Está en la página 1de 5

Análisis del discurso.

Para Gilberto Giménez el discurso es “toda práctica enunciativa considerada en función de sus
condiciones sociales de producción, que son fundamentalmente condi-ciones institucionales,
ideológico-culturales e histó-rico-coyunturales” (Giménez, 1981: 124) es decir, el lenguaje puesto
en acto y en el cual se materializan las relaciones de poder y de control con base en las cuales
funcionan las sociedades. A partir de esto, el discurso puede ser analizado en interpretado.
El discurso es un proceso de comunicación en el cual existe un sujeto de enunciación, un mensaje,
un canal y un destinatario, dentro de este proceso, la labor del investigador está centrada en conocer
el sentido del mensaje, para esto se deben plantear a priori tres preguntas claves: ¿Qué está
diciendo? ¿cómo lo dice? ¿Qué es lo que no se dice?.
El análisis del discurso argumentativo tiene dos planos complementarios: el plano sintagmático el
cual consiste en reconstruir analíticamente el proceso de esquematización de la realidad operado
por el discurso, y el plano paradigmático cuya función es Identificar y explicar el esquema o
paradigma ideológico latente a partir del cual se produce el proceso argumentativo.
Análisis sintagmático:
La primera fase del análisis consiste en el reconocimiento de los argumentos a partir de inventariar
en forma abreviada y según el orden de que aparecen en el texto la series de argumentos en función
de sus respectivos objetos discursivos. Los objetos discursivos son los grandes tópicos, asuntos o
focos del discurso, considerados antecedentemente a sus determinaciones predictivas. Estos
objetos pueden ser figuras o personajes, nociones, hechos o situaciones, se los identifica gracias a
su recurrencia en forma de repeticiones, redundancias o énfasis. Aparecen relacionados entre sí
por analogía, oposición, complementación, yuxtaposición o inclusión.
Un mismo objeto discursivo puede ser “construido” con argumentos diferentes y hasta
contradictorios. Se llaman argumentos a las determinaciones predictivas que definen y dan
contenido a los objetos discursivos atribuyéndoles determinados aspectos, características,
funciones o propiedades. Los argumentos deben reagruparse, en función de sus respectivos objetos
discursivos, y deben registrarse sólo uno por vez (atendiendo a la unidad de sentido):

Objetivo 1 Argumento a Argumento b Argumento c etc.


Objetivo 2 Argumento a Argumento b Argumento c etc.
Objetivo 3 Argumento a Argumento b Argumento c etc.

No debe confundirse argumento con proposición o frase, una proposición puede contener varios
argumentos y un argumento puede hallarse expuesto por una o más frases. Los argumentos se
presentan frecuentemente en forma de enunciados modalizados. Las modalizaciones desempeñan
un papel importante en las estrategias argumentativas y puede definirse provisoriamente como la
manera en que el sujeto de enunciación se relaciona con su propio enunciado o con el destinatario
de su enunciado.
Gilberto Giménez determinó que las modalizaciones mas frecuentes son las siguientes:
- Categorías de la aserción (afirmación, negación, interrogación)
- Categorías de la certeza (cierto, probable, necesario, posible, contingente…)
- Modalizaciones deónticas (deber ser, tener que ser, etc.)
- Categorías de la vereidicción (parece que, es verdad que, no es cierto que)
- Modalizaciones factitivas (hacer hacer, hacer ejecutar…)
- Modalizaciones apreciativas (Me alegro de que, es extraño que, etc.)

La segunda fase corresponde a la Explicitación de la “gramática de argumentos”. El


procedimiento consiste en seleccionar los argumentos pivotes1 del discurso para explicar y
diagramar las relaciones lógicas que los articula y los enlaza. De este modo Giménez asegura que
se obtendrá una cartografía de las principales operaciones lógicas realizadas en el discurso, que se
reducirán siempre a algunas de las siguientes:
- Incompatibilidad (I): se da entre dos nociones que pueden coexistir simultáneamente dentro
de un mismo ámbito de aplicación
- Consecuencia (C): se refiere a la relación causa-efecto.
- Implicación (IMP): en sentido lógico (si X entonces Y), o en el sentido de una propiedad
ligada a la naturaleza o a la identidad del objeto-noción considerado.
- Oposición (O): de naturaleza, de identidad, de propiedad o de consecuencias.
- Complementación (COMP): relación de asociación entre objetos o nociones según la
complementariedad de sus identidades o de sus propiedades.
- Equivalencia (E): se da entre dos términos que producen los mismos efectos o entre
términos definidos como de naturaleza o propiedades semejantes (o aún idénticas).
- Diferencia, discriminación (D): lo contrario de la relación precedente (“no se trata del
mismo concepto ni de las mismas propiedades”; “no hay que confundir…”; “hay que
distinguir…”, etc.)
- Unión (U): resulta de procesos de asimilación, de identificación, de adición, etc.
- Jerarquía (J): designa una desigualdad entre dos objetos, pero de mono tal que el uno sea
superior con respecto a otro. Esta superioridad puede definirse en términos de importancia,
de naturaleza, de alcance, de dignidad, de rol, etc.
Estas relaciones introducen algún tipo de asociación entre objetos o argumentos (equivalencia,
implicación, consecuencia, complementación, unión) o algún tipo de disociación entre los mismos
(incompatibilidad, exclusión, oposición, diferencia, discriminación) . Las relaciones asociativas
permiten “transferir sobre la conclusión la adhesión acordada a las premisas”, las disociativas, en
cambio, apuntan a “separar elementos que el lenguaje común o una tradición reconocida habían

