Está en la página 1de 60

INIClAClÓt" CRISTIANA DE JÓVENES Y ADULTOS Catequistas

Comisión Episcopal de Misión y Espiritualidad

Lima, 2014

1
,
)

INICIACIÓN CRISE4NA DE JÓVENES Y ADULTOS Catequistas

INICIACiÓN CRISTIANA DE JÓVENES Y ADULTOS ,


,
libro del Catequista

Con las debidas licencias: ,


,
Mons. Anton Zerdin, OFM
Obispo VicarioApostólica de San Ramón ,
Presidente de la Comisión Episcopal de ,
Misión y Espiritualidad
,
Mons. JaimeRodríguezSalaza~Mea ,
Obispo de Huánuco ,
Responsable del Área de Catequesis
Comisión Episcopal de Misión y Espiritualidad ,
,
)

')
,
,
1
,
© Conferencia EpiscopalPeruana- Comisión Episcopalde Misión y Espiritualidad
Calle EstadosUnidos 838, JesúsMaría
Telf. 4631010 Anexo 251
,
Autor: Comisión Episcopalde Misión y Espiritualidad ,
Colaboradores: 1
o P.Juan de Dios Chávezalano ,
o Pablo PérezBias
o Ana ElizabethTenorio Castro
o Hna. EleanaSalasCáceres,FMA

Diseño de Carátula: EldaChau Berninzon

Ira Edición, Mayo 2014 (Ad- Experimentum) ,


Tiraje 150 ejemplares \
,
1
)

2
CRI5T!;\NA DE Catequistas

INICIACIÓN CRISTIANA
DE JÓVENES y ADULTOS
- IndícacíonesGenerales -

Estimados amigos y amigas,

CQnalegría e ilusión ponemos en sus manos esta propuesta de


INICIACIÓNCRISTIANADEJÓVENESYADULTOS.

Somosun equipo de catequistas con la ambición de ofrecerles una


propuesta catecumenal en las líneas pedidas últimamente por la
Iglesia: kerigmático, cristocéntrico y fuertemente bíblico, basado
lo más posible en las propuestas del "Ritual de La Iniciación
Cristiana de Adultos" (RICA) y lo que nos pide Aparecida en el
campo de la evangelización y catequesis. Nos alegra sentirnos
cercanos al Papa Francisco en su programática Exhortación: "La alegría de Evangelizar".

Esta propuesta supone un tiempo de sensibilización para invitar a los jóvenes y personas adultas que
aún no han sido bautizadas. Pide sobre todo una intensa motivación a salir del esquema de "pocas
charLas", motivando a recorrer un camino más exigente pero más hermoso, con la finalidad de
asumir mejor lo que entraña el ser verdaderos cristianos/ as.

Por ello, esta propuesta deberá partir inmediatamente después de la Pascua, hasta la Pascua
siguiente, en cuya vigilia los catecúmenos celebrarán su Iniciación Cristiana.

1. OBJETIVOS
Asumamoscríticamente la pobreza pastoral de nuestra Iniciación Bautismal, muchas veces reducida a
algunas "charlas". Si el Bautismo es la puerta de entrada en la vida cristiana, urge dar pasos de
"conversión pastoral" (Cf. Aparecida 365. 370) y proponer procesos que no miren sólo a conceder lo
más pronto posible el sacramento, sino que busquen:
el encuentro personal con Jesucristo en la fe,
la apertura a la conversión,
la maduración de las actitudes básicas en el seguimiento de Jesús,
:> la inserción en la Iglesia, en la comunidad, la celebración y el servicio,
la adecuada recepción de la doctrina de la Iglesia.

2. ETAPAS DEL PRESENTE PROCESODE CATECUMENADO DE INICIACIÓN


• Detectar y convocar a los jóvenes y adultos sin bautizar
• Compartir fraterno de los candidatos con el párroco,
1. PRECATECUMENADO
9. Se anuncia abiertamente y con decisión al Dios vivo y a Jesucristo, enviado por él para salvar a todos los hombres, a fin de
que los cristianos, al disponerles el corazón el Espíritu Santo, crean, se conviertan libremente al Señor, y se unan con
sinceridad a él...
10. De la evangelización, llevada a cabo con el auxilio de Dios, brotan la fe y la conversión inicial, con las que cada uno se
siente arrancado del pecado e inclinado al misterio del amor divino. A esta evangelización se dedica íntegramente el tiempo
de precatecumenado, para que madure la verdadera voluntad de seguir a Cristo y de pedir el Bautismo.
11. ...Eneste tiempo se ha de hacer una explanación del evangelio adecuada a los candidatos.l

I Ritual de la Iniciación Cristiana de Adultos (RlCA). Roma, 1972. Comisión Episcopal de Liturgia del Perú, Lima, 1994. NN 9-11, pág.

30-31.

3
,
)

,
INíClACiÓN CRfSTf/l.NA DE JÓVEt..fES y ,4DUL TOS

a. Temas introductorios (6 temas), que abordan dimensiones humanas profundas, desde donde
se puede partir para plantear el misterio de Dios.

b. Anuncio Kerigmático (12 temas): anuncio gozoso del amor de Dios en Jesucristo, que tiene
como objetivo la conversión y la fe. Se acompaña luego a Jesús a partir del evangelio, en los
misterios centrales de su vida.
14. De gran importancia es el rito llamado "Entrada en el Catecumenado", porque entonces los candidatos se presentan
por primera vez y manifiestan a la Iglesia su deseo, y ésta cumpliendo su deber apostólico, admite a los que pretenden
ser sus miembros.
15. Para dar este paso se requiere en los candidatos una vida espiritual inicial y los conocimientos fundamentales de la
doctrina cristiana, a saber: la primer.a fe concebida en el tiempo de "precatecumenado", la conversión inicial y la
voluntad de cambiar de vida y de empezar el trato con Dios en Cristo.
17. Después de la celebración del rito, inscríbanse prontamente los nombres de los catecúmenos en el libro destinado a
este menester."

.:. Celebración de entrega de la Biblia


., Solicitud para la Admisión al Catecumenado.
\
.:. Celebración de entrega de la Cruz
.:. CELEBRACIÓNDE ENTRADA EN EL CATECUMENADO \

11.CATECUMENADO
18. Desde este momento los catecúmenos (a los que ya abraza como suyos la santa madre Iglesia con amor y cuidado
maternal, por estar vinculados a ella) son la de "la casa de Cristo": son alimentados por la Iglesia con la Palabra de Dios
y favorecidos con las ayudas litúrgicas.
19. Elcatecumenado es un tiempo prolongado, en el que los candidatos reciben la instrucción pastoral y se ejercitan en
,
)

un modo de vida apropiado, y así se les ayuda para que lleguen a la madurez las disposiciones de ánimo manifestadas a 1
la entrada. Esto se obtiene por cuatro caminos:
1. Por una catequesis apropiada ...
1
2. Ejercitarse familiarmente en la práctica de la vida cristiana...
3. Con los ritos litúrgicos oportunos, ...
4. Cooperar activamente a la evangelización, ... 3
.,
1

1
a. Bloque "Bautismal" (5 temas): Inauguramos el período propiamente del "Catecumenado"
introduciendo el sacramento del Bautismo, desde la Biblia, la historia y sobre todo como
celebración de la fe en Jesús.
Dado que nuestro ciclo litúrgico nos propone la Pascua en el primer cuarto del año (y no al
final como ocurre en el hemisferio norte), adelantamos:

b. Tiempo de Purificación (3 temas): Ubicamos aquí tres sesiones de Catequesis bíblicas, con
los textos que la Iglesia desde los inicios leía en la Cuaresma para educar en la fe a los
catecúmenos: Nicodemo, la Samaritana y el ciego.
22. Con el segundo grado de la Iniciación (el Catecumenado), comienza el tiempo de la purificación e iluminación,
4
destinado a la preparación intensiva del espíritu y del corazón ...
.:. Primer Escrutinio
c. Bloque del "Seguimiento"(5 temas): los temas morales básicos: conciencia, pecado,
misericordia de Dios, planteados desde el seguimiento de Jesús. Culmina introduciendo al
sacramento de la Reconciliación
25. En este período, la preparación intensiva del ánimo, que se ordena más bien a la formación espiritual que a la
instrucción doctrinal, se dirige a los corazones y a las mentes para purificarlas por el examen de la conciencia y por la
,
penitencia, y para iluminarlas con un conocimiento más profundo de Cristo, el Salvador. Esto se verifica por:
a. los "Escrutinios", que se celebran solemnemente en días domingo, se dirigen a... descubrir en los corazones de los
elegidos lo que es débil, morboso o perverso, para sanarlo, y lo que es bueno, positivo y santo, para asegurarlo;
,
\

porque los escrutinios se orientan a la liberación del pecado y al fortalecimiento en Cristo.

2 RICA, NN 14-15.17.
J RICA. NN 18-19.
4 RICA: N. 22

4
,
,
~~r\

r--"\,

~,
r--"\,
CRISTiANA DE Y,4DULTOS

~
~ b. Las "Entregas", con las cuales la Iglesia entrega o confía a los elegidos antiquísimos documentos de la fe y la
oración: el Símbolo y la Oración dominical. 5
~
.:. Segundo Escrutinio
~
------., d. Bloque "Eclesial" (4 temas): Desde una base bíblica, se van presentando los temas básicos
sobre la Iglesia .
•:. Entrega del Credo (Símbolo).
.. Solicitud para la Admisión a los Sacramentos de la Iniciación

e. Bloque del Espíritu Santo (3 temas): Temas básicos sobre el Espíritu Santo y la introducción
al sacramento de la Confirmación .
•:. Entrega de la Oración del Señor (Padrenuestro) .
•:. CELEBRACIÓN DE ELECCIÓN

f. Bloque Eucarístico (5 temas): Temas básicos sobre la Eucaristía y la introducción al


sacramento.
26. Para la preparación próxima a los sacramentos:
1. Exhórtese a los elegidos para que el Sábado santo, en cuanto les sea posible, dejando el trabajo acostumbrado,
dediquen el tiempo a la oración y al recogimiento del corazón, y guarden el ayuno según sus fuerzas.
2. En este día, si hay alguna reunión de los elegidos, se puede tener algún rito de preparación próxima, Ej. La
entrega del Símbolo y el "Effeta", la elección del nombre cristiano y la unción con el óleo de los catecúmenos, si
el caso lo admite.6
.:. Jornada espiritual preparatoria
.:. "Effetá" .

•:. PASCUA:Iniciación Sacramental Bautismo, Confirmación, Eucaristía


27. Estos sacramentos, es decir, el Bautismo, la Confirmación y la Eucaristía, son el último grado o etapa, en el que los
elegidos, perdonados sus pecados, se agregan al pueblo de Dios, reciben la adopción de los hijos de Dios y son
conducidos por el Espíritu Santo a la plenitud prometida de antiguo y, sobre todo, a perpetuar el Reino de Dios por el
sacrificio y por el banquete eucarístico.7
.:. CELEBRACiÓN DE LOS SACRAMENTOS DE LA INICIACiÓN CRISTIANA
(3er. Grado)

111.Catequesjs MISTAGÓGICA

Abordamos la "Mistagogia", (pedagogía o explicación de los misterios), planteando algunos


temas (4 temas) en un enfoque de "Espiritualidad bautismal".
37 .... Esta es la última etapa de la iniciación, es decir, el tiempo de la "Mystagogia" de los neófitos.
38. La inteligencia más plena y fructuosa de los misterios se adquiere con la renovación de las explicaciones
y sobre todo con la recepción continuada de los sacrarnentos.f

3. PASOSMETODOLÓGICOS EN ESTE SUBSIDIO:


O Nuestra Meta Se indica el Objetivo a conseguir.
O Me preparo Indicaciones al catequista, tanto a nivel de elementos motivadores y de
contenidos, como de cuestionamientos personales frente al tema.

5 RICA, N. 25.
6 RICA, N. 26.
7 RICA, N. 27.
8 RICA, N. 37.

5
CRISTiANA DE JÓVEt-lES y ADUL TOS

D Para comenzar Sugerencias para plantear el tema; lo que en pedagogía llamamos


"motivación" .
D Dios nos habla Se ofrece textos bíblicos básicos para el tema, con la finalidad de
suscitar y alimentar el encuentro de fe con Cristo Señor. Notar que la casi totalidad de los
temas parten de una propuesta bíblica; viene a ser lo central de la propuesta. Con frecuencia
el mismo texto es ofrecido al final en oración, como Lectio Divina.
D En sintonía con Dios Ofrecemos una propuesta de oración: es indispensable para alimentar las
actitudes de fe. Espreciso asegurar el necesario clima de silencio.
D Hoy aprendí Propone una síntesis desde el depósito de la fe de la Iglesia. La mayoría
son textos tomados de la Biblia, del Catecismo de la Iglesia Católica o de otros textos
fundamentales.
D Me comprometo Sugerenciaspara seguir reflexionando y aplicar a la vida lo trabajado.

4. SUBSIDIOS ~
Para los CATECÚMENOS:
~ El primer texto será ciertamente LA BIBLIA:Una buena biblia con notas de calidad.
~ Además se necesitará disponer de la presente guía, el texto "Para el CATECÚMENO".
~ Posiblemente el Catecismo de la Iglesia Católica o el "Catecismo de la Iglesia Joven" o
afines, para ampliar lo trabajado en las sesiones.
Para los CATEQUISTAS:
Condición básica para el/la catequista que asumirá esta propuesta, es que esté al menos
inicialmente ubicado en los planteamientos de la Iniciación Cristiana, muy sensible a la
experiencia personal de Jesucristo como indiscutido primer paso en el proceso evangelizador, y
habilitado para trabajar los textos bíblicos e iniciar en la fe y la oración personal.
Tú necesitarás:
~ Deberás ser el primero en un manejo frecuente de LA BIBLIA: Una buena biblia con notas de
calidad.
~ La presente guía, el texto "Para el CATEQUISTA".
~ Necesitas consultar con frecuencia el CATECISMO DELA IGLESIACATÓLICA.
>- Igualmente el "Ritual de Iniciación cristiana de Adultos" (RICA). En Internet:
www.iglesiacatolica.org.uy/departamento-de-catequesis/ ... /RICAd1.pdf
~ Un tesoro infaltable: la Exhortación "La Alegría del Evangelio" del Papa Francisco, que ofrece
los enfoques nuevos de evangelización y catequesis.
~ Además, para cada ficha ofrecemos otros textos para ampliar tu preparación.

Finalmente, esta es una 'propuesta': un punto de partida sobre el que el/los catequistas deberán
trabajar y ejercer su creatividad para adaptarlo al grupo concreto y a su cultura.

Que el Espíritu de Jesús nos acompañe en el intento de proponer un camino catecumenal diferente;
quizás más exigente, pero esperamos que suscite también mayor conciencia de la identidad cristiana
dentro de nuestra amada Iglesia católica en el Perú.

Con afecto y esperanza,


EQUIPO DE INICIACIÓN CRISTIANA DE JÓVENES Y ADULTOS
Comisión de Misión y Espiritualidad
Conferencia Episcopal Peruana
Lima, Abril 2014

6
CHISTfANA DE ADULTOS

INICIACION CR.ISTIANA
DE JOVENES y ADULTOS
Temas

l. Frecatecumenado
• Diálogo del párroco con los simpatizantes
1.A Temas introductorios Precatecumenado
1. La historia de mi vida
2. Cuando el dolor llama a la puerta
3. Lo más valioso está dentro: autoestima
4. El sentido de la vida
5. El verdadero rostro de Dios
6. ¿Qué buscas en tu vida?
• Búsqueda de sponsores/padrinos
1.B Anuncio Kerigmático

7. El kerigma cristiano
8. Jesús, nuestra Pascua
9. Los evangelios: testimonios del Resucitado
.:. Entrega de la Biblia

10. Jesús prepara su misión: Bautismo y tentaciones


11. Discurso inaugural de Jesús
12. Los gestos salvadores de Jesús
13. Las Palabras de Jesús son "Espíritu y vida"
);> Solicitud para la Admisión al Catecumenado.

14. Jesús es el "Hijo Amado" de Dios


15. "Nos amó hasta el extremo"
16. Se entregó por nosotros
.:. Entrega de la Cruz

17. Jesús resucitado es "el Señor"


18. Pablo, discípulo y misionero del Resucitado
D Celebracíón de E.ntrada en el Catecumenado (22 Grado)

JI. Catecumenado
~
~ 2.A Bloque Bautismal
19. Los signos de la presencia del Resucitado, - Sacramentos de Iniciación
20. Figuras Bíblicas del Bautismo. .
21. El catecumenado y bautismo de los primeros cristianos
~ 22. El bautismo: puerta de salvación.
23. Los signos del Bautismo.
~ O Primer Escrutinio
~
~ 7
~
.........,
U"!Cl.4CíÓ,v CRIST!..4];JA DE y ADULTOS

2.B Tiempo de Purificación


24. "Nacer de nuevo": Nicodemo
25. "Dame el Agua Viva": La samaritana
26. "Maestro, ¡que vea!". El ciego
.:. Segundo Escrutinio
2.e BLoquedeL "Seguimiento"
27. Entre el bien y el mal
28. El amor, único mandamiento
29. David: hombre de Dios y pecador
30. El Dios de la misericordia y la ternura
31. El sacramento de la reconciliación
.:. Tercer Escrutinio
2.D BLoqueEclesiaL
32. En Pentecostés nace la Iglesia
33. Los pilares de la Iglesia naciente
34. La Iglesia, sacramento de salvación
35. La Iglesia, Pueblo de Dios
.:. Entrega del Simbolo
.. Solicitud para LaAdmisión a los Sacramentos de la Iniciación

36. Figuras bíblicas del Espíritu Santo


2.E Bloque deLEspíritu Santo
,
37.
38.
Los dones del Espíritu
Confirmar y llevar a la madurez la fe
,
.:. Entrega de la Oración Dominical. I

.:. Celebracíón de Elecóón 1


2.F BLoqueEucarístico
39. Jesús, pan partido
40. Jesús, Pan de vida
41. Sequedó con nosotros
42. La fracción del pan (Eucaristía en primeros siglos)
43. Mesa de la Palabra y mesa eucarística
.:.
.:.
Jornada espiritual preparatoria: "Sepultados con Cristo, resucitados con él
"Eifeta"
,
\
.:. Celebracíón de los sacramentos de la JnícíacíónCristíana
(}er. Grado)

J)}. Catequesís Místagógíca \


\

44. A la escucha de la Palabra


45. Madre y modelo del discípulo
46. Como Jesús, una vida eucarística
47. El mandamiento del amor y la alegría.

8
IN/eIADóN CRISTIANA DE JÓVENES y ADULTOS Catequistas

l. FKECATE.CUMENADO

I~

I.A TEMAS INTRODUCTORIOS

,__"
(

En este bLoque abordamos dimensiones


humanas profundas, desde donde se pueda
plantear el misterio de Dios en el bloque
siguiente: el Kerigma.

AL inicio:
• Detectar y convocar a los jóvenes y
adultos sin bautizar
• Compartir fraterno de los candidatos con
eL párroco

~, TEMAS DE ESTE BLOQUE:

1. La historia de mi vida
2. Cuando el dolor llama a la puerta
3. Lo más valioso está dentro: autoestima
4. El sentido de la vida
5. El verdadero rostro de Dios
6. ¿Qué buscas en tu vida?

ELegir los temas más significativos para eL grupo

.:. Búsqueda de Padrinos o Madrinas adecuados

9
Catequistas

1. La hístoría de mívída
o NUESTRA META
Proponer la reflexión sobre la propia historia personal y sus posibilidades a
futuro.

o ME PREPARO
• Ubica un afiche grande de un camino con recodos, similar al que
presenta el libro. Además, r.ostros varios de niños, jóvenes, adultos, con
expresiones alegres y tristes.

Querido Catequista, tú primero/a reflexiona y pregúntate sobre tu


vida hasta ahora, los momentos agradables y difíciles que has vivido.
¿Cuál es la historia de tu vida hasta ahora?, ¿Qué situaciones te han
ayudado a crecer o han impedido tu crecimiento como persona?
Esoshechos no son casualidad: son parte de tu "historia de Salvación personal"; sólo tienes
que aprender a mirarlos desde la fe y descubrir que ahi estaba el Señor. Sólo asi, si logras
asumir en paz tu vida, podrás acompañar a quienes empiezan el camino catecumenal.

o PARA COMENZAR
• Invita a los catecúmenos a observar el afiche del camino con recodos; igualmente los rostros:
¿con cuáles te identificas?, ¿por qué?
• Motiva a los catecúmenos a compartir en pequeños grupos algunos recuerdos de su primera
infancia, los más simpáticos y graciosos u otros significativos.

o DIOS NOS HABLA


Notar que estos primeros temas del "Precatecumenado" abordan temas humanos, desde los
cuales se puede plantear una auténtica relación con Dios. A condición de que sean trabajados con
seriedad.
Este tema será planteado en dos momentos:
1. La historia de mi vida. Observar la propia vida en tres momentos: Ayer, Hoy y Mañana.
Invitación a sanar recuerdos y heridas que influyen negativamente.
2. Cómo interviene Dios en mi vida. A partir de algunos textos bíblicos, se propone una lectura
de fe, para caer en la cuenta del amor y la cercanía de Dios.

o EN SINTONíA CON DIOS


• Invita a los catecúmenos a regresar sobre los textos 'bíblicos propuestos. Que subrayen y
escriban las expresiones que más le ha llamado la atención y lo motivan a tener confianza.
• Motfvalos a orar, a dialogar con Dios a partir de las frases entresacadas para su reflexión.
Luego de un tiempo prudencial para este momento, pfdeles que comenten o compartan en
pequeños grupos su experiencia de oración personal.

o ME COMPROMETO
• Invita a los catecúmenos a escribir la "línea de su vida", los hechos más importantes que han
marcado su vida, teniendo en cuenta lo positivo y las dificultades personales.
• Después deberán escribir su historia personal comenzando por la infancia y así sucesivamente.
Que le pongan un título y se ubiquen cómo quisieran verse dentro de 20 años, a futuro.

"
~
r=»:

~ 11

~
r+-.
nncuao« CR!STlANA DE JÓVENES Y ADULTOS Catequistas

OTRAS LECTURAS DE AYUDA

Frandsco. Exhortadón "La alegría del Evange{io,,9

1. La alegría del Evangeliollena el corazón y la vida entera de los que se encuentran con Jesús.Quienes se dejan salvar por Él son
liberados del pecado, de la tristeza, del vacío interior, del aislamiento. Con Jesucristo siempre nace y renace la alegría. En esta
Exhortación quiero dirigirme a los fieles cristianos para invitarlos a una nueva etapa evangelizadora marcada por esa alegría, e indicar
caminos para la marcha de la Iglesia en los próximos años.
1. Alegría que se renueva y se comunica
2. El gran riesgo del mundo actual, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, es una tristeza individualista que brota del
corazón cómodo y avaro, de la búsqueda enfermiza de placeres superficiales, de la conciencia aislada. Cuando la vida interior se
clausura en los propios intereses, ya no hay espacio para los demás, ya no entran los pobres, ya no se escuchala voz de Dios, ya no se
goza la dulce alegría de su amor, ya no palpita el entusiasmo por hacer el bien. Los creyentes también corren ese riesgo, cierto y
permanente. Muchos caen en él y se convierten en seres resentidos, quejosos, sin vida. Ésano es la opción de una vida digna y plena,
ése no es el deseo de Dios para nosotros, ésa no es la vida en el Espíritu que brota del corazón de Cristo resucitado.
3. Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a renovar ahora mismo su encuentro personal con
Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso. No hay razón para que
alguien piense que esta invitación no es para él, porque «nadie queda excluido de la alegría reportada por el Señor»[1]. Al que
arriesga, el Señor no lo defrauda, y cuando alguien da un pequeño paso hacia Jesús,descubre que Él ya esperaba su llegada con los
brazos abiertos. Éstees el momento para decirle a Jesucristo: «Señor, me he dejado engañar, de mil maneras escapéde tu amor, pero
aquí estoy otra vez para renovar mi alianza contigo. Te necesito. Rescátamede nuevo, Señor, acéptame una vez más entre tus brazos
redentores». iNos hace tanto bien volver a Él cuando nos hemos perdido! Insisto una vez más: Dios no se cansa nunca de perdonar,
somos nosotros los que nos cansamosde acudir a su misericordia. Aquel que nos invitó a perdonar «setenta veces siete» (Mt 18,22)
nos da ejemplo: Él perdona setenta veces siete. Nos vuelve a cargar sobre sus hombros una y otra vez. Nadie podrá quitarnos la
dignidad que nos otorga este amor infinito e inquebrantable. Él nos permite levantar la cabezay volver a empezar, con una ternura
que nunca nos desilusiona y que siempre puede devolvernos la alegría. No huyamos de la resurrección de Jesús,nunca nos declaremos
muertos, pase lo que pase. iQue nada pueda más que su vida que nos lanza hacia adelante!

.:. Francisco.Homilía de Navidad 2013 (misa de medianoche - Vaticano)


ElSeñor acompaña siempre esta historia. Él permanece siempre fiel a su alianza y a sus promesas. Porque es fiel, «Dios es luz sin
tiniebla alguna» (1 Jn 1,5). Por parte del pueblo, en cambio, se alternan momentos de luz y de tiniebla, de fidelidad y de infidelidad, de
obediencia y de rebelión, momentos de pueblo peregrino y momentos de pueblo errante.
También en nuestra historia personal se alternan momentos luminosos y oscuros, lucesy sombras. Si amamos a Dios y a los hermanos,
caminamos en la luz, pero si nuestro corazón se cierra, si prevalecen el orgullo, la mentira, la búsqueda del propio interés, entonces las
tinieblas nos rodean por dentro y por fuera. «Quien aborrece a su hermano -escribe el apóstol SanJuan- está en las tinieblas, camina
en las tinieblas, no sabe adónde va, porque las tinieblas han cegadosus ojos» (1 Jn 2,11). Pueblo en camino, sobre todo pueblo
peregrino que no quiere ser un pueblo errante .
•:. Aceptación de la propia historia10
Mucha gente vive triste porque pasa la vida rememorando hechosnegativos que la marcaron. Esnecesario despertar. No permitas que
entren en tu alma recuerdos dolientes e impulsos melancólicos. Eltiempo no vuelve atrás. Lo que sucedió son hechos consumados que
no serán alterados por nuestros rencores ni por nuestras lágrimas. Es una locura vivir golpeándose la cabeza contra la muralla
inalterable de los hechosconsumados,quemando inútilmente energías.
Recógete en la presencia de Dios. Entra dentro de ti mismo, zambulléndote en las páginas de tu historia. Uno por uno, asume los
recuerdos dolorosos con un "me abandono en ti". Escalala adolescencia, la juventud, la edad adulta. Aquella crisis, en tus manos la
deposito, sí, Padre. Aquellas personas que influyeron tan negativamente en mi vida, sí, Padre. Aquel hecho que me marcó tan
profundamente, sí, Padre. Aquellasprimeras enemistades declaradas,aquel primer fracaso, aquella equivocación..., sí, Padre. Aquella
persona que nunca me comprendió, aquellas que intentaron hacerme mal, aquéllas que lanzaron falsos rumores detrás de mí..., sí,
Padre. Aquella crisis afectiva, aquellos proyectos que se vinieron abajo, ya se sabe por culpa de quién, aquellos ideales que no pude
realizar, aquella actitud arbitraria e injusta de aquel grupo, aquella calumnia que lanzaron detrás de mí..., sí, Padre.
Señor de la historia, dueño del futuro y del pasado, para ti nada es imposible. Permitiste que todo sucediera así. Porque me amas y te
amo, extiendo para ti mi homenaje de silencio sobre todas las páginas de mi historia. Deposito en tus manos, como rosas de amor,
todos los hechosdolientes desde la lejana infancia hasta este momento. Todo está bien. Que tu paz,oh, Señor, inunde completamente
y para siempre mi alma.

\
9 Francisco. Exhortación "La Alegría del Evangelio ". Roma, 24 Noviembre 2013. N. 1-2. \
10 Libro "Dios adentro" - Ignacio Larrañaga. 2". Edición 2006

12
INICIACIÓN CR!STL4N;~ DE v
¡ ros

2. Cuando el dolor llama a la puerta


o NUESTRA META
Proponer la reflexión sobre el sufrimiento como dimensión de la vida
humana, para ofrecer un sentido de esperanza.

o ME PREPARO
• Busca imágenes de personas que expresen cualquier tipo de dolor o
sufrimiento y colócalas estrafégicamente en el lugar del encuentro.

