Está en la página 1de 4

GRATITUD, FRAGANCIA DEL AMOR

1 JUAN 4: 8-10. "El que no ama, no ha conocido a Dios; porque Dios es amor. En esto se mostró el amor
de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo, para que vivamos por él. En
esto consiste el amor: no en que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que él nos amó a nosotros, y
envió a su Hijo en propiciación por nuestros pecados"
l. INTRODUCCIÓN
Este es el último tema de esta semana de gratitud, y no podemos terminar sin hacernos la pregunta: Está
llenando nuestra vida la excelencia del amor de Cristo?
Al estudiar en esta hora lo que el Padre hizo por nosotros, ojalá que podamos llegar a tener corazones
llenos de gratitud, como una fragancia de nuestro amor por Dios. Y como dice el siguiente pensamiento:
"Cuando atesoramos el amor de Cristo en el corazón, así como una dulce fragancia, no puede ocultarse''.
(El camino a Cristo, p. 77). Y si nosotros lo tenemos, indudablemente tendrá que manifestarse.
Los mayordomos fieles llenos del amor de Cristo, estarán dispuestos a dar. No serán sólo espectadores;
serán parte de los que se gozan en servir, en dar, siguiendo el ejemplo del cielo, el de Dios Padre.
11. El ejemplo del Padre
1) "En esto se mostró el amor de Dios para con nosotros, en que Dios envió a su Hijo unigénito al mundo,
para que vivamos por él". (1 Juan 4:8).
2) Cuando Adán falló, se puso de inmediato en acción el plan de mayordomía del cielo - DAR
a) La promesa de dar a un Salvador. (Génesis 3: 15).
b) Hechos y no palabras. Dios dio algo que Adán y Eva podían ver para ratificar la promesa. (Génesis 3
:21 ).
3) Los años pasaron y la Biblia dice:
a) Dios envió a su Hijo. (Gálatas 4:4).
4) La profundidad del ejemplo de dadivosidad celestial.
a) Jesús se dio hasta la muerte. (Filipenses 2:4-11 ).
b) "En Cristo está el sacrificio mayor jamás hecho: El don de sí mismo en propiciación por un mundo
perdido. El Señor quería ser tan generoso con su familia humana, que no pudiera decirse que él habría
podido hacer más. EN EL DON DE JESÚS, DIOS DIO EL CIELO ENTERO''. (El Deseado de todas las
gentes, p. 518).
5) La motivación para dar
a) Juan 3:16 -AMOR
b) Efesios 5:2 - AMOR
c) 2 Corintios 8:9 - POR AMOR
d) 2 Tesalonisenses 2:16 - CONSOLACIÓN POR AMOR
e) "Dios es amor, está escrito en cada capullo que se abre y en cada tallo de la naciente hierba''. (El
camino a Cristo, p. 8).
f) "Mientras más estudiamos el carácter divino de la cruz, veremos más misericordia, ternura y perdón
unidos a la equidad y justicia y más claramente discerniremos innumerables evidencias de un amor
infinito, y una tierna piedad que sobrepasa la compasión de una madre para con su hijo descarriado''. (El
camino a Cristo, p. 22).
111. ¿Cómo damos nosotros?
El cielo, -El Padre- y Jesús dieron y siguen dando por amor. "Dios dio todo el cielo''.
Estudiaremos ahora el ejemplo de dos mayordomos. Y la pregunta es: ¿Cómo estamos dando?
l) Un hombre llamado Judas
- "Tenía un elevado concepto de su propia capacidad administrativa''. (El Deseado de todas las gentes,
p. 514).
- Se consideraba muy superior a sus condiscípulos como hombre de finanzas, y los había inducido a
considerarlo de la misma manera.
- Había ganado su confianza y tenía gran influencia sobre ellos.
- La simpatía que profesaba por los pobres los engañaba, y su artera insinuación los indujo a mirar con
desagrado la devoción de María.
- Era el encargado de las finanzas de los apóstoles y de Jesús.
- No era un mayordomo fiel (Ver Juan 12:4-6).
- Estaba frente a Jesús al igual que María.
- Dio su regalo, usó mal su mayordomía y dio todo lo que tenía en su corazón.
a) Fue a los sacerdotes para entregarlo. (Marcos 14: 10).
b) Igual que los discípulos, pensaba que dar algo a Jesús era un desperdicio. (Mateo 26:8).
c) Vendió a Jesús por treinta piezas de plata. (Mateo 26: 14-16).

