Está en la página 1de 2

Integrantes: Paulette Chica, Edwin Gaona, Melanie Vivanco.

Carrera: Derecho.
Aula: 403.

LA FILOSOFÍA DEL FEMINISMO

Problema De Investigación
 Los males del patriarcado como sistema y del machismo como su brazo ejecutor.
 Equidad genérica.

Objetivos
 Transformar el pensamiento, derribar la tradición patriarcal que subsiste en las sociedades
aparentemente progresistas y así preservar los derechos humanos de la mujer.
 Construcción de formas de convivencia y entendimiento basadas en los derechos
humanos de género.

Marco teórico
Antecedentes.-
La historia de la humanidad nos muestra la perspectiva en que ha sido vista la mujer a
través de las épocas desde la antigüedad, ser mujer no era deseable, las mujeres tenían el
mismo status social que los esclavos, lo cual suponía que no tenían derechos cívicos de
ninguna clase ni participación política.
Para Plantón la mujer era un objeto de razón, debía educarse igual que el hombre. Para
Aristóteles la mujer era un ser reproductivo y el varón un poseedor de administración.
En el siglo XIX, Hobbes cuestiona la dominación del hombre sobre la mujer cede su
poder al dominio del hombre, ubicando estas diferencias como consecuencias de
procesos.
Los derechos reservados a las mujeres han sufrido a lo largo de años un proceso de
descubrimiento producto de la discriminación con la que prácticamente han nacido solo
por ser biológicamente diferentes.

Justificación
En este trabajo se pretende abordar sobre la filosofía del feminismo y como este esta
direccionado al derecho natural, muestra su realidad histórica y a su vez ofrece una nueva
visión o perspectiva que nos haga verla en su total dimensión, es decir, comprender como
la mujer durante la historia ha sido subestimada, sometida e incluso excluida de sus
derechos y como la violencia de género a ganado espacio en Latinoamérica y el mundo,
claro está que su erradicación es una lucha que aún persiste en pleno sigo XXI.
El fin de esta investigación es buscar la equidad, que se reconozca la desigualdad y se
fomente la igualdad de género, ya que la diversidad y equidad son los principios éticos y
políticos de una cultura justa.