Está en la página 1de 6

W. SACHS (editor), Diccionario del desarrollo.

 Una guía del conocimiento como  
poder, PRATEC, Perú, 1996 (primera edición en inglés en 1992), 362 pp.

INTRODUCCIÓN

Wolfgang Sachs

Los últimos cuarenta años pueden ser denominados la era del desarrollo.  Esta 
época esta llegando a su fin.  Ha llegado el momento de escribir su obituario.

Como   un   majestuoso   faro   que   guía   a   los   marineros   hacia   la   costa,   el 
«desarrollo» fue la idea que orientó a las naciones emergentes en su jornada a 
lo   largo   de   la   historia   de   la   postguerra.     Independientemente   de   que   fueran 
democracias o dictaduras, los países del Sur proclamaron el desarrollo como su 
aspiración   primaria,   después   de   haber   sido   liberados   de   su   subordinación 
colonial.   Cuatro décadas mas tarde, gobiernos y ciudadanos tienen aún fijos 
sus ojos en esta luz centelleando ahora tan lejos como siempre: todo esfuerzo y 
todo sacrificio se justifica para alcanzar la meta, pero la luz continúa alejándose 
en la oscuridad.

El faro del desarrollo fue construido inmediatamente después de la Segunda 
Guerra Mundial.  Siguiendo al colapso de las potencias coloniales europeas, los 
Estados Unidos encontraron una oportunidad para dar dimensión mundial a la 
misión  que sus  padres  fundadores   les   habían   legado:   «ser   el  fanal  sobre   la 
colina».  Lanzaron la idea del desarrollo con un llamado a todas las naciones a 
seguir sus pasos. Desde entonces, las relaciones entre Norte y Sur han sido 
acunadas   con   este   molde:   el   «desarrollo»   provee   el   marco   fundamental   de 
referencia   para   esa   mezcla   de   generosidad,   soborno   y   opresión   que   ha 
caracterizado las políticas hacia el Sur.  Por casi medio siglo, la buena vecindad 
en el planeta ha sido concebida a la luz del «desarrollo».

Hoy   el   faro   muestra   grietas   y   ha   comenzado   a   desmoronarse.     La   idea   de 


desarrollo se levanta como una ruina en el paisaje intelectual.   El engaño y la 
desilusión, los fracasos y los crímenes han sido compañeros permanentes del 
desarrollo y cuentan una misma historia: no funcionó.  Además, las condiciones 
históricas que catapultaron la idea hacia la prominencia han desaparecido: el 
desarrollo   ha   devenido   anticuado.     Pero   sobre   todo,   las   esperanzas   y   los 
deseos   que   dieron   alas   a   la   idea   están   ahora   agotados:   el   desarrollo   ha 
devenido obsoleto.
Sin embargo, la ruina esta ahí y aun domina la escena como un hito. Aunque 
las dudas van creciendo y la incomodidad se siente por todos lados, el discurso 
del desarrollo aun impregna no sólo las declaraciones oficiales sino hasta el 
lenguaje de los movimientos de base.  Ha llegado el momento de desmantelar 
esta   estructura   mental.   Los   autores   de   este   libro   conscientemente   decimos 
adiós   a   la   difunta   idea   a   fin   de   aclarar   nuestras   mentes   para   nuevos 
descubrimientos.

A   lo   largo   de   los   años   se   han   acumulado   pilas   de   informes   técnicos   que 