Para ti también catequista, este es un tema muy importante porque el sufrimiento es inherente
en la vida de todo ser humano. Por eso, tú por primero piensa y pregúntate:
¿ Cómo has afrontado en tu vida la experiencia del dolor?, ¿las experiencias de sufrimiento
personal o familiar que has vivido, han marcado tu vida positiva o negativamente?, ¿has
ayudado a otros a superar sus propios sufrimientos?
Lo más importante: ¿ Ya has aprendido a vivir tu dolor abrazado a la cruz de Cristo? Porque en
reelided éste es el mensaje a dar a los catecúmenos.

o PARA COMENZAR
• Luego de la observación silenciosa de las imágenes de parte de los participantes, presenta los
casos propuestos para este encuentro.
• De acuerdo a los casos presentados, da las indicaciones necesarias para hacer un debate con
los catecúmenos.
• Te recuerdo las preguntas que has de realizar para fomentar el debate, así ayudarás a los
catecúmenos a captar el interés sobre el tema.
o ¿Porqué hay tanto sufrimiento en el mundo?
o ¿Debemosresignarnos o no cuando nos llega el sufrimiento?
o ¿Cuálesson las mayores causasdel sufrimiento en el ser humano?

o DIOS NOS HABLA


Hoy abordaremos temas muy importantes: ¿Qué es el sufrimiento?, ¿Se puede ser feliz sufriendo?,
el sentido cristiano del sufrimiento. Pero también debes prepararte con las lecturas del anexo
propuesto para el desarrollo de este tema; es particularmente bella la .... De Juan Pablo 11;podrías
sugerir la dirección web a quienes lo necesitaran.
1. El misterio del dolor en la vida humana.Se analiza el misterio del sufrimiento, sus formas,
sus resonancias. Es importante la invitación final a la fortaleza.
2. Sentido cristiano del sufrimiento. Empezando por el Antiguo Testamento y sobre todo el
Nuevo, se plantea la compasión de Jesús por todo sufrimiento y su identificación hasta el
extremo de la muerte en cruz.
3. ¿Se puede sufrir con dignidad y paz? Puede parecer ilusorio, pero en la fe hay posibilidad de
sufrir con fortaleza y paz, e incluso con alegría.

o EN SINTONíA CON DIOS


Indica a los catecúmenos a buscar el texto de Lc 7, 11 - 17; que sea proclamado por uno o varios
lectores. Invita a traer a la memoria alguna situación de sufrimiento y orar a partir de ello.

o ME COMPROMETO
Motívalos a describir brevemente alguna experiencia de sufrimiento personal y analizarla a partir de
lo reflexionado.

13
iNICIACIÓN CRISTIANA DE JÓVENES y ADULTOS Catequistas
OTROS TEXTOS QUE PUEDEN AYUDAR ,
,
.:. Catecismo de la Iglesia: 1500-1501; 1505

.:. Elmísterio de la muertell


18. El máximo enigma de la vida humana es la muerte. Elhombre sufre con el dolor y con la disolución progresiva del cuerpo. Pero su
máximo tormento es eltemor por la desaparición perpetua. Juzga con instinto certero cuando se resiste a aceptar la perspectiva de la
ruina total y del adiós definitivo. La semilla de eternidad que en sí lleva, por se irreducible a la sola materia, se levanta contra la
muerte. Todos los esfuerzos de la técnica moderna, por muy útiles que sea, no pueden calmar esta ansiedad del hombre: la prórroga
de la longevidad que hoy proporciona la biología no puede satisfacer ese deseo del más allá que surge ineluctablemente del corazón
humano.
Mientras toda imaginación fracasa ante la muerte, la Iglesia, aleccionada por la Revelación divina, afirma que el hombre ha sido creado
por Dios para un destino feliz situado más allá de las fronteras de la miseria terrestre. Lafe cristiana enseña que la muerte corporal,
que entró en la historia a consecuencia del pecado, será vencida cuando el omnipotente y misericordioso Salvador restituya al hombre
en la salvación perdida por el pecado. Dios ha llamado y llama al hombre a adherirse a Elcon la total plenitud de su ser en la perpetua
comunión de la incorruptible vida divina. Ha sido Cristo resucitado el que ha ganado esta victoria para el hombre, liberándolo de la
muerte con su propia muerte. Para todo hombre que reflexione, la fe, apoyada en sólidos argumentos, responde satisfactoriamente al
interrogante angustioso sobre el destino futuro del hombre y al mismo tiempo ofrece la posibilidad de una comunión con nuestros
mismos queridos hermanos arrebatados por la muerte, dándonos la esperanza de que poseen ya en Dios la vida verdadera .

•:. Sufrir con"Jesúi2


Después de decirnos que Jesús vivió rodeado de debilidad, la carta a los Hebreos agrega que Cristo, sufriendo, aprendió a obedecer.
Llama la atención el término "obedecer".
Nosotros comprobamos que, aún hoy en día, hay militantes ateos que sufren la tortura, incluso la muerte sin inmutarse.
Pero la palabra "obedecer" viene a indicar que Jesús asumía el dolor de una manera activa y personal, como una ofrenda consciente y
voluntaria, y así dio a su sufrimiento una finalidad y un significado.
Sufrir voluntariamente no significa que Cristo saliera a buscar de modo expreso el sufrimiento. Cuando el dolor se hizo presente en su ---")
vida, no lo consideró como una ciega fatalidad o mala suerte sino como una permisión de la voluntad del Padre. Asumió en silencio y
,
,
con amor la voluntad que permitía aquel sufrimiento. V,al asumir esa voluntad, asumió, voluntariamente también, el dolor permitido
que en este caso llamamos la Cruz. V, por haber sufrido, Jesús puede ayudar a los que sufren. Los atribulados y Jesús están, pues,
hermanados en el dolor. Por eso, Jesús tiene voz y autoridad para convocar a todos los agobiados por las tribulaciones, para ofrecerlos
una copa de alivio y descanso. "Vengan a mí". ,
Después de contemplar al que traspasaron, los apóstoles no llegan a comprender el dolor humano sino a través del dolor de Jesús.
Elque sufre en la fe, sufre como Jesús y con Jesús. Más aún, es Jesús mismo el que sufre y muere de nuevo en el atribulado. ,
Por eso, Pedro convida a los cristianos a alegrarse porque están participando en los sufrimientos del Señor. V Pablo entrega a los
corintios estas poderosas palabras: "Llevamos por todas partes, grabado en nuestro cuerpo, el morir de Jesús" y, en la misma carta,
nos deja este formidable texto: "Mientras vivimos estamos siempre entregados a la muerte por amor a Jesús".
De esto se trata precisamente: El que sufre, con tal de que sufran en la fe, está sufriendo con Cristo y como Cristo V, además, está
participando del dolor Vde la muerte del Señor.
Es decir, Jesús mismo quien está sufriendo V muriendo de nuevo, hermanado V convertido en una misma cosa con los agonizantes,
inválidos Vtraicionados.
Los raquíticos de siempre, los que necesitan atacar y destruir, dispararon sin compasión contra el compañero dejándolos malherido.
Pero en realidad era Jesús mismo zaherido por los verdugos.
Con sus oposiciones, completamente gratuitas, mal interpretaron los pasos de aquel otro V lo cubrieron con el manto de la
incomprensión.
Por los informes insidiosos de un resentido, todos le han cerrado las puertas de la confianza al compañero de trabajo.
iCuántas avispas en el vecindario, o en el trabajo que nos cesan de clavar sus aguijones! Al vecino la han fallado aquellos en quienes
más confiaba, ni sus propios familiares le brindaron nunca una franca amistad.
Es Jesús, siempre Jesús, desprestigiado por sus enemigos, traicionado por sus confidentes V olvidado por sus amigos. Jesús sufre V
,
muere de nuevo. \
Vivieron largos años de felicidad en un matrimonio feliz, pero se interpuso una amante. El marido, para justificase, creó un conflicto
artificial, y la esposa fue abandonada para siempre. EsJesús abandonado por todos (confidentes, amigos Vdiscípulos).
Los que son abatidos por una crisis de depresión Vmelancolía participan de1a agonía de Getsemaní.
La enfermedad con sus mil rostros: Esta persona se levanta cada mañana pesada cual saco de arena; aquella no consigue conciliar el
,
sueño hasta altas horas de la noche; como roedor mortal el carcinoma le va deshaciendo los huesos, mientras los amigos se alejan de \
él porque saben que se muere V,efectivamente, muere de triple agonía: Dolor, soledad Vtristeza; una jaqueca cruel la deja postrada e
inútil días enteros; [oh, las crisis de depresión, misterio de dolor y desventura!; le han hecho todos los exámenes clínicos Vno revelan
,
II Concilio Vaticano II. Constitución "Alegrías y Esperanzas". Roma, Diciembre 1965. N. 18.
12 Larrañaga, Ignacio. El arte de serfeliz. Z".Edición. abril 2009

14
fNfC/AC/ÓN CRfSTfAN/\ DE y ADULTOS Catequistas
nada, sin embargo, un oscuro dolor se le ha anidado, rebelde, en las entrañas, mientras el miedo y la incertidumbre ensombrecen su
alma. i Esla enfermedad con sus mil cabezas!
EsJesúsque está postrado en la cama, el que sufre de nuevo en los paralíticos, deprimidos, artríticos ... y el que de nuevo muere en los
agonizantesque se apaganen soledad en los hospitales.
Pero hay un peligro, el peligro de que estas consideracionesvengan a ser nada más que puras palabras.
Si de verdad queremos que estas reflexiones se concreten en un consuelo real y fuente de paz, es imprescindible cumplir con una
condición: Vivirlo todo en la fe, que quiere decir que el cristiano que sufre debe unirse conscientemente al Cristo doliente, debe
acompañar cargando con paz su propia cruz a Cristo que sube al Calvario llevando con amor la suya, debe no sólo aguantar el dolor con
resignación sino asumirlo amorosamente, de forma consciente y voluntaria, sabiendo que de ésta manera su sufrimiento, igual que el
de Jesús,se torna, fecundo y creador, en fuente de vida y redención.

•:. Juan Pablo 11.Carta Apostólica "Salvífící Dolorís,;13_ Recensión.


ELMUNDO DELSUFRIMIENTOHUMANO
En el plano del sufrimiento humano es mucho más vasto, mucho más variado, en donde como «sustancia individual de naturaleza
Racional» nosotros sufrimos de modos diversos, no siempre considerados por la ciencia o diversas disciplinas y aplicaciones en
nuestra vida, ni siquiera en sus más avanzadas ramificaciones. El sufrimiento es algo todavía más amplio que la enfermedad, más
complejo y a la vez aún más profundamente enraizado en la humanidad misma.
El sufrimiento físico y sufrimiento moral para entender el mundo de hoy, Se debe hacer una distinción del Sufrimiento Cristiano, pues
bien esta distinción toma como fundamento la doble dimensión del ser humano, e indica el elemento corporal y espiritual como el
inmediato o directo sujeto del sufrimiento.
Ahora bien al hablar de entender el mundo de hoy nos topamos con la realidad de un mundo complejo pero la realidad del
sufrimiento pone una pregunta sobre la esencia del mal, En donde sufrimos a causa del mal, que es una cierta falta, limitación o
distorsión del bien. Se podría decir que el hombre sufre a causade un bien del que él no participa, del cual es en cierto modo excluido
o del que él mismo se ha privado. Sufre en particular cuando «debería» tener parte -en circunstancias normales- en este bien y no lo
tiene.
Como lo indica la Carta "El sufrimiento humano constituye en sí mismo casi un específico «mundo» que existe junto con el hombre,
que apareceen él y pasa,o a vecesno pasa,pero se consolida y se profundiza en él."
Como ha de ser costumbre el mundo del sufrimiento, dividido en muchos y muy numerosos sujetos, existe casi en la dispersión, posee
como una cierta compactibilidad propia, aunque este exista en la dispersión, al mismo tiempo contiene en sí un singular desafío a la
comunidad y la solidaridad.

A lA BUSQUEDADEUNA RESPUESTA A lA PREGUNTASOBREELSENTIDODELSUFRIMIENTO


Esta busqueda nos ha de llevar como bien dicho, a cuestionarnos y buscar respuestas a nuestras dudas, en donde por medio de
nuestros sentidos podemos ver que hay preguntas difíciles y mas cuando el hombre las hace a Dios. El sufrimiento se abate siempre
sobre el hombre como pena por el reato; es mandado por Dios que es absolutamente justo y encuentra la propia motivación en la
justicia. Se diría que los viejos amigos de Job quieren no sólo convencerlo de la justificación moral del mal, sino que, en cierto sentido,
tratan de defender el sentido moral del sufrimiento ante sí mismos. El sufrimiento, para ellos, puede tener sentido exclusivamente
como pena por el pecado y, por tanto, sólo en el campo de la justicia de Dios, que paga bien con bien y mal con mal.
En esta carta hace mucha referencia al libro de Job no desvirtúa las basesdel orden moral trascendente, fundado en la justicia, como
las propone toda la Revelación en la Antigua y en la Nueva Alianza. Pero, a la vez, el libro demuestra con toda claridad que los
principios de este orden no se pueden aplicar de manera exclusiva y superficial. Si es verdad que el sufrimiento tiene un sentido como
castigo cuando está unido a la culpa, no es verdad, por el contrario, que todo sufrimiento sea consecuenciade la culpa y tenga carácter
de castigo. la pregunta sobre el sentido del sufrimiento no esté unida sin reservasal orden moral, basadosólo en la justicia. El libro de
Job pone de modo perspicaz el «por qué» del sufrimiento; muestra también que éste alcanza al inocente, pero no da todavía la
solución al problema.
Así se afirma la dimensión personal de la pena. Segúnesta dimensión, la pena tiene sentido no sólo porque sirve para pagar el mismo
mal objetivo de la transgresión con otro mal, sino ante todo porque crea la posibilidad de reconstruir el bien en el mismo sujeto que
sufre.
Puesbien para terminar podemos citar el párrafo de esta carta que dice: "Para hallar el sentido profundo del sufrimiento, siguiendo la
Palabra revelada de Dios, hay que abrirse ampliamente al sujeto humano en sus múltiples potencialidades, sobre todo, hay que acoger
la luz de la Revelación, no sólo en cuanto expresa el orden trascendente de la justicia, sino en cuanto ilumina este orden con el Amor
como fuente definitiva de todo lo que existe. El Amor es también la fuente más plena de la respuesta a la pregunta sobre el sentido del
sufrimiento. Estapregunta ha sido dada por Dios al hombre en la cruz de Jesucristo."

JESUCRISTO: El SUFRIMIENTOVENCIDOPORELAMOR
En esta carta me recuerda cuando Jesús fue llevado al Gólgota y crucificado, que era la pena romana para los criminales y los
delincuentes políticos. Dos ladrones fueron también crucificados con él, uno a cada lado. En la cruz, sobre la cabeza de Jesús
escribieron su acusación: "este es Jesús,el rey de los judíos'" (Mt. 27,37). Al caer el día, su cuerpo fue descendido,y como estaba cerca

13 Juan Pablo 1I. Carta Apostólica "Salvifici Doloris ". Roma, 11 Febrero 1984. Texto completo en:
http://www.vatican.va/holy_father/john_paul_ii/apost_letters/documents/hf_jpi_apl_11021984_salvifici-doloris_sp.html

15
Cfi'lSTlANA DE y ADULTOS
el sabbath (sábado, día festivo de los judíos), tiempo durante el cual no estaba permitido el enterramiento, fue rápidamente
depositado en una tumba cercana por José de Arimatea (Jn. 19,39-42 relata que Nicodemo ayudó a José). Pues bien Cristo se acercó
incesantemente al mundo del sufrimiento humano. Pues Era sensible a todo sufrimiento humano, tanto al del cuerpo como al del
alma. De todos modos Cristo se acercó sobre todo al mundo del sufrimiento humano por el hecho de haber asumido este,sufrimiento
en sí mismo. Durante su actividad pública probó no sólo la fatiga, la falta de una casa, la incomprensión incluso por parte de los más
cercanos; pero sobre todo fue rodeado cada vez más herméticamente por un círculo de hostilidad y se hicieron cada vez más palpables
los preparativos para quitarlo de entre los vivos. Dentro de las Escriturastenían que cumplirse.
Más aún que esta descripción de la pasión nos impresiona en las palabras del profeta la profundidad del sacrificio de Cristo.
Encontramos aquí la dualidad de naturaleza de un único sujeto personal del sufrimiento redentor. Aquél que con su pasión y muerte
en la cruz realiza la Redención, es el Hijo unigénito que Dios «dio». y al mismo tiempo este Hijo de la misma naturaleza que el Padre,
sufre como hombre. Cristo sufre voluntariamente y sufre inocentemente. Acoge con su sufrimiento aquel interrogante que, puesto
muchas veces por los hombres, ha sido expresado, en un cierto sentido, de manera radical en el libro de Job. El sufrimiento humano
ha alcanzado su culmen en la pasión de Cristo. y a la vez ésta ha entrado en una dimensión completamente nueva y en un orden
nuevo: ha sido unida al amor, a aquel amor que crea el bien, sacándolo incluso del mal, sacándolo por medio del sufrimiento, así como
el bien supremo de la redención del mundo ha sido sacadode la cruz de Cristo, y de ella toma constantemente su arranque.
Recordemos que Jesucristo, Según Juan (18,13-24), primero le condujeron ante Anás, suegro del máximo sacerdote Caifás, para un
interrogatorio preliminar. los sinópticos no mencionan este incidente, sólo relatan que Jesúsfue conducido al consejo supremo de los
judíos, el Sanedrín, donde Caifás pidió a Jesúsque declarase si era "el Mesias, el hijo de Dios" (Mt. 26,63). Por esta afirmación (Mc.
14,62), el consejo le condenó a muerte por blasfemia, pero como sólo el procurador romano tenía poder para imponer la pena capital,
el viernes por la mañana condujeron a Jesúsante Poncio Pilato para sentenciarle. Antes del juicio, Pilato le preguntó si era el rey de los
judíos, Jesúscontestó, "Tú lo has dicho" (Me. 15,2). Pilato intentó varios recursos para salvarle antes de dejar la decisión final en
manos de la muchedumbre. Cuando el populacho insistió en su muerte, Pilato (Mt. 27,24) ordenó su ejecución. El papel real de Pilato
ha sido muy debatido por los historiadores. la Iglesia antigua tendió a culpabilizar más a los judíos y a juzgar con menos severidad al
gobernador 'romano y esto nos lleva al otra parte de esta Carta.

PARTICIPES ENLOSSUFRIMIENTOS DECRISTO


San Pablo habla de diversos sufrimientos y en particular de los que se hacían partícipes los primeros cristianos «a causa de Jesús».
Tales sufrimientos permiten a los destinatarios de la Carta participar en la obra de la redención, llevada a cabo mediante los
sufrimientos y la muerte del Redentor.
1
Elsufrimiento redentor se ha hecho en cierto sentido partícipe de todos los sufrimientos humanos. En la cruz de Cristo arroja de modo "\
muy penetrante luz salvífica sobre la vida del hombre y, concretamente, sobre su sufrimiento, porque mediante la fe lo alcanzajunto
con la resurrección: el misterio de la pasión está incluido en el misterio pascual. los testigos de la pasión de Cristo son a la vez testigos 1
de su resurrección. los sufrimientos de Cristo es, al mismo tiempo, sufrimiento por el reino de Dios. A los ojos del Dios justo, ante su
1
juicio, cuantos participan en los sufrimientos de Cristo se hacen dignos de este reino. Mediante sus sufrimientos, éstos devuelven en
un cierto sentido el infinito precio de la pasión y de la muerte de Cristo, que fue el precio de nuestra redención: con este precio el
reino de Dios ha sido nuevamente consolidado en la historia del hombre, llegando a ser la perspectiva definitiva de su existencia
'")
terrena. Cristo nos ha introducido en este reino mediante su sufrimiento. y también mediante el sufrimiento maduran para el mismo
reino los hombres, envueltos en el misterio de la redención de Cristo. 1
El motivo del sufrimiento y de la gloria tiene una característica estrictamente evangélica, que se aclara mediante la referencia a la cruz
ya la resurrección. la resurrección es ante todo la manifestación de la gloria, que corresponde a la elevación de Cristo por medio de la
,
cruz. En efecto, si la cruz ha sido a los ojos de los hombres la expoliación de Cristo, al mismo tiempo ésta ha sido a los ojos de Dios su
)
elevación. En la cruz Cristo ha alcanzadoy realizado con toda plenitud su misión: cumpliendo la voluntad del Padre, se realizó a la vez a
sí mismo. El sufrimiento, en efecto, es siempre una prueba -a veces una prueba bastante dura-, a la que es sometida la humanidad. "\
Desde las páginas de las cartas de San Pablo nos habla con frecuencia aquella paradoja evangélica de la debilidad y de la fuerza,
'")
experimentada de manera particular por el Apóstol mismo y que, junto con él, prueban todos aquellos que participan en los
sufrimientos de Cristo. Quienes participan en los sufrimientos de Cristo tienen ante los ojos el misterio pascual de la cruz y de la
resurrección, en la que Cristo desciende, en una primera fase, hasta el extremo de la debilidad y de la impotencia humana; en efecto,
El muere clavado en la cruz. El sufrimiento de Cristo ha creado el bien de la redención del mundo. Este bien es en sí mismo inagotable
e infinito. Ningún hombre puede añadirle nada. Pero, a la vez, en el misterio de la Iglesia como cuerpo suyo, Cristo en cierto sentido ha
\
abierto el propio sufrimiento redentor a todo sufrimiento del hombre. En cuanto el hombre se convierte en partícipe de los
sufrimientos de Cristo -en cualquier lugar del mundo y en cualquier tiempo de la historia-, en tanto a su manera completa aquel \
sufrimiento, mediante el cual Cristo ha obrado la redención del mundo. De este modo, con tal apertura a cada sufrimiento huma no,
Cristo ha obrado con su sufrimiento la redención del mundo. Al mismo tiempo, esta redención, aunque realizada plenamente con el
sufrimiento de Cristo, vive y se desarrolla a su manera en la historia del hombre. El sufrimiento parece participar en cierto modo de las
característicasde esta naturaleza. Por eso, tiene igualmente un valor especial ante la Iglesia. Esun bien ante el cual la Iglesia se inclina
con veneración, con toda la profundidad de su fe en la redención. Se inclina, juntamente con toda la profundidad de aquella fe, con la
que abraza en sí misma el inefable misterio del Cuerpo de Cristo.

El EVANGELIODELSUFRIMIENTO
Los testigos de la cruz y de la resurrección de Cristo han transmitido a la Iglesia y a la humanidad un específico Evangelio del
sufrimiento. Más aún, después de los acontecimientos de la vida oculta y pública de su Hijo, indudablemente compartidos por Ella con

16
aguda sensibilidad, fue en el Calvario donde el sufrimiento de María Santísima, junto al de Jesús, alcanzó un vértice ya difícilmente
imaginable en su profundidad desde el punto de vista humano, pero ciertamente misterioso y sobrenaturalmente fecundo para los
fines de la salvación universal. Su subida al Calvario, su «estar» a los pies de la cruz junto con el discípulo amado, fueron una
participación del todo especial en la muerte redentora del Hijo, como por otra parte las palabras que pudo escuchar de sus labios,
fueron como una entrega solemne de este típico Evangelio que hay que anunciar a toda la comunidad de los creyentes. El Evange lio
del sufrimiento significa no sólo la presencia del sufrimiento en el Evangelio, como uno de los temas de la Buena Nueva, sino además
la revelación de la fuerza salvadora y del significado salvífico del sufrimiento en la misión mesiánica de Cristo y luego en la misión y en
la vocación de la lglesia.
El Evangelio del sufrimiento habla ante todo, en diversos puntos, del sufrimiento «por Cristo», «a causa de Cristo», y esto lo hace con
las palabras mismas de Cristo, o bien con las palabras de sus Apóstoles. El Maestro no esconde a sus discípulos y seguidores la
perspectiva de tal sufrimiento; al contrario lo revela con toda franqueza, indicando contemporáneamente las fuerzas sobrenatu rales
que les acompañarán en medio de las persecuciones y tribulaciones «por su nombre». EN el Evangelio del sufrimiento, que habla de
las persecuciones, o sea de las tribulaciones por causa de Cristo, contiene en sí una llamada especial al valor y a la fortaleza, sostenida
por la elocuencia de la resurrección.
Esta madurez interior y grandeza espiritual en el sufrimiento, ciertamente son fruto de una particular conversión y cooperación con la
gracia del Redentor crucificado. El mismo es quien actúa en medio de los sufrimientos humanos por medio de su Espíritu de Verdad,
por medio del Espíritu Consolador. El es quien transforma, en cierto sentido, la esencia misma de la vida espiritual, indicando al
hombre que sufre un lugar cercano a sí. El es -como Maestro y Guía interior- quien enseña al hermano y a la hermana que sufren este
intercambio admirable, colocado en lo profundo del misterio de la redención. El sufrimiento es, en sí mismo, probar el mal. Pero Cristo
ha hecho de él la más sólida base del bien definitivo, o sea del bien de la salvación eterna. Cristo con su sufrimiento en la cruz ha
tocado las raíces mismas del mal: las del pecado y las de la muerte. Ha vencido al artífice del mal, que es Satanás, y su rebelión
permanente contra el Creador. Ante el hermano o la hermana que sufren, Cristo abre y despliega gradualmente los horizontes de I
Reino de Dios, de un mundo convertido al Creador, de un mundo liberado del pecado, que se está edificando sobre el poder salvífico
del amor. V, de una forma lenta pero eficaz, Cristo introduce en este mundo, en este Reino del Padre al hombre que sufre, en cierto
modo a través de lo íntimo de su sufrimiento. En efecto, el sufrimiento no puede ser transformado y cambiado con una gracia exterior,
sino interior. Cristo, mediante su propio sufrimiento salvífica, se encuentra muy dentro de todo sufrimiento humano, y puede actuar
desde el interior del mismo con el poder de su Espíritu de Verdad, de su Espíritu Consolador. Cristo no responde directamente ni en
abstracto a esta pregunta humana sobre el sentido del sufrimiento. El hombre percibe su respuesta salvífica a medida que él mismo se
convierte en partícipe de los sufrimientos de Cristo.

Leer más: http://www.monografias.com/trabajos12/morsalvi/morsalvi.shtml#ixzz2wuyOZuoN

1. Lee Santiago S, 13 Y responde: ¿Qué dice Santiago que debemos hacer frente al sufrimiento?

17
IN!ClAClÓN CRiSTiANA DE JÓVENES Y J+DULTOS Catequistas

? Lo más valíoso está dentro: autoestíma


o NUESTRAMETA
Plantear el valor de la propia vida y lo importante que es para uno mismo/ a,
para los demás; pero sobre todo para Dios.

o ME PREPARO
o Prepara este encuentro ambientando el lugar con algunas imágenes de
personas que salen adelante y se valoran así mismos/as, sea trabajando,
estudiando, alcanzando algún éxito.
o Busca de proveerte de una grabadora para cuando tengas que poner el
audio propuesto más adelante.

:> Querido/a Catequista, Esoportuno también que tú te pongas en actitud


de reflexión y te plantees: ¿Qué es lo más valioso de tu vida o en tu vida?, ¿Quévalores son
prioritarios en tu vida la verdad, la libertad, el respeto a ti mismo/ a ya los demás?,
>- ¿Considerasque has logrado una adecuada valoración de ti mismo/ a, que te permite valorar
a los demás?Si aún te consideras sujeto a complejos, de inferioridad o superioridad, esta es
una oportunidad para clarificar y superar.

o PARACOMENZAR
• Invitas a observar las imágenes que has llevado: si conocen a esas personasbien logradas.
• Lees la parábola del aguilucho y el gallinero. Suscita el diálogo a partir de ello.

o DIOSNOSHABLA
Proponemosdesarrollar el tema teniendo en cuenta dos puntos:
1. Significado de la autoestima. Se ofrece elementos básicos para plantear una adecuada
valoración de sí mismos/as.
2. Sentido cristiano de la Autoestima. Se plantea el tema desde Dios: él nos ha hecho a cada
uno/a con cualidades y posibilidades únicas. Se propone el pasaje de la curación del
paralítico, desmenuzando algunas palabras claves de Jesús, que ayudará a reconocer el valor \
que tenemos como personasante Dios. \

o EN SINTONíACON DIOS
• Invita a los catecúmenos leer en actitud de silencio y oración los textos bíblicos propuestos.
Luego deberán subrayar los versos o frases significativas.
• Pon el audio con la canción "AMADO" del cantautor católico argentino Pablo Martínez, para
que todos puedan entonarla.

o ME COMPROMETO
• Seinvita a una revisión personal: ¿Cómose encuentra en cuanto a autoestima?
• Pide a los catecúmenos que vuelvan a leer Isaías43, 1 Y que respondan:
¿Quéinvitación te hace Dios a partir de este encuentro?, ¿Te vaLoras, te quieres a ti
mismo/ a según lo que Dios te ha dado y nos ama tal como somos?

