Está en la página 1de 101

Dr.

Álvaro Emilio Marino


El Milagro
de una Obra
de amor
Vida y Obra del Padre
Carlo Vito Guarato
2a. Edición
Autor:
Dr. Álvaro Emilio Marino
San Salvador, El Salvador, octubre, 2016

Los fondos recaudados con la venta de este libro serán a


beneficio de los niños, adolescentes y adultos del
Hogar Padre Vito Guarato.
Más información:
Asociación Padre Vito Guarato
13 Calle Poniente No. 4023 Col. Escalón San Salvador,
El Salvador, Centro América.
Tel. (503)2264-6162 / info@hpvg.org.sv
www.hogarpadrevitoguarato.org.sv
2
“OCURRIÓ DE PRONTO UN DÍA...”
“¡CÓMO OCURREN LOS MILAGROS!”
Era una tarde cálida, los negros nubarrones presagiaban la llegada
anticipada del invierno. Aparte de la amenaza de lluvia, lo demás transcurría
con toda normalidad, hasta que un hecho insólito ocurrió enfrente de
todos los transeúntes, que caminaban sin poner la más mínima atención
en lo que estaban viendo: Un niño, con evidentes discapacidades, se
arrastraba hurgando en un basurero, buscando saciar su hambre.
Ni por curiosidad ni por morbosidad, con una indignante falta de caridad,
se detenían a ayudar a esa criatura, en total estado de abandono.
Dios puso en su camino a un ÁNGEL. Un fraile franciscano, que pasaba
por esos rumbos no por CASUALIDAD, sino porque ya estaba destinado
a hacerlo, quien de inmediato le prestó auxilio y calmó sus necesidades
urgentes.
Este hecho, encendió la llama para dar la iniciativa de construir un HOGAR
PERMANENTE para este niño y muchos otros en iguales circunstancias de
invalideces y abandono.
Este ÁNGEL del Señor, por su formación cristiana, su disciplina basada en
la vida de San Francisco de Asís y siguiendo el ejemplo del Santo Hermano
Pedro de Betancourt, no dudó un instante y desde ese momento, empezó
su gran aventura: La creación de un HOGAR permanente, para atender a
los niños más necesitados, brindándoles vestuario, alimentos, atención
médica y lo principal con AMOR.
Con el decidido apoyo de la Orden Franciscana y de un grupo de personas,
que lo respaldaron en su entusiasmada labor, comenzó su sueño.
Sin más recursos que su inmensa fe en la Divina Providencia y su deseo
de servir, rentó una casa en los Planes de Renderos, donde se instaló
el HOGAR DE NIÑOS MINUSVALIDOS ABANDONADOS. Tanto rogó a la
Divina Providencia, que inmediatamente una persona caritativa le ofreció
pagar los DOS MIL COLONES mensuales de arrendamiento.
De igual manera llegaron camas, mesas, utensilios médicos, medicinas y

3
alimentos y exactamente así COMO OCURREN LOS MILAGROS nació el
HOGAR.
Siendo no ya un proyecto, sino una REALIDAD, la Orden Franciscana donó
el terreno donde se construyó el moderno HOGAR.
Nuestro ÁNGEL, el Fraile Franciscano CARLO VITO GUARATO, nacido
en Italia, adoptó este pequeño país, para entregarle con gran sacrifico
y abnegación, su sueño, un HOGAR PERMANENTE para niños con
capacidades especiales.
Luego de su fundación, hace VEINTIOCHO AÑOS, el grupo de colaboradores
suyos, organizados como FUNDACIÓN PRO OBRAS HUMANITARIAS DEL
BEATO HERMANO PEDRO EN EL SALVADOR, que se abrevia FUNDACIÓN
HERMANO PEDRO, hoy ASOCIACIÓN PADRE VITO GUARATO, continúa
igual que entonces, con el mismo entusiasmo y hoy más que nunca con el
compromiso de que esta obra de amor, que surgió DE PRONTO UN DÍA,
permanezca para perpetuar la memoria de nuestro ÁNGEL FUNDADOR.
¡GLORIA A DIOS!

Padre Vito Guarato con el primer grupo de


niños que fueron acogidos en el Hogar.
4
A MANERA DE
PRÓLOGO

5
6
Hablar del Padre Vito Guarato es una labor extremadamente difícil, porque
no es fácil encontrar calificativos apropiados para distinguir su trayectoria
como hijo obediente y cariñoso, como hombre de bien, como Sacerdote
ejemplar, como Evangelizador, como Protector de la niñez desvalida.
Su vida se inicia en el seno de una familia campesina, honesta y laboriosa,
con una profunda espiritualidad, practicantes de la religión católica, que
forjó su carácter que lo proyectaría por su espiritualidad, sentido de
colaboración y deseo de servir.
El Padre Vito Guarato, en su gestión espiritual tuvo una labor pastoral
intensa que favoreció a muchas personas, sin distinguir condiciones, ni
edad ni sexo. Su formación familiar y franciscana, fueron la base de su
accionar. Siempre pendiente de brindar apoyo moral al que lo necesitaba.
Incansable en sus enseñanzas cristianas, inculcando en los demás el amor
a Cristo y a su Santísima Madre, la Virgen María.
En Italia, su tierra natal, inició su carrera pastoral, con mucho éxito,
destacándose siempre como incansable propagador de la fe cristiana
católica y como un colaborador incondicional en todas y cada una de las
misiones que se le encomendaron.
En nuestro país su actividad superó las proyecciones que le señalaban
sus misiones. Su entusiasmo lo impulsó a crear obras que beneficiaban
espiritual, material y económicamente a sus feligreses.
Su última y más grande inspiración, fue la realización de su sueño, dotar
de un HOGAR permanente, con atención integral, a la niñez discapacitada,
en estado de abandono.
Culminó su exitosa carrera con la creación de un Hogar para Niños
Minusválidos Abandonados, el que hoy lleva su nombre, como un
reconocimiento póstumo, a su entrega y esfuerzo para llevar alivio y amor
a estos niños desprotegidos.
Esta es una breve reseña de su intensa vida de sacrificio, esfuerzo y
dedicación por propagar la fe católica y por brindar asistencia y servir con
todo esmero a los más necesitados.

7
INDICE
I. LA FAMILIA GUARATO-MASSIERO...................... 9
II. LA VIDA RELIGIOSA DE CARLO VITO GUARATO 13
III. SU TRABAJO PASTORAL EN ITALIA .................. 17
La mamma............................................... 22
IV. SU LLEGADA A EL SALVADOR ........................... 25
Obra pastoral en La Palma ...................... 27
Su traslado a San Salvador ..................... 31
V. EL HOGAR DE NIÑOS MINUSVALIDOS ............. 35
Autorización para realizar la obra ........... 37
Sus primeras gestiones ............................ 38
La FUNDACIÓN HERMANO PEDRO ......... 41
Proyecto y construcción del Hogar ......... 43
Diseño original de Monseñor Luigi Bosio. 44
Comunidad Italo-Canadiense.................. 48
El apoyo incondicional del
Padre Flavian Mucci................................. 52
La sucesión de Don Emilio Siman............ 53
VI. INAUGURACIÓN DEL NUEVO HOGAR ........... 57
Labores en el nuevo Hogar ....................... 59
Comerciantes de La Tiendona ................. 63
VII. SU ANIVERSARIO DE ORO SACERDOTAL ....... 65
VIII. FALLECIMIENTO DEL PADRE VITO GUARATO 69
IX. TRASLADO DE SUS RESTOS MORTALES .......... 73
X. INHUMACIÓN DE SUS RESTOS MORTALES ...... 77
XI. RECONOCIMIENTOS POR SUS OBRAS ............ 81
XII. RECONOCIMIENTOS POSTUMOS.................... 85
XIII.CONTINUIDAD DE SU OBRA .......................... 91
XIV. NECESIDAD DE RECURSOS PARA CONTINUAR
LA OBRA ........................................................ 95

8
I. LA FAMILIA
GUARATO-
MASSIERO

9
Sossano,
Vicenza,
Italia.

10
SOSSANO, es una pequeña población, de apenas 20.96 km cuadrados
de extensión superficial. Pertenece a la provincia de Vicenza, región de
Veneto, al norte de la Península Italiana. Se encuentra en un área plana,
situada en las laderas de la Monti Berici, a lo largo de un riachuelo. Su
origen es antiguo y se han encontrado pruebas que se remonta a la
dominación lombarda.
La economía de la zona es eminentemente agrícola, pero Sossano, es
famosa por la producción de jamones. Tiene una población estimada de
4.349 habitantes (feb-2007).
De esta pequeña población es originaria la familia GUARATO-MASSIERO,
compuesta por SANTE GUARATO y por MADDALENA MASSIERO.
Sante, era un trabajador agrícola, un hombre responsable y muy espiritual.
Realizaba sus labores en el campo durante todo el día. Al regresar a casa,
luego de su fatigosa faena, tenía la costumbre de narrar a sus pequeños
hijos, pasajes bíblicos para formarles espiritualmente.
Maddalena, una mujer sencilla, dedicada a su quehacer doméstico. No
sabía leer ni escribir, pero esta carencia la superaba memorizando lo que
creía importante para la educación de sus hijos.
Sante y Maddalena, procrearon ocho hijos, tres de los cuales fallecieron a

Maddalena Massiero y Sante Guarato,


Padres del P. Carlo Vito Guarato
11
temprana edad.
El menor de los cinco sobrevivientes, nació el día 2 de julio de 1922, y fue
bautizado con el nombre de CARLO VITO GUARATO MASSIERO.
Maddalena, diariamente despertaba a sus hijos recitándoles las principales
oraciones y formándoles con las enseñanzas del Catecismo Católico.
La costumbre familiar de practicar devotamente la fe cristiana católica,
influyó decididamente en la formación espiritual de los hijos de este
ejemplar matrimonio.
Carlo Vito se inclinó desde su niñez por su vocación religiosa. Desde
temprana edad, se postraba de rodillas para ofrecer sus oraciones.
Muchas veces, su padre tenía que cargarlo en sus brazos para acostarlo en
su cama, pues se quedaba dormido rezando.
Finalizada su educación básica, tomó la decisión de profundizar su fe,
externando a sus padres su deseo de ser sacerdote.

