Está en la página 1de 8

UNIDAD ACADÉMICA DE SALUD Y BIENESTAR

CARRERA DE SICOLOGÍA CLÍNICA

ADICCIONES CONVENCIONALES Y NO CONVENCIONALES


ADICCIÓN A LAS NUEVAS TECNOLOGIAS

DOCENTE: DR. MARCELO TENEMAZA


ESTUDIANTES: ANDRES SEGARRA

2019
Adicción a las nuevas tecnologías

Las nuevas tecnologías han revolucionado el estilo de vida de todas las


personas, pero principalmente está presente en los niños y jóvenes, donde
cada una de las etapas ha sido modificada con relación a las décadas
anteriores que han tenido otras formas de aprendizaje. Se puede observar
que los comportamientos son diferentes y sin duda el tiempo que cada uno
de ellos dedica para navegar en el internet. La interacción con los pares
ahora es limitada a través de una pantalla de un ordenador, consola o
celular (Echeburúa, Labrador & Becoña, 2019).

La tecnología que fue desarrollada con el fin de facilitar la


comunicación, investigación y entretenimiento, probando la capacidad del
ser humano también puede causarnos grandes conflictos emocionales y
comportamentales. El uso nocivo del internet puede causar repercusiones
negativas en donde los jóvenes son los más vulnerables debido a que se
encuentran en un proceso continuo de desarrollo y formación (Echeburúa,
Labrador & Becoña, 2019).

La organización mundial de la salud manifiesta que una de cada cuatro


personas sufre un trastorno de conducta vinculada a las nuevas tecnologías.
En España, se calcula que alrededor de un 6 y 9 % de los usuarios
habituales del internet pueden tener serios problemas por una conducta
adictiva (Nicuesa, 2018).

Objetivos General

 Identificar los principales componentes que están implicados en la


adicción a las nuevas tecnologías.
Objetivos Específicos

 Indicar los principales signos, síntomas, prevención y tratamiento de


la adicción a las nuevas tecnologías.
 Investigar los factores de riesgo que están involucrados con la
adicción a las nuevas tecnologías.

La adicción a las nuevas tecnologías se caracteriza por el consumo


excesivo de las nuevas tecnologías donde se incluyen el ordenador, móvil,
redes sociales y consolas de videojuegos, las adicciones pueden afectar en
cualquier edad pero principalmente en los más jóvenes ya que están en una
de las etapas de alta vulnerabilidad, debido al internet la manera en que se
comunican con otras personas ya no es directa o frente a otra persona, sino
de forma anónima, que de otra forma no podrían hacerlo (Arias, Gallegos,
Rodríguez & del Pozo, 2012).

Según los autores Arias, Gallegos, Rodríguez y del Pozo (2012), la


participación del individuo, la adicción tecnológica se puede clasificar en
dos subtipos: activa y pasiva. La adicción pasiva es influenciada por la
televisión haciendo que el sujeto se aislé y posponga contactos sociales,
dejándose influenciar por su contenido. La adicción activa es todo un
problema de bastante interés, ya que produce un aislamiento social, baja
autoestima y diferentes afecciones psicológicas y comportamentales. Estas
adicciones están estrechamente enlazadas con el uso indebido del internet,
ya sea por búsqueda de sexo cibernético, pornografía, chats, juegos y
compras, produciendo un innegable efecto negativo en sus diferentes
esferas intrapersonales (Arias, Gallegos, Rodríguez & del Pozo, 2012).
Los signos y síntomas de la adicción a las nuevas tecnologías

Los individuos que presentan una adicción a las nuevas tecnologías


como es el móvil, ordenador, videojuegos, etc. Muestran una conducta
anormal en sus diferentes entornos, en el hogar son poco cooperativos, no
quieren comunicarse y se resisten a dejar este hábito, en el ámbito escolar
el rendimiento académico es bajo, en ámbito laboral existen excusas de sus
actividades para justificar su bajo rendimiento (Arias, Gallegos, Rodríguez
& del Pozo, 2012).

La regulación física del sueño y la alimentación empiezan a


desequilibrarse por la única razón de que el individuo no quiere dejar a un
lado su actividad tecnológica. Psicológicamente, se puede observar como
el sujeto se pone eufórico y su incapacidad para dejar de lado su uso
abusivo, además, cuando se le prohíbe del uso adictivo de cualquiera de las
diferentes tecnologías, la persona tiene sentimientos de vacío con un estado
de ánimo depresivo o irritable. Por otro lado, cuando la persona está en
línea tiene unos sentimientos de plenitud y placer parecido a cualquier otra
adicción (Arias, Gallegos, Rodríguez & del Pozo, 2012).

Desde una perspectiva biopsicosocial las consecuencias surgen por un


comportamiento negativo donde el abuso repetitivo y desmedido
provocando efectos dañinos para salud física, mental y social del individuo.

