Está en la página 1de 79

 

 
 
 

Las  visiones  de  


Daniel  
 
Y  
 
La  
Consumación  
De  los  
Siglos  
 
 
  i    
 
   

  ii    
 
 
Copyright  © 2002
By
Ron Smith

All rights reserved. No part of this book may be reproduced in any form,
except for the inclusion of brief quotations in a review without permission
in writing from the author or publisher.

Library of Congress Control Number 2002092194

 
 
   

  iii    
 

 
Contenido  
 
Prefacio           P.  2  
  Un  libro  de  visiones       p.  4  
  El  método  de  la  interpretación     p.  6  
  La  importancia  de  la  profecía   p.  6  
 
La  Introducción  A  Daniel       P.  10  
 
Daniel  2           P.  12  
 
Daniel  4,5,6           P.  15  
 
Daniel  7           P.  20  
 
Daniel  8           P.  34  
 
Daniel  9           P.  49  
 
Daniel  10,11,12         P.  50  
 
La  Señ  
 
Gracias  a  mi  amigo  Juan  Guajardo  por  su  ayuda  en  la  corrección  y  
traducción  de  esta  obra.  
 
Dr.  R.D.  Smith  
Churchofthekingmcallen.com  
http://ronsmithmission.blogspot.com/  
 
5111  N.  10th  #151  
  iv    
 
McAllen,  TX  78504  

  v    
 

   

  1    
 

Prefacio  
 
Las  conclusiones  que  se  encuentran  en  este  libro  son  la  respuesta  a  la  
oración   de   un   joven   de   dieciséis   años   de   edad,   recientemente  
convertido  a  Cristo.  En  1956  este  joven  le  pidió  a  Dios  entendimiento  
en   las   escrituras.   El   había   leído   la   promesa   en   Santiago   1:5   que   dice  
que   Dios   da   sabiduría   al   que   pide,   con   tal   que   creamos   que   Dios  
contesta.  
 
Aunque  este  joven  creía  y  estudiaba  diligentemente,  muchas  veces  fue  
desviado   por   sus   maestros   y   por   sus   propios   prejuicios.   A   la   edad  
dieciocho   años,   había   juntado   varios   libros   en   el   subterráneo   de   su  
casa,   y   escribió   una   novela   acerca   del   rapto,   la   gran   tribulación,   y   el   fin  
del   mundo   para   su   clase   de   inglés   en   la   secundaria.   Recibió   A+   de   su  
maestro.    
 
Después   de   graduarse   del   Instituto   Bíblico   de   Moody   en   Chicago,   fue  
ordinado  al  ministerio  en  1961  a  la  edad  de  21  años.  Estaba  trabajando  
como   co-­‐pastor   de   una   iglesia   cuando   clamó   a   Dios   por   una   mente  
abierta.   Había   llegado   al   entendimiento   que   la   mente   cerrada   por   el  
prejuicio  y  orgullo  es  la  cosa  más  común  a  la  naturaleza  del  hombre.  Ya  
veía   claramente   que   si   iba   a   ser   enseñado   por   Dios,   e   iba   a   tener   un  
entendimiento   en   las   visiones   de   la   Biblia,   tenía   que   tener   ayuda  
sobrenatural.   Pidió   valor   para   aceptar   lo   que   la   Biblia   dice   aún   si   fuera  
rechazado  por  otros  o  despedido  del  ministerio.  Jesús  sufrió  fuera  del  
campamento  también.  
 
Para  mil  novecientos  sesenta  y  nueve,  la  nueva  moralidad  y  los  Hippys  
fueron   vomitados   del   abismo.   Le   fue   revelado   claramente   que   los  
Estados   Unidos   había   perdido   la   cultura   cristiana.   Este   joven   empezó   a  
ver  en  los  años  después,  que  una  de  las  razones  por  las  cuales  se  perdió  
la  cultura  cristiana  fue  por  la  doctrina  de  la  iglesia  evangélica  acerca  de  
la   profecía.   La   iglesia   perdió   su   cultura   por   causa   de   la   nueva  
interpretación   de   la   Biblia   que   dice   que   Cristo   vendría   pronto   en   el  
rapto  secreto.  Igual  a  las  religiones  paganas,  los  evangélicos  ya  estaban  
enseñando   “escape”   en   vez   del   camino   de   la   cruz.   Pablo   dijo,   “es  
  2    
 

menester  que  por  muchas  tribulaciones  entremos  en  el  reino  de  Dios”  
(Hechos  14:22).  
 
Esta   nueva   enseñanza   acerca   del   rapto   secreto   empezó     después   de  
1830.  Se  hizo  más  y  más  popular  hasta  que  la  creía  la  mayoría  de  los  
evangélicos   para   el   año   1960.   La   nueva   enseñanza   rechazó   lo   que  
creían  los  puritanos,  nuestros  padres  espirituales.  Ellos  creían  que  las  
naciones   iban   a   ser   convertidas   antes   de   la   venida   de   Cristo.   (Esa  
enseñanza   se   llama   posmilenialismo.)   La   nueva   enseñanza   rechazó   esa  
idea,   diciendo   que   sería   pérdida   del   tiempo   el   tratar   de   cambiar   la  
cultura.   Para   ellos   es   como   dar   lavativas   a   un   barco   que   ya   se   estaba  
hundiendo.  Es  que  por  el  miedo,  empezaron  a  creer  que  el  mundo  ya  se  
acaba.   Ya   son   más   de   200   años   y   no   vino   pronto.   Con   ese   descuido,  
perdimos  la  cultura  de  nuestros  padres.  
 
Mientras   tanto,   el   joven   siguió   buscando   entendimiento.   Leyó   lo   que  
escribieron   los   padres   de   la   iglesia   antigua,   la   historia   de   la   iglesia,   el  
historiador   Josefo,   y   los   Macabeos.   Mientras   que   leía   de   Jonathan  
Edwards  y  de  los  grandes  avivamientos,  empezó  a  ver  que  estos  pilares  
de   la   iglesia   tenían   algo   que   la   iglesia   de   hoy   en   día   carece.   Este  
descubrimiento   ensanchó   su   entendimiento,   y   le   mostró   qué   angosto   y  
provincial   se   había   hecho   la   interpretación   de   muchos   en   la   iglesia  
moderna.   Inventaron   ortodoxia   nueva   sobre   un   yunque   de   anti-­‐
historia  provincialismo.  
 
Para  el  1980,  cuando  el  joven  ya  tenia  40  años,  las  pruebas  de  la  Vida    
le   habían   preparado   para   un   entendimiento   mas   maduro.   Para  
entonces   había   vuelto   a   la   fe   de   los   padres   de   la   Reforma   y   de   los  
puritanos.   Le   fueron   introducidas   mentes   profundas   como   RJ.  
Rushdoony,   David   Chilton,   Gary   DeMar,   Gary   North,   y   John   Bray.   El  
joven  podía  ver  con  el  ánimo  de  un  niño  con  ojos  inocentes  que  estos  
hombres   estaban   descubriendo   algo   que   iba   a   cambiar   al   mundo.  
Descubría  la  inocencia  de  un  niño.  Todavía  me  siento  como  ese  joven  
sobre   sus   rodillas   clamando   a   Dios   por   una   mente   abierta,   clamando  
por  El  Espíritu  de  sabiduría  y  entendimiento  en  la  revelación  de  Cristo.  
Como  dijo  un  hombre  en  el  tiempo  de  la  Reforma,  un  poco  antes  de  ser  
quemado   al   palo   como   mártir,   "Estoy   dispuesto   a   ser   enseñado   por  
  3    
 

cualquier   hombre".   Le   habían   dicho   que   si   negaba   lo   que   creía,   podía  


vivir.  Mis  sentimientos  son  iguales.  Estoy  dispuesto  a  ser  enseñado  por  
cualquier   hombre.   Si   estoy   equivocado   en   las   conclusiones   de   este  
libro,   por   favor   enséñeme,   y   cambiaré   de   pensar.   O   Señor,   danos   la  
inocencia   de   un   niño.   “Te   alabo,   Padre,   Señor   del   cielo   y   de   la   tierra,  
que  hayas  escondido  estas  cosas  de  los  sabios  y  de  los  entendidos,  y  las  
hayas  revelado  á  los  niños”  (Mateo  11:25).  
 
Las  conclusiones  de  este  libro  podrían  revolucionar  la  cosmovisión  de  
la   iglesia.   Esta   interpretación   se   llama   el   preterismo.   Esta  
interpretación  hace  válida  la  profecía  de  Cristo  y  de  sus  apóstoles  que  
su  venida  iba  a  suceder  en  esa  misma  generación  (Mateo  24:34).  Daniel  
12:7   dice   que   todas   esas   cosas   iban   a   cumplirse   cuando   el   poder   del  
pueblo  santo  sería  completamente  quebrantado.  Eso  sucedió  en  el  año  
70   con   la   destrucción   de   Jerusalem.   Es   evidencia   que   la   Biblia   es  
inspirada   por   Dios.   La   destrucción   de   Jerusalem   fue   la   señal   de   su  
venida  y  del  fin  del  siglo  antiguo.  
 
Si  estas  conclusiones  son  la  verdad,  ¿Qué  entonces?  En  vez  de  esperar  
al   anticristo,   esperamos   la   conversión   de   las   naciones   a   Cristo.   Dios  
manda   a   sus   mensajeros   para   juntar   a   sus   elegidos   desde   un   lado   del  
cielo   hasta   el   otro   en   la   Gran   Comisión.   Volvemos   a   la   esperanza   de  
nuestros   padres,   los   puritanos   hasta   que   el   conocimiento   de   la   gloria  
del  Señor  llene  la  tierra  como  las  aguas  cubren  el  mar  (Hab  2:14).  
 
Si  usted  puede  de  alguna  manera  identificarse  con  ese  joven  de  1956,  o  
si   su   curiosidad   se   despierta   un   poco,   por   favor   empiece   este   estudio  
de  Daniel  con  inocencia  de  ojo.  A  ver  si  no  le  habla  en  una  manera  que  
le  da  un  entendimiento  que  nunca  tuvo  antes.  Ese  joven,  que  se  llama  
Ron  Smith  (Hermano  Reynaldo),  de  1956  probablemente  discutiría  con  
el  Ron  Smith  de  hoy  en  día  a  pesar  de  que  buscaba  una  mente  abierta.  
 
Un  Libro  De  Visiones  
 
Ahora,  déjeme  decir  algo  acerca  del  libro  de  Daniel.  El  libro  de  Daniel  
es  un  libro  de  visiones.  Las  visiones  y  los  sueños  de  Dios  son  dados  en  
forma   de   símbolos;   son   enigmas   y   metáforas.   Las   siete   vacas   del   sueño  
  4    
 

de   José   en   Génesis   no   eran   vacas;   eran   símbolos   de   siete   años.   Las  


visiones   de   la   Biblia   a   veces   son   interpretadas   por   el   ángel,   y   esas  
secciones   son   literales.   Dice,   por   ejemplo,   en   el   Apocalipsis,   que   los  
candeleros  son  iglesias,  y  que  las  estrellas  en  la  mano  del  Señor  son  los  
pastores.  Cuernos  son  reyes.  Las  aguas  son  pueblos,  naciones,  y  gentes.  
Los   pasajes   históricos   han   de   interpretarse   literalmente,   pero   los  
símbolos  de  las  visiones  no  pueden  ser  interpretadas  literalmente.  Han  
de   ser   interpretadas   según   el   contexto   y   el   género   de   la   literatura.  
Ambos   métodos,   el   literal   y   el   simbólico,   son   usados   por   todos   los  
comentaristas  y  también  en  cada  discurso  común.

El   poeta   Robert   Frost   dijo:   "La   poesía   proporciona   la   manera  


permitida   de   decir   una   cosa   literal   y   otra   significada".   Siempre  
hablamos  poéticamente  y  así  habla  la  Biblia  también.  

Vamos   a   suponer   que   su   compañero   acaba   de   salir   una  


tormenta   y   decirle,   “Bueno,   tú   eres   una   bonita   vista!  
Ligeramente  mojado,  verdad?”  Y  responde,  “¿mojado?  Me  estoy  
ahogado!   ¡Está   lloviendo   gatos   y   perros   afuera   y   mi  
impermeable   como   un   tamiz".   Es   probable   que   tú   y   tu  
compañero   comprendemos   mutuamente   lo   suficiente,   y  
todavía   si   usted   examina   esta   conversación   literalmente,   es  
decir   de   forma   imaginativa,   usted   encontrará   que   han   estado  
hablando  tonterías.  En  realidad  ha  estado  hablando  en  sentido  
figurado.   Ha   estado   diciendo   menos   de   lo   que   quiere   decir,   o  
más   de   lo   que   quiere   decir,   o   lo   contrario   de   lo   que   quiere  
decir,  o  algo  más  que  lo  que  quieres  decir.  No  tenía  la  intención  
que   tu   compañera   era   una   bonita   vista   pero   que   era   un  
espectáculo   horrible.   No   tenía   la   intención   que   tiene  
ligeramente   húmedo   pero   que   tiene   muy   húmedo.   Su  
compañero   no   quería   que   él   se   ahogó,   pero   que   se   había  
empapado.   Era   no   lloviendo   gatos   y   perros;   estaba   lloviendo  
agua.   Y   gabardina   tu   compañero   a   diferencia   de   un   tamiz   ni   un  
bebé  podría  confundirlos.1  

                                                                                                               
1  Laurence Perrin, Sound And Sense, New York: Harcourt, Brace and Company, 1956, 21.  

  5    
 

Las   afirmaciones   de   este   libro   son   que   todas   las   profecías   de   Daniel  
fueron   cumplidas   en   los   días   de   la   cuarta   bestia.   La   cuarta   bestia   era  
Roma.  El  reino  de  Dios  vino  en  esos  días.  El  autor  no  puede  encontrar  
justificación  para  meter  un  período  de  tiempo  de  miles  de  años  hasta  
nuestro  futuro.  
 
No   hay   ningún   texto   que   dice   que   va   a   haber   un   imperio   romano  
levantado.   Esa   idea   tiene   que   ser   insertada   al   texto   ilegalmente.   La  
única  razón  que  puedo  encontrar  para  hacer  eso  es  una  presuposición  
o   conjetura   que   tiene   origen   fuera   del   texto   de   la   Biblia.   (Y   creo   se  
encuentra  en  el  dualismo.)  
 
Si   la   interpretación   de   este   libro   es   verdad,   entonces   somos   nosotros  
los  que  debemos  cambiarnos,  y  no  es  el  texto  que  se  necesita  ajustar.  
Sera   nuestro   método   de   interpretar   que   debe   acomodarse.   Hemos   de  
ser   transformados   por   medio   de   la   renovación   de   nuestra   mente.   Si  
esta   interpretación   es   la   verdad,   entonces   todas   estas   cosas   se  
cumplieron   en   el   año   70   cuando   fue   destruida   Jerusalem.   Esa   fue   la  
consumación   que   fue   derramada   sobre   la   ciudad   desolada.   Jerusalem  
fue   consumido   por   el   fuego   de   Dios.   Fue   el   fin  del  siglo  y  la  señal   de   su  
venida  (Mateo  24:3).  
 
El  Método  De  La  Interpretación  
Para  interpretar  la  Biblia  es  necesario  que  entendemos  la  gramática  y  
conocer   la   historia.   El   apóstol   Pablo   usó   alegorías,   pero   interpretó   la  
historia  de  la  Biblia  literalmente.  Pablo  dijo  que  la  historia  de  Agar  era  
una  alegoría  (Gal  4:24).  Él  dijo  también  que  cuando  Israel  pasó  bajo  la  
nube  de  gloria  por  el  mar,  que  eso  representaba  el  bautismo.    
 
La  Importancia  De  La  Profecía  Bíblica  
Algunos  dicen  que  el  tema  de  la  profecía  no  importa  porque  hay  tantas  
distintas  interpretaciones.  -­‐  
 
Me   parece   que   el   decir   eso   es   igual   a   lo   que   dijo   David   en   el  
Salmo116:1l:   "Y   dije   en   mi   apresuramiento:   Todo   hombre   es  
mentiroso'".   Es   apresurarse   el   decir   que   ya   que   unos   están  
equivocados,   entonces   todos   lo   están.   Ya   que   un   hombre   miente   no  
  6    
 

quiere   decir   que   todos   son   mentirosos.   Hay   los   que   odian   a   todos   los  
hombres   porque   unos   son   malos.   También   hay   los   que   odian   ideas  
porque   unas   son   falsas.   Debemos   tener   paciencia   en   el   buscar   de   la  
verdad.  No  debemos  apresurarnos.  
 
También,  cuando  uno  dice  que  la  profecía  no  es  importante,  me  parece  
que   está   diciendo   que   Dios   no   puede   darnos   entendimiento   de   su  
palabra.   He   oído   a   algunos   decir   que   nunca   jamás   vamos   a   entender  
estas  cosas  hasta  llegar  al  cielo.  Mas  Dios  dice  lo  contrario  en  Santiago  
1:5,  "Y  si  a  alguno  de  vosotros  le  falta  sabiduría,  pídala  a  Dios,  quien  da  
a  todos  con  liberalidad  y  sin  reprochar;  y  le  será  dada".  Hay  que  creer.  
Dios  no  da  nada  al  que  no  cree.  
 
El  decir  que  la  profecía  no  es  importante  es  decir  que  algunas  partes  de  
la  Biblia  no  son  importantes.  
 
Yo   creo   que   la   profecía   es   importante   por   lo   siguiente.   Hay   dos  
conceptos   de   salvación   que   son   enseñados   en   el   mundo.   Un   concepto  
es   pagano.   El   otro   es   bíblico.   Todas   las   religiones,   a   menos   el   bíblico,  
enseñan  un  concepto  de  salvación  que  es  pagano.  El  concepto  pagano  
tiene   que   ver   con   el   escapar.   Enseñan   que   la   salvación   es   el   escapar   de  
los  problemas  del  mundo.  La  doctrina  verdadera  del  cristianismo  dice  
que   la   salvación   es   vencer   lo   malo   del   mundo.   Cristo   oró,   "No   ruego  
que  los  quites  del  mundo,  sino  que  los  guardes  del  maligno"  (San  Juan  
17:15).  La  oración  de  Cristo  será  contestada.  Dios  no  nos  va  a  arrebatar  
del   mundo   y   sus   problemas   hasta   que   Cristo   haya   puesto   toda  
autoridad  debajo  de  sus  pies.  “Luego  el  fin;  cuando  entregará  el  reino  á  
Dios  y  al  Padre,  cuando  habrá  quitado  todo  imperio,  y  toda  potencia  y  
potestad”   (1   Cor   15:24).   Nos   va   a   dar   la   gracia   para   vencerlo.   Cristo   no  
nos   enseño   a   orar   así:   "Padre   nuestro   que   estás   en   los   cielos,   que  
vengas   para   arrebatarnos   de   este   mundo   malo".   Cristo,   sí   nos   enseñó  
orar,   "Padre   nuestro   que   estas   en   los   cielos:   …sea   hecha   tu   voluntad,  
como  en  el  cielo  así  también  en  la  tierra"  (Mateo  6:9,  10).  Esta  oración  
será  contestada.  El  cielo  se  bajará  a  la  tierra  después  de  que  todas  las  
naciones   sean   convertidas   al   Rey   de   Reyes.   La   Biblia   dice,   "Se  
acordarán,   y   se   volverán   a   Jehová   todos   los   confines   de   la   tierra,   Y  
todas   las   familias   de   las   naciones   adorarán   delante   de   ti"   (Salmo  
  7    
 

22:27).  Los  musulmanes  creen  que  van  a  convertir  al  mundo  por  medio  
de  la  espada,  pero   el   Padre   dice   al   Hijo,   "Pídeme,  y  te  daré  por   heredad  
las   naciones,   y   por   posesión   tuya   los   confines   de   la   tierra"   (Salmo   2:8).  
Cristo   vencerá   a   todas   las   naciones   no   a   la   fuerza,   sino   por   medio   de   la  
espada   del   Espíritu   y   la   predicación   de   su   palabra.   "Los   mansos  
heredarán   la   tierra".   Cristo   quebrantará   a   las   naciones   con   vara   de  
hierro.  (Salmo  2)    El  enseñar  el  escape  es  enseñar  la  doctrina  pagana.  
 
Una  gran  parte  de  la  iglesia  evangélica  de  hoy  en  día  está  siguiendo  el  
modelo   de   la   experiencia   de   Israel   en   el   desierto.   Diez   espías   no  
creyeron   que   era   posible   heredar   la   tierra.   Dos   creyeron.   Todo   el  
pueblo   creyó   a   los   diez.   Entonces   Dios   juró   que   no   entrarían   en   su  
descanso.   Pero   Dios   tuvo   una   generación   que   entró   después.   Así   será  
en  nuestro  futuro.  La  tierra  prometida  era  una  sombra  de  lo  porvenir.  
Dios   les   prometió   la   Tierra   Prometida.   A   nosotros   nos   promete   todas  
las  naciones.  “Sea  escrito  esto  para  la  generación  venidera,  y  un  pueblo  
que  será  creado  alabará  a  Jehová"  (Salmo  102:18).  
 
La  posteridad  le  servirá    (Salmo  22:30).  
 
¿Por   que   es   que   muchos   evangélicos   piensan   que   es   necesario   que  
Cristo  esté  aquí  en  la  carne  para  convertir  a  la  tierra  cuando  él  dijo  lo  
contrario?  Dijo  que  era  para  nuestra  ventaja  que  él  saliera.  Cristo  dijo  
si   él   no   saliera,   El   Consolador   no   vendría;   y   si   El   Consolador   viniera,  
haríamos   nosotros   más   obras   que   él   (Juan   14:12   &   16:7).   ¿Por   qué  
ignoramos  lo  que  dijo  claramente?  ¿Será  por  la  incredulidad  como  los  
10  espías?  
 
La  grandeza  de  los  reinos  debajo  de  todo  el  cielo  serán  dados  al  pueblo  
de  los  santos  del  Altísimo.  (Daniel  7:27)  
 
¿Cual  es  nuestra  esperanza?  Nuestra  esperanza  es  el  cumplimiento  de  
la   promesa.   La   promesa   es   la   herencia   de   la   tierra   y   la   resurrección.  
Esta  doctrina  no  es  algo  nuevo.  Es  la  misma  doctrina  de  los  apóstoles  y  
los  Puritanos,  nuestros  padres  espirituales.  
 