Sossano,
Vicenza,
Italia.

12
II. LA VIDA
RELIGIOSA DE
CARLO VITO
GUARATO

13
Padre Vito Guarato con sus compañeros de Ordenación Sacerdotal.
Motta de Livenza, Provincia de Treriso / 25 de junio de 1950

14
Santuario Mariano de Motta
de Livenza, Treviso, italia
Ingresó al Convento Franciscano de Probandato Antoniani de Lonigo,
Vicenza, región de Veneto, junto con cuatro jóvenes más.
Comienza así, su vida religiosa en la Orden de los Hermanos Menores
“Ordo Fratrum Minorum” (OFM), fundada por San Francisco de Asís en el
año 1209, debidamente aprobada y autorizada por el Papa Inocencio III.
Era el día 15 de septiembre de 1936. A sus 14 años, sus compañeros del
Convento, cuyas edades oscilaban entre los 10 y los 12 años, le apodaron
“El Viejo”.
Algunos años después y en plena Segunda Guerra Mundial, Carlo Vito
anticipó su entrada al noviciado para evitar ser reclutado para prestar el
servicio militar obligatorio. Los religiosos eran dispensados del servicio
militar.
Profesó sus votos temporales al concluir su noviciado el 14 de junio de
1942. Luego de otros años más de estudio de liceo y teología en Gemona,
Padova, fue ordenado Sacerdote en un acto solemne, oficiado el 25 de
junio de 1950, en el Santuario Mariano de Motta de Livenza, Provincia de
Treviso.
Recibida su investidura sacerdotal, regresó a su natal Sossano para
celebrar entre los suyos, su primera Misa, que constituyó una gran fiesta
que reunió a toda la gente del pueblo.
Su misión pastoral en Italia consolidó su espiritualidad franciscana,
sirviendo con amor fraterno a los más pobres y desprotegidos.
Se distinguió como un religioso ejemplar, de profunda piedad, con un gran
amor por la Virgen María y por su empeño en cumplir fielmente con el
mandato franciscano.

15
Trento, al norte de Italia,
fundó un Centro de
Espiritualidad a nivel nacional,
llamado Villa Toval

16
III. SU TRABAJO
PASTORAL EN
ITALIA

17
Ordenación Sacerdotal de
Carlo 18
Vito Guarato
La vida sacerdotal de Carlo Vito Guarato Massiero, comienza en la ciudad
de Vicenza, donde aprendió la enseñanza y práctica de la predicación. Un
año después y concluida esa enseñanza, fue nombrado como Secretario
del Visitador General de la Orden Franciscana para una provincia de Sicilia.
En esa época formó parte de la Fundación Cáritas, organizando obras
de caridad. Cumplida esta misión, fue trasladado a Calabria, laborando
directamente bajo las órdenes del Obispo. Luego de diez años, de prestar
este servicio, al adquirir más experiencia, fue nombrado Director de
la Casa de descanso y retiro de los Frailes en Los Alpes, La Mendola y
posteriormente Director de Obras Pontificias, desarrollando ésta y las
otras labores con mucho entusiasmo, demostrando con gran esmero su
deseo de servicio y colaboración.
Fue Presidente de la Pía Unión de Asignatario de la Pontificia Obra de
Asistencia para los Beneficiarios de Tierras en el sur de Italia.
Posteriormente dirigió por tres años la fundación de un nuevo pueblo
llamado Corazzo, en la provincia de Catanzzaro, una pequeña localidad
que contaba en esa época, con doscientas cincuenta casas, un convento,
una escuela, una farmacia y una alcaldía municipal.
En la provincia de Trento, al norte de Italia, fundó un Centro de
Espiritualidad a nivel nacional, llamado Villa Toval, del que fue Director
por tres años. Fue Superior de dos Casas religiosas: San Pancracia y San
Doná de Piave, en el Veneto.
Se dedicó, junto con otros Frailes Franciscanos, a la asistencia pastoral en
una inmensa zona, que visitaban todos los días con una Capilla ambulante.
Con su enorme bondad, en esta misión en beneficio de los más pobres,
repartió en obras de caridad, lo que pudo ser una herencia familiar
paterna.
En una de esas visitas diarias, cuando regresaba al Convento, cansado en
extremo luego de una agobiante jornada, y teniendo que recorrer más de
70 kilómetros, subió al vehículo en que se conduciría, y se encomendó a

19
San Miguel Arcángel, su protector, “MIGUELITO”, como lo llamaba. Recién
iniciado el viaje, el sueño lo venció. Despertó sorprendido, al llegar a su
destino, sano y salvo. “MIGUELITO manejó y me salvó”, expresaba con
regocijo. Este episodio se repitió en varias ocasiones y en distintos lugares.
En esta etapa de su vida, Carlo Vito Guarato Massiero, tuvo serios
quebrantos en su salud. La primera vez, dentro del Seminario. Sucedió
una noche, después de la cena, junto con sus compañeros seminaristas, se
divertían jugando LADRI (LADRONES en español), corriendo alegremente,
persiguiéndose unos a otros. El joven Carlo Vito tropezó con un compañero,
cayendo al piso del amplio patio del recinto, estrellando su cabeza con el
borde filoso del muro.
Inmediatamente fue trasladado al Hospital más cercano. El golpe había
sido fuerte. Su lesión era profunda y consecuentemente, el sangramiento
era intenso. El diagnóstico era reservado, su vida estaba en riesgo.
Milagrosamente sobrevivió, por obra divina. El Señor le tenía reservada
una misión. La cicatriz ocasionada por el golpe, lo acompañó toda la vida.
En otra ocasión, fue ingresado en el Hospital de Roma donde se le
practicaría una delicada cirugía. Previamente se le ordenó una nueva
radiografía para saber el estado actual de su dolencia. Grande fue la
sorpresa de los médicos, al comprobar que el mal había desaparecido, sin
una explicación científica posible.
En el año 1960, tuvo que ser ingresado al Hospital por una dolencia grave
que lo puso al borde de la muerte. Habían transcurrido desde entonces,
13 meses. Se levantó de su lecho de enfermo para que le practicaran unos
exámenes clínicos. El resultado: Negativo. Estaba completamente sano.
Transcurrido un año después, volvió a caer enfermo y tuvo que someterse
a una prolongada convalecencia, entre cuidados intensivos y varias
intervenciones quirúrgicas ocasionadas por una pleuritis agravada. Pero
de igual manera, en forma repentina, los síntomas desaparecieron, ante
la sorpresa de los médicos, que incrédulos decidieron mantenerlo en

20
observación durante un mes. Carlo Vito aprovechó esta circunstancia para
brindar asistencia espiritual a los enfermos del hospital.
Estos hechos evidencian la protección divina. Una y otra vez, sin una
explicación médica, se recuperaba y continuaba su labor pastoral con todo
amor, en beneficio de los más necesitados.

San Miguel Arcángel, su protector,


“MIGUELITO”, como lo llamaba.

21
LA MAMMA

Maddalena, la madre de Carlo Vito Guarato, influyó en su formación


espiritual. Nacido en un hogar lleno de amor, con una sólida formación
moral y cristiana, Carlo Vito sentía un profundo respeto, admiración y
cariño por sus padres y sus hermanos, que conservó durante toda su vida.
Falleció a los ochenta años de edad, el 12 de diciembre de 1965, causando
un tremendo impacto en Carlo Vito.
Para entonces, ya consagrado Sacerdote Franciscano, se encontraba
desempeñándose en su labor pastoral dentro de la República Italiana.
Ante tan triste suceso, contemplando su féretro, le escribe una última
carta:
“Querida mamá: En el momento que para siempre se cierra el ataúd
sobre tu adorable rostro y nunca más sobre esta tierra se me concederá
contemplarlo, coloco sobre tu pecho, con el último beso, el recuerdo más
querido de mi sacerdocio, en el que tú también estás presente. El paño de
lino con que el Arzobispo, consagrándome Sacerdote, me ligó las manos,
después de haberlo ungido con el Crisma sagrado. Este lleva aún visibles
las huellas de aquel Crisma casi para indicar el carácter sacerdotal. Este
paño indeleble finamente bordado por Sor Giacinta Guarato, tú siempre
me lo has celosamente guardado. Pero ahora que has muerto ¿ Quién me
va a custodiar este precioso recuerdo? Me lo tienes que custodiar todavía
tú, oh! querida mamá. Por eso lo cierro para siempre contigo en el ataúd.
Te lo regalo para siempre, como la cosa más querida, para agradecerte
todo lo bien que me has querido y sobre todo por los tantos rezos que has
hecho por mí para alcanzar mi sacerdocio. Te lo obsequio para siempre
porque tú con tus rezos me lo conseguiste, así ahora me lo guardas. A la
gracia del sacerdocio llegué solamente por tus rezos. ¡Gracias! ¡Gracias!
¡Gracias querida mamá!. Pero ahora que estás en el paraíso ¿Qué puedes
querer de más?. No me abandonaré hasta que vuelva a abrazarte para

22
siempre en el paraíso junto a papá, donde espero él también haya llegado.
Saluda mucho a papá. Querida mamá, ruega tanto también por todos los
otros hijos tuyos, hermanas y hermanos míos, sobrinos y parientes todos
que aún luchamos en este valle de lágrimas. Ruega por todos, para que un
día nos encontremos unidos alrededor tuyo y de papá por la interminable
fiesta del cielo. Ciao querida mamá”.
Años después, conservando el grato recuerdo y profundo amor por su
madre, escribía:
“Para mi, EL DIA DE LA MADRE en el ámbito familiar, es el DIA MAS
IMPORTANTE Y DE MAYOR FELICIDAD, porque de mi madre recibí la vida.
Además doy gracias infinitas a Dios, por haberme dado una madre santa,
que desde tierno me enseñó a amar a Dios, a orar y ayudar a quienes
lo necesitan. Mi mamá oraba mucho por mí y si abracé la vida religiosa,
fue seguramente porque ella me consagró a Dios. Gracias mamá y ya que
estás en el cielo, junto a mi papá, sigue orando por mí”.

