Está en la página 1de 19

La herencia cartográfica y el avance en el conocimiento geográfico

de España
JUAN CARLOS CASTAñóN*
JEAN-YvES PUYO**
FRANCiSCO QUiRóS*

El balance de los trabajos cartográficos llevados a cabo entre los años 1808 y 1814 no sería
completo si no tuvieramos en cuenta la proyección que aquella campaña tuvo sobre la car-
tografía y el conocimiento geográfico de la Península Ibérica durante todo el siglo xix. Tales
consecuencias se manifiestan tanto en las iniciativas privadas de algunos de los militares que
habían participado en la Guerra de la Independencia como en la ingente obra cartográfica que
será realizada a lo largo de aquel siglo tanto por el Ejército francés como por los militares e
instituciones civiles españoles, en un clima de colaboración creciente que trascenderá cada vez
más los intereses estrictamente estratégicos. Será a través de unas y otras aportaciones como el
legado cartográfico francés de la Guerra de la Independencia se hará efectivo en España, ya que,
salvo los mapas que pudieran haber sido interceptados durante los propios sucesos bélicos, la
mayoría fue desconocido para los cartógrafos españoles hasta los años 1820.

Las iniciativas particulares de algunos oficiales ex-combatientes en España:
Bory de Saint-Vincent y Calmet-Beauvoisin

Ya durante la Restauración, algunos de los oficiales franceses que tomaron parte en las opera-
ciones militares de la Guerra de la Independencia tuvieron la iniciativa de culminar una obra
geográfica y cartográfica en la que habían jugado un importante papel como oficiales de Estado
Mayor o de Ingenieros. Estos trabajos se benefician de la relación directa de sus protagonistas
con el Dépôt de la Guerre, y por consiguiente, del acceso al conjunto de los trabajos realizados
por las tropas napoléonicas durante su estancia en la Península. Se trata, por otro lado, de
trabajos dirigidos tanto al público civil como a los militares, que durante casi todo el siglo xix
siguieron estando necesitados de información geográfica y cartográfica sobre el territorio pe-
ninsular (Puyo, 2007: 29-44). Por consiguiente, las iniciativas de Bory de Saint-Vincent y de
Calmet-Beauvoisin obedecen tanto a un impulso científico como a una oportunidad comercial
indudable, a la que no son ajenos otros cartógrafos como Alexis Donnet, autor por los mismos
años de una obra cartográfica igualmente referida a España, pero mucho más conocida que la
de los dos autores que reseñamos a continuación.

La trascendental obra de Bory de Saint-Vincent

La obra de Bory de Saint-Vincent arranca de su conciencia acerca de las carencias que España
presentaba a comienzos del xix en lo concerniente al conocimiento geográfico y a la Cartogra-
fía. De dicha conciencia ya hemos hablado, por ejemplo, a propósito de la representación del
relieve, pero también tenemos numerosas pruebas de ella en la correspondiencia que durante la
guerra envió Bory a su amigo Léon Dufour, como cuando en 1809 le manifiesta que

* Departamento de Geografía, Universidad
«Ninguno de los libros que hasta ahora había leído nos había dado una idea de la Pe-
de Oviedo.
** Laboratoire SET-CNRS, UMR 5603, Uni- nínsula. Hay que poner entre lo pésimo desde ese punto de vista todo lo que han escrito La-
versité de Pau et des Pays de l’Adour. borde y Bourgoing. Siento vergüenza como autor francés. Algunos españoles jóvenes y muy

04 Castanon_2.indd 109 22/4/08 19:42:53

Bory no sólo reunió los mapas. o por otras circunstancias diversas. son de la misma opinión.indd 110 22/4/08 19:42:53 . el propio Bory lee allí mismo el 24 de marzo y el 13 de abril1 una memoria sobre la constitución física de España. Ya desde 1812 tenía el famoso geógrafo Malte-Brun noticias de que su amigo y colaborador preparaba un libro sobre España: «Desde el año 1812. la situación de sus plataformas. que en aquel momento estaban siendo grabados. Bory atesora una abundante información de carácter geográfico y. No obstante. su artículo sobre los Toros de Guisando (Bory. la dirección de sus cadenas. la obra habría de titularse Précis historique de la guerre d’Espagne y constaría de dos volúmenes de quinientas páginas cada uno. 1908: 151). Poco antes de la recepción oficial de este libro en la Academia de Ciencias de París. 465. se inicia el período conocido como «los Cien Días»: la adhesión de Bory a Napoleón le costará un largo exilio una vez restablecido en el trono Luis XVIII. el texto de la memoria «Las divisiones establecidas por los hombres en la superficie de la tierra están tan sujetas leída por Bory. recibí benévolamente de este sabio un bosquejo de sus numerosos recorridos. y conocía su deseo de escribir un cuadro físico de España que sirviese de introduc- ción a una historia de las campañas del Ejército francés en ese país» (Malte-Brun. 1821a) y su contribución al Quijote editado por Mé- quignon-Marvis (una descripción geográfica del escenario de las andanzas del caballero manchego. tal y como el propio Bory relata a Léon Dufour (Lauzun. en sesión celebrada el 30 de junio de 1823. ¿Puede llamarse mapa al de López? A propósito de la Geología. sino también muchos otros de autores diversos. sobre su clima. ni en el archivo de la Academia de Ciencias ni en ningún otro lugar. de vuelta a París en enero de 1820. ilustrada por un mapa aún bastante tosco pero interesante en la representación novedosa del relieve de la Meseta meridional) avanzan ya algunas de las ideas y términos que aparecerán sistematizados en otra obra más voluminosa. 1823: 110). 1912: 6). empleándose en él cientí- Procès ver- ficamente. croquis y memorias de reconocimientos de los que era directamente responsable. dedicado a la descripción física de España y Portugal. Hay que tener en cuenta que. no 04 Castanon_2. aunque no hemos siguientes términos: podido localizar hasta la fecha. seguía presentando el conocimien- to geográfico de nuestro país. titulada Guide du voyageur en Espagne. al cambio que. por primera vez a nuestro entender. a raíz de la vuelta del Emperador a Francia. sobre todo. un material cartográfico novedoso y de indudable valor. Bory retoma su proyecto y comienza por publi- car algunas colaboraciones sobre España. aún varios años más tarde. que frecuento mucho por aquí. Pero este proyecto se interrumpirá cuando. ministro de la Guerra con la primera Restauración. Pese a que su contenido no es exclusivamente geográfico. tomemos la Geografía. de su constitución física?» (Lauzun. una denominación que Bory justifica en los baux des séances de l’Académie des Scien- ces (p. además de tener acceso directo a los materiales del Dépôt de la Guerre. en este capítulo. donde presumiblemente ya expone las ideas que conforman una de las partes más interesantes del libro. Lo cierto es que al final de la guerra. por su proximidad al mariscal Soult. sus alturas. estando previsto que fuera acompañada de mapas. 469 y 513). 110 JUAN CARLOS CASTAñóN / JEAN-YvES PUYO / FRANCiSCO QUiRóS instruidos. en el que ocupó cargos de responsabilidad durante la Restauración. Se trata de un capítulo 1  titulado «Sur la Géographie Physique de la Péninsule Ibérique». ¿hay un solo dato sobre la forma de este extraño continente aparte. Todo ello le colocaba en una posición inmejorable para acometer una obra que subsanase las grandes deficiencias que. Por ejemplo. En efecto. que además será fácil de probar por escrito.

