Está en la página 1de 352

La L EY de

CRISTO
La L EY de
CRISTO

– CHARLES LEITER –

Hannibal, Missouri
www.grantedministries.org
La Ley de Cristo:
Copyright © 2012 por Charles Leiter.
Publicado por Granted Ministries Press, Una División de Granted
Ministries.

Originalmente publicado en inglés bajo el título The Law of Christ por


Granted Ministries Press, 2012.
Primera edición en español: 2015.

Portada y diseño gráfico por Scott Schaller.


Todos los derechos reservados.
Traducido por Eliana Zobarzo y Jason Courtney
Colaboraciones de Nora Gates, Eulalia Andreu y Sarah Wynter

Para información o para copias adicionales de La Ley de Cristo y otro


material, escriba:
Granted Ministries Press
137 Jaycee Dr.
Hannibal, MO 63401 USA
www.grantedministries.org
orders@grantedministries.org

Isbn 978-1-941658-09-3

Todos Los Derechos Reservados.


Ninguna porción ni parte de esta obra se puede reproducir, ni
guardar en un sistema de almacenamiento de información, ni
transmitir en ninguna forma por ningún medio (electrónico,
mecánico, de fotocopias, grabación, etc.) sin el permiso previo de
los editores, excepto en el caso de breves citas contenidas en reseñas
impresas. Está sujeto al Derecho de Autor de los Estados Unidos.

A menos que se indique lo contrario, todas las citas bíblicas han


sido tomadas de la Biblia de las Américas ©, 1986, 1995, 1997
The Lockman Foundation.
Utilizado con permiso.

Primera edición
Impreso en los Estados Unidos de América
2016
ÍNDICE
Reconocimientos �����������������������������������������������������������������������������   11
Prólogo �������������������������������������������������������������������������������������������   13
Prefacio ������������������������������������������������������������������������������������������   15

EL CURSO DE LA HISTORIA REDENTORA  


19

Capítulo 1 Antiguo y Nuevo ������������������������������������������������   21


No es la Ley de Moisés���������������������������������������������������������������������  22
El Antiguo Pacto�����������������������������������������������������������������������������  23
El Nuevo Pacto�������������������������������������������������������������������������������  24

Capítulo 2 Abraham y Cristo �����������������������������������������������   29


Las Promesas—Cumplimiento Inicial������������������������������������������������  31
Las Promesas—Cumplimiento Final��������������������������������������������������  32
Cristo��������������������������������������������������������������������������������������������  38

Capítulo 3 El Pacto Abrahámico: “Promesa”  � ��������������������������   43


Promesa�����������������������������������������������������������������������������������������  44
Inmutable��������������������������������������������������������������������������������������  44
Incondicional  � ��������������������������������������������������������������������������������  46
Segura�������������������������������������������������������������������������������������������  49

Capítulo 4 El Pacto Mosaico: “Ley”� �������������������������������������   53


Bendiciones y Maldiciones����������������������������������������������������������������  54
Ley vs. Promesa������������������������������������������������������������������������������  58
¿Para Qué la Ley, Entonces?�������������������������������������������������������������  59
Promesa vs. Ley������������������������������������������������������������������������������  60
“Encerrado Bajo Pecado”�����������������������������������������������������������������  63

Capítulo 5 El Nuevo Pacto: “Fe”  � �����������������������������������������   65


Promesa Cumplida��������������������������������������������������������������������������  66
Ley Cumplida���������������������������������������������������������������������������������  67
La Gloriosa Cruz� ����������������������������������������������������������������������������  68

Capítulo 6 Principios de Interpretación ����������������������������������   71


Realidades Espirituales��������������������������������������������������������������������  71
El Nuevo Interpreta el Antiguo  � ���������������������������������������������������������  74
Cristo es la Clave � ����������������������������������������������������������������������������  75
Oculto Para Ser Revelado�����������������������������������������������������������������  77
LIBERTAD DE LA LEY  
81

Capítulo 7 No Bajo La Ley  � �������������������������������������������������   83


La Maldición � ���������������������������������������������������������������������������������  83
Bendición y Favor���������������������������������������������������������������������������  84
Reglas Externas������������������������������������������������������������������������������  87
Oferta y Demanda���������������������������������������������������������������������������  89

Capítulo 8 A Él Oíd ����������������������������������������������������������   93


Un Profeta Como Moisés������������������������������������������������������������������  94
Profeta, Sacerdote y Rey�������������������������������������������������������������������  96
A Él Oíd����������������������������������������������������������������������������������������  97
La Palabra Final de Dios a Los Hombres � �������������������������������������������  98
Pero Yo os Digo � ������������������������������������������������������������������������������  99
Nación Civil vs. Nación Espiritual � ��������������������������������������������������   100
Esclavos vs. Hijos��������������������������������������������������������������������������   103

Capítulo 9 El Más Pequeño de Estos Mandamientos ����������������   107


Lecciones a Partir del Buey�������������������������������������������������������������   110
Aplicando el Antiguo Testamento����������������������������������������������������   114
Buscando a Cristo� �������������������������������������������������������������������������   115

LA LEY DE CRISTO  
119

Capítulo 10 El Nuevo Mandamiento �������������������������������������   121


Nuevo Pacto���������������������������������������������������������������������������������   122
Nuevo Ejemplo  � �����������������������������������������������������������������������������   123
Nueva Creación � ����������������������������������������������������������������������������   123
La Ley del Amor���������������������������������������������������������������������������   124

Capítulo 11 La Esencia de la Ley �����������������������������������������   127


La Ley—Su Esencia����������������������������������������������������������������������   128
La Ley—Maravillosa y Aterradora��������������������������������������������������   129
La Ley—Sus Aplicaciones��������������������������������������������������������������   130
La Ley Escrita en el Corazón����������������������������������������������������������   131
La Ley de Moisés� ��������������������������������������������������������������������������   133
La Ley de Cristo � ���������������������������������������������������������������������������   134

Capítulo 12 Amor y Ley  � ����������������������������������������������������   137


La Naturaleza Esencial del Amor����������������������������������������������������   138
Mandamientos Específicos��������������������������������������������������������������   140
Mandamientos “No Esenciales”������������������������������������������������������   141
Conclusión�����������������������������������������������������������������������������������   142
Capítulo 13 La Centralidad del Amor ������������������������������������   145

Capítulo 14 Como Yo Os He Amado �������������������������������������   159


Cristo Nuestro Estándar�����������������������������������������������������������������   160
Siguiendo a Cristo�������������������������������������������������������������������������   161
Sirviendo�������������������������������������������������������������������������������������   161
Cediendo Nuestros Derechos � �����������������������������������������������������������   162
Aceptándonos Unos a Otros������������������������������������������������������������   162
Perdonándonos Unos a Otros����������������������������������������������������������   163
Dando�����������������������������������������������������������������������������������������   163
Amando a Nuestras Esposas� �����������������������������������������������������������   164
Andando en Amor�������������������������������������������������������������������������   164
Poniendo Nuestras Vidas����������������������������������������������������������������   164
No Devolviendo Mal por Mal����������������������������������������������������������   165
Paciencia� �������������������������������������������������������������������������������������   165
Humildad� ������������������������������������������������������������������������������������   166

Capítulo 15 Versículos con “Unos a Otros” ����������������������������   169


Amarse Unos a Otros���������������������������������������������������������������������   170
Servirse Unos a Otros � ��������������������������������������������������������������������   172
Orar Unos por Otros����������������������������������������������������������������������   172
Edificarse Unos a Otros������������������������������������������������������������������   172
Ser Humildes Unos con Otros � ���������������������������������������������������������   173
Perdonar y Ser Pacientes Unos con Otros������������������������������������������   174
No Juzgarse Unos a Otros � ��������������������������������������������������������������   175
Ser Honestos Unos con Otros � ����������������������������������������������������������   175
Mantener la Unidad Unos con Otros������������������������������������������������   176
Estar en Paz Unos con Otros�����������������������������������������������������������   176
Ser Afectuosos Unos con Otros � ��������������������������������������������������������   176

Capítulo 16 La Ley de Cristo ����������������������������������������������   179


Ninguna “Lista de Reglas”�������������������������������������������������������������   179
Las Implicaciones del Amor������������������������������������������������������������   181
Comprobando la Voluntad de Dios  � ��������������������������������������������������   183
¿Quién Me Besó?���������������������������������������������������������������������������   184
¿Su Madre Vive Todavía?���������������������������������������������������������������   186
Vida en el Espíritu������������������������������������������������������������������������   188
“Copiosas Leyes”��������������������������������������������������������������������������   188

Capítulo 17 La Superioridad de la Ley de Cristo ����������������������   191


Codicia����������������������������������������������������������������������������������������   192
Lujuria����������������������������������������������������������������������������������������   193
Dar���������������������������������������������������������������������������������������������   194
Convicción de Pecado���������������������������������������������������������������������   194
Predicación Apostólica�������������������������������������������������������������������   196
Cristo Crucificado� �������������������������������������������������������������������������   198
Convicción por la Ley de Cristo�������������������������������������������������������   200
La Segunda Milla�������������������������������������������������������������������������   200
Cristianos “Comunes y Corrientes”��������������������������������������������������   205

Capítulo 18 El Ministerio del Espíritu —Parte I �����������������������   209


Viejo vs. Nuevo�����������������������������������������������������������������������������   210
Letra vs. Espíritu� ��������������������������������������������������������������������������   211
El Ministerio del Espíritu���������������������������������������������������������������   213
El Fruto del Espíritu � ���������������������������������������������������������������������   215

Capítulo 19 El Ministerio del Espíritu —Parte II  � ���������������������   219


La Vid y los Sarmientos�����������������������������������������������������������������   219
Contemplando la Gloria de Cristo � ���������������������������������������������������   221
Cultivando una Relación de Amor���������������������������������������������������   223
“Esforzándose”�����������������������������������������������������������������������������   225
“Según Su Poder”�������������������������������������������������������������������������   227
Sara Edwards�������������������������������������������������������������������������������   228
Dirk Willems��������������������������������������������������������������������������������   229
Howell Harris�������������������������������������������������������������������������������   230

Capítulo 20 Conclusión �����������������������������������������������������   235

APÉNDICES  
239

Apéndice A Conceptos Claves ��������������������������������������������   241


El Curso de la Historia Redentora���������������������������������������������������   241
Libertad de la Ley�������������������������������������������������������������������������   241
La Ley de Cristo � ���������������������������������������������������������������������������   242

Apéndice B “Dios Es Amor” ���������������������������������������������   245

Apéndice C “Civil, Ceremonial, y Moral” ����������������������������   247


La Ley—Una Unidad��������������������������������������������������������������������   247
¿Civil, Ceremonial o Moral?�����������������������������������������������������������   249
“La Ley Moral Inmutable” � ������������������������������������������������������������   250
Conclusión�����������������������������������������������������������������������������������   255

Apéndice D El Uso Lícito de La Ley ������������������������������������   257


El Amor Es la Meta � ����������������������������������������������������������������������   257
Convencer a los Judíos de Pecado�����������������������������������������������������   259
Testificar de Cristo������������������������������������������������������������������������   260
Instruir a los Creyentes� ������������������������������������������������������������������   261
Usando la Ley Hoy en Día�������������������������������������������������������������   262
Los Diez Mandamientos�����������������������������������������������������������������   263

Apéndice E Preguntas Frecuentes ���������������������������������������   265


1. ¿Estamos obligados a guardar el día de reposo? � ��������������������������������������   265
2. ¿Cómo debemos observar el Día del Señor?��������������������������������������������   266
3. ¿No es la Ley “demasiado difícil” de obedecer?���������������������������������������   274
4. ¿La “ley” del Nuevo Testamento ha sido dada para el justo?����������������������   276
5. ¿Es la ley de Cristo un estándar “más alto” que la Ley de Moisés?� ��������������   278
6. ¿El Pacto Abrahámico era condicional o incondicional? � ���������������������������   279
7. ¿Acaso el Antiguo Pacto no fue en realidad un pacto de gracia?������������������   282
8. ¿Es la Ley un “ayo” para los gentiles, además de para los judíos?� ���������������   289
9. ¿Deberíamos enseñar a nuestros hijos los Diez Mandamientos?������������������   290
10. ¿Cuál es la definición de pecado, si no son los Diez Mandamientos?�����������   291
11. ¿Qué significa tener la “ley escrita en el corazón”?� ���������������������������������   292
12. ¿Eran “nacidos de nuevo” los creyentes verdaderos del Antiguo Testamento?   293
13. ¿Por qué es significativo el término “dentro de la ley de Cristo”?����������������   295
14. ¿Qué significa que “la Ley es espiritual”?��������������������������������������������   295
15. ¿Por qué pensarían los judíos que Jesús había venido a “abolir la Ley”? � �����   296
16. ¿Jesús sólo corrigió distorsiones judías de la Ley?�����������������������������������   298
17. ¿Cómo puede el amor decirnos que la homosexualidad está mal?���������������   299
18. ¿Está mal comer alimentos que contienen sangre?����������������������������������   300
19. ¿Está mal que uno se haga tatuajes?���������������������������������������������������   301
20. ¿Cómo se relaciona el Nuevo Pacto con el bautismo infantil?��������������������   303
21. ¿Cuál es la relación entre la Iglesia y el Antiguo Testamento?�������������������   305
22. ¿Deberían los cristianos tener tantos hijos como sea posible?���������������������   308
23. ¿Las leyes “ceremoniales” tenían como fin darnos normas de buena higiene?  309
24. ¿Cómo se relaciona la “ley de Cristo” con la “teonomía”?� �����������������������   310
25. ¿Es bíblico lo que se enseña en la actualidad acerca del “patriarcado”?�������   312
26. ¿Cómo se relaciona la ley de Cristo con el “pacifismo”?���������������������������   313
27. ¿Está bien que los cristianos combatan en guerras “justas”, etc.?���������������   314

Apéndice F Legalismo vs. Antinomianismo  � ��������������������������   317


Refutando los Errores � ��������������������������������������������������������������������   318
Características del Legalismo����������������������������������������������������������   319
Características del Antinomianismo�������������������������������������������������   327

Apéndice G El Amor en el Nuevo Testamento ������������������������   331


El Amor de Dios� ���������������������������������������������������������������������������   331
Nuestro Amor por Dios������������������������������������������������������������������   336
Nuestro Amor por los Demás � ����������������������������������������������������������   340
RECONOCIMIENTOS

Quiero expresar mi agradecimiento especial a Garrett Holthaus,


de Kirksville, Missouri, por sus útiles investigaciones teológicas y
por ofrecer muchas sugerencias valiosas con respecto al contenido
de este libro, así como también por su leal amistad a lo largo de los
años en que éste estuvo siendo escrito. También estoy en deuda con
Paul Washer, de la Sociedad Misionera HeartCry, por consentir
en escribir un prólogo para el libro, y por tomarse el tiempo para
leerlo y releerlo antes de hacerlo. Especialmente, quiero agradecer
a mi esposa, Mona —quien más me ayuda y me anima— por su
constante apoyo durante la producción de esta obra.

11
PRÓLOGO

Desde la primera edición de Justificación y Regeneración, la anterior


obra de Charles Leiter, me he asombrado ante los incontables
testimonios positivos que he recibido de creyentes alrededor del
mundo. Con el libro todos ellos parecen haber ganado una nueva
libertad y gozo, fundados en un entendimiento más claro de todo
lo que Dios ha hecho por ellos en Cristo. Cualquier intento de
proporcionar al creyente un mayor entendimiento de la persona y
la obra de Cristo debe ser recomendado de todo corazón. ¡Cuánto
más grande debe ser la recomendación cuando el intento es exitoso!
En su presente obra, La Ley de Cristo, el Pastor Leiter continúa con
la misma costumbre de magnificar a Cristo y de dirigirnos hacia
Él no sólo para nuestra justificación, sino también para la máxima
norma ética y fuente infinita de vida. Desde el prefacio hasta la
página final, él atrae nuestra atención hacia Cristo como la mayor
revelación de la naturaleza y de la voluntad de Dios. Siguiendo el
ejemplo de Dios Padre en el Monte de la Transfiguración, el Pastor
Leiter nos señala a Cristo y declara: “¡Este es el Hijo amado de
Dios; a Él oíd!”
Cada capítulo de este libro es como el despliegue de una
revelación. Somos llevados en un recorrido desde el comienzo
de la obra redentora de Dios, hasta su perfecto cumplimiento en
la persona de Cristo. A lo largo del camino nos dirige hacia las
promesas hechas a Abraham, la ley dada a Moisés y la esperanza
futura de los profetas. Sin embargo, no se nos permite detenernos
en ninguno de estos lugares por mucho tiempo. El único objetivo
que tiene es conducirnos hacia Cristo y que nos quedemos ahí.
Habiendo establecido la supremacía de Cristo en el plan
redentor de Dios, a continuación el Pastor Leiter expone la esencia
de lo que realmente significa ser cristiano y actuar como tal. Para
mí, aquí es donde la obra realmente brilla. En los años en que el
Pastor Leiter ha sido mi amigo, he tenido el privilegio de escucharle
enseñar estas verdades muchas veces, y sin embargo, nunca han
perdido su esplendor. Son tan maravillosas para mí ahora, como
lo fueron la primera vez que las oí. No puedo comunicarte a ti,

13
lector, cuánto mi vida ha sido bendecida y transformada por estas
enseñanzas. Es una verdad muy hermosa y fortalecedora el hecho
de que la vida cristiana es justamente eso: es vida, la misma vida de
Cristo en nosotros. Como se afirma en el prefacio, el cristianismo no
es un sistema de filosofía ni una colección de verdades atemporales
y eternas; ¡El cristianismo es la persona de Cristo!
Es una bendición maravillosa y poco común para mí recomendar
un libro que no solamente honra las Escrituras, sino que también ha
sido usado por Dios como un instrumento de transformación en mi
propia vida. Por lo tanto, con gran gozo, te recomiendo este libro.
No tengo duda de que todo creyente sincero que lo lea, encontrará
a través de él muchas perlas de gran precio que le guiarán a una
mejor visión de Cristo, a un mayor aprecio de Su obra en favor de
ellos, y a un mayor poder para vivir para Su gloria.
Paul David Washer

14
P R E FA C I O

Y el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y vimos


Su gloria, gloria como del unigénito del Padre, lleno de
gracia y de verdad… Porque la Ley fue dada por medio
de Moisés; la gracia y la verdad fueron hechas realidad
por medio de Jesucristo. Juan 1:14, 17

¡El cristianismo es Cristo! No es un sistema filosófico ni una


colección de verdades atemporales y eternas. Más bien, es la historia
de cómo Dios mismo invadió este mundo caído hace dos mil
años en la gloriosa Persona de Jesucristo. El “Verbo” eterno, que
“era Dios”,1 “se hizo carne, y habitó entre nosotros” —hablando
palabras que nunca antes se habían hablado,2 y haciendo obras que
nunca antes se habían hecho.3 En la presencia de Su gloria divina
única —“gloria como del unigénito del Padre, lleno de gracia y de
verdad”— los apóstoles cayeron postrados en asombro y admiración.
Enseguida ellos salieron proclamando no sus propias filosofías, sino
las glorias de Aquel a quien habían visto y oído: “Lo que existía desde
el principio, lo que hemos oído, lo que hemos visto con nuestros
ojos, lo que hemos contemplado y lo que han palpado nuestras
manos, acerca del Verbo de vida (pues la vida fue manifestada,
y nosotros la hemos visto y damos testimonio y os anunciamos
la vida eterna, la cual estaba con el Padre y se nos manifestó); lo
que hemos visto y oído, os proclamamos también a vosotros, para
que también vosotros tengáis comunión con nosotros; y en verdad
nuestra comunión es con el Padre y con Su Hijo Jesucristo”.4
Con la llegada de Jesucristo al mundo brilló una luz de
revelación tan fuerte entre los hombres, que todas las revelaciones
anteriores parecen oscuras en comparación con Él. Él es “la Aurora
que nos visitó desde lo alto”.5 Él es la “la luz verdadera que, al
venir al mundo, alumbra a todo hombre”.6 Él es la palabra final de

1
Juan 1:1  2
Juan 7:46  3
Juan 9:32; 15:24  4
1 Juan 1:1-3  5
Lucas 1:78 
6
Juan 1:9

15
Dios a la humanidad,1 “el resplandor de Su gloria y la expresión
exacta de Su naturaleza”.2 Él es “la imagen del Dios invisible”;3
verlo a Él es ver al Padre.4 En Él “toda la plenitud de la Deidad
reside corporalmente”.5 En Él están escondidos “todos los tesoros
de la sabiduría y del conocimiento”.6 Él es la meta hacia la que se
dirige toda la historia.7
Es en el contexto de esta incomparable gloria de Cristo que
Juan escribió las palabras citadas arriba: “La Ley fue dada por medio
de Moisés, pero la gracia y la verdad fueron hechas realidad por medio de
Jesucristo”. Juan no quiere decir que no había gracia o verdad en la
Ley de Moisés; ciertamente las había. Pero en comparación con la
absoluta “plenitud”8 divina de gracia y verdad hallada en Jesucristo,
la gracia y la verdad del Antiguo Pacto se vuelven insignificantes.
En las palabras de Pablo: “Pues en verdad, lo que tenía gloria, en
este caso no tiene gloria por razón de la gloria que lo sobrepasa”.9
Comparado con Cristo, Moisés es como una vela comparada con
el sol. Esta realidad es la que siempre debemos tener presente si es
que vamos a entender correctamente la “ley de Cristo”.
Como el cristianismo mismo, la ley de Cristo es Cristo. No
es un sistema de reglas que los hombres deben cumplir. No es
el establecimiento de un código de conducta sabia como en el
Confucionismo, o las enseñanzas de un “Noble Camino Óctuple”
como en el budismo. Más bien, es Cristo mismo, en toda la maravilla
de Su perfecta humanidad divina, llamando a Sus discípulos a
seguirle,10 y empoderándolos para hacerlo mediante Su propia
resurrección “obrando en” ellos.11 ¡El supremo llamamiento de
todo cristiano es nada menos que “vestíos del Señor Jesucristo”!12
Entonces, lo que este libro intenta, es capturar algo del enorme
privilegio de conocer y seguir a Cristo Jesús nuestro Señor, mientras
la misma “vida de Jesús” “se manifiesta en nuestro cuerpo mortal”.13
Los capítulos exploran lo que la Biblia quiere decir cuando describe

1
Hebreos 1:1-2  2 Hebreos 1:3  3 Colosenses 1:15  4 Juan 14:9 
5
Colosenses 2:9  6 Colosenses 2:3  7 Efesios 1:9-10; Colosenses 1:15-18 
8
Juan 1:14, 16  9 2 Corintios 3:10 [Las cursivas se usaron aquí y a través de
todo el libro, para dar énfasis.]  10 Mateo 9:9  11 Efesios 3:20; ver también
Efesios 1:19-20; Filipenses 3:10.  12 Romanos 13:14  13 2 Corintios 4:11

16
a los cristianos como aquellos que “sirven en la novedad del Espíritu
y no en el arcaísmo de la letra”,1 e intentan demostrar las tremendas
libertades y grandes responsabilidades que nos han sido dadas a
nosotros por ser hijos maduros de Dios.
El significado de “amar como Cristo amó” es un océano con
profundidades que ningún cristiano podrá jamás comprender por
completo en esta vida. Este libro sólo pretende proporcionar un
entendimiento básico de lo que es la ley de Cristo, y dirigir a los
creyentes hacia la vida de resurrección que hay en Cristo, que es
lo único que puede darles poder para “cumplirla”. Es posible que
aquellos que son partidarios de ciertas posturas como la “Teología
del Pacto”, o el “Dispensacionalismo”, o la “Teología del Nuevo
Pacto”, encuentren decepcionantes algunos aspectos del libro. Sin
embargo, se espera que todos los verdaderos creyentes oigan en sus
páginas la voz de su Pastor llamándolos a seguirle más íntimamente.
Para ayudar a los lectores a entender el flujo de pensamiento,
el libro ha sido dividido en tres secciones: La primera parte se
ocupa del desarrollo de la historia redentora desde la creación
hasta la venida de Cristo; la segunda parte, de lo que significa que
el cristiano está libre de la ley; y la tercera parte se ocupa de la ley
de Cristo misma. A través de este libro, se han asignado muchas
Escrituras importantes como notas al pie, y están colocadas al pie
de cada página para facilitar la referencia. También se abordan
varias cuestiones controversiales en apéndices, para no oscurecer
innecesariamente el tema central del libro. Algunos estarán muy
en desacuerdo con las posturas que he tomado en este libro. Si
tú estás entre ellos, sólo puedo rogarte que estudies estos apéndices
cuidadosamente con una mente abierta antes de descartar el libro entero.
A fin de cuentas, es la Biblia misma la que debe regir nuestra
teología; no los credos ni las confesiones de los hombres, no importa
cuán loables o venerados sean.
Al abordar este tema he estado muy consciente de lo indigno
que soy para tratar un tema como éste. ¿Cómo podemos atrevernos
a hablar de “amar como Cristo amó”, sin que se nos caiga la cara
de vergüenza por el egoísmo y la frialdad que con tanta frecuencia

1
Romanos 7:6

17
encontramos en nosotros mismos todavía? Considerando esto, uno
no puede más que repetir las palabras de Pablo: “Y para estas
cosas, ¿quién está capacitado?”.1 ¡Cuán agradecidos podemos
estar de que aunque no somos “suficientes en nosotros mismos
para pensar que cualquier cosa procede de nosotros”, sin embargo,
“nuestra suficiencia es de Dios, el cual también nos hizo suficientes
como ministros de un nuevo pacto, no de la letra, sino del Espíritu;
porque la letra mata, pero el Espíritu da vida”!2

Señor, es mi mayor dolor


  lo débil y tenue que es mi amor;
Para ti son mi amor y adoración;
  Gracia para amarte más es mi petición!
William Cowper

1
2 Corintios 2:16  2
2 Corintios 3:5-6

18
Primera Parte

El C urso de la
H istoria R edentora
Si de alguna manera vamos a vislumbrar algo de la incomparable
gloria de la “ley de Cristo”, primero debemos entender el curso de
la historia redentora. Desde el momento de la creación en adelante,
todos los tratos de Dios con la humanidad convergen en Cristo y
encuentran su significado en Él. Desde el principio, Dios estuvo
moviendo la historia hacia su consumación final en Jesucristo.
Sus pactos con Noé, Abraham, Moisés y David no fueron nada
más que peldaños que llevaban hacia el Mesías. Dios habló a los
padres por medio de los profetas “en muchas ocasiones y de muchas
maneras”, pero la revelación1 de Sí mismo y de Su voluntad para
la humanidad era siempre parcial e incompleta. Como resultado,
“muchos profetas y justos”2 desearon oír las palabras que Cristo
diría un día, pero no las oyeron. Fue sólo cuando “el Verbo se hizo
carne y habitó entre nosotros” que se dio la palabra final de Dios
a la humanidad, y es en esta palabra final donde la “ley de Cristo”
es revelada a nosotros.
Los capítulos 1 al 5 de la primera parte dan un breve panorama de
la relación entre el Pacto Abrahámico, el Pacto Mosaico y el Nuevo
Pacto, mostrando que toda la historia del Antiguo Testamento
halla su culminación y cumplimiento en Cristo. A continuación,
el capítulo 6 resume varios principios básicos de interpretación que
han surgido durante este panorama. Esto prepara el camino para la
segunda parte, donde se explora lo que significa para el cristiano
el haber sido libertado de la Ley de Moisés, seguida por la tercera
parte, donde la atención se centrará en la ley de Cristo.

1
Hebreos 1:1 2
Mateo 13:17

19
Capítulo Uno

Antiguo y Nuevo
Porque aunque soy libre de todos, de todos me he hecho
esclavo para ganar al mayor número posible. A los judíos
me hice como judío, para ganar a los judíos; a los que están
bajo la Ley, como bajo la Ley (aunque yo no estoy bajo la
Ley) para ganar a los que están bajo la Ley; a los que están
sin ley, como sin ley (aunque no estoy sin la ley de Dios,
sino bajo la ley de Cristo) para ganar a los que están sin
ley. A los débiles me hice débil, para ganar a los débiles;
a todos me he hecho todo, para que por todos los medios
salve a algunos. Y todo lo hago por amor del evangelio,
para ser partícipe de él. 1 Corintios 9:19-23

Es difícil para nosotros entender lo radicales que sonaron esas


palabras cuando fueron escritas por primera vez hace casi dos
mil años. Para todo judío del primer siglo, la raza humana estaba
compuesta por dos (y sólo dos) categorías: judío y gentil. Pero en
estos versículos, Pablo —que había crecido en la secta más estricta
del judaísmo, un “fariseo de fariseos”— se separa de los dos grupos.
Él habla de “los judíos” como “aquellos que están bajo la Ley”, y
de los gentiles como “aquellos que están sin ley”. Pero aclara que
él no pertenece a ninguno de los dos grupos. Como cristiano, él no
está ni “bajo la Ley” ni “sin ley”, sino “bajo la ley de Cristo”. Es
decir, Pablo ya no concibe una vida piadosa en términos del Pacto
Mosaico, ni tampoco se entrega a una vida de libertinaje e impiedad,
sino que ahora su corazón y mente están enfocados en Cristo.
El ejemplo de Pablo en este aspecto nos da una prueba muy
importante: si alguien nos pidiera a nosotros, como cristianos, que
diéramos un resumen de nuestro estándar para una vida piadosa,
¿pensaríamos inmediatamente, así como Pablo, en la “ley de Cristo”?
¿O pensaríamos en algún otro estándar? ¿Sabemos siquiera lo que
es la “ley de Cristo”? Y si no sabemos, ¿no será que hay algo que
está muy mal con toda la instrucción que hemos recibido a través

21
LA LEY DE CRISTO

de los años, en cuanto a lo que es importante en la vida cristiana?


¿Exactamente qué es esta “ley de Cristo”? Buscando la respuesta a
esta pregunta, nos encontraremos atraídos, como siempre, hacia
la Persona de Cristo mismo. Para el cristiano, “el vivir es Cristo”.1
Pero antes de que examinemos lo que es la ley de Cristo, debemos
considerar lo que no es.

N o es la L ey de M oisés
Pablo deja muy claro en estos versículos que la ley de Cristo no
es la Ley de Moisés: “A los judíos me hice como judío, para ganar
a los judíos; a los que están bajo la Ley, como bajo la Ley (aunque
yo no estoy bajo la Ley)”. ¡Los cristianos no están bajo la Ley! Esta
es la enseñanza uniforme del Nuevo Testamento, y su significado
será explorado más a fondo en capítulos posteriores; pero a estas
alturas, unas cuantas citas de las Escrituras serán suficientes para
establecer este hecho:
• “Por tanto, hermanos míos, también a vosotros se os hizo
morir a la Ley por medio del cuerpo de Cristo, para que
seáis unidos a otro, a Aquel que resucitó de entre los
muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios.”2
• “Pero ahora hemos quedado libres de la Ley, habiendo muerto a
lo que nos ataba, de modo que sirvamos en la novedad del
Espíritu y no en el arcaísmo de la letra.”3
• “Porque Él mismo es nuestra paz, quien de ambos pueblos
hizo uno, derribando la pared intermedia de separación,
aboliendo en Su carne la enemistad, la Ley de los mandamientos
expresados en ordenanzas, para crear en Sí mismo de los
dos un nuevo hombre, estableciendo así la paz, y para
reconciliar con Dios a los dos en un cuerpo por medio de
la cruz, habiendo dado muerte en ella a la enemistad.”4

1
Filipenses 1:21 2
Romanos 7:4 3
Romanos 7:6 4
Efesios 2: 14-16

22
Antiguo y Nuevo

• “Pues mediante la Ley yo morí a la Ley, a fin de vivir para


Dios.”1
• “De manera que la Ley ha venido a ser nuestro ayo para
conducirnos a Cristo, a fin de que seamos justificados por
fe. Pero ahora que ha venido la fe, ya no estamos bajo ayo.”2

Tales declaraciones respecto a la Ley habrían parecido blasfemas


a cualquier judío, y por buena razón: ¡Dios mismo le había dado la
Ley a Israel!

E l A ntiguo P acto
Cuando Dios estableció Su pacto con Israel en el monte
Sinaí, cerca de mil quinientos años antes de Cristo, Él hizo un
despliegue visible de Su gloria distinto a todo lo que se había visto
en la historia de la humanidad hasta ese entonces. Se nos dice que
el Señor descendió “a la vista de todo el pueblo sobre el Monte
Sinaí”.3 Toda la montaña fue tan consagrada por la presencia de
Dios, que cualquier hombre o bestia que tocara “aun el límite del
monte” “ciertamente morirá”.4 “Hubo truenos y relámpagos y una
densa nube sobre el monte y un fuerte sonido de trompeta; y tembló
todo el pueblo que estaba en el campamento… Y todo el monte
Sinaí humeaba, porque el Señor había descendido sobre él en fuego;
el humo subía como el humo de un horno, y todo el monte se
estremecía con violencia”.5 Se nos dice que cuando Moisés hablaba,
“Dios le respondía con el trueno”.6 La voz audible de Dios era tan
aterradora “que los que oyeron rogaron que no se les hablara más”,7
no fuera que murieran.8 El autor a los Hebreos habla de “fuego
ardiente, tinieblas, oscuridad y torbellino”, y un espectáculo “tan
terrible”, que Moisés dijo: “Estoy aterrado y temblando”.9
¡Éste fue el contexto en que Dios dio Su santa y tremenda
Ley en el Monte Sinaí! Fue en ese tiempo que Él le dio a Israel

1
Gálatas 2:19 2 Gálatas 3:24-25 3
Éxodo 19:11 4 Éxodo 19:12
5
Éxodo 19:16,18 6 Éxodo 19:19 7
Hebreos 12:19 8 Éxodo 20:19
9
Hebreos 12:18, 21

23
LA LEY DE CRISTO

“las palabras del pacto, los Diez Mandamientos”,1 escritos por el


propio dedo de Dios en dos tablas de piedra,2 al igual que todas
las otras leyes pertenecientes a sus vidas como Su pueblo del pacto.
La sabiduría y equidad de estas leyes elevaron a la nación de Israel
muy por encima de las demás naciones: “¿Qué nación grande hay
que tenga estatutos y decretos tan justos como toda esta ley que hoy
pongo delante de vosotros?”3 “Así que guardadlos y ponedlos por
obra, porque ésta será vuestra sabiduría y vuestra inteligencia ante
los ojos de los pueblos que al escuchar todos estos estatutos, dirán:
‘Ciertamente esta gran nación es un pueblo sabio e inteligente.’”4
Entonces, ¿es de extrañarse que los judíos “se apoyaran en la
Ley” y “se jactaran de la Ley”?5 ¡Después de todo, a ellos les habían
sido “confiados” los “oráculos de Dios”,6 “la expresión misma del
conocimiento y de la verdad”!7 ¿Y es de extrañarse que vieran a un
ex judío como Pablo, quien proclamaba que todo cristiano estaba
libre de la Ley, como un apóstata total? ¿Cómo podría creer un
judío que el pacto hecho en el Sinaí, con semejantes despliegues
visibles de la gloria divina, ya había expirado? Sin embargo, Dios
ya había anunciado un evento de este tipo a través de los profetas.

E l N uevo P acto
Más de ochocientos años después de que Dios estableció Su
pacto con Israel por medio de Moisés, Él levantó al profeta Jeremías
para anunciar a Su pueblo un glorioso nuevo día que venía:

“He aquí, vienen días —declara el Señor— en que haré


con la casa de Israel y con la casa de Judá un nuevo pacto,
no como el pacto que hice con sus padres el día que los
tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto, mi
pacto que ellos rompieron, aunque fui un esposo para
ellos —declara el Señor; porque este es el pacto que haré

1
Éxodo 34:28; Deuteronomio 4:13 2 Éxodo 31:18; Deuteronomio 9:10
3
Deuteronomio 4:5-8; Salmo 147:19-20 4 Deuteronomio 4:6
5
Romanos 2:17, 23 6 Romanos 3:2 7 Romanos 2:20

24
Antiguo y Nuevo

con la casa de Israel después de aquellos días —declara


el Señor—. Pondré mi ley dentro de ellos, y sobre sus
corazones la escribiré; y yo seré su Dios y ellos serán mi
pueblo. Y no tendrán que enseñar más cada uno a su
prójimo y cada cual a su hermano, diciendo: “Conoce al
Señor”, porque todos me conocerán, desde el más pequeño
de ellos hasta el más grande —declara el Señor— pues
perdonaré su maldad, y no recordaré más su pecado.”
 Jeremías 31:31-34

Sólo podemos imaginar la ansiosa expectativa de todo judío


piadoso esperando este “nuevo pacto” —un pacto en el cual todo
participante “desde el más pequeño de ellos hasta el más grande”
conocería al Señor personalmente. Esperaron durante cien años,
luego doscientos, luego cuatrocientos, luego seiscientos. Finalmente,
después de seiscientos años, no en medio de aterradores truenos y
relámpagos, y terremotos, sino en la tranquilidad de un “aposento
alto”, el Señor Jesucristo le ofreció una copa a Su pequeño grupo
de discípulos, y anunció: “Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre,
que es derramada por vosotros”.1 Con estas simples palabras fue
inaugurado un pacto que duraría para siempre,2 transformando la
historia humana, y abarcando a hombres y mujeres de toda tribu,
lengua y nación en la faz de la tierra. Así como el pacto en el Sinaí
fue inaugurado con sangre,3 también este pacto sería inaugurado
con sangre —no con la sangre de toros y de machos cabríos, que
nunca pueden quitar el pecado,4 sino con la sangre “preciosa”5 del
propio Hijo de Dios.
Es importante que recordemos que cuando Dios hizo Su pacto
con Israel en el Monte Sinaí no dijo: “Haré un antiguo pacto contigo”.
El Antiguo Pacto ahora se llama “antiguo” por una sola razón:
ha sido reemplazado por uno “nuevo”. El escritor a los Hebreos
deja muy en claro las implicaciones de este hecho: “Cuando Él
dijo: Un nuevo pacto, hizo anticuado al primero; y lo que se hace

1
Lucas 22:20 2
Hebreos 13:20 3
Hebreos 9:18-22 4
Hebreos 10:4
5
1 Pedro 1:19

25
LA LEY DE CRISTO

anticuado y envejece, está próximo a desaparecer”.1 El pacto hecho


en el Sinaí es anticuado, es viejo y ahora ya ha desaparecido. Es por
esa razón que Pablo mantuvo categóricamente que los cristianos
ya no están “bajo la Ley”.
A los judíos del tiempo de Pablo les costó mucho trabajo aceptar
semejante razonamiento. Incluso aquellos que estaban dispuestos
a profesar fe en Cristo, a veces insistían en que era necesario que
un gentil convertido fuera circuncidado y observara la Ley de
Moisés para ser salvo.2 Para cualquier hombre que “pervirtiera el
evangelio de Cristo” de esta manera, Pablo pronunció un rotundo
“sea anatema”.3 Además, Pablo estaba preparado para refutar a
estos “falsos hermanos”4 y “judaizantes” con la propia Biblia.
Como veremos en el próximo capítulo, él hizo esto al desplegar
el verdadero significado de la historia registrada en las Escrituras
del Antiguo Testamento, y del pacto que Dios había hecho con
Abraham en particular.

1
Hebreos 8:13, ver también 2 Corintios 3:6, 14 “nuevo, viejo”.
2
Hechos 15:1, 5 3 Gálatas 1:6-8 4 Gálatas 2:4

26
R epaso D el C apítulo U no

Pablo describe el estándar de conducta del cristiano


como “la ley de Cristo”. Él deja en claro que la ley de Cristo
no es la Ley de Moisés.
La Ley de Moisés fue dada directamente por Dios en
un asombroso despliegue de gloria en el Monte Sinaí. La
sabiduría y equidad de sus leyes elevaron a la nación de Israel
por encima de las demás naciones. Pero más de 800 años
después de que el Antiguo Pacto fuera dado en el Monte
Sinaí, Dios prometió que un día establecería un “nuevo
pacto” con “la casa de Israel y la casa de Judá”.
Este nuevo pacto fue inaugurado con la muerte y
resurrección del Señor Jesucristo. Dado que el pacto
establecido por Cristo se describe como “nuevo”, y “no es
como” el pacto hecho en el Monte Sinaí, es obvio que el
Pacto Mosaico se ha convertido en “antiguo” y “obsoleto”.
Ha sido sustituido y reemplazado por el Nuevo Pacto.
Los judíos del tiempo de Pablo tuvieron gran dificultad
en aceptar este hecho. Algunos de ellos sostenían que para
que una persona sea salva, no solamente debía creer en Cristo,
sino que también tenía que guardar la Ley de Moisés. Pablo
vio a estas personas como “falsos hermanos” que estaban
predicando un “evangelio diferente”. Como veremos en el
capítulo 2, él los refutó exponiendo el verdadero significado
detrás del pacto de Dios con Abraham.
Capítulo Dos

Abraham y C risto
Hace varios años se publicó un artículo en una revista secular
bastante leída, en la que se presentaron los principios básicos del
judaísmo. Como era de esperar, el rabí que escribió ese artículo
afirmó dos veces que el judío más grande que ha vivido jamás fue
Moisés. Ésta ha sido la convicción de los judíos por muchos siglos,
y era la convicción de los judíos en los días de Pablo. Pero Pablo se
dio cuenta por las Escrituras de que la verdad yacía en otro lugar.
Con la obvia excepción del Mesías mismo, la figura clave en la
historia de los judíos no fue Moisés, sino Abraham. Dios reveló los
principios fundamentales de la salvación por medio de Sus tratos
con Abraham; Sus tratos con Moisés sólo entraron en el torrente
principal de la historia redentora como un afluente —“desde el
lado”,1 por así decirlo— para que sirviera a un propósito secundario
en el plan global de Dios.
Esto explica por qué Pablo se refiere en repetidas ocasiones a
los tratos de Dios con Abraham, para demostrar las verdades de
su propio mensaje del evangelio. Por ejemplo, al apelar al caso
de Abraham, “el padre de los creyentes”, Pablo prueba que la
justificación siempre ha involucrado la imputación de justicia a
pecadores indignos sólo por gracia, mediante la fe.2 También puede
probar que la circuncisión de Abraham no tuvo nada que ver con su
justificación3 y que la fe de Abraham ofrece un patrón para todos
los que “siguen sus pasos”, ya sean judíos o gentiles.4
Por lo tanto, no debería de sorprendernos que también es en
Abraham, y en el pacto hecho con Abraham,5 que Pablo encuentra
una respuesta más que adecuada para esos judíos que insistían en
que los gentiles debían guardar la Ley de Moisés para ser salvos. Él
da esta respuesta en la segunda mitad de Gálatas 3. El argumento

1
Ver Romanos 5:20, donde la palabra “entró” literalmente es “se introdujo
además de”. 2 Romanos 4:1-8 3 Romanos 4:9-12 4 Romanos 4:16-25
5
Génesis 15:18; 17:1-21

29
LA LEY DE CRISTO

básico de Pablo es sencillo: Debido a que el pacto con Abraham y sus


hijos (“simiente”) fue ratificado cientos de años antes de que fuera
dado el Pacto Mosaico, el cumplimiento del Pacto Abrahámico no
puede depender en modo alguno de condiciones establecidas por la
Ley de Moisés. Además, los cristianos son los verdaderos “hijos de
Abraham” y herederos de las promesas hechas a él. Por lo tanto, los
cristianos recibirán la “herencia” celestial prometida a Abraham y a
su “simiente”, totalmente independiente del cumplimiento de la Ley.
Debido a que la segunda mitad de Gálatas 3 es tan importante
para una correcta comprensión de la historia redentora, debe ser
leída y estudiada cuidadosamente:

Hermanos, hablo en términos humanos: un pacto, aunque


sea humano, una vez ratificado nadie lo invalida ni le
añade condiciones. Ahora bien, las promesas fueron
hechas a Abraham y a su descendencia. No dice: y a las
descendencias, como refiriéndose a muchas, sino más bien
a una: y a tu descendencia, es decir, Cristo. Lo que digo
es esto: La Ley, que vino cuatrocientos treinta años más
tarde, no invalida un pacto ratificado anteriormente por
Dios, como para anular la promesa. Porque si la herencia
depende de la Ley, ya no depende de una promesa; pero
Dios se la concedió a Abraham por medio de una promesa.
Entonces, ¿para qué fue dada la Ley? Fue añadida
a causa de las transgresiones, hasta que viniera la
descendencia a la cual había sido hecha la promesa, ley
que fue promulgada mediante ángeles por mano de un
mediador. Ahora bien, un mediador no es de una parte
solamente, ya que Dios es uno solo. ¿Es entonces la Ley
contraria a las promesas de Dios? ¡De ningún modo!
Porque si se hubiera dado una ley capaz de impartir vida,
entonces la justicia ciertamente hubiera dependido de la
ley. Pero la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para que
la promesa que es por la fe en Jesucristo fuera dada a todos
los que creen. Y antes de venir la fe, estábamos encerrados
bajo la ley, confinados para la fe que había de ser revelada.
De manera que la Ley ha venido a ser nuestro ayo para

30
Abraham y Cristo

conducirnos a Cristo, a fin de que seamos justificados por


la fe. Pero ahora que ha venido la fe, ya no estamos bajo
ayo, pues todos sois hijos de Dios mediante la fe en Cristo
Jesús. Porque todos los que fuisteis bautizados en Cristo,
de Cristo os habéis revestido. No hay judío ni griego; no
hay esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos
sois uno en Cristo Jesús. Y si sois de Cristo, entonces sois
descendencia de Abraham, herederos según la promesa.
 Gálatas 3:15-29

Vemos aquí que el pacto de Dios con Abraham estaba basado


en las promesas que Dios le hizo a Abraham y a su “simiente”. Esas
promesas fueron hechas y confirmadas cientos de años antes de que
la Ley de Moisés fuera dada en el Monte Sinaí. Pues incluso en las
relaciones humanas no se pueden añadir condiciones o cambiar un
pacto que ha sido ya ratificado y acordado. Por ejemplo, cuando
se lee “la última voluntad y el testamento” de una persona después
de su muerte, nadie tiene el derecho de tachar el nombre de una
persona nombrada como beneficiaria, o de negarle la herencia
otorgada a esa persona. De la misma manera, la herencia que
Dios le había prometido a Abraham y a su simiente no podía ser
condicionada o afectada en modo alguno por la Ley de Moisés,
la cual vino más de cuatrocientos treinta años después de que las
promesas habían sido hechas por Dios.

L as P romesas —C umplimiento I nicial


¿Cuáles eran, exactamente, las promesas que Dios le había hecho
a Abraham? Consideraremos cuatro de ellas: Dios le prometió a
Abraham una simiente, una nación, una tierra y una bendición.
La Simiente
La simiente prometida era Isaac, un “hijo de la promesa”.1
Dios le prometió a Abraham: “Sara, tu mujer, te dará un hijo, y le
pondrás el nombre de Isaac”.2

1
Gálatas 4:28; Romanos 9:8-9 2
Génesis 17:19, 21

31
LA LEY DE CRISTO

La Nación
La nación prometida era Israel, los descendientes físicos de
Abraham: “Haré de ti una nación grande”.1 “Lo llevó fuera, y
le dijo: Ahora mira al cielo y cuenta las estrellas, si te es posible
contarlas. Y le dijo: Así será tu descendencia”.2
La Tierra
La tierra prometida era Canaán, la cual Dios prometió a
Abraham y a su simiente como herencia: “Y el Señor se apareció a
Abram, y le dijo: ‘A tu descendencia [o “simiente”] daré esta tierra’”.3
“Y el Señor dijo a Abram después que Lot se había separado de
él: ‘Alza ahora los ojos y mira desde el lugar donde estás hacia el
norte, el sur, el oriente y el occidente, pues toda la tierra que ves te
la daré a ti y a tu descendencia para siempre’”.4
La Bendición
La bendición prometida tenía que ver con todo tipo de
beneficios materiales: riquezas, protección, larga vida, etc.: “Haré
de ti una nación grande, y te bendeciré, y engrandeceré tu nombre,
y serás bendición. Bendeciré a los que te bendigan, y al que te
maldiga, maldeciré. Y en ti serán benditas todas las familias de la
tierra”.5 Conforme a estas promesas, Dios preservó a Abraham por
muchos años y lo enriqueció. Al final de su larga vida, leemos esto:
“Abraham era viejo, entrado en años; y el Señor había bendecido
a Abraham en todo”.6

L as P romesas —C umplimiento F inal


Si las Escrituras del Antiguo Testamento fueran lo único que
tuviéramos para orientar nuestra comprensión, es muy probable
que concluyéramos que estas promesas a Abraham eran, sobre
todo, de naturaleza física y que hallaron su cumplimiento en el
ámbito material. Pero cuando llegamos al Nuevo Testamento, nos
damos cuenta de que las promesas tenían un significado mucho

1
Génesis 12:2 2 Génesis 15:5 3 Génesis 12:7 4
Génesis 13:14-15
5
Génesis 12:2-3 6 Génesis 24:1

32
Abraham y Cristo

más profundo y maravilloso de lo que parecía al principio. ¿Cuál


fue el verdadero alcance de estas promesas a Abraham?
La Simiente
La verdadera simiente prometida a Abraham era Cristo. “Ahora
bien, las promesas fueron hechas a Abraham y a su descendencia
(simiente). No dice: y a las descendencias, como refiriéndose a
muchas, sino más bien a una: y a tu descendencia, es decir, Cristo”.1
Cristo era la verdadera simiente de Abraham, el cual “heredaría”
finalmente todas las cosas, por quien “todas las naciones de la
tierra”, un día serían “bendecidas”.2 A fin de cuentas, la promesa a
Abraham fue hecha a Cristo: “[La Ley] fue añadida… hasta que viniera
la descendencia a la cual había sido hecha la promesa”.3 La promesa de
Dios a Cristo llega a ser nuestra sólo porque estamos “en Cristo”.
“Porque todos los que fuisteis bautizados en Cristo, de Cristo os
habéis revestido. No hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no
hay hombre ni mujer; porque todos sois uno en Cristo Jesús. Y si sois de
Cristo, entonces sois descendencia de Abraham [o “simiente”], herederos
según la promesa”.4 Los cristianos son contados como la simiente de
Abraham porque están “en” la verdadera Simiente: ¡Cristo!
Cristiano, ¡piénsalo! Todas las promesas de Dios fueron hechas
a Cristo, ¡y tú tienes el privilegio inexpresable de “estar en”, y
“pertenecerle a” Él! Tú te has “vestido con Cristo”, y toda Su herencia
es tuya. ¡Tú eres “coheredero”5 con Cristo!
La Nación
Cuando Dios “llevó afuera a Abraham” y lo instruyó a mirar
hacia el cielo y contar las estrellas, prometiéndole tantos hijos que
nadie podría contarlos, Él tenía en mente algo mucho más grande
que una multitud de descendientes físicos. Aprendemos del Nuevo
Testamento que los verdaderos “hijos de Abraham” son aquellos
que ponen su fe en Cristo: “Por consiguiente, sabed que los que son
de fe, éstos son hijos de Abraham”.6 “Y si sois de Cristo, entonces sois

1
Gálatas 3:16 2 Génesis 22:18 3
Gálatas 3:19 4
Gálatas 3:27-29
5
Romanos 8:17 6 Gálatas 3:7

33
LA LEY DE CRISTO

descendencia de Abraham, herederos según la promesa”.1 “Porque no es


judío el que lo es exteriormente; ni la circuncisión es la externa, en la
carne; sino que es judío el que lo es interiormente, y la circuncisión es la
del corazón, por el Espíritu, no por la letra; la alabanza del cual no
procede de los hombres, sino de Dios”.2 El verdadero cumplimiento
de la promesa a Abraham de que sus descendientes, en número,
serían como las estrellas, y “como la arena en la orilla del mar”,3 se
encuentra en Apocalipsis 7:9: “Después de esto miré, y vi una gran
multitud, que nadie podía contar, de todas las naciones, tribus, pueblos
y lenguas, de pie delante del trono y delante del Cordero, vestidos
con vestiduras blancas y con palmas en las manos”.
Por consiguiente, las promesas de Dios de “hacer a Abraham
una gran nación” no encontraron su cumplimiento final en Israel,
sino en la iglesia —la “nación” espiritual a la que hizo referencia
el Señor Jesucristo en Su parábola de los viñadores: “Por eso os
digo que el reino de Dios os será quitado y será dado a una nación
que produzca sus frutos”.4 (Fíjate en que según el Señor Jesús, la
iglesia produce “el fruto del reino” sin excepción alguna. Si la
institución a la cual llamamos “iglesia” no produce fruto, ¡tenemos
una definición y un concepto equivocados de lo que es la iglesia!)
De igual manera, Pedro no habla del Israel físico, sino de la
Iglesia, como siendo el cumplimiento final de la voluntad de Dios
en el Antiguo Testamento de desear para Sí una “nación santa”.
Justo antes de dar la Ley en el Monte Sinaí, Dios prometió a Israel:
“Ahora pues, si en verdad escucháis mi voz y guardáis mi pacto,
seréis mi especial tesoro entre todos los pueblos… y vosotros
seréis para mí un reino de sacerdotes y una nación santa”.5 Sin
embargo, aun en sus mejores días, la “santidad”6 (separación del
resto de las naciones) del Israel físico fue en gran medida externa,
y sus “sacerdotes” ofrecieron sacrificios que tenían “que ver sólo
con comidas y bebidas, y diversas abluciones y ordenanzas para
el cuerpo, impuestas hasta el tiempo de reformar las cosas”.7 En
cambio, Pedro dice que los cristianos son el verdadero “sacerdocio

1 Gálatas 3:29 2
Romanos 2:28-29; 9:6-8; Filipenses 3:3 3 Génesis 22:17
4
Mateo 21:43 5
Éxodo 19:5-6 6 Levítico 20:24-26 7 Hebreos 9:10

34
Abraham y Cristo

santo”, llamados “para ofrecer sacrificios espirituales aceptables


a Dios por medio de Jesucristo”,1 y que la iglesia es la verdadera
“nación santa”, “pueblo” de Su propia posesión: “Pero vosotros
sois linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido
para posesión de Dios, a fin de que anunciéis las virtudes de aquel
que os llamó de las tinieblas a Su luz admirable; pues vosotros en
otro tiempo no erais pueblo, pero ahora sois el pueblo de Dios; no habíais
recibido misericordia, pero ahora habéis recibido misericordia”.2
Cristiano, ¡piénsalo! ¡Tú eres parte de la nación más maravillosa
que ha existido jamás! Es una nación espiritual —formada
únicamente por personas que son elegidas y santas— y es una
nación que nunca decaerá o pasará al olvido —¡nunca jamás!3
La Tierra
Si leyéramos solamente la descripción de las peregrinaciones
de Abraham en el Antiguo Testamento, tal vez concluiríamos que
su principal interés era la tierra física de Canaán. Pero otra vez,
cuando llegamos al Nuevo Testamento descubrimos que Abraham
estaba buscando algo mucho más grande que una simple herencia
terrenal:

Todos éstos murieron en fe, sin haber recibido las promesas,


pero habiéndolas visto y aceptado con gusto desde lejos,
confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
Porque los que dicen tales cosas, claramente dan a entender
que buscan una patria propia. Y si en verdad hubieran estado
pensando en aquella patria de donde salieron, habrían
tenido oportunidad de volver. Pero en realidad, anhelan
una patria mejor, es decir, celestial. Por lo cual, Dios no se
avergüenza de ser llamado Dios de ellos, pues les ha
preparado una ciudad.  Hebreos 11:13-16

Como los verdaderos descendientes de Abraham, los cristianos


heredarán mucho más que la tierra de Canaán. Según Romanos 4:13,

1
1 Pedro 2:5 2 1 Pedro 2:9-10 3
Isaías 9:6-7; Daniel 2:44; 7:13-14;
Lucas 1:32-33

35
LA LEY DE CRISTO

“la promesa a Abraham o a su descendencia” no era simplemente


que sería heredero de Canaán, sino “que sería heredero del mundo”.1
“Bienaventurados los humildes, pues ellos heredarán la tierra”.2 Los
cristianos pueden ser perseguidos y difamados en este tiempo,
¡pero la tierra que ahora bebe su sangre, un día les pertenecerá a
ellos! Como la verdadera simiente de Abraham, ellos “heredarán la
tierra de sus peregrinaciones”, tal como Dios prometió a su padre
Abraham hace miles de años.3
Cristiano, ¡piénsalo! Aunque ahora eres “un extranjero y
peregrino sobre la tierra”, ¡algún día “los nuevos cielos y la nueva
tierra” te pertenecerán a ti! “Y los has hecho un reino y sacerdotes
para nuestro Dios; y reinarán sobre la tierra”.4
La Bendición
Cuando Dios le dijo a Abraham que sería “bendecido”, y
que “todas las naciones de la tierra” serían bendecidas en él, la
bendición que tenía en mente era infinitamente más grande que
cualquier bendición material. Pedro alude a esto en su sermón a
los judíos, después de la notable sanación de un hombre cojo en
la puerta del templo: “Vosotros sois los hijos de los profetas y del
pacto que Dios hizo con vuestros padres, al decir a Abraham: ‘Y
en tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra’. Para
vosotros en primer lugar, Dios, habiendo resucitado a su Siervo, le
ha enviado para que os bendiga, a fin de apartar a cada uno de vosotros
de vuestras iniquidades”.5 Según Pedro, la “bendición” prometida a
Abraham tuvo que ver con apartar a los hombres de sus pecados.
Pablo deja aún más claro el significado de esta bendición: “Y la
Escritura, previendo que Dios justificaría a los gentiles por la fe,
anunció de antemano las buenas nuevas a Abraham, diciendo: En
Ti serán benditas todas las naciones”.6
La verdadera bendición prometida a Abraham y a su simiente era la
justificación y sus frutos. La bendición de la justificación es justamente
lo opuesto a la maldición y condenación de la Ley: “Así que, los

1
Ver también Salmo 2:8. 2 Mateo 5:5 3
Génesis 17:8; 28:4 4
Apocalipsis 5:10
5
Hechos 3:25-26 6 Gálatas 3:8

36
Abraham y Cristo

que son de fe son bendecidos con Abraham, el creyente. Porque


todos los que son de las obras de la Ley están bajo maldición, pues
escrito está: Maldito todo el que no permanece en todas las cosas
escritas en el libro de la Ley, para hacerlas”.1 “Cristo nos redimió
de la maldición de la Ley, habiéndose hecho maldición por nosotros
(porque escrito está: ‘Maldito todo el que cuelga de un madero’, a fin
de que en Cristo Jesús la bendición de Abraham viniera a los gentiles,
para que recibiéramos la promesa del Espíritu mediante la fe”.2 “Como
también David habla de la bendición que viene sobre el hombre
a quien Dios atribuye justicia aparte de las obras: Bienaventurados
aquellos cuyas iniquidades han sido perdonadas, y cuyos pecados
han sido cubiertos. Bienaventurado el hombre cuyo pecado el Señor
no tomará en cuenta”.3
Cuando Dios le dijo a Abraham que en su simiente serían
“bendecidas todas las naciones de la tierra”,4 Él se refería a la
verdadera simiente de Abraham, Cristo, quien un día derramaría
Su sangre para que “gente de toda tribu, lengua, pueblo y nación”5
pudiera ser redimida, justificada y bendecida en Él.
Cristiano, ¡piénsalo! ¡La “bendición de Abraham”6 se ha
cumplido en toda su plenitud en ti! Ya no eres condenado y maldecido,
sino que eres justificado y bendecido “con toda bendición espiritual
en los lugares celestiales en Cristo”.7 La más grande de todas
estas bendiciones es el Espíritu Santo “prometido”,8 dado en la
plenitud que viene con el Nuevo Pacto a los propios “hijos”9 de
Dios. ¡Aleluya!

Una vez que entendemos el significado más pleno de las


promesas a Abraham, el argumento de Pablo respecto a que éstas
no pueden depender de ninguna manera de la Ley de Moisés, pasa
a tener una enorme importancia. La herencia prometida a los

1
Gálatas 3:9-10 2 Gálatas 3:13-14 3 Romanos 4:6-8 4 Génesis 22:18
5
Apocalipsis 5:9 6 Génesis 28:4; Gálatas 3:14 7 Efesios 1:3 8 Gálatas 3:14,
ver “Promesa cumplida”, p. 66. 9 Gálatas 4:5-6; Romanos 8:15-16

37
LA LEY DE CRISTO

cristianos como los verdaderos hijos de Abraham es gloriosa más


allá de toda medida, y les es otorgada totalmente independiente de la
Ley. ¡Es de esta manera que Pablo refuta a los “falsos hermanos” y
a los judaizantes que insistían en que los creyentes debían guardar
la Ley de Moisés para ser salvos!

C risto
Llegados a este punto, ya debería estar claro que toda la historia
del Antiguo Testamento converge en Cristo. Desde el principio,
Dios estuvo moviendo la historia hacia su consumación final en el
Mesías. Antes de la fundación de la tierra, Él se había propuesto1
glorificarse a Sí mismo al salvar “en Cristo” —sólo por gracia,
mediante la fe— a una multitud que nadie puede contar. Este
propósito salvífico es el principio unificador detrás de todos los actos de
Dios en la historia de la humanidad. Cuando Pablo dice que Dios “nos
ha salvado y nos ha llamado con un llamamiento santo, no según
nuestras obras, sino según Su propósito y según la gracia que nos
fue dada en Cristo Jesús desde la eternidad”,2 sus palabras aplican
a todos los que alguna vez han sido o serán salvos.
Podemos ver el desarrollo del propósito salvífico de Dios en
Cristo desde la caída en adelante. Inmediatamente después de que
el hombre pecó, antes de que la maldición de Dios hubiera sido
pronunciada oficialmente sobre la raza humana, Él proclamó la
venida de Aquel que, como la “simiente de la mujer”, aplastaría
la cabeza de la serpiente.3 En Génesis 5, como preparación para
la venida de este Mesías, Dios levantó a la descendencia de Set
en sustitución de la del piadoso Abel, quien fue asesinado por
su hermano Caín. A medida que pasaba el tiempo, Él hizo una
sucesión de pactos con los hombres. Cada uno de estos pactos
fue hecho con miras al avance de Su singular propósito salvífico.
En Génesis 6-9 Él preservó el linaje del Mesías a través de Noé,
e hizo un pacto de no volver a destruir la tierra con un diluvio,
asegurando así que la historia humana continuaría hasta que el

1
Efesios 3:11 2
2 Timoteo 1:9 3
Génesis 3:15

38
Abraham y Cristo

Salvador prometido pudiera nacer y llevar a cabo la redención. En


Génesis 12 llamó a Abraham a salir de la idolatría, y le dio Sus
promesas incondicionales concernientes a la venida de Cristo y a
la salvación de una gran multitud por medio de Él. Como un paso
en esta dirección, Él comenzó a establecer una nación física —la
nación que después sería conocida como Israel— para que fuera
beneficiaria y preservadora de la revelación divina, en preparación
para la venida de Aquel que vendría. Todo estaba centrado en y
conducía hacia la venida de Cristo.
¡Lo mismo fue verdad respecto a la Ley de Moisés! Al igual que los
otros pactos preservados en las Escrituras del Antiguo Testamento,
era un peldaño conduciendo hacia Cristo. Nunca tuvo como fin ser
un camino de salvación, ni tampoco que fuera algo permanente:
“Entonces, ¿para qué fue dada la Ley? Fue añadida a causa de las
transgresiones… hasta que viniera la descendencia a la cual había
sido hecha la promesa”.1 La economía mosaica era lo que Pablo
llama un “ayo”, o “conductor de niño”, para conducir a los judíos
a Cristo. Cuando Cristo vino y llevó a cabo la redención, el trabajo
del ayo terminó. “De manera que la Ley ha venido a ser nuestro
ayo para conducirnos a Cristo, a fin de que seamos justificados por
fe. Pero ahora que ha venido la fe, ya no estamos bajo ayo”.2 La Ley de
Moisés ha encontrado su cumplimiento y culminación en Cristo.
Pablo deja claro en el primer capítulo de Efesios que todos los
propósitos de Dios están centrados en Cristo:

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo,


que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los
lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en Él antes
de la fundación del mundo, para que fuéramos santos y
sin mancha delante de Él. En amor nos predestinó para
adopción como hijos para Sí mediante Jesucristo, conforme
al beneplácito de Su voluntad, para alabanza de la gloria de
Su gracia que gratuitamente ha impartido sobre nosotros
en el Amado. En Él tenemos redención mediante Su sangre,

1
Gálatas 3:19 2
Gálatas 3:24-25

39
LA LEY DE CRISTO

el perdón de nuestros pecados según las riquezas de Su


gracia que ha hecho abundar para con nosotros. En toda
sabiduría y discernimiento nos dio a conocer el misterio
de Su voluntad, según el beneplácito que se propuso en Él,
con miras a una buena administración en el cumplimiento
de los tiempos, es decir, de reunir todas las cosas en Cristo,
tanto las que están en los cielos, como las que están en la tierra.
 Efesios 1:3-10

Todo lo que Dios hizo durante la era del Antiguo Testamento,


lo hizo con miras “a reunir todas las cosas en Cristo”. ¡Cristo es el
foco de atención y el objetivo de toda la Biblia!

40
R epaso del C apítulo D os

Con la obvia excepción de Cristo mismo, el principal


protagonista en la historia de los judíos no fue Moisés sino
Abraham. Todos los principios fundamentales de la salvación
fueron revelados a través de los tratos de Dios con él.
El pacto de Dios con Abraham se centró en las promesas
que Dios le dio libremente. Estas promesas incluyeron una
simiente, una nación, una tierra, y una bendición. Tuvieron
su cumplimiento inicial en Isaac (la simiente prometida),
Israel (la nación prometida), Canaán (la tierra prometida)
y prosperidad material (la bendición prometida). Pero las
promesas de Dios a Abraham también tenían un significado
más profundo. Encuentran su cumplimiento final en Cristo
(la Simiente prometida), la iglesia (la nación prometida), la
nueva tierra (la Tierra Prometida), y la justificación y sus
frutos (la bendición prometida).
Dios ratificó Su pacto con Abraham cientos de años antes
que naciera Moisés; por lo tanto, su cumplimiento no puede
depender en modo alguno de las condiciones establecidas
por la Ley de Moisés. Los cristianos (los verdaderos hijos
de Abraham) recibirán su “herencia” enteramente aparte de
la Ley. Es esta enseñanza de las Escrituras la que Pablo usa
para refutar a los “judaizantes”.
Toda la historia del Antiguo Testamento converge en
Cristo. Todo lo que Dios hizo desde la creación en adelante,
lo hizo con miras a “reunir todas las cosas en Cristo”. ¡Cristo
es el foco de atención y el objetivo de toda la Biblia!
Capítulo 3

El P acto Abrahámico:
“P romesa ”
Hermanos, hablo en términos humanos: un pacto, aunque
sea humano, una vez ratificado nadie lo invalida ni le
añade condiciones. Ahora bien, las promesas fueron
hechas a Abraham y a su descendencia. No dice: y a las
descendencias, como refiriéndose a muchas, sino más bien
a una: y a tu descendencia, es decir, Cristo.  Lo que digo
es esto: la Ley, que vino cuatrocientos treinta años más
tarde, no invalida un pacto ratificado anteriormente por
Dios, como para anular la promesa. Porque si la herencia
depende de la ley, ya no depende de una promesa; pero
Dios se la concedió a Abraham por medio de una promesa.
Entonces, ¿para qué fue dada la Ley? Fue añadida
a causa de las transgresiones, hasta que viniera la
descendencia a la cual había sido hecha la promesa, ley
que fue promulgada mediante ángeles por mano de un
mediador. Ahora bien, un mediador no es de una parte
solamente, ya que Dios es uno solo. ¿Es entonces la Ley
contraria a las promesas de Dios? ¡De ningún modo!
Porque si se hubiera dado una ley capaz de impartir vida,
entonces la justicia ciertamente hubiera dependido de la
ley. Pero la Escritura lo encerró todo bajo pecado, para
que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuera dada
a todos los que creen.
Y antes de venir la fe, estábamos encerrados bajo la ley,
confinados para la fe que había de ser revelada. De manera
que la Ley ha venido a ser nuestro ayo para conducirnos
a Cristo, a fin de que seamos justificados por la fe. Pero
ahora que ha venido la fe, ya no estamos bajo ayo, pues
todos sois hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús.
Porque todos los que fuisteis bautizados en Cristo, de
Cristo os habéis revestido. No hay judío ni griego; no hay

43
LA LEY DE CRISTO

esclavo ni libre; no hay hombre ni mujer; porque todos


sois uno en Cristo Jesús. Y si sois de Cristo, entonces sois
descendencia de Abraham, herederos según la promesa.
 Gálatas 3:15-29

Como ya hemos visto, este pasaje de la epístola de Pablo


a los gálatas tiene profundas implicaciones para un correcto
entendimiento de la historia redentora en su conjunto. En estos
versículos, Pablo expone los tratos de Dios con los hombres desde
los días de Abraham en términos de tres categorías: Promesa, Ley
y Fe. Estas tres categorías están representadas en tres pactos: el
Pacto Abrahámico, el Pacto Mosaico y el Nuevo Pacto. Si queremos
comprender el desarrollo histórico del propósito salvífico de Dios
en Cristo, tenemos que entender la relación entre estos tres pactos.
En los capítulos 3 al 5 exploraremos esta relación con más detalle
al considerar brevemente la naturaleza de cada pacto.

P romesa
Pablo concibe el pacto de Dios con Abraham en términos de
promesa. A través de la Biblia, el concepto de “promesa” es muy rico,
y los escritores del Nuevo Testamento se refieren a él una y otra vez.1
Lo que Pablo quiere que comprendamos cuando pensamos en la
“promesa” en el contexto del Pacto Abrahámico, es que esa promesa
es inmutable, incondicional, y de cumplimiento seguro. Pablo destaca
estas tres cualidades de la promesa usando varios argumentos e
ilustraciones.

I nmutable
La promesa que Dios le hizo a Abraham es inmutable —no
puede cambiar. Como mencionamos en el capítulo 2, cuando “la

1
Lucas 24:49; Hechos 1:4; 2:33, 39; 7:5, 17; 13:23, 32-33; 26;6-7; Romanos 1:2;
4:13-14, 16, 20-21; 9:4, 8-9; 15:8; 2 Corintios 1:20; Gálatas 3:14, 16-22, 29; 4:23,
28; Efesios 1:13; 2:12; 3:6; 2 Timoteo 1:1; Tito 1:2; Hebreos 6:12-18; 7:6; 8:6;
9:15; 10:23, 36; 11:9, 11, 13, 17, 33, 39; 2 Pedro 1:4; 3:4, 9, 13

44
El Pacto Abrahámico: “Promesa”

última voluntad y el testamento” de una persona es leído después


de su muerte, nadie tiene el derecho de tachar con una línea el
nombre de alguien nombrado como beneficiario, o de negar la
herencia otorgada a esa persona. Pablo argumenta que si incluso
tales pactos humanos son inalterables, ¿cuánto más inalterable es el
pacto divino de Dios con Abraham? “Hermanos, hablo en términos
humanos: un pacto, aunque sea humano, una vez ratificado nadie
lo invalida ni le añade condiciones… Lo que digo es esto: La Ley,
que vino cuatrocientos treinta años más tarde, no invalida un pacto
ratificado anteriormente por Dios, como para anular la promesa”.
La promesa que Dios le hizo a Abraham es inmutable; no puede
ser alterada ni condicionada en modo alguno por la Ley de Moisés,
dado que la Ley se introdujo más de cuatrocientos años después
de haberse hecho la promesa.

“Pues cuando Dios hizo la promesa a Abraham, no


pudiendo jurar por uno mayor, juró por Sí mismo, diciendo:
Ciertamente te bendeciré y ciertamente te multiplicaré. Y
así, habiendo esperado con paciencia, obtuvo la promesa.
Porque los hombres juran por uno mayor que ellos mismos,
y para ellos un juramento dado como confirmación es el
fin de toda discusión. Por lo cual Dios, deseando mostrar
más plenamente a los herederos de la promesa la inmutabilidad
de Su propósito, interpuso un juramento, a fin de que por
dos cosas inmutables, en las cuales es imposible que Dios
mienta, los que hemos buscado refugio seamos grandemente
animados para asirnos de la esperanza puesta delante
de nosotros, la cual tenemos como ancla del alma, una
esperanza segura y firme, y que penetra hasta detrás del
velo,  donde Jesús entró por nosotros como precursor…
 Hebreos 6:13-20

Según estos versículos la promesa de Dios a Abraham es


inalterable, porque está fundada en un propósito inmutable y ha
sido confirmada por un juramento inmutable. Dado que, a fin
de cuentas, la promesa es de naturaleza espiritual y está hecha a
nosotros (los verdaderos “herederos de la promesa”) como creyentes

45
LA LEY DE CRISTO

en Cristo, el hecho de su inmutabilidad nos da un “fuerte estímulo”


para seguir adelante en “la fe y la paciencia” hasta que “heredemos”1
todo lo que contiene la promesa.

I ncondicional
La promesa de Dios a Abraham no sólo es inmutable, también
es incondicional —a fin de cuentas, su cumplimiento no depende
de condición alguna que deba ser cumplida por el hombre.2 Pablo
subraya este punto de varias maneras a través sus escritos. En primer
lugar, hace esto para enfatizar el aspecto unilateral (es decir, de una
sola parte) del Pacto Abrahámico. El pacto de Dios con Abraham
fue “de una sola parte”, en el sentido de que fue ratificado por Dios
mismo3 sin la intervención de un mediador. Los mediadores son
necesarios cuando dos partes están involucradas en una transacción
legal. “Ahora bien, un mediador no es de una parte solamente,
ya que Dios es uno solo”. El Pacto Abrahámico fue una promesa
unilateral por parte de Dios, basada en Su propósito soberano y
de gracia, en Cristo, de salvar a una multitud de personas. Otorgó
una “herencia”, y esa herencia fue “concedida” a Abraham “por
medio de una promesa”.4 La asignación de una herencia puede
tener lugar, incluso, sin el consentimiento o conocimiento previo
del beneficiario. Por ejemplo, cuando el testamento de mi abuelo se
leyó poco después de su muerte, me sorprendió saber que yo había
sido incluído en su testamento y que ahora era poseedor de algunos
de sus bienes personales. ¡Esta es la naturaleza de una herencia!
Una y otra vez, el Nuevo Testamento enfatiza que los cristianos
son “herederos”5 de una “herencia”6 que les pertenece a ellos por
“promesa”.7 ¡Gloria a Dios!
En contraste con la “unilateralidad” del Pacto Abrahámico,
el Pacto Mosaico “fue dado por medio de ángeles en manos de

1
Hebreos 6:12 2 Ver Apéndice E, P.6. 3 Génesis 15:1-21; Hebreos 6:13-14
4
Gálatas 3:18 5 Romanos 4:13-14; 8:17; Gálatas 3:29; 4:1, 7, 30; Efesios 3:6;
Tito 3:7 6 Gálatas 3:18; Efesios 1:11, 14, 18; 5:5; Colosenses 1:12; 3:24
7
Romanos 4:13-14; Gálatas 3:18, 29; Efesios 3:6; Hebreos 6:12, 17; 9:15

46
El Pacto Abrahámico: “Promesa”

un mediador” (Moisés), e involucró la fidelidad de las dos partes


contratantes —Dios y el hombre.1 Las bendiciones ofrecidas en la
Ley dependían de la obediencia del hombre. Dios estableció las
condiciones que los hombres debían cumplir: “Haz esto y vivirás”.2
El hecho de que la Ley está sujeta a la fidelidad y al desempeño
humano significa que es seguro que va a fallar. También significa
que si la Promesa depende de alguna manera de la Ley, es seguro
que la promesa fallará igualmente: “Porque si los que son de la ley
son herederos, vana resulta la fe y anulada la promesa;  porque la ley
produce ira…”.3 Según Pablo, la Promesa es “anulada” por la Ley
porque los hombres invariablemente quebrantan la Ley y provocan
así la “ira” de Dios por sus pecados.
La “Promesa” y la “Ley” evidentemente representan dos
principios diametralmente opuestos. La Ley siempre anula la
promesa, porque la Ley depende de la fidelidad humana; y los
hombres caídos siempre fallan. No hay ni siquiera uno de los hijos
pecaminosos de Adán que, en su condición natural, tenga algo de
fidelidad, o entendimiento espiritual, o deseo de buscar a Dios.4 No
hay ni siquiera uno que sea capaz de cumplir aun la más mínima
“condición” de confiar en Cristo para salvación, a menos que se lo
conceda el Padre.5 Si el cumplimiento de la Promesa dependiera
finalmente en algún modo del hombre, sin duda vendría a la nada.
Por lo tanto, la Promesa no puede depender de la Ley en ningún
sentido. No solamente la Ley de Moisés queda excluida, sino leyes
(es decir, “condiciones”) de cualquier tipo. “Porque la Ley produce
ira; pero donde no hay ley, [como es realmente el caso en el ámbito
de la promesa] tampoco hay transgresión [falla humana]”.6
La naturaleza incondicional de la promesa se ​​enfatiza en
muchos otros lugares en los escritos de Pablo. Por ejemplo, en
Romanos 9:6-13 Pablo atribuye la distinción entre Isaac e Ismael a
la soberana e incondicional “palabra de la promesa” que le precedió
y que resultó en el nacimiento de Isaac.

1
Éxodo 19:7-8; 24:3, 7-8; ver Deuteronomio 5:5 2 Levítico 18:5; Lucas 10:28;
Gálatas 3:12; Levítico 26; Deuteronomio 28 3 Romanos 4:14-15
4
Romanos 3:11 5 Juan 6:65 6 Romanos 4:15

47
LA LEY DE CRISTO

Porque no todos los descendientes de Israel son Israel; ni


son todos hijos por ser descendientes de Abraham, sino
que: “Por Isaac será llamada tu descendencia”. Esto es, no
son los hijos de la carne los que son hijos de Dios, sino que
los hijos de la promesa son considerados como descendientes.
Porque esta es una palabra de promesa: “Por este tiempo volveré,
y Sara tendrá un hijo. Y no sólo esto, sino que también Rebeca,
cuando concibió mellizos de uno, nuestro padre Isaac
(porque cuando aún los mellizos no habían nacido, y no
habían hecho nada, ni bueno ni malo, para que el propósito
de Dios conforme a Su elección permaneciera, no por las
obras, sino por Aquel que llama), se le dijo a ella: El mayor
servirá al menor. Tal como está escrito: A Jacob amé, pero
a Esaú aborrecí”. Romanos 9:6-13

Por si algún judío pudiera argumertar que la distinción entre


Isaac e Ismael no fue consecuencia de una promesa, sino que fue el
resultado de haber tenido diferentes madres, Pablo inmediatamente
apela en estos versículos al caso de Jacob y Esaú. Jacob y Esaú
tenían la misma madre; de hecho, ¡eran mellizos! Sin embargo, Dios
le dio a Rebeca la incondicional y distintiva “palabra de promesa”
con respecto a Jacob antes de que los mellizos hubieran “hecho
nada, ni bueno ni malo”. Además, Pablo deja claro en este pasaje
que no sólo Isaac y Jacob, sino que todos los que son “hijos de Dios”
se convierten en tales únicamente en virtud del hecho de que son
“los hijos de la promesa”.1
Este vínculo inquebrantable entre ser un “hijo de la promesa” y
convertirse en un hijo de Dios se hace aún más explícito en Gálatas 4.

Porque está escrito que Abraham tuvo dos hijos, uno de la


sierva y otro de la libre. Pero el hijo de la sierva nació según
la carne, y el hijo de la libre por medio de la promesa. Esto
contiene una alegoría, pues estas mujeres son dos pactos;
uno procede del Monte Sinaí que engendra hijos para ser
esclavos; éste es Agar. Ahora bien, Agar es el Monte Sinaí

1
Romanos 9:8

48
El Pacto Abrahámico: “Promesa”

en Arabia, y corresponde a la Jerusalén actual, porque


ella está en esclavitud con sus hijos. Pero la Jerusalén de
arriba es libre; ésta es nuestra madre. Porque escrito está:
Regocíjate, oh estéril, la que no concibes; prorrumpe y
clama, tú que no tienes dolores de parto, porque más son
los hijos de la desolada, que de la que tiene marido. Y
vosotros, hermanos, como Isaac, sois hijos de la promesa. Pero
así como entonces el que nació según la carne persiguió al
que nació según el Espíritu, así también sucede ahora. Pero,
¿qué dice la Escritura? Echa fuera a la sierva y a su hijo,
pues el hijo de la sierva no será heredero con el hijo de la
libre. Así que, hermanos, no somos hijos de la sierva, sino
de la libre. Gálatas 4:22-31

Aquí Pablo dice específicamente que todo cristiano es nacido,


al igual que Isaac, como resultado de la promesa incondicional de
Dios. Sara (el Nuevo Pacto, “la Jerusalén de arriba”, la iglesia) es
completamente incapaz de producir simiente por sí misma. Si Sara
de alguna manera llega a tener hijos (es decir, si es que la iglesia de
alguna manera va a tener convertidos genuinos), ellos tienen que
nacer sobrenaturalmente, por el poder del Espíritu. ¡Esto lo hace
Dios en el milagro del nuevo nacimiento!
¿Eres cristiano? Entonces debes tu propio ser, espiritualmente
hablando, a un nacimiento soberano y milagroso “según el Espíritu”.
Tú eres un “hijo de la promesa”, nacido “por medio de la promesa”.
¡Es la promesa de Dios hecha miles de años atrás a Abraham la que
te llamó a ser hijo de Dios! Cada vez que alguien llega a ser cristiano,
es una consecuencia de la poderosa manifestación de esta antigua
promesa. ¡Aleluya!

