Está en la página 1de 6

a ACADEMIA ARGENTINA

DE AJEDREZ
“MIGUEL NAJDORF”

CURSO SUPERIOR DE AJEDREZ


4º CLASE dando lugar a juegos posicionales. Después de
13 jugadas, en la partida Pillsbury vs. Guns-
LAS CASILLAS DEBILES Y FUERTES berg del Torneo de Hastings, 1895, se llegó a la
posición del siguiente diagrama:
La disputa de una partida puede dividirse
en la consecución de distintos objetivos que, al DIAGRAMA Nº 1
final, determinan su ganancia o pérdida total.
Esos objetivos son muy variados y comprenden
toda la táctica ajedrecística; pero de entre ellos,
hay objetivos groseros (cambio con ganancia
de material, combinaciones cortas o largas con
el mismo fin, ganancia o disputa de columnas,
etc.) y objetivos finos (la lucha por un tiempo,
por el desarrollo, la iniciativa, etc.) De entre
estos últimos se destaca con perfiles propios
el que se refiere al dominio de una casilla que,
primero se disputa, luego se ocupa y transfor-
mada con base en operaciones, trae luego la
ganancia de material (casi siempre peones) y
finalmente, la de la partida. Así pues, las casi-
llas que toman este aspecto, son las llamadas
casillas o puntos fuertes para el que los ex- E1 avance del peón b ya deja débil (débil
plota y, en contraposición, las mismas serán para las negras, fuerte para las blancas) la ca-
consideradas débiles para el que debe dejarlas silla c5. Este punto estratégico bien explotado
explotar. puede ser la base de futuras operaciones. Si-
El valor de una casilla, adquiere a veces una guió así:
importancia extraordinaria; tanta, que puede 14.¤d3! ¤d7
decidir por sí mismo la ganancia o la perdi- Disputan ambos la casilla clave.
da de una partida. No todas las casillas tienen 15.¥d2 ...
igual valor táctico: los situados en el flanco rey, Posibilidad de entrar por vía b4.
si son débiles se prestarán a ataques más o me- 15. ... ¦fc8
nos difíciles de parar; las que están en el flanco 16.¢e2 e6
dama constituirán las casillas de infiltración, 17.¦hc1 ...

-15-
1era. Academia Argentina de Ajedrez - Miguel Najdorf - Prof. José Luis Matamoros
A1 disputar la columna, se disputa la casilla 29.c6! ...
critica.
17. ... ¥f8 DIAGRAMA Nº 2
Las negras se aprestan a defenderse con to-
dos los elementos de que disponen; pero, (im-
portancia fundamental) no tienen peones que
vigilen esa casilla, en cambio las blancas tienen
su peón d en posición ideal.
18.¦xc8 ¦xc8
19.¦c1 ¦xc1
20.¥xc1 ¥d6
Para un jugador cualquiera, la posición es
más o menos equilibrada y todavía, diría ese
mismo jugador, que el negro tiene el alfil bue-
no (que corre por casillas de diferente color de
donde están ubicados sus peones) y el blanco
se quedó con su mal alfil. Pero para un jugador
avezado y hay una diferencia fundamental en
ambos juegos; la casilla c5 de las negras, que Ahora la ventaja del peón pasado se hace
es de pleno dominio blanco porque existe el sentir. Se amenaza 30.c7 ganando. No hay de-
peón d que la custodia fensa.
21.¥d2 ¢f8 29. ... ¢d6
Acercándose al foco de la lucha. 30.fxe6! ...
22.¥b4 ¢e7 Si 30...axb4 31.e7 ¢xe7 32.c7 y ganan
Y ya está anulada la hipotética ventaja de 30. ... ¤xc6
alfil. 31.¤xc6 ¢xc6
23.¥c5 ... 32.e4! ...
Posesión absoluta, base de operaciones. El recurso ganador que fuerza la partida.
23. ... a6 32. ... dxe4
24.b4! f6 33.d5+ ¢d6
25.g4 ¥xc5 34.¢e3 b4
26.bxc5 ... 35.¢xe4 a4
La mejor casilla se transformó en ventaja 36.¢d4 h5
palpable: un peón pasado. Insuficiente. Las negras podrían abando-
26. ... ¤b8 nar sin ningún temor.
Para bloquear el peón pero... 37.gxh5 a3
27.f5 ... 38.¢c4 f5
Sacrificio momentáneo de peón. Si 27... 39.h6 f4
gxf5 28.gxf5 exf5? 29.¤f4, recuperando el 40.h7
peón y ganando. 1-0
27. ... g5 Abandonan.
28.¤b4 a5
-16-
1era. Academia Argentina de Ajedrez - Miguel Najdorf - Prof. José Luis Matamoros
Veamos ahora una partida del torneo de 10.¥d3 ¤h5
Kissingen 1928, entre Capablanca y Mieses, 11.¥xe7! £xe7
donde el factor casillas débiles y fuertes toma 12.O-O ¤hf6
“forma orquestal” diríamos así: 13.¤a4! ...

