Está en la página 1de 2

Explicación:

Las pastillas efervescentes incluyen bicarbonato de sodio, el cual


posee gas de dióxido de carbono encerrado en su estructura, y un
ácido deshidratado (tal como ácido cítrico o tartárico) esta no se
comporta como un ácido hasta que se pone en agua, en cuyo punto
el ácido libera el dióxido de carbono que forma burbujas.

Las burbujas forman una espuma que flota en el agua y también en


el aceite, sin embargo el agua y el aceite son inmiscibles – que no
se mezclen juntos por lo que la espuma se mantiene en forma de
lava y flota hacia la superficie, donde las burbujas del recipiente y
los sumideros de agua restantes hacen reincorporarse nuevamente
hacia la parte inferior del agua.

Una lámpara de lava real funciona de forma similar, consiste en


una botella de vidrio que mantiene el agua, cera translúcida y una
bombilla de iluminación. La cera debe mantenerse más densa que
el agua a temperaturas de ambiente y menos densa en
temperaturas más calientes. Dado que la cera fundida y el agua son
dos líquidos inmiscibles por tanto no pueden unirse. La cera
permanece en la parte inferior del cristal hasta que el calor de la
base hace que se derrita , haciéndose menos densa que el agua y
por lo tanto se elevará. Al estar lejos del calor la cera nuevamente
se enfría y vuelve hacia la parte inferior.

Instrucciones:
1. Llene hasta 1/4 del recipiente con agua
2. Agregué el aceite
3. Inserte las pastillas efervescentes
4. Observe lo que sucede.
5. 
Cogemos la botella y, con ayuda del embudo, vertemos en ella 3/4
partes de un vaso de agua.
6.  A continuación, echamos aceite hasta llenar casi por completo la
botella.
7.  Lo dejamos reposar unos minutos hasta que el aceite
quede completamente separado del agua, estando el aceite en la
parte superior y el agua en la parte inferior.
8.  Añadimos diez gotas de colorante alimentario. Éstas pasarán a
través del aceite y se mezclarán con el agua.
9.  Por último, partimos por la mitad una pastilla efervescente e
introducimos las dos mitades en la botella.

Explicación:
Para empezar, el aceite se mantiene encima del agua porque es menos
denso que ella.
Por otra parte, el agua y el aceite no se mezclan debido a la llamada
"polaridad intermolecular", esto es, cada sustancia tiene una polaridad
molecular que hace que se atraiga con otras moléculas de su misma
"especie", pero el agua y el aceite son "especies" completamente opuestas,
por lo que, en vez de atraerse, se repelen. Esto también explica por qué las
gotas de colorante alimentario se mezclan con el agua y no con el aceite:
son de la misma "especie".
Cuando añadimos las pastillas efervescentes, éstas empiezan a disolverse
creando un gas. Este gas forma burbujas que, al subir, llevan con ellas un
poco de colorante. Cuando estas burbujas llegan al borde de la
botella, dejan escapar el gas y el agua vuelve abajo, volviendo a
comenzar el proceso.