Está en la página 1de 3

1

David Carrión

Prof. Karolina Romero

Usos y políticas de la imagen

30 de noviembre 2018

El espectador emancipado

El espectador emancipado se originó en las reflexiones del filósofo francés


Rancière sobre el papel del espectador en el arte contemporáneo en la Quinta Academia
de Artes de Verano celebrada en Fráncfort en 2004. Su reconsideración de este tema le
brindó la oportunidad de desafiar algunos de los aspectos teóricos y políticos presupuestos
que informan la crítica de las prácticas y estrategias del arte político contemporáneo.
Rancière discute duramente las críticas sociales, culturales, marxistas y posmodernas

El espectador emerge como una figura paradójica en el pensamiento crítico.


Aunque el espectador es condenado como el ignorante y simplemente pasivo mirador de
imágenes seductoras, no hay arte ni teatro sin ella. Rancière considera que el espectador
pasivo que disfruta de las imágenes mientras ignora su producción y la realidad que
ocultan representa la traición de una eficaz política del arte y muestra su propia alienación
y un "auto-despojo". Se supone que el espectador inactivo se desvanece con la abolición
del arte y el teatro como espectáculo y la restauración de su esencia como "comunidad
viva" (11). Sin embargo, en la defensa de Rancière sobre el estatus del espectador, las
oposiciones y equivalencias que estructuran la crítica del espectador y del teatro son, en
realidad, relaciones de desigualdad, dominación y sujeción. Rancière señala que los
teóricos pueden suponer que lo que el espectador siente o entiende será lo que el artista
pretendía para ella. La emancipación del espectador podría comenzar con la comprensión
de que la visualización transforma e interpreta activamente sus objetos; lo que ella ve,
siente y entiende de la interpretación no es necesariamente lo que el artista cree que debe
ser (14). Rechaza esta "lógica de transmisión recta y uniforme" de una mente a otra para
insistir en la creatividad del espectador.

Basándose en ideas desarrolladas en su anterior El maestro ignorante cinco


lecciones sobre la emancipación intelectual (1991), Rancière identifica lo que quiere
decir con una "práctica emancipatoria" del arte. El artista debe ser más como "el maestro
de escuela ignorante" que no enseña a sus alumnos su conocimiento, sino que les ordena
2

aventurarse en el bosque de las cosas y los signos, a decir lo que han visto y lo que piensan
de lo que han visto para verificarlo y tenerlo verificado (11). El espectador emancipado,
como estos alumnos, posee la capacidad de traducir e interpretar, de hacer nuevas
asociaciones y disociaciones del espectáculo que ve (17). Por lo tanto, para Rancière, la
emancipación no surge de la crítica de la sociedad de consumo, un enfoque que sugiere
que es paternalista y elitista. Más bien, desdibuja los límites entre mirar y hacer, los roles
de especialista y aficionado, estudiante y profesor, y los medios para el proletario,
apoderarse de las experiencias estéticas y el placer de mirar.

El teatro moderno ya no explica a las audiencias cuál podría ser la verdad, pero
las presuposiciones permanecen. Posiblemente las nuevas formas de teatro incluso
aumenten la presión sobre los espectadores para que piensen por sí mismos, después de
que su actitud pasiva haya sido interrumpida. Esta es la misma postura que el pedagogo,
sin embargo, asumiendo dos posiciones iniciales separadas por una gran distancia. Sin
embargo, el hecho mismo de desear abolir la distancia también la "crea" (12), asumiendo
que el espectador es pasivo e inactivo en primer lugar, y asumiendo que los espectadores
solo estaban allí para buscar placer en "imágenes y apariencias" y son no interesado en la
verdad, o ver el discurso como lo opuesto a la acción. Estas no son oposiciones lógicas o
naturales, pero ofrecen una distribución desafortunada de lo sensible, una distribución a
priori de las posiciones y capacidades e incapacidades asociadas a estas posiciones. Son
encarnaciones de alegorías de la desigualdad. El valor de las posiciones específicas se
puede invertir, pero la oposición permanece.

También hay una distinción entre aquellos que tienen estas ideas radicales y tienen
una visión integral, y los meros practicantes. Esto se remonta a la antigua noción de los
propietarios como ciudadanos activos, mientras que los simples trabajadores eran pasivos,
y estas dos categorías permanecen. La emancipación implica desafiar a esta oposición,
cuestionar esta estructura implícita, ver que “ver también es una acción” (23), y
espectador también implica selección, comparación e interpretación: “Compone su propio
poema con los elementos del poema que tiene delante” (20). Espectar es participar.
Implica retirarse de las intenciones de la performance para convertirla en una “pura
imagen” (20), a la que se le pueden dar asociaciones personales. Los espectadores
"componen su propio poema" tanto como los actores y bailarines o artistas, esto si tienen
el capital cultural de lo contrario lo único que están haciendo es un pastiche de la cultura
3

popular. Por supuesto, Rancière tiene razón al argumentar que las capacidades no son
idénticas a las categorías sociales.

Ver es una actividad humana de rutina, una actividad que comprende selección,
comparación, interpretación y hacer conexiones. Y es parte de un proceso que
inevitablemente lleva al espectador a crear algo propio, incluso si es una negación, a
apartarse, bostezar o elegir otro camino. Los espectadores son solo individuos que trazan
sus propios caminos en el bosque de cosas, actos y señales que los confrontan o rodean.
Lo que cada individuo tiene en común es el hecho de que su viaje intelectual es único y
esta singularidad es la base de nuestro sentido de comunidad. No deberíamos ver nuestro
poder expresivo "encarnado" por otros designados, sino aceptarlo como la capacidad
diaria normal de cada uno de nosotros como individuos, de la misma manera que el poder
de hablar es una habilidad igual aprendida por todos los humanos. (24). La implicación
es que tan pronto como el proceso se planifica o diseña como un proceso de recepción
cultural con un efecto en mente, conduce a algo que ya no es un lugar donde cada
individuo está utilizando su inteligencia para hacer su propio juicio estético. Este punto
es fundamental para el argumento en Audiencia emancipada. Sin embargo, la libertad
individual como valor central no significa que defienda el “individualismo burgués”. La
comprensión de Ranciere de la comunidad la reconoce como una amalgama de
innumerables inteligencias individuales.

Trabajos citados

Rancière, Jacques. 2010. El espectador emancipado. Buenos Aires: Manantial.