  8    
 

Las  escrituras  abajo  prometen  que  todas  las  naciones  se  


convertirán  al  cristianismo  
 
Romanos   4:13   “…fué   dada   la   promesa…   á   su   simiente,   que   sería  
heredero  del  mundo…”    
Salmo  72:11  Y  arrodillarse  han  á  él  todos  los  reyes;  Le  servirán  todas  
las  gentes.  
Isaías   54:3   Porque   á   la   mano   derecha   y   á   la   mano   izquierda   has   de  
crecer;   y   tu   simiente   heredará   gentes,   y   habitarán   las   ciudades  
asoladas.  
Salmo  22:27  Acordarse  han,  y  volveránse  á  Jehová  todos  los  términos  
de   la   tierra;   Y   se   humillarán   delante   de   ti   todas   las   familias   de   las  
gentes.  
Salmo   86:9   Todas   las   gentes   que   hiciste   vendrán   y   se   humillarán  
delante  de  ti,  Señor;  Y  glorificarán  tu  nombre.  
Salmo   102:15   Entonces   temerán   las   gentes   el   nombre   de   Jehová,   Y  
todos  los  reyes  de  la  tierra  tu  gloria;  
Salmo   11:6   El   poder   de   sus   obras   anunció   á   su   pueblo,   Dándole   la  
heredad  de  las  gentes.  
Isaías  19:23-­‐25  En  aquel  tiempo  habrá  una  calzada  de  Egipto  á  Asiria,  
y   Asirios   entrarán   en   Egipto,   y   Egipcios   en   Asiria;   y   los   Egipcios  
servirán   con   los   Asirios   á   Jehová.   24   En   aquel   tiempo,   Israel   será  
tercero   con   Egipto   y   con   Asiria;   será   bendición   en   medio   de   la   tierra;  
25   Porque   Jehová   de   los   ejércitos   los   bendecirá,   diciendo:   Bendito   el  
pueblo  mío  Egipto,  y  el  Asirio  obra  de  mis  manos,  é  Israel  mi  heredad.  
Hab   2:14    Porque  la  tierra  será  llena  de  conocimiento  de  la  gloria  de  
Jehová,  como  las  aguas  cubren  la  mar    
Salmo  102:22  Cuando  los  pueblos  se  congregaren  en  uno,  Y  los  reinos,  
para  servir  á  Jehová.        
Apoc  15:4  todas  las  naciones  vendrán,  y  adorarán  delante  de  ti,  
 
 
   

  9    
 

La  Introducción  A  Daniel  
 
Daniel  fue  llevado  de  Jerusalem  como  cautivo  a  Babilonia  en  el  año  606  
antes   de   Cristo   (pre   C).     Jerusalem   fue   destruida   por   Babilonia   20   años  
después   en   586   pre   C.   Los   Judíos   cautivos   volvieron   a   Jerusalem  
después   de   70   años,   en   el   año   536   pre   C.   Daniel   todavía   estaba   vivo   73  
años  después  de  llegar  a  Babilonia  cuando  Ciro,  rey  de  Medo  y  Persia,  
conquistó  a  Babilonia  en  536  pre  C.  
 
Babilonia  
 
Babilonia   había   conquistado   el   medio   oriente   entero.   Fue   el   primer  
imperio   mundial,   Los   historiadores   dicen   que   su   muro   medía   100  
kilómetros   alrededor,   21   kilómetros   por   cada   lado,   100   metros   de  
altura,   30   metros   de   grueso,   extendiéndose   once   metros   para   bajo   la  
tierra  para  que  sus  enemigos  no  pudieran  minar  abajo.  Había  espacio  
de  medio  kilómetro  entre  el  muro  y  la  ciudad  alrededor.  Había  un  canal  
de   agua   alrededor   de   todo   el   muro.   Tenía   100   puertas   de   bronce.   La  
ciudad  fue  dividida  en  medio  por  el  Río  Éufrates  con  muchos  puentes.  
Debajo  del  río  había  un  túnel  5  metros  de  ancho  y  4  metros  de  altura.  
 
La  destrucción  de  Babilonia  profetizada  
 
Isaías   profetizó   la   destrucción   de   Babilonia   más   de   100   años   antes   que  
se  cumpliera.  Podemos  leer  de  este  cumplimiento  en  Daniel  capitulo  5.  
 
Isaías   profetizó:   He  aquí  que  yo  incito  contra  ellos  a  los  medos    (Isaías  l3:  
17).  
 
El  propósito  de  este  libro  
 
El   propósito   de   este   libro   es   descubrir   las   interpretaciones   de   las  
visiones   de   Daniel.   Las   cinco   visiones   de   Daniel   se   encuentran   en   los  
capítulos   2,   7,   8,   9,   10,   11,   y   12.   La   otra   visión   en   el   Libro   de   Daniel   era  
la  visión  de  Nabucodonosor  en  capítulo  4.  
 
  10    
 

Ya   que   estamos   poniendo   la   mayor   atención   sobre   las   visiones   de  


Daniel  en  vez  de  la  visión  de  Nabucodonosor,  no  vamos  a  comentar  en  
detalle   sobre   capítulos   1,   3,   4,   y   6,   pero   sí   es   preciso   dar   un   breve  
resumen.   Se   debe   notar   que   en   cada   capítulo   de   Daniel   el   Espíritu  
Santo   esta   tratando   con   la   política.   La   Biblia   es   puro   gobierno.   Todos  
los  profetas  clamaron  a  los  gobernadores.    
 
Mas   buscad   primeramente   el   reino   [el   gobierno]   de   Dios   y   su   justicia,   y  
todas  estas  cosas  os  serán  añadidas  (Mateo  6:33).  
 
El   asunto   del   capítulo   1   es   como   el   creyente   debe   portarse   siendo  
cautivo  en  un  sistema  malo.  Daniel  estaba  en  el  mundo  pero  no  era  del  
mundo.   Daniel   fue   educado   en   escuelas   paganas   sin   ser   manchado.   Era  
empleado  de  un  gobierno  corrupto;  sin  embargo  se  mantuvo  puro.  
 
Daniel  1:8    
Daniel  se  propuso  en  su  corazón  no  contaminarse  con  la  ración  
de   la   comida   del   rey   ni   con   el   vino   que   éste   bebía.   Pidió,   por  
tanto,   al   jefe   de   los   funcionarios   que   no   fuera   obligado   a  
contaminarse.  
 
Daniel   y   sus   amigos   obedecieron   a   las   autoridades   sin   contaminarse  
con  las  cosas  que  enseñaron  en  las  escuelas.  Y  aunque  es  contra  la  ley  
de   Dios   que   gobiernos   cobren   impuestos,   Daniel   fue   forzado   a   ser  
cobrador  de  impuestos.  Dios  siempre  es  fiel  para  suplir  una  salida  de  la  
tentación.    
 
Obedecieron  el  mandamiento  del  profeta  Jeremías  de  orar  por  la  ciudad  
donde  Dios  los  había  llevado.  (Jer  29:7)  
 
   

  11    
 

Daniel  2  
 
En   el   capítulo   2,   el   rey   Nabucodonosor   tuvo   un   sueño   que   solamente  
Daniel  pudo  interpretar.  En  el  sueño,  vio  una  imagen  de  un  hombre  con  
cabeza  de  oro,  brazos  y  pecho  de  plata,  estómago  de  bronce,  piernas  de  
fierro,  y  pies  mezclados  de  barro  y  hierro.  Entonces  vio  que  una  piedra  
cortada   de   un   monte   sin   manos   le   pegó   a   la   imagen   en   los   pies   y   la  
imagen   se   desmenuzó.   Luego   la   piedra   creció   hasta   que   llenó   toda   la  
tierra.  Daniel  siguió  con  la  interpretación.  Dijo  que  la  cabeza  de  oro  era  
Babilonia,  la  plata  iba  a  ser  otro  imperio,  el  bronce  otro,  el  hierro  otro.  
Dijo  Daniel  que,  durante  el  tiempo  de  estos  reyes,  Dios  iba  a  destruir  el  
cuarto  reino  con  la  piedra.  La  piedra  es  el  reino  de  Dios  que  iba  a  llenar  
toda   la   tierra.   Casi   todos   los   comentaristas   están   de   acuerdo   que   la  
cabeza  de  oro  era  Babilonia,  la  plata  era  Persia  (que  vino  después),  el  
bronce  era  Grecia  (que  conquistó  a  Persia),  y  el  hierro  era  Roma  (que  
vino  después).  El  reino  de  Dios  vino  en  esos  días  durante  el  tiempo  de  
la  división  en  los  pies  de  Roma.  Esa  piedra  todavía  no  ha  llenado  toda  
la  tierra,  pero  ya  que  la  primera  parte  se  cumplió,  esto  es  evidencia  que  
lo   demás   de   la   visión   será   cumplida.   “Y   en   los   días   de   estos   reyes,  
levantará  el  Dios  del  cielo  un  reino  que  nunca  jamás  se  corromperá:  y  
no   será   dejado   á   otro   pueblo   este   reino;   el   cual   desmenuzará   y  
consumirá   todos   estos   reinos,   y   él   permanecerá   para   siempre”   (Dan  
2:44).    
  A  veces  Dios  revela  cosas  a  los  líderes  paganos  no  más  en  parte  
(como  los  magos  que  vieron  la  estrella).  Pero  solamente  los  profetas  
de  Jehová  pueden  interpretar.  El  filósofo  griego  Hesíodo  que  vivió  50  
años   antes   de   esta   visión,   también   había   enseñado   que   hay   cinco  
edades.  
 
Hesíodo   Daniel  
Era  de  oro   Babilonia  (oro)  
Era  de  plata   Medo/Persia(plata)  
Era  de  bronce   Grecia  (bronce)  
Era  de  Héroes   Roma  (hierro)  
Era  de  hierro   Pies  de  barro  y  hierro  
mezclado  
Era  de  oro   La  Cristiandad    
  12    
 

 
 
El  filósofo  griego  Platón    
Platón  vivía  más  de  200  años  después  de  Daniel  también  creía  en  cinco  
eras:  
*  La  era  de  oro    (era  de  justicia)  
*  Timocracia  (dominio  de  honor  resultó  en  riquezas)  
*  La  era  de  la  oligarquía  (resultó  en  hijos  ricos  echados  a  perder)    
*  La  era  d  democracia  (libertad  de  las  pasiones  -­‐  anarquía)  
*  La  era  de  tiranía  (dominio  de  fuerza  –  el  estatismo)  
 
  La  diferencia  con  los  paganos  y  los  profetas  de  Jehová  es  que  los  
paganos  creen  que  la  historia  vuelve  en  círculos.  Pero  la  filósofa  bíblica  
enseña   que   la   historia   procede   como   un   tornado   que   va   en   círculos,  
pero  llega  al  fin  y  la  restauración  de  todas  las  cosas.  “Al  cual  de  cierto  
es  menester  que  el  cielo  tenga  hasta  los  tiempos  de  la  restauración  de  
todas  las  cosas,  que  habló  Dios  por  boca  de  sus  santos  profetas  que  han  
sido  desde  el  siglo”  (Hechos  3:21).  
 
Los  Pies  Mezclados  
Mientras  Roma  se  caía  los  romanos  se  mezclaron  con  los  Bárbaros  del  
norte.  Los  Bárbaros  saquearon  a  Roma    en  410  A.D.,  476,  A.D.,  y  546  
A.D.   Después  de  eso  toda  Europa  fue  convertida  a  la  Cristiandad.    
 
Daniel  2:43  
Cuanto   á   aquello   que   viste,   el   hierro   mezclado   con   tiesto   de  
barro,  mezclaránse  con  simiente  humana,  mas  no  se  pegarán  el  
uno  con  el  otro,  como  el  hierro  no  se  mistura  con  el  tiesto.  
 
En   el   capitulo   3,   los   tres   amigos   de   Daniel   nos   dan   un   ejemplo   de  
cuando  es  necesario  desobedecer  a  las  autoridades.  El  rey  mandó  que  
se  doblaran  a  la  imagen  del  estado  humano.  El  mundo  todavía  manda  
que   nos   entreguemos   al   estado   humanista.   Un   estudio   bíblico   de   la  
historia  de  la  humanidad  demuestra  que  cada  otra  religión  y  filosofía,  a  
menos   que   el   cristianismo,   llega   a   la   adoración   del   gobierno   civil   del  
hombre  en  el  lugar  de  Dios.  El  hombre  quiere  poner  la  ley  del  estado  

  13    
 

más   alta   que   la   ley   de   la   Biblia.   El   adorar   al   hombre   es   el   adorar   al  


estado   del   hombre.   Ya   que   Cristo   ascendió   al   Padre,   Él   demanda   que  
los  gobiernos  besen  al  Hijo.  
 
Y  ahora,  reyes,  entended:  Admitid  corrección,  jueces  de  la  tierra.  Servid  á  
Jehová   con   temor,   Y   alegraos   con   temblor.   Besad   al   Hijo,   porque   no   se  
enoje,  y  perezcáis  en  el  camino,  Cuando  se  encendiere  un  poco  su  furor.  
Bienaventurados  todos  los  que  en  él  confían  (Salmo  2:10-­‐12).  
 
Los  sacerdotes  que  crucificaron  a  Cristo  dijeron,  "No  tenemos  a  ningún  
rey   sino   que   a   César".   Este   es   el   tema   que   corre   a   través   de   la   Biblia  
desde   la   torre   de   Babel   hasta   la   bestia   del   Apocalipsis.   El   humanismo  
dice   que   el   estado   nos   salvará.   El   humanismo   dice   que   es   cruel   ser  
forzado  a  confiar  en  Dios.  El  poner  al  estado  más  alto  que  Cristo  es  la  
misma  cosa  que  el  tomar  la  marca  de  la  bestia.    
 
Los  reinos  del  mundo  han  venido  á  ser  los  reinos  de  nuestro  Señor,  y  de  su  
Cristo:  y  reinará  para  siempre  jamás  (Apoc  11:15).  

   

  14    
 

Daniel  4,5,6  
 
En  el  capítulo  4,  el  rey  soñó  que  él  era  un  árbol  que  fue  cortado  hasta  
que   siete   años   pasaron.   Se   cumplió   la   visión   cuando   el   rey   se   volvió  
loco.   Anduvo   comiendo   hierba   como   un   animal   hasta   que   reconoció  
que   el   Altísimo   es   el   que   reina   sobre   el   estado   civil.   Entonces   le   fue  
devuelta  la  razón.  Cada  capítulo  de  Daniel  tiene  que  ver  con  la  política.    
 
Daniel  4:37-­‐38  
En   el   mismo   tiempo   me   fue   devuelta   la   razón,   y   mi   dignidad   y  
mi   esplendor   volvieron   a   mi   para   gloria   de   mi   reino.   Mis   altos  
oficiales  y  mis  nobles  me  buscaron.  Yo  fui  restituido  a  mi  reino,  
y   me   fue   añadida   aun   mayor   grandeza.   Ahora,   yo,  
Nabucodonosor,   alabo,   exalto   y   glorificó   al   Rey   de   los   cielos,  
porque  todas  sus  obras  son  verdad  y  sus  caminos  son  justicia.  El  
puede  humillar  a  los  que  andan  con  soberbia.  
 
Creo   que   lo   que   le   pasó   a   Nabucodonosor   como   la   cabeza   de   las  
naciones  es  lo  que  le  va  a  pasar  al  cuerpo  de  las  naciones.  Un  día  "Ellos  
se   acordarán   y   volverán   a   Jehová   de   todos   los   confines   de   la   tierra.  
Delante   de   ti   se   postrarán   todas   las   familias   de   las   naciones”   (Salmo  
22:27).   En   la   misma   manera   en   que   le   fue   devuelta   la   razón   a  
Nabucodonosor,   así   la   razón   de   las   naciones   se   les   será   devuelta.  
Muchos  textos,  como  los  siguientes,  indican  esto.  
 
Porque   la   tierra   estará   llena   del   conocimiento   de   la   gloria   de  
Jehovah,  como  las  aguas  cubren  el  mar.  (Hab  2:14)  
 
Ante   él   se   arrodillarán   todos   los   reyes,   y   le   servirán   todas   las  
naciones.  (Salmo  72:11)  
 
La   oración   de   Cristo   será   contestada:   “Pídeme,   y   te   daré   por  
heredad  las  naciones,  y  por  posesión  tuya  los  confines  de  la  tierra”  
(Salmo  2:8).  
 
El  capitulo  5  muestra  lo  que  les  pasa  a  las  naciones  que  se  burlan  de  las  
  15    
 

cosas   sagradas   de   la   iglesia.   El   rey   Belsasar,   bajo   el   efecto   del   vino,  


"mandó   que   usaban   los   utensilios   de   oro   y   de   plata   que   su   padre  
Nabucodonosor   había   tomado   del   templo   de   Jerusalem,   para   que  
bebiesen   de   ellos   el   rey,   sus   nobles,   sus   mujeres   y   sus   concubinas”  
(verso   2).   Luego,   apareció   una   mano   escribiendo   en   la   pared.   Daniel  
fue  llamado  para  interpretar  lo  que  se  había  escrito,  y  profetizó  que  el  
tiempo   del   reino   de   Belsasar   ya   se   acababa.   Esa   misma   noche   el   rey  
Ciro  el  medo  de  Persia  entró  y  tomó  la  ciudad  de  Babilonia.  
 
Lo   bueno   del   reino   de   los   medos   y   persas   era   que   la   ley   no   se   podía  
cambiar  por  el  rey.  La  ley  era  suprema.  Esto  era  un  buen  mejoramiento  
sobre   todos   los   otros   reinos.   Pero   aún   no   ponían   a   Jehová   como   el  
Supremo   sobre   la   ley.   En   el   capítulo   6   tenemos   un   ejemplo   de   como   tal  
ley  se  puede  usar  contra  la  iglesia.  
 
Por   envidia,   los   enemigos   de   Daniel   le   sugirieron   al   rey   Darío   que  
declara   un   edicto  "de  que   cualquiera  que  haga  una  petición   a   cualquier  
dios   u   hombre,   fuera   de   ti,   durante   treinta   días,   oh   rey,   sea   echado   al  
foso  de  los  leones"  (Dan  6:7).  Ya  sabemos  lo  que  paso.  
 
Esto   es   una   profecía   de   lo   que   le   pasa   a   la   iglesia   a   veces.   El   Espíritu   de  
la   profecía   estaba   indicando   que   lo   que   le   pasó   a   Daniel   iba   a   pasarle   a  
la   iglesia   también.   Las   naciones   van   a   decir   la   misma   cosa   que   dijo  
Darío  en  lo  siguiente:  
 
Dan  6:25-­‐27    
Entonces   el   rey   Darío   escribió   a   todos   los   pueblos,   naciones   y  
lenguas  que  habitaban  en  toda  la  tierra:  Paz  os  sea  multiplicada.  
De  parte  mía  es  dada  la  orden  de  que  en  todo  el  dominio  de  mi  
reino   tiemblen   y   teman   delante   del   Dios   de   Daniel;   porque   él   es  
el   Dios   viviente,   que   permanece   por   la   eternidad.   Su   reino   es   un  
reino   que   no   seré   destruido,   y   su   dominio   dura   hasta   el   fin.   El  
salva   y   libra;   él   hace   señales   y   milagros   en   el   cielo   y   en   la   tierra.  
El  es  quien  libró  a  Daniel  del  poder  de  los  leones.  
 
Muchos   cristianos   dicen   que   no   hemos   de   meternos   en   la   política.  
Dicen  que  el  propósito  de  Dios  es  destruir  la  tierra  y  llevarnos  al  cielo.  
  16    
 

Pero   la   Biblia   dice   que   los   mansos   heredarán   la   tierra.   El   mayor  


propósito   de   Dios   es   traer   el   cielo   a   la   tierra.   Nuestro   destino   es  
cambiar  la  cultura  a  la  cultura  del  reino  de  Dios.  El  mayor  propósito  en  
la   vida   no   es   ser   salvo   en   el   cielo;   sino   es   el   traer   el   cielo   a   la   tierra   por  
la  gracia  de  Dios.  
 
Las  visiones  
 
Yo   quisiera   comentar   acerca   de   las   visiones   en   general   antes   de  
repasar   las   visiones   de   Daniel   7   a   12.   Como   dije   anteriormente,   las  
visiones  y  sueños  son  dadas  en  figuras  y  símbolos.  En  las  visiones,  las  
estrellas   representan   a   los   líderes.   Son   metáforas   de   los   líderes   de  
Israel   en   el   sueño   de   José.   Los   cuernos   son   reyes,   mil   años   es   un  
símbolo  de  un  tiempo  no  determinado,  y  las  bestias  son  imperios.  
 
Para  entender  los  mil  años  hay  que  permitir  que  la  Escritura  interprete  
a  la  Escritura.  En  cada  ejemplo  “mil”  no  es  literal.  
 
Mil  generaciones  
“Conoce,   pues,   que   Jehová   tu   Dios   es   Dios,   Dios   fiel,   que   guarda   el   pacto   y  
la  misericordia  á  los  que  le  aman  y  guardan  sus  mandamientos,  hasta  las  
mil  generaciones”  (Deut  7:9).    
 
Mil  collados  
“Porque  mía  es  toda  bestia  del  bosque,  Y  los  millares  de  animales  en  los  
collados”  (Salmo  50:10).  
 
Mil  días  
“Porque   mejor   es   un   día   en   tus   atrios   que   mil   fuera   de   ellos:   Escogería  
antes  estar  á  la  puerta  de  la  casa  de  mi  Dios,  Que  habitar  en  las  moradas  
de  maldad”  (Salmo  84:10).  
 
Moisés  nos  da  la  regla  de  interpretación  de  las  visiones  en  Números  12.  
 
0íd   mis   palabras:   Si   tuvieseis   un   profeta   de   Jehová,   yo   me  
manifestará   a   él   en   visión   o   hablará   con   él   en   sueños.   No   es   así  
con   mi   siervo   Moisés,   quien   es   fiel   en   toda   mi   casa.   Cara   a   cara  
  17    
 

hablo   con   él,   en   persona,   y   no   por   enigmas.   Y   él   contempla   la  


apariencia  de  Jehová”  (Num  12:6—8).  
 