S egura
En tercer lugar, la promesa de Dios a Abraham es segura —nada
puede impedir su cumplimiento. Esta seguridad se basa, en primer
lugar, en el hecho de que la promesa no está condicionada en modo
alguno por ley; es de pura gracia: “Pero donde no hay ley, tampoco
hay transgresión. Por eso es por fe, para que esté de acuerdo con la

49
LA LEY DE CRISTO

gracia, a fin de que la promesa sea firme para toda la posteridad…”.1


La promesa de Dios es segura porque su cumplimiento descansa
únicamente en Su fidelidad y poder; y Dios no puede mentir, ni
ninguno de Sus propósitos puede ser frustrado. “Yo sé que tú
puedes hacer todas las cosas, y que ningún propósito tuyo puede ser
estorbado”.2 “Acordaos de las cosas anteriores ya pasadas, porque
yo soy Dios, y no hay otro; yo soy Dios, y no hay ninguno como
yo,  que declaro el fin desde el principio y desde la antigüedad lo
que no ha sido hecho. Yo digo: ‘Mi propósito será establecido, y
todo lo que yo quiero realizaré’”.3
La promesa no sólo es segura debido a que su cumplimiento
depende únicamente de Dios; también es segura, porque al fin y
al cabo, es hecha a Cristo. Él es “la simiente... a la cual había sido
hecha la promesa”.4 ¿Hay alguna posibilidad de que la promesa de
Dios a Cristo falle en su cumplimiento? ¿Pedirá Cristo al Padre y el
Padre no “le dará las naciones como herencia y como posesión Suya
los confines de la tierra”?5 ¡Es inconcebible! ¡El Señor Jesucristo
ciertamente heredará todo! Todas las promesas de Dios encuentran
su cumplimiento en Él.6
¡Piénsalo, amado! Mucho antes de que se diera la Ley a Moisés,
Dios prometió en Cristo salvar, de todas las naciones de la tierra, a
una vasta multitud que nadie puede contar. La salvación de ellos
no estaba condicionada de ninguna manera a su propia bondad o
desempeño, sino únicamente a la gracia y fidelidad de Dios. Por
tanto, la promesa es “segura para todos los descendientes”. Todos
ellos son “hijos de la promesa” quienes, como Isaac, deben su
existencia a un nacimiento sobrenatural del Espíritu. ¡Dios ha
“levantando de las piedras” hijos a Abraham!7
Si eres cristiano, ¡eres parte de esta vasta multitud! La “bendición”
de Dios está sobre ti en plenitud. Viene el día en que “poseerás la
puerta de tus enemigos”,8 de acuerdo a la antigua promesa de Dios
a Abraham. En Cristo, algún día tú heredarás no sólo la tierra, sino
“todas las cosas”.9 ¡Serás “coheredero” con Él!10

1
Romanos 4:15-16 2 Job 42:2 3
Isaías 46:9-10 Gálatas 3:19 5 Salmo 2:8
4

6
2 Corintios 1:20 7 Lucas 3:8 8
Génesis 22:17 9
Apocalipsis 21:7
10
Romanos 8:17

50
R epaso del C apítulo T res

Pablo ve los tratos redentores de Dios con los hombres


desde el tiempo de Abraham en términos de tres categorías:
Promesa, Ley y Fe. Estas tres categorías están contenidas en
tres pactos: el Pacto Abrahámico, el Pacto Mosaico y el
Nuevo Pacto.
El pacto de Dios con Abraham pertenece a la categoría
de Promesa. Cuando pensamos en “promesa” en el contexto
del Pacto Abrahámico, debemos pensar en que es inmutable,
incondicional y seguro de ser cumplido.
La promesa de Dios a Abraham es inmutable, porque
es un pacto divino basado en el propósito y el juramento
inmutables de Dios.
La promesa de Dios a Abraham es incondicional, porque
consiste en una herencia que es otorgada por gracia a pecadores
indignos. Depende exclusivamente de la elección soberana y
de la gracia de Dios, y no de nada bueno o malo que hayan
hecho o puedan hacer jamás los “hijos de la promesa”.
El cumplimiento de la promesa de Dios a Abraham
es una certeza, porque de ninguna manera depende del
cumplimiento del hombre (Ley), sino que descansa
únicamente en la fidelidad y el poder de Dios. También es
una certeza, porque a fin de cuentas es hecha al unigénito
Hijo de Dios —el objeto de la eterna complacencia y deleite
del Padre.
Capítulo Cuatro

El P acto M osaico: “Ley ”


Porque la promesa a Abraham o a su descendencia de que
él sería heredero del mundo, no fue hecha por medio de la
Ley, sino por medio de la justicia de la fe. Porque si los que
son de la Ley son herederos, vana resulta la fe y anulada
la promesa; porque la Ley produce ira, pero donde no hay
ley, tampoco hay transgresión. Por eso es por fe, para que
esté de acuerdo con la gracia, a fin de que la promesa sea
firme para toda la posteridad, no sólo a los que son de la
Ley, sino también a los que son de la fe de Abraham, el
cual es padre de todos nosotros. Romanos 4:13-16

Y que nadie es justificado ante Dios por la ley es evidente,


porque el justo vivirá por la fe. Sin embargo, la Ley no
es de fe; al contrario, el que las hace, vivirá por ellas.
 Gálatas 3:11-12

En el capítulo 3 consideramos el pacto de Dios con Abraham


y su “simiente” —un pacto que Pablo describe con el término
“Promesa”. En este capítulo consideraremos el pacto de Dios con
Israel mediante Moisés —un pacto que Pablo describe con el término
“Ley”. Luego en el capítulo 5, consideraremos el Nuevo Pacto —un
pacto que Pablo define con el término “Fe”. Está claro que Pablo
considera a la Ley como algo fundamentalmente diferente de la
Promesa1 y de la Fe.2 Una y otra vez, él se refiere al Pacto Mosaico
en términos de “obras”, en contraste con “fe”. “Porque todos los
que son de las obras de la Ley están bajo maldición, pues escrito está:
Maldito todo el que no permanece en todas las cosas escritas en el
libro de la Ley, para hacerlas. Y que nadie es justificado ante Dios
por la Ley es evidente, porque el justo vivirá por la fe. Sin embargo,
la Ley no es de fe; al contrario: ‘El que las hace, vivirá por ellas’”.3

1
Gálatas 3:18 2
Gálatas 3:12 3
Gálatas 3:10-12

53
LA LEY DE CRISTO

Algunos han argumentado que cuando Pablo dice “la Ley no


es de fe”, él está hablando de una mala interpretación o distorsión
de la Ley por parte de los judíos. Afirman que en realidad la
Ley era un pacto de gracia basado en la fe, pero que los judíos
lo malinterpretaron como si fuera un pacto de obras basado en
el desempeño humano. Sin embargo, es evidente que aquí Pablo
no está exponiendo una mala interpretación o una distorsión de
los judíos con respecto a la Ley, sino los principios básicos que
caracterizaban al Pacto Mosaico en sí mismo.

B endiciones y M aldiciones
Para entender por qué esto es así, debemos recordar que la
Ley tenía un lado positivo y un lado negativo, presentando la
posibilidad dual de vida o de muerte. Estas posibilidades estaban
condicionadas por la obediencia o la desobediencia humana. Esto
está bien ilustrado por las bendiciones y maldiciones anunciadas
desde el Monte Gerizim y el Monte Ebal. Si bien este importante
pasaje debería leerse de principio a fin para sentir la fuerza de
su impacto,1 unos cuantos fragmentos serán suficientes para
demostrar el hecho de que el Antiguo Pacto estaba caracterizado
por “condiciones”, y que las bendiciones (y maldiciones) dependían
del desempeño humano.

Y sucederá que si obedeces diligentemente al Señor tu Dios,


cuidando de cumplir todos Sus mandamientos que yo te mando
hoy, el Señor tu Dios te pondrá en alto sobre todas las
naciones de la tierra. Y todas estas bendiciones vendrán
sobre ti y te alcanzarán, si obedeces al Señor tu Dios: Bendito
serás en la ciudad, y bendito serás en el campo. Bendito
el fruto de tu vientre, el producto de tu suelo, el fruto
de tu ganado, el aumento de tus vacas y las crías de tus
ovejas. Benditas serán tu canasta y tu artesa. Bendito
serás cuando entres, y bendito serás cuando salgas…
 Deuteronomio 28:1-6

1
Deuteronomio 27:11-28:68; ver también Levítico 26.

54
El Pacto Mosaico: “Ley ”

Pero sucederá que si no obedeces al Señor tu Dios, guardando


todos Sus mandamientos y estatutos que te ordeno hoy, vendrán
sobre ti todas estas maldiciones y te alcanzarán: Maldito
serás en la ciudad, y maldito serás en el campo. Malditas
serán tu canasta y tu artesa. Maldito el fruto de tu vientre
y el producto de tu suelo, el aumento de tu ganado y las
crías de tu rebaño. Maldito serás cuando entres y maldito
serás cuando salgas. Enviará el Señor sobre ti maldición,
confusión y censura en todo lo que emprendas, hasta que
seas destruido y hasta que perezcas rápidamente, a causa
de la maldad de tus hechos, porque me has abandonado.
 Deuteronomio 28:15-20

Por un lado, todo esto se resume por la advertencia de la Ley


de que “el alma que peque ésa morirá”;1 y por otro lado, por la
promesa de la Ley de que “el que cumple” los mandamientos “vivirá
por ellos”.2 Esta seguridad de que los que “hacen” “vivirán” tenía
una aplicación temporal para los judíos; mientras obedecieran los
mandamientos y requisitos de la Ley de Moisés, “vivirían” en la
tierra que Dios les había dado y experimentarían Sus “bendiciones”.3
Esto continuó siendo válido, aunque su obediencia estaba lejos de
ser perfecta y (en muchos casos) era sólo externa o “la que se hace
exteriormente en la carne”.4
Pero la promesa de “vida” también representaba un principio
legal más profundo y perdurable —tenía que ver no sólo con la
“vida en la tierra”, sino también con la vida eterna. Y la obediencia
requerida para obtener tal vida implicaba nada menos que amor
perfecto a Dios y al hombre. El Señor Jesús dejó claro esto en más
de una ocasión:

Y he aquí, cierto intérprete de la ley se levantó, y para


ponerle a prueba dijo: Maestro, ¿qué haré para heredar
la vida eterna? Y Él le dijo: ¿Qué está escrito en la Ley?
¿Qué lees en ella? Respondiendo él, dijo: Amarás al

1
Ezequiel 18:4 2 Gálatas 3:12; Levítico 18:5 3
Ver Apéndice E, P. 3.
4
Romanos 2:28-29

55
LA LEY DE CRISTO

Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y


con toda tu fuerza, y con toda tu mente; y a tu prójimo
como a ti mismo. Entonces Jesús le dijo: Has respondido
correctamente; haz esto y vivirás.1 Lucas 10:25-28

Del mismo modo, cuando “el joven rico” le preguntó a Jesús:


“¿Qué bien haré para obtener la vida eterna?”, Su respuesta fue: “Si
deseas entrar en la vida, guarda los mandamientos”.2 Esto significa
que si alguien guardara la ley perfectamente, ganaría o merecería
la vida eterna al establecer su propia3 justicia a los ojos de la ley.
“Porque Moisés escribe que el hombre que practica la justicia que
es de la ley, vivirá por ella”.4
La promesa de “vida” que fue establecida por la Ley no
solamente representaba más que la “vida en la tierra prometida”, la
“maldición” de la Ley también representaba más que la muerte física
o expulsión de Canaán. Esto se hace evidente cuando Pablo afirma
que “Cristo nos redimió de la maldición de la Ley, habiéndose hecho
maldición por nosotros”.5 La “maldición de la Ley” de la cual Cristo
nos ha redimido al beber la copa de la ira de Dios es nada menos
que la muerte eterna, que es la justa “paga del pecado”.6 ¡Cristo no
murió para salvarnos de una mala interpretación judía en cuanto
a la maldición de la Ley en el Antiguo Pacto, sino de la verdadera
maldición de la Ley misma!
A la luz de estas claras enseñanzas de la Escritura, debemos
concluir que sean cuales fueren las provisiones de gracia que
pueda haber incluido el Pacto Mosaico, aun así éste representaba
un pacto de obras (Ver el Apéndice E, P. 7). Se caracterizaba por el
principio de que la vida depende del hacer. No era simplemente otra
“administración misericordiosa del pacto de gracia”, en esencia una
sola cosa con el Nuevo Pacto, como algunos han supuesto. La Ley
cumplió un propósito de gracia en el plan global de Dios, como
veremos, ¡pero la Ley misma no se basaba en el principio de gracia!
Por el contrario, fue dada para que “abundara la transgresión”7 y su

1
Comparar con Levítico 18:5. 2 Mateo 19:16-17 3
Filipenses 3:9
4
Romanos 10:5 5 Gálatas 3:13 6 Romanos 6:23 7
Romanos 5:20

56
El Pacto Mosaico: “Ley ”

inevitable resultado era que “produjera ira”.1 Es por esto que Pablo
considera que el Antiguo Pacto como tal es un “ministerio de muerte”2
y un “ministerio de condenación”.3 ¡No fue una mala interpretación
judía del Antiguo Pacto lo que representaba un “ministerio” de
muerte y condenación, sino las “tablas de piedra”4 en sí mismas!
Es verdad que, efectivamente, la mayoría de los judíos no logró
comprender el propósito verdadero de la Ley de Moisés. Pero su
malentendido se relacionaba no con el hecho de que la Ley prometía
vida bajo la condición de obediencia, sino con el hecho de que los
hombres son demasiado pecaminosos en sí mismos para merecer
esta vida.5 En lugar de darse cuenta de que la Ley se había dado para
encerrarlo “todo bajo pecado”,6 y para mostrarles su desesperada
necesidad de ser justificados por fe como su padre Abraham lo
había sido,7 supusieron que podían obtener una “justicia propia”8
guardando la Ley. “Pues desconociendo la justicia de Dios y
procurando establecer la suya propia, no se sometieron a la justicia
de Dios. Porque Cristo es el fin de la ley para justicia a todo aquel
que cree”.9
El marcado contraste entre las demandas del Antiguo Pacto y
las provisiones del Nuevo es evidente incluso en la manera misma
en que se inauguraron los dos pactos. La promulgación de la Ley
en el Sinaí fue un evento lleno de terror, aprensión y oscuridad
—mientras hombres pecadores temblaban ante un Dios santo e
inaccesible y la “santa, justa, y buena”10 ley que Él los llamaba a
obedecer.

Porque no os habéis acercado a... un fuego ardiente, ni a


tinieblas, ni a oscuridad, ni a torbellino, ni a sonido de
trompeta, ni a ruido de palabras tal, que los que oyeron
rogaron que no se les hablara más;  porque no podían
soportar el mandato: Si aun una bestia toca el monte, será
apedreada. Tan terrible era el espectáculo, que Moisés dijo:
Estoy aterrado y temblando. Hebreos 12:18-21

1
Romanos 4:15 2 2 Corintios 3:7 3 2 Corintios 3:9 4 2 Corintios 3:3, 7
5
Romanos 7:10 6 Gálatas 3:22 7 Romanos 4:1-5; 11-12 8 Filipenses 3:9
9
Romanos 10:3-4 10 Romanos 7:12

57
LA LEY DE CRISTO

En cambio, el Nuevo Pacto fue inaugurado en la quieta


intimidad del aposento alto donde Jesús, “habiendo amado a los
Suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin”,1 y les habló
palabras de consuelo y seguridad antes de entregar Su vida por
ellos. La inauguración del Nuevo Pacto ciertamente involucraba
oscuridad, terremoto, temblor y terror, ¡pero era la oscuridad que
cayó sobre Cristo mismo2 cuando Él redimió a Su pueblo de la
maldición de la Ley y bebió la “copa”3 amarga de la ira de Dios
reservada para ellos!

L ey vs . P romesa
Según Pablo, “la Ley no es de fe”,4 y es sólo cuando la salvación
es por fe que puede ser una cuestión de gracia:

Porque si los que son de la Ley son los herederos, vana


resulta la fe, y anulada la promesa… Por eso es por fe, para
que esté de acuerdo con la gracia, a fin de que la promesa sea
firme para toda su descendencia… Romanos 4:14-16

Vemos en estos versículos que la Ley, debido a que se caracteriza


por el principio de “obras”, se opone tanto a la Promesa como a
la Fe. Y es precisamente esta oposición la que lleva a que Pablo
pregunte: “¿Es entonces la ley contraria a las promesas de Dios?”.5
Si Pablo estuviera enseñando que la Ley es un pacto basado en el
principio de gracia, esta pregunta nunca hubiera surgido. Pero tal
como son las cosas, Dios ha hecho algo aparentemente inexplicable:
Él hizo promesas incondicionales a Abraham, ¡y luego las siguió
con un pacto que depende del desempeño humano! ¿Dios realmente
pretende que los hombres ganen su salvación por medio de cumplir
la Ley? La respuesta de Pablo es enfática: “¡De ningún modo!
Porque si se hubiera dado una ley capaz de impartir vida, entonces
la justicia ciertamente hubiera dependido de la ley”.6 Dios nunca
estableció la Ley como un medio alternativo de salvación, porque

1
Juan 13:1 2 Mateo 27:45-46 3
Lucas 22:42-44 4
Gálatas 3:12
5
Gálatas 3:21 6 Gálatas 3:21

58
El Pacto Mosaico: “Ley ”

la condición pecaminosa del hombre hace que la Ley sea “incapaz”


de impartir vida. El problema yace no en la promesa de vida de la
Ley, sino en la incapacidad del hombre de guardar la Ley y obtener
así la “justicia” de la Ley misma. Por esta razón, Pablo habla de
“lo que la Ley no pudo hacer, ya que era débil por causa de la carne”.1
En vez de traer vida al hombre caído, la Ley trae sólo muerte: “Y
en un tiempo yo vivía sin la Ley, pero al venir el mandamiento, el
pecado revivió, y yo morí; y este mandamiento, que era para vida,
a mí me resultó para muerte”.2 El mandamiento efectivamente sí
prometió vida, pero “demostró resultar” sólo en muerte.

¿P ara Q ué la L ey , E ntonces ?
Si Dios nunca determinó que los hombres fueran salvos
guardando la Ley, naturalmente surge la pregunta: “¿Para qué
fue dada la Ley?”.3 La respuesta de Pablo es que “Fue añadida
a causa de las transgresiones... hasta que viniera la descendencia a
la cual había sido hecha la promesa”. Fíjate que en este pasaje
Pablo describe a la Ley como algo “añadido”. No fue la entidad
principal, sino un anexo; “se introdujo además de”.4 La Ley no
sólo fue añadida; también era temporal. “Fue añadida… hasta que
viniera la simiente [Cristo] a quien había sido hecha la promesa”.
Cuando Cristo apareció, el tiempo del Pacto Mosaico llegó a su fin.
“Pero ahora que ha venido la fe, ya no estamos bajo ayo”.5
Pablo dice que la Ley fue añadida “a causa de las transgresiones”.
Lo que él quiere decir con esta declaración se expone más
detalladamente en sus otros escritos. Según Pablo, la Ley “despierta
pasiones pecaminosas” en aquellos que son inconversos.6 El pecado
“se aprovecha del mandamiento” para producir más pecado, para
“engañarnos”, y “por medio del mandamiento” para “matarnos”.7
La Ley despierta y suscita el pecado; de hecho, ¡la Ley es el “poder
del pecado” mismo!8 Por lo tanto, Pablo puede decir que “la Ley

1
Romans 8:3 2
Romanos 7:9-10 3 Gálatas 3:19 4 Romanos 5:20
5
Gálatas 3:25 Romanos 7:5 7 Romanos 7:8, 11, 13 8 1 Corintios 15:56
6

59
LA LEY DE CRISTO

se introdujo para que abundara la transgresión”.1 Al mostrarles a


los hombres más claramente su condenación y horrible esclavitud
al pecado, “la Ley ha venido a ser nuestro ayo para conducirnos a
Cristo, a fin de que seamos justificados por fe”.2 La Ley de Moisés
hizo su parte en encerrar a todos los hombres bajo pecado, “para que la
promesa que es por la fe en Jesucristo fuera dada a todos los que
creen”.3
El Pacto Mosaico ciertamente cumple un propósito de gracia,
por cuanto “nos conduce a Cristo”. Sus leyes nos revelan nuestra
pecaminosidad, y sus sacrificios prefiguran a nuestro Salvador.
Pero el Pacto Mosaico en sí mismo no es definido por el principio de
la gracia, “pues escrito está: Maldito todo aquel que no permanece
en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas”.4

P romesa vs . L ey
Dado que “todos los que son de las obras de la Ley están bajo
maldición”,5 es evidente que aquellos judíos que encontraron la vida
eterna mientras vivían bajo el Pacto Mosaico la encontraron no
por medio de la Ley en sí misma, sino por medio de la Promesa. A
diferencia de sus compatriotas, que imaginaron que podrían lograr
establecer una “justicia propia” que es de la Ley,6 ellos se dieron
cuenta que la misma Ley sólo los condenaba. Reconocieron que
aun sus “justas” obras no eran sino “trapos de inmundicia”7 a los
ojos de Dios, y entendieron que la observancia meticulosa de los
sacrificios y ofrendas del sistema mosaico en realidad no les podía
quitar sus pecados.8 Más bien, ellos “siguieron en los pasos de la
fe que tenía su padre Abraham cuando era incircunciso”.9 Ellos,
como Abraham, “creyeron a Dios”, confiando en que Él “justifica
al impío” y le “atribuye justicia” “aparte de las obras”.10 Ellos, como
Abraham, miraron en fe a la promesa y a la venida de Aquel a quien

1
Romanos 5:20 2 Ver Apéndice E, P. 8. 3 Gálatas 3:22 4 Gálatas 3:10
5
Gálatas 3:10 6 Filipenses 3:9; Romanos 9:31-32; 10:3 7 Isaías 64:6
8
Miqueas 6:6-7; Salmo 51:16; Hebreos 10:4 9 Romanos 4:12 10 Romanos 4:3-6

60
El Pacto Mosaico: “Ley ”

se le había hecho la promesa.1 Como resultado, experimentaron la


“bendición” de Abraham, aunque vivieron bajo la Ley de Moisés:

Como también David [un hombre que vivió directamente


bajo la Ley Mosaica] habla de la bendición que viene
sobre el hombre a quien Dios atribuye justicia aparte de
las obras: Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades
son perdonadas, y cuyos pecados han sido cubiertos.
Bienaventurado el hombre cuyo pecado el Señor no tomará
en cuenta. Romanos 4:6-8

El mismo principio tuvo aplicación para la supervivencia de


la nación de Israel en su conjunto. Una vez tras otra, cuando la
nación de Israel debería haber sido completamente destruida,2 fue
la Promesa —no la Ley— la que preservó un remanente. Bajo las
condiciones de la Ley,3 el pueblo de Israel merecía con creces todo el
juicio que vino sobre ellos,4 y el hecho de que Dios “no los exterminó
ni los abandonó” es atribuido a Su gracia y compasión,5 no a Su
justicia legal. Cuando Israel pecaba, ningún profeta intercedió
jamás por la nación con base en la Ley, sino solamente con base
en la gracia, implorando a Dios por misericordia y apelando al
pacto que Dios había hecho con Abraham, Isaac y Jacob.

Vuélvete del ardor de tu ira, y desiste de hacer daño a tu


pueblo. Acuérdate de Abraham, de Isaac y de Israel, siervos tuyos,
a quienes juraste por ti mismo, y les dijiste: “Yo multiplicaré
vuestra descendencia como las estrellas del cielo, y
toda esta tierra de la cual he hablado, daré a vuestros
descendientes, y ellos la heredarán para siempre.” Y el
Señor desistió de hacer el daño que había dicho que haría a Su
pueblo. Éxodo 32:12-14

Vosotros habéis sido rebeldes al Señor desde el día en


que os conocí. Entonces me postré delante del Señor los

1
Juan 8:56; 12:41; Hechos 2:30-31; 1 Pedro 1:10-12 2 Deuteronomio 28:45, 48,
51, 62 “hasta destruirte”. 3 Deuteronomio 28:15-68 4 Nehemías 9:26-37;
Daniel 9:1-19 5 Nehemías 9:30-31; Deuteronomio 4:29-31

61
LA LEY DE CRISTO

cuarenta días y cuarenta noches, lo cual hice porque el


Señor había dicho que os iba a destruir. Y oré al Señor,
y dije: “Oh Señor Dios, no destruyas a tu pueblo, a tu
heredad, que tú has redimido con tu grandeza, que tú has
sacado de Egipto con mano fuerte. “Acuérdate de tus siervos
Abraham, Isaac y Jacob; no mires la dureza de este pueblo ni su
maldad ni su pecado”. Deuteronomio 9:24-27

Y Hazael, rey de Aram, había oprimido a Israel todos los


días de Joacaz. Pero el Señor tuvo piedad de ellos, y les tuvo
compasión y se volvió a ellos a causa de Su pacto con Abraham,
Isaac y Jacob, y no quiso destruirlos ni echarlos de su presencia
hasta hoy.  2 Reyes 13:22-23

En este remanente preservado por gracia yacía la esperanza y


el futuro del pueblo de Dios. Por medio de los profetas, Dios les
aseguró a los judíos que un día Él también cumpliría cada promesa
hecha a Abraham al enviar al Mesías, quien establecería un Nuevo
Pacto con la renovada “casa de Israel y casa de Judá”.1

Escuchadme, vosotros que seguís la justicia, los que


buscáis al Señor. Mirad la roca de donde fuisteis tallados,
y la cantera de donde fuisteis excavados. Mirad a Abraham,
vuestro padre, y a Sara, que os dio a luz; cuando él era uno
solo lo llamé, y lo bendije y lo multipliqué. Ciertamente el
Señor consolará a Sion, consolará todos sus lugares desolados;
convertirá su desierto en Edén, y su yermo en huerto del Señor;
gozo y alegría se encontrarán en ella, acciones de gracias y voces
de alabanza… Alzad vuestros ojos a los cielos, y mirad la
tierra abajo; porque los cielos como humo se desvanecerán,
y la tierra como un vestido se gastará. Sus habitantes como
mosquitos morirán, pero mi salvación será para siempre, y
mi justicia no menguará… Los rescatados del Señor volverán,
entrarán en Sion con gritos de júbilo, con alegría eterna sobre
sus cabezas. Gozo y alegría alcanzarán, y huirán la tristeza y el
gemido. Isaías 51:1-3, 6, 11

1
Jeremías 31:31-37; 32:37-41; Hebreos 8:6-13

62
El Pacto Mosaico: “Ley ”

“E ncerrado B ajo P ecado ”


En respuesta a la pregunta “¿Para qué fue dada la Ley, entonces?”
Pablo dice que fue “añadida a causa de las transgresiones”. Después
de considerar lo que quiere decir con esta frase, hemos visto que
el propósito final de Dios al dar la Ley a hombres caídos no era
que ellos pudieran salvarse a sí mismos por cumplirla, ¡sino para
que pudieran ver su absoluta necesidad de un Salvador al no lograr
cumplirla! A la luz de esta verdad, de inmediato nos surgen varias
preguntas, aunque nunca hemos vivido directamente bajo el Pacto
Mosaico:1
• ¿Veo las demandas de Dios como “santas, justas, y buenas”2
y Sus requisitos sólo como buenos y justos? ¿He dejado de
echarle la culpa a Dios por mis pecados justificándolos, o
imaginando que Él espera demasiado de mí?
• ¿Me doy cuenta de que estoy infinitamente lejos de vivir una
vida de amor perfecto a Dios y a los hombres, y que, en mí
mismo, estoy condenado sin esperanza a los ojos de Dios?
¿Puedo ver que estoy condenado, no por causa de alguna
culpa por parte de Dios, sino debido a mi propio corazón
egoísta y malvado?

• ¿Me doy cuenta de que nunca seré capaz de establecer alguna


justicia propia delante de Dios, o de hacer cualquier cosa
que lo obligue a amarme y a salvarme? ¿He abandonado la
esperanza de alguna vez llegar a ser capaz de “merecer” los
méritos de Cristo? ¿Me doy cuenta de que, a menos que la
salvación sea enteramente por gracia, nunca seré salvo?

Si mi respuesta es “sí” a todas estas preguntas, ¡entonces la ley


de Dios ha cumplido su verdadero propósito en mí! No me queda
nada más que hacer, sino quitar la mirada de mí mismo y poner mi
confianza solamente en Cristo para mi justicia y salvación.
“Los rescatados del Señor volverán, entrarán en Sion con gritos
de júbilo, con alegría eterna sobre sus cabezas”. ¡Aleluya!

1
Ver Ap. E, P. 8. 2
Romanos 7:12

63
R epaso del C apítulo C uatro

Pablo describe el Pacto Mosaico con el término “Ley”.


La característica básica de la Ley es que sus bendiciones
y maldiciones están condicionadas por la obediencia, o la
desobediencia humana. En otras palabras, la Ley representa
un “pacto de obras.”
Al dar la Ley, Dios ha hecho algo que es aparentemente
inexplicable. ¿Por qué haría Dios promesas incondicionales a
Abraham y luego las continuaría con un pacto condicionado
al desempeño humano? ¿Es la Ley contraria, y obra con fines
opuestos a las promesas de Dios? ¿Dios en verdad planeó
que los hombres ganaran su salvación guardando la Ley?
La respuesta de Pablo es un enfático: “¡De ninguna manera!”
Dios nunca estableció la Ley como un medio alternativo
de salvación, porque la condición pecaminosa del hombre
vuelve a la Ley “incapaz” de impartir vida.
Si este es el caso, naturalmente surge la pregunta:
“Por qué la Ley entonces?” La respuesta de Pablo es que
fue “añadida a causa de las transgresiones” hasta que
Cristo viniera. Dios dio la Ley para que la “transgresión
abundara”. Mostrándoles a los hombres su condenación y
horrible esclavitud al pecado más claramente, “la Ley se ha
convertido en nuestro ayo para guiarnos a Cristo, para que
seamos justificados por la fe”.
Aquellos judíos que encontraron vida eterna mientras
vivían bajo el Pacto Mosaico no la encontraron por la Ley en
sí misma, sino por la promesa. El mismo principio aplicaba
a toda la nación de Israel. Una y otra vez, cuando la nación
de Israel debió haber sido completamente destruida, fue la
Promesa, y no la Ley, la que preservó un remanente. En
este remanente preservado por gracia yacía la esperanza y
el futuro del pueblo de Dios.
Capítulo Cinco

El Nuevo P acto: “F e”
Y antes de venir la fe, estábamos encerrados bajo la
ley, confinados para la fe que había de ser revelada.
 Gálatas 3:23

Pero ahora que ha venido la fe, ya no estamos bajo ayo.


 Gálatas 3:25

Pero ahora… la justicia de Dios ha sido manifestada, atestiguada


por la Ley y los Profetas; es decir, la justicia de Dios por
medio de la fe en Jesucristo…
Romanos 3:21-22

Pero cuando vino la plenitud del tiempo, Dios envió a Su Hijo…


para que recibiéramos la adopción de hijos.
Gálatas 4:4, 5

En Gálatas 3 y 4 Pablo describe los acontecimientos que


rodearon la venida de Cristo y la inauguración del Nuevo Pacto1
con el término “Fe”. Hace esto con el fin de contrastar el principio
central del evangelio (fe), con el principio central de obras que
caracterizó al Antiguo Pacto. Como hemos visto, esto no quiere
decir que no había fe antes de la venida de Cristo. De hecho, ¡cada
persona que es salva, ha sido salvada por medio de la fe! (Antes de
la venida de Cristo, esta fe tenía que ver con la promesa todavía
futura; después de Su venida, se relaciona con la promesa tal como
está cumplida en Él ahora). ¡La justificación siempre ha sido por fe!2
Sin embargo, los cambios que han acontecido con la llegada del
Nuevo Pacto son tan grandes que Pablo puede hablar del pasado
(en términos relativos) como del tiempo “antes de venir la fe”,3 en
contraste con el presente “ahora que ha venido la fe”.4

1
2 Corintios 3:6; comparar con Gálatas 4:24. 2
Romanos 4:1-12
3
Gálatas 3:23 4 Gálatas 3:25

65
LA LEY DE CRISTO

P romesa C umplida
Si bien en última instancia el Pacto Abrahámico y el Nuevo
Pacto tienen que ver con las mismas realidades espirituales, no
son idénticos. En primer lugar, el Pacto Abrahámico tenía una
dimensión física y nacional bien marcada.1 Esto está completamente
ausente en el Nuevo Pacto. Es más, incluso en cuanto a su dimensión
“espiritual”, el Pacto Abrahámico se refería a bendiciones que eran
futuras todavía (por ejemplo, la justificación de “todas las naciones”2
por medio de la fe en Cristo). El Nuevo Pacto, por otro lado, habla
de estas mismas bendiciones ahora realizadas “en el cumplimiento
del tiempo”. En el desarrollo de la historia de la redención, estos
dos pactos están separados por unos dos mil años.
Con la llegada del Nuevo Pacto, ¡la Promesa alcanza su
culminación y cumplimiento! Se cumple mediante la llegada
de Aquel “a quien las promesas habían sido hechas” —el Señor
Jesucristo. “Pues tantas como sean las promesas de Dios, en Él todas
son sí”.3 Estas “promesas” incluyen la muerte y resurrección4 de
Cristo para la salvación de Su pueblo, la cosecha de los gentiles5 y
su justificación6 por la fe, la “enseñanza” personal de Dios7 para
cada hijo verdadero de Abraham y, sobre todo, el don “prometido”
del Espíritu Santo:

Cristo nos redimió de la maldición de la Ley, habiéndose


hecho maldición por nosotros… a fin de que en Cristo
Jesús la bendición de Abraham viniera a los gentiles, para
que recibiéramos la promesa del Espíritu mediante la fe.
 Gálatas 3:13-14

Y he aquí, yo enviaré sobre vosotros la promesa de mi Padre;


pero vosotros, permaneced en la ciudad hasta que seáis
investidos con poder de lo alto. Lucas 24:49

1
Ver capítulo 2. 2 Gálatas 3:8 3 2 Corintios 1:20 4 Hechos 13:23, 32-33;
26:6-8 5 Mateo 12:17-21; Hechos 13:47; 15:17; Romanos 15:10-12
6
Gálatas 3:8 7 Juan 6:45; Hebreos 8:11

66
El Nuevo Pacto: “Fe”

En Él también vosotros, después de escuchar el mensaje


de la verdad, el evangelio de vuestra salvación, y habiendo
creído, fuisteis sellados en Él con el Espíritu Santo de la
promesa…  Efesios 1:13

Es este derramamiento neotestamentario y la “venida” del


Espíritu Santo “de acuerdo a la promesa”, lo que Pablo ve como
el elemento central de la nueva época en la cual los cristianos
viven ahora.1 De hecho, él se refiere al Nuevo Pacto en su totalidad
como “el ministerio del Espíritu”.2 Al igual que con todas las
demás “bendiciones espirituales”, la promesa del Espíritu es nuestra
solamente porque estamos “en Cristo”.3 Sólo Él es la “Simiente” a
quien, a fin de cuentas, la “promesa del Espíritu”(como toda otra
promesa) había sido hecha:

Así que, exaltado a la diestra de Dios, y habiendo recibido


del Padre la promesa del Espíritu Santo, ha derramado esto
que vosotros veis y oís. Hechos 2:33

¡La época de la Promesa es absorbida y cumplida por medio


de la época de la Fe! Toda promesa hecha a Abraham se cumple
en Cristo. “Todas las promesas de Dios encuentran su Sí en Él.”

L ey C umplida
Pero no solamente la Promesa se cumple con la venida de Cristo
y la llegada del Nuevo Pacto; ¡igualmente glorioso es el hecho de
que también la Ley se cumple mediante Su venida! Esto es verdad
en todos los aspectos de la Ley, hasta en la más pequeña jota o
tilde.4 En primer lugar, cada una de las profecías, sacrificios, tipos, y
sombras del Pacto Mosaico, halla su cumplimiento y consumación
en Cristo. Cristo es el Mesías prometido, el sumo sacerdote que
lleva al pueblo de Dios continuamente sobre Sus hombros y en Su
corazón.5 Él es el sacrificio cuya sangre expía los pecados de ellos,

1
Ver capítulos 18-19. 2
2 Corintios 3:6, 8 3
Efesios 1:3 4
Mateo 5:17-18
5
Éxodo 28:12, 29

67
LA LEY DE CRISTO

y el chivo expiatorio que se lleva esos pecados lejos de la presencia


de Dios a una tierra solitaria.1 Él es el verdadero maná,2 el Cordero
Pascual,3 la roca hendida.4 Su carne es el velo que, una vez rasgado,
abre el camino hacia la misma presencia de Dios.5
Pero Cristo hace más que cumplir los tipos y sombras de la Ley;
todo principio de conducta moral recta contenido en la Ley es también
absorbido, incorporado y consumado en las enseñanzas de Cristo.
Por Su ejemplo perfecto y Sus preceptos elevados, Cristo establece
un estándar de comportamiento para Su pueblo que satisface todos
los principios morales rectos y perdurables de la Ley de Moisés.6
Pero hay todavía otra manera (e incluso más primordial) en la
que Cristo cumple la Ley de Moisés. No sólo los tipos y sombras, y
no sólo los principios rectos, sino que además, ¡todas las “condiciones”
legales de la Ley Mosaica representadas por sus bendiciones y maldiciones
también son cumplidas en Cristo! Por Su vida perfecta, Él satisface
por nosotros las demandas positivas de la Ley7 (“haz esto y vivirás”),
y por Su muerte perfecta, Él satisface por nosotros las demandas
negativas de la Ley8 (“el alma que peque, ésa morirá”). ¡Toda
obligación legal divina contenida en y representada por la Ley de
Moisés se cumple en Cristo!

L a G loriosa C ruz
Debido a que representa el cumplimiento de la Promesa y la
Ley simultáneamente, la Cruz de Cristo es la suprema paradoja
de la historia humana. Por un lado, es la mayor demostración de
la gracia divina; y al mismo tiempo, la mayor demostración de la
justicia divina jamás vista entre los hombres. ¡La Promesa y la Ley
se encuentran y hallan su cumplimiento en una Persona —el Señor
Jesucristo! La promesa es absorbida mientras la anticipación da lugar
a la realización, y la Ley es absorbida mientras la demanda da paso
al cumplimiento. ¡Oh, maravilla de maravillas! Dios amó tanto a
los objetos de Su ira judicial, que hizo una promesa incondicional

1
Levítico 16:8-10 2 Juan 6:31-35 3
1 Corintios 5:7 4
1 Corintios 10:4
5
Hebreos 10:20 6 Ver capítulo 9. 7
Romanos 5:19 8
Gálatas 3:13

68
El Nuevo Pacto: “Fe”

y soberana para salvarlos, no anulando los requerimientos de Su


santa Ley, sino cumpliéndolos Él mismo en la Persona de Su amado
Hijo! “La misericordia y la verdad se encontraron; la justicia y la
paz se besaron”.1 ¡A Dios sea la gloria, por siempre y para siempre!

Oh qué amor incomparable


  Jesucristo nos mostró
Cuando Su preciosa sangre
  Por nosotros derramó
¿De su amor, quién no recuerda?
  ¿Quién no le adorará?
Que exaltado siempre sea
  Nuestro Príncipe de Paz
En el Monte del Calvario
  Fuentes de infinito amor;
Aquel gran día se abrieron
  Oh, ¡qué inmerecido don!
Cual gran río, de lo Alto,
  Sin cesar Su Amor fluyó
Sobre el mundo derramando
  Paz, justicia y amor.
William Rees

1
Salmo 85:10

69
R epaso del C apítulo C inco

Pablo describe los acontecimientos que rodearon la


venida de Cristo y la inauguración del Nuevo Pacto con
el término “Fe”. Él hace esto para contrastar el principio
central del evangelio (fe) con el principio central del Antiguo
Pacto (obras).
Con la venida de Cristo, la Promesa llega a su
culminación y cumplimiento. “Todas la promesas de Dios
encuentran su ‘Sí’ en Él”. Estas promesas incluyen la muerte
y la resurrección de Cristo para la salvación de Su pueblo; la
cosecha de los gentiles y su justificación por fe; la “enseñanza”
personal de Dios para todo hijo verdadero de Abraham; y,
especialmente, el don “prometido” del Espíritu Santo.
Con la venida de Cristo, también la Ley halla su
culminación y cumplimiento. Cristo cumple cada una de
las profecías, sacrificios, tipos y sombras de la Ley. También
cumple todo principio justo de conducta moral contenido
en la Ley. No sólo esto, sino que Cristo cumple todas las
“condiciones” legales de la Ley Mosaica representadas por
sus bendiciones y maldiciones. Por Su vida perfecta, Él
satisface por nosotros las demandas positivas de la Ley; y
por Su muerte perfecta, satisface por nosotros las demandas
negativas de la Ley.
La Promesa y la Ley llegan a su culminación y
cumplimiento en la gloriosa Persona y obra de Cristo. La
promesa es absorbida mientras la anticipación da lugar a la
realización, y la Ley es absorbida mientras la demanda da
lugar al cumplimiento.
Capítulo Seis

P rincipios de
Interpretación
[Estas] cosas… sólo son sombra de lo que ha de venir, pero
el cuerpo pertenece a Cristo. Colosenses 2:17

Pues la Ley... sólo tiene la sombra de los bienes futuros y


no la forma misma de las cosas… Hebreos 10:1

En los primeros cinco capítulos hemos visto por qué la ley de


Cristo no puede identificarse con la Ley de Moisés. La Ley de
Moisés desempeñó temporalmente el papel de “ayo” para los judíos
hasta el tiempo de la venida de Cristo; pero ahora que Cristo ha
venido, “ya no estamos bajo ayo”. Antes de proceder a explorar con
más detalle las implicaciones de esta verdad, puede ser útil resumir
algunos principios de interpretación bíblica que han surgido en
el estudio anterior. Sobresalen tres en particular, y su relevancia
para un entendimiento adecuado de la Escritura se destacará
reiteradamente en los capítulos que siguen.

R ealidades E spirituales
Ya debería ser obvio que aunque muchas de las promesas y profecías
del Antiguo Testamento a primera vista parecen ser de naturaleza física,
finalmente, a menudo tienen que ver con realidades “espirituales”.1 A veces
tienen un cumplimiento inicial que es físico, y un cumplimiento
final que es espiritual (como es el caso de las promesas hechas
a Abraham); en otras ocasiones tienen un cumplimiento que
es únicamente espiritual. Por ejemplo, cuando Dios habla por
medio de Isaías con respecto a la venida de Cristo: “Preparad en
el desierto camino al Señor; allanad en la soledad calzada para

1
1 Pedro 2:5; 1 Corintios 10:3-4; Efesios 1:3

71
LA LEY DE CRISTO

nuestro Dios. Todo valle sea elevado, y bajado todo monte y


collado; vuélvase llano el terreno escabroso, y lo abrupto, ancho
valle”,1 Él no se está refiriendo a un proyecto de construcción en
el desierto de Palestina. Más bien, Él está llamando a Su pueblo al
arrepentimiento y a la humildad.2 Asimismo, cuando Malaquías
predice la venida de “Elías” para “hacer volver el corazón de los
padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres”,3
su profecía en realidad hace referencia a Juan el Bautista: “Porque
todos los profetas y la ley profetizaron hasta Juan. Y si queréis
aceptarlo, él es Elías, el que había de venir.”4 Juan el Bautista no era
literalmente Elías, sino que vino “en el espíritu y poder de Elías”.5
Asimismo, Malaquías 3:3 nos dice que cuando venga el Mesías,
Él “purificará a los hijos de Leví y los acrisolará como a oro y como
a plata, y serán los que presenten ofrendas en justicia al Señor.”
Pero cuando leemos el Nuevo Testamento, descubrimos que los
sacrificios de sangre literales han sido “cumplidos” y culminaron
en Cristo, y que ahora todo creyente se ha convertido en un sacerdote
ante Dios.6 En otras palabras, los verdaderos “hijos de Leví” que
han sido “purificados” por el Mesías son sencillamente los cristianos,
los cuales ofrecen “sacrificios espirituales aceptables a Dios por
medio de Jesucristo”.7
Otra notable ilustración de este principio se ve en el pacto de
Dios con David, en el cual Él promete establecer a los descendientes
de David para siempre, “y Su trono como los días de los cielos”. (Ver
especialmente Salmo 89:3-4, 28-37). Este pacto se ve nuevamente
en Jeremías: “Si pudierais romper mi pacto con el día y mi pacto
con la noche, de modo que el día y la noche no vinieran a su tiempo,
entonces también se podría romper mi pacto con mi siervo David
y él no tendría hijo para reinar sobre Su trono…”. 8 Si hubiéramos leído
sólo el Antiguo Testamento, podríamos pensar que estas promesas
se refieren a una sucesión física interminable de hijos de David.9 Sin

1
Isaías 40:3-4 2 Lucas 3:3-6 3 Malaquías 4:5-6 4 Mateo 11:13-14
5
Lucas 1:17 6 Apocalipsis 1:6; 1 Pedro 2:5, 9 7 1 Pedro 2:5; Hebreos 13:15-16;
Apocalipsis 5:10 8 Jeremías 33:20-21 9 Ver Salmo 89:30-31;
Jeremías 33:17-18, 22.

72
Principios de Interpretación

embargo, cuando venimos al Nuevo Testamento encontramos que


estas palabras fueron cumplidas finalmente por el Señor Jesucristo
de una manera en que nunca podrían haber sido cumplidas por un
linaje de reyes terrenales. Como el verdadero “Hijo de David”, Su
trono literalmente durará para siempre —“como los días de los
cielos”. Como le dijo Gabriel a María: “Este será grande, y será
llamado Hijo del Altísimo; y el Señor Dios le dará el trono de su
padre David; y reinará sobre la casa de Jacob para siempre, y su
reino no tendrá fin.”1
Otro ejemplo más ilustrará la manera en la que los mismos
apóstoles entendieron la profecía del Antiguo Testamento. En
Hechos 15:13-18 encontramos a Jacobo dirigiéndose al concilio
oficial de la iglesia con estas palabras: “Escuchadme, hermanos.
Simón ha relatado cómo Dios al principio tuvo a bien tomar de
entre los gentiles un pueblo para Su nombre. Y con esto concuerdan
las palabras de los profetas tal como está escrito: Después de esto
volveré y reedificaré el tabernáculo de David, que ha caído; y reedificaré sus
ruinas, y lo levantaré de nuevo, para que el resto de los hombres busque al
Señor, y todos los gentiles que son llamados por mi nombre, dice el Señor,
que hace saber todo esto desde tiempos antiguos.” Descubrimos
aquí que el apóstol Jacobo entendió que la profecía de Amós acerca
de la “reedificación” de las “ruinas” del “tabernáculo de David”2
no se refería a la reedificación de una estructura física, sino a la
restauración espiritual llevada a cabo por Cristo en Su muerte,
resurrección, y exaltación. Fue esta “reedificación” la que aconteció
antes de que Dios “tomara de entre los gentiles un pueblo para su
nombre”.
En todos estos ejemplos encontramos que lo que a primera
vista parece hacer referencia sólo a lo que es literal y físico, después
resulta ser “espiritual” en su cumplimiento final. Estas realidades
espirituales son mucho más concretas y trascendentales que sus
equivalentes materiales, que fueron establecidas sólo como una
“sombra” temporal de aquello que es perdurable y eterno.3

1
Lucas 1:31-33; Isaías 9:7 2 Amós 9:11-12 3
Colosenses 2:17; 2 Corintios
4:18-5:1; Hebreos 8:4-5; 9:23-24; 10:1

73
LA LEY DE CRISTO

E l N uevo I nterpreta el A ntiguo


Hay una segunda lección importante que aprender de lo que
hemos considerado hasta aquí. Al mirar al Nuevo Testamento,
hemos descubierto una plenitud de significado en el Antiguo
Testamento que nunca habríamos podido descubrir leyendo
solamente el Antiguo Testamento. El principio es éste: El Antiguo
Testamento siempre debe ser entendido en última instancia estudiándolo
tal y como fue interpretado por nuestro Señor y Sus apóstoles en el Nuevo
Testamento. En particular, nunca deberíamos estudiar el Antiguo
Testamento por sí mismo y decidir lo que el Nuevo Testamento
“debiera” enseñar a la luz de nuestro entendimiento del Antiguo
Testamento, y luego imponer nuestras ideas al Nuevo Testamento,
forzándolo a encajar con nuestras teorías. A lo largo de la historia
de la iglesia aun hombres piadosos, a causa de su compromiso con
un sistema teológico, a menudo han comenzado con un argumento
“lógico” a partir del Antiguo Testamento y han procedido a
sostenerlo implacablemente a través del Nuevo Testamento, sin
siquiera darse cuenta de cuán lejos habían sido arrastrados de lo
que los apóstoles y la iglesia primitiva en realidad enseñaron y
practicaron.
Aunque los anabaptistas tuvieron algunos excesos y tendían
a ser débiles teológicamente (en parte, tal vez, porque muchos de
sus líderes fueron martirizados antes de que avanzaran mucho
doctrinalmente), sin embargo, una cosa ciertamente se puede
decir de ellos: comprendieron algo de la naturaleza radical del
cristianismo del Nuevo Testamento y trataron de vivir sus vidas
conforme a ello. Respiraron el aire celestial del Nuevo Pacto.1 No
trataron de unir a la iglesia y el estado en una alianza impía, como
hicieron otros que profesaban ser cristianos; ni tampoco usaron el
ejemplo de Samuel “despedazando a Agag”,2 para justificar que
los cristianos quemaran vivos a los “herejes” en la hoguera, o los
ahogaran en ríos cercanos. Cuando sus enemigos se enfermaban

1
Ver Leonard Verduin, The Reformers and Their Stepchildren (Los Reformadores y sus
hijastros) (Grand Rapids: Baker Book House, 1980). 2 1 Samuel 15:33

74
Principios de Interpretación

y morían, no citaban las plagas de Dios sobre Egipto como una


excusa para regocijarse, sino más bien amaban a sus perseguidores
y oraban por ellos.
Todo cristiano nuevo comprende algo de esta realidad cuando
oye por primera vez las palabras de Cristo en el Sermón del Monte,
o cuando lee los primeros capítulos del libro de Hechos. Es sólo
después que ha escuchado a muchos “teólogos”, suavizando y
distorsionando las enseñanzas radicales de Cristo y Sus apóstoles,
que el nuevo convertido finalmente se contenta con vivir la vida
“normal” de un judío piadoso del Antiguo Testamento —menos la
“ley ceremonial”, ¡por supuesto! Cualquier enseñanza que debilita
o distorsiona el mensaje del Nuevo Testamento forzándolo a
encajar en el molde del Antiguo Testamento, es falsa. ¡Que Dios
nos ayude a dejar que el Nuevo Testamento diga lo que realmente
dice, y a interpretar el Antiguo Testamento desde la perspectiva del
Nuevo —y no viceversa!

C risto es la C lave
Una importante lección final que debemos aprender de todo lo
que hemos considerado hasta aquí es esto: La clave para entender la
Biblia es Cristo.1 Las Escrituras del Antiguo Testamento señalan a
Cristo en sus profecías, tipos, pactos, sacrificios, y leyes. Como el
Señor Jesús les dijo a los judíos: “Examináis las Escrituras, porque
vosotros pensáis que en ellas tenéis la vida eterna; y ellas son las que
dan testimonio de mí. Porque si creyerais a Moisés, me creeríais a
mí, porque de mí escribió él.”2 “Y comenzando por Moisés y continuando
con todos los profetas, les explicó lo referente a Él en todas las Escrituras.”3
Como hemos visto una y otra vez, la meta suprema de Dios en
la historia fue, y es, el “reunir todas las cosas en Cristo”.4 Este hecho
en sí mismo es suficiente para guardarnos de muchos errores en
nuestra comprensión de la verdad bíblica. De los muchos ejemplos

1
Comparar el Dispensacionalismo (que ha hecho a la nación de Israel la clave
para entender la revelación bíblica) con la Teología del Pacto (que ha hecho del
supuesto “pacto de gracia” la clave). 2 Juan 5:39, 46 3 Lucas 24:27
4
Efesios 1:8-10

75
LA LEY DE CRISTO

que se podrían dar, mencionaremos sólo uno. Éste concierne al


lugar del “cuerpo de Cristo”, la iglesia,1 en la economía de Dios:

A mí, que soy menos que el más pequeño de todos los


santos, se me concedió esta gracia: anunciar a los gentiles
las inescrutables riquezas de Cristo, y sacar a luz cuál
es la dispensación del misterio que por los siglos ha estado
oculto en Dios, creador de todas las cosas; a fin de que la
infinita sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio
de la iglesia a los principados y potestades en las regiones
celestiales, conforme al propósito eterno que llevó a cabo en
Cristo Jesús nuestro Señor… a Él sea la gloria en la iglesia y
en Cristo Jesús por todas las generaciones, por los siglos de
los siglos. Amén. Efesios 3:8-11, 21

De estos versículos aprendemos que Dios determinó antes de


la fundación del mundo glorificarse a Sí mismo en Cristo y en la
iglesia. La iglesia no es una idea que se le ocurrió a Dios cuando Sus
propósitos para Israel, la nación del pacto, fueron frustrados cuando
los judíos rechazaron a Cristo. Antes bien, ¡el pacto de Dios con
la nación de Israel fue tan sólo un paso temporal en su plan global
para finalmente establecer la iglesia! Tal como se planta el “cultivo
de cobertura” de avena para proteger a las delicadas plántulas de
alfalfa hasta que éstas pueden asentarse en su primera temporada de
crecimiento, así el Israel físico sirvió como un lugar donde el Israel
espiritual2 pudiera ser protegido y nutrido temporalmente, hasta
que el “cumplimiento del tiempo” llegara. Y de la misma manera
en que se espera que el cultivo de cobertura muera después de una
temporada de crecimiento, así el “Antiguo Pacto”, hecho con los
descendientes físicos de Abraham, nunca fue determinado para ser
permanente. Cuando Juan el Bautista entró en escena instruyendo
a los “hijos del pacto” a que no dijeran: “Tenemos a Abraham
por nuestro padre”,3 y llamándolos al arrepentimiento personal y
voluntario, el período del “cultivo de cobertura” había terminado.

1
1 Corintios 12:12, 27; Efesios 1:22-23, 5:28-32
2
Romanos 2:28-29; 9:6-8; Gálatas 4:24-26; 6:15-16; Hebreos 12:22-24
3
Lucas 3:8-9

76
Principios de Interpretación

Es verdad que (según Romanos 11), debido a la elección


corporativa de Israel,1 un día Dios va a mostrar “misericordia”
también hacia los hijos físicos de Abraham.2 Pero esa misericordia
les será manifestada a ellos al ser injertados en la iglesia3 —una
“nación” formada únicamente por los hijos espirituales de Abraham.
“Pero ¿qué dice la Escritura? Echa fuera a la sierva [el Antiguo
Pacto] y a su hijo [aquellos que son simplemente hijos físicos de
Abraham, “nacidos según la carne”], pues el hijo de la sierva no
será heredero con el hijo de la libre”.4
¡La iglesia es el pináculo más alto de los tratos de gracia de Dios con
la humanidad! Todo ciudadano del Israel espiritual es alguien que
se ha arrepentido personalmente —pobre de espíritu y limpio de
corazón.5 “Porque entonces yo quitaré de en medio de ti a los
que se regocijan en tu orgullo, y nunca más te envanecerás en mi
santo monte. Y dejaré en medio de ti un pueblo humilde y pobre,
que se refugiará en el nombre del Señor.”6 En el Nuevo Pacto cada
persona es regenerada,7 tiene un conocimiento personal de Dios,8
¡y es justificada!9 No hay nada más grande que ser un miembro
del mismo cuerpo de Cristo —¡carne de Su carne y hueso de Sus
huesos!
Cristo y Su reino celestial son el cumplimiento final de la
profecía del Antiguo Testamento.10 ¡Él es la prometida “simiente
de la mujer”, la prometida “simiente de Abraham”, y la prometida
“simiente de David”! Podemos decir con Pablo: “Pues tantas como
sean las promesas de Dios, en Él todas son sí; por eso también por
medio de Él, Amén, para la gloria de Dios por medio de nosotros.”11

O culto P ara S er R evelado


Cuando en el capítulo 2 consideramos la verdadera
trascendencia de las promesas de Dios a Abraham, vimos que los
escritores del Nuevo Testamento encontraron en las Escrituras del

1
Romanos 11:28-29 2 Romanos 11:30-32 3 Romanos 11:23-27
4
Gálatas 4:30-31; ver versículos 21-31. 5 Mateo 5:3, 8 6 Sofonías 3:11-12
7
Hebreos 8:10 8 Hebreos 8:11; Juan 6:45 9 Hebreos 8:12 10 Romanos 15:8
11
2 Corintios 1:20

77
LA LEY DE CRISTO

Antiguo Testamento significados que no son evidentes a primera


vista. Por ejemplo, ¿quién de nosotros habría descubierto (como
lo hizo Pablo) una referencia a Cristo cuando Dios usa la palabra
“simiente” en el libro de Génesis?1 ¿Cómo pudo Pablo llegar a ver
un significado tan profundo en esta promesa? Sabemos que fue
inspirado por el Espíritu Santo en su entendimiento del Antiguo
Testamento, pero seguramente también involucró un proceso de
razonamiento. Es importante que tengamos en cuenta que Pablo no
estaba importando un significado en el texto del Antiguo Testamento
que verdaderamente no está ahí; él estaba simplemente exponiendo
el verdadero propósito de lo que Dios había prometido desde el
principio. Pero, ¿cómo llegó a entender cuál era el “propósito real”?
No tenemos que investigar mucho para entender algo de lo que
debe haber sido el razonamiento de Pablo. Antes de su conversión,
Pablo era un enemigo acérrimo de Cristo. Como todos los judíos, él
encontraba que Cristo —y especialmente “Cristo crucificado”— era
una gran ofensa y una “piedra de tropiezo”.2 Para un judío, la idea
de un Mesías crucificado era en esencia una contradicción por dos
razones. En primer lugar, la mayoría de los judíos estaba esperando
un salvador político triunfante que los libraría de su servidumbre a
Roma. Era inconcebible que el Mesías muriera vergonzosamente
como un criminal condenado bajo la ley romana —cuanto más en
una cruz, ¡la forma más baja de castigo imperial! Pero peor aún,
la propia Ley Mosaica enseñaba explícitamente que “el colgado
es maldito” —y no sólo “maldito”, sino “maldito de Dios”.3 Apenas
podemos imaginar lo sacrílego que les debe haber parecido a los
judíos oír a los cristianos predicando: “¡El Mesías ha venido! Fue
colgado y crucificado en una cruz romana”. ¡Qué intolerable blasfemia
para un oído judío!
Pero todo esto cambió cuando Pablo conoció al Cristo resucitado
en el camino a Damasco. Él supo que se había encontrado con el
Señor de gloria; eso lo tenía por seguro. ¿Pero cómo iba él a entender
la cruz? Tal vez la respuesta le vino de repente mientras reflexionaba
en las profecías del Antiguo Testamento: “¡Por supuesto! El Mesías

1
Gálatas 3:16 2
1 Corintios 1:23 3
Deuteronomio 21:23

78
Principios de Interpretación

murió colgado en un madero bajo la maldición de Dios, ¡pero la


maldición no era Suya! ¡Era nuestra!” ¿Acaso Isaías no había dicho
respecto a Aquel que venía, que nosotros “le tuvimos por azotado,
por herido de Dios y afligido”?1 ¿No había dicho también que “El
Señor hizo que cayera sobre Él la iniquidad de todos nosotros”?2
“Ciertamente Él llevó nuestras enfermedades, y cargó con nuestros
dolores… Él fue herido por nuestras transgresiones, molido por
nuestras iniquidades. El castigo, por nuestra paz, cayó sobre Él, y
por sus heridas nosotros hemos sido sanados.”3 Ciertamente Cristo
llevó la maldición, ¡pero la llevó por nosotros!
¿Pero qué es lo opuesto a la maldición de Dios? ¡La bendición de
Dios! Cristo llevó la maldición para que nosotros pudiéramos tener
la bendición. Y de la misma manera en que la maldición procede
de nuestra condenación, también la bendición procede de nuestra
justificación. ¿Acaso de pronto no está claro que cuando Dios le dijo
a Abraham que “en su simiente serían benditas todas las naciones”,
en realidad estaba “predicándole el evangelio de antemano”,
diciéndole que en Cristo los gentiles serían un día justificados por fe?4
¡Gloria a Dios!

1
Isaías 53:4 2
Isaías 53:6 3
Isaías 53:4-5 4
Gálatas 3:8

79
Segunda Parte

Libertad de La Ley
Para entender correctamente la ley de Cristo, primero debemos
entender qué quiere decir la Biblia cuando dice que los cristianos han
“muerto a” y “han sido liberados de” la Ley. ¿Acaso la libertad de la
Ley quiere decir que ahora los cristianos pueden vivir en pecado?
¿Qué quiere decir no estar “bajo la ley” sino “bajo la gracia”? ¿Están
los cristianos libres de la maldición de la Ley, pero siguen estando
“en libertad condicional” con respecto a los requisitos de la Ley para
bendición y vida? ¿Cuál es la relación entre la ley de Cristo y la Ley
de Moisés? ¿Es una relación de continuidad, o de discontinuidad?
—¿o de ambas? ¿De qué manera los mandatos individuales de la Ley
de Moisés son todavía relevantes para nosotros como cristianos?
En el capítulo 7 se explora lo que significa que el cristiano
ha muerto a la Ley, y el capítulo 8 continúa el tema de que el
cristiano ha quedado libre de la Ley, mostrando la superioridad
de Cristo sobre Moisés. Como el tan esperado “profeta como
Moisés”, Cristo describe en el Sermón del Monte principios de
conducta para Su reino espiritual. Finalmente, en el capítulo 9
se considera la relevancia trascendental del Antiguo Testamento
para el cristiano. De este modo, después de establecer y explicar la
libertad del cristiano de la Ley, estaremos en posición de considerar
en la tercera parte la norma de vida para el creyente del Nuevo
Pacto: la ley de Cristo.

81
R epaso del C apítulo S eis

Tres principios importantes de interpretación bíblica sobresalen


de lo que hemos considerado en los capítulos anteriores.
Primero, queda claro que aunque muchas promesas y profecías
del Antiguo Testamento a primera vista parecen ser de naturaleza
física, a menudo tienen que ver, finalmente, con realidades
“espirituales”. Estas realidades espirituales son mucho más concretas
y trascendentales que sus equivalentes materiales, las cuales fueron
establecidas solamente como “sombras” temporales de lo que es
perdurable y eterno.
Segundo, está claro que el Antiguo Testamento siempre debe
ser entendido, en última instancia, por estudiar la forma en que
fue interpretado por nuestro Señor y Sus apóstoles en el Nuevo
Testamento. Nunca deberíamos estudiar el Antiguo Testamento
por sí mismo, decidir lo que el Nuevo Testamento “debiera” enseñar
a la luz de nuestra comprensión del Antiguo Testamento, y luego
imponer nuestras ideas sobre el Nuevo Testamento forzándolo a
encajar con nuestras teorías.
Tercero, está claro que la clave para el entendimiento de la Biblia
es Cristo. Las Escrituras del Antiguo Testamento señalan a Cristo
en sus profecías, tipos, pactos, sacrificios y leyes. El objetivo final
de Dios en la historia fue, y es, el “reunir todas las cosas en Cristo”.
Este hecho es suficiente en sí mismo para guardarnos de
muchos errores en nuestro entendimiento de la verdad bíblica. Un
ejemplo tiene que ver con el lugar de la iglesia en el plan global
de la redención. Como el cuerpo de Cristo, de ninguna manera la
iglesia ocupa un segundo lugar respecto a la nación física de Israel,
sino que es el pináculo más alto de los tratos de gracia de Dios con
la humanidad.
Por último, es importante que nos demos cuenta de que cuando
los escritores del Nuevo Testamento encontraron un significado
“más profundo” en las promesas y profecías del Antiguo Testamento,
no estaban importando un significado que no existía verdaderamente
dentro de los textos. Antes bien, estaban desplegando el propósito
real de lo que Dios había prometido desde el principio.
Capítulo Siete

No Bajo La Ley
Pero ahora hemos quedado libres de la Ley, habiendo
muerto a lo que nos ataba, de modo que sirvamos en
la novedad del Espíritu y no en el arcaísmo de la letra.
 Romanos 7:6

Pues mediante la Ley yo morí a la Ley, a fin de vivir para


Dios. Gálatas 2:19

En el capítulo 1 se citaron varias Escrituras para mostrar que


los cristianos ya no están “bajo la Ley”, sino que han “muerto a
la Ley”. Asimismo, en los capítulos 3 al 5 la Ley fue vista como
un “ayo” temporal “añadido a causa de las transgresiones” hasta
el tiempo de la venida de Cristo. Los cristianos han “quedado
libres de la Ley” y ya no están “atados” a la Ley, sino que han
sido “liberados” por Cristo del “yugo de esclavitud”1 de la Ley. La
relación del inconverso con Dios es bajo la ley; este no es el caso
para el cristiano. Él mora en un estado de gloriosa “libertad”.2
¿Qué quiere decir que los cristianos han quedado “libres de la
Ley”? ¿Quiere decir que ahora los cristianos pueden robar, cometer
adulterio, o continuar en pecado de alguna otra manera? La
respuesta de Pablo es un rotundo: “¡De ningún modo!”3 Entonces,
¿qué implica exactamente la libertad de la Ley? Las respuestas
a estas preguntas son maravillosas y de largo alcance en sus
implicaciones.4

L a M aldición
¿En qué sentido están libres de la Ley los cristianos? La primera
respuesta a esta pregunta es que los cristianos están libres de la

1
Gálatas 5:1 2 Gálatas 5:1, 13 3 Romanos 6:14-15
4
Este material ha sido adaptado del capítulo 14 de mi libro Justification and
Regeneration (Título en español: Justificación y Regeneración)

83
LA LEY DE CRISTO

maldición de la Ley. Todos los no convertidos viven bajo una


maldición: “Porque todos los que son de las obras de la Ley están
bajo maldición, pues escrito está: Maldito todo el que no permanece
en todas las cosas escritas en el libro de la Ley, para hacerlas”.1 No
importa lo bien que parezcan ir las cosas en su vida, el inconverso
vive continuamente bajo la maldición de Dios. Aunque sus hijos
estén bien de salud, el jardín esté floreciendo y sus flores estén
bellísimas, la ira de Dios “permanece” sobre él siempre.2 Un día
oirá las horribles palabras: “Apartaos de mí, malditos, al fuego
eterno que ha sido preparado para el diablo y sus ángeles”. 3 El
cristiano, por otro lado, ha sido redimido de la maldición de la Ley:
“Cristo nos redimió de la maldición de la Ley, habiéndose hecho
maldición por nosotros, (porque escrito está: Maldito todo el que
cuelga de un madero)…”.4 ¡Gloria a Dios! Si eres cristiano, ¡ya no
estás bajo la maldición! No hay ni la más mínima pizca de maldición
permaneciendo sobre ti, porque “no hay condenación para los que
están en Cristo Jesús”.5 Además, la maldición nunca más caerá
sobre ti, porque tus pecados han desaparecido para siempre.6

Libre de la ley, oh, feliz condición,


  Jesús ha sangrado, y hay remisión.
Por la ley maldito y por la caída golpeado,
  Redimido por siempre, Su gracia nos ha salvado.
De una vez para siempre, oh, pecador recíbelo,
  De una vez para siempre, oh, hermano créelo;
¡Aférrate a la cruz y tu carga caerá,
  Cristo nos ha redimido, por siempre será!
P. P. Bliss

B endición y F avor
Los cristianos no sólo están libres de la maldición de la ley;
sino que también están libres de la aplastante carga7 de tener que

1
Gálatas 3:10 2 Juan 3:36 3 Mateo 25:41 4 Gálatas 3:13 5 Romanos 8:1
6
Hebreos 8:12 7 La obediencia perfecta representa una “carga aplastante”, no
porque la ley sea irracional en sus exigencias, sino porque el corazón del

84
No Bajo La Ley

guardar la Ley como un medio para obtener justicia y vida. Como vimos
en el capítulo 4, la Ley extiende la promesa de vida y bendición
a aquellos que establecen su propia justicia por medio de cumplir
la Ley.1 Solamente una persona en la historia de la humanidad
ha hecho esto; todos los demás han fallado por completo. Sólo El
Señor Jesucristo ha “cumplido toda la justicia”.2 Él no sólo pagó
por nuestros pecados; ¡Él vivió una vida de perfecta justicia que es
acreditada a nuestra cuenta, y habiendo recibido Su justicia, tenemos
derecho a la vida! No sólo recayó sobre Él la maldición que nos
correspondía a nosotros, sino que la bendición que le correspondía
a Él recayó sobre nosotros.
Bajo la Ley, los hombres se agotan (y fallan miserablemente)
tratando de merecer el favor de Dios y así recibir la vida eterna. Para
el cristiano todo es diferente. Pues mediante la justicia perfecta que
se le ha dado en la justificación, él ya tiene vida eterna; ya tiene la
sonrisa y el favor de Dios —¡todo debido a la obra de Cristo a su
favor! Dios se deleita en él y se regocija por él como un novio por
su novia: “Y como se regocija el esposo por la esposa, tu Dios se
regocijará por ti”.3 “¡Aquel día le dirán a Jerusalén: No temas, Sion;
no desfallezcan tus manos. El Señor tu Dios está en medio de ti,
guerrero victorioso; se gozará en ti con alegría, en su amor guardará
silencio, se regocijará por ti con cantos de júbilo”.4 Sabiendo que
todavía somos pecaminosos e indignos del deleite de Dios, nos
cuesta creer que Él puede realmente sentirse así por nosotros. ¡Pero
es así! ¡Él no sólo nos ama; nos ama mucho más de lo que podemos
entender —Su amor “sobrepasa el conocimiento”!5
El cristiano está libre de la Ley como un requisito para obtener
la vida eterna. Cristo no sólo lo ha redimido de la maldición de la
Ley; Él también ha obtenido para el cristiano todas las bendiciones
de vida y justicia. “Cristo nos redimió de la maldición de la Ley...
a fin de que en Cristo Jesús la bendición de Abraham viniera a los
gentiles, para que recibiéramos la promesa del Espíritu mediante la

hombre es muy pecaminoso —Romanos 7:7-8, 12-13.


1
Gálatas 3:12; Lucas 10:25-28; Filipenses 3:9; Romanos 10:5 2
Mateo 3:15
3
Isaías 62:5 4 Sofonías 3:16-17 5 Efesios 3:19

85
LA LEY DE CRISTO

fe”.1 Esto significa que en vez de vivir bajo la maldición, el cristiano


ahora vive bajo la bendición perpetua de Dios. Aunque sus hijos
se enfermen, su jardín se arruine por una sequía, y las flores se
marchiten, él vive continuamente bajo la sonrisa de Dios. Este
estado de bendición se deriva de su justificación: “ Y la Escritura,
previendo que Dios justificaría a los gentiles por la fe, anunció de
antemano las buenas nuevas a Abraham, diciendo: En ti serán
benditas todas las naciones. Así que, los que son de fe son bendecidos
con Abraham, el creyente”.2 “Como también David habla de la
bendición que viene sobre el hombre a quien Dios atribuye justicia
aparte de las obras: Bienaventurados aquellos cuyas iniquidades han
sido perdonadas, y cuyos pecados han sido cubiertos. Bienaventurado
el hombre cuyo pecado el Señor no tomará en cuenta”.3 ¡Es
infinitamente mejor consumirse en la celda de una prisión bajo
la bendición de Dios, que vivir en un palacio bajo Su maldición!
“Entonces el Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi
Padre, heredad el reino preparado para vosotros desde la fundación
del mundo”.4
La bienaventuranza de los hijos de Dios y la inmensidad de Su
amor hacia ellos no queda anulada por el hecho de que Él a veces
tiene que “disciplinarlos”. De hecho, ¡la disciplina de Dios es otra
prueba de Su amor!5 Como un Padre perfecto, Él insiste en que los
hijos de Su deleite estén preparados para la “herencia” que un día
les pertenecerá. Por lo tanto, Él nos disciplina “para nuestro bien,
para que participemos de Su santidad”.6 Éste no es sino un aspecto
más de vivir bajo el continuo favor de Dios.
¿Eres cristiano? ¡Entonces la bendición de Dios descansa
sobre ti en formas tan maravillosas que son difíciles de imaginar!
“Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, ni han entrado al corazón del
hombre, son las cosas que Dios ha preparado para los que le aman”.7
“Ciertamente el bien y la misericordia me seguirán todos los días
de mi vida, y en la casa del Señor moraré por largos días”.8

1
Gálatas 3:13-14 2
Gálatas 3:8-9 3
Romanos 4:6-8 4
Mateo 25:34
5
Hebreos 12:6-8 6
Hebreos 12:10 7
1 Corintios 2:9 8
Salmo 23:6

86
No Bajo La Ley

R eglas E xternas
Es evidente por las secciones anteriores que algunos aspectos
de la “libertad de la Ley” que tiene el cristiano están relacionados
con la justificación. Él está libre de la maldición de la Ley, y libre
de la Ley como un medio para alcanzar la vida. Pero otro aspecto
de la libertad del cristiano de la Ley es un resultado directo de la
regeneración: El cristiano está libre de la Ley como una regla externa
que contradice su verdadera naturaleza y deseos. Esta libertad viene a
él mediante el milagro de un nuevo corazón.
Para comprender lo que esto significa, sólo necesitamos
considerar la condición de todo incrédulo: La Ley se impone sobre
él desde afuera y contradice sus verdaderos deseos, manteniéndolo
en un estado de continua cautividad y frustración. Le prohíbe las
cosas que él ama y le manda hacer las cosas que odia. Cuando estira
su mano para robar, la Ley le dice: “No robarás”. Cuando mira a
una mujer para codiciarla, la Ley le dice: “No cometerás adulterio”.
Una popular calcomanía para autos resume la condición del hombre
perdido de este modo: “Todo lo que me gusta es ilegal, inmoral,
o engorda”. La Ley obliga y refrena al hombre no regenerado
mediante temor y amenazas, y él la odia: “Ya que la mente puesta
en la carne es enemiga de Dios, porque no se sujeta a la ley de Dios,
pues ni siquiera puede hacerlo”.1
Todo cristiano ha sido liberado de este estado de esclavitud.
Para él la ley ya no es una regla externa que contradice su verdadera
naturaleza y deseos. Más bien, la ley es interna; ha sido “escrita en
su corazón” en el milagro de la regeneración.2 Él es constreñido
por amor, no por la ley.3 Aunque el pecado todavía trata de “reinar”
en el “cuerpo mortal” del cristiano,4 y sus conflictos con el pecado
son muchos y feroces, sin embargo, a todo creyente le ha sido dada
una nueva naturaleza que ama la justicia. Lo que fluye de lo más
profundo de su ser se conforma a la ley y la cumple de manera
natural, porque “el amor es el cumplimiento de la Ley”.5 ¡Un

1
Romanos 8:7 2 Hebreos 8:10 3 2 Corintios 5:14 [RV60]
4
Romanos 6:12; 8:13 5 Romanos 13:8-10; Gálatas 5:14

87
LA LEY DE CRISTO

cristiano siendo quien realmente es,1 nunca tendrá que preocuparse


por estar en conflicto con ninguna ley! “Mas el fruto del Espíritu
es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad,
mansedumbre, dominio propio; contra tales cosas no hay ley”.2 “Si
sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la Ley”.3
De acuerdo con esta realidad, Pablo dice: “la ley no ha sido
instituida para el justo, sino para los transgresores y rebeldes, para
los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos, para los
parricidas y matricidas, para los homicidas, para los inmorales,
homosexuales, secuestradores, mentirosos, los que juran en falso,
y para cualquier otra cosa que es contraria a la sana doctrina”.4
El justo no necesita tales restricciones externas, porque su propia
naturaleza santa lo refrena de tan horrenda inmoralidad. Aun los
mandamientos y las exhortaciones del Nuevo Testamento son
necesarios sólo porque los creyentes todavía no han terminado
por completo el proceso de “transformarse en quienes son”. Puesto
que aún estamos en este “cuerpo mortal” y sujetos al “engaño
del pecado”5 y a “las insidias del diablo”,6 todavía necesitamos
señalizadores para ayudarnos a distinguir entre el bien y el mal.7
Sin embargo, a medida que crecemos en gracia, nuestras mentes
son progresivamente “renovadas”, y “por la práctica tenemos los
sentidos ejercitados para discernir el bien y el mal”.8 De este modo,
somos capacitados más y más para “verificar cuál es la voluntad
de Dios: lo que es bueno, aceptable y perfecto”.9
El cristiano no está “bajo” la ley; él está “dentro de la ley
de Cristo”.10 Si todos los hombres fueran cristianos, no habría
necesidad de tener llaves para las puertas, o letreros en los negocios
prohibiendo robar. ¡Y esta situación se convertirá en una realidad
en el cielo, donde todos experimentarán absoluta libertad de hacer
lo que quieran! No habrá letreros en el cielo diciendo: “No matarás”,
o “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón”—¡porque no
habrá necesidad de ellos!

1
Ver mi libro Justificación y Regeneración, capítulos 4-13. 2 Gálatas 5:22-23
3
Gálatas 5:18 4 1 Timoteo 1:8-10 5 Hebreos 3:13 6 Efesios 6:11
7
Ver “Mandamientos específicos”, p. 140. 8 Hebreos 5:14 9 Romanos 12:2
10
1 Corintios 9:21 (griego “ennomos Christou”); ver Ap. E., P.13.

88
No Bajo La Ley

O ferta y D emanda
Una cuarta manera en que los cristianos han “muerto a la Ley”
se encuentra en la declaración de Pablo de que los cristianos “no
están bajo la ley, sino bajo la gracia”.1 Ellos han muerto a la Ley
en el sentido de que ya no viven en el ámbito de la “exigencia”, sino en el
reino de la “provisión”. Están “bajo” la gracia, no de la ley, como un
poder dominante, y viven en el reino donde la gracia “reina”.2 En
este reino nada depende finalmente del hombre; todo depende de
Dios. ¡Todo deseo por el bien y todo acto de obediencia es obrado
por la gracia de Dios en el creyente! “Porque Dios es quien obra en
vosotros tanto el querer como el hacer, para su beneplácito”.3
En el ámbito donde la gracia reina, Dios asume la responsabilidad
de obrar en mí a pesar de mis debilidades y fallas hasta que sea
perfectamente conformado a la imagen de Cristo. Aunque yo esté
conmocionado por mis fallas como cristiano, ¡Dios no lo está! Él ya
conocía todos mis pecados y fallas antes de haber puesto Su amor
sobre mí, y realmente controla y dirige mis fallas para mi propio
bien —para exponer mis debilidades y librarme de ellas.
Encontramos esta realidad bien ilustrada en los evangelios
cuando Pedro niega a Cristo:

“Simón, Simón, mira que Satanás os ha reclamado para


zarandearos como a trigo; pero yo he rogado por ti para
que tu fe no falle; y tú, una vez que hayas regresado,
fortalece a tus hermanos.  Y Pedro le dijo: Señor, estoy
dispuesto a ir contigo tanto a la cárcel como a la muerte.
Pero Jesús le dijo: Te digo, Pedro, que el gallo no cantará
hoy hasta que tú hayas negado tres veces que me conoces.’”
 Lucas 22:31-34

A partir de estos versículos es evidente que aunque Pedro


no conoce sus propias debilidades, Cristo las conoce muy bien.
Deliberadamente le da “permiso” a Satanás para “zarandear” a
Pedro, para que por su fracaso y negación temporal del Señor

1
Romanos 6:14 2
Romanos 5:21 3
Filipenses 2:13

89
LA LEY DE CRISTO

llegara a reconocer su pecaminosa autosuficiencia y se arrepintiera.


Sostenido por el poder de Dios mediante la oración de Jesús, la fe
de Pedro no fallaría; y después de que él “haya regresado”, ¡iba a
estar en una posición para verdaderamente fortalecer a otros!
En el Nuevo Pacto, Dios misericordiosamente determina
“limpiarnos de todas nuestras inmundicias y de todos nuestros
ídolos”,1 ¡y Él no descansará nunca hasta que esa obra esté cumplida!
¡Aleluya!
Seguro en Tu santificadora gracia,
  Omnipotente para restaurar,
Llevado hacia adelante-pecado y muerte detrás,
  Amor y vida van delante
Oh, permite que mi alma en esperanza abunde,
  Y alabe Tu nombre cada vez más!
A. L. Waring

1
Ezequiel 36:25

90
R epaso del C apítulo S iete

Los cristianos han quedado “libres de la Ley”, y ya no


están “atados” a la Ley, sino que han sido “liberados” por
Cristo del “yugo de esclavitud” de la Ley. ¿Qué exactamente
implica esta libertad de la Ley?
Primero, todo cristiano está libre de la maldición y de
la condenación de la Ley. “No hay condenación para los que
están en Cristo Jesús”.
Segundo, todo cristiano es libre de la aplastante carga
de tener que guardar la Ley como un medio para obtener la
justicia y la vida. Cristo ha obtenido para nosotros todas las
bendiciones de vida y justicia.
Tercero, todo cristiano está libre de la Ley como una
regla externa que contradice su verdadera naturaleza y
deseos. Esta libertad viene a él mediante el milagro de un
nuevo corazón.
Cuarto, todo cristiano es libre de la Ley como un ámbito
de “exigencia”; ahora vive en el reino de la “provisión”. Los
cristianos “no están bajo la Ley, sino bajo gracia”. La gracia
“reina” en la vida de todo creyente verdadero.
Capítulo Ocho

A Él Oíd
Por tanto, hermanos míos, también a vosotros se os
hizo morir a la Ley por medio del cuerpo de Cristo,
para que seáis unidos a otro, a Aquel que resucitó de
entre los muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios.
 Romanos 7:4

De manera que la Ley ha venido a ser nuestro ayo para


conducirnos a Cristo…Pero ahora que ha venido la fe, ya
no estamos bajo ayo. Gálatas 3:24-25

Y una voz salió de la nube, que decía: Este es mi Hijo, mi


Escogido; a Él oíd. Después que la voz se oyó, Jesús fue
hallado solo. Lucas 9:35-36

Hasta el momento hemos considerado cuatro maneras en las


que el cristiano ha quedado “libre de” la Ley. Cada una de éstas
tiene que ver no sólo con su liberación de la Ley de Moisés como tal,
sino también con su liberación de la esclavitud legal formalmente
representada por esa Ley. El cristiano está libre de la maldición
de la Ley; ha quedado libre de la Ley como un requisito para
obtener favor y vida; está libre de la Ley como una regla externa que
contradice su verdadera naturaleza; y ha quedado libre de la Ley
como un reino de exigencia opuesto al reino de provisión (“el reino
de la gracia”). En este capítulo consideraremos también otra forma
en la que el cristiano está libre de la Ley: El cristiano ha quedado libre
de la Ley como una norma de vida determinada por el pacto. Cuando
Dios estableció Su pacto con Israel a través de Moisés, Él dio varias
leyes y mandatos vinculados con ese pacto. Como cristianos, no
estamos bajo ese pacto y, por consiguiente, no estamos bajo las
leyes y mandatos de ese pacto. Los que desean seguir a Dios ya no
tienen que preocuparse de guardar días santos, ofrecer sacrificios
de sangre u observar distinciones entre animales puros e impuros.
En realidad el Antiguo Pacto, “bajo” cuyas leyes el cristiano no

93
LA LEY DE CRISTO

está como una norma de vida determinada por el pacto, engloba


todos los 613 mandatos (como eran tradicionalmente reconocidas
por los rabinos judíos), incluídos los Diez Mandamientos. Esto se
debe a que en la Biblia la Ley siempre es vista como una unidad,
y estar “bajo” una de sus leyes es estar bajo todas ellas.1 La norma
de vida para el cristiano no son los Diez Mandamientos, sino
la “ley de Cristo”. Esto no significa que ya no es malo robar, o
cometer adulterio, o que los principios justos subyacentes tras la
Ley Mosaica han cambiado de alguna manera,2 sino que nuestra
lealtad ahora le pertenece a Cristo y a Su “ley”, no a las leyes del
Antiguo Pacto.
El cristiano no está bajo la Ley como una norma de vida
determinada por el pacto; está “dentro de la ley de Cristo”. Y Cristo
le da una revelación mucho más clara y superior de su deber que
la que la Ley de Moisés le dio. No es que la ley de Cristo abrogue
la “santa, justa y buena”3 Ley de Moisés. ¡De ninguna manera! Al
contrario, ¡la cumple y la sobrepasa!