18
\
~
-------,
----., CRISTIANA y A cm. TOS Catequistas
----., OTROS TEXTOS QUE PUEDEN AYUDAR
----.,
.:. LA DIGNIDAD DE LA PERSONA HUMANA. El hombre, imagen de Dioi4

12. Creyentes y no creyentes están generalmente de acuerdo en este punto: todos los bienes de la tierra deben ordenarse en función del
hombre, centro y cima de todos ellos.
Pero, ¿qué es el hombre? Muchas son las opiniones que el hombre se ha dado y se da sobre sí mismo. Diversas e incluso contradictorias.
Exaltándose a sí mismo como regla absoluta o hundiéndose hasta la desesperación. La duda y la ansiedad se siguen en consecuencia. La
Iglesia siente profundamente estas dificultades, y, aleccionada por la Revelación divina, puede darles la respuesta que perfile la
verdadera situación del hombre, dé explicación a sus enfermedades y permita conocer simultáneamente y con acierto la dignidad y la
vocación propias del hombre.
La Biblia nos enseña que el hombre ha sido creado "a imagen de Dios", con capacidad para conocer y amar a su Creador, y que por Dios
ha sido constituido señor de la entera creación visible para gobernarla y usarla glorificando a Dios. ¿Qué es el hombre para que tú te
acuerdes de él? ¿O el hijo del hombre para que te cuides de él? Apenas lo has hecho inferior a los ángeles al coronarlo de gloria y
esplendor. Tú lo pusiste sobre la obra de tus manos. Todo fue puesto por ti debajo de sus pies (Ps 8,5-7).
Pero Dios no creó al hombre en solitario. Desde el principio los hizo hombre y mujer (Gen 1,27). Esta sociedad de hombre y mujer es la
expresión primera de la comunión de personas humanas. El hombre es, en efecto, por su íntima naturaleza, un ser social, y no puede vivir
ni desplegar sus cualidades sin relacionarse con los demás.
Dios, pues, nos dice también la Biblia, miró cuanto había hecho, y lo juzgó muy bueno (Gen 1,31).

•:. La autoestima a la luz de DioS15


La auto-estima es un campo fascinante y dentro de la superación personal todavía más, pero también es un tema profundo ...
Todos hemos envidiado alguna vez ese tipo de persona que emana confianza absoluta en sí misma.
-r->, Lo percibimos a través de su forma de "estar". Lo vemos en su forma de caminar, de saludar, de expresarse verbalmente y en lo bien que
se está a su lado. Podemos decir de él o ella, que es una persona que goza de una sana auto-estima o de un sano concepto de sí mismo.
Uno de los factores psicológicos que más afecta nuestras relaciones humanas, es la auto-estima o amor ordenado por uno mismo. Una de
las vertientes que más afecta la personalidad y la conquista de relaciones estables con uno mismo y el mundo es la auto-estima.
Lamentablemente de los miles de artículos y cientos de libros que existen en el Mercado sobre este tema, hay muchos que lo que han
hecho es dar una orientación que confunde a las personas.
La auto-estima es un campo fascinante y dentro de la superación personal todavía más, pero también es un tema profundo y que
requiere de mucha investigación y estudio para poder ser efectivos en la transmisión de la misma a los nuestros. Para nosotros los
cristianos, la auto-estima o el amor que debemos sentir hacia nuestra propia forma de lucir y ser viene dada por el hecho de pertenecer a
una categoría superior a la de los animales y las plantas.
Somos hijos de Dios. Seres humanos dotados de un alma que está destinada a ser eterna yen donde radican las potencias singulares que
nos distinguen de los demás seres de la creación. Inteligencia y voluntad. Porque somos inteligentes, podemos pensar, reflexionar,
decidir, actuar, y construir un auto-concepto que nos conduzca hacia el bien de nosotros mismos y por efecto, al bien de los demás.
----.: La inteligencia es la chispa de Dios en nuestra alma y su propósito primero y último es conocerlo. (Si el hombre puede olvidar o rechazar a
Dios, Dios no cesa de llamar a todo hombre a buscarle para que viva y encuentre la dicha. Pero esta búsqueda exige del hombre todo el
esfuerzo de su inteligencia, la rectitud de su voluntad, "un corazón recto", y también el testimonio de otros que le enseñen a buscar a
Dios).
Para esto se nos dio la voluntad. La voluntad me empuja a decidirme a emprender una tarea del conocimiento de mí mismo. Conocerme
a mí mismo y saber quién soy y qué hago aquí en esta tierra, es importante para poder conocer a los demás y exprimir lo mejor de ellos a
través de nuestro trato.
Se necesita voluntad para zambullirse dentro de las aguas del yo profundo. Sin Dios como Capitán en ese bucear, se nos puede llevar por
caminos equivocados de egoísmo permisivo hasta hacer que terminemos creyendo que somos dioses. No lo somos.

14 Concilio Vaticano II. Constitución "La Iglesia en el mundo actual". Roma, 1965. N. 12
~ 15 Sheila Morataya-Fleishman - 4 junio 2008

19
INICIACIÓN CRISTf.4NA DE JÓVENES y ADULTOS Catequistas

+. E_I sentído de la vída


o NUESTRA META
Proponer la reflexión sobre el sentido de la vida, para replantear
nuestra existencia.

o ME PREPARO
• Escribe algunos carteles con los siguientes mensajes:
"Nadamás sublime que estar feliz", "ELbaiLe, si te hace [eliz no
debes dejar de hacerLo"; "10 minutos de felicidad con sublime",
"Si te vacilas más, vives más", "Sublime trae Lasemana más feliz
de tu vida", "La chispa de Lavida, CocacoLa", "ELchocolate
produce felicidad - Sublime".
Colócalos estratégicamente en el lugar donde realizas tus encuentros.
Ten preparada la canción "Gracias a la vida", provéete de una grabadora u otra forma de
reproducción de audio.

>- Catequista, estos temas del Precatecumenado, profundamente humanos, deben tocarte a ti
por primero. Antes de plantearlo a los otros, pregúntate por el sentido que estás dando a tu
vida: si la estás viviendo plenamente o si vas adelante sin suficientes motivaciones.
>- Nuestra fe no nos aliena de la vida, sino que nos exige vivirla con mayor autenticidad. En este
caso: nos da nuevas y profundas razones para vivir. Nos convierte en testigos de esa vida
nueva que él comunica.

",O PARA COMENZAR


-')
Invita a los catecúmenos a leer los carteles que observan y a participar del diálogo según las
interrogantes propuestas en su material de trabajo. -')

1
o DIOS NOS HABLA
En este paso se plantea el tema desarrollándolo en dos ítems:
,
1. Quésignifica "el sentido de la vida". Algunos elementos para clarificar la expresión y sus 1
implicancias, lo que puede ayudar.
2. El Señor es el gran aliado de nuestra vida. A partir de textos bíblicos se presenta al Señor
,
como nuestro aliado para un_avida con sentido.

o EN SINTONíA CON DIOS


• Invita a los catecúmenos a entonar el canto "gracias a la vid á" de Mercedes Sosa; que lean
nuevamente el texto de la canción y subrayen los versos que consideren más significativos.
• Invítales a compartir en pequeños grupos.

o ME COMPROMETO
Motiva a los catecúmenos a tomarse el tiempo necesario para anotar sus reflexiones:
o ¿Siento que mi vida tiene sentido, que camino con esperanza hacia la felicidad?
o ¿ Cuáles son "mis sueños": aquello que deseo conquistar, que me da entusiasmo?
o ¿ Cómo afronto los momentos de tristeza y los fracasos?, ¿me dejo llevar por el \
resentimiento, o busco superarlo en forma positiva? '"""""'\

20
ros Catequistas

OTROS TEXTOS QUE PUEDEN AYUDAR

.:. Catecismo Iglesia Católica, Nº 34

.:. Juan Pablo 1/: Sentido de la Vida y de la dignidad humana16

La vida humana es un bien primario de un valor inestimable e inviolable, una de las cosas vivas más hermosas del mundo. Es un gran
regalo de Dios, un signo de su maravillosa presencia en nosotros. Es algo sagrado. También es una tarea para todos los humanos:
administrarla bien, defenderla y de promocionarla con otros.
Lavida humana es un gran valor porque es la vida de la persona humana, un animal racional, un ser humano libre, un ser capaz de amar y
ser amado, una criatura de Dios y, ante todo, un hijo o hija de Dios: [un peregrino! Somos peregrinos caminando hacia 1.000 destinos,
todos enfocados hacia el objetivo de la felicidad, hacia el fin último, es decir, hacia Dios..
El más auténtico sentido de la vida es darse a uno mismo (dar la vida) al servicio de los demás, y hacerlo por amor. iJean Guitton ha
descrito la ancianidad como la edad oblativa del amor! La cuestión del sentido de la vida es la más radical para todos los seres humanos.
Nietzsche escribió estas palabras llenas de sentido: "Aquél que tiene un porqué para vivir puede soportar casi todos los cómo".
Para el cristiano, como para San Pablo (Fil1:21), la vida humana es en realidad la vida de Cristo, que es nuestra vida: "Yo soy el camino, la
verdad y la vida" (Jn 14:6). El Señor vino al mundo para que todos podamos tener vida, y una vida en plenitud (Jn 10:10). La vida en Cristo
está llena de gracia y amor. La persona humana posee dignidad humana, que es perfección única, plenitud y valor. La dignidad humana,
como dignidad ontológica o fundamental, es igual en todos los seres humanos. Así, una persona puede actuar cruel y criminalmente, con
lo cual pierde su dignidad moral, pero nunca puede perder su dignidad humana básica...

•:. Meditación de Semana Santa para jóvenes. 17 Elrumbo de la vida, escrita a bordo de un barco de carga,
regresando de Estados Unidos, en 1946

Un regalo de mi Padre Dios ha sido un viaje de 30 días en barco de Nueva York a Valparaíso. Por generosidad del bondadoso Capitán
tenía una mesa en el puente de mando, al lado del timonel, donde me iba a trabajar tranquilo con luz, aire, vista hermosa ... La única
distracción eran las voces de orden con relación al rumbo del viaje. Y allí aprendí que el timonel, como me decía el Capitán, lleva nuestras
vidas en sus manos porque lleva el rumbo del buque. El rumbo en la navegación es lo más importante. Un piloto lo constata
permanentemente, lo sigue paso a paso por sobre la carta, lo controla tomando el ángulo de sol y horizonte, se inquieta en los días
nublados porque no ha podido verificarlo, se escribe en una pizarra frente al timonel, se le dan órdenes que, para cerciorarse que las ha
entendido, debe repetirlas cada una. «A babor, a estribor, un poquito a babor, así como va...». Son voces de orden que aprendí y no
olvidaré.
Cadavez que subía al puente y veía el trabajo del timonel no podía menos de hacer una meditación fundamental, la más fundamental de
todas, la que marca el rumbo de la vida.
En Nueva York multitud de buques, de toda especie. ¿Qué es lo que los diferencia más fundamentalmente? El rumbo que van a tomar. El
mismo barco '1IIapel' en Valparaíso tenía rumbo Nueva York o Río de Janeiro; en Nueva York tenía rumbo Liverpool o Valparaíso.
Apreciar la necesidad de tomar en serio el rumbo. En un barco al Piloto que se descuida se le despide sin remisión, porque juega con algo
demasiado sagrado. y en la vida ¿cuidamos de nuestro rumbo?
¿Cuáles tu rumbo? Si fuera necesario detenerse aún más en esta idea, yo ruego a cada uno de ustedes que le dé la máxima importancia,
porque acertar en esto es sencillamente acertar; fallar en esto es simplemente fallar. Barco magnífico: el «Queen Elizabeth», 70.000
toneladas (el «llIapel» cargado son 8.000 toneladas). Si me tiento por su hermosura y me subo en él sin cuidarme de su rumbo, corro el
pequeño riesgo que en lugar de llegar a Valparaíso, i i llegue a Manila!! Y en lugar de estar con ustedes vea caras filipinas.
Cuántos van sin rumbo y pierden sus vidas... las gastan miserablemente, las dilapidan sin sentido alguno, sin bien para nadie, sin alegría
para ellos y al cabo de algún tiempo sienten la tragedia de vivir sin sentido. Algunos toman rumbo a tiempo, otros naufragan en alta mar,
o mueren por falta de víveres, extraviados, io van a estrellarse en una costa solitaria!
El trágico problema de la falta de rumbo, tal vez el más trágico problema de la vida. El que pierde más vidas, el responsable de mayores
fracasos. Yo pienso que si los escollos morales fueran físicos, y la conducta de nosotros fuera un buque de fierro, por más sólido que haya
sido construido, no quedaría sino restos de naufragios.
Si la fe nos da el rumbo y la experiencia nos muestra los escollos, tomémoslos en serio. Mantener el timón. Clavar el timón, y como a
cada momento, las olas y las corrientes desvían, rectificar, rectificar a cada instante, de día y de noche ... [No las costas atractivas, sino el
rumbo señalado! Pedir a Dios la gracia grande: ser hombres de rumbo.
1º: El puerto de partida. Es el primer elemento básico para fijarlo. Y aquí clavar mi alma en el hecho básico: Dios y yo. El primer hecho
macizo de toda filosofía, de todo sistema de vida: Vengo de Dios, sí, de' Él. Todo de Él. Nada más cierto, y sobre este hecho vaya edificar
mi vida, sobre este primer dato vaya fijar mi rumbo.
Y aquí como siempre: ¿Este hecho es así? ¿Esun hecho? Porque la religión se funda sobre hechos, no sobre teorías.
~\

16 Juan Pablo 1I.Encíclica Evangelium Vitae. Roma, 1995.


17 Año 2005, ciudad de México

21
INICIACIÓN CRISTíA¡'-JA Y.!¡í)UL

Tomar en serio estas verdades: Que sirvan para fundar mi vida, para darme rumbo. Uno es cristiano tanto cuanto saca las consecuencias
de las verdades que acepta. De aquí también esa actitud, no de orgullo, pero sí de valentía, de serenidad y de confianza, que nos da
nuestra fe: No nos fundamos en una cavilación sino en una maciza verdad.
22. El puerto de término. Es el otro punto que fija el rumbo. ¿Valparaíso o Liverpool? De Nueva York salía junto a nosotros Liberty,
portaaviones ... ¿A dónde se dirigen? Desde la Universidad de Chile o desde la fábrica ¿a dónde? [El término de mi vida es Él!
32. El camino: Tengo los dos puntos, los dos puertos. ¿Por dónde he de enderezar mi barco? Al puerto de término, por un camino que es
la voluntad de Dios. La realización en concreto de lo que Dios quiere. He aquí la gran sabiduría. Todo el trabajo de la vida sabia consiste
en esto: En conocer la voluntad de mi Señor y Padre. Trabajar en conocerla, trabajo serio, obra de toda la vida, de cada día, de cada
mañana: ¿qué quieres Señor de mí? Trabajar en realizarla, en servirle en cada momento. Esta es mi gran misión, mayor que hacer
milagros. Dios nos quiere santos. Ésta es la voluntad de Dios: no mediocres, sino santos.
¿Cuál es el Camino de mi vida? La voluntad de Dios: santificarme, colaborar con Dios, realizar su obra. ¿Habrá algo más grande, más
digno, más hermoso, más capaz de entusiasmar? ¡¡Llegar al Puerto!!
Y para llegar al puerto no hay más que este camino que conduzca ... ¡¡Los otros a otros puertos, que no son el mío!! Y aquí está todo el
problema de la vida. Llegar al puerto que es el fin de mi existencia. El que acierta, acierta; y el que aquí no llega es un gran errado, sea un
millonario, un Hitler, un Napoleón, un afortunado en el amor, si aquí no acierta, su vida nada vale; si aquí acierta: feliz por siempre jamás.
¡¡Amén!!
¿De dónde vengo? ¿Hacia dónde voy? [Oué grande! ¿Por qué camino? Enfrentar el rumbo. El timón firme en mi mano y cuando arrecien
los vientos: Rumbo a Dios; y cuando me llamen de la costa; rumbo a Dios; y cuando me canse, ¡¡rumbo a Dios!!
¿Solo? No. ¡Con todos los tripulantes que Cristo ha querido encargarme de conducir, alimentar y alegrar! [Oué grande es mi vida! Qué
plena de sentido. Con muchos rumbos al cielo. Darles a los hombres lo más precioso que hay: Dios; y dar a Dios lo que más ama, aquello
por lo cual dio su Hijo: los hombres.

,
,
,

22
DE y ADULTOS

5. EJ verdadero rostro de Días


o NUESTRA META
Plantear las falsas ideas de dios,
que nos alejan del Diosverdadero.

o ME PREPARO
• Busca imágenes de juegos de azar, algún personaje (tal vez Hugo
Chávez o artistas o ídolos del football), pégalas estratégicamente
en el lugar de encuentro con los catecúmenos.

Catequista, dentro de este bloque de temas del "PRE-CATECUMENADO"es necesario abordar


las falsas ideas o imágenes de Dios que tiene nuestra gente.
Si bien tú eres "catequista", es pertinente preguntarte por las imágenes de Dios que quizás
inconscientemente también tú te has formado. Como el pueblo de Israel, también nosotros
somosperegrinos/ as hacia el Dios verdadero.
>- Que la preparación de este tema sea para ti ocasión de purificar y reorientar tu fe en el
único Dios, revelado por Jesús.
::> Prepárate antes con la lectura del tema, así como de las otras lecturas que pueden ayudar a
iluminar el trabajo. .

o PARA COMENZAR
o Orienta la lectura de la encuesta propuesta y que el catecúmeno marque con una "x" las
respuestas que crea convenientes.
o Organiza un debate con los participantes y vez por vez dí en voz alta la pregunta, dejando
que cada grupo tenga el tiempo suficiente para defender su postura, tanto de los que están a
favor o en contra:
o Dialoga sobre las respuestas más frecuentes de la encuesta trabajada por los catecúmenos y
relaciónalo con el tema a plantear.

o DIOS NOS HABLA


Este tema se desarrollará en dos momentos:

1. Las falsas ideas de dios. A partir de la encuesta plantear las deformaciones de dios que
hemos ido recibiendo; no sólo las más frecuentes, sino los ídolos que ofrece la sociedad
moderna.
2. Cómo caminar hacia el verdadero Dios. A partir de un texto de Josué invitar a "volverse al
verdadero Dios". Sonimportantes los lugares y sugerencias para caminar al verdadero Dios.

o EN SINTONíA CON DIOS


.:. Invita a hacer un silencio que disponga a la oración .
•:. Despuésde un tiempo necesario, concluir orando con todos la plegaria propuesta.

o ME COMPROMETO
• Estimula a los catecúmenos a leer el texto completo de "La asamblea de Siquém" (Josué, todo
el capítulo 24) y que intente verificar:
a. Cuáles serían algunos de los "ídolos" que te hacen daño y que deberías empezar a eliminar,
b. Qué pasossientes que puedes dar para "inclinar tu corazón hacia el Señor".

23
CR!STlANA Catequistas

OTROS TEXTOS QUE PUEDEN AYUDAR

.:. Catecismo de la Iglesia Católica, Nf! 35

.:. Concilio Vaticano 1/: Constitución Pastoral "Iglesia en el mundo actual": El ateísmo18
19. La razón más alta de la dignidad humana consiste en la vocación del hombre a la unión con Dios. Desde su mismo nacimiento, el
hombre es invitado al diálogo con Dios. Existe pura y simplemente por el amor de Dios, que lo creó, y por el amor de Dios, que lo
conserva. y sólo se puede decir que vive en la plenitud de la verdad cuando reconoce libremente ese amor y se confía por entero a su
Creador. Muchos son, sin embargo, los que hoy día se desentienden del todo de esta íntima y vital unión con Dios o la niegan en forma
explícita. Eseste ateísmo uno de los fenómenos más graves de nuestro tiempo. Y debe ser examinado con toda atención.
La palabra "ateísmo" designa realidades muy diversas. Unos niegan a Dios expresamente. Otros afirman que nada puede decirse acerca
de Dios. Los hay que someten la cuestión teológica a un análisis metodológico tal, que reputa como inútil el propio planteamiento de la
cuestión. Muchos, rebasando indebidamente los límites sobre esta base puramente científica o, por el contrario, rechazan sin excepción
toda verdad absoluta. Hay quienes exaltan tanto al hombre, que dejan sin contenido la fe en Dios, ya que les interesa más, a lo que
parece, la afirmación del hombre que la negación de Dios. Hay quienes imaginan un Dios por ellos rechazado, que nada tiene que ver con
el Dios del Evangelio. Otros ni siquiera se plantean la cuestión de la existencia de Dios, porque, al parecer, no sienten inquietud religiosa
alguna y no perciben el motivo de preocuparse por el hecho religioso. Además, el ateísmo nace a veces como violenta protesta contra la
existencia del mal en el mundo o como adjudicación indebida del carácter absoluto a ciertos bienes humanos que son considerados
prácticamente como sucedáneos de Dios. La misma civilización actual, no en sí misma, pero sí por su sobrecarga de apego a la tierra,
puede dificultar en grado notable el acceso del hombre a Dios.
Quienes voluntariamente pretenden apartar de su corazón a Dios y soslayar las cuestiones religiosas, desoyen el dictamen de su
conciencia y, por tanto, no carecen de culpa. Sin embargo, también los creyentes tienen en esto su parte de responsabilidad. Porque el
ateísmo, considerado en su total integridad, no es un fenómeno originario, sino un fenómeno derivado de varias causas, entre las que se
debe contar también la reacción crítica contra las religiones, y, ciertamente en algu nas zonas del mundo, sobre todo contra la religión
cristiana. Por lo cual, en esta génesis del ateísmo pueden tener parte no pequeña los propios creyentes, en cuanto que, con e I descuido
de la educación religiosa, o con la exposición inadecuada de la doctrina, o incluso con los defectos de su vida religiosa, moral y social, han
velado más bien que revelado el genuino rostro de Dios y de la religión.

El ateísmo sistemático
20. Con frecuencia, el ateísmo moderno reviste también la forma sistemática, la cual, dejando ahora otras causas, lleva el afán de
autonomía humana hasta negar toda dependencia del hombre respecto de Dios. Los que profesan este ateísmo afirman que la esencia de
la libertad consiste en que el hombre es el fin de sí mismo, el único artífice y creador de su propia historia. Lo cual no puede conciliarse,
según ellos, con el reconocimiento del Señor, autor y fin de todo, o por lo menos tal afirmación de Dios es completamente superflua. El
sentido de poder que el progreso técnico actual da al hombre puede favorecer esta doctrina.
Entre las formas del ateísmo moderno debe mencionarse la que pone la liberación del hombre principalmente en su liberación
económica y social. Pretende este ateísmo que la religión, por su propia naturaleza, es un obstácu lo para esta liberación, porque, al
orientar el espíritu humano hacia una vida futura ilusoria, apartaría al hombre del esfuerzo por levantar la ciudad temporal. Por eso,
cuando los defensores de esta doctrina logran alcanzar el dominio político del Estado, atacan violentamente a la religión, difundiendo el
ateísmo, sobre todo en materia educativa, con el uso de todos los medios de presión que tiene a su alcance el poder público.

Actitud de la Iglesia ante el ateísmo


21. La Iglesia, fiel a Dios y fiel a los hombres, no puede dejar de reprobar con dolor, pero con firmeza, como hasta ahora ha reprobado,
esas perniciosas doctrinas y conductas, que son contrarias a la razón y a la experiencia humana universal y privan al hombre de su innata
grandeza.
Quiere, sin embargo, conocer las causas de la negación de Dios que se esconden en la mente del hombre ateo. Consciente de la gravedad
de los problemas planteados por el ateísmo y movida por el amor que siente a todos los hombres, la Iglesia juzga que los motivos del
ateísmo deben ser objeto de serio y más profundo examen.
La Iglesia afirma que el reconocimiento de Dios no se opone en modo alguno a la dignidad humana, ya que esta dignidad tiene en el
mismo Dios su fundamento y perfección. Es Dios creador el que constituye al hombre inteligente y libre en la sociedad. Y, sobre todo, el
hombre es llamado, como hijo, a la unión con Dios y a la participáción de su felicidad. Enseña además la Iglesia que la esperanza
escatológica no merma la importancia de las tareas temporales, sino que más bien proporciona nuevos motivos de apoyo para su
ejercicio. Cuando, por el contrario, faltan ese fundamento divino y esa esperanza de la vida eterna, la dignidad humana sufre lesiones
gravísimas -es lo que hoy con frecuencia sucede-, y los enigmas de la vida y de la muerte, de la culpa y del dolor, quedan sin solucionar,
llevando no raramente al hombre a la desesperación.

18 Concilio Vaticano 11.Constitución Pastoral "La Iglesia en el mundo actual". Roma, 1965. N° 19-21.

24
CR!STIAt-.J,4 DE JÓVENES Y ADULTOS

Todo hombre resulta para sí mismo un problema no resuelto, percibido con cierta obscuridad, Nadie en ciertos momentos, sobre todo en
los acontecimientos más importantes de la vida, puede huir del todo el interrogante referido, A este problema sólo Dios da respuesta
plena y totalmente cierta; Dios, que llama al hombre a pensamientos más altos y a una búsqueda más humilde de la verdad.
El remedio del ateísmo hay que buscarlo en la exposición adecuada de la doctrina y en la integridad de vida de la Iglesia y de sus
miembros. A la Iglesia toca hacer presentes y como visibles a Dios Padre y a su Hijo encarnado con la continua renovación y purificación
propias bajo la guía del Espíritu Santo. Esto se logra principalmente con el testimonio de una fe viva y adulta, educada para poder percibir
con lucidez las dificultades y poderlas vencer. Numerosos mártires dieron y dan preclaro testimonio de esta fe, la cual debe manifestar su
fecundidad imbuyendo toda la vida, incluso la profana, de los creyentes, e impulsándolos a la justicia y al amor, sobre todo respecto del
necesitado. Mucho contribuye, finalmente, a esta afirmación de la presencia de Dios el amor fraterno de los fieles, que con espíritu
unánime colaboran en la fe del Evangelio y se alzan como signo de unidad,
La Iglesia, aunque rechaza en forma absoluta el ateísmo, reconoce sinceramente que todos los hombres, creyentes y no creyentes, deben
colaborar en la edificación de este mundo, en el que viven en común. Esto no puede hacerse sin un prudente y sincero diálogo. Lamenta,
pues, la Iglesia la discriminación entre creyentes y no creyentes que algunas autoridades políticas, negando los derechos fundamentales
de la persona humana, establecen injustamente. Pide para los creyentes libertad activa para que puedan levantar en este mundo
también un templo a Dios. E invita cortésmente a los ateos a que consideren sin prejuicios el Evangelio de Cristo.
La Iglesia sabe perfectamente que su mensaje está de acuerdo con los deseos más profundos del corazón humano cuando reivindica la
dignidad de la vocación del hombre, devolviendo la esperanza a quienes desesperan ya de sus destinos más altos. Su mensaje, lejos de
empequeñecer al hombre, difunde luz, vida y libertad para el progreso humano. Lo único que puede llenar el corazón del hombre es
aquello que "nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón está inquieto hasta que descanse en ti" .

•:. La Verdad para el Mundo 19


Hoy día, muchos tienen conceptos falsos de Dios. Por ejemplo, algunos piensan que el poder de Dios es limitado a la evolución. Esateoría
no es nueva, y no originó con Carlos Darwin tampoco, sino remonta al antaño. En el quinto siglo antes de Cristo, un filósofo griego había
opinado que los brazos, las piernas, la cabeza, y todos los otros miembros del cuerpo pueden originarse espontáneamente y juntarse en
un cuerpo completo por «el arnor,» como dijo, Aquí en Hechos 17 los epicúreos pensaban que la materia es eterna y que la vida vino a
existir por la pura casualidad. En cambio, Pablo declara que Dios «hizo el mundo y todas las cosas que en él hay» (versículo 24). Exodo
20:11 explica que Dios creó todo el universo en seis días. El hombre no es producto de la evolución sino de la creación por Dios,
Otros tienen el concepto falso de que Dios es un Dios nacional, o de su propio pueblo, su propia cultura, su propia gente. Pablo explica en
Hechos 17:26 que «de una sangre ha hecho todo el linaje de los hombres.» Dios ama a todo el mundo (Juan 3:16, Hebreos 2:9). Algún día,
juzgará a todo el mundo (2 Corintios 5:10). No hay un evangelio para el hispano, y otro evangelio para el chino, y otro para el africano, y
otro para el anglosajón. Hay un evangelio para todos, porque todos tenemos al mismo Dios.
Otros piensan que Dios es local, es decir, que está limitado al templo, o a la catedral, o la capilla, Pero, Hechos 17:24 dice que «no habita
en templos hechos por manos humanas.» Dios preguntó en Jeremías 23:24, «¿Se ocultará alguno, dice Yavé en escondrijos que yo no lo
vea? ¿No lleno yo, dice Jehová, el cielo y la tierra?» Dios es omnipresente,
Otros piensan que Dios es impersonal, que es una fuerza, o una influencia, o quizás la totalidad de la materia y la energía del universo. Tal
concepto podemos llamar el panteísmo, la idea de que Dios es todo. Pero Pablo explica que Dios es muy distinto al mundo físico en
Hechos 17:28,29 diciendo, «Porque en él vivimos, y nos movemos, y somos; como algunos de vuestros propios poetas también han dicho:
Porque linaje suyo somos. Siendo, pues, linaje de Dios, no debemos pensar que la Divinidad sea semejante a oro, o plata, o piedra,
escultura de arte y de imaginación de hombres.» Los filósofos llamados los estoicos concibieron de la deidad como de una fuerza
panteística e impersonal, igual que creen algunas religiones asiáticas hoy día. Pero, si Dios fuere lo todo, entonces no podría existir la
maldad y el pecado, porque cada acción de los hombres sería solamente otro movimiento en el ser de Dios, y cada cosa que pase sería
buena, Puesto que el pecado existe (Romanos 3:23), entonces Dios es un ser personal e inteligente. Es obvio del hecho que linaje suyo
somos. Dios creó el universo y llena todo el universo, pero Dios no es el universo.
Otra idea falsa de Dios sostiene que Dios es muy lejos de nosotros y que no se preocupa por nosotros. Por ejemplo, el deísmo que fue
muy popular en el siglo dieciocho presumía tal concepto. Fue la idea de que Dios creó el mundo y más tarde se apartó de él y no entra en
el funcionamiento del cosmos con los milagros ni con un mensaje de su voluntad. Sin embargo, Dios nunca desampararía a su linaje. Ha
entrado en el cosmos con su poder milagroso en Cristo y ha dejado el mensaje de su voluntad en la biblia. Hoy día, muchos todavía
piensan que Dios es muy apartado de nosotros y muy difícil de aplacar. Pero, Pablo dijo en Hechos 17:27 que «ciertamente no está lejos
de cada uno de nosotros.» Dios no es renuente de salvarnos, sino que anhela salvarnos. 2 Pedro 3:9 dice: «El Señor no retarda su
promesa, según algunos la tienen por tardanza, sino que es paciente para con nosotros, no queriendo que ninguno perezca, sino que
todos procedan al arrepentirníento.. El problema es que los hombres no quieren (Juan 5:40), y por tanto no creen tampoco obedecen
para recibir el perdón,
Otros piensan que Dios es demasiado bueno para condenar al hombre pecaminoso. Pero, Pablo les advirtió a los idólatras de Atenas en
Hechos 17:30,31: «Pero Dios, habiendo pasado por alto los tiempos de esta ignorancia, ahora manda a todos los hombres en todo lugar,
que se arrepientan; por cuanto ha establecido un día en el cual juzgará al mundo con justicia, por aquel varón a quien designó, dando fe a
todos con haberle levantado de los rnuertos.».