En lo referente al Sistema Central. de modo mucho más brusco. bautizado por Bory con el nombre de «Carpetano-Vetónico»2 (que todavía estaba en uso en los años 1950). tiene una doble trascendencia: ante todo. El nombre de Península Ibérica nos parece más conveniente. hay que destacar un rasgo del relieve peninsular no menos importante que la sistematización de las cadenas montañosas. 1823: 2). formando amplias plataformas in- teriores (Bory. Hay que aclarar que Humboldt. En cualquier caso. 1823: 39). 1823: 26). el aspecto más severo» (Bory. en la que le comunica el contenido de su conocido artículo sobre la Meseta publicado en la revista Hertha (Berghaus. y lo adoptaremos para designar a esta parte de Europa» (Bory. todas ellas construidas también con él. 1869: 18-48). Además. bajo aquel nuevo nombre quedaba amparado algo tanto o más impor- tante: una nueva fórmula de organización orográfica. pero sobre todo. descienden hasta el fondo de los valles del Guadalquivir y del Ebro o hacia las costas atlántica. Como admite el propio Lautensach. Bory es el primer geógrafo que detalla la fisonomía de las dos grandes plataformas centrales. pero además. así como la de algunas divisorias de aguas.indd 111 22/4/08 19:42:53 . a las fachadas de las casas. y que contiene en su masa bloques redondeados de un granito más duro y más negro. Además. que «el armazón de estos montes está compuesta de un granito de grano grueso. que tienen que ver con la estructura geológica común a cada uno de los sistemas. da a este monumento. según la cual las cadenas montañosas peninsulares constituyen siete sistemas. así como la de las cuencas. El autor abunda una y otra vez en la idea de que tales conjuntos originan. que el capricho de las revoluciones puede confundir y hacer desaparecer. la última gran contribución de Bory a la Geografía de España y Portugal. se extienden entre los macizos montañosos. en consecuencia. así como. posteriormente recortados por el encajamiento de la red fluvial. con ligeras variantes. las de las dos Castillas. La herencia cartográfica y eL avance en eL conocimiento geográfico de españa 111 emplearemos más que lo imprescindible el nombre de estos reinos. 04 Castanon_2. propone para estas formas una interpretación que añade valor a la descripción propiamente dicha: la de que muchas de estas parameras son antiguos fondos de lagos. 2  Muchas de estas ideas relativas a la organización orográfica y a la explicación del relieve aparecerán. utiliza la expresión «Península española» hasta 1825. cuya superficie se destruye fácilmente. de un tamaño comprendido entre el de un biscayen y una gran bomba. por ejemplo. una fuerte disimetría entre el interior peninsular y las vertientes que. La descripción de las parameras. cantábrica o mediterránea. al que Lautensach (1967: 4) atribuye tal primicia. en las ciudades cercanas. Bory subraya el hecho de que estas últimas cons- tituyen en ocasiones la culminación de las montañas (como en el Sistema Ibérico). en los trabajos referidos a la Península que publicará 3  sucesivamente el geógrafo francés: dos breves pero valiosas contribuciones a sendas obras de otros autores. el geógrafo francés hace notar. y cuyo tratamiento es igualmente novedoso: las «cuencas cerradas» y las parameras. un compendio titulado Résumé géographique de la Péninsule Ibérique3. no es sino este año cuando el geógrafo alemán recurre al nombre «Península Ibérica» en una carta escrita a su editor Berghaus. pero en otras. esta unificación está basada en criterios novedosos. lo que implica un esfuerzo de simplificación que rompe con la atomización de nombres locales hasta entonces empleados para denominar los princi- pales relieves peninsulares. como son la Histoire d’Espagne escrita por Bigland (1824) y la tercera edición del Itinéraire de Laborde (1827b). de color grisáceo. Con esta roca está construido El Escorial.

Los que sin duda tienen mayor interés son realizado por Bory de Saint-Vincent los mapas físicos incluidos en las obras referidas al conjunto de la Península: el más antiguo para su Guide du voyageur en (1823) es el que figura en la Guide du voyageur y se complementa con otro político realizado a Espagne (1823).000. el sistema Estas y otras aportaciones de menor trascendencia añaden a su valor intrínseco el haber central (Monts Carpeto-Vettoniques) quedado plasmadas en una cartografía original.000 el mapa físico-político incluido en la Historia de España de John Bigland (1824).000). de la que forma parte la novedosa denominación de los sistemas montañosos. 112 JUAN CARLOS CASTAñóN / JEAN-YvES PUYO / FRANCiSCO QUiRóS La cuenca del Duero. aunque en él vuelven a aparecer representadas las unidades na- 04 Castanon_2. así como la delimitación.indd 112 22/4/08 19:42:54 . la misma escala (1:2. que supone igualmente un salto cualitativo y Madrid en el mapa de España en el conocimiento geográfico de nuestro país. Algo más tardía es la edición del mapa físico incluido en 1826 en el Resumé géographique. especialmente en lo relativo al trazado de las costas. de las unidades naturales propuestas por Bory (cuatro grandes vertientes y dos «climas naturales»). Inmediatamente después se publica a escala 1:2. lo cual explica su carácter más tosco. acompañado por un corto texto explicativo de las principales unidades orográficas y en el que mejora considerablemente la representación del relieve y de las costas. lo cual permite distinguir con mayor claridad la información relativa al relieve.500. realizado a una escala mucho más pequeña (1:4.000. mediante líneas en color.000).

