Está en la página 1de 2

Examen de Gramática I.

Consigna:

1. Defina qué es la gramática según distintos marcos teóricos.


2. Realice el análisis morfosintáctico de los enunciados subrayados del texto a
continuación y explicite los procedimientos de comprobación y verificación de
las funciones sintácticas.
3. Fundamente las diferencias entre las categorías gramaticales y léxicas.

Sucedidos /1

En los fogones de Paysandú, el Mellado Iturria cuenta sucedidos. Los sucedidos


sucedieron alguna vez, o casi sucedieron, o no sucedieron nunca, pero lo bueno que
tienen es que suceden cada vez que se cuentan. Este es el triste sucedido del bagrecito
del arroyo negro.

Tenía bigotes de púas, era bizco y de ojos saltones. Nunca el Mellado había visto
un pescado tan feo. El bagre venía pegado a sus talones desde la orilla del arroyo, y el
Mellado no conseguía espantarlo. Cuando llegó a las casas, con el bagre como sombra,
ya se había resignado.

Con el tiempo, le fue tomando cariño. El Mellado nunca había tenido un amigo
sin patas. Desde el amanecer, el bagre lo acompañaba a ordeñar y a recorrer campo. A
la caída de la tarde, tomaban mate juntos; y el bagre le escuchaba las confidencias.

Los perros, celosos, lo miraban con rencor; la cocinera, con malas intenciones.
El Mellado pensó ponerle nombre, para tener cómo llamarlo y para hacerlo respetar,
pero no conocía ningún nombre de pescado, y ponerle Sinforoso o Hermenegildo podía
caerle mal a Dios.

No le quitaba un ojo de encima. El bagre tenía una notoria tendencia a las


diabluras. Aprovechaba cualquier descuido y se iba a espantar a las gallinas o a
provocar a los perros:

-Comportesé- le decía el Mellado.

Una mañana de mucho calor, que andaban las lagartijas con sombrilla y el
bagrecito abanicándose a todo dar con las aletas, el Mellado tuvo la idea fatal:

-Vamos a bañarnos al arroyo- propuso.

Y allá fueron.

El bagre se ahogó.
Eduardo Galeano. 1989. “El libro de los abrazos”

También podría gustarte