos de nosotros mismos. Pero hay límites al poder de los reyes. Pensé que el
cambio de la base de un país, la reordenación de los males de nuestra sociedad, era uno de ellos.
Pensé que el saldo actual, por injusto, era mejor que el riesgo de vuelco del reino en el caos.”Su voz
vibra con determinación. “Y yo estaba equivocado. Así que muchas personas me enseñaron.

“Usted fue uno de ellos, el primer ministro”, dice, mirando hacia atrás en el Davidson. “Y también lo son
todos ustedes. Su país, por extraño que nos parece, es la prueba de que las nuevas líneas se pueden extraer. Un
tipo diferente de equilibrio se puede mantener. Como rey de Norta, tengo la intención de ver lo que no podía
hacer antes. Y para hacer todo lo posible para tender un puente entre los cañones rojo y plata. Curar las heridas.
Cambiar lo que debe ser cambiado “.

Le he oído hablar elocuentemente antes. Lo hizo en Corvium, diciendo lo mismo. Juró para
cambiar el mundo con nosotros. Para borrar la brecha entre el rojo y plata. Se agitó orgullo en mí
entonces, pero no ahora. Yo sé lo que significan sus palabras y exactamente hasta dónde se
extienden sus promesas. Especialmente con la corona en el equilibrio.

Aun así, me quedo sin aliento a mí mismo cuando se hunde, dejando caer sobre una rodilla en el centro
del suelo. Sus piscinas cape a su alrededor, vibrantes y sangrientas contra el mármol.

Los murmullos se elevan mientras inclina la cabeza.


“No pido para que cualquiera pueda luchar por mí, pero junto a mí”, dice lentamente. La
mujer de pelo negro es el primero en hablar, con la cabeza inclinada hacia un lado. “Ya
sabemos que no es el tipo que enviar otra en tu lugar, Su Majestad”, responde ella. “Eso quedó
claro anoche. Mi hija, el capitán Viya, luchó con usted en el Hawkway “.

Aún de rodillas, Tiberíades no dice nada. Sólo asiente con la cabeza, un músculo saltando la mejilla.

En el lado opuesto de la cámara, Radis gestos para Davidson, agitando una mano. Mientras lo
hace, una brisa repentina cruje a través de la Galería. Él es un Tejevientos, realizo. “Poner a votación,
el primer ministro,” dice la Plata.
En su asiento, Davidson mete la barbilla. Él mira hacia fuera, buscando los muchos políticos
reunidos. Me pregunto lo que lee en sus caras. Después de un largo momento, se exhala. “Muy bien,
Representante Radis.”
“Yo voto sí”, dice Radis rápidamente, con firmeza, y se sienta.
En el suelo, Tiberias parpadea rápidamente, tratando de ocultar su sorpresa. Siento lo mismo.

Sólo crece con cada rotundo sí, que se habla de decenas de labios. Cuento en voz baja. Treinta.
Treinta y cinco. Cuarenta.
Hay números dispersos entre los políticos, lo suficiente al principio para moderar cualquier esperanza que
pueda sentir. Pero ellos son rápidamente eclipsado, ahogados en favor de la respuesta que tanto necesitamos.

Por último, Davidson sonríe y se para de nuevo de la silla. Se cruza el suelo y toca Tiberíades
ligeramente en el hombro, haciendo un gesto para que se eleve.
“Usted tiene su ejército.”

OceanofPDF.com
DOCE
Evangeline

A pesar de que es Montfort hermosa, estoy profundamente contento de salir tan pronto después de nuestra
llegada. Lo que es más, me voy a casa. Para Ridge House, a Ptolemus, a Elane. Estoy tan feliz que apenas
notará que tengo que empacar mis cosas yo mismo.
Es la decisión inteligente. Incluso los Rojos lo saben. El Rift está más cerca de Montfort que la base de
Piedmont, por no hablar de que no está rodeado por el territorio de Bracken. Y el reino es un lugar de
fuerza, bien defendido. Maven no ordenará un asalto a nuestras tierras, y vamos a tener tiempo para reunir
nuestros recursos y nuestros ejércitos.

Aún así, mi piel espinas con molestias durante toda la tarde. Casi no puedo soportar la sonrisa de Cal a
medida que avanzamos hacia el patio del palacio de Davidson. A veces me gustaría que tenía sólo una onza de
la astucia de Maven, o incluso sentido. Entonces se podría entender lo que pasó esta mañana en la Galería de
las personas. Pero no, él es demasiado confiado, también bueno, y demasiado satisfecho con su pequeño
discurso a realizar maniobras lo bien Davidson.

El voto ya estaba decidido. Debe haber sido. Los políticos de Montfort ya sabían lo que
pediría Davidson, y que ya sabían cómo iban a responder. El ejército se decidió incluso
antes de llegar. Todo lo demás, toda la visita a la ciudad, fue una actuación, y una
seducción.

Es lo que yo haría.
Al igual que las propias palabras de Davidson para mí fueron una seducción de los suyos.
Otra cosa pequeña permitimos aquí, me dijo cuando llegué por primera vez. Él sabe de Elane,
y sabe exactamente qué decir para hacerme vacilar. Me hace preguntarme. Me hacen pensar,
ni por un instante, en tirar mi vida lejos de un lugar aquí.

El primer nivel es un buen vendedor, por decir lo menos.


Cal cruza el patio para hacer una oferta adiós a Davidson y su marido, Carmadon. En cuanto
a la pareja, siento la oleada familiar de los celos y luego náuseas. Me aparto, aunque sólo sea para
mirar en otro sitio.
Mis ojos se posan en otra exhibición pública despreciable de la emoción. Otra ronda nauseabundo de
las despedidas antes de que este grupo de monos se dirige al baile
la grieta.
No entiendo por qué Mare no podría haber dicho sus adioses en el interior, en el que el resto
de nosotros no tenía que ver como una actuación. Como si ella es original en su dolor. Como si Mare
Barrow es el único aquí que haya tenido que dejar a alguien atrás.

Ella abraza a su familia uno por uno, cada abrazo más largo que el anterior. Su madre llora; su padre llora;
sus hermanos y su grito hermana. Ella hace todo lo posible para no hacerlo, y falla. Sus estornudos semioculta eco
a través de la pasarela telescópica de montaña, y el resto de nosotros se ven obligados a actuar como si no
estamos a la espera de la familia llorando.

Es todo muy Rojo, Supongo. No tienen que preocuparse de lo que muestra la debilidad
podría hacer, ya que, en su mayor parte, ya están débiles. Alguien debería hablar con la
carretilla de eso. Ella debe saber por ahora lo importante mantener una imagen es.

El muchacho rojo alto, moreno, rubio mascota de Barrow, sigue junto, abrazando a su familia como si fueran los
suyos propios. Supongo que todavía está marcado a lo largo.
Cal termina con Davidson, tirando hacia atrás de su conversación en voz baja. El primer ministro no
va a volver con nosotros, todavía no. Ahora que su gobierno se ha comprometido a ayudarnos
totalmente, tiene mucho que organizar, y él se compromete a seguirnos vuelta a la grieta en una semana
más o menos. Pero no creo que eso es lo que están hablando. Cal es demasiado ferviente, también en el
borde, su agarre en Davidson apretada e inflexible. Sus ojos son suaves, sin embargo. Está pidiendo
algo, algo pequeño y sin importancia para nadie más que él.

Cuando el príncipe se aleja, que pasa por el Mare con pasos largos y rápidos. Sus hermanos ver que
se vaya, los ojos se arrastra en la estela del príncipe. Si fueran quemadores Calore, creo que se le
podrían prender fuego. La hermana es menos hostil, pero más decepcionado. Ella frunce el ceño a su
forma en retirada, el labio entre los dientes. Ella se parece más a Mare cuando hace eso, sobre todo
cuando su ceño se profundiza en una mueca.

Cal se detiene en mi derecho, acomodándose en una postura anchos de piernas, cruzando los brazos sobre un
uniforme negro liso.
“Se necesita una mejor máscara, Calore,” murmuro a él. Sólo frunce el ceño. “Y ella necesita para mantener
a nuestro horario.”
“Se va detrás de su familia, Evangeline,” gruñe en respuesta. “Podemos prescindir de los
minutos.”
Me dar un suspiro y examino las uñas. Sin dedo en la actualidad. No hay necesidad para ellos en el viaje
de vuelta a casa. “Tantas prestaciones en lo que concierne Barrow. Me pregunto dónde está esa línea, y lo
que sucede cuando se cruza inevitablemente “.
En lugar de volver gruñendo, como espero, se ríe bajo en su garganta. “Tratar de difundir su
miseria todo lo que quiera, Princesa. Es lo único que le queda “.
Apretando los dientes, aprieto el puño. Y me gustaría que me puse mis garras. “No pretendo
que soy el único infeliz aquí,” broche de presión.
Eso le vacas en silencio, las puntas de las orejas lavado un gris obstinado. Con un último abrazo, Mare finalmente
termina todo su sentido histérica. Se vuelve con fuerza, los hombros rectos lejos de su prole. Sus caras
variar, pero todos ellos tienen una semejanza. coloración similar, los ojos y la piel oscuros tonos dorados.
cabello castaño oscuro, pero para la hermana y los padres de agrisado. Hay una rugosidad común a ellos,
nacidos en la sangre. Como si estuvieran conformados a partir de la tierra y que tenían la forma de la
piedra.

El muchacho rojo mantiene el ritmo como Mare camina hacia nosotros, tiró a lo largo de una correa
invisible. Se ve por encima del hombro a ser grande en la familia, pero no lo hace Mare. Yo respeto que el
instinto, por lo menos. Su tenaz ya veces malos consejos hábito de apretar hacia adelante a toda costa.

Cal mira hacia arriba al pasar, pisando fuerte a su manera en el chorro. flexiona la mano, los dedos rozando
su brazo mientras ella se va. Su piel es pálida contra la manga de la chaqueta de color rojizo. Pero ella no se
detiene y no se detiene ella. Sólo queda mirando a su forma de desaparición, la garganta moviéndose con las
palabras que no puede encontrar en sí mismo que decir.

Una parte de mí quiere pincharle tras ella con un cuchillo afilado. El resto quiere cortar esa
corazón de él, ya que él insiste en ignorarlo y me sometiendo a un dolor similar.

“¿Vamos, mi futuro marido?” Gruñí, ofreciéndole el brazo. Los picos de la chaqueta metálica
queden planas, brillantes contra otros en la invitación.
me mira Cal oscuro, con los dientes apretados en una sonrisa forzada. Obediente hasta la última, se desliza
su brazo alrededor de la mía, descansando su mano a mi muñeca. Su piel arde con el calor, casi demasiado
caliente al tacto. Siento hormigueo sudor en el cuello y contra el impulso a temblar con disgusto. “Por supuesto, mi
futura esposa.”
Como solía querer esto, no sé.
Cualquier repulsión que siento se tragó rápidamente por la excitación como abordamos el avión,
nuestros pasos igualó a medida que subimos en el casco de hierro. Todo lo que se interpone entre yo y
un reencuentro con los que más me gusta es unas pocas horas de vuelo. Apreté junto Cal y Mare y
cualquier suspiros dramáticos y miradas significativas que podrían toss el uno al otro, sí, pero puedo
manejarlo. Ptolemus está esperando.

Elane está esperando.


Incluso miles de millas de distancia, siento el bálsamo fresco de su presencia, una toalla fría sobre la piel
febril. piel blanca, pelo rojo, todas las estrellas en los ojos, la luna en sus dientes.

Cuando tenía trece años, corté Elane de cintas en el anillo de formación. Para el padre, porque incluso la
posibilidad de su aprobación. Lloré durante una semana después, y pasé un mes disculpa. Se entiende, por
supuesto. Sabemos lo que nuestras familias son, lo que demandan, lo que debemos ser para ellos. Y a medida
que pasaron los años, se convirtió espera que este tipo de cosas. Ordinario. Luchamos a diario, perjudicar a los
demás, haciendo daño a nosotros mismos. En el entrenamiento, con los curanderos en la lista.
Nos insensibles a nosotros mismos a la violencia necesaria de nuestros días. Pero yo no lo haría con ella
ahora. no le haría daño para nadie en esta tierra, incluso con los mejores sanadores en el mundo que
esperan para asistir a ella. No por mi padre, ni por mi corona. Si sólo se Calore sintió tan fuertemente a
Mare. Si tan sólo la quería como amo Elane.

Tan pronto como estamos con seguridad en el vientre del chorro, las paredes curvas llenas de asientos
acolchados y las restricciones, mesas-down atornillada y ventanas acristaladas gruesa, Cal se despega de mí.
Se facilita a sí mismo al lado de su abuela, su corte de aislamiento en una de las pocas áreas presentadas.

“Nanabel,” oigo murmurar a modo de saludo, usando el nombre completamente ridícula e impropia
mascota.
Ella se ve cansada por primera vez que puedo recordar. Ella ofrece su nieto una clase, sonrisa
privada mientras se sienta.
Encuentro un asiento de mi propia, favoreciendo una ventana y una mesa en la esquina, donde puedo
dormir sin mucha perturbación. Nuestro jet es más cómodo que los transportes militares, aunque también
comandado desde el aire de la flota de Piedmont. El interior es de color blanco y alegre, acentuado con ráfagas
de color amarillo y pequeñas estrellas de color púrpura a lo largo del interior. colores y símbolos de Prince
Bracken.
Nunca he conocido al príncipe, sólo sus varios diplomáticos a través de los años, y por supuesto sus
enviados, el príncipe y el príncipe Alexandret Daraeus. Ambos están muertos ahora. Vi Alexandret mueren en
Archeon, un disparo en el cráneo durante el primer intento de asesinato de Maven. La memoria me revuelve el
estómago.
Un señor Iral se puso de pie, apuntó con un arma y disparó una bala en el rey sentado dos pies a la
izquierda. despedido y perdido, por supuesto, que nos obliga a actuar como los aliados que pretendía ser.

Debería haber muerto ese día. Me gustaría que murió ese día.
Puedo probar el hierro aroma de su sangre, mercurial sobre las piedras, que brota en un río
abierto a mis pies.
El fallido intento de asesinato. Las casas se rebela huyeron, retirándose a sus tierras y
fortalezas. Elane hay guerrero y ella ya se había ido, huyendo antes del ataque. Pero Casa
Samos tenía que mantener nuestra portada. Todavía tenía que estar en el consejo-stand de
Maven porque la comadreja me negó la cortesía de una sola silla -y verlo interrogar a su
hermana. Ver su primo Merandus derrame sus recuerdos antes de que la ejecutados por
traición.
Elane nunca habla de ella, y no voy a empujar. No me puedo imaginar lo que haría si Ptolemus
corrió la misma suerte. No, eso no es verdad. Puedo imaginar mil cosas. Un millón de diferentes formas
de violencia y dolor. Y no se podría llenar el vacío. Los lazos de sangre de plata, cuando es fuerte, son
irrompibles. Nuestra lealtad a los pocos que nos gusta corre hasta el hueso.

¿Qué hará Bracken para sus hijos, entonces?


No pregunté después de ellos, o su tratamiento en Montfort. Es más fácil no hacerlo. Una preocupación menos en
un mundo lleno de preocupaciones.
Mi búsqueda de la privacidad en silencio es interrumpido por un huracán de miembros musculosos y
recortada cabello rubio. El general de la Guardia Escarlata se sienta con un golpe colapso, estremeciéndose el
suelo bajo mis pies.
“Usted se mueve con la gracia de una de esas bisontes,” Me Sneer, con la esperanza de perseguir a salir del
asiento frente a la mía.
Ella no se inmuta o respuesta. La mujer sólo me mira con un destello de ira, sus ojos azul
galaxia. Luego se vuelve hacia la ventana, apoyando la frente contra el cristal con un resoplido
baja de aliento. Ella no está llorando. No como Barrow, que entra en el chorro con hipo y los ojos
enrojecidos.
No hay tal pantalla de dolor en general Farley. Aún así, puedo ver la agonía que salen de ella
como una marea. Su cara se queda en blanco, vacío y sin la expresión pétrea habitual y disgusto
obligatoria se lanza en platea, especialmente yo.
Yo sé que ella tiene una hija, un bebé, de polizón en algún lugar.
Aqui no. No en este oficio.
Barrow sigue el rojo de la mujer, teniendo el asiento a su lado, y gruñir a mí mismo. Viajamos aquí
con dos chorros, lo suficiente para mantener a los rojos y plateados de diferencia, así como llevar a la
generosidad de Corvium. Me encuentro deseando que todavía fuera el caso, y no todos fueron encajados
juntos para el viaje a la grieta.
“Existen aproximadamente sesenta y otros asientos en este plano,” murmuro. Mare corta su propia
mirada a mí, desgarrado entre la ira y el dolor. “De nada para mover si quieres”, responde ella. “Pero
dudo que usted tiene un sitio mejor para sentarse.” Hace un gesto con la barbilla, indicando el resto
del avión ya que se llena con varios representantes de los leales a Cal y la Guardia Escarlata.

Me hundo en el asiento de felpa, casi jadeando. No está mal. Casi no quiero pasar las horas de ponerse
una máscara de corte, que maneja una sonrisa como un escudo a la información comercial y amenazas
veladas con los otros Silvers. Tampoco tengo ningún deseo de cerrar los ojos rojos entre los que prefieren
cortar mi garganta. No, curiosamente, Mare Barrow es mi refugio más seguro aquí. Nuestro acuerdo nos
protege tanto.
Mare desplaza su atención, por lo que se mueve su cuerpo se eleva al cuadrado a lo general. No
hablan, y Diana Farley no se ve en la carretilla. Su enfoque en la ventana es perfecto, lo suficiente como
para romper el vidrio. Ella no parece darse cuenta cuando Mare toma de la mano.

A medida que el chorro de ronronea a la vida, sus motores de zumbido en un rugido, que no se mueve. Sus dientes
un nudo, los músculos de la mandíbula saltando mientras se muele juntos.
Sólo cuando nos quitamos, la escalada en las nubes, dejando atrás las montañas, hace que ella
cerró los ojos.
Me parece oír su susurro adiós.

Soy el primero y las escaleras de la nave, tragando el aroma fresco del Rift en verano. Huelo suciedad y
río y hojas y el calor húmedo, rebajada con la indirecta distante de hierro por debajo de las colinas. El
sol es fuerte, brillante en un cielo brumoso y húmedo. Hace que todo brillo en contraste extraño. Las
crestas marchan hacia el
distancia, exuberante y verde contra el negro mate, caliente de la pista pavimentada. Si tuviera que poner una
palma a la tierra, sería quemar mi piel. Olas de deformación por calor se elevan desde el suelo, tambalearse el
mundo a mi alrededor. O que simplemente podría ser yo, temblando de deseo. Trato de no correr. Trate de
mantenerse en un cierto sentido del decoro.

Mi relación con Elane Haven es un secreto a voces ahora, y una pequeña en comparación con la
miríada de alianzas y traiciones que parecen enredar nuestras vidas de muchas telas.

Un pequeño secreto, pero una vergüenza. Un obstaculo. Una dificultad.


En Norta. En el Rift, una voz dice en mi cabeza. No es así en otros lugares.
Ella no va a estar esperando aquí para que todos lo vean. No es su camino. Aún así, mis martillos latidos del
corazón, golpeando en mis puntos de pulso.
Ptolemus no es tan restringido. Se pone de pie en la pista, sudoración obstinadamente en un uniforme
de verano de lino gris y las insignias reservado. El único metal en él hace un guiño a sus muñecas. cuerda
de hierro grueso trenzado, más arma que la joyería. Una precaución, especialmente junto a la docena de
guardias en colores Samos. Unos pocos son primos, marcados por su cabello plateado y ojos negros. El
resto se comprometió a nuestra casa, a la corona de mi padre, de la misma manera guardias de Maven
eran. No me molesto observando sus colores. Ellos no importan.

“Eva”, dice, abriendo sus brazos a mí. Regrese el gesto, lo que suponen cerca de la mitad,
dejando que todos los músculos de mi cuerpo a liberar durante un largo momento de alivio.
Ptolemus es seguro y todo bajo mis dedos. Sólido. Real. Viva.

Ahora, más que nunca, no voy a dar por sentado.


“Tolly,” yo respiro en respuesta, tirando hacia atrás para mirar hacia él. El mismo alivio me siento destellos en
los ojos de tormenta. Despreciamos se separaron. Es como la separación de una espada de un escudo. “Lo siento me
fui.”
No, no lo dejó. Eso denota elección. No tenías elección en esto.
Mis dedos se aprietan sobre el brazo de mi hermano. Padre me envió a Montfort. Para enviar un
mensaje. No sólo para nuestra coalición, pero a mí. Él es mi rey y señor de mi casa. Es mi deber de
obedecerle. Para ir a donde quiera, hacer lo que dice, y casarse con él que manda. Vivir como él quiere.

Pero no veo otra manera, no hay otro camino que el que se pone. “Es triste perder el caos?”, Dice
Ptolemus, empujándome hacia atrás suavemente. “Ido un poco salvaje del padre haciendo un corte apropiada.
Plata por todo el lugar. Y él no puede decidir sobre un trono “.

“¿Qué hay de la madre?” Pregunto, tentativa.


A pesar del calor, Ptolemus mete el brazo bajo el suyo, me conduce hacia nuestro transporte. Detrás de
nosotros, otros caer en línea, pero tengo poca consideración por ellos.
“Más de lo mismo”, dice. “Insistencia de los nietos. Ella acompañantes Elane a mis habitaciones
cada noche. Creo que incluso podría hacer guardia fuera de la puerta “.
La bilis se eleva en la garganta, pero la fuerza hacia abajo.
“¿Y?” Trato de mantener mi voz desde vacilante. Su agarre se aprieta. “Hacemos lo que todos estamos de
acuerdo.” Su aliento atrapa. “Lo que se tiene que hacer, para que esto funcione.”

Calientes, rugidos envidia verde en el pecho.


Pensé que no estaría celoso. Meses atrás, cuando los tres llegaron a esta decisión. Cuando
decidimos seguir adelante con los esponsales de Elane a mi hermano. Al principio, el compromiso fue
significado simplemente para protegerla. Sacarla de la consideración de las otras casas hasta que
pudimos encontrar algo mejor. No sería bueno tener la casó con un poco de simpering Welle
greenwarden o grosero strongarm Rhambos. Tanto fuera de mi alcance y fuera de mi control. Ella es
una chica hermosa, una sombra talento. Su casa es de gran valor. Y Ptolemus es la heredera de Casa
Samos. Fue un partido igual, comprensible, previsible. Útil para la vez. Cuando los tres de nosotros
pensamos que no había otras opciones. Todavía estaba comprometida con Maven, condenado a ser su
reina. Pero Ptolemus estaba cerca como su mano derecha, cerca de la corte. Un matrimonio
mantendría Elane cerca también.

No sabíamos lo maquinaciones nuestro padre tenía reservado. Realmente no. No los detalles.

Si hubiera sabido entonces lo que sé ahora. . . qué decisiones habría sido diferente?

Ptolemus sería soltera, un príncipe elegible. Y Elane libre de seguir que, a su princesa,
donde quiera que vaya. Para casarse con cualquier cortesano que ha elegido. No encadenado
a su hermano, en otro reino, otro país, otro dormitorio, para el resto de sus vidas todos.

Padre nos podría haber dejado, pero no lo hizo. Nos dejó cometer este error. Apuesto lo disfrutaba,
sabiendo que se estaba separando a mí mismo de la persona que quería más que cualquier corona.

“Eva”? susurros Ptolemus, agacharse. Es por lo menos seis pulgadas más alto que yo. Más amplio,
también. El primogénito, cuatro años mayor que yo. El hijo de Volos Samos, el heredero del Reino de la
grieta. Quiero a mi hermano, pero su vida siempre será más fácil que la mía. Y yo estoy autorizado a él
resentirse por ello, en mi pequeña manera.

“Está bien,” fuerzo con los dientes apretados. Es una buena cosa que no estoy usando mis metales
habituales, o todos ellos podría aplastar a polvo. Por el rabillo del ojo, observo Tolly ajustando sus
pulseras a medida que se aprietan en su piel. “Elegimos este. Tenemos que vivir con ello “.

La voz lejana extraño se levanta de nuevo.


¿Vos si?
En mi mente, veo un destello de un traje blanco y una verde, dos hombres, sus manos diferentes
colores, con los dedos entrelazados. Ellos nube a través de mi visión, y se basan en Ptolemus me llevan los
últimos pasos. Casi se me tiene que levantar en
El transporte.
La visión de Davidson y Carmadon se reemplaza por otro. Mi hermano y Elane en una
habitación familiar. Mi propia sombra desgraciado de la madre en la puerta. Sólo hay una manera
de borrar la visión que amenaza con quemarse a mis ojos.

Mientras que el resto de la sala del trono de nuevo cuño, para saludar a mi padre como un rey
merece, hago lo contrario. Sé Ridge House, así como mi propia cara, y no es difícil escapar en el patio
de recepción, desaparecen en los árboles y flores reglamentadas. jardín de los criados se conecta a
las cocinas, y apenas se dio cuenta que los Rojos cuando paso. Se encogen de mi presencia, bien
acostumbrado a mis estados de ánimo. Actualmente, me siento como una nube de tormenta, oscuro y
melancólico, amenazando con estallar.

Elane espera en mi habitación. Nuestra habitación, las ventanas transparentes, cortinas abiertas. Ella sabe que
me gusta el sol, sobre todo en ella. Ella posa en uno de los asientos de la ventana, la espalda apoyada en una
almohada, una pierna colgando libre, dio a luz a su parte superior del muslo por debajo de un vestido negro puro. Ella
no se vuelve a mirarme cuando entro, lo que me permite el tiempo que desea ajustar a su presencia.

Mis ojos se trazan su pierna antes de saltar a su pelo, rojo y brillante, suelto sobre los hombros
pálidos. Se ve como fuego líquido. Su piel parece brillar, porque lo hace. Este es su habilidad, su
arte. Ella manipula la luz tan, acentuando a sí misma sin necesidad de maquillaje o galas. Pocas
veces me siento fea. Soy una chica hermosa, por el diseño y la naturaleza. Pero después de un
largo vuelo, sin mi armadura habitual de un vestido intrincado y la cara pintada, me siento disminuyo
a su lado. Indigno de. Lucho el impulso de pato en mi cuarto de baño y barrer un poco de maquillaje.

Finalmente se vuelve, y me da la vista de su cara. Una vez más me siento un poco de vergüenza en llegar
a ella tan despeinado. Pero quieren rápidamente ahuyenta cualquier otra sensación. Ella se ríe mientras pateo
la puerta cerrada y cruzo la habitación para tomar su rostro entre mis manos. Su piel es suave y fresco bajo mis
dedos, un alabastro perfecto. Sin embargo, ella no habla, dejarme mirar por encima de sus características.

“No corona”, dice ella, levantando la mano a la sien. “No hay necesidad
de ello. Todos saben que soy “.
Su toque ligeramente cepillos, barriendo el pómulo, que intenta suavizar mis cuidados.
“¿Has dormido en su viaje de vuelta?”
Me Huff, pasando mis pulgares a lo largo de la parte inferior de la mandíbula. “¿Es que su manera de decir que se
vea cansada?”
Sus dedos continúan por encima de mi cara, hasta mi cuello. “Estoy diciendo que puede dormir si lo desea.”

“He dormido lo suficiente.”


Ella sonríe, labios retorciéndose en la fracción de segundo antes de que yo la beso. Me
rompe el corazón saber que no es realmente mío.
Un puño choca con la puerta, golpeando directamente en la entrada de mi dormitorio. Ni siquiera el salón
exterior, donde los visitantes tienen la intención de esperar. Mi dormitorio, nuestro dormitorio, directamente.
Disparo desde mis almohadas, desenredar a mí mismo de las hojas con furia. Con un movimiento de la muñeca,
que dibujo un cuchillo del pecho a través de la habitación y hacer el trabajo rápido de la torsión de seda alrededor
de mis piernas.

Elane no parpadea cuando la hoja pasa a una pulgada de su piel desnuda. Ella sólo bosteza, mi gato
perezoso, y se da la vuelta a la cuna de una almohada. “Por lo tanto grosero,” murmura, que significa tanto para
mí como lo idiota decidió interrumpirnos.
“La práctica de esa falta criatura”, le contesto, cortando la última hoja. “Lo que un mensajero de mala
suerte.”
Estoy, desnuda, antes de atar un manto suave alrededor de mí mismo con la hoja todavía en la mano.

Los golpes continúa, seguido de una voz sorda. Lo reconozco, y algunos de mi deliciosa, justo
enojo se evapora. No asustar a los colores que están fuera de nadie en este momento. Molesta,
lanzo el cuchillo en la pared. Se pega, la cuchilla se hunda en la nada.

“¿Qué, Ptolemus?” Yo suspiro, tirando abierta la puerta de la habitación. Se ve de manera similar


despeinado, su pelo desordenado y sus ojos ardiendo. Sospecho que fue interrumpida como yo. Él y Wren
Skonos como sus citas de la tarde.
“Estamos necesitábamos en la sala del trono”, dice con firmeza. “En este momento”. “Es molesto Padre que no
he besado sus pies todavía? Sólo han pasado unos pocos minutos “.

“Ya han pasado dos horas,” Elane llama, sin molestarse en levantar la cabeza. “Hola, Esposo”, añade,
inclinando una delicada mano. “Sea tan amable de llamar para almorzar?”

Aprieto el manto, molesto. “Entonces, ¿qué estoy caminando en? Un amarre público? Será
finalmente hacer valer la promesa de pico de la cabeza a la puerta?”Me burlo, riendo oscuro.

“Curiosamente, esto no se trata de ti,” mi hermano responde con una voz aguda y seca. “Ha habido
un ataque.”
Rápidamente, miro por encima del hombro. Elane yace tendido, parcialmente cubierta por las láminas.
Ella no está brillando ahora, sin ninguna razón para concentrarse mientras se desplaza de nuevo a dormir. Ella
está indefensa, vulnerable. Incluso a las palabras. “Aquí afuera,” murmuro, empujando mi hermano en el salón
contiguo. Puedo protegerla de esto, al menos, si no otra cosa.

Me lo llevan a uno de los sofás, un verde fresco para que coincida con la vista montañosa en la
ventana. piedra de río áspero allana el suelo, cubierto de alfombras azules suaves. "¿Que pasó? Ataque
dónde?”Por alguna razón, la imagen Montfort, y mi corazón se hunde en el pecho.

Ptolemus no se sienta. Se pasea por el contrario, las manos en las caderas. Los tendones de los antebrazos
flexión. “Piamonte”.
No puedo dejar de burlarse. “Una de Maven tonto, ”Me gruñido. “Lo único que hace daño a los recursos del
Bracken, no la nuestra. No pensé que estaba presente estúpido -”‘Maven no golpeó Bracken,’mi hermano encaje.
“Bracken nos golpeó. La base de Piedmont. Hace dos horas, pero acabamos de recibir la llamada de auxilio “.

“¿Qué?” Parpadeo, ciertamente confusa. Alzo una mano, agarrando el cuello de la bata, tirando de
golpe. Como si la seda me puede salvar de nada.
“Le cortó la base, irrumpió con su propio ejército y una alianza de los otros príncipes de Piamonte.
Él está tomando de nuevo. Matando a cualquiera que pudieran tener en sus manos. Nortan Rojo,
Montfort Plata. Newbloods.”Ptolemus, anda a la ventana, poniendo una mano al vidrio. Se queda
mirando al este, en la bruma de una tarde caliente. “Sospechamos Maven y los lagos de ayudando
detrás de las escenas.”

Miro el suelo, los pies descalzos en la alfombra. “Pero sus hijos. Montfort tendrá que matarlos
“. Lo que en un comercio. Sus hijos para su corona. Me pregunto si mi propio padre haría la misma
elección.
Poco a poco, Ptolemus niega con la cabeza. “Hemos recibido la palabra de Montfort
también. El niños-son ido. Se reemplaza con cadáveres rojas curadas a Mira como princesa
Charlotta y Prince Michael. Alguien llegó a ellos, y los sacó.”Él gruñe bajo en su garganta.
“Idiotas Montfort no saben cómo sucedió. Cómo alguien se metió en sus preciosas montañas y
de nuevo “.
Saludo con una mano, descartando el punto. No importa en este momento. “Así Piamonte está
terminado?”
Su mandíbula tensa. “Piamonte es con Maven ahora”.
“¿Y qué podemos hacer?” Me chupan en un soplo de arrastre. Da vueltas mi cabeza. Hubo una guarnición
lateral izquierdo en Piedmont, soldados de la Guardia Escarlata y Montfort. Rojo, newblood, y de plata, la gente
que necesitamos para nuestros ejércitos. Aprieto los dientes, preguntándose cuántos podrían haber sobrevivido.

Al menos propio ejército de mi padre está aquí en el Rift, después de haber regresado destruimos
Corvium. Lo mismo puede decirse de la alianza de Anabel. Nuestra fuerza de plata se conserva, pero
la pérdida de la base-y-Piamonte tendrá consecuencias devastadoras.

Trago saliva, mi voz temblando mientras hablo de nuevo. “¿Qué podemos hacer frente a los
lagos de Norta, de Maven, y Piedmont?”
mirada de mi hermano es sombrío, y tiemblo al núcleo. “Estamos a punto
de averiguarlo.”

OceanofPDF.com
TRECE
Iris

Nunca he estado en este al sur ahora.


La base Piedmont es tan espesa con humedad Siento como si pudiera weaponize el propio aire. Mis
brazos desnudos prickle con la sensación de humedad, las gotitas minúsculas demasiado pequeñas para
verlas bailando sobre mi piel. Me estiro un poco, moviendo los dedos en círculos pequeños, provocando la
calidez empalagosa que pesa sobre el balcón de la sede de la base.

Thunderheads persiguen a través del horizonte, detrás de las sombras grises de la fuerte lluvia a lo largo de los
pantanos. horquillas relámpago una o dos veces, y el distante rumor toma cuatro o cinco segundos para llegar hasta
nosotros. La ligera brisa huele a incendios empapadas por la lluvia que pasa, y el humo se arrastra sobre cerca de la
puerta principal de la base. propios soldados de Bracken marcharon a través de puertas abiertas antes de encender
todo el interior en un bombardeo de la rápida y strongarm, revelando exactamente dónde se encuentran sus lealtades
compradas. Con Maven. Y conmigo.

El rey de Norta pone sus manos blancas como el hueso plano sobre la barandilla del balcón, inclinándose hacia
delante una o dos pulgadas por encima del borde.
No está lejos de la tierra. Sólo dos historias. Si lo empujé sobre la barandilla, que iba a vivir, aunque
con algunos huesos rotos. Él entrecierra los ojos, ceja surcada por debajo de una sencilla corona de hierro
y rubí. Sin manto hoy. Demasiado caliente. En su lugar, tiene su uniforme negro habitual, desabrochado en
la garganta, el tejido aleteo en la brisa ligera y húmedo. Una capa de sudor brilla en su cuello. No por el
calor. Un rey de incendios sería mucho más cómodo que cualquier otra persona a estas temperaturas. El
sudor no es por el esfuerzo tampoco. Él no tomó parte en la toma de la base. Yo tampoco, a pesar de
nuestras dos naciones siempre soldados de plata para el esfuerzo de Bracken. Esperamos hasta que
estaba claro, hasta que la victoria era segura, antes de poner un pie aquí.

Creo que Maven es nervioso. Asustado. Y enfurecido.


Ella no estaba aquí.
Lo observo en silencio, esperando a que él hablara. Su garganta funciona, flotando entre los pliegues
abiertos de su cuello. Se ve extrañamente vulnerable a pesar de nuestro triunfo.

“¿Cuántas escapó?”, Se pregunta sin encontrar mi mirada. Sus ojos permanecen


fijos en la tormenta.
Muerdo detrás una oleada de irritación. No soy un teniente, ayudante de un oficial destinado a
ponerse de pie y dar cifras. Pero le digo lo que quiere, y lo hago con una sonrisa forzada.

“El cien en los pantanos”, le contesto, pasando una mano a través de las flores que florecen de cajas
a lo largo del balcón. La tierra alrededor de ellos está todavía húmeda por las lluvias que pasan y un
jardinero particularmente exuberante. Detrás de nosotros, más vides florecientes corren por las paredes
de ladrillo y columnas del edificio administrativo. Los piamontesa aman a sus flores. Explotan en varios
tonos, que prosperan en este clima. Blanco, amarillo, púrpura, rosa, y un poco de azul reconfortante. El
sol se fortalece por encima, y ​me gustaría había llevado blanco en lugar de mi vestido azul real. La ropa
es ligera, al menos, lo suficientemente delgada que puedo sentir el viento en mi piel.

Maven arranca una sola floración color índigo de las flores a su lado. “Y otra doscientos muertos.” No
es una pregunta. Él sabe el número de muertos lo suficientemente bien.

“Están siendo identificado ahora a la medida de nuestras posibilidades.” Se encoge de hombros. “Usar los
prisioneros. Tal vez unos pocos se haga el trabajo por nosotros.”‘Lo dudo,’contesto. “La Guardia Escarlata y los
Montfortans son criaturas leales. No van a hacer nada para ayudarnos “.

Con una larga y baja suspiro se endereza, empujando hacia atrás desde el balcón. Él entrecierra los ojos
como otra oportunidad de relámpagos, esta vez más cerca. El poco color que le queda desagües de su rostro
cuando el sonido de truenos más de nosotros.
¿Está pensando en la niña un rayo?
“Tengo algunos primos Merandus que podrían ser el juez de eso.” Aprieto los dientes. “Usted sabe lo que
siento por susurros,” digo, demasiado rápido y demasiado duras. Su madre era una, Me recuerdo a mí mismo,
preparándose para algún tipo de reprimenda.

Pero Maven permanece en silencio. Él pone la flor en la barandilla, pétalos, y se queja con las uñas. Son
corto, usado por los dientes y la ansiedad. Yo esperaría que un rey para mantener sus uñas y elegante manicura,
adaptado a los brazos de un trono. O tal vez maltratados por su formación o de combate, como estoy seguro de
que su hermano lo son. No es arruinada por los hábitos nerviosos más adecuados para un niño.

“Y creo que sé cómo se siente así, Maven,” me oigo decir. Atreverse a volver sobre una de
mis muchas cartas sobre la mesa.
Una vez más no responde, y sé que tengo razón. Cualquiera que sea su madre lo hizo, sin embargo, sus
susurros se arrastraron a través de su cerebro, las cicatrices y las marcas dejadas. Él no quiere arriesgar más.

Tengo la sensación de una grieta en su armadura, un agujero en la pared que mantiene al día. ¿Y si pudiera
deslizarse a través de? Si pudiera agarrar un pedazo de él la forma Mare tiene Barrow
- podría llevar las riendas de un rey?
“Podemos eliminarlos de corte, si se quiere,” murmuro lentamente. la escuela me
mis características en algo más suave, más solidaria, como lo Shift más cerca de él. ángulo que mi cuerpo para mi
clavícula sobresale, y mi vestido se desliza simplemente es así, mostrando exactamente la piel lo que necesito. “La culpa
es de mí. Mis supersticiones Lakeland. Diga que es una medida de corta duración para complacer a su nueva esposa “.

Es como un torbellino dando vueltas, tratando de mantener a sus bordes. Para mantenerse dentro de sus límites
sin ahogarse.
La comisura de la boca levanta, tirando de sus labios. Se corta un perfil afilado, todos los bordes de
la nariz recta, la frente orgullosa, y los pómulos esculpidos. “Eres diecinueve, ¿verdad, Iris?”

Parpadeo hacia él, confundido. "¿Y?"


Sonriendo, él se mueve más rápido de lo esperado, poniendo una mano a la cara. Me estremezco cuando sus
dedos se deslizan detrás de la oreja, el pulgar debajo de la barbilla. Este último cava un poco, presionando en la carne
de la garganta. Sus erupciones cutáneas, caliente pero no quema. Ya casi la misma altura, pero tiene una pulgada
más o menos por encima de mí, y me veo obligado a mirar a los ojos como un cielo tundra. Congelado, implacables,
sin fin. Para cualquier persona que mira, podemos fijarnos como recién casados ​enamorados.

“Eres muy bueno en esto ya,” él dice, su extrañamente fresco lavado aliento sobre mi cara. “Pero
yo también”
Doy un paso hacia atrás, lo que significa que tirar de su mano, pero él me libera antes de que la
fuerza ningún tipo de lucha. Él parece divertido, lo que hace que mi estómago se revolviera. Doy ninguna
indicación de mi disgusto. Sólo fría indiferencia. Alzo una ceja y alisar el cabello sobre un hombro, negro
brillante y suave al aceite. Trato de canalizar la naturaleza real de mi madre, sin miedo.

“Tócame otra vez sin mi consentimiento, y vamos a ver cuánto tiempo puede mantener la respiración.”

Lentamente, se levanta la flor de nuevo, y aprieta el puño alrededor de ella. Uno por uno, los pétalos caen, y las
películas de la muñeca, lo que provocó su brazalete. Los pétalos se queman antes de alcanzar el suelo,
desapareciendo en una explosión de la llama roja y cenizas y la amenaza abierta.

“Yo, mi reina Perdóname”, dice, sonriendo. Acostado. “El estrés de esta guerra puede ser una ruina como
de los nervios. Sólo espero que mi hermano se puede hacer entrar en razón, y los traidores con él son llevados
ante la justicia por lo que finalmente podría tener algo de paz en nuestras tierras “.

“Por supuesto.” Mis palabras son tan falso como la suya. Meto mi cabeza, haciendo caso omiso de cualquier
vergüenza que siento en la acción. “La paz es el objetivo que todos compartimos.”
Después de que mi madre se alimenta de su país y arroja su trono en el océano. Después
sangramos el rey Samos seco y matar a cada persona responsable de la muerte de mi padre.

Después tomamos su corona, Maven Calore, y usted y su hermano ahogamos ambos.

"¿Su Majestad?"
Los dos nos volvemos a encontrar uno de los centinelas de Maven, su máscara y negro
brillante, de pie en la puerta de la terraza. Se inclina baja, sus ropas un remolino de fuego bordado. No me
puedo imaginar cómo sofocante sus armaduras y túnicas que estar en este momento.

Maven gestos, las manos abiertas. Su voz es un cubo de agua helada. “¿Qué es?” “Hemos

localizado a lo que has pedido.” Sólo puedo ver los ojos del centinela bajo su máscara, y el flash con

el miedo.
“¿Seguro?” El rey recoge las uñas de nuevo, fingiendo desinterés. Esto sólo despierta la
mía.
El centinela se menea la cabeza. "Sí señor."
Con una sonrisa de corte, Maven levanta la vista de sus manos y vueltas, poniendo de espaldas a la barandilla.
“Bueno, entonces, mi agradecimiento. Me gustaría verlo."
“Sí, señor”, dice el centinela de nuevo, moviendo la cabeza una vez más.
“Iris, la atención se unan a mí?” Maven pregunta, una mano extendida. Sus dedos se ciernen mitad de una
pulgada de mi brazo, burlándose de mí.
Cada instinto guerrero que tengo me dice que rechazar. Pero entonces abiertamente admitir que soy miedo
de Maven Calore, y le daré autoridad sobre mí. Esto no lo puede permitir. Y todo lo que está buscando en la base
de Piedmont podría ser importante para los lagos de. Un arma, tal vez. Inteligencia, tal vez. “¿Por qué no?” Digo
con un encogimiento de hombros exagerados.

Ignoro su mano, siguiendo el Sentinel por el balcón. Mi vestido encaje detrás de mí, de corte bajo
para mostrar las espirales de agua tatuado en mi espalda.
La base es un buen tamaño, aunque la mitad tan grande como los principales ciudadelas donde albergar a
nuestras flotas y ejércitos de vuelta en los lagos de. Dondequiera que vamos deben ser lo suficientemente cerca para
caminar, como contingente de centinelas de Maven no trae un transporte. Me gustaría que lo haría. A pesar de los
muchos árboles que salpican las calles de la base, las zonas de sombra no son mucho más frías que las calles
iluminadas por el sol. Mientras caminamos, flanqueado por una docena de guardias de centinela, corro una mano a lo
largo de mi cuello. Se forman gotitas de agua en la estela de mis dedos, cada uno de ellos en una carrera suave por mi
espina dorsal entintado.

Maven sigue de cerca los talones a su ventaja Sentinel, los puños apretados en los bolsillos. Está
ansioso. Él quiere lo que vamos a encontrar.
Nos convierten en una calle de casas en hilera. Al principio parece extrañamente alegre. ladrillo y
negro persianas de color rojo, aceras pavimentadas, flores florecientes, y columnas de árboles podados.
Pero el vacío es inquietante, como un bloque de la ciudad eliminado de sus habitantes. Una casa de
muñecas sin muñecas. Las personas que vivían aquí fueron asesinados o capturados, o huyeron en el
apestoso, hundiéndose pantanos. Tal vez dejaron algo de valor detrás.

“Estas fueron las casas oficial,” uno de los centinelas explica. “Antes de la ocupación.”

Levanto una ceja. "¿Y después?"


“Usada por el enemigo. ratas rojas, traidores de sangre, monstruos newblood,”uno de los
Centinelas silbidos detrás de su máscara.
Maven se detiene tan rápidamente sus botas de cuero negras dejan marcas de desgaste en la acera. Se
vuelve a la guardia de silbido, las manos todavía ocultos. A pesar de la altura imponente del Sentinel, Maven no
parece en absoluto perturbado. De hecho, lleva ninguna expresión mientras mira fijamente.

“¿Qué fue eso, Sentinel Rhambos?”


Brazo fuerte. El centinela podía apartar los brazos de Maven fuera si quería. En cambio sus ojos se abren
detrás de su máscara, una aguada marrón llena de terror.
“No hay nada de importancia, Su Majestad.”
“Yo decido lo que es importante”, clips de Maven. “¿Qué has dicho?” “Respondí Su Majestad, la
reina.” Sus ojos se desplazan hacia mí. Pidiendo algún tipo de protección, pero no tengo nada que
dar. Los centinelas son Maven de mandar. “Le dije a sus Rojos vivieron aquí durante la ocupación
Montfort. Y platea. Y newbloods “.

“ratas. Traidores. monstruos, ”ofertas Maven, todavía sin ninguna inflexión o emoción.
Casi desearía que iba a explotar de rabia. Esto es mucho más aterradora. Un rey que no
se puede leer, un rey sin nada en él. “Esas fueron sus palabras exactas, ¿no?”

“Fueron, Su Majestad.”
Con una grieta de su cuello, Maven mira a otro guardia. “Sentinel Osanos, ¿puede explicar por
qué esto fue un error?”
La ninfa de ojos azules sputters a mi lado, aturdida para ser llamados. Se trata de reunir a sí misma

tan pronto como sea posible. Y contestar correctamente. "Porque . . .”Ella se desvanece, sus dedos

retorciéndose en sus ropas. “No puedo decir, señor.” “Hmm.” Su zumbido es baja, gutural, que vibra en el

aire húmedo. "¿Ninguno?"


Realmente lo desprecio.
Hago clic en mi lengua. “Debido a Sentinel Rhambos insultó Mare Barrow en su presencia.”

De repente me arrepiento deseen Maven mostraría la ira en lugar de vacío. Sus ojos van negro,
los alumnos que sopla con furia. Su boca se abre un poco, mostrando los dientes, aunque espero
colmillos. Los centinelas que nos rodea tensa, y me pregunto si iban a tratar de detenerlo si se movía
a golpearme. No creo que lo harían. Estoy a su cargo, así, pero es lo primero. Siempre vendrá por
primera vez en este matrimonio.

“Mi esposa tiene tanta imaginación”, se burla, aunque he llamó la atención sobre la verdad. Una fea.
Yo sabía que estaba obsesionado con ella, en el amor con ella de alguna manera corrupto y vil, pero su
reacción apunta a algo más profundo. Una falla interna de la toma de otra persona. Su madre le hizo
esto, por una razón que no puedo comprender. Alanceado el dolor y la agonía y tortura de amar Mare a
través de su corazón y el cerebro.

A pesar de mis mejores instintos, me siento la más pequeña punzada de lástima por Maven
Calore. Él no es de su propia creación. No completamente. Otra persona le cortó perfectamente separados y
mal lo puso de nuevo juntos.
Su enojo pasa como las nubes de tormenta, dejando la amenaza de un trueno temblando a su
paso. Los centinelas relajarse cuando lo hace. Maven rueda sus hombros y suaviza la mano por el
cabello.
“Su error, Sentinel Rhambos, radica en su desdén,” dice, su voz volviendo al tono desdeñoso, de niño
que usa para atrapar a la gente. Con pasos ligeros, que nos pone de nuevo en marcha, aunque creo que
los centinelas están manteniendo una distancia. “Estamos en guerra, sí, y estas personas son nuestros
enemigos. Pero siguen siendo personas. Muchos de ellos mis temas legítimos y sus propios compatriotas.
Cuando decimos que nuestra victoria, les daremos la bienvenida de nuevo en el Reino de Norta. Con
algunas excepciones, por supuesto “, añade con una sonrisa de complicidad.

La mentira viene tan fácilmente y tan bien tiemblo en el calor.


“Aquí, señor,” uno de los guardias finalmente dice, lo que indica una casa de la fila que se ve idéntico a los
demás a primera vista. Sin embargo, una inspección más cercana, me doy cuenta de que las flores están mejor
atendidos. Vibrantes y exuberantes pétalos y hojas verdes verdes brotaron de las cajas de la ventana.

Maven mira hacia las ventanas, como si la inspección de un cadáver. Se monta la escalera de la puerta,
que se mueve lentamente. "Y qué monstruo vivió aquí?”dice finalmente.

Al principio, los centinelas no responden. Por temor a la trampa de lo que es. Sólo Osanos es lo
suficientemente valiente para hablar. Se aclara la garganta, y luego responde.

“Mare Barrow.”
Maven asiente con la cabeza, aún por un segundo. Luego se levanta un pie, golpeando su bota al lado del pomo de
la puerta, golpeando la cerradura y la puerta abierta con un astillado de la madera. Su forma se desvanece como una
sombra atenuándose a medida que entra en la casa.
Me quedo en el pavimento por un momento. Quédate aquí. Los centinelas dude conmigo, reacios
a seguir su rey. Aunque yo personalmente el amor no es más que un asesino para saltar de un
armario y cortar la garganta de Maven, sé lo que destruiría cualquier posibilidad de ganar esta guerra
y mantenimiento de los lagos de seguridad desde el otro hermano y sus mascotas en el Rift.

“Mantenerse al día”, gruñí, ascendiendo los pasos después de que mi marido falta. Los centinelas ruido
después de mí, el tintineo de armadura bajo sus ropas de llama.
Me centro en el sonido de ellos al entrar en la casa oscura, vacía y silenciosa y sin sus ocupantes. Las
paredes son extrañamente desnudo; Bracken dijo su base, y muchos de sus propios tesoros, fueron
despojados de objetos de valor. Vendido por los recursos. Me estremezco al pensar en mi propia casa frente a
estos buitres. Nuestros santuarios y templos profanados para financiar una guerra. No mientras yo vivo y
respiro. No mientras la madre sostiene a su trono.

No me molesto entrar en el pequeño salón o la búsqueda de la cocina. Los pasos de Maven eco
en la escalera, y me siguen, tirando a lo largo de los centinelas
conmigo. Si el rey quiere estar solo, él no lo dice.
El folla abrir cada puerta en el segundo piso, a su vez, asomando la cabeza en varias habitaciones,
armarios y un cuarto de baño. Una o dos veces, gruñe en voz baja, como una presa depredador negado.

En la puerta final, en la esquina, hace una pausa, vacilando. Esta puerta abre con una sola mano, con
suavidad, como si entrar en un lugar santo. Cuelgo hacia atrás un momento, dejando que se vaya primero.

En el interior hay un dormitorio, con dos camas pequeñas que flanquean una sola ventana. Me he dado cuenta de
la rareza primero. Las cortinas estampadas se cortan, con trozos precisas quitados.

“La hermana”, murmullos Maven, pasando la mano a lo largo de un borde cortado. “La costurera.”

Mientras corre el tejido entre los dedos, las chispas escupir de su muñeca. Cogen y se extendieron, comer
a través de las cortinas con velocidad y habilidad. agujeros en llamas se extendieron como la enfermedad. El
humo acre pica mi nariz.
Se hace lo mismo con la imagen de fondo, dejando que se queme y la cáscara bajo su toque. A
continuación, la ventana, poniendo una mano en llamas al vidrio. grietas bajo el tremendo calor que lanza
fuera, rompiendo hacia fuera en la luz del sol. La habitación parece pulso y hervir, como el interior de una
olla de burbujeo. Quiero dar un paso fuera, pero yo quiero verlo. Maven. Debo saber quién es si voy a
derrotarlo.

La primera cama ignora, de alguna manera sabiendo que no era la suya. El segundo se hunde en,
como si probar la firmeza. Se suaviza la colcha bajo sus manos, entonces la almohada. Sintiendo en su
cabeza utilizada para descansar. Casi me esperaba que acostarse y respirar en cualquier aroma podría
persistir.

En cambio, su fuego consume. Plumas y tela. Marco de madera. Se salta a través de la otra cama, lo
engulle para arriba.
“Dame un minuto, por favor”, susurra, casi inaudible por encima del ruido de la llama controlada.

Hacemos lo que se nos dice, huyendo antes de que el calor brillante.


Un minuto es todo lo que necesita. Estamos apenas vuelta en la calle antes de que emerge de la
puerta, un infierno saltando a la vida detrás de él.
Me doy cuenta de que estoy sudando de miedo, ya que a pie y la casa de la fila se desmorona.

¿Qué va a quemar Maven después?

La maraña de transportes se hace eco fuera del búnker de la celebración. Los soldados deben haber regresado, y
me pregunto si se las arreglaron para localizar a cualquier persona en los pantanos. El ruido se filtra a través de las
altas ventanas cortadas en las paredes de losa de hormigón. Esta habitación está fresco, parcialmente bajo tierra,
atravesada por un largo pasillo que divide dos filas de celdas enrejadas. Por el recuento oficial, tenemos cuarenta y
siete
capturado a cabo aquí, dos o tres para una célula. All-rojo sangre, pero aún bajo custodia de plata pesada.
Algunos podrían ser newbloods, en silencio esperando la oportunidad de utilizar sus habilidades y escapar.
Los Silvers de traidores Montfort-la sangre, como el centinela llamó ellos están llevando a cabo en otros
lugares, refrenado por mudas y el más poderoso de los guardias.

Maven golpes de brazos cruzados con los nudillos cada barra a medida que pasamos. Los presos se
retraen o se mantienen firmes, miedo o desafiantes en la cara del rey de Norta. Extraño, que parece relajado
aquí, rodeado de células. Apenas parece darse cuenta de los prisioneros en absoluto.

Hago lo contrario. Yo cuento a medida que avanzamos, para ver si coinciden con el recuento oficial. Para
buscar cualquier destello de rebelión o determinación que podría provocar en algo incómodo. Me gustaría
poder separar Red de newblood. Cada célula que pase me inquieta, a sabiendas de una serpiente podría estar
esperando en cada uno.
En el otro extremo del búnker, otro contingente de Silvers real se acerca, sus colores amarillo,
blanco, púrpura, y todo hecho en la armadura de oro y las armas más adecuados para la decoración de
una sala de banquetes. Prince Bracken sonríe ampliamente, pero los niños agarrando sus manos se
encogen. Michael y Charlotta alternan entre enterrar sus caras con una túnica de color púrpura-spangled
de su padre y mirando a sus pies de oro calzados.

Mientras me siento una oleada de tristeza por los niños y lo que sufrieron a manos de los monstruos
Montfort, también estoy agradecido de ver que son lo suficientemente bien como para acompañar a su
padre. Cuando salió del reino de la montaña con ellos, que apenas podía hablar, a pesar del buen trabajo
desgraciado sanador. Por ningún sanador piel puede reparar una mente.

Si tan sólo pudiera, Creo que a mí mismo, mirando de soslayo a mi marido. “Príncipe Bracken,” dice
Maven, sumergiendo la cabeza con todo el encanto que pueda reunir. Luego se hunde más, a nivel de los
ojos con los niños que se acercan. “Y Michael, Charlotta. La pareja de hermanos más valiente que jamás he
visto “.
Michael esconde su rostro de nuevo, pero Charlotta ofrece la más pequeña de las sonrisas. El tipo
educado, clavado en ella por algún instructor de la etiqueta, sin duda.
“Muy valiente de hecho,” agrego, guiño a la par de ellos.
Bracken se detiene ante nosotros, sin dejar de sonreír, y sus guardias y retenes se deslizan a un alto con
él. Veo a otro príncipe de Piamonte, en medio de ellos, marcado por una corona de esmeraldas, pero no puedo
decir cuál.
“Sus Majestades,” Bracken ofrece, barriendo las manos a inclinarse tan bajo como le sea posible. Sus
hijos, todavía con los dedos, hacer lo mismo con la gracia practicado. Incluso tímido, tembloroso pequeño
Michael. “No hay ni palabras suficientes ni suficiente oro en el mundo para expresar mi gratitud, pero puede
estar seguro, lo tienes.” Los ojos del príncipe perdida para mí y encontrar su mirada, levantando la barbilla.
Me salvó a sus hijos con mis propias manos. Que no serán olvidados. “Del mismo modo que tiene el uso de
mi instalación militar, y cualquier recurso Piamonte puede ofrecer en esta guerra contra la naturaleza misma
de nuestro mundo.”
Con un movimiento de sus dedos, los gestos de Maven para Bracken a pie. “Tienes mi agradecimiento, así
como para una poderosa promesa tal,” Maven respuestas, todo el rendimiento y la postura. “Juntos podemos
terminar lo que comenzó mi hermano.”
parpadea algo en el ojo de Bracken. Diversión, tal vez. Es lo que ve la mentira por lo que es? Tiberias
Calore no comenzó esta guerra, no por cualquier tramo de la imaginación. Que el pecado está con los
rebeldes rojos. Me trago, garganta seca de repente. La Guardia Escarlata comenzó en Finlandia, espoleado
por las acciones necesarias mi propio padre le quitó. Aún así, si son pecadores, hemos habilitado su
existencia, lo que permite que se propague. Compartimos en el pecado y la vergüenza.

“Junto con los lagos de”, añade Bracken.


Otro destello de diversión en el príncipe, y me siento aumento de calor en mis mejillas. "Por supuesto.
Respaldamos Maven Calore a la última “. Con tan poco como podemos darnos el lujo de enviar. Menos tropas,
armamento menos, menos dinero. El resto de celosamente guardado y atesorado para cuando más lo
necesitamos.
Mi mejilla quema, la llama caliente, cuando los labios de Maven cepillar mi cara en un casto beso, sino
simbólica. “Somos un buen partido, ¿verdad?”, Dice, volviendo a Bracken.

