Está en la página 1de 4

LA NAVIDAD SEGÚN WIKIPEDIA

La navidad (latín: nativitas, 'nacimiento' )? es una de las fiestas más importantes del
Cristianismo, junto con la Pascua y Pentecostés, que celebra el nacimiento de Jesucristo
en Belén. Esta fiesta se celebra el 25 de diciembre por la Iglesia Católica, la Iglesia
Anglicana, algunas otras Iglesias protestantes y la Iglesia Ortodoxa Rumana; y el 7 de
enero en otras Iglesias Ortodoxas, ya que no aceptaron la reforma hecha al calendario
juliano, para pasar a nuestro calendario actual, llamado gregoriano, del nombre de su
reformador, el Sumo Pontífice Gregorio XIII.

Los angloparlantes utilizan el término Christmas, cuyo significado es ‘misa (mass) de


Cristo’. En algunas lenguas germánicas, como el alemán, la fiesta se denomina
Weihnachten, que significa ‘noche de bendición’. Las fiestas de la Navidad se
proponen, como su nombre indica, celebrar la natividad (es decir, el nacimiento) de
Jesús de Nazaret.

Aunque para algunos historiadores la celebración de la Navidad histórica debería


situarse en primavera (entre abril y mayo), y para otros, siguiendo el relato de Lucas
2:8, que indica que la noche del nacimiento de Jesús, los pastores cuidaban los rebaños
al aire libre y que el cielo estaba lleno de estrellas, es poco probable que este
acontecimiento hubiera ocurrido en el invierno (hemisferio norte). La Iglesia cristiana
mantiene el 25 de diciembre como fecha convencional, puesto que en la primavera u
otoño la Iglesia celebra la Pascua.

CALCULO DE LA FECHA DE LA NAVIDAD SEGÚN LOS EVANGELIOS

Algunos expertos han intentado calcular la fecha del nacimiento de Jesús tomando la
Biblia como fuente, pues en Lucas 1:5-14 se afirma que en el momento de la
concepción de Juan el Bautista, Zacarías su padre, sacerdote del grupo de Abdías,
oficiaba en el Templo de Jerusalén y, según Lucas 1:24-36 Jesús nació
aproximadamente seis meses después de Juan. 1Cronicas 24:7-19 indica que había 24
grupos de sacerdotes que servían por turnos en el templo y al grupo de Abdías le
correspondía el octavo turno.

Contando los turnos desde el comienzo del año, al grupo de Abdías le correspondió
servir a comienzos de junio (del 8 al 14 del tercer mes del calendario lunar hebreo).
Siguiendo esta hipótesis, si los embarazos de Isabel y María fueron normales, Juan
nació en marzo y Jesús en septiembre. Esta fecha sería compatible con la indicación de
la Biblia (Lucas 2:8), según la cual la noche del nacimiento de Jesús los pastores
cuidaban los rebaños al aire libre, lo cual difícilmente podría haber ocurrido en
diciembre. Cualquier cálculo sobre el nacimiento de Jesús debe estar ajustado a esta
fuente primaria, por lo que la fecha correcta debe estar entre septiembre y octubre,
principios de Otoño. Además, debe tomarse en cuenta el censo ordenado por César al
tiempo del nacimiento del Hijo de Dios, lo cual obviamente no pudo haber sido en
diciembre, época de intenso frío en Jerusalén, la razón es que el pueblo judío era
proclive a la rebelión y hubiera sido imprudente ordenar un censo en esa época del año.
Como los turnos eran semanales, tal y como lo confirman los rollos del Mar Muerto,
descubiertos en Qumrán, cada grupo servía dos veces al año y nuevamente le
correspondía al grupo de Abdías el turno a finales de septiembre (del 24 al 30 del octavo
mes judío).2 Si se toma esta segunda fecha como punto de partida, Juan habría nacido a
finales de junio y Jesús a finales de diciembre. Así, algunos de los primeros escritores
cristianos (Juan Crisóstomo, 347-407) enseñaron que Zacarías recibió el mensaje acerca
del nacimiento de Juan en el día del Perdón, el cual llegaba en septiembre u octubre. Por
otra parte, según los historiadores, cuando el Templo fue destruido en el año 70, el
grupo sacerdotal de Joyarib estaba sirviendo. Si el servicio sacerdotal no fue
interrumpido desde el tiempo de Zacarías hasta la destrucción del templo, este cálculo
tiene al turno de Abdías en la primera semana de octubre, por lo que algunos creen que
el 6 de enero puede ser el día correcto.

En un tratado anónimo sobre solsticios y equinoccios se afirmo que "Nuestro Señor fue
concebido el 8 de las calendas de abril en el mes de marzo (25 de marzo), que es el día
de la Pasión del Señor y de su concepción, pues fue concebido el mismo día en que
murió". Si fue concebido el 25 de marzo, la celebración de su nacimiento se fijaría
nueve meses después, es decir, el 25 de diciembre.3

Alumbrados Navideños
También se han convertido en una muestra de la época navideña, en donde las calles,
avenidas, plazas, parques, ríos, lagos o montañas se transforman en hermosos escenarios
para el disfrute de los habitantes del lugar o visitantes. La mayoría de las ciudades de
Occidente, y una buena parte de Oriente, colocan alumbrados llamativos y coloridos,
algunos de gran belleza, en sus calles, principalmente en las calles más concurridas,
además de árboles de Navidad de gran tamaño, belenes, etc. También la gente coloca
luces navideñas en los balcones y ventanas de sus casas. Especialmente llamativos son
los adornos y alumbrados navideños de Alemania, Estados Unidos y algunas ciudades
de Europa oriental e Hispanoamérica.