U n P rofeta C omo M oisés


Ya hemos visto el lugar único que Moisés tuvo en la historia
de los judíos como el mediador del Antiguo Pacto y el portavoz
del Dios a Israel. Pero Moisés profetizó en Deuteronomio de otro
profeta “como Moisés”, que un día tomaría su lugar:

Un profeta de en medio de ti, de tus hermanos, como yo, te


levantará el Señor tu Dios; a él oiréis. Esto es conforme a
todo lo que pediste al Señor tu Dios en Horeb el día de la
asamblea, diciendo: “No vuelva yo a oír la voz del Señor
mi Dios, no vuelva a ver este gran fuego, no sea que muera.”
Y el Señor me dijo: “Bien han hablado en lo que han dicho.
Un profeta como tú levantaré de entre sus hermanos, y pondré
mis palabras en su boca, y él les hablará todo lo que yo

1
Gálatas 5:3; ver Apéndice C, “Civil, ceremonial y moral”. 2
Ver capítulo 11.
3
Romanos 7:12

94
A Él Oíd

le mande. Y sucederá que a cualquiera que no oiga mis


palabras que él ha de hablar en mi nombre, yo mismo le
pediré cuenta.” Deuteronomio 18:15-19

Es significativo que el libro de Deuteronomio cierre a unos


dieciséis capítulos después de esta profecía con las siguientes
palabras:

Desde entonces no ha vuelto a surgir en Israel un profeta como


Moisés, a quien el Señor conocía cara a cara, nadie
como él por todas las señales y prodigios que el Señor
le mandó hacer en la tierra de Egipto, contra Faraón,
contra todos sus siervos y contra toda su tierra, y por
la mano poderosa y por todos los hechos grandiosos y
terribles que Moisés realizó ante los ojos de todo Israel.
 Deuteronomio 34:10-12

De hecho, ¡durante todo el período del Antiguo Testamento,


ningún profeta se levantó en Israel “como Moisés”! En el tiempo
de Cristo, los judíos todavía esperaban ansiosamente al “Profeta”
que iba a “venir al mundo”.1 Y Pedro deja claro que fue sólo en
Cristo que la profecía de Moisés fue finalmente cumplida:

Moisés dijo: El Señor Dios os levantará un profeta como


yo de entre vuestros hermanos; a Él prestaréis atención en
todo cuanto os diga. Y sucederá que todo el que no preste
atención a aquel profeta, será totalmente destruido de
entre el pueblo. Y asimismo todos los profetas que han hablado
desde Samuel y sus sucesores en adelante, también anunciaron
estos días. Hechos 3:22-24

Cuando Cristo apareció, Él cumplió toda la profecía de Moisés


de tal modo que fue mucho más allá de lo que incluso Moisés
mismo había experimentado: Dios conocía a Cristo “cara a cara”
de una manera en que Él nunca había conocido a Moisés; Cristo
hizo “señales, milagros y prodigios de gran poder” mucho mayores

1
Juan 6:14; ver también 1:21, 25.

95
LA LEY DE CRISTO

que los que hizo Moisés; Cristo habló “todo lo que Dios le mandó”
con tal perfección, que sólo Él era digno de que le pusieran atención
en literalmente “todo” lo que dijo, ¡y toda alma que no le hizo caso
fue “completamente exterminada” del pueblo!1

P rofeta , S acerdote y R ey
El Señor Jesucristo ha absorbido y reemplazado a Moisés como
Profeta, así como ha absorbido y reemplazado a Aarón como
Sacerdote, y a David como Rey. ¿Es Cristo un verdadero sacerdote?
¡Sí, Él es el único sacerdote real que jamás ha existido; el único
Hombre que realmente ha sido capaz de representar a los hombres
ante Dios, y verdaderamente ofrecer un sacrificio que pudiera quitar
los pecados de ellos! ¿Es Cristo un verdadero rey? ¡Sí, Él es el único
rey verdadero que jamás ha existido; un Soberano verdadero que
realmente reina sobre los hombres con toda autoridad, el Rey de
reyes y Señor de señores! ¿Es Cristo un verdadero profeta? ¡Sí, Él
es el único profeta verdadero que jamás ha existido, que habla las
palabras exactas2 del Padre y lo representa perfectamente.3 “Dios,
habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y
de muchas maneras a los padres por los profetas, en estos últimos
días nos ha hablado por Su Hijo”.4 ¡El Señor Jesucristo es un profeta
infinitamente mayor que Moisés!

Por tanto, hermanos santos, participantes del llamamiento


celestial, considerad a Jesús, el Apóstol y Sumo Sacerdote de
nuestra fe….Porque Él ha sido considerado digno de más
gloria que Moisés, así como el constructor de la casa tiene más
honra que la casa. Porque toda casa es hecha por alguno,
pero el que hace todas las cosas es Dios. Y Moisés fue
fiel en toda la casa de Dios como siervo, para testimonio de
lo que se iba a decir más tarde; pero Cristo fue fiel como Hijo
sobre la casa de Dios, cuya casa somos nosotros, si retenemos
firme hasta el fin nuestra confianza y la gloria de nuestra
esperanza. Hebreos 3:1, 3-6

1
Hechos 13:46; Romanos 11:17-20 2
Juan 3:34; 14:10, 24; 17:8 3
Juan 14:9
4
Hebreos 1:1-2

96
A Él Oíd

Cristo, como el Hijo divino, edifica la casa de Su pueblo


redimido, del cual nosotros (y Moisés) somos parte. ¡La gloria
de Cristo es tanto más grande que la gloria de Moisés, como el
constructor de la casa es más grande que la casa! El papel de Moisés
era simplemente servir como “un testimonio de aquellas cosas que se
iban a hablar después”, cuando Cristo, el único verdadero profeta,
viniera a tomar su lugar.

A É l O íd
Cuando Moisés profetizó de la venida de Cristo, sus
instrucciones fueron las siguientes: “Un profeta de en medio de ti,
de tus hermanos, como yo, te levantará el Señor tu Dios; a él oiréis”.
Es muy significativo que éstas fueran las mismas palabras de Dios
a los discípulos en el Monte de la Transfiguración.

Seis días después, Jesús tomó consigo a Pedro, a Jacobo


y a Juan su hermano, y los llevó aparte a un monte alto;
y se transfiguró delante de ellos; y Su rostro resplandeció
como el sol, y Sus vestiduras se volvieron blancas como la
luz. Y he aquí, se les aparecieron Moisés y Elías hablando
con Él. Entonces Pedro, tomando la palabra, dijo a Jesús:
Señor, bueno es estarnos aquí; si quieres, haré aquí tres
enramadas, una para ti, otra para Moisés y otra para
Elías. Mientras estaba aún hablando, he aquí, una nube
luminosa los cubrió; y una voz salió de la nube, diciendo:
Este es mi Hijo amado en quien me he complacido; a
Él oíd. Cuando los discípulos oyeron esto, cayeron sobre
sus rostros y tuvieron gran temor. Entonces se les acercó
Jesús, y tocándolos, dijo: Levantaos y no temáis. Y cuando
alzaron sus ojos no vieron a nadie, sino a Jesús solo.
 Mateo 17:1-8

Deberíamos fijarnos bien en que la propuesta de Pedro de


edificar tres tabernáculos en la montaña, “uno para Cristo, uno
para Moisés, y uno para Elías” representó un error tan serio, que
tuvo que ser enfrentado directamente por Dios: “Éste es mi amado

97
LA LEY DE CRISTO

Hijo amado…a Él oíd!” ¡Claramente, Dios nos manda aquí a dejar


de lado nuestra preocupación por la Ley (Moisés) y los Profetas
(Elías), y a fijar nuestra atención en Su propio “Hijo amado”! El
Señor Jesucristo es único en gloria y en autoridad; a Él no se lo
puede colocar en una relación concurrente con nadie, ¡ni siquiera
con Moisés y Elías! “Cuando alzaron sus ojos no vieron a nadie, sino
a Jesús solo”.

L a P alabra F inal de D ios a L os H ombres


Esta misma gloriosa verdad encuentra una expresión elocuente
en las palabras iniciales de la Epístola a los Hebreos: “Dios,
habiendo hablado hace mucho tiempo, en muchas ocasiones y de
muchas maneras a los padres por los profetas, en estos últimos días
nos ha hablado por Su Hijo…” A través del período del Antiguo
Testamento, Dios le habló a Su pueblo “en muchas ocasiones y de
muchas maneras”. A veces Él habló por medio de sueños, a veces
por visiones, y a veces directamente; pero siempre que Él habló
lo hizo en parte y en porciones. Ningún profeta o profecía jamás
expresó plenamente lo que Dios tenía que decirle a la humanidad.
Una porción de Su verdad fue transmitida por Abraham, otra por
Moisés, otra por Isaías o Ezequiel. Pero ahora, en “estos últimos
días”, algo extraordinario ha ocurrido. Dios ha dado Su Palabra
final a la humanidad; Él nos ha hablado por Su Hijo.
Los lectores de la Biblia en español notarán que en algunas
versiones (LBLA; NBLH) la palabra “Su” en este versículo
aparece en itálicas, para indicar que ha sido proporcionada por
los traductores. Más literalmente, el versículo debiera leerse así:
“Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en
otro tiempo a los padres por los profetas, en estos últimos días nos
ha hablado por [Uno que es] Hijo”. Como muchos comentaristas
han señalado, la ausencia de un artículo en el griego enfatiza la
calidad o el distintivo de “ser Hijo”. Con todo lo grandes que fueron
los profetas del Antiguo Testamento, no fueron nada comparados
con Aquel que es un Hijo. Únicamente Él es “el resplandor de Su
gloria, la imagen misma de Su sustancia”; solamente Él “sustenta

98
A Él Oíd

todas las cosas con la palabra de Su poder”.1 Sus palabras son las
mismas palabras de Dios,2 y Sus hechos son los mismos hechos
de Dios;3 ¡ver al Hijo es ver al Padre!4 En Sus palabras y en Sus
obras —en realidad, en Su Persona misma— el Hijo es la palabra final
de Dios a la humanidad.

P ero Y o os D igo
En un capítulo anterior consideramos el impresionante
despliegue de la gloria de Dios cuando dio la Ley en el Monte
Sinaí. ¡Sólo podemos imaginarnos lo que hubiera sido estar presente
en esa ocasión! Pero para aquellos con ojos para ver, hubo una
manifestación aun mayor de la gloria de Dios que aconteció
mil quinientos años después en un “monte” diferente, cuando
Dios Encarnado en la Persona de Jesucristo “subió al monte”,
y “abriendo Su boca les enseñaba diciendo: Bienaventurados los
pobres en espíritu…”
Es en este “Sermón del Monte”5 que el Señor Jesús establece
los principios de conducta para Su reino espiritual. Seis veces,6 Él
comienza con “se dijo a los antepasados” o “se dijo” y termina con
el contraste: “pero yo os digo”:

Habéis oído que se dijo a los antepasados: “No matarás” y:


“Cualquiera que cometa homicidio será culpable ante la
corte.” Pero yo os digo que todo aquel que esté enojado con
su hermano será culpable ante la corte; y cualquiera que
diga: “Raca” a su hermano, será culpable delante de la
corte suprema; y cualquiera que diga: “Idiota”, será reo
del infierno de fuego.

Habéis oído que se dijo: “No cometerás adulterio.” Pero yo


os digo que todo el que mire a una mujer para codiciarla
ya cometió adulterio con ella en su corazón.

1
Hebreos 1:3 2 Juan 3:34; 12: 49-50 3
Juan 5:19; 14:10 4
Juan 14:7-9
5
Mateo 5-7 6 Mateo 5:21-48

99
LA LEY DE CRISTO

También se dijo: “Cualquiera que repudie a su mujer, que


le dé carta de divorcio.” Pero yo os digo que todo el que se
divorcia de su mujer, a no ser por causa de infidelidad, la
hace cometer adulterio; y cualquiera que se casa con una
mujer divorciada, comete adulterio.

También habéis oído que se dijo a los antepasados: “No


jurarás falsamente, sino que cumplirás tus juramentos al
Señor.” Pero yo os digo: no juréis de ninguna manera…

Habéis oído que se dijo: “Ojo por ojo y diente por diente.”
Pero yo os digo: No resistáis al que es malo; antes bien, a
cualquiera que te abofetee en la mejilla derecha, vuélvele
también la otra.

Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo y odiarás a


tu enemigo.” Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos y
orad por los que os persiguen…

Es importante que nos demos cuenta que el Señor Jesucristo


no está menospreciando o abrogando la revelación de la ley de Dios
dada en el Antiguo Testamento por Su uso repetido de la palabra
“pero”. Aunque Él contrasta Sus propias enseñanzas con las de
Moisés, nos advierte específicamente que no pensemos que Él ha
venido “a abolir la Ley o los Profetas”.1 Por otro lado, Él tampoco
está simplemente corrigiendo malas interpretaciones judías de la
Ley que circulaban en ese tiempo.2 Tampoco está formulando una
ley totalmente nueva o diferente a la que había promulgado en el
Antiguo Testamento.3 ¡Ni está sólo destacando más plenamente lo
que la Ley de Moisés implicaba cuando fue dada por primera vez!

N ación C ivil vs . N ación E spiritual


Para entender —al menos en parte— lo que está ocurriendo aquí,
necesitamos acordarnos de las enormes diferencias entre el Antiguo

1
Mateo 5:17 2
Ver Apéndice E, P. 16. 3
Ver capítulo 9.

100
A Él Oíd

Pacto y el Nuevo Pacto. Dios hizo el Antiguo Pacto con una nación
física de personas que en su mayoría no eran regeneradas.1 Él hace
el Nuevo Pacto con una nación espiritual de personas cien por ciento
regeneradas.2 Como consecuencia, las leyes asociadas con los dos
pactos son diferentes. Por ejemplo, cuando Dios mandó “ojo por ojo
y diente por diente”, Él estaba estableciendo principios de estricta
justicia y equidad dentro de una nación civil. Estos principios eran
vitales para la preservación de la sociedad, y también sirvieron para
enseñar la imposibilidad de perdón sin la satisfacción de la justicia.
En contraste con esto, cuando Jesús dice: “Pero yo os digo: No
resistáis al que es malo; antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla
derecha, vuélvele también la otra”, Él no está estableciendo reglas
para el gobierno de una nación civil, sino que está describiendo el
tipo de vida que Su pueblo regenerado ha de vivir en medio de un
mundo hostil y anticristiano.
Asimismo, donde la Ley decía: “No cometerás adulterio”,
estaba estableciendo uno de los estatutos de una sociedad teocrática
donde el adulterio era castigado con la muerte. Debido a que los
jueces civiles no tenían forma de discernir “adulterio en el corazón”,
claramente es el acto físico del adulterio lo que estaba previsto en
este mandamiento. Lo mismo ocurre con respecto a la prohibición
de matar, que en la Ley tenía que ver con el asesinato propiamente
tal, y no con una actitud de enojo. Esto no quiere decir que las
personas piadosas en el Antiguo Testamento no supieran que
pensamientos de lujuria3 o de odio4 eran malos, pero sí ilustra el
hecho de que muchos de los mismos preceptos de la Ley de Moisés
trataban más con cuestiones externas que con cuestiones internas.5
En cambio, el Sermón del Monte (y el Nuevo Testamento en
general) se centra en lo que es interno y espiritual, enfatizando
motivos escondidos y actitudes del corazón. Es por eso que el
Señor comienza la serie de comparaciones citadas anteriormente
en Mateo 5, advirtiéndonos que “si vuestra justicia no supera la

1
Deuteronomio 29:4; Salmo 95:8-11; Hebreos 3:7-19; 8:8-9; 1 Corintios 10:1-11;
etc. 2 Juan 6:45; Hebreos 8:8-12 3 Job 31:1 4 Levítico 19:17
5
Hebreos 9: 8-14; Marcos 7:18-23

101
LA LEY DE CRISTO

de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos”.1


Los escribas y fariseos tenían una justicia externa. No cometían
adulterio, no robaban, ni mataban exteriormente. “En cuanto a la
justicia de la Ley”, ellos (como el fariseo Saulo) fueron “hallados
irreprensibles”.2 Pero nuestro Señor dice que ellos eran “sepulcros
blanqueados, que por fuera lucen hermosos, pero por dentro están
llenos de huesos de muertos y de toda inmundicia”. Ellos, también,
“por fuera se mostraban justos a los hombres”, pero por dentro estaban
“llenos de hipocresía e iniquidad”.3
A diferencia de esta “justicia que se basa en la Ley” externa,
los cristianos tienen una justicia interna. Mediante el milagro de
la regeneración, la ley les ha sido puesta en su interior —“escrita
en sus corazones”. Se les ha dado corazones nuevos, que están
caracterizados por las marcas de “los bienaventurados”: pureza,
mansedumbre, pobreza de espíritu, hambre y sed de justicia, etc.4
El cristiano no sólo no mata a sus enemigos, él tampoco los odia.5
Antes bien, los ama y ora por ellos.6 El cristiano no sólo no practica
el adulterio físico, él tampoco vive en un mundo de fantasía de
adulterio en su corazón.7 El cristiano no sólo cumple sus promesas,
sino que la honestidad caracteriza todo lo que dice, de tal modo
que ni siquiera necesita hacer juramentos con el fin de dar peso
a sus palabras.8 Ninguna de estas cosas es posible aparte de la
obra regeneradora y empoderadora del Espíritu Santo. Debería ser
obvio que los hombres perdidos no pueden “vivir por el Sermón
del Monte”, así como los leopardos tampoco pueden cambiar sus
manchas.9
En Mateo 5-7 el Señor Jesucristo está dando los principios de
conducta para los que pertenecen a Su reino. Estos principios están
dirigidos a una nación espiritual compuesta completamente por
individuos regenerados, habitados y empoderados por el Espíritu
Santo; esos principios nunca podrían haber sido dados a una nación
física compuesta en su mayor parte por judíos no regenerados. En

1
Mateo 5:20 2 Filipenses 3:5-6; ver también Mateo 19:16-20.
3
Mateo 23:27-28 4 Mateo 5:3-11 5 Mateo 5:21-26; 1 Juan 2:9-11; 3:14-15
6
Mateo 5:44-48 7 Mateo 5:27-30 8 Mateo 5:33-37 9 Jeremías 13:23

102
A Él Oíd

este sentido, la diferencia entre las “leyes” de las dos “naciones”


es grande. Bajo el Antiguo Pacto, por ejemplo, cuando un esposo
descubría que su esposa había comenzado a adoptar doctrinas
falsas, él no iba a la reunión de oración diciendo: “Por favor oren
por mi esposa; ella ha empezado a adorar a Moloc”. En vez de eso,
él seguía un conjunto de instrucciones diferentes:

Si tu hermano, el hijo de tu madre, o tu hijo, o tu hija, o la mujer


que amas, o tu amigo entrañable, te incita en secreto diciendo:
“Vamos y sirvamos a otros dioses”, (a quienes ni tú ni tus
padres habéis conocido, de los dioses de los pueblos que te
rodean, cerca de ti o lejos de ti, de un término de la tierra al
otro), no cederás ni le escucharás; y tu ojo no tendrá piedad de
él, tampoco lo perdonarás ni lo encubrirás, sino que ciertamente
lo matarás; tu mano será la primera contra él para matarlo, y
después la mano de todo el pueblo. Lo apedrearás hasta
la muerte porque él trató de apartarte del Señor tu Dios
que te sacó de tierra de Egipto, de la casa de servidumbre.
Entonces todo Israel oirá y temerá, y nunca volverá a hacer
tal maldad en medio de ti. Deuteronomio 13:6-11

Este era uno de los mandamientos de Dios bajo el Antiguo Pacto.


No era opcional; era la ley de pacto para Israel. La gran diferencia
entre esta ley de pacto y las enseñanzas de nuestro Señor en el
Sermón del Monte debería ser obvia. Una es la “ley del ayo”, que
mantiene al niño bajo una disciplina estricta (como un esclavo) para
su propio bien. La otra pertenece al ámbito de la plena y gloriosa
condición de hijo, con libertades y responsabilidades mucho mayores.

E sclavos vs . H ijos
Y antes de venir la fe, estábamos encerrados bajo la ley,
confinados para la fe que había de ser revelada. De manera
que la Ley ha venido a ser nuestro ayo para conducirnos
a Cristo, a fin de que seamos justificados por la fe. Pero
ahora que ha venido la fe, ya no estamos bajo ayo, pues
todos sois hijos de Dios mediante la fe en Cristo Jesús….

103
LA LEY DE CRISTO

Digo, pues: Mientras el heredero es menor de edad, en


nada es diferente del siervo, aunque sea el dueño de todo,
sino que está bajo guardianes y tutores hasta la edad
señalada por el padre. Así también nosotros, mientras
éramos niños, estábamos sujetos a servidumbre bajo las
cosas elementales del mundo. Pero cuando vino la plenitud
del tiempo, Dios envió a Su Hijo, nacido de mujer, nacido
bajo la Ley, a fin de que redimiera a los que estaban bajo
la Ley, para que recibiéramos la adopción de hijos. Y
porque sois hijos, Dios ha enviado el Espíritu de Su Hijo
a nuestros corazones, clamando: ¡Abba! ¡Padre! Por tanto,
ya no eres siervo, sino hijo; y si hijo, también heredero por
medio de Dios. Gálatas 3:23-26; 4:1-7

Aquí Pablo compara la condición de Israel bajo el Pacto


Antiguo con un estado de esclavitud. Él contrasta esto con el estado
del cristiano, que ya “no es un esclavo, sino un hijo”. La ley de Cristo
sobrepasa a la Ley de Moisés, de la misma manera en que la condición
de hijo sobrepasa a la esclavitud. Esto no es porque la Ley de Moisés
fuera mala; era perfecta para lo que Dios quería realizar. Cuando
Dios decretó que incluso la esposa o el mejor amigo de un hombre
debían ser apedreados hasta la muerte por tentar a otros a servir a
dioses falsos, Su mandamiento era perfectamente apropiado para
el estado general del pueblo de Su Antiguo Pacto. Al margen de
una disciplina tan estricta, toda la nación pronto hubiera caído en
la apostasía: “Entonces todo Israel oirá y temerá, y nunca volverá
a hacer tal maldad en medio de ti”.1
La ley de Cristo pertenece a un ámbito diferente al de la Ley de
Moisés, sólo por quién es Cristo y quiénes somos nosotros en Cristo. Como
ya se mencionó, este es el ámbito de la plena y gloriosa condición de
hijo —un ámbito caracterizado por libertades y responsabilidades
mucho mayores que las que Moisés hubiera imaginado. Cuando
mi hijo mayor era un niño, yo le decía cuándo acostarse, cuándo
levantarse, cuándo cepillarse los dientes y cuándo ponerse los

1
Deuteronomio 13:11

104
A Él Oíd

zapatos. Pero según se iba haciendo mayor, mi lista de detalladas


instrucciones y de restricciones se volvió innecesaria y obsoleta. El
cristiano vive en un ámbito de gloriosa libertad, una libertad que
trae consigo la responsabilidad de servir a otros a través del amor.
“Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados; sólo que
no uséis la libertad como pretexto para la carne, sino servíos por
amor los unos a los otros”.1

1
Gálatas 5:13

105
R epaso del C apítulo O cho

Hay una quinta manera en que los cristianos son libres


de la Ley, además de las cuatro anteriormente consideradas:
Los cristianos han quedado libres de la Ley como una
norma de vida determinada por el pacto. Su lealtad ahora le
pertenece a Cristo y a Su “ley” —la revelación de la voluntad
de Dios dada a conocer a través de la Persona, palabras, y
obras de Cristo.
El Señor Jesucristo es la palabra final de Dios a la
humanidad. Él es el tan esperado Profeta “como Moisés”,
cuya gloria sobrepasa infinitamente a la de Moisés o a la de
cualquier otro profeta. Porque Él es el propio “Hijo amado”
de Dios, debemos “escucharlo a Él” en “todo lo que Él nos
dice”.
En el Sermón del Monte, Cristo nos da un vislumbre
de la bondad radical que caracteriza a los que pertenecen al
reino de los cielos. Su justicia supera con creces a la de los
escribas y fariseos, porque fluye de un corazón renovado y
habitado por el Espíritu Santo.
La ley de Cristo no abroga la Ley de Moisés; al contrario,
la “cumple” y la lleva a término. La Ley de Moisés era como
un guardián que había sido asignado para mantener a un
niño bajo estricta disciplina (como un esclavo) por su propio
bien. La ley de Cristo, en cambio, pertenece al reino de la
plena y gloriosa condición de hijo —un ámbito caracterizado
por libertades y responsabilidades mucho mayores que las
que Moisés hubiera imaginado.
Capítulo Nueve

El M ás P equeño de
Estos M andamientos
No penséis que he venido para abolir la Ley o los Profetas;
no he venido para abolir, sino para cumplir. Porque en
verdad os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, no
se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la Ley
hasta que toda se cumpla. Cualquiera, pues, que anule
uno solo de estos mandamientos, aun de los más pequeños,
y así lo enseñe a otros, será llamado muy pequeño en el
reino de los cielos; pero cualquiera que los guarde y los
enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos.
Porque os digo que si vuestra justicia no supera la de los
escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.
 Mateo 5:17-20

Considerando los capítulos anteriores, surge una pregunta


importante: ¿Qué debemos hacer con el Antiguo Testamento? Si
el Antiguo Pacto es “anticuado”1 y ha sido “abolido”;2 si “ya no
estamos bajo ayo”,3 entonces, ¿qué papel podría jugar el Antiguo
Testamento en nuestras vidas como cristianos? Para responder
esta pregunta, debemos comenzar reconociendo la diferencia
entre el Antiguo Pacto y las Escrituras del Antiguo Testamento. El
Antiguo Pacto que fue hecho entre Dios e Israel en el Monte Sinaí
ciertamente ha sido abolido y reemplazado por un Nuevo Pacto;
pero las Escrituras del Antiguo Testamento, incluyendo las que
exponen los preceptos de la Ley de Moisés, siguen siendo una
revelación autoritativa de Dios a la humanidad hasta que “los cielos
y la tierra pasen”. Los mandamientos del Antiguo Testamento no
nos atan directamente como ley de pacto, sino que cada uno de ellos
tiene relevancia indirecta para nosotros como parte de la Palabra

1
Hebreos 8:13 2
Efesios 2:14-15 3
Gálatas 3:24

107
LA LEY DE CRISTO

de Dios. Este hecho es evidente en las palabras de Pablo a Timoteo:


“Desde la niñez has sabido las Sagradas Escrituras, las cuales te
pueden dar la sabiduría que lleva a la salvación mediante la fe
en Cristo Jesús. Toda Escritura es inspirada por Dios y útil para
enseñar, para reprender, para corregir, para instruir en justicia,
a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda
buena obra”.1 Las “sagradas Escrituras” a las que se refiere Pablo
son las Escrituras del Antiguo Testamento; el Nuevo Testamento
(como tal) todavía no existía. Pablo está diciendo, entonces, que
las Escrituras del Antiguo Testamento, cuando son entendidas
y aplicadas adecuadamente, continúan siendo “útiles” para los
creyentes del Nuevo Testamento; no sólo como un testimonio
profético de Cristo, sino también “para reprender, para corregir,
para instruir en justicia”. Con Dios “no hay cambio ni sombra
de variación”.2 Él no ha cambiado en lo más mínimo desde los
días de Abraham y de Moisés, y todas las cosas que nos reveló
en el Antiguo Testamento concernientes a Su carácter y caminos,
continúan siendo tan verdaderas hoy como lo fueron siempre. Todo
el Antiguo Testamento todavía es la Palabra de Dios para nosotros.
Esto significa que hay una continuidad básica entre la Ley de
Moisés y la ley de Cristo. De hecho, nuestro Señor explícitamente
enseña esta continuidad en los versículos citados anteriormente:
“No penséis que he venido a abolir la Ley o los Profetas; no he
venido a abolir, sino a cumplir”. Como hemos visto, Cristo “cumple”
la Ley y los Profetas en todos los aspectos. Él cumple las profecías,
tipos y sombras del Antiguo Testamento, a través de todo el curso
de Su encarnación y exaltación; desde Su nacimiento en Belén3 a
Su resurrección de entre los muertos,4 hasta sentarse a la diestra
del Padre.5 Él cumple los requisitos de la Ley para obtener vida
eterna por medio de Su perfecta obediencia al Padre. Además, Él
cumple el justo castigo de la Ley contra nuestros pecados, mediante
Su muerte a nuestro favor.

1
2 Timoteo 3:15-17 2
Santiago 1:17 3
Mateo 2:4-6 4
Hechos 2:29-32
5
Mateo 22:43-44

108
El Más Pequeño de Estos Mandamientos

El “cumplimiento” de la Ley del que Jesús habla en el


versículo 17, sin embargo, implica algo más. Tiene que ver con
las declaraciones radicales y chocantes que Él ya había hecho y
que continuará haciendo durante el resto del Sermón del Monte:
“Oísteis que fue dicho…pero Yo os digo”. Para que nadie tenga la
impresión de que Sus enseñanzas tienen por objeto dejar a un lado
la Ley de Moisés como algo irrelevante,1 nuestro Señor deja claro
desde el comienzo que son, en realidad, un cumplimiento de todo
aspecto de esa Ley. Sus enseñanzas son aquello hacia lo que cada
detalle de la Ley señalaba, y son éstas las que incorporan y llevan
a cabo todos los mandamientos de la Ley. Ni “una jota ni una tilde”
de la Ley es de poca importancia ni descartable, y cada una de ellas
debe y va a encontrar su cumplimiento en los estándares y el reino
que Él está por establecer. Aquellos que entran en las realidades
descritas en el Sermón del Monte, se encontrarán cumpliendo no
sólo los mandamientos “de mayor peso” de la Ley, sino también los
“más ligeros”. Ellos encontrarán que su justicia no sólo iguala a la
de los escribas y fariseos, ¡sino que, además, la supera con creces!
Es sobre esta base que el Señor hace una deducción notable en el
versículo 19 cuando dice que, “cualquiera, pues, que anule uno solo
de estos mandamientos, aun de los más pequeños, y así lo enseñe a otros,
será llamado muy pequeño en el reino de los cielos; pero cualquiera
que los guarde y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de
los cielos”.
¿Qué quiere decir el Señor Jesús cuando se refiere a uno de los
más pequeños de “estos mandamientos”? Algunos han dicho que
Él está hablando de Sus propios mandamientos, los cuales pronto va
a exponer en el resto del Sermón del Monte. Sin embargo, cuando
leemos el versículo 19 en su contexto, esta interpretación se hace
muy difícil de mantener. Considera, una vez más, los versículos
17-20:

No penséis que he venido para abolir la Ley o los Profetas;


no he venido para abolir, sino para cumplir. Porque en

1
Ver Apéndice E, P. 15.

109
LA LEY DE CRISTO

verdad os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra,


no se perderá ni la letra más pequeña ni una tilde de la Ley
hasta que toda se cumpla. Cualquiera, pues, que anule uno
solo de estos mandamientos, aun de los más pequeños, y así
lo enseñe a otros, será llamado muy pequeño en el reino
de los cielos; pero cualquiera que los guarde y los enseñe,
éste será llamado grande en el reino de los cielos. Porque
os digo que si vuestra justicia no supera la de los escribas
y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos.

En los versículos 17-18 Jesús está hablando acerca del hecho


de que Él no ha venido a abolir ni la letra más pequeña ni una tilde
de “la Ley”. Sacando una conclusión de lo que acaba de decir, Él
comienza el versículo 19 con la palabra “pues” (o “de manera
que”1), e inmediatamente advierte a Sus discípulos que no anulen
ni uno de los más pequeños de “estos mandamientos”. ¡Ciertamente,
es evidente que los propios mandamientos de Jesús (que todavía
no habían sido dados), no pueden ser lo que tiene en mente en esta
advertencia! Tampoco puede Jesús estar refiriéndose a los Diez
Mandamientos, puesto que de seguro no son “los más pequeños”
de los mandamientos del Antiguo Pacto.

L ecciones a P artir del B uey


¿Cuáles son algunos de “los más pequeños” mandamientos de la
Ley Mosaica? Se pueden citar varios ejemplos, pero consideraremos
uno que se encuentra en medio de una serie de mandamientos
semejantes en Deuteronomio 22: “No sembrarás tu viña con dos
clases de semilla, no sea que todo el fruto de la semilla que hayas
sembrado y el producto de la viña queden inservibles. No ararás con
buey y asno juntos. No vestirás ropa de material mezclado de lana y
lino”.2 Según el Señor Jesús: “cualquiera, pues, que anule uno solo
de estos mandamientos, aun de los más pequeños, y así lo enseñe a
otros, ¡será llamado muy pequeño en el reino de los cielos”! ¿Cómo

1
Ver RV60. 2
Deuteronomio 22:9-11

110
El Más Pequeño de Estos Mandamientos

puede ser, sobre todo cuando sabemos por las enseñanzas de Jesús
en otros lugares,1 que son precisamente tales mandamientos los que
los cristianos ya no están obligados a cumplir? ¿Cómo es que se
puede decir que los que están “en el reino de los cielos” “guardan
y enseñan” estos mandamientos?
Parte de la respuesta a esta pregunta se encuentra en la segunda
carta de Pablo a los corintios: “No estéis unidos en yugo desigual
con los incrédulos, pues ¿qué asociación tienen la justicia y la
iniquidad? ¿O qué comunión la luz con las tinieblas?”.2 Cuando
Pablo habla aquí de estar en “yugo desigual”, se está refiriendo
al mandamiento de Dios en Deuteronomio 22:10 contra el arar
con buey y asno juntos. Fíjate en lo que Pablo ha hecho con este
versículo. ¡Él ha tomado un mandamiento del Antiguo Pacto acerca
de arar con un buey y un asno juntos, y ha aplicado sus principios
a los cristianos! ¿Por qué mandaría Dios a los judíos que no araran
con buey y asno juntos? ¡Porque uno era una bestia limpia y la otra
era inmunda!3 Asimismo, Pablo dice que el cristiano no debe estar
“en yugo desigual” con alguien que sea incrédulo. Vemos, entonces,
que como cristianos, nosotros sí guardamos Deuteronomio 22:10,
¡y lo guardamos de una manera más profunda y completa que la
que jamás lo hicieron los judíos!
Otra ilustración de este principio se ve en 1 Corintios 9:6-10.

¿O acaso sólo Bernabé y yo no tenemos el derecho a no


trabajar? ¿Quién ha servido alguna vez como soldado a sus
propias expensas? ¿Quién planta una viña y no come de
su fruto? ¿O quién cuida un rebaño y no bebe de la leche
del rebaño? ¿Acaso digo esto según el juicio humano? ¿No dice
también la Ley esto mismo? Pues en la Ley de Moisés está escrito:
No pondrás bozal al buey cuando trilla. ¿Acaso le preocupan
a Dios los bueyes? ¿O lo dice especialmente por nosotros? Sí,
se escribió por nosotros, porque el que ara debe arar con
esperanza, y el que trilla debe trillar con la esperanza de
recibir de la cosecha.

1
Ver, por ejemplo, Marcos 7:18-19; compara con Hechos 10: 9-15, 28-29.
2
2 Corintios 6:14 3 Levítico 11:1-8

111
LA LEY DE CRISTO

En estos versículos, Pablo apela a otro de los mandamientos


“más pequeños” de la Ley de Moisés, que se encuentra en
Deuteronomio 25:4: “No pondrás bozal al buey mientras trilla”.
Según Pablo, los cristianos cumplen este mandamiento cuando
sostienen económicamente a aquellos que les ministran el evangelio.
A Dios ciertamente le importa cómo tratamos a los animales, pero
según el apóstol Pablo, el interés que Dios tiene por los animales
es insignificante comparado con su interés por nosotros: “Acaso le
preocupan a Dios los bueyes? ¿O lo dice especialmente por nosotros? Sí,
se escribió por nosotros….” En otras palabras, ¡la aplicación espiritual
de este mandamiento para nosotros como cristianos fue el propósito
último que Dios tenía al darlo en el principio!
¡Aquí Pablo ha tomado una posición verdaderamente notable en
cuanto a la Ley de Moisés! Por un lado, él cita este mandamiento
como teniendo autoridad divina: “¿Acaso digo esto según el juicio
humano? ¿No dice también la Ley esto mismo?” Por otro lado, él
deja claro que esta autoridad divina no reside en el hecho de que
este mandamiento fuera parte del Pacto Mosaico como tal, sino en el
hecho de que forma parte de la revelación de Dios en las Escrituras.
El lugar que este mandamiento ocupaba antes como parte de los
613 mandamientos de la Ley Mosaica es irrelevante para Pablo. No
tiene ninguna autoridad sobre él ni sobre ningún otro cristiano en
virtud de eso. Más bien, ¡Pablo lo ve como parte de la revelación
del Antiguo Testamento, hablado y escrito “totalmente” por el bien de
los creyentes del Nuevo Pacto, quienes algún día se beneficiarían de su
aplicación espiritual una vez que el Antiguo Pacto hubiera expirado!
Asimismo, otra ilustración notable de cómo los cristianos
“guardan” hasta los más pequeños mandamientos de la Ley, se
ve en el asunto de la circuncisión. Según Pablo, si un hombre
posee la circuncisión del corazón (la realidad espiritual de la cual
la circuncisión era sólo una sombra), ¡su incircuncisión física será
“considerada como” circuncisión!1 ¡Así todos los cristianos, en virtud
de la realidad interior de sus corazones, ciertamente “guardan” y
“enseñan” el mandamiento de la circuncisión, y lo guardan más

1
Romanos 2:26

112
El Más Pequeño de Estos Mandamientos

verdaderamente de lo que lo guardaron los que eran judíos sólo


“exteriormente”!
Como es de esperar, muchos de los mandamientos de la Ley
Mosaica claramente prefiguran la Persona y la obra expiatoria
de Cristo, y sus significados se hacen patentes en las Escrituras
del Nuevo Testamento. El libro de Hebreos, por ejemplo, explica
mucho de la tipología detrás de las leyes relacionadas con el diseño,
servicio y sacrificios del tabernáculo. La manera en que nosotros,
como cristianos, “guardamos las más pequeñas” de estas leyes, es
por creer en Cristo como nuestro gran Sumo Sacerdote y Sacrificio
por los pecados. De hecho, la manera en la cual podemos estar
seguros de “cumplir y enseñar” todo mandamiento del Antiguo
Testamento —tanto si es “grande” como “pequeño”, es no sólo
reverenciando al Antiguo Testamento como la Palabra de Dios,
sino creyendo en y siguiendo íntimamente a nuestro Señor y Maestro, quien
en Su Persona y enseñanzas es el “cumplimiento” de las “más pequeñas
tildes y letras” de la Ley.
¿Está el cristiano bajo las leyes del Antiguo Pacto? No está bajo
ninguna de ellas directamente como ley de pacto, sino que las “guarda
y enseña” todas indirectamente en tanto viva en las realidades del
Nuevo Pacto. Esto no quiere decir que como cristianos podemos
siempre discernir la verdad espiritual, si hay alguna, que Dios
estaba representando al dar un mandamiento particular a los judíos.
Hay muchas leyes acerca de alimentos limpios e inmundos, reglas
relacionadas con los sacrificios, etc., cuya verdadera importancia
tal vez nunca entenderemos completamente hasta que lleguemos
al cielo. La manera en que cualquier mandamiento particular del
Antiguo Testamento ha de ser cumplido por nosotros, incluso en
sus principios espirituales, depende de cómo ese mandamiento
es interpretado y aplicado por el Señor Jesucristo y Sus apóstoles
inspirados. Si el Nuevo Testamento no nos da ninguna aplicación
inspirada de algún mandamiento específico, todavía podemos (por
la guía del Espíritu Santo) recibir muchas lecciones beneficiosas
de ese mandamiento. Sin embargo, es importante que recordemos
que si el Señor y Sus apóstoles no nos han dado ninguna aplicación
autoritativa de un mandamiento del Antiguo Testamento, no

113
LA LEY DE CRISTO

tenemos ningún derecho a imponer nuestra interpretación de ese


mandamiento a las conciencias de otros creyentes. Los cristianos
no “guardan y enseñan” los más pequeños mandamientos de la Ley y
los profetas por codificar una nueva “lista de reglas” a partir de las leyes
(espiritualmente interpretadas) del Antiguo Testamento, ¡sino por andar en
amor1 mediante el poder del Espíritu!2

A plicando el A ntiguo T estamento


Como cristianos, debemos leer el Antiguo Testamento “a
través de los ojos” de Cristo y Sus apóstoles. Pablo ilustra este
enfoque cuando encuentra un principio trascendental contenido
en la promesa que fue adjuntado al Quinto Mandamiento: “Hijos,
obedeced a vuestros padres en el Señor, porque esto es justo. Honra
a tu padre y a tu madre (que es el primer mandamiento con promesa),
para que te vaya bien y para que tengas larga vida sobre la tierra”.3
Aquí Pablo cita uno de los Diez Mandamientos, luego “cristianiza”
su promesa y la aplica a los hijos gentiles. La promesa que hizo
Dios (“para que tus días sean prolongados y te vaya bien en la
tierra que el Señor tu Dios te da”),4 tenía que ver con “prolongar”
los “días” de la nación judía en la tierra de Canaán.5 La forma en
que Pablo aplica esa promesa a los cristianos tiene que ver con el
principio general de que los hijos que honran y obedecen a sus
padres van a ser bendecidos, les “irá bien”, y generalmente tendrán
una vida más larga “en la tierra”, que los hijos que no honran a
sus padres. Muchas de las promesas establecidas en el libro de
Proverbios siguen un patrón bastante similar. Las que tienen que ver
con “larga vida” y con riquezas materiales son ejemplos notables.6
Aunque los cristianos pueden experimentar “gran pobreza”,7 o ser
martirizados a una edad temprana,8 todavía es verdad que (en

1
Romanos 13: 9-10; Gálatas 5:14; ver capítulo 16. 2 Romanos 8:4
3
Efesios 6:1-3 4 Deuteronomio 5:16 5 Ver también Éxodo 20:12.
6
Por ejemplo: Proverbios 3:1-2, 16; 4:10; 9:11; 10:4, 27; 22:4; 24:3-4.
7
2 Corintios 8:2 8 Hechos 7:58-60

114
El Más Pequeño de Estos Mandamientos

general) una vida de diligencia, sabiduría, y justicia, tiende hacia


la longevidad y la prosperidad material.
Si seguimos el ejemplo de los apóstoles en aplicar las enseñanzas
del Antiguo Testamento a nuestras vidas, encontraremos muchas
riquezas en “la Ley y los Profetas”. “Porque todo lo que fue escrito
en tiempos pasados, para nuestra enseñanza se escribió, a fin de que
por medio de la paciencia y del consuelo de las Escrituras tengamos
esperanza.”1 “Estas cosas les sucedieron como ejemplo, y fueron
escritas como enseñanza para nosotros, para quienes ha llegado el fin
de los siglos.”2 Según el Señor Jesús, ¡hasta las palabras de Dios a
Moisés en la zarza ardiente fueron en realidad habladas para nosotros!
“¿No habéis leído lo que os fue dicho por Dios cuando dijo: ‘Yo soy
el Dios de Abraham, y el Dios de Isaac, y el Dios de Jacob?’”.3 A
la luz de esta maravillosa seguridad, ¡cuán diligentes deberíamos
ser en nuestro estudio de las Escrituras del Antiguo Testamento!

B uscando a C risto
Sobre todo, deberíamos buscar a Cristo en las páginas del Antiguo
Testamento. Podemos hacer esto con absoluta confianza, ya que
sabemos que “Moisés escribió de Él”.4 Según el Señor Jesús, “ellas
(las Escrituras del Antiguo Testamento) son las que dan testimonio
de mí”.5 No sólo las leyes, sino también muchos de los acontecimientos
históricos que tuvieron lugar en el Antiguo Testamento fueron
determinados por Dios para prefigurar la Persona y obra de Cristo.
Cristo es el “maná” real, el “verdadero pan del cielo” que “da vida
al mundo”.6 Él también es “nuestra Pascua”7 y la “roca espiritual”
“de la cual los Israelitas bebieron en el desierto!8 ¡Cristo está en
todas partes en el Antiguo Testamento!
Hudson Taylor (1832-1905), misionero en China, relata
una experiencia que tuvo mientras viajaba en uno de sus viajes
misioneros que ilustra muy bien esta realidad:

1
Romanos 15:4 2 1 Corintios 10:11 3 Mateo 22:31-32; Éxodo 3:6 4
Juan 5:46
5
Juan 5:39 6 Juan 6:31-35 7 1 Corintios 5:7 8 1 Corintios 10:4

115
LA LEY DE CRISTO

Tuve que pasar la noche en un pueblo muy pecaminoso.


Todas las posadas eran lugares horrendos, y la gente
parecía tener sus conciencias cauterizadas y sus corazones
endurecidos contra la Verdad. Mi propio corazón estaba
oprimido y no pude encontrar alivio alguno; a la mañana
siguiente me desperté muy desalentado, y me sentía muy
hambriento y sediento espiritualmente.
Al abrir mi Biblia en el séptimo capítulo de Números,
sentí como si no pudiera leer ese largo capítulo de
repeticiones; que debería recurrir a algún capítulo que me
alimentara el alma. Sin embargo, no me sentía contento
de dejar mi porción regular [el plan de lectura diaria];
entonces, después de titubear un poco, decidí leerlo,
orando que Dios me bendijera, aun por medio de Números
7. Me temo que no había mucha fe en esa oración, pero,
¡oh, cuán abundantemente fue contestada, y qué banquete
me dio Dios!1

El entendimiento que Hudson Taylor recibió esa mañana de


ese pasaje oscuro en la Ley fue una bendición tan grande para él,
¡que luego fue escrito y publicado en un libro!2 Testimonios como
éstos deberían alentarnos a hacer eco de la oración del salmista:
“Abre mis ojos, y miraré las maravillas de tu ley”.3

1
Hudson Taylor, Separation and Service (Separación y servicio) (London: Morgan &
Scott, n.d.) 7-8. 2 Separation and Service 3 Salmo 119:18 (RV60)

116
Tercera Parte

La Ley de C risto
La ley de Cristo es superior a cualquier otra revelación de la
ley porque emana de Su “nuevo mandamiento” de que tenemos
que “amar como Él amó”. Este amor semejante al de Cristo encarna y
cumple la esencia de la ley y nos da la máxima revelación imaginable
del estándar por el cual debe vivir el hombre. En conformidad con
este hecho, el amor es el énfasis central del Nuevo Testamento en
relación con la vida y la conducta del cristiano. Debido a que Cristo
mismo es nuestra “ley”, la “ley de Cristo” presenta un estándar a
la vez maravilloso e imposible. Sólo puede cumplirse en nuestras
vidas mientras Cristo mismo, en la Persona del Espíritu Santo, viva
Su vida a través de nosotros.
Los capítulos 10 al 13 exploran el significado y la centralidad
del “mandamiento nuevo” de Cristo y de la “ley del amor”. Luego
el capítulo 14 explica por qué el amor bíblico y verdadero siempre
debe ser definido en términos de las propias acciones de Cristo;
el Nuevo Testamento enseña ética al apelar al ejemplo de Cristo
mismo. En el capítulo 15 se ilustran las implicaciones prácticas
del nuevo mandamiento de Cristo a “amarse unos a otros”, por las
muchas exhortaciones “unos a otros” del Nuevo Testamento. En
el capítulo 16 se considera la simplicidad de la ley de Cristo —los
cristianos no viven por una “lista de normas”. Después, el capítulo
17 explora con más detalle la superioridad de la ley de Cristo con
respecto a la Ley de Moisés; y los capítulos 18-19 intentan poner
la ley de Cristo en su propio contexto, como parte del dominante
“ministerio del Espíritu” en el Nuevo Pacto.

119
R epaso del C apítulo N ueve

Aunque el Antiguo Pacto ha sido abolido, las Escrituras


del Antiguo Testamento continúan siendo una revelación
autoritativa del carácter y los caminos de Dios hasta que
“pasen el cielo y la tierra”. Hay una continuidad básica entre
la ley de Cristo y la Ley de Moisés. Las enseñanzas de Cristo
en el Sermón del Monte no abrogan la Ley de Moisés, sino
que son un cumplimiento de todos sus aspectos. Aquellos
que entran en las realidades descritas en el Sermón del
Monte estarán cumpliendo no sólo los mandamientos “de
mayor peso” de la Ley, sino también los “más ligeros”.
Los cristianos “guardan y enseñan” aun los “más
pequeños” mandamientos de la Ley, no sólo reverenciando al
Antiguo Testamento como la Palabra de Dios, sino creyendo
en y siguiendo íntimamente a su Señor y Amo, quien en Su
Persona y enseñanzas es el “cumplimiento” de toda “jota y
tilde” de la Ley.
Como cristianos, debemos leer el Antiguo Testamento “a
través de los ojos” de Cristo y Sus apóstoles, dándonos cuenta
que “todo lo que fue escrito en tiempos pasados para nuestra
enseñanza, se escribió a fin de que por medio de la paciencia
y del consuelo de las Escrituras tengamos esperanza”.
Sobre todo, deberíamos buscar a Cristo en las páginas
del Antiguo Testamento, ya que sabemos que “Moisés
escribió de Él” y Él es el tema central del Antiguo Testamento.
Capítulo Diez

El Nuevo M andamiento
A los que están sin ley, como sin ley (aunque no
estoy sin la ley de Dios, sino bajo la ley de Cristo)
 1 Corintios 9:21

Llevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así la


ley de Cristo. Gálatas 6:2

Ahora estamos en condiciones de considerar la norma de vida


para el cristiano: ¡“la ley de Cristo”! Sin embargo, cuando Pablo
les dice a los gálatas: “Llevad los unos las cargas de los otros, y
cumplid así la ley de Cristo”, él no da una explicación detallada
en cuanto a qué es la “ley de Cristo”. De hecho, ¡él no da ninguna
explicación! Evidentemente, el significado de la ley de Cristo era
tan conocido en la iglesia primitiva, que no hacía falta ninguna
explicación. “Llevar los unos las cargas de los otros” es demostrar
amor, y demostrar amor es “cumplir la ley de Cristo”. Pero, ¿cómo
era que la iglesia primitiva había llegado al punto de referirse al
amor como la “ley de Cristo”? La respuesta se encuentra en las
palabras de nuestro Señor a los discípulos en el Aposento Alto.
Cada uno de nosotros debería entrar en la tierra santa del
discurso del Aposento Alto con reverencia y asombro. Es aquí
donde el Señor Jesús, la misma noche de Su crucifixión, prepara
a Sus discípulos para las pruebas, bendiciones y responsabilidades
que pronto van a experimentar. Es aquí que Él da Sus instrucciones
de despedida y enfatiza esas cosas que son de suma importancia,
para que los discípulos las recuerden y las cumplan. Y es aquí que
Él nos da Su “mandamiento nuevo”.

Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos


a los otros; que como yo os he amado, así también os
améis los unos a los otros. En esto conocerán todos que
sois mis discípulos, si os tenéis amor los unos a los otros.
 Juan 13:34-35

121
LA LEY DE CRISTO

Este es mi mandamiento: que os améis los unos a los otros,


así como yo os he amado. Nadie tiene un amor mayor que
éste: que uno dé su vida por sus amigos. Juan 15:12-13

Esto os mando: que os améis los unos a los otros.


 Juan 15:17

¡Podemos imaginar muy bien la sorpresa de los discípulos al


escuchar que el “amor” es el mandamiento “nuevo”! ¿Acaso Dios
no había mandado ya a los hombres a amarse unos a otros? ¿Por
qué el Señor Jesús especifica que este es un mandamiento “nuevo”?
Hay al menos tres razones del por qué es apropiado llamar “nuevo”
al nuevo mandamiento.

N uevo P acto
Cuando pensamos en el mandamiento “nuevo”, debemos
recordar que éste no fue la única cosa que fue “nueva” aquella
tarde en el Aposento Alto: “De la misma manera tomó la copa
después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en
mi sangre, que es derramada por vosotros”.1 El nuevo mandamiento
se llama “nuevo” porque acompaña a un pacto nuevo. Cuando se
dio el Antiguo Pacto hubo una comida de pacto, el derramamiento
de sangre y el establecimiento de mandamientos que el pueblo
debía obedecer.2 Asimismo, cuando se da el Nuevo Pacto hay una
comida de pacto (la primera “Cena del Señor”), el derramamiento
de la sangre de Cristo y nos da un “mandamiento nuevo” para que
lo obedezcamos. Este “mandamiento nuevo” no es algún tipo de
código legal nuevo, o una lista de normas que deben observarse,
sino un recordatorio de lo que es verdaderamente importante en la
vida cristiana.
¡Piénsenlo, amados! Bajo el Antiguo Pacto había todo tipo
de leyes y regulaciones que debían seguirse meticulosamente
—de hecho, ¡seiscientas trece! Bajo el Nuevo Pacto, ¡hay un solo

1
Lucas 22:20 2
Éxodo 24:7-11

122
El Nuevo Mandamiento

señalizador que debemos tener siempre presente en nuestra mente!


(Ver capítulo 16). Como se señaló en un capítulo anterior, este
hecho no sólo nos otorga una tremenda libertad, sino que también
recibimos una responsabilidad muy grande.

N uevo E jemplo
El nuevo mandamiento es “nuevo” porque está asociado a un
nuevo pacto. Pero también es “nuevo” porque le da una profundidad
de significado totalmente nueva a la palabra “amor”. Esto es obvio
por el hecho de que nuestro Señor no sólo dijo: “Un mandamiento
nuevo os doy: que os améis los unos a los otros”. En cambio, Él
dijo: “Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a
los otros; que como yo os he amado, así también os améis los unos a los
otros”. En otras palabras, el estándar del cristiano no es solamente el
“amor”, ¡sino un amor de la misma calidad y magnitud que Cristo mismo
manifestó en Su encarnación y muerte en la cruz! Indudablemente
este es un mandamiento “nuevo”, porque es la revelación más alta,
clara y brillante que jamás ha sido o podría ser dada al ser humano
del estándar por el cual debe vivir el hombre. No puede haber nada
más exigente, o más demandante, o más maravilloso que esto —¡amar
a otros en la misma forma y hasta el mismo grado en que Cristo
nos amó a nosotros! Nunca nadie ha comprendido por completo
la trascendencia de estas palabras, ni jamás nadie ha comenzado a
vivir a la altura de ellas. Vamos a examinar más extensamente las
implicaciones de estas palabras en un capítulo posterior.

N ueva C reación
Hay una tercera razón del por qué el nuevo mandamiento es
“nuevo”. Juan destaca esto en su primera epístola: “Amados, no os
escribo un mandamiento nuevo, sino un mandamiento antiguo,
que habéis tenido desde el principio; el mandamiento antiguo es la
palabra que habéis oído. Por otra parte, os escribo un mandamiento
nuevo, el cual es verdadero en Él y en vosotros, porque las tinieblas van

123
LA LEY DE CRISTO

pasando; y la luz verdadera ya está alumbrando”.1 El mandamiento de


amar, en un sentido, no es nada nuevo. Los lectores de Juan lo
habían oído desde el comienzo de su experiencia cristiana. Incluso
cuando fue dado en el Aposento Alto, ya era antiquísimo.2 No
obstante, Juan dice que es un mandamiento nuevo, en otro sentido,
en virtud de algo que ahora es verdadero “en Cristo y en nosotros”.
Como cristianos, ahora pertenecemos a un ámbito nuevo y a una
era nueva: “las tinieblas van pasando; y la luz verdadera ya está
alumbrando”. Somos nuevas criaturas,3 con corazones nuevos4 y
naturalezas nuevas,5 nacidas de nuevo6 por el Espíritu de Dios y
resucitadas para andar en novedad7 de vida. El nuevo mandamiento
es nuevo “en nosotros” porque nosotros somos nuevos. Ahora
tenemos corazones nuevos, con el mandamiento nuevo de Dios,
de amar, escrito en ellos: “Mas en cuanto al amor fraternal, no tenéis
necesidad de que nadie os escriba, porque vosotros mismos habéis sido
enseñados por Dios a amaros unos a otros”.8 “Nosotros sabemos que
hemos pasado de muerte a vida porque amamos a los hermanos. El que
no ama permanece en muerte”.9

L a L ey del A mor
¡El amor es la “ley” que Dios “escribe en el corazón” de todo
creyente nuevo! Esto se hace evidente cuando consideramos lo que
sucede en la regeneración: “Porque éste es el pacto que yo haré con
la casa de Israel después de aquellos días, dice el Señor: Pondré mis
leyes en la mente de ellos, y las escribiré sobre sus corazones. Y yo
seré su Dios, y ellos serán mi pueblo”.10 ¿Qué significa que Dios ha
escrito Sus leyes sobre nuestros corazones? El nuevo creyente no
se va a encontrar instintivamente no queriendo encender fuego en
su vivienda desde las seis de la mañana del viernes hasta las seis
de la tarde del sábado.11 Ni tampoco de repente se encuentra no

1
1 Juan 2:7-8 2
Levítico 19:18 3 2 Corintios 5:17 4 Ezequiel 36:26-27
5
Mateo 12:33 6
Juan 3:3-8 7 Romans 6:4 8 1 Tesalonicenses 4:9
9
1 Juan 3:14 10
Hebreos 8:10 11 Éxodo 35:3; Levítico 23:32

124
El Nuevo Mandamiento

deseando usar camisas que contienen poliester y algodón.1 ¡Pero


sí encuentra que tiene amor por Dios y por sus semejantes! Todo
cristiano ama a Dios,2 y todo cristiano ama a los demás.3 ¡Y el amor
es el corazón mismo y la esencia de la Ley!

1
Deuteronomio 22:11
2
Romanos 8:28; 1 Corintios 16:22; Efesios 6:24; 1 Pedro 1:8; etc.
3
1 Juan 3:10-15; 4:7-8; etc.

125
R epaso del C apítulo D iez

Es evidente que los cristianos “cumplen” la ley de Cristo


cada vez que muestran amor uno por el otro. Podemos ver
cómo el amor llegó a ser conocido como la “ley de Cristo”
considerando el único “mandamiento nuevo” que Cristo
dio a Sus discípulos en el Aposento Alto: “Un mandamiento
nuevo os doy: que os améis los unos a los otros; que como
yo os he amado, así también os améis los unos a los otros”.
El mandamiento nuevo de Cristo es “nuevo” porque es dado
en conexión con la inauguración del “nuevo” pacto. En
vez de los 613 mandamientos, los cristianos tienen un solo
señalizador que deben tener siempre presente en su mente.
El nuevo mandamiento de Cristo es también “nuevo”
porque le da una profundidad de significado totalmente
nueva a la palabra “amor”. Como cristianos, debemos
amarnos unos a otros “como Cristo nos amó a nosotros”.
Sin duda alguna, este es un mandamiento “nuevo” porque
presenta la revelación más alta, clara y brillante que jamás
ha sido o podría der dada al ser humano del estándar por el
cual debe vivir el hombre. El nuevo mandamiento de Cristo
es también “nuevo” debido a lo que Cristo ha hecho en los
corazones de todos los creyentes. Los cristianos pertenecen
a un nuevo ámbito —un ámbito donde “las tinieblas van
pasando; y la luz verdadera ya está alumbrando”. El nuevo
mandamiento es nuevo “en Cristo y en nosotros” porque
nosotros somos nuevos. Ahora tenemos corazones nuevos,
con el nuevo mandamiento de Dios de amar escrito en ellos.
Capítulo Once

La Esencia de la Ley
Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda
tu alma, y con toda tu mente. Este es el grande y el primer
mandamiento. Y el segundo es semejante a éste: Amarás
a tu prójimo como a ti mismo. De estos dos mandamientos
dependen toda la Ley y los Profetas. Mateo 22:37-40

Cuando “cierto intérprete de la ley” le preguntó a Jesús


“cuál es el gran mandamiento de la Ley”, Él respondió con los
versículos citados arriba, declarándole no sólo “el grande y primer”
mandamiento, sino también “el segundo”, que es “semejante”.
Aunque el intérprete de la ley no había preguntado cuál era el
segundo mandamiento más grande, el Señor Jesús lo ofreció
deliberadamente con el fin de sentar las bases para una enseñanza
extremadamente importante que quería establecer. Habiendo citado
los dos grandes mandamientos, Él continúa haciendo esta notable
declaración: “De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y los
Profetas”. Es significativo que la palabra traducida “dependen“ en
este versículo es una palabra que literalmente significa “colgar o
suspender”. Según el Señor Jesucristo, “toda la Ley y los Profetas”
cuelgan y están suspendidos de los dos grandes mandamientos a amar.
Estos dos mandamientos son más que sólo un resumen de la Ley;
son como ganchos de los cuales cuelgan los demás mandamientos
de la Ley. En otras palabras, la esencia o sustancia de la Ley es amar
a Dios y amar a nuestros prójimos; todos los demás mandamientos
son simplemente las implicaciones y la aplicación de estos dos
mandamientos a las diversas situaciones de la vida.
El hecho de que estos dos mandamientos engloban y contienen
en sí mismos todo aspecto de la obligación esencial del hombre hacia Dios
se ve muy claramente en la discusión de nuestro Señor con “cierto
intérprete de la ley”:

127
LA LEY DE CRISTO

Y he aquí, cierto intérprete de la ley se levantó, y para


ponerle a prueba dijo: Maestro, ¿qué haré para heredar
la vida eterna? Y Él le dijo:¿Qué está escrito en la Ley?
¿Qué lees en ella? Respondiendo él, dijo: Amarás al
Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y
con toda tu fuerza, y con toda tu mente; y a tu prójimo
como a ti mismo. Entonces Jesús le dijo: Has respondido
correctamente; haz esto y vivirás. Lucas 10: 25-281

Aquí aprendemos del Señor Jesucristo que guardar los dos grandes
mandamientos es por sí mismo suficiente para merecer la vida eterna. ¡Todos
los requisitos morales más gravosos de la Ley evidentemente se
cumplen al guardar estos dos! Son estos dos mandamientos los
que constituyen la esencia de la Ley.

L a L ey —S u E sencia
Cualquier discusión sobre la “esencia de la ley” debe tener
como su punto de partida el propio Ser y el carácter de Dios mismo.
Aparte de Dios, no hay ley —ni correcto o incorrecto, ni bueno o malo.
Específicamente, no hay ningún estándar de “bondad” fuera de
Dios al cual Él se deba someter para ser bueno. Dios mismo, en la
libertad perfecta de Su voluntad y ser, es el estándar por el cual se
define toda bondad. Lo que es semejante a Dios es “bueno”; lo que
no es semejante a Dios es “malo”. Cuando este principio se aplica
a la raza humana, significa que los hombres deben ser moralmente
semejantes a Dios para ser buenos; y todos los hombres que no son
semejantes a Dios, por definición y en realidad son malos.
Entonces, en su esencia, la “Ley” no es un decreto arbitrario,
sino una necesidad basada en el propio Ser de Dios. La Ley es una
expresión del carácter de Dios en cuanto ese carácter se relaciona
con el orden creado. Puesto que Dios “es” amor,2 y las criaturas
racionales y morales de Dios deben ser semejantes a Él para ser
buenas, los hombres necesariamente están obligados a amar, simplemente
debido a quién es Dios. Cualquier falta de amor es pecado.

1
Comparar Levítico 18:5. 2
1 Juan 4:8, 16; ver Apéndice B.

128
La Esencia de la Ley

Por consiguiente, en el análisis final “el pecado” es “pecaminoso”,


sencillamente porque contradice los absolutos del ser de Dios. Y
como contradicción al ser de Dios, el pecado necesariamente implica
separación de Dios. Pero Dios es la fuente de todo lo que constituye
“vida”.1 Por tanto, el pecado necesariamente conlleva “muerte”
porque implica separación de Dios. “El alma que peque, ésa —por
necesidad— morirá”.2
Debido a que la ley es, en su esencia, una expresión del carácter
de Dios, debe ser muy claro para nosotros que puesto que Dios nunca
puede cambiar, la esencia de la ley nunca puede cambiar. La esencia de
la ley es “amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda
tu alma, con todas tus fuerzas y con toda tu mente” y “amarás
a tu prójimo como a ti mismo”. Nunca debemos considerar que
esté bien que un ser finito creado ame a su infinitamente glorioso
Creador con menos que todo su corazón, alma, mente y fuerzas. Del
mismo modo, nunca deberíamos considerar que está bien que un
ser creado finito ame a su “prójimo” menos de lo que se ama a sí
mismo, o le haga a su prójimo cosas que a él no le gustaría que su
prójimo le hiciera a él. Los dos grandes mandamientos son la obligación
moral inmutable puesta sobre todos los hombres en todo lugar en todos los
tiempos y en la eternidad.

L a L ey —M aravillosa y A terradora
Como una expresión necesaria del propio carácter de Dios,
la ley es a la vez maravillosa y aterradora. Es maravillosa, ya que
describe todo lo que es moralmente hermoso, deseable y divino
—los caminos del amor, la justicia, la paz y la vida. Es aterradora, ya
que explica la condenación segura y la destrucción —la separación
de Dios— para todos aquellos cuyas vidas son una contradicción
del Dios al que esa ley señala. Por eso la existencia de Dios es tanto
la mejor noticia imaginable, como la peor noticia imaginable para
la humanidad caída. Así como es cierto que hay un Dios que es
todo glorioso, todo justo y autoexistente, también es cierto que

1
Salmo 36:9 2
Ezequiel 18:4

129
LA LEY DE CRISTO

todos los hijos pecaminosos de Adán deben ser relegados a una


separación eterna de Él.
La gloria inefable del evangelio es que Dios, mediante y a través
de la cruz de Cristo, ha satisfecho la justicia demandada por Su
propio ser, para que hombres pecaminosos puedan ser restaurados
a Su sonrisa y favor. A través de la cruz de Cristo, morimos a la
ley —no al aspecto maravilloso de la ley, sino al aspecto aterrador
y gravoso1 de la ley. Pasamos del ámbito de la condenación y la
maldición, al ámbito de la justificación y la bendición; del ámbito
del pecado y la muerte, al ámbito de la justicia y la vida; del ámbito
de los requisitos, al ámbito de la provisión; del ámbito de la demanda
externa, al ámbito de la conformidad interna.

L a L ey —S us A plicaciones
Como se señaló anteriormente, la obligación esencial de todos
los hombres en todos los tiempos es inmutable. Sin embargo,
es importante entender que las aplicaciones específicas de esta
obligación no han sido igualmente claras a todos los hombres en
todos los tiempos. De hecho, las implicaciones de lo que significa
—en términos de acciones concretas— amar a Dios por sobre todo
y amar al prójimo como a uno mismo ha sido revelado más y más
claramente conforme ha ido pasando el tiempo y ha diferido bajo diversas
circunstancias:
• Para el gentil —el hombre sin la Biblia— han sido reveladas
sólo por medio de la naturaleza y la conciencia, “la obra de la
Ley escrita en el corazón”.2
• Para el judío, fueron expuestas con todo lujo de detalles
en términos del Pacto Mosaico. Debido a las circunstancias
especiales de ese pacto, el amor a Dios y al hombre en el
contexto de la Ley Mosaica implicaba la obediencia a
los mandamientos que ahora reconocemos como típicos,
ceremoniales y civiles, al igual que aquellos que eran “de

1
Hechos 15:10; 1 Juan 5:3 2
Romanos 2:14-16

130
La Esencia de la Ley

más peso” y relacionados directamente a la esencia de la ley.


Por ejemplo, “el amor a Dios” bajo la teocracia significaba,
entre otras cosas, guardar estrictamente el día de reposo
judío y ofrecer los sacrificios prescritos en los días señalados,
mientras que “el amor al hombre” significaba literalmente
apedrear hasta la muerte al ser amado que propusiera
apartarse del Señor.
• Para el cristiano, las aplicaciones concretas de lo que significa
“amar a Dios con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerza,
y a nuestro prójimo como a nosotros mismos” han sido
reveladas en los términos más claros y elevados imaginables
—el mismo carácter, conducta, enseñanza, ejemplo, vida y Persona
de nuestro Señor Jesucristo. Ellos son resumidos por la “ley de
Cristo”: “como yo os he amado”.

En el resto de este capítulo consideraremos brevemente cada


una de estas tres revelaciones de la única ley inalterable de Dios —el
mandamiento dual a amar. Al hacer esto veremos que la esencia de
la ley en realidad nunca cambia, sino que la revelación de la ley adquiere
una expresión más y más clara, hasta que encuentra su culminación en
Cristo.

L a L ey E scrita en el C orazón
Cuando Pablo describe a los gentiles como “los que están sin ley”,1
él no se refiere a esto en un sentido absoluto. Aunque los gentiles
nunca hayan visto una Biblia u oído de los Diez Mandamientos,
no obstante tienen un conocimiento innato de Dios, y del bien y el
mal. Cuando una víbora venenosa se prendió en la mano de Pablo
en la isla de Malta, los nativos dijeron: “Sin duda que este hombre
es un asesino, pues aunque fue salvado del mar, la justicia no le ha
concedido vivir”.2 ¿Cómo sabían que el asesinato era malo? ¿Y cómo
sabían que “la justicia” requería que el asesinato se castigara con la
muerte del ofensor? Según Pablo, ellos sabían esto por “la obra de

1
1 Corintios 9:21 2
Hechos 28:1-6

131
LA LEY DE CRISTO

la Ley escrita en sus corazones.” “Porque cuando los gentiles, que


no tienen la Ley, cumplen por instinto los dictados de la Ley, ellos,
no teniendo la Ley, son una ley para sí mismos, ya que muestran
la obra de la Ley escrita en sus corazones, su conciencia dando
testimonio, y sus pensamientos acusándolos unas veces y otras
defendiéndolos, en el día en que, según mi evangelio, Dios juzgará
los secretos de los hombres mediante Cristo Jesús”.1
Cuando los gentiles “hacen instintivamente las cosas de la Ley”,
es la esencia de la ley la que está siendo manifestada como “escrita
en sus corazones”. Los hombres saben por naturaleza que no deben
hacer a sus semejantes cosas que no les gustaría que les hicieran a
ellos. Saben, por ejemplo, que no deben engañar, robar ni asesinar
a sus semejantes —es decir, saben que deben amarlos.2 Es por esto
que alguna forma de la “regla de oro” 3 se encuentra en todas las
principales religiones del mundo. De la misma manera, los hombres
saben por naturaleza que deben amar y glorificar a Dios, y saben en
sus conciencias que no han alcanzado en absoluto esta obligación.
Cada vez que la sangre de un pollo es ofrecida en un altar pagano
para pacificar a un “dios” enojado, se da un testimonio elocuente
de este conocimiento innato.
Aunque ha sido enormemente desfigurado por el pecado, el
conocimiento que el hombre tiene del bien y el mal es uno de los
aspectos más indelebles de haber sido hecho a “la imagen de Dios”.
Mucho después de que su conciencia ha sido “cauterizada”4 y ha
llegado al punto de “llamar al mal bien, y al bien mal”,5 el hombre
todavía retiene este conocimiento innato en lo profundo de su ser.
Es una parte ineludible de su constitución básica. Pablo deja claro
esto en el primer capítulo de su carta a los romanos, donde expone
la condenación del “hombre sin la Biblia”. Después de describir
en los versículos 21-31 la corrupción de aquellos a quienes Dios ha
“entregado”6 al nivel más bajo de la depravación, concluye diciendo
que aun aquellos que están sumidos en este estado todavía “conocen el
decreto de Dios, que los que practican tales cosas son dignos de

1
Romanos 2:14-16 2 Romanos 13:9-10 3
Mateo 7:12 4
1 Timoteo 4:2
5
Isaías 5:20 6 Romanos 1:24, 26, 28

132
La Esencia de la Ley

muerte”. ¡Esta es una declaración impresionante! Aparte de cualquier


revelación especial de Dios (esto es, la Biblia), todos los hombres,
de hecho, “conocen el decreto de Dios” que aquellos que practican
“tales cosas” como inmoralidad sexual, homosexualidad, injusticia,
maldad, avaricia y malicia; envidia, homicidios, pleitos, engaños
y malignidad; que son chismosos, detractores, aborrecedores
de Dios, insolentes, soberbios, jactanciosos, inventores de lo
malo, desobedientes a los padres, sin entendimiento, indignos de
confianza, sin amor, despiadados, ¡son “dignos de muerte”!1
Mucho antes de que se diera la Ley de Moisés, Dios hizo a los
hombres responsables por pecar contra la obra de la Ley escrita
en sus conciencias. Por ejemplo, Dios destruyó la tierra entera
en los días de Noé, porque “era mucha la maldad de los hombres
en la tierra, y... que toda intención de los pensamientos de su
corazón era sólo hacer siempre el mal”.2 Las ciudades de Sodoma
y Gomorra fueron igualmente destruidas por pecar contra natura,3
por practicar cosas que ellos sabían4que eran malas.

L a L ey de M oisés
Cuando la Ley de Moisés fue dada a los judíos, no estableció
ninguna “ley nueva” en cuanto a esencia (una imposibilidad, porque
la esencia de la ley de Dios nunca puede cambiar). Sí expuso más
claramente (y en términos de mandamientos específicos y concretos)
los deberes que todos los hombres habían conocido anteriormente
por la ley de la conciencia. Ante este código claramente escrito, la
“pecaminosidad” del pecado se hizo aún más aparente.5 Además, la
Ley de Moisés estableció varios mandamientos nuevos relacionados
a las circunstancias particulares de la teocracia. Como se mencionó
anteriormente, el “amor a Dios” bajo la teocracia implicaba
obediencia a muchos mandamientos que ahora reconoceríamos
como ceremoniales o civiles, así como también aquellos que eran
“de más peso” y relacionados directamente con el carácter de

1
Romanos 1:32 2 Génesis 6:5 3 Génesis 18:20-19:25; Romanos 1:26-27
4
Génesis 19:7 5 Romanos 5:20; 7:13

133
LA LEY DE CRISTO

Dios.1 Con raras excepciones para casos especiales,2 todos estos


mandamientos eran obligatorios sobre las conciencias de aquellos
que estaban “bajo” la Ley Mosaica, porque ningún hombre puede
amar verdaderamente a Dios sin obedecer los mandamientos
que Dios le ha dado directamente. Ningún judío habría pensado
jamás que podía amar a Dios y a la vez ignorar (por ejemplo) el
mandamiento de la circuncisión. De hecho, Moisés mismo casi
perdió su vida por demorar la circuncisión de su hijo.3 No obstante,
la circuncisión no tenía una relación directa con el carácter de
Dios o la esencia de la ley, y cuando vamos al Nuevo Testamento,
aprendemos que la circuncisión (física) no es “nada”, ¡y que ya ni
siquiera es uno de “los mandamientos de Dios”!4
Estos principios están bien ilustrados en uno de los “ayes” que
Jesús pronunció contra los escribas y fariseos: “¡Ay de vosotros,
escribas y fariseos, hipócritas!, porque pagáis el diezmo de la menta,
del eneldo y del comino, y habéis descuidado los preceptos de más
peso de la ley: la justicia, la misericordia y la fidelidad; y éstas
son las cosas que debíais haber hecho, sin descuidar aquellas”.5
Queda claro por las palabras de nuestro Señor que bajo la Ley
Mosaica algunos mandamientos eran “de más peso” que otros. “La
justicia, la misericordia y la fidelidad”, por ejemplo, relacionadas
directamente con la esencia de la ley, y su descuido por parte de
los líderes religiosos, era particularmente inexcusable. Sin embargo,
nuestro Señor trató la Ley como una unidad. Al pueblo de Dios no
se le permitía elegir unos mandamientos y descartar otros. Todos
los preceptos de la Ley Mosaica debían ser obedecidos; ninguno
debía ser descuidado: “Y éstas son las cosas que debíais haber
hecho, sin descuidar aquellas”.

L a L ey de C risto
Al igual que la Ley de Moisés no estableció ninguna ley nueva
en cuanto a su esencia (una imposibilidad), pero sí estableció más

1
Ver Apéndice C. 2 Compárese con Mateo 12:3-4 3
Éxodo 4:24-26
4
1 Corintios 7:19; Gálatas 6:15 5 Mateo 23:23

134
La Esencia de la Ley

claramente las aplicaciones de la ley, así mismo es con la ley de Cristo.


En cuanto a su esencia, es una con la Ley de Moisés y la ley de
la conciencia, pero en cuanto a sus aplicaciones, es más elevada y
más clara que cualquiera de éstas. Por esta razón, el Señor la llama
“un mandamiento nuevo”. Las implicaciones específicas de lo que
significa amar a Dios por sobre todo, y amar a los otros como a
nosotros mismos, encuentran su expresión más elevada, más clara
y final en la ley de Cristo.1
Cabe señalar una vez más que no es la Ley de Moisés como
tal, sino la esencia de esa ley (y de toda ley) la que está “escrita en
el corazón” en el Nuevo Pacto. Todos los cristianos por naturaleza
se encuentran a sí mismos llenos de amor a Dios y amor hacia
su prójimo, por el milagro de la regeneración y el morar interno
del Espíritu Santo. Todos los cristianos aman a Dios. Esto es tan
invariablemente cierto que, de hecho, en las Escrituras los cristianos
son designados como “los que aman a Dios”.2 Si alguno no ama al
Señor Jesucristo, es “anatema”.3 Del mismo modo, todos los cristianos
aman a su prójimo. “Vosotros mismos habéis sido enseñados por
Dios a amaros unos a otros”.4 “Nosotros sabemos que hemos
pasado de muerte a vida porque amamos a los hermanos. El que
no ama permanece en muerte”.5 Decirles a cristianos profesantes
(como hacen algunos predicadores) que ellos “no deberían odiarse
tanto uno al otro” muestra una ignorancia total de la naturaleza
de la conversión verdadera. Aunque su amor está muy lejos de ser
perfecto, ¡todos los cristianos, según el apóstol Juan, “aman a los
hermanos”! “El que no ama no conoce a Dios”.6

1
Ver capítulo 14. 2
Romanos 8:28 3 1 Corintios 16:22 4
1 Tesalonicenses 4:9;
1 Juan 3:14; etc. 5
1 Juan 3:14 6 1 Juan 4:8

135
R epaso del C apítulo O nce

La única ley inmutable de Dios consiste en una


obligación dual a amar, y está cimentada en Su propio
carácter, porque Dios es amor. Las aplicaciones de esta única
ley inmutable han sido reveladas más y más claramente a
lo largo del desarrollo de la historia redentora. Desde Adán
hasta Moisés se dieron a conocer principalmente a través de
la ley escrita en el corazón. En el tiempo de Moisés fueron
explicadas más claramente a través de la entrega de un
pacto codificado a la nación física de Israel. Con la venida
de Cristo, fueron reveladas en los términos más elevados y
claros de lo que podamos imaginar —las mismas palabras,
hechos y Persona de Cristo.
Cristo reemplaza la Ley de Moisés, no destruyéndola,
sino absorbiéndola en toda su plenitud. Si bien la esencia
de la Ley de Moisés era el amor a Dios y al hombre, el
contexto nacional de esa Ley requirió una formulación muy
por debajo de los estándares del Nuevo Pacto. Cuando Cristo
vino, el Pacto Mosaico (con todas las leyes que conllevaba)
fue abolido, y se estableció un Nuevo Pacto con una nación
enteramente regenerada y espiritual. Todos los que son parte
de este Nuevo Pacto tienen la esencia de la ley —amar a Dios
y al hombre— escrita en sus corazones a través del milagro
del nuevo nacimiento.
Capítulo Doce

A mor y Ley
No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a otros;
porque el que ama a su prójimo, ha cumplido la ley. Porque
esto: No cometerás adulterio, no matarás, no hurtarás,
no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en estas
palabras se resume: Amarás a tu prójimo como a ti
mismo. El amor no hace mal al prójimo; por tanto, el
amor es el cumplimiento de la ley. Romanos 13:8-10

Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis llamados;


sólo que no uséis la libertad como pretexto para la carne,
sino servíos por amor los unos a los otros. Porque toda la
Ley en una palabra se cumple en el precepto: Amarás a
tu prójimo como a ti mismo. Gálatas 5:13-14

Dado que la obligación a amar es la esencia misma y la


sustancia de la ley, debiera ser evidente por el capítulo anterior
que el amor y la ley están inseparablemente unidos. Sin embargo,
muchos teólogos dan la impresión opuesta. Debido a su deseo
de proteger el concepto de “amor” de los abusos que es seguro
encontrar en un mundo caído,1 ellos frecuentemente insinúan que
el amor es una cosa y que la ley es otra cosa totalmente diferente.
Consideran la ley principalmente en términos de mandamientos
específicos especialmente revelados por Dios. De éstos, lo que a menudo
tienen en mente son los Diez Mandamientos del Pacto Mosaico en
particular. El amor, por otro lado, es visto principalmente como
una emoción motivadora que depende de la ley (los mandamientos
específicos de la Biblia) para informarle de su deber. Se dice que
incluso en el caso de los cristianos, el amor puede querer hacer lo que
es mejor para los demás, pero no tiene ni la menor idea de qué hacer
en ausencia de leyes concretas reveladas. La ley (en el sentido de

1
Ver capítulo 14.

137
LA LEY DE CRISTO

mandamientos objetivos) es realmente el centro de la vida piadosa,


y que el amor es poco más que un poder motivador necesario para
cumplir adecuadamente los mandamientos. Según este punto de
vista, es la ley la que proporciona la sustancia real de la conducta
moral; el amor solamente proporciona su ímpetu emocional.
En cambio, la propia Biblia pone al amor en el corazón
mismo y en el centro de la piedad. Como hemos visto, Jesús
explícitamente dice que “toda la Ley y los Profetas” dependen
de los dos mandamientos a amar. En otro lugar, Él nos dice que
“tratar a otros como queremos que nos traten a nosotros” es “la
Ley y los Profetas”.1 Pablo, igualmente, nos exhorta a “servirnos
por amor los unos a los otros... porque toda la Ley se cumple en una
palabra, en la declaración: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.2
Y en Romanos 13:8-10, Pablo nos instruye a “No debáis a nadie
nada, sino el amaros unos a otros; porque el que ama a su prójimo, ha
cumplido la Ley… El amor no hace mal al prójimo; por tanto, el amor
es el cumplimiento de la ley”. ¡Con toda seguridad, tales versículos
tienen el propósito de transmitir algo más que la idea de que el
amor es un motivador necesario, o un “trampolín” para guardar
la ley de manera apropiada! El hecho de que algunos teólogos
deban recordarnos constantemente que estos versículos no dicen
lo que parecen estar diciendo, y que la ley, no el amor, es central
para la vida piadosa, debería llevarnos a cuestionar la validez de
su perspectiva teológica.

