Está en la página 1de 2

NUESTRA SEÑORA DE LOS ÁNGELES 2018-2019

MODERNISMO
1. El Modernismo
2. La poesía modernista en Hispanoamérica
a. Rubén Darío
b. Pervivencia del modernismo en América
3. La poesía modernista en España
a. Manuel Machado
b. Antonio Machado
c. Juan Ramón Jiménez
d. Otros poetas
4. La prosa modernista en España
a. Ramón María del Valle-Inclán
b. Otros autores
5. El teatro a comienzos de siglo
a. El teatro modernista: Marquina y Villaespesa
b. Jacinto Benavente
Movimiento literario que se desarrolla durante el período de Fin de Siglo en
Hispanoamérica y España. Surge como reacción al realismo decimonónico1 y a la
sociedad mercantilista de esa época, prolongándose hasta 1914 (I Guerra Mundial).
Esta reacción coincide con el espíritu de renovación artística producida en Europa y
manifestada en la actitud de rebeldía de los escritores. Se dice que el Modernismo
español es una síntesis del parnasianismo y del simbolismo, escuelas poéticas
francesas. También se deja ver la huella española de Gustavo Adolfo Bécquer o Rosalía
de Castro.
El gran representante de esta estética modernista fue el poeta nicaragüense Rubén
Darío, siendo su obra Azul…(1988) considerada como el punto de inicio de esta
corriente.
En la literatura modernista se distinguen distintos autores y manifestaciones literarias:
la poesía modernista hispanoamericana y la poesía modernista española.
El modernismo surge en Hispanoamérica y tiene como representante más destacado
al poeta mencionado anteriormente: Rubén Darío, que además escribió otras dos obras
relevantes: Prosas Profanas (obra modernista por excelencia) y Cantos de vida y
esperanza (su última obra). Los poemas de Prosas profanas supusieron la culminación
del primer modernismo ruberiano, el más imitado y decorativo: aliteraciones,
sinestesias, paralelismos, infinidad de metáforas para lograr la perfección formal de
origen sensual que llevan a la musicalidad y sonoridad de palabras. También se
aprecian símbolos característicos de Darío como el cisne, que destaca por ser un alter
ego idealizado. Su huella se dejó ver en autores hispanoamericanos como: Leopoldo
Lugones, Delmira Agustini, Alfonsina Storni, Gabriela Mistral o César Vallejo.
La intensa relación de Rubén Darío con España y su contacto con los jóvenes poetas
españoles sirvió de estímulo para el desarrollo de la corriente aquí. Cabe destacar a los
hermanos sevillanos Manuel y Antonio Machado. Manuel Machado publicó Alma y
Caprichos, obras fundamentales en la renovación de la poesía española. Antonio
Machado es autor de Soledades, galerías y otros poemas, donde se combina la tradición
española con las nuevas técnicas modernistas. Otros autores reseñables son Juan
Ramón Jiménez y Ramón Mª del Valle-Inclán en su primera época. El primero, poeta

1
Decimonónico: perteneciente o relativo al siglo XIX.
NUESTRA SEÑORA DE LOS ÁNGELES 2018-2019

que escribió siguiendo esta corriente, aunque luego la rechazó más tarde. Con Valle-
Inclán, la novela adquirió un rango poético sin otro fin que la belleza del lenguaje. El
resto de autores a destacar serían Ricardo Gil, vinculado a Murcia, Salvador Rueda,
Manuel Reina. Mención aparte merecen Eduardo Marquina, Villaespesa o Jacinto
Benavente (con su obra Los intereses creado), representantes del teatro modernista
Finalmente, destacaremos las características fundamentales del Modernismo. Esta
escritura se caracteriza, en cuanto al estilo se refiere, por un deseo aplicado de brillantez
sensorial, un cuidado estético y una musicalidad. Buscan la belleza ideal y la perfección
formal, tanto en la estructura, la música y el ritmo de sus poemas (renovación de la
métrica) como en los símbolos que emplean (cisne, seres mitológicos…). Defienden la
obra bien hecha, la libertad creadora del autor y la idea del arte por el arte. Usan
frecuentemente la metáfora, la sinestesia, la aliteración y el hipérbaton. Predomina el
mundo de los sentidos, la invención de nuevos ritmos y nuevas formas métricas.
La actitud vital patente es el rechazo de la mediocridad y de lo aburguesado del siglo
anterior. Pretenden superarlo con un arte aristocrático que mezcla dandis y mendigos,
palacios y burdeles, duques, pastores y cisnes, flores, jardines. Huyen del mundo real
mediante la ambientación en lugares exóticos (Arabia o la India) o en épocas lejanas
(Edad Media). También huyen a través de la ebriedad (opio, alcohol, hachís) y la
imaginación.
En relación a sus temas, colisionan con la moral burguesa: vida disipada, crimen,
vicios… Se incluyen también la vida nocturna, personajes mitológicos y legendarios,
temas eróticos o morbosos como la muerte y el más allá. Hay un aislamiento de la
sociedad (escapismo), donde el poeta se autoexcluye en un gesto de independencia
intelectual y superioridad estético y moral. Se rebelan contra la mentalidad burguesa,
reaccionando contra el mercantilismo, el progreso técnico y la producción en masa. Sin
embargo, también son cosmopolitas, hedonistas y amantas de la gran ciudad,
preferentemente por Paris, ejemplo de arte y vida bohemia. Así, los teatros, los cafés,
los burdeles y la vida de la alta sociedad son escenarios frecuentes de sus versos.
Predomina, igualmente, la melancolía, la tristeza, el hastío e incluso la angustia (spleen)
como estados de ánimo que reflejan la soledad incomprendida y orgullosa del poeta.