En  este  pasaje  Dios  nos  explica  que  cuando  Él  habla  a  los  profetas,  les  
habla  en  enigmas  con  sueños  y  visiones.  No  era  así  con  Moisés.  A  él  le  
habló  claramente  y  no  con  visiones.  Dios  nos  explica  en  este  pasaje  que  
las  visiones  son  dadas  en  enigmas  y  figuras.  Los  símbolos  son  enigmas  
y   figuras.   Esto   nos   da   a   entender   que   las   visiones   no   han   de   ser  
interpretadas  literalmente.  
 
Un   ejemplo   de   esto   es   la   visión   de   Pedro   en   Hechos   10.   Pedro   vio   un  
gran   lienzo   descendiendo   del   cielo,   que   atado   de   los   cuatro   puntos,  
bajaba   a   la   tierra   lleno   de   animales   sucios.   Oyó   una   voz   que   dijo   que  
comiera.   Pedro   no   entendía   la   visión   hasta   que   unos   gentiles   tocaron   a  
la   puerta.   Los   animales   sucios   eran   los   gentiles   hechos   limpios   por  
Cristo.  
 
Otro   ejemplo   de   esto   ocurre   en   el   capítulo   8   de   Daniel,   cuando   el  
cuernito  pequeño  creció  hasta  llegar  a  las  estrellas,  y  las  derribó.  Esto  
habla  de  un  rey  que  iba  a  derribar  a  los  líderes.  
 
Tenemos   que   notar   el   género   de   la   literatura   que   estamos   leyendo.  
Unas  secciones  de  la  visión  hablan  literalmente  y  explican  los  símbolos.  
Recalco,   por   ejemplo,   que   el   ángel   dice   en   Apocalipsis   1   que   los  
candeleros   son   las   iglesias.   Dice   en   Apocalipsis   17   que   las   aguas   son  
naciones  y  pueblos,  y  que  las  siete  cabezas  son  reyes.  
 
Necesitamos   la   ayuda   de   hombres   que   tienen   el   don   de   entender   las  
visiones.   Solamente   pocos   hombres   de   la   Biblia   poseían   ese   don.   José   y  
Daniel  tenían  el  don,  así  como  "Zacarías,  entendido  en  las  visiones  de  
Dios"   (2   Crónicas   26:5).   Daniel   y   sus   amigos   tenían   también   el  
entendimiento,  no  solamente  en  la  Biblia,  sino  también  en  toda  clase  de  
literatura.  
 
A  estos  cuatro  jóvenes  Dios  les  dio  conocimiento  y  habilidad  en  
toda   clase   de   escritura   y   sabiduría.   Y   Daniel   era   entendido   en  
toda  clase  de  visiones  y  sueños.  (Dan  1:17)  
  18    
 

 
Por   eso   es   necesario   conocer   no   solamente   la   Biblia,   sino   también   la  
historia.  Por  medio  de  la  historia  escrita  que  nuestro  Dios  Omnipotente  
ha   suplido,   podemos   ver   el   cumplimiento   de   las   profecías.   También  
necesitamos   los   comentarios   de   la   Biblia.   Debemos   tener   la   sabiduría  
para   aprovechar   los   dones   con   cuales   Dios   ha   dotado   a   la   iglesia.   Es  
orgullo  decir  que  no  necesitamos  nada  a  menos  que  la  Biblia.  Dios  ha  
ubicado   maestros   en   la   iglesia.   Tenga   cuidado   de   las   interpretaciones  
privadas.  
 
Y   hay   que   tener   muy   en   cuenta,   antes   que   nada,   que   ninguna  
profecía.   de   la   Escritura   es   de   interpretación   privada.   (2   Pedro  
1:20)  
 
Al   comenzar   este   estudio   de   las   visiones   de   Daniel,   clamemos   a   Dios  
por   el   Espíritu   de   sabiduría   y   de   revelación   en   el   conocimiento   de  
Cristo.    
 

   

  19    
 

Daniel  7  
La   visión   de   Daniel   capítulo   7   sucedió   en   el   primer   año   de   Belsasar,   en  
el   año   555   pre   C.     Daniel   ya   era   un   anciano,   pues   ya   había   vivido   en  
Babilonia  50  años.  
 
La   visión   del   capítulo   7   corresponde   al   sueño   de   Nabucodonosor  
acerca   de   la   imagen   del   hombre   en   el   capitulo   2.   Daniel   dijo   que   la  
imagen   del   capítulo   2   representaba   los   cuatro   imperios   de   Babilonia,  
Persia,  Grecia,  y  Roma.  La  piedra  que  derrumbó  la  imagen  es  el  reino  
de  Cristo.  
 
La   visión   del   capítulo   7   representa   los   cuatro   imperios   como   bestias  
que   suben   del   mar.   Son   bestias   en   vez   de   una   imagen   del   hombre.   Es  
que   cuando   adoramos   al   hombre   y   a   su   estado,   el   hombre   y   su  
gobierno   civil,   se   cambian   a   ser   como   la   bestia.   La   sabiduría   de   Dios   es  
"multiforme"  (Efesios  3:10).  
 
La   visión   se   cumplió   así.   El   imperio   de   Babilonia   fue   conquistado   por  
Persia  536  años  antes  de  Cristo.  Persia  fue  conquistado  por  Alejandro  
el   Grande   de   Grecia   en   el   año   331.   Inmediatamente   después   de   la  
muerte   de   Alejandro,   su   imperio   fue   dividido   por   sus   cuatro   generales.  
Para  el  año  63  pre  C,  Roma  tomó  autoridad  sobre  Jerusalem.  Después  
de  eso  vino  el  reino  de  Dios.  
 
La  cuarta  bestia  
 
Dan  7:7  
Después  de  este  miraba  las  visiones  de  la  noche,  y  he  aquí  una  
cuarta  bestia  terrible  Y  espantosa,  fuerte  en  gran  manera.  Esta  
tenía   grandes   dientes   de   hierro.   Devoraba   Y   desmenuzaba   y  
pisoteaba  las  sobras  con  sus  pies.  Era  muy  diferente  de  todas  las  
bestias  que  habían  aparecido  antes  de  ella,  y  tenia  diez  cuernos.  
 
La   cuarta   bestia   era   Roma.   Los   diez   cuernos   son   las   diez   provincias   del  
imperio   Romano.   Cada   provincia   tenía   un   rey   bajo   César.   Las   10  

  20    
 

provincias   eran:   1.   Italia,   2.   Grecia,   3.   Asia,   4.   Siria,   5.   Egipto,   6.   Galia,   7.  


Britania,  8.  Africa,  9.  España,  10.  Alemania.  
 
Juan  vio  la  misma  bestia  en  el  Apocalipsis  13  y  17.  Pero  Juan  vio  más  
detalles.    
 
Yo  me  paré  sobre  la  arena  del  mar,  y  vi  una  bestia  subir  del  mar,  
que  tenía  siete  cabezas  y  diez  cuernos;  y  sobre  sus  cuernos  diez  
diademas;  y  sobre  las  cabezas  de  ella  nombre  de  blasfemia.  2  Y  la  
bestia   que   vi,   era   semejante   á   un   leopardo,   y   sus   pies   como   de  
oso,  y  su  boca  como  boca  de  león.  Y  el  dragón  le  dió  su  poder,  y  su  
trono,  y  grande  potestad.  3  Y  vi  una  de  sus  cabezas  como  herida  
de   muerte,   y   la   llaga   de   su   muerte   fué   curada:   y   se   maravilló  
toda  la  tierra  en  pos  de  la  bestia.  –  (Apoc  13:1-­‐3)  
 
Las   siete   cabezas   en   el   Apocalipsis   13   son   los   siete   de   la   dinastía   de  
César.   Eran   Julio,   Augusto,   Tiberio,   Caligula,   Claudio,   Nerón   y   Galba.  
Una   cabeza   fue   herida   y   curada.   Asesinaron   a   Julio   los   senadores,  
pensando   que   habían   destruido   a   la   bestia.   “Y   vi   una   de   sus   cabezas  
como   herida   de   muerte,   y   la   llaga   de   su   muerte   fué   curada:   y   se  
maravilló   toda   la   tierra   en   pos   de   la   bestia”   (Apoc   13:3).   Resucitó   en  
forma   de   Augusto   con   más   poder   que   nunca,   y   todo   el   mundo   se  
maravilló  de  la  bestia  y  la  siguió.  Fue  en  este  tiempo  que  el  Verbo  fue  
hecho  carne  y  habitó  entre  nosotros.    
 
El  cuernito  pequeño  
Dan  7:8  
Mientras  yo  contemplaba  los  cuernos,  he  aquí  que  otro  cuerno,  
uno   pequeño,   crecía   entre   ellos,   y   delante   de   él   fueron  
arrancados  tres  de  los  cuernos  anteriores.  Y  he  aquí  que  en  este  
cuerno   había   ojos,   como   ojos   de   hombre,   y   una   boca   que  
hablaba  arrogancias.  
 
Este   cuerno   pequeño   representa   el   linaje   de   la   familia   de   César.   Los  
César  hablaron  arrogancias  y  recibieron  adoraciones  como  dioses.  Los  
ojos  del  cuerno  eran  símbolos  de  la  humanidad  de  César.  Con  esos  ojos  
engañó  al  pueblo  con  palabras  y  con  presentes.  Los  César  les  hicieron  
  21    
 

fiestas   a   la   gente   y   les   dieron   comida.   El   pueblo,   como   bestia,   quiere  


algo   grátis.   El   pueblo   corrupto   dice,   “Votamos   por   él,   porque   él   nos  
ayuda”.   El   pueblo   corrupto   pone   su   confianza   en   el   gobierno   civil   en  
vez  de  Dios.  
 
Daniel  7:8  
Estando  yo  contemplando  los  cuernos,  he  aquí  que  otro  cuerno  
pequeño   subía   entre   ellos,   y   delante   de   él   fueron   arrancados  
tres   cuernos   de   los   primeros;   y   he   aquí,   en   este   cuerno   había  
ojos  como  ojos  de  hombre,  y  una  boca  que  hablaba  grandezas.    
 
Esto   se   cumplió   cuando   tres   reyes   fueron   arrancados   por   Augusto   30  
años   antes   que   vino   Cristo.   Bruto   fue   arrancado   de   Grecia.   Marco  
Antonio  fue  arrancado  de  Egipto.  Casio  fue  arrancado  de  Siria.  Después  
nació  Cristo  en  los  días  de  César  Augusto.  La  dinastía  de  los  Cesar  era  el  
cuerno  pequeño.    
 
Daniel  7:9-­‐10  
Estuve  mirando  hasta  que  fueron  puestas  sillas:  y  un  Anciano  de  
grande  edad  se  sentó,  cuyo  vestido  era  blanco  como  la  nieve,  y  
el   pelo   de   su   cabeza   como   lana   limpia;   su   silla   llama   de   fuego,  
sus   ruedas   fuego   ardiente.   Un   río   de   fuego   procedía   y   salía   de  
delante   de   él:   millares   de   millares   le   servían,   y   millones   de  
millones   asistían   delante   de   él:   el   Juez   se   sentó,   y   los   libros   se  
abrieron.  
 
Luego,   la   vista   de   Daniel   se   cambia   a   la   tierra.   El   juicio   resulta   que   el  
cuerpo   de   la   bestia   es   lanzado   al   lago   de   fuego.   La   bestia   que   hizo  
guerra  contra  los  santos  era  Nerón  César.  
 
Daniel  7:11  
Yo   entonces   miraba   á   causa   de   la   voz   de   las   grandes   palabras  
que   hablaba   el   cuerno;   miraba   hasta   tanto   que   mataron   la  
bestia,  y  su  cuerpo  fué  deshecho,  y  entregado  para  ser  quemado  
en  el  fuego.  
 
Esto  corresponde  al  pasaje  en  el  Apocalipsis  19:20  
  22    
 

 
Y   la   bestia   fué   presa,   y   con   ella   el   falso   profeta   que   había   hecho  
las   señales   delante   de   ella,   con   las   cuales   había   engañado   á   los  
que   tomaron   la   señal   de   la   bestia,   y   habían   adorado   su   imagen.  
Estos   dos   fueron   lanzados   vivos   dentro   de   un   lago   de   fuego  
ardiendo  en  azufre.  (Apocalipsis  19:20)  
 
El   falso   profeta   era   Jerusalem   y   la   bestia   era   Nerón.   El   falso   profeta  
también   se   llama   “La   Gran   Ramera”,   o   “que   espiritualmente   es   llamada  
Sodoma  y  Egipto,  donde  también  nuestro  Señor  fué  crucificado.”  
 
El  fuego  que  Daniel  había  visto  saliendo  del  trono  de  Dios  resultó  en  un  
lago   de   fuego   en   la   visión   de   Juan   en   el   Apocalipsis.   La   misma   bestia  
que   Daniel   vio   entregada   a   las   llamas   de   fuego,   Juan   vio   lanzada   al   lago  
de   fuego.   Esta   bestia   era   Nerón   y   el   linaje   de   los   César.   Los  
emperadores   después   no   eran   de   la   familia   César   aunque   fueron  
llamados  Cesar.  
 
Dan7:12  
También  a  las  otras  bestias  les  quitaron  su  dominio,  pero  les  fue  
dada  prolongación  de  vida  hasta  un  tiempo  definido.  
 
Roma,  la  cuarta  bestia,  fue  destruida.  Pero  las  otras  bestias  (Babilonia,  
Persia,  Grecia)  no  fueron  destruidas  hasta  un  tiempo  definido.  Esto  es  
prueba   que   la   destrucción   de   la   cuarta   bestia   no   habla   del   fin   del  
mundo.   Fue   el   fin   del   linaje   de   César   y   la   venida   del   reino   de   Dios.  
Daniel  vio  estas  cosas  sucediendo  durante  el  reino  de  la  cuarta  bestia  
(Roma).  
 
Después   de   esto   Daniel   vio   uno   como   el   Hijo   del   Hombre   viniendo  
con   las   nubes   del   cielo   al   Anciano   de   Días   para   recibir   su   reino.   No  
estaba  desciendo  sino  que  estaba  ascendiendo  en  las  nubes  al  Anciano  
de  Días.  
 
Dan  7:13-­‐14  
Miraba  yo  en  la  visión  de  la  noche,  y  he  aquí  en  las  nubes  del  
cielo   como   un   hijo   de   hombre   que   venía,   y   llegó   hasta   el  
  23    
 

Anciano  de  grande  edad,  é  hiciéronle  llegar  delante  de  él.  14  Y  
fuéle   dado   señorío,   y   gloria,   y   reino;   y   todos   los   pueblos,  
naciones   y   lenguas   le   sirvieron;   su   señorío,   señorío   eterno,   que  
no  será  transitorio,  y  su  reino  que  no  se  corromperá.  
 
¿Y  si  vierais  al  Hijo  del  Hombre  subir  a  donde  estaba  primero?  
(Juan  6:62)  
 
Cada   vez   que   el   Nuevo   Testamento   menciona   “el   Hijo   del   Hombre  
viniendo   en   las   nubes”   está   citando   Daniel   7:13-­‐14.   No   refiere   a   su  
segunda  venida,  sino  a  su  ascensión  al  Padre.  
   
En  el  verso  15  Daniel  pide  por  la  interpretación  de  la  visión.  
 
Daniel  7:17-­‐20  
Estas   grandes   bestias,   las   cuales   son   cuatro,   cuatro   reyes   son,  
que   se   levantarán   en   la   tierra.   18   Después   tomarán   el   reino   los  
santos  del  Altísimo,  y  poseerán  el  reino  hasta  el  siglo,  y  hasta  el  
siglo  de  los  siglos.  19  Entonces  tuve  deseo  de  saber  la  verdad  
acerca   de   la   cuarta   bestia,   que   tan   diferente   era   de   todas   las  
otras,   espantosa   en   gran   manera,   que   tenía   dientes   de   hierro,   y  
sus  uñas  de  metal,  que  devoraba  y  desmenuzaba,  y  las  sobras  
hollaba   con   sus   pies:   20   Asimismo   acerca   de   los   diez   cuernos  
que  tenía  en  su  cabeza,  y  del  otro  que  había  subido,  de  delante  
del   cual   habían   caído   tres:   y   este   mismo   cuerno   tenía   ojos,   y  
boca  que  hablaba  grandezas,  y  su  parecer  mayor  que  el  de  sus  
compañeros.  
 
Pero   los   santos   del   Altísimo   tomarán   el   reino   y   lo   poseerán   por  
los   siglos   y   por   los   siglos   de   los   siglos.  Los  santos  tomaron  el  reino  
cuando   Cristo   ascendió.   Cristo   puso   a   todos   sus   enemigos   de   ese  
tiempo  debajo  de  sus  pies  cuando  destruyó  a  Nerón  y  a  Jerusalem.  Ya  
que   cumplió   la   profecía   de   aquel   tiempo,   ya   es   evidencia   que   ha   de  
reinar  hasta  que  haya  puesto  debajo  de  sus  pies  a  los  demás  enemigos  
de  todos  los  tiempos.    
 
Luego  la  visión  pone  en  foco  el  cuerno  pequeño.  
  24    
 

 
Dan  7:21-­‐22    
Y   veía   yo   que   este   cuerno   hacía   guerra   contra   los   santos,   y   los  
vencía,  hasta  que  vino  el  Anciano  de  días,  y  se  dio  el  juicio  a  los  
Santos  del  Altisimo;  y  llego  el  tiempo,  y  los  santos  recibieron  el  
reino.  
 
Cristo   cumplió   esto   cuando   subió   al   Padre.   Un   poco   antes   de   ir   a   la  
cruz,   Jesús   dijo,   “Ahora   es   el   juicio   de   este   mundo:   ahora   el   príncipe   de  
este  mundo  será  echado  fuera”  (Joh  12:31).  Cuando  Cristo  ascendió  al  
Padre  “se  dio  el  juicio  a  los  Santos  del  Altisimo”.    
 
Y  fué  lanzado  fuera  aquel  gran  dragon…  Por  lo  cual  alegraos,  cielos,  y  los  
que  moráis  en  ellos.  ¡Ay  de  los  moradores  de  la  tierra  y  del  mar!  porque  el  
diablo   ha   descendido   á   vosotros,   teniendo   grande   ira,   sabiendo   que   tiene  
poco   tiempo.   Y   cuando   vió   el   dragón   que   él   había   sido   arrojado   á   la  
tierra,  persiguió  á  la  mujer  que  había  parido  al  hijo  varón”  (Apoc  12:9-­‐
13).  
 
Nerón  César  hizo  guerra  contra  la  iglesia  y  mató  a  miles  de  cristianos  
por  tres  años  y  medio  desde  el  año  64  hasta  el  año  68.  Pero  en  el  año  
68   se   suicidio.   Fue   en   aquél   tiempo   que   los   santos   tomaron   posesión  
del  reino.  La  suma  de  las  letras  del  nombre  Nerón  César  en  Hebreo  es  
666.  Cada  letra  en  Hebreo  es  también  un  número.  
 
Dan  7:25  
Y  hablará  palabras  contra  el  Altísimo,  y  á  los  santos  del  Altísimo  
quebrantará,   y   pensará   en   mudar   los   tiempos   y   la   ley:   y  
entregados   serán   en   su   mano   hasta   tiempo,   y   tiempos,   y   el  
medio  de  un  tiempo.  
 
Intentará   cambiar   las   festividades   y   la   ley.   Julio   César   cambió   el  
calendario.   Todavía   usamos   el   suyo   hoy   en   día.   El   mes   de   julio   es  
nombrado  en  su  honor,  y  el  mes  de  agosto  en  honor  de  Augusto,  su  hijo  
adoptivo.  
 

  25    
 

…en   su   mano   serán   entregadas   durante   un   tiempo,   tiempos   y   la  


mitad   de   un   tiempo.  Los  cristianos  fueron  muertos  por  Nerón  César  
por   tres   años   y   medio.   Casi   todos   los   comentarios   dicen   que   tiempo  
quiere  decir  un  año,  tiempos  son  dos  años,  y  la  mitad  de  un  tiempo  es  
medio   año.   Daniel   vio   esto   600   años   antes   de   que   se   cumplió.   Quizás  
por  eso  dijo  "Mi  espíritu  se  turbó  a  causa  de  esto  y  las  visiones   de  mi  
cabeza  me  alarmaron"  (Dan  7:15).  
 
Dan  7:26    
Empero   se   sentará   el   juez,   y   quitaránle   su   señorío,   para   que   sea  
destruído  y  arruinado  hasta  el  extremo;  27  Y  que  el  reino,  y  el  
señorío,  y  la  majestad  de  los  reinos  debajo  de  todo  el  cielo,  sea  
dado   al   pueblo   de   los   santos   del   Altísimo;   cuyo   reino   es   reino  
eterno,  y  todos  los  señoríos  le  servirán  y  obedecerán.  28  Hasta  
aquí  fué  el  fin  de  la  plática.  Yo  Daniel,  mucho  me  turbaron  mis  
pensamientos,   y   mi   rostro   se   me   mudó:   mas   guardé   en   mi  
corazón  el  negocio.    
 
El  dominio  de  Nerón  le  fue  quitado  y  fue  dado  a  la  iglesia  para  el  año  
70  cuando  fue  destruida  Jerusalem.    
 
A   él,   Dios     resucitó,   habiendo   desatado   los   dolores   de   la   muerte;   puesto  
que   era   imposible   que   él   quedara   detenida   bajo   su   dominio   (Hechos  
2:24).  
 
Porque   David   no   subió   a   los   cielos,   pero   él   mismo   dice:   El   Señor   dijo   a   mi  
Señor:   “Siéntate   a   mi   diestra,   hasta   que   ponga   a   tus   enemigos   por  
estrado  de  tus  pies."  Sepa,  pues,  con  certidumbre  toda  la  casa  de  Israel,  
que   a   este   mismo   Jesús   a   quien   vosotros   crucificásteis,   Dios   le   ha   hecho  
Señor  y  Cristo.  (Hechos  2:34-­‐36)  
 
El   reino   de   Cristo   vino   cuando   subió   al   cielo.   Para   el   año   70   Cristo  
había   destruido   a   la   bestia   y   a   Jerusalem.   Cristo   ya   reina   con   la   vara   de  
hierro.   Cristo   está   en   el   proceso   de   poner   a   todos   sus   enemigos   debajo  
de  sus  pies.  
 
Porque  la  nación  y  el  reino  que  no  te  sirvan  perecerán;  tales  naciones  
  26    
 

serán  completamente  destruidas.  (Isa  60:12)  


 
Los  tronos  
Dan  7:9  
Estaba   mirando   hasta   que   fueron   puestos   unos   tronos,   y   se  
sentó  un  Anciano  de  Días.  
 