L a N aturaleza E sencial del A mor


¿Es el amor realmente nada más que un poder motivador que
nos capacita para guardar la ley como debe ser guardada? ¿O es la
ley, más bien, una descripción del amor en acción? Por lo que nos
dicen las Escrituras acerca de la naturaleza del amor, pareciera que
la segunda alternativa está mucho más cerca de la verdad. Lo que
la ley demanda, ¡el amor (por su propia naturaleza) es! El amor no
mira a una ley fuera de sí mismo con el fin de descubrir que debe ser

1
Mateo 7:12 2
Gálatas 5:13-14

138
Amor y Ley

paciente; el amor es paciente. El amor no sólo es paciente; el amor


es “bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso,
no es arrogante; no se porta indecorosamente; no busca lo suyo,
no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido; no se regocija de la
injusticia, sino que se alegra con la verdad; todo lo sufre, todo lo
cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser”.1
El amor mismo me dice que no mate a mi prójimo, o seduzca a
su esposa, o robe su auto, o lo acuse falsamente.2 El amor supremo
por Dios, por su propia naturaleza, hace que le dé a Él el primer
lugar en todos mis afectos, que aborrezca a los ídolos por ser un
insulto a Su gloria infinita, y me impide que hable irreverentemente
de Él.3 El amor me dice en mi conciencia que no debo maldecir
a un sordo, o poner un tropiezo delante de un ciego.4 El amor
también me dice que para proteger a otros de posibles lesiones, debo
construir una barandilla protectora alrededor de un techo peligroso,5
encerrar a un animal peligroso,6 y cubrir un pozo.7 El amor hace
que comparta las buenas nuevas del evangelio con otros,8 que dé a
los que estén en necesidad,9 y que no haga nada que provoque que
otros tropiecen.10 ¡El amor también me dice que no haga esas cosas
que aun los gentiles (sin ninguna revelación especial de Dios) saben
que están mal! Como hemos visto,11 esto incluye cosas tales como
inmoralidad sexual, homosexualidad, injusticia, avaricia, malicia,
envidia, pleitos, engaños, malignidad; que no seamos chismosos,
detractores, insolentes, soberbios, jactanciosos, inventores de
lo malo, desobedientes a los padres, indignos de confianza, y
despiadados.12 Ejemplos como estos podrían ser multiplicados. En
las palabras de Pablo: “Cualquier otro mandamiento, en estas palabras
se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo”.13 En síntesis, el
amor hace más que impulsarme a guardar la ley; el amor es en sí
mismo “el cumplimiento de la ley”.14

1
1 Corintios 13:4-8 2 Éxodo 20:13-16 3 Éxodo 20: 3-7 4
Levítico 19:14
5
Deuteronomio 22:8 6 Éxodo 21:29 7 Éxodo 21:33-34 8
Marcos 16:15
9
1 Juan 3:17 10 Romanos 14:15 11 Capítulo 11, p. 132. 12
Romanos 1:26-31
13
Romanos 13:9 14 Romanos 13:10

139
LA LEY DE CRISTO

M andamientos E specíficos
El hecho de que el verdadero amor cumple la ley naturalmente,
sólo por actuar de acuerdo a lo que es, no quiere decir que los cristianos
no tienen necesidad de mandamientos concretos. ¡Las muchas
instrucciones, amonestaciones y advertencias encontradas en el
Nuevo Testamento, proporcionan abundantes pruebas de que los
necesitamos! Estos mandamientos son necesarios porque todavía
no hemos “llegado a ser” completamente, en la práctica, quienes ya
“somos” en lo más íntimo de nuestro ser. Los cristianos no han sido
todavía completamente conformados a la nueva naturaleza que
Dios les ha dado o a los nuevos deseos que Él ha “escrito en sus
corazones”. Debido al “engaño”1 del pecado, la sutileza de Satanás,2
y la corrupción que queda de su carne,3 todavía están en necesidad
desesperada de instrucción específica, incluso en asuntos que se
relacionan directamente con la esencia de la ley. Para guiarnos en
esta dirección, las palabras y el ejemplo de Cristo mismo establecen
el patrón supremo para el comportamiento cristiano y nos definen
lo que es el verdadero amor.4
Los mandamientos de Cristo no son “gravosos”5 para el creyente.
Debido a que la “ley del amor” ha sido escrita en su corazón, él
encuentra que los caminos de su Maestro son sumamente hermosos,
y su deleite está en la “ley” de su Señor. Los mandamientos de
Cristo son un gozo a su corazón, y está agradecido por cada uno
de ellos mientras busca crecer en gracia.
El cristiano también está agradecido por todas las otras
exhortaciones y mandamientos del Nuevo Testamento, además
de la revelación del carácter y de los caminos de Dios dados en
el Antiguo Testamento. La palabra de Dios es una lámpara a sus
pies y una luz para su camino.6 Los mandamientos de Dios lo
hacen más sabio que sus enemigos, y Sus testimonios le dan más
discernimiento que a todos sus maestros.7 Atesora la palabra de
Dios en su corazón para no pecar contra Él.8 Sigue el ejemplo de su

1
Hebreos 3:13 2 Génesis 3:1; 2 Corintios 11:3 3 Gálatas 5:16-21 4
Ver
capítulo 14. 5 1 Juan 5:3 6 Salmo 119:105 7 Salmo 119:98-99
8
Salmo 119:11

140
Amor y Ley

Señor usando la “espada del Espíritu” para vencer las artimañas del
diablo.1 Estudia la Biblia diligentemente y con ello examina cada
enseñanza y práctica.2 Debido a que “la palabra de Dios es viva y
eficaz y más cortante que cualquier espada de dos filos, penetra
hasta la división del alma y del espíritu, de las coyunturas y los
tuétanos, y es poderosa para discernir los pensamientos y las intenciones del
corazón”,3 el cristiano depende de sus enseñanzas y mandamientos
para examinar sus motivaciones y conducta. Dándose cuenta de
la corrupción que queda en su carne, él comprende que cuando la
Biblia dice que algo está mal, no debe atreverse a confiar en sus
sentimientos subjetivos acerca de eso. En lugar de eso, le pide a Dios
que le “renueve su mente”4para conocer y creer “la verdad” que lo
“hará libre”5 del poder del pecado. En síntesis, él se da cuenta de
que “toda Escritura es inspirada por Dios y útil para enseñar, para
reprender, para corregir, para instruir en justicia, a fin de que el
hombre de Dios sea perfecto, equipado para toda buena obra”,6 y
bendice a Dios por las instrucciones gloriosas y las consolaciones
contenidas en sus páginas.

M andamientos “N o E senciales ”
El hecho de que el verdadero amor cumple la ley naturalmente,
simplemente actuando de acuerdo a lo que es, no quiere decir que
los cristianos no tienen necesidad de mandamientos concretos. De
la misma manera, el hecho de que todos los otros mandamientos
“dependen” del amor, no significa que todo mandamiento (ya sea
del Antiguo Testamento o del Nuevo) puede ser lógicamente deducido
del amor. Algunos mandamientos no tienen relación directa con el
amor en absoluto, o con la esencia de la ley. La circuncisión es
un ejemplo del Antiguo Testamento;7 el bautismo es un ejemplo
del Nuevo. Estos mandamientos “no esenciales” son dados por
Dios en Su sabiduría para circunstancias y períodos de tiempo
particulares. Aunque son “no esenciales” (en el sentido de que no

1
Mateo 4:4, 7, 10; Efesios 6:17 2 1 Timoteo 6:3 3 Hebreos 4:12 4 Romanos
12:1-2; Efesios 4:20-24 5 Juan 8:31-32 6 2 Timoteo 3:16-17 7 Gálatas 5:6

141
LA LEY DE CRISTO

están directamente vinculados a la esencia de la ley), sin embargo,


¡ellos dan algunas de las pruebas más “esenciales” de la obediencia
cristiana! Por ejemplo, muchos cristianos nuevos han perdido su
familia, hogar y empleo, como resultado de obedecer el mandato
de Cristo en relación con el bautismo. Según el Señor Jesús, la
obediencia a tales mandamientos es la evidencia de un verdadero
amor por Él. “Si me amáis, guardaréis mis mandamientos… El
que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama…
Si alguno me ama, guardará mi palabra… El que no me ama, no
guarda mis palabras…”.1

C onclusión
El amor no es un mandamiento entre muchos; el amor es el
mandamiento. O, para decirlo de otra manera, amar es el deber
supremo del hombre. ¡El amor está en el centro mismo de la vida
piadosa! ¡El propósito de nuestra instrucción es el amor!2 Los hombres
perdidos que tratan de conformar su conducta en torno al “amor”,
lo pervertirán hasta convertirlo en algo malvado. De hecho, ¡“la
ley” (en la forma de prohibiciones especificadas), fue instituida para
tales hombres!3 ¡Pero los cristianos que conforman su conducta en
torno al amor se encontrarán inconscientemente “cumpliendo” la
ley! El amor es el estándar de vida supremo del cristiano, abarcando
y cumpliendo todos los otros deberes. El amor es también su deleite
supremo, ¡porque la “ley del amor” ha sido escrita dentro de él y el
Espíritu de amor ha venido a morar en su corazón!
La ley, en su esencia, no es nada más que la obligación a amar. Y
el amor —actuando de acuerdo a su propia naturaleza en el orden
creado donde Dios lo ha puesto— 4 es el cumplimiento de la ley.

1
Juan 14:15, 21, 23-24; comparar con 1 Juan 2:3-4. 2
1 Timoteo 1:5
3
1 Timoteo 1:8-11 4 Ver Apéndice E, P. 17.

142
R epaso del C apítulo D oce

Dado que la obligación de amar es la esencia misma y


la substancia de la ley, debiera ser evidente que el amor y la
ley están unidos inseparablemente. El amor es más que un
poder motivador que nos permite guardar la ley como debe
ser guardada. En cambio, el verdadero amor cumple la ley
naturalmente, simplemente actuando de acuerdo a lo que es.
Esto no quiere decir que los cristianos no tienen
necesidad de mandamientos concretos. Debido al engaño
del pecado, la sutileza de Satanás y la corrupción que queda
de su carne, los cristianos todavía están en desesperada
necesidad de instrucción específica, incluso en cuestiones
que tienen que ver directamente con la esencia de la ley.
También hay algunos mandamientos que no tienen
una relación directa con el amor o la esencia de la ley.
La circuncisión es un ejemplo del Antiguo Testamento;
el bautismo es un ejemplo del Nuevo. Aunque estos
mandamientos no se relacionan directamente con la esencia
de la ley, no obstante, ellos proporcionan algunas de las
pruebas más “esenciales” de la obediencia cristiana.
El amor no es un mandamiento entre muchos; el amor
es el mandamiento. El amor es el estándar de vida supremo
del hombre. Está en el centro mismo de la vida piadosa. El
propósito de nuestra instrucción es el amor.
La ley, en su esencia, es nada más que la obligación
a amar. Y el amor —actuando de acuerdo a su propia
naturaleza en el orden creado donde Dios lo ha puesto— es
el cumplimiento de la ley.
Capítulo Trece

La C entralidad del Amor


Todas vuestras cosas sean hechas con amor.
1 Corintios 16:14

No debería sorprendernos que el “mandamiento nuevo” de


Cristo, de amarnos unos a otros “como Él nos amó”, esté en el
centro mismo de la enseñanza del Nuevo Testamento con respecto
a la conducta cristiana. Una y otra vez, la centralidad del amor es
enfatizada por nuestro Señor y Sus apóstoles. El propósito de este
capítulo es establecer la realidad de la preeminencia del amor en el Nuevo
Testamento, citando una Escritura tras otra en donde el amor es
descrito como la máxima virtud cristiana. Este propósito central
debería tenerse en cuenta durante la lectura de este capítulo.
Aunque este estudio sólo puede dar una introducción al énfasis
del Nuevo Testamento en el amor, todas las Escrituras individuales
que se citan a continuación merecen un estudio cuidadoso, y mucha
meditación en oración. A éstas, podrían agregarse aún muchas
más.1

Mateo 7:12 —“Por eso, todo cuanto queráis que os hagan los
hombres, así también haced vosotros con ellos, porque esta es
la Ley y los Profetas.”

En esta profunda y simple declaración, aprendemos que el amor


es la “regla de oro” por la cual deben vivir todos los cristianos.
En una declaración muy similar a la que hace luego en Mateo 22
cuando habla de los dos grandes mandamientos, el Señor Jesús
nos dice aquí que el amor es la esencia y la suma de “la Ley y los
Profetas”.

Mateo 9:11-13 —“Y cuando vieron esto, los fariseos dijeron


a sus discípulos: ¿Por qué come vuestro Maestro con los

1
Ver Apéndice G.

145
LA LEY DE CRISTO

recaudadores de impuestos y pecadores? Al oír Él esto, dijo:


Los que están sanos no tienen necesidad de médico, sino
los que están enfermos. Mas id, y aprended lo que significa:
“Misericordia quiero y no sacrificio”; porque no he venido a
llamar a justos, sino a pecadores.”

Aquí nuestro Señor enseña que la compasión por las almas


despreciadas y enfermas del pecado significa infinitamente más
para Dios que la más estricta adhesión a reglas y ceremonias
religiosas. La verdadera santidad tiene que ver con el amor por los
pecadores, no con la “separación” farisaica de ellos.

Mateo 12:1-8 —“Por aquel tiempo Jesús pasó por entre los
sembrados en el día de reposo; Sus discípulos tuvieron hambre,
y empezaron a arrancar espigas y a comer. Y cuando lo vieron
los fariseos, le dijeron: Mira, tus discípulos hacen lo que no
es lícito hacer en el día de reposo. Pero Él les dijo: ¿No habéis
leído lo que hizo David cuando él y sus compañeros tuvieron
hambre,  cómo entró en la casa de Dios y comieron los panes
consagrados, que no les era lícito comer, ni a él ni a los que
estaban con él, sino sólo a los sacerdotes?  ¿O no habéis leído
en la Ley, que en los días de reposo los sacerdotes en el templo
profanan el día de reposo y están sin culpa? Pues os digo que
algo mayor que el templo está aquí. Pero si hubierais sabido lo
que significa: “Misericordia quiero y no sacrificio”, no hubierais
condenado a los inocentes. Porque el Hijo del Hombre es Señor
del día de reposo.”

Nuevamente el Señor Jesucristo usa el gran principio general


de que Dios “quiere compasión y no sacrificio”, para reprender a
aquellos que valoran más el cumplir reglas meticulosamente que
el bienestar de sus semejantes. Los que hacen esto “cuelan el
mosquito y se tragan el camello”1 respecto a las cosas que realmente
le importan a Dios. Amar a Dios y a nuestros semejantes es “más
que todos los holocaustos y los sacrificios”.2

1
Mateo 23:24 2
Marcos 12:32-34

146
La Centralidad del Amor

Lucas 6:27-35 —“Pero a vosotros los que oís, os digo: amad a


vuestros enemigos, haced bien a los que os aborrecen;  bendecid
a los que os maldicen; orad por los que os vituperan. Al que
te hiera en la mejilla, preséntale también la otra; y al que te
quite la capa, no le niegues tampoco la túnica.  A todo el que
te pida, dale, y al que te quite lo que es tuyo, no se lo reclames.
Y así como queréis que los hombres os hagan, haced con ellos de la
misma manera. Si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis?
Porque también los pecadores aman a los que los aman. Si
hacéis bien a los que os hacen bien, ¿qué mérito tenéis? Porque
también los pecadores hacen lo mismo. Si prestáis a aquellos
de quienes esperáis recibir, ¿qué mérito tenéis? También los
pecadores prestan a los pecadores para recibir de ellos la misma
cantidad. Antes bien, amad a vuestros enemigos, y haced bien, y
prestad no esperando nada a cambio, y vuestra recompensa será
grande, y seréis hijos del Altísimo; porque Él es bondadoso para
con los ingratos y perversos.”

En estos versículos, nuestro Señor nuevamente marca la pauta


de la vida cristiana: amor por todos los hombres, especialmente por
nuestros enemigos —haciéndoles el bien, bendiciéndolos, orando
por ellos y dándoles. En medio de Sus instrucciones, la “regla de
oro” del amor, la cual “es” la Ley y los Profetas, aparece una vez
más.

Juan 13:34-35 —“Un mandamiento nuevo os doy: que os améis


los unos a otros; que como yo os he amado, así también os améis
los unos a los otros. En esto conocerán todos que sois mis discípulos,
si os tenéis amor los unos a los otros.”

El amor no sólo ocupa el centro de atención como “el


mandamiento nuevo”; es también la marca distintiva del
cristianismo verdadero. Una de las apologías más poderosas para
la verdad del evangelio es el amor, como han testificado muchos
musulmanes convertidos. Otras religiones no saben nada del amor
que es enseñado por el Señor Jesucristo en el Sermón del Monte

147
LA LEY DE CRISTO

y manifestado por los cristianos verdaderos tanto entre sí mismos


como hacia todos los hombres.

Juan 21:15-17 —“Entonces, cuando habían acabado de


desayunar, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Juan, ¿me
amas más que éstos? Pedro le dijo: Sí, Señor, tú sabes que te
quiero. Jesús le dijo: Apacienta mis corderos. Y volvió a decirle
por segunda vez: Simón, hijo de Juan, ¿me amas? Pedro le
dijo: Sí, Señor, tú sabes que te quiero. Jesús le dijo: Pastorea
mis ovejas. Le dijo por tercera vez: Simón, hijo de Juan, ¿me
quieres? Pedro se entristeció porque la tercera vez le dijo: ¿Me
quieres? Y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que
te quiero. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas.”

Aquí Jesús deja en claro que el amor es el tema central entre un


discípulo y su Señor. Tres veces, le hace a Pedro la fuerte pregunta:
“¿Me amas?” Y tres veces, en contestación a la respuesta de Pedro,
deja en claro que todo verdadero amor hacia Él se manifiesta en
servicio amoroso a Su pueblo: “Apacienta mis ovejas”.

Romanos 13:8-10 —“No debáis a nadie nada, sino el amaros


unos a otros; porque el que ama a su prójimo, ha cumplido la ley.
Porque esto: No cometerás adulterio, no matarás, no hurtarás,
no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en estas palabras
se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El amor no
hace mal al prójimo; por tanto, el amor es el cumplimiento de
la ley.”

Una vez más, en este notable pasaje el amor es presentado como


la esencia de la ley. La declaración de que “el amor no hace mal
al prójimo” y por consiguiente es el “cumplimiento de la ley”, es
similar a la declaración de nuestro Señor en Mateo 7 que tratar a
otros como queremos que nos traten a nosotros “es” la Ley y los
Profetas”.

1 Corintios 8:1 —“En cuanto a lo sacrificado a los ídolos,


sabemos que todos tenemos conocimiento. El conocimiento
envanece, pero el amor edifica.”

148
La Centralidad del Amor

Es muy significativo que cuando Pablo trata con las diferencias


entre los creyentes respecto de asuntos de conciencia, su principio
central es el del amor. Esto tiene que ver no sólo con esas “zonas
grises” donde la Biblia no tiene enseñanza clara, sino también con
esas áreas donde “sabemos y estamos convencidos en el Señor Jesús”1 de
que nuestra posición es bíblica. Aun en estos casos, hacer cualquier
cosa que “cause que un hermano tropiece”, no es amoroso; por lo
tanto, Pablo determina que (si es necesario) “no comerá carne
jamás”, “para no hacer tropezar a su hermano”.2 “Porque si por
causa de la comida tu hermano se entristece, ya no andas conforme
al amor.”3

1 Corintios 13:1-14:1 —“Si yo hablara lenguas humanas y


angélicas, pero no tengo amor, he llegado a ser como metal que
resuena o címbalo que retiñe. Y si tuviera el don de profecía, y
entendiera todos los misterios y todo conocimiento, y si tuviera
toda la fe como para trasladar montañas, pero no tengo amor,
nada soy. Y si diera todos mis bienes para dar de comer a los
pobres, y si entregara mi cuerpo para ser quemado, pero no
tengo amor, de nada me aprovecha. El amor es paciente, es
bondadoso; el amor no tiene envidia; el amor no es jactancioso,
no es arrogante;  no se porta indecorosamente; no busca lo
suyo, no se irrita, no toma en cuenta el mal recibido; no se
regocija de la injusticia, sino que se alegra con la verdad; todo
lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor
nunca deja de ser; pero si hay dones de profecía, se acabarán; si
hay lenguas, cesarán; si hay conocimiento, se acabará. Porque
en parte conocemos, y en parte profetizamos;  pero cuando
venga lo perfecto, lo incompleto se acabará. Cuando yo era niño,
hablaba como niño, pensaba como niño, razonaba como niño;
pero cuando llegué a ser hombre, dejé las cosas de niño. Porque
ahora vemos por un espejo, veladamente, pero entonces veremos
cara a cara; ahora conozco en parte, pero entonces conoceré
plenamente, como he sido conocido. Y ahora permanecen la

1
Romanos 14:14 2
1 Corintios 8:13 3
Romanos 14:15

149
LA LEY DE CRISTO

fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es


el amor. Procurad alcanzar el amor…”.

El capítulo de Pablo sobre el amor es tan único, que muchos


han sido tentados a aislarlo de su contexto y ponerlo en un libro de
poemas o ensayos. Pero estos versículos son mucho más notables
por el hecho de que se dan inesperadamente en una carta a la iglesia
en Corinto, ¡y en medio de una discusión acerca de los dones
espirituales! Este glorioso capítulo, así como Juan 3:16, ha perdido
gran parte de su impacto en nosotros, debido a nuestra repetida
pero superficial exposición a él. Para que realmente nos lleguen
de una manera fresca, tenemos que imaginar que nunca habíamos
leído estos versículos antes, y que los encontramos por primera vez
mientras leemos el Nuevo Testamento. El hecho de que relativamente
pocos cristianos han memorizado o meditado profundamente en
este capítulo, mientras multitudes han memorizado las secciones
más “doctrinales” de las epístolas de Pablo, nos dice mucho
acerca de nuestra necesidad de “madurar” en la vida cristiana.
En este capítulo, Pablo expone la necesidad del amor (vv. 1-3), el
carácter del amor (vv. 4-7), y la permanencia del amor (vv.8-13). Para
Pablo, el amor es la mayor virtud que un hombre puede poseer. Es
lo que debemos “perseguir” por encima de todo lo demás. Estar
capacitado con dones sobrenaturales para predicar, poseer gran
entendimiento y conocimiento en temas doctrinales, o incluso tener
“toda la fe como para trasladar montañas”, no significa nada si
no tenemos amor. De hecho, sin amor, nosotros mismos no somos
nada. Somos nada más que “metal que resuena” o “címbalo que
retiñe”, destinados a perecer con otros hombres sobrenaturalmente
“dotados” como Balaam, quien verdaderamente profetizó bajo la
inspiración del Espíritu de Dios,1 pero no tenía amor. Aun los
sacrificios más grandes no significan nada si no tenemos amor.
Podemos regalar todas nuestras posesiones a caridades cristianas
y morir con dolores atroces como mártires “para Cristo”; pero si
no tenemos amor no nos aprovechará de nada.

1
Números 24:2; 2 Pedro 2:15; Apocalipsis 2:14; Mateo 7:22-23

150
La Centralidad del Amor

El amor nunca deja de ser. Es lo único que nos permitirá


llevar cargas imposibles, creer y esperar en Dios cuando se ha
perdido toda esperanza, y soportar cosas que parecen más allá de
la resistencia. Los dones y los ministerios son temporales, pero el
amor es eterno. Permanecerá para siempre, la mayor de todas las
virtudes, porque Dios mismo es amor.

Gálatas 5:6 —“Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión ni la


incircuncisión significan nada, sino la fe que obra por amor.”
La vida cristiana no es una cuestión de ritos y ceremonias
religiosas, ¡sino de fe que produce obras a través de un desbordamiento
del amor! La circuncisión, que era tan importante en el Antiguo
Pacto, en el Nuevo Pacto es vista como que no tiene relación
directa con el carácter de Dios, o con la esencia de la ley, en lo más
mínimo. No “significa nada”. Esto debe haber sido un escándalo
para muchos judíos, quienes ciertamente no habrían considerado
la circuncisión como un mandamiento “liviano”.
Gálatas 5:13-14 —“Porque vosotros, hermanos, a libertad
fuisteis llamados; sólo que no uséis la libertad como pretexto
para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros. Porque
toda la Ley en esta sola palabra se cumple en el precepto:
Amarás a tu prójimo como a ti mismo.”

En el pensamiento de Pablo, la carne puede ser contrastada no


sólo con el Espíritu, sino también con el amor, dado que el amor es el
principal “fruto del Espíritu” y las obras del amor son exactamente
lo contrario de las obras de la carne. “Las obras de la carne son
evidentes, las cuales son: inmoralidad, impureza, sensualidad,
idolatría, hechicería, enemistades, pleitos, celos, enojos, rivalidades,
disensiones, sectarismos,  envidias, borracheras, orgías, y cosas
semejantes.”1 En cambio, la “libertad” cristiana encuentra su
expresión en el servicio amoroso: “Servíos por amor los unos a
los otros”. ¡Una vez más, vemos en estos versículos que el amor es
el cumplimiento de “toda la Ley”!

1
Gálatas 5:19-21

151
LA LEY DE CRISTO

Gálatas 5:22-23 —“Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo,


paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad,  mansedumbre,
dominio propio; contra tales cosas no hay ley.”

Según Pablo, el fruto del Espíritu más importante es el amor.


¡No debería sorprendernos, entonces, que el hombre que “anda en
el Espíritu” nunca estará en discrepancia con ninguna ley! Esto es
sólo lo que debemos esperar, dado que el amor es el “cumplimiento
de toda la ley”.

Gálatas 6:1-2 —“Hermanos, aun si alguno es sorprendido en


alguna falta, vosotros que sois espirituales, restauradlo en un
espíritu de mansedumbre, mirándote a ti mismo, no sea que tú
también seas tentado.  Llevad los unos las cargas de los otros,
y cumplid así la ley de Cristo.”

¡Servir con amor a otros y “llevar sus cargas” cuando fallan es


“cumplir” la ley de Cristo! Estas instrucciones parecen muy simples
en teoría, ¡pero son muy profundas en la práctica!

Efesios 4:14-16 —“Para que ya no seamos niños, sacudidos por


las olas y llevados de aquí para allá por todo viento de doctrina,
por la astucia de los hombres, por las artimañas engañosas del
error;  sino que hablando la verdad en amor, crezcamos en todos los
aspectos en aquel que es la cabeza, es decir, Cristo, de quien todo
el cuerpo (estando bien ajustado y unido por la cohesión que las
coyunturas proveen), conforme al funcionamiento adecuado
de cada miembro, produce el crecimiento del cuerpo para su
propia edificación en amor.”

En el pensamiento de Pablo, el amor es primordial en la


“edificación” de la iglesia. Ninguna cantidad de actividad, o incluso
de sana doctrina, puede compensar una falta de amor en el cuerpo
de creyentes. Al margen del amor, aun nuestro “hablar la verdad”
sólo nos “inflará” de orgullo, y no “edificará” con gracia.

Colosenses 3:12-14 —“Entonces, como escogidos de Dios,


santos y amados, revestíos de tierna compasión, bondad,

152
La Centralidad del Amor

humildad, mansedumbre y paciencia; soportándoos unos a


otros y perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra
otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y
sobre todas estas cosas, vestíos de amor, que es el vínculo de la unidad.”

Es notable que Pablo, habiéndonos instruido a “revestirnos de


tierna compasión, bondad, humildad, mansedumbre y paciencia;
soportarnos unos a otros y perdonarnos unos a otros”, continúe,
sin embargo, enfatizando otra vez, ¡que “sobre todas estas cosas”
tenemos que “vestirnos de amor”!

1 Tesalonicenses 3:11-13 —“Ahora, pues, que el mismo Dios y


Padre nuestro, y Jesús nuestro Señor, dirijan nuestro camino a
vosotros; y que el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para
con otros, y para con todos, como también nosotros lo hacemos para
con vosotros; a fin de que Él afirme vuestros corazones irreprensibles
en santidad delante de nuestro Dios y Padre, en la venida de
nuestro Señor Jesús con todos Sus santos.”

En estos versículos aprendemos que la forma en que nuestros


corazones se afirman “irreprensibles en santidad” no es por seguir
una lista de reglas, o simplemente por aprender más “doctrina”,
¡sino por “crecer y abundar en amor unos para con otros”!

1 Timoteo 1:5-11 —“Pero el propósito de nuestra instrucción es el


amor nacido de un corazón puro, de una buena conciencia y de una fe
sincera. Pues algunos, desviándose de estas cosas, se han apartado
hacia una vana palabrería, queriendo ser maestros de la Ley,
aunque no entienden lo que dicen ni las cosas acerca de las
cuales hacen declaraciones categóricas. Pero nosotros sabemos
que la Ley es buena, si uno la usa legítimamente,  reconociendo
esto: que la ley no ha sido instituida para el justo, sino para los
transgresores y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los
irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para los
homicidas, para los inmorales, homosexuales, secuestradores,
mentirosos, los que juran en falso, y para cualquier otra cosa que

153
LA LEY DE CRISTO

es contraria a la sana doctrina, según el glorioso evangelio del Dios


bendito, que me ha sido encomendado.”

Aquí Pablo dice que todo el propósito de nuestra instrucción a


los creyentes, ¡es que ellos aprendan a amar! Este amor “nace de”1 o
“proviene de”2 un corazón puro, una buena conciencia y una fe
sincera. Pablo contrasta tal amor con “vana palabrería” acerca
de la Ley. El primer paso para “usar la Ley” correctamente en el
contexto del Nuevo Pacto es “reconocer esto”: que la ley no ha sido
dada para el justo. Muchos de los crímenes y pecados definidos por
la Ley son simplemente tan “contrarios a… el glorioso evangelio
del Dios bendito” como lo eran a la Ley de Moisés. No obstante,
aquellos que son justos (esto es, los que andan en amor) no van a
cometer esos crímenes de ninguna manera. Contra sus acciones,
“no hay ley”.3

Tito 2:3-4 —“Asimismo, las ancianas sean reverentes en su


conducta... que enseñen lo bueno, que enseñen a las jóvenes a que
amen a sus maridos, a que amen a sus hijos…”.

Podríamos pensar que de todas las cosas que las mujeres


jóvenes no necesitan ser enseñadas, ¡amar a sus esposos e hijos
seguramente estaría al comienzo de la lista! Pero Pablo sabe que
amar verdaderamente a otros (especialmente a nuestros “seres
queridos”) es la síntesis de la piedad y “el propósito de nuestra
instrucción”. Si una anciana no ha aprendido a amar a su esposo e
hijos, no tiene nada que enseñarles a las jóvenes, no importa cuánta
habilidad hogareña o cuánto entendimiento doctrinal pueda tener.

Hebreos 10:23-25 —“Mantengamos firme la profesión de


nuestra esperanza sin vacilar, porque fiel es el que prometió; y
consideremos cómo estimularnos unos a otros al amor y a las buenas
obras, no dejando de congregarnos, como algunos tienen por
costumbre, sino exhortándonos unos a otros, y mucho más al
ver que el día se acerca.”

1
LBLA; RV60 2
DHH 3
Gálatas 5:23

154
La Centralidad del Amor

Una de las formas más seguras en que un cristiano puede


“animar” a otro hermano a perseverar en la fe es considerando cómo
estimularlo a amar. No tenemos idea de cuán destructivo es para la
perseverancia de otro cristiano plantar en su mente semillas de
sospecha y división hacia otros hermanos. Si, por otro lado, lo
estamos estimulando a amar a otros, él encontrará que su corazón
está siendo “afirmado irreprensible en santidad” entre tanto que
convive y tiene comunión con otros creyentes. El cuerpo de Cristo es
establecido y edificado a través del amor; es debilitado, dispersado
y derribado por falta de éste.

Santiago 2:1-4, 8, 12-13 —“Hermanos míos, no tengáis vuestra


fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo con una actitud de
favoritismo. Porque si en vuestra congregación entra un hombre
con anillo de oro y vestido de ropa lujosa, y también entra un
pobre con ropa sucia,  y dáis atención especial al que lleva la
ropa lujosa y decís: Tú siéntate aquí, en un buen lugar; y al
pobre decís: tú estate allí de pie, o siéntate junto a mi estrado;
¿no habéis hecho distinciones entre vosotros mismos, y habéis
venido a ser jueces con malos pensamientos?… Si en verdad
cumplís la ley real conforme a la Escritura: Amarás a tu prójimo
como a ti mismo, bien hacéis… Así hablad y así proceded, como
los que han de ser juzgados por la ley de la libertad. Porque el
juicio será sin misericordia para el que no ha mostrado misericordia;
la misericordia triunfa sobre el juicio.”

Aquí Santiago habla del amor como de “cumplir la ley real” [“la
ley de nuestro Rey”]. Esta “ley real” del amor es llamada también
la “ley de la libertad”. Santiago la aplica directamente a nuestra
obligación de mostrar misericordia, y a tratar al pobre con el mismo
respeto que al rico. El favoritismo es una infracción a la ley del amor
y es, por consiguiente, un pecado. El juicio será sin misericordia
para aquellos que no han mostrado misericordia (es decir, que han
quebrantado por completo la ley del amor).1

1
Ver Mateo 18:23-35.

155
LA LEY DE CRISTO

1 Pedro 1:22;  2:1; 4:8 —“Puesto que en obediencia a la verdad


habéis purificado vuestras almas para un amor sincero de
hermanos, amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro…
desechando toda malicia y todo engaño, e hipocresías, envidias
y toda difamación… Sobre todo, sed fervientes en vuestro amor
los unos por los otros, pues el amor cubre multitud de pecados.”

Según Pedro, la obediencia a la verdad del evangelio “purifica


nuestras almas” para el amor sincero. En otras palabras, el objetivo
último y el resultado final de nuestra salvación, ¡es el amor sincero!
En conformidad con este objetivo, Pedro nos exhorta a que “sobre
todo” seamos fervientes en nuestro amor los unos por los otros. Este amor
“cubrirá” los pecados de unos a otros, no en el sentido de “expiar por”
ellos, sino en el sentido de soportarlos pacientemente y pasarlos por
alto, mientras todos crecemos en semejanza a Cristo.1

1 Juan 3:11, 23; 4:7-8, 11-12; 2 Juan 1:5 —“Porque este es


el mensaje que habéis oído desde el principio: que nos amemos
unos a otros… Y este es Su mandamiento: que creamos en el
nombre de Su Hijo Jesucristo y que nos amemos unos a otros como
Él nos ha mandado… Amados, amémonos unos a otros, porque el
amor es de Dios; y todo el que ama es nacido de Dios y conoce a
Dios. El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor…
Amados, si Dios así nos amó, también nosotros debemos amarnos
unos a otros. A Dios nadie le ha visto jamás. Si nos amamos unos
a otros, Dios permanece en nosotros y Su amor se perfecciona
en nosotros… Y ahora te ruego, señora, no como escribiéndote
un nuevo mandamiento, sino el que hemos tenido desde el
principio, que nos amemos unos a otros.”

Queda claro que el “mandamiento” de Cristo de que “nos


amemos unos a otros” es central y preeminente en el pensamiento
de Juan en lo que concierne a la vida y el andar cristiano. Juan está
de acuerdo con Pablo en que si alguno no tiene amor, él no es nada,
porque “el que no ama no conoce a Dios”. Una y otra vez a través

1
Proverbios 10:12; 17:9

156
La Centralidad del Amor

de sus epístolas, Juan enfatiza el amor como la realidad suprema y


el deber supremo de la vida cristiana.

Este breve estudio de la centralidad del amor en el Nuevo


Testamento nos deja enfrentando algunas preguntas profundas.
¿Nosotros como cristianos valoramos el amor tanto como el Nuevo
Testamento? ¿Lo vemos como el pináculo mismo y “el propósito de
nuestra instrucción”? ¿Nos damos cuenta de que incluso los dones
sobrenaturales del Espíritu son nada más que “cosas de niños” en
comparación con el amor? ¿Entendemos que un cristiano puede
tener un doctorado en teología y ser considerado por otros como
“un gran teólogo”, y aun así ser nada más que un novato en las
cosas que más le importan a Dios? ¿Comprendemos realmente
el hecho de que ningún sacrificio, conocimiento, o siquiera la fe
significan nada, separados del amor? ¿Es el amor nuestra máxima
prioridad, como lo es para Dios? ¿O valoramos el conocimiento
bíblico, el talento para predicar, “el ministerio”, y “los dones”, por
encima del amor? Estas son las preguntas que enfrentamos cuando
consideramos “la ley de Cristo”.

157
R epaso del C apítulo T rece

El “mandamiento nuevo” de Cristo a amarnos unos


a otros “como Él nos amó” está en el corazón mismo
de la enseñanza del Nuevo Testamento respecto al
comportamiento cristiano. Una y otra vez, la centralidad
del amor es enfatizada por nuestro Señor y Sus apóstoles.
El amor es la “regla de oro” por la cual tienen que vivir los
cristianos; es la esencia y la suma de la Ley y de los Profetas.
Amar a Dios y a nuestro prójimo es “mucho más que todos
los holocaustos y sacrificios”.
El amor es la marca distintiva del cristianismo verdadero
por la cual “todos los hombres” sabrán que somos discípulos
de Cristo. El amor es central en la edificación de la iglesia;
sobre todo, debemos “ser fervientes” en nuestro amor los
unos por los otros”. El amor es el “vínculo perfecto de la
unidad”.
El principal fruto del Espíritu Santo es el amor. La
forma en que los cristianos son “afirmados irreprensibles
en santidad” es creciendo y abundando en amor los unos por
los otros y por todos los hombres. ¡Es al llevar las cargas los
unos de los otros que “cumplimos” la ley de Cristo!
Estos hechos nos dejan frente a algunas preguntas
importantes. Nosotros como cristianos, ¿valoramos el amor
como lo hace el Nuevo Testamento? ¿Lo vemos como el
pináculo mismo y el “propósito de nuestra instrucción”?
¿Realmente comprendemos el hecho de que ninguna
cantidad de sacrificio, conocimiento y ni tan siquiera la fe
significan nada, separados del amor? ¿Es el amor nuestra
máxima prioridad?
Capítulo Catorce

C omo Yo Os He Amado
Amaos los unos a los otros, como yo os he amado.
Juan 13:34

Hemos visto que el mandamiento nuevo de Cristo de amar


es el énfasis central del Nuevo Testamento con respecto a cómo
debemos vivir y conducirnos en este mundo. Pero llegados a este
punto surge una pregunta: ¿Cómo podemos distinguir lo que es el
verdadero amor? Dos estudiantes universitarios viviendo juntos
en pecado a menudo justifican su comportamiento por el hecho
de que “se aman” uno al otro. Los defensores del aborto afirman
con frecuencia que su motivación es “el amor”, porque quieren
“ayudar” a aquellas que tienen embarazos no deseados y “salvar”
a los niños no nacidos de la “vida de miseria” que supuestamente
les espera. Médicos llevan a cabo suicidios asistidos en nombre de
la compasión y “el amor”, ya que aquellos a los que “asisten” están
sufriendo y quieren morir. En nombre del “amor” se satisfacen
lujurias, se dicen mentiras, se cometen asesinatos, y dejan libres
a criminales. ¡Parece que el Señor Jesús nos ha dejado con un
estándar de conducta muy flexible y casi inútil!
El problema con tal razonamiento es que no cita el mandamiento
nuevo en su totalidad. Jesús no dijo simplemente: “Amaos los unos
a los otros”; Él dijo: “Amaos los unos a los otros, así como yo os he
amado”. En otras palabras, nuestra definición del “amor” debe derivarse
de la propia conducta y enseñanzas del Señor Jesucristo mismo! Somos
llamados a “andar como Él anduvo”,1 y a formar nuestros conceptos
de “amor” basándonos en Sus propias palabras y acciones, no en
las ideas erróneas y egoístas de la humanidad caída. “Si alguno
enseña una doctrina diferente y no se conforma a las sanas palabras,
las de nuestro Señor Jesucristo, y a la doctrina que es conforme a la piedad,

1
1 Juan 2:6

159
LA LEY DE CRISTO

está envanecido y nada entiende”.1 Cuando Pablo dice que “el


propósito de nuestra instrucción es el amor”, enseguida él deja claro
que la irreverencia, la profanidad, el homicidio, la inmoralidad, la
homosexualidad, la mentira y muchos otros pecados son “contrarios
a la sana doctrina, según el glorioso evangelio del Dios bendito”.2 Y
Juan nos recuerda que “este es el amor a Dios: que guardemos sus
mandamientos”.3

C risto N uestro E stándar


El estándar del cristiano, por consiguiente, no es cualquier tipo de
“amor”, sino un amor semejante al de Cristo —¡amor de igual calidad y
magnitud que el que Cristo mismo demostró en Su encarnación y muerte
en la cruz! Levantándose temprano para orar y tener comunión con
Su Padre, caminando en perfecta paz y tranquilidad de corazón
abriéndose paso entre el gentío, abriendo su boca con sabiduría y
compasión, lavando los pies de Sus discípulos, perdonando a sus
enemigos —mediante todo lo que dijo e hizo, el Señor Jesús nos dio el
patrón para nuestra conducta. Como hemos indicado anteriormente,
es la revelación más alta, más clara y más deslumbrante del deber
del hombre que podía haberse dado a la humanidad. No puede haber
nada más exigente, o más demandante, o más maravilloso que esto
—¡amar a Dios y amar a los demás en la misma forma y al mismo
grado en que Cristo lo hizo! Nadie ha comprendido jamás la total
trascendencia de estas palabras, ni nadie nunca jamás ha podido
vivir del todo a la altura de éstas.
Considerando todo lo dicho anteriormente, no es de extrañar
que el método neotestamentario de enseñar ética (principios de
recta conducta y juicio moral) no es primariamente apelar a alguna
“ley” o conjunto de reglas, sino apelar al ejemplo de Cristo mismo.
¡El estándar y la norma de conducta para el cristiano en cada área
de la vida es el Señor Jesucristo! Esta verdad se ve reiteradamente en
los Evangelios y en las Epístolas, como van a mostrar los siguientes
ejemplos.

1
1 Timoteo 6:3-4 2
1 Timoteo 1:5-11 3
1 Juan 5:3

160
Como Yo Os He Amado

S iguiendo a C risto
Entonces Jesús dijo a Sus discípulos: Si alguno quiere
venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y
sígame. Mateo 16:24

Uno de los más exhaustivos llamados a la semejanza a Cristo


que podría haberse hecho jamás se encuentra en el llamamiento
de nuestro Señor a Sus discípulos a “seguirlo” a Él. Una y otra
vez este llamado aparece en los registros de los evangelios1 desde
el comienzo2 de la vida cristiana hasta el fin.3 Es un llamado que
adquiere un significado cada vez más profundo a medida que
progresamos en el camino de la fe, abarcando todos los aspectos
del discipulado y la obediencia. Cristo es nuestro estándar para la
vida cristiana.

S irviendo
Entonces, cuando acabó de lavarles los pies, tomó Su
manto, y sentándose a la mesa otra vez, les dijo: ¿Sabéis
lo que os he hecho? Vosotros me llamáis Maestro y Señor;
y tenéis razón, porque lo soy. Pues si yo, el Señor y el Maestro,
os lavé los pies, vosotros también debéis lavaros los pies unos a
otros. Porque os he dado ejemplo, para que como yo os he hecho,
vosotros también hagáis.” Juan 13:12-15

Aquí el Señor Jesús nos dice específicamente que Él es nuestro


modelo en el servicio a los demás. ¿Qué mayor ejemplo de servicio
humilde podría haber jamás que Aquel que “sabiendo que el Padre
había puesto todas las cosas en Sus manos, y que de Dios había
salido y a Dios volvía”, sin embargo, “se quitó Su manto, y tomando
una toalla, se la ciñó... y comenzó a lavar los pies de los discípulos
y a secárselos con la toalla que tenía ceñida”?4

1
Marcos 1:17; Juan 1:43; Lucas 5:27-28; 9: 57-62; Marcos 8:34; 10:21; Juan
10:4-5, 27; 12:26; 13:36-38, etc. 2 Mateo 4:18-19 3 Juan 21:19-22
4
Juan 13:3-5

161
LA LEY DE CRISTO

C ediendo N uestros D erechos


Así que, nosotros los que somos fuertes, debemos
sobrellevar las flaquezas de los débiles y no agradarnos
a nosotros mismos. Cada uno de nosotros agrade a su
prójimo en lo que es bueno para su edificación. Pues ni aun
Cristo se agradó a Sí mismo; antes bien, como está escrito:
Los vituperios de los que te injuriaban cayeron sobre mí.
 Romanos 15:1-3

¿Qué mayor argumento podía encontrar Pablo para ceder


nuestros “derechos” y “no agradarnos a nosotros mismos” que el
hecho de que aun el Señor de gloria no se agradó a Sí mismo, sino
que llevó los vituperios de aquellos que odiaban e injuriaban a Dios?

A ceptándonos U nos a O tros


Y que el Dios de la paciencia y del consuelo os conceda
tener el mismo sentir los unos para con los otros conforme
a Cristo Jesús, para que unánimes, a una voz, glorifiquéis
al Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo. Por tanto,
aceptaos los unos a los otros, como también Cristo nos aceptó
para gloria de Dios. Pues os digo que Cristo se hizo servidor
de la circuncisión para demostrar la verdad de Dios, para
confirmar las promesas dadas a los padres, y para que
los gentiles glorifiquen a Dios por Su misericordia; como
está escrito: Por tanto, te confesaré entre los gentiles, y a
tu nombre cantaré. Romanos 15:5-9

¿Quién a lo largo de toda la historia ha “aceptado” alguna


vez a gente de diversos orígenes con mayor calidez y menor
desdén que Cristo mismo? Su ejemplo al recibir con los brazos
abiertos a hombres y mujeres de toda raza, cultura, educación, e
imperfecciones es el estándar más alto que podríamos tener jamás.
Asimismo, Su amor y aceptación de nosotros es la mayor motivación
que pudiéramos llegar a tener para amar y aceptar a los demás.

162
Como Yo Os He Amado

P erdonándonos U nos a O tros


Entonces, como escogidos de Dios, santos y amados,
revestíos de tierna compasión, bondad, humildad,
mansedumbre y paciencia; soportándoos unos a otros y
perdonándoos unos a otros, si alguno tiene queja contra
otro; como Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros.
 Colosenses 3:12-13

¿Quién ha manifestado alguna vez mayor paciencia y perdón


hacia alguien que la que Cristo mismo ha mostrado hacia nosotros?
Considerando la inefable misericordia que Cristo nos mostró al
perdonar nuestra deuda tan grande, ¿cómo podríamos no perdonar
las pequeñeces que otros nos deben?1

D ando
Mas así como vosotros abundáis en todo: en fe, en palabra,
en conocimiento, en toda solicitud, y en el amor que hemos
inspirado en vosotros, ved que también abundéis en esta
obra de gracia. No digo esto como un mandamiento, sino
para probar, por la solicitud de otros, también la sinceridad
de vuestro amor. Porque conocéis la gracia de nuestro Señor
Jesucristo, que siendo rico, sin embargo por amor a vosotros se
hizo pobre, para que vosotros por medio de Su pobreza llegarais
a ser ricos. 2 Corintios 8:7-9

Aquí Pablo implora a los corintios en el asunto de dar, sin


presionarlos con la obligación del “diezmo” del Antiguo Testamento,
sino poniéndoles el ejemplo de Cristo mismo. ¡Nunca podría
compararse ningún nivel de sacrificio con lo que Cristo hizo por
nosotros al dejar a un lado Sus “riquezas” infinitas y hacerse
“pobre” por causa de nosotros, para que “por medio de Su pobreza
pudiéramos ser ricos”! Pablo sabe que aquellos que tienen “amor
sincero” por los hermanos querrán seguir alegremente2 el ejemplo
de Cristo.

1
Mateo 18:21-35 2
2 Corintios 9:7

163
LA LEY DE CRISTO

A mando a N uestras E sposas


Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó
a la iglesia y se dio a Sí mismo por ella, para santificarla,
habiéndola purificado por el lavamiento del agua con la
palabra… Efesios 5:25-26

Al llamar a los maridos a amar a sus esposas sacrificialmente,


¿qué sarta de mandamientos de la Ley de Moisés o qué lista de
esposos ejemplares del Antiguo Testamento podría empezar a
compararse con la cautivadora dulzura del ejemplo de Cristo como
nuestro Novio Celestial? Sólo mencionar el amor y la conducta de
Cristo hacia Su novia es poner el más alto estándar imaginable
para los maridos cristianos. Presta atención una vez más al eco de
la “ley de Cristo” que está contenido en estos versículos: “Amad…
así como Cristo también amó”.

A ndando en A mor
Sea quitada de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritos,
maledicencia, así como toda malicia. Sed más bien
amables unos con otros, misericordiosos, perdonándoos
unos a otros, así como también Dios os perdonó en Cristo.
Sed, pues, imitadores de Dios como hijos amados; y andad
en amor, así como también Cristo os amó y se dio a Sí mismo
por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios, como fragante
aroma. Efesios 4:31-5:2

¿Qué ejemplo de bondad, compasión y de andar en amor podría


compararse en lo más mínimo con el ejemplo de Cristo mismo?
Otra vez vemos la “ley de Cristo” en acción: “Andad en amor, así
como Cristo también amó”.

P oniendo N uestras V idas


En esto conocemos el amor: en que Él puso Su vida por nosotros;
también nosotros debemos poner nuestras vidas por los hermanos.
Pero el que tiene bienes de este mundo, y ve a su hermano

164
Como Yo Os He Amado

en necesidad y cierra su corazón contra él, ¿cómo puede


morar el amor de Dios en él? Hijos, no amemos de palabra
ni de lengua, sino de hecho y en verdad. 1 Juan 3:16-18

Aquí Juan nos dice que “en esto conocemos el amor: en que
Él puso su vida por nosotros”. En otras palabras, la naturaleza
del amor verdadero es conocida y demostrada por las acciones de
Cristo. Mediante Su ejemplo, Él define lo que es el amor verdadero
y fija el estándar que nosotros debemos seguir. Al tener en cuenta
Su gran amor por nosotros, debiéramos poner nuestras vidas por
los hermanos.

N o D evolviendo M al por M al
Pues, ¿qué mérito hay, si cuando pecáis y sois tratados con
severidad lo soportáis con paciencia? Pero si cuando hacéis
lo bueno sufrís por ello y lo soportáis con paciencia, esto
halla gracia con Dios. Porque para este propósito habéis
sido llamados, pues también Cristo sufrió por vosotros,
dejándoos ejemplo para que sigáis Sus pisadas, el cual no
cometió pecado, ni engaño alguno se halló en Su boca;
y quien cuando le ultrajaban, no respondía ultrajando;
cuando padecía, no amenazaba, sino que se encomendaba
a aquel que juzga con justicia… 1 Pedro 2:20-23

¿Ha existido alguna vez en la historia de la humanidad alguien


más inocente que Cristo? ¿Ha existido jamás alguien que haya
sufrido más por hacer lo que es correcto, o alguien que se haya
encomendado más perfectamente a Aquel que “juzga con justicia”?
Una vez más, ¡no existe ningún estándar de conducta que pueda
jamás compararse con el ejemplo de Cristo mismo! ¡Él nos dejó
este ejemplo para que sigamos Sus pisadas!

P aciencia
Corramos con paciencia la carrera que tenemos por
delante, puestos los ojos en Jesús, el autor y consumador

165
LA LEY DE CRISTO

de la fe, quien por el gozo puesto delante de Él soportó la cruz,


menospreciando la vergüenza, y se ha sentado a la diestra del trono
de Dios. Considerad, pues, a Aquel que soportó la hostilidad de
los pecadores contra Sí mismo, para que no os canséis ni os
desaniméis en vuestro corazón. Porque todavía, en vuestra
lucha contra el pecado, no habéis resistido hasta el punto
de derramar sangre... Hebreos 12:1-4

¿Quién entre los hombres ha soportado jamás lo que Cristo


soportó? ¿Ha habido alguna vez alguien más que haya sido semejante
objeto de enemistad y desprecio de Satanás? ¿Ha existido alguna
vez otro que haya sudado grandes gotas de sangre en anticipación
a lo que le esperaba, o soportado una tiniebla como ésa que cayó
sobre el Calvario cuando la ira de Dios fue derramada con toda su
fuerza sobre Aquel que sufrió ahí? Claramente, Cristo es el máximo
ejemplo de paciencia que podía haberse puesto delante de nosotros.

H umildad
Nada hagáis por egoísmo o por vanagloria, sino que con
actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro
como más importante que a sí mismo, no buscando cada
uno sus propios intereses, sino más bien los intereses
de los demás. Haya, pues, en vosotros esta actitud que hubo
también en Cristo Jesús, el cual, aunque existía en forma
de Dios, no consideró el ser igual a Dios como algo a
qué aferrarse, sino que se despojó a Sí mismo tomando
forma de siervo, haciéndose semejante a los hombres. Y
hallándose en forma de hombre, se humilló a Sí mismo,
haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.
 Filipenses 2:3-8

Pablo quiere exhortar a los Filipenses a tener una actitud


humilde y a considerar a los demás como más importantes que a
sí mismos. ¿Qué ejemplo pone ante ellos? No el ejemplo de Moisés,
quien en su tiempo era más humilde que cualquier otro hombre

166
Como Yo Os He Amado

sobre la faz de la tierra.1 ¿Por qué no? Porque la humildad de Moisés


no es digna de ser comparada con la humildad de Cristo. ¡Nunca
podría compararse ninguna humildad con la humildad de Aquel
que dejó a un lado la igualdad con Dios y descendió de las infinitas
alturas de la gloria —no para ser servido, sino a fin de “tomar la
forma de un siervo” y morir como un criminal condenado a manos
de Sus propias criaturas pecadoras!
Cristo mismo es nuestra “ley” —nuestro máximo ejemplo y estándar.
¡Nadie ha comprendido jamás la total trascendencia de las palabras de
Cristo: “como yo os he amado”, ni nadie nunca ha podido vivir plenamente
a la altura de dichas palabras!

1
Números 12:3

167
R epaso del C apítulo C atorce

Jesús no dijo simplemente: “Amaos los unos a los otros”;


Él dijo: “Amaos los unos a los otros, así como yo os he
amado”. En otras palabras, ¡nuestra definición del “amor”
debe derivarse de la propia conducta y enseñanzas del Señor
Jesucristo mismo! Se nos manda a “andar como Él anduvo”
y a obtener nuestros conceptos del “amor” de Sus propias
palabras y acciones, no de las ideas erróneas y egoístas de
la humanidad caída.
El método del Nuevo Testamento de enseñar ética no es
primariamente apelar a alguna “ley” o conjunto de reglas,
sino que apelar al ejemplo de Cristo mismo. ¡El estándar y la
norma de conducta para el cristiano en cada área de la vida
es el Señor Jesucristo! Cristo es nuestro ejemplo en servir,
dar, amar a nuestras esposas, perdonar, paciencia, humildad,
y todas las demás virtudes cristianas. Cristo mismo es nuestra
“ley” —nuestro ejemplo y estándar más alto.
¡Nadie ha comprendido jamás la total trascendencia de
las palabras de Cristo: “como yo os he amado”, ni nadie
nunca ha podido vivir plenamente a la altura de dichas
palabras!
Capítulo Quince

V ersículos con
“Unos a Otros”
Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los unos a
los otros; que como yo os he amado, así también os améis
los unos a los otros. Juan 13:34

Puesto que Cristo mismo es nuestro estándar, y que Su


mandamiento nuevo se enfoca directamente en nuestro deber de
amarnos “los unos a los otros” como Él nos ha amado, no es de
extrañar que el Nuevo Testamento tenga mucho que decir acerca de
las relaciones de “los unos con los otros”. Algunos de los versículos
más importantes de “unos a otros” en el Nuevo Testamento se
encuentran enumerados a continuación. Muchos de éstos son
exhortaciones directas a amarnos unos a otros, mientras que otros
tienen que ver con las implicaciones de este amor para áreas
prácticas de la vida cristiana. Estos versículos han sido separados en
categorías generales en aras de la claridad. Hay un cierto grado de
duplicidad entre estas categorías, y ellas representan sólo una de las
muchas posibles formas en que estos versículos pueden clasificarse.
En el capítulo 14 vimos que el verdadero significado del
mandamiento nuevo de Cristo a “amarse los unos a los otros”
debe ser determinado considerando las enseñanzas y la conducta
de Cristo mismo. Tenemos que amarnos unos a otros como Cristo
nos amó. En este capítulo veremos que el verdadero significado
del mandamiento nuevo de Cristo se hace aún más patente al
considerar los muchos pasajes sobre “los unos a los otros” del Nuevo
Testamento. Estos versículos sobre “unos a otros” merecen nuestra
cuidadosa consideración, y llaman a que los meditemos en oración
y los apliquemos a lo largo de nuestra vida. Por esta razón se les ha
dado un lugar de prominencia central en este libro.
El propósito de este capítulo es mostrar que el mandamiento a
“amarnos los unos a los otros” tiene aplicaciones muy reales y prácticas

169
LA LEY DE CRISTO

que son descritas con todo lujo de detalles en el Nuevo Testamento. Las
exhortaciones relativas a “los unos a los otros” toman la justicia de
Cristo del ámbito de la teoría y la ponen en el ámbito del diario vivir
sacrificial. Ellas muestran la naturaleza radical del cristianismo
neotestamentario, donde no hay “griego y judío, circunciso e
incircunciso, bárbaro, escita, esclavo o libre, sino que Cristo es
todo, y en todos”.1 En este ámbito, ¡judíos libres abrazan a esclavos
gentiles como “hermanos amados”, y ex-homosexuales “ponen sus
vidas” por ex-fariseos!
Aunque estos versículos se catalogan casi sin comentario, se
espera que su tremenda importancia se haga sentir, y que los
lectores vuelvan a este capítulo repetidamente después de haber
leído el libro. De ser así, este capítulo será posiblemente el más
revolucionario y el que pueda cambiarnos más la vida. “Si sabéis
esto, seréis felices si lo practicáis.”2

A marse U nos a O tros


Debido a que el mandamiento nuevo de Cristo a “amarse unos
a otros” está en el centro mismo de la ética del Nuevo Pacto,
no es de sorprenderse que lo encontremos con frecuencia reit-
erado a través del Nuevo Testamento.
Juan 13:34-35 “Un mandamiento nuevo os doy: que os améis
los unos a los otros; que como yo os he amado, así también os
améis los unos a los otros. En esto conocerán todos que sois mis
discípulos, si os tenéis amor los unos a los otros.”
Juan 15:12 “Este es mi mandamiento: que os améis los unos a
los otros, así como yo os he amado.”
Juan 15:17 “Esto os mando: Que os améis los unos a los otros.”
Romanos 12:10 “Sed afectuosos unos con otros con amor fraternal;
con honra, daos preferencia unos a otros.”

1
Colosenses 3:11 2
Juan 13:17; comparar con vv. 14-15.

170
Versículos con “Unos a Otros”

Romanos 13:8 “No debáis a nadie nada, sino el amaros unos a


otros; porque el que ama a su prójimo ha cumplido la ley.”
1 Tesalonicenses 3:12 “y que el Señor os haga crecer y abundar
en amor unos para con otros, y para con todos, como también
nosotros lo hacemos para con vosotros.”
1 Tesalonicenses 4:9 “Mas en cuanto al amor fraternal, no
tenéis necesidad de que nadie os escriba, porque vosotros
mismos habéis sido enseñados por Dios a amaros unos a otros.”
2 Tesalonicenses 1:3 “Siempre tenemos que dar gracias a
Dios por vosotros, hermanos, como es justo, porque vuestra
fe aumenta grandemente, y el amor de cada uno de vosotros hacia
los demás abunda más y más.”
1 Pedro 1:22 “Puesto que en obediencia a la verdad habéis
purificado vuestras almas para un amor sincero de hermanos,
amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro.”
1 Pedro 4:8 “Sobre todo, sed fervientes en vuestro amor los unos por
los otros, pues el amor cubre multitud de pecados.”
1 Juan 3:11 “Porque este es el mensaje que habéis oído desde
el principio: que nos amemos unos a otros…”.
1 Juan 3:23 “Y este es Su mandamiento: que creamos en el
nombre de Su Hijo Jesucristo y que nos amemos unos a otros
como Él nos ha mandado.”
1 Juan 4:7 “Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es
de Dios, y todo el que ama es nacido de Dios y conoce a Dios.”
1 Juan 4:11-12 “Amados, si Dios así nos amó, también nosotros
debemos amarnos unos a otros. A Dios nadie le ha visto jamás.
Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y Su
amor se perfecciona en nosotros.”
2 Juan 1:5 “Y ahora te ruego, señora, no como escribiéndote
un nuevo mandamiento, sino el que hemos tenido desde el
principio, que nos amemos unos a otros.”

171
LA LEY DE CRISTO

S ervirse U nos a O tros


El amor de unos por otros encuentra su expresión concreta al
servirnos unos a otros. Es mientras “llevamos los unos las cargas
de los otros” que “cumplimos la ley de Cristo”.
Juan 13:14 “Pues si yo, el Señor y el Maestro, os lavé los pies,
vosotros también debéis lavaros los pies unos a otros.”
Gálatas 5:13 “Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis
llamados; sólo que no uséis la libertad como pretexto para la
carne, sino servíos por amor los unos a los otros.”
Gálatas 6:2 “Llevad los unos las cargas de los otros, y cumplid así
la ley de Cristo.”
1 Pedro 4:9-10 “Sed hospitalarios los unos para con los otros, sin
murmuraciones. Según cada uno ha recibido un don especial,
úselo sirviéndoos los unos a los otros como buenos administradores
de la multiforme gracia de Dios.”

O rar U nos por O tros


¿De qué mejor manera podemos servirnos unos a otros que
orando unos por otros? La oración es una de las más grandes
expresiones de amor.
Santiago 5:16 “Por tanto, confesaos vuestros pecados unos a
otros, y orad unos por otros para que seáis sanados.”

E dificarse U nos a O tros


Una de las características más grandes del odio es que
destruye y despedaza a los demás; no obstante, una de las grandes
características del amor es que bendice y edifica a otros. De hecho,
el amor busca activamente formas en las que puede hacer esto. “El
conocimiento envanece, pero el amor edifica.”1

1
1 Corintios 8:1

172
Versículos con “Unos a Otros”

Romanos 14:19 “Así que procuremos lo que contribuye a la paz


y a la edificación mutua.”
Romanos 15:14 “En cuanto a vosotros, hermanos míos, yo
mismo estoy también convencido de que vosotros estáis llenos
de bondad, llenos de todo conocimiento y capaces también de
amonestaros los unos a los otros.”
Efesios 5:19 “hablando entre vosotros con salmos, himnos y cantos
espirituales, cantando y alabando con vuestro corazón al
Señor…”.
Colosenses 3:16 “Que la palabra de Cristo habite en abundancia
en vosotros, con toda sabiduría enseñándoos y amonestándoos unos
a otros con salmos, himnos y canciones espirituales, cantando a Dios
con acción de gracias en vuestros corazones.”
1 Tesalonicenses 4:18 “Por tanto, confortaos unos a otros con estas
palabras.”
1 Tesalonicenses 5:11 “Por tanto, alentaos los unos a los otros y
edificaos el uno al otro, tal como lo estáis haciendo.”
1 Tesalonicenses 5:15 “Mirad que ninguno devuelva a otro
mal por mal, sino procurad siempre lo bueno los unos para con los
otros, y para con todos.”
Hebreos 3:13 “Antes exhortaos los unos a los otros cada día,
mientras todavía se dice: Hoy; no sea que alguno de vosotros
sea endurecido por el engaño del pecado.”
Hebreos 10:24-25 “y consideremos cómo estimularnos unos a otros
al amor y a las buenas obras, no dejando de congregarnos, como
algunos tienen por costumbre, sino exhortándonos unos a otros,
y mucho más al ver que el día se acerca.”

S er H umildes U nos con O tros


El amor por otros se demuestra estimándolos a ellos como más
importantes que nosotros mismos. Siempre implica la muerte a

173
LA LEY DE CRISTO

nuestro propio orgullo e intereses egoístas. El amor es humilde;


“no es jactancioso, no es arrogante... no busca lo suyo”.1
Romanos 12:10 “Sed afectuosos unos con otros con amor
fraternal; con honra, daos preferencia unos a otros.”
Romanos 12:16 “Tened el mismo sentir unos con otros; no seáis
altivos en vuestro pensar, sino condescendiendo con los
humildes. No seáis sabios en vuestra propia opinión.”
1 Corintios 11:33 “Así que, hermanos míos, cuando os reunáis
para comer, esperaos unos a otros.”
Efesios 5:21 “sometiéndoos unos a otros en el temor de Cristo.”
Filipenses 2:3 “Nada hagáis por egoísmo o por vanagloria, sino
que con actitud humilde cada uno de vosotros considere al otro como
más importante que a sí mismo.”
Santiago 5:16 “Por tanto, confesaos vuestros pecados unos a otros,
y orad unos por otros para que seáis sanados.”
1 Pedro 5:5 “Asimismo, vosotros los más jóvenes, estad sujetos
a los mayores; y todos, revestíos de humildad en vuestro trato
mutuo, porque Dios resiste a los soberbios, pero da gracia a
los humildes.”

P erdonar y S er P acientes U nos con


O tros
Si estamos llenos de amor por otros, descubriremos que somos
capaces de tolerar y soportar sus ofensas, fallas y excentricidades.
Nuestro amor por ellos “cubrirá multitud de pecados”.2 “El amor
es paciente, es bondadoso… no se irrita, no toma en cuenta el mal
recibido.”3
Efesios 4:2 “con toda humildad y mansedumbre, con paciencia,
soportándoos unos a otros en amor.”

1
1 Corintios 13:4-5 2
1 Pedro 4:8 3
1 Corintios 13:4-5

174
Versículos con “Unos a Otros”

Efesios 4:32 “Sed más bien amables unos con otros, misericordiosos,
perdonándoos unos a otros, así como también Dios os perdonó
en Cristo.”
Colosenses 3:13 “soportándoos unos a otros y perdonándoos unos a
otros, si alguno tiene queja contra otro; como Cristo os perdonó,
así también hacedlo vosotros.”

N o J uzgarse U nos a O tros


El amor cree lo mejor acerca de los demás. No atribuye
innecesariamente motivos malvados a los hermanos y hermanas
en Cristo, ni presume conocer todas las circunstancias que hay
detrás de sus decisiones y acciones.
Romanos 14:13 “Por consiguiente, ya no nos juzguemos los unos
a los otros, sino más bien decidid esto —no poner obstáculo o
piedra de tropiezo al hermano.”
Romanos 15:7 “Por tanto, aceptaos los unos a los otros, como
también Cristo nos aceptó para gloria de Dios.”
Santiago 4:11 “Hermanos, no habléis mal los unos de los otros.”
Santiago 5:9 “Hermanos, no os quejéis unos contra otros, para que
no seáis juzgados; mirad, el Juez está a las puertas.”

S er H onestos U nos con O tros


El amor es sincero y honesto. “No se regocija de la injusticia,
sino que se alegra con la verdad”.1 “Habla verdad”, pero siempre
la habla “en amor”.2
Efesios 4:25 “Por tanto, dejando a un lado la falsedad, hablad
verdad cada cual con su prójimo, porque somos miembros los unos de
los otros.”
Colosenses 3:9 “No mintáis los unos a los otros, puesto que habéis
desechado al viejo hombre con sus malos hábitos.”

1
1 Corintios 13:6 2
Efesios 4:15

175
LA LEY DE CRISTO

M antener la U nidad U nos con O tros


Así como el amor nos motiva a que “nos soportemos unos a
otros... con toda humildad y mansedumbre”, también hace que
“nos esforcemos por preservar la unidad del Espíritu en el vínculo
de la paz”.1 “Por la soberbia sólo viene la discordia”,2 pero el amor
es humilde y busca la unidad.
Romanos 15:5 “Y que el Dios de la paciencia y del consuelo os
conceda tener el mismo sentir los unos para con los otros conforme
a Cristo Jesús…”.
1 Corintios 12:25 “a fin de que en el cuerpo no haya división, sino
que los miembros tengan el mismo cuidado unos por otros.”

E star en P az U nos con O tros


Dado que el amor “no busca lo suyo” y “no tiene envidia”,3 éste
no se caracteriza por el desorden y la discordia, sino por la paz.
“Porque donde hay celos y ambición personal, allí hay confusión
y toda cosa mala.”4
Marcos 9:50 “La sal es buena; pero si la sal se vuelve insípida,
¿con qué la sazonaréis? Tened sal en vosotros y estad en paz los
unos con los otros.”
Romanos 14:19 “Así que procuremos lo que contribuye a la paz y
a la edificación mutua.”
1 Tesalonicenses 5:13 “y que los tengáis en muy alta estima con
amor, por causa de su trabajo. Vivid en paz los unos con los otros.”

S er A fectuosos U nos con O tros


Los cristianos han de ser conocidos por el amor de los unos por
los otros. Esto significa que, si es necesario, debemos superar la

1
Efesios 4:2-3 2
Proverbios 13:10 3
1 Corintios 13:4-5 4
Santiago 3:16, 18

176
Versículos con “Unos a Otros”

frialdad natural de nuestras personalidades o culturas, para mostrar


calidez y afecto unos por otros.
Romanos 16:16 “Saludaos los unos a los otros con un beso santo.
Todas las iglesias de Cristo os saludan.”
1 Corintios 16:20 “Todos los hermanos os saludan. Saludaos los
unos a los otros con beso santo.”
2 Corintios 13:12 “Saludaos los unos a los otros con beso santo.”
1 Peter 5:14 “Saludaos unos a otros con un beso de amor fraternal.
La paz sea con todos vosotros, los que estáis en Cristo.”

177
R epaso del C apítulo Q uince

En el capítulo 14 vimos que el verdadero significado


del mandamiento nuevo de Cristo a “amarse unos a otros”
debe estar determinado por considerar las enseñanzas y la
conducta de Cristo mismo. Hemos de amarnos unos a otros
como Cristo nos amó. En el capítulo 15, hemos visto que el
verdadero significado del mandamiento nuevo de Cristo se
ilustra con más detalle por los diversos pasajes del Nuevo
Testamento relativos a “unos a otros”.
El mandamiento a “amarse unos a otros” tiene muchas
aplicaciones concretas y prácticas que están descritas para
nosotros en las páginas de la Biblia. Entre otras cosas, los
cristianos son llamados a servirse unos a otros, orar unos
por otros, edificarse unos a otros, mostrar humildad los
unos para con los otros, perdonarse unos a otros no juzgarse
unos a otros, estar en paz unos con otros y mostrar afecto
unos hacia otros. Las exhortaciones de “los unos a los otros”
toman la ley de Cristo del ámbito de la teoría, y la ponen en
el ámbito del diario vivir sacrificial.
Capítulo Dieciséis

La Ley de C risto
He aquí mi Siervo, a quien yo sostengo, mi escogido, en
quien mi alma se complace. He puesto mi Espíritu sobre
Él… y su ley esperarán las costas. Isaías 42:1, 4

Bajo el Antiguo Pacto había todo tipo de leyes y regulaciones


que debían ser seguidas meticulosamente —de hecho, ¡seiscientas
trece! Bajo el Nuevo Pacto hay un solo señalizador que debemos
tener siempre presente en nuestra mente —¡amar como Cristo
amó! Esto implica no sólo seguir el ejemplo de Cristo,1 sino que
además obedecer los mandamientos y las exhortaciones del Nuevo
Testamento,2 así como también someterse a la revelación del
Antiguo Testamento en cuanto al carácter y los caminos de Dios.3
El hecho de que “la ley de Cristo” (y no, por ejemplo, los Diez
Mandamientos) sea nuestra norma de vida bajo el Nuevo Pacto,
no quiere decir que los cristianos están sumergidos en un mar de
subjetivismo sin tener estándares revelados objetivamente de lo
que es correcto o incorrecto por los cuales vivir.

N inguna “L ista de R eglas ”


Sin embargo, el énfasis del Nuevo Testamento no está en
ninguna lista escrita de mandamientos y prohibiciones como
nuestro estándar de conducta, sino en el amor semejante al de Cristo,
que es empoderado y guiado por el Espíritu Santo. Esto se puede
ver claramente si examinamos el Nuevo Testamento. En primer
lugar, no hay ninguna evidencia de que cuando Pablo se refería a
“la ley de Cristo” quisiera referirse a algo más que al mandamiento
nuevo. ¡Ciertamente no tenía en mente “el canon completo del
Nuevo Testamento”, el cual no existía todavía! En lugar de eso, de

1
Ver capítulo 14. 2 Por ejemplo, 1 Corintios 14:37-38; 2 Tesalonicenses 3:12-15;
etc. 3 2 Timoteo 3:16-17; Mateo 5:17-19

179
LA LEY DE CRISTO

hecho, Pablo afirma reiteradamente que el “amor” es suficiente en


sí mismo para “cumplir” la Ley. “Amaos unos a otros; porque el
que ama a su prójimo, ha cumplido la Ley.”1
En segundo lugar, en cuanto a la vasta mayoría de las
enseñanzas y mandamientos del Antiguo Testamento, Cristo y
Sus apóstoles no le han dado una interpretación autoritativa en
el Nuevo Testamento. ¿Está vigente todavía para los creyentes el
mandamiento que prohibe los tatuajes? ¿Y qué del mandamiento
inmediatamente anterior, que nos instruye a no “dañar” los bordes
de nuestra barba?2 Las maneras en las que tales cosas pueden o no
concernirnos a nosotros como cristianos no pueden descubrirse
directamente leyendo la Biblia. Por lo tanto, deben ser consideradas
en oración (con la ayuda del Espíritu Santo ) a la luz de los amplios
principios generales del amor establecidos en el Nuevo Testamento.3
Está claro, entonces, que no podemos mirar a la Ley de Moisés
para completar nuestra “lista de reglas”.
En tercer lugar, incluso los mandamientos del Nuevo Testamento
nunca tuvieron como fin ser una “nueva ley”, en el sentido de ser un
“nuevo código legal” para reemplazar la Ley de Moisés. Los dichos
de Cristo en el Sermón del Monte ciertamente no fueron dados con
ese propósito, sino que su objetivo era dejarnos entrever la bondad
radical que caracteriza a aquellos que son ciudadanos del reino de
los cielos. Asimismo, todas las otras exhortaciones y mandamientos
dados a través del Nuevo Testamento, de ninguna manera llegan
a proporcionar un código de conducta completo y detallado para
cada situación que pudiera surgir en la vida cristiana. Debemos
recordar que el Nuevo Testamento es primeramente un relato de
la vida, muerte, y resurrección de Cristo, junto con una colección
de cartas apostólicas; ¡no es un cuerpo jurídico de mandamientos y
sanciones! Incluso el registro completo de las palabras y acciones de
Cristo escritas para nosotros en los cuatro evangelios, no alcanza a
desplegar las profundidades infinitas de Su carácter. Si recurrimos
al Nuevo Testamento por una lista de: “¿qué haría Jesús?” que cubra

1
Romanos 13:8-10; Gálatas 5:14; ver también Mateo 7:12 y Lucas 10:25-28.
2
Levítico 19:27-28 3 1 Corintios 6:12; ver Apéndice E, P. 19.

180
La Ley de Cristo

en forma mecánica las necesidades de cada situación con la que


podamos encontrarnos, vamos a decepcionarnos profundamente.
¡La ley de Cristo es tan inagotable como la Persona de Cristo mismo! Amar
“como Cristo amó” es un estándar demasiado profundo para ser
comunicado por completo mediante una lista finita de reglas.

L as I mplicaciones del A mor


Como hemos visto una y otra vez, el significado de amar como
Cristo amó debe definirse a través del ejemplo y las enseñanzas de
Cristo mismo. (Esto incluye, por supuesto, las enseñanzas de los
apóstoles que Él designó para ser Sus representantes inspirados.)1
Ninguna aplicación válida de la ley de Cristo contradecirá jamás
ninguna de las enseñanzas claras de la Escritura. Por ejemplo, la ley
de Cristo nunca puede ser invocada para abolir las claras enseñanzas
del Nuevo Testamento con respecto a la homosexualidad o el rol
de las mujeres en la iglesia. No obstante, ni aun los mandamientos
del Nuevo Testamento revelan completamente las implicaciones de
la ley de Cristo. Esto lo podemos ver con claridad en el ejemplo
de la esclavitud. Es fácil ver por qué aquellos con una mentalidad
arraigada en el Antiguo Pacto defendían la esclavitud, como
hicieron muchos teólogos del sur en la época de la Guerra
Civil estadounidense. Sin embargo, aun aquellos que recurren
únicamente al Nuevo Pacto en estos asuntos serán inducidos a
error si ven al Nuevo Testamento como un mero “cuerpo legal”.
Pablo instruye a los “amos” cristianos a “dejar las amenazas”,2 y
a tratar a “sus” esclavos con “justicia y equidad”;3 pero no dice
nada acerca de dar libertad a los esclavos. Debemos recordar que
estas palabras fueron escritas en un contexto donde más de una
cuarta parte del Imperio Romano estaba compuesto de esclavos.
En dicho entorno, la sabiduría de Pablo al socavar la práctica de la
esclavitud4 sin atacarla abiertamente fue admirable. No obstante,
leer las exhortaciones del Nuevo Testamento a los dueños de
esclavos de una manera “legal”, ciertamente lo deja a uno con la

1
Juan 14:25-26; 16:12-15 2
Efesios 6:9 3
Colosenses 4:1 4
Filemón 15-17, 21

181
LA LEY DE CRISTO

impresión de que la esclavitud en sí es aceptable entre los creyentes.


Pero cuando los principios de “la ley de Cristo” empiezan a ponerse
en práctica, se hace incuestionable que en la mayoría de los casos
uno no puede amar a su esclavo como se ama a sí mismo y todavía
negarle su libertad. A fin de cuentas, en Cristo “no hay esclavo
ni libre”,1 y cualquier esclavo que está en Cristo está “ya no como
esclavo, sino como más que un esclavo, como un hermano amado”.2 La
esclavitud era una parte tan integral de la sociedad, que ninguna
cultura en la tierra cuestionaba su existencia hasta que los cristianos
la cuestionaron; ¡y la cuestionaron a causa de la ley de Cristo, no
por los mandamientos individuales del Nuevo Testamento que se
refieren a la esclavitud!
Con demasiada frecuencia los cristianos han asumido que son
libres de hacer cualquier cosa que el Nuevo Testamento no condene
expresamente. Claramente, esto no es así. Por ejemplo, la ingesta de
bebidas alcohólicas (con moderación) ciertamente no es condenada
en el Nuevo Testamento, y algunas veces hasta es celebrada en
el Antiguo.3 No obstante, hay muchas situaciones donde beber
alcohol, incluso con moderación, hará que otros tropiecen o nuestro
testimonio sea afectado. En tales casos, el principio más elevado
del amor entra en juego; y el cristiano que desea seguir a su Maestro
en tal escenario, “no beberá alcohol jamás, para no hacer tropezar
a su hermano”.4 “Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis
llamados; sólo que no uséis la libertad como pretexto para la carne, sino
servíos por amor los unos a los otros.”5
Incluso si una determinada práctica no hace que otros tropiecen,
los cristianos pueden sentirse guiados por el Espíritu Santo a
abstenerse de ello.6 Su estándar de conducta no está definido por
lo que es aceptable para otros cristianos, sino por lo que perciben
que es la voluntad de Dios para ellos personalmente.