. El coronel Berthaut nos cuenta.. Como ya hemos dicho.. ya aplicadas con motivo de la ejecución de los primeros mapas dibujados por él mismo con ocasión de su viaje por el Océano Índico. A esta selección de materiales cartográficos originales se añade un especial cuidado del len- guaje cartográfico.]. a las Montañas de la Luna. tanto por estar confeccionados con materiales originales como por el lenguaje cartográfico que en ellos se emplea. y por otra. 1827b) los dos mapas de la Guide du voyageur.. Pero lo más importante es que responden a la necesidad acuciante de que España y otros países montañosos cuenten con representaciones cartográficas adecuadas. los grabadores de mapas han surcado el globo con tal espíritu de capricho y de invención. poniendo de manifiesto la importancia otorgada hasta entonces al estudio de los recursos botánicos y minerales en detrimento de la representación cartográfica del relie- ve. Éstos derivan. una gran parte de los mapas realizados por los ingenieros militares. que Bory había conservado muchos de estos materiales cartográfi- cos. que con frecuencia se desliza hacia el terreno de la fantasía : «Las montañas han sido hasta ahora tan ligeramente observadas. habíase entrevisto la desem- bocadura de un río en una costa desconocida para que inmediatamente se le dibujase una amplia cuenca rodeada de un gran muro de líneas de pendiente. hacia el este. un notable número de reconocimientos topográficos (Berthaut. 1902: 446-448).» (Bory. y que combinándolos con los conservados en el Dépôt. cuando en 1823 los militares franceses se plan- tean la elaboración de un mapa que fuese la continuación del realizado por Capitaine en el país vecino. en buena medida de- rivados de los reconocimientos topográficos del ejército napoleónico. pudo volver a dibujar la topografía de ciertas porciones de España. etc. Es con este espíritu con el que. ya se habían planteado dos alternativas en el uso del sombreado: bien para poner de manifiesto la mayor o menor exposición a la luz. le hacía falta rápidamente un armazón [. se han unido los Pirineos a las Cévennes. y como se ha prolongado la cadena pirenaica hasta Cádiz para unirla al Atlas. entre los que podemos mencionar la cartografía del curso del Guadalete y de algunos otros ríos. Bory publicará en la tercera edición del Itinéraire de Laborde (Bory. Bory participó decisivamente en algunos de estos trabajos. Todos estos mapas resultan novedosos para la época. de un determinado relieve 04 Castanon_2. en las que. si existía una punta de tierra avanzada hacia el mar. de las citadas normas cartográficas establecidas por la comisión topográfica de 1802. y más aún con ocasión de su paso por el Dépôt de la Guerre. que no obedece tanto a una intención artística (aunque el resultado estético sea satisfactorio) como a criterios bastante concretos de expresión del relieve. o bien para subrayar el carácter más o menos abrupto y más o menos elevado. De este modo. finalmente. a este respecto. por una parte. de las propias concepciones cartográficas del autor. pero también tenemos constancia de que manejó en aquellos mismos años. Conocedor de las graves consecuencias que sobre el terreno puede tener una cartografía defec- tuosa.. Bory ejecuta sus mapas de la Península con materiales originales. De esa necesidad se hace eco el autor cuando escribe el artículo «Montagnes» para el Dic- tionnaire classique. que es muy difícil establecer si se encuentran en muchas regiones donde aparecen marcadas y si no se encuentran en mu- chas otras donde no se ha empleado en absoluto el buril: bastaba con que un viajero hubiese señalado alguna colina sobre un lugar vacío con un nombre propio para que se grabasen los Alpes donde quizá no existan más que simples montículos. como ha quedado dicho. Finalmente.indd 113 22/4/08 19:42:54 . Bory puso a disposición del Dépôt un total de 54 documentos. La herencia cartográfica y eL avance en eL conocimiento geográfico de españa 113 turales mediante líneas en color. para hacer de ellas un espolón de los Alpes. planos de ciudades y fortificaciones y. 1827a: 170).

Estos trabajos. realizados en los últimos años de la campaña. Es así como el cartógrafo francés plasma gráficamente en sus mapas el primer intento serio de jerarquización de los sistemas montañosos peninsulares. y conjugándolo con la mayor o menor inclinación de las pendientes. sobre todo. En este aspecto. tan frecuentemente sustituidas hasta entonces por montañas inexistentes: tanto si se encuentran en las inmediaciones de los fondos de valle como si ocupan posiciones elevadas. especialmente en lo tocante a las plataformas. El inconcluso proyecto cartográfico de Calmet-Beauvoisin Marie-Antoine Calmet-Beauvoisin4 también toma parte en la Guerra de la Independencia como jefe de batallón del Génie. dichas superficies son representadas por primera vez de un modo suficientemente conforme a la realidad. o incluso a los que a título privado o institucional realizaron sus colegas franceses. en el trabajo que sobre España realizó Dupont) y al acceso a los fondos del Dépôt de la Guerre. 140). primero en las Armées d’Espagne et Portugal (1808-1811). los mapas de la Península realizados por él aventajan claramente a los publicados en la misma época por los cartógrafos ingleses. y. suavizando el tono hacia las partes más bajas. entre 1812 y 1814. Salamanca y Extremadura. 1898: I. Dando una especial importancia a este último criterio. en lo tocante a España. En tanto que oficial del Cuerpo de Ingenieros fue autor de numerosos reconocimientos cartográficos y de algunos planos de batallas. la originalidad del trabajo desempeñado por Bory en España es que no se limita a desempeñar el papel de un cartógrafo. Es el caso del trabajo cartográfico proyectado por Calmet-Beauvoisin. a la práctica de algunos anteriores y posteriores (como 4  el plano de la batalla de Austerlitz o su colaboración. sino que actúa como un geógrafo y naturalista que expresa una parte importante de sus ideas a través del lenguaje cartográfico. Gracias a este criterio simple. 1827a: 171). Gracias a esos trabajos peninsulares. 1827a: 171). Pero no menos destacable en sus mapas físicos es el gran espacio ocupado por las superficies llanas. La forma de expresar gráficamente estos relieves es bien conocida y muy elemental: «Algunos tonos claros podrán ser aplicados aquí y allá en las culminaciones. especialmente en Galicia. siguiendo en su retirada los movimientos del ejército napoléonico. Así pues. de las parameras y de las cuencas cerradas. más tarde. y trazando líneas de pendiente que se deben dirigir siguiendo el camino que tomaría una gota de lluvia que cayese sobre el terreno y se deslizase según la inclinación [de la ladera]» (Bory. en función del relieve que conforman. se desarrollaron fundamen- talmente en la mitad occidental peninsular y. incorporándose a l’Armée d’Espagne. de desigual calidad. como el de La Coruña. cuando no haya temor de que produzcan a la vista un efecto de pendientes suaves o de plataformas» (Bory. pueden constatarse sobre los mapas de Bory la extensión y los caracteres morfológicos esenciales de las llanuras y. 114 JUAN CARLOS CASTAñóN / JEAN-YvES PUYO / FRANCiSCO QUiRóS (Berthaut. a cuya descripción e interpretación ya nos hemos referido.indd 114 22/4/08 19:42:54 . que consiste en representar con vigor los puntos supuestamente más cercanos al observador. entre 1814 y 1815. pe- ríodo en el que se hizo temporalmente cargo del Bureau Topographique de Portugal. Bory practica «un método combinado. aunque Calmet-Beauvoisin también es autor de algunos mapas de áreas cercanas a la frontera francesa. en el que estuvo emplea- 04 Castanon_2.

Escala para llevar a cabo un proyecto cartográfico. Éste. La herencia cartográfica y eL avance en eL conocimiento geográfico de españa 115 Detalle del plano de Madrid de do entre 1815 y 1817. y cuya finalización estaba prevista para 1824. gobierno español. un nuevo atlas de España y Portugal.666. que no lo dio de paso. 04 Castanon_2. Lisboa. además de incluir el título. el detalle de las mediciones astronómicas que habían servido de base al atlas y. tras una oferta de suscripción. de las que 53 corresponden al territorio peninsular y a las islas Baleares. Mérida. sometido previamente a la consideración del original aproximada. varios planos de algunas ciudades peninsulares: Madrid. la leyenda. por último. Las restantes hojas estarían dedicadas a representar el sur de Francia.indd 115 22/4/08 19:42:54 . así como la franja costera mediterránea de Marruecos y de una parte de Argelia. 1: 6. compuesto de 63 hojas a una escala próxima a la 1:200. Calmet-Beauvoisin también se encontraba en unas condiciones óptimas Calmet-Beauvoisin (1820).000. consistía en publicar.

