Está en la página 1de 6

LIMITACIONES A LA LIBERTAD DEL TRABAJO

Ensayo
Los límites de Derecho del trabajo moderno, ya que hay situaciones y fen6menos
en los que la aplicaci6n de aquellas técnicas es "itlgo claramente inadecuado como
cuando se habla de la huelga de impuesto 0 la huelga de inversiones. Sin embargo, es
más difícil mantener este criterio en otras situaciones. No puede afirmarse hoy, por
ejemplo, que el derecho sindical se mueva estrictamente en los marcos de 10 que se ha
considerado habitualmente como Derecho del trabajo

Técnica, economía, política, cultura, en suma, de las sociedades industrializadas


configuran la formaci6n del Derecho del trabajo y dan contenido, al tiempo que
dinamizan, a sus instituciones. A través de esa formaci6n dinámica, ha de buscarse ese
núcleo de conexi6n o núcleo de imputaci6n, por usar de expresiones a cufiadas en la
doctrina iuslaboralista espaciosa, que sirve de referencia central a estas instituciones.
Ese núcleo se obtiene casi intuitivamente ya que todas las instituciones jurídico-
laborales, cualquiera que fuese su impacto social posterior, tienen como primer y
principal cometido 0 funci6n la de regular un determinado tipo de trabajo 0 la de
establecer medios y procedimientos para la regulaci6n de ese tipo de trabajo. Así, por
ejemplo, el sindicato podría llegar a ser un sujeto político de primer orden, pero su
funci6n principal y trascendente -su condici6n de posibilidad existencial- es negociar
las condiciones de trabajo y sin esa funci6n no existiría, y si existe no puede
denominarse apropiadamente "sindicato".
Los derechos fundamentales, si bien no deben ser condicionados en cuanto a su
ejercicio, están sujetos a límites, explícitos o no. En palabras de José Luis Cea, estos
derechos se tratan "de atributos que jamás tienen alcance absoluto, pues si lo poseyeran
se convertirían en prerrogativas típicas de un déspota que obra, con rasgos ilícitos o
abusivos" Es así que el ejercicio de los derechos fundamentales se encuentra restringido
por determinadas exigencias propias de la vida en sociedad. Ello no se contrapone a la
convicción de entender que el Ser Humano ha de ser el centro de toda comunidad
organizada, sino, muy por el contrario, se vincula con un reforzamiento de las garantías
de una existencia plena, pacífica y respetuosa por los derechos y la dignidad humana.
Reconocer, por tanto, que los derechos están sujetos a limitaciones no significa
restar a estas facultades del máximo valor y relevancia en el ordenamiento jurídico. Se
trata de un conjunto de atributos, cuyo respeto y protección son una de las claves más
importantes para evaluar la verdadera legitimidad de un modelo político y social. Y
ello, finalmente, por cuanto son derechos que cuentan no sólo con una naturaleza
subjetiva, sino que también con una dimensión objetiva que excede a la mera titularidad
radicada en una persona determinada y, especialmente, por su íntima ligazón con la
más noble esencia del ser humano, como es su dignidad. Con esa misma carga
valorativa, Jorge M. Quinzio nos recuerda: "Los Derechos Humanos no son para
aprenderlos de memoria. Todo el catálogo de los Derechos Humanos es para mejorarlos
y sacar conclusiones de cuando ellos fueron vulnerados, para nunca más vivirlo ni
negarlos, para que todos tengan conocimiento de ellos, para hacerlos valer, respetarlos
y exigir su respeto, vigencia y garantía y hacerlos aplicables"

