Está en la página 1de 14

CULTURA ROMANA » El

profundo legado de un vasto e


importante imperio
febrero 24, 2018 por redaccion

Como un resultado de la interacción entre varias civilizaciones, nació


la cultura romana que dejó un gran legado a la humanidad. Así, la fusión
entre los griegos, sabinos y latinos, fue clave para el establecimiento de la
ciudad de Roma.
La cultura romana se desarrolló en la actual península itálica al sur del
continente europeo, localizada en el mar Mediterráneo. Su ubicación, y
la formación de un gran ejercito militar, le permitió su expansión por toda
la región. Constituyendo una de las civilizaciones más determinantes de
la historia universal.
Destacándose por ser la primera en establecer las leyes por escrito,
la cultura romana realizó grandes aportes al derecho vigente, además, su
lengua el latín, se convirtió en la madre de muchos idiomas modernos.
Igualmente entre sus manifestaciones quedaron majestuosos vestigios
arquitectónicos, obras de arte y su importancia como centro cristiano del
mundo.
Reseña histórica de la cultura romana.
El período más fructífero de la cultura romana se dio en la antigüedad,
reconociéndose tres etapas:
Monarquía (753 – 509 A.C.).

Parte con la edificación de la ciudad de Roma, que de acuerdo a la leyenda


fue fundada por Rómulo y Remo, hijos de Rea Silvia con el dios Marte.
República (509 – 29 A.C.).
Durante este período, la antigua cultura romana se convirtió en la primera
potencia con numerosas colonias europeas, asiáticas y
africanas.Destacándose por la formación de dos triunviratos: Craso –
Pompeyo – Julio César y Lépido – Octavio – Marco Antonio.
Imperio (29 A.C. – 476 D.C.).
Fue la etapa de mayor esplendor, caracterizada por el gobierno de los
emperadores, quienes concentraron todos los poderes,
como Nerón, Augusto, Calígula, Claudio, Marco Aurelio, etc.
En el año 395, bajo una fuerte crisis se divide el Imperio romano en dos:
Occidente con la capital en Roma y Oriente en Constantinopla.
Para el año 476, el último emperador de Roma fue destronado por los
bárbaros, y el poder trasladado a Constantinopla. De esta manera, la
Iglesia empezó a ganar prestigio, y asumiendo funciones políticas, nació el
Estado Pontificio.
Una vez recuperada Roma, pasó a ser la capital del Estado Pontificio,
adquiriendo el cristianismo relevancia religiosa y política. El poder papal
llegó hasta que Pío IX perdió la batalla de Porta Pia, en 1870. A partir de ese
momento, Roma empezó a ser la capital de Italia, pero el papa, no
aceptando la reunificación, se refugió en El Vaticano.
Posteriormente, con las guerras mundiales, prosiguió una etapa de
monarquías, que acabaron en 1946, para instaurarse la
República. Actualmente, Roma cuenta con un impresionante centro
histórico que refleja su opulento pasado.
Organización sociopolítica de la cultura
romana.
Antiguamente la sociedad de los romanos se dividía
en patricios (élite), plebeyos (pueblo), y esclavos. En este sentido, el
pueblo no tenía derechos políticos ni religiosos, sin embargo, durante la
época republicana los fueron conquistando. Poco a poco, se conformó un
sistema sociopolítico estructurado bajo el siguiente esquema:
Comicios, configuraban un grupo de instituciones formadas por las
diferentes clases de asambleas:
 Curial, consistía en la asamblea donde un grupo de treinta patricios
elegían magistrados y tomaban decisiones judiciales.
 Centurial, asamblea de patricios y plebeyos, que reunidos en grupos
de cien representaban un voto, para designar a nuevo cónsul.
 Tribal, era la asamblea de los plebeyos para seleccionar a los
tribunos.
Senado, estaba conformado por un consejo de ancianos descendientes de
las élites, quienes supervisaban los servicios religiosos, administraban los
recursos financieros, inspeccionaban a los magistrados y nombraban altos
jefes militares.
Magistrados, constituían un grupo de funcionarios al que pertenecían los
reyes, sus cargos eran ad honorem y duraban entre uno o cinco años.
La posición más alta de la magistratura era el cónsul, quien durante la era
republicana dirigía el estado y al ejército, mientras que en la etapa del
imperio fue una figura representativa. A este cargo le seguían, el pretor
quien se encargaba de administrar la justicia, además, el censor que
vigilaba la conducta moral y pública de la población.
Tribunos, representaban a los plebeyos ante las autoridades, y se regían
por las decisiones tomadas en asambleas populares. Poseían funciones de
carácter administrativo, tributario, militar y civil.
Decenviros, conformado por diez romanos encargados de redactar y
actualizar la legislación, entre ellos la Ley de las Doce Tablas. Un
dictamen con artículos grabados en bronce que establecía las faltas y
castigos.
Derechos y deberes ciudadanos en la cultura
romana.