Padre Vito Guarato con sus


hermanos y sobrinos

23
La Palma, Chalatenango,
El Salvador

24
IV. SU LLEGADA A
EL SALVADOR

25
26
OBRA PASTORAL EN LA PALMA
Luego de una fructífera labor pastoral desarrollada en Italia, el Padre
Vito Guarato, a sus 47 años, decide que es importante el realizar su labor
espiritual fuera de su país. Dispone, entonces, solicitar a sus Superiores,
ser enviado como Misionero, en apoyo a los miembros de la Orden,
destacados en Centro América. Su petición contenía una ÚNICA condición:
Su destino debía de ser una zona de clima templado, ya que por su salud,
su cuerpo no podía soportar la humedad excesiva ni el calor.
En atención a su solicitud, el Padre Filiberto dal Bosco, Custodio Superior
de la Misión, decide enviarlo a El Salvador, con el cargo de Párroco de
la Parroquia de La Palma, departamento de Chalatenango. Fungía como
Arzobispo de San Salvador, Monseñor Luis Chávez y González, de grata
recordación, por su excelente labor al frente de la Iglesia Salvadoreña.
Llega a El Salvador, el día primero de enero del año 1970. Inmediatamente
se traslada al lugar designado: La Palma, ubicada en una zona montañosa,
poblada de pinares, con un clima agradable durante todo el año y de gran
belleza natural. En ese tiempo era una zona desolada. Es limítrofe con
los vecinos países de Guatemala y Honduras. Su acceso, es una calle que
saliendo de la capital San Salvador, cruza el puente sobre el Río Lempa, y

Fachada, Iglesia de la Palma, Chalatenango

27
asciende por la montaña, sorteando muchas curvas.
La Parroquia, a esa fecha comprendía una extensa zona, abarcaba tres
municipios La Palma, San Ignacio y Las Pilas, además de 22 Aldeas.
Su misión pastoral la desarrollaría durante un período de cinco años.
Transcurrieron los cinco años y su labor continuó hasta el año 1983.
No obstante la accidentada geografía del lugar, que dificultaba el normal
tránsito hacia los Municipios y Aldeas de su jurisdicción, el Padre Vito
cumplió su obligación pastoral en beneficio de los feligreses, que
rápidamente aprendieron a respetarlo y a apreciarlo por su amor y entrega
y su innegable espiritualidad y su deseo de servir a los demás.
La llegada del Padre Vito Guarato a La Palma, coincide con el asentamiento
de jóvenes “amantes de las Flores”, llegados al lugar en busca de un
ambiente de libertad, en pleno contacto con la naturaleza, y que formaban
parte del Movimiento HIPPIE, caracterizado por su rebelión contra las
estructuras sociales y políticas de la época, contra las injusticias y la guerra
y por pregonar la paz. Sus protestas también alcanzaban a la labor de la
Iglesia Católica.
El Padre Vito Guarato, creyendo firmemente que el Espíritu Santo actúa,

Calles de la Palma, Chalatenango

28
revitaliza y construye a la Iglesia y con la creencia de que es imposible
que Dios abandone a aquellas almas metidas en su propia fantasía,
decidió darles a conocer un movimiento que dimensiona el sentimiento
y deja libertad y espacio a la libre manifestación del espíritu humano.
Este es el Movimiento Carismático o Renovación del Espíritu, el cual
fue bien aceptado por muchos de estos muchachos. Les impresionó
favorablemente, la libertad de dejar a cada uno descubrir y hacer efectivas
las manifestaciones del Espíritu Santo en sus vidas. Esta circunstancia
los colocó ante dos alternativas. Ingresar al Movimiento Carismático o
quedarse en el lugar oscuro de sus protestas y adicciones. La mayoría optó
por convertirse y entrar al Movimiento Carismático.
Este grupo de jóvenes tenía destreza natural para la elaboración de piezas
de arte. El Padre Vito Guarato conociendo esta habilidad, los organizó
para que pudieran generar sus propios ingresos a través de la producción
de piezas decorativas adornadas con vivos colores. Dentro de este grupo
de jóvenes se destacaba como uno de los más hábiles, el pintor Fernando
Llort, quien imprimió su sello a estas artesanías, que hoy constituyen el
patrimonio de la población. Así nació la Cooperativa “La Semilla de Dios”.

Pintor Fernando Llort y esposa.

29
Ante el auge del Movimiento Carismático, La Palma se convirtió en un
punto de formación para miembros de dicho Movimiento. Grupos de
parroquias de distintos lugares del país llegaban a recibir cursillos. Recibían
las enseñanzas necesarias para dirigir y predicar. Surge así el Centro de
Evangelización San Francisco de Asís, por iniciativa del Padre Vito Guarato.
El “CENTRO DE EVANGELIZACIÓN SAN FRANCISCO DE ASÍS”, fue construido
por la Comunidad Franciscana en El Salvador, en conmemoración del
octavo centenario del nacimiento de San Francisco, en apoyo a la obra
evangelizadora del Padre Vito Guarato y con el propósito de “ofrecer a la
Iglesia Salvadoreña un servicio más en la formación cristiana y humana
de los laicos a través de Retiros de Espiritualidad para un encuentro con
Dios en la oración y meditación”.
Este Centro además de ese propósito espiritual, estaba destinado a la
organización de otros servicios sociales y comunitarios, por lo que el Padre
Vito Guarato fundó un taller de corte y confección para mujeres, y había
proyectado la creación de otros cursos de capacitación para hombres
y mujeres, tales como mecanografía, economía doméstica, cocina,
artesanía, creación artística y música.

Padre Vito Guarato y feligreses de la Palma , Chalatenango

30
Por su formación franciscana, tenía el deseo de que estos jóvenes, luego de
su preparación y formación evangelizadora, se convirtieran en miembros
de la Tercera Orden Franciscana.
Para esa fecha, el conflicto armado que afectó al país, se tornó más
intenso en esa región, ocasionando el éxodo de muchas personas hacia
lugares más seguros, al extremo que la Cooperativa Artesanal se trasladó
a la capital. Esta circunstancia frenó muchos de los proyectos del Padre
Vito Guarato.
Ante esta situación el Padre Vito Guarato, debido a las amenazas de
muerte recibidas por las partes involucradas en el conflicto, producto de
la violencia imperante en la zona, fue trasladado por sus Superiores, para
evitar cualquier daño personal.

SU TRASLADO A SAN SALVADOR


Su retiro obligado de La Palma y lugares vecinos, fue lamentado por todos
los feligreses por las actividades desarrolladas durante su misión. Fue
trasladado a la ciudad capital, San Salvador. Su destino: El Convento de
San Antonio, en la Colonia América, en el Barrio San Jacinto.

Padre Vito Guarato , procesión de las palmas

31
En este lugar, como era su costumbre, con toda disciplina continuó con su
labor evangelizadora, fiel a su formación franciscana, profundizando en
su fe, a través de la oración, oficiando diariamente la Santa Misa, rezando
el Rosario, la liturgia de las horas y la Coronilla de la Divina Misericordia.
Fue Superior y Párroco del Convento y Parroquia de San Antonio de
Padua. Posteriormente, fue trasladado a los Planes de Renderos, donde
dejó su huella de amor y espiritualidad en el Convento Franciscano y en la
Parroquia de Fátima
Corría el año 1986. La guerra fraterna que desgarraba al pueblo salvadoreño
se acentuaba, dejando como consecuencia un daño tremendo ante tanta
pérdida humana y la destrucción de la infraestructura del país, afectando
en forma directa la economía en general.
En medio de este desastre nacional, cuando las agujas del reloj marcaban
las 11 horas y 50 minutos del día 10 de octubre, la tierra se estremeció
violentamente, como resultado de un terremoto, grado 7.5 en la escala
de Richter, que duró 5 terribles segundos, provocando más de 1.500
fallecidos, muchos heridos y una gran cantidad de personas sin hogar ante
la destrucción de sus viviendas. De igual manera dejaron de funcionar

Terremoto El Salvador, 1986

32
muchos Centros de trabajo, por los daños en sus establecimientos.
Se vivía entonces, una situación crítica. Un país en guerra, enfrentado
a un desastre ocasionado por la naturaleza, causando tristeza y dolor y
enormes pérdidas humanas y materiales.
En este escenario de destrucción, surgió la iniciativa de una obra de amor.
El Padre Vito Guarato, transitaba por una de las calles desvastadas de San
Salvador, cuando, no por casualidad sino por voluntad divina, fue testigo
de un incidente que cambió su vida. Se trataba de un niño con evidentes
discapacidades que se arrastraba dentro de un basurero, buscando qué
comer.
Este cuadro conmovedor, fue el generador de un sueño. El Padre Vito
Guarato, fiel a sus principios cristiano-católicos, forjados por sus padres,
y a su sensibilidad, aunado por su deseo de servir, de conformidad a los
postulados franciscanos, se propuso una meta: LA CREACIÓN DE UN
HOGAR PARA NIÑOS CON DISCAPACIDADES, en estado de abandono.

Dramatización de Padre Vito y primer niño del Hogar.

33
Vista de San Salvador desde
Mirador Planes de Renderos

34
V. EL HOGAR
DE NIÑOS
MINUSVÁLIDOS
ABANDONADOS

35
Inauguración del Hogar del Niño Minusvalido Abandonado, priimeras instalaciones

36
Recepción de donativo de la familia Siman durante la construcción de las nuevas instalaciones
AUTORIZACIÓN PARA REALIZAR LA OBRA
Carlo Vito Guarato, un decidido Franciscano, Sacerdote ejemplar,
con una vocación de servir debidamente comprobada, emprendedor
tenaz, comenzó su gran aventura: La realización de su sueño.
La previa negativa de sus Superiores Franciscanos y demás Frailes, sus
compañeros, lo impulsó con mayor decisión a continuar en la realización
de esta magna obra.
Lo llamaron LOCO por estimar que esa obra era irrealizable. Su respuesta
fue “DIOS NECESITA TAMBIEN DE LOS LOCOS”.
Con la seguridad de que ésta, era una OBRA DE DIOS, siguió en su lucha
por lograr el apoyo de sus hermanos franciscanos. Viendo tanta seguridad
e insistencia en su gestión, el Padre Vito Guarato fue autorizado por sus
Superiores para desarrollar esta obra.

“Dios nunca falla ni defrauda a los que en Él creen”


Padre Vito Guarato

Grupo de laicos que ayudaron al Padre Vito al inicio de la Obra.