No obstante lo anterior, y como hemos dicho, los Derechos Fundamentales no son


absolutos ni ilimitados, sino que en verdad se encuentran sometidos a una serie de
restricciones o limitaciones que provocan que su titular no pueda ejercer válidamente
una determinada prerrogativa en ciertas circunstancias. Jaime Guzmán lo explicaba en
sus cátedras: "Los derechos humanos no son absolutos, en el sentido de ilimitados.
Desde el momento en que su titular es un ser contingente y no absoluto, limitado y no
infinito, sus derechos están sujetos, forzosa e inevitablemente a ciertos límites (...). Más
allá de los límites que impone la moral en aquellos ámbitos que corresponden
exclusivamente al juicio de Dios y de la propia conciencia, la vida en sociedad exige
que el ordenamiento jurídico también consagre limitaciones al ejercicio de todos los
derechos humanos, en aras del bien común.
Las limitaciones o restricciones a los derechos fundamentales pueden ser
clasificadas según diferentes criterios, a saber: Clasificación según las circunstancias
en las que operan Pueden ser limitaciones ordinarias o extraordinarias: Son
limitaciones ordinarias aquellas que operan siempre, y que afectan el ejercicio de un
derecho tanto bajo condiciones de normalidad constitucional, como bajo situaciones de
excepción constitucional. Representan la regla general y se aplican en todo momento.
Nos referimos a las limitaciones que nacen del respeto por los derechos de las demás
personas, a las limitaciones de origen material y a las limitaciones de origen positivo.
Mientras las dos primeras se entienden implícitamente insertas en cada derecho, las
últimas son las que están expresamente consideradas por el ordenamiento jurídico.
Son limitaciones extraordinarias (también llamadas "excepcionales"), aquellas
que se producen sólo durante circunstancias de emergencia social o institucional, y que
han dado curso a la declaración de estados de excepción constitucional. Artículo 89 El
trabajo es un hecho social y gozará de la protección del Estado. La ley dispondrá lo
necesario para mejorar las condiciones materiales, morales e intelectuales de los
trabajadores y trabajadoras. Para el cumplimiento de esta obligación del Estado se
establecen los siguientes principios: Ninguna ley podrá establecer disposiciones que
alteren la intangibilidad y progresividad de los derechos y beneficios laborales.
En las relaciones laborales prevalece la realidad sobre las formas o apariencias.
Los derechos laborales son irrenunciables. Es nula toda acción, acuerdo o convenio que
implique renuncia o menoscabo de estos derechos. Sólo es posible la transacción y
convencimiento al término de la relación laboral, de conformidad con los requisitos
que establezca la ley. Cuando hubiere dudas acerca de la aplicación o concurrencia de
varias normas, o en la interpretación de una determinada norma, se aplicará la más
favorable al trabajador o trabajadora. La norma adoptada se aplicará en su integridad.
Toda medida o acto del patrono o patrona contrario a esta Constitución es nulo
y no genera efecto alguno. Se prohíbe todo tipo de discriminación por razones de
política, edad, raza, sexo o credo o por cualquier otra condición. Se prohíbe el trabajo
de adolescentes en labores que puedan afectar su desarrollo integral. El Estado los o
las protegerá contra cualquier explotación económica y social. Artículo 90 La jornada
de trabajo diurna no excederá de ocho horas diarias ni de cuarenta y cuatro horas
semanales. En los casos en que la ley lo permita, la jornada de trabajo nocturna no
excederá de siete horas diarias ni de treinta y cinco semanales. Ningún patrono o
patrona podrá obligar a los trabajadores o trabajadoras a laborar horas extraordinarias.
Se propenderá a la progresiva disminución de la jornada de trabajo dentro del
interés social y del ámbito que se determine y se dispondrá lo conveniente para la mejor
utilización del tiempo libre en beneficio del desarrollo físico, espiritual y cultural de
los trabajadores y trabajadoras. Los trabajadores y trabajadoras tienen derecho al
descanso semanal y vacaciones remunerados en las mismas condiciones que las
jornadas efectivamente laboradas. La idea de la limitación de un derecho fundamental
involucra la restricción en el legítimo ejercicio del mismo, de modo tal que el intento
por actuar bajo su amparo y en la hipótesis de restricción, en verdad se trata de una
conducta de su titular, contraria al ordenamiento jurídico y, por lo mismo, susceptible
de consecuencias desfavorables para el mismo.
Así mismo La jornada laboral en una empresa debe ajustarse a las limitaciones
físicas que tenga un trabajador y máxime si dicha limitación ha sido prescrita por un
médico. Si un trabajador sufre algún problema físico o enfermedad que le impide
laborar la cantidad de horas que impone la empresa, no está obligado a hacerlo siempre
que cuente con la orden médica respectiva en la que conste dicha limitación. La corte
constitucional y hasta la corte suprema de justicia que en ocasiones es más
conservadora a la hora de interpretar la ley, en multitud de oportunidades se han
pronunciado en el sentido de proteger muy especialmente al trabajador que sufre alguna
incapacidad, discapacidad, limitación o enfermedad que le impida cumplir cabalmente
la jornada laboral ordinaria de la empresa.
Cabe destacar que en la Ley Orgánica de los trabajadores(as) Límite de los
descuentos Artículo 154. Mientras dure la relación de trabajo, las deudas que los
trabajadores y las trabajadoras contraigan con el patrono o patrona sólo serán
amortizables, semanal o mensualmente, por cantidades que no podrán exceder de la
tercera parte del equivalente a una semana de trabajo o a un mes de trabajo, según el
caso. En caso de terminación de la relación de trabajo, el patrono o patrona podrá
compensar el saldo pendiente del trabajador o trabajadora con el crédito que resulte a
favor de éste por cualquier concepto derivado de la prestación del servicio, hasta por el
cincuenta por ciento.
En conclusión El trabajo presenta una dimensión social que trasciende al individuo
que la realiza, de allí que esa libertad se vea limitada por los derechos de los demás.
El parágrafo único del Art. 32 prevé la posibilidad de impedirle a una persona la
realización de un trabajo, cuando este vulneró los derechos de tercero o los de la
Sociedad. Es competencia del Ministerio del Trabajo, dictar una resolución para
ordenar a una persona a paralizar la ejecución de un trabajo. El Artículo 33 que
corresponde al Artículo 20 del Reglamento de 1973, señala varios casos como lo
establece el Parágrafo Única del Artículo 32, el Ministerio del Ramo mediante
resolución podrá impedir.
La sustitución de un trabajador que este participando en un conflicto colectivo
tramitado de conformidad con la ley. La situación definitiva de un trabajador que haya
sufrido un riesgo profesional. La situación definitiva de un trabajador afectado por una
enfermedad no profesional, antes de cumplirse el periodo de reposo previsto en el literal
a del articulo 94de la L.O.T. La sustitución definitiva de un trabajador protegido por
fuero sindical sin haber cumplido con el procedimiento de calificación de despido.
L.O.T. Art. 453. El despido masivo de trabajadores. Estas causales no son en realidad
tanto unas limitaciones a la libertad de trabajo, sino a la facultad del patrono de dar por
terminada la relación de trabajo por su sola voluntad.

http://albaciudad.org/wp-content/uploads/2012/04/Lot030512p01-24.pdf

También podría gustarte