Está en la página 1de 11

Cómo hacer un anillo con una

moneda de plata
En este artículo:Crear la bandaHacer un agujero en el centroDarle los toques finales

Es común que la gente gaste una gran cantidad de dinero en un anillo de plata de
alta calidad. ¿Pero qué pasaría si pudieras hacer un hermoso anillo de plata en
casa con algunas monedas? Si tienes tiempo libre y una moneda de plata, podrás
ahorrarte el viaje a la joyería y hacer un hermoso anillo de plata en casa.

Parte 1
Crear la banda
1.
1
Busca una moneda que tenga al menos 80 % de plata. Este primer paso es
muy importante porque si la moneda tiene un porcentaje bajo de plata mezclada
con otros metales, el anillo quedará descolorido.[1] La monedas estadounidenses
de veinticinco centavos hechas antes de 1964 son de 90 % plata, mientras que las
monedas de 1965 en adelante están mezcladas con cobre y níquel.[2] Debido a su
porcentaje de plata, las monedas de veinticinco centavos hechas antes de 1965
son excelentes para hacer anillos.
 Puedes usar otras monedas, solo asegúrate de buscarlas antes en Google para
averiguar qué porcentaje de plata contienen. Existen muchas monedas que
puedes encontrar en algunos sitios como eBay.
 Cuanto más grande sea la moneda, más grueso quedará el anillo. Una moneda de
veinticinco centavos es grande, pero la de cincuenta centavos de dólar en realidad
puede funcionar mejor para alguien que tenga los dedos más grandes o alguien
que quiera que la banda sea más gruesa.[3]
 Es perfectamente legal hacer anillos con monedas estadounidenses, a pesar de lo
que piensen muchas personas.[4]
2.
2
Coloca la moneda en una superficie sólida y fuerte, como un yunque. Es
importante que la superficie sea lisa y resistente, para que la moneda no se
deforme. No te preocupes si no tienes un yunque, ya que cualquier superficie dura
de metal funcionará sin ningún problema. La superficie debe estar en un lugar
cómodo porque trabajarás en ella durante un buen rato.
3.
3
Empieza a golpear con suavidad en todo el perímetro de la moneda con un
martillo. Es importante que le des golpecitos y no golpees con fuerza la moneda,
ya que de lo contrario, el anillo quedará distorsionado. Gira la moneda en la
superficie dura al darle los golpecitos en el borde. El anillo empezará a alisarse
lentamente[5] y a adquirir la forma de un hongo hacia fuera. En otras palabras, el
perímetro del anillo empezará a ensancharse al golpearlo y se formará un borde
grueso a los lados de la moneda. Este paso del proceso es el que te llevará más
tiempo. Deberás observar que se forma el borde después de unos quince minutos
de golpear, y puedes tardar hasta una hora para lograr que el anillo quede con la
amplitud que quieres.
 Sigue golpeando los lados hasta que el ancho del borde sea el que quieres para el
anillo. Esto te llevará mucho tiempo, así que enciende la televisión o pon un poco
de música, y ponte cómodo.
 Una buena forma de medir tu progreso es observar la escritura del perímetro del
anillo. La escritura deberá moverse a la parte interior del borde de forma gradual
pero constante.[6]

Parte 2
Hacer un agujero en el centro
1.
1
Perfora un agujero en el centro con un taladro eléctrico. Para hacer esta tarea,
usa una broca pequeña con un diámetro de 0,3 o 0,5 cm (1/8 o 3/16 de pulgada).
Procura alinear el taladro en el centro de la moneda, para no arruinar el duro
trabajo que has hecho al golpear los bordes para que salgan.[7] Sin embargo, no
es necesario que el agujero quede perfecto, solo hazlo lo suficientemente grande
como para que quepa la lima redonda de aguja. Deja de usar el taladro cuando la
lima pueda pasar por la moneda.
2.
2
Agranda el agujero con la lima redonda de aguja y empieza a limar el
interior.Es más fácil sostener con firmeza la lima y mover el anillo sobre la misma,
en lugar de tratar de sostener el anillo con firmeza y hacer los movimientos con la
lima. Sigue haciéndolo hasta que el agujero se haga cada vez más grande y los
bultos y la rugosidad del interior del anillo empiecen a alisarse. Es probable que te
lleve media hora dejar el anillo tan liso como desees.[8]
3.

3
Pruébate el anillo. Hazlo varias veces al limar el agujero para asegurarte de que
quede del tamaño correcto. Lo mejor de hacer tu propio anillo es que puedes
asegurarte de que el ajuste sea perfecto. No limes el agujero de forma
despreocupada porque es posible que el anillo se deslice y se caiga de tu dedo.
 Si por equivocación el anillo te queda demasiado grande, no te preocupes. Existen
muchos trucos que puedes usar para mantenerlo en el dedo. Algo que puedes
hacer es cubrir el interior del anillo con un adhesivo de silicona. Cuando se seque,
se ajustará perfectamente a tu dedo.[9]

Parte 3
Darle los toques finales
1.
1
Lija el anillo para que quede liso. Compra varias hojas de lija dura en la
ferretería local y lima el interior y el exterior del anillo. Lima el anillo hasta que
quede exactamente a tu gusto. Esto te llevará aproximadamente media hora.[10]
 Puede ser de utilidad empezar a lijar con una hoja de lija de grano medio (de 60 a
100) y pasar gradualmente a una hoja de lija de grano muy fino (de hasta 600).[11]
 Durante este paso, también puedes usar un accesorio para pulir en el taladro, para
así acelerar el proceso y dejar el anillo lo más liso que puedas.
2.
2
Pule el anillo. Después de limpiarlo un poco, tu anillo nuevo brillará. Toma el
líquido para pulir la plata y aplícalo en un paño o un trapo. Frótalo en la superficie
exterior e interior del anillo. Después de haber frotado de forma adecuada el
líquido en el anillo, enjuágalo con agua fría. Sécalo con un paño suave.[12]
 Si no tienes a la mano un líquido para pulir plata, prueba uno de estos
métodos.Los métodos alternativos incluyen remojar el anillo en un baño de sal con
papel de aluminio, frotarlo con pasta de dientes o con una pasta hecha de agua y
bicarbonato de sodio.
3.
3
Usa y dale mantenimiento a tu nuevo anillo. Póntelo y recibe los elogios. Nadie
creerá que lo has hecho tú mismo y menos que lo has hecho con una moneda
común. El uso diario puede afectar la apariencia del anillo, así que asegúrate de
que el anillo sigua luciendo brillante y nuevo al pulirlo con frecuencia. [13]
 Existen varios consejos para darle mantenimiento al anillo. Guárdalo separado de
otras joyas para evitar que pierda el brillo, y quítatelo al trabajar con productos de
limpieza o cosméticos y antes de bañarte. El jabón y otros productos químicos
pueden acumularse en el anillo, lo cual hará que luzca sucio y opaco.[14]