37
SUS PRIMERAS GESTIONES
Autorizado por sus Superiores y sin más recursos que su deseo de proteger
a estos niños discapacitados y su fe en la Divina Providencia, inició la
construcción de su sueño.
Convenció a personas conocidas en la Parroquia, en la necesidad de dotar
a estos niños desprotegidos, en estado total de abandono, de un Hogar
donde se les brindaría una mejor calidad de vida, con dignidad y con amor.
Estas personas se encargaron de llamar a sus amigos y así se logró reunir
a un grupo compuesto por unos treinta voluntarios, católicos practicantes
dispuestos a colaborar con el Padre Vito Guarato, para la realización de
esta obra.
El Padre Vito Guarato convocaba a este grupo, a reuniones que se
realizaban en diversas casas de miembros del grupo. La Agenda siempre
era la misma. Iniciaba con una oración para luego hablar de su proyecto.
Lo primordial, conseguir donantes y desde luego, la discusión de los
Estatutos que regirían la Institución que sería creada para concretar el
sueño.

Dr. Alvaro Marino y Padre Vito


en viaje a Canadá
(Cataratas del Niágara)

38
Siendo el Padre Vito Guarato un hombre de acción y con la certeza de
que “Las cosas se hacen haciéndolas y no diciéndolas, porque decir no
cuesta nada. Todo mundo dice y no hace”, mientras se celebraban las
reuniones, trabajaba por su cuenta. Aprovechaba los viajes de descanso
que le brindaba la Orden Franciscana, para viajar a su natal Italia y solicitar
ayuda a sus familiares y amigos, convencido de que “No me da pena pedir,
porque no pido nada para mí”.

“Todo lo que viene es regalo de Dios. Recibamoslo con alegría,


con entusiasmo y positivismo” Padre Vito Guarato

Tan seguro estaba de que su sueño era una obra de Dios, que sin
mencionar nada a sus colaboradores, rentó una casa en los Planes de
Renderos, que posteriormente serviría para alojar provisionalmente a
los niños. Por supuesto que los reclamos surgieron de inmediato. Padre
¿Cómo pagaremos el cánon de arrendamiento? Su respuesta: Ustedes
no tienen fe. Dios proveerá. Tienen que confiar en la Divina Providencia.
Esta es una obra de Dios y Él no permitirá que fracase.
Tenía toda la razón. No había transcurrido la semana, cuando una persona
se le acercó, para ofrecerle el pago de esa cuota mensual en forma
permanente.
De igual manera llegaron varios donativos. Cunas, camas, ropa, medicinas
y todo lo necesario para el funcionamiento del establecimiento.
Fue innegable y evidente la ayuda divina. Su fe en la Divina Providencia,
fue una lección para el grupo de colaboradores. Se convencieron que la
creación del Hogar tenía la bendición de Dios y que el proyecto, ERA UNA
REALIDAD.
Todo ocurrió de pronto, exactamente como ocurren los milagros.
El día 30 de mayo de 1987, en una ceremonia solemne presidida por

39
40
el Arzobispo de San Salvador, Monseñor Arturo Rivera y Damas fueron
inauguradas las instalaciones provisionales del HOGAR DEL NIÑO
MINUSVÁLIDO ABANDONADO, en la casa rentada, situada en los Planes
de Renderos, en las inmediaciones de la Parroquia de Fátima. El Padre
Vito Guarato, creyó que esa fecha “Era el día más radiante de su vida
apostólica en El Salvador”.

LA FUNDACIÓN HERMANO PEDRO


El Hogar inició sus operaciones con 17 niños con distintas discapacidades.
Contaba con médico, enfermeras, niñeros y demás personal de servicio.
El grupo inicial de colaboradores, se había reducido, pero los que se
quedaron, se fortalecieron y continuaron con todo entusiasmo al lado del
Padre Vito Guarato.
Era necesario que realizaran turnos de servicio los fines de semana. Esta
situación se mantuvo durante varios meses. Los miembros de este grupo,
realizaban su labor con todo esmero, se hacían acompañar con su grupo
familiar para cumplir con su encargo. La bondad, entrega y amor del Padre
Vito Guarato, era un ejemplo a seguir.
El Hogar llegó a albergar 30 niños y tenía una capacidad máxima para
recibir a 40. Las instalaciones de la casa en donde funcionaba, no permitían
un mayor número, pese a que se utilizaron todos los espacios disponibles.
Las solicitudes para nuevos ingresos crecían día a día, pero no era posible
recibir más niños.
Sin embargo y no obstante las limitaciones, se obtuvieron en los inicios del
Hogar, muchos logros tales como la superación del estado de desnutrición
de los niños internos, se atendieron médicamente por medio de consultas
con especialistas externos, se mejoró notablemente su aspecto psicomotriz
y se desarrolló en ellos, la necesidad de vivir en grupo, y además se logró
por primera vez su participación en las Olimpíadas Especiales.
La mayor dificultad, indudablemente era la falta de espacio, que no

41
permitía atender a
más niños. La principal
necesidad, era disponer de
un vehículo que facilitara
el desplazamiento de los
niños, en caso de una
emergencia o para que
realizaran sus consultas
médicas. Por esta misma
razón, también se
dificultaba la recolección
de donativos.
Mientras tanto, durante
la semana continuaban
las reuniones para discutir y aprobar los Estatutos de lo que sería la
FUNDACIÓN PRO OBRAS HUMANITARIAS DEL BEATO HERMANO PEDRO
EN EL SALVADOR, que luego se abrevió y se llamó FUNDACIÓN HERMANO
PEDRO, en honor al Hermano Pedro de San José de Betancourt, conocido
como el SANTO CENTRO AMERICANO DE LA CARIDAD, que realizó su
labor humanitaria en la ciudad de Antigua Guatemala, socorriendo a los
pobres y asistiendo a los enfermos.
Por fin, luego de largas jornadas de trabajo, se logró finalizar la labor y se
conformó el cuerpo legal que regiría a la futura Fundación.
Constituida legalmente la FUNDACIÓN y autorizada para su
funcionamiento, se procedió de inmediato a convocar a los miembros
fundadores, en sesión de Asamblea General, para elegir oficialmente a
la primera Junta Directiva. Se realizó y resultó electo como Presidente,
el Padre Carlo Vito Guarato. Esta Junta Directiva, compuesta por 18
miembros, inició su gestión administrativa, con mucho entusiasmo, como
un apoyo al esfuerzo del iniciador y artífice de esta obra.

42
El Padre Vito Guarato, con una envidiable actitud positiva, continuó
incansablemente en su ardua labor de conseguir fondos. Los Superiores
de la Orden Franciscana, reconociendo que el Hogar soñado por este
miembro de su Congregación, no era ya un simple proyecto, sino una obra
en funcionamiento, brindando servicio y protección a la niñez desvalida,
donaron a la Fundación Hermano Pedro, de manera pura y simple,
un terreno de naturaleza rústica, de una extensión superficial de tres
manzanas, ubicado en el kilómetro 8 ½ de la Carretera hacia Los Planes de
Renderos, Cantón Casa de Piedra, para la construcción del nuevo Hogar
del Niño Minusválido Abandonado.

PROYECTO Y CONSTRUCCIÓN DEL HOGAR


En uno de sus viajes a Italia, que el Padre Vito Guarato utilizaba no
para descansar y visitar a sus familiares, sino para continuar su trabajo
incansable de conseguir fondos para la construcción del Hogar, llegó a
Verona, Capital de la Provincia del mismo nombre, situada en la región del

Asamblea General de Miembros en donde se eligió la Primera Junta Directiva de la


Fundación Hermano Pedro, celebrada en el Círculo Deportivo, 1988

43
Veneto, al norte de Italia, majestuosa ciudad, recientemente declarada
por la UNESCO, como PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD, debido a la
importancia y el valor de sus edificios históricos. Conoció a Monseñor Luigi
Bosio, a quien luego llamaría “Un humilde siervo de Dios y de María”. Se
desempeñaba entonces, como Preceptor de la Catedral de Verona, uno de
los edificios históricos, reconstruída en estilo románico y consagrada el 13
de septiembre de 1187. El encuentro se realizó, gracias a las gestiones de
un amigo, “hijo espiritual” de Monseñor Bosio.
Este amigo es SILVANO PELLOSO, quien enterado del sueño del Padre Vito,
de construir un HOGAR permanente para asistir a la niñez minusválida
en estado de abandono, en El Salvador, aprovechando su estadía en esa
región, lo invitó a visitar a Monseñor Luigi Bosio, de quien era uno de sus
más fieles y abnegados colaboradores, sabedor del arte que corría en las
venas de este ejemplar Obispo, que además de ser grande en su quehacer
pastoral, era muy creativo en sus diseños arquitectónicos. Así surgió el
diseño del hoy llamado HOGAR PADRE VITO GUARATO.
El señor Pelloso y su familia, además de gestionar la entrevista
con Monseñor LUIGI BOSIO, desde entonces, se han convertido en
BENEFACTORES, contribuyendo con valiosos donativos, entre los que
se pueden mencionar los artísticos vitrales que adornan la Capilla del
SANTUARIO DEL CRISTO SUFRIENTE, del Hogar de los niños.