Blancas: Capablanca DIAGRAMA Nº 3


Negras: Mieses

1.d4 ¤f6
2.c4 e6
3.¤c3 d5
4.¥g5 ¥e7
5.e3 ¤bd7
6.¤f3 O-O
7.¦c1 ...
Hasta aquí la apertura planteada sobre el
Gambito de Dama Rehusado; es una Ortodoxa
normal que lleva a las blancas a desarrollar un
juego estrictamente posicional.
7. ... a6
Variante Henneberger, que se practicó mu-
cho durante el match por el campeonato mun- El caballo dama blanco, desde a4 presiona
dial 1927 entre el propio Capablanca y Alekhi- las casillas señaladas como débiles (los ingleses
ne. las llaman “holes” quiere decir “agujeros” y en
8.cxd5 ... realidad lo son, pues por ellos se han de “me-
Así jugo siempre Capablanca, en esta po- ter” las piezas contrarias).
sición en aquel memorable match. La idea es Observemos que entre la torre de c1, el ca-
evitar la variante Merano y sus complicaciones ballo a4 y el peón d4 dominan el punto fuerte
8. ... exd5 de c5 (fuerte para el blanco, débil para el negro)
9.£b3 ... y que entre el caballo y la dama blanca también
Llevando el juego al flanco dama. se domina el cuadro b6.
9. ... c6 13. ... ¤e4
Esta jugada del negro podemos decir que Tratando de agregar una pieza más a la de-
es la base de las dificultades que luego tendrán fensa de c5.
que sortear. El salto del caballo lleva en si el 14.¥xe4! ...
ofrecimiento del cambio de los alfiles. ¿Con- Sacrificando el mejor alfil con tal de eli-
viene este cambio o no a las blancas? Observe- minar al caballo. Ahora el dilema es saber con
mos que las debilidades de casillas señaladas qué debe tomar el negro: si lo hace con el peón,
anteriormente, son todas en cuadros negros; abre la diagonal a7 – g1 y coloca mal al peón
si ahora cambiamos los alfiles, esa debilidad se que al pasar a e4, está a salto de caballo desde
acentuara y las blancas dispondrán a su gusto la casilla c5. Por ello toma con dama.
de dichos cuadros. 14. ... £xe4
-17-
1era. Academia Argentina de Ajedrez - Miguel Najdorf - Prof. José Luis Matamoros
15.£b4! ... supremacía conseguida por varios tiempos de
Empieza la dama a pasear por las casillas ventaja ha de ser suficiente para imponerse.
negras. 21.¤e1 ...
15. ... £g6 El objeto está a la vista ubicarse en d3 y de
Buscando contrachances en el flanco rey. allí en c5.
16.£e7 f6 21. ... ¢e8
Para tomar los dos saltos del caballo blan- Acercándose al teatro de la lucha.
co (e5 y g5) y preparar el desalojo de la dama 22.¤d3 ¦b8
blanca. Con la idea de poder hacer b5 en el mo-
17.¦c3 £e8 mento oportuno (que no puede ser ahora a
18.£d6 ... causa de ¦xc6 por ejemplo: 22...b5 23.¦xc6
Sin irse completamente. ¥b7 24.¦e6+ y ganan)
18. ... ¦f7 23.f3 ¦e7
19.¦fc1 ... 24.¢f2 ¤f8
25.¦b3 ...
DIAGRAMA Nº 4 Amenazando ¦xc6 que no puede ser con-
testada con ... bxc6 a causa de la torre indefen-
sa de b8.
25. ... ¤d7
Para defender la amenaza anterior.
26.g4 b5

