Está en la página 1de 2

Plan de 52 semanas para memorizar

La Biblia
Si estuviéramos caminando de noche por una vieja senda en el campo,
¿preferiríamos tener una mini linterna, una linterna o un reflector?

La mayoría elegiría un reflector. Queremos tener la máxima visión para


evitar el peligro. Cuanta más luz tengamos, mejor estaremos en ese camino
oscuro. Lo mismo sucede con la Palabra de Dios. Al transitar las oscuras
sendas de la vida, podemos llevar una mini linterna (unos 10 versículos
bíblicos), una linterna (alrededor de 100 versículos) o un reflector (1000
versículos). Cada versículo que memorizamos aumentará la fuerza de la luz
que tenemos para guiar nuestros pasos en este mundo. Necesitamos esas
palabras.

Los seres humanos viven de palabras. Son el combustible que nos sostiene
y nos caracteriza como criaturas hechas a la imagen de Dios. Las palabras
que guardamos y que nos alimentan tienen grandes consecuencias en
nuestra vida sobre esta tierra y más allá. Por eso cuando la astuta serpiente
hablo en el jardín del Edén, se concentró en las palabras que Dios les había
dicho a Adán y Eva.

≪¿Conque Dios os ha dicho: No comáis de todo árbol del huerto?≫,


pregunto. Hasta aquel momento, la clara palabra de Dios gobernaba las
decisiones y la conducta de la primera pareja. La pregunta de la serpiente
tuvo el efecto de neutralizar la palabra que Dios les dio a Adán y Eva. Ya
sabemos las consecuencias. Sigamos avanzando. Jesús acababa de ser
bautizado y estaba por comenzar Su ministerio público. El tentador que
apareció en Edén se acercó a Él en el desierto de Judea con tres
tentaciones atractivas.

A cada una de ellas, Jesús respondió con palabras sagradas que había
memorizado y que habían aguzado Sus pensamientos, Sus afectos y Su
toma de decisiones. Conocemos las consecuencias y estamos eternamente
agradecidos.

Dallas Willard, que tiene numerosos escritos sobre disciplinas espirituales,


señala que ≪La memorización de la Biblia es de fundamental importancia
para la formación espiritual. Si tuviera que elegir entre todas las disciplinas
de la vida espiritual, escogería la memorización de la Biblia, porque es una
manera fundamental de llenar la mente con lo que necesita≫.

Aquí presentamos un plan de 52 semanas para memorizar la Biblia. En cada


semana, se sugieren dos pasajes sobre el mismo tema. El plan comienza
con algunas verdades teológicas. Luego nos lleva a una travesía cronológica
que abarca desde Abraham hasta los profetas hebreos. Después, el plan
vuelve a una orientación más temática diseñada para describir como Dios
reconcilia consigo al ser humano, crea Su cuerpo (la Iglesia), y luego guía a
los creyentes a una creciente semejanza con el Hijo de Dios, Jesucristo. Los
pasajes de cada semana también se identifican con un ≪concepto bíblico≫.

Estos quince ≪conceptos bíblicos≫ sirven como una herramienta para


categorizar las principales verdades presentadas en la Biblia. Todo el
currículo de estudio bíblico diseñado hasta la fecha por LifeWay Christian
Resources se construye sobre estos quince ≪conceptos bíblicos≫. Si utiliza
estos recursos de estudio, el plan de memorización de 52 semanas será un
apoyo para lo que estudiará a lo largo del año.

Tema Principio; Desafío Concepto bíblico


1. Dios el Creador Génesis 1:1; Juan 1:1-5 Dios
2. Seres humanos Génesis 1:26-28; Salmo 8 Humanidad/Individuo
3. El pecado Génesis 3:6-7; Santiago 1:12-15 Rebelión y pecado
4. Consecuencias pecado Romanos 6:23; Juan 8:34-35 Rebelión y pecado
5. Jesucristo Juan 14:6; Mateo 1:21-23 Jesús
6. Las Escrituras 2 Timoteo 3:16-17; Romanos 15:4 Revelación y
autoridad/Biblia
7. La revelación de Dios: la creación
Romanos 1:20; Salmo 19:1-6 Creación, soberanía
y providencia
8. La revelación de Dios: la ley
Salmo 119:13-16; Salmo 19:7-14 Revelación y
autoridad/Biblia
9. La Escritura: visión de Jesús
Mateo 5:17-20; Lucas 24:44-45 Revelación y
autoridad/Biblia