Está en la página 1de 3

Frente a la crisis generalizada de la familia, creo que nuestra sociedad necesita escuchar la verdad

acerca de la persona humana y la creación en la historia; un camino que está centrado en la


familia.

Tal vez no solo se esté destruyendo la capa de ozono, el ambiente y los bosques sino también la
raza humana . Esto lo podemos ver en muchas maneras: La tasa de divorcios. Los índices de
abortos. Más y más parejas sin casarse viviendo juntas. Más y más niños que nacen fuera del
matrimonio. Las uniones libres , entre personas del mismo sexo , y no pasara mucho tiempo es que
se practique la poligamia libremente también Podemos ver esto en como las personas tratan de “re
definir” el matrimonio.

Yo estoy más convencida que nunca de que tenemos un deber de conducir nuestra sociedad hacia
las relaciones solidas y perdurable de una familia y no las uniones caprichosas e inestables .
Necesitamos restaurar el sentido vital de “la ecología humana”. Necesitamos ver que la familia,
arraigada en el matrimonio, es el ámbito natural de la vida y la civilización.

No por eso dejaran de existir divorcios o uniones homosexuales en el ejercicio de la libertad


individual . Lo que tal vez deberíamos considerar es la posibilidad de admitir que no es ese el
camino que debe recorre la institución familiar para el interés individual de las personas . Tenemos
miedo a reconocer lo que la naturaleza misma reconoce inexorablemente , somo de la especie
animal pero somos los únicos que desviamos nuestra propia naturaleza . Tampoco utilizamos el don
que se nos dio de manejar nuestros instintos para diferenciarnos de las otras especies. Fuimos
dotados de dominio propio , sin embargo optamos vivir y actuar como las especies que solo hacen
los que sus cuerpos le demandan . Hacer lo que se siente en el momento que se desee , sin importar
las consecuencias ni quienes terminen lesionados con esta actitud . Y es eso lo que venimos a abalar
con una legislación que no esta basada en la libertad como en el poder hacer lo que se debe , sino
en el hacer lo que se quiere .
Debemos reconocer que cada sociedad en cada época, siempre ha entendido que el matrimonio es
la unión para toda la vida de un hombre y una mujer, para su bienestar y para la creación y la
educación de los hijos. En cada sociedad, en cada época, el matrimonio y la familia siempre han
sido acerca de los niños. Porque nuestros niños son el futuro de nuestra sociedad.

Nuestra sociedad está ansiosa por experimentar nuevas emociones y experiencias pero no esta
preocupada por la familia ni por el interés de los niños .
Esto lo podemos ver en muchas maneras: La tasa de divorcios. Los índices de abortos. Más y más
parejas sin casarse viviendo juntas. Más y más niños que nacen fuera del matrimonio. Niños que
crecen lejos de sus padres , con relaciones afines o con abuelos , sabiendo que el vinculo que crea y
alimenta las fortalezas de los caracteres , otorgados por papa y mama es insustituible , no puede ser
reemplazado con afectos que solo rellenan una carencia que nunca llega a tener la misma
efectividad .
Consecuentemente se entiende como las personas trabajan tratando de “redefinir” el matrimonio.
Ya sea en la heterogeneidad , en la cantidad de integrantes y en la estabilidad . Experimentando
nuevas formas de vida que en forma subyasente denota la falta de madures en las personas y en los
proyectos de familias iniciados.

El fundamento opuesto a esta realidad es que 100 años de un Código Civil que adopta la
estabilidad, el matrimonio heterogéneo y la protección de la familia conservadora no bastaron
para que ese modelo subsista Es así que hoy notamos una realidad de familia que queda
totalmente al margen de la intención del codificador y las leyes se volvieron totalmente anacrónicas
e inaplicables . Ya que obviamente las personas no hacen los que establecen las leyes . Por eso
mismo no disminuye, los asesinatos, los hurtos y los diversos delitos , por que solamente con las
leyes no se puede dirigir el comportamiento humano , Tal vez por eso algunos afirman que la
venta de mariguana drogas debe despenalizarse , por que son mayoría los que consumen y no se
puede evitar , entonces hay que regular , normalizando así el lamentable flagelo de autodestrucción
y destrucción asistida por el consumo de drogas .

Yo estoy más convencida sin embargo, las políticas de estado deben de conducir la sociedad a la
la familia y la estabilidad de vínculos, y respetar orden natural de la creación , todo lo contrario de
lo que ocurre con el nuevo código

Debemos reconocer que cada sociedad en cada época, siempre ha entendido que el matrimonio es la
unión para toda la vida de un hombre y una mujer, para su bienestar y para la creación y la
educación de los hijos. En cada sociedad, en cada época, el matrimonio y la familia siempre han
sido acerca de los niños. Porque nuestros niños son el futuro de nuestra sociedad.
Todavía algunos podemos recordar que las instituciones -escuelas, medios de comunicación,
industria y gobierno- todos estaban de acuerdo. Nuestras políticas y valores, animaban los
matrimonios sólidos y apoyaban a los padres en sus esfuerzos para criar hijos sanos y virtuosos.
Las cosas han cambiado.
El control de la natalidad y las tecnologías reproductivas cortan los lazos naturales entre el acto
marital y la procreación de los hijos. Nuestra cultura ahora promueve un individualismo radical que
define la libertad sexual como la fuente de la verdadera felicidad.
Estos y otros cambios están detrás de las confusiones que vemos hoy en este Código Civil y
Comercial respecto de la Familia

Hay muy poca preocupación por los niños. Esto es triste, porque ellos serán los “sujetos” de todos
nuestros experimentos sociales. Ellos llevarán las consecuencias de todas nuestras nuevas maneras
de definir lo que significa estar “casado” o ser “padres” o ser una “familia”.
Nosotros no podemos gobernar nuestra sociedad sobre la base de necesidades centradas en nosotros
mismos. Como adultos y como ciudadanos, tenemos una obligación moral de mirar más allá de
nosotros mismos. De pensar en el bien común de nuestra sociedad. De pensar en las futuras
generaciones pero las leyes hoy están enfocadas solamente sobre los adultos y las relaciones que
desean.

Los niños tienen derecho de crecer en un hogar con la madre y el padre que les dieron la vida y
quienes prometieron compartir sus vidas para siempre. Ellos tienen el derecho de nacer en una
familia fundada en el matrimonio, donde ellos pueden descubrir su verdadera identidad, su dignidad
y su potencial. Donde ellos pueden aprender en amor el significado de la verdad, la belleza y la
bondad.
De modo que tenemos el deber –cada uno de nosotros como ciudadanos- de promover y defender
esos derechos para nuestros niños. Nuestros niños no tienen voz. Ellos dependen de nosotros.