2) Una mujer llamada María


- No podía comprender perfectamente lo que le pasaba, pero decidió hacer algo muy especial.
- Sentía una gratitud, que la llenaba toda.
- Comenzó a buscar algo para regalar, que fuera digno, un gran regalo, no importaba el precio.
- Buscó en las tiendas cercanas, pero no encontraba lo que anhelaba, así que prosiguió su búsqueda.
- Cierto día, después de haber recorrido y buscado en casi todas las tiendas, encontró un lugar que le
atrajo la atención. En la entrada se leía el anuncio:
"Perfumes aromáticos paro toda ocasión de varios precios''.
- Prestamente entró y le preguntó al encargado por un buen ungüento; al juzgar por su apariencia el
encargado le trajo uno para que lo examinara.
Le dijo las ventajas y sobre todo el precio, muy cómodo. María lo examinó, lo olió, pero no le gustó; el
encargado le dijo: Para usted sólo son 10 denarios, quedará muy bien con un regalo así, no cualquiera
regala algo de este valor, son 1 O días de sueldo. María dijo no; yo quisiera saber si tiene otro mejor. El
empleado dijo sí. Aquí tiene uno mejor y el precio también es superior, éste sólo vale 50 denarios (el
equivalente de 50 días de trabajo), pero después de examinarlo, María dijo no; quisiera saber si tiene uno
mejor. El empleado buscó entre todos y presentó a María uno de mayor calidad y precio. Dijo: Este vale
150 denarios y María después de examinarlo, decidió que tampoco era lo que ella deseaba. Así que
preguntó al empleado por otro mejor; el empleado un poco intrigado al ver a María -que no representaba
alguien que tuviera tanto dinero-, le preguntó por qué quería uno mejor. María le contestó que lo hacía
por inmenso amor y gratitud y que deseaba saber si tenía uno mejor, así que el empleado le dijo: Voy a
buscar uno que tenemos guardado de una manera muy especial, que sólo se usa para ocasiones
especiales como presente a personas muy distinguidas y su precio es el mayor de todos.
Le presentó a María un vaso de alabastro, conteniendo nardo líquido de mucho valor. María lo vio, lo
examinó, no podía destaparlo, pero confió que aquel ungüento sería lo mejor, así que preguntó por el
precio y se le dijo que serían 300 denarios, eso era el sueldo de casi un año de trabajo, pero María decidió
comprarlo. Le pidió al empleado que lo guardara mientras ella iba por el dinero, buscó todo lo que tenía,
hasta que completó la suma indicada. Cuando lo compró, lo guardó con sumo cuidado.
''A costa de gran sacrificio personal había adquirido este vaso de alabastro de nardo líquido''. (El Deseado
de todas las gentes, p. 513).
"Pronto supo el momento apropiado para dar este regalo''. (Juan 12: 1-7).
"María no podía explicar por qué había escogido esa ocasión para ungir a Jesús. El Espíritu Santo había
pensado en lugar suyo, y ella había obedecido a sus impulsos. Dio todo lo que tenía en su corazón''.
(El Deseado de todas las gentes, p. 515).
Pregunto: ¿Cómo estamos dando nosotros, como María o como Judas?
IV. Al dar - al usar su mayordomía ¿en dónde estuvo la diferencia?
¿Tendría mayores ventajas María? Jesús le ayudó más a ella que a Judas?
Examinemos a los dos:
1) Judas
"La historia de Judas presenta el triste fin de una vida que podría haber sido honrada por Dios. Si Judas
hubiese muerto antes del último viaje a Jerusalén, habría sido considerado como un hombre digno de un
lugar entre los doce y su desaparición habría sido muy sentida''. (El Deseado de todas las gentes, p. 663).
- Vio a los.cojos y ciegos acudir a Jesús y ser sanados.
- Vio a los moribundos ser puestos a los pies de Jesús y ser sanados.
- Presenció las poderosas obras del Salvador al echar los demonios.
- Sintió un deseo de ser transformado en su carácter y en su vida, y esperó obtenerlo relacionándose con
Jesús.
- Reconoció la enseñanza de Cristo como superior a todo lo que hubiese oído.
- Amaba al gran Maestro y deseaba estar siempre con Él.