1
Gálatas 3:28 2 Filemón 16 3 Deuteronomio 14:26; Salmo 104:14-15; además,
ver también Proverbios 31:3-7. 4 1 Corintios 8:13 5 Gálatas 5:13
6
Ver, por ejemplo, 1 Corintios 9:3-18, especialmente vv. 12, 15, 18.

182
La Ley de Cristo

C omprobando la V oluntad de D ios


Una y otra vez a lo largo de la vida cristiana, los creyentes
se encuentran a sí mismos completamente arrojados sobre Dios
para saber qué deben hacer en diferentes situaciones. Los padres
a menudo se encuentran perdidos en cuanto a saber cómo deben
responder a su adolescente rebelde —¿deben extender más gracia,
o forzar a su hijo a dejar el hogar? Situaciones similares abundan
en la iglesia. ¿A un hermano espiritualmente necesitado debemos
reprenderlo, o alentarlo más? ¿Cuándo, exactamente, debe
ejercerse la disciplina de iglesia en una situación particular? ¿En
qué momento del matrimonio está bien la separación, o permitido
el divorcio? En cuestiones de guerra, ¿debe un soldado cristiano
obedecer una orden de “matar a todos y no tomar prisioneros”?
¿Es correcto mentir a los interrogadores nazis acerca de los judíos
escondidos en tu hogar? Todas estas preguntas son reales, cambian
la vida, y son extremadamente importantes. Sin embargo, ¡ninguna de
ellas tiene normas dogmáticamente inflexibles, y hasta los creyentes
más piadosos pueden no estar de acuerdo!
Para el judío, “conocer la voluntad de Dios” y “aprobar lo mejor”
era una cuestión de “ser instruido por la Ley”.1 Para el cristiano,
las cosas no son tan fáciles. El hijo maduro tiene muchos menos
mandatos que el hijo menor de edad, pero encara responsabilidades
mucho mayores. Los cristianos deben asumir esta responsabilidad.
Ellos deben examinar la palabra de Dios con toda diligencia
para ver si alguno de sus principios da una respuesta a su actual
necesidad de dirección. Pero en última instancia, frecuentemente
tienen que “verificar cuál es la buena voluntad de Dios: lo que es
bueno, aceptable y perfecto”, no por acudir a un mandamiento
objetivo, sino por “presentar sus cuerpos como sacrificio vivo y
santo” —negándose a ser “conformados a este mundo”, y en cambio
siendo “transformados mediante la renovación de sus mentes”.2
Esta es la razón por la que Pablo ora por los filipenses que su

1
Romanos 2:18 2
Romanos 12:1-2

183
LA LEY DE CRISTO

“amor abunde aún más y más en conocimiento verdadero y en todo


discernimiento, a fin de que escojan lo mejor”.1
Si eres un cristiano “escogiendo lo mejor” y “verificando
cuál es la voluntad de Dios”, es una cuestión de ser transformado
por la renovación de tu mente, presentando tu cuerpo como un
sacrificio vivo, y haciendo que tu amor “abunde aún más y más
en conocimiento verdadero y en todo discernimiento”. Esta
renovación de tu mente y la presentación de tu cuerpo (Romanos
12:1-2) es el prerrequisito para obedecer los imperativos del Nuevo
Testamento claramente revelados (Romanos 12:3-21). Es más, ¡esta
misma renovación de tu mente, presentación de tu cuerpo, y abundancia
de tu amor “en conocimiento verdadero y en todo discernimiento” es lo que
te permitirá “verificar la voluntad de Dios” en esas situaciones donde no
existen imperativos claramente revelados!

¿Q uién M e B esó ?
Esta realidad está bien ilustrada por un relato de la vida de
Evangeline Booth (1865-1950), hija de William Booth, el fundador
de Salvation Army (El Ejército de Salvación). Como alguien que a
menudo ministraba a lo más bajo de la sociedad, una mañana se
encontraba afuera de las grandes puertas de hierro de un juzgado
de policía local y centro de detención. Esperando a que abrieran
las puertas, oyó el arrastrar de pasos pesados y voces fuertes y
agitadas. En sus propias palabras:

Las puertas se abrieron de par en par, y fui testigo de


un espectáculo que, si la eternidad pudiera borrarlo de
mi mente, el tiempo nunca podría. Era una mujer. Dos
policías caminaban delante y dos detrás. Un hombre
robusto le sostenía con firmeza el brazo derecho y otro el
izquierdo. Su cabello estaba despeinado y enmarañado
y desordenado. Su sien derecha estaba ennegrecida por
moretones. Tenía coágulos de sangre seca en la sien

1
Filipenses 1:9-10 (¡Nota el contraste con Romanos 2:18!)

184
La Ley de Cristo

izquierda. Sus ropas estaban desgarradas y manchadas con


sangre. Ella trataba de soltar sus brazos del agarre de los
policías. La propia atmósfera de la mañana estaba cargada
con sus maldiciones y blasfemias. Ella sacudía la cabeza
violentamente mientras los seis policías la arrastraban por
el pasillo.
¿Qué podía hacer yo? Un momento más, y la
oportunidad única de ser de ayuda se perdería. ¿Podía
ofrecer una oración? No, no había tiempo. ¿Podía cantar?
Sería absurdo. ¿Podía darle dinero? Ella no podría tomarlo.
¿Podía citar un versículo de la Escritura? Ella no le prestaría
atención.
No me detuve a pensar si era una sugerencia divina o no, pero
el impulso de un ardiente deseo que llenó mi corazón mientras
ella pasaba me hizo dar un paso adelante y besarla en la mejilla.
Si los policías fueron tomados por sorpresa por mi acción
extraordinaria y relajaron su agarre no lo sé, pero con un
tirón ella liberó sus brazos y juntó sus manos mientras
el viento separaba su pelo enmarañado y despeinado, y
miró al cielo gris y dijo: “Dios mío, ¿quién me besó?; Dios
mío, ¿quién me besó? Nadie me ha besado desde que mi
madre murió”. Levantando su delantal andrajoso, enterró
su cara en sus manos, y como un corderito fue conducida
al vehículo que la llevó a la cárcel.
Más tarde fui a la cárcel con la esperanza de verla, y
en la puerta estaba de pie la alcaide. Cuando me acerqué a
la alcaide, ella dijo: “Creemos que ha perdido la razón. No
hace nada más que caminar de acá para allá de su celda
preguntándome cada vez que entro si sé quién la besó”.
“¿Me dejaría entrar y hablar con ella?”, pregunté. “Yo soy
su única y mejor amiga…”.
La puerta se abrió, y entré sigilosamente. Su cara estaba
limpia, sus ojos eran grandes y hermosos, y dijo: “¿Sabe
Ud. quién me besó?” Y entonces me contó su historia:
“Cuando yo era una niñita de siete años, mi madre viuda
murió. Ella murió muy pobre, aunque era de clase alta.
Murió en la parte de atrás de un sótano en la oscuridad.

185
LA LEY DE CRISTO

Cuando estaba muriendo me llamó, tomó mi pequeña cara


en sus manos y me besó, y me dijo: ‘Mi pobre hijita, mi
indefensa hijita. Oh Dios, ten misericordia de mi hijita, y
cuando yo ya no esté, protégela y cuídala’. Desde ese día,
nadie jamás me dio un beso en la cara hasta hace poco”.
Entonces volvió a preguntarme: “¿Sabe usted quién
me besó? Yo dije: “Fui yo quien la besó”. Luego le conté
de Aquel cuya vida era mucho más tierna de lo que la
mía jamás podría llegar a ser, y de cómo Él fue a la cruz
y llevó nuestros pecados sobre Sí mismo, y fue herido por
nuestras transgresiones para que pudiera poner el beso de
perdón en nuestra frente.
En Él ella encontró luz, y gozo, y consuelo, y salvación,
y sanidad, y amor. Antes de que fuera liberada de la cárcel,
la alcaide testificó no sólo de la transformación en su
vida, sino también de la belleza del cambio. A través de
Cristo, ella fue el medio de salvación para muchos otros
que habían caído tan bajo como ella había caído, y que
estaban atados con cadenas tan pesadas como aquellas
con las que ella misma había estado atada.1

¿S u M adre V ive T odavía ?


Un relato de la vida de la misionera noruega Marie Monsen
(1878-1962) nos proporciona una ilustración mayor de cómo los
cristianos llegan a tener la habilidad para “aprobar lo mejor” a través
de “ofrecer sus cuerpos como sacrificio vivo”. Estando retenida
durante veintitrés días en cautiverio por unos piratas chinos, ella
se enfrentó a muchas situaciones “imposibles”, en las que sólo
“la mente de Cristo” pudo satisfacer su desesperada necesidad de
sabiduría. En una de esas ocasiones, dos piratas que querían usarla
para su propia satisfacción la abordaron en su cabina:

Yo había visto un buen número de bandidos en el interior


de China, pero nunca más espantosamente repulsivos que

1
Evangeline Booth, Who Kissed Me? (¿Quién me besó?) (Folleto, sin fecha)

186
La Ley de Cristo

esos dos. El tema de su conversación en voz baja no era


difícil de adivinar. Uno de ellos empujó al otro dentro de
mi cabina, cerró la puerta y trató de cerrarla con llave,
pero la llave se había roto.
Sentí como si el diablo mismo hubiera entrado. Su
cara, cuello y manos estaban cubiertos de llagas horribles,
abiertas y malolientes. Se sentó sobre mi maleta, tan cerca
de mí que yo sentía su aliento tibio en mi cara.
Estaba sentada repitiéndome la promesa que se había
convertido en algo tan precioso para mí en la provincia de
Honan, que estaba infestada de bandidos: “El ángel del
Señor acampa alrededor de los que le temen, y los rescata”.
Para mi propio asombro, fui yo quien empecé la
conversación. Salió perfectamente natural, sin reflexión:
“¿Su mamá vive todavía?” “Sí”. “¿Cuántos años tiene ella?”
“Cincuenta y uno”. “No, ¡¿en serio?! Entonces, ella y yo
tenemos exactamente la misma edad”.
Luego le pregunté por su padre, sus hermanos
y hermanas, y otros parientes. Tuvimos una larga
conversación. A petición mía, él abrió la puerta de nuevo
—sin aire fresco el hedor era insoportable. Habiendo hecho
eso, él se sentó de nuevo.
Pronto descubrí que él había oído el evangelio. Conocía
a un misionero también… una de esas almas escasas, un
hombre verdaderamente piadoso.
Él también había conocido a algunos cristianos en
su ciudad natal. Creo que nos hablamos el uno al otro
durante una hora entera. Le habían dicho la verdad acerca
de su vida; y también había oído acerca del Salvador que
tenía cuidado de tantos ladrones perdidos y hacía todas
las cosas nuevas para ellos. Él había oído muchísimo
antes, y suspiraba; incluso gimió un par de veces, y sus
ojos estaban cegados por las lágrimas cuando por fin se
escabulló discretamente de la cabina. No lo volví a ver.1

Marie Monsen, A Present Help (Un Auxilio Hoy) (Londres: China Inland
1

Mission), 1960)78-80.

187
LA LEY DE CRISTO

En ambos relatos vemos que amar “como Cristo amó”, ¡es un


estándar demasiado profundo para ser transmitido mediante una
lista finita de reglas! Solamente mientras tengamos nuestras mentes
renovadas, nuestros cuerpos ofrecidos como sacrificios vivos, y
nuestros corazones llenos de amor como el de Cristo, seremos
capaces de andar de acuerdo a este patrón neotestamentario.

V ida en el E spíritu
En todo esto Cristo no nos ha dejado huérfanos, sin un
Consolador o Maestro.1 ¡Él ha venido a morar en nosotros en la
Persona del Espíritu Santo! Cristo mismo vive en el corazón de
todo creyente2 y Su Espíritu “nos enseña acerca de todas las cosas”.3
La ley de Cristo solamente se cumple mientras Cristo mismo viva Su vida
a través de nosotros.
Ver la ley de Cristo como una nueva “lista de reglas” que han de
ser seguidas escrupulosamente es, por tanto, perder todo el énfasis
del Nuevo Testamento respecto a la naturaleza de la nueva vida
del cristiano “en el Espíritu”.4 A pesar de que pueda intimidar a
aquellos que quieren un mandamiento objetivo para cada situación,
el Nuevo Testamento concibe el “andar en el Espíritu” como la
clave para hacer la voluntad de Dios. Los que “andan conforme al
Espíritu” “cumplirán el requisito de la ley”5 naturalmente, porque
cuando el Espíritu tiene via libre en la vida de un creyente, él o
ella manifestará “el fruto del Espíritu”, el cual es “amor, gozo, paz,
paciencia, benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio
propio”, y “contra tales cosas no hay ley”.6

“C opiosas L eyes ”
Cristo nos dio un “mandamiento nuevo”. ¡Esto quiere decir
que los cristianos tienen un solo señalizador que deben tener
siempre presente en su mente! En Paraíso del Corazón, Jan Comenius

1
Juan 14:16-18 2 Juan 14:23; Romanos 8:9-10 3 1 Juan 2:26-27; Juan 10:4-5
4
Ver capítulos 18-19. 5 Romanos 8:4 6 Gálatas 5:22-23

188
La Ley de Cristo

(1592-1670) captura algo de esta realidad del Nuevo Pacto en una


sección titulada: “El cristiano verdadero no requiere copiosas
leyes”:
Al que verdaderamente ama a Dios con todo su corazón no es
necesario darle muchos mandamientos en cuanto a cuándo,
dónde, cómo y con qué frecuencia debe servir a Dios, adorarlo
y honrarlo; porque su unión de corazón con Dios y su buena
disposición a obedecerlo es la mejor forma de honrar a Dios;
y lleva a un hombre a alabar a Dios en su mente siempre y en
todo lugar, y a esforzarse por Su Gloria en todo lo que hace.
El que ama a sus semejantes como a sí mismo tampoco
requiere copiosos mandamientos con respecto a dónde,
cuándo, y en qué forma debe servirles, cómo debe evitar
hacerles daño, y devolverles lo que les es debido. Este amor
por sus semejantes, en sí mismo, le dirá completamente todo
y le mostrará cómo debe comportarse con ellos.
El rasgo distintivo del hombre malvado es que siempre
exige reglas, y que de los libros de la ley sólo le interesa
conocer lo que debe hacer; sintiéndose en casa en lo interior
de nuestro corazón, el dedo de Dios nos muestra que nuestro
deber hacia nuestros semejantes es hacer eso que deseamos
que ellos nos hagan a nosotros. Pero como al mundo no le
importa este testimonio interno de nuestra propia conciencia,
sino que presta atención a leyes externas solamente —por
consiguiente— no hay orden verdadero en el mundo; sólo
hay sospecha, desconfianza, incomprensión, mala voluntad,
discordia, envidia, robos, asesinatos, y un sin fin de cosas así.
Los que están verdaderamente sujetos a Dios hacen caso a
sus propias conciencias; no hacen lo que les prohíbe, sino que
hacen lo que les dice que pueden hacer; de ganancia, favor, y
tales cosas no se ocupan.1

1
Jan Comenius, “The Paradise of the Heart” (“El Paraíso del Corazón”),
Christian History Magazine, Edición 13, 1987-27. (Esta cita debe leerse a la luz de
la sección anterior titulada “Mandamientos específicos” p. 140.)

189
R epaso del C apítulo D ieciséis

Bajo el Nuevo Pacto hay un solo señalizador que


debemos tener siempre presente en nuestra mente —¡amar
como Cristo amó! El énfasis del Nuevo Testamento, por tanto,
no está en alguna lista de mandamientos y prohibiciones
como nuestra norma de vida, sino en el amor semejante al de
Cristo, que es empoderado y dirigido por el Espíritu Santo.
Amar “como Cristo amó” es un estándar demasiado
profundo para ser comunicado mediante una lista de
mandamientos finitos. ¡La ley de Cristo es tan inagotable
como la Persona de Cristo mismo! Incluso los imperativos del
Nuevo Testamento no nos transmiten completamente las
implicaciones de la ley de Cristo. Si tú eres un cristiano
“aprobando lo mejor” y “verificando cuál es la voluntad de
Dios”, es cuestión de ser transformado por la renovación de
tu mente, de presentar tu cuerpo como un sacrificio vivo, y
de que tu amor “abunde aún más y más en conocimiento
verdadero y en todo discernimiento”.
Ver la ley de Cristo como una nueva “lista de reglas”
que deben ser seguidas escrupulosamente es, por tanto,
perder todo el énfasis del Nuevo Testamento con respecto a
la naturaleza de la nueva vida “en el Espíritu” del cristiano.
A pesar de que pueda intimidar a aquellos que quieren
un mandamiento objetivo para cada situación, el Nuevo
Testamento concibe el “andar en el Espíritu” como la clave
para hacer la voluntad de Dios. Los que “andan conforme
al Espíritu” “cumplirán el requisito de la Ley” naturalmente,
porque cuando el Espíritu tiene carta blanca en la vida de
un creyente, él o ella manifestará “el fruto del Espíritu”, el
cual es “amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad,
fidelidad, mansedumbre, dominio propio”, y “contra tales
cosas no hay ley”.
Capítulo Diecisiete

La Superioridad de
la L ey de C risto
[Cristo] era paciente, [Cristo] era bondadoso; [Cristo]
no tenía envidia; [Cristo] no era jactancioso y no era
arrogante, [Cristo] no se portaba indecorosamente; [Él]
no buscaba lo suyo, no se irritaba, no tomaba en cuenta el
mal recibido; no se regocijaba de la injusticia, sino que se
alegraba con la verdad. Todo lo sufría, todo lo creía, todo lo
esperaba, todo lo soportaba. [Cristo] nunca dejaba de ser…
 1 Corintios 13:4-8

Ya no soy yo el que vive, sino que Cristo vive en mí.


 Gálatas 2:20

Cristo es la revelación perfecta y final del carácter de Dios, y


la “ley de Cristo” es la revelación perfecta y final de la ley de Dios.
La vida de Cristo fue una vida de amor perfecto —amor perfecto
a Dios y amor perfecto al hombre. Cristo mismo, en las profundidades
de Su Persona divina, es la representación perfecta y la definición de lo que
es el verdadero amor. Cristo es el Amor Encarnado, porque Él es el
Dios Encarnado, y Dios es amor. Cristo cumplió los requisitos más
estrictos de la ley naturalmente, simplemente por vivir conforme a la
realidad de quien era Él en las diversas circunstancias de Su vida. Su
deleite era hacer la voluntad de Dios, aun cuando su cumplimiento
era inconmensurablemente costoso: “Entonces dije: He aquí, vengo;
en el rollo del libro está escrito de mí; me deleito en hacer tu voluntad,
Dios mío; tu Ley está dentro de mi corazón”.1
A la luz de estos hechos, es mucho más glorioso de lo que
pudiera imaginarse que según el Nuevo Testamento, ¡Cristo mismo
(en la Persona del Espíritu Santo) vive ahora en todo creyente!2 Es

1
Salmo 40:7-8; Hebreos 10:5-10 2
Gálatas 2:20

191
LA LEY DE CRISTO

Su propia vida, fluyendo desde la vid a los pámpanos, la que


capacita al cristiano para dar el fruto de la semejanza a Cristo.1
Las implicaciones de esta realidad serán exploradas con más detalle
en los capítulos 18-19, pero por ahora sólo es necesario señalar
que en la medida en que la vida de Cristo se manifiesta en nosotros,2 en
esa medida la superioridad de la “ley de Cristo” a toda otra “ley” será
manifestada también. Por ejemplo, el que está lleno del amor de
Cristo por los demás, encontrará que no es suficiente guardar el
Octavo Mandamiento de no robar. Él vive conforme a un estándar
superior; no solamente “ya no roba”, sino que “trabaja, haciendo
con sus manos lo que es bueno, a fin de tener qué compartir con el
que tiene necesidad”.3 Muchos ejemplos prácticos de esta realidad
aparecen diariamente en la vida y el andar del cristiano.

C odicia
Supongamos que a uno de mis hermanos en Cristo le regalan
un auto nuevo, porque la persona que se lo regaló ya no está en
condiciones físicas de conducirlo. Ese hermano ya tenía un auto que
era más nuevo que el mío, pero este último es aún mejor. Pronto
empiezo a sentir lástima de mí mismo, al desear que me hubieran
regalado ese auto a mí. Pero sé por la Ley de Moisés que la codicia
está prohibida: “No codiciarás la casa de tu prójimo; no codiciarás
la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su sierva, ni su buey, ni su
asno, ni nada que sea de tu prójimo”.4 Conociendo la pecaminosidad
de la codicia, me determino entonces a “no codiciar” el automóvil
de este hermano. Por más que intento no codiciar, debo admitir que
todavía lucho un poco con el resentimiento y la autocompasión.
Este es un posible escenario.
Ahora supongamos, por otro lado, que mi corazón está
rebosando de amor como el de Cristo hacia este hermano. Debido
a mi afecto por él, anhelo verlo bendecido en todo sentido. Estoy
agradecido por su servicio al cuerpo de Cristo y estaría encantado
de que él fuera cada vez más útil. En otras palabras, supongamos

1
Juan 15:5 2
2 Corintios 4:10-11 3
Efesios 4:28 4
Éxodo 20:17

192
La Superioridad de la Ley de Cristo

que en cierta medida, la “ley de Cristo” está siendo cumplida en


mi corazón. ¿Cuál será el resultado? Cuando me entero de que
le han regalado un auto nuevo, mi primera reacción será alegría
genuina; me deleitará verlo bendecido. Debido a mi amor por él,
habré cumplido espontánea e inconscientemente el mandamiento
de no codiciar. Y no solamente no habré codiciado; me habré gozado
con el que se goza.1 ¿No es obvio que caminar en la realidad de
la ley de Cristo es mucho más maravilloso que ser regido por una
lista de prohibiciones?

L ujuria
Supongamos que voy caminando por la calle y veo a una mujer
atractiva pero vestida sensualmente viniendo hacia mí. Sé por la
Ley de Moisés que el adulterio es un pecado grande y mi mente
va a la prohibición: “No cometerás adulterio”. Ciertamente esto
es mejor que no tener estándar de conducta, pero en Cristo algo
mucho más grande y más maravilloso es posible. Supongamos que,
en cambio, cuando me encuentro con esta mujer mi corazón está
rebosando de amor y compasión por ella. Acabo de salir de una
reunión de oración donde se han derramado lágrimas y súplicas
por las almas perdidas y necesitadas, y voy camino a testificar
en las calles. ¿Acaso mis pensamientos hacia esta mujer no serán
enteramente diferentes de los que hubieran podido ser?¿Acaso
la realidad del amor en mi corazón no me permitirá cumplir el
mandamiento de no cometer adulterio en una forma muy superior
a la que jamás podría haberlo cumplido antes? Se cuenta del relato
de un evangelista del siglo XIX quien, como cristiano nuevo lleno
de amor por Dios y el hombre, fue abordado un día en las calles de
una ciudad oriental por una joven prostituta. Cuando él finalmente
se dio cuenta de lo que ésta le estaba preguntando, su primera
respuesta fue ponerse a llorar. Viendo su respuesta, ella también
se puso a llorar. ¡Esta es la realidad de la ley de Cristo en acción!

1
Romanos 12:15

193
LA LEY DE CRISTO

D ar
La ley de Cristo encuentra una aplicación maravillosa también
en el ámbito del dar. Para el cristiano, el “diezmo” del Antiguo
Testamento es solamente el punto de partida del dar. Las leyes del
Antiguo Testamento relacionadas con el diezmo nos dicen que,
en la mayoría de los casos, no es irracional o gravoso esperar que
diez familias puedan mantener a un pastor y su familia en la obra
del ministerio a tiempo completo. Las iglesias con veinte familias
deberían poder mantener a dos pastores, y así sucesivamente. Tal
sustento económico es parte de la responsabilidad regular y corriente
de las iglesias hacia sus pastores.1 Pero esto es solamente un punto
de partida. Si tengo diez dólares en mi cartera, el mandamiento a
“amar como Cristo amó” puede implicar que yo dé no sólo uno de
los dólares, sino los diez… ¡y la cartera también! Algunos hombres
de negocio cristianos han sido guiados a dar el 90 por ciento de sus
ingresos y vivir con el diez por ciento. Otros, como las “iglesias de
Macedonia”, a veces han sido guiados “de su propia voluntad” a
dar “aún más allá de sus posibilidades... suplicando con muchos ruegos el
privilegio de participar en el sostenimiento de los santos”.2 El Señor
Jesús habló bien de la viuda pobre que “de su pobreza echó todo lo
que poseía, todo lo que tenía para vivir”,3 aunque normalmente dar de
tal manera no sería prudente ni tampoco justo. Otra vez, vemos que
la ley del amor es demasiado incisiva para ser codificada como una
“lista de reglas” que pueden ser seguidas en toda circunstancia. El
cristiano depende del Espíritu Santo para que lo guíe con respecto
a cuánto debe dar, si es que debe dar, en una situación dada. A
veces puede ser constreñido a dar todo, ¡a veces nada! Una vez más,
la ley de Cristo demuestra ser muy superior a la Ley de Moisés.

C onvicción de P ecado
En los últimos años se ha hablado mucho acerca de la necesidad
de predicar los Diez Mandamientos en el evangelismo con el fin
de convencer a los hombres de pecado como una preparación para

1
1 Corintios 9:7-14 2
2 Corintios 8:1-5 3
Marcos 12:44

194
La Superioridad de la Ley de Cristo

recibir el evangelio. El Señor Jesús mismo en ocasiones usó la Ley


de esta manera para mostrarles a los judíos que se creían justos su
pecaminosidad y necesidad de gracia; “el joven rico” es un ejemplo.1
Asimismo, el apóstol Pablo fue convencido de la “pecaminosidad del
pecado” en su propia vida cuando las implicaciones más profundas
de uno de los Diez Mandamientos “vino a él” y el “pecado revivió”.2
Y Pablo deja en claro que el freno y la convicción de los hombres
malvados es todavía uno de los “usos legítimos de la Ley”, incluso
en el contexto del Nuevo Pacto.3 (Se habla más acerca de cómo los
cristianos pueden “usar legítimamente la Ley” en el Apéndice D.)
Habiendo dicho esto, sin embargo, debemos recordar que no
fue el hecho de que Pedro fallara en guardar el Decálogo, sino un
vistazo de la incomparable gloria, bondad, y gracia de Cristo lo que hizo
que él exclamara: “Apártate de mí, Señor, pues soy hombre pecador”.4
E incluso en el caso del “joven rico” no fue el hecho de que Cristo le
enumerara los mandamientos del Antiguo Pacto, sino Su llamado
a “vender todo” en devoción a Él lo que puso al descubierto el estado
pecaminoso del joven.5 Entonces, es sumamente significativo que
cuando nuestro Señor enseñó explícitamente acerca de la convicción
de pecado por el poder del Espíritu Santo, Él no lo asoció con los
Diez Mandamientos, sino con Su propia Persona.
Es en el evangelio de Juan que encontramos la enseñanza
explícita de Cristo con respecto a la convicción de pecado:

Cuando venga el Consolador, a quien yo enviaré del Padre,


es decir, el Espíritu de verdad que procede del Padre,
Él dará testimonio de mí, y vosotros daréis testimonio
también, porque habéis estado conmigo desde el principio.
 Juan 15:26-27
Y cuando Él venga, convencerá al mundo de pecado, de
justicia y de juicio; de pecado, porque no creen en mí; de
justicia, porque yo voy al Padre y no me veréis más; y de
juicio, porque el príncipe de este mundo ha sido juzgado.
 Juan 16:8-11

1
Mateo 19:16-19 2
Romanos 7:7-14 3
1 Timoteo 1:3-11 4
Lucas 5:8
5
Mateo 19:20-22

195
LA LEY DE CRISTO

Aquí el Señor promete a los apóstoles que cuando vayan


proclamando el evangelio y “dando testimonio de Cristo”, el Espíritu
Santo irá junto a ellos y “dará testimonio de Cristo” también. Tal
“evangelismo” por parte del Espíritu Santo se centrará en la Persona de
Cristo mismo, y será el medio para avanzar el evangelio en el mundo.
Según el Señor Jesús, el Espíritu Santo “convencerá al mundo de
pecado”, no principalmente porque aquellos que son “del mundo”
hayan quebrantado los Diez Mandamientos, sino debido a que no
han llegado a creer en Él.

P redicación A postólica
Cuando examinamos en el libro de Hechos cómo predicaban
en la iglesia primitiva, encontramos que seguían este mismo patrón.
No se dice nada acerca de una “predicación preparatoria de los Diez
Mandamientos”. Más bien, encontramos a los apóstoles predicando
el rechazo, la crucifixión, la resurrección, y la exaltación de Cristo,
proclamándolo como el Mesías prometido y el Señor de gloria
—Aquel que juzgará a todos los hombres en el Último Día.1 El
Espíritu Santo toma este mensaje y lo aplica con poder de convicción
poderoso a judío y gentil por igual:

“Varones israelitas, escuchad estas palabras: Jesús el


Nazareno, varón confirmado por Dios entre vosotros
con milagros, prodigios y señales que Dios hizo en medio
vuestro a través de Él, tal como vosotros mismos sabéis,
a éste, entregado por el plan predeterminado y el previo
conocimiento de Dios, clavasteis en una cruz por manos de
impíos y le matasteis... A este Jesús resucitó Dios, de lo cual todos
nosotros somos testigos. Así que, exaltado a la diestra de Dios,
y habiendo recibido del Padre la promesa del Espíritu Santo,
ha derramado esto que vosotros veis y oís. Porque David no
ascendió a los cielos, pero él mismo dice: “Dijo el Señor a mi
Señor: ‘Siéntate a mi diestra, hasta que ponga a tus enemigos por

1
Juan 5:22-23; Hechos 17:30-31; Romanos 2:16

196
La Superioridad de la Ley de Cristo

estrado de tus pies.’” Sepa, pues, con certeza toda la casa de


Israel, que a este Jesús a quien vosotros crucificasteis, Dios
le ha hecho Señor y Cristo. Al oír esto, compungidos de corazón,
dijeron a Pedro y a los demás apóstoles: Hermanos, ¿qué haremos?
Y Pedro les dijo: Arrepentíos y sed bautizados cada uno
de vosotros en el nombre de Jesucristo para perdón de
vuestros pecados, y recibiréis el don del Espíritu Santo.”
 Hechos 2:22-23, 32-38

Mas respondiendo Pedro y los apóstoles, dijeron: Debemos


obedecer a Dios antes que a los hombres. El Dios de nuestros
padres resucitó a Jesús, a quien vosotros habíais matado colgándole
en una cruz. A éste Dios exaltó a Su diestra como Príncipe y
Salvador, para dar arrepentimiento a Israel, y perdón de
pecados. Y nosotros somos testigos de estas cosas; y también el
Espíritu Santo, el cual Dios ha dado a los que le obedecen.
Cuando ellos oyeron esto, se sintieron profundamente
ofendidos y querían matarlos. Hechos 5:29-33

Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba


a Cristo… Entonces Felipe abrió su boca, y comenzando
desde esta Escritura, le anunció el evangelio de Jesús.
 Hechos 8:5, 35

Vosotros sabéis cómo Dios ungió a Jesús de Nazaret con el


Espíritu Santo y con poder, el cual anduvo haciendo bien y
sanando a todos los oprimidos por el diablo; porque Dios estaba
con Él. Y nosotros somos testigos de todas las cosas que hizo
en la tierra de los judíos y en Jerusalén. Y también le
dieron muerte, colgándole en una cruz. A éste Dios le resucitó
al tercer día… Y nos mandó predicar al pueblo, y testificar con
toda solemnidad que este Jesús es el que Dios ha designado como
Juez de los vivos y de los muertos. De Éste dan testimonio
todos los profetas, de que por Su nombre, todo el que cree
en Él recibe el perdón de los pecados. Mientras Pedro aún
hablaba estas palabras, el Espíritu Santo cayó sobre todos los que
escuchaban el mensaje. Hechos 10:38-44

197
LA LEY DE CRISTO

C risto C rucificado
Es evidente por estos y otros pasajes1 en el libro de Hechos que el
Espíritu Santo es muy capaz de convencer a los hombres de pecado
mediante una predicación que está centrada en Cristo mismo.
Dondequiera que Cristo —el rechazado, crucificado, resucitado,
y exaltado Señor de gloria— es puesto delante de los hombres, el
Espíritu Santo no tiene falta de recursos para poder convencer al
corazón del pecador de su propia depravación y perdición.

Y derramaré sobre la casa de David y sobre los habitantes


de Jerusalén, el Espíritu de gracia y de súplica, y me mirarán
a mí, a quien han traspasado. Y se lamentarán por Él, como quien
se lamenta por un hijo único, y llorarán por Él, como se llora por
un primogénito. Zacarías 12:10

Estas palabras, que encontraron su cumplimiento inicial en


el Día de Pentecostés,2 describen lo que sucede cuando Dios
“derrama” Su Espíritu Santo con poder convincente sobre los
perdidos, forzándolos a “mirar” a Aquel a quien han traspasado.
El resultado es sollozos desgarradores y gemidos, ¡“como se llora
por un primogénito o hijo único”!

He allí al hombre en la cruz,


  Mi culpa por Sus hombros;
Vergüenza siento al escuchar
  mi voz entre las burlas.
Por mi pecado estuvo allí
  Llevando todo a cabo;
Su muerte me dio vida a mí—
  Ya todo es consumado.
Stuart Townend

¡Oh, la oscuridad y la vileza de rechazar o ignorar al


infinitamente glorioso Hijo de Dios, quien fue “traspasado” por
nuestras transgresiones y quien pagó el más alto precio imaginable

1
Ver también Hechos 3:13-21; 4:8-12; 7:51-58; 13:23-43; 17:2-3; 17:22-34; 26:22-
23; 28:23-24. 2 Hechos 2:37

198
La Superioridad de la Ley de Cristo

para que los pecadores no perezcan! Aquí está el pecado en su


manifestación más horrible y malvada. Aun el pecado de Sodoma
y Gomorra no fue tan grande como el pecado de aquellos que
rechazan “el resplandor del evangelio de la gloria de Cristo, que
es la imagen de Dios”.1

Y cualquiera que no os reciba ni oiga vuestras palabras,


al salir de esa casa o de esa ciudad, sacudid el polvo de
vuestros pies. En verdad os digo que en el día del juicio
será más tolerable el castigo para la tierra de Sodoma y
Gomorra que para esa ciudad. Mateo 10:14-15

Entonces comenzó a increpar a las ciudades en las que


había hecho la mayoría de sus milagros, porque no se
habían arrepentido. ¡Ay de ti, Corazín! ¡Ay de ti, Betsaida!
Porque si los milagros que se hicieron en vosotras se
hubieran hecho en Tiro y en Sidón, hace tiempo que se
hubieran arrepentido en cilicio y ceniza. Por eso os digo
que en el día del juicio será más tolerable el castigo para
Tiro y Sidón que para vosotras. Y tú, Capernaúm, ¿acaso
serás elevada hasta los cielos? ¡Hasta el Hades descenderás!
Porque si los milagros que se hicieron en ti se hubieran
hecho en Sodoma, ésta hubiera permanecido hasta hoy.
Sin embargo, os digo que en el día del juicio será más
tolerable el castigo para la tierra de Sodoma que para ti.
 Mateo 11:20-24

¡Oh, la terrible culpa que recae sobre las cabezas de todos los
que oyen el verdadero evangelio de Cristo crucificado y luego se
alejan en apatía o desprecio! ¡Este es un pecado mucho más grave
que cualquier pecado contra la Ley de Moisés! “Cualquiera que
viola la Ley de Moisés muere sin misericordia por el testimonio
de dos o tres testigos. ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el
que ha hollado bajo sus pies al Hijo de Dios?”2 “Y este es el juicio: que
la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz,
pues sus acciones eran malas.”3

1
2 Corintios 4:4 2
Hebreos 10:28-29 3
Juan 3:19

199
LA LEY DE CRISTO

C onvicción por la L ey de C risto


Todo lo que se ha dicho hasta ahora no significa que los
hombres perdidos nunca deben ser confrontados con sus pecados
de inmoralidad,1 desenfreno,2 idolatría,3 y así sucesivamente,4 ni
tampoco quiere decir que el Espíritu Santo no usa la “ley” para
convencer a los hombres de pecado. El pecado no tiene sentido
fuera de un estándar, el cual hemos transgredido. Pero el estándar
más convincente que jamás pueda aplicarse a los corazones de los
hombres no es la Ley de Moisés, sino la ley de Cristo. Cristo mismo
es la encarnación de esa ley. Muchos son convencidos por esta “ley”
cuando vislumbran las glorias de “Cristo, y a éste crucificado”5 a
través de la predicación del evangelio. (Ver los pasajes de Hechos
citados anteriormente). Otros son convencidos por la ley de Cristo
cuando empiezan a ver cuán lejos están de las enseñanzas de Cristo,
a través de los evangelios y especialmente en el Sermón del Monte.
Y otros son convencidos por las características semejantes a Cristo
que se manifiestan en las vidas de todos los verdaderos cristianos.6
De hecho, la historia de la iglesia está llena de relatos de aquellos
que se dieron cuenta de que estaban perdidos al encontrar a Cristo
en medio de Su pueblo.

L a S egunda M illa
Antes bien, a cualquiera que te abofetee en la mejilla
derecha, vuélvele también la otra… Y cualquiera que te
obligue a ir una milla, ve con él dos… Yo os digo: amad
a vuestros enemigos y orad por los que os persiguen.
 Mateo 5:39, 41, 44

Bajo la ley romana, los soldados tenían el derecho de obligar


a los transeúntes a llevar sus cargas desde una etapa de su viaje
a la siguiente. Podríamos pensar que hacer esto sin murmurar y
quejarse sería suficiente, pero nuestro Señor establece un estándar

1
Juan 4:16-18 2 Hechos 24:25 3 Hechos 17:22-30; Romanos 1:18-32
4
Ver Apéndice D. 5 1 Corintios 1:23; 2:2 6 Mateo 5:3-16

200
La Superioridad de la Ley de Cristo

más alto: hemos de ir voluntariamente, ¡no una milla, sino dos! Este
estándar parecerá gravoso, a menos que estemos llenos de un amor
como el de Cristo por el soldado romano, en cuyo caso la “segunda
milla” será un deleite para nuestros corazones. Durante la segunda
milla, tendremos una oportunidad de contarle al soldado acerca
de Aquel que nos ha hecho tan “diferentes” de los otros que han
llevado su carga. Durante la segunda milla, la vida de Cristo será
manifestada “en nuestros cuerpos mortales”. Y, durante la segunda
milla, el Espíritu Santo tendrá ocasión de usar “la ley de Cristo”
para convencer al soldado de su pecado.
Watchman Nee relata la historia de un cristiano en el sur de
China que tenía un arrozal en el centro de la colina:

En la época de sequía, él usaba un molino de agua que


funcionaba mediante una rueda propulsada por fuerza
humana para hacer subir el agua desde el arroyo de
irrigación hasta su campo de arroz. Su vecino tenía dos
arrozales debajo del suyo, y una noche hizo una abertura
en el terraplén divisorio y drenó toda su agua. Cuando el
hermano reparó la abertura y bombeó más agua, su vecino
hizo lo mismo otra vez; y esto se repitió tres o cuatro
veces. Así que él consultó a sus hermanos: “He tratado
de ser paciente y no tomar represalias”, dijo. “¿Pero, es
lo correcto?”. Después que hubieron orado juntos acerca
de eso, uno de ellos respondió: “Si solamente tratamos
de hacer lo correcto, seguro que seremos cristianos muy
mediocres. Tenemos que hacer algo más de lo que es
correcto”. El hermano quedó muy impresionado. A la
mañana siguiente bombeó agua para los dos campos de
arroz de más abajo; y en la tarde bombeó agua para su
propio arrozal. Después de eso, el agua permaneció en su
campo. Su vecino estaba tan sorprendido por su proceder
que empezó a averiguar la razón, y con el tiempo llegó a
ser cristiano también.1

1
Watchman Nee: Sit, Walk, Stand (Sentarse, andar, estar de pie) (1957; reimpresión,
Fort Washington: Christian Literature Crusade, 1970) 26.

201
LA LEY DE CRISTO

En esta historia vemos el convincente poder de la “ley de Cristo”


cuando es demostrada en las vidas del pueblo de Dios.
Martyn Lloyd-Jones relata una historia similar de la vida de
Billy Bray, quien antes de su conversión era un excelente boxeador:

Un día, abajo en la mina, otro hombre que vivía con pavor


y terror mortal de Billy Bray antes de la conversión de
Bray, sabiendo que se había convertido, pensó que por
fin había encontrado su oportunidad. Sin la más mínima
provocación golpeó a Bray, quien muy fácilmente pudo
haberse vengado y haberlo tirado al suelo inconsciente.
Pero en vez de hacer eso, Billy Bray lo miró y le dijo: “Que
Dios te perdone, como yo te perdono”, y nada más. El
resultado fue que ese hombre pasó varios días en agonía
de mente y espíritu, la cual lo llevó directamente a su
conversión.1

Otra ilustración del poder de convicción de la “ley de Cristo”


viene del testimonio de Corrie ten Boom. Después de que ella
había salvado con éxito las vidas de cientos de judíos durante la
ocupación nazi de Holanda, un día un compatriota holandés se
acercó a Corrie pidiéndole ayuda. Él le dijo que su esposa había
sido arrestada por rescatar judíos, pero que él había encontrado a un
policía que estaba dispuesto (por la suma de 600 florines) a asumir
el riesgo de liberarla. Sin saber que la historia de este hombre era
una invención diseñada para atraparla, Corrie pudo —a costa de
sacrificar los 200 florines que ella misma poseía, y pidiendo dinero
adicional de sus amigos— reunir la cantidad necesaria. Unas pocas
horas después de que el hombre había recibido su dinero, la Gestapo
llegó a la puerta de Corrie para arrestar a todos los que estaban en
la casa y mandarlos a los horrores de los campos de concentración.
Mientras estaba en prisión, Corrie ten Boom conoció la
identidad del que la traicionó. Al principio ella luchó con el rencor,

1
Martyn Lloyd-Jones, Studies in the Sermon on the Mount (Título en español:
Estudios sobre el Sermón del Monte) (Grand Rapids:Wm. B. Eerdmans, 1977) 281.

202
La Superioridad de la Ley de Cristo

pero pronto encontró purificación y perdón en Cristo. En sus


propias palabras, dichas con gran poder y convicción:

Cuando me arrepentí de ese pecado, el Señor limpió mi


corazón con Su sangre, y a un corazón lavado por la sangre
de Jesús, Él lo llena con el Espíritu Santo, y el fruto del
Espíritu es amor —amor incluso por los enemigos. Y en
vez de que yo odiara [es decir, “en lugar de odiar”] a ese
hombre, yo lo amaba. Y después de la guerra ese hombre
fue condenado a muerte por haber causado la muerte de
muchos holandeses. Cuando escuché eso, le escribí: “Su
traición ha significado la muerte de mi anciano padre (él
tenía 84 años cuando lo trajeron a la cárcel; después de
10 días murió); mi hermana (quien murió después de 10
meses [de] terrible sufrimiento); mi hermano (él salió con
vida, pero enfermo; y murió a causa de esa enfermedad),
y su hijo ([quien] nunca regresó). Yo misma he sufrido
terriblemente en tres cárceles diferentes. Pero lo he
perdonado, y eso es debido a que Jesús está en mi corazón.
Y cuando Jesús le dice a uno que debe amar a sus enemigos,
Él da el amor que exige de uno”. Y le envié a ese hombre
un Nuevo Testamento, y subrayé el camino de salvación.
Y ese hombre me escribió: “Que usted pudiera perdonarme
es un milagro tan grande que he dicho: ‘Jesús, si le das
tal amor al corazón de tus seguidores, hay esperanza para
mí’. Y he leído en la Biblia que usted me envió, que Jesús
ha muerto en la cruz por los pecados de todo el mundo, y
he llevado mis terribles pecados a Jesús y sé que han sido
perdonados. El perdón de usted me ha mostrado lo que
significa que hay perdón a través de Jesucristo”. Y ese
hombre fue llevado a la muerte esa misma semana, pero
él estaba reconciliado con Dios, ¡y Dios me había utilizado
a mí —quien lo había odiado— para llevarlo al Señor!1

1
Corrie ten Boom, The Greatest of These is Love (El mayor de ellos es el amor), 1972.

203
LA LEY DE CRISTO

Este último ejemplo del poder de convicción de la ley de Cristo


está tomado del relato de Doug Nichols, de sus primeros días como
misionero de Operación Movilización en India, en 1967.

Doug había estado en el campo misionero sólo por un


corto tiempo antes de contagiarse con tuberculosis.
Debido a que no tenía dinero para un mejor tratamiento,
tuvo que ir a un sanatorio del estado. Cuando trató de
repartir evangelios de Juan y otra literatura en el idioma
de la gente local, los otros pacientes los rompieron y se
los tiraron a la cara. Nadie aceptaba sus tratados, quizás
pensando que era solamente otro norteamericano rico.
Esa noche Doug despertó tosiendo a las 2:00 a. m.
Al otro lado del pasillo vio a un anciano tratando de
levantarse de la cama. Después de intentar varias veces
ponerse de pie, el anciano finalmente volvió a caer en
su cama y empezó a lloriquear. En la mañana, un hedor
llenaba la sala y todo el mundo estaba enojado con él
por no contenerse a sí mismo. Una de las enfermeras que
limpiaba la suciedad incluso lo golpeó en la cabeza por lo
que había hecho.
La noche siguiente ocurrió algo similar. Doug se
despertó tosiendo en medio de la noche. Una vez más,
vio al anciano tratando de salir de la cama; de nuevo,
el hombre no fue capaz de ponerse de pie y comenzó a
llorar despacito. A pesar de que él mismo estaba muy débil,
Doug se levantó y fue a la cama del anciano. Poniendo
un brazo debajo de sus delgadas piernas y el otro bajo su
espalda, Doug lo llevó al sucio cuarto de baño, que era
sólo un hoyo en el suelo; lo mantuvo en posición mientras
hacía sus necesidades y luego lo llevó de vuelta a su cama.
Cuando Doug se inclinó hacia adelante para bajarlo, el
hombre lo besó en la mejilla. Completamente exhausto,
Doug retornó y cayó en su propia cama.
Para su sorpresa, fue despertado a las 4:30 a. m. por
otro paciente, con una humeante taza de té. Este hombre
hizo movimientos para hacerle saber que quería una copia
del folleto de Doug —el evangelio de Juan. Durante todo

204
La Superioridad de la Ley de Cristo

ese día, los pacientes, las enfermeras y los médicos siguieron


viniendo a él y pidiendo su literatura. Al mediodía, los 350
tenían o un evangelio de Juan, un evangelio de Marcos, o
un folleto evangelístico. A lo largo de las semanas, muchos
llegaron a un conocimiento salvador de Cristo.1

C ristianos “C omunes y C orrientes ”


Aunque ciertamente debemos encontrar estímulo e inspiración
en ese tipo de impresionantes relatos, existe el peligro de que
pasemos por alto y subestimemos los muchos actos de amor
semejante al de Cristo realizados diariamente por cristianos
“comunes y corrientes”. Desde el estudiante llorando en oración
por un compañero de habitación perdido hasta la madre horneando
galletas para su vecino de al lado, la vida y la ley de Cristo es
manifestada a diario en la vida de Su pueblo. Esta realidad quedó
impresa en mí de una manera fresca recientemente, cuando asistí al
funeral de uno de estos creyentes “comunes y corrientes”. Cuando
se dio oportunidad de hablar a los presentes, ¡pronto me enteré de
cuán extraordinario había sido este cristiano “común y corriente”!
Me maravillé mientras compañeros de su trabajo secular, uno tras
otro, se pusieron de pie para dar testimonio del impacto que su amor
había hecho en ellos personalmente. Un amigo cristiano que le había
ayudado a cortar leña testificó que tan pronto como terminaron de
cargar el primer camión de leña la llevaron inmediatamente, no
a su propia casa, sino a la de un vecino anciano que vivía cerca.
¡Este es el cristianismo neotestamentario!
Hace muchos años, viví durante un tiempo con una familia
numerosa donde la semejanza a Cristo se manifestaba diariamente
en el hogar. Un día en que la cocina estaba llena de mujeres muy
ocupadas preparando una comida para un gran número de visitantes,
uno de los niños entró en medio de toda esa actividad y empezó
a servirse él mismo un vaso de leche desde el refrigerador. Esta

1
Doug Nichols, Let’s Get On With It (Pongámonos manos a la obra), 1995
Conferencia para pastores de Desiring God, 1 febrero 1995.

205
LA LEY DE CRISTO

perturbación innecesaria, sólo unos pocos minutos antes de la hora


de almuerzo, habría sido bastante irritante en sí misma, pero luego
el niño procedió a dejar caer todo, esparciendo la leche y el vidrio
por todo el piso de la cocina. Su madre se volvió a él con asombro e
instantáneamente respondió tomando el rostro de él en sus manos
y diciendo amablemente: “¡Esteban, te amo!” ¡Esa demostración de
la ley de Cristo en acción dejó una impresión indeleble en mi mente,
e hizo más para convencer a un egoísta estudiante universitario
centrado en sí mismo que lo que mil sermones “No harás” podían
haber hecho jamás.
Sólo la eternidad dirá cuántas veces escenas como éstas han
sido recreadas a lo largo de la historia de la iglesia. ¡Que Dios nos
ayude a “ir y hacer lo mismo”!

206
R epaso del C apítulo D iecisiete

Cristo es la revelación perfecta y final del carácter de Dios,


y la “ley de Cristo” es la perfecta y final revelación de la ley de
Dios. En la medida en que la vida de Cristo es manifestada en
nosotros, en esa medida la superioridad de la “ley de Cristo” a
toda otra revelación de la ley será también manifestada.
Esta realidad está ilustrada diariamente en las vidas de
los cristianos verdaderos. Un cristiano que está lleno de amor
semejante al de Cristo se encontrará cumpliendo de manera
natural los mandamientos de la Ley contra el robo, la codicia,
y el adulterio. Además, hará esto de una manera positiva que
supera con creces las estipulaciones negativas de la Ley de
Moisés. Lo mismo es verdad con respecto al “diezmar” y otros
requisitos similares del Antiguo Testamento.
Sin embargo, es en relación con la convicción de pecado
que la superioridad de la ley de Cristo se ve más claramente.
Ningún estándar de justicia se compara al estándar de la propia
vida y Persona de Cristo. Fue un vistazo de la incomparable
gloria, bondad y gracia de Cristo lo que hizo a Pedro gritar:
“¡Apártate de mí, Señor, pues soy hombre pecador!” Y fue la
predicación de “Cristo y a Él crucificado” la que el Espíritu
Santo usó para convencer y convertir a miles, tanto de judíos
como de gentiles, en los primeros días de la iglesia.
Aparte de la predicación de Cristo, el Espíritu Santo también
ha usado la manifestación de la vida de Cristo en la práctica diaria
de los cristianos verdaderos para convencer a los hombres de
pecado. Esto sucede a menudo durante “la segunda milla”,
cuando los cristianos tienen la oportunidad de demostrar amor,
paciencia, y perdón como el de Cristo de una manera en que
hombres y mujeres nunca antes han visto o experimentado.
Capítulo Dieciocho

El M inisterio del
E spíritu —P arte I
No que seamos suficientes en nosotros mismos para pensar
que cosa alguna procede de nosotros, sino que nuestra
suficiencia es de Dios, el cual también nos hizo suficientes
como ministros de un nuevo pacto, no de la letra, sino del
Espíritu; porque la letra mata, pero el Espíritu da vida. Y
si el ministerio de muerte grabado con letras en piedras fue
con gloria, de tal manera que los hijos de Israel no podían
fijar la vista en el rostro de Moisés por causa de la gloria de
su rostro, que se desvanecía, ¿cómo no será aún con más
gloria el ministerio del Espíritu? Porque si el ministerio de
condenación tiene gloria, mucho más abunda en gloria el
ministerio de justicia. Pues en verdad, lo que tenía gloria,
en este caso no tiene gloria por razón de la gloria que lo
sobrepasa. Porque si lo que se desvanece fue con gloria,
mucho más es con gloria lo que permanece… Ahora
bien, el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del
Señor, hay libertad. Pero nosotros todos, con el rostro
descubierto, contemplando como en un espejo la gloria
del Señor, estamos siendo transformados en la misma
imagen de gloria en gloria, como por el Señor, el Espíritu.
 2 Corintios 3:5-11, 17-18

Como hemos visto una y otra vez a lo largo de este estudio, el


estándar de conducta del cristiano no es otro que Cristo mismo.
Él es la revelación última y final del Dios invisible y Su voluntad
para nosotros. Debería ser obvio, entonces, para cualquiera que
haya tenido aun un tenue vislumbre de “la gloria de Dios en la faz
de Jesucristo”, que “la ley de Cristo” es un estándar imposible y
maravilloso a la vez. A no ser por un milagro, ninguno de nosotros
tiene ninguna esperanza de cumplir, ni siquiera como principio,
un patrón tan glorioso.

209
LA LEY DE CRISTO

Es parte de las incomparables “buenas nuevas” del evangelio


que un milagro como éste haya ocurrido en la vida de todo cristiano.
En Cristo, somos nuevas criaturas, con corazones nuevos, viviendo
en un nuevo ámbito —el ámbito de la gracia. Mediante el poder
regenerador del Espíritu Santo, la ley de Dios —la ley del amor— ha
sido escrita dentro de nosotros. Y esa ley se cumple, no por la
obediencia servil a un código externo, sino por la manifestación
exterior de un Poder interno —la vida misma de Cristo dentro de
nosotros. La profundidad y pasión del amor que le debemos a Dios y
a nuestros semejantes supera lo que cualquier mandamiento pueda
producir en nosotros, ¡pero no está fuera del alcance de Cristo!
Cristo mismo, en la persona del Espíritu Santo, ha venido a morar
en nuestros corazones, y por medio de Su Espíritu manifiesta “la
vida de Jesús” en nuestros cuerpos mortales.1

V iejo vs . N uevo
Es en este contexto que las palabras de Pablo en 2 Corintios,
citadas anteriormente, son consideradas en su perspectiva correcta.
En estos versículos, Pablo contrasta el Nuevo Pacto con el Antiguo
de modo impresionante.

Antiguo Pacto Nuevo Pacto

v.6 “la letra” “el Espíritu”

v.6 “la letra mata” “el Espíritu da vida”

“el ministerio del


v.7, 8 “el ministerio de muerte”
Espíritu”
“grabado con letras en “en tablas de
v.7, 3
piedras” corazones humanos”
“el ministerio de “el ministerio de
v.9
condenación” justicia”

1
2 Corintios 4:7-10

210
El Ministerio del Espíritu —Parte I

“lo que tenía gloria... no “por razón de la gloria


v.10
tiene gloria” que lo sobrepasa”

v.11 “lo que se desvanece” “lo que permanece”

v.17 [“esclavitud”2] “libertad”

Es esencial que nosotros entendamos que cuando Pablo


contrasta “la letra” con “el Espíritu”, él no está hablando de estudios
bíblicos o sermones “muertos” en vez de los que están “llenos de
vida”. Tampoco está refiriéndose al significado “literal” de la Biblia
en contraposición a su significado “espiritual”. Más bien, Pablo
está contrastando el código escrito externo del Antiguo Pacto (“la
letra”) con el principio de vida interno del Nuevo Pacto (“el Espíritu”).
El Antiguo Pacto, como una manifestación del principio de obras,
era un “ministerio de condenación y de muerte”. En cambio, el
Nuevo Pacto, como una manifestación del principio de gracia, es
un “ministerio de justicia y del Espíritu”.

L etra vs . E spíritu
Una y otra vez en el Nuevo Testamento se mantiene esta
contraposición entre la letra y el Espíritu. La diferencia entre ellos
es la diferencia entre lo externo y lo interno, la servidumbre y la
libertad, la antigüedad y la novedad, la esclavitud y la condición
de hijo, la muerte y la vida.

Porque no es judío el que lo es exteriormente, ni la


circuncisión es la externa, en la carne; sino que es judío el
que lo es interiormente, y la circuncisión es la del corazón,
por el Espíritu, no por la letra; la alabanza del cual no procede
de los hombres, sino de Dios. Romanos 2:28-29

Pero ahora hemos quedado libres de la Ley, habiendo muerto


a lo que nos ataba, de modo que sirvamos en la novedad del
Espíritu y no en el arcaísmo de la letra. Romanos 7:6

2
Gálatas 4:24-25; 5:1

211
LA LEY DE CRISTO

Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús te ha libertado


de la ley del pecado y de la muerte. Romanos 8:2

Pues lo que la Ley no pudo hacer, ya que era débil por causa
de la carne, Dios lo hizo... para que el requisito de la Ley se
cumpliera en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino
conforme al Espíritu. Romanos 8:3-4

Si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.


Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios,
los tales son hijos de Dios. Pues no habéis recibido un
espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que
habéis recibido un espíritu de adopción como hijos, por el cual
clamamos: ¡Abba, Padre! Romanos 8:13-15

Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino justicia


y paz y gozo en el Espíritu Santo. Romanos 14:17

Ahora bien, el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu


del Señor, hay libertad. Pero nosotros todos, con el rostro
descubierto, contemplando como en un espejo la gloria
del Señor, estamos siendo transformados en la misma
imagen de gloria en gloria, como por el Señor, el Espíritu.
 2 Corintios 3:17-18

Esto es lo único que quiero averiguar de vosotros: ¿recibisteis


el Espíritu por las obras de la Ley, o por el oír con fe? ¿Tan
insensatos sois? Habiendo comenzado por el Espíritu, ¿vais a
terminar ahora por la carne? Gálatas 3:2-3

Aquel, pues, que os suministra el Espíritu y hace milagros


entre vosotros, ¿lo hace por las obras de la Ley o por el oír
con fe? Gálatas 3:5

Cristo nos redimió de la maldición de la Ley… para que


recibiéramos la promesa del Espíritu mediante la fe.
 Gálatas 3:13-14

Dios envió a Su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la Ley,


a fin de que redimiera a los que estaban bajo la Ley, para que

212
El Ministerio del Espíritu —Parte I

recibiéramos la adopción de hijos. Y porque sois hijos,


Dios ha enviado el Espíritu de Su Hijo a nuestros corazones,
clamando: ¡Abba! ¡Padre! Gálatas 4:4-6

De Cristo os habéis separado, vosotros que procuráis


ser justificados por la ley; de la gracia habéis caído. Pues
nosotros, por medio del Espíritu, esperamos por la fe la
esperanza de justicia. Gálatas 5:4-5

Pero si sois guiados por el Espíritu, no estáis bajo la Ley.


 Gálatas 5:18

Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia,


benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio
propio; contra tales cosas no hay ley. Gálatas 5:22-23

E l M inisterio del E spíritu


Es evidente por estos versículos que cualquier enseñanza
respecto a la “ley de Cristo” debe estar centrada en la poderosa
realidad del ministerio del Espíritu Santo en el Nuevo Pacto.
Para Pablo, el contraste entre el Antiguo y el Nuevo Pacto no es
principalmente un contraste entre dos tipos de leyes: la Ley de
Moisés y la ley de Cristo. El contraste es más precisamente entre
“servir en el arcaísmo de la letra” y “servir en la novedad del Espíritu”.
Pablo no ve la vida cristiana como si estuviera centrada en la ley,
de ningún modo. Más bien, él considera que la vida cristiana está
centrada en Cristo y empoderada por el Espíritu. El cristiano ha “muerto
a la Ley” para que pueda ser “unido a otro, a Aquel que resucitó de
entre los muertos, a fin de que lleve fruto para Dios”.1 El cristiano
no “anda en el Espíritu” de manera inconsciente esforzándose para
cumplir la Ley conscientemente; antes bien, “cumple la Ley” de
manera inconsciente en tanto que procura caminar en el Espíritu
conscientemente: “Porque la ley del Espíritu de vida en Cristo Jesús

1
Romanos 7:4

213
LA LEY DE CRISTO

me ha libertado de la ley del pecado y de la muerte… para que


el requisito de la Ley se cumpliera en nosotros, que no andamos
conforme a la carne, sino conforme al Espíritu”.1 Este “andar en
el Espíritu” implica, entre otras cosas, obedecer las advertencias
del Espíritu cuando sentimos en nuestros corazones que Él está
“entristecido” por algo que estamos a punto de hacer.2 También
implica obedecer los impulsos del Espíritu cuando Él nos insta a
hacer algo positivo —hablar de Dios, o testificar, u orar.3
Es sumamente significativo que en el Nuevo Testamento, el
pecado no se considera principalmente en términos de quebrantar
una lista de prohibiciones escritas, sino en términos de entristecer,
apagar, resistir,4 mentirle a,5 poner a prueba,6 ultrajar,7 blasfemar8
y, en otras formas, ofender a una Persona viva —el Espíritu Santo.
Por otro lado, se habla de la vida piadosa en relación a vivir en el
Espíritu,9 andar en el Espíritu,10 ser guiado por el Espíritu,11 llevar
fruto del Espíritu,12 ser lleno del Espíritu,13 sembrar para el Espíritu,14
regocijarse en el Espíritu,15 abundar en esperanza por el poder
del Espíritu,16 orar en el Espíritu,17 adorar en el Espíritu,18 estar en
el Espíritu,19 hablar con palabras enseñadas por el Espíritu,20 ser
impedido por el Espíritu,21 ser consolado por el Espíritu,22 servir en
la novedad del Espíritu,23 poner nuestras mentes en las cosas del
Espíritu,24 hacer morir las obras de la carne por el poder del Espíritu,25
ser fortalecidos por el Espíritu,26 preservar la unidad del Espíritu,27
amar en el Espíritu,28 tener gozo en el Espíritu,29 guardar mediante
el Espíritu Santo el tesoro que nos ha sido encomendado,30 predicar
el evangelio por el Espíritu,31 expulsar demonios por el Espíritu,32

1
Romanos 8:2,4 2 Efesios 4:30 3 1 Tesalonicenses 5:19 4 Hechos 7:51
5
Hechos 5:3 6 Hechos 5:9 7 Hebreos 10:29 8 Mateo 12:31-32 9 Gálatas 5:25
10
Gálatas 5:25 11 Romanos 8:14 12 Gálatas 5:22 13 Efesios 5:18
14
Gálatas 6:8 15 Lucas 10:21 16 Romanos 15:13 17 Efesios 6:18
18
Filipenses 3:3 19 Apocalipsis 1:10; Lucas 2:27 20 Lucas 12:12; Hechos 6:10;
1 Corintios 2:13 21 Hechos 16:6-7 22 Hechos 9:31 23 Romanos 7:6
24
Romanos 8:5 25 Romanos 8:13 26 Efesios 3:16 27 Efesios 4:3
28
Colosenses 1:8 29 Hechos 13:52; Romanos 14:17; 1 Tesalonicenses 1:6
30
2 Timoteo 1:14 31 1 Pedro 1:12 32 Mateo 12:28

214
El Ministerio del Espíritu —Parte I

y oír lo que dice el Espíritu.1 A estos versículos se podrían añadir


muchos otros. Por eso, no es de extrañar que en 2 Corintios 3 Pablo
se refiera al Nuevo Pacto en su totalidad como “el ministerio del
Espíritu”.2

E l F ruto del E spíritu


Entonces, según el Nuevo Testamento la vida cristiana no
consiste en un enorme esfuerzo para guardar una lista de reglas,
sea esa lista la Ley de Moisés, o una nueva actualizada por Cristo
en el Sermón del Monte y hecha mil veces más difícil de obedecer
de lo que era la anterior. En lugar de eso, la vida cristiana es vista
como una cuestión de “andar en el Espíritu”. En vez de luchar con
nuestras propias fuerzas para alcanzar los estándares imposibles
de la ley de Cristo, hemos de depender del Espíritu Santo para
producir el carácter de Cristo en nosotros. Toda cualidad semejante
a Cristo en la vida del creyente del Nuevo Pacto es vista en el Nuevo
Testamento como el “fruto” (es decir, la consecuencia natural) de
la poderosa presencia y actividad del Espíritu Santo.
Algunos han pensado equivocadamente que si se esfuerzan
diligentemente en obedecer los exigentes estándares de la ley de
Cristo pueden obtener más de la influencia del Espíritu Santo en
sus vidas. En la Biblia se enseña justamente lo contrario: El fruto
de la semejanza a Cristo no es tener más del Espíritu Santo; al
contrario, el fruto del Espíritu Santo es más semejanza a Cristo.
“El fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad,
bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio propio.” “El reino de
Dios no es comida ni bebida (es decir, una meticulosa atención a
normas y regulaciones), sino justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo”.
El Espíritu Santo es “suministrado” y los milagros son hechos no
por obras sino por fe.3
Cristiano, no se espera de ti ni te es posible producir la justicia,
la paz, o el gozo por tus propios esfuerzos. ¡Sólo teniendo la correcta
relación con el Espíritu Santo podrán brotar estas cualidades en tu

1
Apocalipsis 2:7, 11, 17, 29; 3:6, 13, 22 2
2 Corintios 3:8 3
Gálatas 3:2, 5

215
LA LEY DE CRISTO

vida! Un ejemplo de cómo funciona esto en la práctica es descrito


por Mari Jones, en una de sus parábolas tomadas de la vida de
granja galesa. Viviendo en las montañas de Gales, lejos de las
fuentes de electricidad comunes, los granjeros locales habían sacado
provecho de un riachuelo que fluye en la ladera de la montaña.

Se ​​había construido un dique a través del arroyo para


desviar el curso del agua hacia la toma, que estaba cubierta
por una rejilla. A través de ella corría el agua; toda la
fuerza de ésta iba dirigida a una cañería que la conducía,
por una caída de unos quinientos pies, a la turbina.
Canalizar el agua de esta manera incrementó la presión
y la potencia para mover la turbina, la cual hacía rotar el
dínamo que generaba nuestra electricidad.1

A pesar de este conveniente arreglo, Juan y Mari Jones de vez en


cuando se quedaban a oscuras o en penumbra. ¿Por qué? No debido
a que las aguas del arroyo fueran insuficientes, sino porque muy
alto en la ladera de la montaña la rejilla había sido bloqueada por
palos y basura. En situaciones de ese tipo, el proceso de obstrucción
a menudo comienza con un solo palito, pero pronto siguen otras
ramas y, finalmente, el influjo de la potencia que viene desde arriba
se detiene casi completamente. Sólo cuando se quita la basura de
la rejilla el agua empieza a fluir de nuevo a través del cauce, y las
luces a alumbrar brillantemente.
¡Así es con la vida cristiana! Como cristianos no estamos
llamados a producir el poder y la luz de la vida de Cristo. Pero
sí estamos llamados a remover los palos y cualquier basura que
pueda estar estancando el flujo libre de esa vida hacia y a través de
nosotros. En síntesis, estamos llamados a arrepentirnos de cualquier
cosa en nuestras vidas que pueda estar apagando o entristeciendo
al Espíritu Santo y a creer en las promesas que nos han sido dadas
en Cristo. Sólo entonces podemos “presentarnos a nosotros mismos

1
Mari Jones, When Swallows Return (Cuando las golondrinas vuelven) (Bryntirion:
Evangelical Press Of Wales, 1992) 74-5.

216
El Ministerio del Espíritu —Parte I

a Dios como vivos de entre los muertos”,1 y ser levantados para


“andar en novedad de vida”.2
¡Cuántas veces ha experimentado esta realidad todo cristiano!
Al encontrarse apagado y seco, el creyente cae sobre sus rodillas
para confesar y ser limpiado de los pecados que están “atorando los
canales” de la gracia en su vida. Es entonces que conscientemente
pone su confianza en las promesas de Dios con respecto a lo que
se ha hecho por él en Cristo, ¡y se levanta para encontrarse de
inmediato lleno de una sensación fresca de la presencia y del poder
de Dios! ¡Aleluya!¡ El poder y la vida no son nuestros, sino de Cristo!

Vacío estoy para que Tú me llenes,


  Soy vaso limpio en Tu mano;
Sin más poder que el que Tú das,
  De gracia con cada mandato.
Canales solamente, bendito Maestro,
  Pero con Tu maravilloso poder,
Fluyendo a través de nosotros, Tú puedes usarnos
  Cada día y cada hora.
Mary Maxwell

1
Romanos 6:13 2
Romanos 6:4

217
R epaso del C apítulo D ieciocho

Es muy significativo que en el Nuevo Testamento el


pecado no se considera principalmente en términos de haber
quebrantado una lista de prohibiciones escritas, sino en
términos de ofender a una persona viva —el Espíritu Santo.
Asimismo, la vida piadosa no se considera en términos de
seguir un código escrito, sino de vivir y andar “en el Espíritu”.
Los cristianos sirven en “la novedad del Espíritu” y no en
“el arcaísmo de la letra”. Según Pablo, todo el Nuevo Pacto
puede ser caracterizado como “el ministerio del Espíritu”.
Toda cualidad semejante a Cristo en la vida del creyente
del Nuevo Pacto es vista en el Nuevo Testamento como
siendo “el fruto” de la poderosa presencia y actividad del
Espíritu Santo. Únicamente teniendo la correcta relación
con el Espíritu Santo podrán brotar cualidades de semejanza
a Cristo en nuestras vidas. Como cristianos, no estamos
llamados a producir el poder y la luz de la vida de Cristo,
sino estamos llamados a arrepentirnos de cualquier cosa en
nuestras vidas que pueda estar apagando o entristeciendo
al Espíritu Santo y a creer las promesas que nos han sido
dadas en Cristo.
Capítulo Diecinueve

El M inisterio del
Espíritu —P arte II
Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia,
benignidad, bondad, fidelidad, mansedumbre, dominio
propio… Gálatas 5:22-23

Vosotros ya estáis limpios por la palabra que os he hablado.


Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el sarmiento
no puede dar fruto por sí mismo si no permanece en la vid,
así tampoco vosotros si no permanecéis en mí. Yo soy la
vid, vosotros los sarmientos; el que permanece en mí y yo
en él, ése da mucho fruto, porque separados de mí nada
podéis hacer. Juan 15:3-5

En 2 Corintios 3 Pablo se refiere a todo el Nuevo Pacto como


“el ministerio del Espíritu”. Entonces, no es de sorprenderse que
la vida cristiana pueda ser vivida únicamente por medio de una
provisión constante del poder divino del Espíritu Santo. Esta
realidad se observa claramente, no sólo en el énfasis de Pablo en
“el fruto del Espíritu”, sino también en la enseñanza de nuestro
Señor sobre la vid y los sarmientos. Según el Señor Jesús, ningún
“sarmiento” puede dar fruto “por sí mismo”; “Yo soy la vid, vosotros
los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da mucho
fruto; porque separados de mí nada podéis hacer.”

L a V id y los S armientos
Si la metáfora de la vid y los sarmientos de nuestro Señor
tiene la intención de enseñarnos algo, sin duda tiene por objeto
enseñarnos esto: ¡que la vida que fluye en nosotros como cristianos
es la misma vida de Cristo! Los cristianos son partícipes de la “vida
de Dios en el alma del hombre”. Los sarmientos no pueden dar
fruto “por sí mismos”; únicamente pueden dar fruto a medida que

219
LA LEY DE CRISTO

reciben el fluir de la savia de la vid. “Permaneced en mí, y yo en


vosotros. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo si
no permanece en la vid, así tampoco vosotros si no permanecéis
en mí.” Amado cristiano, ¡nosotros no podemos producir fruto por
nosotros mismos! Dios ha puesto Su propia vida dentro de nosotros,
y la manera en que “damos fruto”, según el Señor Jesucristo, es
por “permanecer en la vid”.
Cuando pensamos en “permanecer en Cristo”, debemos recordar
siempre que el significado más básico de la palabra “permanecer”
es “quedarse”. Con demasiada frecuencia los cristianos han
considerado el “permanecer” como una hazaña que se debe realizar.
Sin embargo, al usar la palabra “permanecer” para describir nuestra
responsabilidad en dar fruto, nuestro Señor pone el énfasis no en
alcanzar, ¡sino en permanecer! El llamado a “permanecer” no es
tanto un llamado a “hacer algo”, ¡sino más bien un llamado a “vivir
donde estamos”! Por lo tanto, la cosa más importante que podemos
aprender del mandato a “permanecer” es el hecho de nuestra posición
actual de unión con Cristo, como partícipes de Su propia vida.
En el ámbito natural, se dice que aquellos que se quedan
(“permanecen”) el tiempo suficiente en un lugar “moran” ahí; ese
lugar llega a ser su “morada”. Así es con Cristo; los que permanecen
en Cristo “moran” en Él, y Él en ellos.

Si alguno me ama, guardará mi palabra; y mi Padre lo


amará, y vendremos a él, y haremos con él morada [una
residencia o un permanecer]. Juan 14:23

El que come mi carne y bebe mi sangre, permanece en mí y


yo en él. Como el Padre que vive me envió, y yo vivo por
el Padre, asimismo el que me come, él también vivirá por
mí. Juan 6:56-57

De estos versículos queda claro que permanecer en Cristo tiene


que ver con amarlo, obedecerlo y tomar nuestra vida de Él por
medio de “comer Su carne y beber Su sangre”. Por supuesto, estas
palabras no deben ser tomadas literalmente, como lo hicieron los

220
El Ministerio del Espíritu —Parte II

judíos.1 “El Espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha;


las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.”2 Comer
la carne de Cristo y beber Su sangre tiene que ver con venir a Él y
creer en Él, como lo deja claro el contexto anterior.3 Este “venir”
y “creer” no es algo que hacemos una sola vez, sino que implica
una vida entera de comunión íntima, dependencia y apropiación. El
resultado de este “permanecer” será “fruto”: “El que permanece
en mí y yo en él, ése da mucho fruto”.4

C ontemplando la G loria de C risto


A pesar de la enseñanza de nuestro Señor sobre la vid y los
sarmientos, todavía muchos cristianos parecen pensar que darán
fruto principalmente por centrar su atención en la Ley. Grandes
volúmenes, de cientos de páginas, han sido escritos exponiendo
los Diez Mandamientos en un intento de ayudar a los cristianos
a crecer en gracia. Samuel Bolton, uno de los puritanos, expresó
sus convicciones de esta manera: “Mientras estés en el desierto de
este mundo, debes andar bajo la conducta de Moisés… La ley nos
manda al evangelio para que seamos justificados; y el Evangelio
nos manda de nuevo a la ley para averiguar cuál es nuestro deber
como los que son justificados”.5 Podría argumentarse que Bolton
quiso decir algo diferente de lo que sus palabras parecen implicar;
pero de todos modos, sus afirmaciones apuntan en la dirección
equivocada. Cristo no necesita mandarnos de vuelta a Moisés para
que sepamos cuál es nuestra norma de conducta; ¡Su propio ejemplo
en palabra y obra es más que suficiente! Ni tampoco necesita Él
que enfoquemos nuestra atención en Moisés para que crezcamos en
gracia; contemplar Su misma Persona gloriosa es más que suficiente
para transformarnos a Su imagen.
Para crecer como cristianos no es necesario centrar
constantemente nuestra atención en “ley y deber”, aun si es la ley

1
Juan 6:52 2 Juan 6:63 3 Juan 6:35, 47, 50-54 4 Juan 15:5
5
Samuel Bolton, The True Bounds of Christian Freedom (Los verdaderos límites de la
Libertad Cristiana) (London: Banner of Truth, 1964) 76, 71.

221
LA LEY DE CRISTO

y el deber del Nuevo Testamento; para poder crecer como cristianos,


¡tenemos que centrar nuestra atención en Cristo! En el mismo pasaje
donde Pablo define al Nuevo Pacto entero como el “ministerio del
Espíritu”, él describe la gloriosa transformación que tiene lugar en
todos aquellos que fijan su mirada en Cristo. Como podríamos
suponer por el contexto, esta transformación ocurre a través del
poder del Espíritu; es “del Señor, el Espíritu”: “Ahora bien, el Señor
es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, hay libertad. Pero
nosotros todos, con el rostro descubierto, contemplando como en un
espejo la gloria del Señor, estamos siendo transformados en la misma imagen
de gloria en gloria, como por el Señor, el Espíritu.”1
En primer lugar, estos versículos no hablan de esforzarnos para
ser como Cristo, sino simplemente de “contemplarlo”. Muchos
cristianos nuevos con gran celo trabajan hasta el agotamiento;
sin embargo, fallan completamente en su intento de reproducir
el carácter de Cristo en sus propias vidas. Están tan consumidos
en esforzarse por ser como Cristo, que nunca dedican tiempo a
hacer lo único que los va a transformar a la imagen de Cristo
—¡contemplarlo!
Amado cristiano, ¡contempla a Cristo! Por unos pocos momentos,
deja de esforzarte para ser como Él, ¡y simplemente míralo en Su
gloria y belleza! Medita en Sus palabras y obras registradas en
los evangelios. Contempla Su grandiosa majestad cuando calma
tormentas, resucita muertos y perdona pecados. Piensa en Su
tierno amor y humildad cuando lava los pies de los discípulos,
soporta sus constantes fallas, y “los ama hasta el fin”.2 Míralo en el
huerto sudando gotas de sangre por ti y en la cruz muriendo bajo la
maldición que te correspondía a ti. Contémplalo sentado a la diestra
del Padre coronado de toda gloria y honor, todavía amándote como
un novio ama a su novia. Póstrate ante Él y adóralo. Dile cuánto
lo amas, a pesar de todas tus fallas y deficiencias. Confiésale tus
pecados y reconoce tu total dependencia de Él. Confía en la gloriosa
realidad de Su amor por ti y tu unión con Él. En síntesis, cultiva
una relación de amor con Él. En última instancia, el camino de la

1
2 Corintios 3:17-18 2
Juan 13:1

222
El Ministerio del Espíritu —Parte II

santidad es una relación de amor con Cristo, empoderada por el


Espíritu Santo.

Jesús, estoy descansando, descansando en el gozo de Quién eres;


  Estoy descubriendo la grandeza, de Tu amoroso corazón.
Me has llamado a contemplarte, y Tu hermosura llena mi alma,
  Porque Tú me has hecho entero, por tu poder transformador.
Jean Sophia Pigott

C ultivando una R elación de A mor


Según la Biblia, la relación del cristiano con Cristo es más
íntima de lo que puedas imaginar. En Efesios 5:22-32 está descrita
como la realidad de la cual la intimidad del matrimonio humano
es sólo una sombra. Los cristianos han sido “unidos a Cristo” en
una unión viva que resulta en llevar fruto para Dios: “Por tanto,
hermanos míos, también a vosotros se os hizo morir a la Ley… para
que seáis unidos a otro, a aquel que resucitó de entre los muertos,
a fin de que llevemos fruto para Dios.”1
El primer y más grande llamado del cristiano es a amar a Dios.
Por sencillo que parezca, vale la pena reiterar que la vida cristiana
no es una cuestión de cumplir con una lista de reglas, sino de llevar
a cabo una relación de amor con una Persona viva. ¿Qué esposo,
al regresar de un largo viaje, estaría contento al encontrar a su
esposa saludándolo en obediencia a una lista de reglas? 1) Saludar
al esposo. 2) Abrazar al esposo. 3) Besar al esposo. 4) Dar de comer
al esposo. ¿Acaso su preocupación por “chequear puntos de la lista”
no se consideraría más bien como un insulto a su persona? ¿No
preferiría él encontrarla tan emocionada por su regreso, que por
eso desatendiera algunas de las cosas que debería haber hecho?
¡Qué pena y qué tacha que nosotros, como cristianos, estemos
tan dispuestos a olvidar a nuestro Novio Celestial y volvamos a
ordenanzas y a la rutina en la vida cristiana! 1) Leer la Biblia. 2)
Orar. 3) Asistir a la iglesia. 4) ¡Guardar los mandamientos! Cuando

1
Romanos 7:4

223
LA LEY DE CRISTO

el amor ferviente por Cristo decrece, invariablemente el legalismo1


crece, y con él, un énfasis en lo externo. Conformarse a una lista
externa de conducta prescrita llega a ser la vara por la cual los
hombres se miden, en lugar de medirse por la presencia de una
vida interior y de amor por Dios. Esa mentalidad siempre resulta
en “morderse y devorarse”2 unos a otros y en perder el “sentido de
bendición”3 que tuvimos alguna vez. En lugar de eso, nos hacemos
“vanagloriosos, provocándonos unos a otros, envidiándonos unos
a otros”.4
Un cristiano nuevo conduciendo por la carretera cantando
alabanzas a Dios mientras, sin darse cuenta, excede la velocidad, es
mucho más agradable a Cristo que los más exigentes “cumplidores
de mandamientos” que han “dejado su primer amor”.

Yo conozco tus obras, tu fatiga y tu perseverancia, y que


no puedes soportar a los malos, y has sometido a prueba a
los que se dicen ser apóstoles y no lo son, y los has hallado
mentirosos. Tienes perseverancia, y has sufrido por mi
nombre y no has desmayado. Pero tengo esto contra ti: que
has dejado tu primer amor. Apocalipsis 2:2-4

Según estos versículos, la iglesia en Éfeso tenía muchas


cualidades admirables. Habían “trabajado arduamente” y
“perseverado” y “sufrido” por “causa del nombre de Cristo”, y “no
habían desmayado”. Sin embargo, habían “dejado su primer amor”.
En el ámbito del matrimonio humano, las señales del “primer amor”
son bien conocidas. Cada momento en que se está despierto y cada
faceta de la vida es afectada por ese amor. Los amantes piensan
el uno en el otro constantemente, ansían la presencia del otro
cuando están separados, y se deleitan en la conversación íntima y
en las expresiones de amor cuando están juntos. Ellos gozosamente
hacen grandes sacrificios con el fin de complacerse uno al otro
de maneras especiales. Incluso en medio de otras actividades,
la fragancia del amado perdura en su memoria; y cuando tiene
un tiempo libre, su corazón vuelve inmediatamente al objeto de

1
Ver Apéndice F. 2
Gálatas 5:15 3
Gálatas 4:15 4
Gálatas 5:26

224
El Ministerio del Espíritu —Parte II

su deleite. ¡Obviamente, ninguna cantidad de “arduo trabajo” y


“perseverancia” y “paciencia” en la vida cristiana puede compensar
la falta de este “primer amor” en nuestra relación con Cristo! Por
otro lado, si nuestros corazones están rebosando de amor por Él,
ciertamente estaremos capacitados por ese amor para “trabajar
duro y perseverar”.