Cuando  Daniel  nos  da  la  interpretación  de  la  visión,  dice  lo  mismo  que  
había  dicho  en  el  versículo  9,  pero  de  diferente  manera.  En  el  versículo  
9  dice  que  fueron  puestos  tronos.  En  el  versículo  26,  el  ángel  repite  que  
el  tribunal  se  sentará.  
 
Dan  7:26  
Pero  el  tribunal  se  sentará.    
 
Según  la  visión,  esto  sucedió  en  el  tiempo  cuando  el  Anciano  de  Días  se  
sentó  en  juicio  y  el  Hijo  del  Hombre  ascendió.  No  solamente  se  sentó  el  
Anciano  de  Días,  sino  también  "fueron  puestos  unos  tronos.”  El  Nuevo  
Testamento   esplica   esto   en   Efesios   donde   dice   que   nosotros  
ascendimos  con  Cristo,  y  nos  sentamos  en  lugares  celestiales  con  él.  
 
 …aun  estando  nosotros  muertos  en  delitos,  nos  dio  vida  juntamente  con  
Cristao.   Por   gracia   sois   salvos!   Y   juntamente   con   Cristo   Jesús,   nos  
resucitó  y  nos  hizo  sentar  en  los  lugares  celestiales    (Efesios  2:  5,6)  
 
El  Apocalipsis  dice  la  misma  cosa,  pero  lo  dice  en  forma  de  una  visión.  
 
Y  vi  tronos;  y  se  sentaron  sobre  ellos,  y  se  Ies  concedió  hacer  juicio.  (Apoc  
20:4)  
 
Cristo   nos   resucitó   de   los   muertos   cuando   fuimos   nacidos   de   nuevo.  
Esto   se   llama,   "la   primera   resurrección."   La   segunda   es   después   de   la  
muerte   cuando   recibimos   el   nuevo   cuerpo   y   aparecemos   delante   del  
gran   trono   blanco   en   el   juicio.   Los   que   hemos   sido   resucitados   en   la  
primera  resurrección  no  seremos  dañados  por  la  segunda  muerte.  Los  
que   no   se   hallarán   en   el   libro   de   la   Vida   serán   lanzados   al   "lago   de  
fuego".   Esta   es   la   muerte   segunda.   ¿Es   usted   nacido   de   nuevo   y   bien  
  27    
 

entregado  a  Cristo?  Los  que  son  nacidos  de  nuevo  y  resucitados  en  la  
primera   resurrección   son   los   mismos   que   guardan   los   Diez  
Mandamientos   y   tienen   la   fe   de   Jesucristo   (Apoc   14:12).   Son   los   que  
cantan  el  cántico  de  Moisés  y  también  del  Cordero  de  Dios  (Apoc  15:3).  
 
Estos   son   los   que   siguen   al   Cordero   por   dondequiera   que   vaya.   Estos  
fueron   redimidos   de   entre   los   hombres,   primicias   para   Dios   y   para   el  
Cordero.  Y  en  sus  bocas  no  se  halló  engaño,  son  sin  mancha.  (Apoc  14:4-­‐
5).  
 
No  son  sin  mancha  por  medio  de  sus  propias  obras,  sino  por  medio  de  
la   sangre   del   Cordero   de   Dios.   Son   vestidos   en   ropa   blanca.  
Bienaventurado   el   que   vela   y   guarda   sus   vestidos   para   que   no   ande  
desnudo  y  vean  su  verguenza  (Apoc.  15:16).    Sus   pecados   son  borrados  
ya.     Dios   les   puso   ropa   blanca   y   sus   obras   siguen.   Murieron   al   pecado   y  
viven  para  el  Señor.  
 
Y  oí  una  voz  del  cielo  que  me  decía:  Escribe:  Bienaventurados  los  muertos  
que   de   aquí   adelante   mueren   en   el   Señor.   Sí,   dice   el   Espíritu,   que  
descansarán   de   sus   trabajos;   porque   sus   obras   con   ellos   siguen.   (Apoc  
14:13)  ,  
 
Sentando   en   los   lugares   celestiales,   nos   concede   hacer   juicio.   “Se   les  
concedió   hacer   juicio”   (Apoc   20:4).   No   hemos   de   juzgar   en   el   sentido  
de  condenar  cuando  no  conocemos  el  corazón  de  otros.  Pero  en  cuanto  
a  lo  bueno  y  lo  malo,  sí.  Hemos  de  juzgar  lo  malo.  
 
Daniel  vio  que  eso  iba  a  suceder  en  el  tiempo  de  la  ascensión  del  Hijo  
de  Hombre  al  Anciano  de  Días.  Los  que  están  en  Cristo  subieron  con  él.    
 
Perdimos   la   cabeza   de   Adán   cuando   morimos   al   pecado   y   somos  
levantados  con  Cristo.  Ahora  estamos  bajo  la  cabeza  de  Cristo  en  vez  de  
Adán.  No  adoramos  a  la  bestia  (Cesar,  o  sea  el  estado),  ni  a  su  imagen.  
Ni   recibimos   la   marca   de   su   nombre.   Somos   sellados   con   el   sello   de  
Dios  en  la  frente.  
 
 …fuisteis  sellados  con  el  Espíritu  Santa  que  había  sido  prometido  
  28    
 

(Efesios  1:13).  
 
Recibimos   este   sello   por   la   misma   razón   por   la   cual   lo   recibieron   los  
escogidos   en   el   tiempo   del   profeta   Ezequiel.   Gemimos   a   causa   de   todas  
las  abominaciones  en  la  ciudad  del  mundo.  
 
Y   le   dijo   Jehovah:   -­‐—Pasa   por   en   medio   de   la   ciudad,   por   en   medio  
deJerusalem,  y  pon  una  marca  en  la  frente  de  los  hombres  que  suspiran  y  
gimen  a  causa  de  todas  las  abominaciones    (Ezequiel  9:4)  
 
Los  que  creen  que  la  ley  del  estado  y  la  política  correcta  es  la  ley  más  
alta,  están  haciendo  la  misma  cosa  que  los  sacerdotes  que  dijeron,  "No  
tenemos   a   ningún   rey   sino   que   a   César".   Los   que   adoraban   a   la   imagen  
del  estado  de  César  recibieron  la  marca  de  la  bestia  (espiritualmente).  
 
Pero,  para  los  cobardes  e  incrédulos,  para  los  abominables  y  homicidas,  
para   los   fornicarios   y   hechiceros,   para   los   idólatras   y   todos   los  
mentirosos,  su  herencia  será  el  lago  que  arde  can  fuego  y  azufre,  que  es  
la  muerte  segunda.  (Apoc  20:8)  
 
Los  libros  fueron  abiertos  
 
Dan  7:10  
Un   rio   de   fuego   procedía   y   salía   de   delante   de   Él.   Miles   de   miles  
le  servían,  y  millones  de  millones  estaban  de  pie  delante  de  él.  El  
tribunal  se  sentó,  y  los  libros  fueron  abiertos.  
 
Juan   vio   la   misma   cosa   en   el   Apocalipsis   cuando   los   libros   fueron  
abiertos.  
 
Y  vi  un  gran  trono  blanco  y  al  que  estaba  sentado  sobre  él,  de  delante  del  
cual   huyó   la   tierra   y   el   cielo;   y   no   fue   hallado   el   lugar   de   ellos.   12   Y   vi   los  
muertos,  grandes  y  pequeños,  que  estaban  delante  de  Dios;  y  los   libros  
fueron   abiertos:  y  otro  libro  fue  abierto,  el  cual  es  de  la  vida:  y  fueron  
juzgados   los   muertos   por   las   cosas   que   estaban   escritas   en   los   libros,  
según  sus  obras..  (Apoc  20:11,12)    
 
  29    
 

El  tiempo  del  juicio  es  mismo  en  el  Apocalipsis  que  en  Daniel.  Nos  dijo  
claramente  Daniel  cuando  iba  a  pasar  esto.  Iba  a  pasar  en  los  días  del  
cuerno  pequeño  en  la  cuarta  bestia  que  hizo  guerra  con  los  santos  por  
tiempo,   tiempos,   y   medio   tiempo   (tres   años   y   medio).   Esto,   según   el  
cumplimiento  de  la  historia,  era  Nerón  que  mató  a  Pedro  y  a  Pablo  y  a  
miles  de  cristianos  por  tres  años  y  medio  entre  los  años  64  y  68.  
 
Daniel  7:21-­‐22  
Y  veía  yo  que  este  cuerno  hacía  guerra  contra  los  santos,  y  los  
vencía,  22  Hasta  tanto  que  vino  el  Anciano  de  grande  edad,  y  se  
dió   el   juicio   á   los   santos   del   Altísimo;   y   vino   el   tiempo,   y   los  
santos  poseyeron  el  reino.  
 
La  iglesia  tomó  posesión  del  reino  de  Dios  en  el  tiempo  que  Nerón  fue  
juzgado.  
 
El  Hijo  del  Hombre  viniendo  
 
Daniel  7:13-­‐14  
Miraba  yo  en  la  visión  de  la  noche,  y  he  aquí  en  las  nubes  del  
cielo   como   un   hijo   de   hombre   que   venía,   y   llegó   hasta   el  
Anciano  de  grande  edad,  é  hiciéronle  llegar  delante  de  él.  14  Y  
fuele   dado   señorío,   y   gloria,   y   reino;   y   todos   los   pueblos,  
naciones   y   lenguas   le   sirvieron;   su   señorío,   señorío   eterno,   que  
no  será  transitorio,  y  su  reino  que  no  se  corromperá.  
 
La   idea   del   Hijo   del   Hombre   viniendo   en   las   nubes   con   poder  
(recibiendo   dominio)   se   encuentra   por   primera   vez   aquí   en   Daniel   7.  
No   se   encuentra   en   ningún   otro   pasaje   del   Antiguo   Testamento   con  
estas   mismas   palabras.   Cada   vez   que   esta   idea   se   encuentra   en   el  
Nuevo   Testamento,   está   citando   a   Daniel   7:13.   Hay   que   ver   que   dice  
claramente   que   no   está   viniendo   a   la   tierra,   sino   al   Anciano   de   Días.   Su  
ascensión  es  su  venida.  Su  venida  es  para  recibir  su  reino.  Al  ascender  
al   Padre,   dijo,   "Toda   autoridad   me   es   dada   en   la   tierra   y   en   el   cielo"  
(Mateo   28:18).   "Su   dominio   es   dominio   eterno,   que   no   se   acabará;   y   su  
reino,  uno  que  no  será  destruido"  (Dan  7:14).  
 
  30    
 

Cuando   Cristo   destruyó   a   Jerusalem,   esto   fue   la   señal   por   la   cual   fue  
visto   viniendo   en   las   nubes   al   Anciano   de   Días.   Era   la   señal   de   su  
venida   y   el   fin   del   siglo   antiguo.   Solamente   500   personas   le   vieron  
después  de  su  resurrección.  Pero  cada  ojo  lo  vio  viniendo  en  las  nubes  
por  medio  de  la  señal.  También  todo  ojo  le  verá  viniendo  en  las  nubes  
el  día  de  juicio.  
 
Vamos  a  examinar  con  cuidado  cada  vez  que  el  Nuevo  Testamento  cita  
a   Daniel   7:13   donde   se   menciona   al   Hijo   del   Hombre   viniendo   en   las  
nubes  con  poder.  
 
Y   entonces   se   mostrará   la   señal   del   Hijo   del   hombre   en   el   cielo;   y  
entonces   lamentarán   todas   las   tribus   de   la   tierra,   y   verán   al   Hijo   del  
hombre  que  vendrá  sobre  las  nubes  del  cielo,  con  grande  poder  y  gloria.  
(Mateo  24:30)  
 
Mas   Jesús   callaba.   Respondiendo   el   pontífice,   le   dijo:   Te   conjuro   por   el  
Dios  viviente,  que  nos  digas  si  eres  tú  el  Cristo,  Hijo  de  Dios.  Jesús  le  dijo:  
Tú  lo  has  dicho:  y  aun  os  digo,  que  desde  ahora  habéis  de  ver  al  Hijo  de  
los  hombres  sentado  á  la  diestra  de  la  potencia  de  Dios,  y  que  viene  en  
las  nubes  del  cielo.  (Mateo  26:64-­‐65)  
 
¿Cuándo  vio  el  pontífice  esto?  Se  murió  diez  años  después  de  esto  en  el  
año  40.  A  la  mejor  lo  vio  en  el  juicio  cuando  se  murió.  
 
De  cierto  os  digo:  hay  algunos  de  los  que  están  aquí,  que  no  gustarán  la  
muerte,   hasta   que   hayan   visto   al   Hijo   del   hombre   viniendo   en   su   reino.  
(Mateo  16:28)  
 
¿Cómo  vieron  esto  antes  de  morir?  Lo  vieron  por  medio  de  la  señal  de  
su  venida.  ¿Cuál  fue  eso?  Fue  la  destrucción  de  Jerusalem.  
 
Después  de  decir  esto,  y  mientras  ellos  le  veían,  él  fue  elevado;  y  una  
nube  le  recibió  ocultándole  de  sus  ojos.  (Hechos  1:9)  
 
Después  que  les  habló,  el  Señor  Jesús  fue  recibido  arriba  en  el  cielo  y  
se  senté  a  la  diestra  de  Dios.  (Marcos  16:19)  
  31    
 

 
En   cada   uno   de   estos   pasajes   del   Nuevo   Testamento,   el   Hijo   del  
Hombre  no  está  viniendo  a  la  tierra,  sino  al  Anciano  de  Días.    
 
He   aquí   que   viene   con   las   nubes,   y   todo   ojo   le   verá:   aun   los   que   le  
traspasaron  (Apoc  1:7).  
 
Algunos   de   los   que   le   traspasaron   todavía   estaban   vivos   cuando  
Jerusalem   fue   destruida.   Algunos   de   sus   discípulos   tampoco   habían  
probado   la   muerte   como   dijo   Jesús   en   Mateo   16:28   hasta   que   vieron   al  
Hijo  del  Hombre  viniendo  en  su  reino.    
 
Los   discípulos   de   Cristo   preguntaron   en   Mateo   24:3,   "¿cuándo  
sucederán   estas   cosas?   ¿Y   qué   señal   habrá   de   tu   venida   y   del   fin   del  
siglo?"   (La   palabra   en   griego   es   "siglo."   No   es   "mundo.")   Les   dijo   las  
primeras   cosas   que   iban   a   pasar   como   guerras,   terremotos,   hambre,  
tribulación,   y   la   predicación   del   evangelio   en   todo   el   mundo.   Vemos   en  
el   libro   de   los   Hechos   acerca   de   la   gran   hambre   que   ocurrió   en   los   días  
de  Claudio  (Hechos  11:3);  Josefo2  nos  habla  de  terremotos  y  guerras  en  
muchos   lugares.   Pablo   nos   dice   que   el   evangelio   ya   había   sido  
predicado  en  todo  el  mundo.  
 
 …la  esperanza  del  evangelio  que  habéis  oído,  el  cual  ha  sido  predicado  
en  toda  la  creación  debajo  del  cielo.  (Colosenses  1:23)  
 
Cristo   contestó   la   pregunta   acerca   de   cuando   iban   a   suceder   "estas  
cosas"   cuando   dijo   que   todas   las   cosas   que   había   mencionado   iban   a  
pasar  en  esa  misma  generación.  
 
De  cierto  as  digo  que  no  pasará  esta  generación  hasta  que  todas  estas  
cosas  sucedan.  (Mateo  24:34)  
 
Todas   las   cosas   que   Cristo   había   mencionado   en   Mateo   24:1-­‐34,  
ocurrieron   en   esa   misma   generación.   La   señal   de   su   venida   en   el  
                                                                                                               
2  Es  un  gran  milagro  que  Dios  nos  suplió  con  el  testigo  Josefo,  el  historiador  y  

oficial  militar  judío  que  vio  la  destrucción  de  Jerusalem  con  sus  propios  ojos.  
  32    
 

versículo   30,   las   caídas   de   las   estrellas   en   el   versículo   29,   y   la   gran  


tribulación   del   versículo   21   sucedieron   antes   que   pasara   esa  
generación.   Cristo   profetizó   estas   cosas   en   el   año   30.   Se   cumplió   la  
profecía  40  años  después  en  el  año  70  cuando  fue  destruida  Jerusalem.  
 
Es   muy   importante   ver   que   Daniel   profetizó   que   estas   cosas   iban   a  
pasar   durante   el   reino   de   la   cuarta   bestia   (Roma).   En   ninguna   parte   de  
la   Biblia   hay   un   versículo   que   dice   que   Roma   será   resucitada.   Para  
creer  eso,  uno  tiene  que  insertar  algo  que  no  está  en  el  texto.  
 
 
 
   

  33    
 

Daniel  8  
 
Daniel  8:3-­‐4  
Y  alcé  mis  ojos,  y  miré,  y  he  aquí  un  carnero  que  estaba  delante  
del   río,   el   cual   tenía   dos   cuernos:   y   aunque   eran   altos,   el   uno  
era  más  alto  que  el  otro;  y  el  más  alto  subió  á  la  postre.  4  Vi  que  
el   carnero   hería   con   los   cuernos   al   poniente,   al   norte,   y   al  
mediodía,   y   que   ninguna   bestia   podía   parar   delante   de   él,   ni  
había   quien   escapase   de   su   mano:   y   hacía   conforme   á   su  
voluntad,  y  engrandecíase.  
 
El   imperio   de   los   medos   y   persas   se   presentó   en   el   capítulo   7   en   forma  
de  un  oso.    Pero  aquí  en  capítulo  8,  se  presenta  en  forma  de  un  carnero  
con  dos  cuernos.  
 
Daniel  8:5-­‐7  
Y  estando  yo  considerando,  he  aquí  un  macho  de  cabrío  venía  
de  la  parte  del  poniente  sobre  la  haz  de  toda  la  tierra,  el  cual  no  
tocaba   la   tierra:   y   tenía   aquel   macho   de   cabrío   un   cuerno  
notable  entre  sus  ojos:  6  Y  vino  hasta  el  carnero  que  tenía  los  
dos   cuernos,   al   cual   había   yo   visto   que   estaba   delante   del   río,   y  
corrió   contra   él   con   la   ira   de   su   fortaleza.   7   Y   vilo   que   llegó  
junto   al   carnero,   y   levantóse   contra   él,   é   hiriólo,   y   quebró   sus  
dos  cuernos,  porque  en  el  carnero  no  había  fuerzas  para  parar  
delante   de   él:   derribólo   por   tanto   en   tierra,   y   hollólo;   ni   hubo  
quien  librase  al  carnero  de  su  mano.  
 
El   imperio   de   Grecia   se   presentó   en   capítulo   7   en   forma   de   un  
leopardo  con  cuatro  cabezas.  Aquí  en  capítulo  8  se  presenta  en  forma  
de   un   cabrío   macho   con   un   cuerno   muy   visible   entre   sus   ojos.   Este  
cuerno   grande   se   cumplió   en   Alejandro   el   Grande.   Él   conquistó   a  
Persia,   el   carnero.   Le   derrotó   a   la   tierra   y   pisoteó   a   Darío   el   rey   de   los  
persas.  Esta  profecía  se  cumplió  200  años  después  de  Daniel.  
 
Daniel  8:8  

  34    
 

Y  engrandecióse  en  gran  manera  el  macho  de  cabrío;  y  estando  


en   su   mayor   fuerza,   aquel   gran   cuerno   fué   quebrado,   y   en   su  
lugar   subieron   otros   cuatro   maravillosos   hacia   los   cuatro  
vientos  del  cielo.  
 
El   cumplimiento   de   esta   profecía   aconteció   de   esta   manera.   Alejandro  
venció  a  todo  el  mundo  desde  la  Grecia  hasta  la  India  antes  de  cumplir  
30   años   de   edad.   Así   “engrandecióse   en   gran   manera”.   Pero   de  
repente   se   murió   Alejandro   cuando   tenía   33   años,   y   su   imperio   se  
dividió   entre   sus   cuatro   generales,   que   fueron   representados   en   la  
visión   por   cuatro   cuernos.   En   el   capítulo   7   se   vieron   como   cuatro  
cabezas.   Las   visiones   de   Daniel   8   y   11   tratan   con   dos   de   estas  
divisiones   del   imperio   de   Alejandro   el   Grande.   Una   parte   se   llama   el  
Norte   (Siria)   y   la   otra   parte   se   llama   el   Sur   (Egipto).   Palestina   (la  
tierra  gloriosa)  estaba  en  medio  de  estas  dos  divisiones  entre  Siria  e  
Egipto.  
 
Daniel  8:9  
Y   del   uno   de   ellos   salió   un   cuerno   pequeño,   el   cual   creció  
mucho   al   mediodía   [al   sur],   y   al   oriente,   y   hacia   la   tierra  
deseable.  
 
Hay  que  notar  que  este  cuerno  pequeño  no  es  el  mismo  del  capítulo  7.  
El   del   capítulo   7   era   de   la   cuarta   bestia.   Este   cuerno   pequeño   del  
capitulo   8   salió   dé   la   tercera   bestia   (Grecia)   360   años   después   de  
Daniel,   y   cumplió   la   profecía.   Se   llamaba   Antíoco   Epifanías,   quien  
reinó  de  175  hasta  164  pre  C.  Creció  mucho  hacia  el  sur  en  el  sentido  
que  conquistó  a  Egipto  y  a  Jerusalem.  El  cuerno  pequeño  de  capítulo  7  
sale  de  la  cuarta  bestia  (Roma).    
 
Daniel  8:10  
Y  engrandecióse  hasta  el  ejército  del  cielo;  y  parte  del  ejército  y  
de  las  estrellas  echó  por  tierra,  y  las  holló.  
 
Esto   se   cumplió   más   de   300   años   después   de   Daniel   por   Antíoco  
Epífanes   cuando   quitó   el   sumo   sacerdote   del   Templo   y   tumbó   a   los  

  35    
 

líderes   de   Judá   (las   estrellas).   La   historia   de   esto   se   encuentra   en  


Macabeos  y  Josefo.3  
 
Daniel  8:11  
Aun  contra  el  príncipe  de  la  fortaleza  se  engrandeció,  y  por  él  
fué   quitado   el   continuo   sacrificio,   y   el   lugar   de   su   santuario   fué  
echado  por  tierra.  
 