Yo contra el impulso de hacer cumplir mi promesa y el pin de Maven para el suelo donde lo puedo
ahogar al contenido de mi corazón.
“Muy”, murmullos Bracken, sus ojos negros como dardos entre nosotros. “Por desgracia, no
parecen estar haciendo mucho progreso. He enviado por susurros y cantantes de tierras del príncipe
Denniarde.”Hace un gesto al príncipe detrás de él, resplandeciente en sus esmeraldas y seda pura,
verde. “Pero aún tengo que llegar, y me temo que no quiero correr el riesgo de dañar cualquiera de los
prisioneros antes de que puedan ser interrogados adecuadamente aún más.”

Me vuelvo a la celda más cercana, con la esperanza de ocultar mi disgusto ante la idea de susurros y cantantes
que vienen aquí. Ninguno de los dos debe ser de confianza, pero tengo mi lengua.

El hombre en la celda me devuelve la mirada, con los ojos como brasas brillantes en la penumbra de
su prisión. Su piel es tan oscura como la mía, aunque con un matiz rojizo, y su pelo negro rizado es, al
igual que su barba aceitado y peinado. El uniforme que lleva es de color verde oscuro, el color de
Montfort. Tiene rasgaduras en ella, parches en el pecho y los brazos superiores que faltan. Se cuelgan
hilo roto. A partir de las insignias eliminado, insignias y honores arrancados. Entrecierro ojos, y él hace lo
mismo.

“¿Cuál es su rango, soldado?” Me burlo, cruzando a los bares. Detrás de mí,


Bracken y Maven tranquila.
El hombre de la barba no dice nada. A medida que me acerco, me doy cuenta de que tiene una cicatriz debajo del
ojo. Demasiado uniforme para ser un accidente. Una línea bien curado y perfectamente recta.

Yo tirón mi barbilla en ella. “Alguien te dio esa marca, ¿no?” “Usted habla como si una de plata
sujetándome y cicatrización mi cara eran una
regalo “, responde lentamente. Sus palabras son curiosamente poco natural, descompuesto. Como si él tiene que pensar
a través de cada uno, ya que pesa en su lengua.
Trazo la cicatriz de nuevo, mirando por encima. Me pregunto lo que hizo o no hizo, como para
justificar tal castigo.
“Cuando vienen sus susurros,” digo, mirando por encima del hombro a Bracken. “Comience con él. Él
es de rango superior. Él sabrá más que la mayoría “.
Los labios de Maven contracción y casi sonríe.
“Por supuesto”, responde Bracken. “Vamos a empezar con esa tonta roja, ¿no es
cierto?”, Añade, cantando a sus hijos, como él los lleva lejos. Ellos asienten en tándem, que
parecía mucho más joven de diez y ocho. “Entonces verá que no son nada que temer. Ya no.
Son nada para ti. Nada. ”
Una vez más Michael esconde su cara, empujando su cabeza bajo el brazo de su padre. Charlotta
hace lo contrario, poniendo su pequeña barbilla en el aire. Ella tiene pecas, una fina capa sobre la piel
marrón. En Montfort, su cabello era simple, alisado de nuevo en un solo nudo, apretado. Aquí se viste como
la princesa que es, de seda blanca con dibujos, con amatistas studding sus muchas trenzas. La observo
mientras ella sigue a su padre, el pequeño vestido que se arrastra sobre concreto. Su traje me recuerda el
vestido de novia, y me pregunto quién será traspasado a, como lo fue cambiado, cuando llegue el
momento.

Seguimos en nuestro camino, examinando las células, y vuelvo a mi conteo. Maven mueve los brazos
hacia atrás y adelante, casi alegre. Por lo que la victoria ha tenido un efecto después de todo.

“No sabía que eras capaz de felicidad,” murmuro, y se ríe de plano. Se corta como el
cristal.
Él me sonríe poco amable, con un brillo salvaje, maníaco en sus ojos. “Su impresión de la Mare de Barrow
es muy bueno.”
Me burlo espalda, bailando en el filo de la navaja. “Bueno, usted quiere que sea su reina, por lo que también
podría desempeñar el papel.”
Otra carcajada. Parpadea en mí, como si la inspección de una pintura. “¿Es esto celos, Iris?” Aprieto
bajo su escrutinio, mis músculos se tensan como alambre enrollado. “No, no, no lo es”, suspira, sin dejar de
sonreír. “Como he dicho antes, somos un buen partido”.

Apenas.
“¿Alguien dijo mi nombre?”
Maven detiene a mi lado, frunciendo el ceño en confusión abierta. Él inclina su cabeza hacia un lado
y mira por encima del hombro, parpadeando en la celda detrás de nosotros.

La voz pertenece al hombre de la barba. Se apoya en sus bares, colgando las manos en el pasillo
central. Se asoma a nosotros, una ceja levantada como una especie de desafío.

“Ya me ha oído, Maven”, dice, y su voz es diferente al anterior. Aún así su propia, pero más
fuerte, más rápido, más fuerte. Un borde afilado en la piedra.
Miramos hacia atrás en él, perplejo. Al menos, yo soy. Maven parece dividido
entre la furia asesina y. . . ¿esperanza? El hombre sonríe.

“¿Me has echado de menos?”, Dice. "Creo que tienes."


He oído hueso sobre hueso. Rechinar los dientes. Maven aprieta la mandíbula y las fuerzas de una sola palabra.

"Yegua."

OceanofPDF.com
CATORCE
Yegua

“Él sabe que eres tú.”


Todos parecen inhalar al mismo tiempo, y mi respiración se siente desigual. De repente, la pequeña
habitación escondido en el palacio Samos es demasiado apretado. Por instinto, mis ojos se ajustan a
Farley. Ella me devuelve la mirada. Su garganta se trabaja, tragando saliva, y trazar la acción. Ella aceros
ante mis ojos, endurecimiento con determinación.

Me muerdo el labio y desearía poder hacer esto solo. Pero no va a ninguna parte, de pie sobre
Ibarem. Lo suficientemente cerca para detener esto si las cosas se ponen fuera de mi control. Los ojos
de Ibarem queman en la mía, bajarse e intenso como su mente cierra la brecha entre Ridge House y
Piemonte. Ya vomitó a mayor cantidad de información que pudiera sobre la prisión en la base de
Piedmont, el búnker semienterrado con ventanas orientadas al Este. Que los presos su hermano puede
ver, exactamente quién es capturado con, que vio morir, que vio escapar. Para mi alivio, Ella y Rafe
estaban entre los sobrevivientes que llegaron a los pantanos. Que la inteligencia sola era vital, pero
esto: Maven, justo en frente de nosotros. Tan cerca me siento como que casi podía extender la mano y
tocarlo.

Quiero ver lo que ve Ibarem. Quiero volcar hacia delante, sumergirse en las profundidades de sus ojos
rojizos, y emergen en el par coincidente mirando por una célula cientos de millas de distancia. Mira Maven en la
cara de nuevo. Lea lo que yo sé que puedo. Cada garrapata y tirón de músculo debajo de la piel. Los más
pequeños destellos a través de los ojos azules ICE-, hablando de secretos y debilidades que intenta enterrar.

La conexión de Ibarem a su hermano tendrá que hacer. Su vínculo es fuerte a pesar de la


distancia, casi inmediata. Ibarem describe todo lo que percibe a través Rash como viene.

“Maven se acerca a los bares-Está apoyado en, pulgadas de distancia. Hay sudor en su cuello. Hace
calor en Piedmont. Sólo llovió.”Ibarem aprieta delante de mí, poniendo las palmas de las manos sobre los
muslos. Él se retira, y me imagino Maven aquí mismo en la habitación con nosotros, desplazando a la cara.
rizos de labios de Ibarem disgusto. “Nos está buscando. Nuestros ojos."

Me estremezco y sentir el fantasma de aliento frío familiar en mi piel. A pesar de la luz del sol
que entraba por la ventanilla única, me siento
piscina oscuridad en esta pequeña habitación, olvidado escondido en Ridge House. Ojalá nunca había
pensado en esto, nunca había convocado Ibarem para hacer esto. Se suponía que debía ser nuestro
enlace a Tahir y Davidson, una conexión fácil de Montfort. No a su otro hermano, capturado en
Piedmont. No Maven.
Me obligo a quedarse quieto, cerrando mis músculos y mi expresión. Pero mi corazón galopa en el
pecho, subiendo a un ruido sordo, constante.
Farley trata de no caminar, y su extraña falta de actividad me hace aún más nervioso de lo que ya
estoy. Este lugar está en desacuerdo con los dos. Ridge House parece poco más que una trampa espera
de ser soltado. Cada habitación tiene de metal en alguna forma, de vigas o de columnas o incluso tejida
en el propio piso. La casa es un arma sólo unos pocos pueden manejar. Y nos rodean en todo momento.

Incluso la silla debajo de mí es frío acero. Tiemblo donde toca mi piel desnuda.

El golpe en la puerta nos hace tanto salto, sacó de nuestra piel. Me giro, los dientes apretados, para
ver el mando a su vez, la captura rápida contra un bloqueo. Farley cruza a la puerta en dos zancadas,
dispuesto a rechazar a cualquier empleado o espionaje espera nobles en el otro lado.

Para mi desgracia, se lanza la puerta de ancho y pasos hacia atrás, lo que permite un amplio, silueta
familiar al paso a la habitación.
pero todo lo que gruñido a ella, mis apretando los puños de rodillas.
“¿Qué haces?” Siseo, mi voz baja y firme.
Tiberias miradas entre Farley y yo, como si un peso de los dos solos. ¿Qué le asusta
más femenina. “Me invitaron”, dice con voz ronca. “Y vamos a ser muy tarde para una
reunión del consejo.”
“Entonces voy!” Me despedirlo con un movimiento, girando sobre Farley. “¿Qué estás haciendo?”, Le fuerza a
través de los dientes apretados.
Ella me interrumpe con el fuerte golpe de la puerta. “Usted sabe Maven, pero lo mismo ocurre con él”,
dice con una eficiencia fría. “Que se escuche.”
Frente a mí, Ibarem parpadea. “Señorita Barrow,” dice, pinchar para nosotros continuar.

Como si esto fuera poco estresante.


“Está bien,” murmuro entre dientes, volviéndose a enfrentar el newblood Montfort. Hago todo lo posible
para ignorar la otra Calore, ahora apoyado en la pared de poner la mayor espacio entre nosotros como le sea
posible. Su pie golpea ligeramente en el rabillo del ojo en una explosión de energía nerviosa.

“Maven está diciendo algo,” murmullos Ibarem, su voz suave y natural y vacilante. Se desplaza
rápidamente en la mejor impresión que puede hacer de Maven. “¿Cómo estamos hablando en este
momento?”, Dice, las palabras de repente cruel y agudo. Le lleva incluso una risa fría. Es una buena
semejanza. “O estás tratando de juguete con un rey, Red? No es una buena decisión, me temo “.

Ibarem desplaza de nuevo, sus ojos como dardos, ver a través de las millas. “Tiene guardias.
Centinelas. Seis de ellos. Prince Bracken y sus hijos acaba de pasar
a través también, con cuatro guardias de su propio “.
Tiberias dice algo detrás de su mano y asiente Farley. Agregando a la cuenta de los hostiles,
probablemente. “Alianza firme con Bracken,” he oído Tiberíades Mutter. “Ellos atacan de nuevo, y
pronto.”
“La reina está con él”, continúa Ibarem. “La princesa Lakelander. Ella no está hablando,
de pie. Viendo.”Ibarem entorna los ojos. “Su cara está en blanco. Casi se parece congelado
“.
“Dile a Iris. . .”Me tropiezo, tocando los dedos juntos. Ellos deben estar convencidos. Irrevocablemente
seguro de que soy yo hablando a través del vínculo fraternal. “Dile que todos los perros muerden”.

“Todos los perros muerden, Iris,” Ibarem repite. Él inclina su cabeza mientras la punta de minas.
imitándome ahora. Una chica común con una vida poco común. La verdad perturba Maven más que
nada, y lo debe inquietar si voy a sacar nada de este intercambio.

“La reina está sonriendo. Ella asiente con la cabeza “, dice Ibarem. Se mueve en una impresión de Iris, su
voz subiendo una octava. “Todos los perros muerden, pero algunos perros esperan, Mare Barrow.”

“Y lo que es se supone que significa?” Farley se queja en su mano. Pero yo sé.

Sólo soy un perro faldero bien vestido y bien con correa, Le dije a Iris, una vez, durante mi encarcelamiento. Ella

sonrió entonces también. Incluso los perros falderos muerden, ella respondio. ¿Podrías? Por fin estoy libre de responder. Y

así es ella.
Iris Cygnet está esperando a su propia oportunidad de atacar. Me pregunto si tiene los lagos de detrás de
ella, o simplemente su propia rabia.
Echo un vistazo por encima del hombro, mirando a Farley. “Es algo que me dijo en Archeon.
Antes de regresar “.
“Definitivamente es ella, pero cómo, no puedo decir,” Ibarem continúa, la transmisión de la voz de Iris lo

mejor que pueda. “Esto debe ser cierta capacidad newblood que no conocemos todavía.” “Lo que no se sabe

podría llenar un océano”, le contesto. “Acerca de Montfort, de la Guardia Escarlata.” Se siente vergüenza, sucio,

incluso, para pinchar como este, pero lo hago con facilidad. “Acerca de su hermano. Él está de pie junto a mí, ya

sabes.”
Ibarem burlas, imitando Maven. “Se supone que eso significa algo?” Creo que puede ser un
temblor de miedo en las palabras resonaban. “Tengo poca consideración por quien decide estar
al lado. Sin embargo,”añade, y sus curvas Sneer en una sonrisa maliciosa,‘entiendo que no está
de pie junto a él mucho más’.

Fuerzo una sonrisa, usándola para enmascarar mi mueca de dolor. “Es bueno saber que usted tiene espías en
nuestra coalición,” digo confiadamente. “A pesar de que ni de lejos tanto como tenemos en la tuya.”

Una risa como clavos en las explosiones de vidrio de Ibarem. “¿Crees que me malgasto mi
espías en el seguimiento de sus emociones, Mare? No, querida, sólo sé que es mejor que los demás.”Se
ríe de nuevo, mostrando colmillos blanco. Me concentro en la cicatriz en la barbilla de Ibarem para
mantener una imagen de la cara hermosa de Maven, encantada, silbidos de la cabeza. “Sabía que no
tendría estómago cuando Cal mostró quién era realmente.”

En el borde de mi visión, Tiberíades no se mueve. Ni siquiera respirar. Él mantiene sus ojos bajos,
mirando la intención de un agujero en el suelo.
“Él se crea tanto como yo soy. Hecha por nuestro padre, moldeado y roto en ese caminar, hablar pared de
ladrillo que pensó que amabas tan bien.”Empuja Maven, hablando a través Ibarem. “Se esconde detrás de ese
escudo que él llama el deber, pero la verdad es menos noble. Cal se hace de la necesidad, igual que el resto de
nosotros. Pero quiere la corona. Él quiere el trono. Y ningún precio es demasiado alto a pagar. No a la sangre
que se derrame demasiado valioso “.

Una ola rompe a través del aire como grietas Cal un solo nudillo con el pulgar. “Siempre
volvemos a la misma conversación, Maven,” Gruño, inclinándose hacia atrás con indiferencia
exagerada. Ibarem espejos de mis movimientos. “Me pregunto, Iris, no se quejan sobre Tiberias
como mucho para ti, o soy el único que tiene que hacer frente a este disparate?”

Ibarem gira la cabeza, como si estuviera buscando a Iris. “Sus labios se torcieron. Tal vez una sonrisa”,
informa. “Maven está cambiando, poniendo un brazo a los bares. La temperatura va en aumento “.

“¿Me golpeo un nervio?”, Pregunto. “Ah, me olvidaba, usted no sabe lo que son los suyos, incluso los nervios.
Y que son los suyos “.
Con una mueca, Ibarem huele palmas de las manos abiertas en sus muslos. “Maven golpeó las barras. La
temperatura sigue aumentando. Los otros prisioneros están haciendo todo lo posible para ver.”Los parpadea
newblood, la quema de sus fosas nasales, forzando respiraciones pesadas. “Está tratando de calmarse.”

“No es prudente para antagonizar a alguien con tantos rehenes a su disposición. Podría dejar
que todo se queme si quería,”Maven silbidos con los dientes apretados. Puedo oler su sacudiendo
la ira de cientos de millas de distancia. “Sería fácil para informar que no hubo sobrevivientes de la
recuperación gloriosa de Bracken de sus tierras.”

Es verdad. No hay nada que impida Maven de asesinar a todos los prisioneros a la vista. Se alimentan de
sus caprichos solo.
Dejando una aguja intrincada para mí hilo. “O usted
podría liberarlos.”
Maven ladra una risa sorprendida. “Creo que se necesita para conseguir más horas de sueño, Mare.”

“En un comercio, por supuesto.” Miro hacia Farley, pesando su expresión. Sus cejas se contraen, tejiendo
juntos en el pensamiento.
Veo Tiberíades pálido también. La última vez que medió en un canje con Maven, que terminó en
prisión durante meses.
“Debido a que terminó tan bien para nosotros la última vez,” Maven se ríe a través de bonos de Ibarem.
“Pero si desea regresar, y pretender que estás haciendo para salvar algunos soldados sin nombre, entonces
estoy feliz de darle la bienvenida de vuelta.”
“Pensé Elara mató a su capacidad de soñar,” Me cerrarse de nuevo. “No, Maven, estoy hablando de lo
que la Guardia Escarlata dejó atrás en la base de Bracken.”
La cara de Ibarem cae, coincidiendo con el niño rey de. "¿Qué?"
Farley sonríe, en cuclillas junto a mí. Dirigiéndose Ibarem, y por lo tanto Maven. “La Guardia
Escarlata tiene un tiempo difícil confiar en platea. Especialmente los mantienen bajo control el
camino era Bracken. Era sólo cuestión de tiempo antes de que sucediera algo y decidió dejar de
recibir órdenes de las personas que tienen a sus hijos “.

“Con quién estoy hablando ahora?” Maven demandas a través de Ibarem. “Oh, estoy herida que no
me recuerda. Pero es General Farley ahora, así que tal vez suene diferente “.

“Ah, sí.” Ibarem chasquea la lengua. “¿Cómo tonto de mi parte para olvidar a la mujer que dejó un
lobo como yo en su paquete de particular estúpida oveja.”
Farley sonríe como ella sólo ha servido sobre todo una deliciosa comida. “Estos estúpidos ovejas
conectado a su base con explosivos”.
Durante un segundo, la habitación va silencio mortal. Tiberias mira hacia arriba, con el rostro torcido en estado de
alarma. “¿Tiene usted alguna idea de lo peligroso que era?”
“Un montón”, que se ajusta, sin mirar lejos de Ibarem. “No repita eso.” Él apenas asiente con la cabeza.

“Bueno, Maven?” Pregunto, pegar en una dulce sonrisa. “Es posible recuperar el que ha enviado a los
pantanos después de nuestra gente, y tratar de buscar en la base antes de que destruya. O bien, puede liberar
a los prisioneros, y nosotros nos dirá exactamente lo cerca que está de pie a una bomba “.

“Los explosivos no me asustan.”


“Ellos si se preocupaba por los soldados que han jurado su corona”, gruñe Tiberíades, rondando
cerca de mi hombro. Su antebrazo cepillos contra mí, enviando una llamarada de calor por mi espina
dorsal.
Una sombra parece dejar de lado Ibarem como él transmite las palabras y la presencia del príncipe. “bien de dar un
paso hacia adelante, hermano,” susurra Maven. “Pensé que nunca iba a encontrar la columna vertebral para hablar
conmigo.”
“Nombre del lugar y vamos a ver exactamente que tiene la columna vertebral más fuerte”, Tiberias dispara hacia
atrás, su gruñido salvaje y sin control.
En respuesta, Ibarem simplemente menea un dedo hacia atrás y adelante. “Vamos a dejar la
postura para su rendición inevitable, Cal. Cuando usted tiene que arrodillarse ante Norta, los lagos de, y
Piemonte.”Él recita cada país con una sonrisa difusión. Siento el peso de apilamiento en contra de
nosotros, el muro cada vez más alto y más alto.

Farley pone una mano en el hombro, que me sostiene de nuevo a mi silla. ordenándome que esperar.
Por último, Ibarem se mueve, cruzando los brazos y cambiando su peso. Su lenguaje
corporal es todo Maven. Dedicado a una actuación. Ahora él no está usando el falso manto de la
joven llamado al deber. Él se pone la máscara del hijo sin corazón, impenetrable de Elara
Merandus. Alguien que se preocupa sólo por el poder y nada más.

Es un acto tanto como Mareena era para mí.


“¿Cuántas bombas has dicho, general?”
Él usa su rango de quitársela de encima, pero Farley es más difícil de sacudir. “No lo hice.”

“Hmm,” murmura Maven. “Bueno, Bracken no aceptaría de buen grado cualquier daño adicional causado a su
instalación. Aunque compramos lo suficientemente buena voluntad de regresar a sus hijos, por lo que puede que no
importa “.
No sé exactamente dónde están los explosivos podrían ser, sólo que el guardia les plantó hace
algún tiempo. los enterró debajo de las carreteras, las pistas de aterrizaje, y la mayoría de los edificios
administrativos. Donde pudieran hacer el mayor daño, no sólo a los soldados enemigos, sino a la propia
base. Están sintonizados a una frecuencia específica, activado y listo para volar. Una pieza perfecta y
mortal de previsión.

“La decisión es suya, Maven,” contesto. “Los prisioneros de su base.” imita Ibarem mueca
de Maven. “Y esto newblood, por supuesto,” él dice. “Aunque me gustaría mantenerlo, si no le
importa. Esto es mucho más fácil que enviar más cartas “.

“No es parte del trato.”


Pucheros, Ibarem Huffs. “Usted hace cosas tan difícil a veces.” “Es mi
especialidad.”
A mi lado, Tiberias se burla en voz baja. Estoy seguro de que está de acuerdo.
Esperamos en silencio formación de ampollas, que cuelga en cada respiración del cuerpo de Ibarem. Se vuelve en
su asiento, mirando hacia atrás y hacia adelante. Maven pantomima mientras pasea.

Farley se cierne sobre mí, una nube de tormenta tanto como yo soy. “¿Dónde le
gustaría pusieron en libertad?”, Dice finalmente.
En silencio, Farley golpea el aire con un par de brutales golpes, triunfantes. Me recuerda a su corta
edad. Sólo veintidós años, sólo unos pocos años mayor que yo.
“Puerta del este,” responde Farley, y trato de mantener mi triunfo en jaque. “Los pantanos. Oscuridad."

Escucho la confusión de Maven. "¿Eso es?"


Tiberias es tan desconcertado. Él miradas de soslayo a Farley. “Eso no rescate”, murmura, haciendo
un gesto para Ibarem no para retransmitir sus palabras. “ General,
tenemos que conseguir dropjets en su lugar. Un camino claro. Un alto el fuego, mientras que evacuar a los
presos y los que lograron escapar “.
Se rebana una mano en el aire. “No hay necesidad, Calore. Usted olvido de la Guardia Escarlata no
es el tipo de ejército que está acostumbrado.”Proud, se planta su
manos en las caderas. “Ya hay infraestructura en el lugar, y tenemos botas sobre el terreno en que ya los
pantanos. Mover Rojos a través del territorio enemigo es una especie de lo que estamos mejor en “.

“Es bueno saber,” Tiberias muele. “Pero no me gusta quedar fuera del bucle. Trabajamos mejor con
todo el mundo, incluso en el terreno “.
“Se llama a esto incluso suelo?”, Dice Farley, señalando entre él y nosotros. Su sangre, nuestra sangre.
Su rango, nuestro rango. El cañón entre una de plata nacido para ser rey y Rojos nacidos de nada en
absoluto.
Su ojos parpadeo, el baile de ella hacia abajo a mí. Se eleva sobre mí en mi asiento, con la altura
exagerada por la distancia. Tanto espacio entre nosotros y sin embargo ninguno en absoluto. A pesar de
que le duele, Tiberias se muerde la lengua y unas plumas músculo de su mejilla mientras arranca su mirada
de la mía. Veo la lucha en él y yo esperaba que empujar. Seguir discutiendo. Para mi sorpresa, se instala
de nuevo, haciendo un gesto para nosotros continuar.

Frente a mí, Ibarem lanza un suspiro. Él toca la cicatriz en la barbilla, piel morena knobbled blanca entre
los rizos de su barba negro. A continuación, se cepilla la carne por debajo de cada uno de sus ojos. Donde
las cicatrices de sus hermanos se encuentran. “El rey se prolonga, pensando. La señorita Barrow, decirle que
no va a ser capaz de utilizar esta forma de nuevo “, dice, ahora declararse. “O este joven desgraciado
guardará mi hermano como su prisionero. Como un canal para usted y Su Majestad “.

“Por supuesto”, le contesto, meneo la cabeza. Con ganas de salvar Rash se convierta en otra mascota
newblood. “Sabremos si se mantiene la newblood, Maven. Y si lo hace, el acuerdo se rompe “.

La voz que responde es amargo, pero sin sorpresa. “Pero yo he echado de menos nuestras
conversaciones. Usted me mantienen cuerdo, Mare “, me dice, tratando de humor negro. Aterriza mal.

“Los dos sabemos que no es cierto. Y nunca se va a comunicar conmigo a través de él de nuevo
“.
Él frunce el ceño. “Entonces tendremos que encontrar nuevas maneras de hablar.”
Por encima de mí, Tiberias mueve un dedo, la señalización para la atención de Ibarem. “Si quieres
hablar, nadie le impedirá, Maven”, dice, y los relés newblood. “Las guerras se libran con la diplomacia tanto
como armamento. Nos encontraremos en terreno neutral, cara a cara “.

“Tan ansioso para negociar la rendición, Cal?” Burlas Maven, espantando la oferta. “Ahora, el
general, los explosivos?”
asiente Farley. “Se le dará su ubicación después podemos comprobar que nuestra gente es en
los pantanos y fuera de peligro.”
“Yo no se hace responsable de cualquier cosa que un cocodrilo hace.” En esto, ella se ríe de verdad. “Es una
lástima que no tienes alma, Maven Calore. Que podría haber sido alguien digno de ser salvado “.

Tiberias se desplaza, sin resolver. Si alguien lo puede arreglar, no es que valga la pena probar?
Me pidió que hace unas semanas, piel con piel. Se siente como otra vida. Eso
No es un tema que me importa para. No hay ninguna Maven fijación. Hay redención para el niño rey, para la
persona falsa que tanto amaba. No podemos salvarlo de sí mismo.
Y no creo que vuelva a tener el valor de decirle que Tiberíades. A medida que rota como la capacidad de Maven
para el amor es, Tiberias de que es mucho más fuerte. A un fallo, tal vez. Se le hace aferrarse demasiado apretado.

“En primer lugar se queman Corvium; Ahora usted amenaza la base de Piedmont?”Maven burla a través del
vínculo. “La Guardia Escarlata es mucho talento en la destrucción. Pero entonces siempre es más fácil de derribar lo
que ya está construido “.
“Sobre todo cuando lo que se construye está podrido hasta la médula”, Farley se burla hacia atrás.

"Puerta este. Los pantanos. Anochecer,”repito. “O la base quema por debajo de ti.”

Mi pie se retuerce debajo de mí. ¿Cuántos están en la base ahora? Oathed soldados a Maven y
Bracken e Iris. Platas, probablemente. Y los Rojos también. Su muro de escudos de inocentes siguiendo
órdenes.
Al principio me digo no pensar en ella. La guerra es bastante difícil sin un peso de cuántas vidas
penden de un hilo. Pero cerrar los ojos no es la respuesta. No importa lo difícil que es para ver,
tengo que mirar. Incluso si tengo que tomar la dura decisión, debo hacerlo con los ojos abiertos. No
más empujando hacia abajo el dolor o la culpa. Tengo que sentir que si quiero conseguir con él.

“Muy bien”, gruñe Maven. Una vez más me lo imagino de pie fuera de una célula. De cara blanca en la
penumbra, con los ojos bordeados con las sombras habituales de agotamiento y la duda. "Soy un hombre
de palabra."
El estribillo familiar escuece como su marca, sacando una docena de recuerdos duros de sus
cartas y su promesa.
Poco a poco, Asiento con la cabeza.
“Usted es un hombre de palabra.”

Dejamos Ibarem con instrucciones para encontrar nosotros si su hermano no se libera con el resto, antes de
precipitarse a lo largo de los pasillos de Ridge House, tratando de navegar en nuestro camino a la sala del trono
Samos. Tiberias es menos útil de lo que debería ser, su mente claramente en otro lugar. Con su hermano en
Piedmont, sospecho.
Hago todo lo posible para mantenerse al día con sus largas zancadas y Farley, pero no dejo de chocar con su
espalda mientras se frena, perdido en sus pensamientos.
“Ya es tarde,” me quejo, poniendo una mano en la parte baja de la espalda en el instinto. empujándolo
hacia adelante.
Él salta en el contacto, como si se hubiera quemado por mi toque. Su mano grande cubre la mina cuando se
recupere, tirando de mis dedos lejos. Luego les cae rápidamente cuando se detiene, volviéndose hacia mí.

Farley sigue, nos superando con un gemido exasperado. “Fight cuando tenemos el tiempo”, que ella llama,
que nos impulsa a seguir el ritmo.
Él la ignora, mirando hacia mí. “Usted se va a hablar con él
sin mi."
“¿Es necesario que su permiso hablar con Maven?”
“Es mi hermano, Mare. ¿Sabe lo que todavía significa para mí “, susurra, casi
suplicando. Trato de no suavizar en el rostro de su dolor. Casi funciona.

“Hay que olvidar lo que pensaban que era.”


Se enciende algo en él, una ira profunda. Una desesperación. “No me diga cómo se siente.
No me diga a darle la espalda a él.”Luego se endereza, tirando hacia atrás de modo que tengo que
estirar el cuello para mirarlo a los ojos. “Además, enfrentarse a él solo, los dos de usted?” Él mira
sobre su hombro a Farley. “No es prudente.”

“¿Qué es eso envié por ti”, Farley encaje con dureza. "Tenemos que irnos. Que tuvo el tiempo
suficiente, y el consejo comenzó hace veinte minutos. Si Samos y su abuela están maquinando, yo
quiero estar allí “.
“Y lo que sobre Iris?” Dice Tiberíades, recuperando. Él se prepara las manos en las caderas, ampliando su marco.
Para cortar todo tipo de escape si trato de deslizarse a su alrededor. Él conoce mis trucos demasiado bien. “Lo que era
todo lo que acerca de los perros mordiendo?”
Vacilo, con un peso de mis opciones. Siempre podía mentir. Podría ser mejor mentir. “Algo Iris dijo antes,

cuando todavía estaba en Whitefire,” admito. “Ella sabía que yo era una mascota a Maven. Un perro faldero. Y ella

me dijo que todos los perros muerden. Era su forma de comunicación que ella sabía que iba a convertir en él si

pudiera.”Las palabras atrapan, pero me obligan a cabo. Por eso, no puedo decir. “Lo mismo ocurrirá con ella.”

En vez de agradecerme, Tiberias parece oscurecerse. “Y usted piensa Maven no sería coger
eso?”
Sólo puedo encogerse de hombros. “Creo que en este momento no le importa. Él la necesita, necesita a su
alianza. Sólo hay hoy y mañana, en sus ojos “.
“Puedo entender eso”, murmura en voz baja, por lo que sólo puedo escuchar. "Estoy seguro que
sí."
Él exhala otro suspiro, pasando una mano por su pelo corto. Me gustaría que se deja crecer en
ondas oscuras de nuevo. Había un aspecto más atractivo, menos rígida. Menos como un rey.

“Qué les decimos lo que acaba de pasar?”, Pregunta, señalando con el pulgar hacia la sala.

Arrugo la frente. Yo prefiero no volver a contar la conversación a un público más amplio, especialmente
uno que incluye la cría de Samos. “Si lo hacemos, corremos el riesgo de erupción y Ibarem. Volo disfrutaría
usando esa ventaja particular si pudiera “.
"Estoy de acuerdo. Pero es una ventaja. Para ser capaz de hablar con él, mirarlo.”Baja
la voz. Medir mi reacción. Dejarme tomar la decisión.
“Déjenlo en paz. Podemos transmitir con la Guardia Escarlata en el suelo. Obtener a nuestra
gente “.
Él asiente con la cabeza a lo largo. "Por supuesto."
“Ni una palabra sobre Cameron,” agrego, haciendo una mueca cuando digo su nombre. Volvió a Piedmont
para estar con su hermano cuando fuimos a Montfort. Persiguiendo la paz en lugar de la guerra. Y la guerra la
encontró de nuevo.
Tiberias se vuelve reflexivo-simpático, incluso. No es para mostrar, pero en verdad. Trato de no mirar a su
hermoso rostro mientras se asoma por encima de mí. “Ella va a estar bien”, dice, sólo para mí. “No puedo
imaginar que alguien llevándola hacia abajo.”
Ibarem no mencionó al verla entre los prisioneros, pero que no creía que ella estaba entre los muertos
tampoco. Sólo espero que está entre los que escaparon, escondiéndose en los pantanos, poco a poco haciendo su
camino de regreso a nosotros. Además, Cameron puede matar a un hombre tan fácilmente como pueda. Más
fácilmente. Cualquier cazador de plata sería encontrar a su presa a ser peligroso, con su capacidad para sofocar el
más fuerte de sus poderes. Ella debe haber escapado. Voy a entretener a ninguna otra posibilidad. Yo simplemente
no puede.

Sobre todo, porque la necesito por lo que he planeado. “Farley podría estallar un vaso
sanguíneo si hacerla esperar más tiempo.” “Yo preferiría no ver que,” ​Tiberias se queja
después de mí.

OceanofPDF.com
QUINCE
Evangeline

Anabel puestos con tales talento, a la espera de su nieto cronológicamente deteriorada. Estoy
dividido entre pedir una lección y su ensartar a la pared con el acero de mi asiento.

Hay tal vez una docena de personas en la sala del trono, solo los necesarios para un consejo
de guerra. Rojo y plata, Guardia Escarlata y agentes de Montfort junto a las casas nobles del Rift
y rebelde Norta. No importa cuántas veces lo veo, me cuesta acostumbrarse a la vista.

Así tampoco mis padres. Hoy en día, la madre se enrosca en su trono de esmeraldas como una de sus
serpientes. Ella se hunde en negro de seda y piedras preciosas en bruto, que buscan incompleta sin algún animal
depredador que amenaza a su rodilla. La pantera debe estar indispuesto hoy. Ella se burla mientras que Anabel
hace girar sus ruedas.
Padre, por el contrario, se encuentra en gran atención, su concentración aguda bloqueado por completo de
Anabel, incluso mientras se da un paso atrás. Tratando de hacer retorcerse. El jefe de la Casa Lerolan no lo
hace, a su crédito. Soy un magnetrón. Sé que el acero cuando lo vea. Y tiene el acero en sus huesos.

“Tiberias la Séptima necesita un capital. Un lugar para plantar su bandera.”Hace una pausa, el
ritmo de efecto mientras se examina la sala del trono. Quiero gritar,
Seguir adelante con ella, vieja!
Lo que realmente debe hacer es ir a buscar Cal, donde quiera que sea, y lo arrastra de nuevo aquí por
las orejas. La base de Piedmont se pierde, y esto es una reunión de
su propio consejo de guerra, por no hablar de la corte de mi padre. Hacernos esperar no es simplemente grosero; es
políticamente estúpida. Y una pérdida de mi tiempo precioso.
Es probable que esté fuera de discutir con Mare de nuevo, pretendiendo no mirar a los labios
mientras lo hace. El príncipe es terriblemente predecible, y espero que el par de ellos hervirá en alguna
relación secreto no tan secreto una vez más. ¿Debo pasar a vigilar la puerta? Me burlo de mí mismo.

En un instante, me imagino la vida que quiere para todos nosotros. La vida iba a someter a todos a.
La corona en la cabeza, con el corazón en la mano. Mis hijos amenazados cada segundo por cualquier
niño que pueda tener. Mis días pasaron doblar a su voluntad, no importa qué tan suave que podría ser. No
importa cuántos días podría dejarme pasar con mi Elane, todo el tiempo que puede pasar su con la yegua.
Si sólo él la quería más. Si tan sólo pudiera hacer que él la quería más. Pero, como le dije a Mare de
vuelta en Corvium, Cal no es el tipo abdicar. Usted no estaba bien, Me recuerdo a mí mismo. Hasta que no
tiene una idea de la otra parte.
En el pensamiento, mi interior se mueven de un tirón. Con emoción, la esperanza y el agotamiento.
Ya estoy molesto por la posibilidad de que se enreden a mí mismo con Cal y Mare más de lo que ya
estoy. Incluso si es por mi propia felicidad.
Dejar de quejarse, Samos.
Cuando el general Farley y Mare finalmente entran en la habitación, con Cal en sus talones, suspiro a
mí mismo. Mare Barrow-no es lamentable aspecto, pero ella no es dama. Cal tiene como ese tipo de cosas.
Un borde más áspero. El calor, la suciedad debajo de las uñas, un carácter podrido. No veo el atractivo.
Pero debe.
“Ah”, dice Anabel, girando con gracia sobre sus talones. “Su Majestad.” Su cara se relaja en
alivio mientras hace señas Cal a unirse a ella ante los tronos Samos. El resto de la cámara mira.

“Así especie de que se unan a nosotros, Rey Tiberíades,” dice mi padre. Se pasa la mano por la barba de
plata, tirando de los hilos. “Estoy seguro de que ha tenido conocimiento de nuestra situación extrema.”

Cal barre en un arco bajo, sorprendiéndonos. Reyes y reinas de la sangre no se inclinan, ni


siquiera el uno al otro. Todavía lo hace. "Mis disculpas. Me detuvieron “, dice, ofreciendo nada más.
Y nos da ninguna oportunidad de hacer aún más como él agita Farley hacia adelante. “Creo general
Farley tiene buenas noticias, al menos.”

“Sopesarse frente a la pérdida de nuestro punto de apoyo en Piedmont?” Padre burla. “Al igual que cualquier
influencia que tenía sobre el príncipe Bracken? Debe ser muy buena noticia “.

“Considero que más de un centenar de nuestra gente guardados de Piedmont a ser buenas noticias,
señor,” dice ella, también agacharse en una rápida, arco lamentable. “La Guardia Escarlata y nuestros aliados
Montfortan sólo dejaron una guarnición esqueleto detrás en Piedmont. Había unos pocos cientos de soldados
dejaron atrás en la base cuando golpeó Bracken. En este momento, de acuerdo con nuestra inteligencia, al
menos un tercio han hecho en los pantanos. La Guardia Escarlata tiene contingentes en toda la región; somos
más que capaces de recuperar y transportar los que escaparon a la seguridad “.

“¿Cuántos muertos, calcula usted?”, Dice Anabel, ahora de pie a un lado con las manos
cruzadas.
“A cien, lo que pensamos,” que obliga a salir, como si se puede ejecutar la derecha más allá del pensamiento. Pero
parece que ponerse al día con ella mientras se repite, más lentamente, “Un centenar de muertos.”

“Hemos perdido más de Corvium,” digo, tocando los dedos en el tiempo. “Un oficio duro, para estar seguro,”
agrego, fingiendo simpatía antes de enviar el rojo de la mujer en una espiral de rabia.

“Va a ser difícil, en el futuro, sin la base,” Ptolemus ofrece,


haciendo que el punto dolorosamente obvio. A veces pienso que sólo quiere oír hablar a sí mismo, incluso en
situaciones como esta.
“Sí, eso es cierto,” Cal ofrece. “Todavía tenemos la grieta, y todo lo que conlleva, pero hemos perdido dos de
nuestras conquistas en tantas semanas. En primer lugar Corvium-”
“Hemos elegido para destruir Corvium; que no perdemos,”Mare pone en, mirándolo con veneno. Apostaría
a que se alegra de deshacerse de esa ciudad.
Cal asiente con la cabeza de mala gana. “Y ahora Piamonte”, continúa. “No presenta exactamente
la imagen de fuerza, especialmente a cualquier casas alineadas a Maven que todavía podría ser
influenciada.”
ángulos madre en su trono, sus nudillos brillando con un rescate de las gemas verdes. “¿Qué hay de
Montfort?” Ella levanta una ceja, en busca de la habitación. “Me han dicho que tuvieron éxito en la obtención
de su ejército?”
“Yo no cuento mis soldados antes de que formen arriba,” Cal dispara hacia atrás, más dura de lo que debería
ser. “Confío en Premier Davidson ofrecer lo que promete su gobierno, pero no voy a tomar decisiones basadas en
los recursos que no podemos ver todavía.”
“Lo que se necesita es una capital”, dice Anabel, rodeando la conversación de vuelta a su
canto y danza original. Ella se pasea, su regalía rojo y naranja a juego la luz exterior, ya que se
desplaza hacia la puesta del sol. “La ciudad de Delphie va a dar. La sede de Casa Lerolan apoyará
el rey legítimo “.
Cal evita su mirada. "Es verdad. Pero-”‘¿Pero?’Ella se ajusta a él, deteniéndose en seco. Él lanza sus
hombros amplia, segura de sí misma. “Es demasiado fácil.” Como un verdadero abuela, Anabel le da una
palmadita en el brazo con la manera de enseñar a alguien a un niño una lección de vida jarabe. “Nada en la
vida es realmente fácil, pero lo lleve los descansos consigue encontrar, de Tiberias.”

"Lo digo en serio dice nada “, contesta, salir con bien de sus manos. “No a la gente de Norta, no a nuestros
aliados, y ciertamente no a nuestros enemigos. Es un movimiento vacía. Una medida que se espera. Delphie
ya es mío está en todo menos en el nombre, ¿verdad? Simplemente tengo que levantar la bandera y
proclamarlo “.
“Sí”, dice con un parpadeo. “¿Por qué tirar un regalo así?” Suspira, un poco exasperada, y
comparto el sentimiento. "No soy. El regalo ya está dado. Tienes razón: Nosotros necesitamos otra
fortaleza, preferiblemente en Norta. Otra victoria para demostrar nuestra fuerza. Poner el miedo en
los lagos de Piamonte y, como ya hay miedo en Maven “.

“¿Dónde me sugieres?” Pregunto, inclinándose hacia adelante. Aunque sólo sea para moverse a lo largo de su
propuesta y poner fin a este lamentable espectáculo.
Él asiente con la cabeza hacia mí. “Puerto de la bahía.”
“Eso fue palacio favorito de su madre,” Anabel murmura a su lado, olvidándose de sí
misma. Cal no responde, como si él no la escucha. “Y se rige por las familias leales a
Maven.”
“Es estratégica”, ofrece.
Farley general entrecierra los ojos. “Es otro sitio y la otra batalla
que pueden llegar a cientos de nosotros murieron “.
“Tiene Fort Patriota,” Cal dispara hacia atrás. “Presta servicios al ejército, la flota aérea y la armada
naval.” Él garrapatas cada uno con sus dedos. Su fervor es palpable, casi contagiosa. Puedo entender por
qué se le hizo un general a una edad tan joven. Tal vez si yo fuera un simple soldado, si yo no sabía lo que
hacía, yo estaría dispuesto a seguir a un hombre como a las fauces de la muerte. “Podemos ahogar un
pedazo grande de los militares de Maven, y quizás ganar algo de él en el proceso. Por lo menos, vamos a
ser capaces de reemplazar lo que perdimos en el Piamonte. Armas, transportes, chorros. Es todo lo que hay
para tomar. Y la ciudad en sí es un punto caliente del escarlata de la Guardia “.

Padre arquea una ceja agudo. Él está casi sonriendo, un espectáculo feroz. “Una sabia decisión”,
dice. El acuerdo de rey Volo parece tener Cal por sorpresa, pero no debería. Sé que mi padre y veo el
hambre en él, el ansia de poder que siempre mantiene cerca. Apuesto a que ya sueños puerto de la
Bahía al descubierto, una bandera Samos levantado sobre la ciudad conquistada. “Maven ha tomado un
fuerte de nosotros. Tomaremos una ciudad de él “.

Cal sumerge su cabeza. "Sí exactamente." " Si se puede tomar,”Mare responde, mirando sobre
su hombro. Su pelo gris marrón y gira con su impulso, brillando con una tonalidad rojiza en la
puesta de sol.

Él inclina la cabeza, los ojos. “¿Qué estás diciendo?” “Ataque puerto de la Bahía. Tratar de
destruir la ciudad. Es un buen riesgo y hay que tratar “, dice ella. “Pero incluso si no, todavía
podemos dar un golpe real a las fuerzas de Maven.”

A pesar de mí mismo, creo que este intrigante. Aliso mis faldas, ondulado hojas de plata moteada y
seda blanco, como me inclino hacia ella. “¿Cómo, Barrow?”
Ella parece casi agradecido, y me muestra sus dientes en lo que podría ser una sonrisa renuente. “Dividir abierta
New Town, el barrio pobre aficionado a la tecnología fuera de puerto de la Bahía. Perder los rojos. Es un centro de
fabricación, y los combustibles Norta tanto como cualquier fortaleza de plata. Si llegamos a New Town, Ciudad Gris,
Feliz urbanas”
Una vez más, el padre se toma por sorpresa. “Usted quiere deshacerse de los centros de tecnología?”, Se
escupe, parpadeando como si ella le dijo que cortar su propio corazón latir.
Mare Barrow se mantiene firme bajo su mirada confundido. “Sí.” Anabel ojos Mare, en la incredulidad,
casi riendo. “¿Y qué hay después de esta guerra se hace esto, la señorita Barrow? Va a pagar para
reconstruir ellos?”
Mare casi muerde un trozo de su propia lengua para no volver repente retorta, sin control.
Ella toma una respiración, obligándose a algo dentro del reino de la calma.

“Si destruirlos significa victoria?”, Dice lentamente, haciendo caso omiso de las preguntas de Anabel.
“Ganar el país?”
Los ojos de Cal cambian constantemente y él asiente con la cabeza. Estando de acuerdo porque ella tiene razón, o
porque él sigue siendo un cachorro enfermo de amor. “Romper siquiera una tecnología
centro interrumpirá enormemente la capacidad de Maven para defenderse, y se extenderá el
descontento a través de sus partidarios. Si los Rojos nosotros vemos como liberadores, que sólo nos
puede ayudar “, dice. “Añade que para hacerse cargo de Fort-Patriot podría perder el control de todo el
norte de la bahía, todo el camino hasta la frontera Lakelander.” Pensativo, mira a su abuela, la apertura
de su postura a ella. “Cortar toda la región. Y Maven sándwich entre nuestro leal ya Delphie, del Rift, y
nuestra nueva conquista “.

Imagino Norta en mi cabeza, o Norta como estaba hace un año. Líneas tallan sobre sus tierras,
al igual que un cocinero cortando trozos de tarta. Un trozo de nosotros, dos más a Cal. ¿Y el resto? Mis
ojos se deleiten en la general, Rojo y Mare Barrow. Y pienso que el primer ministro insufrible a mil
millas de distancia.
Qué pieza van a tomar?
Yo sé lo que quieren, por lo menos.
El pastel maldita conjunto.

Ptolemus hace una demostración de darle vueltas a mi propuesta. Se pasa un dedo por el borde de su vaso
de agua, escuchando el cristal de cantar. El sonido es inquietante, un eco etérea tejido a través de nuestra
cena. El cielo detrás de él es de color rojo sangre contra su silueta. Mi hermano es fuerte mandíbula, amplio,
con la nariz larga de mi padre y pequeña boca capullo de rosa de la madre. Se parece más a ella en este
punto de vista, con las sombras que crecen por debajo de la recolección de los ojos, en los huecos de las
mejillas y la garganta. Su ropa es fresco y casual para él: limpio, ropa de cama blanca, la luz suficiente para
la temporada de verano.

Elane lo mira jugar el cristal con desagrado, un lado de su boca se curvó en los
comienzos de una mueca. La última luz brilla en su pelo, dándole un fino halo de rubí que
cualquier corona. Se drena su propio vino, manchando sus labios con bayas, uva y ciruela.

Me abstengo por el momento, dejando la copa de vino llena y sin molestias. Por lo general, una
cena tranquila, lejos de mis padres y los ojos curiosos de un tribunal montado es una excusa para beber
tanto como me gusta, pero tenemos asuntos que atender.

“Es un plan absurdo, Evangeline. No tenemos tiempo para jugar casamentera,”murmura Ptolemus, sus
dedos deslizándose a su fin en el borde del cristal. “Puerto de la Bahía podría ser el fin de todos nosotros.”

Me clica mi lengua. “No seas un cobarde, ya sabes Padre no tú o yo correría el riesgo en un sitio
nefasto.” Estamos bien cuidada para las inversiones, Tolly. Su legado depende nuestra supervivencia. “Ya
sea Cal gana puerto de la Bahía o no sirve de nada me interesan.”

"Nosotros hacer tienen tiempo, por lo menos,”Elane ofrece. Ella me mira con ojos oscuros que centellean
como estrella que cayó del cielo a través de un aciano. “No puede haber ningún movimiento sin los ejércitos
Montfort. Y todavía tenemos que equipar a nuestros propios soldados, para construir el sitio “.
Me deslizo mi mano debajo de la mesa, sintiendo la suavidad de la seda en su rodilla. "Esto es verdad.
Y no estoy sugiriendo que ignoramos la guerra, Tolly. Sólo dividir nuestra atención. Buscar en otra parte
cuando podemos. Empujar piezas en el tablero de ajedrez “.

“Empujar las piezas en la cama, que quiere decir,” Ptolemus dice con una sonrisa seca. Se mueve la mano de su
agua al vaso cerveza negra de morder licor claro y el hielo está bebiendo. “Usted cree que puedo influir Mare Barrow
sin conseguir mi garganta cortada?”, Se pregunta, girando de un lado un trago de fuego. Él hace una mueca, silbido de
aire a través de sus dientes. “Creo que es mejor que se mantenga alejado de ella.”

“Estoy de acuerdo con eso”, contesto. Barrow se comprometió a dejar que mi hermano vivo. Es una
promesa confío menos y menos cada día. “Pero se puede mantener un ojo en Cal. Yo pensaba que era
inamovible, completamente dedicado a ganar Norta, pero. . . podemos tener la oportunidad de detener eso “.

Mi hermano lanza de nuevo otro trago ampollas. “No somos exactamente amigos.”

Me encojo de hombros. “Sin embargo, lo suficientemente cerca de ella. Al menos que hace un año.”‘Y lo
que es un año ha sido’, murmura, inspeccionando su reflejo en la palma de su cuchillo de la cena. Su rostro no
ha cambiado, su belleza no ha disminuido por la guerra, pero muchas otras cosas son diferentes ahora. Un
nuevo rey, un nuevo país, nuevas coronas para los dos. Y una montaña de problemas para ir con cada uno.

El año tumultuoso ha valido la pena el costo, al menos para mí. Hace un año, yo estaba entrenando más
duro que he tenido, la preparación para la inevitable Queenstrial. Casi no podía dormir por miedo a perder,
incluso cuando la victoria estaba casi garantizado. Mi vida, entonces se decidió, y se deleitaba en saber lo que
estaba por venir. En retrospectiva, me siento estúpido y manipulado, al ver a mí mismo como el muñeco que
estaba. Empujado hacia un niño que nunca podría amar. Y aquí estoy de nuevo, atrapado en el mismo lugar
que siempre he sido. Pero ahora sé mejor. Puedo luchar contra ella. Y tal vez pueda hacer Cal en razón de la
manera que lo hice. Ver lo que nuestros mundos son, las cadenas de todos bailamos al.

Ptolemus recoge alrededor de su comida especialmente hecho de carne magra de pollo, apenas sazonada,
marchitado verduras y carne de pescado pálido. Se encuentra sobre todo sin tocar. Por lo general, devora sus suaves,
alimentos saludables, como si comer de forma rápida puede disimular la falta de gusto.

Elane es todo lo contrario. Su plato está limpio, sin mostrar evidencia de la pierna de cordero empapado
en vino que compartimos. “De hecho”, dice. Su voz es tranquila y mesurada. Trato de leer sus pensamientos en
su cara, su expresión cuidadosamente llevado de consideración. ¿Está recordando nuestras vidas hace un
año? Cuando pensábamos que estaríamos felices bajo el trono Nortan juntos, viviendo en un futuro construido
en nuestros secretos? Como si alguna vez realmente un secreto para cualquier persona con los ojos.

“¿Y yo?” Elane empuja, poniendo su mano sobre la mía. Su piel es


el equilibrio perfecto de calidez contra la mía. “¿Qué parte voy a jugar en esto?”
“Usted no tiene que hacer nada,” contesto, casi demasiado rápido. Ella pone su mano
sobre la mía. “No seas estúpido, Eva.”
“Muy bien,” Aprieto a cabo. “Haz lo que antes, supongo.” Las sombras son espías perfectos, muy
adecuado para las intrigas de una corte real. Para escuchar, ver, salvo detrás de un escudo de invisibilidad.
No me gusta la posibilidad de utilizar su en cualquier capacidad que podría ser peligroso, pero como ella
dijo, tenemos tiempo. Estamos en Ridge House. Ella no sería más seguro si la encerró en mis habitaciones.

No es exactamente una mala idea. . .


Elane sonríe un poco y hace a un lado su plato, medio en broma. Sus arrugas nariz.
“¿Debo ir ahora?”
Aprieto mis manos en su mano, sonriendo. “Se puede acabar con el vino, por lo menos. No estoy
totalmente sin corazón “.
Con una sonrisa que se detiene la respiración y deja que mi pulso acelerado, ella se inclina hacia mí, sus ojos a
la deriva perezosamente a los labios. “Yo sé exactamente cuánto corazón que tiene.”

Al otro lado de la mesa, Ptolemus termina su bebida, haciendo sonar el hielo. “Estoy aquí”, se
queja, apartando los ojos.

Tenemos una semana por lo menos, si no dos, antes de Davidson y su ejército de retorno. tiempo
suficiente para hacer lo que pueda, con la ventaja añadida de mi propio territorio. Cal y Mare quieren
entre sí, no importa cuántos obstáculos podrían interponerse en el camino. Se requiere sólo un pequeño
empujón. En todo caso, una sola palabra de la Mare le enviaría corriendo a su dormitorio. Yegua, por el
contrario, será infinitamente más difícil, ya que es casado a su orgullo, su causa, y esa constante rabia,
incansable que sigue ardiendo en su pecho. Por supuesto, empujando el par de nuevo juntos es sólo la
primera mitad del esfuerzo. Se está haciendo Cal para darse cuenta, como yo, el peso de un corazón. Y
cuánto más pesado es que una corona.

Una pequeña parte de mí se pregunta si esto es imposible. Cal podría no despertar nunca lo hice. Sus
opciones podrían ser escritas en piedra. Pero eso no puede ser verdad. Veo la forma en que la mira, y no voy
a renunciar tan fácilmente. Me gustaría que sólo podía resolver todo esto con mis propios puños y un cuchillo.
Que incluso podría ser agradable.

A decir verdad, nada sería más agradable que lo que estoy haciendo ahora, rondando a través
Ridge House en la oscuridad, en busca de Mare Barrow. Esta es una tarea y un taladro.

Elane se ha ido, en algún lugar en el otro lado de la finca. Mantener un ojo en general Farley mientras
Ptolemus funciona a través de su rutina de la tarde en el campo de la formación. Una rutina que muy bien
se alinea con la propia planificación de Cal. El aspirante a rey es oh-tan-casado con sus entrenamientos,
sobre todo ahora que no puede quemar su energía con una cierta chica rayo.
Paso a través de las salas de la galería, arrastrando los dedos por las estatuas de acero reflectante y
cromo pulido como voy. Cada uno responde al tacto, como el agua ondulante perturbado en un estanque
tranquilo. En el exterior, los morados cielo y las estrellas pinchazo a la vida a través del horizonte occidental. La
ciudad de Pitarus brilla en la distancia, a varias millas de distancia. Un recordatorio del mundo sigue
marchando. Rojos y plateados comunes que ahora vive bajo la sombra de la difusión de la guerra. Me pregunto
lo que debe ser, para leer acerca de las batallas y escuchar de las ciudades desgarradas, y sabe que no tiene
ninguna parte en el conflicto. Sin influencia. No se debe poder guerra llegado a llamar a su propia puerta.

Y ciertamente lo hará.
Esta guerra tiene muchos lados, y no hay manera de detener lo que ya ha comenzado. Norta será una
carcasa de un solo días en descomposición, con el Rift, los lagos de Montfort, Piamonte, y el que más se dejó
todo aullando por encima de su cadáver.
Me paso a las terrazas superiores, frente a la oscuridad oriental. Un escalofrío se cierne en el aire, y
creo que podría enfrentar un frente frío verano antes de que termine la semana.

Barrow no está solo cuando la encuentre, a mi pesar. Ella mira hacia las estrellas mientras su niño
rojo se extiende a su lado, largas extremidades extendidas sin pensar en la apariencia. Parece una
maraña de pelo rubio y bronceado, la piel dañada por el sol.

Kilorn me mira primero, señalando la barbilla redondeada en mi dirección. “Tenemos una audiencia.”

“Hola, Evangeline,” Mare responde. Las rodillas están recogidas contra el pecho. Ella no se
mueve, con el rostro inclinado hacia el cielo y la luz estelar en crecimiento. “¿A qué se debe este
honor, Alteza?” Ella drawls.
Me río y hacer una pausa para apoyarse en la barandilla superando el azulejo terraza. Morder a la última. “Me
encuentro en la necesidad de distracción.”
Mare niega con la cabeza, divertido. “Pensé que eso es lo que es para Elane.” “Ella tiene una vida propia”, medito
con ligereza, obligando a un encogimiento de hombros. “No puedo esperar que ella vive en mi entera disposición.”

“Usted pasó todo su tiempo haciendo como que no pino por ella, y ahora estás aquí, en el
mismo lugar de nuevo. Pero usted me está molestando en su lugar.”Sagaz, vuelve su mirada en mí
por un segundo, sus ojos café negro contra el cielo nocturno profundización. Luego se vuelve a mirar
las estrellas. "¿Que quieres saber?"

"Nada en absoluto. No me importa donde usted y Cal echó a correr al día de hoy, o por qué ambos eran
tan increíblemente tarde para una reunión sobre la supervivencia de su propia gente “.

A su lado, el niño Rojo tensa, las cejas tejer juntos. Mare trata de no morder el anzuelo
o la implicación. Ella agita una mano, desdeñoso. “No era importante.”

