Está en la página 1de 3

Rol de Ingreso Corte Suprema: Nº 37569/2015 (Casación).

Resolución N° 136589 de
Corte Suprema, Sala Primera (Civil) de 10 de marzo de 2016.

Rol de Ingreso en Cortes de Apelación: 9585-2015 - C.A. de Santiago.

Rol de Ingreso en Primer Instancia: C-1616-2011 - 9º JUZGADO CIVIL DE SANTIAGO.

Santiago, diez de marzo de dos mil dieciséis.

VISTOS Y TENIENDO PRESENTE:

1º. - Que en este procedimiento ejecutivo de cobro de pagaré, Rol N° 1616-2011, seguido ante
el 9° Juzgado Civil de Santiago, caratulado “Banco Santander Chile con M.D., M.S.”, la parte
demandante recurre de casación en el fondo en contra de la sentencia dictada por la Corte de
Apelaciones de esta ciudad que confirmó la de primer grado que declaró abandonado el
procedimiento.

2º. - Que la recurrente sostiene que en el fallo cuya nulidad de fondo persigue han sido
infringidos los artículos 55, 152, 153, 155 y 472 del Código de Procedimiento Civil, ya que se
acogió la petición del demandado a pesar de que realizó gestiones en la causa antes de solicitar
el abandono, pues presentó una solicitud de desarchivo con el objeto de constituir patrocinio
y poder, lo que implica que ha renunciado al derecho de alegar el abandono.

3º. - Que en la sentencia impugnada los jueces del mérito acogieron la solicitud de la
demandada al estimar que del examen y análisis de los antecedentes, así como de las
actuaciones judiciales existentes en el seguimiento computacional de causas civiles, se aprecia
que no aparece ni figura la actuación de 8 agosto de 2014 aludida por el ejecutante en que se
habría solicitado el desarchivo. Por otra parte, determinan que la última gestión útil para dar
curso progresivo a los autos es la de fecha 10 de mayo de 2011, oportunidad en la que el
ejecutante solicitó el auxilio de la fuerza pública para la traba del embargo, la que fue proveída
el 12 de mayo de 2011, sin que se observe que las partes hayan instado por la prosecución del
juicio. Así, entre esa fecha y la época en que se promovió el incidente de abandono, el 28 de
mayo de 2015, han transcurrido más de tres años sin dar curso a los autos.
Agregan finalmente que aun cuando se considere que la ejecutada efectuó en el juicio la
presentación de 8 de agosto de 2014, ella evidentemente no produjo los efectos del artículo
155 del Código de Procedimiento Civil pues resultaba necesaria e indispensable para la
presentación posterior, sin cuyo concurso era imposible promover el abandono.
4º. - Que de conformidad con lo reseñado en el motivo que precede, previo examen de las
actuaciones, presentaciones y resoluciones verificadas en el proceso durante el período
consignado en el fundamento anterior, es posible concluir que los sentenciadores han hecho
un acertado análisis de las situaciones fácticas pertinentes a la controversia objeto del incidente,
para proceder, a continuación, a efectuar una correcta aplicación de la normativa atinente al
caso de que se trata, toda vez que el abandono del procedimiento es una institución de carácter
procesal que constituye una sanción para el litigante que por su negligencia, inercia o
inactividad, detiene el curso del pleito, impidiendo con su paralización que este tenga la pronta
y eficaz resolución que le corresponde. En el contexto de estos autos, la situación de derecho
está circunscrita a lo que dispone el legislador en los artículos 152 y siguientes del Código de
Procedimiento Civil, en orden a que el procedimiento se entiende abandonado cuando todas
las partes que figuran en el juicio han cesado en su prosecución durante seis meses, contados
desde la fecha de la última resolución recaída en alguna gestión útil para dar curso progresivo
a los autos o en el caso de los procedimientos ejecutivos el plazo será de tres años contados
desde la fecha de la última gestión útil, hecha en el procedimiento de apremio, destinado a
obtener el cumplimiento forzado de la obligación, luego de ejecutoriada la sentencia definitiva
o vencido el plazo para oponer excepciones, como ocurre en la especie.
Examinados los antecedentes no consta la existencia de la presentación de 8 de agosto, pero
aun si existiera no puede considerarse que constituya una renuncia del demandado a alegar el
abandono por el hecho de haber solicitado el desarchivo de la causa. Por lo tanto, de las
actuaciones y resoluciones del proceso aparece que se han reunido todos los presupuestos para
declarar abandonado este juicio al no existir una gestión útil para obtener el cumplimiento
forzado de la obligación en el plazo a que alude el artículo 153 del Código de Enjuiciamiento
Civil.

5º. - Que, como ya se adelantó, no puede estimarse que el demandado haya renunciado a alegar
el abandono por el hecho de haber solicitado el desarchivo de la causa ni por presentar un
escrito de patrocinio y poder.
Al respecto, es necesario considerar que el artículo 155 del Código de Procedimiento Civil
estatuye: “Si, renovado el procedimiento, hace el demandado cualquiera gestión que no tenga
por objeto alegar su abandono, se considerará renunciado este derecho”. Este precepto
establece una condición al demandado para promover un abandono del procedimiento
consistente en que, al solicitarlo, a su vez no hubiere efectuado alguna actuación previa que
implique un desistimiento de promover la incidencia de inactividad; y aunque la ley habla de
“cualquiera gestión”, es evidente que debe tratarse de alguna relevante en orden a dar el curso
progresivo legal al procedimiento, toda vez que los artículos 152 y 153 del mismo Código
establecieron la sanción procesal para todas las partes y sólo obsta a la declaración del
abandono la verificación, dentro del plazo de seis meses o tres años, en su caso, de alguna
resolución recaída en gestiones útiles para dar curso progresivo a los autos.
De esta manera no puede suponerse que por la presentación de desarchivo, ni la de conferir
patrocinio y poder, se haya pretendido dar curso progresivo a un proceso absolutamente
inactivo, por lo que no han importado la renuncia que contempla el artículo 155 del Código
de Procedimiento Civil.

6º. - Que por los razonamientos anteriores el recurso de casación en el fondo deducido por el
ejecutante adolece de manifiesta falta de fundamento, motivo por el que no podrá prosperar.
Por estas consideraciones y de conformidad además con lo dispuesto en el artículo 782 del
Código de Procedimiento Civil, se rechaza el recurso de casación en el fondo interpuesto en
lo principal de fojas 54 por el abogado Marcelo Contreras Cerda, en representación de la parte
demandante, en contra de la sentencia de veintitrés de octubre de dos mil quince, escrita a
fojas 53.

Regístrese y devuélvase.
N° 37569-15
Pronunciado por la Primera Sala de la Corte Suprema, por los Ministros Sr. Patricio Valdés
A., Sr. Guillermo Silva G., Sra. Rosa Maggi D., Sr. Juan Fuentes B. y Abogado Integrante Sr.
Arturo Prado P.
No firma el Abogado Integrante Sr. Prado, no obstante haber concurrido a la vista del recurso
y acuerdo del fallo, por estar ausente.
Autorizado por el Ministro de fe de la Corte Suprema.
En Santiago, a diez de marzo de dos mil dieciséis, notifiqué en Secretaría por el Estado Diario
la resolución precedente.