Está en la página 1de 3

Lucio Anneo Séneca

Nació en Corduba hoy Córdoba, España. Fue un filósofo, político, orador y escritor romano
conocido por sus obras de carácter moralista. Séneca pasó a la historia como el máximo
representante del estoicismo romano, en una etapa tan turbulenta, amoral y antiética como
lo fue la plena decadencia de la etapa imperial en que vivió, estoicismo y moralismo.
1) Vivir conforme a la naturaleza es realizar en tu vida el orden de la naturaleza.
2) Vivir conforme a la naturaleza es ser ciudadano del universo.
3) Vivir conforme a la naturaleza es vivir conforme a la razón.

Su infancia la pasa en Roma, donde estudió retórica y filosofía de maestros como Atalo y
Soción, estoico y pitagórico respectivamente. Se interesó por el derecho y ofició como
abogado.
Tras morir Claudio envenenado, Nerón, con dieciséis años, se convierte en emperador, y su
tutor, Séneca, en árbitro del imperio. Es el famoso periodo del gobierno bueno de Nerón.
Durante ocho años la influencia de Séneca es capital, pudiéndose decir que es el verdadero
gobernante del imperio junto con Burro. Introducen reformas fiscales y judiciales, y
fomentan una actitud más humanitaria hacia los esclavos.
Sobre la actitud valerosa ante la vida
No nos atrevemos a muchas cosas porque son difíciles, pero son difíciles porque no nos
atrevemos. Séneca critica con dureza a los teóricos (retóricos) de su tiempo, porque se
limitan a enseñar a los jóvenes a disputar, sin ningún interés por enseñar a descubrir alguna
verdad. Él considera que sería preferible enseñarles a vivir: Sólo se aprende a vivir
viviendo. ¡Estudia!, no para saber una cosa más, sino para saberla mejor.
Sobre la importancia y finalidad de la educación
Aprendamos para la vida y no para la escuela. Prefiero molestar con la verdad que
complacer con adulaciones. Pero enseñar a vivir para Séneca no significa preparar para la
vida social simplemente, sino enseñar a vivir bien, honestamente, conforme a la virtud.
Esto equivale a vivir conforme a la naturaleza del hombre, es decir, conforme a la razón.
Como camino para alcanzar la felicidad, propone reducir las necesidades al mínimo
requerido por la naturaleza. Ello se traduce en sobriedad, templanza, austeridad de
costumbres.
Sobre la libertad
No consiste en dar rienda suelta a nuestras pasiones, caprichos y deseos, sino en
comprender y actuar según las leyes naturales: Libre es quien voluntariamente obedece lo
que necesariamente sucede. Obedecer a Dios es libertad. Preocupado por esa misteriosa
dimensión del tiempo que siempre ha interesado a la filosofía, nos comenta en su libro La
brevedad de la vida lo triste de comenzar a vivir cuando hay que abandonar la vida, por no
haber aprovechado el tiempo de que disponemos: No es que tengamos poco tiempo, sino
que perdemos mucho. Asaz larga es la vida y más que suficiente para consumar las más
grandes empresas si se hiciera de ella buen uso. La vida más breve y más llena de
1
inquietudes es la de aquellos que olvidan el pasado, miran con indiferencia el presente,
temen el futuro.

Aporte a la pedagogía de Séneca.


Séneca no escribió un tratado de índole explícitamente didáctica, sin embargo, en su amplia
producción literaria se hallan valiosas observaciones y consejos referentes a la educación.
Aconseja que el maestro debe partir de la individualidad del educando.

Séneca y la educación para la vida.