“Bueno, si alguna vez necesita ayuda con sus obras sin importancia, hay
algunos pasajes que se pueden mostrar. Maneras de evitar la dorsal no se ve.”Inclino mi cabeza, examinando
mientras ella finge no escuchar a mí. “Cal duerme en el ala este, cerca de mis habitaciones, en caso de que
esté interesado.”
Su cabeza se mueve bruscamente hacia arriba.
“No lo soy.” “Por supuesto”, le contesto.
El muchacho rojo glowers, sus ojos de un color verde oscuro, el color de las esmeraldas más tormentosas de mi
madre. “¿Es esto lo que se llama distracción? Provocando a Mare?”
"De ningún modo. Me preguntaba si se sentía como Mare combate un poco.”Ella se
resiste. “¿Perdón?” “Por los viejos tiempos.”

Ella resopla, como si molesto. Pero veo la contracción familiar en ella. La necesidad. Una bobina en la
boca del estómago, pidiendo para ser desenrollado. Barrow se ve a sus pies, parpadeando lentamente. Ella
corre por un lado sobre el otro, alisando sus dedos contra la palma de su mano. Imaginando el rayo, sin duda.

Hay un placer en particular en el uso de nuestras habilidades para el deporte en lugar de la supervivencia.

“Casi te he golpeado dos veces, Evangeline,” dice Mare. Sonrío. "La


tercera es la vencida."
Ella mira hacia mí, molesta por el hambre dentro de sí misma. “Bien”, que obliga a los dientes
apretados. "Un partido."

Cal es también en el campo de la formación, no es que Mare o Kilorn lo sabe, sin embargo. El muchacho Roja nos
sigue sin decir nada, echando humo, pero no hace nada para detener la carretilla cuando la llevo en la cámara
especialmente diseñada.
Las paredes son de vidrio, al igual que el resto de la cresta. Por la mañana, disfruta de una vista completa de la
salida del sol. Perfecto para las primeras sesiones. Ahora se ve fuera en la oscuridad, una vaga, azul moretones,
decoloración de negro. Ptolemus y Cal ocupan diferentes partes de la cancha de entrenamiento, haciendo caso
omiso de uno al otro como hacen los hombres. Mi hermano trabaja de manera constante a través de una rotación de
flexiones de brazos, la espalda recta y magra. Wren se posa cerca, sentado en el área de visión elevada. Ella debe
ser el curador de guardia, para asistir a cualquier persona en el suelo. Pero su atención se fija firmemente en
Ptolemus y sus flexionando los músculos. Probablemente podría lanza Cal por el centro y no quiso abrir y cerrar de
ojos.

El aspirante a rey da la espalda a nosotros en primer lugar, corriendo una toalla sobre su pelo y su cara
sudorosa, enrojecida. Miro la yegua va inmóvil junto a mí, como si se congela sólido. Sus ojos se abren, corriendo
sobre su figura. Sólo puedo hacer una mueca, observando el material húmedo se aferran a la espalda y los
hombros de Cal. Tal vez si me sentía cierta atracción para él o para cualquier hombre, para el caso, que podría
comprender exactamente qué Mare parece que va a perder el conocimiento.

Al menos esta parte del plan está funcionando. Barrow claramente tiene ninguna objeción a cuerpo de Cal.

“De esta manera,” le digo a ella, tomándola por el brazo.


Cal gira a mi voz, toalla todavía en la mano. Se sobresalta ante la visión de nosotros. Pues bien, a la vista de su. “Ya
casi hemos terminado,” se las arregla para pulverización catódica.
"Tome su tiempo. No hace una diferencia para mí,”Mare responde con la voz y la expresión
decididamente neutral. Me deja la llevo lejos sin protesta, pero sus turnos de mano, el brazo se mueve
rápidamente. Sus dedos se clavan en mi carne, morderse las uñas en señal de advertencia.

“Kilorn,” he oído decir Cal detrás de nosotros, saludando al niño rojo con lo que suena como un apretón de manos.

Ptolemus levanta la vista de su lugar en el suelo, no romper su ritmo. Le doy la más ligera inclinación de cabeza,
satisfecho por nuestras maquinaciones. Sus ojos se deslizan más allá de mí, sin embargo, para descansar sobre el Mare
lugar.
Ella lo mira, asesina. Se me hiela la sangre.
Trato de no estremecerse. Trate de no pensar en mi hermano sangrando como ella lo hizo, muriendo a medida que
cae, muriendo por nada en absoluto.
Contrólate, Samos.

OceanofPDF.com
DIECISÉIS
Yegua

"No soy idiota, Evangeline,”Me gruñir cuando la puerta cierra de golpe cambiando-habitación detrás de nosotros.

Ella sólo suspira, empujando un traje de entrenamiento en el pecho. Con movimientos practicados,
incluso, ella tiras de su vestido sencillo y lo lanza a un lado, desechando el charco de seda como un montón de
basura. Desnuda salvo por su ropa interior, ella vierte a sí misma en un traje de entrenamiento de su propia. Es
evidente que a medida para ella, impreso con un diseño a escala de negro y plata.

El mío es menos recargado. Un simple azul marino. Furioso con su intrigante, me quito mi propia
ropa antes de forzar el traje.
“Es lo mismo que nos acaba de meter en un armario y cerrar la puerta,” me gruño, observando su
trenza su pelo de plata de la cara. Ella lo hace rápidamente, sin pensamiento, formando una corona
alrededor de su cabeza.
Evangeline sólo se tuerce los labios. “Confía en mí, lo haría si pensara que podría trabajar en ti. Él, sí.
Un armario sería suficiente. Pero ¿tú? ”Ella lanza sus manos amplia, encogiéndose de hombros. “Nunca se
puede hacer nada fácil”.
“Entonces, ¿qué, vas a tratar de vencer a la mierda de mí y espero que siente cierta punzada de
compasión? Tal vez haga que cuidarme de nuevo a la salud?”Niego con la cabeza, disgustado.

“Parecía estar trabajando en Montfort.” Sus ojos pata sobre mí. “Esos silencios hicieron un
número real en usted.”
Mis ojos se estrechan. “Bueno, tengo mis razones,” Me cerrarse de nuevo, a la defensiva. La memoria es
como una bofetada en la cara, seguido de una patada profunda en el estómago. Me gustan mis uñas en la
palma de la mano, tratando de no volver a caer en la sensación de ser sofocado. En las estribaciones de las
montañas, en un dormitorio de palacio. De platea o desde grilletes. Sin pensar, I círculo de mis dedos alrededor
de la muñeca y del apretón. Casi me hace vomitar en el suelo de baldosas pulidas.

“Yo sé”, responde ella, más suave que antes. Si fuera cualquier otra persona, podría pensar que era
la preocupación de sombra su voz. Pero no Evangeline Samos. Ella no tiene la capacidad de sentir
simpatía hacia los Rojos.
Toso, recuperando algo de compostura. “Incluso si de alguna manera nos pudieron expulsar de
nuevo juntos, no sería lograr cualquier cosa. Usted mismo ha dicho,
él no es el tipo abdicar. Es un plan estúpido, Evangeline,”agrego, por el bien de ambos.

Ella me mira de reojo, pandeo un par de dagas en su lugar alrededor de su muslo. Un lado de su
boca levanta. No puedo decidir si es una sonrisa o una sonrisa. "Ya veremos."

Toda gracia y agilidad, se cruza de nuevo a la puerta, haciendo un gesto para que la siguiera a cabo sobre
la madera encerada.
Lo hago de mala gana, tirando de mi pelo en una cola ordenada. La mitad de mí espera Tiberíades
ya se ha ido. Me concentro mis ojos en un punto entre sus omóplatos.

“Es un plan estúpido, no sólo porque Tiberíades ya hizo su elección,” continúo, deslizando por su
a la pista de entrenamiento. Instintivamente me cambio mi peso a las puntas de los pies, casi
rebotando mientras caminamos. Sonrío a su vez. “Pero también porque nunca vas a poner un dedo
sobre mí.”
Ella agarra una mano en el pecho de dolor falsa. La puerta se cierra cambiar piezas cerraron detrás
de ella. "Yegua, estoy se supone que el exceso de confianza “.
Sigo sonriendo, caminando hacia atrás para mantener mis ojos en ella. No me fío de nadie para luchar
justo, sobre todo ella. “Tal vez Elane puede lamer sus heridas?”
Evangeline sólo eleva la barbilla, mirando por encima del hombro a mí. “Lo hace, y con frecuencia.
¿Celoso?"
Mi cara se enciende en rojo. Siento el calor de todo por mi cuello. “No” Ahora es su turno de sonreír. Ella
lleva a hombros junto a mí, golpeando su brazo en el mío con una fuerza notable. Me giro, pero ella mantiene su
cuerpo al cuadrado para mí, sin dejar que me paso fuera de su línea de los ojos. Empezamos a parecerse a una
pareja de baile de giro en un salón de baile. O lobos dando vueltas en la oscuridad, los depredadores prueba
entre sí. La búsqueda de aperturas y debilidades. Oportunidades.

Tengo que admitir, la perspectiva de soplar un poco de vapor, y tal vez conseguir unas buenas
rondas en, me ha excitado. La adrenalina ya surge a través de las venas en la anticipación. Una
buena pelea, el tipo y sin consecuencias o ningún peligro real, suena especialmente delicioso.
Incluso si esto significa admitir Evangeline tenía razón en combate.

Por el suelo, espío Kilorn mirando, con Tiberíades pie junto a él. Ptolemus mantiene su
distancia. No pierdo mi atención en ellos, a pesar de que Evangeline quiere que yo.
Probablemente ella cortar la cara de la segunda me cae la guardia.

“Usted debe entrenar más”, dice ella, con voz un poco más fuerte. Se hace eco a través del espacio
abierto. Me pregunto si Evangeline fue simplemente nace sin vergüenza. “El trabajo que el estrés fuera de
su sistema de otras maneras. O con otras personas “.

Parpadeo un tempo rápido, realmente sorprendido. Todo mi cuerpo se inunda con el calor, y por una
vez, no es culpa de Cal. Ella sonríe a mi incomodidad, incluso inclinar la cabeza hacia Cal y Kilorn unas
yardas de distancia. Ambos son claramente
escuchando nuestra conversación, y al mismo tiempo tratando de parecer como si no lo son.
Evangeline levanta una ceja hacia Kilorn, le topografía con un buen ojo.

La implicación me ocurre. “Oh, él no es-”


“No me hagas reír,” ella se burla, dando otro paso hacia atrás. “Estoy hablando de ese
otro newblood. El uno Montfort. El pelo blanco, voz grave. Delgado y alto."

De repente, el calor que corre por mi cuerpo se convierte helada, y me siento el pelo de mi subida cuello. Cal
empuja fuera de la pared del fondo. Sus ojos se deslizan más allá de mí mientras se vuelve, dejándose caer en su
rutina final. Lagartijas. Él trabaja a un ritmo constante pero rápido, subiendo y bajando. En el silencio, puedo escuchar
sus bocanadas rítmicos de la respiración durante el golpe embarazoso de mi propio corazón.

¿Por qué mis palmas sudorosas así?


leers Evangeline, más que satisfecho. Se sumerge la barbilla un poco, asintiendo. Incitar a mí en. Hazlo,
ella bocas a mí.
“Su nombre es Tyton, y él no está aquí,” gruñí, odiándome como las palabras salen. Al otro lado de la
habitación, Cal se acelera el paso. “Este un plan aún más estúpidos,” agrego, inclinándose para susurrar un
precio tan bajo como pueda.
Evangeline mueve su cabeza. "¿Lo es?"
Ella rompe la nariz con el cráneo antes de que pueda responder.
Mis puntos de visión: Veo negro, rojo, todos los colores en una espiral mareado como yo dejo caer hacia los
lados, cayendo de rodillas. carmesí de sangre sale a borbotones por mi cara, corriendo en la boca y la barbilla por
encima de mi. La espiga familiarizado despierta algo. En lugar de colapsar, Recojo mis piernas debajo de mí y
primavera.
Mi cabeza choca con el hueso del pecho, y escucho un silbido como el aire sale de los pulmones.
Tropieza, brazos pinwheeling mientras aterriza sobre su espalda. Me deslizar una mano por la cara. Se
vuelve pegajosa de sangre, y una mueca de dolor, tratando de pensar a través del dolor maullando.

Por el suelo, Cal está en la rodilla, los ojos muy abiertos, la mandíbula apretada, a punto de levantarse. Niego
con la cabeza hacia él y escupir sangre en el suelo. Quedarse donde está, Calore.

Lo hace.
La primera daga canta junto a mi oreja, una advertencia. Me cae por debajo del segundo, rodando por el suelo
de madera suave, casi resbaladiza. anillos de risa de Evangeline en mis oídos. Callo rápidamente, lanzándose
hacia adelante para agarrarla por el cuello. Ella se retuerce antes de que pueda obtener un buen agarre y su
choque en la sumisión. Sólo unas pocas chispas su toque mientras se desliza, mediante el pulido suelo debajo de
nosotros a su favor. Aún así, mis chispas no son suaves. Ella retuerce mientras se mueve, como si tratara de
quitarse de encima un insecto particularmente tenaz.

“Es mejor de lo que recuerdo,” ella los pantalones, llegar a una parada unas yardas de distancia.

Aprieto un puño, el otro presiona a la nariz en un intento de frenar la


río de sangre. No es un cuadro bonito todo punto de vista. Rojo salpica el suelo ya. “Podría
caerle dónde está parado si quería,” le digo, recordando lo que he aprendido con los
electricons. relámpago web, tormenta eléctrica. Pero no imposible rayo cerebro de Tyton,
que todavía tengo ningún control.

Evangeline niega con la cabeza, sonriendo. Ella está disfrutando de esto. “Eres bienvenido a intentarlo.”

Yo juego con su sonrisa. Multa.


Mis entra en erupción de rayos, púrpura y blanco, el cegamiento, ardor, silbando a través del aire ya la
humedad de sudor. Ella reacciona con una velocidad casi inhumana, sus cuchillos de repente se fundieron en una
sola larga banda de acero,. Se perfora el suelo como los golpes de rayos, por lo que es ondulación en el metal. Se
echa de menos su marca con un flash que ciega siquiera yo.

Luego sus grietas codo en mi barbilla, me tiró hacia atrás. Veo estrellas de nuevo.

“Buen truco,” murmuro, haciendo rodar la sangre alrededor de la boca. Cuando escupo este tiempo, me
parece escuchar un ping diente del suelo. Confirmo mi sospechoso con mi lengua, sintiendo la repentina
separación, desconocida en los dientes inferiores.
Evangeline rueda sus hombros, su respiración entrecortada irregulares. “Tuvo que incluso el campo de
juego de alguna manera.” Con un pequeño gruñido, se da un tirón la lanza de la planta y giros alrededor de su
muñeca. “Terminado el calentamiento?”
Poco a poco, me río.
"Oh si."

Espero mi turno, viendo como funciona Wren en la cara de Evangeline. Uno de sus ojos está hinchado cerrada, de
color negro y un enfermizo color gris-morado que se profundiza con los minutos que pasan. El otro párpado
retuerce cada pocos segundos. Algunos nervio roto. Ella resopla a mí, hombros subiendo y bajando, a
continuación, hace una mueca, presionando una mano ensangrentada a su lado.

“Quédate quieto”, murmura Wren por tercera vez. Se traza el lado de la cara de Evangeline, y la
hinchazón retrocede en su estela. “Usted rompió una costilla.”
Evangeline mira lo mejor que puede con un ojo apenas funcionaban. “Buena pelea, Barrow.”

“Buena pelea, Samos,” contesto con cierta dificultad. Entre un labio partido, la nariz y la mandíbula
magullada, incluso hablando picaduras. Tengo que apoyarse, manteniendo mi peso de mi tobillo izquierdo, que
gotea constantemente la sangre de un corte limpio por encima del hueso nudoso expuesta.

Los tres hombres de pie atrás, que nos da todo el espacio que necesitamos para respirar. Kilorn ve
entre Evangeline y yo, con la boca abierta de incredulidad. Y tal vez el miedo. “Las niñas son raro”,
murmura para sí mismo.
Tiberíades y Ptolemus bob la cabeza, estando de acuerdo.
Creo que Evangeline está tratando de hacer la vista gorda. O la contracción es peor de lo que pensaba.
Tal vez estoy agotado de la lucha, pero casi me río. Con ella, no a ella. La realización me pase la
borrachera, y el pulso, sensación eléctrica de adrenalina comienza a desvanecerse. No puedo olvidar
quién es ella, y lo que su familia ha hecho a la mía. Su hermano, sentado a pocos pies de distancia,
mató a Shade. Clara robado de un padre, de un socio Farley. Tomó un hijo de mi madre y el padre.
Robó un hermano de mi.

Y he tratado de hacer lo mismo.


Evangeline detecta el cambio en mí, y su mirada cae, con el rostro esculpido cuidadosamente regresar a
la piedra.
Wren Skonos es experto: sus habilidades de piel sanador restaurar Evangeline a la lucha contra la
forma en pocos minutos. Las dos jóvenes contrastan entre sí, Evangeline con su pelo de plata trenzado
y piel pálida, Wren con una larga trenza de cabello brillante chorro fundido sobre un hombro azul-negro
desnudo. No echo de menos la forma en Ptolemus relojes el curador de la piel mientras termina con su
hermana. Sus ojos permanecen en su cuello, su cara, su clavícula. No sus dedos o su obra. Es fácil
olvidar que está casada con Elane. Al menos nominalmente. Aunque supongo que su hermana pasa
más tiempo con su novia, mientras él pasa su propia con Wren. Qué confuso familia.

“Ahora”, dice Wren, haciendo un gesto para que tome punto de Evangeline. La princesa Samos se
encuentra, estirando su abdomen recientemente cicatrizadas con la gracia de un gato.

Me siento con cautela, haciendo una mueca


como yo. “Big bebé”, se ríe Kilorn.
En respuesta, Sonrío de manera agresiva, con cuidado para mostrar la nueva brecha en los dientes manchados de
sangre. Pretende a estremecerse.
Ptolemus se ríe de la pantalla, ganándose una mirada de los dos. “Algo gracioso?” Kilorn burla,
dando un paso más cerca del hombre de cabello plateado. Mi amigo es demasiado valiente para su
propio bien, sin tener en cuenta el príncipe magnetrón que podía cortar en dos.

“Kilorn, estaré a lo largo de un segundo,” corté en voz alta, con la esperanza de matar a cualquier conflicto
antes de que comience. Yo no te gusta limpiar la sangre de Kilorn del suelo entrenamiento. Me mira, molesto por
mi nannying, pero me quedo resuelta. “Está bien, adelante.”

“Bien,” muele a cabo, con cuidado para mirar hacia atrás en Ptolemus mientras se aleja. Cuando el eco de
sus pasos muere, Evangeline se encuentra sin problemas, sus intenciones claras. Apenas sonríe como ella nos
deja también a su hermano en el remolque, y se dirigen en una dirección diferente. Ella mira por encima del
hombro. Cojo su mirada mientras chasquea entre mí y Tiberíades, que todavía está en silencio, cuelgan
pegadas. Esperanza destellos en los ojos. Sólo hace que mi corazón hundirse.

Es un plan estúpido, Quiero decir de nuevo.


pulsos alivio de los dedos de Wren, calmante cada músculo dolorido y la floración hematoma.
Cerré los ojos, dejando que su prod y me tire en diferentes
direcciones. Wren es el primo de Sara Skonos, una hija de una casa noble dividido entre dos reyes
Calore. Sirvió Maven antes, trabajando como mi sanador en Archeon. Ella me miraba a través de
esos días. Me mantuvo vivo cuando el peso de Silent piedra de lo contrario me mataría. Guardado mi
cara y mi cuerpo presentable para las transmisiones de Maven. Ninguno de nosotros pudo predecir
dónde estaríamos hoy.

De repente, yo no quiero que el dolor se vaya. Es una distracción fácil desde el deseo en mi corazón.
Cuando los dedos de Wren bailan a lo largo de mi mandíbula, estimular el crecimiento óseo para reemplazar el
diente perdido, trato de no imaginar Tiberíades. Pero es imposible. Es lo suficientemente cerca como para sentir
el calor familiar de él uniforme y constante.

Antes, Evangeline dijo que yo era el difícil. Creo que está mal. Si ella atrapada Tiberíades y yo juntos en una
habitación, probablemente me broche de presión.
Y sería eso tan terrible?
“Se sonroja mucho.”
Mis ojos llave plana para ver Wren flotando en frente de mi cara, los labios fruncidos completos. Ella parpadea
hacia mí, con los ojos del mismo gris tormentoso como la de Sara.
“Es caliente aquí”, le contesto. Tiberias
sonroja también.

Caminamos en silencio. Las paredes de cristal de Ridge House dan a la oscuridad plana, las largas, luces limpias
de los pasajes rebotando hacia nosotros. Nuestras reflexiones mantener el ritmo, y estoy sorprendido por la visión
de nosotros al lado del otro. Nunca me olvido de lo alto que es, pero esta es una firma de recordatorio de lo poco
adecuado que somos. A pesar de la sesión de entrenamiento, el sudor todavía se aferran a su piel, Tiberias es un
príncipe nacido, descendiente de tres siglos de reyes. Él fue criado para ser mejor que los demás, y se nota.

Siento más pequeña de lo normal a su lado. Una pequeña mancha sucia de cicatrices y dolor.

Siente mi mirada y mira hacia abajo. “Por lo tanto, la ciudad de Nueva.”


Con un suspiro, me preparo para la discusión. “Tenemos que hacerlo”, le contesto. “No sólo para la
guerra, sino para nosotros. Rojos. Las ciudades tecnología son poco más que la esclavitud.”Nunca he
puesto un pie en una, pero he visto Grey Town, una ciudad de la ceniza y el humo llena en la orilla del río
envenenado. He visto el cuello de Cameron y su hermano, ambos con dureza tatuado con su lugar
asignado. Su “profesión”. Su prisión.

Tengo la intención de salir de Ciudad Nueva y los demás barrios pobres como poco más que cadáveres. Vacío,
muerto. Condenado a pudrirse y desaparecer y ser olvidado.
“Yo sé”, Tiberias dice suavemente, su voz teñida por el pesar azul. A medida que observo, sus ojos se
oscurecen. Él sabe lo que realmente estoy diciendo. Si no existiera la corona entre nosotros, me tomo la mano,
besar su hombro. Gracias por lo que incluso una pequeña muestra de apoyo tales.
Me muerdo el labio, parpadeando rápidamente para ahuyentar a las ganas de tocar. “Voy a necesitar Cameron.”

Su nombre lo despierta. "Es ella . . “.


“Alive?” Ofrezco, dejando que la palabra eco de la piedra derrumbada del pasadizo. Que perdura, una
pregunta tanto como una esperanza. “Ella tiene que ser.”
Se ralentiza el paso. “Farley todavía no se ha sabido nada?” “Ella
pronto.”
Los contingentes de la Guardia Escarlata en Piedmont, que ahora convergen en el Lowcountry para evacuar
cualquier persona que escapó de la base, deben tener los informes de nuevo en cuestión de horas. Y Ibarem
deberían tener más inteligencia para retransmitir cuando Erupción llega a los otros supervivientes. No hay ninguna
esfera de lo posible, donde Cameron no está en la lista. Ella es demasiado fuerte, demasiado inteligente y demasiado
terco para conseguir que la mataran.

No puedo ni siquiera considerar la idea.


No porque vamos a la necesitamos para ayudar a destruir su miserable casa, nueva ciudad, pero
debido a que va a ser un cuerpo más en mi conciencia. Otro amigo me empujó hacia la muerte.

Aprieto los ojos cerrados, tratando de no pensar en los otros que todavía estaban en Piedmont
cuando Bracken tomó la base. El hermano de Cameron, Morrey. Los adolescentes de la Daga legión,
rescatados de un solo sitio a ser capturados en otro.

Nada se compara con la agonía de perder sombra, pero la pérdida de los otros me podría destruir con la
misma facilidad. ¿Cuánto tiempo va a durar esto? ¿Cuántas personas que arriesgarse a perder?

Esto es la guerra, Mare Barrow. Corre el riesgo de todo el mundo, todos los días.
Especialmente la persona a mi lado.
Me muerdo el labio, casi la extracción de sangre, para evitar la idea de Tiberíades,
California, Muerto y olvidado.
“No puede ser más fácil”, dice, las palabras irregular.
Abro los ojos a lo encuentran mirando al frente con el foco tenaz que suele ahorrar para un campo de batalla
o un consejo de guerra.
"¿Qué?"
“La pérdida de la gente”, gruñe. “No hay nunca un momento en el que se va, no importa
cuántas veces ocurre. Nunca te acostumbras ella.”
Hace una eternidad, cuando era Mareena Titanos, me quedé en el interior del dormitorio de un príncipe.
Tenía libros por todo el lugar: manuales, tratados sobre la guerra, estrategia, diplomacia. Maniobras y
manipulaciones de gigantescos ejércitos y soldados individuales. Los cálculos que pesan los riesgos y
recompensas. Cuántas personas podrían morir y sin embargo, todavía sería capaz de cantar victoria. En
aquel entonces era un crudo recordatorio de quién era, y cuyo lado estaba.

Me disgusta pensar en él como una persona que cambiaría la vida de manera inconsciente. Derrame
de sangre para otra pulgada de progreso. Ahora he hecho la misma
cosa. Así que tiene Farley. Así que tiene Davidson. Ninguno de nosotros es inocente.
Ninguno de nosotros jamás podrá olvidar lo que hacemos en estos días. “Si nunca se va”,
murmuro, sintiendo como si yo fuese ahogada “que finalmente será demasiado”.

“Sí”, dice con voz ronca.


Me pregunto lo cerca que está a su línea, y lo cerca que estoy a la mía. Vamos a cruzar en el mismo
día? Es que la única respuesta?
Hacer nos alejamos, roto y sin posibilidad de reparación, juntos? O separados? Sus ojos arden sobre
mí. Creo que está preguntándose lo mismo. Estremeciéndose, que se aceleraba mis pasos. Una señal
firme a los dos. “¿Cuál es el plan para el puerto de la Bahía?” Pregunto, mirando por el largo pasillo. Se
cierra esta ala de Ridge House a la siguiente, formando un arco sobre un jardín de tejido de árboles y
fuentes apenas visibles en la oscuridad.

Tiberias coincide con mi ritmo con facilidad. “Nada se establece hasta Davidson regresa. Pero
Farley tiene ideas, y sus contactos en la ciudad sin duda será de ayuda “.

Asiento con la cabeza de acuerdo. Harbour Bay es la ciudad más antigua de Norta, un laberinto de criminales y
sus bandas rojas. Hace unos meses, una de esas bandas, los Marineros, trataron de vendernos a Maven como se
realizaron búsquedas de newbloods. Pero la marea está cambiando. Los Rojos de Norta están cayendo en línea que
la Guardia Escarlata crece en poder y notoriedad. Nuestras victorias están teniendo un efecto sobre algunos, por lo
menos.

“No habrá bajas civiles”, añade Tiberíades, materia-de-hecho. “No es Corvium o Piedmont. Puerto de
la Bahía es una ciudad, no un fuerte. personas inocentes, plata y rojo, será atrapado en el medio de
esto.Ӄl se flexiona una mano, estirando los dedos largos y afilados antes de crujir los nudillos de uno en
uno. “Vamos a empezar con Fort Patriota. Si podemos tomar el control de ahí, el resto de la ciudad caerá “.

Sólo he visto Patriota de lejos, y la memoria es vaga. Es más pequeño que la base de Piedmont,
pero mejor equipados y mucho más importante para los ejércitos de Maven.

“El gobernador Rhambos y su casa han jurado Maven”, le contesto. “Siguen siendo aliados firmes.”
Debido en gran parte a mí, ya que mató a su hijo en la arena durante una ejecución fallida. Por supuesto,
también estaba tratando de matarme. “No van a rendirse fácilmente.”

Tiberias se burla. “Nadie lo hace.” “¿Y si gana la ciudad?”


Yo Prod. Si sobrevives?
“Entonces creo que podemos conseguir Maven a la mesa.”
El nombre envía una sacudida a través de mí. En mi clavícula, inteligencia y se calienta la marca de
Maven, picazón de atención.
“Él no va a negociar. Él no se rendirá en absoluto.”Me siento mal al pensar en los ojos vacíos de
Maven, su malvada sonrisa. La empalagosa, la obsesión inquebrantable nos asola ambos. “No tiene sentido
en ella, de Tiberias.”
Él hace una mueca en mi uso de su nombre completo, ojos deslizante cerrada por un segundo. “No es por
eso que quiero verlo.”
La implicación es clara. "Oh."
“Tengo que estar seguro”, muele a cabo. “Le pregunté al premier sobre susurros en su país. Si hay
algún newbloods como Elara. Cualquiera que pueda ser capaz de ayudarlo “.

"¿Y?"
Cuando me alejé de Tiberíades en Corvium, se veía afligido, angustiado. Esto no es diferente. El
amor tiene una manera de nosotros, aparte del corte como ninguna otra cosa. “No lo creo”, admite en
voz baja. “Sin embargo, dijo que iba a seguir buscando.”

Pongo una mano sobre su brazo, todavía húmedo por el sudor. Mis dedos se conocen su piel, así como la mía por
ahora. Se siente como la arena movediza. Si me quedo demasiado tiempo, no voy a ser capaz de escapar.

Trato de ser suave. “Dudo incluso Elara podía fijar ahora. Si la dejaría.”Sus llamaradas

carne caliente bajo mi mano y me alejan, recordando a mí mismo. Él no reacciona. No hay

nada que pueda decir, y nada de lo que tiene que decir a mí. Sé lo dejar ir de Maven Calore

se parece.
El paso por delante de nosotros callejones sin salida en un cruce en forma de T, arrastrando hacia la izquierda y la
derecha. Sus habitaciones a un lado, mina a la otra. Nos miramos en la pared en silencio, ninguno de los dos se atreve a
moverse.
Hablando con él se siente como un sueño, una dolorosa. Aun así, no quiero despertar.

“¿Cuánto tiempo?”, Le susurro.


Él no se fija en mí. “Davidson estará aquí dentro de una semana. Con otra semana para planificar.”Sus
sacudidas de la garganta. "No largo."
La última vez que puse un pie en el puerto de la Bahía, que estaban en la carrera. Pero mi hermano estaba vivo.
Me gustaría poder volver a esos días, dura como estaban.
“Sé lo que Evangeline está tratando de hacer”, dice Tiberíades repente, su voz llena de
demasiadas emociones a otro.
Yo mirada de soslayo a él. “Ella no es exactamente sutil.” Él no devuelve el gesto, sin dejar
de mirar a la pared frente a nosotros. Nunca se inclina de un modo u otro. “Me gustaría que
hubiera un término medio.”
Un lugar donde nuestros nombres y nuestra sangre y nuestro pasado no importan. Un lugar
sin peso. Un lugar que nunca ha sido y nunca existirá.
“Buenas noches, Tiberíades.”
Silbidos, aprieta un puño. “Realmente tiene que dejar de llamarme así.”
Y realmente te necesito.
Me vuelvo y camino hacia mi habitación, haciendo eco de mis pasos y solo.

OceanofPDF.com
DE DIECISIETE
Iris

Archeon nunca será mi hogar.


No debido a la ubicación, el tamaño de la ciudad, la falta de santuarios y templos, o incluso
mi, desprecio innato hasta los huesos para Nortans. Ninguna de esas cosas pesan tanto como el
vacío que siento sin mi familia a mi lado.
Es un agujero trato de llenar de formación, oración, y mis otros deberes de reina, aburrido ya que
algunos de ellos podrían ser. Pero todos son necesarios. El más importante es mantenerse en forma de
lucha. Sería fácil para suavizar en mis apartamentos de seda y terciopelo, esperó en la Red por parte de
servidores abocan a traerme lo que quiera. Fue lo mismo en Finlandia, pero nunca quería encontrar consuelo
en la comida y el alcohol como lo hago aquí. Mis sesiones de entrenamiento también establecer un buen
equilibrio, así que no caigan en la trampa de tantos miembros de la realeza y los nobles se encuentran. Una
trampa Maven cebos también. Muchos de los señores y señoras que apoyan su reinado todavía parecen más
preocupados con sus partes y las fiestas que lo están con los lobos en la puerta. Idiotas.

La oración es más difícil de conseguir en este país sin Dios. No hay templos en Archeon, que yo
sepa, y el santuario exigí ser construidos para mí aquí es pequeño, un armario glorificado escondido en
mis apartamentos. No es que necesite mucho espacio para estar en comunión con mis dioses sin
nombre. Pero en el calor de pleno verano, la pequeña habitación llena de rostros gastados apenas es
cómoda, incluso con mis capacidades circulante vapor frío por el aire. Trato de rezar en otro lugar, o al
menos siento mis dioses medida que pasan los días, pero se hace más difícil cuanto más tiempo estoy
lejos de casa. Si no puedo oírlos, ¿pueden oírme? ¿Estoy infinitamente solo?

Supongo que es más fácil. Quiero ninguna conexión con Norta. Nada me ata a este lugar cuando el
hermano de Maven lo derroca, a menos que mi madre lo hace primero.

Mis deberes de reina son la única distracción de mi aislamiento. Hoy mi horario me lleva al otro
lado del gran puente que atraviesa el río de Capital, al otro lado de la ciudad. Tan lejos de Maven ya
que todavía puede conseguir dentro de las paredes de diamondglass Archeon. Él aparece fuera del
palacio cada vez menos,
ocupándose con un sinfín de consejos. O largas horas a solas.
Escucho los susurros de los servidores. Su ropa terminan quemados, carbonizados casi todos los días sin
posibilidad de reparación. Esto significa que está perdiendo el control, o no le importa para mantenerse bajo control. Creo
que podría ser a la vez.
Medio Archeon refleja el lado occidental de la ciudad, se eleva desde la orilla del río a orillas del
acantilado-como que ruedan en pendientes suaves. Todo es de color verde esta época del año. Eso me
recuerda a casa, al menos, aunque poco más lo hace. Incluso el agua es erróneo. Sal, no fresco, y
contaminada con los susurros de la contaminación de la barriada tecnología aguas arriba. Creen que los
árboles de barrera a obtener el máximo de ella, pero cualquier ninfa sabrían mejor con una sola aspiración.

Los edificios aquí son altos y opresivo, todas las columnas de granito y mármol, sus techos
coronados en esculturas de pájaros con las alas extendidas y los cuellos arqueados. Cisnes, halcones,
águilas. Sus plumas son el cobre y el acero, pulido a un brillo cegador.

Incluso en medio de una guerra, la propia capital lleva a cabo en la felicidad ignorante. Rojos
caminan por las calles, marcadas por sus pulseras de color carmesí o los colores de sus casas que
emplean. Plata en sus transportes rodar entre sus destinos. Museos, las galerías, el teatro están todavía
en funcionamiento sin cambio o retraso.

Supongo que están acostumbrados a la guerra, como son los lagos de. Incluso dentro de las fronteras de su
propio reino.
Hoy estoy asistiendo a un almuerzo conmemorativo, en honor a los soldados perdieron cuando el
hermano de Maven y sus rebeldes tomaron Corvium. Mi centinelas sigue como siempre, estridente en sus
ropas en llamas. Aunque llevo mis colores habituales, un guiño a mi casa materna, mi blusa azul y la
chaqueta se arreglan con Maven de negro y rojo. Me siento mal contaminar a mí mismo como esta, pero
nadie sabría de mirar a mí.

Sonrío y asiento con la cabeza con los mejores, el comercio de la conversación ociosa con los muchos señores
y señoras que deseen favorecer su nueva reina. No se dice nada de ninguna utilidad real. Es todo para la
demostración, incluso con las familias de los que murieron. Que claramente no quieren estar aquí, prefiriendo hacer
frente a su dolor solo. En su lugar están trotaron hacia fuera como actores de una actuación, se puso en exhibición.
Uno tras otro se explica cómo murieron sus seres queridos, todos asesinados por algún terrorista Roja o monstruo de
Montfort. Unos pocos son apenas capaz de terminar sus discursos.

Una táctica inteligente, uno Estoy seguro de que mi marido está detrás. Cualquiera que pudiera oponerse a esta
guerra, o incluso prefieren el hermano de Maven en el trono, tendría dificultades para la celebración de sus
convicciones después de un espectáculo. Y toco mi parte en lo suficientemente bien.

“Estamos aquí hoy para llorar, sino también para enviar un mensaje. Nosotros no seremos controlados
por el miedo “, digo tan firmemente como pueda, la mirada fija en una cámara llena de señores y damas de
ojos afilados. Ellos miran con gran atención. Ya sea para ser educado, o para buscar grietas. La caza de
debilidad. Muchos, lo sé, lo haría
abandonar Norta de Maven si pensaban que era la jugada correcta para sus casas.
Es mi trabajo convencerlos de lo contrario. Quedarse. Pelear. Morir. “No vamos a ceder a la voluntad
de los rebeldes y terroristas y criminales hambrientos de poder que ocultan detrás de falsas promesas. No
vamos a tirar todo nuestro país es, nuestros ideales, lo Norta, está construido sobre lo que nuestras vidas
se construyen sobre.”Mis clases de dicción vienen a la mente. Aunque nunca fue tan talentoso en
Speechcraft como Tiora, hago todo lo posible. La celebración de una docena de mira a la vez, sin
pestañear, sin tropezar. Aprieto un puño a mi lado, escondido en las faldas. “Norta es un país de plata, que
nace de nuestra fuerza, nuestra energía, nuestros logros, y nuestra sacrificios. Sin Rojo tomará lo que
tenemos o cambiar lo que somos. Ellos no son nada para nosotros, no importa quiénes son sus aliados
son.

“Maven Calore prevalecerá. Es cierto Norta prevalecerá. La fuerza y ​el poder “. Me muerden una sonrisa mientras
me deslizo palabras familiares en el discurso previamente aprobado. “Que se dan a nuestro inundación”.

A pesar de todo mi moderación, no puedo evitar sonreír mientras los aplausos de multitudes y aplausos para las
palabras Lakelander. Las palabras de mi madre. Hay que acostumbrarse a ella, Nortans. Te inclinas a mis colores lo
suficientemente pronto.

La ola de calor se ha roto, por lo que el camino de vuelta a mi convoy de espera de los transportes agradables.
Quiero permanecer en la calle, disfrutando del aire fresco y la luz del sol suave, y me muevo tan lentamente
como pueda. Mi centinelas me borde a lo largo, sus manos enguantadas y rostros enmascarados me flanquean
en la formación practicado. Estamos antes de lo previsto, según mis cuentas. Sólo tengo que regresar al palacio
y preparar para la cena de esta noche.

Aún así, la puerta de transporte abierta llega demasiado rápidamente. Con un resoplido, me paso y, mis ojos bajos
mientras la puerta se cierra detrás de mí.
“Buenas tardes, Su Majestad.”
Dos caras miran hacia atrás desde el interior del transporte, en los asientos a través de la mía. Uno de ellos es
conocido, y uno que puedo adivinar. Ambos son enemigos.
Me Yelp, caer de nuevo contra el asiento de cuero. Por instinto alcanzo el cantimplora de agua
sigo de cerca. Mis otros revuelve mano de la pistola bajo el asiento trasero.

Los dedos me atrapan debajo de la barbilla, me obliga a mirar hacia arriba. Espero que ellos pertenecen a la
cantante, el tío que puede murmurar lejos todo pensamiento en mi cabeza. A su vez me adentro hacia afuera.

En lugar Miro hacia arriba para encontrar que es la abuela que me tiene, con los ojos encendidos y bronce
determinado. Me congelo, sabiendo exactamente lo que toque de Anabel Lerolan puede hacer. Me imagino a
cambiar su agarre, desplazamiento, y luego mi estallido del cráneo abierto, arrojando cerebro y la médula de todo el
interior del transporte.
“Un consejo, de una a otra reina, querida”, dice Anabel, todavía sosteniendo la barbilla.
“No hacer nada estúpido.”
“Bien”, le susurro, mostrando las palmas vacías. Sin arma, sin cantina. No
más armas que el aire en el transporte con nosotros. Echo un vistazo por encima del hombro, en la silueta de
mi conductor y el guardia de centinela. Tanto en el otro lado del cristal.

Julian Jacos sigue mi mirada, luego suspira. Rapea con los nudillos en el divisor. Ninguno de mis
guardias se mueve. “No van a ser capaces de oír durante algún tiempo, me temo”, dice. “Y han sido
instruidos para tomar la ruta escénica de vuelta al palacio.” Con una sonrisa vacía, él mira a
escondidas por la ventana mientras tejemos por callejones desconocidos. “No estamos aquí para
hacerte daño, Iris.”

"Bueno. No pensé que fueras tan tonto como para tratar,”Disparo de vuelta, un poco impedido por agarre
letal de Anabel. “¿Te importa?” Yo se burlan de ella.
Con un arco protector de la cabeza, se me libera, pero no hace una copia de distancia. me
mantiene a su alcance. Debajo de mi ropa, trato de recoger la humedad en la piel, tirando de ella
desde el aire. Y el sudor aterrado fría rompiendo a lo largo de mi cuerpo. Tal vez pueda obtener
algún tipo de escudo listo si trata de borrar mis dedos.

“Si desea enviar un mensaje Maven, utilizar los canales adecuados,” me tiro a ella, levantando un
muro de bronce de actitud.
Ella se burla, mirando disgustado. “Este no es un mensaje para ese desgraciado palo de golf.”

“Su nieto,” le recuerdo.


Ella frunce el ceño, pero continúa. “Quiero que pasa a lo largo de palabra a su madre. La forma en que usualmente
lo hace.”
Oler, cruzo los brazos. “No sé lo que estás hablando.” Anabel pone los ojos e
intercambia miradas con Julian. Él es mucho más difícil de leer, su expresión todavía y
estudioso.
“No necesito a cantar una confesión de que,” ​Julian dice claramente, “pero sé que puedo si es
necesario.”
No dije nada. Hacer nada. Mi cara sigue siendo como la superficie de un estanque tranquilo. No hay confirmación
de cualquier manera.
La mujer de barriles Lerolan de todos modos, mirando por encima del hombro a mí. “Dile a la reina
de los lagos de que el rey legítimo de Norta tiene nada en contra de ella. Y toda la intención de
mantener la paz negociado su usurpador. Esto es, por supuesto, si se pueden hacer las garantías “.

“¿Quieres que nos retiraremos?” Yo se burlan de ella. Ella me mira con igual desdén. “Una
cosa imposible.”
“No, no retirarse. Las apariencias se deben mantener, por supuesto “, dice Anabel, extendiendo los
dedos miserables. Miro cada una, ya que tambor un ritmo contra su pierna. “Pero estoy seguro de que
podemos encontrar un compromiso que no sea la guerra abierta entre los dos soberanos.”

Una vez más, Miro a mis guardias detrás de un vidrio, embrujados en nosotros ignorar. El camino a través
de la ventana es desconocida. Para mí, al menos. Aprieto los dientes.
“Él no es soberano. Nuestra alianza no es con Tiberíades Calore, un traidor a su reino y su
especie “.
Las puntas tío con la cabeza hacia un lado, me topografía como una pintura. Él parpadea lentamente.
“Su marido es mejor en esa mentira de lo que eres.”
Marido. El recuerdo de mi lugar aquí y mi posición al lado de Maven es un golpe fácil,
pero pica, no obstante. “Mentira o no, las personas creen que,” ​siseo de vuelta. “Rojo y
plata, por todo el país, creen lo que les dicen. Y van a luchar por la persona que piensan
Maven es “.
Para mi sorpresa, Anabel asiente con la cabeza. Su cara se cae, una imagen de preocupación. “Eso es lo que
tenemos miedo. Y es por eso que estamos aquí. Para evitar el derramamiento de sangre tanto como podamos “.

“Anabel Lerolan, que debería haber sido actriz,” Me río oscuro. Ella sólo agita una mano, mirando
por la ventana. Su curva de los labios en la sombra de una sonrisa. “Yo era un gran protectora de las
artes, hace toda una vida.” Por alguna razón, Julian mira a ella, sus ojos ablandamiento. Ella mira
hacia atrás, por extraño reservados. Algo pasa entre ellos. Una palabra no dicha o una memoria
compartida, tal vez.

Anabel se recupera en primer lugar, mirando de nuevo a mí. Su voz es severa, y me siento regañó sin
una amonestación. “Cuando Tiberíades gana el trono, que se prepara para ofrecer la tierra y el dinero a
cambio de la cooperación Lakelander.”
Alzo una ceja, la única indicación de cualquier interés. Después de todo, ¿quién sabe dónde nos
llevará. Mantener abiertas las opciones es inteligente.
Ella sabe lo que estoy haciendo y empuja. “La totalidad de la estrangulación cedió otra vez.”

Una vez más tengo que reír, echando hacia atrás la cabeza. La humedad contra mi piel, casi un
escudo, espinas en mi contra. “Tierra inútil,” Me burlo. “Un campo de minas. Nos estás regalar con una
tarea “.
La vieja reina finge no oírme. “Y un compromiso con el heredero de Tiberíades, un niño de Calore y
Samos. Dos veces real, un heredero de dos reinos “.
Para guardar las apariencias, sigo riendo. Pero mi estómago se agita con repulsión. Ella está tratando de
negociar con un niño no nacido. De cualquier mina o de Tiora. Nuestra propia carne y sangre. El consentimiento
será condenado. Por lo menos, yo estaba de acuerdo con mi propio arreglo. Pero hacer lo mismo a un bebé? Asqueroso.

“Y ¿qué pasa con sus perros rojos?” Pregunto, inclinándose hacia adelante en su territorio. Es mi turno
para hacer retroceder. “La Guardia Escarlata? Los monstruos de sangre de Montfort? Mare Barrow y su
especie?”
Julián responde ante Anabel lata. Ella no parece satisfecho, ya sea por su forma o por su intención.
“¿Quieres decir que el siguiente paso en nuestra evolución?”, Dice. “No es prudente que temer el futuro,
Su Majestad. Eso nunca termina bien “.
“Futuros pueden prevenirse, Señor Jacos.” Pienso en el otro animal doméstico newblood Maven
perdió, el único que podía ver demasiado lejos en el futuro. Sólo oí rumores de él, pero los rumores eran
suficientes. Podía ver cada camino, ya que cambió.
Incluso los destinos que nunca llegaría a buen término.
“Esta no es así.” Julian niega con la cabeza. No puedo decir si él es feliz o lamentable. El hombre es un alma
extraña, triste. Atormentado por una mujer, sin duda, como la mayoría de los hombres como él son. "Ahora no."

Miro entre ellos y no me gusta lo que veo. Cada uno podría matarme si querían, ya pesar de
todo mi entrenamiento, me gustaría ir con facilidad. Pero si estuvieran aquí para asesinarme, lo
habrían hecho ya.
“Usted ha perdido Piedmont, por lo que desea los lagos de” murmuro. “Usted sabe que no puede ganar
sin uno de nosotros hacer el trabajo sucio.”
“Hacemos lo suficiente el trabajo sucio de los nuestros, Princesa, ”Anabel responde, en voz baja
y molesto. Se pone énfasis en mi título nacido. Ella no reconoce Maven como rey, por lo que no me
viera como una reina.
“Usted pone tanto en su escudo de Montfort,” les digo tanto. “¿Son sus newbloods realmente
suficiente para superar la fuerza de nuestras tres naciones?”
Julian cruza las manos en su regazo, reflexivo. Él es más difícil de perturbar. “Creo que
todos sabemos que todo el poder de la Lakeland nunca llegará a la ayuda de Maven Calore.”

Eso SmARTS un poco. Fui una estúpida antes, lo que indica lo que hice a Mare de que newblood en la prisión
de Piedmont. Por ninguna otra razón que para demostrar que pude. Es evidente que transmite el mensaje. O tal vez
estamos simplemente que transparente. Me cabrea, disparando hacia atrás, “Del mismo modo que nosotros todos
sabemos que su alianza Red no va a durar. Que es otra barril de pólvora cerca de una llama “.

Esto hace que Julian incómodo. Se mueve, pierde el equilibrio, y un ligero tinte gris colores las
mejillas. No es así con Anabel. Ella prospera, con una sonrisa, como si yo sólo le he servido de una
deliciosa comida. A pesar de que no sé cómo, me siento como si hubiera misstepped.

La mujer pone su mano y yo tirón hacia atrás, fuera de su alcance. Ella parece divertido por mi
miedo. “Hay algo más que podemos ofrecer”.
El rubor de Julian se profundiza y frunce el ceño, dejando caer su mirada. Romper el contacto visual
conmigo. Esencialmente bajando su única arma. Podía moverse contra él en este momento y conseguir la
ventaja. Pero Anabel está demasiado cerca, demasiado letal.

Y, tengo que admitir, me gustaría saber cuál es la última pieza de su negocio es. “Vamos,” yo
respiro, casi inaudible.
Su sonrisa es amplia, señaló. Y mientras Maven es hijo de su madre, veo algunos de él en su
abuela. En la sonrisa afilada, y la mente intrigante. “Salin Iral puso un cuchillo en la espalda de su
padre,” dice ella. Me estremezco al recordarlo. “Asumo que le gustaría tener una conversación con
él?”
Respondo sin pensar. Un error. “No puedo pensar en algunas cosas que me gustaría decir, sí,”
murmuro rápidamente. El sabor fantasma de la sangre llena la boca.
“Estoy seguro de que sabe por qué se hizo,” dice ella.
Dolor pincha en mis bordes. La muerte de mi padre sigue siendo una herida abierta que rezuma.
“Debido a que esta es la guerra. La gente muere."
Sus ojos oscuros, como el bronce fundido, se ensanchan. “Debido a Salin Iral hizo lo que le fue mandado a
hacer.”
Cualquier dolor que siento por la pérdida de mi gira de manera constante a la rabia. Se lame mi columna vertebral,
caliente y la mendicidad.
“Volo”, que no puede dejar de silbido. El nombre del rey Samos pica en la boca.

Pero Anabel sabe cómo me empuje. “¿Le gustaría hablar con él también?” Ella respira, casi
seductora en su oferta. A su lado, Julián vuelve su mirada hacia mí, con los labios apretados. Las
líneas de su rostro parecen profundizar.
Arrastro un largo suspiro entre dientes.
“Sí, sin duda me”, que respiro. “¿Cuál es su precio?” Sonriendo,
me dice.

Se funden en la ciudad como fantasmas. Basta con salir del transporte en una esquina concurrida,
desapareciendo en las filas de los servidores rojos y plateados más comunes. no parecen mis guardias
a notar o la mente, volver a caer en nuestra ruta preestablecida. Julian Jacos hizo bien su trabajo, y
cuando vuelva al palacio, nada parece estar mal. Ninguno de mis guardias parece darse cuenta de que
han perdido veinte minutos al abismo del encanto de un cantante.

Hago un escape rápido, con la intención de ir al santuario escondido en mis habitaciones, que necesitan el
espacio familiar y felizmente vacío para recoger mis pensamientos.
La madre debe estar informado de todo lo que ocurrió justo, y tan pronto como sea posible. Pero no puedo
confiar en que mi mensaje no será interceptada, incluso a través de los canales traseros más profundos. La oferta
de Anabel podía conseguirme decapitados, quemados, mutilados y asesinados. Este mensaje sólo se puede
transmitir cara a cara.
Me las arreglo para llegar hasta las habitaciones de forma segura. Con un movimiento de despido, dejo mi
centinelas en la puerta de mi habitación, como de costumbre. Sólo cuando estoy realmente solo me doy cuenta de lo que
he hecho, y lo que acaba de ocurrir.
Me pongo a temblar, mis manos temblorosas como me paso a través de mi salón de recepción. Mi pulso
se acelera. Pienso en Salin Iral y Volo bajo mis manos, ahogamiento, muriendo. Pagando el precio más alto
por lo que hicieron a mi padre.
“El tráfico en el puente?”
Me congelo, los ojos muy abiertos. Su voz siempre pone un temor en mí. Especialmente cuando se trata de mi
dormitorio.
Mis instintos me dicen para funcionar. Maldita mí mismo. Escapar de la ciudad de alguna manera, encontrar un
camino a casa. Un pensamiento imposible. Me obligo hacia adelante en lugar, a través de las puertas dobles que dan
a mi cámara de sueño. En lo que podría ser mi ataúd.

Maven lazes a través de la expansión de la manta de seda, con una mano metida detrás de la cabeza. La
otra apoyada en su pecho. Los dedos de tambor en el tiempo, con hueso blanco contra uno de sus miles de
camisas negras. Parece aburrido y enojado. Un malo
combinación.
“Buenas tardes, esposa,” él dice.
Echo un vistazo alrededor de la habitación, en las numerosas fuentes sigo de cerca. No para la decoración,
pero mi propia protección. Siento cada uno como se ondula y persecuciones, más que suficiente para utilizar
este debe ponerse feas. Si sabe lo que he hecho. Lo que entretenido. Lo acepté hacer.

“¿Qué haces aquí?” No se uso en el papel de esposa y delira, no mientras estamos


solos. Él sabrá que algo está mal, si no lo hace ya.
O, realizo con un escalofrío, que podría ser simplemente aquí para cumplir con nuestros deberes maritales,
descuidados como lo han sido. No estoy seguro de lo que me aterroriza más. A pesar de que yo estaba de acuerdo
con esto. Sabía que esto era parte del trato. sabía él fue parte de nuestra alianza. Quizás he sobreestimado su
obsesión con Mare, o simplemente se ha desgastado.

Gira la cabeza para mirarme, una mejilla presionada contra la seda. Un flop de pelo negro cae sobre la
frente. Parece más joven en la actualidad. Aunque más maníaca. Sus ojos son apenas azul, superado por
los alumnos negros de ancho.
“Necesito que envíe la palabra a los lagos de”, dice. "A tu madre."
Quedarse quieto. No se mueva. No hacer relieve, Me digo a mí mismo, así como las rodillas amenazan con dar a
conocer.
“Decir qué, exactamente?”, Respondo, ponerse una máscara de indiferencia. Se mueve con gracia, de
pie con movimientos suaves. A pesar de Tiberíades es el hermano guerrero, Maven no deja de tener su
propia habilidad física. “Camina conmigo, Iris”, dice, sonriendo bruscamente.

No tengo más remedio que obedecer. Sin embargo, no hago caso de su brazo extendido, manteniendo una
distancia segura de unas pocas pulgadas de distancia entre nosotros.
Él no habla, que nos obliga a caminar en silencio a medida que dejamos mis habitaciones juntas. Me
siento colgué en el extremo de una cuerda, suspendido sobre un pozo. Mi corazón martillea en el pecho, y yo
haré todo lo posible para mantener mi máscara a través de largos minutos de caminar. Sólo cuando se llega a
la sala del trono, vacío a esa hora del día, no se volvió a mirar a mí.

Me preparo para el golpe, se prepara para contraatacar.


“Dile a tu madre para preparar su flota y sus ejércitos”, dice, como si comentando en mi
vestido.
Sorpresa reemplaza el miedo.
Él sigue caminando, el montaje de las medidas planteadas para pasar detrás del trono. Me bordes
alrededor de la influencia de Silent piedra. Incluso el cepillo de ella me hace trago.

"Qué- ¿ahora? ”Yo de pulverización catódica, levantando una mano a la garganta. Mi mente corre mientras
estudio Maven, en busca de la mentira. Apenas ha pasado una semana desde Bracken llevó Piedmont. Sin duda, la
coalición del hermano todavía está reagrupando. “¿Estamos bajo ataque?”

“No por el momento.” Se encoge de hombros, indiferente. Y aún en movimiento. Todavía


me dibujo a lo largo de él. “Pero muy pronto.”
Entrecierro ojos, sintiendo un profundo malestar en el estómago.
Maven se aproxima a una de las puertas detrás del trono, en dirección a lo que se supone que son las
cámaras públicas de la reina. Una biblioteca, un estudio, salas de estar. Yo no uso de ellos, prefiriendo en
lugar de mi santuario.
Él pasa a través y tengo que seguir.
“¿Cómo sabes eso?”, Pregunto. piscinas terribles en el estómago. Se encoge de nuevo. La habitación está
oscura, las ventanas con cortinas en gran medida. Apenas puedo distinguir las rayas de blanco y azul marino,
los colores de la última reina de utilizar este lugar. Estas habitaciones tienen un aire de polvo y desuso.

“Sé que mi hermano”, dice Maven. “Lo que es más, sé lo que necesita y lo que este
país necesita de él.”
"¿Y eso es?"
Él me sonríe, abriendo otra puerta a través de la sala de estar. Sus dientes parpadean en la penumbra.
Él hace todo lo posible para parecer un depredador.
Algo en la habitación de al lado me hace una pausa. Me hace dolor, el fondo de mi ósea.

Sigo siendo, aparentemente no afectado. Pero mi corazón late. “Maven?”, Murmuro.

“Cal tiene aliados, pero no lo suficiente. No en Norta.”El joven rey tamborilea con los dedos juntos,
sus ojos vidriosos mientras piensa en voz alta. Él permanece en la puerta, en el borde. Nunca paso a
paso a través. “Quiere influir en más de mis temas a su lado, pero no es un diplomático. Cal es un
guerrero, y que va a luchar para ganar el favor de los altos Casas. Para mostrar cómo digno él es de mi
corona. Él tiene que inclinar la balanza. Hacen los nobles creen que no es una causa perdida “.

Maven no es tonto. La predicción de los movimientos de sus oponentes es su punto fuerte, y la única
razón por la que ha sido capaz de sobrevivir y ganar-por tanto tiempo.

Nunca tomo mis ojos fuera de la puerta, tratando de ver lo que contiene. La habitación del otro lado
es tan negro. “Así que va a atacar a otra ciudad. Tal vez incluso la capital “.

tsks Maven como si fuera una niña estúpida en el aula. Lucho las ganas de meter la cabeza en
la fuente más cercana.
“Mi hermano y su coalición tienen la intención de golpear puerto de la Bahía.” “¿Cómo
puede estar seguro?”
El rey frunce los labios. “Es su mejor opción. La fortaleza, los barcos en el puerto-por no hablar de su
valor sentimental “, añade, escupiendo las palabras con repulsión. “Su madre le encantaba esa ciudad.” Sus
dedos juegan con el pestillo de la puerta abierta. Es una cerradura de aspecto fuerte. Más complicado de lo
que debería ser.
Trago saliva. Si Maven piensa Cal irá por puerto de la Bahía, yo le creo. Y yo no quiero que
mi madre, o de nuestros ejércitos, ni de cerca el conflicto.
Excusas surgen en mi cabeza, listo para manejar.
“Nuestra flota se encuentra todavía en los Lagos”, que ofrecen, sonando de disculpa. "Tomará tiempo."