La Navidad en la actualidad

La calles de Torà (Lérida, Cataluña, España) durante las fiestas de Navidad.

Aparte del origen cristiano de la Navidad, esta fiesta ha ido mezclando su carácter
religioso con la tradición de convivencia familiar, debido en gran medida a la
popularidad de esta celebración y a la mercadotecnia.
Es desde el siglo XIX cuando la Navidad empieza a afianzarse con el carácter que tiene
hoy día, pues en ese siglo se popularizó la costumbre del intercambio de regalos; se creó
a Santa Claus y regalar tarjetas de Navidad. Costumbres que con el tiempo la
mercadotecnia (en especial la norteamericana) aprovecharía para expander la Navidad
por el mundo dándole un carácter distinto al religioso, y con temas que poco o nada
tienen que ver con la tradicional celebración navideña.

La Navidad es celebrada por los cristianos, pero también los no cristianos y algunos
ateos utilizan la Navidad, como mero festejo de convivencia social y familiar. Hoy día
el país que celebra más la navidad mundialmente es Puerto Rico: sus festividades
navideñas comienzan desde el día después del día de acción de gracias (noviembre) y
culminan en febrero, en la celebración de la candelaria. También es destacable que en
muchos lugares de Europa y América hay una creciente tendencia, impulsada
principalmente desde las parroquias locales, para recuperar el sentido religioso de la
navidad y su verdadero significado.

En la música

Practicamente la totalidad de cantantes y grupos aprovechan el tirón navideño para sacar


canciones dedicadas a las Navidad o albumes completos del tema, con canciones
propias o adaptaciones de temas populares.

Lo que dicen las enciclopedias

La palabra "navidad" es una contracción de "natividad", que significa natalicio. Esta


fiesta hizo su aparición en la Iglesia Católica y de allí se extendió al protestantismo y al
resto del mundo.

Ahora bien, de donde la recibió la Iglesia Católica? No fue de las enseñanzas del Nuevo
Testamento. No fue de la Biblia ni de los apóstoles quienes habían sido instruidos
personalmente por Jesucristo. La Navidad se introdujo en la Iglesia durante el siglo
cuarto, proveniente del paganismo.

Tradición histórica

Numerosos estudios han situado las raíces del árbol de Navidad en la época de los
romanos, pero lo cierto, aunque parezca mentira, es que hay que remontarse a épocas
muy anteriores. Así, eran los antiguos egipcios quienes celebraban los fines de año con
una ceremonia en la que era común llevar una penca de palma de doce hojas, una por
cada mes del año. Con todas ellas se realizaba una pirámide y se quemaba en honor a
los dioses.

No obstante, el árbol de Navidad, tal y como hoy lo conocemos, tiene su nacimiento en


Alemania. Todo sucedió un día de Navidad de la primera mitad del siglo VIII. San
Bonifacio, un misionero británico, se encontraba predicando un sermón para convencer
a los druidas alemanes de que el roble no era sagrado. En ese momento, un roble cayó
destrozando todos los arbustos y árboles más pequeños que encontró a su paso. Del
desastre consiguió salvarse un pequeño abeto: San Bonifacio lo consideró un milagro y
le llamó 'el árbol del Niño Dios'. Así, en las sucesivas Navidades los cristianos
celebraban la Festividad plantando abetos y, posteriormente, esta costumbre evolucionó
hasta dar lugar a la actual decoración. En España, ha tardado en arraigar y no ha sido
hasta mediados del siglo XX cuando se ha popularizado.

La simbología de la decoración

La colocación en el hogar de un pequeño pino o abeto es uno de los actos más


significativos de la Navidad en nuestros días. Sin embargo, no es suficiente su
presencia, sino que es necesario llenarlo de adornos, entre los que se encuentran las
esferas de cristal, las figuras diversas que se cuelgan o el popular espumillón. No
obstante, si se quiere decorar de forma perfecta es necesario incluir iluminación, que le
proporciona un aspecto más espléndido y navideño.

También se pueden citar una serie de elementos que forman parte de una simbología
cristiana, como la estrella que se coloca en la copa del árbol, que representa el astro que
siguieron los tres Reyes Magos y que les guió hasta Belén. Este elemento puede ser
sustituido por un angelito, que podría venir a interpretar la paz que se vive en estas
fechas, o el Arcángel, que comunicó a la Virgen su estado de buena esperanza.

El resto de los motivos también tienen su significado o constituyen la evolución de otros


elementos simbólicos. De hecho, antes de colocarse luces eléctricas, la iluminación
provenía de velas que simbolizaban purificación y la idea de que Cristo es la luz que
guía al mundo. Por su parte, las herraduras son otro objeto habitual y constituyen un
antiguo amuleto de buena suerte. Tampoco se pueden olvidar las manzanas y bolas de
colores, como una forma de atraer la abundancia para la época venidera y que
aparecieron en Bohemia en el siglo XVIII, o las campanillas, que son muestra de la
alegría de estas fechas.

CUARTETOS.ORG

Nunca debemos olvidar que la esencia de la religión es para servir. Celebrar la Navidad es
una gran oportunidad para poner en práctica un poco más la esencia de la religión de Cristo,
ayudar a los necesitados y llevarles el Evangelio.

REFLEXIÓN: A Dios Padre, la religión pura y genuina es esta: ayudar a los


huérfanos ya las viudas en sus aflicciones y no se mancha con las cosas malas de
este mundo "(Santiago 1:27)

Aunque la fecha exacta o porque ignoran la realidad de su nacimiento es un hecho histórico


de profunda significación para nosotros. No importa la fecha, sólo es que Él se hizo carne y
habitó entre nosotros.