“E sforzándose ”
El hecho de que no se espera que los cristianos den fruto por
sus propias fuerzas sino por permanecer en Cristo y centrar sus
afectos en Él, no quiere decir que la vida cristiana es sin dolor y sin
preocupaciones. Tanto el Señor Jesús como Sus apóstoles hablan
de “esforzarse” como de una característica de los creyentes.1 Los
cristianos están llamados a seguir,2 correr,3 pelear,4 ser diligentes,5
estar alerta,6 perseverar7 y a limpiarse.8 A menudo deben hacer
esto únicamente “por fe”, a pesar de todos los “sentimientos”
adversos. El llamado a amar a Cristo con todos nuestros corazones
ciertamente no es un llamado a la comodidad, la apatía y la auto
indulgencia. El cristiano sigue las pisadas de su Maestro a lo largo
de una senda que a menudo está manchada con lágrimas, sudor, y
sangre. Amar como Cristo amó nos costará todo. “Si alguno viene
a mí, y no aborrece a su padre y madre, a su mujer, e hijos, a sus
hermanos y hermanas, y aun hasta su propia vida, no puede ser
mi discípulo. Y el que no carga su cruz y viene en pos de mí, no
puede ser mi discípulo.”9
El amor es el más costoso de todos los esfuerzos.

1
Lucas 13:24; Romanos 15:30; Colosenses 1:29; Hebreos 12:4 2 1 Timoteo
6:11; 2 Timoteo 2:22; Hebreos 12:14 (RV60) 3 1 Corintios 9:24-27;
Hebreos 12:1 4 1 Timoteo 1:18; 6:12 5 Hebreos 4:11 (esforzados); 6:11-12
(solícitos; no perezosos) ; 2 Pedro 1:5, 10; 3:14 (diligentes) 6 Lucas 21:34
7
Colosenses 4:2 8 2 Corintios 7:1 9 Lucas 14:26-27

225
LA LEY DE CRISTO

¿No tienes cicatriz?


  ¿Ninguna cicatriz oculta en el pie, el costado o la mano?
Escucho que te ensalzan como poderoso en la tierra;
  Los oigo aclamar tu brillante, ascendente estrella.
¿No tienes cicatriz?

¿No tienes herida?


  Sin embargo, yo fui herido por los arqueros; consumido,
Me pusieron en un madero para morir; y desgarrado
  Por fieras voraces que me rodeaban, desfallecí;
¿No tienes herida?

¿Ninguna herida? ¿Ninguna cicatriz?


  No obstante, como el Maestro debe ser el siervo,
Y traspasados son los pies que me siguen.
  Pero los tuyos están intactos;
¿puede haber seguido un gran trecho
Quién no tiene herida ni cicatriz?
Amy Carmichael

En esta senda costosa del discipulado, nada motiva tanto al


creyente a “seguir con firmeza” en pos de su Señor como una
sensación ardiente del amor de Cristo por él, “derramado”1 en
su corazón por medio del Espíritu Santo. Pablo mismo fue
“constreñido”2 por el amor de Cristo, y oró por los efesios para
que ellos también, “arraigados y cimentados en amor”, pudieran
ser capaces de “conocer el amor de Cristo que sobrepasa el
conocimiento”, para que pudieran “ser llenados hasta la medida de
toda la plenitud de Dios”.3 Cada vislumbre del amor insondable de
nuestro Señor por nosotros derrite la frialdad de nuestros corazones
y los llena aún más del amor por Él,4 y del deseo de agradarlo sin
importar el costo. Esto está bien ilustrado por el testimonio de un
joven corredor quien, al acercarse a la meta, se encontraba muy
rezagado del grupo de atletas que iban a la cabeza. Una mirada a su

1
Romanos 5:5 2
2 Corintios 5:14-15 (RV60) 3
Efesios 3:14-19 4
1 Juan 4:9

226
El Ministerio del Espíritu —Parte II

padre que estaba de pie cerca de la meta le proporcionó su último


impulso, y le permitió pasar a un corredor tras otro hasta que al
fin cayó desplomado por el agotamiento.

“S egún S u P oder ”
El amor mutuo entre un creyente y su Señor le permite “sufrir
y soportar todo”.1 Sin embargo, esta relación de amor debe ser
constantemente sustentada y renovada por el Espíritu Santo. Los
cristianos deben esperar en y obtener su fuerza del Señor. “Él da
fuerzas al fatigado, y al que no tiene fuerzas, aumenta el vigor. Aun los
mancebos se fatigan y se cansan, y los jóvenes tropiezan y vacilan,
pero los que esperan en el Señor renovarán sus fuerzas; se remontarán
con alas como las águilas, correrán y no se cansarán, caminarán y no se
fatigarán.”2 La vida cristiana requiere paciencia, guerra, sufrimiento,
negación de uno mismo y obediencia costosa a los mandamientos
de Cristo. Implica “esfuerzo”. Pero ese esfuerzo no es un esfuerzo
energizado por nuestra propia carne; es un esfuerzo empoderado
por el Espíritu. Pablo conocía este fortalecimiento interior por el
Espíritu Santo como una realidad tan palpable, que venía a su
mente de manera espontánea cada vez que surgían los asuntos de
sufrimiento o “trabajo”:
• “Y con este fin también trabajo, esforzándome según Su poder
que obra poderosamente en mí.”3
• “Participa conmigo en las aflicciones por el evangelio, según
el poder de Dios.”4
• “Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que
la extraordinaria grandeza del poder sea de Dios y no de
nosotros. Afligidos en todo, pero no agobiados; perplejos,
pero no desesperados; perseguidos, pero no abandonados;
derribados, pero no destruidos; llevando siempre en el
cuerpo por todas partes la muerte de Jesús, para que también
la vida de Jesús se manifieste en nuestro cuerpo. Porque nosotros

1
1 Corintios 13:7 2
Isaías 40:29-31 3
Colosenses 1:29 4
2 Timoteo 1:8

227
LA LEY DE CRISTO

que vivimos, constantemente estamos siendo entregados a


muerte por causa de Jesús, para que también la vida de Jesús
se manifieste en nuestro cuerpo mortal.”1
• Por esta causa, pues, doblo mis rodillas ante el Padre…
que os conceda, conforme a las riquezas de Su gloria, ser
fortalecidos con poder por su Espíritu en el hombre interior…”.2
• “Fortaleceos en el Señor, y en el poder de Su fuerza.”3

Si todo esto nos parece extraño, es porque sabemos muy poco


de la abundancia y “derramamiento” del Espíritu Santo que es
evidente en el Nuevo Testamento. Cuando el Espíritu Santo está
presente en poder, como en tiempos de avivamiento histórico, estas
realidades encuentran sus manifestaciones más plenas y claras. Es
entonces cuando los creyentes experimentan “gozo inefable y lleno
de gloria”4 y están “continuamente llenos de gozo y del Espíritu
Santo”.5 Es entonces cuando el amor de Dios es “derramado en sus
corazones por medio del Espíritu Santo”6 y se encuentran sufriendo
angustiosamente en oración con “gemidos indecibles”.7 Es entonces
cuando están llenos de poder para testificar8 y de amor rebosante
hacia sus enemigos.9 Estas son las actividades del Espíritu que
Pablo tiene en mente cuando habla de sufrir por el evangelio “según
el poder de Dios”.

S ara E dwards
El testimonio de Sara Edwards (1710-1758), después de un
inusual derramamiento del Espíritu Santo en su vida, ilustra algo
de esta realidad:

Al mismo tiempo, mi corazón y alma a una desbordaban


de amor por Cristo, de forma que parecía que había una
corriente constante de amor celestial y divino desde el

1
2 Corintios 4:7-11 2 Efesios 3:14,16 3 Efesios 6:10 4 1 Pedro 1:8
5
Hechos 13:52 6 Romanos 5:5 7 Romanos 8:26 8 Hechos 4:31, 33
9
Hechos 7:55-60

228
El Ministerio del Espíritu —Parte II

corazón de Cristo hacia el mío; y me parecía flotar o


nadar en esos brillantes, dulces rayos de luz del amor de
Cristo, como las partículas nadando en los rayos del sol
o de luz que entran por la ventana… Cuando me levanté
en la mañana del día de reposo, sentí un amor hacia toda
la humanidad completamente peculiar en su fuerza y dulzura,
mucho mayor que todo lo que jamás había sentido antes. El poder
de ese amor parecía ser inefable. Pensé: si estuviera rodeada de
enemigos que estuvieran descargando su malicia y crueldad sobre
mí, atormentándome, aún así sería imposible que yo abrigara
cualquier sentimiento hacia ellos que no fuera de amor, compasión
y ardientes deseos por su felicidad.1

D irk W illems
Un relato más extenso de la vida de Dirk Willems (murió en
1569), proporciona un ejemplo de este amor sobrenatural semejante
al de Cristo por los enemigos de uno al ser puesto en práctica bajo
las circunstancias más difíciles.

Dirk Willems vivía en Asperen, Holanda, durante los


últimos años de la persecución católica bajo el reinado
del Duque de Alba. En 1569 fue juzgado y condenado
por ser anabautista. En su sentencia oficial, Dirk fue
acusado de “crímenes” tales como haber sido él mismo
“rebautizado” en Rotterdam en su juventud, y como haber
“permitido que varias personas se rebautizaran en su casa
antes mencionada; todo lo cual es contrario a nuestra
santa fe cristiana”. Por esto, el tribunal lo sentenció a “ser
ejecutado con fuego hasta que muera”, y declaró “todos
sus bienes confiscados, en beneficio de su majestad real”.
La parte inusual de la historia de Dirk comienza
cuando él logró escapar del castillo que usaron como cárcel.
Hizo esto escapándose por una ventana deslizándose por

1
The Works of Jonathan Edwards (Las Obras de Jonathan Edwards) (1834; reedición,
Edinburgh: Banner of Truth, 1979) 1.lxv-lxvii.

229
LA LEY DE CRISTO

una cuerda hecha de trapos anudados y descendiendo


hasta el foso cubierto de hielo. Un guardia que lo vio
escapando, lo persiguió. Debido a que el peso de Dirk se
había reducido por comer sólo raciones carcelarias, pudo
cruzar por sobre la fina capa de hielo de un estanque
sin problemas; pero su perseguidor, siendo más pesado,
rompió el hielo. Cuando Dirk oyó los gritos del guardia
pidiendo ayuda y se dio cuenta de que su vida estaba en
peligro y regresó a rescatarlo. Después de este acto de
misericordia, fue capturado una vez más por el guardia y
llevado de vuelta a la cárcel.
Esta vez Dirk fue puesto en una pequeña habitación
con gruesos barrotes, en la parte superior de una alta
torre de una iglesia. Poco después fue conducido a la
hoguera para ser quemado. Testigos de la ejecución
dijeron que él sufrió excesivo dolor en su muerte, debido
a la incompetencia de sus verdugos y al fuerte viento que
dispersaba las llamas de la mitad superior de su cuerpo.1

Este relato de la compasión de un cristiano por sus enemigos,


a pesar de su maldad extrema y dureza de corazón, todavía se
recuerda entre los ciudadanos de Asperen después de más de
cuatrocientos años. De hecho, recientemente nombraron una de sus
calles en su honor.2 ¿Quién puede saber cuánta gloria ha recibido
Dios por las acciones de este hombre, o cuántos han sido llevados
a Cristo como consecuencia?

H owell H arris
Howell Harris (1714-1773), quien sufrió mucho por la causa
de Cristo, brinda un ejemplo final del poderoso empoderamiento
del Espíritu Santo para el servicio, el sacrificio y el amor. Como
predicador al aire libre y “exhortador” durante el Avivamiento

1
Thieleman J. van Braght, Martyrs Mirror (Espejo de mártires) (1886; reeditado,
Scottdale, Pa: Herald Press, 1985) 741-2. 2 John S. Oyer and Robert S. Kreider,
Mirror of the Martyrs (Espejo de los mártires) (Intercourse, Pa: Good Books, 1990) 36-7.

230
El Ministerio del Espíritu —Parte II

Evangélico del siglo dieciocho, él no tan sólo soportó insultos y


amenazas de muerte constantes, sino que además le lanzaron
piedras, tierra y animales muertos mientras predicaba a multitudes
rebeldes. En su diario, él revela la fuente de su gran fortaleza y
perseverancia:

Si no hubiera sido por ese amor que yo había experimentado


habría retrocedido, me habría dado por vencido. Nunca
podría haber luchado contra la inundación. El amor
cayó como torrentes en mi alma, de manera que apenas podía
contenerme y controlarme. No sentí temor alguno y no tuve
la menor duda en cuanto a mi salvación.1
Sentía que yo era todo amor —estaba tan lleno de él,
que no podía pedir más… la fuerza del amor que experimenté
me permitió pasar por todas las oposiciones que se levantaron
en mi contra. Todos los temores desaparecieron, y estaba
como alguien afirmado sobre una roca… Fui cómoda y
poderosamente llevado por derramamientos continuos de
amor en mi alma casi cada vez que oraba. ¡Cuán cobarde
era yo por naturaleza, y cuánto poder me dio el Señor!2

Únicamente este poderoso “ministerio del Espíritu” del Nuevo


Pacto es suficiente para capacitarnos para amar, en una pequeña
medida, como Cristo amó y así “cumplir la ley de Cristo”. Por esta
razón, todos los cristianos deberían ir una y otra vez a su Padre
celestial “pidiendo, buscando y llamando” por más de la presencia
y el poder del Espíritu Santo en sus vidas. Tenemos la garantía por
parte de nuestro Señor de que, de todas las posibles oraciones que
pudiéramos hacer, ésta es la más segura de estar en conformidad
con Su voluntad, ¡y la más segura de ser contestada! Es también
la única que implica el otorgamiento del don más grande —¡el
Espíritu Santo mismo!

1
D. Martyn Lloyd-Jones, The Sons of God (Los hijos de Dios) (Grand Rapids, Mi:
Zondervan, 1975) 349. 2 Richard Bennett, Howell Harris and the Dawn of Revival
(Howell Harris y los Albores del Avivamiento) (Bryntirion, Bridgend: Evangelical
Press of Wales, 1962) 31.

231
LA LEY DE CRISTO

Y yo os digo: Pedid, y se os dará; buscad, y hallaréis; llamad,


y se os abrirá. Porque todo el que pide, recibe; y el que busca,
halla; y al que llama, se le abrirá. O suponed que a uno de
vosotros que es padre, su hijo le pide pan; ¿acaso le dará
una piedra? O si le pide un pescado; ¿acaso le dará una
serpiente en lugar del pescado? O si le pide un huevo;
¿acaso le dará un escorpión?  Pues si vosotros siendo malos,
sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más
vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo pidan?
 Lucas 11:9-13

Clamemos a Dios continuamente por el don de Su Espíritu. ¡Oh,


que conozcamos más de Su poderosa obra en nuestras vidas diarias!

Y a Aquel que es poderoso para hacer todo mucho más


abundantemente de lo que pedimos o entendemos, según el poder
que obra en nosotros, a Él sea la gloria en la iglesia y en Cristo
Jesús por todas las generaciones, por los siglos de los siglos.
Amén. Efesios 3:20-21

232
R epaso de C apítulo D iecinueve

Según el Nuevo Testamento, la vida cristiana puede


vivirse únicamente por medio de un fluir constante del
poder divino del Espíritu Santo. Esta realidad queda clara
no sólo en el énfasis de Pablo sobre el “fruto del Espíritu”,
sino también en la enseñanza de nuestro Señor relativa a la
vid y los sarmientos. Ningún sarmiento puede dar fruto “por
sí mismo”, sino solamente mientras “permanece” en la vid.
Esta misma verdad es ilustrada mediante la enseñanza
de Pablo de que el crecimiento cristiano es el resultado de
contemplar la gloria de Cristo. Es por “contemplar la gloria
del Señor” que “estamos siendo transformados en la misma
imagen de gloria en gloria, como por el Señor, el Espíritu”.
Otra vez, el Nuevo Testamento habla de la “fructificación”
cristiana como siendo un resultado de una unión matrimonial
entre Cristo y el creyente. Hemos “muerto a la Ley… para
que seamos unidos a otro, a Aquel que resucitó de entre los
muertos, a fin de que llevemos fruto para Dios”. La vida
cristiana es una relación de amor con una Persona viva.
La vida cristiana también implica “esfuerzo”; no es una
vida de comodidad y de auto gratificación. El amor es el más
costoso de todos los esfuerzos. Sin embargo, este esfuerzo no
es en nuestra propia fuerza, sino “según el poder del Señor,
que obra poderosamente en nosotros”. Es cuando el Espíritu
Santo está presente en poder que los cristianos están llenos
de amor rebosante por sus enemigos, y capacitados para
perseverar bajo las circunstancias más difíciles. ¡Debemos
clamar a Dios por más de la presencia del Espíritu y de poder
en nuestras vidas!
C onclusión
Al considerar los capítulos anteriores, vemos un magnífico
cuadro emergiendo: “La Aurora de lo alto” nos ha visitado; ¡Dios
ha venido a este mundo de tinieblas en la Persona de Jesucristo,
para redimir a Sus criaturas pecaminosas! La gloria de Cristo es
una gloria única —“gloria como del unigénito del Padre, lleno de
gracia y de verdad”. Antes de Su venida, toda la historia humana
fue sólo una preparación para Él. Él es el punto central de toda la
historia.
En preparación para la venida de Cristo, Dios estableció pactos
con hombres. Sus promesas a Abraham expusieron su propósito
de gracia, inmutable y soberano, para salvar a una multitud de la
humanidad caída, sólo por gracia, mediante la fe. Su pacto con
Moisés expuso los principios inmutables de justicia que debían ser
cumplidos para que esa salvación se llevara a cabo. Al cumplir en
todos los sentidos los requisitos justos de la ley, el Señor Jesucristo
también hizo posible el cumplimiento de la promesa de Dios a
Abraham de que “todas las naciones de la tierra” serían “bendecidas”
en él.1
Cristo salva a Su pueblo al llevarlo a la unión consigo mismo.
Si “somos de Cristo, entonces somos descendencia de Abraham,
herederos según la promesa”.2 Todas las bendiciones de la salvación
prometidas a la “simiente” de Abraham son nuestras “en Cristo”;
ninguna de ellas viene a nosotros “por sí misma” o aparte de Él.
En Cristo somos nuevas criaturas, con corazones nuevos.
Vivimos en un nuevo ámbito, el ámbito de la gracia; bajo un nuevo
pacto, un pacto en el que todo participante, “desde el menor hasta
el mayor”, conoce a Dios personalmente. La ley de Dios —la ley del
amor— ha sido escrita dentro de nosotros. Y esa ley es cumplida
no por obediencia a un código externo, sino por las implicaciones
de un poder interior —la vida misma de Cristo en nosotros.

1
Génesis 18:18 2
Gálatas 3:29

235
LA LEY DE CRISTO

Nuestro estándar es Cristo. Él es la revelación última y final del


Dios invisible y Su voluntad para nosotros. Cristo vive en nosotros
mediante Su Espíritu para guiarnos a toda verdad y para reproducir
Su carácter en nuestras vidas. Nosotros servimos en “la novedad del
Espíritu” y no en el “arcaísmo de la letra”. Nuestra meta es poder
“conocerle a Él y el poder de Su resurrección y la participación en
Sus padecimientos”.1
El amor está en el corazón y en el centro mismo de la vida
cristiana. Nuestra razón de ser es que amemos a Dios con todo nuestro
corazón, alma, mente y fuerza, y a nuestro prójimo como a nosotros
mismos. De esta manera glorificaremos a Dios y gozaremos de Él
para siempre.
Tal salvación es mucho más gloriosa de lo que nadie pueda
imaginar. ¡Nada podría ser más maravilloso que ser un hombre o
una mujer redimido “en Cristo” —“carne de Su carne y hueso de
Sus huesos!”2 ¡Aleluya!

Si se me diera toda la creación,


  Pequeña ofrenda fuera a ti;
Amor divino, amor sin igual,
  Demanda todo, mi alma y vida.
Con gotas de dolor nunca pagaré
  La deuda de amor que debo yo;
Heme aquí, Señor, a ti me entregaré;
  Es todo lo que yo puedo hacer.
Isaac Watts

1
Filipenses 3:10 2
Génesis 2:23; Efesios 5:28-32

236
I. Amad
“De estos dos mandamientos dependen toda la Ley y Profetas.”

II. Amad
Cuarta Parte

Apéndices
Apéndice A

C onceptos C laves

E l C urso de la H istoria R edentora


• El propósito salvífico de Dios en Cristo es el principio unificador
que vincula y sirve de base para todos los tratos de Dios en la
historia de la humanidad, incluyendo los diversos pactos que Él ha
hecho en ocasiones específicas con personas específicas.
• Cristo es el foco de atención y el objetivo de toda la Biblia.
• El Pacto Abrahámico está basado en promesa, y por ende, es
incondicional, inmutable, y seguro.
• El Pacto Mosaico (Ley) se caracteriza por el principio de que la vida
depende del hacer, y por consiguiente, representa un pacto de obras.
• En el Nuevo Pacto la promesa es absorbida mientras la anticipación
da lugar a la realización, y la Ley es absorbida mientras la demanda
da lugar a la satisfacción.

L ibertad de la L ey
• Los cristianos han quedado libres de la maldición de la Ley, han
quedado libres de la Ley como requisito para obtener favor y la
vida, han quedado libres de la Ley como una regla externa que
contradice su verdadera naturaleza, y han quedado libres de la
Ley como un ámbito de exigencia en contraposición al reino de la
provisión. También han sido liberados de la Ley (y de todos sus 613
mandamientos) como una norma de vida determinada por el pacto.
• El Señor Jesucristo ha absorbido y reemplazado a Moisés como
Profeta, así como absorbió y reemplazó a Aarón como Sacerdote
y a David como Rey.

241
LA LEY DE CRISTO

• La ley de Cristo sobrepasa a la Ley de Moisés, de la misma manera


en que la condición de hijo sobrepasa a la esclavitud.
• Ninguno de los mandamientos del Antiguo Pacto nos ata directamente
como ley de pacto, pero cada uno de ellos tiene relevancia indirecta
para nosotros como parte de la revelación de Dios en la Escritura.
• La manera en la que podemos estar seguros de “guardar y enseñar”
cada mandamiento del Antiguo Testamento —ya sea de “mayor” o
“menor” peso— no es sólo reverenciando el Antiguo Testamento como la
Palabra de Dios, sino creyendo en y siguiendo íntimamente a nuestro Señor
y Amo, quien en Su Persona y enseñanzas es el “cumplimiento” de
toda “jota y tilde” de la Ley.
• Los cristianos no guardan y enseñan los más pequeños
mandamientos de la Ley y los profetas por codificar una nueva “lista
de reglas” a partir de las leyes (espiritualmente interpretadas) del
Antiguo Testamento, sino por andar en amor, mediante el poder del
Espíritu.

L a L ey de C risto
• El “nuevo mandamiento” que Cristo dio a sus discípulos en el
Aposento Alto es “nuevo” porque está asociado a un nuevo pacto,
porque le da una profundidad totalmente nueva de significado a la
palabra “amor”, y porque es dado a aquellos que pertenecen a un
nuevo ámbito en donde “las tinieblas van pasando, y la luz verdadera
ya está alumbrando”.
• ¡El amor es el corazón mismo y la esencia de la Ley!
• Los dos grandes mandamientos son la obligación moral inmutable
puesta sobre todos los hombres, en todo lugar, en todos los tiempos
y en la eternidad.
• La esencia de la ley nunca cambia, sino que la revelación de la ley
adquiere una expresión más y más clara, hasta que encuentra su
culminación en Cristo.
• El amor hace más que impulsarme a guardar la ley; el amor es, en
sí mismo, “el cumplimiento de la ley”.

242
Conceptos Claves

• El amor es el deber supremo del hombre. La Ley, en su esencia, no


es nada más que la obligación a amar. Y el amor —actuando de
acuerdo a su propia naturaleza en el orden creado donde Dios lo
ha puesto— es el cumplimiento de la ley.
• Hemos de amarnos unos a otros “como Cristo nos ha amado”.
Cristo mismo es nuestra “ley” —nuestro máximo ejemplo y estándar.
• El mandamiento a “amarnos los unos a los otros” tiene aplicaciones
concretas y prácticas que son detalladas en las muchas exhortaciones
de “unos a otros” del Nuevo Testamento.
• ¡La ley de Cristo es tan inagotable como la Persona de Cristo mismo!
• El énfasis del Nuevo Testamento, por tanto, no está en alguna
lista codificada de mandamientos y prohibiciones como nuestro
estándar de conducta, sino en el amor semejante al de Cristo, que es
empoderado y dirigido por Cristo mismo mediante el Espíritu Santo.
• En la medida en que la vida de Cristo se manifiesta en nosotros, en
esa medida, la superioridad de la “ley de Cristo” a cualquier otra
“ley” también será manifestada.
• Es muy significativo que en el Nuevo Testamento el pecado se
considera principalmente en términos de ofender a una Persona
viva —el Espíritu Santo. Asimismo, la vida piadosa se considera en
términos de vivir “en el Espíritu”, andar “en el Espíritu”, y llevar
el “fruto del Espíritu”.
• Como cristianos no estamos llamados a producir el poder y la luz de
la vida de Cristo por nosotros mismos, sino que estamos llamados
a arrepentirnos de cualquier cosa en nuestras vidas que pueda estar
apagando o contristando al Espíritu Santo y a creer en las promesas
que nos han sido dadas en Cristo. Entonces seremos capacitados
para “presentarnos a nosotros mismos a Dios como vivos de entre
los muertos” y para levantarnos para “andar en novedad de vida”.
• La vida cristiana requiere paciencia, guerra, sufrimiento, negación
de sí mismo y obediencia costosa a los mandamientos de Cristo.
Implica “esforzarse”. Este esfuerzo, sin embargo, no debe pretender
ser hecho en nuestra propia fuerza, sino “según el poder del Señor
que obra poderosamente en nosotros”.

243
LA LEY DE CRISTO

• Únicamente este poderoso “ministerio del Espíritu” del Nuevo


Pacto es suficiente para capacitarnos para amar, en una pequeña
medida, como Cristo amó, y así “cumplir la ley de Cristo”. Por esta
razón, todos los cristianos deberían ir una y otra vez a su Padre
celestial “pidiendo, buscando y llamando” por más de la presencia
y del poder del Espíritu Santo en sus vidas.

244
Apéndice B

“Dios Es Amor ”
El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.
 1 Juan 4:8

Dios es amor, y el que permanece en amor permanece en


Dios, y Dios permanece en él.  1 Juan 4:16

La declaración de Juan de que “Dios es amor” es una de las


declaraciones más sencillas y profundas de toda la Biblia. Los
autores de las Escrituras a menudo dicen que Dios es misericordioso,
o fiel, o justo, pero nunca dicen que Él es misericordia, o fidelidad,
o justicia. Sin embargo, aquí Juan no sólo afirma que Dios es
amoroso, ¡sino que Dios es amor! Esto llevó a Jonathan Edwards a
afirmar que “la Deidad o la naturaleza divina y esencia subsiste
en el amor”. Y Octavio Winslow, en su sermón sobre “El Dios de
Amor” (1870), afirma:

El amor no es tanto un atributo de Dios como Su esencia


misma. No es tanto una perfección moral de Su ser como
Su ser mismo. Él no sería Dios si Él no fuera amor…
El amor es tan completamente la esencia de Dios, que
resplandece en cada perfección de Su naturaleza, y es
exhibido en cada acto de Su administración… Él no es
nada, y no puede hacer nada en lo cual Su amor no sea una
cualidad esencial… la omnipotencia es el poder del amor;
la omnisciencia es el ojo del amor; la omnipresencia es la
atmósfera del amor; la santidad es la pureza del amor; la
justicia es el fuego del amor… Dios es la esencia del amor.

Si bien algunas de estas declaraciones pueden ir más allá de


lo que está ciertamente implícito por el hecho de que “Dios es
amor”, sin duda éstas se acercan más a la realidad que muchos
textos (más cuidadosamente redactados) de teología sistemática.
Frecuentemente, ¡en estos textos el amor de Dios es relegado a una

245
LA LEY DE CRISTO

subcategoría de menor importancia dentro del tema general de la


“bondad” de Dios!
El hecho de que “Dios es amor” no significa que podemos
reducir lógicamente todos Sus otros atributos al amor. Sin embargo,
ciertamente quiere decir que el amor es la característica moral
central y esencial de Su ser. Cuando Dios promete mostrar “Su gloria”
a Moisés y “hacer que toda Su bondad” pase delante de Él, es Su
amor el que es preeminente: “El Señor, el Señor, Dios compasivo y
clemente, lento para la ira y abundante en misericordia y fidelidad;
el que guarda misericordia a millares, el que perdona la iniquidad,
la transgresión y el pecado”.1
Esto no significa que Dios “tendrá por inocente al culpable”,2
pero sí quiere decir que “Él no castiga por gusto, ni aflige a los
hijos de los hombres”.3 Antes bien, Dios “no se complace en la
muerte de nadie”.4
Incluso la declaración de Juan de que “Dios es luz”5 tiene una
relación moral directa con el hecho de que “Dios es amor”: “El
que ama a su hermano permanece en la luz… el que aborrece a su
hermano está en tinieblas”.6 Esta relación directa entre el amor y
la luz no debería sorprendernos, ya que la Biblia asocia “luz” con
vida,7 entendimiento espiritual,8 revelación9 y bondad,10 mientras
que “tinieblas” tiene que ver con muerte,11 ceguera espiritual,12 cosas
ocultas por vergüenza13 y maldad.14

1
Éxodo 34:6-7; ver también Salmo 103:7-18. 2 Éxodo 34:7 3 Lamentaciones
3:31-33 4 Ezequiel 18:31-32; 33:11 5 1 Juan 1:5 6 1 Juan 2:8-11 7 Juan 1:4;
8:12 8 2 Corintios 4:6; Lucas 2:32 9 Efesios 5:13; Juan 3:21 10 Mateo 5:16;
2 Corintios 6:14; Efesios 5:8-9 11 Mateo 4:16 12 2 Corintios 4:4; Mateo 6:23
13
2 Corintios 4:2; Juan 3:20; Efesios 5:11-12 14 Isaías 5:20; Lucas 22:53;
Hechos 26:18

246
Apéndice C

“C ivil, C eremonial,
y M oral ”
Se ha tomado por costumbre que los teólogos reformados sigan
a Aquino (1225-1274) al dividir las leyes del Antiguo Pacto en tres
categorías: civiles, ceremoniales y morales. Las leyes civiles eran
aquellas leyes que se relacionaban específicamente con el gobierno
de la teocracia y que incluían cosas tales como los procedimientos a
seguir en los casos de homicidio,1 la pena específica para el adulterio2
y otras cuestiones de la justicia social. Las leyes ceremoniales, por
otra parte, trataban cuestiones como la circuncisión, los rituales
de lavados3 y el ofrecimiento de los sacrificios.4 Las leyes morales
eran aquellas leyes que se relacionaban directamente con el carácter
de Dios, tales como los mandamientos de no matar o dar falso
testimonio contra nuestro prójimo.
El hecho de que la Biblia no use términos tales como “civil,
ceremonial y moral” expresamente, no quiere decir que estos
conceptos son inherentemente anti-bíblicos. Son fáciles de entender
y, en cierto modo, útiles para comprender las leyes del Antiguo
Pacto. La mayoría de los cristianos (debido a su perspectiva del
Nuevo Pacto) identificarán rápidamente los ejemplos más obvios
de las leyes civiles, ceremoniales y morales dentro de la legislación
Mosaica. Sin embargo, esta división mental de la Ley Mosaica en
“categorías” ha dado lugar a mucha confusión y malentendidos en
la interpretación de las Escrituras.

L a L ey —U na U nidad
El primer problema (y es muy serio) surge del hecho de que el
Nuevo Testamento de principio a fin considera la Ley de Moisés

1
Éxodo 21:12-14 2
Levítico 20:10 3
Éxodo 30:18-21 4
Éxodo 29-36-42

247
LA LEY DE CRISTO

como una unidad. Cuando Pablo dice que los cristianos “ya no
estamos bajo ayo”,1 él está refiriéndose a toda la economía Mosaica,
y no sólo a una parte de ella. De igual manera, cuando él dice que
“hemos quedado libres de la Ley, habiendo muerto a lo que nos
ataba, de modo que sirvamos en la novedad del Espíritu y no en el
arcaísmo de la letra”,2 él está hablando de la liberación de toda la
Ley. Los cristianos han salido de todo el “ámbito” de la Ley; ellos
“no están bajo la ley, sino bajo la gracia”.3 Por tanto, ponernos bajo
alguna parte de la Ley, es ponernos bajo toda la Ley.4
El Señor Jesucristo tenía una perspectiva similar con respecto
a la unidad de la Ley. Cuando Él sacó ejemplos de la Ley Mosaica
con el fin de exponer (por contraste) las leyes de Su reino,5 no hizo
una distinción entre (por ejemplo) los Diez Mandamientos y los
otros mandamientos. Antes bien, Él tomó ilustraciones de toda
la Ley, incluyendo aquellos mandamientos que concernían a los
juramentos, el divorcio, la justicia civil (“ojo por ojo”) y el trato a
los enemigos.
En la gran mayoría de los casos en el Nuevo Testamento,
la palabra “Ley” es, por consiguiente, una referencia a la Ley
Mosaica como una unidad de pacto. Si imponemos de manera
inconsciente nuestras propias categorías “civiles, ceremoniales y
morales” sobre los versículos que hablan acerca de la Ley, entonces,
sin duda, vamos a malinterpretarlos. Por ejemplo: cuando Pablo
dice en Romanos 6:14 que no estamos “bajo la ley”, muchos
automáticamente presuponen en estas palabras la idea de que no
estamos “bajo la condenación de la ley” ni “bajo la ley ceremonial”,
pero que estamos “todavía bajo la ley moral”. Pero si esto fuera
lo que Pablo quería decir, él nunca habría anticipado la objeción
que sigue inmediatamente: “¿Entonces qué? ¿Pecaremos porque no
estamos bajo la ley, sino bajo la gracia?”
Lo mismo ocurre con Gálatas 5:13: “Porque vosotros, hermanos,
a libertad fuisteis llamados; sólo que no uséis la libertad como
pretexto para la carne, sino servíos por amor los unos a los otros”. Si
Pablo hubiera estado enseñando a los gálatas que fueron “liberados”

1
Gálatas 3:25 2
Romanos 7:6 3
Romanos 6:14 4
Gálatas 5:3 5
Mateo 5:20f

248
“Civil, Ceremonial, y Moral”

sólo de la “ley ceremonial”, pero no de toda la Ley como un todo,


él nunca habría anticipado la posibilidad de que pudieran verse
tentados a “usar la libertad como pretexto para la carne”. La verdad
es que Pablo estaba enseñando a los gálatas que los cristianos han
quedado “libres” de la Ley en su totalidad. ¡Los cristianos no están
“bajo la Ley”! Aún en cuestiones que se relacionaban con una vida
de santidad, Pablo no estaba centrándose en la Ley (ni siquiera en
“la ley moral tal como-se-encuentra-en-la-legislación-mosaica”),
sino que él era Cristo-céntrico. Para Pablo, la vida de santidad está
asegurada en los creyentes no por centrarse en la Ley, sino por la
realidad de haber muerto al pecado (¡y a la Ley!) en Cristo, y haber
sido resucitados con Él para “andar en novedad de vida”1 por el
poder del Espíritu Santo.2 Los que andan en amor por el poder del
Espíritu van a “cumplir” la Ley de manera inconsciente, como una
consecuencia de los impulsos del Espíritu y del “fruto”.3

¿C ivil , C eremonial o M oral ?


Pero hay un segundo problema con la división de “civil,
ceremonial, moral”. ¿Quién está capacitado para decidir qué
mandamientos de la Ley Mosaica son morales, cuáles son
civiles, y cuáles son ceremoniales? ¿Quién tiene la autoridad
para decirnos qué mandamientos son “livianos” y cuáles son “de
peso”? Frecuentemente, un solo mandamiento del Antiguo Pacto
parecerá incluir más de una categoría,4 y los mandamientos más
importantes están a veces “mezclados” con los aparentemente más
insignificantes.5 ¿Quién debe decidir “cuál es cuál”?
La respuesta a esta pregunta es que nadie está capacitado para
decidir estos asuntos, salvo los escritores inspirados de las Escrituras. Si bien
el Antiguo Testamento nos orienta en la dirección correcta,6 todavía
deja la mayoría de estas cuestiones sin respuesta. ¡Ningún judío, por
ejemplo, hubiera considerado alguna vez que la circuncisión fuera

1
Romanos 6:1-6 2 Romanos 7:4-6; ver capítulos 18-19. 3 Gálatas 5:13-25;
Romanos 8:4 4 Éxodo 22:25 5 Levítico 19:18-19 6 Miqueas 6:6-8; Oseas 6:6;
Salmo 51:16-17; Proverbios 21:3

249
LA LEY DE CRISTO

un mandamiento “ligero”; ¡después de todo, Moisés casi perdió la


vida a causa de ello! ¡No es hasta que llegamos al Nuevo Testamento
que aprendemos que la circuncisión no es “nada”!1 Y no es hasta
que llegamos al Nuevo Testamento que aprendemos que el segundo
más grande de los mandamientos en la Ley, en realidad aparece en el
Antiguo Pacto, ¡justo al lado de un mandamiento de “no ayuntarás
dos clases distintas de tu ganado”!2
Dependemos, entonces, de las enseñanzas del Nuevo Testamento
para una respuesta autoritativa en cuanto a qué mandamientos
son “de más peso”3 y cuáles son “nada”. El problema es que el
Nuevo Testamento (al igual que el Antiguo) nunca nos da una
lista detallada de todo lo que es “moral” en la Ley Mosaica. Al
contrario, sólo nos da “indicaciones” en cuanto a qué cosas son
más importantes. Por ejemplo, nos dice que “el amor” está en el
centro de la Ley, que la circuncisión es “nada”, y que los sacrificios
del Antiguo Pacto están ahora cumplidos y terminados en Cristo.
Es sólo debido a estas “indicaciones” que las categorías “civiles,
ceremoniales y morales” funcionan tan bien como lo hacen. Los
cristianos, debido a su perspectiva del Nuevo Pacto, pueden reconocer
fácilmente los ejemplos más obvios de las leyes “ceremoniales” y
“civiles”. Sin embargo, cuando se trata de asuntos menos obvios
que no son explicados detalladamente en el Nuevo Testamento,
hay una gran cantidad de áreas en las que estas distinciones son
confusas y resultan en muchos desacuerdos perjudiciales. Esto es
de esperarse, ya que la Biblia misma nunca divide la Ley en categorías.

“L a L ey M oral I nmutable ”
El tercer problema con las categorías “civiles, ceremoniales,
y morales” se deriva del hecho de que muchos en la tradición
reformada han llegado a afirmar que la “ley moral” y los Diez
Mandamientos son lo mismo. Como hemos visto, la Biblia ni
siquiera hace referencia a “la ley moral”; ¡y mucho menos dice que

1
1 Corintios 7:19; Gálatas 5:6; 6:15 2
Levítico 19:18-19 3
Mateo 23:23

250
“Civil, Ceremonial, y Moral”

“la ley moral” y el Decálogo son la misma cosa! Quienes afirman


que son lo mismo se enfrentan a muchas dificultades.

La poligamia
Por ejemplo, la mayoría de los cristianos seguramente afirmaría
que un creyente en el Nuevo Pacto que entra conscientemente en
una relación polígama, estaría cometiendo adulterio.1 No obstante,
bajo el Antiguo Pacto (que fue resumido en “las palabras del pacto,
los Diez Mandamientos”,2 incluido el Séptimo Mandamiento contra
el adulterio), la poligamia no sólo estaba permitida, sino que además
hubo leyes con respecto a quiénes se les permitía ser segunda esposa,
cómo habían de ser tratadas las diferentes esposas, etc.3 Mientras
David se casó con múltiples esposas, Dios no mostró abiertamente
su descontento,4 pero cuando cometió adulterio con Betsabé, lo
castigó severamente.5
Además de la poligamia, debemos encarar la cuestión de
las “concubinas”, que también estaban permitidas bajo los Diez
Mandamientos. ¡Hasta los teólogos más dotados parecen ser
incapaces de explicar a sus hijos pequeños (ni siquiera a sus hijos
adolescentes), exactamente qué era una concubina y por qué Dios
permitió a hombres como David y Salomón tenerlas! Si el Decálogo
es, en efecto, la “ley moral inmutable de Dios”, ¿estamos dispuestos a
aceptar su definición de “adulterio”, el cual permite tanto múltiples
esposas como concubinas dentro de sus parámetros?
El hecho de que la poligamia estaba permitida en el Antiguo
Pacto a menudo ha sido comparada con el permiso de divorcio, que
según el Señor Jesús era una concesión a los hombres por “la dureza
de su corazón”.6 Esto sin duda es verdad, y las leyes relacionadas
con la poligamia no deben ser entendidas como una aprobación
de la práctica, sino como regulaciones para proteger a las mujeres.
Esta observación, sin embargo, en realidad no aborda el asunto
en cuestión. Si uno de los Diez Mandamientos hubiera sido: “No

1
Romanos 7:3; 1 Corintios 7:2 2 Éxodo 34:28; Deuteronomio 4:13
3
Deuteronomio 21:15-17; Levítico 18:18; Éxodo 21:10-11 4 2 Samuel 3:2-5
5
2 Samuel 10:10-12 6 Mateo 19:8

251
LA LEY DE CRISTO

te divorciarás de tu esposa”, y aún así Dios hubiera permitido el


divorcio, entonces la situación habría sido paralela. Tal como es, Dios
dijo: “No cometerás adulterio”, y sin embargo permitió la poligamia
y concubinas. Podemos estar de acuerdo en que la poligamia era
una concesión por la dureza de los corazones de los hombres en
un contexto cultural específico. También podemos concordar en
que su práctica por hombres como David y Salomón, constituía
una transgresión al amor perfecto y a la intención original de
Dios para el matrimonio.1 Pero no podemos concordar en que la
poligamia constituía un acto de adulterio por parte de ellos, porque
queda claro por la narrativa del Antiguo Testamento que no fue
así. Evidentemente, la definición de “adulterio” ha cambiado entre
el Séptimo Mandamiento y el Nuevo Testamento.

La esclavitud
Otro dilema moral surge con respecto a la esclavitud. La esclavitud
es mencionada sin ser condenada en el Cuarto y en el Décimo
Mandamiento del Decálogo.2 De hecho, la esclavitud fue aceptada
durante toda la legislación Mosaica,3 y antes de la Guerra Civil
estadounidense algunos argumentaron su reconocimiento en los
Diez Mandamientos en defensa de la continuación de esa práctica.
Si nos preguntamos en qué consistía exactamente la esclavitud reconocida
por el Cuarto y Décimo Mandamientos, encontramos la respuesta a
nuestra pregunta al examinar los detalles de las leyes de esclavitud
que Dios le dio a Moisés. Cuando hacemos eso, descubrimos que
si bien la Ley Mosaica era muy superior a otros códigos de leyes
antiguas (por ejemplo, el Código de Hammurabi) en cuanto a la
forma de tratar a los esclavos, no obstante, estaba muy lejos de
presentar el ejemplo perfecto de la voluntad de Dios respecto a
tales asuntos. Por ejemplo, según la Ley Mosaica, un hombre no
debía ser castigado por matar “a su siervo o a su sierva con una
vara”, siempre y cuando el esclavo “sobreviva uno o dos días…

1
Génesis 2:18, 24 2 Éxodo 20:10, 17 [Nota: la palabra traducida “siervo” aquí
(Heb. ebed) es traducido uniformemente “esclavo” en los siguientes versículos.]
3
E.g., Éxodo 12:44, 21; 26-27, 32; Levítico 25:44-46; Deuteronomio 23:15.

252
“Civil, Ceremonial, y Moral”

porque es propiedad suya”.1 Al igual que las leyes concernientes


al divorcio, decretos de este tipo sin duda deben ser entendidos
no como expresiones de aprobación divina, sino como maldades
permitidas y reguladas con el fin de prevenir un mal aún mayor.
Sin embargo, tales cosas en realidad fueron permitidas por la Ley de
Moisés, como se resume en el Decálogo. Si los Diez Mandamientos
son la “ley moral inmutable” de Dios, ¿estamos dispuestos a aceptar
el tipo de esclavitud que es reconocida por ellos?

El día de reposo
Un dilema moral final se presenta con respecto al día de reposo.
Bajo el Cuarto Mandamiento (“Acuérdate del día de reposo para
santificarlo”), los hombres fueron mandados a observar “completo
reposo” el séptimo día de la semana. “Cualquiera que haga obra
alguna en el día de reposo, morirá irremisiblemente”.2 “No harás
en él obra alguna.”3 Si preguntamos qué exactamente quiso decir
Dios en el Cuarto Mandamiento cuando prohibió “obra alguna”,
hallamos que una “obra” fue definida por Dios para incluir cosas
como encender fuego en la morada de uno,4 preparar alimentos5
y comprar o vender.6 ¿Es este mandamiento parte de la “ley moral
inmutable” de Dios?7 Si es así, ¿cómo deben los cristianos observarlo
exactamente? ¿Está permitido prender las luces eléctricas en
nuestras casas en “el día de reposo” o utilizar el autobús para ir a la
reunión de la iglesia en la mañana? (Ambas actividades involucran
una violación del Cuarto Mandamiento, ya que requieren comprar
y también requieren que otros trabajen en el “día de reposo”).
¿Quién decide qué está permitido en el día de reposo y qué no lo
está? Suponiendo que somos capaces de decidir qué es y qué no es
permisible en el día de reposo, ¿no deberíamos ejercer disciplina
en la iglesia hacia aquellos que continuamente hacen lo que no es
permisible? Si la violación del día de reposo requería la pena de
muerte bajo el Antiguo Pacto y es agrupada junto con el homicidio,
el robo y el adulterio, como uno de los requisitos esenciales de la

1
Éxodo 21:20-21 2
Éxodo 31:15 3 Éxodo 20:10 4 Éxodo 35:3
5
Éxodo 16:23-24 6
Nehemías 10:31; 13:15-22 7 Ver Apéndice E, P. 2.

253
LA LEY DE CRISTO

“ley moral inmutable” de Dios, seguramente deberían requerir


bajo el Nuevo Pacto las mismas medidas disciplinarias que tenían
esos pecados.

“Pero Yo os digo”
Aparte de estos dilemas, hay otra consecuencia negativa al
identificar los Diez Mandamientos con “la ley moral inmutable
de Dios”. Si los Diez Mandamientos son la revelación más completa y
perfecta de la voluntad de Dios para la humanidad, entonces inevitablemente
resulta en que la “ley de Cristo” no puede añadir nada a ellos. Lo más
que Cristo puede hacer es exponer el “verdadero significado” de
los Diez Mandamientos; Él no puede establecer un estándar de
conducta más alto que el que ellos ya revelan. Históricamente, esto
ha centrado la atención más en el Decálogo que en los multiformes
y ricos imperativos del Nuevo Testamento. Los mandamientos de
Cristo y Sus apóstoles se convierten en meras notas al pie de los
Diez, y se hacen muchos intentos ingeniosos para mostrar que
en realidad estaban incluidos en el “verdadero significado” del
Decálogo desde el principio. Tal enfoque inevitablemente conduce
a una disminución de las glorias distintivas del Nuevo Pacto.
Estas glorias distintivas son manifestadas no sólo por los
estándares sin igual de la ley de Cristo misma, sino también por el
contexto en que estos estándares están establecidos. Los imperativos
del Nuevo Testamento siempre se dan en el contexto de una nueva
era que ha amanecido entre los hombres: “Las tinieblas van
pasando, y la luz verdadera ya está alumbrando”.8 Los cristianos
han “gustado de los poderes del siglo venidero”.9 El Reino de Dios
está “entre ellos”.10 Ellos han sido “resucitados con Cristo y sentados
con Él en los lugares celestiales”.11 Ellos “han muerto y su vida está
escondida con Cristo en Dios”.12
Es en este contexto que los maridos (por ejemplo) son exhortados
a amar a sus esposas “así como Cristo amó a la iglesia”. El amor
excepcional de Cristo por Su novia no sólo fija el más alto estándar
imaginable para los esposos cristianos, sino que ese estándar se

8
1 Juan 2:8 9
Hebreos 6:5 10
Lucas 17:21 11
Efesios 2:6 12
Colosenses 3:3

254
“Civil, Ceremonial, y Moral”

da a aquellos que han “sido crucificados juntamente con Cristo”


y que “ya no viven ellos, sino que Cristo vive en ellos”.1 Dar a
esta exhortación un sabor Mosaico al implicar que no nos lleva
más allá del Séptimo Mandamiento (“no cometerás adulterio”) es
inexcusable. “¡La Ley fue dada por medio de Moisés; la gracia y la
verdad fueron hechas realidad por medio de Jesucristo!”

C onclusión
Si bien las categorías “civiles, ceremoniales y morales” no son
totalmente inválidas, no obstante, introducen mucha confusión y
malentendidos en cualquier estudio del Nuevo Testamento acerca
de la Ley Mosaica. Esto es particularmente cierto cuando “la ley
moral” es identificada con el Decálogo. Aunque a veces2 el Señor
y sus apóstoles se refieren a secciones de los Diez Mandamientos
en el Nuevo Testamento, esto es fácil de entender si consideramos
su posición central como “las palabras del [Antiguo] pacto.”3 Esto
no significa que fueron dados como una recopilación inmutable y
exhaustiva de todo el deber moral para todos los hombres en todos
los tiempos. Cuando el “joven rico” le preguntó qué mandamientos
habían de cumplirse para “obtener vida eterna”, Jesús fácilmente
podía haber dicho: ¡“Los Diez”! En lugar de eso, Él citó cinco
mandamientos de la segunda tabla del Decálogo, junto con un
mandamiento de no “defraudar” y el mandamiento de amar a
nuestro prójimo como a nosotros mismos.4 Cuando Pablo dice
que “a los que están sin ley” se hizo “como sin ley”, no continúa
diciendo: “aunque no estoy sin la ley de Dios, sino bajo los Diez
Mandamientos”. El enfoque de Pablo para una vida santa era Cristo,
no el Decálogo. Cuando Pablo cita del Decálogo en cualquier
medida, es sólo para demostrar que es cumplido naturalmente
por los que andan en amor.5 La exhortación que Pablo da a los
cristianos es que “anden conforme al Espíritu”, no que “guarden

1
Gálatas 2:20 2 Siete ocasiones: Mateo 5:21, 27, 15:4, 19:18-19, Romanos 7:7;
13:9, Efesios 6:2-3; Santiago 2:11 3 Éxodo 34:28; Deuteronomio 4: 13
4
Mateo 19:18-19; Marcos 10:19 5 Romanos 13:8-10; Gálatas 5:13-14

255
LA LEY DE CRISTO

los Diez Mandamientos”. El resultado inevitable de andar conforme


al Espíritu es que “el requisito de la Ley es cumplido en nosotros”,1
no obstante esto es una declaración de un hecho, no una exhortación
para ser obedecida.
En resumen, si estamos buscando una distinción bíblica entre
los varios mandamientos de la Ley (en cuanto a cuáles de ellos son
inmutables y eternos) no la encontraremos en ninguna supuesta
división entre los preceptos “civiles, ceremoniales y morales”.
Antes bien, la encontramos en la declaración de nuestro Señor
de que “toda la Ley y los Profetas” dependen de “los dos grandes
mandamientos”.2

1
Romanos 8:4 2
Mateo 22:34-40

256
Apéndice D

El Uso Lícito de La Ley


Como te rogué al partir para Macedonia que te quedaras
en Efeso para que instruyeras a algunos que no enseñaran
doctrinas extrañas, ni prestaran atención a mitos y
genealogías interminables, lo que da lugar a discusiones
inútiles en vez de hacer avanzar el plan de Dios que es por fe,
así te encargo ahora. Pero el propósito de nuestra instrucción
es el amor nacido de un corazón puro, de una buena conciencia
y de una fe sincera. Pues algunos, desviándose de estas cosas,
se han apartado hacia una vana palabrería, queriendo ser
maestros de la Ley, aunque no entienden lo que dicen ni las
cosas acerca de las cuales hacen declaraciones categóricas.
Pero nosotros sabemos que la Ley es buena, si uno la
usa legítimamente, reconociendo esto: que la ley no ha sido
instituida para el justo, sino para los transgresores y rebeldes,
para los impíos y pecadores, para los irreverentes y profanos,
para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para
los inmorales, homosexuales, secuestradores, mentirosos,
los que juran en falso, y para cualquier otra cosa que es contraria
a la sana doctrina, según el glorioso evangelio del Dios bendito,
que me ha sido encomendado. 1 Timoteo 1:3-11

E l A mor E s la M eta
Pablo dice aquí que “la Ley (Mosaica) es buena”, aun en un
contexto del Nuevo Pacto, pero sólo si uno “la usa legítimamente”.
Algo de lo que él quiere decir con esta declaración puede ser visto
en el contexto inmediato. Los falsos maestros estaban usando la
Ley de una manera que conducía a “discusiones inútiles” y “vana
palabrería”. En lugar de eso, deberían haber usado la Ley para
“hacer avanzar el plan de Dios que es por fe”. En otras palabras,
deberían haber usado la Ley para promover el evangelio. Según
Pablo, “el amor” es la meta suprema de toda instrucción cristiana —ya

257
LA LEY DE CRISTO

sea que esta instrucción venga del Antiguo o del Nuevo Testamento.
Tal amor sólo fluye de una renovación interna (corazón puro, buena
conciencia, fe sincera), la cual la Ley por sí misma es incapaz de dar. Por
lo tanto, ¡cualquier “uso” de la Ley que no está centrado en el amor
como su meta y resultado supremos, es un uso equivocado de la Ley!
Cualquier uso de la Ley que haga que los cristianos “se muerdan
y se devoren unos a otros”,1 que “se juzguen”2 y se disfamen unos
a otros, que centren su atención en “reglas” y lo externo,3 o que
de cualquier manera lleguen a estar “otra vez sujetos al yugo de
esclavitud”,4 constituye un uso erróneo de la Ley.
Entonces, ¿cómo puede ser usada correctamente la Ley en un
contexto del Nuevo Pacto? ¿Cómo puede ser “usada lícitamente”
para dirigir a los hombres hacia Cristo y al amor como la suprema
“meta de nuestra instrucción”? La respuesta que Pablo da de
inmediato a esta pregunta se encuentra en los versículos 9-11.
Después de decir que “la Ley es buena, si uno la usa legítimamente”,
inmediatamente pasa a decir que para hacer esto, primero uno
debe “reconocer el hecho de que la Ley no ha sido instituida para
el justo”. Más bien, la Ley ha sido instituida “para los transgresores
y rebeldes, para los impíos y pecadores, para los irreverentes y
profanos, para los parricidas y matricidas, para los homicidas, para
los inmorales, homosexuales, secuestradores, mentirosos, los que
juran en falso, y para cualquier otra cosa que es contraria a la sana
doctrina, según el glorioso evangelio del Dios bendito”. En otras
palabras, el particular “uso de la Ley” que Pablo tiene en mente en estos
versículos es algo esencialmente negativo. La ley no ha sido instituida
para el justo, sino para los transgresores y rebeldes. Sus negaciones
y prohibiciones no fueron diseñadas primordialmente para edificar
a los santos, sino para restringir y condenar a los malvados. (Esto
explica por qué Pablo centra su enseñanza a los cristianos no en
las negaciones de la Ley, sino en la Persona de Cristo y la gloriosa
redención consumada por Él.)

1
Gálatas 5:15 2
Romanos 14:3-4 3
Romanos 14:17; Hebreos 13:9
4
Gálatas 5:1

258
El Uso Lícito de La Ley

C onvencer a los J udíos de P ecado


En la epístola de Pablo a los Romanos lo vemos “usando la
Ley” de esta manera esencialmente negativa, a fin de convencer a
los judíos de su pecado. Después de establecer la condenación de los
gentiles en Romanos 1 (por causa de sus pecados en contra de la
revelación natural), Pablo continúa en Romanos 2 estableciendo
la condenación de los judíos (por causa de sus pecados contra la
revelación especial —es decir, la Ley). Él usa las prohibiciones
de la Ley contra cosas tales como el robo, adulterio, y sacrilegio,
para convencer a los judíos de su estado pecaminoso,1 y termina
concluyendo que “tanto judíos como griegos están todos bajo
pecado”.2 El objetivo final es hacer que los judíos vean su necesidad
de Cristo y de Su evangelio.
Con respecto a este uso de la Ley Mosaica para convencer de
pecado, debería señalarse que no sólo en Romanos 2, sino también
en el caso del “joven rico”, y en el caso de la propia experiencia de
Pablo,3 la Ley de Moisés estaba siendo aplicada en un contexto del
Antiguo Pacto a los que eran, de hecho, judíos, y por lo tanto estaban
“bajo la Ley”. No hay ningún ejemplo en la Escritura en que los
Diez Mandamientos (como tales) se prediquen a los gentiles a fin
de convencerlos de pecado. (La mayoría de los gentiles nunca había
oído hablar de los Diez Mandamientos.) Más bien, el irrefutable
conocimiento acerca de Dios manifestado en el orden creado y
dentro de la conciencia humana (la Ley escrita en el corazón) se
les confrontaba con insistencia,4 así como también la resurrección
y la Persona de Cristo y el juicio venidero por medio de Él.5
La manera en que Pablo usaba la Ley Mosaica para convencer
a los judíos de su pecaminosidad y su necesidad de Cristo
es evidentemente una forma en que la Ley puede ser “usada
lícitamente” para promover el evangelio. Es este uso de la Ley
el que Pablo tiene en mente específicamente en 1 Timoteo 1:8-11.
No obstante, si examinamos su práctica y doctrina en el resto del

1
Romanos 2:21-24 2 Romanos 3:9 3 Romanos 7 4 Hechos 17:16-34;
Hechos 14:11-18; Romanos 1:14-32; 2:14-16 5 Hechos 17:30-31

259
LA LEY DE CRISTO

Nuevo Testamento, podemos descubrir por lo menos otras dos


formas en las que él usó la Ley Mosaica para “avanzar el plan de
Dios que es por fe”, y llevar a los hombres a “amar” como la meta
suprema de toda instrucción cristiana.

T estificar de C risto
Uno de estos “usos lícitos de la Ley” adicionales se ve en el
libro de Hechos. Ahí aprendemos que era “costumbre” de Pablo,
cuando testificaba en las sinagogas, “razonar” con sus oyentes
judíos a partir de las Escrituras del Antiguo Testamento. Esto
implicaba “explicar y presentar evidencia de que era necesario
que Cristo padeciera y resucitara de entre los muertos, y decir:
‘Este Jesús, a quien yo os anuncio, es el Cristo’”.1 El segundo “uso
lícito de la Ley” en un contexto del Nuevo Pacto es, entonces,
“predicar a Jesús”2 desde las Escrituras del Antiguo Testamento.
Si bien esto se aplica primordialmente a la “Ley” en su sentido
más amplio (ya sea el Pentateuco o el Antiguo Testamento como
un todo), también ocurre con la Ley en su sentido más estricto (la
legislación Mosaica como tal). Muchos de los mandamientos de la
Ley Mosaica (especialmente los que tenían que ver con el servicio
del templo y los sacrificios) señalaban directamente a la venida del
“Cordero de Dios”, el cual un día “quitaría los pecados del mundo”.
La predicación de Cristo desde las páginas del Antiguo Testamento,
conjuntamente con el testimonio ocular de los apóstoles, fue usado
poderosamente por el Espíritu Santo para convencer a los de origen
judío de sus pecados. Por el libro de Hechos es evidente que éste era,
sin duda, el “uso de la Ley” predominante en la predicación apostólica.
(Las características de la predicación apostólica son discutidas con
más detalle en el capítulo 17.) De esta manera, la Ley era usada
para llevar a los hombres directamente a Cristo, y al “amor de un
corazón puro, de una buena conciencia y de una fe sincera”.

1
Hechos 17:1-3 2
Hechos 8:35

260
El Uso Lícito de La Ley

I nstruir a los C reyentes


Un tercer “uso lícito de la Ley” se encuentra diseminado a
través de las epístolas de Pablo. Como hemos visto en un capítulo
anterior,1 Pablo ve todo el Antiguo Testamento como siendo “útil”
todavía para los creyentes neotestamentarios, “para enseñar, para
reprender, para corregir, para instruir en justicia”.2 Por lo tanto,
a menudo él cita al Antiguo Testamento, ya que “todo lo que fue
escrito en tiempos pasados, para nuestra enseñanza se escribió, a fin
de que por medio de la paciencia y del consuelo de las Escrituras
tengamos esperanza”.3 Una vez más, esto aplica no sólo a las porciones
proféticas y narrativas del Antiguo Testamento, sino también a los
mandamientos de la Ley misma, como ilustraciones del carácter
y de las maneras inmutables de Dios. Aunque la gran mayoría de
las referencias de Pablo al Antiguo Testamento no implican los
mandamientos Mosaicos como tales, él ocasionalmente los cita con
el fin de demostrar su cumplimiento por parte de los que andan en
amor4 o para reafirmar la conducta cristiana.5 Es evidente que Pablo
cree, por ejemplo, que es “lícito” usar los principios subyacentes tras
la prohibición de la Ley de “poner bozal al buey” para apoyar el
derecho de los obreros del evangelio a ser alimentados por aquellos
a quienes sirven. También es lícito usar la prohibición de la Ley
de arar con un buey y un asno juntos para ilustrar la insensatez
de que los cristianos estén unidos en “yugo desigual” con los
incrédulos.6 En tales casos, la Ley está siendo usada para dirigirnos al
verdadero significado y a los verdaderos resultados del amor en la vida
cristiana. Bajo la dirección del Espíritu Santo, los cristianos pueden
encontrar en el Pacto Mosaico muchas de esas aplicaciones útiles de
los principios espirituales del amor que subyacen7 tras el Antiguo
Testamento en su conjunto. Sin embargo, debemos tener mucho
cuidado al hacer esto, para garantizar que nuestras “aplicaciones”
no contradigan la clara enseñanza y el énfasis del Nuevo Testamento.

1
Capítulo 9 2 2 Timoteo 3:16 3 Romanos 15:4 4 Romanos 13:8-10
5
E.g., 1 Corintios 9:8-10 6 2 Corintios 6:14 7 Mateo 7:12

261
LA LEY DE CRISTO

Es evidente, teniendo en cuenta cada uno de los tres ejemplos


anteriores, que Pablo realmente “practicaba lo que predicaba” con
respecto al “uso lícito de la Ley”. En 1 Timoteo 1, Pablo dice que
la Ley debe usarse sólo para el avance del evangelio (“el plan de Dios que
es por fe”) y el amor cristiano (amor que fluye “de un corazón puro,
de una buena conciencia y de una fe sincera”). ¡Hemos encontrado
que esto es exactamente lo que Pablo hizo! Él usó la Ley para
convencer de pecado a sus compatriotas judíos, y para testificarles
de Cristo; y él usó los principios espirituales que subyacen tras la
Ley para guiar a los cristianos hacia las implicaciones reales del
amor en su andar diario.

U sando la L ey H oy en D ía
La Ley Mosaica (junto con la predicación de Cristo) se usó en
el Nuevo Testamento principalmente para convencer a los judíos
de pecado, mientras que la revelación natural (conjuntamente
con la predicación de Cristo) se usó para convencer de pecado a
los gentiles. Esto no significa, sin embargo, que nosotros nunca
podemos citar la Ley Mosaica o el Antiguo Testamento cuando
les predicamos a los gentiles. La Palabra de Dios lleva consigo Su
propia autoridad, y (puesto que toda la Biblia es una revelación
del carácter de Dios) nosotros podemos usar acertadamente tanto
el Nuevo como el Antiguo Testamento para predicar a Cristo y
convencer a los hombres de pecado.
Juan el Bautista no dudó en reprender a Herodes por casarse
con la mujer de su hermano Felipe, diciéndole que “no le era
lícito”1 tener la mujer de su hermano. Asimismo, no dudó en
reprenderlo por todas las otras “maldades que había hecho”.2 El
resultado fue que “Herodes temía a Juan, sabiendo que era un
hombre justo y santo”.3 De la misma manera, los cristianos no
deberían dudar en citar pasajes como Levítico 18:22-23 y 20:13
para reafirmar el conocimiento innato4 que los hombres tienen

1
Marcos 6:17-18; cf. Levítico 20:21 2
Lucas 3:19 3
Marcos 6:20
4
Génesis 19:7

262
El Uso Lícito de La Ley

de que la homosexualidad y el bestialismo son una perversión y


“abominación” al Señor.
Inmediatamente surge una pregunta con respecto a cuáles
prohibiciones del Antiguo Pacto se pueden aplicar a los hombres
aún en nuestros tiempos. El comportamiento homosexual era
castigado con la muerte bajo la Ley, pero también se decía que
el consumo de ciertos animales “inmundos” era “detestable” a
Dios y una “abominación” que tenía como resultado que el ofensor
fuera “cortado” de Israel.1 Pero sabemos por el Nuevo Testamento
que “nada es inmundo en sí mismo”2 y que violar estas leyes de
los alimentos ya no es pecaminoso. Si Dios ya no considera que el
consumo de carne de cerdo es detestable, ¿cómo vamos a saber qué
acciones todavía son detestables para Él? Pablo nos da la respuesta
en 1 Timoteo 1, al final del versículo 11. Además de los pecados
y delitos que enumera específicamente, Pablo incluye “cualquier
otra cosa que es contraria a la sana doctrina, según el glorioso
evangelio del Dios bendito, que me ha sido encomendado”. En
otras palabras, una vez más vemos que es el Nuevo Testamento (la
“sana doctrina” del “glorioso evangelio”) lo que nos da el modelo
para entender y aplicar el Antiguo Testamento en nuestros días. Los
principios subyacentes tras el “glorioso evangelio” nos dicen qué
prohibiciones Mosaicas podemos usar perfectamente en nuestra
situación actual para reprender a los hombres impíos y señalarles
su necesidad de Cristo. Esto no significa que cada uso válido del
Antiguo Testamento esté explicado específicamente en el Nuevo,3
sino que los cristianos siempre deberían interpretar y aplicar el
Antiguo Testamento según el modelo establecido para nosotros
por Cristo y us Apóstoles.

L os D iez M andamientos
Algunos evangelistas y teólogos sostienen que la convicción de
pecado sólo puede tener lugar cuando la Ley (en la forma específica

1
Levítico 7:21; 17:10; Deuteronomio 14:3 2
Romanos 14:14
3
Levítico 18:23 es un ejemplo.

263
LA LEY DE CRISTO

de los Diez Mandamientos) es predicada antes de la predicación


del evangelio (la gloriosa Persona, dichos, muerte y resurrección
de Cristo). Es evidente, a partir de los ejemplos de la predicación
apostólica explorados en el capítulo 17, que esto no es así. También
cabe señalar que aquellos que emplean los Diez Mandamientos en
esta forma, normalmente no los usan tal como aparecían en la Ley
de Moisés. Más bien, ellos “espiritualizan” el mandamiento del
día de reposo (si es que siquiera lo mencionan) y llenan los otros
mandamientos con el contenido de las enseñanzas de Cristo en el
Sermón del Monte. El mandamiento de no cometer adulterio, por
ejemplo, es presentado como un mandamiento de no mirar con
lujuria a una mujer; y el mandamiento de no matar es interpretado
como un mandamiento de no odiar. Hacer esto, en realidad, es
usar una forma de la “ley de Cristo” para convicción de pecado.
Como ya se mencionó, el hecho de que los Diez Mandamientos
sean parte de la Ley Mosaica no significa que nunca se puedan
citar cuando les predicamos a los gentiles, o que no tienen ningún
punto de contacto con las conciencias de los hombres perdidos en
nuestros tiempos. En las culturas occidentales, muchas personas
tienen un vago conocimiento de que los Diez Mandamientos son la
ley de Dios, e incluso en culturas donde no existe tal conocimiento
los hombres ya saben que es malo matar, robar, cometer adulterio,
etc.1 Nosotros siempre debemos tener en mente, sin embargo, que
el Decálogo no es la más alta expresión de la ley de Dios jamás
dada al hombre, ni fue la predicación de los Diez Mandamientos el
método de evangelismo usado por los apóstoles. Además, cualquier
método que siga una estrategia fija de “1, 2, 3” ó “una talla única”
para el evangelismo es contrario al énfasis del Nuevo Pacto en la
dirección y “ministerio” del Espíritu.

1
Romanos 1:32

264
Apéndice E

P reguntas Frecuentes
1. ¿Están obligados los cristianos a obedecer el Cuarto
Mandamiento de “acordarse del día de reposo para
santificarlo”?

Según Mateo 5:19, los cristianos deben “guardar y enseñar” (sea


por realidad interna, sea por acción externa) aun los mandamientos
más pequeños de la Ley Mosaica.1 Ciertamente, el mandamiento
del día de reposo está incluido. Si intentamos, con la asistencia
del Espíritu Santo, observar este mandamiento del Antiguo Pacto
“a través del prisma del Nuevo Testamento”, hay varias posibles
interpretaciones en cuanto a cómo debe ser guardado. Algunos creen
que, en virtud de Hebreos 4, el día de reposo debe ser guardado
“reposando de nuestras obras”2 y poniendo nuestra confianza
en Cristo para salvación. Ellos ven el día de reposo como una
prefiguración del “descanso” que resulta de la justificación por fe,
la cual culmina finalmente en el “descanso”3 en el cielo. Otros ven
en el día de reposo del Antiguo Testamento un principio valioso
y trascendental de la necesidad de un descanso físico semanal,
necesario tanto para hombres como para animales.4 También, otros
creen que nuestra obligación de guardar el día de reposo (sábado)
ha sido cambiado al día del Señor (domingo), y que los cristianos
deberían abstenerse de trabajar y reunirse para adorar en ese día.
Todas éstas (y muchas más) son posibles interpretaciones de los
fundamentos bíblicos, y han sido sostenidas por cristianos sinceros
y piadosos a través de los siglos. Sin embargo, debemos recordar que,
debido a que Cristo y Sus apóstoles no nos han dado ninguna aplicación
autoritativa de este mandamiento del Antiguo Pacto, no tenemos ningún
derecho a imponer nuestra interpretación de ese mandamiento sobre
las conciencias de otros cristianos.

1
Ver capítulo 9. 2
Hebreos 4:1-11 3
Apocalipsis 14:13 4
Éxodo 23:12

265
LA LEY DE CRISTO

Como ya se mencionó, algunos cristianos entienden que el


día de reposo se cumple al “descansar en Cristo” para salvación.
Con la conciencia limpia delante de Dios, ellos han escudriñado
las Escrituras en oración ferviente y han llegado a esta conclusión.
Por otro lado, algunos cristianos creen que el día de reposo ha de
ser guardado literalmente como un día de descanso físico. Con la
conciencia limpia delante de Dios, ellos también han escudriñado
las Escrituras en oración ferviente y han llegado a esta conclusión.
Es un pecado grave que el primer grupo difame a sus hermanos del
segundo grupo como “legalistas”, porque ellos tratan de seguir
a Dios lo mejor que pueden respecto a ese asunto. Por otro lado,
también es un pecado grave que el segundo grupo difame a los
hermanos del primer grupo como “antinomianos”, porque ellos
intentan seguir a Dios en la medida de sus posibilidades. Llamar
legalista a una persona es asociarla, por implicación, a gente religiosa
perdida (como los fariseos) que confía en sus buenas obras para
salvación; y llamar antinomiano a una persona es asociarla, por
implicación, con gente religiosa perdida que “convierte la gracia
de Dios en libertinaje” y deja de lado las restricciones de la vida
piadosa. Aquellos que lanzan estos insultos, sea uno o sea el otro, a
sus hermanos en Cristo, son culpables de pisotear el “mandamiento
nuevo” de nuestro Señor, justo en el momento en que creen que
están defendiendo lo que es agradable a Dios.

2. ¿Cómo deben observar el día del Señor los cristianos?

Como se mencionó anteriormente, muchos cristianos sinceros


y piadosos creen que era la voluntad de Dios que el día del Señor
reemplazara el día de reposo del Antiguo Testamento como un día
de descanso. Ellos han encontrado mucha bendición en dedicar
este día exclusivamente para adorar y meditar en las cosas de Dios.
Debemos recordar que, según Pablo, “el que guarda cierto día, para
el Señor lo guarda”.1 No nos corresponde “menospreciar”2 a nadie
que haga esto. “Para su propio amo está en pie o cae, y en pie se

1
Romanos 14:6 2
Romanos 14:3

266
Preguntas Frecuentes

mantendrá, porque poderoso es el Señor para sostenerlo en pie”.1


Sin embargo, hay varias razones bíblicas e históricas para rechazar
la postura que dice que los cristianos están obligados a “guardar
el día de reposo” en el Día del Señor. Exponer estas razones en
detalle nos llevaría mucho más allá del alcance de este libro, pero
algunas observaciones generales pueden ayudar.
1. En Colosenses 2:16-17, Pablo claramente incluye el día de
reposo con otras regulaciones del Antiguo Testamento concernientes
a “comida, bebida, fiestas, y lunas nuevas”.

Por tanto, que nadie se constituya en vuestro juez con respecto


a comida o bebida, o en cuanto a día de fiesta, o luna nueva,
o día de reposo; cosas que sólo son sombra de lo que ha de
venir, pero el cuerpo pertenece a Cristo.

Aquí Pablo nos manda que no dejemos que nadie “se constituya
en nuestro juez” en relación con estas cuestiones, ya que son sólo
“sombras” de la realidad (“sustancia”) que se encuentra en Cristo.
No cabe duda de si el día de reposo semanal es o no lo que está en
cuestión en estos versículos, dado que Pablo mantiene la misma
categoría aquí (fiestas anuales, lunas nuevas mensuales, y días de
reposo semanales), tal como se encuentra en varios lugares en el
Antiguo Testamento.2
Con respecto a su naturaleza “de sombras”, el día de reposo
es similar a la circuncisión. A pesar de que la circuncisión física
era sólo un mandamiento temporal simbolizando una realidad
espiritual más profunda,3 tuvo un lugar muy prominente en el Pacto
Abrahámico, porque era la “señal” de ese pacto y, por consiguiente,
era identificado con el pacto mismo.4

Este es mi pacto que guardaréis, entre yo y vosotros y tu


descendencia después de ti: todo varón de entre vosotros será
circuncidado. Seréis circuncidados en la carne de vuestro
prepucio, y esto será la señal de mi pacto con vosotros… así

1
Romanos 14:4 2
1 Crónicas 23:31; 2 Crónicas 2:4; 8:12-13; 31:3;
Ezequiel 45:17 3
Romanos 2:28-29 4 Hechos 7:8 “el pacto de la circuncisión”

267
LA LEY DE CRISTO

estará mi pacto en vuestra carne como pacto perpetuo. Mas


el varón incircunciso, que no es circuncidado en la carne
de su prepucio, esa persona será cortada de entre su pueblo;
ha quebrantado mi pacto. Génesis 17:10-14

Tal como la circuncisión era la señal del Pacto Abrahámico, así


también el día de reposo era la señal del Pacto Mosaico:

De cierto guardaréis mis días de reposo, porque esto es una


señal entre yo y vosotros por todas vuestras generaciones…
Los hijos de Israel guardarán, pues, el día de reposo,
celebrándolo por todas sus generaciones como pacto perpetuo.
Es una señal entre yo y los hijos de Israel para siempre…
 Éxodo 31:13, 16-17

También les di mis días de reposo por señal entre ellos y yo, para
que supieran que yo soy el Señor, el que los santifica… Mis
días de reposo… que sean una señal entre yo y vosotros.
 Ezequiel 20:12, 20

Y acuérdate que fuiste esclavo en la tierra de Egipto, y que


el Señor tu Dios te sacó de allí con mano fuerte y brazo
extendido; por lo tanto, el Señor tu Dios te ha ordenado que
guardes el día de reposo. Deuteronomio 5:15

Luego bajaste sobre el monte Sinaí, y desde el cielo hablaste


con ellos; les diste ordenanzas justas y leyes verdaderas,
estatutos y mandamientos buenos. Les hiciste conocer tu santo
día de reposo, y les prescribiste mandamientos, estatutos y
la ley por medio de tu siervo Moisés. Nehemías 9:13-14

El hecho de que el día de reposo fue “dado” a Israel como una


señal del Pacto Mosaico explica su lugar prominente entre “las
palabras del pacto, los Diez Mandamientos”.1 Hay un sentido en el
que el papel del día de reposo en el Pacto Mosaico es similar al papel
del anillo de bodas en el pacto matrimonial. Así como una esposa
que se quita su anillo de bodas y se lo arroja a su marido tiene

1
Éxodo 34:28

268
Preguntas Frecuentes

un significado mucho más profundo de lo que la acción exterior


en sí misma podría parecer implicar, de igual manera, cualquier
violación deliberada del día de reposo por parte de algún judío
era considerada por Dios una afrenta grave, que se castigaba con
la muerte.

Cualquiera que haga obra alguna en el día de reposo morirá


irremisiblemente. Los hijos de Israel guardarán, pues, el día
de reposo, celebrándolo por todas sus generaciones como
pacto perpetuo. Es una señal entre yo y los hijos de Israel para
siempre… Éxodo 31:15-17

El día de reposo era “una señal” del pacto “entre Dios y los
hijos de Israel”. Como tal, era de suma importancia en el contexto
del Antiguo Pacto; pero como la circuncisión, ahora está vigente
sólo en cuanto a que se ha convertido en una “realidad” en Cristo.
Según Pablo, Cristo mismo es la “sustancia” del día de reposo.
Aquellos que “descansan de su obras” y ponen su confianza sólo en
Cristo para la salvación entran en la realidad que el día de reposo
prefiguró, y, por lo tanto, no deberían “dejar que nadie se constituya
en su juez” con respecto al día de reposo.
2. La observancia del día del Señor como el “día de reposo
cristiano” está basada en la teoría que dice que los Diez
Mandamientos son la “ley moral inmutable”1 de Dios y que el
primer día (domingo) ha sustituido al séptimo día (sábado) como
el día en el cual el Cuarto Mandamiento ordena que los hombres
descansen. Sin embargo, en ninguna parte del Nuevo Testamento
existe alguna enseñanza concerniente a tal cambio en los Diez
Mandamientos. Tampoco hay ningún mandamiento diciéndonos
que observemos el Cuarto Mandamiento en un día diferente
al que Dios originalmente “bendijo” y “santificó”. Se nos dice
explícitamente en Génesis 2:3 que “bendijo Dios el séptimo día y lo
santificó”. No se nos dice en ninguna parte de la Biblia que Dios
ahora ha bendecido el primer día y lo ha santificado en lugar del

1
Ver Apéndice C.

269
LA LEY DE CRISTO

séptimo. ¿Hemos de creer que hubo un cambio en uno de los Diez


Mandamientos, sin que en el Nuevo Testamento se registre ningún
indicio de mandamiento apostólico o protesta judía?
3. Los que creen que los cristianos están obligados a observar
el día del Señor como un “día de reposo cristiano” también
sostienen que la observancia del día de reposo es una “ordenanza
de la creación”, y que todos los hombres en todo lugar han estado
bajo la obligación de guardar el día de reposo desde el comienzo
de los tiempos. Sin embargo, si nos fijamos en la evidencia de
las Escrituras respecto a esto, encontramos que es una conjetura
teológica en lugar de una enseñanza explícita de la Biblia.
Primero: encontramos que Dios no dio ningún mandamiento a
la humanidad de guardar el día de reposo, ni en el libro de Génesis,
ni en ninguna otra parte del Antiguo Testamento antes de Éxodo.
Esto está en marcado contraste con la institución del matrimonio
(por ejemplo), en cuyo caso Dios dejó claras y explícitas Sus
expectativas para la humanidad desde el principio.1 Tampoco
encontramos ninguna referencia de que alguien guardara el día de
reposo antes de la entrega de la Ley (aunque sí encontramos, por
ejemplo, muchas referencias a la ofrenda de sacrificios,2 e incluso el
reconocimiento de animales “limpios” y “no limpios”3). Ni tampoco
encontramos ninguna instancia en que los gentiles sean reprendidos
por no guardar el día de reposo, aunque sí son reprendidos por
muchos otros pecados.4
Segundo: como se mencionó anteriormente,5 el Antiguo
Testamento describe el día de reposo como siendo “dado a conocer”6
y “ordenado” a Israel en el tiempo del Éxodo, como una “señal del
pacto entre Dios y los hijos de Israel”. “Les di mis estatutos y les hice
conocer mis decretos… también les di mis días de reposo por señal

1
Génesis 2:18-24; 1:26-28; Mateo 19:3-5 2 E.g., Génesis 8:20; 22:7-8; 31:54;
46:1 3 Génesis 7:2, 8; 8:20 4 E.g., Daniel 5:22-23; Jonás 1:2; Lucas 3:19;
Hechos 24:25 5 p. 268 6 Nehemías 9:13-14; Ver también Éxodo 16:4-5, 22-30,
donde la observancia del día de reposo es introducida y explicada por primera
vez.

270
Preguntas Frecuentes

entre ellos y yo”.1 Según Deuteronomio 5:12-15, tal observancia


del día de reposo sirvió como un recordatorio y conmemoración
del descanso y liberación de sus labores de la esclavitud de Egipto.
“No harás en él ningún trabajo, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo,
ni tu sierva, ni tu buey, ni tu asno, ni ninguno de tus animales, ni
el forastero que está contigo, para que tu siervo y tu sierva también
descansen como tú. Y acuérdate que fuiste esclavo en la tierra de Egipto,
y que el Señor tu Dios te sacó de allí con mano fuerte y brazo
extendido; por lo tanto, el Señor tu Dios te ha ordenado que guardes el
día de reposo.”
Además de esto, aprendemos de Éxodo 20:8-12 que la
observancia del día de reposo era reminiscente del “reposo de Dios”
durante la semana de la creación. Las Escrituras se refieren tanto
al descanso de la creación como a la tierra de Canaán como “el reposo
de Dios”;2 y en el Nuevo Testamento son interpretados como tipos
y sombras de una realidad espiritual inmutable —el “descanso” al
que el pueblo de Dios debe esforzarse por entrar.