Tener la ciudadanía de la cultura romana era un privilegio, pero ello


implicaba una serie de deberes y derechos.
Entre los derechos que gozaban los romanos se encontraban el sufragio, la
posibilidad de postularse a cargos públicos, la tenencia de propiedades, la
potestad de tomar acciones frente a los tribunales de justicia o apelar las
decisiones de los magistrados. Los ciudadanos no podían ser torturados o
condenados a muerte, solo en caso de traición. Todos estos derechos
otorgados a los civiles formaron las bases de lo que actualmente es el
Derecho Natural.
En relación a las obligaciones, se destacaban el respeto a los derechos
ajenos o cumplir con el pago a los acreedores. Adicionalmente el
acatamiento de una serie de normas destinadas a asegurar la paz social.
La economía de la cultura romana.

Se puede decir que básicamente la actividad económica de la antigua


cultura romana se fundamentó en la agricultura y ganadería. La tierra,
mayoritariamente en manos de los patricios, incrementó las haciendas
especializadas en el cultivo de uva, cereal y oliva. También la vocación
agrícola, casi sagrada, de los romanos, hacía mantener
enormes extensiones de tierra con todo tipo de alimentos. En algunas
oportunidades eran propias y en otras arrendadas a los patricios.
Existiendo legalmente la libre empresa, el trabajo en las ciudades
resultaba una opción de mayor estatus que la del campo. Así, en un
ambiente citadino ruidoso, se desarrollaban actividades de manufactura,
comercio, profesionales como maestros, banqueros y arquitectos.
También tejedores, alfareros, zapateros, herreros, tintoreros, ofrecían
sus productos en el mismo lugar que los fabricaban.
Por el aumento de la población, y ante la imposibilidad mantener la misma
con recursos locales, el gobierno impulsó el comercio con otros
territorios.Importando los productos necesarios para la manutención de la
población, logrando un período de bonanza que se llamó Pax
Romana. Para ello, la vía de transporte que más se uso fue la marítima, a
través del Mediterráneo. Asimismo, se creó un patrón para valorar los
productos, usándose cuatro tipos de monedas: as, sestercio, denarius
argentus y denarius aureus.
En otro orden de ideas, el gobierno cobraba tributos a sus ciudadanos, que
eran gastados para mantener las tropas militares, y raramente se cubrían
otros costos con estos impuestos. Por ello, Roma recurría a la guerra para
extraer riquezas de otros países, que eran usadas para cubrir el déficit.
Esta fue una de las causas de la caída del Imperio romano, es decir,
cuando pasó a estar a la defensiva, se le hizo imposible cubrir los gastos,
derivándose una tremenda crisis.
Religión de la cultura romana.
Profesando una religión politeísta, la antigua cultura romana incorporó
elementos de los etruscos y otras regiones cercanas. Una peculiaridad de
los romanos, era la existencia de santuarios domésticos, donde rendían
culto a los dioses protectores del hogar. De igual manera, para la devoción
pública de los dioses, se utilizaban los templos.
Todas las prácticas religiosas eran controladas por el estado, estando
prohibido y condenado profesar un dogma diferente al establecido. Razón
por la que los cristianos eran perseguidos e incluso
asesinados, obligándolos a realizar sus rituales a escondidas. Muchos
emperadores romanos le exigían al pueblo adorarlos como si fuesen
dioses, por ejemplo Julio César, Octavio, Augusto, Calígula, Claudio.
Ciertamente los dioses romanos eran los mismos de la antigua Grecia,
debido a que fueron absorbidos después de su conquista, solo que les
fueron cambiados los nombres. Estas deidades siendo inmortales decidían
la vida de los mortales, poseían cualidades de los seres
humanos y representaban diferentes fuerzas naturales,
como: Júpiter (Dios de dioses), Apolo (verdad y sol), Venus (amor y
belleza), Marte (guerra), Minerva (sabiduría), Neptuno(océanos).
Con el tiempo, el cristianismo pasó a ser la religión oficial de la cultura
romana, siendo el politeísmo abandonado progresivamente.
Manifestaciones de la cultura romana.
Como hemos mencionado, la cultura romana dejó grandes
contribuciones,tales como el derecho y el latín, adicionalmente a ello,
encontramos:
Filosofía.
Caracterizada por darle énfasis a la filosofía ética y política se
destacaron Horacio, Séneca, Cicerón, Epicteto y Marco Aurelio.
Literatura.
Aunque imitaron a los griegos en su literatura, sobresalieron
figuras Virgilio, César, Plauto, Enio, Andrónico, Terencio, Nervio, Lucreci
o.
Escultura.

Por medio de la herencia de los etruscos y los griegos, los romanos


desarrollaron una magna expresión artística. Algunos monumentos
fueron elaborados en bronce o mármol y otros tallados en frisos, siendo
el tema central el retrato de dioses o personajes importantes. Resaltando
obras como Augusto de Prima Porta, busto de Antinoo, retrato de
Augusto, retrato de Patricio llevando máscaras.
Arquitectura.
Reflejando su majestuosidad, el Imperio romano recalcó construcciones
de obras arquitectónicas como el Coliseo, Foro
Romano, Panteón, Fontana di Trevi. Un arte que se extendió a épocas
posteriores, quedando plasmadas en la Iglesia de San Pedro, San Juan de
Letrán, Plaza de España y Plaza de Venecia.
Concluyendo, podemos afirmar que la cultura romana se nutrió de su
entorno para establecer una gran civilización, que en muchos
sentidos labró el camino de la humanidad.