Maven no parece sorprendido, o incluso en cuestión, por mis palabras. Se pasa más cerca de mí,
con las manos pulgadas de la mía. Puedo sentir el calor de su piel enfermiza. “Yo esperaba tanto”,
dice. “Así que voy a darle su real madre algún incentivo.”

Mi estómago se retuerce. “¿Oh?” Sus


destellos sonrisa. Lo odio.
“¿Ha estado alguna vez en puerto de la Bahía, Iris?”
“No, Maven.” Si yo fuera una persona menor, sin entrenamiento, mi voz temblar. No con el miedo
que quiere de mí. Pero la rabia. Se ondula a través de mí, furioso como una tormenta.

no parece experto para darse cuenta. O cuidado. “Desde luego, espero que disfrute de la visita”, dice, sin dejar
de sonreír.
“Así que estoy cebo,” siseo.
“Nunca llame cebo. Pero incentivo. ”Se da un suspiro. “Sí, creo que lo hice esa
llamada.”
"Cómo te atreves-"
Él habla sobre mí, su voz más fuerte que antes. “Contigo en la ciudad, listo para liderar la
defensa, estoy seguro de que su madre va a hacer todo lo posible para mantener su final de nuestra
alianza. ¿No le parece?”Él no espera a que te responda, y su voz se vuelve irregular. Un puño aprieta
a su lado. “Necesito los ejércitos me prometieron. Necesito refuerzos. Necesito ninfas en el puerto de
ahogar esa ciudad y todos sus habitantes “.

A toda prisa, Asiento con la cabeza. Aunque sólo sea por el bien de él aplacar. "Se lo diré a ella. Pero no puedo
garantizar-”
Maven cierra la distancia entre nosotros y tensa. Su puño se cierra sobre mi muñeca, estricto control, ya que
me tira hacia adelante. Muerdo detrás el instinto de luchar. Sólo se va a terminar en el dolor. “Del mismo modo que
no puedo garantizar su seguridad allí”, dice, deteniéndose justo antes de la entrada oscura. Sus labios se contraen,
divertido. “O incluso en este caso.”

En alguna señal oculta, la puerta detrás de nosotros desplaza con una tropa de centinelas. Todos
ellos son amplios, enmascarado y vestido, brillando en sus joyas negro y llamas sedas. Mis guardias-y
mis carceleros.
Me di cuenta de qué se trata. Lo que la habitación de al lado, el lugar donde Maven negro se encuentra tan
fácilmente, se supone que es.
Su trono no es la única cosa aquí hecha de piedra silenciosa. La amenaza reluce, el filo de una
navaja presionado contra mi cuello. Su agarre se aprieta con los dedos frío en mi piel. No habrá que
va desde los comandos de Maven.

“¿Y usted, mi rey valiente y justo?” Me gruño, sin dejar de mirar hacia
la sala de negro. Yo sólo puedo sentir, el borde adormecedor de Piedra.
Él no se eleva al insulto. Es demasiado inteligente para eso.
“Ponte tu armadura, Iris. Esperar a que la tormenta. Y la esperanza de que su madre se mueve tan rápido como mi
hermano lata “.

OceanofPDF.com
DIECIOCHO
Yegua

No hay estrellas tan cerca de New Town. El cielo alrededor de la favela se obstruye
permanentemente con una neblina de contaminación. Se huele mal y venenoso, incluso en las
afueras, donde la niebla es más delgado nociva. Me elaborar el pañuelo al cuello, respirando a
través de la tela en su lugar.
Los otros soldados a mi alrededor hagan lo mismo, tirando de las caras en el aire tóxico. Pero no Cameron. Ella
está acostumbrada a ella.
lavados de socorro más de mí cada vez que miro a Cameron, su inclinación, la forma oscura que se movía
con agilidad a través del bosque de tono negro. Ella es tan alto, fáciles de distinguir entre las decenas que se
mueven con nosotros. Kilorn mantiene cerca de su lado, su silueta familiar. Mientras observo el par de ellos, mi
alivio se derrite rápidamente a la vergüenza.

Cameron escapó de la base de Piedmont, huyendo en los pantanos con su hermano y unas pocas
docenas más sobrevivientes. Muchos murieron cuando ella no lo hizo. soldados rojos de la Daga Legión,
los niños que juraron mantener a salvo. Newbloods de Montfort. Newbloods de la muesca. Platas. Rojos.
Tantos muertos hace girar mi cabeza.

Y estoy enviándola de nuevo en peligro.


“Gracias por hacer esto, Cam,” murmuro, mi voz casi inaudible. Como si un simple
agradecimiento significa nada.
Con una sonrisa, ella echa un vistazo por encima de su hombro. Sus dientes brillan en la débil luz de
nuestras linternas. A pesar de las difíciles circunstancias, nunca he visto sonreír como lo hace esta noche.

“Como si se pudiera hacer esto sin mí”, susurra, casi burlas. “Pero no me des las gracias,

Barrow. He estado soñando con un día como esto desde que era una niña. Ciudad Nueva es no va

a saber lo sangrado dispara.”‘No, no lo hará,’murmuro a mí mismo, pensando en la mañana por

delante de nosotros.
El miedo y los nervios me repartirse, como lo hicieron en el vuelo de la grieta. Estamos a punto de
irrumpir en el barrio tecnología que nació en un lugar cercado por muros y guardias y décadas de opresión.

Y no somos el único asalto en movimiento. Millas al este, el resto de


nuestra coalición se dirige hacia el puerto de la bahía
Los soldados Rift atacarán desde el mar, con la flota Laris dispuestos en el ala. Tiberíades y Farley
están en los túneles por ahora, listo para dirigir el grueso del ejército luego a la ciudad. Trato de
imaginar el asalto de tres puntas en mi mente. No es nada como cualquier batalla He sobrevivido antes.
Tampoco es esta, separado del príncipe fuego, de Farley. De tantos queridos para mí. Por lo menos
tengo fiel Kilorn todavía resuelta a mi lado. Hay una cierta simetría aquí, supongo. Volvemos a lo que
éramos antes. Arrastrándose en los callejones, vestido con ropas sucias. Nuestros rostros oscurecidos
y desconocido. Oscuridad. Ratas.

Las ratas con dientes más afilados y garras más largas.


“Estos árboles se pudren,” Cameron dice en voz alta, sacando una mano por la corteza de un árbol
negro de barrera. Una de miles de personas en este bosque maldito. Creado por greenwardens, los árboles
estaban destinados a atrapar y filtran la contaminación del barrio. Suenan todas las ciudades tecnología,
marchando hasta sus paredes. “El que creció éstos no le importa para su mantenimiento. Lo que se supone
que deben hacer, en realidad no están haciendo más.

“Ellos piensan que están sólo nos envenenamiento”, continúa, su voz en plena ebullición. “Están envenenando
a sí mismos también.”
Nos movemos bajo el manto de sombras asilo y la capacidad de amortiguación de Farrah, uno de mis
antiguos reclutas newblood de la muesca. En vez de disfrazar nuestros cincuenta soldados individualmente, nos
enmascaran como grupo, lanzando sus habilidades sobre nosotros como una manta. Estamos invisible e
inaudible para cualquier persona fuera de su círculo de influencia, capaz de pasar a la vista. Podemos ver y
escuchar el uno al otro, pero nadie unas yardas de distancia pueden vernos ni oírnos.

Premier Davidson pasos suavemente detrás de mí, flanqueado por sus propios guardias. La gran mayoría
de la voluntad Montfort ejército asalto puerto de la Bahía, pero unos pocos newbloods clave son aquí con él.
Ellos no tienen sus uniformes habituales. Incluso Ella, Tyton, y Rafe tiene el pelo cubierto, envuelto en bufandas
o un sombrero. Todos ellos se mezclan con el resto de nosotros, vestido con trapos descarta toda prisa,
chaquetas y pantalones remendados raídas. Toda la ropa tecnología-edición, cortesía de los contrabandistas
de red Whistles en puerto de la Bahía. Me pregunto si un ladrón se las pasó. Una chica con ninguna otra opción
que robar. Ninguna otra forma de sobrevivir.

El aire se espesa medida que nos acercamos, y más de uno de nosotros tos, náuseas en el sabor del humo
y los gases. El dulce aroma enfermizo de la gasolina se asienta sobre nosotros, como si la tierra bajo nuestros
pies está saturado con él. Gastos generales, las hojas rojas grasosas de los árboles tiemblan de barrera en un
ligero viento. Incluso en la oscuridad, se ven como la sangre.

“Mare”. Kilorn empuja el brazo. “Muro de venir,” dice en la advertencia. Sólo puedo asentir en señal de
agradecimiento, entrecerrando los ojos a través de los árboles. De hecho, la posición en cuclillas, gruesos muros de
New Town asoman por delante. No es tan impresionante como el diamondglass de un palacio real, o tan intimidante
como los altos muros de piedra de una ciudad de plata. Pero sigue siendo un obstáculo a superar.
El liderazgo se adapte a Cameron, aunque nunca lo admitirá. Ella cuadrados hombros mientras nos
acercamos, irguiéndose en toda su estatura imponente. Me pregunto si ella incluso cumplió dieciséis
todavía. Ningún adolescente debe ser lo más tranquilo, recogido, y sin miedo como ella.

“Cuidado con los pies,” sisea por encima de mi cabeza, dejando que pase el mensaje a través de nuestras
filas. Con un clic se cambia en su tenue linterna, rojo. El resto de nosotros lo mismo, a excepción de las sombras
Haven. Sólo profundizar en su enfoque, enmascarando el resplandor infernal. “Los túneles vienen por detrás de
la línea de árboles. Arrastre los dedos de los pies. Busque espesa maleza “.

Hacemos lo que ella dice, aunque Kilorn abarca mucho más terreno que yo. Él mueve sus largas piernas
a través de las hojas muertas y en descomposición, sintiendo la dureza de revelador de una trampilla.
“Supongo que no recuerda exactamente dónde está, ¿verdad?”, Se queja a Cameron.

Ella levanta la vista de cuclillas en el suelo, con las manos en las hojas. “Nunca he estado en los túneles
antes”, resopla. “No es lo suficientemente mayor como para tomar las carreras de contrabando. Además, ese no
es el camino de mi familia “, añade, estrechando los ojos. “Mantener la cabeza sangrado abajo, eso es lo que
llevamos a cabo a. Y ver a dónde nos llevó?”

“cavar a través de la tierra de un agujero,” respuestas Kilorn. Oigo la sonrisa en su voz.

“Dirigir un ejército,” Ofrezco lugar. “Ahí es donde tienes tú mismo,


Cameron “.
Sus cambios de expresión, el endurecimiento. Pero sus labios tirar en algo parecido a una
sonrisa. Un triste. Yo lo entiendo. Ella dijo antes, en Corvium, que se hizo con el asesinato. Hecho con
la carga letal de su capacidad para silenciar y sofocar. Su objetivo ahora es proteger. Defender. A
pesar de que tiene más causa que la mayoría de sentir rabia, a buscar venganza, ella tiene la fuerza
infinita de alejarse.

Yo no.

Los túneles brillan con nuestra luz roja, nos bañarse en carmesí. Incluso los Silvers jurado Cal o la
grieta. Las sombras Haven, la Iral sedas. Una docena de ellos, dispersos en nuestro número. Todos
ellos, por un momento, rojo como el amanecer.

Guardo un ojo sobre ellos mientras caminamos, pasando por debajo de las paredes de la Ciudad Nueva.
Tienen órdenes de sus señores y reyes. No confío en ellos, no por un tiro largo, pero confío en su lealtad.
Platas son leales a la sangre. Lo hacen como comandos de sangre.

Y no estamos indefensos tampoco.


Ella y Rafe la retaguardia de los nuestros. Ambos parecen energizado por nuestra misión, picazón
para otra pelea después de nuestra derrota en Piedmont. Tyton camina cerca de la mitad de nuestro
partido, dejarme tomar la delantera, por lo que la
electricons están uniformemente dispersas. Sus ojos parecen brillar en la luz baja.
Cameron golpea su mano en su cadera. Contar los pasos. Sus agudos ojos miran las paredes con
ampollas enfoque. Se desliza un dedo sobre el lugar donde la tierra apisonada se desvanece con el
hormigón. Cambia algo en ella, sombreando sus características.

“Yo sé lo que se siente”, le susurro a ella. “Para volver como otra cosa.”

Sus ojos se ajustan a la mía, con una ceja levantada. “¿De qué estás hablando?” “Sólo iba a casa
una vez después descubrí lo que era,” explico. Fue sólo unas pocas horas. Pero más que suficiente
tiempo para cambiar mi vida de nuevo.
Recordando que la visita a mi viejo pueblo es difícil, si no doloroso. Shade no estaba muerto aún,
pero pensaba que era. Y me uní a la Guardia Escarlata vengarlo. Todo ello mientras esperaba
fuera de Tiberíades, apoyado en su ciclo de reconstrucción. Siendo un príncipe. Siempre un
príncipe. Trato de sacudir la memoria como un mal sueño. “No será fácil, a mirar las cosas
familiares y ver algo que no reconoce.”

Cameron sólo se aprieta la mandíbula. “Este no es mi hogar, Barrow. Sin prisión es siempre un hogar “,
murmura. “Y eso es todo estos barrios pobres son”.
“¿Por qué no dejo?” Quiero golpear Kilorn por su falta de gracia, así como para la rudeza
de la cuestión. Él me llama la mirada y escupe. “Es decir, usted tiene estos túneles. . “.

Estoy sorprendido por su contestador sonrisa. “Usted no lo entendería, Kilorn,” dice ella, sacudiendo la
cabeza con un rollo de sus ojos. “Usted piensa que creció con fuerza, pero esto es más difícil. Pensaban que
eran atados a ese pueblo río, atrapados por qué? ¿Un poco de dinero? ¿Un trabajo? Algunos guardias que le
mira hacia los lados?”Él rubores más profunda mientras se recita cada palabra en el tiempo. “Bueno, hemos
tenido esto.”

Sus perros callejeros mano a su cuello, tirando a un lado para mostrar su cuello tatuado en su totalidad.
Su ocupación, su lugar, su prisión marcarán con tinta permanente. NT-ARSM-188907.

“Cada uno de nosotros es un número hasta allí”, Cameron continúa, señalando con un dedo hacia el
techo. “Usted desaparece, el siguiente número de línea desaparece también. Y no está bien. familias enteras
tienen que correr. Y ¿a dónde van? Dónde poder
¿ellos van?"
Su voz se apaga, el eco de morir en las sombras rojas. “Espero que sea en el pasado ahora”, murmura, aunque
sólo sea para sí misma. “Prometo que es”, Davidson responde a una distancia educada. Sus ojos se arrugan en
ángulo cuando se trata de ofrecer una sonrisa amarga. Por lo menos, el primer ministro es una firma de recordatorio
de lo que puede ser. ¿Qué tan alto a alguien como nosotros puede subir.

Cameron y yo intercambiamos miradas. Queremos creer en él.


Tenemos que creer en él.
Ato mi pañuelo apretado en su lugar, parpadeando las lágrimas duras de los ojos. El aire mismo parece
quemar, y mi piel escuece. Es a la vez seco y húmedo, al mismo tiempo, poco natural y simplemente incorrecto.

Todavía no es el amanecer, pero el cielo lleno de humo es más ligero de lo que era antes de que el sol
comienza su enfoque desde el este. Un silbido agudo, eléctrico sopla en el extremo del callejón, a continuación, se
hace eco de fuera sobre el barrio, de una fábrica a otra, lo que indica la migración masiva que es el cambio de
turno.
“El paseo del amanecer”, murmura Cameron.
La vista hace que mi aliento. Cientos de trabajadores rojos inundan las calles de New Town. Los hombres
y las mujeres y los niños, de piel oscura y pálido que se enfrentan, viejos y jóvenes, todos caminando juntos a
través del aire envenenado. Al igual que algunos desfile sombrío. La mayoría busca a sus pies, agotado por su
trabajo, desglosados ​por este lugar.

Se alimenta la rabia siempre ardiendo en mi corazón.


Cameron se desliza en medio de ellos, con Kilorn y me sobre sus talones. Detrás de nosotros, el resto de nuestra
banda se funde en las innumerables caras sucias, se mezclan con facilidad. Miro hacia atrás, la búsqueda de
Davidson, que sigue a una distancia segura. A la luz cada vez mayor, con la cara tensa, traicionando las ligeras líneas
de la edad y el cuidado desgastado en su piel. Que los puños una mano en su chaqueta, cerca de su corazón, y me da
una breve inclinación de cabeza.

Nuestro desfile constante de trabajadores se vacía a otra calle, más ancha que el resto, bordeada de
apartamentos en bloque estoico organizados en forma militar reglamentadas. Otro prisas de turno de la fábrica
hacia nosotros desde la dirección opuesta, la intención de tomar nuestro lugar.

Suavemente, Cameron me empuja hacia un lado, me mueve en línea con el resto de los trabajadores de
tecnología rojo. Dan un paso rápido, en el tiempo entre sí, creando un espacio para el nuevo turno para pasar. A
medida que lo hacen, Cameron mete su puño en su propia chaqueta como lo hizo Davidson.

Yo también.
Marcado nosotros mismos.
Los acompañantes no están Scarlet Guardia. O no lo eran, antes de que todo esto empezó. Sus
lealtades son uno al otro, a su pocilga. Para las pequeñas resistencias, el único tipo posible de aquí.

El nuestro es un hombre alto, negro de piel, esbelta como Cameron, su cabello trenzado y recogido
en una apretada, moño manchado de tonos de gris. El pie de Cameron grifos mientras se acerca, su
cuerpo casi irradiando energía. Él nos alcanza y agarra el brazo,

“Papi,” Oigo su respiración mientras se tira de ella en un abrazo. “¿Dónde está mamá?”

Se cubre la mano con la suya. “Ella viene a turno. Le dije a mantener la cabeza hacia abajo y
los ojos abiertos. En primer rayo de luz, que está corriendo “.
Cameron exhala lentamente. Se sumerge la cabeza, asintiendo para sí misma. La oscuridad
alrededor de los Estados Unidos continúa levantar, atenuándose a tonos más claros de azul como se aproxima el
amanecer. "Bueno."
“Espero que no trajo Morrey aquí”, añade su padre, un tono ligero pero regaños. Y tan
familiar. Me recuerda a mis padres, me reprendiendo por un plato roto.

La cabeza de Cameron vuelva a encajar a encontrar a su padre fijamente, con los ojos de un negro oscuro y
profundo. "Por supuesto no."
A pesar de que no quiero interrumpir su reunión, tengo que hacerlo. “La estación de energía?” Me
Prod, mirando al anciano Cole.
Él mira hacia mí. Él tiene una cara amable, no es poca cosa en un lugar como este. “NT tiene seis,
uno para cada sector. Pero si cortamos el eje central, que va a hacer el trabajo “.

La mención del plan de encaje algo en Cameron. Ella se endereza, se centra. “De esta manera,” dice ella
bruscamente, haciendo señas a nosotros.
El cambio de turno es mucho más llena que incluso los peores días en el mercado de los zancos. agentes
de plata en uniformes negros vigilan. No en el suelo, en las calles sucias, pero desde las pasarelas generales y
ventanas de los puestos de guardia premonitorias. Los oficiales y los mensajes que conocen lo suficientemente
bien. Los observo mientras paso, teniendo en cuenta su falta de interés. No son las mismas Silvers nos muestran
desinterés en la corte, su manera de hacernos sentir como menos de lo que ya somos. Sin embargo, un
aburrimiento. Un desuso. Platas no se asignan a las ciudades de tugurios porque son guerreros de líneas de
sangre importantes. Esto no es un puesto cualquiera envidiaría.

Los guardias de New Town son mucho más débiles que cualquier enemigo que estoy acostumbrado. Y no tienen
idea de que ya estamos aquí.
El padre de Cameron le mira por encima, reflexivo mientras caminamos. Me estremezco cuando su mirada
pasa por encima de mí, y luego de vuelta a su hija. “Así que es cierto, entonces. Eres algo. . . diferente."

Me pregunto lo que ha escuchado. Lo que la Guardia Escarlata dijo a sus contactos en New Town.
propaganda del experto y transmisiones envenenados puesto de manifiesto la existencia de newbloods.
¿Sabe lo que su hija puede hacer?
Ella sostiene su mirada, su igual. “Soy”, dice sin pestañear. “Se puede caminar
con la niña del rayo.” “Sí”, responde ella.

"Y esto es . . . ?”, Añade, mirando Kilorn.


Con una sonrisa descabellado, Kilorn toca la frente y ángulos a sí mismo en un arco poco profundo.
“Soy el músculo.”
El Sr. Cole casi se ríe mientras se toma en forma de altura, pero magra de Kilorn. “Claro, chico.”

Los edificios que nos rodean crecen más, apiladas precariamente. Hay grietas en las paredes y
ventanas, y cada bloque necesita una nueva capa de pintura
- o simplemente el buen lavado de una tormenta. Los trabajadores que nos rodean empiezan a despegarse, de cara a
las diferentes estructuras de viviendas con las olas y las llamadas. Nada
Parece fuera de lugar.
“Estamos muy agradecidos por su ayuda, señor Cole,” digo en voz baja, manteniendo el foco por delante. Unos
guardias de plata de pie en un arco algunas yardas de distancia, y yo bajo mi rostro a medida que pasamos.

“Gracias a los ancianos, no yo”, el Sr. Cole respuestas. No se molesta en esconderse de los guardias.
Él no es nada para ellos. “Han sido preparado para esto durante mucho tiempo.”

Mi garganta se aprieta en la vergüenza. “Debido a que alguien debe haber hecho algo hace mucho
tiempo.” Alguien como usted, Tiberíades. Usted sabía que existían estos lugares, y por quién. Para qué.

Cameron aprieta los dientes. “Al menos estamos haciendo algo ahora.” A su lado, se aprieta un puño.
Con su habilidad, pudo matar a los dos guardias por encima de nosotros si quisiera. Soltarlos justo al lado
del arco.
Pero se pasa sin incidentes, entrando en la sombra de la encorvarse, edificio de apartamentos
barriada gris al final de la calle residencial. Parece que los bloques de juguete de un niño gigante,
apilados contra el azul brumoso. Una sección es más alto que el resto, salpicada de ventanas
sucias, oscuras.
Es el lugar donde tenemos que estar.
El Sr. Cole me mira, y luego a la estructura. “Hasta que vaya, chica rayo”, dice, su voz suave.
“Obtener alta, mucho ruido. Ese es el plan, ¿verdad?”
“Sí, señor”, murmuro. Ya que llamo a los relámpagos, sintiendo que responde profunda en los huesos.

Cuando llegamos a la base del edificio, ya casi solo en la calle, se unió a los rezagados solamente por
turnos. Cameron se convierte en su padre, los ojos muy abiertos. "¿Cuánto tiempo tenemos?"

Se vuelve sobre su muñeca y mira su reloj. A continuación, el Sr. Cole frunce el ceño, las líneas de corte
profundo. “Ninguno”, dice. "Usted tiene que ir."
Ella parpadea rápidamente, la mandíbula de trabajo. "Bueno."
“Señor, creo que esto es suyo,” dice Kilorn, alcanzar en su chaqueta. Se saca una pequeña pistola libre, y
rondas adicionales de municiones, ordenadas en su caso.
El señor Cole se ve en la pistola como una serpiente que podría morder. Duda, hasta que Cameron lo
toma de Kilorn y la aprieta contra su pecho. Ella se ensancha sus ojos, suplicante.

“Punto y haga clic, papá. No lo dude,”dice con necesidad furiosa. “Silvers no lo hará.”

Poco a poco, con cautela, se mete la pistola en la bolsa a su lado. A medida que gira,
veo al tatuaje en su cuello.
“Bien”, que respira, aturdido. Creo que todo esto está empezando a ponerse al día con él. A continuación
se aclara la garganta. “Los técnicos de nueva turno en el cubo están informados. Ellos Apague la ciudad con su
primer ataque, después de la Crosstown señal. Coordinar la desconexión sistemática con su tormenta. Platas no
sabrán que estamos en el ajo. Ganar algo de tiempo “.
Esta parte del plan se organizó con entusiasmo tanto por la Guardia Escarlata y sus contactos dentro de la ciudad
los barrios marginales.
“Todo el mundo sabe acerca de los cargos?” Pregunto, aunque sólo sea para estar seguro. La Guardia Escarlata
que se resbaló con nosotros ya se encuentran dispersos por toda la ciudad, la plantación de sus bombas. Por el que
nuestras trampas.
La expresión de Cole se oscurece y se frunce el ceño. “Todo el que se puede confiar. Puede ser que tengamos
nuestra propia resistencia, pero tenemos informantes en todo “.
Trago saliva, intentando no pensar en lo que podría suceder si la persona equivocada sabía lo que
estaba a punto de suceder. Maven mismo pudo descender sobre New Town y aplastar nuestra insurgencia.
Llevar este, suelo contaminado envenenado que rompe abajo sobre todos nosotros. Y si no aquí, donde habrá
que dejar las otras ciudades de tugurios? ¿Qué va a probar?

Que nada se puede hacer. Que estas personas no se pueden guardar.


Kilorn señala mi malestar y empuja el hombro, aunque sólo sea para mí salir de ella. Cameron es,
comprensiblemente, más preocupado por su padre.
“Está bien”, dice, “simplemente ver donde sangrado paso.” Cole chasquea
la lengua. “No maldigas, Cam.”
Sin previo aviso, Cameron sonríe y lanza sus largos brazos alrededor del cuello de su padre,
abrazándolo con fuerza. “Kiss mamá para mí,” escucho su murmullo.
“Vas a un beso de ti mismo lo suficientemente pronto”, susurra, levantándola ligeramente del
suelo. Sus ojos se cerraron al unísono mientras se aferran el uno al otro. Y este frágil, efímero
momento.
No puedo evitar pensar en mi familia, tan lejos. Seguro. Escondido en las montañas, protegido
por miles de millas y otro país jurado combatir con nosotros. Vivir con esperanza por primera vez en
muchos años. No es justo, especialmente a Cameron, que ha sobrevivido mucho peor que yo. Pero
estoy contento de no tener que cargar con el peso de la seguridad de mi familia junto con todo lo
demás. Apenas puedo manejar el peligro para las personas que quiero que todavía están luchando.

Cameron se aleja de su padre por primera vez. Es un acto de fuerza incalculable. Como es dejar ir. El Sr.
Cole da un paso atrás, oliendo, mirando a sus pies. Ocultación de un enrojecimiento repentino alrededor de sus
ojos. Las lágrimas pinchan en Cameron también, y se rasca su bota contra la calle sucia, levantando polvo en la
distracción.
“¿Vamos?”, Dice, dirigiéndose a mí. Sus ojos están húmedos. “Vamos a
subir.”

Vemos la ciudad con halcón enfoque, cada uno de nosotros en una ventana mirando hacia fuera en una dirección
diferente. Me limpio el vaso con la manga. Sólo se mueve la suciedad alrededor, dejando rayas de color marrón.
Las nieblas espacio del ático con el polvo cada vez que nos movemos, levantando otra nube. Kilorn tose en su
mano, un sonido ronco.
“Veo el humo de este lado, entre esas fábricas”, dice. En su ventana, Cameron plantea
un hombro. “Sector Autoworks,” ella
responde sin darse la vuelta. “Las líneas de montaje atascado hace media hora. El cambio se vio después, y
que van a ralentí en torno a las puertas pidiendo salario del día. Supervisores rechazarán. Los oficiales
tratarán de mantener la paz.”Ella sonríe para sí misma. "Gran desorden."

“¿De qué color es el humo, Kilorn?” Pregunto, siendo la exploración de mi sección del horizonte.
Desde esta altura, New Town parece más pequeño. Pero así como deprimente. Todo gris y con smog,
colgado con nubes bajas de neblina brutal. Se pulsos, lento, la electricidad casi abrumadora.

“Uh, normal?” Sputters Kilorn. “Gris.” Me Huff baja en la garganta. Con


ganas de conseguir este movimiento.
"Normal. Sólo las chimeneas,”drawls Cameron. “No es la señal.” Se mueve, tosiendo un poco
más. Me estremezco al oír la piratería. “¿Qué estamos buscando otra vez?”

"Cualquier cosa que no es normal “, contesto con los dientes apretados. “Derecha”,
se queja.
En el lado opuesto de la sala baja, Cameron golpecitos con los nudillos contra su ventana
grasienta. “Usted sabe, tal vez esta rebelión sería más largo si no se basan en los adolescentes
tanto.” Ella lanza una sonrisa en Kilorn. “Especialmente los que no pueden leer.”

Ladra una risa, llegando a la carnada. "YO poder leer."


“Pero los colores son más allá de su comprensión sangrado?” Que vuelva a encajar con rapidez
látigo.
Se encoge de hombros y levanta las manos. “Sólo estoy haciendo una conversación.” Cameron se burla, poniendo
los ojos. “Debido a que realmente necesitamos distracciones en este momento, Kilorn.”

Aprieto los labios juntos, tratando de no reír a los dos. “¿Es esto lo Tiberíades y sueno como cuando
discutimos?”, Pregunto con una ceja levantada. “Porque si es así, me disculpo sinceramente.”

Kilorn va escarlata, rubor, como Cameron se convierte rápidamente de nuevo a su ventana, casi
apretando la cara contra el cristal.
Echaba de menos lo que estaba sucediendo con sombra y Farley. ¿Me he perdido esto también? “Ustedes

dos son unas diez veces peor”, Kilorn finalmente dice, su voz un gruñido sordo.

En la ventana de enfrente, Cameron resopla. “¿Quieres decir una. Cien” Sonriendo, Miro entre
el par de ellos. Ambos están en el borde, incluso para las circunstancias. Trato de leer la tensión en
los hombros de Kilorn, pero el rubor sigue coloreando sus mejillas es más condenable. “Entré en
eso, ¿verdad?”, Murmuro, volviendo a mi ventana.

Detrás de mí, que chufs una risa. "Absolutamente."


Entonces Cameron cierra de golpe una mano a la ventana, silbidos. “Humo verde. sector de las armas.
Mierda."
Kilorn salta a su lado, sacando su arma. Él la mira, preocupado. “¿Por qué 'mierda'?”

“Sector de las armas tiene la mayoría de la seguridad”, dice ella rápidamente. Con movimientos incluso, que se
despega de su chaqueta, dejando al descubierto su propia pistola y un cuchillo malvados espero que nunca tiene que
utilizar. "Por obvias razones."
Exhalo lentamente. Dentro de mí, el rayo encaje y cruje. “Lo más probable es hacer explotar también.”

Con un rollo de sus hombros, Kilorn pone un ceño fruncido. Cameron lo que toca suavemente en
el brazo, tirando de ella desde la ventana. “Vamos a asegurarnos de que no ocurra”, murmura,
expulsando a la copa.
Fragmentos estallan hacia fuera y hacia adentro, rompiendo con la fuerza del golpe. Aún haciendo una
mueca, se limpia una manga de camisa alrededor del marco, golpeando suelta los bordes dentados. A
continuación, da un paso atrás para que me apoye y prepararme en la cornisa. Un viento sopla humo en mi
cara, con olor a humos y fuego distante. Sin duda, me deslizo una pierna por la ventana, y luego el otro.
Kilorn agarra la parte posterior de la camisa, manteniendo un agarre firme.

Miro hacia el cielo, centrándose en los albores azul ya que se derrite a rosa. A pesar de que el cielo se
atragantó con nubes corruptos, hacen de colores preciosos. Mis latidos thrums, aumentando a un ritmo
constante. El rayo en mí pulsos con ella, alimentándose de la energía eléctrica a continuación. Aprieto un
puño, tratando de recordar lo que Ella me enseñó.

tormenta eléctrica es el tipo más fuerte y más destructivo que podemos hacer. Reúne; crece; se rompe.
Gastos generales, las nubes de colores vibrantes comienzan a oscurecerse y agitar, condensación con mi
poder. Ante mis ojos, sombras idénticos florecen sobre otras dos partes de la ciudad. Ella y Rafe. Los tres de
nosotros hacemos un triángulo, con el cubo de la electricidad en nuestro centro. La ciudad se extiende ante
nosotros como un caldo de matanza. Y Tyton está en algún lugar allí abajo, más peligroso que cualquiera de
nosotros, dispuestos a perder su relámpago pulso en cualquiera que pueda acercarse demasiado.

relámpagos azules primeros, iluminando los rizos de una nube de tormenta llegando a mi izquierda. El rugido del
trueno grietas estrechas sobre nosotros y me siento Kilorn estremecimiento, el movimiento tirando de mi camisa. Me
mantengo firme, manteniendo mi agarre en el marco de la ventana.

verde púrpura y unirse a la refriega como nuestras tormentas chocan, lloviendo pernos abajo en nuestro objetivo. El
cubo, un edificio en forma de cúpula cerca del centro de la ciudad, se distingue fácilmente por la maraña de cables que
alcanzan en cada dirección. Conexión de las centrales eléctricas por toda la ciudad, y la retroalimentación de la
electricidad en las fábricas. El alma de cualquier ciudad de los barrios marginales. Incluso desde esta distancia, puedo
sentir el zumbido de la misma.

“Que sea la lluvia,” gruñidos Kilorn.


Muerdo un suspiro. “No es así como funciona,” siseo de vuelta, lanzando un perno a través del
cielo. Los otros electricons hacen así, su carreras de azul y verde
hacia mi púrpura.
Nuestros ataques golpean directamente por encima del centro, dar a luz a un destello cegador. En el momento
justo, el zumbido desaparece a medida que nuestros aliados dentro de desconectar el sistema de cubo. Lo cerraron más
rápidamente que incluso pudimos y con muchas menos bajas.
Por toda la ciudad, las chimeneas dejan de eructos a su veneno. líneas de montaje se detienen.
Incluso transporta en las calles, aislado con sus propias fuentes de energía, lento o detenerse, sorprendido
por el cierre repentino. La tormenta continúa, un monstruo de tres cabezas, el envío de las grietas de un
rayo a través del cielo en todas las direcciones. Tengo los pernos de distancia desde el suelo por ahora. No
puedo apuntar bien a esta distancia y no quiero arriesgar vidas inocentes. Por no hablar de los explosivos
de la Guardia Escarlata, que ahora se exponen por toda la ciudad. Una chispa de mí podría desencadenar
una serie de reventar la muerte.

“Todo parar”, Cameron murmullos a mi lado. Ella mira hacia fuera en su ciudad con Marvel en sus ojos.
“Ningún poder significa que no hay trabajo. Los cambios resultaron todas partes. Baying trabajadores por sus
salarios. Oficiales distraídos, supervisores invadidos “.
Ciegos a los asesinos, criminales y soldados ahora en medio de ellos. Ciego a las bombas debajo
de sus pies.
“¿Cuánto tiempo until-”
Los primeros cortes de detonación Kilorn fuera, retumbante un poco demasiado cerca para su comodidad. Una
explosión se eleva a nuestra izquierda, a dos calles de distancia. En una de las puertas de la ciudad. Roca y el humo a
través del aire en una racha, arco arrastrando polvo. La próxima bomba destruye otra puerta, seguido por los otros dos. A
continuación, los cargos interiores soplan. Debajo de los puestos de seguridad, torres de vigilancia, cuarteles de plata,
los cuartos de los capataces. Cualquiera y todos los objetivos de plata. Me estremezco con cada golpe, tratando de no
pensar en la cantidad de sangre que derramamos en la actualidad. A ambos lados. ¿Quién va a ser atrapado en el fuego
cruzado?

Observamos en silencio, intimidado por la vista. Más humo, más polvo, y ahora ceniza. pecho de
Cameron sube y baja como la respiración se vuelve a jadear. Sus ojos grandes y oscuros moverse hacia atrás
y hacia delante, volviendo siempre a las fábricas que marcan el sector de las armas. Nada explota allí.

“La Guardia Escarlata no es tan estúpido como para poner bombas debajo de un depósito de municiones,” le digo,
con la esperanza de consolarla un poco.
Luego de que explote.
La fuerza resultante nos llama todo hacia atrás, enviando extiende sobre el vidrio roto y
polvoriento desván. Cameron codifica primero, la hemorragia de un corte en la frente. “Entonces
que no era el guardia,” ella grita, tirando de mí a mis pies.

Mi anillo de oídos, embotamiento todo el sonido. Niego con la cabeza de un lado a otro, tratando de
orientarme. Cameron toma las muñecas y al instante saltar, estremeciéndose fuera de su alcance. “No”, gruñido,
incapaz de soportar la sensación.
Ella no reacciona y en su lugar se centra en conseguir Kilorn, poniendo uno de sus brazos por encima
de su hombro para izar. Su labio se revienta y una de sus manos
tiene un corte desde el cristal, pero el resto de su cuerpo parece conjunto.
“Creo que lo que se quiere conseguir nuestros pies en el suelo”, dice, centrándose en el techo agrietado por
encima de nosotros.
“De acuerdo.” Mi voz suena extrañamente estrangulada mientras perno de la puerta. Las escaleras son poco más
que una espiral apretada, alcanzando hacia abajo y abajo y abajo. Una tarea para subir, y lo que es peor a descender,
cada paso una sacudida a través de mis rodillas. Saco mi rayo de yemas de los dedos, dejando que las chispas de
color púrpura se reúnen y escupir, listo para correr a través de cualquier persona en nuestro camino.

Kilorn fácilmente se apodera de mí, moviéndose por las escaleras de dos en dos. Lo odio cuando hace eso, y
él lo sabe. El niño tiene incluso la columna vertebral para sonreír de nuevo a mí, guiño.

En ese momento, Cameron grita, viendo la guardia de plata antes que nosotros. Él agita un brazo, el envío
de Kilorn de lado encima de la barandilla con la fuerza de la capacidad de telequinesis. Mi visión se desacelera
a medida derriba Kilorn, el cuerpo tendido en el aire, y me siento como si alguien está cavando un cuchillo en
mi tripa. El zumbido en los oídos amenaza con dividir la cabeza, llegando a un chillido. Todo por la escalera,
bombillas pop y silban con el miedo, la difusión de la oscuridad.

El guardia cae antes de que pueda volver su ira sobre nosotros. Se agarra a la garganta, los ojos en
blanco mientras aterriza con fuerza en su rodilla. Cameron espirales su mano, los dedos como garras,
mientras lo sofoca con su capacidad. Retardar su corazón, oscureciendo su visión. matándolo.

La grieta y golpe de Kilorn golpear por debajo de la barandilla me pone enfermo. Nos Sprint tan rápido como
sea posible, directamente a otros dos guardias de plata que trabajan su camino hasta nosotros. Un escalofrío congela
los pasos debajo de nuestros pies y las botas se deslizan, casi me lleva hacia abajo. Le rebanada de separación, con
un perno cohetes, mientras que su pareja, una piel pétrea, se derrumba bajo la ira de Cameron. Las cortamos aparte,
cuchillos a través de papel.

Alcanzo Kilorn primero. Él rueda a una parada de dos pisos más abajo, el aterrizaje se extendía sobre
varias filas de pasos. El primero que veo es el pecho, subiendo y bajando. Poco profunda, pero en
movimiento. Respiración. Él está ahogando en sangre. Rojo y carmesí, escarlata, rubí. El color tan brillante
que quiero cerrar los ojos. Tose con violencia, moteado tanto Cameron y yo. El gotas de pimienta caliente
cara.
“Levantarlo-tenemos que levantarlo,” murmuro, trepando por él. Cameron sigue, un
silencio mortal. Quiero gritar.
No puede hablar sino que trata de levantarse por sí mismo. Casi lo bofetada. “Vamos,” ladro, lanzando su
brazo alrededor de mí. “Cam, el otro lado.”
Ella ya está allí, agitado. Es un ancla, un peso muerto. sacudidas y hacks Kilorn, pintando los
pasos con su propia sangre. No me molesto en tratar de evaluar los daños. Yo sólo sé que tengo
que sacarlo, bajarlo, llevarlo a cualquiera de los sanadores por toda la ciudad. Necesito Davidson,
necesito a alguien. Mi pecho se aprieta, pero se niegan a sentir la agonía o la cepa de él. Mis piernas
se queman con cada nuevo paso. Abajo, abajo, abajo, abajo.
sollozos “Mare-” Cameron.
"PARA."
Es todavía caliente, todavía respirando, sigue vomitando sangre por todo el cuerpo. Eso es suficiente para mi.
Probablemente las costillas rotas, agrietadas hueso afilados, y clavándose en sus órganos. El estómago, los pulmones,
el hígado. Manténgase alejado del corazón, Te apuesto. No tenemos tiempo para sobrevivir a un corazón traspasado.

Me gusto la sal y la cuenta de que estoy llorando, lavando la cara de su sangre con mis lágrimas.

Las plantas pasan en una falta de definición, por deslizamiento. Kilorn chupa abajo de una, la respiración estertores
húmedos; la cara y las manos son más pálidos por el segundo. Todo lo que podemos hacer es correr.
Más guardias cobran por las escaleras, ladrando como perros en un perfume. Apenas los vi, apenas sienten
que sus nervios, ya que desmenuzar debajo de mi rayo. Algunos caen rápidamente, sangrado de los ojos y la boca
y los oídos como Cameron martilla su capacidad a través de sus cuerpos. Pero hay muchos, demasiados,
inundando hasta encontrarse con nosotros.

“De esta manera!” Cameron ladra, su voz todavía llenos de lágrimas mientras se golpea su cuerpo a través de una
puerta en el siguiente rellano.
Sigo sin pensar, cruzando a través de un pequeño apartamento y magro. Cameron, donde nos está
llevando, no puedo decir. Todo lo que puedo hacer es mantener el asimiento de Kilorn y mi rayo, las
únicas dos cosas en mi mundo.
“Espera,” Me oigo susurrar a Kilorn, demasiado bajo para que cualquiera pueda escuchar. Cameron
nos lleva a la ventana más cercana, otro cuadrado de vidrio sucio. Pero éste se abre a una azotea
contigua. Ella golpea a la ventana, con una larga pierna para poner el panel libre. Mi rayo sostiene la
espalda de perseguir Silvers, lo que nos permite el tiempo suficiente para trepar hacia fuera y hacia el
techo.
Los agentes siguen, apretando sus cuerpos más grandes y más amplios a través de la ventana
rota y hacia el techo ceniza detrás de nosotros. Bajo el cielo tortuoso, que truena.

Una vez que haya suficiente distancia entre nosotros y los guardias, que gentilmente menor Kilorn, lo que se
establecen contra el hormigón. Sus pestañas se agitan, los ojos vidriosos, como Cameron está por encima de él, su
postura amplia y defensiva.
Me puse de espaldas a ella, mirando hacia abajo los Silvers que luchan en el techo. Cuento
seis ya en el techo, con más estrujar a través. ¿Cuáles podrían ser sus capacidades, si pertenecen
a ninguna familia reconozco, no sé. Y no me importa.

Tan pronto como el último pies de la plata alcanzó el hormigón, que desatar. La tormenta se abre por
encima de mí, púrpura y violento, el cegamiento con mi furia. Estoy gritando, pero la fuerza absorbe todo el
sonido, todo pensamiento. El rayo se traga los cuerpos, matándolos con tanta rapidez que ni siquiera los
siento. No sus nervios, no sus esqueletos. Nada.

Cuando el rayo se despeja, es el olor que me hace volver. La sangre de Kilorn, ceniza, quemó
el pelo, y la carne cocinada. Detrás de mí, Cameron hace una
tragando sonido, como si estuviera tratando de no vomitar. Tengo que apartar la mirada de los restos
carbonizados. Sólo sus botones y pistolas permanecen intactos, fumar con calor.

Apenas exhalar un aliento antes de una grieta ensordecedor divide el aire chamuscado, y los estremecimientos de
techo bajo nuestros pies. Cameron cae, cubriendo Kilorn con su cuerpo mientras se tambalea todo el edificio. Comienza
a inclinarse. Lentamente al principio, luego más y más rápido.

Caigo de rodillas, tratando de alcanzar Cameron y Kilorn como las hebillas estructura. Mi tormenta fue demasiado
fuerte, el edificio de apartamentos muy mal hecho. Las paredes se desmoronan en un lado, lo que nos propina. Todo lo
que puedo hacer es colgar en el techo como encaje y cae, se deslice hacia delante en una pendiente constante. Me
deslizo con ella, escarbando, dedos agarrando para cualquier cosa a que aferrarse. Mi puño se cierra en el cuello de la
chaqueta de Kilorn, pegajosa de sangre caliente, húmedo. Su respiración se confunde, más débil que nunca, a medida
que avanzamos con el techo colapso.

El suelo se eleva hasta encontrarse con nosotros, un puño de hormigón. agentes de plata esperan a continuación,
dispuestos a matarnos si el colapso no lo hace. Aprieto los dientes, preparándose para un impacto. Nunca me he sentido
tan indefenso y asustado.
Al principio sólo puede abrir y cerrar por el repentino resplandor azul translúcido, frente a mí. Se
cierne, sosteniendo el borde del techo inclinar, parando la losa que cae. Pero nosotros no. Nos deslizarse
a lo largo del ángulo, arrastrado por la ceniza hasta que pegan sobre el escudo. Balas suenan a
continuación, y por instinto aprieto los ojos cerrados, curling.

Ellos ping a pocos centímetros del escudo, enviando ondas de baile de la fuerza por debajo de nosotros.

Davidson.
Un ojo se abre para ver una matanza por debajo de nosotros, una neblina de humo de un rayo azul y
verde y blanco como se ramifica entre los Silvers. dardos blancos de Tyton cayeron cuatro de ellos en un
instante, mientras que Ella y Rafe azotan al resto con su electricidad latigazos. El escudo se mueve en su
lucha, dejando que el techo hacia abajo con suavidad. Nos tiramos al suelo con un golpe bajo, levantando una
cortina de polvo gris.

Kilorn es alto, delgado pero pesado. Mi adrenalina lo hace casi sin peso. Apenas cuenta de
la cepa como yo lo levanto de nuevo, lanzando uno de sus brazos por encima de mi hombro. Todavía
respirando, respirando todavía. Cameron toma otro lado y se cobra a través de la ceniza, sin
pensar en el rayo o la platea sigue luchando.

“Sanadores” Mi rugido, gritando tan fuerte como pueda ser escuchado por encima del ruido. “Necesitamos
sanadores!”
Cameron se hace eco de mis gritos, la voz de transporte. Ella es más fuerte y más alto que yo,
llevando la peor parte del peso del Kilorn. Él no ralentiza su abajo.
El primer ministro nos encuentra de frente, su guardia personal se desplegaron en torno a él. Hay una
mancha de sangre en la mejilla. Sangre roja. No tengo tiempo para
se pregunta a quién pertenece.
“Nos necesitar:” Yo suspiro, pero Kilorn estremece, doblándose sobre sí mismo. Casi se cae
fuera de nuestro alcance y nos obliga a parar. Otra ola de sangre salpica el suelo, pintando mis
botas.
Casi débil de alivio cuando el sanador carga adelante de los soldados de Davidson. El
newblood pelirrojo tiene una cara familiar, pero no tengo la energía suficiente para recordar su
nombre.
“Lo acuesta,” el hombre ladra, y nosotros obedecemos agradecido. La única cosa que puedo hacer es
sostener la mano de Kilorn, su fría piel contra la llama de mi propia. Que aún está vivo. Lo hicimos en el
tiempo. Tuvimos.
Cameron se arrodilla sobre él, en silencio y mirando fijamente, con las manos de punto en el regazo. Miedo de
tocarlo.
“Hemorragia interna”, murmura sanador, que rasga la camisa abierta de Kilorn. Su abdomen es casi
negro con contusiones. A medida que el sanador baila dedos, presionando y pinchar, comienzan a
retroceder. Kilorn una mueca, dientes apretados contra la sensación extraña. “Es como si alguien tomó
un martillo a las costillas.”
“Se siente como él”, muele.
Su voz es tensa, pero vivo. Aprieto los ojos cerrados, y me gustaría tener dioses para dar gracias
por su vida. Su agarre se aprieta en la mano, apretando mis dedos. obligándome a mirarlo.

ojos color verde botella encuentran con los míos. Ojos que me han seguido toda mi vida. Los ojos casi cerrados
para siempre.
“Está bien, Mare. Estoy bien “, susurra. “No voy a ninguna parte.” Nos quedamos por él, guardianes
silenciosos, como funciona el sanador. Me estremezco en el tiempo con el ruido lejano de las explosiones y
artillería. Parte de ella lejos, más allá de New Town, amortiguado por las millas. El asalto del puerto de la
Bahía ha comenzado, un tridente de ataque para tomar la ciudad. Van a ganar el día? ¿Verdad?

Los electricons cierran sobre nosotros, abriéndose paso a través de los cadáveres de plata docena que
cubrían el camino. Tyton en ralentí, girar sobre algunos de pierna, mientras Rafe observa.

Ella me da la onda menor medida que se acerca. Su bufanda se ha ido y ceniza colores azul su cabello en
mechones grises, el envejecimiento de ella. Uno giros mano ociosamente a su lado, y las nubes de tormenta
anteriores, en silencio, por ahora, giran con el movimiento. Ella me guiña el ojo, tratando de poner buena cara.

Rafe y Tyton son más flagrante en su severidad. Ambos mantienen sus manos libres, listo para hacer
retroceder a cualquier asalto.
Pero nadie parece estar llegando. Cualquiera de los combates se concentra en otro lugar, o que ya
ha terminado.
“Gracias”, murmuré, mi voz quebrada. La respuesta de tyton
es rápida. “Protegemos nuestro propio.” “Aún más para ir,
pero fuera de peligro.”
Miro hacia atrás para ver el sanador aliviar Kilorn en una posición sentada.
Cameron ayuda con cautela, poniendo una mano sobre la piel desnuda de espaldas. De repente me
siento como si estuviera entrometerse en algo que no debería. Con el dorso de la mano, rápidamente Desliza
la sangre, sudor y lágrimas ensuciar la cara.
“Voy a averiguar lo que está pasando”, murmuro, llegando a mis pies antes de que nadie puede
protestar.
Mis botas crujen entre los escombros como línea recta hacia los electricons. Rafe ofrece una débil
sonrisa. Se arranca la cubierta de la cabeza y se pasa la mano por el pelo verde cerca cosechada.

“Parece que va a estar bien?”, Dice, que sobresale la barbilla hacia atrás en Kilorn. Exhalo
lentamente. "Lo parece. ¿Qué pasa con todo lo que?”
Ella pone un brazo alrededor de mí, ágil como un gato de zafiro. “Tenían menos problemas de los que, eso es
seguro. Creo que nos llevamos un poco más potencia de fuego que cualquiera podría esperar de un lugar como este “.

“Los Nortans aquí fueron superados en número y sin preparación.” Tyton escupe en la calle. “Reyes de plata no
esperan a nadie a la atención, por no hablar de lucha, por un barrio pobre Rojo”.

Parpadeo hacia la implicación, sorprendido. “Así ganamos?”


“Desde luego, están actuando como lo hicimos”, responde Tyton. Hace un gesto con una mano,
apuntando a los soldados de la Guardia Montfort y ahora sostiene la calle. Podrían ser expertos en tecnología
rojos, si no fuera por las ametralladoras colgando de ellos. A pocos parecen estar riendo, de intercambiar
cumplidos con el primer ministro mientras camina entre ellos.

“Me pregunto cómo lo están haciendo en el puerto de la Bahía”, dice Ella, levantando una nube de polvo.

Bajo los ojos. Mi corazón aún retumba en mi pecho, el bombeo de adrenalina por las venas. Esto
hace que sea difícil pensar en algo más allá de la calle. Por no hablar de la gente que quiero, luchando
y tal vez morir a unas pocas millas de distancia. Por un segundo, trato de olvidar. Serenarme. Respire
profundo y fácil. No trabaja.

“Premier”, ladro, cruzando a él con fuerza.


Él mira hacia atrás, sonriendo, e incluso las ondas de una mano a mí durante el movimiento. Como si necesitara
una invitación. “Barrow,” dice. “Felicitaciones por un trabajo bien hecho.”
Es difícil sentir de celebración con Kilorn tumbado a unos pies de distancia, incluso con un sanador le
remendar. Eso fue demasiado cerca.
“¿Qué hay de la ciudad? Una de esas palabras de Farley?”Su sonrisa se
congela en su lugar. "Algunos."
Algo aprieta en el pecho. “¿Qué se supone que significa eso?” Exijo. “¿Está viva?”

Davidson indica uno de sus soldados, su mochila un lío de cables y equipos de radio. “A partir de
hace unos minutos, sí. Hablé con el general de mi mismo “.
Y Tiberíades? Me muerdo las ganas de preguntar por él, al menos de nombre. “¿Todo el plan?”
Fuerzo a cabo, mi mente vuela sobre las múltiples facetas
la invasión de Bahía de puerto.
La cara de la Premier aprieta. “¿Se esperaba que a?”, Murmura. Casi me gruño en
frustración. Otra ronda de artillería truena millas de distancia.

A medida que la adrenalina en mí reflujos, un resfriado se hace cargo, amenazante para adormecer mi
cuerpo. Miro hacia atrás por un momento, mirando Cameron mientras se arrodilla con Kilorn. No están hablando.
Ambos son los ojos muy abiertos, casi inmovilizado por el cansancio y el regusto del miedo. Entonces Echo un
vistazo a las electricons. Los tres se miran fijamente, resuelta.

Listo para seguir. Listo para proteger su propia cuenta. Mi decisión


sólo toma una fracción de segundo. “Tráeme un transporte”.

OceanofPDF.com
DIECINUEVE
Evangeline

Nunca me ha gustado Harbor Bahía. Huele a pescado y agua salada, incluso en los distritos de plata. Pronto se va a
oler solamente de la sangre.
Las dos semanas de descanso en el Rift pasaron volando, cada minuto que pasa más rápido que el anterior. La
noche anterior estaba en casa, situado frente a Elane, susurrando mis despedidas. No tenía miedo a continuación. Yo
creía padre no permitiría que sus herederos en cualquier lugar cerca de verdadero peligro. Ptolemus y que estarían a
salvo, se mantiene en reserva para ver el estado de sitio y Wade en cuando la lucha menguó.

Estaba equivocado.
Su hambre es más profunda de lo que había imaginado.
Nos puso en el frente sin pensar.
Ahora nuestro barcos raza sobre las olas del mar, rozando a lo largo del azul tormentoso, coronando
con cada destello de espuma blanca. Entrecierro ojos contra el spray, incluso detrás de mis gafas. Las
lágrimas del viento en mi pelo con el frío húmedo del agua de mar. Se me golpear sobre si mis botas no se
fusionaron con la cubierta de acero por debajo de mis pies. Mis cursos de habilidad, un pulso bajo en el
tiempo con mi barco saltando sobre el agua.

De que viaje con la niebla, oculto por ahora. soldados tormenta de Montfort son talentosos y de gran alcance.
Tomo nota de la nuestra en la esquina de mi ojo, alta y esbelta en su uniforme verde apretado por la armadura
balística. Ella se helmeted también, sólo sus propias manos, los dedos extendidos a los costados para arrastrar la
niebla. No más monos o conjuntos de formación para nadie. Esto es real.

Casa Samos lidera el asalto del agua, empujando en nuestra artesanía de metal a gran velocidad. Padre
está dispuesto a arriesgar nuestra casa por la victoria. Tres primos forman la cuña del diamante de nuestra asalto
frontal, sus artesanías cortando por delante de nosotros. Detrás de mí, en mi barco, Ptolemus se mantiene firme,
con el cuerpo cargado de armadura de espejo y armamento. cinturones de armas cruzan mis caderas,
cómodamente contra mis músculos. Tengo una pistola, aunque yo prefiero a tirar las balas a mí mismo si es
necesario. Mis primos Casa de Samos varían, con armas largas, así como explosivos fragmento. Me imagino a
los malecones de Fort Patriota, altas contra las olas. Nuestro primer obstáculo. Mi enfoque agudiza cuando nos
acercamos, estrechando a este lugar y nuestro objetivo.
Gana la ciudad.
Sobrevivir. Vete a
casa.
Ellos nos verán venir. O por lo menos van a ver la niebla rodando fuera del agua. Es temprano en
la mañana, sin embargo, cuando el aire está siendo pesado y gris. Una niebla natural no parecería fuera
de lugar. Podría dar a cubrir más que cualquier otra cosa. Y cuando golpea Cal de la tierra, y de la
Cámara Laris desde el aire, los guardias de la ciudad y la guarnición patriota no sabrán dónde acudir. El
cual frente a luchar.

Todo está bien coordinado, desde el asalto grandioso a cada barco individual. Nuestras filas están
bien organizados. Dos magnetrones, una tormenta, una Gravitron al menos para cada embarcación,
complementado por soldados rojos capacitados u otros newbloods de Montfort. Así como algunos
sanadores rociados a través de cada batallón.

Cada uno tiene su trabajo, y si todos vamos a sobrevivir, vamos a hacerlas bien.

Fort Patriota telares, un oscurecimiento sombra nebuloso como nuestro niebla empuja. El dique se levanta de
prisa rompimiento de las olas blancas. No hay tierra abajo. No hay punto de apoyo. No importa.

Para toda mi ira y rabia, me gustaría que mi padre estuviera aquí. No hay lugar más seguro que su lado.

Mis descansos de concentración para un momento como mi enfoque cambia a mi hermano. Puedo
percibir detrás de mí, y rastrear fácilmente la forma de su armadura. Cada uno de nosotros llevamos una
pequeña pero sólida disco de cobre metida en el cinturón. Un metal raro para un ataque. Fáciles de distinguir y
sienten. Fácil de seguir. Me aferro a la sensación de suya y la mía, memorizarlo. Si las cosas van mal, quiero
ser capaz de encontrar Tolly tan pronto como pueda.

La niebla nos supera, aliviando contra el malecón acerca rápidamente. Cualquiera que sea el reloj garrapatas
dentro de mí se hace más fuerte, más insistente. Es la hora.
Temblando, me vuelvo con una sacudida y envolver mis brazos alrededor de los hombros de Tolly. El abrazo es
rápido y agudo, y no suave. El sonido metálico de metal contra metal como nuestra armadura cumple es tragado por las
olas rugientes y el creciente estruendo de los latidos de mi corazón.

“Mantenerse con vida”, susurra. Sólo puedo asentir como yo voltee de nuevo. No hay movimiento en el
dique, ya sea por encima o por debajo. Sólo las olas. Tal vez la niebla se ha trabajado.

“¿Listo?” Siseo por encima del ruido, mirando a la Gravitron Montfort fornido.