H. además. carta dirigida a Calmet-Beauvoisin. minutes de la corres. a la par que escasas. la presencia de suscriptores tan destacados como el Rey de Francia. un modo de representación bastante clásico. La situación entre ambas desde La Coruña hasta Astorga. 18 de junio de 1824. Archivo del es tratado de un modo frecuente entre quienes no tienen la formación de ingenieros-geógrafos: S.D. la colaboración del Dépôt de la Guerre. como puede comprobarse en el relieve de los alrededores de Madrid. Coronel Jacotin.. levé et édition: tableaux d’assemblage. Ya en los trabajos realizados por Calmet-Beauvoisin durante la guerra puede comprobarse marzo por medio del Sr. itinerarios y copias de las rutas interrumpir la caótica colaboración que hasta entonces había existido7. embarcado durante los años 6  1820-1830 en su propio proyecto de mapa de España. El conjunto. el concurso de unos grabadores con experiencia en la cartografía militar. rario militar de Aragón con el itinerario de esta provincia. no fueron excesivamente prome- le han sido comunicados el pasado 15 de tedoras. del calco del itine. Pero como ya hemos señalado. 116 JUAN CARLOS CASTAñóN / JEAN-YvES PUYO / FRANCiSCO QUiRóS Oviedo. el intercambio de materiales entre Calmet-Beauvoisin y el Dépôt. Con las hojas del atlas publicadas pasa otro tanto. el general Antonio Remón Zarco del Valle. voisin (1824-1826). aquéllas siempre eran escasas para ciertos sectores de la Península.indd 116 22/4/08 19:42:54 . del itinerario de las la obra se irá postergando hasta finales de la década de 1830. Gibraltar y Cádiz. correspondance. primero. según el propio Calmet- les cartes d’Espagne et du Portugal par le lieutenant-colonel Calmet-Beauvoisin. el apoyo del director del Depósito de la Guerra en Madrid. Nouvel- llamada a los suscriptores (no había más que 140 suscripciones en 1821. muchos «pares de Francia y generales. abandonado. iría acompañado de un mapa de síntesis en cuatro hojas y dos tomos de texto (tres en la última fase del proyecto). por la correspondencia que se conserva en el Château de Vincennes5. resultaba especialmente importante para el Dépôt contar con las minutas elaboradas por Calmet-Beauvoisin para conocer el mayor número posible de posiciones correctamente determinadas. ya que. y luego. y tres planos de ciudades. en efecto. por último. que había facilitado la publicación en español del folleto de suscripción y apoyado el proyecto «con su recomendación». Éste. que en la mayor parte de los casos cubren áreas bastante extensas y su- ponen. 04 Castanon_2. Laborde». Archivo del S. disponibles siete hojas del atlas propiamente dicho. El apoyo del Ministerio de la Guerra francés a través de una suscripción de quince ejemplares para el Dépôt de la Guerre. con trazos 7  demasiado cortos.H. que nos partes se envenenó hasta tal punto que el Dépôt acabó amenazando a Calmet-Beauvoisin con ha sido comunicado el 4 de junio pasado y. los de Madrid. Así. a pesar de los numerosos trabajos de triangulación efectuados en las campañas de los años 1820. los hermanos Malo y. para asegurar la autofinanciación de la obra Calmet-Beau- voisin tuvo que recurrir a una venta por suscripción y. el trazado de las líneas de máxima pendiente se efectúa de un modo demasiado rígido. por tanto. como luego explicaremos. los ejecutados durante la campaña llamada de los Cien Mil Hijos de San Luis (1823) y en los años siguientes. los realizados du- rante la Guerra de la Independencia. Beauvoisin (1821: 3) o fuese por la tardanza de los grabadores en ejecutar las hojas ya dibujadas. las correspondientes a la costa occidental pondance du Dépôt Général de la Guerre avec le lieutenant-colonel Calmet-Beau. Nos consta indirectamente.. sobre todo en lo tocante al relieve. a pesar de las expectativas despertadas. Eso no le quita valor a los mapas. La demora en el proceso de edición fue acompañada además de problemas crecientes en 1821-1832. en que el proyecto es finalmente carreteras de Aragón. Calmet-Beau- voisin facilitaría los materiales originales o más o menos elaborados por el propio autor que estuviesen en sus manos. París. Así. así concebido como un atlas. su hermano el futuro Charles X. de tal modo que en 1832 tan sólo estaban notices imprimées. Todos estos documentos Hay que añadir que las hojas grabadas. incluso en el extranjero».D. buena Dépôt de la Guerre en junio de 1824: parte de las minutas de las cartas enviadas a Calmet-Beauvoisin le recriminan la tardanza en la «Tendríamos necesidad en este momento del mapa general del camino proyectado devolución de los materiales comunicados por los militares franceses6. lo que con excesiva frecuencia da lugar a un efecto de aterrazamiento irreal. la salida de la mayor parte de éstas se fue dilatando. parecía asegurar el éxito de la empresa. Lisboa y Mérida. que contendrían una selección de itinerarios descriptivos. 3 M 356 (D 27). 3 M 356. la finalización de militares de Cataluña. una aportación considerable a la cartografía preexistente. de Galicia y Portugal. A cambio. A juzgar por la correspondencia. que la institución militar y Calmet-Beauvoisin llegaron a un acuerdo por el cual el Dépôt ponía a disposición de este último los fondos cartográficos existentes. fuese por el escaso eco obtenido por la 5  Dépôt Général de la Guerre.

