Está en la página 1de 2

Importancia en el escurrimiento

1.1 Generalidades

La zona del río Piura es una franja de tierra irrigada, ubicada a lo largo del propio río,
correspondiendo desde el punto de vista geomorfológico a un valle aluvial, perteneciente al
cuaternario reciente y pleistocénico, conformado por materiales areno-limo-arcilloso,
depositados en el transcurso del tiempo por los diferentes cauces que discurrían en el área; el
relieve es casi plano, con pendientes entre 0% y 2%. La zona del río en el área del Proyecto se
muestra en el plano del Anexo 2-1.

Los suelos por lo general presentan una buena aptitud agrícola, con algunas excepciones por
razones de mal manejo del agua, afectándolas por la aplicación en exceso para el riego sin el
drenaje adecuado, produciéndose un efecto negativo de ensalitramiento por nivel alto de la
napa freática.

El área que rodea al valle es árida y desolada con bastantes dunas que avanzan en el desierto
por vientos predominantes del sur y sur-oeste, encontrándose el desierto de Sechura hacia el
este y sur y por las tierras del Tablazo al oeste y norte.

En el pasado el río Piura no tenía un solo cauce definido, sino existían varios cauces que se
dirigían en dirección oeste y convergían en Sechura, lo cual es un indicativo de que la salida
principal del río era en esa dirección.

Aguas abajo de la presa derivadora Los Ejidos, la que sirve para derivar las aguas requeridas
para el riego y poblaciones en el Bajo Piura, el régimen del río es en toda su longitud hasta la
desembocadura de la Laguna La Niña antropogénico, influido, no sólo debido al
encauzamiento en el primer tramo, si no también por los cambios en el régimen hidrológico.

A lo largo del río predominan los depósitos aluviales, aunque no es rara la influencia
de depósitos eólicos. Fuera de las terrazas aluviales, predominan depósitos eólicos,
que se encuentran difundidos en la región.

Principalmente, en el transcurso del siglo XX, debido a la necesidad de asegurar las áreas de
riego en desarrollo contra inundaciones y parcialmente al arenamiento de la salida hacia
Sechura, es que el cauce principal paulatinamente fue dirigido hacia la denominada Laguna
Ramón. Este proceso de encauzamiento del río Piura se aceleró a partir del año 1954, año en
que se concluyeron las obras de derivación del río Quiroz hacia el río Chipillico, para derivarlas
hacia el río Piura a través de la denominada quebrada San Francisco, mientras se desarrollaba
la irrigación de San Lorenzo.

De acuerdo a la planificación del proyecto Chira Piura, con la puesta en


funcionamiento de su primera etapa en 1976 se iniciaron los reforzamientos de
los diques existentes y luego como parte de la segunda etapa con el fin de
disminuir los riesgos de inundación de las áreas de riego y las poblaciones
asentadas en el Bajo Piura, es que se ejecutaron los diques de encauzamiento
hasta 1985, que definitivamente con un distanciamiento entre ellos de 500 m a
800 m, permiten que las aguas excedentes y de avenidas se dirijan a la Laguna
Ramón, que en su cauce final no corresponde a la condición natural de salida
del río Piura, modificándose la morfología del río.

Aún más, se modifica la morfología en el transcurso del tiempo con la ejecución de los diques,
al tener anchos definidos el cauce entre los diques construidos y al haberse presentado
fenómenos extraordinarios, con avenidas después de su ejecución, siendo las mayores
aquellas que se presentaron en el período de
“ El Niño” de 1998, dando origen a nuevas condiciones morfológicas en el río.

--

La información del río Piura ha sido registrada desde el año 1925 y continúa, habiendo sido
analizada a lo largo de los años por diferentes instituciones. Desde el año 1971, el PECHP tiene
a su cargo el registro de la información, la cual ha sufrido a lo largo de los años algunas
interrupciones.

Con el fenómeno de El Niño del año 1982-83, se perdió la caseta limnigráfica de la estación
Puente Sánchez Cerro, por lo que a partir de esa fecha y hasta fines del año 1985, se dispone
sólo de aforos y lecturas de mira, para la definición de los caudales.

Con la construcción de la presa derivadora Los Ejidos, cuya operación se inició en el año 1985
se ha definido una nueva sección de control, que debería permitir una medición de la descarga
con una buena precisión.