Se mete la barbilla en la afirmación antes de cuclillas contra el barco, poniendo su mano en cada lado. Palmas de
las manos van plana. Listo para levantar.
En los otros barcos, los gravitones otros hagan lo mismo.
Los soldados detrás de mí se arrodillan. La tormenta, nuestros dos olvidos de Lerolan,
y corsé Ptolemus para el salto. No hay Rojos en mi barco. Quiero sobrevivir a esto, y hacerlo sin
depender de la debilidad de la sangre roja, no importa cuán capacitado que sean.

Me agacho con el resto, mis músculos tensándose, temiendo la posibilidad de impacto, si el Gravitron no
es hasta el tabaco. A esta velocidad, que podría no ser capaz de detener el barco de cerrarse de golpe en el
malecón.
Las olas rompen a lo largo de la base de la pared gris, acero debajo de la niebla. Ellos lamen alta, más alta que la
línea de agua salada con costra desgastado contra la pared. Más alto que cualquier marea alta.

Mi corazón cae en mi pecho.


“Huelga Ninfa!” Me las arreglo para gritar como otra ola de accidentes imponentes
- hacia atrás.
Así comienza la batalla del puerto de la Bahía.
La repentina pared, furiosa de agua arroja los barcos de plomo como juguetes, derramando soldados del
Rift y Montfort través de la ruptura agitado océano. Sólo los gravitones escapar, rebotando hacia arriba y fuera
del alcance del agua. Veo a los primos Samos que utilizan el control de su armadura para mantenerse a flote
o descremada las olas, pero están pesaba abajo, y no lo suficientemente fuerte como para salir por sí mismos
de la manera del daño. No sé sobre el resto.

Tenemos ninfas de nuestros propios, se platea nacidos-Montfort. Sin embargo, un número mucho menor y mucho
más débil que el que debe estar en las paredes de patriotas. Lo que hacemos a calmar las olas de ebullición no es
suficiente.
Otra ola se levanta, la mitad más alta que la pared, bloqueando la luz canoso, proyectando una sombra a través
de nuestra línea de oficio. Nos va a aplanarse, ahogarnos, nos cerrar de golpe contra el fondo del mar.

“Empujar a través!”, Mando, apretando los puños en la proa de nuestro barco. Verter mí mismo
y mi habilidad en el casco. Espero que el Gravitron me puede oír. Sé Ptolemus hace.

Las ondas de artesanía bajo nuestro toque, estrechando, estrías, la proa afilado para el filo de una navaja.
Ganando velocidad. Me aplanar a mí mismo tanto como pueda. Nos ángulo en la ola, una bala con los pasajeros.

El agua es un golpe de frío, y todo lo que puedo hacer es mantener la boca cerrada, ya que las explosiones sobre
nosotros. Nos cohete a través de la onda, estallando en el aire en el otro lado. Navegando hacia arriba y sobre, hacia el
malecón.
“! Brace” Ptolemus ruge a medida que lanzan la piedra a gran velocidad. Aprieto los dientes, los dedos
clavándose en el casco de metal. Tirar, empujar. Con la esperanza de no caer, con la esperanza de que no
choque.
El Gravitron nos da la despedida adicional que necesitamos, que nos mantiene en el aire. Golpeamos duro, casco
contra el malecón. Deslice hacia arriba, contra la gravedad.
Otras artesanías Slam junto a nosotros, las carreras en la formación enmarañada. La mayor parte de
nuestro asalto lo hizo.
Grita de metal a lo largo de piedra, superando las olas por debajo, incluso a medida que alcanzan
más y más alto, aerosol fundición como la lluvia. Escupo agua de mar y abrir y cerrar, contento por mis gafas a medida
que empuje hacia arriba y otra vez.
Las ninfas se alinean los terraplenes, marcadas por rayas azules en los uniformes grises o negras
nublados. Entrenados soldados y guardias de plata. La guarnición de Fort Patriota, reforzado por los uniformes
Lakelander.
Vertemos de nuestros barcos con poca gracia, deslizando a la pasarela que corona la pared. Uso mi
propia armadura para detenerme se vuelque el borde, mientras que Ptolemus jirones el barco con
abandono, el envío de los bordes de afeitar en espiral en todas las direcciones. Los gravitrones lanzar
soldados enemigos en el mar. La niebla se arrastra a lo largo de los muros y en el fuerte, ocultando
nuestros soldados. En algún lugar, algunas de nuestras tormentas se desprenden. Su trabajo consiste en
llamar a un trueno. Cultivar un rayo. Conmoción y pavor la guarnición, enviarlos a correr. Hacen pensar
Barrow está aquí.

Flores de fuego y humo salpican las paredes. Olvidos tejen, dejando cadáveres en llamas a su paso.
Una gritos como él ha cogido con la guardia baja y lo lanzó por encima del muro en las aguas furiosas.

Fort Patriota se arrastra con strongarms enemigas. Sangre de Casa Rhambos, o sus primos Greco y
Carros. Uno de ellos, una mujer musculosa como una montaña, las lágrimas de una tormenta Montfort aparte
delante de mis ojos, la rasgadura de carne y hueso como el papel.

Puedo mantener mi cabeza. He visto peores. Creo.


Pimientos disparos al aire. Balas y las habilidades son una combinación mortal. Levanto un brazo, puño
cerrado, protegiendo a mí mismo desde el asalto. Las balas rebotan en mi capacidad, aplanado o sheered.
Cojo unos pocos y los envío a toda velocidad de nuevo en la niebla, la caza después de los destellos de fuego
torreta.
Tenemos que abrir las puertas. Ganar la fortaleza.
Nuestro objetivo, nuestro trabajo, es sencillo pero no simple. Fort Patriota divide el puerto
famoso de la ciudad, que divide las aguas en el puerto de Acuario civil y el Puerto Guerra. En este
momento, lo único que importa uno.
La baja estruendo de las armas pesadas, los que se encuentran en los acorazados, late como un tambor. Trato
de rastrear los misiles, llegando a través de la distancia de descifrar su trayectoria. Es demasiado, pero puedo
adivinar. Estoy de plata. Sé lo que pensamos.
“Formar un escudo!”, Grito a los magnetrones Samos, tirando sobre el metal de nuestros
barcos y armas.
Ptolemus sigue mi ejemplo, tejer juntos una pared de acero tan pronto como le sea posible. El silbido de
artillería crece más y me levantó la vista, entrecerrando los ojos a través de la bruma. Con un chasquido, I
rasgar las gafas de mi cara para ver un arco de humo bucle de arriba.

El primer misil explota cincuenta yardas por delante, pulverizando una sección del dique, convirtiendo amigos y
enemigos a gris o neblina de color rosa en la misma medida. Sólo sobreviven los olvidos, algunos desnudos, sus
armaduras y uniformes carbonizados justo al lado de sus cuerpos. Nos encogemos de miedo detrás de nuestro acero, a
la intemperie, ya que la explosión pulsos
adelante.
Las picaduras de humo, acre y envenenados con polvo de hueso.
No vamos a sobrevivir a un golpe directo de esa manera. No con lo que tenemos aquí. Podemos desviar los
misiles la mejor manera posible, pero es sólo una cuestión de tiempo antes de que uno de ellos nos atrapa. “Bajar la
pared,” Me fuerzo a cabo, sabor de la sangre. “En el fuerte.”

Todo lo planeado.
Obtener los acorazados se abran, golpeando a sus propias paredes. Mantenga el fuego pesado sobre el fuerte,
no la ciudad o de la flota aérea.
Eso es lo que Cal dijo que harían, y de alguna manera los idiotas lo están haciendo. Otros éxitos
redondas, grietas piedra, como lidiamos por el malecón, nuestras filas hemorragia en Patriot. Miro hacia atrás,
contando tan pronto como pueda. Tal sesenta de nosotros hizo en, por debajo de nuestro grupo de ataque
original de setenta y cinco personas. Setenta y cinco de plata mortales y rojos endurecidos por la batalla, sus
armas letales y precisa.

Pero su fuego se reserva para Silvers. Me he dado cuenta que no se molestan con los soldados en
uniformes rojos oxidados, los muchos reclutados asignado a la guarnición patriota. Algunos de esos Rojos
siguen sus oficiales, corriendo a luchar nuestras filas a medida que seguir adelante. Menos de lo esperado, sin
embargo. Como el general Farley nos aseguró, se corrió la voz a través de sus canales. Los rojos de la ciudad
han sido advertidos. Cuando llegue el asalto, a su vez. Correr. O luchar con nosotros si se puede.

Muchos lo hacen, formar parte de nuestro tren de la muerte.


Thunderheads pulso anterior, convirtiendo el cielo negro. Su rayo es impredecible, menos potente que
la yegua de. Sin embargo, un símbolo de todo lo mismo.
Los soldados enemigos levantaron la vista cuando nos acercamos, los Silvers ojeando lo que sólo puede ser obra
de la chica rayo.
Ella no está aquí, idiotas, Me burlo de mi cabeza. Cobardes, con miedo de un poco de luz intermitente.

La fortaleza interior es un experimento en el caos. Por ahora Cal habrá comenzado su asalto, marchando a
su batallón hacia arriba y fuera del sistema de túneles puerto de la Bahía se construye. Es una ciudad antigua,
bien conservada a través de las edades, con raíces profundas y retorcidas. La Guardia Escarlata las conoce
todas.
Ahora es el desvío central de la fortaleza, moviéndose rápidamente y sin patrón. Que lleva el fuego
acorazado, dejar que se siga y destruir. Mantener el peor armamento de la propia ciudad. Cal es tan
preocupados con la protección de los inocentes, probablemente sólo para mostrar Mare que puede. Colgando
de mí a secar en el proceso.

Me corte a través de otra ola de combatientes, utilizando una combinación de las balas y las cuchillas
para nivelar los hombres y las mujeres frente a mí. Sus caras son sombras a mí, inhumano. Indigno de
memoria. Es la única manera de hacer esto correctamente.

El zumbido y el repiqueteo de la artillería se convierten en un ritmo familiar. pato que para


cubrir la misma facilidad que peleo, moviéndose en el tiempo con el ruido. El humo y la ceniza remolino con la niebla,
dejando a todos ciegos. La guarnición patriota es irremediablemente a la deriva. Ellos no tienen un plan para este tipo de
ataque. Ciertamente que hacemos.
Mi primera ráfaga de miedo viene cuando me di cuenta Ptolemus ya no está a mi lado, cercado por nuestro
círculo de protección de los primos. Echo un vistazo a cada uno de ellos, buscando caras conocidas de la piel
pálida y cabello plateado. No está aquí.
“Tolly!” Me oigo gritar como otro explosiones de misiles, esta vez más cerca. Me agacho y corsé, dejando
que la ola de conmoción pasar por encima de mí. Escombros rompe contra mi armadura, recubriendo el lado
izquierdo de polvo. Parpadear, estoy ante el resto, girando alrededor. En la búsqueda. El terror garras por mi
columna vertebral, dejando heridas abiertas, heladas.

“PTOLEMUS!”
Cualquiera que sea el enfoque que tenía antes desliza a través de mis manos y todo astillas. El mundo gira. ¿Dónde
está mi hermano, ¿dónde está él, le hemos dejamos atrás, tenía que empujar adelante, es que se lesionó, se le
moría, es que muertos-
El estallido de los disparos encaje demasiado cerca, un triste recordatorio. Me torbellino en contra de
nuestra marea de soldados. Uno de ellos golpes en mí, su mina de portazos hombro, y me tropiezo. Jadeante,
lanzo mis sentidos, llegando con mi capacidad. Tratando de localizar ese disco de cobre. Ese pequeño pedazo
de metal de color naranja pálido, un peso diferente, una sensación diferente. Vuelvo vacía. Nada.

Le dije que sería seguro, incluso en las líneas del frente de batalla. Padre no nos pierda. Padre no
nos dejaba ir a cualquier lugar que pueda poner en peligro su legado. Me chupan por un soplo
envenenado, siendo la exploración de las siluetas mi alrededor como la ceniza cae como nieve verano.
Recubre nuestros uniformes, sin importar el color. Todos comenzamos a tener el mismo aspecto.

Incluso si el Padre no nos ama de la manera que debería, él todavía nos valora. No cambiaría nuestras
vidas de esta manera. No nos dejaron morir por su corona.
Pero aquí estamos.
Las lágrimas pinchan mis ojos. A partir de la ceniza, Me digo a mí mismo. El aguijón de humo.
De repente, los anillos de cobre en el borde de mi percepción, tan pequeño, casi lo echo de menos. Mi cuello
encaje con fuerza mientras apago, en busca de mi hermano. Sin pensarlo, me meto unos pocos soldados de mi
camino, saltando a través del enjambre de batalla. Me pasar por debajo del brazo de un strongarm se acerca,
lanzando una bala su camino a medida que avanzo. Siento que perforar a través de su cuello, una limpia a través
de-y-medio. Se deja caer detrás de mí, arañando la yugular abierta.

Cada paso trae consigo nuevas formas de relieve. Las calles de Fort Patriota, meticulosamente organizados
en una cuadrícula, son fáciles de navegar. Cuelgo mi derecha más cercana, un perro olfatear un hueso.

Por encima de mí, pasarelas conectan los diferentes edificios. Soldados en uniformes oxidados cobran
atrás y hacia adelante, las armas en la mano. Alzo mi antebrazo, protegiendo a mí mismo de la volea de
acompañamiento de los disparos. soldados rojos todos, atacando desde una distancia segura. Dejé que las
balas caen, aplanado e inútil. No
utilizar perdiendo mi energía tratando de matarlos.
Ptolemus está a la vista vuelta de la esquina, carreras de velocidad, felizmente conjunto. casi se me
cae en relieve. espirales de humo detrás de él, más evidencia de fuego de artillería. Misiles silbar por encima
de nuevo, antes de explotar con estruendos resonantes.

“¿Qué estabas haciendo, idiota?”, Grito, derrapando a un alto. “No Stop ¡correr! ”Grita, la
captura de mí bajo el brazo. Estoy casi sacada de mis pies por la fuerza.

Yo sé que no debía discutir cuando mi hermano es tan increíblemente aterrado. Todo lo que puedo hacer es poner
los pies debajo de mí mismo, reorientar, y Sprint tan rápido como pueda, manteniendo el ritmo a su lado.

“El malecón”, que obliga a cabo entre los pantalones de esfuerzo. No es difícil
de conectar los puntos.
Hago el terrible error de mirar por encima del hombro. A través del humo, la niebla, el trueno
romper por encima. Para las grietas en la pared como se difunden, piezas de piedra, ya que se
desmoronan. La pared de agua que obligó a sí misma una y otra y en.

De pie sobre ella, en equilibrio sobre un balcón, es la persona que controla todo, sus brazos, su armadura
tan profundamente azul podría ser negro.
Iris Cygnet relojes a correr.
La arremetida de pánico casi me raíces en el lugar, pero me Tolly se prolonga, su mano alrededor de mi bíceps
en un apretón dolorosamente apretado. Nos patinar fuera, de nuevo en la calle principal, persiguiendo nuestro
batallón sólo para encontrar los niveles más bajos de la fortaleza abandonada. Nuestros soldados son hacia
adelante, y el resto, los enemigos -son
arriba. Escalada en los edificios, de pie en los techos, aferrándose a la tierra alta con sus armas listas.
Inútil tratar de llegar a un terreno elevado de los nuestros. Todo lo que hay ahora es conseguir fuera.

Cobramos por disparos errante, procedentes de todas las direcciones. Más que podemos desviar con bastante
facilidad. Algunos me tiro de nuevo con fuerza pero sin puntería.
Maldigo con los dientes apretados, culpar a Cal, culpando Davidson, Farley, mi padre, incluso a mí
mismo. Nuestro plan representó ninfas, pero no a alguien tan poderoso como el iris. No puedo pensar en
nadie más, aparte de unos pocos señores ninfa que podrían ser lo suficientemente fuerte como para perder
el océano en la fortaleza. Y ninguno de ellos destruiría patriota de buen grado. Pero Iris, una princesa de
otra nación, una mujer sin lealtad a Norta? Ella podría rasgar este lugar aparte y no sentir nada. Aún así
llamarlo victoria.

El dique se estrella detrás de nosotros, haciendo eco en voz alta incluso a distancia. Seguido por el rugido de
las olas golpeando a medida que descomponen y se hinchan, corriendo por las calles, la formación de espuma
alrededor de los edificios y paredes de Fort Patriota. Me imagino que en mi cabeza, como una pared de fuego azul,
consumiendo todo a su paso.
Nos Sprint en, ponerse al día en nuestro batallón. Ptolemus ladra a que se ejecuten, y ellos obedecen.
Incluso los newbloods Montfort. No hay tiempo para la postura.
Las puertas interiores de Fort Patriota no se abren a la ciudad, pero en un largo puente que cruza el puerto,
que conecta la isla artificial de la fortaleza con el continente. Es decir, que tendremos que ejecutar la media milla
en un puente sobre el agua, con ninfas enemigos detrás de nosotros, por no hablar de un océano de
levantamiento. No es exactamente una combinación ganadora si su objetivo es no se ahogan.

Nuestros olvidos hacen el trabajo rápido de la primera serie de puertas, que sopla las enormes puertas hacia
fuera sobre el puente. refuerzos de hierro pasan volando, salpicando con violencia en el agua. Apenas escucho
por encima del ruido de aproximación de la inundación. Iris aún debe estar de pie sobre todo, triunfante, sonriendo
mientras mira nos revolvemos como ratas atrapadas en una tormenta.

Nos damos prisa por la puerta como los primeros éxitos de swell, trayendo consigo un remolino de desechos.
astillas de madera, flotando transportes, armas de fuego, cadáveres. Corro tan rápido como mis piernas permitirán,
deseando estar lo suficientemente fuerte como para sacarnos de peligro. Pero ninguno de nosotros ha dominado siempre
el arte de vuelo magnetrón. Sólo el padre puede hacer realmente que para cualquier cantidad real de tiempo.

Los gravitrones protegen la espalda, usando sus habilidades para empujar contra la ola. Nos ganar
tiempo, pero esto oleaje es pequeño. Apenas más alto que el arco de la puerta.

A continuación, la segunda ola, la verdadera onda, golpea, crestería sobre las propias paredes,
rompiendo a través de la piedra y hormigón proteger la fortaleza. Los gravitrones no sirven de nada
contra tal fuerza y ​sólo pueden salvarse, volando hacia arriba y sobre. Al menos una se ve atrapado en el
aerosol, enredado en un remolino de agua. Nunca resurge.

No escatimo él otro pensamiento. No puedo.


El puente está destinado a ser una defensa de la fortaleza, un cuello de botella de largo para evitar cualquier
ejército de asalto por tierra Patriota. Nos canaliza a través de una serie de cerraduras y puertas, cada uno de
nosotros desaceleración. Los olvidos hacen lo que pueden, que nos conduce a través de un ritmo de explosiones a
medida que arrancar a través de un obstáculo tras otro. Ptolemus y se separaron las bisagras y los refuerzos, la
rasgadura de acero y hierro en nuestra desesperación.

Pasamos la mitad del camino, la ciudad de puerto de la Bahía creciente ante nuestros ojos, tan cerca ya la vez
tan infinitamente lejos. En un vistazo, me doy cuenta de que las fijas, aguas tranquilas a cada lado de nosotros están
aumentando también. Abultado. Los crecientes. Creciendo como la ola estrellarse todavía caza después de nosotros
con la fuerza inexorable de un huracán. explosiones de rociado salado a través de mi visión, empapando mi cara,
picando los ojos. Llego a ciegas, aferrándose al cuello de la armadura de Tolly. Con un rugido de frustración, los dos
lanzamiento, usando mi habilidad para arrastrar hacia arriba y sobre la siguiente puerta. Nuestro batallón será
condenado. Ellos siguen si pueden. Y si no pueden, estaban obligados a quedarse atrás de todos modos.

¿Cuánto pesa esta armadura? una voz inútiles se pregunta en mi cabeza.


Voy a hundirse antes de que pueda arrojar ella? Terminar en el fondo de la Bahía?
O peor, voy a tener que ver Ptolemus ir en las olas y nunca
volverá a subir?
vueltas de agua en los tobillos. Mis botas se deslizan sobre el puente pavimentado y casi pierdo mi
equilibrio. Sólo Ptolemus me impide sumergirse en las profundidades empalagosos, ahora su brazo envuelto
alrededor de mi cintura, sosteniéndome cerca. Si nos ahogamos, nos ahogamos juntos.

Casi puedo sentir el hambre de Iris como sus olas persiguen. Ella nada le gustaría más que nos
mate. Rótula del Rift, un enemigo más a su gente. matarnos la forma en que nuestro ejército mató a su
padre.
Se niegan a morir como este.
Pero veo ningún plan, ningún ataque que puedo hacer solo. Las ninfas que controlan las olas nos matarán
sin ni siquiera dar la cara. A menos que de alguna manera podemos matarlos primero.

Necesito un Gravitron.
Necesito un newblood.
Necesito Mare y sus tormentas a la luz estos hijos de puta para arriba.
Detrás de nosotros, el trueno retumba de nuevo, siguiendo el rayo de luz al azar. No es
suficiente.
Todo lo que podemos hacer es correr, y esperar que otra persona nos salvará. Tal
impotencia me pone enfermo.
Otra ola de accidentes, de nuestra bien esta vez. Menor que la fuerza de marea en la espalda, pero
todavía fuerte. Se rompe el agarre de Tolly en mí, nos Separados. Mis manos agarran en el aire y luego
escozor agua mientras caigo de cabeza, hundiéndose en el puerto.

Algunas flores de fuego en la superficie, explosiones. De olvidos o fuego de artillería, no puedo decir. Todo lo que
puedo hacer es correr mis manos sobre mí mismo, derramando la armadura antes de que me arrastra más profundo.
Trato de mantener mi agarre mentales en el cobre de Ptolemus medida que se mueve, que luchan por el agua conmigo.
El se ahoga también.
Me falta furiosamente, tratando de salir a la superficie. Como yo, otra ola me golpea de frente, enviándome
espiral mar adentro de nuevo sin una sola bocanada de aire.
El agua salada pica mis ojos y mis pulmones se quema, pero trato de nadar, intente escapar de las ninfas en la
superficie. Cuanto más tiempo me quedo abajo, el más muerto que parezco. Cuanto más lejos que pueda conseguir.

Es el turno de Tolly encontrarme.


Un puño se cierra en el pescuezo de mi camiseta, arrastrándome a lo largo. A través del agua turbia,
veo su silueta junto a la mía, su otra mano apretando algo metálico. De acero, en forma de una gran bala.
Suave. Nos arrastra a lo largo, empujado por la propia capacidad de Tolly. Al igual que un motor.

Apretando los dientes, me agarro. Mis pulmones gritan para el alivio hasta que no puedo
soportarlo más, soltando un chorro de burbujas. Yo suspiro por reflejo, asfixia por agua.

Con una patada poderosa y otra explosión de fuerza, Tolly nosotros ángulos a la superficie, incluso como
mis puntos de visión y oscurece. Él me lanza hacia adelante, en mojado
y la arena con sombra.
En las manos y las rodillas, que se apaguen y se ahogo, tratando de escupir el agua lo más silenciosamente
posible. Él golpea un puño en la espalda.
Apenas puedo pensar, pero Echo un vistazo alrededor de todos modos, con ganas de orientarme. Incluso una
segunda desprevenido podría hacer que nos maten.
Estamos bajo uno de los muelles del puerto de Acuario, en cerca de seis pulgadas de agua lapeado.
Barcos nos ocultan a cada lado, nos Hemming con nada más que las algas en descomposición, cuerda
descartado, y percebes.
Ptolemus mira más allá del muelle en los pocos pies de espacio nos permite una visión privilegiada del
puente y Fort Patriota allá. El puerto es un caldero en alza, maltratadas por el duelo de las mareas como el
propio océano sube y baja. Algunos estela se estrella hacia la orilla, empujando con rapidez el agua hasta el
cuello. Yo por pulverización catódica, agarrándose a la madera podrida por encima de mi cabeza, y por un
momento creo que podríamos encontrarnos ahogados en tierra. Pero el agua se retira, tirando hacia atrás de
nuevo con una fuerza poco natural.

Nos movemos con ella, trepando a los soportes que sostienen el extremo del muelle. Sólo tengo mis cuchillos y
balas ahora, mi armadura descartan algún lugar en la parte inferior del puerto. No es que me importa. No puedo
encontrar en cualquier parte de metal que quiero en la tierra.

Delante de nosotros, las olas de asalto del puente y otra vez, lanzando soldados. Nuestro batallón
es una ruina, si no completamente destruido. Casa Samos pagará en la sangre hoy. El asalto del mar
ha fallado.
Un chorro grita través de las nubes, rodeando los thunderheads disiparse sobre el fuerte. Dos más
persecución dar, sus alas se inclinó a Laris amarilla. A medida que observo, el plano cazado estalla en llamas,
cizallamiento aparte antes de chocar contra las olas distantes. Un fuerte viento lágrimas a través del puerto
como otros aviones Laris salpican el cielo, volando a baja altura sobre la ciudad. El sonido de ellos amenaza
con rasgar la cabeza abierta, pero me gustaría animarles si pudiera. La flota es nuestra ventaja real.

Especialmente con Patriot medio bajo el agua.


La mayor parte de la fortaleza se inunda, incluyendo los puentes de embarque. Sólo los buques de la marina
sobrevivieron intactas, aún en funcionamiento. Ellos a su vez sus armas contra los chorros Laris a medida que pasan,
escupiendo hierro caliente. Uno de los chorros Falls, un ala obliterado, antes de las dos más seguimiento.

“Tenemos que desactivar los acorazados,” murmuro de plano, ya agotado por la perspectiva.

Tolly me mira como si estuviera loca. Yo muy


bien puede ser.

Nos Sprint el borde del puerto tan rápido como podamos, entrando y saliendo de una batalla soplado
completo. asalto la tierra de cal fue el mayor de los tres previstos, utilizando cientos de soldados de toda
nuestra coalición, por no hablar de agentes de la Guardia Escarlata y ya en la ciudad sus contactos.
soldados entrenados lidian
junto a los ladrones y criminales como la guerra de guerrillas abruma puerto de la Bahía de todos los cuneta y
callejón. Una ciudad de piedra y techos blancos azules se vuelve negro y rojo, humo y fuego. colores Calore, Creo
que con amargura. Sin embargo, para que el hermano?
El Nortan de plata y rojos reclutados encuentran empantanados en las calles, restringido por su propia
formación reglamentada. Un cuello de botella, sus números neutralizados, pero sigue siendo peligroso. Tolly y
que corren el riesgo de nuestras vidas ya que corremos, re-formación de nuestra armadura de lo que podamos
salvar. trozos oxidados y todo. Si tuviera tiempo, me sentiría disgustado con mi propio trabajo pobre.

En el agua, tal vez una milla hacia el mar, los chorros Laris cumplen NORTAN y Piedmont chorros.
las órdenes de CAL de nuevo. Mantenga el peor de sus armas y nuestra propia de la ciudad. Incluso
desde esta distancia, puedo oír el rugido mientras bailan por el aire a una velocidad de vértigo. Ráfagas
de fuego y el humo se distribuyen en la batalla aérea, intercaladas entre las nubes y el horizonte. No
envidio a los pilotos, especialmente los que tienen que lidiar con windweavers Laris. Es bastante difícil
volar un avión sin luchar contra el viento mismo.

Iris todavía debe estar cerca del puerto de Guerra, la protección de los buques de guerra de las ondas ásperas.
A medida que nos acercamos, puedo ver que el agua alrededor de los cuatro cascos de acero macizo está quieto y
suave. El resto del puerto hierva y se deja caer, echando hacia atrás cualquier intento de tomar las naves de la parte
continental. Pronto la princesa Lakelander a su vez, las grandes armas de los chorros en el mar, o la propia ciudad.
Destruye puerto de la Bahía de la forma en que se rompió el fuerte. Deja nada más que una ruina, ya sea inútil Calore
hermano.

barras de color rojo brillante a través de mi visión, saltar a la carretera desde un callejón. Nunca pensé que
estaría tan aliviado de encontrar un escuadrón armado del escarlata de la Guardia. Especialmente uno dirigido por el
general Farley.
Su banda de criminales redondea en nosotros, armas levantadas. Reacios pero rápido, yo levanto mis manos,
mirándola a los ojos. “Sólo nosotros”, jadeo, haciendo un gesto para Ptolemus a hacer lo mismo.

Ella se ve entre nosotros, marcando los ojos como un péndulo. Una escala de colocar en equilibrio. Mi
alivio se funde en un instante al comprender exactamente lo que podría pesaje.

La vida de mi hermano.
Ella podría tratar de matarlo, matarnos, aquí, y nadie lo sabría. Podríamos ser víctimas
de la batalla. Y tendría su venganza.
Es lo que yo haría, si alguien tomó Tolly de mí.
perros callejeros mano de la mujer rubia, encontrar el arma en su cadera, sujeto a un cinturón de municiones
medio vacío. Ella ha estado ocupado. Tengo escalofríos su mirada azul, sin decir nada, sin apenas atreverse a
respirar. Tratando de no propina ella en la dirección equivocada.

Apreté los dientes en el borde, extendiendo la mano con cada pieza de mi capacidad agotada que
pueda reunir. Agarrando su arma, sus balas restantes, los cuchillos ocultos por todo el cuerpo. Para
detenerla si decide atacar.
“Cal de esta manera,” dice ella finalmente, rompiendo la cadena de tensión entre nosotros. “Tenemos que
conseguir esos barcos fuera de sus manos.”
“Por supuesto”, responde Ptolemus, y casi darle un puñetazo en los dientes.
Silencio, Quiero silbido.
En su lugar me paso delante de él ligeramente, protegiendo el cuerpo de su ira. Farley sólo contracciones
nerviosas, mirando fijamente por un segundo más ampollas. “Caída en, soldados,” ella se burla, antes de darle la
espalda a nosotros.
Soldados. No Alteza, no nuestros títulos.
Si eso es lo peor que va a hacer, me lo llevo con mucho gusto.
Lo hacemos según lo ordenado, deslizándose en la formación con el resto de su banda. No reconozco a
ninguno de ellos, y su guardia se distinguen solamente por fajas rojas atadas alrededor de los brazos o las
cinturas o las muñecas. La Guardia aspecto heterogéneo, apresuradamente lanzados juntos, su ropa común.
Podrían ser empleados o trabajadores, estibadores, comerciantes bajas, cocineros, conductores. Pero
comparten su carácter inflexible y determinación. Y están armados hasta los dientes. Me pregunto cuántos
Silvers mantienen tales lobos en sus propias casas.

Me pregunto cuántos todavía hay en la mía.


Nuestra coalición tiene un tramo del camino del puerto ya que las curvas alrededor del puerto, que daba a
los barcos de guerra que bloquean el puerto de guerra. Detrás de nosotros estamos más cuarteles y
dependencias militares, todo superado. Muchos de nuestros soldados toman posiciones defensivas, asomando
por las ventanas y puertas, y otros forman hacia el lado de babor, a la espera de órdenes.

¿Hemos ganado la ciudad?


Cal tallos entre sus lugartenientes y guardias, más despeinada de lo que nunca lo había visto, su
mancha de pelo con el sudor, el resto del cuerpo a rayas con ceniza y sangre. Apenas puedo discernir
la armadura debajo, brillando un rubí de color rojo oscuro entre las áreas sucias. Camina en el borde
del agua, acosado y frustrado. Y cuidado de mantener fuera del alcance de las agitadas olas.

Calore príncipes tienen ningún amor por el agua. Se hace sentir incómodos. En este momento, Cal
parece que podría arrastrarse fuera de su propia piel. Su abuela observa, mientras se pasea, sus sedas y
vestidos desechados por un simple uniforme sin insignias para marcar su rango. Ni siquiera sus colores.
Ella podría ser sólo una anciana que entró en la gente equivocada, pero cualquiera que tenga ojos sabe
mejor. Anabel Lerolan no debe ser subestimada. A su lado, Julian Jacos mantiene en silencio, con los
labios apretados juntos, los ojos fijos en los barcos de guerra. Esperando a ser de alguna utilidad.

Mi hermano y yo hombro a través de la refriega, entrando en la línea de visión de Cal. Su frente se


eleva a la vista de nosotros. Él podría ser tan aliviado como yo, y tan sorprendido por la sensación.

“Es bueno verte de pie”, dice, nos ofrece tanto asiente con la cabeza. “¿Qué pasa con su batallón?”

Pongo las manos en las caderas. "No lo sé. Iris nos arrojó tanto en el puerto
mientras que nuestro equipo estaba cruzando el puente. Tuvimos que nadar o ahogarse.Ӄl me mira
mientras hablo, intención y agudo. Casi acusatorio. Como si debería sentir vergüenza por seguir con vida
cuando otros no pudieron. Empujo pasado. “¿Alguno de llegar a la ciudad?”

"Difícil de decir. Me envió la palabra lo mejor que pude para reagruparse aquí. Ya veremos quién se
lleva el mensaje y que puede volver.”Frunce el ceño a sus manos, y luego a los acorazados. En el agua, se
mantienen alejados de sus muelles, al ralentí en lugar de salir a la mar. Ajuste su mirada en nosotros.
“Usted es el único magnetrones que tienen en este momento.”

No hay primos dejaron Samos. Nadie más que nosotros.


A mi lado, Ptolemus frunce el ceño. “Haremos lo que podamos con los misiles.” Cal mira hacia atrás a
mi hermano, su cabello oscuro parpadeo con el movimiento. “No voy a perder ninguno de los dos misiles
captura. Tenemos suficientes bombarderos Montfort para destruir lo que puede ser destruido.”Señala con
un solo dedo, haciendo un gesto hacia el puerto. “Te quiero en esos barcos.”

Sé que tenemos para detener los barcos de guerra, pero conseguir en ¿ellos? Me pálido tan rápido puedo
sentirlo, un frío como el hielo se extendía por mis mejillas a pesar del calor de las llamas y cenizas y mi propio
sudor.
“No hago esta suposición matando al final del día, Calore,” que cierre. Con una mueca, me ángulo de la
barbilla hacia los barcos de guerra, seguro en el agua. “Iris nos hunden como piedras antes de que incluso llegar
cerca. Incluso gravitrons-”
Cal simplemente silba a sí mismo, frustrado. “Cuando ganamos la ciudad, me recuerdan a dar a todos los
oficiales de la plata un curso intensivo en habilidades newblood. Arezzo “, añade, ladrando a cabo la palabra extraña
por encima del hombro.
Una mujer hombros hacia delante en respuesta, su uniforme el verde oscuro de Montfort, cubierto de
insignias extranjera. “Señor,” dice ella, esquivando la barbilla.
“Obtener los teletransportadores listo”, ordena Cal. Parece casi divertido, viendo como me hierven,
enojado con él. Y conmigo mismo por haber olvidado exactamente qué tipo de ejército que estamos
trabajando. ¿No hay fin a estos peculiares newblood? “Prepárese para saltar a los barcos.”

“Sí, señor”, dice ella con brusquedad. Con un movimiento, que atrae hacia adelante otros soldados Montfort.
Otros teletransportadores, supongo.
Echo un vistazo a mi hermano soslayo, para calibrar su reacción. Tolly parece más preocupado con el

general Rojo. Él mantiene sus ojos en ella, que nunca flaquean. Como si ella podría matarlo si baja la

guardia. No está del todo un miedo irracional. “Y cuando estamos a bordo?” Doy un paso hacia adelante,

poniéndome mano a mano con mi desgraciado prometida. “Usted necesitará más de dos magnetrones de

desmontar un barco de guerra. Y más de unos pocos minutos. Somos buenos pero no estamos

ese bueno."
Sacudidas, Cal pasos de volver de una onda particularmente exuberante, manteniendo sus dedos de los pies
secos. Él parpadea rápidamente, la deglución. “No es necesario que desmontarlo. yo
quieren esos barcos. yo necesitar esas naves. Sobre todo porque Iris está aquí.”Se lame los labios, un
cepillo de terror intermitente en sus ojos. “Su madre no va a dejar a secar.”

Uf. ¿Trata de hacer este tipo de juegos de palabras terribles?


“Si la flota Lakelander llegue antes de que tengamos la artillería real de la protección del puerto, estamos
perdidos”, añade Cal, mirando por encima de mi cabeza al agua.
Alzo una mano, señalando más allá de la fortaleza inundado al océano nublados por el humo y las formas
aún baile de chorros de aire. “Usted piensa que cuatro barcos pueden contener una armada Lakelander?”

“Van a tener que”.


“Bueno, no lo harán. Tú lo sabes."
Sólo un músculo de la mejilla contracciones nerviosas, saltando mientras se aprieta la mandíbula.
Vas a tener que ensuciarse las manos, Calore. Más sucio de lo que ya son. Me muevo de nuevo, la

plantación de mí mismo en su línea de los ojos. “Usted mismo ha dicho, la reina de los lagos de no

abandonará a su hija. Por lo que su oficio “.


Cal palidece como lo hice, todo el color de drenaje de la cara en estado de shock. “Para la ciudad,” empujo
adelante. Él debe entender. “Ptolemus y puedo bloquear las armas de fuego en su posición, hacer que se disparan en
ella. Sujetarla hacia abajo. Mantenga la acorraló. No debería ser difícil para un rey de fuego para someter a ella,
debería hacerlo?”
De nuevo, nada. Cal ni siquiera parpadear, con el rostro obstinado en su quietud.
Cobarde, Me burlo de mi cabeza. Él no quiere hacer frente a ella. La Llama del Norte tiene miedo de un
poco de lluvia.
“Cuando tenemos Iris, que negociar. Su vida de la Bahía “.
Que se ajusta a su contención en la mitad. “Yo no hago eso”, ladra, su voz áspera, todos los bordes.
A pesar de mí mismo, me tomo un paso atrás, casi intimidado por su repentina furia. "No soy él, Evangeline
“.
En ese momento, tengo que burlan. "Bien, él es victorioso."
“No voy a hacer eso”, dice una vez más, las palabras temblando de ira. Príncipes no están
acostumbrados a repetirse. “No estoy tomando rehenes.”
No estoy dando una razón Maven, que quiere decir, Creo que a mí mismo, un eco amargo en la cabeza. Una
razón para tomar su espalda. Para doblar todos sus recursos en una persona en particular.

Él tiene el biliar impensable poner un dedo en mi cara. “Obtener los barcos, obtener las armas de fuego. Y
obtener Iris fuera de la bahía. Es una orden."
“No soy su soldado y yo no soy su esposa, sin embargo, Calore. No te dan a darme órdenes,”me
gruño, sintiendo como si pudiera tomar un bocado de él. “Su madre va a ahogar esta ciudad y nosotros si
se lo permite.”
Me mira, furioso, con la mano temblorosa. Tan enojado que no se da cuenta cuando una onda
incide en los tobillos. Cuando salta, maldición, quiero reír en su cara ridícula.

“Su madre va a dejar ser esta ciudad, si su hija es capaz de escapar,” una voz
tuberías detrás de él. Granny al rescate, Calore?
Los frowns Prince, la frente arrugando en confusión. “Tiene razón,” dice su tío, su voz mucho más
suave que el de Anabel. Las cejas de Cal casi desaparecer en el nacimiento del pelo. “Julian?”,
Pregunta, casi inaudible.

Jacos se encoge de hombros, cruzando las manos sobre el pecho delgada. “No tengo mucho talento en
el campo de batalla, pero eso no me hace sin talento. Es un buen plan, Cal. Conduce Iris hacia el
mar.”Entonces sus ojos caen sobre mí. “Llegar a un barco, Evangeline”, dice lentamente, su voz vacía de su
capacidad.
Soy consciente de la amenaza de todos modos. No tengo otra opción en esto, no con el arma cargada de un
cantante me mirando hacia abajo. Lo hago por mi propia voluntad o lo hago de su.

"Multa."

Para todos sus defectos, Cal sin duda es noble a un fallo. Por lo general, hace que lo odie aún más. Excepto
que ahora. Como se comprometió antes de Montfort, que no deja que nadie luchar por él a menos que él está
luchando por sí mismo. Él no hará que cualquier persona haga lo que él no está dispuesto a hacer con ellos. Así
que cuando se reúnen los teletransportadores, las manos extendidas, que está a mi lado, armado y listo para
asaltar un barco de guerra.

“La primera vez no es agradable,” mi teletransportador dice a mí, con el rostro sombrío y forrado con la edad. Un
veterano de muchas batallas.
Sólo puedo apretar los dientes contra él y tomar su mano.
Se siente como ser exprimido a mi médula, todos mis órganos torsión, mi saldo arrojado fuera, mi
percepción se convirtió en su cabeza. Trato de jadear y encuentro que no puedo respirar, no puede ver, no
puede pensar, no puede existir, hasta que desaparece, tan rápido como vino. Me tragar aire, las rodillas a la
cubierta de acero chapado de un barco de guerra, mientras que la tele está por encima de mí. Se alcanza a
cubrir la boca pero le espantar, disparándole una mirada asesina al mismo tiempo.

Estamos detrás de la torreta hacia adelante, en cuclillas junto acero frío y cañones lisos,
cilíndricos. Ellos están al rojo vivo y todavía humeante de su andanada contra el fuerte, y ahora
entrenado en la ciudad. Mi capacidad precipita su longitud, sintiendo los remaches y pernos, saltando
de un barril a otro, en el Magazine- polvo casi lleno- y los proyectiles de artillería en espera- más de una
docena de listas. Asumo la misma para un primer plano otros dos torretas y hacia atrás, que salpican la
eslora del buque.

“Hay suficiente munición para convertir puerto de la Bahía en cenizas,” murmuro, aunque sólo sea para mí.

El teletransportador sólo responde con una mirada humeante. Me recuerda a mi padre. Flint de ojos, se
concentró.
Hago lo que debe. Con una mueca, me llevé las manos a la torreta y el tirón. Cuele en mi contra, ya
cerrado y dirigido a otra parte. Pero una vez que consigo
los engranajes se mueven en su pista se va fácilmente, cambiando a mi tacto. Volviendo, frente a otro
objetivo.
propio acorazado del iris.
Ella camina de la cubierta de la embarcación más alejada hacia el mar, una silueta en azul oscuro. Sus propios
Lakelanders flanco, sus uniformes fáciles de distinguir. Más abajo en la nave, en la proa, una figura en color rojo
parpadea en la existencia, un teletransportador y sus propios soldados en la espalda.

“Casi,” siseo, deslizando la torreta en su lugar, sus barriles apuntadas contra el costado de Iris. Con
un puño apretar, I fundir la placa de acero y hierro juntos, el bloqueo de la torreta en posición. Nadie más
que un magnetrón, o alguien con un soplete, podrían apuntar esta arma ahora. “Siguiente arma.”

Con otro salto repugnante, aterrizamos junto a la segunda torreta. Hago lo mismo otra vez, el
desplazamiento de los cañones. Esta vez, un par de reclutas rojas encontrarnos. Se precipitan a mí, pero la
tele les agarra las dos y desaparece. Él le muestra en la esquina de mi ojo, por encima del agua. Ambos Rojos
se desploman en la bahía. El teletransportador regresa antes de escuchar sus salpicaduras.

La tercera torreta de combate peor que los demás, luchando contra mi capacidad, negándose a
moverse tan bien como los otros. “Nos descubierto,” gruñí, romper a sudar. “El artillero está tratando de
mantener la torreta en su lugar.”
“¿Es usted un magnetrón o no?” Teletransportador se burla de mí.
Espero Ptolemus tiene a alguien menos bocazas, Creo que, haciendo una mueca. Con una explosión de la fuerza,
consigo el giro de la torreta, y lo aplasto en su posición con más fervor que sea necesario. La base se desploma hacia
adentro, pegado en su pista.
"Está hecho. Dar la señal “.
Es más fácil para disparar el mecanismo de la pistola de lo que pensaba que sería. Como tirar de un gatillo
gigantesca.
El auge que resulta de un solo proyectil de artillería me envía hacia los lados, agarrando mis oídos.
anillos todo y embota en la sucesión. Lucho por mis pies, viendo como la ronda llega a casa, la explosión
en la cubierta del barco de guerra de Iris.
correfoc de su longitud, una serpiente vicioso que arrolla con silbidos furia. Más grande que un golpe
desde una única shell. Unos soldados saltan en la Bahía de escapar de su ira.

la ira de cal.
Los Lakelanders son menos disuadidos, dibujo de una onda de arco hacia arriba y sobre el barco. Dejar que
se estrelle y consumir, apagando el fuego.
Sólo para otra línea de comandos para golpear muertos en, esta vez de la nave de Ptolemus en su
lado opuesto. No puedo evitar sonreír, casi animándolo.
Una vez más corre Cal llama a través del acorazado. Más huir, más salto. Otra ola.
Otra shell. Otra llama. El ritmo tira hacia atrás y hacia adelante.

Mi tele nos salta entre las torretas, y cada vez nos encontramos con más soldados para luchar contra.
Rojos, en su mayoría. Platas no funcionan barcos en gran número,
sólo como agentes. Son fáciles de desviar, entre mi capacidad y la Montfortan de.

Si pudiera, me gustaría que él me salte a Cal. Él no tiene el estómago para matar a Iris, pero
desde luego yo sí. Lakeland ya están furiosos con nosotros después de la muerte de su rey. No
importa si se muere también. De hecho, para enviarlos corriendo de vuelta a sus lagos y parques, a
replantearse de pie contra la fuerza de Samos y Calore.

Pero mi trabajo es para el hombre de las pistolas. Mantenga la nave.


Con Cal luchando Iris, su atención está fuera de la bahía, y nuestros soldados comienzan la travesía.
Durante nuestra tercera pasada por el barco, más teletransportadores saltar a la cubierta, trayendo con ellos
seis soldados cada uno. Y más soldados llegan en los barcos abajo, rápido en el enfoque.

Entrecierro los ojos en el acorazado ahora, viendo como me tierra otra ronda. Éste golpea duro, la
perforación de un agujero humeante en el casco unas pocas yardas por encima de la línea de flotación. En
cubierta, la vista es aterradora. Las nubes oscurecen por encima, de espesor con un rayo. Fuego y agua
chocan sobre el acorazado, infierno y maremoto. Las puntas de la nave con la fuerza de tal batalla, una de
plata real contra otro. Guerreros igualados y fijan de manera desigual.

Por primera vez en mi vida, me pregunto realmente lo que sucederá si Tiberíades Calore muere.

Creo que Iris se iba a matarlo.

OceanofPDF.com
VEINTE
Yegua

Las millas son pocos, pero se sienten sin fin. Puedo mantener mi agarre en la manija de la puerta, listo para saltar
a cabo el segundo en que rollo en el camino del puerto, ruedas girando por debajo de nosotros. Es sólo yo, los
electricons, y nuestro conductor. Incluso Ella está en silencio, mirando por la ventana en el cielo oscuro. El humo
de la ciudad nueva da paso a negro, nubes acre cuanto más nos acercamos al puerto de la Bahía. Al principio
estoy agradecido de que no tengo que hablar con nadie. Pero a medida que los minutos llevan en, el silencio se
hace más grueso, más pesado, presionando hacia abajo sobre mí. Esto hace que sea difícil pensar en algo más
allá de la ciudad por delante y la batalla que rabia allí. A lo lejos, el horizonte parece quemar.

Mi mente hace girar hacia fuera, llenando los espacios en blanco de lo que podríamos encontrar. Cada
escenario es peor que el anterior. Rendición. Derrota. Farley morir. Tiberias pálido y sangrado, su sangre un halo de
plata.
La última vez que estuve en el puerto de la Bahía, que viajó a través de túneles y callejones. No
arrancar a través de las calles en un transporte militar, acompañado como una especie de mandatario o
nobles. Apenas reconocer el lugar.
Espero que la oposición a medida que introducimos en la ciudad, pero las líneas de batalla están más lejos en
lo que pensaba. Las calles son en gran parte vacía del todo, pero los soldados. Todos nuestros, marchando a sus
puestos de trabajo o de sus patrullas. Una o dos veces, veo a un contingente de soldados de la coalición que
flanquean prisioneros. Platas esposados ​en hierro, se llevaron a dondequiera que estemos mantenerlos. órdenes de
Davidson, que asumen. Él sabe cómo aprovechar mejor los prisioneros.

Los ángulos de transporte debajo de mí, que comienza el suave descenso hasta el puerto.

“La coalición está formando para arriba en la línea de costa, fortaleciendo nuestra posición antes de tratar de
hacer retroceder en el fuerte,” nuestro conductor llama de nuevo a nosotros. Una radio en su consola blares mayoría
estáticos, pero algunas palabras desordenadas pasar. Se retransmite lo que puede. “Suena como el aire de la flota es la
celebración de los chorros NORTAN en el mar, y estamos haciendo todo lo posible para ganar los buques de guerra en
el puerto, pero no hay barcos Lakelander en el horizonte.”

Frente a mí, Rafe maldice en voz baja. “Bueno fuera de rango”, murmura.
“Voy a ser el juez de eso,” Ella responde con severidad, todavía en la ventana. Tyton se inclina hacia atrás en su
asiento, con los labios fruncidos. “Así que tenemos la ciudad. Por ahora."

“Parece que,” ​contesto, siendo reticentes como siempre.


Los rodillos de transporte en adelante, pasando los edificios más grandes y más importante- que buscan lugares.
Mi cuerpo está tenso como un alambre enrollado, listo para reaccionar si esta calma es sólo una trampa. Una finta para
atraer a Tiberíades y los otros en una falsa sensación de seguridad. Tengo los dientes apretados juntos y la sensación
de un rayo cerca. Mis compañeros electricons hacen lo mismo, cada uno de ellos popa y listo para luchar.

Las agitadas aguas del puerto parpadean al final de la calle, más allá de una multitud de soldados
corriendo. Parece que una tormenta acaba de pasar. Cada superficie está mojada, y las nubes de color gris
oscuro están rompiendo encima de la cabeza, arrancado por un vendaval furioso. Las ondas traslapan en la
costa curvada, todavía espumoso de color blanco como la superficie de un recipiente de ebullición. Puedo ver
ahora que en el puerto, Fort Patriot es una ruina, un medio inundado, la otra mitad de ardor. Puedo olerlo,
incluso a través del agua. El puente de la fortaleza es tan obliterado, partes de ella superadas por el mar.

Mi frente toque el cristal de la ventana mientras me esfuerzo para ver más. Nuestros soldados se ocupan
limpieza de escombros, la construcción de muros improvisados, o la creación de ametralladoras. Busco sus filas,
en busca de caras conocidas como nos dirigimos a la plaza pavimentada que recubre la línea de costa. Todos
ellos tienen el mismo aspecto, incluso en sus uniformes diferentes. Cara sucia, sangrado ambos colores, exhausto
y listo para caer. Pero vivo.

Su parte filas para el transporte a medida que completan el agua, en dirección hacia el centro de la
línea de costa y las puertas ahora rotas del puente fortaleza. Ella y yo se amontonen en la ventana de la
derecha, estirando para una mejor visión. Frente a nosotros, Rafe hace lo mismo. Sólo Tyton permanece
inmóvil, mirando a sus botas sucias.

“Los barcos están disparando el uno del otro,” Ella respira, señalando los acorazados todavía
en el puerto. “Mira, tres a uno.”
Me muerdo el labio, confundido por un momento. A lo lejos, los cascos grises bob en el agua, meciéndose
con la fuerza de sus propios cañones de grueso calibre. De hecho, tres de ellos parecen estar disparando en la
cuarta. Me pregunto de qué lado tiene la sartén por el mango. Nuestra coalición o Maven de. barcos más
pequeños se adentran en las aguas agitadas, que transportaba soldados hacia los barcos de guerra.

El transporte apenas se detiene antes de que mis botas golpearon el pavimento mojado, cada mancha de
paso y precaria. Puedo mantener mi equilibrio, empujando a través de la multitud de soldados. Los otros
electricons siguen. Hacemos para el nudo de oficiales cerca de la línea de flotación, observando a lo largo de los
barcos que se mueven a través del puerto. En la distancia, el cuarto acorazado monta las olas, el depósito de ida
y vuelta por debajo de la fuerza de bombardeo. Apenas un vistazo a él, en busca de caras conocidas entre los
soldados.
Veo Farley en primer lugar, su pelo dorado brillante contra el gris de la batalla. Prismáticos cuelgan
alrededor de su cuello, olvidado por un momento. Ella da órdenes en ritmo constante, haciendo un gesto
entre sus oficiales. Ella no parece darse cuenta de que los hombres apilar cajas, la construcción de un magro
muro para proteger su general. Parte de la tensión en mis notas de pecho, y que respiro un poco más fácil.

Julian es aquí también, para mi alivio. Él y la reina Anabel colgar cerca, ambos paralizados
por los buques de guerra en el puerto. Su mirada es firme, y Anabel agarra el brazo de Julián, sus
nudillos blancos contra su manga.
La visión me inquieta, pero no puedo decir por qué.
“¿De dónde nos necesita?” Me clip, entrar en su círculo con tanta calma como pueda. Farley
redondea en mí, pulverización catódica, y se preparan para lo inevitable reproche. “¿Qué haces aquí?”
Que encaje. “¿Hay algo mal en Nueva urbanas”
“New Town se gana,” Ella ofrece, cruzando los brazos a mi lado. Rafe asiente con la cabeza.
“Nos puso a trabajar aquí, general.”
“Es Iris Cygnet por ahí,” gruñidos Farley, haciendo un gesto hacia las naves. Entonces ella duda, los pelos
de punta. Me hace incómodo.
Puse una mano en su brazo. reina de Maven es formidable, pero no insuperable. “Iris no me
asusta. Farley, nos dejó ayuda-”
En el puerto, una explosión de la llama roja corre a lo largo de la cuarta nave, moviéndose de forma
extraña. Una ola masiva, no natural se eleva hasta su encuentro, rompiendo a través de la cubierta. Otra rizo de
fuego entra en erupción, en espiral en el aire a medida que más lenguas de giro del agua y aerosol. Se mueven
juntos, una danza elemental que sólo podía ser obra de dos personas muy específicas.

Mi corazón cae en el pecho, congelado por el miedo. Y la furia.


El cielo se vuelve negro por encima del puerto, nubes vuelven a formar en un instante. destellos de color morado
oscuro dentro, que coinciden con el ritmo de mi corazón que late.
"Que es el ¿obra? ”Me gruño a nadie, dando un paso hacia el agua. Algo aparte encaje dentro de mí.
Cualquier objetivo que podría haber tenido, todos los pensamientos de la ciudad, desaparece en un
instante.
“Fácil, Yegua,” he oído decir de Ella, tratando de recuperar el brazo, pero yo le largue.
Tengo que llegar a esa nave. Tengo que detenerlo. “Usted no tiene la finalidad de ayudarle de aquí!”, Grita, su
voz decoloración. Soy más rápido en una multitud, más ágil. Ellos no pueden mantener el ritmo.

Yo trabajo mi camino a la orilla del agua. La desesperación me podría tragar entero. Cal está

luchando una ninfa, una poderosa ninfa. Su mayor debilidad. Aterroriza lanzadera me.Boats de ida y vuelta

a través del puerto, los vacíos que vuelven a cargar más soldados. Miro con los dientes apretados con

tanta fuerza que podría romperse.


Demasiado lento.
“Teleportadores!”, Grito, desesperado y en vano. El sonido de las armas de todo, pero me ahoga.
“Teleportadores!” Grito de nuevo. Nadie viene corriendo.
Los barcos podrían ser lentos, pero son mi mejor oportunidad. tengo un
un pie en uno cuando Farley se pone al día para mí, agarrándome por los hombros. Ella casi me arrastra hacia
atrás, mis botas chapoteando en las aguas poco profundas de los muelles.

Le omiso de, girando con movimientos que aprendí hace mucho tiempo en los callejones de los zancos.
Se tropieza, pero atrapa a sí misma, con las manos extendidas. Sus rubores cara escarlata.

“Me en ese barco, Farley.” Mi voz tiembla de ira. Siento como si fuera a explotar. “No
estoy pidiendo su permiso.”
“Está bien”, admite, con los ojos abiertos con un temor de su propia. “Bueno-” Un destello en el agua a
los dos alambiques, y las palabras de Farley murió en sus labios. Observamos en silencio aturdido como una
sucesión de rondas explosivas pummel en la nave de Iris, balanceo de la nave. Las olas se levantan para
estabilizarlo, así como las explosiones se extienden, rojo y enojado, cada uno en un infierno de llegar hacia
el cielo. a echar humo, negro y hediondas, cuando otra ola tira de la nave. Los soldados caen desde la
cubierta, salpicando en el puerto de abajo. Desde esta distancia, no puedo distinguir sus uniformes. Rojo,
verde o azul, no puedo decir.

Pero su armadura destellos brillantes contra el fuego, imposible perderse. Sin pensar, me arranco
los prismáticos del cuello de Farley y presiono a mis ojos.

Me siento congelado por lo que veo, enraizada, incapaz de moverse.


Iris esquiva una bola de fuego, con el movimiento de inmersión líquida, más rápido que nunca fue Tiberíades.
Ella baila fuera de su alcance, dando vueltas, incluso cuando el barco se mueve por debajo de ellos, batiendo su
camino hacia la boca del puerto y el océano abierto. El valiente, estúpida Calore persigue.

Otra ola lo golpea de frente, chocando azul y blanco con toda la fuerza de la energía de Iris
Cygnet. Mi corazón se detiene en mi pecho mientras me imagino lo aplastó contra el buque de metal,
ahogando ante mis ojos.
Se cae, su armadura rota, astillada por la batalla, su capa escarlata despedazado. Para un hombre tan
grande, Tiberias hace una pequeña tanta resonancia.
Mis puntos de visión, nebuloso con todas las emociones como mis propios sobrecargas cerebrales. Todo se
estrecha, con bordes negro, hasta que no pueda oír a la multitud a mi alrededor. Incluso se desvanece voz de
Farley, sus órdenes ladridos desaparecer. Quiero gritar, pero encontrar dientes sueldan entre sí. Si me muevo, si
hablo, todo mi restricción desaparecerá también. El rayo no tendrá piedad. Todo lo que puedo hacer es mirada,
soporte, y rezan a quienquiera que estuviese escuchando.

manos calientes tienen mis hombros mientras los electricons me rodean, lo suficientemente cerca para
reaccionar si pierdo el control. Azul, verde, blanco. Ella, Rafe, Tyton.
Cal, Cal, Cal.
Sobrevivir.
nada importa más que el agua, las olas blancas azul y espumantes con la batalla. La mayoría de
los soldados que cayeron de los barcos están todavía vivos, subiendo y bajando. Pero no llevan
armadura. Ellos no tienen miedo de agua. Ellos
no se enfrentó Iris Cygnet y perder. El resplandor del sol hace que sea imposible ver mucho, pero me
estrabismo todos modos, hasta que no puedo aguantar más. Hasta que no pueda abrir los ojos. Los
binoculares caen de las manos y aplastar.
El caos en la orilla del agua crece, hasta que cada soldado se encuentra a la espera, sin aliento para
ver el destino del príncipe Calore. Cuando jadear como uno, fuerzo los ojos abiertos y girar. El agarre de
tyton me resulta viselike, los dedos apretados contra mi cuello. Que me va a noquear si tiene que hacerlo,
para proteger a todos los demás de mi dolor.