DISEÑO ORIGINAL DE MONSEÑOR LUIGI BOSIO


Monseñor Bosio, al conocer la obra del Padre Vito Guarato, tomó papel y
lápiz y esbozó un diseño, de lo que sería el Hogar de Niños Minusválidos.
El diseño asemeja una CUSTODIA donde se expone al Santísimo, contenía
una Capilla en forma octogonal, representando las ocho bienaventuranzas:
(1. Bienaventurados los pobres de espíritu porque de ellos es el Reino
de los Cielos; 2. Bienaventurados los mansos porque ellos poseerán en
herencia la tierra; 3. Bienaventurados los que lloran porque ellos serán

44
Vista aérea de Hogar
Padre Vito Guarato,
Planes de Renderos

45
consolados; 4. Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia,
porque ellos serán saciados; 5. Bienaventurados los misericordiosos,
porque ellos alcanzarán misericordia; 6. Bienaventurados los limpios de
corazón, porque ellos verán a Dios; 7. Bienaventurados los que trabajan
por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios; 8. Bienaventurados
los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los
Cielos) y siete pabellones, que surgen como rayos y representan las siete
obras de misericordia corporal (1. Dar de comer al hambriento; 2. Dar de
beber al sediento; 3. Vestir al desnudo; 4. Dar posada al forastero; 5. Visitar
a los enfermos; 6. Visitar a los encarcelados; 7. Enterrar a los muertos).
Frente a la Capilla hay otros siete locales para bazares, que representan
las siete obras espirituales de misericordia (1. Dar buen consejo al que
lo necesite; 2. Enseñar a los ignorantes; 3. Corregir al que se equivoca; 4.
Consolar a los afligidos; 5. Perdonar las ofensas; 6. Sufrir con paciencia los
defectos del prójimo; 7. Rezar a Dios por los vivos y los muertos).
Monseñor BOSIO sugirió además el diseño del Altar, el Tabernáculo,
Ambón, el Vía Crucis, los vitrales, consiguiendo por su medio el donativo

Monseñor Luigi Bosio, inspiró


la estructura de la Capilla del
Hogar Padre Vito Guarato.
Participó en la construcción
de otras Iglesia, entre ellas la
Iglesia de Belfiore

46
de las imágenes de la Santísima Virgen, de San José y de San Miguel
Arcangel.
Es de hacer notar, que acatando sus instrucciones, sus feligreses, sus
“hijos espirituales”, como los llamaba, continúan enviando sus donativos
en beneficio de los niños del Hogar.
Este diseño, además de original, que es una prueba irrefutable de la
creatividad de su autor, contiene un mensaje que nos recuerda que como
cristianos católicos, estamos en la obligación de observar.
Monseñor LUIGI BOSIO, nació en Avesa, una barriada en las afueras
de Verona, el 10 de abril de 1909, en el seno de una familia modesta.
Dedicó su vida, con toda humildad, al servicio de los más necesitados.
Inclinado al arte y a la arquitectura, diseñó y desarrolló muchas obras,
entre ellas la Iglesia de Belfiore, en Verona, “que proyectó personalmente,
cada detalle, la estructura y la disposición interna”. Falleció el día 27 de
enero de 1994, exactamente un día antes de la inauguración del Hogar
que había diseñado. Sus restos mortales, trasladados el 8 de marzo de
2013, descansan en la Cripta de Memorial de los Obispos Veroneses en la
Catedral de Verona.
LUIGI BOSIO, fue un virtuoso Sacerdote con una vida santa. El día 5 de
noviembre de 2012, ha sido distinguido como SIERVO DE DIOS, y se ha
dado VALIDEZ JURIDICA al proceso diocesano de su BEATIFICACIÓN Y
CANONIZACIÓN.
Con base en esa idea de Monseñor Bosio, se diseñaron los planos de
construcción correspondientes, y al ser aprobados por las Oficinas
correspondientes, se inició la construcción del nuevo Hogar para los niños
del Padre Vito Guarato.
Previa la nivelación y completada la terracería, el terreno estaba listo para
iniciar la construcción.

47
COMUNIDAD ITALO-CANADIENSE
Nuevamente, la Divina Providencia extendió su manto para concretar
este sueño de amor. En un nuevo viaje al exterior, con el mismo propósito
de obtener recursos para su proyecto, como siempre al llegar a su
destino, visitaba las Casas de la Orden Franciscana. Así llegó a Panamá,
donde estaba destacado el Padre Natale Durigon, que desempeñaba las
funciones de Asistente del Padre Provincial, con sede en la ciudad de
Panamá. El Padre Durigon lo puso en contacto con un grupo de emigrantes
italianos que se habían radicado en Toronto, desde los años cincuenta, en
su mayoría originarios del Friuli, una región situada en el extremo noreste
de Italia, en la frontera con Eslovenia y Austria. El Friuli se asoma sobre el
Mar Adriático, rodeada por altas montañas, famosa por su gran variedad
de paisajes, por su rico patrimonio cultural y su mezcla de tradiciones
diferentes. Por su posición geográfica, esta región, durante siglos fue
asolada por numerosas guerras. Esta circunstancia, significó que gran
parte de su población joven, en busca de mejores oportunidades, emigrara
hacia los principales Centros Industriales del norte de Italia( Milán y Turín),
y otros contingentes viajaran rumbo a los Estados Unidos y a Canadá. Los
que llegaron a este último país se establecieron principalmente en las
ciudades de Ontario y Quebec, empleándose inicialmente en la industria
de la construcción y en el ramo del comercio.
Este grupo había sido compactado por un “único e iluminado guía Padre
Ermano Bulfon”. Establecidos debidamente, tanto en su trabajo como en
sus hogares y en sus familias, podían pensar en gozar de alguna vacación
en el sur, especialmente durante el período invernal, cuando las obras de
construcción, a las que se dedican, se cierran por el intenso frío y gozar
de calor y aprovechar el viaje para colaborar con alguna obra de caridad.
Desafortunadamente, una grave enfermedad terminal, no permitió al
Padre Bulfon concretar su proyecto. Sin embargo este proyecto de “las
vacaciones de trabajo”, fue continuado por su sucesor el Padre Gian Lucio

48
Primer grupo de voluntarios Italocanadienses 1989

Voluntarios Italocanadienses en actividad a


beneficio del Hogar Padre Vito Guarato 1989,
Toronto, Canadá

49
Voluntarios Italocanadienses realizando trabajos de
mantenimiento en el Hogar Padre Vito Guarato.
Borean, nacido en Toronto, hijo de padres que llegaron de Fiume, Veneto.
El sacerdote Gian Lucio Borean, Titular de la Parroquia Saint Peter, al
conocer del Padre Vito la magnitud de su obra, lo comunicó de inmediato
a los miembros de la Comunidad Italo-Canadiense, quienes al enterarse,
se organizaron para trasladarse hasta el lugar de construcción y ayudar
material y económicamente a la realización de la obra.
El primer grupo, compuesto por 14 personas (13 hombres y una dama)
llegó hasta Los Planes de Renderos, para gozar sus primeras “vacaciones
de trabajo”, en el mes de enero del año 1989, con un valioso aporte
económico y con abundante material para la construcción. Pero además
de su contribución, se dedicaron a trabajar en faenas propias de la
construcción. Se entregaron a la obra con todo entusiasmo, a pesar de
las no pocas limitaciones que encontraron, especialmente durante los
primeros años. Su presencia en el país no dejaba de representar un riesgo,
ya que estaba en pleno desarrollo el conflicto armado entre las tropas
regulares y la guerrilla. Esta humanitaria labor fue realizada durante
dos o tres meses, desde entonces y hasta la fecha, ya organizados de
conformidad con la legislación canadiense, como FUNDACIÓN HOGAR
DEL NIÑO EN ONTARIO, siguen visitando el Hogar y aportando su ayuda
económica y su trabajo personal en beneficio de los niños residentes.
Estos hombres y mujeres, miembros de la COMUNIDAD ITALO-
CANADIENSE. Todos amigos y hermanados por el amor hacia esta OBRA,
aún sin la presencia física del Padre Vito, continúan visitando el país, año
con año, para “Estar cerca de los pequeños” y ayudar “En todo lo que sus
capacidades les permiten”.
Del primer grupo, se destacaron por su entusiasmo y entrega, RINO
PELLEGRINA y su hermano, además de FLAVIANO CORDOVADO y su
querida esposa ROBERTA. Cuenta FLAVIANO, que haber conocido al Padre
Vito Guarato, fue un REGALO DE DIOS, ya que él nunca había sido un
hombre religioso, “Pero tratar con él fue dar un rotundo cambio de vida”.

50
“El Padre tenía mucho carisma, era muy cariñoso, con él uno se la pasaba
muy bien, parecía un santo, era muy amigo, pero era también como
un niño travieso y juguetón. Siempre confiaba en la Divina Providencia
cuando necesitaba algo”.
FLAVIANO, es un hombre que toda su vida se ha dedicado al oficio de
ceramista, el cual lo ha llenado de muchas satisfacciones.
Otro de estos valiosos colaboradores es GABRIELLE PETRICCA. Según su
decir, el Padre Vito “Vivió y murió enamorado de la OBRA”. “El Padre Vito
cumplió su misión e hizo realidad su sueño”. “A NOSOTROS NOS TOCA
MANTENERLA VIVA”.

Voluntarios italocanadienses

51
EL APOYO INCONDICIONAL DEL PADRE FLAVIAN MUCCI
El Padre CARLO VITO GUARATO, desde que inició su gran aventura de
fundar el HOGAR siempre contó con la asesoría y apoyo incondicional de
su hermano franciscano FLAVIAN MUCCI.
FLAVIAN MUCCI, nació en Boston, Estado de Massachussets, Estados
Unidos de América, el día primero de marzo de mil novecientos treinta y
cinco. Cursó sus estudios en el Seminario Franciscano Mount Alvernia, en
Wappingers Falls, New York, y fue ordenado Sacerdote el día quince junio
de mil novecientos sesenta y tres. Al año siguiente, es trasladado a Centro
América. Su paso por Honduras y Guatemala, marca el inicio de su gran
labor espiritual y material a favor de sectores vulnerables.
El día nueve de julio de mil novecientos sesenta y siete, llega a El Salvador,
y desde entonces desarrolla una incansable labor, que lo ha distinguido,
no solo por su excelente labor pastoral y misionera, sino también por su
nobleza y su gran deseo de mejorar las condiciones de vida de grandes
núcleos de la población, creando Centros de Capacitación, Colegios,
Clínicas, Casa de Retiro para Ancianos, Comedores, etc. y abriendo
fuentes de trabajo, a través de nuevas empresas, con la única finalidad de
favorecer al necesitado.
Cuando la recién creada FUNDACIÓN PRO OBRAS HUMANTARIAS DEL
BEATO HERMANO PEDRO EN EL SALVADOR, inició sus labores, el Padre Vito
nunca se imaginó que su crecimiento sería tan rápido. Al darse cuenta de
la magnitud de la OBRA que había creado, creyó conveniente asesorarse
para garantizarse un mejor funcionamiento administrativo. Con miembros
de la Junta Directiva, se trasladó a Sonzacate, a las instalaciones de AGAPE
y buscó a su amigo, el también Fraile Franciscano, Padre Flavian Mucci.
Para entonces AGAPE ya era una gran empresa, en pleno desarrollo,
brindando toda clase de servicios materiales y espirituales a los sectores
más desprotegidos de la población. El Padre Mucci, dando muestras de
su gran bondad y nobleza, abrió las puertas de su Institución y fueron

52
sus Ejecutivos y técnicos, quienes capacitaron, sin ningún interés y sin
ninguna reserva, al personal recién contratado para iniciar eficientemente
las labores administrativas de la Fundación. Dichos empleados, estuvieron
a tiempo completo durante algunos días, recibiendo la asesoría necesaria
y compartiendo las experiencias del personal calificado de AGAPE.
Esa sincera amistad, solidaridad y apoyo del Padre Flavian ha permanecido
a través de los años, consolidándose cada día.
La Fundación HERMANO PEDRO, hoy ASOCIACIÓN PADRE VITO GUARATO,
reconoce en el Fraile Franciscano FLAVIAN MUCCI, a un verdadero amigo,
que sin distraer su ocupada atención en las obras de AGAPE, siempre
que se le requiere está presente, extendiendo sus brazos solidarios en un
apoyo incondicional a esta OBRA DE AMOR.

