Está en la página 1de 4

FUNDACIÓN UNIVERSITARIA CLARETIANA

IDENTIDAD Y PENSAMIENTO CLARETIANO

FRANCISCO JAVIER PEÑA HERRERA

TRABAJO PRESENTADO POR;


GILDARDO ANTONIO NOREÑA CASTAÑO
HIGINIO RAFAEL ACEBEDO RÁMIREZ
JAIR ANDRÉS AGUDELO RESTREPO

2018
¿Qué razones tuvo Claret para identificarse con los pobres?
Indudablemente San Antonio María Claret fue descubriendo el misterio de Dios en la
experiencia humana del contexto en el que va transcurriendo su vida, lo que le permite
tener una apertura y sensibilidad en la que va desarrollando, una verdadera caridad
entendida como el ejercicio del amor por el otro (El oprimido, excluido, marginado,
olvidado). La exhortación que Pablo hace a la Comunidad de Filipo “tened los mismos
sentimientos de Cristo Jesús” es el camino que encarnar la Palabra y la acción del
Evangelio en la vida de Claret, un corazón lleno de amor.
La vida de Antonio Claret está marcada de forma intensa por experiencias múltiples y
contrapuestas, espirituales, sociales y políticas, desde su infancia, fue experimentando
fuertes estímulos para su futura vocación de evangelizador, su precoz vivencia
espiritual de Dios Padre, ofendido por el pecado de los hombres, y la deshumanización
del hombre por el mal y el pecado. En su juventud tubo interés por la industria textil,
pero un conjunto de sinsabores y experiencias religiosas nada positivas, provocaron en
él una crisis espiritual y profesional y la toma a radical que lo llevan a la decisión de
buscar su camino vocacional, movido por una frase del evangelio o mejor un
cuestionamiento, ¿de qué le sirve al hombre ganar todo el mundo si finalmente pierde
su alma?
Se propuso imitar en todo Jesús (Jesús misionero), de esta forma se fue fraguando
definitivamente el carisma claretiano que lo identificaría toda su vida como un misionero
apasionado y universal. Como lo exponía en sus predicas “Si somos Iglesia, somos
Misión”.
A primera vista, afirmaría que lo que lleva a Claret a identificarse con los pobres, es el
evangelio. la pobreza y la opresión son casi tan antiguas como la humanidad, la
situación era parecida en los días de Jesús, la ocupación romana y la estratificación
social impuesta por el templo judío en cabeza del sumo sacerdote marcaban la
marginación de los pobres, aunque el contexto sea diferente en el tiempo de Claret,
Jesús no solo se compadeció de los pobres, sino que se interesó personalmente por
sus necesidades, así que su actividad misionera se centra en mostrar el amor
incondicional del Padre, un amor que dignifica y no excluye.
Claret en concordancia con la imitación de Cristo ve en el sistema social, político,
económico religioso, la desigualdad, un mundo que no es justo con el que mas
necesita. Así que se propone buscar las formas y las herramientas primero para crear
conciencia y hacer un llamado, y segundo para humanizar la vida buscando un sistema
u orden lejos de la corrupción social que sea justo dando esperanza de un mundo
mejor.

¿Cómo emancipar y transformar la sociedad en que vivimos?


Claret, interpreto la realidad del entorno sin dejarse vislumbrar del materialismo lo que
le permitió ver el mundo desde otra perspectiva. Desafió el contexto de su realidad y
vivió en carne y hueso lo que se estaba presentándose en su época. Se relacionó y
tuvo contacto con los demás en el entrañable amor por los pobres y el deseo de
cambiar la realidad por una sociedad más justa para humanizar el entorno y aún más
allá.
¿Cuál podría ser el compromiso transformador que usted asumiría y cuál el
aporte al mundo de los pobres que usted plantearía?
Centrándonos en el panorama de nuestra Colombia un país de exclusión social y la
violencia fenómeno, que ha sido tan estudiado en las ciencias sociales, donde grupos
de ella, no les permiten acceder a escenarios económicos, políticos, sociales o
culturales, causando un descontento y deteriorando los niveles de vida. que señalan la
desigualdad, la pobreza y las debilidades del Estado para responder a las demandas
sociales.
Partiendo de que este espacio es académico, comenzaría por decir que el primer paso
es dejarnos mover al igual que Claret por la Pasión por Dios, y pasión por el hombre
que sin duda alguna dinamizan la actividad misionera, con un corazón lleno de amor, la
palabra la buena noticia que interpela llevando a mirar la realidad y al desafío del
actuar sobre ella. Un segundo momento está en transformar nuestra mentalidad de
acaparamiento que nos ha llevado a ser corruptos y egoístas, creo que esto se logra a
través de la educación, de una educación que nos permita visualizar los fenómenos
sociales, políticos, económicos, religiosos como la oportunidad de crear oportunidades
de justicia e igualdad social para todos. El evangelio y la formación, debe situarnos en
la reflexión de nuestros actos del día a día, de cómo desarrollamos nuestra
cotidianidad, y de como esto afecta nuestro entorno, un entorno de una u otra manera
plagado de necesidad, nos cruzamos todos los días con la indigencia, los desplazados,
los lisiados que se rebuscan la vida en semáforos de nuestra ciudad, el drama humano
esta por todo lado ante nuestra mirada indiferente. La pregunta que nos hacemos no
solo como estudiantes si no ante todo como creyentes motivados por el actuar del acto
liberador de Jesús, luego de realizar una reflexión ¿Aun hay esperanza para
transformar este drama? Y la repuesta es si, el evangelio es un acto liberador y ante
todo de fe y esperanza.
Por último, comenzar a participar del diseño, planificación y ejecución de proyectos
humanizadores que conlleven a dignificar la existencia del necesitado en cualquiera de
sus dramas desarrollando una armoniosa articulación y equilibrio entre la línea de
pensamiento y la practica existencial. Seguramente en nuestras localidades ya existen
proyectos humanizadores misionales.

Creemos que si abordamos el pensamiento de Claret, para materializarla estaríamos


dando el primer paso, de allí la visión y misión de la uniclaretiana con una ética social
estando comprometido y comprometer a otros para embarcarlos en esta misión que es
reinterpreten la realidad para poder ver la realidad de Colombia concientizándose
asimismo y concientizando a los demás para poder trasmitir esta herencia teniendo en
cuenta quien rige este mundo capitalista y neoliberal, para no ser inocentes frente al
mostro, el cual no podemos enfrentar política ni económicamente pero si el concientizar
al ser humano de la realidad. Jesús concientizo a 12 y 12 concientizaron a 120 y 120
concientizaron a Roma, a Europa y hasta el mundo entero.
¿Por dónde podemos comenzar?
 La familia como núcleo de la sociedad es la primera por donde se puede
comenzar.
 El compromiso des de la fe o sea las iglesias y des de la iglesia asía la
comunidad ciudadanía
 Des de los colegios y universidades la educación en la fe alcanza así a lo
público evangelizado des de la

San Antonio María Claret, (1981). Autobiografía y escritos autobiográficos,


BAC.
K. RAHNER, (2004). De la necesidad y don de la oración, Mensajero. Bilbao
J. M. LOZANO CMF, (1983). Un místico de la acción. San Antonio María Claret,
Barcelona.