son innumerables los mapas. el duque de Angulema.D. llevado a cabo por equipos mixtos formados por cartógrafos franceses y españoles. La herencia cartográfica y eL avance en eL conocimiento geográfico de españa 117 En cuanto al Dépôt de la Guerre. invoca la Santa Alianza y pide ayuda a su primo Luis XVIII. permitió. en febrero de 1823 se tomaron las medidas pertinentes para (teniente general Pelet) al secretario del Mi- nisterio de la Guerra. a la que corresponden los trabajos topográficos llevados a cabo por las tropas francesas con apoyo logístico español (en función de un acuerdo de intercambio de materiales geográficos y cartográficos) y. rey de Francia tras la restauración de los Borbones que siguió a la caída. Archivo del S. En ese año.000 hombres. la campaña de ocupación (1824-1827).indd 117 22/4/08 19:42:55 . por otro lado. Repartida en seis cuerpos de Ejército bajo la dirección de algunos destacados militares del período imperial. Como consecuencia de unas condiciones de trabajo más favorables que las existentes durante el período napoleónico. esta expedición. en dos fases. a partir de 1827. el ejército francés tomó el camino de Andalucía para asediar Cádiz. 446). Aunque con algunos vaivenes derivados de un contexto político más o menos favorable. retomar los trabajos emprendidos durante la Guerra de la Independen- cia. atravesando el país sin apenas encontrar oposi- ción armada. La campaña de los Cien Mil Hijos de San Luis y la prolongación de los trabajos cartográficos franceses en España (1823-1838) Aunque de todos conocidos.. Castres. dirigido por el coronel De 1832. El gobierno francés. Así.H. La ciudad capituló el 1 de octubre. llamada de los Cien Mil Hijos de San Luis. tras poco más de un mes de combates en los que se vieron implicadas tanto las fuerzas terrestres como las fuerzas navales francesas. viendo en ello la ocasión ideal de reafirmar el papel de Francia como gran potencia política y militar. que al autor le faltaban materiales para hacerlo. políticamente deshonrosa. donde se habían refugiado las Cortes. respondió a su petición enviando un cuerpo expedicionario de 95. con el fin de contener a los liberales. finalmente. en septiembre de 1832. entró en España el 7 de abril de 1823. 14 de septiembre de organizar un servicio topográfico del ejército francés en España. subrayando que «el mapa es malo. una última fase de trabajo en colabo- ración. La campaña militar y el levantamiento del mapa de Madrid y sus contornos a escala 1:20. Desde el punto de vista de la geografía militar. conviene recordar sucintamente los hechos históricos que en 1823 justifican la presencia de tropas francesas en España. Fernando VII. que incluso no ha sabido sacar partido de los que ha tenido a la vista en Portugal y que. 3 M 356. se pueden señalar en dicho período tres fases sucesivamente desarrolladas en un clima de colabo- ración creciente: la campaña militar propiamente dicha (1823-24). bajo las órdenes de un sobrino del rey. el Dépôt señalaba al Ministerio de la Guerra que ya no deseaba encargar más que un ejemplar del nuevo atlas. que se instaló en Madrid desde la entrada de las tropas en la capital el 23 de mayo. esta empresa nunca se llevará a término: su obra carece de exactitud y nunca se verá su fin»8. reconocimientos y planos de ciudades y de fortificaciones que datan de esa época y se conservan en los archivos militares. que le habían impuesto la Constitución de 1812. esta expedición. inaugurando un dilatado y prolífico período de trabajo cartográfico que fue mucho más allá de la campaña militar propiamente dicha. Tras un recibimiento triunfal en Madrid el 24 de mayo. hay indicios de que finalmente hizo pagar a Calmet- Beauvoisin su mala conducta. de Napoleón.000 8 Dépôt de la Guerre Según Berthaut (1902: II. sin embargo. A 04 Castanon_2.

se aceleraron en la medida de lo posible dos trabajos cartográficos sobre la Península que en aquel momento estaban bastante avanzados: la prolongación hacia el sur del mapa que Capitaine había realizado para Francia a escala 1:345. 118 JUAN CARLOS CASTAñóN / JEAN-YvES PUYO / FRANCiSCO QUiRóS él quedó adscrito hasta un total de once ingenieros geógrafos.600 y la ejecución del mapa itinerario militar a escala 1:740. Esos materiales fueron utilizados para la elaboración de los dos mapas Itinerario de San Agustín a citados. Bentabole y Simondi. una vez más hubo que recurrir al atlas de López.indd 118 22/4/08 19:42:56 . Litografía realizada los distintos mandos del Ejército y los militares cartógrafos que trabajaban sobre el terreno. debió hacerse de nuevo un esfuerzo por reunir toda la cartografía disponible para la Península y. habían trabajado en el Bureau Topographique de l’Armée d’Espagne entre 1809 y 1811. a diferencia de la Guerra de la Independencia. Por supuesto. pero parte de ellos también fueron difundidos directamente de un modo muy eficaz entre Fuencarral. el servicio topográfico dirigido ingeniero geógrafo Darnaudin (1808). y en cuanto al mapa itinerario. En consecuencia. Que ésta constituyó una base de trabajo sistemático lo de- 04 Castanon_2. al cual estaban adscritos un dibujante y dos rojo corresponden también a los impresores. éste tenía una escala excesivamente pequeña.000 que estaban preparando igualmente los militares franceses desde algún tiempo antes. entre ellos los retenidos por Bory. dos de los cuales. lo cual permitió distribuir de un modo mucho más rápido la cartografía ejecutada trabajos de los años 1820 y 1830. Paralelamente. sorprendentemente. durante la campaña de 1808-1813. Calmet-Beauvoisin y otros militares y que fueron comunicados en ese momento al Dépôt. también se reaprovecharon todos los materiales de la primera campaña. en 1823 sobre un original del En efecto. Las anotaciones en color por De Castres dispuso de un taller de litografía. Pero estos trabajos no eran suficientes: hasta febrero de 1824 no se concluyeron las hojas del primero de los mapas correspondientes al Nordeste y Este peninsular.

el ministro de la Guerra estableció la necesidad de que todos los militares se atuviesen a unas normas comunes a la hora de realizar los reconocimientos de itinerarios. respondían de hecho a un encargo. Su memoria 04 Castanon_2. La herencia cartográfica y eL avance en eL conocimiento geográfico de españa 119 muestra el considerable número de itinerarios grabados en el mencionado taller y conservados en los archivos militares. etc. que asociaban el resultado cartográfico y la redacción de una memoria en la que se combinaban los elementos estratégicos y las características geográficas. que llevan anotaciones manuscritas que corrigen o añaden informa- ción a propósito del estado de las vías de comunicación. Estos ejercicios. contribuyó a su carrera profesional. a cuyo fin fueron distribuidos modelos entre todos los oficiales de Estado Mayor. una vez evaluado. Igualmente.indd 119 22/4/08 19:42:58 . como muestra el siguiente ejemplo de diciembre de 1824: «Tienen que suponer que un general que se retira con su cuerpo de tropa hacia San Se- bastián envía a uno de sus oficiales a primera línea para reconocer las posiciones que permiten detener al enemigo sin otras obras que las que se puedan construir en 24 horas. el número de casas y habitantes de los núcleos de población. cuyo resultado. Se instó además a que todos los oficiales enviados a reali- zar misiones de cualquier tipo redactasen las correspondientes descripciones de los itinerarios seguidos. el período que en España permanecieron las tropas francesas fue para los oficiales más jóvenes del Génie la oportunidad de realizar trabajos sobre el terreno. Se vio a este mismo respecto la necesidad de completar los insuficientes conocimientos que entonces se tenían sobre las vías de comunicación españolas. Para ello.