1
Aquellos argumentos que se revelan esenciales para el desarrollo discursivo y que no pueden faltar sin que se
desmorone la estructura lógica del discurso
ligado anteriormente entre sí”. Se puede decir que la técnica argumentativa se reduce en lo esencial
a esta doble operación asociativa y disociativa que determina la aceptabilidad o inaceptabilidad de
la proposición central. (Giménez, 1981: 87)2

La tercera fase consiste en el la identificación de las estrategias discursivas, estas se refieren a la


selección y el orden de las operaciones lógicas y modales aplicadas a las series de argumentos
agrupadas en función de sus respectivos objetos discursivos. 3

Análisis paradigmático:
El objetivo de este análisis es, como queda dicho, la identificación y explicitación de las
representaciones colectivas que subyacen de un modo generalmente implícito en la argumentación.
Estas representaciones sociales funcioan en el discurso como “axionas” pre-construidos que no
requieren justificación ni están destinados a la comunicación, aunque constituyan el presupuesto
necesario de la comunicación. El “efecto de verosimilitud” en el discurso depende en gran medida
de esta “axiomática ideológica”. Por eso si análisis suele llamarse también análisis de lo verosímil
en el discurso. (1981: 91)
Entendemos por “verosímil” de un texto todo aquello que mima la verdad y asume la apariencia
de la realidad misma en dicho texto. Explicitemos esto. El texto parece sumido en una
contradicción desde el momento mismo en que hace referencia al mundo. Por una parte, en efecto,
se distingue del mundo por el hecho de constituir un sistema autónomo de signos en el que los
elementos significativos se encuentran en correlación recíproca. pero, por otra parte, se da como
representación de lo real, como si las significaciones por él vinculadas emanaran directamente de
la realidad misma (Fossion y Laurent, 1978: 93). La axiomática de lo verosímil se presenta
generalmente en el texto bajo las siguientes modalidades:
- En forma de definiciones implícitas o explícitas diseminadas en el texto y frecuentemente
introducidas por medio de la relativa explicativa (ej. “la potencia moderna que es, como lo
sabéis muy bien, la de la economía”).
- En forma de giros impersonales que borran la presencia del sujeto de enunciación en el
discurso y orientan la atención hacia la “realidad objetiva” presentada como un sistema de
evidencia (“se trata de...”, “esto es…”, “por eso…”, “es decir…”, “hay esto y aquello”, “es
verdad que…”, “es suficiente que…”).
- En forma de procedimientos de énfasis (afirmaciones tajantes subrayadas por expresiones
tales como “ciertamente”, “en todo caso”, “sin ninguna duda”, etc; o por superlativos).
- En forma de un sistema de normas introducidas en forma implícita o explícita.
- En forma de asertos avalados por alguna autoridad, como la sabiduría popular, el sentido
común, la ciencia, determinados autores, etc. (“como todos saben”, “como dijeron nuestros

2
Giménez esquematiza como ejemplo la representación del Ayuntamiento de México en 1908 como ejemplo en
1981, pp. 88
3
Ver 1981, pp. 89-90
mayores”, “cualquiera que esté en su sano juicio sabe que!, “la iglesia siempre creyó que”,
etc.).
- En forma de pre-construidos o de presuposiciones que constituyen el “fondo de
evidencias” que se suponen compartidas por el destinatario del discurso.
Sea la siguiente proposición, el sintagma “la justicia tiene por función compensar las desigualdades
naturales”. En esta proposición, el sintagma “desigualdades naturales” funciona a la vez como un
pre-construido que se asume como material de una nueva construcción (son compensadas por la
justicia); y como una presuposición que contiene una información adicional implícita no destinada
a la comunicación, porque se la supone compartida por el interlocutor: “existen desigualdades
naturales”.
Los fenómenos de la presuposición y de la construcción permiten hacer pasar sin discusión alguna
determinados contenidos ideológicos, como si fueran objeto de un consenso universal. 4

4
Ver Giménez 1981, pp. 92-94
Bibliografía

Giménez, Gilberto 1981. Poder, estado y discurso: perspectivas sociológicas y semiológicas


del discurso político-jurídico; primera edición, Universidad Nacional Autónoma de México.
México D.F.