LA SUCESIÓN DE DON EMILIO SIMAN


Don Emilio Siman, fue un prominente empresario, de gran trayectoria
dentro del comercio y la industria, reconocido por su nobleza, que
lo distinguió por patrocinar y beneficiar a los sectores vulnerables y
desprotegidos del país.
Por gestiones del señor Guillermo Dada Rinker, entonces integrante de la
Junta Directiva de la recién creada FUNDACION HERMANO PEDRO, y uno
de los principales colaboradores del Padre Vito, los familiares del señor
Siman, fueron invitados a conocer la Obra que se estaba realizando en
beneficio de la niñez desvalida, en estado de abandono.
Don Guillermo Dada Rinker, relacionado con la familia SIMAN DADA,
motivó a su tía doña Alicia Dada de Siman, y a sus primos hermanos
FERNANDO y LUIS SIMAN DADA, representantes de la sucesión, quienes
al conocer los alcances de la OBRA iniciada por el Padre Vito, en memoria
de don EMILIO SIMAN, realizaron un valioso donativo, que incluyó un
inmueble y un aporte en efectivo, que definitivamente le dio un gran
impulso a la construcción del nuevo Hogar.

53
Este apoyo de la familia SIMAN DADA, aceleró la construcción del nuevo
Hogar. A este esfuerzo se sumaron otras personas que aportaron valiosos
donativos.
Finalizada la construcción, se inició una nueva tarea. Había que conseguir
equipo de lavandería, cocina y demás utensilios para la preparación y
preservación de alimentos, equipo para asistencias y emergencias médicas,
medicamentos, camas, sábanas, ropa, en fin todo para el funcionamiento
del nuevo Hogar.
De la misma manera, así en forma milagrosa, empezaron a llegar
donativos en especie y en efectivo y se equipó el nuevo Hogar, quedando
en condiciones para albergar a los niños con todas las comodidades y
atenciones posibles. Tiene una capacidad de 135 camas y en sus pabellones
están instaladas la administración, lavandería, cocina, dormitorios, terapia
recreativa, fisioterapia, clinica y enfermería, farmacia, área de lactantes.
Tiene como construcción adicional, salones de clase, que funcionan
como un Centro Escolar Católico, y cuenta con maestros expertos en la
educación especial que requieren los niños.
La Capilla, era una prioridad. Los vitrales, las imágenes del Vía Crucis, el
contorno, la Santísima Virgen María, San José y el Cristo Sufriente, todo
llegó de Italia. Los amigos y familiares del Padre Vito Guarato cumplieron
sus deseos.
En la actualidad, el Hogar tiene nuevas construcciones. Se ha remodelado
el Rancho que se utiliza para varias actividades y ha sido construido un
nuevo Pabellón para Lactantes y un local amplio para la fisioterapia,
completamente equipado, además, se construyó un espacio especial
para juegos especiales, en el área de jardín. La última ampliación, un
AUDITORIO para usos múltiples, es la edificación donada por la “ANGELO
MARINELLI TRUST FUND”, constituida por la familia del señor Angelo
Marinelli, filántropo de mucha sensibilidad, miembro de la Comunidad
Italo Canadiense, fallecido repentinamente en 1999.

54
55
Maqueta de instalaciones
Hogar Padre Vito Guarato

56
VI. INAUGURACIÓN
DEL NUEVO
HOGAR

57
58
Ante la presencia de numerosas personas, en un solemne acto se declaró
inaugurado el HOGAR DE NIÑOS MINUSVÁLIDOS ABANDONADOS. Era una
mañana soleada, del día 28 de enero de 1994. Entre los asistentes estaba
el señor Presidente de la República, Licenciado Alfredo Cristiani, el señor
Arzobispo de San Salvador, Monseñor Rivera y Damas, Representantes de
la Orden Franciscana, Miembros del Cuerpo Diplomático acreditado en el
país, Funcionarios de Gobierno, Junta Directiva y Fundadores, Ejecutivos
y empleados, amigos y benefactores de la Fundación Hermano Pedro e
invitados especiales.

LABORES EN EL NUEVO HOGAR


Con el funcionamiento del nuevo local del Hogar, se incrementaron
sus actividades. Se aumentó el número de niños residentes y como
consecuencia, en forma proporcional creció el número de niñeros,
enfermeras, cocineras y personal de servicio, lo mismo que la cantidad
de alimentos y medicinas. Desde luego los costos también aumentaron.
Siendo una obra de Dios, la Divina Providencia proveyó los recursos
necesarios para satisfacer este incremento.

Padre Vito Guarato bendiciendo a los niños


del Hogar Padre Vito Guarato
59
El Padre Vito tenía la costumbre, adquirida en su hogar, de leer todas las
mañanas pasajes de la Biblia, que transmitía a todo el personal a través de
altoparlantes distribuidos en las instalaciones y luego hacía una reflexión
sobre la lectura.

“La armonía, la comprensión, la tolerancia, la caridad y la generosidad


son ingredientes que ayudan sustancialmente a formar un grupo de
trabajo perfectamente coordinado, ordenado y cohesionado”
Padre Vito Guarato.

En la Capilla del Santuario del Cristo Sufriente, oficiaba la Eucaristía las


mañanas de todos los días, con la presencia de los niños y miembros del
personal del Hogar. Por las tardes, rezaba el Rosario. Nunca descuidó la
atención espiritual de los niños. Su fe la aumentaba por su cercanía con
los niños. Expresaba constantemente: “Cada día le pido al Señor cuatro
gracias para mí: Primero, la Santidad (sin santidad hasta el demonio
trabaja); segundo, la salud; tercero, larga vida para ayudar a los niños
minusválidos abandonados; y cuarto, los medios para realizar la obra
Hogar para el Reino de Dios. Agregando, “mis jaculatorias más frecuentes
son: María, Madre de Jesús y Madre mía, ten piedad de mí y ruega por
mí. Jesús, Jesús, te amo, hazme SANTO”.
Esta labor espiritual era compartida con los miembros de la Junta Directiva
de la FUNDACIÓN HERMANO PEDRO, a quienes los mantenía siempre con
la práctica de los deberes que como católicos deben observar, para estar
dispuestos a servir y atender las obras de misericordia.

“Abramos las puertas de nuestros corazones y de nuestra mente y


dejemos en manos de Dios, lo que nos parezca difícil. Somos muy
pequeños para entender el poder de Dios y su sabiduría infinita.”
Padre Vito Guarato.

60
Nuevas instalaciones del Hogar Padre Vito Guarato

61
Santuario del Cristo Sufriente,
Capilla del Hogar Padre Vito Guarato

62
Redactó un CÓDIGO DE CONDUCTA de cumplimiento obligatorio, tanto
para los miembros de la Junta Directiva como para todo el personal
técnico, administrativo y de servicio, cuyos postulados son los siguientes:
HONRADEZ ABSOLUTA - SINCERIDAD MÁXIMA
RESPONSABILIDAD CONSCIENTE
FIDELIDAD TOTAL - DISPONIBILIDAD GENEROSA
ENTREGA SIN MEDIDA - AMOR PARA TODOS

“Debemos de tratar de ver y sentir la presencia de Dios en todas las


situaciones de la institución, porque Él, es el verdadero rector y fundador
de la misma. Nada viene sino de Dios” Padre Vito Guarato.

COMERCIANTES DE LA TIENDONA
El Mercado LA TIENDONA, es un Centro de Mayoreo, que abastece a
todo el gran San Salvador. Desde que nació el Hogar, en la casa arrendada
en Los Planes de Renderos, el Padre Vito Guarato visitó este Centro de
Acopio mayorista, en busca de ayuda para proveer de alimentos a sus
niños. Su solicitud no fue bien recibida en sus primeras visitas. Conocida
su tenacidad, su sencillez y sinceridad, por parte de los Comerciantes,
esta dificultad inicial fue fácilmente superada y los alimentos llegaron en
cantidades mayores a las necesidades del Hogar, tanto que el exceso se
podía compartir con otras instituciones de beneficencia con actividades
similares. Esta tarea la realizaba
todos los días viernes. A esta fecha,
los Comerciantes del Mercado
La Tiendona, continúan con esa
valiosa ayuda, favoreciendo a los
niños del Hogar.

Comerciantes del Mercado “La Tiendona”, benefactores del


Hogar, entregando donativos al Padre Vito Guarato.

