Está en la página 1de 5

 exposiciones

La ciudad participativa

A partir de la idea de que las transformaciones urbanas se producen cuando la población promueve y entiende como propios los
cambios, el colectivo Paisaje Transversal desarrolla desde 2011 un proyecto de participación vecinal en colaboración con
la Asociación de Vecinos de Begoña , en Madrid. La intención es formular nuevas estrategias para la regeneración de la ciudad a
partir de la implicación de los propios habitantes, fortaleciendo la identidad comunitaria y dando respuesta a las demandas
locales. Todo el trabajo realizado hasta ahora fue documentado y las imágenes se exponen en el CentroCentro de Madrid, así
como la metodología y las principales propuestas de intervención del colectivo.

¿Qué es una ciudad


participativa?
Conocedora de sus deberes con la comunidad universitaria, profesional y docente
de la ciudad de Bogotá, la Universidad Nacional de Colombia creó la cátedra
Marta Traba. Esta cátedra, que comenzó a dictarse en el segundo semestre de
2008, obedece a los postulados de calidad, interdisciplinariedad, vínculo entre
investigación y docencia, rigor académico y apertura a distintas perspectivas de
análisis sobre problemas de reconocido interés para las diferentes áreas en que
se desenvuelve la actividad universitaria.

La Cátedra "Martha Traba" tiene como objetivo principal articular las artes y las
humanidades con los procesos sociales como eslabones insustituibles en la
construcción de sociedad, proyectar en el ámbito institucional y social los
resultados de los estudios que en estos campos se realizan en la Universidad y
reflexionar sobre los aportes de las artes y las humanidades en cuanto
importantes agentes culturales.
Contacto: unradioweb@unal.edu.co
Emisión unradioweb: Jueves: 3:00 a.m. y 9:00 a.m. 3:00 p.m. y 9:00 p.m.
RESEÑAS BIBLIOGRÁFICAS
"Una ciudad participativa y eficaz. Derecho a un estado municipal transparente y
cercano a la gente."

de Mónica Bifarello (2005) en Experiencia Rosario (más ciudad / más humana).


Ed. Logos, Rosario, pp. 63-124.

por Pablo Gorbán

Este artículo forma parte del libro que recoge la experiencia de políticas públicas aplicadas en
Rosario en la última década que fuera editado con motivo de La Feria de Gobernabilidad realizada
en dicha ciudad, en el marco de la distinción otorgada por el Programa de las Naciones Unidas para
el Desarrollo por los logros obtenidos en materia de desarrollo social.

Una de las características más significativas del documento que nos ocupa es la visión renovada que
ofrece de la gestión pública. En los últimos años, el concepto de "democracia representativa" se ha
ido transformando, desarrollándose instrumentos que ayudan a hacer de ella una democracia
también participativa, que plantea nuevas formas de articulación entre la sociedad civil y el Estado en
la búsqueda de fortalecimiento del sistema democrático.

En este contexto, el gobierno local debe jugar un papel importante como "agente de desarrollo
estratégico" que impulse y trabaje para la "construcción de ciudadanía", un concepto que es clave en
la formulación de políticas públicas y el cual va dejando entrever su significado a medida que
transcurre el ensayo.

Esa relación entre Estado y sociedad civil, que evoluciona y se transforma desde la gestión, se
encuentra tanto explícita como subyacente lo largo de la obra. Es causa y consecuencia de las
políticas aplicadas y es el eje central a partir del cual se encaran la transformación y el rediseño del
Estado local.

La estructura del documento presenta tres secciones diferentes pero relacionadas. La primera hace
referencia al proceso de planificación estratégica desarrollado en la ciudad. La segunda describe el
proceso de reforma de la gestión local en relación con la descentralización. Y la tercera destaca el rol
jugado por la participación ciudadana en la reconstrucción de la esfera pública.

En la primera sección se detalla el proceso de implementación del Plan Estratégico y sus


consecuencias en torno a la calidad de la interacción del gobierno con las organizaciones
empresariales y con la sociedad civil. Aquí, la gestión pública se nutre de este vínculo para
transformarse en abierta, flexible y participativa, a la vez que expresa esta nueva fisonomía en una
relación con la ciudadanía más institucional que directa.

En la segunda sección se destaca el proceso de descentralización en el marco de la modernización


municipal. Más allá de la tecnología digital, el proceso requiere nuevas tecnologías de gestión que
permitan alcanzar los objetivos de eficacia en la prestación de servicios y participación de los vecinos
en la iniciativa. Para esto se trabaja en tres aspectos básicos de la descentralización: el operativo, el
administrativo y el político, los cuales se materializan territorialmente en seis distritos municipales. En
todo esto se observa un claro intento de acercar la gestión al ciudadano, de simplificar y agilizar los
procesos.

