Está en la página 1de 2

a) Constructos, metas y técnicas básicas de la terapia fenomenológica

El constructo principal de este modelo terapéutico sebasa en la dinámica interna del proceso
de relación y descubrimiento que hace el niño quién en un proceso de maduración busca la
transformación. La premisa principal es que el pequeño puede crecer ycurarse cuando se le
proporciona un clima que genere crecimiento.

Los constructos fundamentales son: la persona, el campo fenomenológico y el Sí mismo. La


persona constituye todo lo que es el niño: autopercepciones, pensamientos, sentimientos y
conductas. El campo fenomenológico lo componen todas las experiencias del niño:
percepciones, pensamientos, sentimientos y comportamientos. Por último, el Si mismo sería
el auto concepto del niño. La formación del concepto del niño estará ligado fuertemente con
la forma de reaccionar de este frente a su campo fenomenológico que se desarrolla a
partirde las interacciones del menor con los demás y la consecuencia de cómo los demás
perciban la actividad del niño. La experiencia de la terapia de juego se convierte en un
campo fenomenológico promedio del cual los niños descubren el si mismo. De lo anterior
surge un principio básico en la terapia de juego centrada en el niño y es: la percepción que el
menor tiene de la realidad es lo que necesita entenderse a fin de poder comprender al niño y
sus comportamientos.

b) Rol de los padres de la terapia fenomenológica


El problema central es la transferencia en la dinámica niño-padres-analista y tiene varias
vertientes. La posible interferencia ejercida por la relación de los padres con el analista en la
alianza terapéutica con el niño (Green, 2003);la transferencia por parte de los padres al
analista de representaciones propias que pueden complejizar el trabajo hasta el punto de no
hacerlo viable (Guillaume, 2003); también la interferencia derivada del difícil manejo de la
contratransferencia del terapeuta al trabajar simultáneamente con ambos pudiéndose
contraidentificar con el niño, responsabilizando a los padres de los problemas y rivalizando
con ellos, suscitando entonces las resistencias de éstos. Por último, la consideración de que
la relación con el analista es una reproducción transferencial de otros vínculos por parte del
niño está desmentida por las evidencias clínicas que muestran que no todo se reproduce en
el vínculo terapéutico, ya que la relación con el terapeuta es una relación también nueva y
diferente que se enmarca en una visión relacional del desarrollo
c) Aplicaciones clínicas de la terapia fenomenológica.

El “no expliquemos, solo describamos” de Husserl incide directamente el la terapia gestalt a


varios niveles:

Lo obvio: Desde el método fenomenológico solo se puede trabajar desde el fenómeno y su


expresión, la fenomenología solo trabaja sobre lo obvio. En fenomenología lo obvio es lo que
está presente, pero no lo aparente. Es decir, no todo lo obvio se ve, ni todo lo que se ve es
lo obvio. Mas bien tendríamos que echar mano de los cinco sentidos. En terapia Gestalt se
trabajará desde lo que es el fenómeno, ese será el principal objeto de trabajo. La
experiencia inmediata:

Esa existencia es aquí y ahora y solo se explica de esa manera en este momento, mediante
lo obvio que manifiesta la persona, que es lo que vale para trabajar, eso solo eso. El trabajar
aquí y ahora supone que aunque el fenómeno al que hacemos alusión en terapia haya
sucedido hace tiempo, el trabajo se centrará en la vivencia y existencia de ese fenómeno
aquí y ahora.

No interpretación: Se trata de dejar fuera prejuicios, etc. del terapeuta o etiquetas que nos
hagan entender lo que tiene o lo que le pasa al paciente. Lo que le pasa al paciente es lo
que expresa. Significa, como dice Perls el pasar de PORQUE al COMO.