19 Phillip Gray, "La Verdadpara el Mundo"

25
INICIACiÓN CR/STUd{4 DE JÓVENES Y ADULTOS

6. ¿Qué buscas en tu vída?..


o NUESTRA META
Despertar la necesidad de Dios
para encaminarnos a la felicidad verdadera.

o ME PREPARO
o Lo ideal es que ubiques en el ambiente de los encuentros algunas
imágenes sugestivas: manos levantadas hacia lo alto.
o En un letrero escribir bien grande el título de este tema: ¿QUÉBUSCAS
ENTU VIDA?

Queridola Catequista, el tema que hoy planteamos nadie lo puede eludir, a todos nos
interesa. Por eso deberás ser el/la primero/ a en planteártelo. Sólo si te reconoces como
humilde buscador de Dios podrás anunciarlo y estimularlo.
Verifica de qué modo estás alimentando tu experiencia de Dios. Recuerda que no enseñas
temas indiferentes: eres "testigo".

o PARA COMENZAR
• Lee la oración que presentamos, haciendo notar que el autor nunca había conocido a Dios, e
invita a subrayar y comentar las frases más significativas.

o DIOS NOS HABLA


Abordamos el tema desde dos ángulos:
1. El corazón humano busca siempre algo grande. Se plantea la búsqueda de Dios desde la
realidad más profunda del corazón humano; atención a no quedarse sólo en elementos
externos, sino acentuar la dimensión profunda. De ahí partiremos para la invitación a la fe.
2. La búsqueda de Dios, hoy. Planteado el distanciamiento de Dios, con sus diversas
manifestaciones, se invita a valorar momentos como el actual Catecumenado.
3. Dónde encontrar a Dios. Proponer los "lugares" donde podemos encontrarlo, que culminan
en Jesús.

o EN SINTONíA CON DIOS


Se propone orar el hermoso salmo 62/63: "Oh Dios, tengo sed de ti".

\
\
,

26
/t,-/¡CfAClÓN CRiSTIANA DE JÓVENES Y ADULTOS Catequistas

OTROS TEXTOS QUE PUEDEN AYUDAR

.:. Catecismo de la Iglesia Católica: Nf?27-38

.:. Concilio Vaticano 1/. los interrogantes más profundos del hombrezo
10. En realidad de verdad, los desequilibrios que fatigan al mundo moderno están conectados con ese otro desequilibrio fundamental
que hunde sus raíces en el corazón humano. Son muchos los elementos que se combaten en el propio interior del hombre. A fuer de
criatura, el hombre experimenta múltiples limitaciones; se siente, sin embargo, ilimitado en sus deseos y llamado a una vida superior.
Atraído por muchas solicitaciones, tiene que elegir y que renunciar. Más aún, como enfermo y pecador, no raramente hace lo que no
quiere y deja de hacer lo que querría llevar a cabo. Por ello siente en sí mismo la división, que tantas y tan graves discordias provoca
en la sociedad. Son muchísimos los que, tarados en su vida por el materialismo práctico, no quieren saber nada de la clara percepción
de este dramático estado, o bien, oprimidos por la miseria, no tienen tiempo para ponerse a considerarlo. Otros esperan del solo
esfuerzo humano la verdadera y plena liberación de la humanidad y abrigan el convencimiento de que el futuro del hombre sobre la
tierra saciará plenamente todos sus deseos. y no faltan, por otra parte, quienes, desesperando de poder dar a la vida un sentido
exacto, alaban la insolencia de quienes piensan que la existencia carece de toda significación propia y se esfuerzan por darle un
sentido puramente subjetivo. Sin embargo, ante la actual evolución del mundo, son cada día más numerosos los que se plantean o los
que acometen con nueva penetración las cuestiones más fundamentales: ¿Qué es el hombre? ¿Cuál es el sentido del dolor, del mal, de
la muerte, que, a pesar de tantos progresos hechos, subsisten todavía? ¿Qué valor tienen las victorias logradas a tan caro precio? ¿Qué
puede dar el hombre a la sociedad? ¿Qué puede esperar de ella? ¿Qué hay después de esta vida temporal?
Cree la Iglesia que Cristo, muerto y resucitado por todos, da al hombre su luz y su fuerza por el Espíritu Santo a fin de que pueda
responder a su máxima vocación y que no ha sido dado bajo el cielo a la humanidad otro nombre en el que sea necesario salvarse.
Igualmente cree que la clave, el centro y el fin de toda la historia humana se halla en su Señor y Maestro. Afirma además la Iglesia que
bajo la superficie de lo cambiante hay muchas cosas permanentes, que tienen su último fundamento en Cristo, quien existe ayer, hoy
y para siempre. Bajo la luz de Cristo, imagen de Dios invisible, primogénito de toda la creación, el Concilio habla a todos para
esclarecer el misterio del hombre y para cooperar en el hallazgo de soluciones que respondan a los principales problemas de nuestra
época .

•:. Francisco. Papa. la Alegría que se renueva vse comunica21

2. El gran riesgo del mundo actual, con su múltiple y abrumadora oferta de consumo, es una tristeza individualista que brota del
corazón cómodo y avaro, de la búsqueda enfermiza de placeres superficiales, de la conciencia aislada. Cuando la vida interior se
clausura en los propios intereses, ya no hay espacio para los demás, ya no entran los pobres, ya no se escucha la voz de Dios, ya no se
goza la dulce alegría de su amor, ya no palpita el entusiasmo por hacer el bien. los creyentes también corren ese riesgo, cierto y
permanente. Muchos caen en él y se convierten en seres resentidos, quejosos, sin vida. Ésa no es la opción de una vida digna y plena,
ése no es el deseo de Dios para nosotros, ésa no es la vida en el Espíritu que brota del corazón de Cristo resucitado.
3. Invito a cada cristiano, en cualquier lugar y situación en que se encuentre, a renovar ahora mismo su encuentro personal con
Jesucristo o, al menos, a tomar la decisión de dejarse encontrar por Él, de intentarlo cada día sin descanso. No hay razÓn para.que
alguien piense que esta invitación no es para él, porque «nadie queda excluido de la alegría reportada por el Señor»lll. Al que
arriesga, el Señor no lo defrauda, y cuando alguien da un pequeño paso hacia Jesús, descubre que Élya esperaba su llegada con los
brazos abiertos. Éste es el momento para decirle 'a Jesucristo: «Señor, me he dejado engañar, de mil maneras escapé de tu amor, pero
aquí estoy otra vez para renovar mi alianza contigo. Te necesito. Rescátame de nuevo, Señor, acéptame una vez más entre tus brazos
redentores». iNos hace tanto bien volver a Él cuando nos hemos perdido! Insisto una vez más: Dios no se cansa nunca de perdonar,
somos nosotros los que nos cansamos de acudir a su misericordia. Aquel que nos invitó a perdonar «setenta veces siete» (Mt 18,22)
nos da ejemplo: Él perdona setenta veces siete. Nos vuelve a cargar sobre sus hombros una y otra vez. Nadie podrá quitarnos la
dignidad que nos otorga este amor infinito e inquebrantable. Él nos permite levantar la cabeza y volver a empezar, con una ternura
que nunca nos desilusiona y que siempre puede devolvernos la alegría. No huyamos de la resurrección de Jesús, nunca nos declaremos
muertos, pase lo que pase. iQue nada pueda más que su vida que nos lanza hacia adelante!

20 Concilio Vaticano JI, Constitución Pastoral "La Iglesia en el mundo actual", Roma, 1965. N, 10.
21 Francisco, Exhortación "La alegría del Evangelio", Roma, 2013, N 2-3.
,..--.., .'
27
I
/t'-!¡ClACiÓl..f CRISTIANA DE JÓVENES Y ADULTOS

). FKECATECUMENADO
I.B ANUNCIO KERIGMÁTICO

Anuncio gozoso del amor de Dios en Jesucristo, que


tiene como objetivo la conversión y la fe .

.Sigue un bloque de temas en los que se acompaña a


Jesús a partir del evangelio, en los misterios centrales
de su vida.

Todos estos temas son imprescindibles.

TEMAS Y CELEBRACIONES DE ESTE BLOQUE:

7. El kerigma cristiano
8. Jesús, nuestra Pascua
9. Los evangelios: testimonios del Resucitado
.:. Entrega de la Biblia
10. Jesús prepara su misión: Bautismo y tentaciones
11. Discurso inaugural de Jesús
12. Los gestos salvadores de Jesús
13. Las Palabras de Jesús son "Espíritu y vida"
~ 'r Solicitud para la Admisión al Catecumenado.
~
14. Jesús es el "Hijo Amado" de Dios
15. "Nos amó hasta el extremo"
16. Se entregó por nosotros
.:. Entrega de la Cruz

17. Jesús resucitado es "el Señor"


18. Pablo, discípulo y misionero del Resucitado

D CelebracÍón de Entrada en el Catecumenado (22 Grado)

29
DE T(')(
e V,-",

7. EJ kerígma cristiano
o NUESTRAMETA
o Anunciar con entusiasmo a Jesús: la proclamación
cristiana fundamental (el Kerygma),
o para invitar a la FE y a la CONVERSiÓN.

o ME PREPARO
• Buscavarias imágenes con el rostro de Jesús; mejor si son del Cristo venerado en la zona o en la
parroquia. Ubicarlas de modo que todos las puedan ver. También podrías poner una imagen del
Papa Francisco, similar a la que ves.
• Asegúrate que todos tengan su Biblia: será en adelante el texto más importante en todo el
proceso de catecumenado.
>- Querido/a Catequista, estamos empezando el camino de catecumenado que tú acompañarás
como testigo y educador en la fe; y lo empezamospor el tema más importante: ANUNCIARA
JESÚS, el centro de la fe. Esto es el Kerygma. Por ello es indispensable que te preguntes:
¿qué lugar ocupa Jesús en tu vida? Porque aquí no se trata de enseñar temas que no te
atañen, sino de "dar testimonio del Señor".
Ciertamente Jesús es importante para ti, diversamente no te habrías comprometido como
catequista; pero, ¿qué tan importante es en tu vida?, ¿te has encontrado vitalmente con él?,
¿ya le has entregado tu vida? Todos necesitamos madurar nuestra fe; por eso te invitamos a
invocar al Espíritu Santo: que te done fe y amor crecientes por Jesús. Sólo así podrás asumir
humildemente el anuncio del Kerygma: mientras lo anuncias a los catecúmenos, lo dejas
resonar en tu corazón.
Probablemente los que participan en las sesiones del catecumenado saben algo de Jesús,
pero eso no basta. A nosotros nos interesa que "se encuentren personalmente con el Señor".
Tú le prestarás tus labios, como Pedro, para que ellos escuchen la proclamación de la fe.

o PARACOMENZAR
o El catequista da la bienvenida amablemente a cada uno, mientras van entrando.
o Invitas a observar las imágenes de Jesús y a reconocerlas: a qué advocación corresponden
(SagradoCorazón, Señor de los Milagros, Señor de la Misericordia, etc.).
o Luego, se plantea el diálogo:
¿Quésabemos de Jesús, de su persona? ...
Sinceramente: ¿Quésignifica ser cristiano? ¿qué será lo más importante del cristiano? ..

o DIOSNOSHABLA
Abordaremos este tema fundamental desde la figura y las palabras del Papa Francisco y, luego,
desde las primeras proclamaciones en Hechos.
1. El Kerigma hoy. Arrancamos a partir de una expresión del papa Francisco en su Exhortación
"La alegria del Evangelio".
"KERIGMA": Es una palabra griega que significa "proclamación", "anuncio". Se llama así a la
proclamación de fe de los primeros cristianos, que no sólo aceptan a Dios como creador y Padre,
sino que reconocen a Jesús como autor de nuestra salvación. Toda la vida de Jesús: su venida a este
mundo, sus gestos liberadores y su mensaje, son "salvación" para nosotros. Toda su entrega está
como condensada en el misterio de su muerte y resurrección. La predicación primitiva consistía en
el anuncio de la Pascuadel Señor e invitaba a la respuesta de fe, tal como está en los evangelios:
quienes se encuentran con Jesús lo reconocen como "Señor y Salvador". Creer en él significa abrirse
a él, recibir el don de su vida nueva.
La Iglesia nos está haciendo notar que, aunque la mayoría de la gente sabe algunas cosasacerca de
Jesús, muchos no se han encontrado con él. Por eso nos urge a anunciar el "Kerigma" fundamental.

31
CRISTIAfvl~DE y ADULTOS Catequistas
Esto deberá realizarse sobre todo con los que se preparan a entrar en la Iglesia por los Sacramentos
de Iniciación.
2. El kerigma en los inicios. Acudimos al libro de los Hechos y las primeras formulaciones del
anuncio de Jesús.
3. El kerigtna en el catecumenado. Es fundamental aplicar el anuncio precisamente a los
catecúmenos, invitando fundamentalmente a la FE y la CONVERSiÓN.
Cerramos con dos textos iluminadores: del Papa Francisco y de Aparecida.

o EN SINTONíA CON DIOS


o Motivar a la oración a partir de un texto de Hechos.
o Concluir alabando a Jesús COA una canción adecuada.

OTROS TEXTOS QUE PUEDEN AYUDAR

.:. DOCUMENTO DE APARECIDA


289 La transmisión de la fe cristiana es ante todo el anuncio de Jesucristo para llevar la fe en él. Desde el principio los primeros
discípulos ardieron en deseosde anunciar a Cristo: ''¡No podemos nosotros dejar de hablar de lo que hemos visto y oído!" (Hch 4,20). Y
ellos mismos invitan a los hombres de todos los tiempos a entrar en la alegría de su comunión con Cristo.22
Para un nuevo talante de fe, de esperanzay de caridad de los católicos, la Iniciación Cristiana que hoy la Iglesia desea recuperar tiene
como fundamento y punto de partida ... el kérygma: el anuncio alegre, directo e incisivo de Cristo vivo. 23 ••• Es lo central de la
evangelización misma. El anuncio de Cristo vivo y la respuesta de conversión de quien lo acoge es lo que da posibilidad de una
Iniciación Cristiana verdadera y de un crecimiento de la fe.24
Sentimos la necesidad de desarrollar en nuestras comunidades un proceso de Iniciación en la vida cristiana que comience por el
Kérygma y, guiado por la Palabra de Dios, conduzca a un encuentro personal, cada vez mayor, con Jesucristo, perfecto Dios y perfecto
hombre, experimentado como plenitud de la humanidad, y que lleve a la conversión, al seguimiento en una comunidad eclesial y a
una maduración de fe en la práctica de los sacramentos, al servicio y a la misión.25

.:. PAPAFRANCISCO:Una catequesis kerygmática vmistagógica


163. La educación y la catequesis están al servicio de este crecimiento. Ya contamos con varios textos magisteriales y subsidios sobre
la catequesis ofrecidos por la Santa Sedey por diversos episcopados. Recuerdo la Exhortación apostólica CatechesiTradendae (1979),
el Directorio General para la Catequesis (1997) y otros documentos cuyo contenido actual no es necesario repetir aquí. Quisiera
detenerme sólo en algunas consideracionesque me parece conveniente destacar.
164. Hemos redescubierto que también en la catequesis tiene un rol fundamental el primer anuncio o «kerygma», que debe ocupar el
centro de la actividad evangelizadora y de todo intento de renovación eclesial. El kerygma es trinitario. Esel fuego del Espíritu que se
dona en forma de lenguasy nos hace creer en Jesucristo, que con su muerte y resurrección nos revela y nos comunica la misericordia 1
infinita del Padre. En la boca del catequista vuelve a resonar siempre el primer anuncio: «Jesucristote ama, dio su vida para salvarte, y
ahora está vivo a tu lado cada día, para iluminarte, para fortalecerte, para liberarte». Cuando a este primer anuncio se le llama \
«primero», eso no significa que está al comienzo y después se olvida o se reemplaza por otros contenidos que lo superan. Es el
)
primero en un sentido cualitativo, porque es el anuncio principal, ese que siempre hay que volver a escuchar de diversas mane ras y
ese que siempre hay que volver a anunciar de una forma o de otra a lo largo de la catequesis, en todas sus etapas y momentos.[126] -,
Por ello también «el sacerdote, como la Iglesia, debe crecer en la conciencia de su permanente necesidadde ser evangelizado».[127]
\
165. No hay que pensar que en la catequesis el kerygma es abandonado en pos de una formación supuestamente más «sólida». Nada
hay más sólido, más profundo, más seguro, más denso y más sabio que ese anuncio. Toda formación cristiana es ante todo la
profundización del kerygma que se va haciendo carne cada vez más y mejor, que nunca deja de iluminar la tarea catequística, y que
,
permite comprender adecuadamente el sentido de cualquier tema que se desarrolle en la catequesis. Es el anuncio que responde al )
anhelo de infinito que hay en todo corazón humano. La centralidad del kerygma demanda ciertas características del anuncio que hoy
son necesarias en todas partes: que exprese el amor salvífica de Dios previo a la obligación moral y religiosa, que no imponga la
verdad y que apele a la libertad, que posea unas notas de alegría, estímulo, vitalidad, y una integralidad armoniosa que no reduzca la
predicación a unas pocasdoctrinas a veces más filosóficas que evangélicas. Esto exige al evangelizador ciertas actitudes que ayudan a
acoger mejor el anuncio: cercanía,apertura al diálogo, paciencia, acogida cordial que no condena.i"

22 CaIC 425
23 III S;man~ LA de Catequesis. Hacia un nuevo paradigma de la Catequesis. Bogotá 2006. N. 13.
24 Id. N. 14.
25 DA 289.

26 Francisco. Exhortación "La Alegría del Evangelio". Roma, 2013, N. 163-165

32
CRISTiANA DE y ADULTOS
.:. José Antonio Pago/a. "Jesús.Aproximación Hitóríca'~ 27 PRESENTACIÓN

¿Quién fue Jesús? ¿Qué secreto se encierra en este galileo fascinante, nacido hace dos mil años en una aldea insignific:antedel Imperio
romano y ejecutado como un malhechor cerca de una vieja cantera, en las afueras de Jerusalén, cuando rondaba los treinta años?
¿Quién fue este hombre que ha marcado decisivamente la religión, la cultura y el arte de Occidente hasta imponer incluso su
calendario? Probablemente nadie ha tenido un poder tan grande sobre los corazones; nadie ha expresado como él las inquietudes e
interrogantes del ser humano; nadie ha despertado tantas esperanzas. ¿Por qué su nombre no ha caído en el olvido? ¿Por qué todavía
hoy, cuando las ideologías y religiones experimentan una crisis profunda, su persona y su mensaje siguen alimentando la fe de tantos
millones de hombres y mujeres?

Para mí no es una pregunta más. Tampoco un simple deseo de satisfacer mi curiosidad histórica o intelectual. Quiero saber quién está
en el origen de mi fe cristiana. No me interesa -vivirde un Jesús inventado por mí ni por nadie. Deseo aproximarme con el mayor rigor
posible a su persona: ¿quién fue? ¿Cómo entendió su vida? ¿Qué defendió? ¿Dónde está la fuerza de su persona y la originalidad de su
mensaje? ¿Por qué lo mataron? ¿En qué terminó la aventura de su vida?
... He querido captar de alguna manera la experiencia que vivieron quienes se encontraron con Jesús. Sintonizar con la fe que despertó
en ellos. Recuperar la "buena noticia" que él encendió en sus vidas. la reflexión teológica es necesaria e indispensable para ahondar
en la fe cristiana, pero-no podemos permitir que quede encerrada en conceptos y esquemas que van perdiendo su fuerza en la medida
en que la experiencia humana va evolucionando. la vida concreta de Jesús es la que sacude el alma; sus palabras sencillas y
penetrantes seducen. ElJesús narrado por los evangelistas es más vivo que el catecismo; su lenguaje, más claro y atractivo que el de
los teólogos. Recuperar de la manera más viva posible a Jesús puede ser también hoy una "buena noticia" para creyentes y no
creyentes.
Esdifícilacercarse a él y no quedar atraído por su persona. Jesús aporta un horizonte diferente a la vida, una dimensión más profunda,
una verdad más esencial. Su vida es una llamada a vivir la existencia desde su raíz última, que es un Dios que solo quiere para sus hijos
e hijas una vida más digna y dichosa. El contacto con él invita a desprenderse de posturas rutinarias y postizas; libera de engaños,
miedos y egoísmos que paralizan nuestras vidas; introduce en nosotros algo tan decisivo como es la alegría de vivir, la compasión por
los últimos o el trabajo incansable por un mundo más justo. Jesús enseña a vivir con sencillez y dignidad, con sentido y esperanza.
Todavía más, Jesús lleva a creer en Dios como ha creído él, sin hacer de su misterio un ídolo ni una amenaza, sino una presencia
amistosa y cercana, fuente inagotable de vida y compasión por todos. Jesús nos conduce a ser de Dios como lo es él. lamentablemente
vivimos a veces con imágenes enfermas de Dios que vamos transmitiendo de generación en generación sin medir sus efectos
desastrosos. Jesús invita a vivir su experiencia de un Dios Padre, más humano y más grande que todas nuestras teorías: un Dios
salvador y amigo, amor increíble e inmerecido a todos .
...Sé que Jesús es de todos, no solo de los cristianos. Su vida y su mensaje son patrimonio de la Humanidad. Tiene razón el escritor
francés Jean Onimus cuando manifiesta su protesta: "¿Por qué ibas a ser tú pro-piedad privada de predicadores, de doctores y de
algunos eruditos, tú que has dicho cosas tan simples y directas, palabras que todavía hoy son para todos palabras de vida?". Mientras
escribía estas páginas he pensado en quienes, decepcionados por el cristianismo real que tienen ante sus ojos, se han alejado de la
Iglesia y andan hoy buscando, por caminos diversos, luz y calor para sus vidas. A algunos los conozco de cerca. No sienten a la Iglesia
como fuente de vida y liberación. Por desgracia han conocido a veces el cristianismo a través de formas decadentes y poco fieles al
evangelio. Con Iglesia o sin Iglesia, son muchos los que viven "perdidos", sin saber a qué puerta llamar. Sé que Jesús podría ser para
ellos la gran noticia.
Pienso también en quienes ignoran casi todo sobre él. Personas que se dicen cristianas y que no sabrían balbucir una síntesis
medianamente fiel de su mensaje. Hombres y mujeres para quienes el nombre de Jesús no ha representado nunca nada serio, o cuya
memoria se ha borrado hace mucho de su conciencia. Jóvenes que no saben gran cosa de la fe, pero que se sienten quizá
~ secretamente atraídos por Jesús. Sufro cuando les oigo decir que han dejado la religión para vivir mejor. ¿Mejor que con Jesús? Cómo
me alegraría si alguno de ellos vislumbrara en estas páginas un camino para encontrarse con él.
Pero nada me alegraría más que saber que su Buena Noticia llega, por caminos que ni yo mismo puedo sospechar, hasta los últimos.
Ellos eran y son también hoy sus preferidos: los enfermos que sufren sin esperanza, las"gentes que desfallecen de hambre, los que
caminan por la vida sin amor, hogar ni amistad; las mujeres maltratadas por sus esposos o compañeros, los que están condenados a
pasar toda su vida en la cárcel, los que viven hundidos en su culpabilidad, las prostitutas esclavizadas por tantos intereses turbios, los
niños que no conocen el cariño de sus padres, los olvidados o postergados por la Iglesia, los que mueren solos y son enterrados sin
cruz ni oración alguna, los que son amados solo por Dios.
Sé que Jesús no necesita ni de mí ni de nadie para abrirse camino en el corazón y la historia de las personas. Sé también que otros
pueden escribir sobre él desde un conocimiento histórico más exhaustivo, desde una experiencia más viva y, sobre todo, desde un
seguimiento más radical a su persona. Me siento lejos de haber captado todo el misterio de Jesús. Solo espero no haberlo traicionado
demasiado. En cualquier caso, el encuentro con Jesús no es fruto de la investigación histórica ni de la reflexión doctrinal. Solo acontece
en la adhesión interior y en el seguimiento fiel. Con Jesús nos empezamos a encontrar cuando comenzamos a confiar en Dios como
confiaba él, cuando creemos en el amor como creía él, cuando nos acercamos a los que sufren como él se acercaba, cuando
defendemos la vida como él, cuando miramos a las personas como él las miraba, cuando nos enfrentamos a la vida y a la muerte con la
esperanza con que él se enfrentó, cuando contagiamos la Buena Noticia que él contagiaba.

27 Pagola, José Antonio. "Jesús. Aproximación histórica ". Ed, Pl'C. Madrid 2007, 5".Edición. Cf Pág. 5-

33
DE JÓVENES y ADULTOS

8. jesús, nuestra Fascua


o NUESTRA META
ILuminados por el Evangelio, conducir a los catecúmenos al
encuentro de fe con Jesús Resucitado.

o ME PREPARO
• La imagen de Jesús más frecuente ~n el Perú es la del Crucificado
(Señor de los Milagros, de Luren, Cruz de Motupe, etc.). Busca una
de las más conocidas en tu zona.
• Colocar cerca de la imagen un retazo de periódico con una noticia
buena, de esas que favorecerán a muchos.
• Asegúrate que todos tengan su Biblia: es el texto más importante para el catecumenado. \
Catequista, Seguiremos proponiendo a Jesús a los catecúmenos, en el misterio de la \
resurrección. Quizás no ha sido asumida suficientemente en la piedad popular la resurrección
del Señor, ya que nuestro pueblo lo venera sobre todo crucificado.
Cabepreguntarte ahora: ¿cuál es tu Jesús?¿Tú también eres seguidor sólo del Crucificado, o eres
consciente de seguir al Resucitado, el Señor de la Vida?
Quela preparación y el anuncio de este tema de catequesis sea para ti ocasión de madurar en el
conocimiento y experiencia de Jesús, el Viviente. Porque necesitamos conocer y entrar en su
pascua para ser "discipulos/ as" del Señor; así podremos ser sus misioneros/ as.

o PARA COMENZAR (La imagen de Jesús más conocida por nuestro pueblo).
o ¿Qué momentos de la vida de Jesús son más recordados por nuestro pueblo?, ¿Qué imágenes o
devociones lo representan?
o ¿Jesús se quedó en la cruz, o en el sepulcro? .. ¿por qué será que entre nosotros son tan
frecuentes las representaciones de Jesús en la cruz? ..

o DIOS NOS HABLA


""\
En esta sesión trabajaremos varios textos que se refieren a la resurrección de Jesús: léelos
cuidadosamente antes, para que puedas orientar a los catecúmenos. Es importante leer también ,
los textos del Catecismo, para que te asegures los contenidos básicos. \
Ayudar a descubrir las diferencias de contexto y el punto común: anuncio de la resurrección.
1. Textos evangélicos de la Resurrección. Se plantea el sentido de 'Buena Noticia' del término \
"Evangelio". Anuncio de la resurrección en Marcos y Lucas.
2. Textos paulinos de la resurrección. Propone las expresiones de San Pablo en la carta a los
Corintios.
3. La fe cristiana en la resurrección. Plantea la centralidad de la resurrección en la fe
cristiana y, por supuesto, en la experiencia del catecúmeno.

o EN SINTONíA CON DIOS


Proponer la oración, a partir de la aparición de Jesús a Tomás (Jn 20,24-29).

