Está en la página 1de 2

REVOLUCION INDUSTRIAL (s. XVII y s.

XIX)
DEFINICION.- Es el proceso de evolución que conduce a una sociedad desde una
economía agrícola tradicional hasta otra caracterizada por procesos de producción me-
canizados para fabricar bienes a gran escala.
A.- La situacion de Partida
1) Predominio de la Agricultura.- Baja productividad, utillaje rudimentario, inversion
de nulo o poco capital, empleo de abonos biologicos, aoutoconsumo, cultivo alimenti-
cion como el trigo y la cebada.

2) Escaza importancia a la Industria.- El artesano es un tipo de manufactura que


implica la intervencion directa de la mano del hombre: putting out system (sistema de
trabajo domestico).

3) Comercio Internacional.- El comercio se encontraba en America, , Para ello era


mnecesario tener una flota maritima imortante; entonces el comercio fue un medio de
enrequecimiento nacional lo cual acumulo el capital base de la Revolucion Industrial.

REVOLUCION INDUSTRIAL Y ARQUITECTURA


En el siglo XIX dentro de la arquitectura se produce una bifurcación basada en la estruc-
tura docente. En 1794 se crea en París la Escuela Politécnica para formar ingenie-
ros, escuela especial y científica. En 1806 se crea también en París la Escuela de Be-
llas Artes donde se forman los arquitectos. Hay una escisión en la docencia y esto se
reflejará en la arquitectura. Por un lado nace la ingeniería, identificada con los nuevos
materiales: hierro vidrio y cemento y para solucionar nuevas necesidades. Por otro lado
nace la arquitectura identificada con el pasado: Historicismo o eclepticismo, preocupada
por los códigos artísticos y con materiales viejos como la piedra o el ladrillo. Esta duali-
dad se prolonga durante todo el siglo XIX: Ingeniería nueva y arquitectura tradicional o
ecléptica porque mezcla varios estilos antiguos: los Neos, Neogótico, Neoclásico.
INGENIERIA O ARQUITECTURA
La Revolución Industrial esta ligada a los avances tecnológicos y sobre todo a la fabri-
cación en serie. Esto último va a condicionar la construcción.

El diseño, la idea de partida es diferente en la escuela el ingeniero se plantea: ¿qué tipo


de materiales voy a utilizar y con ellos qué construcción puedo hacer?. No hay códigos
artísticos sino funcionalidad.

La Revolución industrial plantea nuevas necesidades para los ingenieros: construccio-


nes ligadas a las comunicaciones, puentes, viaductos, estaciones de tren, necesidades
de las nuevas ciudades industriales, mercados centrales, pasajes, etc. Estos ingenieros
están vinculados a empresas de este tipo y piensan como capitalistas.

Aparece otro fenómeno: las Exposiciones Universales. La primera es en 1851 en Lon-


dres. Es un certamen para exponer y mostrar el avance de la técnica, el desarrollo de la
Revolución Industrial. Estas exposiciones necesitan pabellones y estas construcciones
deben estar ligadas a esos nuevos avances. Las nuevas máquinas deben exponerse en
edificios nuevos y es aquí donde también aparece el hierro y el vidrio.
El mejor ejemplo es el Pabellón de
la Exposición Universal de Londres
de J. Patxon, también llamado el
Palacio de Cristal. Se convocó un
concurso de proyectos, con unas
bases: gran superficie, bajo costo,
recuperabilidad, rápida ejecución.
Todos estos problemas no los
resolvió ningún arquitecto sino
un especialista en invernaderos
y utilizando sólo material de
invernadero: hierro y vidrio,
sistemas de fácil ensamblaje, de
fácil ventilación, etc. El Pabellón
respetaba los árboles que
quedaban dentro y les daba luz.
Todos los elementos del Pabellón
eran seriados, fabricados en serie
y se montaban con rapidez.
Este Pabellón desapareció en 1936 en un incendio y sólo quedan de él dibujos o
láminas. En planta tenía forma de crucero, cinco naves con un crucero muy ancho
casi en el centro. Era modular y las naves laterales podían reducirse o ampliarse. La
techumbre estaba formada por bóvedas de medio cañón en cristal unido por hierro. No
había nada de muro y por las columnas de hierro huecas iban los desagües y los cables.
No había compartimentación interior ni decoración alguna. Pero estos nuevos valores
de tecnología, seriación y sencillez no gustaron y le llamaron el monstruo de cristal.
Lo criticaban por no tener solidez, ni estabilidad, ni arquitectura, lo criticaban por ser
una obra de Ingeniería, pero el Estado sí lo eligió porque daba la imagen de la nueva
Inglaterra y de su moderno imperio colonial.

En 1891 se monta la Exposición Universal de París.


En ella se realizan dos grandes obras modernas: la
Sala de las Máquinas de Dutert y Contamin, obra ins-
pirada en la de Patxon y la Torre Eiffel (realizada dos
años antes). De esta última obra sólo hay que resal-
tar como innovación el hecho de que la sitúan dentro
de la ciudad. París daba la imagen de la moderna
nación francesa y del culto a la Revolución Industrial.

Eiffel era un ingeniero especialista en viaductos y


puentes. Realizó por ejemplo el puente colgante so-
bre Lisboa. Resolvía problemas reales con técnicas
geométricas y materiales modernos. La torre es lo
peor que hizo porque no soluciona ningún problema,
sólo quería integrar el culto a la técnica dentro de la
ciudad. Los cuatro arcos del primer piso son arcos
parabólicos de viaductos.