Queda, por tanto, un reposo sagrado para el pueblo de


Dios. Pues el que ha entrado a su reposo, él mismo ha
reposado de sus obras, como Dios reposó de las suyas. Por
tanto, esforcémonos por entrar en ese reposo, no sea que
alguno caiga siguiendo el mismo ejemplo de desobediencia.
 Hebreos 4:9-11

Por estos versículos, es evidente que tanto el reposo de Dios


en la creación como el reposo de Canaán eran importantes, no
porque representaban parte de la “inmutable ley moral de Dios”,
sino porque prefiguraban la realidad de “descansar de nuestras
propias obras”. Este descanso tiene lugar primero en la justificación
por fe,3 y luego encuentra su culminación en el cielo.4 Así como la
circuncisión, el día de reposo fue “hecho para el hombre”5 como
un testimonio de realidades invisibles que son relevantes a todos

1
Ezequiel 20:11-12 2 Salmo 95:8-11; Hebreos 3:11, 18; 4:1, 3, 5, 10
3
Hebreos 3:18-19; 4:2-3, 10-11; 6:1; 9:14 4 Apocalipsis 14:13
5
Marcos 2:27-28

271
LA LEY DE CRISTO

los hombres, pero, debido a que era “la sombra de lo que había de
venir”, su “verdadera realidad es Cristo”.1
4. De la escasa evidencia que tenemos en el Nuevo Testamento,2
parece que el primer día de la semana vino a ser conocido en la
iglesia primitiva como “el Día del Señor” porque fue en ese día que
Jesús resucitó de entre los muertos, reiteradamente se apareció a Sus
discípulos,3 y derramó el Espíritu Santo.4 La práctica de la asamblea
cristiana en ese día parece haber surgido espontáneamente, no por
mandamiento, y fue asociada desde el principio con la adoración,
no con la cesación del trabajo. La iglesia primitiva veía el Día del
Señor como una fiesta, para ser “celebrada” como un “día de gozo”.
No obstante, ellos repetidamente mantenían que no “guardaban
el día de reposo”.5
5. Es un hecho histórico que la iglesia primitiva no observaba
el Día del Señor (domingo) como un día de descanso o “día de
reposo cristiano”. Los gentiles convertidos se reunían el domingo
temprano en la mañana para la adoración, y luego procedían a ir
a trabajar todo el día como cualquier otro día de la semana. No
fue hasta el tiempo de Constantino (321 d. C.) que el domingo
legalmente fue hecho un día festivo. Sin embargo, aun después del
año 321 d. C., los cristianos continuaron manteniendo la diferencia
esencial entre el Día del Señor y el día de reposo.
Una postura verdaderamente sabatista tocante al día del Señor,
no se desarrolló sino hasta la Edad Media. A fines de la Edad
Media, la idea de que los cristianos estaban obligados por el Cuarto
Mandamiento a descansar el domingo se había convertido en una
parte aceptada del dogma católico romano. En los Estados Unidos,
la mayoría de nuestras ideas en relación con el domingo como
el “día de reposo cristiano” han sido heredadas directamente del

1
Colosenses 2:16-17 (DHH) 2 Hechos 20:7; 1 Corintios 16:2; Apocalipsis 1:10
3
Lucas 24:1-36; Juan 20:19, 26 4 Hechos 2:1-2 5 Para estos y otros asuntos de
historia general expuestos abajo, ver D. A. Carson, ed. From Sabbath to
Lord’s Day (Del día de reposo al Día del Señor) (1982; reprint, Eugene: Wipf and
Stock Publishers, 1999), además de la mayoría de las enciclopedias bíblicas
convencionales bajo artículos titulados “Día de reposo” o “Día del Señor”.

272
Preguntas Frecuentes

puritanismo escocés e inglés del siglo diecisiete, un desarrollo muy


tardío en la historia de la iglesia.
6. En realidad nadie “guarda el día de reposo” en nuestros días,
incluso cuando se hace la concesión de observarlo en el primer día
de la semana en lugar de en el séptimo. De hecho, es dudoso si
guardar el día de reposo es siquiera posible en la sociedad moderna.
Todo, desde las luces eléctricas al acceso a teléfonos, requiere que
alguien trabaje en el “día de reposo” (cualquier día de la semana
que consideremos que sea). Hasta el acero usado en la fabricación
de automóviles viene de fundiciones que funcionan sin parar. Al
usar estos artículos estamos, o violando el día de reposo nosotros
mismos, o respaldando a otros a que lo hagan.
7. Si no aceptamos los estándares de Dios para la observancia
del día de reposo establecidos en el Antiguo Testamento,1 ¿qué
estándares debemos usar? Ya que el Nuevo Testamento guarda
silencio con referencia a tales cambios, ¿quién está calificado para
aclararnos cómo debe ser “recordado” el día de reposo ahora, o
qué acciones están todavía prohibidas en el día del Señor? ¿Está
permitido usar un teléfono celular en el día de reposo, jugar al tenis,
o ir a un restaurante? Este es un asunto de la mayor seriedad, si es
que el “quebrantar” el día de reposo está realmente a la par con
pecados como el adulterio y el homicidio.
8. Debemos tener en cuenta constantemente que, si los Diez
Mandamientos son la “ley moral inmutable de Dios”, entonces el
Cuarto Mandamiento es uno de los diez requisitos morales más grandes
pesando sobre la humanidad. Fallar en observar estrictamente el
Día del Señor es una grave ofensa moral, paralela con pecados tales
como idolatría, adulterio, y homicidio. Si éste es en realidad el caso,
entonces el no observar el día del Señor no puede ser visto como
un asunto de “libertad cristiana”, y aquellos que no guardan el
día de reposo deben ser disciplinados por la Iglesia.2 Esto significa
que ellos también deben ser considerados como inconversos, así
como los que persisten en robar, asesinar, o adulterar, deben ser

1
Ver Apéndice C. 2
Mateo 18:15-18; 1 Corintios 5:9-13

273
LA LEY DE CRISTO

considerados como inconversos.1 ¿Pero cómo puede ser esto, si


ni siquiera podemos determinar por la Biblia qué constituye “el
quebrantar el día de reposo” en el contexto del Nuevo Pacto?
Por todas estas razones y muchas otras, debemos rechazar la idea
de que los cristianos están obligados por el Cuarto Mandamiento a
observar el día del Señor como un “día de reposo cristiano”. Pero
si el Día del Señor no debe ser observado de esta manera, ¿cómo
debe ser observado? Como ya se mencionó, parece que el Día del
Señor fue el día espontáneo de adoración para la iglesia primitiva,
derivado del hecho de que Cristo resucitó del sepulcro el primer
día de la semana. Puesto que ha sido conocido como el Día del
Señor desde tiempos apostólicos, es del todo apropiado para los
cristianos reunirse en ese día para celebrar gozosamente, junto
con los otros hermanos a través de todo el mundo. Siempre que
sea posible, es ciertamente una gran bendición dedicar todo el día
al descanso, la adoración y la comunión. Sin embargo, el único
absoluto que tenemos del Nuevo Testamento sobre este tema es que
los cristianos no deben “dejar” de “congregarse”.2 La comunión
con otros creyentes en una iglesia local para adoración, instrucción
y edificación mutua, es un asunto de suma importancia para todo
cristiano.

3. En Deuteronomio 30:11-14, Dios le dice al pueblo de Israel que


Su Ley no es “demasiado difícil” para que ellos la obedezcan.
¿Cómo hemos de entender esto? ¿Es realmente posible que
hombres caídos, ya sean regenerados o no, guarden la ley de
Dios perfectamente?

Como se indicó en el capítulo 8, la Ley de Moisés sirvió


como una ley civil para una nación física de gente en su mayoría no
regenerada. Como tal, era análoga a las leyes de otras naciones que
existían en ese tiempo,3 y muchos de sus mandamientos trataban
más con el comportamiento externo que con motivos internos.4 La

1
1 Corintios 6:9-11; Gálatas 5:19-21 2 Hebreos 10:25 3 Compare con
Deuteronomio 4:8. 4 Ver “Nación civil vs. nación espiritual”, p. 100.

274
Preguntas Frecuentes

Ley Mosaica se caracterizó por sombras y ceremonias externas,1


prohibiciones de comportamiento criminal,2 y hasta concesiones,
a veces, por la dureza de los corazones de los hombres.3 Desde este
punto de vista, los mandamientos no eran muy difíciles de obedecer. El
apóstol Pablo, al guardar la Ley de manera “irreprensible” antes
de su conversión, es un buen ejemplo de tal obediencia:

Si algún otro cree tener motivo para confiar en la carne,


yo mucho más: circuncidado el octavo día, del linaje de
Israel, de la tribu de Benjamín, hebreo de hebreos; en
cuanto a la Ley, fariseo; en cuanto al celo, perseguidor de
la iglesia; en cuanto a la justicia de la Ley, hallado irreprensible.
 Filipenses 3:4-6

Cuando Israel observó los mandamientos y requisitos de la Ley


(al guardar su normativa alimentaria, llevar los sacrificios prescritos
en el tiempo apropiado, no adorar ídolos, no cometer adulterio, etc.),
experimentó la bendición de Dios. Esta bendición tomó la forma
de “la vida y el bien en la tierra” y es específicamente mencionada
en los versículos que siguen justo después de Deuteronomio 30:11.

Mira, yo he puesto hoy delante de ti la vida y el bien, la


muerte y el mal; pues te ordeno hoy amar al Señor tu Dios,
andar en sus caminos y guardar Sus mandamientos, Sus
estatutos y Sus decretos, para que vivas y te multipliques, a
fin de que el Señor tu Dios te bendiga en la tierra que vas a
entrar para poseerla. Deuteronomio 30:15-16

Es altamente significativo que aunque la bendición de “vida en


la tierra” no era imposible de obtener, y la Ley en sus aplicaciones
civiles no era “muy difícil de obedecer”, aun así, ¡la nación de Israel
fracasó rotundamente en obedecerla! Esto dio lugar a la “ira” de
Dios sobre la nación, y a la eventual expulsión de Israel de la tierra
de Canaán. La incapacidad moral4 de los judíos para guardar la
Ley es, pues, un emblema apropiado de la incapacidad moral de

1
Hebreos 9:8-14 2 1 Timoteo 1:9-10 3 Mateo 19:3-9; Marcos 10:2-12
4
Josué 24:19-20; Deuteronomio 31:16-18, 20-21

275
LA LEY DE CRISTO

la humanidad en general para vivir conforme a los estándares de


Dios, sin importar qué tan razonables y justos sean esos estándares.
También debemos tener en cuenta continuamente que, según
Jesús y Pablo, la promesa de la Ley de “vida por obediencia”
representaba algo más que simplemente la promesa de “vida en la
tierra”. A su nivel más profundo, contenía la promesa de “vida
eterna por obediencia perfecta”.1 Visto desde esta perspectiva, la
Ley requería nada menos que amor perfecto por Dios (con todo
nuestro corazón, alma, mente, y fuerza) y amor perfecto por nuestros
prójimos. Ciertamente, un amor tan perfecto ha demostrado ser
“demasiado difícil” de cumplir para cualquier persona, salvo para
Cristo, aunque no pide de los hombres nada más que lo que es
razonable, natural y bueno.2

4. Al referirse a la Ley Mosaica, Pablo dice que “la ley no ha


sido instituida para el justo”. ¿Diría él lo mismo acerca de
las exhortaciones y mandamientos del Nuevo Testamento?

Esta pregunta es útil, porque centra la atención en un uso


erróneo común del término “ley”. Mucha gente usa la palabra
“ley” para describir cada imperativo o “exigencia” de la Biblia,
incluyendo las exhortaciones del Nuevo Testamento a los creyentes
a vivir vidas santas. Esto no es lo que Pablo quiere decir con el
término “Ley”. Cuando Pablo habla de “la Ley”, se refiere al Pacto
Mosaico.3 Este pacto fue hecho con un pueblo específico (los judíos)
por un periodo de tiempo específico (desde Moisés hasta Cristo4) y
representaba un pacto de obras5 y “un ministerio de condenación”.6
Ya que servía como una ley civil para una nación física, la Ley de
Moisés fue análoga a las leyes de otras naciones que existían en ese
tiempo. En este contexto, Pablo ve la Ley como fundamentalmente
negativa, dada para restringir y condenar los delitos de hombres
no regenerados: “La ley no ha sido instituida para el justo, sino
para los transgresores y rebeldes, para los impíos y pecadores, para

1
Ver “Bendiciones y maldiciones”, p. 52. 2
Jeremías 2:32; Isaías 1:3; Romanos
7:12 3 Romanos 5:14, 20; Gálatas 3:17 4
Gálatas 3:19 5 Gálatas 3:12
6
2 Corintios 3:9

276
Preguntas Frecuentes

los irreverentes y profanos, para los parricidas y matricidas, para


los homicidas, para los inmorales, homosexuales, secuestradores,
mentirosos, los que juran en falso… ”.1
Pablo no ve la vida cristiana como “centrada en la Ley” de
ninguna manera. De hecho, es precisamente porque los cristianos
han “muerto a la Ley” que ahora pueden llevar fruto para Dios:
“Por tanto, hermanos míos, también a vosotros se os hizo morir a la
Ley por medio del cuerpo de Cristo, para que seáis unidos a otro, a
aquel que resucitó de entre los muertos, a fin de que llevemos fruto
para Dios. Porque mientras estábamos en la carne, las pasiones
pecaminosas despertadas por la ley, actuaban en los miembros de
nuestro cuerpo a fin de llevar fruto para muerte.”2 Resulta muy
significativo que el hombre descrito en Romanos 7:14 como siendo
“carnal, vendido a la esclavitud del pecado”, es un hombre cuya
vida está centrada completamente en la Ley (Mosaica): “La Ley
es santa… la Ley es espiritual… estoy de acuerdo con la Ley…
me deleito con la ley… con la mente sirvo a la ley de Dios… ”.3
Contrario a lo que muchos han supuesto, el “hombre de Romanos
7” no es un cristiano esforzándose en agradar al Señor Jesucristo
por seguir Sus enseñanzas en el Nuevo Testamento. Más bien, es
un hombre cuyo único enfoque es la Ley de Moisés. Como uno que
sirve en el “arcaísmo de la letra”, constantemente se esfuerza por
obedecer la Ley, pero al final sólo “lleva fruto para muerte”. Tal
obediencia centrada en la Ley está en total contraste con la visión
de Pablo de la vida cristiana. Como cristianos, “hemos quedado
libres de la ley, habiendo muerto a lo que nos ataba, de modo que
sirvamos en la novedad del Espíritu y no en el arcaísmo de la letra”.4
Las exhortaciones e imperativos del Nuevo Testamento (a
diferencia de la Ley) no son un “corpus legal” —un pacto de obras,
que incluye bendiciones y maldiciones. Más bien, son señalizadores
de gracia para una vida piadosa, dadas a los creyentes para ayudarles
a poner en práctica las implicaciones gloriosas de lo que ya ha sido
hecho por ellos en Cristo: “Si habéis, pues, resucitado con Cristo,

1
1 Timoteo 1:9-10 2
Romanos 7:4-5 3
Romanos 7:12, 14, 16, 22, 25
4
Romanos 7:6

277
LA LEY DE CRISTO

buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra


de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra.
Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en
Dios”.1 Los imperativos del Nuevo Testamento (“buscad las cosas de
arriba”; “poned la mira en las cosas de arriba”) son simplemente
las implicaciones lógicas de los grandes indicativos del evangelio
(“habéis resucitado con Cristo”). Estos imperativos son dados a los
mismos que son nuevas criaturas en Cristo —“vivos de entre los
muertos”2 y resucitados para que “andemos en novedad de vida”.3

5. Si la misma Ley de Moisés mandaba que debemos “amar a


Dios con todo nuestro corazón, alma, mente y fuerza, y a
nuestro prójimo como a nosotros mismos”, ¿cómo podría la
ley de Cristo proponer un estándar “más alto” que la Ley
de Moisés?

Como se mencionó anteriormente, la Ley Mosaica sirvió como


una ley civil para una nación física y, como tal, trató más con el
comportamiento exterior que con motivos internos. Desde este
punto de vista, la ley de Cristo ciertamente presenta un estándar
más alto del que está presentado en la Ley de Moisés. Amar a
Dios con “todo” el corazón en el contexto mosaico no implicaba
perfección sin pecado, sino simplemente una devoción sincera a
Jehová. De esos reyes (por ejemplo) que buscaron diligentemente
agradar a Dios en todo lo que Él había mandado, se decía que lo
siguieron con “todo su corazón”. Josías es un ejemplo de ese tipo
de rey. Debido a que él purgó totalmente a Judá de la idolatría
y restituyó la Pascua,4 es estimado por haberse “vuelto al Señor
con todo su corazón, con toda su alma y con todas sus fuerzas,
conforme a toda la ley de Moisés”.5
Sin embargo, como hemos visto, la promesa de la Ley de “vida
por obediencia” representó, en su nivel más profundo, la promesa
de “vida eterna por obediencia perfecta”. Tal “obediencia perfecta”

1
Colosenses 3:1-3 2 Romanos 6:13 3 Romanos 6:4 4 2 Reyes 23:1-24
5
2 Reyes 23:25; cf. 2 Crónicas 15:12-15; 16:9; ct. 1 Reyes 11:4

278
Preguntas Frecuentes

requiere nada menos que amar a Dios y a nuestros prójimos


perfectamente. ¡No puede haber un estándar más alto que éste! El
cumplimiento de los dos más grandes mandamientos, cuando se
consideran en términos de sus más completos y profundos significados es,
por consiguiente, suficiente en sí mismo para merecer vida eterna.1
Estos son los dos mandamientos que Cristo, como el último Adán,
cumplió perfectamente por Su pueblo con el fin de obtener justicia
y vida para ellos.2 Considerada desde este punto de vista, la ley
de Cristo no es un estándar más alto que los dos más grandes
mandamientos (una imposibilidad), sino una revelación más clara
y más elevada de lo que significa cumplir ese estándar.

6. ¿El Pacto Abrahámico era condicional o incondicional?


¿O había dos pactos con Abraham, uno condicional y otro
incondicional?

A través de la Biblia, el pacto de Dios con Abraham siempre


se considera como un solo pacto. Las diversas provisiones de este
pacto son reiteradas y ampliadas varias veces durante la vida de
Abraham,3 y repetidas a Isaac4 y a Jacob,5 pero el pacto mismo
siempre se considera una unidad.6
Si dejamos que las claras enseñanzas de Pablo en el
Nuevo Testamento7 rijan nuestra visión del Pacto Abrahámico,
encontraremos que es un pacto de promesa, en el cual las bendiciones
son recibidas por gracia por medio de la fe. También encontraremos
que el Pacto Abrahámico está directamente vinculado al Nuevo
Pacto, mientras que está en contraposición con el Pacto Mosaico.
Tanto en el Pacto Abrahámico como en el Nuevo Pacto, la bendición
es recibida por gracia por medio de la fe.8 En el Pacto Mosaico, por
el contrario, la bendición es condicionada a la obediencia y no es
recibida por gracia por medio de la fe. Es en este sentido que el Pacto
Abrahámico es “incondicional”.

1
Lucas 10:25-28 2 Romanos 5:17-18, 21 3 Génesis 12:1-3, 7; 13:14-17; 15:1-
21; 17:1-27; 18:17-19; 22:15-18 4 Génesis 26:2-5 5 Génesis 28:3-4, 13-15;
32:12 6 E.g., Lucas 1:72-73 (cf. vv. 54-55); Gálatas 3:15-18 7 Romanos 4;
Gálatas 3-4; Romanos 9 8 Gálatas 3:9; Romanos 4:16

279
LA LEY DE CRISTO

Cuando leemos las narrativas del Antiguo Testamento sobre los


tratos de Dios con Abraham desde esta perspectiva, no podemos
sino estar impresionados por el soberano y misericordioso carácter
de las promesas hechas a él, y el marcado contraste que presentan
con las bendiciones legales y condicionales, y las maldiciones del
Pacto Mosaico. (Comparar Génesis 12:7; 13:14-17; 15:1-21; 18:17-19
con Deuteronomio 28:1-68; Levítico 26:3-39).
Esto no significa que la obediencia de Abraham no era
necesaria o relevante en el Pacto Abrahámico,1 de la misma manera
que la obediencia de un cristiano no va dejar de ser necesaria o
relevante en el Nuevo Pacto.2 Sin embargo, sí significa que ambos
pactos ciertamente van a ser cumplidos porque, a fin de cuentas, su
realización no depende de la obediencia del hombre, sino de la
fidelidad y de la gracia soberana3 de Dios. Así como la obra de
gracia de Dios en el corazón de cada creyente asegura4 que éste
se mantenga fiel en el Nuevo Pacto, también la obra de gracia de
Dios en el corazón de Abraham aseguró que él permanecería fiel
en el Pacto Abrahámico.
Debido a que la obediencia de Abraham dependía finalmente
de la propia fidelidad y gracia de Dios, Dios podía hablar de las
promesas Abrahámicas como seguras de ser cumplidas, y al mismo
tiempo hablar de la necesidad de la obediencia de Abraham.

El Señor dijo: ¿Ocultaré a Abraham lo que voy a hacer,


puesto que ciertamente Abraham llegará a ser una nación
grande y poderosa, y en él serán benditas todas las naciones
de la tierra? Porque yo lo he escogido para que mande
a sus hijos y a su casa después de él que guarden el
camino del Señor, haciendo justicia y juicio, para que el
Señor cumpla en Abraham todo lo que El ha dicho acerca de él.
 Génesis 18:17-19

1
Génesis 12:1, 4; 17:1-2, 9-14; 22:18; 26:5; Hebreos 6:15 2 Mateo 7:21-23;
Romanos 6:17-18; 11:22; Hebreos 6:11-12; 12:14 3 Romanos 9:6-13;
Gálatas 4:23-31 4 Jeremías 32:40

280
Preguntas Frecuentes

Por estos versículos vemos que no había duda alguna en cuanto


a si Abraham realmente se “convertiría en una nación grande y
fuerte” o no, ni a si “todas las naciones de la tierra” serían o no
“bendecidas en él”. Esto era una certeza absoluta. Al mismo tiempo,
no había tampoco duda en cuanto a si Abraham obedecería o no a
Dios y “mandaría a sus hijos y a su casa después de él que guardaran
el camino del Señor”. ¡La soberanía de Dios en la “elección” de
Abraham aseguró que él obedecería a Dios y que el Señor “cumpliría
en Abraham lo que Él le había prometido”!
Pasajes como Génesis 22:15-18 (a veces citados para demostrar la
condicionalidad del Pacto Abrahámico) han de ser leídos pensando
en estas realidades.

El ángel del Señor llamó a Abraham por segunda vez


desde el cielo, y dijo: Por mí mismo he jurado, declara el
Señor, que por cuanto has hecho esto y no me has rehusado
tu hijo, tu único, de cierto te bendeciré grandemente, y
multiplicaré en gran manera tu descendencia como las
estrellas del cielo y como la arena en la orilla del mar, y tu
descendencia poseerá la puerta de sus enemigos. Y en tu
simiente serán bendecidas todas las naciones de la tierra,
porque tú has obedecido mi voz.

Las palabras “por cuanto” en estos versículos no deberían ser


entendidas como si la obediencia de Abraham fuera de alguna
manera meritoria. Dios tampoco está diciendo que ahora Abraham
ha pasado a un nivel más alto de consagración que le da el derecho
de recibir bendiciones que no eran suyas ya. Al contrario, Dios
había prometido a Abraham muchos años antes que Él lo “bendeciría”
y “multiplicaría su descendencia como las estrellas del cielo”, y
Abraham había creído la promesa de Dios en ese tiempo. (Ver Génesis
12:2-3; 15:5-6). En otras palabras, estas bendiciones ya le pertenecían a
Abraham por muchos años antes de su acto de obediencia al ofrecer
a Isaac.
Entonces, es evidente que debemos entender Génesis 22:15-18
de la misma manera que entendemos versículos similares en el
Nuevo Testamento. Cuando Jesús dice que en el juicio final “el

281
LA LEY DE CRISTO

Rey dirá a los de su derecha: Venid, benditos de mi Padre, heredad


el reino preparado para vosotros desde la fundación del mundo.
Porque tuve hambre, y me disteis de comer; tuve sed, y me disteis de beber,
etc.”,1 nadie supone que Él está enseñando salvación por obras. Al
contrario, Él está enseñando que las obras son la evidencia de una
conversión genuina y la consecuencia inevitable de la fe que salva.
Asimismo, lo que Dios está diciendo en Génesis 22:15-18 es que la
obediencia de Abraham confirmó la realidad de la fe que él ya poseía.
Abraham había “creído a Dios” y le había sido “contado a él por
justicia” unos treinta años antes de esto; pero como dice Santiago,
este acto de obediencia confirmó la realidad de su fe, y “se cumplió
la Escritura que dice: Abraham creyó a Dios, y le fue contado por
justicia, y fue llamado amigo de Dios”.2

7. ¿No fue el Antiguo Pacto en realidad un pacto de gracia,


puesto que instituía sacrificios como un medio de perdón
para los que habían pecado?

A través de la Biblia, el hecho de que Dios da la Ley a Israel es


siempre visto como un acto de gran bondad y bendición. “Declara
Su palabra a Jacob, y Sus estatutos y Sus ordenanzas a Israel. No ha
hecho así con ninguna otra nación; y en cuanto a Sus ordenanzas, no
las han conocido. ¡Aleluya!”3 Cuando Pablo pregunta qué ventajas
tienen los judíos sobre los gentiles, su repuesta es: “Grande, en todo
sentido. En primer lugar, porque a ellos les han sido confiados los
oráculos de Dios”.4
Cuando Dios promulgó la Ley fue un acto de gracia, porque
le reveló a Israel mucho más claramente que a todos los demás
pueblos en la historia el carácter y los caminos de Dios. Los judíos
tuvieron en la Ley “la expresión misma del conocimiento y de la
verdad”.5 Por un lado, Dios se reveló a Sí mismo como perfectamente
santo y justo: los hombres pecadores no pueden acercarse a Él en
sus propios méritos sin escapar de la muerte. Por otro lado, Él se

1
Mateo 25:34-36, 41-43 2 Santiago 2:21-23 3 Salmo 147:19-20; véase
Deuteronomio 4:6-8; Salmo 119; etc. 4 Romanos 3:1-2 5 Romanos 2:20

282
Preguntas Frecuentes

reveló a Sí mismo como bueno y misericordioso: Él es tardo para la ira


y dispuesto a perdonar. Al mismo tiempo, Él se reveló a Sí mismo
como perfectamente justo: el pecado no puede ser perdonado sin un
sacrificio de muerte. De todas estas formas y más, el hecho de
que Dios diera la Ley a Israel fue un acto de gracia de parte de Él.
Además, es verdad que la provisión de sacrificios por el pecado
en el Antiguo Pacto fue un acto de gracia. Dios no estaba bajo
ninguna obligación de proporcionar ningún medio por el cual
pudieran ser quitadas las transgresiones al pacto; que Él lo haya
hecho así fue una cuestión de pura misericordia: “Porque la vida
de la carne está en la sangre, y yo os la he dado sobre el altar para
hacer expiación por vuestras almas; porque es la sangre, por razón
de la vida, la que hace expiación”.1 Los sacrificios hicieron posible
(temporalmente) que Dios continuara morando con Su pueblo del
Antiguo Pacto y bendiciéndolo, a pesar de sus fracasos. También
servían como un recordatorio constante de que la salvación
nunca podría ser obtenida basada en méritos humanos. Es más,
prefiguraban el sacrificio de Cristo que había de venir, el cual un
día realmente “quitaría” el pecado.
Considerando estas cosas, cada judío debería haberse dado
cuenta de: (1) que Dios es santo y justo, (2) que el hombre es
pecador y en necesidad de perdón, y (3) que la salvación nunca
puede ser merecida, sino que debe venir a través de la muerte
de un cordero inmolado. Algunos sí se dieron cuenta de esto y
experimentaron la realidad del perdón de pecados por mirar más allá
de la Ley a la Promesa —de esta manera “siguieron en los pasos de
la fe que tenía su padre Abraham”.2 Otros, sin embargo, miraron
su propia observancia meticulosa de la ley para justicia ante los ojos
de Dios.3 Incluso veían su observancia minuciosa de las exigencias
sacrificiales de la Ley como algo meritorio. Los que hicieron esto
perecieron, a pesar de la revelación de gracia que habían recibido
en la Ley en relación con el carácter de Dios, el pecado del hombre,
y el verdadero camino de la salvación.

1
Levítico 17:11 2
Romanos 4:12 3
Romanos 9:30-10:11

283
LA LEY DE CRISTO

Sin embargo, decir todo esto no es lo mismo que decir que el


Antiguo Pacto mismo estaba basado en el principio de gracia. La
Ley era de gracia en cuanto a ser una revelación del carácter de Dios
y Sus caminos, pero no era de gracia en cuanto a que fuera un pacto.
Continuamente debemos tener en cuenta que los mandamientos
de la Ley no eran meramente directrices sabias y buenas para una
vida piadosa, sino que eran condiciones para obtener vida1 y bendición2
“en la tierra”. El Pacto Mosaico, por consiguiente, se caracterizaba
por el principio de que la vida depende del hacer —un principio que,
según Jesús y Pablo, se podía aplicar en un nivel más profundo
a la vida eterna.3 Debido a que sus bendiciones dependían de la
obediencia del hombre, el Antiguo Pacto se encuentra en marcado
contraste con el Nuevo Pacto, donde todos los que creen “reciben la
abundancia de la gracia y del don de la justicia”4 y por lo tanto “reinan
en vida” por lo que Cristo ha hecho por ellos. De hecho, en el
Nuevo Pacto hay mandamientos y exhortaciones a obedecer, ¡pero
no pueden ser definidos como un “ministerio de muerte” ni un
“ministerio de condenación” como pueden serlo los mandamientos
del Antiguo Pacto “grabados con letras en piedras”!5
A veces se dice que el Pacto Mosaico debe ser considerado
como de gracia, porque estableció un estándar de conducta y una
provisión de sacrificios para los que transgredieran ese estándar.
Esta afirmación es, en cierto modo, engañosa. Da a entender que
el aspecto autoritativo de la Ley (su “estándar de conducta”) era
una cosa, y los sacrificios eran otra. Ésta claramente no era la
situación. El ofrecimiento de sacrificios era parte del “estándar de
conducta” establecido por la Ley; muchos de los seiscientos trece
mandamientos de la Ley eran en realidad deberes relacionados con
el sistema de sacrificios.
Además, esta declaración es engañosa si la tomamos en el sentido
de que el “estándar de conducta” de la Ley era exclusivamente
un estándar “moral”, y que los sacrificios fueron provistos por
gracia para las transgresiones de ese estándar moral. En realidad,

1
Levítico 18:5; 25:18-19; 26:3-5; Deuteronomio 4:1, 40; 5:33; 8:1; 30:15-20
2
Deuteronomio 28:1-14; ct. 29:21 “todas las maldiciones del pacto” 3 Lucas
10:25-28; Romanos 10:5; Gálatas 3:12 4 Romanos 5:17 5 2 Corintios 3:7

284
Preguntas Frecuentes

el estándar de conducta de la Ley relacionado con todo tipo de


“justicia” —civil, ceremonial, y moral— y los sacrificios que estaban
estipulados para quitar la injusticia ceremonial, con frecuencia no
lo estaban para quitar la injusticia moral y la civil. (Ver más abajo).
Decir todo esto es sólo decir (nuevamente) que la Ley es una
unidad. No puede ser separada nítidamente en categorías mentales,
cualquiera que sean estas categorías. Pablo nunca hace una
distinción explícita entre el estándar de justicia del Antiguo Pacto
y su sistema de sacrificios. Tampoco dice jamás que debido a que el
Antiguo Pacto proveyó sacrificios estaba basado en un principio de
gracia, ni que la razón por la que la Ley no puede salvarnos ahora
es que sus sacrificios han sido abolidos en Cristo. Al contrario, él
parece asociar todo el Antiguo Pacto con el aspecto autoritativo
de la Ley. Parece que para Pablo, “el Antiguo Pacto”, “la Ley”, y el
mandamiento son lo mismo, y “maldito todo el que no permanece
en todas las cosas escritas en el libro de la ley [incluyendo los
mandamientos relacionados con sacrificios], para hacerlas”.1
Vemos este énfasis una y otra vez cuando Pablo habla de la
Ley. Por ejemplo, cuando dice que “la Ley” se introdujo “para
que abundara la transgresión”, está claro por el contexto2 que está
hablando de la economía Mosaica entera (incluyendo su sistema de
sacrificios), y no sólo de los aspectos “morales” de la Ley. Es esta
misma economía Mosaica en su totalidad a la que Pablo se refiere
como un disciplinador muy estricto que mantuvo a los judíos en
“esclavitud” y los trataba como “esclavos”3 hasta el tiempo de la
llegada de Cristo. Asimismo, es el pacto que “procede del monte
Sinaí” el que “engendra hijos para ser esclavos”.4 Y otra vez, es el
Antiguo Pacto mismo el que Pablo considera como un “ministerio de
condenación y de muerte”.5
A continuación se resumen varias consideraciones que pueden
ayudarnos a entender por qué Pablo vio el Antiguo Pacto en esta
forma, aunque éste hizo provisión para la purificación (ceremonial6)
del pecado:

1
Gálatas 3:10 2 Romanos 5:13-14, 20 3 Gálatas 3:17-4:5 4
Gálatas 4:24
5
2 Corintios 3:5-18 6 Hebreos 9:9-10, 13-14

285
LA LEY DE CRISTO

1. Es un malentendido grave pensar que el Antiguo Pacto


proveyó por gracia sacrificios para cada transgresión de la Ley.
Esto no era verdad ni de los Diez Mandamientos, que consistían
en las mismas “palabras del pacto”.1 El castigo para la idolatría,2
la violación del día de reposo,3 el homicidio,4 y el adulterio,5 ¡era
la muerte, no sacrificio! Lo mismo era verdad de la blasfemia,6 la
sodomía,7 el bestialismo,8 la necromancia,9 la maldición de los
padres,10 y otros pecados como estos. Los sacrificios fueron provistos
principalmente para pecados no intencionales.11 En la mayoría de
los casos, no había sacrificio por el pecado deliberado, sino juicio.12
Por lo tanto, el principio de “vida por obediencia” y “muerte por
desobediencia” contenía verdad aún en medio del sistema sacrificial,
y caracterizaba al Pacto Mosaico como un todo.
2. Como ya se mencionó, muchos de los seiscientos trece
mandamientos de la Ley eran en realidad deberes relacionados al
sistema sacrificial. Tres cosas caracterizaban a los mandamientos en
relación con los sacrificios. Primero, eran obligatorios, no opcionales,
y por tanto representaban más obligaciones impuestas a los judíos.
Aquellos que no ofrecían los sacrificios requeridos eran condenados
por la Ley y estaban bajo su maldición; el perdón requería expiación.13
Segundo, los sacrificios no sólo eran obligatorios; las regulaciones
en torno a ellos eran rigurosas y exigentes.14 Dios no aceptaba los
sacrificios de aquellos que no siguieran estas regulaciones
meticulosamente. Tercero, los sacrificios eran caros. Como la misma
palabra “sacrificio” implica, envolvían una pérdida significativa
de parte de aquellos que los ofrecían. Por ejemplo, el sacrificio
requerido por el pecado no intencional era “un carnero sin defecto del
rebaño”,15 mientras que el sacrificio requerido de alguien limpiado de
lepra era “dos corderos sin defecto, una cordera de un año sin defecto,

1
Éxodo 34:28 2 Deuteronomio 13:1-11 3 Éxodo 31:15 4 Deuteronomio
19:11-13; Levítico 24:17 5 Levítico 20:10 6 Levítico 24:10-16 7 Levítico
20:13 8 Levítico 20:15-16 9 Levítico 20:27 10 Levítico 20:9 11 Levítico 5:17-
19; Números 15:22:26; ver también Levítico 4:2, 22, 27; 5:15, etc. 12 Números
15:30-31; contrastar, sin embargo, Levítico 5:1-6; 6:1-7. 13 Levítico 4:31, 35
14
E.g., Levítico 14:1-32 15 Levítico 5:17-19

286
Preguntas Frecuentes

tres décimas de un efa de flor de harina mezclada con aceite como


ofrenda de cereal y un log de aceite”. Si bien la Ley hacía provisión
para los pobres, aun así el costo del sacrificio era considerable:
“Pero si es pobre y no tiene suficientes recursos, entonces tomará
un cordero como ofrenda por la culpa, como ofrenda mecida, a fin
de hacer expiación por él, y una décima de un efa de flor de harina
mezclada con aceite para ofrenda de cereal, y un log de aceite, y dos
tórtolas o dos pichones, según sus recursos”.1 Los sacrificios eran
obviamente caros, ¡y con frecuencia estiraban las finanzas al límite!
Desde este punto de vista, por lo tanto, el sistema sacrificial
representaba obligación, rigor, y gasto, no gracia. Estos tres factores
juntos causaron incluso que las provisiones de los sacrificios de la
Ley fueran parte del pesado “yugo” que ninguno de los judíos era
“capaz de llevar”.2 Al decir esto, debemos siempre tener en cuenta
que los requisitos de la Ley eran “pesados” sólo por causa del pecado
del hombre. “Así que la Ley es santa, y el mandamiento es santo,
justo y bueno”.3 Dios no requería nada del hombre, sino lo que
era razonable, natural, bueno, y correcto.4 Sin embargo, para los
hombres caídos la Ley representa un “yugo de esclavitud”.5
3. Cuando decimos que el Pacto Mosaico hizo una provisión
de perdón para aquellos que “transgredieron la Ley”, debemos
ser claros en lo que estamos diciendo. Muchas transgresiones de la
Ley envolvían un ritual de “impureza”. Estas transgresiones eran
“pecados” y requerían sacrificios para su perdón, si bien ellos de
ninguna manera se relacionaban directamente con el carácter de
Dios, o con “el bien y el mal” como lo conocemos ahora.

Si alguien toca cualquier cosa inmunda, ya sea el cadáver


de una fiera inmunda, o el cadáver de ganado inmundo,
o el cadáver de un reptil inmundo… O si toca inmundicia
humana, de cualquier clase que sea la inmundicia con
que se contamine, sin darse cuenta, y después llega a saberlo,
será culpable… Así será que cuando llegue a ser culpable

1
Levítico 14:10, 21-22 2 Hechos 15:10 3
Romanos 7:12 4
Jeremías 2:32;
Isaías 1:3 5 Gálatas 5:1

287
LA LEY DE CRISTO

de cualquiera de estas cosas, confesará aquello en que ha


pecado. Traerá también al Señor su ofrenda por la culpa, por el
pecado que ha cometido, una hembra del rebaño, una cordera
o una cabra como ofrenda por el pecado. Y el sacerdote le
hará expiación por su pecado. Levítico 5:2-3, 5-6

Aquí aprendemos que cualquiera que inadvertidamente tocara el


cadáver de un animal inmundo, ¡tenía que sacrificar un cordero o
una cabra para poder ser perdonado de este “pecado”! Una vez más,
vemos que en estos casos los sacrificios de la Ley representaban
una carga adicional sobre los judíos, no una provisión de gracia para
sus fallas morales, como podríamos suponer al principio. Estos
sacrificios eran de gracia en cuanto al propósito para el que fueron
dados (para remover impureza ceremonial, para enseñar a Israel
algo de la santidad terrible [“ser distinto”] de Dios, y para proveer
tipos y sombras de realidades espirituales), pero no eran de gracia
en o por sí mismos.
4. Por último, y tal vez lo más importante; el ofrecimiento
continuo de los sacrificios bajo el Antiguo Pacto, en vez de dar
a los judíos la certeza del perdón, en realidad sólo les recordaba
el hecho de que sus pecados nunca habían sido quitados. “Pero
en esos sacrificios hay un recordatorio de pecados año tras año.
Porque es imposible que la sangre de toros y de machos cabríos
quite los pecados”.1 Una vez más, visto desde esta perspectiva, los
sacrificios no representaban “gracia”, ¡sino “ley”! Los sacrificios
del Antiguo Pacto, de hecho, en realidad no eran eficaces para
lograr la justificación de ninguno ante los ojos de Dios. Es sólo en
Cristo que “todo aquel que cree es justificado de todas las cosas de que
no pudisteis ser justificados por la Ley de Moisés”.2
A la luz de estas consideraciones, no es difícil entender por
qué Pablo describió al Antiguo Pacto en su totalidad como un
“ministerio de condenación y muerte”, y como un disciplinador
estricto que mantuvo a quienes estaban sujetos a él en “esclavitud”
como “esclavos”.

1
Hebreos 10:3-4 2
Hechos 13:38-39; Hebreos 9:15

288
Preguntas Frecuentes

8. ¿Es la Ley un “ayo” para los gentiles además de para los


judíos, y para los individuos como también para las naciones?

Cuando Pablo dice en Gálatas 3:24 que la Ley ha venido a


ser nuestro ayo “hasta que viniera Cristo”,1 él se está refiriendo al
período de la historia redentora que duró desde el tiempo del Éxodo
“hasta” la venida de Cristo. Durante ese periodo, el Pacto Mosaico
tuvo un papel temporal como “guía” o “conductor de niño” para
toda la nación de Israel. Cuando Cristo vino, ese periodo terminó.
“Pero ahora que ha venido la fe, ya no estamos bajo ayo (el Pacto
Mosaico)”.
Además de esto, varias traducciones en inglés reflejan el
concepto más completo de que la Ley no era sólo un tutor “hasta
la venida de Cristo”,2 sino también un “ayo para conducirnos a
Cristo”. “De manera que la Ley ha venido a ser nuestro ayo para
conducirnos a Cristo, a fin de que seamos justificados por la fe”. (Las
palabras “para conducirnos” o “traernos” no son expresadas en el
griego, pero están implícitas). Esta traducción “más completa” de
Gálatas 3:24 parece ser una interpretación válida de las palabras
de Pablo, ya que él dice en el contexto inmediato que la Ley fue
“añadida a causa de las transgresiones”. Lo que él quiere decir por
esta declaración puede ser visto al comparar este pasaje con sus
otros escritos, en donde la obra de la Ley como un “ayo” es más
prominente.3 La Ley tenía el fin de “conducir” a los judíos a Cristo
al mostrarles su pecaminosidad, el poder del pecado, su necesidad
de un Salvador, etc. “Pero la Escritura lo encerró todo bajo pecado,
para que la promesa que es por la fe en Jesucristo fuera dada a
todos los que creen.”4
Si bien en Gálatas 3 Pablo está hablando de la Ley Mosaica
en tanto se relacionaba con los judíos específicamente, al parecer,
él considera esa Ley como representativa de los principios legales
bajo los cuales los gentiles también están condenados y esclavizados.
Vemos esto en los versículos 22-23, donde Pablo afirma que todos

1
DHH (versión Dios Habla Hoy) 2 DHH 3 Romanos 5:20; 7:25; 1 Corintios
15:56; etc.; ver “¿Para qué la Ley, entonces?” p. 59. 4 Gálatas 3:22

289
LA LEY DE CRISTO

los hombres (tanto judíos como gentiles) han sido “encerrados bajo
pecado”, así como en los versículos 13-14, en donde él identifica
la maldición, de la cual Cristo ha liberado a los creyentes tanto
judíos como gentiles, como siendo “la maldición de la Ley”. Además,
Pablo les pregunta a los gentiles que quieren ponerse bajo las reglas
y regulaciones de la Ley de Moisés cómo es que ellos “desean
volver a estar esclavizados de nuevo” a “las cosas débiles, inútiles y
elementales” de su vida pasada.1
A partir de todo esto debería quedar claro que,
independientemente de cómo traduzcamos Gálatas 3:24, el principio
de que Dios usa la ley para conducir a los hombres a Cristo, es
bíblico. El pecado carece de sentido aparte de un estándar de algún
tipo. Todos los hombres están condenados por la ley ”bajo” la cual
están. Para los gentiles, esta es la ley de conciencia; para los judíos,
es la Ley de Moisés; y para los que han oído el mensaje del Nuevo
Testamento, es la ley de Cristo.

9. ¿Deberíamos enseñar a nuestros hijos los Diez Mandamientos?

Ciertamente debemos enseñar a nuestros hijos los Diez


Mandamientos. Estos nos muestran las cosas que Dios consideraba
que eran de suma importancia en la conducta de Su pueblo del
Antiguo Pacto. Honrar a los padres, por ejemplo, parece ser
de importancia paralela con no asesinar al prójimo o cometer
adulterio contra su esposa. Por supuesto, cuando enseñamos los
Diez Mandamientos debemos tener cuidado de dejar clara su
aplicación en nuestros días y el lugar que ocupan en la revelación
bíblica. Y siempre debemos tener en cuenta que es mucho más
importante enseñar a nuestros hijos las palabras y los hechos
del Señor Jesucristo, incluso antes que los Diez Mandamientos.
Enfocarnos en los Diez Mandamientos como nuestro estándar de
justicia mientras el pleno resplandor de la propia gloria de Cristo
brilla ante nosotros, es como darle la espalda al sol para contemplar
una vela.

1
Gálatas 4:9

290
Preguntas Frecuentes

10. Si el Antiguo Pacto ha sido abolido y los Diez Mandamientos


no son la norma de vida para los cristianos, ¿cuál es la
definición de pecado?

Pablo deja claro que en el Nuevo Testamento “la ley de Dios”


no está definida con referencia a los Diez Mandamientos, sino con
referencia a la ley de Cristo: “aunque no estoy sin la ley de Dios,
sino bajo la ley de Cristo”.1 Mientras tengamos este hecho en mente,
la definición clásica de pecado dada por el Catecismo Menor de
Westminster es válida: “El pecado es la falta de conformidad a, o la
transgresión de la ley de Dios”. Una definición más Cristo-céntrica
evidentemente podría ser ésta: “El pecado es cualquier falta de
semejanza a Cristo, o no llegar a amar como Cristo amaría”. Esta
es sólo otra manera de decir que el pecado es fracasar en lo más
mínimo en amar a Dios con todo nuestro corazón, alma, mente y
fuerza, o amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos.
La referencia de Juan al pecado como “infracción de la ley” (Gr.
anomia) en 1 Juan 3:4, a menudo se ha citado para probar que el
pecado debe de ser definido en términos de la Ley de Moisés. Sin
embargo, es evidente que la declaración de Juan no pretende ser
la definición estándar de lo que es el pecado. Juan tampoco está
pensando en “infracción de la ley” sólo en términos de los Diez
Mandamientos, lo cual es evidente por el contexto.2 Esto se hace
más claro cuando consideramos cómo Jesús usó la misma palabra
(“iniquidad”) en el Sermón del Monte.

No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el


reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi
Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel
día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu
nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos
muchos milagros?” Y entonces les declararé: “Jamás os
conocí; apartaos de mí, los que practicáis la iniquidad.”
Por tanto, cualquiera que oye estas palabras mías y las

1
1 Corintios 9:21 2
P. ej., 1 Juan 2:3, 6, 7-10; 3:22-24

291
LA LEY DE CRISTO

pone en práctica, será semejante a un hombre sabio que


edificó su casa sobre la roca. Mateo 7:21-24

En estos versículos, la práctica de la iniquidad tiene un paralelo


directo tanto con no hacer la voluntad del Padre, así como con no
actuar conforme a las palabras de Cristo. En otras palabras, la voluntad
de Dios es que obedezcamos las palabras de Cristo: “Este es mi Hijo
amado, ¡a Él oíd!” Como cristianos, debemos “guardar todo lo que
Cristo nos ha mandado”.1 La iniquidad en el contexto del Nuevo
Testamento tiene que ver con no lograr actuar de acuerdo a las
palabras de Cristo, no con fallar en observar los Diez Mandamientos.

11. Pablo dice que los gentiles “muestran la obra de la Ley


escrita en sus corazones”. ¿En qué se diferencia esto de la
promesa de Dios en el Nuevo Pacto de “escribir Sus leyes en
los corazones”2 de los cristianos?

A veces, la Biblia usa la misma (o similar) terminología para


describir dos realidades que son diferentes. Cuando Pablo habla
de la obra de la Ley habiendo sido “escrita en los corazones” de
los gentiles, él se está refiriendo al conocimiento innato del bien y
el mal que los gentiles tienen en sus conciencias: “ya que muestran
la obra de la ley escrita en sus corazones, su conciencia dando
testimonio, y sus pensamientos acusándolos unas veces y otras
defendiéndolos”.3 La conciencia de un hombre no regenerado está
en contra del pecado que el hombre mismo desea cometer y lo condena
cuando lo comete.
En cambio, cuando Dios promete escribir Su ley “en los
corazones” de los cristianos, Él está hablando de la regeneración —les
da “un corazón nuevo” que realmente se deleita en hacer lo que la
Ley manda (y lo que la conciencia nos indica que es correcto). Para
el cristiano, la ley ya no es una regla “externa” que contradice su
verdadera naturaleza y deseos, sino una parte de la composición
interna de su “corazón”.

1
Mateo 28:20 2
Hebreos 8:10 3
Romanos 2:15

292
Preguntas Frecuentes

12. ¿Eran “nacidos de nuevo” (regenerados) los creyentes


verdaderos del Antiguo Testamento?

Según la Biblia, todos los hombres son “por naturaleza hijos de


ira… muertos en delitos y pecados… andando conforme al príncipe
de la potestad del aire… satisfaciendo los deseos de la carne y de
la mente”.1 “El hombre natural no acepta las cosas del Espíritu de
Dios, porque para él son necedad; y no las puede entender, porque
se disciernen espiritualmente”.2 En cambio, la mente natural del
hombre es “enemiga de Dios, porque no se sujeta a la ley de Dios,
pues ni siquiera puede hacerlo, y los que están en la carne no pueden
agradar a Dios”.3 Todas estas consideraciones dejan claro que sin
la regeneración ningún hombre puede creer a Dios o amar Su Ley.
Cuando leemos, entonces, de los santos del Antiguo Testamento
que sí creyeron a Dios y sí amaron Su Ley,4 debemos concluir que
ellos eran regenerados. Esto explica por qué los cristianos a través
de los siglos han encontrado que los Salmos (por ejemplo) son
expresiones muy adecuadas para ciertos aspectos de sus propias
oraciones y adoración: hombres regenerados los escribieron.
Una de las promesas del Nuevo Pacto dada por medio de
Jeremías es que el pueblo de Dios “no tendrá que enseñar más
cada uno a su prójimo y cada cual a su hermano, diciendo: ‘Conoce
al Señor’, porque todos me conocerán, desde el más pequeño de
ellos hasta el más grande”.5 Esta promesa prevé un día cuando
todo el pueblo de Dios “desde el más pequeño de ellos hasta el más
grande” conocerán al Señor personalmente. Sin embargo, esto no
quiere decir que nadie “conoció al Señor” bajo el Antiguo Pacto.
De hecho, dice específicamente que algunos del pueblo de Dios en
el Antiguo Pacto sí “conocieron al Señor”, y que aquellos que en
verdad lo conocieron tenían el hábito de exhortar a sus “prójimos
y hermanos” a conocer al Señor también.
Del mismo modo, Ezequiel 36:26-27 habla de un día venidero
cuando Dios dará a Su pueblo “un corazón nuevo y un espíritu

1
Efesios 2:1-3 2 1 Corintios 2:14 3 Romanos 8:7-8 4 Génesis 15:6;
Hebreos 11; Salmos 119:97, 113, 163 5 Jeremías 31:31-34

293
LA LEY DE CRISTO

nuevo”. Esta promesa prevé un tiempo aún futuro cuando todo el


pueblo de Dios será regenerado (i.e., el tiempo del Nuevo Pacto).
Una vez más, esto no significa que nadie tuvo “un corazón nuevo
y un espíritu nuevo” en el tiempo en que la promesa fue hecha. De
hecho, Dios mandó a los impíos de los días de Ezequiel: “arrojad
de vosotros todas las transgresiones que habéis cometido, y haceos
un corazón nuevo y un espíritu nuevo”.1
Asimismo, Dios prometió en Deuteronomio que iba a haber
un día cuando Él circuncidaría los corazones de Su pueblo
corporativamente: “Además, el Señor tu Dios circuncidará tu corazón
y el corazón de tus descendientes, para que ames al Señor tu Dios
con todo tu corazón y con toda tu alma, a fin de que vivas”.2
Nuevamente, esta promesa de una futura bendición no supone
que nadie tuvo un “corazón circuncidado” hasta la venida del
Nuevo Pacto. De hecho, Dios mandó al pueblo al mismo tiempo:
“Circuncidad, pues, vuestro corazón, y no endurezcáis más vuestra
cerviz”.3 (Mandamientos tales como los que están en Ezequiel 18:31
y Deuteronomio 10:16 se refieren a todo el ámbito de la regeneración
y conversión, no sólo a la regeneración en sí, la cual es una obra
soberana del Espíritu Santo.)4 Es a la luz de tales pasajes que el
Señor Jesús se maravilla de que Nicodemo pudiera ser un “maestro
de Israel” del Antiguo Pacto, pero no entender materias relacionadas
con el nuevo nacimiento.5
Por todas estas razones, debemos afirmar que los creyentes
verdaderos en los tiempos del Antiguo Testamento eran regenerados.
Habiendo dicho esto, sin embargo, inmediatamente debemos
también enfatizar y mantener las vastas diferencias entre los
privilegios que experimentaron los santos del Antiguo Testamento
y los del Nuevo. Estos privilegios tienen que ver no sólo con el
conocimiento,6 sino también con la obra del Espíritu Santo en
creyentes individuales.7 Es en este sentido que, ¡“el más pequeño en
el reino de los cielos es mayor que” Juan el Bautista!8

1
Ezequiel 18:31 2 Deuteronomio 30:6; ct. 29:2-4 3 Deuteronomio 10:16;
Jeremías 4:4 4 Juan 3:8 5 Juan 3:10 6 Mateo 13:16-17 7 Juan 7:37-39;
Hechos 2:14-18; Gálatas 4:4-7 8 Mateo 11:11; Lucas 16:16

294
Preguntas Frecuentes

13. ¿Por qué es significativo el término “dentro de la ley de Cristo”


(griego: ennomos Christou), que Pablo usa en 1 Corintios
9:21?
A través de sus escritos, Pablo usa el término “bajo” con la
connotación de sujeción a un poder dominante. Por consiguiente, él
no solamente dice que “tanto judíos como griegos han pecado”, sino
que “tanto judíos como griegos están todos bajo pecado”,1 y que “la
Escritura ha encerrado a todos los hombres bajo pecado”.2 Se dice
que todos los hombres están “bajo pecado”, porque están sujetos
al pecado como un poder reinante. El pecado “reina”3 sobre ellos,
haciéndolos sus esclavos4 y conduciéndolos a la destrucción. La
frase “bajo la ley”5 tiene connotaciones similares, y cuando se usa
en referencia a la humanidad caída, siempre implica algo negativo.
Quienes están “bajo la ley” están sujetos a la ley como un poder
dominante —ellos están “bajo” su condenación y maldición, bajo
su capacidad de “suscitar” al pecado, bajo su “yugo de esclavitud”,6
etc. Por consiguiente, es significativo que cuando Pablo habla
de los cristianos, en realidad él no dice que ellos están “bajo la
ley de Cristo”, sino más bien que ellos están “dentro de la ley de
Cristo”. En el pensamiento de Pablo, la unión con Cristo es central.
A los cristianos se les ha “hecho morir a la Ley” para que “seáis
unidos a otro, a aquel que resucitó de entre los muertos, a fin de
que llevemos fruto para Dios”.7 La ley de Cristo no es un estándar
externo “bajo” el cual estamos, sino una realidad interna escrita en
nuestros corazones, y empoderada por la vida de Cristo dentro de
nosotros. “Ya no somos nosotros quienes vivimos, sino que Cristo
vive en nosotros”.8 “Cristo… es nuestra vida”.9

14. ¿Qué quiere decir Pablo, cuando dice en Romanos 7:14 que
“la Ley es espiritual”?
Cuando Pablo dice que “la Ley es espiritual, pero yo soy carnal,
vendido a la esclavitud del pecado”, él está haciendo la misma

1
Romanos 3:9 2 Gálatas 3:22 3 Romanos 5:21 4 Juan 8:34 5 Romanos 2:12;
3:19; 6;14-15; 1 Corintios 9:20; Gálatas 3:23, 25; 4:2-5, 21; 5:18 6 Gálatas 5:1
7
Romanos 7:4 8 Gálatas 2:20 9 Colosenses 3:4

295
LA LEY DE CRISTO

comparación entre los “ámbitos” de “la carne” y “el Espíritu” que


hace en otros lugares de Romanos,1 y en sus otros escritos.2 Se dice
que la Ley es “Espiritual”, porque sólo puede ser cumplida por aquellos
que están “en el Espíritu”. Para los que están “en la carne”, la Ley
en realidad sirve para “despertar pasiones pecaminosas en sus
miembros”.3 Estas verdades están resumidas en Romanos 8:3-4.
“Pues lo que la ley no pudo hacer, ya que era débil por causa de la
carne, Dios lo hizo… para que el requisito de la ley se cumpliera
en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme
al Espíritu.”

15. ¿Por qué algún judío pensaría que Jesús había venido a
“abolir la Ley o los Profetas?”4

Si “abolir la Ley o los profetas” significa “destruir las Escrituras


del Antiguo Testamento”, es difícil imaginar cómo algún judío
pudo haber pensado que Jesús había venido a hacer esto. Una y otra
vez, Él deja claro que acepta las Escrituras del Antiguo Testamento
como la Palabra misma de Dios —autoritativa5 e inquebrantable.6
Una y otra vez, Él interpreta Su propia vida y ministerio en términos
de las profecías y prefiguraciones.7
Sin embargo, en lo que se refiere a los aspectos éticos o
autoritativos del Antiguo Testamento, los judíos podrían haber
tenido una impresión diferente. A través de Su ministerio público,
el Señor Jesucristo dijo e hizo cosas, en relación a la Ley de Moisés,
que podrían haber sido chocantes para cualquier judío devoto.
En algunas ocasiones, Él parecía ignorar por completo todas las
prohibiciones de la Ley. Por ejemplo, cuando un leproso se le acercó
a Jesús, Él extendió la mano y lo tocó,8 en aparente indiferencia a
Levítico 5:2-6 y al “pecado” en que normalmente se incurría por tal
contacto. Jesús entonces le dijo al leproso: “Muéstrate al sacerdote

1
Romanos 7:5-6; 8:6-9; ver capítulo 11 de mi libro Justificación y Regeneración.
2
P. ej., 1 Corintios 2:12-3:3 3 Romanos 7:5 4 Mateo 5:17 5 P. ej., Mateo
21:42; 22:29; 26:54, 56; Juan 7:38; 13:18 6 Juan 10:35 7 E.g., Mateo 26:24;
Lucas 4:21; 24:27; Juan 5:39 8 Lucas 5:12-13; ver también Lucas 8:43-44 y
Levítico 15:25

296
Preguntas Frecuentes

y da una ofrenda por tu purificación según lo ordenó Moisés…”.


Esto en sí mismo no hubiera sido notable, pero la razón que Él dio
para hacer esta ofrenda, no fue que Moisés lo había mandado, ¡sino
“para que les sirva de testimonio”!1
En otra ocasión, cuando Jesús pagó el impuesto del templo
por Pedro y por Él mismo, dejó en claro que Él no hacía eso por
obligación: como el Hijo de Dios, Él estaba “exento”2 de tales
requerimientos. Antes bien, Él pagó el impuesto del templo como
un acto de misericordiosa condescendencia: ¡“para que no los
escandalicemos [a los judíos]”! Y cuando los fariseos condenaron
a Sus discípulos por “hacer lo que no era lícito hacer en el día de
reposo”, Él apeló a la majestad de Su propia Persona para justificar la
infracción de ellos a la Ley: Los sacerdotes en el templo “profanan el
día de reposo, y están sin culpa” porque ellos sirven al templo. ¿Cuánto
más, entonces, pueden Sus discípulos violar el día de reposo y
aún permanecer inocentes, puesto que ellos sirven a Aquel que es
infinitamente “mayor que el templo”?3 “Porque el Hijo del Hombre
es Señor [incluso]4 del día de reposo”.5
A la luz de tales ejemplos, no es sorprendente que en el Sermón
del Monte Jesús advirtiera a Sus oyentes contra la idea equivocada
de que Él había venido a “abolir” la Ley y los Profetas. No solamente
Su ministerio público en general podría haber dado esta impresión;
en particular, Su enseñanza ética podría hacerlo también. Jesús
quiere dejar claro que las diversas comparaciones “habéis oído /
pero yo os digo” de Mateo 5 no dejan sin vigencia los imperativos
del Antiguo Testamento, sino más bien los llevan a su objetivo
previsto y “cumplimiento”. En la misma forma en que los tipos y
sombras del sistema sacrificial son “absorbidos” en la realidad de
la muerte de Cristo en la cruz, ¡así los mandamientos de la Ley
de Moisés son absorbidos en la plenitud de las enseñanzas éticas
de Cristo!
Esta realidad está ilustrada en el relato de la mujer sorprendida
en adulterio. Por las razones expuestas anteriormente, los

1
Lucas 5:14 2 Mateo 17:24-27 3
Mateo 12:5-6; comparar con Juan 5:18.
4
Marcos 2:28 5 Mateo 12:8

297
LA LEY DE CRISTO

enemigos de Jesús imaginaron un conflicto entre Sus enseñanzas


y las de Moisés. Queriendo capitalizar este conflicto, muy pronto
aprovecharon una oportunidad para atraparlo, llevándole a una
mujer “sorprendida en el acto mismo del adulterio”.1 Sin embargo,
el intento de ellos de enfrentar a Jesús con Moisés terminó en
un rotundo fracaso. En un despliegue de sabiduría trascendente y
bondad, Él preservó perfecta justicia y perfecto amor a la vez —no
sólo en relación a la propia mujer, sino también en relación a sus
acusadores. Es más, hizo esto no para ponerse Él mismo contra
las exigencias éticas de la Ley de Moisés, ¡sino para “cumplirlas”!

16. Algunos dicen que en Mateo 5:20-48 Cristo no está yendo


más allá de la Ley de Moisés, sino solamente corrigiendo las
distorsiones judías y enfatizando su propósito real. ¿Por qué
es insuficiente este punto de vista?

Aunque la esencia de la Ley Mosaica es el amor a Dios y al


hombre, el contexto nacional y temporal de esa ley requería una
expresión que está muy por debajo de los estándares del Nuevo
Pacto. Lo que Cristo expuso en el Sermón del Monte era una
expresión más elevada de la única ley inmutable de Dios. Al hacer
esto, Él hizo mucho más que sólo comentar sobre el “verdadero
significado” de los mandamientos individuales del código Mosaico.
Esto se hace evidente cuando las diversas comparaciones entre
“habéis oído / pero yo os digo” son consideradas individualmente;
varias de ellas no se ajustan en absoluto al patrón de interpretación
del “verdadero significado”. Por ejemplo, en Su enseñanza
concerniente a los votos, indudablemente Jesús sí corrige los abusos
judíos del sistema de votos establecidos en el Antiguo Testamento;
pero luego Él va más allá de esto, al dejar de lado por completo ese
sistema. Lo mismo es verdad de Su sustitución del precepto de “ojo
por ojo” de la Ley, con el mandamiento de que no debemos “resistir
al que es malo”, sino “volverle la otra mejilla” y hasta permitirle
al que quiera ponerte pleito y quitarte la túnica “dejarle también
la capa”.

1
Juan 8:4

298
Preguntas Frecuentes

Si buscamos un patrón común en la antítesis de Jesús, la única


cosa que es más prominente en cada uno de ellos es Su magistral
“pero yo os digo”. Como el tan esperado “profeta como Moisés”,
Él establece con incuestionable autoridad los estándares por los
cuales vivirán aquellos en el “reino de los cielos”. Al hacer esto, Él
no abroga la Ley de Moisés, pero tampoco adquiere Su autoridad
de ella ni se limita a Sí mismo a ella. Antes bien, Sus enseñanzas
la absorben y la “cumplen”.

17. ¿Cómo puede el amor, por su propia naturaleza, decirnos que


cosas tales como la homosexualidad están mal?

La enseñanza de Pablo de que “el amor es el cumplimiento de


la Ley” debe ser entendida en el contexto completo de la existencia
del hombre, como alguien que ha sido creado a la “imagen de Dios.”1
El amor me puede decir que no asesine a mi prójimo, sólo en un
contexto en que mi prójimo tiene valor como alguien que lleva la
imagen de Dios.2 El amor me puede decir que actos homosexuales
hacia mi prójimo son “degradantes”, sólo en un mundo donde tales
actos son “antinaturales” y, por lo tanto, no “apropiados”.3 El amor
me puede decir que no robe el automóvil de mi prójimo, sólo en
un contexto donde existe la propiedad privada.4
Así como el hecho de que “Dios es amor” no significa que todos
Sus otros atributos pueden lógicamente deducirse de, o reducirse
al amor, asimismo, el hecho de que el amor es la esencia de la
ley, no significa que la ley puede decirle a los hombres qué hacer
al margen del orden creado completo en el que viven. Debido
a que estamos hechos a la imagen de Dios, todos tenemos un
conocimiento innato de que somos personas (no meros animales
o máquinas). También sabemos, ineludiblemente, que ayudar a una
anciana a cruzar la calle es una forma de proceder “más elevada”
que asesinarla. Además, sabemos que estamos bajo la obligación
moral de ejercer este proceder superior. En síntesis, sabemos que
deberíamos ayudarla y que asesinarla sería “malo”. Debido a que

1
Génesis 1:26-27 2
Génesis 9:6 3
Romanos 1:26-28 4
Hechos 5:4

299
LA LEY DE CRISTO

somos creados a la imagen de Dios, también sabemos que existen


cosas tales como la justicia y la equidad, que los círculos no pueden
ser cuadrados, que las puestas de sol son “hermosas”, que la vida
debe tener significado, etc. Es solamente en este contexto completo
de la creación del hombre a la imagen de Dios, que el amor puede
dirigir apropiadamente nuestro comportamiento.

18. ¿Por qué el Concilio de Jerusalén instruyó a los gentiles


convertidos a “abstenerse de cosas sacrificadas a los ídolos,
y de sangre, de lo estrangulado y de fornicación”?1 ¿Está
mal que los cristianos coman comidas que contienen sangre?

Pablo deja muy claro en sus epístolas2 que no hay nada


intrínsecamente malo en comer “cosas sacrificadas a los ídolos”.
Sin embargo, tal comida se convierte en mala si le causa a otros
creyentes “tropezar”, porque entonces implica quebrantar la ley de
Cristo: “Porque si por causa de la comida tu hermano se entristece,
ya no andas conforme al amor”.3 Lo mismo es válido para otras leyes
sobre comida del Antiguo Testamento, tales como “abstenerse de
sangre y de lo estrangulado”. El Concilio de Jerusalén no prohibió
estas cosas porque fueran intrínsecamente pecaminosas, sino
porque tales prácticas entre los gentiles convertidos ofenderían
innecesariamente a los judíos. En casos de ese tipo, el deber de un
cristiano es resumido por Pablo: “No seáis motivo de tropiezo ni
a judíos, ni a griegos, ni a la iglesia de Dios”.4
Nota: “Abstenerse de fornicación” (en el sentido de inmoralidad
extramatrimonial) ya habría sido parte de la enseñanza básica
apostólica a estos gentiles convertidos. Es posible que esté incluida
aquí, porque la fornicación era una práctica muy común entre
los gentiles. (¡Estaba incluso incorporada a sus servicios de
“adoración” idólatras!). Por otro lado, algunos eruditos creen que
el término “fornicación” es usado aquí en el sentido más técnico
de “matrimonio entre aquellos que, según la Ley Mosaica, están
emparentados muy de cerca”. Ese tipo de matrimonios entre los

1
Hechos 15:28-29 2
1 Corintios 8; Romanos 14 3
Romanos 14:15
4
1 Corintios 10:32

300
Preguntas Frecuentes

gentiles habría sido considerado fornicación por los judíos. Para


los cristianos gentiles, evitar este tipo de “fornicación” sería, por
tanto, otro ejemplo de no ofender innecesariamente a aquellos de
origen judío.

19. ¿Está mal que los cristianos se hagan tatuajes?

Esta pregunta merece ser considerada, no sólo porque los


tatuajes son defendidos en nuestros días como una “herramienta
evangelística”, sino también porque proporciona una oportunidad
para explorar algunos principios generales en el Nuevo Testamento
que se aplican a preguntas de este tipo. Los tatuajes están prohibidos
en Levítico 19:27-28, junto con “dañar los bordes de la barba”: “No
cortaréis en forma circular los extremos de vuestra cabellera, ni
dañaréis los bordes de vuestra barba. No haréis sajaduras en vuestro
cuerpo por un muerto, ni os haréis tatuajes; Yo soy el Señor”.
Algunos estudiosos de la Biblia creen que ambos versículos
aplican a costumbres religiosas paganas o a ritos de duelo en
honor a diversas deidades. De ser así, en la actualidad tendrían
aplicación sólo en culturas donde los tatuajes tienen connotaciones
religiosas negativas. Por otro lado, esta interpretación no es segura.
Algunos creen que Dios prohibió los tatuajes, porque implicaban un
desfiguramiento voluntario y permanente del cuerpo humano como
creación de Dios. Es evidente que, con el fin de tomar una decisión
acerca de si está bien o mal hacerse un tatuaje, los cristianos tendrán
que recurrir a las consideraciones y principios superiores dados en
el Nuevo Testamento. Consideraremos siete de éstos, que pueden
ayudar en la toma de una decisión de este tipo.
1. ¿Hacerme un tatuaje deshonrará o herirá profundamente a aquellos
que más me aman? “Tratar a otros como queremos que nos traten” es
la “regla de oro” del Nuevo Testamento, por la cual los cristianos
deben vivir.1 A veces, esta sola consideración nos puede mostrar la
correcta forma de proceder cuando no hay otras directrices claras
a seguir al tomar una decisión.

1
Mateo 7:12; Lucas 6:31

301
LA LEY DE CRISTO

2. ¿Tendría que ir contra mi propia conciencia para hacerme un tatuaje?


¿Tengo algunas dudas o inquietudes acerca de hacer esto? ¿Es
correcto hacerle algo permanente e irreversible a mi cuerpo, cuando
puede que después me arrepienta? ¿Podría ser que los tatuajes
estuvieran prohibidos por Dios, debido a que voluntariamente
desfiguran Su creación? ¿Siento que voy a entristecer al Espíritu
Santo si doy este paso? ¿Puedo hacer esto con absoluta confianza?
Estas preguntas derivan del principio general de que está mal
hacer cualquier cosa en contra de la propia conciencia de uno,
incluso en asuntos que pueden ser indiferentes en sí mismos. “Pero
el que duda, si come se condena, porque no lo hace por fe; y todo
lo que no procede de fe, es pecado”.1
3. ¿Pondré trabas a mi ministerio si no me hago un tatuaje? ¿Son
los tatuajes una parte tan integral del grupo al que estoy tratando
de alcanzar, que el que yo no tenga un tatuaje dificultará que les
testifique? En otras palabras, ¿es ésta una situación en la que yo
debería hacerme “como” aquellos a los que estoy procurando
alcanzar, con el fin de no hacerles ofensa innecesaria en mi
presentación de las verdades del evangelio? “Pablo quiso que éste
fuera con él, y lo tomó y lo circuncidó por causa de los judíos que
había en aquellas regiones, porque todos sabían que su padre era
griego.”2
4. Aunque mi tatuaje abriera puertas para mi ministerio hacia este
grupo, ¿impediría mi ministerio hacia otro grupo si luego Dios me llamara
a ir a otro lugar? ¿Debería hacer algo permanente a mi cuerpo, si
cierra las puertas a la posibilidad de ministrar a ciertas personas
en el futuro? En otras palabras, ¿debo ponerme en una situación
en donde no será posible para mí “hacerme todo a todos”?3
5. ¿Mi tatuaje animará a algún hermano más débil (que ve mi ejemplo)
a ir contra su propia conciencia por hacerse un tatuaje? “Porque si alguno
te ve a ti, que tienes conocimiento, sentado a la mesa en un templo
de ídolos, ¿no será estimulada su conciencia, si él es débil, a comer
lo sacrificado a los ídolos? Y por tu conocimiento se perderá el que es

1
Romanos 14:23: comparar con v. 14 2
Hechos 16:3 3
1 Corintios 9:19-23

302
Preguntas Frecuentes

débil, el hermano por quien Cristo murió.”1 “Es mejor no comer carne,
ni beber vino, ni hacer nada en que tu hermano tropiece.”2 “Porque
si por causa de la comida tu hermano se entristece, ya no andas
conforme al amor.”3
6. ¿Estoy dominado por este deseo, o soy completamente neutral,
queriendo sólo la perfecta voluntad de Dios en este asunto? “Todas las
cosas me son lícitas, pero no todas son de provecho. Todas las cosas
me son lícitas, pero yo no me dejaré dominar por ninguna.”4
7. ¿Me he humillado y buscado el consejo de aquellos que son mayores,
más sabios y piadosos que yo? “Asimismo, vosotros los más jóvenes,
estad sujetos a los mayores; y todos, revestíos de humildad en
vuestro trato mutuo, porque Dios resiste a los soberbios, pero da
gracia a los humildes.”5
Ninguna de estas consideraciones nos da una respuesta “Si o
No” bien definida a la pregunta que se nos plantea, y las respuestas
pueden variar dependiendo de los individuos y las circunstancias.
Es por esto que Pablo nos dice que “presentemos nuestros cuerpos
como sacrificio vivo y santo” a Dios. Debemos “no adaptarnos a
este mundo, sino transformarnos mediante la renovación de nuestra
mente, para que verifiquemos cuál es la voluntad de Dios: lo que es
bueno, aceptable y perfecto”.6 Dios es fiel para guiar a aquellos
que verdaderamente quieren conocer Su voluntad.

20. ¿Cómo se relaciona la naturaleza del Nuevo Pacto con la


práctica del bautismo infantil?

El Antiguo Pacto fue hecho con la nación física de Israel, la


que estaba compuesta por todos los descendientes naturales de
Abraham, Isaac y Jacob. La única cosa necesaria para que una
persona fuera considerada “judía”, era que naciera de padres
judíos. Cada bebé judío recién nacido (no por decisión propia)
crecería directamente “bajo” la Ley de Moisés. En otras palabras,
los individuos se convertían en partícipes genuinos del Antiguo

1
1 Corintios 8:10-11 2 Romanos 14:21 3
Romanos 14:15 4
1 Corintios 6:12
5
1 Pedro 5:5 6 Romanos 12:1-2

303
LA LEY DE CRISTO

Pacto por el nacimiento físico. Por esta razón, era completamente


lógico y apropiado que Dios mandara que los bebés judíos fueran
circuncidados, como una señal de su descendencia natural de los
Patriarcas y (por consiguiente) de su participación en el Antiguo
Pacto.
Mientras tales judíos físicos guardaran exteriormente los
preceptos de la Ley y no cometieran ofensas que requirieran
que fueran “cortados” del pueblo de Israel, ellos permanecían
“acreditados” como miembros del Antiguo Pacto. La mayoría de
ellos no tenía un conocimiento personal del Señor. Por lo tanto,
era necesario que aquellos en el Antiguo Pacto que sí conocían
al Señor “enseñaran a su conciudadano, y todos a su hermano,
diciendo: ‘Conoce al Señor’”.1
Con la llegada del Nuevo Pacto esta situación cambió
dramáticamente. Hombres y mujeres entran al Nuevo Pacto no por
el nacimiento físico, sino por un renacimiento espiritual.2 Todos en
el Nuevo Pacto, “desde el menor hasta el mayor de ellos”, conoce
al Señor personalmente.3 Todos en el Nuevo Pacto son a la vez
justificados4 y regenerados.5 Nadie es cristiano (i.e.: un partícipe del
Nuevo Pacto) sólo porque él o ella haya nacido de padres cristianos.
Por esta razón, el bautismo pertenece propiamente sólo a aquellos
que dan evidencia de un renacimiento espiritual, y no a quienes son
meramente los bebés físicos de padres cristianos.
Dicho de otra manera: el Nuevo Pacto pertenece sólo a aquellos
que son los verdaderos hijos (espirituales) de Abraham. Uno se convierte
en un verdadero hijo de Abraham no por el nacimiento físico, sino
por la fe en Cristo. (“Por consiguiente, sabed que los que son de fe,
éstos son hijos de Abraham”.6) Por esta razón, el bautismo pertenece
realmente sólo a aquellos que dan evidencia de haber puesto su
fe en Cristo.
Históricamente, muchas veces el bautismo infantil ha sido
ligado a la regeneración (de una u otra manera) por aquellos que
lo practican. Esto ha sido verdad no sólo del catolicismo romano,

1
Hebreos 8:11 2
Juan 3:3-8 3
Hebreos 8:11; Juan 6:45 4
Hebreos 8:12
5
Hebreos 8:10 6
Gálatas 3:7

304
Preguntas Frecuentes

sino de denominaciones “protestantes” también. En la iglesia


anglicana, por ejemplo, al bautizar a un bebé, a los ministros se
les demanda que digan: “Queridos hermanos, al ver ahora que este
niño es regenerado e injertado al cuerpo de la iglesia de Cristo…”.
Se supone que entonces deben agradecer a Dios: “que te ha placido
a ti regenerar a este niño con tu Santo Espíritu, para recibirlo como
tu propio hijo por adopción e incorporarlo a tu santa iglesia” (Libro
de Oración Común). Además, en el Catecismo Menor de Lutero
leemos lo siguiente: “P. ¿Cuáles son los dones o beneficios que
confiere el bautismo? R. Otorga el perdón de los pecados, libera
de la muerte y del diablo, y concede la salvación eterna a todos
los que creen, como la Palabra y la promesa de Dios declaran.”
Hasta el gran teólogo de Princeton, Charles Hodge, tuvo que decir
acerca del bautismo infantil: “Aquellos padres que no cumplen con
consagrar a sus hijos a Dios en la ordenanza del bautismo, pecan
gravemente en contra de las almas de estos niños. Permitan que
los pequeños tengan sus nombres escritos en el libro de la vida del
Cordero, aunque después ellos elijan borrarlos”.1
Ese tipo de declaraciones de aquellos que defienden el bautismo
infantil, con frecuencia están en directa contradicción con sus
propias enseñanzas en otras partes. Cuando la situación es así,
sólo sirve para ilustrar cuánta confusión puede ser causada por el
fracaso en distinguir adecuadamente entre el Antiguo y el Nuevo
Pacto.

21. ¿Cuál es la relación entre la iglesia y el Antiguo Testamento?

1. La Teología del Pacto ha tendido a ver a la iglesia como


básicamente idéntica al Israel del Antiguo Testamento; de ahí la
declaración de B. B. Warfield de que “Dios estableció Su Iglesia en
los días de Abraham y puso hijos ([i.e.: bebés] en ella”. “Ellos deben
de permanecer ahí hasta que Él los excluya. Él en ningún momento
los ha excluido. Entonces, siguen siendo miembros de Su Iglesia

1
Charles Hodge, Systematic Theology (Teología Sistemática) (Grand Rapids:
Eerdmans, 1973) 3.588.

305
LA LEY DE CRISTO

y, como tales, con derecho a sus ordenanzas”.1 Cuando Martyn


Lloyd-Jones, en 1966, llamó a los cristianos verdaderos a salir de
organizaciones religiosas apóstatas (tales como el anglicanismo),
John Stott respondió en un estilo similar al de Warfield al decir:
“Creo que la historia está en contra de lo que el Dr. Lloyd-Jones ha
dicho… la Escritura está contra él; el remanente estaba dentro de
la iglesia, no fuera de ella”.2
Es importante considerar el concepto de “la iglesia” que hay
detrás de declaraciones de este tipo. Cuando la nación de Israel
estaba en un estado de apostasía general en los días de Elías, Dios
preservó para Sí mismo “un remanente” de siete mil hombres que
no habían “doblado la rodilla a Baal”.3 El remanente estaba así
“adentro” de la nación de Israel, “no fuera de ella”. Pero cuando
Pablo habla de “el remanente” en el Nuevo Testamento, él no
está hablando de un grupo adentro de la iglesia; él está hablando
de aquellos judíos elegidos que (junto con los gentiles creyentes)
componen la iglesia misma.