NOTA 1. Para la próxima sesión es indispensable que TODOS LOS CATEQUISTAS TRAIGAN SU BIBLIA. A
quienes no tuvieran todavía una Biblia personal, sugerirles dónde comprar una buena Biblia, con buen texto y
buenas notas.
\
NOTA 2. Se propone a los catecúmenos que empiecen a buscar a sus PADRINOS O MADRINAS. Hay que ofrecer
criterios adecuados: más allá de intereses sociales o económicos, que sean personas que den testimonio de su \
fe cristiana y que puedan eventualmente acompañarlos y aconsejarlos en su proceso. No dejarlo para último
momento.

34
[N/CIAc/Ó;''' CRiSTIANA DE JÓVENES y ADULTOS Catequistas

OTROS TEXTOS QUE PUEDEN AYUDAR

o Sentido y alcance de la Resurrección (Dimensión bíblica) 28


A medida que la predicación apostólica confronta la resurrección y las Escrituras, elabora una interpretación teológica del hecho. La
resurrección, siendo la glorificación del Hijo por el Padre (Hch 2,22ss; Ro 8,11; Jn 17,lss}, pone el sello de Dios sobre el acto de redención
inaugurado por la encarnación y consumado por la cruz. Por ella es constituido Jesús "Hijo de Dios en su poder" (Ro 1,4; Hch 13,33; Hb
1,5; 5,5; Sal 2,7}, "Señor y Cristo" (Hch 2,36}, "Cabeza y Salvador" (Hch 5,31), "Juez y Señor de los vivos y de los muertos" (Hch 10,42; Ro
14,9; 2Tim 4,1). Habiendo retornado al Padre (Jn 20,17), puede ahora dar a los hombres el Espíritu prometido (Jn 20,22; Hch 2,33). Así se
revela plenamente el sentido profundo de su vida terrenal: ésta era la manifestación de Dios acá en la tierra, de su amor, de su gracia
(2Timl,10; Tit 2,11; 3,14). Manifestación velada en la que la gloria sólo era perceptible bajo signos (Jn 1,11}, o durante breves momentos,
como el de la transfiguración (Le 9,32.35; Jn 1,14). Ahora que Jesús ha entrado definitivamente en la gloria, la manifestación continúa en
la Iglesia, por sus milagros y por el don del Espíritu a los hombres que creen (Hch 2,38ss; 10,44ss).

o Catecismo Católico: Sentido y alcance salvífico de la Resurrección: 651, 654-655

o Joseph RatzingerlBenedicto XVI: Subió al cielo y está sentado a la derecha de Dios Padre29
Los cuatro evangelios y también San Pablo en su narración sobre la resurrección en 1 Cor 15, presuponen que las apariciones del
Resucitado tuvieron lugar en un período de tiempo limitado. Pablo es consciente de que él, como al último, se le ha concedido todavía un
encuentro con Cristo resucitado. También el sentido de las apariciones está claro en toda la tradición: se trata ante todo de agrupar un
círculo de discípulos que puedan testimoniar que Jesús no ha permanecido en el sepulcro, sino que está vivo. Su testimonio concreto se
convierte esencialmente en una misión: han de anunciar al mundo que Jesúses el Viviente, la Vida misma.
Tienen la tarea de intentar, una vez más, congregar primero a Israel en torno a Jesús resucitado. También para Pablo el anuncio comienza
siempre con el testimonio ante los judíos, como primeros destinatarios de la salvación. Pero, la meta última de los enviados de Jesús es
universal: "Se me ha dado poder en el cielo y en la tierra. Vayan y hagan discípulos de todos los pueblos" (Mt _28,18ss)."Serán mis testigos
en Jerusalén, en toda Judea yen Samaría, y hasta los confines del mundo" (Hch 1,8). "Ponte en camino -dice el Resucitado a Pcblo- porque
yo te voy a enviar lejos, a los gentiles" (Hch 22,21) .
... Los discípulos han hablado ciertamente del retorno de Jesús, pero, sobre todo, han dado testimonio de Él es el ahora vive, que es la
Vida misma, en virtud de la cual también nosotros llegamos a ser vivientes (Cf. Jn 14,19). Pero, ¿cómo puede ser esto?, ¿dónde lo
encontramos? Él, el Resucitado, el "ensalzado a la derecha de Dios" (Cf. Hch 2,33), ¿acaso no está precisamente por eso completamente
ausente? 0, por el contrario, ¿es de algún modo accesible?, ¿podemos adentrarnos nosotros "hasta la derecha del Padre"?, ¿existe, no
obstante, en la ausencia, también una presencia real?, ¿No volverá a nosotros sólo en un último día desconocido?, ¿Puede venir también
hoy?
Estas preguntas caracterizan el evangelio de Juan, y también las cartas de san Pablo ofrecen una respuesta. Pero lo esencial de dicha
respuesta está trazado también en las narraciones sobre la "ascensión", con las que se concluye el evangelio de Lucas y comie nzan los
Hechos de los Apóstoles.
Vayamos pues a la conclusión del evangelio de Lucas.Allí se habla de cómo Jesússe aparece a los apóstoles que, junto a los dos discípulos
de Emaús, están reunidos en Jerusalén. Él come con ellos y da algunas instrucciones. Las últimas frases del evangelio dicen: "Después los
sacó hacia Betania y, levantando las manos, los bendijo. y mientras los bendecía, se separó de ellos subiendo hacia el cielo. Ellos se
volvieron a Jerusalén con gran alegría y estaban siempre en el templo bendiciendo a Dios" (Lc 24,50-53).
Esta conclusión nos sorprende. Lucas nos dice que los discípulos estaban llenos de alegría después de que el Señor se había alejado de
ellos definitivamente. Nosotros nos esperaríamos lo contrario. Nos esperaríamos que hubieran quedado desconcertados y tristes. El
mundo no había cambiado, Jesús se había separado definitivamente. Habían recibido una tarea aparentemente irrealizable, una tarea
que superaba sus fuerzas. ¿Cómo podían presentarse ante la gente de Jerusalén, en Israel, en todo el mundo, diciendo: "Aquél Jesús,
aparentemente fracasado, es sin embargo el Salvador de todos nosotros"? Todo adiós deja tras sí un dolor. Aunque Jesús había partido
como persona viviente, ¿cómo es posible que su despedida definitiva no les causara tristeza? No obstante, se lee que volvieron a
Jerusalén llenos de alegría y alababan a Dios. ¿Cómo podemos entender esto?
Lo que se puede deducir de ello es que los discípulos no se sienten abandonados; no creen que Jesús se haya como disipado en un cielo
inaccesible y lejano. Evidentemente, están seguros de que el Resucitado, como él mismo había dicho según Mateo}, está presente entre
ellos, precisamente ahora, de una manera nueva y poderosa. Ellos saben que "la derecha de Dios", donde '>EI está ahora "enaltecido",
implica un nuevo modo de su presencia, que ya no se puede perder; el modo en que únicamente Dios puede sernas cercano.
La alegría de los discípulos después de la "ascensión" corrige nuestra imagen de este acontecimiento. La "ascensión" no es un marcharse
a una zona lejana del cosmos, sin,o la permanente cercanía que los discípulos experimentan con tal fuerza que les produce una alegría
duradera.

28 Pierre Grelot y Jean Radermakers. "Resurrección ". en Vocabulario de Teología Bíblica, X. Léon Dufour. Herder, Barcelona, 1996. Pág.
778.
29 Ratzinger, J, "Jesús de Nazaret. Desde la Entrada en Jerusalén hasta la Resurrección ". 2011, 3a. edición. Pág 323-327.

35
Y:4DULTOS

LOS EVANGELJOS: Testímoníos del


Kesucítado
o NUESTRAMETA
Iniciar a los catecúmenos en el conocimiento y el amor por la
Biblia, especialmente por los evangelios, para que en ellos
descubran a Jesús.

o ME PREPARO
• Ubicar en el centro una Biblia grande, abierta en uno de los
cuatro evangelios.
• Colocar cerca de la Biblia: cartas o postales, teléfonos
celulares, cámara de foto, una biografía o artículo biográfico de algún personaje famoso,
periódicos narrando de diversa forma un hecho conocido por todos.
• Asegúrate que todos tengan su Biblia: es el texto más importante.

Querido/a Catequista, hoy detenemos La atención sobre Los evangelios, como grandes
testimonios escritos que nos remiten a Jesús, con eL avaL de Dios mismo, pues los
reconocemos como "Palabra de Dios".
Cabepreguntarte: ¿qué importancia concreta Ledas tú a LaPaLabrade Dios?,¿te alimentas de
eLLacada dio?, ¿Laconsideras como eLgran alimento de tu fe?
Que La preparación y eL anuncio de este tema sea para ti oportunidad de crecer en La
vaLoración y amor por La Escritura. Entre LoscatóLicos hay quienes todavía piensan que La
Biblia es "cosa de Losprotestantes" ... ¡esperamos que tú no seas de ellos! No Lehemos dado
\
en Lapráctica La importancia que tiene la PaLabra de Dios; nos faLta mucho por conocerLa
mejor y amarla. '\
En esta sesión proporcionaremos algunas informaciones básicas para una lectura provechosa
de LaBiblia y de Losevangelios, pero sobre todo deberemos invitar a una Lectura asidua: en
,
ellos Jesús nos sigue hablando y alimenta nuestra fe. '\

o PARACOMENZAR
• El catequista da la bienvenida a cada uno, mientras van entrando.
• Invita al grupo a observar lo que tienen delante: Biblia, periódicos, teléfono, etc.
• Luego invita a dialogar:
¿Quétienen en común, para qué sirven, en qué se parecen?
Acerca de un hecho ocurrido, ¿esfácil que todos los periódicos digan lo mismo?, ¿quésuele ocurrir?
Biografías: ¿quése le pide a una buena biografía de un personaje?

o DIOSNOSHABLA
Este tema será trabajado a partir de dos textos del evangelio según Lucas.
1. ¿Para qué se escribieron los evangelios? De los primeros versículos de Lucas se toman las
informaciones básicas: para qué se escribieron, con qué cuidado lo trabajaron, etc. Hay
también una síntesis de historia de su redacción, para adecuada información y evitar una
visión 'mágica' de la Biblia.
2. ¿Qué son Losevangelios" Presentación de la dimensión de 'anuncio de la fe' e incluso como
escritos' catequísticos': para educar y sostener eh la fe.
3. Para qué nos sirven los evangelios. Invitación a conocer y revalorar la Palabra de Dios.
Sobre todo, a una lectura asidua y orante.

36
INICiACiÓN CRISTIANA DE JÓVENES Y ADULTOS Catequistas
o EN SINTONíA CON DIOS: Celebración de Entrega de la Biblia
>- Hoy empezamos las Celebraciones del proceso Catecumenal, con la "Entrega de la Biblia".
Ofrecemos algunas pautas para ello.
Se propone dos textos bíblicos: profecía de Ezequiel y anuncio de Jesús en Nazaret. Podrías
hacer algún comentario adecuado.
>- Sugerir a los Catecúmenos que apoyen su Biblia sobre la mesa o en sus rodillas. El Catequista
la toma y se la entrega a cada una, por su nombre:
(N.N.), RECIBE LA PALABRA DE DIOS; QUE SEA ALIMENTO DE TU FE EN ESTE PROCESO
CATECUMENAL.

>- Sobre todo invitar a una' lectura asidua', ojalá diaria, de la Biblia.

OTROS TEXTOS QUE PUEDEN AYUDAR

.:. Dei Verbum, NN 18-19; Los Evangelios


Entre todas las Escrituras, incluso del Nuevo Testamento, los Evangelios ocupan un lugar preeminente, puesto que son el testimonio
principal de la vida y doctrina del Verbo Encarnado, nuestro Salvador. 30
Los apóstoles, después de la Ascensión del Señor, predicaron a sus oyentes lo que él había dicho y obrado, con aquella crecida
inteligencia de que ellos gozaban, amaestrados por los acontecimientos gloriosos de Cristo y por la luz del Espíritu de la Verdad. Los
autores sagrados escribieron los cuatro evangelios escogiendo algunas cosas de las muchas que ya se transmitían de palabra o por
escrito, sintetizando otras, o explicándolas adaptadas a la condición de las iglesias, conservando el estilo de proclamación, de manera que
siempre nos transmitieron la verdad auténtica acerca de Jesús. Escribieron pues, sacándolo ya de su memoria o recuerdos, ya del
testimonio de quienes "desde el principio fueron testigos oculares y ministros dé la palabra, para que conozcamos la verdad de las
palabras que nos enseñan" (Cf. Lucas 1,2_4}.31

.:. Exhortación "Palabra deISeñor,,32; Cristología de la Palabra


11. La consideración de la realidad como obra de la santísima Trinidad a través del Verbo divino, nos permite comprender las palabras del
autor de la Carta a los Hebreos: «En distintas ocasiones y de muchas maneras habló Dios antiguamente a nuestros padres por los
profetas. Ahora, en esta etapa final, nos ha hablado por el Hijo, al que ha nombrado heredero de todo, y por medio del cual ha ido
realizando las edades del mundo» (1,1-2). Es muy hermoso ver cómo todo el Antiguo Testamento se nos presenta ya como historia en la
que Dios comunica su Palabra. En efecto, «hizo primero una alianza con Abrahán (d. Gn 15,18); después, por medio de Moisés (d. Ex
24,8), la hizo con el pueblo de Israel, y así se fue revelando a su pueblo, con obras y palabras, como Dios vivo y verdadero. De este modo,
Israel fue experimentando la manera de obrar de Dios con los hombres, la fue comprendiendo cada vez mejor al hablar Dios por medio
de los profetas, y fue difundiendo este conocimiento entre las naciones (d. 50121,28-29; 95,1-3; Is 2,1-4; Jr 3,17}».(DV 14)
Esta condescendencia de Dios se cumple de manera insuperable con la encarnación del Verbo. La Palabra eterna, que se expresa en la
creación y se comunica en la historia de la salvación, en Cristo se ha convertido en un hombre «nacido de una mujer» (Ga 4,4). La Palabra
aquí no se expresa principalmente mediante un discurso, con conceptos o normas. Aquí nos encontramos ante la persona misma de
Jesús. Su historia única y singular es la palabra definitiva que Dios dice a la humanidad. Así se entiende por qué «no se comienza a ser
cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da u n nuevo
horizonte a la vida y, con ello, una orientación decístva»." La renovación de este encuentro y de su comprensión produce en el corazón
de los creyentes una reacción de asombro ante una iniciativa divina que el hombre, con su propia capacidad racional y su imaginación,
nunca habría podido inventar. Se trata de una novedad inaudita y humanamente inconcebible: «y la Palabra se hizo carne, y acampó
entre nosotros» (Jn1,14a). Esta expresión no se refiere a una figura retórica sino a una experiencia viva. La narra san Juan, testigo ocular:
«y hemos contemplado su gloria; gloria propia del Hijo único del Padre, lleno de gracia y de verdad» (Jn1,14b). La fe apostólica testifica
que la Palabra eterna se hizo Uno de nosotros. La Palabra divina se expresa verdaderamente con palabras humanas.
12. La tradición patrística y medieval, al contemplar esta «Cristología de la Palabra», ha utilizado una expresión sugestiva: el Verbo se ha
abreviado: «Los Padres de la Iglesia, en su traducción griega del antiguo Testamento, usaron unas palabras del profeta Isaíasque también
cita Pablo para mostrar cómo los nuevos caminos de Dios fueron preanunciados ya en el Antiguo Testamento. Allí se leía: "Dios ha
cumplido su palabra y la ha abreviado" (Is 10,23; Rm 9,28} ... El Hijo mismo es la Palabra, el Lagos; la Palabra eterna se ha hecho pequeña,

30DV, 18.
31 DV 19
32 Be~edi~to XVI. Exhortación Postsinodal "Verbum Domini". Roma, 30 Setiembre, 2010. N. 11-12
33 Benedicto XVI. Encíclica "Dios es Amor ", 1

37
INICIACIÓN CRISTIANA DE JÓVENES Y ADULTOS Catequistas
tan pequeña como para estar en un pesebre. Se ha hecho niño para que la Palabra esté a nuestro alcance». Ahora, la Palabra no sólo se
puede oír, no sólo tiene una voz, sino que tiene un rostro que podemos ver: Jesúsde Nazaret.
Siguiendo la narración de los Evangelios, vemos cómo la misma humanidad de Jesús se manifiesta con toda su singularidad precisamente
en relación con la Palabra de Dios. Él, en efecto, en su perfecta humanidad, realiza la voluntad del Padre en cada momento; Jesúsescucha
su voz y la obedece con todo su ser; él conoce al Padre y cumple su palabra (d. Jn 8,55); nos cuenta las cosas del Padre (d. Jn 12,50); «les
he comunicado las palabras que tú me diste» (Jn17,8). Por tanto, Jesús se manifiesta como el Lagos divino que se da a nosotros, pero
también como el nuevo Adán, el hombre verdadero, que cumple en cada momento no su propia voluntad sino la del Padre. Él «iba
creciendo en sabiduría, en estatura yen gracia ante Dios y los hombres» (Le 2,52). De modo perfecto escucha, cumple en sí mismo y nos
comunica la Palabra divina (d. Le5,1).
La misión de Jesús se cumple finalmente en el misterio pascual: aquí nos encontramos ante el «Mensaje de la cruz» (1 Ca 1,18). El Verbo
enmudece, se hace silencio mortal, porque se ha «dicho» hasta quedar sin palabras, al haber hablado todo lo que tenía que com unicar,
sin guardarse nada para sí. Los Padres de la Iglesia, contemplando este misterio, ponen de modo sugestivo en labios de la Madre de Dios
estas palabras: «La Palabra del Padre, que ha creado todas las criaturas que hablan, se ha quedado sin palabra; están sin vida los ojos
apagados de aquel que con su palabra y con un solo gesto suyo mueve todo lo que tiene vida». Aquí se nos ha comunicado el amor «más
grande», el que da la vida por sus amigos (d. Jn 15,13).
En este gran misterio, Jesús se manifiesta como la Palabra de la Nueva y Eterna Alianza: la libertad de Dios y la libertad del hombre se
encuentran definitivamente en su carne crucificada, en un pacto indisoluble, válido para siempre. Jesús mismo, en la última cena, en la \
institución de la Eucaristía, había hablado de «Nueva y Eterna Alianza», establecida con el derramamiento de su sangre (d. Mt 26,28; Me
14,24; Le22,20), mostrándose como el verdadero Cordero inmolado, en el que se cumple la definitiva liberación de la esclavitud. \
Este silencio de la Palabra se manifiesta en su sentido auténtico y definitivo en el misterio luminoso de la resurrección. Cristo, Palabra de
Dios encarnada, crucificada y resucitada, es Señor de todas las cosas; él es el Vencedor, el Pantocrátor, y ha recapitulado en sí para
siempre todas las cosas (d. Ef 1,10). Cristo, por tanto, es «la luz del mundo» (Jn8,12), la luz que «brilla en la tiniebla» (Jnl,54) y que la
tiniebla no ha derrotado (cf. Jn 1,5). Aquí se comprende plenamente el sentido del Salmo 119: «Lámpara es tu palabra para mis pasos, luz
en mi sendero» (v. 105); la Palabra que resucita es esta luz definitiva en nuestro camino. Los cristianos han sido conscientes desde el
comienzo de que, en Cristo, la Palabra de Dios está presente como Persona. La Palabra de Dios es la luz verdadera que necesita el
hombre. Sí,en la resurrección, el Hijo de Dios surge como luz del mundo. Ahora, viviendo con él y por él, podemos vivir en la luz.

1
,
,
,__",

\
\

---,
,........,,_

_......,

~
\

----....
~

38 --...,

-----
-'-,
Y)\DULTOS

1 o. jesús prepara su misión. 5AUTJSMO y


TENT ACJONES
o NUESTRA META
Invitar al encuentro con Jesús, a partir de los misterios
iniciales de su vida: Bautismo y tentaciones.

o ME PREPARO
• Ubicar en el centro una Biblia grande, abierta en uno de los
cuatro evangelios.
• Colocar cerca de la Biblia: fotos o páginas de periódico en relación con: toma de posesión o
juramentación de autoridades, graduación de estudiantes, matrimonio. Mejor si es de alguno
de los presentes.
• Asegurarse que todos tengan su Biblia.

Catequista, Hoy empezamos propiamente a "presentar a Jesús", a partir de los misterios


iniciales de su vida pública. Recorrreremos los momentos más importantes de su vida.
:>- Por ello, pregúntate nuevamente: hasta qué punto este proceso catecumenal ha sido
oportunidad, también para ti, para crecer en el conocimiento, amor y admiración por Jesús.
Porque los catequistas no somos narradores de cosas que no nos atañen, sino "testigos" de
Alguien que habita en nosotros: Jesús, aceptado como el "Señor" de nuestra vida. ¿Estás
dispuesto/ a a dejarle crecer en tu vida?

o PARA COMENZAR
o El catequista da la bienvenida a cada uno, mientras van entrando.
o Invita al grupo a observar lo que tienen delante: Biblia, periódicos, fotos, etc.
o Luego narra el "Hecho de vida":
¿Qué le aconsejarían a Luis Alberto? ¿Qué deberá hacer para responder a las esperanzas de sus
padres y de su gente?

o DIOS NOS HABLA


En esta sesión propondremos dos momentos iniciales de la vida de Jesús: bautismo y tentaciones,
desde el evangelio de Mateo. No debemos sólo narrar los hechos, quizás conocidos ya por nuestra
gente, sino ayudar a descubrir el mensaje que hay en ellos.
• El texto sea proclamado en voz clara.
• Releer el texto, y después completar los cuadros.
1. Jesús es presentado como "Hijo" y "Salvador". El Bautismo como humilde inicio de Jesús,
ubicado entre los pecadores, y revelación de su identidad y misión por parte del Padre.
2. Jesús vence el poder del mal. Es tentado a elegir el camino fácil, no el que quiere el Padre.
Jesús vence con la fuerza de la Palabra.
3. Bautizados y tentados. Invitaciones que nos vienen de estos dos misterios de la vida de
Jesús.

o EN SINTONíA CON DIOS


Orar a partir de las "confesiones" de San Pablo: Rom 7,14-25.

o ME COMPROMETO
Invitar a verificar las actitudes y posibles tentaciones en el Catecumenado.

39
Ct?fSTíANA DE y ADULTOS Catequistas
OTROS TEXTOS QUE PUEDEN AYUDAR 34

.:. El Bautismo de Jesús


535. El comienzo (d. Lc 3, 23) de la vida pública de Jesús es su bautismo por Juan en el Jordán (d. Hch 1, 22). Juan proclamaba "un
bautismo de conversión para el perdón de los pecados" (Lc 3, 3). Una multitud de pecadores, publicanos y soldados (d. Lc 3, 10-14),
fariseos y saduceos (d. Mt 3, 7) Y prostitutas (d. Mt 21, 32) viene a hacerse bautizar por él. "Entonces aparece Jesús". El Bautista duda.
Jesús insiste y recibe el bautismo. Entonces el Espíritu Santo, en forma de paloma, viene sobre Jesús, y la voz del cielo proclama que él es
"mi Hijo amado" (Mt 3,13-17). Esla manifestación ("Epifanía") de Jesúscomo Mesías de Israel e Hijo de Dios.
536. El bautismo de Jesús es, por su parte, la aceptación y la inauguración de su misión de Siervo doliente. Se deja contar entre los
pecadores (d. Is 53, 12); es ya "el Cordero de Dios que quita el pecado del mundo" (Jn 1, 29); anticipa ya el "bautismo" de su muerte
sangrienta [cf Mc 10, 38; Lc 12, 50). Viene ya a "cumplir toda justicia" (Mt 3, 15), es decir, se somete enteramente a la voluntad de su
Padre: por amor acepta el bautismo de muerte para lá remisión de nuestros pecados (d. Mt 26, 39). A esta aceptación responde la voz
del Padre que pone toda su complacencia en su Hijo (d. Lc 3, 22; Is 42, 1). El Espíritu que Jesús posee en plenitud desde su concepción
viene a "posarse" sobre él (Jn 1, 32-33; d. Is 11, 2). De él manará este Espíritu para toda la humanidad. En su bautismo, "se abrieron los
cielos" (Mt 3, 16) que el pecado de Adán había cerrado; y las aguas fueron santificadas por el descenso de Jesús y del Espíritu como
preludio de la nueva creación.
537. Por el bautismo, el cristiano se asimila sacramentalmente a Jesús que anticipa en su bautismo su muerte y su resurrección: debe
entrar en este misterio de rebajamiento humilde y de arrepentimiento, descender al agua con Jesús, para subir con él, renacer del agua y
.del Espíritu para convertirse, en el Hijo, en hijo amado del Padre y "vivir una vida nueva" (Rm 6, 4):

.:. Las Tentaciones de Jesús


538. Los Evangelios hablan de un tiempo de soledad de Jesús en el desierto inmediatamente después de su bautismo por Juan:
"Impulsado por el Espíritu" al desierto, Jesús permanece allí sin comer durante cuarenta días; vive entre los animales y los ángeles le
servían (d. Mc 1, 12-13). Al final de este tiempo, Satanás le tienta tres veces tratando de poner a prueba su actitud filial hacia Dios. Jesús
rechaza estos ataques que recapitulan las tentaciones de Adán en el Paraíso y las de Israel en el desierto, y el diablo se aleja de él "hasta
el tiempo determinado" (Lc 4, 13).
539. Los evangelistas indican el sentido salvífica de este acontecimiento misterioso. Jesús es el nuevo Adán que permaneció fiel allí
donde el primero sucumbió a la tentación. Jesús cumplió perfectamente la vocación de Israel: al contrario de los que anteriormente
provocaron a Dios durante cuarenta años por el desierto (d. Sal 95, 10), Cristo se revela como el Siervo de Dios totalmente obediente a la
voluntad divina. En esto Jesúses vencedor del diablo; él ha "atado al hombre fuerte" para despojarle de lo que se había apropiado (Mc 3,
27). La victoria de Jesúsen el desierto sobre el Tentador es un anticipo de la victoria de la Pasión, suprema obediencia de su amor filial al
Padre.
540. La tentación de Jesús manifiesta la manera que tiene de ser Mesías el Hijo de Dios, en oposición a la que le propone Satanás y a la
que los hombres (cf Mt 16, 21-23) le quieren atribuir. Es por eso por lo que Cristo venció al Tentador a favor nuestro: "Pues no tenemos
un Sumo Sacerdote que no pueda compadecerse de nuestras flaquezas, sino probado en todo igual que nosotros, excepto en el pecado"
(Hb 4,15). La Iglesia se une todos los años, durante los cuarenta días de Cuaresma, al Misterio de Jesúsen el desierto.

34 CEC, 535-540

40
1 1. Díscurso ínaugural de jesús

o NUESTRA META
Anunciar a Jesús, a partir de sus discursos inaugurales.

o ME PREPARO
• Ubicar en el centro una Biblia grande, abierta en el texto de
Lucas 4
• Colocar cerca de la Biblia: fotos' o páginas de periódico con la
imagen de alguna autoridad que pronuncia su primer discurso.

Catequista, Continuamos la "presentación de Jesús" a partir de los momentos inici es de su


____., ,
vida pública. Hoy daremos un paso en este conocimiento con sus "discursos inaugurales"
Por ello, es oportuno interrogarte si este proceso catecumenal es oportunidad, también para ti,
para crecer en el conocimiento, amor y admiración por Jesús.
o PARA COMENZAR
• El catequista da la bienvenida a cada uno. Invita al grupo a observar lo que tienen delante:
Biblia, periódicos, fotos, etc.
• Luego plantea el trabajo: cada grupo será "asesor" de alguna autoridad pública o parroquial.
¿Qué temas más importantes deberán sugerirle? '
• Sigue la puesta en común.
o DIOS NOS HABLA
Las autoridades deben preparar bien su "primer discurso o mensaje", a partir de su "plan de
gobierno", porque sobre eso se les pedirá cuentas. Trabajaremos el "discurso inaugural de Jesús"
desde el evangelio de Lucas, que contiene las claves de su persona y su misión.
1. Discurso en la sinagoga de Nazaret. Se ofrece el texto y un breve comentario; hacer notar
que en este pasaje están las claves de la persona y la misión de Jesús.
2. "Ungido para anunciar la buena noticia a los pobres". Destacar a Jesús como "profeta" y
la necesidad de tomar partido: abrirse a él, aceptarlo en la fe.

o EN SINTONíA CON DIOS


Transformamos en oración este pasaje.

OTROS TEXTOS QUE PUEDEN AYUDAR

.:. Catecismo de la Iglesia Católica: El anuncio del Reino de Dios a los pobres. N. 544 35

.:. Documento de Aparecida: Opción por los pobres.


