Está en la página 1de 3

El mundo de hoy

Mi historia fue contada y posteriormente escrita días antes de que ocurriera lo


inevitable para todo ser humano, todo con el fin de dejar un legado a mis hijos, a
mis nietos, al mundo, dejar un legado a todo aquel que quisiera saber de dónde
venimos para que no cometan los mismos errores de los que algunas vez la raza
humana fue testigo.
Nací el 8 de abril de 1976, he vivido por tantas épocas que ya no recuerdo sus
nombres y deseo olvidar la más larga en la que he estado, esta comienza mucho
tiempo antes del día de mi nacimiento y se extiende hasta hace pocos años cuando
logramos una tensa paz raza que algún día se consideró humana, pero no fue hasta
ese momento cuando en realidad dimos valor a lo que hemos pasado para poder
encontrarnos en un punto sin no retorno y surgir nuevamente desde allí, fue un
punto de inflexión de nuestra sociedad tan abrupto que decidimos contar los años
después de este momento desde cero lo cual tiene mucho sentido ya que a partir
de este momento nos podemos considerar una raza, un civilización.
Antes de mi nacimiento muchos entes conocidos como seres humanos divagaron
por el mundo con ideas tan absurdas que deberían ser mencionadas pero no será
así ya que todas estas ideas convergen en un punto donde se ve lo infinito de la
estupidez humana, estábamos en lo que me gusta llamar la cero tolerancia, es una
época tan extensa y tan fácil de describir como esto desde los inicios el ser humano
ha discutido sus inicios y ha generado guerras sin sentido por este motivo todo por
el hecho de que no éramos capaces de aceptar ideas, personas, objetos diferentes
a los que conocíamos, nos aterraban, el miedo es el origen de la época de cero
tolerancia. Siendo tan sólo un niño, el 5 de noviembre del 1985 una guerra estalló
esta se conoce hoy en día como el día de emergencia fue este día cuando las
superpotencias del mundo entraron en un conflicto positrónico por las ultimas
reservas energéticas, un compuesto que se extraía de nuestro líquido vital, el
plasma, el proceso para producir energía era bastante sencillo se usaba mano de
obra humana sin ningún tipo de seguridad ni respeto por sus vidas para filtrar la
sustancia conocida como imuljugo en este proceso las reservas de plasma eran
tiradas al suelo o contaminadas con sustancias que producen enfermedades
inexistentes y letales para nosotros, cuando se obtenía el imuljugo este era usado
de diferentes formas puesto que su composición química se prestaba para esto pero
en el proceso de tratarlo muchas vidas se perdían puesto que era demasiado tóxico
y peligroso hacerlo, llegamos al punto donde empezamos a desarrollar la clonación
del ser humano puesto que él era indispensable para la transformación del imuljugo
en una sustancia útil, así cuidaríamos a nuestra raza y no habrían pérdidas puesto
que no existen madres biológicas que lloren a los clones que están trabajando en
tan arduas condiciones, todos lo sabíamos pero nadie hacia nada puesto que
aquellos que se levantaban eran asesinados vilmente para evitar revueltas.
Cuando la guerra estalló las reservas de plasma eran bastante bajas puesto que la
habíamos acabado toda con la extracción del imuljugo y nuevamente aparecimos
con nuestras ideas creativas de salvarnos a nosotros sin tener en cuenta otras razas
existentes en este mundo así que decidimos fabricar plasma libre de imuljugo en
laboratorios especializados a base de un compuesto que se encontraba en los
asteroides que pasaban cerca a nuestro planeta produciendo lo necesario para
calmar a las multitudes pero no para acallar la sed de los otros seres que existían
acá.
Esta guerra se prolongó por 50 años pasando por desastres positronicos que
crearon puntos inhabitables para cualquier ser vivo pero nuevamente nuestra
envidia nos llevó a dejar las cosas así y evacuar a los que se pudieran salvar fue
allí al final de esta guerra estúpida cuando decidí hablar, no importa que no importa
cómo, lo importante era manifestar una idea puesto que estas nunca mueren
cuando tocan las mentes de las personas adecuadas fue allí siendo ya casi un
anciano con 59 años de edad que decidí oponerme al mundo y levante mi voz en
un esfuerzo por cambiarlo todo y la forma de hacerlo era bastante sencilla tenía que
promulgar una ideología pacifista e incluyente, decidí llamarlo ética, sabía que no
era fácil pero tenía que intentarlo y funcionó bastante bien ¿porque? Esa respuesta
es bastante simple el mundo estaba cansado del maltrato que estaba recibiendo y
fue lo primero que se reveló, fenómenos naturales cada vez más recurrentes y seres
vivos cada día adaptándose a un nuevo propósito sobrevivir al abuso del mundo,
ellos atendieron el llamado que hice y poco a poco la gente entendió que la solución
no está en el exterior, viene del interior somos la solución pero tenemos que pensar
como solución general, debemos dejar la envidia.
El 8 de agosto de 2055 a la edad de 79 años pude ver una tensa paz en el mundo
y junto con ella una tensa calma interior pues era mi misión terminar lo que había
empezado y esa tensa paz de daba por el hecho de que hay personas que sólo
quieren ver el mundo arder desde sus elegantes puestos en los lugares más
vistosos y bellos de nuestro planeta así que decidí que la solución no era acabar
con ellos sino darles la lección de que por que más daño hagan, por más destrucción
que generen, por más vidas que quiten los sentimientos de la gente hacia ellos
seguirán siendo buenos porque no queremos más guerra.
Uno a uno fueron falleciendo estos padres de la destrucción y junto con ellos sus
ideales así el día de hoy 8 de abril a la edad de 94 años, cansado de luchar, puedo
descansar en paz puesto que logre despedirme y enseñarle al mundo lo bueno que
está dentro de nosotros y que esta bondad prevalece así estemos en la peor guerra.
Las últimas palabras que diré será una pregunta que pronto será contestada puesto
que ya me resta muy poco tiempo en este mundo, ¿quién o que está detrás de
nosotros?, ¿existe vida después de la muerte? Si es así ¿será bella?, son preguntas
sin respuesta con las cuales voy a fallecer pero puede que renazca entre las cenizas
en un nuevo espacio donde tal vez puedan ser respondidas.