muestran   que   el   desarrollo   no   funciona;   montones   de   estudios   políticos   han 
demostrado que el desarrollo es injusto.  Los autores de este libro no tratan al 
desarrollo ni como una realización técnica ni como un conflicto de clases, sino 
como un molde mental particular. Porque el desarrollo es mucho más que un 
mero esfuerzo socioeconómico; es una percepción que moldea la realidad, un 
mito que conforta a las sociedades y una fantasía que desata pasiones. Las 
percepciones,   los   mitos   y   las   fantasías,   sin   embargo,   brotan   y   mueren 
independientemente   de   los   resultados   empíricos   y   de   las   conclusiones 
racionales: aparecen y desaparecen, no porque han demostrado ser verdaderos 
o   falsos,   sino   más   bien   porque   están   preñados   de   promesas   o   devienen 
irrelevantes.  Este libro ofrece un inventario crítico de los credos del desarrollo, 
de su historia y sus implicaciones, a fin de exponer al rudo resplandor de la luz 
solar su sesgo perceptivo, su inadecuación histórica y su esterilidad imaginativa. 
Llama a la apostasía de la fe en el desarrollo a fin de liberar la imaginación para 
dar respuestas audaces a los desafíos  que enfrenta  la  humanidad  antes  del 
cambio de milenio.

Proponemos   llamar   era   del   desarrollo   al   periodo   histórico   particular   que 


comenzó   el   20   de   enero   de   1949,   cuando   Harry   S.   Truman   declaró,   en   su 
discurso   de   investidura,   por   primera   vez   al   Hemisferio   Sur   como   «áreas 
subdesarrolladas». El rótulo pegó y subsecuentemente aportó la base cognitiva 
tanto para el intervencionismo arrogante del Norte como para la autocompasión 
patética del Sur.  Sin embargo, lo que nace en cierto momento puede morir en 
otro:   la   era   del   desarrollo   esta   declinando   porque   sus   cuatro   premisas 
fundamentales han sido hechas obsoletas por la historia.

En primer lugar, era obvio para Truman que los Estados Unidos ­ conjuntamente 
con otras naciones industrializadas   ­  estaban   en   la  cima   de  la   escala   social 
evolutiva.    Hoy, esta  premisa  de   superioridad   ha   sido   hecha   trizas   en  forma 
completa y definitiva por la crisis ecológica.  Aceptando que los EE.UU. puedan 
aún sentir que corren delante de los otros países, es, sin embargo, ahora claro 
que la carrera conduce hacia el  abismo.    Por más  de un siglo la tecnología 
significó   la   promesa   de   redimir   a   la   condición   humana   de   sangre,   sudor   y 
lágrimas: Hoy, especialmente en los países ricos, que esta esperanza no es otra 
cosa que un vuelo de la fantasía es el secreto mejor guardado por todos.

Al fin y al cabo, con los frutos del industrialismo aun escasamente distribuidos, 
consumimos   ahora   en   un   año   lo   que   llevó   a   la   tierra   un   millón   de   años 
almacenar.  Ademas, mucho de la esplendorosa productividad esta alimentada 
por el gigantesco consumo de energía fósil; por una parte, la tierra esta siendo 
excavada  y permanentemente marcada  con   cicatrices,   mientras   por  otra   una 
lluvia continua de sustancias dañinas la salpica o se filtra hacia la atmósfera.  Si 
todos los países hubieran seguido exitosamente el ejemplo industrial, se habría 
necesitado cinco o seis planetas para servir como minas y muladares.  Por tanto 
es   obvio   que   las   «sociedades   avanzadas»   no   son   un   modelo;   más   bien   es 
posible verlas, al fin y al cabo, como una aberración en el curso de la historia. 
La  flecha   del  progreso  esta  rota  y   el   futuro  ha  perdido  su  brillo:   lo   que   nos 
depara son más amenazas que promesas. ¿Cómo puede seguirse creyendo en 
el desarrollo, si su sentido de orientación ha desaparecido?

