Está en la página 1de 3

10 de Octubre de 1969

“ELECTRUM”, N° 238
REFLEXIONES BREVES:
ESPERANZA, FE, CONFIANZA...
ESTAMOS SALIENDO ADELANTE
Cualquier argentino, con el mínimo sentido común, al escuchar o leer esta frase, habrá
pensado que la misma provenía de un trabajador, de un estudiante o de un militante o
dirigente social o político enrolado en la justa causa que libra el Pueblo Argentino
contra la dictadura, símbolo y expresión de injusticia, de arbitrariedad y de opresión.
Sin embargo no es así. Esa frase no fue pronunciada por ningún opositor al régimen.
Esa frase fue pronunciada por el Ministro del Interior de la República
Argentina, General Francisco Imaz, hace unos pocos días, justamente el 23 de
Septiembre de 1969, cuando fue reporteado en el aeroparque de la ciudad de Buenos
Aires al regreso de su misión de reintervención a la Provincia de Río Negro.
Asimismo cualquier persona desconocedora de la calidad política de “nuestros
gobernantes” podría creer que tal sentencia impregnada de virtudes teologales, responde
a una realidad anímica nacional, a una sana estimulación del esfuerzo colectivo o a una
sincera invocación al patriotismo.
Pero en Argentina 1969 el léxico oficial ha trastrocado el significado de todas las
palabras y conceptos económicos, sociales, políticos y culturales. Tanto como pretende
dar sentido histórico positivo a todo aquello que está abiertamente a contramarcha de la
historia.
Cuando prácticamente todo el país, luego de casi tres años de férreo sometimiento
impuesto por la dictadura, pudo manifestar su rebeldía comprimida y exteriorizar sus
verdaderos pensamientos y sentimientos de crítica, protesta y repudio a la programática
oficial, el ministro del Interior, general Imaz, ahora encerrado en el callejón sin salida
que trazó la política reaccionaria del régimen a que pertenece, lanzó al aire una
vergonzosa mentira, una imagen falsificada de aberrante optimismo que no es más que
una máscara grotesca de la angustiosa situación que viven en su impotencia los
usurpadores del poder.
Ya en nuestra Patria no hay sorpresa por lo que dicen y por lo que significan las
expresiones oficiales. Porque todos han aprendido a interpretar y a medir con acierto, lo
que se proclama con desacierto.
Todo el Pueblo sabe:
Que “Revolución Argentina” significa reacción antinacional y antipopular;
Que “Transformación y Desarrollo” significan estancamiento y retroceso en la
economía general de la Nación;
Que “Estabilización Monetaria” significa salarios congelados e insuficientes, miseria y
desocupación;
Que “Esfuerzo Nacional” significa carestía de la vida, incremento de los impuestos y
suba de los precios;
Que “Comunitarismo y Democracia Social” significa anulación de las instituciones
políticas, totalitarismo neofascista, instrumentación y manipulación de la opinión
pública, permanencia indefinida en el poder de la oligarquía reinante;
Que “Participación” significa Consejos Asesores de representativos y no de
representantes, eliminación de Directores Obreros, disolución de los centros
estudiantiles y aval cómplice de los planes de resguardo y sostenimiento del sistema;
Que “Libertad de Prensa” significa puertas cerradas en la radio y en la televisión para
quienes no comulguen con la dictadura y clausura del semanario de la CGT de los
Argentinos, de “Azul y Blanco”, de “Prensa Confidencial”, de “Primera Plana”, de
“Ojo”, etc. etc.;
Que “Defensa del Ser nacional” significa confesionalismo, oscurantismo, persecución a
las ideas renovadoras, a sacerdotes progresistas, a sindicalistas, a estudiantes, a
profesores universitarios, a intelectuales, a profesionales, a políticos, a militares y a
ciudadanos que reclaman imprescindibles y profundos cambios;
Que “Defensa del Patrimonio Nacional” significa transferencia de los capitales
nacionales a los monopolios extranjeros, privatización de las Empresas del
Estado, fidelidad absoluta a las imposiciones del Fondo Monetario Internacional y a las
condiciones financieras del Banco Mundial y del Banco Interamericano de Desarrollo;
Que “Perfeccionamiento del Régimen Previsional” significa sucesivos aumentos de la
edad para jubilarse, inactualización de las renumeraciones y atrasos en el pago de las
mismas;
Que “Libre Discusión de los Convenios” significa ajustar las Comisiones Paritarias a un
estrecho plazo de treinta días para después imponer un laudo gubernamental inapelable
constriñendo los aumentos a un arbitrario tope ya fijado previamente pero sin difusión
pública;
Que “Una CGT auténticamente representativa” significa intervención a los sindicatos,
retiro o suspensión de las personerías gremiales, designación de
Valentín Suárez para “normalizar” la Confederación General del Trabajo y entrega de la
misma a los partipacionistas;
Que “Tiempo Social” significa inconstitucionales e ilegales Consejos de Guerra
Especiales juzgando y condenando a largos años de prisión en inhóspitas zonas, a
trabajadores, estudiantes y representantes gremiales por su defensa de los derechos
humanos;
Que “Artículo 23 de la Constitución Nacional” significa Estado de Sitio, arresto de
centenares de personas, traslado a lejanas cárceles del país, persecución y sufrimiento
del Pueblo y cláusula que fija la excepción a la norma de no aplicación de la propia
Constitución Nacional;
Que “Servicio Civil de Defensa” significa movilización militar de los trabajadores por
hacer uso del derecho constitucional de huelga y agresión armada a la población
indefensa;
Que “Paz Social” significa sometimiento y castigo a las masas laboriosas y sectores
estudiantiles, mientras se enriquecen los grandes privilegiados y mientras son
insuficientes las escuelas y universidades.
Que “Planes Subversivos” significan las justas e indignadas protestas de todo un Pueblo
en multitudinarias y elocuentes demostraciones de rechazo a la dictadura, acabadamente
probado el 16 de Mayo, el 29 y 30 de Mayo, el 17 y 18 de Junio, el 1° de Julio, el 30 de
Julio, el 27 de Agosto, el 16 y 1 7 de Setiembre, todos del presente año.
Por todo esto la frase del Ministro del Interior General Imaz, significa que el Pueblo no
tiene esperanza, ni fe, ni confianza en la dictadura y que la misma no está saliendo ni
saldrá adelante.
El Pueblo Argentino sí tiene esperanza, fe y confianza en sus propios ideales y en sus
propias fuerzas, en su lucha gloriosa e incontenible por el respeto a sus derechos y en su
posibilidad concreta de eliminar las arbitrariedades, los atropellos y las injusticias que
inmerecidamente padece a manos de quienes se han erigido en los más genuinos
representantes de la oligarquía, de la reacción y del imperialismo internacional del
dinero.
El Pueblo Argentino desbaratará definitivamente el descarado plan subversivo de los
usurpadores del poder trazado fríamente para cerrar los caminos del progreso, de la
justicia social, de la libertad y de la democracia integral basada en la soberana voluntad
popular.
Entonces sí, en boca del propio pueblo, de todos sus hombres y mujeres que trabajan,
que piensan y que estudian, tendrá un auténtico e intergiversable significado la frase:
Esperanza, fe, confianza. . . Estamos saliendo adelante.
UN COMPAÑERO