399 Asumiendo con nueva fuerza esta opción por los pobres, ponemos de manifiesto que todo proceso evangelizador implica la
promoción humana y la auténtica liberación "sin la cual no es posible un orden justo en la sociedad,,36, Entendemos, además, que la
verdadera promoción humana no puede reducirse a aspectos particulares: "Debe ser integral, es decir, promover a todos los hombres y a
todo el hombre,,37, desde la vida nueva en Cristo que transforma a la persona de tal manera que "la hace sujeto de su propio
desarrollo,,38.Para la Iglesia, e[ servicio de la caridad, igual que el anuncio de la Palabra y [a celebración de [os sacramentos, "es expresión
irrenunciable de [a propia esencia". 39

35 CEC, 535-540
36 DI 3
37 GS 79
38 PP 15
39 DA 399

41
CRfS'fiAiVA DE JÓVEi'4ES y r4DUL TOS Catequistas

.:. José Antonio Pago/a: Profeta de/ Reino de Oios4o


Profeta itinerante
Jesús no se instala en su casa de Nazaret, sino que se dirige a la región del lago de Galilea y se pone a vivir en Cafarnaún, en casa de
Simón y Andrés, dos hermanos a los que ha conocido en el entorno del Bautista. Lasfuentes cristianas dicen escuetamente que Jesús "se
volvió a Galilea. Dejó Nazaret y se fue a vivir a Cafarnaún, junto al mar" (Mateo 4,12-13).
Cafarnaún era un pueblo de 600 a 1.500 habitantes, que se extendía por la ribera del lago, en el extremo norte de Galilea, tocando ya el
territorio gobernado por Filipo. Probablemente Jesús lo elige como lugar estratégico desde donde puede desarrollar su actividad de
profeta itinerante. Es un acierto, pues Cafarnaún está bien comunicado tanto con el resto de Galilea como con los territorios vecinos: la
tetrarquía de Filipo, las ciuda-des fenicias de la costa o la región de la Decápolis.
Cafarnaún es una aldea importante, comparada con Nazaret, Naín y otras muchas de la Baja Galilea, pero muy modesta frente a Séforis o
Tiberíades. No tiene calles pavimentadas según un trazado urbano, sino callejas de tierra apisonada, polvorientas en verano, convertidas
en barrizales en la estación de las lluvias y malolientes siempre. No hay construcciones de mármol ni edificios con mosaicos. Lascasas son
modestas y están construidas con piedras de basalto negro y techumbres de cañas y ramaje recubierto de barro. Por lo general se
arraciman en grupos de tres o cuatro en tomo a un patio común, donde discurre en buena parte la vida y el trabajo de las familias. En los
patios, los excavadores han encontrado esparcidos por todas partes anzuelos, aperos de labranza, molinos, prensas (Reed).
La población de Cafarnaún es judía, si exceptuamos, tal vez, los recaudadores de impuestos, algunos funcionarios y, probablemente, una
pequeña guarnición del ejército de Antipas. En las afueras de Cafarnaún hay una aduana donde se controla el tránsito de mercancías de
una importante vía comercial por la que llegaban las caravanas de Oriente con mercancías de gran valor, como los perfumes y perlas de la
India o la seda de la China; los funcionarios de aduanas, que cobraban los impuestos, peajes y derechos de frontera, no son bien vistos
por la gente y, probablemente, no se mezclan mucho con los vecinos; Según un relato evangélico, Jesús irritó a algunos sectores de
Cafarnaún cuando se fue a casa del recaudador Leví a comer con él y un grupo de aduaneros (Marcos 9,9-13). ~
Algo parecido sucede con los funcionarios que se mueven por los embarcaderos recaudando los impuestos por la pesca del lago. En una
aldea fronteriza como Cafarnaún no puede faltar una vigilancia militar. Antipas tenía su propio ejército, equipado e instruido al estilo de ~
los romanos, pero compuesto sobre todo por mercenarios extranjeros; probablemente una pequeña guarnición de soldados herodianos
vigilaba la frontera y aseguraba el orden en una zona del lago donde la actividad pesquera y el tráfico de embarcaciones es bastante
intensos. Aunque la fuente Q (Lucas 7,1-10// Mateo 8,5-13) narra la curación realizada por Jesús del criado de un centurión residente en
Cafarnaún, es inverosímil históricamente la presencia de una centuria de legionarios romanos en Galilea. En esta época, la legión romana
que vigilaba toda la región estaba estacionada en Siria. Jesús no se encontró con soldados romanos en Galilea.
Los habitantes de Cafarnaún son gente modesta. Bastantes son campesinos que viven del producto de los campos y las viñas de las cerca-
nías, pero la mayoría vive de la pesca. Entre los campesinos, algunos llevan una vida más desahogada; entre los pescadores, algunos son
dueños de su barca. Pero hay también campesinos despojados de sus tierras que trabajan como jornaleros en las posesiones de los
grandes terratenientes o contratando su trabajo por días o temporadas en alguna de las embarcaciones importante. Los excavadores no
han encontrado en el lugar objetos de lujo, cerámica importada, joyas o vajilla de calidad. No hay indicios de casas habitadas por gente
acomodada.
Cafarnaún es, sobre todo, una aldea de pescadores cuya vida se concentra en los espacios libres que quedan entre las modestas viviendas
y las escolleras y los rudimentarios embarcaderos de la orilla. Essegura-mente donde más se mueve Jesús. Los pescadores de Cafarnaún
son, junto con los de Betsaida, quienes más trabajan en la zona norte del lago, la más rica en bancos de peces. Salen a la mar de noche. Si
la faena ha sido fructífera, se dirigen hacia el sur, al puerto de Magdala, donde pueden vender su pescado a los fabricantes de salazón.
Al parecer, el tráfico de embarcaciones por el lago era intenso. Magdala era el puerto preferido de descarga, pues allí se encontraban las
fábricas más famosas de salazón. En 1986 se descubrieron cerca de Magdala, hundidos en el lago, los restos de una embarcación de los
tiempos de Jesús. Es de madera de cedro y mide 8,12 metros de eslora y 2,35 metros de manga. Debía de tener un mástil central para
colocar una vela cuadrada, pero también llevaba remos. Se debió de hundir en alguna tormenta a principios del siglo 1.
Al parecer, Jesús simpatiza pronto con estas familias de pescadores. Le dejan sus barcas para moverse por el lago y para hablar a las
gentes sentadas en la orilla. Son sus mejores amigos: Simón y Andrés, oriundos del puerto de Betsaida, pero que tienen casa en
Cafarnaún; Santiago y Juan, hijos de Zebedeo y de Salomé, una de las mujeres que lo acompañará hasta el final; María, oriunda del
~
puerto de Magdala, curada por Jesúsy cautivada por su amor para siempre.
Sin embargo, él no se instala en Cafarnaún. Quiere difundir la noticia del reino de Dios por todas partes. No es posible reconstruir los 1
itinerarios de sus viajes, pero sabemos que recorrió los pueblos situados en torno aliaga: Cafarnaún, Magdala, Corozaín o Betsaida; visitó
las aldeas de la Baja Galilea: Nazaret, Caná, Naín; llegó hasta las regiones vecinas de Galilea: Tiro y Sidón, Cesarea de Filipo y la Decápolis.
Sin embargo, según las fuentes, evita las grandes ciudades de Galilea: Tiberíades, la nueva y espléndida capital, construida por Antipas a
orillas del lago, a solo dieciséis kilómetros de Cafarnaún, y Séforis, la preciosa ciudad de la Baja Galilea, a solo seis kilómetros de Nazaret.
Por otra parte, cuando se acerca a Tiro y Sidón o visita la región de Cesarea de Filipo o la Decápolis, tampoco entra en los núcleos
urbanos; se detiene en las aldeas del entorno o en las afueras de la ciudad, donde se encuentran los más excluidos: gentes de paso y
vagabundos errantes que duermen fuera de las murallas. Jesús se dedica a visitar las aldeas de Galilea. Lo hace acompañado de un
pequeño grupo de seguidores. Cuando van a pueblos cercanos como Corozaín, a solo tres kilómetros de Cafarnaún, probablemente se
vuelven a sus casas al atardecer. Cuando se desplazan de una aldea a otra, buscan entre los vecinos personas dispuestas a
proporcionarles comida y un sencillo alojamiento, seguramente en el patio de la casa. No sabemos cómo afrontan los inviernos cuando
arrecian las lluvias y se siente el rigor del frío.

40 Pagola, José Antonio. "Jesús, Aproximación histórica" . PPC, 2007, Quinta edición. Pág. 83-89

42
INICIACiÓN CRISTIANA DE y ADULTOS
Al llegar a un pueblo, Jesús busca el encuentro con los vecinos. Recorre las calles como en otros tiempos, cuando trabajaba de artesano.
Se acerca a las casas deseando la paz a las madres y a los niños que se encuentran en los patios, y sale al descampado para hablar con los
campesinos que trabajan la tierra. Su lugar preferido era, sin duda, la sinagoga o el espacio donde se reunían los vecinos, sobre todo los
sábados. Allí rezaban, cantaban salmos, discutían los problemas del pueblo o se informaban de los acontecimientos más sobresalientes
de su entorno. El sábado se leían y comentaban las Escrituras, y se oraba a Dios pidiendo la ansiada liberación. Era el mejor marco para
dar a conocer la buena noticia del reino de Dios.
Al parecer, esta manera de actuar no es algo casual. Responde a una estrategia bien pensada. El pueblo no tiene ya que salir al desierto a
pre-pararse para el juicio inminente de Dios. EsJesús mismo el que recorre las aldeas invitando a todos a "entrar" en el reino de Dios que
está ya irrumpiendo en sus vidas. Esta misma tierra donde habitan se convierte ahora en el nuevo escenario para acoger la salvación. Las
parábolas e imágenes que Jesús extrae de la vida de estas aldeas vienen a ser "parábola de Dios". La curación de los enfermos y la
liberación de los endemoniados son signo de una sociedad de hombres y mujeres sanos, llamados a disfrutar de una vida digna de los
hijos e hijas de Dios. Las comidas abiertas a togas los vecinos son símbolo de un pueblo invitado a compartir la gran mesa de Dios, el
Padre de todos.
Jesúsve en estas gentes de las aldeas el mejor punto de arranque para iniciar la renovación de todo el pueblo. Estos campesinos hablan
arameo, como él, y es entre ellos donde se conserva de manera más auténtica la tradición religiosa de Israel. En las ciudades es diferente.
Junto al arameo se habla también algo de griego, una lengua que Jesús no domina; además, la cultura helenista está allí más presente.
Pero, probablemente, hay otra razón más poderosa en su corazón. En estas aldeas de Galilea está el pueblo más pobre y desheredado,
despo-jado de su derecho a disfrutar de la tierra regalada por Dios; aquí en-cuentra Jesús como en ninguna otra parte el Israel más
enfermo y maltratado por los poderosos; aquí es donde Israel sufre con más rigor los efectos de la opresión. En las ciudades, en cambio,
viven los que detentan el poder, junto con sus diferentes colaboradores: dirigentes, grandes terratenientes, recaudadores de impuestos.
No son ellos los representantes del pueblo de Dios, sino sus opresores, los causantes de la miseria y del hambre de estas familias. La
implantación del reino de Dios tiene que comenzar allí donde el pueblo está más humillado. Estasgentes pobres, hambrientas y afligidas
son las "ovejas perdidas" que mejor representan a todos los abatidos de Israel. Jesús lo tiene muy claro. El reino de Dios solo puede ser
anunciado desde el contacto directo y estrecho con las gentes más necesitadas de respiro y liberación. La buena noticia de Dios no puede
provenir del espléndido palacio de Antipas en Tiberíades; tampoco de las suntuosas villas de Séforis ni del lujoso barrio residencial de las
elites sacerdotales de Jerusalén. La semilla del reino solo puede encontrar buena tierra entre los pobres de Galilea.
No se ha de excluir la hipótesis de quienes consideran que la vida itinerante de Jesús por las aldeas galileas, evitando Tiberíades y Séforis,
y manteniéndose en la región del lago que le permitía huir rápidamente fuera de Galilea, se debiera en parte a su temor de ser apresado
por Antipas (Hoehner, Reed). La vida itinerante de Jesús en medio de ellos es símbolo vivo de su li-bertad y de su fe en el reino de Dios.
No vive de un trabajo remunerado; no posee casa ni tierra alguna; no tiene que responder ante ningún recaudador; no lleva consigo
moneda alguna con la imagen del César. Ha abandonado la seguridad del sistema para "entrar" confiadamente en el reino de Dios. El
Evangelio [apócrifo] de Tomás atribuye a Jesús estas palabras: "Sed itinerantes". Según algunos expertos, este breve dicho recoge de
manera auténtica la opción de Jesús por una vida itinerante y contracultural.
Por otra parte, su vida itinerante al servicio de los pobres deja claro que el reino de Dios no tiene un centro de poder desde el que haya
de ser controlado. Este aspecto es sugerido por Theissen, Crossan y otros autores, que subrayan la dimensión itinerante de Jesús.
No es como el Imperio, gobernado por Tiberio desde Roma, ni como la tetrarquía de Galilea, regida por Antipas desde Tiberíades, ni
como la religión judía, vigilada desde el templo de Jerusalén por las elites sacerdotales. El reino de Dios se va gestando allí donde ocurren
cosas buenas para los pobres.

La pasión por el reino de Dios

Nadie duda de esta información que nos proporcionan las fuentes: Jesús "[ue caminando de pueblo en pueblo y de aldea en aldea
proclamando y anunciando la buena noticia del reino de Dios" (Lucas 8,1, 10). Sin temor a equivocarnos, podemos decir que la causa a la
que Jesús dedica en adelante su tiempo, sus fuerzas y su vida entera es lo que él llama el "reino de Dios". Es,sin duda, el núcleo central
de su predicación, su convicción más profunda, la pasión que anima toda su actividad. Todo lo que dice y hace está al servicio del reino de
Dios. Todo adquiere su unidad, su verdadero significado y su fuerza apasionante desde esa realidad. El reino de Dios es la clave para
captar el sentido que Jesús da a su vida y para entender el proyecto que quiere ver realizado en Galilea, en el pueblo de Israel y, en
definitiva, en todos los pueblos.
Aunque pueda sorprender a más de uno, Jesússolo habló del "reino de Dios", no de la "iglesia". El reino de Dios aparece 120 veces en los
evangelios sinópticos; la iglesia solo dos veces (Mateo 16,18 y 18,17), Y obviamente no es un término empleado por Jesús.
Lo dicen todas las fuentes. Jesús no enseña en Galilea una doctrina religiosa para que sus oyentes la aprendan bien. Anuncia un
acontecimiento para que aquellas gentes lo acojan con gozo y con fe. Nadie ve en él a un maestro dedicado a explicar las tradiciones
religiosas de Israel. Se encuentran con un profeta apasionado por una vida más digna para todos, que busca con todas sus fuerzas que
Dios sea acogido y que su reinado de justicia y misericordia se vaya extendiendo con alegría. Su objetivo no es perfeccionar la religión
judía, sino contribuir a que se implante cuanto antes el tan añorado reino de Dios y, con él, la vida, la justicia y la paz.
Jesús no se dedica tampoco a exponer a aquellos campesinos nuevas normas y leyes morales. Lesanuncia una noticia: "Dios ya está aquí
bus-cando una vida más dichosa para todos. Hemos de cambiar nuestra mi-rada y nuestro corazón". Su objetivo no es proporcionar a
aquellos veci-nos un código moral más perfecto, sino ayudarles a intuir cómo es y cómo actúa Dios, y cómo va a ser el mundo y la vida si
todos actúan como él. Eso es lo que les quiere comunicar con su palabra y con su vida entera.
Jesús habla constantemente del "reino de Dios", pero nunca explica directamente en qué consiste. De alguna manera, aquellas gentes
barruntan de qué les está hablando, pues conocen que su venida es la esperanza que sostiene al pueblo. Jesús, sin embargo, les
sorprenderá cuando vaya explicando cómo llega este reino, para quiénes va a resultar una buena noticia o cómo se ha de acoger su

43
y

fuerza salvadora. Lo que Jesús transmite tiene algo de nuevo y fascinante para aquellas gentes. Es lo mejor que podían oír. ¿Cómo pudo
Jesús entusiasmar a aquellas gentes hablándoles del "reino de Dios"? ¿Qué captaban detrás de esa metáfora? ¿Por qué le sentían a Dios
como buena noticia

Tienen suerte los pobres41


Jesús no excluye a nadie. A todos anuncia la buena noticia de Dios, pero esta noticia no puede ser escuchada por todos de la misma
manera. Todos pueden entrar en su reino, pero no todos de la misma manera, pues la misericordia de Dios está urgiendo antes que nada
a que se haga justicia a los más pobres y humillados. Por eso la venida de Dios es una suerte para los que viven explotados, mientras se
convierte en amenaza para los causantes de esa explotación.
Jesús declara de manera rotunda que el reino de Dios es para los pobres. Tiene ante sus ojos a aquellas gentes que viven humilladas en
sus aldeas, sin poder defenderse de los poderosos terratenientes; conoce bien el hambre de aquellos niños desnutridos; ha visto llorar de
rabia e impotencia a aquellos campesinos cuando los recaudadores se llevan hacia Séforis o Tiberíades lo mejor de sus cosechas. Son ellos
los que necesitan escuchar antes que nadie la noticia del reino: "Dichosos los que no tenéis nada, porque es vuestro el reino de Dios;
dichosos los que ahora tenéis hambre, porque seréis saciados; dichosos los que ahora lloráis, porque reiréis". Hay un consenso bastante
generalizado en que estas tres bienaventuranzas, dirigidas concretamente a los pobres, los hambrientos y los que lloran, han sido
formuladas por Jesús, y de que la versión de Lucas (6,20-21) es más auténtica que la de Mateo (5,3-11), que las ha espiritualizado,
añadiendo además otras nuevas. Jesús los declara dichosos, incluso en medio de esa situación injusta que padecen, no porque pronto
serán ricos como los grandes propietarios de aquellas tierras, sino porque Dios está ya viniendo para suprimir la miseria, terminar con el
hambre y hacer aflorar la sonrisa en sus labios. Él se alegra ya desde ahora con ellos. No les invita a la resignación, sino a la esperanza. No
quiere que se hagan falsas ilusiones, sino que recuperen su dignidad. Todos tienen que saber que Dios es el defensor de los pobres. Ellos
son sus preferidos. Si su reinado es acogido, todo cambiará para bien de los últimos. Esta es la fe de Jesús,su pasión y su lucha.
Jesús no habla de la "pobreza" en abstracto, sino de aquellos pobres con los que él trata mientras recorre las aldeas. Familias que
sobreviven malamente, gentes que luchan por no perder sus tierras y su honor, niños amenazados por el hambre y la enfermedad,
prostitutas y mendigos despreciados por todos, enfermos y endemoniados a los que se les niega el mínimo de dignidad, leprosos
marginados por la sociedad y la religión. Aldeas enteras que viven bajo la opresión de las elites urbanas, sufriendo el desprecio y la
humillación. Hombres y mujeres sin posibilidades de un futuro mejor. ¿Por qué el reino de Dios va a constituir una buena noticia para
estos pobres? ¿Por qué van a ser ellos los privilegiados? ¿Esque Dios no es neutral? ¿Esque no ama a todos por igual? Si Jesús hubiera
dicho que el reino de Dios llegaba para hacer felices a los justos, hubiera tenido su lógica y todos le habrían entendido, pero que Dios esté
a favor de los pobres, sin tener en cuenta su comportamiento moral, resulta escandaloso. ¿Esque los pobres son mejores que los demás,
para merecer un trato privilegiado dentro del reino de Dios?
Jesús nunca alabó a los pobres por sus virtudes o cualidades. Probablemente aquellos campesinos no eran mejores que los poderosos
que los oprimían; también ellos abusaban de otros más débiles y exigían el pago de las deudas sin compasión alguna. Al proclamar las
bienaventuranzas, Jesús no dice que los pobres son buenos o virtuosos, sino que están sufriendo injustamente. Si Dios se pone de su
parte, no es porque se lo merezcan, sino porque lo necesitan. Dios, Padre misericordioso de todos, no puede reinar sino hacie ndo ante
todo justicia a los que nadie se la hace. Esto es lo que despierta una alegría grande en Jesús: i Dios defiende a los que nadie defiende!
Esta fe de Jesússe arraigaba en una larga tradición. Lo que el pueblo de Israel esperaba siempre de sus reyes era que supieran defender a
los pobres y desvalidos. Un buen rey se debe preocupar de su protección, no porque sean mejores ciudadanos que los de más, sino
simplemente porque necesitan ser protegidos. La justicia del rey no consiste en ser "imparcial" con todos, sino en hacer justicia a favor
de los que son oprimidos injustamente. Lo dice con claridad un salmo que presentaba el ideal de un buen rey: "Defenderá a los humildes
del pueblo, salvará a la gente pobre y aplastará al opresor ... Librará al pobre que suplica, al desdichado y al que nadie ampara. Se
apiadará del débil y del pobre. Salvará la vida de los pobres, la rescatará de la opresión y la violencia. Su sangre será preciosa ante sus
ojos" (Salmo 72,4.12-14). Este salmo, dedicado a Salomón, ofrece la visión que se tiene en Israel del rey ideal. La conclusión de Jesús es
clara. Si algún rey sabe hacer justicia a los pobres, ese es Dios, el "amante de la justicia" (Salmo 99,4). No se deja engañar por el culto que
se le ofrece en el templo. De nada sirven los sa-crificios, los ayunos y las peregrinaciones a Jerusalén. Para Dios, lo primero es hacer
justicia a los pobres. Probablemente Jesús recitó más de una vez un salmo que proclama así a Dios: "Él hace justicia a los oprimidos, da
pan a los hambrientos, libera a los condenados ... el Señor protege al inmigrante, sostiene a la viuda y al huérfano". (Salmo 146,7.9) Este
salmo pertenece a un grupo de salmos que comienzan con la aclamación del aleluya "Alabad a Yahvé") y que los judíos recitaban por la
mañana. Si hubiera conocido esta bella oración del libro de Judit, habría gozado: "Tú eres el Dios de los humildes, el defensor de los
pequeños, apoyo de los débiles, refugio de los desvalidos, salvador de los desesperados" (Judit 9,11). Se trata de una obra de autor
desconocido, escrita hacia el 150 a. c., que se atribuye artificialmente a Judit "la judía")' una heroína legendaria al servicio de la liberación
de su pueblo. Así experimenta también Jesúsa Dios.

41 Pagola, José Antonio. Id. Pág. 102-104

44
CRISE4NA DE y ADULTOS Catequistas

12. Los gestos salvadoresde jesús

o NUESTRAMETA
Anunciar la novedad de Jesús, a partir de sus gestos y estilo de
vida

o ME PREPARO
• Ubicar en el centro una Biblia grande.
• Colocar cerca de la Biblia una canastita con manzanas.

Catequista, Jesússigue siendo el centro de nuestra reflexión.


Intentaremos ubicarnos en su contexto histórico para descubrir la originalidad, a veces
subversiva, del profeta de Nazaret. Estaremos muy atentos a su modo de actuar: sus costumbres,
sus amistades, sus gestos, su estilo.
Un antiguo dicho asegura: "dime con quién andas, y te diré quién eres". Pondremos mucha
atención a descubrir, "QUIÉN ES JESÚS", notando con quiénes comparte, con quiénes se
relaciona, si hace como todos o no...
>- Nuevamente te invitamos a verificar si notas que estás creciendo en tu conocimiento e
identificación con Jesús. Recuerda que el catequista más que "maestro" es "testigo".
>- Hoy se trabajará con varios pasajes de los evangelios. Esindispensable que los leas previamente.
Que cada catecúmeno tenga su Biblia.

o PARACOMENZAR
»- Das la bienvenida a cada uno e invitas al grupo a observar lo que tienen delante: la Biblia y
las manzanas.
Luego presenta el hecho de vida: "La niña de las manzanas"

o DIOSNOSHABLA
Este tema se trabajará desde dos aspectos: no sólo los milagros sino la originalidad del actuar de
Jesús. <

1. Actuaba contra corriente. No es tan. frecuente observar el modo de actuar de Jesús, que los
estudiosos llaman 'contracultural'. Trabajarlo adecuadamente permitirá a los catecúmenos
sentirse cercanos a él. -
2. Los signos extraordinarios. Son los milagros. Atención a no quedarnos en lo extraordinario:
presentarlos más bien como intervención de la misericordia poderosa de Dios.
3. "El Reino de Dios ya está entre ustedes". Es la explicación que Jesús mismo dio y que
deberemos actualiza en nuestro tiempo.

o EN SINTONíACONDIOS
Es muy importante educar al gusto por orar a partir de la Palabra de Dios. Para ello, invitar a
un clima de silencio y oración.
>- Lo que aquí se sugiere, es sólo motivación. La oración más importante es la que parte del
corazón.