Se   engrandeció   Antíoco   come   si   fuera   un   dios.   Él   corrió   a   los   judíos  
forzándolos   a   sacrificar   a   dioses   ajenos.   El   temple   se   quedó  
abandonado  en  desolación  por  tres  años.  También  puso  un  ídolo  de  su  
dios  en  el  templo.  Así  el  lugar  de  su  santuario  fue  derribado.  Con  esto  
llegó  el  fin  de  la  dinastía  de  Zadoc  el  sumo  sacerdote.    
 
Daniel  8:12  
Y  el  ejército  fué  le  entregado  á  causa  de  la  prevaricación  sobre  
el  continuo  sacrificio:  y  echó  por  tierra  la  verdad,  é  hizo  cuanto  
quiso,  y  sucedióle  prósperamente.  
 
A   Causa   de   la   prevaricación.   La   causa   de   esto   fue   la   rebelión   del  
pueblo   de   Dios.   Otra   versión   dice,   "por   la   transgresión".   Cuando   el  
pueblo  de  Dios  peca,  Dios  manda  a  los  malos  para  castigar  a  su  propio  
pueblo.   Antíoco   trató   de   extinguir   el   conocimiento   de   Dios,   y   casi   lo  
hizo.  Prosperó  por  causa  del  pecado  del  pueblo  de  Dios.  
 
Daniel  8:13-­‐14  
Y  oí  un  santo  que  hablaba;  y  otro  de  los  santos  dijo  á  aquél  que  
hablaba:   ¿Hasta   cuándo   durará   la   visión   del   continuo  
sacrificio,  y  la  prevaricación  asoladora  que  pone  el  santuario  y  
el   ejército   para   ser   hollados?   Y   él   me   dijo:   Hasta   dos   mil   y  
trescientos   días   de   tarde   y   mañana;   y   el   santuario   será  
purificado.  
 
2300   tardes   y   mañanas   son   casi   seis   años.   Antíoco   primeramente  
entró   al   templo   y   robó   unos   artículos   sagrados   a   la   vuelta   de   su  
                                                                                                               
3  http://es.wikipedia.org/wiki/Ant%C3%ADoco_IV_Ep%C3%ADfanes  

  36    
 

victoria   en   Egipto.   Tres   años   después,   volvió   y   ofreció   un   puerco   en   el  


templo   e   instaló   el   ídolo.   Tres   años   después   de   eso,   los   judíos  
vencieron   a   Jerusalem   y   limpiaron   el   templo,   y   el   santuario   fue  
restaurado.  Todo  esto  fue  profetizado  375  años  antes.  
 
Daniel  8:15-­‐17  
Y   acaeció   que   estando   yo   Daniel   considerando   la   visión,   y  
buscando   su   inteligencia,   he   aquí,   como   una   semejanza   de  
hombre   se   puso   delante   de   mí.   16   Y   oí   una   voz   de   hombre  
entre   las   riberas   de   Ulai,   que   gritó   y   dijo:   Gabriel,   enseña   la  
visión  á  éste.  17  Vino  luego  cerca  de  donde  yo  estaba;  y  con  su  
venida  me  asombré,  y  caí  sobre  mi  rostro.  Empero  él  me  dijo:  
Entiende,   hijo   del   hombre,   porque   al   tiempo   se   cumplirá   la  
vision.  

La  vision  tiene  que  ver  con  el  tiempo  del  fin.   No   tiene   que   ver   con  
el   fin   del   mundo.   Tiene   que   ver   con   el   fin  de  Jerusalem   y   la   venida   del  
reino   de   Dios.   Lo   que   pasó   con   Antíoco   Epifanías   fue   el   principio   de   la  
ira   del   fin.   Como   cl   sacerdocio   de   Zadoc   fue   terminado   entonces,   era  
una  sombra  del  porvenir  en  el  sentido  de  que  el  sacerdocio  de  Aaron  
fue   terminado   con   Cristo.   Los   sacerdotes   después   del   tiempo   de  
Antíoco  Epifanías  no  eran  del  linaje  de  Zadoc.  
 
Daniel  8:18-­‐19  
Y   estando   él   hablando   conmigo,   caí   dormido   en   tierra   sobre   mi  
rostro:  y  él  me  tocó,  é  hízome  estar  en  pie.  19  Y  dijo:  He  aquí  yo  
te  enseñaré  lo  ha  de  venir  en  el  fin  de  la  ira:  porque  al  tiempo  
se  cumplirá:  
 
...lo  que  ha  de  venir  al  final  de  la  indignación,  porque  el  final  será  
en  el  tiempo  señalado.  Toda  la  profecía  tiene  que  ver  con  el  fin  de  la  
indignación   de   Dios.   El   tiempo   señalado   quiere   decir,   "el   tiempo  
determinado  de  antemano  por  Dios".  La  copa  de  ira  tenía  que  llenarse  
antes   de   ser   derramada   sobre   los   judíos   rebeldes.   En   el   tiempo   de  
Abraham,   Dios   le   dijo   que   sus   descendientes   iban   a   ser   esclavos   en  

  37    
 

Egipto   por   400   años   porque   la   iniquidad   de   los   amorreos   no   estaba  


llena.  
 
En  la  cuarta  generación  volverán  acá,  pues  hasta  ahora  no  ha  llegado  al  
colmo  la  maldad  de  los  amorreos.  (Génesis  15:16)  
 
En  el  caso  de  los  judíos,  Jesús  dijo  en  la  plenitud  del  tiempo,  "¡Colmad  
también   vosotros   la   medida   de   vuestros   padres!"   (Mateo   23:32)   Unos  
años   después,   Pablo   dijo,   "Así   colman   siempre   la   medida   de   sus  
pecados.  ¡Pero  la  ira  de  Dios  viene  sobre  ellos  hasta  el  extrema!"   (1Tes  
2:16)   Juan   vio   las   siete   copas   de   ira   derramadas   sobre   ellos   (Apoc  
15:1).  
 
Y  la  gran  Babilonia  fue  recordada  delante  de  Dios,  para  darle  a  ella  de  
la  copa  del  vino  del  furor  de  su  ira.  (Apoc  16:19)  
 
¿Quién   es   esta   Gran   Ramera   de   Babilonia?   Es   la   que   mata   a   los  
profetas.   "Y  en  ella  (Babilonia)  fue  hallada  la  sangre  de  los  profetas  y  de  
los   santos   y   de   todos   los   que   han   sido   muertos   en   la   tierra".   (Apoc  
18:24)  
 
La  marca  que  identifica  a  Jerusalem  es  la  misma.  
 
¡Jerusalem,  Jerusalem,  que  matas  á  los  profetas…  (Mat  23:37).    
 
El   Espíritu   Santo   insulta   a   Jerusalem   por   llamarle   “Babilonia”   en   el  
Apocalipsis.   La   Babilonia   literal   nunca   había   matado   ni   un   profeta.  
Tampoco   Roma.   No   mas   Jerusalem   había   hecho   eso.   Jerusalem   es   la  
única  solución  a  este  rompecabezas.  La  talmud,  las  tradiciones  orales  
de  los  judíos,  fue  escrito  en  Babilonia.  
 
Daniel  8:20-­‐25  
Aquel   carnero   que   viste,   que   tenía   cuernos,   son   los   reyes   de  
Media  y  de  Persia.  21  Y  el  macho  cabrío  es  el  rey  de  Javán:  y  el  
cuerno  grande  que  tenía  entre  sus  ojos  es  el  rey  primero.  22  Y  
que  fué  quebrado  y  sucedieron  cuatro  en  su  lugar,  significa  que  
cuatro   reinos   sucederán   de   la   nación,   mas   no   en   la   fortaleza   de  
  38    
 

él.  23  Y  al  cabo  del  imperio  de  éstos,  cuando  se  cumplirán  los  
prevaricadores,   levantaráse   un   rey   altivo   de   rostro,   y  
entendido  en  dudas.  24  Y  su  poder  se  fortalecerá,  mas  no  con  
fuerza  suya,  y  destruirá  maravillosamente,  y  prosperará;  y  hará  
arbitrariamente,   y   destruirá   fuertes   y   al   pueblo   de   los   santos.  
25  Y  con  su  sagacidad  hará  prosperar  el  engaño  en  su  mano;  y  
en  su  corazón  se  engrandecerá,  y  con  paz  destruirá  á  muchos:  y  
contra  el  príncipe  de  los  príncipes  se  levantará;  mas  sin  mano  
será  quebrantado.  
 
…cuando   los   transgresores   hayan   llegado   a   su   colmo.  Cuando  los  
transgresores   de   los   judíos   llegaron   a   su   colmo   se   levantó   Antíoco.  
Aquí   tenemos   el   modelo   de   lo   que   pasa   a   través   de   la   historia.   Cuando  
hombres   malos   se   levantan,   es   por   causa   del   pecado   del   pueblo   de  
Dios.   En   el   tiempo   de   Antíoco   los   transgresores   habían   llegado   a   su  
colmo,   pero   no   tanto   que   el   tiempo   de   la   consumación   del   siglo   y   la  
destrucción  de  Jerusalem  en  el  año  70.  
 
…levantaráse   un   rey   altivo   de   rostro,   y   entendido   en   dudas.   Se  
levantará   un   rey   de   aspecto   fiero   y   entendido   en   enigmas.   Antíoco  
Epífanes   destruyó   al   pueblo   santo.   La   palabra   "enigmas"   aquí   en  
hebreo  quiere  decir  "artes  de  engaño."  
 
 …será   quebrantado,   aunque   no   por   mano   humana.   Se   cumplió  
esta   profecía   cuando   Antíoco   murió   de   una   enfermedad.   No   fue   por  
mano  humana,  sino  por  la  mano  de  Dios.  
 
Daniel  8:26  
Y  la  visión  de  la  tarde  y  la  mañana  que  está  dicha,  es  verdadera:  
y  tú  guarda  la  visión,  porque  es  para  muchos  días.  
 
…guarda  la  visión,  porque  es  para  muchos  días.    En  otras  versiones  
dice,   "Sella   la   visión."   La   visión   era   por   muchos   días   en   el   futuro.  
Empezó   a   ser   cumplida   200   años   después   de   Daniel   en   los   días   de  
Alejandro,   y   terminó   casi   400   años   después   de   la   profecía.   No   podía  
ser   entendida   totalmente   hasta   el   cumplimiento.   Es   interesante   que   el  
ángel  le  mandó  a  Juan  no  sellar  la  visión  del  Apocalipsis  porque  iba  a  
  39    
 

suceder  pronto  (Apoc  22:10).  Aquí  tenemos  la  clave  para  entender  lo  
que   la   Biblia   quiere   decir   cuando   dice   que   algo   va   a   suceder   pronto.  
Pronto  tiene  que  ser  menos  de  400  años.  
 
La  profecía  del  Apocalipsis  fue  escrita  durante  la  Vida  del  sexto  rey  de  
la   bestia.   Juan   vio   la   bestia   con   siete   cabezas.   El   ángel   dijo   que   cinco  
habían   caído,   y   que   uno   era.   Uno   todavía   vivía   cuando   Juan   escribía   el  
Apocalipsis.   El   sexto   rey   de   los   César   era   Nerón.   Nerón   murió   en   el  
año  68.  Jerusalem  fue  destruída  en  el  año  70.  La  visión  del  Apocalipsis  
se   cumplió   pronto,   exactamente   como   Dios   había   dicho.   La   suma   de  
las  letras  del  nombre  de  Nerón  César  en  hebreo  es  666.  (Cada  letra  en  
hebreo  tiene  también  valor  numérico.)  
 
Daniel  8:27  
Y  yo  Daniel  fuí  quebrantado,  y  estuve  enfermo  algunos  días:  y  
cuando   convalecí,   hice   el   negocio   del   rey;   mas   estaba  
espantado  acerca  de  la  visión,  y  no  había  quien  la  entendiese.  
 
Por   las   malas   noticias   que   el   pueblo   de   Dios   iba   a   sufrir,   se   enfermó  
Daniel.  
 
   

  40    
 

Las  fechas  desde  el  tiempo  de  la  cautividad  hasta    


Antíoco  Epífanes  

 
 

   

  41    
 

Daniel  9  
 
Los   que   enseñan   que   va   haber   un   rapto   secreto   antes   de   siete   años   de  
tribulación   usan   un   solo   versículo.   Ese   Versículo   está   en   este   capítulo.  
No  hay  otro  versículo  en  la  Biblia  que  se  usa  para  enseñar  la  doctrina  
de  siete  años  de  tribulación.    
 
Este   capítulo   comienza   con   Daniel   habiendo   leído   la   profecía   de  
Jeremías   que   había   profetizado   que   los   judíos   iban   a   ser   librados  
después  de  70  años  en  Babilonia.  Daniel  ya  había  pasado  70  años  en  
Babilonia  para  el  año  536  pre  C.  En  ese  año  Ciro  libró  a  los  judíos  para  
volver  y  edificar  el  templo  en  Jerusalem.  
 
“Porque  así  dijo  Jehová:  Cuando  en  Babilonia  se  cumplieren  los  setenta  
años,   yo   os   visitaré,   y   despertaré   sobre   vosotros   mi   buena   palabra,   para  
tornaros  á  este  lugar”.  –  (Jeremías  29:10)  
 
Habiendo  leído  esto,  Daniel  comienza  a  clamar  a  Dios  confesando  los  
pecados   de   su   pueblo   y   pidiendo   perdón.   Aquí   es   un   ejemplo   de   cómo  
hemos  de  orar  así  aunque  ya  era  predestinado  de  ser  librada  la  nación  
judía.  Dios  no  solamente  predestina  el  resultado;  también  predestina  
el  medio.    
 
Daniel  9:21-­‐23  
Aun  estaba  hablando  en  oración,  y  aquel  varón  Gabriel,  al  cual  
había   visto   en   visión   al   principio,   volando   con   presteza,   me  
tocó   como   á   la   hora   del   sacrificio   de   la   tarde.   22   É   hízome  
entender,  y  habló  conmigo,  y  dijo:  Daniel,  ahora  he  salido  para  
hacerte  entender  la  declaración.  23  Al  principio  de  tus  ruegos  
salió   la   palabra,   y   yo   he   venido   para   enseñártela,   porque   tú  
eres   varón   de   deseos.   Entiende   pues   la   palabra,   y   entiende   la  
visión.  
 
Las  setenta  semanas  
 
Daniel  9:24  
  42    
 

Setenta   semanas   están   determinadas   sobre   tu   pueblo   y   sobre  


tu   santa   ciudad,   para   acabar   la   prevaricación,   y   concluir   el  
pecado,   y   expiar   la   iniquidad;   y   para   traer   la   justicia   de   los  
siglos,   y   sellar   la   visión   y   la   profecía,   y   ungir   al   Santo   de   los  
santos.  
 
Las   semanas   son   semanas   de   años.   7   X   70   =   490   años.   La   palabra  
“semana”   en   hebreo   es   la   misma   palabra   “siete”.   La   misma   palabra  
quiere  decir  “juramento”.  Los  comentarios  de  los  ortodoxos  están  de  
acuerdo  con  esta  interpretación.  
 
Aunque  los  70  años  de  Jeremías  ya  habían  terminado  todavía  habían  
70   semanas   de   años   determinadas   sobre   el   pueblo   de   Israel   para  
hacer  seis  cosas:    
 
1-­‐  Para   terminar   con   la   transgresión   de   Israel.  Esto  pasó  en  la  cruz  
y  con  la  destrucción  de  Jerusalem.    
2-­‐  Para  acabar  con  el  pecado.  Cristo  acabó  con  el  pecado  en  la  cruz.    
3-­‐  Para  expiar  la  iniquidad.  Cristo  hizo  esto  en  la  cruz.  
4-­‐  Para  traer  la  justicia  eterna.   Cristo   trajo   la   justicia   para   hacernos  
a  nosotros  justos  por  su  sangre  e  introdujo  su  reino.    
5-­‐   Para   sellar   la   visión   y   la   profecía.   La   profecía   de   Daniel   fue  
sellada  hasta  que  Cristo  abrió  los  7  sellos  en  el  Apocalipsis  5:1.  
6    Para  ungir  al  santísimo.  Esto  pasó  cuando  el  Espíritu  Santo  llenó  a  
Cristo  y  después  a  la  iglesia  (el  templo  verdadero).    
 
Daniel  9:25  
Sepas  pues  y  entiendas,  que  desde  la  salida  de  la  palabra  para  
restaurar  y  edificar  á  Jerusalem  hasta  el  Mesías  Príncipe,  habrá  
siete  semanas,  y  sesenta  y  dos  semanas;  tornaráse  á  edificar  la  
plaza  y  el  muro  en  tiempos  angustiosos  
 
La  salida  de  la  palabra  para  restaurar  y  edificar  á  Jerusalem  fue  dada  
en   el   año   457   pre   C   por   el   rey   Artajerjes,   rey   de   Persia.4  Fue   cuando  
                                                                                                               
4    Neh  2:4-­‐8  Y  díjome  el  rey:  ¿Qué  cosa  pides?  Entonces  oré  al  Dios  de  los  cielos,  5  Y  
dije   al   rey:   Si   al   rey   place,   y   si   agrada   tu   siervo   delante   de   ti,   que   me   envíes   á   Judá,   á  
  43    
 

Nehmías  volvió  a  Jerusalem.  Desde  la  palabra  para  restaurar  hasta  el  
Mesías   Príncipe   habría   una   división   de   7   semanas   y   62   semanas.   La  
ciudad  fue  re-­‐edificada  en  7  semanas  (49  años).  Después  de  otras  62  
semanas  (62  X  7  =  434  años),  el  Mesías  vendría  y  matado.  
7  +  62  =  69  semanas  =  49  +  434  =  483  años  
 
Cristo  nació  en  el  año  4  pre  C.  Por  lo  tanto  Cristo  cuando  tenía  30  años  
comenzó  su  ministerio  en  el  año  26.  
 
La  palabra  para  restaurar  pasó  457  años  pre  C.  69  semanas  son  483  
años.   La   suma   de   457   y   26   son   483.   La   palabra   para   reedificar   el  
templo   salió   por   Ciro   en   536   pre   C.   (Vea   Ezdras   1).   Pero   la   palabra  
para   restaurar   a   Jerusalem   sucedió   79   años   después   en   457   pre   C.  
(Vea  Nehemías  2:4-­‐8).  
 
Daniel  9:26  
Y   después   de   las   sesenta   y   dos   semanas   se   quitará   la   vida   al  
Mesías,  y  no  por  sí:  y  el  pueblo  de  un  príncipe  que  ha  de  venir,  
destruirá   á   la   ciudad   y   el   santuario;   con   inundación   será   el   fin  
de  ella,  y  hasta  el  fin  de  la  guerra  será  talada  con  asolamientos.  
 
Se  quitará  la  Vida  al  Mesías.   Aquí  dice  claramente  de   antemano  que  
Cristo  iba  a  ser  muerto.  
 
El   pueblo   de   un   príncipe   que   ha   de   venir   destruirá   la   ciudad   y   el  
santuario.   Este   príncipe   es   Cristo.   El   único   príncipe   mencionado   antes  
en   este   pasaje   está   en   el   verso   25.   Allí   dice,   "el   Mesías   Príncipe."   En  
hebreo  no  dice  "un  príncipe."  Dice  "el  príncipe".  El  pueblo  del  príncipe  
era  Roma  porque  Dios  es  Dios  de  los  ejércitos.  Cristo  es  el  Capitán  de  
                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                         
la  ciudad  de  los  sepulcros  de  mis  padres,  y  la  reedificaré.  6  Entonces  el  rey  me  dijo,  
(y   la   reina   estaba   sentada   junto   á   él):   ¿Hasta   cuándo   será   tu   viaje,   y   cuándo  
volverás?  Y  plugo  al  rey  enviarme,  después  que  yo  le  señalé  tiempo.  7  Además  dije  al  
rey:   Si   al   rey   place,   dénseme   cartas   para   los   gobernadores   de   la   otra   parte   del   río,  
que  me  franqueen  el  paso  hasta  que  llegue  á  Judá;  8  Y  carta  para  Asaph,  guarda  del  
bosque  del  rey,  á  fin  que  me  dé  madera  para  enmaderar  losportales  del  palacio  de  la  
casa,   y   para   el   muro   de   la   ciudad,   y   la   casa   donde   entraré.   Y   otorgóme   lo   el   rey,  
según  la  benéfica  mano  de  Jehová  sobre  mí.  
  44    
 

los   ejércitos   de   Dios.   Él   manda   a   los   dos   lados,   ambos   demonios   y  


ángeles.   En   el   año   70,   Cristo   vino   con   el   ejército   de   los   Romanos,   así  
como   vino   con   Babilonia   para   destruir   a   Egipto.   Esteban   lo   había  
profetizado.   “Porque   le   hemos   oído   decir,   que   Jesús   de   Nazaret  
destruirá   este   lugar,   y   mudará   las   ordenanzas   que   nos   dió   Moisés”  
(Hechos  6:14).  
 
Profecía   acerca   de   Egipto:   He   aquí,   Jehovah   cabalga   sobre   una   nube  
veloz  y  entra  en  Egipto.  (Isaías  19:1)  
 
El  ángel  dijo  que  70  semanas  eran  determinadas.  Ya  vimos  lo  que  iba  a  
pasar   después   de   69   semanas.   Falta   nada   mas   una   semana.   El   ángel  
sigue  explicando  acerca  de  la  séptima  semana.  
 
 …su   fin   será   con   inundación...   "inundación"   es   una   figura   de   una  
multitud   de   soldados   según   el   diccionario   APPLETON'S   REVISED  
CUYAS  SPANISH  DICTIONARY.  
 
Versículo  27  es  el  único  versículo  de  la  Biblia  que  se  usa  para  la  falsa  
doctrina  de  siete  años  de  tribulación.  
 
Daniel  9:27  
Y  en  otra  semana  confirmará  el  pacto  á  muchos,  y  á  la  mitad  de  
la  semana  hará  cesar  el  sacrificio  y  la  ofrenda:  después  con  la  
muchedumbre   de   las   abominaciones   será   el   desolar,   y   esto  
hasta   una   entera   consumación;   y   derramaráse   la   ya  
determinada  sobre  el  pueblo  asolado.  
 
Por   una   semana   él   confirmará   un   pacto   con   muchos.   ¿Quién  
confirmará   un   pacto   con   muchos?   El   mismo   Príncipe.   El   Mesías  
Príncipe   que   iba   a   destruir   a   Jerusalem   cuando   Cristo   confirmó   el  
pacto  con  muchos.  
 
