Está en la página 1de 2

18 de enero, 2019

Devuelvan Lo Robado

Por el Revdo. Dr. Miguel A. Hernández

El Séptimo Mandamiento dice “No robarás.” Este mandamiento es claro que una persona

no debe tomar lo que es no es suyo. Este mandamiento también es valido en el caso de lideres en

las instancias del gobierno -- no deben tomar lo que no es de ellos.

En nuestra vida cívica, se nos ha enseñado que “el respeto a derecho ajeno es la paz”.

Esta famosa frase fue acuñada por Don Benito Juárez cuando se restauró la República en México

en el año 1867. La frase complete dice: “Entre los individuos, como entre las naciones, el respeto

al derecho ajeno es la paz”.

Si nosotros aplicamos este lema de “el respeto a derecho ajeno es la paz” en el caso de

corrupción en El Salvador veremos que no puede haber paz si el pueblo es saqueado por los

políticos corruptos de turno. No puede haber paz cuando muchas personas sufren de la extrema

pobreza; otros se mueren por que no hay medicamentos en los hospitales; y otros tienen que huir

hacia el Norte debido a la tormenta de violencia en sus vecindarios. No. No puede haber paz en

estos casos. Lo que hay es una guerra social. El pobre es cada vez mas pobre y el rico mas rico.

Lo que se han robando no han sido unas pocas monedas ni billetes. Se han robado el vida

de la gente. Se han robado el futuro de los mas vulnerables ya que los prestamos millonarios que

se hacen para mantener al gobierno funcionando sale y saldrá de las vidas de aquellos que tienen

que pagar los impuestos injustos. Bien es sabido que los dueños de negocios no pagan los

impuestos establecidos. Estos negociantes que hablan de nacionalismo y patriotismo protegen

1
sus intereses financieros en paraísos fiscales. Algo mas, muchos de estos negociantes no les

pagan un salario digno a sus trabajadores.

El no pagarle a un trabajador un salario digno para que pueda recuperar sus energías y

disfrutar de unas vacaciones es negarle la vida. No se necesita haber leído a Carlos Marx para

darse cuenta de esto. Hay una guerra perenne contra los pobres.

Todos sabemos que la vida es sagrada. Así que quitarle al pobre es un pecado. De ahí que

el Séptimo Mandamiento de Dios nos manda a no robar. Así que señores de ARENA y del

FMLN devuelvan lo robado. Y como decía Oscar Romero: recuperen su conciencia. Ya le han

hecho mucho daño al pueblo salvadoreño. No esperen que la ira de Dios los alcance. Todavía

están a tiempo para arrepentirse.