En   segundo  lugar,  Truman  lanzó   la   idea   del   desarrollo   a   fin   de   proveer   una 
visión   consoladora   de   un   orden   mundial   en   que   naturalmente   los   Estados 
Unidos se ubicarían primeros.  La creciente influencia de la Unión Soviética ­ el 
primer   país   que   se   había   industrializado   fuera   del   capitalismo   ­   lo   forzó   a 
aparecer con una visión que comprometería la lealtad de los países que salían 
de la colonización a fin de sostener su lucha contra el comunismo.  Por más de 
cuarenta años, el desarrollo ha sido un arma en la competencia entre sistemas 
políticos.  Ahora que la confrontación Este­Oeste se ha suspendido, el proyecto 
de desarrollo global de Truman esta condenado a perder vapor ideológico y a 
quedarse   sin   combustible   político.     Y   a   medida   que   el   mundo   deviene 
policéntrico, el desván de la historia espera que la categoría «Tercer Mundo» 
sea descargada, una categoría inventada por los franceses a comienzos de los 
1950 a fin de designar el campo de batalla de las dos superpotencias.

No obstante, nuevos aunque tardíos llamados al desarrollo pueden multiplicarse 
a medida que las divisiones Este­Oeste queden absorbidas en la división ricos­
pobres.     Bajo   esta   luz,   sin   embargo,   el   proyecto   completo   cambia 
fundamentalmente   su   carácter:   la   prevención   reemplaza   al   progreso   como 
objetivo del desarrollo; la redistribución del riesgo más que la redistribución de la 
riqueza domina hoy la agenda internacional.  Los especialistas del desarrollo se 
encogieron   de   hombros   con   respecto   al   Paraíso   industrial   largamente 
prometido, pero se apresuran a detener el flujo de inmigrantes, a contener las 
guerras   regionales,   a   impedir   el   comercio   ilícito   y   a   contener   los   desastres 
ambientales.   Están aun ocupados identificando carencias y llenando vacíos, 
pero la promesa de Truman del desarrollo ha sido puesta cabeza abajo.

En   tercer   lugar,  el   desarrollo  ha   cambiado   la   faz   de   la   tierra,   pero   no   como 
intentaba hacerlo originalmente.  El proyecto de Truman aparece ahora como un 
disparate   de   proporciones   planetarias.     En   1960,   los   países   del   Norte   eran 
veinte veces más ricos que los del Sur; en 1980, lo eran cuarenta y seis veces. ­
¿Es   una   exageración   decir   que   la   ilusión   de   «alcanzarlos»   rivaliza   a   escala 
mundial con la ilusión mortal de Montezuma de recibir a Cortez con los brazos 
abiertos? Naturalmente, la mayoría de los países del Sur pisaron el acelerador 
pero   el   Norte   los   adelantó   de   lejos.     La   razón   es   simple:   en   esta   clase   de 
carrera, los países ricos se moverán siempre mas velozmente que los restantes 
porque ellos están engranados a una degradación continua de lo que tienen que 
proponer: la tecnología mas avanzada.   Ellos son campeones mundiales en la 
obsolescencia competitiva.

La   polarización   social   prevalece   también   dentro   de   los   paises;   las   historias 


sobre  el  descenso   del  ingreso  real,   la   miseria   y   la   desesperación   son   todas 
demasiado conocidas. La campana para convertir al hombre tradicional en un 
hombre moderno, ha fracasado. Los antiguos modos han sido destruidos pero 
los nuevos no son viables.  La gente esta atrapada en el dilema del desarrollo: 
el campesino que es dependiente de la compra de semillas y ahora no tiene 
dinero para comprarlas; la madre que no se beneficia ni del cuidado de sus 
compañeras   mujeres   en   la   comunidad   ni   de   la   ayuda   de   un   hospital;   el 
empleado   que   se   ha   establecido   en   la   ciudad,   pero   que   ahora   ha   sido 
despedido como parte de medidas de reducción de costos.   Todos ellos son 
como refugiados que han sido rechazados y no tienen adonde ir.  Rechazados 
por el sector «avanzado» y aislados de los viejos modos, son expatriados en su 
propio país.  Están forzados a sobrevivir en la tierra de nadie entre la tradición y 
la modernidad.