Asimismo,  tomó  también  la  copa  después  de  haber  cenado,  y  dijo:  "Esta  
copa  es  el  nuevo  pacto  en  mi  sangre"  (1Co  11:25).  
 

  45    
 

En  la  mitad  de  la  semana  hará  cesar  el  sacrificio  y  la  ofrenda.  El  
ministerio  de  Cristo  duró  tres  años  y  medio.  Tres  años  y  medio  es  la  
mitad  de  siete.  Por  su  muerte  hizo  cesar  el  sacrificio  y  la  ofrenda  del  
templo.   Ya   no   necesitamos   los   sacrificios   de   animales   que   eran  
sombra  del  porvenir,  pues  ya  se  cumplieron  en  Cristo.  
 
Sobre   alas   de   abominaciones   vendrá   el   desolador.   El   desolador  
era   Roma.   Cristo   profetizó   la   abominación   desoladora.   Marcos   y  
Mateo  dice,  “abominación  desoladora".    Pero  Lucas,  quien  escribió  su  
evangelio  a  lectores  que  no  conocían  las  escrituras  hebreas,  nos  da  la  
interpretación.  Lucas  dice,  "ejércitos."  
 
Pero   cuando   veáis   que   la   abominación   desoladora   se   ha   establecido  
donde   no   debe   estar   (el   que   lee,   entienda),   entonces   los   que   estén  
enJudea  huyan  a  los  montes.  (Mar.  13:14)  
 
Pero   cuando   viereis   a   Jerusalem   rodeada   de   ejércitos,   sabed   entonces  
que   su   destrucción   ha   llegado.   Entonces   los   que   estén   en   Judea,   huyan   a  
los  montes.  (Lucas  21:20-­‐2l)  
 
…hasta   una   entera   consumación;   y   derramaráse   la   ya  
determinada   sobre   el   pueblo   asolado.   Dios   promete   destruir   no  
solamente   a   Jerusalem,   sino   también   al   desolador   (la   bestia).   Nerón  
era  la  bestia  encarnada.  
 
Cristo   comentó   sobre   este   pasaje   de   Daniel   en   Lucas   21:22   cuando  
dijo,  “Porque  éstos  son  días  de  venganza,  para  que  se  cumplan  todas  las  
cosas  que  están  escritas."  
 
Hoy   en   día,   los   modernos   dicen   que   Cristo   no   es   el   que   confirmó   el  
pacto  por  una  semana.  Ellos  dicen  que  la  séptima  semana  todavía  no  
se   cumple.   Dicen   que   las   69   semanas   se   cumplieron,   pero   que   la  
última   semana   todavía   está   en   nuestro   futuro.   Ellos   meten   una  
separación  de  miles  de  años  entre  la  semana  69  y  la  70.  Dicen  que  el  
anticristo  va  a  hacer  un  pacto  con  los  judíos  por  7  años  y  en  la  mitad  
de  7  años  va  a  quebrarlo  y  sentarse  en  el  templo  como  si  fuera  Dios.    
 
  46    
 

Pero  para  hacer  esa  interpretación  es  necesario  inventar  algo  que  no  
está   en   el   texto.   Cuando   se   cumplieron   los   70   años   de   la   profecía   de  
Jeremías,  no  había  una  separación  de  muchos  años  entre  el  año  69  y  el  
año   70.   ¿De   dónde   sacan   el   derecho   de   meter   una   brecha   de   más   de  
2000  años?    
 
El   Mesías   Príncipe   es   el   Santo   de   los   santos   para   ser   ungido.   Es   el  
mismo   “Príncipe   que   ha   de   venir”.   El   mismo   confirmará   el   pacto   y  
hará  cesar  el  sacrificio  con  su  propia  sangre.  Después  de  eso  el  templo  
fue   desolado   hasta   una   entera   consumación,   y   el   pueblo   Israel  
asolado.   En   lo   siguiente   el   tema   del   sustantivo   es   el   Mesías.   Él   es   la  
única  persona  mencionada  en  este  pasaje.  
 
Daniel  9:24-­‐27  
“Setenta   semanas   están   determinadas   sobre   tu   pueblo   y   sobre   tu  
santa   ciudad,   para   acabar   la   prevaricación,   y   concluir   el   pecado,   y  
expiar   la   iniquidad;   y   para   traer   la   justicia   de   los   siglos,   y   sellar   la  
visión   y   la   profecía,   y   ungir   al   Santo   de   los   santos.   25   Sepas   pues   y  
entiendas,  que  desde  la  salida  de  la  palabra  para  restaurar  y  edificar  á  
Jerusalem  hasta  el  Mesías  Príncipe,  habrá  siete  semanas,  y  sesenta  y  
dos   semanas;   tornaráse   á   edificar   la   plaza   y   el   muro   en   tiempos  
angustiosos.  26  Y  después  de  las  sesenta  y  dos  semanas  se  quitará  la  
vida  al  Mesías,  y  no  por  sí:  y  el  pueblo  del  Príncipe  que  ha  de  venir,  
destruirá  á  la  ciudad  y  el  santuario;  con  inundación  será  el  fin  de  ella,  
y  hasta  el  fin  de  la  guerra  será  talada  con  asolamientos.  27  Y  en  otra  
semana  [Él]  confirmará  el  pacto  á  muchos,  y  á  la  mitad  de  la  semana  
[Él]  hará  cesar  el  sacrificio  y  la  ofrenda:  después  con  la  muchedumbre  
de   las   abominaciones   será   el   desolar,   y   esto   hasta   una   entera  
consumación;   y   derramaráse   la   ya   determinada   sobre   el   pueblo  
asolado.”  
 
El   ministerio   de   Cristo   duró   la   mitad   de   una   semana,   tres   años   y  
medio.  Su  vida  fue  quitada  en  el  año  30  y  Jerusalem  fue  desolada  en  el  
año  70.  Daniel  profetizó  esto  600  años  antes.  
 

  47    
 

Las  70  semanas  son  70  por  7  (490  años).  La  palabra  para  restaurar  y  
edificar  á  Jerusalem  sucedió  en  el  año  458  antes  de  Cristo.  La  palabra  
de  restaurar  se  encuentra  en  Nehemías  2:7-­‐8.  
 
El  sumario  de  las  setenta  semanas  de  Daniel  
 
Cristo  nació  en  el  año  4  pre  C.  Su  ministerio  empezó  en  el  año  26  a  la  
edad  de  30,  y  duró  3  años  y  medio.  Fue  crucificado  en  el  año  30  a  la  
edad  de  33.  
 
Las  70  semanas  comenzaron  457  años  pre  C,  y  terminaron  490  años  
después   en   el   año   33   (457   +   33   =   490).   Las   primeras   69   semanas  
fueron   divididas   en   dos   partes   —   7   semanas,   y   62   semanas.   La   ciudad  
fue  re-­‐edificada  después  de  7  semanas  (49  años).  Después  de  otros  62  
semanas,   la   vida   del   Mesías   se   quitó   tres   años   y   medio   después   del  
año  26.  
 
69   X   7   =   483.   La   palabra   para   restaurar   sucedió   en   457   pre   C.  
Sumando  cl  año  26  y  el  año  457  tenemos  el  año  que  el  ministerio  de  
Cristo  comenzó.  
 
Eso   nos   deja   una   semana   (7   años).   Cristo   hizo   pacto   al   comenzar   su  
ministerio  (el  principio  de  semana  70).  Pero  después  de  3  ½  años  hizo  
cesar   el   sacrificio   y   ofrenda   del   templo   con   su   propia   sangre   (el  
cumplimiento  de  los  sacrificios  del  templo).  
 
Los   más   famosos   comentaristas5  que   dicen   que   Cristo   es   el   que   hizo  
pacto   con   muchos   son   Juan   Calvino,6  Clark,7  Ginebra,   Mateo   Henry,  
Jamieson  Faussett  Brown,  Albert  Barnes,8  y  Juan  Wesley.  John  Gill  dice  
que  fueron  los  Romanos  que  hicieron  el  pacto  con  muchos.  Pero  todos  
están  de  acuerdo  que  ya  se  cumplió  y  no  es  para  nuestro  futuro.  
 
                                                                                                               
5  http://www.ewordtoday.com/comments/genesis/mhc/genesis1.htm  
6  http://www.studylight.org/commentaries/cal/view.cgi?bk=26&ch=9  
7  http://www.studylight.org/commentaries/bnb/  
8  http://www.studylight.org/commentaries/bnb/  

  48    
 

  49    
 
 

Daniel  10,11,12  
 
La  visión  que  comienza  en  Daniel  10  abarca  también  los  capítulos  11  y  
12.  Es  la  última  visión  de  Daniel.  Sucedió  en  el  tercer  año  de  Ciro  (533  
antes   que   vino   Cristo).   Daniel   había   estado   ayunando   y   orando   por  
tres   semanas   cuando   Cristo   le   apareció.   Los   hombres   que   estaban   con  
él   no   vieron   la   visión,   pero   la   presencia   de   Dios   les   espantó.   Ellos  
corrieron   y   dejaron   a   Daniel   a   solas   sobre   el   suelo   en   un   profundo  
sueño.  Algo  semejante  le  pasó  a  Pablo.  Los  hombres  con  Pablo  "vieron  
la   luz,   pero   no   entendieron   la   voz   del   que   hablaba   conmigo.   "   (Hechos  
22:9)  
 
Daniel  describió  al  que  vio  en  la  misma  manera  que  Juan  lo  hizo.  
 
Sus   pies   eran   semejantes   al   bronce   bruñido,   ardiente   como   en   un   horno.  
Su  voz  era  como  el  estruendo  de  muchas  aguas.  (Apoc  1:15)  
 
Daniel  dice,  "Su  cuerpo  era  como  crisólito,  y  su  rostro  como  el  aspecto  
del  relámpago.  Sus  ojos  eran  como  antorchas  de  fuego,  y  sus  brazos  y  
sus   piernas   como   bronce   bruñido,   y   el   sonido   de   sus   palabras   como   el  
estruendo   de   una   multitud"   (Dan   10:6).   Después   de   ver   a   Cristo,  
Daniel   cayó   en   un   profundo   sueño.   Entonces,   una   mano   le   tocó   y   le  
puso  sobre  sus  rodillas.  
 
Y   he   aquí   una   mano   me   tocó...  El  comentario  de  Mateo  Henry  dice  
que  la  mano  era  la  mano  del  ángel  Gabriel.  No  era  la  mano  de  Cristo,  
porque   no   dice,   “el   que   yo   había   visto   me   tocó,”   sino   que   dice,   “una  
mano   me   tocó.”   Gabriel   es   el   que   siguió   explicándole   lo   que   iba   a  
pasar.  
 
El   ángel   le   dijo,   “Mas  el  príncipe  del  reino  de  Persia  se  me  opuso”  
(verso   13).   El   príncipe   de   Persia   era   un   principado   de   Satanás   que  
reinaba   durante   el   tiempo   del   reino   de   Persia.   Por   medio   de   las  
oraciones   de   Daniel,   Miguel   y   Gabriel   lucharon   y   vencieron.   Gabriel  
dijo,   "Pues   ahora   tengo   que   volver   para   pelear   contra   el   príncipe   de  
Persia;  y  al  terminar  con  él,  el  príncipe  de  Grecia  vendrá"  (verso  20).  O  
  50    
 

sea,   Gabriel   estaba   profetizando   la   venida   de   Alejandro   el   Grande   de  


Grecia.   Cuando   él   vino,   cayó   el   príncipe   de   Persia.   Satanás   y   sus  
principados   tienen   autoridad   por   causa   del   pecado   del   hombre.  
Recibimos   a   los   líderes   que   merecemos.   Pero   el   punto   de   la   profecía  
de   este   libro   es   que   el   Príncipe   de   príncipes   iba   a   venir.   Satanás   no  
puede   hacer   nada   sin   el   permiso   de   Dios.   Satanás   tenía   autoridad  
porque  Dios  se  la  había  dado.  Dios  se  la  dio  por  causa  del  pecado  del  
hombre.  
 
No  tenemos  el  derecho  de  ordenarles  a  los  principados  que  se  bajen.  
Caen   automáticamente   cuando   el   pueblo   se   arrepiente.   Hay   que  
respetar  su  autoridad  y  no  ser  como  los  burladores  de  Judas.  
 
De   la   misma   manera,   también   estos   soñadores   mancillan   la   carne,  
rechazan   toda   autoridad   y   maldicen   las   potestades   superiores.   Pero   ni  
aun   el   arcángel   Miguel,   cuando   contendía   disputando   con   el   diablo  
sobre  el  cuerpo  de  Moisés,  se  atrevió  a  pronunciar  un  juicio  de  maldición  
contra  él,  sino  que  dijo:  "El  Señor  te  reprenda"  (Judas  8,9).  
 
Cristo  tuvo  que  luchar  también  cuando  fue  a  la  cruz  aunque  él  es  Dios.  
Dios  había  decretado  que  fuera  limitado  como  Hijo  del  Hombre.  Pedro  
no   entendía   esto   cuando   le   reprendió   a   Cristo   por   decir   que   iba   a   la  
cruz.  Pedro  ya  entendía  que  Jesús  era  el  Hijo  de  Dios,  pero  no  entendía  
que  era  también  el  Hijo  del  Hombre.  
 
He   venido   para   hacerte   saber   lo   que   ha   de   venir   a   tu   pueblo   en  
los  postreros  días;  porque  la  visión  es  para  esos  días  -­‐  (verso  14).  
En   la  visión   que   sigue   en   los   capítulos   11   y   12,   el   ángel   profetiza   de   lo  
que   iba  a  pasar  entre  el  año  529  pre  C  y  el  año  70  después  de  Cristo.  
Esta   profecía  iba  a  cubrir  600  años  de  historia  de  antemano.  El  ángel  
llama  este  tiempo  "los  postreros  días."  
 
Cuando  la  Biblia  usa  la  frase  “los  postreros  días”  eso  no  quiere  decir  
los   últimos   días   de   nuestro   tiempo.   Todo   depende   del   contexto   del  
pasaje.   Por   ejemplo,   en   el   caso   de   la   profecía   de   Jacobo   él   dijo,  
“Juntaos,   y   os   declararé   lo   que   os   ha   de   acontecer   en   los   postreros  

  51    
 

días.   …”   (Gen   49:1).   Siguió   Jacobo   profetizando   cosas   que   se  


cumplieron  en  los  días  del  Antiguo  Testamento.    
 
Daniel  10:20-­‐21  
Y  dijo:  ¿Sabes  por  qué  he  venido  á  ti?  Porque  luego  tengo  de  
volver   para   pelear   con   el   príncipe   de   los   Persas;   y   en   saliendo  
yo,   luego   viene   el   príncipe   de   Grecia.   21   Empero   yo   te  
declararé   lo   que   está   escrito   en   la   escritura   de   verdad:   y  
ninguno   hay   que   se   esfuerce   conmigo   en   estas   cosas,   sino  
Miguel  vuestro  príncipe.  
 
¿Sabes   por   qué   he   venido   a   ti?  Ya  le  había  dicho  por  qué.  Era  para  
decirle   lo   que   iba   a   pasar   al   pueblo   de   Daniel   (los   creyentes)   en   los  
postreros  días.  
 
Pues   ahora   tengo   que   volver   para   combatir   con   el   príncipe   de  
Persia.  Y  cuando  yo  haya  concluído,  he  aquí  que  viene  el  príncipe  
de   Grecia.  Miguel  es  el  único  que  le  ayudó  al  ángel  en  la  batalla  con  
los   principados.   Aunque   la   victoria   es   decretada   de   antemano,   no  
vamos  a  ganar  sin  entrar  a  la  batalla  en  oración  y  predicación.  Ambas  
son  decretadas,  la  victoria  y  la  batalla.  
 
Pero  te  voy  a  declarar  lo  que  está  registrado  en  el  libro  de  la  verdad.  
Parece  que  hay  un  libro  en  el  cielo  que  da  la  historia  de  antemano.  
 
Daniel  11:1    
Y   yo,   en   el   primer   año   de   Darío   de   Media,   me   puse   a   su   lado  
para  apoyarle  y  fortalecerle.  
 
Aunque  el  ángel  combatía  con  el  príncipe  de  Persia,  también  apoyaba  
a  Darío  de  Media.  Algunos  creen  que  este  Darío  es  el  mismo  Ciro.  O  
posiblemente  Darío  era  otro  encargado  debajo  de  Ciro.  De  cualquier  
manera,  el  apoyar  a  Darío  era  la  misma  cosa  que  apoyar  a  Ciro.  
 
Ningún  líder  puede  tener  poder  sin  la  ayuda  de  Dios.  Dios  es  el  que  
ubica   a   los   líderes   malos   y   también   a   los   buenos.   Recibimos   los  
líderes  que  merecemos.  
  52    
 

 
El   profeta   Isaías   profetizó   de   Ciro,   y   le   nombró   cien   años   antes   que  
Ciro  naciera.  
 
"ASI   dice   Jehová   á   su   ungido,   á   Ciro,   al   cual   tomé   yo   por   su   mano  
derecha,   para   sujetar   gentes   delante   de   él   y   desatar   lomos   de   reyes;  
para  abrir  delante  de  él  puertas,  y  las  puertas  no  se  cerrarán:  2  Yo  iré  
delante   de   ti,   y   enderezaré   las   tortuosidades;   quebrantaré   puertas   de  
bronce,   y   cerrojos   de   hierro   haré   pedazos;   3   Y   te   daré   los   tesoros  
escondidos,   y   los   secretos   muy   guardados;   para   que   sepas   que   yo   soy  
Jehová,  el  Dios  de  Israel,  que  te  pongo  nombre.  4  Por  amor  de  mi  siervo  
Jacob,   y   de   Israel   mi   escogido,   te   llamé   por   tu   nombre;   púsete  
sobrenombre,  aunque  no  me  conociste.  "  (Isaias  45:  1-­‐4)  
 
Daniel  11  
 
La  profecía  de  Daniel  11  empieza  con  los  reyes  de  Persia  que  iban  a  
seguir  a  Ciro.  Luego  la  profecía  sigue  a  Alejandro  el  Grande  de  Grecia.  
Después  viene  la  profecía  de  los  reyes  de  Siria  y  Egipto  que  siguieron  
la  división  del  reino  de  Alejandro.  Entonces  concluye  con  la  profecía  
acerca   de   Roma   y   la   destrucción   del   linaje   de   Julio/Claudio   de   la  
familia   de   los   César.   Fue   la   época   en   que   la   copa   de   ira   se   llenaba.  
Concluye   el   capítulo   12   con   el   derramamiento   de   esa   copa   durante  
los   tres   años   y   medio   de   la   gran   tribulación   (del   año   66   al   70).   La  
profecía   da   la   historia   de   antemano,   y   fue   dada   539   años   antes   de  
Cristo,  y  abarca  609  años.  
 
Daniel  11:2  
Ahora   yo   te   declararé   la   verdad:   He   aquí   que   se   levantarán  
tres   reyes   más   en   Persia,   y   el   cuarto   se   hará   de   grandes  
riquezas,   más   que   todos.   Y   cuando   se   haya   fortalecido   con   sus  
riquezas,  agitará  a  todos  contra  el  reino  de  Grecia.  
 
Según   la   enciclopedia   bíblica   (The   International   Standard   Bible  
Enciclopedia),   los   tres   reyes   eran   Cambices,   Smerdis,   Darío  

  53    
 

Hystaspin.   El   cuarto   era   Xerxes.   Xerxes   fue   el   que   trató   de   conquistar  


a  Grecia  pero  fracasó.  
 
Daniel  11:3  
Entonces   se   levantara   un   rey   valiente,   el   cual   dominara   con  
gran  dominio  y  hará  según  su  propia  voluntad.  
 
El  rey  valiente  era  Alejandro  el  Grande.  
 
Daniel  11:4  
Pero   cuando   haya   prevalecido,   su   reino   será   quebrantado   y  
repartido   por   los   cuatro   vientos   del   cielo;   pero   no   a   sus  
descendientes,   ni   según   el   dominio   con   que   él   había  
dominado,   porque   su   reino   será   arrancado   y   será   para   otros  
aparte  de  éstos.  
 
Se   cumplió   versículo   4   cuando   Alejandro   murió   a   la   edad   de   33   años,  
después   de   conquistar   a   todo   el   mundo.   Su   reino   fue   dividido   en  
cuatro  partes  por  sus  cuatro  generales.  
 
Daniel  11:5  
El  rey  del  sur  se  hará  fuerte,  pero  uno  de  sus  príncipes  se  hará  
más  fuerte  que  él  y  dominará  con  un  dominio  mayor  que  el  de  
aquél.  
 
El  rey  del  sur  era  el  rey  de  Egipto,  Ptolemy  Soter  (322  -­‐  305  pre  C).  
 
Daniel  11:6  
Y  al  cabo  de  años  se  concertarán,  y  la  hija  del  rey  del  mediodía  
[el   sur]   vendrá   al   rey   del   norte   para   hacer   los   conciertos.  
Empero   ella   no   podrá   retener   la   fuerza   del   brazo:   ni  
permanecerá  él,  ni  su  brazo;  porque  será  entregada  ella,  y  los  
que   la   habían   traído,   asimismo   su   hijo,   y   los   que   estaban   de  
parte  de  ella  en  aquel  tiempo.  
 

  54    
 

La  hija  del  rey  era  Berenice.  Según  la  historia  ella  se  casó  con  el  rey  
del   norte   (Siria).   Pero   la   otra   esposa   (Laodicea)   del   rey   de   Siria  
asesinó  a  Berenice  y  también  a  su  esposo.  
 
Daniel  11:7  
Mas  del  renuevo  de  sus  raíces  se  levantará  uno  sobre  su  silla,  
y   vendrá   con   ejército,   y   entrará   en   la   fortaleza   del   rey   del  
norte,  y  hará  en  ellos  á  su  arbitrio,  y  predominará.  
 
El  renuevo  de  sus  raíces  era  el  hermano  de  Berenice.  Él  se  levantó  en  
el  lugar  de  su  padre  y  mató  a  Laodicea.  
 
Daniel  11:8-­‐9  
Y   aun   los   dioses   de   ellos,   con   sus   príncipes,   con   sus   vasos  
preciosos   de   plata   y   de   oro,   llevará   cautivos   á   Egipto:   y   por  
años  se  mantendrá  él  contra  el  rey  del  norte.  9  Así  entrará  en  
el  reino  el  rey  del  mediodía  [el  sur],  y  volverá  á  su  tierra.  
 