Factores de riego en la adicción de las nuevas tecnologías

La etapa de la adolescencia es un factor de riesgo multidimensional,


debido a que buscan experimentar emociones fuertes y sensaciones nuevas,
muchas veces mostrándose rebeldes con sus tutores. Además, el mayor uso
del internet y redes sociales se da por este grupo, siendo ellos quienes más
conocen del tema (Echeburúa & Corral, 2010).
Factores personales

En diferentes casos existen características de la personalidad o estados


emocionales que aumentan la vulnerabilidad psicológica en las adicciones,
como la impulsividad, la disforia, la intolerancia a estímulos tanto externos
como internos, físicos y psíquicos. Sin embargo, en la adicción subyace un
problema de personalidad y un afrontamiento inadecuado con la timidez
excesiva, baja autoestima o rechazo de la imagen corporal. Por otro lado,
son personas que no consiguen una satisfacción personal con su vida
(Echeburúa, 2012).

Factores Familiares

Algunos entornos familiares no son los propicios para incorporar


conductas sanas y socialmente adaptativas. Es decir, los entornos familiares
estrictos, se caracterizan por un estilo educativo autoritario, que propagan
el desarrollo de hijos dependientes, irresponsables o rebeldes, que pueden
llevar a una oposición de las normas hacia los padres y guardar
sentimientos de ira y rencor con ellos (Echeburúa, 2012).

Asimismo, un entorno familiar muy permisivo o desestructurado, con


normas inexistentes o inconsistentes y con incongruencia entre las figuras
de autoridad, esto no ayuda a establecer determinadas conductas saludables
que interioricen un autocontrol adecuado en el adolescente y menos aún
recibir un apoyo emocional que ayude a un afrontamiento apropiado
(Echeburúa, 2012).

Factores sociales

Entre los factores sociales están el aislamiento social o relacionarse solo


con personas que compartan el mismo problema creando una conducta
normalizada entre los grupos que son adictos a las nuevas tecnologías. La
tendencia de dejarse manipular por otros medios únicamente buscan
compensar con las características del mundo cibernético las carencias del
en el hogar y su entorno que se intensifican cuando el entorno familiar esta
desorganizado y no existe un apego adecuado para que el adolescente
pueda controlarse (Echeburúa, 2012).

Intervención y prevención

La intervención será destinada a promover la capacidad de resolución de


problemas, la autoestima, mejorar las habilidades sociales y el uso correcto
del tiempo libre. De esta forma, tanto los adolescentes como los padres
podrán discrepar la adición de un buen uso de las tecnologías (Arias,
Gallegos, Rodríguez & del Pozo, 2012).

Desde una perspectiva para la prevención de las adicciones hacia las


nuevas tecnologías, nos encontramos con programas que son sobre todo de
carácter informativo para los adolescentes que señalan que conductas son
perjudiciales para su salud y se pretende que conozcan los riesgos pueden
desatarse del abuso excesivo de las tecnologías y cómo prevenirlo. Por otra
parte, a quien se debe acudir en el caso de que se diese un problema de este
tema. Así mismo se les enseñan estrategias para regular el consumo (Arias,
Gallegos, Rodríguez & del Pozo, 2012).
Conclusiones

La dependencia hacia las nuevas tecnologías provoca diversos problemas a


nivel biopsicosocial en el individuo y principalmente en los más jóvenes. Si
la persona aprende repartir las diferentes actividades de su vida le causaran
una gran satisfacción. Sin embargo, si la persona no aprende a manejar o es
incapaz de expandir sus intereses será una presa fácil para envolverse en
una adicción dentro de un mundo virtual que le robara su libertad.

Una individuo con la personalidad vulnerable con una estructura y apego


familiar débil, además, escasas relaciones sociales, corren un alto riesgo de
volverse adictos por estar envueltos en un hábito dañino que pueden llevar
a la persona a múltiples fracasos
Referencias

Arias, O. Gallegos, V. Rodríguez, M & del Pozo, M. (2012). Adicción a las nuevas
tecnologías. Psicología de las adicciones. Vol 1. Oviedo.

Echeburúa, E. (2012). Factores de riesgo y factores de protección en la adicción a las


nuevas tecnologías y redes sociales en jóvenes y adolescentes. Revista
comunicaciones breves. España.

Echeburúa, E. & Corral, P. (2010). Adicción a las nuevas tecnologías y a las redes
sociales en jóvenes: un nuevo reto. Editorial Adicciones. Vol 22. Pag 91,96.

Echeburúa, E. Labrador, L. & Becoña, E. (2019). ADICCIÓN A LAS NUEVAS


TECNOLOGÍAS EN ADOLESCENTES Y JÓVENES. Editorial Pirámide.
España.

Niconia, M. (2018). Adicción a internet y las tecnologías. WebConsultas Revista de


salud y bienestar. España.