Está en la página 1de 1

Roque estaba ll orando en el patio.

Algunos de sus compañeros se habí an


estado metiendo con él, como hacían frecuentemente, y no había nada
que le diera más rabia. Pero por mucho que les di jera, gri tara o
amenazara, no dejaban de hacerlo.
El torito Chispa Un chico mayor, que l o habí avisto todo, se acercó y le di jo:
- Si quieres que no te vuelvaa ocurrir eso, tendrás que llegar a ser como El
Brava torito Chispa Brava. ¿Te cuento su histori a?
- ¡Sí !
- Chis pa Brava era un toro de lidia queuna vez pudo ver una televisión
( por Pedro Pablo Sacristán ) desde el prado. Tel evisabanuna corrida de toros , y al ver cuál iba a ser su
final, dedicó el resto de su vi daa prepararse para aquel día, el de su
corri da. Y no tardó en ll egar.
Cuando salió a la plaza, recibió un pri mer puyazo en el l omo. Era muy
Valor Educativo: doloroso, y si ntió cómo s u sangre de toro l e pedía a gritos venganza. Pero
él sabí al o que tenía que hacer, y s e quedó inmóvil . Pronto apareció el
Autocontrol torero provocándole con su capote al viento y su traje rojo. Vol vió a sentir
las mismas ganas de clavarle los cuernos bi en adentro, pero nuevamente,
tragó s ali va y siguió quieto. No importó que siguieran tratando de animar
al torito con puyas , banderillas y muletas : si guió tan quieto, que al cabo de
un rato, toda la plaz aestaba silbando y abucheando, hasta que deci dieron
cambiarde toro, porque resultó el toro más aburri do que s e recuerda. As í
Idea y que Chispa Brava fue devuel to a su prado para seguir vi vi endo
enseñanza Ambientación Personajes tranqui lamente. Y nunca más trataron de torearl e, porque todos sabían
que cl aramente no servía para l as corridas .
principal - ¿Y eso queti ene que ver conmigo?- preguntó Roque.
La mejor forma - Pues todo, chi co. A Chispa Brava le llevaron a una plaz ade toros porque
querían divertirse a su cos ta. Cuanto más hubiera respondido al capote y
de actuar frente las banderillas, más se habrí an di vertido, y no habrían parado hasta
a las burlas de Una plaza de terminar la corrida. A ti te pasa lo mismo con esos abusones. Se divierten a
Un toro bravo tu costa porque ven lo mucho que te enfadas, y eso l es hace una gracia
otros es a través toros
macabra. Pero si hi cieras como ChispaBrava, y no respondieras a nada, se
de la aburrirían y buscarí an a otro, o se i rían ahacer algo que l es resultase más
indiferencia divertido.
Roque no terminabade creérselo. Pero en los dí as s igui entes trató de
hacer caso a aquel chico mayor. Le costó mucho hacerse el i ndiferentel as
pri meras veces que se reían de él, pero no fueron muchas, porque todo
resultó como habí adicho el chico, y en unos pocos días, los abus ones
habían encontrado cosas más divertidas que hacer que meters e con
Roque.