El   rey   del   norte   (Seleucus   Callinicus,   rey   de   Siria)   invadió   a   Egipto,  
pero  no  tuvo  buen  éxito.  
 
Daniel  11:10-­‐12  
Mas   los   hijos   de   aquél   se   airarán   y   reunirán   multitud   de  
grandes  ejércitos:  y  vendrá  á  gran  priesa,  é  inundará,  y  pasará,  
y  tornará,  y  llegará  con  ira  hasta  su  fortaleza.  11  Por  lo  cual  se  
enfurecerá   el   rey   del   mediodía,   y   saldrá,   y   peleará   con   el  
mismo  rey  del  norte;  y  pondrá  en  campo  gran  multitud,  y  toda  
aquella  multitud  será  entregada  en  su  mano.  12  Y  la  multitud  
se   ensoberbecerá,   elevaráse   su   corazón,   y   derribará   muchos  
millares;  mas  no  prevalecerá.  
 
El   rey   del   sur   (Ptolemy   Philopater   de   Egipto)   ganó   la   batalla   contra  
Siria,  pero  no  tenía  el  carácter  requerido  para  aprovechar  la  victoria.  
 
Daniel  11:13  

  55    
 

Y   el   rey   del   norte   volverá   á   poner   en   campo   mayor   multitud  


que  primero,  y  á  cabo  del  tiempo  de  años  vendrá  á  gran  priesa  
con  grande  ejército  y  con  muchas  riquezas.  
 
El   versículo   13   se   cumplió   con   Antíoco   el   rey   de   Siria.   Después   de  
trece  años  Antíoco  atacó  a  Egipto  de  nuevo  y  ganó  esta  vez.  
 
Daniel  11:14  
En   aquellos   tiempos   se   levantarán   muchos   contra   el   rey   del  
sur;   y   hombres   violentos   de   tu   pueblo   se   rebelarán  
cumpliendo  la  visión,  pero  fracasarán.    
 
Los  hombres  violentos  eran  judíos  que  se  rebelaron  contra  Egipto  y  se  
pusieron  al  lado  de  Siria.  
 
Daniel  11:15-­‐16  
Vendrá,  pues,  el  rey  del  norte,  levantará  terraplenes  y  tomará  
la   ciudad   fortificada.   Las   fuerzas   del   sur   no   resistirán;   ni  
siquiera   sus   tropas   escogidas   podrán   resistir.   16   El   que   vaya  
contra  él  hará  según  su  voluntad;  no  habrá  quien  resista  ante  
él.  Estará  en  la  tierra  gloriosa,  la  cual  será  consumida  bajo  su  
poder.  
 
Se  cumplió  cuando  Antíoco  entró  a  Palestina  y  la  conquistó.  
 
Daniel  11:17  
Luego  se  dispondrá  para  venir  con  el  poder  de  todo  su  reino  y  
hará  convenios  con  aquél.  Le  dará  una  hija  de  las  mujeres  para  
destruirlo,  pero  no  permanecerá  ni  tendrá  resultado.    
 
Todo  esto  pasó  por  causa  de  los  pecados  del  pueblo  de  Dios.  Antíoco  
dio  a  su  hija  al  rey  de  Egipto  en  alianza.  Pero  ella  traicionó  a  su  padre  
y  se  puso  al  lado  de  su  esposo.  
 
Daniel  11:18  

  56    
 

Después   volverá   su   rostro   hacia   las   costas   y   tomará   muchas  


de   ellas,   pero   un   gobernante   pondrá   freno   a   su   afrenta   y  
volverá  su  afrenta  sobre  él.  
 
Antíoco   atacó   unas   de   las   islas   del   mar,   pero   fue   vencido   por   los  
romanos.   Después   de   esto   ya   no   tenía   mucho   poder.   Roma   se  
menciona  por  el  ángel  como  gobernante  por  la  primera  vez.  
 
Daniel  11:19-­‐20  
Luego  volverá  su  rostro  hacia  las  fortalezas  de  su  tierra;  pero  
tropezará   y   caerá,   y   no   será   hallado   más.   20   Entonces   le  
sucederá   en   el   trono   uno   que   hará   pasar   un   exactor   por   lo  
mejor  del  reino.  Pero  en  pocos  días  será  quebrantado,  no  con  
ira  in  en  batalla.  
 
Seleucus   Philopator,   de   Siria,   se   levantó   en   el   lugar   de   Antíoco   y  
cobro  impuestos  a  los  judíos.  
 
Daniel  11:21  
Le  sucederá  en  su  lugar  un  hombre  vil,  al  cual  no  se  ha  dado  el  
esplendor   del   reino.   Habiendo   tranquilidad,   vendrá   y   tomará  
el  reino  con  intrigas.    
 
El   hombre   vil   es   otro   Antíoco.   Se   llamaba   Antíoco   Epífanes.   Es   el  
mismo   cuerno   pequeño   del   capítulo   8.   Cogió   el   trono   de   Siria   aunque  
no  tenía  el  derecho.  
 
Daniel  11:22  
Y  las  fuerzas  serán  completamente  arrasadas  y  quebrantadas  
delante  de  él,  inclusive  el  príncipe  del  pacto.  
 
Antíoco     Epífanes   venció   a   los   ejércitos   extranjeros.   También   quitó   al  
sumo  sacerdote  (el  príncipe  del  pacto).  
 
Daniel  11:23-­‐24  
Y   después   que   hayan   hecho   alianza   con   él,   hará   engaño:  
Subirá   y   saldrá   vencedor   con   poca   gente.   24   Y   habiendo  
  57    
 

tranquilidad,   entrará   en   las   partes   mas   fértiles   de   la   provincia  


y   hará   lo   que   no   hicieron   sus   padres,   ni   los   padres   de   sus  
padres:   A   sus   soldados   les   repartirá   despojo,   botín   y   riquezas;  
y  contra  las  fortalezas  maquinará  planes,  aunque  solo  por  un  
tiempo.  
 
Antíoco   Epífanes   distribuyó   despojo,   botín,   y   riquezas   para   ganar   al  
pueblo   a   su   causa.   Años   después,   Julio   César   hizo   lo   mismo.   Hoy   en  
día,  los  políticos  hacen  lo  mismo.  Roban  a  los  ricos  y  dan  al  pueblo.  
 
Daniel  11:25  
Despertará  sus  fuerzas  y  su  corazón  contra  el  rey  del  sur,  con  
un   gran   ejército.   El   rey   del   sur   se   alistará   para   la   guerra   con  
un  ejército  grande  y  muy  fuerte;  pero  no  prevalecerá,  porque  
le  harán  traición.  
 
Antíoco  Epífanes  conquistó  a  Egipto.  
 
Daniel  11:26  
Aun   los   que   comen   de   su     pan   le   quebrantarán.   Su   ejército  
será  destruido,  y  muchos  caerán  muertos.  
 
Egipto  fue  vencido.  
 
Daniel  11:27  
El   corazón   de   estos   dos   reyes   estará   dispuesto   para   hacer   el  
mal,   y   en   la   misma   mesa   hablarán   mentira.   Pero   no   servirá   de  
nada,   porque   el   final   del   tiempo   señalado   aun   no   habrá  
llegado.   28   El   volverá   a   su   tierra   con   gran   riqueza,   y   su  
corazón   estará   contra   el   pacto   santo.   Hará   su   voluntad   y   se  
volverá  a  su  tierra.  
 
A  la  vuelta  a  Siria,  Antíoco  Epífanes  pasó  por  Jerusalem  y  robó  cosas  
sagradas  del  templo.  
 
Daniel  11:29  

  58    
 

Al  tiempo  señalado  volverá  al  sur,  pero  esta  vez  no  le  sucederá  
como   en   la   primera,   30   porque   contra   él   vendrán   naves   de  
Quitim,   y   él   se   desanimará.   Volverá   y   se   enfurecerá   contra   el  
pacto   santo   y   hará   su   voluntad.   Volverá,   pues,   y   se   las  
entenderá  con  los  que  han  abandonado  el  pacto  santo.  
 
Antíoco   Epífanes   volvió   a   Egipto   otra   vez,   pero   Roma   (Quitim)   vino  
contra   él.   Luego   fue   a   Jerusalem,   puso   un   ídolo   en   el   templo   y   ofreció  
un   puerco   sobre   el   altar   del   templo.   Los   que   abandonaron   el   pacto  
eran  unos  de  los  judíos  que  se  pusieron  de  acuerdo  con  Antíoco.  
 
Daniel  11:31  
Entonces   se   levantarán   tropas   de   su   parte   y   contaminarán   el  
santuario,   la   fortaleza.   Quitarán   el   sacrificio   continuo   y  
pondrán  la  abominación  desoladora.  
 
El  templo  se  dejó  desolado  por  tres  años.  La  abominación  desoladora  
fue   el   ídolo   en   el   templo   y   la   contaminación   de   ello.   Pero   el   pecado  
del  pueblo  de  Dios  fue  la  causa  por  la  cual  Dios  lo  permitió.  Durante  
este  tiempo  los  Macabeos,  una  familia  de  sacerdotes  judíos,  pelearon  
con   Antíoco   y   lo   vencieron   después   de   tres   años   con   un   pequeño  
ejército  contra  muchos  miles.  La  historia  de  esto  se  encuentra  en  los  
dos  libros  de  Macabeos.  
 
Daniel  11:32-­‐33  
Con   lisonjas   hará   pecar   a   los   que   violan   el   pacto,   pero   el  
pueblo   que   conoce   a   su   Dios   se   esforzará   y   actuará.   33   Los  
sabios   del   pueblo   darán   sabiduría   a   muchos,   pero   caerán   a  
espada  y  a  fuego,  en  cautividad  y  despojo  por  algunos  días.  
 
Antíoco  Epífanes  trataba  de  exterminar  la  fe  de  Jehová.  De  los  cinco  
hijos   del   primer   líder   de   los   Macabeos,   todos   fueron   matados  
después   de   muchos   años.   Fueron   “ayudados   con   poca   ayuda,"   y  
cayeron  ante  la  espada  y  pruebas  de  fuego.  
 
Daniel  11:34-­‐35  

  59    
 

Y  cuando  caigan,  serán  ayudados  con  poca  ayuda;  y  muchos  se  


juntarán  a  ellos  con  lisonjas.  35  Algunos  de  los  sabios  caerán  
para   ser   purificados,   limpiados   y   emblanquecidos   hasta   el  
tiempo  señalado;  porque  aun  hay  plazo  para  éstos.  
 
El   tiempo   señalado   se   menciona   en   los   versículos   27,   29,   y   35.   Dios  
siempre  cumple  sus  citas  y  sus  citas  son  predeterminadas.  
 
Aunque  por  un  tiempo  la  visión  tarde  en  cumplirse,  al  fin  ella  hablará  y  
no   defraudará.   Aunque   tarde,   espéralo;   pues   sin   duda   vendrá   y   no  
tardará  (Hab.  2:3).  
 
…y  me  dijo:  —-­‐He  aquí  que  yo  te  mostraré  lo  que  ha  de  venir  al  final  de  
la  indignación,  porque  el  final  será  en  el  tiempo  señalado  (Dan  8:19).  
 
El  Rey  
El   próximo   versículo   comienza   algo   diferente.   Antes   estaba   hablando  
de   Antíoco   Epífanes   y   la   profecía   nunca   le   llamó   “rey”.   Al   contrario   le  
llamó  un  “hombre  vil.”  De  repente  el  ángel  empieza  hablar  de  “el  rey”.  
 
Daniel  11:36  
El  rey  hará  su  voluntad.  Se  ensoberbecerá  y  se  engrandecerá  
sobre   todo   dios.   Contra   el   Dios   de   dioses   hablará   cosas  
sorprendentes.   Será   prosperado   hasta   que   sea   consumada   la  
ira,  porque  lo  que  está  determinado  se  cumplirá.  
 
El   rey   en   el   versiculo   36   es   Roma,   según   Juan   Calvino   y   J.R.  
Rushdoony.  Roma  prosperó  hasta  que  fue  "consumada  la  ira"  con  la  
destrucción  de  Jerusalem.  Dios  lo  había  determinado,  y  lo  cumplió  en  
el  año  70.  
 
Daniel  11:37  
No  hará  caso  del  dios  de  sus  padres,  ni  del  más  apreciado  por  
las   mujeres.   No   hará   caso   de   dios   alguno,   porque   se  
engrandecerá  sobre  todo.  
 

  60    
 

Roma   no   hizo   caso   a   los   dioses   de   sus   padres.   Roma   fue   atea   en  
práctica.   Roma   no   tuvo   sentimiento   ni   misericordia   como   la   mujer.  
Roma   se   engrandeció   a   sí   misma   diciendo,   “No   tenemos   a   ningún   rey      
sino  a  Cesar".    
 
Daniel  11:38-­‐39  
Mas  honrará  en  su  lugar  al  dios  Mauzim,  dios  que  sus  padres  
no  conocieron:  honrarálo  con  oro,  y  plata,  y  piedras  preciosas,  
y   con   cosas   de   gran   precio.   39   Y   con   el   dios   ajeno   que  
conocerá,   hará   á   los   baluartes   de   Mauzim   crecer   en   gloria:   y  
harálos   enseñorear   sobre   muchos,   y   por   interés   repartirá   la  
tierra.  
 
Roma   dio   honra   a   los   dioses   de   las   naciones   sobre   las   cuales  
dominaba.     Hasta   requería   que   los   judíos   sacrificaran   y   oraran   por  
Roma.  
 
Daniel  11:40  
Empero   al   cabo   del   tiempo   el   rey   del   mediodía   [Egipto]   se  
acorneará   con   él;   y   el   rey   del   norte   levantará   contra   él   como  
tempestad,  con  carros  y  gente  de  á  caballo,  y  muchos  navíos;  y  
entrará  por  las  tierras,  é  inundará,  y  pasará.  
 
 Roma  hizo  guerra  contra  Egipto  y  contra  Siria,  y  triunfó.  
 
Daniel  11:41  
Y  vendrá  á  la  tierra  deseable,  y  muchas  provincias  caerán;  mas  
éstas   escaparán   de   su   mano:   Edom,   y   Moab,   y   lo   primero   de  
los  hijos  de  Ammón.  
 
Roma  entró  a  Jerusalem  como  60  años  antes  de  Cristo.  
 
Daniel  11:42  
Asimismo  extenderá  su  mano  á  las  otras  tierras,  y  no  escapará  
el  país  de  Egipto.  
 
Roma  conquistó  a  África.  
  61    
 

 
Daniel  11:43-­‐44  
Y   se   apoderará   de   los   tesoros   de   oro   y   plata,   y   de   todas   las  
cosas   preciosas   de   Egipto,   de   Libia,   y   Etiopía   por   donde  
pasará.  44  Mas  nuevas  de  oriente  y  del  norte  lo  espantarán;  y  
saldrá  con  grande  ira  para  destruir  y  matar  muchos.  
 
Las  noticias  se  refieren  a  la  Guerra  civil  en  el  tiempo  de  Nerón.  
 
Daniel  11:45  
Y   plantará   la   tiendas   de   su   palacio   entre   los   mares,   en   el  
monte   deseable   del   santuario;   y   vendrá   hasta   su   fin,   y   no  
tendrá  quien  le  ayude.  
 
Aquí,  el  versículo  45  habla  de  cuando  Roma  invadió  a  Palestina  y  la  
última  guerra  comenzó.  Pero  el  linaje  de  César  llegó  a  su  fin  cuando  
Nerón   se   suicidó   en   el   año   68.   El   capítulo   12   sigue   con   la   historia  
hasta  el  fin  de  la  gran  tribulación  en  el  año  70.  
 
Daniel  12  
 
Para  entender  la  profecía,  uno  tiene  que  conocer  también  la  historia.  
Josefo  y  Eusebio  son  los  autores  mas  notables  en  cuanto  a  la  historia  
de   los   tiempos   bíblicos.   Cristo   abrió   los   sellos   en   el   Apocalipsis   6-­‐8.  
Pero   personalmente,   hasta   que   uno   sepa   la   historia   y   sea   inspirado  
por  el  Espíritu  Santo,  el  libro  todavía  estará  sellado.  
 
Daniel  12:1  
En  aquel  tiempo  se  levantará  Miguel,  el  gran  príncipe  que  está  
del   lado   de   los   hijos   de   tu   pueblo.   Será   tiempo   de   angustia,  
como   nunca   fue   desde   que   existen   las   naciones   hasta  
entonces.  Pero  en  aquel  tiempo  tu  pueblo  será  librado,  todos  
aquellos  que  se  encuentren  inscritos  en  el  libro.  
 
¿En  cual  tiempo?  Será  cuando  Roma  “plantará  la  tiendas  de  su  palacio  
entre  los  mares,  en  el  monte  deseable  del  santuario;  y  vendrá  hasta  
  62    
 

su   fin,   y   no   tendrá   quien   le   ayude”   (Dan   11:45).   Este   tiempo   de  


angustia  habla  de  la  gran  tribulación.  Comenzó  en  el  año  66,  y  duró  
tres   años   y   medio.   Terminó   en   el   año   70   cuando   Roma   destruyó   a  
Jerusalem.  
 
Tu   pueblo   será   librado.  El  pueblo  de  Daniel  es  la  iglesia.  La  iglesia  
fue  librada  de  la  persecución  de  Nerón  y  de  los  judíos  cuando  Nerón  
murió  y  cuando  Jerusalem  fue  destruida.  
 
Daniel  12:2  
Y   muchos   de   los   que   duermen   en   el   polvo   de   la   tierra   serán  
despertados,   unos   para   vida   eterna   y   otros   para   vergüenza   y  
eterno   horror.   3   Los   entendidos   resplandecerán   con   el  
resplandor   del   firmamento;   y   los   que   enseñan   justicia   a   la  
multitud,  como  las  estrellas,  por  toda  la  eternidad.  
 
Los  que  dormían  en  el  polvo  iban  a  ser  resucitados  en  el  tiempo  de  la  
gran   tribulación.   Hasta   la   venida   de   Cristo,   nadie   había   subido   al  
cielo.  "Nadie  ha  subido  al  cielo,  sino  el  que  descendió  del  cielo,  el  Hijo  
del   Hombre"   (Juan   3:13).   Los   muertos   eran   espíritus   sin   cuerpos  
esperando  en  el  Hades  la  resurrección  y  la  venida  del  Mesías.  En  ese  
tiempo   de   angustia,   toda   la   gente   del   tiempo   del   Antiguo   Testamento  
fue  resucitada,  y  se  pusieron  todos  de  pie  ante  el  gran  trono  blanco  
de  Dios.  Juan  vio  esto  en  el  Apocalipsis.    
 
Y   vi   un   gran   trono   blanco   y   al   que   estaba   sentado   sobre   él,   de   delante  
del  cual  huyó  la  tierra  y  el  cielo;  y  no  fué  hallado  el  lugar  de  ellos.  12  Y  vi  
los   muertos,   grandes   y   pequeños,   que   estaban   delante   de   Dios;   y   los  
libros   fueron   abiertos:   y   otro   libro   fué   abierto,   el   cual   es   de   la   vida:   y  
fueron   juzgados   los   muertos   por   las   cosas   que   estaban   escritas   en   los  
libros,  según  sus  obras.  13  Y  el  mar  dió  los  muertos  que  estaban  en  él;  y  
la   muerte   y   el   infierno   dieron   los   muertos   que   estaban   en   ellos;   y   fué  
hecho   juicio   de   cada   uno   según   sus   obras.   14   Y   el   infierno   y   la   muerte  
fueron  lanzados  en  el  lago  de  fuego.  Esta  es  la  muerte  segunda.  15  Y  el  
que  no  fué  hallado  escrito  en  el  libro  de  la  vida,  fué  lanzado  en  el  lago  de  
fuego  (Apoc  20:11-­‐15).  
 
  63    
 

Esto   (el   juicio   del   gran   trono   blanco)   sucedió   en   aquel   tiempo,   y   ha  
seguido   sucediendo   desde   entonces.   Estamos   viviendo   en   el   último  
día.   El   día   de   la   resurrección,   el   del   reino   de   Cristo.   Cuando   uno  
muere,   se   va   a   la   resurrección   y   al   juicio.   (Hebreos   9:27)   Como   dije  
anteriormente,  los  que  no  serán  hallados  en  el  libro  de  la  vida  serán  
lanzados  al  lago  de  fuego  (Apoc  20:15).  
 
Daniel  12:4  
Tú  empero  Daniel,   cierra   las   palabras   y   sella   el   libro   hasta   el  
tiempo  del  fin:  pasarán  muchos,  y  multiplicaráse  la  ciencia.  
 
El  tiempo  del  fin  se  refiere  al  tiempo  del  fin  del  Antiguo  Testamento.  
Fue   el   fin   del   siglo   y   la   venida   del   reino   de   Cristo.   Su   reino   vino  
cuando  Cristo  ascendió  al  Padre.  Su  reino  se  manifestó  en  el  año  70  
cuando  la  ley  ceremonial  se  acabó  con  la  destrucción  del  templo.  Su  
reino  vino  cuando  Cristo  echó  fuera  a  los  demonios  y  lanzó  al  diablo  
del  cielo  (Apoc  12:9).  Su  reino  vino  cuando  Cristo  vino  con  el  ejército  
de   los   romanos   para   destruir   a   Jerusalem.   Su   reino   vino   con   cada  
avivamiento   desde   entonces.   Su   reino   va   a   seguir   viniendo   y  
convirtiendo   a   las   naciones   hasta   que   “la   tierra   será   llena   de  
conocimiento   de   la   gloria   de   Jehová,   como   las   aguas   cubren   la   mar”  
(Habacuc   2:14).   Por   eso   seguimos   orando,   “Vénganos   tu   reino.   Sea  
hecha  tu  voluntad,  como  en  el  cielo,  así  también  en  la  tierra”.  
 
Sella  el  libro  hasta  el  tiempo  del  fin.  La  profecía  era  para  muchos  
días  en  el  futuro  (Dan  8:26).    Fue  sellada  hasta  el  tiempo  de  la  gran  
angustia.  No  se  iba  a  entender  hasta  el  cumplimiento.  A  Juan  se  le  dijo  
contrario.   El   ángel   dijo   que   no   sellara   la   profecía   del   Apocalipsis,  
porque   iba   a   suceder   pronto   (Apoc   22:10).   En   el   Apocalipsis   el  
Cordero   abrió   los   siete   sellos   de   la   profecía.   El   libro   “BEFORE  
JERUSALEM  FELL”  (Antes  Que  Se  Calló  Jerusalem)  por  Ken  Gentry  Jr.,  
da   pruebas   de   que   el   Apocalipsis   fue   escrito   un   poco   antes   de   la  
destrucción  y  se  cumplió  pronto.  
 