En la tercera sección se hace una revisión del recorrido de Rosario en materia de participación. Por
un lado, se discuten las distintas formas y matices de la misma, destacando las experiencias a
escala de barrio, de distrito y de ciudad. Por otro, se centra la atención en una experiencia clave,
como es el Presupuesto Participativo; y en la búsqueda de un modelo de cogestión esta herramienta
permitiría acercarse hacia los objetivos de participación, democracia y transparencia.

Estos temas ilustran el tono general del artículo, descriptivo pero a la vez crítico. Cualquier reforma
puede fracasar si no está bien determinada su orientación política. Se deben tener claros el horizonte
de acción y la visión de la ciudad que se pretende como condición previa de la aplicación o puesta
en marcha de estos procesos. En este sentido, esta obra proporciona una aproximación muy
interesante en lo que respecta a las vinculaciones entre la política, las modalidades de gestión y la
participación de la ciudadanía en los procesos de gobierno.

El informe, si bien adolece de detalles en cuanto a la búsqueda de consensos y al grado de cohesión


social necesario para avanzar en la reforma, además de un aporte a la difusión de la experiencia
Rosario, constituye una lectura altamente recomendable para todos aquellos que, desde el sector
público, intentan, a través de la gestión, avanzar hacia un modelo de democracia que genere las
condiciones para una nueva relación entre Estado y sociedad civil.

La Ciudad de México, una Ciudad participativa

Democracia y participación ciudadana son dos conceptos que van de la mano. La


democracia no puede existir si no hay un involucramiento de la sociedad en los
asuntos que son competencia de todos, no solo de las autoridades que nos
gobiernan sino de la ciudadanía en general.

El concepto de democracia a lo largo de muchos años, se pensaba que solo era


salir a las urnas y votar, por ello, la mayor parte de las personas, solo
defendíamos que nuestro voto se contara y se contara bien. Hoy en día, los
ciudadanos y ciudadanas nos hemos vuelto más exigentes, ahora también
demandamos tener un mejor bienestar social y porque no decirlo una mejor
calidad de vida en nuestra Ciudad.
Transparencia y rendición de cuentas, es otra de las constantes que se da en
nuestra sociedad hoy en día. Gobiernos incluyentes, más cercanos a la gente,
obliga a diseñar políticas públicas acordes con las constantes transformaciones
sociales que se dan en la gran metropolí y coadyuva a la evaluación ciudadana
hacia nuestras autoridades.

Esta nueva relación entre ciudadanos y gobierno en la Ciudad de México, reviste


la importancia de contar con diferentes instrumentos de participación ciudadana
como son: plebiscito, referéndum, consulta popular, presupuesto participativo,
etc.

Somos la primera Ciudad en tener una Ciudad Participativa. La participación de


las ciudadanas y ciudadanos sirve para mejorar y ampliar los derechos adquiridos
y al mismo tiempo promover nuestras responsabilidades sociales, referidas en la
Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos.

Recordemos que el reconocimiento y ampliación de los derechos civiles y


posteriormente los políticos, ha sido uno de los factores fundamentales bajo los
cuales se han ido construyendo los Estados democráticos a lo largo de nuestra
historia, y muy recientemente se han incluido los derechos sociales y la
protección al medio ambiente.

Lo anterior, ha sido posible con la participación ciudadana. Hoy en día, los


ciudadanos no pueden estar al margen de lo que sucede en su país ni en
metrópoli, debemos participar en el diseño y formulación de políticas públicas en
beneficio de nosotros mismos, debemos seguir siendo una sociedad responsable
con nuestro país y con nuestra Ciudad.

Si queremos que nuestras voces sean escuchadas, vayamos a las urnas;


participemos dialogando para resolver cualquier conflicto que se nos presente;
seamos tolerantes frente a cualquier adversidad, propongamos soluciones a los
problemas que vivimos a diario.

Seamos una sociedad dinámica con propuestas concretas a problemas comunes


dejando de lado la desconfianza y el enojo hacia todos los actores políticos, con
el firme propósito de influir en las decisiones de quienes nos gobiernan y
representan, nuestra Ciudad.

Flor de loto: Las decisiones públicas deben tomarse conforme al interés general y
no al interés personal o de grupos.