Está en la página 1de 3

MODO DE PRODUCCIÓN DE LA COMUNIDAD PRIMITIVA:

Primer modo de producción en la historia de la humanidad. La base de sus relaciones de producción era
la propiedad colectiva de cada comunidad sobre los medios de producción, tipo de propiedad que
correspondía a las fuerzas productivas primitivas, sin desarrollar. La debilidad del hombre aislado y la
imposibilidad de producir y luchar con la naturaleza individualmente requerían que la propiedad sobre
los medios de producción y el trabajo fuesen colectivos. La cooperación simple de los hombres
primitivos aparecía como una nueva fuerza productiva. El trabajo del hombre no creaba excedentes por
encima del mínimo vital necesario, la distribución de los productos era igualitaria. En consecuencia, no
se daban ni la desigualdad de bienes, ni las clases ni la explotación del hombre por el hombre, no había
Estado. En el desarrollo del modo de producción de la comunidad primitiva, que representa el período
más largo de la historia de la humanidad, se distingue la época de la horda primitiva, durante la cual el
hombre aprendió a hacer sencillísimos instrumentos de piedra y a obtener el fuego. Al incrementarse las
fuerzas productivas, surgió la división natural del trabajo por el sexo y la edad. La horda primitiva pasa a
ser la organización gentilicia de la sociedad. La gens constituía un grupo de hombres que constaba, al
principio, de unas decenas de individuos enlazados por vínculos de parentesco consanguíneo en línea
materna. En determinada fase, fue la mujer la que ocupó una situación dominante en la comunidad
gentilicia (matriarcado); sin embargo, en el decurso del ulterior desarrollo de la economía y de la familia
la situación dominante pasó al hombre (patriarcado). Varias geas se unían en una tribu. El progreso de
la ganadería, de los oficios y de la agricultura condujo al nacimiento de la división social del trabajo, y,
en relación con ello, a la aparición del cambio. El perfeccionamiento gradual de los instrumentos de
trabajo, la división del trabajo y el cambio incrementaron la productividad, lo cual permitió obtener
medios de subsistencia con el trabajo individual en haciendas familiares. Ello condujo a la
descomposición de la gens y a la aparición de la comunidad de vecinos. El nacimiento y desarrollo de la
propiedad privada engendró la desigualdad de bienes y, en último término, dio origen a la explotación, o
sea, a que unos hombres se adueñaran de los productos del trabajo de otros hombres. Se dejó de matar
a los prisioneros y se les convirtió en esclavos. El nacimiento de la esclavitud provocó la
descomposición total de la comunidad primitiva. Aparecen la primera división de la sociedad en clases y
el Estado. El modo de producción de la comunidad primitiva en distintos pueblos y en dependencia de
las condiciones históricas concretas, cedió su lugar al modo esclavista de producción o al modo feudal
de producción.

Trabajos que se realiza en la comunidad esclavista

El modo de producción esclavista es propio de un nivel de desarrollo de las fuerzas


productivas netamente preindustrial. El capital es escaso, no habiendo incentivos para
la inversión aunque se amasen inmensas fortunas (se acumulan objetos de lujo, propiedades
inmuebles y esclavos, no interesando los bienes de producción como maquinaria);
las técnicas son muy rudimentarias y tradicionales, no habiendo incentivo para mejora aunque
pueda haber un espectacular desarrollo intelectual precientífico (la filosofía
clásica). Tierra y trabajo son las fuerzas productivas fundamentales.
En el modo de producción esclavista, la fuerza de trabajo está sometida a esclavitud, es decir:
no es propiedad de los trabajadores que por tanto no tienen que ser retribuidos
(los proletariados del modo de producción capitalista poseen al menos su fuerza de trabajo y
han de ser retribuidos con el salario). La reproducción de la fuerza de trabajo queda así como
responsabilidad del propietario del esclavo, que por su propio interés alimenta e incluso
incentiva a la reproducción biológica de sus esclavos (a diferencia de los esclavos, los
proletarios han de encargarse de ello por sí mismos con la retribución salarial que reciben por
su trabajo). En el modo de producción esclavista, las relaciones sociales están basadas en
la propiedad y el derecho, que convierten a unas personas en libres y otras en esclavas (en
el modo de producción feudal, la propiedad y el derecho, más bien derechos y privilegios en
plural, son términos confusos que señores y siervos comparten). El interés en la mejora de
la producción corresponde únicamente al propietario, pues el esclavo no se beneficia ni se
perjudica directamente por una mejor o peor cosecha (en el modo de producción feudal ese
interés corresponde al siervo y en el capitalista al empresario capitalista).
Si eso parece estar en contradicción con la existencia de esclavos hasta el siglo XIX en los
Estados del sur de los EE. UU., por poner un ejemplo muy conocido, se debe dejar claro, por
un lado, que no hay que confundir modo de producción esclavista con esclavitud, que es tan
antigua como la historia y continuó existiendo en todo el mundo después de que el
esclavismo1 fuera el modo de producción dominante, sobreviviendo hasta que el movimiento
abolicionista la consideró una situación socialmente inaceptable. Aún hoy en día reaparece en
algunos lugares de África. Por otro lado, hay que dejar claro que distintos modos de
producción pueden (de hecho, suelen) coexistir al mismo tiempo combinándose en
una formación económico social concreta.