Se   incrementará   el   conocimiento.   Los   apóstoles   entendieron   el  
misterio  del  Antiguo  Testamento.  Pablo  dijo,  “A  saber,  el  misterio  que  

  64    
 

había   estado   oculto   desde   los   siglos   y   edades,   mas   ahora   ha   sido  
manifestado  á  sus  santos”  (Col  1:26).    
 
Daniel  12:5  
Y  yo,  Daniel,  miré,  y  he  aquí  otros  dos  que  estaban,  el  uno  de  
esta  parte  á  la  orilla  del  río,  y  el  otro  de  la  otra  parte  á  la  orilla  
del  río.  
 
Hay  dos  maneras  de  ver  la  historia:  antes  y  después  del  cumplimiento.  
 
Daniel  12:6-­‐7  
Y   dijo   uno   al   varón   vestido   de   lienzos,   que   estaba   sobre   las  
aguas  del  río:  ¿Cuándo  será  el  fin  de  estas  maravillas?    7  Y  oía  
al   varón   vestido   de   lienzos,   que   estaba   sobre   las   aguas   del   río,  
el   cual   alzó   su   diestra   y   su   siniestra   al   cielo,   y   juró   por   el  
Viviente   en   los   siglos,   que   será   por   tiempo,   tiempos,   y   la  
mitad.  Y  cuando  se  acabare  el  esparcimiento  del  escuadrón  del  
pueblo  santo,  todas  estas  cosas  serán  cumplidas.  
 
El   final   de   estas   cosas   sorprendentes   iba   a   suceder   en   tres   años   y  
medio.   Recuerde   que   un   tiempo   es   un   año.   Tiempos   son   dos   años.  
Medio  tiempo  es  medio  año.  Josefo  nos  dice  que  la  guerra  final  entre  
Roma   y   los   judíos   duró   tres   años   y   medio   (entre   el   año   66   y   el   70).  
Fue  el  tiempo  de  la  gran  angustia  (la  gran  tribulación).  
 
Todas  estas  cosas  se  cumplirán  cuando  se  acabe  el  quebrantamiento  
de   la   fuerza   del   pueblo   santo.   La   fuerza   del   pueblo   santo   era   el  
templo   y   Jerusalem.   Cuando   ellos   fueron   quebrantados,   todas   las  
cosas  que  se  mencionaron  en  esta  visión  se  cumplirían.  
 
1.  La  gran  tribulación  (vs.  1)  
2.  La  resurrección  (vs.  2)  
3.  El  conocimiento  incrementado  (vs.  3,  4,  l0)  
4.  El  sacrificio  continuo  quitado  (vs.  11)    
 
Todas   estas   cosas   sucedieron   para   el   año   70.   La   destrucción   de  
Jerusalem  tuvo  que  suceder  como  señal  de  su  venida  y  el  fin  del  siglo  
  65    
 

(el   siglo   del   Antiguo   Testamento).   No   todos   lo   vieron   cuando  


resucitó.  Pero  todo  ojo,  por  medio  de  esta  señal,  lo  vio  viniendo  en  las  
nubes   al   Anciano   de   Días   (o   por   lo   menos   en   el   juicio   después   de  
morir).  
 
Daniel  12:8  
Yo  escuché,  pero  no  entendí.  Y  dije:  -­‐-­‐Señor  mío,  ¿cual  será  el  
final  de  estas  cosas?  
 
¿cual  será  el  final?  
 
Esta  es  la  pregunta  de  muchos  cuando  descubren  que  estas  cosas  ya  
sucedieron   en   el   año   70,   y   que   no   son   para   nuestro   futuro.   El   final   de  
estas  cosas  es  la  Gran  Comisión  y  la  conversión  de  las  naciones  y  la  
venida  finalmente  de  su  reino  a  la  tierra.  La  separación  entre  la  tierra  
y  el  cielo  será  borrada.  Ya  no  habrá  muerte.  
 
Daniel  12:9  
Y  él  dijo:  -­‐-­‐Anda,  Daniel;  estas  cosas  están  cerradas  y  selladas  
hasta  el  tiempo  del  fin.  
 
Se  le  dijo  a  Daniel  que  sellara  el  libro  porque  la  profecía  no  iba  a  ser  
cumplida   hasta   el   tiempo   del   fin   (el   fin   del   templo).   Se   cumplió  
después  de  600  años.  
 
Daniel  12:10  
Muchos   serán   limpios,   y   emblanquecidos,   y   purificados;   mas  
los   impíos   obrarán   impíamente,   y   ninguno   de   los   impíos  
entenderá,  pero  entenderán  los  entendidos.  
 
Santiago   dice   "Y   si   a   alguno   de   vosotros   le   falta   sabiduría,   pídala   a  
Dios,  quien  da  a  todos  con  liberalidad  y  sin  reprochar;  y  le  será  dada"  
(Santiago  1:5).  
 
Daniel  12:11  
Desde   el   tiempo   en   que   sea   quitado   el   sacrificio   continuo  
hasta  la  abominación  desoladora,  habrá  1290  días.  
  66    
 

 
El   sacrificio   continuo   fue   quitado,   según   Josefo,   cuando   los   judíos  
mataron  al  sumo  sacerdote  en  el  año  66.  Mil  docientos  noventa  días  
son   mas   o   menos   tres   años   y   medio.   Josefo   dice   que   la   guerra   cesó  
tres  años  y  medio  después  (en  el  año  70).  
 
Daniel  12:12  
Bienaventurado   el   que   esperare,   y   llegare   hasta   mil  
trescientos  treinta  y  cinco  días.  
 
Cuando   pasaron   1,335   días   después   del   principio   de   la   guerra,   el  
tiempo  de  angustia  terminó.  45  días  después  de  los  1,290  días,  había  
paz.  El  fuego  de  Jerusalem  ya  se  había  apagado.    
 
Daniel  12:13  
Y  tú  irás  al  fin,  y  reposarás,  y  te  levantarás  en  tu  suerte  al  fin  
de  los  días.  
 
El   fin   de   los   días   se   refiere   a   los   1,335   días   mencionados   en   el  
versículo   12,   no   al   fin   del   mundo.   Al   fin   de   este   tiempo   Daniel   iba   a  
ser  resucitado.  Si  esta  interpretación  es  correcta,  sí,  se  levantó  Daniel  
y  también  se  levantaron  todos  los  que  habían  muerto  antes  de  aquél  
tiempo.   En   ese   tiempo   el   Señor   descendió   del   cielo   con   voz   de  
trompeta,  y  los  muertos  fueron  levantados.  Nosotros  que  vivimos  hoy  
seremos  arrebatados  en  las  nubes  con  ellos  después  de  la  muerte.  Así  
estaremos  siempre  con  el  Señor  (1  Tes.  4:  16,17).  
 
Nuestro  cuerpo  corrupto  es  sembrado  en  la  tierra.  Pero  se  levanta  un  
cuerpo   nuevo   y   eterno,   sin   corrupción.   La   razón   por   la   cual   el   cuerpo  
de   Cristo   no   se   quedó   en   la   tierra   es   que   él   no   vio   corrupción   porque  
nunca  pecó.  
 
Conclusion  
Ya  vemos  claramente  que  todas  las  profecías  de  Daniel  tienen  un  solo  
tema,  y  que  se  cumplieron.  Todas  las  profecías  tienen  en  vista  el  llenar  
de   la   copa   de   ira   en   cuanto   a   Jerusalem   y   la   cuarta   bestia.   En   el  
Apocalipsis  se  llaman  la  bestia  y  el  falso  profeta.  Ya  vemos  que  esto  se  
  67    
 

llama  "el  fin".  En  el  fin,  vino  el  reino  de  Cristo.  Cristo  vino  en  las  nubes  
al   Anciano   de   Días   y   destruyó   a   Jerusalem.   Todo   esto   se   cumplió   en   el  
año   70.   No   puede   haber   una   retardación   en   el   tiempo   sin   hacer  
violencia  al  texto,  porque  el  Espíritu  dijo  que  iba  a  suceder  "en  los  días  
de  estos  reyes"  (Dan  2:44).  
 
Y  en  los  días  de  estos  reyes,  el  Dios  de  los  cielos  levantará  un  reino  que  
jamás  será  destruido,  ni  será  dejado  a  otro  pueblo.  Este  desmenuzará  y  
acabará   con   todos   estos   reinos,   pero   el   permanecerá   para   siempre.  
(Dan  2:44)  
 
En   los   días   de   ¿cuales   reyes?   Los   reyes   de   las   cuatro   bestias  
(especialmente   los   reyes   de   la   cuarta   bestia   -­‐   Roma).   En   ninguna  
parte  de  la  Biblia  dice  que  Roma  va  a  resucitar  en  nuestros  tiempos.  
Ni   un   texto   dice   que   va   a   haber   otro   imperio   mundial   después   de  
Roma  ni  un  templo  nuevo.  
 
   

  68    
 

La  Señal  De  Su  Venida    


Y  El  Fin  Del  Siglo  
 
Mateo  21  
  Unos  días  antes  de  su  muerte,  Cristo  entró  al  Templo  y  
empezó   a   enseñar   (Mateo   21:23).   Les   dijo   una   parábola   de   la  
viña  rentada.  “Mas  los  labradores,  viendo  al  hijo,  dijeron  entre  
sí:   Este   es   el   heredero;   venid,   matémosle,   y   tomemos   su  
heredad.   Y   tomado,   le   echaron   fuera   de   la   viña,   y   le   mataron.  
Pues   cuando   viniere   el   señor   de   la   viña,   ¿qué   hará   á   aquellos  
labradores?   Dícenle:   á   los   malos   destruirá   miserablemente,   y  
su  viña  dará  á  renta  á  otros  labradores,  que  le  paguen  el  fruto  á  
sus   tiempos.   Díceles   Jesús:   ¿Nunca   leísteis   en   las   Escrituras:   La  
piedra   que   desecharon   los   que   edificaban,   Esta   fué   hecha   por  
cabeza   de   esquina:   Por   el   Señor   es   hecho   esto,   Y   es   cosa  
maravillosa   en   nuestros   ojos?   Por   tanto   os   digo,   que   el   reino  
de   Dios   será   quitado   de   vosotros,   y   será   dado   á   gente   que  
haga   los   frutos   de   él”   (Mateo   21:38-­‐43).   Cuarenta   años  
después   de   esto   Cristo   vino   y   destruyó   a   los   judíos   y   les  
quitó  el  reino  de  Dios  y  se  lo  dio  a  sus  discípulos.  
Mateo  22  
El  Mismo  Tema  Sique      
  Todavía  en  el  Templo,  Jesús  les  dijo  otra  parábola  de  la  
boda.   Pero   los   invitados   (los   judíos)   rechazaron   la   invitación.   Y  
“tomando  a  sus  siervos,  los  afrentaron  y  los  mataron.  Y  el  rey,  
oyendo   esto,   se   enojó;   y   enviando   sus   ejércitos,   destruyó   a  
aquellos   homicidas,   y   puso   fuego   a   su   ciudad”   (Mateo   22:7).  
Esto   se   cumplió   40   años   después   cuando   los   romanos  
destruyeron  y  quemaron  a  Jerusalén  en  el  año  70.  
Mateo  23  
El  Mismo  Tema  Sique    
  Todavía  en  el  Templo,  Jesús  condenó  a  los  líderes  siete  
veces   diciendo,   “¡ay   de   vosotros,   escribas   y   Fariseos,  
hipócritas!”   Terminó   esta   condenación   con   estas   palabras:  
“Para  que  venga  sobre  vosotros  toda  la  sangre  justa  que  se  ha  
derramado   sobre   la   tierra,   desde   la   sangre   de   Abel   el   justo,  
hasta  la  sangre  de  Zacarías,  hijo  de  Berequías,  al  cual  matasteis  
  69    
 

entre   el   templo   y   el   altar.   De   cierto   os   digo   que   todo   esto  


vendrá  sobre  esta  generación.  ¡Jerusalén,  Jerusalén,  que  matas  
a  los  profetas,  y  apedreas  a  los  que  son  enviados  a  ti!  ¡Cuántas  
veces   quise   juntar   tus   hijos,   como   la   gallina   junta   sus   pollos  
debajo   de   las   alas,   y   no   quisiste!   He   aquí   vuestra   casa   os   es  
dejada   desierta”   (Mateo   23:35-­‐38).   Esta   profecía   se   cumplió   en  
esa  misma  generación  40  años  después  en  el  año  70.  
Mateo  24  
El  Mismo  Tema  Sique    
  Después  de  esto,  Jesús  salió  del  Templo  y  “se  acercaron  
sus   discípulos,   para   mostrarle   los   edificios   del   templo.   Y  
respondiendo  él,  les  dijo:  —¿Veis  todo  esto?  De  cierto  os  digo  
que  no  quedará  aquí  piedra  sobre  piedra  que  no  sea  derribada”  
(Mateo  24:1-­‐2).    
Dos  Preguntas  
“Y   sentándose   él   en   el   monte   de   las   Olivas,   se   le  
acercaron  a  él  los  discípulos  aparte,  diciendo:   Dinos,  ¿cuándo  
serán  estas  cosas  y  qué   señal  habrá  de  tu  venida  y  del  fin  del  
siglo?”  (Mateo  24:3).  
La   destrucción   de   Jerusalén   fue   el   fin   del   siglo   del  
Antiguo   Testamento   y   el   fin   del   “mundo”   en   cuanto   a   la   ley  
ceremonial.  
¿Cuándo?  
  Jesús   ya   había   contestado   esta   pregunta   mientras  
estaba   en   el   Templo   cuando   dijo,   “De   cierto   os   digo   que   todo  
esto   vendrá   sobre   esta   generación.”   (Mateo   23:36).   Y   lo   repitió  
en   Mateo   24:34.   “De   cierto   os   digo,   que   no   pasará   esta  
generación,  sin  que  todas  estas  cosas  acontezcan.”    
  Parecía   imposible   que   no   quedara   piedra   sobre   piedra  
en   Jerusalén.   Sería   una   gran   señal   que   Jesús   de   veras   era  
profeta  y  que  había  venido  el  Mesías.  Pero  el  historiador  Josefo  
estuvo  allí  mismo  cuando  se  cumplió.  Él  dijo  que  los  romanos  
quemaron  la  ciudad  y  después  la  araron  hasta  que  parecía  que  
no   había   ciudad   allí   si   no   fuera   por   una   torre   que   dejaron.   Sí.  
Era  una  gran  señal.  
   

  70    
 

¿Qué  Señal  Habrá?  


  Por  medio  de  la  destrucción  de  Jerusalén  cada  ojo  vio  a  
Cristo   viniendo.   Mientras   el   Templo   permanecía,   era   un  
testimonio   en   contra   de   su   venida.   ¿Por   qué?   Porque   los  
profetas   habían   dicho   que   el   Templo   sería   desolado   cuando  
viniera  el  Cristo.  Daniel  dijo,  “se  quitará  la  vida  al  Mesías,  y  no  
por  sí:  y  el  pueblo  de  un  príncipe  que  ha  de  venir,  destruirá  á  la  
ciudad  y  el  santuario…  y  esto  hasta  una  entera  consumación;  y  
derramaráse  la  ya  determinada  sobre  el  pueblo  asolado.”  (Dan  
9:26-­‐27).   El   fin   del   siglo   era   una   entera   consumación.   “…mas  
ahora   una   vez   en   la   consumación   de   los   siglos,   para  
deshacimiento   del   pecado   se   presentó   por   el   sacrificio   de   sí  
mismo”  (Hebreos  9:26).  
Las  Señales  Antes  De  La  Destrucción  
  Antes   del   año   70   muchos   mesías   falsos   vinieron   y  
también  hubieron  muchas  guerras  en  todas  partes  del  mundo,  
mucha   hambre,   muchos   terremotos   y   pestilencias.   Pablo   dijo  
que   el   evangelio   ya   se   había   predicado   en   todo   el   mundo.   El  
“evangelio  que  habéis  oído;  el  cual  es  predicado  a  toda  criatura  
que   está   debajo   del   cielo’’   (Col   1:23).   “Habéis   oído   ya   por   la  
palabra   verdadera   del   evangelio:   El   cual   ha   llegado   hasta  
vosotros,  como  por  todo  el  mundo”  (Col  1:5-­‐6).  
La   venida   del   hijo   del   hombre   fue   como   Isaías   dijo,  
cuando  Babilonia  invadió  a  Egipto.  “He  aquí  que  Jehová  monta  
sobre   una   ligera   nube   y   entrará   en   Egipto”   (Isaías   19:1).   Esto  
pasó  a  Jerusalén  también  cuando  el  ejército  de  los  romanos  (la  
abominación   desoladora)   invadió.   Jehová   (Cristo)   entró   sobre  
una  ligera  nube  a  Jerusalén  y  la  destruyó.  
  La   gran   tribulación   sucedió   durante   3   años   y   medio  
desde  66  AD  hasta  70  AD.  Los  romanos  invadieron  en  66  AD.  El  
sufrimiento  era  tan  grande  que  algunos  comieron  a  sus  hijos.      
La  Caída  De  Las  Estrellas  
“Inmediatamente  después  de  la  tribulación  de  aquellos  días,  el  
sol   se   oscurecerá,   la   luna   no   dará   su   resplandor,   las   estrellas  
caerán  del  cielo  y  las  potencias  de  los  cielos  serán  conmovidas”  
(Mat  24:29).  

  71    
 

  Las  estrellas,  la  luna  y  el  sol  son  símbolos  de  los  líderes  
de   Jerusalén   como   en   el   sueño   de   José   sus   hermanos   eran  
estrellas  y  sus  padres  eran  el  sol  y  la  luna.  Vemos  la  misma  cosa  
cuando  Ezequiel  profetizó  la  caída  de  Egipto.  “Cuando  te  haya  
extinguido,  cubriré  los  cielos  y  haré  oscurecer  sus  estrellas;  el  
sol   cubriré   con   nublado   y   la   luz   de   la   luna   no   resplandecerá”  
(Ezequiel   32:7).   Se   cumplió   esta   profecía   de   Ezequiel   cuando  
Babilonia  invadió.  
Aparecerá  El  Hijo  
“Entonces   aparecerá   la   señal   del   Hijo   del   hombre   en   el   cielo”  
(Mat   24:30).   Cristo   nos   dijo,   “De   cierto   os   digo   que   todo   esto  
vendrá   sobre   esta   generación”   (Mat   24:34).   La   señal   era   la  
destrucción  de  Jerusalén.  Por  medio  de  la  señal  vieron  “al  Hijo  
del   hombre   venir   sobre   las   nubes   del   cielo,   con   poder   y   gran  
Gloria”.   Los   que   estaban   en   el   cielo   lo   vieron   viniendo   al  
Anciano  de  Días.  
La  Gran  Comisión  
 “Enviará  sus  ángeles  con  gran  voz  de  trompeta  y  juntarán  a  sus  

escogidos   de   los   cuatro   vientos,   desde   un   extremo   del   cielo  


hasta  el  otro”  (Mat  24:31).  La  palabra  ángeles  en  griego  quiere  
decir   mensajeros.   Esto   es   lo   que   Cristo   ha   estado   haciendo  
desde   entonces…   predicando   el   evangelio   en   todo   el   mundo  
desde   un   extremo   del   cielo   hasta   el   otro   para   juntar   a   sus  
escogidos.  
  El   comentario   de   Mateo   Henry   dice   que   esta   profecía   de  
la   venida   de   Cristo   para   destruir   a   Jerusalén   es   un   tipo   de   su  
venida  final.  Mientras  el  Templo  existía  el  Antiguo  Testamento  
seguía.   Y   Pablo   dijo   que   las   cosas   del   Antiguo   Testamento   eran  
tipos   (griego   -­‐   tupos)  de   lo   por   venir.   “Estas   cosas   sucedieron  
como  ejemplos  [griego  -­‐  tupos]  para  nosotros…”  (1  Cor  10:6).  
  Cristo  dijo,  “De  cierto  os  digo  que  hay  algunos  de  los  que  
están  aquí  que  no  gustarán  la  muerte  hasta  que  hayan  visto  al  
Hijo   del   hombre   viniendo   en   su   Reino”   (Mateo   16:28).   Juan   fue  
el  único  de  los  apóstoles  que  vivió  hasta  entonces.  No  hay  ni  un  
versículo   en   la   Biblia   que   dice   que   Cristo   viene   pronto   en  
nuestros  días.  Vino  pronto  en  el  año  70  de  esa  generación.  “No  
os   toca   a   vosotros   saber   los   tiempos   o   las   ocasiones   que   el  
  72    
 

Padre  puso  en  su  sola  potestad”  (Hechos  1:7).  “pero  recibiréis  
poder   cuando   haya   venido   sobre   vosotros   el   Espíritu   Santo,   y  
me   seréis   testigos   en   Jerusalén,   en   toda   Judea,   en   Samaria   y  
hasta  lo  último  de  la  tierra”  (Hechos  1:8).  
 
 
 
 
 
 
Churchofthekingmcallen.com  
http://ronsmithmission.blogspot.com  
 
Dr.  R.D.  Smith  
Churchofthekingmcallen.com  
http://ronsmithmission.blogspot.com/  
 
5111  N.  10th  #151  
McAllen,  TX  78504  
 
 
 
   

  73    
 

Acerca  Del  Autor  


Dr.   R.D.   Smith   graduó   de   Moody   Bible   Institute   en   Chicago   en   1961.  
Estudió   en   la   Universidad   de   Michigan,   Liberty   University,   El   Instituto  
del   Rio   Grande,   Edinburgo,   Texas.   Recibió   su   doctorado   en   estudios  
bíblicos   a   la   edad   de   69   años   en   Edinburg   Theological   Seminary,  
Edinburg,   Texas.   Vive   con   su   esposa,   Linda,   desde   1961   y   tienen   4  
hijas,  14  nietos.  Evangelismo  pionero  lo  hizo  en  México  desde  1966  a  
1970.   Fundó   Church   of   The   King,   McAllen,   Texas   en   2002   donde  
todavía  es  pastor  en  2014.  
 

  74