Isaías también exclama en cuanto a Israel: Aunque el


número de los hijos de Israel sea como la arena del mar,
sólo el remanente será salvo. Romanos 9:27

Y de la misma manera, también ha quedado en el tiempo


presente un remanente conforme a la elección de la gracia de
Dios. Pero si es por gracia, ya no es a base de obras, de otra
manera la gracia ya no es gracia. Y si por obras, ya no es
gracia; de otra manera la obra ya no es obra. Entonces,
¿qué? Aquello que Israel busca no lo ha alcanzado, pero
los que fueron escogidos lo alcanzaron y los demás fueron
endurecidos… Romanos 11:5-7

La iglesia misma es “un remanente conforme a la elección de la


gracia de Dios”. Decir que el remanente está “dentro de la iglesia” es,

1
B.B. Warfield, Studies in Theology (Estudios en Teología) (193; reprint, Grand
Rapids: Baker, 2003) 9.408. 2 Iain Murray, David Martyn Lloyd-Jones, The Fight
of Faith (La Batalla de la Fe) (Edinburgh: Banner of Truth, 1990) 525.
3
Romanos 11:4

306
Preguntas Frecuentes

por consiguiente, confundir “la iglesia” con la vasta amalgama de la


“cristiandad” apóstata que tiene el nombre de cristianismo, pero que
“niega su poder”.1 Argumentar que “el remanente” de los cristianos
evangélicos debe quedarse “dentro de la iglesia” es argumentar que
los evangélicos no deben separarse de la cristiandad apóstata. La
conclusión lógica de este argumento, desde luego, es que la Reforma
misma fue un error y que “el remanente” en los días de Lutero y
Calvino debió haberse quedado en “la iglesia” (catolicismo romano).
Tales conclusiones sólo sirven para ilustrar el hecho de que la iglesia
del Nuevo Testamento no debe ser considerada como básicamente
idéntica al Israel físico del Antiguo Testamento.
2. Comparado con la Teología del Pacto, el Dispensacionalismo
Clásico va al extremo opuesto y ve a Israel y a la iglesia como dos
entidades completamente separadas. De acuerdo con esta postura,
Dios tiene dos planes distintos para el Israel físico y la iglesia. La
iglesia es vista como un mero “paréntesis” en los tratos de Dios con
Israel. Algún día, Dios finalmente establecerá a Israel sobre la tierra
como una nación física con bendiciones terrenales en cumplimiento
de la profecía del Antiguo Testamento, mientras que la Iglesia
será establecida en el cielo como el objeto de bendiciones celestiales.
Aunque los dispensacionalistas “progresivos” se han alejado de
algunas de estas posturas, todavía sostienen que las profecías
del Antiguo Testamento concernientes a “Israel” aún están por ser
cumplidas en un futuro “milenio” por judíos étnicos.
3. La postura que ha sido expuesta en este libro es que la relación
bíblica entre Israel y la iglesia es de tipo y anti-tipo. La iglesia es
el verdadero “Israel de Dios”,2 compuesta por los verdaderos “hijos
de Abraham”3 quienes son los verdaderos “judíos”.4 Es la verdadera
“nación santa”5 —un “reino de sacerdotes”6 que ofrecen “sacrificios
espirituales”7 después de haber sido redimidos de “Egipto”8 por la
muerte de “Cristo su Pascua”.9 Por tanto hay una diferencia muy
real entre la iglesia del Nuevo Testamento y el Israel del Antiguo

1
2 Timoteo 3:5 2 Gálatas 6:15-16; Romanos 9:6 3 Gálatas 3:7, 29
4
Romanos 2:28-29; Filipenses 3:3 5 1 Pedro 2:9 6 Apocalipsis 5:9-10; cf.
Éxodo 19:6 7 1 Pedro 2:5 8 Apocalipsis 11:8 9 1 Corintios 5:7

307
LA LEY DE CRISTO

Testamento. La iglesia no es una nación física, sino espiritual —el


mismo “cuerpo de Cristo”, del cual cada cristiano individual es
“miembro”.
Habiendo dicho esto, sin embargo, nunca debemos perder
de vista el hecho de que la relación entre la iglesia e Israel es de
continuidad así como también de discontinuidad. El cristianismo,
de hecho, es judío. El Nuevo Pacto es hecho con la renovada
“casa de Israel y la casa de Judá”,1 la cual está compuesta por
el “remanente” de judíos creyentes, junto con gentiles creyentes,
quienes son ahora “partícipes con ellos de la rica savia de la raíz
del olivo [judío]”.2 Estos gentiles estaban antes “excluidos de la
ciudadanía de Israel, extraños a los pactos de la promesa”, pero
ahora han “sido acercados por la sangre de Cristo” y “ya no son
extraños ni extranjeros, sino que son conciudadanos de los santos
[creyentes judíos] y son de la familia de Dios”.3
Además de esta continuidad básica entre el judaísmo y el
cristianismo, debemos también recordar que todos los verdaderos
“hijos de Abraham” a través de los siglos (incluyendo a aquellos que
vivieron en medio del Israel del Antiguo Testamento) comparten una
unidad esencial. Esta unidad surge del hecho de que todos los que
alguna vez han sido salvados, han sido salvados sólo por gracia,
únicamente mediante la fe. El Señor Jesucristo habla de esta
unidad esencial cuando Él dice que “vendrán muchos del oriente
y del occidente [i.e., gentiles convertidos], y se sentarán a la mesa
con Abraham, Isaac y Jacob en el reino de los cielos. Pero los hijos del
reino [i.e., judíos no convertidos] serán arrojados a las tinieblas de
afuera”.4 El cielo es un lugar donde todos los regenerados —ya sea
si eran de trasfondo judío o gentil —estarán siempre “junto con
el Señor”.

22. ¿Deberían los cristianos tener tantos hijos como sea posible
con el fin de “levantar una descendencia piadosa” que supere
en número a la “descendencia impía” de los incrédulos?

1
Jeremías 31:31; Hebreos 8:6-13 2
Romanos 11:17 3
Efesios 2:11-19
4
Mateo 8:11-12

308
Preguntas Frecuentes

Los hijos son una gran bendición de Dios,1 pero nuestro motivo
para tenerlos no debe ser para incrementar el número físico de
la comunidad “cristiana”. El pensar de esta forma implica una
mentalidad esencialmente del “Antiguo Pacto”, por medio de la
cual los hijos de creyentes son automáticamente considerados
“hijos del pacto” por nacimiento, y los hijos de los incrédulos son
considerados “paganos”. Aparte de los autores modernos, esta idea
es propuesta en la Confesión de Fe de Westminster (24:3), que
enseña que una de las razones del matrimonio es “para el aumento
... de la Iglesia con una simiente santa”. Incluso algunos recientes
defensores de este punto de vista han abogado por dejar que los
horrores del aborto continúen sin tratar de prevenirlo, ya que debido
a eso los incrédulos están tan solamente disminuyendo el número
de su propia “descendencia” (impía).
Los libros para niños escritos desde esta perspectiva, con
frecuencia no les hablan a los niños acerca de su necesidad de
regeneración y conversión, sino que los tratan como “pequeños
cristianos” quienes “aman a Dios” desde sus primeros años de vida.
Como resultado, multitudes crecen pensando que son hijos de Dios
simplemente porque han sido bautizados cuando bebés, han sido
criados en una familia cristiana, han asistido a la iglesia fielmente,
y han vivido vidas limpias y morales. Tristemente, a menudo no
conocen en absoluto el milagro por el cual los hombres llegan a ser
“nuevas criaturas” en Cristo y “todas las cosas son hechas nuevas”.

23. ¿Las leyes “ceremoniales” del Antiguo Testamento tenían


como fin darnos un patrón de alimentación saludable, buena
higiene, etc.?

Es verdad que Dios nunca le hubiera dado a Su pueblo ninguna


ley que fuera perjudicial para su bienestar físico. En el ámbito de la
dieta, por ejemplo, podemos tener la certeza de que comer “leche
y miel”, ¡no es dañino para una buena salud! Tampoco el comer
cerdo es esencial para una buena salud, dado que la carne de cerdo

1
Salmo 127:3-5

309
LA LEY DE CRISTO

fue negada a los judíos. Asimismo, la circuncisión no puede ser


perjudicial para la salud de los bebés, o Dios no la hubiera mandado;
y los lavados ceremoniales bien pudieron haber prevenido la
propagación de alguna bacteria.1
Sin embargo, es un error considerar las leyes alimentarias
como “leyes de Dios para alimentos saludables”, o la circuncisión
como una “ley de Dios para un bebé sano”. Según la Biblia, estas
leyes fueron dadas principalmente para separar a Israel de las
otras naciones,2 y para apuntar hacia realidades espirituales más
profundas.3 Si bien algunas de ellas pueden considerarse como que
tuvieran beneficios higiénicos, la mayoría no encaja en este patrón
en lo absoluto,4 y ninguna de ellas debe ser usada como respaldos
divinos a nuestras propias convicciones alimentarias (e.g., “la Biblia
dice que la carne de cerdo no es saludable”).
Aquellos que comienzan a seguir estas leyes como “indicadores
dados por Dios para una buena higiene”, invariablemente empiezan
a menospreciar de manera sutil a los cristianos que no las siguen,
viéndolos como menos “bíblicos” y menos espirituales que a sí
mismos. Podemos circuncidar a nuestros hijos y no comer carne
de cerdo, pero eso no nos hace más “bíblicos” que los cristianos
que no circuncidan a sus hijos y que sí comen carne de cerdo.

24. ¿De qué manera se relaciona la ley de Cristo con las enseñanzas
de la “teonomía”?

Los teonomistas creen que los aspectos civiles de Ley Mosaica


fueron determinados por Dios, no sólo para gobernar la teocracia
(el Israel del Antiguo Testamento), sino también para servir como
un patrón para los gobiernos de nuestros días. Por consiguiente, si
los cristianos tuvieran el poder de hacerlo, deberían aprobar leyes
considerando las prohibiciones y castigos que estaban en vigor
durante el Antiguo Pacto. Por ejemplo, la pena de muerte debería

1
E.g., Levítico 15:2-11 2 Levítico 20:24-26; ver también 15:31 y 16:16, en
donde “morir por sus impurezas” tenía que ver, no con enfermedad, sino con
“contaminar el tabernáculo de Dios” que estaba “entre ellos”. 3 Colosenses
2:16-17 4 E.g., Levítico 12:2-5; 15:16-24; 16:23-24, 26, 28, etc.

310
Preguntas Frecuentes

ser instituida para cosas tales como adulterio, homosexualidad,


herejía, y violación del día de reposo.
Si bien es verdad que la única base para el bien y el mal (y por lo
tanto, para cualquier clase de ley) es el carácter de Dios revelado en
el corazón del hombre y en las Escrituras, es un error concluir que
las leyes de la teocracia Mosaica deberían ser aplicadas directamente
a culturas seculares. Esas leyes fueron dadas al Israel del Antiguo
Testamento específicamente como un “conductor de niños” para
preparar el camino para la venida de Cristo y del Nuevo Pacto.
Conforme a este objetivo, la teocracia era una sociedad sacralizada
que toleraba una sola religión; los que nacían dentro del lindero
del judaísmo no tenían alternativa en cuanto a si querían o no ser
judíos. El cristianismo, por el contrario, es una religión voluntaria
de decisión y compromiso personal. La verdadera fe no puede
ser forzada. Los hombres no pueden ser obligados a convertirse
en cristianos por ser “bautizados” en un río o en un océano a
punta de espada, como en los días de Constantino. Las armas
del cristianismo son espirituales; su única espada es la “espada
del Espíritu”. Cualquier “cristianismo” que tenga que mantener
y avanzar su causa mediante el uso de una espada terrenal, no es
cristianismo bíblico.1
Es muy significativo que los cristianos no tengan ningún mandato
directo en el Nuevo Testamento de tratar de cambiar, ejercer presión,
o ganar control sobre instituciones políticas existentes. En lugar de
eso, se les manda estar en sujeción al gobierno, pagar sus impuestos,2
y orar por los que están en autoridad.3 El objetivo de tal oración es
“para que podamos vivir una vida tranquila y sosegada con toda
piedad y dignidad”. En sociedades donde los cristianos tienen el
derecho a votar o a presentarse como candidatos, ellos deberían
por todos los medios tratar de aprobar leyes que preserven la vida,
la paz, y la justicia básica. Como hijos maduros que “tienen la
mente de Cristo”, deben estudiar tanto el Nuevo como el Antiguo
Testamento, en un intento por entender cuáles leyes ayudarían a
conseguir estas metas. Pero, a fin de cuentas, ellos saben que la

1
Juan 18:36 2
Romanos 13:1-8 3
1 Timoteo 2:1-2

311
LA LEY DE CRISTO

batalla que están enfrentando no puede ser ganada con armas


carnales. Leyes que obliguen a las tiendas a cerrar los domingos, o
prohíban a los mormones tocar a las puertas sólo van a producir una
restricción temporal y externa de la maldad. Cualquier avance real
y duradero del reino de Dios en este mundo, sólo puede lograrse por
medio de la predicación del evangelio y las armas espirituales que
la acompañan.1 Tales “armas” con frecuencia van mano a mano, no
con “dominio” sobre los enemigos terrenales de la iglesia, sino con
“aflicciones, en privaciones, en angustias, en azotes, en cárceles, en
tumultos, en trabajos, en desvelos, en ayunos”2 impuestos por esos
enemigos. Los cristianos no deberían estar bajo ninguna ilusión de
que van a avanzar el reino de Dios por obtener el control del estado
y obligar a los impíos a actuar como cristianos. Históricamente, tal
manera de pensar ha conducido inevitablemente a la persecución,
ahogamiento, o quema de cristianos verdaderos, junto con otros
“herejes” y “enemigos del estado”.

25. ¿Lo que se enseña en la actualidad acerca del “patriarcado”,


es una aplicación bíblica de los principios del Antiguo
Testamento para los creyentes del Nuevo Pacto?

El Nuevo Testamento claramente instruye a los padres a dirigir


a sus familias y criar a sus hijos en la “disciplina e instrucción del
Señor”.3 La enseñanza del “patriarcado” busca complementar esta
instrucción del Nuevo Testamento al apelar al rol de los patriarcas
en el Antiguo Testamento. La palabra “patriarca” viene de una
palabra griega similar que aparece cuatro veces en el Nuevo
Testamento. Es aplicada a Abraham,4 a los doce hijos de Jacob,5 y
a David.6 En la Septuaginta (la traducción griega del hebreo del
Antiguo Testamento), se usa con referencia al jefe de una tribu, o a la
familia del padre.7 Un patriarca era, por consiguiente, un ancestro
reinante —con frecuencia el padre fundador de una familia, clan, o
nación. ¡No todo hombre en los tiempos de Abraham, Isaac, y Jacob

1
2 Corintios 10:3-5 2 2 Corintios 6:4-10; nota v. 7 3 Efesios 6:4 4 Hebreos 7:4
5
Hechos 7:8-9 6 Hechos 2:29 7 1 Crónicas 24:31; 2 Crónicas 26:12

312
Preguntas Frecuentes

era un patriarca! Los patriarcas eran esencialmente jefes tribales


que gobernaban sobre sus familiares y descendientes y transmitían
ese gobierno a sus hijos primogénitos. Esto es ilustrado en el caso
de Jacob, quien tiene un lugar entre los “patriarcas” solamente
porque engañó a su padre y recibió la bendición destinada a Esaú.

Al oír Esaú las palabras de su padre, clamó con un grande y


amargo clamor, y dijo a su padre: ¡Bendíceme, bendíceme
también a mí, padre mío!… Pero Isaac respondió, y dijo
a Esaú: He aquí, yo lo he puesto por señor tuyo, y le he dado
por siervos a todos sus parientes; y con grano y mosto lo he
sustentado. En cuanto a ti ¿qué haré, pues, hijo mío?
 Génesis 27:34, 37

Un “patriarca” del Antiguo Testamento era, por lo tanto,


alguien que tenía la posición de “padre” y amo sobre el clan
completo, incluyendo a sus parientes y, en algunos casos, ¡hasta a
sus propios hermanos! Indudablemente, ¡es estirarlo mucho aplicar
esta antigua costumbre oriental a la estructuración de la familia
cristiana! Las ideas del movimiento patriarcal moderno pueden o
no ser buenas en sí mismas, pero, en cualquier caso, no deberían
afirmar que se derivan de las Escrituras, ni deberían ser enseñadas
como absolutos bíblicos. Por ejemplo, la enseñanza de que las hijas
no deben ir a la universidad, sino quedarse en casa e “ir tras la
visión de su padre”, debe ser presentada como una convicción
personal, no como “la cosmovisión bíblica”. Lo mismo cabe para
la creencia de que sólo los hombres deben tener derecho a votar, y
otras enseñanzas distintivas del movimiento patriarcal.

26. ¿Cómo se relaciona la ley de Cristo con el “pacifismo”?

Mientras que la teonomía quiere hacer de la Ley de Moisés la


“ley de la tierra”, el pacifismo quiere aplicar el Sermón del Monte
de manera similar. Ninguna de las dos posturas es bíblica. Como
se señaló anteriormente, la Ley de Moisés fue dada a la teocracia
(no a todas las naciones) con el fin de lograr un propósito particular
durante un tiempo particular. Por otro lado, el Sermón del Monte
es dado a la iglesia (no a magistrados civiles) y tiene como fin guiar

313
LA LEY DE CRISTO

a las ovejas regeneradas de Cristo en su travesía por el laberinto de


este mundo, donde (según el mismo Sermón) ellos van a enfrentar
persecución y abuso “por causa de” Él.1 El mandamiento de Cristo
de “volver la otra mejilla” fue, por consiguiente, dirigido a los
cristianos, no al gobierno civil, el cual es expresamente “constituido
por Dios”, para mantener el orden y la justicia como un “ministro
de Dios” por medio del uso de “la espada”.2

27. ¿Está bien que los cristianos combatan en guerras “justas”,


sirvan como oficiales de policía, disciplinen a sus hijos, o
de alguna otra manera utilicen la fuerza física en un intento
de asegurar la justicia?

El hecho de que Dios explícitamente mandó a Su pueblo del


Antiguo Pacto destruir a otras naciones como juicio por sus pecados3
prueba que la guerra, en y por sí misma no es necesariamente
inmoral. De la misma manera, el hecho de que Dios explícitamente
ha establecido un gobierno civil, para “llevar la espada” como Su
“ministro”, prueba que no puede ser moralmente incorrecto para
los representantes del gobierno usar la fuerza física, si es necesario,
para prevenir el crimen y mantener la justicia. Esto incluye a la
policía e (idealmente) a los soldados luchando para mantener la paz
y justicia global. La disciplina física en los hijos (en el contexto de
una crianza amorosa) es también directamente mandada por Dios
en la Escritura.4 No hay nada inherentemente malo, entonces, con
los cristianos sirviendo como policías, combatiendo como soldados,
o usando medios físicos para disciplinar a sus hijos, siempre y
cuando estas cosas sean hechas en sumisión a las directrices de
las Escrituras.
Sin embargo, hay principios relacionados a la ley de Cristo
que necesitan ser considerados en esta pregunta, como en todas
las otras preguntas semejantes. Los gobiernos, en el mejor de los
casos, tienen un papel preservador en la sociedad. Lo más que un

1
Mateo 5:8-10, 39-40 2 Romanos 13:1-4 3 Deuteronomio 9:4-6; Levítico 18:25
(vv. 21-24); Génesis 15:16 4 Proverbios 19:18; 22:15; 23:13-14

314
Preguntas Frecuentes

gobierno puede hacer es preservar la justicia y mantener la ley y


el orden. La iglesia, por otro lado, tiene un papel redentor en la
sociedad. Sólo la iglesia puede predicar el evangelio y ver almas
liberadas del pecado y vueltas hacia la justicia.
Para el cristiano, el establecimiento o mantenimiento de la mera
justicia debería ser la meta mínima de sus acciones. La justicia es
esencial, pero el cristiano debe desear algo más. Él debe desear ser
usado con una capacidad redentora en las vidas de otros. Muchos que
no son cristianos pueden aprehender criminales tan efectivamente
como pueden los cristianos, pero sólo los cristianos pueden predicar
el evangelio a los presos condenados a muerte una vez que han
sido aprehendidos. Muchos que no son cristianos pueden “tirar del
gatillo” y matar soldados “enemigos” tan bien como (o mejor que)
los cristianos, pero sólo los cristianos pueden salvar las almas de
los hombres al testificarles acerca de Cristo. Por esta razón, muchos
cristianos se han sentido llamados a convertirse en objetores de
conciencia, o capellanes, o médicos; y los creyentes que sí se han
sentido llamados a servir en el difícil papel de agentes de la policía
o soldados, con frecuencia han iniciado estudios bíblicos, o usan
otros medios de evangelismo para alcanzar a aquellos que los
rodean.
Incluso en el asunto de la crianza de los hijos, los padres
cristianos no van a mirar a los castigos corporales como la solución
definitiva a las necesidades de sus hijos. En la crianza de sus hijos,
van a tratar de ir más allá de solamente establecer la equidad, para
enfocarse en la redención.

315
Apéndice F

Legalismo vs.
A ntinomianismo
El término “legalismo” no se encuentra en la Biblia, y por eso
es difícil definirlo bíblicamente. Sin embargo, para los propósitos de
este estudio, el legalismo puede definirse como buscar cumplir leyes y
reglas para ser salvos y santificados. Las “leyes” que el legalista procura
cumplir pueden ser mandamientos dados por Dios, o normas y
reglamentos inventados por los hombres. Según esta definición,
una persona no es necesariamente un legalista solamente por el
hecho de que tenga una conciencia demasiado sensible con respecto
a cuestiones como la honestidad o la frugalidad. Tampoco son
legalistas los que enfatizan la responsabilidad humana tanto como
la soberanía divina.1 Ni tampoco es legalista una persona porque
insiste en la necesidad de disciplinas espirituales tales como el
ayuno y la negación de uno mismo.
El término “antinomianismo” proviene de dos palabras griegas:
anti (“contra”) y nomos (“ley”). Significa, literalmente, estar en contra
de la ley de Dios. Al igual que la palabra “legalismo”, la palabra
“antinomianismo” realmente no aparece en la Biblia. Una palabra
estrechamente relacionada sí aparece en la Biblia, sin embargo; es
la palabra griega anomos (a = “sin”; nomos = “ley”). Queda claro lo
que significa estar “sin ley” en los contextos en los que se encuentra
la palabra anomos: “¿Qué asociación tienen la justicia y la iniquidad2?
¿O qué comunión la luz con las tinieblas? ¿O qué armonía tiene
Cristo con Belial?”3 Aquí vemos que “iniquidad”4 es lo opuesto a
“justicia” y que está asociado con “oscuridad” y “Belial”. (Nota
del traductor: Debido a que en castellano no existe una palabra
específica para decir “sin ley”, para transmitir la idea se usará el
término “antinomianismo” durante el resto del apéndice.)

1
Filipenses 2:12-13 2 anomos (griego: “sin ley”) 3 2 Corintios 6:14-15; ver
también Mateo 7:23; 13:41; 23:28; 24:12. 4 anomos (griego: “sin ley”)

317
LA LEY DE CRISTO

R efutando los E rrores


Nada, excepto el poder regenerador del Espíritu Santo morando
en el cristiano, es suficiente para lograr una verdadera vida de
santidad. Entonces, no es de extrañar que los falsos maestros
(quienes “no tienen el Espíritu”1) siempre se han inclinado hacia
el legalismo o hacia el antinomianismo, en cuanto a cómo viven la
vida “cristiana”. Los que son legalistas han sustituido la ley por la
gracia,2 y los que viven sin ley han “convertido la gracia de nuestro
Dios en libertinaje”.3 Aunque tendemos a pensar que el legalismo
es un pecado particularmente “judío” y que el antinomianismo es
un pecado particularmente “gentil”, en realidad, ambas tendencias
coexisten en todo hombre natural. El corazón pecaminoso que un
día piensa como un legalista, al día siguiente puede andar sin ley
en sus acciones. De hecho, el legalismo externo a menudo coincide
con un antinomianismo interno; los escribas y fariseos son el primer
ejemplo de eso.4
Ningún cristiano puede ser verdaderamente un legalista, ya que
confiar en la ley y confiar en Cristo son mutuamente excluyentes.5
De la misma manera, ningún cristiano puede vivir sin ley, puesto
que Cristo “jamás conoció” a aquellos que “practican la iniquidad”.6
Sin embargo, los cristianos pueden ser afectados negativamente
tanto por el legalismo (como lo fueron los gálatas), como por
el antinomianismo (como lo fueron los corintios). Cristianos
verdaderos pueden llegar a ser legalistas en su manera de pensar,
concentrándose más en la obediencia a una “lista de deberes”
mentales que en su relación con Cristo, tratando de mantener el
favor y la sonrisa de Dios por medio de su “desempeño” diario.
Asimismo, cristianos verdaderos pueden llegar a estar sin ley en su
manera de pensar, usando la “gracia” como una excusa para justificar
un estilo de vida espiritual que es perezoso y descuidado, en vez
de “disciplinarse a sí mismos para la piedad”.7 Todo cristiano
profesante debe prestar atención a las señales de advertencia, tanto

1
Judas 19 2 Gálatas 5:4 3 Judas 4 4
Mateo 23:28 5
Gálatas 5:4
6
Mateo 7:23 7 1 Timoteo 4:7

318
Legalismo vs. Antinomianismo

del legalismo como del antinomianismo, ya que ambos deshonran


a Dios, y el Espíritu Santo nunca va a permitir que ninguno de
ellos “reine” en la vida de un creyente verdadero.

C aracterísticas del L egalismo


1.  El legalista centra su vida en torno a leyes y no en torno
a Dios. El mayor pecado del legalista es que en realidad no ama
ni adora a Dios. En vez de eso, su “corazón, alma, mente, y fuerzas”
—sus afectos, preocupaciones, pensamientos, y energías— todo
está centrado en leyes, reglas, y regulaciones. Esto es especialmente
abominable para Dios, porque da a los hombres perdidos la
impresión de que la verdadera religión es algo desagradable e
impersonal —una cuestión de guardar reglas muertas, en vez de
una relación de amor con un Dios viviente. El hecho de que ese
tipo de religión farisaica es “de alta estima entre los hombres” la
hace todavía más “abominable delante de Dios”.1 Por el contrario,
la verdadera vida cristiana es algo gozoso, libre, y espontáneo.
Glorifica a Dios, porque emana de un corazón que se deleita en
Él y lo ama por sobre todo.

Y Él le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón,


y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el grande
y el primer mandamiento. Mateo 22:37-38

Porque el reino de Dios no es comida ni bebida, sino


justicia y paz y gozo en el Espíritu Santo.
 Romanos 14:17

2.  Al legalista le importa más cumplir con las reglas que las
necesidades de sus semejantes. El segundo pecado más grande del
legalista es que realmente no ama a los demás. Para el legalista, las
“reglas” son más importantes que las personas, y el “sacrificio” es
más importante que la “compasión”.2 El legalismo es insensible
a la necesidad humana. Está centrado en la ley, no en el amor. Se

1
Lucas 16:14-15 2
Mateo 9:11-13

319
LA LEY DE CRISTO

preocupa más por los aspectos sutiles de cosas como la observancia


del día de reposo, que por los sufrimientos de sus semejantes.1 La
conciencia del legalista no se inquieta cuando manda a Judas a
suicidarse, pero se preocupa mucho por no transgredir algún detalle
sutil de protocolo legal.2

Y el segundo [mandamiento más grande] es semejante a


éste: Amarás a tu prójimo como a ti mismo.
 Mateo 22:39

Otra vez entró Jesús en una sinagoga; y había allí un


hombre que tenía una mano seca. Y le observaban para
ver si lo sanaba en el día de reposo, para poder acusarle. Y
dijo al hombre que tenía la mano seca: Levántate y ponte
aquí en medio. Entonces les dijo: ¿Es lícito en el día de
reposo hacer bien o hacer mal, salvar una vida o matar?
Pero ellos guardaban silencio. Y mirándolos en torno con
enojo, entristecido por la dureza de sus corazones, dijo al
hombre: Extiende tu mano. Y él la extendió, y su mano
quedó sana. Pero cuando los fariseos salieron, enseguida
comenzaron a tramar con los herodianos en contra de
Jesús, para ver cómo podrían destruirle. Marcos 3:1-6

Y cuando vieron esto, los fariseos dijeron a sus discípulos:


¿Por qué come vuestro Maestro con los recaudadores
de impuestos y pecadores? Al oír Él esto, dijo: Los que
están sanos no tienen necesidad de médico, sino los que
están enfermos. Mas id, y aprended lo que significa:
“Misericodia quiero y no sacrificio”; porque no he venido
a llamar a justos, sino a pecadores. Mateo 9:11-13

Por aquel tiempo Jesús pasó por entre los sembrados


en el día de reposo; Sus discípulos tuvieron hambre, y
empezaron a arrancar espigas y a comer. Y cuando lo
vieron los fariseos, le dijeron: Mira, tus discípulos hacen

1
Marcos 3:1-6 2
Mateo 27:3-6

320
Legalismo vs. Antinomianismo

lo que no es lícito hacer en el día de reposo. Pero Él les


dijo: ¿No habéis leído lo que hizo David cuando él y sus
compañeros tuvieron hambre, cómo entró en la casa de
Dios y comieron los panes consagrados, que no les era
lícito comer, ni a él ni a los que estaban con él, sino sólo
a los sacerdotes? ¿O no habéis leído en la ley, que en los
días de reposo los sacerdotes en el templo profanan el día
de reposo y están sin culpa? Pues os digo que algo mayor
que el templo está aquí. Pero si hubierais sabido lo que
esto significa: “Misericordia quiero y no sacrificio”, no
hubierais condenado a los inocentes. Porque el Hijo del
Hombre es Señor del día de reposo. Mateo 12:1-8

Entonces Judas, el que le había entregado, viendo que Jesús


había sido condenado, sintió remordimiento y devolvió las
treinta piezas de plata a los principales sacerdotes y a los
ancianos, diciendo: He pecado entregando sangre inocente.
Pero ellos dijeron: A nosotros, ¿qué? ¡Allá tú! Y él, arrojando
las piezas de plata en el santuario, se marchó; y fue y se
ahorcó. Y los principales sacerdotes tomaron las piezas
de plata, y dijeron: No es lícito ponerlas en el tesoro del templo,
puesto que es precio de sangre. Mateo 27:3-6

3.  El legalismo enfatiza lo externo. El legalista ve la justicia


fundamentalmente en términos de actos externos, en vez de en
actitudes internas. Tiene una concepción superficial del pecado y
se imagina que por guardar la ley externamente, él agrada a Dios.
No sabe nada de la verdadera justicia de corazón. Él “juzga por la
apariencia”,1 mientras que Dios “mira el corazón”.2

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque


limpiáis el exterior del vaso y del plato, pero por dentro
están llenos de robo y de desenfreno. ¡Fariseo ciego!
Limpia primero lo de adentro del vaso y del plato, para
que lo de afuera también quede limpio. ¡Ay de vosotros,
escribas y fariseos, hipócritas!, porque sois semejantes

1
Juan 7:22-24 2
1 Samuel 16:7

321
LA LEY DE CRISTO

a sepulcros blanqueados, que por fuera lucen hermosos,


pero por dentro están llenos de huesos de muertos y de
toda inmundicia. Así también vosotros, por fuera parecéis
justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de
hipocresía y de iniquidad. Mateo 23:25-28

Cuando el fariseo vio esto, se sorprendió de que Jesús


no se hubiera lavado primero antes de comer, según el
ritual judío. Pero el Señor le dijo: Ahora bien, vosotros
los fariseos limpiáis lo de afuera del vaso y del plato; pero
por dentro estáis llenos de robo y de maldad. Necios, el
que hizo lo de afuera, ¿no hizo también lo de adentro?
Dad más bien lo que está dentro como obra de caridad, y
entonces todo os será limpio. Lucas 11:38-41

Debido a su énfasis en lo externo, el legalismo tiende a promover


una conformidad y uniformidad que son externas, en lugar de
una verdadera unidad de espíritu. Todos se ven iguales, hablan
igual, se visten igual. El legalismo reprime la espontaneidad, la
individualidad, y la libertad.
4.  El legalismo se enfoca en lo de menor importancia. Dado
que los legalistas son ciegos a las cuestiones “de más peso” de la
ley, centran su atención en puntos sutiles y no cumplen con los
aspectos más importantes. Ellos “cuelan el mosquito” al observar
normas y regulaciones menores, pero se “tragan el camello” al no
lograr amar a Dios y a los demás.

¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque


pagáis el diezmo de la menta, del eneldo y del comino, y
habéis descuidado los preceptos de más peso de la ley: la
justicia, la misericordia y la fidelidad; y éstas son las cosas
que debíais haber hecho, sin descuidar aquéllas. ¡Guías
ciegos, que coláis el mosquito y os tragáis el camello!
 Mateo 23:23-24

5.  El legalismo se convierte en una religión de expertos.


Debido a que el legalista no tiene una relación viva con Dios como
su maestro y guía, debe tener una “regla” para cada situación

322
Legalismo vs. Antinomianismo

que pueda surgir. Por lo tanto, necesita de una clase completa de


personas (“intérpretes de la ley”) para interpretar los puntos más
sutiles de la ley y “llenar los espacios en blanco” cuando les parece
que Dios no ha dado revelación suficientemente detallada.

Respondiendo uno de los intérpretes de la ley, le dijo:


Maestro, cuando dices esto, también a nosotros nos
insultas. Y Él dijo: ¡Ay también de vosotros, intérpretes
de la ley!, porque cargáis a los hombres con cargas difíciles
de llevar, y vosotros ni siquiera tocáis las cargas con uno
de vuestros dedos… ¡Ay de vosotros, intérpretes de la ley!,
porque habéis quitado la llave del conocimiento; vosotros
mismos no entrasteis, y a los que estaban entrando se lo
impedisteis. Lucas 11:45-46, 52

6.  El legalismo tiende a formular absolutos de convicciones


personales o tradiciones de hombres, y luego las impone sobre
otros. Como ya se mencionó, el legalista tiene que tener una regla
para cada situación. Cuando éstas no están descritas claramente
en las Escrituras, deben ser “deducidas” usando una mezcla de
razonamiento humano y de opinión personal. Tal razonamiento
humano y opinión personal pronto es aceptado como “lo que
la Biblia enseña”, ¡y acaba de nacer un nuevo “absoluto”! Estos
absolutos antibíblicos van, literalmente, desde enseñar que los
parachoques cromados en el vehículo son “del mundo” y debieran
ser pintados en negro, ¡hasta la idea de que todos los cristianos
tienen que escolarizar a sus hijos en casa y hornear pan casero!

Los fariseos, y algunos de los escribas que habían venido


de Jerusalén, se reunieron alrededor de Él; y vieron que
algunos de Sus discípulos comían el pan con manos
inmundas, es decir, sin lavar. (Porque los fariseos y todos
los judíos no comen a menos de que se laven las manos
cuidadosamente, observando así la tradición de los
ancianos; y cuando vuelven de la plaza, no comen a menos
de que se laven; y hay muchas otras cosas que han recibido
para observarlas, como el lavamiento de los vasos, de los
cántaros y de las vasijas de cobre.) Entonces los fariseos

323
LA LEY DE CRISTO

y los escribas le preguntaron: ¿Por qué tus discípulos no


andan conforme a la tradición de los ancianos, sino que
comen con manos inmundas? Y Él les dijo: Bien profetizó
Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: “Este
pueblo con los labios me honra, pero su corazón está muy
lejos de mí. “Mas en vano me rinden culto, enseñando
como doctrinas preceptos de hombres.” Marcos 7:1-7

7.  El legalismo da lugar a que los hombres pequen contra


otros en el nombre de la justicia. Cuando opiniones personales
y tradiciones humanas se elevan a la posición de absolutos, las
cuestiones más importantes de la ley (así como amor a Dios y amor
a los demás) inevitablemente se minimizan y se invalidan. A fin de
guardar sus tradiciones, el legalista pecará aun contra sus propios
seres queridos, al mismo tiempo que tranquiliza su conciencia con
la idea de que está “solamente obedeciendo a Dios”.

Dejando el mandamiento de Dios, os aferráis a la tradición


de los hombres. También les decía: Astutamente violáis
el mandamiento de Dios para guardar vuestra tradición.
Porque Moisés dijo: “Honra a tu padre y a tu madre”; y:
“El que hable mal de su padre o de su madre, que muera;”
pero vosotros decís: “Si un hombre dice al padre o a la
madre: ‘Cualquier cosa mía con que pudieras beneficiarte
es corbán (es decir, ofrenda a Dios)’”; ya no le dejáis hacer
nada en favor de su padre o de su madre; invalidando así
la palabra de Dios por vuestra tradición, la cual habéis
transmitido, y hacéis muchas cosas semejantes a éstas.
 Marcos 7:8-13

8.  El legalismo se caracteriza por el egocentrismo, el


orgullo, el juzgar a los demás y el desprecio al prójimo. El “yo”,
en una u otra de sus expresiones, salta a la vista en todas las formas
de legalismo.

Te doy gracias porque no soy como los demás hombres…


Yo ayuno dos veces por semana; doy el diezmo de todo lo
que gano. Lucas 18:11-12

324
Legalismo vs. Antinomianismo

El legalista no tiene una verdadera comprensión de su propia


pecaminosidad ni de la santidad de Dios. No cree realmente que “no
hay nadie bueno sino Dios”,1 entonces vanamente se imagina que él
puede “establecer su propia justicia”2 al guardar la ley. No se aferra
a la misericordia de Dios, porque no tiene ninguna necesidad de ella.
No se lanza sobre Dios buscando justicia, porque cree que tiene su propia
justicia. No se aferra a Dios para que lo capacite para vivir una vida santa,
porque observa la ley en lo que respecta a los aspectos externos
que él puede guardar en sus propias fuerzas. Él ni siquiera depende
de Dios para que lo guíe, ya que tiene su manual de comportamiento
y sus preceptos para aplicar a cada situación. Por ende, el legalista
es orgulloso, confía en su propia justicia, y es autosuficiente.
Debido a que es orgulloso y confía en su propia justicia, el
legalista menosprecia a los demás. Cree ser mejor que los otros hombres.

Refirió también esta parábola a unos que confiaban en


sí mismos como justos, y despreciaban a los demás: Dos
hombres subieron al templo a orar; uno era fariseo y el
otro recaudador de impuestos. El fariseo puesto en pie,
oraba para sí de esta manera: “Dios, te doy gracias porque
no soy como los demás hombres: estafadores, injustos,
adúlteros; ni aun como este recaudador de impuestos…”.
 Lucas 18:9-11

Además, todos los legalistas son sentenciosos; creen estar por sobre
otros y se dan aires de superioridad, prestando especial atención a
las supuestas fallas de los demás. Los legalistas también se encargan
de juzgar las intenciones de los corazones de otros hombres.

No juzguéis para que no seáis juzgados. Porque con el


juicio con que juzguéis, seréis juzgados; y con la medida
con que midáis, se os medirá. ¿Y por qué miras la mota
que está en el ojo de tu hermano, y no te das cuenta de
la viga que está en tu propio ojo? ¿O cómo puedes decir a
tu hermano: “Déjame sacarte la mota del ojo”, cuando la

1
Mateo 19:16-22 2
Romanos 10:3

325
LA LEY DE CRISTO

viga está en tu ojo? ¡Hipócrita! Saca primero la viga de tu


ojo, y entonces verás con claridad para sacar la mota del
ojo de tu hermano. Mateo 7:1-5

El que come no menosprecie al que no come, y el que no


come no juzgue al que come, porque Dios lo ha aceptado.
¿Quién eres tú para juzgar al criado de otro? Para su
propio amo está en pie o cae, y en pie se mantendrá,
porque poderoso es el Señor para sostenerlo en pie.
 Romanos 14:3-4

Considerando estas cosas, no es de extrañar que cuando los


verdaderos cristianos se mueven en la dirección del legalismo,
pierden el “sentido de bendición”1 que tuvieron antes. Se dan cuenta
en lo profundo de su corazón que jamás pueden “desempeñarse”
lo suficientemente bien como para mantener el favor de Dios, y
se encuentran a sí mismos en un estado de miseria y esclavitud.
En lugar de estar llenos de amor unos por otros, en cambio, ellos
comienzan a “morderse y devorarse unos a otros”.2
9.  El legalismo no tiene ningún valor real para mortificar
al pecado. Si bien tiene una apariencia de justicia, el legalismo en
realidad fomenta el pecado en lugar de destruirlo. O bien incita a
los hombres a cometer pecados cada vez más graves que los que
están tratando de hacer morir, o bien sustituye los pecados externos
y obvios por aquellos “religiosos” que son más ocultos y engañosos.

Si habéis muerto con Cristo a los principios elementales


del mundo, ¿por qué, como si aún vivierais en el mundo,
os sometéis a preceptos tales como: no manipules, no
gustes, no toques (todos los cuales se refieren a cosas
destinadas a perecer con el uso), según los preceptos y
enseñanzas de los hombres? Tales cosas tienen a la verdad,
la apariencia de sabiduría en una religión humana, en la
humillación de sí mismo y en el trato severo del cuerpo,
pero carecen de valor alguno contra los apetitos de la carne.
 Colosenses 2:20-23

1
Gálatas 4:15 2
Gálatas 5:15

326
Legalismo vs. Antinomianismo

C aracterísticas del A ntinomianismo


1.  La persona que vive sin ley centra su vida en torno a sí
misma y al pecado, y no en torno a Dios y a los demás. El “yo”
es el verdadero dios de toda persona que vive sin ley. Le importan
más su propia voluntad y deseos, que agradar y glorificar al Señor.
Su actitud interior es: “No quiero que este Hombre [Cristo] reine
sobre mí”.1 Además, a la persona que vive sin ley le importan
más su propia voluntad y sus deseos, que lo que es mejor para
sus semejantes. Al igual que el legalista, fracasa rotundamente en
guardar los dos grandes mandamientos.

Estos son escollos ocultos en vuestros ágapes, cuando


banquetean con vosotros sin temor, apacentándose a sí
mismos; son nubes sin agua llevadas por los vientos, árboles
de otoño sin fruto, dos veces muertos y desarraigados;
son olas furiosas del mar, que arrojan como espuma
su propia vergüenza; estrellas errantes para quienes la
oscuridad de las tinieblas ha sido reservada para siempre.
 Judas 1:12-13

2.  El antinomianismo convierte la gracia de Dios en licencia


para pecar. El antinomianismo enseña que debido a que somos
salvos por gracia y no por obras, no importa cómo vivamos. Declara
que los cristianos tienen libertad para pecar porque no están bajo
Ley, y alienta a los hombres a descuidar o pensar a la ligera acerca
de los mandamientos de Cristo. Aquellos que son cuidadosos en
obedecer a Cristo son vilipendiados como “legalistas” por ellos.

Pues algunos hombres se han infiltrado encubiertamente,


los cuales desde mucho antes estaban marcados para esta
condenación, impíos que convierten la gracia de nuestro Dios en
libertinaje, y niegan a nuestro único Soberano y Señor, Jesucristo.
 Judas 4

1
Lucas 19:12-14

327
LA LEY DE CRISTO

¿Entonces qué? ¿Pecaremos porque no estamos bajo la


ley, sino bajo la gracia? ¡De ningún modo! ¿No sabéis
que cuando os presentáis a alguno como esclavos para
obedecerle, sois esclavos de aquel a quien obedecéis, ya sea
del pecado para muerte, o de la obediencia para justicia?
 Romanos 6:15-16

No todo el que me dice: “Señor, Señor”, entrará en el


reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi
Padre que está en los cielos. Muchos me dirán en aquel
día: “Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu
nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos
muchos milagros?” Y entonces les declararé: “Jamás os
conocí; Apartaos de mí, los que practicáis la iniquidad.”
 Mateo 7:21-23

3.  El antinomianismo enseña que no es necesario ser santo


para ser salvo. El antinomianismo implica o defiende abiertamente
la idea de que los que son verdaderamente injustos pueden heredar
el reino de Dios, afirmando que las buenas obras no son la prueba
de la conversión genuina, y que la santificación no es una evidencia
necesaria de la justificación. El arrepentimiento no se considera como
una parte del mensaje del evangelio, ni tampoco como algo que produce
un cambio real en la práctica con respecto al pecado. Por lo tanto, la
fe puede ser “sin obras” y aún ser la verdadera fe salvadora.

Buscad la paz con todos y la santidad, sin la cual nadie verá


al Señor. Hebreos 12:14

¿O no sabéis que los injustos no heredarán el reino de Dios?


No os dejéis engañar: ni los inmorales, ni los idólatras,
ni los adúlteros, ni los afeminados, ni los homosexuales,
ni los ladrones, ni los avaros, ni los borrachos, ni los
difamadores, ni los estafadores heredarán el reino de Dios.
 1 Corintios 6:9-10

Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los


espinos o higos de los abrojos? Así, todo árbol bueno da
frutos buenos; pero el árbol malo da frutos malos. Un

328
Legalismo vs. Antinomianismo

árbol bueno no puede producir frutos malos, ni un árbol


malo producir frutos buenos. Todo árbol que no da buen
fruto, es cortado y echado al fuego. Así que, por sus frutos
los conoceréis. Mateo 7:16-20

¿De qué sirve, hermanos míos, si alguno dice que tiene


fe, pero no tiene obras? ¿Acaso puede esa fe salvarlo?…
Tú crees que Dios es uno. Haces bien; también los
demonios creen, y tiemblan. Pero, ¿estás dispuesto a
admitir, oh hombre vano, que la fe sin obras es estéril?
 Santiago 2:14, 19-20

4.  El antinomianismo menosprecia la ley de Dios. Los que


están sin ley no temen tratar a la ligera y con desdén los mandatos
y requerimientos de Dios. Por sus actitudes y acciones, ellos dejan
entrever que la ley en sí es mala. Pablo, por otro lado, exalta la ley
como “santa, justa y buena” y rechaza por ser absurda cualquier
idea de que la ley sea pecado.

¿Qué diremos entonces? ¿Es pecado la ley? ¡De ningún modo!


Al contrario, yo no hubiera llegado a conocer el pecado si
no hubiera sido por medio de la Ley… Romanos 7:7

Así que la Ley es santa, y el mandamiento es santo, justo


y bueno. ¿Entonces lo que es bueno vino a ser causa de muerte
para mí? ¡De ningún modo! Al contrario, fue el pecado, a
fin de mostrarse que es pecado al producir mi muerte
por medio de lo que es bueno, para que por medio del
mandamiento el pecado llegue a ser en extremo pecaminoso.
 Romanos 7:12-13

5.  El antinomianismo deshonra a Dios. La hipocresía e


iniquidad de los que profesan ser cristianos, hace que el nombre de
Dios sea profanado entre los incrédulos y Su verdad sea blasfemada.

Por tanto, di a la casa de Israel: “Así dice el Señor Dios:


‘No es por vosotros, casa de Israel, que voy a actuar, sino
por mi santo nombre, que habéis profanado entre las
naciones adonde fuisteis. ‘Vindicaré la santidad de mi gran

329
LA LEY DE CRISTO

nombre profanado entre las naciones, el cual vosotros habéis


profanado en medio de ellas. Entonces las naciones sabrán
que yo soy el Señor’ —declara el Señor Dios— ‘cuando
demuestre mi santidad entre vosotros a la vista de ellas.
 Ezequiel 36:22-23

Tú que te jactas de la ley, ¿violando la ley deshonras


a Dios? Porque el nombre de Dios es blasfemado entre
los gentiles por causa de vosotros, tal como está escrito.
 Romanos 2:23-24

Pero se levantaron falsos profetas entre el pueblo, así


como habrá también falsos maestros entre vosotros, los
cuales encubiertamente introducirán herejías destructoras,
negando incluso al Señor que los compró, trayendo
sobre sí una destrucción repentina. Muchos seguirán su
sensualidad, y por causa de ellos, el camino de la verdad será
blasfemado… 2 Pedro 2:1-2

Asimismo, las ancianas deben ser reverentes en su conducta:


no calumniadoras ni esclavas de mucho vino, que enseñen
lo bueno, que enseñen a las jóvenes a que amen a sus
maridos, a que amen a sus hijos, a ser prudentes, puras,
hacendosas en el hogar, amables, sujetas a sus maridos,
para que la palabra de Dios no sea blasfemada. Tito 2:3-5

330
Apéndice G

El Amor en el Nuevo
Testamento
El Nuevo Testamento tiene mucho que decir acerca del amor.
La fuente del amor es Dios mismo —el “Dios de amor”.1 Su amor
se manifiesta entre las Personas de la Trinidad, hacia todos los
hombres,2 y especialmente hacia “los Suyos”.3 Como resultado
del amor de Dios por nosotros, nosotros lo amamos a Él4 y a
otros cristianos.5 El amor a Dios y el amor a nuestro prójimo
están inseparablemente vinculados. Es imposible amar a Dios
verdaderamente sin amar a nuestro prójimo6 o amar a nuestro
prójimo verdaderamente sin amar a Dios.7 La mayor parte de las
referencias explícitas sobre el “amor” en el Nuevo Testamento están
enumeradas en este apéndice. En algunos casos, los versículos se
han incluido más de una vez porque no está claro si se refieren
al amor de Dios por nosotros, a nuestro amor por Él, o a nuestro
amor por los demás (o los tres).

E l A mor de D ios
Mateo 5:44-46 “Pero yo os digo: amad a vuestros enemigos
y orad por los que os persiguen, para que seáis hijos de vuestro
Padre que está en los cielos; porque Él hace salir su sol sobre malos y
buenos, y llover sobre justos e injustos. Porque si amáis a los que os
aman, ¿qué recompensa tenéis? ¿No hacen también lo mismo
los recaudadores de impuestos?”

1
2 Corintios 13:11 2 Mateo 5:44-48 3 Juan 13:1 4 1 Juan 4:19 5 1 Juan 5:1
6
1 Juan 3:17; 4:20; Juan 21:15-17; cf. Levítico 19:14, 32; 25:36, 43; Proverbios
14:31; Génesis 9:6; Santiago 3:9 7 1 Juan 5:2

331
LA LEY DE CRISTO

Marcos 10:21 “Jesús, mirándolo, lo amó y le dijo: Una cosa te


falta: ve y vende cuanto tienes y da a los pobres, y tendrás tesoro
en el cielo; y ven, sígueme.”
Lucas 6:35 “Antes bien, amad a vuestros enemigos, y haced bien,
y prestad no esperando nada a cambio, y vuestra recompensa
será grande, y seréis hijos del Altísimo; porque Él es bondadoso
para con los ingratos y perversos.”
Juan 3:16 “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que dio a
su Hijo unigénito, para que todo aquel que cree en El, no se
pierda, mas tenga vida eterna.”
Juan 3:35 “El Padre ama al Hijo y ha entregado todas las cosas
en su mano.”
Juan 5:20 “Pues el Padre ama al Hijo, y le muestra todo lo que
Él mismo hace…”.
Juan 10:17 “Por eso el Padre me ama, porque yo doy mi vida
para tomarla de nuevo.”
Juan 11:3 “Las hermanas entonces mandaron a decir a Jesús:
Señor, mira, el que tú amas está enfermo.”
Juan 11:5 “Y Jesús amaba a Marta, a su hermana y a Lázaro.”
Juan 11:36 “Por eso los judíos decían: Mirad, cómo lo amaba.”
Juan 13:1 “Antes de la fiesta de la Pascua, sabiendo Jesús
que su hora había llegado para pasar de este mundo al Padre,
habiendo amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó
hasta el fin.”
Juan 13:23; 19:26; 20:2; 21:7, 20 “Uno de sus discípulos, el
que Jesús amaba…”.
Juan 13:34 “Un mandamiento nuevo os doy: que os améis los
unos a los otros; que como yo os he amado, así también os améis
los unos a los otros.”
Juan 14:21 “El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése
es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre; y
yo lo amaré y me manifestaré a él.”

332
El Amor en el Nuevo Testamento

Juan 14:23 “Jesús respondió, y le dijo: Si alguno me ama,


guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él, y
haremos con él morada.”
Juan 14:31 “Pero para que el mundo sepa que yo amo al Padre,
y como el Padre me mandó, así hago. Levantaos, vámonos de
aquí.”
Juan 15:9-10 “Como el Padre me ha amado, así también yo os he
amado; permaneced en mi amor. Si guardáis mis mandamientos,
permaneceréis en mi amor, así como yo he guardado los
mandamientos de mi Padre y permanezco en su amor.”
Juan 15:12-13 “Este es mi mandamiento: que os améis los unos
a los otros, así como yo os he amado. Nadie tiene un amor mayor
que éste: que uno dé su vida por sus amigos.”
Juan 16:27 “Pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me
habéis amado y habéis creído que yo salí del Padre.”
Juan 17:23-24 “Yo en ellos, y tú en mí, para que sean
perfeccionados en unidad, para que el mundo sepa que tú me
enviaste, y que los amaste tal como me has amado a mí. Padre,
quiero que los que me has dado, estén también conmigo donde
yo estoy, para que vean mi gloria, la gloria que me has dado;
porque me has amado desde antes de la fundación del mundo.”
Juan 17:26 “Yo les he dado a conocer tu nombre, y lo daré a
conocer, para que el amor con que me amaste esté en ellos y yo
en ellos.”
Romanos 5:5 “Y la esperanza no desilusiona, porque el amor
de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por medio
del Espíritu Santo que nos fue dado.”
Romanos 5:8 “Pero Dios demuestra su amor para con nosotros,
en que siendo aún pecadores, Cristo murió por nosotros.”
Romanos 8:35 “¿Quién nos separará del amor de Cristo?
¿Tribulación, o angustia, o persecución, o hambre, o desnudez,
o peligro, o espada?”

333
LA LEY DE CRISTO

Romanos 8:37 “Pero en todas estas cosas somos más que


vencedores por medio de aquel que nos amó.”
Romanos 8:39 “Ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra
cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo
Jesús Señor nuestro.”
Romanos 9:13 “Tal como está escrito: A Jacob amé, pero a Esaú
aborrecí.”
2 Corintios 5:14 “Pues el amor de Cristo nos apremia, habiendo
llegado a esta conclusión: que uno murió por todos, por
consiguiente, todos murieron.”
2 Corintios 9:7 “Que cada uno dé como propuso en su corazón,
no de mala gana ni por obligación, porque Dios ama al dador
alegre.”
2 Corintios 13:11 “Por lo demás, hermanos, regocijaos, sed
perfectos, confortaos, sed de un mismo sentir, vivid en paz; y
el Dios de amor y paz será con vosotros.”
2 Corintios 13:14 “La gracia del Señor Jesucristo, el amor de
Dios y la comunión del Espíritu Santo sean con todos vosotros.”
Gálatas 2:20 “Con Cristo he sido crucificado, y ya no soy yo el
que vive, sino que Cristo vive en mí; y la vida que ahora vivo
en la carne, la vivo por fe en el Hijo de Dios, el cual me amó y
se entregó a sí mismo por mí.”
Efesios 1:4-5 “Según nos escogió en Él antes de la fundación
del mundo, para que fuéramos santos y sin mancha delante
de Él. En amor nos predestinó para adopción como hijos para sí
mediante Jesucristo, conforme al beneplácito de su voluntad.”
Efesios 2:4 “Pero Dios, que es rico en misericordia, por causa
del gran amor con que nos amó…”.
Efesios 3:19 “Y de conocer el amor de Cristo que sobrepasa el
conocimiento, para que seáis llenos hasta la medida de toda la
plenitud de Dios.”

334
El Amor en el Nuevo Testamento

Efesios 5:2 “Y andad en amor, así como también Cristo os amó


y se dio a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios,
como fragante aroma.”
Efesios 5:25 “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como
Cristo amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella.”
2 Tesalonicenses 2:16 “Y que nuestro Señor Jesucristo mismo,
y Dios nuestro Padre, que nos amó y nos dio consuelo eterno y
buena esperanza por gracia.”
Tito 3:4 “Pero cuando se manifestó la bondad de Dios nuestro
Salvador, y su amor hacia la humanidad…”.
Hebreos 12:6 “Porque el Señor al que ama, disciplina, y azota a
todo el que recibe por hijo.”
1 Juan 3:1 “Mirad cuán gran amor nos ha otorgado el Padre, para
que seamos llamados hijos de Dios; y eso somos. Por esto el
mundo no nos conoce, porque no le conoció a Él.”
1 Juan 3:16 “En esto conocemos el amor: en que Él puso su vida
por nosotros; también nosotros debemos poner nuestras vidas
por los hermanos.”
1 Juan 4:8 “El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es
amor.”
1 Juan 4:9-10 “En esto se manifestó el amor de Dios en nosotros:
en que Dios ha enviado a su Hijo unigénito al mundo para
que vivamos por medio de Él. En esto consiste el amor: no en
que nosotros hayamos amado a Dios, sino en que Él nos amó
a nosotros y envió a su Hijo como propiciación por nuestros
pecados.”
1 Juan 4:11-12 “Amados, si Dios así nos amó, también nosotros
debemos amarnos unos a otros. A Dios nadie le ha visto jamás.
Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su
amor se perfecciona en nosotros.”
1 Juan 4:16 “Y nosotros hemos llegado a conocer y hemos
creído el amor que Dios tiene para nosotros. Dios es amor, y el que

335
LA LEY DE CRISTO

permanece en amor permanece en Dios y Dios permanece en


él.”
1 Juan 4:19 “Nosotros amamos, porque Él nos amó primero.”
Judas 1:21 “Conservaos en el amor de Dios, esperando
ansiosamente la misericordia de nuestro Señor Jesucristo para
vida eterna.”
Apocalipsis 1:5 “Y de Jesucristo, el testigo fiel, el primogénito
de los muertos y el soberano de los reyes de la tierra. Al que nos
ama y nos libertó de nuestros pecados con su sangre.”
Apocalipsis 3:9 “‘He aquí, yo entregaré a aquellos de la sinagoga
de Satanás que se dicen ser judíos y no lo son, sino que mienten;
he aquí, yo haré que vengan y se postren a tus pies, y sepan
que yo te he amado.”
Apocalipsis 3:19 “‘Yo reprendo y disciplino a todos los que amo;
sé, pues, celoso y arrepiéntete.”

N uestro A mor por D ios


Mateo 6:24 “Nadie puede servir a dos señores; porque o
aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno y despreciará
al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.”
Mateo 10:37 “El que ama al padre o a la madre más que a mí,
no es digno de mí; y el que ama al hijo o a la hija más que a mí,
no es digno de mí.”
Mateo 22:37 “Y Él le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu
corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.”
Mateo 24:12 “Y debido al aumento de la iniquidad, el amor de
muchos se enfriará.”
Marcos 12:30 “Y Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón,
y con toda tu alma, y con toda tu mente, y con toda tu fuerza.”

336
El Amor en el Nuevo Testamento

Marcos 12:33 “Y que amarle con todo el corazón y con todo el


entendimiento y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como
a uno mismo, es más que todos los holocaustos y los sacrificios.”
Lucas 7:42 “Y no teniendo ellos con qué pagar, perdonó
generosamente a los dos. ¿Cuál de ellos, entonces, le amará más?”
Lucas 7:47 “Por lo cual te digo que sus pecados, que son muchos,
han sido perdonados, porque amó mucho; pero a quien poco se
le perdona, poco ama.”
Lucas 10:27 “Respondiendo él, dijo: Amarás al Señor tu Dios
con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu fuerza,
y con toda tu mente; y a tu prójimo como a ti mismo.”
Lucas 11:42 “Mas ¡ay de vosotros, fariseos!, porque pagáis el
diezmo de la menta y la ruda y toda clase de hortaliza, y sin
embargo pasáis por alto la justicia y el amor de Dios; pero esto
es lo que debíais haber practicado sin descuidar lo otro.”
Lucas 16:13 “Ningún siervo puede servir a dos señores,
porque o aborrecerá a uno y amará al otro, o se apegará a uno
y despreciará al otro. No podéis servir a Dios y a las riquezas.”
Juan 5:42 “Pero os conozco, que no tenéis el amor de Dios en
vosotros.”
Juan 8:42 “Jesús les dijo: Si Dios fuera vuestro Padre, me
amaríais, porque yo salí de Dios y vine de El, pues no he venido
por mi propia iniciativa, sino que Él me envió.”
Juan 14:15 “Si me amáis, guardaréis mis mandamientos.”
Juan 14:21 “El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése
es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre; y
yo lo amaré y me manifestaré a él.”
Juan 14:23-24 “Jesús respondió, y le dijo: Si alguno me ama,
guardará mi palabra; y mi Padre lo amará, y vendremos a él,
y haremos con él morada. El que no me ama, no guarda mis
palabras; y la palabra que oís no es mía, sino del Padre que
me envió.”

337
LA LEY DE CRISTO

Juan 14:28 “Oísteis que yo os dije: “Me voy, y vendré a


vosotros.” Si me amarais, os regocijaríais porque voy al Padre,
ya que el Padre es mayor que yo.”
Juan 16:27 “Pues el Padre mismo os ama, porque vosotros me
habéis amado y habéis creído que yo salí del Padre.”
Juan 21:15-17 “Entonces, cuando habían acabado de desayunar,
Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Juan, ¿me amas más
que éstos? Pedro le dijo: Sí, Señor, tú sabes que te quiero. Jesús
le dijo: Apacienta mis corderos. Y volvió a decirle por segunda
vez: Simón, hijo de Juan, ¿me amas? Pedro le dijo: Sí, Señor,
tú sabes que te quiero. Jesús le dijo: Pastorea mis ovejas. Le
dijo por tercera vez: Simón, hijo de Juan, ¿me quieres? Pedro
se entristeció porque la tercera vez le dijo: ¿Me quieres? Y le
respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te quiero. Jesús
le dijo: Apacienta mis ovejas.”
Romanos 8:28 “Y sabemos que para los que aman a Dios, todas
las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados
conforme a su propósito.”
1 Corintios 2:9 “Sino como está escrito: Cosas que ojo no vio,
ni oído oyó, ni han entrado al corazón del hombre, son las cosas
que Dios ha preparado para los que le aman.”
1 Corintios 8:3 “Pero si alguno ama a Dios, ése es conocido
por El.”
1 Corintios 16:22 “Si alguno no ama al Señor, que sea anatema.
¡Maranata!”
Efesios 3:17 “De manera que Cristo more por la fe en vuestros
corazones; y que arraigados y cimentados en amor…”.
Efesios 6:24 “La gracia sea con todos los que aman a nuestro
Señor Jesucristo con amor incorruptible.”
1 Tesalonicenses 5:8 “Pero puesto que nosotros somos del día,
seamos sobrios, habiéndonos puesto la coraza de la fe y del amor,
y por yelmo la esperanza de la salvación.”

338
El Amor en el Nuevo Testamento

2 Tesalonicenses 3:5 “Que el Señor dirija vuestros corazones


hacia el amor de Dios y hacia la perseverancia de Cristo.”
2 Timoteo 3:4 “traidores, impetuosos, envanecidos, amadores
de los placeres en vez de amadores de Dios…”.
Hebreos 6:10 “Porque Dios no es injusto como para olvidarse
de vuestra obra y del amor que habéis mostrado hacia su nombre,
habiendo servido, y sirviendo aún, a los santos.”
Santiago 1:12 “Bienaventurado el hombre que persevera bajo
la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la
corona de la vida que el Señor ha prometido a los que le aman.”
Santiago 2:5 “Hermanos míos amados, escuchad: ¿No escogió
Dios a los pobres de este mundo para ser ricos en fe y herederos
del reino que El prometió a los que le aman?”
1 Pedro 1:8 “A quien sin haberle visto, le amáis, y a quien ahora
no veis, pero creéis en Él, y os regocijáis grandemente con gozo
inefable y lleno de gloria…”.
1 Juan 2:5 “Pero el que guarda su palabra, en él verdaderamente
el amor de Dios se ha perfeccionado. En esto sabemos que
estamos en Él…”.
1 Juan 2:15 “No améis al mundo ni las cosas que están en el
mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él.”
1 Juan 3:17 “Pero el que tiene bienes de este mundo, y ve a
su hermano en necesidad y cierra su corazón contra él, ¿cómo
puede morar el amor de Dios en él?”
1 Juan 4:17-21 “En esto se perfecciona el amor en nosotros, para
que tengamos confianza en el día del juicio, pues como Él es,
así somos también nosotros en este mundo. En el amor no hay
temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor, porque el temor
involucra castigo, y el que teme no es hecho perfecto en el amor.
Nosotros amamos, porque Él nos amó primero. Si alguno dice: Yo
amo a Dios, y aborrece a su hermano, es un mentiroso; porque
el que no ama a su hermano, a quien ha visto, no puede amar

339
LA LEY DE CRISTO

a Dios a quien no ha visto. Y este mandamiento tenemos de Él:


que el que ama a Dios, ame también a su hermano.”
1 Juan 5:1-3 “Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es
nacido de Dios; y todo aquel que ama al Padre, ama al que ha
nacido de Él. En esto sabemos que amamos a los hijos de Dios:
cuando amamos a Dios y guardamos sus mandamientos. Porque
este es el amor de Dios: que guardemos sus mandamientos, y sus
mandamientos no son gravosos.”
2 Juan 1:3 “Gracia, misericordia y paz serán con nosotros, de
Dios Padre y de Jesucristo, Hijo del Padre, en verdad y amor.”
2 Juan 1:6 “Y este es el amor: que andemos conforme a sus
mandamientos. Este es el mandamiento tal como lo habéis
oído desde el principio, para que andéis en él.”
Apocalipsis 2:4 “‘Pero tengo esto contra ti: que has dejado tu
primer amor.”

N uestro A mor por los D emás


Mateo 5:43-44 “Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo
y odiarás a tu enemigo.” Pero yo os digo: amad a vuestros
enemigos y orad por los que os persiguen.”
Mateo 5:46 “Porque si amáis a los que os aman, ¿qué recompensa
tenéis? ¿No hacen también lo mismo los recaudadores de
impuestos?”
Mateo 19:19 “Honra a tu padre y a tu madre; y amarás a tu
prójimo como a ti mismo.”
Mateo 22:39 “Y el segundo es semejante a éste: Amarás a tu
prójimo como a ti mismo.”
Marcos 12:31 “El segundo es éste: “Amarás a tu prójimo como a
ti mismo.” No hay otro mandamiento mayor que éstos.”
Lucas 6:27 “Pero a vosotros los que oís, os digo: amad a vuestros
enemigos; haced bien a los que os aborrecen.”

340
El Amor en el Nuevo Testamento

Lucas 6:32 “Si amáis a los que os aman, ¿qué mérito tenéis?
Porque también los pecadores aman a los que los aman.”
Lucas 6:35 “Antes bien, amad a vuestros enemigos, y haced bien,
y prestad no esperando nada a cambio, y vuestra recompensa
será grande, y seréis hijos del Altísimo; porque El es bondadoso
para con los ingratos y perversos.”
Juan 13:34-35 “Un mandamiento nuevo os doy: que os améis
los unos a los otros; que como yo os he amado, así también os
améis los unos a los otros. En esto conocerán todos que sois mis
discípulos, si os tenéis amor los unos a los otros.”
Juan 15:12 “Este es mi mandamiento: que os améis los unos a
los otros, así como yo os he amado.”
Juan 15:17 “Esto os mando: que os améis los unos a los otros.”
Romanos 12:9-10 “El amor sea sin hipocresía; aborreciendo lo
malo, aplicándoos a lo bueno. Sed afectuosos unos con otros con
amor fraternal; con honra, daos preferencia unos a otros.”
Romanos 13:8-10 “No debáis a nadie nada, sino el amaros
unos a otros; porque el que ama a su prójimo, ha cumplido la ley.
Porque esto: No cometerás adulterio, no matarás, no hurtarás,
no codiciarás, y cualquier otro mandamiento, en estas palabras
se resume: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. El amor no hace
mal al prójimo; por tanto, el amor es el cumplimiento de la ley.”
Romanos 14:15 “Porque si por causa de la comida tu hermano
se entristece, ya no andas conforme al amor. No destruyas con
tu comida a aquel por quien Cristo murió.”
Romanos 15:30 “Os ruego, hermanos, por nuestro Señor
Jesucristo y por el amor del Espíritu, que os esforcéis juntamente
conmigo en vuestras oraciones a Dios por mí.”
1 Corintios 4:21 “¿Qué queréis? ¿Iré a vosotros con vara, o con
amor y espíritu de mansedumbre?”
1 Corintios 8:1 “En cuanto a lo sacrificado a los ídolos, sabemos
que todos tenemos conocimiento. El conocimiento envanece,
pero el amor edifica.”

341
LA LEY DE CRISTO

1 Corintios 13:1-4 “Si yo hablara lenguas humanas y angélicas,


pero no tengo amor, he llegado a ser como metal que resuena o
címbalo que retiñe. Y si tuviera el don de profecía, y entendiera
todos los misterios y todo conocimiento, y si tuviera toda la fe
como para trasladar montañas, pero no tengo amor, nada soy.
Y si diera todos mis bienes para dar de comer a los pobres, y si
entregara mi cuerpo para ser quemado, pero no tengo amor, de
nada me aprovecha. El amor es paciente, es bondadoso; el amor
no tiene envidia; el amor no es jactancioso, no es arrogante.”
1 Corintios 13:8 “El amor nunca deja de ser; pero si hay
dones de profecía, se acabarán; si hay lenguas, cesarán; si hay
conocimiento, se acabará.”
1 Corintios 13:13 “Y ahora permanecen la fe, la esperanza y
el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor.”
1 Corintios 14:1 “Procurad alcanzar el amor; pero también
desead ardientemente los dones espirituales, sobre todo que
profeticéis.”
1 Corintios 16:14 “Todas vuestras cosas sean hechas con amor.”
1 Corintios 16:24 “Mi amor sea con todos vosotros en Cristo
Jesús. Amén.”
2 Corintios 2:4 “Pues por la mucha aflicción y angustia de
corazón os escribí con muchas lágrimas, no para entristeceros,
sino para que conozcáis el amor que tengo especialmente por
vosotros.”
2 Corintios 2:8 “Por lo cual os ruego que reafirméis vuestro
amor hacia él.”
2 Corintios 6:6 “en pureza, en conocimiento, en paciencia, en
bondad, en el Espíritu Santo, en amor sincero…”.
2 Corintios 8:7-8 “Mas así como vosotros abundáis en todo: en
fe, en palabra, en conocimiento, en toda solicitud, y en el amor
que hemos inspirado en vosotros, ved que también abundéis en
esta obra de gracia. No digo esto como un mandamiento, sino

342
El Amor en el Nuevo Testamento

para probar, por la solicitud de otros, también la sinceridad de


vuestro amor.”
2 Corintios 8:24 “Por tanto, mostradles abiertamente ante las
iglesias la prueba de vuestro amor, y de nuestra razón para
jactarnos respecto a vosotros.”
2 Corintios 11:11 “¿Por qué? ¿Porque no os amo? ¡Dios lo sabe!”
2 Corintios 12:15 “Y yo muy gustosamente gastaré lo mío, y
aun yo mismo me gastaré por vuestras almas. Si os amo más,
¿seré amado menos?”
Gálatas 5:6 “Porque en Cristo Jesús ni la circuncisión ni la
incircuncisión significan nada, sino la fe que obra por amor.”
Gálatas 5:13-14 “Porque vosotros, hermanos, a libertad fuisteis
llamados; sólo que no uséis la libertad como pretexto para la
carne, sino servíos por amor los unos a los otros. Porque toda la
ley en una palabra se cumple en el precepto: Amarás a tu prójimo
como a ti mismo.”
Gálatas 5:22 “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz,
paciencia, benignidad, bondad, fidelidad.”
Efesios 1:15 “Por esta razón también yo, habiendo oído de la
fe en el Señor Jesús que hay entre vosotros, y de vuestro amor
por todos los santos…”.
Efesios 3:17 “De manera que Cristo more por la fe en vuestros
corazones; y que arraigados y cimentados en amor…”.
Efesios 4:2 “Con toda humildad y mansedumbre, con paciencia,
soportándoos unos a otros en amor…”.
Efesios 4:15-16 “Sino que hablando la verdad en amor, crezcamos
en todos los aspectos en aquel que es la cabeza, es decir,
Cristo, de quien todo el cuerpo (estando bien ajustado y
unido por la cohesión que las coyunturas proveen), conforme
al funcionamiento adecuado de cada miembro, produce el
crecimiento del cuerpo para su propia edificación en amor.”

343
LA LEY DE CRISTO

Efesios 5:2 “Y andad en amor, así como también Cristo os amó


y se dio a sí mismo por nosotros, ofrenda y sacrificio a Dios,
como fragante aroma.”
Efesios 5:25 “Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo
amó a la iglesia y se dio a sí mismo por ella.”
Efesios 5:28 “Así también deben amar los maridos a sus mujeres,
como a sus propios cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo
se ama.”
Efesios 5:33 “En todo caso, cada uno de vosotros ame también
a su mujer como a sí mismo, y que la mujer respete a su marido.”
Efesios 6:23 “Paz sea a los hermanos, y amor con fe de Dios el
Padre y del Señor Jesucristo.”
Filipenses 1:9 “Y esto pido en oración: que vuestro amor
abunde aún más y más en conocimiento verdadero y en todo
discernimiento.”
Filipenses 1:16 “Éstos lo hacen por amor, sabiendo que he sido
designado para la defensa del evangelio.”
Filipenses 2:1-2 “Por tanto, si hay algún estímulo en Cristo, si
hay algún consuelo de amor, si hay alguna comunión del Espíritu,
si algún afecto y compasión, haced completo mi gozo, siendo
del mismo sentir, conservando el mismo amor, unidos en espíritu,
dedicados a un mismo propósito.”
Colosenses 1:4 “Al oír de vuestra fe en Cristo Jesús y del amor
que tenéis por todos los santos…”.
Colosenses 1:8 “El cual también nos informó acerca de vuestro
amor en el Espíritu.”
Colosenses 2:2 “Para que sean alentados sus corazones, y
unidos en amor, alcancen todas las riquezas que proceden de una
plena seguridad de comprensión, resultando en un verdadero
conocimiento del misterio de Dios, es decir, de Cristo.”
Colosenses 3:14 “Y sobre todas estas cosas, vestíos de amor, que
es el vínculo de la unidad.”

344
El Amor en el Nuevo Testamento

Colosenses 3:19 “Maridos, amad a vuestras mujeres y no seáis


ásperos con ellas.”
1 Tesalonicenses 1:3 “Teniendo presente sin cesar delante de
nuestro Dios y Padre vuestra obra de fe, vuestro trabajo de amor y
la firmeza de vuestra esperanza en nuestro Señor Jesucristo…”.
1 Tesalonicenses 3:6 “Pero ahora Timoteo ha regresado de
vosotros a nosotros, y nos ha traído buenas noticias de vuestra
fe y amor y de que siempre tenéis buen recuerdo de nosotros,
añorando vernos, como también nosotros a vosotros.”
1 Tesalonicenses 3:12 “Y que el Señor os haga crecer y abundar
en amor unos para con otros, y para con todos, como también
nosotros lo hacemos para con vosotros.”
1 Tesalonicenses 4:9 “Mas en cuanto al amor fraternal, no tenéis
necesidad de que nadie os escriba, porque vosotros mismos
habéis sido enseñados por Dios a amaros unos a otros.”
1 Tesalonicenses 5:8 “Pero puesto que nosotros somos del día,
seamos sobrios, habiéndonos puesto la coraza de la fe y del amor,
y por yelmo la esperanza de la salvación.”
1 Tesalonicenses 5:13 “Y que los tengáis en muy alta estima
con amor, por causa de su trabajo. Vivid en paz los unos con
los otros.”
2 Tesalonicenses 1:3 “Siempre tenemos que dar gracias a
Dios por vosotros, hermanos, como es justo, porque vuestra
fe aumenta grandemente, y el amor de cada uno de vosotros hacia
los demás abunda más y más.”
1 Timoteo 1:5 “Pero el propósito de nuestra instrucción es el
amor nacido de un corazón puro, de una buena conciencia y
de una fe sincera.”
1 Timoteo 1:14 “Pero la gracia de nuestro Señor fue más que
abundante, con la fe y el amor que se hallan en Cristo Jesús.”
1 Timoteo 2:15 “Pero se salvará engendrando hijos, si
permanece en fe, amor y santidad, con modestia.”

345
LA LEY DE CRISTO

1 Timoteo 4:12 “No permitas que nadie menosprecie tu


juventud; antes, sé ejemplo de los creyentes en palabra, conducta,
amor, fe y pureza.”
1 Timoteo 6:11 “Pero tú, oh hombre de Dios, huye de estas
cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, el amor, la perseverancia
y la amabilidad.”
2 Timoteo 1:7 “Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía,
sino de poder, de amor y de dominio propio.”
2 Timoteo 1:13 “Retén la norma de las sanas palabras que has
oído de mí, en la fe y el amor en Cristo Jesús.”
2 Timoteo 2:22 “Huye, pues, de las pasiones juveniles y sigue
la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que invocan al Señor
con un corazón puro.”
2 Timoteo 3:10 “Pero tú has seguido mi enseñanza, conducta,
propósito, fe, paciencia, amor, perseverancia…”.
Tito 2:2 “Los ancianos deben ser sobrios, dignos, prudentes,
sanos en la fe, en el amor, en la perseverancia.”
Tito 2:4 “Que enseñen a las jóvenes a que amen a sus maridos,
a que amen a sus hijos…”.
Tito 3:15 “Todos los que están conmigo te saludan. Saluda a
los que nos aman en la fe. La gracia sea con todos vosotros.”
Filemón 1:5 “Porque oigo de tu amor y de la fe que tienes hacia
el Señor Jesús y hacia todos los santos…”.
Filemón 1:7 “Pues he llegado a tener mucho gozo y consuelo en
tu amor, porque los corazones de los santos han sido confortados
por ti, hermano.”
Filemón 1:9 “No obstante, por causa del amor que te tengo,
te ruego, siendo como soy, Pablo, anciano, y ahora también
prisionero de Cristo Jesús…”.
Hebreos 10:24 “Y consideremos cómo estimularnos unos a
otros al amor y a las buenas obras.”
Hebreos 13:1 “Permanezca el amor fraternal.”

346
El Amor en el Nuevo Testamento

Santiago 2:8 “Si en verdad cumplís la ley real conforme a la


Escritura: Amarás a tu prójimo como a ti mismo, bien hacéis.”
1 Pedro 1:22 “Puesto que en obediencia a la verdad habéis
purificado vuestras almas para un amor sincero de hermanos,
amaos unos a otros entrañablemente, de corazón puro.”
1 Pedro 2:17 “Honrad a todos, amad a los hermanos, temed a
Dios, honrad al rey.”
1 Pedro 4:8 “Sobre todo, sed fervientes en vuestro amor los unos por
los otros, pues el amor cubre multitud de pecados.”
1 Pedro 5:14 “Saludaos unos a otros con un beso de amor fraternal.
La paz sea con todos vosotros, los que estáis en Cristo.”
2 Pedro 1:7 “A la piedad, fraternidad y a la fraternidad, amor.”
1 Juan 2:10 “El que ama a su hermano, permanece en la luz y
no hay causa de tropiezo en él.”
1 Juan 3:10-11 “En esto se reconocen los hijos de Dios y los
hijos del diablo: todo aquel que no practica la justicia, no es de
Dios; tampoco aquel que no ama a su hermano. Porque este es
el mensaje que habéis oído desde el principio: que nos amemos
unos a otros.”
1 Juan 3:14 “Nosotros sabemos que hemos pasado de muerte
a vida porque amamos a los hermanos. El que no ama permanece
en muerte.”
1 Juan 3:18 “Hijos, no amemos de palabra ni de lengua, sino
de hecho y en verdad.”
1 Juan 3:23 “Y este es su mandamiento: que creamos en el
nombre de su Hijo Jesucristo, y que nos amemos unos a otros
como El nos ha mandado.”
1 Juan 4:7-8 “Amados, amémonos unos a otros, porque el amor
es de Dios, y todo el que ama es nacido de Dios y conoce a
Dios. El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor.”
1 Juan 4:11-12 “Amados, si Dios así nos amó, también nosotros
debemos amarnos unos a otros. A Dios nadie le ha visto jamás. Si

347
LA LEY DE CRISTO

nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor


se perfecciona en nosotros.”
1 Juan 4:16 “Y nosotros hemos llegado a conocer y hemos
creído el amor que Dios tiene para nosotros. Dios es amor, y
el que permanece en amor permanece en Dios y Dios permanece
en él.”
1 Juan 4:20-21 “Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su
hermano, es un mentiroso; porque el que no ama a su hermano,
a quien ha visto, no puede amar a Dios a quien no ha visto. Y
este mandamiento tenemos de Él: que el que ama a Dios, ame
también a su hermano.”
1 Juan 5:1-2 “Todo aquel que cree que Jesús es el Cristo, es
nacido de Dios; y todo aquel que ama al Padre, ama al que ha
nacido de El. En esto sabemos que amamos a los hijos de Dios:
cuando amamos a Dios y guardamos sus mandamientos.”
2 Juan 1:1 “El anciano a la señora escogida y a sus hijos, a
quienes amo en verdad, y no sólo yo, sino también todos los que
conocen la verdad…”.
2 Juan 1:5 “Y ahora te ruego, señora, no como escribiéndote
un nuevo mandamiento, sino el que hemos tenido desde el
principio, que nos amemos unos a otros.”
3 Juan 1:1 “El anciano al amado Gayo, a quien yo amo en
verdad.”
3 Juan 1:6 “Pues ellos dan testimonio de tu amor ante la iglesia.
Harás bien en ayudarles a proseguir su viaje de una manera
digna de Dios…”.
Judas 1:2 “Misericordia, paz y amor os sean multiplicados.”
Judas 1:12 “Estos son escollos ocultos en vuestros ágapes,
cuando banquetean con vosotros sin temor, apacentándose a
sí mismos; son nubes sin agua llevadas por los vientos, árboles
de otoño sin fruto, dos veces muertos y desarraigados…”.

348
El Amor en el Nuevo Testamento

Apocalipsis 2:19 “‘Yo conozco tus obras, tu amor, tu fe, tu


servicio y tu perseverancia, y que tus obras recientes son
mayores que las primeras.”

349
Charles Leiter
Disponible en www.grantedministries.org.
ISBN: 978-0-9817321-2-1
Polític a Acerc a de Lo Que
Ust ed P uede Pag a r
Al igual que con todo el material que ponemos a disposición,
este libro se ofrece a quienes creen que pueden beneficiarse del
mismo, tanto si pueden pagarlo como si no. El libro tiene un costo,
pero no queremos que esto sea un impedimento para nadie. Si está
fuera de su alcance comprar el libro, o si sólo puede pagar parte de
su precio, le pedimos que nos escriba y nos dé la oportunidad de
servir a Dios al proveer para Su pueblo. Nuestra única condición
es que no solicite el libro, a menos que esté seguro de leerlo en un
plazo de seis meses. No queremos de una forma generosa ampliar su
biblioteca, sino generosamente acrecentar su condición espiritual.

Granted Ministries Press


137 Jaycee Dr.
Hannibal, MO 63401
www.g rantedminist r ies . or g
Granted Ministries se esfuerza para que la mejor enseñanza
cristiana esté disponible en todo el mundo. Hacemos esto
principalmente a través de nuestro sitio web y también a través de la
impresión de libros y distribución de Cds. Somos una organización
benéfica sin fines de lucro que busca servir fielmente a Cristo al
ayudar con diligencia a Su iglesia a conocerlo más plenamente a Él.

www.grantedministries.org

ORIENTACIÓN CLARA

FÁCIL NAVEGACIÓN

PRECIOS MINISTERIALES

MATERIAL CONFIABLE.