Trabajos que se realiza en la comunidad feudal

La producción feudal se desarrollaba en dos vertientes principales: en forma de economía


terrateniente y economía tributaria. Para las dos formas era común lo siguiente: a) el
productor directo dependía personalmente del señor feudal; b) el señor feudal del cual
dependían personalmente los productores directos, era considerado propietario de todas
las tierras dedicadas a la producción agrícola; c) el productor directo disponía de un lote
de tierra que constituía su hacienda; d) a la producción agrícola se aplicaba el trabajo de
los campesinos y se empleaban en ella sus instrumentos de trabajo; e) los campesinos
invertían el trabajo adicional y creaban producto adicional para el señor feudal como
resultado de la coerción extraeconómica. Por cuanto los campesinos poseían medios de
producción propios necesarios para llevar independientemente la hacienda, el señor
feudal podía explotar al productor directo sólo por medio de la coerción extraeconómica.
“Si este no tuviera poder directo sobre la persona del campesino – escribió Lenin – no
podía obligar a trabajar para sí al hombre que posee la tierra en nadiel y que tiene su
hacienda propia.” El nadiel campesino constituía la base para la propia existencia del
campesino y de su familia. A diferencia de la esclavitud, en la que la fuente fundamental
de la fuerza de trabajo eran las guerras, la hacienda individual aseguraba una
reproducción más o menos regular de la fuerza de trabajo.

Trabajos que se realiza en la comunidad capitalista

El modo de producción capitalista se caracteriza por la propiedad privada de los medios de


producción, la extracción de la plusvalía creada en la producción por una clase de propietarios
privados (referido como la explotación), trabajo asalariado, y la distribución tanto de bienes de
capital y de consumo bienes en una economía principalmente basada en el mercado (referida
como la producción de mercancías).
Un "modo de producción" (en alemán: Produktionsweise) significa simplemente "la forma
distintiva de la producción", que podría definirse en términos de la forma en que está
socialmente organizado y qué tipo de tecnologías y herramientas se utilizan. En el marco del
modo de producción capitalista

 tanto las entradas y salidas de la producción son principalmente de propiedad privada, los
bienes y servicios adquiridos en el mercado un precio.
 la producción se lleva a cabo para el intercambio y la circulación en el mercado, con el
objetivo de obtener un ingreso neto se benefician de ella.
 los dueños de los medios de producción (capitalistas) son la clase dominante (burguesía)
que obtienen sus ingresos a partir del producto excedente producido por los trabajadores
y se han apropiado libremente por los capitalistas.
 Una característica definitoria del capitalismo es la dependencia en el trabajo asalariado
para un gran segmento de la población; específicamente, la clase obrera (proletariado) no
son propietarios de capital y tiene que vivir con la venta de su fuerza de trabajo a cambio
de un salario.
La situación del trabajador
La apariencia libre del contrato entre capitalista y trabajador (que según la teoría liberal habría
de ser individual y sin interferencias de negociación colectiva de sindicatos o legislación
protectora del Estado) apenas enmascara la presión a la que está sometido éste por la
existencia de un ejército industrial de reserva, que es como Marx denomina a los
desempleados que están dispuestos a sustituirle. No es original de Marx, sino de Ricardo y
otros pensadores liberales (Ferdinand Lassalle), la idea de que el funcionamiento libre del
mercado somete a los salarios a una ley de bronce que impide que asciendan más allá del
límite de la subsistencia. Los proletarios deben de cuidar ellos mismos de la reproducción de
la fuerza de trabajo o si no mueren con sus discípulos .[cita requerida]

Trabajos que se realiza en la comunidad socialismo

El socialismo es un sistema de producción post-mercantil, lo que significa que la producción se


orienta al valor de uso (para satisfacer directamente las necesidades humanas, o las
demandas económicas) en lugar de producir exclusivamente para generar un beneficio (para
maximizar el valor de cambio). La etapa en que la acumulación era viable y eficaz se vuelve
insuficiente en la etapa socialista de desarrollo económico y social, llevando a la situación
donde la producción se lleva a cabo independientemente de la acumulación de capital de una
manera supuestamente planificada. "Planificación" ha sido interpretada como una planificación
descentralizada, participativa y basada en la democracia en el puesto de trabajo o como una
planificación centralizada.
En contraste con el capitalismo, que se basa en las fuerzas de mercado coercitivas para
obligar a los capitalistas a producir valores de uso como un subproducto de la búsqueda del
beneficio, la producción socialista se basa en la planificación racional de los valores de uso y
decisiones coordinadas de inversión para alcanzar los objetivos económicos.4 Según esta
teoría, gracias a esta planificación, las Fluctuaciones cíclicas, que según la teoría marxista son
inherentes a la economía de mercado capitalista, no estarán presente en una economía
socialista. El valor de un bien en el socialismo es su utilidad física en lugar de su trabajo
incorporado, costo de producción y valor de cambio como en un sistema capitalista.
La etapa final del socialismo, denominada "comunismo puro" en la "Critica del programa de
Gotha", se basa en el modelo productivo socialista, pero se diferencia del socialismo propio de
la etapa inicial en aspectos fundamentales; mientras socialismo implica propiedad pública (del
aparato del estado) o cooperativa (de agrupaciones de trabajadores) de los medios de
producción, el comunismo se basaría en propiedad común de los medios de producción. Las
diferencias de clase basadas en la propiedad del capital desaparecían, junto con la necesidad
de estado. La producción automatizada garantiza una superabundancia de bienes y servicios,
y esta permite que los bienes se distribuyan en función de la necesidad y no según criterios de
mérito.