Está en la página 1de 2

Chino Americano.

Cómic
alumnado inmigrante, diversidad cultural, libros, literatura, multiculturalidad

Autoría: Gene Luen Yang


Editorial La Cúpula, 2006

La historia que recoge y dibuja Gene Luen Yang en este American Born Chinese nos resulta
conocida y cercana a la mayoría a poco que reflexionemos y nos adentremos en los últimos
años de nuestra infancia y en los primeros de la adolescencia, donde todos tuvimos que buscar
y encontrar nuestro hueco, nuestro lugar en el mundo. Desde la distancia de los años pasados,
cada cual habrá seleccionado los recuerdos y tendrá así su visión más o menos edulcorada o
amarga de aquellos años, aunque seguro que ni son todos tan dulces ni tan agrios: la lejanía y la
memoria nos juegan buenas y malas pasadas, filtrando lo que nos viene según el momento vital
actual, que -en gran medida- resulta de aquellos años.

Jin Wang es un niño de padres chinos nacido en los Estados Unidos, que se ve obligado a
cambiar de ciudad y por tanto, de colegio, a mitad de lo que hoy es primaria (mañana, ya se
verá), donde es el único de su clase de origen asiático, exceptuando a una niña de origen
japonés (y americana, suponemos) con la que apenas si tiene relación: no quieren convertirse en
el par que todo el mundo asocie por proximidad y se evitan tanto como pueden, aunque eso
signifique estar (y sentirse) aislados. En estas condiciones, el protagonista se enfrenta al mundo
solo, con el único apoyo de sus Transformers, que le recuerdan a su antiguo hogar, le dan
cobijo y le sirven de referente para lo que podría llegar a ser su vida futura. También será, a
través de estos robots cambiantes, como conocerá a su único amigo Wei-Chen Sun, un chino
taiwanés, recién desembarcado al quien pondrá al día sobre el american way of life.

Al mismo tiempo, Gene Luen Yang nos cuenta dos historias más. Una, en la que sabemos del
Rey Mono y su proceso para convertirse en dios, pues es lo que más desea y en esos esfuerzos,
abandonar su naturaleza de mono, convirtiéndose en algo más de lo que ya es. En la otra, nos
habla de un adolescente americano tipo, integrado en su instituto, pero que cada año recibe la
visita de un pariente chino que pone ese pequeño mundo suyo, perfectamente ordenado, patas
arriba y que le lleva a tener que cambiar de escuela después del terremoto que supone la nefasta
visita china, por lo que cada curso se convierte en una nueva búsqueda de ese pequeño espacio
y esperar que no se rompa por una nueva llegada desquiciante.
Estas tres historias, en principio paralelas -hasta ahí podemos contar- a nivel gráfico se nos
presentan en un formato curioso y, suponemos, muy estudiado: nada en Chino Americano está
dejado al azar, todo tiene una razón y un motivo, que no es aparente, pero que encaja a la
perfección a medida que se avanza en la narración. En el espacio de la hoja, Gene Luen Yang
delimita la parte central, dejando un amplio margen arriba y abajo, para llevar a cabo la
historia, encuadrando dentro de un mismo marco, de igual tamaño en todo el tomo, las viñetas y
la composición necesarias.

Este formato queda siempre a la altura de la lectura del ojo, que apenas si tiene que desplazarse
de altura en la lectura de ésa y de las siguientes páginas, viéndose todo como un continuo muy
cómodo y relajado.

También nos acompaña una sensación de limpieza y, curiosamente, de amplitud, que se ven
potenciadas por un dibujo de trazo claro y limpio, sosegado, de sensación de paseo por los
dibujos, de ser llevado y de dejarse llevar y de querer siempre más. Y lo obtenemos. American
Born Chinese ofrece más, a través de localizaciones lejanas y extrañas, nos lleva por senderos
de sentimientos y experiencias cercanas y conocidas sin esfuerzo, todo transcurre con la magia
alrededor, pero sin que sea impuesto, está ahí rodeándolo todo para llenar de significado el
resto que no tiene o parecía no tenerlo.

El color que lo inunda todo, tiene matices fríos, colores suaves y apagados: grises, verdosos y
pardos, llenan los fondos, dejando que destaquen los personajes, que se atreven con colores más
cálidos y que quedan así patentes como verdaderos protagonistas, con las expresiones
corporales y, sobre todo, faciales como auténticos motores del dibujo.

Todo ello convierte la lectura de este Chino Americano es una delicia que te atrapa y que no
puedes para de leer, de la que intentas desgranar todas las claves desde el principio, pero al
mismo tiempo, te dejas llevar por la magia y por la cruda realidad, pasando de una a otra sin
sobresaltos, pues te van dejando pistas para que llegues a tus propias conclusiones,
identificándote, de forma a veces lejana, otras más cercana, con lo que está pasando y
viviéndose. Es, en resumidas cuentas, un tebeo muy recomendable, que te mantendrá la mente
despierta y despejada, sin dejar de lado el entretenimiento – como el humor, que brilla en todo
el tomo- y el gusto de haber leído algo con sentido y sentimiento, hecho con meticulosidad y
calidad, conociendo qué contar y cómo, sobreponiéndose a la supuesta localidad para contarnos
temas universales y personales.

Fuente: Entrecomics

https://aulaintercultural.org/2009/10/15/chino-americano-comic/