Está en la página 1de 14

JUICIO Y LAS

ARGUMENTACIONES MORALES

Nos interesa el juicio y la argumentación morales en cuanto a procesos de


razonamiento para buscar la verdad ética, y al no pretender adherirnos
ortodoxamente a ninguna escuela ética, propondremos una fórmula de
razonamiento ético que pueda ser asumida por todos.
DIFERENCIA ENTRE
“DESCRIPCIÓN” Y LA
“PRESCRIPCIÓN”
El razonamiento moral se sitúa en el mundo de la
prescripción (valoración), aunque siempre tiene en cuenta la
realidad expresada por la “descripción”.
• Entre lo que “es” y lo que “debe ser”.
• Entre los “juicios de hechos” y los “juicios de valores”
• Entre el lenguaje que expresa “fenómenos” y el
lenguaje que formula
“programas”, “tendencias”, “propuestas”, etc.
EL MUNDO DE LA
“PRESCRIPCIÓN”

Aquí se sitúa el razonamiento moral –juicio y


argumentación morales- que busca los aspectos
“valorativos” de la realidad humana; ¿Por dónde
tiene que caminar el razonamiento para descubrir
el mundo valorativo? Sencillamente, por los
sectores que componen la estructura ética de la
realidad.
Constitutivos
Sector de los
fundamentos.
Justificatorios

Sectores de los
criterios Dan lugar a los diferentes
concretos códigos morales

Sectores de las actuar de modo que los


motivaciones. criterios concretos se
reconozcan y acepten
como criterios
PROCESO DEL RAZONAMIENTO
MORAL

El análisis de un problema moral que trata


de descubrir la verdad “valorativa” que se
inserta dentro del “sistema ético” de la
realidad.
Presupuestos
metodológicos del
razonamiento moral

Inductivo Deductivo

o Descripción exacta del problema atendiendo a los factores que


debe considerar un análisis científico.
o Encuadramiento del problema dentro del contexto de la cultura
actual.
o Interpretación sistemática del problema: correlación de
datos, explicación casual, etc.
¿Qué?

¿Cuándo? ¿Por qué?

El análisis
concreto de
un problema
moral

¿Dónde? ¿Cómo?

¿Quién?
FORMULACIÓN DE
PRINCIPIOS MORALES

Son proposiciones mediante la cuales


expresamos un juicio de valor sobre lo que
es bueno y lo que es malo.
Principios generales
Regla de oro: “lo que quieras para ti, házselo a los demás”. La
formulación negativa se denomina Regla de plata: “lo que no
quieras para ti no se lo hagas a los demás”. la regla de oro es
la superación de la regle de bronce (ley del talión): “ojo por
ojo diente por diente”
Principio apriorístico de la escolástica: “has el bien y evita el
mal”
Principio de la ética racional: “obra de tal modo que tu
decisión corresponda al preferidor racional o al observador
imparcial”.
Principios particulares

Se refieren a la valoración moral de situaciones


concretas: el aborto, el divorcio, la estructura
educativa, etc.
SÍNTESIS: EL
DISCERNIMIENTO ÉTICO
• ejerce una función de mediación entre la realidad
(valor objetivo) y la actuación de la persona
(situación personal).

• La conciencia moral constituye la estructura


subjetivadora de la moralidad

• El discernimiento ético culmina en la estimativa


moral, y esta es al mismo tiempo, el descubrimiento
y asimilación de los valores éticos
LA DIGNIDAD DE LA PERSONA
HUMANA EN CUANTO “LUGAR”
DE APELACIÓN ÉTICA
“la dignidad y el valor de la persona humana”, en el sentido
de la declaración universal de los derecho humanos, deberá
ser considerado como el fundamento del tratamiento de los
restantes temas, lo que permitirá alcanzar una base ética
común, susceptible de justificaciones filosóficas diferentes
(B.O.E 19 julio 1980)
RECONSTRUCCIÓN
CRITICA DEL “LUGAR”
ÉTICO DE LA DIGNIDAD
HUMANA.

¿En qué sentido se puede apelar a la


dignidad humana en la reflexión moral?
PRENOTANDO : PUNTO DE
PARTIDA Y ENLACE DE LA
CUESTIÓN
El tema de la dignidad humano lo situamos en el nivel más
profundo de la hermenéutica moral, es decir, en el estrato
donde se cuestiona en el “lugar” de donde brota la
normativa ética. Corresponde así al tratado de la heurística
moral. Los manuales de moral han hablado detenidamente
de las “fuentes de moralidad” (objetos, circunstancias y fin)
descubrir ese hontanar es cometido de la heurística moral.