45
y ADULTOS Catequistas

OTROS TEXTOS QUE PUEDEN AYUDAR

.:. La actuación de Jesús42


Jesús hizo presente el proyecto de Dios a través de su forma de actuar. Su comportamiento tiene un profundo valor simbólico. Escomo
una parábola de lo que anuncia de palabra. Por eso, cuando relacionamos su predicación con su vida descubrimos una coherencia que
resulta cautivadora. Jesús no vivió al margen de su predicación, sino que su vida fue ella misma predicación y explicación de lo que
significaba en concreto el proyecto de Dios que anunciaba. Las acciones de Jesús que hemos examinado poseen una serie de rasgos
comunes, que ahora vamos a sintetizar:
En primer lugar, la actuación de Jesús tuvo un fuerte carácter contracultural, es decir, contravenía las normas de comportamiento
socialmente aceptadas. Esta forma de actuar provocó un fuerte rechazo por parte de sus contemporáneos, sobre todo de aquellos a
quienes esta forma de actuar perjudicaba más. Esta reacción frente a la actuación de Jesús revela que sus adversarios se daban cuenta de
que trataba de instaurar una nueva forma de relación entre las personas, más acorde con el plan de Dios que con los privilegios que
confería a algunos el sistema israelita de pureza.
Sus adversarios le acusaron de actuar con el poder del Príncipe de los Demonios. Una reacción parecida provocaron sus sanaciones.
Nadie podría negar que sanara a los enfermos, pero podían acusarle de hacerlo en sábado. y lo mismo puede decirse de la acusación de
comer con publicanos y pecadores. Es interesante observar que estas acusaciones contra Jesús no provienen de la gente sencilla, que
solía recibir con gozo sus exorcismos y curaciones, y participaba en sus comidas, sino de aquellos que más se beneficiaban del sistema
establecido.
A pesar de la fuerte presión que estas acusaciones suponían en una sociedad cerrada y con un intenso control sobre sus miembros, Jesús
siguió actuando de esta forma y trató de explicar el sentido que tendrían sus acciones. Jesús actuaba así porque esta era la forma de
actuar de Dios. Estas motivaciones revelan que la fuerza de Jesús para mantenerse firme a pesar del rechazo que suscitaba su forma de
actuar, procede de su unión con el Padre. Jesús justificaba su forma de actuar diciendo que él imitaba la actuación de su Padre. Esta
"imitación del padre" era lo que mejor caracterizaba a un hijo en la antigüedad, y esto significa que la relación de Jesús ca n el Padre es
fundamental para entender su actuación.
La actuación de Jesús revelaba así que el Reinado de Dios había comenzado a hacerse presente. Este fue, como sabemos, el contenido
principal de su predicación: "El Reinado de Dios ha comenzado a llegar" (Mc 1,15) y también el centro de su oración: "Venga tu Reino" (Lc
11,2). Esta es también la clave para entender su actuación. Sus curaciones, sus exorcismos y sus comidas hacían visible la irrupción del
,
reinado de Dios. Los destinatarios primeros de este reinado fueron los marginados: enfermos, endemoniados, publicanos ... y la actuación 1
de Jesús consistió en sacarlos de su marginación. El Reinado de Dios se construye desde los márgenes y crea nuevas relaciones que dan
un sentido nuevo a la vida de la gente.
Al detenernos en la actuación de Jesúsy percibir la importancia que tuvo, caemos en la cuenta de que las imágenes que tenemos sobre él
están construidas con frecuencia a partir de su enseñanza. Estas imágenes promueven en la teología y en la vida de la Iglesia un enorme
interés por la "orto-doxia", es decir, por la recta doctrina. Po el contrario, su forma de actuar pone de manifiesto la importancia de la
"orto-praxis", es decir, de la recta actuación, sin la cual la recta doctrina puede fácilmente convertirse en ideología. Cabe citar aquí un
dicho atribuido a Hanina ben Dossa, un sabio galileo contemporáneo de Jesús: "Aquél cuyas acciones superan a su sabiduría, su sabiduría
permanece; pero aquel cuya sabiduría supera a sus acciones, su sabiduría no permanece" (mAbot 3,10b). La sabiduría de Jesús
permanece porque siempre fue respaldada por sus acciones.
,
.:. José Antonio Pago/a. "Jesús. Aproximación Histórica".43 E/ perdón ofrecido por Jesús. 1
Jesús entiende y vive estas comidas con pecadores como un proceso de curación. Al verse acusado por su conducta extraña y
provocativa, responde con este refrán: "No necesitan de médico los sanos, sino los enfermos". Los investigadores consideran que esta
manera de responder es auténticamente de Jesús (Marcos 2,17a). Sin embargo, las palabras que siguen: "Yo no he venido a llama r a
justos, sino a pecadores" (Marcos 2,17b), han podido ser añadidas posteriormente en la comunidad cristiana. Estas comidas tienen un
carácter terapéutico. En ellas, Jesús les ofrece su confianza y amistad, los libera de la vergüenza y la humillación, los rescata de la
marginación, los acoge como amigos. Poco a poco se despierta en ellos el sentido de la propia dignidad: no son merecedores de ningún
rechazo. Por vez primera se sienten acogidos por un hombre de Dios. En adelante, su vida puede ser diferente.
Por eso son comidas alegres y festivas. Beben vino y probablemente entonan cánticos. El vino se bebía en las comidas de carácter festivo.
Ya Jesús le llaman literalmente "bebedor de vino" (Lucas 7,33 / / Mateo 11(19). En lo íntimo de su corazón, Jesús celebra con gozo el
retorno de los "perdidos" a la comunión con el Padre. También ellos son hijos e hijas de Abrahán. La alegría de Jesús se contagia a todos.
No se puede estar triste en su compañía. Estan absurdo como estar ayunando junto al novio en su boda (Marcos 2,18-19). Por supuesto,
no son banquetes de carácter dionisíaco, como los que tal vez tenían lugar en Séforis o Tiberíades. ¿Hay en las acusaciones contra Jesús
un intento de desacreditar sus comidas con pecadores sugiriendo alguna semejanza con los banquetes dionisíacos? (S. Freyne).
Jesús no invita al libertinaje. No justifica el pecado, la corrupción ni la prostitución. Lo que hace es romper el círculo diabólico de la
discriminación, abriendo un espacio nuevo para el encuentro amistoso con Dios.
Jesús se sienta a la mesa con los pecadores no como juez severo, sino como ernlgo acogedor. El reino de Dios es gracia antes que juicio.
Dios es una buena noticia, no una amenaza. Los pecadores y las prostitutas pueden alegrarse, beber vino y cantar junto a Jesús. Estas
comidas son un auténtico "milagro" que los va curando por dentro. Empiezan a intuir que Dios no es un juez siniestro que les espera

42 Santiago Guijarro, Jesús y el comienzo de los evangelios. Estella 2006, 71-86


43 Pagola, José Antonio. "Jesús. Aproximación Histórica ". Ed. PPC. Madrid 2007. sa. Edición. pág. 204-209.

46
CRfST/IlrJA y ADULTOS
airado; es un amigo que se les acerca ofreciendo su amistad. La acogida de Jesús les da a estas mujeres y hombres fuerza para
reconocerse como pecadores. Nada tienen que temer. El desprecio y la exclusión social les impedía mirar a Dios con confianza; la acogida
de Jesús les devuelve la dignidad perdida. No necesitan ocultarse de nadie, ni siquiera de sí mismos. Pueden abrirse al perdón de Dios y
cambiar. Con Jesústodo es posible.
A estos pecadores que se sientan a su mesa, Jesús les ofrece el perdón envuelto en acogida amistosa. No hay ninguna declaración; no les
absuelve de sus pecados; sencillamente los acoge como amigos. Lasfuentes cristianas han conservado dos escenas en las que Jesús, de
forma solemne, ofrece el perdón en nombre de Dios. En una escena conmovedora situada en Cafamaún, al ver a un paralítico tendido a
sus pies, sin fuerza alguna para caminar, Jesús le dice con ternura especial: "Hijomío, tus pecados te son perdonados" (Marcos 2,5). En
otra escena no menos conmovedora, a la prostituta que le está ungiendo los pies entre lágrimas, besos y caricias, Jesús le dice estas
palabras que le han de llenar de paz: "Tuspecados quedan perdonados" (Lucas 7,48).
...Tras esa fórmula solemne en la que Jesús otorga en nombre de Dios un "perdón-absolución", Dios aparece como un "juez", sin duda
compasivo y benévolo, pero que todavía sigue. presentándose como juez. No es esto lo que Jesús revela con su "perdón-acogida" al
sentarse a la mesa con los pecadores. Su acogida a publicanos y prostitutas incluye la absolución del pecado, pero es mucho más. Jesús
sugiere que Dios sale hacia el pecador no como un juez que dicta sentencia, sino como un padre que busca recupera r a sus hijos perdidos.
Esta manera de actuar está más acorde con sus parábolas del pastor que busca la oveja perdida, la mujer que se afana por recuperar la
dracma perdida y el padre que acoge al hijo perdido (Lucas 15,4-32).
Probablemente fue sobre todo en estas comidas donde se aprendió a rezar a Dios con la oración del Padrenuestro. La oración del
Padrenuestro fue recogida en la fuente Q44 sin un contexto concreto. Luego Mateo la colocó, junto a otros dichos de Jesús, dentro del
Sermón de la montaña (Mateo 6,9-13). tucas, por su parte, la sitúa en un escenario elaborado probablemente por él mismo en el que,
"estando Jesús orando en cierto lugar", se le acercan los discípulos pidiéndole que les enseñe a orar (Lucas 11,1-4). Más de uno,
basándose en el contenido de la oración "danos pan", "perdónanos", tiende a pensar que Jesús probablemente la pronunció repetidas
veces en sus comidas abiertas a todos (Breech).
Invocar a Dios como Padre, mientras comen y beben juntos en tomo a Jesús, es una experiencia nueva que los va curando por dentro y
les ayuda a retomar a Dios, al que comienzan a sentir como Padre. Poco a poco, animados por Jesús,empiezan a llamarle Abbá, bendicen
su nombre santo y le piden que se cumpla en ellos el gran deseo de Jesús: "Venga tu reino". Estos hombres y mujeres, despreciados por
casi todos, no piensan en cosas sublimes. Jesús les enseña a ser realistas. Piden pan: que a nadie le falte cada día su trozo de pan, aunque
sea de cebada. Le piden también perdón, como ellos mismos están dispuestos a perdonar superando los impulsos de venganza y el
resentimiento que brotan en su corazón. No están pensando solo en el reino de Dios, que llegará un día lejano a liberar el mundo del mal.
Piden experimentar desde ahora la llegada de Dios Padre para poder vivir como hijos e hijas suyos: con un trozo de pan que llevarse a la
boca y con fuerzas para acogerse y perdonarse mutuamente. Así, comiendo y bebiendo junto a Jesús, estos "perdidos" van
experimentando que Dios llega a sus vidas no con "grandes señales del cielo", como pedían algunos, sino como una fuerza compasiva que
los cura y transforma. Junto a Jesús,están entrando en un mundo nuevo que jamás habían sospechado. Éllo llama "reino de Dios".

Perdón inmerecido
Esta conducta de Jesús ofreciendo su acogida y el perdón de Dios a los pecadores provocó escándalo e indignación ¿Por qué? ¿Dónde
estaba la novedad de su actuación? El pueblo judío creía en el perdón de todos los pecados, incluidos el homicidio y la apostasía. Dios
sabe perdonar a quienes se arrepienten. Eso sí, era necesario seguir un camino. En primer lugar, el pecador debía manifestar su
arrepentimiento mediante los sacrificios apropiados en el templo; debía abandonar su vida alejada de la Alianza y volver al cumplimiento
de la ley; por último, los daños y ofensas al prójimo exigían la debida restitución o reparación. Si Jesús hubiera acogido a su mesa a
pecadores para predicarles el retomo a la Ley, logrando que publicanos y prostitutas abandonaran su vida de pecado, nadie se hubiera
escandalizado. Al contrario, lo hubieran admirado y aplaudido.
Lo sorprendente es que Jesús acoge a los pecadores sin exigirles previamente el arrepentimiento, tal como era entendido
tradicionalmente, y sin someterlos siquiera a un rito penitencial, como' había hecho el Bautista. Lesofrece su comunión y amistad como
signo de que Dios los acoge en su reino incluso antes de que vuelvan a la ley y se integren en la Alianza. Los acoge tal como son,
pecadores, confiando totalmente en la misericordia de Dios, que los está buscando. Por eso Jesús pudo ser acusado de ser amigo de
gente que seguía siendo pecadora. Su actuación era intolerable. ¿Cómo podía acoger a su mesa asegurándoles su participación en el
reino de Dios a gentes que no estaban reformando su vida de acuerdo con la Ley? Este parece ser el motivo fundamental del escándalo y
conflicto que provoca Jesús (Sanders, Fredriksen). Al parecer, el Bautista no se alejó mucho de la tradición, pues su actuación con los
pecadores no escandalizó.
Sin embargo, la actuación de Jesús es clara. Ofrece el perdón sin exigir previamente un cambio. No pone a los pecadores ante las tablas
de la ley, sino ante el amor y la ternura de Dios. Esta es su terapia personal con aquellos amigos y amigas "perdidos" que no aciertan a
retomar a Dios por el camino de la ley. Los perdona sin la seguridad de que responderán cambiando su conducta. Hay un consenso cada
vez mayor en atribuir a la redacción de Lucas el interés por subrayar que Jesús lograba el arrepentimiento de los pecadores: escena de
Zaqueo (19,1-10), escena de la mujer pecadora (7,36-50), añadidos a la parábola del pastor y la oveja perdida (15,7) ya la de la mujer y la
dracma perdida (15,10).
Actúa como profeta de la misericordia de Dios. Esamigo de los pecadores antes de verlos convertidos. Dios es así. No espera a que sus
hijos e hijas cambien. Esél quien comienza ofreciendo su perdón.

44"Fuente Q": Del alemán (Quele=fuente), se ha llamado así a la fuente común a Mateo y Lucas, desconocida por Marcos, que explicaría
los textos comunes a estos dos evangelios. *La nota no es del autor.

47
CRISTIANA DE Catequistas
Este perdón que ofrece Jesús no tiene condiciones. Su actuación terapéutica no sigue los caminos de la ley: definir la culpa, llamar al
arrepentimiento, lograr el cambio y ofrecer un perdón condicionado a una res-puesta posterior positiva. Jesús sigue los caminos del
reino: ofrece acogida y amistad, regala el perdón de Dios y confía en su misericordia, que sabrá recuperar a sus hijos e hijas perdidos. Se
acerca, los acoge e inicia con ellos un camino hacia Dios que solo se sostiene en su compasión infinita. Nadie ha realizado en esta tierra
un signo más cargado de esperanza, un signo más gratuito y más absoluto del perdón de Dios.
Jesús sitúa a todos, pecadores y justos, ante el abismo insondable 'del perdón de Dios. Ya no hay justos con derechos frente a pecadores
sin derechos. Desde la compasión de Dios, Jesús plantea todo de manera diferente: a todos se les ofrece el reino de Dios; solo quedan
excluidos quienes no se acogen a su misericordia. Todo queda confiado al misterio del perdón de Dios. Entre quienes le escuchan, el
mensaje de Jesús resuena así: "Cuando os veáis juzgados por la ley, sentías comprendidos por Dios; cuando os veáis rechazados por la
sociedad, sabed que Dios os abraza; cuando nadie os perdone vuestra indignidad, sentid sobre vosotros su perdón inagotable. No lo
merecéis. No se lo merece nadie. Pero Dios es así: amor y perdón". El problema principal de Jesúsfue si las personas moralmente justas y
legalmente correctas entenderían su manera de ver las cosas. Los pobres y los enfermos, los impuros y los pecadores, los publicanos y las
prostitutas le entendían y lo acogían. Para ellos, este Dios sugerido por Jesús era la mejor noticia. Latradición cristiana ha conservado una
frase dirigida por Jesús a quienes se resistían a su mensaje. Solo puede ser suya: "En verdad, yo os digo: los publicanos y las prostitutas
entran antes que vosotros al reino de Dios".
Aunque estas palabras se encuentran solo en Mateo 21,31, la mayor parte de los investigadores piensa que provienen de Jesús. Su \
amistad con publicanos y prostitutas, el carácter escandaloso del dicho y el fuerte contraste {análogo al de "los pobres entrarán en el
"\
reino, los ricos no"} hacen pensar en él. El texto admite dos lecturas: una fuerte y exclusivista: los publicanos y prostitutas entrarán,
vosotros no; otra suave y no excluyente: ellos entrarán primero, luego vosotros (J.Jeremias). "\
"\

48
CRISTIANA DE v ADULTOS

1;. Las palabras de jesús son "Lspírítu !j Vída"


o NUESTRA META
Anunciar a Jesús, para dar a conocer lo central de su mensaje.

o ME PREPARO
• Ubicar en el centro una Biblia grande.
• Colocar cerca de la Biblia instrumentos de comunicación: micrófono,
teléfono celular, grabadora, amplificador, etc.
Catequista, Seguimos en la hermosa actitud de contemplar a Jesús,
nuestro Señor, en el intento de darlo a conocer a nuestros
catecúmenos. Esta vez nos interesa descubrir y proponer lo más
importante de su mensaje; tarea no fácil ciertamente. Por eso se nos pide ante todo "capacidad
de escucha", para captar la novedad y el atractivo de su mensaje.
Catequista, estás invitado a verificar tu capacidad de escucha del Señor: la atención de fe y
oración que pones a cada una de sus palabras, consignadas en las Escrituras y entregadas en el
depósito de fe de la Iglesia.
Para este importante tema hacemos notar dos dificultades:
1. Quizás hemos dado una interpretación excesivamente moralizante a la predicación de Jesús,
lo que nos impide descubrir la novedad y la dimensión de "Buena Noticia" de suspalabras.
2. Es probable que tengamos una percepción atomizada de la enseñanza de Jesús: conocemos
una cierta cantidad de dichos de Jesús, o de parábolas, pero no hemos logrado una
percepción global de lo central, de las claves.
:> También esta vez se trabajará con varios pasajes de los evangelios. Tú deberás leerlos
atentamente y ararlos, antes de la sesión de catequesis.

o PARA COMENZAR
o El catequista da la bienvenida a cada uno e invita al grupo a observar lo que tienen delante:
la Biblia y los implementos de comunicación. ¿Porqué estarán puestos ahí?
o Luego presenta estos dos textos: un hecho de vida y un pasaje del Evangelio de Marcos:

o DIOS NOS HABLA


Es importante no desligar el "contenido" de la enseñanza de Jesús de su persona y actuación,
porque es a él a quien seguimos, y no a una doctrina fría.
1. Jesús-Maestro. Dar a conocer la originalidad de Jesús y su estilo.
2. "El Reinado de Dios". Es lo central de la enseñanza de Jesús, presentado en las dos claves:
el amor a Dios y el amor al prójimo.
3. Las palabras del Maestro en nuestra vida. Invitación a hacer una síntesis y sobre todo a
escucharlo asiduamente en el Evangelio. Un texto último del Papa Francisco insiste en ello.

NOTA:
.:. Estamos avanzando en este importante bloque de nuestro proceso Catecumenal, que nos
permite presentar a Jesúsen los misterios más importantes de su vida.
Al culminar este bloque, está prevista la CELEBRACiÓNDE INICIO (OFICIAL) DEL CATECUMENADO.A
partir de ello empieza propiamente el "catecumenado".
Invita a los participantes de este proceso, que se sientan de dar este paso. Pero, siendo personas
adultas, deberán pedirlo libremente: Cada 'uno debe elaborar una sencilla carta al Párroco,
manifestando los motivos por los que desea iniciar el Catecumenado.
Tú presentarás las cartas al párroco y conversarás con él sobre el avance del grupo y de cada persona.
Es importante que decidan sus PADRINOSo MADRINAS:oriéntalos con adecuados criterios: personas
católicas, de vida cristiana coherente, que puedan apoyar en el camino de fe.

49
'( ADULTOS Catequistas

OTROS TEXTOS QUE PUEDEN AYUDAR

o Catecismo de la Iglesia Católica: El anuncio del Reino de Dios: 543, 545

.:. Pablo VI. uCredo del Pueblo de Dios,,45


12. El (Jesús)mismo habitó entre nosotros lleno de gracia y de verdad. Anunció y fundó el reino de Dios, manifestándonos en sí mismo al
Padre. Nos dio su mandamiento nuevo de que nos amáramos los unos a los otros como él nos amó. Nos enseñó el camino de las
bienaventuranzas evangélicas, a saber: ser pobres en espíritu y mansos, tolerar los dolores con paciencia, tener sed de justicia, ser
misericordiosos, limpios de corazón, pacíficos, padecer persecución por la justicia. Padeció bajo Poncio Pilato; Cordero de Dios, que lleva
los pecados del mundo, murió por nosotros clavado a la cruz, trayéndonos la salvación con la sangre de la redención. Fue sepu Itado, y
resucitó por su propio poder al tercer día, elevándonos por su resurrección a la participación de la vida divina, que es la gracia. Subió al
cielo, de donde ha de venir de nuevo, entonces con gloria, para juzgar a los vivos y a los muertos, a cada uno según los propios méritos:
los que hayan respondido al amor y a la piedad de Dios irán a la vida eterna, pero los que los hayan rechazado hasta el final serán
destinados al fuego que nunca cesará.

•:. Joseph Ratzinger/Benedicto XVI: El mensaje de las parábolas 46


Las parábolas son indudablemente el corazón de la predicación de Jesús. No obstante el cambio de civilizaciones nos llegan siempre al
corazón con su frescura y humanidad. Joachim Jeremias, al que hemos de agradecer un libro fundamental sobre las parábolas, ha hecho
notar justamente que la comparación de las parábolas de Jesús con el lenguaje figurado del apóstol Pablo o con las semejanzas utilizadas
por los rabinos deja ver una "marcada originalidad" personal, una claridad y sencillez singular, una inaudita maestría de la forma". En las
parábolas, teniendo en cuenta también la singularidad lingüística que deja traslucir el texto arameo, sentimos inmediatamente la
cercanía de Jesús, cómo vivía y enseñaba. Pero al mismo tiempo nos ocurre lo mismo que a sus contemporáneos y a sus discípulos:
debemos preguntarle una y otra vez qué nos quiere decir con cada una de las parábolas (Cf. Mc 4,10). El esfuerzo por entender
correctamente las parábolas ha sido constante en toda la historia de la Iglesia; también la exegesis histórico-crítica ha tenido que
corregirse a sí misma en repetidas ocasiones, y no es capaz y ofrecernos informaciones definitivas .
...Así, por último, las parábolas son expresión del carácter oculto de Dios en este mundo y del hecho de que el conocimiento de Dios
requiere la implicación del hombre en su totalidad; es un conocimiento que forma un todo único con la vida misma, un conocimiento que 1
no puede darse sin "conversión". En el mundo marcado por el pecado, el centro sobre el que gravita nuestra vida se caracteriza por estar
aferrado al yo y al "se" impersonal. Se debe romper este lazo para abrirse a un nuevo amor que nos lleve a otro campo de gravitación y 1
nos haga vivir a sí de un modo nuevo. En este sentido, el conocimiento de Dios no es posible sin el don de su amor hecho visible; pero
también el don debe ser aceptado. Así pues, en las parábolas se manifiesta la esencia misma del mensaje de Jesús y en el interior de las
parábolas está inscrito el misterio de la cruz.

•:. José Antonio Pagola. JESÚS. 47 Poeta de la compasión

Jesús no explicó directamente su experiencia del reino de Dios. Al parecer no le resultaba fácil comunicar por medio de conceptos lo que
vivía en su interior. No utilizó el lenguaje de los escribas para dialogar con los campesinos de Galilea. Tampoco sabía hablar con el estilo
solemne de los sacerdotes de Jerusalén. Acudió al lenguaje de los poetas. Con creatividad inagotable, inventaba imágenes, concebía
bellas metáforas, sugería comparaciones y, sobre todo, narraba con maestría parábolas que cautivaban a las gentes. Adentrarnos en el
fascinante mundo de estos relatos es el mejor camino para "entrar" en su experiencia del reino de Dios. \
La seducción de las parábolas
El lenguaje de Jesúses inconfundible. No hay en sus palabras nada artificial o forzado; todo es claro y sencillo. No necesita recurrir a ideas ---'1
abstractas o frases complicadas; comunica lo que vive. Su palabra se transfigura al hablar de Dios a aquellas gentes del campo. Necesita
enseñarles a mirar la vida de otra manera: "Dios es bueno; su bondad lo llena todo; su misericordia está ya irrumpiendo en la vida". Es
toda Galilea la que se refleja en su lenguaje, con sus trabajos y sus fiestas, su cielo y sus estaciones, con sus rebaños y sus viñas, con sus
siembras y sus siegas, con su hermoso lago y con la población de sus pescadores y campesinos. A veces les hace mirar de manera nueva el
mundo que tienen ante sus ojos; otras les enseña a ahondar en su propia experiencia. En el fondo de la vida pueden encontrar a Dios.
Mirad los cuervos; no siembran ni cosechan, no tienen despensa ni granero, iY Dios los alimenta! ¡Cuánto más valéis vosotros que los
pájaros! Mirad los lirios, cómo crecen: no trabajan ni hilan. Pero yo os digo que ni Salomón en toda su gloria se vistió como uno de ellos.
Si a la hierba del campo, que hoy existe y mañana es arrojada al fuego, Dios la viste así, [cuánto más a vosotros, hombres y mujeres de
poca fe! (Fuente Q (Lucas 12,24.27-28/ / Mateo 6,26.28-30). Tal vez, con la imagen de los cuervos se dirige a los varones, que saben lo
que es sembrar, cosechar y construir graneros; con la imagen de los lirios habla a las mujeres, que entienden de tejer, hilar y confeccionar
vestidos.

45 Pablo VI. Credo del Pueblo de Dios. N 12.


46 Joseph Ratzinger/Benedicto XVI. "Jesús de Nazaret ", 1. Roma, 2007. Pág. 223-234.
47 Pagola, José Antonio. "Jesús. Aproximación Histórica". Ed. Pl'C, Madrid 2007. 5". Edición. pág. 96-100 ss

50
INICIACIÓN CRiSTIANA DE JÓVENES y ADLJLTOS Catequistas
Si Dios cuida de unas aves tan poco atractivas como los cuervos, y adorna con tanto primor unas flores tan poco apreciadas como los
lirios, ¿cómo no va a cuidar de sus hijos e hijas?
Se fija luego en los gorriones, los pájaros más pequeños de Galilea, y vuelve a pensar en Dios. Los están vendiendo en el mercado de
alguna aldea, pero Dios no los olvida: "¿No se venden dos gorriones por un as? Pues ni uno cae en tierra sin el consentimiento de vuestro
Padre. iHasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados! No tengáis miedo. Vosotros valéis más que una bandada de pajarillos"
(Fuente Q (Lucas 12,6-7/ / Mateo 10,29-31). Estas imágenes tan vivas y concretas para expresar la ternura y el cuidado de Dios por los
humanos provienen de Jesús. Jesús capta la ternura de Dios hasta en lo más frágil: los pajarillos más pequeños del campo o los cabellos
de las personas.
iDios es bueno! A Jesús no le hacen falta muchos argumentos para intuirlo. ¿Cómo no va a ser mejor que nosotros? En alguna ocasión,
ha-blando con un grupo de padres y madres, les pide que recuerden su propia experiencia: "¿Hay acaso alguno entre vosotros que,
cuando su hijo le pide pan, le dé una piedra, o si le pide un pez le dé una culebra? Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar cosas buenas
a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre queestá en los cielos dará cosas buenas a los que se las pidan?" (Fuente Q (Lucas 11,11-13//
Mateo 7,9-11). Laversión de Mateo es considerada más original..
Este lenguaje poético que Jesús emplea para hablar de Dios no les era del todo desconocido a aquellos campesinos. También Oseas,
Isaías, Jeremías y otros profetas habían hablado así: en la poesía encontraban la fuerza más vigorosa para sacudir las conciencias y
despertar los corazones hacia el misterio del Dios vivo. Lo que les resulta más original y sorprendente son las parábolas que Jesúscuenta
mientras les muestra los campos sembrados de Galilea o les pide fijarse en las redes llenas de peces que los pescadores de Cafamaún van
sacando del lago. No era tan fácil encontrar en las Escrituras sagradas relatos que hicieran pensar en algo parecido.
En la Biblia hebrea no aparece todavía la "parábola" como un género literario bien definido. El término mashal (plural meshalim) se
emplea para hablar indistintamente de comparaciones, proverbios, adivinanzas, fábulas o alegorías. Hay algunos meshalim que apuntan
hacia la parábola: el relato sobre el "corderito del pobre" con el que el profeta Natán condena la conducta criminal de David (2 Samuel
12)-7); la "canción de la viña", en la que se canta el amor de Dios por su pueblo (Isaías5-7) o la "alegoría del águila" (Ezequiel 17,3-10).
En las fuentes cristianas se han conservado cerca de cuarenta parábolas con un relato más o menos desarrollado, junto a una veintena de
imágenes y metáforas que se han quedado en un esbozo o apunte de parábola. Son solo una muestra reducida de todas las que
pronunció Jesús. Como' es natural, se conservaron los relatos que más repitió o los que con más fuerza se grabaron en el corazón y el
recuerdo .
... Solo Jesús pronuncia parábolas sobre el "reino de Dios". Los maestros de la ley empleaban en su enseñanza diversas clases de mashal,
e incluso relatos muy parecidos a las parábolas de Jesús en su forma y contenido, pero con una función muy distinta. Se han logrado
recopilar cerca de mil quinientas parábolas rabínicas, pero hasta ahora no se ha podido verificar que provengan de una época anterior al
año 70 d. C. (Stern). Tampoco se han encontrado parábolas en los escritos de Qumrán.
Por lo general, los rabinos parten de un texto bíblico que desean explicar a sus discípulos, y recurren a una parábola para exponer cuál es
-~ la verdadera interpretación de la ley. Esta es la diferencia fundamental: los rabinos se mueven en el horizonte de la ley; Jesús, en el
horizonte del reino de Dios que está ya irrumpiendo en Israel. Aunque, según Flusser, es posible que las parábolas rabínicas y las de Jesús
tengan todas un trasfondo común .
... No es muy difícil ver dónde está la diferencia entre una parábola y una alegoría. En una parábola, cada detalle del relato se ha de
entender en su sentido propio y habitual: un sembrador es un sembrador; la semilla es semilla; un campo es un campo. En la alegoría, por
el contrario, cada elemento del relato encierra un sentido figurado: el sembrador es el Hijo del hombre; el campo es el mundo; la buena
semilla son los hijos del reino; la cizaña, los hijos del maligno ... Por eso la alegoría tiene siempre algo de sutil y artificioso: si uno no
conoce de antemano la clave para descifrar su significado, resulta un lenguaje enigmático. Al parecer, a Jesús no le iba esta manera de
hablar.
Sin embargo, Jesús introduce con toda naturalidad en sus parábolas personajes y realidades que, para sus oyentes, habituados a las
Escrituras judías, tenían un sentido alegórico claro. Cuando habla de un "padre" o un "rey", la gente piensa fácilmente en Dios. Si habla
de la "viña" saben que se refiere a Israel. Cuando describe un "banquete" o una "cosecha", empiezan a soñar con los últimos tiempos. Es
un error eliminar de las parábolas todo rasgo alegórico. La mente semita no hace una distinción muy precisa entre parábola y alegoría
(Brown, Drury, Gowler). Algunos análisis recientes (Funk, Wilder, Crossan, Scott) han abierto nuevas perspectivas desde la li ngüística
moderna, pero no siempre ayudan a comprender el contexto lingüístico en el que se movía Jesús.
¿Para qué cuenta Jesús sus parábolas? Ciertamente, aunque es un maestro en componer bellos relatos, no lo hace para recrear los oídos
y el corazón de aquellos campesinos. Tampoco pretende ilustrar su doctrina para que estas gentes sencillas puedan captar elevadas
enseñanzas que, de lo contrario, nunca lograrían comprender. En realidad, sus parábolas no tienen una finalidad propiamente didáctica.
Lo que Jesús busca no es transmitir nuevas ideas, sino poner a las gentes en sintonía con experiencias que estos campesinos o pescadores
conocen en su propia vida y que les pueden ayudar a abrirse al reino de Dios. Jesús mismo explica lo que quiere: "¿Con qué
compararemos el reino de Dios o a qué parábola recurriremos?" (Marcos 4,30). Las parábolas comienzan a veces con una introducción
muy significativa: "Con el reino de Dios sucede como con un grano de mostaza, que ..." (Mateo 13,33).
Con sus parábolas, Jesús, a diferencia del Bautista, que nunca contó parábolas en el desierto, trata de acercar el reino de Dios a cada
aldea, cada familia, cada persona. Por medio de estos relatos cautivadores va removiendo obstáculos y eliminando resistencias para que
estas gentes se abran a la experiencia de un Dios que está llegando a sus vidas. Cada parábola es una invitación apremiante a pasar de un
mundo viejo, convencional y sin apenas horizonte a un "país nuevo", lleno de vida, que Jesús está ya experimentando y que él llama
"reino de Dios". Estos afortunados campesinos y pescadores escuchan sus relatos como una llamada a entender y experimentar la vida
de una manera completamente diferente. La de Jesús.

