Está en la página 1de 3

EL SIGLO XVIII: GOYA.

Francisco Goya tiene una importancia fundamental por ser el iniciador de la


pintura contemporánea en España. No se ajusta a los gustos estéticos de la
época lo que hace difícil su clasificación. Recibirá influencias de Velázquez y
Rembrandt, y su maestría ejercerá una influencia fundamental en los pintores
posteriores: románticos, realistas, impresionistas, por su sentido de la luz y del
color.

• Inicia su obra en Zaragoza pero se traslada a Madrid en 1792. En esta


etapa sus obras son costumbristas, idealizadas destinadas a decorar las
paredes de los palacios reales como sus cartones para tapices.
• Se convertirá en pintor del rey Carlos III y de Carlos IV. En sus retratos
destaca su finura y su elegancia. Retratará a la nobleza española: el
“conde de Floridablanca”; “Carlos III” “Los duques de Osuna”.
• Su evolución artística sufre un cambio repentino cuando se queda sordo
en 1790. Su sordera le aísla por completo: saldrá un Goya nuevo,
escéptico, atormentado que se reflejará en sus pinturas: “los Caprichos”,
“Godoy¨”, “Duquesa de Chinchón” “Duquesa de Alba” “Familia de Carlos
IV” y las “Majas”.
• En 1808 estalla la guerra de la Independencia, con su secuela de
horrores y muerte rompe definitivamente el equilibrio personal del pintor;
va a suponer una experiencia dolorosa que intensifica su pesimismo.
Abandona el arte amable. Los fusilamientos del dos y tres de mayo
expresan el dolor de un pueblo y la degradación del ser humano.
• Tras la guerra como liberal convencido rechaza el absolutismo y se retira
cansado y decepcionado. Compra una casa a las fueras de Madrid “La
Quinta del sordo” y se refugia de la sociedad. En sus paredes pinta entre
1820-22, un impresionante conjunto pictórico: las pinturas negras. Libre
de todo Goya da rienda suelta a sus sentimientos, pinta monstruos,
violencia, brujería, degradación...Suponen un manifiesto contra la
Humanidad. Más tarde, marchará a Francia donde recuperará la luz, el
color y la esperanza. Pinta “la lechera de Burdeos”, poco después
morirá.

Distinguimos dos etapas artísticas:

ƒ Predomina una visión optimista de la vida: colores rojos y grises, la


factura acabada, el dibujo de trazo continuo y los temas amables
ƒ Predomina el sufrimiento y una visión pesimista: creciente presencia
del negro, la factura de manchas, el dibujo roto, los temas
dramáticos.

175
PRÁCTICAS PINTURA ESPAÑOLA.

1. Clasificación: “Los fusilamientos del 3 de mayo” realizada por Goya.


Pintura española del siglo
XVIII
2. Introducción histórica.
3. Introducción pictórica.
4. Comentario artístico:
Pintura sobre lienzo.
cuadro patriótico de la
Guerra de la
Independencia (1808-
1814), donde denuncia la
represión que se abatió
sobre Madrid tras el
levantamiento del pueblo
madrileño contra las
tropas francesas. Pinta las acciones más heroicas contra el invasor
Napoleón.
• Pincelada suelta. Predomina la mancha de color, es la mancha de
pintura la que da forma a las figuras.
• La composición es sencilla, y dinámica: utiliza escorzos, las figuras se
doblan y retuercen al mismo tiempo. Las manos también hablan: puños
crispados, dedos agarrotados o desesperadamente abiertos.
• Luz: juegos de luces y sombras. El principal foco de luz surge del farol
situado en mitad de la escena y que se centra en el color blanco de la
camisa del hombre que va a ser fusilado, por lo cual, se convierte en un
poderoso centro de atención para el espectador; mientras el resto
permanece en semipenumbra. Todo ello contribuye a intensificar la
sensación de opresión
• Expresionismo: no es sólo una escena lo que contemplamos, son gritos,
dolor y desesperación. Capta el dramatismo del momento por medio de
la deformación de las figuras que expresan de diversas formas su horror
ante la muerte (tapándose los ojos, mordiéndose los puños etc.) El
expresionismo aumenta con los efectos de la luz blanca sobre los
rostros ocultos. Los oculta para dar al cuadro una mayor expresividad. Al
mismo tiempo los franceses son retratados como una máquina de matar
uniformados sin cara ni personalidad.

176
PRÁCTICAS PINTURA ESPAÑOLA.

177