Está en la página 1de 3

CINCO HÁBITOS BUENOS Y BÁSICOS PARA APROBAR

“15 Esfuérzate por presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse…” 2 Timoteo
2 NVI

CUIDADO
1 Timoteo 4:16

Nuestra sociedad del desperdicio, de lo nuevo, de lo efímero ha enviado al olvido el


cuidado de las cosas. Ya no llevamos con el zapatero a remendar nuestro calzado y las piezas
son reemplazables, no corregibles. No se zurce la ropa. Las relaciones también son efímeras,
es más fácil darlas por terminadas que tratar de repararlas. Lo cierto es que es mejor que
reemplazar o componer, cuidar, el cuidado es como una medicina preventiva, evita que las
cosas se deteriores y aún siendo antiguas, podemos conservarlas en muy buen estado. Aunque
claro, nadie quiere tener cosas viejitas, sino todo nuevo. Pero hay cosas que si no se cuidan,
no sólo se descomponen, también se pierden.
El segundo hábito básico y positivo es ser cuidadoso. Aspiramos a que no sólo
tengamos cuidado ocasionalmente, sino a que sea parte de nuestro estilo de vida, que
SEAMOS cuidadosos, porque Jesús, nuestro pastor y nuestro Padre celestial nos han cuidado
como a la niña de sus ojos. “ Guárdame como a la niña de Tus ojos; Escóndeme a la sombra
de Tus alas” Salmo 17:8
Pablo le dice a Timoteo:
“16 Ten cuidado con tu forma de vivir y con lo que enseñas.” 1 Timoteo 4:16 PDT
Para Heráclito hay dos formas de vivir, dormido o despierto, para Pablo hay que tener
cuidado de la forma en que se vive. Diríamos hoy, vivir en modo zombi o en modo
consciente. Indiferente, no consciente, autista, dice el diccionario, atontado, que se comporta
como un autómata, por el otro despierto a la realidad de Dios, a la presencia del Espíritu, al
mundo y al reino de Dios.
Cuidar es, de acuerdo al DRE, Poner diligencia, atención y solicitud en la ejecución
de algo. Asistir, guardar, conservar. Discurrir, pensar. Mirar por la propia salud, darse buena
vida. Vivir con advertencia respecto de algo

¿De qué debemos tener cuidado o qué es lo que debemos cuidar?


Cuidar los detalles que conforman la imagen que proyectamos
“13 Un corazón alegre le hace bien al rostro” Proverbios 15:13a RVC

Cuidar la piel, cuidar el cuerpo, cuidar el cabello, cuidar los oídos, cuidar los pies, ya
no nos queda tiempo para cuidar el corazón, cuidar el cerebro, cuidar la familia, cuidar la
salud.
Pablo le recomienda a Timoteo y a Tito cuidar:
La iglesia 1 Ti 3:15
Su forma de vivir, 1 Ti 4:16
A las viudas, 1 Ti 5:4
A sus hijos, 1 Ti 5:10
Tener cuidado de la imposición de manos, 1 Ti 5:22
Cuidar la casa Tito 2:5

Si algo necesita ser un hábito, es justamente el cuidar, porque no serviría de nada


cuidar un día y descuidar los demás.

La pregunta que nos planteamos hoy es ¿cómo cuidar? Y la respuesta es al tener una
vida piadosa, tenemos cuidado de estas cosas: La piedad se manifiesta en las cosas que
cuidamos y en cómo las cuidamos.
Partimos de un principio básico, no somos dueños de nada, sólo somos
administradores. Todas las cosas fueron creadas para Dios. Es por eso que nuestra forma de
cuidar es a través de la oración, de la palabra y del dar.
Al orar cuidamos nuestra relación con Dios
Al leer cuidamos nuestra formación cristiana
Al dar cuidamos nuestro corazón, generosidad, humildad, espíritu
Porque el descuido tiene consecuencias, enfermedad, descomposición, separación,
carnalidad, fracaso, muerte.
El cuidado es la medicina preventiva a muchos problemas en la vida.

Cuidar es un hábito básico y bueno que nos hacer personas virtuosas, no solamente
tener algo sino saberlo cuidar, no sólo me refiero a las cosas sino me refiero a nuestra
salvación, a nuestros dones espirituales, nuestra familia, nuestra iglesia, nuestra
vocación/profesión, nuestras habilidades. Al poner cuidado mantenemos las cosas no
solamente bien, sino podemos mejorar su condición.
I.B.B. Gracia de Dios
Domingo 13 de enero del 2019