000. Archivo del S. Para su levantamiento. 14 de diciembre de 1824. Así. obra fundamental para Madrid. También la cartografía general fue ejecutada de acuerdo con bases más rigurosas. dirigida al teniente Mi- ciudad y sus alrededores a escala 1:20. necesarias. y que hunde sus raíces en la primera campaña: el plano de la sion du Haut-Èbre. por todas estas razones. como hoy puede comprobarse en los archivos militares franceses.H.indd 120 22/4/08 19:42:59 .000. de la ciudad y sus alrededores realizado por Bentabole en 1809 y que también fue litografiado 04 Castanon_2. Así. se tomó como núcleo el plano chaud. 1 M 345. y realizado por los ingenieros expresará el trazado de las obras»9.000.. el ejercicio comprenderá la realización de un levantamiento «a la entre 1823 y 1824. a esta 9  misma fase corresponde también buena parte del trabajo conducente a la elaboración de una divi. vista» a escala 1:20. mientras que el dibujo las representará por batallones y escuadrones de batería. 120 JUAN CARLOS CASTAñóN / JEAN-YvES PUYO / FRANCiSCO QUiRóS Detalle del mapa de Madrid y indicará de forma aproximada el número y tipo de tropas y de construcciones que se estimen sus contornos a escala 1:20. geógrafos y oficiales de Estado Mayor franceses Para cumplir estos objetivos.D. la producción de memorias descriptivas y estadísticas fue muy numerosa. acompañado por «cuadros y modelos aprobados por el Ministerio».

como es el caso del teniente Bernard en el 04 Castanon_2. que en ocasiones tienen que recurrir a la ayuda de suboficiales e incluso de soldados de Artillería y de Ingeniería. lo que no impidió la conclusión del mapa en noviembre de 1824. Con el fin de localizar debidamente todas las posiciones.indd 121 22/4/08 19:42:59 . realizada posteriormente. que es nombrado general. las mediciones realizadas durante la primera campaña fueron completadas con una red de triangulación más rigurosa. Pero un cambio importante tiene lugar a partir del fin de la campaña militar propiamente dicha: De Castres. sin contar el margen). Salneuve y Levret levantaron con sextantes a partir de una base geodésica medida en junio de 1823. abandona España. el mapa así concebido en 25 hojas representaba el espacio comprendido entre Alcobendas por el norte.000. De este modo. es- pecialmente Desjardins y Harmois. y con él son repatriados el taller de litografía y parte de los ingenieros geógrafos. se dispusieron alrededor otras 23 del mismo tamaño (30 por 40 centímetros. al igual que su reducción a escala 1:50. En cualquier caso. Una vez dividido en dos hojas iguales. Maja- dahonda y Móstoles por el oeste. reducción de fecha indeterminada (hacia 1830) del realizado en 1823-1824 a escala 1:20. Getafe por el sur. a partir de julio de 1824. cada una de las cuales cubría una superficie de 6 por 8 kilómetros. y Torrejón por el este. Seguramente a ello se deba el estilo de la figuración topográfica del terreno. el trabajo cartográfico es llevado a cabo principalmente por los oficiales de Estado Mayor. La ocupación militar y el intercambio de materiales geográficos y cartográficos Así pues.000. cuyo concurso es necesario en Francia para los trabajos del mapa nacional. como corresponde en la época a la práctica de los oficiales de Estado Mayor. La herencia cartográfica y eL avance en eL conocimiento geográfico de españa 121 Detalle del Mapa de Madrid y sus alrededores a escala 1:50. el envío a París de la base de triangulación dificultó a partir de ese momento el trabajo confiado casi en exclusiva a los oficiales de Estado Mayor. El levantamiento del mapa propiamente dicho fue emprendido por cuatro ingenieros geógrafos y nueve oficiales de Estado Mayor. que comenzaron el trabajo por las nueve hojas centrales. por el servicio topográfico.000. Además. pulcramente ejecutada mediante «normales» pero algo arcaica. el resultado global es de una extraordinaria calidad. que los ingenieros geógrafos Bentabole.

que Madrid y de Cádiz. sólo se finalizaron las hojas corres- pondientes al norte y este peninsular. por otro lado. fecha indeterminada por ingenieros pero esta operación se retrasará varios meses por los reparos puestos por el gobierno español. en el Dépôt de la Guerre se acometió a lo largo de 1825 un nuevo proyecto de mapa de España a escala 1:500. Fernando à Medina. procedentes de Francia será más rápidamente acometido. 1 M 348. a cambio de suministrar copias de las minutas cartográficas realizadas. La razón de que este mapa quedase incompleto se repite: es la ya acostumbrada falta de bases geodésicas.H. Pero. A la disponibilidad de personal repartido por buena parte del territorio peninsular hay que añadir el acuerdo alcanzado con el gobierno español. levantamientos para completar la superficie cartografiada alrededor de la ciudad. algunas de las cuales fueron parcialmente traducidas11. Haciendo uso de todos los materiales así disponibles.indd 122 22/4/08 19:42:59 . Una de las mi- fue litografiado en 1823 por el taller del Bureau topographique de siones de los oficiales destacados en Barcelona era de especial trascendencia: el levantamiento Madrid (izquierda) y copiado en de una red geodésica que extendiera desde los Pirineos hasta el Ebro la ya existente en Francia.000 los mapas itinerarios de las vías de comunicación de la Guerra (derecha). 11  Los trabajos topográficos ejecutados por equipos hispano-franceses Poco antes del final de la ocupación militar. en octubre de 1826. a la que quedaron adscritos ocho oficiales. Todo ello facilitó enor- 04 Castanon_2. hace que. el de levantar a escala 1:20. Archivo del S. aún se conservan en los archivos militares españoles calcos y litografías de los mapas franceses realizados durante la Guerra de la Independencia y en esta última campaña. estas carencias se ven compen- Somosierra (fragmento). por el cual los militares franceses podían acceder a toda la información disponible en el Depósito de la Guerra. se añade la de Barcelona. como ha quedado dicho.000 también quedará inconcluso. del que. facilitando asimismo salvoconductos y escoltas. interrumpiéndose la ejecución del de Capitaine. si bien se dibujarán e incluso prepararán para el grabado varias hojas. lo que 10 Mémoire som. el nuevo mapa 1:500. a las oficinas de original (Defransure. la hoja de Madrid presente abundantes espacios en blanco. principalmente de memorias de reconocimientos. ya que faltaban maire sur la reconnaissance militaire de St. El dibujo sadas por una expansión de la organización del servicio topográfico: en 1825. por ejemplo.D. militares españoles para el Depósito Otro encargo. es esta misma razón la que explica la presencia de numerosos trabajos españoles en los archivos militares de Vincennes. 15 de agosto de 1827. 122 JUAN CARLOS CASTAñóN / JEAN-YvES PUYO / FRANCiSCO QUiRóS Itinerario entre Burgos y levantamiento de los alrededores de Cádiz10. Por esta razón. aunque reproducimos en la introducción. Y. No obstante. 1809). Algésiras et Tarifa.000. pronto unas y otras tendrán que recurrir a la colaboración de oficiales de tropa. en correspondencia. el gobierno español permitió la asignación de algunos oficiales de Ingenieros a los grupos de militares franceses encargados de los levantamientos.