- Cuando fueron alimentados los cinco mil, Judas ayudó a distribuir el alimento a la hambrienta multitud.
- Sintió la satisfacción que proviene de dar y servir a Dios.
- Jesús le dio un lugar entre los doce; le confió la obra de evangelista; le dotó de poder para sanar a los
enfermos y echar a los demonios.
- ¿Por qué Judas criticó el acto de María, dando pruebas de su verdadero carácter?
- "Pero Judas no llegó al punto de entregarse plenamente a Cristo. No renunció a su ambición mundanal
o a su amor al dinero. Aunque aceptó el puesto de ministro de Cristo, no se dejó modelar por la acción
divina.
Creyó que podía conservar su propio juicio y sus opiniones, y cultivó una disposición a criticar y acusar''.
(El Deseado de todas las gentes, p. 664).
2) María
- Escuchaba fervientemente cada palabra que salía de labios de Jesús. (Lucas 10:39).
- Jesús amaba a María. (Juan 11:5).
- Era pecadora. (Lucas 7:37).
- Vio la resurrección de Lázaro, su hermano…
- No tenía nada de especial.
Pero notemos:
"En su misericordia Jesús había perdonado sus pecados, había llamado de la tumba a su hermano, y EL
CORAZÓN DE MARÍA ESTABA LLENO DE GRATITUD. Había oído hablar a Jesús de su próxima
muerte, y en su profundo amor y tristeza había anhelado honrarle''. (El Deseado de todas las gentes, p.
513).
- María había aceptado a Jesús como su Salvador, era feliz sabiendo que Jesús era su libertador.
- María había aceptado la influencia del Espíritu Santo.
- María tenía fe en Jesús.
- "En las Escrituras se menciona el ungimiento de Jesús por María, para distinguirla de las otras Marías.
Los actos de amor y reverencia para con Jesús son una evidencia de la fe en él como Hijo de Dios''. (El
Deseado de todas las gentes, p. 517).
- María dio porque amaba a Jesús.
- "El deseo que María tenía de presentar este servicio a su Señor, era de más valor para Cristo que todo
el ungüento precioso del mundo, porque expresaba el aprecio de ella por el Redentor del mundo. El amor
de Cristo la constreñía. Llenaba su alma la sin par excelencia del carácter de Cristo. Aquel ungüento era
un símbolo del corazón de la donante.
Era la demostración exterior de un amor alimentado por las corrientes celestiales hasta que desbordaba''.
(El Deseado de todas las gentes, p. 517).
IV. Conclusión
La pregunta importante es: ¿Ha llenado nuestro corazón el amor de Cristo?
¿Cómo estamos respondiendo a ese amor? ¿Será que no lo tenemos?
Hoy es el día de demostrar ese amor si lo tenemos. María dio una gran Ofrenda de Gratitud pues "la
fragancia del amor, es gratitud".
"La misma necesidad es evidente en nuestro mundo hoy Son pocos los que aprecian todo lo que Cristo
es para ellos. Si lo hicieran expresarían el gran amor de María, ofrecerían libremente el ungüento, y no lo
considerarían un derroche. Nada tendrían por demasiado costoso para darlo a Cristo, ningún acto de
abnegación o sacrificio personal les parecería demasiado grande para soportarlo por amor a él". (El.
Deseado de todas las gentes, p. 518).
''Aquella que había caído, y cuya mente había sido habitación de demonios, fue puesta en estrecho
compañerismo y ministerio con el Salvador. Fue María la que se sentaba a sus pies y aprendía de él. Fue
María la que derramó sobre su cabeza el precioso ungüento y bañó sus pies con sus lágrimas. María
estuvo junto a la cruz y le siguió hasta el sepulcro. Fue María la primera en ir a la tumba después de su
resurrección. Fue María la primera que proclamó al Salvador resucitado''. (El Deseado de todas las
gentes, p. 521 ).
¿Quisiéramos nosotros como María, que Cristo sea lo primero, lo mejor y lo último en nuestras vidas y
que llenos de este amor tan inefable en Cristo, como lo estaba María que dio como Cristo dio, nosotros
hoy pasemos y depositemos nuestra ofrenda de gratitud y llenemos nuestra iglesia del perfume de nuestro
amor?
Este es el momento de hacerlo, y que nuestro amor a Cristo desborde en gratitud.