En   cuarto   lugar,   crece   la   sospecha   que   el   desarrollo   fue   una   empresa   mal 
concebida desde el comienzo.  En verdad no es el fracaso del desarrollo lo que 
hay   que   temer,   sino   su   éxito.   ­¿Cómo   seria   un   mundo   completamente 
desarrollado? No sabemos, pero ciertamente seria aburrido y lleno de peligro. 
Puesto que el desarrollo no puede ser separado de la idea de que todos los 
pueblos del planeta se están moviendo en un mismo camino hacia algún estado 
de madurez, ejemplificado por las naciones «que corren a la cabeza» en esta 
visión, los tuaregs, los zapotecos o los rajasthanis no son vistos como si vivieran 
modos diversos y no comparables de la existencia humana, sino como quienes 
son carentes en términos de lo que ha sido logrado por los paises avanzados. 
En   consecuencia,   se   decretó   alcanzarlos   como   su   tarea   histórica.   Desde   el 
comienzo,   la   agenda   secreta   del   desarrollo   no   era   otra   cosa   que   la 
occidentalización del mundo.

El   resultado   ha   sido   una   tremenda   pérdida   de   diversidad.     La   simplificación 


planetaria de la arquitectura, del vestido y de los objetos de la vida diaria saltan 
a   la   vista;   el   eclipsamiento   paralelo   de   lenguajes,   costumbres   y   gestos 
diversificados es ya menos visible; y la homogeneización de deseos y sueños 
ocurre profundamente en el subconsciente de las sociedades.   El mercado, el 
Estado y la ciencia han sido las grandes potencias universalizantes; publicistas, 
expertos y educadores han expandido su reino implacablemente. Naturalmente, 
como en los tiempos de Moctezuma,  los conquistadores  frecuentemente han 
sido   cálidamente   recibidos,   sólo   para   luego   hacer   sentir   su   dominación.   El 
espacio   mental   en   que   la   gente   suena   y   actúa   esta   ocupado   hoy   en   gran 
medida   por   la   imaginería   occidental.     Los   vastos   surcos   de   la   monocultura 
cultural   heredados   son,   como   en   toda   monocultura,   tanto   estériles   como 
peligrosos.   Han   eliminado   las   innumerables   variedades   de   seres   humanos   y 
han  convertido al mundo en un  lugar  desprovisto  de  aventura y  sorpresa;  lo 
«Otro»   ha   desaparecido   con   el   desarrollo.     Ademas,   la   difusión   de   la 
monocultura   ha   erosionado   alternativas   viables   a   la   sociedad   industrial 
orientada   al   crecimiento   y   ha   mutilado   peligrosamente   la   capacidad   de   la 
humanidad   para   enfrentar   un   futuro   crecientemente   diferente   con   respuestas 
creativas.   Los   últimos   cuarenta   años   han   empobrecido   considerablemente   el 
potencial   de   evolución   cultural.   Es   sólo   una   pequeña   exageración   decir   que 
cualquier   potencial   remanente   para   la   evolución   cultural   lo   es   a   pesar   del 
desarrollo.

Cuatro   décadas   después   de   la   invención   por   Truman   del   subdesarrollo,   las 