Así por ejemplo. mediante levantamientos a escala 1:50. el oficial francés esperaba obtener un ejemplar de dicho mapa para el Dépôt de la Guerre13. Pascual Madoz solicitó su colaboración en el Diccionario geográfico […] de España que comenzaba a preparar.000. Tras su participación en la última etapa de la primera guerra carlista. y planos de núcleos urbanos a 1:10. en las triangulaciones para la confección del mapa de España (Estudio Histórico. aparte de los frutos directos e inmediatos de aquella colaboración. Desjardins tenía a su disposición a dos ingenieros españoles que trabajaban tanto en pasar a limpio sus levantamientos como en los trabajos de campo14. y en cuyo plan de estudios de 1835 se cursaba Geodesia y Topografía en el primer curso. a la vez que Felipe Bauzá y otros oficiales de ingenieros y marinos. por lo que cabe suponer que estudió los cuatro años de la carrera en la Academia de Ingenieros. en 1833. pese a su juventud. acallando las reticencias a la presencia de oficiales franceses en territorio español.000. de sus superiores. Eso. La herencia cartográfica y eL avance en eL conocimiento geográfico de españa 123 memente el trabajo sobre el terreno. a seleccionar a Coello en 1844 para formar parte de la comisión envia- da a Argelia (con previa estancia en París) para observar la ocupación y colonización francesas. al prolongar hacia el Norte y el Este el mapa 1:20. a escalas adecuadas.000 o 1:20. De igual modo. aunque puede sorprender que. Aunque la presencia de oficiales franceses en España se fue reduciendo ostensiblemente. Coello decidiera embar- carse en la confección de un atlas de España en el que se representarían las provincias a esca- 12  la 1:200.000.D. y antes de cumplir veinte años. establecida en Guadalajara. 54). con la escasez aparente de cartografía rigurosa. Coello debió contar.H.000. 1987: II.000. encaminadas a la confección de su conocido mapa de Galicia a escala 1:100.000. participó en 1831 en las operaciones geodésicas y topográficas dirigidas por Do- mingo Fontán. 14  babilidad. por tanto. retomándose tam- bién en esta fase los necesarios trabajos en torno a Madrid. Como contrapartida. 13 Dépôt de la Guerre. Pero hay que tener en cuenta que. Antonio Remón y Zarco del Valle. Archivo del S. por otra parte compartida por muchos oficiales del Cuerpo de Ingenieros en esa época. aunque con la rémora de las dificultades políticas ya habituales. con un claro reconocimiento de su valía. debió de llevar al teniente general e Ingeniero General del Cuerpo. sino también en la comunidad de ideas y actitudes políticas de ambos.indd 123 22/4/08 19:42:59 . hecho que tendrá especial trascendencia en la obra de Francisco Coello. entre buena parte 6 de enero de 1831. La comisión se prolongó durante dos años y tendría sin duda un gran valor formativo para quie- 04 Castanon_2. la co- laboración persistió hasta comienzos de la década de 184012. sus ideas. ésta tuvo como consecuencia la definitiva apertura de los fondos cartográficos franceses a los cartógrafos espa- ñoles. con los contornos de las capitales a 1:100. quien durante el Trienio Liberal había participado. Obtuvo el grado de Teniente de Ingenieros en 1839. Pero. y en el plantea- miento de lo que luego sería el Instituto Geográfico.. con responsabilidad decisiva en la organización de los trabajos cartográficos y catastrales dentro de la Junta General de Estadística. en esa época era profesor de la Academia Celestino del Piélago. En la Academia de Ingenieros tendría. el oficial de Estado Mayor Desjardins. pero también con mucha pro- 3 M 356. Es muy probable que la relación con Madoz no tuviera tan sólo su fundamento en los saberes de Coello. Así se pudo iniciar el tan necesario trabajo de triangulación en el nordeste peninsular. Francisco Coello y su Atlas de España Francisco Coello de Portugal y Quesada (Jaén 1822-Madrid 1898) fue uno de los más destaca- dos cartógrafos españoles del siglo xix. Coello su primer contacto con la Cartografía. Ibid. de donde acabaría surgiendo el proyecto de acompañar el Dicciona- rio con la publicación de un Atlas de España y de sus Posesiones de Ultramar.

000 iniciado en 1809 por los ingenieros geógrafos franceses (arriba) y en la hoja de Madrid del Atlas de Coello.indd 124 22/4/08 19:43:00 . 124 JUAN CARLOS CASTAñóN / JEAN-YvES PUYO / FRANCiSCO QUiRóS El bosque de Viñuelas en el mapa de la provincia de Madrid a escala 1:100. 04 Castanon_2. 1848 (abajo).

000 en una hoja aparte. operaciones que hay que suponer enmarcadas en los trabajos para el mapa de España realizados durante el Trienio Constitucional. mientras los seis últimos se destinan a diferenciar usos del suelo. Los trabajos de gabinete de cada hoja llevaban varios meses. pero su duración parece sorprendentemente dilatada. excepcionalmente. la hoja de la provincia de Madrid ya contiene todos los rasgos que iban a ca- racterizar al conjunto del Atlas en cuanto a escalas numéricas y gráficas (con excepción de las hojas de Ultramar). planos de ciudades. así como. interesa destacar aquí que en la gran mayoría de las hojas figura una «advertencia» en la que Coello suele hacer mención explícita de las fuentes cartográficas en las que se apoyó y de los trabajos de campo llevados a cabo por él o por sus colaboradores. para la misma hoja de Santander. o después de acabarla. a título de simple ejemplo. La herencia cartográfica y eL avance en eL conocimiento geográfico de españa 125 nes participaron en ella. se publicó a 1:5. Y hay que tener en cuenta que la presencia de los cartógrafos militares franceses no se terminó con la retirada de las tropas de ese país. Pero en razón de su mayor alcance territorial y de sus cualidades técnicas. el de la provincia de Madrid. incluía el de facilitar a Coello el contacto con el Dépôt de la Guerre. en relación con la obtención de copias de la cartografía elaborada por el ejército francés en España durante la Guerra de la Independencia y la expedición de los Cien Mil Hijos de San Luis. sin duda. y aprovechó la estancia en París para encargar copia de los trabajos anteriores a esa fecha que fuesen de su interés. Por lo demás. suman un total de 45. En total estaban previstas 65 hojas. Pero aparte de la modernidad general de los aspectos formales del Atlas de Coello. De unas a otras hojas puede haber ligeras variantes. por Felipe Bauzá y otros marinos. la cartografía militar francesa fue para él de especial utilidad. Aparte de eso reunió toda la cartografía sobre España que estuvo a su alcance. de las que solamente llegaron a editarse 46. Coello haga mención del uso para la parte oriental de la provincia de la triangulación geodésica llevada a cabo por los oficiales de Ingenieros Julián Albo y Celestino del Piélago. al cual. para la parte occidental. signos convencionales. los fondos del Depósito de la Guerra en Madrid. por acuerdo entre los gobiernos de los dos países. Por tanto. en la hoja de Santander se hace referencia a reconocimientos hechos por oficiales franceses y co- piados en el Depósito de la Guerra de París. apareció en 1847. y a las que se hace referencia en otras hojas del Atlas. Eso no impide que deba resaltarse que. forma de representación del relieve. y en el grabado de la plancha de acero se invertía un año. El primer mapa publicado. más otra (Albacete) grabada en 1876 pero no editada. pero también de empresas privadas o de particulares. En él no se incluye el plano de la capital que. aparte de otros posibles fines. particularmente en organismos públicos. antes de partir para Argelia en 1844. Eso. hay que tener presente que durante los años 1837 a 1839 la Academia de Ingenieros se trasladó a Madrid a causa de los riesgos que corría en Guadalajara por efecto de la guerra carlista. A este respecto. por término medio. 04 Castanon_2. ya antes de acabar la carrera. Coello conocía la cartografía ejecutada por los franceses desde 1823 a través de las copias entregadas a nuestro Depósito de la Guerra. sin precisar la fecha. le permitiría conocer. etc. rotulación. En buena parte de los casos se hace referencia al uso de materiales cartográficos del ejército francés. tales como proyectos de ferro- carriles y canales. de modo que tanto podrían corresponder a los años de la Guerra de la Independencia como a los trabajos iniciados en 1823 y prolongados hasta la década de 1830. y no parece aventurado suponer que. el ejército francés se había comprometido a entregar copia de la car- tografía de España que levantase. Respecto a esos últimos. Por eso. hasta bien entrado el decenio de 1830.indd 125 22/4/08 19:43:00 . de los que los seis primeros indican la jerarquía administrativa de los núcleos de población. pues con autorización del gobierno español siguieron trabajando en España. Como no deja de llamar la atención el paso previo por París. Coello había podido dejar en marcha los tra- bajos del Atlas de España y sus Posesiones de Ultramar. etc.

