Está en la página 1de 3

LA ASAMBLEA NACIONAL

DE LA REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA


En defensa de la Constitución, la Democracia y el Estado de Derecho

ACUERDO EN CONMEMORACIÓN DEL SEXAGÉSIMO PRIMERO


ANIVERSARIO DEL 23 DE ENERO DE 1958, DÍA EN QUE EL PUEBLO
VENEZOLANO RESCATÓ LA DEMOCRACIA

CONSIDERANDO
Que el día de mañana se cumple el sexagésimo primero aniversario de la
gesta gloriosa del 23 de enero de 1958, cuando el pueblo de Venezuela,
aliado a los sectores democráticos de las Fuerzas Armadas, derrocó la
penúltima dictadura, la del General Marcos Pérez Jiménez, que sufrimos los
venezolanos durante diez largos años;

CONSIDERANDO
Que lo logrado ese día no fue producto de un solo acto, ni de la
improvisación irresponsable, sino la maduración de todo un proceso que
comenzó al día siguiente del derrocamiento del primer gobierno
democrático, presidido por Don Rómulo Gallegos, por lo que transcurrieron
diez largos años de una feroz dictadura que dejó mucho dolor a Venezuela,
pero quienes llevaron, la peor parte, fueron los dirigentes de los partidos
democráticos que dejaron regada a Venezuela de la sangre de sus mártires;

CONSIDERANDO
Que el sacrificio de los líderes de la resistencia anti dictatorial como los
civiles Leonardo Ruíz Pineda, Luis Alberto Carnevali, Luis Hurtado Higuera,
Antonio Pinto Salinas, y militares como el Capitán Wilfrido Omaña o el
Teniente León Droz Blanco, y como tantos otros compatriotas no debe
quedar impune, por lo que el mejor homenaje que se les puede rendir, es el
compromiso de salir de este gobierno anti democrático, por la vía cívica,
constitucional y democrática;

CONSIDERANDO
Que como aquella dictadura llenó las cárceles de Venezuela de presos
políticos y la diáspora de exiliados fue enorme (aunque ínfima en
comparación con lo que ocurre hoy en Venezuela) la mayoría de los países
democráticos del mundo, rechazaron aquel régimen, tal como
dolorosamente está aconteciendo de nuevo en Venezuela;
CONSIDERANDO
Que resulta inaudito que 61 años después del derrocamiento de aquel
gobierno tiránico, han regresado las causas y razones por las cuales se
produjo aquella insurgencia cívico-militar, porque este régimen, con una
concepción de planificación central y estatista exagerada ha acabado con los
sectores productivos, ha iniciado un proceso irreversible de
desindustrialización del país; la salud es un desastre, la educación está por
los suelos, la infraestructura desplomándose; la inflación más alta del
mundo, el desabastecimiento haciendo de las suyas sin ningún control, los
comercios cerrando sus puertas, las amas de casa haciendo interminables
colas, para comprar lo más elemental para subsistir con dinero que no le
alcanza y sin medicinas para calmar las más apremiantes enfermedades, la
corrupción galopa sin precedentes en nuestra historia y la muerte de más
de 20.000 compatriotas, cada año, a manos de un hampa desbordada. Y a
pesar de los constantes llamados de todos los sectores sociales para que
rectifique, el gobierno nacional solo insiste en sus erróneas políticas
económicas y sociales;

CONSIDERANDO
Que esta institución republicana tiene una grave responsabilidad histórica,
porque se ha logrado, durante el ejercicio de la Presidencia, de esta
Asamblea Nacional por parte de los diputados Henry Ramos Allup, Julio
Borges, Omar Barboza y Juan Guaidó, mantener el prestigio de este
Parlamento que hoy es reconocido, nacional e internacionalmente, como la
única institución legítima de los poderes públicos de Venezuela;

CONSIDERANDO
Que esta Asamblea Nacional en reiteradas oportunidades ha denunciado los
graves y angustiosos problemas económicos, políticos y sociales que vive la
Nación, y le ha exigido a la cúpula gobernante rectificaciones que conduzcan
a un diálogo franco y a una negociación que resuelva los graves problemas
humanitarios que padece Venezuela y lejos de hacerlo, el régimen solo
responde con represión y actos contrarios a derecho cometidos por parte de
las autoridades parcializadas del Consejo Nacional Electoral y el Tribunal
Supremo de Justicia en abierta violación a la autonomía de los poderes
públicos prevista en la Constitución de la República.

ACUERDA
PRIMERO. Recordar esta fecha gloriosa como un hito en la recuperación de
la democracia y sus instituciones.
SEGUNDO. Ratificar los acuerdos que esta Asamblea Nacional ha aprobado
y, en consecuencia, exigir hoy, como hace 61 años, el cese de la usurpación
de un gobierno ilegítimo e inconstitucional.
TERCERO: Promover la instalación de un Gobierno de transición, que
permita la conformación de un nuevo Consejo Nacional Electoral que
convoque a elecciones libres y Venezuela retorne a la democracia, con un
gobierno electo a través del voto universal, directo y secreto de las grandes
mayorías nacionales, por la vía democrática, pacífica, electoral y
constitucional, tal como se comenzó a transitar a partir del 23 de enero de
1958, que permitió a Venezuela disfrutar de cuarenta años de libertad y
democracia.
CUARTO: Dar publicidad al presente Acuerdo.

Dado, firmado y sellado en el Palacio Federal Legislativo, sede de la


Asamblea Nacional de la República Bolivariana de Venezuela, en Caracas, a
los veintidós días del mes de enero de dos mil diecinueve. Años 208° de la
Independencia y 159° de la Federación.

También podría gustarte