51
INICIACIÓN CRISTIANA DE JÓVENES Y ADULTOS Catequistas

1 +. jesús es el "H~o Amado" de Días


o NUESTRAMETA
Anunciar a Jesús como Hijo de Dios para que sea acogido en
adoración y fe crecientes.

o ME PREPARO
• Ubicar en el centro una Biblia grande.
• Cerca de la Biblia colocar fotógrafías de montañas; sería bueno
ubicar montañas famosas como el monte Everest, el Alpamayo, el
Huascarán, etc. o, si es posible, montañas de la región, que los
catecúmenos conozcan y puedan ubicar.

~>Catequista, hoy afrontaremos un tema fundamentaL de nuestra fe


cristiana: Jesús es reaLmente humano y verdadero Hijo de Dios. Este es eLcentro de nuestra
fe. Seguimos entonces en La actitud de contempLar a Jesús, nuestro Señor, para darLo a
conocer a nuestros catecúmenos.
>-Catequista, ya sabes que no eres "profesor" de temas que comunicas fríamente, sino
"discípuLo/a y testigo deL Señor". Por eso estás invitado/a a acrecentar en tu corazón esas
actitudes creyentes que intentarás inculcar.
~>Lee atentamente Los textos propuestos de La Transfiguración y hazLos objeto de oración,
antes de Lacatequesis.

o PARACOMENZAR
El catequista da la bienvenida a cada uno e invita al grupo a observar las imágenes que tienen
delante: la Biblia y las montañas.
~ ¿ALgunoha participado alguna vez en LaescaLadade un monte alto? Narrar Laexperiencia:
¿qué se siente aLLlegar a Lacima?

o DIOSNOSHABLA
Abordamos la proclamación de Jesús como "Hijo de Dios" desde el pasaje de la Transfiguración.
Será trabajado en paralelo entre Mateo y Lucas, para que los catecúmenos aprendan a percibir
los acentos de cada evangelista. Una cita del Papa Francisco lo actualiza.

1. "Hijo deL hombre". Una síntesis de la presentación de Jesús como un ser humano igual a
todos, pero destacando que es el modelo más alto de humanidad: es importante esa cita del
Documento "Iglesia en el mundo de hoy".
2. "Hijo de Dios". A partir de las expresiones del evangelio y de otros textos, proclamar nuestra
fe que reconoce a Jesús como "Hijo de Dios".
3. "¡Escúchenlo!". Invitación a acoger a Jesúscomo el único que nos revela y nos lleva al Padre.
Explicar las actitudes básicasde 'adoración', 'escucha' y 'valentía'.

o EN SINTONíACON DIOS
Se invita a orar a partir del pasaje de la Transfiguración, en la versión que más le gusta a cada
uno.

52
TOS Catequistas
OTROS TEXTOS QUE PUEDEN AYUDAR

.:. Catecismo Iglesia Católica:LaEncarnación:NN 463, 464, 469

.:. Juan Pablo 1/: Laprofundidad del misterio 48


21 iLa Palabray la carne, la gloria divina y su morada entre los hombres! En la unión íntima e inseparable de estas dos
polaridades está la identidad de Cristo, segúnla formulación clásicadel Concilio de Calcedonia(a.451):"Una persona
en dos naturalezas". Lapersonaes aquella y sólo aquella, la Palabraeterna, el Hijo del Padre.Susdos naturalezas,sin
confusión alguna, pero sin separaciónalguna posible, son la divina y la humana.
Somos conscientesde los límites de nuestros conceptos y palabras. La fórmula, aunque siempre humana, está sin
embargo expresada cuidadosamente en su contenido doctrinal y nos permite asomarnos en cierto modo, a la
profundidad del misterio. Ciertamente, [Jesús es verdadero Dios y verdadero hombre! Como el apóstol Tomás, la
Iglesiaestá invitada continuamente por Cristo a tocar sus llagas,es decir, a reconocer la plena humanidad asumida en
María; entregada a la muerte, transfigurada por la resurrección: "Trae aquí tu dedo: aquí están mis manos. Acerca tu
mano: métela en mi costado"(Jn 20,27). ComoTomás, la Iglesiase postra ante Cristo resucitado, en la plenitud de su
divino esplendor, y exclamaperennemente: "iSeñor mío y Dios mío!"(Jn 20,28).
22 "Lapalabra se hizo carne" (Jn 1,14). Estaespléndida presentaciónjoánica del misterio de Cristo está confirmada por
todo el NuevoTestamento. Eneste sentido se sitúa también el apóstol Pablo cuando afirma que el Hijo de Dios nació
de la estirpe de David "según la carne"(Rom 1,3; 9,5). Si hoy, con el racionalismoque reina en gran parte de la cultura
contemporánea, es sobre todo la fe en la divinidad de Cristo lo que constituye un problema; en otros contextos
históricos y culturales hubo más bien la tendencia a rebajar o a desconocer el aspecto histórico concreto de la
humanidad de Jesús.Pero para la fe de la Iglesiaes esenciale irrenunciable afirmar que realmente la Palabra "sehizo
carne"y asumió todas las característicasdel ser humano, excepto el pecado (Cf. Heb 4,15). En esta perspectiva, la
encarnación es verdaderamente una 'kenosis/, un "despojarse", por parte del Hijo de Dios, de la gloria que tiene
desde la eternidad (Cf. Flp 2,6-8; 1Ped3,18).
Por otra parte, este rebajarse del Hijo de Dios no es un fin en sí mismo; tiende más bien a la plena glorificación de
Cristo, incluso en su humanidad. "Por eso Dios lo exaltó y le dio el nombre que está sobre todo nombre, para que al
nombre de Jesús,se doble toda rodilla en el cielo, en la tierra y en los abismos,y toda lenguaproclame, para gloria de
Dios Padre:Jesucristoes el Señor" (Flp 2,9-11).
23. "Yo busco tu rostro, Señor"(Salmo 27/28,8). Esteantiguo anhelo del salmista de ninguna manera pudo ser llenado de
un modo más pleno y más sorprendente que en la contemplación del rostro de Cristo. Enél Dios nos ha bendecido
verdaderamente y "ha hecho brillar su rostro sobre nosotros" (Sal67/66, 2). Al mismo tiempo, Dios y hombre como
es, Cristo nos revela también el auténtico rostro del hombre, "manifiesta plenamente el hombre al propio hombre"
(Gaudium et spes,22).
Jesúses el "hombre nuevo" (Cf. Ef4,24; Col3,10) que llama a participar de su vida divina a la humanidad r~dimida. En
el misterio de la encarnaciónestán las basespara una antropología que es capazde ir más allá de sus propios límites
y contradicciones, moviéndose hacia Dios mismo, más aún, hacia la meta de la "divinización" a través 'de la
incorporación a Cristo del hombre redimido, admitido a la intimidad de la vida trinitaria. Sobre esta dimensión
salvífica del misterio de la encarnación, los Padres han insistido mucho: sólo porque el Hijo de Dios se hizo
verdaderamente hombre, el hombre puede, en él y por medio de él, llegar a ser realmente hijo de Dios.

48Juan Pablo n. Carta Apostólica al Concluir el Gran Jubileo del año 2000: Novo Millennio Ineunte - Empezando el nuevo Milenio. N 21-
23.

53
CR!5T!/í}'JA TOS

1 5. "Nos amó hasta el extremo"

o NUESTRAMETA
o Transmitir el estupor de los discipulos al compartir la Última Cena
con Jesús;
o Anundar su amor y entrega, para decidirnos a responderle
entregando nuestra vida, a su estilo,

o ME PREPARO
• Ubicar en el centro una Biblia grande.
• Colocar cerca de la Biblia un vaso con vino y unos panes; además, una jarra
con agua, una toalla y un lavatorio mediano.
Catequista, hoy nos acercamos a un momento entrañable de la vida y del
misterio de Jesús: la Última Cena.
Más que nunca, estamos invitados a contemplar. No sólo narrar las cosasque ahí ocurrieron,
sino entrar en el corazón de Cristo en esos últimos momentos íntimos con sus discípulos.
Toma conciencia que entre los discípulos-testigos no sólo estaban los sentados a la mesa con
él esa noche, sino también tú, que eres su discípulo/ a-testigo/ a frente a tu grupo.
Prepárate meditando los dos textos bíblicos que serán trabajados.

o PARACOMENZAR
o El catequista da la bienvenida a cada uno e invita al grupo a observar lo que tienen delante.
¿Algunopuede adivinar qué tema trabajaremos hoy, a partir de ello? ..
o Cuando un ser querido muere, sus últimos momentos, sus recuerdos, sus mensajes, adquieren
un valor muy grande para los suyos. ¿Algunode Uds. tiene una experiencia asi? (El catequista ,
compartirá por primero alguna experiencia suya).
,
o DIOSNOSHABLA ,
Hoy nos acercaremosa la Última Cena del Señor a través del testimonio de Pablo y el evangelio de
\
Juan, para proponer los dos grandes signos: lavatorio de los pies y Eucaristia.
1. Jesús lava los pies a sus discipuios. El pasaje está trabajado con detenimiento para ayudar
a captar que ese gesto de Jesúses resumen de toda su vida entregada.
2. Jesús instituye la Eucaristia. Planteado a partir del sentido de las expresiones "mi
cuerpo=mi persona" y "mi sangre=mi vida".
NOTA: al desarrollarestostemas, no pasarde inmediato a la expresiónsacramental(la santa Misa),
que será trabajada más adelante, sino quedarseen la experienciahistórica de Jesús, en los últimos
momentosde suvida.
• Resaltarla clave: el AMORde Jesús,que motivó toda su vida, su entregaeucarística,su pasión ---.
y resurrección.
• Haznotar igualmenteel mandatode Jesús:lo que él hizo con suvida, debenasumirlotambién
susseguidores.
3. "Hagan esto en memada mia". Recoger el mandato de Jesús a continuar su gesto de lavar
los pies y amar entregando la vida.

o EN SINTONíACON DIOS
Invitar a que lean el canto en silencio, lo interioricen y luego evidenciar las expresiones que más
los motivan. Orar, conversar con Jesúsa partir de ello. Se termina cantándolo.

o ME COMPROMETO
o Invitar a analizar las propias actitudes relacionales, para acercarnos a las de Jesús.
o Motivar a la oración/adoración eucaristica.

54
CRISnt;NA DE y ADULTOS Catequistas
OTROS TEXTOS QUE PUEDEN AYUDAR

Catecismo Iglesia Católica, 606: Toda la vida de Cristo es ofrenda al Padre

.:. JuanPablo 1/: Iglesia de Eucaristía 49


11. « ElSeñor Jesús, la noche en que fue entregado» (1 Co 11, 23), instituyó el Sacrificio eucarístico de su cuerpo y de su sangre. Las
palabras del apóstol Pablo nos llevan a las circunstancias dramáticas en que nació la Eucaristía. En ella está inscrito de forma indeleble
el acontecimiento de la pasión y muerte del Señor. No sólo lo evoca sino que lo hace sacramentalmente presente. Esel sacrificio de la
Cruz que se perpetúa por los siglos:~Esta verdad la expresan bien las palabras con las cuales, en el rito latino, el pueblo responde a la
proclamación del « misterio de la fe » que hace el sacerdote: « Anunciamos tu muerte, Señor ».
La Iglesia ha recibido la Eucaristía de Cristo, su Señor, no sólo como un don entre otros muchos, aunque sea muy valioso, sino como el
don por excelencia, porque es don de sí mismo, de su persona en su santa humanidad y, además, de su obra de salvación. Ésta no
queda relegada al pasado, pues « todo lo que Cristo es y todo lo que hizo y padeció por los hombres participa de la eternidad divina y
domina así todos los tiempos ... ».!Q
Cuando la Iglesia celebra la Eucaristía, memorial de la muerte y resurrección de su Señor, se hace realmente presente este
acontecimiento central de salvación y « se realiza la obra de nuestra redención ».11Este sacrificio es tan decisivo para la salvación del
género humano, que Jesucristo lo ha realizado y ha vuelto al Padre sólo después de habernos dejado el medio para participar de él,
como si hubiéramos estado presentes. Así, todo fiel puede tomar parte en él, obteniendo frutos inagotablemente. Ésta es la fe de la
que han vivido a lo largo de los siglos las generaciones cristianas. Ésta es la fe que el Magisterio de la Iglesia ha reiterado
continuamente con gozosa gratitud por tan inestimable don.ll Deseo, una vez más, llamar la atención sobre esta verdad, poniéndome
con vosotros, mis queridos hermanos y hermanas, en adoración delante de este Misterio: Misterio grande, Misterio de misericordia.
¿Qué más podía hacer Jesús por nosotros? Verdaderamente, en la Eucaristía nos muestra un amor que llega « hasta el extremo» [Jn
13, 1), un amor que no conoce medida .

•:. Benedicto XVI: Sacramento de caridadsOlnstitución de la Eucaristía


10. De este modo llegamos a reflexionar sobre la institución de la Eucaristía en la última Cena. Sucedió en el contexto de una
celia ritual con la que se conmemoraba el acontecimiento fundamental del pueblo de Israel: la liberación de la esclavitud de Egipto.
Esta cena ritual, relacionada con la inmolación de los corderos (Ex 12,1- 28.43-S1), era conmemoración del pasado, pero, al mismo
tiempo, también memoria profética, es decir, anuncio de una liberación futura. En efecto, el pueblo había experimentado que aquella
liberación no había sido definitiva, puesto que su historia estaba todavía demasiado marcada por la esclavitud y el pecado. El
memorial de la antigua liberación se abría así a la súplica y a la esperanza de una salvación más profunda, radical, universal y
definitiva. Éste es el contexto en el cual Jesús introduce la novedad de su don. En la oración de alabanza, la Berakah, da gracias al
Padre no sólo por los grandes acontecimientos de la historia pasada, sino también por la propia «exaltación». Al instituir el
sacramento de la Eucaristía, Jesús anticipa e implica el Sacrificio de la cruz y la victoria de la resurrección. Al mismo tiempo, se revela
como el verdadero cordero inmolado, previsto en el designio del Padre desde la creación del mundo, como se lee en la primera Carta
de San Pedro (cf. 1,18-20). Situando en este contexto su don, Jesús manifiesta el sentido salvador de su muerte y resurrección,
misterio que se convierte en el factor renovador de la historia y de todo el cosmos. En efecto, la institución de la Eucaristía muestra
cómo aquella muerte, de por sí violenta y absurda, se ha transformado en Jesús en un supremo acto de amor y de liberación definitiva
del mal para la humanidad.

49 Juan Pablo TI.Carta Encíclica "Iglesia de Eucaristía ". Roma, 2003. N. 1l.
50 Benedicto XVI. Exhortación Apostólica "Sacramento de Caridad". Roma, Febrero 2007.

55
CRiSTiANA DE JÓVENES Y ADULTOS

1 6. Se entregó por nosotros


o NUESTRAMETA
o Proponer con amor la pasión y la muerte de Jesús.
o Descubrir el sentido de su muerte.

o ME PREPARO
o Sobre la Biblia, un crucifijo: .es muy importante porque hoy
haremos la "Entrega de la Cruz".
o Posiblemente las imágenes de alguno de 'los Cristos' venerados en
la zona.
o Se podría poner música de fondo adecuada; se propone "Nadie te
ama como yo" de Martín Valverde. Lo puedes bajar de internet.

Querido Catequista, estamos en los momentos culminantes de la vida


de Jesús; hoy abordamos su pasión y su muerte. Esevidente que no podemos acercarnos a la cruz
de Jesúscon frialdad.
Catequista, recuerda que junto a la cruz de Jesús, además de su Madre estaban las discípulas y
el 'discípulo amado': ellos fueron testigos del misterio de la entrega del Señor y lo anunciaron.
Ahora serás tú el testigo de Jesúsfrente a los catecúmenos.
Catequista, que este tema sea para ti una oportunidad de ponerte frente a Jesús crucificado
para entregarle tus cruces, y sobre todo para aprender a agradecerle, a amarlo, a
comprometerte por su Reino.

o PARACOMENZAR
El catequista invita a observar la cruz sobre la Biblia, e invita también a conversar sobre los
'Cristos' venerados en la zona.

o DIOSNOSHABLA
El tema se trabajará ciertamente a partir de los testimonios en los evangelios:
1. ¿Por qué mataron a Jesús? Se plantea los dos juicios a Jesús y las dos condenas: a nivel
judío-religioso y romano-político.
2. ¿Qué sentido tiene la muerte de Jesús? Resaltar que no sólo lo entregaron y lo mataron sus
enemigos, sino que él mismo se entregó y aceptó por fidelidad al Padre y amor salvador. Por
su entrega somos salvados.
3. ¿En qué nos afecta a nosotros, ahora, la cruz de Jesús? Plantear que Jesús se entregó por
todos y cada uno. Amor con amor se paga.

o EN SINTONíACON DIOS: * Entrega de la Cruz


o Invitar a volver sobre los textos bíblicos planteados; orar a partir de ello.
o Volver también sobre las situaciones de dolor que han vivido.
o Aclarar que la "Entrega de la Cruz" es elemento oficial de la Celebración de Inicio del
Catecumenado, pero hoy se adelantará, a conclusión de este tema.
o El Catequista entrega la cruz a cada uno diciéndole:
.:. (N.N.), RECIBELA CRUZDE JESÚS,DONDEESTÁ CLAVADOAQUÉL QUE POR NUESTRO
AMOR LLEGÓHASTALA MUERTEDE CRUZ.
• En silencio reciben el crucifijo en sus manos. Dejar tiempo para que lo contemplen y oren
unos momentos.
• Invitar a realizar un gesto de amor y veneración antes de devolverlo (una inclinación, un
beso...).
• Escuchar la canción de Martín Valverde. Luego cantarla.

56
y TOS Catequistas

CANCiÓN: ¡Cuánto he esperado este momento!, ¡Cuánto he esperado que estuvieras así!,
¡Cuánto he esperado que me hablaras!, ¡Cuánto he esperado que vinieras a mí!. ...
Martín VaLverde

OTROS TEXTOS QUE PUEDEN AYUDAR

.:. Catecismo Iglesia Católica 959-605. 616-618

.:. Juan Pablo /l. 1i!. Encíclica: "El Redentor del hombre//S1
8. Redención: creación renovada
iRedentor del mundo! En Él se ha revelado de un modo nuevo y más admirable la verdad fundamental sobre la creacron que
testimonia el Libro del Génesis cuando repite varias veces: {(y vio Dios ser bueno».52 El bien tiene su fuente en la Sabiduría y en el
--,
Amor. En Jesucristo, el mundo visible, creado por Dios para el hombre 53-el mundo que, entrando el pecado está sujeto a la
vanidad- adquiere nuevamente el vínculo original con la misma fuente divina de la Sabiduría y del Amor. En efecto, «amó Dios tanto
al mundo, que le dio su unigénito Hijo».54 Así como en el hombre-Adán este vínculo quedó roto, así en el Hombre-Cristo ha quedado
unido de nuevo.55¿Es posible que no nos convenzan, a nosotros hombres del siglo XX, las palabras del Apóstol de las gentes,
pronunciadas con arrebatadora elocuencia, acerca de {da creación entera que hasta ahora gime y siente dolores de parto>/6 y «esté
esperando la manifestación de los hijos de Dios», acerca de la creación que está sujeta a la vanidad? El inmenso progreso, jamás
conocido, que se ha verificado particularmente durante este nuestro siglo, en el campo de dominación del mundo por parte del
hombre, ¿no revela quizá el mismo, y por lo demás en un grado jamás antes alcanzado, esa multiforme sumisión «a la vanidad»? Baste
recordar aquí algunos fenómenos como la amenaza de contaminación del ambiente natural en los lugares de rápida industrialización,
o también los conflictos armados que explotan y se repiten continuamente, o las perspectivas de autodestrucción a través del uso de
las armas atómicas: al hidrógeno, al neutrón y similares, la falta de respeto a la vida de los no-nacidos. El mundo de la nueva época, el
mundo de los vuelos cósmicos, el mundo de las conquistas científicas y técnicas, jamás logradas anteriormente, ¿no es al mismo
tiempo que «gime y sufre»57y «está esperando la manifestación de los hijos de Dios»?
El Concilio Vaticano 11,en su análisis penetrante «del mundo contemporáneo», llegaba al punto más importante del mundo visible: el
hombre bajando -como Cristo- a lo profundo de las conciencias humanas, tocando el misterio interior del hombre, que en el
lenguaje bíblico, y no bíblico también, se expresa con la palabra «corazón». Cristo, Redentor del mundo, es Aquel que ha penetrado,
de modo único e irrepetible, en el misterio del hombre y ha entrado en su «corazón». Justamente pues enseña el Concilio Vaticano 11:
«En realidad el misterio del hombre sólo se esclarece en el misterio del Verbo encarnado. Porque Adán, el primer hombre, era figura
del que había de venir (Rom S, 14), es decir, Cristo nuestro Señor. Cristo, el nuevo Adán, en la misma revelación del misterio del Padre
y de su amor, manifiesta plenamente al propio hombre y le descubre la sublimidad de su vocación». y más adelante: «Él, que es
imagen de Dios invisible (Coll, 15), es también el hombre perfecto, que ha devuelto a la descendencia de Adán la semejanza divina,
deformada por el primer pecado. En él la naturaleza humana asumida, no absorbida, ha sido elevada también en nosotros a dignidad
sin igual. El Hijo de Dios, con su encarnación, se ha unido en cierto modo con todo hombre. Trabajó con manos de hombre, pensó con
inteligencia de hombre, amó con corazón de hombre. Nacido de la Virgen María, se hizo verdaderamente uno de los nuestros,
semejante en todo a nosotros, excepto en el pecado».58 iÉI, el Redentor del hombre!

9. Dimensión divina del misterio de la Redención


Al reflexionar nuevamente sobre este texto maravilloso del Magisterio conciliar, no olvidamos ni por un momento que Jesucristo, Hijo
de Dios vivo, se ha convertido en nuestra reconciliación ante el Padre. Precisamente Él, solamente Él ha dado satisfacción al amor
eterno del Padre, a la paternidad que desde el principio se manifestó en la creación del mundo, en la donación al hombre de toda la
riqueza de la creación, en hacerlo {{POCO menor que Dios», en cuanto creado {{aimagen y semejanza de Dios»; e igualmente ha dado
satisfacción a la paternidad de Dios y al amor, en cierto modo rechazado por el hombre con la ruptura de la primera Alianza y de las
posteriores que Dios «ha ofrecido en diversas ocasiones a los hombres». la redención del mundo -ese misterio tremendo del amor,
en el que la creación es renovada- es en su raíz más profunda «la plenitud de la justicia en un Corazón humano: en el Corazón del
Hijo Primogénito, para que pueda hacerse justicia de los corazones de muchos hombres, los cuales, precisamente en el Hijo

51 Juan Pablo Il, Su Primera Carta Encíclica: "Redetnptor Hominis": "El Redentro del hombre" Roma, 04 Marzo 1979.
52 Cfr. Gén 1.
53 Rom 8, 20; cfr. ibid. 8, 19-22; Conc Vat. Il, Const. past. Gaudium et spes, 2; 13:AAS 58 (1966) 1026; 1034 S.
54 Jn 3, 16.
55 Cfr. Rom 5, 12-21.

56 Rom 8, 22.
57 Rom 8, 22.

58Conc. Vat. 11,Constopasto Gaudium et spes, 22: AAS 58 (1966) 10425.

57
CRiSTIANA 't ADUL
Primogénito, han sido predestinados desde la eternidad a ser hijos de Dios y llamados a la gracia, llamados al amor. la Cruz sobre el
Calvario, por medio de la cual Jesucristo -Hombre, Hijo de María Virgen, hijo putativo de José de Nazaret- «deja» este mundo, es al
mismo tiempo una nueva manifestación de la eterna paternidad de Dios, el cual se acerca de nuevo en Él a la humanidad, a todo
hombre, dándole el tres veces santo «Espíritu de verdad».
Con esta revelación del Padre y con la efusión del Espíritu Santo, que marcan un sello imborrable en el misterio de la Redención, se
explica el sentido de la cruz y de la muerte de Cristo. El Dios de la creación se revela como Dios de la redención, como Dios que es fiel a
sí mismo, fiel a su amor al hombre y al mundo, ya revelado el día de la creación. El suyo es amor que no retrocede ante nada de lo que
en él mismo exige la justicia. Y por esto al Hijo «a quien no conoció el pecado le hizo pecado por nosotros para que en Él fuéramos
justicia de Dios».59Si «trató como pecado» a Aquel que estaba absolutamente sin pecado alguno, lo hizo para revelar el amor que es
siempre más grande que todo lo creado, el amor que es Él mismo, porque «Dios es amor».60 y sobre todo el amor es más grande que
el pecado, que la debilidad, que la «vanidad de la creación»,61 más fuerte que la muerte; es amor siempre dispuesto a aliviar y a
perdonar, siempre dispuesto a ir al encuentro con el.hijo pródigo, siempre a la búsqueda de la «manifestación de los hijos de Dios»,62
que están llamados a la gloria. Esta revelación del amor es definida también misericordia, y tal revelación del amor y de la misericordia
tiene en la historia del hombre una forma y un nombre: se llama Jesucristo.
10. Dimensión humana del misterio de la Redención
El hombre no puede vivir sin amor. Él permanece para sí mismo un ser incomprensible, su vida está privada de sentido si no se le
revela el amor, si no se encuentra con el amor, si no lo experimenta y lo hace propio, si no participa en él vivamente. Por esto
precisamente, Cristo Redentor, como se ha dicho anteriormente, revela plenamente el hombre al mismo hombre. Tal es -si se puede
expresar así- la dimensión humana del misterio de la Redención. En esta dimensión el hombre vuelve a encontrar la grandeza, la
dignidad y el valor propios de su humanidad. En el misterio de la Redención el hombre es «confirmado» y en cierto modo es
nuevamente creado. iÉI es creado de nuevo! «Ya no es judío ni griego: ya no es esclavo ni libre; no es ni hombre ni mujer, porque
todos ustedes son uno en Cristo Jesús».63 El hombre que quiere comprenderse hasta el fondo a sí mismo -no solamente según
criterios y medidas del propio ser inmediatos, parciales, a veces superficiales e incluso aparentes- debe, con su inquietud,
incertidumbre e incluso con su debilidad y pecaminosidad, con su vida y con su muerte, acercarse a Cristo. Debe, por decirlo así, entrar
en Él con todo su ser, debe «apropiarse» y asimilar toda la realidad de la Encarnación y de la Redención para encontrarse a sí mismo.
Si se actúa en él este hondo proceso, entonces él da frutos no sólo de adoración a Dios, sino también de profunda maravilla de sí
mismo. iQué valor debe tener el hombre a los ojos del Creador, si ha «merecido tener tan grande Redentor»,64 si «Dios ha dado a su
Hijo», a fin de que él, el hombre, «no muera sino que tenga la vida eterna»!65
En realidad, ese profundo estupor respecto al valor y a la dignidad del hombre se llama Evangelio, es decir, Buena Nueva. Se llama
también cristianismo. Este estupor justifica la misión de la Iglesia en el mundo, incluso, y quizá aún más, «en el mundo
contemporáneo». Este estupor y al mismo tiempo persuasión y certeza que en su raíz profunda es la certeza de la fe, pero que de
modo escondido y misterioso vivifica todo aspecto del humanismo auténtico, está estrechamente vinculado con Cristo. Él determina
también su puesto, su -por así decirlo- particular derecho' de ciudadanía en la historia del hombre y de la humanidad. la Iglesia que
no cesa de contemplar el conjunto del misterio de Cristo, sabe con toda la certeza de la fe que la Redención llevada a cabo por medio
de la Cruz, ha vuelto a dar definitivamente al hombre la dignidad y el sentido de su existencia en el mundo, sentido que había perdido
en gran medida a causa del pecado. Por esta razón la Redención se ha cumplido en el misterio pascual que a través de la cruz y la
muerte conduce a la resurrección.
la misión fundamental de la Iglesia en todas las épocas y particularmente en la nuestra es dirigir la mirada del hombre, orientar la
conciencia y la experiencia de toda la humanidad hacia el misterio de Cristo, ayudar a todos los hombres a tener familiaridad con la
profundidad de la Redención, que se realiza en Cristo Jesús. Contemporáneamente, se toca también la más profunda obra del hombre,
la esfera -queremos decir- de los corazones humanos, de las conciencias humanas y de las vicisitudes humanas.

592
Cor 5, 21; cf. Gál3, 13.
601
Jn4, 8.16.
6l Cf. Rom 8, 20.
62 Cf. Rom 8, 20.
63 GáI3.28.
64 Misal Romano, himno de la Vigilia pascual.
65 Cf Jn 3, 16.

58

También podría gustarte