y el 2º al E por la línea que va del Escorial a Navalcarnero. He aquí el texto de la advertencia de la hoja de Madrid. olivares. el Atlas de Coello quedó inconcluso. aparecidas entre 1847 y 1870.). En cuanto a los detalles topográficos. se han trazado por los proyectos aprobados y empezados ya a ejecutar».000 sobre unos 725 kilómetros cuadrados. objetivos y escalas. durante todo el período de publicación de la obra. viñedos. Burgos. de los cuales no teníamos ni existía dato alguno fidedigno. Orense. los vértices de los triángulos fundamentales y aquellos que han servido de punto de estación. En total. Valladolid y Vizcaya). para Tarragona contó con un 1:100. bajo la dirección de D. en los años 1823 y 1824. nos hemos limitado a marcar. de localización de molinos. y en la escala de 1:50. la mayor parte en la escala de 1/20. completadas más tarde por otras operaciones trigonométricas.indd 126 22/4/08 19:43:00 . de la provincia». limitado el 1º al O por la recta que une los pueblos de Villaalbilla y Colmenar de Oreja. montañas & comprendidos en este mapa. en 29 de las cuales especificó las fuentes utilizadas y los nombres de todas o algunas de las personas que colaboraron con él. Tarragona. por todos los re- conocimientos de caminos. de los de Soria dice ser «muy notables por su perfección».000 . ríos y canales. Soria. Guipúzcoa. y para la de Valladolid de «reconocimientos franceses muy detallados. 04 Castanon_2. la hizo copiar Coello en el Dépôt de la Guerre de París a lo largo de varios años. Por ejemplo. Esa cartografía francesa. hemos tomado casi todos los centrales. 15  Pese a su carácter en ocasiones parcial. añadiendo y corrigiendo no pocos pormenores. Madrid. encaminados a mate- rializar su proyecto de mapa de España.000 del territorio al Este de Reus. para Segovia dispuso de mapas a 1:50:000 de la mayor parte de la provincia. En las posiciones geodésicas. Oviedo. dadas las diferencias de fechas. es decir. etc. para la hoja de la provincia de Logroño utilizó reconocimien- tos franceses a 1:50. pinares. en las inmediaciones de Madrid y arregladas todas a la posición astronómica de esta Capital y a la de otros puntos que se espresan en el mismo mapa. tendentes en este caso a completar las tareas acometidas entre 1808 y 1813. con el signo co- rrespondiente. aunque su utilidad no fuera homogénea. por varios proyectos de conducción de aguas a Madrid y por otra multitud de datos que poseemos. que en algunas hojas tienen ese origen detalles de usos del suelo (áreas de «monte». posteriores a 1823.000. está deducida de las operaciones geodésicas ejecutadas en el año 1822. de los planos y reconocimientos de los Oficiales franceses ya citados. por ejemplo. por no confundir. de una ancha franja entre Santovenia y Olmedo. Cádiz. El camino de hierro de Aranjuez y la carretera de Toledo. Castellón. 126 JUAN CARLOS CASTAñóN / JEAN-YvES PUYO / FRANCiSCO QUiRóS Por lo que a la hoja de la provincia de Madrid se refiere. Como ya se ha dicho. venían a encontrar aprovechamiento y continuidad en la obra de Coello. Logroño. inédita. no cabe duda de la utilidad que esa cartografía tuvo para el Atlas de Coello y cabe suponer. tanto de los trabajos de Bauzá durante el Trienio Constitucional. la cartografía militar francesa aparece mencionada explícitamente en las hojas de 18 provincias (Barcelona. Huelva. En un caso y otro. Felipe Bauzá. Palencia. como los igualmente inacabados del Ejército francés. el contenido de su advertencia es bien expresivo. Lugo. La Coruña. tanto los trabajos inconclusos del proyecto de Felipe Bauzá. con varios croquises de la parte O. han sido reconocidos personalmente por el autor del mapa. y de gran parte de las orillas del Duero. caseríos. Los dos extremos oriental y occidental. como de los oficiales franceses a partir de 1823. verificadas por los Oficiales del Ejército Auxiliar Francés. pues sólo llegó a publicar las hojas de 33 provincias15. Segovia. varias décadas después. que refleja todo ello con claridad: ADVERTENCIA «La situación de la mayor parte de los pueblos.

molinos de papel. 04 Castanon_2. a las prácticas cartográficas y los sistemas de repre- sentación de los ingenieros geógrafos de los ejércitos napoleónicos primero y del ejército francés de la Restauración después. etc. cuya ejecución se acometió durante el Trienio Constitucional. de especial interés. la correspondiente hoja del Atlas de En la hoja de Madrid.. serrerías. En resumen. La herencia cartográfica y eL avance en eL conocimiento geográfico de españa 127 «Contornos de Madrid»: mapa a batanes. el bosque de Viñuelas. casas de postas. al Norte de Madrid. ventas. a su vez. se enlaza con la institucionalización de la modernidad cartográfica en España. aparecen representados plantíos.indd 127 22/4/08 19:43:01 . Pero también las estaciones telegráficas. montes. esclusas en los canales. como el del Infantado. y a través de los criterios y la práctica cartográfica de Coello. el Soto de Algete. pero además tiene un gran interés por otra razón: a través de él es posible reconstruir el hilo que lleva desde el proyecto de mapa de España del oficial de la Armada Felipe Bauzá (1769-1833). Coello (1848). más los muchos detalles singulares de los contornos de Madrid. al Sur de Arroyomolinos. De ahí. etc. dehesas. al Este de Buitrago. presas y fábricas de cualquier escala 1:100.000 que acompaña a clase sobre los ríos. el Atlas de España de Francisco Coello tiene en sí mismo un extraordinario va- lor como representación cartográfica del país en un período histórico determinado. por ejemplo. presas. o el Bosque del Conde de Oñate.