Está en la página 1de 2

Luis La Puerta

Luis La Puerta de Mendoza (Cusco, 25 de


agosto de 1811 - Lima, 21 de octubre de 1896) fue
un militar y político peruano, que llegó a ser presidente de la
República por breves días y en dos ocasiones: en 1868 y en 1879.

Nacimiento e instrucción
Nació en el seno de una aristocrática familia cusqueña, como hijo de
Ignacio Francisco La Puerta y Gertrudis de Mendoza y Jara. Su padre
fue caballero de la Orden de Carlos III, canciller de la Real Audiencia
del Cuzco y alcalde de la misma ciudad; y su madre, nieta del marqués
de Casa Jara y sobrina de la IX condesa de Casa Palma.
Cursó estudios de Humanidades y Matemáticas en el Colegio de San
Bernardo, e inició incluso estudios de Derecho, pero optó finalmente
por seguir la carrera militar y el 2 de enero de 1827 se incorporó al
Batallón Zepita N.° 1 como subteniente

Carrera militar
Durante el gobierno del mariscal José de La Mar participó en la campaña
sobre Bolivia de 1828 y en la guerra contra la Gran Colombia, luchando
en la batalla del Portete de Tarqui, librada el 27 de febrero de 1829. Y ya
bajo las órdenes del presidente Agustín Gamarra, participó en la campaña
sobre la frontera boliviana en 1831.
Como edecán de Gamarra, acompañó a este caudillo en la organización
de la resistencia a la invasión boliviana de 1835, destacando en la batalla
de Yanacocha, el 13 de agosto de 1835, siendo por ello ascendido
a teniente coronel graduado. Y como edecán del presidente Felipe
Santiago Salaverry, participó en las batallas de Uchumayo y Socabaya,
donde fue tomado prisionero por los bolivianos.
Luego del establecimiento del Directorio de Vivanco el 7 de abril de
1843, fue desterrado, pero desembarcó en el sur y se sumó a la revolución iniciada por los
generales Domingo Nieto y Ramón Castilla. Al mando de una brigada participó en la batalla de Carmen
Alto, el 22 de julio de 1844, que fue la victoria final de los revolucionarios.

Carrera política
Permaneció estacionado en el Cuzco, donde fue jefe del Batallón del mismo nombre, hasta que fue
elegido diputado por la provincia de Chumbivilcas, cargo que ejerció de 1845 a 1851.
En diciembre de 1845 se trasladó a Piura, en comisión para recibir los restos del mariscal José de La
Mar, traídos desde San José de Costa Rica a Lima.
Instalado el segundo gobierno de Castilla, fue ministro de Guerra y Marina en 1855, y ya finalizando
dicho gobierno, fue candidato a la vicepresidencia de la República, con el apoyo de los liberales, que por
entonces eran los opositores al gobierno. En esas elecciones triunfó la candidatura oficial del
general Miguel de San Román, cuyos vicepresidentes eran los generales Juan Antonio Pezet y Pedro
Diez Canseco (1862).
Primer gobierno
Iniciado el primer gobierno constitucional del presidente Mariano Ignacio
Prado, fue elegido Presidente del Consejo de Ministros, y en tal condición, se
encargó del mando interino, el 11 de octubre de 1867, cuando el presidente
tuvo que marchar al sur para enfrentar la revolución que había estallado en
Arequipa. Se negó a la solicitud que le hicieron algunos políticos,
encabezados por Francisco García Calderón, de convocar a elecciones para
evitar la guerra civil, arguyendo que no podía ser desleal al presidente.
Prado retornó derrotado a Lima, el 5 de enero de 1868, dejando el mando
efectivo de la Nación en manos de La Puerta, quien hizo preparativos para
traspasar el poder al mariscal Antonio Gutiérrez de La Fuente,
entonces alcalde de Lima. Pero llegó entonces el general Francisco Diez
Canseco, uno de los caudillos de la revolución, quien tomó el mando el 8 de
enero, antes de pasarlo a su hermano Pedro Diez Canseco, a quien le
correspondía constitucionalmente

Segundo gobierno
En 1876 fue elegido primer vicepresidente de la República del segundo gobierno constitucional de
Mariano Ignacio Prado. Tras estallar la Guerra del Pacífico, el 17 de mayo de 1879, se encargó
interinamente del gobierno, cuando el presidente Prado se trasladó a Arica para dirigir las operaciones
militares en el sur. Estuvo en ese cargo hasta el 28 de noviembre de 1879, cuando Prado regresó a Lima,
tras el fracaso de la campaña del sur. Al respecto, Prado afirmó que retornó a la capital debido a que le
llegó la noticia del delicado estado de salud de La Puerta, con riesgo de muerte, aunque luego comprobó
que solo se había tratado de un rumor. No obstante, sus adversarios le criticaron por abandonar el teatro
de las operaciones bélicas. pero a los pocos días fue depuesto por el golpe de estado de Nicolás de
Piérola, el 23 de diciembre.

También podría gustarte