Pedagogía senequista.
Para la educación de nuestra vida ofrece este gran filósofo una causa ejemplar que es la
naturaleza, de tal forma vivir bien es vivir conforme a la naturaleza en estos tres aspectos:

Por otro lado, Séneca propone seis medios para conseguir su ideal:
4) El buen ejemplo de los educadores, tanto de los padres como de los profesores.
5) Reducir las necesidades del cuerpo, viviendo la sobriedad y la austeridad de costumbres.
6) Poner orden en la propia vida.
7) Seleccionar las lecturas.
8) Tener buenos amigos.
9) Fomentar la exigencia personal para formar el carácter.
Principios educativos.
· La teoría de la comunicación docente la monta Séneca sobre el esquema de la amistad. El
hombre sabio siente en su alma el deseo de comunicar a otros lo que él sabe. El auténtico
saber se complementa con la comunicación.
· Enseñando a los demás, aprendemos también nosotros.
· Enseñar el auténtico saber por medio de consejos que deben ser: breves y espontáneos por
medio de la bondad.
· La figura de la congruencia en el docente como ejemplo de vida.
· Enseñar para la vida y no para la escuela.
· El fin más nombre de la educación es la posesión de la sabiduría.
Lucio Anneo Séneca.

_______________________________________________________________
Quintiliano
Marco Fabio Quintiliano (Calagurris, 30 d.C.) fue uno de los más conocidos docentes
romanos. Se convirtió en el primer docente con sueldo a cargo del erario público. Estudioso
de los métodos didácticos fue autor de «Sobre la formación del orador», en la que recoge
sus experiencias después de 20 años de docente, donde da las pautas para ser un buen
profesor, y denuncia las prácticas que debían ser erradicadas.
La estrategia educativa de Quintiliano de Calahorra

2
que enseñó hace dos mil años, nos demuestra que a pesar de que había pocos profesionales
de la enseñanza, algunos, como él, se preocupaban de cómo enseñar, cómo aprendían sus
alumnos, y que incluso respetaban y querían a sus alumnos. Él defiende la necesidad de una
moralidad intachable y seriedad del profesor, más teniendo en cuenta la edad de sus
alumnos. En vez de aplicar una disciplina dura, Quintiliano recomendaba alabar las
intenciones de los alumnos, corregirlos sin usar improperios contra ellos, pues al agredirlos,
solo generaban desgana en ellos. Pero, por otro lado, tampoco consideraba adecuado el otro
extremo, es decir, no concordaba con la benevolencia extrema de algunos docentes, pues
para él, ello podría generar autocomplacencia.
Consideraba que no se debía llegar a la monotonía al enseñar, y que para luchar contra ella,
se debía dar un tiempo de descanso a los alumnos, y variar las actividades. Proponía una
temporalización de la jornada escolar incorporando materias diferentes, además de la
gramática, sin agotar a los alumnos, como la música, la astronomía o la filosofía, o la
geometría, por ejemplo, a la cual consideraba muy útil para agudizar el ingenio y favorecer
la rapidez de captación de los adolescentes. Su postura era defendida alegando que cuanto
más pequeño es uno, mayor es la capacidad de aprendizaje y que, si ciertas disciplinas,
como los idiomas, no se aprenden durante los años escolares, difícilmente se consigue en la
edad adulta.
Propone el empleo de juegos como recurso didáctico: Enseñar a través de juegos en los que
se debía felicitar al alumno por haber aprendido algo nuevo, y se debía fomentar la
competitividad, como buen aliado contra la desgana y como premio. Además de usar
trabalenguas, para conseguir una dicción más suelta y articulada. Y consideraba que los
chicos debían sentarse en orden, de acuerdo a sus aptitudes y personalidades adaptando el
método de aprendizaje a sus características y capacidades.
El empleo del castigo físico como medio de disciplina o como fomentador del estudio, muy
usado en estos tiempos, era rechazado por Quintiliano. Pero, este medio de disciplina no
tuvo en su contra una fuerte oposición social; y algunos lo rechazaban porque se utilizaba
con los esclavos y, por ello, consideraban que no debía utilizarse con niños libres.
Finalmente, para Quintiliano, alguien capaz de pegar a un niño o a un adolescente, ya sea
un maestro o un pedagogo, no merece otro adjetivo que el de delincuente; y en lugar de
recurrir a esa violencia, se debía aconsejar a los niños, hablar con ellos para que
aprendieran a obrar correctamente y sin maldad; controlar frecuentemente el trabajo
realizado y, sobre todo, antes de castigarlos averiguar por qué no realizaron tal o cual tarea.
Él busca mejorar un sistema educativo con graves deficiencias.

También podría gustarte