No sé que arrastró Tiberíades fuera del agua, o la que teletransportador lo traje a la


orilla. No ver el sanador mientras se dobla, aterrado, tratando de salvar su vida. No me
importa sobre Iris, todavía fuera en el puerto, por lo que su escape. Sólo puedo mirarlo,
aunque nunca quiero verlo así. Cada segundo que pasa es una ruina. Me han disparado;
He sido apuñalado; He sido vaciado. Esto es mil veces peor.

la piel de plata es un color más frío que el nuestro, como si drenado de calidez. Pero nunca he visto una mirada
de plata como él. Sus labios son de color azul, con las mejillas como luz de la luna resplandeciente, cada pulgada de
él remojo o sangrado. Sus ojos están cerrados. Él no está respirando. Tiberias se ve como un cadáver. El podria ser un
cadáver.
Tiempo estira. Yo vivo en esta segunda maldita, atrapado, condenado a ver pequeños pedazos de su vida
lejos de reflujo. Kilorn sobrevivió en la ciudad nueva. Voy a perder Tiberíades en puerto de la Bahía?

El sanador pone la palma de su pecho, sudor que en la frente. Ruego a cualquier dios que pudiera
existir. Para cualquier persona que pudiera escuchar. A continuación, te ruego.

rociadores de agua de su boca mientras tose violentamente, sus ojos volando abiertas al mismo
tiempo. casi me desplomo, y sólo los electricons me mantienen de pie contra la fiebre repentina. Jadeante,
puse una mano a la boca para ahogar el sonido, sólo para sentir las lágrimas en ambas mejillas.

La multitud de gente alrededor de él subidas de tensión, Anabel se mueve a arrodillarse a su lado. Julian es
allí también. Su dulce canto sobre su niño, alisando el cabello, mandándole que permanecer inmóvil como el
sanador continúa su trabajo.
Él asiente débilmente, sigue recibiendo sus cojinetes.
Me aparto antes de que me ve y se da cuenta de lo mucho que me quiero quedar. Ocean Hill era un

favorito de Coriane, la reina muerta que nunca conocí. Es un favorito de su hijo también.

El palacio es de piedra pulida blanco con techos con cúpulas azules coronados en llamas de plata, siendo
magníficas, incluso a través del humo que se arrastra y la caída de cenizas. Damos la vuelta a la plaza en frente
de las puertas del palacio, por lo general un lío de tráfico. La única actividad parece estar en el vecino Centro de
seguridad, ahora invadida por los soldados de la coalición. A medida que pasamos, que rasgar abajo las banderas
rojo, negro y plata, así como las imágenes colgadas de Maven Calore. Uno por uno, se establecen
fuego a los símbolos. Miro su rostro quemado, ojos azules fijos en los míos a través de una maraña devorador de
la llama roja.
Las calles mismos están vacíos, y la fuente Recuerdo, hermosa bajo una cúpula de cristal, es
seco. Guerra camina por las piedras puerto de la Bahía.
Las puertas del palacio ya están abiertos, bostezando de Farley y yo. Hemos estado aquí
antes, como intrusos. Fugitivos. Hoy no.
Cuando el transporte se desacelera, Farley se apresura a trepar hacia fuera, haciendo un gesto para que la
siguiera. Pero vacilo, siendo perseguido por los acontecimientos de la mañana. Sólo han pasado unas horas desde
que vi Tiberias casi morir. No puedo obtener la vista de la cabeza.

“Mare”, que empuja, en voz baja. Es suficiente para encajar en su acción. Las puertas cerúleo del
palacio se abren en las bisagras silenciosas, revelando dos miembros de la Guardia Escarlata
vigilando. Sus pañuelos rasgados son rubí brillante, completamente fuera de lugar, y una señal nítida e
inconfundible.
Hemos vuelto aquí como conquistadores.
Ocean Hill todavía huele a desuso y abandono. No creo que Maven ha puesto un pie en el interior una
vez que se convirtió en rey. Coriane de colores desapareció de oro cuelgan de las paredes y el techo
abovedado. Sigue siendo una tumba de una reina olvidado, pero vacío de su memoria y tal vez incluso su
fantasma.
Veo una inversión extraña mientras camino, observando los rostros a mi alrededor. Unos rojos de la
Guardia Escarlata vigilan, muestran sus armas abiertamente, pero la mayoría parece sin fin. La recuperación
a raíz de la batalla, dormitando contra columnas opulentas o perezosamente explorar los muchos salones y
cámaras de ramificación de la galería central. Es la platea que ocupan en el trabajo más baja categoría,
probablemente por orden de Anabel. Ellos tienen que preparar nuevo asiento de Tiberíades, su palacio, a lo
señalará como un gobernante legítimo y rey. Se abren las ventanas, tirar de las cubiertas de los muebles,
incluso el polvo de soleras y estatuas. Parpadeo a la vista, abrumado. Platas hacer las tareas domésticas.
Qué concepto. Los servidores rojas deben haber huido, y los Rojos siguen aquí ciertamente no lo hará por
ellos.

No reconozco a nadie, de paso. Sin Julian. Ni siquiera Anabel supervisar mientras sus
soldados jurados preparan el palacio. Me preocupa, porque sólo hay un otro lugar que podría
ser. Y está claro que tienen que estar allí.
Estoy casi corriendo cuando Evangeline me atrapa, saltando desde detrás de una esquina. Su armadura
se ha ido, descartado para la ropa interior más ligeros. Si la batalla era difícil para ella, ella ciertamente no lo
parece. Mientras todos los demás está sucio, si no todavía con sangre, Evangeline Samos se ve fresco de un
baño de agua fría.
“Sal de mi camino” es todo lo que puedo, tratando de paso a su alrededor. Farley se detiene, mirando con
una mirada.
“Que se vaya, Samos,” gruñe.
Evangeline no le hace caso. En cambio, se apodera de mis hombros, obligándome a mirarla a los ojos. Me
resisto el impulso familiar a su cubierta y en lugar de dejar que su mirada. Para mi sorpresa, ella me busca en
más, los ojos deteniéndose en mis muchos cortes
y contusiones.
“Usted debe ver a un sanador en primer lugar; tenemos un montón “, dice ella. "Te ves horrible."

“Evangeline-”
Se agudiza. "Él está bien. Te lo prometo."
Mis ojos se ajustan a ella. “Yo sé que,” ​siseo. “Lo vi con mis propios ojos.” A pesar de ello, Aprieto
los dientes ante el recuerdo, también fresco y todavía demasiado dolorosa.

Está vivo; él le sobrevivió, la princesa ninfa, Me recuerdo a mí mismo. reina mortal de su hermano. Podría
retorcerle el cuello para hacerlo, desafiando una ninfa en medio de la bahía. He visto Tiberíades Calore
se resisten a nadar a través de un arroyo. Odia el agua, teme que como ninguna otra cosa. Es la peor
manera y más fácil para que muera.

Evangeline se muerde los labios, mirándome. A ella le gusta algo en lo que ve. Cuando habla, su voz
cambia, suavizada. Un susurro peso pluma. “No puedo olvidarlo. La forma en que se hundió como una piedra,
armaduras y todo “, dice ella, moviendo lo suficientemente cerca como para hablar al oído. Las palabras se
retuercen alrededor de mí, picazón en la piel. “¿Cuánto tiempo pasó hasta que los sanadores le consiguió a
respirar de nuevo?”

Aprieto los ojos cerrados, tratando de no recordar. Sé lo que estás haciendo, Evangeline. Y está
funcionando. Tiberíades, pálida y muerta, su cuerpo empapado. Boca abierta, los ojos abiertos y vacíos.
Ciego. El cuerpo de sombra era el mismo, y aún me persigue. Cuando abro los ojos de nuevo, el
cadáver de Tiberíades está todavía allí, flotando en mi mente. No me puedo quitar la vista.

"Eso es suficiente, ”Farley dice, dando un paso corporal entre nosotros. Ella casi me arrastra lejos,
con Evangeline sonriendo.
Ella cae en paso por detrás de nosotros, yo pinchar en la dirección correcta como si fuera una vaca que conducen
a los pastos. O masacre.
No sé Ocean Hill, pero sé palacios suficientemente bien como para saber lo que estoy buscando.
Subimos un estridente, escalera sinuoso a las residencias, un suelo salpicado de cámaras y apartamentos
reales. Hasta aquí, lejos de los niveles más públicas, el polvo es peor que nunca. Es hincha de la alfombra
en las nubes. Los colores de Coriane están por todas partes. El oro y amarillo, pálido y desgastado.
Olvidado por todas partes pero aquí. Me pregunto si traen su dolor hijo. Su hijo, que casi se unió a ella en
la muerte.

cámaras del rey son muy amplias, la apertura de una entrada vigilada forrado con soldados Lerolan.
Comparten colores de Anabel y su coloración. cabello y ojos negros de bronce. Los ojos de Tiberias. Nadie nos
detiene a medida que pasamos, entrando en la habitación hundida ahora funciona como una cámara receptora.
Una muy concurrida.
Veo Julian primero, de espaldas a las ventanas de arco que da a la bahía ahora- con gas. Que brilla
azul en el sol de la tarde. Él ángulos de su cara para mí, las características de tracción en una expresión que
no puedo nombrar. Sara Skonos se sitúa en su
lado, su postura violentamente recta con las manos juntas delante de ella. Aunque sus manos están
limpias, las mangas de su uniforme sencilla costra hasta los codos en la sangre tanto rojo y plata. Me
estremezco ante él. Ella no me lo nota, se centró en el hombre montañosa en el centro de la
habitación. Se hunde hasta las rodillas.

Farley toma en silencio un asiento, maniobrando a sí misma en entre un par de tenientes Scarlet guardia. Hace
un gesto para que me uniera a ella, pero se quedarán donde están. Yo prefiero los bordes de esta gente en
particular.
Nunca he conocido oficialmente al señor gobernante de la Casa Rhambos, pero reconozco su
mayor, incluso de rodillas. Sus ropas son inconfundibles, resplandeciente en un rico chocolate y
carmesí filo de piedras preciosas. Él es su líder, y el gobernador de gobierno de esta ciudad y la
región. Su cabello es rubio oscuro que da a gris, trenzado de la cara en vez intrincados filas. Ellos
vienen de hacer, ya sea desde la batalla o desde el gran señor tirando de su pelo en la
desesperación. Supongo ambos.

Platas no están acostumbrados a rendirse.


Exhalo, y lo mismo a mirar hacia arriba de los hombros de Rhambos al verdadero rey de pie
encima de él. Espada en la mano. La visión de él borra el cadáver de mi mente.

Sus dedos se mantienen firmes, inquebrantable, su férreo control sobre la empuñadura adornada de la
pala ceremonial. De donde vino, no sé. No es la espada Elara le hizo matar a su padre con, pero parece lo
suficientemente cerca. Y estoy seguro de que lo recuerda ahora, ya que está por encima de otro hombre
rogando por su vida. Se debe el dolor de él, para hacer esto a otra persona. Y por su propia voluntad en esta
ocasión.
Tiberias se ve más pálido que de costumbre, las mejillas drenados de color. Pero en la vergüenza o el miedo,
no puedo decir. Tal vez sea el agotamiento. O dolor. A pesar de ello, está cada pulgada un rey. Su armadura
limpiado, se puso su corona. Las líneas en ángulo de la mandíbula y los pómulos se ven más nítidos de alguna
manera, mate por el repentino de peso sobre sus hombros. Es una máscara, todos de la misma. Una buena cara que
debe llevar. Su otra mano está vacía, los dedos desnudos sin llama. Sin fuego, pero el ardor en sus ojos.

“La ciudad es suya”, dice Rhambos, con la cabeza inclinada y las manos levantadas. Reina Anabel
pasos cerca del hombro de su nieto, dedos curvados como garras. Ella podría ser la única persona del
mundo que puede parecer real y sin sus galas. “Usted lo abordará de forma adecuada, Señor Rhambos.”

Él se apresura a aceptar, sumergir aún más, casi besar sus labios al suelo alfombrado. “Su
Majestad, el Rey Tiberíades”, que ofrece sin dudar. Él extiende sus manos amplia en la fe abierta.
“La ciudad de puerto de la Bahía, y la totalidad de la región del faro, que es legítimamente suyo.
Vuelto al verdadero rey de Norta “.

Tiberias mira hacia abajo su nariz recta, girando la hoja. El borde atrapa la luz. El Señor se estremece,
entrecerrando los ojos contra el resplandor repentino. “¿Y qué de la Casa Rhambos?”, Se pregunta.
A mi lado, Evangeline resopla en su mano. “Lo que una actuación.” “Somos el suyo también,
para hacer lo que desea,” los murmullos señor, con la voz rota. Por todo lo que sabe, Tiberias
podría ejecutar a toda su familia. Sacarlos de raíz. Limpie su nombre y su sangre de la faz de la
tierra. reyes de plata han hecho peor por menos. “Nuestros soldados, nuestro dinero, nuestros
recursos están a su disposición”, añade, a listar toda su casa puede dar. Todo su vivo casa puede
dar.

Un golpe de silencio se extiende, tensa como un alambre tirada. Amenazando con romper
aparte. Tiberias examina Señor Rhambos sin parpadear, sin sentir, su rostro blanco e ilegible.
Luego se lleva una sonrisa. Sangra calidez y comprensión. No puedo decir si es real.

“Les agradezco por ello”, dice, inclinando la cabeza una fracción. Debajo de él, Señor Rhambos todos, pero
se estremece en relieve. “Del mismo modo que voy a agradecer a todos los miembros de su casa cuando siguen su
ejemplo y se comprometen un juramento de lealtad a mí. Abandonando el falso rey que se sienta en el trono de mi
padre “.
A su lado, Anabel vigas. Si ella lo entrenó, lo ha hecho así. “Sí, sí, por supuesto”, balbucea Rhambos. Él casi se
cae sobre sí mismo de acuerdo. Me he dado cuenta Tiberíades superando sus dedos de los pies de distancia, no
sea que el señor caído tratar de besar a ellos. “Eso se arreglará tan pronto como sea posible. Nuestra fuerza es
nuestra “.
La cara de Tiberíades aprieta. “Para mañana, mi señor.” Sin dejar espacio para la discusión.

“Para mañana, Su Majestad,” Rhambos responde, moviendo la cabeza. Aún de rodillas,


aprieta los puños carnosos. “¡Llegó la Séptima Tiberíades, Rey de Norta y verdadero de la llama
del Norte!”, Grita, su voz más fuerte en la segunda.

La multitud de asesores y soldados, tanto en plata y rojo, responde en consecuencia, repitiendo los títulos
desagradables. Un poco de color vuelve a las mejillas de Tiberias mientras limpia. Sus ojos se mueven hacia atrás y
hacia delante, tratando de hacer notar que grita su nombre y quién no. Sus ojos se posan en mí y mis labios
inmóviles. Sostengo su mirada, sintiendo una emoción como mantener la boca cerrada firmemente.

Farley también lo hace, examinando sus uñas en lugar de la pompa despliegue. Anabel toma el sol en
ella, con una mano en el hombro de su nieto. Su mano izquierda, puso sólo para mostrar un anillo de bodas
de edad engastado con una piedra negro. La única joyería en ella, y el único que alguna vez necesita.

“Salve”, murmura ella, con los ojos brillantes mientras mira en Tiberiades. En algún parpadeo en
su cara, ella entra en acción, en movimiento delante de él. Ella junta las manos juntas letales, anillo
siguen expuestos. “El rey le agradece su lealtad, al igual que yo tenemos mucho que discutir en las
próximas horas.”
Es tan bueno como un despido. Tiberias gira, poniendo su regreso a la habitación, y me doy cuenta de lo que
una admisión de que es. El está cansado. Está herido. Tal vez no en cuerpo, pero en algún lugar profundo, donde
nadie puede ver. El conjunto rígido de los hombros, la postura conocida, se desploma por debajo de las hombreras
de color rojo rubí de su
armadura. Al soltar algo de peso. O ceder a ella.
De alguna manera, todos los pensamientos de su cadáver vienen corriendo hacia atrás. Dread piscinas en mí, que
amenaza con llenar mi y me arrastre hacia abajo.
Doy un paso hacia adelante, es decir, para quedarse, pero la multitud va en contra de mí. Al igual que
Evangeline. Ella me lleva bajo el brazo, sus garras decorativas todavía se vistieron y la excavación en la
carne blanda. Aprieto los dientes, dejando que me llevan a cabo de sus cámaras, que no quería causar un
alboroto o una escena. Julian pasa por nosotros con una sola ceja, sorprendido de vernos en tan estrecha
confianza. Trato de comunicarme con mis ojos. Trate de pedir un poco de ayuda u orientación. Pero éste se
desvía antes de que sepa lo que quiero. O simplemente no quiere darle.

Pasamos por los guardias de nuevo, los Lerolans mirando como centinelas en sus colores rojo y
naranja. Tal vez ahí es donde las túnicas primero vinieron. Miro hacia atrás, sobre las cabezas de los
señores de plata y oficiales rojos. destellos de Farley rubias de pelo en alguna parte, con Ptolemus Samos
manteniendo una distancia segura de ella. Veo Anabel, observando como un halcón. Ella planta a sí misma
frente a la puerta de la habitación de Tiberíades. Él se desliza detrás de él, fuera de la vista, sin ni siquiera
mirar atrás.

“No discuta,” Evangeline silbidos en mi oído.


Por instinto, abro la boca para hacer precisamente eso. Pero me aislé mientras me arrastra
hacia un lado, de la multitud y al pasillo.
A pesar de que estamos tan seguros como sea posible a las circunstancias, mi corazón late un ritmo
irregular en el pecho. “Usted mismo ha dicho, nos encerró en un armario juntos no iba a funcionar.”

“No estoy de bloqueo de cualquiera en cualquier sitio”, susurra la espalda. “Sólo te estoy mostrando la
puerta.”
Giramos y giramos, subir las escaleras laterales y pasos de servidumbre demasiado lenta y demasiado
rápido para mi gusto. Mi brújula interior gira, y creo que estamos casi al punto de partida cuando se detiene
dentro de un pasaje poco iluminado, casi demasiado estrecho para nosotros para pasar a través.

Con una oleada de malestar, pienso en mi pendiente. El único que no estoy usando. Una piedra de color rojo
sangre, escondido en una caja en Montfort, escondido del mundo.
A mi derecha, Evangeline pone su palma contra una puerta vieja, oxidada sobre la falta de uso. Las bisagras y
cerradura han ido rojo oscuro, formación de costras de sangre seca similares. Con un movimiento de sus dedos, el
metal gira, el derramamiento de la herrumbre como gotas de agua.

“Esto se llevará a You-”


“Yo sé dónde me va a tomar”, le contesto, casi demasiado rápido. De repente me siento como si hubiera corrido
una milla.
Su sonrisa me hace en el borde, y casi me hace dar la vuelta. Casi. “Muy bien,” dice ella, dando
un paso atrás. Cepillos de la mano a través del aire, haciendo un gesto hacia la puerta como si fuera
un regalo invaluable. En lugar de la manipulación desnuda que es. “Haz lo que quieras, chica rayo. Ir
a donde quiera.
Nadie te detendra."
No tengo ninguna respuesta inteligente para ella. Todo lo que puedo hacer es ver su escabullirse,
deseosos de librarse de mí. Elane debe estar en su camino a la ciudad para ayudar a celebrar esta victoria.
Me encuentro a envidiar. Están en el mismo lado, por lo menos, aliado a pesar de las imposibilidades apiladas
contra ellos. Tanto la plata, que levantó noble. Ellos se conocen entre sí de una manera Tiberíades y nunca
pude. Ellos son los mismos, es igual. Él y yo no lo son.

Debería darse la vuelta.


Pero ya estoy a través de la puerta, empujando a través de la penumbra de un pasaje olvidado, yemas
de los dedos a lo largo de cepillado piedra fría. Una luz sangra por delante, más cerca de lo que pensaba
que sería. Esbozar otra puerta.
Giro de vuelta.
Mis manos se aplanan contra la madera, un corte suave, tallado de forma única. Trazo los paneles por un
momento, en el borde. Sé dónde este camino conduce, y que espera al otro lado. Suenan pasos dentro de la
habitación, haciéndome saltar a medida que pasan. A continuación, una silla cruje como un peso pesado se sienta.
Dos golpes anuncian sus botas como él las patadas hasta en un escritorio o una mesa. Y después de un largo y
persistente suspiro. No es el tipo satisfechos. Llena de frustración. Lleno de dolor.

Giro de vuelta.
El mando se mueve en la mano, como si de su propia voluntad, y yo paso para eliminar el
parpadeo en la luz suave de la tarde. alcoba de Tiberíades aquí es grande y espacioso, con techos
abovedados pintados de azul y blanco, casi como nubes. Las ventanas dan a la bahía, y un día
soleado que debe ser. La brisa del mar sopla el pasado del humo de distancia.

Parece que el rey está haciendo todo lo posible para llenar el lugar con su desorden habitual, a pesar de sólo haber
estado aquí un par de horas. Se sienta en un escritorio al azar arrastrado hasta el centro de la habitación, en ángulo lejos
de una cama se niegan a siquiera echar un vistazo a. Papeles y libros se amontonan a su alrededor. Uno en particular se
encuentra abierta, el texto escrito a mano en el interior en un apretado, garabato bucle.

Cuando finalmente consigo el valor de mirarlo, Tiberíades ya está de pie. Él tiene un puño en alto y
llameante, todo su cuerpo como una serpiente enroscada, lista para saltar.

Sus ojos vagan sobre mí, la mano aún en llamas a pesar de que no soy una amenaza. Después de un largo
momento, él cepillos lejos del fuego, dejando que el parpadeo y mueren.
“Llegaste a toda prisa,” Tiberias deja escapar, casi sin aliento. Esto nos lleva tanto con la guardia baja, y él
mira hacia otro lado, facilitando de nuevo en su silla de escritorio. Se pone de espaldas a mí y rápidamente
cierra el libro con una sola mano. Escupe polvo. La cubierta está desgastada, un oro desteñido, con no escribir
en él y una unión rota. Le mete a la basura, metiéndolo en un cajón con poca consideración.

Luego se pretende ocuparse con algunos informes. Incluso se dobla sobre ellos con un
estrabismo muy obvio. Yo sonrisa a mí mismo y dar un paso hacia él.
Giro de vuelta.
Otro paso en la habitación. El aire parece vibrar en mi piel. "Después de la . . . ”Me tropiezo. No hay
manera fácil de decirlo. “ Después, Tenía que ver por mí mismo “, le contesto, mirando a un lado de la
elevación de la boca. Sus ojos no se mueven, haciendo un agujero en la página delante de él.

"¿Y?"
Se encogió de hombros, me descansar las manos en las caderas. "Estás bien. No debería haber molestado “.

En la recepción, que ladre a cabo una risa dura pero real. Tiberias se inclina hacia atrás, poniendo
un brazo sobre su silla, girando hacia mí totalmente. En la luz del día, sus ojos brillan como bronce metal
fundido. Corren por encima de mí, se enganchen en los cortes y contusiones expuestos. Su mirada se
siente como dedos. “¿Y usted?”, Se pregunta, su voz más baja.

Dudo un poco. Mis propias heridas parecen pequeñas en comparación con lo que padeció, ya la
memoria de Kilorn ahogarse con su propia sangre. “No hay nada que no pueda ser reparado.”

Aprieta los labios. “Eso no es lo que pregunté.”


“No hay nada que comparar, es decir,” le digo, dando vueltas a la parte delantera de su escritorio. Se mueve
conmigo, seguimiento como un cazador. Se siente similar a un baile o una persecución. “No todos nosotros podemos
decir que a punto de morir hoy.”
“Oh, eso”, murmura, y se pasa la mano por el pelo. Los bloqueos cortos se erizan, mussing
una aparición de otro modo real. “Todo salió como estaba previsto.”

Yo ceño, mostrando los dientes. “Es curioso, no recuerdo la lucha contra una ninfa causa de muerte en el
medio del océano formar parte de la plan. ”
Se ajusta en su silla, incómodo. Poco a poco, comienza a descartar su armadura, revelando la,
camisa apretada delgada y la forma de corte bajo. Es un desafío, pero tengo mi tierra. Cada pieza
golpea el suelo con un ruido resonante. “Necesitábamos los barcos. Necesitábamos el puerto “.

Sigo dando vueltas, y se mantiene lanzando piezas de la armadura de distancia. Se desabrocha sus
guantes con los dientes, sin apartar los ojos de mí.
“Y nosotros le teníamos que ir mano a mano con ella? ¿Quién tuvo la ventaja
allí, Tiberias?”
El rey sonríe contra el acero rojo. "Que todavía
estoy vivo."
“No es gracioso.” Algo aprieta en el pecho. Tengo un dedo por el borde de la mesa adornada, deslizar
en la superficie polvorienta. Mi piel se despegue gris, lixiviado de calidez. Al igual que lo fue cuando me hizo
pasar por una de plata, el sufrimiento a través de maquillaje pintado en sólo para mantener la respiración.
“Hemos perdido casi Kilorn hoy en día.”

La sonrisa de Tiberíades cae al instante, se limpió y se olvida de la armadura por un momento. La


oscuridad nubla sus ojos, embotando su brillo. “Pensé Nueva
La ciudad cayó fácilmente. No esperar-”Él se aparta, apretando los dientes. Aparto la mirada
mientras su mirada se posa en mí. No quiero ver a su piedad. "¿Que pasó?"

Mi respiración entrecortada se siente en la garganta. Se siente demasiado cerca para volver a vivir, el peligro
todavía cerca. “Guardias de plata,” murmuro. “Un telky. lo arrojó por una escalera. Rompió sus entrañas.”Las
palabras enganche como los reinados de memoria. Mi viejo amigo, su piel pálida ir, muriendo más rápido por el
segundo. rojas de la sangre en su barbilla, su pecho, sus ropas. Todo mis manos.

El rey no dice nada, sosteniendo su lengua. Con una gran ráfaga de voluntad, miro hacia atrás en su cara
para encontrarlo mirando, los ojos, los labios apretados en una línea sombría, delgada. La preocupación está
claramente escrito en él, en su ceño fruncido y la mandíbula apretada.

Me obligo a moverse de nuevo, mi camino me lleva de vuelta alrededor. Más cerca de la silla, en el
círculo de calor familiar.
“Lo tenemos a un sanador en el tiempo,” digo mientras camino. “Él va a estar bien, lo mismo que usted.”

Cuando paso detrás de él, muerdo las ganas de tocar sus hombros. Para poner una mano en cada
lado de su cuello y se inclina hacia adelante, preparándome contra él. dejar que él me sostiene. Ahora
más que nunca, la necesidad de dejar ir y descansar, para permitir que alguien más para llevar mis
cargas, es difícil de resistir.
“Pero estás aquí conmigo”, susurra tan baja que casi no lo captura. En lugar de las palabras
permanecen, fuman entre nosotros.
No tengo una respuesta para él. Ninguno estoy dispuesto a dar o admitir. No soy ajeno a la
vergüenza. Ciertamente me siento ahora, al estar en su dormitorio, con Kilorn recuperar millas de
distancia. Kilorn, que no estaría aquí si no fuera por mí.
“No es tu culpa,” empuja en Tiberíades. Él me conoce lo suficientemente bien como para
adivinar mis pensamientos. “Lo que sucede a él no está en sus hombros. Toma sus propias
decisiones. Y sin ti, lo que hizo por él. . .”Su voz se apaga. “Usted sabe dónde habría terminado.”

Reclutados. Condenados a una zanja o un cuartel. Probablemente muertos en los jadeos finales de la
Guerra Lakelander. Otro de los nombres en una lista, otro rojo perdió a la codicia de plata. Otra persona
olvidado. Debido a la gente como usted, Creo que, forzando una respiración profunda. La habitación huele a
aire salado, fresco de las ventanas abiertas.

Trato de tomar una cierta comodidad en lo que dice. Pero no puedo. Que no es excusa para lo que he
hecho, o lo que se ha convertido en Kilorn por mí.
Aunque supongo que hemos cambiado todo desde el año pasado. Desde el día en que murió
su amo y él estaba de pie en la oscuridad debajo de mi casa, tratando de no llorar su vida, ya que
fue arrebatada. Trago saliva, recordando lo que dije. Dejar todo para mí.

Me pregunto si nos cambiamos a quien se suponía que llegar a ser, o si esas personas se han ido
para siempre. Creo que solamente Jon sabría, y el vidente es largo
ido, lejos de su alcance.
Aclarando mi garganta, cambio el tema con poco tacto. “He oído que hay una flota Lakelander en
el horizonte.” Me puse de espaldas a él, volviéndose hacia el exterior de la puerta, el que conduce de
vuelta a su cámara de recepción. Podía salir en este momento si quería. No me detendría.

Sólo estoy parando a mí mismo con cada inspiración.


“He oído que también” responde Tiberíades. Luego deja caer su voz, profunda. Que oscila en el
miedo. “Recuerdo la oscuridad. Vacío. Nada."
De mala gana, miro por encima del hombro para verlo de pie, derramando el último de su armadura.
Evitando mi mirada. Él sigue siendo alto, siendo amplia, pero en menor sin el peso del acero batalla-desgastado.
De aspecto más joven también, sólo veinte años de edad. El inclinar en el borde de la edad adulta, partes de él
todavía se aferran a los jóvenes. El aferrarse a algo, ya que desaparece, al igual que el resto de nosotros.

“Entré en el agua y no pude volver a subir.” Él manda el montón de acero en el suelo. “No se
puede nadar, no podía respirar, no podía pensar.”
Siento que no puedo respirar bien.
Tiberias se estremece mientras observo, un temblor que comienza en los dedos. Su temor es aterradora. A
continuación, se obliga a mirar hacia atrás en mí. Con los pies plantados y sus manos que se asienta en las
caderas, que tiene sus raíces. El rey no se moverá a menos que haga. Él va a hacer que me entrego por primera
vez. Es lo que cualquier buen soldado haría. O que simplemente es dejar a elegir. Dejando a decidir para los
dos. Probablemente piensa que es lo más honorable que hacer.

“Pensé en que antes del final”, dice. “Vi su cara en el agua.” Y veo su cuerpo de nuevo,
suspendida delante de mí, moteado por la luz cambiante de un mar agitado. Flote, a merced
de una marea extranjera.
Ninguno de los dos movimientos.
“No puedo,” me muerden, mirando en cualquier lugar, pero su rostro. Él
responde con rapidez, con la fuerza. “Yo tampoco” “Pero también puedo-”

Mantente alejado. Sigue haciendo esto. Negando a nosotros mismos en la faz de siempre- la muerte inminente.

Tiberias silbidos escapar un suspiro.


"Tampoco puedo."
Cuando damos el paso adelante juntos, desde direcciones opuestas, los dos se ríen. Casi se rompe el
hechizo. Pero seguimos caminando, igual en el movimiento y la intención. Slow y metódica, de medición. Él
me mira, lo observo, ya que el espacio se cierra entre nosotros. Lo toco primero, poniendo mi palma de la
mano sobre el corazón palpitante. Inhala lentamente, su pecho subiendo bajo mis dedos. Una mano caliente
se desliza alrededor de mi espalda, extendiendo amplia sobre la base de la columna. Yo sé que él puede
sentir mis viejas cicatrices a través de mi camisa, la piel knobbled familiar para los dos. Contesto doblando
la otra mano en la nuca de su cuello, cavando suavemente las uñas en el mechón de pelo negro.
“Esto no cambia nada”, digo en contra de su clavícula, una línea firme contra mi mejilla.

Siento su respuesta en la caja torácica. “No” “No estamos


haciendo diferentes decisiones.” Sus brazos apretarse
alrededor de mí. “No” “Entonces, ¿qué es esto, Cal?”

El nombre tiene un efecto sobre los dos. Se estremece, y yo esté más próximo aplanamiento
contra él. Se siente como ceder, para los dos, aunque no tenemos nada más que rendirse.

“Estamos eligiendo no elegir.” “Eso no


suena real”. “Tal vez no lo es.”

Pero se equivoca. No puedo pensar en nada más real que la sensación de él. El calor, el
olor, el sabor. Es la única cosa real en mi mundo.
“Esta es la última vez”, le susurro antes de cubrir su boca con la mía. Durante las próximas
horas, digo que tantas veces me pierden recuento.

OceanofPDF.com
VEINTIUNO
Maven

Odio las olas. Me ofenden.


Cada movimiento vertical de color azul contra el casco del barco hace que mi cara o cruz estómago, y
es totalmente demasiado difícil permanecer quieto, en silencio, la imagen de fuerza reservada necesito estar,
quizás Iris o su madre está irritando el mar a propósito. En castigo por mi vida correr el riesgo de Iris en Bay
Harbor. A pesar de que sobrevivió y escapó con bastante facilidad. Sobrevivido, escapado, y perdió la ciudad a
mi hermano perfecto. No me extrañaría que la reina Lakelander. Ella es aún más potente que su hija.
Ciertamente, ella puede controlar la subida y bajada del océano que nos rodea. Veo sus naves por delante,
seis de ellos. Pequeños pero formidables barcos de guerra. Menos de la Armada de lo que esperábamos.

Me gruño a mí mismo, curling labio. Nadie puede simplemente hacer lo que se les dice? Incluso con su hija
en el equilibrio, lo que lleva la fallida defensa de la ciudad, reina Cenra no ha llevado a su plena capacidad. Un
hilo de calor irrumpe a través de mí, una lengua de fuego enojado por mi espina dorsal. Reprimo rápidamente.

El movimiento constante hace que sea más difícil mantener mis manos en la barandilla de la cubierta.
Drena mi enfoque. Y cuando pierde el foco, mi cabeza se vuelve menos. . . tranquilo.

Puerto de la Bahía se ha ido.


Otra cosa perdida a Cal, los susurros voz familiar. Otro fracaso, Maven.

La voz de la madre ha crecido más débil a medida que pasa el tiempo, pero en realidad nunca retrocede.
A veces me pregunto si ella plantó una semilla en mí, dejándola a florecer sólo después de su muerte. No sé
si susurros incluso pueden hacer eso. Pero es una explicación fácil para los murmullos y los murmura que
suenan alrededor de mi cráneo.

A veces me alegro por su voz. Su orientación desde el más allá. El consejo es siempre pequeña; a
veces es algo que solía decir antes de morir. A veces puede ser sólo recuerdos. Pero me despierto
demasiado a menudo de sueño intranquilo, sus palabras resuenan en mis oídos, para que su voz sea
simplemente un producto de mi propia mente. Ella está aquí conmigo todavía, si quiero que ella sea o
no. Yo lo llamo un confort, incluso cuando ella es todo lo contrario.
Lo único que importa es el trono, susurra de nuevo, mientras susurraba lo largo de los años. Su voz
casi se pierde al oleaje del océano. Una parte de mí cepas de escuchar, y una parte de mí trata de no
escuchar. Y lo que ha dado a conseguirlo.
Es decir estribillo de hoy. Se repite como mi insignia navega hacia la armada de espera, cortando a
través de las olas mientras se pone el sol baja y roja contra la costa distante. Harbour Bay todavía estelas
de humo, burlas de mí en el horizonte.
Al menos su voz es suave en la actualidad. Cuando vacilo, cuando más despacio, se convierte en punto, un
deshilachado, chillido astillado, de acero sobre acero. Vidrio apareciendo en el calor de la llama. A veces es tan
horrible que comprobar para asegurarse de que mis ojos y oídos no están sangrando. Nunca lo hacen. Sus palabras
no existen más allá de la jaula de la cabeza.

Me quedo mirando las olas por delante, cada uno de ellos una cresta blanca de espuma, y ​pienso en el
camino trazado. No antes, pero detrás. Cómo llegué a estar de pie en la proa de un barco, la mínima corona
en la frente, con el spray de secado de agua salada en mi piel. Lo que dio por aquí. Las personas que dejan
atrás, voluntariamente o no. Muerto o abandonado o traicionado. Los terribles cosas que he hecho y dejar
ser hecho en mi nombre. ¿Cuánto habrá sido en vano si fracaso. Y ahora corro hacia una flota Lakelander.
Los enemigos se volvieron aliados, a través de mi propia cuidadosas maniobras.

Al igual que el resto de mi país, me enseñaron a odiar a los lagos de, a maldecir su codicia. Tal vez más
que cualquier otra persona, he aprendido a despreciar a ellos. Después de todo, mi propio padre y su padre
pasaron sus vidas encerrados en una guerra punto muerto en la frontera norte. Ellos vieron miles
desperdiciados en contra de los uniformes azules, ahogados en los lagos, borradas por campo de minas y
misiles. Por supuesto, sabían lo que la guerra era realmente para. No sé si Cal, los pobres, bruta sencilla,
siempre conectada dichos puntos rastrear fácilmente, pero luego que sí.

Nuestra guerra con los lagos de tenía un propósito. Rojos nos superan en número. Rojos nos pueden
derribar. Pero no si mueren en mayor número que nosotros. Y no si temen otra cosa más de lo que temen los
Espejos de pie sobre ellos. Ya se trate de morir en la guerra, o sólo los Lakelanders. Cualquiera puede ser
manipulado en contra de sus propios intereses, si se les da la circunstancia derecha. Mis antepasados ​sabían
que lo suficientemente bien, en sus corazones más profundos. Para mantener el poder, mintieron, manipularon,
se han derramado sangre. Simplemente no es la suya. Se sacrificaron la vida, pero no la vida más cerca de
ellos.

No puedo decir lo mismo.


Madre nunca está lejos de mis pensamientos. No sólo por su voz pasaba por mi mente, sino
simplemente porque la extraño. El dolor es permanente, creo, un dolor sordo que los perros cada uno
de mis pasos. Como un dedo que falta o una falta de aliento. Nada ha sido siempre el mismo desde
que ella murió. Recuerdo que, a la vista de su cadáver brutalmente en manos de esa chica Rojo. La
memoria es un puñetazo en el estómago.

No es lo mismo con el Padre. Vi su cadáver también, pero no sentía nada por ella.
No es la ira, la tristeza no. Sólo el vacío. Si alguna vez lo quise, no tengo ningún recuerdo de ella. Y la
búsqueda de uno sólo me da un dolor de cabeza. Por supuesto, la madre lo quitó. Para proteger a mí, dijo,
de un hombre que no me amaba como amaba al hijo de su rival, mi hermano mayor. El chico perfecto en
todas las cosas.
Ese amor por Cal también se ha ido, pero a veces me siento su fantasma. Momentos regresan en los
momentos más extraños, elaborado por un olor o un sonido o una palabra hablada de una manera determinada.
Cal me-me encantó saber que, por supuesto. Lo demostró muchas veces, durante muchos años. Madre tenía que
tener más cuidado con él, pero al final, no fue ella quien rompió el último hilo entre nosotros.

Fue Mare Barrow.


Mi brillante tonto de un hermano no pudo mantener la vista en todo lo que era suyo, y lo poco que era
mío.
Recuerdo la primera vez que vi el video de seguridad de ellos juntos, bailando en una habitación
olvidada escondido en el palacio de verano. Fue idea de Cal, sus reuniones. Su lecciones de baile. Madre
se sentó a mi lado, lo suficientemente cerca si la necesitaba. Reaccioné como se entrenó a mí. Sin
sentir, sin siquiera parpadear. La besó como si no lo sabía o no le importaba lo que quería decir a
nadie más que a sí mismo.

Debido a que Cal es egoísta, Madre canta en la memoria y en mi mente, su voz como la seda y como
una navaja. Las palabras son familiares, otro estribillo de edad.
Cal sólo ve lo que puede ganar y lo que puede tomar. Se cree el dueño del mundo. Y un día, si
lo dejas, lo hará. ¿Cómo será ese dejará para usted, Maven Calore? Las sobras, las sobras? O
nada en absoluto?
Mi hermano y yo tenemos algo en común, por lo menos. Los dos queremos la corona y los dos
estamos dispuestos a sacrificar cualquier cosa por tenerlo. Por lo menos yo, en mis peores momentos,
cuando la miseria amenaza con abrumar a mí, puedo culpar tales querer a mi madre.

Pero, ¿quién puede culparla?


Y de alguna manera todo el mundo me llama el monstruo.
No estoy sorprendido por ella. Cal camina en una luz nunca voy a encontrar. Iris siempre va sin
cesar sobre sus dioses, y, a veces creo que deben ser reales. ¿Cómo, si es mi hermano sigue viviendo,
sin dejar de sonreír, sigue siendo una amenaza constante para mí? Él debe ser bendecido, por alguien
o algo. Mi único consuelo es saber que estoy bien de él, y siempre lo será. Derecho sobre Mare
también. Envenené lo suficiente, lo suficiente contaminada. Nunca van a tolerar otro rey, no por ninguna
cantidad de amor. Y Cal ha descubierto que de primera mano, otro regalo mío través de la distancia
entre nosotros.

Sólo deseo que había descubierto una manera de mantener esa extraña newblood, el que puentea una
conexión entre Mare y yo. Pero el riesgo era demasiado grande, la recompensa demasiado pequeña. Una
base obliterado por la oportunidad de hablar con ella de nuevo? Era una tonta comercio, e incluso para ella,
yo no lo haría.
Pero me gustaría poder hacerlo.
Ella está ahí fuera a través de las olas, en algún lugar de la ciudad a lo largo de la costa distante, carmesí.
Viva, obviamente. O de lo contrario lo sabríamos. A pesar de que sólo han pasado unas pocas horas, la muerte
de la chica rayo no sería un secreto por mucho tiempo. Lo mismo ocurre con mi hermano. Ellos sobrevivieron.
El pensamiento hace latir mi cabeza.

Harbour Bay fue una elección lógica para Cal, pero el barrio rojo de la tecnología era obviamente
propia idea de yegua. Ella está tan casado con su causa, y todo su orgullo de sangre roja. Debería haber
predicho que iría después de New Town. Es triste, de verdad, a saber que su causa se basa en gente
como Cal, su abuela burlona, ​y los traidores Samos. Ninguno de ellos le dará lo que quiere. Sólo se
terminará en el derramamiento de sangre. Y, probablemente, su propia muerte, cuando todo está hecho.

Si tan sólo la había mantenido cerca. Una mejor guardia, una correa con más fuerza. ¿Dónde
estaríamos ahora? Y donde sería si la madre podría haberla retirado de mí, mientras se quitaba Padre y
Cal? No puedo decir. No lo sé. Me duele la cabeza a extrañar.

Miro hacia abajo la cubierta, a los soldados de dotación del buque. Podría haber sido mi lado, si no
fuera por un par de pasos en falso. El viento en el pelo, los ojos hundidos y la sombra, perdido por las
esposas manteniendo su atado a mí. Un espectáculo desagradable, pero todavía hermoso.

Por lo menos, ella todavía está viva. Su corazón sigue latiendo. No como
Thomas.
Me estremezco como su nombre cruza mis pensamientos. Madre no podía quitar tampoco. No es la
agonía de su pérdida, ni el recuerdo de su amor.
Ese futuro se ha ido, mató, expulsados ​de la existencia.
Un futuro muertos, que ve horrible, newblood solía llamarlo. Creo que Jon era mi torturador más de lo
que era su carcelero. Es evidente que podría haber dejado cada vez que quería, y lo que hay en mi casa
logrado todavía está en ciernes fruta. Una vez más miro hacia el agua, hacia el este en esta ocasión, sobre
una vasta e interminable océano. El vacío me debería calmar, sino dos estrellas tempranas colgar encima de
las olas. Las luces brillantes y alegres, me ofenden también.

La nave de la reina Cenra es fácil de detectar, ya que navegamos más cerca. Las olas al lado de él están en calma,
casi inmóvil, un Quelling plana de agua. Su nave difícilmente rocas, incluso esta lejos de la tierra.

Las naves Lakelander no son tan elegante como el nuestro. Nuestra capacidad de fabricación son
mejores que las de los lagos de, gracias en gran parte a los barrios pobres tecnología que yegua es la
intención de destruir.
Incluso con sus barcos y la mía, nuestras armas son pocos, y cualquier cosa que pueda usar en contra
de la ciudad sin duda cumplir con la resistencia de los magnetrones y newbloods, si no mi hermano falta a sí
mismo. Sólo el acorazado puerto de la Bahía, Iris, por ahora, tiene algún tipo de artillería que podrían ser de
utilidad tan lejos.
Me reflejo en él, la nave de acero anclada al costado del buque de Cenra. Se proyecta una larga,
sombra irregular, plantado firmemente entre la reina Lakelander y la costa. Mi reina maquinando lo está
utilizando como un escudo. Un escudo muy caro.
Gruñí mientras me bordo de su nave, con cuidado de mantener los pies cuando me paso de una cubierta a otra.
Mis propios centinelas me flanquean a medida que caminamos, demasiado cerca para su comodidad. Mantengo mis
manos a los lados, sin guantes, dedos al descubierto en amenaza.
“De esta manera, Su Majestad”, dice una sola Lakelander, haciendo señas desde una puerta abierta atornillada con
remaches y un bloqueo de las ruedas. “Las reinas están a la espera.”
“Diles que espera el rey en la cubierta”, le contesto, desviándose a caminar por la orilla de la nave.

Esto no es un crucero de placer, y no hay muchos lugares sean válidas, y mucho menos se congregan. Pero
mejor me quedo en la cubierta de descender por debajo, para ser atrapado detrás de acero con un par de ninfas.
Mis centinelas pie delante de mí, con cuidado de mantener en la formación, a medida que subimos unas escaleras a
un aterrizaje con vistas a la proa.

No hace falta ser las reinas largos para aparecer, moviéndose en tándem. Cenra lleva un
uniforme que fluye, azul oscuro con la plata y el oro que persigue. Un cinturón negro divide su
cuerpo desde el hombro hasta la cadera, apretadas en la preciosa zafiro. Todavía de luto. No creo
que la madre llevaba su ropa de luto por más de unos pocos días. Tal vez la reina Lakelander cuidó
de su marido. Que extraño. Ella me mira, tormenta de ojos, su piel un bronce fría lava de oro por el
sol poniente.

Siento como si pudiera leer la batalla sobre el Iris. Sus mangas azules están carbonizados hasta el codo, los
hilos teñidos en dos tipos de sangre. Y su largo cabello negro se deshace, todavía húmeda, cepillado sobre un
hombro. Un sanador le arrastra, tentativamente a trabajar en los brazos de Iris mientras camina, suavizando las
quemaduras y cortes.
Manteniéndola en condiciones de independencia mutua ha sido una decisión acertada. Quiero poco que ver con mi
mujer, que probablemente preferiría matarme. Pero como los rojos, que puede ser controlado por el miedo. Y necesidad.
Ella tiene tanto en la misma medida.
Lo mismo ocurre con Cenra. Es por eso que se atrevió a salir de sus fronteras. Ella sabe que tengo a
su hija en la palma de la mano. No cabe duda de que quiere salir del iris de nuestro matrimonio. Pero ella
necesita esta alianza tanto como yo. Sin mí, se enfrenta a Cal y su banda de traidores y criminales. Un frente
unido en contra de ella. Soy su escudo, ya que ella es mía.

“Mis reinas,” me dicen, inclinándose ligeramente a ambos cuando se acercan. Su hija se parece
más a un soldado que una reina y la princesa hizo nacer.

La reina de los lagos de sumerge en una reverencia superficial. Sus mangas cepillo de la cubierta. “Su
Majestad”, responde ella.
Vuelvo la cara hacia el horizonte. “Puerto de la Bahía ha caído.” “Por
ahora,” dice Cenra, su voz ofensiva calma.
“Oh?” Me burlo, levantando una ceja “¿Crees que podemos ganar de nuevo? Esta noche, tal vez “.
Una vez más, se sumerge la cabeza. "A tiempo."
Termino por ella. “Cuando el resto de su armada llega”.
Reina Cenra aprieta los dientes. “Sí, por supuesto,” ella servida muele. "Pero-"

“¿Pero?”, Pregunto. El aire del mar se siente frío en los dientes al descubierto.
“Tenemos nuestras propias costas para protegerse”, dice ella. A su lado, Iris mira con aire satisfecho,
contento de dejar a su madre en esta lucha. “Los Lagos debe permanecer defendido, especialmente de Montfort.
Ellos pueden cruzar la pradera y golpear nuestra frontera occidental con facilidad. Al igual que el Reino de la grieta
en nuestra oriente “.
Tengo que reír. Desprecio, la agito una mano en el horizonte. Llena de traidores y usurpadores
Samos Montfort, todo bajo comando idiota de mi hermano. “Strike su frontera con qué ejército?
Actualmente el uno ocupando mi ciudad?”
Cenra ensancha sus fosas nasales y un rubor calienta la cara, quitar el polvo sobre su cliff- como pómulos.
“Samos tiene el aire de la flota Nortan, uno de los más grandes en el continente. Por no hablar de las propias
capacidades de Montfort, cualesquiera que sean. Su hermano tiene la ventaja desde el aire, y él tiene la velocidad.
En cualquier lugar podría estar en riesgo de ataque.”Ella habla lentamente, como si yo fuera un niño que necesita la
mano extendida a través de la guerra. Es un hormigueo en los dedos. “Eso no puede ser ignorado, Su Majestad.”

Como si fuera una señal desgraciado, un batallón de chorros de aire carreras sobre la costa de la formación. El
grito distante de ellos nos llega poco a poco, un rugido sordo y estiramiento. Doblo mis brazos sobre el pecho,
metiendo las manos lejos para que no se encienden.
“Flota Aérea de Bracken debería ser suficiente para mantenerlos a raya,” murmuro, manteniendo mis ojos en
los chorros a medida que avanzan. Rodeando la ciudad. maniobras de protección.

Iris finalmente encuentra su voz. “El grueso de su flota fue canibalizado por la ocupación Montfort.
No pueden coincidir con lo que nos enfrentamos.”Ella se deleita claramente en corregirme. La dejé tomar
este pequeño consuelo en lugar de perder los estribos.

Para buscar poderosa es ser poderoso. La madre dijo que demasiadas veces para contar. Mira la
calma, todavía, fuerte. Seguros de sí mismo y su victoria.
“Es por eso que tenemos que volver a un lugar de la fuerza,” dice Cenra. “No somos buenos
aquí en las olas, a la espera de ser recogidos fuera del cielo. Incluso las ninfas de Cygnet Línea no
son invencibles “.
Por supuesto que no lo son, nit orgullosos.
En cambio Parpadeo hacia ella, tratando de grabar a través de ella con los ojos. “Usted sugiere un retiro?”

“Ya hemos retiramos,” encaje Iris. El sanador a su lado retrocede un poco, acobardado por su
cólera. “Puerto de la Bahía es una ciudad-”
Aprieto un puño y una ráfaga de ondas de calor en el aire. “Puerto de la Bahía no es la única pieza de mi
país perdido a mi hermano”, le digo en voz baja, lentamente. lo suficientemente baja que tienen que esforzarse
para escuchar. “El sur es suyo, el Rift y Delphie.
Tomó Corvium de mí. Y ahora tiene Fort Patriota también “.
Mi reina burlona no codornices contra mi furia comprobado. “Fort Patriot será de poca utilidad para ellos
durante mucho tiempo”, dice ella, mirando como un gato satisfecho después de una gran cena especial.

“Oh?”, Respondo. "¿Y por qué es eso?"


Ella miradas de soslayo a su madre, compartiendo una mirada que no puedo descifrar. “Cuando se
hizo evidente la ciudad se perdió, y que Tiberíades ganaría el día, me inundó la fortaleza tanto como
pude”, explica Iris, orgulloso y todavía. “El dique se vino abajo. La mitad de ella está bajo el agua, y el
resto es separado de la tierra. Me hubiera hundido los barcos de guerra, si pudiera, pero la fuga ha
tomado mucho de mí. Aún así, las reparaciones se aminore su velocidad, y yo he tomado valiosos
recursos de su esfuerzo.”

Y de mí. Incluso si ganamos recuperar la ciudad ahora, la fortaleza es destruida. Que desperdicio. Chorros,
los muelles del puerto de guerra, armas y municiones, simples
infraestructura.
Sostengo su mirada, dejando un poco de mi máscara de deslizamiento. Haciéndole saber que me di
cuenta de lo que está haciendo. Iris y su madre me incapacite poco a poco, cortándome de mis propios
recursos.
Las reinas son ninfa astucia. No tienen que me meta en el agua para ahogarme.

Es simplemente una cuestión de cuánto tiempo que tendrá y cómo equilibrar sus acciones en contra de mi propia.
Están dejando que Cal y yo perder a nosotros mismos el uno del otro, con la esperanza de enfrentar el vencedor herido
en días posteriores.
Iris me devuelve la mirada, sus ojos se vuelque como una balanza. Ella es fría y calculadora, agua sin gas
ocultando una corriente de resaca.
“Así que volvemos a Archeon”, responde ella. “Reunir la masa total de nuestra fuerza, todo el mundo que
se puede ahorrar. Llevar toda la furia de esta guerra de soportar sobre sus cabezas “.

Me apoyo en la barandilla del barco, que presenta el aspecto de desprendimiento calma. Suspirando,
Echo un vistazo a las olas que se tiñen de rojo con la puesta del sol. “Vamos a pasar mañana”.

“Mañana?” Se resiste Cenra. "Deberíamos ir ahora."


Poco a poco, Sonrío, con cuidado para mostrar mis caninos. El tipo de sonrisa que hace a la gente fuera de
equilibrio. “Tengo la sensación de que mi hermano nos estará enviando un mensaje pronto.”

“¿De qué estás hablando?”, murmura CENRA.


Ofrezco ninguna explicación y mirar hacia el este en su lugar. En el horizonte más oscuro,
manchas destacan sobre la línea de marcado del mar. “Las islas serán terreno neutral,” medito.

“Neutral suelo”, Cenra repite, girando sobre las palabras en su boca. Iris no dice nada, pero
sus ojos se estrechan a rendijas.
Yo teclean los dedos contra mi pecho, inhalando una respiración baja. "Qué
alegre reunión este será “.
Sólo puedo imaginar. Un arco iris de ceño fruncido traidores y traidores sentados frente a
nosotros, listos para predicar y acicalarse. Evangeline, con sus garras y su put-upon arrogancia. Que
el general Rojo, Farley, que sangran por todo lo que ha hecho a mi reino. Abatido, metódico Julian,
detrás de mi hermano como un fantasma olvidado. Nuestra propia abuela, Anabel, otra persona que
se suponía que me quiera y nunca lo hizo. El líder Montfort, sigue siendo un misterio y un peligro.

Por supuesto, Mare estará allí, una tormenta en su piel. Y mi hermano


también.
Ha sido un largo tiempo desde que he mirado a los ojos de Cal. Me pregunto si han cambiado.

Porque ciertamente.
Vamos a llegar a un arreglo? Lo dudo mucho. Pero quiero volver a verlos, los dos. Al menos una
vez más antes de que termine esta guerra, terminó en lo que el destino. Sus muertes o la mía.

Ni el futuro me asusta.
Mi único temor ahora está perdiendo el trono, la corona, la razón de toda esta miseria y tormento.
No la destruiré yo en vano. No voy a dejar que todo esto sea para nada.

OceanofPDF.com
VEINTIDÓS
Iris

Cuando vuelve a Maven su propio barco, me temo que me podría obligar a ir con él y me negar unas horas más con
mi madre. Para mi sorpresa, su pequeña rabia y su astucia política no se extienden hasta el momento. Nos
quedamos solos en el buque insignia de la madre, una vez más, entregado a nuestros propios dispositivos. Con
espacio para hablar largo y tendido, y el tiempo para planificar. Ya sea que no nos ve como una amenaza, o que no
le importa a nosotros temer. Me atrevería este último. Él tiene enemigos más inmediatos en este momento, y se
puede prescindir de poca importancia por su propia esposa.

los Cisne es un buque de guerra, construido para la batalla y la velocidad. Lo que pase de los camarotes
son repuesto y rígido, apenas adecuado para servidores rojas. Sin embargo, la madre se ve en casa en ellos,
igualmente a gusto en un atornillada hacia abajo, estrecha cama como en un trono enjoyado. Ella no es una
mujer vana y lleva a ninguna de las defectuosa orgullo, la mayoría de los materialistas tienen Silvers. Ese fue el
dominio del Padre. Se prefiere sus galas, incluso en el campo de batalla. El pensamiento envía una punzada
de dolor a través de mí como recuerdo la última vez que lo vi vivo. Fue gallardo en su armadura, acero azul
tachonado de zafiros, el cabello gris recogido de su cara. Supongo Salin Iral encuentra algún defecto, y
explotado bien.

Me paso para conformarse a mí mismo, en movimiento de ida y vuelta antes de que mi madre, parando
ocasionalmente para mirar por la ventana de ojo de buey pequeña. El mar se ha convertido fuera de color rojo sangre.
Un mal presagio. Me siento un picor familiar y hacer una nota mental para orar más adelante, en el Cisne Es pequeño
santuario. Me podría traer un poco de paz.
"Estate quieto. Conserve su fuerza “, dice la madre, su Lakelander fluido y melódico. Ella se sienta con
las piernas, determinadas por sí misma, y ​su abrigo de manga larga se arrojó a un lado, haciéndola parecer
más pequeño de lo habitual. Tiene poco efecto en su porte, y siento el peso de sus ojos mientras camino.

Soy una reina también, y duda en seguir sus órdenes, aunque sólo sea para ser contraria. Pero ella
tiene razón. I finalmente concedo y tomar un asiento en el banco en la pared opuesta, una cosa incómoda
con el acolchado fino y remaches fijados al suelo de metal. Mis dedos se curvan alrededor del borde de la
misma, agarrando con fuerza. Vibra con las reverberaciones de los motores de barcos, bajas y tarareando.
Me fije en la sensación, recuperando un poco de mi calma.

“En sus comunicaciones, usted dijo que había algo que no podía decir
mí “, dice la madre. “No hasta que encontramos cara a cara.”
Acerar a mí mismo, miro hacia ella. “Sí.” “Bien.” Ella extiende sus
manos amplia. "Aquí estamos."
Mi expresión no cambia, pero me siento latidos de mi corazón se aceleraba con nervios. Tengo que
volver a levantarse y cruzar a la ventana, mira hacia fuera en las aguas carmesí. A pesar de que la
habitación de mi madre es el lugar más seguro para mí, todavía se siente peligroso para repetir lo que sé.
Cualquiera podría estar escuchando, a la espera de un informe a Maven.