DIAGRAMA Nº 5

Y las blancas han conseguido doblar sus to-


rres en la columna c, mientras las negras pier-
den varios tiempos en desalojar la dama o bus-
car la forma de cambiarla.
19. ... £f8
20.£xf8+ ¢xf8
Las negras han conseguido el cambio, pero
a costa de varios tiempos importantes, que han Las negras han elegido el momento que
permitido a las blancas consolidar su posición han creído oportuno para hacer su jugada b5
dominante en el flanco dama. El aficionado que resulta a todas luces insuficiente para con-
debe observar y analizar en detalle, como la tener la infiltración blanca por vía c5.
-18-
1era. Academia Argentina de Ajedrez - Miguel Najdorf - Prof. José Luis Matamoros
27.¤ac5 ¤b6 PARA RESOLVER
Para instalarse si fuera posible en c4 cor- FINAL Nº 4
tando, en cierto modo, la influencia blanca. Safonov, 1929
28.¤b4 ... Juegan las Blancas y ganan
La amenaza de ganar un peón no puede
evitarse.
28. ... ¥b7
29.¤xb7 ¦bxb7
30.¦xc6 ...
La primera cosecha. Y se sigue amenazan-
do el peón a6.
30. ... a5
31.¦xb6! axb4
Es evidente que si 31...¦xb6 32.¤xd5, re-
cuperando la torre con ganancia.
32.¦xb7 ¦xb7
33.¦xb4 ...
1-0
Abandonan.
Pues existe todavía (por si no fuera su- Con una casi igualdad de material (las ne-
ficiente la ventaja adquirida) la amenaza de gras tienen un peón más) las blancas con una
34.a4 que ganaría un tercer peón o cambiar las serie de jugadas ingeniosas, obligan a las ne-
torres. Las casillas débiles negras permitieron gras a avanzar su peón d retrasado, que deja
que las blancas se concretaran a explotarlas en de defender la casilla e6, vital en este caso. La
forma sistemática para que rindieran sus fru- obstrucción o bloqueo la harán las demás pie-
tos. zas negras en las casillas alrededor del rey. La
solución completa en la próxima clase.

-19-
1era. Academia Argentina de Ajedrez - Miguel Najdorf - Prof. José Luis Matamoros
SOLUCIÓN DE FINAL N° 3 Porque si piden dama o alfil, seria ahoga-
Richter, 1934. do y si pidieran caballo no podrían de ninguna
Juegan las blancas y hacen tablas forma ganar.
11.¤e6+ ¢f7
12.¤d8+ ¢g6
13.¢g8 ¦h1
Para evitar que el peón llegue a octava y co-
rone.
14.h8+=¤! ¢f6
15.¤hf7
y la partida es tablas porque el negro puede
tomar los dos peones blancos.
Un final laborioso pero lleno de recursos
en cuanto a coronación de peones de ambos
adversarios.

La solución es más larga que difícil. Lo pri-


mero es evitar el mate y hacer descolocar a la
dama negra.
1.¥f6! £xf6
2.g5+ £xg5
Forzada para seguir amenazando mate. Si
2...¢xg5 3.dxc8=£ y ganan
3.g8+=¤ ¢g6
Para seguir con la amenaza de £e5 y mate
4.d8=£! £xd8
5.e7! ...
Si toma con caballo es tablas por ahogado
y lo mismo si mueve la dama a e8. Si 5...£xe7
6.¤xe7+ ¤xe7 y ahogado.
5. ... ¤d6!
6.exd8=¤! ...
Para impedir el mate en f7.
6. ... ¤f7+
7.¤xf7 ¢xf7
Las negras tienen todavía el recurso del
peón a3.
8.¤h6+ ¢f8
9.¤f5 a2
10.¤xd4 a1=¦
-20-