condiciones   históricas   que   dieron   lugar   a   la   perspectiva   del   desarrollo   han 
desaparecido   en   gran   medida.   Por   ahora   desarrollo   ha   llegado   a   ser   un 
concepto   amebiano,   sin   forma   pero   inerradicable.   Sus   contornos   son   tan 
borrosos  que  no  denotan  nada,   mientras   se   difunde   por   todos   lados   porque 
connota la mejor de las intenciones.  El término es celebrado igualmente por el 
FMI y el Vaticano, por los revolucionarios que portan sus fusiles así como los 
expertos de campo que llevan sus maletines Samsonite. Aunque el desarrollo 
no tiene contenido, posee una función: permite que cualquier intervención sea 
santificada   en   nombre   de   un   objetivo   superior.   En   consecuencia   aun   los 
enemigos se sienten unidos bajo la misma bandera. El término crea una base 
común, un terreno sobre el cual libran sus batallas la derecha y la izquierda, las 
élites y los movimientos de base.
Es   nuestra   intención,   como   autores   de   este   libro,   quitar   del   camino   este 
autodestructivo discurso del desarrollo.  Por una parte, esperamos inhabilitar al 
profesional   del   desarrollo   destruyendo   los   fundamentos   conceptuales   de   sus 
rutinas; por otra parte quisiéramos desafiar a quienes están involucrados en las 
iniciativas   de   base   a   aclarar   sus   perspectivas   descartando   el   incapacitante 
discurso del desarrollo en el cual se están apoyando actualmente.   Nuestros 
ensayos   sobre   los   conceptos   centrales   del   discurso   del   desarrollo   intentan 
exponer   algunas   de   las   estructuras   inconscientes   que   ponen   límites   al 
pensamiento  de  nuestra  época.  Creemos   que   cualquier  esfuerzo  imaginativo 
por concebir una era de posdesarrollo tendrá que superar estas limitaciones.

El   discurso   del   desarrollo   esta   hecho   de   un   tejido   de   conceptos   claves.   Es 


imposible hablar sobre desarrollo sin referirse a conceptos tales como pobreza, 
producción, la noción de Estado, o de igualdad.   Estos conceptos se hicieron 
recién visibles durante la historia moderna de Occidente y sólo posteriormente 
han   sido   proyectados   al   resto   del   mundo.     Cada   uno   de   ellos   cristaliza   un 
conjunto de supuestos tácitos que refuerzan la visión occidental del mundo.  El 
desarrollo ha esparcido tan penetrantemente estos supuestos que la gente ha 
sido   atrapada   por   doquier   en   una   percepción   occidental   de   la   realidad.     El 
conocimiento,   sin   embargo,   ejerce   el   poder   dirigiendo   la   atención   de   los 
pueblos; recorta y resalta cierta realidad, reduciendo al olvido otras maneras de 
relacionarnos con el mundo a nuestro alrededor.   En un momento en que el 
desarrollo   ha   fracasado   evidentemente   como   quehacer   socioeconómico,   ha 
llegado a ser de la máxima importancia liberarnos de su dominio sobre nuestras 
mentes.     Este   libro   es   una   invitación   a   revisar   el   modelo   desarrollista   de   la 
realidad y reconocer que todos nosotros no solamente estamos teñidos, sino 
que   llevamos   anteojos   de   color   si   participamos   en   el   discurso   vigente   del 
desarrollo.

Para   facilitar   esta   revisión   intelectual,   cada   capitulo   profundizara   en   la 


arqueología de los conceptos claves examinados y llamara la atención sobre su 
naturaleza   etnocéntrica   y   hasta   violenta.     Los   capítulos   identifican   el   rol 
cambiante que cada concepto ha tenido en el debate sobre el desarrollo en los 
últimos   cuarenta   años.     Ellos   demuestran   cómo   cada   concepto   filtra   la 
percepción, resaltando ciertos aspectos de la realidad mientras excluye otros, y 
muestran   cómo   este   sesgo   se   enraiza   en   actitudes   civilizatorias   particulares 
adoptadas durante el curso de la historia europea.   Finalmente, cada capitulo 
intenta abrir una ventana hacia otras, y diferentes, maneras de mirar el mundo y 
para   entrever   las   riquezas   y   bendiciones   que   sobreviven   en   culturas   no 
occidentales, a pesar del desarrollo.  Cada capitulo sera valioso si, después de 
leerlo,   los   expertos   y   los   ciudadanos   por   igual   se   ruborizan,   tartamudean   o 
estallan en carcajadas cuando osan pronunciar la vieja palabra.