63
64
VII. SU
ANIVERSARIO DE
ORO SACERDOTAL

65
Conmemoración de sus 50 años de
Ordenación Sacerdotal, en el año
2000, Motta de Livanza, Italia.

66
El Padre Vito Guarato viajó nuevamente a Italia. Era el día 5 de junio del
año 2000. El motivo: La celebración del aniversario de ORO de su
vida sacerdotal. Estarían reunidos sus once compañeros del Convento de
Sacalongo, Motta de Livenza. Lo extraordinario de esta celebración era la
Misa que oficiaría en Roma, junto a su Santidad el Papa Juan Pabro II y
sus compañeros. Este inmenso regalo de aniversario, se realizó gracias a
gestiones personales de su amigo, Monseñor Giacinto Berlocco, entonces
Nuncio Apostólico en El Salvador.
Luego de este fabuloso regalo de aniversario, junto con sus compañeros
continuaron el festejo, con otros eventos, en medio de familiares y amigos,
que se unieron a este regocijo por su larga vida al servicio de Dios.
Antes de emprender su viaje, el Padre Vito Guarato, dejó escrito este
pensamiento:
“EN ESTOS MOMENTOS EN QUE CELEBRO MIS 50 AÑOS DE VIDA
TOTALMENTE CONSAGRADA A DIOS, NO ME QUEDA MÁS QUE DECIRLE
A DIOS LAS MISMAS PALABRAS DE SAN FRANCISCO: DIOS MÍO Y MI
TODO- TÚ DIOS MÍO- FUISTE MI ESPERANZA Y MI CONFIANZA DESDE
MI JUVENTUD; TÚ SOLO FUISTE MI SOCORRO Y A LA SOMBRA DE TUS
ALAS CANTO CON JUBILO. A TI SE ESTRECHA MI ALMA Y TU DIESTRA ME
SOSTIENE. SEÑOR, TÚ LO SABES TODO, TÚ SABES QUE TE QUIERO”.
Unos días después, el día 31 de julio del mismo año, encontrándose en
el Convento de San Daniele, el Padre Vito Guarato, sufrió una nueva
caída que le provocó una rotura en el fémur y tuvo que someterse a una
intervención quirúrgica, cuyo resultado fue positivo, pero su recuperación
se complicó, debido a los efectos colaterales de la anestesia.

67
68
VIII. FALLECIMIENTO
DEL PADRE VITO
GUARATO

69
50

70
El día 25 de agosto del año 2000, en Padova, Italia, dejó de existir el PADRE
CARLO VITO GUARATO.
Al ocurrir su deceso, tenía 78 años de edad, de los cuales 30 años sirvió en
este país, haciendo grandes obras de misericordia y beneficencia. Ejerció
el sacerdocio ejemplarmente, en exceso de sus obligaciones y deberes
durante CINCUENTA AÑOS, los cuales celebró con sus compañeros en el
Convento de Saccolongo, donde le sorprendió la muerte.
Su mayor sueño- asistir a la niñez desvalida en abandono-
lo realizó. Fundó el Hogar del Niño Minusválido Abandonado, hoy en su
honor y como un justo reconocimiento a su labor denominado “HOGAR
PADRE VITO GUARATO”. Su inmensa Fe en Dios, su increíble Esperanza en
la Divina Providencia y su inagotable Caridad a los necesitados, hicieron
realidad su sueño.
Después de largas jornadas de trabajo, en las que se destacaron su amor
y su entrega, se culminó con la construcción de las nuevas instalaciones
del HOGAR.
Las muestras de pesar por la irreparable pérdida de tan prestigioso
Religioso, fueron abundantes. Su labor abnegada y su deseo infinito de
llevar PAZ Y BIEN a los más necesitados, dejó al descubierto su carisma y
su bondad, que tanto le fue admirado.

71
72
IX. TRASLADO
DE SUS RESTOS
MORTALES

73
74
Funeral del Padre Vito Guarato en Italia.
El Padre Vito Guarato siempre expresó su deseo de que al fallecer, sus
restos deberían ser sepultados en la Capilla del Cristo Sufriente para
“Permanecer para siempre cerca de sus niños”.
Cumpliendo su última voluntad, sus restos mortales llegaron a la hora
programada, al Aeropuerto Internacional de El Salvador, en Comalapa.
Era el día viernes 8 de septiembre del año 2000. Luego de cumplidas las
formalidades legales, el féretro fue trasladado a la Iglesia de Fátima, en
los Planes de Renderos, en donde permaneció hasta la mañana del día
sábado 9.
Llegados sus restos mortales, la Iglesia de Fátima se vio colmada de fieles,
ante un interminable desfile de personas, vecinos de la Parroquia, amigos
de la Comunidad Católica de La Palma, Donantes y Benefactores del
Hogar, todos queriendo brindarle un último adiós a su querido Pastor y
Consejero.
La Iglesia se mantuvo permanentemente concurrida, habiéndose
celebrado varias misas, oraciones y alabanzas, encomendando el alma de
tan querido e inolvidable Sacerdote, con toda seguridad ya gozando de la
presencia de nuestro Señor Jesucristo, que le ha recibido en su seno.
La Comunidad de Frailes Franciscanos, dirigió los actos y honras fúnebres
que se celebraron durante todo el día y toda la noche. Se escucharon
diversas anécdotas del Padre Vito Guarato, en las cuales siempre se
destacó su vocación de servicio y su acendrado amor hacia el prójimo,
especialmente al más necesitado.
Los Frailes franciscanos, uno a otro, fueron contando gratos momentos
pasados al lado del Padre Vito Guarato, reconociendo su inmenso amor
al Supremo Creador y a la Santísima Virgen María, lo cual lo mantenía en
largas jornadas de oración y meditación.
Las lágrimas surgían espontáneamente en todos los presentes, al escuchar
los relatos de los Frailes y de los fieles de todas las edades y de todas las
condiciones. El Padre Vito Guarato, era amigo de TODOS y querido

75
por TODOS. Así lo testimoniaron en esa vigilia.
La celebración en la Iglesia de Fátima, fue una demostración de
agradecimiento hacia el Padre Vito Guarato. Agradecimiento por su amor,
por su entrega, por su deseo de llevar PAZ Y BIEN a los más necesitados, por
hacer realidad uno de sus sueños, con el que ha favorecido a varios niños,
a quienes los trató como hijos, brindándoles un techo y alimentación,
asistencia médica y cuidados especiales, pero principalmente su amor,
dándoles una nueva oportunidad, con una mejor calidad de vida.

Funeral del Padre Vito Guarato en Italia.

76
X. INHUMACIÓN
DE SUS RESTOS
MORTALES

77
Lugar donde descansan los restos mortales
78 Vito Guarato en el Santuario del
del Padre
Cristo Sufriente, Capilla del Hogar.
En la siguiente mañana del día sábado, los restos mortales del Padre Vito
Guarato fueron traslados a su destino final, la Capilla del SANTUARIO
DEL CRISTO SUFRIENTE, en el HOGAR. En la entrada se encontraban sus
niños y los empleados del Hogar, formando una valla de honor. Sus restos
permanecieron en Capilla Ardiente. Se celebraron Misas y grupos de
jóvenes de varios Centros Escolares vecinos entonaron alabanzas.
A las 3 de la tarde, ante la presencia de altas personalidades de la Iglesia
Católica y los Superiores de la Orden Franciscana, miembros de la Junta
Directiva de la Fundación Hermano Pedro, los niños y el personal del
Hogar, Miembros de las Comunidades Católicas de La Palma y Los Planes
de Renderos, Medios publicitarios, cuerpos de seguridad y Grupos Scouts,
donantes y amigos, fueron inhumados los restos del Padre Vito Guarato.
Sus restos permanecen en un nicho, especialmente construido, al lado
derecho del Altar del Santuario, tal como él mismo decidió.
Las muestras de dolor se reflejaban en todos los presentes, ante esta triste
realidad de la pérdida de tan noble persona, ejemplar Sacerdote, fiel a su
formación franciscana, que se distinguió por su espíritu de colaboración,
su humildad, su espiritualidad, su bondad y por su gran deseo de servir,
sin esperar recompensas, ni halagos terrenales.
¡Su recuerdo perdurará entre quienes lo conocimos y amamos!.

79
Misa de cuerpo presente en el Santuario
del Cristo Sufriente, Capilla del Hogar Padre
Vito Guarato.

80
XI.
RECONOCIMIENTO
POR SUS OBRAS

81
82
El Padre Carlo Vito Guarato, realizó cantidad de obras en beneficio de
personas desprotegidas, en todos los lugares en donde se desempeñó
pastoralmente. Actuó siempre de acuerdo a sus principios y a su formación
de fraile franciscano, entregando TODO, sin esperar NADA a cambio. Su
único interés fue siempre el poder llevar ayuda espiritual y material al
necesitado, atendiendo los preceptos divinos.
Sin embargo, sus obras estaban a la vista, no podían esconderse, los
beneficios que producían eran evidentes. Cada día favorecía a más
personas, tanto, que su labor trascendió y lógicamente, los agradecimientos
y reconocimientos por esas obras, llegaron en forma abundante.
Los siguientes son parte de las muestras de gratitud que se le expresaron:
* Diploma de Reconocimiento como MIEMBRO HONORARIO, otorgado por
la Fundación Hermano Pedro. ( Febrero 1989)
* Certificado de Reconocimiento. Otorgado por los Organismos Convocantes
del “Premio Profesora Eloísa García Etchegoyhen de Lorenzo-1991”,
conformado por el Instituto
Interamericano del Niño.
Organismo Especializado de la
O.E.A.. Montevideo, Uruguay.
(Noviembre 1991)

*Condecoración de la Orden
Municipal “Diego de Holguín”
en el Grado de “Gran Cruz”.
Otorgado por el Concejo
Municipal de la ciudad de San
Salvador (Abril 1994 )
Padre Vito Guarato con el
Padre Bonicio Morin.

83
* Estatuilla Talento Creativo B&M ( 1999 ). Otorgado por B&M Publicidad
( Enero 1991)
* Diploma de Socio Honorario. Club Rotario San Salvador ( Octubre 1992).
* Trofeo de Reconocimiento. Otorgado por el Programa DOMINGO PARA
TODOS. (Enero 1993 ).
* Diploma de Agradecimiento Especial. Otorgado por el señor Presidente
de la República de El Salvador. ( Enero 1994 )
* Diploma de Honor al Mérito. Otorgado por el Club Rotario de El Salvador
( Enero 1994 )
* Placa de Reconocimiento. Otorgada por el Club Activo 20-30 Maquilishuat
( Julio 1995 ).
* Diploma de Reconocimiento. Otorgado por el Club Rotario San Salvador-
Cuscatlán ( Octubre 1997 ).
* Placa de Reconocimiento. Otorgada por la Fundación Hermano Pedro,
en ocasión de celebrar el X Aniversario de fundación del Hogar del Niño.
(Mayo 1997 ).