Me puse de espaldas a ella y la fuerza de las palabras. “Estamos operando en el supuesto de que
Maven va a ganar.”
Ella se burla detrás de mí. "Ganar esta guerra, que quiere decir. Pero no el siguiente “.
Nuestra guerra de este país.
“Sí”, le contesto. “Pero creo que estamos en el lado perdedor ahora. La coalición de su hermano, que el
ejército de Montfort. . “.
Su voz es el nivel, desprovisto de juicio. “Ellos se asustan.” Me giro, con el ceño fruncido. “Por
supuesto que me asustan. Y la Guardia Escarlata demasiado “.

“Rojos?” Se burla de la madre. Incluso se pone los ojos. Aprieto los dientes contra un suspiro de
frustración. “Son de poca importancia.”
“Ese tipo de pensamiento será nuestra ruina, la madre,” le digo tan severamente como pueda. Una
reina a otra. Escúchame.
Pero ella me despide con un gesto baile. Como si todavía soy un niño tirando de la falda. “Lo dudo,”
dice ella. “Guerra Silvers, no Rojos. Pueden no es posible la esperanza de ganar contra nosotros “.

“Y sin embargo, siguen haciéndolo,” contesto rotundamente. Luché en puerto de la Bahía, contra los
herederos Samos y su batallón. Poblado por Silvers y newbloods, en su mayoría, pero también Rojos.
francotiradores, expertos combatientes entrenados. Por no mencionar propios soldados rojos de NORTA que
convirtieron. Una de las grandes fortalezas de Maven radica en la fidelidad de su pueblo, pero si se
desvanece? Sus Silvers correrán y dejarlo vacío.

Madre acaba chasquea la lengua. Mis dientes se aprietan con el sonido. “Los Rojos seguir ganando a causa
de una de plata Alianza, " ella dice. “Va a desmoronarse rápidamente cuando uno o ambos de los hermanos Calore
mueren.”
Haciendo una mueca, lo intento otra táctica. En lugar de la frente en alto, me cae de rodillas delante de mi
madre, tomando sus manos en la mía. La imagen de declararse de un niño está seguro de agitar ella. “Sé Mare
Barrow, Madre,” le dije, esperando que ella me escucha. “Rojos están hechas de una materia más fuerte de lo que
pensamos. Sí, hacemos que se creen inferiores, insignificante, para mantenerlos controlados. Pero corremos el
riesgo de caer en nuestra propia trampa si olvidamos que temer a ellos también “.

Mis palabras caen en oídos sordos. Ella tira de un lado de distancia, usándolo para alisar el pelo
de mi cara. “Mare Barrow no es rojo, Iris.”
Su sangre es sin duda, Creo que, manteniendo la réplica a mí mismo.
Madre continúa pasar los dedos por el pelo, peinar los mechones. "Todo estará bien. Todos
serán atendidos,”ella canta, como para calmar a un bebé. “Nos ahogaremos nuestros enemigos y
volvemos a nuestra paz, salvo en casa. La gloria de los lagos de lavará vuelta a esta misma
costa. Al otro lado de la pradera, en esas montañas infernales. A las fronteras de Ciron y Tiraxes,
y Piemonte también. Su hermana va a gobernar un imperio, la que a su lado.”

Trato de imaginar lo que sueña. Un mapa inundado de azul, nuestra dinastía segura en el poder.
Pienso en Tiora, alto contra un nuevo amanecer, la corona de una emperatriz sobre su cabeza.
Resplandeciente en zafiro y diamante, la persona más poderosa de orilla a orilla, el mundo de rodillas a
sus pies. Quiero que el futuro para ella. Quiero ese santuario tanto me duele el corazón.

Pero será nunca llegar a pasar?


“Anabel Lerolan y Julian Jacos me han dado un mensaje,” susurro, moviendo la cabeza a la
madre. Si alguien está escuchando en la puerta, no van a escuchar mucho.

“¿Qué?” Sisea hacia atrás, sorprendido. deja caer su mano tranquilizadora. La otra aprieta su control
sobre mí.
“Ellos vinieron a mí en Archeon.” “La
capital? ¿Cómo?"
“Como he dicho, la madre,” murmuro, “Creo que Maven perderá esta guerra, y perder más rápido de lo
que podemos imaginar. Son una formidable alianza, más fuerte que la nuestra. Incluso con Piedmont de
nuestro lado “.
Sus ojos se abren, y finalmente ver un destello de miedo. Por mucho que me aterra, me alegro por ello.
Todos tenemos que tener miedo si queremos seguir con vida.
“¿Qué quieren?”, Se pregunta. “Ellos
ofrecieron un trato.”
La expresión de la madre se pica un poco. Sus labios giro. “No tenemos tiempo para dramatismo,
Iris. Dime lo que pasó."
“Estaban esperando en mi transporte,” digo. “El cantante Jacos es un talento, y él
embrujado así mis guardias. Y la reina Lerolan es tan peligroso como cualquiera “.

Su voz sube una octava, presa del pánico. "¿Alguien sabe? ¿El Maven
- “Puse una mano a la cara, obligándola a la tranquilidad. Las palabras mueren en los labios. “Yo
estaría muerto si lo supiera.” Su piel está caliente bajo mi mano, suave y más arrugada que nunca. En

estos días le han envejecido. “Anabel y Julian hicieron bien su trabajo. Ellos me necesitan vivo y que no

corrían riesgos “.
Madre suspira con alivio, su lavado aliento sobre mi cara.
“Salin Iral,” Me escupió, casi incapaz de decir el nombre del asesino de mi padre. Nos tanto corta
como un cuchillo. Madre retrocede, disgusto estropear sus características. “Ellos lo entreguen. Vamos a
hacer con él lo que queremos.”
Sus ojos se quedan en blanco y oscuro. Después de un momento, se hace a un lado la mano
suavemente. “Iral hay nadie. Un señor caído en desgracia, despojado de su poder. Solo en lo que
elige desierto “.
la ira eléctrica grita por mi espina dorsal. Me siento rubor, ardor mis mejillas.

“Él mató al padre.”


“Gracias por la aclaración, que” la madre responde, su voz helada. Aún así, que en su inexpresividad.
Un escudo contra la agonía de la pérdida de mi padre. "No estaba al tanto."

“Sólo meant-”
“Él mató a su padre por otro rey”, dice lentamente. “Él no es uno, Iris.”

“Tal vez.” En las extremidades temblorosas, me obligo a mis pies. Me ciernen sobre ella, y ella tiene que mirar
hacia arriba para ver mi cara. Una posición extraña, una sensación extraña. Para tener este poder sobre mi madre,
incluso un poder tan pequeña. Soy muy malo en otro aliento. “Anabel ofreció Volo Samos también.”

Por debajo de mí, que parpadea. Los párpados de cierre y apertura, revelando un par de ojos muy
diferente. Ellos chispa, fuego.
“Ahora, esto es algo interesante. Y tal vez imposible.”Recuerdo Anabel mientras se inclinaba hacia
adelante, con los ojos relucientes de bronce a la luz de la tarde. No había ninguna mentira en ella, sólo
el hambre. Solo necesito. "No lo creo."

“¿Qué es lo que quieren a cambio?”


Temblando, le digo. Deje que tomar esta decisión para mí, porque no puedo hacer por mí mismo.

“'Tiberias la Séptima, que le corresponde Rey de Norta, Llama del Norte, junto a sus aliados de la
República Libre de Montfort, la Guardia Escarlata, y el Reino independiente del Rift, envía la palabra de
su capital temporal del puerto de la Bahía”. La Sentinel se lee de la comunicación cuidadosamente
mecanografiada, con la voz un poco amortiguada detrás de su máscara de joyas. Los reflectores de la
cubierta del barco le iluminan en rojo y naranja cegadora. Detrás de él, sólo hay oscuridad. No hay
estrellas, sin luna. El mundo entero podría estar vacío.

“ Temporal, eso es presuntuoso,”Madre olfatea, volviendo la cara al viento en la fresca que


sopla desde el océano negro. Intercambiamos miradas, molesto por la pompa. Llama del Norte. Qué
absurdo.
“Eso es Cal,” Maven responde desde su lugar entre sus guardias. Él nos llama a escuchar el mensaje
de nosotros mismos, nos llama a su nave. “Él es una criatura de la necesidad”.

Con un dedo levantado, se indica para los Sentinel robustas para continuar. Reconozco
su voz y los ojos mirando hacia fuera de su máscara. Un azul, hecha por la sobrecarga
eléctrica luz agudo. Refugio, Sé que, recordando la guardia que me acompañó en mi viaje a
Montfort.
“ 'Yo controlo la ciudad detrás de ti'”, que lee. Pienso en el hermano mayor, el guerrero,
envuelto en llamas. “'Yo controlo las fronteras del sur, desde Delphie a nuestros aliados en la
grieta. Controlo cientos de millas de la costa. La totalidad de la región Beacon, dirigida por el
gobernador Rhambos y su casa, ha prometido lealtad al verdadero rey. Tengo este reino en mi
puño, Maven, y que a mi alcance”.

Sabíamos de Rhambos? Echo un vistazo a través de la cubierta, mirando a mi marido trenzado. profundo
ceño de Maven es una confirmación suficiente. Que la traición es una sorpresa. Maven apenas responde a las
palabras del Sentinel, solamente una respiración sibilante a cabo. “Traidor,” creo que lo oigo murmurar.

Sentinel asilo en forja.


“'Usted tiene aliados más allá de sus fronteras, Maven, pero pocos dentro de ellos. Ninguno de los que no te
abandonará a medida que aumentan mis victorias. Los vientos están soplando, la marea está cambiando. Norta no
puede existir como lo hizo debajo de nuestros antepasados, y no voy a descansar hasta recuperar el derecho de
nacimiento que me robaste, a costa de la vida de nuestro padre '”.

Los guardias se mueven ligeramente un poco, pero ninguno de ellos hablan. Para ellos, esto podría ser la
acusación salvaje de un traidor, como Maven ha pintado su hermano mayor sea. Seducido por un monstruo rojo,
manipulado en la corrupción y asesinato. Pero es probable que sea más probable una confirmación de lo que
todos sabemos que es verdad. Tiberias Calore no mató a su padre. No de grado. No es la forma en Maven ha
dicho.
A mi lado, Madre fija su mirada en mi marido. Ellos brillan, capturando la luz áspera.

Él no reacciona, quieto y suave como el cristal. En su uniforme negro, su cuerpo parece fundirse
en la oscuridad, invisible pero por su cara blanca y las manos a largo dedos. A pesar de los intentos de
su hermano, permanece Maven recogido, reacios a dar a un temperamento ardiente.

“ 'Estamos preparados para ofrecer condiciones a todos los miembros de su alianza.'” Sentinel
asilo cruje la página mientras lee. “'Para Su Majestad la Reina de los lagos de Cenra y Su Alteza el
Príncipe de Piamonte Bracken. Para usted, Maven, usurpador y asesino a pesar de que puedan ser.
No más sangre tiene que ser derramada en esta guerra de los nuestros. Conservemos lo que podemos
del reino nacimos para servir”.

Tales palabras con encanto. Me pregunto si fue escrito por el comité. Anabel, al menos, tenía una
mano controladora en la comunicación. Sus huellas están por todo el comunicado.

“" Nos reuniremos en la isla de su elección.”


Sentinel asilo se aclara la garganta, los ojos agitando a mí primero. A continuación, a su rey, una
persona que vive de prestado en un trono robado.
"'En la madrugada.'"
Esperamos en silencio, observando Maven mientras sopesa sus opciones. Él sabía que esto iba a suceder,
y es poco sorprendido. Aún así, encaje, lentamente al principio, luego
más y más rápido. Un puño apretar los dientes, el giro pulsera flamemaker en una muñeca fina de huesos.
Escupe una chispa que florece, crece, una bola de fuego ardiente azul blanco caliente y helado en su núcleo.
Con una sonrisa maníaca, Maven lo lanza hacia el agua. Se arrastra, cerca de un cometa, lo que refleja con un
resplandor infernal en el agua entrecortada, antes de que él lo deja en el silbido nada entre las olas.

“Dawn, entonces”, repite.


Puedo decir por el conjunto de sus hombros que él no tiene ninguna intención de negociar. Sólo puedo
imaginar que su motivo, pero creo que se basa únicamente en un príncipe de plata y una niña rayo rojo.

OceanofPDF.com
VEINTITRES
California

Me muevo, incómodo como los minutos llevan adelante. Medianoche va y viene. Sólo sus ojos se mueven,
rozando la página con asombrosa velocidad. Ella podría tener memorizado por ahora. Yegua no quería
formar parte del mensaje a Maven, que queda en mis habitaciones, mientras que el resto de nosotros lo hizo
a mano. Yo esperaba que ella se había ido cuando volví. Pero se quedó.

Todavía no puedo creer lo que pasó. Y todavía no puedo creer que ella está sentada aquí, en mi cama, en
medio de la noche. Después de todo lo que ha pasado entre nosotros.
Ella se quedó.
He dejado de centrarse en los papeles que tenía delante de mí. Conteos, en su mayoría. De soldados,
civiles, víctimas, recursos. Suficiente para hacer girar mi cabeza. Julian es mejor para descifrar todo esto,
reduciendo todo a los detalles más importantes para que pueda ver la imagen más grande. Pero necesito la
distracción, aunque sólo sea para que yo no el librito inquietante en el cajón del escritorio. Casi me quiero contar
Julian a tomar de nuevo. Mantenga su llamado regalo hasta que esta guerra se gana y que en realidad tienen la
capacidad de hacer frente a lo que él quiere que se enfrentan.

La situación de Norta requiere mi atención, no el libro. Y nuestra situación es grave. Puerto de la Bahía es
nuestra, pero es un mal de capital. La ciudad es demasiado viejo, y vulnerable de todos los lados, y con el Fuerte
Patriot en reparación, tendremos que construir nuevas defensas por el momento. Por lo menos la ciudad está con
nosotros, aunque sólo de nombre. Rhambos se rindió, y los Rojos de la Bahía de buen grado seguir sus propios
dirigentes, la Guardia Roja, que están firmemente aliada a la Guardia Escarlata. Me marcar la casilla
correspondiente a cada grupo en mi cabeza, corriendo por la interminable lista siempre corriendo a través de mi
cerebro. En este punto, creo que incluso lo veo en mi sueño.

Con un suspiro, trato de aclarar mi mente. Me centro en su lugar. Extraño que es a la vez el ancla
contra la tormenta y la tormenta misma.
Mare se sienta con las piernas cruzadas en la cama, la cabeza inclinada por lo que su cabello oscurece la
mitad de su rostro. Los extremos grises se están arrastrando por el marrón chocolate, quitar el polvo contra su
clavícula. Ella mantiene la bata noche tensa alrededor de sí misma, el collar lo suficientemente alto como para
ocultar la marca en su piel. Me estremezco cada vez que veo la marca grabada a fuego en ella y recuerdo que mi
hermano lo puso allí. En la luz de las velas cambio, que se parece a la llama. Oro y rojo, con sombras negras
bailando en sus bordes. Miro en silencio de mi escritorio, un pie descalzo plantado en el suelo, el otro en el
escritorio. Mis punzadas de la pantorrilla, todavía dolorido de la batalla, y flexionar los dedos del pie, tratando de
averiguar algo del dolor. Deseo que no había enviado el sanador de distancia antes, pero es demasiado tarde en
la noche para llamar a nadie atrás. Voy a tener que soportar él hasta la mañana, junto con los otros dolores
pequeños siguen apareciendo cada vez que me muevo.

“¿Cuánto tiempo ha pasado?”, Murmura de nuevo, todavía no apartar la vista de la página.

Me apoyo en mi silla un poco y Huff en el techo ornamentado. La araña eléctrica por encima de mí es oscuro,
sin luz. Se desencadenó hace alrededor de una hora, cuando Mare decidió pasearse furiosamente la habitación. Sus
estados de ánimo tienen un efecto de temblor.
“Veinte minutos desde la última vez le pida”, le contesto. “Te lo dije, Maven de tomar su tiempo
con una respuesta. Nos quiere hacer el sudor “.
“Pero no va a ser mucho más largo,” dice ella, sin moverse. “Él no tiene ese tipo de restricción. No con
nosotros. Él no será capaz de resistir la oportunidad de reunirse con nosotros cara a cara “.

“Sobre todo que,” ​gruñí. "Y tú, ”Ella responde con igual fervor. “Su madre lo envenenó
hacia los dos. Hecha la obsesión que lleva ahora.”Molesta, ella suspira. “La reunión será
inútil. Un desperdicio."

Parpadeo lentamente. Su conocimiento de mi hermano y cómo cree que me perturba. Sobre todo
porque sé lo que un alto precio que pagó por ella. Y, si estoy siendo honesto, porque sé que está arraigado
en las emociones no quiero rastrear. Pero ¿quién soy para juzgar lo que siente? Todavía amo Maven
también, o al menos yo amo a la persona que pensé que mi hermano era.

Qué lío, los dos.


Mis grietas rodilla mientras se retraen mi pierna, haciéndose eco de un chasquido. Haciendo una mueca, Masajeo
la articulación, dejando que mis manos calientes a una temperatura suave. El calor se hunde en, la relajación de los
músculos debajo.
Mare finalmente mira hacia arriba, sonriendo mientras se sacude el pelo hacia atrás. “Suena como una puerta
chirriante.”
Siseo una risa de dolor. “Siento como uno”.
“Ver un sanador de la mañana.” A pesar del giro lúdico de sus labios, escucho su preocupación de
todos modos. Sus ojos estrechos, mirando más oscuro en la penumbra. “O enviar por Sara. Ella vendrá
ahora si quieres. No creo que ella o Julian dormiré hasta que tengamos una respuesta “.

Niego con la cabeza y pairo yo fuera de la silla. “Voy a molestarles mañana”, digo, teniendo
incluso pasos hacia la cama. Cada pie más cerca parece apretar los músculos con un tipo
diferente de dolor.
Ella me rastrea como un gato, ya que alivie al lado de ella, recostada sobre los codos. Una brisa del
océano rueda por la ventana, ondulando las cortinas de oro con una mano invisible. Los dos
estremecimiento. Poco a poco, me tomo la carta de su
parte, la puso a un lado sin romper nuestra mirada.
No quiero ni estos momentos de tranquilidad, y creo que ella también lo hace. El silencio, la espera vacía,
hace que sea imposible ignorar exactamente lo que estamos haciendo. O no hacer, en lugar.

Ningún cambio se ha hecho en cada lado, en su corazón o en la mía. No hay opción invierte.
Pero cada segundo que pasa hace que mi decisión más difícil, ya me acuerdo de lo que voy a
perder cuando llegue el momento. Lo que he perdido durante tantas semanas. No sólo su amor,
pero su voz. Su nitidez. El tira y afloja de una persona que no tiene ningún respeto por mi sangre o
mi corona. Alguien que me ve, y nadie más en mi lugar.

Alguien que me llama Cal, y no Tiberíades.


Mare pone la mano en la mejilla, extendiendo sus dedos detrás de la oreja. Ella es más provisional que
antes, más clínico. Como un sanador examinar una herida. Me apoyo en el tacto un poco, persiguiendo la
sensación de enfriamiento de la piel.
“¿Vas a decirme que esto es la última vez?” Pregunto, mirando hacia ella. Su expresión se derrite
un poco, como si limpiado. Pero sus ojos no vacilan. "¿De nuevo?"

Asiento con la cabeza contra su mano.


“Esta es la última vez”, afirma rotundamente.
Siento un zumbido profundo de mi pecho. Mi fuego ruge en respuesta, pidiendo a quemar libre. "¿Estas
mintiendo?"
"¿De nuevo?"
Sus labios se contraen mientras corro una mano de la longitud de la pierna, desde el tobillo hasta la cadera. Los
dedos en mi cara trazar un camino suave como bob la cabeza, sintiendo mi propio calor de la sangre.

La respuesta de yegua es tranquilo, poco más que un suspiro. “Eso espero.” Ella me detiene
antes de que pueda decir nada más. Su beso devora.

No hay decisiones
tomadas. De nuevo.

Mare se viste, precariamente en la ventana abierta, cuando alguien llama a la puerta de la habitación, que
me despertaba. Me esperaba la mitad de su escabullirse y desaparecer en el aire de la noche, pero en su
lugar se tira hacia el interior. Sus rubores faciales y ella me tira mi bata. Recibo una cara llena de seda.

“Permanecer en el sitio?” Pregunto, lo suficientemente bajo como para que la persona en la habitación contigua
para no oír. “Usted no tiene que hacerlo.”
Ella sólo me mira. "¿Cuál es el punto de? Todo el mundo lo sabrá muy pronto “.

Saber qué, exactamente? Quiero preguntar, pero tengo mi lengua. Estiramiento, me paro de la cama
y tire de la bata apretada, anudándola en mi cintura. Ella mira como me muevo, ojos detrás. “¿Qué?”, Le
susurro, luciendo una media sonrisa.
En vez presionan los labios en una fina línea. “Había algunas cicatrices removidos.” Sólo puedo encogerse de
hombros. Ha sido semanas desde que tuve un sanador borrar las cicatrices de más edad a través de la espalda y las
costillas, limpiando los bordes elevados de blanco, con nudos carne. Heridas impropias de un rey. Estoy un poco
halagado que recordaba lo suficiente para saber. “Hay cosas que no tienen que tendrá lugar en el.”

Sus ojos se estrechan. “Y algunas cosas sí, Cal.”


Sólo puedo asentir en silencio, dispuestos a seguirla por el precipicio de ese en
particular conversación. No nos lleva a ninguna parte productiva.

Mare se asienta contra mi escritorio, inclinándose un poco, cuadrando a sí misma a la puerta. Sus
cambios de rostro, los ojos afilado como el resto de su parece endurecerse y convertirse en una persona
diferente. Un poco de Mareena, la plata que pretendía ser. Un poco de la chica rayo, todas las chispas y la furia
implacable. Consigo misma en el medio, la chica que todavía estoy aprendiendo. Ella agacha la barbilla,
señalando a mí.
Al abrir la puerta, puedo oír su respiración chupar en un fortificante. “Julián”, le digo, haciéndose a un
lado para dejar mi tío en la habitación. Da un paso hacia adelante, ya hablando, un suéter desteñido arrojó
sobre su ropa de dormir. La página en la mano tiene muy poco escrito sobre el mismo. “Hemos recibido la
respuesta de Maven”, dice. Se tambalea sólo un poco a la vista de la Mare, haciendo lo posible para no
dejar que se rompa el impulso. Se aclara la garganta y un poco de fuerza una sonrisa casual. “Buenas
noches, Yegua”.

“Buenos días sería más apropiado, Julian,” dice ella, sumergiendo la cabeza en señal de saludo. No
dispuesto a dar nada más ni nada menos. Pero nuestra apariencia dice basta. Ella con el pelo todavía
despeinado-y yo en nada más que una bata. Julián nos lee tan fácilmente como lo hace sus libros. Al
menos tiene el buen sentido de no hacer comentarios, o incluso sonreír.

Le Prod más en la habitación. “¿Qué dijo Maven?” “Como sospechábamos”, responde, recuperando, “él estuvo de
acuerdo. Amanecer “. Ya maldigo mi decisión de reunirse de manera temprana. Me gusta mucho prefiero hacer esto
en reposo toda la noche. Pero lo mejor es acabar de una vez tan pronto como sea posible.

“¿Dónde?” La voz de Mare es desigual.


Julián se ve entre nosotros. “Han elegido provincia de la isla. No es exactamente neutra, pero la mayoría
de los isleños han ido, que huyen de la guerra “.
Cruzo los brazos sobre el pecho y trato de imaginar a la isla en cuestión. Se trata de mí rápidamente. Provincia
es el punto más septentrional de la tierra en las Islas Bahrn, espolvoreado en un gancho cerca de la costa. Es un
poco como Tuck, la base del escarlata de la Guardia. El hogar de poco más que la desaparición de las dunas y la
hierba del mar. “Es un territorio Rhambos. Y lo suficientemente pequeño. En todo caso, esto es a nuestro favor “.

En la recepción, se burla Mare. Ella examina Julian y yo como niños. “A menos que decida Casa
Rhambos ha de entregar.”
“Yo estaría inclinado a estar de acuerdo, si su familia no están en juego. O su propia vida. Señor
Rhambos no arriesgar tampoco “, le digo. “Isla de la provincia se
hacer.”Ella no parecía muy convencido, pero asiente con la cabeza de todos modos. Sus ojos pasan a Julian, y

luego al papel único en su mano. La copia de la respuesta de Maven. “¿Tenía otras demandas?”

Julian niega con la cabeza. "Ninguna."


“¿Puedo verlo?” Ella tiene una mano suave en la solicitud, con la palma vuelta hacia arriba. Julian es
feliz de hacerlo.
Por un segundo, ella duda, agarrando el papel entre el pulgar y el dedo índice como algo impuro. Se
utiliza para escribir sus cartas, cuando estábamos operando desde el Notch, recogiendo newbloods. Se
utiliza para dejarlos sobre los cadáveres de los que él ya ha recibido a primera. Cada uno rogó que
volviera, con la promesa de detener el derramamiento de sangre si ella regresó. Finalmente, se consiguió
su deseo. Me gustaría tener el papel de ella, protegerla del dolor que sus palabras traen, pero ella no me
necesita para protegerla. Ella ha enfrentado peor sin mí.

Finalmente, ella parpadea, preparándose para leer la respuesta de Maven. Su ceño se profundiza solamente
cuando sus ojos se escanean las palabras, una y otra vez.
Echo un vistazo a Julian. “¿Se ha informado Nanabel?” “Ella
tiene”, dice. “¿Tiene pensamientos?” “Cuando no lo hace ella?”

Le ofrezco una sonrisa irónica. “Es cierto.” Julian y mi abuela no son exactamente los amigos más
cercanos, pero son sin duda los aliados, al menos en lo que a mí respecta. Su historia compartida, mi
madre, es suficiente para los dos. En el pensamiento, me siento un frío repentino, y no puedo evitar mirar
el cajón de mi escritorio. Está bien cerrada, el libro fuera de la vista.

Pero nunca lejos de mi mente.


Ocean Hill era el palacio favorito de mi madre, y yo la vea en todas partes, a pesar de que no
tengo ningún recuerdo de su cara. Sólo lo que he visto en fotos o pinturas. He pedido algunos de sus
retratos que se volvió a colgar, por lo menos en el salón fuera de mi dormitorio. Sus colores eran de
oro, más vibrante que los amarillos Julian viste ahora. El montaje de una reina nacido de una alta casa,
aunque estaba lejos de la norma.

Dormía en esta sala. Ella respiraba ese aire. Estaba viva aquí. La voz de Julián me sale del
trance en las arenas movedizas de la memoria de mi madre. “Reina Anabel piensa que debe enviar
a alguien en su lugar,” dice.
Un rincón de mi boca tira en una media sonrisa. “Estoy seguro de que ella sugirió a sí misma.”

Su cara refleja la mía. "Ella hizo."


“Voy a darle las gracias por la sugerencia y cortésmente declinar. Si alguien va a mirarlo, debería ser
yo. Voy a presentar nuestra términos-”
“Maven no va a negociar.” Puño de Mare cierra, arrugando un poco de la comunicación. Su
mirada se siente como su beso. Devorar.
“Él estuvo de acuerdo en la reunión-” Julian comienza, pero ella lo interrumpe. “Y eso es todo lo que va a
estar de acuerdo. No se trata de discutir las condiciones. Él no es ni de cerca a rendirse.”Sostengo su mirada
lívida, viendo la tormenta en sus ojos. Casi me esperaba un repique de los gastos generales trueno. “Él sólo
quiere vernos. Es su manera “.

Para mi sorpresa, Julián da un paso hacia ella acosado. Su rostro palidece, el drenaje de color.
“Todavía hay que tratar”, suplica, exasperada.
Ella sólo parpadea a él. “Y torturarnos? darle la satisfacción?”

Respondo antes Julian lata. “Por supuesto que vamos a cumplir con él.” Mi voz se
profundiza, más pesado que antes. “Y por supuesto que no va a negociar”.

“Entonces ¿por qué hacer esto?” Escupe Mare. Me acuerdo de una de las serpientes de Larentia Viper.

“Porque,” ​murmuro, tratando de no gruñir. Para mantener cierta apariencia de control y


dignidad. “Quiero ver a él también. Quiero mirar a los ojos y sé que mi hermano se ha ido para
siempre “.
Ni Julian ni Mare, dos de las personas más hablador que conozco, tenga cualquier respuesta a dar. Ella
mira a sus pies, con las cejas tejer juntos, mientras que una flor roja se levanta en sus mejillas. Podría ser la
vergüenza o frustración o ambos. Julián sólo va más pálida, blanca como el papel. Evita mis ojos.

“Tengo que saber que todo lo que su madre le hizo a él no se puede revertir. Necesito estar seguro “,
murmuro, acercándose a Mare. Aunque sólo sea para calmar a mí mismo. Estoy consciente de repente el calor
empalagoso en la sala, pasando con mi propio temperamento. “Gracias, Julian,” agrego, tratando de despedir a
tan suavemente como pueda.
Toma también la indirecta. “Por supuesto”, responde, inclinando la cabeza. A pesar de que
en repetidas ocasiones le he pedido nunca ceder a mí. "Tienes . . . “, Añade, tropezando con la
pregunta. “¿Ha leído lo que te di?”
El dolor de la otra persona pierde erupciones en el pecho. Mis ojos se mueven al cajón de la mesa
de nuevo. Mare sigue mi línea de visión, a pesar de que ella no sabe lo que estamos hablando.

Se lo diré más tarde. En un mejor momento.


“Algunos”, me las arreglo para decir.
Julián se ve casi decepcionado. “No es fácil”. “No, no lo es, Julian.” Ya he terminado de hablar
de esto. “Y si pudiera. . . ,”Murmuro, señalando débilmente entre mi persona y la Mare de
cambiar de tema. "Ya sabes."

risitas Mare ligeramente, pero Julian está feliz de cumplir. “No sé lo que estás
hablando”, dice con una sonrisa fácil.
A medida que avanza, dando un paso atrás hacia el salón, sigo su figura que se retiraba. Cuando pasa
la pintura, apoyado contra una silla, por ahora, se ralentiza. Pero él no se detiene. Sólo arrastra una mano a
lo largo del marco, no puede prescindir de una
mirada de su hermana.
Tienen un aspecto similar, basado en el retrato. El pelo castaño y los ojos curiosos delgada.
Ella era simple, una belleza fácil. El tipo más alto. No tengo gran parte de ella en mí, si nada en
absoluto.
Desearía haber.
La puerta se cerró, la eliminación de ella y mi tío de la vista. Poco a poco, los dedos suaves tejen en la mía,
tomando mi mano. “No puede ser fijo,” Mare respira, apoyando la barbilla en mi hombro. No exactamente
encima de él-ella no puede llegar, pero ahora no es el momento para burlarse de ella. En lugar de ello me
apoyo hacia abajo en su alcance, por lo que es más fácil para los dos.

“Tengo que ver por mí mismo. Si voy a renunciar a él-”Su agarre se aprieta fuertemente.
“No hay dando en contra de lo imposible.”
Lo imposible. Una parte de mí todavía se niega a creer que. Mi hermano no es una causa
perdida. No puede ser. No voy a permitirlo. “Davidson intentó,” susurro. Reacio a decir las palabras
en voz alta. Pero tengo que. Tengo que hacerlos reales. "El Buscó. No hay susurros newblood “.

Ella toma un largo suspiro de salida. “Y eso es probablemente lo mejor”, dice después de un
momento. “En el gran esquema del mundo.”
Pica saber que tiene razón.
Metódico, ella pone sus manos sobre mis hombros, dirigiendo lejos del escritorio. Lejos de la
memoria sentado en un cajón. “Usted debe dormir”, dice con firmeza, empujando a la cama.
“Maven lleva agotamiento mejor que tú.”
Reprimo un bostezo, con ganas de seguir sus órdenes. Con un suspiro, me deslizo entre las mantas.
Cuando mi cabeza en la almohada, casi se me cae dormido al instante. “Te vas a quedar?” Digo entre dientes,
mirándola con los ojos entrecerrados.
Se arrastra hacia mí en respuesta, dando inicio a las botas a medida que va. Se gusanos su camino
bajo la seda. La miro, sonriendo, y ella se encoge de hombros. “Todo el mundo sabrá de todos modos.”

Sin pensarlo, tomo su mano, tejer los dedos en el borde de la manta. “Julian puede
guardar un secreto.”
Mare ladra una risa. “Evangeline no puede, no con su agenda.” Tengo que reír también, a
medias en mi agotamiento. “El que pensó que iba a ser el que nos empuja el uno al otro?”

A mi lado, ella cambia, tratando de ponerse cómodo. Eventualmente, ella se posa sobre acurrucarse a
mi lado, una pierna patadas libre. “A pesar de que Maven no puede cambiar, otras personas pueden”,
murmura contra mi pecho. Las vibraciones de su voz me hacen temblar.

No se necesita mucha concentración para apagar las velas encendidas por toda la habitación, los dos
sumergirse en una oscuridad azul suave.
“No me quiero casar con ella.” “Eso
nunca ha sido mi problema.” “Yo sé”,
le susurro.
No está en mí para darle lo que ella quiere. No cuando significa traicionar a mi padre, mi
primogenitura, y cualquier oportunidad que puede tener al hacer algún tipo de diferencia. Ella podría no
estar de acuerdo, pero puede hacer más en un trono, con una corona, que yo sin ellos.

“Después de que el parlay”, que respiro, vacilante, “una vez Harbor Bay es seguro, creo que llegamos a Ciudad
Gris siguiente. Máxima fuerza. No vamos a coger otro barrio pobre tecnología con la guardia baja, no después de New
Town “.
En la oscuridad, el roce de sus labios sobre los míos me toma por sorpresa. Salto en la sensación.
Siento su sonrisa contra mi piel.
“Gracias”, susurra, cambiando de nuevo en su lugar. "Es la cosa
justa que hacer."
Pero lo estoy haciendo por la razón equivocada? ¿Para ella?
¿Eso Incluso la materia?
“Lo que hizo Julian le dan?” Murmura, medio dormido. Mare es tan cansado como yo, si no
más. El día ha sido demasiado largo y sangriento.
Parpadeo en la oscuridad, mirando a la nada. Su respiración se ralentiza y se nivela mientras se aleja.

Ella está dormido cuando finalmente contesto. “Una


copia del diario de mi madre.”

OceanofPDF.com
VEINTICUATRO
Yegua

Es todavía oscuro en el exterior cuando me despierto, despertado por arrastrar los pies por la habitación. Me tensa en el
instinto, listo para luchar. Por un segundo, estoy desconcertado por la visión de Cal en la misma cámara que yo.
Entonces recuerdo de los acontecimientos de ayer. Su cercana a la muerte, y la forma en que los dos se rompió, lo
demoledor decisión que habíamos tenido antes.

Él ya está vestida, en busca Regal en la suave luz de algunas velas. Miro por un segundo, al verlo sin
ningún tipo de máscara o escudo. A pesar de su forma amplia, alto, que parece más joven en su ropa fina. La
chaqueta es un color rojo sangre profundo, ribeteado de negro, con botones de plata en los puños. Los
pantalones coinciden, metidos en las botas de cuero engrasado. Él no ha puesto una capa o una corona, sin
embargo, dejando a ambos descartados en su escritorio. Se mueve lentamente, apretando los botones de su
garganta. Sombras sonar sus ojos. Se ve más cansado de lo que hizo ayer por la noche, si eso es posible. Me
pregunto si dormía en absoluto, o si ha pasado la noche torturado por la posibilidad de ver de nuevo Maven.

Cuando se da cuenta de que estoy despierto, se endereza, la cuadratura hombros hacia mí. Se llena el
molde real rápidamente. La transformación es pequeño pero inconfundible. Se levanta la guardia, se pone una
máscara, incluso conmigo. Me gustaría que no lo haría, pero entiendo por qué. Lo hago también.

“Nos vamos en una hora,” dice, terminando con sus botones. “He tenido algo de ropa
puestas en el salón para usted. Elija lo que quiera. O. . .”Se tropieza, como si hubiera dicho
algo malo. “Todo lo que quiere de su propio guardarropa.”

“No traje exactamente mi armario para una batalla, y no creo que pueda caber en uno de sus
uniformes,” contesto, riendo un poco. Con un gemido reacios, yo despliegue de las mantas y se estremece
con el toque de aire frío. Me incorporo, intensamente consciente de la trenza enredada por encima del
hombro. “Voy a encontrar algo. ¿Debo buscar una determinada manera?”

A las plumas del músculo en la mejilla. “No obstante lo desea,” dice, su voz extrañamente tensa.

“Debería ser una distracción?” Pregunto, con cuidado tratando de trabajar los nudos de mi pelo.
Mira a mis dedos, no a mí.
“Creo que podrás distracción no importa lo que llevas.” Mi pecho se aprieta con el calor. “La
adulación le conseguirá en ninguna parte, Cal.” Sin embargo, no está mal. Ha sido meses desde la
última vez vi Maven en la carne, la forma en retirada a través de la oleada de una multitud de pánico.
Iris corrió con él, la defensa de su nuevo marido desde el ataque a su boda en la capital. Fue una
misión de rescate, no sólo para mí, sino para decenas de newbloods manipulado a su servicio.

Podría llevar un saco de patatas y Maven todavía me gustaría devorar con los ojos.

Bostezo, la pista de I a través de la habitación y en el baño para una ducha rápida formación de ampollas
en caliente. Una parte de mí desea Cal se uniría, pero él se queda atrás, y fregar el último de mis dolores de
distancia solo. Después, entro en el salón para encontrar un arco iris en la penumbra. Con una ligera explosión
de concentración, hago las luces eléctricas parpadean a los gastos generales vida, iluminando la cámara llena
de diversas prendas de vestir. Me alegro por la gran variedad de prendas de vestir, pero aún más agradecido
por el vacío del salón. No hay criadas para asistir a mi pelo y la cara, no hay sanadores que trabajar fuera del
agotamiento roer o darle vida a mi cuerpo. Me dan sólo lo que necesito, y es exactamente lo que quiero.

Si tan sólo pudiera hacer Cal para que en todo.


Trato de no pensar más allá de esta mañana. Todavía no se ha alejado de la corona, y estoy
siendo tan dedicado a mi causa, si no más. No puedo estar todavía en el amor con un rey, cuando
todo lo que estoy haciendo es destruir su trono. Destruye todas las nociones de reyes y reinas y los
reinos a merced de su voluntad. Pero el amor no va a desaparecer, y tampoco lo hará la
necesidad.
Me pregunto quien expuso la variedad de prendas de vestir, drapeado sillas y sofás con una
selección de vestidos, trajes, blusas, faldas y pantalones, con no menos de seis diferentes pares de
zapatos en el suelo junto a ellos. Muchos de ellos son de oro, ya sea con dibujos en polvo de color
amarillo o adornado con los colores de la madre de Cal. Era una mujer delgada, a juzgar por las cinturas
estrechas de sus vestidos. Pequeño de lo que me esperaba por la madre del hombre en la habitación
detrás de mí. Evito su ropa lo mejor que puedo y la búsqueda de algo que no lleva el peso de una mujer
muerta.

Me conformaría con un vestido que fluye con cinturón en la cintura, teñido de un profundo y rico color azul marino.
Los colores de la madre de otra persona. Es de terciopelo, y desde luego voy a sudar fuera de él más adelante,
pero el escote, la arremetida suave por debajo de la clavícula, pone mi marca en la pantalla completa. Deje Maven
ver lo que ha hecho para mí y nunca olvida qué clase de monstruo que es. Me siento más fuerte que me tire de
ella, como si el vestido es una especie de armadura.

Sólo puedo imaginar qué tipo de monstruosidad elegante Evangeline se tire juntos durante la
reunión. Tal vez un vestido de hojas de afeitar. Espero que hace. Evangeline Samos sobresale en
momentos como estos, y no puedo esperar para dar rienda suelta a ella en su antiguo prometido,
desenfrenada por cualquier tipo de etiqueta o
esquema.
Cuando termino, me peine mi pelo secado, dejándolo caer suelto sobre los hombros. El gris termina
brillo de la luz de la lámpara, agudo en contraste con el color marrón. Soy una persona de aspecto extraño,
pienso mientras me examino en un espejo. Una niña de rojo en galas de plata nunca deja de sorprenderme.
Mi piel se ilumina de oro con la luz baja, tenazmente vivo y tenazmente Rojo. Estoy menos demacrado de
lo que pensaba, mis ojos marrones luminosa con tanto miedo y determinación.

Que dibujo un poco de consuelo de saber que la madre de Cal, a pesar de que era de plata, fue provistos a
esta vida tampoco. Está escrito de manera clara en el retrato de ella, que se encuentra contra la pared del fondo,
situada junto a un par de sillas adornadas.
Me pregunto donde Cal se cuelga de ella. Fuera de la vista, o siempre al alcance? Coriane Jacos tenía los ojos
azules suaves, si la pintura es un buen retrato. Como un cielo antes del amanecer, la bruma de color azul sobre un
horizonte. Casi incoloro, drenado de un tono más oscuro. Ella se parece más a Julian que al igual que su hijo. Ambos
tienen el mismo pelo castaño, ella se encrespa ingeniosamente sobre un hombro, bien vestido con perlas cremosas y
cadena de oro. Sus caras son similares también. Dibujado, más viejo que sus años. Pero mientras que la cepa de
Julian siempre ha parecido agradable, la frustración aceptada de un académico trabajando constantemente un
rompecabezas, las miradas de Coriane hueso de profundidad. Ella era una mujer triste, me han dicho, y se nota
incluso en su retrato.

“Elara la mató,” Cal dice desde la puerta de su dormitorio. Se ajusta la capa drapeada sobre un
hombro, unidas en plata y relucientes trozos de piedras preciosas de color negro. En su otra mano, sostiene
una corona negro, medio oculto como una idea de último momento. Una espada cuelga del cinturón en la
cintura, metido en una funda jeweled en el rubí y el chorro. Es por la moda en el mejor. Nadie escogería una
espada para luchar. “Ella llevó mi madre más profundamente en sus dolores, susurradas en su cabeza
hasta que ella no tenía otra escapatoria. Ahora lo sé “.

Su curva de los labios hacia abajo, con el ceño fruncido, mientras que sus ojos van muy lejos. En su tristeza,
veo un poco de su madre. El único parecido que se puede establecer entre los dos de ellos.

“Me gustaría poder la he conocido.” Digo. "Yo también."

Dejamos habitaciones de Cal juntos, caminando por los pasillos de Ocean Hill, hasta los más cámaras de
recepción pública más ambiciosos en la misma etapa. Ayer por la noche, me sacudí ninguna preocupación de
los chismes, sintiendo descarado y audaz. El malestar se pone al día para mí ahora. Me pregunto si vamos a
entrar a una ola de murmullos-sonríe desde la platea, el juicio de los Rojos y newbloods. Farley va a burlarse de
mí por vacilante? ¿Podrá su vez la espalda por completo?

No puedo soportar la idea.


Cal detecta mi malestar. Sus dedos rozan el interior de mi brazo, cuidado de mantenerse lejos de los
puntos sensibles de las muñecas.
“No tenemos que entrar juntos,” murmura al descender un tramo de
escaleras, cada vez más cerca y más cerca del punto de no retorno.
“No importa ahora”, contesto.
Más adelante, sus guardias esperan. Miembros de la Casa Lerolan, primos de la sangre de su abuela. Se
destacan desenmascarado, a diferencia de los centinelas, pero igual de peligrosa y silenciosa.

Anabel se encuentra con ellos, con las manos en la cintura, ceñida con los llamas joyas: rubíes y
citrino amarillo. Ella lleva con orgullo su corona de oro rosa, la banda sencilla equipada por la frente y el
pelo liso, de color gris. Sus ojos se posan en mí primero.

“Buenos días,” dice ella, dibujo Cal en un abrazo rápido. Se acepta de forma rápida y su
empequeñece.
“Mañana”, responde. "¿Están todos listos?"
“Deberían ser”, dice ella, agitando una mano arrugada. “Pero supongo que tendremos que esperar a que la
princesa del Rift a don cada pieza de metal que puede tener en sus manos. Recuérdame que asegurarse de que no
ha robado los pomos de las puertas “.
Todos los nervios, Cal no sonríe, pero una comisura de la boca ascensores. “Estoy seguro de que podemos
prescindir de ellos”, dice.
“Te ves bien, señorita Barrow,” Anabel añade, agitando sus ojos a la mía.
Yo no lo siento, Pienso para mí. “Así como se puede esperar, para la circunstancia.” Estoy cuidado
de no utilizar ningún tipo de título, pero ella no parece darse cuenta o cuidado.

A juzgar por la forma en que sus cambios de cara, ablandamiento, debo haber dicho lo correcto. Para
mi sorpresa, Anabel no tiene enemistad para mí esta mañana. Ella dibuja una respiración lenta. “Listo o no,”
murmura ella, girando alrededor, “allá vamos, Maven.”

La sala de recepción en la parte inferior de las grandes escaleras es enorme, la alimentación en varias salas de
baile y la sala del trono de Ocean Hill, así como la sala de banquetes y una versión oficial más pequeño, menos de las
cámaras del consejo en Whitefire. Construida para satisfacer un tribunal de trabajo de la platea, y la casa del gobierno en
movimiento de Norta. Ahora los Rojos de dispersión entre las habitaciones, ocupado como servidores, pero
perceptiblemente
no servicio. El verde de los uniformes Montfort contrasta duramente con el mármol blanco,
guarniciones océano-azul, y muchas banderas de oro aún colgaba de las paredes y techos. Tomo
nota roja entre ellos, el carmesí del uniforme de Cal. Marcando su posición como el rey legítimo, y
conquistador de casi la mitad de Norta.

Al igual que en el Ascendente, antes de que nos dirigimos a la galería, Davidson lleva su fino traje de color
verde oscuro. Farley tiene su uniforme de gala, así, y sigue siendo igual de incómodo en ella. Me alegro de no
tener que usar uno. El vestido es suave contra mi piel mientras camino, mis pies apretados dentro de las botas
azules finas.
Anabel nos deja estar junto a Julián, mientras Farley nos mira enfoque. Ella se ve entre yo y
Cal medida que nos acercamos al centro de la habitación. Sus arrugas de la frente y me preparo
para un ceño fruncido, si no un gruñido.
En cambio, se parpadea, su expresión reflexiva. Casi aceptar.
“Calore,” dice ella, sumergiendo la cabeza al rey.
Él sonríe a su uso deliberado de un saludo tan informal. “General Farley”, responde, toda
propiedad. “Me alegro de que accedió a unirse a nosotros.”
Se ajusta el cuello duro, lo que obligó a estirarse. “La Guardia Escarlata es una parte valiosa de
esta coalición, y el comando debe estar representado cuando negociamos para la rendición de Maven.”

Mientras Cal asiente con la cabeza de acuerdo suave, suspiro a mí mismo. “Yo no estaría tan
seguro de cualquier cosa”, le advierto, voz baja. Estoy harto de repetirme.

Farley solamente se burla. “Por supuesto, nada en esta vida es así de fácil. Sin embargo, una mujer puede
soñar, ¿no es así?”
Echo un vistazo por encima del hombro, en sus diversos agentes colgando hacia atrás. Ninguno de sus caras están
familiarizados. “¿Cómo está Kilorn?” Pregunto, frunciendo el ceño mientras garras vergüenza por mi columna vertebral.
Me retuerzo las manos, tratando de ocultar su temblor. A mi lado, Cal se estremece, con una mano colgando libremente.
Me gustaría poder tomarla, pero ambos se abstengan de tal despliegue de afecto desnudo.

Ella me mira con lástima. “Totalmente curada ayer, pero él está tomando algún tiempo,” dice
ella. Trato de imaginarlo completos y sanos, no bailando en el borde de la muerte como estaba
antes de salir. No trabaja. “Hemos requisamos los cuarteles en el Centro de Seguridad, y él está
allí con el resto de los heridos.”

“Bien”, empujo, incapaz de decir nada más. Farley no prod. Aún así, me siento la vergüenza de mis
opciones tan marcadamente como una herida de arma blanca. Kilorn a punto de morir. Cal a punto de
morir. Y se ejecutó a Cal.
A mi lado, el verdadero rey mira hacia otro lado, su propio rostro enrojeció de implicación. A pesar de
que tanto decidimos no tomar decisiones, sabemos que las elecciones se hicieron de todos modos.

“Y Cameron?” Añado, aunque sólo sea para detener la hemorragia de tales pensamientos. Farley se
rasca la barbilla. “La organización en la ciudad nueva. Ella es un activo valioso allí, al igual que su padre.
Las ciudades tecnología tienen sus propias redes subterráneas, y la palabra es salir al resto. Platas de
Maven podría estar preparando más ataques, pero también lo son ellos “.

Eso me hincha de orgullo, así como la agitación. Ciertamente Maven tomará represalias por lo que hicimos
en la ciudad nueva y tratar de evitar que la misma vuelva a suceder. Pero si los barrios pobres rojas se levantan,
si los pueblos tecnología se apagan, el esfuerzo de guerra todos menos detendría. No hay más recursos. No más
de combustible. Lo podemos morir de hambre con eficacia a la rendición.

“Me he dado cuenta que estamos a la espera de la princesa Evangeline nuevo”, dice Davidson como él nos une.
Su propio contingente de asesores se queda atrás, que nos da el espacio.
Inclino mi cabeza hacia atrás y suspiro. “La única constante en este mundo.” El primer ministro se cruza de
brazos. Si está nervioso, él ciertamente no muestra
eso. “Un pavo real necesita tiempo para preparar a sus plumas, incluso los de acero.”
“Hemos perdido una gran cantidad de magnetrones ayer,” Cal dice, en voz baja y en la popa. Casi
reprender. “Casa Samos pagado un alto precio por puerto de la Bahía”.
Farley se pone rígido, el establecimiento de la mandíbula. “Dudo que permiten lo olvidemos. O dejar de hacer nos
ha pagado su sacrificio “.
“Eso es un puente que cruzar,” Cal responde.
A pesar de nuestra historia, siento la necesidad de extraña. . . defender Evangeline. "Si se
tiene que ser cruzado “, le digo. “Pero podemos hablar de eso más tarde,” agrego, moviendo la cabeza hacia el arco
lejos, donde Evangeline acaba de aparecer con Ptolemus a su lado.
El par de ellos llevan la ropa a juego de color blanco plateado y brillante perlado. Él tiene una chaqueta,
bien ajustada y abrochada hasta el cuello, pantalones y botas negras similares a Cal, y el cinturón abrochado
gris en el pecho desde el hombro hasta la cadera. El patrón en él es extraño, pero a medida que se acerca, me
doy cuenta que las formas de diamantes negros que salpican la banda no son un patrón en absoluto, pero
cuchillos fija directamente en el tejido. Armas, en caso de que los necesite.

Su hermana está igualmente equipado, los pliegues de su vestido largo recortaron para mostrar finas mallas
de cuero blanco por debajo. Debe poner fin a esta reunión en la sangre, ella no encontrarse restringida por una
falda. Desearía haber pensado en eso. Su pelo está estrechamente trenzado hacia atrás, las hebras de plata con
incrustaciones de destellos de metal estrellado de perla. Filo de la navaja. Bueno para cortar carne. Sus brazos
están desnudos, sin mangas para impedir su movimiento o captura de la joyería en las manos. Un anillo de guiños
en cada dedo, piedras en blanco y negro, y hebras finas de envoltura de cadena alrededor de cada muñeca.
Garrotes para estrangulamiento o rebanado. incluso su aretes mirar mortal, largo y termina en punta malvados.

Me encuentro contento de Evangeline tomó tanto tiempo. Ella lleva un arsenal.

“¿Debo tener los relojes ajustados en sus habitaciones, Sus Altezas?” Anabel cuervos desde
donde se pone de pie junto a Julián.
Evangeline responde con una sonrisa tan afilada como sus cuchillos. “Nuestros relojes son exactamente en el
tiempo, Su Majestad.” Sus olas falda alrededor de sus piernas mientras se pasa la vieja reina, por lo que para
nosotros. Me estremezco, como se vuelve esa sonrisa en mí. “Buenos días, Mare. Usted parece bien descansado “,
dice ella. Luego se dirige la mirada por Cal, los dientes al descubierto todavía. “Y no lo hace.”

“Gracias”, le digo con rigidez, con los dientes apretados. Lamento rápidamente cualquier tipo sensación que he
tenido hacia ella.
Ella se deleita en mi respuesta aguda, y en el rubor las mejillas de la detección de Cal. Detrás de ella,
Ptolemus cruza los brazos detrás de la espalda, hinchando el pecho. Viendo las dagas con orgullo. Farley
señala cada uno, con los ojos abiertos y enojado.

“Una pena esta reunión no se pudo realizar por la tarde,” murmura Ptolemus. Su voz es más
profundo que el de Cal e infinitamente menos amable. Él es valiente para hablar aquí, especialmente a
Farley y yo.
Me pregunto si se ve la sombra, como yo, atravesó por un golpe de Ptolemus Samos. Incluso de pie
en su presencia se siente como una traición.
Farley tiene más restricciones que yo. Mientras que sólo puedo mantener mi boca cerrada firmemente, ella mueve
su cabeza con una mueca. “Así que su hermana pudiera tener más tiempo para pintar la cara?” Ella broches de presión,
haciendo un gesto hacia el intrincado maquillaje esculpir Evangeline.

Los cambios de la princesa Samos, aunque sólo sea un poco, poniéndose entre su hermano y nosotros.
Protección a la última. Casi me esperaba que fuera espantarlo y fuera de nuestro alcance.

“Así que mi padre pudiera asistir”, explica con un movimiento orgullosa de su cabeza. “Rey Volo estará aquí
por la puesta del sol.”
Cal entorna los ojos. Él ve la amenaza tan claramente como yo. “Con los refuerzos?”

“Más Samos jurado morir por ti? Difícilmente,”se burla Evangeline. “Ha venido a supervisar el
empuje final contra Maven.”
Superentender. Sus ojos grises se oscurecen con la tormenta, aunque sólo sea por un momento, la sombra de lo
que significa. No es difícil de descifrar los espacios entre sus palabras, lo que quiere decir en contra de lo que dice.

El viene a limpiar nuestro desorden.


Me estremezco. Los niños Samos son formidables, violenta y peligrosa, pero son herramientas
al final de todo. Armas ejercido por un hombre aún más potente.

“Bueno, me ahorra el tiempo de llamándole aquí”, dice Cal, apoyando una mano en la empuñadura de
su espada enjoyada. Él sonríe con facilidad, como si la perspectiva de Volo Samos fuera su propia idea.
“Estoy seguro de que voy a dar una feliz bienvenida, Evangeline.”

La mirada que lanza hacia él podría envenenar ríos.


“Vamos a este absurdo con más,” gruñe en voz baja. rayas amanecer a lo largo de las olas, sangrado
del horizonte en reflejos de color rosa y azul pálido. Mantengo mi frente apoyado contra el frío cristal de la
ventana dropjet para ver nuestro descenso. A medida que cada segunda pasada, mi cuerpo se tensa, mi
pulso un repiqueteo en aumento, hasta que me temo que podría explotar. Se necesita toda mi energía
para mantener a raya mi rayo y seguro de mis ataques eléctricos del chorro. Frente a mí, Farley me mira,
sus manos listas en las hebillas de sus cinturones de seguridad. Para desabrocharse ellos y saltar por la
puerta si da la casualidad de perder el control.

Cal tiene más fe. Se pone una muestra de indiferencia casual, una pierna estirada hacia fuera
delante de él, con el lado izquierdo de su cuerpo apoyado contra mi lado. Él irradia calor suave, y
sus dedos rozan los míos cada pocos segundos, un recordatorio firme de su presencia.

Si su abuela está disgustado o sorprendido por nuestra cercanía, ella


no lo muestra. Ella se sienta en silencio con Julian, su rostro ensombrecido como nunca antes.

Davidson completa el resto de nuestro jet, y afortunadamente, Evangeline y su hermano están en la otra
nave, siguiendo a lo largo. Puedo ver el reflejo en el agua, su pequeño, zumbido chorro de una sombra
borrosa entre las olas. Dropjets son fuertes, por lo terriblemente, y por una vez me alegro por ello. Nadie
puede hablar en este momento, o un esquema, o la agachadiza común. Trato de perderme en el zumbido
constante.
Provincia Isla viene demasiado pronto, un círculo de color verde afilado en una cinta pálida de arena. Desde
arriba, parece que uno de los mapas de Julian. Simplemente dibujado, el pueblo en el borde del agua una
pequeña rejilla de unas pocas calles. El puerto está vacío, pero casi una docena de buques de guerra anclar
cerca de media milla de la costa.
Maven nos podía disparar en el aire si quisiera, Creo que, imaginando el distante rumor de fuego de
artillería.
Pero aterricemos sin incidentes. El giro, el endurecimiento de la sensibilidad en el pecho crece, se mueve
mucho más allá de mi tolerancia. Me rallar los dientes juntos, sintiendo como si mi mandíbula puede romper por la
fuerza de ella, y saltar fuera del chorro lo más rápido que pueda, aunque sólo sea para aspirar por el aire fresco.

Y tal vez correr a la derecha en el mar.


En vez me alejo de los motores dando vueltas de la dropjet, una mano levantada para
mantener el pelo de lo peor del rugido del viento. Farley sigue, los hombros encorvados.

“¿Estás bien?”, Dice sobre el ruido, por lo que sólo puedo escuchar. La boca apretada,
me sacude ligeramente la cabeza. No.
Yo busco la alta hierba que cubre las dunas de la playa, casi esperando un contingente de
centinelas a la primavera y nos rodean. Forzar nuestra entrega, me obligan de nuevo en grilletes. La
bilis se eleva en la garganta, el sabor casi me hace arcadas. La sensación de Silent piedra contra mi
piel vuelve con la venganza sonriendo. No puedo volver allí. Vuelvo la cara, ocultando en mi pelo para
batir. Tratando de respirar y tomar los preciosos segundos que necesito para estabilizarse.

La mano de Farley abrocha mi hombro, su agarre firme pero suave. “No voy a decirle que superarlo”,
susurra en mi oído. “Pero usted tiene que conseguir a través de él. Solo por ahora."

Conseguir a través de él.


Aprieto los dientes y vuelvo a ella, mis ojos misericordiosamente clara. “Sólo por ahora,” Me eco. Voy a
desmoronarse después. Después de todo esto se hace.
Detrás de ella, Cal se queda atrás, pero vigilante atreven a interrumpir. Sostengo su mirada por encima del hombro
y le doy la más mínima inclinación de cabeza. Puedo hacer esto. Tengo que hacer esto.