Luego de su fallecimiento, su paso por


El Salvador se recuerda con mucho
cariño y especial agradecimiento,
reconociendo lo invaluable de su
labor humanitaria. Su vocación de
servicio para la realización de obras
de beneficencia, lo ha distinguido
especialmente.

Sra. Maria Elena de Tona entregando


Diplma a Padre VitoGuarato

84
XII.
RECONOCIMIENTOS
POSTUMOS

85
62 Reconocimiento de la Asamblea Legislativa al Padre Vito Guarato
86
como “Benefactor Meritísimo de la Niñez Salvadoreña”
DECRETO LEGISLATIVO
Como un HOMENAJE PÓSTUMO la Asamblea Legislativa de la República,
con la iniciativa de los diputados de todas los partidos políticos con
representación en la Asamblea, en sesión solemne celebrada el día 16 de
agosto del año 2001, y CONSIDERANDO...“que el Sacerdote Franciscano
Carlo Vito Guarato, de nacionalidad italiana, durante más de treinta años
ha realizado una grandiosa obra de amor y entrega para beneficiar a niñas
y niños desprotegidos en situación de minusvalía y abandono, brindando
con ello un ejemplo vivo de santidad entre los salvadoreños” y…. “que
en ocasión de conmemorar el primer aniversario del fallecimiento de tan
digno misionero, es procedente honrar a nombre del pueblo salvadoreño
y de la niñez desvalida de nuestro país, la memoria de tan ejemplar
sacerdote”.
DECRETA .”Declárase, de manera póstuma, al Sacerdote Franciscano
CARLO VITO GUARATO, “BENEFACTOR MERITÍSIMO DE LA NIÑEZ
SALVADOREÑA” por su grandiosa obra de misericordia en El Salvador.”
ACUERDO MUNICIPAL

Por su parte el Concejo Municipal de la ciudad de San Salvador, presidido


por el señor Alcalde, doctor Norman Quijano, atendiendo gestiones de
la Junta Directiva de la Asociación Padre Vito Guarato, y reconociendo
la abnegada labor del Padre Carlo Vito Guarato, en beneficio de los
niños y niñas con discapacidades diversas, en situación de abandono,
albergados en el Hogar que lleva su nombre, destinó un espacio público
y ha erigido una Plaza, ubicada en la Calle Modelo, para que las futuras
generaciones recuerden la bondad y amor del Padre Vito, la cual nominó
“PLAZA PADRE VITO GUARATO”. Esta Plaza ha sido construida gracias a
los aportes de benefactores, de la familia Pelloso y otros amigos de la obra
de nacionalidad italiana, además de algunos miembros y admiradores. Su
inauguración, realizada la tarde del día 28 de enero de 2015, constituyó

87
una muestra de agradecimiento hacia el Padre Carlo Vito Guarato por su
decidida labor humanitaria y solidaria realizada en este país. Estuvieron
presentes, además del señor Alcalde Municipal y miembros del personal
de la Alcaldía, el Secretario de la Nunciatura Apostólica, Monseñor Gabriel
Viola, en representación de su Excelencia Monseñor León Kalenga, Nuncio
Apostólico en El Salvador, Invitados especiales, miembros de la Junta
Directiva de la Asociación Padre Vito Guarato y personal ejecutivo, y un
grupo de niños y niñas del Hogar, que sirvieron de testigos de tan solemne
celebración. La obra fue bendecida por el Capellán del Hogar, Padre Pedro
Hernández y por Monseñor Gabriel Viola, Secretario de la Nunciatura,
quienes además aprovecharon el acto para resaltar las virtudes del Padre
Vito Guarato.

88
89
Inauguración de Plaza Padre Vito Guarato, San Salvador, enero 2015
90
XIII.
CONTINUIDAD
DE SU OBRA

91
92
La FUNDACIÓN PRO OBRAS HUMANITARIAS DEL BEATO HERMANO
PEDRO EN EL SALVADOR, por mandato del nuevo cuerpo legal que
regula estas instituciones, se transformó en la “ASOCIACIÓN PADRE VITO
GUARATO”. Cambió su naturaleza y su denominación. Sus miembros
en forma unánime, tomaron el acuerdo de llamarla así, con el nombre
de su querido Fundador, inspirador de esta obra de Dios, como un
reconocimiento adicional a su extraordinaria labor en beneficio de la niñez
desvalida. Su finalidad y su mística permanecen invariables. Transcurridos
15 AÑOS desde del triste suceso del fallecimiento del Padre Vito Guarato,
su Junta Directiva ha continuado con este legado de tan insigne hombre,
que lejos de su tierra natal, adoptó a este pequeño país como su segunda
patria y al Hogar y sus niños como su familia, obra a la que se entregó sin
reservas y sin condiciones.
El compromiso adquirido los obliga a salir adelante, con la confianza en
Dios y al amparo de la Divina Providencia.
La Asociación Padre Vito Guarato, a través de su Junta Directiva, se ha
comprometido a darle continuidad a esta obra, la cual NO TERMINA y
así continuará mientras exista un menor con discapacidad en estado de
abandono.

93
94
XIV. NECESIDAD DE
RECURSOS PARA
CONTINUAR LA
OBRA

95
96
El HOGAR PADRE VITO GUARATO, siguiendo el ejemplo del Santo de
Asís y del Santo Hermano Pedro, continúa desarrollando sus actividades,
atendiendo en forma integral a los niños, gracias al apoyo de benefactores
y donantes que creen y confían en que la obra debe continuar.
El Hogar, en la actualidad alberga a 123 niños con distintas discapacidades,
“Que significan todo lo que es posible hacer y que a lo mejor no hacemos”.
El sostenimiento de esta obra se basa en los donativos que se reciben. Se
requieren en forma permanente, alimentos, medicinas, artículos para aseo
personal, jabón para lavar diariamente grandes cantidades de ropa, además
del costo de la energía eléctrica y del gas propano.
El Padre Vito Guarato, decía: “¿Es Usted Cristiano?. Posiblemente su
respuesta será afirmativa. El problema real es que ser CRISTIANO no radica
en decirlo, ni siquiera en tener la fe suficiente para afirmarlo, porque la fe
sin obras no vale nada.”
Debe entenderse que siendo esta obra inspirada por el Supremo HACEDOR,
todo tipo de ayuda, debe nacer de un sentimiento de colaboración y
entrega, en un deseo de servir, en un anhelo de ofrecer su apoyo, ya que de
una o de otra manera, todos los que colaboran en alguna medida en esta
obra, son escogidos del Señor.
La ASOCIACIÓN PADRE VITO GUARATO, le está pidiendo ALGO. “Qué
extienda su mano a estos pequeños hijos de Dios que han sido abandonados
por sus padres terrenales y que carecen de todo, absolutamente de todo,
excepto de lo que se pueda reunir entre la Asociación y Usted”.
La Asociación PADRE VITO GUARATO, “Siente felicidad al pedirle” y de igual
manera espera que Usted sienta esa misma felicidad al proporcionarles
ALGO a estas criaturas.
El HOGAR PADRE VITO GUARATO, los está atendiendo con especial esmero,
a través de una gran variedad de actividades, con el objetivo de integrar a
cada niño a un programa específicamente adaptado a su condición mental y
física. Uno de los programas más gratificantes es la orientación de los niños

97
a actividades de la vida diaria, labores que realizan con mucha alegría, y
que les hace sentirse útiles, lo cual disfrutan y los estimula a aprender
más.
Estos son los niños del Hogar, pero también son SUS NIÑOS.
“PORQUE DE TODOS, ABSOLUTAMENTE DE TODOS, ES LA
RESPONSABILIDAD DE CUIDARLOS CON CRISTIANO AMOR.”

98
ASOCIACIÓN PADRE VITO GUARATO
MIEMBROS JUNTA DIRECTIVA
PERÍODO 2015-2017

Dr. Álvaro Emilio Marino


Presidente
Padre Jorge Luis Coquis Manrique
Vicepresidenta
Dra. Ana Camila De León de Castro Garay
Síndico
Dr. José Manuel Pacas Castro
Tesorero
John Richardson
Pro-Tesorero
Lic. Raúl Méndez Meléndez
Secretario
Nadia Argentina Paz de Cabrales
Pro Secretario
Lidia Corticelli de Richason
Vocal

99
LA ASOCACIÓN PADRE VITO GUARATO PRESENTA ESTE LIBRO, QUE
CONTIENE UNA DESCRIPCIÓN DE PARTE DE LA LABOR ESPIRITUAL
DEL PADRE VITO GUARATO. SU QUEHACER COMO PERSONA Y COMO
SACERDOTE, EN LAS DISTINTAS ETAPAS DE SU VIDA, NO PUEDEN
RESUMIRSE EN UN SOLO TEXTO.

ESTE LIBRO NARRA LOS PRINCIPALES HECHOS DE LA VIDA DEL PADRE


VITO GUARATO, UN EJEMPLAR SACERDOTE FRANCISCANO, DE ORIGEN
ITALIANO, Y SE ENFOCA ESPECIALMENTE EN SU ÚLTIMA OBRA: SU
HOGAR PARA NIÑOS ESPECIALES.

PRETENDE RESALTAR LA FIGURA DEL PADRE VITO GUARATO, COMO


UN HOMBRE DE PROFUNDA FE, DE CARIDAD CRISTIANA CAPAZ
DE TRANSFORMAR EL SUFRIMIENTO EN ESPERANZA, Y CON LA
PLENA CONVICCIÓN DE DOTAR A LA NIÑEZ DESPROTEGIDA, CON
DISCAPACIDADES FÍSICAS Y MENTALES, EN ESTADO DE ABANDONO, DE
UNA VIDA CON DIGNIDAD Y CON AMOR.

EL AUTOR, DR. ÁLVARO EMILIO MARINO, ES PARTE DEL GRUPO DE


PERSONAS QUE ACOMPAÑÓ AL PADRE VITO GUARATO, DESDE EL
INICIO DE SU SUEÑO. ACTUALMENTE Y LUEGO DE 28 AÑOS, CONTINÚA
DENTRO DE LA DIRECTIVA DE LA ASOCIACIÓN PADRE VITO GUARATO,
FUNGIENDO COMO PRESIDENTE.