Buscamos extraño, un contingente de miembros de la realeza de plata, un general Rojo, y dos newbloods, todo
flanqueado por guardias en nuestros colores diferentes. Si bien nadie está dispuesto a confiar en Maven para
obedecer las reglas de la guerra, sabemos que la reina Lakelander probablemente lo hará. Aún así, sigo cerca de
Farley y sus dos Guardia Escarlata
oficiales. Confío en sus armas y su lealtad.
Evangeline y Ptolemus cese en su propio avión, mirando simplemente molestos por la reunión.
Como si tienen algo más importante que hacer. Es un acto, por supuesto. Evangeline quiere ver Maven
tanto como yo no. Ella nunca dejaría pasar la oportunidad de burlarse en su rostro. Los motores dropjet
se mueven ligeramente su pelo mientras se pone de pie, con los ojos una vívida en la hierba que nos
rodea.
Quedamos en encontrarnos en el interior de la isla. Una oportunidad para la Lakelander ninfas
para mostrar buena fe. Se trata de un corto pero silencioso paseo por las dunas hacia un bosque ralo
de árboles retorcidos, obstinadas. Me acuerdo de Tuck, ahora abandonada a las olas. Shade está
enterrado allí, sin nadie que velar por él.

Cal nos lleva, con Davidson en un hombro y Farley en el otro. Para presentar un frente unido
de nuestra coalición. La sangre roja aliada con la plata. Evangeline y Ptolemus siguen a sus
talones, sorprendentemente no tocado por su posición secundaria.

Me alegro de tantos pasos delante de mí, y me da unos segundos más para reunir cada onza de coraje
que puedo encontrar. Mi mejor confort es mi rayo, correas debajo de mi piel, conocida sólo por mí. Imagino
que detrás de los ojos, la forma de horquilla, el cegamiento líneas de color púrpura y blanco. Que no va a
desaparecer y nadie puede tomar de mí, no le pares. Lo voy a matar si se lo propone.

Meses atrás, vi Maven hacer la paz con los Lakelanders de una manera similar. A pesar de que el
paisaje era muy diferente, los interminables campos de minas de la estrangulación en lugar de una isla
cubierta de hierba entre un cielo de brillo y un mar azul tranquilo, se siente la misma. Marchamos hacia lo
desconocido, hacia la gente de poder grande y terrible. Por lo menos ahora no voy a estar sentado en el
lado de Maven de la tabla. No soy su mascota más.

Al igual que en la reunión con los Lakelanders, una plataforma se ha construido en el medio de un
campo. Tablones de madera, encajan sin problemas juntos. Hay un círculo de sillas en él, la mitad de ellas
ocupada. casi vomito en la hierba a mis pies.
La persona más cercana a mí toca mi mano. Julian.
Miro hacia él, en silencio pidiendo. Por lo que, no sé. No puedo dar la vuelta. No puedo huir. No
puedo hacer nada mi cuerpo está gritando en mí para hacerlo. Todo lo que ofrece es una mirada amable y
un gesto de comprensión.
Conseguir a través de él.
Dos centinelas plantan en nuestro camino, sus rostros inescrutables detrás de sus máscaras. La brisa del
mar reproduce a través de sus ropas en llamas.
“Solicitamos que se deshaga de sus armas antes de acercarse a Su Majestad, el rey de
Norta”, se dice, señalando a Farley y sus oficiales. Ninguno de ellos se movió. Farley ni siquiera
parpadear.
Reina Anabel echa la cabeza hacia atrás con una mueca. Ella mira alrededor de Cal,
apenas más alto que el hombro. “El rey de Norta está de pie aquí, y no teme armas rojas.”
En ese momento, Farley se ríe abiertamente, su desdén dirigido a los centinelas. “¿Por qué se preocupa
por nuestras armas?”, Le cante. “Estas personas son más peligrosos que cualquier cosa que pueda tener.”
Con una mano, hace un gesto en torno a nosotros, los newbloods y la platea. Armado con capacidades
mucho más destructivo que cualquier arma. “No me diga a su pequeño rey tiene miedo de unos Rojos con
pistolas?”
A su lado, los dos agentes de la Guardia Escarlata turno un poco, como si de alguna manera pueden distraer la
atención de las ametralladoras automáticas entrelazadas en sus manos.
Pero Cal no se ríe, o incluso sonreír. Tiene la sensación de que algo no encajaba y me hiela.
“Asumo”, dice lentamente, deliberadamente, “que vamos a entrar en un círculo silencioso. Es cierto,
Sentinel Blonos?”
Mi sangre parece congelarse y el aire limpio sale de mí. No.
Julian pone lentamente un brazo, y me da algo de agarrar. El centinela se estremece, reaccionando al uso de Cal
de su nombre de la casa. Me concentro en él, aunque sólo sea para mantener a mí mismo de una espiral fuera. No sirve
de nada. Mi corazón se pega a un ritmo atronador y las capturas de aire en la garganta. Un círculo silencioso. Quiero
romper mi piel fuera. Mis dedos se contraen en el brazo de Julian como Aprieto mis manos más allá del punto de
comodidad. El blanco de los nudillos se destacan agudamente.

Se cubre mi mano con la suya, tratando de contener algunos de mi miedo. Frente a nosotros, Cal no
dar la vuelta, pero lo hace ángulo de la barbilla, los ojos brillantes. Como si él quiere mirarme. Con la
compasión? Con la frustración? O con la comprensión?

“Eso es correcto,” el centinela responde, la voz amortiguada. “Rey Maven ha proporcionado silencioso
de piedra para asegurar la reunión es sin ningún tipo de desacuerdos más duras”.

Un músculo espasmos en la mejilla de Cal mientras se aprieta la mandíbula. “Ese no es el


protocolo”, se muele. El gruñido en él parece ondear en el aire, como el aviso de una bestia. Una parte
de mí quiere que tomar y quemar estos dos, quemar la isla, quemar Maven e Iris y su madre. Remover
todos los obstáculos en el camino con un destructor, un fuego abrasador.

El centinela se endereza y puños ambas manos en su túnica. Es más alto que el de Cal, pero ni de
lejos tan imponente. Su pareja hace el mismo hombro, con hombro para bloquear nuestro camino. “Ese
es el deseo del rey. No es una petición. Sir “, añade en tono incómodo y poco natural. Se utilizan para
proteger Cal, ya que protegen su padre y proteger Maven ahora. Supongo que enfrentarse a su antiguo
cargo es una de las pocas cosas que no están capacitados para. Cal mira hacia atrás y hacia delante,
buscando tanto Farley y Davidson. Mis dientes se aprietan cada hueso en el hueso, ya que soy muy malo
en pequeños jadeos de aire a través de la nariz. Casi puedo sentir la piedra de nuevo en silencio,
amenazando con ahogar. No si nos negamos. Si nos damos la vuelta. O si se inclina Maven, lo que nos
permite pasar sin sufrimiento.

Por supuesto que no lo hará. Debido a que por eso se llevó la piedra en el primero
lugar. No es para protegerse. Las reglas de la guerra son una protección suficiente, sobre todo con su horrible
noble hermano que lleva uno de los lados. Lo hizo para hacernos daño. Para dañarme. Él sabe qué tipo de
prisión que me atrapado en seis meses de mi vida. Cómo pasé todos los días perdiendo, muriendo muy
lentamente, separado de la mitad de mí mismo. Atrapado detrás de un vidrio que nunca se romperá, no importa
lo duro que he luchado.

Mi estómago se hunde cuando Farley asiente con la cabeza de mala gana. Al menos no lo sentirá. Piedra silencio
tiene ningún efecto sobre ella o cualquier otro Rojos sin habilidades.
Davidson es decididamente menos agudo, su columna recta y los hombros apretados cuando mira a Cal.
Pero él asiente con un movimiento discordante, de aceptar las condiciones.

“Muy bien.” Casi no escucho Cal decirlo, como un rugido se eleva en mis oídos. El suelo debajo de mí hace
girar en un círculo vertiginoso. Sólo mi agarre en el brazo de Julián me mantiene constante. En la parte delantera
de la línea, Farley y sus oficiales voz alta descartan sus armas, haciendo gala de sus pistolas y cuchillos. Me
estremezco como gotas para cada uno, inútil, desapareciendo en la hierba de dunas.

“Vamos”, Julian susurra por lo que sólo puedo escuchar, a medida que avanzamos. Él me obliga a dar un paso. Mis
extremidades tiemblan, amenazando con dar a conocer. Y me apoyo en él como subrepticiamente como pueda,
dejando que me guíe hacia adelante.
Conseguir a través de él.
Alzo los ojos lo mejor que pueda, tratando de no mover o caer o huir. Iris se ve clara, su vestido
blindado un brillante, azul radiante como la harina de maíz. Se extiende a su alrededor, ingeniosamente
cubierto sobre su asiento. Ella es el equilibrio perfecto entre el guerrero y la reina, incluso en
comparación con Evangeline. Sus ojos grises rastrearnos medida que nos acercamos, se redujo a
rendijas depredadores. Ella nunca fue cruel conmigo, para los estándares de plata. Aún así, me siento
odio por ella, y por lo que ha hecho. Con la piedra que asoma cerca, tengo que llenarme de rabia. Es la
única cosa para bloquear el miedo.

Entro en el círculo de piedra silenciosa, la sensación no natural que cae sobre mí como una cortina. Me
muerdo el labio cerrado para no gritar. Mi intestino se vuelve de nuevo cuando el viejo, dolor peso duras
tierras en mis hombros. Vacilo en mi paso, mi párpados parpadeo, la única demostración exterior de mi dolor
intenso. En el interior, mi cuerpo grita, cada nervio encendida. El instinto me dice que corra, para salir de este
círculo de la tortura. El sudor escurre por la espalda mientras vigor un paso tras otro, tratando de mantener el
ritmo de los demás. Si no fuera por la Piedra, que iba a explotar en un estallido de furia eléctrica para
establecer todos mis tormentas a la vergüenza. Rayo no tiene piedad. Yo tampoco.

Me reflejo, los ojos entornados con la necesidad de llorar.


Miro a nadie más que a Maven. La madre de Iris, la reina Cenra, es más tenue, una mujer pequeña que
su hija, con los mismos colores, pero una cara plana. Al igual que Iris, su vestido blindado es azul profundo,
con bandas de oro para que coincida con la corona en su propia frente. Se apoyan entre sí, escondido cerca,
en cada uno de los demás
la confianza, ya que sólo la madre y la hija puede ser. Quiero rasgar aparte.
El cuarto real no es alguien que he visto antes, pero puedo adivinar su identidad con bastante facilidad.
Prince Bracken torres en su silla, con la piel del pulido, sin defectos de color negro azulado de una piedra
preciosa. Sus ropas están bordeadas amethyst- púrpura, ingeniosamente cubierto a través de un pectoral de oro
macizo. Sus ojos oscuros se apoyen sobre Cal o mí, sino en Davidson. El príncipe se ve como si fuera a su vez
el primer ministro de adentro hacia afuera, ansia claramente venganza por sus hijos.

Junto con Iris, que flanquea Maven.


Trato de no mirar a él al principio, pero es imposible ignorar. A pesar de que la visión de él envía
cuchillos calientes a lo largo de mi piel, tan aguda que espero empezar a sangrar.

Conseguir a través de él. Aferrarse a la ira.


Mi corazón se detiene cuando echo un vistazo a él y lo encuentro ya la mirada fija, una, sonrisa torsión
maldecido familiar en sus pálidos labios.
Maven balancea la cabeza mientras tomamos nuestros asientos, con los ojos de barrido entre yo y Cal, como si
lo demás no existe uno. Premier Davidson se encuentra entre nosotros, una división firme. Maven parece disfrutar
inmensamente de que, con una sonrisa en la memoria intermedia entre su hermano y yo. La brisa del mar riza el
pelo, todavía más tiempo que Cal y curling suavemente bajo el peso de su miserable corona de hierro negro.

Quiero matarlo.
Su uniforme es familiar, cuervo negro, colgado con los habituales medallas obtenidas ilícitamente de estado. Él
sonríe a la chaqueta de Cal, tomando nota de los colores invertidos con alegría. Probablemente feliz de haber
perseguido a su hermano de sus símbolos. Él nos mira con deleite fresco y abierto, con ganas de hacer esto lo más
dolorosa posible. La máscara del rey cruel está firmemente establecido en su lugar.

Debo aflojarlo.
Inclinándose hacia Davidson, puse mi codo en el brazo de la silla y la clavícula sobresalen hacia adelante.
La marca es claro para que todos lo vean, grabada a fuego en mi piel.
METRO para Maven. METRO para monstruo. Su mirada se engancha en la carne arruinada, vacilante por un momento.
Esos ojos de hielo en blanco y lejana. Es como empujándolo fuera de un camino, o enviándolo por un largo y oscuro,
pasillo.
Se recupera, parpadeando en el resto de nuestra coalición, pero es un buen comienzo. Nuestro
descanso fue arreglado, por lo que todo el mundo cae sin incidentes. Para mi sorpresa y malestar, Farley
tiene Cal en un lado y otro que Ptolemus por el otro. Hago una mueca. Si ella no vuela a través de la
plataforma de estrangular a Maven, que sólo podría matar a uno de sus propios aliados en su lugar.

La mirada de Farley quema tanto como cualquier Calore mientras mira por el rey niño. Al que han
conocido antes, hace mucho tiempo en el palacio de verano, cuando Maven nos engañó a todos con una
mentira fácil, la que todos queríamos creer. Él la engañó tanto como él me engañó.

“Es realmente fascinante ver qué tan alto pueden elevarse, General Farley,”Maven dice, dirigiéndose a ella por
primera vez. Yo sé lo que está tratando de hacer. Poner en grietas
nosotros antes de que ni siquiera hemos sentamos. “Me pregunto dónde que pensó iba a ser ahora, si
tuviera que pedirle que hace un año. Qué viaje “. Sus ojos se marque entre Farley y Ptolemus, la
implicación clara.
Cuando era su prisionero, que se quebró la cabeza abierta, mirando a través de mis
recuerdos con la ayuda de un primo Merandus. Vio morir a manos de sombra Ptolemus, y él sabe
lo que significa para Farley. Lo mucho que mi hermano dejó atrás. No es difícil para él para meter
y productos en esa herida abierta.

Farley descubre sus dientes, un depredador incluso sin sus garras, pero Cal respuestas antes de que
pueda tirar hacia atrás de ácido. “Creo que todos nosotros nos encontramos en lugares extraños”, dice, su voz
severa y uniforme. Diplomática al hueso. No me puedo imaginar el esfuerzo que se debe exigir. “No es a menudo
un rey Nortan se sienta junto a las reinas Lakelander.”

sólo se burla de Maven. Es mucho mejor en esto que Cal será nunca. “No es a menudo
primogénitos hijos se sentaran en cualquier lugar, pero el trono. Eh, hermano?”Tira hacia atrás, y Cal se
cierra la boca con un chasquido audible. “¿Qué opinas de todo esto, la abuela?” Maven añade, mirando
dagas con Anabel. “Su propia carne y sangre, que se rebela entre sí.”

Ella responde con igual veneno. “Usted no es mi sangre, muchacho. Perdiste la derecha cuando usted
ayudó a matar a mi hijo “.
Maven solo cacarea, como si compadecerla. “Cal levantó la espada, no yo”, dice, inclinando la barbilla
en la espada similar en la cadera de Cal. “Tanta imaginación. Las ancianas son tan propensos a sus
fantasías “.
A su lado, la reina Cenra arquea una ceja, sin problemas. Ella no dice nada, dejando que
Maven tejiendo su red, o nudo de su propia soga.
“Bueno”, dice, aplaudiendo. “No ha solicitado este encuentro. Creo que eso significa
que presente cualquier término que vino a ofrecer. Rendirse, tal vez?”

Cal niega con la cabeza. "Sí. Tuya."


La risa de Maven es un sonido extraño. Forzado. El aire expulsado, el sonido calculado
y formada, una imitación de lo que piensa una risa debe sonar. Se irrita a su hermano, y Cal
mueve en su asiento, incómodo.
Bracken no sonríe tampoco. Sus labios se tiran en una mueca. Él se apoya la barbilla en un puño
cerrado. No sé su capacidad, pero supongo que es un poderoso, restringido únicamente por la piedra asfixia
lentamente todos nosotros. “No he venido hasta aquí, a tal precipitación, para entretener sin sentido, Tiberias
Calore,” el príncipe dice.
“No tiene sentido, Alteza,” Cal responde, con una inmersión profunda de la cabeza. Mostrando
deferencia y respeto.
En su asiento, se burla Maven bajo y profundo. “Ves mis aliados aquí.” Él extiende sus manos
blancas de ancho. “Ambos Reales de plata, con la fuerza de la totalidad de sus naciones jurados a
nuestra causa. Tengo la capital, las tierras más ricas de Norta-”
“Usted no sean titulares del Rift,” Evangeline encaje, interrumpiéndolo. A pesar de la piedra, con los metales están
en su lugar. Están verdaderamente hizo que, encerrados en la forma, no se mantienen unidos por su capacidad solo. Ella
preparado para esto. Como debería haberlo hecho.
“Usted no mantiene Delphie. Perdiste puerto de la Bahía de ayer. Se pierde más, hasta que todo lo que
queda son las personas que se sientan a tu lado, no hay forma de pagar lo que dan.”Su sonrisa se extiende,
mostrando los dientes tapados con la plata en punta. Creo que sería un festín en su corazón si pudiera.
“Usted será un rey sin corona o un trono después de poco tiempo, Maven. Mejor renunciar, mientras que
todavía tiene algo que negociar “.

Maven levanta la nariz. Lo hace ver como un niño caprichoso. “Voy a negociar nada”.

“Ni siquiera su propia vida?”, Murmuro, mi voz pequeña pero suficiente para llevar a la empresa. Sigo siendo
tan vuelve los ojos en mí, dejando que el hielo se vierte sobre mi carne. Sin inmutarse, sin parpadear. Conseguir a
través de él.
Él sólo se ríe de nuevo. “Su farol es entretenido, por decir lo menos”, se ríe. “Veo lo que usted
tiene, que usted ha influido a su lado. Estado de sus términos, Cal. O volver al puerto de la Bahía y
nos obligan a matar a todos “.
“Muy bien,” Cal responde. Aprieta el puño. Si no fuera por la piedra, probablemente estallar
en llamas. “Paso hacia abajo, Maven. De bajada, y te deja vivir “.

“Esto es ridículo”, suspira Maven, poniendo los ojos en Iris. Ella no devuelve el gesto.

Cal forja en adelante, sin inmutarse. “La alianza con los lagos de Piamonte y se mantendrá.
Tendremos la paz en nuestra costa, desde las costas congeladas a las islas del sur. Tiempo para
reconstruir, volver a crecer lo que esta guerra ha destruido. Curar heridas y corregir los errores que nos han
atormentado durante siglos “.
“Usted habla de la igualdad Rojo?”, Dice Iris. Su voz es como lo recuerdo. Calma, medido. Ella
es una criatura de autocontrol.
“Yo,” Cal dice constantemente.
Bracken ríe profunda y larga, con una mano presionada contra el oro esculpido sobre su estómago.
Si no fuera por la circunstancia, yo creo que el sonido reconfortante y cálido. Cenra e Iris permanecen
tranquilo, dispuesto a traicionar a sus intenciones o pensamientos tan fácilmente.

“Usted es ambicioso, te voy a dar eso” Bracken dice, señalando con el dedo a Cal. "Y joven. Y
distraído.”Su oscuro ojos se mueven a la mía, haciendo su punto claro. Me retuerzo bajo su mirada.
“Usted no sabe lo que nos estás pidiendo que haga.”

Farley no se acobardó tan fácilmente. Ella agarra las manos en los brazos de la silla, casi se
levanta de su asiento. Un rubor tiñe sus mejillas. “¿Estás tan amenazado por las personas a las que
escupir en que no se les puede permitir sencilla libertad?” Ella se burla, mirando desde Bracken a
Cenra e Iris. “¿Es así como su tenue control del poder realmente es?”
La reina de los lagos de ensancha sus ojos, las claras de un lívido de contraste a la de bronce de
su piel y el color marrón oscuro de sus iris. Se ve realmente sorprendido. Dudo un rojo alguna vez le ha
tratado de tal manera, y se nota. “¿Cómo te atreves a hablar a nosotros-” que deja escapar.

Estimado Julian es el más rápido, de manera uniforme hablando sobre ella antes de que pueda
cebo Farley en algo más drástico. “La historia favorece a los pies y los oprimidos, Su Majestad”, dice.
Suena encantador y metódico, prudente, incluso bajo el peso de Silent piedra. La reina se resiste, pero
cierra la boca lentamente a escuchar. “Los años son largos, pero con el tiempo, siempre, fortunas
cambian. El pueblo se levanta. Tal es el camino de las cosas. O bien dejar que el cambio venga de
buen grado, ayuda a lo largo de, o enfrentar la ira de tal fuerza. No se pudo ser, o incluso a sus hijos.
Pero el día en que los Rojos derribar las puertas de sus castillos, sus coronas romper, y se cortó las
gargantas de sus descendientes, ya que piden merced no se mostrará ahora “.

Sus palabras resuenan mucho después de que se terminó de hablar, como si bailando en el viento. Tienen
un efecto moderador sobre las reinas Lakelander y Bracken, que intercambian miradas inquietas.

Maven no está sometido en lo más mínimo. Él leers en el Señor Jacos, los ojos encendidos. Él
siempre ha despreciado Julian. “¿Se ensaya que, Julian? Siempre me he preguntado por qué pasó tanto
tiempo solo en su biblioteca “.
Es demasiado fácil echar la púa a la cara. “Dudo que alguien pasa más tiempo sola que
lo hace,” digo, de nuevo hacia adelante para mostrar mi marca.

La combinación le hace palidecer, con la boca ligeramente abierta. silbidos aliento entre los
dientes expuestos. Él parece que quiere besarme o rasgar mi garganta. Dudo que él sabe cuál.

“Cuidado, Maven,” me empuje en, presionándolo más cerca del borde de la tolerancia. “Esa máscara
de los suyos podría caer.”
Cold Fear destellos en sus ojos. Entonces su cara se derrite, las cejas y arrugar los labios tirando hacia
abajo, doblando hacia atrás para mostrar más de sus dientes. Con las sombras bajo los ojos y debajo de sus
pómulos, que se parece a una calavera, blanca como la luz de la luna. “Podría matarte, Rojo,” gruñe, descarada
en la amenaza vacía.
“Es curioso, que tuvo la oportunidad durante seis largos meses.” Acaricio mis manos sobre mis brazos y el
pecho, dejando que mis dedos rozan la marca. “Pero aquí estoy.”
Aparto la mirada antes de que pueda decir más, frente a los aliados a su lado. “Maven Calore es
inestable en el mejor.” Mientras hablo, soy muy consciente de su atención, el peso de tres coronas de
mí mirando hacia abajo. Así como el peso de Silent Piedra, una constante, la presión apretando. Me
gustaría poder sentir mi rayo y sacar un poco de fuerza de mi capacidad. En su lugar sólo tengo mi
auto desperdiciada. Y eso debe ser suficiente.

“Todos ustedes lo saben. Cualesquiera que sean los beneficios de su gobierno, que saben que no son mayores
que los riesgos. Él será destruida, ya sea por nosotros o directamente por el
desmoronamiento de su país. Mira alrededor. ¿Cuántas casas de alta sentarse con él? ¿Dónde
están?”Me gesto a los centinelas, sus propios guardias, pero nadie más de Norta. No Casa Welle
o Casa Osanos o cualquier otro. No sé dónde están, pero su ausencia lo dice todo.

“Eres sus escudos. Que usted y sus países está usando. Él va a convertir en un día, cuando él
tiene la fuerza para que fuera echado tanto. Él no tiene lealtades, y no hay amor en su corazón. El
chico que se hace llamar rey es una cáscara vacía, un peligro para todos y de todo.”En su asiento,
Maven examina sus manos, el ajuste de los puños de la chaqueta. Cualquier cosa que parece no
afectado e imperturbable. Es un acto terrible, especialmente para alguien tan talentoso como él.

Tengo mi cabeza en alto. “¿Por qué entretener a esta locura por más tiempo? ¿Por qué?”A mi izquierda,
los cambios Farley, su silla chirriante. Ella se queda con todo el fuego del calores no puede reunir. “Debido a
que más bien ellos mismos habían sangran que sea igual a la sangre que no es el color correcto,” sisea.

“Farley,” murmura cal.


Para mi sorpresa, Evangeline lleva en ese lío, llamar la atención sobre sí misma en su lugar.
Ella frunce los labios y alisa visiblemente su vestido.
“Es infinitamente claro lo que está pasando aquí. Usted dice Maven de usarlos como escudos?”,
Dice, casi cacareando. “¿Dónde están sus ejércitos, reina Cenra? Y la tuya, Prince Bracken? Que
realmente se desangra en esta guerra? Si alguien es un escudo aquí, es Maven. Están usando al niño
contra su hermano mayor, jugar con ellos el uno del otro hasta que estén seguros de que pueden
destruir lo que queda. No es así?”

No niegan, o no quieren dar oxígeno a tal demanda. Iris intenta otra táctica, inclinándose
hacia delante, hacia la princesa Samos con una sonrisa de labios fácil, más tensa. “Debo suponer
lo mismo de ti, Evangeline. O es Tiberíades Calore no es un arma del Rift?”

Su espalda olas Maven. Se ve a partir de Cal Farley. Ella es el punto débil aquí, o por lo
menos él piensa que ella es. Buena suerte. “No, no Cal”, dice, ronroneando. "Los rojos. Los
mestizos Montfort. Sé Volo y los otros se platea en rebelión abierta. No tolerarán ningún tipo de
aceptación Red más allá de lo que necesitan. Podrías, Anabel? ”Añade, lanzando una sonrisa a su
abuela.
Ella simplemente se da la vuelta, rechazando tanto como mirada a él. A pesar de toda su postura, la sonrisa
de Maven cae un poco.
Farley no mordió el anzuelo este momento. Ella sigue siendo, y Davidson aplaude sus
manos lentamente, inclinando la cabeza hacia el falso rey. “Tengo que aplaudir que, Maven”,
dice. La calma en blanco de la Premier es un respiro de tanta bilis. “Admito que no esperaba
tales manipulaciones hábiles de alguien tan joven. Pero supongo que es como su madre le
construyó, ¿verdad?”, Añade, mirando a mí.

Inciensos que Maven más que nada. Él sabe que eso significa que ellos todo lo que pude
he dicho de él, de lo que hizo su madre.
“Sí, él es lo que lo hizo,” murmuro. Se siente como torcer un cuchillo en el estómago. “No importa quién
estaba destinado a ser. Esa persona ha desaparecido por completo “.
La voz de Cal es suave en respuesta, aterrizar el golpe final. “Y él nunca se va a volver.”

Si no fuera por la Piedra, Maven se quemaría. Se cierra un puño, los nudillos como hueso expuesto. “Esta
conversación no tiene sentido,” que encaje. “Si usted no tiene términos reales, luego se van. Fortificar su ciudad,
reúna a su muerto, prepararse para una verdadera guerra.”

Su hermano no se inmuta. No tiene nada más que temer de Maven. Una transformación, trágica, se
ha apoderado de Cal, y él se desliza en el papel que mejor está. Un general, un guerrero. Frente a un
oponente que puede derrotar. No es un hermano que quiere guardar. No hay una izquierda entre ellas la
sangre, sólo el Maven derrame sangre lo hizo.

“Verdadera guerra está aquí”, responde, a su manera tranquila contrasta fuertemente con repentina
temperamento de Maven. “La tormenta ha roto, Maven, si desea admitirlo o no.”

Trato de hacer lo que ha hecho Cal. Trate de dejar ir. La falsa mascarada de la especie,
muchacho olvidado ya se ha ido. Ni siquiera su fantasma sigue. No es sólo la persona frente a mí,
con su odio y su obsesión y su amor retorcido. Conseguir a través de él, Siseo en mi cabeza. Maven
es un monstruo. Me marca, yo preso, me torturaba de la peor manera. Para evitar que me a su lado,
para alimentar a lo bestia anda alrededor dentro de su cráneo. Pero por más que lo intento, no
puedo evitar ver algunos de mí mismo reflejado en él. Atrapado por una tormenta, incapaz de
liberarse, incapaz de alejarse de lo que ya he hecho y lo seguirá haciendo.

Este mundo es una tormenta que ayudó a crear. todo lo que hicimos, en pequeña o gran escala. Con pasos que no
podía comprender, caminos nunca pensamos que caminar.
Jon vio todo. Me pregunto lo que este segundo puesto en movimiento. ¿Qué opción. Fue Elara,
mirando a la cabeza de una oportunidad de golpear la Guardia Escarlata? Fue Evangeline,
haciéndome caer en la arena de Queenstrial? ¿Era Cal, cerrando su mano sobre la mía cuando yo era
un ladrón Rojo? O Kilorn, su amo muerto, decidió su destino, el destino de reclutamiento que se
avecina ante él? Tal vez esto ni siquiera comenzar con cualquiera de nosotros. Podría ser la madre de
Farley y hermana, ahogado por el rey de Lakeland, sus muertes chispas a su padre, el coronel, a la
acción. Davidson o que huyen de la muerte en las legiones, escapando a Montfort para construir un
nuevo tipo de futuro? Tal vez alguien incluso más lejos, hace cien años, mil. Alguien maldecido o
elegido por un Dios lejano, condenado y bendita para hacer esto todo real.

Supongo que nunca lo sabré.

OceanofPDF.com
VEINTICINCO
Evangeline

Las rejillas de piedra silenciosa contra mí, y mi piel pica con la presión constante. No es fácil pasar por alto, incluso
con mis extensos años de entrenamiento. Lucho contra la urgencia punzante para extraer las uñas por mis
brazos, aunque sólo sea para sentir un tipo diferente de dolor en lugar de esta falta, la decadencia de peso. Me
pregunto donde están enterrados los Stones. Debajo de la plataforma de encuentro? Bajo nuestros asientos? Se
sienten tan cerca que podía ahogarse con ellos.

Todos los demás se ve perturbado por la sensación no natural de nuestras partes más profundas
reprimidos. Incluso Mare, a pesar de su historia. Ella mantiene su cabeza en alto, su cuerpo todavía. No hay
signos de malestar o dolor. Es decir, que tengo que ocultarlo, así como ella. Uf.

rizos de labios de Bracken en desagrado, que aborrezcan la sensación de la piedra silenciosa tanto
como el resto de nosotros. Tal vez lo hará más susceptibles a nuestra causa. Sí, él desprecia Montfort, y
tiene razón para hacerlo. Pero creo que odia perder más. Y si Cal de blustering obras, él ciertamente no
tener fe en Maven mucho más tiempo.

Maven mira a Cal, como si de alguna manera puede medir hasta su hermano guerrero. Cualquiera que sea
la compasión contaba con explotadora parece desaparecer como Cal se mantiene firme, inmóvil en su asiento.

“Esos son mis términos, Maven,” dice, suena más real que su padre nunca lo hizo.
“Surrender, y vivir.”
Maven merece algo más que una bala en el cerebro o un cuchillo en el estómago. Es un peligro ninguno de
nosotros puede permitirse el lujo de dejar de respirar.
Su respuesta es gutural, que viene de lo más profundo de él. “Fuera de mi isla”.

Nadie se sorprende. Ptolemus deja escapar una respiración baja. Sus dedos se contraen, la picazón de
los cuchillos atados sobre el pecho. Al menos los centinelas no creía, o no le importaba, nos desarma. Deben
pensar magnetrones indefensas a sin capacidad. Están equivocados. Mi hermano podría poner ese cuchillo
en el estómago de Maven si las circunstancias lo permiten.

Mi prometida se inclina hacia adelante en su asiento, elevándose lentamente. “Muy bien”, dice,
dolido. “Recuerda el día de hoy, Maven, cuando son abandonados y
solo, sin nadie a quien culpar sino a sí mismo “.
Maven no tiene respuesta, pero una sonrisa y una chuff de la risa. Él actúa así, confiando en la imagen

cuidadosamente elaborada de un niño acosado llamado a la grandeza. El segundo hijo nunca tuvo la intención de

gobernar. No tiene ninguna utilidad aquí. Todos nosotros sabemos quién es. Todavía en su asiento, reina Cenra

ángulos de su cara a él, inclinándose más allá de su hija. “Nuestros términos, Su Majestad?”

Él no respondió, demasiado distraído por Cal y Mare saber que está incluso hablando. Iris le da un
codazo.
“Nada más que rendirse”, dice rápidamente. “No hay perdón, sin trimestre”, añade, los ojos vuelan a la cara de
yegua. Ella retrocede bajo su atención. “Para cualquiera de ustedes.”
Por otro lado de Cal, Anabel se encuentra. Se seca las manos, como si liberándose de esta
situación y su nieto envenenado. “Eso es lo concluye, supongo”, suspira. “Estamos todos de
acuerdo.”
Curiosamente, sus ojos están sobre el Iris. No en Maven, o incluso Cenra o Bracken. En la joven reina
con poco que decir y mucho menos poder en este círculo.
La joven se inclina la cabeza, ojos grises intermitentes con algún significado. “Sí, somos”, dice
ella. Junto a ella, la reina Cenra hace lo mismo. Una tradición Lakelander, probablemente. Tan tonto e
inútil como sus dioses que no hacen nada.
Las dos reinas se levantan primero del lado de Maven de la plataforma, seguido rápidamente por
Bracken. Se ofrece un arco bajo en mi dirección y me inclino mi cabeza. Pero sus ojos se oscurecen a medida
que barren más allá de mí, la colocación sobre Davidson. Ninguna cantidad de mi postura le puede distraer
totalmente de su odio a los que newblood.

No molesta el premier. Él sigue siendo inescrutable, de pie con la gracia suave. “Esto
era interesante, por decir lo menos”, murmura con una sonrisa vacía.

“De hecho,” Me oigo responder.


El resto de nosotros rustle fuera de nuestras sillas en un remolino de color brillante y reluciente armadura,
hasta que sólo queda Maven, firmemente plantado en su asiento. Curioso.
Mare evita ingeniosamente su mirada, el tejido alrededor de Farley para tomar el brazo de Cal. La vista enfurece
al falso rey, que los humos. Casi espero que el humo se eleve fuera de él. Si no fuera por la piedra silenciosa, que bien
podría hacerlo.
“Hasta que nos encontremos de nuevo,” Cal dice sobre su hombro.
Algo sobre las palabras establece Maven, y él cierra sus manos sobre los brazos de la silla antes
de irrumpir de distancia, girando sobre todos nosotros. Su capa, negro de tinta, fluye hacia fuera
detrás de él. Me recuerda a un niño levantando una rabieta. Un niño muy peligroso.

Las reinas Lakelander y el príncipe de Piamonte lo siguen casi a regañadientes. derecho de cal.
Ellos abandonan la causa de Maven si las escalas de punta contra él, si se hace evidente que no
puede ganar la guerra. Pero van a pasar a nuestro lado? No lo creo. Ellos se sientan a esperar a la
huelga. Me encuentro casi
envidiando la Guardia Escarlata y Montfort. Su alianza, al menos, parece arraigada en la verdadera lealtad y un
objetivo común. No como nosotros Silvers. Podríamos hablar de paz, pero la paz no es lo que estamos hechos
para. Luchamos siempre, en cuartos del trono o campos de batalla o incluso a través de la mesa de una cena
familiar. Es lo que somos condenado a hacer.

Estoy ansioso por salir del círculo de piedra silenciosa y respirar aire libre de nuevo. Con un tirón, me
tire Ptolemus conmigo, hacia el sinuoso camino de vuelta a nuestros dropjets. Tengo cuidado de
mantenerlo cerrar con el general Farley tan cerca, que frecuenta sus pasos. Una rata acecho un lobo,
esperando la astilla de oportunidad.
A medida que nos libre de la piedra silenciosa, el fresco alivio de mi capacidad viene corriendo hacia
atrás. Las piezas de metal en mis joyas, mi pelo, mis dientes, escondido por todo el cuerpo, cosquilleo en
contra de mi percepción. Alcanzo las medallas en Maven, sintiéndose ellos a medida que se desvanecen. Está
realmente salir. Escapar de la isla como nosotros.

La guerra está lejos de ser ganada, y si mis suposiciones son correctas, ambas partes están muy igualados en
la actualidad. Perfectamente equilibrado. Esto podría prolongarse durante años. Dejándome soltera, solamente una
princesa, todavía libre de la correa de una reina. Podría ir a casa por un par de semanas, deje cuando el padre
llegue. Lo dejó manejar el caos. Tal vez robar con Elane a algún lugar tranquilo. El pensamiento enrosca los dedos
del pie.
Casi me distrae del agua que se filtra por debajo de mis pies, sangrado a través del suelo poco
profundo.
En el borde de mi percepción, medallas de Maven para de moverse. “Tolly,” susurro,
extendiendo la mano para agarrar el brazo. Sus ojos se abren como él mira sobre el
suelo inundaciones.
Lo mismo ocurre con el resto de nuestro grupo, levantando sus pies, derramando una hacia la otra. Farley y
sus agentes de recuperar rápidamente sus armas desechadas, algunos de ellos ahora que goteen. Reaccionan
rápidamente, tomando posiciones defensivas, la formación de sus ojos en la línea de árboles y la plataforma en la
distancia.
turnos Mare, poniéndose delante de Cal. Mira a su alrededor, aterrado, momentáneamente aturdido por el
agua que sube lentamente a nuestro alrededor. Una de sus manos chispas.

“Cuidado,” ladro, saltando hacia atrás, arrastrando a lo largo de Tolly conmigo a un terreno más seco.
“Usted nos va a freír.”
Ella me mira con frialdad. “Sólo si quiero.”
“Las ninfas?” Farley gruñe, arma contra su mejilla, un ojo presiona a la vista. “Veo
movimiento de su dirección. Sus vestidos azules, los centinelas. . .”Ella se desvanece.

Dibujo un cuchillo de hoja de Tolly, dejando que giran en mi mano. “¿Y?” “Y no es nada para nosotros
mismos problemas con” Anabel dice, su voz ligera y desdeñoso. “Ven, vamos a volver a nuestros
aviones?”
No soy el único que le queda mirando, la mandíbula abierta abierta. Farley habla primero, todavía en posición.
“Cualquiera de toda esta isla es hundimiento o
estamos a punto de enfrentarse a un ataque-”
“Tonterías,” huele Anabel. “No es nada de eso.” “Entonces, ¿qué es?” Cal sémola fuera. “¿Qué has
hecho?” De alguna manera Anabel da paso a Julian Jacos. El hombre mayor se ofrece una fina sonrisa
vacía. “Hemos acabado ello”, dice con sencillez.

Mare encuentra su voz por primera vez. “Wha”


Algo que suena como una onda que se estrella eco más allá de los árboles, en la dirección
opuesta de la playa. De rodillas, saltos Farley, doble comprobación de su mirada, mientras sus
oficiales retroceso.
Me encuentro subiendo la colina arenosa, desesperado por llegar al suelo superior y un mejor punto de
observación.
Como me muevo, pimientos disparos al aire, en voz alta a través del campo de hierba. Por debajo de mí,
Mare se estremece. Aprieto un puño, contando las balas, ya que bailar en el borde de la sensación. Ellos
cohete en direcciones opuestas, una volea a responder otra.

“Están luchando. . . algo “, informo.


Sobre el terreno, Cal chapotea hacia adelante, levantando el agua como puños
encienden. “Maven”, creo que gruñe, baja y en voz baja. Mare se queda en frente de él,
tratando de retenerlo sin él-o chocante ser quemado. Su abuela no se mueve en absoluto.

Mientras subo, el agua refluye como una pequeña marea, que retrocede y que fluye en que alguien tira de
ella. Desde mi lugar, puedo ver el color a través de los árboles knobbled. armadura azul, rojo fuego, la túnica de
fuego de los guardias de centinela. Alguien grita, el sonido resuena en un aullido. El aire se convierte en niebla,
como si alguien está dibujando una cortina gris en todo el mundo.

Rápidamente, los diferenciales de mis joyería, formando una armadura a lo largo de mis manos y muñecas,
deslizándose hasta los hombros. “Dame un arma, Farley,” ladro.
Ella no se fija en mí, escupiendo en el suelo en su lugar. “No tengo mejor
puntería y mejor rango,” Me gruñir.
Su agarre se aprieta en su arma larga. “Si usted piensa que le estoy dando cualquier cosa
- ““Si usted piensa que estoy preguntando, ”Me cerrarse de nuevo, moviendo los dedos. Su arma salta fuera de sus

manos, remontándose a la mía.


“Realmente, señoras, no hay necesidad de eso”, dice Anabel, todavía extrañamente intactas. “Mira
ahora, se acabó.” Da un paso entre nosotros y puntos con un dedo arrugado, lo que indica la línea de
árboles.
El agua corre a través del campo de nuevo, moviéndose con las cifras que se están acercando a la
distancia, apenas sombras en la niebla.
Los cadáveres son lo primero, flotando en el agua hasta los tobillos, sus ropas Sentinel extendidos de
ancho y húmedo. Sus máscaras se han ido o se rompe, mostrando las caras debajo. Algunos lo sé;
algunos que no lo hacen.
Las figuras oscuras se solidifican y uno levanta una mano, agitando la niebla
lejos. Se condensa y cae, pasando sobre nosotros como una tormenta repentina, revelando Cenra e Iris, sus
propios guardias se desplegaron detrás de ellos. Bracken sigue, pecho intermitente de oro, mientras que su
capa púrpura arrastra en el agua. Se posicionan de forma extraña, la obstrucción de los guardias de uniforme
azul de la vista durante el mayor tiempo posible. Luego se detienen, diez yardas de distancia, las aguas
aumentado reunieron alrededor de sus pies.

Nos miramos, perplejos, desconcertados al ver que nos ocupa. Incluso el primer ministro, con el ceño fruncido.

Sólo Anabel y Julian no se verán afectados.


“Sé un querido y preparar el comercio”, murmullos Anabel, girando sobre su hombro para abordar el tío
Jacos. Se ve extrañamente pálida, como si enfermo, pero asiente con la cabeza a su petición y se aparta,
teniendo dos guardias Lerolan con él.
Comercio, ella dijo.
Echo un vistazo a Mare. Ella se siente mi mirada y gira, los ojos muy abiertos de miedo, así como la confusión.

Comercio para qué? Quiero preguntar.


¿O quién?
Algo se debate en el círculo de guardias Lakelander, contuvo. Lo veo a través de la
brecha entre Cenra e Iris, una batalla perdida contra los hombres mucho más fuerte que él.

Maven sangra desde el labio, su corona torcida en su mata de pelo negro revuelto. Patea
infructuosamente, obligando a los guardias Lakelander a arrastrarlo por los brazos. baterías de agua de la
longitud de su cuerpo, listo para atacar. A su lado, Iris silbidos, haciendo girar sus pulseras entre sus
manos. Los flamemakers, llave a su capacidad, Me di cuenta con una arremetida de golpes. Es indefensa, a
merced de aquellos a los que no tendría compasión de.

La princesa Lakelander sonríe bruscamente, un espectáculo escalofriante en un personaje medida de lo


contrario. Escupe a ella, falta de ancho.
"Ninfa perra, ”Gruñe, patear de nuevo. “Usted ha cometido un error en la actualidad.” Rizos de labios de
CENRA en una mueca, pero se le permite manejar su hija sí misma. “¿Verdad?” Iris responde,
imperturbable. Lentamente, se tira de la corona de su cabeza y lo convierte en el agua. “O usted tiene?
Muchos, muchos errores, no menos importante de lo que me estaba dejando en tu reino “.

No puedo creer lo que veía. Maven, el traidor traicionado. El tramposo engañado.

La guerra.
Encima.
Podría estar enfermo.
Mi respiración se vuelve superficial y me llave mis ojos de Maven para ver a su hermano. Cal
ha ido muy pálida. Está claro que no sabía nada de esto, cualquiera que sea Anabel y Julian
hicieron. Lo que sea comercio que están a punto de hacer en su nombre.
Quienes van a dar más a cambio?
Necesito funcionar. Coge Tolly. Cargar directamente en el mar.
Rápidamente, trepar por la colina a pie por mi hermano. El falso rey debe ser la distracción
suficiente. No hacer más fácil para las ninfas. Llegar al chorro. Llegar a casa.

“Oh, no te hagas ilusiones, Evangeline!” Cuervos Maven, retorciéndose a sí mismo por lo que puede alisar el
cabello hacia atrás. Se sigue cayendo de nuevo en sus ojos. “Usted no es digno de mí, no importa lo mucho que
piensa de sí mismo.”
En su llamada, los otros a su vez a mirar a mí, ya que Edge distancia, Ptolemus apretada en mi agarre.
Busco una sola cara amable, y encuentro que más se acerca Mare Barrow. Sus ojos se mueven entre yo y
mi mano en el brazo de Tolly. Algo así como pozos piedad hasta en ella, y yo quiero que cortar con un
cuchillo.
“Entonces, ¿quién?” Levanto la barbilla, contando con orgullo como armadura. “Usted mismo negociación de
nuevo, Barrow?”
Ella parpadea, su compasión fusión en furia. Lo prefiero.
“No”, dice Julian, volviendo con los guardias. Al igual que los Lakelanders, que están arrastrando a un
prisionero de su chorro.
La última vez que vi Salin Iral, fue despojado de sus títulos, casi se ahoga a la muerte en la
mano de mi padre por su necedad y orgullo. Él mató al rey Lakelander fuera de los muros de
Corvium, contra las órdenes, para nada más que una palmadita en la cabeza. Era demasiado
miope para ver que eso sólo sería fortalecer la alianza Lakelander con Maven, y la determinación
de sus dos reinas. Ahora que va a pagar por ese error con su vida.

Salin cuelga suelto, sus ojos extrañamente vacía. Se queda mirando a sus pies, ya pesar de la débil
agarre de cualquiera de guardia, que no trata de ejecutar. Con Julian Jacos pie cerca, puedo ver por qué.
Dudo que se le ha dado permiso correr.
“¿Qué es este-I no autorizó alguna -”Cal sputters, se cierne sobre su
abuela. Suavemente, ella pone la mano en el pecho, empujando hacia atrás a su rey.
“Pero lo vas a hacer. No es así, Cal?”, dice con dulzura. Con solamente la ternura de una madre
puede dar, que llega hasta la taza de su cara. “Podemos terminar esta guerra hoy, ahora mismo. Este es
el costo. Una vida, en lugar de miles “.
No es una elección difícil de hacer.
“Así es, Cal. Estás haciendo esto para salvar vidas, ¿verdad?”Maven dice, su voz llena de
sarcasmo. Las palabras son la única arma que le queda. “Noble a la última.”

Poco a poco, Cal levanta sus ojos para mirar a su hermano. Incluso Maven se queda en silencio, dejando
que el tramo momento y quemar. Ni parpadea. Tampoco vacila. El Calore más joven sigue burlarse,
atreviéndose a su hermano para reaccionar. La cara de Cal nunca cambia y él no dice una palabra. Pero habla
volúmenes como él punta del hombro, dando un paso fuera de la trayectoria de su abuela.

Julián lleva un dedo a la cara de Salin, levantando la cabeza para que sus ojos se encuentran. “A pie
de las reinas”, dice, y escucho la capacidad melódica de un talento
cantante. El tipo que nos pudiera hechizar a todos si él quería, y cantar su camino a un trono. Por suerte para todos
nosotros, Julian Jacos no tiene ningún interés en el poder.
A pesar de su neblina, Salin Iral es una seda, y sus pasos son elegantes. Se cruza la escasa
distancia entre nuestro partido y Maven. Las reinas Lakelander parecen mujeres hambrientas, ver un
enfoque comida. Iris agarra por el cuello Salin, se inicia el dorso de sus piernas, y le obliga a ponerse
de rodillas en el agua, las manos sumergidas.

“Enviar a través de él,” Cenra dice en voz baja, agitando una mano hacia Maven. Todo esto parece mal,
como si se filtra a través de vidrio ahumado, demasiado lento para ser real. Pero es. Los guardias Lakelander
empujan Maven por delante, haciendo tropezar hacia su hermano. Todavía sonríe, escupiendo sangre, pero las
lágrimas brillo en sus ojos. Está perdiendo el control, y el férreo control que mantiene sobre sí mismo viene
deshecho.

Él sabe que esto es el final. Maven Calore ha perdido.


Los guardias mantienen empujones, sin dejar que él recupere el equilibrio. Es un espectáculo lamentable.
Él empieza a susurrar a sí mismo, palabras acosado entre carcajadas agudo.

“Hice lo que usted ha dicho,” murmura a nadie. “Hice lo que usted ha dicho.” Antes de que pueda caer a los
pies de su hermano, Anabel pasos hacia adelante, plantándose con firmeza entre el par de ellos. Protector
como un tigre.
“No es un paso más hacia el verdadero rey,” gruñe. La mujer es inteligente como para no confiar en él,
incluso ahora, sin nada.
sumideros de Maven a una rodilla y se pasa la mano por el pelo, desordenando los rizos oscuros y
húmedos. Él mira a su hermano con todo el fuego que ya no puede poseer. “Miedo de un niño, Cal? Pensé
que eras el guerrero “.
Al lado de Cal, Mare tensa, poniendo una mano en su brazo. Para detenerlo o empujarlo en, no sé. Su
garganta se balancea mientras se traga, para decidir qué hacer.
Con dolorosa lentitud, el último rey de pie pone una mano en la empuñadura de su espada. “Me mataría
si se intercambiaron nuestros lugares.”
silbidos aliento entre los dientes de Maven. Duda el tiempo suficiente, dejando espacio para una
mentira. O la esperanza de una mentira. No hay predice la mente de Maven Calore, o lo cara que permite
que cualquiera pueda ver.
“Sí, lo haría”, dice entre dientes. Escupe sangre una vez más. “¿Se siente orgulloso?” Cal no respondió.

Los ojos azules como el hielo se desplazan, saltando a la chica al lado de su hermano. Mare se endurece bajo su
mirada, firme como el acero templado. Ella tiene todas las razones para temerle, pero esconde todo.

“¿Eres feliz?” Maven pregunta, casi en un susurro. No estoy seguro de que la pregunta se hace para.

Ninguno de los dos dice una palabra.


Un gorgoteo me llama la atención, y levantó la vista de Maven para ver las reinas rodeando a su
presa. Se mueven en una especie de círculo. No es un baile, no
un ritual. No hay un patrón a la misma. Sólo frío, rabia recogido. Incluso Bracken parece inquieto por
ellos. Toma unos pasos hacia atrás, lo que les permite espacio para hacer lo que deben. Aún de rodillas,
Salin se balancea entre ellos, con la boca espumante con agua de mar.

Ellos se turnan para verter agua sobre su cara con la eficiencia tortuoso. Justo lo suficiente como para
seguir respirando. Poco a poco, gota a gota, su rostro palidece, luego morados, a continuación, se ennegrece. Y
cae, retorciéndose, ahogándose en la mitad de un pie de agua, no puede sentarse. Incapaz de salvarse a sí
mismo. Se doblan sobre su cuerpo, poniendo sus manos sobre los hombros. Asegurándose de que son lo
último que él ve como muere.

He visto la tortura antes, de las personas que se deleitan en ella. Siempre inquieta. Pero esta
brutalidad es demasiado medido para mí entender. Me aterra.
Iris me pilla mirando, y yo mirar hacia otro lado, incapaz de soportarlo. Ella tenía razón.
Maven cometió un error dejar que ella, a su reino y su palacio.

“¿Eres feliz?” Maven pregunta de nuevo, más desesperado y feroz, sus dientes como colmillos
blancos.
“Calla, Maven,” Julián canta, forzando al niño a mirarlo. Por primera vez en su vida
torcida, Maven Calore cierra la boca comadreja.
Miro por encima de mi hombro, sólo para encontrar Ptolemus como blanco-se enfrentan como me siento. El mundo
ha cambiado bajo nuestros pies. Alianzas rotas y rehechas, dejando a volver a dibujar las fronteras, los esponsales que
se lleven a cabo.
Y, me di cuenta de una sensación de hundimiento, una pieza más de la ganga. Tiene que haber.

Me apoyo en mi hermano, susurrando para que sólo él puede oír. “Esto no puede
ser sólo para Salin.”
Iral es un señor caído en desgracia, sin título o la tierra o cualquier tipo de poder, ya sea en el
Rift o Norta. Él no vale nada más allá de lo que hizo. E incluso las reinas Lakelander no cambiaría
Maven para alimentar a su venganza. Son extraño, no es tonta. Anabel dijo que este era el precio,
pero eso no puede ser verdad. Tiene que haber más. Alguien más.

Puedo mantener mi cara en blanco como la realización produce en serie a través de mí. Nadie puede ver detrás de
mi máscara de quietud.
No estaba lejos de la realidad, cuando se temía que éramos el comercio. Pero el derecho de Maven. Un
príncipe y la princesa de un rey? Idiota. No valemos de él.

Nuestro padre es sin duda.


Volo Samos, rey del Rift. Salin clavó un cuchillo en el rey Lakelander para complacer a mi padre
y ganar su favor. Es su culpa tanto como cualquiera. Fue hecho en su nombre.

Y él es un rival de los lagos de todo lo que es un rival de Cal. Sería fácil para Anabel le
ganga. Un movimiento lógico para el comercio de mi
la vida del padre.
Tengo los dedos estrechamente unidas para ocultar su temblor. Yo peso las opciones lo mejor que pueda, mi
expresión vacía y desprovista de cualquier emoción.
Si el padre muere, la grieta se disuelve. No va a estar de pie sin él, no con las cosas como son. No voy
a ser princesa más. No voy a ser su tema, su mascota criadas a mano, su juguete con el comercio, la
espada de usar lo que le plazca.
No voy a tener que casarse con alguien que no amo, o vivir mis días como una mentira. Pero incluso en contra de
todas las cosas, amo a mi padre. No puedo evitarlo. No puedo soportarlo. No se que hacer.

OceanofPDF.com
VEINTISEIS
Yegua

Me niego a volar en el mismo dropjet como Maven. Lo mismo ocurre con Cal. Incluso embrujados como es, todavía no
podemos mirarlo. Julian, Davidson, y Anabel caen en esa espada para nosotros, escolta de Maven en el segundo
chorro para dar el resto de nosotros un poco de espacio.

Aún así, no podemos hablar el uno al otro. El vuelo de regreso a puerto de la Bahía pasa en
silencio aturdido. Incluso Evangeline y Ptolemus se sorprenden y tranquilo. El comercio se ha tirado
todo el mundo fuera de balance. Todavía no puedo creerlo. Julian y Anabel, de vuelta de la
canalización con los Lakelanders? Bajo nuestras narices? Sin la bendición de Cal o participación de
Davidson? No tiene sentido. Incluso Farley, con su vasta red de espías, nunca vio venir esto. Pero es el
único de nosotros que parece satisfecho. Ella sonríe en su asiento, casi vibrando fuera de su piel con
entusiasmo.

No debe sentirse así. La guerra se gana. No más guerra, no más muerte. Maven perdió su
corona en la Provincia. Ni siquiera se molestó en recogerlo, abandonando el círculo de hierro
frío a la isla. Iris tomó sus pulseras. Él no podía luchar si quisiera. Se acabo. El niño rey ya no
existe. Él no me puede hacer daño a un segundo más.

Entonces, ¿por qué me siento tan terrible? Terror se instala en la boca del estómago, pesado como una
piedra y tan difícil de ignorar. ¿Que pasa ahora?
Al principio trato de echarle la culpa a Iris, su madre, y Bracken también. A pesar de la promesa de Cal en honor
a la alianza, dudo que lo harán. Perdieron demasiado, y ninguno de ellos parece ser el tipo de volver a casa con las
manos vacías. Todos tienen razones personales para buscar la venganza, y Norta todavía se ve mermada, dividido
por la guerra civil. una presa fácil para los animales más fuertes. Cualquiera que sea la paz que encontramos hoy en
día existe un tiempo prestado. Casi puedo oír el tictac del reloj en contra de nosotros.

No es por eso que tienes miedo, Mare Barrow.


Ayer por la noche, Cal y yo estuvimos de acuerdo de no hacer elecciones o decisiones de cambio ya
realizados. Ciertas cosas pueden ser ignorados mientras la guerra estaba en juego. Pero pensé que
tendríamos más tiempo. No pensé que todo iba a estar terminado tan rápidamente. No sabía nuestros dedos
de los pies ya estaban afilando sobre el precipicio.
Con Maven derribado, Cal es verdaderamente el rey de Norta. Él va a coronar a sí mismo, tome su
primogenitura. Se casará con Evangeline. Nada antes importará.
Y vamos a ser enemigos de nuevo.
Montfort y la Guardia Escarlata no se presentará a otro rey gobernante Norta.

Ni puedo, no importa lo mucho que se compromete a traer el cambio. El patrón sólo hay
que repetir, en sus hijos o sus nietos, en la línea de reyes y reinas. Cal se niega a ver lo que
debe hacerse. Él no tiene el estómago para el sacrificio necesario para hacer un mundo
mejor.
Me roban una mirada a él, mirando hacia arriba a través de mis pestañas. Cal no se da cuenta mirándome, su
enfoque en otros lugares y hacia adentro. Pensando en su hermano. El precio Maven Calore debe pagar por el baño
de sangre que causó y las heridas que rasgó a través de todos nosotros.

Antes de que una incursión prisión Corros, cuando Cal pensó que se encontrarían Maven de espera,
dijo que iba a perder el control. Vaya después de Maven con todo lo que tenía. Se le dio miedo, para tener
un agarre tales tenue sobre sí mismo. Le dije que mataría Maven si él no podía. Se sentía fácil prometer
entonces, pero cuando se les da la oportunidad, cuando Maven me miró de una bañera, vulnerable como un
recién nacido, me dio la espalda.

Lo quiero muerto. Por lo que hizo para mí. Por todo el dolor, todo el dolor. Para Shade. Para los
Rojos utilizados como peones en su juego trenzado. Aún así, no sé si le podía matar a mí mismo, sólo
para quitar el tormento de él. Y no estoy seguro de Cal tampoco.

Pero lo hará, y él debe. Es el único lugar de este camino conduce. El viaje de regreso a puerto de la
Bahía parece más corto que antes, y que aterriza en el borde del Puerto de Acuario, los chorros
agolpaban lo que antes era una plaza de mercado en el borde del agua. Los soldados de la coalición
que suene el pavimento, y mi estómago se voltea. Tantos ojos.

Por una vez no se me está poniendo en desfile. A pesar de que me lo hizo tantas veces, tomo poca
satisfacción en ver Maven forzada hacia abajo desde una dropjet. Se tropieza sobre sí mismo,